Mujeres en La 2 La 2

Mujeres en La 2

Jueves a las 23.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5531301
Para todos los públicos Mujeres en La 2 - Actrices - ver ahora
Transcripción completa

Me parece tan bonito

que aplaudan un recorrido, un esfuerzo...

Y que haya público que lo reconozca es...

es increíble.

Sí.

No sé por qué me emociono.

Al principio me daba risa, luego me daba vergüenza

y luego: "Bueno, pues muchas gracias.

Siento una gran...

una gran gratitud".

Una enorme gratitud, sí.

Hay aplausos aniquiladores,

hay aplausos que te quieres ir a tu casa

y dices: "¡Socorro, que me saquen de este sitio ya! ¡Taxi!".

(Cortinilla musical)

Me llamo Julieta Serrano

y soy actriz hace 62 años.

Desde muy pequeña yo ya sentía

como la necesidad de salir a un escenario.

En el colegio me aprendía poemas y entonces, claro,

cuando llegaban las fiestas, me subían en una sillita...

Yo llevaba unas coletitas con un lacito.

Y entonces hacían que la niña recitara.

Mi nombre es Elena Ezquerro. Tengo 21 años, soy actriz.

Yo empecé viendo una película de Harry Potter

y le dije a mi madre: "Mamá, yo quiero ser eso.

Yo quiero ser lo que hace Hermione Granger.

Yo quiero ser actriz".

Y mi madre al principio: "¿Pero qué dices?".

Como yo seguía insistiendo, me apuntó a una escuela de teatro.

¡Voy a cortar esto inmediatamente! Oye, por favor...

Me llamo Bárbara Lennie, acabo de cumplir 35 años

y soy actriz desde que tengo quince más o menos.

Creo que fue después de rodar incluso mi primera película,

"Más pena que gloria". Y, de pronto, ahí

lo que me pasó es que me atreví a pensar que era una posibilidad

y, en realidad, a todo lo que le venía dando vueltas

y cosas que me gustaban, como la fotografía,

la historia del arte, el lenguaje, la danza...,

como que todo podía confluir en ser actriz.

Lo mejor de esta profesión es que no la puedes hacer sola,

esta profesión depende de estar con otros.

Lo mejor de esta profesión es vivirla con entrega y con amor,

claro.

Lo mejor de esta profesión es sentir que estoy volando

y que soy capaz de todo.

Yo nací en Logroño, en una pequeña ciudad del norte de España,

en La Rioja. Y ahora estoy viviendo en Madrid,

llevo ya cuatro años. Estoy estudiando en la universidad también

Estoy estudiando Lenguas Modernas y sus literaturas,

porque me encantan los idiomas

y complementa también mi formación como actriz,

porque leo muchos libros, muchas obras de teatro.

Pero mis pasión es... la interpretación.

Mi conocimiento del teatro se convirtió en profesional

cuando conocí a Miguel Narros en Barcelona.

Y entonces, cuando él se volvió a Madrid y me llamó,

me trajo a Madrid para hacer "La rosa tatuada",

entonces yo con Miguel aprendí que el teatro estaba vivo,

el teatro clásico.

En teatro, yo creo que el primero importante fue Miguel del Arco,

porque fue el primer director que me dio la oportunidad

de cómo hacer la función y confío en mí

para dar vida a una mujer. Era la primera vez que me ocurría,

porque siempre había sido la chica, la adolescente, la postadolescente,

y de repente era una mujer con todas sus complejidades

y con toda su fuerza.

Ese fue el inicio de un período bastante largo,

que fueron casi cuatro años, de estar en una compañía

y de aprender muchísimo.

(LEE) "Tú sabías lo que pasaba, siempre lo supiste.

No sabes hasta qué punto me estremece vivir esta escena:

la habitación, la cama, el armario, la pequeña cuna...

(MUJER) Y vamos configurando, haciendo,

el ejercicio que vamos a llamar "la bandada de pájaros", ¿vale?

(TODOS) Vale.

-Nos ponemos en principio frente al espejo

y configuraremos una bandada de pájaros,

como cuando vemos a los pájaros volar.

La idea de los pájaros es que no sabemos

cómo se produce la magia de que vuelen a la vez.

Hay que confiar en el compañero, pero no esperar a que me salven.

Confiar en que todos vamos a ir a una.

Cuanto mejor soy yo, mejor va a ser el grupo.

Confía en ellos. Confía en ellos, y simplemente sé ese pájaro

que tiene claro adónde va. Tiene claro adónde va, y va.

Yo siento una especie de temblor,

a la vez que siento que vuelo, cuando estoy actuando.

Y, de repente, toda la inseguridad, porque soy superinsegura...

La gente se sorprende: "¿Cómo puedes ser actriz y ser insegura?".

Pero cuando estoy interpretando, me empodero de repente

y siento que yo quiero estar ahí siempre,

volando y olvidándome de esa inseguridad.

...como hacen los pájaros. Intentad volar.

Porque yo creo que yo era una niña un poco asustada, ¿no?

Asustada ante la vida, ante el ambiente

que se vivía en aquella época.

Entonces era tan tímida que me parecía...

La gente se quedaba un poco asombrada,

se quedaba desconcertada, de que una persona

que se ponía colorada cuando hablaba

y que le resultaba muy difícil comunicarse en la vida normal,

de repente pudiera salir a un escenario.

Entonces es que algo en el escenario me daba la vida,

me daba... Crecía en mí dentro algo

que en la vida no me atrevía a lo mejor a vivirlo.

Ser actor, no sé, yo creo que consiste

en poder vivir otras vidas

para poder contarnos a nosotros.

O sea, yo entiendo que hago películas.

hago obras de teatro y hago series

para poder contarme y contar a los demás.

Creo que ser actor es ser curioso.

Y si no eres curioso y no estás en contacto con el alrededor,

pues mejor quédate en tu casa y no cuentes historias. (RÍE)

(Música tranquila)

En primer lugar, creo que para ser actriz tienes que tener,

o pienso que tienes que tener, una vida un tanto complicada,

porque sientes un montón de emociones a la vez

e intentas expresarlo. Siempre he pensado

que, para ser actriz, no es que tenga que estar algo loca,

pero sí es verdad que tienes que tener

una vida privada un poco alterada

y vivir muchas emociones en tu casa.

Quizás muchas de ellas están marcadas

por experiencias en su pasado, en su niñez,

que le llevaron a tomar la decisión de ser actriz.

En mi caso es que mis abuelos eran actores,

entonces... Cuando murió mi abuelo, yo tenía tres años

y mi abuela estaba también retirada.

Pero había un gran amor por el teatro en mi casa.

Entonces había... Iba al teatro..., íbamos al teatro lo más que podíamos

en cierta época de nuestra vida.

Yo llevo viniendo desde hace muchos años aquí,

desde que era muy pequeña. Yo me venía los fines de semana

a ver películas y me traía los apuntes,

y me tomaba un café y una tarta, como una señora mayor.

Veía películas, estudiaba, hacía los apuntes y me iba a casa.

Lo recuerdo como una época muy bonita

y donde, básicamente, me pasaba el tiempo viendo cosas.

La primera entrevista que me hicieron en mi vida

me la hizo José Monleón aquí. (RÍE)

El "principio" de mi vida empezó aquí.

La estatua de García Lorca para mí, bueno, es

lo más grande. Lo más grande.

Hacer cuatro veces "La casa de Bernarda Alba"

para mí, bueno, ha sido siempre un placer, un gozo.

Lorca y Calderón. ¡Los abrazo a los dos!

(Música de piano de cine mudo)

Bueno, yo creo que ha cambiado la idea de ser actriz

desde entonces a ahora

porque ahora es una realidad y antes era una fantasía.

O sea, yo creo que lo que más ha cambiado

es que ahora sé lo que significa,

sé lo que significa el día a día de ser una actriz.

Y creo, bueno, que me he dejado atrás

a lo mejor cierta inocencia,

cierta energía, también apabullante,

que creo que uno tiene cuando empiezas.

Tenía nueve años cuando interpreté este papel.

Fue una obra muy pequeñita que creé junto con mis compañeros.

Uno de los protagonistas era un mono francés,

y esa era yo.

Me encargué de investigar cómo eran los monos,

cómo hablaba un francés

y de comprarme un tutú,

de color rosa, porque quería un tutú de color rosa.

Y fue toda una experiencia.

Bueno, pues voy a hacer al mono francés.

(EMITE SONIDOS BUCALES)

"S'il te plaît".

"Mais pourquoi?"

"Pourquoi?"

(CHILLA COMO UN MONO)

Tiene fondo.

Claro, no está abierto. Eso es porque estamos nerviosas.

Porque hay estreno, no te preocupes.

Perdonadme, perdonadme, pero es que yo estoy coja.

Vamos a entrar desde el principio bien.

Me cogía... Me voy a coger solo de Bárbara.

Vale, sí, no te preocupes.

No te preocupes.

(RÍEN)

Jo, qué bonito es esto.

El teatro, sí, sí. Es que es maravilloso.

Es maravilloso este teatro.

Ya ves.

Tú has actuado un montón, ¿no?

Has venido aquí... ¿Cuántas funciones habrás hecho aquí?

Sí, muchas. Muchas, ¿no?

Claro, como empecé aquí con Tamayo y con Miguel...

Con Miguel hice muchísimo teatro clásico.

Con Tamayo también.

Siempre que voy a ver una obra de teatro o una película,

y salgo del teatro o termino de ver la película de una forma diferente,

eso es para mí también una de las cosas que más valoro.

Eso me parece muy sabio por tu parte

porque yo, evidentemente, no hacía ningún tipo de reflexión.

Lo único, que iba al cine.

Y cuando venían las compañías de Madrid, íbamos como locos a verlas.

Lo único que queríamos era... el teatro, el cine,

ver algo que era como un alimento.

Claro, porque había muchas menos opciones, muchas menos... Claro.

Yo viví una época de una carencia, a nivel social, total,

no solo entre los artistas, sino en general.

Bueno, y la facilidad de hoy en día de ver algo.

Con el móvil le das a un clic y tienes todo lo que tú quieras.

Claro, claro.

Todo. Todo fácil, todo está conectado, y, claro...

¡Envidia que me das! (RÍE)

Bueno, no sé hasta qué punto. Te besaría, te comería a bocados.

Pero... Quiero decir, fíjate, nos separan tantos años...

En esta profesión es muy importante observar,

porque lo que haces tú es la vida.

Yo soy muy de gestos y, para crear un personaje,

muchas veces lo que hago es fijarme en los gestos.

Yo voy por el metro y me fijo en la gente, en los gestos.

¿Alguien en el metro te interesa? Y yo no paro de observar.

Creo que algún día me dirán algo

porque yo miro fijamente y capto cosas que me interesan,

y luego las transporto a mis personajes.

Mi nombre es Rebeca y estoy estudiando para actriz de doblaje.

Me gustaría saber si las actrices hacéis alguna técnica con la voz

o algún entrenamiento para mejorar vuestra voz.

Yo os voy a poner un ejemplo de un spot

que estoy haciendo en clase de prácticas, que sería así:

"Este es Pablo, periodista y apasionado de las redes sociales".

¿Explico algo? Sí.

Vale. Bueno, los actores puede parecer que estamos muy locos,

y probablemente sea cierto,

pero a mí me gusta un montón soltar el cuerpo.

Como la voz tiene que estar relajada, el cuerpo también.

Y es muy importante soltar las tensiones, soltar la voz.

Entonces, yo lo que suelo hacer mucho es este ejercicio,

sin olvidarse de respirar, que es lo que estoy haciendo ahora,

olvidarme de respirar. A ver, hay que respirar

y, a partir de ahí, soltar la voz y relajar mandíbula.

(RESPIRA HONDO)

(SONIDO BUCAL)

En el teatro yo lo hice todo sobre la marcha,

quiero decir, era pura intuición,

puro entusiasmo. Entusiasmo, intuición,

ganas de salir al escenario.

Y ni por la cabeza se me pasaba hacer ejercicios,

tanto físicos como vocales.

Para nada, para nada, todo era... pura intuición.

Yo no hice cursos y seminarios hasta los años 80,

cuando, de repente, ya empezó a venir gente aquí:

Dominique de Fazio, John Strasberg, Michael McCallion.

A mí me despertó mucho la curiosidad pero en los años 80 yo ya era actriz

Pero es que vosotras yo creo que sois

una generación de mujeres muy disciplinadas.

Yo, con todas las mujeres de tu generación que he trabajado,

tenéis muy claro... adónde ir, llegáis a vuestras horas...

Cosas muy sencillas, pero que forman parte del oficio,

A veces hoy no están tan claras

y que legas a una compañía con gente que, de repente,

dices: "Oye, ¿qué pasa? ¿Por qué llevamos 45 minutos

y no hemos empezado?". En un set de rodaje.

Siempre tenéis el trabajo hecho, sois supertranquilas con el resto...

Yo creo que viene de la tradición. Claro.

...de los cómicos. Eso era... Eso se aprende y está...

Eso era tal cual. Quiero decir,

a lo mejor no había escuelas,

pero la disciplina y el trabajo eran...

Vamos, te ponían "en tablilla".

"Ponerte en tablilla" era... darte un disgusto horroroso.

Como esto que estamos haciendo tiene que ver con las generaciones

y con momentos vitales diferentes,

a lo mejor sí hace referencia a esa generación de actrices.

O sea, que hay varias que son bastante geniales,

porque en general lo han peleado mucho.

Han vivido en una España que no nos ha tocado a nosotros,

han tenido que reivindicar mucho su profesión,

han tenido que pelear con muchos más perjuicios

de los que hemos peleado nosotras

y en general todas ellas son mujeres... como vitales.

A mí me gusta mucho eso de las actrices "mayores".

Yo noto en mi generación que hay mucha dejadez

y mucha cosa de no compromiso.

En todos los órdenes de la vida, no solo en la actuación.

Creo que es más difícil la entrega al otro,...

Sí, sí.

...el compromiso con el otro.

Hay otras cosas que me parece que son más geniales,

como que hay menos prejuicios a la hora de contar algo,

de "voy a probar esto y lo otro".

Hay toda una generación con un montón de propuestas,

y eso me parece genial. Enseguida se ponen,

se juntan, unos cuantos, se hacen...

Hay como menos miedo en ese sentido.

(Chasquido de dedos rítmico)

Un papel yo me lo preparo siguiendo un ritual que siempre es el mismo.

Lo primero que hago es aprenderme el texto en concreto de memoria,

ya sea mientras estoy recogiendo los platos,

haciendo la cama... Lo repito todo el rato.

Mientras me estoy duchando también lo repito, siempre.

Y cuando ya lo tengo superbién aprendido, superbién memorizado,

me pongo a analizar el personaje, la intención,

la acción, cuáles son sus antecedentes,

sus "circunstancias previas". Lo llamamos así.

(RECITA) "¿Por qué eres tú, Romeo? ¿Por qué eres tú, Romeo?

¿Por qué eres tú, Romeo? ¿Por qué eres tú, Romeo?

¿Por qué no me reniegas?

¿Por qué no reniegas del nombre de tu padres?

Y si no tienes valor, ámame y no me tendré por Capuleto.

Romeo, Romeo...

¡Romeo!"

Me conecté con el llamado famoso "método",

que, de alguna manera, no sabía lo que era.

Entonces aprendimos qué es el método.

Bueno, las circunstancias dadas, el antes, el después,

de dónde viene ese personaje, adónde va,

cuáles son las relaciones que tiene...

"¡Romeo! ¿Por qué eres tú, Romeo?

¿Por qué no reniegas del nombre de tu padre y de tu madre?

Y si no tienes valor para tanto, ámame.

(SOLLOZANDO) Ámame, y no me tendré por Capuleto.

Romeo..."

Yo, por ejemplo, siempre he estado encasillada,

pero también por mi naturaleza, por mi manera de ser,

en actriz dramática. Dramática, dramática, dramática...

Y ni yo misma me creía que podía ser actriz...,

que podría transitar con el humor. ¿De verdad?

Sí.

Y además me fueron encasillando de una manera fantástica,

porque me daban trabajo todo el rato, porque les gustaba.

O gustaba a la gente, gustaba a los directores,

a los empresarios. Yo qué sé.

Oye, pero, ¿y en qué momento...?

Esto que decías de que tu propia naturaleza dramática, a priori...

¿En qué momento cambia eso? Porque te he visto haciendo otras cosas.

Estaba haciendo "Pepi, Luci y Bom". Había leído el guión

y le había dicho a Pedro que yo no lo sabía hacer.

Y entonces dijo: "Carmen, ¿cómo que no vas a saber hacerlo?".

Las cosas de Pedro... Dijo: "Bueno, dile

que voy a salir un poquito en...". (RÍE)

Después escribieron algo.

Y me dio ese gag que salgo en "Pepi, Luci y Bom".

Da la casualidad de que con Pedro Almodóvar

yo creo que me dejo llevar,

porque, claro, su manera de hacer,

desde que lo conocí, era muy particular, muy original,

y muy desconcertante para mí,

que carecía a veces del sentido del humor.

Era yo una actriz demasiado dramática, demasiado lógica,

demasiado que quería saber el cómo y el porqué de las cosas.

¿Tú qué dirías de ti misma?

¿Qué diría de mí misma en qué sentido?En...

Bueno, imagínate, sería muy ingenuo por mi parte decir:

"No, yo soy una actriz cómica".

No. O sea, yo me reconozco mucho en lo que está diciendo...

Pero tenéis más posibilidades, yo creo.

Puede ser, ojalá. Pero es verdad que, por ahora,

yo mi carrera la he hecho a partir de personajes dramáticos.

Y por eso me parecía superinteresante, porque nunca...

Claro, como te he visto haciendo otras cosas,

nunca hubiera pensado que para ti era difícil pensarte haciéndolas ¿sabes?

Y me da tranquilidad, porque pienso: "Bueno, a lo mejor me pasa,

a lo mejor en unos años hago algo...".

Y otro dice: "¿Cómo no...?". Me parece lo natural.

¿Lo enciendo? O sea, ¿lo apago y lo enciendo? Vale.

Cuando quieras.

"Pues me acuerdo de un..."

Voy a empezar otra vez. ¿Estás bien?

Sí, sí.

Siempre fui una sencilla ama de casa,

que le gustaba el teatro, le gustaba interpretar,

y, al tener ya los setenta años,

me apunté a un grupo de mayores que hacía teatro.

Me ofrecieron un personaje de una señora con alzhéimer,

lo hice, convencí,

y a partir de ahí me ofrecieron otras cositas.

Y hoy día soy feliz al pensar que, aunque tarde,

siempre se puede cumplir un sueño.

Tanto los personajes femeninos como los masculinos, actualmente,

son muy interesantes y todos aportan cosas nuevas,

pero veo que hay una diferencia con respecto a unos años,

porque igual las actrices se limitaban a ser madres,

o a ser la amante de alguien o mujeres de...

No sé qué opináis, pero yo creo que sí que ha mejorado

y que hay..., que los personajes femeninos son cada vez más fuertes.

¿Quieres decir que los autores ahora tienen...?

Dan más fuerza a las...

¿Tienen más...? Sí, creo que sí, porque todo está conectado, ¿no?

Entonces el movimiento de la mujer es un movimiento real,

que está ocurriendo, que aparentemente parece que...

es una cosa que... lo hemos conseguido todo.

Y no. No, es todo muy lento.

Pero, evidentemente, la mujer está dando pasos muy grandes

en cierta medida, ¿no? Y las cosas cambian

y entonces los autores, los directores, los guionistas

están más pendientes o preocupados

sabiendo que, efectivamente, la mujer da mucho juego.

"Esta escena, la habitación, la cama..."

Siento que ha cambiado la manera de contar a las mujeres, ¿no?

O la presencia de los personajes femeninos.

Yo lo que he notado es que lo que ha cambiado

es la manera de hablar sobre ellas.

O sea, las conversaciones que tenemos ahora en un ensayo

o en una reunión de producción previa a empezar,

no tienen nada que ver con las que, yo creo, había hace 6 o 7 años,

porque ya se pone sobre la mesa lo que quiere representar

y la complejidad o no,

y por qué reacciona así, por qué...

Y eso me parece que está muy bien, o sea, creo que es necesario.

No siento que haya un gran cambio

en cuanto a muchos más personajes femeninos.

Y además, que las mujeres son las que llenan esta sala,

las que llenan los cines.

Las que leen. Las que leen,

las que van al teatro, a los museos...

Son las mujeres. El público mayoritario...

Es femenino. Es femenino.

Tú no ves grupos de hombres que quedan para tomarse un café

y luego ir a ver una obra de teatro.

Son las mujeres, y además de entre 40 y pico a 60 y pico.

El público que más llena los teatros y los cines

son mujeres, y quieren ver sus historias.

Es evidente, ¿no? Y necesario y maravilloso.

A mí me encanta formar parte de un momento histórico como este,

que espero que evolucione hacia todavía otra cosa más plena,

pero me parece que tenemos mucha suerte.

Últimamente pienso que mi profesión

es solo una parte más de mi vida, no es mi vida.

O sea, vertebra gran parte de mi cotidiano

y de mi manera de estar en el mundo,

pero no es lo más importante y no es lo único.

Me hacen feliz un montón de cosas, la verdad.

Me hacen feliz mis amigos, me hace feliz pasear,

me hace feliz tener tiempo, me hace feliz viajar,

me hace feliz el cine. Hay un montón de cosas que me gustan.

("Brighter star" de Will Cookson)

¿Nunca has hecho un casting? ¿O sí?

No. Fue muy gracioso, porque me llamaron de Barcelona,

de un programa, que por lo visto llaman a los actores

para que cuenten las anécdotas de sus castings.

Y entonces me llamó y me dijo:

"Es que queremos que cuentes alguna anécdota divertida

que te haya ocurrido en algún casting".

Y yo digo: "¿Casting?". Dice: "Sí".

Digo: "¿De cine quieres decir?". Dice: "Sí, sí".

Digo: "No he hecho nunca ningún casting".

Dice: "¿Ah, no?". Digo: "No, es soy muy mayor".

Y dice: "Ah, bueno, entonces no puedes salir en el programa".

Digo: "Pues adiós". (RÍE)

Esa suerte que tienes.

Esa suerte he tenido.

Yo llego a hacer pruebas para series

con actores que ya están trabajando en la televisión

y eso para mí ya es... Bueno, para mí, es un objetivo conseguido,

porque significa que me quieren ver y que algo funciona.

Que luego me cojan o no, bueno, es otra movida,

pero sí, hacer las pruebas ya es:

"Bueno, genial, estamos aquí".

Eso sí creo que tú te lo has ahorrado mucho.

Sí.

Y eso a mí me da mucha envidia, nosotros estamos a disposición...

Siempre los actores, digo. Opinan mucho sobre tu trabajo.

Pero aquí tienes que pasar tantas fases:

el director, el director de casting, el productor,

la plataforma, el que lleva la comunicación...

Hay mucha gente que tiene que ponerse de acuerdo

en que tú vales para estar ahí, ¿no?

No dudo en que tengan sus criterios, y voy a pensar que los respeto,

pero a veces no entiendo nada.

Yo creo que los castings, claro, tú en muy poco tiempo

tienes que dar algo que el director o la directora estén buscando, ¿no?

Y ese algo a veces depende de ti y a veces no.

Creo que los actores estamos tan determinados también

por nuestro físico, por nuestra voz,

por lo que proyectas consciente e inconscientemente,

que en una prueba de diez minutos tampoco puedes hacer magia, ¿sabes?

¿Qué opinas, Julieta, de las redes sociales?

Yo es que no... Yo uso lo básico. Básico.

¿Qué es lo básico?

Recibir mensajes, mandarlos...

Me llaman, me escriben.

"Wasap", que es muy cómodo y muy socorrido.

Pero ya más no. Yo no sé lo que es el Instagram.

Instagram.

Ahora te lo enseñamos. Ahora.

Son fotos, como que, si no...

Pero te haces propaganda también tú.

Sí. Te promocionas.

Te promocionas. Es una autopromoción.

Pero tampoco lo necesito, quiero decir, ni me hace falta.

¿Te imaginas que lo necesitaras? Sería todo rarísimo, Julieta. (RÍE)

Tú ahí en casa: "Bueno, tengo que colgar algo esta semana.

No estoy llegando a tiempo".

Para que te contraten. Es que ahora

también es verdad que, como las redes sociales marcan tanto,

a veces ciertos productos buscan

gente con unos perfiles con muchos seguidores.

Y más... A mí ya me obligaron a tener Instagram en un momento...

Bueno, "me obligaron"...

Me dijeron: "Oye, yo creo que lo necesitarías.

No puedes hacer como que esto no está, no pasa, por ti".

Dije: "Bueno, a lo mejor sí". No voy a ser radical

y estar tan al margen. ¿A ti te agobia eso?

A mí me agobia, sí.

Yo siento que estoy obligada a determinadas cosas.

Siento que, si no formo parte de este mundo...

mediático y de redes sociales, estoy fuera.

De alguna manera...

Que estoy fuera de la propia industria.

Entonces eso es lo que me agobia,

porque yo no me reconozco con Instagram.

Por eso digo que me siento obligada porque, si no,

me voy fuera de la industria.

(ACENTO CHINO) La vida de actriz no me parece que es muy real

porque ellas no pueden pasear por la calle

ni tampoco pueden salir con amigos.

Y creo que, aunque parezca

que su vida es muy brillante,

en realidad no pueden vivir como una persona normal.

Yo creo que hay en esta profesión mucha confusión

con respecto a lo que es ser actor, lo que es ser famoso,

lo que es ser una figura pública.

Esto está incrementado por las redes sociales actualmente, es así.

Hay un público determinado,

o incluso cadenas determinadas, que buscan famosos, no actores.

Realmente es una fantasía

creer que los actores vivimos en otro mundo

lleno de facilidades y de cosas estupendas,

y que lo tenemos muy fácil. No, la vida es muy difícil.

Es difícil empezar.

A veces me lo preguntan muchas actrices jóvenes.

Es difícil conectarte, que te den trabajo, darte a conocer...

Todo eso es un trabajo muy arduo.

(Clics de máquina fotográfica)

Creo que hay un gran desconocimiento del trabajo,

del oficio, del actor y de la actriz.

Y es normal, porque también hay algo

de misterio en esto que se juega

y que creo que también aporta. Está bien que sea así.

Pero, claro, la realidad del gran porcentaje

de la gente que se dedica a ser actor o actriz,

son realidades donde es difícil vivir de lo que haces,

donde pasan los años

y sigue siendo difícil tener una estabilidad,

donde en general tienes que buscarte otro trabajo

para poder subsistir.

Requiere de mucha voluntad y de mucho esfuerzo

seguir creyendo que puedes dedicarte a esto.

(Música tranquila de guitarra)

¿Lo peor de ser actriz?

Depender de los otros. Eso lo llevo fatal.

Que no te des a conocer, que no confíen en ti.

Lo peor de esta profesión es... el fracaso.

Es que es muy difícil definir el fracaso, me estoy dando cuenta.

No sé si sé definir "fracaso".

Vale, rectifico, no tengo ni idea de definir "fracaso".

Solo sé que tengo miedo al fracaso, muchísimo.

No puedo explicarlo.

¿Habéis tenido momentos de crisis, de pensar "no valgo para esto"?

Yo he tenido momentos de crisis de "no me van a llamar nunca más".

O de: "No me están llamando, ¿qué está pasando?".

"No me están llamando". "¿Qué hago con las cuentas?".

"Lo estoy haciendo mal". Sí.

Sí, he tenido crisis, en esa medida,

en algún modo, de tener miedo,

de que realmente no sirvo para esto

porque no he conseguido lo que yo quería

ni los demás han visto algo en mí

que les sugiera algo que yo quiero conseguir.

No sé, ahora ya me he hecho un lío.

No, te entiendo perfectamente.

Pero... sí tienes crisis internas en muchos momentos,

como en la vida, ¿no? Claro.

Como en la vida.

Nosotras estamos en desventaja

con el envejecimiento delante de la cámara.

Y sobre todo en una edad, entre los 40 y los 50 y pico,

donde ya dejas de ser la joven, donde ya...

la madre empieza a ser una mujer con una vida aparte de una madre,

pero que no era tan habitual.

Todas las amigas que yo tengo actrices,

que ya han superado ese momento, te lo cuentan como algo complicado.

El teatro, en eso, es mucho más democrático,

es una cosa importante a tener en cuenta.

(DUBITATIVA)

Últimamente, para mí, lo más duro de ser actriz

es que me pregunto...

cuánto tiempo voy a querer seguir siéndolo. (RÍE)

¿Sabes? Hay algo que digo:

"Sí, está todo bien, me gusta mucho". Pero...

últimamente pienso:

"Y si no, ¿qué hago?".

Pero, bueno, algo me inventaré.

Es que estoy supersensible con eso.

Digo: "Voy a montar una panadería".

(Trinos de pájaros)

Bueno, pues hace dos años, exactamente hace dos años,

pensé: "Bueno, he cumplido sesenta años de profesión.

Ya es hora de que te retires".

Pero luego pensé:

"¿Para qué? Si continúo teniendo ganas de trabajar,

si me siguen llamando". Entonces ya es lógico

que, de repente, te retires, que no te llamen,

que a lo mejor físicamente no puedas,

que te falle la memoria.

Lo que me impulsa a seguir son dos cosas:

una, el amor de los que me apoyan

y que me impulsan, incluso yo creo que a veces más que yo misma

y, por otra parte,

la pasión que siento por esto.

Es algo que me aferra a esta profesión

y que soy incapaz de dejarlo,

me hace feliz.

Y, desde ese mono, vas a jugar

a que se convierte en un pavo real.

Poco a poco.

(Graznidos acompañados con la cabeza)

(Graznidos)

Mira.

"Tú sabías lo que pasaba, siempre lo supiste.

No sabes hasta qué punto me estremece el deseo

de vivir esta escena:

la habitación, la cama, el armario, la pequeña cuna..."

(RECITA RÁPIDAMENTE Y MURMURANDO)

"Que no, esta la verdad. ¿Por qué no se puede hacer tal y como sucedió?

¿Qué fórmula? Es de mi angustia

de lo que hablamos, de las razones que me han hecho como soy.

No podéis cambiarlo. Él entró en la habitación, me estrujó los pechos

y metió su mano entre mis piernas.

Me penetró con más fuerza que nunca..."

¡Entró en la habitación, me estrujó los pechos

y metió su mano entre mis piernas!

Y su pasión... volvió a ser la mía.

Me penetró con más fuerza que nunca.

Todo, todo, todo, todo mi cuerpo temblaba por el dolor,

pero a cada embestida suya,

más... me apretaba contra él.

Que yo prefería morirme a que tú me abandonaras, mi amor.

Que prefería morirme a que me abandonaras.

Pues me acuerdo de un... consejo que me dio mi abuela.

Mi abuela era argentina, como toda mi familia,

y era una mujer muy divertida y muy particular.

Yo la quería mucho, quería estar con ella mucho.

Y me acuerdo que, cuando empecé a ser actriz y tal,

y yo le decía "¿qué te parece?", veía cosas y me decía:

"Me parece que está todo buenísimo,

(CON ACENTO ARGENTINO) pero tenés que revolear la pollera".

"Revolear la pollera", que es como "está todo bien,

pero levántate la falda",

como "despreocupa", "vive".

Y es algo que a día de hoy pienso mucho y me acompaña.

Es como un mantra: "Revolear la pollera".

Creo que el mejor consejo que me han dado

es que practicara la alegría.

Porque yo era una niña un poco triste, sí.

Era una niña muy triste de jovencita,

pero eso ya, te quiero decir, eso os lo cuento a vosotras.

Era una niña de la guerra, era una niña muy triste.

Entonces he aprendido, he tenido que luchar contra eso,

contra la tristeza, la melancolía, el miedo...

He ido como tratando de aprender de mí misma

y de los demás, que me ha ayudado cantidad de gente.

Bueno, curiosamente, el mejor consejo que me han dado

no me lo ha dado ninguna profesora.

También me han dado consejos y los guardo en el corazón.

Pero mi madre me dijo una vez, con 16 años o con 17,

que "el talento no es suficiente sin talante".

Y eso es como... lo que aplico día a día.

Puedo tener talento, puedo no tenerlo,

pero yo sé que soy muy trabajadora

y que, si quiero algo, lo voy a conseguir.

Bueno, no lo sé, porque soy actriz, pero, quiero decir,

voy a ir a por ello hasta el final, hasta el final.

Con trabajo. No sé si con talento o no, pero con trabajo sí.

Mira, mamá...

(HABLAN VARIOS A LA VEZ)

Y ahora vamos hacer otra cosa, vamos a seguir...

A mí, si me puedes dar un consejo, voy a estar superfeliz.

Ya sabes que el consejo es disciplina, trabajar, entrega,

disponibilidad, amar lo que haces.

Pasión, ¿no? La palabra "pasión" a mí me llega siempre.

Pasión con lo que haces.

Y cuando tienes que hacer algo que no te gusta, pues igual.

Claro.

Pasión.

Porque así comes.

Yo me acuerdo... Trabajé en mi segunda película

con un actor al que le iba muy bien en ese momento,

y yo le miraba fascinada y decía: "Joder, qué gusto, ¿no?

Él, en esta casa, no sé qué".

Y me decía: "Bárbara, no te engañes.

Yo soy feliz comiendo espaguetis con mayonesa

o comiendo caviar.

Yo he aprendido a vivir bien con las dos cosas.

Y tienes que aprender a estar bien

cuando las cosas van mejor y cuando las cosas van peor".

Y era verdad, porque después me lo encontré en otra cosa,

en otra historia, años después, y me dijo:

"Menos mal que sabía comer mantequilla y espaguetis,

porque vaya temporadita llevo, ¿no?".

¿A ti que te apetecería? O sea, si tú te visualizas,

el ideal de ti dentro de,

vamos a poner, quince años, veinte años, ¿cuál sería?

Pues estar de gira con una obra de teatro.

¿Eso es lo que más te apetece? Sí.

Ay, mira, qué bonito. Sí.

Muy curioso.

(Canción en tono místico)

Últimamente me apetece mucho hacer cosas que no he hecho.

Me apetece, por ejemplo, ser una heroína de acción.

Me apetece, ¿sabes?, como...

"Ya está, tranquila". Hacer cosas, saltar, explosiones...

Hay alguna imposible, que es que me llamaran

para hacer una obra de Chéjov,

y personajes de mi edad ya no tiene.

Cuando tenga 64 años yo espero seguir encima de un teatro

y espero estar de gira.

Con 64 años.

Y si puedo actuar en mi ciudad, en el teatro Bretón,

sería un sueño hecho realidad, la verdad.

Sería como si el mundo estuviera a mis pies, una locura.

("Brightest star" de Will Cookson)

Bárbara, ¿bailas?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Actrices

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mujeres en La 2 - Actrices

05 mar 2020

Exploraremos en profundidad qué significa dedicarse a la interpretación desterrando prejuicios y falsos mitos. Conoceremos el punto de vista de una actriz veterana (Julieta Serrano), otra actriz en el auge de su carrera (Bárbara Lennie) y una joven estudiante de arte dramático (Helena Ezquerro).

ver más sobre "Mujeres en La 2 - Actrices" ver menos sobre "Mujeres en La 2 - Actrices"
Programas completos (7)

Los últimos 8 programas de Mujeres en La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios