Presentado por: Eduard Punset Dirigido por: Eduard Punset

El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

1224868 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Redes - Claves para aumentar la esperanza de vida - Ver ahora
Transcripción completa

A principios del siglo XIX, la esperanza de vida en Suecia

―la mayor del mundo en la época― era de 45 años.

Pero a partir de entonces, la mortalidad infantil

comenzó a disminuir y el promedio de vida en el mundo

inició su despegue.

En la segunda mitad del siglo XX, esa tendencia se vio reforzada

al reducirse cada vez más la mortalidad de los ancianos

hasta el punto que la mayoría de los niños

nacidos en la actualidad en los países desarrollados

llegarán a cumplir cien años.

Eduard Punset ha viajado a Alemania

para hablar con James Vaupel,

director del Instituto Max Planck de Investigación Demográfica,

y así, conocer los cambios profundos

que esta nueva realidad implicarán para la sociedad.

Según Vaupel, en el futuro, nos jubilaremos más tarde

pero trabajaremos menos horas a la semana.

No cabe ninguna duda de que el mayor descubrimiento

de este siglo es, el de James Vaupel.

Es el mejor demógrafo

y matemático de Alemania.

Y lo que él ha demostrado

sin ninguna duda

es que, desde 1840

(o sea, desde el siglo XIX, desde mitad del siglo XIX),

la esperanza de vida se está alargando ininterrumpidamente

dos años y medio cada década.

Esto hace ya decir a mucha gente

(no sólo a demógrafos y a matemáticos)

que realmente, si el siglo pasado

fue el siglo de la distribución de la riqueza,

el siglo que viene o el siglo en el que estamos

va a ser el siglo de la distribución del trabajo,

del entretenimiento, del estudio.

No tiene ninguna explicación normal

que uno dedique la mejor parte de su vida

a trabajar hasta 8 horas cada día

para criar a los hijos que hay que enviar

a Inglaterra o a Alemania a estudiar inglés o alemán,

y luego quedarse 40 años redundantes en términos biológicos

sin saber qué hacer.

Vamos hacia una situación en la que vamos a reconstituir,

vamos a redistribuir el trabajo, el entretenimiento y el descanso.

Es fantástico, porque fuiste el primer científico

que hizo reflexionar a la gente

no tanto sobre si había vida tras la muerte

(algo que obsesionaba a todo el mundo)

sino sobre otra cosa.

Afirmaste que la esperanza de vida está aumentando

y que no sabemos cuándo dejará de aumentar.

Lo que sí sabemos

es que cada década, cada diez años,

se añaden dos años y medio a esta esperanza de vida.

Sí, dos años y medio, eso es.

Dos años y medio según las predicciones.

Exacto.

O, lo que es lo mismo, tres meses por año.

¿Tres meses por año?

Tres meses por año,

¡Y tres meses por año son seis horas al día!

¡Es increíble!

Es increíble, sí, realmente extraordinario.

Este aumento lleva produciéndose desde 1840,

durante 170 años la esperanza de vida

en los países que están en mejor situación

ha ido aumentando seis horas cada día.

¿Y qué sucedió en Alemania con la separación

entre Alemania Oriental y Alemania Occidental?

El caso de Alemania es muy interesante.

Para resumir un poco la historia de Alemania;

el país no iba demasiado bien en el siglo XIX,

Suecia, Noruega y Dinamarca eran los líderes mundiales,

junto con Inglaterra.

Pero Alemania empezó a ponerse al día en 1900.

Eso sí, en 1900, en Alemania, la esperanza de vida

seguía estando por debajo de los 50.

Pero empezó a mejorar.

Luego se desató la Primera Guerra Mundial

y la epidemia de la gripe española; la esperanza de vida se desmoronó.

Inmediatamente después empezó a subir de nuevo,

hasta que estalló la Segunda Guerra Mundial

y la esperanza de vida cayó de nuevo.

En 1950 empezó a remontar otra vez.

Desde 1950, la esperanza de vida en Alemania ha ido aumentando

al mismo ritmo que en Japón, España o Francia; es decir,

los países en los que la esperanza de vida es mejor.

Con la salvedad de Alemania Oriental.

La esperanza de vida en la Alemania del Este,

en la parte comunista de Alemania, se estancó,

lo que abrió una brecha entre la esperanza de vida

de Alemania Oriental y Alemania Occidental.

Sin embargo, cuando se produjo la reunificación

de las dos Alemanias en 1990, Alemania Oriental

rápidamente remontó y alcanzó los niveles de esperanza de vida

de Alemania Occidental.

Los que habían vivido bajo condiciones relativamente pobres

durante 40 años rápidamente alcanzaron

las cifras de esperanza de vida de Alemania Occidental.

Por tanto, la mortalidad y la supervivencia

son conceptos muy plásticos,

no están fijados, son muy modelables.

Es increíble lo que estas diciendo, porque lo que realmente sugieres

es que hay dos motivos

¡dos motivos muy sencillos!

para que la esperanza de vida

aumente continua o repentinamente, ¿no?

Uno es la prosperidad y el otro es la medicina,¿no?

Sí, si correcto.

En general, las dos principales causas

para el aumento de la esperanza de vida han sido,

por un lado,

la mejora del nivel de vida, tenemos más dinero,

contamos con una educación mejor, sabemos cuidarnos mejor.

Podríamos llamarlo prosperidad en un sentido amplio,

como sinónimo de nivel de vida.

El otro gran avance procede de las mejoras sanitarias,

un agua más pura y un aire más limpio,

pero también una medicina mejor y unos procesos quirúrgicos

más adecuados.

En resumen, tenemos dos grandes categorías:

por un lado el dinero y la prosperidad y, por otro,

la medicina y la salud pública.

La reunificación de Alemania Oriental y Occidental en 1990

fue una especie de experimento natural.

Y lo fue porque nadie sabía lo que sucedería,

fue una gran sorpresa.

¡Efectivamente!

Se produjo la reunificación y todo el mundo se sorprendió mucho,

porque nadie lo había anticipado.

Después, tras el cambio, ocurrieron dos cosas

en Alemania Oriental.

En primer lugar,

hubo un gran aumento de la prosperidad,

porque,

porque la moneda,

el marco de Alemania Oriental,

pasó a cambiarse por el marco de Alemania Occidental

a un tipo de cambio de uno a uno,

pese a que la tasa de cambio no oficial hasta la reunificación

había sido de diez a uno.

De repente, las personas con marcos de Alemania del Este

eran diez veces más ricas que antes, y lo mismo con las pensiones

de los ancianos, que de repente se multiplicaron por diez.

En consecuencia, en un solo día de julio de 1990,

Alemania Oriental pasó a ser 10 veces más rica que el día anterior.

Después, de un modo más gradual, en 1990, 1991, 1992, 1993,

el sistema sanitario de Alemania Occidental

se generalizó también en Alemania Oriental,

empezando por Berlín y siguiendo con las grandes ciudades

como Rostock, Leipzig, Dresden, para llegar luego

a las ciudades más pequeñas y a las zonas más rurales.

Por eso podemos estudiar lo que sucedió

con la esperanza de vida inmediatamente

a consecuencia del aumento de riqueza

y también lo que sucedió con la esperanza de vida paulatinamente,

a consecuencia de...

La sanidad.

Los cambios en la medicina, sí.

La medicina.

Sí, de este modo podemos separar la importancia del dinero

de la importancia de la medicina.

Y el resultado final es que la mayoría de niños

nacidos tras el año 2000

llegarán a cumplir 100 años en el siglo XXII.

Eso es, exacto.

¡Es estupendo!

¿Y se lo podemos decir a la gente?

¿Se lo puedes confirmar a la gente?

¡Es que a mí no me creen cuando se lo digo!

Pues es cierto, y no solamente para Alemania,

también para España, Francia, Inglaterra, Suecia, Japón,

¡incluso para los Estados Unidos!

Claro que hay algunos condicionales.

Si se mantiene el ritmo de mejora,

si el ritmo de progreso que hemos disfrutado

durante los últimos 170 años sigue,

si ese ritmo de progreso continúa

y no hay ningún signo de deceleración,

ningún signo de ralentización

¡No!

En fin, si este aumento de los últimos 170 años

continúa durante 100 años más, entonces los recién nacidos de hoy

la mayoría, llegarán a cumplir 100 años.

Vivimos mucho más que antes.

De hecho, se ha visto que desde 1840

nuestro tiempo de vida

se ha incrementado en 2,5 años por década.

Eso significa que a día de hoy le hemos quitado a la muerte

unos 43 años.

Además, poniendo como ejemplo a Suecia,

en la década de 1860 en este país,

tres personas al año celebraban su 100 cumpleaños.

En 2007 lo consiguieron 750 personas

y se calcula que para 2107

lo harán entre 50.000 y 60.000 personas.

¿Hemos ganado la batalla a la muerte?

No, aún no.

Pero sí la estamos posponiendo, y no sólo a la muerte,

sino también al envejecimiento.

Cada vez nos mantenemos jóvenes durante más tiempo

y todo ello se lo debemos al progreso de la medicina

y la salud pública, a unos mejores estándares de vida.

Por ello, la idea principal de Vaupel

es que el comportamiento y el hábito individual

son cruciales a la hora de prolongar nuestra existencia,

si bien el grado de longevidad de una población

se encuentra más relacionado con la prosperidad de esa sociedad

y el nivel alcanzado en desarrollo sanitario.

Posponer la vejez transformará nuestra forma de vida.

¿cuándo tener hijos?

¿cuándo retirarse?

Pero también modificará profundamente el mundo del trabajo.

Según Vaupel, la política que se propone actualmente

tiende a incrementar el empleo entre las personas de 60 o más años,

pero quizás una alternativa sea (cómo este científico propone)

compensar la prolongación de la vida laboral

con un descuento en las horas de trabajo semanales

a lo largo de la vida del individuo.

Según sus estudios, llevar a cabo esto

no variaría la producción total de un país.

Para este investigador, si el siglo XX

fue el siglo de la redistribución de la riqueza,

elXXI lo será de la redistribución del trabajo.

Vamos a plantear lo que sigue.

la mayoría de personas hoy en día trabajan muy duro.

Durante los primeros 20 años de su vida tienen que estudiar,

luego forman una familia,

se pasan varios años criando a niños,

trabajan muy duro y después, ¿qué?

Deben enviar a los hijos a estudiar inglés o alemán a algún sitio

y al final quizá les quedan 40 años biológicamente redundantes,

¡y no saben qué hacer!

Por eso yo pienso que deberíamos replantearnos

la combinación de trabajo, ocio y jubilación

para ver si se nos ocurre

una situación distinta de la actual.

Trabajo, placer, estudios.

Oye ¿cómo podemos manejar todo eso?

Sí, es verdad.

Me parece que el siglo XXI,

el siglo que hemos empezado,

será el siglo en el que logremos lo que has dicho.

Combinar la educación, el trabajo y el ocio

en lugar de compartimentarlos.

Creo que eso implicará trabajar más años

pero también trabajar menos horas por semana.

En concreto, los jóvenes tendrán un horario laboral

de menos horas, y eso les dejará más tiempo

para estar con la familia, tener hijos y cuidarlos.

El sistema actual es una locura, porque una persona joven

debe forjarse una carrera profesional,

ganar dinero, terminar su educación y luego tener hijos, criarlos.

Toda esa presión a la vez.

Pero después cumple los 50 o los 60 y tiene por delante

un tiempo de ocio larguísimo,

y tal vez tus hijos ya no quieran verte.

Tal vez no quieran ni verle vamos.

Sería mucho mejor tener tiempo para los hijos de joven,

y trabajar un poco más de mayor.

Si el trabajo se redistribuyera

para que las personas trabajaran hasta los 70,

pero pudieran trabajar a media jornada

durante toda la vida laboral,

entonces se podría trabajar una media de 25 horas por semana.

Claro.

Algunos no trabajarían,

otros trabajarían muy duro,

pero algunos podrían trabajar 20 horas por semana,

y muchos unas 25 o 30 horas por semana,

una media de 25 horas por semana, siempre que la mayoría de personas

trabajaran un poco y siempre que se trabajara

desde los 20 o así, hasta los 70.

Y si solamente trabajas 20 horas a la semana, por ejemplo

pero tu pareja también trabaja;

es decir, si tanto tu pareja como tú

trabajáis 20 horas por semana son 40 horas e ingresos suficientes.

Y si tu pareja y tú

trabajáis 40 horas por semana entre los dos,

¡tendréis mucho más tiempo para los hijos!

¡Y mucho más tiempo para el ocio!

Cuando cumpláis los 60,

pues habrá que seguir trabajando hasta los 70,

pero solamente 20 horas por semana.

De este modo se repartiría, se redistribuía el trabajo,

pero también el ocio.

El siglo pasado, el siglo XX,

fue el siglo de la distribución de la riqueza y de la renta,

de quitarles dinero a los ricos y dárselo a los pobres.

Creo que el siglo XXI será el siglo

de la redistribución del trabajo y el ocio.

Del trabajo.

Les quitaremos parte del ocio a algunos para dárselo a otros

y haremos lo mismo con el trabajo;

conseguiremos que el trabajo y el ocio

se distribuyan más equitativamente.

Sí, así que, realmente, lo que sugieres es que compensaremos

a los jóvenes por tenerlos trabajando hasta los 70 años,

los compensaremos porque trabajarán menos horas cuando sean jóvenes ¿no?

Sí.

¿Tenemos alguna oportunidad de convencer a los políticos

y a los sindicatos de que esto es una buena idea?

¿Crees que los podremos convencer de esto?

Bueno.

Creo que la oportunidad llegará a través del ejemplo.

En los países nórdicos (Dinamarca, Noruega, Suecia y Finlandia)

hay un movimiento en esta dirección.

Se está generalizando la idea

de que el 90% de las personas de entre 20 y 70 años

deberían trabajar un poco,

aunque fuera 10 horas por semana, o 20 horas por semana,

pero que el 90% de las personas

deberían formar parte de la población activa.

Y si el 90% de las personas entre 20 y 70 años trabajaran,

se podría reducir, como decía, la semana laboral

a 25 horas por semana de media.

Algunos trabajarían 40 horas, otros 10 pero la media sería 25.

Y existe este movimiento.

Esa tendencia.

En los países nórdicos, pero también en los Países Bajos.

Por eso creo que España, Alemania y el resto de países

observarán lo que hacen esos países, verán que la gente es más feliz,

que la tasa de natalidad aumenta, y eso será un ejemplo

para el resto de países europeos.

Recuerdo que mis editores (también escribo libros y soy escritor)

me dijeron una vez que en un país determinado

que prefiero no decir,

el editor que estaba revisando mi libro

en su idioma, había dicho después leerlo,

«Hombre, el libro me gusta, pero no voy a publicarlo».

Mi editor le preguntó, ¿y por qué?

y él respondió:

(porque el autor ―en este caso se refería a mí, claro―

cree que la esperanza de vida va a aumentar

más o menos para siempre).

el editor extranjero en cambio

pensaba que todo se debía solamente

a la baja tasa de mortalidad infantil,

que es verdad está disminuyendo.

Pero, lo que ocurre es que la gente de 70 y 80 años no se muere.

Mira, es cierto que cuando empezó la revolución de la esperanza de vida

a principios del siglo XIX.

En 1800 o en 1840, el progreso que se logró en la esperanza de vida

se basaba principalmente en evitar las muertes de niños,

adultos jóvenes y bebés.

De hecho, para empezar,

bajar la mortalidad de niños y jóvenes fue lo más importante;

luego se redujo también la mortalidad infantil durante el siglo XIX.

Así pues, es cierto que durante el transcurso del siglo XIX

la esperanza de vida aumentó porque se evitó

que murieran los jóvenes.

Y no se avanzó demasiado con la gente mayor.

La tendencia continuó con el cambio de siglo

y durante la primera mitad del siglo XX.

Lo que más alargaba la esperanza de vida

era evitar la muerte de jóvenes que antes fallecían de tuberculosis,

neumonía y enfermedades similares.

No obstante, alrededor de 1950, hubo un cambio,

entonces empezó también a reducir la mortalidad

de los ancianos.

Desde 1950, la esperanza de vida ha aumentado principalmente

por esa reducción de mortalidad en ancianos.

Perdona que te interrumpa, pero dices que se debe

a que alargamos la vida de las personas mayores,

no a la mortalidad infantil.

La mortalidad infantil es muy baja en la actualidad.

Sigue reduciéndose, pero ya es muy baja.

La mayoría de muertes ocurren entre los ancianos

y, puesto que esto es así,

la principal mejora en la esperanza de vida

se consigue alargando la vida de las personas mayores.

Ahora mismo, en España, Alemania y muchos otros países,

la mayoría de personas mueren pasados los 75 o los 80.

Es entonces cuando se producen la mayoría de muertes.

Por eso disminuir la tasa de mortalidad tras los 75 o los 80

es la principal causa del aumento de la esperanza de vida

en este momento.

El incremento de la prosperidad y las mejoras en la sanidad

―hechos relacionados con el progreso de la civilización―

son los factores que nos otorgan un período de vida extra

con respecto a los años que la naturaleza, por sí sola,

está dispuesta a darnos.

Ya que a la evolución lo único que le importa

es la reproducción.

Hasta ahora se pensaba que una vez alcanzada

la madurez sexual y tras haberse reproducido,

el individuo era desechable.

Invertir en mantener su estructura vital muchos más años

es absurdo para la naturaleza.

El envejecimiento y la muerte es un mecanismo adaptativo de ahorro.

Esto es absolutamente cierto en muchos animales inferiores.

Pero la selección natural ha favorecido los genes

que prolongan la vida tras la reproducción

en aquellas especies que, como nosotros,

han de cuidar a sus crías durante un periodo prolongado

para asegurar su supervivencia.

A este fenómeno los investigadores lo llaman “efecto abuela.”

Y aunque es verdad que en la sociedad moderna del primer mundo

el papel de los abuelos ha cambiado,

la evolución no es el fruto de los últimos años,

sino de los miles de años anteriores de historia.

Hay que pensar que mantener un organismo con vida

es algo muy costoso,

y la naturaleza tiene en cuenta esto

para saber dónde invertir o retirar los recursos.

Esta teoría da respuesta a fenómenos no explicables hasta ahora

como es la alta mortalidad en los primeros años de vida.

Los bebés que sobreviven son los más fuertes,

los dotados con mejores genes.

Junto con los que mueren,

también desaparecen los genes que causan su fragilidad,

evitando que estos genes prevalezcan en la población

y se perpetúen con la reproducción del individuo.

También explica por qué las hembras viven más tiempo

después de la menopausia,

ya que todavía tienen una importante función que cumplir

en la supervivencia de los nietos al contribuir a su cuidado.

Fertilidad, mortalidad y cuidado parental están interconectados,

aunque para Vaupel, existe otro factor no genético en el hombre

que hay que tener en consideración.

Lo mucho que la ciencia y la técnica

ha modificado nuestra esperanza de vida.

¿Te puedo hacer una pregunta que me preocupa hasta cierto punto

y que no es muy normal? Lo admito.

¿Por qué será que los hombres mueren antes que las mujeres?

¿Sabemos por qué ocurre esto?

¿Por qué se mueren más jóvenes?

Es muy complicado, ¡Y es una muy buena pregunta!

En parte se debe a que los hombres no se cuidan demasiado bien.

¿Ah, sí?

Las mujeres acuden al médico más a menudo que los hombres,

incluso si descontamos las visitas por embarazo y maternidad.

En general, las mujeres van al médico más que los hombres.

En cambio, los hombres van a urgencias más que las mujeres.

Increíble...

Un claro ejemplo está en Italia.

En Italia, la prevalencia o la incidencia de cáncer de piel

en hombres y mujeres es aproximadamente la misma.

Sin embargo, los hombres mueren de cáncer de piel diez veces

más que las mujeres, ¿por qué?

Pues porque las mujeres se examinan el cuerpo y si ven algo raro

¡van al médico!

Los hombres no se miran el cuerpo.

Cuando un hombre se examina y ve algo extraño, dice:

-supongo que siempre lo he tenido-.

Luego empieza a crecer y piensa:

-vaya, quizá tenga que ir al médico

el mes que viene-.

Y por eso los hombres tienen diez veces más probabilidades

de morir de cáncer de piel que las mujeres,

aunque lo padezcan con la misma frecuencia.

Y esto sucede con muchas otras enfermedades;

los hombres no saben cuidarse bien.

Además, los hombres son más propensos a cometer imprudencias;

conducir demasiado rápido, beber demasiado, meterse en peleas.

Hacen cosas que aumentan la tasa de mortalidad.

Así que, en parte, la razón, es que los hombres son estúpidos

comparados con las mujeres!

En cualquier caso, el proceso de deterioro de la vida

no es que se esté ralentizando, sino que se está postergando,

en el tiempo, ¿no?

Se esta atrasando.

Sí, es sorprendente lo que estamos viviendo.

En 1840, la esperanza de vida en Suecia

era de 45 años para las mujeres y era la más alta del mundo.

Hoy en día en Japón es de 86, así que casi se ha doblado.

La esperanza de vida es de prácticamente el doble

en los países mejor parados.

En 1840 en España, imagino que la esperanza de vida

era de 30 o 35 años

y en la actualidad la esperanza de vida en España

es de 75 u 80 para hombres y mujeres respectivamente.

¡Más del doble!

¿Y se ha doblado porque estemos disminuyendo

la velocidad de envejecimiento?

No.

No estamos ralentizando el ritmo de envejecimiento.

Se ha doblado porque estamos posponiendo

la mala salud hacia edades cada vez más elevadas.

Una persona de 80 años hoy en día es como una persona de 70 años

en la generación de sus padres y como una persona de 60 años

en la generación de sus abuelos.

Un octogenario de hoy es como un septuagenario de ayer

y como un sexagenario de antes de ayer.

¡Simplemente lo estamos posponiendo!

No estamos reduciendo el ritmo de envejecimiento,

sino que posponemos el inicio de la mala salud

a edades cada vez mayores.

¿Podemos hacerles un regalo a los telespectadores

y decirles que su esperanza de vida no está acercándose a ningún límite?

¿Qué va a continuar "Forever"?

No hay ninguna prueba de que la esperanza de vida

se acerque a ningún límite,

de hecho, todo apunta a que la esperanza de vida

seguirá creciendo a un ritmo de 6 horas por día.

Y quizás, incluso un poquito más rápido.

Quizá un poco más rápido.

Siempre que continúe la tendencia, claro.

Aunque, claro, todos podríamos morir mañana

si ocurriera un desastre terrible.

Claro, claro.

Pero si la tendencia continúa, entonces una persona normal,

un hombre o mujer corriente,

puede vivir 10 años más que la generación de sus padres

y 20 años más que la generación de sus abuelos.

Esto sí que es un regalo de verdad.

Sí.

Podemos esperar, todo el mundo puede esperar

vivir 10 o 20 años más que sus padres o abuelos.

Como he dicho antes, más de la mitad de los bebés

que nazcan ahora

pueden llegar a celebrar su centésimo cumpleaños.

Pero los que tienen ahora 20, 30 o 40 años,

pueden esperar vivir hasta los 90.

Y los que tienen ahora 50 o 60 años

pueden esperar vivir hasta bien entrada la ochentena.

La gente vivirá más tiempo

y lo mejor es que el principal motivo de que vivamos más

es que estamos sanos más tiempo.

Exacto.

Sigue habiendo un período de mala salud al final de la vida

porque, para muchos, los últimos 5 o 10 años de vida

no se caracterizan precisamente por la buena salud.

Pero ese período de mala salud de los últimos 5 o 10 años

se retrasa hasta edades cada vez más elevadas.

Así que cuando nuestros hijos vivan hasta los 100 años,

estarán sanos hasta los 90.

Cuando los jóvenes me preguntan ¿cuál es el secreto de la felicidad?

No lo dudo ni un instante.

Tenéis que encontrar vuestro elemento,

aquello que os haga vibrar, aquello que os apasione.

El siguiente paso consiste en controlar ese elemento

y solo hay una manera de controlar su dominio o elemento.

Dedicarle muchas horas de esfuerzo.

Cuando lo hayáis logrado,

y lo digo por experiencia,

veréis que no tiene sentido la separación entre ocio y trabajo.

Disfrutar con la profesión será una fuente constante de alegría

en el futuro.

Por eso podemos recibir de brazos abiertos

las propuestas de James Vaupel.

La redistribución del trabajo y el ocio

la que emprenderemos en este siglo

para que seamos más felices.

Subtitulación realizada por Juan Rosa Rivas.

Redes - Claves para aumentar la esperanza de vida

28:31 16 oct 2011

A principios del siglo XIX, la esperanza de vida en Suecia -la mayor del mundo en la época- era de 45 años. Pero a partir de entonces, la mortalidad infantil comenzó a disminuir y el promedio de vida en el mundo inició su despegue. En la segunda mitad del siglo XX, esa tendencia se vio reforzada.

 

A principios del siglo XIX, la esperanza de vida en Suecia -la mayor del mundo en la época- era de 45 años. Pero a partir de entonces, la mortalidad infantil comenzó a disminuir y el promedio de vida en el mundo inició su despegue. En la segunda mitad del siglo XX, esa tendencia se vio reforzada.

 

ver más sobre "Redes - Claves para aumentar la esperanza de vida" ver menos sobre "Redes - Claves para aumentar la esperanza de vida"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. CECI VIGIER

    Muy interesante como siempre Eduardo!!! tema para profundizar en economía, salud y educación. GRACIAS!!!

    21 oct 2011

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más