www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
2999818
Para todos los públicos Órbita Laika - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

(Aplausos)

Gracias, gracias. Ya está, gracias, gracias.

Yo por mí, terminaría aquí el programa.

Gracias, ya es suficiente. Bienvenidos a "Órbita Laika".

Hoy quiero hablaros un poco del cambio climático.

El cambio climático, ya lo sabéis,

es una variación de la temperatura global de la tierra.

Si la cosa sigue así, en unos años desaparecerán

un montón de especies.

Imaginad un mundo sin cachorritos, sería horrible,

la gente se mandaría power points de cucarachas porque, claro,

los bichos esos no mueren nunca.

Olvidaros de "Blade Runner" y "Minority Report".

Si seguimos contaminando el futuro será así, ¿de acuerdo?

Que lo sepáis, será eso:

"El amor no necesita ser entendido solo necesita ser demostrado".

¿De quién es la frase? De Paulo Coello.

Muchas gracias por tu amor, Paulo, de verdad.

La próxima vez que no recicléis pensar que estáis contribuyendo

a esta mierda, tenedlo claro.

El cambio climático tendría consecuencias que hoy

ni siquiera imaginamos.

Afectaría incluso al lenguaje porque perderíamos palabras

tan preciosas como "viruji" o "freskibiri",

eso no podríamos decirlo más.

Y eso por no hablar de las madres que verían sus funciones

muy recortadas porque no podrían terminar las frases.

Sería como: "llévate una rebequita por si refre ..."

(Risas)

Es igual, solo soy un estorbo, me quiero morir, no importa.

Uno de los problemas del cambio climático

es que los glaciares se están derritiendo.

Esto provocará que suba el nivel del mar

y engulla las costas.

¿Y quién sufriría esto principalmente?

Los viejos. Lo voy a resumir en una palabra.

Benidorm.

Si Benidorm queda sumergido, ¿qué hacemos con los viejos?

Los tenemos en la ciudad, los dejamos que invadan

nuestras cafeterías. No, en mi nombre.

Yo digo, debemos acabar con el cambio climático

antes de tener una cola de señoras intentando pronunciar

"capuccino macchiato". No queremos eso.

Claro que, es muy posible, que nunca llegaran a la ciudad,

ya sabéis cómo son los viejos, cuando pillan sitio en la playa,

no los mueves. Ya está.

Ni siquiera una ola gigante, les da igual.

Viene una ola de 30 m. acercándose a Benidorm

y hay un viejo abrazado a la sombrilla

diciendo: "me he venido las nueve, no me vas a mover".

Pero hay que intentar también ser un poco más optimistas

con ese tema.

Y para concienciar de esa actitud que debemos tener he compuesto

una canción sobre cambio climático y os la voy a cantar

porque si es una canción y no os la canto no tiene ningún sentido,

es más ridículo.

#Hay gente que ve siempre la botella medio llena y otros medio vacía.

#Yo siempre he preguntado cuánto tiempo lleva ese vino ahí,

#fijo que está picado.

#No soy un optimista del libro de los que en tiempos de crisis

#es tan fácil encontrar pero pesimista tampoco,

#el vino picado puede usarse para cocinar.

#Ver el lado bueno de las cosas pues no es lo mismo

#que verlas color de rosa.

#Cuando todo marcha mal ser positivo es como un arte marcial.

#Y se puede ser cinturón negro, negro, negro de optimismo.

#Y se puede ser cinturón negro, negro, negro de optimismo.

#Despreocupate del futuro, míralo y ser realista, no pinta tan mal,

#inténtalo y lo verás.

#Piensa que en la mayor parte del futuro tu no estarás.

#Y el calentamiento global,

#si el planeta se calienta y se calienta ya sabemos al menos

#que en los últimos días de la humanidad hará bueno.#

Empieza Órbita Laika.

(Aplausos)

Bueno, hoy es 15 febrero,

lo cual significa que es el día después del día de San Valentín.

Es un día perfecto para un programa de ciencia como este

y confirmar que el amor no es una reacción bioquímica

producida por vuestro cerebro.

Pero, para demostraros que aunque sea de una manera racional

nosotros también creemos en el amor,

hoy hemos invitado al programa a una de las parejas más asentadas

de nuestro país.

Recibamos con un enajenado aplauso a Raúl Cimas y Julián López.

(Aplausos)

¿Qué tal? ¿Julián, qué tal?

Tenemos que hacer como que no somos superamigos tampoco,

que no se nos vaya la pinza con el programa nos pongamos hablar

de nuestras cosas. Muchas gracias por lo de el abrazo.

¿Hubieras preferido una mano y tal? No, me hubiese parecido frío, ¿ves?

Si nos llegamos a saludar con la mano hubiera sido como

¿y esta distancia?

Y estaría ya preocupado todo el tiempo.

¿Dos besos, a lo mejor preferías? ¿Excesivo, quizás? No lo sé.

Dos besos es mucho.

No, me ha parecido bien el abrazo, me ha parecido bien, bonito.

Vale, vale.

Es que hemos entrado ya haciéndolo mal.

No, no.

Que es superbonito, es superraro estar aquí

porque me apetece más estar ahí. Pues vente, tío, hay sitio.

En algún momento voy seguro, me conozco.

Oye de estáis de gira: "Toda la verdad sobre el oso hormiguero".

Yo estoy en un programa con nombre del perro,"Órbita Laika".

¿Qué le está pasando al humor en España?

(Risas)

¿Qué estamos haciendo mal?

Si esta animalando en exceso el humor.

Esto es ya como de perretes.

¿Por qué el oso hormiguero, tío?

Te lo juro que esto lo llevo pensando mucho.

¿Hay un motivo?

En realidad es un programa tan absurdo que cabría cualquier cosa y

pensando en cosas absurdas, dentro del reino animal,

quizás eso es lo más.

¿El oso hormiguero es el que más? En la creación quizás sí.

Es uno de ellos.

El ornitorrinco también le sigue un poco de cerca.

No está muy alejado.

Nosotros pensamos que da mucha vergüenza ajena el oso hormiguero.

¿Pero porque le estamos faltando de esta manera al oso hormiguero?

A ver si va a venir unos hormiguero aquí a darnos un toque.

A los animales a nosotros nos mola darle conciencia.

Raúl tiene una cara de a ver qué dice.

Imagínate que dicen: ¡un oso! Y te giras y es un oso hormiguero

(Risas)

Claro, pero no te mienten pero también te partes el culo.

No vas a pensar primero en el oso hormiguero que en el oso pardo.

Debe chocar.

¿Pero en algún momento aparece el oso hormiguero?

No sale, no sale.

En el cartel aparece.

Pusimos a una prima que tengo en Getafe.

¿Pero por qué le hiciste eso, tío? Luego te lo explico.

Te vienes a tomar unas cervezas y te pones esto.

No, es verdad que esa cabeza le tengo mucho cariño,

además la tengo en casa, nos la vamos turnando un mes,

ahora la tengo yo.

Hablas con muchísimo cariño de la cabeza,

hablas de la cabeza como si fuera...

Yo este fin de semana me la llevo a Disneyworld.

Muy bien.

Para mezclarte ahí un poco entre los personajes.

Me gusta mucho eso.

¿De ciencia qué tal váis? Esto es de ciencia.

Ya.

¿Qué tal los estudios de ciencia? No sabía nada.

Lo siento, Raúl. ¿Me voy?

Si crees que tú vas a estar más cómodo yéndote,

siéntete libre; a mí me viene peor y no te voy a engañar.

Es una movida muy tocha, ¿no?

Pues ese sería el resumen de lo que llevamos

en todos estos programas.

Es una movida que engloba... Nosotros encantados.

Somos fans de todos los programas de ciencia que hay en televisión.

Que son a lo mejor infinitos.

Me han dicho que el tuyo es como el de Morgan Freeman pero mejor.

¿Como el de Morgan Freeman?

El de ciencia para todos, Ciencia, ese gran misterio.

Ciencia, ese desconocido.

Ciencia y tú.

Este me lo grabo porque lo ponen a un horario que no lo puedo ver.

Vaya con la ciencia.

Luego, Ciencia, ¡yeah!

Este se hizo en Inglaterra pero hay una adaptación aquí en España.

Ciencia ¡yeah!

Debates sobre la ciencia con Eduardo Inda.

Vamos a ir hablando de ciencia, cualquier duda que tengáis

con la gente que va a ir saliendo, sin ninguna manía,

preguntáis y si hay algo que nos encaja.

Si a lo mejor te cuenta una movida y tú no estás de acuerdo.

Puedes decir lo que quieras.

De momento vamos con la gente de casa,

tenemos una sección que se es verdadero o falso.

Esto va de la siguiente manera.

Yo suelto una afirmación a cámara para que la gente que juega

en la casa y el que pierda, o que no acierte la respuesta

se vaya a la cama con mal cuerpo, a lo mejor soy idiota no lo sé.

Una cosa muy desagradable.

Luego os pregunto a vosotros,

qué creéis de la siguiente afirmación.

Vamos a por la afirmación de hoy.

Puedes matar a alguien lanzando una moneda desde un rascacielos.

(Música de Intriga)

Lo siento.

¿Pero somos nosotros los que contestamos verdadero o falso?

Ahora puedes decir verdadero o falso y luego al final del programa

damos la solución. Vale, vale, vale.

Yo lo he hecho lanzando una bombona de butano.

¿Y qué tal?

Fue una época muy loca que tenía yo que decía,

voy a lanzar esto y a ver qué pasa. ¿Y qué tal?

La bombona hacía pupa.

Una moneda, claro, a ver qué alto es el rascacielos.

¿Y de cuánto era la moneda? De un euro.

Si es de un euro sí, si es de dos céntimos, creo que no.

Pensemos que es desde el Empire State.

Yo voy a decir que es verdadero. Tú verdadero.

Sí. Raúl.

Y entonces tendría que decir falso. No tienes por qué.

Puedes decir lo que creas.

Vale, yo digo que falso y que aún no se ha demostrado.

(Risas)

Vale, gracias, al del final programa lo veremos.

Quiero presentaros a nuestra primera colaboradora de la noche.

Le he dicho que sois amigos, perdonad,

me he tomado la libertad de decir que sois amigos

para que os comportéis.

Amigos tuyos, amigos entre nosotros, amigos suyos.

Sois amigos vosotros entre vosotros y de mí también un poco,

amigos de más. Vale.

Recibamos con un aplauso ensordecedor

a la periodista y divulgadora América Valenzuela.

(Aplausos)

Hola.

Raul, Julian, Ángel.

Estáis con truquitos estáis aquí en plan amigos.

Sí, pero puedes contar tú las cosas que traigas,

te escuchamos y te preguntamos.

Adelante.

Empiezo con un invento estadunidenses para mujeres.

Consiste en una tabla de madera encima se pone a una mujer gestante,

porque es un aparato que ayuda a dar a luz, a partir.

Piernas abiertas, rodillas flexionadas

y la tabla se pone a dar vueltas hasta que por fin

con la ayuda de la fuerza centrífuga sale el bebé.

¡Wow!

¿A qué velocidad sale?

Se ha inventado en 1965, ojo.

Lleva tiempo esto. Vale, vale, vale.

Tú estás yendo a hospitales, pero hay un sitio muy loco

en el que se pone a una mujer en una tabla,

eso gira y alguien salta cuando sale el niño.

Tranquilidad porque está pensado todo y entre las piernas de la mujer

hay una red para coger al bebé.

Pues ahora sí que apetece tener un crío la verdad.

Está claro que es un invento de un matrimonio de ingenieros

que nunca tuvieron hijos. Se inspiraron en una visita al zoo,

estaban viendo el recinto de elefantes

y una elefanta estaba dando a luz y se puso a dar vueltas

hasta que salió el elefantito volando y dijeron ya está,

lo tenemos.

Claro yo también lo hubiera pensado al verlo.

Yo digo que es falso.

(Risas)

Te tengo que decir que es verdadero, es un nuevo sistema.

Patentado en 1965.

Más inventos esta vez para hombres y en esta misma línea.

Es una máquina que reproduce los dolores del parto

de la mujer en el hombre.

¿Qué necesidad había de eso?

(Ríen)

Son unos electrodos que les ponen en el abdomen

y generan una serie de contracciones similares

a la de las mujeres en el parto como unos electroshock.

Yo ya me depilo el entrecejo, creo con eso vale.

No sé por qué hay que hacer más cosas.

No hace falta más.

Y yo tengo mamás de mujer.

¿Podrías dar a luz? No lo sé.

Si le pones la portería aquí igual sí.

Esto lo han hecho los médicos chinos porque lo que quieren es poner

al hombre en lugar de la mujer para que luego sientan más empatía

y sepa lo que es sufrir los dolores de un parto

y entienda más las quejas y lamentos de su mujer, porque la cosa es dura.

A mí me gustaría una combinación de los dos inventos

que te ponga electrodos mientras giras.

Es una cosa muy loca.

Después de esta tortura china, vamos a caras.

Caras amarillas, los emoticonos.

Pues el celebro está ya adaptados a ellos.

Lo han descubierto hace poco los científicos

y el celebro reacciona de igual manera

cuando ve una de estas caritas.

A cuando ve a una persona real gesticulando.

¿Es cómo si estuviéramos viendo la foto de alguien conocido?

Exacto. Qué problemón.

Es inquietante pensar en la caquita con ojos.

Vas a ir al baño de otra manera, como más tierno.

¿En quién piensas cuando el cerebro reacciona de la misma manera?

Me preocupa.

¿No sé si sois muy fans de los emoticonos?

Sí, a mí me encantan para mí es lo mejor que me ha pasado.

En la comunicación.

Sí, cada vez que abro el WhatsApp y no hay ninguna frase,

simplemente hay caras estúpidas digo, sí.

Esta persona es mi amigo.

A mí me preocupa.

Ya me empezó a preocupar con el Toi.

Toi deprimido, Toi asustado, el muñequito verde.

Me preocupa porque estaríamos reconociendo a caras.

Vamos hacia ello.

Dentro de 100.000 años.

¿Vamos a tener esa cara?

Sí, vamos a tener cara de emoticonos.

Ahí tenemos lo que el artista Nickolay Lamm piensa que podríamos

tener este aspecto dentro de 100.000 años.

Realmente 100.000 años es muchísimo tiempo es imposible predecir

cómo va a tirar la evolución.

Entonces esto es una recreación artística,

pero la verdad es que yo creo que no va desencaminado.

Según esta suposición viviríamos en el espacio

y por lo tanto hay ingravidez.

En ingravidez los líquidos del cuerpo, los fluidos

se acumulan en la cabeza y se nos hincha la cabeza,

pero para no tener problemas en el espacio,

tendremos la cabeza más grande para que no nos oprima

y tendríamos un cerebro más grande, se supone que seríamos más listos.

Es como que en 100.000 años va a haber una movida muy grande.

Qué pena no estar.

Se va a perder el celebérrimo mote de "El Chino",

en todas las peñas hay uno que le llaman "El Chino"

y eso se va a perder.

Tendrás en la peña "El Emoji", a lo mejor es más exagerado todo.

Otro de los detalles será que tendremos la piel morenita

y es porque recibiremos más radiaciones ultravioletas

porque allí arriba aunque nos refugiemos en naves espaciales

que estarán cubiertas de materiales que evitarán

que nos llegue la radiación siempre nos dará más,

así que estaremos más morenos y por último los ojos grandes,

porque se supone que en el espacio para ahorrar energía

tendremos menos luz en las naves espaciales

de lo que tenemos aquí y tendremos los ojos más grandes

para ver mejor con esa luz mortecina,

algo que también tienen los tarseros,

que son estos animalitos que viven en la tierra en el sureste asiático

y yo creo que vamos hacia eso, nos vamos a convertir en tarseros,

los primates más pequeños. A mí no me importaría ser así.

Pues muchísimas gracias.

(Aplausos)

A lo mejor queréis cambiar el nombre del espectáculo.

"Toda la verdad sobre el tarsero".

Sí, no estaría mal.

Es un poco más feo que el oso hormiguero.

Para el siguiente lo podemos poner.

¿Cómo andáis de microbios? De conocimiento que sepáis del tema.

Yo estoy muy puesto en microbios.

Los selecciono y los etiqueto en casa.

Por mi cuenta tengo una tabla en la que pongo el microbio, Narsus.

Rollo Dexter con microbios, una cajita donde a lo mejor...

Sí, pero por mi cuenta y estoy a ver si se lo presento

a algún científico y a ver qué me dice, soy aficionado.

Yo sin ser científico puedo decirte que tienes un problema,

pero no soy científico, habrá que hablarlo.

Lo preguntaba porque hemos salido a la calle

para ver cuánto sabe España sobre este asunto

y la cosa está chunga la verdad

(Música)

-Microbios. -Microbios.

-Bichos. -Microbios.

-Seres vivos muy pequeñitos.

-La palabra microbios me sugiere que son microscópicos.

-Pues ya sabes más que yo. Yo eso, que es algo muy pequeño.

-Son seres vivos microscópicos,

generalmente unicelulares, organismos pequeños.

-Y que producen algunas enfermedades.

-Creo que no le hacen mucho bien a la gente, que infectan.

-Que invaden nuestro organismo y a los que tenemos que combatir

con nuestra inmunidad.

-Se pueden combatir con antibióticos.

-Para mí que una vez que morimos se quedan ahí,

nos empiezan a comer y tal, y se quedarán, pero nosotros moriremos.

-Creo que siempre pueden mutar y salir nuevos

que nos sigan dando guerra.

-Bueno, sí, porque parece que hay microbios que son buenos.

-Supongo que sí, los microbios no tienen por qué morir todos,

alguno bueno habrá.

-Yo creo que no tienen por qué generar solo enfermedades.

-No sé, para mí son todos malos.

-Y luego habrá algunos que sean buenos.

-¿Qué son los microbios?

Ahí va, microbios, es un microorganismo,

un ser que solo puede verse con el microscopio, vivo.

-Están entre nosotros, algunos de ellos causan enfermedades

y otros no, otros nos ayudan también.

-La inmensa mayoría de los microbios no son en absoluto perjudiciales.

-Ahí va. O sea que...

-Bífidus y no sé cuántos, sí.

-Son necesarios para hacer todos los procesos químicos,

la fermentación de los yogures...

...En todos los procesos de fermentación creo que son...

-Claro, a lo mejor no hace falta comerse un yogur

para tener las ventajas de ese microbio y habría otra manera,

puede ser un medicamento.

-Y hay algunos que dicen que no es bueno.

La cultura oriental no consume ningún tipo de lácteos

y dicen que los lácteos no son necesarios

para un buen desarrollo del cuerpo humano, o sea,

que no sabemos si son buenos o malos. Son ricos.

-Son las dos cosas, no hay buenos ni malos.

(Aplausos)

No hay buenos ni malos,

no hay microbios buenos ni malos, que lo sepáis.

Es el hombre el que los va haciendo.

Sí, empiezas con unos microbios que son puros,

y entonces tú les inculcas.

Son como los perros que se parecen a los dueños.

Sí, es un poco eso.

Tienes tus microbios y es un poco, qué majos son, han salido al dueño.

Qué chungos, vaya vida les habrás dado.

De todos modos como a lo mejor con esto no ha quedado muy claro

y los más inquietos estaréis muy locos,

para que os contemos qué es un microbio

hemos hecho la respuesta con un vídeo de dibujos,

que se entiende mucho más. Ahí va.

¿Por qué habrá tanta tendencia a destruir microbios?

Será el clásico miedo al enemigo invisible.

Por eso se llaman microbios,

porque solo se pueden ver con un microscopio,

pero dejémonos de historias. ¿Qué clases de microbios hay?

La verdad es que en este grupo hay especies muy distintas

y nos llevaría una vida contarlas,

así que centrémonos en las bacterias y los virus.

Bacterias, son organismos de una sola célula

y además no como las nuestras.

Su característica más destacable es que esta célula no tiene núcleo,

así que su ADN está disperso por el interior celular.

Es una célula procariota.

Esto puede parecer una desventaja,

pero de hecho les permite hacer truquitos genéticos,

como por ejemplo intercambiar material genético

con otras bacterias, lo que se llama conjugación bacteriana,

o sea, que no solo pueden cambiar sus genes de la manera convencional

sino que pueden adquirirlos y cambiarlos

como si fueran "pokemons".

Tienen una capacidad de mutar increíble.

Normal que encontremos bacterias

hasta en los lugares más extremos de la tierra

y que adquieran resistencia

a nuestros antibióticos tan rápidamente.

Pero pasemos a los virus.

Un virus consiste, básicamente, en una envoltura llamada cápside

donde se guarda su información genética.

Seguramente habrás oído decir que los virus no son seres vivos.

Eso es porque ni se alimentan ni reaccionan con nada.

Sube la temperatura y, ¿tratará el virus de huir?

Pues no, se queda y muere. Eso sí, no los subestimes.

A los virus se les da muy bien reproducirse, a costa de otros.

Si un virus entrara en tu cuerpo pasaría algo así.

Primero se acerca a una célula

y libera dentro su información genética.

Después esta consigue introducirse en el propio ADN de la célula

y la trampa ya ha empezado.

Esta información genética ordenará a la célula que tiene que crear virus,

convirtiéndola en una fábrica.

En el acto final los virus creados rompen la célula

y son liberados para volver a empezar,

pero no todo son malas noticias.

Gracias a los microbios tenemos cosas buenas,

así que cojamos el pan y la cerveza que ellos fermentan

y brindemos por ellos. Salud.

(Aplausos)

Una cosita más de la que se puede hablar en el bar

sin tener que sacar el teléfono y mirar la Wikipedia, que es mejor.

Os voy a presentar ahora a otra persona, os lo advierto,

os presento a una persona cuya mayor pasión en la vida es la ciencia,

entendiendo ciencia como hacer explotar cosas

y jugar con líquidos potencialmente mortales, esa es su idea,

y además sí que tiene un segundo apellido superchulo,

prestadle atención.

Él es el periodista y divulgador científico Antonio Martínez Ron.

(Aplausos)

Buenas noches, señores. ¿Cómo estáis?

No puedes caer mal, no puedes. Bueno, no te creas.

Vaya, pues lo siento. Si me esfuerzo...

Nos has traído el orujo a hierbas, gracias.

Ya los licores antes de terminar, siempre se traen al final.

Cuéntanos.

Vengo a hablaros de lo que decías, de mezclar líquidos,

de la química, de cómo reaccionan unas sustancias con otras,

unas moléculas con otras y lo que pasa al final,

y quiero enseñaros una serie de reacciones que son muy interesantes.

Primero quiero sorprenderos y luego vamos a entender lo que ha pasado.

A ver si lo consigues.

Lo primero es, veis aquí un primer matraz en el que tenemos un líquido,

aparentemente, debería ser un poco más incoloro,

pero lo agitamos y fijaos lo que pasa,

lo agitamos con más fuerza y se convierte en azul.

Ahora hacemos esto con este también, que es amarillo,

le damos un poco de vidilla, un poquito más fuerte...

Te estás entregando mucho para...

Y ha cambiado otra vez de color, es verde.

Este es el verde. Muy bien.

Flipante.

Aparentemente esto parece una tontería, porque uno piensa,

mezclas dos líquidos y cambian de color, dos fluidos,

y aquí vemos que solo hay uno.

Bueno, error, hay dos, porque el aire también es un fluido

y en este caso estamos viendo una reacción de reducción-oxidación.

El oxígeno reacciona en este caso con la glucosa del azul de metileno

y provoca, se intercambian electrones,

provoca este cambio temporal de aspecto.

Lo que te he comentado alguna vez.

(Risas)

Si yo no sabía ni que se llamaba matraz el aparato.

Me he quedado con eso por lo menos.

Vamos a hacer otro todavía más impresionante.

Veis este matraz vacío, echamos este líquido incoloro.

¿Me puedo quedar la palabra matraz? Para siempre, te la regalo.

Echamos otro, dos, echamos un tercero,

y ahora simplemente le vamos a hacer oscilar.

Veis que él solo empieza a cambiar de colores.

Esto es lo que se denomina, ahora se ha vuelto transparente,

amarillo, vuelve a ser azul...

Cierra un poquito más los ojos, Antonio, que das miedo.

Una reacción oscilante.

Aquí está pasando, es un proceso bastante complejo

desde el punto de vista químico y hay un montón de interacciones

en las que se intercambian,

el oxígeno interactúa con una de las sustancias,

luego actúan entre ellas, y se produce este curioso efecto

que lo voy a dejar aquí, atentos en el público,

porque seguirá un rato cambiando de color.

Ahora os quiero enseñar otra cosa sorprendente pero os dejo aquí,

me tengo que venir para acá.

Me voy yo al sofá entonces. Ponte con ellos.

Como os decía os voy a intentar sorprenderos primero

y explicaros después.

En primer lugar tenemos aquí una serie de copas

con líquidos también incoloros y les vamos a echar

esta sustancia también incolora. Echamos un poquito.

¿Qué es esa sustancia? Igual lo has dicho pero no te he oído.

No lo quiero decir hasta el final, no hagas "spoilers".

Perdón.

Vamos echando aquí, atentos,

porque en cualquier momento salta la sorpresa. Otro poquito.

Otro poquito, sigue incolora como veis.

Atentos a mi derecha, porque puede cambiar en cualquier momento.

¿Habéis visto? Va a ir cambiando paulatinamente.

Toma. ¿Estás convirtiendo agua en vino?

Los buenos saben cuándo va a suceder.

Es como Jesucristo. Yo todavía soy un aficionado.

Aquí Jesucristo no se dice mucho.

Un aplauso.

(Aplausos)

Todavía queda el gran truco final.

Ahora echamos este otro, que también es incoloro,

y fijaos en lo que sucede, vamos a echar un poquito de este lado.

¡Ooohhh! Quiero un "oohh" emocionado.

Otro color, amarillo. Otro diferente.

A que va a hacer la bandera de España...

(Risas)

Qué sosos. Azul y violeta.

(Aplausos)

Voy a poner esto aquí para verlo bien en casa.

El asunto es, lo voy explicar, este experimento lo hemos hecho

con ayuda del Centro Principia de Málaga,

con la ayuda de Carlos Durán, que ha sido muy amable

enseñándome a hacer esos trucos.

¿No sabías hacerlo? Despedido. No, hombre...

Vale, ya me voy, pero termino antes. Lo que sucede son dos reacciones.

Por un lado, cuando habéis visto el cambio súbito de color,

eso se llama reloj de yodo. Vamos a hacerlo aquí para verlo despacio.

Estamos mezclando dos cosas, por un lado bisulfito de sodio,

que echamos aquí un poquito, hasta la mitad,

y ahora echamos yodato de potasio.

Echamos la misma cantidad para que sean iguales

y ahora quiero que contéis conmigo, uno, dos, tres, cuatro, cinco...

¡Ooohh! Bueno, lo que sucede en esta reacción

es que el bisulfito empieza a mezclarse

y a convertir el yodato en yoduro y en un momento determinado

se está intentando producir en la reacción yodo,

pero el bisulfito está impidiendo que reaccione,

y en un momento dado, cuando se acaba el bisulfito,

sale todo el yodo de golpe,

reacciona con el almidón para que tenga ese color

y es cuando se produce ese reloj de yodo que es impresionante.

Os voy explicar más cosas.

¿Por qué cambiaban de color las copas después?

Pues cambiaban porque estamos utilizando un indicador universal.

En este caso son sustancias

que reaccionan ante los ácidos o las bases en función del pH,

en función de si unas roban electrones o los ceden

y cambian de color, sirven como chivato.

Hombre, claro, si me robas, me chivo.

Hay una manera de hacerlo en casa, esto es lo que me gustaría explicar,

que es muy sencilla, con una col lombarda,

por fin sabemos para qué sirve este, que no sirve para comer, obviamente.

Se cogen unas cuantas hojas, se ponen en un cacharro,

se baten con agua y se consigue este líquido

que es como un jugo de lombarda.

Si cogéis en casa, esto con niños funciona muy bien,

utilizar cosas que tengáis por allí.

Cogéis una copa y ponéis un poco de vinagre en una,

en otra un poco de limón,

en otra un poco de bicarbonato con agua,

lavavajillas, amoniaco y lejía.

La del lavavajillas, el amoníaco y la lejía,

que no estén los niños, ¿vale? Como consejo...

Son cantidades tan pequeñas que se quedan poco tiempo.

Que se lo pueden beber, fenomenal.

Para que lo veáis bien voy a poner esto aquí otra vez,

y fijaos en lo que sucede cuando echamos una misma sustancia,

en este caso es la col lombarda, ese jugo que hemos sacado.

Echamos en uno primero, se queda más o menos como estaba.

Aquí se pone azul.

En los dos primeros he hecho algo mal obviamente.

Violeta, azulado otra vez y aquí se pondría amarillo

porque tiene lejía.

El truco de la lejía no tiene que ver con el pH,

sino que la lejía decolora,

como cuando se os cae la lejía en los pantalones vaqueros,

eso exactamente, puede quedar incluso más vistoso,

me ha salido un poco soso.

En casa podéis hacer muchas pruebas con cosas que tengáis por ahí

y os saldrá un arcoiris, que la explicación es la del pH,

los ácidos y las bases, sería complicado y largo de explicar,

pero tienen que ver con muchas cosas de nuestro entorno

y nuestra vida cotidiana.

Por ejemplo el pH de la piel, que es un poquito ácida,

por eso a veces se confunde el pH neutro

con el que de verdad lo es, el pH, el centro de la escala es el siete,

y a partir de ahí para abajo son ácidos y para arriba son bases.

Está en nuestra sangre, por ejemplo, que es básica,

fundamental para el equilibrio celular,

y por ejemplo, la acidez de estómago,

nuestros ácidos gástricos son ácidos que intervienen con la comida

y cuando tienes acidez y te sube por la garganta y escuece

es porque las células de tu esófago no están preparadas

para soportar esos niveles de pH,

o sea, que es importante al menos para dormir bien por las noches.

Por último vamos a hacer la misma demostración, una variante,

que es con col lombarda y en vez de echarlo en uno, otro, y otro...

Es la primera vez que una col tiene tanto protagonismo en un sitio.

Echamos un vaso entero de lombarda

y ahora no vamos a echar la lombarda en cada uno

sino que lo vamos a ir pasando de vasos. Fijaos en lo que pasa.

Ahí tenemos un líquido rojo.

Lo echamos en el siguiente y se convierte en verde,

y al final el pH ha cambiado de verde a morado,

y en el último tenemos como un rosita,

y este es un poco el resultado

de lo que venía a demostraros esta noche.

Pues muchísimas gracias, Antonio.

(Aplausos)

Ya lo has conseguido.

Enhorabuena, has conseguido que la col lombarda dé más asco que antes,

y eso que yo creía que no iba a ser posible,

pero bueno, en "Órbita Laika", no sé si os lo he contado,

tenemos también una sección de cocina.

Nosotros la pedimos de cocina por aquello de que está de moda y tal,

pero como esto va de ciencia se ha convertido más en una mezcla

entre el Quimicefa y el Chocolatenova.

Nos la hace la Cátedra de Cultura Científica

de la Universidad del País Vasco y ellos han juntado

al responsable de innovación del laboratorio del restaurante Arzak

con un bioquímico y esto es lo que ha salido.

Bienvenidos a "Ciencia en la cocina".

Hoy asoma por "Órbita Laika" una tecnología culinaria

de última generación, la cocción al vacío.

Objetivo, cocinar a bajas temperaturas.

Y hoy vamos a cocinar un pichón muy sencillo, con verduritas,

pero lo vamos a hacer de una manera especial.

Yo te voy a pedir que vayas echando esto.

Vamos a hacer un pichón

durante 25 minutos a 62,5° de temperatura exactos.

Vamos a conseguir que el interior

tenga una cocción totalmente uniforme.

¿Y sabes por qué lo metemos en esa bolsa?

Porque así no está en contacto con el agua,

no se pierden compuestos aromáticos y se evita la oxidación del pichón.

Pon que pasen 25 minutos.

Bueno, ya han pasado 25 minutos y venga, péscame.

¿Te fías de mí?

El baño termostático, que realmente es como una pecera

donde tenemos los peces y con esto controlamos la temperatura

para que no se mueran. Esta cocción lo que ha hecho

ha sido dejarnos un poco blandurria la parte de aquí,

que es lo que vamos a contrarrestar con un buen planchado.

¿Y sabes lo que va a ocurrir durante el planchado?

Que se va a poner más bonita. Exactamente.

Científicamente estamos hablando de la reacción de Maillard,

una reacción en la que se juntan azúcares y proteínas.

¿Y qué se consigue?

Un mejor aspecto, un mejor sabor y unos compuestos aromáticos

que dan el punto final, reacción de Maillard, azúcares y proteínas.

Vamos a darle un poco de marcha.

Como empieza a dorarse,

como empieza la reacción de Maillard a producirse.

¿Se ha dado la vuelta solo? Él solo.

No me lo creo. Es un pichón.

Vamos a preparar las verduras para acompañar el plato.

En el horno eléctrico realmente lo que ocurriría

es que tendríamos un plato menos homogéneo pero,

sobre todo, tardaríamos muchísimo más en cocinarlo

porque la conductividad térmica del agua

es mucho mayor que la del aire que hay dentro de un horno.

En definitiva, lo hacemos mucho más rápido

y el plato está muchísimo mejor acabado.

Un poquito de aceite de oliva virgen.

Siempre.

¿Podemos probarlo? Esto está ideal.

(Aplausos)

¿Que tal vais, bien todo?

¿En orden, necesitáis algo, alguna duda? ¿Todo bien de momento?

Yo, todo bien, gracias.

Cuando la ignorancia es tan absoluta,

no puedes preguntar nada en concreto.

Pero porque todo lo vas absorbiendo, tienes como mucho espacio libre

para almacenar información.

Yo estaba pensando en lo que ha dicho América todavía.

¿Todavía estás ahí? Todavía.

Luego ya iré a lo de los líquidos y los hijos de Yoda, yodito, yodato...

Ese tipo de cosas. Pues ahora va a salir otra persona,

va a salir alguien que es probable que cuando seáis mayores

queráis ser como él, te lo digo ya, que lo sepáis.

Es un caballero, es un señor que se viste por los pies.

¿Arturo Fernández? No, es más incluso, yo creo.

Es el biólogo y divulgador científico José Cervera.

(Aplausos)

Hola, un placer. Encantado. Muy buenas.

Ilústranos, ¿qué nos traes?

Hoy hemos hablado de microbios, ¿verdad?

Pues déjame hacerte una pregunta.

¿A ti te gustaría que algún día, en lugar de una colonia,

te regalasen una infección?

¿Una infección? ¿Abrir la caja y que sea una infección?

Creo que no, pero solo lo creo.

Fíjate, en realidad es una cosa un poco rara,

porque vivimos en un verdadero océano de microbios.

De hecho nuestro propio cuerpo, por dentro y por fuera,

tiene muchísimos microbios. Qué bien.

De hecho hasta 10 veces más células microbianas que nuestras,

sobre nosotros y dentro.

De hecho se calcula que hay algo así como 100 veces más genes

en ese conjunto de microbios que en nuestras propias células.

¿Qué tal os vais encontrando? ¿Bien o se va torciendo el cuerpo?

Bueno, me estoy notando algo.

A mí me ha gustado lo del regalo de la infección,

porque podría acabar de una vez con todas con el amigo invisible.

Bueno, no creas, ya verás.

Puede que no sea tan negativo como te imaginas, porque lo que ocurre,

fíjate, tenemos una relación muy bipolar con los microbios,

porque o bien los esclavizamos o bien los matamos a saco.

Directamente lo que ocurre es que a algunos los esclavizamos

para que trabajen para nosotros para que hagan vino, pan, cerveza,

queso, y esos sí nos gustan, pero en cambio los demás,

desde que descubrimos hace un siglo y pico la asepsia...

No nosotros. Los humanos.

Yo pensaba que tenía algo que ver.

La higiene, eso quizá más,

descubrimos que muchas de las infecciones que nos estaban matando

podían mantenerse controlada mediante la higiene y la asepsia,

y luego descubrimos los antibióticos,

que lo que hacen es matar a los microbios que nos perjudican.

De hecho si os fijáis,

muchos de los olores que están asociados a los microbios,

a la acción de los microbios, los olores a fermentación,

a putrefacción, nos resultan muy desagradables

porque la evolución nos ha preparado para que los rechacemos,

porque esas cosas que huelen mal, desagradables, actividad microbiana,

nos pueden causar daño.

Menos mal, porque si esos olores nos atrajeran, fíjate.

Qué mal hueles, ven.

Lo que hemos descubierto es que si matamos a los microbios,

matamos a los malos y no nos perjudican,

pero también matamos a los buenos, y, claro, esto es un problema,

porque ahora estamos descubriendo que estamos viviendo en un exceso

de antisepso, un exceso de higiene.

Resulta que nuestro sistema inmunitario...

¿Estamos siendo limpios por encima de nuestras posibilidades?

Exactamente, nos hemos pasado de limpios.

Fíjate, resulta que nuestro sistema inmunológico,

nuestro sistema de defensa interna ha evolucionado

en contacto con microbios.

Estamos descubriendo que demasiada higiene

puede hacer que ese sistema inmunológico

no se desarrolle correctamente.

Por ejemplo, algunas alergias y algunas enfermedades

como la colitis ulcerosa se pueden deber a que

ese sistema inmunológico, en lugar de protegernos contra los microbios,

como no se ha desarrollado adecuadamente,

nos ataca a nosotros, nos hace daño.

La manera correcta, la mejor manera de curarlos,

de evitar este problema es mediante técnicas peculiares.

Por ejemplo, ¿habéis oído hablar de los trasplantes fecales?

Los trasplantes fecales, afortunadamente, no lo había oído.

No he tenido una conversación...

Recuerdo que mi abuelo un día me comentó alguna vez...

Es algo muy reciente aunque, en realidad,

hay tratados de medicina del siglo IV,

que ya indican que puede servir para curar determinadas enfermedades.

Por ejemplo hay una enfermedad, una bacteria en el intestino

que se llama en el intestino que se llama Clostridium difficile

que puede matar en horas a una persona

y que una de las pocas formas de luchar contra ellas

es precisamente mediante esta técnica

que es tan desagradable como suena. Os lo podéis imaginar.

O sea que es lo que parece, me temo. Sí. Pero imaginaos...

¿Pero entra y sale por el mismo sitio?

Sí, hay varias formas de aplicarlo pero no es muy agradable oírlo.

Qué bien saber que hay varias formas de aplicarlo.

La cuestión es que esto señala un cambio de tendencia.

Hasta ahora lo que hacíamos era matar a todos los microbios.

En caso de duda, nos los cargamos a todos.

Matamos a los malos y perjudicamos también a los buenos.

Claro.

Ahora estamos empezando a buscar un enfoque más ecológico,

más de aliarnos con unos microbios en contra de otros.

Identificar a los buenos, y con ellos, trabajar con ellos

y de esa forma mantener a raya los malos.

Por ejemplo, sabéis que los antibióticos

están generando enorme cantidad de resistencia en los microbios.

Cada vez son más resistentes y cada vez se pueden defender mejor

contra ellos.

Pues bien, estamos desarrollando virus bacteriófagus,

virus que atacan a las bacterias de manera que el que mata al virus

no es un antibiótico...

¡Perdón!, el que mata la bacteria no es un antibiótico sino un virus.

De hecho, estos virus pueden ser enormemente selectivos

porque solo se alimentan de un tipo de bacteria

y esto hace que no causen efectos secundarios en nosotros.

En el futuro, probablemente lo que haremos en lugar de luchar

contra todas las bacterias, sea cultivar algunas

y aliarnos con ellas en contra de las malas.

¿Un ejército de bacterias? Por ejemplo, imaginemos.

En lugar de tomarte una pastilla que te genera...

Una sustancia que necesitas, un medicamento cada ocho horas,

lo que haces es tomarte una pastilla

con un cultivo bacteriano que genera esa medicación.

Y solo necesitas una pastilla y te despreocupas.

Se están creando bacterias que son capaces de sintetizar perfumes.

Imagínate que en lugar de un perfume,

te pones una colonia bacteriana que vive en tu piel

y que genera ese perfume.

Incluso se está desarrollando

en el Instituto Tecnológico de Massachusetts

esta idea tan peculiar que es generar órganos artificiales.

Son módulos en los que viven bacterias

para ayudarnos a vivir en otros mundos,

en mundos con otras atmósferas.

Imaginarás esto; desde luego no va a ser mañana.

Perdona, me gusta mucho la cara de Raúl...

Esto, entiendo que te lo pones tu en casa... ¿no?

Imagínate que te pones algo así, un órgano artificial externo

y eso te permite vivir, por ejemplo,

en la superficie de una luna de Saturno o de Júpiter.

Esas bacterias son capaces de trabajar con tus células

y hacer que tú puedas respirar la atmósfera de ese planeta.

Luego hablaremos de cómo llegar, no te preocupes.

Es una cosa mucho más remota pero lo que sí creo que podremos ver

dentro de no muchos años son las infecciones positivas,

las infecciones sanitarias.

Infecciones que nos ayuden a tener mejor piel,

mejor digestión o mejor salud trabajando con las bacterias

en lugar de trabajar contra ellas. Pues muchísimas gracias.

Perdona, tenías una pregunta. Que en cualquier caso,

más allá de todo esto, todo esto te lo evitas si no te duchas, ¿no?

Es lo que he entendido.

Bueno, lo que pasa es que si no te duchas,

el problema es que también crecen las malas.

Así que hay que actuar de forma inteligente.

Seleccionar con quién te alias y contra quién luchas.

Vale, vale. Es más complicado.

Pensaba que iba a ser muy sano yo. No, no.

Profesor, de verdad, muchísimas gracias.

Un placer.

(Aplausos)

Entiendo que estáis, no todo el día en la carretera,

pero lo de hacer bolos lo tenéis que hacer por narices.

Por tanto lo que viene ahora os puede interesar.

Quizás sí, ¿sabéis cómo calcular el mejor camino

para unir tres ciudades con un poco de agua y jabón?

¿Cómo, cómo?

Existe la posibilidad de calcular el mejor camino

para unir tres ciudades utilizando solo un poco de agua y jabón.

No sé si conocéis esta técnica.

Tenemos tres actuaciones, en tres ciudades distintas.

Pues con agua y jabón puedes saber la manera...

Antes de salir decimos... A ver cómo...

A ver cuál es la manera más rápida, el trayecto más rápido.

O sea, tú te subes en un taxi en Madrid...

Sí, sí.

Y le enseñas al taxista que llevas agua y jabón y él ya dice,

"hostia, este sabe el truco".

(Risas)

Este sabe y se ahorra el darte la vuelta.

Y por si alguien no sabe cómo hacerlo, Raúl Ibáñez,

nuestro matemático, nos lo explica con este vídeo, atención.

Imaginad que queremos construir vías de tren

que unan tres ciudades con la menor longitud posible.

¿Cómo lo haríamos?

Para encontrar la solución a este problema

le vamos a preguntar al jabón.

Si cogemos un alambre como este y lo metemos en agua jabonosa

la tensión superficial del agua jabonosa

hace que la película de jabón busque la superficie estable, la óptima,

que es la superficie de menor área para este borde.

A estas superficies se les llama superficies minimales

y se utilizan en microbiología, prospecciones petrolíferas

y en arquitectura.

De hecho, el estadio olímpico de Munich utiliza estas superficies

en su diseño.

Volviendo al problema que nos ocupa, si tenemos tres ciudades,

normalmente construiremos las vías del tren en forma de V,

uniendo las tres ciudades.

Pero le vamos a preguntar al agua jabonosa

cuál sería la solución óptima. Veamos.

Como veis, la solución no es la que esperamos,

hay un punto especial en el medio que está unido a las tres ciudades,

es el que punto de Fermat, y la solución es una especie de Y.

¿Qué pasaría si fueran cuatro ciudades?

Podría ser una especie de U o una especie de X...

Volvamos a preguntar.

Como vemos, la solución es una especie de H.

¿Y qué pasa si tenemos muchas ciudades?

Ahora el agua jabonosa no nos puede ayudar,

para eso los matemáticos nos fijamos en las hormigas.

Pero esa es otra historia.

(Aplausos)

Lo de las hormigas, otro día.

No queremos colapsar con tanta información.

Que lo sepáis. Es eso, si te subes en un taxi

y llevas un cuenco con agua y jabón, es como...

-¿Por dónde vamos? -Ahora te lo digo.

Os voy a presentar ahora a la última colaboradora de "Órbita Laika!.

Ella elige vídeos de YouTube y los trae aquí

para explicarnos algo de ciencia.

Un aplauso para la matemática y divulgadora científica Clara Grima.

(Aplausos)

Hola, ¿qué tal, como estáis? Cuéntanos.

Pues aprovechando que Raúl estaba hablando de superficies minimales

y de su aplicación a la arquitectura como en la cubierta de Munich.

Raúl Ibáñez. Perdón.

Se viene arriba enseguida.

Bueno, pero si os he dicho que estaba hablando

de superficies minimales él habrá entendido...

¡Todo el mundo no es como tú, Ángel! Alguna gente hila.

Todo el mundo sabe que no he hablado de cosas así en mi vida.

Pero lo harás. Lo haré.

Porque ya lo has aprendido.

Lo que traigo es una construcción muy curiosa

y que también tiene un cierto fundamento matemático.

Son unas escaleras que están construidas RIT,

en el Instituto de Tecnología de Rochester,

y que tienen la propiedad de que tú vas subiendo,

vas subiendo pero vuelves siempre al mismo sitio.

Ahí no hay truco ni nada, ¿no? Bueno, sí.

En realidad es un fake. El vídeo es un fake.

No tiene nada que ver con ciencia, es un truco hecho con cámaras

pero hay una base matemática en todo esto porque está inspirado,

eso dice el título del video, en lo que se llama la escalera de Escher.

Escher, que además no era matemático,

era un artista holandés que tenía unos dibujos muy famosos,

no sé si alguna vez los habéis visto, de metamorfosis,

de mosaicos, de escaleras imposibles Sí, sí.

Se inspiraba mucho en objetos matemáticos

y de hecho esta escalera, en honor a la verdad,

se deberían llamar y es como le llamamos mucha gente

la escalera de Penrose, de los dos Penrose, porque...

¿Había dos Penrose?

A ver, Roger Penrose es un matemático muy famoso.

Rogers, ¿te acuerdas de Roger? Sí, claro.

Bueno, matemático y físico, para que luego no me digan

mis amigos físicos que no lo he mencionado.

Y porque lo era, también. Lo es, lo es. Rogers está vivo.

Ha trabajado en teoría de la relatividad general,

además este año 2015 estamos celebrando que hace 100 años

que la enunció Einstein.

Trabajó en cosmología con gente de la talla de Stephen Hawking,

o sea, que el muchacho sabe algo de física. Pero es matemático.

Él fue en 1954 al Congreso de Matemáticas

que se celebraba en Amsterdam, conoció los trabajos Escher,

se quedó fascinado y a la vuelta se propuso hacer algo imposible,

una figura imposible y se lo propuso a su padre, Lionel Richie.

¿Lionel Richie?

(Risas)

No lo sabía, ¿Sabías esa faceta de Lionel Richie?

No, no, Lionel Penrose. El otro es el que cantaba.

Ya, ya. Canta bien.

Es que tengo aquí a tres hombres mirándome y me pongo nerviosa.

Lionel Penrose, el padre de Roger Penrose, que era matemático,

aunque es más conocido por genético, por su trabajo en genética,

diseñaron un escalera en la que tú vas dando la vuelta

y vas siempre subiendo pero vuelves al mismo sitio.

Es un escalera imposible, lo que hicieron es un diseño

en dos dimensiones de un objeto que en tres dimensiones

es imposible de construir.

Y en eso es en lo que está basado este vídeo que, evidentemente,

como os he dicho es falso. No se pueden hacer estas escaleras.

Penrose también diseñó un triángulo imposible

y otras muchas figuras que luego se popularizaron.

Se trata, de hacer cosas muy imposibles todo el tiempo.

En mi pueblo hay un Penrose. ¿Sí?

Se llama Paco. Paco Penrose.

¿Es cierto? ¿Me estás tomando el pelo?

Puede ser que te esté tomando el pelo.

Vale, es que yo me lo creo todo.

Como a los matemáticos nos gustan los retos,

hay matemáticos que han intentado de verdad, sin trucos de cámara

como el que tiene este vídeo, hacer construcciones

como las de Penrose que parecen imposibles.

Este es de mi colega y sin embargo amigo

en el que veis que una bolita desafía la gravedad

porque le ponen una rampa que va hacia arriba y no se cae,

sino todo lo contrario, sube.

Ahí no hay truco de cámara, esa figura la podéis construir,

si queréis os puedo pasar la referencia de cómo se construye.

Lo que hay es mucha geometría y muchas matemáticas.

Lo que ha hecho es estudiar los ángulos y las formas

de hacer esa estructura para que dependa

de donde tú la miras parezca que está haciendo

lo que hace la bolita, subir cuando debería bajar

por acción de la gravedad.

Esto no es un fake, es una ilusión óptica

y tiene un montón de matemáticas ahí escondidas.

Pues muchísimas gracias, Clara.

(Aplausos)

Chao.

Al principio del programa... Ahora estoy con vosotros,

es que se está acercando ya el final del programa

y necesito recordar una cosa a la audiencia.

Claro que sí.

Pero podéis hablar entre vosotros. Si queréis.

Solo recordar a la gente que el programa está llegando al final

y al principio hemos lanzado una cuestión de verdadero o falso.

Os la recuerdo por si os ha pillado en la cocina o lo que sea.

Ahí va la afirmación:

puedes matar a alguien lanzando una moneda desde un rascacielos.

(Música suspense)

Mi consejo es que pase lo que pase no lo probéis desde el balcón,

aguantad porque en cinco minutos os damos la respuesta.

Ahora viene un momento que yo creo que es especialmente...

Entre doloroso y no. ¿Sabéis lo que es el Famelab?

¿Habéis oído hablar del Famelab? Eso lo sabe más Julián.

¿Es una pulsera para hacer running?

No, es un certamen de monólogos de temática científica.

Son interpretados por científicos, que lo sepas.

En España lo organiza la FECYT,

que es la Fundación Española de Ciencia y Tecnología,

o sea, que te ríes, es un certamen en el que te ríes

y aprendes al mismo tiempo,

como cuando ibais a la universidad solo que aquí también aprendes.

Hoy ha venido a "Órbita Laika" una de las semifinalistas

del Famelab 2014. Ella es Patricia López.

(Aplausos)

¿Qué tal, Patricia? Buenas noches.

Muy buenas. Encantada.

Igualmente. Hola, qué tal.

Patricia,... ¡Cuánto rato de besos, por Dios!

Eres ingeniero industrial pero vas a hacer un monólogo sobre monos.

Qué giros más locos da la vida, ¿verdad? ¿Por qué monos?

Porque como soy friki a mí me gusta un poco de todo.

Tengo entendido que quieres poner en marcha

tu propio proyecto divulgativo que se llama proyecto Kennis.

Efectivamente, sí. Una web.

Como faltaba un poco de contenido audiovisual en lengua española,

se me ocurrió mezclar la idea de explicar la ciencia

a través del deporte se pueden explicar muchas cosas.

Es una forma muy entretenida para los jóvenes, sobre todo,

en un campo que está un poquito...

Están decidiendo si estudiar o no estudiar.

Para fomentar un poco las vocaciones científicas.

¿Crees que los jóvenes están decidiendo entre estudiar o no?

Creo que tienen elegida una cosa pero esa elección no es buena.

Bueno, pero oye, la pregunta más importante antes del monólogo,

¿hay algún término que debamos saber antes de que nos cuentes

el monólogo?

Piensa que estamos aquí, nuestros conocimientos son bajos.

Si hay alguna palabra o algo que quieras explicar...

Yo creo que todo se entiende, creo que sí.

Vale. Pues ahí tienes el escenario, todo tuyo, adelante.

Hola, yo soy Patricia y soy de Burgos. La ciudad del arte.

"Del arte" del frío que hace.

Que te quedas petrificado, como los de Atapuerca.

Ese yacimiento donde han encontrado huesos de cantidad de especies

y de épocas diferentes. Ahí hay de todo.

Esta el homo sapiens, el que pensaba,

el que evolucionó a partir del homo erectus...

Bueno, algunos, ahí, ahí.

También está el Neanderthal, esa especie que se creía extinguida.

Pues no del todo porque en Eurasia hubo de todo,

hibridación entre el Neanderthal y el sapiens.

No sabemos si por amor o por un calentón.

El caso es que si alguna vez os dicen, "eres un Neanderthal".

Vosotros, podéis decir, "pues sí, un 2%, y a mucha honra".

También hay huesos más antiguos, del homo heidelbergensis,

que apareció en Heidelbergen, Alemania, otra ciudad

donde la temperatura media anual rondará los 0°.

Fahrenheit.

De heidelbergensis se han encontrado cantidad de huesos.

Ahí hubo un cementerio o un concierto de Madonna.

Y de un fémur han podido extraer el ADN mitocondrial.

Los paleontólogos lo han flipado cuando ha coincidido

con el ADN de los homo denisovanes de Siberia.

Hombre, que digo yo, que tan raro no será, que por aquella época

eran muy monos, monísimos.

Nacían con su chaquetón de piel incorporado.

¿Dónde van a ir? ¿Al Caribe a derretirse?

Dirían, "macho, tira para Burgos que eso no lo templa

ni el calentamiento global".

Bueno, pero hay huesos todavía muchísimo más antiguos,

de cuando los polos magnéticos de la Tierra estaban invertidos.

No venían ni en los libros.

Tuvieron que reunirse científicos de todo el mundo durante días

para ponerle un nombre a este homínido antecesor

y lo llamaron el Homo Antecesor. ¡Qué imaginación! ¿no?

¡Hombre, que estamos ante el primer burgalés censado del universo!

Haberle puesto Homo Campeador.

Pero bueno, se los perdona porque al cráneo más completo

lo llamaron Miguelón, en honor a Indurain.

Y al pie, al pie, Vicente del Bosque.

Y al brazo, Rafa, como Nadal.

Y eso, eso derrite hasta una burgalesa.

(Aplausos)

Y ahora ya sí, ha llegado el momento de desvelar

la respuesta de nuestro verdadero o falso.

¿Tú habías dicho? Yo había dicho que verdadero.

Verdadero, que con una moneda se puede matar.

Y yo había dicho que rotundamente falso.

Rotundamente falso. Así, como muy convencido.

Descubramos, uno ha fallado, vamos a ver.

¿Es verdadero o es falso que puedes matar a alguien

lanzando una moneda desde un rascacielos?

Seguro que has oído esa inquietante pregunta más de una vez.

Generalmente se pone como ejemplo este edificio,

el Empire State Building.

Tú estás aquí como un turista más y se te cae un euro del bolsillo.

La moneda cae durante nada menos que 380 m

y en la acera, le pega en la cabeza a un pobre peatón.

Pregunta, ¿vivirá el peatón para contarlo?

¿Serás detenido por la policía estadounidense?

¿Qué pena establece el código penal por matar a alguien con un euro?

Vale, que no cunda el pánico. Esta vez te libras de la pena.

Tu euro hará daño al peatón pero es prácticamente imposible

que ese daño sea irreparable.

Cuando te he planteado la situación quizás te hayas imaginado

esa moneda acelerando a medida que cae

y alcanzando el suelo a la velocidad de una bala.

Bueno, pues eso no ocurriría porque el rozamiento del aire

frenaría la moneda. Ten en cuenta que un euro no es precisamente

lo más aerodinámico del mundo.

Un matemático hizo los cálculos y llegó a la conclusión

de que la moneda impactaría en la cabeza de nuestro pobre viandante

a no más de 40 km/h.

Conclusión, el tipo no solo saldría vivo sino un euro más rico.

Eso sí, la próxima vez ten más cuidado, hazme el favor.

(Aplausos)

Enhorabuena, Raúl.

He de decir que lo he intentado muchas veces con un vecino,

o sea que...

(Risas)

Es que Raúl hace pruebas. Se sube a los sitios y dice,

"a ver qué tal". Sí, soy un bolsillo roto.

Tú a lo mejor te imaginabas la moneda partiendo en dos,

que caía de canto y te dividía en dos.

Muy gore. Juego de Tronos.

Pues has perdido.

Podéis tirar monedas con total libertad

desde cualquier sitio si queréis.

Oye, hemos llegado al final. Pero si esto era genial.

Pues quédate, yo me voy a ir. Te puedes quedar, no pasa nada.

Si te estás divirtiendo infinito, quédate.

Yo volveré la semana que viene.

Oye estáis con "Toda la verdad del oso hormiguero",

el fin de semana que viene en Burgos.

Hacemos un Burgos y Bilbao, viernes y sábado,

porque todavía dos ciudades a la vez no...

Igual aquí nos dan las claves.

Podríais estar en Burgos y Bilbao al mismo tiempo.

En un futuro.

Pues ya sabéis, señores, al menos que no falte nadie

de los de La 2, eso, por lo menos.

Julián, Raúl, muchas gracias por haber venido.

A ti.

Y vosotros, nos vemos la semana que viene.

A la misma hora. Hasta luego.

(Aplausos)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Órbita Laika - Programa 10

15 feb 2015

Show de divulgación científica presentado por Angel Martín. Raul Cimas y Julián López son los invitados especiales del programa.

 

ver más sobre "Órbita Laika - Programa 10" ver menos sobre "Órbita Laika - Programa 10"
Programas completos (62)
Clips

Los últimos 471 programas de Órbita Laika

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Cristina Cabrero

    Un gran programa y gran presentador. Una sugerencia, que no use tanto la palabra "vale".

    17 feb 2015