Quién educa a quién? La 1

Quién educa a quién?

Los lunes a continuación de HIT

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5709481
¿Quién educa a quién? - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

Manejar para romper esa barrera,

y que se convierta en más usado.

Estos niños acabaron traumados,

con estrés postraumático,

o ambos lados,

como hemos visto,

y cualquier situación se convierte en algo terrible.

Estamos el preparados, pero fallamos en algo esencial,

calcular estos menores vulnerables.

Estoy en encantada de aquí,

pero es actriz, comunicadora, de una obra de teatro

que no tiene fecha de caducidad, que no solo duelen los golpes,

y hablar de tu experiencia personal, violencia de género.

Hemos roto el hielo.

Tú tienes 18 años, has pasado o mucho como una novela de Dickens,

pero tienes una sonrisa que rompe barreras, eres una luchadora,

un placer.

Carlos, él es responsable de infancia de Amnistía Internacional.

No se falta irse lejos para ver los problemas que estemos aquí mismo.

Benjamín. Benjamín, que cada noche hemos estado comentando aquí

datos procedentes de la Fundación ANAR,

tú eres el psicólogo como eres el director de programas

de la Fundación ANAR,

que entre otros, gestionar el teléfono de ayuda a la infancia.

Hay que dejarlo claro,

por si acaso necesitan ayuda.

El primer suspiro,

la historia comenzó hace muchos años, con tres años,

su madre española llegó a un pueblo muy cercano a la capital

de Siberia a por ella, en ese orfanato.

Duró 14 horas el viaje,

y ese matiz es muy importante,

esta noche es la noche de los matices,

porque hablamos de traumas.

Llegó trasplantada a un mundo extraño, un idioma que no conocía,

gracias por estar aquí.

Inma, tienes cara como de esta noche,

tantas cosas vamos a comentar, Inmaculada Fernández

es una de las personas que más saben de español en esa etapa

de la vida de las personas,

los primeros años, que algunos piensan

que no nos enteramos de nada, pero lo sentimos absolutamente todo.

Eres defensor de los derechos de los menores

que sufren trastornos de apego, que a lo mejor hay alguien

que no sabe lo que es, y aquí, con las historias

que hay como más de uno no va a descubrir.

¿Qué tal si empezamos a romper el hielo con tu historia?

¿Recuerdas algo de aquellos primeros años?

¿Recuerdas algo de aquellos primeros años?

No recuerdo nada, mi cabeza sí que lo recuerda,

yo no tengo ningún recuerdo explícito, pero está claro

que está ahí, porque sale de vez en cuando. Hay ciertas situaciones

que no sé cómo expresarlo.

Es de tu cabeza no lo recuerda.

Produce angustia, porque sabes racionalmente dónde viene,

te lo han explicado muchas veces, que pase algo de lo más común,

y te pongas a llorar, saber de dónde viene,

pero por otra parte, es muy absurdo.

Los matices de llorar,

porque a veces lo estás contando muy bien, pero cuánto ha costado

llegar a eso.

De pequeña casi no lloraba, gritaba y sentir un poco de euforia,

y es importante, empezado a expresar mis sentimientos

cuando he sido más mayor.

De pequeña no lloraba, no sentía muchas cosas,

lo expresaba a través de la ira, gritar y sentirme así.

Es uno de los problemas que en él.

Cuidado con las interpretaciones.

¿Recuerdas algo de aquellos primeros años?

Tengo recuerdos borrosos donde estaba mi familia,

tuve algunos recuerdos malos, pero bueno...

Algunos que sabes que tienes y son malos.

Inmaculada, ¿cuál es el código que tenemos que manejar,

desde qué importancia tiene nuestra vida estos primeros años

y la huella que dejan en nosotros?

No soy experta, soy una madre más, madre adoptiva,

como muchísimas otras, que tenemos una asociación,

nos hemos unido con otras asociaciones,

y todos hemos ido por un camino que suele criar niños

que han sufrido los niños agresividad importante

en su primera infancia. Después de vivirlo y buscar apoyos

por todas partes en todos los estamentos posibles

y no encontrarlos, nos hemos unido y hemos visto

que la consecuencia de estos chavales

es que todos lo tienen ciertos síntomas y ciertas carencias

que afectan a su manera de desarrollarse emocionalmente,

a su manera de aprender y tener relaciones sociales,

y esas consecuencias, si no se tratan pronto,

pueden acabar en problemas muy serios para ellos

y para toda la sociedad.

El trastorno de apego es una de las patologías

que vienen desde esta etapa temprana, hay otras,

y el apego es la vinculación de un ser humano y un mamífero

con su madre. Dependiendo de la calidad de esa relación

se marcaba para siempre las maneras que la persona

va a vivir el mundo como una amenaza, como un sitio seguro.

Lo que ocurre en esos primeros momentos en los primeros años,

hasta los tres años,

determina tu manera de ser, de comportarte,

no para siempre, pero cuesta mucho cambiarla

y se necesita mucha ayuda y muchos recursos,

aunque no lo recuerdes, lo llevas dentro.

Para ti, cuando es pequeño, la vida es amenazante,

no que te ha generado la seguridad de que no es un lugar hostil,

vas mirando lo que le puede estar pasando, y no necesitas a nadie,

eres superviviente.

Son personas que acaban teniendo más miedo.

Hay diferente sintomatología, dependiendo del tipo de relación

al principio de la vida. Te marca para siempre.

Las consecuencias pueden ser muy graves.

Para aquellas personas que nos están viendo,

para que se incorporen al debate, igual pueden estar pensando

que esto es un extremo, pero la vida que llevamos, las prisas,

esto de conciliar es una utopía en muchos hogares,

igual no identificamos situaciones traumáticas

que tenemos en nuestra cotidianeidad.

Lo que quiero niños que alguien lo proteja, estar con sus padres.

En la Fundación ANAR, lo que vemos

es que uno de los problemas más frecuentes

es que niños y niñas y adolescentes, cuando hablan con nosotros,

nos dicen que es que igual lo que les ocurre a ellos no es muy grave,

de alguna manera, el discurso es la normalización

de algo que detrás es enormemente traumático.

Descubrimos que de alguna manera...

El ser humano tiende a pensar que aquello que es frecuente es normal,

y no necesariamente tiene que ser así.

Muchos de ellos crecen en algo que piensan que es normal

y no lo es para nada. ¿A quién que van a pedir ayuda si piensan

que es normal?

Solamente cuando sufren mucho, cuando conoce las líneas de ayuda,

nos pidan ayuda, y con el equipo de psicólogos,

que estamos deseando poderles ayudar.

Hasta qué punto somos capaces de rectificar

para que esto no se vuelva a producir.

-Desde Amnistía Internacional, cuando estudiamos

lo que pasa en España y en otros países, hay un elemento

que es identificado como el acoso escolar,

o víctimas sexual,

que no somos capaces de identificar, por ejemplo, cuando llega a España

una víctima de trata, en muchos casos

no somos capaces de identificarlo. Y nos damos cuenta que alguien

no está haciendo bien los deberes. Deberían ponerse más esfuerzos

en capaces de prevenir y identificar que estas cosas no pasan,

y si pasan, hay que poner todos los mecanismos posibles

para solucionarlo, pero sobre todo, intentar identificar el problema

cuanto antes y no estar dos años.

Enfrentados a situaciones similares,

los cerebros lo interpretan de forma diferente,

algunos piensan que es una situación terrible, y otros, en absoluto.

Lo explica muy bien la neurobióloga.

Situaciones traumáticas en la infancia pueden llevar

consecuencias a largo plazo, y hay una interacción

entre esas situaciones traumáticas y por ejemplo,

la dotación genética del individuo. No todas las personas

frente a la misma situación van a tener la misma reacción,

se ha visto que determinadas personas con determinada

dotación genética puede ser que establezcan

las reacciones diferentes. Personas que habían sufrido

maltrato cuando eran pequeñas, si tenían una determinada

variante genética que afecta a una factor

que tiene que ver con los sistemas de estrés, esa confluencia

de factores será la que sean más propensas para maltratar ellas.

En una realidad tremenda,

que lo cuenten en los teléfonos de Fundación ANAR, porque son varios,

¿Qué cosas os llegan a nosotros?

Del trauma, el mejor trauma es el que se puede prevenir

y el que no se daba. Para nosotros, algo que es esencial

es lograr que no haya ningún adolescente que no nos conozca,

somos un equipo de psicólogos,

apoyados por abogados y trabajadores sociales

para hacer lo mejor posible para resolver ese problema.

Por eso es muy importante estar en todos los centros educativos

de nuestro país, que no haya ningún niño o niña que no nos conozca,

me duele nos duele que no conocían nuestros servicios,

porque posiblemente, habríamos evitado parte de ser trauma.

Nos de Fundación ANAR, en cuanto a la pregunta de cuáles

son las problemáticas, nos hace visible de la cantidad

de problemas y casos que tenemos. El año pasado, os voy a dar

el dato, fueron más de 14.000 casos de niños, niños y adolescentes

que estaban en el situaciones muy graves cuando hablaban con nosotros.

La práctica totalidad ya tenían un trauma.

Pero qué importante es la detección precoz

debe ser trauma. Si consiguen hablar con nosotros,

al otro lado encontramos psicólogo experto que les va ayudar

a identificar la situación que tiene, y por otro lado,

abogados y trabajadores sociales van a hacer todo lo posible

para que la situación de riesgo se termine, el principal motivo

tiene que ver con la violencia.

Pero también con los problemas psicológicos.

La violencia, hablamos de maltrato físico en primer lugar,

maltrato psicológico, se ve muy bien,

en la serie se ve muy bien, maltrato psicológico

a veces no intencionado, pero llega a marcar niño

para que acabe desarrollando trastornos de personalidad,

intentos de suicidio, etc.,

o casos de abusos sexuales,

que es otro de los grandes problemas

y más frecuentes en nuestro país.

Además, dentro del propio núcleo familiar, la inmensa mayoría

de los casos, por situaciones de violencia de género,

cómo niño o niña viendo que su padre agrede a su madre,

y eso les agregue ellos de forma directa porque están

en pleno proceso de desarrollo.

En la teoría del apego,

desde el apego seguro esencial,

y la inseguridad de ver agredir su padre a su madre,

produce mucho daño en su interior,

salvo que se pongan en tratamiento.

Hay muchas normativas que se puede hablar,

pero también son en entornos que son enormemente inseguros

y en muchas ocasiones, producen que ellos crezcan,

imagínate, padres con problemas de adicción,

abusos de alcohol o drogas,

los problemas psicológicos...

Cuántas personas tienen auténticos trastornos,

y muchas veces provocan que exista ese entorno desestructurado

que va a generar que este proceso evolutivo,

en el desarrollo del niño o la niña que está viviendo junto a ellos,

pues está siendo lesionado.

El detonante de los traumas.

Quería matizar un par de cosas,

lo que decía esta reunión científica es muy complejo, pues haber...

Cuanto más pequeño es el niño, el mismo evento o circunstancia

voy a hacer más daño, porque su neurodesarrollo

es más vulnerable, y entonces depende el momento,

depende de su genética que le puede hacer más o menos vulnerable,

de la duración y la intensidad, es decir, es muy complejo,

incluso puede ser prenatal.

Una madre que bebe alcohol puede hacer mucho daño en el cerebro.

Una madre tiene que detectarlo, se produce esa paradoja.

Los niños no tienen ni idea de lo que les está pasando.

Un problema más grave, tenemos los casos más complejos,

pero además de los entornos desfavorecidos,

abusos sexuales, violencia en casa como pobreza, guerras, accidentes,

hay cosas más normalizadas

que parece que no son tanto, una depresión posparto,

sin culpabilizar a nadie,

una depresión posparto puede generar un problema nuestro chaval.

Los cuidadores no presentes, con horarios de trabajo desmesurados,

sin conciliación familiar,

genera que no haya esa generación emocional necesaria.

Está pasando en la sociedad todos los días.

El entorno más cercano.

Un elemento en común, sea un caso muy grave,

que podemos pensar en una situación con la persona

que es víctima de violencia sexual, o cuestiones más del día a día,

pero puede provocar traumas, hay un elemento que les une a todos,

en general, lo que se les dice a las familias que sufren los traumas

es que en general, que se busquen la vida y solucionen como puedan.

-Hay está el drama.

-Hasta qué punto todas las autoridades

están asumiendo las responsabilidades y cuando pasa,

poner los medios, que son necesarios largo plazo

para solucionar esto.

¿Cuánto recursos disponibles para víctima de violencia de género?

Muy poquito. Para víctimas de trata, muy pocos. Normalmente,

gestionados por el ONG, que la gente del muy buena voluntad,

pero hace falta un paso más adelante y tener una mejor situación.

Para llegar a una solución.

Para la pregunta que tienes ahí si no tenemos tiempo

o no queremos mirar, pudo hablar del entorno escolar,

es lo que he vivido, tengo 19 años, pero a veces hay un problema

que es muy evidente, es muy visible, sino tener formación,

que vea lo que no es visible como es el trastorno del apego,

una serie de cosas que ya no son palpables, por así decirlo.

En el caso, sería una cosa muy visible,

que tengo dos grandes problemas, por un lado, el trastorno del apego

y abandono, y otro, la disociación.

De pequeña, me podía pegar un golpe y no sentía.

Eso que era muy visible,

los profesores lo normalizaron,

no es normal que un niño se golpee y se levante como si nada.

Si no son capaces de ver lo que es visible,

¿cómo van a ver lo que no puedo ver ni yo puedo entender ni mi madre

no tienen formación?

Entre nosotros hay profesores.

Sobre todo cuando has oído hablar de maltrato psicológico.

El maltrato psicológico, la palabra tóxico,

me revuelve, demostrando mucho en nombrar las cosas como son.

No son los golpes,

a mí no me levanta la mano y yo me levanto,

pero la vida no solo de los golpes. No habías caído en eso.

La violencia doméstica,

me revuelve la palabra de maltrato psicológico.

Describe el crimen pasional al maltrato físico y psicológico.

Esas teorías de la autoayuda, del trauma se supera, pero con apoyo,

pero si la situación sociedad no te apoya,

y si la violencia psicológica, te puede marcar de por vida,

de sentirte pequeño que te puede pasar algo está ahí,

te sientes pequeña, una persona de la que te has enamorado.

Son violencias distintas, alguien que tú eliges,

te crees que estás enamorado, no se te educa que te lleva a hacer daño.

En una etapa de adolescente

cuando todavía no te han explicado de qué la vida.

En la edad en la que e

En la edad en la que estaba conformando mi identidad,

del trauma es más grande que tengo, porque en la adolescencia

es adolecer de algo, te estás conformando tu identidad,

se conformó al enamorarme de un chico que me hizo creer

que el amor duele.

Las generaciones posteriores, si pasa o no pasa...

Y muchos años de avance,

un pequeño receso.

Acabamos de exponer tu historia,

pero recuerdas cómo te viste aquí le empezaste a romper ese cristal,

si puede decir... Por lo que me han contado,

la adaptación que tuve fue más o menos bueno,

aprendí rápido el idioma, no rechacé ninguna familia,

a veces los niños adoptados por rechazar la figura materna

o paternal, dependiendo de los posibles traumas,

en el caso no pasó, es una buena señal, y en general, la adaptación,

entre comillas, fue bien. Mi madre luego se tuvo

que formar por montón de sitios, algunas cosas agradables

han contado y otras programas nuevos las podía venir.

Adoptó el boom de la adopción, entre los 2000,

y esto se ha empezado a ver ahora en los que hemos ido creciendo,

adolescentes, empezado a desarrollar los problemas,

pero se tendría que enfrentar ellos solos,

y había cosas que no se esperaba.

El síndrome de ausencia y búsqueda de identidad.

Estoy consciente en el momento que yo soy diferente,

tengo una ira, aquí está sucediendo algo.

Era consciente y nunca entendía porque.

Mamá, porque yo soy diferente, pero diferente en todo,

que éramos muy diferentes, incluso en cosas positivas,

me sentía rara en el colegio.

Tenía la sensación de que había algo, y bueno,

después de que me hayan ido contando, siempre ha sido algo

muy presente en la vida la adopción, me han explicado todo

lo que hemos podido, pues teniendo cosas,

pero hay veces que si mi madre lo sabe.

Explicando todo.

Me preguntase por qué soy diferente.

Vamos a preguntárselo, porque está aquí, hola, Margarita.

La pregunta es directa, cuando Olga preguntó

por qué soy diferente,

¿qué le contestaste?

Lo preguntó en la adolescencia, porque los temas de niños

que están hablando que les gusta un niño, una niña,

como que su maduración era más lenta,

y eso le hacía a ella sustituir en ese tema, porque se veía diferente,

no por verse diferente en cuanto a su físico,

en los comportamientos de los otros niños.

En ese momento aunque igual tengo que explicarle de dónde viene,

que soy su madre adoptiva, etc.

Lo hemos tenido siempre el claro desde el principio.

En ella, cuando me pidió,

no sé si fue con 13 años,

que quería buscar sus orígenes, pues hice esa labor.

Tienen derecho a hacer la búsqueda de sus orígenes.

Duela lo que duela, Margarita.

Reconocer ese pasado, le preguntó a ella,

hasta qué punto le beneficia rellenar esos huecos

de tu pasado que hasta ahora estaban vacíos.

Duela lo que duela, es mejor saber algo que puede doler

a no saber nada. Tenía esa sensación desde el primer momento.

Lo que me encontré fue un drama de mi familia biológica,

pero yo creo que aún así,

te ayudará a entender porque acabaste donde acabaste.

Aunque no pudieron cuidar de ti, pasó lo que pasó,

por eso no pudieron cuidar de ti,

a pesar de que pudo ser cualquier otra cosa.

Es mejor saber que tener la duda eterna.

Hablando de saber, Margarita,

este camino ha sido muy largo,

estamos viendo una persona extrovertida, se explica

como un libro abierto,

fantástico, pero hasta llegar aquí,

¿cuántos síndromes por diagnósticos fallidos?

Cuando llegué, cuando analizas el proceso, pues hay mucha burocracia,

papeleo, pero falta mucho formación entre comillas,

para los padres de las cosas que pueden pasar.

Ha sido una labor muy dura de aprendizaje y de formación

y de buscar, por supuesto, a especialistas.

Hay un saco roto que es el refugio, que es el TDH.

Tienen una auténtica guerra...

En el caso de duda,

a la mayoría de esos niños diagnosticados en TDH.

Enseguida encontré a especialistas,

y claro, lo del TDH se descartó, por supuesto.

Hubo otras cosas.

Lo ha descrito, el trastorno del apego y el Asperger...

Me diagnosticaron , pero no. El trastorno del apego,

el primer trauma, que es la separación,

y algo que me identificaron más tarde, la disociación,

el mecanismo del cerebro, se desconecto de su cuerpo,

y quizás no sentir emocionalmente puedes llegar a lo físico.

Asperger, TDH, vamos a explicar...

Cuando la oigo, se abren las carnes,

porque hemos vivido muchos esto, hay un conocimiento absoluto.

Primero, la invisibilidad de cualquier tipo de trastorno.

A un niño que tiene un problema de movilidad,

le apoyas, porque logras una muleta,

y el entorno se le facilita,

le pones un ascensor ypones escaleras.

A esos chavales no se les ve nada de lo que tiene, no se les apoya,

y es uno de los graves problemas, es invisible,

y no hay un diagnóstico claro, no existen.

Están en una gran desventaja.

Hay muy pocos profesionales. Vas a psicólogos, pediatras,

al neurólogo, y bueno, paciencia...

Se tiene que adaptar.

Algunos TDH y pastillita, pasan los años,

y empiezas a acumular diagnósticos,

pero no tienen las herramientas diagnósticas y menos todavía

en el tratamiento. Si no hay diagnóstico, menos el tratamiento.

La adopción es un tema que daría para un programa entero,

pero yo creo que no quiero focalizar el problema

en la adopción, la adopción es un mecanismo importante

y necesario que puede mejorar, pero el problema no está en la adopción,

es en el daño que reciben los niños a una edad muy temprana.

Las consecuencias de ese daño, sean adoptados o no,

pero la adopción, significa que ha habido un daño importante,

pero no es la adopción, es el daño a los niños,

no juzgamos a los niños como los tenemos que cuidar,

no basta con no maltratarlos, hay que tratarlos bien.

En este programa nos encanta nos fijamos mucho

en los finales felices. Estás fantástica,

entrenás el karate,

en grupos más que apta,

y con feliz más que feliz.

A los psicólogos hay que darles voz y voto,

y en la grada hay una, Ana Luca, buenas noches.

Hemos llegado un punto todo coinciden, que si socializa o no,

pero cuidado, porque no todo es lo mismo.

Nada que ver, el trauma es cualquier situación

que sobrepasar la capacidad de gestión del niño.

En la serie hemos visto situaciones duras, como tener un padre

en la cárcel, o el niño descubre que el balón lo ha firmado la mamá.

Son situaciones muy diferentes, y en ese momento no tienen capacidad

de gestionar. El trauma de abandono, o situaciones difíciles,

y cada trauma generando síntomas diferentes en el niño.

Dependerá del niño, de la situación,

de los recursos que tenga ese niño y el impacto que genere,

depende del potencial y de cómo se trata del cuándo se trata.

¿Da síntomas?

Pues claro que hay síntomas, muchísimos síntomas.

No voy a ver una pierna rota, un niño que se porta mal, TDH,

que no atiende, porque le cuesta relacionarse,

con síntomas de estrés, o síntomas de depresión.

¿No tenemos tiempo o no queremos mirar?

No sabemos qué tenemos que mirar.

Los padres, profesores y adultos que trabajamos y tenemos niños

no tenemos esta formación y culturalmente

no se ha hablado de esto para saber lo que hay que mirar.

Me doy cuenta cuando el niño ya va muchos síntomas y está fatal,

que a veces coincide en la adolescencia, son más mayores

y la lían más, es más llamativo. No síntomas.

¿Hay tratamiento? Muchísimos.

Quizás no se conocen tanto, y hace falta hablar de esto,

pero se pueden curar las heridas.

Habrá que ver que te necesita cada niño en función

de lo que ya haya vivido y lo que puede desarrollar.

Habrá que llegar a las manos de un especialista adecuado.

Muchas veces, efectivamente, la importancia de que los señales

están allí y no nos damos cuenta. Un padre y una madre

con la que Amnistía Internacional habló hace un par de años,

su hijo había sufrido acoso escolar, los sufrió desde un año y medio,

y no había sabido identificarlo,

pero había algunos síntomas muy claros,

como la falta de rendimiento, pero se interpretó de otra manera,

tanto como por el personal del centro educativo

por los propios padres,

porque no sabían vincularlo a lo que estaba sufriendo.

Es muy importante que la gente esta forma de tenga cierta capacidad

para identificar el problema, incluso padres y madres.

En cada uno de los eslabones, el centro, padres y madres...

Hay algo que está ocurriendo en esta pandemia.

Ahora se estaba incrementando la gente que tiene traumas...

Con mucha ansiedad que a lo mejor estaban matizadas,

por la falta de libertad en el confinamiento,

que son situaciones extremas para el día a día,

hay mucho brote de ansiedad.

Extremas, en general.

Si has tenido un trauma,

puedes vivir como tú sabes no lo ha hecho bien, porque ha seguido hacia

delante y no los trabajadores, en situaciones como ahora,

que es excepcional, otro puede aparecer.

Con hogares que tienen la violencia continuamente.

Lo estamos viendo.

Desde Fundación ANAR en la pandemia conseguimos

hacer algo durante el confinamiento más estricto, que es entrar

en sus chats en aquellos momentos en los que nadie más lo podía hacer,

a través de nuestro chat, totalmente seguro, ha borrado la información

en el lado de la víctima cuando ellos se ponían en contacto

con nosotros, estaban al lado de sus progenitores

que les estaban agrediendo, pero estamos viendo el resurgir

de volver a una normalidad relativa, con una sociedad muy neurotizados,

con los comportamientos que los obsesivos,

pero está generando secuela en estos niños que están viendo

con normalidad que se tengan este tipo de comportamientos.

El duelo, con un familiar cercano que no has podido tener

la oportunidad de llevarle un último adiós como un beso, un abrazo,

tantas personas quieran recibir ese cariño, del dolor que permanecer

los niños, con un padre, un abuelo,

esas circunstancias que van a generar más problemas

del que pensamos. Se ha comentado algo muy importante en el trauma,

que es el tema de la disociación. La gente en sus casas

puede pensar que nos saben lo que estamos hablando.

La disociación es que de alguna manera, psicológicamente,

nosotros protegemos, y nos separamos del acontecimiento tan traumático,

para poder seguir viviendo, y eso parece que eso no va conmigo,

y ocurre por ejemplo con una disociación, una amnesia disociada,

muchas personas, en el consultado recibo personas

que nos hablan de esto.

Estan tienen depresión, ansiedad, o comportamientos

que no relacionan con el trauma porque no se acuerdan de ello.

Acabas olvidándolo.

No es un proceso consciente,

a la intensidad de esa situación tan dolorosa,

como ocurre en algunos casos, directamente,

disocian y parece que es una negación,

como que eso no me ha pasado a mí.

En hogares donde hay violencia de género.

En los que haya abusos sexuales,

u otro tipo de experiencias traumáticas.

La resolución de los estudios hicimos un estudio

en el que vimos la evolutivo

desde el año 2009 a 2016

de 25.000 casos que han padecido algún tipo de violencia,

entonces vemos que hay muchas personas

que no identifican o no saben lo que les estaba ocurriendo

que tienen que ver con el trauma y las consecuencias

que va a traer después.

Voy a utilizar algo que Pamela hace en su monólogo,

los micromachismos, porque mucho de eso, vamos a meternos

en la violencia de género, porque la semana pasada

los preguntamos cuántos traumas son menores consecuencias

de acciones mayores como la violencia de género.

Estamos hablando de ti,

pero en consecuencia de los que vinieron antes o después de ti.

Antes de mí, mi madre, y mi padre, no,

pero mi abuela materna,

en la onda de cuando llegaba del abuelo, ¡Madre mía!, ¡Madre mía!

En la violencia es como el Wi-Fi,

no se toca, es radiactiva, las mascotas lo notan,

todo el ambiente cambia por completo.

Si por haber vivido volverse de género,

si tienes que ver con mi abuela, y no tiene porque.

El machismo pasa por generaciones, y los micromachismos

los tenemos todos.

Esos chantajes los vemos como y asumir determinados roles.

En el día a día con los hijos,

es corregir esos pequeños machismos.

Quiero que sean libres,

que puedan elegir y cómo se quieren vestir,

pero o en casa es una burbuja, lo que aprende en la televisión...

¿Qué pasa cuando tienes el monstruo dentro de casa,

y el que te cuida, no lo hace, sino todo lo contrario

y aquí tenemos una persona que sabe lo que pasa cuando está dentro

de tu casa.

Recuerdas poco, pero recuerdas cuando empezó a suceder todo,

cuando tenías ocho años.

Fue de repente comenzaban el colegio,

y estaban los coches de policía, no estaban mis padres

o nadie de que conociese, solo agentes de policía.

Nos acercaron,

mi hermano mayor, y nos llevaron a un centro de protección de menores,

y nos ingresaron. Nos fueron explicando que mi padre ingresó

en la cárcel por maltrato y mi madre,

y le declaraban cáncer de mama. Mi madre falleció,

y mi padre seguía en la cárcel, terminamos orden de alejamiento,

y no teníamos relación y comenzamos a adaptarnos,

y estuvimos un tiempo muy corto.

En centro abierto, donde era una casa, el...

Desde tu madre, un cambio a peor.

No me dieron muchas explicaciones,

ni más de dos meses y falleció,

no tuvimos tiempo de podernos despedir de ella,

la veíamos una vez al mes,

no era mucho, y no sé cómo expresarlo,

una sensación muy de agobio.

Nunca pudiste decirle nada. Te separan de tus hermanos...

Empezar a tener conductas malas, empezó a saltarme clases,

beber alcohol, tener agresiones con mis hermanos,

problemas en el instituto, agresiones compañeros de fuera,

cúmulo de cosas.

Me llevaron un centro de conflicto social.

Fue mucho peor, agresiones,

tener denuncias y por el tema del alcohol, seguía bebiendo y bebiendo.

No aguanto más,

acabé fugámdome del centro,

nadie sabía nada sobre mí.

Sin el apoyo de nadie,

mira cómo vas los estudios, cosas que te van dejando mal.

Estuvo siete meses.

¿Qué te hizo perder?

No quería estar así, sin acabar mal.

Mi madre le hubiese gustado seguir hacia adelante,

a mi hermano no lo veía nada. Le quiero muchísimo.

No quería hacerle daño a ellos ni a mí misma.

En un futuro quería ayudar al agente.

El afecto ha sido importante.

Hay personas que se han demostrado y que ha sido para ir a mejor.

Un centro de problemas de conducta, Paco Fernández,

después de estar siete meses, decidí entregarme,

y sentir el apoyo de los educadores,

que confiaban en mí, un apoyo muy grande.

Gracias de ellos, gracias, pues estoy aquí.

Cuando digo Rosa y Miguel, hay que darles un beso.

Son dos personas que han significado mucho con él,

gracias a ellos soy lo que soy ahora.

Y un policía que te dijo...

Que te hizo ser, entre otras cosas,

querer ser policía,

pues la persona que te tendió la mano,

que es lo que cambiarlo a bien.

Antes de desembocar en la lágrima,

ha habido muchas personas en su vida, fue muy duro,

luego habido personas que han sido como abrazos.

Conoce a mi hija en la escuela,

mi hijo estuvo muy pendiente de ella, con esos pequeños

y silenciados que mi hija empezó a notar, que se podía limitar

en su cumpleaños, y poco a poco, intenté involucrarme

del sistema burocrático y yéndose firmando papeles,

dejando unas horas, cuando vio más interés,

de los propios una familia de acogida a ser una adopción,

se empezó a complicar las cosas.

Empezó con el cambio del centro,

donde se sintió desprotegido por su sistema.

Por mucho que intentábamos hacer el señor Bermúdez y yo,

era muy complicado, porque hasta que ellos mismos no quieren cambiar

y no quieren expresar, por muy poco que sea,

cómo se siente como es luchar contra un muro.

No tenemos la capacidad, los medios,

y no estamos formados.

En los siete meses a la fuga, mantuvo contacto conmigo,

me veía un poco la disyuntiva con la policía,

que tenerte informales,

que me podía meter en problemas con el fiscal de menor

pero no quería defraudarla a ella.

Estaba en una tesitura que lo pasamos muy mal.

Mandarla taxis para venir a casa,

la policía se presentaba en el casa, que no era el medio,

y me iba a mandarla multas,

como hija de sangre,

y veía que era imposible solucionar el tema. Gracias a esta policía

y otro sargento, Andrés, hemos conseguido darse cuenta

que hay mucho más allí fuera, y el centro también menciona,

que le brindaron su mano, y le dijeron que tú puedes,

es algo que tenemos que repitiendo continuamente nuestros hijos,

que pueden, y darles el apoyo máximo, que se vistan como quieran,

que vistan como quieran, pero que el apoyo lo van a tener de los adultos,

que estamos un poco más cualificados.

Intentado adoptarla,

pero el sistema, no hay que favorecer a los más adultos,

porque les quitan algún tipo de subvención.

¿Qué estás haciendo?

1° medio de deporte, estoy en segundo año,

y quiero ser Guardia Civil.

Enhorabuena.

Tu historia que nos ha tocado de lleno a todos los que hacemos

el programa, una persona que depende de la tutela del Administración,

que 7 meses perdida, nadie la busca, ¿es algo común?

En la tutela del Administración y tutela de menores,

deberíamos usar siete programas. El sistema

y el sistema de centros de menores tienen grandes deficiencias.

Otras empezaron a mejorar con la reforma de la ley de infancia,

y esperemos que con la próxima reforma de la ley,

esto puede mejorar, pero hay que mejorar muchísimo,

porque las situaciones que acaban de contar no es aislada,

pasa frecuentemente. Es una situación de desamparo,

con una dotación de recursos muy limitada.

Por lo tanto, entiendo que es algo habitual.

No sé si es algo que pasa habitualmente.

-En la Fundación ANAR tenemos centros de acogida,

depende mucho de cada centro, existe una coordinación estrecha

con la comunidad de Madrid, en nuestro caso, que tiene la tutela

y nosotros la guarda.

Nuestra experiencia es maravillosa, del estilo a lo que ha contado

en el sentido que las personas que tenemos atendiendo

a nuestros niños los que se ubican en cuerpo y alma,

y se acaban convirtiendo en sus madres.

Su caso es de libro,

todos los pasos que habían fallado,

es el caso típico que hay que evitar.

Me refería en el principio,

los orígenes, en ese momento que se estaba produciendo

la violencia de género en el hogar, que hubieran podido llamar

al teléfono ANAR,

hubiera dado de un giro a su vida. Ella tiene una experiencia

te felicito por el cambio tan enorme, a su madre adoptiva

se demuestra una cosa que es muy importante.

El amor lo cura todo,

en situaciones como eso de una niña que ha vivido

una experiencia muy dura, lleno de problemas,

acaba expresando con violencia, en el momento

que hay personas que se interesan por ella, que se preocupa yo...

Inmaculada quiere decir algo.

No estoy de acuerdo

con lo del amor lo cura todo.

A nosotros nos han dicho mucho tiempo que no te preocupes,

y el amor no lo cura todo.

Igual hay que buscar soluciones.

Hay profesionales.

-No quiero decirles que efectivamente,

no es solamente del amor,

pero eso es la base, las teorías de resiliencia,

se basa en el granero que hemos creado base del cariño,

y no pude estar más de acuerdo contigo, es necesario

muchas otras cosas. Desde un punto de vista psicológico...

Una de las problemáticas de Fundación ANAR que solemos ver

con mucha intensidad es que no se reciben los tratamientos

psicológicos necesarios, no puede ser que una niña víctima

de violencia de género, un maltrato físico,

pide cita para recibir

y tengo que esperar meses. Hay horarios y profesionales.

-Secundar lo que dice el compañero,

desde el amor no lo cura todo. Una cosa que me molestó recientemente,

no sería un problema, no te han querido durante tres años,

pero ya te quieren, ya está, solucionado.

No está solucionado, hay que repararlo.

No basta con decir que ya está solucionado.

Tengo una serie de carencias y problemas derivados de hoy,

que no te quieres ni imaginar. Situaciones muy comunes

que los libros como un drama,

porque se deriva es el sentimiento de abandono,

derivados del sistema de adopción...

Una de las chicas,

dice que qué tengo yo, qué tengo yo porque no me quisieron.

Cada vez que una pequeña situación, o que no vuelva,

situaciones muy cotidianas

como los vives como un drama porque volverse es conocer.

Me he pasado mucho en el colegio, toda vez

que no quería estar en un grupo, pero porque no quieres

estar conmigo. No es de que tengo yo, no lo entendí.

En casa, yo te quiero, pero no se le pone nada fácil.

Cuando están intentando sentirse protegidos en un centro del menor,

hay mucha asistencia,

pero se encuentran frustrados porque los otros compañeros

que están en las mismas situación,

en una situación equitativa,

no se pueden apoyar entre ellos porque no saben cómo hacerlo.

Siempre me rechazó que tenían abandonado,

si ha portado todo mal, y si castiga,

y no la dejas venir conmigo,

la niña va a obtener una agresividad interna,

por maltrato psíquico y psicológico.

Ahora está muy madura y haciéndolo muy bien.

Los ejemplos bestiales,

hay muchos otros que no estaban nada bien.

El tratamiento del trauma,

requiere expertos, que no hay muchos,

y mucha compasión, mucho amor incondicional,

mucho no qué has hecho sino qué te han hecho, y no se está abordando.

Nuestros hijos no desamparados,

tienen padres con trabajo,

nos pueden un psicólogo con bastante esfuerzo,

pues muy bien.

Si tiene que ir al sistema de salud...

En nuestro caso,

queser un padre

con una profesión,

a veces es penalizado.

Hay algo, pero a nosotros, no tenemos acceso a ellos

porque no están desamparados nuestros hijos.

Los servicios sociales dice que si van a un colegio privado,

nosotros no podemos ayudarte. Los recursos que hay...

A la hora de los tratamientos,

a veces una pastilla no ayuda en nada.

Para trabajar un trauma, el amor para mí es cuidar y reparar,

hay que reparar todo,

y lo vamos a hacer con terapias.

Vamos a llevar el adolescente esa situación

y vamos a ayudarle a entender que lo que le paso,

qué le paso, lo uno puede o no,

cómo se configuró su estructura mental del mundo,

qué gafas de seguro o inseguro,

se hizo el fuerte, soy tonto,

y a ayudar a reprocesar, releer la situación.

También curar el daño emocional que esa situación has tenido,

os puede tener un entorno familiar que te ha protegido,

o igual no sabían cómo gestionarlo. O le quitaban importancia.

El MDR, qué es.

Es una técnica de los años 80,

en el que recoge un protocolo estándar donde

vamos a recoger información cognitivo, emocional, semántica,

y la estructura cerebral,

cómo veo el mundo y cómo me veo.

Vamos a ver cómo me ha afectado esa situación.

Si ha sido lo hace poco, mejor, al menos recorrido,

y vamos a ver cómo me ha afectado.

Vamos a meter información

para que el cambio en las sensaciones,

para que la persona pueda entender que lo que le paso,

y regular todo eso,

para volver a ser más funcional.

Aportaremos gráficos para entenderlo más claramente.

Los profesores también los tenemos en el plató,

hemos hecho referencia a ellos,

en varias ocasiones,

identificando los problemas,

enseñando a los demás a identificarlos,

y uno los que están en primera línea,

captar si pasaba algo, son ellos, los profesores.

Uno de ellos es Carlos, buenas noches. Un profesor, de secundaria,

de de educación física,

y de cómo puede un profesor de educación física,

por cómo trabajar, y captar esos señores.

Respeto totalmente los testimonios, en su colegio,

los profesores no le prestaron atención, no supieron ver.

No tenemos la formación,

estamos viviendo en una área de conciencia,

con un montón de profesionales y de gente voluntaria

que está aportando como desde mi ámbito,

tengo claro cuando tengo un problema.

El rendimiento académico como el tener la postura corporal.

Un chaval con un trauma, se le nota físicamente.

No solamente un aislamiento social, y la postura hacia adentro.

Trastornos de la alimentación, que le vas a poner la mano

en el hombro y hace un gesto de defensa.

Cualquiera que haya sido profesor

y que se ha podido encontrar casos de este tipo.

La detección no tenemos,

las llevamos a los departamentos de orientación.

Que los chicos conozcan el teléfono es muy difícil,

pero un tutor sobre buscarlo.

Qué hacer si sería un problema, lo llevé en clase.

En las dinámicas de grupo,

puedes ver situaciones así,

y es un lugar muy bueno para expresar su dolor interno

que llevan. Está muy tapado

desde la vergüenza, que puede ser transgeneracional.

Tapado por los propios profesores.

Pueden no tener la formación.

-Por los institutos por el monólogo, hay casos muy evidentes.

Hay posturas corporales de traumas,

y también les hay muy abiertos, y de repente es una persona muy traumada,

los hablando de mí,

los profesores me veían muy alterada. No tiene vergüenza,

no tiene educación, y tenía un maltratador como novio.

De acoso escolar, abuso sexual,

y el mensaje, pero la mayoría van tapando y callado,

con casos de abuso sexual infantil,

pero son mis casos que se van tapando.

Hay gente que llega al instituto, soy un profesor implicado,

yo también soy una adulta. Yo voy 90 minutos y me voy.

Hay gente profesor que se puede detectar y puede implicar.

-Había muy buenas intenciones,

los profesores eran mi único apoyo dentro de los colegios,

pero no saben por dónde cogerlo. No son los profesores,

nos comentaba el profesor, es muy importante detectarla,

le salió mi madre, me enviaron a orientación,

en la orientación no lo sabía.

Me llevaba muy bien mi psicóloga, derivada desarrollar mi ira,

llorar, pero no sabía llevarme.

No hay esa formación, el problema es este,

violencia machista, el apego, pero si no saber tratarlo...

-La formación te da herramientas para saber lo que puede suceder

en un plano de estas características.

En una encuesta de profesores, en casos de acoso escolar

entre personas LGTBI como por ejemplo,

se disparaba el nivel de intervención

porque el profesor estaba informado, sabías lo que hacer.

Vuelvo con Carlos,

el tutor del curso pasado de dos de las chicas del metro de Madrid

con una escena bastante reprobable, intimidando o las personas,

las dos estaban en tu clase.

-Entre deciros que vamos mucholos traumas,

que ha habido un abuso,

era un problema familiar o simplemente,

de una frustración de la persona que lo sabía cómo manejarlo.

Eres adicta a las movidas, una cuestión de que por favor,

hacer algo conmigo, no sé que hacerlo.

En el una agresión racista.

En el departamento pone en marcha los mecanismos.

Sobre lo que ocurrió en la familia,

y lo que ocurrió, nos pilló la pandemia por medio,

y la psicóloga, con los problemas que tiene,

si tiene algún problema en casa, se multiplica,

tienes que estar allí, día tras día y sin poder salir.

Contigo al lado, Pilar,

hola, buenas noches, profesora también.

Profesora ya jubilada.

32 años como profesora.

Es una fundación, una escuela de segunda oportunidad.

Nos dedicamos a formar a gente que ha abandonado

el sistema escolar, les damos una formación

no solamente académica, y también en un empleo,

y también, todo lo que es una estructura de personalidad

y que puedan salir adelante

de todo ese bagaje generativo que han tenido a lo largo de su vida.

Algunos chicos del instituto no se encontraba allí.

De familias desestructuradas,

y en Norte joven, en el instituto,

crear un ambiente con el siguiente objetivo,

y se cree en él, es crear en él.

Te voy a demostrar que eres capaz porque yo creo en ti.

Es un reconocimiento del problema que hay para tratarlos.

En los institutos, efectivamente,

los profesores no sabemos, pero sabemos detectar.

Efectivamente, como decías,

puede ser por hacer o no hacer demasiado,

pero sí sabemos. La misión de los profesores es importantísima,

y la formación,

y la fundación es tan importante porque les das un futuro,

les permite obtener una nota y construirse.

Es muy gratificante lo que se hace,

los casos son muchos, acompañamos al chico de una forma integral,

desde todos los puntos de vista.

¿Por qué ha fallado en el pasado?

Te vamos a poner el disparadero de el éxito,

vamos a tratar tus problemas con los familiares,

un acompañamiento en el que el chico va a tener éxito, en muchos casos.

Seguimos en directo, en pleno debate,

está aquí el hastag.

La clave lo has dicho, que es creer en ellos,

con un entorno que les de confianza, poder salir adelante como se puede,

pero como vosotros creo que hay muy poquitos.

En las familias con las que convivo,

hay muchísimos chicos que acabar en fracaso escolar,

y que se detecta en la escuela, no lo veo,

en la escuela se debe detectar otro tipo de problemas,

no solo se detectan sino que se gravan.

Muchos niños traumatizados son retraumatizados,

porque se aplican castigos, expulsiones, no se les entiende

como y se agravaron. Por la experiencia vivida personalmente,

muchos niños están absolutamente abandonados

en los colegios no nos se les entienda,

desde luego, se les excluye,

no nos ocupamos de ellos,

y con las pruebas de conducta , pues es expulsado.

-En el instituto no hay suficientes medios. Con un grupo pequeño,

que puedes ocupar tus alumnos y alumnas,

vas a crear un ambiente en el que van a poder confiar en ti,

vas a poder detectar y darles confianza para hablar contigo

o hablar con el departamento de orientación

que en los institutos es tan importante.

Me parece que los medios son muy importantes.

Si tienes 30 chicos, y uno disfuncional,

sabes que pasa algo, o que nadie te haya informado,

a veces le pasa de algo.

Tienes que dar clase, hay programas en otros institutos

que no se que haya grupos pequeños, pero a veces no es suficiente.

En fracaso escolar, ponen su fracaso en parte del sistema.

No tendría que existir una fundación como ANAR, o Norte joven,

pero es necesario, porque es una respuesta desde los institutos,

porque lo que digo que esos fundaciones que permiten

que los problemas... Que haya esos fundaciones

que rescaten estos chicos, que se creen capaces,

me parece importantísimo.

Importante el testimonio de Pilar, ha conseguido el sí de todos.

Desde luego, su testimonio vale muchísimo,

el plano tan importante de los profesores que quieren colaborar

y quieren hacer algo.

Desde Fundación ANAR, nuestro centro de estudios observamos

que ver los centros escolares, sin duda, los profesores

se implican, pero les faltan nervios. A veces tienes miedo,

y desde Fundación ANAR que sepan que también estamos para ayudarles,

la familia de los centros escolares, para que cualquier profesor

se pueda apoyar. Tienen miedo, porque a veces pueden encontrar

señales que les hacen pensar que se puede estar produciendo un maltrato,

pero quién se enfrenta a veces el padre que es violento.

Hay un estudio de Fundación ANAR

que los profesores y que el porcentaje no reconocía

las señales y solo un 16% de los casos.

Solo el 16% de los casos eran detectados en el centro escolar.

Pueden detectar cómo tienen que reducir las clases,

pero que está nuestro recurso. No debería haber un centro educativo

que de no ser parte de nuestra Fundación ANAR.

Está toda la noche rodando,

buenas noches.

Buenas noches, Mamen.

Buenas noches a todos en plató y a los que estáis activos desde casa.

Al iniciar el programa lanzábamos una serie de preguntas.

Una de ellas es si puede el confinamiento causar trauma

en nuestros menores. El 76% habéis dicho que sí,

frente a un 24 que considera que no.

Es una noche plagada de testimonios tanto en el plató

como en redes sociales. Twitter muy activo.

Este resalta el testimonio de una muchacha que dice que tendría

que ser obligatorio en institutos, centros de menores y en todos lados,

que se den cuenta de que su situación no les va a determinar

el futuro. Y el mensaje para Luda,

por lo bien que expresa su dolor emocional.

Tenemos que saber escuchar. Y recomiendan el monólogo de Pamela.

Y testimonios muy personales que, sin duda, nos invitan a reflexionar.

Por ejemplo este.

Este nos ha enternecido.

Muestra la utilidad de este programa que nace con esa vocación

de servicio público.

En cada niño se debería poner un cartel que dijera:

"Tratar con cuidado. Contienen sueños".

Gracias a todos los que estáis en las redes sociales con ese debate

en paralelo en las redes sociales. O seguimos leyendo muy atentos.

Gracias.

Les recuerdo que ese hashtag está latente en la semana

para recoger todos sus testimonios.

13 años de abusos por parte del marido de mi madre.

¿Cómo se puede vivir 13 años así?

¿Qué tipo de trauma y cómo solucionar eso,

si es que tiene solución?

El monólogo de Pamela en Benalmádena.

A pesar de la pandemia sigue estando con el mensaje en pie.

Siempre acabamos cada noche buscando soluciones.

¿Cómo educamos en igualdad? Es una de las claves de todo esto.

Si nos dejan.

Como dice la canción.

Habéis visto en redes o de la falda de Mikel.

Ese chaval del País Vasco que se ha puesto falda para reivindicar

que hay libertad, que con eso no se puede cosificar

y que no hay que clasificar a nadie. Con falda o sin falda.

Y todo para apoyar a otro que habían castigado por llevar falda.

-Le castigaron los padres en casa. Y el profesor también.

Le mando al psicólogo.

-Confío mucho en que las personas que hemos vivido traumas,

que nos ven aquí, hay un recorrido hasta que llegamos a hablarlo,

aunque lloremos y nos devolvamos.

Hay un recorrido y ganas de ayudar a los demás.

Queremos ayudar al resto de gente.

Yo no sabía porque no me lo habían contado en el instituto

o no me habían dado una charla. Educar en igualdad, si nos deja.

Hay una pandemia, pero dar un taller en un espacio seguro

y con voluntad del profesorado que nos reciba la gente quedamos

los talleres para que las criaturas piensen

y puedan identificar situaciones.

El profesorado puede no tener todas

las herramientas y alguien de fuera te explica cómo hacerlo.

Y si hablo de mi experiencia se abre todo.

Tú monólogo sorprende por eso.

Empieza la cosa y no sabes si va de ficción o un cuento más

y empiezas poco a poco a ser más clara y no hay ninguna duda.

Ves que hay una verdad tremenda.

Educar es fundamental.

Es importante que haya organizaciones

o personas como Pamela que pongan en marcha proyectos en centros

educativos y que el profesorado y las direcciones de los centros

los reciban con fuerza y energía.

Y más importante todavía que no dependa solo de Pamela

que suceda en los centros educativos y que se garantice en el currículo

educativo unos contenidos que, de cualquier manera,

se van a cursar y que van a estar presentes.

Lo que no puede ser es que dependa de las direcciones de los centros.

Tiene que garantizarse. Es un contenido que debe aparecer.

Quizás la ley nueva de protección al menor

y de educación lo consiga.

Debería aparecer con claridad esto.

¿En qué momento podemos decir que hemos pillado a tiempo

a una persona que da estas señales?

Lo ideal sería cuanto antes.

Pero siempre es un buen momento para cogerlo y empezar a trabajar.

Vivir con trauma es difícil. La vida es difícil en sí.

Con trauma, mucho más.

Es maravilloso y esperanzador. Siempre es buen momento.

La iguala fase, aunque crean que están devueltas de todo.

Siempre es buen momento.

La vida puede ser mucho mejor.

Cuando estás en trauma estás en modo supervivencia.

Te cuesta tener buenas relaciones, te metes en líos

y no te entiendes a ti mismo. En el modo normal es cuando te entiendes,

gestionadas y tienes que madrugar.

Es difícil, pero mucho mejor que la anterior.

Hay esperanza, en cualquier caso.

Más de un telespectador está preguntándose en qué consiste

el MDR, si hay que poner electrodos o algo externo a la persona.

En realidad es un protocolo.

Podemos utilizar un aparato de estimulación bilateral que vibra.

Lo podemos ver enseguida.

Estimulación bilateral. En las manos.

La vibración se recoge en los dos hemisferios

de forma alternativa. Visual sería...

Vamos a estimular el hemisferio derecho y el izquierdo.

El emocional y el racional.

Eso es. No es exactamente así, no está dividido, pero un poco así.

Y la otra forma, la de procesar información específica,

se hace utilizando el movimiento REM. Lo tenemos de forma innata.

Se hace en los sueños. Utilizamos ese mismo proceso

y mecanismo para reprocesar la información que queremos

específicamente.

Conectamos desde las tripas, desde las emociones,

y toda la información sube.

La información es mucho más rica, da más matices

y nos da cosas podemos tener grabadas en nuestra memoria

y que no hemos sido capaces de traer.

Este proceso no nos permite reescribir la historia.

No tenemos la máquina del tiempo.

Pero podemos cambiar como lo hemos vivido y el impacto

que tuvo en nosotros. Eso sería curar el trauma.

Es decir, va al subconsciente.

-El subconsciente es de lo que no eres consciente y está grabado.

No sé que está, pero está. Es algo que no me acuerdo.

Vamos a arrancar desde las tripas

y poner en común información intelectual, más intelectual,

la que utilizamos habitualmente. Pensamientos, ideas, razonamientos,

con información de las tripas.

No estamos tan acostumbrados a leer.

En cuanto empiezan a moverse y generar malestar todo el mundo tira

de medicación o tratar de calmar

y no ponemos la oreja para ver qué pasa.

Nosotros sí vamos a hacerlo y ponemos en común esta información.

El dolor emocional...

Con esto se llega al origen del dolor emocional.

Yo conocía esta técnica y puede ser muy eficaz, pero hay muchos chavales

que estaban tan traumatizados y se han seguido retraumatizado

y no van a ir a la consulta.

El problema es conseguir que el chaval vaya a la consulta.

-Lo primero es difícil saber que uno ha sufrido un trauma.

De hecho no llaman.

No llaman porque ha pasado un trauma.

Llaman por problemas de otro tipo.

El padre te lo trae porque el niño da problemas o tienes tres

o está deprimido le pasan cosas, pero no porque ha vivido un trauma.

Muchas veces no se identificó,

o ocurrió hace mucho y creemos que estáa pasado

o no le di la importancia que tenía. Respondiendo a tu pregunta

de qué han hecho terapias que igualan re traumatizado, sí.

Es posible.

-No, no terapias. En el colegio o las propias familias.

Yo conozco chavales con daños muy tempranos...

-Que la patología se ha hecho más grande.

-Sí. Al no atenderles, el daño estaba ahí,

pero es la invisibilidad y no atención por ningún estamento

ni Sanidad ni Educación, ni las familias,

que no sabemos hacer las cosas bien porque no nos han enseñado,

los hemos ido traumatizado y llega un punto en el que lo abandonan todo

y no quieren hacer nada.

Se trata de prevenir antes de que llegue esa situación.

Y en salud mental en España no tiene especialidad en psiquiatría juvenil.

No tenemos especialidad en infantil.

Somos el único en Europa junto con Bulgaria.

Y dentro de los centros educativos no hay la figura

de alguien que se ocupe de esto.

Hay muchos chavales de 15 o 13 años que están en sus casas,

deprimidos, que no pueden con su vida y no quieren ir al colegio

porque allí lo pasan fatal y no hay nadie que vaya a buscárlese a casa.

Una persona que trabaja y está malo deprimido, se pide una baja.

El chaval tiene que ir a clase porque es obligatorio.

Nadie va a buscar ese chico y ayudarle.

Levanta la mano Carlos.

Estamos ya en las soluciones.

Los he tenido en mi tutoría.

Chavales que estaban realmente deprimidos

y les faltaba, quizá por esa desconexión, esa iniciativa

de levantarse. Y sus padres, por lo que fuese, no estaban ahí.

Y seguimos los protocolos de absentismo

y estamos pendientes de ellos y el tutor lo traslada al departamento

de orientación que hace un seguimiento, llama a las familias

y, si no, al trabajador social.

¿Consigue algo?

En mi experiencia, sí.

En el camino se quedarán muchos.

Hacen falta más medios en todo.

Pero se mejora la conciencia en los centros

y hay mucha gente involucrada.

-A los chicos les anima mucho, y donde tienen éxito y se enganchan,

es porque tenemos talleres.

Los talleres les gustan, tienen éxito, lo hacen bien,

empiezan a hacer cosas, y eso les reconduce.

Hace que ellos mismos se valoren y empiezan a hacer

Hace que ellos mismos se valoren y empiezan a hacer

bien un circuito eléctrico. Es complicadísimo diles sale

y todo lo demás... Es nuestra gran zanahoria,

pero además le estamos formación general y se pueden sacar el título

de secundaria para adultos y empiezan a reconstruirse.

Es todo un programa de acompañamiento.

Estamos en esa reflexión final.

Voy a utilizar la palabra de la zanahoria. Tengo seis zanahorias.

Es difícil resumir el programa.

Yo pienso que hay algo que no se supera. Es acostumbrarte a ello.

Poco a poco vas diciendo que sí, pero es algo que no se supera.

¿Nunca lo vas a superar?

Yo creo que ya lo ha superado.

Quizá por la diferencia de edad...

Yo al principio pensaba que no lo iba a superar nunca.

Se supera y se sale fuerte y fortalecida,

pero forman parte de mi historia.

Lo que hago es integrar que me pasó eso.

Perdí mi adolescencia por mi primer novio. Pero he tirado adelante.

Y muchísima gente.

Qué bonito es esto.

Hay un pensamiento en el que creen que es un suceso del pasado

que haya afectado en la infancia seguirá afectando toda la vida

y es irracional. Podemos cambiar. Tenemos la posibilidad de hacerlo.

Solo el cambio es permanente.

Desde la fundación queremos transmitir que si eres un niño,

niña o adolescente que nos está escuchando,

que sepas que estamos aquí para ayudarte y podemos ayudarte.

Y si eres una madre como un profesor o alguien de su entorno

que sabe de algún menor que este sufriendo, que nos llame,

porque nuestra misión es esa.

Y en el chat.

Ellos se sienten muy cómodos a través de la web

y de forma gratuita y anónima, 24 horas,

los psicólogos están deseando ayudar.

-Yo me quedo sobre todo con ellas.

Me ha parecido maravillosamente bien cómo han contado la experiencia.

Hay dos cosas importantes.

Dedicar más tiempo a la prevención,

ver cómo podemos evitar que esto pase y los mecanismos concretos

para evitar que pase. Y cuando haya pasado, ver qué recursos podemos dar

para que no haya que cargar con el coste que supone.

-Yo creo que es muy importante ser conscientes de que el cuidado

de la infancia es una prioridad brutal.

Cuidar bien a la infancia. Las consecuencias son muy graves.

No podemos cambiar el pasado de los niños, si podemos cambiar el futuro.

Requiere algo de todo el mundo.

Tenemos que ser las familias que sepamos y que nos formemos

para reparar y cuidar bien a nuestros hijos.

Los profesionales de todos los ámbitos.

Los políticos también tienen que ponerse las pilas y de recursos.

Si no, nadie puede avanzar. Y la sociedad y cambiar la mirada.

Cuando se vea chavales con dificultades no haberles

como los malos o los delincuentes, los mal educados,

sino ver al niño herido que quizá hay detrás de todo eso.

Es un trabajo que tenemos que ir todos juntos de la mano.

Estamos hablando de cuidar el planeta, pero hay que cuidar

a los niños. No sirve de nada un planeta sin niños,

que son el futuro. Y es su derecho.

Acabamos contigo.

Yo me quedo con una frase que sale en la serie.

Bueno, una palabra, porque es en alemán y larguísima.

Dice que hay que hacer las paces con el pasado y seguir adelante.

En mi nunca va a desaparecer.

Me voy a quedar a caballo entre superarlo y estar ahí.

Es una cosa subconsciente y creo que puede mejorarse.

Ya mejorado.

Pero sobre todo es aprender a vivir con ello y que vaya bajando

la intensidad poco a poco y hacer las paces con ello

y saber que no fue culpa mía,

y todas estas cosas que tenemos a veces.

Gracias por hablar tan claro.

Sé que habéis vencido otro día más los miedos.

Gracias y ánimo.

He ido anotando algunas cosas durante todo el programa.

Falta de diagnósticos adecuados,

de profesionales especializados dentro del sistema educativo,

consecuencias a las soluciones no acertadas y personas infelices.

Todos habéis coincidido en que a veces es tan fácil como escuchar

y respetar. Unos lo han llamado amor y otros respeto.

Gracias por estar aquí una noche más, en directo,

y la semana que viene los chicos empiezan a salir del túnel.

Ojalá llegue una noche en la que podamos sonreír de principio a fin

porque hemos dejado atrás los problemas.

Vamos a hablar de pedir perdón y de arrepentimiento.

Saben esa metáfora del plato que se rompe en 1000 pedazos

y que por mucho que estés pidiéndole perdón jamás se va a recomponer.

Pues nos hemos hecho una pregunta.

¿A quién sana más pedir perdón? Con ese mensaje les dejo.

Les espero el lunes. Feliz semana.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

¿Quién educa a quién? - Programa 8

09 nov 2020

Millones de menores en el mundo crecen sin los cuidados necesarios para asegurar un desarrollo adecuado de sus capacidades intelectuales y físicas, ya sea por falta de apego o de alimento, por crecer en ambientes de violencia en el hogar o en zonas de conflicto. Y una gran mayoría de ellos desarrollan traumas que ponen en peligro su vida, su salud mental y su futuro. En ‘¿Quién educa a quién?’ se habla sobre esos niños y esos traumas: ¿en qué les estamos fallando?
Para entender por qué una sociedad moderna y evolucionada sigue fracasando a la hora de cuidar a los más vulnerables están en el debate Pamela Palenciano, actriz y comunicadora, feminista militante; Ikrame Choudna, estudiante que viene a contar como se sobrevive con una sonrisa a una infancia de novela de Dickens; Carlos Sanguino, responsable de infancia de Amnistía Internacional; Benjamín Ballesteros, psicólogo y director de programas de la Fundación ANAR que gestiona el teléfono de ayuda a la infancia; Luda Merino, estudiante adoptada con tres años en un orfanato ruso y a la búsqueda de sus orígenes; e Inmaculada Fernández-Baíllo luchadora incansable por los derechos de los menores con trastorno de apego. Además, como siempre, docentes padres y especialistas en grada completan con sus comentarios el debate.

ver más sobre "¿Quién educa a quién? - Programa 8" ver menos sobre "¿Quién educa a quién? - Programa 8"
Programas completos (10)

Los últimos 21 programas de Quién educa a quién?

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios