Saber vivir La 2

Saber vivir

Domingos a las 12.00 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5817924
No recomendado para menores de 12 años Saber vivir - 14/03/21 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Bienvenidos a "Saber vivir".

Hay que mirar cada euro que gastamos

y con la comida mucho más.

Comer bien no siempre es comprar lo más caro,

lo barato muchas veces también es más saludable.

¿Y qué pasa con la carne picada?

Pues aquí mucho cuidado con las ofertas,

porque no todo lo que parece carne picada

es solo carne ni tampoco buena carne.

Lo que no falla nunca es la cocina de Marta,

con un buen plato de sopa

y una deliciosa repostería hecha de frutos secos.

A comer, se ha dicho.

Pero no os vayáis a atragantar,

que el doctor Fabiani espera ya con sus consejos

de primeros auxilios para todas las edades.

Hoy también tenemos a una enfermera,

mi enfermera favorita, Esther Gómez,

que cuida a enfermos de coronavirus

con una medicina llena de humanidad.

Y la receta de la ilusión nos la darán dos mujeres,

Edurne Pasaban, la gran alpinista que se curó de una grave depresión,

y la cantante Rozalén, maestra de la música y de la vida.

Para mí, saber vivir

es saber apreciar cada cosa que te brinda cada minuto del día.

Hay que saber vivir y hay que saber observar

y mirar para valorarlo todo.

# Qué hermoso, puedo ver

# a través de tus ojos la vida. #

Tenemos que valorar la salud

y los alimentos que nos da la naturaleza,

empezando por una fruta tan nuestra como la pera,

porque la pera de España es una fruta bien buena, vamos,

que es la pera.

Puedo decir que soy la tercera generación

que se dedica a la fruticultura y en especial a hacer peras.

Bueno, estamos en invierno, es tiempo de poda.

Elegimos las ramas que son buenas para producir

y hacemos que regulamos el árbol

para que produzcan la mayor calidad posible de peras.

Aquí estamos en una cámara de conservación.

Plantas como la nuestra, lo que busca es una conservación

que se alargue para dar la vuelta a toda la campaña.

Es decir, que los lineales no se queden sin peras,

por ejemplo, en el mes de junio.

Actel comercializa 25 millones de kilos de pera al año.

Dentro de la Denominación de Origen Protegida de la Pera de Lleida

encontramos la pera Conferencia.

Tienen la piel más rugosa,

va de un color amarillento a un color más verdoso.

Su carne es de un color blanco amarillento.

Tiene un sabor dulce pero con un toque ácido.

Mientras que la Blanquilla, que tiene la piel más fina y lisa,

su carne es más blanca y tiene más rugosidad en el centro.

Es más dulce aún que la Conferencia.

Cada consumidor tiene sus gustos.

Si la cogemos más verde al llegar a casa,

la podemos dejar dos o tres días fuera de la nevera

para que coja más sabor.

Y si la cogemos más madura,

tendremos que mantenerla en el frigorífico.

Pues hoy prepararemos distintas recetas con pera

un poco para explicar que la pera no solo es un postre.

Empezaremos con un desayuno o una merienda de campeones,

podríamos decir, en la que utilizaremos yogur natural

e incorporemos la pera en forma de compota.

En este caso, utilizaremos la pera Blanquilla,

ya que tiene una textura muy suave y es muy dulzona

y hacer la compota también es una buena manera

de alargar la vida a esta pera.

Para comer, prepararemos una crema de brócoli con pera,

una receta baja en grasas e hidratos de carbono

y utilizaremos la pera Conference que le da este toque un poco ácido

y complementa muy bien con el brócoli,

que ahora es temporada, y con los ajos tiernos.

El 85 % de su composición es agua,

por eso es un alimento poco energético.

La recomendamos para pacientes que padecen hipertensión arterial

o retención de líquidos.

Esta última receta es pan de pita con aguacate y pera.

Utilizaremos la pera Conference que nos da una textura muy suave

y nos permite jugar muy bien con el sabor salado.

La pera es un ingrediente bastante neutro,

con un toque de dulce.

Nos aporta ese toque de suavidad y dulzura a los distintos platos.

¿Cuántas veces habéis oído eso de que comer bien sale caro?

¿Y eso es realmente verdad?

Lo aclara nuestra experta en nutrición y seguridad alimentaria,

Beatriz Robles, buenos días. Buenos días, Miriam.

Pues no es verdad. Si entendemos por comer bien,

comer con una buena relación calidad-precio,

no es verdad.

¿Por qué? Porque la calidad, una buena materia prima de calidad

y que sea saludable puede ser más barato.

Pero desde luego es más caro cuando se come con menos calidad

y menos saludable.

Y comer bien y barato, ¿incluye también comprar

esos productos a punto de caducar y que están de oferta?

Pues es una estrategia perfectamente legal

y que además tiene ventajas tanto para los consumidores

como para los vendedores,

siempre que el alimento esté en buen estado.

Tenemos que estar atentos a la fecha de caducidad

y al precio, a la oferta que nos hagan.

Además, date cuenta de que muchas veces

los productos que se ponen en ofertas de última hora

porque están a punto de caducar son muy perecederos,

productos frescos y eso ya nos da una pista

de que probablemente sean más saludables.

Muchas veces también encontramos de oferta esos productos,

sobre todo frutas, que están muy maduros.

Y no tienen absolutamente ningún problema.

Podemos aprovechar, es una buena idea aprovecharlos.

Están de oferta porque son frescos, tienen una duración más corta,

los podemos comprar en el día, consumir en el día.

Y, desde luego, porque sean más feos o estén más maduros,

no son menos nutritivos.

Tienen todas sus vitaminas, todos sus minerales, toda su fibra,

así que los podemos aprovechar a tope.

¿Y qué opinas de los alimentos de marca blanca?

Todavía quedan consumidores que no se fían,

que piensan que son de peor calidad.

Eso no es cierto en la mayoría de los casos.

Los productos de marca blanca tienen la misma calidad

que los de marca de fabricante.

¿Qué pasa? Que los de marca de fabricantes son más caros

porque invierten en publicidad para que los conozcamos.

De hecho, hay estudios de mercado que nos dicen

que sale mejor comprar algunos productos concretos,

por ejemplo, legumbres cocidas, salteados de verduras congelados,

conservas de atún, cuajada, café soluble.

Pues visto así, producto a producto,

sí que podemos ahorrar y hacer un menú más económico.

No sé si más saludable.

Las dos cosas: más económico y más saludable.

De hecho, hay estudios de consumo

que valoran un menú familiar para cuatro personas

y comparan las mismas cantidades para hacer cinco ingestas al día,

con 2.000 kilocalorías diarias por persona

y comparan los precios

y se comparan distintos tipos de menú.

Un menú saludable,

el menú de referencia que, con productos frescos,

productos que los nutricionistas recomendaríamos;

otro menú, el menú rápido,

el menú hecho con productos preparados,

platos precocinados de esos de abrir y calentar,

ultra procesados;

y un tercer menú, el menú de moda,

el menú de tendencia, el que vemos en las redes sociales,

ese que está enriquecido con productos supernutritivos.

¿Y cuál es el resultado?

Pues que el menú de lejos que es más económico

es el menú saludable.

Así que lo que tenemos que hacer es planificar bien la compra

y la regla de oro: escoger productos frescos de temporada,

productos congelados y productos del mercado nacional.

Así es, elijamos buenos alimentos y si son de producción nacional,

pues mejor que mejor para la economía

y también para nuestra salud.

Un ejemplo lo tenemos en los campos de Ávila,

la tierra de la ternera.

¿Qué tipo de vacas son estas?

-La Avileña-Negra ibérica.

Es una raza autóctona que ha existido aquí toda la vida.

Es una vaca negra, fuerte; los cuernos, que ya veis,

tiene que ser esta raza y este tipo de vaca

o cualquier otra cosa, nos las descalificarían,

no la consideran una vaca avileña.

-¿Qué es exactamente un ternero? ¿En qué edades se comprende?

-Cuando tiene más o menos un año, ese ternero está listo

para el consumo.

Una vez que el ternero ha nacido, está aquí durante seis u ocho meses.

Lo único que recibe en esos meses es la leche de la madre.

Una vez que llega a esa edad, el ternero lo quitamos de la madre

y durante otros cuatro o cinco o seis meses,

le estamos dando pienso.

El principal compuesto del pienso son cereales, cereales de la zona.

El animal tiene que estar tranquilo.

Todo eso, al final, en la carne, se nota, claro.

-¿Cuáles son las principales características

de la ternera de Ávila?

-El color que tiene, más rosadito.

-Estoy viendo que tienen tonalidades muy diferentes.

-Aunque son de la misma ternera, las piezas son distintas,

tienen un color y un sabor diferente.

El chuletón, típico chuletón de Ávila, el entrecot,

morcillo delantero, aguja de ternera,

cadera, tapa, babilla y redondo.

-¿Qué nos aporta al organismo este tipo de carne?

-Nos aporta hierro, aporta vitamina B

y minerales.

La aguja es la que más grasa aporta.

El redondo tiene menos grasa, claro está.

La tapa también, por ejemplo, la babilla, son más magras.

-David, ¿con qué tipo de pieza te quedas tú?

-Yo, estando en Ávila, me quedo con el chuletón.

La brasa, es un punto más saludable

que, hecho en una sartén de forma natural,

suelta sus brasas, pero le aporta el sabor de la brasa.

Tenemos unos ajetes y unos espárragos buenísimos

que lo vamos a echar para que estén a su punto

con el chuletón.

Le vemos los dos lados de la corteza

y el centro todo rosado.

-¿Cómo podemos apreciar la carne de ternera de Ávila

en el paladar?

-El punto ferroso que tiene, la untosidad,

el sabor intenso y la jugosidad que te deja cuando estás comiendo.

Por ejemplo, un redondo asado que lo pasamos a la parrilla,

lo metemos en el horno y conseguimos una carne muy rosada, jugosa,

que hemos mezclado con unos berros

y un poquito de queso de cabra.

Muy espléndido todos los sabores que se conjugan.

Con una carne más magra,

hemos hecho un estofado con verduritas.

Simplemente la marcamos a la parrilla

y luego le echaríamos sal y pimienta,

vino tinto y con agua,

después de haber hecho un sofrito con todos los ingredientes,

a cocer en una cazuela de barro,

sería un plato de ternerita sin nada de grasa.

La carne de ternera natural podemos comprarla entera o picada,

y lo cierto es que cada vez se consume más carne picada,

es la opción de carne preferida por muchos, Beatriz.

Sí, es la preferida porque es muy sabrosa, se come muy bien,

es económica y además admite muchas posibilidades culinarias.

Desde unas albóndigas, unos filetes rusos

a las populares hamburguesas.

Pero ojo,

porque al igual que las manzanas son manzanas

y las lechugas son lechugas,

no toda la carne picada es carne picada.

¿Cómo que no? Y entonces, ¿qué es?

Pues la industria nos ofrece dos tipos diferentes.

Tenemos la carne picada, que es todo carne 100 %

y pone "Carne picada";

y tenemos preparados de carne picada,

que son tipo hamburguesa o "burger meat" y no son lo mismo.

La carne picada es carne 100 %,

carne roja o carne blanca, deshuesada y picada,

y que además tienen que cumplir estrictos requisitos de calidad.

Tiene que tener una cantidad máxima de grasa

un 7 %, la carne magra, un 20 % la picada de vacuno

y un 30 %, la picada de cerdo.

Y también se establecen límites máximos de colágeno,

el colágeno nos dice que es de peor calidad,

porque está hecho con tendones, con cartílagos.

Y esa carne picada que encontramos en el supermercado

normalmente en bandejas, ¿lleva conservantes?

No, no lleva conservantes.

La carne picada, esa carne 100 % carne picada,

no puede llevar conservantes. Sí que dura más, aguanta más

porque está en unas bandejas que tienen atmósfera modificada

y sí que puede llevar aditivos, por ejemplo, algunos colorantes.

¿Qué diferencia hay entre esta carne picada

y los preparados de carne picada?

Los preparados de carne picada,

que pueden venir tipo hamburguesa, "burger meat",

pero ojo, porque también pueden venir en bandejas

con la misma forma que la carne picada,

pueden llevar otros ingredientes, además de carne:

condimentos, cereales, aditivos.

De hecho, por ejemplo, la "burguer meat"

tiene que llevar como mínimo un 4 % de vegetales,

de hortalizas, de cereales;

y puede llevar otros aditivos que no están permitidos

en la carne picada o en los preparados de carne,

como los sulfitos.

Oye, pues a simple vista, no es fácil de distinguir.

Claro que no es fácil de distinguir porque además

nos lo ponen muy difícil con los preparados de carne picada.

Para empezar,

la presentación es prácticamente igual que la carne picada.

Pero es que además hay una trampa,

muchas veces nos ponen en letras muy grandes "Picada"

y abajo pone "Preparado de carne picada".

Vaya. ¿En que tenemos que fijarnos?

Lo primero en la identificación, que sea inequívoca,

que ponga "Carne picada",

que no veamos la palabra "preparado" por ningún sitio.

Y lo segundo, la lista de ingredientes.

Si es carne picada, va a llevar carne y sal,

pero, en cambio, si es preparado de carne picada,

va a llevar carne,

pero llevará también otros ingredientes,

almidones, azúcares, productos vegetales, aditivos.

Entonces entiendo que lo preferible es ir a tu carnicero,

escoger el corte, decirle que te lo haga carne picada

y si tú ya quieres añadirle en casa huevo y pan rallado,

se lo añades, si quieres. Tú lo has dicho.

Sin duda, porque puedes escoger lo más saludable

que serían las partes más magras,

las carnes blancas frente a las rojas.

Y también puedes escoger las partes más económicas,

una espaldilla de cerdo, una falda de ternera.

Claro. Y comprar exclusivamente lo que vayamos a comer,

que ya sabemos que es carne fresca y tenemos riesgo de toxinfecciones.

Sí, desde luego, porque la carne fresca picada

tiene la superficie más expuesta a los microorganismos.

Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es comprarla,

comerla en el menor tiempo posible.

Si no la vamos a comer en un plazo de 24 horas,

la podemos congelar; y siempre tenemos que guardarla

en la parte más fría del frigorífico.

Oye, si queremos guardar Cuaresma

y seguir con esa tradición de ciertos días,

no consumir carne, ¿qué?

No hay ningún problema porque tenemos las legumbres,

el pescado y podemos hacer hamburguesas con estos ingredientes

y nos van a quedar buenísimas.

Muchísimas gracias, Beatriz,

por ayudarnos siempre a comer con salud.

Y, como estamos en Cuaresma, también es tiempo de potajes.

Me voy a hacer la compra con Aitor Sánchez

porque vamos a por el potaje.

Bacalao, Aitor, es el primer ingrediente

de nuestro potaje de Cuaresma,

Fíjate, el bacalao desalado

ha tenido un papel superimportante e histórico

para poder aportar ese yodo que muchas veces no llegaba

a las zonas del interior de la península.

Porque, claro, en La Mancha, en Extremadura,

no se tomaba pescado fresco.

Marta, aquí también vendéis el bacalao directamente desalado.

¿Cómo lo desaláis?

Nosotros normalmente lo desalamos durante 48 horas,

dos días y haciéndole tres cambios cada ocho horas.

Y siempre, superimportante, en la nevera.

Aquí tenemos los dos tipos de garbanzos

que se suelen vender, el pedrosillano y el castellano.

¿Cuál nos recomiendas?

Creo que para el potaje, nos vamos a quedar con el castellano,

que es más vistoso, más lechoso también.

Y obviamente con esto ya vamos a tener un plato que es completo.

La legumbre ya nos aporta proteína completa.

En el caso de los garbanzos,

hidratos de carbono de absorción lenta.

¿Esto quiere decir

que si en ese potaje, queremos prescindir del bacalao

para hacerlo vegetariano, podríamos?

Claro, echamos más cantidad de garbanzos en ese caso

y si queremos el potaje clásico de vigilia con bacalao,

pues parte de garbanzo y parte de bacalao.

Ahí tendríamos dos fuentes de proteínas.

Este potaje pide algo verde. Por supuesto.

Mira, podemos añadir una espinaca fresca,

que le dar un sabor completamente diferente.

Aprovechémosla y añadámosla al final,

no la recozamos y la destrocemos.

Y también tenemos la acelga, utilizada en muchos potajes,

para añadir esa fuente también de ácido fólico, de fibra,

para que se absorba bien el hierro que tengamos en la legumbre

y el hierro que tengamos en la espinaca.

De postre, ya que vamos a cocer la verdura,

haya alguna fruta fresca. Va a ser la clave.

Entonces ¿torrija de postre no? De este potaje.

Eso para luego, la merienda quizás.

Pero de postre, mejor la fruta.

Natalia, que nos faltan

las hierbas aromáticas y las especias.

Muy bien. ¿Qué nos recomienda?

Pues os recomiendo el laurel, que es supertradicional.

A ser posible, por favor.

el laurel siempre se usa seco, nunca fresco.

Puede estropear la comida.

Y otro punto también fundamental sería el pimentón.

Se suele echar el dulce.

Y hasta aquí lo básico, pero, depende de cada región,

¿se le puede añadir, por ejemplo, pimiento?

Patata también. Cebolla,

El arroz, que es muy típico. Huevo duro.

O una versión moderna, el kale.

¿Espárragos? No, eso no es típico.

Eso te lo has inventado. Sí, es verdad.

Potaje para una Cuaresma marcada por el coronavirus

y lo que ha cambiado nuestras vidas.

Porque llevamos un año enterito de pandemia.

¿Cómo se os ha hecho de largo este año?

Se lo preguntamos a una enfermera que ha estado en primera línea

cuidando a pacientes en el hospital.

Se llama Esther Gómez y todos la conocen,

la conocemos con un precioso sobrenombre,

que es Mi Enfermera Favorita. Menudo año, ¿eh?

Menudo año, totalmente.

Tengo un poco un sentimiento contradictorio

porque han pasado tantísimas cosas

que parece que estamos ya cuatro años en pandemia.

Y por otro lado, ha sido todo tan intenso,

que tengo grabado desde el primer día

todo lo que sucedió y parece que ha sido ayer.

Y siempre al lado del paciente, del enfermo,

de ahí viene también el nombre de vuestra profesión, enfermería.

¿Qué le dirías a toda esa gente

que después de este año que hemos vivido

todavía sigue pensando

que el coronavirus tampoco es para tanto?

Lo primero que me gustaría recordar

es que, por la OMS, fue declarado el año 2020

el año de la enfermería, y nos esperábamos un año diferente,

Pero bueno, por lo menos,

se ha visto en la sociedad el papel de la enfermería.

Ha sido un año superduro, pero bueno,

yo creo que la población ha hecho un esfuerzo muy grande

y lo más importante creo que debería ser

que no olvidasen todas las cosas que hemos aprendido.

Al final, este virus depende mucho de las cosas que hacemos

y no solo para con nosotros,

sino que un mal gesto nuestro puede hacer que otra persona se infecte.

Y eso, el lavado de manos, el uso de mascarilla.

Hay un montón de hábitos que hemos adquirido

que creo que es muy importante que no olvidemos.

Ha sido también un año cargado de miedo, cargado de soledad,

pero gracias a una iniciativa tuya, algunos pacientes

han podido mitigar esos dos sentimientos, cuéntanos.

La verdad es que, nada más empezar la pandemia,

tuve la idea de por qué no conectar en un mundo tan digitalizado

a los pacientes mediante videollamadas.

Y fue con la asociación de Acortando la Distancia

que lo que pretendíamos, pues eso, ¿no?

Al final los familiares desde fuera

sí que recibían un parte de su familiar,

pero el que estaba fuera,

a veces pensaba incluso que le habían abandonado.

Hubo pacientes que fallecieron

y que fue su despedida de sus familiares

y hubo otros que, agradecidamente,

fue un poco la conexión otra vez de volver a ver a sus familiares,

que a lo mejor llevaban 40 días sin saber

absolutamente nada del exterior. Fíjate.

Tenemos mucho que agradeceros a los profesionales sanitarios

y que incluso hayáis sacado huecos para enseñarnos cosas

que para vosotros son tan básicas

cómo colocarnos la mascarilla, cómo lavarnos bien las manos.

¿Crees que todavía nos queda mucho por aprender?

Lo primero, me gustaría felicitar a la población

porque creo que después de tanta información contradictoria,

es lógico que se hayan confundido en muchas ocasiones.

Fue una razón por la que yo quise abrir el perfil de Instagram,

para llegar a la población y tratar de enseñarles,

porque muchas veces nos enrollamos con tecnicismos los sanitarios

y a veces la cosa es mucho más sencilla

y deberíamos hacerla más fácil también para ellos.

He escuchado que también animas a desconectar un poco

del exceso de información y, sobre todo,

de lo que nosotros llamamos "coronabulos", de los bulos,

de esa falsa información que circula en de redes sociales.

Una de las cosas que al final es un poco responsabilidad individual.

Ahora mismo no hay, yo creo que hay mucha información,

pero hay mucha desinformación.

Y la responsabilidad individual de cada uno

también debe ser tratar de verificar esos bulos,

no caer en las cadenas de vamos a reenviarlo

sin al menos haberlo comprobado.

Porque muchas veces yo la sensación que tengo

y sé que muchos compañeros tenemos

es que estamos leyendo un montón de artículos científicos,

estamos viendo y contrastando mucha información

y a veces un bulo que se acaba diseminando

tira por tierra todo lo que estás tratando de hacer.

Y muchas veces hay personas

que no saben dónde encontrar esa información

y puede ser muy contraproducente para ellos.

Muchísimas gracias, Esther, también por esa labor divulgativa.

Gracias de corazón, Mi Enfermera Favorita.

Gracias a vosotros por contar con una enfermera

y os lo agradezco de corazón.

Tenemos que cuidar nuestra salud protegiéndonos del virus,

haciendo ejercicio y comiendo bien.

Y para comer bien,

nada como juntar la experiencia y el cariño en la cocina.

Dos jubilados, Carmen y José María,

lo hacen y lo cuentan así de bien.

Para comer, como en casa de mamá.

Es muy importante que las personas mayores,

entre las cuales nos encontramos nosotros,

pues sigamos alimentándonos bien, cocinando todos los días.

Aunque a veces nos puede dar un poquito de pereza.

-Pero lo que sí que tenemos muy claro

es que queremos animar a nuestros seguidores

a conservar la riquísima y variada gastronomía tradicional

de nuestro país,

heredada de nuestras madres y abuelas.

-Pondremos a hervir un momentito

junto con el puerro y la zanahoria.

Ya se nos ha entibiado y ahora, lo que vamos a hacer

es quitarle la piel tanto a la merluza como al salmón

y vigilar si queda, si había alguna espinita,

pues con que ahora ya no está muy caliente,

se la podemos sacar perfectamente.

Añadiremos la nata líquida,

la salsa de tomate y, a continuación, el pescado.

Le añadiremos también las verduritas que hemos cocido ya ocurridas.

Lo batiremos todo con el batidor eléctrico.

Y vamos a poner el pudin en el horno.

Ya veis, el agua ya está hirviendo

y ahora, con muchísimo cuidado, de no quemarnos,

vamos a decorar ahora el pudín con unas bolitas de salsa mayonesa,

un poquito más de mayonesa.

Acabaremos la decoración poniéndole unas hojitas de lechuga,

de lechugas de estas que venden ya variadas

porque le da un toque de color.

Saber cocinar para saber vivir

como la estupenda sopa que nos tiene preparada hoy Marta.

Y sus postres con frutos secos en forma de yogur

y de dulce ensalada. Os van a encantar,

como la entrevista con la cantante Rozalén.

Superimportante cuidarse,

sea lo que sea a lo que te dediques porque...

Porque está todo superconectado.

Si yo, por ejemplo, no me cuido, no estoy en forma,

me agoto en el concierto, en el escenario.

Enseguida lo veremos todo,

después de pasar por la consulta del médico de familia

y mucha atención hoy porque vamos con primeros auxilios,

que a todos nos van a venir muy bien.

¿Quién, por ejemplo, no se ha atragantado alguna vez?

¿Hay algún médico en la sala?

Es lo que se suele gritar cuando ocurre una emergencia.

Y nosotros, por suerte, lo tenemos siempre a mano,

el doctor Fernando Fabiani.

A ti, de hecho, acudimos con la primera duda.

Por ejemplo, comiendo pescado, se nos clava una espina

y tomamos miga de pan, una miga como esta, por ejemplo.

¿Hacemos bien o hacemos mal?

Hay que ver lo que nos gusta el pan, Miriam.

Cualquier excusa nos parece buena para tomarnos un buen trozo de pan.

Pero ya te adelanto que esta no es la solución.

A ver ¿qué es lo que pretendemos cuando tomamos miga de pan?

Pretendemos que esa pequeña espina se arranque,

se quite del sitio en el que se ha quedado clavada

y nos la traguemos. Bueno, pues vamos a aclarar.

Si la espina es pequeñita,

probablemente no tenga más importancia,

pero si la espina es grande,

piensa, por ejemplo, en una espina de un salmón,

una espina tipo sable,

como consigamos quitarla de donde está y nos la traguemos,

lo que podemos conseguir es que se clave más abajo.

Así que, lejos de arreglar el problema,

puede ser un problema más gordo,

porque ahora esa espina es más difícil de poder quitarla.

La clave está en la prevención.

Vamos a limpiar muy bien el pescado.

Especial precaución cuando limpiamos el pescado

para que se lo coman los niños pequeños.

Y si me trago una espina, la noto clavada,

la molestia no se me quita,

me tengo que acercar directamente a un centro sanitario

para que lo traten adecuadamente.

Ahora, tratarlo a golpe de miga de pan

ya te digo que no es la solución.

El pan, Miriam, está bien para acompañar,

pero no para empujar.

De verdad, no hay que empujar nada con el pan. Por cierto.

puestos a comer pan, siempre que sea mejor 100 % integral.

Hay que tener cuidado al comer y al cocinar.

No nos vayamos a quemar con el aceite

o con el agua hirviendo.

Y digo yo, ¿sirve ponerse pasta de dientes en la quemadura?

Yo la tengo siempre a mano.

Está bien tener la pasta de dientes a mano,

pero no para las quemaduras.

Su nombre ya lo dice, es pasta de dientes,

o sea, sirve para los dientes.

Si yo me hago una pequeña quemadura con la plancha,

me salta un poco de aceite, inmediatamente debo enfriarlo.

Y para eso, debajo del grifo, al agua corriente,

para que esa quemadura se enfríe rápidamente.

Con esto conseguimos que se enfríe la piel

y, por tanto, frenamos la quemadura, la detenemos;

y segundo, producimos un alivio inmediato.

Ya hemos dicho muchas veces que el frío alivia el dolor.

Cuando terminemos, un poquito de crema hidratante

y más que suficiente.

No hace falta poner un pegote de pasta de dientes.

Sí te digo que si la quemadura es especialmente profunda,

pues después de enfriarla, inmediatamente ponemos una gasa

o una compresa fría y nos acercamos al centro sanitario

para que la traten adecuadamente.

Que no es a golpe de pasta de dientes,

esa no es la solución. Si tienes pasta de dientes a mano,

lo que tienes que hacer es aprovechar,

sacar tu cepillo y lavarte bien los dientes.

Que te voy a decir un secreto, Miriam,

aunque ahora los dientes se vean bastante menos por la mascarilla,

hay que lavarlos tanto como antes.

Por supuesto que sí.

Las quemaduras asustan, pero más todavía asusta la sangre.

Y si sangras por la nariz,

lo que siempre se ha dicho es esto:

echar la cabeza para atrás y un buen tapón de algodón.

Pues qué mal lo hemos dicho siempre.

Si yo sangro por la nariz y echo la cabeza hacia atrás,

evidentemente voy a dejar de ver salir sangre

porque no va a caer hacia adelante.

Pero lo que va a hacer es caer la sangre hacia atrás,

hacia la garganta.

Nos la vamos a tragar porque, al echar la cabeza hacia atrás,

la sangre, por las fosas nasales, va hacia atrás

y en la parte de atrás de las fosas nasales

hay unos agujeritos que se llaman las coanas y, por ahí,

pasa la sangre a la garganta y nos la tragamos.

La solución no es que no veamos la sangre, sino frenar el sangrado.

Y para eso, si empiezo a sangrar por la nariz,

dejo la cabeza hacia adelante

y me aprieto bien con el dedo en el lado en el que sangro.

Mantengo 10-15 minutos hasta que se detenga el sangrado.

¿Que quiero ayudar un poco, que quiero facilitar esa compresión?

Lo que puedo hacer es introducir una gasa enrollada,

gasa no algodón, que el algodón luego se desmenuza,

se despelucha y se quedan trocitos

que cuando la sangre se seca, puede ser complicado quitarlo.

A veces podemos volver a sangrar al intentar quitarlo.

Y ahora que me has dicho lo del sangrado de la nariz,

hay mucha gente que esto le preocupa especialmente

porque piensa que es porque tiene la tensión alta.

Vamos a aclararlo:

no siempre que sangramos por la nariz

es porque tengamos la tensión alta.

La mayoría de las veces no tiene que ver con la tensión,

es que se ha roto un pequeño capilar por otro motivo.

Y segundo, el hecho de que yo no sangre por la nariz

no significa que la tensión está bien.

La tensión alta puede no dar síntomas.

O sea, aunque no me duela la cabeza,

aunque no sangre por la nariz, la tensión puede estar elevada.

¿Y qué pasa si alguien se desmaya?

Que siempre se dice eso de: "Dale aire, deja que respire".

No me parece mal que dejemos que respire.

Pero cuando tenemos un desmayo por una bajada de tensión,

lo que necesitamos no es aire,

sino ayudar a que el riego llegue a la cabeza.

Y, para eso, lo mejor quedarnos tumbados.

Si podemos, incluso ayudamos elevando las piernas.

Quédate con una frase, Miriam,

si no te tumbas tú, te tumbará el mareo

y el golpe puede ser gordo.

Así que quedarnos ahí tumbados,

beber un poco de agua y esperar que se vaya pasando

y verás que te recuperas poco a poco

y además lo haces respirando estupendamente.

Respirar para vivir.

Es importante la respiración,

por eso hay que saber respirar, respirar profundamente.

Y nos enseña una fisioterapeuta, Pilar Caballero.

(Música)

(Música)

Respirar es algo más que meter y sacar aire.

Es llevar el oxígeno a todas las partes de nuestro organismo

para que tengan alimento esas células.

Pero también cuando nosotros respiramos movemos estructuras

como el diafragma, suelo pélvico, abdominales, todas las vísceras.

Porque el diafragma, si se mueve de una manera organizada,

vamos a introducir mucho más oxígeno a nuestro cuerpo.

Y encima vamos a mover mucho mejor esas vísceras hacia el suelo pélvico

y hacia los abdominales.

Como veis, el movimiento se produce en las costillas.

Los abdominales y el suelo pélvico se estiran un poquito para sujetar,

pero están contraídos.

Nada de soltar barriga y meter barriga, ¿vale?

(Música)

Chicas, vamos a hacer unos ejercicios facilitaros

para quitarnos todo el estrés y ansiedad que llevamos del día.

Nos vamos a colocar con las piernas al ancho de caderas.

¿Vale?

Mirada al frente y nos vamos a colocar

las manos en las costillas, más arriba.

Estos hombros dan mucha sensación de ansiedad.

Relájame, siempre que haya una distancia

entre la oreja y tu hombro.

Cogemos aire contando tres en: uno, dos, tres.

Y, al soltar el aire en cuatro, desde el suelo pélvico,

metemos el abdomen para adentro, para arriba y sensación de crecer.

Crecer, crecer.

Pues chicas, os voy a enseñar un ejercicio muy facilito

para seguir mejorando nuestra capacidad de respiración.

Vamos a sentarnos aquí. -Entonces, Pilar.

¿Cuánto tiempo más o menos tendríamos que hacer esto?

-Lo ideal sería que todas las mañanas,

cuando te levantes, te dediques 5-7 minutitos

para hacer estos ejercicios,

porque vas a empezar el día con mucho más vigor

y mucha mejor oxigenación en tu cuerpo.

Vamos a colocar los dos pies al ancho de caderas.

Vemos que tenemos los dos huesecillos del culete

bien puestos y vamos a levantar el brazo derecho

manteniendo la distancia entre la oreja y el hombro,

y vamos a alargar, alargar, alargar.

Con esto vamos a abrir todas estas costillas derechas

para que nos entre más aire.

Y vamos a alargar al otro lado

sin que se levante el culete izquierdo.

Alargad, abrimos bien las costillas izquierdas,

con que lo hagamos tres veces a cada lado, va bien.

Respirar mejor nos va a liberar del estrés,

mejorar nuestra ansiedad y nos va a hacer ser un poquito más felices.

El aire pasa por las vías respiratorias

y la comida por el tubo digestivo.

¿Pero qué pasa cuando el alimento o la bebida se va por otro sitio

y nos ponemos a toser?

Toca dar golpes en la espalda, ¿no, doctor?

Bueno, no sé si toca,

es que nos gusta arreglarlo todo a golpes

y la mayoría de las cosas no se arreglan a golpes,

ni la televisión, ni el ordenador, ni la tos se arreglan a golpes.

Si lo que se nos va por el otro sitio es agua,

ya te digo que no hace falta dar golpe ninguno.

esto se va a arreglar solo, espontáneamente.

Si damos los golpes así, suavemente y más por cariño

o por acompañamiento, pero no hacen falta.

¿Y si tengo un atragantamiento real, o sea,

por un trozo de comida que me impide respirar adecuadamente?

En este caso, la clave es la tos, y por lo tanto,

si estamos con una persona que se ha atragantado,

lo que tenemos es que insistirle,

que animarle en que tosa y siga tosiendo.

Tenemos que convertirnos en un entrenador personal, Miriam,

y decirle: "¡Tose, tose, más fuerte!

¡Sigue siendo, así vas bien!".

Ese es nuestro papel, insistir, animar a que siga tosiendo.

¿Y si no se puede toser por el propio atragantamiento?

Eso ya es otra cosa.

Si la persona deja de toser, entonces tenemos que hacer algo

para reemplazar ese maravilloso mecanismo de defensa que es la tos.

Y lo que podemos hacer es inclinar 45 grados a la persona

y con nuestra palma de la mano, con el talón de la mano,

golpearle entre los dos omóplatos,

golpearle fuerte, hasta cinco golpes podemos dar seguidos.

Si después del quinto golpe no hemos resuelto el problema,

entonces pasaríamos a hacer otra cosa.

Lo que se conocen como compresiones abdominales

o maniobra de Heimlich.

Pues ya lo hemos aprendido.

Si te atragantas, toser y toser hasta que se te pase,

porque esa tos es buena.

Pero hay otra tos que nos trae de cabeza,

que es la tos de una infección respiratoria.

Y desde hace un año ya,

lo primero que nos viene a la cabeza es "coronavirus".

Y está bien que se nos venga a la cabeza esa palabra,

porque es uno de los principales signos de sospecha.

Ya si además de esa tos aparece malestar general, dolor de cabeza,

fiebre, entonces ya no sospecha,

ya directamente sacamos una señal de peligro.

Y esto significa que nos tenemos que quedar en casa,

contactar con nuestro médico telefónicamente,

contarle lo que nos está ocurriendo

y que nos dé los pasos a seguir para aclarar

si es o no una infección por coronavirus.

Mucha precaución, porque la tos no solo es síntoma

de que podemos estar sufriendo la infección,

sino además, es síntoma de que, evidentemente,

podemos contagiar a otros.

Así que precaución en casa hasta que aclaremos la respuesta.

Y ojo, porque el coronavirus está rodeado de muchas leyendas

y de falsos mitos.

Los "coronamitos" como los llamas tú mismo, doctor Fabiani,

en tu libro, aquí lo tengo.

"¿Te puedo hablar claro? Para que no te cuenten mitos",

empezando por ese de que los suplementos de vitaminas

y minerales te pueden curar e incluso prevenir el coronavirus.

Yo creo que ya en esta fase tenemos que recordar,

tenemos que insistir una vez más en que atiborrarnos

a multivitamínicos no es la solución.

Primero, porque no previene realmente ni de la infección

ni de la gravedad de la infección por coronavirus.

Y segundo, porque nos puede desenfocar

y olvidar lo realmente importante.

¿Queremos realmente fortalecer

nuestro organismo, nuestras defensas?

Pues la clave ya sabemos que es una buena alimentación,

hacer ejercicio físico y evitar el consumo de tóxicos.

Y mientras que hagamos esto y tengamos las defensas bien,

estupendamente, ya solo nos falta utilizar dos vacunas.

Una, la vacuna contra el coronavirus,

que ya nos la hemos puesto algunos de nosotros

y que pronto la tendremos puesta la mayoría de nosotros.

Y la segunda, la vacuna contra la desinformación,

que esa también es muy importante.

Muchísimas gracias, doctor Fabiani.

A lo mejor ya os han vacunado o estáis a la espera

de que os ponga la vacuna.

Nuestra psicóloga Silvia Álava nos ayuda

a afrontar la espera tomando la iniciativa.

(Música)

Teníamos muchas expectativas en este año

con la llegada de la vacuna.

La vacuna ya está aquí, pero va un poquito más despacio

de lo que nos gustaría.

Vamos a conocer a Sonia Zúñiga, investigadora del CNB del CSIC,

que nos va a contar cómo va este proceso.

Pues Sonia, me gustaría que me contaras cómo funciona

la vacuna del coronavirus.

Bueno, las vacunas lo que tratan,

como la vacuna frente a cualquier virus,

es entrenar a nuestro sistema inmune del organismo

para que se generen las defensas,

de manera que cuando uno se infecta con el virus,

tenga ya las defensas prehechas y así no desarrolle enfermedad.

¿Tú crees que cuando ya estemos vacunados

podremos volver a hacer vida normal?

Todavía queda un tiempo

hasta que haya una suficiente inmunidad.

Cuando haya un porcentaje de población amplio vacunado.

Entonces, por lo que cuentas,

me parece que volver a la vieja normalidad

en la que quedábamos muchas personas,

o por ejemplo, macroconciertos, ¿ese tipo de cosas volverán?

La situación en la que estamos para luchar

contra el virus es mucho mejor.

Pero volver a esas aglomeraciones multitudinarias de personas

sin mascarilla gritando...

eso puede que tarde más.

El virus lo estamos doblegando,

pero no desaparece y no hay que darle oportunidades

para que vuelvan a subir los casos.

Me gustaría saber cómo llevas el día a día,

la gestión de la incertidumbre.

La verdad es que siempre tiendo a ser positiva

y aceptando la situación, intentando hacer lo que podamos.

-Entiendo que todo se acaba, no vamos a estar así...

No hay mal que 100 años dure, esto, pues serán unos meses,

ya esperemos que sean unos meses nada más

y que la situación vaya mejorando rápidamente.

Natalia, como empresaria,

¿cómo es la gestión del día a día del negocio

en esta situación que vivimos?

De una semana para otra, tienes que dar la vuelta

a la plantilla y cambiarlo todo.

Eso genera mucha incertidumbre y estrés en el personal.

No se nos puede ir ningún número, porque la consecuencia será cerrar

y dejar a la gente sin trabajo.

Y en medio de esta situación tan complicada,

¿habéis sacado algo en positivo?

Si aguantamos este tirón y si después de más de un año

con la pandemia, creo que vamos a salir reforzados

porque habremos conseguido reestructurarnos mejor,

medir mucho todos los gastos para optimizarlos al máximo.

Parece que la situación no va a cambiar a corto plazo.

Sin embargo, lo que podemos cambiar es nuestra forma de interpretarlo.

Para eso vamos a caer en la cuenta

de cómo es nuestro lenguaje interno,

para intentar cambiarlo.

Se trata simplemente de ser realistas.

Es difícil, pero lo puedo conseguir y además,

manteniendo viva nuestra ilusión

y lo que sí que podemos seguir haciendo.

(Música)

Tan importante como cuidar la mente es cuidar el cuerpo

y lo cuidamos comiendo bien,

empezando por un buen platito de sopa,

el plato de cuchara por excelencia, Marta.

Además es que es un plato supernutritivo,

porque en ese caldo, si está bien cocinado,

tenemos disueltos muchos nutrientes,

de tal forma que, atención, bebemos comida y comemos agua.

Eso suena muy bien, pero también hay sopas y sopas.

Y nosotros, nunca mejor dicho, no queremos caer en la sopa boba.

No, no queremos caer en esa sopa boba.

Queremos siempre que la sopa lo más lista posible.

Claro, una sopa lista que tiene una buena base siempre

y es un buen consomé, un buen caldo con sustancia,

que es el resultado de cocer todos sus ingredientes a fuego lento.

Ahí se concentran como consecuencia de que se consume.

Y de ahí viene la palabra "consomé",

que hace referencia a la palabra francés "consumir, consumo".

De hecho los franceses, esta curiosidad me encanta,

fueron los primeros en escribir

los ingredientes que llevaba un consomé.

No me digas ¿cuáles eran? ¿Hace cuánto tiempo?

No lo sé. Hace 300 años,

que no estábamos ni pensadas tú y yo.

No, no. (RÍE) Pues los ingredientes.

¿Tú qué echarías a un caldo? Por ejemplo, ave, pollo.

Exacto. Pues echaban tres piezas de carne.

Echaban ave, ternera y cordero.

Luego echaban cebolla, que es maravillosa

para dar sabor a todos los caldos.

También echaban perejil para darle un poco de tonalidad verde

y luego añadían chirivía porque, claro,

era más popular que las zanahorias.

Tiene una forma muy similar pero es más blanquita.

Y para terminar, un montón de hierbas

que se llama "bouquet garni", tiene nombre francés,

y ahí lo dejaban seis horas cociendo a fuego lento.

Ellos no ahorraban mucha energía.

Porque estaba ahí un buen rato,

pero era un jugo muy concentrado que además

le gustaba dar a las personas que estaban enfermas,

que eran poco robustas y eso sí,

lo dejaban corto de carne y largo de verduras,

no hacía falta desgrasarlo. Todo lo contrario que ahora,

que solemos pasarnos con la carne y poner menos verdura.

Hoy vamos a compartir dos trucos infalibles

para desgrasar nuestro caldo, Miri. El primero.

El primero: enfriar la sopa.

Dejamos enfriando nuestro caldo toda la noche en la nevera

y así podemos retirar la grasa que se queda sólida arriba.

¿Y si no tenemos tanto tiempo? A veces no tenemos toda la noche.

Pues el truco rápido es pasarla por un colador

al que le pondremos papel absorbente, papel de cocina.

Tarda un ratito, unos 15 minutos,

pero queda un caldo mucho más limpio y sin grasita.

Me encantan esos dos trucos.

¿Y qué le has puesto tú a la "sopa lista" de "Saber vivir"?

La idea, si podemos, lo ideal es partir de base

con un caldo que tenga poquita grasa.

Hacemos un buen caldo con muchas verduras:

puerro, ¿qué más se te ocurre?

Cebolla, que ya lo hemos dicho. Muy bien, sí.

Pues puerro, cebolla, nabo, zanahoria, apio...

Podemos ponerle chirivía como los franceses.

Claro que sí.

O sea, todas las verduras que se nos ocurran para dentro.

Repollo da muchísimo sabor. Ahí vamos a potenciarlo.

Además, antes de ponerlo a cocer todo, supertruco,

vamos a echar un chorro de aceite de oliva en la base de la olla

y vamos a dorar un poco las verduras

y de esta forma potenciamos su sabor.

Añadimos carcasa o hueso, carcasa de pollo,

o hueso, que tiene menos grasa, y tenemos todo el sabor y cubrimos.

Y tenemos un caldo estupendo.

Ahora, ¿cómo lo hacemos más listo? Eso digo yo.

Y tenemos esta sopa,

que es una sopa thai con fideos de verduras.

Y si queremos, podemos añadir también legumbres, unos garbanzos.

Estupendo.

Aquí tenemos el caldo de toda la vida.

Hemos pochado pimiento que hemos cortado así

en forma de fideos, en tiras. Sí.

Tenemos también fideos de calabacín.

Ah, pensaba que era pasta. Y has dicho que no...

Exacto, parecen noodles, pero son vegetales,

así metemos fibra, un montón de micronutrientes, vitaminas,

minerales, echamos curry,

leche de coco para darle el sabor "thai" y cubrimos con el caldo,

echamos un chorrito de lima, cilantro y lo tenemos.

Estupendo, me encanta, Marta.

Además, has visto que con esto también

estamos cogiendo sobras de verduras por ahí,

así que plato de aprovechamiento.

Otra manera de ahorrar. Muchísimas gracias.

Y hablando de caldos y sopas. ¿A dónde nos lleva hoy

nuestro viaje por la cocina española?

Pues a Galicia, porque nos toca.

Un plato de caldo, el caldo gallego.

(Música)

Buenos días, Juncal, bienvenida a La Casa de la Aldea.

-¿Qué tal, José Luis?

Vengo aquí porque sé que aquí puedo encontrar

los mejores ingredientes para hacer un buen caldo gallego.

-Pues vamos a ello.

Aquí tenemos el unto, la pata, la uña del cerdo,

tenemos el laconcito, tenemos las habas

y tenemos las patatas.

Nos falta lo más importante:

los grelos, que estamos en temporada.

-Bueno, por supuesto. -Vamos a ir a la "leira"

a recoger esos grelos en casa de Carmen.

Hay algún tallo que ya ha floreado.

Tenemos que localizar los tallos que están bien.

Este sí que es bueno.

-¡Mi primer grelo! ¡Mi primer grelo!

Venga, pues vamos a ver a Maruja, a que nos cocine un buen caldo.

(Música)

-Y esta olla que tengo aquí vamos a echar un poco de agua fría.

Y vamos a echar los ingredientes que les lleva más tiempo cocerse.

Que son el laconcito, la pata y el unto.

Esto tiene que hervir mínimo dos horas.

El unto es una parte del cerdo, es grasa.

Justamente, esto aquí lo pones a...

-¿Diríamos que es como el secreto del caldo?

-Sí, si el caldo sin unto no es caldo.

-Cuéntame de dónde te viene esto de cocinar.

-Yo hago el caldo desde muy joven.

Me enseñó mi padre y me gustó como lo hacía y seguí su tradición.

Y llevo desde los 15, a lo mejor.

A la hora y media de hervir ya se pueden incluir las habas.

En Galicia yo creo que es lo más tradicional de todo.

El caldo, yo creo que se hacía en todas las casas.

Para echar la verdura y las patatas.

Tenemos que quitar la carne. -Sacamos todo, ¿no? Menos las habas.

-Ya ves que blanquita queda el agua.

En el caldo debe quedar el agua muy blanca.

(Música)

Bueno, Juncal, este es el resultado. -Madre mía.

-¿Lo ves? Espero que te guste y que cuando vuelvas a Galicia,

que vengas a comer el caldo. -Volveré aquí a probarlo contigo.

-Mira, y si no,

por lo menos, te compras el pack y que te lo manden a donde estés.

-Es verdad. Y te lo haces tú. -Y pruebo a hacerlo yo sola.

Ya te diré, a ver si me sale... -Fijo que te sale bien.

Está claro, en "Saber vivir" no nos gusta la grasa del caldo,

pero la grasa buena, sí.

Y, además, también puede estar muy rica.

Pues claro que sí.

Y con ella, además, con la grasa insaturada saludable

que encontramos en los alimentos de origen vegetal,

como en los frutos secos,

vamos a hacer repostería también "lista".

A mí me encantan los frutos secos. Y a mí, entran ganas de picotear.

Sí, no puedes parar, además.

No, ¿pero sabes cómo podemos utilizarlos mejor?

Metiéndolos en estos platos que te voy a compartir, repostería.

Por ejemplo, esta primera propuesta.

Me encanta hacer macedonias.

Comer fruta de forma divertida, amena.

¿Y qué mejor que esta ensalada de frutas?

Con fruta de temporada, pero también fruta tropical.

Utilizamos como base la papaya.

Podemos hacer lo mismo con una piña, por ejemplo.

La idea es que comamos con el mismo recipiente,

que es la fruta, sostenible, rico, vistoso,

y terminamos con unas avellanas que además de aportar

grasas saludables, nos aportan crujiente que estimula

la sensación de hambre, así que comemos fruta además.

¿Sabes que te digo? Lo voy a hacer este fin de semana.

Y si se me olvida algún ingrediente que has puesto,

lo volveré a ver en la web de RTVE y en nuestras redes sociales.

Muy fácil. ¿Cuál es tu segunda propuesta?

Segunda propuesta, esto que tenemos aquí,

que nos vale de merienda, de desayuno, de cena...

Y es una copa de yogur con semillas de chía.

Y ojo a esto, que me encanta, que son cosas favoritas,

que es mantequilla de nueces casera.

Además, también podemos utilizarla, por ejemplo,

para untar una tostada, igual que utilizaríamos la mantequilla.

Podemos utilizar esta crema de nueces.

¿La podemos hacer en casa?

Sí mira, tiene una textura como la mantequilla, una crema.

¿Cómo lo hacemos en casa? En primer lugar,

tostamos las nueces o el fruto seco que más nos guste.

Para que se salgan así sus grasas de forma más fácil.

Y, a partir de aquí, lo trituramos muy bien en un robot de cocina

durante 20 minutitos, que triture.

A mitad del triturado,

bajamos los frutos secos de la pared y que siga triturando.

Y tenemos esta crema maravillosa para echar en una copa

de yogur con semillas de chía, que también tienen Omega-6,

Omega-3 las nueces. Me encanta.

Todo con frutita porque hay que afrutarse en la vida.

Que me gustan a mí esas fusiones que haces tan bien con el lenguaje.

Una mezcla entre "fruta" y "arte".

Como el que tiene la cantante Rozalén,

enamorada de la música y también de la comida sana.

Enseguida la vais a ver porque antes nos vamos de viaje.

Marta, que dicen que hay que hacer tres cosas importantes en la vida:

plantar un árbol. Lo he hecho.

Escribir un libro. También, "No comas como un zombi".

Muy bien, ¿subir en globo?

Pues sí, he subido en globo, pero no cuenta,

en una cuerdecita así por la boda de mi hermano.

Un detalle, pero me hubiera gustado algo un poco más grande,

ver un paisaje bonito... Así que tú ya te haces una idea

de cómo se ve el mundo desde un globo.

Lo que no sé si sabéis es cómo se ve

desde las cumbres más altas de la Tierra.

Por eso no os podéis perder

la apasionante historia de Edurne Pasaban,

la gran alpinista que superó

una depresión en mitad de sus triunfos deportivos.

Será justo después de visitar Aranjuez volando en globo.

(Música)

Estamos en un sitio privilegiado. Estamos en Aranjuez.

Pero hoy os lo vamos a enseñar

de una manera muy original, desde el cielo.

-Vamos chicos, adentro, -Venga, vamos a la aventura.

-Bienvenidos al globo.

-Una, dos y tres.

-Cuéntanos dónde estamos, qué estamos sobrevolando.

-Ahora mismo tenemos el privilegio de estar volando

sobre los jardines del Palacio Real de Aranjuez.

Aranjuez fue una de las primeras ciudades

de España donde se empezó a volar en globo

y nosotros continuamos la tradición.

Llevo desde pequeñito porque mis padres fueron

de los pioneros de los globos en España, desde los 70.

Más de 30 años volando y más de 2.000 horas de vuelo en globo.

Somos como una pompa de jabón,

porque nos movemos dentro del viento,

el globo no tiene volante ni nada de eso.

Entonces, vamos subiendo y bajando,

tomando las corrientes que más nos convienen.

La sensación es parecida

a cuando sueñas que flotas en el aire.

Es un poco irreal, pero muy placentero.

Ahora mismo, a unos 130 metros sobre el suelo.

Estoy es supertranquilo, supersuave, para todos los públicos.

-Son unas vistas impresionantes.

No hay sensación de vértigo

y es una sensación de paz y de tranquilidad brutal.

Tenemos 14 kilómetros por hora de viento,

a partir de 10 suele volcar, pero lo llamamos el "funny landing".

Vamos abajo en tres, dos, uno...

y "catacroc".

-Ya hemos visto Aranjuez desde el aire.

Ahora, en tierra firme, vamos a recorrer su historia

del cielo a la tierra.

-Es un lugar único en el mundo.

Fue nombrado Patrimonio y Paisaje Cultural de la Humanidad

en el año 2001 y denominado dentro de la UNESCO

como Valor Universal Excepcional en el año 2015.

Todo esto es por la relación que tienen los elementos naturales

y los construidos por el hombre,

como los huertos históricos y los paseos, los jardines,

el palacio y el trazado urbano del siglo XVIII.

Bueno Patricia, ahora te voy a enseñar

el Jardín del Príncipe, se llama así

porque se lo regala a su hijo Carlos IV,

el futuro Carlos IV, de ahí ese nombre,

que se encargará de embellecer el lugar con un montón de fuentes,

paseos, incluso creándose un Trianon francés

al estilo de María Antonieta en Versalles,

que será la casita del labrador.

-Pero existen muchas más formas de conocer Aranjuez:

desde el agua, incluso practicando deporte.

-Lo primero que vamos a hacer es una travesía

que llamamos Jardines de Aranjuez.

Vamos muy cerquita del Palacio Real.

Vamos a ir navegando muy cerquita de toda la flora

y la fauna característica de esta zona del río Tajo.

-¿Y esto lo puede practicar todo el mundo?

-Sí. La única condición es saber nadar.

-Y no nos podemos ir de Aranjuez sin visitar

sus huertas famosas por su fresón.

-Esta es la plantación de fresón,

está preparándose ya para iniciar la floración

y en el mes de abril pues empezar con la recolección

cuando el tiempo nos deje.

Esto es una plantación en invernadero, pero muy pequeñita.

Esto es un minilaboratorio que tengo para probar

distintas variedades y ver que calidad tienen.

Este es el fresón, es una de las cosas más ricas

y más apreciadas de la Huerta de Aranjuez.

El año 2006 fue el año más oscuro de mi vida.

Fue un año difícil porque yo caí en el agujero más oscuro

que nunca hubiera pensado caer.

Ahí, en la depresión.

Qué sorprendente puede llegar a ser la vida.

En mitad de una carrera deportiva llena de éxitos,

conquistando los picos más altos de la Tierra,

Edurne no cae en un abismo de la montaña, Jesús,

sino en el abismo de la depresión. ¿Qué tal, Miriam?

Pues fue terrible para ella, porque Edurne se encontraba además

en un momento de su vida deportiva excelente.

Había subido ya ocho de los 14 ochomiles

de los míticos 14 ochomiles,

que son las montañas más difíciles del planeta.

Y, de repente, de la noche a la mañana,

pues se vio caída en una depresión.

Como ella dice, "pasé de estar escalando montañas

a estar internada en un hospital psiquiátrico

haciendo punto de cruz".

Desde luego que tuvo que ser un shock para ella,

que parecía invencible en la montaña.

Pues fíjate, estábamos hablando de Edurne Pasaban,

que es la primera mujer que ha subido

los 14 ochomiles del planeta.

Pertenece a un selecto grupo de unas 20 personas

que han sido capaces de coronar todas esas cumbres.

Además, ella lo hizo en 20 intentos,

lo cual no está nada mal teniendo en cuenta

las dificultades de las montañas

y la climatología que muchas veces acompaña a esas subidas.

Ella lo define muy bien,

que para hacer eso se necesita un 25% de fuerza física,

pero un 75% de fuerza mental.

Fuerza mental que seguro necesitó y utilizó

para su escalada más dura, que fue la depresión.

Pues la verdad es que sí,

porque cayó en la depresión en el año 2006.

Y lo mismo que un alpinista necesita de los piolets

y las cuerdas para escalar una montaña,

para salir de una depresión, que era en lo que estaba ella,

se necesitan médicos, amigos y necesitan familiares

que te saquen de ese hoyo

y volverse a agarrar a las cuerdas y a las rocas

para recuperar la fuerza mental que a ella le faltó.

¿Y sabes cómo lo consiguió?

Volviendo a hacer ejercicio, volviendo a la montaña,

porque ella al principio pensó que la montaña

había sido la causante de su depresión.

Pero luego se dio cuenta de que, volviendo a la montaña,

recuperó su fuerza mental

y volvió a ser la Edurne Pasaban que conocemos.

El ejercicio físico como fuente de salud.

Así nos lo cuenta Edurne en primera persona.

Aquello me enseñó mucho la importancia

de hacer ejercicio en mi vida.

De hecho, los médicos, los especialistas,

una de las grandes cosas que me recomendaban

era estar activa, salir a correr, aunque sea pasear.

En aquel momento era lo único que podía hacer.

Me ayudaron psicólogos, psiquiatras, medicación...

Pero el estar activa, la buena alimentación,

hizo que, de alguna manera, podría ver la luz

al otro lado de ese agujero tan oscuro.

Muchísimas gracias, Jesús,

por traernos esta historia con final feliz.

De nada, un placer Hasta la próxima.

Salgamos a la naturaleza, a una montaña,

a un prado o a un parque cerca de casa.

Hagamos ejercicio al aire libre para ganar salud

y disfrutemos del sonido del viento y de los pájaros

y el sonido también de una canción, como la música de Rozalén.

Con su melodía de ilusión y vida sana os dejamos.

Feliz domingo y cuidaos mucho.

(Música)

Hola, muy buenas, soy Rozalén y quiero enseñaros

uno de mis sitios favoritos de Madrid.

Vamos para allá.

Subirme a un escenario para mí supone la plenitud máxima,

es lo que más feliz me hace y donde yo más plena me siento.

# Llevo un tiempo que no descanso, # que como poco, cuesta sonreír.

# He pasado por el aro... #

Era la única ambición que tenía cuando llegué a Madrid,

que me dieran una fecha aquí.

Es el templo de los cantautores. Aquí han empezado todos,

toda la gente que a mí me gusta, todos mis maestros.

# Si quiero mejorar el mundo, # primero voy a mimarme yo. #

Pues todo lo que está pasando con la pandemia

me ha hecho valorar mucho más mi trabajo.

Quizás no debo planear tanto la vida a largo plazo

y tengo que fijarme más en el aquí y ahora.

Yo creo que todos estamos ya muy agotados.

# Y si no me sale del corazón # voy a aprender a decir que no... #

Pero esa situación de crisis, de tristeza, de melancolía...

es buena para la creatividad.

# Primero voy a mimarme yo. #

De El árbol y del bosque hay mucho, mucho de autocuidado,

de amor propio, porque es como ponerte frente al espejo.

Es como un canto muy a la vida y a la naturaleza este disco.

# Un árbol viejo... #

Trabajar con Icíar Bollaín, claro,

es trabajar con alguien a quien admiras mucho

y de la que soy muy fan de su cine.

Lo que dice la película, lo que cuenta va muy acorde

con lo que yo a veces quiero decir en mis canciones.

La nominación es el premio, porque eso ya significa

que te han destacado entre mucha gente,

entre muchísima gente con mucho talento.

Una se siente premiada

desde que alguien la quiere escuchar.

Es superimportante cuidarse, sea lo que sea a lo que te dediques.

Porque está todo superconectado.

Si yo por ejemplo no me cuido, no estoy en forma,

me agoto en el concierto, en el escenario.

Lo que más estoy haciendo es deporte en la naturaleza

me pego pateadas de muchas horas en la montaña,

en casa hago mis circuitos y estiramientos.

Yo jugué muchos años al voleibol.

El deporte en equipo te ayuda a comprender muchas cosas

y te ayuda en la vida.

Me encanta cocinar,

me encanta cocinar porque, además, eso significa que tengo tiempo

y que estoy tranquila en casa.

# Y busqué, y busqué... #

La música por supuesto que es salud,

porque te toca emociones y te pone a cantar y a bailar.

Me ilusiono lo justo,

pero no dejo de ilusionarme y de preparar, por ejemplo,

una gira que queremos que empiece en mayo.

Hay algo que prima todo, que es la incertidumbre.

Eso es lo que hemos aprendido este año.

Para mí saber vivir es

saber apreciar cada cosa que te brinda

cada minuto del día.

Hay que saber vivir y hay que saber observar

y mirar para valorarlo todo.

# ...fuerte.

# Qué hermosa, puedo ver

# a través de tus ojos la vida. #

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Saber vivir - 14/03/21

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Saber vivir - 14/03/21

14 mar 2021

En este programa hablamos de por qué seguir una alimentación saludable no es más caro y cómo podemos elegir la carne picada de mejor calidad. Repasamos con Esther Gómez, “Mi enfermera favorita”, cómo ha sido este año de pandemia para una profesional del ámbito sanitario. Asistimos a una clase de primeros auxilios del doctor Fernando Fabiani y aprendemos a mantener la ilusión en tiempos de coronavirus con Silvia Álava. También descubrimos la lucha de Edurne Pasaban contra la depresión y cómo se cuida la cantante Rozalén, última ganadora del Goya a mejor canción original.

ver más sobre "Saber vivir - 14/03/21 " ver menos sobre "Saber vivir - 14/03/21 "
Programas completos (451)

Los últimos 3.668 programas de Saber vivir

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios