Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1570211 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Redes - Somos optimistas por naturaleza - Ver ahora- Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por RTVE.

Está demostrado que la mayoría de la gente es optimista

por naturaleza.

Pero ¿realmente nos conviene creer en un futuro color de rosa?

¿No se encargará la realidad de decepcionarnos?

¿O acaso la evolución ha tenido un buen motivo

para ir descartando a los pesimistas?

Después de romperse la tibia y el peroné en Londres,

Eduard Punset rebosa de optimismo en su charla

mediante videoconferencia con Tali Sharot,

experta en optimismo del University College London.

Además, en la sección de Elsa Punset, aprenderemos a entrenar

nuestro cerebro a ser más optimista y veremos cómo se diferencia

un optimista de un pesimista.

Fue justamente un día antes de poder grabar

la primera entrevista de cuatro que habíamos planeado, en Londres,

hace muy poco tiempo.

Y la primera entrevista era con Tali Sharot.

Pero tras un infortunado tropezón,

Acabé con una fractura de tibia y peroné

y no pude hacer las entrevistas en Londres.

Es por esta razón,

por la que tuvimos que hacer esta entrevista con Tali Sharot

mediante vídeoconferencia.

Tali, siento mucho no poder estar físicamente a tu lado hoy

en esta conversación contigo.

Y con nuestra audiencia.

Y aunque los expertos me digan que tardaré hasta seis meses

en recuperarme.

Yo creo que tomará mucho menos.

Por una razón sencilla.

Porque el tema del que hablaremos hoy, será sobre el optimismo.

Tu idea de el sesgo optimista.

Gracias por invitarme.

Espero que te mejores pronto para que puedas estar aquí.

Gracias, Tali.

Tu afirmas que de la misma manera que experimentamos ilusiones ópticas

A veces,

creemos ver algo que es muy distinto de lo que es en realidad.

De la misma manera que somos víctimas de ilusiones ópticas,

también sucumbimos a otras ilusiones.

Y mencionas tres tipos de ilusiones cognitivas:

La primera es la ilusión de la superioridad.

La ilusión de la introspección es la segunda.

Y la tercera es el sesgo optimista.

Sí, las tres ilusiones que mencionas, son la ilusión de la superioridad,

quiere decir que la gente tiende a pensar

que es mejor de lo que es y superior a la media.

Por ejemplo, el 93% de la población

cree que están en la parte media superior en lo que respecta

a la conducción.

En mi campo, por ejemplo, el académico,

el 97% de la gente piensa que es superior a la media.

Todo esto, estadísticamente está claro que es imposible

porque no todos podemos ser superiores a la media

por eso es una ilusión porque no es correcto.

La ilusión introspectiva es nuestra tendencia

a pensar que nuestros motivos son fundados,

el por qué de las cosas que hacemos

cuando en realidad no hay razón alguna,

pero creamos esas historias para tratar de explicarnos

a nosotros mismos por qué decidimos hacer esto.

Aceptar ese trabajo, iniciar esa relación

y no siempre es correcto.

En cuanto al sesgo optimista, es nuestra tendencia a sobreestimar

nuestras posibilidades de vivir experiencias positivas

a lo largo de la vida y a subestimar las probabilidades de vivir

experiencias negativas.

Así pues, sobrevaloramos nuestra longevidad,

nuestro éxito profesional e infravaloramos

nuestras probabilidades de divorciarnos, de caer enfermos,

de sufrir un accidente de coche.

Básicamente pensamos que mañana estaremos mejor que ayer.

Si pensaras como la gente de la calle.

Tendrías miedo de ser muy optimista.

Por una razón muy sencilla.

Por miedo a decepcionarte,

cuando las cosas sucedan de una manera diferente.

De lo que querías.

¿No es así?

Como bien has dicho, hay mucha gente que cree

que el optimismo puede conducir a la decepción,

porque esperamos todas esas cosas positivas y, al final,

no acaban siendo como esperábamos por lo que nos sentimos decepcionados

y eso es negativo.

Pues parece que las personas optimistas no se sienten peor

cuando no consiguen lo que se proponen.

Un estudio llevado a cabo por dos psicólogos,

en el que se pidió a unos estudiantes en un departamento de psicología

que predijeran la nota que iban a sacar en un test psicológico,

demostró que los estudiantes que preveían sacar buenas notas

y no lo consiguieron no se sintieron peor que los estudiantes pesimistas.

La razón es que cuando les dieron la mala nota dijeron:

“Bueno, el examen fue injusto, la próxima vez lo haré mejor”.

Se sintieron mejor porque pensaron que la vez siguiente lo harían bien.

Los estudiantes pesimistas contestaron:

“Bueno, esto prueba que soy tonto.

Pensé que me iría bien, no ha sido así y la próxima vez

tampoco me irá bien”.

Se sintieron peor y lo mismo cuando les fue bien.

Los estudiantes optimistas que sacaron buena nota dijeron:

“Soy un crack, en el próximo sacaré otro sobresaliente.”

Los estudiantes pesimistas que sacaron un sobresaliente,

dijeron: “Ah, bueno, tuve suerte, el examen fue muy fácil,

la próxima vez suspenderé”,

por lo que se sintieron peor.

El 80% de los humanos nos creemos mejores que los demás.

Más simpáticos, más guapos, más inteligentes.

Solo que, debe ser imposible.

¿Quién formaría parte de la media si todos estamos por encima?

No tiene sentido.

Y no solo somos excepcionales,

sino también creemos que nos irá mejor en la vida que a los otros.

Pensamos que tendremos un trabajo perfecto.

Que ésta será mi mujer.

Y ésta, y ésta, y también ésta.

Y tendremos unos hijos ideales.

Enfermedades, accidentes, desgracias.

Esas cosas les pasa a los demás.

Excepto en época de crisis, claro.

Entonces necesitamos creer que las cosas

van a mejorar para todos, porque sino les va bien a los demás,

difícilmente podemos prosperar nosotros.

Así que solo compartimos nuestro optimismo con los otros,

en situaciones extremas.

Hasta que regresan los buenos tiempos y somos egoístas de nuevo.

Vuelve el disfraz de optimista.

Ese escudo protector invisible que nos protege de la realidad.

Y nos permite interpretar lo que pasa según nos conviene.

Gracias a él, somos los mejores otra vez.

Todo son ventajas.

Al estar más contento, tengo menos estrés.

Y mejora mi salud.

El optimismo nos permite disfrutar de situaciones que no han pasado.

Cuánta felicidad generamos con hacer algo tan sencillo y barato

como anticipar las cosas buenas de la vida.

Pero, ¿quién formaría parte de la media,

si todos estamos por encima?

Aunque el sesgo optimista tiene ventajas también tiene inconvenientes

pero creo que en conjunto los beneficios superan

a los inconvenientes.

Hay algunos beneficios.

El primero probablemente para la salud.

Es bastante sorprendente pero el optimismo

puede hacer que estemos más sanos.

Hay dos razones que lo explican.

La primera es que si esperas que el futuro te depare cosas buenas,

se reducen el estrés y la ansiedad y todos sabemos

que eso es beneficioso para la salud.

Y la segunda es que se ha demostrado que un paciente optimista,

esto es la gente optimista en general,

tiende a hacer cosas que les haga estar más sanos.

Siguen los consejos del médico, toman vitaminas,

hacen ejercicio, comen mejor.

Si eres pesimista y piensas que no vas a estar bien, te rindes,

no lo intentas y la cosa empeora.

Así que ésta es la primera ventaja.

La segunda ventaja tiene que ver con nuestros logros.

Se ha demostrado que el optimismo puede conducir

a un mayor rendimiento académico, deportivo, político.

La razón es que si piensas que te va a ir bien, te vas a esforzar más.

Dos economistas de la Universidad de Duke probaron

que las personas optimistas trabajan más horas, son más perseverantes

y acaban ganando más dinero.

Sabes, el otro día, estaba con un amigo

que estaba acongojado intentando elegir un coche

que le conviniera.

Lo curioso, es que aunque hubiese elegido el coche que no le convenía,

según mi opinión.

Lo cierto es que después de unos días de conducir el coche

y sentirse cómodo en él.

Llegó a la conclusión de que había tomado la decisión correcta.

Yo creo realmente

que las preferencias de un individuo son algo que vienen posteriormente,

no antes.

Uno no prefiere algo y luego actúa.

Lo que haces, es justo lo contrario.

Tomas una decisión,

y luego,

llegas a la conclusión,

de que ésta era tu preferencia, ¿es así?

Ah, sí, tenemos que tomar muchas decisiones en la vida, cada día,

desde qué vamos a cenar o qué vamos a ponernos hasta decisiones

más complicadas como qué coche nos vamos a comprar, qué piso,

qué profesión vamos a ejercer, con quién nos vamos a casar.

Todas son decisiones complicadas y en algunos casos nos lo pensamos mucho,

pensamos en los aspectos positivos y negativos y todo eso.

Y lo que vemos es que una vez la persona se ha decidido

tiende a pensar que la opción que ha escogido es mejor

de que lo que pensaba antes y que la que ha rechazado era peor,

y resulta que aunque creemos que hemos escogido,

aunque sea una elección aleatoria, aun así pensamos que la opción

por la que nos inclinamos es mejor.

Estuve estudiando durante años

las dimensiones, lo que llamamos las dimensiones de la felicidad.

Y es curioso, pero después de tantos años hablando con neurocientíficos,

psiquiatras, doctores.

Hemos llegado a una conclusión.

Y esta es que la felicidad,

la verdadera felicidad

está en la sala de espera de la felicidad.

Sí, sin duda.

¿no crees?

Me ha gustado mucho cómo lo has dicho,

la felicidad está en la sala de espera de la felicidad.

Es una frase muy bonita.

Sí, creo que es cierto.

Gran parte de lo que nos hace felices no es lo que ocurre en el momento.

Lo que sucede en el momento es importante,

no estoy diciendo que no lo sea,

pero lo que más nos hace felices es lo que pensamos

que va a suceder mañana, el mes que viene,

nuestra anticipación, nuestro entusiasmo por lo que va a pasar.

Nuestra anticipación, nuestro entusiasmo por lo que va a pasar.

Antes de marcharnos de vacaciones, cuando ya hemos comprado el billete,

ya estamos contentos, esperamos las vacaciones con ilusión,

hemos invertido dinero y las vacaciones se merecen el gasto

incluso antes de que nos subamos al avión.

Y, mira, te voy a dar un ejemplo muy, muy radical.

Imagínate que estás en casa con tu familia,

disfrutando de una cena muy agradable, con amigos también,

y sabes que mañana te vas a ir a la cárcel, no vas a ser demasiado feliz.

Por otro lado, si estás en la cárcel en una celda pequeña, húmeda y fría

pero sabes que te soltarán mañana

y que estarás cenando con tu familia y amigos, estarás bastante contento.

Aunque la gente no sea consciente de ello, afecta sus decisiones,

están dispuestos a pagar más por tener cosas no en el instante

sino para un poco más tarde.

Algunos pensaran que el optimismo es un engaño,

pero, ¿os imagináis un mundo sin optimismo?

¿Cómo serían las fiestas de cumpleaños?

"Chaval, te queda un años menos para morir".

Todos tristes, en fin, un drama.

¿Y las bodas?

"Bueno, señor cura, pues no sé yo si esto será para siempre.

La mitad se divorcian".

Y ¿a la hora de tener hijos?

"Se acabaron los cines, dormir de un tirón.

¿Y si tu hijo te cae mal?".

Viviríamos en un mundo lleno de cenizos.

¿Creéis que sin ciertas dosis de optimismo,

hubiésemos llegado a la luna?

¿O descubierto América?

¿O se nos hubiese ocurrido que pudiésemos volar?

Permitidme que lo dude.

Somos humanos.

Porque somos optimistas.

De hecho, el optimismo, ya se puede localizar y medir.

Este soy yo, ante una elección difícil.

¿Me voy de vacaciones al Caribe o a las islas griegas?

Al principio, dudo.

Pero tomo la decisión.

Me voy al Caribe.

Justo después, una vez hecha la elección,

mi cerebro se dispara, y empiezo a inventar mil motivos

para autoconvencerse de que mi decisión ha sido la correcta.

Ahora que sé que voy a ir al Caribe, me lo imagino, así.

En cambio, si hubiese elegido ir a Grecia.

Ahora mi cerebro, vería el Caribe mucho peor.

Además, se ha descubierto que aprendemos más de las buenas noticias

que de las malas.

Nuestro cerebro, ignora las advertencias

sobre que gastamos demasiado.

Que nos estamos cargando el planeta, o que deberíamos pensar más

en los demás.

Este soy yo, escuchando una buena noticia.

Y este soy yo, escuchando una mala noticia.

Y claro, así nos va.

No somos conscientes de los peligros que nos acechan.

A veces, esto tiene consecuencias desastrosas.

¿Te acordarás de esto, o crees que tu cerebro

desechará esta información?

De acuerdo,

hemos aceptado

que el sesgo optimista está en la naturaleza humana.

Pero, ser demasiado optimista también tiene sus peligros.

Podemos tener conductas arriesgadas.

Que nos ponga en peligro.

Que nos lleve al colapso financiero.

¿Cuáles son, si los hay, los peligros

de ser demasiado optimista?

¿Y de qué manera podemos protegernos de esto?

Hay ciertas desventajas en el hecho de ser optimistas

porque como crees que todo va a salir bien no te haces pruebas médicas

tan a menudo como deberías o no te pones el casco

cuando vas en bicicleta o el cinturón cuando conduces

o quizás no tengas un seguro de automóvil.

Todas estas cosas son negativas y puede que te sucedan.

Y, como bien dices, en lo que respecta a la planificación,

la gente tiende a pensar que acabará sus proyectos antes de lo previsto,

tanto si son deberes escolares

o la construcción de un nuevo estadio.

La gente tiende a pensar que va a necesitar menos tiempo,

que les va a costar menos y esto puede causarles problemas.

Entonces ¿qué podemos hacer?

Podemos elaborar normas y planes para protegernos.

Es el caso del Gobierno británico, por ejemplo, en su Libro Verde,

que es un libro sobre valoraciones,

recogen que el sesgo optimista

hace que las personas subestimen el coste y la duración

de los proyectos y por eso sugieren ajustar el coste y duración

al sesgo optimista.

Y así lo hicieron con el presupuesto de los Juegos Olímpicos de 2012,

que acabó estando dentro de lo previsto,

mucho mejor que en anteriores Olimpiadas.

Así que podemos hacer este tipo de cosas en nuestra vida personal.

Y la buena noticia es que si somos conscientes del sesgo optimista.

Tu optimismo no va se va a marchar, no va a desaparecer,

es como las ilusiones ópticas, aunque las entiendas,

no desaparecen.

Y esto es positivo porque quiere decir que podemos seguir

siendo optimistas y aprovechar todos los frutos del optimismo.

Pero al mismo tiempo tenemos que elaborar normas para protegernos.

Porque el sesgo optimista

hace que cambie mi forma de pensar racionalmente el mundo.

O sea, sigue siendo optimista pero no dejes de protegerte.

La mente, suele decir Tali Sharot,

tiene una tendencia a transformar sus predicciones en realidad.

El cerebro está organizado de una manera

que permite que nuestras creencias optimistas

modifiquen la manera de ver

y de interactuar con el mundo que nos rodea.

Nuestro sesgo optimista, de alguna forma,

es arquitecto de profecías autocumplidas.

Si fuésemos realistas,

todavía viviríamos en las cavernas.

Pero al cerebro no le interesa ver la verdad,

solo quiere sobrevivir,

y por ello somos optimistas.

El optimismo es necesario, porque nos invita a descubrir,

arriesgar, a imaginar un mundo mejor

que nosotros mismos somos capaces de construir.

Los optimistas, son ciudadanos activos.

Hoy quisiera hablar de ese poder que nos da el optimismo

para inventar, para transformar, para ilusionar.

Así que vamos a lanzar al aire algunas ideas

para alimentar ese optimismo, que genera para el individuo,

y para la sociedad, salud, inteligencia y alegría de vivir.

Vamos a verlo.

Recordad que el cerebro no solo está dotado para ser optimista

y para descubrir.

También está programado para sobrevivir.

Y por eso tu cerebro, te recuerda constantemente

que el mundo es peligroso y que debes ser cauto

y protegerte.

Pero si dentro de nosotros solo hubiera miedo

y pensáramos nada más en los riesgos,

estaríamos paralizados.

Y no tendríamos ganas ni de levantarnos por las mañanas.

Desde la tristeza y la falta de confianza

no nos atrevemos a transformar las cosas y avanzar.

Por eso, aunque algunos lo tachen de inconsciencia

a todos nos resulta tan atractivo y necesario, el optimismo.

Necesitamos que convivan dentro de cada uno de nosotros

esas dos tendencias innatas.

¿Cómo podemos equilibrarlas?

¿Podemos aprender a ser más optimistas?

Hasta la década de los años 50,

pocas personas hacían ejercicio físico.

No sabíamos entonces, lo beneficioso que resulta para la salud.

¿Así que le dedicas bastante tiempo a trabajar el cuerpo?

Sí bueno, una hora tres veces a la semana.

Venimos tres o cuatro días a la semana.

¿Cuánto hace que vienes?

Cinco años.

Trabajar el cuerpo, es fundamental.

Generamos endorfinas, generamos salud física.

Y de la misma forma que trabajamos el cuerpo,

podemos trabajar la mente y las emociones.

Para adquirir un nuevo hábito mental o emocional

hay que ejercitar el cerebro como un músculo.

Este ejercicio que vamos a hacer ahora os ayudará a consolidar

el hábito del optimismo.

Hola a todos.

Yo os quería proponer una cosa, si os apetece.

Y es que hagamos un ejercicio muy sencillo

aquí todos, para desarrollar un hábito mental saludable.

Que es el optimismo.

Vamos a hacer una lista que es muy fácil.

Con tres columnas.

Una va a ser, un recuerdo que os guste mucho.

Luego una persona a la que queréis.

Me podéis dar simplemente el nombre.

Una persona.

Y luego vamos a pensar en un deseo que tengáis

de algo que os gustaría hacer en vuestra vida,

en el futuro cercano.

Un deseo.

Así que empecemos.

Con un recuerdo bonito.

Hugo.

Es un recuerdo bonito.

Boda.

Boda.

Fantástico.

Yo mi madre.

La persona más importante son mis hijos.

Mis hijos y mi marido por supuesto.

Ahora, elige un color que represente

cada uno de los elementos de tu lista.

El recuerdo, la persona querida, y el deseo.

Asocia el color a esos sentimientos positivos que te hacen sentir bien.

Bien, hemos pensado en ese recuerdo

en esa persona y en ese deseo que nos genera

sensaciones cálidas y positivas.

Hemos asociado esos elementos con un color.

Os voy a pedir que vengáis aquí que elijáis ese color que os gusta

y que recortéis un gran círculo.

Y ese círculo va a representar esa persona, ese deseo, ¿vale?

Pues venid a buscar el color que más os guste.

Haz varios círculos de colores y pégalos donde puedas verlos.

Rodéate de ellos.

Y cuando los mires, vuelve a sentir las emociones cálidas,

que te generan tus recuerdos, tus seres queridos,

tus sueños.

Poco a poco

entrenarás tu cerebro para que genere de forma habitual

el bienestar y el optimismo de las emociones positivas.

Este parece una llave pero es un caracol.

Y me recuerda a una persona a la que quiero mucho.

Hay queda el misterio.

Este es mi recuerdo.

Tenía que haber sido un campanario

pero en realidad parece una casa, es un campanario.

Y este es el deseo para el futuro.

El deseo para el futuro.

Que aprendamos a ampliar esos círculos de empatía.

Hemos hecho este ejercicio en grupo,

pero lo podemos hacer en casa, en el trabajo.

Yo me voy a llevar algunos de mis círculos

y los voy a colocar en casa en lugares visibles,

porque me van a recordar la fuerza y la importancia

del optimismo.

Porque eso es la inteligencia emocional,

aprender a comprender las emociones que nos habitan.

Y saber gestionarlas, para sacarles

el mejor partido posible.

Porque aunque no siempre podemos elegir nuestras circunstancias

sí que podemos elegir cómo respondemos ante ellas.

Bueno,

hoy seguro que llueve.

Mira, a ver si llueve, y se purifica el aire.

Bueno, con esta me echan, fijo.

Bueno, a ver qué ponen en la radio.

¡Lo que me faltaba!

¡Que siempre me tiene que pasar a mi!

A ver si con el pañuelo lo arreglo.

Tengo que dejar de fumar.

No lo conseguiré nunca.

¿Sabes qué?, que hoy lo dejo.

Y es que una de las mejores bazas que tienen las personas optimistas,

es su actitud.

Porque les permite sacar alguna ventaja de lo que podría parecer

un problema o un obstáculo sin remedio.

Como decía el poeta alemán Rilke:

"Convierte tu muro, en un peldaño".

No es magia, es inteligencia emocional.

Soy Francesc y me gustaría saber,

¿por qué nos enganchan tanto las redes sociales?

Redes - Somos optimistas por naturaleza

28:21 04 nov 2012

Está demostrado que la mayoría de la gente es optimista por naturaleza. ¿acaso la evolución ha tenido un buen motivo para ir descartando a los pesimistas? Pero ¿realmente nos conviene creer en un futuro color de rosa? ¿No se encargará la realidad de decepcionarnos? ¿O acaso la evolución ha tenido un buen motivo para ir descartando a los pesimistas?

Después de romperse la tibia y el peroné en Londres, Eduard Punset rebosa de optimismo en su charla mediante videoconferencia con Tali Sharot, experta en optimismo del University College London.

Además, en la sección de Elsa Punset, aprendemos a entrenar nuestro cerebro a ser más optimista y vemos cómo se diferencia un optimista de un pesimista.

 

Está demostrado que la mayoría de la gente es optimista por naturaleza. ¿acaso la evolución ha tenido un buen motivo para ir descartando a los pesimistas? Pero ¿realmente nos conviene creer en un futuro color de rosa? ¿No se encargará la realidad de decepcionarnos? ¿O acaso la evolución ha tenido un buen motivo para ir descartando a los pesimistas?

Después de romperse la tibia y el peroné en Londres, Eduard Punset rebosa de optimismo en su charla mediante videoconferencia con Tali Sharot, experta en optimismo del University College London.

Además, en la sección de Elsa Punset, aprendemos a entrenar nuestro cerebro a ser más optimista y vemos cómo se diferencia un optimista de un pesimista.

 

ver más sobre "Redes - Somos optimistas por naturaleza" ver menos sobre "Redes - Somos optimistas por naturaleza"

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más