www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3530707
Para todos los públicos Página Dos - Sara Mesa - Ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Sara Mesa.

Aute.

Mayorga.

Brooklyn.

No hemos tenido casi ni tiempo

de digerir la "Cicatriz" de Sara Mesa

que ya tenemos que enfrentarnos a su "Mala letra".

(Música)

Sara, no ha pasado ni un año

desde la aparición de tu aclamada novela "Cicatriz"

y justo ahora aparece un libro de cuentos, "Mala letra".

¿Por qué ahora? Ha pasado poco tiempo.

Sí, ha pasado poco tiempo,

pero es cierto que los libros tienen también su intrahistoria.

Y, claro, el lector lo ve en el momento que se publica,

no en el momento que se escribe.

Hay que tener en cuenta que cuando se publicó "Cicatriz"

yo ya estaba trabajando en estos cuentos.

Yo no tengo la sensación de que sea tan rápido.

Y luego también quedaron temas.

Yo me quedé con el sprint de "Cicatriz".

Temas que quería seguir tratando e indagando.

Tú sabes que hay malas lenguas

que dicen que se publican esos libros de cuentos

para mantener vivo el nombre del autor entre novela y novela

porque en el fondo, a los editores, lo que les interesa son las novelas.

Sí, bueno, es un riesgo al que se expone

el que publica cuentos, como a tantos otros.

Yo empecé escribiendo cuentos. Me gusta mucho el género.

Lo defiendo allá donde voy y quiero seguir escribiendo cuentos.

O sea que... Me da igual.

¿Cuál ha sido el criterio de selección de estos 11 cuentos?

Pues he buscado, obviamente,

que fueran cuentos que tuvieran un valor una vez pasado el tiempo

porque algunos son anteriores a "Cicatriz".

La mayoría son posteriores.

Pero he buscado, sobre todo, una unidad temática.

La unidad temática es un poquito compleja de explicar,

pero tiene que relación con el título, con esa "Mala letra".

Es una manera de escribir que aboga por la libertad de la escritura

y la libertad de los temas y ser, incluso, un poquito desobediente

y un poquito indócil respecto a lo que se espera de los escritores,

de los cuentos, de las historias... ¿Qué se espera de ellos?

Bueno, muchas veces aparecen algunos..., de los cuentos,

algunos lectores que se quejan

porque planteas temas que les incomodan,

que son temas difíciles,

que son temas en los que no está claramente definido quién es el bueno

y quién es el malo... Pero personalmente son los temas

sobre los que me gusta escribir.

Porque también me inquietan y me preocupan.

Hay algunos temas

que son recurrentes en este libro de cuentos.

Recuerdo que en "Cicatriz"

lo tocabas de una manera muy tangencial,

el tema de la infancia, y aquí tenemos varios relatos

donde los protagonistas son niños. Pienso en "Palabras piedra",

"Papá es de goma", donde los niños viven...

Viven prácticamente solos y se tienen que buscar la vida

e incluso van a comprar.

¿Es un tema que te interesa especialmente, la infancia?

Sí, la infancia y también la adolescencia.

Esa edad temprana en la que uno empieza a formarse

y a definirse tal como es, con sus rasgos...

Esos conflictos tan terribles que se viven en esa edad

y que luego, con el tiempo, tendemos a verlos

incluso con un poco de desprecio, con un poco de benevolencia,

de no tiene importancia, pero en esa época se viven cosas muy intensas,

al menos yo las viví así, y creo que es generalizado,

y me interesa ver cómo se va formando el carácter ahí.

Otro de esos temas que aparece en este libro de cuentos,

y que si estaba muy presente en "Cicatriz",

era el tema de la culpa. Recuerdo el personaje femenino,

la protagonista femenina de la novela,

que sufría ese tema de la culpa

y aquí lo encontramos en algunos relatos.

Hay uno, concretamente el de "Creamy milk",

que está muy presente también.

Sí, yo creo que puede ser uno de... los grandes temas de la literatura,

desde "Crimen y castigo". Bueno, desde antes,

pero como plasmaciones de obras literarias tremendísimas

de abrumadoramente buenas hay muchas. A mí me interesa.

Es un tema que me interesa y aparece en varios de estos cuentos.

Son pequeñas cicatrices que nos va dejando la vida también

y que incluso tienen unas dimensiones complicadas.

Aquí hay personajes que incluso heredan culpas.

Hay una chica, la protagonista de "Palabras piedra",

es como si heredara la culpa de su madre, que es una culpa relativa,

pero también está ese matiz que me interesa.

(Música)

Pensar que podía ganarme la vida

con la creación

es algo que no estaba en mi cabeza

cuando adolescente, sin embargo ya, desde pronto,

yo escribía narrativa y poesía.

Y en un cierto momento fui al teatro

y me convertí en un espectador apasionado.

Frente a otros colegas de la escritura

que proceden de la interpretación o de la dirección,

yo llegué desde el patio de butacas.

No hay fórmula.

Todo arranca aquí.

Fíjate como tengo esta frase que anoté el otro día,

que oí en la calle, un hombre decía a otro:

"Al blanco pasamos todos muy rápido, pero ¿al negro...?".

A mí me resultó muy misteriosa esa frase. ¿A qué se refería?

"Al blanco pasamos todos muy rápido, pero ¿al negro...?".

Y la obra puede arrancar ahí.

Puede uno empezar a buscar situación, personajes...

Sucede que el escritor de teatro

se expone ante su obra una y otra vez.

De algún modo, todas mis obras conviven

y están en un proceso pendiente de reescritura.

(Música)

Si os parece vamos con la primera escena de "Yugoslavos".

La leemos primero y luego nos ponemos en pie, si os parece.

-Me... Me va a perdonar, pero... -¿Sí?

-Ese hombre, al entrar, cuando se sentó en esa silla...

ese hombre parecía...

como si llevase una losa encima.

Al salir era otro. -Puede ser.

-Yo escribo literatura dramática.

Es decir, que todo aquello que pongo en el texto

son elementos que han de provocar el deseo de teatro,

que están orientados no al disfrute

o la experiencia de la lectura solitaria

sino a convocar, primero a una compañía,

y luego a una ciudad a asistir a una experiencia teatral.

-Silencio. Gerardo deja un billete sobre la mesa y se va. Pausa.

Martín coge el dinero y se pone a limpiar la mesa.

Limpiando encuentra algo en el suelo, un naipe.

-Yo me considero escritor incluso cuando, como lo hecho últimamente,

soy director de escena. Cuando uno construye un espectáculo

lo que está es componiendo, construyendo, ordenando,

unos elementos que da a leer al espectador.

Jamás hubiera imaginado

que hasta cinco obras mías se iban a representar en Corea

o que "Himmelweg" se iba a hacer en Australia.

Eso me hace sentirme feliz y me hace sentirme menos inútil.

Y que unos textos míos hayan sido capaces de construir

una ocasión para que la gente se reúna,

y para que conversé a partir de ellos, para mí es emocionante.

-Pues el libro que estoy leyendo en estos momentos es una biografía

del pintor Oskar Kokoschka, uno de los artistas más importantes

de la corriente del expresionismo alemán.

Es su biografía y además en el libro

hay muchas reproducciones de pinturas que no conocía.

Y una biografía muy a fondo y, bueno, lo estoy disfrutando

porque estoy conociendo muchas cosas que no sabía de este artista.

Bueno, una manía es hacer...

Escribir al margen, con lápiz

para no estropear el libro, y en algún momento,

si no tengo algo para... para marcar la página...

Pues sí, lamentablemente, doblo las páginas.

Pero si puedo no hacerlo, no lo hago.

El libro que suelo recomendar, porque es uno de mis favoritos,

está en mi mesilla de noche, es "Doctor Jekyll y míster Hyde".

De Stevenson. Me parece un cuento absolutamente imprescindible

para la supervivencia.

No soy muy aficionado a leer libros de música.

La música hay que escucharla.

Está bien informarse de quiénes son los autores, sobre todo los clásicos,

pero...

La música en los libros no está en los libros sobre música, sino...

si hay música en algún libro, está en los poemarios.

Cuando leí por primera vez "Rayuela" de Cortázar,

que para mí fue una revelación, fue un antes y un después

en mi manera de entender la literatura a partir de "Rayuela.

(Música)

Leyendo los cuentos he tenido la sensación

de que eran cuentos casi...

No sé si decir la palabra incompletos,

pero no tanto porque tengan un final más o menos abierto,

sino porque a medida que los leía, entre esos silencios, esos elipsis,

daba la sensación de que tú le pedías al lector

que los acabará de completar él. No sé si es un poco así.

Sí. Es así y tiene el riesgo de que el lector lo complete

de una manera que no es la que tú esperabas,

pero a mí me interesa esa escritura un poco turbia,

un poco borrosa, a lo mejor porque yo soy muy miope

y entonces veo la realidad un poco borrosa y tengo que configurarla.

Me parece que es una manera interesante de mirar.

Eso que comentabas ahora, de esa mirada turbia,

en la literatura, la mirada es fundamental

y es verdad que en estos cuentos y también en tus libros anteriores

puede dar esa sensación de que es una mirada un poco oscura.

Un poco turbia, porque son relatos muy desasosegados.

Sí, pero yo creo que son relatos desasosegados

porque no queda claramente definido

donde está la razón, donde está el bien.

Hay por ejemplo aquí un cuento, el de "Apenas unos milímetros",

en el que se plantea el tema de un chico que está

en un estado vegetativo y se establece un conflicto

en el cual no está definido

si lo que piensa la chica protagonista

respecto a la situación de ese chico es valido o no.

Me gusta trabajar esa frontera confusa

y eso muchas veces inquieta más que la historia en sí.

Imagino que algunos de los relatos

tienen un gran componente autobiográfico.

Yo pienso, por ejemplo, en "Mármol",

que es uno de mis relatos preferidos,

donde la protagonista tiene que aguantar a un profesor de ciencias

que todo el tiempo le está diciendo que tiene muy mala letra

y que así se va a convertir en una analfabeta

y además uno de los compañeros de clase de esa protagonista

acabará suicidándose. ¿Tú tienes muy mala letra?

Yo no sé si tengo mala letra o no, pero cojo el lápiz muy mal.

Yo soy la niña de ese cuento que tiene, como has dicho,

un componente biográfico muy fuerte.

Y muchos de los cuentos... muchos no, pero algunos, del libro tienen

ese componente, pero en el sentido que decía Gil de Biedma,

que me parece muy interesante, de lo autobiográfico,

no como el reflejo de hechos sino de sentimiento

y la manera de reinventar esos sentimientos.

Eso sí está ahí. Es mi manera de ver muchas cosas.

No son relatos complacientes.

Aquí hay historias que tienen que ver con el acoso sexual,

con los suicidios, con muertes, con frustraciones...

¿Se puede encontrar belleza en lo sórdido?

Yo creo que puede encontrarse cierta belleza

en la representación de lo sórdido y no me voy a remitir a mi libro

porque sería... vanidoso, pero se nos ocurrirán muchas novelas

que tratan temas muy duros, muy crueles, novelas sobre guerra,

que están contadas de una manera bella

lo cual no significa en ningún momento que enaltezca la guerra,

más bien al revés. Yo creo que la estética y la belleza

de esa representación muchas veces potencia el elemento crítico

porque lo hace mucho más poderoso.

Me marcho a América. Rose lo ha arreglado.

-No puedo comprarte un futuro.

(Música)

Así que hoy nos hablas de "Brooklyn".

Sí, de la adaptación del libro de Colm Tóibín.

Es una historia sobre la inmigración y está contada a partir

de la experiencia de Eilis, que es una chica muy joven

que en los años 50 deja atrás Irlanda para irse a vivir a Brooklyn

e iniciar una nueva vida.

-Querida Rose, pienso en ti y en mamá todos los días.

Tengo novio. Es un chico amable y simpático.

Tony me ha ayudado a sentir que tengo una vida aquí,

una que no tenía antes de conocerlo.

¿Y hay muchas diferencias? Más que haber muchas,

hay diferencias importantes, como el hecho de que el guionista,

Nick Hornby, haya decidido pasar de la primera persona del libro

a la tercera persona, una narración más convencional.

Esto hace que pase una cosa que no suele suceder en las adaptaciones

y es que se vuelve una película más misteriosa, más sugerente,

más envolvente que la novela.

¿Y te ha gustado? Sí me ha gustado porque, fíjate,

pensaba que, por las imágenes que había visto,

iba a ser la típica película que reproduce cine de otra época

y de una forma impecable, pero que no tiene...

ningún tipo de alma y es una película

contada con mucha delicadeza, con un personaje femenino muy cuidado

e interesante y que habla de una forma, no sé, delicada,

de las decisiones que se toman en la adolescencia.

Recuerdo cuando Nick Hornby estuvo en el programa...

Qué lástima porque tampoco ha podido ser esta vez.

Qué va, no le han dado el Óscar a Nick Hornby.

No se lo dieron con "An education" en la que estaba nominado

a la categoría de guion adaptado, como en este caso,

y tampoco con "Brooklyn".

Es curiosa su vinculación con el cine.

Yo recuerdo "En picado".

"En picado" la tuvimos en el programa no hace mucho, que era...

Era bastante poca cosa. Era... Con Pierce Brosnan

entre los personajes principales. La más importante, indiscutiblemente,

es "Alta fidelidad" de Stephen Frears,

que a mí me parece que es la adaptación

de una de sus mejores novelas y la película estaba muy bien

y el guion no era suyo. También son importantes

las dos adaptaciones de "Fiebre en las gradas",

de su primera novela, que la primera el guion lo escribió él

y no es tan conocida y la segunda, que aquí se tituló "Amor en juego"

la hicieron los Farrelly y era con Drew Barrymore y con Jimmy Fallon

antes de convertirse en la superestrella.

Y había alguna más. Sí, la de Hugh Grant.

¿Cómo se llamaba? El libro era "Un gran chico"

y aquí se llamó "Un niño grande".

No sé si es casualidad o no, pero se conmemora el 400 aniversario

de la muerte de Shakespeare y aparece este libro que tú,

me has comentado, nos quieres recomendar.

Recomiendo el libro "El mundo, un escenario",

que está coescrito por Xavier Pérez y por Jordi Balló,

que son dos teóricos y profesores de comunicación audiovisual

y es muy interesante porque lo que hacen es explicar

hasta qué punto los recursos dramáticos

que activó Shakespeare en sus obras siguen estando de actualidad,

es decir, están muy presentes en el cine y la televisión contemporáneo.

Si hablamos de "Breaking bad" es un ejemplo que ellos utilizan.

Sí, son ejemplos concretos. Ponen "Breaking bad", "Juego de tronos",

otra serie muy conocida, películas de todo tipo, "El caballo de Turín",

o, por ejemplo, "Funny Games"...

y es interesante porque da muchísimos ejemplos prácticos

para que establezcas paralelismos

entre cómo están armadas estas películas

y como eran las obras de Shakespeare.

(Música)

La infancia y la adolescencia están muy presentes en los cuentos

de Sara Mesa como el viaje lo está en este estupendo libro,

un viaje verídico el que hizo la familia Salzmann

por diversos países de Europa como Francia, Austria, Alemania...

Con ellos vamos a conocer campos de concentración,

escondites donde cobijarse y trenes de destino incierto

y es que, en el fondo, el libro es un viaje por por buena parte

de la historia del siglo XX en Europa.

"Hacer las cosas a la gornú"

significa hacerlas rápidamente y de mala manera.

Pero también es el título de este libro

que tiene un subtítulo muy especial:

"Tratado sobre las maravillas de la condición de desempleo".

Bueno, ya os podéis imaginar de qué va.

La autora nos habla de sus experiencias

desde el mismo instante en que se fue al paro.

Aquí hay mucho humor, mucha ironía, mucha guasa,

pero también mucha denuncia social.

Empezamos estas recomendaciones con "El lado vacío del corazón"

y las cerramos con otro corazón, un "Corazón amarillo, sangre azul".

Aquí tenemos a una excéntrica y prestigiosa editora barcelonesa

que llega a casa de su hermano cuando está a punto de morir

y allí se encuentra otra mujer

con la que inicia una relación muy especial.

Eva Blanch fue la cuñada de Esther Tusquets,

fallecida hace muy pocos años

y aunque se han cambiado los nombres,

vais a reconocer a muchos de los personajes.

¿Sabes qué se esconde dentro del bosque?

Para descubrirlo, este maravilloso libro te muestra sus secretos

con tres lupas distintas. Lo que está quieto, lo que se mueve

y lo que no sabías que se encontraba ahí.

De verdad que parece magia.

-Pues si tú lees sobre lo que se esconde en el bosque

yo estoy leyendo sobre unas personas que a veces no tienen otra salida

que esconder su amor.

"El fuego en el que ardo" es la historia de una pareja de gays

y explica todos los problemas a los que se enfrentan.

(Música)

El último cuento, "Mustélidos",

me da pie para hacerte un par de preguntas

que me interesan especialmente porque aquí se habla

de dos compañeros de trabajo

que por una cuestión laboral hacen un viaje

y él ha leído el libro que ha escrito ella

y le dice que le llama poderosamente la atención

el contraste de cómo cree que es ella por su manera de ser

y los argumentos que aborda en el libro.

Yo no sé si te ha pasado alguna vez algo parecido.

Sí, eso pasa muchas veces porque tratas ciertos temas

y la gente se piensa que eres una persona depresiva, pesimista,

tristísima y no, no lo soy, al revés, creo que tengo sentido del humor,

creo en las cosas buenas de la vida, intento disfrutarla, pero yo escribo

sobre lo que me preocupa. Y lo que me preocupa es esa otra parte.

Pero esa dicotomía es muy frecuente y el lector muchas veces no entiende.

Y al igual que le ocurre a la protagonista de ese relato,

¿tú también vives siempre en la cuerda floja?

Escribir es siempre estar en la cuerda floja.

Escribir es una actividad que es, pese a todo el reconocimiento social

que pudiera tener, incluso estar hoy en la televisión,

que es un auténtico placer, es una actividad que yo la vivo

con gran vulnerabilidad. Es algo inestable, es difícil

y puedes caer en cualquier momento. Sí.

Como se dice también en este cuento,

¿para ti la escritura es como un desagüe

por el que se van los miedos y las obsesiones?

Bueno, no exactamente un desagüe,

porque no se van, se quedan, pero sí es, desde luego,

una manera de plasmarla y de intentar entenderla.

Yo creo que hay un tipo de escritor, entre los que me cuento,

que escribe para entender, no para explicar,

porque yo no tengo respuesta a muchas de las cosas sobre las que escribo,

pero intento entender las cosas según las escribo. No siempre con éxito.

Hay un momento también en el cuento donde se dice

que un poco al escritor le pasa al lector un fardo de miserias

cuando el lector no tiene culpa de nada,

aunque tampoco tiene la obligación de leerlos,

pero ¿hay a veces esa sensación, cuando uno está escribiendo,

y sobre todo si está tocando material muy especial?

Sí, a veces pasa.

Yo siempre digo que yo asumo todo tipo de crítica,

siempre que sean críticas literarias, "tu libro me ha aburrido",

"me parece poco interesante", "tu libro es pesado",

"tu libro está mal escrito"..., vale, pero lo que no admito son las quejas.

"Oye, no me gustan los temas de los que trata.

¿Por qué hablas de estas cosas?". Como esto es una cosa todo optativo,

escribe uno porque quiere y uno debe leer porque quiere.

Es cierto que algunos lectores...

No me pasa siempre, pero cuando me ha pasado me ha dejado impresionada.

¿Por qué te quejas? No hay porque leerlo.

¿Cómo llevas el éxito? Desde la publicación de "Cicatriz"

se habla mucho de ti y las críticas son estupendas.

Acabas de publicar este libro de cuentos,

también se habla muy bien de él.

¿Lo llevas con naturalidad, tranquilidad, presión... ?

Hay una parte que me da vergüenza porque soy así, soy un poco tímida,

obviamente lo llevó con alegría pero me gusta llevarlo con distancia.

Hoy estás aquí, mañana no. Hemos visto muchos autores

que se encumbraban y a los dos años se olvidaban.

Entonces, tampoco siento presión. Simplemente tengo la sensación

de que hay que seguir ahí como el primer día,

como si no hubiera pasado nada.

¿El objetivo es llegar a vivir de la literatura?

El objetivo es escribir buenos libros.

Lo demás ya se irá viendo.

Pero el objetivo, para mí, es escribir buenos libros.

(Música)

Hay historias, como la de hoy,

que mientras las estás leyendo ya les pones imágenes

y es que tienen tal carga visual y emotiva

que resulta imposible abstraerse de ellas. Será que la literatura,

como algunos programas de televisión,

te entran por el corazón, pero también por los ojos.

(Música suave)

"La pregunta era: ¿Debían intentar regresar?

Volver a cruzar el arroyo era ya un despropósito.

El bosque era ahora una cámara oscura

donde la identidad, de un árbol, de un matorral,

de una piedra o de un charco se disolvía por completo.

Pequeños insectos se les posaban sobre las pantorrillas desnudas.

En torno a ellos se oían rápidos crujidos de hojas y de ramas,

Roedores nocturnos

cambiando de escondrijo para huir de las lechuzas.

De lejos sonó el aullido largo, aflautado y tembloroso de un cárabo

acercándose con un aleteo breve y desordenado".

(Continúa la música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Sara Mesa

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Sara Mesa

19 mar 2016

En Página Dos entrevistamos a Sara Mesa por su libro de cuentos "Mala letra". En la sección Los Otros pasamos una jornada con el dramaturgo Juan Mayorga. El cantautor Luis Eduardo Aute nos desvela sus gustos literarios.

ver más sobre "Página Dos - Sara Mesa" ver menos sobre "Página Dos - Sara Mesa"
Programas completos (526)
Clips

Los últimos 1.813 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios