Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5474318
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 29/12/19 - ver ahora
Transcripción completa

El año se nos ha pasado volando.

Está a punto de terminar, doctor Fabiani.

Hay que ver qué rápido. Hay que aprovechar este momento.

Momento maravilloso.

Tenemos un año completamente nuevo.

Lleno de días que están a estrenar.

Para poner en marcha en cada uno de ellos hábitos saludables.

Y hay que ver lo que se come y bebe en esas fechas.

Para muchos parece, no que se acabe el año,

sino que se acaba el mundo.

Hay que tener cierta precaución.

Es normal en estas fechas hacer espesos en la alimentación.

Pero no hay que pasarse.

Hay que cuidar bien, no hay que abandonar los tratamientos.

Y hay que tener presente que a veces esa comida

o incluso ese alcohol que a veces bebemos

puede interferir con la medicación.

Esto puede ser importante para personas diabéticas,

que tengan tratamientos crónicos,

para el colesterol, para la tensión y para muchos otros.

Vamos a hablar específicamente de eso.

En estos últimos días del año

hay un lugar de Madrid que gana especial protagonismo,

la puerta de Sol; allí se darán las 12 campanadas.

Las más importantes de todo el año.

Y por eso lo hemos elegido como destino saludable.

El último de este 2019.

Alá donde fueres, haz lo que vieres.

Queda muy poquito para que nos tomemos esas 12 uvas.

¿Qué le pedís al año que viene?

-Lo primero, salud. -Salud.

Buena salud y que me vaya bien en la universidad

y me gradúe pronto.

Yo le pido salud, que tengamos un buen trabajo.

Oportunidades para gente que lo necesita.

-Salud. -Amor.

Amor. Qué bonito.

Muchas gracias.

Carlos, ¿qué tiene esta confitería

para que cada Navidad haya que venir aquí sí o sí?

Lo que tiene es tradición y buen saber.

Nosotros hacemos los turrones como siempre se han hecho.

Y eso nunca falla.

Hace más de 16 años que vengo.

¿Qué tienen estos turrones?

Pues que son naturales, seguramente. Están muy bien.

Ajá. Son buenos.

Pero bueno, ¿y esa cola? Vamos a ver.

Aquí huele que alimenta.

Toda esa gente que hay aquí, ¿qué ha venido a comer?

Bueno, el bacalao de Casa Labra.

¿Cuál es el secreto del bacalao?

Bueno, el secreto de este bacalao es el rebozado.

Lo primero que hacemos es este preparado.

Esta base de harina, leche y bicarbonato.

¿Cómo está este bacalao?

Está para chuparse los... Dedos.

Dedos. ¿De dónde han venido ustedes?

Expresamente de Barcelona a comer en Casa Labra bacalao.

No me diga eso. Es así.

¿Ha merecido la pena? Mucho.

¿Es un sitio imprescindible de la Navidad madrileña?

Imprescindible.

(CELEBRAN)

Y donde siempre hay cola en estas fechas

es en la administración de lotería más famosa,

Doña Manolita, ¿cuánta cola?

Juzgad vosotros mismos.

¿Cuánto rato lleváis haciendo cola?

Dos horas. Dos.

Y 20 minutos. Y 20 minutos.

Que en estos casos es importante.

Sí, hemos estado aquí.

¿Por qué venís a Doña Manolita?

Hombre, hemos venido a Madrid y ya que estábamos aquí

pues a intentar coger fortuna.

¿De dónde venís? De Toledo.

¿Todos los años viene usted a este mercado?

Todos los años vengo y todos los años compro.

¿Qué compra? Pues una figurita del Belén.

Porque voy haciendo lo que es el Belén cada vez más grandecito.

Noa, ¿qué le has pedido a los Reyes?

Pues he pedido unas cosas

porque yo me he hecho un escritorio en el salón

y entonces me he pedido cosas para hacerlo.

¿Tú te has portado bien? Sí.

Entonces te lo van a traer seguro.

Creo que ya sé lo que me voy a llevar.

Feliz año.

Después de eso que acabamos de ver,

supongo que sabéis dónde termina este reportaje.

¿No? Me pongo a la cola.

Se dice siempre que los peores días para ponerse malo

son las fiestas navideñas.

Pero claro, si cae un catarro,

a veces no te queda otra alternativa

que ir a tu centro de salud.

Menos mal, doctor Fabiani, que uno puede acudir a su médico

también en Navidad.

Los médicos tenemos que estar siempre disponibles.

Navidades, fines de semana, noche.

Por si ocurre algo importante.

Pero te adelanto que si lo que pasa es que tienes un catarro,

no hace falta que vayas al médico.

Los catarros son infecciones leves por virus,

se curan solas y que el tratamiento, no hemos inventado nada nuevo.

Beber un poquito de líquido, descansar

y si hace falta algún analgésico, ya está.

Parece que no todo el mundo lo tiene claro.

Uno de cada tres españoles cree

que los antibióticos curan el resfriado.

Bueno, pues vamos a volver a recordar que esto no es así.

Los resfriados, los catarros, son infecciones por virus.

Y a los virus, el antibiótico les da exactamente igual, Miriam.

Exactamente igual, no hace absolutamente nada.

No tiene sentido que tomemos antibióticos para un catarro,

pero sí tiene un peligro o un riesgo.

Y es que cuando tomamos antibióticos cuando es innecesario,

estamos favoreciendo que se produzcan

las resistencias bacterianas, es decir, las bacterias

se vuelven más resistentes a los tratamientos antibióticos.

Esto es un gran peligro que está yendo a peor

con el paso del tiempo.

Actualmente se calcula, Miriam,

que del orden de nueve a diez personas diarias

pueden estar muriendo en España

por culpa de bacterias resistentes a antibióticos.

Así que tenemos que tomárnoslo en serio

y no tomar antibióticos si no está indicado.

Oye, y ya que estamos hablando de antibióticos,

¿es verdad que no se pueden mezclar con leche?

A ver, muchos de los antibióticos es verdad

que se interfiere un poco su absorción

si se toma con productos lácteos.

Antibióticos hay de muchos tipos y hay algunos en que esto no ocurre.

Siempre que tengamos duda en este sentido

es conveniente que preguntemos al médico

o al farmacéutico que nos vende el medicamento

si en este caso es recomendable mezclarlo

con algún tipo de alimento; por ejemplo, con leche.

Oye, y ya que estamos hablando de bebidas,

¿es cierto que en estas fechas navideñas,

el alcohol abunda mucho en nuestras mesas,

pues que estas pastillas nunca deben mezclarse?

Los medicamentos con alcohol. Bueno, a ver, alcohol,

mientras menos mejor; el alcohol es un tóxico.

Por lo tanto, mientras menos, mejor.

Y mezclarlo con medicación, pues lo menos posible.

Es verdad que hay medicaciones

que no pasa nada porque brindemos con un poquito de champán.

Lo malo es que en estas fechas

no es que brindemos poquito, sino que hacemos algunos excesos.

Y no, el consumo de alcohol no es recomendable

con la mayoría de la medicación.

Y es más, te digo algo, llegan fechas de exceso

en las que tenemos que ser cautos, porque los adultos

tenemos que dar ejemplo a nuestros menores.

Y cuando bebemos mucho alcohol en su presencia,

podemos estar favoreciendo

que el día de mañana abusen del alcohol.

Algo que no es anda recomendable.

Totalmente cierto. Seguimos aclarando ideas.

Algo que han dicho nuestras madres, al menos al mía,

desde que el mundo es mundo, es:

"No tomes la pastilla con el estómago vacío.

Te va a sentar mal".

No me gusta llevarle la contraria a las madres.

Pero... Cuidadito con eso.

Cuidadito con eso.

A ver, en algunos casos puede ser así.

Hay medicaciones que los propios médicos

recomendamos tomarlas con alimentos.

Pero hay muchas que si las tomamos con alimentos

se interfiere su absorción.

Así que una vez más y en este caso,

vamos a escuchar a nuestras madres que tienen razón

en muchas cosas pero aquí conviene

que nos lo confirme el médico o farmacéutico,

nos diga si esa medicación es mejor tomarla con el estómago lleno,

sin alimento o el ayunas.

Explícame eso, explícamelo bien porque no sé si lo entiendo.

Lo vas a entender perfectamente.

Nos dicen que la medicación hay que tomarla con alimento,

significa que la tomamos, eso,

encima de la comida, durante la comida

o después de comer.

Si nos dicen que hay que tomarla si alimento,

porque puede interferir en la absorción ese alimento,

puedes tomarla una hora antes de la comida

o si hemos comido ya, hay que esperar dos horas

para que el estómago esté vacío.

Cuando decimos tomar medicación en ayunas,

nos referimos a eso, sin alimento

pero en este caso a primera hora del día, antes del desayuno.

A ver, ¿y es verdad que...? Me está dando miedo ese bolso.

Estás sacando de ahí lo más grande.

Hombre, llevas muchos medicamentos, Miriam.

A ver, dime, sí.

Quería preguntar, esto es una pastilla efervescente,

¿y es verdad que estas pastillas son más eficaces?

Bueno, a ver, más eficaces no.

Lo que pasa que algunos preparados,

por ejemplo a veces las medicaciones efervescentes,

sean en pastillas o sobre, a veces hacen afecto

un poco más rápido, una cuestión de rapidez.

Pero aprovecho esta pregunta, Miriam.

Hay una cosa importante; si la pastilla es de tragar

se traga, si es de masticar se mastica

y si es efervescente se echa efervescente.

Ahora, coger una pastilla que debo tragar

pero masticarla o coger una efervescente

pero me la tomo sin agua;

las medicaciones hay que tomarlas como hay que tomarlas.

Muchas veces queremos intentar partir pastillas

que no se debe partir; la pastilla si se puede partir

viene como esta, ¿la ves?

Viene ranurada, es decir, está preparada

para ser partida.

Si no viene ranurada, no la partamos

porque a veces esa cubierta, esa superficie

que tiene por fuera la medicación, si la rompemos

dificulta o puede modificar su absorción.

Y por cierto, un pequeño truco.

Si tenemos personas que nos están escuchando

que tienen que partir medicación

porque tienen que tomar media pastilla, por ejemplo,

aunque venga regulado, hay veces que cortarla no es fácil.

Venden unos dispositivos muy baratitos

que son cortadores de pastillas y permiten cortarlo

con facilidad y evitan que demos un golpe

con el cuchillo y tener que buscar el trozo de pastilla

en la otra punta de la cocina.

Ya que estoy aquí, voy a solucionar todas mis dudas.

Y dale ahí con el bolso... Sí.

Si se me olvida una pastilla,

¿qué hago? ¿Me espero al día siguiente?

Si se te olvida una pastilla y ves que ha pasado la hora

de tomártela, en cuanto te des cuenta,

lo que debes hacer es tomártela.

Si se ha pasado un día entero y es mañana,

pues me tomo la siguiente y ya está.

Te voy a dar un truco, Miriam.

Ahora que estamos todo el día todos con el móvil encima,

poner una alarma en el móvil, que me recuerde el momento

de tomar la pastilla, es un gran truco

que podemos poner en práctica todos

para evitar ese error de olvidos que pueden ser frecuentes.

A veces no es que se nos olvide tomarnos las pastilla,

sino que decimos: "Me encuentro mejor,

me voy a dar un descanso ahora por ejemplo en navidades".

¿Qué pasa? La época de vacaciones

es de vacaciones, de disfrute.

No de vacaciones de la medicación.

Vale, me queda claro.

Todo tiene su detalle, y me explico.

Si estamos hablando de que yo me encuentro mejor

porque tengo menos dolores en estas fechas,

hago más ejercicio, me encuentro mejor,

¿puedo tomar menos analgésicos? Pues no está mal.

Si resulta que me noto menos nervioso

y una medicación que me han puesto para la ansiedad,

ahora estoy más tranquilo, puede que no esté mal quitarla.

Pero medicaciones de tratamientos habituales

que tomo para la tensión, el corazón,

para la diabetes; no debemos dejarlo de tomar

porque me encuentro bien.

Muchas veces me encuentro bien precisamente

porque tomo el tratamiento.

Y si dejo de tomarlo y le doy vacaciones,

pues me puedo empezar a encontrar mal.

Las vacaciones son para nosotros no para los tratamientos.

¿Sabes la pastilla que no debemos olvidar?

¿Cuál? La que nos tomamos

cuando tenemos gripe, nos encontramos fatal.

Es que la gripe ya está aquí. ¿Qué recomiendas?

Lo primero es que recordemos que llamemos gripe

a lo que es gripe.

Para que podamos hablar de gripe,

no vale con un poco de dolor de garganta,

un poco de moqueíllo, estornudo, no.

Hace falta que tengamos fiebre alta,

dolor muscular, dolor de cabeza; eso es gripe.

Pero recordemos: la gripe, igual que el catarro,

se cura solo, con lo cual esos virus

lo que tenemos que hacer es combatir el malestar.

Tirar de analgésicos, de antitérmicos,

para que nos encontremos mejor sabiendo que va a durar

de cinco a siete días.

Y si no hemos caído con la gripe y queremos no caer, recordad:

Primero, lavado de manos, que lo hemos dicho muchas veces.

Y si alguien en casa ya ha caído

y queremos no contagiarnos, recordad:

tenemos que abrir las ventanas.

Las ventanas no hay que cerrarlas para que no entren los virus.

Hay que abrirlas para que los virus salgan.

Aunque sean días de frío.

No pasa nada por ventilar la casa, que viene bien.

Nos abrigamos, porque es lo que toca en estas fechas del año

que siempre hace frío, algo normal

porque estamos en invierno, ¿pero por qué unas veces nieva

o cae una helada y otras no?

Nos lo explica una meteoróloga.

Estamos en un entorno maravilloso en el Parque Nacional de Guadarrama.

Hace muchísimo frío y me he puesto mi gorro y mis guantes

para evitar perder calor corporal

y dejar la mínima parte del cuerpo expuesta al frío.

Está nevando y para ello necesitamos dos condiciones perfectas:

una es que haga frío; estamos a una temperatura

ligeramente por encima de cero grados;

y otra es la presencia de humedad.

A veces puede hacer mucho frío

y que no se produzcan nevadas como ahora mismo.

Estamos a una temperatura por encima de cero grados.

Y es que necesitamos un ingrediente fundamental.

La humedad, la precipitación y el agua

en estado líquido para que se congele

ese agua y se produzcan los copos de nieve

que dan lugar a estas nevadas.

Y lo normal en días con tanto frío es que se produzcan heladas

que ocurren cuando la temperatura baja

por debajo de los cero grados y sobre todo en noches

de cielo despejado.

Viento y humedad son dos variables meteorológicas

que nos pueden hacer sentir más frío o más calor.

Es lo que conocemos como sensación térmica.

Por ejemplo, ahora estamos a dos grados.

Pero no tenemos viento.

Por lo que la sensación térmica es la misma.

Eso sí, hace muchísimo frío y yo me voy dentro a buscar calor.

Qué frío hace, madre mía, estoy helada.

Bienvenida; tenemos aquí una chimenea

para que puedas calentarte, pasa.

Raúl, cuéntame cómo son los inviernos aquí.

¿Hasta dónde baja la temperatura?

Bueno, pues tenemos inviernos de hasta menos nueve, diez grados.

Los inviernos más fríos.

Sobre todo a principio de la jornada.

Pero últimamente los inviernos están siendo muy irregulares

y son inviernos donde hay muchos días de frío

pero de repente se alterna con un día primaveral.

A punto estamos de terminar este año 2019,

parece que de momento enero va a comenzar

con algo más de lluvia de lo normal en Galicia.

Ambiente más seco en el sur y Mediterráneo

y temperaturas dentro de lo normal.

Salvo en el nordeste, donde podríamos tener

un enero algo más cálido de lo habitual.

Con esta previsión ya solo queda desearos feliz año 2010.

En "Saber vivir" ya hemos aprendido qué se debe hacer

o no se debe hacer para entrar en calor.

En este caso, sería, por ejemplo, no fumar

y no beber alcohol; seguro que te acuerdas.

A ver, ya lo hemos dicho; beber alcohol

y fumar no es bueno para entrar en calor

sino todo lo contrario, es más,

creo que es un excelente primer buen propósito

para año nuevo.

Evitar beber alcohol y dejar de fumar

si somos fumadores; hay pocas cosas

que podamos hacer tan buenas para la salud

como disminuir el consumo de estos dos tóxicos.

Apúntalo. Se me ocurre

otro nuevo propósito saludable

que podría ser, por ejemplo, tomar menos pastillas

y por tanto llevar una vida más saludable.

Me parece muy interesante propósito.

Hemos hablado mucho de no medicalizar la vida.

De no tomar medicaciones para las cosas

que son de la vida diaria; estar un poquito más nerviosos.

Fíjate, ese puede ser un tercer propósito.

Intentar, cuando nos encontremos estresados y nerviosos,

relajarnos haciendo ejercicio, respiración,

escuchando música, dando un paseo

para intentar no tomar medicaciones también

para esos cuadros de nerviosismo,

de esos momentos en los que no dormimos muy bien,

y aplicar consejos que hemos visto en nuestros programas.

Me quedo con uno que has dicho

que va a ser también nuevo propósito este año.

Es el de practicar más ejercicio.

Gran consejo; le podemos pedir a los Reyes Magos

que nos traigan unos zapatos de deporte,

ropa de deporte y también que nos traigan

que en nuestro barrio haya polideportivos

y parques para ponernos a hacer ejercicio.

Algo que es bueno para todo el mundo.

Sí, señor. Y dicho eso,

el ejercicio es muy bueno para controlar el peso.

Así que remato con otro buen propósito

que es mejorar nuestra alimentación

para controlar el sobrepeso

y mejorar nuestra salud, ¿qué te parece?

Me parece que nunca es tarde para aprender.

Lo sabe bien nuestro siguiente protagonista.

Un maestro que no se jubila.

¿Y en qué es maestro En cocinar el mejor pulpo de su tierra

Xinzo de Limia, en Ourense.

Nadie le conoce como José Carrera, sino como Pucho.

-Hola, Pucho, buenos días. -Buenos días.

Dicen que eres el mejor pulpeiro de Galicia.

No es para tanto.

-¿Cómo se cuece el pulpo? -¿Cómo se cuece? Mira,

se deja hervir el agua,

-se empieza a meter el pulpo. -Cuando empieza a hervir.

Cuando empiece a hervir, tiene que estar el agua muy caliente.

O si no, vuelve a hervir

y ya solo apaga la lumbre y reposo media hora.

-Y ya se queda tal y cual. -¿El secreto cuál es?

La calidad.

¿Qué es para ti el pulpo, el trabajo de pulpero?

Mi vida, es mu vida.

Será por tradición; mis tatarabuelos ya eran pulperos.

Ya iba mi suegra embarazada y ya lo llevaba.

Era muy duro, había que llevar leña.

Había que llevar la caldera, había que llevar paraguas pequeño.

Y si llovía, el agua se metía para abajo

y llegabas mojado a la noche a la casa.

Aquello era más miseria.

Oye, has tenido problemas de salud.

Cuéntanos cómo ha sido.

¿Por qué? Fue un pequeño achaque.

Tuvo un infarto hasta año y medio, y nada.

Barajaron en el tema de jubilarse y él nada.

Pues nada, a seguir.

¿Qué has cambiado para poder llevar eso bien?

Un poco de dieta.

Le damos el desayuno en cama.

Asado, grasas, poquito.

-Trabaja un poquito menos. -No, no trabaja nada.

Sí, baja un poquito la marcha.

-Dime qué es para ti saber vivir. -Pasarlo bien.

Disfrutar de la vida, sus momentos y estar siempre alegres.

Y no enfadarse.

A ver, Pucho, ¿por qué eres tan conocido aquí?

¿Por el pulpo o por el carnaval?

Por las dos cosas.

-¿Te gusta el carnaval? -Mucho.

Se demanda.

Lo vivo del día a la mañana; no entro en casa para nada.

El futuro, ¿querrías que siguieran tus hijas, tus nietos?

Pues yo sí, que fuesen como yo.

Trabajar bien el pulpo y tener a la gente siempre contenta.

Bueno, Pucho, ¿cómo te alimentas?

Podemos probarlo a ver qué tal está.

Pues me alimento, a ver, con pulpo y mucha fruta.

Pera, manzana, lo que sea; aunque sean cerezas.

Lo que haya; me gustan todas a todas horas.

Y después, vida natural.

Vida moderna, no me gusta ninguna.

Estará bueno el pulpo de Pucho, ¿no?

-¿Estará bueno? -Si está bueno.

Está rico, sí, un poquito de pique.

Pero a este le da por picar

-el pulpo, pero está bien. -A él le gusta picante.

Viendo ese reportaje, Aitor, no sabes las ganas

que me han entrado a mí de una tapita de pulpo fría.

Bueno, de tapa o de raciones.

Porque cuando la gente se va de tapeo, pierde bastante

la noción de las cantidades que está consumiendo.

Luego encima empieza a beber y con platos como este,

que tienen incluso patata cocida y aceite de oliva,

te despistas y tomas más calorías de las que crees.

De pulpo vamos a hablar hoy en "Saber vivir".

De pulpo y langostinos.

Porque triunfan en comidas y cenas navideñas.

Es el momento de aprender a comer.

A la hora de comer hay un mito muy antiguo sobre el pulpo

y es que no se debe tomar con agua porque puede sentar mal.

Fíjate tú qué mito.

Mezclar pulpo con agua. Es raro.

Dos alimentos que son sanos.

Además, como si el agua te fuera a sentar mal.

Cualquier otra bebida va a ser menos saludable

que el agua y obviamente no hace

que te siente mal un alimento en concreto.

Es una cosa que no tiene ni pies ni cabeza.

No lo entiendo.

Es cierto es que el pulpo es una de las especies

más inteligentes del reino animal,

que no sé si nos convierte a nosotros

en personas más inteligentes si consumimos pulpo,

pescado, marisco. Sí, no funciona así.

Podría ser muy práctico para la humanidad.

Pero no; lo que sí es cierto

es que los ácidos grasos que tiene el pulpo,

también el pescado, sí que son fundamentales

para un correcto neurodesarrollo.

Y eso es muy importante durante el embarazo

y también en las primeras etapas de la vida.

Pero en este sentido, no solo mediante el pescado

se pueden incorporar estos ácidos grasos,

ni tampoco es que mejoren la capacidad.

Lo importante es que tengas suficiente

y que tengas una dieta saludable sin déficit.

Y que comas de manera recurrente

semillas, frutos secos, pescado o marisco.

Hablamos en ese caso de los moluscos sin concha.

Cefalópodos, donde tenemos además del pulpo,

la sepia, por ejemplo, calamares.

¿Qué cuentas de esa familia de cefalópodos?

Pues que son un alimento bastante nutritivo e interesante,

tiene una buena proteína de calidad, se digieren bien.

Y también es cierto que tienen, aunque no sean tan grasos

como el pescado azul, sí que tienen un aporte

de la grasa de buena calidad.

Los ácidos grasos son poliinsaturados, tienen omega 3.

¿Nutritivamente son mejores que los moluscos con concha?

Por ejemplo, berberechos, almejas, mejillones.

Son distintos; fíjate, cuando empezamos a incorporar

un molusco con concha, el aporte nutricional

es ligeramente distinto.

Siempre digo que para recordarlo, si tiene concha,

también tiene mayor aporte de minerales.

Y en este sentido suelen destacar más por el aporte de zinc

que el aporte de hierro; mientras que los moluscos

que no tienen concha, pues como hemos dicho antes,

buena fuente de proteínas, de ácidos grasos saludables.

Seguimos con el marisco pero pasamos a otra familia.

La familia de los crustáceos. ¿Cuál es el más popular en navidad?

El langostino. Vamos a pescarlos.

Pero no en el mar, ojo,

sino a muchos kilómetros tierra adentro,

en Medina del Campo, Valladolid.

Estamos en Medina del Campo, provincia de Valladolid.

En la primera granja acuícola de langostinos

porque Medina del Campo está a una hora y media solamente

por carretera del centro de consumo más importante

de Europa, que es Madrid.

La variedad que cultivamos en gambas naturales

es el langostino blanco con los resultados

que nos da a nivel productivos.

Además que el mercado del langostino blanco

es el más grande que existe a nivel mundial.

Bueno, vamos a entrar en el área de maduración

donde tenemos nuestros reproductores.

La iluminación aquí, en este momento no existe.

Estamos simulando la noche para ello.

Temperatura constante de 29 grados.

Alimentamos con calamares, con mejillones.

Dieta muy especial.

Para que las madres puedan tener muy bien a sus hijos.

Tiene su órgano de recepción de esperma en esta parte.

Su oviducto.

Este sería un reproductor, un macho.

Su madurez sexual la puedes apreciar en estos dos apéndices

que se ven aquí como unos pequeños sacos blancos

que vienen siendo los espermas de él.

Es un macho muy sano.

Se puede ver el tamaño de sus antenas

que es un indicador de salud.

Los machos tienen vida más prolongada que las hembras.

Tienen un desgaste menor.

Las hembras de langostino tienen una producción

que está entre 220.000 y 260.000 huevos.

Esto son tanques donde tenemos larvas.

Calculamos tener entre 100.000 hasta 150.000 larvas

en cada uno de estos pequeños tanques.

Ellos tiene una edad de 40 días desde haber salido de su huevo.

Ahora les vamos a mostrar unas larvas

de 30 miligramos aproximadamente listas

para pasar a las piscinas de engorde.

En estos tanques de producción pasan alrededor de cuatro meses.

Utilizamos la harina de krill, que es un microcrustáceo

y que es con lo que nosotros los alimentamos.

Si se fijan, el agua no es cristalina

como uno lo pensaría, porque el langostino vive

en una profundidad de 20 metros, por lo tanto tratamos de aquí imitar

un poco la turbiedad del agua en la que vive de forma natural.

En este caso, este langostino,

dentro de una cuatro semanas aproximadamente ya estará

listo para ser comercializado.

Mayoritariamente lo que producimos es langostino crudo,

también hacemos algo cocido

pero nuestros clientes en general piden langostino crudo.

Muy orgullosos, hemos ganado el Premio Sabor al año 2020

para nuestro langostino natural y fresco.

Langostinos, cigalas, nécoras, almejas.

Estamos en fechas que más marisco se consume, Aitor.

Pero no sé si tenemos que hacerle caso a ese mito o realidad

de que sube el ácido úrico. Si es que se ha repetido

hasta la saciedad; a cualquier persona que preguntes

qué sube el ácido úrico, te dirá directamente

"el marisco y el tomate"; esos alimentos.

Pero fíjate, esa creencia viene un poco heredada

de aquellos tiempos en que las clases muy pudientes,

los reyes, comían estos alimentos tan exclusivos,

por eso se relacionaba tanto.

De lo que no se hablaba ni tenía tanto protagonismo

era que también tomaban mucha cerveza, mucho vino,

también muchas harinas refinadas

y carne roja; ahí no hablamos tanto del ácido úrico.

Es decir, no tenemos que hacer caso a ese mito.

¿Y al de que sube la tensión arterial?

Tampoco, ninguno de los dos, los dos son mitos.

En el caso de la tensión arterial,

el marisco y el pescado son alimentos

que como tienen buenos ácidos grasos,

tienen una función antiinflamatoria.

Lejos de aumentar la tensión arterial,

nos va a venir muy bien, van a ser alimentos cardioprotectores.

Estos langostinos que tenemos aquí, ¿cómo recomiendas tomárnoslos?

Cocidos, a la plancha, en un guiso.

Mira, pues esas serían opciones fantásticas.

¿Qué habrá que evitar? Es un poco de sentido común.

Acompañarlos, por ejemplo, fritos con una gamba gabardina

y de salsas que no sean saludables.

Siempre que cojas un langostino en la mesa,

ir corriendo a mojarlo en mayonesa.

Oye, mira, vamos a intentar priorizar, hacerlos al horno,

hacerlos a la plancha; fíjate, yo elegiría

dependiendo de qué vayas a preparar en casa.

¿Tienes horno libre? Al horno.

¿Tienes la plancha libre? Ya tienes tu elección.

¿Qué semáforo ponemos entonces al marisco?

Nada, verde siempre y cuando sea marisco fresco.

Los palitos de cangrejo

esos que encontramos en el supermercado,

no cuenta como marisco.

Así que verde el que sea fresco.

Lo podemos acompañar de muchas salsas.

Tenemos de muchos tipos.

Tenemos la salsa verde, salsa rosa. Todos los colores.

Todos los colores.

En este sentido, yo intentaría analizar

qué tiene esa salsa y si es comercial o casera.

Las salsas que por lo general vemos en el súper

suelen tener aceites de girasol,

aceites de mala calidad y mucho contenido de azúcar.

Si por el contrario la hacemos casera,

mejoramos mucho los ingredientes.

Y a la hora de escogerla yo priorizaría

sobre todo en Navidad aquellas salsas

que tengan mucho aceite; ya va a haber suficiente cantidad

de energía a lo largo de la comida.

Prioriza, por ejemplo, una salsa cítrica,

una vinagreta, que no estamos aportando

tanta cantidad de calorías.

Ojo a la salsa con la que acompañamos al marisco

pero también ojo a esos canapés que suelen acompañar también

a los langostinos; los hay de muchísimos tipos,

los más consumidos pueden ser en la ensaladilla,

el humus, por ejemplo, ¿qué opinas? Sí.

Ojalá hubiera más canapés de humus

y ojalá acompañaran, como tú has dicho,

a langostinos; hay veces que los canapés

no acompañan, sino que es como ese protagonismo inicial.

Además llegas con mucha hambre.

Claro, y vemos que está en el inicio de la comida

los alimentos más superfluos.

Hay algunos canapés que no son más sanos,

¿pero quieres que cuente cómo hacer canapés un poco más saludables?

Por favor. Pues mira,

la parte de arriba, lo que tiene encima en canapé,

vamos a escoger alimentos de calidad.

Has dicho humos, también podemos escoger tapenade,

que es un paté que está hecho con aceitunas.

Las gambas también serían una buena opción.

Guacamole, ¿por qué no?

Y no podemos olvidar que el canapé

puede fallar un poco también en la parte del pan.

Que tomes uno o dos canapés no pasa nada,

pero si vas a tomar ocho, nueve, yo buscaría una alternativa.

Le pondría incluso en la base en vez de pan, verdura.

Eso lo cuento en redes sociales.

Idea muy buena. Estaremos

en redes sociales para que nos des más alternativas.

A fin de cuentas, los canapés son aperitivos,

no debemos olvidar qué es un aperitivo.

Un aperitivo es una manera de empezar a abrir el apetito,

de abrir boca; lo que no podemos hacer

es que es la Navidad y tengas patatas fritas,

"snacks", canapés, embutidos.

¿Y luego qué comes?

Es decir, vamos a intentar comer alimentos que sean sanos

y que de alguna manera tenga protagonismo también

la calidad dentro de ese menú.

¿Qué debemos entender por buena calidad?

Buena calidad, cuando hablamos nutricionalmente,

es que los productos sean frescos, que sean lo mínimamente procesados,

y en este sentido, que prioricemos productos

de origen vegetal.

No muchas veces en Nochebuena, Navidad,

hay suficiente verdura, y hay forma de meter verdura que sea divertida,

apetitosa; no tiene por qué ser aburrido

en el menú de Navidad.

Tenemos que meter más verdura en ese menú.

La idea a veces es llegar con buen apetito.

Lo primero es no andar picoteando entre horas

y no digamos si se trata de chucherías.

Recomendación que vale para toda la familia.

De los mayores a los más pequeños.

El 50 % de la población consume golosinas de forma habitual,

incluidos los niños; estas golosinas

están compuestas en su mayoría por azúcares y polialcoholes

llegando hasta el 90 %.

Vamos a ir al cine e intentar hacer un cine saludable

porque muchas veces en el cine podemos llegar a consumir

hasta 1.400 calorías.

Queríamos un paquete de palomitas.

Pero ponlo lo más pequeño que tengas, por favor.

-¿Lo quiere con refresco? -No, pedimos mejor agua, ¿no?

Un paquete combo junto con un refresco

puede llegar a tener hasta 1.000 calorías.

-Mami. -Dime.

-¿Compramos unas chuches? -Pero hemos comprado palomitas, ¿no?

Solo una o dos o si no se nos pican los dientes.

Vale, venga.

Las chucherías pueden tener 300 y 400 kilocalorías

por cada 100 gramos.

¿Implica que nos tengamos que olvidar de ellas?

No; si un día vamos al cine y nos apetece comerlas,

podemos hacerlo, podemos elegir una o dos

como hemos hecho y así nos quedamos satisfechos.

Que empieza la peli. Toma, ponte aquí las palomitas

y nos las vamos comiendo, ¿vale?

Nora, si no queremos, por ejemplo, comprar palomitas y chucherías

en el cine, podemos llevar nuestras propias opciones.

-Por ejemplo. -Un bocadillo de paté de aceitunas.

A ver. Un puñadito, mira,

-de frutos secos. -También fruta.

O por ejemplo unos palitos de zanahoria.

-¿Lo probamos? -Vamos a probarlo.

¿Pero qué es lo importante de ir al cine?

-Disfrutar. -La película.

Disfrutar de la película.

(AMBAS) Hasta el próximo programa.

Ya lo decían nuestras madres y abuelas.

No comas chucherías que luego te duele la barriga.

Vale también para los mayores,

que cuando se pasan comiendo llega el empacho.

Lo abordamos hoy con nuestro médico especialista.

Navidad, Nochebuena y Nochevieja son sinónimos

para mucha gente de una palabra: el empacho.

¿Y por qué nos empachamos con tanta facilidad?

Voy a preguntar a nuestro experto en aparato digestivo.

Doctor Gonzalo Guerra, muy buenas. Buenas.

¿Cuál es la explicación médica del empacho?

Pues la explicación es muy sencilla; el estómago tiene una capacidad

más o menos limitada; si nos pasamos comiendo

y lo llenamos demasiado, vamos a tener esa sensación

de empacho, de que nos hemos llenado de más.

¿Es cierto que a medida que pasa el tiempo

comemos un poco menos, cenamos un poco menos

pero nos llenamos más a medida que nos hacemos mayores?

Pues es una verdad a medias.

El estómago, realmente una vez que ya tenemos la edad adulta

o nos hemos desarrollado del todo, siempre va a tener el mismo tamaño.

¿Qué ocurre? La gente piensa

que el estómago es como una bolsa de la compra,

que está siempre ahí abierto y echas cosas.

Y no es así, el estómago sería más bien como un globo.

Como este globo.

Es decir, cuando lo tenemos vacío, es como un globo vacío.

No tiene nada dentro y está colapsado.

Está así sin que tengamos nada.

Sin embargo, cuando empezamos a comer, empieza a llenarse.

Y se puede llenar muchísimo, es como si cogemos el globo

y en vez de llenarlo de comida lo hinchamos.

Vale. Ahora mismo se estaría llenando de comida.

Y bebida, claro. Ahora mismo tendríamos aquí

comida y bebida.

¿Y cuánto puede llegar a caber en un estómago normal?

Puede llegar a caber hasta cuatro litros,

que es una barbaridad. ¿Qué ocurre?

No debemos llegar a llenar hasta los cuatro litros.

Hay que parar antes. Claro.

Para que no tengamos esa sensación de llenazo.

Si siguiese hinchando el globo, ¿qué ocurriría?

Explotaría. Pues no hay que llegar ahí.

No es lo deseable. Hay que parar antes.

Bueno, si nos hemos pasado comiendo en estas Navidades,

y llegamos al indeseable empacho,

¿cuáles serían los remedios? Vamos a hablar de ellos.

Por ejemplo, empezamos por ayunar un día. ¿Sería buen remedio?

Bueno, digamos que ayunar un día no nos va a hacer mal.

No es malo no comer, pero tampoco va a arreglar nada.

Porque dejemos el estómago vacío un día entero,

no va a pasar el empacho que tengamos al día siguiente

o hayamos tenido el día anterior.

Quizá en esos días intermedios entre Navidad y Nochevieja,

por ejemplo, o entre la cena de empresa

y la Navidad, lo que tenemos que hacer

es comer cosas muy ligeras.

Comer fruta, verdura, hidratarnos bien; infusiones,

zumos naturales, agua; cosas que ayuden a nuestro organismo,

a nuestro aparato digestivo a recuperarse del exceso.

¿Y ese vasito de agua

con bicarbonato y chorrito de limón?

¿Ese remedio de la abuela?

Los remedios de la abuela casi siempre funcionan.

Por lo menos en parte.

Es verdad que un vasito con agua de limón y bicarbonato,

por ejemplo, nos va a corregir muy bien la acidez.

Nos va a ayudar a hidratarnos muy bien

y nuestro estómago lo va a tolerar muy bien

porque tiene un pH muy neutro; la acidez del limón

y la base del bicarbonato,

nos va a quedar una especie de suero fisiológico

hecho de manera casera.

¿Y qué te parece, doctor, una infusión después de comer?

Aquí tenemos algunos ejemplos; de manzanilla, jengibre, anís.

Las infusiones son de lo mejor que se puede tomar

cuando uno está empachado porque tienen dos cosas muy buenas.

Una, cada planta tiene sus propias características

y su propia función.

Por ejemplo el anís estrellado es bueno para los gases,

el boldo va a hacer que el hígado fluya mejor la bilis

hacia el intestino, el jengibre es muy digestivo.

Y además, se toman calientes.

Con lo cual, caen en el estómago muy bien.

Porque el estómago lógicamente no está a 10 grados ni a 7 grados

ni a 12 grados, estará a 36.

Si tomamos la infusión caliente

va a sentar muy bien en las paredes del estómago.

Mientras que si tomamos líquidos fríos

el estómago va a tender a protestar un poquito.

¿Y deberíamos recurrir a prebióticos o probióticos también

que tienen buena fama de equilibrar nuestro aparato digestivo?

Por ejemplo, el kéfir. Todas esas cosas

van a ayudar a equilibrar la flora.

Si nuestra flora intestinal está bien,

nuestras digestiones van a ser mejores.

Vamos a tener menos gases, nos vamos a hinchar menos.

En general, nos vamos a encontrar mejor.

Estamos dando buenos consejos basados

en el rigor y la evidencia científica

para aliviar el malestar de una digestión pesada.

Pero lo mejor, está claro, es no atiborrarse.

Comer con la cabeza y sabernos controlar;

algo indispensable en estas fechas navideñas

y especialmente si vamos a comer en un bufé.

La mayor tentación.

Los empachos se convierten en algo típico

cuando llegan estas fechas.

Probablemente sea por la cantidad de alimentos que ingerimos.

Pero también por las opciones que escogemos

cuando tenemos toda la mesa.

¿Sabríamos elegir los alimentos sanos

cuando tenemos libertad de elección entre todos los alimentos?

Nos vamos a un bufé para comprobarlo.

Me gusta mucho comer en un bufé.

Cada vez que vengo a uno puedo elegir lo que más me apetezca

entre un montón de comida.

Me encanta venir a un bufé, llenar el plato hasta arriba

sin que nadie me ponga límites.

-¿Qué vas a elegir de comida? -Con tantas cosas no sé qué escoger.

-¿Vamos a ver qué hay? -Pues vamos.

-Hola, chicas. -Hola, Gema.

¿Cómo estáis? ¿Qué tal?

-¿Dejáis que me siente con vosotras? -Claro.

No sé si es la mejor opción de todas las que tenías.

Has elegido fiambre pero el fiambre tiene casi la mitad

de almidón, paté que tiene mucha grasa

y haz elegido un chorizo, una carne procesada.

Carpaccio de calabacín; tiene esa vinagreta.

Son boquerones, pero tiene realmente buena pinta.

Es necesario consumir mínimo dos raciones

de verdura al día; la opción más saludable

para los primeros platos sería esto, siempre verdura.

¿Qué vas a coger de segundo?

No tengo ni idea, pero hay un codillo que me provoca.

Yo he visto un tabulé que tenía una pinta...

Muy buenas, ¿todo está a su gusto?

-Está fenomenal. -¿Nos dirías qué lleva el tabulé?

Claro; tienes cuscús, cebolla morada, pimiento verde,

pimiento rojo, aceituna negra.

Y un caldito de verduras.

Mira qué ingredientes más saludables tiene ese tabulé.

Ahora has hecho una elección que ha dado en el clavo.

Con este segundo te has pasado un poco.

Lo normal es que nuestra cabeza vaya a consumir proteínas cárnicas

de segundo plato.

¿Pero no crees que te has pasado un poquito con esa guarnición?

Propongo algo mejor.

¿Qué te parece poner una ensaladita en vez de todas esas patatas?

-¿Cómo lo ves? -Pues tienes razón.

En los segundos platos no tenemos por qué abusar

de las proteínas de la carne; podemos basarnos

en hidratos de carbono y disfrutarlo con platos entretenidos.

-¿Vamos con el postre? -Sí, estoy llenísima.

-Vamos a ver. -A ver qué elegís.

Has elegido la opción menos saludable de las que había.

Y no solo eso, sino que has escogido muchísima cantidad.

Es algo que tiene gran cantidad de azúcar

y desde luego no es lo mejor paro cuando has terminado de comer.

Sí, pero con esta pinta que tiene...

Lo más importante es la capacidad de autocontrol

que tenemos que tener en estos sitios.

Sin ninguna duda, has elegido la opción más saludable.

Te apetecía algo dulce, algo de postre

que esté rico y has elegido fruta.

Tenemos que consumir más de tres raciones diarias

de fruta al día.

La fruta, después de comer, no tiene ningún problema.

Así que eso, sin duda, es la opción más saludable.

A mí me encanta comer en un bufé.

Pero eso no es excusa para abandonar una dieta saludable.

Al final es algo que depende de nosotros.

Que podamos llenar el plato hasta arriba

no quiere decir que lo tengamos que hacer.

Podemos ahorrar el empacho.

Recordad, incorporad siempre un plato de verdura

para el primero; no os cerréis

a consumir proteína cárnica en el segundo.

Y desde luego, no hay ningún problema en el consumo

de fruta para un buen postre.

Hay que controlarse a la hora de comer y de beber.

Porque tomar alcohol en exceso es tan perjudicial

o incluso más que comer en exceso.

Para no sufrir esa temida resaca, doctor,

hay dos creencias populares muy extendidas.

Una que es no mezclar alcoholes.

Y otra que es comer mientras se beber alcohol

para evitar la resaca. Pues dices bien.

Son dos creencias populares.

Una tiene algo más de base que la otra.

No mezclar no va a hacer

que nos haga menos efecto el alcohol.

Lo que ocurre es que generalmente cuando mezclamos

cada vez vamos aumentando la graduación alcohólica

de la bebida; empezamos con la cerveza,

nos pasamos al vino y terminamos en el "whiskey",

en la ginebra, lo que sea.

Y eso evidentemente nos va a afectar mucho más

que el típico amigo que tenemos todos

de "yo solo bebo cerveza".

Claro, solo bebes una bebida que tiene cinco grados.

Luego, no mezclar no va a evitar los efectos del alcohol.

Lo que hay que hacer es beber con moderación.

Mezclando o sin mezclar.

En cuanto a lo de comer, eso tiene un poquito más de base.

Si bebemos el alcohol en ayunas,

lo que va a ocurrir es que la absorción del alcohol

en nuestro intestino va a ser rápida.

Y por tanto, va a pasar a la sangre en gran cantidad.

Mientras que si lo hacemos acompañado de una comida copiosa

y de manera mucho más lenta,

esa absorción va a ser mucho más pausada

y va a pasar menos cantidad a la sangre.

Por lo tanto, va a hacer un poquito menos de efecto.

Lo cual no quiere decir que beber comiendo no nos afecte.

Nos afecta pero quizá un pelín menos.

Si te has pasado bebiendo, al día siguiente

para aliviar resaca,

iría bien tomar bebida con cafeína, como café, por ejemplo.

Bueno, la resaca, si tuviese alguna cura mágica,

puedes imaginar que estaría comercializada.

Desde luego.

Beber nos va a ayudar porque nos va a hidratar.

Lo mismo da que sea leche, que sea café, que sea agua.

La creencia de que la leche nos va a ayudar más en la resaca

porque va a contrarrestar efectos del alcohol,

evidentemente no tiene ninguna base

porque el alcohol ya está en la sangre, ya ha pasado.

Es verdad que va a ayudar en la hidratación.

Y además la leche inicialmente

va a corregir un poquito la acidez.

Digo inicialmente porque después, como tiene mucho calcio,

vamos a segregar más ácido.

Pero como medida inicial, nos puede valer.

Y el café, aparte de lo que nos hidrate

el agua que lleva el café, nos va a ayudar a espabilarnos

porque tiene cafeína. Claro.

Pero poco más; no va a hacer ningún efecto mágico con la resaca.

Muchísimas gracias, doctor Gonzalo, por todos esos consejos

que vamos a tener en cuenta, sin duda.

Feliz año, felices fiestas. Igualmente.

Saber vivir es saber comer, saber beber

y saber cocinar, porque ya está aquí la Nochevieja.

Veréis cuánto aprendemos haciendo la compra

con Marta Verona; es la última compra del 2019.

Hoy me he venido al mercado de la Cebada,

muy cerquita de la puerta del Sol donde vamos a comer las uvas.

Eso sí, antes tenemos que hacer una buena cena.

Voy a buscar mis lentejas de la suerte.

Buenos días, Ana. Buenos días.

¿Qué estás haciendo? Ahora cortando bacaladas.

Esta es más pequeña, que vale para hacer potaje de Navidad.

O patatas con bacalao.

Perfectamente lo tienes conservado en sal.

Con lo cual, dura mucho tiempo.

Tienes que llevarlo en papel de estraza

y lo metes en donde la verdura.

Y ahí se te conserva perfectamente. Fíjate.

Una vez que lo vayas a hacer, 48, 72 horas

en agua bien fría, y es como se desala el bacalao.

¿Y vamos cambiando el agua? Sí, tres veces al día.

Y si no sois de bacalao y queréis hacer un ave,

yo me he venido a una pollería que me encanta.

Quería pedirte pularda.

Pues pularda tiene que ser por encargo.

Pues no pasa nada. Si os ha pasado como a mí,

podemos dar alternativas, os lo enseño ahora en plató

yvamos a hacerlo con un pollo campero, por ejemplo.

Es bastante más amarillo que el normal,

que es blanco.

Quiero poner unos buenos langostinos en casa.

¿Qué tipo de langostino cojo?

El mejor es el fresco nuestro del Mediterráneo.

El rayado. Lo compramos con antelación,

¿lo congelo? ¿o lo congelo y cuezo?

Mejor cocerlo y congelarlo.

Lenteja; ay, por fin, las lentejas de la suerte.

Pues ya las has encontrado; tengo de las pequeñas

y de las grandes. ¿Viene mucha gente buscándolas?

Sobre todo en Nochevieja, sí.

Tanto grandes como pequeñas.

Es una costumbre italiana y aquí cada vez se va tomando más

esa costumbre.

Yo creo que con tantas lentejas voy a tener un año

lleno de lujos y de suerte, ¿no?

Ve pidiendo deseos que seguro que se te cumplen.

Uno por lenteja, mira que tenemos deseos ya.

Unas buenas uvas. Unas buenas uvas, claro.

Para la gente que tenga buena garganta y buen saque.

Otra variedad que se llama aledo,

que es más pequeñita. Sí.

Que es la que viene expresamente para el día de Nochevieja.

Toma. Muchas gracias.

Suerte para el año que viene.

Yo ya tengo mi compra de Nochevieja hecha.

Ahora solo me queda lo mejor de todo, oye.

Practicar para comerme bien las uvas.

Parecía que nunca iba a llegar, pero sí,

ya está aquí la última cena del año, Marta.

La última cena y la primera comida.

Además, es oportunidad para volver a disfrutar.

Hay que disfrutar, es verdad; pasa que a veces

disfrutar y cocinar parecen cosas incompatibles.

Especialmente en estas fechas. Es cierto por tres motivos.

El primero de todo, porque al final

nos pillan las prisas, no tenemos nada organizado

entre agobios de última hora.

¿Pero cuál sería el otro motivo? El siguiente motivo.

Pues mira, es muy bonito compartir alrededor de una mesa.

¿Qué pasa? Alrededor de una mesa hay mucha gente

con muchos gustos distintos

y no podemos pretender tener contentos a todos

y cocinar 17 platos.

Vamos a utilizar un buen producto.

Seguro que acertamos. Venga, un solo menú,

hacer la compra, ¿qué más?

El tercer motivo de todos, vamos a disfrutar cocinando.

No nos vamos a echar todo el peso a nosotros.

A mí me encanta cocinar porque es momento para compartir.

Vamos a introducir gente en la cocina.

Di que sí. Que cocinen con nosotros.

Vamos a tomar ejemplo de todo eso que dices.

Y nos vamos a las ideas para Nochevieja y Fin de año.

Efectivamente. Y días saludables.

Eso es; a mí me encanta este plato

que son unos volovanes con brandada de merluza

y langostinos, ¿cómo te quedas?

Pues, bueno, me dejas anonadada. Es supervisual.

Es supervisual, por eso me gusta tanto este plato.

Que además, hacemos una cremita, que es la brandada,

que se puede hacer con otros pescados blancos,

como por ejemplo con el bacalao.

Podemos hacerlo también con besugo, con los gallos;

con lo que nos venga bien, y tiene mucho sabor.

Así reducimos la sal. Oye, y el volován,

¿lo compras hecho, lo cocinas tú?

El volován lo cocino yo, que además me encanta

porque es superútil; podemos dejarlo horneado con antelación

y así en el último momento simplemente incorporamos el relleno

y nos desentendemos; además hay una anécdota chulísima

con los volovanes. A ver, cuéntame.

Resulta que Antoine era un pastelero y panadero francés.

Entonces, quiso hacer así una elaboración ligera.

Y lo metió en el horno. Vale.

Entonces, llegó su ayudante y empezó:

"Ay, Antoine, volován, van volando".

Y eso es volován, por eso viene el nombre,

porque es muy ligero. Pues esto, además de ligero,

es buen entrante. Es buen entrante.

Superrico, crujiente; lo tiene todo.

Venga, pues vámonos, más ideas para Nochevieja.

Tenemos una lubina con salsa de cítricos.

Terminamos con un poco de eneldo; sabéis que me encanta utilizarlo

los aromáticos naturales para hacer comidas llenas de sabor,

hiperpalatables, se dice.

Reduciendo la sal. ¿Cómo has cocinado la lubina?

La lubina con mi técnica de comida favorita,

que es el papillot, que consiste en cocinarlo

con su propio vapor, con su propio calor,

envuelto en papel sulfurizado.

O también hay moldes de silicona. Sí.

Para hacerlo, y es genial.

Además, utilizamos cítricos que tiene acidez

y va a permitir ir cocinando ya el pescado con antelación,

un poquito la proteína se va desnaturalizando, cocinando,

y necesitamos menos tiempo de horno.

Si no tenemos lubina en casa, ¿qué pasa?

Pues si no hay lubina, vamos a nuestro pescadero de confianza,

que eso es lo que mola, y nos dejamos asesorar.

No hay que ir con idea preconcebida.

"Quiero besugo y solo besugo". No, si hay pescado más fresco,

a por él que vamos. Oye, pues perfecto.

Llevamos dos días con pescado, algo de carne, ¿no?

Algo de carne, sabemos que es muy típica la pularda,

nosotros hemos cogido pollo de corral.

Le vamos a incorporar también un poquito de manzana

y cebolla y lombarda.

Mira qué rico. Qué bueno.

Podemos, si tenemos un pollo entero, pularda entera,

podemos meterle este relleno.

Un poquito de champiñones, de manzana, un poquito de cebolla.

¿Cuál es el truco para impresionar a todos con este pollo

para que quede perfecto, en su punto, en su jugo?

Qué buena pregunta. Bueno, en primer lugar os propongo

hacer un marinado de zumito de naranja

con un poco de caldo de pollo casero.

Lo metemos en una jeringuilla y pinchamos

un poquito el pollo por los lados.

Va a hacer que se meta esa jugosidad dentro

y es un truco buenísimo; además, buenos tiempo de horno:

180 grados durante 45 minutos y en los últimos 15, 200 grados

para que se quede más crujientito por fuera.

¿Y la lombarda? ¿Esa camita de lombarda que lleva el pollo?

Me encanta la lombarda, se come por la vista

y llena los platos de color, está de temporada,

llena de sabor, sostenible, económica

y nada, yo la cocina en la olla exprés 20 minutitos.

Maravilloso, menuda Nochevieja.

Hombre. La que nos prepara Marta.

Año nuevo, ¿qué podríamos cocinar en Año nuevo?

Vamos a un guiso de toda la vida,

que nos desentendemos; carrilleras con puré de patatas y kale.

A mí me encanta este plato

porque tú llegas a tu suegra, por ejemplo, le dices:

"Mira, te he puesto kale". Entonces ya alucina.

Y el kale realmente es una hortaliza.

Te ganas a la gente con verduras.

¿Cómo has hecho esas carrilleras?

Las carrilleras las hemos hecho

con un buen sofrito de verduras que es nuestro truco

para seguir metiendo verduras en estos platos.

Y las hemos rociado con un poquito de vino tinto; es un clásico.

¿Qué pasa? Se va a evaporar el alcohol

pero hay veces que no se evapora del todo.

Si no queremos introducir alcohol, podemos echar caldo de carne.

No lo sabía. Cerramos la olla exprés

y una horita, y tenemos un puré de patata,

estupendo para seguir comiendo tubérculos, hortalizas

en estas fechas. Este guiso, imagino

que se puede preparar antes. Es que debes.

¿Por qué? Debemos prepararlo antes

porque se asientan mucho más los sabores.

Y así ya tienes la cena preparad; es que son todo ventajas.

Es verdad. Es verdad.

Venga, nos vamos a la última... ¿A la última cena?

La última cena, no, a la primera comida.

Eso es, tenemos una sopa de cebolla.

Que mira que me gusta a mí comer cosas calentitas y ligeras.

Entonces, hacemos una sopa de toda la vida,

un montón de cebolla, que va a dar muchísimo sabor.

Y terminamos con un pescadito, en este caso bacalao,

muy típico en estas fechas.

Y truco, en casa, para que os quede crujiente y rico,

cocinar el pescado con la piel hacia abajo.

¿Cuál es el truco definitivo

ya para hacer un caldo muy pero que muy sabroso?

Pues echarle de todo. A ver, explícate.

Cogemos una buena olla; es lo más fácil del mundo.

Mi madre dice que el cocido es el plato más fácil de todos.

Y mira qué sabor.

Una buena olla con huesos, hortalizas, todo lo que tengamos

y a hervir horas y horas y horas que la cocina es pura paciencia.

Y voy a terminar con un toque de almendritas

que también es fruto seco. ¿Tostadas?

Sí, tostaditas, las he tostado yo con mi horno.

200 grados, 10 minutos.

¿Qué puedo decir ante esto que has traído?

Me encantan tus platos; ojo, no solamente a mí.

Cada vez tenemos más seguidores

en la web de Radio Televisión Española.

Y en nuestras redes sociales. Pues, efectivamente.

Y yo estoy encantada de que todos vosotros nos sigáis

y que hagáis estas recetas.

Claro, por ejemplo, fíjate, ¿quieres ver quién nos sigue?

Sí. Voy a contar una historia.

Es la historia de Carlos Rubén González Colon.

Nos felicita desde Puerto Rico, y no puede vivir, dice,

sin "Saber vivir"; nos extraña cuando no estamos

y cuando estamos se queda pegado a la pantalla.

Así que es amor, y es amor correspondido.

Os queremos a todos por lejos que estéis.

Efectivamente; a ti, Carlos Rubén,

y a Johana desde Australia, nada más y nada menos.

Nos tiene en el móvil y nos ve siempre.

Sin faltar un día. Y María, y Susana,

no se pierden programa desde Uruguay.

Dicen que es un placer vernos; el placer, obviamente, es nuestro.

Hombre, a Cintia le gusta seguirnos desde Bolivia.

Y Betty, no se pierde un programa desde Caracas, Venezuela.

Igual que Joan, que nos ve también desde Maracaibo.

Mira que tenemos amigos en Venezuela.

Fíjate. Pues a todos ellos,

les vamos a desear un felicísimo Año nuevo.

Feliz Año nuevo, feliz 2010,

un año redondo, que seguro que va a estar cargado

de ganas de bailar y de disfrutar.

Claro, hay que seguir bailando; prestad atención,

muchísima, a esa pareja de baile

que tiene Helen Canadell para despedir el año.

Es una pareja muy especial;

baila con todos los sentidos, menos con uno, la vista.

-Buenos días. -Hola, buenos días.

Oye, alguien ha cogido mi ancho, ¿no?

Ese no es tuyo.

Cualquiera de nosotros, bailar sin ver nada

sería un reto imposible.

Hoy tenemos a unos amigos aquí que nos va a demostrar

que todo lo contrario; bailar es para todos.

Y si no, lo veréis. Venid.

-Tres y cuatro... Hola, buenas. -Hola, Fátima, ¿cómo estás?

-Un placer. Hola a todos. -(TODOS) Hola.

¿Cómo estáis? Os sigue media clase aquí de "country", me parece.

Estaba viendo, ¿no?

Es la tercera clase.

Yo con esta y otra, dos.

Bien.

-¿Me enseñas este primer paso? -Claro.

-¿Me lo enseñáis todos, chicos? -Se lo enseñamos todos.

Uno, dos, tres, cuatro.

Uno, dos, tres, cuatro.

Podemos ir con ese segundo paso.

Nuestras manos bien colocaditas.

A ver las manos.

Uno, dos, tres. Ahora tacón.

Es como balancín, para atrás y tacón.

Hacia delante y punta, detrás, tacón.

Punta y tacón. Perfecto, Esteban, muy bien.

¿Os apetece que hagamos una tercera figura? ¿Un tercer paso

para todos?

-Uno, dos, tres. -Punta.

-Cuatro, cinco, seis. -Tacón, punta, tacón.

-Siete. -Y palmada.

Tacón, tacón.

Pilar, cuéntame un poco, ¿qué tenemos que hacer

o cómo hay que hacer

para que puedas aprender bien los pasos?

El ruido es muy importante.

Y que marquen los compases.

Además, fíjate, que estamos hablando tú y yo

-y los compañeros... -Yo me voy perdiendo.

Me parece increíble.

Tres, cuatro, cinco, seis, pasito

y giro un cuarto de vuelta a mi izquierda.

Me gustaría saber cómo lo habéis hecho.

Yo os digo cuarto de vuelta a la izquierda

y vais clavados.

Es que nosotros nos guiamos por las finales horarias.

Estamos situados a las 12:00.

Cuanto nos dicen cuarto de vuelta,

giramos a las 9:00, vuelta, giramos a las 6:00.

-Vale. -Vamos a las 3:00.

Y regresamos a las 12:00.

Lo habéis hecho superbién, ha estado muy bien.

Helen y Fátima, a ver si os atrevéis a hacerlo con los ojos cerrados

como lo hacemos nosotros.

Hacia atrás.

Uno, dos, tres, cuatro.

-Cinco, seis, siete. -Cambio a las seis.

Yo lo que quiero es daros un aplauso a todos.

Porque ahora casi me mato.

Como digo el inolvidable Principito,

lo esencial es invisible para los ojos.

Porque la belleza no está solo en imagen externa y juventud.

La belleza auténtica sale del interior.

Y mirad cómo luce en estas mujeres y hombres de edad madura.

Todos pertenecen a una agencia de modelos rusa

que apuesta por las canas y las arrugas.

Porque cumplir años no es perder, sino ganar.

Ganar vida con ilusión de vivirla.

Así que feliz Año Nuevo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 29/12/19

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 29/12/19

29 dic 2019

En este programa hablamos sobre las propiedades del marisco, uno de los alimentos más habituales en estas fechas. Aprendemos cómo evitar los empachos y las resacas, cómo debemos tomar correctamente los medicamentos, descubrimos qué factores hacen que se produzca la nieve o las heladas y un menú saludable perfecto para cerrar el año.

ver más sobre "Saber vivir - 29/12/19 " ver menos sobre "Saber vivir - 29/12/19 "
Programas completos (401)
Clips

Los últimos 3.140 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios