www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5696309
Para todos los públicos Página 2 - Elena Medel - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

A María le gusta trabajar.

Cuando el metro deja atrás

Sainz de Baranda y Conde de Casal,

oye a mujeres que se quejan del olor del friegasuelos.

De las grietas en las manos.

A ella le duelen

pero siente cierto orgullo en la limpieza.

Con el tiempo ha aprendido a reconocer su oficio,

a arreglar lo que otros ensucian.

Le gusta borrar las manchas en el suelo,

que las ventanas filtren más luz.

Se siente útil

y siente que lo hace bien.

Le gusta que sus manos lo hagan posible

Y le gusta repetir la misma mecánica.

La mente en blanco, cubículo a cubículo.

Elena, tu nueva novela,

Las maravillas,

nos habla de dos mujeres las grandes protagonistas,

dos mujeres a las que les separan 30 años

pero bueno, de hecho,

les separan otras cosas

pero también les unen otras.

No se hasta dónde podemos contar

de lo que les separa y de lo que les une.

Hay un punto muy fuerte de unión entre ambas

que me gustaría que fuera descubriéndose con la lectura

pero sí que al mismo tiempo

esos pequeños puntos,

esos pequeños nexos de unión,

son también casi

espacios que se abren entre ellas

que las separan.

Las dos son mujeres de clase obrera,

viven en la periferia de Madrid

pero su experiencia,

la manera ...

o la actitud que tienen ante sus circunstancias

es muy diferente.

En ese vacío entre ellas, en ese espacio,

digamos que ...

se fundamenta o tiene ...

tiene parte de su trama la novela.

Elena, ¿quién es María?

María nace en la década de los cincuenta,

en una ciudad del sur,

se nombra en la novela, es Córdoba

y nace además en ...

se cría más bien en el barrio de cañero,

es además el barrio de parte de mi familia.

Ella, a finales de los sesenta, tiene que establecerse en Madrid,

empieza a trabajar limpiando ... sirviendo en casas,

más tarde trabaja como limpiadora,

siempre es esa su vida profesional, por así decirlo,

su vida laboral,

pero su vida personal

va modificándose, va transformándose conforme gana experiencias.

Para ella hay ...

yo creo que hay un cambio muy profundo,

yo creo que tiene que ver

con la consciencia de sus circunstancias,

con la consciencia de ser mujer

y ahí se despierta en ella el feminismo

y la consciencia también

de ser una mujer de clase baja, de clase obrera.

¿Y quién es la otra protagonista, Alicia?

Alicia nació a mediados de los ochenta.

De nuevo también en Córdoba

pero con unas circunstancias bastante diferentes

pues porque si ...

si María nace en un barrio que está, digamos,

en construcción para albergar a familias humildes,

Alicia nace en una familia de nuevos ricos

que están construyendo un imperio de andar por casa,

pero un pequeño imperio al fin y al cabo.

Ocurre algo

que trastoca por completo su vida,

y en cierto modo

su recorrido, por así decirlo,

es muy similar al de María.

Una mudanza a Madrid,

hay en su caso

hay un rosario de pequeños trabajos siempre mal pagados, precarios ...

pisos compartidos ...

y sucede algo también

que yo creo que, en cierto modo,

vuelven a unir a los dos personajes.

Son dos mujeres

a las que les separa, es verdad, treinta años,

les separan muchas cosas

pero yo creo que les une

fíjate tú,

de ser mujeres valientes, a su manera.

De mantener firmes si pueden, sus propias convicciones.

Lo que ocurre con ellas yo creo,

es que actúan de la manera justo

en la que nadie espera que actúen.

Desde el primer momento

todas sus decisiones van respondiendo a la contra a las expectativas

que se depositan en ellas, por ser mujeres,

por ser mujeres pobres, al fin y al cabo.

Y en el caso, por ejemplo, de María,

hay ciertas renuncias

que van a terminar marcando

no solo su vida

sino también la vida de su familia,

de la gente que tienen alrededor.

Uno de los temas importantes del libro

creo que es el tema de la maternidad,

porque ellas dos

se enfrentan a ese tema de manera distinta

y además

alejándose bastante de los convencionalismos sociales.

Si, justo ocurre eso.

Justo hay una reacción por parte de las dos

además en cuanto a que

ocurre en momentos de la historia, por así decirlo,

de la historia reciente,

en la que, bueno,

ellas hacen casi lo contrario

a lo que en esos instantes se supone que tendrían que hacer.

Por parte de María hay una renuncia,

en un primer momento, obligada,

pero después,

en la que ella se siente cómoda

y en la que ella se siente libre

y que no sabe muy bien cómo gestionar

y en el caso de Alicia,

está ese doble papel,

el papel de la hija, en cuanto a la maternidad ajena,

pero también

el papel de una mujer, que, bueno,

hay momentos en la novela

en el que le empiezan a preguntar cuándo va a tener hijos,

está rodeada de mujeres con hijos,

entonces empieza ella misma a hacer sus propias ...

no se si hacerse preguntas,

pero creo que incluso hacerse sus propios cálculos.

Y cuando llega la noche,

la mujer ideal de Europa vuelve a convertirse en madre,

una vez más,

para acostar a los pequeños, charlar un rato con ellos,

darles un beso y enseñarles a rezar.

¿Verdad que no es tan difícil con un poco de amor

ser una mujer ideal?

La madre coraje que se desvive por sus hijos

no tiene nada que ver

con la de "Apegos feroces" o la de "Me llamo Lucy Barton"

por no hablar de la maternidad que nos describe Catisa Aguirre

en "Las madres no"

en que se aborda un tema tan delicado como es el infanticidio

y es que madre no hay más que una,

una para cada libro y todas diferentes.

Yo este libro lo he entendido a posteriori

que lo hacía para reconciliarme con mi madre,

para poder yo ser madre.

Tuve una relación conflictiva con mi madre,

eran dos maneras de entender el mundo muy distintas,

y una vez ella muerta,

he podido escribir una madre distinta a la que yo había tenido.

Una madre que, pues se parece,

pero en algunas cosas

me abre ventanas para poder tener diálogo

y todo lo que yo no pude decir

y todo lo que yo me imaginaba que quería decirme y no me dijo,

es lo que está reflejado en la novela.

La madre es una mujer muy histriónica,

muy excéntrica,

muy divertida, con muchos amigos,

que le gusta disfrazarse, que le gusta hacer el loco,

que socialmente pues,

nadie diría lo que es dentro de la casa.

Dentro de la casa es una mujer mucho más amargada,

que vive la maternidad como un lastre,

y que no le gusta para nada

la relación que tiene con sus hijas.

Son un estorbo para ella las hijas,

porque no la dejan brillar tanto como ella querría.

Hay tantas madres

como escritores que tratan la maternidad.

Cuando se hace literatura de una manera honesta

lo que se hace es hablar de tu madre

y no

de una idea abstracta de la maternidad.

Esto lo dejamos para lo sociología.

La literatura siempre habla desde dentro.

Yo sabía que iba a tener una hija

pero no sabía que esa hija iba a tener una madre.

Yo no estaba preparada

para la transformación que iba a sentir.

Y ...

bueno es que es el meteorito.

Hace dos años fui madre

tuve una niña que se llama Anne

y no se lo que me esperaba exactamente

pero desde luego ...

voló un poco por los aires mi vida

y entonces, bueno ...

Me removió y dije:

voy a hablar de esto.

Es una forma también de curarme entre comillas

o de entender lo que ha pasado, por lo que yo había pasado.

Y bueno, aquí está el resultado.

Es como tener tres mil copias de tu diario, o sea, es así.

Este dibujo me hace mucha gracia

porque es Anne ocupando la casa entera,

y dices:

cómo algo tan pequeño te puede ocupar la casa.

Yo aquí me estoy contando a mi misma lo que he vivido

en una serie de capítulos,

hablo de ...

pues de lo que es el parto,

de la cesárea que viví,

a las consecuencias que fueron, pues yo qué se,

un aislamiento a nivel social que es inevitable,

la pérdida de mucho trabajo y muchas oportunidades laborales,

bueno, las consecuencias que tienes con tu pareja.

Descubrí el libro de Esther Vivas, que se llama "mamá desobediente"

y a mi, no se,

no me abrió el cielo,

pero desde luego me hizo sentir mucho menos sola

y me di cuenta, también, dije, jo,

si es que ...

si a mi me acompañado este libro,

quizá yo también pueda escribir mi libro

y que alguien tampoco se sienta solo leyéndolo.

Antes de entrar de nuevo en el monasterio,

quiero recomendaros dos libros que os van a gustar.

El primero,

Me despertaré en Shibuya,

este libro nos lleva a Japón

de la mano de una joven japonóloga

que nos muestra una cultura radicalmente distinta a la nuestra

que además nos habla de un mundo repleto de ambigüedades,

que se adentra en la trampa de un sueño cumplido,

bueno, en cuanto leáis el libro lo vais a entender todo.

Ya sabéis que nos encanta cambiar de escenario

y ahora nos vamos

de Tokio a las islas Canarias

y lo hacemos con Andrea Breu

que acaba de publicar "Panza de burro"

una novela de la que la crítica ha dicho maravillas.

Sólo os diré una cosa:

Nos cuenta la historia de dos niñas durante un verano,

cuando están entrando en la adolescencia,

pero hay que ver cómo lo cuenta.

Cuando terminé la novela, pensé:

esta es una novela también que habla del dinero.

Porque el dinero condiciona nuestras vidas

y está todo el rato aquí.

Para mí es que es una novela sobre el dinero,

o sea, yo la escribí con esa idea,

la escribí también

más incluso que sobre el dinero, sobre la falta del dinero.

Cómo nacer en una familia pobre,

en una familia de clase baja,

siendo muy consciente

de que el ascensor social no existe.

Es muy complicado casi mejorar de generación en generación

no tener una mayor seguridad económica,

pues cómo esa sensación, cómo esa certeza

al final va definiendo tu vida.

Piensas en los personajes, en María, en Alicia,

piensa en cómo una mujer como María

al final termina

bueno termina buscando los espacios en los que sentirse segura

y en los que sentirse cómoda

pero siempre

con el condicionante de la falta de dinero,

de la necesidad del trabajo,

además con trabajos precarios,

intentando conseguir

todo lo que ...

aceptando digamos todo lo que le proponen

para tener un poco más de seguridad.

Y no se si en el lado contrario, pero, pero ...

pero sí con ciertas diferencias en nuestra historia de Alicia

que parte de un futuro brillante,

de repente todo se tuerce

y tiene casi que aprender a vivir sin dinero.

Y mientras lees la novela

no puedes dejar de plantearte

el hecho de decir:

qué hubiera sido de mi vida

si hubiera nacido en otra familia,

o en otra ciudad,

o en otro tiempo ...

Claro, eso es uno de los ...

para mí es como el punto de partida,

de la historia de los dos personajes.

De hecho, María se lo plantea.

Hay un momento

en el que ella misma se pregunta eso,

qué hubiera sido de mi vida

si yo,

en lugar de haber estado aquel día yendo a trabajar,

hubiera estado en clase.

Por ejemplo,

porque mi familia

me hubiera podido pagar una educación.

Pues probablemente no me hubiera pasado esto.

Ella se va,

va como construyendo alternativas de vida

que sabe que nunca van a suceder, evidentemente,

pero se recrea en cierto modo en esas pequeñas ficciones

que va construyendo.

Son las circunstancias de nacimiento y de vida

nos definen y es imposible librarse de ellas.

Y eso es algo que tú te has planteado ...

Me he planteado la cuestión

no tanto de la familia,

que he tenido la verdad mucha suerte,

no tanto eso,

no tanto el espacio,

pero sí por supuesto el tema del dinero,

no como, como ...

bueno pues la falta de dinero

ha ido definiendo muchas de mis decisiones,

pues muchas de mis experiencias también,

no se,

el hecho de haber ...

bueno pues muchas veces

haber tenido ideas quizá de repente para escribir

y haberlas ido dejando, dejando y olvidando y olvidando,

porque tenía que trabajar,

porque siempre había que ...

bueno pues entregar una corrección,

revisar un texto ajeno, etc.

Obviamente la preocupación por el dinero

no solo se encuentra en las novelas,

en la vida real,

son muchos los que se interesan por el tema

ya que poderoso caballero es don dinero.

Cifras, balances, déficits, primas de riesgo, rescates ...

Nos hemos acostumbrado a la terminología económica,

y cada año vemos

cómo aparecen nuevos ensayos con nuevas fórmulas

para que eso, el dinero, fluctúe.

Uno de los libros más destacados de esta temporada es

"Capital e ideología" de Thomas Piketty.

Aquí, el exitoso economista francés

da un repaso a la historia del mundo

fijándose en

cómo la desigualdad social lo marca todo.

Está bien dejar constancia de dónde vienen los males

pero hay momentos en que las soluciones

se hacen más necesarias que nunca.

En este sentido,

los premios nobel de economía ofrecen su

"Buena economía para tiempos difíciles"

No hay duda de que estamos viviendo tiempos difíciles

pero ¿hasta qué punto es grave la situación actual?

Es una situación inédita.

Todavía no es crítica,

la situación en la que estamos puede llegar a serlo.

Caídas del PIB de un 15% en un trimestre

no se había visto nunca en la economía.

También es inédita

porque demanda y oferta se caen al unísono, al mismo tiempo,

de una manera dramática

de una manera muy abrupta

y además de una manera ...

igual ...

en casi todos los puntos del planeta.

El ensayo de Trias de Bes

ve la solución en la premisa de otro premio nobel,

en este caso de Jonh Nash,

basada principalmente en que

el Estado resguarde con dinero a los sectores afectados.

La crisis actual

es una crisis en la cual, si lo piensas,

no se ha roto nada en términos económicos.

No es como la crisis del petróleo,

o como la crisis de la burbuja inmobiliaria,

una burbuja financiera.

Es decir,

es una economía afectada en la economía real

de la noche a la mañana,

por un parón de confinamiento

y por restricciones a la movilidad y a la distancia social.

Esto es todo lo que la provoca, la causa es sanitaria.

Se trata en que esto no se convierta en problemas estructurales económicos

y esto se hace, pues, con dinero.

Otro punto de vista es el del catedrático de economía

Emilio Ontiveros

quien habla claramente de excesos

para explicar lo que está ocurriendo a escala mundial

y especialmente destaca

el papel que juega China en el nuevo orden.

A pesar de todo, que no cunda el pánico.

Aún hay títulos que logran

que uno imagine el peor escenario posible,

es el caso del ensayo económico de otro premio nobel,

Paul Krugman "Contra los zombis".

De todas formas

siempre queda tomarse la vida con filosofía

y ya puestos,

seguir el ejemplo del académico

que abandonó su trabajo en la universidad

se fue a vivir al campo

y en "El fuego del fin del mundo" cuenta su experiencia,

porque a pesar de todas las previsiones,

el futuro está aún por descubrir.

Muchos de los personajes de las maravillas

se pasan media vida en el metro por cuestiones de trabajo,

bueno, igual que nosotros,

de hecho, estamos aquí,

para recomendaros precisamente un libro que va de nuestro tabajo,

de nuestra profesión, del periodismo.

Son los diarios personales de Ignacio Peiró

que van desde 2006 hasta 2011

y donde, de alguna manera,

nos muestra las claves y los entresijos

de esta profesión,

bueno, estoy convencido de que os va a encantar.

Ya os dije que de vez en cuando iba a presentarme voluntario

para recomendaros algunos libros infantiles.

Lo que ocurre es que este primero es un poco particular

porque es para lectores de entre 12/13 años

y hasta los 100.

Es una obra que nos habla de los convencionalismos

y de por qué a menudo,

por ejemplo, en los cuentos infantiles,

suele usarse el nombre de animales

para faltarle el respeto a las mujeres,

en este caso,

cuatro de esos animales

han presentado una queja formal y por escrito.

A los que hemos leído El Principito,

difícilmente se nos olvida

que puede representar lo que, a simple vista,

parece un sombrero.

Os digo esto,

porque precisamente, en mi sombrero rojo,

vais a ver

todo aquello que se puede encontrar en un sombrero rojo

y que suele ser sorprendente y muy entrañable.

Me interesan mucho para trabajar con ellos

los sueños,

me interesa la naturaleza,

también en la ciudad,

las cosas que te llaman la atención en un momento determinado,

que son las que desencadenan el que tomes nota de algo,

Las voces han ido siendo progresivamente

cada vez más importantes,

las voces, quiero decir,

vas en el metro,

el trozo de conversación,

algo que ...

es decir,

voces que de pronto te hablan,

aunque no se estén dirigiendo a tí.

Que calmara el hueco nervioso en esa luz

que deja el sol al irse.

Llegaba la bandada dividida en grupos de dos.

Cercanía querían,

lo más juntos

y se adherían negro y negro

airosos, verticales, a la casi ausencia de salientes.

Un nuevo estado propiciaban no duradero.

Los solitarios y aún no gregarios.

Dulzura parecía,

ansiedad de imán y materia receptiva.

Era lo raro

que la luz fuera sustancia de vuelo

que la cosa negra fuera luz y a ella se rindiera.

No puede la carencia ser reparada

mas no impide vivir,

ni de cielos, vuelos, pulmonar ansia,

dibuja ramificaciones nerviosas.

Entonces, a ver si lo entiendo,

a partir de ahora,

la narrativa va a competir con la poesía

porque todos te conocíamos como poeta.

Bueno, en realidad,

la narrativa y la poesía

han ido siempre de la mano en mi caso.

Siempre he escrito también narrativa

pero es verdad que

me sentía quizá más cómoda con la poesía

y veía que esos libros de poesía estaban quizá más terminados.

Es la primera novela pero no lo es,

porque hay varias anteriores,

haya tres anteriores

que terminé descartando porque no me convencían.

Vale, vale, que no están publicadas.

No están publicadas, no.

Están en el cajón

y no van a ser publicadas jamás.

Y en mi caso además es que de todas formas,

la poesía ha tenido siempre,

o por lo menos para mí,

un componente muy ...

muy fuerte de la narrativa, con personajes,

con poemas largos que contaban historias,

y creo que, en cierto modo,

el trabajo como de concreción de la poesía,

está en la novela también,

esa voluntad de decir lo máximo posible,

con las menos palabras disponibles.

Cuando publiqué "Efectos de muerte"

mi primera novela con Petra Delicado,

pues nunca pensé

que llegaría a tener tanta continuidad

y tanta aceptación entre el público.

Yo creo que al final,

después de escribir este primer libro,

creo que tengo como una necesidad de seguir escribiendo

que al final,

independientemente de que vaya bien o no,

que sea mejor o peor aceptado,

creo que tengo esa necesidad de pensar

que quiero seguir escribiendo siempre.

Acaba de salir mi libro n 12

de los de Petra Delicado

y en él cuento la autobiografía de Petra.

Es Petra quien habla a los lectores.

Todo aquello que en los casos a veces se entreveía

de su vida privada

y otras no,

se lo cuento al lector,

para que ...

coexista la Petra que ellos habían imaginado

con la real.

Mi primera novela cuenta la historia de Anne

que es una chica joven

que decide dejar su trabajo en Madrid

para irse a pasar el verano a la casa familiar

que tiene su abuela en la ribera navarra.

Su idea es

llegar allí,

relajarse en el festival de música,

reencontrarse con los amigos de la infancia,

pero todos estos planes se le trastocan

cuando aparecen unos huesos en el jardín de esta casa

y a raíz de ahí se destapa una trama

que sucede en la actualidad y en 1978.

Pues mi querida amiga y colega,

mi primera novela

no fue con la protagonista Petra Delicado,

fuen en el 84 se llamaba Exit

y contaba un club de suicidad

acudía la gente para suicidarse

con cierto nivel

y de una manera imaginativa.

¿Te costó mucho el proceso para publicar la primera novela?

¿Fue fácil?

Pues en aquella época no era fácil publicar,

a los autores jóvenes no se nos hacía demasiado caso

y tenías que seguir una especie de proceso.

Yo lo tuve más fácil

porque tenía un agente,

que fue la que consiguió un contrato

y entonces para mí era fácil porque lo vivía desde fuera,

pero seguro que también me costó.

¿Y ahora qué tal?

¿Tu última novela también cuesta?

Pues la verdad es que yo creo que ahora

publicar sigue siendo complicado,

también y sobre todo para los autores jóvenes.

En mi caso tengo que decir

que han sido unas circunstancias un tanto excepcionales.

Yo he llegado a publicar a través de las redes sociales

y en un proceso que no es el habitual.

La publicación de mi primera novela

la recuerdo con una emoción especial.

Estaba en casa

y me llamó por teléfono Carmen y me dijo:

Mira, tu novela está lista, me han dicho de la editorial.

Aun no la tengo

pero te la van a enviar para que veas cómo es.

Era tal mi emoción

que no pude esperar a que me llamaran

sino que llamé yo.

Es un recuerdo que mantendré siempre.

Una ilusión especial.

La verdad es que es un momento muy bonito,

o sea, yo lo tengo ahora muy reciente,

pero yo creo que para mí

lo más emocionante fue

ese momento en el que tienes por fin el libro en la mano

y ves el trabajo al final de muchos meses,

que son meses, incluso años,

terminado y dices:

Tu primer libro,

esto que parecía tan difícil,

que parecía imposible

y lo tengo aquí,

y lo tengo entre las manos,

yo creo que, como dices,

será un recuerdo que tendré toda la vida.

Elena, Alicia le dice a un conocido:

¿Qué esperabas de la vida, pantalla grande y final feliz?

La vida es otra cosa.

¿Es otra cosa, Elena?

Yo creo que sí,

que la vida se compone de esas pantallas grandes

y de esos momentos felices

pero también

de muchos momentos que no lo son.

Y para eso quizá también tenemos los libros,

para abrir paréntesis

y para imaginarnos

que ... que es diferente.

Yo por eso escribo y por eso leo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Página 2 - Elena Medel

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página 2 - Elena Medel

27 oct 2020

En Página Dos entrevistamos a Elena Medel por Las maravillas, su primera incursión en la narrativa. Ada Castells y Amaia Arrazola hablan de maternidad y escritura. Alicia Giménez Bartlett y Nagore Sánchez recuerdan sus primeras novelas.

ver más sobre "Página 2 - Elena Medel" ver menos sobre "Página 2 - Elena Medel"
Programas completos (506)
Clips

Los últimos 1.789 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios