Presentado por: Evelyn Segura Dirigido por: Judith Fernández Escobar

'¡Qué animal!' es la nueva serie documental de La 2, en la que la bióloga Evelyn Segura viaja a los rincones más icónicos de nuestro territorio para descubrirnos los misterios de la fauna y de la flora autóctonas. Con ¡Qué animal! podremos entender tanto a los animales como a nosotros mismos. Tanto es así que en cada capítulo compararemos la habilidad de una de las especies protagonistas con la de un personaje famoso. Símiles con un trasfondo de humildad para los humanos, a la vez que muy estimulantes: ¿podremos algún día entender e imitar los logros de los animales?

4823294 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos ¡Qué animal! - Fauna urbana - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad-TVE.

¿Pueden detectar las palomas enfermedades humanas?

¿Tienen remordimientos las ratas?

¿Qué aves construyen nidos de hasta 50 kilos?

¿Es cierto que a los ratones les chifla el queso?

¿Pueden las gimnastas del equipo olímpico español

ser tan flexibles como las cucarachas?

Una ciudad no parece el sitio más adecuado

para descubrir animales salvajes.

Polución,...

ruido...

y miles de humanos dispuestos a echar a cualquier intruso

que no sea una mascota.

Hay una gran desconexión.

Los que viven en las zonas más urbanizadas

no ven nada salvaje en muchos días que no sea una paloma o una rata.

Si pierdes la conexión con la naturaleza,

pierdes una fuente de enorme placer.

Precisamente este entorno tan modificado por la mano del hombre

genera oportunidades que algunas especies

están dispuestas a aproverchar y nosotros a observar.

Una ciudad como Madrid

puede acoger más de 100 especies autóctonas de vertebrados

y a un número casi incontable de invertebrados.

Los parques urbanos, por ejemplo, aunque son espacios artificiales,

son un polo de atracción para algunos animales.

Otras especies aprovechan las estructuras

que los humanos hemos creado

para vivir en condiciones mucho mejores

que las que tendrían en un entorno natural.

Vamos a lanzarnos a la jungla de asfalto a encontrarlas

y a descubrir qué animales se han adaptado mejor

a las grandes urbes y se han convertido

en la verdadera fauna urbana.

Sin duda, unas de las especies más emblemáticas

de las ciudades españolas es la paloma doméstica.

Aunque no hay cifras exactas, se calcula que Madrid o Barcelona

alojan a más de 80.000 ejemplares en sus calles.

No son muchas si tenemos en cuenta que a finales de los años 90

se estima que solo en Barcelona había más de 180.000.

La superpoblación puede representar un problema.

En Barcelona, por ejemplo, se ha puesto en marcha

una prueba piloto para controlar el exceso de palomas

con anticonceptivos.

Se han instalado dispensadores de alimentos

que contienen pienso con nicarbazina,

una sustancia que impide la ovulación de las hembras.

¿Pero por qué hay tantas palomas en las ciudades?

¿Qué encuentra esta especie en estos espacios

aparentemente hostiles?

Las paredes verticales de los edificios

y sus numerosas hoquedades, se asemejan al hábitat natural

en el que vive su pariente salvaje: la paloma bravía.

El ancestro silvestre de la paloma doméstica

construye sus nidos en sitios poco accesibles

como roquedos y barrancos,

un hábitat parecido al que generan los edificios urbanos.

Por eso no vemos nunca polluelos en las ciudades.

La paloma tiene un vuelo rápido y directo, con batidas potentes.

Como su pariente urbana, la bravía es muy territorial

y no realiza grandes desplazamientos.

Quizás no sean los animales más agradables de la ciudad

pero han demostrado unas capacidades increíbles

en el diagnóstico de enfermedades.

Investigadores de la Universidad de California

han revelado que las palomas pueden identificar tumores

en mamografías humanas.

Les mostraban imágenes de tejidos sanos y enfermos para entrenarlas.

Las mejor adiestradas acertaban un 99% de los nuevos casos

que les planteaban.

Pero por mucho que sepan identificar tumores,

difícilmente aprobarían la carrera de medicina.

Su cerebro es minúsculo, del tamaño de la punta de un dedo.

Aún así, han demostrado una inteligencia visual increíble.

La clave está en la estructura de sus ojos.

Tienen 5 receptores distintos de colores.

Los humanos disponemos solo de 3.

Hay que tener buena vista para encontrar semillas y granos

que se confunden con el suelo.

Pero lo más curioso es que, a pesar de su extraordinaria

capacidad visual, no saben completar figuras.

Mientras que muchas aves y los primates

podemos deducir en cuál de estas opciones

el cuadrado y el triángulo están bien encajados,

las palomas no lo consiguen.

No saben completar figuras mentalmente,

algo que para nosotros es tremendamente obvio.

Una posible explicación a este fenómeno

es que las palomas vuelan.

Y para volar hay que ser lo más ligero posible.

Completar figuras requiere cerebros más grandes,

con más neuronas.

Un peso en sus cabezas que han tenido que ahorrar

para poder volar.

Hay muchos factores que condicionan

la vida de los habitantes de las grandes urbes.

Por ejemplo, la temperatura, que es más elevada

que en las zonas que las rodean.

¿Por qué en las ciudades siempre hace más calor que en el campo?

Algunos estudios apuntan que la diferencia de temperatura

puede ser de más de 6 grados de media.

Este fenómeno se conoce como "isla de calor"

y se debe al efecto albedo.

Parte de la radiación solar

que llega a la superficie de nuestro planeta

se refleja de nuevo hacia la atmósfera,

el resto lo absorbe la Tierra.

El efecto albedo se produce en las ciudades y en el campo

pero de forma diferente debido a la composición del suelo.

El pavimento conserva el calor

mientras que la hierba utiliza la energía del sol

para la evapotranspiración, es decir, libera agua,

de ese modo refresca el ambiente.

Por eso el hormigón está a 26 grados y la hierba a 22.

Las ciudades, además,

emiten muchos gases con efecto invernadero

que impiden que el calor, que ha rebotado en el asfalto

escape hacia la atmósfera.

Así que vuelve a bajar y, por eso, la temperatura todavía sube más.

En las ciudades, el principal gas de efecto invernadero es el CO2,

que emiten en grandes cantidades

los vehículos que utilizan combustibles fósiles.

Vamos a recrear a pequeña escala cómo actúa la contaminación.

Si mezclamos vinagre,...

con bicarbonato...

podemos obtener fácilmente CO2.

Con una lámpara de infrarrojos simularemos la radiación solar.

Vemos que en el recipiente donde hay CO2

la temperatura es más alta.

A gran escala, esto contribuye a que las ciudades

sean islas de calor.

Las emisiones de CO2 de origen humano

no han dejado de aumentar desde finales del siglo XIX

y se aceleraron a finales del XX.

Hemos pasado de unas 300 partes por millón de este gas en 1900,

a más de 400 en la actualidad.

Naturalizar las ciudades y apostar por energías limpias

no solo haría nuestros veranos más soportables,

también ayudarían a reducir los efectos del cambio climático.

Las cloacas son otro invento humano que algunas especies han colonizado.

Las ratas son habituales en el subsuelo de las ciudades

y Barcelona es la primera gran urbe que está elaborando un censo

para saber cuántas viven aquí.

Todavía no se conoce el resultado del estudio.

De momento, vamos a ver si nos encontramos con alguna.

Como las palomas, encuentran en las ciudades

un hábitat ideal para vivir.

Recovecos donde construir sus madrigueras

y abundante comida que los humanos tiramos por doquier.

Las ratas tienen mala fama.

Durante el SXIV se las culpó de extender la temible peste negra,

en realidad, eran sus pulgas las que transmitían la bacteria

que provocaba esta enfermedad.

Además, un estudio reciente liderado por investigadores

de la Universidad de Oslo, demostró que no eran las pulgas de la rata

sino las de otro rodeor, el gerbillo,

las responsables de la infección.

Las ratas son neofóbicas, es decir, temen las cosas nuevas.

Se muestran precabidas y desconfiadas

ante aquello que no conocen.

Por eso resulta difícil acabar con ellas con veneno.

Ante un alimento nuevo prueban un poco

y esperan a si les produce algún efecto tóxico.

Parece que huelan el peligro a la legua.

Desde tiempos inmemoriables, donde viven humanos, viven las ratas

así que si no representan un riesgo sanitario

quizás sea más aconsejable acostumbrarse a su presencia

que temerlas.

Además, se parecen más a nosotros de lo que podemos imaginar.

Adelante, por favor...

En 2014, científicos de la Universidad de Minnesota

realizaron un experimento muy interesante

que demostró que las ratas, como los humanos,

se arrepienten cuando toman decisiones equivocadas.

Los investigadores presentaban distintas opciones de comida

a las ratas, unas más apetecibles que otras.

Algunos roedores eran pacientes

y esperaban a que llegase su plato favorito.

Pero si tras la espera les ofrecían un alimento poco atractivo

se arrepentían por no haber elegido antes.

Los científicos podían distinguir este sentimiento

a través de la actividad de su cerebro.

A este experimento le llamaron "la cola del restaurante".

Los humanos también lo sufrimos.

Si en nuestro restaurante favorito hay mucha cola, nos vamos a otro.

Pero no sin sentir una cierta frustración.

Los ratones suelen caernos más simpáticos que las ratas.

A diferencia de sus parientes más grandes

son muy curiosos e investigan constantemente el territorio.

Tienen un oído muy fino.

Pueden percibir sonidos en un rango 4 veces mayor que los humanos

y doblan el de los perros.

Pero su sentido más agudo es el olfato.

Gracias a él se reconocen entre ellos

y pueden detectar alimentos en mal estado.

En el imaginario popular los ratones adoran el queso

y harían cualquier cosa por un pedazo de este manjar.

Pero un estudio de la Universidad de Manchester

ha revelado que en realidad prefieren alimentos ricos en azúcar.

Parece que el olor del queso es demasiado fuerte

para su refinada nariz y que solo lo comen

si no encuentran una alternativa mejor.

Su miedo a los gatos también es legendario,

pero en este caso, cierto.

Científicos del centro de investigaciones

Scripps Research Institute de California

han descubierto que la saliva de los gatos contiene

unas proteínas llamadas MUPS

que provocan una reacción de terror en los ratones al olerlas.

Cuando los investigadores impedían a los ratones

detectar estas proteínas,

los roedores se acercaban confiados al gato,

que no desaprovechaba una ocasión así.

El gato es otra especie que encontramos en las ciudades

y no como mascota.

También vive en la calle.

En Madrid se estima que hay, nada más y nada menos,

que unas 400 colonias de gatos callejeros.

La mayoría son asilvestrados. Ellos o sus progenitores

en algún momento fueron gatos domésticos.

En los entornos menos urbanos pueden suponer un riesgo

para otras especies de mamíferos, aves, reptiles y anfibios

ya que son unos excelentes cazadores.

Los gatos preservan gran parte de las características

de comportamiento de sus primos félidos salvajes

como el lince o el gato montés.

Un estudio de la Universidad de Edimburgo

los definió como leones en miniatura en referencia a su personalidad.

A excepción de los guepardos

todos los félidos pueden retener sus garras

dentro de una vaina protectora cuando no las necesitan.

Al gato le sirven para rascarse, cazar

y trepar con una agilidad asombrosa.

El problema es que debido a su anatomía

solo las pueden clavar en dirección ascendente

y los obliga a bajar marcha atrás.

(Maullido)

Algo que no siempre consiguen.

(Maullido)

Como las ratas, los gatos cohabitan con los humanos

desde tiempos inmemoriales.

Aunque hay indicios de convivencia hace ya 9.000 años

sin duda fueron los egipcios

los que iniciaron el proceso de domesticación

hasta las mascotas que conocemos hoy en día.

A priori, estos félidos no parecían ser buenos candidatos

para ser domesticados.

Los individuos salvajes son cazadores territoriales,

solitarios y no viven en comunidades jerárquicas.

Es probable que los marineros embarcasen a los gatos en sus viajes

para luchar contra los roedores.

En el antiguo Egipto determinados animales

eran representados como seres divinos.

Halcones, ibis, cocodrilos o gatos eran momificados tras su muerte.

Gracias a técnicas radiológicas se ha podido identificar

el contenido de las momias.

La que vemos tiene más de 2.000 años

y está envuelta con 10 capas de vendas.

Esta es la diosa Bastet

que simbolizaba el hogar y la alegría de vivir.

La convivencia con los gatos

ha dado lugar a numerosas leyendas entre los egipcios

y también en otras culturas más lejanas.

Un buen día, el dios nórdico Thor

descubrió que le habían robado su poderoso martillo.

Acudió a pedir ayuda a Frejya, la reina de los gatos,

que llegó cruzando el cielo con su particular medio de transporte

un carro tirado por dos felinos.

Frejya le prestó a Thor su capa mágica de plumas

con la que descubrió que su martillo lo había robado

el rey de los gigantes de hielo y que lo había escondido

en el lugar más profundo de la tierra.

Para devolvérselo, el gigante exigió que Frejya se casase con él.

Cuando Thor le transmitió la demanda, la diosa de los gatos

reaccionó tan airadamente a tan deshonesta proposición

que Thor no tuvo más remedio que vestirse de novia

para recuperar su preciado martillo.

El calor que desprenden las cocinas, los restos de comida y la humedad

componen el hábitat ideal para un invertebrado

que suele provocar pavor y asco a los humanos.

Aunque existen unas 5.000 especies de cucarachas

descritas en la naturaleza,

las que podemos encontrar en un hogar

suelen pertenecer solo a 3.

Una de las claves de su supervivencia

es que pueden pasar largos períodos sin comer.

Y aunque no digieran directamente la celulosa

de los alimentos vegetales, alojan bacterias

en su sistema digestivo que degradan este compuesto.

Las cucarachas están en nuestro planeta

desde hace más de 300 millones de años

y es posible que sigan aquí cuando los humanos ya no estemos.

Un estudio reciente de la universidad de California

investigó por qué es tan difícil matar a una cucaracha pisándola.

Su secreto: es porque tienen un exoesqueleto duro

pero muy flexible.

De este modo pueden comprimir su cuerpo

de una forma increíble sin morir.

Por eso, también pasan sin problema por debajo de las puertas.

Las cucarachas, además, están entre los insectos

más rápidos del planeta.

Pueden ir a la escalofriante velocidad de 5'5 km por hora.

Vale, dicho así no parece ningún record,

pero si lo comparamos con el tamaño de su cuerpo

es más rápida que el guepardo, el animal terrestre más veloz.

(MÚSICA)

La gimnasia rítmica es un deporte que requiere

fuerza física, flexibilidad, destreza y coordinación.

Y nuestro equipo olímpico tiene todas esas cualidades.

(APLAUSOS)

Sus integrantes ganaron la medalla de plata

en los JJOO de Río de Janeiro

20 años después

de la última conseguida por un equipo español.

Supongo que el momento cuando ganasteis esa medalla

fue uno de los más increíbles de vuestra vida deportiva.

¿Cómo lo recordáis?

La verdad que parece como si fuera ayer.

Fue una emoción muy intensa, es el máximo sueño de un deportista

subirse a un pódium olímpico y nosotras con muchísimo trabajo,

superando muchos obstáculos, lo hemos hecho realidad.

Quién nos lo iba a decir.

Yo no sé si os gustan mucho las cucarachas...

(RIEN) No mucho.

Estos animales...

una de las cosas más espectaculares que tienen

es que tienen una flexibilidad increíble

y en relación al tamaño que tienen también son muy, muy rápidas.

Alcanzan velocidades enormes.

Son dos características

que para gimnastas como vosotras tan importantes

velocidad, flexibilidad...

Bueno, a ver, creo que has ido a preguntarle lo de la cucaracha

a la que más pánico tiene (RIEN).

-Hemos comprobado que son muy rápidas

-Sí, eso lo hemos comprobado, porque nos hemos encontrado aquí una...

Y yo creo que sí,

que la flexibilidad, sobre todo en este deporte,

es algo muy importante.

Hay algunas que ya nacen con ese don

y otras que tenemos que trabajarlo un poco más.

Las cucarachas, en este caso, no necesitan entrenar...

¡Qué suerte! (RIEN)

En eso os vencen.

Y aparte, durante toda su vida, son flexibles.

¿Pasa lo mismo con vosotras? ¿Sois flexibles siempre,

desde que nacéis con ese don o se va perdiendo con la edad?

¿Se va endureciendo el cuerpo?

A medida que vas cumpliendo años la vas perdiendo

porque como esta flexibilidad es trabajada, se pierde antes.

¿Se pierde antes?

Sí. En cambio, si naces así,

ya te dura toda la vida, prácticamente.

Pero si lo vas trabajando poco a poco, sí que se pierde.

Sandra, si hiciéramos una competición

entre nuestras amigas las cucarachas y vosotras,

en temas de flexibilidad

¿quién creéis que ganaría en esta competición?

Yo creo que el equipazo (RIEN)

¡Así me gusta! La confianza en el equipo.

Al menos todos los años de trabajo yo creo que sí se notaría y...

haber usado una buena técnica

y el conjunto, yo creo, que gana sin duda.

-Es más, retamos a las cucarachas a una competición de flexibilidad.

¡Fantástico! ¿Las podemos retar entonces?

Sí, pero yo me lo pensaría... -Pero que estén controladas,

que estén controladas, que luego...(RIEN)

-¡De lejos, de lejos!

Y entonces, comprobamos dónde están los límites.

Alejandra, ¿hay algún límite?

Para vosotras, ¿hay límites de flexibilidad?

¿Podéis contorsionar vuestro cuerpo hasta cierto punto?

¿O no hay límites si hay ese esfuerzo?

En el mundo del deporte,

yo creo que los límites muchas veces te los pones tú, ¿no?

Nosotras hemos intentado no tener límites,

he intentado superar todas las barreras

ir a por todo lo que deseábamos,

pero es verdad que en cuanto a flexibilidad,

el cuerpo tiene sus límites, ¿no?

Anatómicamente no estamos preparados para los movimientos que hacemos

y hay que hacer un trabajo de flexibilidad,

pero también con conciencia.

Hay que saber qué es importante cuidar

y no pasarse para evitar lesiones.

La combinación de partes rígidas y flexibles

del esqueleto externo de la cucaracha,

le permite doblarse y soportar grandes presiones

sin sufrir daños importantes.

Así, las cucarachas ganan a los humanos,

ya que pueden comprimir su cuerpo para pasar por espacios

extremadamente estrechos.

En cambio, el esqueleto interno, los tendones y los músculos

son los que permiten a las gimnastas realizar posturas increíbles.

Algunas especies invasoras

también encuentran su espacio en la urbe.

La cotorra argentina ha colonizado desde hace algunos años,

muchas ciudades españolas y europeas.

Originaria de Sudamérica, es un ave de jaula popular.

Las sueltas intencionadas o los escapes

han propiciado su expansión.

Su franja climática de origen

es la misma que la de algunas ciudades españolas.

Por eso se siente aquí como en casa.

Se adaptan muy bien

y su único depredador natural en la ciudad

es el halcón peregrino.

Pero la cotorra argentina

solo representa un 15%, aproximadamente, de su dieta.

Es una especie gregaria que se desplaza en grupos.

(TRINO)

Casi siempre de forma bastante audible.

A pesar de su simpático aspecto

es un ave invasora que hay que controlar.

Construye nidos descomunales

que pueden llegar a pesar hasta 50 kg.

Una obra colosal compuesta por más de 20.000 ramas.

A menudo los comparte con otras especies de aves.

Incluso, con ardillas.

La ciudad es un sistema no natural

donde millones de humanos comparten espacio

con varios millones de individuos de otras especies.

Los animales que han sabido convertirse en urbanitas

son los que han sido capaces de adaptar su comportamiento

a los retos que supone la vida en la ciudad,

como encontrar nuevas fuentes de alimento,

evitar las molestias que causamos las personas

o comunicarse en ambientes ruidosos.

Algunos pensadores

como el americano Lewis Mumford o el escocés Patrick Geddes

propusieron el concepto ecosistema urbano.

Mumford y Geddes consideraban

que, como en cualquier otro ecosistema natural,

en la ciudad también se establecían

flujos de materia y energía entre las especies.

Ver las grandes urbes como ecosistemas

quizás nos ayude a encontrar formas de vida más sostenibles

para toda la fauna urbana,

incluidos los humanos que viven aquí.

Subtitulado por: M Cristina Rico de Mingo

¡Qué animal! - Fauna urbana

26:55 03 nov 2018

¡Qué animal! viaja a Madrid y Barcelona para descubrir qué animales se han adaptado mejor a las grandes urbes. En este episodio descubrimos si las ratas tienen remordimientos, si es cierto que a los ratones les chifla tanto el queso, desvelamos qué ave construye nidos de hasta 50 kg y si las palomas pueden detectar enfermedades humanas. Retamos también a las gimnastas del equipo olímpico español a ser tan flexibles como las cucarachas.

¡Qué animal! viaja a Madrid y Barcelona para descubrir qué animales se han adaptado mejor a las grandes urbes. En este episodio descubrimos si las ratas tienen remordimientos, si es cierto que a los ratones les chifla tanto el queso, desvelamos qué ave construye nidos de hasta 50 kg y si las palomas pueden detectar enfermedades humanas. Retamos también a las gimnastas del equipo olímpico español a ser tan flexibles como las cucarachas.

ver más sobre "¡Qué animal! - Fauna urbana " ver menos sobre "¡Qué animal! - Fauna urbana "
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Ecoloxía Azul

    Más sobre fauna urbana, en este caso gaviotas reproduciéndose en la urbe: https://ecologiaazul.com/2017/09/01/fauna-urbana-gaviotas-criando-en-la-ciudad/

    04 nov 2018

Los últimos 105 documentales de ¡Qué animal!

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 2:31 26 dic 2020 Pensemos en alternativas para reducir nuestro consumo de plástico: ¿Os imagináis una botella de agua que en lugar de contaminar incluso se pudiese beber? ¡Vamos a preparar envases de agua biodegradables y comestibles! Evelyn necesitará agua potable, alginato de sodio, - que es un azúcar que se obtiene de las algas -, y lactato de sodio, - una sal de origen vegetal -, disuelto en agua. Y un poco de colorante alimentario para darle un toque de color.

  • 2:27 26 dic 2020 'Qué Animal!' a Elsa Jiménez, directora de la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos, CRAM. Conoce de primera mano las amenazas que sufren tortugas o cetáceos porque hasta su centro llegan estos animales con síntomas de asfixia o con miembros amputados por los plásticos. A la Fundación para la Conservación y Recuperación de Animales Marinos, llegan tortugas como esta, a la que están curando. Han rescatado y liberado a más de 600 tortugas marinas y asistido a cientos de delfines y ballenas varados...Esta fundación es una referencia en Europa en cuanto a la recuperación de estas especies.

  • Marinos

    Marinos

    28:10 26 dic 2020

    28:10 26 dic 2020 El capítulo está dedicado a las especies que viven en los fondos marinos y hace una reflexión: el abuso de los plásticos está transformando los océanos. Las tortugas, por ejemplo, sufren sus consecuencias.

  • 6:48 23 dic 2020 ¡Qué animal! habla con los geomicrobiólogos Cristina Escudero y Ricardo Amils, del Centro de Astrobiología INTA-CSIC

  • 2:28 23 dic 2020 Los osos de agua son unos pequeños invertebrados descubiertos en 1773 y se han convertido en un organismo modelo para la astrobiología. Pueden resistir temperaturas tan extremadamente bajas porque en su organismo contiene sustancias anticongelantes, como el glicerol y la trehalosa. El nitrógeno líquido está a unos 200 grados bajo cero, mucho menos fría que la temperatura que soportaron en el espacio exterior los tardígrados, también llamados osos de agua, durante el experimento de la agencia espacial europea. Si sumergimos una rosa en nitrógeno líquido vemos como en pocos segundos, toda el agua de las células de la rosa se habrá congelado. Aunque su aspecto no cambia, tiene tantos cristales de hielo que se deshace en añicos.

  • Vida extrema

    Vida extrema

    28:20 19 dic 2020

    28:20 19 dic 2020 Programa de divulgación científica que repasará las curiosidades de la naturaleza y fauna de la península y las islas a través de sus hábitats.

  • 1:18 12 dic 2020 ¡Qué Animal! entrevista al biólogo Miguel Pérez Enciso, que ha formado parte de un equipo internacional de investigadores que ha secuenciado el genoma del cerdo y el de varios jabalíes de China y Europa. En la investigación han participado más de 40 instituciones y 150 científicos de 12 países. Enciso nos explica qué implicaciones tendrá el estudio en biomedicina y por qué el cerdo no le hace ascos a nada. Es investigador en la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) y da clases en la Universidad Autónoma de Barcelona y en el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG).

  • 2:39 12 dic 2020 Evelyn Segura, bióloga y presentadora del programa, nos explica este principio con la ayuda de un botijo. ¿Cómo puede enfriar el agua estando a pleno sol? La clave está en la evaporación del agua en su superficie.

  • Domésticos, parte 2

    Domésticos, parte 2

    28:15 12 dic 2020

    28:15 12 dic 2020 La domesticación ha sido una de las revoluciones más importantes de la historia de la humanidad. Las especies domésticas nos han proporcionado comida y compañía. También nos han permitido elaborar tejidos para protegernos del frío y conquistar territorios.

  • 1:34 05 dic 2020 En nuestra sección del experimento veremos cómo este gas es más ligero que el aire y también cómo libera calor ¡en la mano de nuestra presentadora!

  • 4:02 05 dic 2020 ¡Qué Animal! entrevista al prestigioso biólogo e investigador Miguel Pérez Enciso para saber en qué consiste el síndrome de la domesticación. Enciso es uno de los mejores conocedores de este tema en España. Es investigador en la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (ICREA) y da clases en la Universidad Autónoma de Barcelona y en el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG).

  • Domésticos. Parte 1

    Domésticos. Parte 1

    28:26 05 dic 2020

    28:26 05 dic 2020 ¡Qué animal! desvela lo que nunca nos contaron de los animales domesticados.

  • 5:47 28 nov 2020 ¡Qué Animal! entrevista a Berta Caballero, la conservadora de la colección de artrópodos del Museu de Ciències Naturals de Barcelona. Caballero ha realizado estudios sobre las redes tróficas de artrópodos en distintos ecosistemas mediterráneos. Nos explica que en la naturaleza existen animales parásitos que obtienen un beneficio de otro individuo, el “huésped”. Son relaciones desiguales en las que el parásito amplía su capacidad de supervivencia, y el huésped o no saca nada, o pierde parte de su capacidad.

  • Aprovechados

    Aprovechados

    26:01 28 nov 2020

    26:01 28 nov 2020 ¿Para qué gastar energía en buscar alimento o cuidar a la prole si alguien lo puede hacer por nosotros? En la naturaleza existen animales parásitos (a los que llamaremos "aprovechados" en este capítulo) que obtienen un beneficio de otro individuo (al que llamamos "huésped"). Son relaciones desiguales en el que el parásito amplía su capacidad de supervivencia y el huésped o no saca nada o pierde parte de su capacidad.

  • 5:21 21 nov 2020 ¡Qué Animal! entrevista a Ana Bermejo, bióloga y responsable del programa Migra de la Sociedad Española de Ornitología. Desde aquí dirige el Área de Estudio y Seguimiento de Avifauna. Bermejo nos desvela, entre otras cuestiones, la increíble gesta del charrán ártico. Es un ave de apenas 100 gramos, que realiza anualmente un viaje de más de 70.000 kilómetros, la migración más larga del mundo animal. Es la misma distancia que ir y volver de Madrid a Pequín… ¡4 veces!

  • Viajeros

    Viajeros

    28:05 21 nov 2020

    28:05 21 nov 2020 El Estrecho de Gibraltar es una zona de paso de muchas especies migratorias. ¡Qué animal! os propone un viaje por Cadiz, para descubrir cómo y por qué viajan los animales.

  • 4:03 14 nov 2020 ¡Qué Animal! entrevista a la investigadora y bióloga marina Laura Miralles. En 2016 lideró un estudio para la Universidad de Oviedo en que se halló la primera prueba mundial de hibridación entre dos especies de calderones, el común y el tropical. El estudio se desarrolló mediante el análisis del ADN de un diente de calderón recogido en la costa norte peninsular.

  • ¡Qué animal! - Sexo

    ¡Qué animal! - Sexo

    28:25 14 nov 2020

    28:25 14 nov 2020 La evolución inventó el sexo y resultó la forma más exitosa de reproducción en la naturaleza. Pero no se limitó al cortejo, la cópula y la descendencia. Inventó mucho más: masturbación, orgasmo, cambio de sexo, placer, harenes, homosexualidad. En este capítulo conocemos algo de la riqueza, la complejidad y el misterio de la sexualidad en el reino animal.

  • 2:44 07 nov 2020 Esta semana en ¡Qué Animal! descubrimos cómo funcionan las corrientes de agua fría y caliente en el mar, y por qué las temperaturas marinas pueden cambiar tan bruscamente según la profundidad. Así podremos comprender cómo algunas especies de atún, como el rojo, consiguen mantener su calor corporal pese al cambio de temperatura del exterior

  • 5:27 07 nov 2020 Qué Animal entrevista a Albert Martínez, director del Centro de Recuperación de Anfibios y Reptiles de Cataluña. Entre otras cosas, nos desvelará por qué algunos animales de sangre fría pueden pasarse varias semanas sin comer.

Mostrando 1 de 6 Ver más