Pueblo de Dios
Pueblo de Dios
Domingo a las 11.30 horas  

Dirigido por: Antonio Montero

El rastro de Dios, que el programa va siguiendo, le lleva a descubrir la infinidad de campos en los que la Iglesia está comprometida: pobreza, enfermedad, ancianidad, cultura, arte, vida contemplativa, minusvalías, juventud, campos de refugiados, niños de la calle, Sin Techo y Sin Tierra, mutilados de las minas antipersona, grandes catástrofes humanas, naturales o provocadas, etc.

Pretendemos hacer una comunicación que muestre el rostro de una Iglesia samaritana y provoque en la audiencia comunión, solidaridad y compromiso con los más desvalidos de nuestra sociedad y de nuestro mundo.

Nos aplicamos las palabras de Juan Pablo II: "Cada día, los medios de comunicación social llegan a nuestros ojos y a nuestro corazón, haciéndonos comprender las llamadas angustiosas y urgentes de millones de hermanos menos afortunados, perjudicados por algún desastre, natural o de origen humano; son hermanos nuestros que están hambrientos, heridos en su cuerpo o en su espíritu, enfermos, desposeidos, refugiados, marginados, desprovistos de toda ayuda; ellos levantan los brazos hacia nosotros, cristanos que queremos vivir el Evangelio y el grande y único testimonio del amor". (Juan Pablo II. Cuaresma de l986).

Contacto

Escriba al programa Pueblo de Dios: pueblodedios@rtve.es

3716674 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Pueblo de Dios - Haití, la tragedia olvidada. Homenaje a Isabel Solá - ver ahora
Transcripción completa

Con solo 19 años,

Salid al encuentro del Señor.

la española Isabel Solà decidió que quería ser misionera.

Buscar su presencia.

Llevaba 24 años trabajando para los más necesitados.

Él está en medio del mundo.

El viernes la asesinaron en Haití, donde vivía, por robarle el bolso.

El asesinato a sangre fría el pasado fin de semana

de la hermana Isabel Solà en Haití nos ha sobrecogido a todos.

La hermana Isabel, religiosa de la congregación de Jesús y María

vivió en carne propia, y sufrió en carne propia,

el terremoto de 2010.

"Pueblo de Dios" tuvo el privilegio de entrevistarla en ese tiempo

en un reportaje que titulamos "Un día en el infierno".

Su testimonio fue verdaderamente impresionante.

Después, la hermana montó un taller de prótesis

para las víctimas del terremoto, sobre todo los niños.

"Pueblo de Dios" volvió a hacerle en 2014 un reportaje

que titulamos "Haití: la tragedia olvidada".

Queremos que la tragedia no se olvide.

A la hermana Isabel la han matado, pero a su obra no.

Su obra seguirá.

Su obra vivirá.

Hoy repetimos el programa como homenaje a la hermana

y como homenaje a todos los misioneros y misioneras

que en todo el mundo están dando su vida por los más pobres.

Y muchas veces la pierden.

No queremos que se olvide la tragedia.

Ni la tragedia de Haití ni la tragedia de los misioneros.

Por eso regresamos,

con "Haití: la tragedia olvidada" y con la hermana Isabel.

(Música cabecera)

(Música)

El 12 de enero de 2010 Haití saltó por los aires.

La tragedia se cebó con el país más pobre de América,

cuya renta per cápita no superaba los 400 dólares anuales.

El mundo entero se volcó con Haití,

y la solidaridad hizo renacer en los haitianos

la esperanza de un futuro mejor.

Cuatro años después,

comprobamos que sus expectativas no se han cumplido.

(Gritos)

En los cuerpos y en las almas de los haitianos

no se han borrado las secuelas de una tragedia que nunca olvidarán.

Todavía hay cerca de 200.000 personas

viviendo en miserables campamentos, con un futuro más negro que su piel.

Hace tiempo que se cortó la ayuda internacional

que ayudaba a sobrevivir a mucha gente.

Numerosos huérfanos abandonados a su suerte

están en el punto de mira de las redes internacionales

de pederastia y trasplante de órganos.

Y miles de niños y mayores

que perdieron piernas y brazos bajo los escombros

no tienen medios para salir adelante.

La catedral de Puerto Príncipe, con sus venas abiertas,

perpetúa la memoria del seísmo que asoló a Haití.

Los números hablan por sí solos.

300.000 muertos y otros tantos heridos.

Millón y medio de damnificados y más de 100.000 casas destruidas.

En los primeros momentos hubo una gran movilización internacional.

Pero a la hora de la reconstrucción del país

muchas ayudas prometidas en caliente nunca llegaron

o se perdieron en el camino.

(Música)

Cuatro años después, Haití ha caído en el olvido,

y solo contadas entidades y organizaciones,

entre ellas las iglesias y algunas ONG,

siguen trabajando para que el país renazca de sus cenizas.

Hace 3 años, la hermana Isabel Solà, religiosa de Jesús-María,

contó a "Pueblo de Dios" cómo vivió la tragedia

y cómo salió ilesa de puro milagro.

Estaba dando una clase de español a una religiosa de otra congregación

y estaba en la sala de estar cuando...

Lo primero que oímos fue un ruido impresionantemente profundo.

Hizo la primera grieta en mi casa.

Y el suelo temblaba de tal manera que lo primero que dijimos:

"Salgamos fuera", y nos caímos fuera.

Nos caímos al suelo, era imposible caminar.

Cuando levantamos la cabeza, una nube de polvo.

No veíamos nada.

Nos cubrió, nos quedamos blancos del polvo.

El ruido fue tan estremecedor

que lo primero que pensé: "La escuela de al lado se ha caído".

Es aquí, donde estamos ahora.

En esta escuela, que estaba muy cerca de la casa de la hermana,

murieron 30 niños aplastados sobre sus pupitres.

Y en otras escuelas de Puerto Príncipe sucedió lo mismo.

En el país, el terremoto destruyó 1500 escuelas

y dañó seriamente a otras tantas.

Cuando la gente dijo que había niños dentro, entré.

Y cuando fue bajando un poco la nube de polvo...

...empecé a ver cadáveres en el suelo.

Chicos jóvenes con muros encima.

Todo el edificio se había caído, sobre todo el primer piso.

Del primer piso quedaba un trocito abierto,

y empecé a ver algunas manitas que me decían: "Ayúdeme, ayúdeme.

Socorro, ayúdeme. Sáqueme de aquí".

Había siete u ocho manitas que asomaban por allí

que las veía que salían,

pero era imposible sacar por allí personas.

Era imposible.

Solamente había lugar para una manita.

Había una señora también que estaba con un muro encima,

las piernas cubiertas por el muro.

También me levantaba los brazos y me pedía ayuda.

Cuando vi cómo tenía las piernas, pensé:

"Esto es imposible. No puedo sacarla de ahí".

Me pidió que le cortara las piernas para sacarla de allí.

Le dije que eso no lo podía hacer.

Los niños me seguían llamando.

Me llamaban, que les ayudara.

Me acerqué, pero un nuevo temblor volvió a sacudirme.

Salí corriendo porque tenía miedo que el todo el resto cayera sobre mí.

Entonces, me alejé,

y cuando se calmó el temblor me volví a acercar

para decirles que estaba con ellos.

Otro temblor volvió a sacudir la tierra.

Me volví a separar porque yo estaba muerta de miedo.

Entonces, todo cayó sobre los niños.

Antes habíamos podido sacar a una niña muy delgadita.

La habíamos conseguido estirar pero la siguiente me dijo:

"Yo soy más gordita, yo no puedo pasar por ese agujero".

Y en el segundo temblor ya todo cayó sobre ella.

Y ya no pudimos sacar más.

Con el país roto en mil pedazos y los muertos entre los escombros,

los haitianos, desconcertados y angustiados,

clamaban a Dios como Jesús en la cruz:

"Padre, ¿por qué nos has abandonado?".

El seísmo puso a prueba la fe y la solidaridad del pueblo,

y ambas salieron reforzadas.

(ISABEL) Pensé que se acababa el mundo.

Cuando empecé a ver las calles, todo destruido,

y la gente muerta por los suelos, heridos por todas partes.

"¡Esto es el fin del mundo!".

Por la magnitud de lo que estaba viendo

pensé que esto era demasiado grande.

Demasiado grande...

Cuando veía a la gente llamando a Jesús...

"¡Jesús, sálvanos!".

Yo pensé lo mismo: "Dios mío, no nos abandones.

Salva a tu pueblo. ¡Sálvanos!".

La experiencia de aquellos días tan horribles

fortaleció el compromiso de la hermana Isabel con los pobres,

que venía rodado de los 14 años que estuvo de misionera

en Guinea Ecuatorial.

Las víctimas del terremoto la necesitaban

para sanar sus cuerpos, sus mentes y sus almas.

Y se ofreció para ayudar

en los hospitales saturados de heridos.

En los quirófanos improvisados

vio cómo los médicos amputaban piernas y brazos

a muchas personas rescatadas de entre los escombros.

Pensando en los mutilados,

se le ocurrió la idea de montar un taller de prótesis.

No era fácil poner en marcha un proyecto de este tipo en Haití,

pero la hermana, con la fe y el coraje que la caracterizan,

no paró hasta hacerlo realidad.

Para ello recurrió a su familia, a sus amigos y a su congregación.

(ISABEL) Para mí es: "¿Qué sentido tiene ahora mi vida?".

Y no tiene sentido si no es...

...para estar con este pueblo.

Pero para estar con este pueblo, que me han ayudado a mí.

Yo creo que me han dado la fe.

Que era muy débil, y me la han fortalecido.

Y es lo único que me pregunto.

Porque yo no...

Entonces, como no tengo respuesta,

al menos mi respuesta tiene que ser:

"No puedo vivir si no es para estar con los que sufren.

Estar de su parte".

Aquí estaba la iglesia del Sagrado Corazón

que el terremoto echó por tierra.

42 personas murieron mientras rezaban en el templo.

Los sacerdotes retiraron los escombros

y montaron una carpa para que hiciera de iglesia.

Cuatro años después, aquí sigue la carpa,

la construcción de un nuevo templo tendrá que esperar.

(Música sacra)

En el solar de la iglesia

la hermana Isabel ha montado su taller.

El seísmo arruinó muchos templos

pero la fe del pueblo no se derrumbó.

Como muestra solo hay que ver la cantidad de personas que asisten

a las celebraciones religiosas de las distintas iglesias.

Dios es lo único que les quedó a muchas personas.

Y a Él se agarraron para sobrevivir en medio de la tragedia.

La carpa del Sagrado Corazón de Puerto Príncipe

es la parábola de la precariedad de un país

que, cuatro años después del terremoto,

no ha levantado cabeza.

(ISABEL) El pueblo haitiano es tremendamente religioso.

Es un pueblo que, naturalmente,

viven dependientes de Dios.

Totalmente pendientes y dependientes de Dios.

Todo está en manos de Dios.

(Música sacra)

Antes del terremoto ya podía decir que eran así.

Pero después del terremoto...

...ha sido, creo, para ellos y para mí.

Ellos han sido una lección.

Un acercamiento más hondo a Dios.

Porque cuando lo han perdido todo

lo único que les queda...

...es Dios.

Cuando han perdido familia, hogar,

sus negocios, sus comercios, su medio de vida, todo.

Solamente les queda Dios.

Es lo único que les da fuerza para vivir.

La fundación Juntos Mejor para la educación y el desarrollo,

ONG de la congregación de Jesús-María,

está muy implicada en el proyecto del taller de prótesis.

De España no solo ha llegado ayuda económica,

sino también voluntarios

y un contenedor cargado de muletas, andadores y sillas de ruedas.

Como no había profesionales en el país

hubo que buscarlos fuera.

Con ayuda de unos y otros el 19 de marzo de 2011

se inauguró el taller de prótesis San José.

Y el sueño de la hermana Isabel se hizo realidad.

Lo único que se me ocurrió decir:

"Estamos rodeados de heridos

No sabemos qué hacer, estamos desbordados".

Pues la reacción que hubo en España,

en primer lugar de mi hermano,

que se puso en contacto con muchos profesionales,

con muchos ortopedas, médicos, e incluso amputados,

a ver qué podía hacer.

Y esa reacción fue la que provocó una gran recogida de dinero

y la idea de montar un taller in situ.

Y al año siguiente llegó un gran cargamento de material

y llegaron unos técnicos y unos amputados.

Fueron ellos los que empezaron a montar esto.

El taller es muy modesto,

pero la fe de la hermana Isabel y la solidaridad de la gente

hacen milagros.

Aquí, como hacía Jesús de Nazaret, se dice al cojo:

"Levántate y anda".

Y sale andando.

En Puerto Príncipe se conoce a la hermana Isabel

como "la monja de los pies".

Los pies suyos, que hacen camino al andar,

porque en Haití todo está por hacer

y los pies que implantan los profesionales

para que los discapacitados puedan ir y venir por la vida

con paso firme.

(ISABEL) Realmente este es un centro para los más pobres.

Los que realmente tienen más necesidad

porque además de caminar

necesitan integrarse otra vez en la sociedad.

Una sociedad que normalmente los margina.

Y yo creo que este es, realmente, el objetivo que tenemos.

De que sea un centro para que pueda integrarse en esta sociedad,

que pueda estar llevado por haitianos

y que acoja siempre a los más necesitados y más pobres

para reintegrarlos en la sociedad.

Carl tenía cuatro años y estaba con su hermano

cuando les cayó la casa encima.

Estuvieron 24 horas entre los escombros.

Su hermano murió,

y a él le tuvieron que cortar una pierna para salvarle la vida.

En el taller de San José le están poniendo una pierna nueva.

Carl está feliz porque podrá caminar sin muletas.

Igual que Carl,

centenares de niños han salido de aquí andando

como si nada les hubiera pasado.

(OFELIA) Recuerdo que la primera vez que vino

se le veía una cara de tristeza.

Tenía como tres años y no había usado prótesis, nada.

Entonces, se le veía la cara de tristeza

y de que no sabía qué estaba pasando porque era pequeñito.

Después, cuando le pusimos la prótesis,

lo primero que hizo fue empezar a caminar.

Ni se le había explicado nada y él ya iba caminando.

Esas son las cosas que a uno le gustan.

(HABLA HAITIANO)

Melodet cuenta que tras el terremoto vivió unos días de mucha angustia

porque tenía a sus dos hijos bajo los escombros.

Cuando los sacaron, uno estaba muerto

y otro tenía una pierna aplastada.

Lo llevamos a un hospital

y como estaba lleno nos mandaron a otro.

Mi marido se oponía a que le cortaran la pierna a Carl,

pero yo le dije que no quería más hijos muertos.

Se la cortaron y está vivo.

Ahora le están poniendo una pierna mecánica

y estamos muy contentos porque ha vuelto a andar.

Quiero agradecer a la hermana todo lo que está haciendo

para ayudar a los mutilados como mi hijo.

(Música)

Molière.

Molière no perdió la pierna en el terremoto

sino que sufrió una embolia,

y los médicos decidieron cortar por lo sano.

Ha venido al taller de San José a pedir que le pongan una prótesis

para poder buscarse la vida

sin necesidad de recurrir a la mendicidad.

Los técnicos le están tomando medidas.

Molière ha venido con muletas,

pero dentro de poco saldrá de aquí caminando por su propio pie.

En Haití los pocos centros ortopédicos que hay son privados.

como la gran mayoría de los discapacitados,

que no pueden costearse las prótesis,

acude al taller de la hermana Isabel.

(JASON) Rodillas, pies...

Pies o módulos, eso es lo que más necesitamos.

Con los demás nosotros podemos ingeniarnos

cómo salir adelante.

Poco a poco, y esperando que...

A final de cuentas, que el paciente salga contento con una prótesis

y que pueda regresar a hacer su vida diaria.

En el taller trabajan dos técnicos, dos ayudantes,

y una trabajadora social.

Para abaratar costes

la hermana Isabel trae de España prótesis desechables para reciclar.

Los técnicos reparan las piezas usadas

y las dejan como nuevas.

Con los escasos medios de que disponen

no pueden hacer más ni mejor.

La tecnología punta la tienen los países ricos,

y Haití es uno de los más pobres del mundo.

(OFELIA) Es un trabajo un poco pesado

y a veces cansado.

Pero a la larga, aunque uno se machuque los dedos,

le pasan muchas cosas en el trabajo,

las cosas que más lo llenan a uno

es cuando uno ya entrega la prótesis o la órtesis terminada,

y ver esa cara de la persona, de felicidad,

de que uno le ha ayudado a que pueda seguir adelante,

a que pueda seguir con su vida.

Una prótesis en el taller de San José

cuesta 30 dólares,

pero a las personas que no pueden pagarlo

se le pone gratis.

El taller no es un negocio sino un servicio a los más pobres.

El presupuesto es de 5000 euros mensuales,

a los que la fundación Juntos Mejor por la educación y el desarrollo

y la congregación de Jesús-María están haciendo frente.

Lo que me agrada es el momento en que el paciente sonríe

al final del trabajo.

Cuando el paciente se pone de pie

después de haber perdido una pierna,

o cuando puede tomar algo después de haber perdido una mano.

A final de cuentas, lo importante es cómo se siente el paciente.

Hacerlo sentir bien.

Que se reintegre a la sociedad es muy importante.

Los protésicos implantan piernas y brazos mecánicos.

Pero la hermana Isabel repara mentes y corazones,

porque el seísmo, además de amputar miembros,

causó grandes traumas

y echó por tierra los sueños de mucha gente.

El respeto y el cariño con que se trata

a las personas que pasan por el taller

son un valor añadido al trabajo profesional.

(ISABEL) Es una gota en el océano.

Lo del terremoto fue muy grande.

Entiendo que es un pequeñísimo trabajo.

Pero me gusta, me hace feliz poder ayudar a esta gente,

que fueron los primeros afectados del terremoto

con los que me tocó convivir.

Y me hace feliz poder ayudarlos.

Me hace feliz verlos felices.

Creo que aunque sea...

No pretendo salvar Haití, porque no lo voy a salvar.

Pero es una pequeña aportación

y yo soy también una enviada de todo un montón de gente en España

que nos están ayudando

y que necesitan ver en qué se ha invertido el dinero,

y creo que es una obra de todos.

No es una obra mía, ni muchísimo menos.

Yo creo que aquí hay trabajo de mucha gente,

que es lo que también me hace feliz,

ver que mucha gente se ha dejado la piel,

han puesto mucho interés, muchas ganas,

muchos voluntarios que han pasado por aquí.

Muchos profesionales que quieren ayudar.

Para mí eso es lo que cuenta.

Es un trabajo de todos

y que se beneficia mucha gente.

¿Me das un beso?

Angellore tiene diez años.

El terremoto hundió su casa con ella dentro.

Estuvo tres días enterrada entre los escombros.

Cuando la sacaron, tenía la pierna derecha gangrenada.

La llevaron al hospital y se la cortaron.

Angellore nos dice que se despierta por la noche con pesadillas

que le recuerdan a aquellos angustiosos días.

Está feliz con su nueva pierna,

porque ahora puede bailar y jugar al fútbol.

(Música)

El taller no se limita a fabricar prótesis,

sino que a los beneficiarios les apoya

para su rehabilitación integral,

porque el objetivo último del proyecto

es mejorar la calidad de vida de los discapacitados.

La prótesis facilita que puedan salir adelante

en un país donde comer una vez al día

no está a la alcance de cualquiera.

La prueba del éxito del taller

es que quienes pasan por él vuelven a hacer vida normal.

Los niños juegan como los demás niños.

Y lo que es más importante, han vuelto a sonreír.

Porque la sonrisa había desaparecido de sus rostros.

La peculiaridad del taller de San José

es que aquí los milagros se hacen con las manos

y, sobre todo, con el corazón.

Sadrak tiene 28 años, y estaba en la universidad

cuando el terremoto hundió el edificio

con los alumnos dentro.

(SADRAK) Perdí la consciencia,

y cuando la recuperé oía gritos entre los escombros pidiendo socorro.

Tenía compañeros debajo de mí,

pero no podía moverme porque estábamos aprisionados

entre hierros y bloques de cemento.

Todo lo que podía hacer era rezar y esperar la muerte.

Gritábamos para ver si alguien nos escuchaba y venía a salvarnos,

pero oíamos decir que no tenían medios

para retirar los escombros.

Veía cómo pasaban los días

y la muerte estaba cada vez más cerca.

Aunque era tanto el dolor que deseaba morirme.

Aquello era un infierno.

Al cabo de cinco días, milagrosamente,

consiguieron llegar hasta donde estábamos.

Unos muertos y otros todavía vivos,

pero al límite de la resistencia humana.

Pedí que antes sacaran a otro compañero que tenía debajo

porque estaba peor que yo.

Al arrastrarlo sobre mis piernas

sentí tanto dolor que perdí el conocimiento.

Me desperté en el hospital.

Pero como no había camas suficientes para tantos heridos

me llevaron a otro en República Dominicana.

Los médicos comprobaron que tenía las piernas insensibles

y me dijeron que había que cortarlas.

En esos momentos me acordé de Job y dije a Dios:

"Tú me las diste, tú me las quitaste.

Bendito sea tu nombre,

porque en medio de todo me has conservado la vida".

En el taller de San José le han puesto piernas nuevas

para que vuelva a andar.

Leide, la trabajadora social, se encarga de acoger

a los que vienen a solicitar un implante

o corrección de alguna malformación.

Estudia el caso y se informa de la situación familiar.

Porque el proyecto se ocupa también

de la escolarización de los niños discapacitados,

y en caso de necesidad ayuda a sus padres

a pagar el alquiler de la casa.

A los implantados los apoya económicamente

para que emprendan pequeños negocios

y puedan vivir de su trabajo.

La falta de medios económicos es una de las condiciones

para ser atendido en el taller de San José.

(ISABEL) Ortopedias o centros como este no hay muchos, pero hay.

Incluso, técnicamente hablando, mejores.

Lo que yo destacaría de este es que no solamente trabajamos

a nivel técnico-profesional, lo más sofisticado,

ni al mejor nivel,

sino que también trabajamos a nivel social.

Asistencia social.

Tratamos a la persona en su totalidad.

Intentamos no solamente ponerle una prótesis,

no solo ayudarle a caminar técnicamente,

sino que camine en la vida

y que vuelva otra vez a integrarse en la sociedad.

Creo que es lo más importante.

Porque el amputado, realmente, aquí vale muy poco.

Está muy poco valorado.

Desde que a una persona le falta un miembro

cuenta muy poco en la sociedad, no tiene valor, no tiene futuro,

no tiene posibilidades.

Y eso es lo que intentamos romper.

Mireille permaneció siete días bajo los escombros.

Cuando la encontraron estaba medio muerta

y con un brazo destrozado.

La llevaron al barco hospital de los americanos

y allí le cortaron el brazo.

El trauma de estar una semana enterrada viva fue tan fuerte

que todavía no se ha recuperado.

Y tal vez nunca llegue a recuperarse

porque necesitaría apoyo psicológico.

Los ortoprotésicos le están construyendo un brazo nuevo

con dos rodillas viejas

porque no disponen de material adecuado

para casos como este.

Mireille está muy ilusionada

al ver cómo, poco a poco, su brazo va adquiriendo forma.

(ISABEL) Necesitamos ideas,

pero necesitamos que el material que sea lo más barato posible.

Para eso necesitamos reciclar.

Sí que hemos hecho mucho llamamiento en España y en otros países

a los amputados que ya no necesitan una prótesis, que no la tiren.

Esto puede servir,

puede ayudar a más personas a seguir caminando.

Aquí reciclamos mucho.

Muchas piezas, rodillas, pies...

Reciclamos todo y lo volvemos a utilizar

para que cueste menos.

Aunque les hacemos pagar un poquito, porque no es nada lo que pagan,

pero algo cuesta,

y hay muchos de ellos que no pueden pagar, son muy pobres.

Las fotografías que cuelgan

en las paredes del taller de San José

tienen nombres y apellidos.

Son más de 230 las personas que han recibido un implante.

La cámara fotográfica captó la alegría de niños y mayores

después de haber recuperado sus miembros,

perdidos en la tragedia olvidada de Haití.

(Música)

Pueblo de Dios - Haití, la tragedia olvidada. Homenaje a Isabel Solá

29:08 16 feb 2020

Con motivo del décimo aniversario del terremoto de Haití, rescatamos
uno de los programas grabados en Puerto Príncipe para mostrar el
alcance de la catástrofe. En este programa también queremos hacer
homenaje a la hermana Isabel Sola, conocida como “la monja de las
prótesis”, religiosa española que fue asesinada en Haití varios años
después.

Histórico de emisiones:
11/09/2016

Con motivo del décimo aniversario del terremoto de Haití, rescatamos
uno de los programas grabados en Puerto Príncipe para mostrar el
alcance de la catástrofe. En este programa también queremos hacer
homenaje a la hermana Isabel Sola, conocida como “la monja de las
prótesis”, religiosa española que fue asesinada en Haití varios años
después.

Histórico de emisiones:
11/09/2016

ver más sobre "Pueblo de Dios - Haití, la tragedia olvidada. Homenaje a Isabel Solá" ver menos sobre "Pueblo de Dios - Haití, la tragedia olvidada. Homenaje a Isabel Solá"
Xcerrar

Añadir comentario ↓

  1. Nidia Florez

    "El que pierda su vida por causa de mi, la hallara" Mateo 16:25 . " Y todo aquel que vive y cree en mi,no morira eternamente" Juan 11:25 Que tu Dios al que serviste,de consuelo a las personas que han perdido tu valiosa compania,tu tranquilidad y tu mirar sereno y confiado,has dejado ensenanzas valiosimas y has servido y predicado con ejemplo. Bien hecho buena sierva y fiel, entra en el reposo de tu Senor" Gracias por lo que sigues ensenando aunque no estes aqui. Dios bendiga a tu generosa familia,por compartir tu vida.

    13 sep 2016

Los últimos 553 documentales de Pueblo de Dios

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 27:47 26 jul 2020 La Comunidad de Sant´Egidio Madrid ha mantenido sus puertas abiertas durante el confinamiento producido por la COVID-19. Una respuesta solidaria, en primera línea, con los amigos de la calle y con las familias más vulnerables, los nuevos prójimos en tiempos de coronavirus.

  • 24:59 19 jul 2020 La Casa del Sagrado Corazón es conocida en Málaga como el Cottolengo. Llevan más de 50 años ofreciendo acogida a personas sin un hogar al que acudir. La casa sigue abierta con la "nueva normalidad", gracias a la Providencia y sin ser ajena al paso de la COVID-19.

  • De Kerala a Sawan

    De Kerala a Sawan

    27:49 12 jul 2020

    27:49 12 jul 2020 En los años 60, los hermanos de San Juan de Dios llegaron a la India. Conocemos su obra hospitalaria y seguimos rumbo por Asia para descubrir la labor escolar de los maristas en Líbano, la atención de Manos Unidas con las recolectoras camboyanas, y la razón de la casa la Salle, en el internado tailandés de Nakhon Sawan  

  • 21:16 05 jul 2020 Monseñor Juan José Aguirre, obispo en la diócesis de Bangassou, vive, comparte y camina desde hace 40 años en el mismo corazón de África.

  • Colichet en positivo

    Colichet en positivo

    23:52 28 jun 2020

    23:52 28 jun 2020 En Colichet llevan más de 25 años acogiendo a personas con VIH-SIDA gracias a la colaboración entre Cáritas Diocesana de Málaga y las Hijas de la Caridad de San Vicente de Paúl. 

  • 25:23 31 may 2020 Reportaje sobre la figura de los capellanes castrenses en las Fuerzas Armadas y en los Cuerpos de Seguridad del Estado español. Histórico de emisiones: 23/04/2017

  • Hijos de una fe prohibida

    Hijos de una fe prohibida

    27:24 17 may 2020

    27:24 17 may 2020 La Fundación Pontificia AIN (Ayuda a la Iglesia Necesitada) apoya a la minoría cristiana de Albania. Durante los 45 años de dictadura comunista los cristianos fueron ejecutados, encarcelados o detenidos por creer en Dios. Pese a todo, muchos mantuvieron su fe en la clandestinidad. Histórico de emisiones: 27/12/2015

  • 27:04 10 may 2020 Recorremos tres proyectos apoyados por Manos Unidas a lo largo del río Mekong. Luchan contra el tráfico y explotación sexual, atienden a personas con sida y bebés seropositivos y han abierto diez guarderías en barrios marginales. Hsitórico de emisiones: 26/04/2015

  • Llamados a la misión

    Llamados a la misión

    25:44 03 may 2020

    25:44 03 may 2020 Los misioneros están repartidos por todos los rincones del mundo. Trece mil de ellos son españoles. Hombres y mujeres que dejaron su tierra, respondieron a la llamada de la misión y protagonizan una aventura que es digna de ser conocida para poderla apreciar. Histórico de emisiones: 06/12/2015

  • Historias de Benin

    Historias de Benin

    24:11 26 abr 2020

    24:11 26 abr 2020 Manigri, en la región de la Donga, al norte de Benin, es el principal centro musulmán del país. Hace poco mas de cinco años que los misioneros combonianos abrieron aquí una Misión. Un español y dos togoleses forman la comunidad misionera. Histórico de emisiones: 12/07/2015

  • La fábrica de sueños

    La fábrica de sueños

    25:48 19 abr 2020

    25:48 19 abr 2020 En Camboya, el obispo Kike Figaredo ha bierto una fábrica textil, un internado, un taller de sillas de ruedas y 18 escuelas de primaria, dentro del proyecto "Educación para Pueblos Lejanos". Histórico de emisiones: 28/12/2014

  • 27:28 12 abr 2020 Acompañamos a Israel y Palestina a un grupo de peregrinos españoles guiados por el franciscano Teodoro Lopez,director del Centro de Tierra Santa en Madrid. Histórico de emisiones: 01/04/2018

  • 28:50 05 abr 2020 Jerusalén es una ciudad sagrada para las tres grandes religiones monoteístas. Acompañamos a un grupo de peregrinos para recorrer los lugares de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Histórico de emisiones: 07/04/2013

  • 24:40 29 mar 2020 Documentales y reportajes sobre la vocación misionera de la Iglesia.

  • 23:01 22 mar 2020 Los seminaristas madrileños Javier y Fernando comienzan a 'misionar en parroquia' para convertirse en los sacerdotes del mañana.

  • En el sur de India

    En el sur de India

    27:09 22 mar 2020

    27:09 22 mar 2020 La diócesis de Kanjirapally, en Kerala, es la primera que acogió a los hermanos de San Juan de Dios. Ellos han puesto en marcha grandes obras sanitarias, sociales y educativas.  

  • 26:26 15 mar 2020 Los primeros hermanos Maristas llegaron a Bolivia desde España hace más de 60 años para iniciar una labor educadora y evangelizadora que dura hasta nuestros días. En este programa hacemos un recorrido por la historia de la congregación en el país andino, empezando en Roboré y terminando en el Alto de la Paz.

  • Mujeres Unidas

    Mujeres Unidas

    24:52 08 mar 2020

    24:52 08 mar 2020 Manos Unidas desarrolla en el departamento salvadoreño de Sonsonate iniciativas de autoempleo y capacitación para luchar contra los abusos, prevenir la violencia machista y defender los derechos de las mujeres. Histórico de emisiones: 10/02/2019

  • 29:28 01 mar 2020 Viajamos con Obras Misionales Pontificias por el norte de Chile para mostrar la labor de tres sacerdotes valencianos en sus distintas parroquias de misión en la diócesis copiapina. Son misioneros reincidentes, enviados temporalmente por su diócesis de origen a través de la OCSHA.

  • 24:33 23 feb 2020 Los Dominicos llevan más de 500 años viviendo 'la experiencia de misión'. Desde las oficinas centrales de Selvas Amazónicas en Madrid, orientan, ayudan a las misiones, y sensibilizan a la sociedad española en defensa de los derechos humanos de los indígenas y de los colectivos más empobrecidos de América Latina.

Mostrando 1 de 28 Ver más