Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5603600
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 21/06/20 - ver ahora
Transcripción completa

quiere ir a bailar, quiere ir a encontrar novia.

(Música)

Muy buenos días en este primer domingo de verano.

Qué gusto da entrar en la nueva estación,

y más todavía si lo hacemos con una persona tan sana

y positiva como David Bustamante.

Menuda energía.

# Feliz con lo que tengo. # Oh.

# Feliz con lo que siento. # Oh. #

Para mí, saber vivir es disfrutar

de un directo con mi público,

para el cual tengo muchas sorpresas

dentro de muy poco.

Gracias por no olvidarme, por el cariño y por estar ahí.

Os quiero.

¡Muchísimas gracias!

Disfrutar de una buena película con mis chicas

y disfrutar de la familia, disfrutar con amigos...

(JALEAN)

¡Gol!

# Yo decido rendirme, entregarme,

# Sacar una bandera blanca... #

-Te quiero. -¡Oh! (RÍE)

Del deporte, de la vida en sí.

-¡Va!

# Es que cada momento # está lleno de ti.

# Completamente libre, oh,

# no hay sueños imposibles, oh,

# soy dueño de la luna # si estás cerca de mí. #

Vale, buena.

-¡Bien!

-Saber reírse mucho.

-Una...

Dos.

(RÍE)

-Para mí, eso es saber vivir.

Un besito para todos.

Hay que ver qué vitalidad transmite David Bustamante, ¿verdad?

Yo estoy segura de que es porque come frutas

y verduras para cuidarse. Seguramente. Sabes que hoy, Marta,

hablaremos de cómo hay que cuidar la piel para tener la bonita

y no quemarse con el sol,

como explicaremos enseguida en "Saber vivir".

Por cierto, para eso es estupendo comer frutas y verduras.

Y hablaremos también del gluten de los cereales y los errores

que se cometen al hacer una dieta

para perder peso y lucir el bañador.

Para lucir el bañador, nada como comer frutas y verduras.

(RÍE) Y nos vamos a fijar en las bacterias malas que provocan

intoxicaciones alimentarias con la llegada del calor

y también en las bacterias buenas

que nos defienden frente a las infecciones,

incluido el coronavirus.

Para defendernos contra las infecciones

y cuidar nuestra microbiota, frutas y verduras.

Qué pesadita estás hoy con las frutas y las verduras.

No pasa nada. Vamos ya a tu sección,

"Cocina sana". Con frutas y verduras, cómo no.

Ya me lo imaginaba yo.

93 días de verano tenemos por delante,

93 días para cuidarnos,

para llenarnos de vida y de salud.

Y para ello hay que tomar en estos 93 días

cinco raciones de fruta y de verdura.

Y yo para que sea fácil, os voy a dar a todos

cinco buenas razones.

Venga, empezamos por la primera. Primera razón: el agua.

Es fundamental para nuestro organismo

y más del 80 % de las frutas

y las verduras están formadas por agua.

Muy bien. Una fruta llena de agua es la piña.

Os propongo a todos en casa hacer esta ensalada tropical.

Me encanta, porque encima, emplatamos en la propia piña

y queda superoriginal,

y la mezclamos con alimentos que le van muy bien:

salmón ahumado, eneldo, col lombarda, en crudo,

si comemos las vitaminas y los minerales en crudo,

mantenemos más aún estas vitaminas y minerales;

y la aliñamos con un poquito de mostaza y de yogur.

Agua para comer.

Me gusta la idea además de tomar piña en un primer plato.

Vamos con la segunda razón.

Segunda razón: la vitamina A, para el cuidado de nuestra piel.

Fundamental ahora que estamos todo el día al sol.

¿Dónde encontramos mucha vitamina A?

En el mango. (ASIENTE)

Y os propongo utilizarlo para aportar

dulzor de forma natural a nuestros postres.

Qué bueno. Traigo por aquí, mira qué rico.

Qué rico, qué buena pinta. Una panacota más saludable

hecha con mango. Mira, en la parte de abajo,

hemos gelificado mango. Vale.

Mango, hojas de gelatina,

volcamos el vaso para que gelifique de esta forma,

y lo tenemos. Y encima hemos mezclado mascarpone

con yogurt natural para aligerarlo,

y el dulzor exclusivamente se lo va a dar el mango.

Buenísimo. Riquísimo,

para chuparnos los dedos.

Seguro que la tercera razón va un poco por la misma línea.

Vamos por otra línea parecida, porque es la vitamina C.

Superantioxidante, nos ayuda a regenerar nuestros tejidos

y, como no, más que nunca ahora para reforzar nuestras defensas,

nuestro sistema inmunitario.

Propongo que lo comamos todos, hasta los más pequeños de la casa,

con estas piruletas de kiwi.

Qué buenas. ¿Has visto qué bonitas son?

Pues nada, superfácil de hacer.

Pinchamos el kiwi en una brocheta, fundimos chocolate negro 80 %,

para arriba si nos atrevemos más, a mayor porcentaje de cacao,

menor porcentaje de azúcar, y los bañamos,

echamos un poco de coco por encima para que quede bonito y ya está.

Podemos poner nueces picadas y metemos un fruto seco.

Con esas piruletas ricas en vitamina C,

llegamos a la cuarta razón, ¿cuál es?

Cuarta razón, aquí nos vamos a un mineral que es el potasio.

Es un metal,

en este caso es un oligoelemento

y lo comemos en muy poquita cantidad,

pero es muy importante, aunque sea en poca cantidad.

(RÍE) Sí, el potasio es fundamental

para la salud de nuestros músculos,

el funcionamiento de nuestro sistema nervioso,

y cómo no, para tener unos buenos niveles

en nuestra tensión arterial. ¿Has visto?

Sí, sí.

Y yo propongo comerlo en forma de chips de plátano macho.

El plátano tiene mucho potasio, lo podemos comer tal cual,

pero yo os voy a dar otra opción. ¿Crujiente?

Es crujiente y lo hacemos al horno.

Cruje ahí. Tenéis que hacerla en casa para que lo oigáis bien.

Sí, esto hay que probarlo en casa. Tan sencillo como cortar

el plátano macho en rodajas muy finitas,

chorrito de aceite de oliva y 180 grados durante 25 minutos.

Y lo tenemos. Agua, vitamina A, vitamina C,

potasio... Me lo sé. Llegamos a la quinta razón.

Podría haber muchas más, yo lo he resumido.

La fibra y el ácido fólico.

Fibra para nuestra digestión,

para sentirnos saciados, y ácido fólico,

ya sabemos, las embarazadas, pero también para todo el mundo,

para prevenir la anemia, la falta de hierro,

para sentirnos activos.

¿Dónde lo podemos tener? En las espinacas.

Aquí está uno de mis platos favoritos,

no sé si sabes lo que es, si lo haces.

Yo... no es mi especialidad podríamos decir,

prefiero probar la tuya, tu quiche es todo un clásico.

La quiche está buenísima, me encanta porque es un recurso

para comer verduras sin darnos cuenta.

En el relleno metemos 3 huevos y 150 mililitros de leche.

Esto es común para todas las quiches.

Echamos lo que queramos: champiñones...

En mi caso, espinacas y tomates cherry.

Muy bien. Lo metemos con una base

de hojaldre al horno,

150 grados durante una hora, ya está. Así de fácil.

Clase magistral, como siempre, la que nos da nuestra Marta

y que podemos volver a ver en la web de RTVE

y en las redes sociales del programa: Instagram y Twitter.

Ahora solo debemos llenar nuestra nevera de fruta

y verdura para hacer caso a todos esos consejos.

Ahí le has dado. Llenad la nevera porque la cocina

es un espacio en el que debemos entrar.

Tenemos que ir a cocinar para hacer

los platos que os propongo esta semana

y son: un bizcocho de cacao y plátano para desayunar,

una ensalada de fresones y mozzarella para comer,

y para cenar, unos rollitos de calabacín con salmón ahumado.

Y todo eso está para chuparse los dedos,

así que vamos a verlo ya mismo. Tomad buena nota.

Una de las cosas más importantes de la cocina es atreverse,

a mezclar, a combinar sabores.

Por eso hoy os traigo un menú de lo más original.

Vamos a empezar el desayuno con un "mug cake",

¿qué es un "mug cake"? Un bizcocho a la taza.

Lo cocinaremos al microondas.

Tenemos que mezclar todos los ingredientes:

el plátano, el aceite de oliva, el cacao puro, la harina integral,

el huevo y los dátiles...

Lo trituramos todo muy bien,

lo echamos en la taza,

y lo cocinamos a máxima potencia durante dos minutos y medio.

Así de rico y así de fácil.

Este tiempo del microondas yo lo utilizo

para ir a la web de "Saber vivir"

y ver todas las recetas que tenemos ahí subidas.

Mirad por favor este bizcocho,

dentro de una taza, brutal.

Os lo coméis tal cual, a cucharadas,

con una frutita por encima y para morirse.

Para comer, tenemos una ensalada de lo más original.

Vamos a utilizar la fresa para sustituir al tomate

y vamos a combinarla con un ácido, el frescor de la lima.

Para elaborarla, tan sencillo como cortar el aguacate en daditos,

cortar las fresas también,

cortamos la mozzarella

y aliñamos con dos buenas cucharadas

de aceite de oliva virgen extra

y el zumo de una lima, una pizca de sal,

especias al gusto y para morirnos.

Como aromático, yo voy a echar eneldo,

que me parece que tiene un aroma dulzón

que le va fenomenal.

Sushi al alcance de todos.

A mí me cuesta muchísimo ponerme a hacer el rollito con el arroz,

así que os traigo una versión distinta, más fácil

y, sobre todo, cargada de verduras.

Vamos a hacer un sushi con calabacín.

Tan sencillo como cortar el calabacín en láminas, finitas.

Las vamos a escaldar durante un minutito

en agua caliente para hacerlas flexibles.

Las secamos bien,

y las rellenamos de una mezcla de queso crema

y salmón ahumado bien picadito.

Lo rellenamos bien, hacemos un rollito...

lo pinchamos con un palillo, con una brocheta.

Y ya está, a disfrutar de este bocado tan delicioso.

Espero que os haya gustado el menú que os propongo hoy y, sobre todo,

que os atreváis a cocinar, que veáis que esto es supersencillo

y que comer saludable es divertidísimo.

Muy buenos días, doctor Fernando Fabiani.

Qué bien inventado está el domingo.

Podemos cocinar con Marta,

descansar e incluso hacer ejercicio,

¿sabes con quién lo hago yo? Con mis dos gatitos.

Aquí los tienes, Congo y Belga, ¿qué te parece?

Con tus dos gatitos, ejercicio...

Vamos, no sé qué ejercicio haces,

la verdad que los gatos no suelen requerir

que los saques a pasear mucho, pero fíjate,

¿sabes lo que sería un buen ejercicio?

Intentar alcanzar a tus gatos cuando se ponen a correr.

O mejor, intentar imitarlos cuando se ponen a saltar.

Eso sí sería un buen ejercicio, aunque, por otra parte,

una cosa es hacer ejercicio con tus gatos

y otra es acompañada de tus gatos.

Te veo un poquito incrédulo, doctor Fabiani.

Fíjate cómo practica deporte esta mujer,

Lotta se llama, es sueca

y es una jovencísima abuela de 52 años.

Fíjate qué bien lo hace, cómo practica yoga o, mejor dicho,

"yogato", porque en estas posturas la acompaña su gato, el gato Kurre.

Fíjate, ¿has visto?

Bueno, lo que yo te decía,

hace ejercicio acompañada de su gato.

Oye, que podemos hacer muchos ejercicios acompañados

de nuestros gatos. O hablando de mascota,

de nuestros perros,

que son unas mascotas que necesitan especialmente actividad física,

sobre todo, alguna raza,

y salir a caminar o salir a hacer ejercicio

con ellos es algo formidable.

Te voy a decir una cosa,

ya me gustaría a mí jugar al voleibol

como estos perros que vas a ver:

rematando, devolviendo, siempre acertando.

Para ellos, los animales, digo yo que será solo un juego,

pero también hacen bastante deporte, como sus dueños.

La verdad es que los perros,

esas mascotas que nos hacen tantísima compañía,

uno de sus múltiples beneficios

es que nos estimulan a hacer ese ejercicio.

El día que te da un poco de pereza salir a caminar por ti,

pues lo haces por ellos, que lo necesitan.

La verdad es que estar acompañado muchas veces

estimula a ser constante en esto de hacer ejercicio.

Lo podemos hacer acompañados, por ejemplo,

en familia, desde los mayores de la casa hasta las más pequeñines,

que también con ellos podemos hacer ejercicio.

Por ejemplo, con el niño a cuestas

hace ejercicio esta simpática familia de Turquía.

Han convertido su casa de Esmirna en un gimnasio donde no paran:

flexiones, sentadillas, arriba y abajo,

con el pequeño de solo dos años siempre a su lado.

Ya lo veis. Esto de los hábitos saludables

es fundamental para convertirlos en eso,

en hábitos, que los incorporemos a nuestra vida desde el principio,

que nuestros pequeños, cuando van creciendo,

desde muy pequeñitos,

que vayan viendo natural, en su entorno,

ese tipo de hábitos saludables, como, por ejemplo, el del ejercicio.

Tienen que vivir, nacer, crecer en la cultura del ejercicio físico,

de la alimentación saludable,

y no en la del sofá o las patatas fritas.

Toda la razón, ¿tú sabes, por cierto, por curiosidad,

que los dos ejercicios más practicados

durante el año son andar y pedalear,

ya sea al aire libre o en bici estática?

De hecho, cada vez hay más gente que se apunta al pedaleo pensando

que incluso es más saludable que caminar.

¿Cómo lo ves?

Yo veo que me cuesta trabajo decantarme por uno de ellos,

porque me dices dos excelentes formas

de mantenerse haciendo ejercicio, hacer actividad física.

Caminar es formidable, es sencillo,

está al alcance prácticamente de cualquiera.

Si además caminamos a paso rápido,

no al ritmo de ir tranquilos viendo escaparates,

sino realmente de actividad física, estupendo,

pero ¿qué te voy a decir de pedalear?

Ir en bicicleta, tanto estática como por la calle,

por los parques,

es una forma excelente de hacer ese tipo de actividad física

que tanto necesitamos.

A algunas personas les puede venir especialmente bien,

porque disminuimos mucho el impacto, por ejemplo, en las rodillas,

que tenemos cuando andamos rápido o, sobre todo, corremos,

pero insisto, dos excelentes opciones

de mantenerse en forma.

Me da la sensación de que andar es el ejercicio más natural.

Fíjate, si jugamos intercambiando las dos primeras letras

nos sale "nadar". Con la llegada del verano,

yo creo que será la opción preferida

de muchas personas; la mía, seguro.

Sobre todo, porque además de hacer ejercicio, te refresca,

que apetece muchísimo.

Y no solo nadar, que está muy bien,

sino también para determinadas personas

que a lo mejor no saben nadar

o por determinadas edades o patologías les cuesta

un poquito más trabajo, hacer gimnasia dentro del agua,

que además de refrescarnos,

nos permite una cosa importante, y es que el efecto del agua,

ese efecto de flotación que tenemos

hace disminuir el impacto

en nuestras articulaciones de la gravedad.

¿Sabes lo que me encanta después de hacer ejercicio?

Comer y luego reposar la comida, la hora de la siesta.

¿La recetas ahora en verano o no?

Una cabezada sienta estupendamente siempre.

Pero conviene aclarar algunas cosillas;

primero, que sea eso,

una cabezada, sobre todo,

si somos personas a las que luego nos cuesta coger el sueño de noche.

Si dormimos una siesta de dos horas

en la que uno se despierta sin saber dónde está,

eso no nos va a ayudar a coger el sueño por la noche.

Segundo, cuidado, que la siesta es después de comer,

y si está muy pegada a la comida,

conviene que la cabezada no sea muy en horizontal,

que sea más semiincorporado en el sofá,

porque tumbarse inmediatamente sabemos que dificulta la digestión

y puede aumentar los ardores. Y tercero, precaución,

que la siesta es a la hora a la que más pega el calor,

así que tenemos que cuidarnos de esas siestas

que se pega uno al sol,

que se duerme uno blanco y se despierta rojo

como un pimiento morrón.

Hay que buscar la sombra, que no nos dé el sol directo,

e incluso estando en la sombra, con protección solar,

que los rayos también nos impactan aunque estemos bajo la sombrilla.

En verano es cuando más atento hay que estar al sol,

especialmente, cuando llegan las olas de calor

y nos avisan las autoridades. Son los colores del mapa del tiempo

y nuestra salud depende siempre de esos colores que son

verde, amarillo, naranja y rojo.

Los escuchamos y vemos cada día en la información meteorológica,

pero todavía surgen muchas dudas sobre cuándo se emiten

avisos meteorológicos en nuestro país.

Hoy os quiero hablar de esta información tan crucial

que permite minimizar riesgos

y salvar vidas y que se emite siempre

desde nuestros organismos oficiales.

Los avisos se emiten siempre

por parte de la Agencia Estatal de Meteorología

mediante el Plan Nacional de Predicción y Vigilancia

de Fenómenos Meteorológicos Adversos.

Por ello se emiten en una serie de colores

para que los ciudadanos podamos comprenderlo

de forma rápida y visual.

Esos colores recuerdan a los de un semáforo.

Verde: no existe riesgo meteorológico;

amarillo: no existe riesgo meteorológico

para la población en general,

pero sí para ciertas actividades habituales,

como por ejemplo, actividades al aire libre;

naranja: el nivel de riesgo es importante,

con fenómenos poco habituales y con cierto grado de peligro

para las actividades en la vida cotidiana;

rojo, el nivel de riesgo es extremo,

la vida habitual puede verse gravemente afectada

y no se recomiendan los viajes en este caso.

Una vez son emitidos los avisos, se envían a Protección Civil,

que es el organismo encargado de analizar

el nivel de riesgo para la población

y de declarar la situación de alerta o prealerta

por fenómenos meteorológicos adversos.

De hecho, puede ocurrir que los avisos meteorológicos

no coincidan con estas situaciones de prealerta y alerta.

Los avisos se emiten por diferentes fenómenos meteorológicos,

por ejemplo, en verano es común que los tengamos activos

por altas temperaturas

y también por intrusiones de polvo en suspensión,

pero también por lluvia, viento, fenómenos costeros o tormentas

y, por supuesto, por olas de calor,

en cuyo caso se emite un aviso especial,

así como en el caso de tormenta tropical.

Pero ¿qué podemos hacer nosotros cuando se emiten avisos y alertas?

Lo primero, minimizar riesgos y evitar exponernos a una situación

ante un fenómeno meteorológico adverso,

consultar las últimas actualizaciones

de la previsión meteorológica y tomar ciertas medidas.

Por ejemplo, en verano,

debemos evitar salir a la calle en las horas centrales del día,

vigilar a nuestros niños y ancianos...

e hidratarnos bien.

A partir de ahora, con todo el verano por delante,

hay que estar muy pendientes de la información del tiempo,

doctor Fabiani, no vaya a darnos un golpe de calor.

Miriam, ¿tú has visto esas imágenes

que uno se encuentra en la carretera,

en plena operación salida,

cuando ve un coche aparcado en el arcén,

parado, con el capó levantado

y echando humo porque se ha recalentada?

(ASIENTE) Pues eso es lo que nos ocurre

con el golpe de calor, y lo que tenemos que hacer con él

es prevenirlo en estos días de altas temperaturas,

beber líquidos con frecuencia.

A poco que empezamos a notar que tenemos sed,

tenemos que beber líquido,

tenemos que evitar en las horas centrales del día,

estar expuestos al sol,

buscar las zonas más frescas, sombreadas, y muy importante,

evitar en esas horas de máximo calor hacer

actividad física al aire libre, y las personas

que tienen que trabajar al aire libre,

importante también que sus empresas les protejan, albañiles,

personas que trabajan en limpieza,

que las horas de mayor calor no tengan que hacer

esfuerzo a pleno sol,

porque esto puede favorecer estos terribles golpes de calor.

Lección aprendida: hay que evitar el sol,

buscar la sombra siempre para estar fresquitos

y, llegados a este punto, la pregunta del millón del verano,

¿aire acondicionado o ventilador?

¿Qué es mejor en cuestión de salud?

Lo mejor en cuestión de salud es intentar refrescar el ambiente

en estos días de calor. No hay duda.

Hay que mantener la casa a oscuras,

abrir para ventilar a primeras horas del día y, luego,

a las horas de máximo sol, cerrar,

oscurecer para que no entre el calor.

Muchas veces, solo con esto, puede ser suficiente.

Si no, nos puede ayudar efectivamente el uso del ventilador.

Y si no, en algunos casos, por supuesto,

el aire acondicionado es un gran aliado.

Pero tenemos que recordar que hay mucha que desgraciadamente,

económicamente,

no se puede permitir estos aires acondicionado

y el consumo eléctrico que se asocia.

Yo peco mucho de poner el aire acondicionado fuerte

cuando tengo calor. No lo puedo evitar,

mira que lo intento.

Pues no hace falta poner el aire acondicionado a temperaturas

que se te escarche el flequillo.

Con 25 grados es más que suficiente.

Hay que buscar una temperatura agradable, poco más.

No tiene sentido que hay personas que ponen

el aire acondicionado a temperaturas muy bajas, muy bajas,

y luego se tapan con una manta.

Eso no es bueno ni para la salud ni para el medio ambiente.

En "Saber vivir", hemos aprendido gracias a ti

que el frío no resfría, como siempre nos dices.

Pero lo cierto es que cuando llegan estas fechas,

y nos pasamos, como yo, con el aire acondicionado,

aparecen esos temidos resfriados.

¿Por qué nos resfriamos entonces?

Es cierto que los resfriados,

cuando hablamos de resfriados o catarros,

hablamos de cuadros infecciosos, por tanto,

el virus está jugando de una u otra forma,

un virus catarral o de resfriado.

Pero también es verdad

que esas rinofaringitis agudas no siempre son infecciosas.

Puede haber cuadros irritativos por los cambios térmicos

e incluso cuadros alérgicos.

Por lo tanto, pueden aparecer síntomas,

pero sabemos que se tratan sin mucha más importancia

con leves remedios caseros y con un poco de paracetamol.

Pero ahora que me hablas del frío y del verano, conviene recordar:

cuidado con las bebidas excesivamente frías.

Esas bebidas casi congeladas no son muy buenas para nuestra garganta.

Y menos todavía además de esas bebidas muy frías

si venimos de hacer un ejercicio intenso.

El contraste puede ser delicado.

Y más todavía cuando ese contraste no es en una bebida fría,

sino en un chapuzón.

Cuidado con hacer ejercicio a altas temperaturas

y directamente meternos de cabeza

o tirarnos a bomba a una piscina helada.

Cuidado con esos cambios que,

aunque te adelanto que la digestión no se nos va a cortar,

nos podemos llevar un disgusto.

El sol nos da la vida, pero también nos puede quemar.

Sobre todo, ahora en verano.

Nos lo explica una especialista en la salud de la piel.

El índice de radiación ultravioleta mide la intensidad de la radiación

que incide sobre la superficie terrestre y, por lo tanto,

sobre nuestra piel.

A partir de un índice de ocho,

tenemos que tener en cuenta que se consideraría muy alta

y, por tanto, debemos tomar medidas para protegernos de la radiación.

Es decir, utilizando una camiseta, gafas, gorro y, a ser posible,

una sombra en las horas centrales del día:

las 12 de la mañana y las 4 de la tarde.

Además, debemos elegir fotoprotectores que tengan

un índice de protección de amplio espectro.

Quiere decir que mínimo debemos elegir aquellos

que tengan un 30.

Cuando los apliquemos,

debemos ser generosos en su aplicación y, además,

renovarlos cada dos o tres horas.

Las zonas más sensibles a la exposición solar son el escote,

la nariz, las orejas, las mejilla

y, en algunos casos, las entradas y la coronilla.

En este punto, queremos incidir

porque el enrojecimiento de estas zonas

muchas veces puede pasar desapercibido,

pero es importante decir que puede ser quemadura incipiente.

Por lo tanto, hay que prestar atención.

Cuando el coronavirus entró en nuestras vidas,

todavía estábamos en invierno;

desde el principio, siempre se especuló con una idea:

que la llegada del verano

provocaría la bajada de las infecciones.

Y resulta, doctor Fabiani, que ya estamos en verano.

Y resulta, Miriam, que aún no tenemos certezas,

no tenemos certezas.

Aunque parece que hay datos que apuntan a que,

como sospechábamos, igual que otros virus respiratorios,

la contagiosidad puede disminuir,

y que la radiación ultravioleta les afecta directamente,

aun no tenemos certezas y, por lo tanto,

tenemos que seguir con esas de medidas de prevención;

entre ellas, la distancia es fundamental y que mejor,

reunirnos siempre al aire libre que en espacios cerrados.

Tenemos que seguir protegiéndonos porque de este coronavirus

es verdad que cada vez sabemos más,

pero todavía hay mucho que desconocemos.

Vamos sabiendo cosas nuevas conforme avanzan los días,

las semanas y los meses.

Ahora estamos viendo que hay distintos tipos de cepas.

Parece que la más extendida por Europa es la cepa A2A,

pero que aquí en España, curiosamente,

la más frecuente no es esa, si no la B3A.

En la práctica,

no tenemos datos todavía de si esa diferente cepa influye

en su contagiosidad o en la gravedad.

Lo que sí tendremos que tener muy presente es

cuando se desarrollen las vacunas para asegurarnos

que cubren bien a estas cepas más frecuentes

que son las que nos afectan a nosotros.

Como se hace cada año cuando se elabora

la vacuna del virus de la gripe.

Muchísimas gracias, como siempre, doctor Fabiani,

médico de familia de "Saber vivir". Ojalá llegue pronto

esa deseada vacuna contra el coronavirus.

Y de ello, precisamente,

vamos a hablar ahora mismo con una persona que participa

como paciente en el ensayo de una primera vacuna experimental.

Bienvenido a "Saber vivir", Joan Pons,

enfermero español residente en el Reino Unido.

Hace ahora 15 días,

te pusieron la vacuna experimental contra el coronavirus.

¿En qué consiste exactamente esa vacuna?

Sí. Esta vacuna viene con el sello de la Universidad de Oxford.

Y ahora mismo hay

una gran carrera para ver quién saca la vacuna antes.

La de Oxford tiene muy buena pinta.

La de Oxford es una investigación de cómo era el virus

y se dieron cuenta de que era muy similar al virus común,

al del resfriado común del chimpancé.

Entonces, cogieron este virus del resfriado

y le añadieron coronavirus, el COVID.

Y esa es la vacuna.

Me la han puesto hace nueve días

y ahora lo que están esperando es que mi cuerpo,

mi sistema inmunitario produzca anticuerpos.

Y, cuando en el futuro, el COVID intente atacarme,

yo ya tendré mis anticuerpos y podré parar

esta infección tan temprano como me intente atacar

y no se pueda multiplicar.

Por lo tanto, no tendré ningún síntoma.

Yo te veo muy bien, pero dinos cómo te encuentras.

Ahora me encuentro bien. No he tenido ningún problema,

no he tenido ningún efecto secundario

y eso me da mucha esperanza.

Me da mucha esperanza para saber realmente

que esta vacuna no solo es efectiva,

también no tiene ningún efecto secundario.

Tú, al ser enfermero,

sabes exactamente en qué consisten ese tipo de ensayos,

pero no sé si tuviste miedo antes de ponértela,

porque al resto de los mortales se nos dice que nos van a inyectar

una vacuna experimental y, poco o mucho, nos asusta.

A ver, sí que es verdad,

yo soy humano y la noche antes de que me pusieran la vacuna,

casi no dormí.

Me desperté varias veces,

a las cinco de la mañana ya estaba totalmente despierto.

Sí tenía un poco de miedo porque, al fin y al cabo,

cuando me leí lo que me podía pasar, se me ha grabado en la mente.

Había una frase al final de todo lo que me podía pasar,

había una frase que decía: "En casos extremos,

puedes tener un shock anafiláctico y producir la muerte".

Claro, yo casi me levanto y me voy.

Pero, bueno, también entonces, como yo soy enfermero,

también entendí que todo lo que haces en esta vida

tiene riesgos. Si vas a comprar una aspirina,

en el prospecto también te pones las manos en la cabeza.

Por eso, yo lo pensé

y dije que valía la pena dar un paso al frente,

hacerme voluntario y poner mi granito de arena en esta batalla

para acabar con el coronavirus.

Llevas mucho tiempo en Inglaterra, creo que más de 20 años,

¿cómo se está viviendo allí la pandemia?

Pues ha sido muy dura.

En Inglaterra, Reino Unido,

es uno de los países de mayor mortalidad,

casi 50.000 muertos.

Yo creo que el gobierno no se lo tomó en serio.

Porque el primer caso fue aquí a finales de enero

y solo fue hasta el 23 de marzo que no entramos en cuarentena.

Incluso nuestro primer ministro, a principios de marzo,

decidió hacerse una fotografía con algunos pacientes

que tenían coronavirus. ¿Y qué pasó?

Que al cabo de dos semanas, nuestro presidente, bueno,

el presidente de Reino Unido,

estaba en cuidados intensivos y casi se murió.

Solo fue entonces cuando se lo tomaron en serio

y nos pusimos rápidamente en cuarentena.

A partir de ahí, hemos estado siempre un poco contracorriente,

reaccionando,

yeso ha hecho que la mortalidad haya sido elevadísima.

Yo lo he vivido en primera línea, en mi unidad,

ha sido muy cruel y muy duro,

mentalmente y físicamente.

Por otra parte, en el ámbito familiar,

tienes tres hijos, dos de ellos menores de edad,

¿cómo lo han llevado? Imagino que es difícil explicarles

la situación que estamos viviendo.

Sí, es difícil porque, claro,

tengo mi pequeña que tiene casi nueve años,

¿cómo le explicas que un virus es invisible?

¿Cómo le explicas que un día puedes ir a ver a tus amigos

y al día siguiente no puedes ir ni a visitar a tus abuelos

ni tu mejor amiga?

Es bastante difícil.

También tengo mi mayor, que tiene 18 años,

que está en una etapa que quiere salir,

quiere ir a bailar, quiere ir a encontrar novia.

Claro, ahora se encuentra que está encerrado en casa.

Están perdiendo un poco su niñez, su juventud,

y eso también fue una de las razones

por las que yo me decidí a hacerme voluntario,

porque quiero que vuelvan a vivir su vida.

Pues, Joan Pons, muchísimas gracias por tu ejemplo,

por tu esfuerzo en bien de todos.

Ojalá que todo salga bien.

Sí, mis dedos están cruzados

y espero que a ver si ya para el año 2021,

podemos celebrarlo con un abrazo

sin ningún temor y sin ninguna ansiedad.

Hay que ver la vida en positivo y no ponerse en lo peor,

especialmente, en estos tiempos tan difíciles

que estamos pasando por culpa del coronavirus.

Duro ha sido para todos,

especialmente para los niños y niñas

que han tenido un final de curso más complicado de lo normal.

Con los chavales, estuvimos en el cole

justo antes del confinamiento,

en una sesión de "coaching",

aprendiendo a ver la vida con lenguaje positivo.

¡Buenos días, chicos! ¿Preparados para las "multis"?

(TODOS) ¡Sí!

Hola, Dani, buenos días.

¿Vamos a bailar?

(CANTA EN INGLÉS)

En ocasiones, nos centramos más en corregir

a nuestros seres queridos, amigos,

e hijos, que en ayudarles a mejorar.

Un lugar donde es muy importante el lenguaje es donde estamos hoy,

en un colegio.

2 x 3...

(TODOS) 6.

-Pero, 2 x 3 = 6, ya lo has pasado aquí, ¿no?

Te has despistado un poquillo, ¿verdad?

Y no te has dado cuenta, pero ¿pasa algo, chicos?

(TODOS) ¡No! Porque el que tiene boca...

(TODOS) ¡Se equivoca!

-Y aquí tenemos poca todos, ¿verdad? Pues, hala, venga...

-Cuando antes se ha equivocado en la operación

y tú le has animado a corregirlo,

¿qué hubiera pasado si le hubiéramos dicho:

"Esto está mal, corrígelo".

-Se hubiera quedado sin saber qué hacer.

Luego, encima, es una situación donde le podemos ridiculizar

delante de los compañeros.

Con lo cual, la motivación al aprendizaje es Cero.

Cuando estamos haciendo la operación

y alguna vez no hemos acertado a la primera,

¿cómo os gusta que os lo digan?

-Que da igual... -¿Sí?

-Que lo repases en casa un poquito.

-Muy bien. Y la próxima saldrá...

(AMBAS) Bien. -Bien, ¿verdad? Muy bien.

-Lo que tenemos que hacer nosotros

como educadores es fomentar lo que queremos conseguir de ellos.

En lugar de: "Ponte a estudiar, que eres un vago",

"¿no crees que es hora de ponerte a estudiar? Venga.

Ya has merendado, vamos a ponernos a trabajar".

-¿Y si le decimos: "Eres un vago", lo que estamos haciendo qué es?

Colaborar a que se convierta en un vago.

-No me sienta muy bien

que un profesor me diga que lo he hecho muy mal,

prefiero que me diga eso pero de forma constructiva.

Tenemos palabras que motivan, que animan a mejorar,

pero en cambio hay otras que hunden nada más escucharlas, ¿cierto?

-Cierto. -Por ejemplo, palabras

que pueden frenar la mejora:

difícil, error,

inútil.

Lo más importante, Mónica, es hablar de hechos,

comportamientos, y no poner calificativos.

-Me he quedado en blanco. -¿Te has quedado en blanco?

Pues vamos a ponerle color a ese blanco, ¿qué te pasa?

-Es que no entiendo esto de 4 × 2.

-2 × 8 = 16. Muy bien, te llevas una.

¿Sabes lo que ha pasado?

(SUSURRA) Que no lo has apuntado, corre.

¿Le hemos puesto color?

Os propongo un ejercicio para realizar en vuestras casas

y así conseguir cada día un lenguaje más positivo.

Es muy sencillo y muy útil.

Primero, cuando finalizamos el día,

vamos a escribir cómo nos ha ido el día.

Segundo, vamos a contar cuántas palabras positivas tenemos

en lo que hemos escrito y cuántas negativas.

Tercer paso,

vas a tratar de cambiar las palabras negativas

por palabras positivas.

Y por último y muy importante, elige una de las palabras

que has cambiado a positiva y entrénala todos los días.

Así lograrás enriquecer tu lenguaje constructivo.

Después del curso que hemos tenido, los chavales estudiando en casa,

los adultos luchando con el trabajo,

los mayores encerrados sin salir a la calle...

hemos llegado al verano con una gran fatiga mental

y necesitamos a un dietista-nutricionista

como nuestro Aitor Sánchez

para que nos expliques cómo evitar esa fatiga mental.

Lo primero que tendríamos que hacer es descartar

que tengamos cualquier problema de salud, ningún déficit,

lo primero, porque no hay alimentos milagrosos

que nos puedan directamente: "Vamos a rendir más",

so no funciona así. Pero sí hay dos aspectos

en la dieta a los que podemos atender

para que podamos funcionar al máximo nivel mentalmente.

Uno sería la hidratación. Si no estamos hidratados,

nuestro cerebro no puede funcionar correctamente.

¿Qué es lo bueno del verano?

Que tenemos algunos alimentos y propuestas para hidratarnos

de manera saludable, no solo el agua.

Tenemos la fruta y también este magnífico gazpacho.

Y otro tema en el que me centraría sería la calidad de la grasa,

una buena grasa, antiinflamatoria, como la de los frutos secos,

que nos ayudará a que nuestro cerebro también rinda

a su mejor nivel.

Has hablado de grasas.

Fíjate en esta noticia muy relacionada:

Una dieta alta en grasas puede producir fatiga mental,

lo ha investigado la Universidad de Illinois, Estados Unidos.

Sí, ojo, porque este estudio no solo habla

de una dieta alta en grasas.

Tienen dos peculiaridades esos ratones a los que le hicieron

este estudio, también eran ratones con sobrepeso y obesidad.

Es decir, que lo que dificulta ese rendimiento mental

también es estar en esa condición. La obesidad es, al fin y al cabo,

una condición que afecta y altera a muchos de nuestros sistemas.

Por otro lado, era una dieta alta en grasas de mala calidad.

No hablamos de que les daban mucho aceite de oliva,

sino mucha de la grasa oxidada y procesada.

Por tanto, hay que prestar atención a la grasa de nuestra dieta,

que sea de calidad, muy importante. Esa grasa de baja calidad

la encontramos en muchos productos que son un clásico del verano,

como los helados, los snacks, los batidos.

Sí, no te das cuenta. A lo mejor estás yendo a un picoteo

o sales a un chiringuito de playa, se te olvida, te ponen

una poca cantidad y subestimamos, por un lado,

la cantidad de grasa de estos productos

y no atendemos tampoco a la calidad.

Cuando vemos esos snacks fritos cuando nos tomamos un helado,

esconde también grasa que obviamente

no es la más saludable, también,

acompañada en muchas ocasiones de azúcar.

Entonces, aunque nos apetezca tomar

estos productos de manera eventual, hay que hacerlo, insisto,

con poca frecuencia y saber que no estamos ayudando

a seguir una buena alimentación con estas elecciones.

Vamos ahora a hablar de un alimento que se ha vuelto famoso,

precisamente, por su buena grasa. Nos llegó de América

y se cultiva cada vez más en España.

Hablamos del rico y verde aguacate.

Esta es la semilla, el hueso del aguacate,

lo que no nos comemos. Esto lo sembramos y saldrá un árbol.

Para que crezca un aguacate,

lo que necesitamos es mucho sol, muchas horas de luz y agua.

Aquí tenemos la fruta, cómo crece en el árbol.

Las flores salen en la punta y cuando engorda la fruta,

la rama cae hacia abajo

y cuelga de esta manera tan característica.

Estos son los principales grupos,

digamos, de piel lisa, que maduran en verde,

y de piel rugosa, que suelen madurar en color morado

o negro. El aguacate de piel rugosa es de mayor sabor, más consistencia.

Desde que se recolectan

hasta que están en el punto de venta,

pueden tardar 24 o 48 horas.

Los que vienen de fuera, evidentemente,

tienen un largo viaje en barco y se recogen

antes de estar con el contenido en grasa que estipula la norma.

Lo que hacemos es cortar el pedúnculo,

dejarlo a ras para que mantenga toda su calidad.

Vamos a descargar la fruta y por hoy termina nuestra faena.

-La comarca de la Axarquía y la costa de Granada son

las mejores zonas para producir los tropicales por su clima.

La prueba de calidad más importante

del aguacate son el contenido de aceite

que tiene la pulpa de la fruta.

Este está un poco más verde,

menor contenido de aceite y está la pupa más clara,

y cuando está el fruto con su buen contenido de aceite,

la pulpa adquiere un color más como pistacho.

La textura en boca del aguacate es parecida a una mantequilla.

El aguacate, desde luego, puede formar parte de nuestra dieta

como una fuente de grasas saludables.

Efectivamente, es un producto muy graso,

pero tiene unas grasas buenas, monoinsaturadas, por lo tanto,

no engorda.

Hasta a 30 metros de altura puede llegar el árbol del aguacate.

Impresiona siempre verlo de cerca

y más todavía si nos fijamos en la grasa de su fruto,

el aguacate.

Los cardiólogos incluso lo recomiendan, Aitor.

Sí, así es, porque fíjate,

el aguacate es un fruto graso. Nos sucede exactamente igual

que con la aceituna, una fruta con una gran cantidad

de aceite y por eso se exprime,

y de ahí sacamos el aceite de oliva.

La calidad de la grasa del aguacate

es muy parecida a la de nuestro aceite de oliva.

De hecho, uno de los ácidos grasos más mayoritarios

en estos dos productos es el ácido graso oleico,

que nos suena. Es muy saludable y obviamente se recomienda por eso,

para prevenir enfermedades cardiovasculares.

¿Pueden tomarlo las personas que tienen el colesterol alto?

Mira, no solo pueden,

sino que deben. Es decir,

para una dieta de protección cardiovascular

no hace falta seguir una dieta baja en grasas.

No es una buena idea, un buen enfoque.

Necesitamos una dieta que tenga

un aporte normal o alto de grasas, pero que sean saludables.

En este sentido, el aguacate nos ayudará a aportar

grasas de calidad que ayudan a aumentar el colesterol bueno,

el HDL, tradicionalmente,

y que reduzcamos el colesterol malo,

y para eso no sirve una dieta baja en grasas,

sino calidad en la grasa.

Pero si es alto en grasas, aunque sean buenas,

¿significa que engorda? No, no significa

que engorda necesariamente.

Significa que tiene muchas calorías,

pero pueden ser calorías que no necesariamente nos empujen

a una ganancia de peso. Esto pasa por ejemplo también

con los frutos secos y el aceite de oliva,

son alimentos calóricos, pero el aguacate es también

un alimento saciante, porque como es una fruta,

tiene un aporte de fibra importante y vale la pena que en nuestra dieta

haya calorías de estos alimentos tan sanos,

y lo que tenemos que restringir

son las calorías vacías de alimentos

que no nos aportan ningún beneficio.

Pues la fruta, como el aguacate,

tiene que estar en la base de una alimentación saludable,

especialmente en verano,

pero también debemos tomar otros grupos de alimentos,

como cereales, legumbres y frutos secos.

En la actualidad, se pueden consumir incluso

en forma de harina.

Bienvenidos a Mamá Kokore. Es una empresa

que hemos creado entre varias mujeres,

cuya finalidad es ofrecer al público un determinado tipo de harinas

que no contengan gluten ni trazas de gluten tampoco.

Nos sirven tanto para repostería como para panes.

Los clientes pueden comprarlo en grano

o directamente se lo podemos moler en harina en los molinos

que tenemos de piedra.

Por ejemplo, pueden elegir

el arroz integral, la lenteja roja, la harina de mijo,

semillas como el sésamo

y también tenemos pseudocereales como el trigo sarraceno o la quinoa.

Si queréis, podemos ver

cómo se muele la harina de trigo sarraceno.

Estos son los molinos.

Se introduce por aquí...

y así funciona.

Y sale la harina perfecta.

Se puede graduar para tener un grano más grueso o más fino,

y así hacer también como tipo sémola.

Esta harina, al estar recién molida, les funciona mejor en la repostería,

les levan mejor los panes.

Bueno, si queréis,

os puedo enseñar qué otras cosas podemos hacer

con el trigo sarraceno.

Por ejemplo, tenemos para hacer un crepe.

Lo primero que haremos es colar este trigo sarraceno.

Vamos a introducir el trigo sarraceno para triturarlo.

Lo bueno del trigo sarraceno es que es una semilla,

un pseudocereal,

que es muy muy "filaginoso",

eso hace que luego no necesites huevo

ni añadir ningún otro ingrediente para que el crep quede bien.

Aquí tenemos la base del crep, y solamente nos falta

ya rellenarlo al gusto de cada uno.

El trigo sarraceno tiene bastante fibra,

es un plato totalmente apto

tanto en dulce como en salado.

Si alguien tiene problemas de azúcar, lo que puede hacer es

buscar un relleno que sea más salado

y le dé la opción para una cena o para unos saquitos mexicanos.

Como veis, un plato muy fácil que podemos hacer,

no hace falta horno, pueden ayudar los niños.

Aquí podéis ver que tenemos muchas otras opciones,

aparte del trigo, para hacer repostería,

panes o incluso platos salados.

Las harinas alternativas se han puesto de moda

porque no tienen gluten, y tiene muy mala fama.

Por eso, hay quien defiende que una buena dieta para controlar

el peso es, en primer lugar, aquella que no tiene gluten.

Bueno, no necesariamente, porque fíjate,

una dieta sin gluten también puede estar cargada de alimentos

que sean muy energéticos. Tenemos algunos ejemplos:

las harinas, las pastas sin gluten,

ojo, que hay hasta dulces, galletas y bollería que no tiene gluten,

por tanto, no necesariamente es sinónimo de una dieta hipocalórica.

Si queremos adelgazar, hay que seguir una dieta

que tenga menos cantidad de calorías, y, obviamente,

que sea saludable,

pero no busquemos el "sin gluten", para perder peso.

Para tener mejores digestiones, ¿buscamos el "sin gluten"?

Bueno, depende, es posible que tú tengas mala digestión

y que no se deba a específicamente al nutriente del gluten.

Sí que es cierto es que, en los últimos años,

nos hemos dado cuenta de que el gluten le sienta mal

a un mayor número de personas,

que exclusivamente a las personas que sufren la celiaquía,

hay otras condiciones digestivas

que se pueden ver beneficiadas de seguir una dieta sin gluten.

Pero si eres una persona

que no está afectada por estas condiciones,

pues no necesariamente seguir una dieta sin gluten

te va a ayudar, a lo mejor, no tiene ningún efecto beneficioso,

ni perjudicial, neutro.

Pues muy atenta a esta cuestión está nuestra bioquímica

y nutricionista Griselda Herrero, que pasa consulta, precisamente,

con una de esas personas que no pueden tomar nada

pero nada de gluten.

Hola, Raquel, ¿qué tal?

-Hola, Griselda, muy bien.

Te llamaba porque, bueno, me diagnosticaron celiaquía,

intolerancia al gluten hace cuatro años,

cuatro años y medio.

Y este confinamiento me han surgido algunas dudas.

-Cuéntame, ¿cuáles han sido las principales dificultades

con las que te has encontrado?

-A día de hoy, a pesar de que llevo ya cuatro años,

todavía me surgen dudas a la hora de la alimentación, sobre todo,

con los etiquetados de aromas,

porque no siempre te viene especificado, te pone:

"Aromas, esencias..." Y 100% nunca estás segura de ¿puedo comprarlo

o no puedo comprarlo?

-Es verdad que dentro de las restricciones alimentarias

que hay actualmente,

el gluten es una de las que más fácil

es de llevar, sobre todo,

por la normativa que hay de etiquetado.

Pero, claro, hay otros elementos derivados

que contienen gluten,

como pueden ser almidones, aromas, esencias, etcétera.

¿Qué tenemos que hacer en estos casos?

Ante la duda, siempre, evitar comprarlos, y lo segundo,

si viene especificado el símbolo "sin gluten",

podemos estar seguros de que está libre de gluten.

Cuéntame, ¿cómo llevas el confinamiento?

-Pues en el confinamiento me encontré un poco con la locura

porque cuando iba a comprar, las estanterías estaban vacías,

no quedaban productos, yo opté a seguir una dieta pues eso,

con alimentos naturales: verduras, carnes, pescados, etcétera.

-En relación a eso creo que lo has hecho muy bien, Raquel,

porque se puede llevar una alimentación sin gluten

totalmente saludable sin tener

que tener ninguna carencia alimentaria,

el único grupo de alimentos

que va a contener gluten son los cereales.

-A ver, sí que consumo avena, cereales de maíz,

que son los que podemos comer, y los de arroz.

Entonces, me va resultando cada vez un poquito más fácil.

-Exacto, no nos olvidemos del trigo sarraceno

y de la quinoa y del mijo.

La harina de garbanzos

es otra alternativa bastante interesante

para utilizar en la cocina.

Incluso utilizar las harinas de esos cereales pues para freír,

para rebozar o para hacer

otras técnicas culinarias y otras elaboraciones.

-Muchísimas gracias,

seguiré los consejos que me has dado,

y te lo agradezco enormemente.

-Gracias a ti y para lo que necesites

pues ya sabes dónde encontrarme.

¿Qué podemos hacer si nos diagnostican celiaquía?

En primer lugar frutas, verduras, legumbres, huevos,

pescados y lácteos o carnes magras forman parte

de una alimentación saludable y son libres de gluten.

Arroz, trigo sarraceno, maíz,

quinoa, mijo pueden formar parte de nuestra alimentación.

Recuerda que muchos de los productos

que llevan la etiqueta "sin gluten", no son saludables.

Y para finalizar,

si te sientes perdido al principio, busca ayuda profesional.

Mira que nos gusta culpar a los alimentos

de todo lo que nos pasa y les echamos las culpas de todo,

y ya no digamos cuando nos vamos a poner a dieta,

que lo primero que hacemos muchas veces

es quitarnos grupos de alimentos.

Sí, y no siempre es lo más adecuado, si por ejemplo,

en nuestra alimentación,

restringimos algunos grupos alimentarios

que no nos aportan nada, es decir, los dulces, la bollería,

las bebidas alcohólicas,

pues perfecto, no habría ningún problema.

Aquí, digamos, cuando no es tan buena decisión,

estamos restringiendo

un grupo alimentario que nos aporta,

por un miedo que está completamente injustificado.

Gente que se quita la fruta,

gente que se quita las legumbres o los frutos secos

porque le ha cogido directamente miedo,

ahí no estaría justificado.

¿Es otro error saltarse comidas?

Bueno, depende,

si tú lo haces con intención de mejorar tu dieta

y solo te eliminas comidas pero sigues comiendo igual de mal,

no te va a aportar nada.

Mira, un ejemplo muy clásico es el de: "Bueno, yo no ceno".

Pero, ojo, que aquí en verano

la cena es una gran oportunidad para cenar en familia,

inculcar buenos hábitos,

Preparar y aprender a cocinar recetas...

Quizás no es la mejor, yo me plantearía, sinceramente,

qué alimentos son los que estás dejando de incorporar,

y qué calidad estás incluyendo en tu dieta,

eso es lo importante.

Gracias, Aitor Sánchez, dietista,

nutricionista y tecnólogo alimentario,

está claro que para controlar el peso hay que comer correctamente,

y también, practicar más ejercicio,

nos metemos ahora dentro del agua

con la pareja más saludable de "Saber vivir", Luis y Eli.

(Música)

Empezamos con el tren superior, algo muy completito,

¿qué nos recomiendas?

-Mira, vamos a hacer el primer ejercicio,

utilizaremos la resistencia que nos ofrece el agua,

para trabajar la parte anterior y la parte posterior.

-Y así, por el movimiento que te estoy viendo,

incluso puedo trabajar pecho ¿no?

-Vas trabajar pecho, hombros,

bíceps, y por detrás, vas a trabajar la espalda,

y los hombros o la parte posterior.

(Música)

-Segundo ejercicio, vamos a trabajar el core,

la zona central que tanto nos preocupa a todos, ¿cómo lo hacemos?

-Vale, imagínate que estoy apoyada en un bordillo, entonces,

con la fuerza abdominal y la espalda bien pegada

vamos a levantar las dos rodillas

y desde ahí estiro las piernas y vuelvo, flexionando las rodillas,

y de nuevo hacia abajo.

-O sea, son dos movimientos,

primero, levanto rodilla y luego estiro piernas.

¿Y la respiración?

-Cuando voy subiendo las rodillas cojo aire,

cuando estiro las piernas, suelto el aire.

(Música)

-Para el tercer ejercicio, piernas,

que no nos podemos olvidar de las piernas ni del cardio,

a ver si me haces una cosa combinada.

-Pues vamos a hacer de primero un poquito de "skipping",

esto es, rodillas arriba,

y vamos de un lado de la piscina al otro subiendo las rodillas,

cuando lleguemos al bordillo lo utilizamos para agarrarnos,

y desde aquí, un poquito la pierna hacia arriba lateral.

(Música)

-La verdad es que me encanta hacer ejercicio dentro del agua,

porque además de que no tengo la sensación pegajosa de sudor,

es muy divertido,

¿pero qué más beneficios tenemos de trabajar en este medio?

-Pues, como no tenemos impacto dentro del agua

eso evita el riesgo de lesiones,

y además, podemos utilizar el agua como una pesa,

nos ofrece resistencia y para todos los ejercicios que queramos hacer,

podemos utilizarlo.

-Divertido, con poco riesgo de lesión, y fresquito.

(Música)

¡Familia, en forma!

(Música)

En estos tiempos de coronavirus no podemos bajar la guardia

a la hora de bañarnos en la piscina

o en el mar porque el virus sigue ahí, y no digamos ya,

las bacterias, doctor Gonzalo Guerra,

que en verano hacen su agosto provocando las temidas

toxiinfecciones alimentarias.

Pues así es, Miriam, en verano hace muchísimo más calor,

y a ver, ¿dónde guardamos las cosas para que no se estropeen?

En la nevera porque hace frío.

Pues quiere decir que con las altas temperaturas

las bacterias campan a sus anchas,

y proliferan mucho más, por tanto,

tenemos que ser mucho más cuidadosos

porque la posibilidad de infectarnos con alimentos en mal estado

es mucho más alta en verano.

¿Con qué alimentos tenemos que tener especial cuidado?

Pues tenemos que tener cuidado un poco con todo,

pero especialmente con los alimentos que estén crudos,

la verdura cruda, que hay que lavarla bien,

la carne o el pescado poco hecho, el marisco crudo o poco hecho,

todo eso hay que tener muchísimo cuidado

porque dura muy poco en verano por las altas temperaturas.

Por supuesto, el huevo, la mayonesa,

que al final se hace con huevo crudo.

Todas estas salsas que llevan huevo crudo cocinado, en verano,

hay que tener especial cuidado.

¿Qué medidas podemos tomar para reducir ese riesgo de infección?

Bueno, pues aparte de, por supuesto,

tener mucho cuidado de dónde viene lo que comemos,

sin saber si estaba bien conservado o no estaba bien conservado,

pues tenemos que lavar muy bien todo lo que sea verdura, fruta,

incluso le podemos añadir un par de gotitas de lejía,

o algún producto para lavar la fruta y la verdura.

En cuanto a lo demás, las carnes y todos los demás alimentos,

pues intentar que estén siempre bien cocinados,

y si tenemos alguna duda, sobre si está poco cocinado

o si no han estado bien conservados, es mejor no comerlo.

Desde luego, qué importante es manipular correctamente

los alimentos, porque la salud está en nuestras manos.

Pues nunca mejor dicho, además, mira qué bien nos viene ahora

todo lo que hemos aprendido sobre lavarnos las manos

a raíz de la pandemia del coronavirus.

Hay que lavarse muchísimo las manos antes de manipular los alimentos,

especialmente, si hemos ido al lavabo, al servicio,

tenemos que tener en cuenta que la transmisión

que llamamos los médicos "oral-fecal", es decir,

nos contaminamos con bacterias de las heces, a lo mejor,

pues al ir al baño y limpiarnos, y luego,

las llevamos a algún alimento o a la boca,

esas bacterias son dañinas para nuestro organismo, con lo cual,

especialmente en verano, y todo el año,

cuidado a lavarnos las manos antes y después de comer.

Al coronavirus lo matamos con agua y jabón o con alcohol y lejía,

pero en nuestro cuerpo tenemos otros microbios

en forma de bacterias "buenas",

que conviene cuidar bien

para luchar contra el temido coronavirus.

¿De qué exactamente estamos hablando?

Estamos hablando de que, para que te hagas una idea,

y esto me gusta mucho contarlo porque la gente se sorprende,

en el colon tenemos más bacterias que células en el cuerpo,

imagínate la cantidad que tenemos,

y estas bacterias son bacterias buenas, son nuestra microbiota,

que nos va a ayudar a protegernos,

y especialmente para infecciones como, por ejemplo,

la del coronavirus, sí que es cierto que el tener una microbiota sana,

no va a impedir que nos contagiemos,

pero sí lo va a dificultar, ¿por qué?

Porque si esas bacterias que tenemos en el intestino están bien,

están sanas, están equilibradas,

nuestro sistema inmunitario va a funcionar mejor, y por tanto,

vamos a estar más capacitados para defendernos de cualquier infección,

sea vírica o bacteriana.

Oye, ya que es tan importante para nuestra salud

esa microbiota intestinal,

¿qué podemos hacer para cuidarla bien?

Tenemos que hacer dos cosas, la primera es no cargárnosla,

la microbiota, en general, está bien por sí misma,

porque el cuerpo humano al final, está bastante bien diseñado.

¿Cómo hacemos para no cargarnos esa microbiota?

¿Para no deteriorarla?

Pues hay que tener cuidado con nuestros hábitos dietéticos,

evitar los excesos con el alcohol, por supuesto, el tabaco,

los alimentos que sean muy agresivos,

hay que intentar equilibrar nuestra alimentación, utilizar vegetales,

frutas para intentar conservarla en buen estado, claro.

Ya hemos desenmascarado a nuestros "enemigos",

pero ¿cuáles son los "amigos" de verdad?

¿Los "amigos" de nuestros intestinos?

Pues los "amigos" son los que hacen que esas bacterias

que tenemos en el intestino estén mejor,

es decir, los que nos cuidan esas bacterias.

Nosotros tenemos ahí nuestro "ganado" particular,

y hay que alimentarlo bien.

¿Qué nos ayuda a que esas bacterias estén sanas?

Pues los prebióticos, que son los alimentos para nuestras bacterias,

¿dónde están esos prebióticos?

Pues principalmente en los alimentos que tienen fibra, las alcachofas,

los puerros, los espárragos, las frutas,

todo eso lleva una serie de sustancias de proteínas

que nos ayudan a mantener sana nuestra flora intestinal.

Gracias, doctor Gonzalo Guerra, vamos a animarnos,

como siempre, a cuidar nuestra salud y de paso,

también la del medioambiente,

en casa podemos incluso cultivar nuestro propio huerto

y así comer también de una manera más saludable.

Con esta verde propuesta os dejamos hasta el domingo que viene,

cuidados mucho y cuidad también de la naturaleza.

(Música)

Si tienes un jardín estoy seguro

de que tendrás un pequeño trozo de tierra que no usarás para nada,

lo tendrás ahí.

Ahí puedes aprovechar para cultivar prácticamente cualquier cosa,

y si queremos iniciar nuestro pequeño huerto en una terraza,

es aún más sencillo.

Tienes más opciones para poder cultivar ahí tus alimentos,

poniendo macetas, y puedes hacerlo en botellas de plástico,

y reutilizando materiales.

Puedes hacer tus propios semilleros con tetrabrik de leche,

también puedes utilizar las cajas de frutas, como estáis viendo,

para cultivar prácticamente cualquier cosa,

como puede ser tomates.

(Música)

También podéis germinar tomates del supermercado

en una botella de 5 l.

Si queremos trasplantar, por ejemplo,

esta tomatera de por aquí,

lo mejor es hacerlo con la ayuda de un tenedor,

clavamos así, y hacemos un poquito de palanca,

así sacamos un cepellón considerable.

Hacemos un agujero más profundo en la maceta

de lo que es el propio cepellón,

porque lo vamos a enterrar más para que todo esto salgan más raíces

y sea mucho mejor.

Ahora le vamos echando así la tierra por encima,

y vamos aplastando la tierra.

Los cuidados, por ejemplo, en el caso de las tomateras es muy simple,

tan solo debería darle muchísimo sol, le ponemos un tutor al lado,

y la vamos guiando a medida que vayan creciendo,

y una tierra de buena calidad, y ya prácticamente estaría listo.

También depende de la temperatura, pero en el caso del riego,

yo por lo menos, la suelo regar a diario.

También podéis reutilizar materiales como, por ejemplo,

lo que yo hago, que es en este caso,

plantar zanahorias en botellas de litro y medio

cortadas con un agujerito abajo para favorecer el drenaje.

En el caso de los pepinos, llevan el mismo procedimiento,

pero como es en una maceta, lo que sí que vamos hacer es así,

para separar las raíces de las paredes de la maceta,

le vamos a dar así unos pequeños golpecitos,

y ya nos sale por aquí nuestra planta de pepino.

Hacemos así, aplastamos un poco, echamos la tierra encima,

y también le aplicamos de nuevo un buen riego.

¿A qué esperas para tener tu propio huerto en casa?

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 21/06/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 21/06/20

21 jun 2020

Esta semana descubrimos cinco motivos imprescindibles para tomar al menos cinco raciones de frutas y verduras cada día. Aprendemos qué tipo de ejercicio, andar o pedalear, es mejor para cada ocasión y cómo podemos evitar los golpes de calor. Hablamos con Joan Pons, voluntario al que le acaban de administrar una vacuna experimental contra el coronavirus. Aclaramos cómo evitar la fatiga mental con nuestra dieta y si los aguacates engordan. El doctor Gonzalo Guerra nos explica qué es la microbiota y cómo podemos cuidarla, ¡y mucho más!

ver más sobre "Saber vivir - 21/06/20 " ver menos sobre "Saber vivir - 21/06/20 "
Programas completos (419)
Clips

Los últimos 3.322 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios