www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5671255
Para todos los públicos Para todos La 2 - 26/09/20 - ver ahora
Transcripción completa

(Música)

¿Qué tal?

Les saludamos en este primer sábado de otoño

"Para todos".

Hoy les hablaremos de pelucas solidarias,

de justicia alimentaria y también con una nueva colaboración

y buscaremos la parte filosófica a las mascarillas, que la tienen.

Antes, empezamos con educación.

(Música)

El sistema educativo vive momentos de gran estrés,

pero visto en perspectiva lleva años convulso

y necesita una reflexión con las luces largas.

Lo dice el pedagogo y filósofo Gregorio Luri en su último libro

"La escuela no es un parque de atracciones".

¿Qué es entonces para él?

lo que cuenta en el siguiente reportaje con Paloma Vidal.

"Gregorio Luri siempre tiene a la escuela en su mente

y hacia ella encamina sus pasos una y otra vez.

Maestro de escuela, profesor del instituto y de universidad,

este catedrático de filosofía no deja de analizar esa noble

institución con el fin de mejorarla.

Nacido en Navarra y afincado en Cataluña,

ha publicado un nuevo libro con el provocador título:

"La escuela no es un parque de atracciones".

Estamos asistiendo a hechos que necesitan una reflexión seria.

Por qué hay tantos niños o tantos adolescentes

que al terminar la educación obligatoria son incapaces

de comprender un texto mínimamente complejo.

Estamos alrededor de uno de cada cuatro, un 25%.

Esto debería ser un escándalo.

¿Por qué en el último PISA se decía

que nueve de cada diez adolescentes europeos era incapaz de diferenciar

un hecho de una opinión?

En una escuela que está continuamente diciendo

que está defendiendo el pensamiento crítico,

la creatividad, la autonomía...

Bueno, yo creo que el conocimiento riguroso nos empodera.

"Sostiene Luri que para que la educación funcione,

no hay que perder de vista a los clásicos, léase:

disciplina,

esfuerzo, hincar los codos, exámenes..."

Estamos más interesados en mantener a los niños haciendo actividades

supuestamente interesantes

que en evaluar cuál es el residuo

que la experiencia ha dejado en ese niño.

Porque la memoria no es otra cosa más que el residuo que deja

la experiencia al pasar.

Está muy bien que desarrollemos la empatía de los niños,

pero además vamos a crearles un vocabulario

que les permita expresar sus sentimientos

y les permita nombrar las cosas del mundo.

"Peldaño a peldaño.

La escuela debe ser una fábrica de oportunidades para todos.

Para algunos alumnos es la única."

Los padres están asumiendo la trayectoria educativa

de los hijos.

Pero ¿cuáles? Los que pueden.

Los que pueden,

porque los que pueden son los que pueden

acudir a las mejores academias privadas o al profesor particular.

Cuanto mayor es el nivel cultural de la familia,

antes comienzan a leerles a los niños,

más importancia le dan a la lectura en casa, al lenguaje que se habla,

a las actividades culturales: cine, teatro, etcétera, etcétera.

Entonces estamos asistiendo realmente a un crecimiento

notable de la brecha cultural.

Por eso estamos viviendo ahora en la pandemia algunos hechos

extraordinariamente preocupantes.

Alrededor del 20% de nuestros alumnos han desaparecido

de lo que podríamos llamar los radares escolares.

Eso quiere decir que desde que comenzó

el confinamiento hasta la vuelta en septiembre,

habrán estado seis meses sin contacto escolar.

Por lo tanto, ahí se nos está creando,

no una brecha, un abismo, un abismo cultural.

Mi pregunta es: ¿si la escuela no sirve

para compensar las diferencias familiares,

para qué les sirve a los pobres?

"Aunque crítico con el panorama educativo español,

Luri opina, no obstante, que cada escuela es un mundo.

España, en su conjunto,

tiene un resultado mediocre en las pruebas educativas PISA,

pero hay comunidades con resultados brillantes."

Yo insisto siempre en que Soria ha obtenido mejores resultados

en PISA que Finlandia.

Pero nuestros políticos viajaban todos a Finlandia

porque no encontraba el suficiente glamur en el viaje a Soria.

Pero en Soria tenían mejores resultados que Finlandia.

La FP, pues en el País Vasco y en concreto en Guipúzcoa,

es extraordinaria.

¿Por qué no viajamos más allá a aprender?

Estamos viendo que hay comunidades que han tenido a lo largo

de los años unos resultados buenos,

mejorables, pero buenos,

y otras comunidades que han tenido a lo largo

de los años resultados muy decepcionantes.

Entonces mi pregunta es, escucha, ¿y las leyes educativas

con las que organizamos tanto jaleo y tanto escándalo?

¿Tienen alguna influencia real?

Porque las que lo han estado haciendo bien lo han hecho bien

con las leyes educativas que teníamos;

y las que han estado haciendo mal, lo han hecho mal

con las leyes educativas que teníamos.

¿No sería mejor bajar el nivel de la discusión

para ponernos a mirar

de verdad cuáles son los puntos flacos de nuestro sistema

y ver cómo incidimos en ellos?

"Observa el escritor que la pedagogía sufre

un cierto complejo sobre su constitución como saber.

Él la reivindica."

Vete a la neuroeducación y todo el mundo va a buscar

respuestas para sus problemas en la neuroeducación,

la inteligencia emocional, etcétera, etcétera.

Vamos a la psicología, la neurología, a buscar respuestas.

Lo que hace falta es encontrar respuestas en nuestras prácticas,

en nuestras prácticas.

Ese es mi objetivo esencial,

porque, además, me da igual si no se está de acuerdo,

si no se está de acuerdo, se puede tener con otras metodologías

unos magníficos resultados,

pero lo que sí que he visto es que no se pueden

obtener buenos resultados si no sabes analizar tu práctica.

"'Hijo mío, estudia para que puedas presentarte en cualquier parte',

le aconsejó su madre de niño.

'Sí', añade Luri,

porque la educación te da la sabiduría

para saber relacionarte

sin prepotencia ante el humilde y sin servilismo ante el poderoso."

Comer y que sea lo justo para todos,

es decir, para nosotros,

pero también para el mercado y para el medioambiente.

Es el ideal de un planeta que lleva promoviendo

desde hace más de tres décadas

la organización internacional Slow Food.

Hoy tenemos con nosotros a una de sus representantes

en España,

la presidenta de Slow Food en Barcelona, Chiara Bombardi,

¿Qué tal? Bienvenida al programa.

Hola Marta. Muy bien. ¿Qué tal? ¿Y tú?

Bien. Podríamos decir que en esta crisis sanitaria,

que también ha sido una crisis alimentaria,

¿hemos comido mal, hemos comido demasiado?

Bueno, depende de la capacidad de cocinar de cualquiera,

porque muchas posibilidades de ir restaurantes no había.

Lo único que podías hacer para paliar a tu, digamos,

déficit en cocina, era pedir comida a domicilio,

con lo cual lo que te quedaba era a repensar,

recuperar los libros de cocina de la abuela

o mirar recetas en internet.

También ha habido muchísimos cocineros

que han hecho tutoriales, que han hecho vídeos,

que han colgado en Instagram y tal,

o sea, realmente pienso que si hay interés, se podía,

se podía cocinar, se podía comer bien.

Si sabes cocinar, bien, si no, pues un poco menos bien.

Pero con el tema que nos ocupa en cuanto al producto.

En cuanto al producto, ha sido un poco complicado al principio.

Luego se han desbloqueado algunas cosas

y ha sido un poco más fácil el acceso a la comida.

Pero, por ejemplo, los mercados de campesinos que nosotros,

como bien sabes, en todo promovemos,

incluso algunos los cuestionamos, estaban cerrados, los cerraron,

pues con la emergencia.

Quizás una decisión, no la mejor, digamos, pero bueno,

con la urgencia de tomar, de tomar decisiones,

no siempre se toman las mejores.

Y los mercados campesinos estuvieron cerrados más de un mes.

Luego, pues,

había colas enormes delante de los supermercados

que se han convertido en una especie de baluarte de la comida,

como si...

Como si esa fuera comida buena, ¿sabes?

El género de primera necesidad y punto,

o sea, ahí no vas a comprar producto fresco,

te llevas un producto enlatado, producto industrial,

con lo cual, sí, a nivel de producto era un poco más complicado,

si podías ir al mercado municipal,

pues ahí a lo mejor tenías acceso a algo más, más fresco, más del día,

más de temporada.

Y toda esta situación nos ha llevado a un replanteamiento

de lo que comemos,

cómo lo comemos, de dónde lo comemos.

La crisis alimentaria es evidente porque los recursos del planeta

ya nos hemos tragado,

nos los hemos comido y ya estamos empezando un poco a aprovecharnos

de la despensa del año 2021.

Entonces, ¿vosotros qué es lo que promovéis?

Sí, tienes toda la razón, a esta altura del año que estamos,

ha pasado el verano, que todavía ni se ha acabado el verano,

hemos gastado ya todos los recursos del año,

que nos tocaría gastar durante todo el año, con lo cual,

bueno, eso ya lo sabíamos antes de la emergencia sanitaria,

evidentemente, ¿no?

Porque la crisis climática ya era un hecho muy evidente.

Con esta...

De la alimentación, la producción del alimento,

y el transporte del mismo,

son dos grandes causas de la crisis climática también.

Ahora que tenemos una oportunidad, por lo que yo veo,

por lo que vemos desde mi organización

de cambiar el sistema, o sea,

si antes, digamos, estábamos arrastrando unos mecanismos

que nadie sabía bien bien cómo...

cómo parar,

pues con este,

con esta crisis que nos ha hecho repensar

de dónde compramos los alimentos,

si los compramos de 3.000 kilómetros o 30.000 o de proximidad,

pues ahora es cuando tenemos

la oportunidad de esas buenas intenciones que se han generado,

pues de implementarlas en unos cambios del sistema

de distribución y de producción del alimento.

En ese sentido, por lo que respecta al mercado,

hay lo que se llama un "greenwashing",

como un lavado de cara de las empresas,

de lo que es la oferta,

es decir, nosotros te ofrecemos un producto cuidado,

te ofrecemos un producto que respeta el medioambiente,

el consumidor tiene que estar muy al caso de la información,

porque si no, volverá a lo de antes también.

Sí, sí. A no pensar, a olvidar.

Sí, tienes toda la razón.

O sea, exacto, para empezar,

que el consumidor ahora tiene la obligación,

visto lo visto,

de empezar a leer las etiquetas

e incluso ir un poquito más allá de la etiqueta, eso seguro.

Y en cuanto a lo que dices del "greenwashing", bueno,

¿por qué es así?

Porque el consumidor, nosotros lo consideramos

como un coproductor casi, porque en el fondo, tú sabes,

comemos tres veces al día,

con lo cual compramos comida tres veces al día.

Cada vez que compramos algo, de alguna manera dirigimos,

incidimos la en la producción agrícola,

en la producción industrial,

o sea,

tenemos la oportunidad de ayudar a un campesino

o de ayudar a la macrodistribución.

El consumidor es clave, el consumidor nos tiene que ayudar,

o sea, nosotros podemos, según el lugar del mundo,

hacer acciones para ayudar al campesino, o sea, en Barcelona,

donde hay producción agrícola,

hacer acciones para promover ese tipo de agricultura sostenible.

Pero sin el consumidor no nos sirve de nada,

son solo palabras.

Entonces, ¿cómo os organizáis en Slow Food?

Desde la parte internacional a la parte local,

¿tenéis una red de mercados o vais a por el consumidor?

Vale. Slow Food es un movimiento global.

Como tú bien sabes es internacional desde casi enseguida,

porque nació en Italia en el 86,

pero casi enseguida se fundió en París

y desde entonces no ha parado de crecer.

Estamos presentes en 160 países y es normal que sea así,

porque las inquietudes y los problemas relacionados

con la alimentación son presentes en todo el mundo.

Hay países donde tenemos problemas de obesidad

y países donde tienen problemas de hambruna.

Pero, vaya, esa es la gran paradoja, de hecho, de nuestro siglo,

o sea, que nos toca vivir, o sea, producimos...

Podremos alimentar 12.000 millones de personas

y estamos tirando

el 40% de la producción alimentaria en Europa.

Entonces, ¿qué hace Slow Food? En Europa...

En Europa. En Europa.

Que se supone que ya estamos bastante concienciados

con este tema, ¿no?

Pues evidentemente producimos demasiado, producimos mal,

nos alimentamos mal, pero encima falta producto bueno,

o sea, la gran paradoja.

Cocineros haciendo recetas increíbles en la tele,

libros de gastronomía, publicaciones,

revistas, recetas...

Pero luego, el producto es lo que es,

es muy pobre, se han perdido toda la biodiversidad y tal.

Entonces, ¿qué hace Slow Food?

Slow Food promueve un tipo de comida

que tiene presente las 3P:

el planeta, las personas y el producto.

Pues el producto es clave,

pero las personas que lo producen son muy importante,

porque se explota mano de obra inmigrante a la cual

luego se le da una patada.

Se pierde de vista el hecho

de que si el producto ha viajado demasiado,

puede ser que en Chile fuera ecológico,

en China también, pero cuando ha llegado aquí ya no es ecológico.

Si ha viajado...

Lo que queda es la etiqueta y ya está.

Efectivamente, con lo cual, hablemos de sostenibilidad,

pero hablemos de sostenibilidad con sentido.

O sea,

el "greenwashing" que tú decías,

en este momento todo el mundo está hablando de comunidad,

de sostenibilidad,

pero ¿qué hay detrás?

Hay la voluntad por parte de la gran distribución

de ir a entrar

también en ese nicho de mercado que es consumidor concienciado.

Chiara, decía el presidente de Slow Food, Paolo Di Croce,

que nos quedan 30 años para revertir esta situación.

Vosotros lleváis 30 años prodigando y promoviendo

lo que decíamos al principio, porque si no,

esto no se va a poder cambiar.

¿Cómo lo podemos cambiar un poco ya para terminar?

¿Qué hago yo con mi frigorífico o con mi comida?

Me gusta esta pregunta porque la verdad es que está en manos

de cada uno hacer pequeñas cosas

que pueden cambiar esta tendencia del planeta,

que lo estamos esquilmando evidentemente.

Nosotros, ¿qué te sugerimos?

Te sugerimos que pienses en la comida que comes,

que pienses qué comida es,

qué producto es y, sobre todo, de dónde viene

y dónde lo vas a comprar.

Eso es clave.

Son tres cosas principalmente:

¿cuánto cómo?

¿Cuánto de lo que como lo tiro a la basura?

Porque igual en vez de comprar a granel, compro de más,

compro en el súper donde me venden un envase que es ese,

y si hay seis manzanas, pues hay seis, ¿sabes?

Yo a lo mejor durante mi semana necesito cuatro.

Pues, Chiara Bombardi,

gracias por estar hoy aquí en "Para todos",

esperemos que nos aproveche esta entrevista.

Gracias a ti.

Salud y buenos alimentos.

(Música)

"Es un voluntario de la Fundación We Love Reading,

leyendo en voz alta a unos niños jordanos

para incentivar hábitos de lectura.

Se trata de una iniciativa de Rana Dajani,

una doctora en biología molecular nacida en Jordania,

que hace 14 años puso en marcha esta fundación.

Ahora cuenta con 700 voluntarios y más de 10.000 niños

y niñas han pasado por el programa.

Dajani observó que los niños en la región

de Oriente Medio no leían por placer.

Investigando,

se dio cuenta de que leer en compañía

y en voz alta impacta mucho más."

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

"El modelo de este programa de animación de lectura es simple,

Esta organización sin ánimo de lucro creada por la doctora Dajani,

capacita a adultos voluntarios para que lean en voz alta

a los niños de su comunidad de forma atractiva.

Los investigadores encontraron mejoras en las capacidades

cognitivas de los niños,

los niveles de empatía,

una fortaleza en su inteligencia emocional

y el aumento de los comportamientos prosociales

como el cuidado del medioambiente.

We Love Reading ya se ha extendido a 55 países de todo el mundo."

(Música)

Y ahora vamos a ver una iniciativa solidaria que se ocupa

de las personas que se quedan sin pelo por la quimioterapia

y no se pueden permitir una peluca, y menos, si es de pelo natural.

20 centímetros necesitan para colaborar.

Vamos a la pelu que tenemos hora y vemos como lo hacen.

(Música)

Hola. -Hola.

Venía a donar el pelo, ¿se puede?

-Sí, fenomenal, esta peluquería es solidaria.

Pásate por aquí,

que te lo corto ahora mismo.

"Goretti ha decidido donar parte de su melena

para un proyecto solidario.

Desde que se enteró que hay gente

que puede beneficiarse de su cabello,

ha dejado crecer su pelo hasta conseguir esos 20 centímetros

que ahora serán para alguien que lo perdió

a causa de una enfermedad."

Quiero que los niños con cáncer también tengan pelo,

como todo el mundo.

"La única fábrica de pelucas de pelo natural que existe en España

se ha puesto manos a la obra para hacer posible que las cabezas

de los pacientes oncológicos luzcan como antes del tratamiento

de quimioterapia."

El proyecto nació de una necesidad

que había en los pacientes,

el paciente venía un poco desorientado,

con falta de información y con unos precios desorbitados.

Y, bueno, pues empezamos, comenzamos con el proyecto

de Pelucas Solidarias para atender a esos pacientes sin recursos,

para que nadie se quede en casa por no tener cabello.

También una persona que está enferma,

que tiene que llevar una peluca, se pone una peluca,

parece su pelo natural.

O sea, no tiene por qué notarse

la que lleva una peluca, es completamente natural.

Hay una red de peluquerías que tenemos peluqueros solidarios

por toda España

y a diario lo están haciendo, donan el cabello,

y estos peluqueros solidarios nos envían el cabello a nosotros.

Una vez que lo hemos cortado,

lo metemos en una bolsa de plástico envuelto

y tienes que ir a Correos,

a la dirección de mechones solidarios

y a través de Correos lo envían directamente.

Una vez recibimos ese cabello,

lo procesamos, lo desinfectados,

y se prepara para hacer estas pelucas

para estos pacientes sin recursos.

Estoy terminando una peluca para una niña de 11 años.

Sí, que tiene cáncer.

-Mira, ahora mismo estoy mezclando el pelo para conseguir un color

que han pedido específicamente.

Entonces, cogemos varios tonos de pelo

y este es el gesto del mezclado, ¿vale?

Cuando creemos que ya lo hemos conseguido,

allí se iguala y ya se lo dejamos para el cliente.

-Esta peluca es toda picada,

es con redecilla y terminada con monofilamento.

Nosotros siempre hacemos las pelucas en función del paciente.

El paciente viene,

nosotros tenemos una entrevista con él y vemos cuál es su perfil,

cuál es su necesidad y en función de eso,

hacemos dependiendo si tiene mucha prisa,

pues hay veces que incluso se llevan una peluca sintética

y luego se les entrega una de cabello natural.

-Esta peluca que tenemos aquí cortita,

está ese pelo natural.

Más lisita, trabajada, y no tiene nada de brillo y nada;

esta otra peluca es sintética,

entonces, notamos pues que tiene más brillo,

también el tema del rizado,

un pelo natural en este rizo es muy difícil que lo haya.

Ha evolucionado muchísimo.

Hay fibras resistentes al calor y que se pueden rizar

y se puede hacer todo esto.

Con lo cual ahora la diferencia entre pelo

y sintético no se nota como antiguamente.

Cada vez animan más personas a donar.

la verdad que es muy emocionante el poder de ayudar

a todas esas personas que lo necesitan.

En pelucasolidaria.com aparece todo el proyecto real

de cómo pueden solicitar esta peluca.

Tienen que acudir a los trabajadores sociales

de la Asociación Española contra el Cáncer

y pedir la ayuda de Peluca Solidaria.

Entonces, bueno, pues lo valoran y ellos son los propios,

los indicados a decir si un paciente tiene,

tiene recursos,

no tiene recursos o tiene escasos recursos.

Los pacientes sin recursos se les da automáticamente

la peluca gratuita.

"Un hecho tan cotidiano como acudir a la peluquería puede convertirse

en un acto solidario.

Quimioterapia no tiene por qué estar asociado a pérdida de cabello.

Cada melena acabará siendo un proyecto solidario que trabaja,

pelo a pelo, cabeza a cabeza."

(Música)

En esta nueva etapa vamos a pensar la vida

de otra forma con el filósofo y humanista Miquel Seguró.

Hoy, para empezar,

nos propone reflexionar sobre el hecho de vivir enmascarados.

(Música)

Sí, desde hace algunos meses tenemos que llevar esta mascarilla

por la situación de pandemia en la que estamos lamentablemente,

y parece que durante unos cuantos meses,

pues también tendremos que hacer uso de ella.

Y esto ha ocasionado a muchas personas, a mucha gente,

una sensación de extrañeza,

como de estar llevando algo encima que atentaba un poco,

que ponía en duda su identidad, más o menos.

En este sentido,

por eso es muy interesante acudir a la etimología de persona,

porque persona, "prósopon" en griego,

no significa otra cosa que máscara, con lo cual,

de algún modo estamos siempre con una máscara encima.

Claro, esto sería una situación o una sensación

de llevar una mascarilla encima de la máscara,

lo cual nos pone un poco en la tesitura

de tener que pensar hasta qué punto la máscara

o la mascarilla forman parte,

jugando un poco con las palabras,

de nuestra identidad personal y de nuestra relación con los otros.

Una de las definiciones clásicas de persona es la de Boecio,

un filósofo de la antigüedad, cristiano, que definió la persona

como sustancia individual de naturaleza racional, es decir,

sustancia, algo sólido,

algo que está detrás, el sustrato, individual,

con lo cual, es un compartimentable, a pesar de ser plural,

porque vemos que hay varios individuos, de sustancia racional,

esto sería un poco lo que nos diferenciaría

de otros seres animados.

Hay un gran debate detrás de esto,

pero básicamente sería esto ateniéndonos a esta definición.

A lo largo de la historia y, sobre todo, con el siglo XX,

esta unidad de la persona y esta experiencia

de identidad única

y sólida y, sobre todo, conocida, se ha puesto muy en duda,

sobre todo, pienso, a raíz de la obra

de Sigmund Freud a través del psicoanálisis,

es decir, ¿qué es persona?

¿Qué es ese yo que decimos que somos?

¿Qué se...?

¿Qué se esconde detrás de esta identidad que muchas veces

construimos y representamos en lo que podría ser

el teatro del mundo?

Pues seguramente se esconden muchas cosas,

desde la educación que recibimos hasta la infancia que recordamos

y, por supuesto, la imagen o el futuro que proyectamos.

Así que, la idea de persona y de máscara tiene que ver mucho

con esta sensación de ir descubriendo

no tanto aquello que somos,

sino quizá más bien aquello que no somos

y que de algún modo vamos representando

y vamos dándole largas,

podríamos decir así,

en nuestras experiencias de la cotidianidad.

Sí, los ojos espejo del alma, no seré yo quien diga que no.

La vida cuenta la tradición poética

y sapiencial que tenemos en nuestra historia,

que nos recuerdan lo importante que es la mirada y, ojos que no ven,

corazón que no siente, se dice.

Pero no solamente, es decir, si los ojos son el espejo del alma,

tendríamos que decir que la cara, la sonrisa,

es el gesto del alma y el hecho de llevar máscara o mascarilla,

en este caso, nos ha recordado o nos ha puesto sobre la mesa

cuán importante es el gesto,

la sonrisa, las facciones, las palabras,

incluso que cobran sonoridad con el movimiento de los labios,

es decir,

toda esta parte menos conocida de la cara

o la que menos importancia le damos en la cotidianidad,

pues con la experiencia de ir enmascarados nos ha puesto

en la tesitura de tener que considerar el gesto

como algo fundamental a nuestra identidad también.

Y de ahí en extensión, por supuesto, todo el tema de la corporalidad,

toda la cuestión de la relación entre persona, cuerpo,

identidad relacional.

¿Cuán importante es?

Podemos tocar, hemos visto, podernos abrazar,

podernos, incluso, acompañar con el gesto,

que no solamente es el de la cara.

De hecho,

la pandemia ha puesto sobre la mesa

la circularidad de las relaciones personales.

La pandemia se ha extendido, podríamos decir,

por nuestra naturaleza relacional,

el gesto por hablar cerca unos de otros, por contactarnos,

por darnos besos,

por abrazarnos y al mismo tiempo solamente se puede parar

o se puede controlar si todos, de manera colegiada,

tomamos responsabilidad alrededor de esta situación,

es decir,

nos comportamos de un modo similar

y nos dejamos o dejamos de hacer esto que tanto nos gusta,

que es comunicar a través de los gestos,

abrazarnos y estar cerca unos de otros.

Por lo tanto, ¿los ojos son el espejo del alma?

Sin duda, pero somos mucho más que alma

y somos, sobre todo, cuerpos,

cuerpos encarnados que se buscan y se interrelacionan.

La actualidad social tiene muchas caras y muchas formas de contarla,

pero solo aquí es "Para todos".

Les esperamos la semana que viene.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Para todos La 2 - 26/09/20

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Para todos La 2 - 26/09/20

26 sep 2020

Educación
Reportaje con el filósofo y pedagogo Gregorio Luri. Propone una reflexión profunda sobre el sistema educativo español. Acaba de publicar “La escuela no es parque de atracciones

Alimentación
Entrevista con Chiara Bombardi, presidenta del movimiento Slow Food en Barcelona. Con ella hablamos de alimentación saludable y sostenible. De potenciar los productos ecológicos y de proximidad.

Innovación social 
Conocemos el trabajo de Rana Dajani, una emprendedora social jordana que ha puesto en marcha una iniciativa para incentivar la lectura entre los más pequeños de zonas desfavorecidas. @welovereading

Solidaridad
El efecto secundario más visible producido por un tratamiento de quimioterapia es la pérdida del cabello. Hay pacientes que afrontan la situación con pañuelos o gorras, y los hay que prefieren una peluca para verse bien. Pero los precios de una peluca natural no siempre son asequibles. Por eso hay un proyecto solidario, Pelucas Solidarias, que se ocupa de que los que menos tienen puedan acceder a una peluca hecha a medida. Se trata de realizar una donación de 20 centímetros de cabello. Reportaje sobre el trabajo de Pelucas Solidarias

Filosofía
El filósofo Miquel Seguró reflexiona sobre el cambio que ha supuesto en nuestras vidas llevar mascarilla y vivir enmascarados

ver más sobre "Para todos La 2 - 26/09/20 " ver menos sobre "Para todos La 2 - 26/09/20 "
Programas completos (1304)
Clips

Los últimos 8.174 programas de Para todos La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios