Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.15 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5640110
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 770 (Parte 2) - ver ahora
Transcripción completa

(ACENTO RUSO) Eres policía.

¿Por qué complicas vida así?

-Tomé malas decisiones y tengo muchas deudas.

-Por mí está todo ok.

Lo único, que no voy a querer solo cinco fusiles.

Quiero más.

-Hoy me he levantado

con la impresión de que todo va a salir mal.

-¿Sabes qué le dirás a Darko?

-Que selle el dinero. -Muy bien.

No tengas reparo en ponerte a contar billetes allí

porque necesito ganar tiempo para acercarme al emir.

Es un honor conocer al gran emir en persona.

-¡Es una trampa! -¡Al suelo!

-¡Baja despacio y sin hacer tonterías!

Los han descubierto.

Francotiradores, ¡fuego!

Mercedes, mi amor.

Mercedes, ¡aguanta!

La ambulancia está lista.

Ha perdido mucha sangre. Es un tiro en el pecho.

¡Rápido! (KARIM) ¡Vamos!

Darko y otros tres están abatidos. El emir, detenido y en comisaría.

No hay nada que celebrar.

Tengo una compañera malherida y no pinta bien.

Tu madre ha resultado herida.

Han conseguido estabilizarla y ahora la están operando.

Por favor, no te vayas. (LLORA)

Mercedes, yo, sin ti, no podría.

(LLORA)

Mercedes, ¿te has despertado?

Hola, Emilio.

-Busca un buen chalet, con más habitaciones,

piscina, jacuzzi, algo que dé dinero rápido

y no esta ratonera.

Los movimientos de Khan apuntan a que está reorganizando

su imperio de prostitución en Distrito Sur.

Hay un chico joven que conozco.

Es buena gente, el chaval,

pero está dentro del círculo cercano a Rojo.

¿Trabaja para él? Sí.

Empezó haciendo recados,

pero cada vez está más dentro de su organización.

¿Cómo sabes que colaborará?

100% seguro no lo sé.

Te ofrezco un trato.

Salir de España sin problemas y cumplir tu sueño.

(QUINTERO) Si colaboras con la Policía te ayudarán

y te protegerán.

-Aquí está la recaudación.

(ROJO) -Andando. -¿Te digo qué ha hecho cada chica?

-Estoy reunido.

-Por los chupitos, pensaba que estabais de celebración.

-Un empresario no cuenta el estado de sus cuentas.

Y menos, al chico de los recados.

La pieza grande en esto es Vlado Khan.

Por eso he venido.

Fernando tiene razón.

Has de tener cuidado. Preguntar puede ser peligroso.

Hazle caso en eso.

A esa gente no le gustan las preguntas.

Los conozco bien.

-Si Mateo abre la boca, caeré, pero tú caerás conmigo.

Solo hay una solución: eliminar a Mateo.

Esta vez lo vas a hacer tú con un matón, un accidente,

lo que sea, me da igual.

Mateo Bremón debe morir.

-El hombre que detuviste es un impostor.

La operación ha sido un fracaso.

El emir, el verdadero,

está libre.

Has fallado, Karim.

Buenos días.

¿Traes los resultados del ADN de Rojo y Diana del Val?

Sí, pero no se han hallado coincidencias entre sus análisis

y los restos biológicos del cadáver de Laia Giménez.

Era de esperar. Se sometieron sin problema a las pruebas.

Pero no por eso son inocentes.

Podrían haber utilizado guantes o contratado a un sicario.

No podemos descartar que fuera un cliente al que se le fue la mano

o alguien que no tenía nada que ver.

Según la autopsia, hay que descartar violencia sexual y sexo consentido.

Sí sabemos cierto que fue estrangulada.

¿Cuál es tu hipótesis?

Que fue una ejecución.

Lo relaciono más con proxenetas que con clientes.

Ya, pero hemos de mantener todas las posibilidades.

Tengo un confidente que puede darnos información sobre Rojo y Vlado Khan.

¿Alguien cercano a ellos? Un chaval que trabaja para Rojo.

A partir de ahí, podríamos hallar la primera prueba.

¿Es fiable?

Quien me lo ha recomendado, sí. Vale.

Sigue por ahí.

Voy a informar a Rojo y Diana de los resultados de las pruebas.

(Teléfono)

Es el comisario. Emilio, dime.

Carranza, sí, ya.

Vale. Ahora voy para allá.

Me tenéis que disculpar.

Vosotras informáis a Rojo y Diana. Claro, nos repartimos el trabajo.

¿Me encargo yo de Diana y tú, de Rojo?

Perfecto.

(Puerta)

¿Ya se ha ido? (MERCHE ASIENTE)

-Siento llegar tarde.

He visto a una amiga de la facultad y hemos hablado un rato.

-¿Sí? Y ¿qué le has contado?

-Cuando le he dicho que había salido del armario

en vez de sorprenderse ha dicho que había tardado demasiado.

Que lo tenía claro en la facultad.

(SONRÍE)

¿Se ha ido pronto tu compañero?

-Tenía trabajo urgente en comisaría.

-¿Algo que ver con la policía de la puerta?

-Sí.

-Me han pedido el DNI. La gente está alucinada.

Un hombre ha dicho

que si la Policía custodia la puerta de la habitación

es porque dentro hay un delincuente. (MERCHE RÍE)

-¡Qué peliculera es la gente!

-Ya.

Pero, si no eres una delincuente, ¿por qué tienes seguridad?

-Es lo habitual.

-No me mientas.

-No te miento.

¿No quieres irte a casa?

Te das una ducha y te cambias de ropa.

-No me trates como a una cría.

Llevo años al lado de una policía. Sé cuándo pasa algo raro.

¿Qué está pasando?

-Si te lo digo, ¿luego te vas a casa?

-Si es la condición...

-¿Recuerdas que en el operativo detuvimos a un terrorista?

-Emir.

-Pues no era él.

Nos equivocamos. Era un doble.

Mis jefes creen que hay una remota posibilidad

de que quiera vengarse.

-¿Hay un asesino que quiere matarte? -No.

Hay una remota posibilidad de que atenten contra nosotros.

Pero ni siquiera saben quién soy.

En comisaría,

solo dos o tres personas saben que participé en el operativo.

No debes contárselo a nadie,

incluida Nacha.

-Mamá, no me estás tranquilizando.

-Por eso has de irte a casa. -¡Ni hablar! Me quedo aquí contigo.

(CÍNICA) Si es una remota posibilidad, tranquila.

Tenemos una policía en la puerta vigilando.

-No me lo pongas más difícil.

-Si me echas, me quedo en la puerta con la poli.

Tú misma.

-Haz lo que quieras.

Estoy demasiado cansada como para discutir contigo.

¿Te das cuenta?

Ayer tenía al terrorista más buscado de Europa en el calabozo

y hoy soy el hazmerreír de la Policía.

¿Te hacen responsable del fracaso de la operación?

Sí. Qué ironía, ¿verdad?

A mí, que siempre tuve mis dudas,

que nunca vi clara la conveniencia de llevarlo a cabo.

A mí, que tanto he perdido con esto,

con Mercedes a punto de morir.

No te tortures. Los mandos siempre buscan un chivo expiatorio.

Y te digo una cosa:

no hilan muy fino a la hora de hacer autocrítica.

Ya, pero yo sé que estoy en la cuerda floja.

Vamos a concentrarnos en lo importante:

demostrarles que somos capaces de detener al verdadero emir.

(Golpes puerta)

Adelante.

Buenos días.

No tan buenos.

¿Hay novedades?

Vengo de reunirme con los mandos de Europol, Jefatura y Guardia Civil

y el encargo es diseñar otro plan.

Lo primero es ver cómo está la temperatura en redes.

Karim.

-Se puede resumir fácil. Hay dos tipos de comentarios:

unos me ponen a mí como culpable y claman venganza.

Los otros piden la liberación de Malek Handal.

-Seguirán intentando sacarle de la cárcel.

¿Eso no será una maniobra de distracción?

Ellos ya han demostrado que son inteligentes

y saben que conocemos sus intenciones.

Igual tratan de ocultar otras acciones.

Es mucho más que eso.

Entra en juego el factor emocional.

Malek y el emir son amigos de la infancia.

Participaron juntos en las batallas de Raqqa, Alepo

y otras de la Guerra de Siria.

Como hermanos de batalla juraron no abandonarse nunca.

Es una cuestión personal para el emir

rescatar a Malek.

(CARRANZA) Así es.

Bien. Y ¿qué se supone que van a hacer ahora?

¿Asaltar otra armería?

No creo que tengan tiempo para eso.

El objetivo inicial era atacar en el juicio contra Malek,

atacando el convoy que le traía de la cárcel

para llevarlo al juzgado.

Bien.

Ahora, para no darles tiempo de maniobra,

hemos adelantado el juicio unos días.

¿Ya hay fecha?

Sí, pasado mañana.

Disculpe, pero ¿cómo han conseguido adelantar el juicio?

Hay formas de hacerlo, inspectora jefe,

que no le voy a contar.

Si se trata de seguridad nacional, se conceden ciertas licencias.

Volvamos al emir.

Eh...

Los yihadistas seguramente ya saben la nueva fecha del juicio.

Y seguro que también saben que vamos tras ellos.

Como estamos sin enlace, el trabajo en la red es importante.

Quiero que monitorices las conversaciones de la Deep Web.

¿Sí? Bueno, si al comisario le parece bien.

Karim siempre ha tenido libertad en la UIT de Distrito Sur.

Cualquier cosa, solo tienes que pedirla.

Y quedas liberado de cualquier tarea.

(KARIM) Se lo agradezco.

Puede estar seguro de que me volcaré al 100%.

Me gustaría pedirles que me dejaran quedarme en comisaría desde ahora.

Básicamente, porque no conviene que me vean andando por ahí.

Por supuesto. No te preocupes.

Mandaremos que recojan tus cosas del hotel.

Puedes comer en las zonas de descanso

y para instalarte, creo que hay un despacho libre...

Manos a la obra. Tenemos dos días para detenerlo.

Si no lo conseguimos, no lo veremos en mucho tiempo.

Comisario, espero que esta misión, desde ya, sea prioridad.

Siempre lo fue desde que supe de su existencia.

Me juego mucho, aunque no lo crea.

Me lo creo.

Vaya si me lo creo.

-¡Diana!

-Y ahora, ¿qué quiere?

¿No voy a poder dar dos pasos sin encontrarla siguiéndome?

-Cálmese, que no la entretendré.

No se ponga a la defensiva. Son buenas noticias.

-Lo dudo, viniendo de usted.

¿Qué noticia es?

-Los resultados de las pruebas de ADN

no coinciden con los del cadáver de Laia Giménez.

-¿Se supone que eso tiene que alegrarme?

(RÍE) Sabía que lo iban a ser porque no soy una asesina;

ya se lo dije a ustedes.

Apreciaba a esa chica.

-La Policía hace bien su trabajo.

-Creo que usted tiene alguna fijación conmigo.

-¿Cómo que fijación? ¿De dónde saca eso?

-Además de porque me la encuentro en todas partes,

me lo dice la intuición.

Si estoy equivocada, me dejará en paz.

Y espero no verla en algún tiempo.

-Espe.

¿Qué le pasa? Está cabreada.

-Sí que está cabreada.

-¿Le has nombrado Santa Feliciana?

-¡Qué va! Si he venido a decirle que el ADN ha salido negativo.

-¿No se ha alegrado?

¿Sigues pensando en comparar tu ADN con el de Diana

para saber si es tu madre?

¿En serio sigues con eso?

¿No ves la rabia que te tiene? -Es evidente,

pero ya es demasiado tarde.

-¿Qué me estás contando?

-He pedido la comparación de ADN. Lo tendré esta noche.

-¡Te estás metiendo en un lío

para acercarte a alguien que no quiere saber nada de ti!

-Sí, pero ¿das por supuesto que será positivo?

-No lo doy por supuesto.

Me preocupa la fijación que tienes.

-No sé si es fijación, pero no puedo hacer otra cosa.

Necesito acabar con esta incertidumbre.

-¡Hola!

¿Dónde has estado todo el día?

Hemos de celebrar el éxito del operativo.

Karim, te estoy hablando.

-Lo sé, pero estoy haciendo un seguimiento.

-Muy importante será para no llamarme en todo el día.

-Sí lo es.

Perdona, pero tengo mucho lío.

-¿Es por la visita de Carranza?

-Así es.

Todo se ha puesto patas arriba.

-¿Me lo puedes contar o es secreto de estado?

-Es secreto, pero te lo voy a contar.

-Verás...

En el operativo, hemos metido la pata.

Hemos detenido a un impostor.

-¿El operativo no ha servido para nada

y Merche está en el hospital?

-Para nada, no; han caído tres terroristas.

-Ha escapado el más importante.

-Por eso estamos trabajando a contrarreloj.

-Karim, ¿los yihadistas conocen tu identidad?

Estás en peligro.

-Y ¿qué quieres que haga?

Por eso ahora quiero desvincularme un poco de ti.

-¿Desvincularte de mí? -Hasta que todo pase.

-Y ¿cómo vas a protegerte tú?

-Me voy a quedar en comisaría y luego ya...

-¿Cómo que aquí?

-Me quedo aquí hasta que descubra qué pretenden los yihadistas.

-¿Y tus cosas?

-Ha ido un compañero a recogerlas al hotel.

-¿Por qué no me lo has dicho? -No sé si están allí.

No sé si se han ido o están vigilándome.

(RESOPLA) -Tenías que habérmelo contado.

-Lo siento, pero ahora mismo no doy abasto.

¿Cómo vas, Karim? Bien, señor comisario.

Navegando en la Deep Web y contándole a Paula qué ha pasado.

-Tío, no puedes permitir que... Paula, no podemos agobiarlo.

Vamos a tomar un café y le dejamos trabajar.

Os agradecería si, cuando volváis, me podéis traer un té.

-Yo te lo traigo. -Muy amable.

Vamos.

Me ha encantado cenar en esa hamburguesería.

Me trae muchos recuerdos.

Sí.

Se está bien por allí.

No hacen las mejores hamburguesas del mundo,

pero es todo un clásico en el barrio.

¿Recuerdas que a Jairo le gustaba ir?

¡Qué tiempos aquellos!

¿Cómo vais, chicos? ¿Os pongo algo?

-Ponme una cerveza,

pero lo de "chicos" déjalo para los clientes,

que soy tu jefe. -Vale.

A mí, otra sin alcohol. Vale.

-Tampoco viene mal salir de vez en cuanto, ¿no?

Así te despejas. No todo va a ser trabajar.

Nos hemos divertido, hemos charlado.

Nos pedimos vino y se nos pasa el tiempo volando.

Cuando quieras y tengas un hueco, llámame

y volvemos a tomar algo, charlamos y te diviertes un poco.

Lo sé.

Si queréis algo más, me decís. -Gracias, Miqui.

Se me había olvidado. ¿Qué sabes de la fiesta de Leo?

¿Cómo le ha ido? ¿Te ha comentado algo Iker?

Me ha mandado fotos. ¿Sí?

Está graciosísimo.

¡Vaya! Sí que está guapo y muy gracioso. (RÍE)

Dije que nada de trabajo, pero no voy a cumplirlo.

Sí.

Hola.

¿Te parece buena idea que nos vean juntos?

Haz como que vas a pedir algo.

¡Miqui! (MIQUI) -Dime.

¿Qué quieres? Invito yo.

¿Me pones una birra? -Sí, claro.

¿No tienes nada que contarme?

Ahí. -Gracias.

Me dijiste que te avisara si tenía algo que contarte.

Ya, pero los billetes a EE.UU. son muy caros.

Si no espabilas, tardarás mucho en cumplir tu sueño.

Aunque no lo creas, hago lo que puedo.

Te creo,

pero conviene que te des prisa.

Voy al baño. Claro.

-¡Qué pesada es esta tía!

Ten cuidado con lo que dices.

No permito que se hable mal de la inspectora Ocaña.

(RÍE) -¿Qué pasa, Quintero? ¿Te gusta la poli?

-¿Qué? (RÍE)

¡Qué tonterías estás diciendo!

-Y ¿por qué la defiendes tanto?

-Porque somos amigos desde hace años y hemos pasado mucho juntos.

Por eso y porque me da la gana no dejo que nadie hable mal de ella.

Y menos en mi presencia, ¿entendido?

-¡Qué humos! ¡Vaya par de intensos!

-Mira quién fue a hablar.

-Tu té. Cuidado, que quema. -Muchísimas gracias.

-Me ha contado mi tío qué ocurre. Confidencialmente.

Eres muy valiente. -Solo intento hacer bien mi trabajo.

¿Cómo van los mensajes?

Yihadistas clamando venganza.

Se les va la fuerza por la boca.

Me da la sensación de que son chavales

intentando formar parte de algo más grande que ellos.

Igual no deberías relajarte tanto.

En absoluto, pero no son lo que buscamos.

Prefiero centrarme en el emir.

Estoy seguro de que está descolocado con el cambio del juicio de Malek.

Confío en que cometa algún error.

-Perdonad que cambie de tema. ¿Has hablado con tus padres?

-Sí. No les he dicho nada para no preocuparlos.

Van a estar protegidos en todo momento.

Tendrán una patrulla enfrente de su casa.

¿Ya se han instalado?

¿Y si se dan cuenta?

No, los agentes de Ceuta son muy discretos.

A mí, quien me preocupa eres tú.

-Más seguro que aquí no estaré.

Ahora, si no os importa, debo seguir trabajando.

-¿Quieres que me quede contigo? -No. Vete a descansar.

Tu padre estará esperando.

Estoy tranquila. Mi madre se ha quedado con él.

Aunque debería ir a hacerle el relevo.

No me fío.

¿Crees que van a pelear? Todo es posible.

Vamos, anda. Suerte, Karim.

Gracias. (PAULA) -Chao.

-¿Prefieres jugar a las cartas?

¿No te apetece algo más...? ¿Más qué?

Más entretenido.

¿Qué hay más entretenido? Si hasta se puede jugar sobrio.

(RÍE) Visto así...

(Puerta)

-¿Qué hacéis?

Jugar a las cartas.

Me ha convencido. Sí.

Como estoy flojo, cree que me va a ganar.

Te estoy ganando.

-Parecías hecho polvo.

Tu madre obra milagros.

Y que has dormido 10 horas. Sí.

¿Estás bebiendo vino?

Solo un trago.

Lo más adecuado no es mezclar la medicación con alcohol, ¿no?

Me he servido esto hace rato. Solo me mojo los labios.

El médico dice

que mi recuperación depende de la felicidad.

Yo te veo muy feliz, eso sí.

-Yo me voy a ir. Espera. Si no hemos acabado la mano.

¿Cómo que no? Si te he ganado.

¡Mira!

Siete y medio. ¡Ah!

Bueno, pues has ganado quedarte a cenar.

¿La invitamos?

(DUBITATIVA) Bueno, vale. (RÍE)

Tenemos caldo congelado y risotto. Puedo hacer risotto.

Yo, más que un risotto, había pensado pedir un tailandés.

(RÍE)

-No me lo tomaré como una crítica.

Entonces, ¿te quedas?

¿O te espera alguien? No me espera nadie.

(PAULA) -Pues te quedas.

-Con una condición:

el risotto lo cocino yo y tú descansas.

(RÍE)

-Y yo me voy a ir yendo.

-Hola.

Perdona, me he liado con trabajo que tenía pendiente en la UDAC.

-No te preocupes; leí tu mensaje.

-¿Has cenado? -No, aún no.

-Y...

¿Has recibido los resultados? -Sí, me los ha mandado por mensaje.

-Vale.

Y ¿qué dicen?

¿Es Diana tu madre? -No lo sé.

-No los has abierto, ¿no?

-No soy capaz.

-Tienes dudas. -¿Dudas?

Llevo aquí un rato con el móvil: si lo abro, si no.

-Puedes hacer otra cosa:

borrarlo y te olvidas.

Entiéndeme. Hablo en serio.

¿Qué ganas sabiendo

que esa delincuente que te trata como el culo

es tu madre?

Lo que te quiero decir es que tu madre se llama Yoli,

vive en Consuegra.

Ella te crio,

te cuidó,

te convirtió en la mujer maravillosa que eres.

¿Crees que si Diana fuera tu madre

habría hecho lo que ha hecho Yoli?

Y si no te buscó cuando supo lo de los bebés robados,

será por algo.

-Ella también es una víctima.

-No estoy tan segura.

-No la juzgues, por favor.

-Vale, pues no la juzgo, pero estoy preocupada por ti.

Además, imagínate que Diana es tu madre.

¿Qué harás? ¿Acercarte a ella para ganarte su afecto?

-Nadie dice que me acerque a ella.

(SUSPIRA)

-Bueno, tú te puedes quedar aquí toda la noche mirando el móvil,

pero yo estoy agotada.

Me voy a la cama. -¡Espera!

Tienes razón.

Me tengo que enfrentar a la verdad o me arrepentiré.

(LARA) -Sí.

Bien.

Adelante.

-¡Ay!

A ver, no sé. No entiendo nada. Hay un montón de parámetros.

Está aquí. -¿Qué dice?

-Que Diana del Val

es mi madre con una probabilidad del 99,9%.

-No entiendo cómo han podido adelantar el juicio a Malek.

Lo importante es que servirá para presionar a la célula

y si quieren liberarle, necesitarán armas.

Así será más fácil que cometan un fallo.

Esa es la idea:

forzarles a ir al mercado negro.

He centrado toda la búsqueda en pedidos de armas automáticas

y he dado con uno.

Aquí tienen.

-Tenemos pruebas suficientes para detenerle.

¿Emito la orden de detención ya?

Encontrarle nos llevará solo dos horas.

Sí quiero su opinión, se la pediré.

-¿Cómo estás después de lo de anoche?

-Fatal. Tenía que haberte hecho caso.

-Mira, ya está.

Lo hecho, hecho está.

Ahora tienes que ver cómo lidiar con lo que sabes.

(RESOPLA) -Ese es el problema, Lara.

No sé si podré manejarlo.

Pienso que el día menos pensado he de detener a mi madre...

Bueno, a mi madre biológica.

(VLADO) -¿Tenemos chalet?

-Estoy en ello. No es fácil.

La semana que viene, seguro.

-Si llega el cargamento y no está

pongo a las chicas en un hotel y pagas tú.

-¿Cuándo llegan? -Cuando esté todo listo en aduana.

-¿Quiénes vamos al operativo? Vosotros dos.

¿Tiene que ver con lo de la armería y lo de Merche?

Esto es urgente e importante. ¡A por él!

(ROJO) Nico, no hagas planes hoy. Te necesito de crupier.

-¿Aviso a los de siempre?

-Me mola el plan. Así celebraremos la nueva ruta.

-¿Por dónde vienen las chicas?

-Lo sabrás cuando esté cerrado.

-¿Te divorcias y te vas a vivir con él?

-No me voy a vivir con él. Serán tres o cuatro días.

No puedo dejarlo tirado.

-Tiene una hija que lo puede cuidar.

(QUINTERO) -Toni, ¿cómo estás?

¿Quieres tomar algo? -Bien. Sí, una tónica.

-¿Tónica? -Una cerveza, mejor.

(ANDRÉS) Te ha dejado tirado.

¿Ya está de viaje?

(GANGOSO) Calla, si ya sé dónde está.

Cuidando a su marido, como debe ser.

Tendrás que agacharte

para pasar por la puerta con cuernos.

-¿Cómo que no lo vas a coger?

¿Por mí?

No. Ahora mismo llamas y aceptas ese puesto.

-¿Cómo me voy a ir a San Sebastián?

-No puedes rechazar ese trabajo.

Estas oportunidades pasan una vez en la vida.

-Es importante en tu carrera

y le creas cargo de conciencia a tu madre.

-¿Dejarías a Claudia sola? -Piénsatelo.

Una oportunidad así no pasa todos los días.

-Sabrás que no estás aquí por la evasión de impuestos.

Ahora queremos lo otro.

Te tenemos fichado desde hace años,

pero como jugabas en tercera de los traficantes de armas,

te hemos dado carrete.

-Es el suyo.

(Móvil)

-¿Sí?

¿Qué pasa?

Muy bien. Buenas noticias.

El cargamento va a llegar perfecto, no como la otra vez.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 770 (Parte 2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 770 (Parte 2)

04 ago 2020

Espe se decide a comparar su ADN con el de Diana para saber si ella es su madre biológica. Karim informa a Bremón de la llegada de Carranza. Alicia se va temporalmente a casa de Espe.
 

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 770 (Parte 2)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 770 (Parte 2)"
Programas completos (863)
Clips

Los últimos 2.384 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios