www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5541085
Para todos los públicos Página Dos - Ana Merino - ver ahora
Transcripción completa

(Músic

(Músic

"Valeria había cruzado a otro mundo sin darse cuenta

de que su aspecto con pantalones cortos,

sandalias de tiras que mostraban sus uñas

primorosamente pintadas de rojo

y la camiseta azul celeste con escote,

chirriaban en ese escenario.

Era ella la que se delataba

como una auténtica turista."

(Músic

(Músic

Fomentar la lectura en los colegios es fundamental,

porque incluso hay chavales que en su casa

no ven esos hábitos de lectura.

Entonces, creo que en los colegios es el lugar,

igual que en bibliotecas públicas,

para acceder a esos libros,

esos autores, a esas historias que si no te las cuentan,

si no te las recomiendan, no llegaste.

En estas etapas, en la adolescencia, es fundamental captar esa atención

y los colegios e institutos son importantes para lograrlo.

A mí me gusta mucho la historia.

Me gustaría dedicarme a ser historiador.

Para mí es importante leer,

pero porque es como me adentro en un mundo distinto.

Además, estás adquiriendo conocimientos

que a lo mejor no puedes adquirir con unos apuntes, por ejemplo.

Leo en casa.

Y me gusta porque es como una manera de evadirte

de la realidad.

Cuando lees, te imaginas a la persona,

como puede ser su cara,

los rasgos, cómo hace un movimiento, un lugar.

Es como... Sacas tu imaginación al máximo.

¿Qué os ha parecido, sin embargo, este otro, el de Fernando Marías?

El que hemos elegido para Sociales.

Es uno de los pocos de lectura obligatoria,

que a mí me ha llamado a seguir leyendo y querer más.

Por ejemplo, el que hemos leído en cuarto de ESO,

"Cielo abajo" de Fernando Marías,

habla o está ambientado en la Guerra Civil Española.

Y claro,

ellos han escuchado en casa o de abuelos o de padres historias,

algo relacionado con eso que sucedió hace un tiempo

y no saben muy bien definir o no saben muy bien qué es.

Lo que se trata con esto es de dar un sentido más humano,

acercarlos a la lectura, que conozcan que es un oficio,

que es un oficio que cuesta trabajo escribir,

que cuesta meses.

A veces más pregunta es cuánto has tardado en escribirlo.

Y dicen: "Un mes, dos meses".

Y dice el autor a veces: "Pues, no. Cuatro años"

y se quedan alucinados.

Creo que el libro "Cielo abajo" ya lo conocéis,

ya lo habéis leído.

A mí me gustaría contar dos cosas

de por qué quise escribir esta novela

Si a mí lo que más me gusta del lector joven es

que así como tú presentas una novela ante un público adulto,

normalmente la respuesta adulta de amigos, de lectores habituales

siempre suele ser más amable

siempre considera más la amabilidad.

Los lectores jóvenes no tienen ningún problema en decirte:

"Tu libro no me ha gustado".

"El desenlace creo que sería mejor de esta otra manera".

"¿Por qué has hecho esto? Yo creo que está mal".

A mí me encanta esa, esa... Ese contraste tan directo.

Lo del encuentro con el autor es una oportunidad

porque así le puedes preguntar las dudas que han surgido.

Qué le inspiró al autor para escribir ese libro o quién le apoyó.

De dónde sacó toda esa información o cómo tiene esa creatividad

para saber tanto de la Guerra Civil sin haber vivido en ella.

-Y de pronto entra en una obcecación de...

De redimirse a cualquier precio

y por eso hace lo que hace y lo que se cuenta en la novela.

Pero decidí acabarla así porque me pareció

que era el final más potente.

Uno cuando escribe siempre busca algo que sacuda al lector.

-El encuentro con el autor me parece

una de las actividades más originales

que ha podido presentar el colegio,

porque hay muchas interpretaciones,

pero al final, si tú no preguntas al autor,

qué ha querido decir con eso no vas a saberlo realmente.

Llevo centenares de encuentros con este libro,

creo que se ha ido cristalizando

una especie de monólogo teatral en la cual tengo los trucos,

tengo los chistes más o menos medidos,

las pausas para generar la atención.

Al final, yo creo que el afán que tenemos todos de promocionar,

de promover la lectura,

de hacer que los nuevos posibles lectores

se acerquen al hecho de leer una novela,

de leer poesía, de leer historia, de leer lo que sea.

Pienso que ese concepto, el granito de arena que yo aporto,

yo creo que tiene sentido.

(Músic

(Músic

(Músic

Ana, "El mapa de los afectos" es tu primera novela,

con ella has ganado el prestigioso Premio Nadal.

¿Te parece que podemos decir que es como una gran novela coral

donde las vidas de los personajes

se van entrecruzando a lo largo de los capítulos

y que todo transcurre...?

Todo no,

pero la mayoría de las situaciones en una zona rural de Iowa

a lo largo de dos décadas, más o menos por ahí iríamos bien.

Sí, yo creo que lo has definido perfectamente.

Es una novela coral que está llena de ecos

y de personajes que se entrecruzan,

que le suceden un montón de cosas

y que, bueno, dan el ritmo a la novela.

Leyendo la novela, tenía la sensación a veces

que algunos de los capítulos parecían como cuentos

que incluso cerraban francamente bien.

Pero es evidente que la suma de todos ellos conforman

esta novela que los une.

La cotidianidad, por ejemplo, ¿sería un tema?

Los une la cotidianeidad

y que necesitas resolver todo lo que está pasando

en la novela porque pasan muchas cosas.

Lo que tenías era la sensación de estar leyendo poemas,

porque el estilo lo he cuidado mucho

y quería meter intensidad en cada capítulo,

y esa es la sensación que te ha quedado.

Hay una poética del ritmo dentro de la trama de la novela.

Tenemos, por ejemplo,

a una joven maestra

que tiene un "affaire"

con un nombre mucho mayor que ella.

Se casará repentinamente.

Luego veremos qué pasa con ese matrimonio.

Ella es profesora de un niño, por ejemplo, que se llama Samuel,

que ve la vida desde un árbol.

Asimismo, Samuel tiene un tío que será acusado de asesinato

porque es una historia

que transcurre en otro de los capítulos.

Es decir, nos vamos a encontrar con muchas historias.

Sin embargo, he tenido la sensación que más que tener un interés

en narrar cómo acaban esas historias,

hay un interés por hablar de los sentimientos,

de las emociones,

de cómo cada uno de los personajes vive precisamente esas historias.

Sí, porque quiero llevar las emociones a la literatura

y quiero hacer que la literatura sea un espacio abierto de reflexión.

Y eso es lo que buscaba:

la reflexión en la lectura,

la reflexión en la construcción de ese mundo y de esos personajes.

Y hay aspectos como el de la impunidad,

que no se resuelve,

y hay otros aspectos de la trama que sí se concluyen y se resuelven.

Me interesaba mucho ese gesto literario de construcción.

La lista de personajes es extensa.

Sin embargo, yo tenía la impresión

que hay como tres que vertebran bastante la vida de todos.

A mí me interesaban especialmente Valeria, esta maestra,

me interesaba mucho Samuel,

este niño también al que conoceremos de mayor,

y luego hay un personaje que está muy bien que es Rita,

un personaje que va recogiendo mascotas

y que los cuida.

Y, además, con algo que parece también...

Que me parece que es muy importante,

porque a medida que aparecen nuevos personajes,

estos nos ayudan a conocer más

a los que ya han aparecido con anterioridad.

Exacto.

Esos personajes nos guían a entender

en su totalidad a los otros personajes

y Rita es un personaje

que me interesa mucho porque es la madurez.

Es esa perspectiva natural, espontánea,

que tiene la gente madura

y que ayuda tanto a resolver problemas.

Entonces, me gusta mucho que te guste Rita.

Hay celos, hay amor,

hay asesinatos, hay frustración, hay miedo.

Es verdad que el mal es uno de los grandes temas literarios

pero a ti te gusta más la bondad.

A mí me interesa de forma literaria

lo que podemos sacar de la bondad y cómo nos ayuda a reflexionar

y a entendernos, a construir empatía literaria.

Entonces, de pronto, cuando empecé a trabajar en esta novela,

me planteé las posibilidades literarias

que tienen los personajes buenos que son...

Que tienen también sus pliegues, sus complejidades, sus edades,

sus formas de entender el mundo en distintos momentos,

eso me pareció muy interesante.

La gente bondadosa aquí es gente anónima,

¿son los superhéroes de esta novela?

Yo creo que los bondadosos somos todos

y que los lectores también son bondadosos.

Que digamos que el poso que habitan todos nosotros es el de la bondad

y que hay que potenciarlo.

Y si la literatura ayuda, pues mejor.

Iowa es una zona donde la climatología

y donde la naturaleza juegan un papel importante.

Y eso también está aquí.

Los bosques, los tornados, los maizales.

¿Todo eso respira como un personaje más?

Exacto, esa atmósfera que es la que ha construido mi ser

en los últimos diez años que llevo una Iowa,

pero llevo 24 años en Estados Unidos

y he vivido mucho de la América rural

y mucho de las temperaturas extremas y de los climas extremos,

y me parecía que daba una plasticidad especial

a la novela.

Decíamos antes que la cotidianidad es muy importante.

Con la cotidianidad también está presente la simplicidad.

Me refiero, no siempre deben ocurrir grandes cosas

para que sean material literario.

A veces encuentras literatura precisamente en las cosas

y en las situaciones más sencillas.

Aquí hay gente muy sencilla

que vive una vida muy sencilla también.

Como todos nosotros en el fondo,

porque a lo que aspiramos es a la armonía de la sencillez,

encontrar belleza en todos los instantes.

Y esa belleza viene de la sencillez que se vuelve literatura.

La fe y la religión también están presentes.

Porque son parte de la sociedad,

son parte de este mundo contemporáneo

y dan sentido a muchísimas personas.

Entonces era importante.

Si quería dialogar con el presente desde una perspectiva literaria,

también necesitaba meter la fe, la construcción de la fe.

Y cómo tenemos claves mentales, de espiritualidad muchos de nosotros

que dan sentido al mundo.

Y hay muchos personajes impregnados desde distintos puntos de vista,

de diferentes formas de entender la fe y la religión.

(Músic

"Abrimos el espacio de noticias literarias

con un ejemplo de activismo librero.

La escritora y música Patti Smith decidió enviar copias firmadas

de sus últimos libros a una librería independiente de Oregón,

tras conocer que había sido robada.

Quizá por gestos como este,

ha sido recientemente premiada

por su servicio a la literatura por el PEN estadounidense.

No dejamos a Estados Unidos.

Una grave crisis ha estallado en la comunidad literaria latina

de ese país tras la publicación de "American Dirt"

una novela escrita por Jeannine Cummins

que utiliza la inmigración

como eje narrativo desde un punto de vista bastante sensacionalista.

Viajamos ahora a Londres

para hacernos eco de los British Book Wars.

Este año buscan al mejor autor de las últimas tres décadas.

Entre los finalistas hay gente tan dispar como Obama,

Elle James o Saide Smith.

Continuamos con una lamentable noticia sobre censura.

Desde la llegada de Bolsonaro al poder,

en las cárceles brasileñas está prohibido leer

"Crónica de una muerte anunciada" de García Márquez.

"El extranjero de Camus" o "Paisajes de otoño" de Padura,

debido a su contenido inadecuado.

Y terminamos con una de redes sociales.

Un escritor y editor inglés recibió miles de "likes"

y comentarios tras afirmar que era un "book murderer"

porque partía por la mitad los libros demasiado grandes

para poder transportarlos con mayor facilidad.

Detenemos el cronómetro."

(Músic

Una mujer en la cincuentena, después de una vida de excesos,

se atrinchera en una aldea del sur

y cuando cree que al fin va a poder llevar una existencia plácida,

es entonces cuando empieza el asedio.

Ser forastera es ser de todas partes y de ninguna.

Sentir cierto extrañamiento,

trasterramiento.

Ser extraña.

Tuve un amigo cuyo padre se suicidó,

por decirlo de alguna manera,

estuvo esperando a cumplir la misma edad que el padre

para hacer lo mismo.

Me obsesionó esa idea de suicidio ritual.

Por así decirlo, hereditario.

Tengo el privilegio de disfrutar

de un magnífico lector en la agencia Carmen Balcells.

Jorge Manzanilla, que es, por cierto,

el mismo que ve los manuscritos de Vargas Llosa.

Un gran privilegio.

Tiene elementos.

No fui consciente mientras lo escribía,

pero sí que tiene elementos, es decir, la soledad,

el aislamiento,

ese orden caduco que no acaba de caer.

El paisaje muy áspero tanto como los personajes.

Sí los tiene, sí.

El pintor inglés, que es el novio de la protagonista por su obsesión,

sus ideas oscuras, su obsesión con el mundo del arte.

Su creación...

Me inspiré bastante en Francis Bacon.

Concretamente el tiempo está...

Digamos es una charca en el que presente y pasado conviven

y el espacio es fundamental.

Un paisaje, como te decía, muy áspero,

prácticamente se confunde con el espíritu de los personajes.

(Músic

Sin duda, somos consecuencia también de nuestras decisiones,

Valeria, una de las protagonistas de la novela de Ana Merino,

decide abandonar a su esposo en un área de servicio

y eso cambia su vida.

Otros, en cambio, deciden escribir un libro.

Es el caso de Hervé Guibert,

un artista polifacético francés que escribió sobre sus padres.

Pero no solo habla de sus progenitores,

también del momento en que,

siendo un adolescente descubrió su homosexualidad

y nos habla también de su fascinación

por Terence Stamp,

un libro de autoficción que deberíais leer.

(Músic

Casi todos los libros tienen su banda sonora.

La tiene "El mapa de los afectos" y la tiene, cómo no,

esta estupenda autobiografía del grupo punk "The Clash".

Es una obra que han escrito sus cuatro integrantes

y aquí se demuestra

que sus canciones eran auténticas proclamas políticas.

Y es que, sin ninguna duda,

la lucha también tiene música y letra.

Os he hablado de autobiografía, de autoficción

y ahora os quiero hablar de, dadas las circunstancias,

un libro del que se dice que cualquier parecido

con la ficción es pura coincidencia.

Y debe ser así porque aquí se habla de un museo del esperanto,

de un tipo que habla un dialecto

que es una mezcla de romaní y euskera,

de un chiste antiguo de La Habana y de una taberna de Praga

que sirve como escenario para un poema de Roque Dalton.

Puro delirio.

# En un tiempo reiremos # y recordaremos... #

"Es superfuerte la de cosas que pasan cuando estás durmiendo.

Este libro, aunque no tienen letra,

te cuenta todo lo que hace la gente cuando es de noche.

Mientras tú duermes, el mundo no para quieto, es mágico.

Cuando crezcas lo verás."

# Tantas cosas han pasado poco tiempo por creernos. #

"Me he pasado el fin de semana creando mi propio jardín.

Con este libro he aprendido un montón de cosas sobre plantas.

Me lo he pasado pipa, he construido un terrario

he reciclado tetrabriks para hacer macetas

y he hecho bolas de semillas.

Vais a flipar con mi jardín."

(Músic

He visto en la novela, y en varios de los capítulos,

aparecen veteranos de guerra, exsoldados.

Es una figura que yo creo que aquí, en España, resulta un poco extraña

porque la conocemos de las películas,

pero entiendo que en Estados Unidos debe ser algo muy habitual.

Sí, es algo que es parte de la sociedad,

porque Estados Unidos es un imperio.

Claro, entonces la realidad americana también está

impregnada de la presencia de los soldados

y de los veteranos.

Y a lo largo de los años,

de esos 24 años que llevo en Estados Unidos

he visto bastantes y he visto sus realidades

y, en cierta medida, quería homenajear ese sufrimiento

y quería hacernos reflexionar

sobre lo que significan las guerras y el dolor que traen.

Mira, las guerras que son tan dolorosas

y que marcan la vida de muchos estadounidenses...

He tenido alumnos que son veteranos

y cuando te encuentras un alumno de 26 años

que vuelve de varias guerras

y lo tienes que hacer dialogar con alumnos de veintipocos

que no viven ese mundo...

A mí me gusta mucho usar a Cervantes,

porque Cervantes fue veterano de guerra

y, además, fue prisionero en Argel

y sufrió mucho porque, en aquel momento,

España era el imperio

y el concepto estaba en esas guerras.

Y darles la clave de que un hombre como Cervantes

fue capaz de escribir "El Quijote"

y volver y recuperar su esencia en la literatura me parece

muy importante y a ellos, curiosamente,

les ayuda mucho.

Comentabas ahora lo de tus 24 años ya viviendo en Estados Unidos.

Hay personajes también en la novela que de España los mandas a Iowa

y al revés, que de Iowa, se vienen a España.

¿Hay algo de morriña? Mucha.

O sea que yo vivo en otros países,

pero siento España muy cerca.

Para mí, me comunica muchas cosas y me parecía interesante.

Aparte, que España es un país muy atractivo desde Estados Unidos.

O sea, tiene mucho encanto

y quería también revivir ese encanto.

Van muchos, van varios a España y eso me parece importante.

¿No te planteas todavía el regreso? Me gustará volver, sí.

Lo pienso. Muchas veces lo pienso.

¿Cómo será mi regreso y qué tengo que hacer para regresar?

Reinventarme.

Leyendo la novela, uno percibe enseguida

que también aquí está tu condición, no solo ya de novelista,

sino también de poeta, que eres muy conocida como poeta,

de gran experta en el mundo del cómic, de dramaturga.

Todo eso también está aquí.

Hombre, uno condensa cuando está construyendo un texto.

Intenta condensar todo lo que sabe,

todo lo que sabe de la pulsión literaria.

Y para mí, la poesía me ha dado muchas claves

en la construcción de la palabra, los ritmos.

Creo que es una novela muy cuidada a nivel rítmico

y que tiene mucha condensación porque creo que le da más fuerza

a ese a ese ritmo.

¿Y lo del cómic?

Porque con algunos personajes, uno tiene la sensación

de que juegas con el foco, como con las viñetas.

Exacto, los planos. Hay primer plano, plano detalle.

Sí, me gusta.

Además, rindo homenaje al cómic a mi manera

en esta novela.

Hablábamos antes de la presencia de la bondad.

También es verdad que aquí se nota la presencia también de la derrota.

No sé si por esa condición de que hay personajes

que son veteranos de guerra, pero hay gente derrotada, también.

Sí, hay derrotada.

Y los evoco desde la literatura,

porque en esa derrota hay poesía

y hay también un entendimiento con el mundo.

Me interesa que el lector empatice con los derrotados.

Eso me parece clave.

¿Cómo se ve el mundillo literario

de los egos a miles de kilómetros de distancia?

Pues no lo sé, porque yo no lo miro.

Yo lo que miro es lo que hacen las personas

y disfruto de lo que escribe cada uno.

Entonces, esa parte tan teatral de los espejos,

pues ese es un problema que sufre cada creador.

Pero yo no lo veo.

Yo veo otras cosas. Por una cuestión de afectos,

por una cuestión familiar.

Tienes cerca a grandes novelistas.

¿Eso genera presión para una escritora

que se estrena con la novela?

¿Te la ha generado o no?

No, yo creo que hay un guiño a "Los Cuatro Fantásticos".

La Chica Invisible tiene al marido, tiene al hermano, ¿no?

Pues, yo tengo un padre maravilloso y un compañero maravilloso.

Igual que la Chica Invisible en su equipo.

Entonces, a mí me gusta mucho poder dialogar con las personas que leen

y tener a mi lado personas con grandes bibliotecas

y con preocupaciones lectoras, me alimenta.

Eso es muy interesante.

Llegar a la prosa con un premio Nadal, ¿qué supone?

Supone mucha responsabilidad

y también mucha alegría y mucha energía.

Y saber que de pronto mi mundo,

mi imaginario gusta a otras personas,

pues claro, te llena de dicha y también de responsabilidad,

porque es un premio cargado de libros excelentes.

Hay poetas, colegas tuyos,

que cuando se estrenaron con la prosa y les fue muy bien,

arrinconaron la poesía.

¿Es algo que te preocupa? ¿Crees que puede ocurrir?

¿Ni te lo planteas?

La verdad es que ni me lo planteo,

porque escribo todo el rato, yo escribo diarios, escribo poemas.

El sustrato de mis textos es un sustrato de muchas voces

y muchos impulsos.

No pienso esto o aquello,

sino: "Bueno, ahora estoy metida en otra novela",

pero también están los poemas y hay un dosier lleno de poemas

que algún día se convertirán en libro.

Y esa otra novela en la que ya estás trabajando,

¿también transcurre allí o ya transcurre aquí?

Transcurre en la Nueva Inglaterra,

que es otro paisaje que conozco muy bien

porque lo viví durante cinco años y medio,

pero también transcurre en España

porque me interesa mucho ese intercambio.

(Músic

Confieso que no siempre le pido

a los escritores invitados al programa

que me dediquen su libro,

pero hoy me apetecía tenerlo y realmente ha merecido la pena

porque hay dedicatorias y dedicatorias.

"Le estaban haciendo creer que aquellas tierras por conquistar

eran una gran ínsula de la que sería la máxima gobernadora.

Pero Aurora sabía muy bien que el Medio Oeste era en el fondo

una especie de Ínsula Barataria en la que no alcanzaría

la fama eterna ni la felicidad indecible de los cuentos de hadas

o las leyendas.

Le faltaba ilusión para encarar ese destino.

Ella, que era tan querida

y respetada en su empresa de energías renovables.

Ella, que sabía los secretos

de todas las turbinas de los molinos de viento,

la primera de su promoción.

La más lista.

La novia de Eolo, dios del viento, con su fuerza invisible.

La experta en hélices y motores.

La niña bonita, con 45 años recién cumplidos,

emigraba para abrir nuevos mercados en las llanuras.

América se llenaría de molinos de viento,

de gigantes de acero agitando sus puños.

¡Qué honor abrir mercados en medio de la nada!"

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ana Merino

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Ana Merino

17 mar 2020

En Página Dos, Ana Merino nos habla de "El mapa de los afectos", novela con la que ha ganado el Premio Nadal. Visitamos un colegio de Carabanchel para ver cómo se fomenta la lectura. Olga Merino responde a nuestro cuestionario. Y en 90 segundos damos un repaso a la actualidad editorial.

ver más sobre "Página Dos - Ana Merino" ver menos sobre "Página Dos - Ana Merino"
Programas completos (490)
Clips

Los últimos 1.755 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios