Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17.20 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5586819
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 747 (Parte 2) - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué buscas aquí? Espiar a Karim.

Forma parte de un operativo secreto que coordina mi jefe de Bangkok.

Creemos que forma parte de una célula yihadista.

¿Karim colaborando con la yihad? Es surrealista.

A mí también me lo pareció,

pero he pensado que Martos tiene las comunicaciones intervenidas

y los mensajes que ha recibido eran muy abstractos,

como si estuviera avisado.

El mes que viene empieza el juicio a Malek Handal.

-¿Es el terrorista que iba a atentar en la plaza Mayor?

-Ese mismo.

-Ya tengo los planos de la cárcel. Os mantendré informados.

"No he podido averiguar quién te mandó las fotos

pero sí sé que el número pertenece a un fallecido".

(PAULA) -Y las fotos, ¿están manipuladas?

(KARIM) "No".

(VERÓNICA) -¡Mateo!

¡Mateo! ¿Toni y Verónica liados?

Ahora ya me cuadra todo.

Todo se ha ido a la mierda por ese imbécil.

¡Primero te liaste con Paula,

y después con su madre,

que da la casualidad que son mi sobrina y mi cuñada!

Dime una cosa,

¿ese es el respeto que tienes a una compañera y a tu comisario?

Perdón, señor, pero este es un asunto personal.

Si eres capaz de hacer algo tan rastrero en tu vida privada,

también puedes hacerlo en tu vida profesional.

¿Por qué me voy a fiar de ti?

¿Paty trabaja para la madre de Rojo? Eso es muy raro.

-Eso mismo pensé cuando me lo contó María.

-Es que Paty le ha cogido cariño a esa mujer.

No tiene nada que ver con el impresentable del hijo.

-Mi madre me dijo que no vendrías hasta la noche.

-Es que insistió en que te traiga esto.

Me voy ya. Chao.

-Disculpa, Diana.

-Bremón me ha echado la bronca por la separación de su hermano.

-Pero ¿tú qué tienes que ver con esa pareja?

-Tengo que ver. Estoy saliendo con Verónica.

Eres la autoridad. Debes comportarte como tal y dar ejemplo.

Y como soy la autoridad, ¿no puedo decir lo que pienso?

Precisamente por eso.

Y no puedes abusar de tu posición ni con Toni ni con nadie.

Debes hacer algo para devolverle la jugada.

Ese niñato se ha reído en tu cara.

¿Cuántas veces te has acostado con él?

¡Suéltame! ¿Qué te da ese chico

que no te dé yo?

¡Que contestes! (MIGUEL) ¡Eh!

¿Qué pasa aquí? -Nada.

Mateo ya se iba.

Mándalo a otro destino, lejos de Madrid.

Toni no ha cometido ninguna infracción.

No voy a castigarle por un asunto personal tuyo

así que quítate esa idea de la cabeza.

Hemos luchado mucho por lo nuestro.

Nos merecemos respirar un poco, ¿no?

(Música emocionante)

-Muy bien, pues aquí tienes.

(Música pop melancólica)

(Golpe de taco)

-No deberías dejar tu libreta por ahí. Podrías perderla.

-Puedes tirarla, si quieres.

Ya no me sirve para nada.

Era donde apuntaba la pasta que me faltaba para el máster.

-Pues deberías cuidarla más,

porque te podría hacer falta el día de mañana.

-Acabo de gastarme lo último en botellines.

Así me olvido de la jugarreta que me habéis hecho.

-No te preocupes, a los botellines te invita la casa.

-¿Te doy pena?

Te parezco un "pringao", como esos de ahí.

-Verás, en la vida todo el mundo comete errores,

y hay que aprender de eso.

Sé que no es fácil reconocer que uno se ha equivocado,

pero, si lo haces, te ayudará a ser mejor persona,

te lo aseguro. -Quien se equivocó fuiste tú,

tirando esas pastillas.

-Y dale con el palito a la burra.

Vas a seguir hablando de lo mismo, ¿no?

Si quieres seguir regodeándote en la mierda, allá tú,

a mí déjame en paz.

-Es fácil decirlo cuando tienes la vida solucionada.

-¿Para ti lo único importante en la vida es el dinero?

Verás, en esta vida hay dos tipos de personas,

los que tienen valores y los que tienen un precio.

¿Qué tipo de persona eres tú?

-Una que ha visto cómo su sueño de ir a EE. UU. se iba a la mierda.

¿En qué categoría debería estar?

-No vas a conseguir que me sienta culpable.

Lo que pasó, pasó.

Si yo hice lo que hice fue porque tú estabas haciendo

algo que no deberías haber hecho.

Y lo que debes hacer es alejarte de ese maldito Ramón Rojo

que te puede destrozar la vida.

Te has caído, sí, y estás hundido.

Levántate y sal adelante, como hace todo el mundo.

No es tan difícil.

-Eso no me ayuda mucho.

-Pues debería, Nico. Debería ayudarte.

Porque en la vida todo el mundo recibe muchos palos.

Este solo es uno de esos palos.

Tú al menos tienes recursos, no lo olvides nunca.

-¿Qué recursos? Si no me queda ni un pavo.

-¿Otra vez con el maldito dinero?

No te hablo de eso, sino de lo que tienes en la cabeza.

Tienes un coco brillante. A esos recursos me refiero.

No necesitas a ningún tipo como ese desgraciado de Ramón Rojo

para salir adelante. Confía en ti mismo, hombre.

-No hace falta que intentes animarme,

esta batalla está perdida.

-Es posible que hayas perdido esta, pero la vida es muy larga,

y en la vida lo que hay que hacer es ganar la guerra.

En la vida tienes mil batallas. Has perdido una, vale. Estupendo.

Pero no te puedes rendir, esto es como el maldito ajedrez:

cálculo y estrategia, tienes que perseguir tus sueños.

Y si no te rindes lo conseguirás.

Ahora, si te rindes, ya estamos hablando de otra cosa.

Piénsalo.

(Música pop lenta)

(Golpe de taco)

-¿Sabes una cosa, Quintero?

Que a lo mejor tienes razón y no es la última oportunidad.

Y a lo mejor me he precipitado tirando esa libreta.

¿Me la devuelves?

-Claro, cómo no.

Es tuya. Ahí la tienes.

-Igual mi suerte cambia desde mañana.

-Igual. Todo dependerá de ti.

¡Miguel! ¡Qué sorpresa!

No esperaba volver a verte por aquí, la verdad.

-¿Sabes algo de Sara?

(DUDA)

-Quiero saber cómo está.

-Está bien, está bien.

Ayer me envió un mensaje diciendo que está contenta con sus compañeros

y que le está sentando bastante bien

estar alejada de Distrito Sur y...

En fin, ya sabes.

-Ya.

-También me dijo que has tenido problemas con un asunto

de tu pasado, pero no entró en detalles.

-Hay cosas que es mejor no estar removiendo.

Cierto, cierto. Tienes toda la razón.

¿Quieres tomarte algo? -Una cerveza.

-Ahora mismo.

Aquí tienes, amigo.

(Llaman a la puerta)

-Salam Aleikum. -Aleikum Salam.

-Relájate, estás demasiado nervioso.

-Ahora tenemos que ser muy cuidadosos, Hasán.

-Para esconderse hay que mostrarse con naturalidad,

como he hecho con la dueña del bar o el del centro cívico.

He hablado como un vecino más.

Ahí pim, pam.

Ese es el mejor camuflaje.

-Espero que no vuelvas a insistirme con los planos.

Ya te dije que seguía con ello.

-Olvídate de los planos, al menos de momento.

Tenemos una nueva misión.

El emir nos ha encargado el robo de una armería.

-¿Seguro que lo has entendido bien?

-Claro que sí, no soy idiota.

Necesitamos armamento para liberar al hermano Malek Handal.

No basta con conocer los sistemas de seguridad.

-Hasán, si hay disparos pondremos en alerta a todo el mundo.

-A ver, no tiene por qué haber disparos.

Necesitamos las armas para hacernos respetar,

de lo contrario, estaremos en sus manos.

Llevo días devanándome los sesos para planear una fuga limpia.

Ya sé cómo saltar los tres controles.

-¿En serio?

-Coge la silla.

En el comedor andan escasos de personal.

La furgoneta de provisiones

siempre se salta el protocolo de entrada

y va directamente a dejar las provisiones a la cocina,

donde no hay cámaras de seguridad.

-¿Es todo?

-No. Hay otra posible entrada, la biblioteca.

Hay una zona donde se imparten las clases y los talleres.

Al lado hay un pasillo por el que no para de desfilar gente,

visitantes, presos, profesores...

-Bastaría con falsificar unas credenciales.

-Efectivamente. Y en el patio del módulo C,

en el cambio de guardia,

hay 5 minutos en los que no hay vigilancia.

¡Ese es el momento!

Así que ve y habla con el emir.

Dile que tenemos un plan que no necesita armas.

-Podrías decírselo tú mismo,

pensé que le querías conocer.

-Fuiste tú quien me dijo que no estaba en Madrid.

-Llegará justo a tiempo

para que le entreguemos las armas en persona,

las que vamos a robar en la armería, "insha Allah".

-¿Lo dices en serio o te estás quedando conmigo?

-¿Qué pasa? ¿Has cambiado de opinión

y te han entrado ganas de robar pistolas?

-No, es que tengo muchas ganas de conocerlo, Hasán.

He oído hablar mucho de él.

-Alá premia a los pacientes.

Y tú serás recompensado, hermano.

(Móvil)

-¿Quién es?

-Es una compañera. Si no contesto, va a sospechar.

-Pues contesta. Ya te he dicho todo lo que quería.

(Móvil)

Recuerda:

luchamos, vivimos y morimos por él.

"Allahu akbar".

-"Allahu akbar".

(Móvil)

¡Paula! Dime, ¿estás bien?

-"No termino de digerir que mi tío me haya sacado de la UIT".

-Sabíamos que esto podía ocurrir. Está en su derecho.

Te tienes que formar en todas las unidades de la comisaría

"y tu paso por la UIT era algo temporal".

-Ya, no sé... He hecho mal en venir a casa al salir de trabajar.

Todavía no está mi padre aquí y me siento sola.

-Es normal que te sientas sola. Tu padre ahora está mal

"y te necesita".

-Me ha dicho que se quedaba un rato más en la clínica.

Imagino que allí se distrae un poco.

Tú también te debes de sentir solo en tu habitación de hotel, ¿no?

-Sí, un poco sí.

Pero yo también me he traído mis distracciones.

-"¿Ah, sí? ¿Cuáles?".

-Me he traído el trabajo a casa.

(Puerta abriéndose)

Te dejo, que viene mi padre. Hasta mañana, cariño.

-¡Paula! Pensaba que no encontraría a nadie.

-Ya me imagino. ¿Por eso has venido?

-No. Pensé que estarías en el trabajo.

Avisé a tu padre para decirle que venía a recoger cosas

y me dijo que no habría nadie.

-No estoy en el trabajo. Sé lo que ha pasado en la plaza

entre papá y Toni y he venido a animarlo.

-¿Para animarle, dices?

Yo creo que no ha sido víctima de lo ocurrido en la plaza.

-¿Cómo? ¿Te vas a poner a defender a Toni?

-Claro. Bueno, pues que sepas

que la única culpable de esto eres tú.

-Paula, yo... -Mamá, no te me acerques.

No sabes por lo que estoy pasando.

Hoy todo el mundo me miraba con lástima

y lo único que quería era venirme a casa.

-Lo siento, Paula.

Y por otro lado, me alegro de verte. -Pues yo no.

Recoge lo que necesites y te largas.

-Paula, necesito hablar contigo

y sobre todo pedirte perdón por haber sido una cobarde

y no haberte contado las cosas cuando debía.

-¿Y esto me lo dices mientras Toni te espera para ir a tu hotel?

-Eso no es verdad.

-Me da igual si lo es o no lo es.

(SUSPIRA)

-Por favor, no me digas eso.

-Tú te lo has ganado.

-Espero que con el tiempo veas las cosas de otra manera.

Yo solo intento ser consecuente con lo que siento.

-Llevándote todo por delante, incluso a mí.

-Tú eres lo que más quiero en este mundo.

Ojalá hubiera una manera de hacer las cosas sin hacerte daño.

-Si yo fuera lo que más quieres me lo habrías contado todo,

pero no lo hiciste.

-Me daba miedo tu reacción. -Pues ya ves lo que está pasando.

Y no te voy a perdonar por dos lagrimitas.

Me voy a mi cuarto.

Espero que la próxima vez que vengas me avises

porque no quiero verte.

(Música dramática)

(EXHALA CON FUERZA)

(Música dramática)

(Timbre)

-¡Hola, Espe!

¿Te pillo en un buen momento?

-Sí, sí. Nada, pasa.

-¿Qué tal? -Bien.

-Te quería contar una cosa, pero prefiero hacerlo aquí

que en La Parra siempre hay gente poniendo la oreja.

-¿Qué ha "pasao"?

(PATY RESOPLA)

-Que te tengo que contar algo...

Bueno, sobre Rojo.

-Pero, a ver, ¿qué te ha hecho?

¿Te ha amenazado? -No, no, no.

He averiguado algo que lo mismo te puede interesar.

-Paty, de verdad, ¿otra vez con eso?

Te dije que no lo hicieras. -Vale, tranquila.

Estoy teniendo muchísimo cuidado.

Y, precisamente por eso, he conseguido estas fotos.

Igual es un hilo del que tirar y podéis detenerle.

-¿Quién es esta mujer?

-Solo sé que se llama Diana

y que Rojo quiere hacer negocios con ella.

-¿Y cómo lo sabes?

-Ayer les vi juntos en el piso de Rojo,

y hoy me los he encontrado en la calle.

Ramón la esperaba a la salida de un centro de yoga

para hablar con ella.

-Tía, ¿estás loca? Te estás metiendo en la boca del lobo.

-No, tranquila. Rojo nunca va a sospechar de mí.

Yo trabajo para su madre, la cuido.

Y ella me adora, por cierto.

-Ya. Ahora lo entiendo todo.

-Bueno, no...

Oye, yo le tengo mucho cariño a Leonor.

Y no solo estoy cuidándola por espiar a su hijo.

No pienses cosas raras.

-¿Y crees que su madre sospecha algo

de las actividades de su hijo? -Qué va, no tiene ni idea.

Se piensa que es un angelito caído del cielo.

-Digas lo que digas, te estás aprovechando de ella.

-Que no, no es verdad. -¿Ah, no?

¿Te hubieras ofrecido a ayudarla si no fuera la madre de Rojo?

-A veces el fin justifica los medios.

-Paty, mírame.

¡No, mírame!

Eso es trabajo de la policía,

y quiero que lo dejes inmediatamente.

-Solo intento... -¡Esto no es un juego!

Ese tío es muy peligroso

y cuando te descubra, porque acabará descubriéndote,

vas a acabar muy mal.

-Solo quiero ayudar a meter a ese desgraciado en la cárcel,

y que deje de llevarse a mujeres por delante.

-Tú no sabes cómo se las gasta. -¡Oh, sí que lo sé!

-¿Cómo?

-Nada. -Paty, ¿te ha hecho algo?

-No. No, claro que no...

Solo digo que no quiero que haga daño a nadie más, ¡ya está!

-Bueno.

Yo te prometo que haré lo que esté en mi mano

para meter a ese tío en la cárcel. Te lo prometo.

-Gracias.

-Pero ahora... no sé, vamos a cenar.

-Venga, vale.

¿Qué hay?

-Pues mira...

(Sirena)

(Ladridos)

(ROJO) -Lo siento, Fredy,

pero mi socia no está interesada

en la compra del Sunday 99.

Eso es, le parece muy caro. Claro...

Podríamos empezar a hablar con una rebaja de 20.000 euros.

Muy bien, eso es.

Hablo con ella y te digo algo, ¿vale?

Venga, hasta luego.

(Puerta corredera)

-La situación está descontrolada. Hay que hacer algo con Mateo.

-Te dije que de tu socio te encargabas tú.

-Está totalmente desquiciado.

Su mujer le va a dejar por un policía de Distrito Sur.

(RÍE) -¿Por un poli? -Sí.

Uno al que le dobla la edad, Toni Ríos.

Que, además, fue novio de su hija.

(SE CARCAJEA)

-Pues muy bien.

-Por lo visto lleva engañándole desde hace meses.

-¿Y a mí qué me importa?

-No entiendes la gravedad de la situación.

Está como pollo sin cabeza, todo el día borracho...

Yo ya no puedo hacerle razonar.

-No me vengas con lo mismo.

-Tenemos que tomar una decisión,

tenemos que eliminar a Mateo por las malas

y me duele porque es mi amigo.

-¿Tú me ves cara de tonto?

-¿Por qué dices eso?

-Si tantas ganas tienes de cargarte a tu socio, lo haces tú.

Yo ya te ayudé una vez,

no voy a repetirlo.

-Yo no sabría hacerlo, y tú...

-No me vuelvas a decir lo que tengo o no tengo que hacer.

¿Está claro? -Está clarísimo.

Solo te informo de que tenemos un problema muy grave.

-Mira, Andrés,

soy un hombre de negocios, no un asesino,

pero aún estoy a tiempo de que te den una paliza.

Si me sigues comiendo la cabeza con lo mismo...

¡Urco! -Déjame hablarte dos minutos.

-¡Urco!

-Tú sabes por qué Mateo hizo lo que hizo con Malena.

Lo hizo por Verónica, porque necesitaba a Verónica.

Era el pilar de su vida. Y ya no la tiene.

-Será por mujeres. -No.

Hoy...

Mateo casi llega a las manos con ese policía, frente a comisaría.

Estaba como loco,

le importaba una mierda acabar en el calabozo.

-¿En serio hizo eso? -Yo estaba delante

y lo he visto con mis propios ojos. Imagínate que lo detienen

y lo interrogan. ¡Pero no solamente eso!

El único paño de lágrimas que le queda

es su hermano el comisario.

¿Y si igual que va a llorarle por su divorcio

le suelta lo de Malena?

Pero, afortunadamente,

tenemos la solución en bandeja.

Una solución que a ti

no te incrimina.

(Música sombría)

-¿Qué tienes en mente?

-Esta mañana

todo el mundo ha visto a ese policía amenazar a Mateo

si volvía a ponerle las manos encima.

-Quieres deshacerte de Mateo

y que todo el mundo piense que fue el policía.

-Es la solución perfecta.

Reconócelo, solo tenemos que encontrar

la manera de incriminar a Toni Ríos.

-Andrés, vas muy deprisa.

-No,

vamos a hacerlo

porque, en el fondo,

tú también sabes que es la mejor solución para todos.

Espero tu respuesta.

(Música de tensión)

-Son las direcciones de tres armerías de Madrid.

Hay que dar el palo en una.

-Eso lo decidiré yo. ¿O ellos van a desconectar las alarmas?

-No discutas las órdenes del emir. Tu escoge una.

¿Qué haces? -Tranquilo, tengo buena memoria.

¿Después de esa reunión, adónde fue?

(MERCEDES) Seguí al chico, porque Karim tenía turno de 9:30

y pensé que vendría directamente.

No quería arriesgarme a que me mordiera.

¿Y descubriste algo?

Poco, pero interesante. Viene al centro cívico.

-Tú eras una persona civilizada. Y de qué me ha servido.

¿Y de qué te sirve pelearte?

Para demostrar lo que ya sabía.

Fue un atentado contra la autoridad, que son cuatro años de cárcel.

Que se atreva ese niñato a denunciarme.

Mi hermano se lo come crudo.

Es nombrar a Karim y pienso en mi sobrina y me pongo malo.

Deberíamos intentar separarlos.

Eso es muy arriesgado, podría sospechar.

-¿De verdad crees que merece la pena el riesgo?

-Escucha: no hay ningún riesgo.

Me juego cien pavos, les gano por los pelos

me pagan, se piran y adiós.

-El timo más viejo del mundo.

-Hemos estado hablando con una mujer que trabajó para Diana

y dice que se define como una "conseguidora".

¿Una conseguidora?

Por un lado, tiene una agenda de empresarios ricos

a los que les gustan las chicas jóvenes

y por otro, ella busca chicas, generalmente universitarias,

que necesitan dinero.

Es una "madame" de lujo, pero una "madame";

o lo que es lo mismo, una proxeneta.

No exactamente, y ese es el problema.

-Trabajar conmigo puede ser arriesgado,

pero también puede ser ventajoso.

-Me vino bien que me libraras del impresentable de Torrecilla,

pero no quiero ir más allá.

Llamaríamos la atención de la policía si trabajamos juntos

y no tengo ganas de acabar en la cárcel.

-¿Es cierto que esta guitarra está valorada en 100.000 euros?

El valor no está especificado porque la guitarra no está en venta

y no se sabe.

100.000 es la póliza de seguros que ha suscrito el coleccionista.

En la inspección no había señales de violencia.

Eso quiere decir que el ladrón es alguien de dentro.

¿Hay sospechosos?

Solo la señora de la limpieza tiene llaves,

aparte del dueño.

Y también hay un tipo rondando que es coleccionista. ¿Nombre?

-Néstor Cobo. Te enseño su fotografía.

Según dice Galarraga,

él pujó fuerte por esa guitarra la última vez

y ha hecho varias visitas en su casa.

(Música de tensión)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 747 (Parte 2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 747 (Parte 2)

01 jun 2020

Mateo protagoniza un sonado enfrentamiento con Toni y Andrés hace una terrible petición a Rojo para sacar provecho de la situación. Nico descubre la oportunidad de ganar dinero fácil en el Moonlight.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 747 (Parte 2)" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 747 (Parte 2)"
Clips

Los últimos 2.319 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios