www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3261900
Para todos los públicos Seguridad vital - 29/08/15 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que en el tiempo que tardamos en buscar una emisora

en la radio del coche, si vamos a 100 km/h,

recorremos más de 80 m?

¿O que hay estudios que demuestran que si usamos el móvil al volante

se reduce a la mitad la información que recibimos de la calzada?

Hola, Marta. Hola, Carlos.

Esto es "Seguridad vital"; comenzamos.

En la Autoescuela recibimos lecciones

para aprender a conducir camiones.

Para. Ya me he comido uno.

Provocan la mitad de los accidentes con víctimas;

analizamos por qué las distracciones pueden ser letales.

Guantes con intermitentes, bicis reflectantes,

amortiguadores en las ruedas;

repasamos los avances que mejoran la seguridad de los ciclistas.

El piloto Isidre Esteve nos enseña a conducir

un coche adaptado para personas con movilidad reducida.

Este de aquí es el acelerador.

Y claramente...

Hola a todos. Hoy estamos en Barcelona para hablar,

entre otros temas, de distracciones al volante;

pequeños gestos cotidianos que hacemos inconscientemente,

pero que son muy peligrosos, como maquillarnos,

cambiar de emisora, buscar algo en la guantera

o comer. Hola, muy buenas.

Otras no son tan comunes,

pero pueden tener consecuencias terribles.

Por ejemplo, encontrar un insecto en el coche y entrar en pánico

o llevar una mascota suelta.

Que las distracciones estén detrás de casi la mitad

de los accidentes de tráfico da que pensar.

La mitad de los accidentes de tráfico con víctimas

se producen por distracciones al volante.

El móvil es la principal causa,

opero existen otras igual de peligrosas.

Leer, fumar, afeitarse o distraerse con otro accidente

también pueden terminar de la peor manera posible.

Hay dos tipos de distracciones muy peligrosas. Una es la mental,

que igual es la que más sucede; que tenemos la cabeza en otra cosa.

Es cuando vamos hacia casa, por ejemplo,

vamos a otro sitio y ponemos el piloto automático.

Y la segunda son las relacionadas con la vista,

porque más del 90% de la información que necesita

el conductor la recibe a través de la vista.

Los sistemas de manos libres,

aunque nos permiten mantener la vista en la carretera,

tampoco son la solución.

Estudios recientes demuestran

que a partir del minuto y medio de conversación,

nuestra atención en la carretera se reduce en un 40%.

Los acompañantes son otro factor de distracción,

según reconocen ocho de cada diez conductores.

Hay acompañantes que son muy dependientes,

como los bebés, los niños, las mascotas,

que como no preparemos el viaje; les preparemos el agua,

los juguetes; todo lo que necesitan antes del desplazamiento,

luego nos van a distraer.

Y otros acompañantes que, por su comportamiento,

como generar discusiones al volante;

todo eso distrae mucho al conductor.

También existen despistes provocados por factores internos.

Las preocupaciones o las discusiones

hacen que conduzcamos con la mente fuera de la carretera

y los trayectos habituales

facilitan la llamada conducción subconsciente.

La tarea de conducción requiere un alto nivel de atención.

Es un proceso de toma de decisiones que se basa en la percepción.

Sí es cierto que hay bastantes conductas

a la hora de conducir

que tienen que ver con los automatismos.

Entonces claro, automatizamos tanto una determinada tarea,

que baja nuestro nivel de atención.

El riesgo de accidente aumenta entre cuatro y nueve veces

cuando hablamos por teléfono.

Cuando chateamos se multiplica por 23.

¿Qué tal, Isidre? Hola, muy buenas.

Hola, ¿qué tal? Bien, ¿y tú?

Ya estamos listos. ¿Nos vamos al jardín?

Vale, vamos para allá. Estaremos más fresquitos.

¿Cuánto tardaste en adaptarte a esta nueva vida,

sobre todo como conductor?

Cuando tuve el accidente,

lo primero que te preguntas es cuándo voy a volver

a subirme a la moto... Hay un momento en que dices:

"Lo que hacía ya no lo voy a poder hacer".

Pero luego dije: "Vamos a hacer una lista

de las cosas que sí podré hacer".

Enseguida tuve clarísimo que quería

seguir vinculado al mundo del deporte.

Quería descubrir cómo sería mi nueva vida.

Compites en coches en el campeonato de España;

incluso corriste en Dakar en 2009, en coches también, y acabaste.

Cuando me ofrecieron ir al Dakar, dije: "Esto no puede ser, ¿no?".

"Un año después del accidente y estoy en la carrera".

Y os puedo decir que la sensación cuando estaba en el coche,

no había lesión ni nada.

¿Tú antes era

conductor solo de moto, incluso por ciudad?

¿Manejabas también coche...? No. Solo iba en moto para competir.

¿Y en qué sentido ha cambiado tu forma de percibir la conducción?

Yo creo que no ha cambiado. Soy el mismo de antes.

Antes no era muy bueno en coche y continúo siendo... no muy bueno.

Y dirá que tiene todos los puntos y nunca le han multado.

Tengo todos los puntos. ¿Lo ves?

Sí que me multaron en una zona de radar.

Yo subía tranquilamente a mi casa un viernes por la tarde

y vi el radar,

al otro lado de la carretera,

y dije: "Pobres los que bajan; no ven el radar".

Y era para ti. Y era para mí.

¿Qué cosas te ponen nervioso de los demás,

qué cosas tú nunca haces

y otros creen que hacen? Me pone muy nervioso a veces

cuando voy por la carretera y hay discontinua

pero no hay visibilidad.

Y hay gente que, solo por el mero hecho de ver discontinua...

Adelantan. Adelantan.

¿Has tenido algún enfrentamiento

con alguien que se haya puesto en la plaza?

Cuando ves que una persona sin ningún tipo de discapacidad

aparca en una zona que es solo

para personas con discapacidad, da un poco de pena.

Creo que no son conscientes de las dificultades que hay.

Lo que hacéis en tu fundación es

a personas con discapacidad

les dices: "Estos son los ejercicios que puedes hacer

para que los hagas en tu gimnasio

con tus amigos",

¿no? Sí, lo que hacemos es

cuando estas personas

han terminado su periodo de rehabilitación,

les enseñamos a entrenar; es decir, adaptamos

rutinas de actividad física a su discapacidad.

Y yo creo que ha sido una buena herramienta para mí

y desde la fundación intentamos que en los centros que tenemos

que la gente con discapacidad,

a través de actividad física y la práctica de deportes,

les sirva de herramienta de sociabilización.

Así entendemos,

que es un buen camino y una buena herramienta.

Pues me está entrando curiosidad

escuchándolo, de ver cómo se conduce un coche adaptado.

Tenemos que hacer todo nosotros:

meter la silla, conducir... ¿Te parece?

Primero lo hago yo...

Y nos dices cómo. Y lo veis.

Vale, pues al final del programa, verán ustedes en el Laboratorio

cómo nos montamos en un coche adaptado

y cómo se conduce.

Para verificar la presión de los neumáticos se aconseja

seguir las indicaciones del fabricante. Vienen aquí:

2,5 delante y 2,7 detrás. La diferencia de la presión

del neumático delantero y trasero es distinta.

En este caso no se indica,

pero en otros modelos nos indica

si el coche va cargado, tenemos que llevar una presión;

si va vacío, tenemos que llevar otra presión.

Procederíamos a verificar...

Tiene 2,5;

el fabricante nos marca 2,7.

Procedemos a llenarlo.

En este caso ya estaría: 2,7.

Ponemos el tapón.

Es muy importante seguir los consejos del fabricante.

En este caso es de 2,7. Si nos quedásemos cortos,

lo que produciría es un desgaste excesivo de los laterales.

Lo que ocurriría es que la vida del neumático sería menor.

Y si nos excediésemos; en este caso son 2,7,

si nos pusiésemos con 3,1 o 3,5, el desgaste sería

en la parte central, ocasionando menor agarre

y eso produciría un accidente del vehículo.

En el último año se han duplicado las muertes

de personas que viajaban en furgoneta;

por el la DGT ha puesto el acento en sus campañas

en este tipo de vehículos

y también en los camiones.

La principal infracción que comenten: exceso de velocidad.

Pero no solo por eso, también por no llevar seguro

o por circular sin haber pasado las revisiones obligatorias.

Y es que no olvidemos que son vehículos peligrosos, inestables

y mucho más grandes.

Por eso hoy en nuestro Radar, camiones y furgonetas a examen.

Camiones y furgonetas transportan a diario

toneladas de productos de todo tipo a cualquier lugar.

Su papel en la sociedad es incuestionable,

como también lo es su peso en la seguridad vial.

En el último año se ha producido un aumento de los fallecidos

en accidentes con vehículos de transporte.

En el caso de las furgonetas, esta cifra se ha duplicado.

Hay dos tipos de transporte profesional.

El que se realiza con camiones,

donde el transporte está sometido a unos controles, con un tacógrafo,

tiempos de conducción, limitadores de velocidad.

El transporte profesional en nuestro país es muy profesional.

Donde se habría producido el mayor incremento

de siniestralidad sería en las furgonetas,

que tienen menos de 3500 kg, que no están sometidas

al control tan fuerte que establecen las directivas europeas

y donde ha crecido también el volumen de negocio

con determinados no profesionales en el sector.

Hay quienes convierten su vehículo en una oficina.

Las distracciones son una de las principales causas

de accidentalidad en camiones y furgonetas.

Este factor estuvo presente

en uno de cada tres accidentes con fallecidos.

El peso y la altura hacen a estos vehículos más inestables,

la inercia en las curvas es mayor

y la distancia de frenado se incrementa de forma importante.

La conducción temeraria y los excesos de velocidad

pueden tener consecuencias así de aparatosas.

Los camiones tienen limitador de velocidad

y queda todo registrado en la caja negra;

las infracciones por velocidad de los camiones son mínimas.

En las furgonetas, donde no existe este control,

sí que en este área del transporte no profesionalizada,

en el que todo el mundo, en esta economía sumergida,

se ha metido, es donde vemos más problemas.

Muchos daños pueden evitarse con un simple gesto.

En 2014, el 40% de los fallecidos que viajaban en camión o furgoneta

no hacía uso del cinturón de seguridad cuando el siniestro.

La sujeción de la carga es también vital.

En caso de accidente, puede convertirse en un arma,

tanto para el conductor

como para los ocupantes de otros vehículos.

A todos estos factores de riesgo

hay que añadir el de la elevada antigüedad de camiones y furgonetas

cuya media se sitúa en más de 12 años.

Un buen mantenimiento, velocidad adecuada

y grandes dosis de prudencia

son fundamentales para evitar imágenes como esta.

Buscamos su colaboración.

Si tienen algún vídeo o imágenes que puedan ayudar a mejorar

la seguridad vial, pueden enviarlos a nuestro correo:

participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras de Twitter, Facebook e Instagram.

En el programa de hoy

trataremos de rendir un modesto homenaje

a ese grupo de hombres

que forman parte de una profesión tan dura y arriesgada

como es la de conductor de camión.

Las furgonetas o camionetas de reparto,

con una manejabilidad y potencia cercanas a las de un turismo

son conducidas en ocasiones, por fortuna no siempre,

por gente carente de la más elemental experiencia

y lo que es más grave,

con muy poco sentido de la responsabilidad.

Estas pueden ser las consecuencias de conducir estos vehículos

de forma inadecuada.

Son, junto con los autocares,

los más grandes de la carretera y de las ciudades,

pero no habíamos hablado aún casi nada de camión

y mucho menos en la Autoescuela.

Estamos con Óscar Castillo,

uno de los profesores de la autoescuela Goya,

que nos enseñará las bases

de la conducción del camión, que es diferente a la del coche.

Hombre, así a primera vista, el tamaño.

Pero no solo; pero no solo.

Es un vehículo con un ritmo distinto,

la caja de cambios es más compleja...

Este en concreto tiene 16 velocidades.

Madre mía. Y luego

pues la distancia entre ejes hace que en sus giros

haya que tenerse en cuenta que no es como un turismo.

Pues vamos a hacer unas maniobras básicas.

Comienzas tú, Marta. Vamos.

Hala. Venga.

Decías que teníamos en un camión, ¿16 marchas?

16 velocidades.

En realidad son cuatro posiciones de la palanca,

pero jugando con las pestañas, consigues las 16.

No vamos a usar toda la relación, claro. Nos vamos a mover

para iniciar la marcha en tercera.

Y la marcha atrás. ¿Qué vamos a hacer?

Vamos a hacer lo que se llama aproximación a muelle;

una simulación de que vas a cargar en un muelle.

Sí... Tienes que aproximar el camión

y dejarlo a una distancia suficiente para cargarlo.

No más de 45 cm.

El truco siempre es ir despacio. Ir despacio.

No hace falta acelerar nada. No toco el acelerador;

solo con el embrague, qué sensación.

Solo el embrague.

Es dificilísimo calcular. Mirando en el espejo,

cuando tú creas... No tengo referencia;

no tengo ni idea de a cuánto estoy.

Yo creo que me voy a ir parando, ¿no?

¿Echamos un vistazo? Bueno, pero si...

¡Lo habéis dejado al lado!

Yo me había quitado por si me arrollabas...

(RÍE) Y es que lo has dejado a 5 cm.

Oye, es verdad, eh; pero bien justito.

Esto es aprobado, ¿no? Hombre, esto es un 10.

¿Lo ha hecho sola o...? Yo no le he dicho nada.

Ha sido un golpecito de suerte, pero no he tirado la valla.

Ahora te toca a ti. Has puesto el listón alto.

A ver qué tal se nos da a nosotros.

Pónselo difícil. ¡Hala!

Vamos a salir fuera,

vías abiertas.

Vamos a poner un zigzag,

a ver qué tal se nos da calcular los espacios para los giros.

Y aquí

el truco es... Debes dejar pasar el eje que gira,

que está en tus riñones. Vale.

Dejas pasar el cono, que entre un poco más.

Vale. Y luego efectuar el giro.

Yo me espero.

No gires tan pronto. Para, para, para.

Para. Ya me he comido uno.

(RÍE) Piensa que aquí

lo difícil no es salvarlo nosotros,

sino que detrás quedan 10 m de camión que tienen que pasar.

A ver si a la segunda podemos.

Sí, la primera ha sido un desastre.

Recuerda pasar siempre el camión antes de empezar el giro.

Recuerda que tenemos un eje atrás, a 10 m de nosotros,

y esa es la clave. Eso es.

Ahí va. Acelera un poquito...

Y ahora... Aguanta ahí.

Cuando vea el cono ahí, empiezo a girar.

Ahí está, esa es la forma.

La mayoría de accidentes de estos vehículos vienen ahí,

en los puntos críticos del giro. Pues oye, prueba superada.

Bueno, no ha estado mal.

Lo has hecho muy bien. Bueno, sí, a la segunda;

porque a la primera... Te has llevado algún cono.

Me he comido cada cono que había. Vale,

pero para una primera clase, bien, ¿no?

Os voy el apto a ambos.

Ha estado muy bien. Pues a ver la próxima,

que ya se complicará algo más.

Lo que vamos a hacer es conducción en ciudad y carretera.

Madre mía. Gracias, Óscar. Gracias.

Hasta la próxima, chao. Hasta luego.

-Soy José Luis

y, bueno, hace unos años tuve un accidente de tráfico.

Iba en moto y, bueno, fue bastante...

Fue bastante duro el accidente.

Yo iba a la biblioteca a estudiar,

como un día más,

y de repente se me vino un coche encima.

Fue chocar y salté por encima del coche,

y ahí caí al suelo...

y ahí me quedé.

El casco me salió disparado;

debe ser que no lo tenía abrochado y es una cosa bastante importante.

Si lo hubiera llevado bien, no hubiera pasado tanto.

Tuve daños en diversas partes del cuerpo,

pero la zona más afectada fue... la cabeza.

Estaba opositando para policía.

Es una cosa que siempre me hubiera gustado ser.

Iba superbién, muy bien encaminado, muy centrado en todo.

Y... de hecho ese día,

tenía unas compañeras en la biblioteca,

que estaban esperando ellas, y esperando, esperando:

"¿Dónde está este chico, dónde está?",

y nunca vine.

Me vieron, me hicieron pruebas y tal,

y efectivamente

me dieron una discapacidad.

Digamos que mi vida ha tomado otro camino desde entonces.

Dije: "Me voy a dedicar un poco y voy a formarme

en actividades que a mí siempre me ha gustado hacer

y con las cuales puedo ayudar a otras personas".

Y el primero que me hice fue monitor deportivo;

luego me hice

monitor de mantenimiento para la tercera edad,

habilidades sociales...

Estoy por empezar uno de ayuda a personas con alzhéimer.

No dejo de luchar y por estar siempre bien,

ser positivo, ayudar a los demás

y hacer todo lo posible por mejorar en esta vida.

Los ciclistas, motociclistas...

especial cuidado porque el suelo está muy duro,

es muy abrasivo

y toda protección que llevamos es poca.

Y te puede pasar a ti.

-Algo con bicis.

-No vayas a currar con bici.

-Quiero verla bien.

-Que viene una bici.

-Que no se puede circular en bici.

-Es señal de prohibido.

-El triángulo es precaución.

-Sí, está advirtiendo algo, seguro.

-Que hagas mucha bicicleta y así estás bien en forma.

-Ya se me ha olvidado de cuando lo estudiaba.

-Peligro por proximidad de bicicletas.

-Vía de ciclistas.

-¿La puedo volver a ver?

-Peligro que puede haber gente circulando como voy circulando yo,

con bici.

-Zona de bicicletas; advertencia para los conductores.

-Claro.

-Ya está, ¿no?

Cuando hablamos de seguridad vial y tecnología,

a todos se nos viene a la cabeza motos, coches, camiones,

como hemos visto en el programa de hoy.

Lo que apuesto a que ninguno estaba pensando en bicicletas.

Sin embargo, los fabricantes desde hace ya muchos años

están investigando para hacer bicicletas más cómodas,

como esta que yo llevo eléctrica,

más visibles y, sobre todo, más seguras.

Cada vez más las carreteras y las ciudades

son espacios compartidos con los ciclistas

y existen muchas ideas para mejorar su seguridad

con un objetivo muy claro.

Que se nos vea mejor,

porque muchas veces los conductores de coches van al bulto grande,

esperan que venga otro coche,

una furgoneta, un camión;

no esperan que venga un vehículo pequeño como la bici.

Algunas iniciativas por mejorar la visibilidad

están enfocadas a la conducción nocturna,

con bicicletas hechas con material luminiscente

que son más visibles de noche o un espray con la misma función.

Estamos en periodo de prueba aún

y es un espray el cual

se puede aplicar en la mochila,

en la cazadora, en los pedales,

y verdaderamente incrementa la visibilidad del ciclista

por la noche de una forma espectacular.

Y eso al final fundamentalmente es seguridad.

Guantes que activan una señal luminosa

cuando cambiamos de carril o giramos,

haciendo más visible los movimientos del ciclista;

soluciones simples para mejorar la seguridad.

Como el distanciador de seguridad, invento de un ingeniero canario.

Es un tubo acodado que se pone en la bicicleta,

dentro va una varilla de carbono.

Puedes sacar y meter esta varilla dentro del tubo

para que sobresalga más o menos de la bicicleta.

Entonces los coches cuando te ven, ven el dispositivo

y les recuerdas que deben separarse de ti al adelantarte.

Otras mejoras pasan por conocer la ubicación del ciclista

por parte del resto de conductores, sobre todo los camiones.

Muchas veces el camión adelanta a un ciclista, está a la par,

y él gira y no sabe que está ahí, no le ve por el retrovisor.

Por eso ya existen alertas basadas en radiofrecuencia

que avisan a camiones y autobuses de la posición del ciclista.

Otra solución es compartir la ubicación por Internet.

Se localiza al ciclista; eso se comparte

en la nube de Volvo

y entonces cuando hay una aproximación

entre el vehículo y el ciclista,

hay una señal de alarma en el ciclista,

con lo cual él lo percibe perfectamente.

Esta conectividad también está ya

en los últimos modelos de bicicletas eléctricas,

con una aplicación de "smartphone"

que incorpora el navegador en el manillar,

permite detectar vehículos en ángulos muertos

y compartir si hay socavones o problemas en tu ruta.

Y para que no nos preocupemos

cuando bajamos escaleras o nos salimos de la calzada,

puede que sustituir los radios por amortiguadores en las ruedas

sea la solución.

Chicos, ¿nos podrías ayudar y responder un cuestionario,

verdadero o falso, sobre el airbag para un programa de seguridad vial?

-Sí, claro. -Sí.

-Verdadero. -Verdadero.

-Verdadero también. -Verdadero.

-Falso. -Falso.

-Yo creo que es falso. -Falso.

-Falso. -Falso.

-Puede ser; verdadero. -Hum... Verdadero.

-Verdadero. -Verdadero.

-Los dos habéis acertado las mismas y fallado las mismas,

así que habéis hecho un empate en toda regla.

-Perfecto, es que... un equipo, ya te digo.

Las señales de tráfico y eso más o menos me las sé,

pero el airbag es algo que descontrolas un poco más

porque es algo que prefieres que no haya que usar...

-Efectivamente. -Sí tienes cierta información,

pero de la novedad y eso quizá no estás al tanto,

al día a día, de lo que puede haber.

Buscamos su colaboración.

Si tienen algún vídeo o imágenes que puedan ayudar a mejorar

la seguridad vial, pueden enviarlos a nuestro correo:

participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras de Twitter, Facebook e Instagram.

Habíamos prometido que en el Laboratorio

íbamos a aprender con Isidre Esteve

a conducir un coche adaptado;

pero lo primero es

cómo se mete la silla en el coche

y cómo uno se monta en el coche sin usar las piernas.

Hola, Isidre. ¿Qué tal, Marta?

Vamos allá. Vale.

Aproxímate; pon la silla un poco en ángulo.

Ahora coges la pierna derecha y la metes.

La mano izquierda cogida arriba

y la derecha aquí.

Y ahora tienes que hacer fuerza y entrar.

Ah... Bueno, está muy bien.

Ayudándome con las piernas. No, está muy bien.

Ahora bajaríamos el respaldo.

¿Vale?

¿Así estaría? Estaría bien.

Ahora giras la silla un poco aquí en la puerta.

Detrás.

Ahora coges la silla y la apoyas al lado del coche, así,

y ahora quitarías la otra rueda; igual que has hecho antes.

¿Ves que hay un pequeño cordel?

Sí. Tiras para aquí...

Ah, y se ha doblado; fenomenal.

Uh, ¿esto cuánto dices que pesa?

Bueno, unos diez kilos...

Yo tengo que ir al gimnasio; está claro.

Ahora te la pasas por encima. Vale...

Y a partir de ahora...

Respaldo arriba. Vale.

Me pongo el cinturón.

Vale. ¿Y ves aquí?

Hay un botón; están activados los mandos.

Este botón, ¿no? Sí.

Lo puede llevar alguien con discapacidad

o sin discapacidad. Sí.

Hay un dispositivo que anula los mandos

y funciona como cualquier coche.

Pero eso ya lo hago yo, que voy a conducir.

Sí, ¿no? Sí.

Pues venga.

Pues aquí estamos. Lo primero que hay que saber es

que para cada tipo de discapacidad hay una adaptación

y también que todos los coches se pueden adaptar.

Vale. A partir de ahí,

vamos a ver. Este aro de aquí arriba

es el acelerador. Sí, claramente...

El freno, en este mando. Es una palanca.

El embrague es esto que ves aquí. Cada vez que quieras cambiar,

hay que tapar así. Vale.

Y hacerlo todo suavemente. Y todo muy suave.

Ahora hay que frenar un poco.

No es nada intuitivo. Al principio,

cuando tenía que frenar, pensaba en el pie,

y no, el freno está aquí.

Ay, se me ha calado. Esto es normal.

Freno de mano. Primera vez que se me cala.

Lo ponemos en marcha,

saca el freno de mano. Vale, y ahora...

Vale, gira; aguantando el freno. Mira, que he tocado...

Y dándole un poco de gas,

ya sales. Vale.

Hay que decir también

que cuando el coche está parado o por debajo

de 25-30 km/h,

el embrague actúa de forma automática.

Oye, vaya par de pilotos

que estáis hechos, eh. Marta, creo que le podemos dar

el carné a Carlos. Os quedáis dos o tres días,

y al final tenemos carné todos. Yo lo que quiero es

ir contigo de copiloto al Dakar.

No hay nada imposible. Gracias.

Muchas gracias. Venga.

Hasta otra. Hasta otra.

-Aprobé... la teórica la segunda vez que me presenté

y la práctica igual; no mucho, unos dos meses.

No recuerdo bien

porque me lo saqué con 18 y tengo 44.

Nunca. No me han multado nunca. Tampoco soy un conductor habitual.

Si te digo la verdad, creo que no la he cambiado en mi vida.

De eso se encarga mi padre.

Creo que sí, sí sabría cambiarla.

Sí.

-¿Dónde, dónde?

-Está muy escondido.

Los intermitentes siempre los uso.

Los retrovisores menos, pero los intermitentes siempre.

No, yo soy muy pacífico conduciendo.

No me gusta mucho la velocidad.

Me voy a poner un 5.

Un 5,5.

Yo soy honesto conmigo mismo.

Soy de los que suele perder la paciencia

si veo al de al lado cometiendo alguna infracción.

Eso me enerva bastante.

Oh, ¿te imaginas en un viaje largo con un experto en conducción,

con algún campeón del mundo?

Imagínate conducir al lado de Fernando Alonso.

Qué tensión. Con Fernando Alonso, por ejemplo.

Esto ha sido "Seguridad vital"; gracias por haber estado ahí.

La próxima semana, más.

Adiós. Chao.

¡Y ha pasado una furgoneta!

Y por eso... No, me he liado.

(AMBOS RÍEN)

¿Sabían que en el tiempo que tardamos

en cambiar una emisora en el coche, si vamos...?

Vale. ¿Qué?

Cable y la camisa.

Más de 80 metros.

Me tenía que ir.

¿Sabían que en el tiempo que tardamos en buscar...?

Un poquito más a la derecha. ¿Más, más?

¿Hacia aquí? Eso es, ahí.

(RÍE)

No lo he hecho bien.

Y menos en la Autoescuela.

(SE LE TRABA LA LENGUA)

#Yo para ser feliz quiero...#

Estamos con... Eh...

¡La madre...!

Gracias por haber estado ahí. La próxima semana, más.

Adiós.

Ay... ¿Qué te pasa?

Bueno, no. (RÍE) Si es que no puedo...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad vital - 29/08/15

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad vital - 29/08/15

29 ago 2015

En el programa de hoy analizamos las posibles distracciones al volante y sus consecuencias, aprendemos cómo conducir un camión, conocemos los últimos avances en seguridad para ciclistas y el piloto Isidre Esteve nos muestra cómo conducir un coche adaptado para discapacitados.

 

ver más sobre "Seguridad vital - 29/08/15" ver menos sobre "Seguridad vital - 29/08/15"
Programas completos (203)
Clips

Los últimos 1.551 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios