Néboa La 1

Néboa

Miércoles a las 22.40 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5490244
No recomendado para menores de 16 años Néboa - Capítulo 2 - ver ahora
Transcripción completa

(VOMITA)

(SUSPIRA ALIVIADA)

(DÉBIL) Joder...

(Cisterna)

(Grifo)

¿Has dormido algo?

Creo que sí.

¿Por qué te fuiste?

(SUSPIRA DÉBIL)

No se te puede dejar sola.

¿Qué es eso?

Antiácido para el estómago.

(Golpes suaves en la puerta)

¿Han llamado? Sí.

(INCÓMODO) -Perdone usted, mi teniente,

pero... tiene que venir conmigo.

Acabamos de recibir una llamada urgente.

Un momento.

(VIQUEIRA OFF) Vieron movimiento aquí, en Penalba.

Estamos cerca de la fábrica.

Es una zona por la que nadie se atreve a pasar.

Y menos de madrugada.

¿Por qué?

Aquí apareció uno de los muertos del 89.

Gracias.

-Tenemos un cadáver, Viqueira.

¿Lo han identificado?

No hemos tocado nada todavía.

(Pájaros)

Por aquí.

Cuidado ahí.

¿Cuándo recibieron el aviso?

No hace más de media hora.

(VIQUEIRA) -La carretera por la que vinimos

es el único acceso.

(Zumbido de moscas)

Está cerca.

(VIQUEIRA) Mi teniente...

Quiero dos guardias vigilando la escena.

Y un control en la carretera.

El resto, conmigo.

Que no se nos escape. Vamos.

(RESPIRA FATIGADA)

¿Está bien? (FALSA) Sí.

Seguid, seguid, no podemos perderlo.

Que no se escape.

(RESPIRA FATIGADA)

(Ruido)

(Música de suspense y tensión)

(RESPIRA AGITADA)

(Golpe)

(VIQUEIRA) Mi teniente...

Mi teniente, por favor... ¿Me escucha?

¿Puede oírme?

(B.S.O de "Néboa")

(Sonido distorsionado)

(Risas distorsionadas)

(RESPIRA AGITADO)

-Quiero hablar con Gael.

Después del entierro. Carmela...

Ana era su mejor amiga.

Hablaremos con Gael después del entierro.

(Móvil)

Dime, Viqueira.

-Le dije a todo el mundo que no íbamos a hacer nada

hasta que la podamos enterrar.

Pero van a venir igual a dar el pésame.

(CANSADO) Rosa, déjalo ya...

No podía dormir...

...salí a caminar.

-¿Y no llevaste el móvil?

-Lo tenía apagado.

(ESCÉPTICA) -¿Apagado?

-No oí la llamada. Déjalo, por favor.

-¿Y cuando despertaste?

Ves una llamada perdida de tu hija de madrugada,

¿y no te preocupaste?

¿No pensaste que lo que debías hacer era llamar a la Guardia Civil?

-¿Hacer qué? ¡Ya estaba muerta!

Voy a recoger la casa antes de que llegue la gente.

-(ROSA LLORA HUNDIDA)

(ANA OFF) -Mi madre me preguntó quién me lo regaló.

Le dije que me lo compré yo.

(FELIZ) Me encanta.

Ahora tendré que comprarte yo algo a ti...

Voy a pensar el que...

(Puerta)

-¿No desayunas? No puedo, llego tarde.

Del trabajo, derecho a casa. Y de las pastillas, ya hablaremos.

Eso ya se acabó.

Soy yo el que te dice que se acabó.

(Música de suspense)

(Canto de pájaros)

(ABATIDO) -Carmela...

Sígueme.

Por aquí.

(FATIGADA) Ferro estaba en el cuartel cuando recibió

el informe con la localización del teléfono de Ana,

por eso vino a buscarlo él solo.

(Zumbido de moscas)

Esa es la huella de la bota.

La misma que en el Burato.

El teléfono de Ana, ¿dónde está?

El asesino se lo llevó.

¿No se puede localizar?

Si el teléfono de Ana estaba aquí,

el lugar en el que la mataron tiene que estar cerca.

¿La fiesta de los chicos estaba en esa dirección no?

Si.

Ana se va de la fiesta. La siguen,

aquí pierde el teléfono... y se va en esa dirección.

(Música de suspense)

(ANA GRITA)

La atrapa justo aquí...

No se rindió. Peleó hasta el final.

Pero no pudo.

(Zumbido de moscas)

(GRITA) ¡Tenemos el lugar del crimen!

Son de un todoterreno grande.

Averigua cuántos hay en la isla.

Es con el que se llevaron a Ana.

Muy bien.

(CANEDO GRITA) -¡Viqueira! ¡Teniente!

Creo que tenemos algo.

¿Qué hacías a diez metros del lugar dónde mataron a Ana?

-¿Cuándo va a venir mi abogado?

¿Quieres un agua?

¿Un café? Un abogado.

¿Quieres comer algo? Quiero un puto abogado,

¿qué parte no entiende?

¿Sabes que pasa, Mario?

No sé por qué me empeño en pensar

que tú no eres un asesino.

Entonces, déjeme marchar.

No puedo, Mario.

Está lo de las drogas...

Y el inhalador.

Eso no es mío.

Hay rastros de saliva.

Puedo pedir un análisis de ADN.

Los dos sabemos cuál va a ser el resultado.

¿Quieres que te cuente lo que sabemos?

-Mi sargento... Sabe lo que hace.

Sabemos que fuiste el primero en marcharte de la fiesta.

Y paraste en el bosque... a fumarte un canuto.

Sabemos que estabas allí. (NERVIOSO) -Ui, que coño...

Mario,

te quedaste ahí quieto mirando.

Tuvo que defenderse. Tuvo que gritar.

Pudiste haberla salvado y no hiciste nada.

¿Por qué no la ayudaste?

Estaban violando a tu amiga y te quedaste mirando.

¿Por qué no hiciste nada? Vamos, Mario, ayúdame.

Ayúdame a encontrar quién lo hizo.

-Se acabó.

Y si lo están grabando, que paren.

¡Por qué, Mario?

Vamos...

(TAJANTE) Tú. Ni una palabra más.

Y cuando pueda, necesito la orden judicial

que usaron para entrar en la cabaña de mi cliente.

¿Quién es ese tío? Bieito Blanco.

El abogado de los Ulloa.

¿Teníais orden?

No.

Entonces, ¿la detención de Cascudo puede ser ilegal?

(JODIDA) Creo que sí.

Ferro.

Deberías ocupar tú su mesa.

Hoy estamos jodidos.

Hemos perdido a un compañero:

el teniente Ferro.

No es la primera vez que pierdo a un compañero.

Siempre...

Siempre es igual de horrible.

Si la cosa va como en el 19 y el 89,

nuestro asesino matará tres veces más.

Así que no tenemos mucho tiempo.

Por eso os necesito a todos.

También a los que no confiáis en mí.

-Teniente, yo tengo una duda.

A usted la tenía "a huevo", pudo matarla pero no lo hizo.

Es cierto.

Porque el asesino escoge a sus víctimas.

Ayer lo suponíamos,

pero hoy... lo sabemos.

Viqueira, ¿el informe que le pedí?

-Catorce todoterrenos.

Dos son de los Ulloa.

Roi Ulloa llevó uno esa noche.

Sabemos que la fiesta fue aquí.

Alguien siguió a Ana y la mató en esta zona.

Después la sacó del bosque en un 4x4.

Y más tarde, trasladó el cadáver en una lancha..

(CANEDO) -...A "O Burato do Demo".

Gracias, Canedo.

Roi Ulloa tiene un 4x4 y todas las lanchas que quiera.

Y sabemos que se cambió de ropa durante la madrugada.

Necesitamos registrar ese coche...

...antes de que eliminen todas las pruebas.

(EN GALLEGO) -Encontraron otro. En el monte de Penalba.

(EN GALLEGO) -Otro qué...

¿Se sabe quién es?

(TV) -Consternación en Néboa.

Un segundo cadáver ha aparecido esta mañana.

La víctima es Manuel Ferro Castiñeiras,

teniente de la Guardia Civil...

(ALEJANDRO) -¡Dime la verdad! (ROI) -¡Ya te la dije!

-Nos estás buscando la ruina. ¡No sólo a ti, a todos¡

-¿Qué tengo que hacer para que me creas?¡Ya te dije la verdad!

Salimos de la cofradía, compramos cervezas,

fuimos a la fiesta y cada uno a su casa.

(ROI) -¡Solo tomamos cervezas! (ALEJANDRO) -¡Siéntate!

(TV) -La preocupación de los vecinos de Néboa es máxima...

-Mamá, necesito dinero.

(SECA) -De eso nada.

A partir de ahora, las cosas van a cambiar para ti.

-Mamá...

-Te estoy hablando, no la mires a ella.

En la conservera sobra trabajo. Si quieres dinero, gánatelo.

-¿Qué pensabas?

¿Que te iba a salir gratis ayudar a ese delincuente?

La conservera o la calle, Olalla.

Tú decides.

-A ver...

Somos de la Asociación de Empresarios.

El es Gabino y yo Moncho, igual le suena mi cara del hotel.

Ahá.

¿Qué puedo hacer por ustedes?

(MOLESTO) -Su trabajo.

Detener al que está haciendo esto.

(DESCONCERTADA) ¿Perdón?

Aquí la temporada alta es la semana del Entroido.

Casi la mitad de lo que facturamos en un año.

-Todos queríamos mucho a Ana, pero con todo el respeto,

la gente está marchando. Tienen miedo al Urco.

Y aún por encima, lo sacan por la tele.

Muy bien, pues déjennos trabajar.

-Teniente. Acaban de llamar del Concello.

Suspenden el Entroido. (GABINO) -Joder...

-Van a proponer tres días de luto por las muertes de Ferro y de Ana.

Muchas gracias. Si me lo permiten...

(Puerta)

Lo estoy dejando.

(IRÓNICA) Ya veo.

¿Qué pasa, Mónica?

(SINCERA) La cagué.

La cagué.

Lo tenía a medio metro y no me di cuenta.

Y todo por culpa de la resaca, joder...

Algo me contaron, sí.

(CORTADA) ¿Lo saben?

¿Todos? Todos.

Tú no podías saber que el Urco estaba allí.

Lo sabía, Carmela. Lo supe en cuanto llegué.

¿Y tú que vas a hacer?

¿Tú qué quieres que haga?

Mario Castro vio al agresor.

Pero no quiere contar quien es. Tiene miedo.

Hay que insistir con él.

También con los amigos de Roi Ulloa.

Algo pasó en esa fiesta que no nos quieren contar.

Gael dice que no pasó nada.

Carmela...

Sé que es tu hijo...

Deberías hablar con él.

Y necesitamos una orden de registro para el coche de los Ulloa.

Vale... está bien.

Ve al hotel y date una ducha. Yo me encargo de la orden.

En cuanto tenga algo te llamo, ¿si?

¿Seguro? Seguro.

Gracias.

-Me siento fatal por estar haciéndoles esto a mis padres.

Y a Carmela y a Gael.

No quiero perderlos,

pero es que te quiero.

(GRITA CON RABIA) ¡¡¡Joder!!!

-¿Queréis misa cantada? -Nos da igual...

-El ataúd, ¿abierto o cerrado?

-Cerrado.

-Bueno, pues ya está.

Perdona por el incordio. -Tranquilo.

-Cuando tengamos el cuerpo os avisamos.

Si necesitas algo, llámame. -Gracias.

-¿Por qué no le dijiste a la Guardia Civil

que saliste de madrugada?

-Sólo iba a complicar las cosas.

(SUSPIRA HARTA) -Es que no lo entiendo...

De verdad, Antón, no entiendo por qué...

-Tengo que marchar.

Llamaron del cuartel por unos papeles que hay que firmar.

-Voy contigo. -No. Viene Roque.

Tú quédate aquí. Cuida del niño.

Intenta descansar, por favor.

-(ROSA SUSPIRA)

-Este año está perdido.

Tonecho estaba trabajando en las casetas,

ahora está en el paro otra vez.

-No te preocupes.

Algo encontraremos aquí para tu hijo.

-Gracias.

-¿Y tú?

¿Qué haces aquí?

-¿No queríais que trabajase?

Pues me voy a cambiar.

-Con ellas.

(EN GALLEGO) -Ese es el sitio de Rosa.

(EN GALLEGO) -Si no te gusta, habla con el jefe.

-No te acostumbres, guapa. Esa silla tiene dueña.

-Esto no tiene ciencia ninguna.

Sólo hay que ser un poco espabilada, eso sí.

(MARINA OFF) -Pues... hasta cuando quieran.

Que tengan buen viaje.

Se está yendo todo el mundo, ¿verdad?

Está siendo... difícil.

Ya.

Tuviste bronca con mi marido, ¿no?

Ya le dije que no fuese al cuartel, pero...

está muy estresado. Disculpa, eh.

Mi hija se encontró ayer una de esas en la habitación.

Le quedaría a algún turista.

¿Te preparo algo de comer? Eso, con el estómago vacío...

No, da igual.

Marina...

Ayer, cuando estaba cerrado, había...

...un hombre de unos 40 años aquí.

Moreno.

Con... la cara marcada.

¿Quién es?

No sé.

(Móvil)

Hola...

¿Qué haces?

Estoy haciendo fotos.

¿Y tú? ¿Qué tal la resaca?

Horrorosa.

(SARCÁSTICA) Por suerte, nadie se ha dado cuenta.

¿Y vas a contarme qué pasó ayer?

Bueno pues, que se me fue la mano con las copas.

¿A ti nunca te ha pasado?

Sabes que yo no bebo, mamá.

(ESCÉPTICA) Ya... Y yo me chupo el dedo.

¿Te ha llamado?

(SECA) No.

Y déjalo ya, anda.

Voy a seguir con las fotos, vale.

Te quiero. Yo también te quiero.

Chao.

Hola. ¿Que tal?

Bien, ¿y tú?

¿Tu madre?

¿Siempre vas con ella cuando tiene algún caso?

Esta vez no quería dejarme sola.

¿Qué pasa, no se fía de ti?

Algo así.

¿Te apetece dar una vuelta?

(Móvil)

¿Si?

Ya voy, Carmela.

Tenemos la orden para el coche de los Ulloa.

Y tenemos las últimas llamadas que se hicieron al teléfono de Ana.

EXPECTANTE ¿Y? Las hizo Roi,

media hora antes de la llamada al 112.

No. Está abierto.

Hola, buenas tardes. -Hola.

¿La madre de Roi Ulloa? Sí, soy yo.

Nos conocimos ayer en el cuartel.

El coche que llevaba Roi a la fiesta...

¿Qué coche? Un 4x4.

La matrícula es... 0594.

Es de la conservera.

Tenemos una orden para llevarlo.

Pues nos lo robaron ayer.

Alejandro puso una denuncia esta mañana.

Muy oportuno.

Si tiene alguna pregunta, llame al abogado.

Está en el cuartel, defendiendo a un sospechoso.

¿A quién?

A Mario Castro.

¿No lo sabía?

Mi marido es el que se ocupa de esas cosas.

Mara, por favor, sólo queremos aclarar las cosas.

¿Y si en vez de Ana fuera tu hija?

Vete a la mierda, Carmela. Roi no hizo nada.

A ver si nos dejáis en paz de una vez.

Fue casarse con Alejandro y volverse en una gilipollas.

-Vale. No hagas nada, mamá.

Me encargo yo.

Venga.

¿La chica rubia es Ana?

Era muy guapa.

Era la hostia.

Me he comprado esto.

Acabas de tirar 20 pavos.

Joder, es que me dan pena.

Sin carnaval, se quedan sin dinero.

Esta tierra es del Castro.

Se supone que las meigas se reunían allí,

y que te protege contra las maldiciones.

O eso es lo que les contamos a los turistas.

¿Turistas como yo? Sí.

Ana creía en esas cosas.

-(SUSPIRA)

-Seguro que no tuvisteis ni tiempo para comer.

(EXTRAÑADA) -¿No estabas con Antón?

-¿Por?

-Es lo que me dijo.

Que ibais al cuartel, a firmar unos papeles.

-Al final tuve que quedar con mi suegro.

Carmela volvió al trabajo.

-¿Se sabe algo?

-A mí no me dice nada.

(Timbre)

(ROTA) -No puedo...

(LLORA) No puedo sola, de verdad.

-Tranquila, tranquila...

(Timbre)

Voy yo, ¿vale?

Los asesinatos de 1919 y de 1989.

¿Qué estamos buscando?

Sabemos que el primer asesinato fue el de Ana.

No la mató en El Burato do Demo.

La herida de la lanzadera es "post mortem".

Hay... cierta improvisación.

Cierta... torpeza.

Y sin embargo...

...parece todo calculado.

En este tipo de asesinatos,

la primera víctima siempre es muy importante.

Lo habitual es que forme parte de su entorno.

La acechan, fantasean con ella...

...y luego se dejan llevar por el impulso.

A partir de ahí el miedo a que los descubran...

...les obliga a matar fuera de su zona de confort.

Y la identidad de la víctima deja de ser importante.

La primera víctima de 1919 trabajaba en la conservera.

Y la primera de 1989...

Emma...

La conocía. También trabajaba allí.

Sí. ¿Y Ana...?

Ana hacía un turno los fines de semana.

El impulso de matar surge en la conservera.

-Con permiso, mi teniente. Ya buscaron en las naves

y en los garajes de los Ulloa, pero el 4x4 no aparece.

Ya. Los Ulloa son dueños de media isla.

Pudieron esconderlo en cualquier parte.

-Te acompaño en el sentimiento.

-¿Dónde estabas?

-¿Es cierto que mataron a Ferro?

-La próxima vez que me pongas de excusa

para mentirle a tu mujer, avísame antes.

(LLORA DESCONSOLADO)

Brais...

(LLORA DESCONSOLADO)

Después del 89, ¿por qué te quedaste en la isla?

Es mi casa.

Y la de mi padre. Quería cuidarlo.

¿Cuántos años tenías?

Catorce.

Los Ulloa se hicieron cargo de los gastos de mi casa.

Y de mis estudios.

Teníais buena relación con ellos.

No, que va.

Pero así es como funcionan los Ulloa.

Se ocupan de ti cuando tienes problemas.

(CRÍPTICA) Pero nadie da nada gratis.

Era poco más joven que mi hija.

Hostia...

Duele sólo de pensarlo.

(ASQUEADA) -¿Este olor no pasa nunca?

-Chicas, voy a ir a ver a Rosa. ¿Alguna se apunta?

(HARTA) -Bueno, ¡ya está bien, no!

A ver si pensáis que quiero estar aquí.

-No claro, Tú donde quieres estar

es follando con ese desgraciado que mató a Ana.

(RADIO OFF) -140F a todas las unidades:

aviso de incendio al norte de la isla.

(OFF) 140P1 a 140F.

La teniente y yo estamos cerca. Nos dirigimos a la zona.

(Sirena)

140P1 para 140F.

Fuego en la Branquenza. Necesitamos refuerzos.

Repito: vehículo ardiendo en la Branquenza.

¿Qué haces, estás loca? ¡Quita de ahí!

¿Estás bien? Si.

Estaba dentro.

-Y si Mario decide contarlo, ¿qué?

-Calla.

Mario no va a hablar.

Porque ya me encargué yo de que no hable.

Pero si quieres salir de esta,

por Dios, no hagas el imbécil.

Hay que confirmar si es el teléfono de Ana.

Llévalo a criminalística, a ver si lo pueden recuperar.

-Mi cliente está en libertad. Mario...

Sé que lo viste. Ayúdame a cogerlo.

-Le repito que no vi nada.

Y aunque viera algo, y es sólo una suposición...

...lo que le diría es que vuelva a su casa,

y se olvide de todo esto, porque no lo va a coger.

-Lo siento, el juez lo dejó en libertad.

Quiere hablar,

pero está asustado y no se atreve.

Mónica, tenemos el informe forense.

El arma que mató a Ferro es una lanzadera.

La misma lanzadera.

Criminalística encontró restos de poliéster azul.

Tiene un tratamiento perlante por una de sus caras.

Es lo que se utiliza en los forros de los chubasqueros.

Ya.

(ALUCINADA)¿Te marchas?

Llevo todo el día sin ver a Vega.

Ya, pero... ¿Qué tengo que hacer?

¿De verdad tengo que entrar aquí?

Ahora eres la teniente.

(RESIGNADA) Ya.

(Moto)

(Murmullos)

-¿Qué haces con esa? Le estaba enseñando la isla...

Llevo todo el día intentando hablar contigo.

No sé cual es tu rollo, pero ojito con joderme.

¿Todo bien?

Chicos, esta es Vega. Hola.

(AMBOS) -Hola. Ellos son Comba y Turco.

Siento mucho lo de Ana. (COMBA) -Gracias.

Buenas tardes. -Buenas tardes.

Vega...

¿Qué haces con Gael? Nada.

¿Cómo que nada? Es testigo de la investigación.

Ya lo sé, mamá.

No pasa nada, de verdad.

¿Que no pasa nada?

¿Qué te ha pasado?

Nada.

-¿Se sabe algo del robo?

No le va a servir de nada haber quemado el coche.

Denunciamos un robo. Somos las víctimas.

Y esperamos que la Guardia Civil haga su trabajo

-Un momento de silencio, por favor.

(ALUCINADA) Ahí va la hostia...

Menudo ojo tienes, mamá.

El Señor es el dueño de la vida

y nos llama a su reino cuando considera

que nuestra misión aquí está cumplida.

Hoy quiero implorar por el alma de Ana,

a quien llamó a su lado para descansar eternamente.

Elevo mi oración a ti, Señor,

porque incluso en las peores tempestades

eres paz infinita.

Concédele el descanso en tu reino...

a esta alma que acaba de abandonar...

el plano terrenal.

Señor, tú que eres el Dios del amor y del perdón,

perdónale todos sus pecados, y concédele la vida eterna.

Quiero pedir también, por todos aquellos que hoy

tienen que llorar la pérdida de Ana.

Señor, ábreles tu corazón.

Que Dios guíe los pasos...

...de los que hoy están desconsolados.

Amén. (TODOS) -Amén.

-¿Podemos hablar un momento?

Ahora vuelvo.

-(ROQUE SUSPIRA ANGUSTIADO)

-¿Qué pasa con Cascudo?

Dicen que lo dejasteis libre.

No ha sido él.

Estamos seguras, Antón.

¿Y qué sabéis?

Que a Ana la mataron en el monte.

Y que después llevaron el cuerpo a los acantilados.

Pensamos que por mar. En una lancha.

¿Cuándo podremos enterrar a nuestra hija?

Mañana llevan el cuerpo al tanatorio.

Entonces ya hicieron la autopsia.

¿Y?

Estamos comprobando cosas.

-Carmela, por favor. Dime que le pasó a mi niña.

El arma es la misma... de 1919 y de 1989.

¿Y qué más?

El asesino intentó violarla.

-¿Qué cojones está diciendo? (ROSA) -¿Qué más?

Ana y el resto de la pandilla...

...tomaron éxtasis.

¿Sabían que tomaba drogas? No...

-Yo sí.

Fue sólo una vez. (ESTUPEFACTA) -¿Qué?

-¿Qué tiene que ver eso con la muerte de mi hija?

Antón, ¿usted tiene una lancha?

Pero que mierda... ¿Me está acusando de algo?

-¿Qué más cosas no me contaste, Antón?

-Me digo que solo fue una vez. Me juró que nunca más.

-¿Qué más cosas me ocultaste? (ALTERADO) -¡Nada!

Rosa... ¡Rosa!

(RABIOSA) -Tú lo sabías.

¡Eras su mejor amigo! ¡Tenías que cuidar de ella!

(ANTÓN) -Brais...

Venga, vamos a dormir.

¿Así que cura, eh?

(CONSOLADORA) ¡Eh!

(AGOBIADO) Tiene razón.

La tenía que acompañar a casa.

¿Quieres?

(SORPRENDIDO) ¿Pero tú fumas?

(IRÓNICA) No.

Mi madre no lo sabe.

No digas nada, que me mata.

Gracias.

Mi novio se volvió loco.

Por eso vine con mi madre.

No quería dejarme sola.

Yo no soy quién para dar consejos, ni mucho menos,

pero si hay algo de esa noche que no hayas contado, cuéntalo.

Mi madre va a acabar descubriéndolo de todas formas.

Intenta descansar, ¿si?

-Saldrá adelante. Vale mucho.

Estoy muy cansada, Alejandro.

Cuando todo esto acabe, esa teniente se irá a su casa.

Pero tú vas a seguir aquí.

Y tu marido. Y tu hijo.

(AMENAZANTE) Que sea la última vez

que vienes a jodernos a mi casa.

-A la edad de Ana todos hacemos el parvo,

pero tú no lo ibas a pasar. La ibas a machacar.

Lo mismo que estás haciendo conmigo.

Por eso no te lo conté.

Marcho a dar una vuelta.

(Portazo)

(Motor del coche)

(GRITA) -¡Brais! ¡Brais!

(Truenos)

(Lluvia)

(Puerta)

¿Qué hacías a oscuras?

Había ruidos fuera.

Tienes que arreglar ese cierre.

(Truenos)

No quiero una residencia.

No voy a internar a mi padre.

-¿Y qué vas a hacer cuando yo no esté?

¿Dejar el trabajo?

¿O pedirle a Gael que lo cuide?

Es problema mío.

Pues que se note.

Porque tus problemas siempre acaban salpicando al resto.

(Vibración móvil)

Dime, Viqueira...

¿Me vas a contar qué haces con ese chico?

Me llevó por la isla a hacer fotos.

Es buen chaval.

Y está superjodido por lo de Ana.

Ya.

¿Te gusta?

¿Cómo me va a gustar, mama?

Digo el lacón. (RÍE DIVERTIDA)

Ya veo que a ti sí, eh. Mmm...

No hay dios que te entienda, pero da gusto verte comer.

Oh... ¡Que rico, dios! ¿No quieres un poco?

(Vibración móvil)

(FASTIDIADA) Nooo...

Cago en diez...

¿Si?

(Música de suspense y tensión)

-No te muevas de aquí.

(Sigue música)

(Pitido mensaje)

(ANA OFF) -Lo que van a decir de nosotros cuando se enteren...

Pero bueno, me da igual.

Nosotros ya estaremos muy lejos.

(ILUSIONADA) No me puedo creer que vayas a dejar a tu mujer.

(Pitidos de mensajes)

(ANA OFF) -Lo que van a decir de nosotros cuando se enteren...

Pero bueno, me da igual.

Nosotros ya estaremos muy lejos.

(ILUSIONADA) No me puedo creer que vayas a dejar a tu mujer.

(Música de suspense)

-Quiere cambiar su declaración.

-Recuerdo el momento exacto en el que me enamoré de ti.

Si tenía un lío con un tío casado, tenían que verse en algún sitio.

-Antón me lo contó. -Si crees que conoces a Antón,

estás engañada.

Te dije que la cosa iba a acabar mal.

-Yo solo no puedo recuperar esa mochila.

-Antón salió de casa por la noche y no volvió hasta la mañana.

-Hablo con él si quedas más tranquilo.

¿De verdad crees que Antón pudo matar a tu hija?

Ha hecho un trato con él. O eso cree.

-¿Por qué le estamos pagando un abogado a Mario?

-Eso es cosa mía. -Quiero saber que está pasando.

¿Por qué no me dices quién es y acabamos con este problema?

Ayer estuviste en el puerto. -No sé de qué me hablas.

Tenemos un testigo. ¿Un testigo?

¿Cuánto tiempo hace que tenías una relación con ella?

-Seis meses. Siete meses.

-¡Alto!

(Disparo)

-Olalla, ¡¡¡Olalla!!!

-Marcho hoy mismo.

Mientras tanto, te quiero ver lejos de mi.

Yo no cuento lo que vi y tú no te nos acercas.

-Lo tengo.

-¿Hay alguien más que lo sabe?

-¡Brais!

-¡Brais! ¡Brais!

(Disparo)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 2

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Néboa - Capítulo 2

22 ene 2020

El asesinato del teniente Ferro ha conmocionado a todos los miembros del cuartel y a los vecinos de Néboa. Pero, ¿qué hacía Ferro de madrugada en el bosque y cuál ha sido el motivo del Urco para acabar con su vida? Estas son sólo dos preguntas que Mónica y Carmela tendrán que responder.

ver más sobre "Néboa - Capítulo 2" ver menos sobre "Néboa - Capítulo 2"
Programas completos (7)

Los últimos 23 programas de Néboa

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. sinnombre

    Enhorabuena al equipo: la serie tiene intriga y unos exteriores preciosos (sobretodo los planos aéreos para simular la isla). A los comentarios anteriores decirles que pueden usar la transcripción completa (columna derecha) o los subtítulos (véanse las pestañas inferiores > 4 iconos: calidad, subtitulos, redes, pantalla) aunque hablan el mismo idioma ;)

    30 ene 2020
  2. María

    Entre que algunos actores hablan muy rápido y no vocalizan bien y el desastre del sonido no se entiende apenas nada.

    24 ene 2020
  3. Alberto Rubio

    ¿no existe la posibilidad de verla con subtítulos? El sonido es ahogado por la música y los diálogos no se entienden. GRACIAS.

    23 ene 2020