Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5539584
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 15/03/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Muy buenos días, ¿carne roja o carne blanca?

Esa es la cuestión que analizamos hoy

en "Saber vivir" comparando su valor nutritivo y su grasa.

Hablamos también de la grasa del queso

y la del pescado azul en el menú de la semana con dos reyes del mar,

el boquerón y el bonito del norte.

Y de postre, apostamos por el plátano,

una fruta perfecta para cualquier momento del día,

empezando por la merienda.

Hay que merendar bien, y más todavía en el embarazo,

comer bien y también hacer ejercicio,

como nos propone la profe de baile en "Saber vivir", Helen Canadell.

(Música)

Hoy me voy a bailar con embarazadas,

la verdad, no tengo ni idea de qué me van a hacer bailar,

así que voy a ver.

(Música)

-Y muy poquito a poco,

voy a llevar la cabeza hacia el otro lado.

-Hola. -Hola.

-¿Cómo estáis? -¿Qué tal?

-Muy bien, Silvia.

¿Qué vamos a dar? ¿Zumba?

-El zumba no porque es un baile que es de mucho impacto,

entonces no es adecuado para el embarazo.

Vamos a hacer danza oriental para embarazadas.

(Música)

Ahí, perfecto.

-Estupendo.

-Colocamos los pies bien enraizados en la tierra.

Entonces, bueno, hacemos un poquito "reír la pelvis", ¿vale?

Cuando relajamos las rodillas la pelvis puede sonreír.

Entonces podemos cambiar, nos llevamos la mano al pubis,

nos podemos llevar la otra mano a la zona del sacro,

relajamos las rodillas y podemos hacer la basculación de pelvis.

Entonces vamos a llevar el pubis hacia delante, y hacia atrás,

manteniendo las rodillas relajadas.

-Es como un montón de tipos de baile, que de arriba no pasa nada,

me estoy presentando, y luego abajo estás haciendo un montón de cosas.

-Sí, sí. -Aquí lo mismo.

-Va muy bien para desbloquear, precisamente,

toda la zona de la pelvis,

esto es especialmente interesante en el embarazo y en el parto.

Puedo relajar un poquito los brazos aquí...

-Qué chulo, ¿no? -Sí.

-¿Sabes qué me gustaría? -¿Qué?

-¿Podríamos hacerlo a modo de coreografía?

-Sí.

-Esos movimientos que nos has ido enseñando.

A ver, vamos a probar todas juntas.

(Música)

Te veo a ti muy puesta. ¿Vas bien, o no?

-Sí, esto ya está. -¿De cuánto estás?

-De 36 semanas. -Pero si esto ya es...

Ya, ¿no? -Nada, nada. Sí, sí.

-Oye, ¿qué te va bien de venir a clases de baile?

-Normalmente bailo, me gusta el zumba, bailo flamenco,

y sí es verdad que ahora tienes que reducir el ritmo,

y venir aquí pues es lo que me da... Es el movimiento que necesito.

-Andrea, hola, ¿cómo vas?

A ver, espera, que me uno, que si no...

-Pues es bastante liberador, te sientes más ágil,

más como preparada hacia el momento del parto.

Te vas moviendo, y eso es lo importante.

(Música)

-Muchísimas gracias.

(Aplausos)

Dar a luz al término de un embarazo es de lo más natural,

pero también un momento de tensión si no sabemos como actuar.

¿Sabéis qué hacer si alguien se marea o se desmaya,

o de repente se queda sin respiración?

Son situaciones de emergencia

que nos pueden suceder a cualquiera,

y toda información es poca,

entramos ya en la consulta de "Médico de familia".

(Música)

Hola, doctor Fabiani, ¿sabes lo que me ha pasado esta mañana?

¿Qué?

Me estaba sonando la nariz y me ha sangrado un poquito,

¿debería preocuparme?

Es algo de lo más normal.

La nariz sangra con cierta frecuencia.

Hay personas que tienen más tendencia y otras menos.

Es normal, la nariz tiene muchos capilares,

tiene muchos vasitos sanguíneos pequeños, y alguno puede sangrar.

Normalmente no tiene importancia, a veces ocurre al sonarte,

y puede aparecer espontáneamente.

No suele tener mucha importancia.

Me quedo más tranquila.

En esos casos, ¿hay que echar la cabeza hacia atrás

y levantar un brazo?

La verdad es que no, Miriam.

Lo de la cabeza para atrás es para hacérnoslo mirar,

porque si yo echo la cabeza para atrás,

deja de salir sangre por la nariz, porque estoy empezando a sangrar

y la sangre cae hacia atrás, o sea, que me la estoy tragando.

No es la solución, obviamente.

Lo de la mano ni lo vamos a comentar,

da igual levantar una mano que las dos, no corta el sangrado.

Si me sangra la nariz lo que tengo que hacer

es apretarme ese lado con el dedo bien, firme,

y dejar esa presión durante 10-15 minutos,

una vez que deje de sangrar lo puedo quitar, mira qué sencillo.

Está bien saberlo.

Y cuando nos sangra la nariz,

¿esto puede ser un síntoma de hipertensión arterial?

Bueno, es verdad que hay personas

que cuando tienen una subida de tensión alta

esto les puede producir, puntualmente, un sangrado nasal.

Pero no creas que es lo más frecuente, de hecho,

hay una confusión muchas veces al revés.

Hay gente que cuando tiene la tensión alta

le puede sangrar la nariz;

gente que cuando tiene la tensión alta le duele la cabeza,

pero la mayoría de la gente,

tiene la tensión alta no le pasa ninguna cosa, o sea,

no nota absolutamente nada.

Es importante que las personas que tienen la tensión alta

hagan bien su tratamiento,

con medicación si hace falta, haciendo ejercicio,

evitando tomar mucha sal, etc.

Y que de vez en cuando, se tomen la tensión,

independientemente de que les duela la cabeza o no.

Hay muchos que dicen:

"No, yo la tensión la debo de tener bien

porque no me duele la cabeza, no sangro por la nariz...".

Puede ser que la tengas alta y esto no ocurra.

Lo que sí notamos es cuando tenemos la tensión baja

porque nos puede dar un mareo, por ejemplo.

En esos casos solemos recurrir a un café, a una cola...

Has usado una palabra que es mareo,

y es que llamamos mareo a cosas muy diferentes que conviene aclarar.

Mira, decimos mareo muchas veces cuando tenemos una sensación

como de inestabilidad, como que nos movemos un poco hacia los lados,

como sensación de que nos fuéramos a caer un poco,

como si fuéramos en un barco, ¿no?

A esto le llamamos mareo,

pero también le llamamos mareo

a cuando de repente todo nos da vueltas,

la habitación, las cosas... La palabra técnica es vértigo.

Y en esta sensación, además de estas vueltas,

nos suelen dar muchas náuseas, muchos vómitos.

Qué mal se pasa.

Pero también llamamos mareo a lo que tú te estás refiriendo,

que es esta sensación de: "Me voy a desmayar".

Se me empieza a nublar la vista, empiezo a sudar frío,

y no noto que es que me estoy desmayando.

Bueno, ese mareo que es al que tú te refieres,

por la bajada de tensión, es lo que llamamos lipotimia,

que es una palabra que a la gente le sonará bastante,

o cuadro vasovagales,

lo único que tengo que hacer es muy sencillo,

que es dejar a la persona tumbada para que se favorezca

y se recupere la normalidad.

¿Y eso cómo se hace? ¿Me lo enseñas?

¿Lo hacemos? Venga.

Bueno, es muy sencillo, insisto,

la persona ya ha empezado a sentirse mareada.

Si se ha sentido mareada y nota que:

"Me parece que me voy a desmayar",

lo que tenemos que hacer es tumbarla para evitar que se desmaye.

Porque te voy a dar una pista,

cuando el cuerpo tiene esta bajada de la tensión

lo que te está diciendo es:

"O te tumbas tú o te voy acabar tumbando yo

porque te voy a desmayar".

La persona que se siente ese mareo, esa visión borrosa,

lo que tenemos que hacer es tumbarla,

e inmediatamente se va a empezar a recuperar.

Podemos ayudar un poco levantando un poco las piernas,

si le levantamos un poco las piernas,

esto favorece la recuperación un poco más rápida.

Podemos estar así nosotros un rato aguantándole las piernas,

o incluso si queremos, podemos poner aquí una silla,

de manera que, la silla, le aguante las piernas.

Y nos quedamos en esta posición, nos quedamos tres o cuatro minutos,

cuando lleves tres o cuatro minutos

que ya te encuentras bien, nos sentaríamos

y nos quedaríamos sentados también de tres a cuatro minutos.

Y si sentada me encuentro bien ya me incorporaría poco a poco.

Es algo muy sencillo de hacer, por supuesto,

porque nos hemos desmayado, pero estamos conscientes.

Si la persona que se desmaya se quedara inconsciente,

es algo bastante más grave.

¿Y cómo sabemos si está inconsciente?

De una manera muy sencilla, no es nada complejo.

Nos acercamos a la persona que se ha desmayado,

que nos la encontramos con los ojos cerrados,

y queremos saber si está consciente o está inconsciente,

le golpeamos debajo del hombro, y le llamamos y decimos:

"Miriam...".

Miriam si se llama Miriam, claro, si no le podemos decir:

"Oiga, ¿qué le ocurre?".

Sería un poco más fuerte, pero no quiero hacer daño.

Si la persona a la que llamamos y golpeamos en el hombro

no abre los ojos, no nos habla, no se mueve,

es que está inconsciente, mira qué sencillo.

Y si está inconsciente, ¿qué hacemos?

Lo primero es comprobar que esa persona

aunque está inconsciente respira normalmente,

y te enseño como se hace.

Mira, para ver si la persona respira, yo me acerco,

le pongo una mano en la frente, dos dedos en la barbilla,

y le echo la cabeza completamente hacia atrás,

en esta posición la boca queda un poco abierta

y yo me acerco mirando a la boca para ver si hay algo dentro,

y pongo mi cara pegada a su boca, miro si se eleva el pecho,

siento el aliento, oigo la respiración,

si veo que se eleva el pecho, ver, oír y sentir

que la persona respira, es que respira,

¡no me digas que no es sencillo!

¿No hay que hacer nada más?

Cuando yo veo que la persona que está inconsciente respira,

lo que tengo que hacer es ponerla en posición lateral

de seguridad, para evitar que deje de respirar, ¿te pongo?

Sí, quiero ver cómo se hace.

En la misma posición en la que estoy cojo tu brazo,

el que está a mi lado, y lo pongo en esta posición, mira,

esta es la posición de guardia parando el tráfico...

Vale, sí. Así no se me va a olvidar.

Perfecto. Cojo la otra mano, la cruzo por encima,

y ahora agarro este hombro para que no se me escape el brazo, ¿sí?

Ahora te subo de la rodilla un poco,

y cogiendo del hombro y de la cadera te giro hacia acá

hasta que te pongo en posición lateral,

lo último que tendría que hacer es adelantar esta pierna

para evitar que te caigas otra vez boca arriba,

y ponerte bien la mano de forma que la palma esté tocando el suelo,

y que tu cara esté apoyada en la mano.

Te echo un poco la cabeza para atrás, y en esta posición,

ya estamos previniendo que en ningún momento dejes de respirar,

por ejemplo, que la lengua caiga hacia atrás,

o que si tienes un vómito lo puedas aspirar.

Por supuesto, una vez en esta posición llamaría al 112,

porque evidentemente,

es una persona inconsciente y por tanto puede ser grave.

Entiendo que en esta posición, además,

evitamos que la persona se trague la lengua.

Bueno, ver, la lengua no se traga. ¿No?

No. No se puede tragar la lengua.

Pero es cierto que una persona que está boca arriba inconsciente,

la lengua puede caer un poco hacia atrás,

y provocarnos una parada respiratoria.

Y por eso esta posición nos ayuda a mantener abierta la vía aérea.

Yo lo que entiendo es que el problema llega, además,

cuando notamos que esa persona inconsciente no respira.

Efectivamente. Hemos hecho la comprobación,

y hemos dicho:

"Si respira la ponemos en posición lateral".

Pero, ¿qué pasa si no respira? Claro.

Mira, una persona que estando previamente bien,

de repente cae al suelo, yo me acerco, está inconsciente,

y no respira es que tiene una parada cardíaca.

Y a las paradas cardíacas, ¿sabes lo que tenemos que hacer?

Lo hemos visto en las películas muchas veces,

reanimación cardiopulmonar.

Esa no la voy a hacer contigo,

la vamos a hacer con este maniquí que nos va a ayudar.

Mira, yo me he acercado, he comprobado que está inconsciente.

"Oiga, ¿qué le ocurre?".

No responde.

He comprobado que no respira...

Llevo 10 segundos y no he visto que se eleve el pecho,

no he oído que respire, y por tanto,

en este momento llamo al 112,

aviso que tengo una persona en parada cardíaca,

y empiezo a hacer el RCP, fíjate.

Venga. ¿Cuántas veces?

Hasta 30 compresiones seguidas.

Inmediatamente repito la apertura y...

Esto es vital, esto que estamos haciendo.

Esto es vital, y seguiríamos así, 30 compresiones,

dos ventilaciones.

30 compresiones, dos ventilaciones,

hasta que llegue el 112, los sistemas de emergencia

Quiero comprobar si lo he aprendido bien.

Yo creo que es esencial,

sobre todo que aprendas el masaje cardíaco porque es prioritario.

Deberíamos saberlo hacer todas las personas.

Esto no es una cosa de sanitarios, es de toda la población.

Es importante, te lo explico brevemente cómo lo he hecho.

Talón de tu mano, en el centro del pecho,

la otra mano se pone encima, entrecruzamos los dedos,

y ahora es importante, mira, los codos bien estirados,

yo me incorporo un poco para que estén rectos,

y mis hombros alineados encima de la persona.

Y ahora lo que hago es dejar caer mi peso...

30 veces. Para hacer las compresiones.

30 compresiones. ¿Vamos allá?

Venga. Venga, que yo te vea.

Mi turno.

Estiramos brazos...

Talón de tu mano en el centro. Y allá voy.

1, 2, 3, 4, 5, 6... Y así hasta 30.

Perfecto, Miriam.

No sé si la velocidad que llevo es la adecuada.

La velocidad recomendada es a unas 100 por minuto.

Fíjate que a veces en esta situación

se nos puede hacer difícil controlar el tiempo.

Pues podemos tener un truco.

Podemos buscar una canción, por ejemplo,

que hay varias que tienen un ritmo que marca esos 100 por minuto,

y ese ritmo nos ayuda a marcar la velocidad.

Por ejemplo esta...

(Música)

Ayuda, la verdad es que sí.

Así hasta 30 compresiones dos ventilaciones.

Y si tienes dudas en la ventilación, sigue comprimiendo.

Estas compresiones permiten recuperar el latido del corazón,

o mantenerlo activo

hasta que lleguen los sistemas de emergencia

y hagan lo que sea necesario hacer.

(Latidos)

Este es el sonido de la vida.

Por eso el latido de un corazón sano es, posiblemente,

la música que más le gusta oír al personal sanitario de un hospital.

Música y salud se dan de la mano en experiencias tan emocionantes

como la que ahora vamos a ver, es "Música en vena".

(Música)

Hola, soy David Gómez, pianista y compositor.

Dicen que la música ayuda a calmar el dolor,

y además tiene un impacto muy positivo, sobre todo,

en pacientes y familiares cuando están ingresados en un hospital.

Hoy me he venido al Hospital 12 de Octubre

para comprobarlo "in situ".

Hola, Virginia.

Eres la fundadora de "Música en vena", ¿verdad?

-Sí, encantada, y muchísimas gracias por venir.

-Virginia, ¿cómo surgió esta iniciativa?

-Mi cuñada que tuvo un cáncer terrible,

y fue acompañándola durante los cuatro años de su enfermedad,

me di cuenta el sufrimiento que había en el hospital,

porque a través de mi teléfono les ponía música a los pacientes

cuando recibían el tratamiento, y notaba esa transformación.

El estado anímico del paciente, el estado emocional-físico,

con la música mejora.

Vamos a comenzar la gira intrahospitalaria

y vamos a buscar el piano.

Adelante.

(Música)

-Consigues que con la música se erice el pelo, el vello,

y para mí en momentos en los que los sentimientos

están tan a flor de piel, te lleva a lugares

en los que nada tiene que ver con estas cuatro paredes.

-He sentido relajación,

y en el pensamiento pues que dentro de mis posibilidades,

que puedo seguir viviendo y disfrutando de la vida.

Y si es con música mejor todavía.

(Aplausos)

-Muchas gracias.

(Música)

Para adentro.

(Música)

¿A través de la música habéis notado alguna mejoría en los pacientes?

-Sonríen, lloran, se emocionan...

(Música)

-Y como personal sanitario, ¿qué sientes estos momentos?

-Yo soy una apasionada de la música, con lo cual,

se juntan mis dos vocaciones, la enfermería y la música.

Pues siento que deberíais de estar aquí siempre con un piano,

nos tranquiliza a todos...

(Música)

(Aplausos)

(Música)

Lo he comprobado, la música es una medicina saludable.

¿Qué sería de la vida sin música?

La música nos anima nos alegra el alma,

nos anima a vivir, y también a hacer ejercicio,

fíjate en esta noticia: "Hacer ejercicio con música intensa

tiene más beneficios para el corazón".

La verdad es que ayuda la música intensa aguantar el ritmo,

a ir más allá.

Es una cosa que sabemos a poco que lo hemos puesto

en práctica en un gimnasio.

Todas las sesiones de spinning, de entrenamiento,

llevan una música que te estimula a seguir.

Y encima lo hace más divertido.

Así que, mira, cualquier cosa que nos ayude a hacer ejercicio

siempre es una buena idea.

¿Sabes qué canción me pongo yo? ¿Cuál?

Una de Beyoncé, "Run the world".

(Música)

Corre...

Tenemos que correr, tenemos que movernos,

mira si no podemos correr, por lo menos, trotar.

Si no podemos trotar, andar rápido.

Y si no, nadar.

Y si no, montar en bicicleta.

Tenemos que movernos para cuidar nuestra salud.

Es muy sencillo,

es hacer ejercicio y cuidar nuestra alimentación,

fruta, legumbres, verduras, y si elegimos comer carne,

pues la carne más sana que tengamos,

que hay muchas alternativas, menos procesados y más carne saludable.

Fíjate que vamos a seguir tu consejo,

gracias, doctor Fabiani.

De la carne vamos a hablar, precisamente.

¿Qué carnes soléis tomar? ¿Carne roja o carne blanca?

Vamos a analizarlas en "Saber vivir",

fijándonos en una carne

que tiene muy buena fama por alto valor nutritivo

y sus bajas calorías, es la carne de conejo.

(Música)

Hola, Mari Luz. -Hola.

Eres la directora de INTERCUN. -Sí, efectivamente.

La interprofesional para impulsar la carne de conejo.

-Eso quiere decir que no hay nada sobre la carne de conejo

que se te escape, o que no sepas.

-Por supuesto que no, entra y te lo cuento.

-¿Cuáles son las características principales de la carne de conejo?

-Es una carne blanca, una carne magra.

Con apenas grasa, y la poca grasa que tiene es extramuscular.

Es también una carne tierna,

y muy interesante para ciertos colectivos

como puede ser el de deportistas.

-Podemos decir entonces que es la carne de los deportistas.

-Nosotros tenemos estudios que demuestran

que el perfil proteínico de la carne de conejo

es adecuado para deportistas de alto rendimiento.

-También es una carne que puede ayudarnos a prevenir enfermedades.

-Efectivamente, previene enfermedades tipo anemia,

también es muy saludable para las dietas de hipertensión.

Pacientes con problemas de gota...

En fin, las propiedades son innumerables.

Y, por cierto, a día de hoy existen nuevos formatos de presentación,

y Antonio, el chef, te explicará perfectamente

cómo hacer unas exquisitas recetas de carne de conejo.

(Música)

-Estaba hablando con Mari Luz sobre la versatilidad

de la carne de conejo, tú de eso sabes bastante.

-Tiene muchísima, y bueno, podéis pasar a comprobarlo,

venid por aquí, por favor.

-Estamos ante un tipo de carne

que tiene muchas posibilidades en la cocina.

-Las posibilidades las tiene todas, cada vez más.

Vemos el clásico de siempre con el conejo, y después tenemos,

por ejemplo aquí, para hacer unas brochetas de conejo, que esto es,

vamos, tipo morir de amor, lo fino que es este producto.

Tenemos ya el conejo que vamos a utilizar para hacer un arroz,

y luego tenemos los lomos.

Está apareciendo la hamburguesa de conejo que es toda una novedad.

-¿Con qué plato nos vas a deleitar?

-Con un conejo al ajillo que es un plato clásico.

Necesitamos un conejo, aceite de oliva con ajo,

guindilla y un poquito de laurel que no falte.

Un poco de vino blanco, y un poquito de vinagre.

Ponemos en una sartén aceite de oliva, ajo,

un poquito de guindilla,

y cuando está un poco dorado pues ponemos el conejo previamente

que tenemos troceado,

le podemos poner un poquito de sal cuando ya va cogiendo su color,

le ponemos un poquito de vino blanco, un poquito de vinagre,

y dejarlo cocer ahí.

(Música)

-Y ahora nos vas a preparar otro plato.

-Un arroz con conejo.

Un poquito de aceite de oliva, ajo, cebolla, pimiento rojo,

pimiento verde, le ponemos al arroz doble cantidad de caldo,

con su azafrán.

Después de tener el sofrito hecho, rehogamos bien el conejo,

le ponemos un poquito de tomate también.

El arroz bien rehogado, y le añadimos el caldo.

Y al horno, 18 minutos o 20, y ya está.

Pues vamos a ver lo que sale aquí.

Bueno, pues ya tenemos el conejo al ajillo, el arroz con conejo,

y la maravillosa hamburguesa de conejo.

Disfrutadlo, buen provecho. -(AMBOS) Muchas gracias.

Hablar de conejo es hablar de España,

Hispania, tierra de conejos, según los historiadores de la antigüedad.

Por eso los soldados romanos en España comían carne de conejo,

y comían mucha carne,

Aitor, de hecho en este libro "Legiones de Roma",

lo estoy comprobando.

Te voy a decir cuál es el menú

que tomaban los legionarios, mira, para empezar no desayunaban,

después comían y cenaban, sí con mucho pan con aceite,

después vino aguado, y también atún del Estrecho de Hércules, de Cádiz.

Y también comían mucha carne de conejo,

y si no cualquier otra de granja, como por ejemplo como oveja,

cabra o cerdo, fíjate.

Fíjate, no desayunaban y luego a batallar,

así que una muestra de que no es imprescindible tampoco el desayuno.

Fíjate, has enumerado una especie de precursor

de la dieta mediterránea,

obviamente, los legionarios tendrían acceso a comida,

probablemente, más nutritiva y más cara.

Por eso, a lo mejor, había esa abundancia de carne.

Pero sabemos que la dieta mediterránea

es una dieta muy humilde, muy pobre,

por eso tiene el protagonismo de los otros alimentos

que has nombrado, de ese pan, de ese aceite de oliva,

y ya sabemos que la carne no siempre se ha tomado en abundancia

dentro de nuestros pueblos de la dieta mediterránea,

pero eso sí, al menos era carne de calidad, es decir,

que no era muy procesada

como la que podemos encontrar ahora en algunos supermercados.

Hablando de carne, aquí tenemos tres tipos distintos.

Tenemos de pollo, de conejo y también de pavo.

¿Las tres son carnes blancas? Correcto, fíjate,

has nombrado la carne de conejo que no todo el mundo sabe

que es una carne blanca,

siempre asociemos directamente carne blanca a la carne de ave,

y eso es cierto, porque las aves tienen la carne blanca,

pero luego hay algunos ejemplos de otros animales,

en este caso, el conejo, que es también carne blanca.

¿De qué depende esto?

De una proteína que hay en la carne que se llama la mioglobina,

y es una de las encargadas también de darle este color rojizo.

Por eso el cerdo o el vacuno,

como animales que tienen más cantidades de esta mioglobina,

son considerados carne roja.

En ese sentido me surgen algunas dudas,

porque ¿el lomo de cerdo es carne blanca o el cordero lechal?

¿Depende de la edad del animal?

Pues mira, podríamos tomarlo como criterio.

La clasificación de toda la vida, lo que nos dice es:

"Depende la carne blanca o la carne roja del tipo de animal".

Pero es cierto que conforme un animal

va entrando en años su composición... La carne cambia.

Y de este modo cuando tú coges un animal recién nacido,

de los pequeños que también se comen en nuestra cultura,

vemos que tiene menos cantidad de esta mioglobina,

podríamos incluso decir

que serían considerados menos carne roja.

Y hablando de clasificaciones,

¿es verdad que si tienes el colesterol alto

mejor que tomes carne blanca,

y si tienes el hierro bajo mejor que tomes carne roja,

¿eso es cierto?

Lo de recomendar carne roja a las personas que tienen anemia

o necesitan incorporar más hierro se debe a que, efectivamente,

la carne roja sí que tiene más hierro,

pero tampoco sería imperioso, no es obligatorio,

aquellas dietas que no tienen carne roja no vemos

que esas personas tengan más incidencia de anemia, entonces,

es una opción, pero también podría ser cualquier otra.

Y sí que es cierto que, por lo general,

las carnes blancas suelen tener menos cantidad de grasa.

Y esto asociado a este mito de:

"No, es que para la dieta del colesterol

hay que tomar poca grasa",

que ya hemos hecho en "Saber vivir" que no es cierto,

que lo que hay que hacer es tomar grasa de calidad,

pues ha hecho y ha aumentado esta creencia

de que si tú tienes colesterol solo puedes tomar carne blanca.

No es así, de hecho lo que deberías tomar

es mejor calidad de grasa, es decir,

grasas que puedan proceder del aguacate, del aceite de oliva,

eso es lo que ayuda a mejorar tu nivel de colesterol.

En ese sentido no sé si es cierto

que la carne de conejo es la que menos colesterol tiene.

Es cierto que si la comparas con otras carnes

tiene menos cantidad de colesterol.

Pero tampoco desde un punto de vista muy reseñable,

tampoco vale la pena decirle a la gente:

"Tienes colesterol, come carne de conejo".

No, es simplemente un dato, es información,

ya sabes que es una carne que tiene menos colesterol,

pero no es lo que tienes que fomentar en tu alimentación.

Deberías perder peso, deberías tomar más frutas, más verdura,

y más legumbres.

¿Y también es la que menos ácido úrico tiene, la de conejo?

Es cierto que tiene menos cantidad de ácido úrico, también,

que el resto de las carnes.

Pero yo creo que muchas veces tenemos mal alineadas

las prioridades con el ácido úrico,

le pillamos miedo a algunos alimentos que son saludables

como el tomate, y nos olvidamos de las carnes.

Es que reducir...

Hay que reducir la carne en general cuando tenemos ácido úrico.

Y, sobre todo, embutidos y bebidas alcohólicas.

Que vamos al médico y nos dice:

"Tiene que limitar tomate, embutidos, y también el vino".

Y todo el mundo se queda únicamente con el tomate...

Así que no, hay que reducir todo tipo de carnes con ácido úrico.

Y en cuanto a proteínas, la carne roja y la carne blanca,

¿andan más o menos igual?

Sí, tanto en la cantidad como en la calidad.

Ambas son opciones saludables,

y las estamos tomando frescas o congeladas, es decir,

en esta versión que tenemos encima de la mesa,

que es un corte simplemente natural de la carne.

Ya si nos fuésemos a salchichas y hamburguesas no sería tan sana,

pero ya sabemos que la carne es una buena fuente de proteínas,

y la podemos incorporar para las comidas o las cenas

con las otras fuentes de proteína.

¿Cuántas veces a la semana?

Pues ahora mismo ya estamos reduciendo en las recomendaciones,

y estamos diciendo que tres-cuatro veces por semana

para población general, sería un buen indicador.

Eso sí, siempre priorizando la carne blanca

por delante de la carne roja.

¿Por qué digo que es un buen indicador que se está reduciendo?

Porque si la población general tomas entre tres

y cuatro veces carne a la semana

estamos dejando espacio a las otras fuentes de proteína,

y así nos cabe más pescado, nos cabe más huevo, y sobre todo,

y lo más importante,

nos cabe más legumbres que es lo que deberíamos fomentar.

Para la comida o para la cena, entremedias ahí está la merienda,

a media tarde, ¿qué os apetece tomar a vosotros? ¿Algo rico?

¿Algo nutritivo? ¿O algo rico y nutritivo?

Fijaos en la propuesta que nos hace

nuestra nutricionista, Griselda Herrero.

(Música)

El 90% de los padres cree que da de merendar

de forma saludable a sus hijos,

sin embargo, los datos no nos dicen lo mismo.

-Pues, hija, he salido corriendo corriendo, y digo...

He cogido unas galletas y un zumo, y digo: "Listo".

-Vamos a intentar dar opciones saludables y divertidas

para las meriendas de nuestros hijos.

-¿Qué tal el cole? -Muy bien.

¿Tenéis hambre? -Sí.

-Muchas veces estoy superagobiada con el tema

de qué hacerles o ponerles de merendar.

Es que no se me ocurren ideas, la verdad.

-El 40% de los niños meriendan bollería y galletas.

Y el otro 40% merienda bocadillos.

Pero es que esos bocadillos, no son bocadillos saludables.

-¿Y realmente les afecta tanto merendar así de mal?

-Eso puede generar enfermedades como obesidad, diabetes,

problemas de lípidos en la sangre,

pero, es que además, les afecta al rendimiento cognitivo.

Se ha demostrado que el consumo excesivo de este tipo de productos,

dificulta las funciones de aprendizaje y de memoria

en el colegio.

Así que, imagínate, hasta qué punto les puede estar afectando.

(Música)

-Yo por ejemplo todos los días les doy de merendar fruta,

y la verdad es que también ellos se cansan un poco de lo mismo a diario.

-Les podemos hacer batidos.

También le podemos poner un poco de chocolate negro.

Podemos hacer pudding de fruta, o por ejemplo un yogur con arándanos,

podemos variar también la manera de presentar la fruta

que eso también va a hacer que sea más atractivo para ellos.

Chicos, ¿queréis merendar? -Sí, sí.

-Bueno, he traído cinco bocatas diferentes, por ejemplo,

este lo he traído de pan normal, ¿vale?

Este es de queso de untar, con fresas y nueces.

-Qué buena pinta.

-Este es de queso fresco con tomate y orégano.

-Me está entrando mucha hambre.

-¿Te está entrando mucha hambre? Eso es buena señal.

Este es de chocolate y plátano.

-¿Podemos ver el chocolate? -Chocolate y rodajitas de plátano.

Luego tenemos otro que a Nora le encanta,

una mezcla de atún y tomate.

-Ese lo voy a probar sí o sí. O me lo como entero.

-Y un pan de semillas.

-Mío, este. Y este, y este...

-Tú lo quieres probar todo. Muy bien.

Aunque merendar no es obligatorio, si tus hijos lo hacen,

trata de darles opciones saludables

eligiendo entre distintos tipos:

frutas, lácteos sin azucarar, o bocadillos.

Pero lo más importante es intentar implicarlos en su elección

y en su preparación.

Antes vimos de dónde procede la palabra Hispania,

tierra de muchos conejos, y es igualmente curioso,

el origen de la palabra "merienda", ¿sabes que viene del latín?

¿Y que se utiliza también para referirse a la comida "merecida"

que tomaban después de la jornada laboral?

Pues fíjate, me encanta el concepto, comida merecida,

es decir, que si tú has hecho un día de trabajo intenso

pues ahí tienes tu comida preferida,

está justificado que meriendes, muy bien.

Ahora nos encontramos en un estilo de vida mucho más sedentario

que aquellos legionarios que decíamos al principio,

y a lo mejor no todo el mundo

se está trabajando poder tener una merienda tan calórica

como la que muchas veces se toman en nuestro contexto.

Así que me quedo con el mensaje,

la merienda te la mereces también

un poco dependiendo del ejercicio de ese día.

Y puestos a merendar, el plátano es una buena opción.

Aunque hay mucha gente que piensa que mejor no, porque engorda.

¿Tú eso cómo lo ves?

Bueno, ni siquiera lo entiendo.

No comprendo todavía de dónde sale ese mito

de que el plátano engorda, hay gente incluso que piensa que...

Sí, sí, perfectamente saludable.

Hay gente que llega a pensar hoy en día

que es una fruta que tiene hasta grasa.

Vamos a ver, si es que la fruta salvo el aguacate o el coco

no tienen grasa.

Por supuesto no es una fruta que engorda, y además,

en una merienda...

Cualquier alternativa que no sea un plátano o una fruta

va a ser menos saludable.

No le tengamos miedo al plátano, el plátano no engorda.

Por cierto, este es más maduro, este está más verde,

¿alguna diferencia real entre ambos?

Un plátano verde, fíjate, tiene más cantidad de fibra,

tarda más tiempo en digerirse

dentro de nuestro aparato digestivo,

y se va a absorber el azúcar de manera más lenta.

Y en cambio los plátanos maduros,

e incluso más maduros de los que tenemos aquí,

porque este aún está para comer perfecto,

pero ese plátano tan maduro que se está empezando a poner negro,

que muchas veces tenemos en casa,

va a tener una mayor disponibilidad de azúcar

y eso va a hacer que se absorba más rápido.

Si no nos gusta, porque hay personas que dicen:

"Es que está demasiado dulce cuando está tan negro".

Lo que recomiendo es, o bien que lo pongas en una tostada, perfecto,

o también en un batido,

una manera de reutilizar ese dulzor que tiene el plátano tan maduro.

¿Es verdad o mentira que el plátano tiene muchísimo potasio

y que por tanto es saludable, es bueno para el corazón?

Cierto, es una de las frutas más ricas en potasio,

lo son las frutas y las verduras en general,

¿eso quiere decir que solo hay que tomar plátano

después de la práctica deportiva?

No. También te puedes tomar dos mandarinas,

o te puedes tomar una pera sin ningún problema.

Así que, no es la única fruta que reúne esta característica.

Lo que sí es que, quizás,

lo ha hecho tan famoso para la práctica deportiva

es que es muy fácil de llevar.

Terminas del gimnasio, del entrenamiento, y mira,

aquí tengo mi plátano mientras vuelvo a casa

lo pelo y disfruto de él.

Hemos hablado del dulzor del plátano,

me pregunto por qué siempre a la hora de la merienda

nos apetece algo dulce, o casi siempre.

Verdaderamente nos responde a una cuestión fisiológica que digamos:

"Por la tarde necesitamos azúcar".

No, no, ni muchísimo menos, es más,

suele ser un nutriente que toleramos mejor por las mañanas,

y seguramente sea algo aprendido social,

cuando vamos a ir al colegio, al instituto,

a recoger a los pequeños y queremos contentarlos con una cosa

que no siempre es saludable, y también por darnos caprichos,

pero insisto, disfrutar de un dulce no necesariamente quiere decir

que tomemos azúcar,

porque aquí tenemos un producto que es dulce y es saludable.

Hablando de dulces y de los más pequeños cuando salen del cole,

esto es un clásico, el pan con chocolate de toda vida,

el vaso de leche con galletas...

Son meriendas bastante calóricas,

sabemos además que no son las más saludables, porque mira,

tenemos el azúcar que ya tiene el chocolate.

El azúcar que ya tienen las galletas,

esto no son harinas precisamente integrales,

y el aceite que hay dentro de esas galletas

o será de girasol o será de palma.

Hay meriendas mucho más saludables, y además,

desde el punto de vista de las calorías, por ejemplo,

si es que hay mucho sedentarismo también entre los pequeños.

A lo mejor sí que si hay niños que entrenan

que pueden ser más activos, está justificado

que tengan unas meriendas más energéticas.

Por lo general, y con el sobrepeso y obesidad infantil

que tenemos en España vale más la pena

que la merienda y la media mañana tenga el protagonismo, sobre todo,

de frutas y no tanto de productos tan energéticos como estos de aquí.

Tomamos buena nota, muchísimas gracias, Aitor.

Hay que cenar bien para descansar mejor,

y la grasa en eso tiene mucho que ver, además.

Por ejemplo la grasa del queso.

Los hay con mucha grasa, y con menos.

Nos fijamos en el queso en nuestro espacio de "Salud y alimentación".

(Música)

Patricia, el sentido del olfato me dice

que estamos en una tienda de quesos

porque hay un aroma, una tienda además muy especial, ¿verdad?

-Sí, esta tienda es especial en comparación

a otras tiendas de quesos que se puedan visitar

porque estamos a una temperatura controlada.

La tienda en sí misma es una cámara de conservación de productos.

Estamos ahora mismo a nueve grados.

(Música)

-La tienda en sí podría ser un recorrido prácticamente

por toda la geografía española, ¿verdad?

-Tenemos quesos de todas las comunidades autónomas,

elaborados con cualquiera de las leches habituales que conocemos,

de vaca, oveja, cabra... Algunos de búfala.

Tenemos quesos de los dos tipos de tratamiento de la leche,

leche cruda, leche pasteurizada.

-El proceso de curación,

cuando hablamos de un queso curado o semicurado...

-Los quesos cuánto más tiempo pasa

vamos aumentando el grado de maduración,

van perdiendo contenido en agua,

son productos que están más secos, son más duros...

Hay sabores muy diferentes en función de la maduración del queso.

La lactosa es el azúcar de la leche,

los fermentos que echamos en el producto se van alimentando

de ese azúcar, por lo tanto,

cuánto más tiempo tiene el queso, cuanto más maduro está,

menos lactosa tiene.

-¿Y sientan mejor, tal vez?

-Eso depende del organismo de cada uno,

no hay ningún queso que siente mejor o peor que otros,

porque depende de cada persona.

(Música)

-¿Cómo podemos diferenciar el tacto al paladar,

ese queso semicurado, o curado de vaca, de oveja?

-Lo podemos diferenciar un poquito por la pasta.

Los sabores que nos vayan dando

también influye un poco en la leche,

ya sea de cabra, oveja, vaca, nos va a dar unos sabores u otros.

Pasta blanda, como pueden ser estos de aquí, y azules,

y quesos que son más curados, que son más secos,

y son quesos de pasta prensada.

-Tres razones para comer queso, y además artesano.

-Una, el aporte de calcio que tiene,

otra, porque tiene muchas vitaminas,

y otra, porque es un alimento que se puede complementar con membrillos,

frutas, nueces, etc., como dice el refrán,

"uvas con queso saben a besos".

Ya lo dice el refrán, "uvas con queso saben a besos".

Es una delicia para nuestro paladar,

pero, ¿cómo le sienta a nuestra salud?

Se lo voy a preguntar a nuestro especialista,

doctor Gonzalo Guerra, ¿cómo le sienta eso?

Bueno, pues las uvas nos van a sentar francamente bien,

porque es fruta, está rica, es saludable, antioxidante,

tiene resveratol...

Y el que eso nos va a sentar un poco peor porque tiene mucha grasa.

Pero nos va a encantar, ¿tú sabes por qué nos gusta tanto?

¿Por qué?

Mira, cuando nacemos lo primero que mamamos

del pecho materno es el calostro,

que es grasa, grasa de la leche,

es lo más parecido al queso

que puedes encontrar en el organismo humano,

y eso produce una impronta en el paladar.

Entonces ya toda la vida nos va a gustar lo que tiene grasa,

mantequilla, y el queso es grasa, grasa de la leche.

Y ese tipo de grasa, la de la leche,

¿es distinta a la del aceite de oliva?

Completamente,

tenemos que hablar de las grasas que vienen del origen animal,

que son las grasas saturadas,

que son las del queso que hemos comentado, también la de la carne,

la del tocino, la de los torreznos,

todas esas grasas son grasas saturadas.

La grasa del aceite de oliva, como casi todas las grasas vegetales,

son grasas insaturadas, que son un poco más sanas.

Son grasas que no tienen peligro para el colesterol,

que nos ayudan a regularlo,

que son buenas para nuestro sistema cardiovascular,

son mejores grasas que las de origen animal.

¿Y esa norma se cumple siempre?

¿La grasa saturada siempre es de origen animal?

¿Y la insaturada de origen vegetal?

Pues casi siempre,

ya sabes que en la vida las excepciones casi siempre existen.

Hay grasas saturadas que son de origen vegetal, eso es verdad,

por eso no nos debemos confiar,

no porque ponga en una etiqueta o en algún sitio,

"de origen vegetal" quiere decir

que las grasas sean grasas más saludables.

El aceite de coco o el aceite de palma tienen grasas saturadas

que son un poco menos saludables

y es de origen vegetal, luego no nos confiemos,

no pensemos que siempre todo lo que viene

de origen vegetal es grasa buena.

Aclaremos, ¿las grasas saturadas son perjudiciales para la salud?

Las grasas saturadas lo que tenemos que hacer es consumirlas

con mucha más moderación, porque efectivamente,

las grasas saturadas aumentan los niveles de colesterol malo,

sabes que siempre en los análisis los pacientes te preguntan:

"¿Cómo tengo el malo? ¿Y el bueno?".

Son distintas fracciones del colesterol.

Las HDL, las LDL...

Bueno, pues el malo es el que se aumenta más

con las grasas saturadas,

luego son las más peligrosas para nuestro corazón,

para nuestras arterias...

En general para la salud.

¿Y cuando hablamos de los famosos ácidos grasos Omega 3?

Pues esos son de las grasas insaturadas, de las polinsaturadas,

el Omega 3, el Omega 6...

El Omega 3 es una grasa

que no solo nos va a ayudar a regular la tensión,

nos va a ayudar a niveles de colesterol más bajos,

eso está incluso ya en las guías de los cardiólogos,

recomiendan tomar Omega 3,

nos va a ayudar a que nuestros vasos sanguíneos estén más sanos.

Y, por ejemplo, esas grasas polinsaturadas,

volviendo a las excepciones que hacíamos,

el Omega 3, ¿dónde lo encontramos?

En el pescado azul, en el marisco, lo cual es de origen animal.

Pero es insaturada.

Tenemos que elegir las grasas en función de lo sanas

que sean para nosotros.

No tanto en función del origen.

Luego tenemos las grasas trans,

que son vegetales pero tienen muy mala fama.

Pues mira, ya lo has dicho tú, con lo de trans,

suena a algo artificial. Desde luego.

Y, ¿por qué son artificiales?

Bueno, las grasas trans son grasas insaturadas, o sea,

de las buenas, que vienen de los vegetales, pero están modificadas.

Modificadas de manera artificial, para que se puedan manejar mejor,

para que den mejor conservación a los alimentos,

para que sepan mejor...

Todas esas cosas que tú las ves y dices: "Joder, cómo me apetece".

El típico bollo con aspecto fantástico,

las patatas fritas de bolsa...

Todo eso suele llevar grasas trans.

¿No se pueden comer las grasas trans?

No, sí que se pueden comer las grasas trans,

pero hay que regularlas muchísimo.

Para que te hagas una idea, la recomendación que hace la OMS,

es que las grasas trans no superen el 1% de las grasas

que comemos nosotros en un día.

El 1%.

Las podemos tomar, pero muy moderadamente.

Y todas las grasas de las que hemos hablado, ¿engordan igual?

Pues mira, eso sí que te va a sorprender.

Sí. Engordan todas igual.

¿Sí? ¿A que parece increíble?

Tú piensas:

"¿Cómo va a engordar igual un torrezno que el aceite de oliva?".

Pues sí, engorda igual.

Todas las grasas tienen más o menos nueve calorías

por cada gramo de grasa.

Lo mismo da que te tomes un vaso de aceite de oliva,

que te comas un torrezno, pero estamos hablando de calorías,

ahí ya no estamos teniendo en cuenta si son cardiosaludables,

si son buenas para el colesterol o no,

estamos hablando solo del poder calórico,

y ahí sí que te digo que no hay distinción.

¿Cuánto debemos de consumir?

Hombre, pues no debemos ir más allá de un 10% de las calorías diarias,

pues si tú haces una dieta, no sé, de 2000 calorías,

pues debes intentar que la grasa solo suponga hasta 200 calorías.

Y eso es fácil de calcular,

porque como hemos dicho que hay nueve calorías por gramo,

pues ahí lo vas calculando.

Ante ese dato y con el miedo a engordar habrá quien piense:

"Bueno, yo ante la duda mejor no tomo ningún tipo de grasa,

y así no engordo".

Pues tampoco, porque las grasas nos hacen falta,

las grasas al final se utilizan para algo.

Para empezar son una fuente de energía tremenda,

si tú lo piensas todos los animales

que viven en climas extremos tienen muchísima grasa.

¿Por qué? Pues es una fuente de energía muy buena y un aislante.

Y luego en el ser humano

es fundamental para el sistema nervioso,

especialmente, para la formación del sistema nervioso central,

el cerebro, los nervios...

Por eso los bebés toman más grasa proporcionalmente que los adultos.

O sea, las grasas sí que hay que comerlas,

pero de manera controlada en cuanto a la cantidad

y en cuanto al tipo de grasa.

Con esa última idea nos quedamos, gracias, Gonzalo Guerra.

Precisamente, grasa de la buena tiene el alimento

que protagoniza "Saber vivir" ahora

porque es pescado azul, el boquerón.

(Música)

Aquí estamos, pescando grasa del mar,

pero grasa de la buena, Marta.

Es que toda la grasa que tenemos en el mar

es buena, Miriam.

Porque además hoy vamos a pescar grasa azul, del pescado azul,

hoy vamos a hablar del bocarte, boquerón y anchoa.

¿Cuántos pescados, no?

Bueno, son todos el mismo pescado y el mismo pez.

Porque el boquerón es cuando está crudo o marinado con vinagre,

la anchoa es cuando está en salmuera,

y el bocarte es cuando está frito y rebozado.

Es que cocinar y pescar es un arte.

Bueno, son tres artes en realidad,

si nos ponemos tiquismiquis claro, el arte del boquerón,

que para marinarlo yo te digo

que tenemos que tener un balance con el vinagre,

que no esté demasiado ácido, y que tenga especias ricas,

tenemos luego también el arte del bocarte, que además rima,

y es que tiene que ser siempre con harina integral

y con el aceite muy fuerte, y el de la anchoa,

que no te lo voy a contar yo,

que sabes que en Cantabria ellos son expertos.

Es verdad. Nos vamos ahora a la Casa de Cantabria,

un Palacete en el centro de Madrid

donde lo saben todo sobre este maravilloso pescado azul.

(Música)

Nuestro alimento de hoy es un verdadero manjar,

y que para una región tan importante como Cantabria

se ha convertido en todo un emblema.

Estamos hablando de la anchoa,

y nos hemos venido a conocerlo todo de ella.

Cuando hablamos de anchoa,

se me viene a la cabeza la palabra bocarte.

-El término original es bocarte,

se utiliza la palabra anchoa y boquerón como un apodo,

y por cierto, viene de una historia muy bonita.

Al comienzo del siglo XIX,

las pesqueras italianas emigraron a descubrir otras zonas

y se asentaron en Cantabria.

Al principio se dedicaban a todo tipo de pescado,

trataban el salazón y lo mandaban para Italia,

entonces una de las familias de Sicilia, los Geovanni,

llegaron a Santoña, y de pronto,

descubrieron que la anchoa era uno de sus productos estrella,

y un miembro de la familia Geovanni

se enamoró de una santoñesa llamada Dolores,

y creó la primera conservera en Santoña que era La Dolores.

-O sea, que podemos decir

que la anchoa es un producto que viene del amor.

-Viene del amor, efectivamente.

(Música)

-Cuando salían los barcos salen los carros

que tienen las fábricas para cargar los cestos.

Luego allí en la fábrica lo que hacen es echarle sal.

Tienen que coger el bocarte, limpiarle bien...

-Ese proceso lo hacen sobre todo las mujeres de Santoña.

-Las sobadoras.

-Lo que tiene que hacer la sobadora

es la limpieza propiamente dicha.

-Sí. -¿Pero en qué nos fijamos?

¿Cómo sabemos que son tan buenas?

-Estas están impecables.

-Eso se ve, están bien limpias. No vemos ninguna espina.

-Además que se las ve el color y todo.

(Música)

-Joaquín, vengo dispuesto a que me cuentes

todos los secretos culinarios de este producto,

Que me enseñes cómo la trabajáis aquí.

-Vamos a intentar hacer un pequeño viaje a Cantabria

elaborando la anchoa

con otros ingredientes más tradicionales y representativos.

La vamos a guarnecer con un poquito de tomate fresco, con pimiento,

con un poco de aceituna negra, pimienta negra,

y unas flores de jardín.

Aliñaremos el tomate con un poco de aceite de oliva virgen,

un poquito de sal, en nuestro centro del plato haríamos una cama,

y ya pasaríamos a colocar la anchoa.

Retiramos el aro y...

(Música)

Y ahora lo que vamos a poner es nuestro queso de vaca

de la zona del río Pisueña que nos va a recordar esos sabores

y esos matices lácteos.

Pondríamos el caramelo de pimiento

que hemos hecho asando los pimientos.

Cogemos un poco de aceituna negra,

y terminaríamos con unas flores de jardín

para aportar unas notas un poco vegetales.

(Música)

-¿Qué te aporta la anchoa?

-Es un alimento superrico en grasas Omega 3,

que son tan buenas para reducir el colesterol.

Infinidad de vitaminas, como pueden ser todas las del grupo B,

y es muy rica en ácido fólico

que para los primeros meses del embarazo

es también bastante importante.

-Pues a probarlo, Joaquín. -Adelante.

(Música)

La verdad es que en toda España se come muy bien,

y en la costa cantábrica especialmente muy bien.

Por eso he aprovechado esta temática,

y he traído un montón de platos cántabros,

como el primero de todo, que seguimos con pescado azul,

y es el bonito.

Esto es para el lunes, ¿no?

El lunes tenemos un sorropotún. Lo he dicho bien, sorropotún.

Seguramente desde casa ya habéis buscado un plato

que se asemeja mucho a este, no sé si tú también, Miriam.

¿Marmitaco? El marmitaco es muy parecido.

Tenemos bonito, tenemos patata, tenemos un buen sofrito,

no tenemos pimentón, y no tenemos pulpa de pimiento choricero,

por eso no tenemos un color tan rojo como puedes ver.

¿Cómo lo conseguimos?

Eso digo yo, ¿cómo lo conseguimos?

Pochando la cebolla, haciendo que se dore bien,

que se genere una cosa que se llama "reacción de Maillard".

Que es cuando las verduras se nos pegan ahí al fondo del cazo,

eso nos interesa,

y luego desglasamos con un chorrito de caldito,

que ya tenemos preparado con nuestras espinas del bonito,

y se va a levantar todo, y el color va a subir, es estupendo.

Y terminamos, mira...

Además estoy viendo que tiene pinta de ser bastante espeso.

¿Le has echado algún tipo de harina?

Buena observación,

pues ya sabéis que aquí en "Saber vivir"

intentamos cocinar de la forma más natural posible,

y no es necesario,

con el almidón de la patata cuando chascamos la patata

y suelta el almidón, vamos a espesar.

Muy bien.

Terminamos con el tomatito que es tomar verdura en crudo

y le va fenomenal.

Muy bonito el bonito. Vamos al martes.

Tú sí que eres bonita.

Tenemos unas almejas a la marinera, qué clásico,

no le voy a poner nada más que perejil,

que es lo que hacia mi abuela. O sea, este plato va...

Si lo hacia tu abuela bien hecho...

¿Qué significa a la marinera?

A la marinera, pues mira,

esto es lo que yo he aprendido en mi casa y yo lo comparto,

honor para todas las abuelas, bueno,

la marinera se llama a todos aquellos caldos, salsas,

que se hacen con alimentos que vienen del mar

y que suelta ese caldito que nos va a dar sabor.

Nosotros lo utilizamos para no añadir más en los platos.

Entonces, una salsa marinera ¿qué lleva?

Un buen sofrito con cebolla, añadimos un poquito de harina,

en este caso le hemos echado integral para espesar...

Un chorrito de vino blanco, un poquito de salsa de tomate casera,

echamos nuestras almejas, nuestras navajas,

lo que queramos que sea del mar, tapamos, y va a soltar todo,

todo el caldito cuando se abran.

Podemos hacer unas almejas a la marinera,

pero no unas albóndigas a la marinera, ese es el concepto.

Bueno, tapamos cuatro minutos o así, ¿no?

Cuatro minutitos, si no se nos pasa.

Que no se nos pase. Nos vamos al miércoles.

El miércoles tenemos aquí unas buenas alubias rojas con calamares.

Podemos hacerlo también con chipirones,

y esta receta es universal, oye,

que la podemos hacer con garbanzos, con alubias...

Que no falte la legumbre.

Siempre tenemos que tener legumbres.

Y este plato es supercompleto porque también

le estamos metiendo otro tipo de proteína,

no solo la vegetal de la alubia, sino también la del calamar.

¿Cómo lo hacemos?

Un buen sofrito, cubrimos las legumbres con agua,

y cocemos durante 50 minutos.

¿Dónde está el sofrito aquí? ¿Dónde está la verdura?

Es que está deshecha, Miriam.

Que nos gusta a nosotros las legumbres densas.

Yo lo que hago es que meto muchas veces también

las legumbres enteras, una cebollita y un tomate,

cuando está cocinado lo saco y lo trituro con el caldo

que me han dejado las legumbres, y lo hecho y una cremita estupenda.

Voy a añadir un calamarcito más, ¿no? Que no falte.

Vámonos al jueves.

El jueves tenemos a la vaca como protagonista,

y tenemos un solomillo de ternera con queso de ternera curado

y un montón de verduritas varias.

Suena muy bien.

Sí, vamos a tomar carne,

pero vamos a acompañarla con verduras.

En este caso he elegido bimi,

sabemos que es una hibridación natural.

Que le encanta a ella...

El brócoli, a mí me encanta,

me parece que está riquísimo

y además es que se cocina en poco tiempo,

no hay excusas para no comer verduras.

Esto es comida rápida saludable;

además, utilizamos un queso de una ternera del norte,

que como tiene tanto sabor nos va a ayudar

para no echar nada más a nuestra receta.

Importante. Recurso natural, ¿no? Eso es.

Ya que comemos queso, pues... Viernes... Postre.

Seguimos, y seguimos con nuestras vacas

del norte cántabras.

Y tenemos el típico dulce, quesada pasiega.

Se hace a partir de los quesos frescos de las vacas, entonces,

¿cómo lo podemos hacer más saludable?

Que es la pregunta que nos hacemos todos.

En primer lugar hemos sustituido el queso por un queso fresco batido

que tiene menos grasas saturadas

que ya sabemos que es menos saludable,

en segundo lugar hemos sustituido el azúcar

por una cremita de dátiles,

además, hemos incorporado más canela, más limón,

aromáticos que nos recuerdan a los sabores dulces,

y hemos echado harina integral, y ese es el resultado, una maravilla.

Voy a ponerle un poquito más de canela, que me encanta.

¿Sabes que me encantan tus postres?

Te lo he dicho ya muchas veces,

pero es que no me canso de decírtelo,

me gustan tanto que si pudiera comérmelos a través de la pantalla,

me comería todas las fotos que salen en la web de RTVE,

y en las redes sociales de "Saber vivir".

Oye, y enviadnos vuestras fotos porque yo quiero que lo cocinéis,

que además, esta receta es supersencilla

para hacérsela a los más pequeños.

Di que sí, vamos con nuestra siguiente protagonista,

es cocinera como tú.

Y su misión en la vida es alimentar de la manera más saludable

a los chavales de un colegio público de Alicante,

por eso la han premiado con el proyecto "Sabor de vivir",

felicidades, Pilar.

(Música)

(Puerta)

Hola, Pilar. ¿Cómo estás? -Hola, bien. ¿Y tú?

-Muy bien. Qué guapa te veo, ya preparada.

-Ya preparada para ir al cole.

-A ver, Pilar, ¿por qué estamos aquí nosotros?

-Pues porque yo soy la cocinera del Colegio Público de Hurchillo

y hemos ganado un premio, y por eso estáis aquí.

-Premio a la cocina sana y saludable para los niños.

-Sí, sí.

-¿Y antes de estar en el colegio tú qué hacías?

-Estaba en el bar, tenía un bar,

lo que pasa es que falleció mi marido y entonces ya, pues...

-Y luego, claro, luego tuviste que dejarlo.

-Sí, él falleció y entonces mis hijos dijeron

que yo estaba mejor en el colegio, y así están mejor.

Sí, porque yo ahora sé el que come, el que no come,

le pregunto por qué no ha comido, qué le pasa, todo.

Los críos a mí lo que me dieron fue vida.

(Música)

-¿Qué diferencia hay entre esa comida que tú comías

y la que ponéis en el colegio?

-Yo creo que ninguna, porque la comida es como la de antes,

por lo menos la que yo hago, todas las cosas.

Lo que pasa es que ahora la gente va muy rápida,

prefiere hacer cualquier cosa, comer una hamburguesa, comer...

No sé, pero yo es que sigo haciendo lo mismo.

(Música)

-¿Cuál es el secreto para que los niños coman bien en el comedor?

-Ellos no ven la verdura,

toda la verdura que le echo yo siempre se la pongo para triturar,

y entonces por eso ellos... Está tan rica, y ellos no lo notan.

Yo voy viendo lo que a los chicos les gusta, igual que el pepino,

los chiquitos pequeños se comen antes el pepino que la lechuga.

-Tú no fríes prácticamente nada para los críos...

-No, no, yo todo lo hago... ¿No has visto?

Lo hiervo en la olla, luego lo saco y lo trituro y lo hago así.

-Y eso es verdura.

-Claro. Y si es ayer, ayer comieron puré de verduras.

-¿Qué consejo darías a los padres para que los niños

coman de todo y coman bien?

-Pues que le hagan las cosas con mucho cariño

y haciéndoles lo que a ellos les gusta.

(Música)

Hola, ¿has terminado de comer? ¿Te lo has comido todo?

¿Estaba bueno? -Yo también me lo he comido todo.

-¿Tú también? -Y yo...

-¿Cuál es la clave de ese premio que os han dado?

-Simplemente cocinamos poniéndole cariño...

Porque al final ella sale, ella se interesa, ella pregunta,

ella cuando pone ese menú cada día, le pone un poco de corazón,

y cada uno de los 140 niños son 140 hijos para Pilar.

(Música)

Para conocer a Pilar

solo tenéis que pasar por Hurchillo en Alicante.

Y siguiendo hacia el sur podéis llegar a un destino

con más de 2000 años de historia, la antigua Cartagonova,

un emocionante viaje al pasado para vivir el presente.

Es nuestro destino para este domingo, así que,

disfrutadlo y hasta la semana que viene.

(Música)

Vamos a esperar al guía, tiene que estar a punto de llegar.

-Hola, Víctor, ¿qué tal? -Muy bien.

-¿Qué tal, hombre? -Pues ahí... Muy bien.

-¿Vamos? -Vamos.

(Música)

-Cartagena es una ciudad muy antigua con mucha historia,

fue fundada hace más de 2200 años.

Ahora estamos en la explanada del Castillo de la Concepción,

que está encima del cerro de la Concepción,

el más grande de las cinco colinas que hay en Cartagena.

Hacia el sur está la bahía,

y hacia el norte pues la ciudad de Cartagena.

Cogemos las bicis, y bajamos al Teatro Romano.

(Música)

-Hacemos muchas rutas en bicicleta,

cada vez que vamos a alguna ciudad nos gusta coger las bicis.

-Lo primero que hay que pensar para entender el yacimiento

es que este teatro se ha descubierto muy, muy tarde.

Se descubrió en 1989, hace solo 30 años.

Aquí en Cartagena eso pasa mucho,

entre 2 y 4 m de profundidad, y por todas partes hay una ciudad romana.

-Yo es la tercera vez que vengo,

y me gustaría venir muchas veces más porque es una ciudad muy bonita

y tiene mucho para ver.

-Tiene un buen clima, y lo estamos pasando... un día fabuloso.

-Ya hemos llegado al barrio del foro.

Esta primera parte que vemos aquí son las termas,

con sus diferentes zonas, zonas calientes,

zonas templadas y zonas frías.

Los romanos que podían se cuidaban bastante.

-Cómo se cuidaban... -Sí, sí.

También hacían tratamientos de limpieza con aceites etc., etc.

(Música)

Esta ruta hace falta simplemente un mínimo de movilidad

y saber andar en bici.

Vienen muchas familias, con niños jóvenes y muchas parejas,

mucha gente ya jubilada...

Es una forma bastante asequible

y bastante amena de conocer una ciudad.

Ahora hemos llegado por la calle mayor

hasta la plaza de San Sebastián.

-Las fachadas, ¿modernistas? -Sí, esa fachada es modernista.

Es verdad que Cartagena es la segunda ciudad de España

en volumen de patrimonio modernista.

Pero no todo es Modernismo.

Hay otros estilos eclécticos, es una mezcla entre los dos.

(Música)

Estos platos son nuevos que hemos metido ahora en carta,

y estamos buscando que la gente pueda venir a tapear

un poco mirando al mar, y tenga el concepto de mar y montaña.

Ir siempre utilizando pues productos muy cercanos.

-¿Os ha gustado el recorrido en bici?

-Nos ha encantado, ¿verdad?

Ha sido una ruta muy buena, muy saludable,

no ha sido excesivamente de ejercicio...

-Sí, más vale vivir así y no morirse nunca.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 15/03/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 15/03/20

15 mar 2020

En este programa hablamos de las carnes con menos colesterol y las propiedades de los plátanos, descubrimos cómo debe ser una merienda sana para nuestros hijos y cuáles son las grasas más saludables. Aprendemos cómo reaccionar correctamente ante situaciones de emergencia como una parada cardiorrespiratoria y cómo podemos aplicar primeros auxilios. Y más consejos de salud y bienestar a un clic.

ver más sobre "Saber vivir - 15/03/20" ver menos sobre "Saber vivir - 15/03/20"
Programas completos (411)
Clips

Los últimos 3.235 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios