Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5700247
No recomendado para menores de 7 años Mercado Central - Capítulo 259 - ver ahora
Transcripción completa

¡Por última vez, de dónde has sacado eso?

-El logo de la discoteca Astral.

Es el único hilo que tengo para tirar y averiguar la verdad.

Te contraté sintiéndome responsable de tu despido.

Ahora te contrataría por ser un trabajador maravilloso.

-¿Con quién vamos a comer? Con Jesús, Valeria y con Elías.

Me pediste que te demostrara que apuesto por esta relación.

Pues yo ya he dado un paso.

-Entonces, ¿qué me dices? ¿Qué sientes tú por mí?

-Lo mismo que tú, David.

-Necesito que vayas a casa de mi madre

y me digas cuánto van a tardar en terminar la maldita reforma.

Es la única manera de quitármela de encima.

-Habrá más sobres como este, cada semana.

Siempre que Alberto siga pensando que las obras continúan.

(EN INGLÉS)

Voy a pasar por una coctelería a averiguar algo,

porque seguro que el dueño, Eusebio Roca, tenía algo con Ágata.

No deberías ir solo. Puede ser peligroso.

Voy a tomar una copa y ya.

-Quiero que investigues a Lorena de la Cruz.

(ASIENTE) Todo el listado de llamadas y contactos

con una tal Cristin.

Sí. Solo te puedo decir que habla con ella en inglés.

¿No salen las cuentas?

No va a ser nuestro mejor mes, no.

Tenemos muchos gastos y...

Con los últimos acontecimientos, la gente no pasa por aquí.

¿Tan mal está?

Compruébalo tú misma. Mira.

Lista de ingresos, lista de gastos fijos.

Madre mía.

Y falta el sueldo de Nicolás.

Voy a improvisar una nueva carta para abaratar costes.

Pues qué faena, porque yo necesitaba pedirte un adelanto.

¿Necesitas dinero otra vez?

Sí, sí. Pero vamos, nada, dos meses de... de mi sueldo.

Ya te lo comenté, es imposible, no tenemos liquidez.

Y tú, con la pasta en el fondo de inversiones.

Ya.

¿Y para qué lo necesitas?

Si me lo cuentas, igual buscamos una solución entre los dos. ¿No?

Pues... Jorge, porque...

porque vamos a ser padres. ¿Es que no lo ves?

Sí, sí lo veo.

Yo también tengo algo que ver. Ya.

¿Por qué tanta prisa?

Pues tendremos que actuar con madurez, ¿no?

Debemos prepararnos para cualquier cosa.

Imagínate que nace el niño y pasa cualquier cosa,

cualquier imprevisto, y no tenemos dinero.

Necesitamos una reserva de emergencia para lo que pueda pasar.

Es que vamos a ser padres ya. Oye, oye.

Lorena, al niño no le va a faltar de nada.

En unos meses podrás comprar lo que necesites.

Tranquila.

¿Por qué no vas haciendo una lista? ¿Vale?

Vale, vale.

Perdóname.

No sé por qué me he puesto así.

Nada, no pasa nada.

Simplemente dile a tus hormonas que te den un poquito de tregua.

Sí, ojalá me hicieran caso.

Bueno, voy a dar una vuelta fuera. A ver si me tranquilizo. ¿Vale?

Muy bien.

Oye, rubia.

Que te quiero.

Yo también te quiero.

(Sintonía de "Mercado Central")

# Y se apagó una luz en la ciudad

# y una sombra en sus viejos pasillos

# de colores,

# que no brillarán más.

# Ven y sígueme a aquel lugar,

# sabor a sal y azafrán.

# Aromas de un tiempo atrás.

# Y se encendió una luz en la ciudad,

# en la plaza donde regateamos,

# con un beso,

# volver a comenzar.

# Juntos tú y yo,

# jugando a recordar

# que somos cada olor, color, sabor al son

# de aquel Mercado Central. #

-Y tú decías que correr era sano, ¿no?

¡Jolín!

(EXHALA)

-Pará. ¿Adónde te pensás que vas? ¡Dale, a estirar!

-Sí, a estirar. A estirarme en el sofá.

(LUCAS) No puedo creerlo.

Solamente corrimos... 32 minutos, y al trote cochinero.

-Pues a mí me parecieron 32 horas.

-Mirá, si vos logras correr dos o tres veces por semana,

te aseguro que en un mes estás enganchadísima.

Mañana repetimos.

-Estás flipando, colega.

Yo mañana no me voy a poder ni mover.

-Bueno, mientras no le robes la silla a tu novio...

-¡Capullo! -¿Qué hacés?

Si no querés tener agujetas, levantá el culo y a estirar. Dale.

-Que no, que no. Estás flipando.

Tengo una buena noticia para ti. Mira, mira.

Del deporte también se sale. -Esto es lo que yo me esperaba,

que no durabas ni dos carreras.

Pero mirá, tengo preparado para vos un plan B.

-¿Un plan B?

-Sí. -Uy.

-¿Te interesa meterte en escenografía?

-Si no hay que correr... -Qué graciosa.

Vos escuchá, de verdad.

Mi exnovia está preparando

la escenografía de una obra de teatro alternativa

y, bueno, me dijo que necesitaba ayuda.

-¿Tu exnovia? -Sí, ¿qué pasa?

Además de exnovia, también es mi amiga. ¿Qué pasa?

Hace unos diseños geniales y seguro que se llevan genial.

-¿Y es por la tarde?

-No sé, tengo que llamarla.

Es eso o salir a correr, decidí. -Dile que allí estaré.

-Genial. Voy a ducharme,

que en media hora estoy repartiendo fruta.

-Y yo con los "cupcakes", ¿qué te has pensado?

¡Que no puedo con mi alma!

Creo que el sofá me ha absorbido.

-Sí, llámame cuando puedas.

Hoy el sol se pondrá sobre las 19:48.

Podemos quedar en el templo de Debod y verlo juntos.

Claro. Hasta luego.

-¿Qué pasa? ¿Qué tal con María? -Mejor que nunca.

-¿Sí? ¿Y eso?

-Sí. Me lancé y le dije todo lo que sentía por ella.

-¿Y cómo... cómo reaccionó?

-Genial. Me dijo que ella sentía lo mismo por mí.

¿Qué pasa? ¿No te alegras?

-No, no, no. Sí, claro que me alegro.

Es que estoy reventada de tanto correr.

O sea, qué sorpresa, ¿no? O sea, ahora sois pareja.

-Pues sí.

-Alberto, ven a verme cuando puedas.

Estaré en el bar o en la carnicería.

Es por lo de tu madre.

(RESOPLA) Esta mujer está fatal.

-¿Y esos billetes? ¿No habrás metido la mano en la caja?

-¿Cómo voy a meter yo la mano ahí?

-Esta mañana me pides para la lotería,

y ahora te veo hecho todo un potentado.

-Son las propinas del bar.

-¿En serio?

Voy a echar el currículum a Jorge, a ver si me contrata.

-Venga ya, mujer, no.

Es que vinieron unos clientes extranjeros

y en su tierra es costumbre dejar buenas propinas.

Alemanes, les sobra...

-Trae acá. -¿Qué haces?

Que lo voy a guardar yo.

Igual te gastas los 100 pavos en tonterías.

Yo he tenido mucho gasto con lo de Gloria.

A ver si vuelven los alemanes mañana.

-¿Qué? No creo yo que vuelvan.

-Me falta parte del pedido de Pura, que me lo dejé abajo.

Cinco minutos y vuelvo. -¿Cómo me van a dejar más propinas?

¡Que me echan del bar! -Qué exagerado.

-¿Qué? ¿Qué? Acabo de escuchar tu mensaje.

¿Cómo van las obras en casa de mi madre?

¿Qué pasa, no has podido ir?

-Sí. Sí, sí, he ido.

-¿Y?

-Que... que la cosa va para rato.

(ASIENTE) Sí. Es que ¿sabes qué pasa?

no veas cómo tienen los albañiles todo aquello,

todo empantanado, Alberto.

la fontanería, los suelos, el cableado... Un lío, un lío.

-¿Y no puedes hacer nada para agilizar el tema?

-No, no. Ahora no, porque esa gente sabe muy bien

en qué punto está la obra, y si yo meto mano ahí,

lo único que iba a hacer es molestar, o sea que...

Mucho me temo, Alberto,

que tu madre va a vivir una temporadilla larga

con Rosa y contigo.

-Esto no va a acabar bien, Nicolás, no va a acabar bien.

Ya lo verás, ya lo verás.

Te dejo.

-¡Madre mía!

Ahora sí que tengo yo un lío.

(CHASQUEA LA LENGUA)

-Bueno, y la paella de Valeria es espectacular.

Ya lo visto, porque ella no paraba de llenarte el plato

y tú no parabas de vaciarlo. Soy una persona educada.

Ya. Igual que Elías.

Por cierto, se nota que ha hecho un esfuerzo.

Sí, la verdad es que no las tenía todas conmigo,

pero ha estado muy cordial, sí.

Con todo lo de Ágata, es normal que esté cruzado.

O sea, que chapó para él.

Bueno, chapó para él y chapó para ti.

¿Para mí, por qué?

Por comerme el socarrat del arroz. No.

Chapó por haberme acompañado a la comida,

por entender estos días que Elías me necesitaba a su lado

y por no hacer sangre de esa situación.

Bueno, no me gusta juzgar a nadie sin conocerlo,

y ahora que lo conozco un poco más, pues aún menos.

¿Te has enterado de lo de esta mañana?

Para no enterarme.

No he querido sacar el tema en la comida.

No es justo.

Esas mujeres se equivocan al increpar a Elías de esa manera.

Te doy toda la razón.

Espero que no se vuelva a producir ninguna situación de estas.

Y yo te doy las gracias, Fernando.

Y que sepas... que eres un hombre extraordinario.

Tú sí que eres extraordinaria.

Aparte de otras virtudes que saltan a la vista.

¿Sí?

Me las vas a tener que susurrar al oído,

porque me estoy quedando sorda.

Será un placer. Pero... (SAMUEL) ¡Hola!

¡Hasta luego! ¡No, no! ¡No te vayas!

Yo tengo que marcharme.

No, si yo tampoco tengo ganas de ponerme currar.

Ya, pero es que yo tengo prisa. Que tengo el puesto que atender.

Yo solo acompañaba a Fernando. Muy bien.

Te veo luego.

Fernando, siento mucho interrumpir, no quería molestar.

-No, no molestas.

Y mejor que hayas venido. Necesito listado de las facturas

de la semana pasada. -En dos minutos está.

(Móvil)

-Perdona.

¿Sí?

Sí, sí, soy yo.

¿Cuándo?

¿Quieres que intente hablar con él?

Ya.

Vale, vale. Gracias por llamar.

-¿Malas noticias?

-Las peores.

Bueno, a ti te lo puedo contar.

Me han llamado de la asociación.

Mi asociación.

Mi padrino ha recaído.

-Santiago, muchas gracias por esa información.

¿Ves como no te ha costado tanto?

Bueno, ya te llamo y hablamos, ¿vale?

Sí. Chao.

Hola.

¿Me acompañas?

La verdad, es más de tinto, ¿sabes?

(RÍE)

Perdón.

¿Te apetece un descafeinado, una infusión...?

No te preocupes, estoy bien.

Pero tú no puedes decir lo mismo. ¿Me equivoco?

Ya empiezas a conocerme.

¿Qué te pasa? Si me lo cuentas, igual te puedo ayudar.

Ojalá pudieras.

Prueba a ver.

Eres un cielo.

Hoy es el cumpleaños de una buena amiga y...

no puedo estar con ella.

Vaya. ¿Porque discutisteis o alguna bronca?

Sí, la tuvimos, sí.

¿Qué pasó?

Pues en la universidad éramos íntimas.

Lo hacíamos todo juntas.

Hasta que ella empezó a salir con Pipe,

el típico macarrilla con perilla, moto... con "look" a lo Bunbury.

La historia es que él pasaba pastillas y...

eso los enganchó.

Ya.

Os enfrentaseis por eso, ¿no?

Sí.

¿Y no habéis vuelto a hablar desde entonces?

Murió.

-Seis años sin probar una gota, no lo entiendo.

Pensaba que tenía las cosas claras. -Todos las tenemos claras.

Hasta que se nos cruza el cable.

No imaginas las veces que me quedo embobado

mirando la publicidad del póquer. Es una mierda, pero es así.

Y yo estuve muy ciego, ¿sabes?

Al final me metía en timbas con gentuza.

Robé dinero del mercado para apostar.

-Y lo perdiste, ¿no? -Y se comieron el marrón mis padres.

Ellos tuvieron que reponerlo.

Lo peor es que estuve a punto de perder mi curro

y mi relación con Carla.

-Ojalá uno viera las cosas tan claras un segundo antes de cargarla.

-Así es.

Es que da igual lo bien que te vaya en la vida.

Que tengas pareja o un buen curro da igual.

Los adictos lo somos para siempre.

Por eso siento lo de tu padrino y te entiendo perfectamente.

-Es el único padrino que he tenido. No sé qué voy a hacer.

-Lo importante es que tengas claro lo que no tienes que hacer.

¿Nadie de la asociación puede echarte un cable?

-Sí, sí, sí, conozco a gente.

Pero nadie con la suficiente confianza. No.

-Es importante que estés el menor tiempo posible solo.

Mira, igual... tienes que pedirle horas extras a Adela.

-Sí. Claro.

Con el marrón que tiene con lo de Elías...

YO saldré adelante, no te preocupes.

Tú, por si acaso, no te vayas lejos.

Venga, y ahora, a trabajar.

-Igual no es ninguna tontería.

-Claro que no lo es.

Trabajar va bien para ocupar la mente.

-No. Digo que si tú quieres... yo puedo ser tu padrino.

-¿Tú?

-Da igual. Déjalo. Es una tontería. -No, espera, espera.

Tú sabes que un padrino debe estar disponible las 24 horas del día.

-Lo sé. Pero si llamas a las 04:00 y no te lo cojo, tú insiste.

Tengo un sueño muy profundo y no me entero.

-Bueno es saberlo.

Oye, ¿de verdad que tú estarías dispuesto a echarme una mano?

-De verdad. Lo que necesites.

-Me acuerdo de ella cada día, ¿sabes?

Pero el día de su cumpleaños especialmente.

A mí también me cambió la vida. Claro, es normal. Era tu amiga.

Ya, pero nunca podré perdonarme lo que pasó.

Bueno, Gloria, ella eligió su camino.

No eres responsable de eso.

No, eso... eso no fue exactamente así.

Verás, la noche que la vi por última vez,

vino a mi casa.

Era tarde, mis padres dormían.

Estaba muy nerviosa y me dijo que quería dinero.

Me dijo que era para comprar comida,

pero yo sabía que todo lo que tenía se lo gastaba en drogas.

Así que... le dije que no.

Se puso... hecha una fiera.

Pensé que era lo mejor para ella y le cerré la puerta en las narices.

Unos días más tarde la encontraron muerta.

Por sobredosis.

Bueno, tú...

hiciste lo que tenías que hacer.

Ya, pero siempre tendré la duda

de qué hubiera pasado si le hubiera dejado ese dinero.

A lo mejor estaría aquí conmigo, celebrando su cumpleaños.

Lorena, muchas gracias. Por suerte hoy me siento menos sola.

-Buenas tardes.

-Hola. Hola.

-¿Qué pasa? ¿No habíamos quedado que venías a verme?

Llevo un rato esperándote en casa.

Nos vemos en media hora en el bar, ¿vale?

No puedo.

Valeria me ha pedido que ayude a Carmen con un presupuesto.

Si quieres nos vemos por la noche. Esta noche...

-Voy un momento a ver el menú de la cena con Damián.

¿De acuerdo? Ahora te veo. Vale. Aquí te espero.

-A ver, hija... ¿Qué pasa?

Cuéntame mientras acabo el puro.

Te noté un poco preocupada por teléfono.

Perdona.

Necesito que me dejes más dinero.

¿Otra vez? Pero si hace nada que te di.

Ya, 5000 euros.

Si tuviera otra opción, no te lo pediría, papá.

Y necesito saber si puedo contar contigo o no.

(SOFÍA) Perdona.

¿Dónde guardáis el champán en esta casa?

-Es que no tenemos champán.

Pero creo que en el frigorífico hay una botella de sidra.

-Perdona, querida, no celebraré esta noticia

con nada que esté embotellado al sur de Dijon.

-¿Se puede saber qué noticia es?

-Me acaba de llamar el mismísimo Alfonso Pascual

para ofrecerme un papel.

-¿Vas a volver a actuar?

-Sí. Y defendiendo un texto de Javier, el padre de Alberto.

"La recién llegada". -Eso es genial, ¿no?

¡Enhorabuena! -Me pongo a estudiar hoy mismo.

-Oye, ¿y esa obra la has hecho ya?

-Sí, hija, ya he hecho de todo.

Javier escribió esa obra para mí hace muchos... bueno, algunos años.

He sido Clarisa, la joven protagonista,

en más de 2000 representaciones. -¿Y ahora repites otra vez?

-Alfonso lo ha estado dudando hasta el último momento,

pero ha considerado que el personaje de Claudia, la madre de Clarisa,

es más complejo, además, lleva el motor de la trama.

-Bueno, y lo ha puesto en las mejores manos, eso seguro.

-Nunca se lo dije a mi marido,

pero el personaje de Claudia es el más interesante, con diferencia.

-Pero si necesitas otros 5000, quiero saber para qué es.

De verdad, ¿tanto importa?

Me importas tú.

No es normal necesitar tanto dinero en tan poco tiempo.

Si tienes problemas, quiero saberlo para ayudarte.

Yo te lo agradezco, papá,

pero de verdad, yo no tengo ningún problema.

Es un tema personal.

"Es un tema personal", como la otra vez, ¿no?

Yo no puedo darte 5000 euros todas las semanas

hasta el fin de los días.

Papá, no va a ser así. Te lo prometo.

Confía en mí. No, Lorena, confía tú en mí.

Dime para qué lo quieres y te prometo que no te juzgaré.

Papá, por favor.

No me hagas esto, no me dejes colgada ahora.

No, no, no es mi intención.

Compréndelo, necesito saberlo. Es lo mínimo.

Es verdad, es tu dinero. Muy bien.

Si no me lo quieres, no me lo dejes.

Recuerda qué pasó la última vez que no confiaste en uno de tus hijos.

-¿Todo bien? Sí. Sí, sí, estoy bien.

Estoy bien.

-Ya está aquí. Coméntaselo.

Seguro que se alegra. (ALBERTO) Hola.

-Hola. -¿Qué tal?

(ROSA) Hola. -¿Todo bien?

(AMBAS ASIENTEN)

Hijo, tienes ante ti a la nueva Claudia,

de "La recién Llegada".

-¿Otra vez montan la función de papá?

-El mismísimo Alfonso Pascual.

-Enhorabuena, Sofía, enhorabuena.

¡Bravo, bravo, bravo!

-Me va a dar pena dejarte ahora que estamos tan bien juntos.

-Pero ¿no se monta aquí, en Madrid?

-Todo a su tiempo, querida.

Los ensayos serán aquí, pero el estreno es en Bilbao.

Y si todo va bien, gira por España y Latinoamérica.

-Irá todo muy bien.

Cruzaremos los dedos para que vaya todo muy bien.

Rosa, por favor. Muy bien, muy bien.

-Qué majos sois los dos, por favor.

Bueno, me voy a por el champán,

que esto hay que celebrarlo como se merece.

-Hasta ahora.

No me lo puedo creer, por favor.

Es que... Es que la han llamado justo ahora.

En el mejor momento, ¿no?

-Llámalo suerte, llámalo contactos.

-¿Tú has tenido algo que ver?

-Algo no, he tenido todo que ver.

Yo no conozco a mucha gente del teatro,

pero Alfonso Pascual era amigo íntimo de mi padre.

Cuando me he enterado de que montaba "La recién llegada",

lo he llamado para llorarle.

-Bueno, Alberto, esto ha sido una jugada maestra, ¿no?

-Ante situaciones desesperadas, medidas desesperadas.

(VALERIA) Mira, toma.

¿Y esa cara?

-¿Qué cara?

El presupuesto de carne para abastecer el puesto de pokes,

o como se llame. (VALERIA ASIENTE)

creo que se ha pasado un poco, ¿no? -A mí también me lo parece.

Yo pondría la mitad de carne, para empezar.

Se ha venido arriba para ser el primer pedido.

-A ver si te hace caso, que de esto sabes un rato.

-Bueno, eso, eso. No creo que me haga mucho caso.

-De verdad, los hijos... ¿Cuándo nos dejarán tranquilos?

-¿A mí me lo cuentas? Si no es el uno, es la otra.

-¿La otra? ¿Qué otra?

-Lorena. No te lo he dicho.

Es que hace 2 días me pidió 5000 euros.

-¿Qué? -Y ahora me ha pedido otros 5000.

-Pero bueno, ¿para qué los quiere?

-No sé. Le he preguntado varias veces, pero no hay manera.

Que no me preocupe, que es personal.

-Son 10 000 euros, Jesús. Si eso no te parece preocupante...

A ver si en vez de ayudarla, la vas a meter en un lío más gordo.

Mira mi nieto y las dichosas apuestas.

-No me calientes la cabeza.

-A ver, que tu hija te va a sacar 10 000 euros.

Me parece bien que sea un tema personal,

pero deja de serlo

en el momento que ese tema se paga con tu dinero.

-Luego nos vemos.

Adela.

¿Qué tal te ha ido?

¿Has podido averiguar algo? Sí.

Pero he salido de la coctelería más confuso de lo que entré.

Pero ¿has conseguido entrevistarte con ese...?

¿Cómo se llamaba el empresario? Roca.

Eusebio Roca. No.

No estaba allí ni nadie sabía cómo dar con él.

Pero le he enseñado a la camarera una foto y me he quedado a cuadros.

¿Porque la conocía? Sí. El que no la conocía soy yo.

¿Qué quieres decir? Explícate mejor.

Que para la chica, la de la foto se llama Amanda.

¿Amanda?

Una amiga del jefe que vive en Marbella

y que, cuando pasa por Madrid, va al bar.

Pues lo siento.

Es...

Tenía una doble vida.

Y las dos vidas llenas de mentiras y de secretos.

Porque ¿tú crees que ella se acostaba con Eusebio?

No lo sé.

A mí lo de hacerle creer que vivía en Marbella me tiene descolocado.

Seguramente tenía tratos con él, negocios...

No sé, con esta mujer todo es posible.

Escúchame una cosa. Si tenía tratos, si eran socios,

podría explicar el dinero que había en el trastero.

Pues sí. Es verdad, puede ser.

Eso tampoco me deja muy tranquilo.

¿Por qué, hay algo más?

Me he puesto a investigar en Internet al Eusebio Roca este.

Es un pájaro de cuidado.

Fue detenido en una operación de narcotráfico.

Más droga no, por favor. Ya.

Escúchame una cosa, ¿tú alguna vez pensaste que Ágata

tuviera algún asunto turbio de este tipo o...?

Hombre, claro.

Lo primero que pensé, sabiendo esto,

era que la mataron por un ajuste de cuentas, evidentemente.

Pero no. Hay muchas cosas, demasiadas cosas, que no cuadran.

¿Como por ejemplo? Como por ejemplo que...

la chica de la coctelería, para ella Amanda no está muerta.

Nadie allí sabe que está muerta.

Para ellos, está en Marbella.

Para todos. Bueno, menos para el que la mató.

Ágata es una caja de sorpresas, no te aburres.

Sí, hija, sí.

Tenía muchos secretos.

Si no quiero pasar la vida en la cárcel,

tendré que empezar a descubrirlos.

Y ahora debo quedar con Eusebio Roca como sea.

Pero ¿cómo?

Pues tendrás que lanzarle un cebo.

Algo que le interese para su negocio

y entrevistarte con él.

¿Y qué hago, Adela?

¿Le ofrezco toneladas de kiwis para zumos en sus discotecas?

Hombre, no. Fruta no.

¿Qué tal flores?

¿Por qué no ofreces mis servicios para sus eventos, sus fiestas...?

Adela, de verdad, yo te lo agradezco,

pero no te ofendas.

Un tipo que mueve millones

no querrá tener de proveedor una floristería de mercado.

Sí, puede que tengas razón, sí. Lo decía por aportar algo.

Ya, ya, hombre.

¿Y comida?

¿Qué tal si le ofreces comida para sus cáterin?

¿Y qué hago, me meto yo ahora a cocinero?

Hombre, tampoco te ofendas,

pero siempre has sido más de cubiteras.

No creo que haga falta teniendo a un chef famoso,

como es Jorge Santos.

(CARLA) María. Hola. -Hola. ¿Qué tal?

-¿Qué tal? -Muy bien. Vengo a buscar a David.

-Me ha contado que es oficial, que sois pareja.

-Pues sí.

-Me he quedado supersorprendida porque lo último que hablamos,

me dijiste que solo era un amigo para ti.

-Ya, pero al final la cosa se ha dado así.

-"Se ha dado así". ¿Qué quiere decir eso?

No juegues con él, es muy sensible.

-No juego con él.

-¿Y qué es este rollo?

-Mira, nunca he tenido suerte con mis parejas, ¿sabes?

Supongo que siempre me he fijado en la gente que no me convenía.

-¿Y David te conviene?

-¿Por quién me tomas?

-Por lo que eres. Una chica que no está enamorada de su novio

y no tiene ovarios de decírselo.

-No es fácil estar con una persona trans, ¿sabes?

Y después de lo que ocurrió, me acepta y me quiere como soy.

-¿Y eso es suficiente para ti?

-Es más de lo que he tenido nunca.

Él estará a mi lado siempre.

Me lo demostró enfrentándose a esos dos

y cuando estamos juntos. -No estás enamorada.

Y una relación no se puede basar en la gratitud.

-Quizá no lo quiera de la misma forma que me quiere a mí,

pero lo que siento es suficiente para darnos la oportunidad.

-¿Sabes qué pasa? Que esto suena

a que te estás conformando porque te trata bien.

-Es una forma muy simple de verlo. -Es lo que hay, así lo veo.

Si no lo quieres y no sientes nada,

díselo antes de hacerse ilusiones y meterse el gran batacazo.

-¿Siempre eres tan negativa? -No soy negativa.

Soy honesta.

Si es difícil una relación de personas que se quieren,

imagina así.

Así que por favor te pido que hables con él.

-Muchas gracias por el consejo.

Pero a partir de ahora, mejor que no te metas donde no te llaman.

Será mejor que quede en otro sitio con David.

"Elías, no".

No, no cuentes conmigo.

Jorge, yo necesito hablar con ese tío como sea, cuanto antes.

Me va la vida en ello.

¿En qué te va la vida?

¿Qué está pasando aquí?

Hermana, te voy a pedir discreción con todo esto.

Pero he descubierto que... Ágata tenía una doble vida.

Ya. Tenía un amante, ¿no? No. Bueno, no sé, seguramente sí.

Pero lo que he descubierto es que Ágata

para algunas personas se llamaba Amanda,

y les hizo creer que vivía en Marbella.

Pero venga ya... Qué sí, que sí. Una locura.

Y tenía tratos con un magnate del ocio nocturno.

Un tal... Eusebio Roca se llama.

Por eso, le estaba pidiendo a Jorge que llame al tal Eusebio,

que le ofrezca un servicio de cáterin,

y así puedo conocerlo, tratar con él...

En fin, intentar sacarle información.

Le digo que llame a la Policía

y que deje de jugar a los detectives.

Que no, Jorge. Otra vez, que no.

Desde que encontraron tu trofeo enterrado en Sepúlveda,

Millán cree que soy el asesino.

A mí no me hará ni caso. Claro.

Tiene razón, lo vería como una cortina de humo.

Ya, claro.

Es más sensato enfrentarse al que puede ser el asesino de Ágata.

O no.

Lo único que sabemos es que, para ese tío,

Ágata se llamaba Amanda.

Me pasé por el bar de copas, el que regenta Eusebio.

La camarera conocía a Amanda, pero no sabía que había muerto.

Te reconocerá. Al verte sabrá que eres el marido.

¿Por qué me reconocerá?

¿Qué nombre se publicó en el periódico?

Amanda, no Ágata. Amanda.

¿Ha salido publicado alguna foto? No, ninguna. De momento.

Es un plan de locos. Pues sí.

Seguramente es un plan de locos, pero es el único que tengo.

Conocerlo, ganarme su confianza,

intentar sacarle información. Por favor, piénsalo.

Si ese tío mató a Ágata,

seguramente fue él quien enterró el trofeo en tu casa.

Te reconocerá al verte.

Habla con la Policía.

Cuéntaselo a Millán, te puede ayudar.

No me va a ayudar, cuñado.

No me va a ayudar.

Pero bueno, gracias por escucharme.

Mi hermano solo está intentando demostrar que es inocente.

Démosle una oportunidad.

Una oportunidad, ¿para qué, Lorena? ¿Para que acabe muerto?

¿Tirado en una cuneta, como Javier?

Aquí hemos pagado caro hacernos los héroes.

Muy bien. Vale, pues ¿qué propones?

Propón algo.

O no, dejamos que se pudra en la cárcel.

Ya sé lo que está pasando aquí.

Es que tú no crees que Elías sea inocente, ¿no?

¿Perdona?

Admítelo, no confías en él.

Mira, confío en Elías y no tengo ninguna duda.

Fui yo quien lo defendió ante todos.

Pero sería razonable tenerlas. Tu padre las tiene.

Mira, otro, qué tal baila.

Pues ¿sabes qué? Tanto él como tú estáis fallándome.

Y lo que es peor, estáis fallando a Elías.

Le estáis negando ayuda justo cuando más os necesita.

(Llaman a la puerta)

-Adelante.

(CARMEN) Mira, que... a ver, queríamos hablar contigo.

-¿Por? ¿Qué pasa?

-Venimos de la reunión de la comisión de mejoras.

Aquí tienes el acta.

-¿Asamblea extraordinaria

para tratar la imagen del mercado en los medios?

-Hablábamos de mejoras

y salió el tema del roto que nos ha hecho...

bueno, en los medios, el tema de Elías y Ágata.

-Y por eso organizáis una asamblea exprés

sin contar con los comerciantes.

-Como dice Carmen, el tema ha surgido de una manera espontánea.

Por eso era más lío convocar a todo el mundo.

-Podíais haberme avisado, soy el gerente.

-Todos allí estábamos de acuerdo en algo.

Estamos hartos de que cuando sale en los medios en el mercado

es para hablar de robos o asesinatos o tráfico de drogas.

Y la verdad es que no...

No sabemos de qué lado estás tú.

-¿Cómo que de qué lado estoy?

-A ver, tú sales con Adela

y Adela está a muerte de parte de Elías.

Así que, blanco y en botella. -¿Qué dices?

-Lo que quiere decir Carmen es que no te hemos avisado

para evitarte una situación incómoda delante de los comerciantes.

-Ya.

¿Qué es esto del cordón sanitario?

-Pues que por el bien del mercado, hemos decidido exigirle a Elías

que durante una temporada no aparezca.

Los beneficios de los negocios han bajado.

El Ainara, la carnicería, el bar...

Mucha gente no quiere pisar el mercado tras lo ha sucedido.

(CARMEN) Esto lo hacemos por el bien de todos.

La gente está fatal tras lo de Ágata,

que en paz descanse, pero las ventas caen en picado.

(GLORIA) Y los comerciantes piensan que los clientes no vienen

porque les da reparo ver a Elías revoloteando por aquí.

-Si la Policía lo ha dejado libre, será por algo.

No es momento de echarlo a los leones,

sino de demostrarle que es de los nuestros, de apoyarlo.

¿Cómo era eso con que se os llenaba la boca?

"Los del Central somos una gran familia".

(CARMEN) Somos una familia.

Pero es que Elías es el cuñado tocapelotas.

Nosotros lo apoyamos, si se queda en casa quieto.

-¿No podéis esperar un poco? En unos días se habrá calmado todo.

-También lo estamos haciendo por él.

No creo que quiera volver a vivir lo de esta mañana.

Un montón de mujeres gritándole: "¡Asesino!". Es que no...

-No estoy de acuerdo con esta medida.

Me parece totalmente fuera de lugar. -Me parece fenomenal.

Pero la mitad de los comerciantes más uno no piensan como tú.

Así que, por favor, comunícaselo a Elías cuanto antes.

-¿He de comunicárselo yo?

-Es una de las labores del gerente, ¿no?

Comunicar a las partes contrarias las decisiones de la junta.

(CARMEN) Sabemos que no es plato de gusto,

pero va con el sueldo.

Y mejor hoy que mañana.

-Gracias, Fernando.

-Qué pronto llegas.

-Vengo de ver a María.

-¿Y qué? ¿Qué tal?

-La verdad es que me he quedado muy sorprendido.

-¿Por qué?

-Tiene entradas para el Centro de Comunicaciones del Espacio Profundo.

Llevo queriendo ir allí desde pequeño.

Tienen el equipo de telecomunicación más sensible del mundo.

-Qué bien, ¿no? (DAVID ASIENTE)

No creo en las almas porque no tienen base científica,

pero de existir, seríamos almas gemelas.

Es como si me leyera la mente. -Ya.

Siéntate un momento.

-¿Por qué? Mi madre dice eso cuando va a decir algo que no me gustará.

-Pues empezamos bien.

-¿Qué empezamos bien?

-A ver...

No andaré con rodeos.

Creo que te vuelcas mucho en la relación con María.

-¿Y qué tiene eso de malo?

-No es que tenga nada de malo darlo todo desde el inicio,

pero a veces, y sobre todo en la primera relación...

-No es mi primera relación, estuve con Andrea.

-Bueno, las primeras relaciones.

Pues solemos vivirlo de manera superintensa.

Tanto que creemos que la relación es definitiva.

-Quiero a María. ¿Por qué no pensar que será para siempre?

-Porque no es lo mismo lo que uno siente al inicio,

que después, cuando conoces a la otra persona

y te das cuenta de que la magia que había,

o pensabas que había, igual no es magia.

-Me estás diciendo todo esto porque María es trans. ¿Verdad?

Creía que eras una persona con la mente abierta,

pero veo que tienes prejuicios. -No, no, no, espera.

No tiene que ver con eso.

Eres mi colega y no quiero que te hagan daño.

-Ya. Y si me aprecias tanto,

¿por qué intentas alejarme de quien quiero?

-Porque la persona que quieres no te quiere como tú a ella.

-Ya. ¿Y tú cómo sabes eso?

-Me lo ha dicho ella.

-Además de prejuiciosa, eres mentirosa.

-David, espera. ¿Adónde vas?

David, por favor.

Hola.

Leí tu mensaje. ¿Qué es eso tan importante

de lo que debemos hablar? -De ti.

Lorena de la Cruz, ¿no?

Sí.

Perfecto. No me gusta firmar cheques al portador.

¿De qué va todo esto?

Pues va de amistad

y de borrar de tu cara esa expresión de angustia que llevas puesta.

Me oíste discutir con mi padre, ¿no?

(ASIENTE) ¿Cuánto necesitas?

No. No, no. Gloria, ni de coña.

Pero ¿por qué no?

Somos amigas, ¿no? Y las amigas se ayudan mutuamente.

Precisamente por eso no quiero meter al dinero en esto.

Mira, si es lo que te preocupa, no te voy a preguntar nada

ni te pediré ninguna explicación. Solo que me digas

si el dinero lo emplearás en algo que valga la pena.

Ahí te pido máxima sinceridad.

Sí, merece la pena.

Pues no hay más preguntas, señoría.

Solo falta que pongas la cantidad. Tú misma.

Vamos.

Es bastante.

(ASIENTE)

¿Te parece bien?

Tranquila, te tengo fichadísima.

Te juro que te voy a devolver cada euro ya, en cuanto pueda.

Lo sé.

Gloria, no lo voy a olvidar nunca.

No es para tanto.

Venga, y ahora ve a solucionar lo que tengas que solucionar.

¿Te pasa algo?

Sí, pasa algo.

No puedo aceptar este dinero si no te cuento algo.

Es algo que... no sabe nadie, ni siquiera Jorge.

Ya no puedo más.

(ALBERTO) Bueno, a ver, ¿cómo hacemos?

¿Colocas tú lo de la cocina y yo me encargo de las cosas del baño?

-Perfecto. Me llevo entonces esto. -Vale.

-Gracias por ayudar con las bolsas. -Hombre, faltaría más. No...

¿Nos estás esperando para brindar?

-Os esperaba para que me digáis dónde hay un cuchillo que corte,

para hacerme el harakiri.

-Pero bueno, ¿qué ha pasado?

-No haré esa maldita obra. Ni esa ni ninguna otra.

-¿Por qué? ¿A qué viene esto?

-Me llamó una tal Mar, de producción,

para citarme para una prueba.

-¿Y? Bueno, perdóname, pero creía que eso era lo normal.

-Puede que sea lo normal, si no eres Sofía Olmos.

Una prueba, a mí.

-Sofía, a ver, pensemos.

A lo mejor... A lo mejor esta tal Mar no te conoce

y ha pensado que el protocolo que deben seguir otros actores,

ha de seguirlo contigo.

-La Olmos no ha hecho una prueba en su vida ni la piensa hacer.

Ni aunque me llame el mismísimo Almodóvar.

-¿Adónde vas?

-A llorar a mi habitación.

Si a ese cuarto se le puede llamar eso.

-¿Cuándo se va a ir esta mujer de casa?

Y cuando llegué a Berlín, había roto con mi novio.

Estaba hecha polvo y... no tenía un duro.

Así que empecé a buscarme la vida por ahí.

Comencé a trapichear con drogas para uno que conocí en una fiesta.

Pasaba coca, pasaba pastillas...

Y con eso pagaba la comida y una habitación

en un piso compartido con unos amigos,

Cristin y su hermano Markus.

-A veces la vida nos pone entre la espada y la pared.

Es que estaba tan perdida...

Gloria, es que me metía de todo.

El caso es que una noche salimos Markus, Cristin y yo de fiesta.

Markus quería meterse,

les vendí unas pastillas, nos metimos los tres y...

Y la pastilla que le pasé a Markus...

estaba cortada, estaba adulterada.

¿Y murió?

Parálisis cerebral.

Qué duro.

Inmediatamente después de eso, pues yo dejé esa vida.

Y... Y, bueno, después de un montón de cosas que pasaron,

yo... volví a España.

Hace mucho que no sabía de ellos.

Hace unos días me volvió a llamar Cristin.

Me pidió pasta, le dejé pasta, pero hoy me ha vuelto a llamar y...

me pidió 5000 euros más.

Para un tratamiento, imagino.

No, no, no. Yo creo que...

se ha vuelto a enganchar, porque la he notado muy rara.

Estaba desquiciada, muy nerviosa.

Y al preguntarle para qué quería más pasta,

se ha puesto como una hidra. no sabes cómo se ha puesto.

Así que ya sé para qué necesita más pasta.

Total, que cuando le he dicho que no podía seguir dándole más dinero,

me ha amenazado.

Por favor, no le digas a nadie lo que te voy a decir.

Tranquila, soy una tumba.

Me ha dicho que si no le doy otros 5000,

me denunciará por traficar con drogas

y por pasarla adulterada.

Y es que el delito, Gloria, no ha prescrito.

Y yo no puedo ir a la cárcel porque... voy a ser madre, Gloria.

No, tranquila, no vas a ir a la cárcel.

Mándale a tu amiga ese dinero.

¿Y si se lo doy y pide más? Está enganchada.

Y lo peor, quién cuidará de Markus.

Tú lo has dicho esta mañana, cada uno elige su camino.

Tú lo mejoraste.

Otros, como mi amiga Sole, no pudieron.

Pero si no le das ese dinero a Cristin,

no le vas a dar la oportunidad de cambiar.

Y eso, créeme, no te lo vas a poder perdonar nunca.

Así que vas a coger este dinero

y se lo vas a mandar ya.

¿De acuerdo? Vale.

Joder, no sé qué haría sin ti.

Venga, no me lo agradezcas. Corre.

¿Santi?

Hola. Sí, acabo de hablar con Lorena

y... todo lo que has descubierto sobre su amiga Cristin es cierto,

así que muchas gracias.

¿Cómo hacemos, te ingreso en cuenta o te pasas a cobrar por aquí?

¿Qué es eso tan importante que no puedes contar por teléfono?

Voy a ayudarte, cuñado.

¿En serio?

Sí, en serio. Pero lo haremos a mi manera.

Yo veré a Eusebio.

No, no, no. Elías, déjame hablar.

Me sigue pareciendo un plan de locos,

pero no permitiré que uno que puede ser un asesino te reconozca

y acabemos los dos en una cajita de madera.

Vale. Sabes que de todas formas, sigue siendo muy peligroso, ¿no?

¿Tú qué crees?

Pues gracias.

Dáselas a tu hermanita.

Oye, mi hermanita y tú estáis a punto de tener una criatura.

Estamos a tiempo de volver al plan inicial.

No, ya no.

Ya he contactado con Eusebio.

Me he citado con él mañana.

-¿Sabes qué te digo? -¿Qué?

-Que tienes razón.

-Claro.

-Voy a llamarlos ya y que se preparen.

-Te preguntaré algo y sé sincero conmigo.

¿Es verdad que estás abaratando costes para pagar mi sueldo?

-Me veo en la obligación de decirte que, debido a tu estado personal,

es conveniente que no vengas al mercado.

-¿Dónde vas tan pronto? -Al teatro.

-¿Por la mañana? Pasadlo bien.

-Haberme pedido el dinero a mí.

Hay confianza.

Y Lorena no tendría que haberlo pedido.

¿Lorena?

¿Cómo te sacamos del calabozo?

Lucas tenía un "smartwatch" como el mío

y demostró que estaba en casa.

Nicolás, no es necesario. En serio.

(SOFÍA) Ella lleva un depósito de vermut ahí dentro.

-Venga ya. Por Dios, no exageres.

-Anda. -Hemos tomado dos o tres.

-Tres o cuatro. -Cuatro o cinco.

Nunca es tarde para abrirse a negocios, ¿no?

-¿Tienes previsión de costes en la carpeta?

Sí, claro.

¿Y estos quiénes son?

(GLORIA) "Tranquila, me encargaré"

de que Jorge sepa tus secretos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 259

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mercado Central - Capítulo 259

30 oct 2020

Elías involucra a Jorge en su plan para poder contactar con Eusebio Roca y tratar de desentrañar el misterio de la muerte de Ágata.
Lorena necesita enviar dinero a Alemania y es Gloria la que se lo proporciona. Lorena le cuenta lo que ocurrió allí y se afianza la amistad de ambas. El plan de Gloria de desestabilizar a la pareja progresa.
Gloria obliga a Fernando a que le diga a Elías que es persona non grata en el mercado.
Alberto consigue que su madre tenga que dejar la casa de Rosa, pero al final el plan se chafa.
Carla le cuenta a David que María no siente por él lo mismo que él por ella.
Carmen se disculpa ante Jorge.

ver más sobre "Mercado Central - Capítulo 259" ver menos sobre "Mercado Central - Capítulo 259"
Programas completos (289)
Clips

Los últimos 459 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. RM

    Mercado central no se puede ver desde el capitulo 258. Se queda pillado a los 2 segundos dos de empezar.

    03 nov 2020