El economista Eduard Punset presenta este espacio de divulgación científica. El contenido del programa abarca la medicina, la química, las Tecnologías de la Información y la Comunicación y todas aquellas disciplinas que puedan englobarse bajo el paradigma de la ciencia.

Según el propio Eduard Punset

"REDES nació en Madrid, y durante la primera temporada contábamos en el plató con la presencia de famosos artistas o empresarios acompañados de científicos. Aportaba dinamismo, pero nos dimos cuenta de que debíamos profundizar en el conocimiento científico si queríamos que los propios científicos se dieran cuenta de que sus investigaciones también importaban en la vida cotidiana de la gente, y que la gente descubriera hasta qué punto la utilización del método científico en lugar del dogmatismo iba a transformar sus vidas. La ciencia estaba transformando el mundo.

Estoy contento de que REDES fuera un programa pionero en la comprensión pública de la ciencia, en la utilización del primer plató virtual de la televisión en España, en el recurso a la animación 3D y de las videoconferencias. Al principio, éstas se entrecortaban a menudo y los desfases entre el discurso y la vocalización daban una apariencia de extraterrestres a los entrevistados.

REDES se trasladó en 1997 a Sant Cugat, desde donde todavía se coproduce entre TVE y el grupo de científicos y periodistas jóvenes que constituye la productora smartplanet. Este equipo ha logrado demostrar que ciencia y entretenimiento se pueden unir para que en este tercer milenio la ciencia, por fin, irrumpa en la cultura popular.

El blog de Eduard Punset: http://www.eduardpunset.es/

944289 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos  Redes - Cerebros y máquinas conectados - Ver ahora
Transcripción completa

Estoy en la facultad de cibernética de la universidad de Reading.

Cerca de Londres.

En el camino pensaba que muchos de mis amigos

son muy dogmáticos.

Están convencidos que lo que ven es lo que existe.

Sin darse cuenta de que el cerebro recibe unas señales muy pobres.

Además codificadas, de manera que no sabe muy bien lo que oye,

ni lo que ve, ni lo que saborea.

Hasta tal punto es así, que en esta universidad

están explorando la manera de mejorar esta percepción.

De multiplicarla e inventar nuevos sentidos.

Mediante la aplicación de silicio, de materia inerte,

en la materia química, en la materia orgánica,

en los cuerpos de la gente.

Conectar mi cuerpo directamente con silicio

para convertirme en un ciborg.

Para convertirme en un organismo cibernético.

Kevin, ¿quieres que nos convirtamos en eso?

Sí, creo que tiene muchas ventajas.

¿Y qué ventajas le ves?

Con inteligencia artificial como la de este robot

sabemos que los ordenadores piensan más rápido que nosotros.

Tienen mejor memoria y piensan en más dimensiones.

Así que, ¿por qué no disfrutar de estas ventajas también?

Es gracioso que digas eso.

Algunos amigos neurólogos me dicen

que al cerebro no le importa mucho lo que le rodea.

Que no te golpees contra la pared, no te estrelles contra un coche.

Porque el cerebro para ver y oír capta señales codificadas muy duras.

Que prefiere olvidarse.

En cambio le gusta mucho más imaginar cosas, elucubrar.

Tú dices que con robots como ése el cerebro captará mejor la señal.

Sí.

Nuestros sentidos son muy limitados.

Incluso nuestra vista es una pequeña parte de lo que hay ahí fuera.

Si podemos tener nuevos sentidos gracias a un robot.

Pero es que también olvidamos las cosas.

Por eso pensamos, ¿no sería bueno recordarlas como un ordenador?

¿No sería bueno pensar más rápido como un computador?

Este tipo de cosas mejora si conectas tu cerebro con silicio.

¿Qué te parece un sentido electrónico o ultrasónico?

¿Lo estás investigando?

¿Es algo muy distinto?

Este robot, tiene un sentido ultrasónico.

Tiene 5 sentidos, pero he hecho un experimento

con un sentido ultrasónico.

¿Y cómo lo hiciste?

Esta cosita tan pequeña tiene 100 electrodos.

Y me la implantaron en el sistema nervioso.

Dos horas de neurocirugía para introducirme

esto en el sistema nervioso.

Y después conectamos.

Es una gorra de béisbol con sentidos ultrasónicos.

Cuando se me acerca algo los sensores captan la señal.

El resultado, se utilizó para estimular mi sistema nervioso.

Para estimular mi cerebro.

Si se me acercaba algo mi cerebro recibía impulsos eléctricos

gracias al implante, de modo que podía detectar un objeto.

He leído que fuisteis el primer matrimonio que se conectó

que os comunicasteis mediante vuestros sistemas nerviosos.

¿Cómo se encuentra tu mujer después de ese experimento?

Está bien.

Fue la fase más emocionante del experimento.

Me introdujeron este pequeño implante en el sistema nervioso.

A ella le introdujeron cables.

Así conectamos eléctricamente ambos sistemas nerviosos.

Nos comunicábamos telegráficamente.

Como en código Morse.

Cuando ella movía la mano mi cerebro recibía impulsos.

Impulsos eléctricos.

Cuando ella hacía así mi cerebro recibía impulsos.

Hola cariño, ¿qué tal?

¿Qué preparas?

Un cuscús con pollo lo vi en una revista.

¿Sabes dónde he estado esta tarde?

¿Dónde?

He ido a un bar en la playa con Marcos.

Lo curioso es que allí la gente en lugar de pagar, llevan un chip

en el brazo que funciona como una tarjeta de crédito.

Qué fuerte.

Me he tomado un cóctel de frutas o algo así.

Ya me llevarás y así lo pruebo.

(Piensa). Si tuviéramos un dispositivo implantado en el cerebro

diseñado para codificar nuestras sensaciones

le podría enviar todas las que tuve cuando me tomaba el cóctel.

Y ella podría vivir la experiencia.

Sería mucho más fácil.

¿No tienes nada que decirme?

¿Te has cortado el pelo?

¿Has fregado los platos?

No.

¿A quién le tocan?

A ti.

Yo los fregué ayer, vaya morro.

Por la mañana, los fregué.

Pero si te fuiste al gimnasio y los dejaste aquí.

Te estás confundiendo.

Me acuerdo perfectamente, y los dejaste aquí.

(Pensando) Nuestros cerebros son un poco chapuceros.

Para recordar funciona como un gran cofre.

En el que vamos metiendo momentos.

Personas, olores, palabras.

Sin ningún orden determinado.

Es un poco cajón de sastre.

Además tiende a la distorsión.

Como ahora.

Quieres que la ropa vaya directo del cesto a la lavadora, pues no.

(Piensa). El cerebro es muy mal estadista.

Ella recuerda que ayer por la noche fregó los platos.

Y también el día anterior.

Y su cerebro ya elabora una estadística en el que ella

los lava 9 de cada 10 veces.

Y es falso.

Pero no pasaría si tuviéramos una tecnología implantada

en el cerebro.

Que potenciara nuestras capacidades.

Podría ayudarle a ser más preciso al hacer estadísticas.

Evitaríamos problemas de memoria.

(Piensa). Con otro dispositivo que nos ayudara a explicar

nuestro pensamiento encontraríamos las palabras adecuadas.

Podríamos transmitirle perfectamente nuestro pensamiento.

La de peleas y discusiones que nos ahorraríamos.

¿Estás escuchando?

Sí.

¿Por qué no te vas a tomar un baño tranquilamente?

Preparo la mesa y vemos una película en el sofá juntitos.

¿Qué te parece?

Bueno, vale.

Pero haces la cena.

Y friegas los platos.

Hasta el último.

Lo único malo del chip es que como no discutiríamos

también nos perderíamos las reconciliaciones.

¿No somos demasiado excéntricos cuando pensamos que quizás

en el futuro podremos comunicarnos sin necesidad de hablar?

Sin utilizar el lenguaje.

Cuando piensas en el habla te vienen muchos pensamientos.

Olor, imágenes.

Para comunicarte traduces esos pensamientos en ondas

de presión en serie.

Eso es el habla.

Una señal muy lenta.

La posibilidad de conectar electrónicamente dos cerebros

y se transmiten ideas, colores y pensamientos es apasionante.

¿Quién querría hablar si podemos transmitir el pensamiento?

¿Qué pasa con esto?

Fue parte del experimento del implante en el sistema nervioso

al que me sometí.

Intentamos ver si podíamos utilizar la tecnología para ayudar

a los discapacitados.

Por ejemplo, una amputación de la mano.

Conectamos mi sistema nervioso con la mano del robot.

Cuando muevo la mano, las señales de mi cerebro también mueven

la mano del robot.

Para demostrar que el cerebro puede controlar la mano del robot.

Tuve feedback.

Lo sentí en las yemas de los dedos.

Pude sentir en mi cerebro cuánta fuerza estaba ejerciendo

la mano del robot.

A mi cerebro no le costó adaptarse a este nuevo tipo de tacto.

Generalmente pensamos que el conocimiento está en algún lado.

Que está en la naturaleza.

Está en los seres humanos.

Al menos en una parte de ellos.

También en las máquinas.

Nos pruebas que las máquinas también tienen conocimiento.

Mejor almacenados, que de forma diferente.

Podemos compartirlos, hacemos un uso externo de los ordenadores.

¿Por qué no dar un paso más y conectarnos directamente con ellos?

El mundo se percibe de muchas formas.

Desde distintos ángulos.

Más cerca o más lejos.

O mucha o nada de luz.

Incluso a colores.

De todo eso se encarga la retina.

Un tejido sensible a la luz situado en el interior del ojo.

Que hace las veces de tela en la que se proyectan imágenes.

Tiene una estructura compleja.

Cada zona se encarga de una función.

La parte central está relacionada con la agudeza visual.

Nos permite ver los colores, percibir la luz.

A la parte exterior, le debemos la visión periférica.

La visión nocturna.

Que podamos captar el movimiento.

Y sobre todo el campo visual.

Existen enfermedades que afectan a la retina.

Que la degeneran.

Y provoca que se pierda visión.

Algunas están asociadas a la edad.

Otras, causas genéticas hereditarias.

Quizás la inteligencia artificial pueda ayudar a estas personas.

Un grupo de investigadores españoles participa

en un ensayo clínico europeo.

Implantan un microchip en la retina de enfermos sin apenas visión

para tratar de mejorar su movilidad.

¿Cómo funciona este microchip?

Se intenta poner un microchip encima de la retina.

El paciente llevará unas gafas donde habrá una pequeña cámara

de vídeo.

Esta, recoge la información que la envía a un microordenador

de bolsillo.

Donde se va a modular esta información.

Luego volverá a las gafas y transmite por infrarrojos

al microchip que hemos implantado en la retina.

Lo que hará esa información mediante electrodos

es estimular la parte más interna de la retina que todavía

está viable en esta enfermedad.

El chip es una tirita biocompatible de un milímetro de grosor.

Para poder mejorar en su visión debe aprender a ver de nuevo.

Al paciente se le envía una señal, por ejemplo, un círculo.

El paciente tiene que decir cómo lo ve.

El software de bolsillo permite encender o apagar

ciertos electrodos.

Para que la percepción se asemeje más a la información

que le estás enviando.

Hay un proceso de aprendizaje con el software para intentar

que se parezca más a la percepción.

No estamos hablando de que pueda volver a leer.

Pero pasará de ser completamente ciego a permitir mejorar

su movilidad y no ir golpeándose con los lados.

Quizás dentro de unos años esos microchips serán capaces

de devolver la visión completa.

Otros investigan cómo suplir la vista con otros sentidos.

Neil Harbisson nació con acromatopsia.

Una enfermedad que le impide distinguir los colores.

En 2003 junto a Adam Montandon, un especialista inglés

en cibernética.

Desarrolló un ojo electrónico.

Gracias a él, escucha los colores.

Azul.

El eyeborg percibe las frecuencias que emiten los colores.

Y las transforma en sonidos audibles en su cabeza.

Es el primer hombre ciborg de la historia.

¿Crees que en el futuro del mismo modo que un día nacimos

de nuestros antepasados comunes también en el futuro

nos convertiremos en máquinas?

Creo que va a ser un paso en la evolución porque afecta

a nuestra inteligencia y esta es la clave.

Si nos comparamos con los chimpancés o con las vacas o con otras criaturas

lo que nos distingue es nuestra inteligencia.

Así que si mejoramos al conectarnos con los ordenadores

será un paso en la evolución.

¿Será posible transferir a las máquinas la conciencia,

los sentimientos como el odio?

Es algo que es distinto.

Estas emociones las podemos medir.

Si introduzco señales en tu sistema nervioso

podría obtener pruebas bastante evidentes

de que estás asustado.

Quiero decir, un ejemplo, si hiciera...

Si estuviera midiendo tu sistema nervioso sin lugar a dudas

diría que estás asustado.

Y lo mismo si es el enfado, la agitación o el estrés.

Así que ciertas cosas podemos...

Se pueden medir.

Podemos hacernos una idea clara de ello.

Sentirlo tanto en una máquina como en un ser humano.

De lo que he leído en tu libro y de lo que dices

no me resulta difícil imaginar que algún día, sólo con mirarte

podré saber qué pasa por tu cabeza.

Qué estás cavilando.

Hasta cierto punto, sí.

Esto quiere decir que el mundo será muy distinto.

En el caso de la policía, ahora mismo, si alguien ha cometido

un crimen, no sabe si lo ha hecho o no.

En el futuro quizá, con solo mirar a esa persona, la policía le dirá:

"Sí, lo has hecho".

Lo interesante sería que lo supiera antes de hacerlo.

Entonces, ¿cómo deberían actuar?

¿Deberían impedírselo?

Parte de las investigaciones que hemos hecho en relación

con la enfermedad de Parkinson se basan en utilizar

la inteligencia artificial para predecir a partir de señales

cerebrales cuando se producirán los temblores típicos.

Quizás unos 20 segundos antes.

Para que podamos aplicarles una señal eléctrica y así pararlos.

Cuando empezaste, lo que más te interesaba era el ciborg.

La máquina.

Utilizarla para el beneficio de nuestros cerebros.

Después de tantos años de investigación,

¿estás más preocupado por la parte médica?

Por las ventajas que tendrían.

Para la salud.

Creo que ambas cosas.

En los próximos 10 años sobre todo con los problemas neurológicos.

Los implantes, o la inteligencia artificial, nos permitirán ayudar

a muchas personas aquejadas de graves problemas.

Pero también surge la oportunidad de disponer de capacidades adicionales.

¿Por qué aceptar los límites de funcionamiento del cerebro?

Podemos tener un cerebro más poderoso constituido en parte por silicio.

Estoy seguro que nuestros teleespectadores

ven lo que se trama en el fondo de esta búsqueda.

Hay la manera de conectar señales electrónicas por un lado.

Con la química de un organismo y la electricidad.

Digo a mi audiencia que ven claramente el hecho de que detrás

de toda esta investigación y este esfuerzo siempre está

el tema básico de obtener comunicación

entre las señales de silicio por un lado.

Y los sistemas eléctricos y químicos por otro.

¿Se trata de eso?

Yo domino más la parte eléctrica.

Los implantes que me introdujeron se basan más en señales eléctricas.

Pero también señales químicas.

Influimos en nuestro cerebro a través de la química.

Tomamos una taza de café, otros fuman.

Son cosas con efecto químico.

Pero las señales eléctricas también pueden causar efectos

a nuestro cerebro.

Cuando nos duela la cabeza nos aplicaremos señales eléctricas

y nos encontraremos mejor.

Pero debemos descubrir qué señales eléctricas debemos aplicar

y dónde debemos aplicarlas.

Se presentan muchas oportunidades.

Humanos.

Somos los únicos animales capaces de realizar

complejas operaciones matemáticas.

De escribir novelas.

Componer una sinfonía.

Contar qué hicimos ayer y qué haremos mañana.

Hablamos, explicamos.

Lo que más nos diferencia de los animales, es la cultura.

Instrumentos complejos, tecnologías sofisticadas.

Arte, religión.

La cultura es la navaja multiusos con que nos enfrentamos al mundo.

Y le sacamos partido.

Llevamos toda la evolución hibridando pensamiento y tecnología.

Viviendo instrumentalmente.

Relacionándonos con la naturaleza a través de interfaces más complejas.

Lo hacemos, para corregir deficiencias.

Pero también para ampliar nuestra capacidad de procesamiento.

De memoria, de análisis.

Algunos escritores de ciencia ficción dicen que llevaremos chips

implantados en la cabeza que aumentaran la memoria.

Podremos descargar un idioma o la Wikipedia entera

directamente a las neuronas.

Nos convertiremos en una sociedad de cerebros conectados a la red.

¿No es eso lo que ya hacemos?

Llevamos todo el conocimiento en el bolsillo.

El Internet, ¿qué es?, sino un gran cerebro nutrido de cerebros

conectados en red.

Todos somos ciborgs.

Y cada vez más.

También trabajas con robots.

¿Para algún propósito social?

¿Alguna forma de comunicación?

Podemos ir a verlo.

Los pongo en marcha.

Estos pequeñitos.

Están controlados por un ordenador.

Tienen microprocesadores y lo que conseguimos es que aprendan

a moverse sin golpearse contra la pared.

Nos permite estudiar con qué rapidez aprenden y otras cosas también.

Este otro robot, tiene el mismo tipo de sensores.

Sensores por ultrasonidos.

Aunque lo hemos dotado de un cerebro biológico.

En principio procede de células cerebrales de una rata.

Que hemos separado y dispuesto en esta placa.

Por eso podemos enviar señales desde los sensores del robot.

Cuando se trata de estimular el cerebro.

Y las decisiones del cerebro son las que hacen que se muevan las ruedas.

Utilizamos un cerebro biológico para mover la máquina.

Para que se desplace.

Queremos descubrir cómo opera el cerebro.

Empezaremos a utilizar células humanas en lugar de ratas.

¿Podemos ver qué haces con esas neuronas y las máquinas?

Sí.

Requiere un cierto tiempo.

Hay que mantenerlo en una incubadora.

Tenemos que cuidarlas y alimentarlas como con un cerebro biológico.

Pero podemos conectarlas mediante bluetooth.

Al cuerpo del robot.

Los resultados han sido interesantes.

Podemos hacer que se desplace gracias al cerebro biológico.

Y ver cómo cambia la conexión cerebral simplemente por repetición.

Cuando haces algo repetidas veces y sientes que se automatiza

ya no piensas en ello.

Podemos ver las vías entre las células cerebrales.

Que se refuerzan a medida que el robot se mueve.

Y hace lo que queremos que haga.

Que no se golpee con la pared.

Es fantástico, es uno de los grandes descubrimientitos de este siglo.

La capacidad de la experiencia individual.

Para influir en el cerebro.

Nos estáis demostrando que mediante el ejercicio

puedes cambiar el cerebro.

Por lo tanto puedes cambiar el mundo.

Eso es.

Podemos verlo en este pequeño cerebro.

Con la ayuda del microscopio.

A medida que el robot se desplaza físicamente, podemos ver

cómo afecta esto a su cerebro biológico.

Cuando en el futuro hablemos de los robots

pensamos en microprocesadores, pero también puede tener esto.

¿Donarías algunas de tus neuronas a un robot?

Yo todas.

Bien.

Sería fantástico.

Sabemos que no le ha pasado nada a la mujer del científico.

Después de haber intentado por primera vez en la historia

de la evolución que dos sistemas nerviosos se comunicaran entre sí.

La mujer y el marido sin palabras.

Sin mediar una sílaba

entre ellos.

La idea que está detrás de todo este proceso, la de juntar o vincular

una señal de silicio con un sistema químico, orgánico

es algo que abre unas puertas desconocidas de cara

a la medicina del futuro.

Redes - Cerebros y máquinas conectados

28:03 28 nov 2010

 Un día será algo corriente llevar chips integrados en el cerebro para solventar incapacidades...,  para curar o suavizar efectos de lesiones...  o incluso para mejorar nuestras habilidades mentales y ampliar nuestros sentidos. La cibernética inundará la vida cotidiana poco a poco, sin que nos demos cuenta ni veamos una gran revolución.

Kevin Warwick, profesor de cibernética -y también ciborg- defiende en Redes la fusión de los seres humanos con las máquinas. Según él, se trata de un paso racional y necesario para sacar más provecho de lo que nos dan ya los ordenadores.

Histórico de emisiones:

28/11/2010

17/07/2011

 Un día será algo corriente llevar chips integrados en el cerebro para solventar incapacidades...,  para curar o suavizar efectos de lesiones...  o incluso para mejorar nuestras habilidades mentales y ampliar nuestros sentidos. La cibernética inundará la vida cotidiana poco a poco, sin que nos demos cuenta ni veamos una gran revolución.

Kevin Warwick, profesor de cibernética -y también ciborg- defiende en Redes la fusión de los seres humanos con las máquinas. Según él, se trata de un paso racional y necesario para sacar más provecho de lo que nos dan ya los ordenadores.

Histórico de emisiones:

28/11/2010

17/07/2011

ver más sobre "Redes - Cerebros y máquinas conectados" ver menos sobre "Redes - Cerebros y máquinas conectados"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Ylzania

    Bartolomé, creo que te refieres a la estimulación cerebral profunda. Hay otro programa (Curar el cerebro con electricidad) de redes, próximo en el tiempo a esto, que responderá probablemente a tu pregunta.

    16 sep 2011
  2. BARTOLOME SEGUI COMELLAS

    Me gustaria que el Señor D. Eduardo Punset me contestara a la siguiente pregunta: He estado en la clinica Lopez Ibor de Madrid y me han hecho unas sesiones de estimulacion cerebral a traves de una maquina que segun ellos estimula las neuronas del cerebro y ayuda a curar la depresion. Es Esto cierto???.

    01 dic 10

Los últimos 369 documentales de Redes

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 3:02 22 may 2019 Recordamos diez grandes lecciones que aprendimos de la mano del economista, escritor y divulgador científico Eduard Punset: ¿Qué es la felicidad? ¿de qué está hecho el universo y los seres humanos? ¿es más importante la razón o la intuición? ¿hay vida antes de la muerte? ¿podemos conocernos a nosotros mismos? 

  • 1:02 22 may 2019 Eduard Punset ha fallecido este miércoles en Barcelona tras una larga enfermedad. Lo ha confirmado la familia del divulgador científico. Tras la muerte de Francisco Franco, entró en política de la mano de Centristes de Catalunya-UCD. En 1978 fue elegido consejero de Economía y Finanzas de la Cataluña preautonómica, por dicho partido. Fue elegido diputado en las primeras elecciones al Parlamento de Cataluña (1980). Tuvo un destacado papel en la apertura de España al exterior como ministro de Relaciones para las Comunidades Europeas (1980-1981). Tras abandonar la UCD, se presentó como independiente en la candidatura de Convergència i Unió a las elecciones generales de 1982, obteniendo un escaño, que abandonó apenas un año después, en diciembre de 1983. En 2007 le fue detectado un cáncer de pulmón del que pudo recuperarse con tratamiento médico.

  • Punset despide Redes

    Punset despide Redes

    1:19 12 ene 2014

    1:19 12 ene 2014 Eduard Punset y su programa Redes han acercado la ciencia al gran público. Después de 18 años ininterrumpidos el programa ha finalizado. Pero Punset ya prepara otra aventura en RTVE

  • 20:19 18 sep 2013 En el programa de María Casado, Los desayunos de TVE, Eduard Punset presenta su primer libro de ficción 'El sueño de Alicia'.

  • 2:20 07 jul 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los niños:¿Porqué los abuelos tienen el pelo blanco?

  • 27:26 07 jul 2013 Nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales.

  • 00:46 03 jul 2013 Si tanto nos esforzamos en permanecer jóvenes físicamente, ¿por qué no actuar igual sobre nuestro cerebro? Hoy en Redes, Elsa Punset charla con el neurólogo Álvaro Pascual Leone sobre las técnicas de estimulación no invasiva del cerebro, aplicadas tanto a terapia como a mejora de capacidades mentales como la memoria o la sociabilidad. En el programa, Pascual-Leone nos dará algunos consejos para mantener nuestro cerebro sano y descubriremos además qué piensa la gente sobre la estimulación cerebral no invasiva. ¿Te imaginas que pudieras potenciar tu cerebro cómodamente desde casa? ¿Cómo sería el futuro si los estimuladores cerebrales fueran un elemento más de la vida cotidiana en nuestra sociedad?

  • Ciudadanos en red V.O.

    Ciudadanos en red V.O.

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    29:30 30 jun 2013

    29:30 30 jun 2013 Esta semana el programa de divulgación científica de La 2, Redes, analiza la influencia de las nuevas tecnologías en el cambio del aspecto de las ciudades y del comportamiento de sus habitantes. En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto, ingeniero y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar, tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Ratti es el director del Senseable City Lab, un grupo de investigación que explora cómo las nuevas tecnologías están cambiando la forma en que entendemos el diseño y vivimos las ciudades.

  • 2:32 30 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por los dos jóvenes es:¿Cómo surgió el lenguaje?

  • Ciudadanos en red

    Ciudadanos en red

    00:54 26 jun 2013

    00:54 26 jun 2013 En el futuro, la apariencia de las ciudades no se alejará mucho de su aspecto actual, pero sí que cambiará su funcionamiento: los recursos se utilizarán de un modo más eficiente y razonable, y en general serán más sostenibles de lo que son hoy. Convertir los núcleos urbanos en mejores sitios para vivir será posible gracias a la integración de las tecnologías digitales con las infraestructuras de la metrópolis. En este capítulo de Redes, el arquitecto y diseñador Carlo Ratti revela a Elsa Punset que esta transformación ya se ha puesto en marcha y explica de qué modo las nuevas tecnologías tienen el potencial de cambiar tanto las ciudades como las conductas de sus habitantes. Y además, pondremos a prueba los conocimientos de los ciudadanos en materia de sostenibilidad y veremos cómo mejorarlos

  • 2:05 23 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Porqué los gatos ronronean?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    27:52 23 jun 2013

    27:52 23 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente.En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica.Y la Mirada de Elsa aborda la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • La multitarea

    La multitarea

    6:25 23 jun 2013

    6:25 23 jun 2013 "La Mirada de Elsa" abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • El ordenador del futuro

    El ordenador del futuro

    00:49 19 jun 2013

    00:49 19 jun 2013 Cada dos años, aproximadamente, se dobla la potencia de los ordenadores. Sin duda, la capacidad de computación avanza a pasos agigantados, pero en un futuro no muy lejano, esta alcanzará un límite que no podremos rebasar con la tecnología que utilizamos actualmente. En este capítulo de Redes, el físico Juan Ignacio Cirac habla con Eduard Punset del desarrollo de los ordenadores del futuro, los cuales, para vencer las limitaciones futuras de la computación clásica, aprovecharán las leyes de la física de lo más pequeño: la mecánica cuántica. Y la Mirada de Elsa abordará la multitarea, una práctica que el cerebro práctica a menudo y, a veces, con exceso. ¿Somos buenos haciendo varias cosas a la vez?

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 2:01 16 jun 2013 En esta sección del programa Redes, Eduardo Punset responde a las preguntas de los jóvenes y los niños.En esta ocasión, la pregunta formulada por las dos jóvenes es:¿Todos los animales tienen cerebro?

  • La capacidad plástica

    La capacidad plástica

    9:16 16 jun 2013

    9:16 16 jun 2013 En la "Mirada de Elsa", veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

  • 28:27 16 jun 2013 El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico:desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro.Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no podemos comprender. 

  • 00:49 14 jun 2013  El neurocientífico Sebastian Seung afronta un reto titánico: desentrañar el patrón de conexiones que hay entre los 100.000 millones de neuronas de nuestro cerebro. Es el llamado conectoma humano y en él podrían residir aspectos de nuestra mente que todavía no logramos comprender, tales como el lugar donde residen los recuerdos. En este capítulo de Redes, Seung explica a Eduard Punset los detalles de su investigación y cómo su trabajo puede contribuir a entender mejor el cerebro y a combatir ciertas enfermedades mentales. Y en la Mirada de Elsa, veremos cómo podemos aprovechar la enorme capacidad plástica de nuestro cerebro para cambiar nuestros comportamientos más rígidos y rutinarios.

Mostrando 1 de 19 Ver más