www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3562278
Para todos los públicos Seguridad Vital - 10/04/16 - ver ahora
Transcripción completa

¿Sabían que una colisión circulando a 50 km/h

equivale a una caída desde un tercer piso?

¿Y que a esa velocidad en la mitad de los casos

un atropello puede resultar mortal?

Esto es "Seguridad vital". Hoy entre los rascacielos

de Madrid. Comenzamos.

Esta semana el Radar se centra

en uno de los elementos más importantes del vehículo:

el cinturón de seguridad.

Las motos de tres ruedas se pueden conducir

con un permiso tipo B, pero es aconsejable

aprender a manejarlas antes de circular con ellas.

¿Cómo ha ido la experiencia? Esto es difícil, ¿eh?

Aunque tenga el carné de conducir, yo necesito unas cuantas clases.

El impacto de una colisión

puede producir el llamado "latigazo cervical";

una lesión que afecta a más de 25 000 personas en España.

Y entrevistamos a los hermanos Sergio y Javier Torres,

que nos cuentan cómo eran los viajes en familia siendo niños.

Esto es verídico. Mi padre, más de una vez,

paraba el coche en medio de la carretera y decía:

"¡No puedo más! O sea, callaos todos".

Hola, muy buenas. Es obvio que los accidentes de tráfico

ocurren sin aviso y es obvio también

que no podemos elegir su gravedad ni sus consecuencias.

Por eso parece increíble que siga habiendo gente

que no se pone el cinturón de seguridad

ni en trayectos cortos ni tampoco en los largos.

Saludos a todos. No sé si lo saben,

pero llevar puesto el cinturón puede reducir a la mitad

la posibilidad de morir en un accidente de tráfico.

Sin embargo, el 22% de los pasajeros y conductores

de turismos y furgonetas que murieron el año pasado, Carlos,

no llevaban el cinturón de seguridad.

Por su seguridad,

utilice el cinturón también en la ciudad.

Veamos los efectos de una colisión a 50 km/h

con o sin cinturón.

Desde que en los años 70 el uso del cinturón de seguridad

se convirtiera en obligatorio,

la Dirección General de Tráfico ha llevado a cabo infinidad

de campañas concienciando sobre la importancia de su uso.

A pesar de que este gesto es habitual

para la mayoría de personas que se suben a un coche,

todavía hay quien no lo hace.

En el año 2015 un 22% de los fallecidos

en accidentes de tráfico no llevaba puesto el cinturón.

Uno de cada cuatro fallecidos en accidente de tráfico

no usaba el cinturón;

una cifra muy alta que debe rebajarse.

-Podíamos haber salvado 100 vidas si todos usaran el cinturón.

Por este motivo, la DGT puso en marcha durante el mes de marzo

una campaña de control del uso del cinturón

y los sistemas de retención infantil.

La idea de estas campañas es seguir concienciando a la gente

de las ventajas del uso del cinturón

y también intensificar la vigilancia

para que quienes aún no usan el cinturón

sean conscientes de las bondades de hacerlas.

El cinturón es necesario

porque reduce a la mitad el riesgo de muerte.

Por ello la DGT ha empezado a usar este tipo de cámaras

para verificar si los ocupantes hacen uso del mismo.

Estas cámaras, que van a estar ubicadas

en carreteras convencionales y en vías de alta capacidad,

toman una imagen de la parte delantera del vehículo

y por tanto podemos ver

si el conductor hace uso o no del cinturón.

A lo largo de este año, 270 cámaras como esta

serán desplegadas por las diferentes vías de España.

La multa para aquellos que no se pongan el cinturón

es de 200 euros

y, si es el conductor quien no lo lleva,

pérdida de tres puntos del carné de conducir.

¿Pero existe alguna razón para no ponerse el cinturón?

Pues alegan muchas excusas: por despiste, por dejadez,

porque van cerca, porque son traslados cortos,

por olvido...

Sin embargo, la gran mayoría de los conductores

se ponen el cinturón nada más montarse en el coche

y han recibido de manera positiva esta campaña de control.

Me parece bien esta campaña y todas.

O sea, todas las campañas son para que todos vayamos mejor.

-Está muy bien. Más que nada porque es

una medida de seguridad para el conductor y los pasajeros.

A lo largo del año 2015 175 de los fallecidos

en accidentes de tráfico no hacían uso del cinturón;

pérdidas que podrían haberse evitado con un simple gesto.

Buscamos su colaboración.

Si quieren denunciar algún punto negro en la circulación,

señales que no se respetan

o cualquier problema que afecte a la seguridad vial,

pueden hacer como muchos de nuestros espectadores

y enviarnos un vídeo para mostrarlo en el programa

a nuestro correo: participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.

Me llamo Miguel Ángel Gómez Molina.

Tuve un accidente de coche hace 30 años.

Yo iba a trabajar

y era una carretera de doble sentido.

Había una recta,

en la cual iba un coche más adelante,

y yo iba muy deprisa,

a una velocidad que no debía de haber ido nunca,

y me pegué mucho al culo del coche,

quise adelantarle

y, bueno, con 22 años, todos los jóvenes nos creemos

que somos Dios y que podemos con todo

y que todo lo hacemos muy bien.

Yo pensé que me hacía con el coche y que no pasaba nada,

hice una maniobra brusca

y me salí por la parte izquierda de la carretera,

caí con la altura que llevaba del terraplén,

más el coche que se levantó.

El coche se quedó boca arriba, se aplastó

y me aplastó las vértebras de la espalda

y bueno, me produjo la lesión medular.

Simplemente me montaron en una ambulancia

y yo veía que las piernas se me iban, se me caían,

que no las controlaba.

Y entré en el hospital y ya vieron que era

una lesión medular e ingresé en el hospital de parapléjicos.

Y bueno, con el día a día y poco a poco, te vas dando cuenta

de lo que tienes y el alcance que tiene.

Yo recuerdo que tenía una niña de ocho meses

cuando me pasó.

Y yo dejé de andar y estaba en el hospital

y, cuando la niña entró en el hospital con ocho meses,

empezó a andar ella.

Digo: "Mira, dejé de andar yo y empezó a andar mi hija".

Lo vas asimilando poco a poco; no es una cosa

que de la noche a la mañana digas: "Me he quedado así",

sino que siempre tienes una esperanza, dices:

"Volveré a andar", cuando estás en la cama,

pero cuando ves que ya no puedes andar,

pues ya lo único que queda es coger fuerzas y decir:

"Aquí estoy yo y puedo valerme por mí mismo"

y seguir adelante, que la vida sigue, y nada más.

El consejo que daría a todos los jóvenes

es que moderen su velocidad, que hagan caso a las señales

y por favor, los adelantamientos que los hagan correctamente,

siempre mirando y con una distancia prudencial.

Tú lo puedes evitar.

Antes hablábamos del cinturón y ahora de otro dispositivo

de seguridad muy importante: el reposacabezas.

Su correcta colocación es fundamental

para reducir o evitar los daños del latigazo cervical;

una lesión muy frecuente en colisiones por detrás.

En ese tipo de choques por alcance,

los ocupantes del vehículo sufren primero una flexión

y luego una extensión del cuello, ambas muy bruscas.

La lesión que se produce

puede llegar a ser extremadamente grave

y vamos a ver qué tenemos que hacer para reducir los riesgos.

Accidentes tan escalofriantes como este

pueden producir latigazo cervical;

lesión que afecta a más de 25 000 españoles al año.

El nombre de latigazo viene

por la imagen de un látigo golpeando;

la forma del látigo al golpear es lo que ocurre

en un accidente.

Se produce un hiperextensión brusca del cuello,

seguida de una flexión brusca del cuello.

Eso hace que las estructuras cervicales sufran

una distensión brusca, los músculos, los ligamentos;

cuando estos ligamentos se rompen,

puede incluso producirse una fractura o luxación vertebral

y, en algunos casos, aparecen tetraplejias;

es decir, lesiones de la médula espinal

y los pacientes no pueden mover brazos ni piernas.

Los síntomas de una persona que sufre un latigazo cervical

son mareos, dolor cervical,

sensación de hormigueo en brazos y en algunos casos dolor de cabeza.

Según nuestro estudio con la Fundación Mutua Madrileña,

el 98% de los latigazos cervicales se producen en el coche,

generalmente por impacto posterior.

-Vamos a ver unos consejos prácticos

para evitar que se produzca asociada a un latigazo cervical.

Para eso es muy importante nuestra posición al conducir.

Tenemos que prestar atención a la relación, en primer lugar,

que hay entre las piernas y el tronco.

El ángulo que se conforma entre piernas y tronco

debe estar entre 90 y 100 grados.

Otro aspecto a considerar es el reposacabezas

y, como ven, la distancia entre el reposacabezas

respecto a la cabeza del conductor debe estar

a una distancia aproximada entre 10 y 15 cm.

Y la altura del reposacabezas debe coincidir aproximadamente

con la posición más alta de la cabeza del conductor.

Y por supuesto es muy importante el uso del cinturón de seguridad,

porque el cinturón me va a frenar

del movimiento hacia adelante y hacia atrás;

con lo cual evitaremos el movimiento de la cabeza.

Hay que prestar atención

a la distancia con el vehículo de delante

porque a veces si hay un frenazo,

no me va a dar tiempo suficiente y le impactaremos por detrás

y nosotros colisionaremos por la parte delantera.

También son muy frecuentes estos accidentes

cuando estamos detenidos en un semáforo

y un vehículo no consigue frenar y nos impacta por detrás.

Ahí lógicamente, bueno,

estar atento en todo momento al espejo retrovisor

para ver si algún vehículo nos está abordando por detrás.

A pesar de estos consejos,

lo más importante es que cada uno de nosotros

tengamos precaución a la hora de circular.

¡A ver si me vas a hacer preguntas comprometidas!

-Sí, claro.

-La he visto pocas veces.

-¿Si he visto qué?

-Eh, por esta calle no, pero sí en alguna carretera.

-Perfecto. -¿En un puente?

-Pues no lo sé.

Donde son dos direcciones.

Donde hay mucho peligro; lo que sea.

-Un vehículo que...

-Es una dirección obligatoria derecha, izquierda.

-Pero creo que es de carretera, no lo sé.

-Creo que la he visto en el libro de la autoescuela.

En la realidad, pocas veces.

-Me estás pillando. -Puede que la haya en ciudad;

pero yo no la he visto.

-Pues tiene un prohibido, o sea que...

-El disco este significa algo, ¿no?

-Hombre, la señal no, las flechas.

-Eh... -Mal asunto.

-Doble sentido.

-Hombre, no. -No, para el contrario.

-Tiene preferencia el que viene de frente...

-Pues eso... no sabría decirte.

-Y paso. Pero mientras esté aquí peligro, no puedo pasar.

Aquí pasaría que yo libré.

-Más o menos. -Yo creo que más claro, imposible.

-Veo que tiene prioridad el que viene en sentido contrario.

-Tiene preferencia el que viene en dirección de la negra.

-Usted no tiene prioridad; sería la definición.

-Creo que ahora mismo suspendería el carné.

-Qué buena vista desde aquí. Para una vez que venís a Madrid,

queríamos que vierais una bonita postal.

Y ahora os vamos a demostrar que no solo vosotros cocináis bien;

vamos a ir a mi casa y voy a preparar un plato.

¿De verdad? -Vamos.

¿Os atrevéis? ¡Claro!

Hala, vamos.

Sergio, has dicho que tú conducías mejor que Javier;

no sé si tenéis piques, como en el programa,

en la cocina, en la vida... ¿También a la hora de conducir?

Lo tenemos en todo, pero es un pique sano.

-Sí, pero ahora no has puesto el intermitente.

Y aparte, las dos manos en el volante, mirando al frente...

Vale, vale. Que luego nos regañan.

Ya veo que esto...

Cuando vais conduciendo,

¿qué hay que no soportáis de otros conductores?

Me fastidia mucho que vayan despistados,

que no estén concentrados en lo que hacen.

-Y a mí que toquen el claxon a la primera de cambio.

Vosotros en general, en Barcelona,

que es donde residís... Sí.

Os movéis más en moto, ¿no? Sí, vamos más en moto.

Para nosotros es muy práctico por el tema de tráfico

y yo creo que Barcelona tiene mucha consciencia con las motos,

los coches respetan y controlan bastante,

porque hay una cantidad de motos increíble.

¿Y sois también de bicicleta?

Sí, le damos duro. -Sí.

Nos gusta mucho la bici, es una válvula de escape.

Vamos bien en la bici, con casco, con el traje,

con herramientas; con todo lo que tiene que llevarse.

Y luego también en la moto pues evidentemente siempre

con el casco y una chaqueta un poco bien,

y guantes... Sí, sí, sí.

¿Creéis que hay alguna cosa

que ayudaría a reducir aún más la siniestralidad?

Yo creo que sí, que arreglar evidentemente aquellos tramos

de carretera que son conflictivos a la hora de haber accidentes.

-Respetar los límites de velocidad, que es importante;

no ir aquí a 80,

porque entonces si te sale cualquier imprevisto,

pues te lo vas a llevar por delante.

Vosotros sois de familia numerosa

y era complicado meterse en un coche todos a la vez...

Puf... Era otra época.

Esto es verídico. Mi padre, más de una vez,

paraba el coche en medio de la carretera y decía:

"¡No puedo más! O sea, callaos todos".

-¡Eh! (RÍE)

Nosotros... -La abuela; todos en el coche.

-Todos ahí gritando

y de verdad llegaba un momento en que...

¿Tenéis una sorpresa?

Pues aquí tenéis dos libros para que no tengáis excusa.

Joder, qué ilusión.

Las cien mejores recetas del programa.

¿Y está aquí el embutido ese de chocolate?

¡Hombre, claro! -Por supuesto, claro.

Torres en la cocina y Torres en el coche, vaya.

Ahí. -Exactamente.

Ahí. Donde tú me digas paro, eh.

Donde encuentres ya un sitio; estamos al lado de mi casa.

-¿Cuánto falta, papá? -Mamá, ¿cuánto falta?

(NIÑOS) Papá, ¿cuánto falta?

-Un radar no; no lo sé.

-Un radar... ¡Un radar!

-Creo que es algo así.

-Ah, ya, la gasolina.

¡El turbo-propulsor!

-Por ejemplo en la A-2 hay unos cuantos radares,

que... -En la M-30.

Es una máquina que hace unas fotos.

-Ah, sí.

-Bueno, hace la foto a la matrícula.

-Una foto, sí.

-La matrícula va a la Policía

y así la Policía puede ver de quién era el coche.

-Los radares están como un poco escondidos

para que no los veamos.

-Cuando vas más rápido de lo normal...

-Si en un pueblo vas

a más de la velocidad permitida...

-Nos podemos hacer mucho daño.

-Te pueden parar.

-Como a Jaime Rodríguez,

que le quitaron bastantes puntos y casi le dejan sin carné.

-Le ponen una multa.

-Sí, una multa.

-Y tiene que pagar.

Ya es posible acceder a sistemas avanzados

de ayuda a la conducción sin que vengan de serie,

gracias a un sistema que se instala independientemente.

Es una cámara

que se coloca en el parabrisas y un chip que procesa las imágenes.

Esa cámara emitirá señales acústicas

cuando incurras en una situación de peligro.

Esa señal de peligro la podremos interpretar en un display visual

que ayuda a interpretar de qué te alerta.

En este caso podríamos tener funciones,

desde la más sencilla, que es la salida de carril;

te alerta de que te estás saliendo involuntariamente;

a algo más complejo como la distancia de seguridad;

controlar la distancia con respecto al vehículo precedente

y avisarte si estás incurriendo en una situación de peligro.

Y luego las más avanzadas, que son las alertas de colisión,

tanto con otros vehículos

como alertas para evitar atropellos de peatones y ciclistas.

Un vehículo que no venga equipado

con los sistemas de seguridad de alta gama

podremos convertirlo en un vehículo prácticamente igual de seguro.

Para evitar el ruido que se genera al conducir,

hay marcas que han desarrollado sistemas para amortiguarlo.

Consiste en aplicar espuma de poliuretano dentro del neumático

creando una zona de amortiguación de las vibraciones.

Esto absorbe el ruido producido

por el contacto de las ruedas con la carretera,

tanto en superficies más estables

como en zonas con badenes o irregularidades.

Llevar los asientos de retención infantil perfectamente instalados

es un quebradero de cabeza para muchos padres;

un problema que puede solucionarse

con asientos que se convierten en sillas infantiles.

Se trata de un sistema de asientos integrados para niños,

del grupo 2 y 3;

es decir, grupo 2, desde los 15 hasta los 25 kg,

y grupo 3, desde 22 hasta los 36.

En el lugar del reposacabezas incorporas una pieza

que tiene unas sujeciones laterales,

subes la banqueta con un simple clic,

la colocas a la altura correcta

para pasar el cinturón a la altura de la clavícula

y que el niño vaya colocado perfectamente,

y acabas poniendo unos refuerzos laterales

para que en cualquier movimiento lateral, curvas o adelantamientos,

estén sujetos y sea más seguro.

Con dos movimientos, con dos clics, tienes la sillita del niño.

-Algunos peatones cruzan correctamente, poco más o menos,

pero otros lo hacen así.

La moto atraviesa el paso de cebra indebidamente.

Y los transeúntes pasan como pueden entre los vehículos parados.

¡Aquí todo es acera! No hagan esto, por favor.

Así aprenderemos a ser buenos ciudadanos

y todo irá mejor.

-Mi primer coche fue un 850.

-Un R8, en el año 63.

-Un 133.

-Con ese coche me hacía mis viajecitos.

-El que tuve primero,

ese me dejaba tirado cada dos por tres.

-Le tengo mucho cariño porque era muy limitado...

-Un coche que naturalmente no andaba como andan ahora.

-El coche, como es natural, no tenía ni airbag

ni dirección asistida, ni nada de eso.

-No había ni cinturones de seguridad, creo.

-Tuve yo que instalar el cinturón en el coche.

-Lo tuve que poner porque salió la obligación.

-Uso obligatorio del cinturón;

es decir, que a partir de aquí te tienes que poner el cinturón.

-No tenía espejos retrovisores, solo interiormente.

-No tenía espejos retrovisores fuera a la izquierda

ni a la derecha.

-Otro problema es que no había dirección asistida.

-Dirección de cremallera.

-Bueno, la gasolina siempre ha sido cara.

-La gasolina estaba a doce pesetas.

-Pero es que los sueldos eran también poquísimo.

Llenar un depósito, aunque fuera por... 150 pesetas,

ya nos dolía el bolsillo.

Para quienes no lo conozcan, les diré que Luis Montoro

es catedrático de seguridad vial, presidente de Fesvial

y ha sido condecorado

con la medalla al mérito de seguridad vial de la DGT.

Ha publicado más de 30 libros

y ha dirigido cientos de proyectos de investigación.

Es una de las personas que más sabe de seguridad vial en España

y alerta de los peligros añadidos a la conducción,

como el uso de smartphones. También habla de la importancia

de que haya más seguridad vial en las escuelas.

Tenemos el peligro de que creer que el problema de los accidentes

actualmente está controlado porque las cifras son buenas

y esto hace que la sociedad crea

que ya hay poco que hacer

y ocurra lo que ha pasado en otros países,

que han tenido retrocesos

precisamente por creer que el problema ya estaba resuelto.

Esto nos puede dar lamentablemente una sorpresa

porque en el tema del tráfico nada es definitivo.

Y nada es definitivo en el tema del tráfico

porque el tráfico es muy vivo, es enormemente cambiante,

porque depende mucho de lo que le ocurre a la persona

y depende mucho de lo que ocurre en el entorno.

Si aparece una nueva droga, se nos va a meter en el tráfico.

Si aparece el WhatsApp, se nos va a meter en el tráfico.

Ahora resulta que el WhatsApp está causando más muertos

que el alcohol o la velocidad;

a esto me refiero cuando digo que el tráfico es vivo,

porque hunde sus raíces

en lo que está pasando en el sistema social.

El modelo de educación vial en las escuelas

es un modelo que ha fracasado rotundamente.

Por una parte, porque las administraciones

no se han tomado en serio el tema de la seguridad vial,

cuando resulta que por debajo de los 25 años

y a partir de los seis o siete

el niño o el joven tiene más posibilidades

de morir en un accidente que de otro tipo de problema.

Y por otra parte, porque es que el modelo surge muy bien legislado,

pero muy poco realista. Y pongo un ejemplo.

¿Quién va a formar al niño, quién lo va a educar en la escuela,

si el educador no se ha formado en materia de seguridad vial?

Tenemos que ir a un modelo que explique el porqué de la norma

y que explique incluso aquellas cosas que no estando prohibidas,

como el manos libres, pueden ser enormemente peligrosas

y dar lugar a accidentes muy graves.

Hay que decirlo claro;

tenemos que hacer una gran apuesta por el tema de la formación,

no vaya a ser que al final tengamos carreteras y coches inteligentes

y no tengamos conductores inteligentes y bien formados,

porque al final el conductor va a ser el máximo agente

que provoque o evite un accidente de tráfico.

En los próximos años,

si queremos dar solución al problema,

hay muchos sectores que tienen que trabajar conjuntamente.

Tiene que ponerse también en ello el sistema sanitario,

porque la atención a las víctimas en España no es mala,

pero es muy mejorable en comparación con Europa.

Los sistemas formativos tienen que mejorar

y para ello están dispuestas las autoescuelas.

Y desde luego lo que más hay que hacer

es potenciar el mundo de la investigación,

porque si no sabemos cuándo, dónde, cómo y por qué

se están produciendo los accidentes de tráfico,

difícilmente podremos poner soluciones que sean lógicas,

que sean científicas y que sean rigurosas.

La aplicación Wazypark ha elaborado un estudio

con las diez ciudades españolas en las que es más difícil aparcar.

La primera en el ranking es Madrid,

cuya zona centro presenta una ocupación cercana al 95%.

La siguiente es Barcelona,

que tiene una ocupación en su núcleo urbano del 90%.

Y cierra el top 3 de las ciudades con más problemas para aparcar

Valencia, con un 80% de ocupación.

Estoy con Óscar Castillo de Autoescuela Goya.

Hola, Óscar. Hola, Marta.

A ver si me puedes dar una clase

porque yo tengo más de 10 años de carné y, en teoría,

puedo conducir este vehículo de tres ruedas.

Esta clase de vehículos no necesitan un permiso específico,

el de la clase A, de motocicleta;

pero eso no quiere decir que no tengas que tener

una formación y aprender a manejarlo.

Es más fácil de conducir que una moto de dos, ¿no?

Tiene más estabilidad en el tren delantero,

pero también tiene particularidades que hay que conocer.

Bueno, y lo primero es... Pues lo primero es

vestirnos adecuadamente y después dar una vuelta y probar.

Venga, vamos a ello.

Ya estamos equipados.

Tres ideas básicas antes de subirme a la moto.

Fundamental, en la moto, los frenos.

A diferencia de los turismos, aquí tenemos siempre la posibilidad

de diferenciar qué freno queremos usar en cada momento,

y eso es importante.

Además, este tipo de vehículo incorpora la posibilidad

de un tercer freno que actúa en las tres ruedas.

Segundo consejo. Al tener dos ruedas delante,

muchos de los accidentes de moto que se producen

por pérdida de adherencia del tren delantero,

esta moto los soluciona. Eso es una garantía.

¿Y tercero y último?

Mantener el equilibrio, la mirada lejos,

observar bien por los espejos

y, bueno, que te vayas haciendo a sus sensaciones.

Pues vamos a practicar. Ponte el casco.

Guantes... ¿Estás preparada?

A ver, qué remedio. Bueno.

Ahora vas a hacer estos jalones para que veas la diferencia,

a ver qué tal. Vale.

A ver, el estabilizador... Debes quitar el estabilizador,

coge freno y botón de "star", y arráncala.

Pues vamos allá. Freno de mano quitado...

¡Cuando quieras!

A ver los jalones, sortéalos. La mirada lejos.

Eso es.

¿Qué tal, Marta? Uf...

¿Cómo ha ido la experiencia? Esto es difícil, ¿eh?

Aunque tenga el carné de conducir, yo necesito unas cuantas clases.

Gracias, hasta la próxima. A ti, muchas gracias. Hasta luego.

Buscamos su colaboración.

Si quieren denunciar algún punto negro en la circulación,

señales que no se respetan

o cualquier problema que afecte a la seguridad vial,

pueden hacer como muchos de nuestros espectadores

y enviarnos un vídeo para mostrarlo en el programa

a nuestro correo: participacion@seguridadvital.es.

Además, también pueden contactar con nosotros

a través de nuestras cuentas de Twitter, Facebook e Instagram.

Saqué... Creo que dos horas para sacar mi licencia.

-Y yo todavía no sé manejar, así que no tengo.

-Una vez por pasarme un alto

y en EE. UU. te multan porque hay cámaras en los semáforos.

Pensé que me estaban tomando una foto

y luego resultó que era una multa.

Una vez rumbo al aeropuerto mi novio me estaba llevando

y se le poncha la llanta.

Entonces intentamos hacerlo, no nos salió

y hablamos a la policía

que viniera a por mí y me llevara al aeropuerto.

-Yo nunca he cambiado la llanta.

El gato del coche se lleva... -En la maletera.

-Ajá. -¡Ella no sabe nada de coches!

Soy Hulk 100%.

-Yo soy Gandhi porque no lo toco.

Hanna es un cero. -No, me pongo un 6, por esfuerzo,

porque me he atrevido a manejar; ella ni siquiera se atreve.

-Yo llevaría un chófer.

-Y yo no me llevaría a Ashley.

Esto ha sido "Seguridad vital"; gracias por estar ahí.

La próxima semana, más. Y ahora tú y yo, al rastro.

Y luego te invito a unos callos a la madrileña.

Hala, adiós. Adiós.

Vamos a darle la oportunidad a Marta de comprobar su palmada.

Regulín, ¿no? Venga.

(RÍE)

Ha vuelto a suceder.

Antes hablábamos del cinturón y ahora...

(Teléfono)

Vale. Venga.

¡Estamos grabando!

(Teléfono)

Espera un momentito.

¡Vale!

Perdona. ¿Voy?

(RÍEN)

¿Sabían que una...? Perdón.

Es obvio que no podemos... Perdón, arriba.

Es probablemente una...

(BALBUCEA) Perdón.

Vamos a dejar que dé la palmada Marta.

A ver ha mejorado. Voy.

Vaya mierda de palmada. Venga, repetimos.

Un, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete...

Otra vez.

Estamos soleados ahora mismo. Ahora sí, ¿no?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Seguridad Vital - 10/04/16

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Seguridad Vital - 10/04/16

10 abr 2016

Hoy: el cinturón de seguridad, conducción de motos de tres ruedas, impacto de las colisiones y afecciones cervicales. Invitados: Sergio y Javier Torres. 

ver más sobre "Seguridad Vital - 10/04/16" ver menos sobre "Seguridad Vital - 10/04/16"
Programas completos (192)
Clips

Los últimos 1.540 programas de Seguridad vital

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios