Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5572995
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 10/05/20 - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué es eso? Pues una ensalada,

(Música)

Muy buenos días en este nuevo domingo del mes de mayo.

Hoy aprendemos a evitar las intoxicaciones alimentarias

porque los virus y las bacterias siempre están al acecho.

Vamos a controlar la tensión y la glucosa,

a aliviar el dolor de cabeza y también a combatir

los kilos de más que hayamos podido ganar

durante estas semanas de confinamiento.

Tenemos que intentar vivir

con la mayor energía positiva e ilusión,

como la de nuestro primer protagonista del día.

Iba para médico, pero ha terminado triunfando en el cine,

la televisión y el teatro.

Es Octavi Pujades.

(Música)

Ojo, que habla la voz de la experiencia.

Ánimo y aguantad, que solo se vive una vez.

(Música)

Levantando la persiana.

Levantamos al persiana.

Y otra.

Y otra.

Se ha despertado mi padre y le ha levantado a él.

"Bon" día. -Buenos días.

Yo desayuno en cuanto me levanto,

pero ahora me toca hacer el de mi padre.

Él quiere bocadillo de atún.

Su bocadillo.

Una vez desayunado el patriarca, se sientan en su butaca.

He dicho que el patriarca estaría viendo la tele hasta comer,

pues no, muchas veces interrumpe su descanso

con una sesión de bicicleta de 20 minutos,

que lo va contando con su moneda por pasos.

(Música)

Hemos terminado la bicicleta y ya está.

¡A la ducha!

Si hace sol como hoy,

también aprovecho para ponerme

en el rinconcito de la terraza donde toca durante la mañana

y coger un poquito de vitamina D.

Ahora mismo son las 14:30 más o menos

y ya hemos terminado de comer.

El padre está con la naranja.

Después de la siesta que nos hemos pegado los dos,

toca un poquito más de lectura.

Papá, ¿cómo llevas el confinamiento?

Pues un poco aburrido, pero se ha de hacer pues se hace.

Y además, contento de poder hacerlo.

Adiós, buenos días.

Y así es como pasan nuestros días, uno tras otro,

desde que empezó la cuarentena.

Pero bueno, con sensatez y responsabilidad saldremos de esta.

(Música)

Seguro que Octavi y nuestra profe de baile,

Helen Canadell,

se llevarían genial porque la vida de ambos está llena de arte

y amor por la salud.

Hoy Helen nos enseña a estirar los músculos

porque después de ejercitarlos, hay que relajarlos.

Adelante, Helen.

(Música)

Hoy estoy reventada.

Para que luego digan que esto de bailar no es sacrificado,

aunque bueno, es que ya lo dicen,

lo más importante después de cualquier ejercicio es estirar.

Pero es superimportante porque así es la vuelta a la calma.

Corazón va bajando,

la musculatura se relaja, ¿cómo? De arriba hacia abajo.

Primero, por ejemplo, con la cabeza.

Un tirón suave y constante,

que no hay ningún rebote, alargando el cuello, en este caso.

Cogemos las dos manos por detrás de la cabeza

y tiro la barbilla hacia el pecho.

Y aguanto aquí que tire bien la parte superior de las cervicales.

Seguimos, subo brazos aquí, cojo aire, estiro.

Cojo aire otra vez, estiro.

Voy hacia un lado

para que tire toda esta parte de la espalda.

Tiro aquí, vuelvo.

Cambio la mano y al otro lado.

Vamos a estirar bien el tríceps.

Brazos en cruz.

Cierro una mano y estiramos aquí el hombro

y no se me va el cuerpo,

se queda recto, solo estira aquí y tirará aquí un poquito.

Abrimos y ahora al cerrar, doblo un poco las rodillas

y hago como que empujo una pared hacia adelante

y tengo que redondear la espalda para estirar bien,

pues los omóplatos y toda la espalda.

Pongo las manos en los pies o en los tobillos o en la rodilla

y estiro para acabar de estirar las piernas aquí, la espalda.

Vamos a sentarnos para estirar esta parte del glúteo.

He quedado con las piernas cruzadas. Pongo la mano aquí

e intento hacer esa torsión en cada una de las posturas

que estamos haciendo,

unos cinco segundos es recomendable aguantar

y ahora, intento avanzar con mis manos

por las piernas hacia delante,

lo que pueda.

Juntamos las rodillas en el pecho.

Yo ya estoy por hoy.

Y ahora sí, a descansar, a comer,

a lo que haga falta.

Venga a moverse todos en casa.

Y si es la familia al completo, muchísimo mejor.

Como Giovana y sus dos chavales, Carlos e Ivana.

El papá, José Carlos y hasta la abuela, Iris.

Todos juntos,

porque el movimiento es vida y el ejercicio bien hecho

es fuente de salud.

Los médicos lo recomiendan para controlar la tensión,

la glucosa, el peso y el colesterol.

Así que pasamos ya consulta a domicilio

con nuestro médico de familia.

Muy buenos días, doctor Fabiani.

Después de tantas semanas de confinamiento,

no quiero ni pensar cómo estarán esas cifras

desde la tensión arterial a los kilos.

La verdad que muchas de ellas

las podemos comprobar estando en casa.

Esos kilos podemos verlo con la báscula.

Si tenemos un tensiómetro en casa podemos saber cómo está esa tensión.

Y los pacientes diabéticos,

los que tienen tratamiento con insulina

suelen tener en casa un glucómetro que permite ver está el azúcar

para medirlo puntualmente, eso sí es importante,

sin obsesionarse, Miriam.

Hacer los controles que están indicados,

que hacer más controles de la cuenta

puede ser contraproducente y no aporta ninguna utilidad.

De hecho, habrá quien esté pensando:

"Yo, mejor no saber".

Tampoco es eso, hay que hacerse los controles que estén indicados.

Una buena fórmula de saber cuántas medidas tengo que hacerme

es precisamente el grado de control de la enfermedad.

Por ejemplo, si una persona hipertensa,

pero que tenga una atención en general bien contralada

desde hace tiempo, no hace falta que mire la tensión cada día.

Pero si he tenido la tensión alta

y me acaban de hacer un cambio de tratamiento,

puede ser recomendable que ahora me la tome

durante varios días para ver si el cambio

ha sido suficiente, sin pasarse, claro,

por el otro extremo de personas hipertensas,

que se pegan meses sin tomarse la tensión

y cuando les preguntan: "No, debe estar bien

porque yo no me noto nada".

No hay que llegar a ese extremo, que la tensión alta,

igual que el azúcar alto, muchas veces no da síntomas.

¿Qué pasa estos días si alguien se toma la tensión

y la tiene alta?

Hay que volver a tomársela otra vez.

Hay que dejar pasar tres, cuatro minutos

y asegurarnos de que estamos haciendo bien las cosas.

Que estamos tranquilos, que estamos sentados,

que no acabamos de hacer ejercicio,

que no acabamos de comer y que usamos bien el tensiómetro,

ajustando bien el manguito en la muñeca o en el brazo,

según el modelo de tensiómetro que tengamos.

Es decir, que estamos midiéndolo bien.

Y lo segundo, fundamental,

si esa tensión se confirma que está un poco alta,

lo que tenemos que hacer es tomarla otra vez,

al cabo de unas horas para ver si es una elevación puntual.

Muchas veces se corrige sin problema

y hay que hacer un pequeño diagnóstico.

"A ver si es que he dejado de tomarme

las pastillas de la tensión", hay personas que dicen:

"Como ya tengo la tensión controlada,

ya no hace falta que me tome la pastilla".

Precisamente la tensión está controlada

porque te tomas la pastilla.

Si dejas de tomarla se puede descontrolar,

así que es muy importante que si yo noto

la tensión más baja de la cuenta,

contacte con mi médico o enfermero para ver

si podemos reducir el tratamiento, pero no debo dejarlo por mi cuenta.

¿Y si a pesar de tomar la medicación,

la tensión sigue alta?

Lo que tenemos que vigilar es, si además de tomar la medicación,

estamos haciendo bien el resto de cosas.

¿Tú sabes, Miriam, que es algo fundamental

que tenemos que hacer cualquiera de nosotros

si empezamos a ver que tenemos la tensión un poco alta?

¿Qué? Tenemos que bajar el consumo de sal

y de excitantes y aumentar el consumo de frutas

y verduras.

Tenemos que controlar nuestro peso. Si nos sobran kilos de más,

hay que ponerse en serio a perderlos y hay que hacer ejercicio físico.

Con esas medidas,

pequeñas elevaciones de tensión se controlan directamente

y cuando no es suficiente solo con eso,

te digo que poniendo en marcha esas medidas

va a ser mucho más fácil

que lo controlemos con la medicación y con el menor número de pastillas.

Seguimos hablando de cifras.

Precisamente con el aparato de la tensión también podemos medir

las pulsaciones con una cinta cuando estamos haciendo ejercicio.

¿Qué pasa si tenemos las pulsaciones elevadas

pese a estar en reposo?

Lo primero, recordemos que pulsaciones elevadas se dice

cuando son por encima de 100 pulsaciones por minuto.

Y como bien apuntabas, muchas veces,

no es ningún problema de salud, es algo fisiológico.

Si yo hago ejercicio físico,

es normal que las pulsaciones suban por encima de 100.

También si estoy un poquito nervioso.

¿Cuándo debo prestar especial atención a las pulsaciones

y tengo que consultar?

Si se elevan de repente estando en reposo, tranquilo,

o si asocian otros síntomas, por ejemplo,

dolor en el pecho o dificultad al respirar o sensación de mareo.

En esos casos debo consultar con el médico a ver qué ocurre

porque esas taquicardias, esas pulsaciones

pueden ser por una arritmia que hay que estudiar.

Es el momento de pasar consulta con un especialista del corazón,

con un cardiólogo.

Buenos días, doctor Roberto Martín,

estamos hablando de la salud del corazón

y de todos esos síntomas que nos pueden alertar

de que algo grave nos está ocurriendo,

como un infarto o una angina de pecho.

Sí, en los síntomas que acompañan a la angina de pecho

es un dolor en el centro del pecho,

habitualmente de tipo opresivo,

que bien se queda en el centro de tórax

o puede irradiar al cuello o ambos brazos

y puede acompañarse habitualmente

de síntomas de sudoración, mal estado general

e incluso ganas de vomitar.

En este contexto,

habitualmente suele durar unos minutos

y suele aparecer después de un esfuerzo físico.

Estos son los síntomas clásicos de la angina de pecho.

-Quizás sea importante, doctor Martín, recordar que,

muchas veces, por eso de que esas angias de pecho

son dolores pasajeros,

que a veces se quitan en cuestión de dos,

tres o cuatro minutos y que no se prolongan en el tiempo,

como ocurre con un infarto,

muchas personas, al quitarse solo, pueden llegar a pensar

que no es necesario consultar porque se ha quitado.

Creo que es importante recordar que tenemos que aprovechar,

en este caso, estamos teniendo estos avisos

para contactar con su médico,

que le podamos poner solución

antes de que las consecuencias sean mayores.

Eso es, la angina de pecho, en ocasiones,

antecede al infarto, como bien comentas,

y la diferencia fundamental

entre los síntomas de la angina de pecho

y los síntomas del infarto, en muchas ocasiones,

es la duración de los mismos.

Las características en muchas ocasiones son parecidas

y el que dure más tiempo de los 20-30 minutos,

es lo que nos lleva a sospechar

que estamos ante un infarto agudo de miocardio.

Y quizá también en el momento en el que estamos,

puede haber personas que, más allá de si el tema es pasajero,

también les preocupa el consultar

por este miedo que tenemos todos un poco al contagio

y haya personas que, como el dolor se quita,

dura unos minutos y pasa

no quieran acudir a un centro sanitario

porque les puede ese miedo a que le contagien el coronavirus.

Tenemos que ser muy claros en este sentido

y transmitir tranquilidad

y confianza en algo que puede ser vital.

Sí, es lógico tener miedo.

Hemos vivido una pandemia que, evidentemente,

a todos nos ha preocupado,

pero sin duda yo creo que lo fundamental en este momento

es transmitir tranquilidad, serenidad e información adecuada.

En este sentido, lo más importante es que todo paciente

que tenga un dolor en el pecho, que aparezca de forma súbita,

que le dure durante unos minutos y no haya tenido previamente,

debe avisar directamente a los sistemas de emergencias,

bien al 112 o bien acercarse a un servicio de urgencias

para poder hacerle un electro, descartar si se trata de un infarto

y poner el tratamiento óptimo en marcha, en este caso,

es hacerle un cateterismo urgente

para poder desobstruir la arteria

que pueda estar potencialmente cerrada en este caso.

En este sentido,

es fundamental que los pacientes sepan

que deben de contactar lo más precoz posible,

porque el hecho de diferir ese primer contacto

es lo que hará que aumente el riesgo de complicaciones cardiovasculares

y de mortalidad.

Ya que estamos hablando de coronavirus,

¿cómo puede afectar esta infección a la salud de nuestro corazón?

La infección por coronavirus puede afectarnos en varios ámbitos.

Uno de ellos es que hemos visto que aumenta la tasa

de fenómenos trombóticos, tanto a nivel venoso, como arterial.

Hemos visto también que ataca de forma más o menos directa

e indirecta a nuestro músculo,

produciendo una inflamación que se llama miocarditis.

Y también que hay una serie de complicaciones cardiovasculares

derivadas del propio tratamiento,

que se está utilizando para el propio coronavirus

que producen alteraciones rítmicas.

Pues muchísimas gracias, doctor Roberto Martín,

por aclararnos todas esas dudas.

Muchísimas gracias. Un saludo.

A la glucosa se la llama popularmente, doctor Fabiani,

como el azúcar en la sangre.

Digamos que es un dulce peligroso cuando lo tenemos elevado.

Sí, el famoso azúcar, la glucemia,

la glucosa en sangre y te recuerdo que no da síntomas

cuando está un poco alto,

así que salvo en situaciones de grandes descompensaciones

no da síntomas.

Así que no nos debemos fiar de eso, de "debe estar bien,

porque yo no me noto nada".

Hay que hacerse los controles que estén indicados.

¿Y si nos medimos la glucosa y la tenemos elevada?

Depende fundamentalmente de si soy diabético o no.

Si yo no soy diabético y me hecho casualmente

un control, una glucemia,

por ejemplo, con un glucómetro que tiene un familiar en casa

porque sí es diabético,

tengo que ponerme en contacto con mi médico,

con mi enfermera y consultarle por esa cifra.

Y ya me dirán si me tengo que hacer otro control para confirmar

si es cierto o no

y ver cuáles son los siguientes pasos que hay que dar.

Si soy diabético y me hago un control

y veo que está alto, tengo que plantearme

si estoy haciendo el tratamiento.

Pudiera ser que he dejado de tomarme las pastillas

porque creo que ya no me hace falta y esa pudiera ser la causa,

pero también podría ser un problema

de que estoy dejando de hacer otras cosas.

A mí me gusta mucho cuando las personas vienen a la consulta

a recoger su control de la diabetes,

preguntarles antes cómo creen ellos que va a estar ese control,

porque muchas veces el paciente se imagina si va a estar bien

o no porque sabe cómo ha hecho las cosas,

tanto la medicación como todo lo demás.

¿Qué significa exactamente todo lo demás?

Todo lo demás son todas esas cosas

que son fundamentales para el control de la diabetes,

más allá de la toma de medicación o de ponerse insulina,

si está indicado, es fundamental la dieta,

es fundamental el ejercicio,

es fundamental combatir el sobrepeso

y hay que tener especial cuidado dentro de la dieta,

con los alimentos etiquetados como "para diabéticos",

que en general los alimentos para diabéticos

no son recomendables para diabéticos,

porque aunque pone eso,

pueden producir importantes elevaciones de la glucosa en sangre

porque tienen algunos azúcares.

Hay que ser especialmente cautos en todas estas cosas,

además de cumplir el tratamiento.

Claro, comer bien y tomarse la medicación,

pero ¿no es cierto que cuantos menos medicamentos,

mejor para nuestro organismo?

En general, hemos dicho muchas veces que mientras menos pastilla,

mejor, pero hay que establecer diferencias.

¿Cuáles son las medicaciones que puedo ahorrarme

y está bien que me ahorre?

Si yo me ahorro tomar una pastilla para el dolor de espalda,

porque he descubierto que haciendo ejercicio

y poniéndome un poquito de calor local,

el dolor mejora o esas digestiones

en las que me evito tomar una pastilla

para los gases o para mejorar la digestión,

porque cambiando mis hábitos de dieta he mejorado.

O esa pastilla para dormir que me he conseguido quitar

porque he mejorado mi rutina de antes de irme a la cama.

Esas pastilla, mientras menos, mejor,

si las consigo quitar, estupendo.

Otra cosa es abandonar tratamiento

que tengo indicado para enfermedades crónicas,

para control de la tensión, de la diabetes,

donde tengo que hacer el tratamiento indicado.

Hagamos caso al médico con esos tratamientos,

que va a ser bueno para nuestro corazón y nuestro cerebro.

Sí, porque siempre que hablamos del control de la diabetes

y la tensión, como hoy,

estamos hablando de prevenir problemas

para nuestra salud cardiovascular,

problemas de la circulación

que afectan directamente a nuestro corazón

y a nuestro cerebro, produciendo los infartos a nivel del corazón,

pero también infartos a nivel del cerebro,

conocidos como ictus.

¿Y cuáles son los síntomas del temido ictus?

Pues vamos a preguntárselo a un experto,

un doctor, Díez Tejedor, del Hospital La Paz.

Puede empezar con dolor de cabeza o no,

trastornos del lenguaje, trastornos de sensibilidad, pérdida de fuerza,

desviación de la comisura bucal, pérdida de visión por un ojo.

En caso de que le suceda alguno de estos síntomas

tienen que avisar al 112, al SUMA 112.

No deje pasar el tiempo.

El tiempo es determinante, cuanto antes llegue a un hospital

las posibilidades de recuperación van a ser mayores.

Dadas las circunstancias especiales que suponía la existencia

de la infección por coronavirus,

establecimos un protocolo de actuación

y eso tiene también importancia.

El COVID aumenta la coagulación que pueden favorecer trombosis

no solo cerebrales, también en otros territorios.

En ese sentido,

estamos alerta para detectarlo y tratarlo adecuadamente.

La verdad es que el dolor de cabeza preocupa,

sobre todo, cuando el dolor es fuerte

y cuando viene con frecuencia.

Sí, pero tenemos que pensar qué tipo de dolor de cabeza es,

porque hablamos mucho de dolores de cabeza,

pero no todos son iguales.

No es lo mismo una migraña que una cefalea tensional,

que una cefalea que se llama en racimo.

Hay muchos tipos de dolores de cabeza

y el tratamiento va a depender del tipo de dolor de cabeza

y también de la persona que lo sufre.

Los tratamientos no siempre sirven lo mismo para todas las personas.

Evidentemente, si un día puntualmente me duele la cabeza,

puedo tomar cualquier analgésico que tenga en casa

y que me pueda ir bien.

Pero si el dolor de cabeza se convierte en algo habitual,

conviene que contacte con mi médico y no me tome la medicación

que le han recomendado para esos dolores frecuentes

a mi familiar o a mi vecino.

Y me pregunto, ¿por qué hay muchas personas

que tienen dolor de cabeza

y que no se les va ni siquiera tomándose una medicación

o un analgésico, por ejemplo?

Una vez más, tenemos que preguntarnos

si estamos haciendo el tratamiento correcto.

A lo mejor no estamos poniendo el tratamiento

para el tipo de dolor de cabeza que yo sufro

o no estamos poniendo en marcha otra serie de consejos.

Muchas veces, aumentando las horas que descanso,

intentando liberar un poco el estrés, haciendo más ejercicio,

los dolores de cabeza mejoran y disminuyen,

esas medidas son importantes.

Pero fíjate ahora que hablas de dolores de cabeza diarios,

y que no responden al tratamiento,

¿tú sabías que hay un dolor de cabeza

que está provocado por el consumo diario de analgésicos?

Se llama la cefalea crónica por abuso de analgésicos.

Incluso eso puede llegar a ocurrir.

Por eso, una vez más, lo importante, si el dolor de cabeza es puntual,

puedo tomar cualquier analgésico, pero si se hace algo diario,

contactar con mi médico para que me ayude

y para que ese dolor no me quite el sueño.

No, no, a la cama hay que llegar bien relajado y bien cenado,

que muchas veces cenar es lo último que hacemos

antes de irnos a dormir.

Tampoco inmediatamente, se le puede dar margen.

No hay que irse a la cama recién cenado,

lo mejor es irse a la cama después de una cena ligera

y habiendo dejado un tiempo en medio,

tiempo que podemos dedicar a leer, a una conversación relajada,

algo que nos distraiga un poco.

Irnos a la cama con el estómago muy lleno,

ni ayuda a dormir ni ayuda a la digestión.

Te vamos a hacer caso, como siempre.

Muchísimas gracias, doctor Fabiani.

Vamos a cenar sano, vamos a cenar rico y ligero.

Por ejemplo, un alimento de temporada como son las acelgas,

que además tienen pocas calorías y poca grasa,

concretamente acelga roja.

Nos vamos al huerto ecológico.

Sembramos en otoño

para que durante todo el invierno esté cultivada.

No crece mucho en la temporada más fría,

pero se puede ir cultivando, cosechando

y en esta época, si os fijáis en la época,

es el momento óptimo para ir a recoger.

Soy Luis, soy la quinta generación de hortelanos aquí,

de mi familia en El Chorrillo.

Estamos en Paracuellos del Jarama y muy cerca de Madrid.

Aquí lo que veis, tenemos acelga de dos tipos:

la acelga verde o blanca, un poco más convencional.

Aquí lo que estáis viendo es la acelga roja,

aparte de ser mucho más bonita, tiene más sabor,

tiene otra textura.

Se consume completo, según está se corta el tallo

y se come la hoja.

Estando fresca, como os decía,

tiene un sabor muy rico.

Se puede comer como si fuera un producto en ensalada.

No hay que desperdiciar nada, ni quitarle fibra ni nada.

La acelga roja tiene una temporada bastante larga.

Crece en cualquier zona de España,

lo único que en zonas más calurosas,

hay que cultivarlo en temporada más fría,

en verano aguanta también el cultivo,

pero requiere más riego, más atención, más riego

y mantenerla fresca.

Pero bueno, viendo el invierno, no hace falta prácticamente regarla.

Esto ya es el momento para cogerlos, es este.

También se puede coger más pequeña en este tamaño, pero bueno,

no más grande que esto, esto como mucho.

El manejo que hacemos de la huerta es agroecológico.

No utilizamos prácticamente ningún insumo,

o sea que todo lo sacamos de aquí,

por ejemplo esta acelga la hemos sacado nosotros de semilla.

Según estamos recogiendo estas últimas tandas,

estamos planeando la siguiente tanda un poquito más adelante.

Aquí preparamos cestas de verduras en el mismo día que se cosecha

lo cogemos por la mañana

y lo montamos en cestas para llevarlo por la tarde.

Propiedades, sobre todo que es diurética

y también tiene mucha fibra.

Luego tiene grandes cantidades de vitamina A, B, C y K,

es una variedad, la acelga, que tiene mucho hierro,

incluso más que la espinaca.

Tiene fama la espinaca, pero la aceleración incluso más.

Para conservarlas, como llega más bien fresca,

si no la vas a cocinar rápidamente,

tienes que tener cuidado que no le dé la luz del sol

y una forma muy sencilla sería meterla

como si fueran flores en un vaso de agua.

Las puedes tener dos o tres días hasta que la consumas.

La puedes tener en el frigo

o si no, hervirlas y las guardas ya hervidas.

Una alternativa de cocinarla,

una sartén grande y con un poquito de ajo, cebolla,

y las salteas, está muy rica, está muy muy bueno.

De nuestra huerta a vuestra casa.

¿Serán las acelgas, como hemos dicho antes,

un buen alimento para controlar el peso estos días

que no salimos tanto de casa?

Vamos a preguntárselo a nuestro Aitor Sánchez.

Cuéntanos, ¿qué nos respondes a esto?

Por supuesto, claro que son un gran alimento, las acelgas,

en esta situación todas las verduras, realmente.

Si lo pensamos,

las verduras nos aportan una gran cantidad de beneficios

y de componentes interesantes para nuestro organismo.

Minerales, vitaminas, fibra,

además con muy poco aporte calórico,

de modo que es perfecto.

Tenemos una gran densidad nutricional,

muchos nutrientes a cambio de pocas calorías,

así que uno de los platos que podemos preparar

es simplemente unas acelgas, fresquitas que están buenísimas

con un poco de ajo y pimentón: rico, rico.

Muy ricas, pero yo no sé si te acuerdas

al inicio de este confinamiento,

cuando no sentía un poco la fiebre

de comprar alimentos en los supermercados

antes de que supuestamente se agotaran,

que los primeros que empezaron a agotarse fueron la carne

y después las hortalizas como el brócoli o las acelgas,

se quedaban ahí solitas, en su estantería.

Sí, eso también se debe, quizás un poco,

a que se le ha cogido miedo a los alimentos en crudo

y a los alimentos que están expuestos.

Y en realidad tampoco está justificado,

si tenemos en cuenta el riesgo

de que haya coronavirus encima de una acelga o encima de una col

es el mismo que el que pueda haber en un paquete de cereales

o en una bandeja de pechugas de pollo,

así que está completamente injustificado.

Ojalá hubiera también más campañas de fomento de estos alimentos

tan prioritarios como frutas y verduras,

porque sinceramente hace falta y aparte de estos motivos

es que nos sobran, científicamente, el mayor consumo de verduras

se asocia a menor incidencia de cáncer,

a menor número de enfermedades cardiovasculares,

también a una prevención de infecciones.

Vamos, es que de verdad las frutas

y verduras ahora mismo son fundamentales.

Además, verdura podemos consumirla de distintas maneras,

como por ejemplo en ensalada, en menestra, en gazpacho.

Nutritivamente, ¿cuál es la mejor opción?

Nutritivamente con las verduras,

siempre que sean comestibles en crudo, es decir,

que no es el caso de una berenjena, por ejemplo,

cuanto menos la manipulemos, mejor,

porque las vitaminas y los fitoquímicos

que tienen son muy lábiles, es muy fácil que se destruyan.

Entonces, para sacarle todo el partido

sería en crudo y que la mastiquemos.

¿Qué es eso? Pues una ensalada,

una ensalada sería una forma magnífica

de consumir verdura.

También es cierto

que mientras respetemos la temperatura

hay otras preparaciones como, por ejemplo,

un caldo frío o un gazpacho,

en el que estamos incorporando todas estas propiedades

y deberíamos quizás evitar irnos a calentamientos muy excesivos

o eliminar, por ejemplo, también la pulpa o la fibra,

que eso pasaría en el caso de los licuados.

En el caso de gazpacho, por ejemplo,

que es lo que más vamos a consumir a partir de ahora,

la verdura es triturada,

pero no va a perder sus propiedades, entiendo.

Eso es. No estamos retirando la fibra

como podría pasar en un zumo.

Entonces el gazpacho es completamente saludable.

También sabemos que no debe ser la única manera de tomar verdura,

porque en una ensalada estamos masticando

y con el gazpacho no masticamos.

Es importante masticar para el desarrollo de nuestros dientes

y también porque ayuda a saciarnos mucho más.

Ya hemos dicho muchas veces en "Saber vivir"

que la verdura al natural tiene muchas vitaminas,

vitamina A, C, y hablando de la vitamina C,

hay una idea que se ha extendido mucho durante estos últimos días

y es que ayuda a combatir el coronavirus, no sé si es así.

Es una afirmación que tiene parte de mito y parte de verdad.

La vitamina C es una vitamina imprescindible

que además ejerce un gran papel protector en nuestro organismo,

es antioxidante.

Contribuye a que tengamos un sistema inmunológico fuerte.

Pero como se está utilizando para combatir el coronavirus

en otros países, es a través de inyecciones

y a través de niveles y cantidades terapéuticas

que nunca podremos alcanzar a nivel de la dieta.

Por lo tanto, sí es útil para combatirla,

pero no pensemos que por tomarnos un limón

o una naranja estamos completamente protegidos, ni mucho menos.

Tenemos que tomar abundante fruta y verdura,

porque eso sí es lo que en general va a ayudar a protegernos

de esta infección o de cualquier otra.

Y hablando de protección, cuando salimos a la compra,

nos ponemos nuestros guantes, nuestra mascarilla.

¿Es que el coronavirus también se puede transmitir,

a través de los alimentos?

Sí que se puede, pero en realidad, como cualquier otro alimento,

no es que la comida sea un vector de transmisión principal.

Además, el coronavirus no puede crecer ni replicarse

dentro de los alimentos.

Por lo tanto,

tenemos que tener el mismo cuidado que si fuese una hoja de papel

o que si fuese, por ejemplo, unas monedas.

Lo que sí que tenemos que tener mucho cuidado es de mantener

las correctas medidas de higiene cuando llegamos a casa,

y eso es básicamente lo más importante,

si queremos protegernos del coronavirus,

nos tenemos que centrar en otras cuestiones, pero eso sí,

en casa, medidas de higiene.

Sobre las medidas de higiene,

vamos a seguir profundizando con una experta en ciencia

y tecnología de los alimentos que es Beatriz Robles.

Por el momento no hay evidencia

de que el coronavirus se transmita a través de los alimentos,

pero es importante que maximicemos

la higiene alimentaria en nuestras cocinas.

La pauta básica es sencilla: lavarnos las manos continuamente

con agua y jabón.

Debemos lavar bajo el grifo e intensamente las frutas y verduras.

Si vamos a consumirlas crudas,

podemos desinfectarlas, sumergiéndolas cinco minutos

en agua con lejía.

Teniendo en cuenta que esta debe ser apta

para desinfección del agua de bebida.

Como precaución adicional,

la agencia indica que los envases de cristal, de plástico

y las latas pueden limpiarse con agua y jabón

y desaconseja usar desinfectantes para limpiar los envases,

ya que algunos son porosos y permiten que el desinfectante

pase y entre en contacto con el alimento,

lo que puede suponer un riesgo para la salud.

Para limpiar y desinfectar superficies

que sospechemos que han podido contaminarse,

como las encimeras de la cocina,

tenemos que proceder a una limpieza inicial con agua y jabón,

y a continuación, desinfectar con lejía diluida.

Las temperaturas frías no destruyen el coronavirus

ni otros microorganismos.

Así que congelar los alimentos o guardarlos en el frigorífico

no sirve para eliminarlo.

Las temperaturas altas sí destruyen al coronavirus,

así que es importante en este momento

cocinar completamente los alimentos.

Es suficiente con que se alcancen 71 grados

en el centro del alimento.

Un cocinado normal en los focos de la cocina

o en el horno son seguros,

pero debe evitarse cocinar en el microondas

porque la distribución del calor no es uniforme

y puede haber zonas en las que el calor

no alcance la temperatura segura.

Aitor, ¿es verdad que hasta la fecha, que se sepa,

nadie ha enfermado por consumir un alimento

contagiado con coronavirus?

Hay que tener en cuenta que el coronavirus es un virus

que nos infecta las vías respiratorias.

El mayor vector de contagio es por contacto entre personas

o estando cerca de otros humanos,

de modo que ahora mismo prácticamente está descartado

que los alimentos sean una vía de contagio preferente,

así que no, no es nuestra mayor preocupación.

¿Y qué pasa con la comida para llevar, esa que consumimos

y que nos han preparado en un restaurante que, por ejemplo,

nos han podido traer a casa?

¿Es cierto que si la persona

que la ha preparado tiene coronavirus,

también en ese caso nos podría afectar?

Sí, pero ahí tendríamos que prestar más atención a los elementos

que están rodeando a los alimentos y no únicamente a la comida.

Hay una bolsa que nos han traído a domicilio,

hay un embalaje alrededor de los alimentos

y un repartidor que nos está entregando finalmente la comida.

Es ahí donde tenemos que tener verdadero cuidado,

en casa, obviamente manteniendo esas distancias

y en el restaurante, lo que sí que hay que ser es muy escrupuloso

a la hora de hacer todo el proceso de embalaje de alimentos,

cuando lo estamos metiendo en la bolsa,

porque ahí sí hay más probabilidades que estemos

haciendo contacto directo con el alimento.

Extrememos las medidas de precaución.

Esas medidas de precaución hay que extremarlas siempre,

no solamente ahora con el coronavirus,

sobre todo ahora, en primavera,

que cada vez suben más las temperaturas.

Además del coronavirus,

están los microorganismos propios que sí infectan los alimentos

que crecen si no los conservamos adecuadamente

y luego nos pueden pasar factura.

Hay algunos nombres propios que nos suenan,

como por ejemplo la brucelosis, la salmonelosis,

de los que sí que deberíamos preocuparnos.

Y obviamente aquí es muy importante refrigerar bien los alimentos,

guardar las medidas de higiene y algo que sí sirve también

para el coronavirus, lavarnos las manos con frecuencia.

Vamos, que la culpa no la tienen los alimentos en sí,

sino las manos que los manipulan.

Sí, las manos que lo manipulan,

porque a veces contagiamos de mano a mano y tocando utensilios,

y porque las manos es, al fin y al cabo,

las decisiones que tomamos.

Fíjate, en casa es muy frecuente el error

de cometer una imprudencia de contaminación cruzada,

es decir,

mezclar alimentos crudos que suelen estar infectados

por microorganismos,

como puede ser un filete de pollo o filete de pescado,

Mezclarlos con alimentos que luego te tomas en crudo

como una ensalada.

Error típico.

Ensalada césar en la que has partido

una pechuga de pollo, por ejemplo, con un cuchillo,

y luego, en esta tabla, puedes utilizar el mismo cuchillo

o apoyar en la tabla una lechuga

que te vas a tomar en crudo sin cocinar

y ahí estás transmitiendo los microorganismos

de la pechuga de pollo a tu ensalada.

Entonces, mucho cuidado.

Separamos aquellos alimentos que cocinamos

de los que comemos directamente en crudo.

La salud, como estamos viendo, también entra por la boca.

Por eso me surge la siguiente duda: si tenemos en la nevera

un alimento que ya está caducado hace varios días,

¿podemos consumirlo? Caducado, nunca.

Y aquí hay que tener en cuenta que hay dos fechas distintas

y que muchas veces es muy frecuente confundir.

Tenemos la fecha de caducidad para alimentos perecederos

que entrañan siempre riesgo microbiológico.

Una fecha de caducidad,

nunca podemos consumir un alimento pasado de fecha de caducidad,

como puede ser una bandeja de filetes de pollo

o a lo mejor un envase de jamón cocido,

estas cosas, nunca.

Y luego hay fechas de consumo preferente

que suelen estar en alimentos de mayor vida útil,

como puede ser una conserva, un tetrabrik, unas especias.

Esa fecha únicamente es orientativa.

Nos dice que es preferente consumir este alimento antes de esa fecha,

porque si no, va a perder propiedades,

va a perder sabor, va a perder olor, puede oxidarse,

pueden renunciarse, pero no va a entrañar nunca riesgo.

La fecha de caducidad, no, por favor.

Nunca consumimos un alimento pasado de fecha de caducidad.

Ha quedado claro.

Tenemos que ser muy responsables en la compra y en lo que comemos,

así que muchísimas gracias, Aitor, por tus consejos,

que nos vienen bien a todos.

También a las personas que viven solas.

En ellas se fija hoy nuestra experta Griselda Herrero.

(Música)

Según la Encuesta de Consumo de Hogares

del Instituto Nacional de Estadística,

más de cuatro millones de personas

en España viven solas.

Cuando vivimos solos,

se presentan ciertas dificultades a la hora de alimentarnos.

-Hola, ¿qué tal? Soy Diego.

Trabajo en una oficina muchas horas

y para mí es muy difícil lo de cocinar y tener vida social,

suelo tirar de precocinados y todo eso.

Pizza, empanadillas, croquetas,

fideos chinos, ensaladilla...

El hecho de cocinar para una sola persona

nos suele dar más pereza.

Si vamos al supermercado a comprar,

es mucho más difícil encontrar envases individuales

que los envases familiares.

Además, la falta de organización en la cocina,

en la compra y en la planificación en general

nos lleva a picotear más entre horas.

-A ver, no siempre tiro de pizzas o empanadillas.

Al final, pues también hago cosas más sanas,

aunque estén ya hechas rollo crema de verduras y cosas así.

Hay que olvidarse. Estoy todo el día en movimiento.

Voy al gimnasio, entonces,

voy equilibrando un poco la mala dieta con otras cosillas.

-No se trata de estar gordo o estar delgado,

se trata de aprender a hacer buenas elecciones alimentarias.

-Pues me voy a hacer unos fideos chinos.

Grasas saturadas son 40,

azúcares no tiene casi nada y sal pone 42%.

Bueno, la verdad que no sé qué quiere decir todo esto,

pero bueno, está bueno.

-El hecho de que estemos comiendo grandes cantidades

de productos ultraprocesados llenos de azúcares simples,

harinas refinadas, sal o grasas no muy saludables,

nos puede generar a medio o largo plazo enfermedades

como la diabetes, la obesidad,

la hipertensión y otras muchas enfermedades.

He pensado lo de cambiar los hábitos,

pero al final, siempre se queda como un propósito de Año Nuevo

y siempre acabo tirando de los mismos recursos de siempre.

Pues nada, voy a comer, que enseguida tengo que irme, ¿vale?

Planifica las comidas y haz la lista de la compra.

Intenta comprar en el mercado o en tiendas pequeñas,

será mucho más fácil que puedas adquirir envases individuales

o piezas por unidades.

Cocina de forma sencilla,

utilizando técnicas fáciles y rápidas.

Cocina y guarda en tápers individuales

para tener comida para varios días.

Y, por último, haz cocina de aprovechamiento.

De un guiso, cinco comidas.

Vale, están buenos.

No mejor de la comida de mi madre, pero es para salir un poco del paso.

Si comes de más y te mueves de menos, es algo matemático,

acabas cogiendo peso,

algo que nos preocupa especialmente estos días por los kilos

que también hayamos podido sumar durante este confinamiento.

Y ahora, doctor Gonzalo Guerra, llega mayo y nos entran las prisas.

Pues así es, Miriam,

como hemos estado confinados y nos hemos movido menos,

Es muy difícil que no llegues a ganar un poquito de peso

aunque hayas comido igual.

Lo importante no es lanzarte a lo loco a perder peso rápidamente

para, de cara al verano, estar mejor.

Lo importante es hacer hábitos de alimentación muy saludables,

que aunque puede ser que haciéndolos hayamos todavía ganado un kilo o dos

durante este confinamiento, si los mantenemos,

si somos educados en nuestra manera de comer con nuestro organismo,

pues inexorablemente, perderemos ese peso

en cuanto empecemos a movernos un poquito más,

en cuanto empecemos a normalizar

nuestra situación laboral y personal.

Eso es, hay una dieta que está muy de moda estos días

que promete perder peso rápidamente.

Es la dieta cetogénica.

¿En qué consiste?

Es una dieta en la que no ingerimos prácticamente

ningún hidrato de carbono para obligar a nuestro organismo

a utilizar las grasas para alimentar nuestro cerebro

y nuestros músculos,

y crean lo que se llaman cuerpos cetónicos,

que es un sustituto natural de la glucosa,

que nos vamos a tener tanta porque no estamos comiendo

hidratos de carbono.

¿Cuál puede ser la consecuencia de esta dieta?

Bueno, estas dietas son dietas que tienen que estar vigiladas,

porque el hecho de generar cuerpos cetónicos puede tener

algún efecto sobre el riñón o sobre el hígado.

Son dietas que, generalmente,

están basadas en la ingesta de proteínas.

Por lo tanto,

tenemos que tener mucho cuidado con que nuestra función renal

permita excretar ese exceso de proteínas que estamos comiendo

y, en cualquier caso,

no son dietas para hacer a largo plazo.

Son dietas para, digamos,

un poquito de golpe inicial, es decir,

para perder el peso inicialmente, arrancar o perder ese peso

y luego ya, ir pasando a dietas que sean un poquito menos radicales,

que sean más de mantenimiento.

Hemos hablado de la dieta cetogénica,

pero hay otra dieta que también se ha puesto de moda.

Es la dieta de consumir al día únicamente 1000 calorías.

Según se ha publicado,

es la dieta que ha seguido la cantante Adele.

Bueno, la dieta de las 1000 calorías ya es algo un poquito más peliagudo.

Ingerir 1000 calorías al día es difícil.

Hay que comer realmente muy poco.

Para que la gente se haga una idea, una dieta normal en un adulto normal

siempre va a estar por encima de 2000 calorías, 2500 calorías.

Para ingerir 1000 calorías,

deberíamos estar comiendo demasiado poco.

Y, además, es una dieta que engaña un poco,

porque es cierto que, en la primera semana,

vamos a perder peso.

Claro, si estamos gastando 3000 o 3000 y pico calorías,

y estamos ingiriendo 1000, pues vamos a perder peso.

Pero ¿qué ocurre?

Que nuestro organismo va a notar que hay demasiada poca comida.

Y la información que va a recibir es:

"No hay comida. Hay que adaptarse".

Va a hacer que va a disminuir muchísimo el metabolismo,

de manera que en las siguientes semanas

ya no vamos a perder peso,

aunque estemos tomando esas 1000 calorías,

porque mi organismo se va a enquistar.

Y eso, a largo plazo, nos va a producir problemas.

Nuestro riñón, nuestro hígado, nuestro corazón,

nuestro cerebro no tiene suficiente energía.

Con lo cual, la dieta de las 1000 calorías.

no es recomendable, y en todo caso, en gente con mucho sobrepeso,

se podría hacer temporalmente

y siempre supervisada por un especialista.

Solo nos faltaba estos días ingresos en hospitales

por este tipo de dietas,

ahora que estamos tan preocupados con el coronavirus.

Y, por cierto, hablando de esto,

¿es cierto que uno de los síntomas puede ser la pérdida de gusto,

de olfato e incluso la pérdida de apetito?

Pues así es.

Parece ser que una característica de este coronavirus

es que hay pacientes que pierden el olfato,

tienen una anosmia y, efectivamente,

pueden perder también un poquito del gusto.

No se sabe exactamente cuál es el mecanismo.

Parece que puede estar relacionado con los nervios del olfato

y del gusto, pero sí se sabe que ocurre.

Entonces, es muy importante que, puesto que el coronavirus

está por ahí y hay una situación de riesgo epidemiológico,

que comamos lo mejor posible y que recurramos

a nuestra dieta mediterránea

para que nuestro sistema inmune esté preparado

y que no hagamos "probatinas" con dietas

ahora que todavía estamos en una fase de peligro.

¿Y qué pasa con los niños y niñas?

¿Es cierto que el coronavirus puede debutar en ellos

con molestias digestivas?

¿El dolor de tripa es un motivo para ir al médico de urgencias?

Nos responde a esas preguntas

la Asociación Española de Pediatría.

Los síntomas digestivos son muy frecuentes

en los niños con infección por COVID.

Y además, muy poco sintomática.

Es un cuadro leve en la inmensa mayoría de los casos.

Hay algunos casos, un porcentaje muy pequeño

de niños con enfermedad por COVID-19,

que cursa con un cuadro agudo de fiebre

siempre hay fiebre, dolor abdominal importante,

más o menos agudo y que se suele asociar

con manchas en la piel, con un eritema,

incluso con un enrojecimiento de los ojos,

lo que nos está indicando

que hay una inflamación multisistémica,

de todos los órganos.

Es motivo para acudir a un servicio de urgencias.

Hay tratamiento,

los médicos lo saben manejar y, generalmente,

los efectos secundarios

o las alteraciones que deja son muy poco frecuentes.

La llamada asociada a Kawasaki,

porque la enfermedad de Kawasaki aislada

es igual que esto, pero no tiene debajo el COVID.

Es importante que sepas que existe,

tener tranquilidad porque es muy poco frecuente, reconocerla,

pero saber que hay tratamiento y que el síndrome se cura.

Hemos hablado de problemas digestivos en niños

y en adolescentes, pero ¿qué pasa con los adultos?

¿También puede ser para ellos

un síntoma por infección de coronavirus?

Pues sí, Miriam, como sabes,

la mayoría de las gastroenteritis son de origen vírico

y el coronavirus no es una excepción.

Lo que ocurre es que casi nadie sabe que hasta la mitad de los pacientes

que tienen infección por coronavirus

presentan síntomas del aparato digestivo.

Hasta un 80% de esos pacientes tienen diarrea

y muchos otros tienen dolor abdominal.

Y en un estudio que se ha hecho en China se ha visto

que estos pacientes,

como no lo identifican con el coronavirus,

tardan más en ir al médico porque se piensan

que si no tienen tos o fiebre, no tienen coronavirus.

Pues no es así.

Casi la mitad de los pacientes debutan con síntomas digestivos,

diarrea, dolor de tripa.

¿Qué pasa estos días si nos encontramos con dolor de tripa?

¿Qué debemos hacer?

Pues bueno, si es un dolor de tripa,

como decía mi padre, corriente y moliente,

que me duele la tripa un rato y luego se me ha pasado

o que he tenido diarrea un solo día,

en principio, observarnos,

hacer una dieta un poquito blanda en casa y nada más.

Ahora bien, si vemos que la diarrea se prolonga,

el dolor de tripa va a más o no para en el tiempo,

debemos consultar al médico.

O bien telefónicamente o bien con una consulta online

o incluso yendo a verle,

porque lo que no debemos hacer es prolongar la consulta

hasta que ya haya pasado demasiado tiempo.

Si vemos que tenemos síntomas digestivos

y se prolongan en el tiempo, hay que consultar.

Pues muchísimas gracias una vez más,

doctor Gonzalo Guerra,

por todos esos consejos de salud y de alimentación que, por cierto,

son dos conceptos que une a la perfección

nuestra nutricocinera Marta Verona.

Vamos a ver hoy cuáles son sus propuestas

desde el desayuno hasta la cena.

(Música)

Hola, familia de "Saber vivir".

Esto de cocinar desde mi casa me hace sentiros mucho más cerca.

De hecho, me pilláis aquí atándome el mandil...

Os cuento las recetas que os propongo

para que la creatividad no falte esta cuarentena.

De desayuno vamos a hacer un pudin con semillas de chía,

con una fruta que es naranja y frutos secos.

Vamos a seguir con un plato principal

para la comida que va a ser una batata

que vamos a rellenar con un montón de verduras

y hortalizas y vamos a acompañar con una salsa saludable

a base de yogur.

Y como propuesta de cena, tenemos como protagonista el huevo.

Vamos a hacer unos huevos a la cazuela,

pero en vez de tener cazuelas vamos a utilizar una berenjena

que vamos a rellenar con puerro y calabacín.

Empezamos con el desayuno.

Vamos a hacer un pudding con semillas de chía.

Las semillas de chía van a soltar una cosa que se llama mucílago,

que es como un moco que va a hacer que se hidraten,

que aumente el volumen y que se vuelva más sólido.

Vamos a conseguir un efecto de pudin con el yogur.

Además, son supernutritivas.

Para poder aprovechar sus nutrientes,

es superimportante triturarlas o hidratarlas.

Tomarlas tal cual no sirve prácticamente de nada.

Y ya decoramos con las almendras y la fruta que mejor nos venga.

En mi caso, naranja.

Y dejamos reposar nuestro pudín de yogur y semillas de chía

durante 15 minutos para que se hidrate bien.

Seguimos con la comida,

hemos asado la batata a 180 grados

durante 30 minutos partida por la mitad

y ahora es tan sencillo como sacar el relleno,

mezclarlo con la cebolla morada, con el pimiento rojo, con el maíz.

Incorporamos también tomate deshidratado,

tomate en aceite que le va a dar un toque de sabor buenísimo.

Esta es una delicia, porque también se come por los ojos

y por eso voy a ponerlo en un plato mucho más colorido.

Y para hacerlas en su versión más saludable,

os voy a dar otra alternativa superapetecible.

Vamos a hacer una salsa con yogur.

Simplemente necesitamos un yogur natural

que vamos a mezclar con una cucharadita de las de café,

de ajo en polvo,

una cucharadita de las de café de orégano

y una cucharada de aceite de oliva virgen extra.

Mezclamos todo muy bien y lo echamos por encima

de nuestra batata rellena.

Ya tenemos nuestra comida y vamos con la cena.

Tengo por aquí un sofrito que ya he pochado muy bien

a base de calabacín y de puerro.

Vamos a mezclarlo con la carne de la berenjena,

que yo he asado a 180 grados durante 30 minutos.

Mezclamos todo muy bien y rellenamos la berenjena

con toda esta mezcla de hortalizas.

Vamos a echar un huevo encima de cada mitad de cada berenjena.

Y lo vamos a meter al horno a 200 grados durante tres minutos

para que se quede el huevo perfecto.

Me muero, por favor, ¡mirad qué rico!

(Música)

Hacemos un repaso de las propuestas de menú de esta semana.

Tenemos por un lado un desayuno original y muy rico,

un pudin de yogur y semillas de chía.

Seguimos con la comida, una batata rellena.

De nuevo, podéis rellenarla con lo que mejor os venga.

Yo he utilizado maíz,

pero podéis poner remolacha, por ejemplo.

Y terminamos con nuestras berenjenas rellenas

con huevo a la cazuela, que son estupendas para cenar

y quedarnos con muy buen sabor de boca.

Espero que lo hagáis en casa y que nos compartáis las recetas,

que "Saber vivir" lo hacemos entre todos.

Bueno, Marta, pues ya tenemos lo básico

para cocinar hoy, para comer, desde el desayuno hasta la cena.

Nuestras comidas básicas, que no pueden faltar en el día

para que no repartamos los nutrientes.

Y ojo, hablamos de comidas básicas,

pero también tenemos alimentos básicos,

sobre todo, ahora que estamos haciendo

cocina de aprovechamiento, Miri, y son poco perecederos.

Así que nos sirven de hilo conductor

para muchas elaboraciones.

Tengo aquí un trío, A ver.

que es la patata. Ajá.

Por aquí también tengo los huevos.

Y tengo arroz. Muy bien.

¿Cómo lo ves? ¿Los tienes tú en tu casa, Miri?

Hombre, cómo no los voy a tener si son fáciles de conservar.

Se pueden comprar en gran cantidad.

¿Nos vas a dar ideas para cocinarlos?

Eso es, vamos a dar ideas para cocinarlos.

Pero ojo, no de forma monótona, que parece que son básicos,

pero no hay que cocinarlos de forma básica.

Vamos a hacer ideas muy chulas. Vamos con la patata, empiezo.

¿Tú cómo cocinas la patata?

La patata, pues, por ejemplo, en tortilla de patata

o cocida en un puré.

Muy bien. Pues yo os voy a dar otra idea.

Tengo por aquí la patata.

¿Has probado los ñoquis? Sí, me encantan.

Los ñoquis podemos hacerlos caseros.

Solo necesitamos un kilo de patatas bien limpias,

200 gramos de harina, un huevo.

Lo que hacemos es cocer la patata.

Cuando la tengamos cocida, la vamos a machacar con un tenedor

para que se vaya enfriando y, cuando esté templada,

añadimos la harina y el huevo.

Amasamos, hacemos nuestro rollitos,

cortamos y cocemos, ya tenemos nuestros ñoquis.

Pero es que además se me ocurren otras superoriginales,

como unos gofres de patata, Miri.

Uy, gofre de patata. Y un sinfín.

También podemos rellenar una patata.

Si hay de todo, te digo yo...

Verdad que, a veces,

nos quedamos con las patatas fritas.

También es verdad que una patata frita

con su huevo frito en aceite de oliva está muy rico, Marta.

Está muy rico y está bien tomarlo de vez en cuando.

Pero hay otras formas también de cocinar el huevo, por ejemplo.

Mira, te lo enseño por aquí. A ver.

Te lo acerco para que lo veas, el huevo.

Hay una elaboración riquísima y superoriginal para sorprender

que es el huevo nube.

Lo que tenemos que hacer, espero que lo pruebes, Miri,

y todos en casa, es separar la clara de la yema.

Montamos las claras a punto de nieve muy bien.

Para que se queden bien fijas, podemos incorporar un ácido

que ayudará a que sean más estables.

Las ponemos en forma de nidito y encima echamos la yema,

que estará cruda.

Metemos el conjunto 200 grados durante 3 minutos en el horno

y queda ideal.

Buenísimos, pero también podemos, por ejemplo,

hacerlo a la cazuela y utilizamos como cazuela una berenjena rellena.

Un sinfín. Fíjate.

Bueno, nos has dado opciones para la patata,

para el huevo. ¿Qué me dices del arroz?

A ver si podemos salir de la clásica paella,

del arroz con tomate, del arroz con leche...

Efectivamente, lo primero que tenemos

que tener en cuenta cuando hagamos arroz,

a ver si lo ves, Miri, tu casa es que sea integral.

Integral. Efectivamente, lo has visto.

Así, nos aseguramos de que sea un arroz ya distinto

y más rico y más saludable.

Podemos hacer, por ejemplo,

el típico arroz con leche y lo podemos versionar.

Sustituimos el azúcar por dátiles. La misma cantidad.

Va a saber un poco menos dulce, pero vamos a añadir más aromáticos.

Vamos a añadir más canela, más ralladura de cítricos

y la otra parte va a ser triturar, triturar esa pasta.

La trituramos muy bien,

la llevamos al calor con un sobre de gelatina,

esto para un litro de leche y hacemos una tarta,

como si fuera una tarta de queso, pero de arroz con leche.

Y si no, pues un sushi bien rico.

Menudo trío de salud que nos ha traído hoy, ¿eh?

Bueno, no vayas tan rápido, Miri, porque tú desde ahí ves solo esto.

Pero es que ya tengo por aquí en mi cocina escondida una cosa,

porque vamos a hacer un cuarteto saludable

saludarle con una hortaliza que realmente es una fruta.

A ver si sabes cuál es. A ver, tomate.

Los tomates.

¿Qué tal? ¿Te gusta el tomate, Miri?

¿Sabes qué me pasa a mí con el tomate?

Que o bien los compro muy verdes o bien acaban madurando rápido

y se me echa el tiempo encima para cocinarlo.

Nunca le encuentro el punto. Pues te voy a contar una cosa.

Mira, si tenemos un tomate bien madurito,

cómo no, podemos hacer una salsa,

una crema o un tartar de tomate. Ah, muy bueno.

Picamos el tomate muy finito, como si fuera un atún rojo

y lo aliñamos igual con un poquito de tabasco,

con un poquito de salsa de soja, añadimos sésamo,

lo emplatamos como si fuera un tartar y está buenísimo.

Y otra cosa que me encanta es una sopa de tomate

bien fresquita ahora que ya va llegando el calor,

con jengibre y leche de coco.

Se tritura todo y está ideal.

Me encantan, Marta, todas esas ideas

y consejos que nos has traído.

Y quiero recordar que podemos volver a verlos

y escucharlos en la web de RTVE, y como siempre,

en nuestras redes sociales, en Twitter y en Instagram,

que estamos deseando que nos hagáis estas preguntas

y contestar todas las dudas que haga falta.

Está claro que una buena alimentación

es la base para tener una buena salud

para evitar enfermedades, incluso, como el cáncer.

Apoyamos a todos los pacientes con esta enfermedad

y también a sus familiares.

Sabemos que es una carrera de fondo, sobre todo ahora,

en tiempos de coronavirus.

Por eso en "Saber vivir" nos sumamos a la carrera

más larga de la historia, por la vida y contra el cáncer.

¡Feliz semana! Cuidaos mucho.

"Un paso puede cambiar muchas cosas.

Miles de ellos, muchas más.

Y es que nuestra carrera nunca para.

Por eso, este año, ante la situación del COVID-19,

nos ponemos en marcha desde casa.

Así, cuantos más pasos reunamos, más larga será la carrera.

Porque en la lucha contra el cáncer, nada te puede parar."

(Música)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 10/05/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 10/05/20

10 may 2020

En este programa descubrimos qué pautas de higiene alimentaria nos pueden ayudar a combatir el coronavirus. Por qué las dietas no siempre son una buena idea y cómo podemos perder peso de forma saludable. Hablamos con nuestro médico de familia del control de la tensión y de la glucosa, y de los síntomas que nos avisan de problemas cardíacos como la angina de pecho o el infarto. Y aprendemos a sacar el máximo partido a ingredientes tan básicos como la patata, el arroz o los huevos.

ver más sobre "Saber vivir - 10/05/20 " ver menos sobre "Saber vivir - 10/05/20 "
Programas completos (416)
Clips

Los últimos 3.287 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios