Shalom La 2

Shalom

Domingo a las 09:15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5827845
Para todos los públicos Shalom - La CIB y la fuerza del voluntariado - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

(Música)

Muy buenos días, Shalom.

Nosotros hoy les invitamos

a que se tomen ustedes el primer café del día

con nosotros en Barcelona.

Hasta allí nos hemos desplazado

para conocer cómo es el pulso de la comunidad judía.

Y hemos podido hablar con alguna de las personas

que gestionan directamente este trabajo

y, además, hemos podido comprobar por nuestros propios medios

cuán importante, qué importante es el voluntariado.

Es la única manera, de hecho, que tenemos de,

con muy poco, conseguir hacer mucho.

(Música)

- Hace ahora casi cuatro años hemos formado un comité,

dirigido al principio por el señor José Levy.

Y después, ahora al mando del señor Forado

y observando un poco, cómo funcionaba algunos

departamento de la comunidad, como es la Jevra Kadisha,

como el Grupo de Seguridad, me di cuenta que los, los,

las funciones principales de la Comunidad,

la llevaban los voluntarios.

Por ejemplo, en Jevra Kadisha

son únicamente gente voluntaria y nunca fallan,

siempre están ahí, siempre cumplen su labor,

hacen una labor increíble.

En Ezra, que es la organización que se ocupa de ayudar

a las familias en dificultad económica

o la gente sola.

La gente que trabajan son todos voluntarios.

Hacen un trabajo maravilloso.

Están cerca de cada persona y de cada necesidad.

Y en el Grupo de Seguridad también los jóvenes vienen

son, participan voluntarios y todos estos sectores funcionaban,

entonces, mi idea era aplicar el sistema del voluntariado

a otros sectores de la Comunidad para que funcione

y hacer una comunidad más participativa.

El primer trabajo fue de montar un Talmud Torá

que es una escuela de religión para los niños.

En una forma copiada de lo que hay en Francia,

que es como un Sunday School, una escuela del domingo a la mañana.

Y ahí acuden también jóvenes padres, voluntarios.

Y, sorprendentemente, funciona maravillosamente bien.

Tenemos muchos niños que vienen los domingos.

Lamentablemente, desde que ha venido el covid,

la tarea se complicó muchísimo.

Y los profesores seguían dando clase por zoom.

Y nos hemos sorprendido mucho, porque por zoom acudían más niños

que el domingo en la mañana.

Debe ser que los padres no se quieren despertar.

Pero ahora tenemos muchísima necesidad.

Tenemos necesidad de material, la necesidad de que todos los niños

tengan acceso a aparatos electrónicos,

a Ipad, todo que sea de ellos para poder seguir

con su educación judía.

Pero el Talmud Torá nace del trabajo de voluntarios.

Muchos niños que no van al colegio judío,

es el complemento para aprender los rezos, para aprender judaísmo.

Y hacen una labor maravillosa y son voluntarios.

- Nosotros nos dimos cuenta de algo muy importante.

Nos dimos cuenta de un factor importantísimo,

la gente, en el momento

en el cual tuvimos que cerrar absolutamente todo.

Pues se perdió, de alguna manera, cierto contacto con la comunidad.

Y nosotros empezamos a tratar de hacer planes

para que la comunidad se vuelve a activar

para que la comunidad vuelva a, pues a lo que

a hacer la casa de todos los judíos

de la ciudad de Barcelona y de toda Cataluña.

Y lo que nosotros, la verdad,

que nosotros encontramos, es que la manera más efectiva de hacerlo

era involucrando a la gente en actos solidarios

con sus mismos correligionarios

y con la sociedad catalana en general,

para salir de esta crisis, tanto mentalmente,

como, como este, como físicamente.

Entonces empezamos a buscar programas de voluntariado.

Estuvimos entregando comida a personas sin hogar.

Estuvimos haciendo cosas increíbles,

entregando comida a judíos

que no tenían manera de conseguir comida.

Qué mas, qué más, hicimos.

Mandamos a los dentistas de la comunidad.

a, precisamente, a evaluar gente que tenía,

que no podía pagar tratamientos médicos, tratamientos dentales.

Y así, fuimos cada vez metiendo a la gente

a través de valores judíos de ayuda mutua, de, de solidaridad,

de mitzvot dice, el mundo está sustentada en tres cosas,

en la Torá, y en mitzvot

el primero, tras

y esta última incluye las otras, las otras dos.

Y así, con estos actos de voluntariado,

la gente se fue uniendo y se fue uniendo y se fue uniendo,

se creó un proyecto increíble que se llama ,

en el cual nosotros hemos compilado y,

todos los proyectos que la gente quería hacer por el prójimo.

Y les hemos dado una plataforma

en la cual ellos pueden desarrollarla.

Todo empezó con un profesor de matemáticas que dijo,

miren, yo tengo, puedo dar una cantidad de horas de voluntariado

para los chicos que no están bien en matemáticas en el cole.

Y entonces, uno dijo, bueno, yo doy clases de guitarra,

Yo toco la guitarra y les voy a dar clases de guitarra a los niños.

Otro que fue, yo creo, uno de los más emocionantes,

un psicólogo que dijo, aquí está mi teléfono,

si necesitan hablar, llámenme

y gente que, religioso, gente religiosa,

que cuida shabat que dijo, señores, este shabat

voy a dejar mi teléfono encendido.

Si alguien quiere hablar conmigo, llámeme,

si alguien lo necesita, llame

en ese momento era, era de vida o muerte.

Y la solidaridad que se mostró en esos momentos

entre la gente de la comunidad fue increíble.

Fue muy emocionante y nos hizo pensar en que esto lo podíamos llevar

a un siguiente nivel y que ese proyecto fuera

el proyecto bandera de nuestra comunidad

y que ese proyecto iba a sacar de la crisis a esta comunidad.

No estoy hablando a esta crisis,

que vino de, esa crisis emocional que vino después del confinamiento.

Y en gran medida, esto ha amortiguado, muchísimas cosas,

los chicos de Yajad, las señoras de la cocina,

los, las personas de, del colegio.

Todo ha sido, todo ha sido hecho de buena fe.

- Pues yo soy monitora de Yajad,

que es el centro donde hacemos actividades para los niños

y es de jóvenes para jóvenes.

Entonces yo soy monitora desde hace cuatro años,

pero llevo siendo, o sea, me ha dado a mí actividades

desde que soy pequeña.

Y creo que es un ciclo, o sea,

yo he entrado a ser monitora,

porque siempre me han dado actividades a mí

y creo que lo que me han transmitido

pues hay que transmitirlo a las nuevas generaciones

para que no se pierda esa identidad judía.

Los niños que vienen tienen de tres años a 16.

Y los monitores empiezan desde los 15, 16

hasta la edad que ellos quieren, yo tengo 19 ahora.

Y hacemos campamentos de verano.

Antes del covid, pues hacíamos actividades presenciales cada sábado.

Y ahora pues hemos pasado a hacerlas virtualmente

hasta que se pueda volver a hacer en persona.

- Las cualidades que pudimos sacar

y de las lecciones que pudimos aprender

durante el confinamiento han hecho aflorar muchísimas cosas

que la comunidad no sabía ni que tenía.

La comunidad era una comunidad grandiosa,

una comunidad gloriosa que no sabía que lo era.

Y, de repente, con todo esto, nos dimos cuenta que,

como no habíamos imaginado más de unos meses atrás,

nuestra comunidad siguió educando, siguió sirviendo a sus miembros

y siguió poniendo el ejemplo

de cómo debe una comunidad reaccionar a estos a estos,

a estos temas.

En toda Europa nos han llamado de muchos lados en Europa,

queriendo copiar este sistema, que nosotros hicimos

en cuestión de voluntariado.

Y ha sido muy gratificante ver que nos ha rendido frutos

tanto aquí, como en otros lados.

- A mí como persona, me, me, o sea, me aporta mucha felicidad

ver a los niños, que después de cada actividad

salen con una sonrisa.

Me, me parece una buena labor pasar ese mensaje

a las nuevas generaciones.

- Por un lado, coordino el área

de lo que es la educación de los

chicas a partir de la edad de 10, 11 años

y chicos a partir de la edad de 11, 12 años.

Toda esta área adolescente recibe una formación integral del judaísmo.

Es decir, que no solamente

lo que hace al conocimiento de la religión hebrea,

lo que llamamos la liturgia.

lo que es Torá, sino también

una formación integral del judaísmo,

que se divide en tres áreas.

Por un lado, lo que es hebreo,

acorde al nivel en que ingresa el alumno o alumna

en lo que es la historia objetiva del judaísmo,

conocer cómo surgió, los orígenes del pueblo hebreo,

desde la Antigüedad hasta el presente.

Y por otro lado, lo que llamamos yadú, judaísmo,

un judaísmo vivencial

y en eso trabajamos con la familia,

para que lo que él haga

también lo sienta con alegría en su interior.

Y además, también llevo el área de lo que llamamos en Cataluña

el diálogo interreligioso,

que aquí es muy intenso, es realmente directo,

aquí tenemos comunicación con todas las comunidades

y confesiones religiosas.

Podemos decir que el diálogo pasó a ser una convivencia también.

Es decir, tenemos una comunicación muy fluida

y trabajamos juntos contra lo que es

prevención de la xenofobia, el racismo

y trabajamos lo que llamamos la acción positiva.

Porque aquí en Cataluña,

todas las religiones, los representantes

trabajamos en un área de acción social, es decir,

vamos a hospitales, vamos a cárceles

y trabajamos la mediación de conflictos en barrios.

Y realmente esto es lo que en el judaísmo

llamamos Tikún Olam,

componer un mundo mejor para toda la humanidad.

- Yo estoy ahora desempeñando un proyecto

que lo hemos llamado Stop Hate,

parar el odio dentro de la comunidad de Barcelona

y es un poco luchar contra las discriminaciones,

contra todo tipo de prejuicios,

sobre todo los prejuicios antisemitas contra el antisemitismo.

Y bueno esa va a ser un poco mi tarea

y la que estoy haciendo ahora, actualmente

En esta comunidad judía de Barcelona desde el día que nací

he sido miembro del movimiento juvenil,

he sido también monitor del movimiento juvenil,

he organizado muchas actividades,

he estado en diversos comités de la Comunidad.

Y, bueno, hace unos cinco o seis años que desempeñó un cargo de presidente

de una licra, que es la Liga Internacional

contra el racismo y antisemitismo, es una organización francesa,

Soy el presidente aquí, en Barcelona.

Entonces, bueno, en esta asociación

nos dedicamos justamente a luchar contra el antisemitismo

y también el racismo, todo tipo de racismo.

Y, bueno, en base a esta tarea,

pues el presidente de la comunidad y también en la Federación

me propusieron liderar esta estrategia,

por primera vez, es histórico que una comunidad judía en España,

pues ha fichado un profesional para llevar estos temas

de lucha contra el antisemitismo.

- Y el reto más grande era rehacer,

vivir la vida social de la Comunidad a través de la cocina.

Sin medios, porque comiendo se da una vida social.

El primer tema fue tener una cocina ultra casera,

y hemos empezado a trabajar primero en eventos pequeños,

poco a poco, y, poco a poco, las mujeres

hicimos un grupo de Whatsapp, ¿puedes venir a cocinar?

Si, ¿puedes hacer esto?

Al principio se preguntaba a la mujer,

tú ¿que sabes hacer? esto, lo otro.

Armábamos menús, según lo que cada una sabe hacer.

Y empezamos a hacer desayunos.

Aquí hay una actividad que es muy bonita para las mujeres,

que es un encuentro mensual.

Donde una mujer viene y hace la cocina de su país.

O sobre una temática y hay charlas

y a la gente les encanta venir.

El problema es que las comunidades

ahora, al no tener eventos,

a tener muchísimos problemas económicos,

porque no hay donantes, la situación económica

de los miembros de nuestra comunidad,

se ha mermado con el covid, muchos comerciantes,

mucha gente que tenía restaurantes.

Los ingresos de la Comunidad son muy, muy escasos

y hay problemas económicos para hacer frente a todo esto.

La comunidad ha estado de pie al lado de cada uno de sus miembros

y lo sigue estando durante el covid.

Llamadas, mandar la comida a la gente que está en cuarentena.

Llamar a cada uno, visitar hospitales.

Hemos estado teniendo un cuidado muy estricto que no haya infección

y es nuestra primera prioridad que en nuestra comunidad

nadie se contagie y que cada persona

que está, desgraciadamente, contagiada

tenga a la comunidad a su lado.

Sobre todo en estos momentos, creo que es muy importante

que sientan a esa figura del monitor que siga allí con ellos,

aunque no sea en persona,

creo que es muy importante que, estar presentes con ellos.

Y motivarles a que saldremos adelante

y que pronto podremos volver a abrazarnos, que está mejor todo.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • La CIB y la fuerza del voluntariado

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Shalom - La CIB y la fuerza del voluntariado

04 abr 2021

En el programa de hoy les invitamos a conocer la Comunidad Israelita de Barcelona, la CIB. Hasta la ciudad condal nos hemos desplazado para conversar con algunas de las personas involucradas en el día a día de esta comunidad.

ver más sobre "Shalom - La CIB y la fuerza del voluntariado" ver menos sobre "Shalom - La CIB y la fuerza del voluntariado"

Los últimos 676 programas de Shalom

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios