www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5710406
Para todos los públicos Página Dos - Manel Loureiro - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE

"Hay un grupo de personas que creen que la vuelta del más allá

es un portal que comunica con el mundo de los muertos

y que los espíritus pueden juzgar a nuestro plano de existencia.

Por ello, cada doce años, el primero de noviembre,

hacen un sacrificio humano

con el objetivo de manipular esa puerta".

Manel, acabo de cruzar la Porta do Alén,

la Puerta Del Más Allá,

y la verdad es que, después de leer tu novela,

tengo la sensación de que he corrido un riesgo importante,

¿no sé cómo lo ves tú?

No sé si definirlo como riesgo

pero, desde luego, si que has cruzado a un sitio que no conocías.

Has entrado a un mundo de tradiciones, de magia,

de secretos, que aunque te parezca increíble siguen vivos

en esta Galicia rural en la que estamos

y están conectados, de alguna manera, con el siglo XXI, en el que vivimos.

Pero, ojo, ese mundo mágico al que has cruzado,

al atravesar la puerta, se está muriendo.

Y fíjate, precisamente, ya que has estado en la puerta,

has vivido exactamente la misma experiencia

que vivieron algunos protagonistas de la novela, de mi novela,

que se titula así " La Puerta".

Que empieza una fría y lluviosa mañana de noviembre un día revuelto...

Más o menos como hoy, ¿eh? como hoy,

cuando dos operarios de un parque eólico,

ese parque eólico que has visto en la cima,

suben a arreglar unos aerogeneradores que se han detenido.

Cuando llegan allí y están en medio de la niebla,

de la lluvia y de la soledad que te ha empapado a ti también,

de repente, descubren el cuerpo de una chica joven, unos veinte años.

Vestida con un traje de novia anacrónico,

de los años veinte, del siglo pasado,

que ha sido asesinada de forma ritual,

justo a los pies de la puerta que acabas de cruzar.

¿Ves cómo sabía yo que había corrido un riesgo importante

si pasaba por esa puerta? Y tanto.

A estos increíbles parajes gallegos

llega una agente de la Guardia civil de Madrid, Raquel Colina,

¿A qué ha venido?

Raquel, como tu dices, es una agente de la Guardia Civil brillante,

ella pertenece a la Unidad Central de Inspección Ocular,

quizás lo más parecido que exista al CSI en España.

¿Qué significa?

Significa que es una mujer racional, inteligente

que cree en lo que puede ver, en lo que puede tocar,

en lo que puede medir, en lo que puede pesar.

una persona que no cree en supercherías.

Pero, sin embargo, lo que ha traído a Raquel a Galicia

es su hijo, Julián.

Julián tiene nueve años y Julián se muere.

No es que esté un poco enfermo, no es que diga, uf, no, no,

le han dado semanas de vida, está desahuciado.

Y lo peor no eso,

lo peor es que la medicina ha sacado ya el último conejo de la chistera,

ya no tiene más trucos.

Entonces, Raquel, pese a ser una mujer tan racional,

se da cuenta de que tiene que hacer,

lo que haría cualquier padre o cualquier madre en su situación,

se niega a rendirse, se niega a bajar los brazos.

De repente, llega a sus oídos que aquí donde estamos, en Galicia,

hay una "menciñeira",

una "menciñeira" es un cruce entre sanadora y meiga,

que promete que puede curar a su hijo.

No podemos contar qué pasará con la "menciñeira",

pero si podemos contar que aquí Raquel va a conocer

a su Watson particular, que es Juan Vilanova.

Juan Vilanova es un personaje fundamental de la novela.

Fíjate que, a priori, tiene todas las cartas perdedoras en su mano.

Su carrera profesional está en una vía muerta,

fíjate dónde está destinado,

ese pequeño puesto rural que se cae a pedazos,

no es muy agraciado físicamente,

se pone nervioso a la mínima, se pone rojo,

come compulsivamente;

tiene las habilidades sociales de un erizo

y, por si no fuese suficiente,

además, es una persona que está muy insegura de si misma.

Pero pese a todo ello,

pese que, para las normas sociales imperantes,

Juan no es precisamente el tipo más atractivo del mundo,

Raquel va a descubrir que es absolutamente encantador.

Claro, es que Raquel es una mujer racional

que se enfrenta a situaciones muy irracionales.

Yo no sé si todo ese tema,

bueno, vamos a decir de tradiciones milenarias,

iconografía celta...,

cuestiones vinculadas un poco con el esoterismo,

todo eso tú lo has encontrado muy bien documentado

forma parte de todo tu trabajo de ficción,

¿cómo lo has trabajado?

Mira, es una mezcla.

Por una parte, yo he crecido en este entorno.

Yo he crecido con historias de "bruxas", "meigas", "drasgos".

No es muy diferente de cómo puede haber crecido un niño en Gales,

en Irlanda o en Escocia,

porque Galicia comparte con todo el frente Atlántico

un montón de tradiciones culturales básicamente menos el whisquy,

compartimos prácticamente todo.

Pero además de eso no tuve que rascar demasiado

para encontrar estas tradiciones.

Todas esas historias, todas esas leyendas

que van a ir asaltando de forma permanente a Raquel en su camino,

que va tener que ir discerniendo y separando

lo que es real de lo que es pura palabrería,

todavía siguen vivas en la Galicia rural.

(Cántiga gallega)

# Vai de roda # Vai de roda

# Vai de roda da redore

# Vai de roda # vai de roda

# Vai de roda da redore

# Cuanto mai la roda anda # Mai eu quero meu amor

# Ay, la la la la

# Ay la la la la #

-La Galicia mágica con su paisaje y mitología son

una gran fuente de inspiración para los autores de esta tierra.

Un claro ejemplo es el último libro del autor gallego Miguelanxo Prado.

"El pacto del letargo" es una historia

que a partir de un conflicto evidente del ser humano con su entorno,

lo intenta analizar,

poniendo en juego criaturas fantásticas,

que, de alguna forma, obligan

a esos personajes humanos con los que interactúan

a replantearse esa relación.

Los personajes.

Básicamente hay dos tipologías: los humanos,

que son gente del entorno universitario, dos becarios

y profesores a su alrededor,

con todas las miserias de ese mundillo también.

Después los seres fantásticos, los seres mágicos,

entre los que hay trasnos, hadas...

y en concreto, un demonio, Xamain,

que aparentemente es el malo de la película pero....

yo confieso que es uno de los personajes que mejor me caen

porque es el que viene cargado de razón.

-Aunque parezca sorprendente,

"El pacto del letargo" es su primera aventura.

Miguelanxo Prado es un autor con una prolífica carrera

avalada por los premios de cómic más importantes

y, sobre todo, por lectores de todo el mundo.

Ha transitado por distintos géneros y países

y aunque su obra es internacional,

Galicia, de algún modo, casi siempre está ahí.

Mis primeras lecturas, pues, no sé, con doce o trece años,

de Álvaro Cunqueiro y después posteriormente

de los autores latinoamericanos del realismo mágico, Cortázar,

Borges, Bioy Casares, García Márquez;

para mi eran casi, casi pues la cotidianidad.

Tenían mucho menos de fantásticos de lo que se podría pensar.

Y eso forma parte de manera muy, muy potente de la relación,

en general, de la cultura gallega con el entorno, con... con todo...

lo que se podría resumir en ese dicho que se conoce al resto de España de:

" yo no creo en las brujas pero haberlas hailas", ¿no?

Esa presencia muchas veces se ha materializado en mis obras

simplemente a través de la paradoja,

pero también por la presencia aparentemente normalizada de seres

de otras, digamos, dimensiones de realidad, ¿no?

Cuando he ilustrado cuentos y literatura infantil y juvenil

de manera mucho más, mucho más contante.

Yo trabajé muchísimo con Agustín Fernández Paz

y con él hicimos muchos trasnos, trasgos, que son los duendes,

que casi siempre tienen connotación traviesa, humorística.

Ilustré un texto de Torrente Ballester

que nunca había sido ilustrado, "El cuento de la sirena".

De todos ellos, ya digo, las charlas,

por ese componente que tienen también poético en relación con las aguas,

me resulta muy, muy querible, ¿no?

Una tradición para estar viva

necesita no solo ser recogida y sistematizada,

sino formar parte del material de recreación

y, por tanto, tiene que ser alterada.

Es decir, la tradición para seguir viviendo

hay que pervertirla, de alguna manera.

Eso lo tenemos que hacer los creadores.

La cosa va de citas porque os he querido citar aquí

junto al Café Moderno de Pontevedra,

donde quedan Raquel y Manel Piñeira

para tratar un asunto importante de la novela.

Es aquí donde os quiero recomendar un libro estupendo "Pietro y Paolo".

La historia de dos amigos de Cerdeña,

uno es rico, el otro pobre,

la familia de uno trabaja para la del otro,

pero cuando llega La Gran Guerra ambos van a filas,

donde las clases sociales desaparecen.

Es un gran libro.

La vinculación de Valle Inclán con Pontevedra

es de sobras conocida,

por eso estoy aquí junto a su estatua.

Es aquí donde os quiero recomendar un ensayo sorprendente,

"Luces de varietés.

Aquí se habla de cómo el escritor gallego tuvo una gran influencia

en diversos directores de cine italiano,

de una manera muy especial en Federico Fellini.

¿A qué no lo sabíais?

Bueno, pues hay más, mucho mas.

-Ramón María del Valle Inclán viajó por medio mundo,

trabajó en Méjico,

visitó el frente francés durante la Primera Guerra Mundial,

aunque la paz siempre la buscó en Galicia.

Como en esta plaza de las cinco rúas de Pontevedra, ahora a oscuras,

en la que residió.

Pero la luz la vio por primera vez en 1866, en Vilanova de Arousa.

-Exactamente a ciento ochenta metros de la casa natal, junto a la ría,

comparten conjunto escultórico el escritor

y algunos de sus personajes más conocidos;

entre ellos, Max Estrella y Don Latino,

protagonistas de "Luces de bohemia", la obra fundacional del esperpento.

¿A saber?

Ese género dramático que distorsiona la realidad,

resaltando lo grotesco y lo absurdo.

Por cierto, cada estatua debía presidir la calle que lleva su nombre

pero el pueblo decidió que todas estuvieran juntas.

-Esta ruta gallega debe cerrarse mientras deambulamos por Santiago,

donde el escritor estudió Bachillerato,

situó algunas de sus historias

y recibió tratamiento, años después, para el cáncer que sufría.

Cuantas veces disfrutó de la hermosa catedral desde el mirador,

sito en el parque de la Alameda.

A lo mejor por eso decidió que lo enterraran aquí, en 1936,

en el cementerio de Boisaca,

junto a esta ciudad que describió como una rosa mística de piedra

y por cuyas calles aún es posible escuchar su voz.

(Voz de Valle Inclán)

"Yo recordaba vagamente el Palacio de Brandeso,

donde había estado de niño con mi madre, y su antiguo jardín,

su jardín que me asustaba y me atraía."

Manel, ¿tú dirías que esta casa que tenemos aquí detrás,

podría ser, por ejemplo, la casa de Raquel?

Tranquilamente, esto podría ser la Casa Grande de Fosco.

Este pequeño pueblo en el que acaba Raquel cuando llega a Galicia

en busca de un sitio donde vivir con su hijo

y, de repente, te ofrecen un lugar como este;

fantástico, maravilloso y a un precio sospechosamente bajo.

Ese va a ser el principio de una serie de acontecimientos,

que no vamos a revelar... No, no, no.

porque están escondidos dentro de la novela,

y quiero que los lectores se acerquen a "La Puerta".

Pero, sí, podría ser perfectamente la Casa Grande de Fosco,

este edificio que tenemos a nuestras espaldas.

La pregunta obligada.

¿Este es el principio de una serie o esto se acaba aquí,

o no lo sabes todavía?

Mira, es una muy buena pregunta. Y es una pregunta muy puñetera.

Lo había planteado en principio como una novela autoconcluyente.

Pero, sin embargo,

si me he dado cuenta qué ha pasado algo.

Que a veces esos personajes crecen, crecen y crecen,

se escapan de tu control,

se transforman en algo mucho más grande

y con muchos más matices de lo que tu habías planeado en un principio.

La verdad es que Raquel Colina, la protagonista de "La puerta",

ahora mismo, al final de la historia, queda en un sitio muy interesante,

en una situación muy buena,

todavía tiene que conocer a una persona muy importante.

Y quizá lo mejor está por llegar.

Venga. Qué va a haber una serie.

Que me encantaría... Déjate ya, déjate ya.

Que ya lo veremos. Bueno, ya lo veremos.

Tratas de sacar una respuesta clara a un gallego.

Pero... ¿qué estas haciendo? Ya lo veo, ya.

¿Lo de la abogacía ya es cosa del pasado?

¡Uy! La abogacía.

Colgué la toga en el año... definitivamente en el año 2012,

creo que la última vez que estuve en sala, togado, fue en el año 2011.

La verdad es que fue una apuesta que hice en su momento,

dije: voy a dejarlo por un año,

para dedicarme solo única y exclusivamente a escribir,

porque eché mis cuentas

y, oye, pues, mira, parecía que era factible.

Pasó un año y pasó otro, y pasó otro y pasó otro;

ya han pasado, pues, fíjate, vamos camino casi de diez años.

No me planteo volver a... volver a ejercer la profesión,

se me han olvidado muchas cosas, he dejado de aprender otras tantas.

Pero tampoco lo echo de menos.

Infectaste Galicia de zombis y la liaste,

tuviste muchísimo éxito no solo en España sino en todo el mundo,

ahora la infectas con unos cuantos muertos,

¿por qué ese salto al thriller? ¿Te apetecía mucho? ¿Lo necesitabas?

Pues, mira, por varios motivos:

El primero, yo creo que cuando eres un creador de historias

tiene que escapar de la zona de confort siempre que puedas,

el confort y hacer siempre lo mismo mata la creatividad,

por lo menos esa es mi teoría.

Siempre tienes que estar buscando los límites,

siempre tienes que estar arriesgándote,

siempre tienes que ver lo que hay detrás de la siguiente colina,

relativamente hablando, y en la vida también.

Pero, al mismo tiempo, tenía muchísimas, muchísimas ganas

de escribir un thriller, una novela negra,

porque es un género que es muy complicado;

porque es un género donde todo tiene que funcionar

con la precisión de un mecanismo de relojería,

donde cada pieza tiene que encajar en su sitio exacto

en el momento idóneo y en la circunstancias justas,

porque si no es así no funciona, sino es así se cae.

Pero, si no recuerdo mal, con aquellos libros de terror,

bueno, incluso el mercado anglosajón mostró un grandísimo interés.

Estados Unidos, por ejemplo, donde allí, bueno,

no les interesa para nada las traducciones,

¿qué ocurrió contigo y con tu obra?

Ya me gustaría saberlo a mi, Oscar, me encantaría saberlo.

Mira, yo siempre dije que con Estados Unidos, por ejemplo,

creo que se dio el fenómeno "Forrest Gump":

estuve en el lugar adecuado, en el momento idóneo

y las circunstancias justas, ¿sabes? como el protagonista de esa película.

Verás, no sé, no lo sé.

Estados Unidos es el mayor mercado editorial del mundo

y, al mismo tiempo, es uno de los más opacos.

Solo, creo, me parece recordar,

el 5% de los títulos que se publica en Estados Unidos

son de autores no anglosajones,

y en ese pequeño 5% nos tenemos que apretar todos...Como sea.

los que escriben en castellano, los que escriben en chino, en ruso,

en alemán, en francés, en polaco y en suajili.

Entrar en ese grupo es complicado.

Entrar en ese grupo y despuntar es mucho más difícil,

y tener éxito en ventas

ya se tienen que alinear un montón de estrellas.

Insisto, me encantaría saber cuál es la receta

que hace que mis libros funcionen en el extranjero.

Y esto es lo mágico de la literatura

que no hay recetas mágicas. Válgase redundar.

-Publicar en Estados Unidos -en un idioma que no sea el inglés-

es realmente difícil.

Más allá de clásicos como "El Quijote"

o "El lazarillo de Tormes",

solo destacaba un título de la literatura española:

"Los cuatro jinetes del Apocalipsis" de Vicente Blasco Ibáñez,

que en 1919 consiguió alzarse a lo más alto del podio estadounidense.

En 2001, cuando Carlos publicaba "La sombra del viento"

y es un libro que tiene éxito mundialmente.

De pronto, la gente se dio cuenta de que España estaba,

y que escribían y que había buenos escritores

y ahí es cuando se empieza haber un cambio.

No solo hay un cambio en actitud de ellos

sino que hay un cambio en las editoriales,

que muchas editoriales se ponen a publicar libros en traducción.

Y con este inicio de Carlos, entonces, llegó a Javier Sierra.

Y "La cena secreta" entró en The New York Times Best Seller.

No había habido ningún español desde Blasco Ibáñez.

-La agente Antonia Kerrigan conoce bien

lo que es triunfar en Estados Unidos,

porque más allá de Carlos Ruíz Zafón y Javier Sierra,

también representa a otros escritores que han conseguido el éxito

como Juan Gómez Jurado, Eva García Sáenz de Urturi

o Félix J. Palma.

Y es muy curioso el caso de Félix.

Porque, a Félix..

el libro lo vendí a muchos países, muchísimos países,

bueno, y ha tenido clientela,

funcionó maravillosamente bien en Estados Unidos.

Cuando salió el segundo en Estados Unidos

hicieron un anuncio, cartel, "billboard" se llama en inglés,

y lo pusieron en Times Square.

O sea, no es habitual que un autor Felix J. Palma, español,

que vivía en esos momentos en el Puerto de Santa María,

aparezca en Times Square en un gran cartel enorme, iluminado,

como si fuera Frank Sinatra.

-Carlos Ruíz Zafón abrió la puerta y, a través de ella,

otros escritores españoles pudieron penetrar con éxito

en el, siempre difícil, territorio estadounidense.

Entre estos destaca Javier Marías, Dolores Redondo y Paul Pen,

que ha logrado que sus cuatro novelas se asiente en el mercado.

-¿ No sé por qué gustarán mis historias en Estados Unidos,

si por la parte que se parece a la ficción

que ellos están acostumbrados a leer,

o por la parte que les resulta exótica?

La verdad es que para responder a esta pegunta

tengo como termómetro, quizá, las reseñas,

que recibo un montón de reseñas de lectores de Estados Unidos,

y la verdad es que hay de todo.

Hay gente que dice que mis finales, por ejemplo,

son muy poco norteamericanos,

porque es verdad que mis finales suelen estar muy lejos

de los finales felices o bonitos,

o en los que gana la justicia, el bien.

Yo suelo, suelo acabar no mal

pero como que a veces da la sensación de que han triunfado los malos,

y eso si me dicen muchos lectores que es algo muy poco norteamericano

y que les gusta leerlos.

Sin embargo, luego, si hay otros lectores que dicen:

¡Ah, pero que esto era una traducción,

ni siquiera me había enterado!

La verdad es que me lo están empezando a decir

si pienso ya en el mercado anglosajón cuando escribo

y la verdad es que no.

Me resulta un poco difícil defenderlo,

cuando encima la cuarta novela la situé en Estados Unidos,

pero de verdad que no.

Es una cosa que me sale natural.

La localización de las novelas para mi es muy importante.

Por ejemplo, en "La casa entre los cactus"

fue el propio desierto de Baja California

el que a mi me llamó y me dijo: escribe aquí esta historia.

Y luego con " Un matrimonio perfecto,"

que transcurre por el norte de Estados Unidos

también fue una necesidad dramática,

porque yo quería un viaje por carretera muy largo

que eso por ejemplo en España puede ser un viaje largo

si te vas de Galicia a Huelva,

pero yo necesitaba uno que pudiera durar hasta casi una semana.

-Ya solo nos queda una cuestión.

¿Existe una fórmula para triunfar en Estados Unidos?

-No sé si hay algo que nos relacione a otros autores de éxito

como Ruiz Zafón o Javier Sierra en Estados Unidos.

Pero da la casualidad un poco

de que nos movemos en el mismo género, quizá,

dentro de diferentes aristas de un género parecido,

no sé si eso pueda ser la razón,

o... la verdad es que ahí no sabría encontrar

por qué estos autores sí, otros no.

Quizá parte un poco de la intención.

En mi ha estado la intención de conseguir publicar en EE.UU.,

aunque ocurriera de una manera un poco casual,

realmente yo dentro de mi era un objetivo que tenía.

No sé si ellos también lo tenían,

quizás, no sé, el universo suele confabular hacia lo que uno quiere.

A lo mejor es una cuestión de intención, simplemente.

Me encanta deambular por estas calles de Pontevedra,

que también han pisado Raquel Colina y Juan Vilanova en "La Puerta".

Y mientras paseaba,

estaba pensando en una novela estupenda,

"Lo que queda de luz".

La historia de cuatro amigos que han mantenido

una relación muy intensa a lo largo de treinta años

y todo esto se rompe cuando uno de ellos muere.

El motivo: surgen sentimientos oscuros

que habían permanecido ocultos.

Sin duda, un gran libro.

Ya me he cansado de las lecturas para los mayores,

me paso ya a los más pequeños.

Os quiero recomendar,

"El gran libro de los supertesoros que de verdad te importan".

Ojo, que lo que importa no son ni los coches descapotables,

los vestidos de marca o los sacos de dinero,

lo que interesa son los amigos, la familia y la naturaleza.

Echadle un vistazo.

El arte también puede ser un supertesoro

y por eso nos interesa saber

quién está detrás de las obras que se crean,

en "Las mujeres en el arte" hay algunas muy conocidas

como Frida Kalo o Georgia O' Keeffe.

Pero también otras desconocidas

como, por ejemplo, Harriet Powers, que borda colchas,

o la ceramista Nampeyo,

Sin duda, es un libro precioso.

Manel, te lo tengo qué preguntar.

¿Crees en las meigas y en todo esto de la iconografía celta,

el esoterismo, todas estas cosas?

Es una... es una pregunta difícil.

Una vez más, intentas sacar una respuesta clara a un gallego.

Verás, soy una persona muy racional,

me considero una persona muy racional,

por deformación profesional y por mi propia naturaleza.

Pero, al mismo tiempo, soy consciente

de que hay determinadas cosas que no entendemos,

determinadas cosas que solo podemos captar por el rabillo del ojo

y que a veces la ciencia, o la gente, la tradición

le ha dado nombres distintos

y que todavía no podemos saber muy bien lo que es.

Aquello de "haberlas, hailas",

en este caso creo que se puede aplicar perfectamente.

Lo que si estoy seguro es que hay un montón de gente

que cree firmemente en este tipo de historias.

O sea, que todavía queda mucha gente aquí en Galicia....Sí.

que están interesadas por este tema.

Sí, claro. Porque "haberlas, hailas".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Manel Loureiro

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Página Dos - Manel Loureiro

10 nov 2020

Óscar López visita Pontevedra para entrevistar a Manel Loureiro sobre qué se esconde tras 'La puerta'. Esta novela combina elementos de novela negra con el género fantástico ligado al folclore gallego. Va a ser un programa de meigas, y por este motivo, Miguelanxo Prado desvela varios misterios de su novela gráfica 'El Pacto del Letargo'.

'Página Dos' también se pone en ruta, sin ir demasiado lejos, para conocer la Galicia de 
Ramón del Valle-Inclán a través de su vida y su obra. Finalmente, la agente literaria Antonia Kerrigan y el escritor Paul Pen descubren cómo se puede triunfar en los Estados Unidos siendo un escritor español.

ver más sobre "Página Dos - Manel Loureiro" ver menos sobre "Página Dos - Manel Loureiro"
Programas completos (506)
Clips

Los últimos 1.789 programas de Página Dos

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios