Lucía es una cooperante que viaja hasta Libia para trabajar en un hospital de la ONG Acción Global junto a sus compañeros Jaime, Berta y Diego. Allí tendrá la oportunidad de conocer realidades muy alejadas de la suya y de sorprenderse cada día.En medio de esta experiencia que cambiará su vida, Lucía conoce a Hayzam, un hombre sin escrúpulos capaz de sacar partido a todo y que la atrapará por completo dentro de una vorágine de pasión. También conocerá a Andy, que se enamorará perdidamente de ella.

'Promesas de arena' es la adaptación de la novela homónima de Laura Garzón, protagonizada por Andrea Duro, Blanca Portillo, Daniel Grao y Francesco Arca entre otros.

Este contenido no está disponible en EEUU; Anguilla; Antigua and Barbuda; Aruba; Argentina; the Bahamas; Barbados; Belize; Bermuda; Bolivia; Bonaire; Brazil; the British Virgin Islands; the Cayman; Islands; Chile; Colombia; Costa Rica; Cuba; Curaçao; Dominica; Dominican Republic; Ecuador; El Salvador; French Guiana; Grenada; Guadalupe; Guatemala; Guyana; Haiti; Honduras; Jamaica; Martinique; Mexico; Montserrat; the Netherlands Antilles; Nicaragua; Panama; Paraguay; Peru; Puerto Rico; Saba; St. Kitts & Nevis; St. Lucia; St. Martin; St. Vincent and the Grenadines; Suriname; Trinidad & Tobago; the Turks & Caicos Islands; Uruguay; the US Virgin Islands; Venezuela.

Este contenido no estará disponible en España a partir del 15 de enero de 2020. 

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5467373
No recomendado para menores de 12 años Promesas de arena - Capítulo 6 - ver ahora
Transcripción completa

"¿Me estás diciendo que eres...?". "Sí".

Soy agente del CNI.

Nunca he amado a otra mujer hasta ahora.

Algún día, tu hijo sabrá quién es su padre.

(YOUSEF) "Han bombardeado el hospital".

"Fathia y Lucía estaban dentro".

Quiero que críes a Ismail como si fuera tuyo.

Hayzam te quiere.

Quiero que estés con él.

"Yousef, soy Andy, no te muevas de ahí".

"Voy para Fursa".

¡Que no te entiendo!

¿Española? ¡Ven conmigo!

Le han sacado al niño.

"Puede que esté con Lucía".

"Hayzam".

¿Sabes algo de él?

¡Lucía! ¡Andy!

¿Qué va a pasar con Ismail?

Seguro que el cónsul nos ayuda.

(B.S.O de "Promesas de arena)

Corre, Ismail, vamos a soplar la vela muy fuerte, ¿vale?

¡Mira, mira la vela!

¡A la de una, a la de dos... ¡Fuerte!

...y la de tres! ¡Pide un deseo! ¡Sopla!

¡Sopla! ¡Bien!

¡Bien!

¡Felicidades!

Deja que lo achuche, que soy su padrino.

Padrino, corta la tarta, nosotros vamos a jugar, ¿eh?

Ya verás qué guapo te voy a poner.

Mira qué tengo aquí.

Esta para ti...

(RÍE)

Míralos. Y esta es la mía.

Menuda pareja.

Estás muy guapo. Mira, ven, ven aquí.

Saluda a mami.

Dile: "¡Hola! ¡Hola!".

¿Quién quiere tarta? A ver, ¿quién quiere?

¡Yo!

¡Ah!

Ismail sigue con la peluca puesta.

¿Se lo ha pasado bien? Sí, mucho.

Dos años ya. Mmm.

¿Os acordáis dónde estábamos entonces?

¿Te acuerdas de la cara que puso

cuando le dijimos que no éramos médicos?

"¡Putos animadores infantiles!" decía.

¿Eso dije? Sí.

Corto me quedé.

Aunque nada comparable con Diego y su caña de lomo,

que dormía con ella.

Yo echo de menos a Diego y a Berta.

¿Siguen en aquel hospital en Haití? Sí.

Fursa nos cambió a todos.

Por nosotros.

Y por Fathia.

Por el doctor Hamid.

¿Sabéis algo de Julia?

Ni idea.

Desapareció sin dejar rastro y sin poder atraparlo.

Perdón. No.

Lo siento.

No pasa nada.

Bueno, chicos, yo me tengo que ir, que tengo lío, ¿mmm?

Muchas gracias.

Te acompaño.

(SUSPIRA)

Venga, ahora tenemos que dormir.

¿Qué te pasa?

No hay nada ahí. (RÍE)

¿Sabes una cosa?

No todos los niños tienen la suerte de tener dos mamás,

una que te cuida desde el cielo y yo que te cuido desde aquí.

Espero no decepcionarte.

Venga, Ismail, vamos a intentar dormir, "porfa".

¿Vale?

¿Todo bien?

¿Te quieres quedar?

(Música instrumental suave)

(Jadeos)

¿Estás bien?

Sí.

Estoy bien.

¿Echas de menos viajar?

¿Viajar?

Las misiones, los proyectos...

No.

Ya encontré lo que buscaba.

Venga, suéltalo.

¿El qué?

Lo que estás pensando.

Jaime es un bocazas.

Lo se.

Pero Hayzam existió.

Pero bueno, lo que pasó pasó.

Ahora estamos juntos y estamos bien, ¿no?

Sí.

Y además, Ismail te adora.

Y yo a él.

Los dos juntos con esas pelucas parecíais...

Qué pinta.

No.

Padre e hijo.

Buenas noches.

¿Te quieres casar conmigo?

Yo pensaba que después de tu divorcio

no creías en el matrimonio.

Contigo es diferente.

Andy, no tienes que hacer nada que no sientas.

Estamos bien.

Sin anillo, con anillo, sin papeles, con papeles...

Ya.

Sí, tienes razón, estamos bien así.

Olvida lo que te he dicho.

Hasta mañana. Hasta mañana.

(SUSURRA) Te quiero. Y yo.

"Al·lahu-àkbar".

(REZA EN ÁRABE)

(Puerta abriéndose)

(RÍE)

¡Ah!

¡Ah! ¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

¡Ah!

(Música instrumental suave)

(Mensaje de móvil)

Hola.

Hola, buenos días. ¡Buenos días!

¡Hola! Dile hola a la profe.

¡Hola, Ismail!

Oye, cuéntale que el viernes fue tu cumpleaños.

¡Ah! ¡Feliz cumpleaños, Ismail!

Oye, ¿y te regalaron muchas cosas?

Dile: "Sí, pero lo que más me gustó fue una peluca azul".

¿Una peluca azul?

Bueno, pues se lo contaremos a la clase.

Sí. Dile adiós a mami.

Adiós, cariño. ¡Chao!

Chao. Pórtate bien.

Hola, buenos días.

(Música de suspense)

La reunión con el ayuntamiento es superimportante,

pero solo si acude la concejala, ¿vale?

O aparece en la foto o no hay trato.

Pero yo pensaba que querías transformar la ONG.

Lo estoy haciendo, pero necesito tiempo

y... y apoyo de los políticos.

¿Vale? Cierra la reunión. Mmm. De acuerdo.

Oye.

(SUSPIRA)

¿Qué pasa?

Andy me ha pedido que me case con él.

¡No!

¿Y... qué le has dicho?

Todavía nada.

¿Cómo que nada?

A ver, nos salvó la vida

y ha estado con nosotros todo este tiempo.

Sé que Ismail necesita un padre.

Mmm.

Y le quiero.

Bueno, le quieres, pero lo has dicho lo último.

Eres un idiota.

Tenéis mi bendición.

¡Lo condenaron a muerte! ¿Cómo es posible que esté vivo?

Y además, libre.

Para su gobierno,

un tipo como Hayzam es más útil fuera que dentro.

Me jode reconocerlo,

pero yo también le hubiese indultado.

¿Así de simple?

Ya conoces ese país.

Sí...

y nunca deja de sorprenderme.

Es una pena que dejases el Ejército.

Sin ti, no era lo mismo.

No debieron expulsarte.

Aquel iraquí me estaba apuntando con su fusil.

¿Cómo íbamos a saber que estaba descargado?

Fue un placer reventarle la cabeza

y lo haría de nuevo sin dudarlo,

porque se trataba de cuidar... El uno del otro.

Siempre.

Gracias por la información.

¿Qué vas a hacer con tu amigo?

¿Que qué voy a hacer?

Nada.

¿Nada?

Por su culpa, te relegaron a tareas administrativas.

Se dice así, ¿verdad?

Aunque en realidad, hundieron tu carrera.

Te humillaron.

Tienes que demostrarles que tenías razón, que...

Sierra, ya no soy una agente operativa.

Su propio gobierno le ha indultado.

Fin de la historia.

¿Así de simple?

(Claxon)

¡Hayzam!

Así.

Lo más importante en una estructura son los pilares,

si no, se viene abajo todo,

ya sea un edificio, un puente...

Una relación.

¿Tú quieres ser ingeniero?

¡Uy! ¿Sí?

¡Ay!

Muy sutil.

¿Vamos a dormir?

Venga, ya lo llevo yo. Vale.

¿Te leo un cuento?

¿Eh? ¿Cuál quieres hoy?

¿Qué cuento quieres? Papi.

¿Sí?

Papi.

Anoche...

¿Anoche?

Que igual me precipité un poco.

No era el momento ni el lugar, ¿no?

¿Me ayudas?

Andy,

casémonos.

¿Qué?

Sé que pedírtelo cortando verduras no es lo más romántico del mundo,

pero...

(Música romántica)

¿Estás segura de que te quieres casar

con el tío más previsible y cuadriculado del mundo?

Asumiré ese riesgo.

Huele un poquito a cebolla. (RÍE)

(RÍE)

(Música instrumental suave)

(Trinos)

¡Sí! Qué guapo estás con el gorro, ¿verdad?

(Móvil)

Espera.

(Móvil)

¿Sí?

¿Hola?

(ISMAIL BALBUCEA)

¿Hola?

¿Hola?

¿Quién era?

No sé, un número oculto.

Hola. Me voy, que llego tarde.

(ISMAIL BALBUCEA)

A ver, a ver, ¿me lo enseñas?

Qué bien te queda.

¿Qué planes tienes para hoy?

Visitar una obra.

¿Tú?

Una reunión a mediodía.

¿Recojo yo al peque?

Sí, perfecto. Venga.

Bueno, nos vamos.

Un besito.

Chao. Chao.

Dile adiós a Andy. Adiós.

Adiós.

¿Quieres que Andy sea tu papá?

(Ladridos)

(Música instrumental suave)

Buenas.

Lucía.

Tranquila.

Tranquila.

Tranquila.

Tranquila.

¿Estás bien?

Lo siento mucho.

Imaginé tantas veces cómo sería este momento.

Estás vivo.

¿Preferirías que no lo estuviese?

Me dijeron que los del Dáesh te habían matado.

¿Quién te lo dijo?

Los beduinos,

Andy...

Andy.

¿Cómo me has encontrado?

Buscándote.

¿Qué te contaron de mí?

Que le vendiste armas al Dáesh

y que estos las utilizaron para bombardear el hospital.

(LLORANDO) Por tu culpa, murieron Fathia y el doctor Hamid.

Ojalá hubiese sido yo en lugar de ellos.

Fue un milagro que Ismail y yo consiguiéramos salir de ahí.

Ismail.

Tu hijo.

Mi hijo.

Estaba condenado a muerte...

y me dieron tantas palizas...

que cada día deseaba que fuera el último,

pero Alá decidió que mi hijo me necesitaba.

Tu hijo no te necesita. Soy su padre, Lucía.

Soy su padre.

¿Le has hablado de mí?

Cuando entré en el hospital,

no sabía qué iba a encontrarme,

pero vi tu collar...

en el cuello de Fathia...

y comprendí lo que había pasado.

Llegué hasta el campamento beduino...

y os vi.

¿Qué?

Yo os vi.

En ese momento, me detuvieron.

Andy nos encontró...

y nos ayudó a salir de Libia.

Ismail...

¿Cuándo podré verle?

Tengo que irme. ¡Espera, espera, espera!

¿Puedo acompañarte?

Solo un poco más, por favor.

Por favor.

(Música de suspense)

(Móvil)

(Móvil)

(Móvil)

Sierra.

¿Recuerdas a Harim Ben Anjum? "El líder del Dáesh en Fursa".

El cabrón que bombardeó el hospital.

"Ajá".

"¿Qué pasa con él?".

Que según los americanos le han asesinado en la cárcel

"al día siguiente de entrar".

¿Se lo han cargado ellos?

"No".

"Te estoy enviando unas fotografías".

"¿Le reconoces?".

"Fueron tomadas a la salida de prisión".

Hayzam estaba en la misma cárcel.

Parece ser que ajustó cuentas antes de salir.

Ya ha tenido tiempo de llegar aquí.

¿Aquí? ¿Qué se le ha perdido aquí?

Lo único que le importa.

Estoy con Andy.

¿Qué significa que estás con él?

Vamos a casarnos.

¿Le quieres?

¿Mmm?

¿Estás enamorada de él como lo estabas de mí?

Se suponía que tú estabas muerto. Lucía, contéstame.

Le quiero.

No sé si tanto como a ti,

pero ya no puedo dar marcha atrás.

Demasiado tarde.

Lucía,

necesito conocer a Ismail.

Llámame cuando termines, ¿mmm?

¿Dónde está Ismail?

Ya le han recogido.

¿Quién lo ha recogido?

Pues un hombre, su padre supongo.

Lo siento, estaba la otra monitora.

(Música de tensión)

(Balbuceo)

(RÍE)

¡Ismail! Hola.

¡Ah!

Hola.

¿Qué haces aquí? ¿Cómo que qué hago aquí?

Quedamos que lo recogía yo,

que tenías una cita en el Ayuntamiento.

Se te ha olvidado. Una reunión.

Vamos a casa, anda. Sí.

¿Qué tal en la guarde... hoy?

¿Bien?

Bien. ¿Sí? ¿Te lo has pasado bien?

Se ha quedado frito.

¿Todo bien?

Sí.

Sí, estoy bien.

¿Seguro?

Lucía,

prácticamente estamos viviendo juntos...

y estamos mejor que nunca, ¿no?

Si lo de casarnos supone el más mínimo estrés,

no merece la pena.

Estoy un poco agobiada por el trabajo.

No sé, yo lo de casarme lo decía por Ismail,

por... porque fuéramos oficialmente una familia.

A veces me llama papá...

y no sé muy bien qué decirle.

Andy... Tómate el tiempo que necesites.

De verdad.

Además, yo esta noche tengo trabajo en casa,

así te dejo un poco tranquila.

¿Sí?

Te veo mañana. Vale.

Chao. Chao.

Ah...

(Música instrumental suave)

(Mensaje de móvil)

(Mensaje de móvil)

Quedamos que por las tardes te ocuparías de Ismail

y por las mañanas vendrías.

Entiendo que él es lo primero,

pero esta reunión era muy importante.

Me está costando mucho sacar adelante este proyecto.

He visto a Hayzam.

Joder, Lucía.

No tiene gracia.

He estado con él.

Si quiere llevarse a Ismail, buscaremos un abogado.

Ningún juez le dará la custodia

a un tío que es un traficante de armas

que acaba de salir de la cárcel.

Ha cumplido su condena.

¿Le estás perdonando?

No se trata de eso.

Entonces, ¿de qué?

(Música instrumental suave)

(Ladridos)

Hola, Ismail.

Hola.

Cariño, tú juegas un ratito aquí y mamá te mira, ¿vale?

¿Sí?

Hala.

(SUSPIRA)

El cónsul de Túnez nos ayudó

para que Ismail pudiera entrar en España.

Después le adopté.

¿Puedo hacer algo?

No te entiendo.

Para que tú cambies tu opinión,

la de casarte.

Ya has hecho bastante entrando en nuestras vidas

como si nada hubiera pasado, ¿no crees?

¿Sabe Andy que estoy aquí?

Todavía no.

¿Por qué?

Porque no sé cómo hacerlo.

Yo no tengo prisa.

Por primera vez en mucho tiempo, nadie me persigue.

Lo único que te pido es seguir viendo a Ismail,

que sepa quién soy.

¿Crees que me lo llevaría a la fuerza?

Nunca haría algo así, nunca.

Te doy mi palabra.

Te he echado tanto de menos.

(Música ambiental)

¡Pi, pi!

Ismail.

¿Qué le has dicho?

Que tiene una madre maravillosa.

¿Quieres seguir jugando?

¿Sí?

(Móvil)

¿Sí?

¡Julia!

¿Cómo estás?

Sí, claro.

¿Dónde?

Hace tres días, un hombre llamado...

Hayzam Rinaldi...

tomó un vuelo de Trípoli a Roma y posteriormente, otro a Madrid.

Está aquí.

¿Cómo?

Hayzam murió en Fursa.

Mmm. Eso pensábamos,

pero sobrevivió.

El ejército Libio lo detuvo y lo metió en la cárcel.

¿Desde cuándo lo sabes?

Desde el principio.

¿Por qué no me lo dijiste antes? Porque lo condenaron a muerte

y porque...

supe que Lucía se había llevado al bebé...

y que estabais juntos.

No había razón para preocuparos,

hasta ahora.

Me la llevé de Libia asegurándole que Hayzam estaba muerto.

¿Qué voy a explicarle ahora?

Hiciste lo mejor para todos, sobre todo, para ese niño.

¿Y de qué me sirve?

Hayzam es su padre.

Podría reclamarlo.

¿Hay algo que se pueda hacer?

Oficialmente, no hay cargos contra él.

Su gobierno le ha dejado en libertad

y nosotros ya no le buscamos.

No puede ser.

Lo siento, Andy.

Lo siento mucho.

¿Lucía?

Hola.

¿Pasa algo?

No sé por dónde empezar.

¿Qué... qué pasa?

Vengo de estar con Julia.

Hayzam está vivo.

Es una locura.

Cree que puede estar en la ciudad,

pero tranquila, no dejaremos que se lleve al niño.

Esa no es su intención.

¿Tú cómo lo sabes?

Porque he estado con él.

¿Qué?

¿Que has estado con él?

¿Cuándo pensabas decírmelo?

Lo estoy haciendo.

Puedo entender vuestra historia,

puedo entender lo que pasó entre vosotros

en aquellas circunstancias,

lo que no puedo entender es que dos años después,

te lo encuentres en Madrid y me lo ocultes.

Es su padre, tiene derecho a ver a su hijo.

¿Que tiene derecho a ver a su hijo?

Pero ¿tú sabes de quién estamos hablando?

¿Qué más te ha contado?

Que él no fue quien vendió las armas al Dáesh

y que intentó parar el ataque del hospital.

Pero ¡fue él quien las robó!

¿No te das cuenta de que te está manipulando

como ha hecho siempre, como ha hecho con todos?

¡Lucía, joder, tú misma estuviste en aquel hospital

cuando fue atacado!

¡Tú podías haber muerto, el niño podía haber muerto!

¿Cómo puedes defenderle?

Pues...

pues porque...

Porque le quieres.

Es eso, ¿verdad?

No es eso.

¿Qué pasa con lo nuestro ahora?

¿Qué pasa con nuestro compromiso?

Pues que no quiero romperlo,

pero por favor, déjame que piense, déjame que me aclare.

¿Y qué hago yo mientras?

¿Espero a ver si soy el elegido?

Yo te quiero,

solo es que ahora mismo...

(Puerta cerrándose)

(Timbre)

Hola, soy Lucía.

¿Está Hayzam?

Sí, pasa.

¿El niño está bien?

Sí, está con mi madre.

Ahmed, es un buen amigo.

Bueno, os dejo.

Me alegro de conocerte por fin, Lucía.

¿Qué haces aquí?

(Puerta cerrándose)

He venido solo porque creo que mereces saber lo que pasa.

Tuve que elegir entre...

la vida de Fathia y la de Ismail.

Me dijo que... que lo sacase de su vientre...

y murió mientras el niño nacía.

Fue la decisión más difícil de mi vida.

Antes de morir, me pidió dos cosas.

¿Qué te pidió?

Que fuese la madre de Ismail...

y que fuese tu esposa.

¿De verdad crees que puedes aparecer en nuestras vidas

y ponerlo todo patas arriba?

¿De verdad crees que voy a poder olvidar lo que hiciste?

Te lo estoy pidiendo.

¿Crees que voy a poder perdonarte?

No lo merezco.

No voy a quedarme.

Lo sé.

Lo sé.

(Música instrumental suave)

(Trinos)

(SUSPIRA)

¿Se acuerda del Halcón?

Caso cerrado y lo sabes perfectamente,

entre otras cosas, porque fuiste tú quien la cagó

y si todavía sigues aquí es

porque alguien de arriba valora tu historial,

así que no tientes a la suerte. ¿Ha terminado ya?

Porque a lo mejor le interesa saber

que Hayzam Rinaldi, el Halcón, está en Madrid.

¿Sabía que lo han liberado? Ya no es asunto nuestro.

Armas españolas fueron utilizadas

para bombardear un hospital en Fursa.

Parece un asunto muy nuestro.

El expediente se eliminó.

No hay registros, no hay nada.

Hayzam Rinaldi nunca ha existido para el CNI.

¡Perdí un compañero en esa misión!

Un hombre que tenía mujer y un hijo y que se jugó la vida por mí

y por todo lo que defendemos.

Yo no lo voy a olvidar.

(SUSPIRA)

Te lo repito por última vez, Julia, el caso está cerrado.

Vuelve a tu puesto, joder.

¡Hayzam!

Andy.

Gracias por salvar la vida a Ismail.

Somos una familia.

No la vas a romper así como así.

Una familia.

¿De qué estás hablando?

Ismail, Lucía y yo.

Es mi hijo.

No te confundas con eso.

Tu hijo...

Cuando bombardearon el hospital, ¿te importaba tu hijo entonces?

No tienes ningún derecho a estar aquí.

¡No tienes ni puta idea!

¿Alguna vez te has puesto en mi lugar?

¿Sabes cómo empezó?

Sé cómo terminó.

¡He sufrido una guerra civil!

No me hables de justicia.

Podrías haber elegido, Hayzam, siempre se puede elegir.

Mira,

si de verdad te importan,

haz por una vez algo digno en tu vida y lárgate.

Mira,

yo no tengo nada contra ti,

nada,

solo he venido a buscar lo que me pertenece.

Lo que te pertenece.

¿Tú te crees que estás en Libia?

¡Mira a tu alrededor!

¡Esto ya no es Libia!

¡Ya no eres el Halcón!

No eres nadie.

Nadie.

Da igual lo que digamos,

lo que hagamos da igual.

La última palabra será la suya,

la de Lucía.

Suerte.

Sonríe, Ismail.

¿Qué pasa?

Lo que pasó anoche no significa que quiera estar contigo

ni que vaya a romper mi compromiso con Andy.

No volverá a suceder.

He tenido mucho tiempo para pensar en los errores que cometí.

Mira.

La gente que murió por mi culpa.

Y no puedo cambiar nada de lo que pasó.

Nada.

Pero puedo asegurarte que ya no soy ese hombre,

que no queda nada del Halcón.

Ahora solo me importáis vosotros.

Ismail.

Tengo familia en Italia.

¿Por qué no nos vamos... los tres juntos unos días?

Quiero demostrarte que podemos tener una vida normal.

Lucía, piénsalo.

¿Una vida normal con Hayzam?

¿Eso te ha dicho?

Pero si nada de lo que le rodea es normal.

Podrías ayudarme un poco siendo objetivo, ¿no?

A ver, Hayzam es un amor idealizado que nunca has vivido

y Andy es un amor real

con el que has compartido muchas cosas.

Ya, pero es que si me hubiese encontrado...

Si no hubiese sido un traficante...

No me estás ayudando nada.

A ver, piensa en Ismail, ¿qué es lo mejor para él?

Es que no lo sé.

Hayzam es su padre.

¿Y Andy?

Andy lo ha sido durante todo este tiempo.

Lucía, tú también podrías ser un poco objetiva.

Diga lo que te diga, justificas a Hayzam.

Haga lo que haga, me equivocaré.

(SIERRA) "¿De verdad creías que iban a apoyarte?".

¿Acaso lo hicieron entonces?

¡No!

Te apartaron a un lado, igual que ahora, igual que siempre.

A esos hijos de puta no les interesa la verdad,

sino salvar su culo.

Tengo un plan.

¿Un plan?

¿Para qué?

Para hacer justicia.

¿De qué estás hablando, Sierra?

Lo sabes perfectamente.

¿Quieres escucharme...

o vas a dejar que ese asesino se te escape otra vez?

(Móvil)

(Móvil)

¿Sí?

"Hayzam no va a salirse con la suya".

¿Cómo?

"Tenemos un plan".

Andy.

Lo siento.

¿Qué sientes exactamente?

Por favor, no me lo pongas más difícil.

Sabes que le hice una promesa a Fathia.

Venga, hombre, ¿todo esto es por una promesa

que le hiciste hace dos años cuando se estaba muriendo?

Todo este tiempo has estado cuidando del niño.

No le debes nada más.

¿O me estás diciendo

que si no existiera Ismail sería más fácil tomar una decisión?

Pero existe.

He pensado... Julia va a detenerle.

¿Por qué?

¿Tú qué crees?

Pero me dijo que había cumplido su condena.

¿Y dijo también que antes de salir de la cárcel

asesinó a un líder del Dáesh?

Si no es Julia, serán ellos.

Mira, Lucía, yo no quiero que estés conmigo si no lo tienes claro,

pero piensa en Ismail,

piensa en el tipo de persona que es su padre,

en el tipo de vida que os espera a su lado.

Piensa en él.

(Música de suspense)

Se llama Ahmed Melesi.

También fue militar en Libia como Hayzam.

Por lo tanto, no descarto que vaya armado.

Despejado.

(Timbre)

¿Dónde está Ismail?

Tienes que irte.

Te acuerdas de Julia, ¿no?

Ya te lo dije, estoy limpio.

No hay nada de qué preocuparse. Cumplí mi condena.

Lucía, ¿dónde está mi hijo?

Nosotros no hubiéramos tenido nunca ninguna oportunidad

ni aquí ni en ningún sitio.

Escúchame. No, escúchame tú.

Había tomado esa decisión

antes de saber que venían a buscarte.

¿A buscarme?

¿Qué significa?

No sé qué es lo que quieren de ti, pero podrían estar aquí ya.

¿Qué coño haces?

(Música de intriga)

¿No lo entiendes?

¡Tienes que irte, guarda ese arma!

Vete a casa.

¡No te muevas!

Suelta el arma.

Y ahora,

ponte de rodillas.

¡De rodillas!

¡No me jodas!

Lucía, lárgate de aquí.

Julia.

Julia, ¿qué vas a hacer?

¿Asesinarlo? ¡He dicho que te largues!

Apártate.

¡No, no!

Escúchame, no va a pasar nada.

Tranquila.

Apártate. No.

Deja que lo arreglemos nosotros.

Solo ha venido por su hijo.

Tú no le importas, díselo.

¡Dile la verdad!

Es el Halcón.

¿No lo entiendes?

Julia, no puedes matarlo,

porque si lo haces, ¿en qué te convertirás?

¿Qué te diferenciará de sus crímenes?

Es un hombre libre.

Ha cumplido su condena.

No.

No.

Alguien tiene que pararlo,

por Basir,

por Hamid,

¡por Fathia!

No pronuncies ese nombre.

Por última vez, ¡lárgate de aquí!

Julia, por favor.

¡Por favor, es el padre de mi hijo!

¡Ah! ¡No, quietos!

¡Por favor! ¡Por favor!

¡Ah!

Márchate.

Márchate.

¡Márchate!

¡Julia!

¡Julia!

¡Julia! ¡Julia!

¡Llama a una ambulancia!

(LLORA)

¿Estás seguro de que quieres irte?

Completamente.

Pero Hayzam ya no está.

Imagínate que nada de esto hubiera sucedido.

¿Me lo dices en serio?

Ibais a casaros.

Ella ya ha tomado su decisión y yo la mía.

Ismail te echará de menos.

(SUSPIRA)

Bueno.

Tiene a su padrino para mimarlo.

Bueno, ¿y dónde quieres irte?

Lejos.

Lo más lejos posible.

¿Qué color es este?

¿Eh?

Amarillo. Y este va aquí, ¿verdad?

Sí. Venga, vamos a ponerlo.

Y ahora va esto.

Ahí. El verde.

(Música instrumental suave)

Azul.

Este.

Morado.

Rosa.

Promesas de arena - Capítulo 6

16 dic 2019

Programas completos (6)
Clips

Los últimos 31 programas de Promesas de arena

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios