Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1253759 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Redes - La fórmula del cerebro - Ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado realizado por i-RTVE.

¿Existe alguna fórmula matemática que pueda explicar cómo funciona

el cerebro?

El neurólogo del University College London, Karl Friston,

cree que sí.

De comprobarse su teoría, contaríamos con una herramienta

que podría ayudarnos a descubrir los misterios que se esconden

detrás de enfermedades mentales como el alzhéimer o la esquizofrenia

y que también podría servir para construir máquinas

realmente inteligentes.

En un congreso de neurocientíficos realizado en Mallorca,

Punset habló con Friston sobre cómo funciona la mente

y sobre la diferencia sutil entre la genialidad la locura.

Imaginen por un momento que a ver si les ha ocurrido alguna vez

de repente te invade una idea que te perfila el carácter de una persona,

te descubre algo esencial de una persona, de un objeto

o de un proceso; y no hay manera de saber cómo se me ha ocurrido,

cómo me ha venido esto a la cabeza.

Es curioso.

¿Les ha pasado esto alguna vez?

Los científicos lo llaman, a esto, criticalidad autoorganizada.

Karl Friston, es maravilloso tenerte en el programa.

En primer lugar, me gustaría preguntarte en qué consiste

la noción de criticalidad autoorganizada.

De pronto notas algo y no sabes por qué, y describís

este fenómeno con un nombre muy complicado y complejo:

criticalidad autoorganizada.

¿A qué os referís?

Creo que la autoorganización es justamente lo que su nombre indica,

es decir, la manera en la que algo se organiza a sí mismo.

Y es tremendamente complicado pero a la vez fundamental

para explicar por qué estamos aquí.

Si te planteas lo que te distingue

de cualquier otro sistema autoorganizado,

como por ejemplo un copo de nieve,

que no es un sistema autoorganizado biológico pero sí que presenta

un tipo de estructura y de autoorganización similar

muy bonita.

Pues bien, está claro que hay algo fundamentalmente distinto

entre un copo de nieve y yo o un copo de nieve y tú.

Básicamente, los sistemas biológicos que encontramos

en nuestro entorno se mueven.

Probablemente no haya ninguna otra diferencia

entre un sistema autoorganizado biológico

y el tipo de autoorganización

que encontramos en el campo de la física y la química

en los sistemas inorgánicos.

Por tanto, la pregunta esencial es la siguiente:

¿Cómo nos movemos?

¿Cuáles son las reglas o imperativos que lo rigen?

Si es que hay alguna regla.

Si es que la hay, exacto, eso es justamente

lo que queremos indagar.

¿Y qué hace en realidad el cerebro?

¿Se dedica a juguetear con los estímulos que recibe

o realmente intenta determinar cómo es el mundo?

Me gusta la manera en la que has introducido la noción de jugueteo,

porque en el fondo constituye la esencia de la autoorganización,

se trata de cómo se utilizan, cómo se barajan estos datos

para construir una hipótesis, un modelo, una idea interna

sobre qué es lo que está provocando las impresiones de los sentidos.

Y esto es exactamente lo mismo que hace un científico

cuando analiza sus datos científicos e intenta entender

los mecanismos subyacentes,

las causas, las estructuras biofísicas

que los han originado.

Así pues, dicha comprensión es la clave

de lo que hace el cerebro en su búsqueda de sentido.

Y entronca con las ideas de Platón y con la noción de la forma platónica

que genera una impresión que nuestros sentidos

nuestros ojos o nuestros oídos disfrutan, pero teniendo en cuenta

que, en nuestros sentidos, la noción real no existe.

Debemos dotar a las impresiones sensoriales de la idea

o del significado que explica qué lo ha provocado.

El cerebro es un artilugio muy constructivo y muy activo

que intenta forjar hipótesis y explicaciones para lo que observa.

Desde sus inicios, la ciencia ha utilizado la matemática,

el arte de cuantificar y medir, como lenguaje.

Los científicos describen la realidad con números.

En este sentido, existe una tendencia a unificar,

a economizar, a buscar cada vez menos ecuaciones que sirvan

para explicar más cosas.

Así, por ejemplo, en el siglo XVII Newton descubre que, tres fenómenos

que, hasta entonces, parecían diferentes, como son

la gravedad terrestre, el movimiento de los planetas y las mareas,

pueden explicarse con una única fórmula,

la ley de gravitación universal.

Casi doscientos años más tarde, Maxwell descubre que la electricidad,

el magnetismo y la luz son manifestaciones muy distintas

de una única realidad, el electromagnetismo,

Actualmente, los físicos más teóricos pretenden encontrar

una serie de ecuaciones, basándose en la supuesta existencia

de las Supercuerdas, con las que entender la esencia

misma del universo que habitamos, desde lo más pequeño

a lo más grande.

Es la anhelada Teoría del Todo.

Pero hay algo todavía más complicado de entender que la naturaleza

esencial del universo.

Es el cerebro, el objeto más complejo que se conoce,

el sofisticado producto fruto de 500 millones de años de evolución.

Y si las matemáticas pueden incluso explicarnos tantas cosas

¿pueden también ayudar a entendernos a nosotros mismos?

¿Pueden los pensamientos traducirse a una fórmula matemática?

Actualmente sabemos bastante sobre cómo nuestra mente funciona.

Sabemos que usa un número ingente -de miles de millones-

de conexiones, de células nerviosas, de receptores.

Sabemos que la información que recogen nuestros sentidos

se traduce en señales eléctricas.

Sabemos qué partes del cerebro procesan estas señales,

cómo se forman los recuerdos y cómo se controlan los músculos

que nos llevan a la acción.

Sabemos qué regiones están activas cuando escuchamos a alguien,

admiramos una pintura.

Sabemos incluso cómo tomamos decisiones.

Lo que no tenemos, sin embargo, es una forma de juntar

todas esas piezas y crear una teoría que las englobe a todas,

una teoría general sobre cómo funciona el cerebro

en su nivel más básico.

O no la teníamos hasta ahora.

Karl Friston y su grupo de investigación han descubierto

que existen una serie de fórmulas, escritas por el matemático

Thomas Bayes a mediados del siglo XVIII,

que describen el comportamiento físico de las neuronas, es decir,

la forma en que interaccionan entre sí y cambian con el tiempo

y la experiencia.

Estas fórmulas se han utilizado, hasta ahora, en el campo

de la estadística, puesto que sirven para calcular las posibilidades

de que se den determinados sucesos dependientes de otros sucesos,

pero ahora parece que también se pueden aplicar

en la fisiología básica del sistema nervioso.

La idea que se extrae de este descubrimiento es que el cerebro

es una especie de máquina de cálculo de probabilidades que constantemente

hace predicciones sobre cómo es el mundo, basándose en las experiencias

previas, en el pasado y actualizando los cálculos

según la información que le llega de los sentidos.

Todavía debe probarse de forma más definitiva.

Pero si todo va bien, quizás podría conseguirse por fin

una ley matemática de la función cerebral,

quizás algo tan breve e icónico como el E=mc2 de Einstein.

Hay un concepto que utilizas,

¿cómo lo llamabas?

Energía libre, que al parecer corrígeme si me equivoco

es la diferencia entre la energía que se encuentra en un sistema

y la energía no utilizable.

¿A qué te refieres exactamente con el concepto de energía libre?

El concepto de energía libre es en realidad un concepto estadístico

o matemático que procede de la teoría de la información.

Es una idea fantástica desarrollada en la física estadística

por expertos como Richard Feynman.

El caso es que el cerebro intenta minimizar las cosas

que le sorprenden creando explicaciones precisas

para los datos.

Se ha tomado prestado el concepto de energía libre

de la física estadística y se ha descrito el proceso

del cerebro como una máquina de realizar inferencias

que intenta minimizar la energía libre.

La idea es que necesitamos explicaciones muy precisas

que expliquen lo que sucede a nuestro alrededor pero que no sean

demasiado complicadas, que cumplan el principio de parsimonia,

también llamado la Navaja de Ockham, no sé si lo conoces.

Básicamente consiste en escribir de un modo matemático

aquello que el sentido común nos dice que es verdad:

que nuestras ideas acerca del mundo y cuando hablo del mundo me refiero

literalmente a lo que vemos ahora pero también a nuestras relaciones,

nuestro lugar en el mundo, nuestras explicaciones y modelos del mundo,

deben explicar y proporcionar un modelo preciso y coherente

del mundo real en el que estamos inmersos, pero a la vez deben ser

simples para poder llevar a cabo generalizaciones.

La tensión entre ambas cosas refleja la diferencia entre

la energía del sistema y la entropía.

Es fantástico, porque mientras hablabas pensaba que, en realidad,

el concepto de inestabilidad y la tensión que mencionabas

siempre forma parte de vuestro análisis del cerebro.

Y ahora pienso que, de pequeños, todos jugábamos con arena, ¿no?

Formando montoncitos de arena en la playa.

Y sabíamos que una manera de formarlos era añadir arena

poco a poco, cada vez más, hasta que llegaba un momento

en el que nunca sabías exactamente cuándo sucedería, pero sabías

que acabaría sucediendo.

Todo el montón se desmoronaba.

Llegaba la avalancha.

¿Es esto lo que sucede cuando el cerebro está funcionando?

Sí.

Es un ejemplo maravilloso de criticalidad autoorganizada.

Tiene todos los ingredientes necesarios.

Creo que hay que tener un buen cerebro, un buen científico,

por así decirlo, en la cabeza:

hay que construir un sistema

muy cuidadosamente.

El montoncito de arena no aparece ahí por arte de magia,

hay que irlo construyendo con cuidado; sin embargo,

también se está construyendo el caos, se está forjando la autodestrucción,

porque en algún momento llegamos al límite de la estabilidad.

Por tanto, construimos cuidadosamente la inestabilidad para que el sistema

pueda explorar un abanico de estados diferentes.

Por supuesto, esto nos lleva de nuevo a la idea de explorar

una variedad de hipótesis para encontrar la mejor,

la que nos permita optimizar para encontrar la mejor,

la que nos permita optimizar nuestro modelo.

¿Y encontramos lo mismo en las ratas, en el cerebro de las ratas?

¡Desde luego!

¡Supongo que lo encontramos en cualquier sistema biológico

que se esté autoorganizando!

Evidentemente, el grado de mejora o sofisticación del modelo

depende del cerebro y de la infraestructura disponible.

Pero cabe imaginar que cualquier sistema biológico,

incluido el de los organismos unicelulares, tiene,

hasta cierto punto, la capacidad de formar un modelo del entorno

y minimizar la sorpresa o maximizar las confirmaciones del modelo

explorando y encontrando la hipótesis con menor energía libre.

Antes de empezar el día, sabemos más o menos

lo que nos vamos a encontrar.

¿Cómo hacemos para anticipar lo que va a pasar?

Sabemos más de lo que imaginamos, acumulamos experiencia, días y días

de recuerdos, que nos dan la información necesaria

para predecir lo que va a ocurrir.

Almacenamos aquello que es habitual, aquello que se repite.

Somos radares que detectan y clasifican el orden, la rutina.

Somos radares que identifican patrones y construyen el mundo

a base de esas certezas.

No somos los únicos que lo hacen.

Ni los primeros.

La naturaleza ha hecho que los sentidos de los seres vivos

evolucionen para detectar patrones, cada uno los suyos.

Los murciélagos escuchan ultrasonidos.

Los peces se guían por campos eléctricos.

Las plantas detectan el cambio de estaciones.

Los perros olfatean.

Las aves que migran reconocen el terreno por donde pasan

y los campos magnéticos de la Tierra.

Pero predecir tanto, a veces, puede ser peligroso.

Los sentidos se aletargan.

Nos habituamos.

Al final, dejamos de prestar atención.

Ya no notamos nada.

Desconectamos de la realidad.

Para aprender, para estar alerta, también necesitamos procesar

lo no previsto.

A eso, lo llamamos sorpresa.

Somos radares de eventos inesperados, de caos.

Aquello que se sale de los patrones, del orden, aquello diferente,

nos indica un error en nuestra predicción del mundo.

Y nos permite mejorar, saber más, incorporar los datos nuevos

a nuestro modelo de cómo es el mundo.

A esto, lo llamamos sabiduría.

Por eso, cuando vamos de viaje aprendemos tanto.

Todo es nuevo, todo rompe el viejo orden.

La sorpresa nos activa.

Mejoramos nuestras predicciones.

Cuando nos faltan datos, somos capaces de inventarlos

para que todo tenga sentido.

Escuchamos hablar a alguien a medias, pero deducimos

sus palabras con pocos sonidos distorsionados, porque conocemos

perfectamente el lenguaje, las palabras que utiliza.

Y, dependiendo del contexto, utilizamosuna predicción u otra.

Podemos percibir un mismo sonido como una voz humana,

o como un silbido del viento.

Y es que no soportamos la mínima incertidumbre, no podemos vivir

sin predecir.

En caso de duda, cuando nos faltan datos, tenemos dos opciones:

asumir lo incierto o recoger más datos.

Siempre elegimos la segunda.

Haremos lo que sea por saber más.

El aprendizaje y la memoria existen, gracias a esta obsesión.

¿Qué sucede en el cerebro cuando de repente alguien padece

esquizofrenia, por ejemplo, o alzhéimer?

¿Qué es lo que ocurre?

Bueno, si consideramos que la autoorganización consiste

en el proceso de entender o dar sentido a la información

que nos llega mediante los órganos sensoriales, en el caso

de una enfermedad lo que sucede es que se produce un fallo

en el proceso de comprensión o inferencia a la hora de poner

a prueba las hipótesis.

Muchos creen que las enfermedades como la esquizofrenia representan

un error de inferencia,

puesto que los enfermos realizan inferencias falsas,

llegan a la conclusión de que algo que en realidad no existe

está ahí a partir de pruebas erróneas.

Es como si un científico tuviera instrumentos estadísticos

estropeados, haría deducciones falsas, llegaría a conclusiones

erróneas y se engañaría sobre sus datos científicos del mismo modo

que un esquizofrénico sufre delirios y llega a conclusiones falsas

o realiza inferencias incorrectas de lo que ha percibido.

Karl, ¿hay alguna esperanza de que tus métodos estadísticos

o tus instrumentos matemáticos arrojen alguna luz en anomalías

como la esquizofrenia?

Sí.

¿O el alzhéimer?

Esperamos que algún día sea así.

De hecho, nuestro grupo de trabajo se dedica a este tema

y hemos empezado a investigar la esquizofrenia.

Creemos que si logramos entender el cerebro normal y el delicado

proceso de autoorganización que se requiere para que un cerebro

normal se comporte adecuadamente, responda adaptativamente

y comprenda el mundo

Si entendemos la simplicidad normal

se comporte adecuadamente, responda adaptativamente

y podemos dar cuenta de dicho proceso matemáticamente y captar

su estructura, entonces también podremos entender qué sucede

cuando la cosa no funciona y, por tanto, podremos abordar

varios procesos en pacientes con alzhéimer o esquizofrenia

y examinar con precisión los mecanismos que pueden haber

sufrido daños.

Ahora que hablamos de la esquizofrenia, siempre pensaba

en mis amigos esquizofrénicos o epilépticos que, en cierto modo,

es como si lograran desconectar.

Ajá, el pensamiento lateral.

Casi como si fueran más creativos, porque pueden hacer asociaciones

y detectar relaciones entre cosas que los demás no detectan, ¿verdad?

Eso pasa porque pueden desconectar de las reglas.

¡Exacto!

De la deducción, sí.

Y ahora tú dices que desconectar puede ser útil. ¿O no?

Si nuestro objetivo es encontrar el mejor modelo del mundo

para desenvolvernos en él con comodidad y disfrutarlo

tanto tiempo como sea posible, entonces estamos actuando

como los científicos porque debemos encontrar la hipótesis,

el modelo que mejor explique el mundo de los sentidos.

Sin embargo, para ser un buen científico hay que barajar

muchas hipótesis diferentes y hay que explorar

explicaciones distintas.

Tal vez por ello haya ejemplos destacados de personas

en el campo de las artes y las ciencias que padecen

esquizofrenia o trastorno bipolar,

¡porque su capacidad de barajar conceptos distintos,

ideas diferentes, hipótesis variadas puede explicar

por qué son más creativos como científicos, artistas o músicos!

Se trata de un juego bastante peligroso.

Hay que acercarse al límite, pero no demasiado,

para que la exploración sea funcional,

no te perjudique y no te arrastre más allá del límite.

¿Nos enseña algo vuestra investigación sobre la diferencia

―que desconocemos totalmente― entre la genialidad y la locura?

Me imagino que en cierto modo como hemos dicho antes

cuanto más nos acercamos a la genialidad

más nos acercamos a la locura,

porque tanto el genio como la persona

con una enfermedad mental tienen la capacidad de generar ideas

e hipótesis de una manera que deja atrás las limitaciones naturales.

En este sentido, es el mismo fenómeno.

Los genios vislumbran de repente una explicación simple que nadie

había detectado antes, pero por supuesto,

como nadie la había detectado antes, es como si estuvieran un poco locos,

¡han tenido que explorar y adoptar ideas y conceptos internos que nadie

había tenido antes!

Por tanto, están un poco lejos del tipo de fenotipo mental

que llamaríamos normal.

Así pues, creo que probablemente haya una estrecha relación

entre ambas cosas,

¡pero no hay que ir demasiado lejos!

Si pierdes completamente la conexión, creo que no es bueno.

Exacto, esto me recuerda a una historia que leí en alguna parte

sobre un escritor francés que entrevistó a Einstein,

y que le preguntó cómo había llegado a algunas de sus conclusiones

más célebres como la teoría de la relatividad.

Einstein respondió algo así como:

«pues bien, me levanto por la mañana,

salgo de casa, paseo un poco y luego vuelvo a casa».

Y el entrevistador cuyo nombre no recuerdo, pero se trata

de una anécdota verídica, le dijo:

«pero, ¿te apuntas en algún lugar las ideas que se te ocurren?»

Einstein respondió que no, y el entrevistador insistió:

«¿no?

Pero entonces, si no te lo apuntas,

¡puedes olvidarte de las cosas importantes!»

A lo que Einstein repuso:

«no, cuando pienso algo muy importante, ten por seguro

que no se me olvida».

Probablemente es lo mismo que lo que decías antes,

cuando de repente.

Sí, cuando se produce el «momento eureka»,

que por supuesto supone la recompensa que la mayoría de científicos buscan.

Es también el momento en el que la energía libre

se desmorona porque, de pronto, has descubierto una explicación

que es más sencilla y más convincente.

La noción de energía libre entraña una coherencia interna fabulosa

el principio de intentar eliminar la energía libre forma parte

de su propio descubrimiento.

El principio de energía libre proporciona por sí mismo

un buen modelo y una buena explicación del mundo

pero tienes toda la razón.

Nunca se olvida la recompensa cuando de repente descubres una explicación

ese momento eureka, y ya solamente necesitas una idea para explicar

lo que antes requería cinco ideas distintas.

Es una sensación maravillosa.

¿Quién no ha tenido nunca una especie de revelación

que nos está invadiendo el alma sin saber por qué?

Lo que está haciendo junto otros neurocientíficos

están descubriendo ahora es que el cerebro

equivale a un centro de cálculo de probabilidades.

Elabora predicciones inverosímiles.

A las que combina con los datos que recibe de fuera.

Luego se hace una composición de lugar y toma la decisión

que supuestamente más le conviene.

Durante este proceso, el cerebro recurre al sentimiento del caos.

Al estremecimiento de lo que aparenta ser casi imposible.

Para quedarse luego con una realidad nueva transformada.

No es algo distinto de lo que hacen los niños en la playa

cuando acumulan granos de arena hasta formar castillos

que tarde o temprano se derrumban.

Ello explica porqué hay muy poca distancia entre la genialidad

y la locura.

El genio y el loco tienen la capacidad

de generar hipótesis nuevas.

Porque pueden desconectar de las reglas.

Y generar asociaciones con los demás.

No pueden.

La diferencia entre ambos

radica en que las predicciones del genio cuadran con la realidad.

Y las del loco, en cambio no.

¿Estás satisfecho?

Me refiero a que ahora nos decís que hay un sistema,

una explicación matemática sobre la manera que somos,

gracias a la cual podremos hacer predicciones más fácilmente

e incluso nos permitirá descubrir algunas cosas

sobre la esquizofrenia o el Alzheimer.

En este sentido, ¿notas una diferencia respecto al pasado?

Pues sí. Sin duda.

Sin embargo, debo decir

que estas fórmulas matemáticas no nos permitirán predecir

cómo se comportarán las personas.

Lo más importante es, como bien decías, que nos proporciona

una justificación para el imperativo de explorar, de ser impredecibles

al servicio de la minimización.

Tiene más que ver con los procesos de predicción

que con lo que predice la gente:

Esto es lo que esperamos descubrir con esta forma

de tratamiento matemático,

y por el camino queremos entender

la fisiopatología de enfermedades como la esquizofrenia

o el alzhéimer,

¡o simplemente comprender lo que supone hacerse mayor

o ser muy joven!

Karl, ¡muchas gracias por haber arrojado un poco de luz

sobre tanta oscuridad como la que había en relación

con el cerebro y nuestros pensamientos!

Gracias a ti Eduardo.

Redes - La fórmula del cerebro

27:26 20 nov 2011

¿Existe alguna fórmula matemática que pueda explicar cómo funciona el cerebro? El neurólogo Karl Friston, cree que sí. De comprobarse su teoría, contaríamos con una herramienta que podría ayudarnos a descubrir los misterios que se esconden detrás de enfermedades como el alzhéimer o esquizofrenia.

 

¿Existe alguna fórmula matemática que pueda explicar cómo funciona el cerebro? El neurólogo Karl Friston, cree que sí. De comprobarse su teoría, contaríamos con una herramienta que podría ayudarnos a descubrir los misterios que se esconden detrás de enfermedades como el alzhéimer o esquizofrenia.

 

ver más sobre "Redes - La fórmula del cerebro" ver menos sobre "Redes - La fórmula del cerebro"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Agustín

    Un programa impresionante, me encanta la idea de que una formula matemática sea capaz de explicar el funcionamiento o la capacidad de razonamiento del cerebro humano, pero si alguna vez el equipo del señor Karl Friston la descifra, estaremos ante un descubrimiento mayor que el de la teoría de la relatividad, puesto que Einstein no tuvo que tener en cuenta las "emociones" de el universo, y es obvio que no todas las personas podemos controlar las emociones de la misma manera. Creo que estas juegan un papel importantísimo en la manera en que nuestro cerebro descifra el mundo que nos rodea.

    02 dic 2011
  2. Benavente

    En el reportaje "la fórmula del cerebro" se comenta que se podrá explicar con una fórmula matemática los procesos del cerebro. ¿No será que desde que el humano descubrió las matemáticas, analiza todo, fundamentalmente los científicos desde un punto de vista matemático? ¿Porqué hay que comparar el cerebro con el procesador de un ordenador, cuando este es una copia muy básica de él? ¿No puede tener otra explicación, digamos de relación de fenómenos eléctricos, o de saturación de espacios y vuelco en consecutivos procesos? Quizás los pensamientos es una suerte de relaciones químicas, que se convierten en eso tan abstracto a lo que llamamos pensamiento, y el deterioro de esa química produce las enfermedades de la edad avanzada como el alzheimer, del mismo modo que unos mas que otros tenemos arrugas en la piel a edad avanzada. Un cordial saludo Eduard.

    22 nov 2011

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más