Ruralitas La 2

Ruralitas

Domingo a las 19:40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5586151
Ruralitas - Hilanderas (Liébana) y fisioterapeuta (Madrid) - ver ahora
Transcripción completa

"Yo nazco en Liébana y viví ahí toda mi vida

hasta los 18 que fui a la universidad."

"Y es verdad que cuando me fui, dije que quería volver."

"Quería vivir en Liébana."

"Pero estoy segura que nadie se lo creía."

"Siempre tuve claro que quería volver

porque siempre supe que no me quería ir."

"De repente, me di cuenta que no quería

que el ritmo de la vida me arrastrase."

"Yo quería que mi ritmo me lo pudiera marcar yo."

"Eso sí que me lo permitía mi zona, o una zona tranquila."

"La Hila se constituye en el año 2009 por seis mujeres."

"Yo soy una de esas seis, y ahora mismo quedan tres."

"La Asociación de La Hila

empieza a funcionar tras un curso formativo

que se hace en esta zona

basado en la recuperación del patrimonio textil."

Estoy llegando a Lerones,

un pueblo muy pequeño, de 30 habitantes,

del municipio de Cabezón de Liébana.

He quedado allí con Pili Sebrango, que aparte de amiga,

es una joven ganadera del colectivo Ganaderas en Red

a la que nosotras recogemos la lana

para trabajarla después.

Ganaderas en Red se dedica, principalmente, a visibilizar

la vida rural, el papel de la mujer en el medio rural hoy día.

Buenas. Hombre, María, ¿qué tal, hija?

Pues bien, hija. ¿Bien?

Ya he llegado. Bien.

¿Qué tal? ¿No habéis guardado?

No, te lo estaba seleccionando un poco.

Vale. ¿Vale?

La verdad que está genial. Sí.

Bueno, me alegro.

Está muy bien. Vamos a abrir el saco bien.

¿Qué tal? ¿Cuándo toca esquilar? En un par de meses.

Bien.

Cuando empiece a hacer más calor. Bien, vale.

¿Vale?

¿Y qué tal la lana que llevaste?

No contaste cuando fuiste con el colectivo.

Pues muy bien, tuvimos el encuentro

e hicimos muchas cosas con la lana.

Porque lo que hicimos fue mezclar lana de toda España

porque como somos ganaderas de toda España.

Hicimos un tapiz con la lana de todo tipo,

de merina, de lacha, mixta, como esta que es.

¿Y les gustó la tuya? Mucho.

Mucho. Ya lo sabía yo.

(RÍE)

Ahora vas a cotizar al alza, Pili.

Vamos a reventar los mercados.

(RÍE) No estaría mal, ¿eh?

Ya están reventados. Sí, por abajo.

Ya se han encargado de reventarlos a la baja.

No puedo. Es que, si no te lo vendo a ti,

no tengo a quién vendérselo.

Es una pena, es una pena...

Pero mientras se lo estemos regalando

a países como China, a tercer...

Donde la mano de obra es muy barata a diez céntimos la saca.

Pero ¿tú sabes...? No un saco, una saca.

Esto se habrá fieltrado.

Mira.

Se habrá fieltrado, ¿lo aparto? Un poco, igual.

Pero déjalo de momento, apártalo de momento,

luego vamos viendo, como tienes bastante.

Sí. Es que estos vellones ya te dije,

¿sabes por qué? Porque estaban al fondo del saco

y como llevan ahí meses. Claro.

Es una cadena, Pili,

quien guarda la lana no piensa en aprovecharla sino que es basura.

Entonces aprieta, no quita porquería, y eso no ayuda.

Me lo llevaban.

A los dos meses de hacer la esquila me dijeron que me lo llevaban.

Y va a hacer ocho meses que esquilé. Ya.

Y no, porque dice que no tiene sitio, porque me llamó.

Sí. Y me dice que no tiene sitio,

que se va a mojar, que la persona que lo recogía

no se lo va a recoger y volvemos a lo mismo, María.

Jo, esto no sé qué hacer con ello. Échalo por ahí.

Está bien por arriba, pero no por abajo.

Yo le daría una oportunidad. (RÍE)

Le daría una oportunidad.

Lo uso para las prácticas de lavado. Venga.

Lo meto en el lavadero y así aprendo

con el lavadero de aquí arriba. Vale.

¿Vale? Bien.

Sí, está bien, así practicas.

Y no estropeo lo bueno.

Es una pena porque todos estos ricillos, es muy bueno, mira.

¿Esto? Eso es muy bueno.

Tengo que fichar qué oveja es.

Esto de aquí abajo está como más podrido.

Es que claro, Es la esquina.

No pasa nada, puedes intentarlo,

si ves que limpia bien... Sí.

No es bueno que lo rompas tú, debería ser por lo debilitado.

Vale. Si hacemos así, bueno, pero...

¿Ves? Pero aquí hay cosas que quitar.

Eso lo suelo sacudir antes...

Es porque se ha quedado húmedo, no te preocupes.

Si lo intentas, yo lo salvaría.

Pues pónmelo para allá y así lo...

Pero es que está eso, apelmazado.

"Un día que estaba pastoreando,

María pasó con su coche, y se quedó mirando mi rebaño."

"Hizo averiguaciones y supo que el rebaño era mío."

"Y me hizo una propuesta: yo lo trato

y así elaboramos nuestros productos con la lana de rebaños

de las personas que hay aquí."

"Me gusta la idea

porque me parece importante cerrar el círculo económico en la zona."

"Estudié Geografía, soy licenciada en Geografía

pero me faltaba algo, me faltaba algo."

"Y dije: 'Me vuelvo al pueblo'."

"Y mientras decidía qué hacer o qué emprender,

se cruzó en mi vida el que hoy es mi marido,

y me dice: 'Yo ya tengo vacas y ovejas, si quieres'."

"Y bueno, pues me enamoré de esta manera de vivir,

y bueno,

creo firmemente que en el mundo rural

hay muchísimas oportunidades."

"Conocí mediante las redes sociales a Ganaderas en Red

porque claro, yo soy ganadera, más bien..."

"Hasta ese momento era la mujer del ganadero

y yo en ese sentido, no me terminaba de sentir cómoda."

"Yo quería ser ganadera por titularidad propia."

"Y en los tres años que yo llevo con ellas

hemos intentado que la visualización de la mujer rural

sea más allá del pueblo."

"Intentamos que se vea el mundo rural

y que la mujer es un pilar fundamental

en la ganadería y en los pueblos."

Estamos en el valle de Polaciones, uno de los más altos de Cantabria

en zona de alta montaña.

Y ahora voy para Lombraña

que es su capital, un pueblo muy pequeño.

Tiene solo 14 habitantes.

Allí he quedado con Rosa y con Ana, mis compañeras de La Hila.

Hoy hace bueno y vamos a trabajar.

Vamos a lavar y a tintar lana.

Buenas. Hola.

Pues aquí llevamos un rato, está el agua de muerte.

¿Nos traes lana? Te traigo otros dos sacos.

Vamos a aprovechar hoy, que hace muy bueno

pero el agua está helada, ¿eh?

Ya, porque por buena temperatura que haga, no dejamos de estar...

Pero aprovechamos... ¿Habéis escogido o no?

Hemos quitado la parte de atrás, que es eso de ahí

que estaba más sucia. Lo del suelo.

-Sí. -No, pero está bien.

Está algo sucio, pero no...

Es buena lana.

-Mira. -Es que es muy amarilla.

¿Dónde me pongo? ¿Aquí?

Y así compartimos jabón que no tenemos más jabones.

Pues hay más en la furgo.

Por cierto, tienes que hacer más o traernos.

O podéis hacer vosotras. Ya.

Yo, a mí no me da más la vida, ¿eh?

Yo tampoco, no tengo tiempo.

Aceite,

cera de abeja,

y sosa.

¿Qué, cómo la ves? Helada.

Con este "trocín" tengo para todo ese saco.

Está el agua que se va a afieltrar.

No, no, no.

Y además es que se abre muy bien.

Está muy bien esta lana.

Lo último que lavamos está afieltrado.

De todas formas... Este está bien.

Pili tiene buena lana.

Me han ofrecido más lana, pero no necesitamos más, ¿no?

De momento no, porque prefiero esperar a lo que esquilen este año.

Es que no saben qué hacer con ello. Ya.

Quieren que nos lo llevemos todo, y no.

Bueno, porque nadie les da un duro por ello

y China se lleva la producción buena del merino de Extremadura

a precio regalado,

y el resto no vale nada en este país.

Hemos pasado de ser un país que era motor económico por la lana...

Ya.

La merina la mejor raza del mundo

hasta que la pillaron los ingleses y la cruzaron con la australiana.

Y ahora la tiramos a la basura.

El día que los árabes tiren el petróleo a la basura, Ana,

va a ser gorda.

Quito ya el agua, ¿verdad?

Quítala, sí, para limpiar. Venga. Vale.

Ahí, por medio. ¿Lo viste? Sí, ahora ya le vi.

Mira, el tapón de toda la vida.

Una piedra con un trapo.

Que no, que había un taco de madera, pero ha desaparecido.

Y ese lo he puesto yo.

De improviso.

Hay que traer otro taco de esos de madera y...

Las manos heladas, pero por lo menos suaves, ¿eh?

Ya. Mira.

"Cuando nos juntamos las tres a trabajar,

es una recreación viva de lo que eran las Hilas primero."

"Nos contamos todo lo que nos pasa..."

"Las ferias que tenemos, lo que necesitamos hacer..."

"Todo eso."

Ahí está.

¿Bajamos entonces? Vale.

A ver si para el año que viene se incorpora Laura o alguien más.

Ya hay tanto.

"Lo que más me llama la atención fue los tintes."

La lana ya está preparada. Sí, vamos a meter.

Sí, esto ya está. Voy a meter aquí y metemos poco a poco.

Si no, pósalo. ¿De qué ibas a teñir?

De cebolla, pero lo haré con sal y vinagre.

Ah. Y cochinilla.

Porque es lo que más falta hace ahora, de color.

"O sea, algo que puedes teñir la lana,

con todo lo que puedas encontrar en la naturaleza al final."

"El descubrir que, por ejemplo,

que con la cáscara de cebolla

sale el amarillo..."

"Era como todo un mundo de ir probando

y era lo que más nos llamaba la atención al principio."

"La asociación

me aporta muchas cosas."

"Desde el principio, el conocer a mucha gente

que vienen con nosotras a hacer cursos."

"Ir a ferias, conocer muchísimos sitios."

"Aparte de un aporte económico, por supuesto."

Está muy bien está lana, ¿eh? ¿Sí?

Sí.

Quien nos vea pensará que estamos cocinando, Rosa.

Ya te digo.

La gente cree que solo venimos al pueblo a comer.

Sí. (RÍE) ¿Eh?

Sí, sí. Y se hacen otras muchas cosas.

Es que todavía no ha cogido color, pero mira, solo con meterlo.

Esto ahora lo tenemos que dejar así un ratín.

Y ahora escarmenamos y cardamos, ¿te parece?

-Sí. -De blanco no tengo nada, ¿eh?

Lo voy a traer un poco para acá.

Pues yo hoy puedo preparar.

Ya te preparo yo hoy.

Vale.

Y, María, ¿me puedes ayudar a escarmenar un poco?

-Vale. -O te necesita más Ana.

Ana siempre pidiendo, ¿eh? (A LA VEZ) Ya.

"Tengo, necesito, no tengo, no tengo".

Pues oye, quedamos más días a la semana, así nos juntamos más.

Que nos invite Rosa a un café.

Sí.

-¿No, Rosa? -Sí, eso está hecho.

Y así nos juntamos más. Lo puedo hacer en mi casa,

pero si quedamos, mucho mejor, ¿no?

Ana, ¿qué día libras en tu trabajo?

-Yo libro los lunes. -Anda, igual que yo puedes venir.

-Nos podemos juntar todos los lunes. -Vienes tú, ¿vale?

Vale.

María no puede los lunes, ¿eh?

-María tiene cole. -¿Tú qué día libras, María?

-El sábado y el domingo. -"Jo", qué suerte.

Oye, Meri,

llevas mucho tiempo callada. No has cantado nada.

Cántale una a Rosa.

Cántame una. Cántale una que te sepas.

A ver. Cántale la de "Polaciones".

-No sabe la de "Polaciones". -Que sí la sé.

-¿Sí? -¡Qué sí!

-¿La grande? ¿La de "Polaciones"? -¡Que sí!

A ver. Échala, échala.

# Polaciones

# huele a tierra.

# Ah.

# Pero nieva

# de continuo.

# Y el que

# no mata al lichón

# y el que no mata al lichón,

# tampoco come tocino. #

¡Olé!

Pero ¿quién te ha enseñado esa canción?

Mamá.

¿Qué te parece?

¿Lo ha hecho bien o no?

¿Una lebaniega te ha enseñado esa canción?

Hay que fastidiarse, ¿eh? (RÍE)

¿Estamos? ¿Te lo llevas tú o te acompaño?

No, ayúdame para quitarlo.

¿Subes tú delante, María? Sí.

Venga.

¿Ya os marcháis?

Sí, tengo que llevar a María. Luego vengo y termino de recoger, ¿vale?

-María, adiós. -Adiós.

Venga. Hasta luego.

-Ya nos vemos. -Venga, hasta ahora.

Vamos, campeona.

Que tú puedes.

"La asociación a mí me aporta

pues que sigues con una tradición

de tus antiguos

que si no sigue nadie con ello, se va perdiendo."

"Y es una auténtica pena que se pierdan

tradiciones."

"Se perdió... porque ya no se le da valor

a ese oficio antiguo,

y se van perdiendo las tradiciones antiguas."

Posa el cesto en el suelo, porfa.

No, allí. Mira, pósalo ahí, para que podamos quitar...

Ya verás.

Pósalo aquí.

Pósalo ahí.

Muchas gracias.

Trae, yo lo sostengo.

Esto...

Iba a decirte que no lo desenganchases.

Pósalo en el suelo.

A ver, que no se me caiga.

Deja lo hilado en el medio para que se haga una.

Se te quedó como naranja ese.

Ah, sí. Pues esto está.

¿Lo subo o lo subes? Lo subo.

Quita el otro de abajo, por favor, que gotea.

Ahí vamos.

Vale. Déjalo ahí.

Vale, esto me lo llevo yo.

Nosotras debemos irnos. Dile adiós a Anita.

-Adiós. -Bueno,

ya quedamos para trabajar, ¿vale? Esto se lo lleva Ana, amor.

Lo necesita para hacer ovejas, ¿vale?

-Vale. -Bueno.

Ana, nos vemos. Ya hablamos. Adiós.

Hacen falta hadas, acuérdate. Vale.

Estamos en Caloca.

Es un pueblo muy pequeño, de 24 o 25 habitantes,

en el ayuntamiento de Pesaguero, en Liébana.

Y aquí vive Lines Vejo.

Que es un referente sobre la conservación

de la cultura popular en Cantabria.

Tengo que verla hoy para preguntarle

unas dudas que tengo sobre el hilado

y el cardado de la lana.

Y vamos a ver si está en casa.

Qué bien que estás hilando, porque venía para que me explicases

unas cosas, Lines.

¿Qué tal estás? (BALBUCEA)

Bueno.

Cuando hilo y cuando canto rejuvenezco un poco.

Pues nada, ya sabes. Pero muy poco.

(RÍE) Pues ya sabes lo que dice el refrán:

"Hilar y cantar todo es empezar". "Todo es empezar".

Así que...

Oye, te iba a preguntar.

A ver, hija. ¿Cómo lo colocamos en la rueca?

Tengo la lueta preparada.

Y ahora ¿cómo la amarramos? Pues a ver.

Doblas...

Sí.

Y metes, y de esa forma...

Ya no se te deshace. Ya no se... eso.

Pero no acierto a atar si no...

si no la tengo aquí. ¿Y lo metes por la cintura?

Sí, no sé...

¿Y ahora la colocas ahí?

Esto está de colocar muchas veces ya.

Sí.

Lines, ¿esto desde cuándo lo haces? A ver.

De cuatro años ya hilaba.

¿De cuatro años ya hilabas? Sí. Muy mal.

Bueno. Porque se me arrancaba el hilo.

Ah, ¿sí? (RÍE) Sí.

Y...

y yo estaba con una tía... La tía María, ¿no?

Eso.

Y cuando yo me ponía a hilar...

"Por Dios, esto no es hilar ni es nada,

si arrancas toda la lana.".

"El día que no lo arranques, te enseño un romance".

¿Te decía tu tía? Sí. Y así aprendí los romances.

Amiga.

Como el de "La casadina". Eso.

A ver cómo es.

# Una casadina

# de lejanas tierras

# con la escoba barre,

# con los ojos riega.

# Con la boca dice:

# "Quien fuera soltera". #

La verdad que con lo bonito que es, vaya historia tan fea,

¿verdad? La pobre. Ay, tan fea, eso digo yo.

Oye, ¿te acuerdas cuando...?

Nunca te lo he preguntado.

Cuando te dieron la medalla al mérito,

te acuerdas en Santander, que fue el delegado del Gobierno, ¿no?

Sí. Yo no pude ir, que tenía a la niña.

Sí.

¿Por qué te la dieron exactamente? ¿Cómo era?

A mí me la dieron precisamente por estas cosas de saber romances...

de defender mucho la cultura.

Lo sabes eso, que la he defendido a capa y espada.

Por toda la sabiduría popular, la conservación...

Exactamente.

¿Y te la entregaron en Santander al final?

Fue en Santander. Sí, sí. Fue en Santander.

Hay mucha gente que hace cosas.

Ya. Pero reconocerlas...

tampoco es fácil a todo el mundo.

Sí. A mucha gente se le reconoce cuando ya no está.

Exactamente. Eso es verdad.

Sí, eso es cierto. Exactamente.

Que te digo una cosa,

de todas formas, lo que has dicho es cierto, siempre has defendido,

siempre muy suave,

pero has dicho lo que tenías que decir

y cuándo lo tenías que decir. Eso.

Habrá pocas que han defendido lo suyo como tú, ¿eh?

¿Le cantamos un poco?

¿A ver si podemos? Pero un poquitín.

A ver si podemos.

A ver, si puedo te sigo, no te prometo nada.

# Camino para La Mancha

# caminaba un mozo arriero.

# buen zapato, buena media,

# buen bolsillo de dinero. #

"Los pueblos han estado muy abandonados."

"Yo si rompo estos pantalones,

tengo que coser lo poco."

"Si espero a que el agujero sea grande, ya no los coso,

los tengo que tirar."

"Y así ha pasado con los pueblos."

"Con este, por lo menos."

"¿Crees que quiero enseñar a mi nieta

a hilar para hacer calcetines?" "No."

"Ni que esquile ovejas,

ni tantas cosas que tuvimos que hacer."

"Pero que sepan que lo hicimos, quizá les vendría bien."

"Y yo les digo a los críos a veces:

'Vete al portal y tráeme no sé qué'.

'¿Y cómo es?'"

"No saben qué es una zahína, no saben..."

"Y eso hay que aprenderlo, y desde chicos."

"Porque la lana..."

"A mí me dolía, me dolía..."

"Lo han tirado al río."

"Yo pienso que valdría para muchas cosas."

"Y buenas."

"Pues nada."

"Vino el plástico, amigo."

"Y nos comió."

"Y nos comió."

Venga, vamos a ver a papá, ¿no? Sí.

¿Habrá tenido mucho trabajo?

No lo sé.

¿Pasas tú delante? Venga, tú primera, pasa.

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal?

Tranquilo, que yo creo...

Creí que no me habías visto.

¿Que no te había visto? (RÍE)

Yo creo que podéis empezar a...

¿Tú quieres tejer? Sí.

Pero es que no sé si te queda lana.

¿Le das una vuelta tú?

Acuérdate que las vueltas van hacia ti, ¿vale?

Vale. Toma.

Gracias. De nada.

"Es un proyecto que requiere mucho trabajo,

mucho esfuerzo,

mucha constancia y dedicación,

y una creatividad permanente."

"Tú no puedes crear algo y quedarte ahí."

"Debes pensar cada día cómo le das la vuelta,

cómo lo garantizas."

"Entonces, al final,

no es tan importante cuánto ganas,

como si te sientes a gusto con lo que haces y ganas."

No puedo, porque así

daré la vuelta entera, pero aquí no queda,

pero aquí no...

Le puedes hacer un encargo a papá, puedes encargarle algo.

"Proyectos como este

siempre son mirados con ojos de plato,

con ojos como platos, desde la ciudad."

"Y preguntas: '¿De eso puedes vivir?

Pero ¿eso da para vivir?'."

"Depende de lo que consideres tu vida,

y de lo que necesites para vivir."

"Vivir en un pueblo significa

una vida tranquila y huir del estrés de Madrid."

"Y sobre todo,

retomar esas relaciones sociales más cercanas

que en la ciudad se van perdiendo."

"El apoyo mutuo entre vecinos

y esa cercanía que en Madrid,

con el anonimato de las comunidades de vecinos,

ya se ha perdido bastante."

"Durante muchos años,

mi actividad principal fue agente de seguros."

"Un día, me ofrecieron el traslado a Madrid

y yo ya tenía claro que quería vivir aquí,

en el pueblo."

"Y como tengo un hermano discapacitado,

sabía que cuando mis padres faltasen

iba a tener que hacerme cargo de mi hermano."

"En ese impar de pensar qué haré con mi vida,

porque claro, imagínate que ahora mismo

mis padres no están,

debo hacerme cargo de mi hermano

y él debe venir a vivir conmigo a saber dónde."

"Como llevaba años formándome simplemente por ocio

como monitor deportivo, kineo masajista,

hice cursos de acupuntura,

entonces justo aproveché esa oportunidad de rechazar,

me despidieron

y desde entonces trabajo como monitor deportivo

y donde quiero vivir, que es en la sierra, en un pueblo."

Ahora estamos yendo a casa de Anselmo y Carmen,

que es una pareja de la tercera edad.

Anselmo ya tiene 90 años

y Carmen es, básicamente, su cuidadora

porque Anselmo tiene Parkinson hace cuatro años,

cuando se lo diagnosticaron.

Y no fue tratado específicamente ni con rehabilitación

ni trabajo físico para esa enfermedad.

Y es uno de los usuarios a los que voy a domicilio

del ayuntamiento de Pinilla del Valle

con el programa deportivo para el que trabajo.

Y ahí trabajamos corrección postural,

movilidad básica.

Buenos días. Hola, buenos días.

¿Qué tal, cómo estáis? Muy bien, ¿y tú?

¿Qué tal? ¿Cómo pasasteis la noche? Muy bien.

A ver, vamos a ver cómo nos movemos, ¿vale?

Primero esta pierna.

Arriba. Venga, un poco más que tú puedes.

Tira de los dedos hacia ti.

Ahí.

Muy bien. Abajo, descansa.

Ponte un poquito más recto, que tú...

eso es, que te puedes poner mejor.

Y ahora como siempre, para levantarte

acuérdate, acerca bien los pies

lo más que puedas a la silla

y venga.

Venga, levanta...

Muy bien.

Venga, y vamos al pasillo.

Vamos.

Venga, bien estiradito.

Hoy vas rápido.

Tienes prisa, ¿o qué?

Vamos a cambiar de mano. Venga, con esta.

Vamos.

¿Has desayunado?

Sí. ¿Y qué has desayunado hoy?

Ya hace mucho.

Ya hiciste la digestión, ¿no? Sí.

Vamos a girar hacia el perchero

y tienes que coger la gorra con la mano izquierda.

Un poquito más. De allí no vas a llegar.

Venga, un poquito más. Un poquito más.

Con la derecha no vale.

Tiene que ser con la izquierda.

No te preocupes que no te caes. Estoy para sujetarte.

Con la izquierda. Venga, estírate.

Estírate. Venga que la tienes.

Venga que la tienes. Un poco más.

Ya la tienes casi. Venga, tira.

Tira... muy bien, ¡a la primera!

¿Ves qué bien aquí? Ahora póntela.

Bien.

Venga, ya vamos al salón.

Venga.

Muy bien, hoy está andando

genial, muy estirado. ¿Qué tal el paseo?

¿Bien?

-Sí. -Bueno.

Yo aquí os estoy esperando a que volváis.

Ha quitado la gorra y la ha cogido a la primera.

¿Tú qué tal estás viendo la postura?

Muy bien.

Cada vez más estirado, ¿no? Mejorando mucho.

"No sé cómo definir la llegada de David a nuestra casa."

"Una alegría, lo mejor que nos ha pasado."

Sácate con la mano izquierda la pelota del bolsillo.

Muy bien. Ahora pásatela a la mano derecha.

En el aire, no me hagas trampa.

Eso es.

Y ahora me la tiras a mi mano. Venga.

Muy bien. Ahí. Venga. Y ahora...

a la canasta.

¡Muy bien!

Bueno, hoy estás... ¿Qué has desayunado hoy?

¡Yo quiero tomar lo mismo, Carmen! Muy bien.

Que tienes que seguir haciendo ejercicios.

Buen fin de semana.

Ya nos vemos el lunes. El lunes. Saluda a tu mujer.

Sí, de tu parte. Siempre me pregunta por vosotros.

Vale. Venga, hasta luego.

Que pases buen fin de semana.

Igualmente, hasta luego. Adiós, David.

Ya se fue David hasta el lunes.

Carmen es la mujer de Anselmo y le cuida muchísimo.

Es un encanto de mujer.

Yo le he cogido mucho cariño

en este tiempo que llevo trabajando con ellos.

Carmen se fija en los ejercicios que hago yo con él

y muchas veces los repite con él cuando no estoy,

porque yo simplemente voy a su domicilio

dos horas a la semana.

Un enfermo como él y con su edad, con 90 años,

yo creía que iba a poder hacer poco con él,

y me ha sorprendido cómo él va evolucionando.

-¿Qué tal fueron hoy los ejercicios? -Bien.

Has metido muchas canastas.

-Bien. -Te van a fichar para algún equipo.

Sí, bien, bien.

"Anselmo y yo llevamos casados

desde el año 58."

"Que si los cuentas, son 60 y...

ya he perdido un poco la cuenta."

"Celebramos también cuando fueron nuestras bodas de oro,

con la familia y todo muy bien."

"Pero claro, desde entonces todo ha cambiado mucho en la salud."

"Pero hasta entonces, muy bien."

Bueno, Anselmo. Ahora nos tocan los deberes.

Anote en los recuadros de la derecha...

el número de letras "M" tachadas en cada fila."

Y las apuntas aquí.

¿Cuántas letras "M"?

-Tres. -Sí.

Si no te da tiempo a terminar todo,

pues haces unas pocas

y mañana continuamos.

A lo mejor encuentras pocas.

"Anselmo para mí ha sido... todo."

"Todo."

"Creo que yo para él, también."

Ahora esto, que es una de las cosas que más te gustan.

Hala.

No pases todos. Pasa de todos los colores.

De ese ya no pases más.

Ahora pasa al siguiente.

Voy a ver si está Angelines en el huerto,

que es una señora...

muy mayor.

Y estoy intentando convencerla

para que me deje trabajar con ella, igual que hago con Anselmo.

Pero es muy independiente, muy trabajadora,

y ella piensa que no le hace falta.

Angelines, ¡buenos días!

Buen día. ¿Ya estás liada con el huerto?

Ya estamos liadas.

¡Has cavado un montón!

Eso ayer no estaba, lo del manzano. Ya, ya, bueno.

Pero eso no es nada.

¿No es nada?

Bueno, te apañas bastante bien.

Algún día debes enseñarme eso para desencajarte la pierna.

Eso me viene bien a mí.

Me enseñarás más a mí

que yo a ti.

Déjame ir a tu casa algún día

para hacer ejercicios contigo como con Anselmo, ¿vale?

Cuando quieras. ¿Sí?

El caso es saber cuándo vas a ir para estar.

¿Y ahora qué harás aquí? ¿Qué sembrarás?

¿O todavía no? ¿Solo cavas para luego sembrar?

Sí, estoy cavando.

Hay que aprovechar que hay sol, ¿no?

Y aprovechas para darle. Muy bien.

Por si me regañan para que no lo siembre.

Pero al final, a ti te da la vida este trabajo, ¿verdad?

Es lo que pasa.

Bueno, ya veis que he recogido montones de...

mira, esto es de por ahí, ¿sabes?

Pero me han dicho que no queme estas hojas.

Me sorprende cómo te apañas, ¿qué edad tienes?

El día 26 de noviembre he hecho...

89.

89 el 26 de noviembre. Madre mía.

El 26 de noviembre. Yo firmo estar como tú con 89,

si es que llego. (RÍE)

¿Cómo no? Y algo más.

No sé, yo. Yo firmo estar como tú.

Y bien de cabeza para saber tu huerto y todo.

Bueno, que me tengo que ir, ¿vale?

Perdona, que a lo mejor te he entretenido.

Nada, si yo, encantado de verte.

Y tengo que hablar con Hortensia para ir a tu casa, ¿vale?

Cuando quieras. Que hicimos un trato.

Además, vivo cerca de Anselmo. Al lado.

Igual voy primero a uno y luego al otro, ¿vale?

Exactamente. Sabiéndolo, claro que sí.

Venga. Sabiéndolo, yo allí estoy.

Muy bien. Muchas gracias.

Te dejo, que tienes mucha tarea.

No te cambio el trabajo, ¡eh!

Venga. No, no le cambies.

Porque mi familia, no quiere saber nada de esto. (RÍE)

Ya, luego no le des los tomates ni las patatas.

Si no se lo curran, nada.

Así debe ser. Venga, hasta luego.

Hala, adiós. Muchas gracias, muy amable.

Adiós, muy amables.

Pues qué alegría me he llevado hoy, fíjate.

Por fin convencí a Angelines

para que me deje trabajar con ella

que yo siempre me preocupo mucho por mis mayores de Pinilla

y tenía ganas de que ella cediera

a que pueda ir a su casa, como con Anselmo,

a trabajar con ella.

Así que hoy me he llevado una alegría grande, la verdad.

Voy a ver a mi hermano a Buitrago.

Él trabaja en una tienda

en Buitrago del Lozoya

y siempre que tengo tiempo libre

me gusta ir a visitarle a la tienda

porque a él también le gusta, porque está muy a gusto

en su trabajo

y se siente cómodo cuando voy a visitarle allí.

Está en la tienda, en la que hacen pequeñas...

rehabilitaciones de muebles.

Venden ropa que también...

como que las hacen ellos

o las modifican y luego las venden.

Mi hermano Ángel Luis

tiene una discapacidad intelectual.

Tiene 46 años.

Yo decidí en parte cambiar de vida

por mi hermano también.

Él vive con mis padres en otro lado del valle

y tenerle cerca siempre ha sido importante para mí.

Estar pendiente de él, aunque es bastante independiente

y él viene solo, coge el autobús para llegar hasta su trabajo

y es muy espabilado para eso.

Mi hermano ha sido importante para mí

en el trabajo que desempeño

Tanto ahora como antes.

Por ejemplo, trabajé

en un colegio de educación especial para niños con discapacidad,

el María Corredentora.

Fue una experiencia muy bonita.

Y siempre tienes una sensibilidad especial

porque lo vives desde pequeño con mi hermano...

Entonces, para mí es un...

Me relaciono

con las personas con discapacidad con una manera...

de una manera más natural.

Hola, hermano. ¡Hola, hermano!

Buenas, ¿qué pasa? Buenas.

Muy bien. ¿Qué tal? Hola, Jose.

¿Qué pasa? ¿Qué tal?

Muy bien.

¿Qué estás haciendo?

Aquí en el muro.

Siempre os pillo liados con el muro. ¿Qué pasa, Alan?

Hola, majo. ¿Qué tal, amigo?

Muy bien. ¿Cómo estás?

Bien. Aquí. Aquí liado.

No os va a quedar nada de muro, macho.

En nada hacemos el descanso, ¿no, Ángel?

12:30. Bueno, todavía queda.

¿Y en el taller qué están haciendo? Me lo contaste ayer en casa,

pero me lo tienes que enseñar, ¿no?

Vamos adentro. Enséñamelo.

A ver. Hola, chico.

A fuera los romerales.

Romerales.

A ver qué estás haciendo.

Qué bien. Qué calorcito hace aquí.

Está aquí el señor Isidro.

¿Qué pasa, vecino? Exvecino.

¿Qué estás pintando? La vaca.

¿La vaca? ¿Tus vacas?

¿Cuántas tienes ya? 45.

¿45? Ha subido.

Cuando estaba yo, tenías 30 nada más, ¿no?

Son 45 ahora. Muy bien.

Te vas a hacer el mayor ganadero...

De España. de España.

¿Qué es? ¿Un perchero?

Sí. ¿Y estás lijando?

¡Sí! ¿A ver cómo lijas?

Si es que vas muy rápido. Más despacio.

Vale, ya. Más despacio.

Tienes que apretar.

Ya sé lo que te pasa, lo de no apretar.

Ahí, apretar. Ya, ya.

No cambies de un lado a otro.

Primero a este lado. Sí.

Oye, ¿estás pintando algo?

¿No dijiste que estabas pintando...

como un librito?

Este. ¿A ver?

¿Esto qué es? Me he quedado...

¿Esto es por donde pasearemos?

No, solo es lo que he pintado yo.

Lo he dibujado yo. ¿Son plantas?

Plantas, montañas, árboles.

Aquí tendrás que pintar algo. Claro.

¿Y nuestra cantarera?

Ahí está. Está ahí.

Ahí está y no la acabas, macho. ¡Sí está acabado!

¿Qué está acabado? Pero ¡si aún está por lijar!

¿Lo tengo que lijar? Lo lijé. Está lijado.

Pues... Tráelo si quieres.

¿La siguiente? No.

Si no se acaba, no lo podemos llevar.

Dame un beso, venga. Hasta luego.

Hasta luego. Hasta luego.

Adiós, señor ganadero.

Adiós. Venga.

Dale recuerdos a Flores.

Yo se los daré.

Venga. De tu parte.

Tener un hermano con discapacidad,

con tan poca diferencia de edad, aunque yo sea mayor...

Cuando fui consciente de que mi hermano tenía una discapacidad,

no tenía yo los recursos

como para ser, entre comillas, responsable de él.

Siempre he tenido una relación normal

de hermano mayor, con nuestras peleas,

pero casi siempre nos hemos llevado bien.

Bueno, siempre nos hemos llevado bien

y jugando desde pequeños. Entonces,

yo no he sido realmente consciente

de lo que significaba

una discapacidad intelectual hasta llegar a la edad adulta,

o 16 años o 15 años. Ahí ya era más consciente

de lo que significaba para mi hermano

tener una discapacidad.

Yo quiero mucho a mi hermano Ángel Luis

y siempre disfruto mucho con él. Además, es muy espontáneo

y siempre tiene alguna salida graciosa

y nos reímos mucho.

Estoy muy contento porque en el ayuntamiento de Pinilla

me han dado carta blanca para hacer muchas actividades:

baloncesto, hacemos pádel.

Al final tengo la suerte de todas las actividades

que me gustan, he conseguido hacer de ellas mi profesión.

Gracias. Buenas. ¿Qué pasa, Cata?

¿Qué tal, tío? Bien.

Muy bien. Cerramos, que no se nos escape ninguno.

Buenas, chicos.

¿Qué tal? Bien.

Bien. ¿Bien?

Nos quitamos los anoraks. ¿Qué es los anoraks?

Ya lleváis un rato corriendo, así que vamos a empezar.

Un balón cada uno. Ya sabéis, cada uno vuestro color.

Y con cuidado, ¿eh?

Ya sabéis. Cuando silbe, empezamos.

Sin golpes, ¿eh? No vale empujar, ni tocarse. Eso es falta.

Botamos usando las dos manos.

Venga, vamos a jugar un partido.

Sacan Isaac y Beltrán.

¿Saco? Sacan ellos.

Vamos, corre a defender. Corre a defender. Esa defensa.

Tú primero. Defensa de chicas, ¿dónde había que colocarse? Eso es.

Ordena la defensa. Siempre entre el balón y la canasta. Buena.

"Una de las características más habituales que la gente ve

cuando viven en un pueblo o cuando pasan allí un tiempo,

sobre todo en invierno, es que las calles están vacías."

"En cuanto se va la luz o antes, no ves a nadie paseando."

"Eso a quienes vienen de la ciudad les suele llamar la atención."

"A mí justo es una de las cosas que más me gustan."

"Esa soledad, esa tranquilidad."

"Pero entiendo que hay gente que justo eso llega un momento

que le agobia

y buscan compañía y ver bullicio y ver gente, ¿no?"

"Aquí hay gente que dice: 'Me voy a Madrid'.

'¿A qué?'. 'A ver gente'."

"Estoy cumpliendo mi sueño porque trabajo

como monitor deportivo, en lo que me gusta,

en la zona que me gusta, en un pueblo en la Sierra Norte

que es el sitio que para mí siempre he sentido como mi casa."

"Y hay veces que me levanto de la cama y no me lo creo

que lo esté pudiendo hacer

porque si me lo preguntan hace cuatro años no me lo habría creído

que pudiera estar en esta situación."

"Una de las cosas que me ilusiona de trabajar como monitor deportivo

es que al final ofreces actividades

que ayudan a fijar población."

"La gente necesita para quedarse aquí que haya más actividades."

"El único ocio y único centro de reunión social suele ser el bar

y eso muy saludable no suele ser."

"Igual ahí no debería meterme. (RÍE)"

"Las clases de Pilates, si hace buen tiempo las hacemos

las clases al aire libre y disfrutamos del paisaje

y del contacto con la naturaleza."

(TODOS) Hola, David. Hola, ¿qué tal?

Muy buenas.

¿Qué estáis de cháchara poniéndoos al día?

¿Tenéis cotilleos? Aquí estamos, esperándote.

-Hablando de... -¿Nos ponemos por..?

Sí, venga nos colocamos ya, ¿vale?

Vamos a ello.

Venga, empezamos como siempre con la autocorrección postural.

Pies paralelos.

A la anchura más o menos de las caderas.

El peso que lo notéis uniformemente repartido, ¿vale?

En toda la planta del pie.

Empezamos a activarnos como siempre con la respiración.

Inspiro por la nariz, que eso ya me sirve para crecer

como siempre os digo. Elongación axial. Y echo el aire

por la boca, cierro costillas. Sigo echando el aire.

Profundizo abdomen metiendo el ombligo hacia dentro.

Vale. Venga, danos caña.

Brazos en cruz, rodilla derecha arriba.

A ver quién es el primero en caer.

Venga, equilibrio.

Nos concentramos en la planta del pie que tengo apoyada.

(RÍE) Si no nos reímos, mejor.

Muy bien, muy bien. Seguimos concentrándonos.

Cierro los ojos y aguanto. No arriesguéis la vida, ¿vale?

A ver si se me va a despeñar alguno por el acantilado.

Si pierdo el equilibrio, apoyo y recupero otra vez.

Cuando inspiro, subo, ¿vale?

Estamos aquí, ¿vale?

Y ahora, inspiro. Y al expirar, bajo.

Inspiro y subo.

Expiro, bajo.

Tenemos que intentar...

"Las clases de Pilates son muy divertidas, hay buen ambiente."

"Y también es muy gratificante que la gente

normalmente, cuando se apunta a Pilates

suele ser por recomendación médica,

porque saben que es una actividad muy saludable

y que suele ayudar a mejorar la salud."

"Y cuando me dicen: 'Pues yo desde que hago Pilates

me ha dejado de doler la espalda', por ejemplo."

"Para mí eso es muy gratificante."

"Para mí regresar al pueblo ha supuesto mucha más tranquilidad

y una calidad de vida que solamente apreciamos quizás

los que nos gusta mucho el contacto con la naturaleza."

"Y yo quería ese contacto todos los días."

"No solamente los fines de semana y vacaciones."

"Entonces, por eso me siento un afortunado."

"Ahora mismo creo que soy feliz."

"O lo más cercano que se puede estar a la felicidad."

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hilanderas (Liébana) y fisioterapeuta (Madrid)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Ruralitas - Hilanderas (Liébana) y fisioterapeuta (Madrid)

31 may 2020

En RURALITAS viajamos al valle de Liébana en Cantabria donde María y su grupo de mujeres hilanderas, pertenecientes a la asociación La Hila, nos muestran cómo se preocupan por la recuperación de las tradiciones relativas al trabajo con la lana de las ovejas locales. Nos enseñan los distintos procesos por los que atraviesa la lana desde la esquila hasta el tejido.
En Pinilla del Valle, un pueblo de la sierra norte de Madrid, David trabaja como monitor deportivo del ayuntamiento. Con él asistiremos a clases infantiles de baloncesto, de pilates para grupos de adultos y particulares, para personas de la tercera edad y con discapacidad.

ver más sobre "Ruralitas - Hilanderas (Liébana) y fisioterapeuta (Madrid)" ver menos sobre "Ruralitas - Hilanderas (Liébana) y fisioterapeuta (Madrid)"
Programas completos (10)

Los últimos 10 programas de Ruralitas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios