Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5777806
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 31/01/21 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Bienvenidos a "Saber vivir".

En este invierno hay que tener sano y fuerte el organismo

y para eso necesitamos los ladrillos de las proteínas

que componen el edificio de nuestro cuerpo.

Ya veremos dónde está la mejor proteína,

si en la carne, el queso o la legumbre.

A esas proteínas sumamos las vitaminas de frutas y verduras,

como el pimiento, la pera, eso sí, con su piel y todo.

Y atención a las salsas que nos cocina hoy Marta

y a sus versiones más ligeras y saludables

de la mantequilla y la mermelada, para chuparse los dedos con salud.

Como hace el maravilloso minichef Dani Serrano,

el cocinero más joven de España.

Hoy vamos a hacer... -Tortilla de patatas.

Tortilla de patatas. Y echamos los huevos.

(Música)

Luego veremos la receta del minichef

y también la receta del padre Ángel

con su medicina de la solidaridad.

La receta del jugador Andrés Iniesta

para vencer su depresión antes de ganar

la Copa Mundial de fútbol.

Y la receta de nuestro médico de familia

Fernando Fabiani que nos habla hoy de la vacuna del coronavirus

y de tres medicamentos muy consumidos:

paracetamol, ibuprofeno y omeprazol.

Y como la mejor vacuna es una buena alimentación,

empezamos con un alimento de invierno que nos llena de salud,

la deliciosa mandarina de la tierra valenciana.

Estamos en Valencia. Estamos cuatro generaciones

dedicándonos al cultivo de la mandarina

que empezó mi abuelo Gabriel hace más de 60 años.

Nos hemos ido pasando el testigo y a mi hijo también.

Lo mismo digo.

Yo aquí siempre de pequeño con mi madre, con mi abuelo

veníamos aquí mucho.

Todos los veranos me hacía trabajar.

¿O no se acuerda, abuelo? ¿No te acuerdas?

Una vez se planta, a los dos o tres años,

ya empieza a dar fruta.

Una vez está con color, probamos el sabor.

Si está dulce y se pela bien, pues vamos a cogerla.

Intentamos cogerla a ras.

Esto sirve para que cuando la mezclamos con otra

no se pinche una a la otra.

Hay otros clientes que nos piden que las cojamos con hoja,

así más o menos, que se quedan más bonitas.

Esta es una variedad de mandarina que se llama clementina.

Empezamos a cogerla en septiembre y dura unos dos o tres meses.

Y a partir de ahí ya empieza otra variedad.

Aquí tenemos tres variedades distintas de mandarina.

La satsuma, que es originaria de Japón,

es una mandarina con poco color, mucho zumo;

un poquito más difícil de pelar.

Un poquito menos comercial, se planta menos.

En España no, pero fuera sí que le gusta a la gente,

sobre todo a los alemanes y a los Países Bajos.

La clementina es más agradable de comer, se pela fácil.

Es la más popular. -Es más agradable, es más popular.

Después de la clementina empieza la clemenvilla

y después la clemenrubí. Hay muchas variedades.

Pues hace cuatro años, ya con 98 años

yo creo que ya le tocaba pasar el relevo.

Mi mujer es alemana y decidimos

empezar a mandar frutas a familiares, a amigos.

Y aquello empezó a crecer y crecer, "Vamos a hacer una web,

vamos a empezar a mandar". Y en esa estamos.

La están liando estos chicos. -Claro.

Ya que tenemos mandarinas, aprovechamos

y le damos nuestra versión, le añadimos zumo de mandarina,

trocitos pequeños de mandarina.

Y así tenemos una coca de llanda, que es de aquí, es muy típica.

Y también podemos hacer una tarta, le ponemos trocitos de mandarina

y, nada, está muy rica.

Esto sí que es saber vivir, rodeado de la familia,

con buen tiempo y un buen producto.

(Música)

Hay que comer mandarinas y más en este 2021,

declarado por Naciones Unidas

como el año de las frutas y las verduras

por su alto valor nutritivo.

Y con la cuesta de enero, cocinar y aprovechamiento

que la vida está muy cara y hay que tirar lo menos posible.

Empezando, Beatriz, por las frutas y las verduras frescas.

Buenos días, Miriam. Lo vamos a aprovechar todo,

no vamos a desperdiciar absolutamente nada.

Y porque vamos a consumir los vegetales frescos y sanos,

tenemos que extremar las medidas de higiene,

incluso aunque sean ecológicos.

¿Por qué? Porque pueden tener suciedad,

restos de tierra y también por lo que no vemos:

los microorganismos, las bacterias, los virus,

esos parásitos. ¿Qué tenemos que hacer?

Siempre lavarlos. Y tenemos que tener en cuenta

que pueden tener contaminantes químicos también

que proceden de los pesticidas, los herbicidas;

incluso de contaminantes ambientales.

Y si las compramos y las comemos crudas y sin pelar,

muy importante una desinfección. ¿Cómo desinfectamos? Muy fácil.

Bajo el grifo lavamos bien y luego las sumergimos

durante cinco minutos en tres litros de agua

con una cucharadita de lejía apta para la desinfección

del agua de bebida. A continuación,

aclaramos bien bajo el grifo y ya las tenemos.

Eso lo debemos hacer siempre.

Me pregunto si con ese lavado se elimina esa cera

que se le pone muchas veces a la fruta y a la verdura

para que luzca tan brillante. Sí, eliminamos la cera.

Pero la cera es segura, no supone un riesgo para la salud,

la podemos consumir. ¿Para qué se usa la cera?

Tiene varias funciones tecnológicas.

La primera que nos llama la atención a los consumidores

porque aparecen tan brillantes, tan bonitas,

pero tiene otra función más importante

que es la de conservar, conserva muy bien los alimentos

porque evita que se deshidraten las frutas y las hortalizas

por la transpiración; no se pierde agua

con lo cual aumenta su vida útil, ¿qué quiere decir?,

que se conservan mejor. Por lo tanto, muy importante

que no nos fiemos de esos mensajes falsos y sensacionalistas

que circulan por Internet. Bien dicho.

Después de lavar frutas y verduras, llega el momento de pelarlas,

de mondarlas. No sé si vamos a hacerlo o no

porque a veces se dice que la piel de una manzana

es donde guarda sus vitaminas, o de cualquier otra fruta.

La fibra, los carotenoides, la vitamina C, los polifenoles,

todos esos fitonutrientes que tanto nos interesan

están distribuidos a lo largo de toda la fruta, de la hortaliza.

Pero es verdad que justo en la piel tiene una concentración mayor,

es muy interesante comérnoslas con piel.

Vamos a poder comernos la manzana y la pera a bocados.

Muy bien. Rallemos la piel de los cítricos,

como las naranjas o los limones, y lo podemos usar

en una ensalada o incluso para hacer una infusión.

Vamos a ser más atrevidos. Venga.

¿Por qué no asar la piel del plátano como hacen en tantos sitios

y comérnosla así? Luego hay otras hortalizas

de las que podemos consumir su piel,

pero hay que tomarlas cocinadas, como, por ejemplo,

la patata, el calabacín o la berenjena.

Nos pasa lo mismo. Justo en la piel

tienen la fibra, los carotenoides. Pero lógicamente

tenemos que consumirla cocinada. Es muy importante

que las cocinemos siempre de una forma saludable.

¿Qué quiere decir? Que las podemos cocinar asadas,

guisadas a una temperatura media y evitamos las altas temperaturas

que producen compuestos tóxicos.

En definitiva, comamos más fruta y más verdura en este 2021.

Por ejemplo, una buena ensalada o un buen plato de pisto.

Pero para eso primero nos vamos al mercado

a por un buen pisto manchego.

(Música)

Hay que ver, Luján, cómo siempre esta zona,

el área de fruta y verdura tiene este colorido tan bonito.

Podemos ver que tenemos la fruta y verdura de temporada,

que es superimportante porque nos va a dar los nutrientes

que nuestro cuerpo necesita.

Los colores que tienen es lo que nos da la naturaleza.

Dependiendo de la fruta y verdura que tenemos,

van a ser los nutrientes que nos van a aportar.

Aquí, por ejemplo, mira los colores que tenemos

en distintas áreas de la acelga: tronco amarillo, rosa.

Luján, lo importante que es en la alimentación o la nutrición

la combinación. -No solo porque, bueno,

como estamos hablando de nutrición, por los nutrientes,

sino también para alegrarnos la vista.

Aquí tenemos ejemplos de cuántos colores,

variedades y texturas podemos utilizar de vegetales.

Y entre el crudo y el cocinado, ¿con qué nos quedamos?

Hay que combinar también, hablando de combinación.

Tratemos, aunque haga frío, de no todo que sea plato de cuchara

o salteado o al horno, tomemos más crudo.

Por ejemplo, vegetales de hoja.

Un plato muy tradicional es el pisto.

Hay que echarle imaginación. Si en casa tengo otro vegetal,

lo añadimos. Es fácil, económico

y muy nutritivo para estos días de invierno.

Con toda esta verdura hay que preparar ese pisto.

Vale. -Venga.

La tradición no se puede perder, es nuestro punto de partida.

Lo que pasa que hemos cambiado la técnica

de la cocción de la verdura

y la hacemos para que sea un poquito más saludable.

Te voy a contar los ingredientes.

Hoy pimiento, tenemos el calabacín, tenemos la berenjena,

tenemos la cebolla

y como protagonista de nuestro plato que siempre es,

como no podía ser de otra manera, nuestro tomate.

Lo vamos a hacer al vapor, toda la verdura al vapor

y poquito tiempo porque queremos que todos los nutrientes

y los sabores no se pierdan.

Le añadimos nuestra salsa de tomate frito

que se ha estado haciendo durante tres horas.

Tomate frito la salsa.

Y lo dejamos al menos una horita a fuego lento.

Qué pinta tan rica tiene. -¿Has visto?

El pisto es un platazo.

Le vamos a añadir huevo a la plancha.

Un plato supercompleto, equilibrado, saludable.

Es una maravilla.

El pisto es un plato clásico de la dieta mediterránea

y la dieta mediterránea es la base de una buena salud.

Porque el cuerpo humano es como un edificio,

necesita buenos cimientos en su base y buenos ladrillos,

como este que tengo aquí.

El ladrillo de la proteína, Beatriz.

Los ladrillos que son los compuestos básicos

de las paredes de ese edificio.

Y son también, como las proteínas, los compuestos básicos,

los ladrillos de esas células que son los componentes del edificio

que es el cuerpo humano.

Tenemos proteínas que están implicadas

en la formación de estructuras, en la defensa del organismo

contra las infecciones, en la reparación de tejidos.

Es decir, sin proteínas no podemos vivir.

Otra cosa es que nos hartemos a comer proteínas.

No, no, tenemos que comer buenas proteínas,

proteínas de alta calidad.

¿Cómo reconocemos esas proteínas de alta calidad?

¿Dónde las encontramos?

Las proteínas son como una cadena llena de eslabones.

Y cada uno de esos eslabones son aminoácidos.

Tenemos 20 aminoácidos que se combinan entre sí

para formar esas proteínas y de esos 20,

nueve son los que se llaman aminoácidos esenciales,

que quiere decir que debemos ingerirlos

en nuestra dieta, no somos capaces de fabricarlos.

Una buena proteína es la que tiene todos los aminoácidos esenciales

en buena cantidad y, además, que los podemos absorber muy bien.

Ahí tenemos proteína de alta calidad

que llamamos proteína de alto valor biológico.

¿Como por ejemplo? Por ejemplo tenemos la del huevo.

Y en el huevo tenemos proteínas en la clara y en la yema.

No son iguales las de la clara y la yema,

pero en los dos casos son interesantes nutricionalmente.

Sabemos que el huevo es un alimento de origen animal,

¿quiere eso decir que esas proteínas

de alta calidad solo las encontramos

en esos alimentos de origen animal como el huevo o la carne?

Ni muchísimo menos. Tenemos proteínas

de muy alto valor biológico en el pescado o en el marisco.

Te pongo un ejemplo: el atún tiene más cantidad

de proteína que el queso o que la ternera.

Y tenemos también las gambas que tienen más proteínas,

ganan al huevo o al requesón. Y no debemos olvidar otra cosa,

tenemos proteínas vegetales de muy alta calidad

que son las proteínas de las legumbres.

Pero se dice, o lo he escuchado, que las legumbres

tienen una proteína incompleta y que debemos acompañarlas

con carne, por ejemplo. Hay muchas falsas creencias

en torno a las proteínas vegetales y de las legumbres.

Es verdad que las lentejas son deficitarias

en algunos aminoácidos esenciales, los aminoácidos azufrados

como la cisteína o la metionina. ¿Debemos preocuparnos por eso?

No, porque esos aminoácidos los vamos a consumir

a lo largo del día, no hace falta que sea en la misma comida,

a partir, por ejemplo, de los cereales.

Y ahí ya cubrimos todas nuestras necesidades.

Y no podemos olvidarnos de que hay legumbres,

como la soja o el garbanzo, que tienen proteína completa,

es decir, tienen todos los aminoácidos esenciales

y los tienen en buena cantidad, es proteína de muy alta calidad.

¿Es verdad que una dieta rica en proteína

nos ayuda a adelgazar por ser la proteína saciante?

No, la Autoridad Europea de Salud Alimentaria

no ha encontrado evidencia que una dieta alta en proteínas

sea más saciante ni que por eso nos ayude a bajar de peso.

La proteína nos aporta la misma energía

que los hidratos de carbono, 4 kilocalorías por cada gramo.

Y debemos decir también que antes pensábamos

que una dieta alta en proteínas podía tener riesgo para la salud.

Esto no es así en personas sanas, pero cuidado

porque en personas que tengan algún problema renal,

consumir altas cantidades de proteínas,

ya sea para ganar masa muscular o para intentar perder peso,

no es necesario y además puede tener riesgos.

Para aprender a comer lo que tenemos que hacer

es consumir buenas proteínas, buenos hidratos de carbono

y buenas grasas. Y para eso nada como hacer

una buena compra, una compra saludable en el mercado.

Muchas gracias, Beatriz. Tú lo has dicho,

hay que saber comprar para saber comer.

Y por eso ya me está esperando Aitor Sánchez

en busca de un alimento tan rico en proteína como el queso.

¡Y menudos quesos!

(Música)

Hola, Isabel. Hola.

Bienvenidos a mi cava de maduración.

Qué bien que huele aquí. ¿Todo este queso está madurando?

Claro que sí, por nosotros.

¿Cuántos tipos de quesos llegáis a tener?

Aquí más o menos unos 150, pero trabajamos unos 320.

¿Por qué hay que darle tantas vueltas a los quesos?

Hay que dársela diariamente para que la humedad

sea uniforme por todos los espacios.

Es una de las formas de afinación de los quesos,

como un principio. ¿Afinación has dicho?

¿Como un violín? Más o menos.

(RÍEN)

Es llevarlo hasta su punto óptimo mediante diferentes procesos.

Uno es el volteo, otro el cepillado, otro el lavado.

Que te suene bien en boca. Exacto.

Cientos de tipos de quesos distintos, Aitor.

¿Son todos iguales nutricionalmente hablando?

Por ejemplo, ¿nos aportan la misma cantidad de proteínas?

No es así. Para empezar partimos de materias primas diferentes.

La leche de cabra, de oveja, de vaca o de búfala

tienen diferentes proporciones de proteína de grasa.

¿Qué vamos a obtener? Una concentración

de la proteína de la leche, de la grasa de la leche,

del calcio de la leche.

El queso es un producto muy concentrado.

¿De qué va a depender que esté más o menos concentrado?

Sobre todo, del tiempo de curación.

¿Cómo clasificamos los quesos según el tiempo de maduración?

Lo podemos hacer desde lo más fresco,

unos siete días aproximadamente.

Aquí tenemos el mismo queso en dos maduraciones,

esta es de cuatro a seis meses y esta de seis a nueve meses.

¿Sería semicurado? Semicurado, este sería curado

y a partir de nueve meses lo podríamos llamar reserva

o gran reserva.

Aquí tenemos uno de 18 meses

y por último tenemos uno de tres años.

Un queso que esté muy tierno, un queso muy blanquito,

de inicio se parece más nutricionalmente a la leche,

por lo tanto, tiene lactosa. Los quesos que están muy curados

apenas tienen lactosa, nada, unas pocas trazas,

y suelen sentar mejor a las personas con esta intolerancia.

En una dieta de adelgazamiento podría estar presente el queso,

eso sí, teniendo en cuenta su valor energético.

El gramaje de esta cantidad de queso debería ser menor,

es decir, unas pocas lascas, una cuñita pequeña.

Y quizá quesos más frescos sí que podríamos aumentar

la cantidad de gramaje o tomar en sus variedades fermentadas,

como los yogures, que pueden ser más interesantes.

¿El queso enriquece nuestra dieta?

Puede ayudar a completar algunos platos.

En el caso de comidas completas, imagínate, una ensalada,

un bocadillo, preparaciones que a veces están exentas

de platos proteicos. Pues añadir un queso

a esa ensalada o completarlo en un bocadillo

puede ser interesante en esos casos.

Del queso pasamos a otro lácteo tan popular como el yogur

porque dicen que es el mejor amigo del intestino.

¿Será científicamente cierto? Lo averiguamos

con una especialista en nutrición, Andrea Calderón,

secretaria científica de la Sociedad Española

de Dietética y Ciencias de la Alimentación.

Y también profesora de Nutrición de la Universidad Europea de Madrid.

Andrea, buenos días. Acláranos la cuestión del yogur.

Buenos días, Miriam. Exacto, el yogur es un producto

fermentado que viene de la leche gracias a dos bacterias llamadas

Streptococcus thermophilus y Lactobacillus bulgaricus.

Cada vez que nos comemos un yogur, estamos tomando

millones de esas bacterias que tienen beneficios

para nuestro organismo porque se quedan a vivir

dentro de nosotros en nuestro intestino,

nuestra microbiota. Además de que el yogur

tienen otros muchos nutrientes. Pero siempre que lo escojamos bien,

que tiene que ser un yogur natural, sin azúcar añadido,

sin edulcorantes, sin sabores porque adicionan ingredientes

que en exceso van a tener efectos perjudiciales

contrario a lo que buscamos cuando nos comemos un yogur.

¿Qué diferencia hay entre un yogur natural,

como este que tenemos aquí, y uno de esos yogures

que tienen bacterias añadidas que se conocen como bífidos?

Básicamente que los segundos no son yogures.

¿No? No.

Por legislación se pueden llamar leches fermentadas, pero no yogur.

La diferencia es que para su proceso de fermentación

utilizan bacterias diferentes como bifidobacterium,

de ahí lo de bífidos. Sí.

Aunque casi todos lo llamamos yogur, pero si miramos el etiquetado,

veremos que por ningún lado encontramos la palabra yogur.

Ambos tienen microorganismos vivos y ambos son probióticos.

Para que se entienda mejor. Imaginemos que nuestro intestino

es como una granja de la que somos los granjeros

y tenemos animalitos que son los microorganismos

y queremos poblarlo con más. Para ello tendremos que ingerir

alimentos probióticos con esos microorganismos

que se van a quedar habitando en nuestra microbiota

y aportando beneficios. Por ejemplo.

¿Y qué otros probióticos hay?

Dentro de leches fermentadas hay muchos más,

por ejemplo, el kéfir, el skyr, que son muy similares al yogur,

pero usan microorganismos distintos para fermentar.

O tenemos el tempeh, que es un fermentado de la soja,

y se suela utilizar como sustituto de la carne

en algunas recetas.

O tenemos el chucrut, que es la col fermentada.

Se dice que es importante el buen equilibrio

de esas bacterias, ¿por qué? Para hacernos una idea,

en nuestro intestino habitan más de 100 millones

de microorganismos diferentes,

de los cuales hay más de 2000 especies.

Se alimentan de los nutrientes que ingerimos por la dieta

y a cambio nos ofertan distintos servicios

siempre y cuando nos cuidemos bien. Por ejemplo, pueden sintetizar

algunas vitaminas como la vitamina K;

pueden generar barreras frente a agentes infecciosos

o agentes nocivos externos.

Y también muy importante, estimula y refuerza

nuestro sistema inmune. Muy importante ahora

que estamos en pandemia, que si nos toca el coronavirus

lleguemos con las defensas lo más fuertes posible.

Decías que en nuestro intestino tenemos una especie de granja

de bacterias que como buenos granjeros

tenemos que alimentar bien. ¿Cómo alimentamos esas bacterias?

Para alimentar bien nuestra microbiota

tenemos que ingerir alimentos prebióticos,

que son aquellos que contienen los nutrientes y la energía

que necesita para alimentarse nuestra microbiota.

Normalmente son alimentos vegetales muy ricos en fibra dietética.

Por ello tan importante que consumamos en nuestra dieta

legumbres, cereales integrales, no blancos que pierden la fibra,

frutos secos, semillas como chía o lino

y también frutas y verduras.

Destacaríamos alcachofas, espárragos, puerro, ajo, plátano

entre prebióticos importantes.

Lo apuntamos y lo aplicamos. Muchísimas gracias, Andrea.

Enseguida el doctor Fabiani nos dará más consejos

para estar sanos y fuertes este invierno de coronavirus

en el que tanta medicación se toma cada año,

del paracetamol y el ibuprofeno al omeprazol

para, según dicen, proteger el estómago.

Nos espera también la cocina de Marta

con sus versiones más saludables de las salsas y la mantequilla

y la mermelada en repostería casera;

tan dulces como nutritivas.

Y nos espera la historia del gran campeón Andrés Iniesta

y cómo logró superar la depresión.

Porque la salud del cuerpo y la salud de la mente

están íntimamente unidas.

Por eso nos gustan tanto las clases de Helen,

para quemar grasa de la manera más divertida.

Adelante, Helen.

Ya sabemos que el baile nos ayuda en todo, diríamos.

Y sobre todo es un buen aliado para quemar esas grasas y calorías.

Hoy vamos a retar a un entrenador que creo que va a ser perfecto.

Rubén, ¿qué tal? -¡Helen! A tope.

Necesito ayuda del mejor. -Venga.

Nos ponemos la mascarilla. -Sin más.

Hacemos un entrenamiento de cardio

que nos dará mucha actividad y también fuerza.

Ritmo. Vamos, bien arriba esas rodillas.

Eso es.

Fuerte, aguanta. Eso es.

Aquí. Muy bien.

Cardio y fuerza, ¿no? Una mezcla básica.

Mezcla básica. Sobre todo, fuerza.

¿Nos ayudarías también con una sesión de baile?

Claro, por supuesto. -¿Qué necesitamos?

Yo querría movimiento aquí y ligereza de piernas.

¿Es samba esto? -¿En qué nos ayuda?

Cualquier movimiento de cintura o de cadera

va bien, ¿no? -Claro.

Importante que la cintura vaya de un lado a otro.

Es lo más importante de este baile.

Venga, va.

¿Dónde iba? Al movimiento de cintura y de brazos.

¡Bueno! -Para moverlo todo.

De un lado... Ahí, ahí. -Vale.

Te sentirás bien si doblas un poco las rodillas.

(Música)

Y para terminar, el mismo básico que hemos hecho aquí,

pero a un lado y a otro. -Vale.

Lo que llamamos cucaracha en realidad.

Lo hacemos de frente. -Puedes bajar un poquito

y hacerlo aquí. -Venga.

Un poquito haciendo glúteos, encerrona. Eso es.

¡No me dejas pasar ni una! -Ahí.

¡Hombre, te la doy yo a ti! (HELEN RÍE)

Lo tenemos. Creo que con esto y un par de veces seguidas

lo haremos bien. -Venga, va.

A por ello. -¿Vamos?

(Música)

Queremos que todo el mundo vaya probando posibilidades,

el baile desde luego es muy bueno.

(Música)

¡Ojo! ¡Qué bien!

¿Funciona o no? -Sí.

¿Quemaríamos esos excesos? -Quemaríamos, sin duda.

Sin duda aprenderíamos y nos reiríamos mucho.

Nos queda un rato para acabar de quemar.

Vamos. -Venga.

(Música)

Qué importante es hacer ejercicio físico.

En invierno es cuando menos apetece,

pero es cuando más falta nos hace.

Y este invierno más que nunca, doctor Fabiani.

Hacer ejercicio siempre es una buena idea,

el ejercicio tiene múltiples beneficios.

Uno de ellos fortalecer nuestro sistema inmunitario.

Y un invierno como este que hablamos tanto

de nuestras defensas, de los anticuerpos,

de los glóbulos blancos; de que queremos estar preparados,

estar en forma para combatir las infecciones,

mira qué buen invierno para poner en marcha

ese excelente propósito para el año nuevo

que es hacer más ejercicio. Es verdad que de anticuerpos

se está hablando mucho porque medio mundo

está en plena campaña de vacunación.

¿Cuánto tarda en hacer efecto la vacuna del coronavirus?

Muy importante ese aspecto porque hasta que no han pasado

al menos dos semanas de la primera dosis de la vacuna,

no empieza a haber cierto nivel de anticuerpos, de protección.

Fíjate que digo cierto nivel de protección

porque la protección máxima no se alcanza

hasta que no pasan una o dos semanas de la segunda dosis.

La dosis que muchas veces llamamos de recuerdo

o de refuerzo que permite aumentar la eficacia

y segundo, muy importante, que ese efecto dure más tiempo.

Por eso se dice que contribuye a dar memoria a nuestra inmunidad.

Pero no es una cosa que deba sorprendernos,

la mayoría de las vacunas llevan una o varias dosis de recuerdo.

Estoy pensando en la vacuna de la hepatitis, la del sarampión

o la del tétano.

Y esa inmunización, esa protección, ¿cuánto tiempo dura?

No lo sabemos con certeza. Hasta que las personas

que participaron en el ensayo clínico

no vayan avanzando los meses y veamos cuánto tiempo dura,

no lo sabremos. Pero la OMS hace una estimación,

dice que al menos durará seis meses. Es probable que dure más

de esos seis meses. De cualquier forma,

es un tiempo que nos permite de momento frenar esta pandemia

y si más adelante hace falta ponerme nueva dosis de recuerdo,

pues se pone. Puede ser de la misma vacuna

o que en este tiempo haya una nueva vacuna

o una que se demuestre que es más eficaz

o que sus efectos duran más tiempo, perfecto, la incorporaremos.

Pero estas pequeñas incertidumbres no tienen que hacer

que perdamos la confianza en la vacuna, todo lo contrario,

es una señal de que vamos actualizando

con toda la información que tenemos. A lo que sí debemos sacarle

una buena señal de prohibido son a estos bulos,

a esas noticias falsas que desaniman a la hora de vacunarse.

Y una señal aún más grande de prohibido a las personas

que difunden esos bulos por redes sociales

o por grupos de wasaps. Ese miedo a la vacunación

es lo que muchas veces nos hace recurrir a esos remedios naturales.

Miriam, las vacunas no tienen remedios naturales alternativos.

¿Y cómo fortalecemos nuestro sistema inmunitario?

Eso es otra cosa. La vacuna es lo fundamental

y por eso tenemos que potenciar que alcancemos el mayor porcentaje

de vacunación en nuestra sociedad. Mientras que la vacuna llega

y es un hecho de forma generalizada, podemos fortalecer

nuestro sistema inmunitario y ahí sí, ahí la clave

es de hacerlo de una manera natural. De hecho, hacer la base

de suplementos o de complejos vitamínicos

no sirve para absolutamente nada.

¿Qué tenemos que hacer para cuidar nuestro sistema inmunitario?

Uno lo acabamos de decir, hacer ejercicio.

Pero también cuidar la alimentación: una dieta rica en fruta,

en verdura; combatir el estrés, dormir el número suficiente de horas

y abandonar los hábitos tóxicos, que no nos ayudan.

Con esto ponemos en forma nuestro sistema inmunitario,

pero no solo para combatir el coronavirus,

sino de cualquier otro virus que nos ataque en esta época de frío.

Claro que sí. Y es importante cuidarnos la piel.

Tenemos que cuidarla del frío del invierno

y más aún si tenemos la piel sensible,

por salud y por belleza.

(Música)

La dermatitis atópica es una de las enfermedades de la piel

que más se ha visto afectada por la bajada de temperaturas

y el temporal que nos ha dejado Filomena.

Con el frío, el aire o la calefacción

la piel tiende a perder más agua, se reseca más

y eso favorece la aparición de lesiones inflamatorias

en forma de eczemas, que ocasionan un importante picor,

e incluso heridas o grietas que afectan de manera significativa

la calidad de vida de los pacientes porque producen dolor.

Nos pica la piel de una manera que es casi inexplicable.

"No te rasques..." Pero nos es imposible contenernos

porque es un picor tan intenso, que tienes la sensación

de que te llega como hasta el hueso.

Me diagnosticaron la dermatitis atópica

nada más nacer.

Cuando era un bebe era como un ser así rojo

y lleno de hematomas.

Y llevo 16 años viviendo con la dermatitis atópica.

Quería escribir sobre algo que me afectaba directamente

y nade mejor que la dermatitis atópica.

Así que una mañana escribí el corto y lo rodé.

Transmitir sin un diálogo ha sido importante en este corto

y mucha gente me lo ha agradecido porque dicen

que pueden sentir la enfermedad simplemente viendo las imágenes.

La dermatitis atópica es una enfermedad autoinmune

y es crónica. El 25% de los niños de España

tienen dermatitis atópica, pero en diferentes grados.

Hay algunos que llegan a desarrollar brotes durante la edad adulta.

Los atópicos si sudamos nos pica mucha el sudor,

entonces tampoco debemos abrigarnos en exceso.

Las zonas permanentemente expuestas al frío,

como la cara o las manos, sufren especialmente.

Pero debemos recordar que la dermatitis atópica

puede aparecer en toda la superficie corporal de estos pacientes.

Soy paciente desde que nací y he tenido épocas

a lo largo de mi vida donde he tenido

el 90% de mi cuerpo cubierto de eczemas.

No me podía sentar, no me podía acostar, dormir;

no podía hacer absolutamente nada.

El frío hace que la piel se nos resquebraje.

Te empiezan a salir grietas, se nos seca con más facilidad

y nos duele incluso.

Tenemos que estar hidratándonos todo el tiempo.

Tengo una rutina todos los días. Todas las mañanas me levanto

y me ocupa mucho tiempo la parte de las cremas,

la cara, por todo el cuerpo hay que dársela.

Los dermatólogos recomendamos intensificar mucho la hidratación

aplicándonos crema hidratante dos veces al día

y utilizar ropa de abrigo, como gorros, guantes, bufandas.

No os olvidéis, durante esta temporada de frío,

hidratación, hidratación y más hidratación para vuestra piel.

Hay que protegerse la piel y sobre todo las manos,

que los virus se contagian también por las manos.

Los del coronavirus, pero también los de la gripe

y los del catarro. Y mira que se toma medicación

precisamente en este mes de enero por esas cosas que hemos dicho.

Si hace falta tomar alguna medicación

para aliviar las molestias del catarro o la gripe,

no pasa nada por tomarla. Aunque, ojo, recordemos que este año

no toca pensar en catarros y en gripes.

Si aparecen síntomas de catarro o de gripe,

contacta con tu médico para descartar

que no sea coronavirus. Si el médico nos confirma

que es un catarro o que es una gripe habitual,

podemos tomar alguna medicación. Pero en esta automedicación

siempre recordad: no abusar en el número de tomas,

no abusar en la dosis, siempre la menor dosis posible.

Y, por supuesto, darle preferencia a la medicación

que tiene menos efectos secundarios. Siempre mejor usar paracetamol

que los antiinflamatorios como el ibuprofeno.

Y nunca automedicarnos con antibióticos.

Esto es importantísimo, los antibióticos

siempre con indicación médica. De hecho, vamos a sacar

un semáforo rojo a la automedicación tomando antibióticos

que tengo por casa o que me han dejado.

No debemos hacerlo porque esto produce un problema

que son las resistencias bacterianas.

Y te adelanto que es un grave problema para nuestra salud

tanto presente como en el futuro inmediato.

Y si en esas circunstancias tenemos problemas de ardor o de acidez,

¿cabe que pensar que es por la medicación

o por el virus del catarro o de la gripe?

Cabe pensar que no sea por ninguna de esas dos causas.

Puede ser por unos malos hábitos dietéticos, por ejemplo,

porque hago comidas abundantes, copiosas;

porque en esas comidas meto mucha grasa, mucho frito.

O porque tengo el hábito de nada más terminar de comer,

acostarme, tumbarme y eso favorece el reflujo.

Pero como tú decías, además de estos malos hábitos,

a veces hay infecciones por virus que pueden producir gastritis

y síntomas parecidos a los que comentabas.

O que la toma de algunas medicaciones,

como por ejemplo los antiinflamatorios,

pueden producir gastritis de este tipo.

Pero te adelante que en ninguno de los tres casos

la solución es tirarse de cabeza al botiquín

a buscar el ansiado omeprazol, ese mal llamado protector gástrico.

Entonces tengo ardor y acidez y no tomo omeprazol, ¿qué me tomo?

Lo primero que debo tomarme en serio es resolver la causa.

Quizá mejorando mis hábitos dietéticos

ya se quitan los síntomas. Claro.

O disminuyendo la cantidad de antiinflamatorios.

Evidentemente eso es lo primero. No pasa nada por tomar puntualmente

algún omeprazol, algún antiácido. Pero debemos recordar algo,

el estómago tiene un medio ácido porque lo necesita

para su funcionamiento. Si yo habitualmente

estoy neutralizando esa acidez, puedo interferir

con la absorción de algunos nutrientes.

Y vamos a sacar una señal de peligro no al antiácido, no al omeprazol,

pero sí a su toma habitual, diaria; solo si está indicado.

Es más, si una persona no puede pasar un día

sin tomarlo por las molestias, debe contactar con su médico

a ver qué es lo que ocurre. Algunas veces puede ser

un problema leve que no tiene importancia

y que ese es su tratamiento,

pero otras veces puede esconder un problema más importante.

Conviene que revisemos la medicación, ojo,

especialmente en nuestros mayores, estas personas de 60 o 70 años

que toman mucha medicación, a ver si ese omeprazol

es realmente necesario. Muchas gracias, doctor Fabiani.

Más de 80 años, en concreto 83 tiene nuestro protagonista

hoy en el espacio "Gente sana". Es el padre Ángel,

un asturiano lleno de un buen corazón

que se cuida cuidando a los demás. Es la medicina de la solidaridad.

(Música)

Buenos días.

En esta vida una de las cosas más importantes es sentirte útil,

sentirte vivo. Y me siento útil y vivo.

El poder estar con alguien, el poder dar algo a los demás.

Campeones, buenos días. -Buenos días.

Hace frío, ¿no? -Hace frío.

Voy a necesitar guantes también. -Sí.

Buenos días.

Buenos días.

Vengo aquí cada mañana

y vengo a saludar al jefe

y siempre a pedir ayuda.

(Música)

¿Qué tal?

Estamos desde las 7:30 a las 10:00 más o menos.

Es una iglesia que hemos tenido hace unos tres años

abierta 24 horas.

Ahora por el COVID está abierta durante el día

y por la noche cuando hace mucho frío.

Me ha llamado Gonzalo, que nos tienen calcetines y guantes.

¿Qué necesitas? -Toallitas de esas para limpiar.

Coge, coge.

Llevo viniendo dos años. Yo soy de Córdoba

y el padre Ángel pues estos dos años desde que llegué

y estoy tirado en la calle, pues me está ayudando bastante.

Hombres como él tenían que haber más.

Ya amaneció.

Vamos ahora a hacer un descanso

y me vuelvo para acá enseguida.

Me cojo a ti. -Vamos.

Buenos días. -Buenos días.

Buenos días. -Buenos días.

Me cuido todo lo que puedo, pero no me puedo cuidar mucho

porque tengo que cuidar a mucha gente.

Cuidarme ya me cuida el de arriba.

(Música)

Decimos que a veces hay que saber vivir

y saber vivir es vivir también con los medios de comunicación.

Es una tarea más en mi día a día.

(Música)

Aquí hacemos la misa.

Lo que tenemos es estima,

que las 24 horas del día está la estima siempre funcionando.

Había en mi pueblo un cura que ayudaba mucho a la gente.

Cuando eres niño te preguntas qué quieres ser,

quería ser cura como el cura de mi pueblo.

Por lo que hacía, no por decir misa,

después acabé diciendo misa también.

El mundo de hoy es mucho mejor y me atrevo a decir

que de hace ocho o nueve meses no están muchos de acuerdo.

Ha cambiado, es un mundo nuevo, distinto,

pero vamos hacia un mundo mejor.

Saber vivir es saber amar.

Saber vivir es lo que yo hago y muchos saben hacer

que es querer y dejarse querer.

Como buen asturiano seguro que el padre Ángel

es un amante de los platos de cuchara,

desde la fabada al arroz con leche. A ver quién se resiste

a esas tentaciones porque muchas veces

vienen servidas en cuchara.

Empezando por las salsas, que a mí me encantan,

pero hay que tener cuidado. Yo te digo una cosa,

si tienes un platito de algo con salsa

y terminas y no mojas en esa salsa, es como si no hubieras comido.

Cuidado con lo que comes y con lo que mojas.

Porque existen hasta 100 salsas en la cocina,

pero no todas son igual de saludables.

Ya. Y hay que tener cuidado

porque vamos al supermercado, es muy cómodo

comprar salsas hechas y encima son baratas.

Que estamos en la cuesta de enero, además esos botes grandes

con descuentos y en este caso, ojos abiertos y bolsillo cerrado.

Me ha gustado eso. Te ha gustado ese dicho.

Vamos a empezar analizando dos salsas universales

que hemos tenido todos alguna vez en nuestra nevera, en la cocina,

una fría y otra caliente. Venga.

La mayonesa y el tomate. Claro, sí.

¿Sabes qué tiene esa cucharada de mayonesa?

Mucho sabor, por eso nos gusta tanto

y muchas calorías también. En concreto tenemos 700 calorías,

que es una barbaridad, por cada 100 gramos de mayonesa.

En una cucharada sopera tenemos 200 calorías, un montón.

Es una salsa muy calórica porque se hace

a base de emulsionar un aceite con huevo.

En el caso de la mayonesa ligera, pues por muy ligera que sea

tendrá muchas calorías. No pensemos que por comprar

una mayonesa light, hala, al libre albedrío.

Solemos pensar eso. Pero tenemos 300 calorías

por cada 100 gramos de mayonesa. Lo importante

no es que tenga muchas calorías, el problema es el origen

de las calorías que vienen de la grasa.

Oye, si es aceite de oliva virgen extra, maravilloso,

pero si la compramos envasada es aceite de girasol, como este,

o aceite de soja, aceite refinado.

¿Y pasa lo mismo con la salsa de tomate envasada que compramos?

Fíjate, en unos 100 gramos de salsa de tomate,

tres cucharadas soperas que podemos echar en la pasta...

Exacto, realmente. Tenemos 8 gr de azúcar.

¡Muchísimo! Pero, ojo,

porque si encima es kétchup, triplicamos la cantidad.

Con respecto a la mayonesa ligera pasa también algo similar,

tenemos menos grasa.

Pero estamos duplicando la cantidad de azúcar

añadiendo un 50% más de sal. Y en todas estas salsas

la lista de aditivos es interminable.

A mí el kétchup y la mayonesa me dura siglos en la nevera.

Y los amantes de las salsas, ¿qué hacemos?

Habrá alguna salsa que sea saludable.

Sí, además saludable y rica y económica.

Eso es importante. Tú y yo sabemos de eso.

El yogur es maravilloso, es un probiótico

que enriquece los platos y nuestra salud.

Probiótico, ya me los has dicho todo.

Además microorganismos vivos que tenemos en la microbiota

y nos van a cuidar. Tengo una salsa que vale para todo.

Para acompañar una hamburguesa, para acompañar estos rollitos.

Si lo muevo, seguro que lo hueles porque esta especia...

A ver que me venga. Me huele como a la India,

a algo exótico. ¿Y qué hay en la India mucho?

¡El curry! ¡Curry!

Es una salsa de yogur, curry, cebolla, orégano

y aceite de oliva virgen extra, el que nos gusta.

Claro que sí. Y esto es perfecto

para acompañar un plato completo que tiene hidratos de carbono,

fibra en este wrap, una tortilla de trigo integral;

metemos proteína con salmón que es un pescado azul,

ácidos grasos, omega 3, supernutritivo,

que lo tenemos por aquí mechado con salsa teriyaki.

¡Salmón mechado con salsa teriyaki!

Esto tiene que hacerlo todo el mundo en casa,

es una obligación porque está riquísimo.

¿Cómo se hace? Quitamos la piel al salmón,

lo ponemos en la sartén y lo marcamos a la plancha.

Ya está hecho, retiro la sartén y con dos tenedores mecho el salmón.

En esa misma sartén echamos una cucharadita de harina integral

para que absorba todo el jugo que soltó el salmón.

Echamos dos cucharadas soperas de soja.

Vale. Una cucharadita de vinagre

de arroz, de manzana; media cucharada de sirope de agave.

Un chupchup y se queda un salmón meloso, riquísimo

que vamos a acompañar con verduras en crudo.

Tenemos canónigos, rúcula, guacamole, cebolleta.

Estamos tomando muchas vitaminas y minerales a tope.

Riquísimo y económico, como a nosotros nos gusta.

Tenemos que animarnos a cocinar y hacerlo desde pequeños.

Para animaros basta con ver al minichef Dani Serrano

de solo cuatro añitos. Nos cocina una tortilla

tan saludable como esta. ¡Adelante, minichef!

Hola, soy Dani. -Y yo Jesuli.

Hoy vamos a hacer... -Tortilla de patatas.

Tortilla de patatas.

Cebolla, calabacín, patatas, huevos.

Cortamos el calabacín en dados, pero en dados.

Y ahora cortamos las cebollas.

Hay que pelar las patatas.

Venga. -Oye, que yo soy un chef.

Pélalas tú. (RÍEN)

Cortamos las patatas en dados.

Ya está. ¿Me das la sal? -Sí.

Gracias.

¡Míralo! Muévela, anda.

Anda que...

Ya están fritas las patatas.

Y ahora echamos el pepino. -¡El calabacín!

El calabacín.

Ahora la cebolla.

Y echamos los huevos.

¡Vaya tela!

Ahora movemos.

Y este es el resultado final.

¡Um! -Chef, qué bueno.

Vista su maña en la cocina, imaginaos lo que puede hacer

el minichef si se propone cocinar una tostada

como esta de mantequilla y mermelada.

Te encanta. ¿Te gusta la mantequilla y la mermelada?

¿A quién no? Fíjate, sucede una cosa

como lo que hablamos antes con las salsas industriales.

Son productos ya envasados y muchas veces

a nuestra salud no le gustan. Por ejemplo, la mermelada.

La que compramos en el súper tiene hasta un 60% de azúcar,

que es una barbaridad porque tiene efecto conservante.

En segundo lugar, la mantequilla es una grasa saturada láctea

que muchas veces sustituimos por margarina,

una grasa vegetal hidrogenada que tampoco nos gusta.

Peor aún. Pero si me quitas la mantequilla y la mermelada

para la tostada, alguna alternativa,

alguna versión me tienes que dar a cambio.

Te voy a dar una versión saludable. Venga.

Tengo esta maravilla que es una mermelada

de arándonos con semillas de chía. Aquí nos quitamos

todo el azúcar de un plumazo y conseguimos esa textura de gel

con las semillas de chía. Qué buena pinta.

¿Dónde vamos a ponerla? ¿Dónde?

A todos en el desayuno nos gusta ese componente dulce.

Vamos a ver unas galletas que en vez de mantequilla,

que hemos hablado de sus grasas saturadas,

tienen mantequilla de cacahuete. Hemos triturado muy bien

los cacahuetes, que tienen ácidos grasos monoinsaturados,

polinsaturados, grasas saludables, y los hemos metido aquí.

Es más, son galletas integrales y que no tienen huevo,

no tienen lácteos. Si somos intolerantes a la lactosa

o alérgicos al huevo, podemos tomar estas galletas tranquilamente.

Menos mal que tenemos a ti y a tus versiones saludables.

Muchas gracias, Marta. Dulces son los pasteles,

pero hay pasteles deliciosos en versión salada,

empezando por el pastel de cabracho.

Veréis cómo cocinan este original pescado

en San Vicente de la Barquera. Y luego os contamos

la apasionante historia de Iniesta en la "Experiencia de vivir".

(Música)

¡Buenos días! -¡Buenos días!

Te traigo un cabracho, a ver qué te parece.

Cómo no, buena pieza.

Ahora hay pocos, hay mal tiempo.

Un buen cabracho, se ve en los ojos el brillo que tiene, la frescura.

Una carne muy tersa, muy sabrosa.

Vamos a hacer un pastel de cabracho típico de Cantabria

y de San Vicente de la Barquera.

Buenos días, Fausto, aquí nos ha llegado el cabracho.

A ver qué podemos hacer. -Oh, qué guapo.

El agua está ya calentita, lo metemos.

La cabeza también que tiene mucha comida.

Un puerro, una cebolla,

una zanahoria.

Y ahí le damos unos 20 minutos.

Le doy la vuelta para que cueza los dos lados iguales.

Él mismo va diciendo porque tú lo miras

y la carne se va despegando un poco.

Voy a sacarle las espinas porque es un pescado

que tiene mucha espina; no puede quedar ni una.

Le añadimos las gambas.

Un cacillo de tomate más o menos.

Y le voy a agregar tres huevos.

Luego la sal y le agregamos una pizca de pimienta al gusto.

Por último le echamos la nata.

Esta mezcla es la bomba.

Este plato su procedencia creo que es de San Sebastián,

de Arzak en concreto.

En Cantabria comenzó a hacerse

por el año 81 o 82 en el Molino de Puente Arce.

Es un plato que se fue extendiendo poco a poco.

Hoy en día pocos saben que es de Cantabria,

incluso bares normales no tienen cabracho en sus tapas.

Aquí tenemos el recipiente para el baño María.

Lo hemos puesto porque al sacarlo luego es más fácil.

Ahora lo meto al horno.

Está en su punto.

Creo que está en el punto ideal.

Tiene que quedar así, como mantequilla.

Mira qué ricura.

Eso es para comérselo no más de mirarlo.

Le pones un poco de mayonesa y un poco del pudin.

Lo preparamos como una tapita y esto está delicioso.

Mucha presión es la que soporta un deportista de alta competición

y si es jugador de fútbol la presión puede ser máxima.

Así la vivía en primera persona Andrés Iniesta.

No es solo jugar el partido de fútbol,

es una presión brutal, es una tensión continua.

Es entrenar perfecto cada día;

es ser el mejor en cada partido.

Todo eso es muy estresante

y muy agobiante a nivel mental.

Iniesta es hoy el protagonista de nuestra "Experiencia de vivir"

y hablar de Iniesta es hablar de la Copa que ganamos

en el Mundial de fútbol. Jesús, buenos días.

Buenos días, Miriam. Hay que hablar de Iniesta

con esa Copa del Mundo porque él fue el autor

del único gol con el que conseguimos la victoria en ese famoso partido

en Johannesburgo ante Holanda que nos dio la Copa del Mundo.

Y eso lo podía hacer solo un genio como Andrés Iniesta,

el genio de Fuentealbilla.

El jugador de fútbol español que más títulos ha ganado.

Fíjate, más de 40 títulos, una Copa del Mundo,

la que hemos hablado. Sí.

Cuatro Champions con el Barça; nueve Ligas con el Barça;

seis Copas del Rey y siete Supercopas de España.

Fíjate, ahí está. Casi nada.

Este es Andrés Iniesta, el hombre que más títulos ha ganado,

que por esa presión hay un antes y un después en la vida de Iniesta,

un antes del 2009 y un después del 2009,

un año clave en su vida. El año 2009 es el año

que venía de ganarlo todo y es el año previo al Mundial.

¿Qué pasó? Son cosas que pasan en la vida,

que la depresión no perdona a nadie, no sabes cuándo te va a llegar.

Y a Iniesta le llegó porque tuvo una lesión

en el abductor de la pierna derecha que no terminaba de superar

y se unió un mazazo muy fuerte porque se murió de un infarto,

de un ataque al corazón un compañero y gran amigo suyo

como Dani Jarque.

Y eso hizo que todas esas cosas le llevaran a una depresión.

Al abismo de la depresión que es algo muy serio.

¿Qué síntomas tenía?

Él define muy claramente cómo fue todo aquello.

Dice que primero te sientes mal, te sientes muy mal

un día, otro día, aquello no se te pasa,

no lo terminas de superar. No sabes lo que te ocurre,

en el análisis todo está bien. Pero hay una cosa,

que su cuerpo y su mente van disociados

y aquello se hace una bola enorme que va a más cada día

y al final terminas cayendo en un pozo, en una depresión

hasta que no tienes más remedio que pedir ayuda

porque no puedes salir de ese pozo, de ese hoyo.

Como es natural, los primeros que se dieron cuenta

de que Iniesta no estaba bien, que no se encontraba bien

fueron sus padres, María y José Antonio.

Así lo cuentan.

Su madre se dio cuenta de que no estaba bien.

Dice: "No solo es raro, no come, se quiere ir a la cama".

Yo cuando ya vi que estaba mal

fue la noche que nosotros dormíamos abajo.

Y cuando baja y me dice: "Mamá, ¿me puedo acostar contigo?".

A mí se me cayó el mundo encima.

Que tu hijo con 25 años que venga a medianoche

y se quiera acostar con su madre y todas esas cosas

es porque no lo pasa bien.

Y él me lo dice: "No estoy bien, papá".

¿Qué te pasa? "No lo sé, no estoy bien

y no estoy bien".

¿Y cómo salió Iniesta de ese lugar tan oscuro,

del abismo de la depresión en el que había caído, Jesús?

El primero que se da cuenta de esa situación a nivel deportivo

es su entrenador, Pep Guardiola,

que ve que a la vuelta del verano de 2009

Iniesta no es el mismo jugador, entrena sin ilusión,

juega, bueno, sin gustarle.

Se da cuenta de que algo no funciona.

Y entonces decide ponerle en manos de la psicóloga del club,

de Inma Puig, que le hace un tratamiento

en el que le ayuda mucha gente; le ayudan sus compañeros,

sus padres, le ayuda su mujer, etc.

Vemos lo importante que es pedir ayuda,

que te la den para recuperar esa ilusión que él recuperó.

Tanto es así que en 2010 dio el gol del campeonato.

Después de superar esa depresión fue Campeón del Mundo

con la selección en 2010; Campeón de Europa en el 2012

otra vez con la selección; Mejor Jugador de la UEFA en 2012

y triplete, Champions-Liga-Copa, en 2015.

Eso le ayudó mucho, le ayudó a superar esa situación.

Y no solo le ayudó en el aspecto deportivo,

sino que le ayudó también en el aspecto mental

porque después Iniesta, al superar el tema físico,

tuvo que superar otra serie de circunstancias

como que perdió su mujer un hijo a los siete meses de embarazo.

Y fue el propio Iniesta quien pudo más superar la situación,

incluso ayudó a su mujer a superarlo también

que la pobre sufrió mucho. Claro.

Andrés sabe que el testimonio de su enfermedad

puede ayudar a muchísimas personas

y por eso ha enviado este mensaje dicho desde el corazón

Cuando explico esto no es porque diga:

"Mira, yo soy Andrés Iniesta,

soy futbolista, soy un personaje público

y hoy os voy a dar una lección

de cómo superar la depresión, la ansiedad

o lo que quieras decir".

Que soy un personaje público, claro, pero...

Mucha gente o en este caso algunas personas me han dicho:

"A raíz de que has explicado esto,

mucha gente lo ha explicado.

O a la consulta han venido personas que han dicho:

"Oímos a Andrés, o a Iniesta,

explicándolo y nos ha animado".

Pues bienvenidos, es algo que me alegra.

Pero yo siempre he tratado de ser una persona normal

dentro de que el mundo donde he vivido o vivo

es especial.

Nos quedamos con el ejemplo de Iniesta

y con sus ganas de vivir que harán mucho bien

en estos días tan fríos de invierno.

Busquemos ahora el sol de la ilusión

con el ejemplo de Iniesta y también con el de otro

gran campeón del deporte español.

Porque es el campeón del mundo de kárate, Damián Quintero.

Con este gran maestro, número uno en artes marciales,

nos vamos deseando que paséis un feliz domingo.

Cuidaos mucho, pero mucho, mucho.

(Música)

Hola a todos. Soy Damián Quintero,

número uno en el ranking mundial de kárate

y número uno en el ranking olímpico.

El kárate se divide en dos modalidades: kumite y kata.

Kumite es el combate.

Y el kata os lo enseño ahora, venid conmigo.

(Música)

Estamos en uno de los gimnasios que tiene

el centro de alto rendimiento de Madrid,

este gimnasio donde solemos echar la primera del día.

Trabajar todo lo que es el físico, pero de cara

a transferirlo en kata, que es la parte más técnica.

Intentamos trabajar esos mismos movimientos

que realizamos dentro de un kata

con mucha carga para buscar esa explosividad.

(Música)

(GRITAN)

Empezamos con kihon, que es lo que llamamos nosotros

a la técnica fundamental.

Y luego nos ponemos ya a trabajar el kata de competición.

Empezamos trabajando desde movimientos de cadera,

el posicionamiento de los dedos con mano abierta, que no se abran.

(GRITA)

(Música)

Y continúo. Uno...

Yo cogí la selección en el año 2016.

Y la verdad es que Damián ha tenido una evolución

muy favorable, aunque ya venía de tener un nivel muy alto

en competición internacional.

Y pulir ese poquito más se ha ido notando.

Cuando estamos en el tatami, por supuesto,

es la máxima autoridad; es quien organiza todo,

planifica todo. Te da respeto como el kárate,

el kárate uno de los valores más arraigado que tiene

es el respeto hacia el sensei, que es como llamamos al maestro,

y hacia los compañeros.

(GRITAN)

Cuidarse un poco, comer mucha fruta, mucha verdura

durante toda la semana. No suelo comer mucha carne,

como pollo por sacar la proteína de algún lado;

huevo, leche, pescado.

Una alimentación bastante equilibrada.

Cuando cambias, cuando está cerca una competición,

el tema de los hidratos.

Creo que lo que hemos aprendido en una carrera larga como la mía,

pues los valores se aplican a la vida cotidiana.

Y conforme te vas haciendo mayor y con más experiencia

sabes más estar también en todo tipo de situaciones.

(Música)

Estamos entrenando duro para luchar por un objetivo

que es tremendamente grande que es el sacar el oro en los JJ.OO.

y sería una buena manera de culminar la carrera.

Uno va viendo cada vez más cerca la retirada

y esa manera de terminar en los Juegos sería el todo.

(Música)

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 31/01/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 31/01/21

31 ene 2021

En este programa aprendemos por qué no deberíamos tirar la piel de frutas y verduras, qué son las proteínas de alto valor biológico y en qué alimentos las podemos encontrar. Descubrimos que los aportes nutricionales del queso cambian según va madurando, cómo nos ayuda la microbiota y cómo debemos cuidarla nosotros, cuánto tiempo tarda en hacer efecto la vacuna del coronavirus y cuánto tiempo se mantiene su efecto. Y hablamos de dos deportistas de élite: Andrés Iniesta y cómo salió de una depresión, y cómo entrena Damián Quintero, número uno del ranking mundial de kárate.

ver más sobre "Saber vivir - 31/01/21" ver menos sobre "Saber vivir - 31/01/21"
Programas completos (446)
Clips

Los últimos 3.620 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos