Ruralitas La 2

Ruralitas

Domingo a las 19:40 horas

Dirigido por: Gala Barrero

'Ruralitas' retrata la España vaciada desde el relato en primera persona de sus habitantes. A través del trabajo itinerante de nuestros protagonistas en el mundo rural conectamos con el resto de su comunidad. En cada capítulo visitamos dos zonas despobladas de nuestro país.

null

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5928650
Para todos los públicos Ruralitas - Villasevil (Cantabria) y Montemayor del Río (Salamanca) - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

# Después de la sonrisa.

# Por ayer, por mañana.

# Por las ciudades frías.

# Por el sol de montaña.

# Por la lluvia precisa.

# Por la canción soñada.

# Bienvenida.

# Que seas bienvenida. #

"Ya llevo varios años que me dedico

a ser profesora de folklore".

"Mi caso es bastante original

porque mi escuela es itinerante".

"Cuando vine a vivir a los valles pasiegos,

me di cuenta de que no tenían grupos propios

en los pueblos".

"Que no había clases, tanto de danza como de pandereta

u otros instrumentos en los colegios".

"Y que cuando era la fiesta de cada localidad,

tenían que traer grupos de fuera".

"Vengo de un grupo de música folk,

había gente aquí que me conocía y me lo propusieron".

"Empecé hace ocho o nueve años

con una clase pequeñita de tres personas".

"Tres señoras".

(Pandereta)

"Yo me adapté a la situación que vi en esta zona".

"Me di cuenta de que había mucho interés por el folklore".

"Pero la mayoría de la gente o no tenía coche

o no tenía medios, pues intenté facilitarlo".

"Y organicé las clases de manera itinerante".

"Me acerco, cada día voy a una o dos localidades, depende".

"Pero merece la pena".

"Porque en estos años he conseguido

que de aquella clase de tres personas

he llegado a unas cien personas".

"La más pequeña tiene 3 años y la mayor, 98".

(Pandereta)

(Campanadas)

# Ha cambiado el horizonte y la luz de la mañana.

# Y donde antes había sombras,

# el sol se empeña en despertarme. #

Voy donde Nieves, que es una alumna mía del grupo de pandereta y baile.

Es la presidenta de la Asociación de Mujeres Pandereteras

Nuestras Señora de Valvanuz.

Y una de las impulsoras del grupo en esta zona.

La voy a llevar una pandereta picaya

para el día de la Virgen, engalanada.

He quedado con ella en el Museo Etnográfico de Amas de Cría.

Aquí en Selaya.

Las amas de cría fueron unas mujeres muy importantes

en la zona pasiega.

Ellas salían de sus casas dejando a sus niños recién nacidos

para criar a los hijos de los ricos.

Iban a Madrid, iban a Granada.

Iban por toda España.

Las que más fama tuvieron fueron las de la Casa Real.

Pero cualquier familia noble se preciaba de tener

un ama de cría pasiega.

Su leche estaba considerada un alimento de primera calidad.

Pero hay que ver que su vida fue muy dura.

Aunque trajeron riqueza a su familia.

Sacrificando la crianza de sus propios hijos.

En el caso de Nieves, su abuela fue ama de cría.

(Música típica pasiega)

(Ladridos)

(Llama a la puerta)

Nieves. Hola.

¿Qué tal? ¿Qué haces? Pues mira.

Aquí estoy escribiendo, ya sabes.

Sobre la vida de nuestras amas de cría.

Y a ver si vemos alguna canción.

Te lo iba a decir.

Te acuerdas de que ibas a buscar unas coplillas para la Virgen.

Pues sí, por eso te decía.

A ver si en estos libros, que son...

Mira, ¿ves? "El cancionero".

Y yo digo a ver si encontramos algo.

Nos hace falta, mira lo que te he traído.

Hala, qué chula.

La picaya. Qué gozada.

Pues si encuentras los versos de la Virgen...

Pues sí.

(Pandereta)

(AMBAS) # A las puertas del templo.

# Con esta llave de plata.

# Con esta llave de plata.

"Esas mujeres que dejaban a sus hijos recién nacidos

y se iban a amamantar a otros niños".

"A cambio de dinero, claro,

porque no lo había".

"Dejaban toda su vida, sus hijos".

"Decimos de las mujeres de ahora,

pero no somos nada modernas".

"Comparadas con las de antes,

que nos adelantaron en todo".

"Ahora, ¿qué mujer va a dejar a su hijo para amamantar a otro?".

"Ninguna".

"El concepto de ama de cría

a mí sí me dolería que se olvidara,

pero creo que en esta zona jamás se va a olvidar".

"Nosotras en nuestra clase de pandereta tenemos tres,

tres nietas de ama de cría".

"Entonces, para cualquiera de mis compañeras es un orgullo".

"Para mí es como un orgullo".

"Es ponerles caras, nombres y apellidos".

"Para que la gente vea que tenemos una historia,

una cultura y eso no se va a perder jamás".

Bueno, vamos a ver a Sergio al taller.

Sergio es mi marido, es artesano.

Él es autodidacta.

Hace instrumentos tradicionales, completamente a mano.

Y cuando puedo voy a ayudarle.

Nosotros tenemos un proyecto común.

Que se basa en el folklore de las tradiciones.

Y tocamos varios palos.

Uno son los instrumentos.

Damos clases de pandereta, de baile, de folklore tradicional.

Y luego, otro de los proyectos que tenemos es recuperación

e investigación sobre instrumentos antiguos.

También recuperamos letras.

Canciones, pasos de baile.

Intentamos grabarlo y recogerlo para que no se pierda.

Anda, Sergio, mira dónde encontré la tabla que decías tú

que no la tenías.

Pues hombre, con tanto revuelo, con tanta historia,

anda, si me las has marcado también. Sí.

he aprovechado y te he hecho las marcas de las castañuelas.

Vale, toma. Así adelantas.

Toma, por esta por ahí.

Mira, lo que me podías ir haciendo.

Coges la lija y me lijas estas, para terminar otro juego.

Vale.

Así sacamos el pedido adelante.

¿Estas dos? Sí.

¿Vale?

Mira, por aquí también, por los bordes.

Para que no haga daño. Le mato los cantos.

Sí, vale.

Muy bien.

¿Sabes qué me dijo el otro día una compañera del grupo?

Que llevaba más de 20 años danzando

y claro, tocando las castañuelas para bailar la jota.

Y que no sabía que había macho y hembra.

Pues ya le vale.

Ya le vale, mira que hay instrumentos en el mundo.

Habrá, no sé, miles.

Y es el único instrumento que tiene macho y hembra.

Pero muchos danzantes no lo saben.

Ni siquiera saben ponerse

en la mano que corresponde la grave o la aguda.

No tienen ni idea. Igual les han enseñado así.

Se las ponen, hacen ruido y vale. No se lo han explicado.

Pero la verdad es que es muy interesante.

Pues sí.

Que vaya la aguda en la mano dominante no todo el mundo lo sabe.

Bueno, para eso estamos nosotros.

Aparte de recuperar oficios tradicionales,

aparte de hacer homenaje a nuestros ancestros

y que no se pierda, es que esto es una joya.

Habrá gente que diga: "Qué loco".

Pues sí, pero hay que entender la locura de los demás.

Y si no la entienden, no pasa nada, a ti tu locura te hace feliz.

A mí me da igual, yo aquí me paso horas.

El día que sale mal, la pico y la tiro y empiezo otra.

Eso es así.

(Pandereta)

"Soy artesano, no sé, pienso que por rebote".

"Soy mecánico industrial a jornada completa

y en mi tiempo de ocio me dedico a hacer esto".

"Yo empecé hace unos 17 años,

más o menos, a tocar la gaita en una escuela de folklore".

"Pero siempre me llamó el sonido de la pandereta, sonidos graves".

-# Fuiste mi primer amor, tú me enseñaste a querer.

# No me enseñes a olvidar. #

-"Empecé poco a poco y la pandereta que tenía...

no estaba a gusto con ella".

"Y cogí y me hice una y así empecé".

"Después eso te lleva a una, otra:

'Ay, qué bonitas, qué guapas son',

pues empecé a vender panderetas".

"Panderos redondos, cuadrados

y con lo último que me metí fue con las castañuelas

y así fue".

(SOPLA)

Bueno, va bien.

"Vivir de castañuelas y panderetas no se puede".

"Podría vivir muy mal,

pero no, no se puede".

"Y sobre todo esto, que es un artículo de lujo".

"No es algo de necesidad como el pan o la leche,

el que se lo compra es porque le sobra cierto dinero".

-# Cómo quieres que cante con alegría,

# si el pandero está roto por las esquinas. #

-"El medio rural es donde nací,

donde me he criado,

donde vivo y donde me gustaría morir".

"Los montes, el verde, el prado, la tierra,

que da tranquilidad".

"Me da alegrías, tristezas también,

me lo da todo, no pido más".

Estamos camino de Pisueña.

Vamos a ver a Mari.

Pisueña es un pueblo pequeñito

que está al lado de Selaya.

Se llama así porque ahí nace un afluente del Pas,

que es el río Pisueña.

A Mari la conocí en clase de pandereta y de baile.

Ella trae sobaos y quesadas para la merienda.

Porque ella es artesana, hace este producto.

El sobao es una joya emblemática de los valles pasiegos.

Se considera ahora mismo, junto con la quesada pasiega,

dos de los postres más ricos que hay en Cantabria.

Se conocen en toda España.

("Coming Back Home" Sarao Music)

Hola, Mari.

Hola, pasa, pasa.

¿Qué tal? Bien, ¿y tú?

¿Qué andas haciendo?

Preparando para hacer unos sobaos.

Así que me vienes... así me ayudas. Qué rico.

Mira, te he traído... ¿Qué me traes?

El rosetón que me encargaste para la "pande".

Muy bien. A ver si te gusta cómo quedó.

Seguro que sí.

De los colores que tú querías.

Muy bonito.

Lo que hay que hacer es atarle.

La hizo un buen artesano. (RÍE)

Hay que atarle, simplemente.

Le pones un poco en el medio.

Te hago solo una atadura

para que luego practiques.

Simplemente un nudín, traca.

Vale.

Tensas el de enfrente.

Y sin más.

Cuando no toques con la pandereta vestida,

que solo se viste para el santo,

se quita el rosetón y llevas la pandereta sin nada.

Pues aquí te la dejo y practicas.

Bueno, vale, si veo que no me sale, te pido ayuda.

Por supuesto.

¿Me ayudas a hacer el molde, el gorro?

Mira, no lo he hecho nunca. Me vas a ayudar a hacer el gorro.

Me enseñas. Mira.

Mira.

Se dobla el gorro.

Tenemos el papel.

Doblamos así. ¿Este tamaño es el grande?

El grande.

Te tiene que quedar así.

Inténtalo, yo sigo.

Oye, tengo una curiosidad. Dime.

¿Por qué los sobaos se llaman sobaos?

Por lo que estoy haciendo ahora.

Sobar la masa.

El pasiego en vez de amasar llamaba sobar.

Y de ahí, sobao.

Y el pasiego, el sobao, surge en la Vega del Pas.

Alrededor de hace 150 años.

Hace mucho tiempo.

¿Como postre?

O como comida...

Era como comida para alimentarse.

Porque el campo aquí en esta zona es muy costoso.

Necesitaban alimentos que les dieran fuerzas.

Entonces, imagínate, mira.

La mantequilla casera la hacían ellos.

De la vaca, de su leche.

Ponían a los chiquillos, se lo oía a mi madre,

los ponían a zurrir, era menear.

¿No cantaban una canción? Enséñamela.

# Saca manteca, saca manteca. #

Y era el ritmo que llevaba para agitarlo

y desprender el líquido.

Lo que soltaba era el trebejo.

"Yo empecé a trabajar con 26 años en una empresa de sobaos y quesadas

y ahí sigo muy contenta, trabajo a cinco kilómetros de casa,

y muy bien".

("Pa toda la vida" Don Patricio)

"Cada obrador, cada fábrica tiene su receta,

cada uno tiene sus cantidades".

"La gente intenta sacarte cuánto le echas,

cuánta mantequilla le echas, cuánta harina le echas,

pero eso es secreto".

"Puedo decir lo que lleva, pero las cantidades, no".

"Eso se queda para cada fábrica, que tiene sus ingredientes".

"Genera actividades en los pueblos y sobre todo para las mujeres,

que tengan actividades como, por ejemplo, lo de la pandereta".

"Es una manera de relacionarse, de salir,

porque aquí en el invierno las tardes,

a las seis de la tarde es de noche,

pues te metes en casa, no tienes otra cosa que hacer,

vas y haces algo con más gente y estás pasando un rato".

# Me embruja el murmullo del río y del monte.

# Con lluvia de mayo me quiero mojar.

# Voy a correr como el lobo en la noche.

# Pretendo sentir toda tu inmensidad. #

"En mi adolescencia y primera juventud

el folk lo dejé aparcado

y el folklore, tenía otros intereses,

en aquella época,

pero cuando ya estuve más asentada,

lo volví a recuperar".

"Y empecé a apuntarme a escuelas de folklore,

creo que me he apuntado a casi todas las que hay en Cantabria,

porque quería aprender con distintos profesores,

de manera más profesional".

"Estando en una de estas escuelas,

conocí a unas personas e hicimos un grupo de folk".

"Grabamos un disco doble, fue el mejor disco del año,

hicimos conciertos, fueron unos años maravillosos".

"Estuve siete años tocando por ahí,

por Portugal, en Cantabria hicimos todo,

vendimos todos los discos y fui muy feliz".

"Ahí me captaron como profesora cuando me vine a vivir aquí".

# Y a la luz de un rayo del luna,

# y esa bravura

# que viene del mar. #

"Si me llegan a decir hace años

que iba a poder vivir de mis clases de folklore,

vamos, no me lo hubiera creído".

"Ha sido un sueño hecho realidad,

porque sí que tengo una vocación terrible de enseñar,

de enseñanza".

"Y en clase, yo es que me enamoro de la gente,

de mis alumnas, de mis alumnos, que los quiero,

para mí son mi familia".

Estoy llegando a Santibáñez de Carriedo,

pertenece al Valle de Carriedo,

a los habitantes del valle se les llama carredanos.

Voy a la explotación ganadera de Pilar y de sus hijas.

Que están conmigo en la escuela de folklore.

Les llevo una pandereta de Mila, la más pequeña,

que se la tuve que tensar.

Hola, Pilar, ¿qué tal?

Hola, ¿qué tal?

Os veo currando. Aquí estamos, como todos los días.

Mira, te he traído la pandereta de Mila.

La que me llevé para tensar, que estaba muy floja.

A ver qué tal.

Si hay algún problema, me lo dices. ¿La has probado tú?

Yo la he probado, pero esto varía con la temperatura.

Ya sabes que los días que hace mucho sol, se tensa.

Y cuando hay humedad, se afloja.

Depende de cómo golpee la niña.

Si golpea fuerte, bueno, que vaya probando.

Mila va probando. De momento, probarla.

Que tengáis buen día, un besito a todas.

Nos vemos.

"La figura de Adelaida ha sido muy importante para nosotras".

"Una cosa es que nosotras tengamos el gusanillo del folklore,

y otra cosa es que ella nos lo ha hecho llegar

en primera mano".

"Es la que nos ha echado el empujón,

no sabíamos a dónde acudir

ni dónde poder aprender

y ella es la que nos ha encendido la mecha,

para seguir funcionando".

"Hay muchas tradiciones que hay que tratar que no se pierdan".

"Yo lo veo en mis hijas, que desde pequeñas están con la tradición

al folklore, que bueno,

para oír este tipo de música

típico de aquí, hay que venir aquí

y lo que hace falta es que no se pierda".

(TODAS TARAREAN)

"Me gusta mucho el entorno en el que vivo,

y por eso he decidido tener mis hijas en el medio rural".

"De ellas depende que quieren elegir una calidad de vida,

quizás mejor que la que nosotros tenemos,

porque es una vida dura".

"Y muchas veces poco beneficiosa".

"Si contamos las horas que trabajamos

con el rendimiento que tenemos,

pues nos sale muy mal,

pero bueno, ellas que elijan, que vean,

y si quieren esta vida, aquí la tienen".

Voy ahora a la campa de Valvanuz.

De la Virgen de Valvanuz, que está a las afueras de Selaya.

Y he quedado con el grupo Nuestra Señora de Valvanuz en la ermita

para dar clase.

Es un grupo bastante variado.

Hay señoras, hay chicas de mediana edad,

tengo niñas y uno de mis orgullos es que tengo niños.

El hecho de que los niños se apunten a folklore,

pues para mí es muy ilusionante,

puesto que es la idea que yo tengo

de dejar las tradiciones y la herencia de nuestra cultura

a las nuevas generaciones. A ver cómo se da el día.

Ade. Ade.

¿Qué tal?

Hola. ¿Cómo estáis?

-Te pones así.

Se ha puesto a llover.

-Se nos ha quedado el dedo frío.

¿Quién me echa una mano?

Ay, yo me tengo que ir vistiendo también.

-Venga, coloca.

(Pandereta)

"Uno de los objetivos de la escuela,

quizá de los más importantes, y yo los trabajo mucho,

es socializar".

"Que las mujeres salgan de casa".

"La excusa: 'Vamos a tocar la pandereta',

igual luego es lo que menos le interesa,

pero hacen amigas , comparten su tiempo libre,

se explayan, cuentan sus cosas,

salen, socializan, aprenden una actividad".

"Además, la música es muy buena para el cerebro,

la danza es muy buena para el cerebro, están activas

y tienen una ilusión".

Cuando empiece la primera de pandereta,

a la tercera, arrancáis para acá.

El chico no se mueve, ¿vale?

Un, dos, tres...

De cintura para arriba.

De cintura para abajo no se mueve nada.

Así, probamos un poquito.

Me hacéis los cambios hacia allá, hacia la Virgen de Valvanuz.

¿De acuerdo? Muy bien.

Pones la pandereta abajo. Va.

(TODAS CANTAN) # Virgen de amor,

# y esta es la su romería.

# Con el folklore pasiego

# que es lo que yo quiero más.

# Que es lo que yo quiero más.

# Viva, Cantabria rural. #

-¡Viva Cantabria! -¡Viva!

"Para saber quiénes somos hoy, tenemos que saber de dónde venimos,

quiénes fuimos, quiénes fueron nuestros antepasados,

es la base, la esencia de nuestra vida".

"Tenemos que estar enraizados con algo,

con algo que nace dentro".

"Está en nuestro ADN".

"El folklore, las tradiciones,

la música folk nace en el corazón

y del ser humano, de la esencia de la persona".

"Eso no se puede olvidar y hay que transmitírselo

a los niños, les servirá para ser más fuertes,

para tener unos valores bonitos".

"Ser más felices también".

"Yo diría que quien olvida sus orígenes,

olvida su identidad".

# Adiós, Cantabria, adiós.

# De mi país la tierruca.

# Lluevi, lluevi sobre nos. #

# Cuando el cielo cayó en las aceras, tembló la ciudad

# decadente.

# Decidimos cruzar la frontera de la tempestad

# imprudente

# y al dejar la bandera miramos atrás. #

"Soy artesano de la cestería de castaño,

es lo tradicional de Montemayor del Río

y es un oficio que aprendí de mi padre

y desde niño, desde la infancia, con seis o siete años,

ya empecé a coquetear con este mundo".

"Yo soy la cuarta generación,

en principio, que sepa,

de mi familia que me dedico a esto".

"Este trabajo es bastante sacrificado,

es un trabajo que conlleva mucho tiempo,

mucha dedicación y requiere una cierta vocación".

"En nuestro oficio se puede vivir así, de esta manera,

trabajando mucho,

haciendo muchas horas,

pero se puede vivir".

"De hecho, me he criado en una familia

en la que mi padre era el artesano".

"Éramos cinco hermanos y nos ha criado trabajando en esto,

entonces, si él pudo,

hoy día se vive, trabajando duro, pero se vive".

El futuro de la artesanía

pues es incierto. Ahora mismo estamos...

trabajando diez artesanos,

de los 40 o 50 que éramos

cuando yo era pequeño.

Y no se ve continuidad con gente joven

que quiera seguir en este oficio.

La historia de Montemayor siempre ha estado ligada

a la artesanía del castaño,

pero no sé cuánto tiempo puede durar.

Si todo esto se pierde,

se acabará con un oficio centenario,

que ha sido economía de Montemayor.

Ha sido una parte de la economía, de la historia,

y de la naturaleza también.

Porque si el castaño no se cuida,

es un árbol que desaparecerá.

Y parte de nuestro oficio también consiste

en mantener el monte

y ese árbol por nuestro bien

y por el bien del árbol, de la naturaleza.

Buenos días, hermano, ¿qué pasa?

¿Qué tal? Bien.

Aquí, rematando lo de Japón.

Que me quedan unos cestos que hacer.

Ya estás terminando, entonces.

Sí, pero si me puedes echar una mano,

te lo agradecería.

¿Has visto hoy a papá?

Sí, estaba en el huerto esta mañana.

Preparando la tierra para sembrar los ajos.

que ahora en invierno le toca.

Bueno, si quieres, voy rematando yo esto.

Vete tejiéndolo, sí.

Espera un segundín.

Ya está.

Con esos y este que rematemos,

creo que tenemos terminado todo.

Entonces vas bien, ¿no?

Con el pedido, genial. Sí.

¿Te acuerdas cuando éramos pequeños?

Cuánta gente trabajaba en el pueblo.

Sí, que me acuerdo, sí.

Un montón, de hecho, Montemayor vivía de la cestería.

La verdad que eran familias enteras.

Estábamos un montón de familias, padres, hijos,

todos en el taller.

Y ahora, pues eso,

quedamos unos diez artesanos.

Nosotros en el taller trabajábamos...

Nosotros, los hermanos y papá, los cuatro.

La verdad que es una pena que esto se esté perdiendo.

Bueno, habrá que tener un poco de esperanza.

Creo que a lo mejor, ahora en este tiempo

vuelve a remontar.

A lo mejor remonta, ahora con la nueva...

La gente con la naturaleza,

está retomando un poco, después de esta crisis que hemos tenido.

Los jóvenes ya no se quieren quedar en el pueblo.

O cambia mucho el asunto...

O los jóvenes todos se quieren ir a la ciudad.

Donde haya más gente,

donde haya más trabajo.

Sí, la verdad es que la tendencia es a desaparecer.

Habrá que intentar que esto pueda sobrevivir.

Porque es una pena que después

de que esta tradición lleve tanto tiempo, que desaparezca.

Pues este casi lo termino luego en casa.

Porque va a venir Daniel del cole.

Y tengo que ir a hacer la comida.

O sea, luego te lo devuelvo.

Vale, me viene fenomenal.

Porque ya me voy yo también que tengo que ver a Santiago.

He quedado con él en el castillo. Vale, genial, pues venga.

Venga, hasta luego. Hasta luego.

(Música medieval castellana)

"Yo me dedico a la cestería de castaño".

"Y creo que soy la única mujer en este pueblo que se dedica a eso".

"Nosotros somos cinco hermanos

y a mi padre le costó bastante sacarnos adelante,

con la cestería,

pero como fuimos aprendiendo todos el oficio,

íbamos colaborando según nos hacíamos mayores".

"Yo decidí ser cestera,

en principio porque era la necesidad

de trabajar en familia".

"Tenías que ayudar en casa".

"Y después con el tiempo y probar otras cosas,

pues decidí que lo que me gustaba era hacer cestos,

que estaba en mi taller,

a mi ritmo,

y aunque son muchas horas y es sacrificado,

me gusta esa forma de vida".

"Mis hijos, en principio, no se van a dedicar a la cestería".

"No quiere decir que sea como un último recurso

en caso de que no les vaya bien

en otras cosas que emprendan".

"Pero sí que tendrán la ventaja

de poder decidir qué quieren hacer,

si luego no les sale, pueden volver a la cestería".

"La vida de mis hijos en el pueblo ha sido muy bonita,

la verdad es que tienen la libertad,

la naturaleza,

pero les falta un poco la compañía de otros niños".

"Porque aquí hay muy pocos niños

y a lo mejor de su edad no tienen ninguno".

"Es complicado, se queda un poco cojo por ese lado".

"Pero si no, la vida es fantástica aquí en los pueblos".

"Me dirijo a ver a Santiago

que es el dueño del restaurante Castillo de Montemayor".

"Le llevo unas cestas que me ha encargado".

"Voy a ver si las pone en el escaparate que tiene allí

de venta al público".

Él utiliza también productos locales de la zona.

Para elaborar sus platos.

Y la verdad es que hace unos platos

con mucho tirón.

Buenos días, Santiago.

Muy buenas, David.

¿Cómo va todo?

Aquí te traigo las cestas que me encargaste.

Genial. A ver qué te parecen.

Siempre quedan bien.

Aquí esto montando un poco la mesa

para todo este menú de setas que tenemos ahora.

Qué bueno, es la campaña ahora de setas.

Sí, por supuesto.

Tenemos todo el menú.

Seguimos un poquito con toda la micología.

Y así utilizamos también

todo el tema de cestas para los clientes.

Que se demandan ahora bastante

para todos los menús, para la recogida de setas.

Esta para la recogida son perfectas.

Mira, este es el tamaño perfecto, yo creo.

Tanto esa como esta que tiene el asita.

También te traigo otra cosa

que me sugirió mi cuñado.

Hemos hecho un cesto reloj, no sé qué te parece.

La novedad esta.

Genial, la gente demanda esto.

Las nuevas utilidades de los cestos.

Esta artesanía es lo que nos van pidiendo.

Pues muchas gracias, ya te iré diciendo para hacer más encargos.

A ver qué medida cuadra. Muy bien, nos vemos.

Hasta luego.

"Yo soy cocinero, cocinero de profesión,

que lo hemos estudiado,

y viene un poco de tradición familiar".

"Este negocio solemos decir que es como un pequeño restaurante,

pero en sí que es un gran recurso cultural de la zona".

"Que es lo que alberga ese Centro de Interpretación del Medievo".

Podemos ver toda la historia

tanto del pueblo,

como lo que sucedió en el castillo anteriormente.

"Nuestra principal filosofía se puede decir que es esa,

filosofía kilómetro cero,

pero nosotros lo queremos llamar gastronomía sostenible".

"Intentamos utilizar todo el tema de materias primas,

no solo producto,

sino que para nosotros en esa materia prima entran también

los artesanos:

cesteros, ceramistas, alfareros".

"Es como hacer las sinergias entre todos nosotros".

"Vendemos sus productos,

utilizamos las vajillas,

promocionamos y decimos

cómo se pueden adquirir o cómo lo realizan".

"Es un poquito cerrar el círculo,

como se suele decir,

cerrar un poco el círculo de que el turista que venga

pueda hacer el día completo

y pueda vivir una experiencia más allá de lo que es comer".

"Ahora voy al taller de Alejandra".

"Voy a recoger una cesta para un cliente

que me ha encargado una cesta customizada".

"Es una chica que vino de Madrid hace unos años

y ha montado su taller de cerámica aquí".

"Una cerámica bastante original".

Hola, Alejandra. Hola, David, ¿qué tal?

¿Cómo estás?

Bien, trabajando aquí un poquito.

Pues a recoger la cesta que te encargué.

Le tengo por aquí.

Quería enseñártela a ver si te gustaba primero.

Ha quedado preciosa. Los colores que me dijiste.

Como siempre, el arbolito que salga.

Creo que al cliente le va a encantar.

Mi firma, mis lunares que no falten.

Le he hecho una fundita.

Si quieres, la probamos y me dices si te gusta.

Vale, perfecto.

¿Cómo vas con todo este tema del Covid?

Pues mira, ahí vamos.

Tirando, creo que como todos.

¿Y tú cómo te va?

Has abierto hace poco.

Pues mira, la mejor época posible para abrir,

pero vamos poco a poco.

Menos mal que tenemos internet hoy en día.

Y gracias a la venta online voy funcionando

y tal, pero sí que se nota mucho.

Antes bajaba muchísima gente, todo el turismo,

y ahora, pues nada.

Sí que se ha notado un poquito.

Esperemos que todo cambie dentro de poco.

Eso espero, que vaya todo bien.

Dime si te gusta así.

Pues sí, la verdad que queda muy bonita.

Le favorece mucho la tela.

Sí, sí.

Las rayitas, importantes.

Y además, siempre es de quita y pon.

Que la puedes lavar.

Bueno, dime qué te tengo que dar.

Pues por esta solo te cobro 20.

Pues toma. Vale, lo tienes justo.

Fenomenal.

Oye, ¿al final has visto...?

Lo que he terminado haciendo con el horno de mi suegro.

¿Tienes hornos de estos donde cueces la madera?

Sí, es donde lo hacía...

Antiguamente, se cocía la madera en estos hornos.

Pues ha quedado muy original.

Es una manera de iluminarlo,

y que sea atractivo y la gente pueda verlo.

Y mantener la tradición, que es lo importante.

Ya hemos cambiado un poco la forma de hacerlo,

pero es bueno que se conserve lo antiguo.

Es una gran idea, la verdad que sí.

Me voy ya porque tengo que hacer.

Espera, que te doy la cestita.

Te la llevas así.

Tal cual.

Vale, pues muchas gracias.

Cuando quieras, ya sabes que te customizo lo que necesites.

Y me hablas de tu idea de la fusión de cerámica con cestos.

Fenomenal, muchas gracias, David.

"La cestería me parece impresionante,

es una artesanía que me da muchísima pena pensar

que el día de mañana pueda desaparecer".

"Y yo aquí en mi tienda lo que hago es que los customizo,

que se puedan ver llenos de color y de otra forma

y que a la gente que a lo mejor le parezca

como un cesto más eso, lo pueda ver de una forma más atractiva".

"Mientras haya creatividad,

creo que todo lo artesanal

se le puede dar una vuelta de tuerca".

"Yo soy de Madrid, llegué a Montemayor del Río

hace siete años y medio, a vivir".

"Porque mi madre es de aquí, de Montemayor del Río,

y siempre he veraneado de pequeña en este pueblo".

"Con lo cual, ha sido la decisión de volver".

"Cuando vienes a un pueblo, a una zona rural,

bueno, te tienes que reinventar

o cambiar muchas veces el registro".

"No puedes seguir siendo la que eras,

porque a lo que yo me dedicaba aquí no podía,

entonces, siempre me ha gustado pintar y dije

que por qué no montarme mi propio taller de cerámica

con tienda física".

"Me he dedicado al mundo de los zoológicos,

trabajaba con animales salvajes".

"He trabajado en zoológicos tanto en Madrid

como en la Comunidad Valenciana, es un gran cambio,

pero merece la pena".

"Simplemente es cambiar, adaptarte a una nueva vida

y hacer cosas diferentes,

que también es un trabajo que me apasiona,

que es de vocación y pongo todos mis sentimientos".

"El producto se suele vender aquí en España,

mucho en la zona norte de España,

y también hemos ido ampliando un poco fronteras

y vendiendo internacionalmente".

"Tenemos clientes en Francia,

tenemos clientes en Japón,

en Estados Unidos

y la verdad que sí que hace ilusión

que puedas llegar a traspasar fronteras

y que la gente valore en otros países tu producto".

# Caminaré despacio por los hermosos días

# que me tocó vivir. #

"El comienzo del cesto empieza en el monte,

en el monte cuidando el árbol".

"Hasta que tiene la edad óptima para ser trabajado".

"Cada árbol se corta con una edad aproximada

de unos cinco a ocho años,

es la edad mejor para trabajar la cestería".

"Porque es más flexible la madera

y todo ese tiempo estás cuidándolo en el campo".

# Los años tan dichosos de música y antojos.

"El siguiente paso es lo que son las tiras,

y es hacer una especie de loncheado,

de la tabla que nos ha quedado".

"Se humedece la madera y se empieza a hacer el fondo,

el tejido, que es recoger las paredes, ir trenzando

y todo eso se lleva un extenso tiempo de elaboración".

# Qué verde arbolito.

# Qué verde y tan bonito tenerse que partir. #

"Me dirijo a ver a mi padre,

después de cortar los troncos en el monte".

"Para que él pueda rajarlos

y sacar las tiras para trabajar los cestos luego".

Él ha sido artesano toda su vida,

se jubiló hace unos años,

pero todavía mantiene ese vínculo con la artesanía.

Ayudándome de vez en cuando

a hacer alguna de las cosas

cuando necesito un poco de apoyo.

Buenos días, padre, ¿qué tal?

¿Qué traes? ¿Has cortado la madera?

Sí, aquí traigo unos troncos

para que puedas sacar unas berganchas.

Pues ahora las metemos para allá.

¿Estás liado con el huerto?

Claro, haciendo un poco de limpieza.

Que ya queda poco. La temporada se ha ido.

Entonces, lo que queda hay que mantenerlo hasta que hiele.

La verdad que este año ha sido bueno,

ha dado buenos frutos. Ha sido bueno.

¿Te vas a llevar algo de madera?

Sí, necesitaba algo de madera.

Ahí te tengo eso.

Hay unos repulgos para los aros y las asas.

Perfecto, me viene fenomenal.

Los repulgos son delgados todos.

¿Alguno gordo? ¿Algún asa viene?

Sí, ahí vienen asas y vienen de todo.

Vale, pues ya los ajustaré yo para el pedido que tengo.

Lo que hace falta es que te sirvan.

¿Vale? Bueno.

Esta ya se ha secado bien.

Sí, ya está seca.

La tienes que mojar para cuando la vuelvas a utilizar.

Vale.

¿Quieres que te ayude?

No es necesario, ya con esto puedo solo.

Voy a ver si remato el pedido de Japón.

Bien, de acuerdo.

Venga.

Voy a darle otro poco aquí.

"El oficio de la cestería lo empecé a practicar

a la salida de la escuela,

cuando tenía 14 años".

"Que no he estudiado más que la primaria".

"Empecé a aprender el oficio con un tío mío,

que era cestero

y me enseñó

y a los dos o tres años trabajé por mi cuenta

en el taller".

"Así que llevo la friolera

de unos 60 años, casi, trabajando".

"Los talleres se han venido abajo en Montemayor,

ya quedan muy pocos".

"Los métodos a emplear son distintos".

"Antes era más rudimentario, ahora ya es más técnico

y hay unas máquinas que sacan las tiras,

antes no, antes se sacaban las tiras a fuego y sangre,

como se decía".

"El oficio ha tenido siempre unos horarios

sin control".

"Desde las siete de la mañana a las diez de la noche".

"O sea, aquí el trabajo ha sido muy constante y muy duro".

"Yo cuando pienso que esto se pueda perder,

siento un poco de, no sé,

como que algo...

que no lo daría por hecho que se perdiera".

"Y creo que siempre habrá algún bohemio

que continúe con el trabajo de la cestería".

"Yo creo que los oficios artesanos irán desapareciendo,

esperamos que se puedan mantener,

que se haga algo para que se puedan mantener,

pero hay algunos que creo que puedan desaparecer".

"En mi caso,

espero que la sapiencia del trabajo sí que la tuviera,

eso sí".

"Si no se pueden dedicar profesionalmente,

pero por lo menos que sí que supieran

toda la técnica

y todo lo que es este oficio".

"La cestería para mí ha sido y es algo

que no puedo separar de ello,

es algo vocacional y por eso soy feliz".

Ruralitas - Villasevil (Cantabria) y Montemayor del Río (Salamanca)

13 jun 2021

Programas completos (20)

Los últimos 29 programas de Ruralitas

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios