Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.20 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5612391
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 2) - ver ahora
Transcripción completa

Tuve que abortar la misión.

Tenemos que vernos en persona.

¿Hasán?

-¿Crees que tu comportamiento ha despertado sospechas en ellos?

-No les ha gustado que actúe por mi cuenta.

Eso va a complicarme bastante las cosas.

Eres mi único contacto con el emir. ¿Cómo seguiré con la misión?

-No sé. Además, me han prohibido que contacte con nadie de España.

Quieres saber demasiado, hermano. Siempre preguntas mucho.

Y eso siempre es muy sospechoso.

-Si me consideran un traidor, llegarán a mí de cualquier manera,

por Hasán o por cualquier otro.

Yo no os pedí que os deshicierais del cadáver.

Fue cosa vuestra.

Estoy en esta pesadilla por vuestra culpa.

Para librarte de la cárcel, imbécil, a la que ahora tienes prisa por ir.

No, no... Lo hiciste porque te convenía.

Sabías que así me tenías pillado. Pero se acabó.

Haremos lo que dijiste: eliminaremos a Mateo

y le cargaremos el muerto a Toni Ríos, el madero.

-No hará falta ningún sicario.

Lo voy a hacer yo.

Yo voy a matar a Mateo Bremón.

Quiero ver con mis propios ojos cómo los de Mateo Bremón se cierran

por última vez.

Tu mala racha está a punto de terminar.

Hazme caso. Y antes de lo que crees.

-Esta tarde tendrás la pistola con las huellas de Toni.

Yo me buscaría una buena coartada. -La tengo.

-Si te pillan, no podré ayudarte.

-No me van a pillar.

Si esas huellas están en la pistola,

todos pensarán que es un crimen pasional.

-Como confiamos en ti,

confiamos en que te marques otra invitación esta tarde

con un vinito para Nacha.

-Qué espabilado. Hoy complicado porque he quedado a las ocho

con unos colegas en el Moonlight. Cóbrate, Paty, "porfa".

Quédate con el cambio. -Gracias.

(ROJO) -Ya tenemos el vaso.

Quiero que las huellas aparezcan aquí.

-Lo que ha pasado es que cada vez me mete en líos más raros.

Paso de seguir pringándome por él.

Da igual. Háblame del archivo que quieres que borre.

-Lo único que necesitas saber es que es un vídeo en el que le dan

una paliza a un hombre y sus dos guardaespaldas

en una habitación de hotel.

Estoy harto de que te metas en mi vida.

¡No me toques! -Agente, esto no es necesario.

-Si se me pone chulo, me voy a defender.

Se me va a ir la olla y la voy a liar.

¡Dame! ¡Vamos, dame!

¡La próxima vez te reviento!

No, no, no, espera, espera.

Tranquilo, no lo hagas.

(Disparos)

Se han oído disparos en la clínica Di Matteo.

-¿Cómo? -Es un aviso del 112, de un vecino.

Vámonos urgentemente.

-Pedid refuerzos, compañeras, por favor.

(TONI) -Joder, joder.

-¡Policía! -Elías...

-¿Qué haces aquí? ¿Qué ha pasado?

-Estaba a punto de llamar... -¡No te muevas!

-Toni, esto es duro para nosotros, ¿vale?

¿Conoces tus derechos?

(Música emocionante)

-Creo que vamos a ir cerrando, ¿no?

(Notificación de móvil)

Este tiene que ser Elías,

que se le ha complicado la cosa en comisaría y llegará tarde.

Otro que tal.

-¡Buenas! ¿Se puede?

-Pues estábamos cerrando ya.

-¿Me da tiempo a tomar algo rápido? Me muero de hambre.

Pero si tenéis la cocina cerrada, no pasa nada.

-¿Te sirve un bocata de jamón y queso?

-Me salvas la vida.

-Paty, si quieres vete para casa.

-¿Qué vas a beber?

-Ponme una cerveza.

O dos, si te tomas algo conmigo.

-Sí, me podría tomar una cerveza.

Pero, no sé...

-He visto a Rojo y no me ha dicho que no pudiese hablar contigo.

Creo que podemos tomarnos una caña sin que me despida.

-Tú verás.

-O, si te apetece, podemos ir a tomar algo.

Podemos tomar una copita en el Moonlight.

(DUDA)

-Nico, es que casi no te conozco y me caes bien,

eres un tío muy guay, pero...

No te lo tomes a mal, pero no quiero...

Al menos, no en ese plan.

-Sí que eres directa, ¿tú?

-Lo siento. No es por ti.

-Espero que tampoco tenga que ver con lo de Rojo.

-No, es que ahora no tengo la cabeza para esos líos.

Estoy en fase cero tíos.

-Vale, ya entiendo. En ese caso, no insisto más.

Gracias, me gusta que me dejen las cosas claras.

Lo siento si he sido muy sincera o muy directa, o borde.

-Para nada.

-Buenas noches. ¿Habéis cerrado ya?

(RIENDO) -¡Pues parece que no! ¿Qué quieres?

-Cenar algo, no sé.

-Vale. ¿Bocadillo o montado te sirve?

-Lo que sea. Y una cerveza, por favor.

-Gracias.

-Vengo de estar con Rojo.

Estuve a punto de entrar en su ordenador.

-Quiere decir que no lo has hecho.

-Que no es tan fácil como yo pensaba.

Está casi convencido.

Creo que me dejará instalar alguna movida de seguridad,

pero es un poco complicado.

-¿Por qué es un poco complicado?

-Porque siempre está ocupado: llamadas, visitas, reuniones...

Y no sé si voy a aguantar mucho más ahí dentro, Miguel.

-Entiendo. Estate tranquilo, Nico,

que no lo hayas conseguido hoy no significa que no puedas hacerlo.

Recuerda que no puedo ayudarte hasta que no me ayudes a mí.

(SUSPIRA)

(Móvil)

(RESOPLA CANSADO)

(SUSPIRA)

Hola, Claudia.

"¿Qué tal, Emilio? ¿Cómo está Mateo?."

No sabemos nada.

Que lo tienen en urgencias...

y que está en situación grave.

Pero no ha salido nadie a hablar conmigo.

Supongo que es buena señal.

"Significa que aún hay esperanzas". Ya.

¿Y Verónica y Paula?

"Están de camino. Oye, ¿has interrogado a Toni?".

Sí, acabo de hacerlo. Pero no preguntes, no es el momento.

Cuéntamelo, estoy de los nervios de no poder hacer nada.

(SUSPIRA) Vale.

La prueba de residuos ha dado positivo.

¡Como haya sido él!

"Tranquilízate, por favor. Ningún indicio es concluyente".

Toni odia a mi hermano. Lo amenazó públicamente.

Pero ¿tú te imaginas a Toni asesinando a tu hermano?

Además, ¿de dónde sacó el arma?

¿Por qué sabía que iba a estar solo?

Claudia, estaba allí y tenía la pistola.

"No había nadie más." ¿Y por qué se quedó allí?

"Para borrar sus huellas". Eso no tiene sentido.

Yo...

Yo creo que deberíamos soltarlo.

Ni hablar. Es el único sospechoso.

¡Precisamente por eso!

No quiero que el fiscal lo use para pedir prisión provisional.

Si alguien le tiene que poner las esposas,

que no seamos nosotros.

He llamado a Jefatura

para que metan prisa a Dactiloscopia.

Si el arma no tiene sus huellas, lo soltamos,

pero, mientras tanto, se queda en calabozo.

Vale. Gracias. Mucho ánimo, ¿eh?

Luego te llamo.

Emilio, ¿cómo está?

No sabemos nada, lleva un rato en urgencias.

¿Está grave?

(ASIENTE CONTENIENDO LAS LÁGRIMAS)

(SUSPIRA)

Ay, tengamos esperanza, Verónica.

Mateo es un hombre muy fuerte, saldrá de esta.

(EMILIO RESPIRA PROFUNDAMENTE)

¿Habéis detenido al que le hizo esto?

No es momento para eso. Ahora solo importa la salud de Mateo.

Emilio, ¿habéis detenido a alguien, sí o no?

Nadie vio cómo sucedía, pero sí tenemos a un sospechoso.

Es Toni.

¿Cómo que Toni?

Es nuestro único sospechoso.

Lo encontraron allí con Mateo, a solas, y tenía la pistola.

¿Cómo que tenía una pistola? ¿Una pistola en la mano?

Científica está haciendo las pruebas.

Confiamos en que la dactiloscopia sea negativa.

¿Y por qué lo habéis detenido?

¡Te lo he dicho, estaba ahí y tenía una pistola!

Emilio, que quede clara una cosa:

no voy a permitir que le hagáis esto.

Si no lo soltáis hoy,

mañana presento una querella por abuso de autoridad.

Dio positivo en la prueba de residuos de disparo.

¿Y? Cualquier persona que haya pisado la escena del crimen

puede dar positivo, incluso vuestros agentes.

¿Les habéis hecho la prueba a ellos?

-¿Quieres que te ponga algo? (ELÍAS) -No, no tengo hambre.

-A ti te pasa algo.

¿Qué es, un caso de esos de los que no puedes hablar?

-Sí, uno de esos casos.

Pero si no te lo cuento no voy a poder dormir esta noche.

-Bueno, cariño,

pues cuéntamelo.

-Hemos detenido a Toni por intento de homicidio.

-¿Qué me dices? No me digas que ha matado a Mateo Bremón.

-No, ha sido un intento de homicidio,

pero tiene un pie aquí y otro en el cementerio.

-Pero ¿y eso cómo ha sido?

-Hemos recibido una llamada del 112,

porque un vecino ha oído disparos.

Al llegar allí estaba Toni y Mateo en el suelo, sangrando...

y el arma.

-Pero ¿Toni ha confesado? -Él lo niega todo.

-Tú misma lo has dicho: "Lo ha matado".

Será difícil demostrar que no.

-A ver, es que estos dos las han tenido muy gordas,

pero de ahí a que Toni sea un asesino...

-Esta tarde han tenido una muy gorda en el Moonlight.

¡Que es Toni, María! ¡Toni!

-Pero tú has hecho lo que debías, es tu trabajo.

Si es sospechoso,

tienes que esposarlo. ¿Qué vamos a hacer?

-Tú no sabes lo difícil que es engrilletar a un compañero.

-Ya, y sé que Toni es muy buen compañero,

pero yo qué sé... Es que a veces

las personas hacen locuras por amor.

-Este whisky escocés es estupendo. Doce años, ¿no?

-Sí, Andrés, sí. Estoy un poco cansado, ¿eh?

-Las cosas van a cambiar mucho en la clínica.

Mateo lo único que hacía era estorbar

con sus remilgos éticos y sus estupideces.

Servet no es así. A él lo que le importa es cobrar.

-Bien. Mañana me lo cuentas.

-Él puede operar a tus chicas un día sí y otro también

y él no hace preguntas incómodas. -Vale. Yo me quiero ir a la cama.

-Yo también me quiero ir a la cama.

Pero con una de tus chicas.

-¿Quieres acostarte con una tía? -¡O con dos!

Con este subidón de adrenalina, soy incapaz de dormir.

(Móvil)

(RÍE) Hacemos una porra. ¿Tú quién crees que es?

¿Verónica, Paula o el hermano?

-Cógelo. (RÍE)

-¡Paula!

¡Debe de estar hecha polvo!

Toca hacer un poco de teatro.

¿Sí?

¡Paula!

¿Qué ha pasado?

Pero ¿por qué lloras?

¿Cómo?

¿Le han disparado? ¿Cómo es posible?

¿Qué? ¿Cómo que está en el hospital?

Sí, sé dónde está ese hospital.

Vale, dame el número de habitación.

Está bien. Gracias, Paula.

Vale, de acuerdo.

Mateo está vivo.

Está en el hospital.

-Pero, vamos a ver, Andrés...

¿No sabes comprobar si un tío está vivo o muerto?

¿Tú no eres médico, Andrés?

¿No habías dicho que era muy fácil?

-Rojo, le pegué dos tiros, cayó a plomo.

¿Cómo iba yo a saberlo?

-Cuéntame palabra por palabra qué ha dicho su hija.

-A ver, ha dicho que le encontraron en parada cardiorrespiratoria,

le reanimaron y lo llevaron a urgencias.

Estuvieron dos horas operándole y está en coma.

-Vale. Está en coma.

No está todo perdido.

¡Urco!

Hazme el favor de llamar a un taxi.

-¿Adónde vas?

-Yo no, tú: te vas al hospital.

-¿Yo, al hospital? -¡Sí!

Y no queremos que quede registrado. Te vas a tu casa y pides otro taxi.

-No voy a ir, no soy capaz de fingir.

¿Y si se despierta Mateo? Sabrá que fui yo.

(LE PEGA UN PUÑETAZO) -¡Arriba ya!

Espabila, Andrés, que eres un inútil.

Debes apoyar a su familia, si no, sería muy sospechoso.

-No soy capaz.

-Encontraron a Mateo en parada, posiblemente no despierte.

No hay nada perdido. ¡Solo tienes que mantener el tipo!

-Eso es fácil de decir.

-Has sido capaz de fingir delante de Mateo, de tus socios,

y tienes que fingir delante de su mujer y de su hija.

Ellas no van a estar pendientes de ti, ¿vale?

(ANDRÉS RESUELLA)

-Está bien,

está bien.

(Música lenta de intriga)

-Buenas noches. -Buenas. Estamos cerrando.

Quería hablar con Fernando, ¿está? -Sí.

Miki, no te preocupes, ya me encargo yo.

Acércate al almacén y ve ordenando las cajas vacías.

¿Qué pasa?

-¿Me das dos besos?

-¿Qué quieres, Diana?

-He venido a disculparme.

-Muy bien. Estupendo. ¿Quieres tomar algo?

-Siempre me apetece un cóctel tuyo.

¿Uno que sirva para brindar?

-¿Brindar?

¿Qué se celebra?

-Un futuro prometedor.

-Pues, si ese futuro pasa por...

jeques árabes que viven en Dubái

e invitan a tus chicas a fiestas en sus yates de lujo,

no me interesa nada en absoluto.

-No, nada que ver con eso.

-Tampoco me interesa si se trata de millonarios rusos

que viven en la costa del Sol con coches horteras.

-No, todo lo contrario.

En ese futuro yo ya no me dedico a ese negocio.

Y quiero celebrar que cada vez está más cerca.

-¿Ah, sí?

-Sí. Y eso me pone nerviosa.

Resulta paradójico, ¿no?

Cuanto más cerca estás de cumplir un sueño,

más miedo tienes de que algo lo estropee en el último momento.

Por eso estuve tan brusca el otro día.

Siento mucho haber desconfiado de ti. Discúlpame.

-Disculpas aceptadas.

Pero ese futuro prometedor o ese sueño que tienes

¿pasa por dejar de lado todo ese mundo,

ese negocio que te da tanto dinero?

-Ese sueño es usar ese dinero para tener una vida normal.

Una vida donde no tenga que bailarle el agua

a jeques árabes o millonarios rusos.

-¿Por qué no empiezas ya? ¿Qué te lo impide?

¿Por qué no empiezas ya mismo a dejar todo esto atrás?

-Para asegurarme ese futuro,

necesito un poco más de dinero.

He visto una casa maravillosa en Marruecos,

pero no me alcanza para comprarla y retirarme sin problemas.

Me falta muy poco. ¡Muy poco!

¿No me acompañas? Me gustaría brindar contigo.

-Verás, Diana, es que creo que no hay motivo para brindar.

Al menos, por esto.

¿Y sabes por qué?

Porque cuando te oigo es como si oyese hablar a un...

a un adicto cualquiera.

-¿Un adicto? ¿Así me ves? -No, no es que te vea así.

Pero cuando te oigo es como si oyese a uno de ellos.

¿Y sabes lo que dicen cuando al día siguiente vuelven a caer?

-No, no lo sé. ¿Qué dicen?

-Que no pudieron conseguirlo porque en el último momento

ocurrió algo que lo estropeó. Y nunca es culpa suya.

-Entiendo.

Veo que sigues muy dolido conmigo,

pero no hacía falta que me hablaras así.

-¿Sabes qué? El día en el que te presentes aquí

diciéndome que ese futuro tan prometedor

o ese sueño se han convertido en una realidad,

entonces será cuando brindaré contigo.

-Ha habido demasiadas mentiras entre nosotros.

No será fácil recuperar la confianza.

-No hace falta que saques nada, estás invitada.

-Gracias.

Solo te pido una cosa.

-Tu dirás.

-El día que ese sueño se haga realidad,

porque se va a hacer realidad,

no dejes que tu orgullo te impida reconocer que te has equivocado.

Me gustaría mucho que me visitaras en Marruecos.

La puerta de mi casa siempre estará abierta para ti.

-Vaya, muchas gracias.

-Te agradezco el cóctel, seguro que está muy bueno.

Pero yo no había venido a beber sola.

(Música melancólica)

(Pitido del monitor cardíaco)

-¿Quieres que te traiga algo? ¿Un té...?

-¿Qué piensas de lo de Toni?

-Pues no sé qué pensar.

No pongo la mano en el fuego por nadie.

Toni es un compañero y defenderé su inocencia

desde la UIT.

-Pero ¿y si no lo es? -Pues que lo pague.

Pero eso lo decidirá un juez,

hasta entonces, para mí es un compañero,

y eso es sagrado.

¿Tú qué piensas?

-Toni me ha mentido muchas veces.

Me cuesta mucho confiar en él.

Y esto...

Me cuesta mucho creer que haya podido hacer esto.

-Cuando lleguemos a comisaría, lo abordaremos.

Ahora estamos aquí y tu padre lo que necesita es buena energía.

(PAULA SUSPIRA)

-Papá.

Te vas a poner bien, te lo prometo.

Mamá y yo estaremos a tu lado. No te dejaremos solo.

(Se abre la puerta)

¡Andrés!

Qué bien que hayas venido tan pronto.

-Voy a por algo de comer, que la noche es larga.

-No, Paula no está sola en el hospital.

Ha ido Karim a hacerle compañía.

Mejor. En estos momentos, es mejor que esté acompañada.

Bueno, de todos modos, ella es fuerte.

(Teléfono)

Dígame.

"¿Comisario Bremón?". Sí, soy yo.

"El resultado de residuos es positivo.

La agente Aguirre presenta residuos de plomo, bario y antimonio".

Gracias.

¿Y bien?

Es positivo. Nacha también tenía residuos de pólvora

en su ropa. Bueno, menos mal.

Eso significa que podemos irnos.

Lo de Toni ha sido un falso positivo.

Tanto Nacha como él presentan residuos porque tocaron a Mateo.

Verónica, no puedo soltar a Toni,

al menos hasta tener los resultados de Dactiloscopia.

Emilio, se me acaba la paciencia.

¿Quieres que te denuncie por detención ilegal?

Estás en tu derecho, supongo. He leído el atestado.

Toni se inclinaba sobre Mateo intentando reanimarle.

No había indicios de conducta criminal.

Tenía un arma. Estaba en el suelo.

Mis agentes le indicaron que se retirara y se resistió.

Tu hermano se estaba desangrando, y Toni intentaba salvarle la vida.

Tú hubieras hecho lo mismo. No debieron detenerlo.

Ni tú ni yo estábamos allí para saberlo.

Si mis agentes lo detuvieron es porque encontraron un motivo.

Si querían acusarlo, tendrían que haber ido a un juzgado

y que el juez ordenara el arresto.

El juez acaba de autorizar que Toni siga detenido

hasta las periciales de balística y dactiloscopia.

Si sale negativo, mañana se irá a casa,

pero esta noche se queda aquí.

Qué decepción, no me esperaba esto de ti.

Mi hermano está entre la vida y la muerte, no voy a discutir.

Me voy al hospital.

(Se cierra la puerta)

¿Qué ha dicho el experto?

-Positivo.

(EXHALA POR LA BOCA) -Vale, vale.

"Okey".

Bien. O sea, que me puedo ir a casa ya.

-No.

No quieren soltarte hasta tener las pruebas del arma.

El juez ha dado la orden.

Lo siento mucho. No he podido convencerlo.

Quiere que duermas en el calabozo.

-Vale. No me pidas perdón, bastante has hecho por mí.

-Te prometo que mañana te vienes a casa conmigo.

Me voy a los juzgados a presentar un recurso.

Quiero que el comisario te pida disculpas

y que esto no figure en tu expediente.

-Olvídate de eso.

Vete al hospital, que Paula te necesita.

-De verdad. Un noche en el calabozo no es nada.

Y Paula te necesita más que yo ahora.

-Vale. Mañana estoy aquí contigo.

Escucha, no digas nada. Nada de nada.

No sé de qué palo va el juez. Pero no le demos pie

a que te tenga encerrado más tiempo. -"Ok".

-No me explico quién ha podido hacer una cosa así.

Habrán entrado a robar, ¿no? ¿Se sabe algo?

Lo que no entiendo es por qué le han disparado.

(DUBITATIVO) No tiene ningún sentido enfrentarse...

¿Para qué se hace el héroe?

Está todo asegurado, que roben si quieren.

-Creo que no ha sido un robo.

Han detenido a Toni.

-¿A Toni? ¿Cómo?

-Sí. No está claro que haya sido él,

pero estaba allí.

-Precisamente esta tarde han tenido los dos

una buena agarrada en el Moonlight. Yo estaba allí.

A ver, se dicen muchas tonterías,

y del dicho al hecho hay mucho trecho.

-¿Qué le dijo Toni a mi padre?

-Le dijo que le iba a reventar o una cosa así.

Pero no estarás pensando que ha sido Toni.

-Mira, yo ya no sé lo que pensar.

(PAULA SUSPIRA)

Hola.

¿Me podría dar una manta? Me gustaría quedarme a dormir.

Y, si puede ser, una almohada...

(Música intensa de tensión)

-Si alguien sale perjudicado, voy a ser yo.

¡Deja de echármelo todo a la cara!

-¡En esto estamos los dos! Yo contraté al experto

para ponerlas en la pistola, y la pistola la compré yo!

-Pero no tiene número de serie. ¡No pueden rastrearla!

-¡Si la policía tira del hilo, llegará hasta nosotros!

-¿Cómo dices que te caíste?

-Estaba corriendo en el parque

y bajé unas escaleras, resbalé y me caí.

Pero que iba bastante rápido.

-¿Aquí te duele? -Un poco.

-Lo tenías superclaro desde pequeña.

-Sí, desde el primer partido,

que estaba nerviosa, me temblaban las piernas...

Pero luego salió todo bien.

-Se nota que te gusta lo que haces.

-Es que yo creo que mucha gente no lo sabe,

pero el arbitraje es de lo más vocacional del deporte.

Si no lo llevas dentro, no te haces árbitro.

¿Tu nuevo contacto se llama Darko?

Imagino que es su apodo.

Vino y me dijo que era el encargado de reactivar la célula

y de gestionar la operación. -¿Y qué ha sido de Hasán?

-Ha sido ejecutado.

-Hay que saber cuanto antes quién es este Darko

y dar con su identidad.

-Denúncialo. No dejes que ganen la batalla esos miserables.

-Ya no tengo tan claro que merezca la pena.

Mi sueño se ha convertido en mi peor pesadilla.

-Al salir del partido,

un grupo de ultras del equipo Gallo Negro

la asaltaron.

Empezaron a insultarla con comentarios machistas,

pero, finalmente, alguien le tiró una pedrada,

la tiraron al suelo y empezaron a patearla.

-¡Qué salvajes!

-Tiene mucho miedo. -¿Y por qué no denuncia?

-Intenté convencerla, pero se niega.

-Lo que pasa es que tiene el aspecto muy cambiado.

¿Estás seguro? (ASIENTE) 100 %.

No tengo ninguna duda. ¿Qué sabe la Europol de él?

-Se le atribuyen torturas, asesinatos, mutilaciones,

coches bomba...

Yo tendría mucho cuidado, Karim. -Lo tendré.

-Mamá, si el juez dictamina que Toni siga en el calabozo,

será por algo.

-Es una medida desproporcionada. -Pero ¿por qué?

Lo que el juez quiere es que no se dé a la fuga.

-¿Cómo se va a dar a la fuga si es inocente?

-Alucino contigo. ¿Te importa más Toni que papá?

-¿Cómo va la investigación? ¿Hay noticias nuevas?

Miralles está pendiente de hablar con los amigos de Toni.

Al parecer, ayer en el Moonlight,

tuvo otro encontronazo con mi hermano,

pocas horas antes de que se efectuase el tiroteo.

¿Tienes el informe de Balística? Acabo de recibirlo.

La pistola que disparó es la que encontramos en la clínica

con el número de serie borrado.

Falta ver si las huellas de Toni verdaderamente están en el arma.

No puedo comentar la investigación con un detenido.

¿Me puede decir si saben los resultados de Balística?

Sí. A mi hermano le dispararon con la pistola que estaba allí.

Pero mis huellas no estarán. Yo no la toqué.

¿Cree que soy capaz de disparar a sangre fría a su hermano?

-Los médicos están más optimistas.

-¿Y eso?

-Ya tienen los resultados de las pruebas,

y la hipoxia no le ha afectado gravemente al cerebro.

Hay probabilidades de que despierte.

-Yo cumplí. Gracias a eso tenemos a la Policía

centrada en las huellas de la pistola.

Si Mateo despierta, Andrés, ¡estamos jodidos!

-Está bien, tienes razón.

Yo la he cagado,

y yo lo arreglaré.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 757 (Parte 2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 2)

29 jun 2020

Toni es interrogado y pasa la noche en calabozos. Rojo, enterado de que Mateo sigue vivo, obliga a un atemorizado a Andrés a acudir al hospital a fingir preocupación. Un nuevo terrorista aparece en la esfera de Karim.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 2)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 757 (Parte 2)"
Clips

Los últimos 2.320 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios