Dirigido por: Maria Teresa Alvarez

Fueron libres, independientes y avanzadas para la época que les tocó vivir. La vida de estas mujeres tiene un denominador común, lucharon para conseguir lo que querían. Esta serie documental recupera sus hazañas, centrándose en una de estas heroínas en cada entrega.

null

831035 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Transcripción completa

Con diez cañones por banda, viento en popa a toda vela,...

...no corta el mar,...

...sino vuela un velero bergantín.

Bajel pirata que llaman,...

...por su bravura, el Temido,...

...en todo el mar conocido...

...del uno al otro confín.

La luna en el mar riela,...

...en la lona gime el viento...

...y alza en blando movimiento...

...olas de plata y azul.

Espronceda, José de Espronceda. Un hombre, un amigo que abrazó...

...como nadie la libertad. "Que es mi barco mi tesoro,...

...que es mi dios la libertad; mi ley, la fuerza y el viento;...

...mi única patria, la mar".

Espronceda supo hacer libre a un delincuente,...

...aquel capitán pirata. Gertrudis, Carolina y yo misma...

...admiramos a este romántico. Y a Gustavo Adolfo Bécquer,...

...el huésped de las nieblas. A Rosalía de Castro, ella misma.

A José Zorrilla, el fiel enamorado de Gertrudis.

A Juan Eugenio Hartzenbusch, no menos hechizado por Carolina.

Aunque nos tocó vivir en una sociedad...

...donde se valoraba el dinero, fuimos románticos,...

...sentimentales, fantásticos, imperfectos.

Nunca creímos que la razón pudiera explicarlo todo.

En esta vida tan finita y limitada los sentimientos tienen...

...su propio derecho, al igual que las pasiones o la imaginación.

Me confieso romántica si romanticismo significa...

...creer en el ser, exaltarlo, defenderlo, confiar en su progreso.

Gertrudis, Carolina y una servidora vivimos, sin quererlo,...

...en ese istmo que unió un continente, nuestros seres,...

...con una península reservada a los sentimientos.

Ese lugar común existió en el siglo XIX.

Con el paso del tiempo sólo deja sentir sus destellos...

...en algunos corazones.

"Queridas amigas Gertrudis y Carolina:...

...La historia os ha juzgado, habla de vosotras calificándoos...

...de románticas menores. Vuestras vidas han quedado...

...desdibujadas, quizá porque nacisteis mujeres y no varones.

Desde este principado que sentí tan mío valiéndome de la memoria,...

...las nieblas, los hechos y la humildad os recuerda y ama...

...Robustiana Armiño Menéndez."

Tórtola: ave del orden de las palomas.

De unos tres decímetros de longitud desde el pico...

...hasta la terminación de la cola.

Plumaje ceniciento azulado en la cabeza y cuello.

Pardo y con manchas rojizas en el lomo.

Gris pinoso en la garganta, pecho y vientre.

Y negro cortado por rayas blancas en el cuello.

Pico agudo, tímida.

Es común en España y pasa a África en otoño.

Y en sentido figurado, pareja de enamorados.

Gertrudis Gómez de Avellaneda, una cubana bellísima...

...a quien el destino condujo a España,...

...y Carolina Coronado de Perry, una inteligente extremeña,...

...se enamoraron del Romanticismo y militaron en él...

...de forma muy activa. Ambas fueron precursoras...

...de una revolución que comenzaban a hacer las mujeres.

Las dos gozaron del reconocimiento de los hombres más sabios...

...y románticos de su tiempo. Carolina vivió y murió...

...al lado de unas tórtolas. Gertrudis escribió...

...las más vehementes y apasionadas cartas de amor.

En Asturias tuvieron una amiga común: Robustiana Armiño Menéndez.

Asturias, mi querida Asturias. Ay, qué pronto empezó a notarse...

...aquí una especie de tráfico de hombres pobres predestinados...

...a alimentar la codicia de unos cuantos ricos.

Los mineros, era yo una adolescente,...

...constituían la mano de obra más abnegada, negra...

...y siempre al borde del abismo; mejor dicho, debajo del abismo.

Qué gran verdad, aunque algunos critiquen nuestra crítica,...

...nos tilden de liberales, románticos y liberales,...

...nuestras emociones, amadas mías,...

...estuvieron muy atentas al hombre, al individuo...

...que marcó sus propios fines, al ser libre,...

...al que supo rebelarse frente a un Estado opresor, injusto,...

...liberal, liberalismo. Qué orgullo, dulces cantoras,...

...porque ambos vocablos son de origen español.

Paisanos nuestros fueron quienes defendieron...

...la Constitución de 1812 ante la amenaza de una monarquía...

...absolutista. Por desprendidos, generosos, inclinados a dar...

...lo que tenían se les dijo liberales.

Amigas, cuánto nos han amado y también odiado.

Pero, Carolina, hermana, es como si hubieran olvidado...

...los versos que de tu pluma salieron y tanto bien en mí...

...causaron. ¿Recuerdas? Me pedías en la amanecida de tu vida...

...llevar al pueblo infortunado aliento y esperanzas,...

...no gemidos. Decías...

Más siempre, compañera, unidas nuestras voces alzaremos...

...y la hoja primera de palma lisonjera...

...que entrambas alcancemos como hermanas las dos compartiremos.

Carolina, parece como si te escuchara, qué belleza.

Estos versos son casi tan hermosos como tu corazón.

El bien que repartiste en este mundo...

...en alguna parte del cielo estará escrito.

Sembrabas ternura mientras el destino aprovechaba...

...una y otra vez para golpearte a ti, dulce mujer.

Oh, Carolina, siempre escucharé tu voz,...

...mas siempre, compañera,...

...como hermanas las dos compartiremos.

El destino, sí; debió de ser él y no otro quien te arrebató...

...el amor más grande y apasionado de tu vida: Alberto.

Fue como el río que te vio crecer, el Gévora.

Ese amor, de carne, hueso y alma, nunca reconocido por tu familia,...

...te abrió los ojos a la vida,...

...un existir maravilloso, amable y tierno se presentó ante ti.

Lo abrazaste sin escuchar a nadie, pidiéndole sólo a Dios...

...que te perdonara por aquel pecado de amor.

En él se concretaba todo cuanto para ti existía y querías.

Exhalar mi último aliento...

...abrasada en el aire que él respiraba.

Alberto, pintor de mi temprana y única juventud,...

...se fue para no regresar.

En Elvas, lugar que compartió con nosotros...

...horas de amor profundo,...

...se quedó muda nuestra pasión.

El río, que atravesó su vida en forma de muerte,...

...jamás consiguió separarnos.

Y aún digo: "Oh, cuál te adoro,...

...con la luz del día tu nombre invoco apasionada y triste.

Cuando en cielo en sombra se reviste,...

...aún te llama exaltada...

...el alma mía".

Un año antes de la supuesta desaparición de Alberto,...

...entraba Carolina en un sueño cataléptico, premonitorio.

Su aparente muerte no fue más que un engaño del destino...

...que no quiso, luego, darle descanso,...

...que la devolvió a este mundo para sufrir.

El fúnebre clamor de la muerte de Carolina se extendió...

...muy rápido por todas partes.

Se sucedieron los ayes. Ha muerto Carolina,...

...cortada ya la flor recién nacida,...

...muda la lira nueva casi sin pulsar.

Cuando Carolina se repuso de aquel sueño mortal,...

...dio las gracias a los que lamentaron su muerte...

...y compuso una poesía que lleva por título "La muerte agradecida".

Pero la vida sacudió muy pronto, y esta vez de verdad, tu corazón.

Alberto no salió del abismo, vuestro amor ya no era posible,...

...no existía, aunque tú te aferrases a él.

Carolina, las aguas salutíferas de tu tierra, de Alange,...

...aplacaron poco a poco tu terrible angustia...

...y te ayudaron a recuperar la salud...

...y el equilibrio nervioso, aunque hubo de pasar mucho tiempo.

Yo creo que se trata de un amor prohibido,...

...de un amor que la sociedad no admite.

Podemos pensar, Rosalía de Castro era hija....

...de un sacerdote y su madre era una mujer de clase hidalga.

Así que no sería descabellado pensar en un sacerdote...

...que hace vida social y que podía haber conocido a Carolina.

Pero también puede tratarse de un hombre casado.

Creo que son las posibilidades. Puede, también, ser un hombre...

...que no le corresponde, pero parece raro que una mujer...

...tan guapa como era ella y tan elegante...

...y tan deslumbrante, porque tenemos testimonios...

...de mucha gente de la época, no fuera correspondida.

Tenía que ser un amor imposible.

No hay que olvidar, amada Carolina, tu prudencia.

Jamás tu lenguaje hubiera excedido la norma,...

...jamás hubieras cantado a la pasión descarnada.

Nuestra otra amiga, la cubana, Gertrudis Gómez de Avellaneda,...

...Tula entre nosotros, se atrevió a escribir lo que sentía.

Pasiones arrebatadas, pulsiones sexuales...

Gertrudis Gómez de Avellaneda parecía un regalo...

...de la generosa Cuba, la isla que fue destino de muchos españoles.

Todos partieron hacia ella en busca de fortuna,...

...dejando en el mar la estela de su ilusión.

Cuba, como queriendo corresponder a España, se desprendió...

...de algunas de sus gentes y en 1836 nos obsequió...

...con un presente de intangible valor, de elevado talento...

...y sutil belleza: Gertrudis Gómez de Avellaneda.

La joven Tula, recién llegada a nuestra nación,...

...impactó a todo aquel que conoció su obra literaria y enamoró...

...a cuantos tuvieron la suerte de rendirse ante su hermosura.

Detrás de una mujer tan especial, de inteligencia privilegiada,...

...de cuerpo esbelto y bien proporcionado,...

...para sorpresa de muchos caballeros,...

...te escondías tú, Gertrudis Gómez de Avellaneda,...

...toda una poetisa.

Recordaré siempre el amable comentario del maestro Zorrilla,...

...sorprendido, fascinado, cuando te presentaste...

...en los salones del palacio de Villahermosa, en Madrid.

En una de las sesiones matinales del Liceo,...

...se presentó de incógnito y la persona que la acompañaba...

...me suplicó que diera lectura de una composición poética...

...cuyo borrador me puso en la mano.

Subí a la tribuna y leí como mejor supe...

...unas estancias en decasílabos que arrebataron el auditorio.

Rompiose el incógnito, y presentada por mí,...

...quedó aceptada en el Liceo y, por consiguiente, en Madrid,...

...como la primera poetisa de España la hermosa cubana...

...Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Su voz era dulce, femenil;...

...sus movimientos, lánguidos y mesurados...

...y la acción de sus manos delicada y flexible;...

...pero los pensamientos varoniles de los rigurosos versos...

...con que reveló su ingenio denotaron algo viril y fuerte...

...en el espíritu encerrado dentro de aquella voluptuosa...

...encarnación mujeril.

A José Zorrilla hay que agradecerle el Don Juan,...

...el Don Juan Tenorio, pero, además y curiosamente,...

...su exquisita sensibilidad para con nosotras, las mujeres,...

...y en particular para ti, querida Gertrudis, querida Tula.

Zorrilla supo quererte como a una compañera más,...

...colega, hermana en Apolo.

Zorrilla confiesa que nunca pudo mirarla como a una mujer,...

...siempre la consideró un compañero, dice él,...

...en el templo de las musas. Y acuñó una frase maravillosa.

Dijo que había sido un error de la naturaleza,...

...que había metido un alma de hombre...

...en una maravillosa envoltura de un cuerpo de mujer.

Que los dioses, varones en este caso,...

...respetaran nuestra belleza espiritual,...

...aceptaran que las mujeres teníamos algo más que un cuerpo...

...para darles placer, significaba tanto como el comienzo...

...de una nueva etapa de la historia, de nuestra historia.

Nunca pensé que actividad alguna pudiera separar...

...a las madres de sus hijos,...

...la poesía más profunda de la vida está en ellos.

Sin embargo, tampoco acepté que las letras y las artes...

...fueran patrimonio exclusivo de un sexo,...

...por muy dioses que se creyeran.

Hay que admitir que en este empeño nuestro tuvimos éxitos:...

...conseguimos expresarnos, escribir, aunque fuéramos...

...un error de la sabia naturaleza.

Yo creo que nuestras románticas, este grupo de mujeres,...

...podían hacerlo porque encontraron hombres que...

...las ayudaban. Unas veces son sus esposos, otras veces...

Es decir, tienen suerte en casarse. Hay una intuición en ellas...

...que les dice: "Este hombre me va ayudar, además de amarme".

Y también amigos.

Es que la tertulia no había existido antes,...

...en el siglo XVIII empieza.

Pero la tertulia es un signo de libertad también,...

...pueden comunicarse. Hay una libertad para hablar.

Quizá en el siglo XVIII van a tomar chocolate.

En términos de Romanticismo, ya van a beber un poco.

Los españoles, los hombres, se emborracharán...

...fuera de las tertulias. Creo que eso es lo más hermoso...

...del Romanticismo, de estas mujeres.

Además, los hombres las ayudaron. Eso quiero decirlo una y otra vez.

Pudieron hacer eso porque hubo unos hombres que dijeron:...

..."Voy a ayudar a esta mujer, estoy de acuerdo con ella".

Eso me parece muy importante.

Queridas mías, estáis ahí para demostrar que así sucedió,...

...pero no por ello, Gertrudis, Carolina, vuestra belleza...

...dejó de ayudar también. Los hombres que os conocieron,...

..."quedaben", como decimos en Asturias, embobados.

Hubo hasta curas a los que les tembló la mano cuando Gertrudis...

...les extendía la suya. En fin.

El amor, dulces cantoras, fue un juego dramático...

...para vuestros corazones.

El amor, que nunca entendió de clases, jugaba también en palacio.

No sabemos si la reina doña Isabel fue feliz al lado...

...de Francisco de Asís, aquel hombre de aspecto...

...y modales afeminados. Quizá ella creció...

...con la esperanza de encontrar algún día al varón de su vida,...

...tal y como le sucedió a su madre.

Pero los reyes debían mantener las formas, y más en un momento...

...en el que se libraba una lucha sin cuartel entre liberales y...

...absolutistas que generaba tensiones que había que templar.

Decían que, al igual que su madre, la pobre doña Isabel escondía...

...sus embarazos. En aquella corte siempre se murmuraba acerca...

...de Isabel. Hubo hasta quien llevó la contabilidad de los...

...supuestos amantes de la reina. Entretanto, la nación asistía...

...a un cambio que afectaba a casi todos los ambientes:...

...cambio social, cambio del sistema político, costumbres,...

...ética, economía... Aquél fue el reinado del Romanticismo,...

...nuestro tiempo.

El momento culminante del Romanticismo político se enmarca...

...dentro del reinado de Isabel II. Éste es un período...

...de consolidación de nuestra monarquía constitucional,...

...en base a la ley fundamental de 1845 y del nuevo Estado...

...centralizado liberal, como así también de las conquistas,...

...de los nuevos intereses creados producidos por la legislación...

...desvinculadora y desamortizadora. Sin embargo,...

...esa consolidación liberal es bastante traumática,...

...es a costa de una guerra civil, como es la I Guerra Civil...

...Carlista, que culmina con el convenio de Vergara,...

...en que un pleito dinástico, una cuestión sucesoria,...

...enmascara un intento de dirimir por las armas la supervivencia...

...del antiguo régimen o el triunfo definitivo de la causa liberal.

Aparte de ese coste, el régimen constitucional...

...tiene dificultades en impregnar la vida política del país...

...de una forma efectiva. El pretorianismo,...

...la secuencia de pronunciamientos militares y movimientos...

...juntistas, el exclusivismo de partido, el cáncer de las...

...constituciones de un solo partido y el fraude electoral,...

...hacen que muchas veces ese constitucionalismo formal...

...no tenga una vigencia efectiva.

Amada Gertrudis, amada Carolina, Isabel II, la reina,...

...quizá bajo el influjo cultural norteamericano que primaba...

...la literatura femenina, apoyó con su amistad...

...vuestra actividad poética. Salones, tertulias o revistas...

...abrían paso al talento de las mujeres, a la poesía.

¡Cómo os admiraba! Yo intenté también reflejar mis sentimientos.

Conseguí que publicaran algunos de mis trabajos, pero yo era...

...una escritora menor. Recuerdo que cuando llegué a Madrid,...

...mediado el siglo, comprobé cuán grandes erais las dos.

No había tertulia, reunión o círculo literario en el que...

...vuestro nombre pasara inadvertido.

La nostalgia que yo sentía por mi Asturias natal fue aliviada...

...con vuestra amistad.

Robustiana Armiño es una figura interesante del Romanticismo.

Nació aquí, en Gijón, en 1821, casada con un médico.

Desde mediados de siglo vivió en Madrid y allí frecuentó...

...los salones de Carolina Coronado y también colaboró...

...con Concepción Arenal. Lo que pasa es que era mujer...

...de un carácter independiente y muy celosa de defender...

...los derechos de la mujer y de los niños.

Por eso ella fue poeta, narradora y periodista.

Me parece que fue la primera mujer que en España...

...fundó y sostuvo un periódico ella sola,...

...en 1869.

Se denominó primero Ecos del Auseva y después La Familia.

Entonces Robustiana se sirvió de toda su obra escrita,...

...que fue muy abundante, aunque está perdida,...

...y de la prensa y de estos periódicos,...

...para defender, como digo, los derechos de la mujer,...

...sobre todo a la instrucción.

Ella fue autodidacta. Eso lo dice Carolina Coronado en el prólogo...

...a las poesías de Robustiana,...

...prólogo para el que Robustiana le facilitó los datos.

Entonces cuenta cómo la poeta, o sea, Robustiana Armiño,...

...desde niña, aquí, en Gijón, tuvo que luchar contra...

...la oposición de la familia para poder estudiar y cómo adquirió,...

...siendo autodidacta, una gran cultura,...

...y cómo se rebelaba ante el hecho de que sus hermanos varones...

...podían asistir a las aulas del instituto Jovellanos y eso...

...a ella por ser mujer le estaba prohibido.

Cerca de vosotras me sentía reconfortada. Tú, Carolina,...

...te habías casado y convertido en madre.

Qué lejos quedaba la amargura del amor fracasado de Alberto,...

...qué lejos aquel voto de castidad perpetua ante la Virgen.

Horacio Perry, un brillante diplomático norteamericano,...

...cautivó el corazón de Carolina, aunque a punto estuvo de perderlo.

Ella vio que se le escapaba la propia opción de la vida y...

...de su propia libertad y enfermó. Yo creo que el componente...

...histérico que Carolina tenía le hacía actuar su propia fantasía,...

...de forma que ella pensó: "Si este hombre se va, me muero".

Y realmente, yo no diría que tuvo una catalepsia, como parece...

...decir el propio Horacio Perry, pero sí él creyó que Carolina...

...había muerto. Él, que por otra parte también era un hombre...

...de la generación romántica, se asustó, se arrodilló, rezó...

...a Dios y le preguntó: "Dime qué hago, ¿me caso o no me caso?

¿La tomo o no la tomo por esposa?", y parece que...

...la palabra clave fue "esposa", porque en aquel instante,...

...Carolina Coronado resucitó y a partir de ese instante...

...decidieron casarse.

Ese fue el primer comienzo de un matrimonio que iba a ser...

...absolutamente lleno de peripecias.

Tu boda con Perry, Carolina, estuvo marcada por la dificultad.

Primero, la prohibió la Iglesia católica, a la que alguien...

...recordó tu voto de castidad perpetuo. La Iglesia,...

...bien es verdad, condenaba nuestro talante liberal.

Además, y como Horacio Perry era de confesión anglicana,...

...necesitabais una licencia de disparidad de cultos.

Elegisteis Gibraltar para celebrar vuestro matrimonio,...

...pero no pudo ser. La ceremonia nupcial tendría a París como...

...testigo. La dispensa papal no llegaría jamás y tú,...

...Carolina, te diste por casada y comenzaste a hacer vida...

...marital con Horacio.

La Virgen de Almendralejo recibió tu ramo de novia; eran adelfas.

Carolina Coronado, una vez instalada en Madrid,...

...por su propia condición de esposa distinguida...

...de un diplomático, entendió que su papel literario tendría que...

...remitir, dado que su obra poética era demasiado intimista,...

...demasiado desnudo de su alma, y podría resultar chocante...

...en la propia sociedad, de tal forma que ella, que...

...sin embargo era una mujer deseosa de entrar en la Historia...

...con mayúsculas, transformó su propio protagonismo literario...

...en otro protagonismo más oculto, pero igualmente definitivo,...

...que fue el asumir la importancia de su influencia en la corte,...

...de cara a servir como punto de apoyo para la carrera...

...diplomática de su marido.

Una de las poetisas más importantes del momento, retirada a la paz...

...del matrimonio. Todo un carácter fuerte e indomable, reducido...

...a la conformidad de su marido. Era admirable la voluntad...

...de hierro que Carolina supo poner a prueba una y otra vez...

...en el juego de la vida. Quizá la gloria que buscaba...

...Carolina estaba reñida con la fama o el poder.

El matrimonio suponía un retiro, el mejor en el camino de la felicidad.

Qué lejos, Carolina, aquellos versos tuyos que alertaban sobre...

...las libertades femeninas. Escribías:...

..."Risueños están los mozos, gozosos están los viejos,...

...porque dicen, compañeras, que hay libertad en el pueblo.

Mas por nosotras, las hembras, ni lo aplaudo ni lo siento,...

...pues aunque leyes se muden, para nosotras no hay fueros."

¿Hasta qué punto la libertad romántica, esa libertad que...

...decía "santa diosa" Espronceda, favoreció la aparición de...

...las mujeres en la literatura del siglo XIX?

Es evidente que ayudó a que estas señoritas, que no querían...

...ya aporrear el piano, sino contar y que los demás supieran...

...lo que pensaban y lo que sentían, se vieron favorecidas...

...por el Romanticismo. Pero en una medida muy escasa, como podemos...

...ver por este poema de Carolina Coronado, que reconoce que...

...los fueros son para los hombres, para los mozos, para los viejos,...

...pero que los fueros de las mujeres siguen siendo el dedal...

...y la aguja. De hecho, todo el siglo XIX hasta la primera...

...decena del siglo XX, sigue vigente lo que llamamos...

...el canon del ángel del hogar, que se podía llamar también...

...el canon de la violeta.

El canon de la violeta, el canon de la virgen del hogar,...

...ése era el destino de las mujeres casadas. Carolina...

...y yo habíamos elegido ese camino que sin duda constituía...

...una de las metas felices de la vida. Gertrudis era diferente.

Altiva para unos; molesta, por valiente, para otros;...

...bellísima y gran escritora para todos. Gertrudis se enamoró...

...muy joven de Ignacio de Cepeda, aquel señorito andaluz que...

...le tenía miedo, porque ella era una mujer demasiado apasionada...

...y él, demasiado prudente. Gertrudis no dudó en confesarle...

...su amor:...

..."De algo estoy segura: cuando tú seas viejo, cuando tu cara esté...

...surcada de arrugas y blancos los cabellos y yo tenga...

...mi corazón helado por los años, seguirás siendo el hombre que...

...quiero, el primero, el elegido por mi corazón."

Querida Gertrudis, Ignacio de Cepeda no supo responder a tu amor.

Sin embargo, sería otro hombre, poeta como nosotras, quien...

...te partiría el corazón.

Tassara tiene con ella un hijo, una hija, Brenilde, pero no...

...la reconoce. Se portó con ella de una forma canallesca.

Ella intenta, primero de buenas formas y después ya...

...de una forma totalmente dramática, que él reconozca ...

...a esa niña. Tiene ya dos años, está enferma, tiene difteria...

...y se va a morir, y le escribe una carta desgarradora a Tassara.

Le dice que si quiere ir a verla, a esa niña que lleva en su cara...

...grabada la verdad, es decir, es hija suya, se parece a él,...

...que ella no estará en casa, que la casa estará sola con...

...una dueña, con una muchacha, que acuda. Pero hay un momento...

...al final de la carta terrible, en el que reacciona con esa...

...pasión tan característica de Tula y le dice: "Ven, Tassara,...

...porque si no vienes, te arrojaré el cadáver de tu hija entre...

...tus queridas del circo". Y no viene, Tassara no acude...

...nunca a ver a esa niña.

La niña murió y Gertrudis sufrió sola. Se sentía marcada por...

...la desgracia. Una mujer tan inteligente y tan bella...

...como ella no conseguía ser feliz.

Cuando la marca dejada por el poeta Tassara parecía diluirse...

...ante las esperanzas que de nuevo albergaba en su corazón,...

...un hombre honrado se acercó a Gertrudis y no dudó en darle...

...un sí rotundo, sincero. Apenas unos meses duró el matrimonio.

La enfermedad, Gertrudis, tiñó de nuevo tu vida de tragedia.

Sola, desesperada, creías que únicamente la paz del convento...

...podía dar cobijo a tu alma cansada. Eras una mujer rica,...

...famosa, abandonada siempre por el destino.

Escrito estaba, sí: se rompe en vano una vez y otra...

...la fatal cadena, y mi vigor por recobrar me afano.

Escrito estaba: el cielo me condena a tornar siempre al cautiverio...

...rudo, y yo obediente acudo,...

...restaurando eslabones que cada vez más rígidos...

...me oprimen, pues del yugo fatal...

...no me redimen de mi altivez...

...postreras convulsiones.

Heme aquí, tuya soy. Dispón, destino,...

...de tu víctima dócil.

Yo me entrego cual hoja seca al raudo torbellino...

...que la arrebata ciego.

Mi querida Gertrudis, en la vida, como en el bosque,...

...hay un espacio reservado a la luz.

Carolina sabía encontrarlo.

Quiso hacer un frente común, una cadena resistente de mujeres...

...cogidas del brazo y la palabra para vencer la estrechez mental,...

...el cerrilismo, la mezquindad de algunos hombres.

¡Qué difícil empeño!

Las poetisas de norte a sur de España...

...aunaron esfuerzos y te ofrecieron su aliento.

La cadena de mujeres tenía entonces muchos eslabones...

...y todos eran de esperanza.

Aún recuerdo aquellos versos.

"Tengamos esperanza todavía.

Fijos los ojos en la eterna guía que no puede dejar al peregrino...

...y sigamos con fe nuestro camino."

Y así fue, Gertrudis. Cuando creías no sentir...

...el pálpito de la vida, uno de los hombres que...

...de verdad te querían cautivó tu afligido corazón.

Sucedió después de muchos reveses,...

...de innumerables decepciones y sinsabores.

La reina Isabel, tal vez influenciada por otras personas,...

...no quiso, como era tu deseo, aceptarte como dama.

La Academia de la Lengua también te negó un sillón.

Eras mujer...

...y los hombres entonces no cedían derechos por su sexo conquistados.

Las puertas parecían cerradas, pero el matrimonio ofrecía...

...una tregua a tu atormentado existir.

Sí, sí.

Se casa con un ayudante del rey, con un militar.

Y como era costumbre entonces, se casan...

Se casó por la tarde. En la...

en la iglesia de palacio, en la capilla de palacio, por la tarde.

Lo elegante era casarse por la tarde.

Pero nadie habla de que ha sido madre soltera,...

...de que ha tenido, como diría hoy un español,...

...un lío tremendo con un... Como diría alguna de mis estudiantes,...

...con un guaperas. No, se olvida, se queda.

Es una España... es una España extraña.

Aquí... Estamos en el Museo Romántico de Madrid.

Aquí se ve cómo cambió España.

Preciosos... preciosos sillones,...

...preciosas chucherías de porcelana.

Y de repente, una clase media rica que tiene buen gusto.

Antes, cuando los extranjeros venían a España decían:...

..."Estos pobres españoles". Incluso en palacio.

Entonces todo había cambiado.

Por eso se podían celebrar aquí reuniones y tertulias.

Las particulares tertulias de Carolina.

Por su casa desfilaron los hombres y mujeres más sabios de la época.

A los Gobiernos de Madrid y Washington les preocupaba...

...lo que aquí se hablaba y opinaba.

La postura de Carolina y muchos de sus amigos...

...en favor de la abolición de la esclavitud traía de cabeza...

...a determinados norteamericanos. Entre ellos, al embajador en...

...Madrid, enemigo de tu esposo, Horacio Perry.

Retirada de la actividad literaria y tras haber perdido a un hijo,...

...Carolina dedicó todo su esfuerzo a colaborar con su marido.

Desempeñaste, Carolina,...

...un importante y sincero papel político al lado de Horacio.

Mucho antes del 98 el fuego internacional alcanzaba Cuba,...

...la hermosa tierra de Gertrudis Gómez de Avellaneda.

Carolina iba a seguir muy de cerca los entresijos,...

...las negociaciones entre EE.UU. y España sobre la isla.

Mientras, Gertrudis, nuestra querida Tula,...

...susurraba versos de futuro,...

...versos que preludiaban, no sé, algo muy especial,...

...nuestro devenir histórico, un adiós.

"¡Adiós, patria feliz, edén querido!

Doquier que el hado en su furor me impela...

...tu dulce nombre halagará mi oído.

Adiós.

Ya cruje la turgente vela,...

...el ancla se alza,...

...el buque, estremecido, las olas corta y silencioso vuela."

El irreprochable comportamiento de Horacio Perry,...

...el esposo de Carolina, sobre la situación cubana,...

...en calidad de secretario de la embajada de EE.UU. en Madrid...

...te empujó, sin duda, Carolina, a contar la verdad.

La isla tenía un precio, un elevado precio en dólares.

Los norteamericanos pusieron sobre la mesa una cantidad...

...millonaria a cambio del diálogo con Madrid.

Querían comprar Cuba y si no, habría captura o toma de la isla.

Cualquier pretexto en aquella situación podía acabar con todo.

Y Carolina, conocedora de los entresijos de lo que sucedía,...

...decidió intervenir y buscó la mediación que hubiera sido...

...aceptada por los Estados Unidos y por España:...

...la intervención del embajador de Inglaterra en Madrid,...

...que era conocedor de cómo el ánimo de Washington era...

...pacificador, no era belicoso. Y entonces, pudo intervenirse,...

...pudo suavizarse y llegar a conversaciones definitivas...

...para resolver este problema de una manera diplomática y no...

...a través del conflicto armado gracias a esa intervención...

...de Carolina, ya que se sentía libre.

Quizá su marido no hubiera podido hacer ese papel.

Fue ella la que asumió la responsabilidad.

Esa intervención ha sido enfocada por la historiografía americana...

...con el apelativo de "traición", pero nosotros entendemos que fue...

...un acto de participación de pacificación, no de traición.

A estas alturas, Gertrudis Gómez comenzaba a alejarse de nosotros.

Viuda por segunda vez, ya no sentía interés por la vida.

El teatro, uno de sus éxitos clamorosos,...

...tuvo consecuencias irreparables para ella.

Estrenaba un drama, "Los tres amores",...

...y quizá sobre el escenario estaba su propia existencia.

En el primer acto se inició una larga agonía.

La noche del estreno, al que asistían los reyes,...

...el público estaba dividido. Había un grupo de reventadores...

...que no cesaron de interrumpir y protestar durante el tiempo...

...que duró la representación. No concluyó ésta porque en el...

...momento culminante de la obra, cuando uno de los personajes...

...aseguró: "Hay gato encerrado", desde un palco platea,...

...sólo ocupado por hombres, soltaron un gato vivo, el cual,...

...asustado por las luces y griterío del público,...

...empezó a correr de un lado al otro hasta que pudo ocultarse

Ya no hubo más representación.

Acabó entre jarana, risa y silbidos.

Días después del escándalo, el marido de Gertrudis...

...se encontró cara a cara con el promotor de los desórdenes.

La discusión acabó con un ataque físico que dejó herido de muerte...

...al segundo esposo de Gertrudis.

Ella hizo lo imposible por salvar su vida.

Gertrudis, sombra de lo que fue,...

...con un físico desfigurado, decidió apartarse del mundo.

He leído mi autobiografía y casi siento tentaciones de quemarla.

No tengo de qué avergonzarme delante de Dios...

...ni delante de los hombres.

Mi alma y mi conducta han sido igualmente puras,...

...pero tantas vacilaciones, tantas ligerezas,...

...tanta inconstancia, ¿no deben hacer concebir...

...a aquel a quien se las confieso un concepto muy desventajoso...

...de mi corazón y mi carácter?

Es una gorda tremenda que muere en Madrid.

Y a su entierro va muy poca gente.

Lo van a decir varios:

"La hemos enterrado y aquella mujer, que había sido la gloria...

...de Madrid, va con unos cuantos amigos al cementerio".

Seis poetas acudieron a darle el último adiós a Gertrudis.

El año 1873 consumía sus días...

...y ella no quiso seguir viviendo.

La poetisa más grande de los tiempos modernos,...

...según don Marcelino Menéndez Pelayo, bajó a tierra.

Lisboa fue la ciudad que Carolina Coronado eligió...

...para vivir en el exilio. Carolina había manifestado,...

...sin tapujos, sus opiniones políticas.

"Las que a su trono venden, las que a su patria ofenden,...

...no son reinas, mujeres ni españolas."

Además, Carolina dio cobijo a los revoltosos en momentos...

...muy difíciles para la monarquía.

En su casa se refugiaron hombres que hacían la revolución.

La noche de San Daniel, tu residencia protegida por...

...el pabellón americano sirvió de techo seguro a Martos,...

...Becerra, Castelar, López de Ayala, Carlos Rubio...

Todos estaban implicados en el alzamiento y Carolina lo sabía.

Lisboa, la otra orilla del Tajo, te ayudó a seguir viviendo.

La sinceridad de los portugueses, su forma especial de trataros...

...te devolvió el sosiego del que tan necesitada estabas.

Con tranquilidad afrontaste la ruina económica.

La revolución, Carolina, os convirtió también en pobres,...

...aunque de ellos hacía tiempo te sentías muy cerca.

De Portugal amabas casi todo.

"Su lluvia repetida fecunda la tierra sin inundarla.

Su vegetación se desarrolla con fuerza, como si estando...

...cercano el límite del mar quisiera aprovechar con fuerza...

...el terreno, produciendo, centuplicando sus frutos y flores.

Todo inspira amor hacia Portugal."

La idea iberista es una idea recurrente en el siglo XIX.

Es una idea muy querida por el liberalismo progresista...

...y por los sectores republicanos.

En la propia época de la regencia de Espartero,...

...aprovechando las crisis internas portuguesas,...

...se baraja esa idea o proyecto.

Y luego cobra entidad cuando a raíz de la revolución de 1868,...

...cuando se ha formado la constitución de 1869...

...y se plantea una monarquía demoliberal, cuando en España...

...se busca un nuevo monarca, precisamente hay negociaciones,...

...hay proyectos de dirigirse, para hacer esa unión ibérica,...

...hacia la candidatura de Fernando de Coburgo,...

...el rey viudo de Portugal.

En cualquier caso, los sectores republicanos fueron valedores...

...de esa idea iberista.

A mi modo de ver, por un lado tenemos a España, que siempre...

...fue una gran potencia y ante la cual Portugal siente...

...que tiene un modelo a seguir.

España encuentra en Portugal un héroe que en tiempos pasados...

...murió por haber logrado su propia independencia.

Es a través de ese punto de vista que Portugal convierta...

...a España en antihéroe.

Lo mismo hace con los diferentes países por ella colonizados.

No se trata sólo de esa similitud, sino que también es un encuentro...

...con ese hermano que estaba a su alrededor e hizo posible...

...una historia que fue semejante, pero al mismo tiempo diferente.

Creo que todo portugués y todo español sabe...

...que hubo un momento en el que el mundo contó con un líder...

...para el descubrimiento de otros continentes,...

...que fue este pequeño continente de la Península Ibérica.

Lo que sucede es que se tiene la idea de que fue una especie...

...de cuerpo con dos cabezas. Esa idea de que hay una historia...

...conjunta y que llevamos a cabo empresas unidos,...

...que nos rebasó y superó, hace que esa fraternidad se mantenga.

Además, también hay que nombrar la afectividad portuguesa.

No somos de carácter desprendido, sino bastante melancólicos.

Existe un gran sentimiento de acogida de parte...

...de los portugueses, es una fraternidad que no se demuestra,...

...que permanece oculta y que ha logrado que durante siglos...

...nos mostremos abiertos. Incluso durante la Guerra Civil...

...española y antes, en el siglo XIX, con Carolina Coronado.

Durante el presente siglo Portugal abrió sus puertas,...

...no oficialmente pero sí de forma particular,...

...en pequeñas poblaciones rurales que acogieron a los españoles...

...como si fueran hermanos suyos.

Querida Carolina, la revolución te hizo más grande, si cabe, aún.

Por Lisboa paseaste una y mil veces tus penas.

Acompañada de Horacio y de tu única hija,...

...buscaste en esta hospitalaria y hermosa ciudad un lugar...

...solitario para vivir.

Aquí había muchos rincones que seducían tu alma cansada.

Lisboa parecía, Carolina, estar aguardando la desolación...

...de una mujer.

El palacio de la Mitra, tu segunda casa en esta parte de Iberia,...

...encierra las pasiones y tal vez las locuras de tu madurez.

Aquí hablabas con Horacio después de su muerte.

Lo llamabas el Silencioso porque no era más que...

...un cadáver embalsamado a quien tú querías devolver la vida.

Aquí, en Lisboa, también pareció que resucitabas a tu primer...

...amor, a Alberto. Quizá la proximidad del mar...

...hizo que aflorara una juventud que habías olvidado,...

...pero no perdido.

Carolina, viste nacer el nuevo siglo.

Desde tu refugio portugués decidiste decir no a una...

...coronación que en España, demasiado tarde,...

...preparaban tus paisanos. Pocos entendieron que preferías,...

...en el último ciclo de tu vida terrena,...

...coger amapolas en los valles y las sierras.

Aquellas amapolas, decías, no eran portuguesas ni españolas.

Gertrudis, Carolina, mi amor hacia vosotras será siempre sereno.

Vivo el recuerdo y cargada de admiración la mirada.

Bellísima y sabia cubana, tímida y extraordinaria...

...escritora extremeña, vaya para vosotras el más sincero...

...de los reconocimientos.

Sin otro particular, Robustiana Armiño Menéndez.

Mujeres en la historia - Las románticas

53:43 04 jul 1998

Este capitulo esta dedicado a Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camaguey, Cuba 1814 - Madrid 1873), Carolina Coronado (Badajoz 1823 - Lisboa 1911) y Robustiana Armiño (Gijón 1821 - Madrid 1890). El mundo romántico y melancólico de la España del siglo XIX, en plena trepidación bélica e industrial, es el marco histórico de unas mujeres poetas, dramaturgas en ocasiones, siempre escritoras, que desarrollan su talento y sus dones entre la corte y las capitales de provincia, en medio de matrimonios y amores fallidos pero sinceros y pasionales.

Este capitulo esta dedicado a Gertrudis Gómez de Avellaneda (Camaguey, Cuba 1814 - Madrid 1873), Carolina Coronado (Badajoz 1823 - Lisboa 1911) y Robustiana Armiño (Gijón 1821 - Madrid 1890). El mundo romántico y melancólico de la España del siglo XIX, en plena trepidación bélica e industrial, es el marco histórico de unas mujeres poetas, dramaturgas en ocasiones, siempre escritoras, que desarrollan su talento y sus dones entre la corte y las capitales de provincia, en medio de matrimonios y amores fallidos pero sinceros y pasionales.

ver más sobre "Mujeres en la historia - Las románticas" ver menos sobre "Mujeres en la historia - Las románticas"

Los últimos 34 documentales de Mujeres en la historia

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 42:21 15 dic 2009 Biografía de Maria Felicia García Malibran (Paris 1808, Manchester 1836), hija del gran tenor, famoso compositor y profesor español Manuel García y de la soprano española Joaquina Sitges. Ella al igual que su hermana Paulina Viardot García (Paris 1821 - Heidelberg 1918) y su hermano Manuel García, estudiaron música y fueron cantantes líricas. Maria se convirtió en la más famosa, admirada y amada diva del bel canto en el siglo XIX; su belleza, personalidad y su apasionada y desgraciada existencia influyeron para hacer de ella un mito viviente, igual que le sucedería un siglo más tarde a Maria Callas. Murió en el escenario cuando contaba 38 años. Su hermana Paulina, por el contrario, vivió casi 100 años y después de cantar unos años, se dedico a la composición y a escribir comedias teatrales. En su casa de Paris se reunían las figuras literarias y musicales más importantes de su tiempo. Fue intima amiga de Chopin, con el que actuó al piano en el Covent Garden de Londres. El documental incluye dramatización de la vida de las dos cantantes y declaraciones de expertos en la vida de ambas.

  • La Malibrán

    La Malibrán

    42:24 15 dic 2009

    42:24 15 dic 2009 Biografía de Maria Felicia García Malibrán (París 1808, Manchester 1836), hija del gran tenor, famoso compositor y profesor español Manuel García y de la soprano española Joaquina Sitges. Ella, al igual que su hermana Paulina Viardot García (París 1821 - Heidelberg 1918) y su hermano Manuel García, estudiaron música y fueron cantantes líricos. María se convirtió en la más famosa, admirada y amada diva del bel canto en el siglo XIX; su belleza, personalidad y su apasionada y desgraciada existencia influyeron para hacer de ella un mito viviente, igual que le sucedería un siglo más tarde a Maria Callas. Murió en el escenario cuando contaba 38 años. Su hermana Paulina, por el contrario, vivió casi 100 años y después de cantar unos años, se dedicó a la composición y a escribir comedias teatrales. En su casa de París se reunían las figuras literarias y musicales más importantes de su tiempo. Fue íntima amiga de Chopin, con el que actuó al piano en el Covent Garden de Londres. El documental incluye dramatización de la vida de las dos cantantes y declaraciones de expertos en la vida de ambas.

  • Luisa Ignacia Roldán

    Luisa Ignacia Roldán

    41:00 08 dic 2009

    41:00 08 dic 2009 Biografía de luisa ignacia roldan 'la roldana', que nació en Sevilla en 1652 y murió en Madrid en 1704 y fue la primera mujer en ocupar el cargo de escultora de cámara de un rey, primero Carlos II y después Felipe v. hija del escultor pedro roldan, luisa creció en el taller paterno de Sevilla, pero podemos encontrar esculturas suyas en el escorial, en las catedrales de Cádiz y santiago de Compostela, en conventos y muchas que no se le atribuyen por no estar documentadas. El documental incluye partes dramatizadas sobre la vida de luisa y declaraciones de expertos en el tema.

  • Catalina de Lancaster

    Catalina de Lancaster

    45:50 01 dic 2009

    45:50 01 dic 2009 Análisis de la personalidad y la vida de catalina de Lancaster, nieta de pedro i el cruel, nacida de la hija de Ester Constanza y el duque de Lancaster, que se convierte en reina de castilla por su matrimonio en 1388 con el príncipe enrique, mas tarde Enrique II. Los dos jóvenes fueron designados como los primeros príncipes de Asturias, titulo que desde entonces llevaran los herederos de la corona española. Catalina se quedo viuda cuando su hijo contaba solo un año, compartió la regencia de forma no muy armoniosa con su cuñado Fernando de Antequera, su hijo se convirtió en Juan II y fue padre de Isabel la católica. El documental incluye dramatizaciones sobre la vida de la reina y declaraciones de expertos en el tema.

  • Emilia Pardo Bazán

    Emilia Pardo Bazán

    44:39 24 nov 2009

    44:39 24 nov 2009 Documental sobre la vida y la personalidad de la novelista Emilia Pardo Bazán, nacida en la ciudad de A Coruña en el seno de una familia aristocrática. Era hija de los condes de Pardo Bazán, título que heredaría en 1809. Casada con José Fernando Quiroga y Pérez de Deza, tuvo tres hijos. Viajó por Europa y conoció a muchos de sus autores preferidos. A su regreso a España decidió dedicarse a la literatura. Está considerada como una de las grandes novelistas españolas del siglo XIX. También destaca su proyección feminista como conferenciante y como directora de la 'biblioteca de la mujer'. Fue consejera de instrucción pública y, desde 1916, profesora de literaturas románicas en la universidad de Madrid, cátedra creada ex profeso para ella.

  • 51:31 11 jun 2006 Hija del príncipe enrique de Battemberg y de la princesa Beatriz, la hija de la reina victoria i de gran bretaña. Se caso con Alfonso XIII, rey de España, el 31 de mayo de 1906. Fue un matrimonio por amor, pero el problema de haber transmitido a alguno de sus hijos la hemofilia enturbio la felicidad de la pareja. La reina soporto con gran dignidad los problemas matrimoniales y se dedico a labores altruistas. Acompaño al rey en todos los actos y no dejo traslucir la lejanía que existía entre ellos, como lo prueba el hecho de que una vez en el exilio jamás volvieron a vivir juntos. Tuvieron seis hijos: Alfonso pió, Jaime Leopoldo, Beatriz Isabel, Maria Cristina, Juan Carlos y Gonzalo Manuel. En 1967 volvió a España para asistir al bautizo de su biznieto Felipe. Murió en Lausana en 1969, en 1985 sus restos mortales fueron trasladados al panteón de el escorial.

  • Juana la loca

    Juana la loca

    47:12 05 dic 2004

    47:12 05 dic 2004 Juana I de Castilla, mas conocida como Juana 'la loca', nunca pudo reinar. Primero su marido el archiduque Felipe de Austria, después su padre Fernando 'el católico' y mas tarde su hijo Carlos I, se encargaron de mantenerla alejada del poder. Pero su figura, junto con la de su madre Isabel 'la católica', resultan decisivas para conocer el transito que se produce en la península ibérica entre la edad media y la era moderna. El programa se completa con una escueta dramatización y pl de los lugares donde se desarrollo su vida, en los países bajos y en España.

  • Isabel la Católica

    Isabel la Católica

    45:57 28 nov 2004

    45:57 28 nov 2004 En noviembre de 2004 se conmemoran los 500 años de la muerte de Isabel la Católica, una de las soberanas más sobresalientes de la historia de España, que junto a su hija Juana I marcan el tránsito de la edad media a la edad moderna en la península ibérica.

  • Isabel II

    Isabel II

    54:11 04 may 2004

    54:11 04 may 2004 Programa especial de 'mujeres en la historia' para conmemorar el centenario de la muerte de Isabel II, que sucedió en Paris el 9 de abril de 1904. Hija de Fernando VII y Maria cristina de Borbón, Isabel fue proclamada reina a los tres años y declarada mayor de edad a los trece. Estuvo rodeada, la mayor parte de las veces, de personajes poco convenientes. La carencia de afecto materno en la niñez influirá en el comportamiento de Isabel. Era un periodo convulso y complicado en la historia de España. Ante la presencia en el trono de una mujer, un sector de la sociedad, partidario de mantener la ley salica, que impedía que las mujeres heredasen la corona, provoco las llamadas guerras carlistas. Isabel II  no recibió la formación adecuada para desempeñar su importante misión, nadie la asesoro convenientemente en sus tareas de gobierno. Casada con el hombre menos adecuado, Isabel se resentiría siempre de esa unión poco afortunada. Fue reina efectiva de España durante más de veinticinco años. A la hora de analizar su reinado también destaca, que fue la primera en gobernar en España de acuerdo con una constitución. Eran momentos difíciles en los que el absolutismo se resistía a desaparecer. Los partidos políticos empezaban por entonces a tomar cuerpo. Isabel II fue la reina más querida de los españoles y también a la que hicieron pagar más caros sus errores.

  • 54:04 04 may 2003 Programa dedicado a Carmen de Burgos (1867?-1932). Maestra de primera enseñanza, escritora y primera mujer redactora de un periódico en España. Carmen Burgos 'Colombine', seudónimo utilizado en sus artículos, no dudará en promover desde la prensa una campaña para debatir la necesidad de la ley de divorcio. Defensora de los derechos de la mujer, Carmen de Burgos, saldrá a la calle para pedir la concesión del voto femenino. Mantuvo una relación de veinte años con el escritor Ramón Gómez de la Serna.

  • Clara Campoamor

    Clara Campoamor

    47:56 27 abr 2003

    47:56 27 abr 2003 Programa dedicado a Clara Campoamor (1888-1972). Después de diversos trabajos, cursó estudios de derecho, y consiguió ingresar en 1924 en la Real Academia de Jurisprudencia. Hizo constar, desde el primer momento, que deseaba ejercer inmediatamente. A partir de entonces son muy frecuentes sus actuaciones ante los tribunales. Al caer la dictadura de Primo de Rivera, Clara Campoamor inicia su militancia política en el Partido Radical Socialista, y obtiene plaza de diputada en las cortes constituyentes de la Segunda República. La actividad parlamentaria de Clara Campoamor será definitiva para las mujeres españolas. Fue miembro de la comisión encargada de realizar el proyecto de la Constitución y se convirtió en la defensora de los derechos de las mujeres. Documental de 2003. Dirección y guión: María Teresa Álvarez.

  • Ana de Austria

    Ana de Austria

    49:11 20 abr 2003

    49:11 20 abr 2003 Programa dedicado a Ana de Austria (1601-1666). Hija de Felipe III. A los quince años se convirtió en reina de Francia por su matrimonio con Luis XIII. Su vida no fue fácil acosada por la animadversión del famoso cardenal Richelieu. Vivió en medio de intrigas y conspiraciones políticas y palaciegas de la corte francesa. A la muerte de su marido, Ana de Austria ocupa la regencia en nombre de su hijo, el futuro Luis XIV, el llamado 'rey sol'. Ana se apoyó para gobernar en el cardenal Mazarino, al que convierte en su valido y con el que se dice tuvo relaciones amorosas. Figura fundamental en la historia de Francia, Ana de Austria resistió la rebelión de la fronda y logró ver a su hijo en el trono. Ella será quien decida el matrimonio de su hijo con la infanta Maria Teresa, hija de Felipe IV. Ana de Austria fue la reina a quien sirven los mosqueteros, según la novela de Alejandro Dumas.

  • Rosalía de Castro

    Rosalía de Castro

    49:54 13 abr 2003

    49:54 13 abr 2003 Biografía de Rosalía de Castro (1837-1885), poetisa. Hija natural de Teresa de Castro, perteneciente a una noble familia gallega y de un sacerdote, nunca superó del todo la crisis desencadenada cuando se enteró, a los quince años, de su procedencia ilegítima. Su primer libro de versos, La flor (1857), no será más que el comienzo de una obra en la que el amor desgraciado y la denuncia social serán temas recurrentes. Su importante producción poética se encuadra dentro del más claro y melancólico romanticismo. Además, colaboró de forma decidida en el renacimiento de la lengua gallega.

  • 53:04 06 abr 2003 Biografía de Maria cristina de Habsburgo-Lorena (1858-1929). Fue la segunda esposa del rey Alfonso XII. A la muerte de este, en 1885, es designada regente hasta que su hijo, el futuro Alfonso XIII, alcance la mayoría de edad. Su carácter reservado y austero seria su mejor aval a la hora de convertirse en regente. Todos alabaron su prudencia, discreción y tacto. Además de dar a conocer la figura de la reina Maria Cristina de Habsburgo, se analiza por medio de su regencia un interesante, conflictivo y triste periodo de la historia en el que España perdió Cuba, Filipinas y Puerto Rico. También se recuerda el inicio del desarrollo de las organizaciones obreras, el terrorismo anarquista y el nacimiento del catalanismo 

  • 53:03 06 abr 2003 Biografía de Maria Cristina de Habsburgo-Lorena (1858-1929). Fue la segunda esposa del rey Alfonso XII. A la muerte de éste, en 1885, es designada regente hasta que su hijo, el futuro Alfonso XIII, alcance la mayoría de edad. Su carácter reservado y austero seria su mejor aval a la hora de convertirse en regente. Todos alabaron su prudencia, discreción y tacto. Además de dar a conocer la figura de la reina María Cristina de Habsburgo, se analiza por medio de su regencia un interesante, conflictivo y triste periodo de la historia en el que España perdió Cuba, Filipinas y Puerto Rico. También se recuerda el inicio del desarrollo de las organizaciones obreras, el terrorismo anarquista y el nacimiento del catalanismo político.

  • María de la O Lejárraga

    María de la O Lejárraga

    48:01 05 sep 1998

    48:01 05 sep 1998 Programa sobre la escritora María de la O Lejárraga, también conocida como María Martínez Sierra. Estudió magisterio y ejerció como maestra. Participó en el movimiento feminista español, fue elegida diputada a Cortes por el Partido Socialista Obrero Español en 1923. Perteneció al comité nacional de mujeres contra la guerra y el fascismo. María estuvo casada con Gregorio Martínez Sierra, autor teatral que gozó de notable fama y cuyo nombre esta ligado a importantes obras musicales de autores como Falla o Turina. Muchos sabían, otros sospechaban, que María colaboraba en la obra de su marido aunque nunca apareciera su nombre. Hoy existe la certeza de que María fue la auténtica autora de la mayor parte de la obra de Martínez Sierra.

  • 52:12 15 ago 1998  Maria Rafols, Micaela Desmaisieres y Teresa Gallifa fueron tres mujeres que tienen en común el haber entregado su vida a los demás y el ser fundadoras de tres órdenes religiosas dedicadas preferentemente a la atención a las mujeres.

  • Rosario de Acuña

    Rosario de Acuña

    48:05 08 ago 1998

    48:05 08 ago 1998 Nacida en Pinto, Madrid 1851, y fallecida en Gijón, Asturias, en 1923, Rosario de Acuña fue una mujer librepensadora, condesa que nunca utilizó su título. Abandonó a su marido por evidente infidelidad, masona, escritora que cultivó todos los géneros literarios; su obra refleja sus ideas comprometidas con la emancipación de la mujer y el anticlericalismo. En su época fue atacada y calificada de bruja demente o diabólica masona, y admirada por otros como escritora e idealista librepensadora.

  • Teresa Cabarrús

    Teresa Cabarrús

    51:05 01 ago 1998

    51:05 01 ago 1998 Hija del conde de Cabarrus, teresa nació en Carabanchel alto. Fue famosa por su hermosura, talento, aventuras y, especialmente, por la influencia que ejerció sobre uno de los principales protagonistas de la revolución francesa: Juan Lamberto Tallien, elegido por la convención nacional para controlar la insurrección girondina en Burdeos. Teresa estuvo en el origen del golpe de estado de termidor, que acabo con la vida de Robespierre. Gracias a la labor de Teresa en Burdeos muchas personas se salvaron de morir en la guillotina, de ahí que se la conociera como 'nuestra señora de termidor'.

  • Isabel Roser

    Isabel Roser

    54:07 18 jul 1998

    54:07 18 jul 1998 Pertenece Isabel a ese campo restringido de viudas ricas dedicadas a la iglesia y, en su caso, a la obra de Ignacio de Loyola. Mujer libre e independiente, por estado civil y por fortuna, colaboro activamente con Ignacio de Loyola en Barcelona; para profesar en la orden tuvo que buscar el apoyo papal. Finalmente san Ignacio la separo de la orden e ingreso en el monasterio de santa Maria de Jerusalén en Barcelona.

Mostrando 1 de 2 Ver más