www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5581462
Para todos los públicos Seguridad Vital - 24/05/20 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que 250 peatones o ciclistas mueren atropellados

cada año en vías urbanas en España?

¿Y que está demostrado que limitar a 30 km/h

la velocidad en las calles

reduce significativamente los accidentes y sus consecuencias?

Esto es "Seguridad vital", comenzamos.

Dos de cada tres fallecidos en accidentes de tráfico

mueren en carreteras convencionales.

-Son el verdadero agujero negro de la seguridad vial.

-El hecho de pensar que puedo haber salvado una sola vida...

Para mí ya justifica todo el trabajo.

-Tenemos que limitar precisamente la velocidad,

si a la velocidad de circulación libre,

que es la que cumple con la velocidad de proyecto

y con el Código de la Circulación,

no es suficiente para poder reaccionar.

Muy buenas. Las carreteras convencionales,

las que tienen un único carril para cada sentido,

son las vías con mayor siniestralidad en España.

De hecho, las posibilidades de morir en una de estas carreteras

es tres veces superior que si vamos circulando

por una autovía o por una autopista.

Hoy en nuestro Radar vamos a saber cuáles son las causas

más frecuentes de esos accidentes y cómo prevenirlos.

Las carreteras convencionales

son el verdadero agujero negro de la seguridad vial.

Hemos visto que el 75%

aproximadamente de los accidentes de tráfico se producen

en estas carreteras.

Hay cada año unos 900-950 fallecidos en estas carreteras.

Registran el 70% de los fallecidos en carretera.

Cada año dejan más de 3200 heridos graves

y más de 30 000 heridos leves.

-Cada año aproximadamente

dos de cada tres fallecidos en accidentes de tráfico

mueren en carreteras convencionales.

Un dato que pone sobre la mesa la peligrosidad de estas vías

frente, por ejemplo, a autopistas o autovías.

Existen muchos factores en esta siniestralidad,

pero hay uno muy concreto: la velocidad.

-La infracción más habitual y más grave es la de no respetar

los límites de velocidad.

Se produce en un 75% de los casos

en que ha habido accidente de tráfico.

También está no respetar la distancia de seguridad

o consumir alcohol o drogas.

Las vías convencionales tienen unas características

que las hacen más peligrosas que otras carreteras.

Por ejemplo, son vías que generalmente

no están desdobladas

El ser carreteras con un único carril por sentido

hace que el conductor tenga que adelantar

invadiendo el sentido contrario, y esto es especialmente peligroso.

Tienen trazados ya muy antiguos, el firme está en malas condiciones

y generalmente hay intersecciones o incorporaciones a la vía

que están al mismo nivel de la carretera;

esto las hace especialmente peligrosas.

En las carreteras secundarias

existen dos tipos de accidentes muy comunes.

Suele ser una salida de vía, con colisión o sin colisión,

o accidentes frontales o fronto-laterales.

Son accidentes generalmente muy graves

por la violencia del golpe;

cuando es salida de vía, porque no hay protección;

cuando es frontal, pues es obvio;

provocan un índice de letalidad muy alto.

El sexo, la temporalidad y la infraestructura

influyen en la siniestralidad.

Generalmente son hombres los protagonistas

de estos accidentes, en mayor medida que las mujeres;

se producen de día, en verano, entre los meses de junio y julio;

y en vías sin barreras de protección.

Hemos visto que en general son carreteras descuidadas,

donde no hay firme en condiciones,

y esto hace que la peligrosidad aumente proporcionalmente.

Por eso es importante extremar las precauciones

y hacer caso a las señales.

El control de la velocidad con radares fijos

está visto que es una medida muy efectiva

para reducir la velocidad y por tanto el riesgo,

hay iniciativas para promover que la gente utilice las autovías

o autopistas de pago,

y hemos visto en países nórdicos

que el desdoblamiento de las carreteras convencionales

es realmente efectivo

para reducir el número de víctimas y accidentes de tráfico.

Ayúdanos a mejorar la seguridad vial.

Si tienes fotos o vídeos como estos,

envíalos a nuestro correo participacion@seguridadvital.es,

compártelos en nuestras cuentas de Twitter, Facebook o Instagram,

o envíanos un WhatsApp a nuestro número de teléfono:

644 648 138.

Ya hemos visto que la causa principal

de los accidentes en las carreteras convencionales

es el exceso de velocidad.

En estas carreteras la velocidad máxima es de 90,

pero vemos muchos tramos

en los que tenemos limitaciones de 60 o de 40 km/h,

y no están puestas a voleo.

Vamos a conocer hoy el por qué de los límites de velocidad

en cada tramo de carretera.

Cuando nosotros proyectamos una carretera,

lo que buscamos es que en todo el trazado que hemos proyectado

el conductor circule con seguridad

y con comodidad.

Si no somos conductores acostumbrados a circular

a una velocidad elevada,

cuanto más aumente la velocidad de circulación,

a más tensión nos someteremos,

y cuando más tensionados estemos más posibilidades tendremos

de cometer un fallo en la circulación.

Tenemos que limitar precisamente la velocidad,

si a la velocidad de circulación libre,

que es la que cumple con la velocidad de proyecto

y con el Código de la Circulación,

no es suficiente para poder reaccionar.

Existen dos tipos de señales de limitación de velocidad,

unas son de prohibición y otras de recomendación.

Las recomendaciones son para que, aunque pudiéramos

circular en las condiciones de la velocidad de proyecto

con la que hemos diseñado el trazado,

recomendamos ir a una velocidad menor

precisamente por la seguridad del conductor.

Mientras que si tenemos una señal de prohibición,

es que el trazado no está permitiendo

que vayamos a la velocidad de la carretera general

y debemos respetar por nuestra seguridad

esa limitación de velocidad.

Un factor fundamental que obliga a limitar

la velocidad en un tramo de vía es la distancia de reacción;

es decir, el espacio que recorremos desde que percibimos el peligro

hasta que pisamos el freno.

A 120 km/h esta distancia es de 33 metros.

Debemos tener en cuenta esos tiempos que él va a necesitar

para percibir el obstáculo imprevisto

y debemos limitar la velocidad,

porque limitándola necesitaremos menos distancia

para percibir, reaccionar y frenar frente a esos imprevistos

que se nos pueden producir en la circulación.

Además, existen elementos en la misma vía

que pueden hacer que a una velocidad elevada

no veamos el obstáculo con el suficiente tiempo para evitarlo.

Por ejemplo podrían ser

las estructuras de un paso superior en un enlace

o podrían ser las barreras metálicas de seguridad,

que en una curva a derecha o izquierda nos quitan visibilidad.

Debemos limitar la velocidad

para que esa distancia de parada sea menor

cuando nos encontremos con ese obstáculo imprevisto.

Pero no siempre la velocidad que nos marca la vía es la adecuada.

Si tenemos condiciones atmosféricas adversas;

está lloviendo copiosamente o tenemos niebla intensa;

las condiciones no nos permiten ir a esa velocidad

y deberíamos ir a una velocidad menor.

Nuestras propias condiciones o el estado del vehículo

también son factores que debemos tener en cuenta

a la hora de reducir la velocidad.

El teléfono móvil tiene multitud de utilidades hoy en día.

Pagar en una tienda o alquilar un vehículo

son algunas de las acciones que ya podemos hacer a golpe de teléfono.

Desde hace algo más de un mes los conductores españoles

también podemos llevar en el móvil nuestro carné de conducir.

MiDGT es al aplicación

que ha lanzado la Dirección General de Tráfico.

Para utilizar la app solo hay que descargarla

y estar dado de alta en el sistema Cl@ve,

necesario para las gestiones administrativas on-line.

Aunque la aplicación busca

reemplazar el carné en formato físico,

también tiene otras funciones;

por ejemplo, permite llevar

el resto de la documentación obligatoria, los datos de la ITV,

el distintivo ambiental o consultar el saldo de puntos.

Además se espera que en el futuro amplíe sus utilidades,

como por ejemplo para el aviso y pago de multas.

Cada año cientos de personas se dejan la vida en las carreteras,

pero los accidentes de tráfico

provocan además miles de heridos graves.

El daño cerebral es una de las secuelas más frecuentes

y genera verdaderos dramas,

no solo para las víctimas, sino también para sus familias.

Los expertos aseguran que en la mayor parte de los casos

esos daños cerebrales podrían evitarse.

Me llamo Julio, tuve un accidente de moto

hace 19 años,

tuve una lesión de daño cerebral.

-Hace 21 años sufrió un accidente

mi mujer, mi hija y mi hijo.

Eso le produjo a mi hijo un traumatismo cerebral.

-Para hablar de heridos no fallecidos,

la mejor fuente de información son las altas hospitalarias,

que son en total unas 21 000 personas al año

las que requieren de un ingreso hospitalario

por las lesiones que sufren

en el contexto de un accidente de tráfico.

En concreto 4800 están ingresadas por traumatismos craneoencefálicos.

Las lesiones craneoencefálicas, las lesiones cerebrales,

derivadas de un accidente de tráfico

tienen todas consecuencias a muchos niveles.

Por ejemplo, motoras.

Las personas van a perder equilibrio,

van a perder la capacidad de moverse como solían.

-Me costó muchísimo adaptarme a la nueva vida.

No puedo volver a mi trabajo

por las secuelas que me han quedado a consecuencia del daño cerebral.

-Las personas van a tener implicaciones

y deterioro cognitivo;

es decir, no van a poder pensar como pensaban antes,

no van a poder razonar como razonaban antes;

en muchas ocasiones van a perder la memoria...

-Mi vida ha cambiado mucho, porque fue volver a andar,

fue volver a aprender a hablar...

Como tengo pérdida de memoria,

me apunto...

Tengo en casa, me verás, un montón de diarios.

-No conocía absolutamente a nadie.

Es como si un profesor en una clase pasa el borrador por la pizarra.

O sea, en mi memoria, en mi mente, no había absolutamente nada.

No conocí más que a mi madre.

-Vas volviendo lentamente a la normalidad,

y haciéndote a la idea de que ya no eres el Jorge de antes,

sino que eres el Jorge de ahora.

-¿Cómo se produce un daño cerebral cuando uno es

ocupante dentro de un vehículo?

En muchísimos casos hoy en día esto ocurre porque la persona

no llevaba su cinturón de seguridad adecuadamente colocado

y anclado.

Pero podemos decir con bastante seguridad

que la mayoría de las lesiones cerebrales que vemos a día de hoy

en los hospitales

tienen que ver con personas que no estaban necesariamente

dentro de un coche, sino que estaban en una moto,

que eran ciclistas,

que eran usuarios de patinete o incluso peatones.

Para proteger nuestra cabeza, para proteger nuestro cerebro,

cuando somos usuarios de todas estas otras maneras de movernos,

sea motocicleta, bicicleta o patinete,

es importantísimo el uso del casco,

que a día de hoy es sin duda la mejor manera de prevenir

estas lesiones cerebrales de las que estamos hablando.

En Colombia mueren más de 6000 personas

por siniestros viales cada año;

cinco veces más que en España con prácticamente la misma población.

Los responsables de movilidad colombianos se esfuerzan

para reducir estas cifras.

De hecho, Colombia es el primer país iberoamericano

que se ha comprometido en ratificar las convenciones de la ONU

para la seguridad vial.

Cuando una mira en términos

de comparendos y fatalidades, un tema muy importante

sigue siendo el exceso de velocidad y otro tema tiene que ver...

Cada día disminuye más el porcentaje que representa

conducir alicorado.

Con la Agencia se ha venido diseñando

un mejoramiento del examen teórico-práctico

para adquirir una licencia de conducción.

Los peatones y los motoristas son de largo los más afectados

por los accidentes de tráfico en Colombia.

En total estos dos grupos constituyen el 80%

de las muertes diarias en las vías del país.

El año pasado tuvimos un promedio de 17 fallecidos en vías,

de los cuales la mitad son motociclistas

y un 30% son peatones.

¿Pero a qué se deben estas cifras?

El incremento del número de motos en el parque motor,

que tiene que ver sobre todo con las zonas rurales de Colombia

o donde no hay la mejor infraestructura.

-Estamos ya tratando de seguir la normatividad de la ONU

en cuanto a características de las vías

para tener unas vías mucho más seguras,

no solo para automovilistas,

sino para motociclistas, ciclistas y peatones.

-Los datos, cuanto más detallados sean

y nos permitan utilizar y entender la razón de ser de los accidentes,

podremos trabajar mucho más en las causas.

-Queremos tomar el caso de España como un caso ejemplo

por temas como las licencias de conducción,

las licencias por puntos, las cámaras...

Además, Colombia está apostando por la formación vial

para aumentar el compromiso de los más jóvenes.

Debemos elevar el nivel de percepción de la gente

de la gravedad de un fallecido por un siniestro evitable.

-Las nuevas generaciones ya han venido cambiando,

y es algo en lo que desde los clubes estamos trabajando;

en campañas de educación especialmente dirigidas

a los niños y a los jóvenes

para que sus hábitos de conducción sean mejores

y no se copien de nosotros, que tuvimos una pésima enseñanza.

Un trabajo conjunto,

el de mejorar la seguridad vial en Colombia,

que se debe liderar desde la política.

Apenas está comenzando a despertar en los sectores políticos

la importancia de la accidentalidad.

Todavía no es un tema que todos los políticos entiendan,

sí, porque la seguridad vial no da votos.

-El gran reto es incorporar a los municipios;

a los alcaldes y gobernadores; hacerlos corresponsables,

y también trabajar con el sector privado,

de modo que todos asumamos parte de la responsabilidad.

Si bien hemos tenido una mejoría en los últimos años,

aún los retos que faltan son enormes.

-El amortiguador tiene la misión

de controlar los movimientos del muelle,

pero sobre todo el desplazamiento de la carrocería y el neumático.

Si, por ejemplo, cogemos un profundo bache,

la carrocería tenderá a desplazarse y separarse del neumático.

El amortiguador los mantendrá unidos.

Donde se pone más de manifiesto la actuación de los amortiguadores

es en las curvas.

Cuando un automóvil toma una curva, actúa sobre él

una fuerza llamada centrífuga,

que tiende a desplazarlo fuera de la carretera.

Equipado con cuatro amortiguadores en perfecto estado

este automóvil se dispone a dar unas vueltas a un circuito.

Cuando toma las curvas, los amortiguadores le permiten

tomarlas a buena velocidad con seguridad.

Vamos a hacer ahora la misma prueba a la misma velocidad...

Pero hemos quitado estos amortiguadores,

que funcionaban perfectamente,

y en esta ocasión vamos a poner estos otros que están en mal estado

y no hacen prácticamente nada.

Como podrán comprobar, el comportamiento del automóvil

con los amortiguadores en mal estado es bien distinto,

llegando a salirse fuera del circuito.

En la cámara lenta se puede observar cómo,

pese a llevar giradas las ruedas hacia el interior,

el vehículo pierde su trayectoria.

Una roca como esta en medio de una carretera

para mis hijos o muchos jóvenes puede no significar nada;

pero para todos los que nacimos antes de 1975, esa roca es

"La segunda oportunidad" y Paco Costas.

Hoy se cumplen 41 años exactos desde la última emisión en TVE

de "La segunda oportunidad".

Paco Costas murió hace dos años y nosotros tuvimos la suerte

de entrevistarle en varias ocasiones,

y hoy hemos querido recordarle

hablando con su nieto, Javier Costas.

Los primeros años de mi vida

para mí era simplemente el abuelo Paco.

Yo "La segunda oportunidad" la descubrí porque tenía

unas cintas por casa de VHS

y ya de vez en cuando le empecé a sacar el tema:

"Háblame de esto".

-El hombre es el único animal que tropieza dos veces...

en la misma piedra.

-Yo tenía mucha curiosidad por saber cómo consiguieron

llevar un coche contra la piedra a 145 km/h,

y la forma de hacerlo fue en una carretera,

la famosa piedra pillada al cable por debajo.

-Y el otro por debajo del coche,

y la otra punta del cable atada al otro camión.

Y el coche, afortunadamente,

siguió cogiendo como guía el cable,

porque no sabíamos lo que iba a pasar;

si se rompía el cable y salía el coche disparado...

Pero fue muy fielmente por la guía.

Pero calcula que debían ser 16 o 18 000 kg

lo que pesaba la "chinita" esa.

-Mi abuelo también me contó que había veces

que el especialista, Alain Petit,

consideraba que los golpes no se los estaba dando

suficientemente deprisa,

y mi abuelo de vez en cuando pensaba que se había matado.

Pero siempre se acababa despertando y decía con un español muy básico:

"'Bueno' golpe, repetir".

Entre la gente que trabajó para la serie,

mi abuelo me habló fundamentalmente de Fernando Navarrete

y de Tomás Zardoya, que eran amigos suyos;

también me comentó sobre Reyes Abades,

de los efectos especiales,

e incluso me llegó a comentar que uno de los cámaras

era Enrique Cerezo, y le pregunté: "¿El del Atlético de Madrid?",

y me dijo: "Sí, el mismo".

-La verdad es que ahí sí que tuve un accidente;

ahí sí que Alain Petit, en una curva,

en la que tenía que hacer un trompo,

pues nos pegó un buen golpe

y gracias a una valla metálica de las antiguas,

que eran postes de hormigón sujetos con un alambre supergordo,

por eso podemos estar aquí hoy.

-Cuando mi abuelo se jubiló estaba centrado en su página web

y también se dedicó a dar cursos de conducción

y charlas sobre seguridad vial,

y ya en los últimos años montó un pequeño estudio en su casa,

con cámara de vídeo, con micrófono;

y hacía reflexiones sobre todo sobre tráfico.

-El cinturón tiene que ir siempre bien pegado al tórax,

bien pegado al cuerpo, sin arrugas, sin estar retorcido,

y hacia el centro de la clavícula.

Este es el lugar más seguro para llevar el cinturón.

-Yo creo que el legado de mi abuelo

es el mensaje de que hay que ser responsables conduciendo

y que hay que pensar siempre en los demás,

en la gente que va con nosotros y en nosotros mismos.

-El hecho de pensar que puedo haber salvado una sola vida...

Para mí ya justifica todo el trabajo.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Stanford

ha desarrollado un sistema

para ayudar a que los coches autónomos

sepan reaccionar ante imprevistos meteorológicos

de forma rápida y segura.

Para poner en práctica sus investigaciones,

los desarrolladores utilizaron

un mítico modelo de coche de los años 70

popularizado por la película "Regreso al futuro".

Muchos vehículos autónomos han sido diseñados

para transitar en condiciones óptimas

y se les enseña a permanecer en un carril

o mantener la distancia de seguridad con otros automóviles.

Los investigadores pretenden además dotar al coche

de la capacidad de realizar maniobras de emergencia

o mantener el control

en superficies resbaladizas como hielo o nieve.

Su objetivo es que el automóvil

pueda impedir cualquier accidente que sea evitable

y mantenga a pasajeros y peatones seguros.

Gracias a sus pruebas e investigaciones,

en el futuro los vehículos autónomos podrán maniobrar

con la agilidad de un conductor experimentado en una emergencia.

También en California se trabaja

en otros avances relacionados con la autonomía de los vehículos.

Una empresa de robótica ha desarrollado un trasporte

completamente autónomo y eléctrico

que realiza repartos sin necesidad de conductor.

El Gobierno norteamericano acaba de autorizar la fabricación

y puesta en funcionamiento de 5000 de estas unidades.

Aunque sus creadores lo consideran un robot electrónico,

su aspecto recuerda más al de un coche pequeño

y circula como tal por las vías urbanas.

Sin embargo, en su interior no hay asientos ni volante,

sino un amplio espacio de carga donde se guardan los pedidos

de las empresas que contratan sus servicios.

Algunas cadenas de comida rápida y supermercados ya han declarado

su interés por el vehículo.

Las compras on-line provocan un excesivo gasto económico

y una alta contaminación,

lo que se conoce como el problema de la última milla.

Este robot, sostenible y rentable,

es una posible solución a estos sobrecostes.

¿Se imaginan un coche que ayude a las plantas a crecer?

Pues una empresa uruguaya lo ha hecho posible.

Este proyecto surge

de la obligación de los coches eléctricos

de llevar un sistema de aviso acústico.

La idea es que ya que estos vehículos deben hacer ruido,

emitan un sonido beneficioso para el medio ambiente.

No esperamos nada más del sonido, ni nada menos,

que genere un aporte a la naturaleza

y un poco devolverle al planeta lo que la industria le quitó.

Estos investigadores han desarrollado un dispositivo

que instalado en el coche

emite un sonido que cambia en función de la velocidad.

Las vibraciones generadas por este ruido favorecen,

según los científicos,

el crecimiento de las plantas y su absorción de nutrientes.

Buscamos que el sonido tenga el menor ancho de banda,

en términos de frecuencia;

así el sonido enmascara menos

y deja más espacio para los sonidos del entorno,

y así buscar que ciertas especies puedan comunicarse más eficazmente.

Esta revolución tecnológica

es posible gracias un microprocesador

que analiza 15 000 millones de órdenes por segundo

y se puede integrar en el ordenador

de cualquier coche eléctrico o híbrido.

Todos los colegios de España tuvieron que cerrar sus puertas

durante la crisis del coronavirus

y, por tanto, no hemos podido hacer con normalidad

nuestra sección de "Camino al cole".

¿Y qué hemos hecho?

Pedirle a los papás que nos echen un cable

para meternos virtualmente en las casas de los niños,

y les hemos preguntado qué hacen ellos en el coche

y sobre todo qué hacen sus papás.

Cuando me monto en un coche, me pongo el cinturón.

-En los viajes largos...

-No hay que gritar o molestar al conductor.

-Porque si no... -Se ponen nerviosos los padres.

-Se descontrola y puede tener un accidente.

-Para que se haga más corto...

-Hacemos como juegos, juegos de cantar...

(CANTA) -La gallina Turuleta...

-Cantar "La vaca lechera".

(CANTAN EN INGLÉS)

-No podemos bailar porque no hay espacio.

-A tierra, papel o tijera.

-Cuando llega un túnel, contamos los segundos.

-Si me aburro, miro el paisaje.

-Comer chuches... -Aperitivos.

-Nos dejan un poquito la tablet.

-Al pilla pilla. -¿Cómo?

-Pilla pilla, te he pillado.

-Se me pasa volando.

-A veces cuando estoy de buen humor me porto genial.

-En los viajes vamos escuchando música.

-Y mientras mi padre comiendo pipas.

-Mamá es copiloto profesional de dormir.

-Muy buena copiloto.

-Nos va poniendo música y nos va preguntando qué tal vamos.

-Le ayuda por si ve algún coche radar, alguna cámara...

-Bueno, alguna vez... se les ha escapado alguna.

-"Cariño, pero si era a 60".

-Dice: "Ay, me lo he pasado".

-Y de repente se saltó un semáforo.

-En Valladolid nos los conocemos todos.

-Vino una carta que vieron una foto y mamá aparecía maquillándose.

-Cuando a papá le hacen una pirula...

-Dice algunas frases que... Bueno.

-Si van muy lento, también le cabrea.

-Dice cosas en el coche, sin que se entere el otro.

-Como por ejemplo: "Va pasando miss Daisy",

"Este va pisando huevos"...

-¡Paquete!

-Eso significa que estás en España.

-Pues a veces nos peleamos... -Mucho.

-Muchísimo.

-Una está incómoda...

-Empieza a decir... -"Parad de molestar, por favor".

-Que quite las piernas...

-Lo más divertido de viajar en coche es...

-Puedes hablar con tu familia.

-Y puedes pensar qué vas a hacer cuando llegues.

-¿Os habéis abrochado los cinturones?

-Pues como soy gallega te diré que a veces conduzco, bastante,

cada día para ir a trabajar y volver;

pero camino también mucho.

Me gustaría ya pasarme al eléctrico,

pero de momento estoy en diésel.

Monto poco en bicicleta; yo soy caminante.

Caminante sin parar, ¡ancha es Castilla!

Sí, sí, el metro lo cojo mucho.

He de decir que sí me han multado alguna vez,

y es por aparcar mal.

Un ocho, un notable.

Pues tengo un hijo de tres años

y, como tiene que ir en el coche, pues es como lo llevo.

Tiene que ir en su sillita,

de unas determinadas características;

siguiendo siempre las normas.

Ya no, estoy cada vez más concienciada;

pero sí veo que muchos conductores todavía lo hacen.

No tengo localizados los radares;

pero no me preocupa, respeto las normas.

Ese tema se lo encargo a mi chico normalmente.

Me gusta conducir, pero también soy muy de que me lleve.

Me gustaría tener de copiloto a un escritor...

Mario Vargas Llosa,

para que me vaya contando desde su veteranía.

Esto ha sido "Seguridad vital", gracias por estar ahí.

La próxima semana, más. ¡Adiós!

Cuando tú me digas. Espera un momento.

Venga, vale. (CARRASPEA)

(CANTA) Yo tiré un limón por alto y en tu puerta se paró.

Y en tu puerta se paró...

(RÍEN)

He hecho demasiado, ¿no?

(RÍE)

Sigo con la mascarilla. Espera que me la quito.

(CANTA) Hasta los limones saben... ¡Vamos!

(RÍEN)

Perdón.

¿Qué haces, coger gamusinos? Sí.

Perdón.

Pero vamos que están pasando constantemente.

¿Queréis que cuente un chiste?

Sí. Sí, sí.

-¿Qué le dice un semáforo a otro? ¿Qué?

"No me mires que me estoy cambiando".

-Qué sinvergüenza es.

Pues esto ha sido... (BALBUCEA) Perdón.

Adiós. -¡Adiós!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 24/05/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad Vital - 24/05/20

24 may 2020

Se recupera una entrevista a Paco Costas, fallecido en julio de 2018, se cumplen 41 años desde la última emisión de su mítico espacio "La Segunda Oportunidad".

ver más sobre "Seguridad Vital - 24/05/20" ver menos sobre "Seguridad Vital - 24/05/20"
Programas completos (169)
Clips

Los últimos 1.517 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios