Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 16.55 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5604728
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 755 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

En Bangkok han analizado sus comunicaciones.

Y ya sabemos qué armería piensan asaltar.

(KARIM) -"Necesitaría tomarme el día libre".

¿Así de repente?

"Un amigo se ha metido en un lío. Es como de la familia.

Tengo que ayudarle antes de que la cosa se complique".

-Esa llamada ha sido providencial.

Es la confirmación que necesitábamos.

Pillarle en el robo será evitar una acción terrorista.

¡Karim Beralí, levanta las manos! Quédate quieto.

No hagas ninguna tontería.

-Han reventado una operación de meses de la Europol.

¡Una operación al más alto nivel!

-Me vi obligado a abortar. Tenemos que vernos. ¿Hasán?

¡Hasán!

-La única manera de ver al emir era robando las armas.

Pero lo más seguro es que se replantee el encuentro contigo

y quedes fuera.

-Está bien, lo entiendo.

Vamos a estar unos días tranquilos.

Y cuando las aguas vuelvan a su cauce, retomaremos el plan.

-El tiempo se agota.

He llamado para comentar lo de Karim

y ya había alguien que estaba al corriente

de la misión que Europol le había asignado.

Y no me han dicho nada.

Sabes perfectamente que esas cosas pasan.

Sí, pasan, pasan.

Y son significativas, ¿no?

¿Qué quieres decir? He perdido la confianza

de Jefatura...

Soy un cero a la izquierda.

Quería hacerte una pregunta. Quizá un poco indiscreta.

Dime, ¿qué productos son los que importa mi hijo?

Se lo he preguntado muchas veces, pero no me dice nada.

-Piezas para otras empresas... Es difícil de explicar.

Es una fiesta privada y tú no estás invitado.

Vamos.

Están contando una parte de la historia.

¡Son unos manipuladores!

Dicen que eres un grandísimo y reputado cirujano plástico

que se vio envuelto en el asesinato de Malena,

pero que se demostró tu inocencia.

Encima de cornudo, apaleado. Pero ¿qué dices?

Que voy a hablar con ese imbécil.

¿Sabes lo que me dijo Verónica?

Que hacer pública nuestra relación le hizo sentir más libre que nunca.

(GRITA) ¡Mateo!

¿Qué haces?

¡Le voy a partir la cara! Vamos.

Es Nico,

trabaja con mi hijo.

Es un lince para los números.

Me ha dicho que es un jefe estupendo.

-Yo empecé a estudiar un curso a distancia,

administración y dirección de empresas.

-¿Y por qué no lo retomas?

Seguro que merece la pena.

-No, no es tan fácil.

Lo que peor se me daba de todo eran las mates.

Antes tenía un colega que me daba clases.

No todos somos unos lumbreras.

¡Es un delito y está penado con la cárcel!

¡Que me da igual! ¿Sí?

Sí. ¿Te da igual?

Pues prepárate. Porque, como Ríos te denuncie,

ese periódico se pondrá las botas con tu gran melodrama.

Piénsalo un momento. Tenemos un chivo expiatorio.

-Toni Ríos.

-¡Todo el mundo pensará que tiene motivos para matarlo!

-No, es muy arriesgado.

-Tenemos una oportunidad de oro y, si no la aprovechamos,

nos vamos a arrepentir.

-¿Te planteas cambiar de comisaría?

-Sí, me estoy planteando cambiar, irme,

a un sitio donde no me conozcan.

-Debemos vivimos nuestra relación como nos lo propusimos,

con la cabeza bien alta, digan lo que digan los demás.

(Música emocionante)

Estás muy callado. ¿No dices nada?

(MOHÍNO) No.

Papá, por favor, no soy una niña.

Quieres que te cuente lo del encontronazo con el niñato.

Lo del puñetazo que le diste delante de todo el mundo.

Trabajo en la misma comisaría. ¿Pensabas que no me enteraría?

Es de lo único que se habla.

Tendrá poco trabajo, para hablar de esa tontería.

¿Tontería?

Le pegaste a un agente, eso es muy grave.

Lo último que necesito es una regañina de mi hija.

Pues haberlo pensando antes.

¿Qué querías que hiciera?

Ese cretino ha destrozado nuestra familia,

ha destrozado mi matrimonio, y ahora mi prestigio profesional.

De esto ya hemos hablado, no la lio él, fuiste tú.

Cariño, simplemente fui a hablar con él.

Pero es cierto que me provocó y no pude contenerme.

¿Y pegarle un puñetazo es la solución a los problemas?

¿Y qué querías que hiciera?

Papá, lo que has de hacer es aceptar la situación

y estarle agradecido a Toni.

¿Agradecido?

No te pongas de su parte. No me estoy poniendo de su parte,

pero pudo denunciarte por agresión y no lo hizo.

No voy a estarle agradecido a ese tío por nada.

¡Nunca!

Suerte tiene de esconderse detrás de una placa.

Mira, papá, te voy a apoyar siempre,

pero quiero que sepas que la violencia no es el camino.

Si me apoyas así, prefiero que no me apoyes.

(ENFADADA) Genial.

(Timbre)

-Hola, Andrés. -Hola.

-Yo me voy a trabajar. Que tengáis un buen día.

-¿Qué ha pasado?

¿Te puedes creer que me ha echado la bronca en vez de apoyarme?

¿En serio?

Dice que tengo que estarle agradecido

porque no me ha denunciado.

Después de todo lo que ha pasado,

es alucinante.

Pero no le echaría toda la culpa a Paula.

Estoy seguro de que Toni está detrás de esto.

No ha tenido bastante con quedarse con Verónica,

ahora quiere poner a Paula en contra tuya.

No, hombre, Paula le odia.

Seguro que se aprovecha de que trabajan juntos

para malmeter contra ti. Ese niñato es peligroso, Mateo.

Pues no lo va a conseguir.

Pero ojalá desapareciera del mapa.

Sí, porque se ha propuesto arruinar la clínica.

Fíjate lo que ha pasado con el artículo de "El espía".

Conmigo no va a poder.

Así se habla, Mateo.

Va, me cambio y me voy contigo a la clínica.

¿Cuánto hace de esa llamada?

-Ahora mismo, desde el centro de salud.

Pero Antonio no me ha querido decir nada.

Ha dicho que prefiere que venga la afectada a contártelo.

-Habrá detectado un caso de maltrato.

-Parece que la mañana pinta movidita, ¿no, Espe?

-La de casos que tengo.

Menos mal que me han asignado a Paula en la UFAM.

Bueno, chicas, ¡al turrón!

(APAGADO) -Buenos días. -¡Eh!

Vaya ánimos llevas.

-Pues sí, mucho ánimo no tengo.

-¿Qué te ha picado ahora?

-Sigo rayado con lo del puñetazo.

-Si te sirve de algo, yo me siento superorgullosa

de que no hayas caído en su historia

y que no le hayas devuelto el puñetazo.

-Sí, hiciste bien en no entrar en su provocación.

Te habrías metido en un lío de narices.

-"Provocación" no, "agresión". Las cosas por su nombre.

(GIME CONCEDIENDO)

Me está buscando el tío ese y me va a encontrar.

Bastante me aguanté cuando me la lio la primera vez.

-Logró sacarte de tus casillas, que no es poco.

-Tú piensa que lo que se dice y lo que se hace en caliente

al final no va a ningún lado.

-Solo digo que si la vuelve a liar no respondo.

Encima Bremón... Bueno, me voy a callar mejor.

-No, no te cortes. ¿Qué pasa con Bremón?

-No pasa nada.

-No disimules, que ya lo sabemos.

El comisario te ha pedido que no denuncies

a su hermano por lo del puñetazo, ¿verdad?

-¿Lo sabéis ya? ¿Y no estáis flipando?

-Es injusto.

-Es injusto, pero comprensible.

A ver, hay que ponerse en el lugar de Bremón.

-¿Y quién se pone en mi lugar, Lara?

Mira, no le voy a denunciar porque estoy cansado de esta movida.

Estoy muy cansado, tío.

Y bastante tengo con ver cada día al hermano y a la hija.

Pero ganas no me faltan.

-Toni, te veo nervioso. ¿Hay algo en lo que te podamos ayudar?

-Vosotras no podéis hacer nada. Yo sí que puedo.

-¿En qué estás pensando?

-En pedir el traslado.

-Sí, Nacha.

Todo el mundo habla más de mí por mi relación con Verónica

que por mi labor. Y no me da la gana, ¿entiendes?

-Pero tú sabes que no todos, y sabes que es así.

-Si salgo a la calle y la peña me señala.

Y no me extraña, porque ese tarado cada dos por tres me la lía.

-Bueno, mira,

igual tienes razón y cambiar de aires es lo mejor.

-¿Por qué dices eso? Eso es huir de los problemas.

Tienes que plantarles cara.

-A ver, yo me he trasladado un montón de veces

y al final conoces otros sitios, otra gente...

Y, si encima te quitas tus problemas de encima...

-Eso es lo que quiero.

-Hombre, en el fondo sí,

todos alguna vez hemos pensado en eso.

Yo, cuando me juzgaron por el asesinato de Cholo Trejo,

también pensé: "Hala, me piro de aquí".

Pero luego me di cuenta de que no,

que dónde iba a estar mejor que con vosotros.

-Mira, en Distrito Sur se está muy bien,

los compañeros te queremos,

pero ahora lo que tienes que hacer es pensar en ti.

-Ya, sabes que hagas lo que hagas, estamos contigo.

-Muchas gracias, chicas.

(RESOPLA CANSADO)

(Teléfono)

-Hola. ¿Cómo está Raquel?

-Se ha quedado más tranquila. Paula la está acompañando.

-Se la veía muy asustada cuando veníamos.

-Es normal. Sabe lo que se juega viniendo aquí.

-No sé cómo la convencí.

-¿Tú la conocías de antes? -Sí, es paciente mía.

Y nunca la había visto así. Tenía hematomas por todo el cuerpo

y dolor en el pecho. Le he hecho una radiografía

y tiene varias costillas contusionadas.

-¡Madre mía!

-Ha dicho que se cayó por una escalera,

pero no es compatible con esos hematomas.

Más bien se ha producido por una paliza.

-¿Se lo has dicho?

-Sí. Al principio lo negaba,

pero acabó confesando que su marido la maltrata.

-¿Te ha descrito las lesiones?

-Dijo que al principio fueron insultos,

empujones..., luego patadas y puñetazos.

-Te agradezco que la convencieras de venir.

Ahora nos toca a nosotras convencerla de denunciar.

-No os costará mucho. Grabó con el móvil varias agresiones.

-Ostras, qué valiente.

Eso nos va a ayudar a seguir con la denuncia.

-Te dejo el parte de lesiones.

Me voy a la consulta, tengo mucho que hacer. Chao.

-¡Antonio!

Muchas gracias.

-¡Bueno, mi estudiante de Empresariales favorita!

-¿Qué haces por aquí?

¿De paseo o vienes a hacerle algún recado a tu jefe?

-Venga, ¿no me vas a dar un respiro con ese tema?

-Pero si no he dicho nada malo.

Que vienes a hacerle recados a tu jefe.

-Ya te he dicho que no me mola currar para Rojo,

solo lo hago para poder estudiar en EE. UU.

-Eso será si él te deja.

-Está todo controlado, esto solo es algo temporal.

-¿De verdad piensas que decides tú? Eso lo va a decidir Rojo.

No te vas a ir porque sí cuando tú quieras.

No te va a dejar.

-¿Piensas que soy alguien importante para Rojo?

Solo soy una pieza más de su engranaje.

-Ya, y menudo engranaje.

A mí me daría vergüenza ser parte de él.

-Lo que quiero decir es que soy alguien perfectamente sustituible.

Le va a dar igual si me voy.

-Creo que no sabes dónde te has metido.

-Ya, y seguro que tú me ilustras, ¿no?

-Simplemente te digo que no sabes cómo se las gasta Rojo.

Y que, si estuviera en tu lugar, me iría, ahora que estás a tiempo.

-Te doy la razón en que estoy hasta las narices de currar para él

y en que estoy deseando perderle de vista.

-¿Entonces por qué sigues aquí?

-Porque no es tan fácil largarme.

Antes necesito algo que él tiene.

-¿El qué? ¿Pasta?

-Algo así.

-No sé por qué te rayas tanto con el dinero.

Eres una persona inteligente, tienes estudios,

puedes conseguir cualquier otro trabajo.

Bueno, a lo mejor me he equivocado en lo de que eres inteligente,

y por eso sigues con Rojo.

-No vas a parar, ¿no?

-Sí, voy a parar, porque me tengo que poner a currar.

-Por lo menos tenemos algo en común.

-¿Sí? ¿Y el qué?

-Que estamos trabajando y estudiando al mismo tiempo.

-¡Anda! ¿Crees que nos van a dar un premio por la coincidencia?

-¿Por qué eres tan borde conmigo?

No soy tan mal tío como piensas.

De hecho, venía a hacerte una proposición interesante.

-¿Y cuál es?

-Ayudarte con las matemáticas.

Y gratis, por ser tú.

¿Qué? ¿A que ya no te parezco tan mal tío?

-Bueno, ya lo hablaremos tranquilamente.

Pero gracias.

-De nada.

-Hombre, Nico.

-¿Qué tal, Rojo?

Iba a verte para darte la recaudación de anoche.

-Ya. ¿Y dónde querías verme?

-En tu apartamento.

-No hay que pasar por aquí para ir a mi apartamento.

-He aprovechado para ir a ver a un colega que vive cerca.

-Yo lo que creo es que querías ver a Paty.

-¿A Paty? ¿Para qué iba a querer ver a Paty?

-Pues, hombre, porque te mola.

Es normal que te guste Paty.

Aparte, sé que habéis hecho buenas migas.

-¿Te quieres enrollar con ella?

-Pues no sé, Paty es una tía muy guapa.

Pero no sé.

-Lo único que tienes que saber es que Paty es intocable.

-¿Se puede saber por qué?

-Porque lo digo yo.

-¿Qué pasa, que te gusta Paty o habéis tenido algo?

-Nico: no te acerques a Paty. Es fácil, ¿verdad?

-Claro.

-Muy bien. Ahora vas a mi casa y le das eso a Urco.

-Creo que Raquel se ha quedado más tranquila

de que Ruiz se quede con ella hasta que detengan a su marido.

-Sí, eso la ha hecho sentirse más fuerte

y se enfrentará a esto de otra manera.

-Esperemos que el juez dictamine pronto sentencia

en contra de él y ella viva más tranquila.

-Felicidades, Paula. Lo has hecho muy bien.

-¿En serio?

-Sí, has sabido ganarte su confianza

y eso es lo más importante

en este trabajo, la empatía.

Sin eso es muy difícil trabajar en la UFAM.

-Muchas gracias, tomo nota.

-Y la has convencido para que denunciara.

Y no era fácil, porque estaba muerta de miedo.

-Es una pena lo que ha tenido que vivir esa mujer.

Estar casada no significa

tener que aguantarle todo a tu marido,

ni vivir resignada a ser infeliz toda tu vida.

-Por suerte para Raquel, eso ya pasó.

Voy a avisar a Nacha y a Elías para que detengan al marido

y le tomen declaración.

-Voy contigo. -Vamos.

-En Europol eligieron bien.

Nunca pensé que pudieras ser un infiltrado.

-Tú también hiciste muy bien tu trabajo.

-¿Sí?

¿No sospechaste que te estaba siguiendo?

-No, en absoluto.

No habría dejado que te acercaras tanto a mí,

o habría puesto las cartas sobre la mesa para salvar la misión.

-Casi echamos por tierra tu trabajo.

-Eso es cierto.

Ahora Hasán se niega a presentarme al emir en persona.

-¿Crees que tu comportamiento ha despertado sospechas?

-No les ha gustado que actúe por mi cuenta

y eso va a complicarme bastante las cosas.

-¿Y qué harás para ganarte otra vez su confianza?

-Solo se me ocurre entregarles las armas que les prometí,

pero tampoco es seguro.

Ahora mismo creo que lo mejor

será quedarme quieto y esperar.

-Es duro llevar una doble vida, ¿verdad?

(Música sombría)

-Lo es.

Siento que estoy mintiendo a los que más quiero,

a mi familia, a Paula...

Y con mi familia ni tan mal,

porque viven lejos. Pero a Paula la veo todos los días.

-Y sientes que la estás traicionando.

-Así es.

Me encantaría sentarme con ella y contarle lo que está pasando,

pero órdenes son órdenes.

(Llaman a la puerta)

-¿Sí?

-Hola. ¿Molesto?

-No, yo ya me iba.

Gracias por echarle un ojo a las imágenes de la joyería.

-Gracias a ti, Merche. -Hasta luego.

-Te he traído un té moruno.

Sé que te gusta cómo lo prepara María.

-Qué detallazo, muchísimas gracias.

-¿Estás bien? Te noto triste.

-No es triste, es cansado.

Llevo todo el día con unas imágenes que necesitaba Merche

de unas matrículas...

Yo te veo bien.

¿Qué ha pasado?

-Es que hoy en la UFAM he ayudado a una mujer maltratada

que lo estaba pasando mal. Y me siento genial.

-Pues creo que esa sensación la puedo entender.

-¿No crees que nuestro trabajo puede dar esperanzas a la gente

sin que sepan lo que hacemos realmente?

-Más de lo que piensas.

-Paty, acabo de probar las lentejas que has hecho,

¡y están riquísimas!

Es que eres una gran cocinera. ¿Quién te ha enseñado?

-¿Quién me va a enseñar? María en La Parra.

Es una "crack", sabe hacer un montón de guisos.

-Pues, si has aprendido a hacerlos todos como las lentejas,

puedes montar un restaurante.

-¡Anda ya, qué exagerada!

-No, no. Sabes que no soy exagerada.

Me tienes que enseñar.

-Bueno el próximo día le puedo preparar

unas patatas con costilla de chuparse los dedos.

-¡Ay, estupendo! ¡Si es uno de los platos preferidos de Ramón!

-Mira qué bien.

-¡Caray, qué bien huele! -Hola, hijo.

-¿Qué has cocinado? -Lentejas.

Pero no las he hecho yo, las ha hecho Paty.

Y están buenísimas. Te van a encantar.

-No sabía que venías a comer. -Ya lo sabes.

Y si tus lentejas saben como huelen, hasta repito.

-Ay, hijo, es que esta chica es una caja de sorpresas.

Además de guapa y simpática y buena

¡encima cómo guisa!

Qué barbaridad, ¡pero si es una joyita!

-Vale ya con el listado de cumplidos. Gracias.

-De nada, cariño. -Yo me tengo que ir.

-¿No te quedas a comer?

-No, el bar está lleno y tengo que ayudar a María.

-¡Ay, claro!

Claro, hija, lo entiendo. Anda, pues vete.

¿No te importa tirar la basura?

-No, claro que no. Dámela.

-¡Eres un sol, cariño!

-¿Qué te pasa? ¿Por qué me miras así?

-Parece que Nico y tú os habéis hecho amiguitos.

(RESOPLA)

-¿Se puede saber a qué viene eso?

-Nada, se os veía muy cómodos ayer en el bar,

y os he visto también en la plaza.

-Es majo y me cae bien, sí.

-Yo también soy majo y te caigo bien y no me miras así.

-¿Qué estás insinuando, Ramón?

Te estás montando películas donde no las hay,

pero, de todas maneras, ¿y si me gustase, qué?

¿Qué pasa?

Yo me pudo liar con quien me dé la gana.

-Desde luego, y no voy a ser yo quien te lo impida.

Pero con Nico, no.

-¿Me estás amenazando? -No.

Es un consejo.

-¿Me estás diciendo que le harías algo a Nico si nos liáramos?

-Ponme a prueba.

-¿Tú quién te crees que eres?

¿Te piensas que soy tuya o algo parecido?

-No, pero Nico trabaja para mí,

y no me gustaría tener que prescindir de él.

-¡Me das asco!

-Toma, Paty. ¿Qué ha pasado, hijo?

-¿Que qué ha pasado?

Que su hijo es un impresentable, eso es lo que pasa.

-Pero ¿qué ha pasado, hijo? -Nada.

Le he hecho una broma y no le ha sentado bien.

-Desde luego, Ramón, cómo eres.

¡Siendo así no conseguirás conquistarla nunca!

-Que aproveche.

-Gracias.

-He oído que estás haciendo muy buen curro en la UFAM.

-Eso intento.

-Está guay, la UFAM. Es una unidad interesante.

Además, de Espe se aprende un montón.

-Sí, a veces es un poco duro ver a tantas personas maltratadas.

-Es una movida, ¿eh? Porque siempre nos dicen

que nos metamos personalmente en los casos.

Pero muchas veces es imposible, ¿no?

-Pues sí.

Estoy aprendiendo que... por mucho que te empeñes,

hay cosas que son inevitables.

Y que no puedes culpar a nadie de ello.

-Ya...

-Lo digo por mi madre y por ti.

-Sí, me había enterado.

-Oye, me he enterado de que vas a pedirte el traslado.

¿Es verdad?

-Sí.

No sé, lo he pensado mucho y...

igual pirarme y cambiar de rollo me viene bien.

-Me imagino por qué lo haces,

y yo creo que deberías pensártelo bien.

-¿Qué me tengo que pensar?

Si aquí nadie me mira igual ya,

ni en la comisaría ni en el barrio.

-Yo creo que es una cosa momentánea y que pasará.

Solo tienes que esperar. -Ojalá, pero creo que no.

Cuando no es por una cosa, es por otra.

-Ya...

Y la gota que ha colmado el vaso ha sido la pelea con mi padre, ¿no?

-Por ejemplo.

-Yo le he echado la bronca.

Lo siento, y gracias por no haberle denunciado.

Se hubiese metido en un buen lío.

-No me des las gracias porque yo le quería denunciar.

Pero luego vino tu tío

y me hizo entrar en razón, para que veas

cómo se me mezcla el curro con lo personal.

¿Cómo no me va a afectar?

-¿Y crees que la solución es marcharte?

-Creo que no aguanto más que todo el mundo hable de mí

cuando no es de algo policial.

Y siempre veo a la peña cuchicheando de mí a mis espaldas.

(PAULA SUSPIRA)

-También lo haces por mí, ¿no?

Pues por mí no lo hagas. Es verdad que

esto estás siendo muy duro para mí,

pero tarde o temprano tendré que asumir

que mi madre y tú estáis juntos.

-Pero, si estoy aquí y me ves el jeto todos los días,

muy fácil no te va a ser.

-No sé. Mira, Toni, yo...

Lo único que quiero es que me digas

que para ti mi madre no es un capricho.

Que la quieres y la vas a cuidar, de verdad.

Y eso lo estoy viendo cada día.

-¿Me estás diciendo esto de verdad?

-Para mí también era importante hacer las paces con mi madre.

No quiero perderla.

(EMOCIONADA) Prométeme que la harás feliz.

-Lo prometo.

-Bueno, creo que te he dado motivos para quedarte, ¿no?

-Sí, pero en esta comisaría no solo estás tú.

-Pues si te vas que sea por ti, y no por los demás.

Va a parecer que huyes porque has hecho algo mal.

Y ahora me voy, que me espera Espe.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 755 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 755 (Parte 1)

22 jun 2020

Mateo no se arrepiente del puñetazo que le dio a Toni, y su desquicie va a más. Nico y Paty congenian. Esto provoca un ataque de celos de Rojo. Bremón, pensando que ha perdido la confianza de Jefatura, presiona a Karim.
 

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 755 (Parte 1)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 755 (Parte 1)"
Clips

Los últimos 2.313 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Guadalupe Del Refug

    quiero verlo en mi computadora no en mi celular. gracias.

    pasado martes