Servir y proteger La 1

Servir y proteger

Lunes a viernes a las 17:35 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5889242
No recomendado para menores de 7 años Servir y proteger - Capítulo 954 - Ver ahora
Transcripción completa

-Se trata del robo de mercancía de un camión aparcado

en un área de servicio.

-¿Qué tipo de mercancía?

-Móviles, ¿no?

-El camionero fue al baño, le rajaron la lona del camión

y se llevaron una gran cantidad de "smartphones".

-¿Hay más de un ladrón? ¿Alguien vio algo?

-Suponemos que hubo varias personas implicadas.

-¿Por qué alguien querría secuestrar a su hija?

¡A usted! ¿Entiende? -¿Adónde quieres llegar?

-Que debe de ser alguien que conoce las timbas de póquer.

Porque ahí hay dinero.

Yuri Nabokov le puso el nombre de Irina

"al restaurante de Marbella".

Irina es el nombre de su hija mayor.

Pero tiene otra hija,

que se llama Masha.

Si ha montado otro restaurante quizá es con ese nombre".

Es algo que deberíamos tener en cuenta.

Y el de aquí de Madrid, alguien que se llama Tatiana Ivanova.

-Me suena mucho. Ese nombre lo he leído hace poco.

-Está en la lista de empleados del restaurante Irina.

Y estaba la noche del asesinato de Zakar el Viejo.

-Cuando sucedió, Yuri ya se había divorciado,

según el informe.

-¿Insinúas que mantenía una relación con Tatiana?

-¿Por qué? -El número de serie está borrado.

Con ácido.

-Entonces legalmente no la consiguió.

-¿Dijo algo de la procedencia del arma?

-Que se la compró a un tío

que la adquirió en la "dark web".

-Está bien, ¿de qué quieren hablar?

-Sabemos que se esforzó mucho por mantenerse oculto.

-Mataron al Viejo en mi restaurante,

quería desvincularme de esta gente.

-¿Qué sabe de este hombre?

-Hace tanto tiempo de aquello...

-Intente hacer memoria, es importante.

-Creo que le vi alguna vez

en compañía de los hombres de Zakar.

Le apodaban el Español,

porque era el único de aquí que trabajaba para ellos.

-¿Una persona puede conseguir un arma así de fácil?

-Estamos investigándolo todavía.

-Lo más probable es que lo haya comprado en el mercado negro

de manera ilegal, por supuesto.

-Si vendéis pistolitas a los descerebrados del barrio

estáis poniendo el foco de la policía encima de vosotras.

Tarde o temprano llegarán hasta vosotras.

-O no, porque no han relacionado ningún arma con esta mensajería.

-Está bien.

-¿Cómo?

-Dejar la "dark web" no nos va a arruinar.

-¿Encontró la forma de sacar dinero?

-Solo se me ocurre organizar por lo menos dos noches de ruleta.

-¿Cómo conseguiremos los jugadores?

-Con incentivos: noche de hotel gratis, cáterin,

barra libre... Algo se nos ocurrirá.

-¿Has hecho el superrelato policial que querías?

Eso espero.

Estoy en el momento en que necesito desprenderme del texto

y dejárselo a alguien para que lo lea.

¿Qué te ha parecido el personaje protagonista?

Preferiría no decirte nada. No quiero hacerle "spoiler" a Lara.

A lo mejor Lara quiere leerlo también.

No quiero... ¿Sí?

Si no te importa...

-¿Qué pasa?

-Juraría que lo había metido en la mochila.

-Ostras. -Aquí no está.

-A ver si lo has perdido.

-No, estará en el despacho.

-Tú y yo vamos a matar a Quintero.

Pero juntas.

-Pero juntas.

(Música emocionante)

(Música tranquila)

-Hola. -¿Qué tal, María?

-Claudia ha conseguido que venga el Dr. Vázquez a la fiesta.

¿Te acuerdas que te lo dije?

-Sí, el mentor. Se va a emocionar Antonio.

-Sí, esta noche va a soltar una lagrimilla.

-Yo he comprado algo que espero que te guste.

Ven a ver.

Mira, compré esto

para ponernos todo de negro y esto encima.

-¡Ay, nena, qué bonicos!

Oye, qué buena calidad tiene la tela, con su bolsillo.

Qué gran idea has tenido.

Estos detalles elevan mucho la categoría del sitio.

-Sí, es muy bonito.

¿Y sabes qué? Los vamos a conquistar, pero por el estómago.

-Ojalá, porque llevo desde las 5:00 despierta. No me he vuelto a dormir.

-¿Y eso? -Chica, de los nervios.

-Pero si lo tenemos todo bajo control.

-¿Seguro? Vamos a repasar.

A ver...

las tartas.

Lo tienes tú controlado, ¿no?

-Sí, ya están las tartas y el salmorejo.

Las voy a rematar y ya les hice hueco en la nevera.

Tenemos los ingredientes de los canapés

que eso se prepara en una hora.

-Yo tengo las croquetas listas para freírlas

y las tortillas para cuajarlas en el último momento.

-Entonces solamente queda emplatar.

Que yo creo que es bueno

que calculemos más tiempo del que vamos a tardar.

-Bueno, el caso es que no nos pille el toro.

A media tarde cerramos, nos ponemos mano a mano

y a las 21:00 estamos las dos bien plantadas en la puerta

con las copas de bienvenida. -Perfecto.

-Buenos días. -Hola, Antonio. ¿Cómo tú por aquí?

-Para tomar el segundo café.

Claudia me pone muy poquita cafeína y...

Bueno, ponme un descafeinado. -Eso te iba a decir.

Hazle un descafeinado a Antonio. -Sí, sí.

-¿Cómo se os presenta el día?

-Tranquilico, ¿verdad?

-Sí, sí. Se agradece tener días así más tranquilones.

-Aunque no hay mucha variedad. Todos los días A más B.

-Fíjate si os dedicarais a hacer eventos

y cosas de este tipo. Menudo lío, ¿no?

-¿A qué te refieres? -Fiestas y eso.

-Ah, no. A mí no me gusta mucho el jaleo, no creas.

Si acaso, si alguien se va de la comisaría,

una fiesta de despedida, pero cuanto menos jaleo, mejor.

-Sí. Si no, estaríais liadas todo el tiempo.

Menudo trabajo.

Aquí tienes.

-Muchas gracias por compartir la información.

Nos va a ser muy útil. Venga.

Acabo de hablar con un compañero de Zaragoza.

Dice que ha habido robos a camioneros con el mismo patrón.

-Pues en Burgos también ha habido un par de casos.

Me acaban de mandar las denuncias.

-A ver.

-Rajaron la lona de cinco camiones, pero robaron en dos.

-Típico de los loneros:

hacen una cata del contenido de la carga.

-O sea, rajan el camión, pero, si no les interesa,

ni lo tocan. -Exacto.

-Por lo que veo, les interesan cosas

para vender en el mercado negro por más de 50 euros.

Zapatillas, ropa de marca, tecnología...

-Esto no es una casualidad.

Nos enfrentamos a una banda con capacidad para actuar

en diferentes zonas del país simultáneamente.

-Pues habrá que coordinarse con otras comisarías

para llevar la investigación conjunta.

-Y con la Guardia Civil, porque los robos se producen

en las afueras de la ciudad.

-Vale.

-Buenas, chicos. Traigo noticias sobre lo que me pedisteis.

Estaba revisando las imágenes del área de servicio

donde le robaron la carga al camión. -¿Qué has descubierto?

-Hay algo que me ha llamado la atención:

una furgoneta de gran tamaño aparcada junto al camión

en la franja horaria del robo.

El "parking" era exclusivo para camiones

y la furgoneta se va minutos después del robo.

-¿Cómo es la furgoneta? -Aquí tenéis las imágenes.

Una y dos.

-¿Y a los ladrones no se les ve?

-Esa es la mala noticia. Según está aparcada,

no se ve ningún movimiento

ni ninguna interacción con el camión.

-Y tampoco se ve cómo lo vacían.

-Y tampoco he captado la matrícula. El modelo y color sí que están,

es lo único que tenemos. Seguiré buscando la matrícula.

-¿Nos podemos quedar con la foto? -Sí, es para vosotros.

-Gracias, majete.

¿Hay algo más que nos quieras decir?

-No. No, no. -¿Y qué te pasa?

(DUDA) -No habréis visto una carpeta azul,

con un taquito de folios así más o menos.

Una carpeta como de niño pequeño, con gomas.

-Que yo sepa no. ¿Y tú? -No, tampoco.

¿Había algo importante?

-Bueno, depende de...

Ya la encontraré. Voy a seguir revisando en busca de la matrícula.

Hasta luego. -Muy bien.

-Bueno, recapitulemos.

Hay que cotejar si esta furgoneta fue vista en otras áreas de servicio

donde se han producido los robos.

Pide las imágenes de Burgos, que yo pediré las de Zaragoza.

-Son más de las 22:00, ¿por qué no llaman?

-Lo quieren poner nervioso para que diga que sí a todo.

-Lo están consiguiendo. Esto es desesperante.

-Seguimos con el mismo plan, ¿no?, de pedir dos días más.

-No he conseguido la pasta, no tengo otro remedio.

-Pero habrá que pensar cómo decirlo. ¿Ya lo meditó?

-Sí, he estado dándole vueltas y creo que tengo claro

el razonamiento que quiero hacer. -A ver, suéltemelo.

Y le digo si ajustamos algo. -Vamos a ver:

llevo toda la vida negociando, tengo el culo pelado.

¿Te voy a contar a ti si una cosa está bien hecha? ¡Por favor!

-Nomás quería ayudar. No pasa nada.

-Perdóname. Perdóname, de verdad. Estoy que me subo por las paredes.

(Móvil)

Son ellos. -Calma.

-Dígame.

-"Espero que tengas el dinero preparado.

Pónmelo en una bolsa de deporte..." -Eso es lo que quería decirle.

No tengo los 100.000 euros. No me ha dado tiempo a reunirlos.

He vendido mi coche, he vaciado mis cuentas,

pero no he conseguido el dinero.

-"Es una broma, ¿no?".

-¡No, no, no! Si quiere le mando todos los comprobantes

de las operaciones para que lo compruebe.

-"¿Qué quiere, que le corte el cuello a su hija?

¿Quiere ver en directo su muerte?". -¡No, por Dios!

No le haga daño a Cristina.

Le juro que voy a conseguir el dinero.

Oiga, ¿quiere que le mande los 60.000 euros

para que vea que digo la verdad?

-"Ese no era el trato".

-¿Oiga?

¿Oiga? ¡Oiga!

(Tono de fin de llamada)

La he cagado. ¡Van a matar a mi hija por mi culpa!

-Jefe, necesito que se calme. Así no vamos a poder razonar.

-Pero ¿qué calmarme?

¡He tensado mucho la cuerda con esta gente

y Cristina pagará las consecuencias! -No van a matar a nadie.

Todo esto lo están haciendo por dinero.

-Les he cabreado y esta gente es imprevisible.

-Ya verá que van a llamar. Confíe, cálmese.

-Dios santo, ¿qué hecho?

(Móvil)

-Oiga, perdóneme. Perdóneme, de verdad, antes...

-"Dos días, pero ni uno más. O no volverá a ver a su hija.

Le llamaremos pasado mañana a las 5:00".

(Tono de fin de llamada)

-¿Qué? ¿Qué?

-Tenías razón, han aceptado.

-Jefe, ahora nos toca ponernos a lo que nos tenemos que poner,

lo de la ruleta. ¿Dónde está la lista?

-Los que tienen la cruz

son los que ya han confirmado.

Los otros son a los que hay que llamar.

Yo empiezo por la parte de arriba. -No, no. Me encargo de todo.

-Ahora no puedo atenderle, es la hora del almuerzo.

Estoy muy ocupado, como ve.

Ud. no puede estar aquí molestando al personal.

Cuanto antes me atiendas, antes acabaremos.

-Ya les dije lo que sabía, no tengo por qué repetírselo.

-Si se niega a hablar, me obliga a traer una citación

para interrogarle formalmente en comisaría.

¿Es eso lo que quiere?

-Ve a organizar el almacén.

¿De qué quiere hablar?

-Para empezar, quiero entender cómo se desarrolló el asalto.

Aquí tienes un esquema del restaurante Irina de Marbella.

Aquí estaba la entrada principal.

Este era el comedor, repartido en dos salas,

esto era el reservado, aquí estaba la cocina,

el baño, el almacén y aquí la entrada trasera.

-Entonces si alguien quería ir desde la entrada trasera

hasta el reservado, tenía que pasar por la cocina,

por el almacén

y atravesar los dos salones del comedor.

-Sí.

-Usted dijo que estaba retirando la cocina con una empleada.

Pero, después de analizar esto,

no me creo que ninguno de los dos viera nada.

-Ya dije que tras los disparos vi al encapuchado.

-Según el informe de la policía de Marbella,

la puerta trasera no estaba forzada. ¿Cómo lo explica?

-Estaba sacando la basura al callejón

y uno solo no puede hacerlo en un solo viaje.

Tenía que ir y volver de la cocina al menos un par de veces.

-Muy oportuno. Y qué suerte para el asesino de Zakar.

Sabía que se encontraba allí la víctima,

se encontró la puerta abierta, nadie le vio entrar...

-¿Adónde quiere ir a parar?

-Creo que ese tipo contó con la colaboración de alguien.

Eso lo explicaría todo.

Fuiste tú, ¿verdad? -¡No!

-Le facilitaste a Ramiro el acceso al reservado.

Eras quien mejor podía hacerlo porque no levantarías sospechas.

-No es verdad, se lo está inventando todo.

Váyase, esto es acoso policial.

-No pienso salir de aquí hasta que confieses.

¿O prefieres que se corra el rumor de que pasas información

de tus antiguos compinches de la mafia rusa?

-Fuera. Todos fuera.

He dicho que fuera, ¡al almacén!

-No eran compinches, eran clientes del restaurante.

Me habían ayudado a montar todo esto.

Es verdad. Pero nada más. Les devolví la deuda.

-¿Cómo?

¿Utilizando el restaurante para blanquear su dinero?

La policía de Marbella no pudo comprobarlo,

pero a mí no me costaría nada abrir la investigación.

Pero eso no es lo que te tiene que preocupar ni dar miedo,

sino tus amigos de la mafia rusa.

Ya sabes cómo se ponen y lo bestias que son

cuando creen que alguien pasa información a la policía.

-Es verdad, lo hice.

Se lo puse fácil a ese tipo para que entrara.

Pero lo hice porque tenía miedo.

Y no sabía que su intención era matar a Zakar.

(Música tensa)

-¿Dices que tenías miedo?

¿De qué?

Ah, ya, déjame adivinarlo.

De ese que llamas el Español. Fue él, ¿verdad?

-El tipo que mató a Zakar y a sus hombres...

no tenía su cara,

pero tenía la misma voz y complexión que el español.

Amenazó con matar a mi familia y a mí

si no hacía lo que pedía.

-¿Dices que tenía otra cara, pero lo demás igual?

-Eso es, se lo juro.

-¿Pudo haberse operado?

El asesino de Zakar es Ramiro Infante, el Español,

pero ¿con un rostro cambiado?

-Puede ser, no estoy seguro.

Además de tener otra cara,

también su mirada había cambiado.

Estaba llena de odio. Era fría, despiadada.

No como cuando trabajaba para Zakar.

-Tienes que ayudarnos a hacer un retrato robot.

Voy a llamar para registrar la petición.

-No, no, no.

No quiero que nadie sepa que he hablado con ustedes.

-Tranquilo, te pondremos vigilancia.

Y el mismo agente te acompañará a comisaría

cuando esté todo listo para hacer el retrato robot.

No tienes otra opción.

Comisaría, soy el inspector jefe Tomás Salgado.

-Se llama Esmeralda y es dominicana.

Ha venido al centro cívico porque ha oído lo que has hecho por Lua.

Ha venido a buscar ayuda para dejar la prostitución.

-¿Sabes si la explota una mafia o un chulo?

-No me lo ha dicho y no he querido preguntarle,

por no ponerla más nerviosa o que se asustase.

Me imagino que contigo se abrirá más.

-No sé, Paty. Es mucha responsabilidad,

no sé por dónde empezar.

-Te voy a ayudar en lo que pueda.

Lo primero que hay que hacer es que denuncie.

-Sé que es lo más importante,

pero es el paso más difícil.

Porque, solo con pensar en las represalias,

te entra un pánico terrible.

-Ya me imagino. Pero, bueno,

conseguirás convencerla de alguna manera.

-María, ¿me pones un café?

-Ahora mismico.

-Bueno, ¿qué tal están mis chicas cívicas favoritas?

¿Cómo va?

-¿Cómo voy? A ver, cuéntale.

-Bueno, a ver...

¡Que no, que es broma, que va genial!

Es un fichaje increíble. -Bueno, exagerada.

Acabo de aterrizar, todavía queda tiempo...

-Pero tienes a una maestra que es una "crack".

-Anda, muchas gracias.

-Seguro que hacéis un gran equipo.

-Bueno, haremos lo que podamos

por las chicas que quieran dejar la prostitución.

Por lo menos yo, lo daré todo.

-No me cabe la menor duda.

-Bueno, yo me voy, que tengo que recibir a un profe

que ha venido a dar una clase.

Así que me voy. ¿Nos vemos luego? -Sí.

-Genial. Hasta luego, chicas. -Hasta luego.

-¿Puedo? (ASIENTE)

-Aquí tienes, tu café.

¿Vais a querer alguna cosica más?

Es que me tengo que meter a la cocina.

-¿Vas a preparar cenas ahora?

-No, mujer, es que...

(BAJA LA VOZ) Esta noche le hacemos un homenaje a Antonio,

el marido de Miralles,

porque cumple 25 años en el centro de salud.

Y tengo que preparar un montón de cosas.

-Algo he oído en comisaría. Pues pasadlo muy bien.

-Oye, no se os vaya a escapar, que es sorpresa.

-No, no.

¿Entonces no queréis nada más? -No.

-Bueno, pues oye...

me alegro de que decidieras trabajar en el centro cívico.

No te vi muy convencida.

-Con el chute de autoestima que me disteis las dos,

¿cómo me puedo resistir?

-¿Y cuándo te vas a meter en harina ayudando a las chicas?

-Pues ya. Antes Paty me estaba comentando

sobre una chica dominicana

que se enteró de lo que hice por Lua y...

-Es que las noticias corren como la pólvora. Prepárate.

-Ya.

De hecho, si tengo suerte y logro convencerla

para que denuncie a su chulo, te veré pronto por comisaría.

-Encantada de ayudarte.

-No me lo puedo creer...

(Música cómica)

Vamos a ver...

(SE LAMENTA)

-Pero...

¿qué te pasa, Iván?

-Que tengo un marrón encima que alucinas, Néstor.

-¿Por la carpeta azul que andabas buscando?

-No me digas que la has encontrado. -No, no...

Lo siento, pero no. Pero si me dices lo que hay dentro, te ayudo.

¿Qué es, un expediente?

-No es nada de trabajo, es personal. Es un relato, de 47 páginas.

-Ah, no sabía que escribías.

-No, verás, la historia...

-Pero tendrás una copia en el disco duro de tu ordenador.

Trabajando en la UIT...

-Tranquilo, que ya me las apaño.

Me habéis mandado unas imágenes,

de unas gasolineras donde ha habido robos a camiones.

-Sí, así te quitamos trabajo.

-Lo habéis hecho, tengo novedades.

Tengo la matrícula de la furgoneta donde escaparon los ladrones.

-¿Cómo la has conseguido?

-He trazado trayectorias desde el punto de salida

donde cometieron el robo y he pedido las imágenes a Tráfico.

-Buen trabajo, eres un fenómeno.

Ahora averiguaremos quién está detrás.

-Ya me he adelantado, y tengo malas noticias.

El usuario de la furgoneta no es lo que estamos buscando.

-¿Por qué estás tan seguro?

-Es de Cuenca, 73 años, Olegario.

La utiliza para ir al huerto.

-Saben borrar sus huellas.

Es una banda organizada que no trabaja de forma improvisada.

Y seguro que en los demás robos también serán matrículas dobladas.

Nos lo van a poner difícil.

Voy a llamar a Zaragoza, a ver si han averiguado algo.

-Vale.

-Sí, soy yo.

Hemos dado con la matrícula de la furgoneta.

¿En serio?

Tengo los datos en mi mesa. Espera, voy para allá.

Hemos tenido un golpe de suerte. -Me alegro.

-Que encuentres ese relato. -Vale.

-Sí, cuéntame cómo ha sido.

(SUSPIRA)

-¿Y qué tal el ambiente en el centro cívico? ¿Estás a gusto?

-Pues increíble.

Sí, todos me dieron una bienvenida...

No solo Paty, los demás voluntarios también.

-Claro, por qué te iban a tratar mal.

-Supongo que la vida me ha dado tantos palos que...

no sé qué esperar de la gente.

-Ya, te entiendo, pero tienes que dejar eso atrás.

Tienes que mirar "p'alante".

-Cierto. Además, no paro de conocer a gente muy maja.

Así que igual me tengo que relajar.

(Móvil)

-Tengo que cogerlo, puede que sea importante.

Néstor, ¿qué pasa?

-Tenemos novedades. -"¿Qué pasa?".

-Han detenido a uno de los loneros en Zaragoza, marroquí.

Lleva cinco años en España.

Iba con documentación falsa.

-¿Y cómo lo han encontrado?

-"Ha sido un camionero". Estaba echando una cabezada

y ha visto cómo vaciaban el camión de un compañero.

-¿Y fue tras ellos? -"Sí, salió con una llave inglesa".

Se dieron a la fuga, pero pudo pillar al marroquí.

-¿Y qué ha pasado con la mercancía? -"Se la llevaron casi toda.

Se dieron a la fuga en una furgoneta que coincide en modelo y matrícula.

-¿Y tenemos esa matrícula?

-Sí, pero es una matrícula falsa.

"Son muy espabilados". -¿Y cuál es el plan?

-Vamos a rastrear esa furgoneta hasta donde podamos

a ver si encontramos pistas.

Vente y ponte las pilas.

-Voy para allá.

Lo siento, tengo que irme a trabajar.

-No te preocupes. -Nos vemos.

-Es que la cosa ha surgido así.

Hay mucha gente interesada y pensé que a ti también te interesaría.

Venga, anímate. La gente va a apostar fuerte

y seguro que te puedes divertir.

No, no...

Está bien. No insisto más, perdón.

Perdón.

-Malas noticias, ¿no?

-La cosa está complicada.

Muchos jugadores han dicho que no.

A la gente no le gusta que la convoques de prisa y corriendo.

-Yo le quería hablar de la lista de jugadores.

-¿También te han dicho que no? -No, no...

Es que no he intentado llamarlos a todos.

Hay muchos nombres que no conozco.

-Tú haz lo que yo te digo y punto. De verdad.

-¿No cree que nos estamos arriesgando?

-¿Qué opción tengo? Está en juego la vida de mi hija,

no tengo opción.

¿Conseguimos fácilmente 40.000 euros para mañana?

-No, no.

Es que, ¿y si se ponen un poco piripipí y nos arruinan todo?

-Se pueden hacer cosas: fuera la barra libre.

Así no hay problemas. Pocas botellas y caras.

Así tienen que apoquinar.

-Es que esa es otra. ¿Y si no apuestan?

-Hay que hacer que venga el mayor número de jugadores posible.

Con la cuota de entrada ya nos sacamos un pico.

-Pero dígame de dónde salieron estas listas de jugadores.

-A ver, como cosa excepcional,

le dije a los habituales que podían invitar a amigos

que fueran de toda confianza.

¿Qué querías que hiciese?

Hay que compensar los que no vienen porque ha sido precipitado.

-Sí, pero escogiendo la estrategia más peligrosa, no...

-Ya lo sé.

Lo que hay que pensar ahora es qué les decimos

para que vuelvan mañana. No sé qué les voy a decir.

-Pero a la mínima que uno se ponga creativo lo echo.

-A la mínima tampoco.

Hay que lograr exprimirlos al máximo.

Tú a lo de siempre: que la gente no se pase con el alcohol,

que no haya que poner a nadie en la calle.

-Pues me voy a poner con esto.

-Oye, Ángel.

Te doy las gracias. -¿Las gracias por qué?

-Por apoyarme, aunque sea a regañadientes.

-Estas son las cosas que hace uno por la gente que quiere.

-Pero aquí te estás arriesgando más de la cuenta.

-De vez en cuando hay que arriesgarse.

-Esta noche va a ser complicada,

pero entre tú y yo la sacamos adelante.

-Después de hablar con Yuri, para mí todo encaja.

Si nadie ha visto a Ramiro Infante durante estos años

es porque se ha cambiado la cara

y eso le ha permitido pasar desapercibido.

¿Me estás diciendo que se ha operado

y ya no tiene el mismo rostro? Exacto.

Finge su muerte, se cambia el rostro

para cumplir su venganza sin que lo reconozcan.

Por eso era un fantasma que nadie había visto.

Añade a eso documentación falsa para una nueva identidad.

Incluso varias. Le ha salido redondo.

Si Yuri conoce el nuevo rostro de Ramiro Infante

podríamos hacer un retrato robot.

He pedido un especialista

a la Unidad Central de Identificación.

¿Qué te han dicho?

Estoy esperando a que me den la disponibilidad.

Harán lo posible para que sea hoy mismo.

Bien.

También he pedido protección para Yuri.

Ramiro Infante tiene ojos y oídos en todos lados.

Si se entera de que ha estado hablando con la policía,

corre peligro de muerte.

Y, sobre todo, que aún no sabemos el aspecto que tiene.

Has pensado en todo, enhorabuena.

Solo tengo que decirte una cosa.

No deberías haber ido solo a interrogar a Yuri.

Es que he tenido que mandar a Cepeda con Alonso

para investigar el robo del camión.

Miralles ya ha terminado el juicio. ¿La has informado?

No, aún no.

A veces hay que hacer las cosas con mucha urgencia

y no da tiempo.

Pues hazlo cuanto antes.

Y la próxima vez al menos llévate a un agente de apoyo.

Pensé que no era necesario y, francamente, no lo era.

¿Ah, no? Salgado,

sabes que somos objetivo de ese asesino.

Mira el lado bueno.

Hemos dado un paso de gigante en la investigación.

No lo dudo, pero, por favor, piensa en lo que te he dicho.

De acuerdo.

Lo importante es hacer ese retrato robot.

Así dejaremos de dar palos de ciego.

Aquí tenemos la furgoneta saliendo del peaje,

aquí otra vez en el kilómetro 86

y aquí en el kilómetro 16.

-Si al menos hubiesen parado en alguna gasolinera a repostar

o a estirar las piernas, les veríamos las caras.

Qué listos que son.

-¿De los compañeros de Zaragoza sabemos algo?

-No, están interrogando al detenido.

Parece que es un hueso duro de roer.

(Notificación)

-¡Oye! ¿Y esa carita?

Se ve que no es un mensaje del banco.

-Pues no.

Es un mensaje de Hanna.

-Vaya, vaya, vaya.

Tenemos a Hanna de regreso a nuestras vidas.

-¿Algún problema?

-No, si me cae muy bien. Aunque no tanto como a ti.

-No te pega nada ir de cotilla.

-Bueno,

tranquila, que las revistas del corazón no son lo mío.

Que cada uno se arrime a quien buenamente pueda.

-Hablas como mi abuelo.

-Bueno, es que uno ya tiene una edad. Aunque no lo aparente.

-Hanna y yo somos amigas

y ahora estamos pasando un momento bueno. Ya está.

Sobre todo ella, está colaborando en el centro cívico.

-¿Ah, sí? Mira.

Qué bien que después de lo que le pasó se preste a ayudar a gente

que ha pasado por lo mismo.

-Sí, es de buena pasta.

-Será un buen fichaje. Paty está de suerte.

¿Cómo se le ha ocurrido dar ese paso?

-Se le ocurrió a Paty.

Hanna no estaba convencida, pero al final...

-Tú acabaste de convencerla.

Por eso estáis ahora a partir un piñón.

¿Me equivoco? -Estás pesadito con las preguntas.

Fíjate en esto.

La furgoneta pasa varias veces por este puente a lo largo del mes.

Luego coge este desvío hacia un área de servicio.

-Déjame comprobar una cosa en el callejero.

-Me han dicho que harían lo posible para que fuera hoy.

Por la mañana entonces. Sí, la hora me viene bien.

Gracias.

El comisario me ha preguntado qué tal iba lo del retrato robot.

Y se me ha quedado cara de boba, porque no tenía ni idea.

Perdona, tenía que haberte puesto al tanto.

Acabo de colgar a la Unidad Central de Identificación.

Mañana vendrán a las 9:00 a hacer el retrato robot.

Llamaré a Nabokov para contárselo.

Tú tranquila, que tienes la fiesta de Antonio.

No, tranquilo tú, que para eso tengo tiempo.

Lo podría haber tenido antes, si lo hubiera sabido, claro.

Lo tengo.

Esa vía de servicio va a un polígono: La Ermita,

aquí en Distrito Sur.

-Está lleno de trasteros y naves industriales.

-El lugar perfecto para almacenar mercancía robada.

Mejor echemos un vistazo.

-¿Avisamos a Salgado?

(MIRALLES DISCUTE)

No, hablaremos de camino.

-¿Por qué te pones así?

Tú también has tenido tus casos.

Yo he seguido con esto. Tampoco es tan importante.

Sí, claro que es importante.

¿Por qué no me has pedido que vaya contigo a ver a Nabokov?

Te reitero mis disculpas, de verdad.

Tenía que haberlo hecho.

He tenido que seguir mi instinto en este caso.

¿Te molestas por eso? Claro.

Pensaba que llevábamos juntos este caso.

Bueno, hemos conseguido la información.

Y vamos a ponerle cara a Ramiro. Eso es lo importante.

Sí, pero también es una cuestión de seguridad.

No puedes hacer una cosa así solo. ¡No!

Y es bueno llevar a un compañero para confrontar los métodos.

No entiendo lo que me dices.

¿Cómo conseguiste que Nabokov confesara?

Como siempre: aprovechando las circunstancias.

¿Le has presionado con algo? ¿Con qué le has amenazado?

Me ofende que dudes de mi forma de hacer.

¡Simplemente he sido persuasivo!

Espero que tus ganas de cerrar este caso

no te hayan hecho cometer irregularidades, ya que un juez

invalidaría los avances que tenemos.

¿A ti qué es lo que te importa,

que haya ido solo o que no te hayas apuntado el tanto?

Si dices eso es que no me conoces. Yo no trabajo por las medallas.

Pues no parece que sea así, de la manera que has venido.

A mí me gusta que la relación entre compañeros fluya.

Es un trabajo en equipo. Si no lo hacemos, estamos vendidos.

A partir de ahora iré corriendo cuando haya pequeños avances.

¿Estás contenta?

¿Por qué estás tan a la defensiva conmigo?

¿Por qué? ¿Porque me preocupa tu salud?

Eso es una tontería. No es ninguna tontería.

¿Has ido al neurólogo?

Ya iré cuando pueda.

Yo iría ya, porque creo que lo necesitas.

Me dijiste que ibas a ir y te creí, pero no te veo por la labor.

¡Te he dicho que iré cuando pueda!

(EXHALA)

(SUSPIRA)

Carlos. ¿Qué haces?

Tomando un yogur tranquilamente.

¿Quieres? No, gracias.

¿No habías terminado tu turno?

Sí, pero he quedado con Lidia para tomar algo,

y ha tenido que salir. Está con el caso de los loneros.

Estoy haciendo tiempo hasta que vuelva.

Te pasa como a mí, si te metes en casa, te apalancas.

Sí, me pongo en modo sofá y no hay quien me mueva.

Ya. ¿Has leído mi relato?

No, todavía no.

Es que Iván me dijo que quería volver a leerlo

a ver si conseguía hacerme una crítica,

me quedé un poco preocupado.

¿Sabes si lo ha leído ya?

Creo que no, pero no tengo ni idea.

Ha tenido todo el día. Todo el día no.

Está muy liado. Yo le he visto cinco minutos tomando un café

y no me ha comentado nada.

Normal que no te haya comentado. Creo que sé lo que pasa.

¿A qué te refieres? Tú le estás encubriendo.

¿Por qué dices eso?

Porque me lleva esquivando todo el día

y es porque lo ha leído y no le gusta.

Tiene que ser eso y no se atreve a decírmelo.

No, hombre no. Yo creo que te estás comiendo la cabeza.

Yo creo que no va por ahí. Sí, por eso ayer

prefirió volver a leerlo a ver si encontraba luz en mis palabras.

Pero es que ni con esas, ni leyéndolo mil veces. ¿Es eso?

Esto lo estás diciendo tú solo,

pero no tiene que ser así.

Pero puede ser así. Podría ser así. Y tú lo sabes.

Sé sincera conmigo, que yo sé aceptar una mala crítica.

Que soy sincera, no sé nada, Iván no me ha dicho nada.

Ya sabes que a veces se pone en plan misterioso.

Es que eso...

Eso no es una buena señal. Bueno... ¡Ah!

-¿Qué hacéis?

Iván.

¿Qué pasa?

¿No tienes nada que decirme?

Sí, Paula te está buscando. Que salís de patrulla,

ya ha llegado el otro Z.

Vale. ¿Vale?

-Oye, no, no, no. Eso de escurrir el bulto no se hace.

Está feo. -Pero ¿qué escurrir el bulto?

Está Paula buscándole porque tienen guardia.

-No me refiero a eso, Iván.

¿Por qué no le dices la verdad del relato?

Porque lo has perdido, ¿no?

-Sí, lo he perdido. Además, no sé dónde está.

Solo me falta levantar las baldosas de la comisaría.

-Es que me da mucha pena Carlos. ¿Sabes lo que piensa?

Piensa que no te ha gustado y por eso no le dices nada.

Está como un alma en pena.

-No me cuentes esto, que me hace sentir peor.

-Ya. Pues yo creo que hay que decirle la verdad

porque es la única salida. Hay que decírselo.

-Yo creo que se va a enfadar mucho.

Vamos, que yo prefiero verle así.

-Vamos a ver... No seas cruel. No seas cruel, que él confía en ti.

-Vale, ya lo tengo.

Le "hackeo" el ordenador, entro en sus archivos,

cojo el cuento, lo imprimo, me lo leo y le doy mi opinión.

-¿En serio?

-Claro, eso lo sé hacer perfectamente.

Lo cojo, lo imprimo... -¡Iván!

Eso que estás diciendo es un delito.

-No voy a hacer nada más que mirar su cuento.

Lo leo, lo imprimo. No voy a mirar sus cuentas.

-Vale, vale. Es un delito, no lo haré.

-Bien. Ya está, tienes que decirle la verdad.

Y se lo tienes que decir ya.

-Pero ¿qué le digo?

¡No! -Sí. Venga, échale valor.

-Lara...

(MURMURA POR LO BAJO)

¿Traéis alguna novedad del polígono La Ermita?

Hemos hablado con el vigilante de seguridad.

Le hemos enseñado la foto de la furgoneta de los loneros.

¿La ha reconocido?

No, y tampoco al detenido de Zaragoza.

-Nos ha comentado que ha notado movimientos extraños

en un par de trasteros y nos ha conducido hasta ellos.

¿Sabía lo que supuestamente estaba ahí almacenado?

No, no tenía ni idea.

-Sí hemos accedido a los contratos de alquiler.

Ambos están a nombre de un tal Amos Sánchez.

Íbamos a comprobar su identidad en el programa.

Bien, pedid una orden de registro.

Hay que entrar en esos trasteros.

Esos mafiosos se habrán puesto nerviosos

al saber que hemos detenido a su compinche

y lo estarán vaciando para no dejar pruebas.

Nos ponemos con ello. Mantenedme informado.

Latorre, siento que te haya ido mal la noche.

Unas veces se gana y otras se pierde.

Pero a ti te ha ido fenomenal.

-Sí, he ganado una pasta.

-Pues nada. Mañana te vuelves y repetimos.

-Vale.

-Y lo mismo vale para ti, tu suerte puede cambiar.

Ten cuidado, Pipe, no se te caiga el dinero de camino a casa.

La madre que lo parió.

8000 pavos se ha levantado el niñato.

Será la suerte del principiante, imagino.

-Bueno,

tiene pinta de que se lo va a gastar todo hoy.

-A mí eso me importa un carajo.

Lo que importa es que vuelva, pague la cuota de entrada,

arrastre más jugadores y que palme lo que ha ganado hoy.

-Pues ojalá que sí.

-Y como la noche ha sido tranquila y se dio bien,

un montón de jugadores repiten mañana, incluso habiendo perdido.

-Aunque Latorre salió con una cara que no sé si va a regresar.

-Dale unas horas. Ese no es de tomar decisiones rápidas.

Al final acabará cediendo.

-De todas maneras, qué suerte tuvimos.

Con tantos jugadores, y aparte desconocidos como el Pipe este.

-Es que tú eres un poco cenizo.

Hay que tener pensamiento positivo.

Así es como los emprendedores llegan lejos.

-Me alegro de verlo más animado.

-Sí, la verdad es que ahora tengo más esperanza,

porque creo nos falta muy poco para conseguir los 100 000 euros.

-A ver, espere. ¿De cuánto estamos hablando?

-Fíjate, aquí hay 30000 euros. ¿Qué te parece?

-¿30000? -Sí.

Si las cuentas no me fallan,

mañana tendríamos que sacar unos 10000.

Y llegaríamos a la cifra que nos piden.

-Bueno, con que mañana nos vaya la mitad de bien ya está.

Es que, es más, con las entradas ya está.

Aunque, de todas maneras,

tenemos que ir con cuidado; son muchos jugadores y desconocidos.

-Sí. Bueno, vamos a recoger esto

y a dejarlo todo preparado.

(Sirena lejana)

Javi, llévate a este al calabozo mientras abro diligencias.

¿Quién es ese tipo?

Borja Ramón de Santa Cruz. Aunque le conocen como Pipe.

Llevaba un montón de papelinas encima.

Hemos inspeccionado la zona,

pero no hemos visto ningún camello que conozcamos.

¿Se ha resistido al arresto?

No, pero dice que le hemos fastidiado

una juerga de las buenas.

Había pillado droga para él y para sus amigos.

¿Dónde lo habéis encontrado?

¿Alguna de las zonas habituales?

No, cerca de la plaza San Agustín.

¿Estaba traficando?

Es posible.

La droga supera por la mínima el límite legal.

Aunque hay que pesarla.

Y llevaba un sobre con 7500 euros encima.

Podría ser de vender droga.

¿Cómo ha justificado llevar ese dinero?

Solo ha dicho que quiere hablar con su abogado.

Insistía mucho en que no sabemos quién es su padre.

Imagino que será un empresario importante.

Ya. El típico niñato de buena familia

que se cree por encima de la justicia.

Iba puesto hasta las cejas.

Pasar la noche en el calabozo le irá bien para bajar los humos.

¿Tiene antecedentes?

Sí, por consumo de droga.

En cuanto esté en condiciones, interrogadlo.

Hay que saber si ese dinero viene de la venta de drogas.

Bastantes camellos tenemos ya en Distrito Sur.

Sí. Pensábamos hacerlo mañana por la mañana.

Bien, mantenedme informado.

¿Qué estás pensando?

No sé, Paula, hay algo que no me cuadra.

Un camello de tres al cuarto no se saca 7500 euros

así de la noche a la mañana.

Y menos lleva esa cantidad encima.

¿Ni siquiera uno de buena familia?

No, ni siquiera uno de buena familia.

Creo que hay algo gordo alrededor de todo esto.

Sea lo que sea, mañana lo averiguaremos.

Hay dos trasteros a nombre de Amos Sánchez

donde guardan la mercancía robada.

Quizá en esos trasteros tuvieran toda la mercancía.

Deben de tener más,

porque lo que han robado no corresponde con lo que hay.

¿Y cuál es el siguiente paso?

Averiguar de qué forma envían esa mercancía a Marruecos.

Si lo hacen ellos mismos o a través de mensajerías.

-Has hecho una venta por la "dark". -No he hecho ninguna venta.

-Sí, si la has hecho.

Todavía no estás tan ducha como para no dejar rastro.

-Sí, es una pistola. ¿Qué pasa?

-Te dije que no lo hicieras y te lo estás pasando por el forro.

Teníamos un acuerdo. -No, lo tenías tú.

Yo soy la encargada de la web, aunque no quiera Quintero.

¿Qué pasa?

Yuri se niega a facilitarnos datos para el retrato robot.

¿Te lo puedes creer?

¿Por qué motivo?

Está nervioso, cerrado en banda y no quiere colaborar.

Hay que convencerlo como sea.

Necesitamos tener una idea de cómo es el rostro de Infante.

Si no, será imposible dar con él.

Me pido empezar por Mensajería Velasco.

-Mira que les tienes tirria a esas hermanas.

-Tengo motivos, trafican con armas.

-Es posible, pero faltan pruebas.

Además, ahora debemos atrapar a esos loneros

que campan a sus anchas.

-¿Tú sabes si tu compañero Iván va a venir hoy a desayunar?

No tengo ni idea.

Pues te voy a dar una cosica que tengo para él.

¿Qué tengo que darle? Una carpeta.

¿Una carpeta? ¿Te extraña?

No, pero... una carpeta...

No será nada de trabajo.

Parece más algo personal.

Toma. Estará como loco buscándola.

No sabía yo que Iván era un hombre tan interesante

y tan sensible. Y tan despistado, María.

Este chaval un día va a perder la cabeza.

¿En qué puedo ayudarles?

-Creemos que están mandando mercancía robada a Marruecos.

-¿No tienen otra cosa que hacer que venir a tocarme las narices?

¿Qué ha pasado con Pipe?

La ruleta ilegal está en el hotel Novasur.

Pero si forma parte de una importante cadena hotelera.

¿Cómo es posible que se dediquen al juego ilegal?

La idea principal es del director, Joaquín Rodríguez.

También organiza timbas de póquer.

Pipe dice que esta noche va a haber otra partida

y que le han llamado. Nos ha facilitado la hora y demás.

Podemos pillarlos con las manos en la masa.

Pueden pensar lo que quieran, que soy egoísta

o que soy un mal ciudadano,

pero no puedo poner mi vida o la de los míos en peligro.

Sabe muy bien que esto no sirve de nada.

No frenará al Español. Si va a por mí, estoy perdido.

-Eres el primer interesado en que lo detengamos.

Eres un testigo incómodo y la mejor manera de dormir

es colaborar. ¿No lo ves?

-¿No puedes cambiar tus planes?

-Son importantes, de verdad.

¿Trabajas por la noche en el hotel?

No, no. Bueno, a veces sí, pero hoy no me toca.

Tengo planes con amigos.

Voy a quedar con Brian, por eso vengo así.

-¿Con el Brian?

Menuda compañía. -Es lo que hay.

Conseguiremos los 10000 euros.

-Sí, a ver si esta ruleta se da tan bien como anoche

y ya está. -Ya verá que sí.

Y así también dejamos de estar jugando con fuego.

No podemos hacer ruletas cada tres o cuatro días.

-Si te quieres bajar del barco, ahora es el momento.

(Música tensa)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 954

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Servir y proteger - Capítulo 954

06 may 2021

Salgado interroga de nuevo a Yuri a espaldas de Miralles y consigue una información fundamental sobre Ramiro. Néstor y Lidia van detrás de una banda de 'loneros', ladrones especializados en robar cargas de camiones en áreas de servicio. Joaquín consigue aplazar el pago del rescate de su hija Cristina y celebra la primera ruleta para reunir el dinero que le falta con gran éxito.

ver más sobre "Servir y proteger - Capítulo 954" ver menos sobre "Servir y proteger - Capítulo 954"
Programas completos (1046)
Clips

Los últimos 2.624 programas de Servir y proteger

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios