www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5530218
No recomendado para menores de 16 años Néboa - Capítulo 8 - ver ahora
Transcripción completa

-¿Quién es la cuarta víctima? ¡No me jodas, Gonzalo!

Carmela, por favor, dímelo. -Vega, la hija de la teniente.

(VIQUEIRA) -Hubo agresión sexual.

Intentaron asfixiarla. Hay hematomas por todo el cuello.

Tenéis que interrogarme. -Teniente, tiene que salir de aquí.

-¿Fue el cura?

Eso piensan en el cuartel.

-(GRITOS Y GOLPES)

(CANEDO) -¡Joder, dejad el coche en paz!

-Pues ya te digo yo que ese no sale vivo de la isla.

-(GRITOS E INSULTOS)

(Disparo)

(GRITA) ¡Alto! ¡¡¡Alto!!!

-Yo no la maté, te lo juro. Yo no maté a nadie.

Ya lo sé.

Déjame ayudarte.

Viqueira, llévala al cuartel, que no se mueva de allí.

Quiero escuchar la cinta.

El interrogatorio a Gonzalo.

El que se ocultó.

-"Lo lleva dentro".

"Lo lleva dentro".

"Lo lleva en la sangre".

-Mi padre fue el primer Urco, pero Alejandro no mató a nadie.

Y de lo que pasó con la lanzadera que usaba mi padre, no sé nada.

-Cogimos el móvil y vimos los vídeos.

Gael y yo. ¡Los dos!

-Gael no sabía nada hasta que tú mandaste el vídeo

a todo dios. -¡Se enteró aquella noche!

Sé quién mató a mi hija.

(GRITA HISTÉRICA) ¡¡¡Gael!!!

(GRITA) ¡¡¡Gael!!!

(GRITA) ¡¡¡Gael!!!

(GRITA) ¡¡¡Gael!!!

(Disparo)

(GRITA) ¡¡¡Gael!!!

(Disparo)

Hijo de puta.

(GRITA) ¡¡¡Gael!!!

(GRITA) ¡¡¡Gael!!!

(Disparo)

(GRITA) ¡Gael, al suelo!

(ANGUSTIADO) Tranquila. De rodillas.

¡De rodillas, o te juro que te mato!

Tranquila.

(ATEMORIZADO) Por favor...

La mataste...

No... La mataste.

No... No... También mataste a Ana.

¿Por qué a mi hija?

¡Por qué mataste a mi hija?

(SOLLOZA) No... No...

¡¿Estás loca, Mónica?!

¡Aparta el arma de mi hijo! ¡Ahora!

Mónica, de verdad, ¿crees que no lo pensé?

Cuando Ana apareció muerta,

¿crees que no pensé que podía ser él?

Pero entonces mataron a Ferro.

Y él estaba en casa durmiendo cuando llamasteis para contármelo.

Estás mintiendo.

Y cuando mataron a Cascudo, estaba trabajando,

hay testigos.

Comprobé todos sus movimientos.

Él no es el Urco.

No es el Urco.

(RESPIRA ANGUSTIADO)

¿Sois dos?

Sois dos...

Tú le ayudaste.

Tenía que protegerlo.

(ATÓNITO) Mamá... Le ayudaste...

Dejaste que matara a mi hija. No...

(ANGUSTIADA) Es verdad.

Es verdad. Fue todo culpa mía.

(SOLLOZA) Mónica...

Por favor, Mónica... deja que se vaya.

Por favor... Déjalo marchar...

¡Mamá, dispara! ¡No!

(Disparo)

(Disparo)

(B.S.O de "Néboa")

(Música distorsionada)

(Música electrónica)

(Ambiente festivo)

-Comba va pasadísima.

-Diez mil pavos, cuando la venda.

-El dinero ahora.

-¿Y de dónde quieres que lo quite, gilipollas?

¿Tú crees que tengo diez mil pavos?

Pasando, Roi. Que nos pague cuando la venda.

¿Dónde está el puto whisky?

(ROQUE) -¿Pensaste en lo que te dije ayer?

Claro que lo pensé.

Roque, por favor...

No puedo.

Y creo que es lo mejor... para los tres.

¿Estás con alguien?

No...

Si te parece bien, mañana se lo decimos a Gael.

(Música electrónica)

(Ambiente festivo)

(ROI) -Joder...

Gael tengo dos, ¿quieres una?

Estoy bien.

Está liada con alguien.

¿Con quién? No lo sé.

No me lo quiso decir.

Pero hay otras formas...

¿Qué haces?

Su móvil. Me sé la clave.

(ALUCINADO) Hostia...

(ANA) -¡Eh!

¡¿Vosotros sois gilipollas o qué?!

(DESCOMPUESTO) ¿Con mi padre?

(RESPIRA AGITADO)

(Vibración móvil)

(ANA GRITA ATERRORIZADA) -¡¡¡Por favor, ayuda!!!

¡¡¡Me va a matar!!!

¡¡¡Ayudaaa!!!

(ANA GRITA HORRORIZADA) ¡¡¡Aaaaaahhh!!!

(ANA GRITA HORRORIZADA) ¡¡¡Aaaaaahhh!!!

(Móvil)

Dime, Canedo.

No, hombre, no llames a Ferro por eso.

Lo del Urco es una broma... Lo hacen todos los años.

Vale. Venga...

(SUSPIRA)

(Móvil)

Gael, dime.

(ASUSTADA) Gael, ¿qué te pasa?

Gael, ¿estás llorando?

Gael, espera, habla tranquilo. ¿Qué pasa?

(Pájaros y aves nocturnas)

¡Gael!

¡Gael!

¡Gael!

Ana... Ana, cariño...

Ana...

(IDO) Fue un accidente...

(LLORA DESENCAJADA) Ana, por favor...

(LLORA DESCOMPUESTO) Fue un accidente...

Fue un accidente... Se cayó.

Ana se cayó.

(HORRORIZADA) ¿Qué le hiciste?

¿Qué le hiciste, Gael?

¿Qué tomaste?

¿Qué tomaste, Gael? ¡Espabila!

Se cayó.

(LLORA) Se cayó.

(LLORA DRAMATIZADA) Dios, Dios, Dios...

Dios...

(LLORA ANGUSTIADO) Voy a ir a la cárcel.

(Aullido)

Dime que fue un accidente.

(SOLLOZA) Fue un accidente.

(Viento)

Ayúdame.

Cuidado.

Tranquilo...

Abre el maletero.

Así...

Vamos.

(ESFORZADA) Vamos.

(Sonido inhalador)

(ALARMADA) El móvil. No lo tiene.

¿Sabes si lo tenía encima?

(Cierre portón maletero)

Gael... ¿Lo tenía encima?

(RESPIRA ANGUSTIADO) No lo sé...

Es igual... Ahora hay que salir de aquí.

Necesitamos una lancha...

Creo que sé dónde conseguir una.

(Ladridos)

(Música de suspense y tensión)

(LLORA ANGUSTIADA)

(LLORA ANGUSTIADA)

(Oleaje)

¿De quién es la lancha? De los Ulloa.

Ayúdame.

(Gaviotas)

(LLORA ROTA Y ANGUSTIADA)

(Música melancólica de piano)

Tenemos que irnos.

(Apertura puerta)

(RESPIRA AGITADA) El móvil de Ana no está.

¿Hay algo en él que te pueda comprometer?

Puede ser.

¿Qué, Gael?

No lo sé...

Pero puede que haya algo.

¿Alguien te vio salir detrás de ella?

¿Coger la lancha? No.

Ven aquí.

(RESPIRA AGITADA)

Saliste de la fiesta,

viniste a casa y te metiste en la cama.

Ni viste a Ana, ni hablaste con ella.

En todo lo demás, tienes que decir la verdad.

Si mientes nos van a pillar.

(Móvil)

Dime, Ferro.

(FERRO OFF) -¿Estabas durmiendo?

Más o menos.

(FERRO OFF) Llamaron unos que iban al percebe,

parece que vieron un cuerpo en el Burato. Una chica.

Sé lo que estás pensando, pero es imposible.

Voy para allá.

(Oleaje)

¿Causa de la muerte?

-Aparentemente, un corte profundo en la nuca.

No hay sangre.

No la mataron aquí.

¿El teléfono móvil?

Aún no lo encontramos.

-Teniente Ortiz. Sargento Souto.

Carmela.

Cuéntame lo que hicisteis anoche. Desde el principio.

Salimos de la Cofradía como a las... diez y media.

Cogimos unas cervezas y fuimos a la fábrica.

¿Sólo cervezas? Sí.

Pues ya me explicarás de donde salió esto.

No tengo ni idea. Estaba en la habitación de Ana.

Estoy diciendo la verdad, joder. Di la verdad, Gael.

Mamá, ¿qué haces?

¿Qué tomasteis?

Éxtasis.

-(ROQUE LLORA)

Nuestro hijo toma drogas.

Deberíamos hablar con él, ¿no crees?

¿Estás bien?

Ahora bajo.

(Tic tac reloj)

Tu padre y yo queremos hablar contigo sobre esas pastillas.

(OFF) ¿Gael, cómo fue?

No paro de darle vueltas y no lo acabo de entender.

No hay nada que entender.

Se cayó y se dio un golpe en la cabeza.

¿Pero cómo? ¿Discutisteis? ¿La empujaste?

Ya te lo dije. Iba puestísima.

Yo sólo intentaba que no se hiciese daño.

Os peleasteis o no.

No...

(ANGUSTIADO) Lo van a descubrir todo...

No... No, Gael. Tú déjame a mí.

Ahora baja a la cocina con tu padre.

Di la verdad.

Yo voy enseguida.

¿Le hiciste daño a Ana? Que no, joder...

(OFENDIDO) ¿Lo estás diciendo en serio?

Quería oírlo.

Pues ya puedes dejar de mirarme como si no me conocieras.

Es que no sé si te conozco, Gael, no lo sé.

Ahora resulta que tomas... ¿qué era, eh?

Éxtasis.

Éxtasis.

Hola, Gael. Hola.

¿Está tu madre?

Sí, está en la parte de atrás.

Sé que hay algo que no nos contáis de lo que hicisteis anoche.

(Pájaros)

Carmela...

Ha llegado el informe de la autopsia.

No estoy en el caso.

El arma que le clavaron a Ana es la misma que se usó

en el 89 y en el 19. Eso es imposible.

Ha dejado la misma marca en el cuello. Idéntica.

¿Huellas?

Muchas.

Pero ninguna que nos sirva.

(SUSPIRA FRUSTRADA)

Y hay algo más... ¿Qué?

Antes de matarla, el asesino intentó violarla.

(Zumbido)

Pero el cabrón no consiguió consumar la relación,

la mató antes.

Seguramente...

golpeó la cabeza contra una roca.

(Arcadas y vómitos)

(Móvil)

(OFF) Dime, Ferro.

(FERRO OFF) -Acabo de recibir la localización del móvil de Ana.

Avísame cuando lo encuentres.

(Viento)

(Aves nocturnas)

(CARIÑOSO) -Eh, Carmela...

-Imaginé que vendrías, pero no hacía falta, mujer,

ya te iba a avisar yo cuando apareciese.

Aquí está.

(EXTRAÑADO) ¿Pasa algo?

(Aullido)

Quítate eso.

Quítatelo.

¿La violaste?

No...

No, te lo juro.

(HORRORIZADA) Eso no es lo que dice la autopsia.

Nos enrollamos,

porque los dos queríamos.

Pero no me lo contaste.

¿Qué querías que te dijera?

Tenía miedo...

¿Por qué intentó escapar?

No lo sé.

No lo sé.

(ROTA) Gael...

Gael, tú eres mi hijo...

Yo te voy a querer igual,

pero necesito saber la verdad.

Tengo que saberla.

Te juro que no la toqué.

Mamá, confía en mí.

Esconde eso.

Rápido.

(Grifo abierto)

(Extintor)

¿Quieres que te cuente lo que sabemos?

(OFF) Sabemos que fuiste el primero en marcharte de la fiesta.

Que paraste en el bosque a fumarte un canuto...

Y sabemos que estabas allí. (CASCUDO) -¡Uy, qué coño!

(OFF) ¿Por qué no hiciste nada?

(OFF) Vamos, Mario, ayúdame.

(OFF) Ayúdame a encontrar quién lo hizo.

Vaya sorpresa...

Sé que nos viste.

Fue un accidente. Los cojones.

Gael quería ayudarla, se les fue de las manos.

No tuvo la culpa nadie. Gael la mató.

Y supongo que lo de Ferro es cosa tuya, ¿verdad?

(CANSADA) ¿Qué quieres? Que me saques de aquí.

Que me liberes. Lo demás me da igual.

Está bien...

Está bien.

Pero si dices algo...

Si haces cualquier cosa que ponga en peligro a mi hijo...

no voy a ir a por ti, voy a ir a por Olaia.

Si tocas a Olaia, te mato.

Siempre me van a creer a mí.

Tu hijo está muy loco.

(Cierre puerta)

¿De dónde salió la lanzadera?

Dicen que es la misma con la que atacaron al abuelo.

No lo digas si no quieres, pero el abuelo era el Urco.

Y no soy idiota, mamá, sé lo que le hiciste.

(Sonido de llamada)

(OFF) Te dije que no me llamaras más.

Te llamaré las veces que me parezca.

Quiero asegurarme de que tienes claro el trato:

yo no cuento lo que vi y tú no te nos acercas.

Está bien. Pero tienes que marchar.

(CASCUDO OFF) Marcho hoy mismo.

Mientras tanto... te quiero ver lejos de mí.

(Campanadas)

(Oleaje)

Dame tu hay ubicación.

Hay patrullas esperándote en el continente.

Si escapas, te van a pillar. Yo puedo arreglarlo.

La teniente quiere acusar a Olaia de complicidad.

¿Es eso lo que quieres?

(CASCUDO OFF) -Ella no hizo nada... La va a acusar igual.

(CASCUDO OFF) Vale, me presentaré en el cuartel.

Deja que te lleve yo.

Te diré exactamente lo que debes contarles.

Mario...

Sólo tienes que dejar que te traiga a tierra.

Mañana estarás fuera, te lo prometo.

-Eh, ¿dónde estabas?

Los de Criminalística se quejaron

de las instalaciones que les conseguimos.

(Teléfono)

¿Sí?

Sí, mi teniente, acaba de llegar...

Ok.

Ok, se lo digo.

(CANEDO SUSPIRA) Mario Castro escapó.

Consiguió una lancha y despistó a los de vigilancia marítima.

¿Cómo? Yo que sé.

La teniente quiere que avises a Comandancia.

-Quedan tres días de Entroido y faltan dos muertos.

Tenemos que detenerlo ya.

Siempre pensamos que lo que tenían en común

las primeras víctimas era la conservera.

Pero hemos descubierto otro vínculo:

la iglesia.

Y creo que...

que la cinta número 9 es un interrogatorio a Gonzalo,

y que fue él quien la robó.

(OFF) Tenemos un sospechoso. Lo vamos a detener.

¿Quién es, Roi? (OFF) Gonzalo.

¿Y van a creer que fue él? (OFF) Algún tiempo.

Pero no lo van a condenar, hay cosas que no cuadran.

Lo mejor sería que lo encerrasen.

No le pienso joder la vida. (OFF) ¡Pero que más te da, joder!

Vete para casa, Gael. No puedo, estoy en el curro.

Dile a Marina que dejas el trabajo.

(OFF) No voy a dejar el curro. ¡Métete en casa y no salgas!

Vega...

Sé que fuiste tú el que se chivó.

Sí. Y no me arrepiento. ¡Ese tío es un animal!

Me conoces hace dos días...

Tenía miedo de que pudiera pasarte algo.

¿Podemos pasar página?

Supongo.

Gracias por preocuparte.

(Cierre puerta)

(GRITA) ¡Vega, espera!

¡Vega!

¿A dónde vas?

¡¿A ti que te importa?!

Espera...

Vega, no te puedes ir.

¡Déjame en paz!

Qué pasa, te vas con él, ¿no?

Vega, no te puedes ir así.

¡Hago lo que me sale de los cojones!

¿Y qué pasa con nosotros? ¡¿De qué hablas?!

¿Qué pasa con estos días? Te conozco hace tres días.

Vega, no te puedes ir así...

Vale, vamos a hablarlo... ¡Déjame en paz!

¡No te puedes ir, joder! ¡Hago lo que me da la gana!

¡Tú te quedas aquí! ¡Déjame!

¡Quieta! ¡Ven aquí!

(RABIOSO) ¡¡¡Zorra!!!

¡Quieta! ¡Quieta, joder!

(GRITA ATERRORIZADA) ¡¡¡Aaaaaahhh!!!

(AHOGADA) ¡¡¡Ayuda!!!

(DESCONTROLADO) ¡¡¡Quieta!!!

(AHOGADA) ¡¡¡Ayudaaa!!!

(RESPIRA AHOGADA)

¡¡¡Quieta!!!

(AHOGADA) ¡¡¡Noooooo!!! ¡¡¡Noooooo!!! ¡¡¡Noooooo!!!

Vega...

(RESPIRA AGITADO)

(SOLLOZA)

(GRITA ENLOQUECIDA) ¡¡¡Vega!!! ¡¡¡Vega!!!

(VIQUEIRA) -¡No vaya ahí! (ENLOQUECIDA) ¡¡¡Suéltame!!!

¡¡¡Vega!!! ¡¡¡Vega!!!

(Viento)

¡¡¡Vega!!! ¡¡¡Vega!!!

¡Suéltame! ¡Suéltame!

¡¡¡Vega!!!

¡¡¡Vega!!!

(VIQUEIRA) -Hay signos de violación,

igual que con Ana.

(Tormenta)

(Viento)

(Tormenta)

(Música tétrica)

(Tormenta)

(LLANTO DE DOLOR)

(GRITA) ¡Mónica!

(GRITA) ¡Mónica!

-Viqueira.

-¿Sí?

-La relación de llamadas de Mario Castro.

-¿Quién lo pidió?

(ENSIMISMADO) -Yo.

-¿Lo ordenó Carmela?

(ATÓNITO) -La teniente...

-¿Cómo que la teniente? ¿Qué pasa, ahora vas por libre?

-Llama al faro.

Comprueba si Gael trabajó la mañana que desapareció Vega.

-¿Cómo? -Llámame en cuanto lo sepas.

(DESCONCERTADO) -Viqueira. ¡Viqueira!

(ALARMADO) -¡Gael! ¡Gael!

¿Y mi hijo?

-No lo sé, no llegó. -¿No sabes dónde está?

-No me dijo nada. No sé...

(ALTERADO) -Me da por culo tus problemas.

¿A ti no te da por culo mi vida? ¡Me dejaste tirado!

Te pedí ayuda con lo de Ana. Te pedí ayuda con lo de las drogas.

Van a meter a mi padre en la puta cárcel.

¡Soy tu puto mejor amigo y me dejaste tirado!

Que te salve tu puta madre, ¡imbécil!

Ya lo sé, Roi... Pero necesito que me ayudes.

Esa tía está loca...

Necesito pasta y una lancha.

¡No hay lanchas! Se las llevaron los picoletos.

(FRENÉTICO) ¡Me tengo que ir! ¡Qué parte no entiendes!

¡Baja la puta voz, que están mis padres en casa!

Te puedo conseguir una zódiac.

Para ir al continente, te bastará.

¿Y el dinero? Necesito pasta, Roi.

¡Cállate!

Tú espérame aquí.

(RESPIRA ANSIOSO)

Joder, Gael, te dije que esperaras.

(NERVIOSO) Mierda.

Nos largamos.

-Turco, soy yo, Roque,

¿durmió ayer mi hijo en tu casa?

No estoy para hostias, dime la verdad...

Si lo ves, dile que llame.

¿Qué haces aquí?

-Tu mujer no responde a mis llamadas.

Yo también estoy buscando a Gael. -¿Por qué?

-Puede que supiera lo tuyo con Ana.

Llama a los Ulloa.

Seguro que el chico sabe algo. -Voy contigo.

-¿Sabes si mi hijo está en tu casa?

¿Puedes comprobarlo, por favor?

-No soy su niñera. (ROQUE OFF) -Es sólo comprobarlo.

Tienes mucho valor llamando aquí. (ROQUE OFF) -¡Ahora no!

¡Que no me chilles! ¡A mí, tú no me chillas!

No están ni él ni Roi.

¿Qué está pasando, Roque?

(ALEJANDRO GRITA) -¡¡¡Mara!!! -Espera.

-¡Ya voy!

(ALEJANDRO GRITA) -¡¡¡Mara, ven aquí!!!

-Es Roque...

-Roque... ¡Roque, escucha!

Soy Alejandro. Creo que sé dónde están.

-Vamos para allá. Vale. Gracias.

Está con Roi. Al lado de punta Lobeira.

(GRITA) ¡Carmela, estás jodida!

(GRITA) ¡Lo saben en el cuartel!

¡Tu hijo es un asesino!

¡Estás loca!

¡Es mejor que te entregues!

¡Mónica!

Mónica, ¡¿qué querías que hiciese?!

Es mi hijo...

Lo tenía que proteger.

Que te jodan, hija de puta.

Siento mucho lo de Vega.

Mucho, Mónica.

Fue todo culpa mía.

Y a mí no me importa ir a la cárcel.

Yo estoy dispuesta a pagar por lo que hicimos Gael y yo...

Y así tú no tendrías que morir.

Yo no quiero matarte.

(GRITA FURIOSA) ¡¡¡Aaaaaahhh!!!

(Disparo)

(Impacto)

(Viento)

(ROQUE) -¡Eh!

(ROI) -Viqueira, ¿qué haces aquí? (VIQUEIRA) -Roi, apártala.

(ROQUE) -¿Qué cojones hacéis?

(VIQUEIRA) -Roque, quieto. ¿Qué está pasando?

(ROQUE) -Eso digo yo. Llama a mi madre...

-La puedes llamar tú. Pero se acabó, ¿vale?

Llama a mi madre.

-Cogisteis la pistola de tu padre, Roi. ¿Dónde está?

(ROQUE) -¿Qué pistola? (VIQUEIRA) -Roi, ¿dónde está?

Gael, tranquilo... No te acerques, Viqueira.

¡No te acerques! No lo empeores más.

Llama a mi madre. (ROQUE) -Yo la llamo.

¡Dile que venga! Yo la llamo, Gael, ¿vale?

-Roque, no te acerques. -Déjame a mí.

¡No te acerques! La llamo y nos vamos los tres.

Ya llamo a mamá, ¿vale? Yo la llamo.

Baja la pistola. Baja la pistola, por favor.

Baja la pistola, hazme caso. Hazlo por mí.

No me hagas esto. No me hagas esto, por favor...

Gael, tranquilo, para.

¡No te acerques! ¡No, Gael, por favor!

¡Gael, no, por favor, no! ¡No te acerques!

¡Gael, para, para! ¡No te acerques!

¡Para, para! ¡Estate quieto, hostia! (Grita)

(Gatillo)

(LLORA ABATIDO)

(LLORA ABATIDO)

(Viento)

(RESPIRA DÉBIL)

(DÉBIL) Carmela...

Carmela...

(DÉBIL) Tú por tu hija, harías lo mismo...

No, Carmela...

No...

No...

(Radio coche patrulla)

(CANEDO) -¿Sí?

Sí, un momento.

Mi teniente...

Mi teniente, es Viqueira.

(DÉBIL) Gracias, Viqueira.

(Música melancólica de piano)

(Oleaje)

-No deberías viajar.

No entiendo que los médicos te dejen.

Gonzalo... (SUSPIRA DOLORIDO)

¿Cómo estás? Jodido.

Tengo que enterrar a mi hija.

Ya.

¿Quieres que te acompañe?

El padre de Vega me espera en el continente.

El "continente".

Ya hablas como nosotros.

El ferri aún tarda media hora. ¿Tomamos un café?

No, gracias, prefiero...

prefiero esperar aquí.

Ya, entiendo.

Mónica, yo...

Sé que no eres religiosa,

pero me gustaría oficiar una misa por Vega.

Cuídate mucho, Gonzalo.

Tú también.

(Motor cama)

(Bocina barco)

(Oleaje)

Olaia...

(OFF) La verdad es que me sentía muy sola.

Pensaba:

joder... yo soy muy "chunga".

(GONZALO RÍE)

En cualquier momento la voy a cagar...

(OFF) No sé...

(OFF) Odiaba ser madre.

Ya sé que está fatal decirlo,

pero lo digo.

Y sin embargo...

poco a poco, aquella cosita...

que no paraba de llorar...

se convirtió en lo más importante de mi vida.

Y ahora la miro...

y creo que mi hija Vega es lo mejor que me ha pasado en la vida.

(OFF) Ser madre... es lo peor que me ha pasado...

y lo mejor.

Qué curioso, ¿no? No tiene sentido.

Tal y como lo acabas de contar, tiene todo el sentido.

Por tu hija.

(Oleaje)

(ANA OFF) (SOLLOZA) -Lo siento...

Creo que no...

no podemos seguir juntos.

No podemos hacerle esto a Gael, ni a Carmela,

ni a mis padres.

Y...

y además, yo ya no me siento bien con esto.

Lo siento.

Lo siento.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 8

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Néboa - Capítulo 8

04 mar 2020

El carnaval de Néboa está llegando a su fin y la teniente Ortiz ya conoce la identidad del Urco. Su único objetivo es darle caza y vengar la muerte de su hija Vega, pero no se lo pondrá nada fácil, su vida también corre un serio peligro

ver más sobre "Néboa - Capítulo 8" ver menos sobre "Néboa - Capítulo 8"
Programas completos (8)

Los últimos 26 programas de Néboa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. MIREIA

    hola...duda sobre el final ..porque cogen a los Ulloa al final si el urco es el abuelo ?

    13 mar 2020
  2. Ana

    ¡Fantástica serie! Felicidades por un trabajo excelente. Actuaciones inmejorables. Enhorabuena

    08 mar 2020
  3. Ángeles

    Me ha encantado. Què gusto da poder ver una serie de tanta calidad para variar. Hartos ya de ¿mochufas¿ nacionales y extranjeros. Emma: qué buena eres me he emocionado. El final del capítulo 6 me ha hecho llorar. Felicidades

    07 mar 2020
  4. Itxaso C.

    Engancha al espectador desde el cap 1. Inmejorable ambientacion, impresionante fotografia y elenco de primera . Emma Suárez e Isabel Naveira espectaculares. Buenisima, 100% recomendable.

    07 mar 2020
  5. Walkiria

    ¡Esta es una serie fuera de serie!! Misterio, profundidad sicológica, actuaciones espectaculares. ¡Estoy conmovida hasta el tuétano!!

    06 mar 2020
  6. Carmen C.

    Decepcionante final para un guión original más propio de cine que de televisión. Ni un reparto de lujo, ni una ambientación y exteriores espectaculares, logran compensar un capítulo final lento, inverosímil y lleno de contradicciones. Aún asi, lo mejor que he visto en TVE desde Verano Azul. Enhorabuena!

    05 mar 2020