Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5615772
No recomendado para menores de 7 años Mercado central - Capítulo 188 (Parte 2) - ver ahora
Transcripción completa

-Jona tiene un trabajo en Málaga y me ha pedido que me vaya con él.

Mamá, no quiero dejarte sola.

Ni que te sientas abandonada, pero me merezco esta oportunidad.

-A su madre le ha dejado el piso y los ahorros que tenía,

porque es su heredera legal,

y a mí me ha dejado esto.

Son sus vinilos favoritos.

¿Te ha dicho Gonzalo qué le pasa? ¿El qué?

Tiene leucemia y estamos a la espera de un donante

para un trasplante de médula.

-Andrea tiene talento para la música, y eso es así.

En Liverpool él no estaba feliz.

Tenemos que aceptarlo y apoyarlo.

-Voy a volver con tu madre.

Me duele que no lo aceptes, pero no voy a hacer lo mismo que tú.

-¿Podrías hacerme un favor?

Dime. ¿Podrías preguntarle a Celia

si sabe más de la empresa de Felipe?

No quiero se maleducada, pero creo que te estás entrometiendo,

y no te lo voy a permitir. ¿Yo?

Yo te estoy ayudando.

Te lo agradezco, pero no me hace falta.

-Voy a ser gerente.

He hecho suplencias, sustituciones,

y no lo había hecho mal.

Pero no había estado a tope.

Aquí quiero estar al 100% con eso.

-¿Qué quiere decir "estar al 100% con eso"?

-Voy a hacer un curso de gestión.

¿No has pensado en venderlos?

-Eso le he dicho. Son mejores que los de muchas pastelerías.

Tendrías que abrir un puesto.

Igual es demasiado para empezar.

Podrías vender a restaurantes. Para un negocio se necesita dinero.

Para eso le hemos sacado pasta a la pija.

-Han matado a Ramírez.

-¿Cómo? -Fue un preso, en la cárcel.

-No tengo que irme. -Ya no corres peligro.

-No, puedo seguir con mi vida.

-Basta. No me vas a manipular nunca más.

Todo en ti es mentira.

Te odio.

-Lo de Marruecos...

Velasco sigue pensando que yo soy su colaborador.

Si no tiene aliados ni a quién recurrir,

seguramente me volverá a llamar a mí.

¿Podemos usar esa llamada para localizarlo?

-Podemos intentarlo, pero ya vio que no es tan fácil.

Ya.

¿Y si consigo sacarlo de su escondite?

Te propongo conseguirte un pasaporte falso

y tú prometes dejarnos en paz.

-Me parece muy arriesgado.

Sí, supongo que sí,

pero es la única opción que nos queda si...

-No le hemos localizado. Lo conozco.

Ha picado el anzuelo.

-Ojalá tenga razón. Vd. es nuestra única vía de llegar a él.

-Mira, la plancha horizontal de la que te hablé.

Podrías ahorrarte unos 30 minutos por semana,

eso serían dos horas al mes y 24 al año.

¿Y tú crees que eso plancha bien?

La calidad será menor, pero vale la pena por vivir un día más.

(OFF) "Tras escuchar las ventajas del colchón viscoelástico..."

-Ha vuelto.

(OFF)"...seguimos la tertulia. Eusebio Zaranda,

háblanos de la mujer más buscada: Celia Mendoza.

Velasco sigue en paradero desconocido

y Celia Mendoza calla, no da entrevistas.

Creo que cambiará,

querrá aguantar al máximo para vender cara la entrevista.

¿Crees que busca eso?

A ver si de paso consigue trabajo en algún medio.

Está muy claro que abrió esa página web para darse bombo.

Nadie querría publicarle la noticia y lo hizo ella misma.

Aunque no ha subido más información."

Igual no lo he hecho porque no he tenido tiempo.

(OFF) "Lo que publica será cierto,

pero la pena es un arma muy poderosa. Tal vez exageró."

¡Bueno, esto es el colmo!

A ti no te han secuestrado, me lo he inventado yo por pena.

-No han aportado datos ni informaciones contrastadas.

¡No, cariño, no la apagues!

Busca el teléfono de aludidos. Voy a llamar.

¿Dónde está el teléfono?

¿Lo tienes? A ver...

Siete...

Sinvergüenzas.

Hola. Buenas tardes.

Soy Celia Mendoza, están hablando de mí en el programa ahora mismo

y me gustaría entrar en antena.

Por alusiones.

Sí, espero. Espero.

(OFF) "No sé si es un puesto de jabones o cosmética,

pero vende productos naturales."

¡Sí! ¡Estoy, estoy!

(OFF) "Un momento.

Tenemos a Celia Mendoza al otro lado. Buenas tardes."

Buenas tardes.

(OFF) "¿Puedes bajar la radio? Se acopla."

David, cariño, baja la radio.

Llamo sin dinero de por medio,

que quede bien claro que no busco una exclusiva.

Solo quiero que se haga justicia con Antonio Velasco.

Es un empresario corrupto que nos amarga la vida a todos,

empezando por mí.

(OFF) "Decías que la trama ha afectado a tu familia."

Mi intención con el artículo fue denunciarle públicamente

para que la policía abriera una investigación.

Y en ningún momento, como decís en el programa,

para buscar notoriedad o dinero.

(OFF) "Nosotros solo analizamos la actualidad."

No, perdona, me vas a disculpar,

Las críticas que habéis vertido sobre mí distan mucho del análisis.

Cosas como que soy "una dependienta con aires de periodista"

es totalmente falso, soy periodista,

licenciada por la Universidad Complutense.

Ahora mismo no ejerzo.

Pero tengo mejores cualidades que muchos periodistas activos,

como la ética y la responsabilidad.

Detrás de una noticia, siempre hay una persona.

Con sentimientos y una vida. No se puede juzgar eso a la ligera.

"Estoy orgullosa de lo que soy.

No tengo ningún complejo en asumir que soy una tendera.

El Mercado Central se ha convertido en mi familia.

Mi hijo y yo hemos hecho grandes amigos allí.

Es un ejemplo de la lucha del pequeño comercio

frente a empresarios sin escrúpulos como Velasco,

que ha intentado hacerlo desaparecer."

(OFF) "¿Cuál es el vínculo entre el Central y la trama?"

"Ya he dicho lo que quería.

Gracias por dejarme hablar."

(OFF) "Esto ha sido todo. ¿Comentarios, Eusebio?"

Pues les ha puesto en su sitio. -Ya te digo. Qué bien habla.

Y yo la crucifiqué nada más entrar en el mercado.

Menudas perrerías le hice.

Sí. Le has dado un poquito de caña.

-Le he pedido disculpas. -Sí. Eso te honra, Carmen.

-Ya. Es que tengo mi pronto.

Sí, y te duró unos meses.

Pero rectificar es de sabias.

Celia es una tía estupenda, muy valiente,

tenemos suerte de tenerla por aquí. -Ya lo creo.

-Bueno, pues yo a trabajar, hala.

-¿Y él qué te ha dicho? Ni te lo imaginas.

Ni se ha molestado en disimular.

Me ha reconocido que se acercó a mí por el interés.

Es un impresentable. Totalmente.

El verdadero Guillermo me acusó de querer sacarle dinero

cuando supo que podía ser su hija.

Lo de después ha sido un teatro para intentar manipular a Celia.

Y para que no le pillaran. Eso por descontado.

La verdad es que tenías razón. Que tenía que haber confiado en ti.

Pero me dejé llevar por el impacto de la noticia

de que podía ser mi padre y sobre todo lo que me contó de mamá

y me dejé llevar.

¿Te encuentras bien? Sí, sí.

Te noto cansado. ¿Quieres sentarte? Solo estoy algo débil.

Además, tengo una buena noticia.

¿Sí? ¿Cuál?

Han encontrado un donante. Me van a hacer el trasplante.

¿En serio? ¡No sabes cómo me alegro!

Me llamaron justo cuando venía hacia aquí,

esta semana empiezo con las pruebas.

Por lo visto son bastantes cosas: sangre, radiografías, tórax...

Me tienen que hacer hasta una exploración dental.

Es lógico. Tienen que meterte en quirófano.

Lo fundamental es que ya hay un donante.

Sí. Y voy a ser optimista.

Pues claro que sí. Claro que sí.

-Quedan muy bonitas en las mesas y tu padre ya no las ponía.

-Me recuerda a antes de que pasara todo.

-Ya sé que no te gusta recordarlo.

-No es que no me guste, mamá. Es que me duele.

-Andrea.

Ojalá pudiera borrar todo el daño que te he hecho. Pero es imposible.

-Tendré que aceptar que todo ha cambiado.

-A tu padre y a mí nos encantaría que las cosas fueran como antes.

Y perdona,

¿Qué querías? Tu padre ha salido fuera.

-Nada, no... Una cosa de Boston.

Sé que vosotros no compartís mi decisión de dejar la música.

Pero quería agradeceros el apoyo que me habéis dado

y supongo que no habrá sido fácil para vosotros tampoco.

Y mamá, he estado pensando en todo este tema de la presión,

y cómo me siento yo.

Creo que he estado echando balones fuera.

El que más presión se estaba metiendo, soy yo.

-¿Cómo que a ti mismo? -Sí, mamá.

Cuando me han dicho quién me iba a sustituir en el concierto

se me ha puesto un mal cuerpo...

Mamá, me ha entrado una rabia por dentro...

-¿Quién me iba a decir a mí que hoy iba a estar así? Celebrando.

Desde que me lo han dicho, solo pienso en Germán.

Porque fue él el que te convenció. Si no llega a ser por él,

no me habría sometido a tratamiento.

Bueno, ni sin tu apoyo y cariño.

No sé cómo expresar todo lo que habéis hecho por mí.

Ni cómo agradeceros todo lo que me habéis aguantado.

Como si no me hubieras aguantado tú a mí estos días.

¿Por qué dices eso? Hombre, porque...

cuando llegaste no fui comprensiva ni simpática.

Bueno, tenías tus razones, Adela.

Me han pasado cosas por fiarme de quien no me tenía que fiar

y cuando te vi aparecer, no te voy a engañar,

dije: "Dios mío, otra cosa más". Me temí lo peor.

Me cerré en banda y no te dejé demostrarme que habías cambiado.

Pero es curioso, cuando ya no confiaba en nadie,

llegaste para demostrarme que podía confiar en ti.

Y la prueba es lo de hoy,

así que muchas gracias.

No, soy yo el que te tiene que dar las gracias.

Yo me fui y no me porté como debía contigo.

Y tú, a pesar de todo lo que te hice pasar,

me has hecho sentir que formo... Eres mi hermano,

y la única familia que me queda.

Y el trasplante va a salir bien.

Claro, va a salir bien. Claro.

¿Te he hecho daño? No, está bien.

Acuérdate de que tengo que jugar un partido.

Tengo a Nicolás cagadito.

Le expliqué lo de tu enfermedad. Espero que no te sepa mal.

No, claro que no.

De hecho, es buena estrategia.

Que piensen que estoy muriendo y les doy lo que se merecen.

Pero mira que eres marrullero.

-Que ya sé que está mal decirlo,

pero mi sustituto es mucho peor músico que yo, mamá.

Ahora que sé que aunque fracase, para vosotros no es una decepción,

no sé, veo las cosas de otra manera.

-¿En qué sentido?

-Quiero volver a disfrutar de la música.

Sin pensar, solo tocar.

Sin presiones, ni aspiraciones. Solo lo que me gusta.

Y, pensando esto, bueno...

He cambiado de opinión

y voy a seguir adelante.

-¿Vas a ir a Boston?

¿A Liverpool? ¡Andrea! ¡Eso es fantástico!

-En la escuela aún no han tramitado la baja.

Puedo volver. Están encantados.

-¿Lo has pensado bien? ¿Seguro? -Mamá, lo he pensado bien,

y es lo que quiero. Aunque me da un poquito de miedo y eso, pero...

-Qué alegría. Verás cuando se entere tu padre.

-Me veo ya todas las mesas con "limocello". En la plaza y todo.

-Me voy a la tetería, que estará hasta arriba.

Así te dejo con tu padre que lo celebres,

que tampoco me quiero meter.

-No mamá,

tú no te metes en nada.

Me has apoyado como la que más.

Y, realmente, te necesitaba.

Mamá,

yo quiero que te quedes conmigo.

Estoy arrepentido por haberos fastidiado la reunión del otro día

y quiero... -Tonto.

No, mamá, en serio, que estoy... Que me siento fatal.

Y por eso quiero compensaros.

Entonces...

He traído unos "babás".

-¿De la competencia? Verás cuando se entere tu padre.

-Lo importante es que nos lo comamos todos juntos.

No en serio, que he sido un cabezota y que sois mis padres

y si queréis estar juntos, no me puedo oponer.

Y además,

me gustaría que todo fuese como antes.

-Andrea...

-¿Podremos hacer borrón y cuenta nueva?

-Claro que sí.

Cuando acabes el curso, vamos a ir a la clausura y te vamos a ver tocar.

-Mamá, que eso es muy caro. -¿Caro?

Caro me ha salido dejarte solo tanto tiempo.

Pero no volverá a pasar.

Desde ahora estaremos juntos, que es lo importante.

Andrea, cariño mío.

-Hola, hija. -Aléjate de mí.

-Noa, escúchame. -No, escúchame tú.

Ya has conseguido lo que querías. Me voy.

-Ni se te ocurra acercarte a mamá. -Noa, es importante.

-Para ti y para tu madre. -Tengo que coger un bus.

-Noa, por favor, escúchame. -Que me sueltes.

Aléjate de mamá. No le importas nada después de lo que has hecho.

-Yo habré hecho muchas cosas. Pero últimamente, tú también.

-¿Qué dices? -Se trata de Ramírez,

el psiquiatra que encarcelaron. Compartía fotos con gente peligrosa.

El más peligroso, el que os controla es un tal Luis Crespo.

Crespo sabe que dejaste un mensaje en la consulta del doctor

diciendo que fui yo quien habló.

Ahora, él y el resto de la red consideran que soy un traidor

y que puedo delatarles.

-Pues sufre las consecuencias de tus actos.

-Y lo haré si es necesario. Pero no quiero que las sufráis vosotras.

-Un poco tarde. Nos has arruinado la vida.

-Vosotras sois lo más importante para mí, y Crespo lo sabe.

-Nacho, de verdad, me agotas.

Vete antes de que llame a la policía.

Si esto es todo lo que has venido a decirme, adiós.

-Noa, hija.

¡Noa!

¡Noa! ¡Noa, escucha!

Han matado a Ramírez,

y gracias a ti, podría pasarle lo mismo a tu madre.

No van a dejar cabos sueltos. Solo hay una salida a esta situación.

Dile a Crespo que lo del mensaje era mentira.

-¡Que pares ya! Estamos cansadas de tus mentiras.

Que nos dejes vivir en paz.

Todo lo que te pasa es sola y únicamente culpa tuya.

No te vas a librar de esta.

-Mira, Noa, puedes irte si quieres,

pero si te vas ahora y no resuelves esto,

vivirás sabiendo que tu madre murió por tu culpa.

(Móvil)

Hazlo por ella.

-Oye, Noa, cariño...

Habíamos quedado que me llamarías cuando llegaras y cogieras el autobús

y por las horas que son tienes que estar de camino a Málaga.

Llámame cuando escuches este mensaje desde el teléfono de prepago.

Este debería estar apagado.

(Timbre)

Venga, un beso fuerte, cielo y buen viaje. Hasta ahora.

-Hola.

¿Está Noa?

-¿Cómo que si está? Tenía que estar contigo.

-Habíamos quedado en la estación pero no vino.

Y no me coge el móvil.

-¡Yo me he despedido de ella! Igual os habéis cruzado.

-¿Había más autobuses para Málaga? -No, Rosa.

-Solo uno. Y yo tengo los billetes. -¿Y dónde demonios está mi hija?

¿Dónde puede estar?

Dios mío, ¿y si le ha pasado algo?

¿Tú no sabrás nada, no?

-Nada, ¿de qué?

-Igual ha cambiado de opinión.

-Jesús me contó por qué se venía... -Noa se va contigo porque te quiere.

Y lo sabía antes de saber que la estaban persiguiendo.

Escúchame, ¿Y si alguno de esos tipos la ha seguido?

¡O a lo mejor Nacho!

No va a parar hasta amargarle la existencia.

Tal y como se fue de aquí, es capaz de hacer cualquier cosa.

-No, Rosa. Noa estará bien. Daremos con ella.

-Tiene que estar bien. -Esto es por mi culpa.

-No, Rosa, no es por tu culpa. -Es por mi culpa.

-¡Gonzalo! Quita el buzón de voz. Que cuesta, hombre.

Ya he reservado campo en el polideportivo del barrio.

El que está en frente del mercado.

Lo tenían completo con el futbito, pero les hemos hecho gracia

y nos han hecho un hueco. Por cierto,

llevo también balón de reglamento.

No está tan hecho polvo como tú, chaval.

Te estoy viendo. Espera, que te lo cuento en persona.

¿Qué pasa, vieja gloria?

Pero bueno, ¿no es un poquito tarde para echar la siesta?

Gonzalo.

¿Gonzalo?

¡Gonzalo!

Gonzalo...

¡Mar! Llama a Adela corre.

¡Rápido, que es urgente!

Gonzalo, despierta.

Que no es tu momento, leche.

Venga, que no es tu momento. ¡Adela!

¿Qué pasa? Me lo he encontrado así.

Parece que no tiene pulso.

No, por Dios.

¡Llama a una ambulancia, Nicolás!

Gonzalo. Gonzalo despierta.

Gonzalo.

Gonzalo, aguanta,

aguanta, por favor.

Aquí en el mercado tienes que aguantar, como hacemos todos.

Además, mañana empiezas con las pruebas.

Por favor, Gonzalo.

Gonzalo, ¿me oyes?

(MILLÁN) "¿Todo claro?"

Sí. Estoy haciendo todo lo que me pidió.

"Cíñase al plan y no improvise."

"Le tendremos vigilado en todo momento. Esté tranquilo."

¿Ya estás aquí? -Sí.

Estoy hablando con la inspectora. Ha venido mi hijo.

(MILLÁN) "Genial, pues que vaya bajando.

-Quedamos en media hora. -"Mejor adelantarse.

Le recogemos en calle del muelle y viene con nosotros."

-Todo claro. -"Elías,

nos veremos en el parquin del intercambio cuando termine todo.

Y buena suerte." Gracias.

Oye, Germán.

No tiene ningún sentido que te pongas tú también en peligro.

No me quiero poner en lo peor, pero Velasco vendrá armado

y si se pone feo... -Es tarde para eso.

Velasco mató a Javier. Es un tema personal.

Ya lo sé, pero... Me voy a ceñir al plan,

no saldré del coche. No tiene sentido que te pongas...

¡Para mí tiene sentido!

Para mí tiene sentido, y ya está.

Voy a esperar a la inspectora abajo.

Germán,

¿alguna vez vas a poder perdonarme?

Es muy difícil sabiendo que Javier ya no volverá.

Papá,

quería hablar contigo

y antes me pasé por la frutería y no estabas.

No, no, ¿qué va a pasar? No pasa nada.

Sí, que el de las frutas tropicales, que...

Hay que ver como vienen los kiwis, hay que hablar con él.

Yo hablo con él mañana. No te preocupes.

Vale,

adiós papá.

(Timbre)

Germán, me alegro de que te lo hayas pensado mejor...

¿Qué haces aquí?

-¿Pensabas de verdad que iba a ir al otro sitio?

¿Después de la que me liaron el otro día en Atocha?

Anda, tira. Vamos.

El encuentro va a ser aquí y ahora.

Enséñame los billetes y el pasaporte.

No me digas que no lo tienes. Lo tengo...

Vamos, abre la bolsa.

Muy bien. El pasaporte. Está en el bolsillo.

¡Enséñamelo! Despacito, despacito.

Muy bien, guárdalo.

Ahora tienes que cumplir con tu parte.

Nos tienes que dejar en paz a mí y a mi familia. Al mercado, a todos.

Hay que ver, Elías.

No pensaba que eras tan inocente.

¿De verdad pensabas que después de traicionarme

todo esto terminaría con un apretón de manos?

(Portazo)

(GERMÁN) ¡Velasco!

-Germán De La Cruz.

-¿Qué haces aquí?

-Pensaba que no iba a tener el placer de despedirme de ti.

-¿De dónde has sacado esta bolsa? ¿Y mi padre?

-Está bien, tranquilízate.

-¿Qué le has hecho a mi padre?

-Lo tenías muy fácil para acabar con todo esto.

Solo tenías que darme el tiro de gracia

y tu padre todavía estaría vivo.

Pero no tuviste lo que hay que tener.

-¿Qué qué le has hecho?

-Lo mismo que le hice al bujarrón de tu novio.

Hazme un favor,

salúdalos de mi parte.

(Disparo)

-El sospechoso ha caído. Procedo a comprobar su estado.

Está muerto. ¿Usted cómo está?

-Mi padre...

Él...

¡No, no!

¡Papá!

-Uno por allí, otro por allí.

-¡Papa!

(GERMÁN) ¡Papá!

¡Dios!

-Hablando de proyectos. ¿Quieres que te cuente mi plan?

Claro, cuéntamelo.

-Abrir un puesto de "cupcakes" en el mercado.

-¿No me escuchas, mamá? ¿Qué pasa?

-Han llamado por teléfono a Jesús, y no podía hablar.

-¿Y? -Llevo días fuera y le noto distante.

-¿Cómo estás? Pues cómo voy a estar.

Siento mucho lo de tu hermano. Sabía que estaba gravemente enfermo,

pero no me ha dado tiempo a hacerme a la idea de que le iba a perder.

-Está desesperado. Es capaz de hacer cualquier cosa. Le conozco.

-¿Cómo le va a hacer algo a su hija? -Por favor.

Que metió a su hija en un psiquiátrico.

Hacerle algo a Noa, es la forma de hacerme daño a mí,

sabe que le traicioné.

-Oye, cari, que si al final soy gerente, que espero,

voy a pillar algo de dinero, porque el sueldo es más alto.

He pensado que podríamos vivir juntos.

Mira, hemos sufrido mucho. Todos.

Tú,

Javier, el mercado, hasta nuestros hijos.

Cuando pienso lo que hemos pasado...

-Hemos hecho lo que teníamos que hacer, apoyarle.

Y ahora yo tengo que hacer lo que tengo que hacer.

Mi madre cree que Jesús tiene una amante.

-¿Qué? ¿Malas noticias?

No, no. En realidad son buenas, o se supone que deberían serlo.

La floristería Windsor. Asociarte con ellos

te podría traer grandes clientes. No lo voy a hacer.

No tengo tiempo con lo de lo de Gonzalo.

Ni de coña.

Esto puede ser un pelotazo.

-No sé, no es necesario.

-¿Nacho tiene llaves? -No.

Cambié la cerradura. Serán las de Noa.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 188 (Parte 2)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mercado central - Capítulo 188 (Parte 2)

02 jul 2020

Elías se prepara para acudir al lugar de encuentro con Velasco, donde la inspectora Millán y sus hombres piensan atraparle. Pero Velasco no se deja engañar fácilmente... y acaba adelantándose a sus movimientos.

Ante la campaña de desprestigio, Celia no puede más y estalla entrando en directo en un programa de radio, causando gran admiración en el mercado. Sobre todo, en Jorge.
Andrea consigue superar su bloqueo y agradece a su familia el apoyo durante su crisis. Andrea se reconcilia con su madre.
Noa prepara su marcha. Jonathan, emocionado por su nueva vida junto a Noa, se lleva un chasco al creer que ella se marcha con él sólo para estar a salvo. Noa desaparece antes de llegar a la estación.
Gonzalo, cada vez peor, advierte a Adela sobre Guillermo y sus intenciones de acercarse a ella. Adela descubre que Guillermo tiene negocios con Sanz y, finalmente, rompe la relación con él.
Nacho le pide a Noa que diga delante del jefe de la red de pedófilos que mintió al decir que su padre había denunciado al psiquiatra. Solo así dejarán de estar en peligro...
Lorena acepta someterse a una fecundación in vitro.

ver más sobre "Mercado central - Capítulo 188 (Parte 2)" ver menos sobre "Mercado central - Capítulo 188 (Parte 2)"
Programas completos (222)
Clips

Los últimos 376 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios