Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5887714
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 25/04/21 - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos a "Saber vivir".

Hoy nos fijamos en la carne procesada,

del jamón curado a los embutidos,

que mira que gustan en el aperitivo,

y más en fin de semana, pero no todos son iguales

y hay que tomarlos con moderación, como vamos a comprobar.

De la cocina nos llega también el olor del puchero.

Hoy toca hablar de guisos y estofados

en busca del plato más nutritivo.

Y en la repostería, la versión más saludable

de ese bollo redondo con forma de rosquilla

que nos conquista con su dulzor.

Si lo acompañas con café, atención al médico especialista,

que hoy nos cuenta cómo afecta esta bebida a la salud digestiva.

Y en la consulta del médico de familia

hablamos de retención de líquidos, del aumento de volumen

y de los trombos que preocupan más que nunca

por los efectos secundarios de la vacuna del coronavirus,

pero, como la mejor vacuna es la vida sana,

esta mañana os ayudaremos a dormir mejor, sin pastillas,

para tener mucha energía durante el día.

Y para energía la que dan los pinchos de Bilbao,

tan ricos como estos.

Muy buenos días. -Buenos días.

-¿Cualquier hora es buena para tomarse un pincho en Bilbao?

-Cualquiera. -En Bilbao no os cuidáis nada mal.

-No. -Ah, mira, es verdad.

-¿Quieres tomar algo? Te invitamos. -Venga, pues pregunto,

a ver qué pinchos me pueden preparar

y nos tomamos algo. -Venga, a la barra.

Vamos a preparar unas gildas, de principio.

-No pueden faltar. -Este pincho viene de Donosti.

-Anda.

-Lo diseñaron en el festival de cine,

cuando sacaron la película "Gilda". -Ah, de ahí el nombre.

-De ahí viene, homenaje a Rita Hayworth.

Vamos a jugar con sabores.

La típica de toda la vida con aceite virgen extra.

-Vale. -Y luego otra,

con aceite de ajo y con aceite de perejil.

Coser y cantar. -Todo es empezar.

-Eso es. -Y lo podemos hacer en casa.

-Exacto. -Estupendo.

Otro pincho. ¿Qué me propones? -Vamos a preparar

un pincho de cebolla confitada con "foie" y manzana caramelizada.

Ya tenemos la cebolla pochada, la manzana caramelizada,

el "foie" en su punto y ahora emplatamos.

-Vale.

-No es lo mismo que un plato de carta,

entonces tienes que tener una preparación ya de antes

para luego poder emplatar directamente.

-Para ir de pinchos de verdad, hay que ir de bar en bar, ¿no?

-Por supuesto, porque cada uno tiene su especialidad,

cada uno tiene que probar lo suyo. -Pues a ello entonces.

Begoña, de pincho en pincho, llegamos a Gure Toki.

-Os he preparado dos pinchos,

uno de berenjenas y uno de alcachofas.

-Pues manos a la obra.

-Primero vaciamos la berenjena, que ya está cocida.

Las rellenamos con boloñesa.

Y ahora aquí tenemos preparada una salsa de queso.

La gratinamos.

Esto ahora lo cogemos y lo metemos al horno.

-Vamos a preparar las alcachofas, ¿no?

-Venga. -También las tenemos cocidas.

Luego lo acompañamos con un puré de patata

y un jamón serrano.

-Cuéntame cuántos años lleváis en el Gure Toki.

-Llevamos casi 40 años.

Empezaron mis padres

y nos hemos quedado los tres hermanos.

Ya ves cómo está todo preparado, porque esto tiene que ir rápido.

El cliente no puede esperar.

Y ahora hemos aprovechado y hemos intentado hacer

pinchos que lleguen a casa bien,

que la gente los pueda calentar en su casa.

-Si la gente no va a los pinchos, los pinchos van a su casa.

-Así es. -Yo me llevo unos pinchos a casa.

-Pues te preparo.

Y si es pincho de pescado y está muy bien cocinado,

dicen que resulta casi imposible saber

si es pescado fresco o congelado,

porque lo cierto es que cada vez se consume más pescado congelado,

Ileana, el pescado bajo cero. Buenos días, Miriam.

Y tan bajo cero, a 40 bajo cero está este pescado congelado.

Es verdad que se ha incrementado mucho el consumo,

24% con respecto al año pasado,

porque es un pescado más económico casi siempre,

porque las cualidades nutricionales son iguales que el fresco,

porque evitamos el desperdicio alimentario,

porque, como podemos ir racionándolo

cogiéndolo del congelador, lo consumimos a gusto,

y, además, podemos consumir producto fuera de temporada,

como es congelado lo consumimos cuando nos apetezca.

El primer pescado que triunfó en el mundo del congelado

fue la merluza,

que sigue siendo muy apreciada por muchos consumidores.

Sigue teniendo mucho tirón en los hogares,

pero no te creas

que toda la merluza congelada que se vende

es la merluza de pincho

que se pesca en las costas españolas.

Casi toda la consumimos congelada viene del Cabo, de África,

o de América, que está en perfectas condiciones, pero no es la nuestra.

Que lo sepamos, simplemente.

¿Cómo reconocemos una buena merluza congelada?

Hay que fijarse en que los lomos

sean grandes, homogéneos y de color blanco,

que estén ya pelados y el origen que decíamos

la del Cabo es de buena calidad,

y que no tenga aditivos ni conservantes en exceso,

que siempre es mejor evitarlos.

¿Y qué me dices en este sentido cuando nos encontramos ofertas?

Pues que las ofertas están muy bien,

pero hay que mirarlas con cuidado, no sea que nos den gato por liebre.

Para comprobar que esa oferta es aceptable,

lo que decíamos de los lomos, que sean blancos,

que no tengan golpes,

que no tengan color morado o negruzco,

que no tengan cristales de hielo,

que significaría que se ha roto la cadena de frío,

y es importantísimo mantenerla en un pescado congelado,

que esté bien envasada al vacío.

Y de un pescado de calidad, como la merluza,

nos pasamos a otro que tiene fama de ser todo lo contrario, la panga.

Sí, pero realmente tiene fama, pero tampoco hay que asustarse.

Tiene mala fama, porque hemos oído

que tiene exceso de pesticidas y de mercurio, que es verdad,

pero son límites legales y seguros,

y es un pescado diferente a la merluza.

Es de acuicultura, de origen asiático,

y es verdad que nutricionalmente

es menos interesante que la merluza,

pero se puede consumir perfectamente,

es un pescado muy cómodo, sin espinas,

por eso se da mucho en los colegios,

y siempre y cuando lo alternemos con otros pescados,

ningún problema.

También tenemos la opción

de comprar un pescado fresco y congelarlo.

También. Compramos el pescado que nos apetezca y lo congelamos.

Tenemos que tener un congelador un poco potente,

el clásico de tres estrellas,

para que congele a no menos de 18 bajo cero,

porque, si no, no nos aguanta.

Una vez lo descongelemos, aguanta dos días en la nevera.

Hoy en día no nos imaginamos la vida sin un congelador,

que cada vez son más modernos y más caros, también.

Y es una inversión importante.

Nos va a durar una media de 12 años

y, por tanto, es bueno hacer una inversión importante.

Tenemos que ver que sea eficiente energéticamente,

porque como este electrodoméstico consume mucha electricidad,

está enganchado a la red continuamente,

si compramos uno eficiente,

lo notaremos en la factura de la luz.

También importante para ahorrar energía:

frigorífico siempre limpio, bien ordenado,

y, sobre todo, cuando cojamos algún alimento, cerrar rápidamente.

Lo de tenerlo abierto como si fuera la ventana, no,

porque gasta electricidad y se nota a final de mes.

Lo dicho, merece la pena tener un buen congelador

porque puede ser la mejor despensa y la más segura.

Por eso la oferta de alimentos congelados

es cada vez más grande y variada.

Lo comprobamos.

Hola, Isma, buenos días. -Buenos días.

-Queremos que nos cuentes

todos los secretos de las verduras congeladas.

-Es un mundo muy extenso, la verdad.

En cuanto a vegetales, el surtido que tenemos,

que es larguísimo, incorpora diferentes características.

Por un lado, leguminosas, lo que son verduras de hoja,

como las crucíferas, o las espinacas y acelgas.

Por otro lado, tenemos toda una serie de combinados

entre los diferentes tipos de verduras y vegetales,

los elaborados que se hacen 100% vegetales:

albóndigas, beicon, hamburguesas...

Normalmente, son símiles cárnicos, pero comienzan ya a aparecer

símiles de pescado, que son 100% vegetal.

-¿Qué diferencia hay

entre las verduras congeladas y las frescas?

-Estamos hablando de las mismas condiciones nutricionales

para una verdura fresca que para una congelada.

Con una diferencia, las verduras congeladas se congelan

en su mejor momento de recolección,

tanto a nivel de sabor como de nutrientes

y, por tanto, eso queda inmortalizado por la congelación

hasta que llega a nuestras manos.

-¿Cuánto tiempo nos dura un congelado?

-Depende de la especie del vegetal. 12 meses casi siempre.

Aquí es muy importante que el congelador de casa

esté a una temperatura de entre 18 y 20 grados bajo cero.

-¿Qué beneficios nos aportan las verduras congeladas?

-Están disponibles todo el año,

luchar contra el desperdicio alimentario,

por tanto, podemos utilizar lo que realmente necesitemos

para la elaboración de cada menú

y el resto volverlos a poner en el congelador.

Con este arroz precocido,

una hamburguesa vegetal sabor bacalao,

un pisto de verduras y un poco de sofrito

os prepararé un plato

que no solo es delicioso 100% vegetal, sino que, además,

es un menú completo que trae todos los nutrientes.

-Me parece una maravilla,

¿pero esto hay que descongelarlo previamente?

-No. Solo abro la bolsa y los echo directamente a la sartén.

Fíjate cómo conservan la intensidad de sus colores.

Lo tenemos un par de minutos a fuego fuerte

para que evapore toda el agua que pueda

y garanticemos que se sigan dorando las verduras,

y después dos minutos más a fuego más bajo

y añadimos el sofrito para componer ese pisto de verduras.

Para la hamburguesa vegetal, lo mismo.

Todo sin descongelar.

Esa es una de las ventajas de cocinar en congelado,

puedes controlar muy bien

el punto de cocción del centro de los alimentos.

Arroz blanco, viene cocinado al vapor

para que lo puedas calentar en el microondas en dos minutos.

Y lo tenemos. Así de fácil.

Ya has visto, menos de cinco minutos,

un menú completo, saludable, equilibrado,

solo a base de vegetales congelados.

¿Y si hacemos una tapa con un poco más de rock and roll?

-Vamos a ello.

-Mira qué colitas de gambas tan fantásticas

que tenía aquí descongelando.

Lo importante es ponerlas congeladas sobre una rejilla,

que separa los jugos de la descongelación,

y tapado, para que no coja aromas de la nevera.

-Isma, si no utilizamos todas las gambas,

¿las podemos volver a congelar?

-No puedo descongelar un alimento congelado y volverlo a congelar.

Lo que sí puedo hacer es descongelarlo,

cocinarlo completamente, dejarlo enfriar y luego congelarlo.

Eso sí.

Y en un minuto estamos en la mesa. -Esto sí que es una maravilla.

Verdura, marisco...

Casi todos los alimentos se pueden congelar,

incluso la carne.

Si nos fijamos en la carne procesada,

la del embutido, esa que nos gusta tanto,

y no digamos a esta hora del fin de semana.

¿Y sabes por qué nos gusta tanto? Porque es muy sabrosa

y es muy sabrosa porque es carne procesada,

que tiene grasa en abundancia, y sal.

Por eso los expertos en salud

dicen que no hay que abusar de su consumo,

aunque nos guste mucho.

¿Eso también vale para el jamón curado, el ibérico?

Pues sí, nos vale tanto

para el jamón blanco, para el ibérico,

que ya sabemos que, cuanto más ibérico, mucho mejor,

pero no deja de ser carne procesada,

con exceso para la salud de grasa y con exceso de sal,

con lo cual también vale esta recomendación para el jamón,

porque los expertos en salud dicen que sí, consumir,

pero ocasionalmente.

A veces llevan aditivos

y uno de los que más preocupan son los nitritos.

Sí, llevan a veces aditivos y los nitritos lo que hace

es parar la proliferación de bacterias,

con lo cual su uso recomendado para este fin,

pero a veces también lo usan para los fabricantes

para dar una mejor apariencia a la carne, un color más bonito

y, aunque son seguros, hay un límite legal y es seguro,

pero como todo esto, mejor no abusar

y consumir también ocasionalmente.

Y si tuviéramos que hacer

un "ranking" de la calidad de estos alimentos, ¿cómo quedaría?

En el "ranking" que hacemos en OCU tenemos en cuenta

la calidad y la cantidad de grasa, y la cantidad de sal

y quedarían en primer lugar pechuga de pavo y pechuga de pollo,

jamón cocido y lacón

y en último lugar el jamón curado y los embutidos.

En ese podio de calidad has situado la pechuga de pavo.

Si leemos su etiqueta, ¿qué pone? En el mejor de los casos

nos encontraremos con 95% de pavo y 5% de pollo.

Luego ya en otros casos

encontramos otros aditivos, otros conservantes,

también dextrosa, que es azúcar, y sal.

Cuando decimos

que no hay que abusar de este tipo de productos,

¿a qué nos referimos exactamente?

A que es mejor, cuando vayamos a tomar este tipo de carne procesada,

la carne fresca que la carne procesada,

mejor carne blanca que roja y tener en cuenta su origen

y que el consumo tiene que ser habitual.

No nos cansamos de repetirlo.

Hay que tomar de todo tipo de alimentos,

pero en este caso, en la pirámide nutricional,

este tipo de producto mejor ocasionalmente.

Muchísimas gracias, Ileana, por todos tus consejos.

¿Sabéis cuál es una de las carnes más nutritivas que existen

por su hierro, su proteína, sus vitaminas? Pues la de potro.

Y se produce cada vez más.

Viajamos a Pamplona para conocerla mejor.

Nos encontramos en Pamplona, en una finca

donde tenemos los potros que criamos y alimentamos

para luego consumir su carne.

Somos una empresa familiar que nos dedicamos

a la carne de potro desde mi abuelo.

Hay que diferenciar

caballos de montura de los de actitud cárnica.

Tienen fin único de consumo humano.

Es una carne muy exclusiva y que poca gente trabaja.

Os voy a enseñar unos potros que han estado

cinco o seis meses con las madres,

luego otros cuatro meses en los prados.

Ahora los traemos aquí,

los estabulamos durante un mes y medio o dos.

Esta fase es importante porque el potro ahora está

a un nivel de carne bueno, pero le falta ese punto de grasa

que le da valor, jugosidad y, sobre todo, ternura.

Es un animal muy escrupuloso a la hora de comer.

No come cualquier cosa, no tolera cualquier cosa.

Principalmente, una mezcla de avena y cebada

y en el último proceso le añadimos maíz,

para que le dé un sabor especial a la carne.

Comen esto, paja, forraje

y, sobre todo, la bebida tiene que ser agua muy limpia.

Son un poco señoritos los potros.

Históricamente nunca había pasado así,

que un potro valga más que un ternero.

Es bonito que se le esté dando ya

el valor que creemos que se merecía.

La mejor, como en cualquier otra carne,

es la chuleta y el solomillo, que es lo que está pegado

en la parte de arriba, todo el costillar.

Luego, la parte de la pierna, ahí están los filetes de primera.

La parte delantera es de las partes más secas,

que se utilizan para cortes de picada,

hamburguesas, guisos...

Ya hemos llegado a una de las carnicerías.

Os voy a enseñar la variedad de productos que tenemos.

La carne de potro podemos decir que es la gran desconocida.

Se ha empezado a comer más habitualmente

por recetas médicas,

por el alto valor proteico que tiene,

y muchos nutricionistas

lo recomiendan para mujeres embarazadas,

para gente con anemia, por su alto contenido en hierro.

Si a ti te ponen esta chuleta,

puedes decir que es ternera tranquilamente,

pero, a la hora de comer,

es una carne superjugosa, superdigestiva.

Tradicionalmente se decía que la carne de potro era dulce,

pero es porque antes se comía caballo, no potro.

No tiene nada que ver y ese punto dulce no se aprecia.

Es un mito.

Se puede comer absolutamente igual que cualquier otra carne.

Hay que animar a la gente

a que pruebe la carne de potro de hoy en día.

Cuando la pruebas, vemos que nuestro cliente repite.

Es una satisfacción que es una carne que luego responde.

Para tener buena digestión la carne hay que consumirla

en poca cantidad y bien cocinada.

¿Y qué pasa con otros alimentos como el café?

Al sistema nervioso no le gusta que nos pasemos con el café,

¿pero cómo le sienta a nuestro aparato digestivo?

Doctor Gonzalo Guerra, buenos días. Buenos días.

Pues pasa como con la carne, hay que tomarlo con moderación.

Intentaremos quitarle ese estigma de producto malo para la salud.

Es todo lo contrario.

El café tiene productos antiinflamatorios, antioxidantes

y es muy bueno para el tubo digestivo.

¿Por qué tiene esa mala fama? Porque antiguamente,

cuando se hacían los estudios sobre el café,

no se tenía en cuenta

que los grandes consumidores de café

también fumaban mucho, bebían alcohol y tomaban mucho azúcar,

y por eso pensábamos que era el malo de la película.

Hay que saber cómo tomarlo.

A mí me gusta calentito, ya sea invierno o verano.

Bueno, calentito, pero sin pasarse, porque te recuerdo

que a nuestra mucosa de la boca y del esófago

no le gustan nada las bebidas muy calientes,

de hecho, hay estudios en algunos países orientales

en los que se ve

que aumenta la frecuencia de ciertos cánceres digestivos

por tomar bebidas demasiado calientes.

Por lo tanto, vamos a servirlo, dejamos que entibie un poquito,

nos lo tomamos caliente, sin pasarse.

¿Mejor con o sin cafeína? A veces puede producir acidez.

Es verdad que a la gente que tiene

problemas de acidez, reflujo, gastritis

el café quizá no sea su mejor aliado,

aunque no es por la cafeína,

sino por otros productos que tiene el café.

Lo que sí tenemos que tener en cuenta

es que las personas con tensión arterial alta,

las embarazadas, las personas muy nerviosas

deben optar por la opción sin cafeína,

porque la cafeína empeora todo eso.

Yo no sé tú, pero yo al café no le pongo azúcar.

A veces, le pongo canela, que es una recomendación de Aitor.

Mi hígado estará agradecido, ¿no?

El hígado estará agradecido de que tomes café,

porque el café al hígado le va francamente bien,

de hecho, tiene unos compuestos, los polifenoles,

que protegen las células hepáticas,

incluso de algunos tipos de tumores hepáticos,

pero, si le pones azúcar, ese azúcar se transforma en grasa,

y vamos a tener un hígado graso,

por lo que estamos perdiendo las ventajas que tiene el café.

Mucho mejor sin azúcar, o con canela, por ejemplo.

¿Y si es bueno para el hígado es bueno para la vesícula?

Pues también, porque la vesícula es una bolsa llena de bilis,

y para expulsar esa bilis se tiene que contraer.

Eso lo gestiona una hormona, la colecistoquinina,

que se ha visto que el café hace que esa hormona funcione mejor.

Por lo tanto, con el café la vesícula funcionará mejor

y tendremos menos riesgo de cálculos biliares.

¿Y café con o sin leche? ¿Qué opinan nuestros intestinos?

Pues el intestino también agradece mucho el café,

porque hay estudios que demuestran que la microbiota,

la flora bacteriana de los bebedores de café

es de mejor calidad que la de los no bebedores de café.

Ahí la leche tiene poco que ver.

Lo puedes tomar con o sin leche, es igual de bueno,

eso sí, si eres intolerante a la lactosa

o tienes cualquier otro tipo de alergia

a las proteínas de leche, pues habrá que ahorrársela.

¿Es mejor el café a alguna hora en concreto del día?

Dicen que por la mañana

un café va muy bien para acelerar el ritmo intestinal.

Todos conocemos a alguien que dice:

"Hasta que no me tomo el café de la mañana, no voy al baño".

Efectivamente, el café mejora la motilidad del intestino,

hace que el intestino se contraiga mejor,

por tanto, sea más sencillo que funcione.

Si empezamos el día tomando un poco de café,

y lo completamos con fibra, con algo de ejercicio

y con buena hidratación, nuestro intestino funcionará mejor.

Ahora, lo que no vale es no tomar fibra, no hacer de nada

y fiarlo todo al café, eso no.

Muchas gracias, doctor Guerra. Mucho cuidado con las dietas

y más en primavera,

que es cuando muchos deciden empezar una dieta.

Escuchad con atención esta experta en nutrición.

Stefy Fernández, la voz de la sensatez.

La idea de que existe una dieta perfecta para todo el mundo

no tiene ningún sentido, porque somos seres complejos,

que cada uno tiene diferentes circunstancias,

y la idea siempre es encontrar

esa alimentación que se adapte a ti,

esa que no te suponga sacrificios

y, sobre todo, esa alimentación que no te perjudique la salud,

sobre todo, la salud mental.

Pasa muchas veces, y tengo muchos pacientes

que han hecho estas dietas que están tan de moda

en las que se reducen muchísimo la cantidad de carbohidratos,

y han llegado con muchos episodios de atracones,

episodios muy frecuentes de ansiedad,

sentimientos de frustración y culpabilización

por no poder hacer este tipo de dieta,

dolores de cabeza, fatiga,

y también se empeora el rendimiento al hacer ejercicio.

Que una dieta esté de moda no significa que tienes que hacerla.

Además, tienes que encontrar la alimentación que se adapte a ti.

Por tanto, lo más importante

es buscar un profesional que te ayude a eso,

que te ayude y te guíe para que puedas encontrar

esa alimentación que puedas sostener durante muchos años.

Y para ayudaros a seguir una alimentación más saludable

hoy os ofrecemos un rico estofado.

Y unas rosquillas en su versión más saludable.

Y tened a mano algo para anotar, porque luego os daremos

un truco muy eficaz para ayudaros a dormir mejor.

Será después de pasar

por la consulta del médico de familia

que hoy dedicamos a la retención de líquidos,

el aumento de peso, de volumen y los temidos trombos,

de los que, por desgracia, tanto estamos hablando.

Se fue el invierno y llegó la primavera.

Muchos descubren,

al subirse a la báscula, que han ganado peso

y, al ponerse la ropa, que han ganado volumen, doctor.

Lo bueno es que, igual que se pone peso,

se puede perder peso.

Además, perdiendo peso ganamos salud.

Perder para ganar.

¿Y qué tiene que ver la retención de líquidos con eso?

Muchas personas lo achacan a eso, a que retienen líquidos.

Yo he escuchado casi tantas veces

lo de "peso mucho, pero es que he retenido mucho líquido",

como lo de que "es que a mí me pesan mucho los huesos".

Pero que pesaban lo mismo los huesos hace un par de meses.

Yendo a lo de la retención de líquidos.

Es cierto que una gran parte de nuestro organismo es agua.

Y es cierto que a veces, puntualmente, podemos notarnos

más hinchados, retener un poco de líquido,

algo que se resuelve espontáneamente.

Sí es verdad que algunas personas con determinadas patologías

pueden tener con mayor facilidad esa retención real de líquidos,

por ejemplo, personas con problemas circulatorios,

o con problemas del corazón, o de los riñones.

En estos casos sí puede ocurrir, pero la mayoría de las veces

que vamos ganando kilos de más,

lo que estamos reteniendo no es líquido precisamente.

Entonces, ¿no hay problema en beber mucha agua y pasar, por ejemplo,

de esta botella a esta otra?

¿Por mucho que beba no voy a retener líquido?

En personas sanas, el agua que bebas de más,

no pasa absolutamente nada, tu cuerpo la eliminará.

Sí tendrás que ir más veces al baño.

No hay que beber de más ni de menos,

tenemos que beber lo que necesitamos.

Y para saber lo que necesitamos

tenemos que hacerle caso a nuestra sed.

Recordemos que es un mecanismo estupendo

y que nos sirve para todas las edades,

con la pequeña excepción de las personas muy mayores,

donde este mecanismo de la sed puede fallar un poco.

Esta recomendación vale igual para invierno que para verano,

aunque es verdad que, con las temperaturas más cálidas,

mayor evaporación y sudoración,

podemos tener más necesidad de beber más líquido,

y por eso, cuando hace más calor, necesitamos beber más agua

o tomar más alimentos con alto contenido en agua,

por ejemplo, cremas, frutas jugosas, o gazpacho,

pero ahora que recordamos

lo de la retención de líquidos y el verano,

fíjate que las personas que tienen problemas de circulación venosa,

es verdad que, cuando llegan las temperaturas más altas,

pueden notar que se hinchan un poco más las piernas.

En este caso no hay que correr a tomar bebidas o infusiones

con supuestos beneficios diuréticos,

y menos aún hacia la cerveza, con un supuesto efecto diurético.

Tenemos que seguir unos consejos muy sencillos

para que se nos hinchen menos los pies.

Poner las piernas en alto siempre que estamos sentados,

estar más tiempo caminando que no a pies quietos,

y acabar la ducha siempre echándonos agua fría

de rodilla para abajo,

y calmar nuestra sed siempre con agua.

Me queda claro. ¿Y qué me dices de la sal?

¿Debemos evitarla porque produce retención de líquidos?

La sal, sobre todo cuando es en exceso,

no es buena compañera de viaje, no es buena para nuestra salud,

pero no solo porque haga retener más líquidos,

sino porque puede llegar a sobrecargar y elevar

nuestra tensión arterial,

puede ser perjudicial para nuestro corazón,

para nuestros riñones...

Por eso el mejor salero de mesa que tenemos que tener es este.

¿Lo ves? Pues yo no veo ninguno.

Pues claro, ese es el que tenemos que tener, ninguno.

Sacamos el semáforo rojo al salero de mesa.

Semáforo rojo a los alimentos con alto contenido en sal.

Semáforo rojo a los alimentos ultraprocesados,

que suelen tener un alto contenido en sal.

¿Y qué pasa cuando tomamos mucha sal?

Que nos entra mucha sed

y abrimos el grifo para llenar la jarra de agua.

¿De dónde viene esa agua?

En abril la esperamos del cielo, como agua de mayo.

Es el agua de la lluvia, como nos cuenta Mar Gómez,

la mujer del tiempo en "Saber vivir".

Abril es un mes marcado por la lluvia en nuestro país,

de hecho, es el cuarto mes más lluvioso de media en España.

El mes de abril más lluvioso fue el del 2008, seguido de 2019.

En abril es frecuente el tránsito

de masas de aire de diferentes características

que dan lugar a chaparrones y tormentas vespertinas.

No todas las nubes producen lluvias,

aunque estas que tenemos aquí

nos han dejado generosas precipitaciones hace nada.

Tenemos los nimbostratos, una capa gris de nubes,

asociada a nevadas y precipitaciones intensas.

Los estratos, nubes bajas que generan lloviznas.

Y los cumulonimbos, las típicas nubes de tormenta

con forma de yunque en su parte superior.

Seguro que cuando pensamos en las gotas de lluvia

lo primero que nos viene a la cabeza

es que tienen forma de lágrima, pero nada más lejos de la realidad,

porque tienen más similitudes

con la forma de un pan de hamburguesa,

aplanado por la base y circular por arriba.

¿Por qué llueve?

Todo comienza en el ciclo hidrológico,

con la evaporación del agua de los ríos, lagos, mares y océanos,

que aporta humedad al ambiente.

Este aire húmedo, al ascender en la atmósfera,

se encuentra con temperaturas más frías

y condensa el vapor de agua contenido en él.

Da lugar a la formación de nubes,

constituidas por miles de gotas de agua

que, bajo determinadas circunstancias,

y dependiendo del tipo de nieve,

generará la lluvia que se recoge en lugares como este.

¿Dónde estamos exactamente? -Esta es la presa del Atazar,

es la presa más grande que gestiona Canal de Isabel II,

y esto es una de las galerías a la que llamamos el claustro,

que sirven para vigilar la presa.

-¿A qué altura estamos?

-La presa tiene 134 metros sobre el nivel del cauce.

Este embalse es el mayor con el que contamos.

Tiene una capacidad de 426 hectómetros cúbicos.

Hoy tenemos aquí 346 hectómetros cúbicos, un 82%.

El embalse tiene una buena cantidad de agua.

-Para este mes de abril

teníamos una previsión de más lluvias de lo normal,

sobre todo, en la primera quincena, y que después se regularizaría.

¿Nos puedes resumir cómo ha sido marzo?

-Marzo ha sido seco.

Nos ha traído menos cantidad de agua,

50% menos que el mes de marzo del año pasado.

Seguro que hemos oído desde niños

que, cuando nos mojamos con el agua de lluvia podemos resfriarnos,

pero no es así, porque el agua no nos enferma, sino los virus.

No obstante, cuando llueva, siempre debemos buscar refugio.

Sin agua no hay vida,

y por eso la sangre que fluye por nuestro cuerpo

es fundamentalmente agua.

Y como agua debe fluir por nuestras venas, doctor Fabiani.

Y tanto que fluye, Miriam.

Cada minuto pasan por nuestro corazón

cinco litros de sangre,

que se mueven por todos los vasos de nuestro cuerpo,

gracias a cada latido,

y se mueven porque tienen que llevar

los nutrientes y el oxígeno allí donde son necesarios

y, al mismo tiempo, recoger

los distintos residuos y el dióxido de carbono

para llevarlos allí donde deben ser eliminados.

Por eso es importante que, cuando surge un atasco

en estas cañerías, en los vasos sanguíneos,

estos atascos, que se conocen como trombos,

cuando ocurren tenemos que actuar para prevenir daños.

Pues mira que se habla de los trombos últimamente,

a causa de la vacuna del coronavirus.

Más de uno, de hecho,

no se ha puesto aún la vacuna por ese miedo.

Es que estos efectos secundarios que se han descrito,

aunque son graves, son muy muy muy poco frecuentes.

Segundo, ante la mínima duda,

se detendrá la administración de esa vacuna,

como de hecho ha ocurrido con alguna de ellas.

Tercero, se está intentando delimitar qué personas

son las que tienen este cierto riesgo

para, en su caso, evitar esa vacuna y poner otra alternativa.

Por eso yo no le pondría la señal de peligro a la vacuna,

sino a todo lo contrario,

le pondría la señal de peligro a no ponerme la vacuna

que tengo indicada ponerme.

El verdadero peligro está en la infección por coronavirus,

que sabemos que en algunos casos se complica

y puede darnos bastantes problemas.

Ahora que hablamos mucho de trombos venosos

quizá no está mal recordar algunos consejos muy sencillos,

útiles para llevar a cabo en el día a día

para prevenir una trombosis venosa,

que sí es algo más frecuente que esta producida por la vacuna.

Es una trombosis venosa que suele afectar predominantemente

a nuestras piernas.

¿Cuáles son esos consejos?

Pues tres consejos a los que ponemos el semáforo verde.

Semáforo verde al ejercicio físico, que hace que fluya la sangre

por nuestro organismo, por nuestros vasos

y previene la aparición de trombosis.

Semáforo verde a controlar el sobrepeso,

a disminuir el peso que nos sobra.

El sobrepeso se asocia al mayor riesgo de trombosis.

Semáforo verde a dejar de fumar.

El tabaco favorece la coagulación

y afecta a la circulación por nuestros vasos sanguíneos.

Tres consejos que hemos dado muchas veces,

porque son muy beneficiosos para nuestra salud

y que también sirven específicamente

para mantener nuestras venas limpias y sin trombos.

Seguro que esta amiga nuestra

sigue tus consejos al pie de la letra,

porque no hay más que verla.

Es Erika Rischko, es alemana, ya tiene 81 años

y por eso es llamada en todo el mundo la abuela fitness.

En las redes sociales no para de ganar seguidores

porque es un ejemplo admirable de energía y vitalidad.

Sin comentarios, Miriam.

Vaya alegría ver esos ejemplos de vitalidad.

Una señal muy clara de que el ejercicio no tiene edad.

Tampoco hay que agobiarse,

que no tenemos que empezar por ese ritmo.

Podemos hacer un ejercicio adaptado a nuestra condición física.

Excusas, ninguna para hacer ejercicio.

Todo el mundo a hacer ejercicio. Muchas gracias, doctor.

Te tomamos la palabra, empezando por la actividad física.

Para motivarnos a hacer ejercicio, un beneficio más,

ejercicio contra la celulitis.

Nos lo explica un catedrático en ejercicio físico, Felipe Isidro.

Entre el 85% y el 98% de mujeres tienen en algún momento de su vida

grados de celulitis y zonas con celulitis,

debido, básicamente, al hiperestrogenismo.

Mi nombre es Felipe Isidro, soy catedrático de Educación Física,

y hoy os vamos a recomendar ejercicios para una alteración

muy común en muchas mujeres, la celulitis.

La celulitis no es un exceso de grasa.

Tiene diferentes causas

y, por tanto, debe abordarse con un equipo multidisciplinar.

Vamos a realizar ejercicios para las tres zonas

donde más prevalencia hay de celulitis,

glúteo mayor, la zona de la cadera y la zona de la rodilla.

Comenzamos con un ejercicio para glúteo mayor.

Elevamos la cadera, hasta arriba.

Podemos realizar repeticiones

o hacer una repetición y esperar arriba unos segundos.

Haremos el segundo muy parecido a este,

pero levantando una de las dos piernas.

No todo el ejercicio es bueno,

por ejemplo, hay ejercicios que empeoran la situación,

por ejemplo, correr, saltar,

o cualquier ejercicio que provoque vibración

desestructurará más todavía la zona.

Son los ejercicios de fuerza localizada de esa zona

los que nos mejoran visualmente la celulitis.

Si nos giramos podemos trabajar dos ejercicios más

para la zona de la cadera.

El primero con la rodilla de abajo flexionada.

Levantamos la pierna intentando

que la punta del pie mire un poco hacia abajo.

Otro ejercicio también para la cadera

es juntando las rodillas y separando una rodilla de la otra.

Además del ejercicio que estamos viendo hoy

hay otras cosas que también van muy bien.

Evidentemente la nutrición adecuada y, por ejemplo, cremas celulíticas

y baños de contraste de agua fría y calor van muy bien,

porque es una zona fría,

hay que activar la microcirculación en la zona.

Para los siguientes dos ejercicios nos podemos poner de pie.

Trabajaremos la zona interna, por encima de la rodilla.

Nos ponemos una pelota o cualquier otro objeto

y realizamos sentadillas.

Es importante apretar el objeto que tengamos entre las rodillas.

De esa forma activaremos mucho más esa zona del vasto interno.

El segundo ejercicio es una zancada hacia atrás,

de forma que la rodilla que queda por delante

se activa algo más el vasto interno.

Con los ejercicios que hemos visto notaréis mejora en la celulitis,

pero recordad que el apartado nutricional

u otros tratamientos de medicina estética

pueden ayudar mucho.

Ojalá hubiera ya un remedio definitivo

para acabar con la dichosa celulitis.

Ojalá, pero mientras yo te doy una ayudita para que no empeore,

utilizando naranja.

Vamos a comer mucha naranja, muchas frutas y verduras,

vamos a reducir

el uso de grasa saturada en la cocina y de sal,

empezando por un plato que nos gusta a todos, el puchero.

Puchero tenemos aquí uno y bien grande,

porque sabemos que España es tierra de pucheros.

Tenemos el andaluz, el valenciano...

También el pote gallego, el pote asturiano,

pasando por el cocido lebaniego.

El cocido madrileño y el manchego. Riquísimos.

Y también el cocido de pelotas murciano.

Y la "escudella" catalana. Qué rica, ¿eh?

O la olla podrida,

o la princesa de los cocidos, como decía Calderón de la Barca,

pero que no te engañe esto de "podrida",

porque no quiere decir que fuera un mal alimento, al revés.

Podrida viene de olla "poderida",

pero con el paso de los años le quitamos la E.

"Poderida" porque era de gente poderosa, saludable, nutritivo,

cargado de carne, verduras, legumbres...

Un guiso perfecto. ¿Y es lo mismo guiso y estofado?

Se hacen en una olla, a fuego lento...

Todo lo que se hace en una olla es un guiso,

por lo tanto, el estofado es un tipo de guiso,

pero tiene sus peculiaridades,

por ejemplo, siempre se hace con tapa.

Se cocina siempre con tapa, a fuego lento,

se echa todo a la cacerola de una vez y, como resultado,

siempre tenemos una salsa más espesa,

como la de este estofado, que mira qué bien huele.

Qué olorcito me está viniendo. Fíjate, es un estofado clásico,

pero con algunas versiones más saludables,

al estilo "Saber vivir".

Empezamos por incorporar mucha más verdura,

que no tengamos miedo de descontextualizar verduras

que no utilizamos para esto,

por ejemplo, coliflor, brócoli, judías verdes,

legumbres también, como guisantes.

Vamos a utilizar carne magra.

¿Cuáles son las piezas magras de carne que nos vienen fenomenal

para echar a nuestro estofado? El morcillo, la cadera, la aguja,

que, además de tener poca grasa, son más económicos.

Si nos sobra, no pasa nada,

al día siguiente siempre están más ricos.

Yo creo que eso es una ley no escrita.

Mientras que los conservemos bien, claro que sí,

se impregnan mucho mejor los sabores,

queda todo con más sustancia, más rico.

De ahí viene la ropavieja,

que es una de las cosas que más me gustan.

Tú haces un guiso por la noche, el día anterior,

y al día siguiente te lo comes con todo el sabor del mundo.

Lo más importante es que sea saludable, que esté rico.

Claro.

Pues un vegetal que no falta en muchos pucheros es la patata.

A por papas que nos vamos. ¿Serán tan nutritivas como dicen?

Aitor Sánchez ya me está esperando en el mercado para comprobarlo.

Cuesta imaginar nuestra gastronomía sin la patata.

La hemos incorporado como si fuese nuestra.

De hecho, uno de los platos insignia,

la tortilla de patatas, viene de este alimento.

Su origen es sudamericano.

Siempre alrededor de una civilización,

de todas las del ser humano,

ha habido un alimento rico en hidratos de carbono.

En Europa era el caso del centeno o el trigo,

el Sudamérica había patata y maíz.

Hola, Marta. Hola, buenos días.

Enséñanos qué tipos de patata tenéis ahora.

Tenemos la mona lisa, muy buena para cocer,

que se mantiene entera, no se deshace.

Luego tenemos la patata agria.

Es muy arenosa. ¿Ves que es de carne amarilla?

Ajá. ¿Esta la tenéis todo el año?

Sí, porque los bares la utilizan para freír.

¿Patata nueva ya tenéis? Todavía no.

¿Os enseño más patatas que tengo por aquí?

Venga.

Esta, por ejemplo, es la misma que tenemos ahí atrás, pero lavada.

De hecho, si la vamos a conservar en casa

es buena idea dejarle la tierra

y solo quitársela cuando la vayamos a utilizar.

¿Y lo verde se quita o se come? Es mejor retirarlo.

Cuando tenemos un crecimiento verde podemos encontrar solanina,

que es un tóxico para nuestro organismo.

Eso pasa, sobre todo,

si no las hemos conservado en un lugar oscuro y seco.

Si alguna vez nos sale esa zona verde,

cortamos y aprovechamos el resto de la patata.

Aquí tenemos otros primos hermanos de la patata, también tubérculos.

Nos encontramos el camote o la patata dulce,

el boniato, también la yuca, que es una raíz.

Tienen propiedades de reserva.

Ten en cuenta que están bajo tierra,

almacenando nutrientes.

Es una de las características principales de la patata,

que permite almacenar una gran cantidad de hidratos

y por eso es tan energética.

¿Y será más o menos energética en función de la preparación?

Claro, imagínate que la freímos, estamos añadiendo aceite,

además, la patata es

un producto que puede absorberlo en gran medida.

Por eso, para que conserve propiedades saciantes,

recomendamos que sea cocida, al micro, al horno...

Aquí tienen una papa rellena, hecha con patata agria.

Qué importante es la patata en la cocina peruana, ¿no?

La usamos para todo.

La patata tiene una historia milenaria.

En Perú hay más de 3.500 variedades de patatas.

Lleva aceituna, carne picada, un trozo de huevo cocido

y con la patata vas a disfrutarlo de una manera estupenda.

Qué ricas las patatas, sobre todo, cuando las cocinas tú.

Todo te sale bien. Cuánto halago, me huele sospechoso.

Te mereces todo lo bueno que te pueda decir.

¿Me estás dando coba?

Te estoy haciendo la rosca, directamente.

La rosca del pavo real, como se decía antes.

Estás mostrándome lo mejor de ti para conseguir lo que deseas,

como hace el pavo con la pava.

Mira el pavo. (RÍE) Sí. Puede ser.

Más que rosca, te estoy haciendo la rosquilla,

que es lo que quiero que nos cocines hoy.

Pues no suena mal, porque me encanta preparar

rosquillas ahora que llega la primavera, tiempo de romerías,

donde surgen las rosquillas,

un bollo dulce que tiene un agujero en el centro

para que se cocine de forma homogénea,

así que tontas o listas, las rosquillas siempre sin agujero,

no las rosquillas ciegas que se hacían antes,

sin agujero.

No, a mí no me gustan ciegas ni tontas, me gustan listas,

pero sin azúcar. Pues estas te van a encantar.

Eso sí, esto vale para todos, porque son superfáciles de hacer.

A diferencia de las rosquillas típicas,

la gran diferencia es que son al horno, no fritas.

Solo necesitamos un molde de silicona,

con forma de rosquilla, pero hay un montón.

Vale. Utilizamos harina integral.

Utilizamos aceite de oliva,

en vez de manteca de cerdo o mantequilla.

Y encima incorporamos coco,

un aromático que también nos recuerda a un sabor dulce.

Tan aromático, como que me está viniendo a mí el olorcito.

Que sepáis en casa que todos los platos,

con estas recetas, los tenéis en la web de RTVE

y las redes sociales de "Saber vivir".

Hay que entrar y cocinarlos en casa.

Claro, que esto es sencillísimo.

Así hacemos un montón, una buena tanda de rosquillas

y nos vale para el desayuno, para la merienda,

incluso para la cena en un caprichito.

Di que sí. Muchas gracias, Marta.

Cenar bien es fundamental para dormir bien

y de ello hablaremos enseguida en la experiencia de vivir

y experiencia presentando concursos de televisión tiene mucha

nuestro siguiente protagonista.

Por la tarde conduce "El cazador" y por la noche "The dancer",

el nuevo concurso de baile en TVE.

Así se cuida Ion Aramendi.

Hola, soy Ion Aramendi, presentador de televisión.

Me han preguntado si llevo una vida saludable.

Juzgad vosotros mismos. Acompañadme.

Mi vinculación con el baloncesto viene desde pequeño.

Yo soy el tercero de cuatro hermanos

y mis hermanos mayores comenzaron a jugar baloncesto

desde muy chiquitines.

Yo desde que tenía 4 o 5 años ya los veía jugando.

Jugué hasta los 19 de manera amateur

y a partir de los 19 de manera profesional o semiprofesional.

Me retiré a los 30 años

porque ya tenía la rodilla un poco cascada.

El deporte que a mí me ocupa ahora es el surf,

que es maravilloso, porque estás en contacto con la naturaleza,

compites contra el mar

y es un deporte que recomiendo a todo el mundo.

El baile es algo supersaludable.

Aunque estés haciendo el tonto, estás sonriendo,

estás generando una energía interior superpositiva.

No me voy a apuntar a clases de bachata,

pero sí hago grandes bailes en las bodas.

¡Uh!

Ahí tengo yo mi "hit".

Mi técnica infalible para gestionar el estrés

me la han dado dos cosas:

ser padre, que al final tú ya no eres tan importante en tu cabeza,

tu carrera y tu vida personal pasan a un segundo plano;

y el deporte.

Que entre el cazador o cazadora.

Para mí, el descanso es fundamental.

Si no descansas bien la noche anterior,

si no duermes bien, el día de la grabación es muy duro,

así que para mí el descanso es vital.

Yo recomiendo, para descansar, cansarte, por eso el deporte.

Mi mejor manera de desconectar es volver a mi casa,

a San Sebastián, con mi familia,

irme a un buen restaurante de los que hay allí.

Koldo, qué gusto volver a verte. -¿Qué tal?

-¿Cómo estás?

-Muy bien, en nuestra casa donostiarra.

-Qué gusto, para mí es como estar en casa.

-Ion, a que esto te suena, verás.

(Música)

(CANTAN EN EUSKERA)

Te traigo unas anchoas, estilo puerto Donosti.

-Qué rico, Koldo. -Ahí te las comes.

-Muchas gracias. Qué maravilla.

Yo creo que, a través de la gastronomía,

se puede viajar a todos los sitios, o a Euskadi.

En mi casa, de cocina sabe mucha gente,

sobre todo, mi madre y mi padre.

Un día mi madre decidió:

"Ya estoy harta de cocinar para cuatro bigardos".

Que somos los cuatro hermanos y mi padre cogió el relevo.

Estuvo en "Masterchef" y lo hizo fenomenal,

en "Masterchef abuelos".

Mis hijos cocinan.

Mi hijo Ion, que también trabaja en este medio.

-Ah, ¿sí? -Sí.

-Cuéntanos, por favor. -Es presentador de "El cazador".

Mi alimentación es supercontrolada. Intento controlar mi dieta.

Intento comer de todo,

pero es verdad que no hago grandes excesos.

Intento tomar muchas verduras, comer mucha fruta.

Un poco de todo, pero en su justa medida.

Las cantidades son importantes.

(CANTA EN EUSKERA)

Saber vivir es saber trabajar, saber descansar, saber comer,

saber hacer deporte y, sobre todo, saber ser feliz,

que es disfrutar con tu familia, quererla mucho, y con tus amigos.

A Ion Aramendi lo vemos en La 1 después de cenar

y luego toca irse a la cama, para dormir,

y mira que dormimos mal, sobre todo, ahora, en pandemia.

Y que lo digas, Miriam.

¿Sabes que una de cada tres personas reconoce

que tiene problemas para conciliar el sueño?

Yo creo que antes de resolver nuestro insomnio

deberíamos de conocer las causas,

porque en el origen de buena parte de esas causas

están nuestros pensamientos en torno a la incertidumbre,

todo eso que, durante el día, está en la cabeza.

¿Se va a cumplir o no? ¿Qué sucederá?

Como no lo resolvemos en el día, nos lo llevamos a la cama.

Claro, nos llevamos esos pensamientos

y no paramos de darle vueltas a la cabeza.

A la cabeza, al cuerpo dentro de la cama,

vueltas a la cama, a la almohada...

¿Sabes lo que dice el doctor Estivill?

A mí me parece interesantísimo.

"¿Sabes cuál es la mejor almohada?".

¿Cuál?

Pues una conciencia tranquila y una mente en paz.

¿Y cómo hacemos eso?

¿Cómo tranquilizar nuestra mente para tranquilizar nuestro cuerpo?

Y dormir bien.

Mandando a dormir las preocupaciones.

Vaya.

Sí, cuando decimos a la preocupación: "A dormir".

Podemos descansar plenamente, descansar nuestro cuerpo y mente.

¿Y yo cómo mando a dormir a una preocupación?

Claro. La sacamos de nuestra cabeza,

todas esas preocupaciones

que giran en torno a la incertidumbre

las quitamos para poder descansar.

Hay que hacerlo justo en el momento en que nos vamos a la cama.

¿Y cómo lo hacemos?

¿Cómo descargamos esas preocupaciones

para poder conciliar el sueño?

Hay distintas herramientas interesantes

para alejarnos de las preocupaciones

y que nuestra mente pare,

pero hay una que es muy sencilla, está al alcance de todo el mundo,

es muy económica y yo te voy a proponer,

que es tomar un bolígrafo, un trozo de papel,

un cuaderno, una cuartilla...

Y todas esas preocupaciones que andan en tu cabeza

las pones por escrito en el papel.

Te sientas y escribes.

"Me preocupa esto, que no se me olvide tal cosa,

tengo que hacer..."

A veces estás medio dormida y dices: "Se me ha olvidado".

Pues todo eso lo anotas al irte a la cama.

Dedícale un minuto o dos, no necesitas más.

Y tú pensarás: "Bueno, es que Teresa me está contando una cosa,

menuda tontería lo que se le ha ocurrido".

Pues no. ¿Tú sabes que hay muchos estudios científicos

que corroboran esto?

Hay uno interesante, un experimento que se hizo

en la Universidad de Baylor, en Texas,

que estudiaba un grupo de estudiantes, numeroso,

lo dividieron en dos partes, una parte tenía que escribir

esas preocupaciones antes de irse a la cama

y la otra mitad del grupo no escribía nada.

Estuvieron estudiando su sueño durante una semana,

en un laboratorio del sueño, y aquellos estudiantes

que habían escrito sus preocupaciones

se dormían una media de nueve minutos antes,

tenían menos estrés, su sueño era más relajante, más profundo,

no tenía tantos altibajos,

estos sobresaltos que a veces tenemos en el sueño,

era un sueño más reparador.

Pues ya me has convencido, lo hago esta misma noche,

además, dicen que escribir es terapéutico.

Es terapéutico, a mí me gusta mucho,

porque hace que nuestra memoria esté más despierta.

Todo lo que ponemos por escrito lo recordamos bien.

En la Universidad de Notre Dame, en Australia,

llevan tiempo investigando, analizando, observando

a las personas que, de forma voluntaria,

escriben todo lo que se les pasa por la cabeza,

sus experiencias, sus inquietudes, también las positivas,

en definitiva, tienen una salud emocional y física

mucho mejor que el resto de las personas.

Cuando anotan lo negativo se están vaciando

de los pensamientos negativos que tienen en su mente,

pero también es importante escribir lo positivo,

hacerlo a modo de diario, como cuando éramos niñas.

Cuando tú pones algo, una experiencia positiva,

tú la refuerzas, le das valor a esa experiencia.

Las personas que hacen esto

tienen una salud emocional mucho mejor que el resto,

pero también salud física, menos estrés,

han regulado su tensión arterial y tienen menos riesgo de enfermar.

Si es bueno para el corazón, yo me apunto.

Ejercicio de día con las piernas, de noche, con las neuronas.

Los dos ejercicios son fundamentales,

el físico y el mental, para dormir bien,

para que descanse la mente, y el cuerpo.

No se te ocurra ponerte a hacer ejercicio activo

por lo menos cuatro horas antes de irte a la cama.

A mí me ha pasado y luego no duermo.

Si es un ejercicio relajante, no pasa nada,

así dormimos muy bien.

Mente y cuerpo sanos.

Muchísimas gracias, Teresa.

Para descansar la mente activando el cuerpo

dicen que no hay destino mejor que el continente africano.

Allí nació la vida humana

y quizá por eso tenga un encanto tan especial.

Nos vamos allí para despedir este domingo pisando

un trozo de África, sin salir de España,

a la ciudad más africana de nuestro país, la blanca Melilla.

Feliz semana y cuidaos mucho.

Vicente, ¿cuántos pueblos han pasado por aquí?

-Bizantinos, griegos, romanos...

Esto ha sido una encrucijada de pueblos y civilizaciones.

Por aquí pasaron los cartagineses.

Melilla, como buen vigía, informaba de cada cosa que pasaba.

Esta es, patrimonialmente, la joya de la corona de Melilla.

Son los aljibes, un edificio civil que se terminó en 1571

y que abastecían de agua a la población.

Había un pozo, el pozo de Bombillo cercano,

pero no había posibilidad de salir a recoger el agua,

porque estaba sitiada la ciudad continuamente.

Esta es una de las atracciones más grandes que hay aquí,

porque pasa por ser el único gótico que hay en África.

Las Cuevas del Conventico.

-La puerta misteriosa que me has dicho.

-Encima del arco parabólico que diseñó Javier Vellés,

que es una auténtica maravilla.

-Me imagino que esto desde el mar tiene que verse espectacular.

Esta cala se llama la Cala del Galápago,

embutida entre todas las murallas, con el foso de Santiago detrás,

que está hecho a pico durante años.

-Los que vivís aquí tenéis

una relación muy estrecha con el mar.

-La pesca, es importante la vela para el club marítimo.

Son 12 kilómetros cuadrados,

entonces, el lugar de asueto y relajación natural es el mar,

que es infinito.

Melilla es una ciudad muy acogedora,

la gente también lo es. -Es diferente, además.

-Sí. Nadie se espera encontrar

una ciudad modernista en el norte de África.

-Segunda ciudad con más modernismo de España.

¿Por qué? -Sí, porque esto nace

como un ensanche burgués en el inicio del siglo XX.

Entonces, las tendencias artísticas y estilísticas

estaban con el "art nouveau", el modernismo

y también por la llegada de un arquitecto catalán,

que era discípulo de Gaudí, Enrique Nieto.

Entonces hay una eclosión. Es una gozada para los ojos.

¿Por qué hay que venir a Melilla?

-Tiene sol, playa, buenas comidas, buena gastronomía, buena gente,

se vive bien, tranquilo.

Tenemos una gran diversidad de cultura, de comida,

la gente de aquí es muy cercana, muy familiar

y es muy hospitalario, sobre todo.

Somos un pequeño paraíso, donde se ve reflejada mucha gente.

Hay que venir a Melilla, todo el mundo tiene que venir.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 25/04/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 25/04/21

25 abr 2021

Esta semana hablamos sobre el pescado congelado: ¿igual de nutritivo, seguro de consumir? Y de los embutidos y sus aditivos. Visitamos al presentador Ion Aramendi para aprender cómo se cuida, descubrimos cómo le sienta el café a nuestro sistema digestivo y la relación entre nuestra hidratación, el consumo de sal y la retención de líquidos. Tratamos el tema de los trombos, desde los producidos como efecto secundario por las vacunas de la COVID hasta cómo evitar los trombos venosos. Aprendemos ejercicios que nos pueden ayudar a combatir la celulitis, ¡y más consejos de salud a un clic!

ver más sobre "Saber vivir - 25/04/21" ver menos sobre "Saber vivir - 25/04/21"
Programas completos (455)

Los últimos 3.705 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios