Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5606010
No recomendado para menores de 7 años Mercado central - Capítulo 185 (Parte 1) - ver ahora
Transcripción completa

-¿Quieres que vaya contigo, sí o no? -Sí, Carmen.

-Déjame a mí, que sé manejarme en estas situaciones.

-Le ha endosado las camisetas que hicimos,

que no podíamos vender porque eran marca mala.

Total, que tenemos 15 000 pavos.

-Con lo que queda pedimos camisetas de más calidad.

-Samu, no quiero seguir. -¿Cómo que no quieres seguir?

-No pinto nada en el mundo de la moda.

-¿Adela Villar? Sí.

Soy Guillermo Alcañiz.

-Encantado. -Perdón.

Ya veo que sois unos sinvergüenzas.

No, no... ¿Qué, qué, qué?

¿Queréis sacarme el dinero? No, claro que no.

Entre Margarita García y yo

solo hubo una relación estrictamente profesional.

-Si tan seguro está,

no le importará hacerse una prueba de ADN.

-No pienso hacerme ningún tipo de prueba.

Espera, Gonzalo, por favor.

-Nacho se queda.

Da igual lo que digas, he tomado la decisión.

Sobre mi conciencia no va a pesar esto.

Escúchame, Noa, sé muy bien lo que estoy haciendo.

-Lo que no podemos hacer

es perder lo bonito que estamos construyendo.

Él no se lo perdonaría.

Tú y yo siempre seremos sus padres.

-Yo no me voy a meter en vuestra vida.

Pero os digo lo mismo.

Debéis entender que mamá y tú no os podéis meter.

Y debéis respetar mis decisiones. -Vale, de acuerdo.

No voy a ir a Boston.

Ni a Liverpool tampoco.

Es mi decisión y la debéis respetar.

"Ya no me puedes hacer nada".

Ni a mí ni a David. Tengo una patrulla en la puerta.

Y como se te ocurra acercarte,

te acribillan a tiros, ¿queda claro?

-Te veo cansada.

(Timbre)

¿Esperas a alguien?

-No.

¿Por qué no vas a la habitación? Mejor que no sepan que estás aquí.

Yo estoy de mierda hasta el cuello, a mí no me salva ya nadie.

No puedo cambiar lo de la muerte de Javier,

pero déjame al menos que vaya a la cárcel por ti.

(GERMÁN) Papá, yo hice esto y tengo que asumir las consecuencias.

-¿Y por qué le disparó?

-Me dejé llevar porque mató a Javier.

Era mi novio.

-Ya vuelvo en cualquier momento.

-Hasta luego. -Hasta luego.

-Gracias por no decir que estoy aquí.

-Yo me voy a ir a la habitación a leer, ¿de acuerdo?

(SUSPIRA)

(MILLÁN) ¿Creían que me iba a creer que accedieron al tráfico de drogas

por una amenaza de Velasco a su familia?

De ser así, habrían hecho lo que están haciendo ahora,

recurrir a la Policía.

Por eso puse a investigar a mis hombres

y revisaron los movimientos de los De la Cruz.

Su cuenta en Andorra con dinero negro.

En esa carpeta está todo.

Necesito que me acompañe a comisaría

a ratificar lo que acaba de confesar.

¿Y la inspectora no te ha preguntado nada más?

-Me hizo ratificar mi declaración y me preguntó de todo,

cómo conseguí la pistola, la dirección,

las operaciones de tráfico de las furgonetas...

Ya. Han llamado de los almacenes, está la Policía registrando todo.

No creo que encuentren nada.

Velasco sabe cómo cubrir sus huellas y habrá limpiado todo.

Es que ojalá hubiera tenido más puntería.

Ahora todo esto se habría terminado.

(GERMÁN SUSPIRA)

Oye, tú, teníamos un trato, ¿verdad?

Lo teníamos, ¿a que sí?

No podemos cambiar la estupidez que hiciste,

pero sí las consecuencias.

Quedamos en que yo asumía esto, ¿no?

Quedamos en eso, ¿sí o no?

Si soy mayor para matar a alguien, lo soy para aceptar lo que venga.

Asumo las consecuencias de mis actos.

Y por un error, por un error, pagar con toda tu vida.

¿Y es mejor que pagues tú por mí? Pues sí, hijo.

Porque yo estoy de mierda hasta el cuello, ¿no lo ves?

He traicionado a todos.

Gente que quería, a mi familia, al mercado,

gente que ni conocía y está muerta.

Así que es justo que pague por ello.

Y estoy dispuesto a ir a prisión. Pero tú no, hijo, tú no.

Y déjate de orgullos estúpidos, ¿eh?

Eso es lo que más desgracia ha traído a la familia.

(Móvil)

(Móvil)

Sí. -¿Qué tal ha ido por comisaría?

Velasco. (VELASCO) "Si se supone

que me echaríais de la partida por una herida de bala,

estabais muy equivocados".

Hemos ido a comisaría

solo para declarar por el artículo de Celia.

¿Y se supone que te tengo que creer? "Pues sí. Aparte, es lo que hay".

Y no te acerques a nosotros, nos han puesto protección.

"¿De verdad pretendes asustarme con eso?"

La Policía nunca ha sido un problema,

y no empezará a serlo ahora.

No, no, no. Escúchame.

La Policía lo sabe todo, Velasco, todo.

No van a tardar en dar contigo.

"Vamos, vamos, Elías, parece que no hayas aprendido nada.

Cuando la Policía da un paso, yo ya he dado cuatro".

Cualquier cosa que le hayáis podido contar a la Policía,

ya ha salido antes en el artículo ese de Celia.

"Eso sí, espero que no hayáis colaborado con ellos".

¡Eh! No, no, perdona, no te equivoques, ¿eh?

Yo también tengo que ocultar mi propia mierda.

La Policía no es mi mejor aliada, precisamente.

"¿Ves? Si es que somos almas gemelas".

Eso sí, te conviene mantener la boca cerrada.

Aunque espero cerrártela yo antes.

"A ti y al que se ponga por delante.

Y eso va especialmente por tu amiga Celia.

Dile que si su hijo declara ante la Policía por el secuestro",

yo mismo me encargaré de que no vuelva a abrir la boca.

¡Escúchame! Al chaval déjalo en paz, ¿eh?

Él no tiene culpa de nada.

¡Velasco!

¡Velasco!

(Sintonía de "Mercado Central")

# Y se apagó

# una luz en la ciudad

# y una sombra en sus viejos pasillos

# de colores,

# que no brillarán más.

# Ven y sígueme

# a aquel lugar,

# sabor a sal

# y azafrán.

# Aromas de un tiempo atrás.

# Y se encendió

# una luz en la ciudad,

# en la plaza donde regateamos, # con un beso,

# volver a comenzar.

# Juntos tú y yo,

# jugando a recordar

# que somos cada uno un color,

# sabor a son

# de aquel Mercado Central... #

¿Cuánto le has sacado a Marita Etxebarria?

-15 000 pavos.

¿Tanto?

Pero no he sido yo, ha sido Carmen, que es buenísima en la negociación.

¿Y qué vas a hacer con tanto dinero?

He pagado la ortodoncia de mi hermana.

Ajá. Que ni me ha dado las gracias,

pero me quedo tranquila.

Y luego, pues... tendré que pensarlo.

Es la primera vez que tengo tiempo

para pensar qué quiero hacer con mi vida

y no quiero precipitarme.

El tiempo es el mayor lujo que tenemos en la vida, ¿o no?

(TV) "...Celia Mendoza...". -¿Han dicho tu nombre?

(TV) "...ya se conoce como Caso Velasco.

Saltó a los periódicos

después de que un artículo firmado por Celia Mendoza

se viralizara en redes.

En él, la periodista aportaba pruebas

que relacionaban al empresario con la financiación...".

-Te vas a hacer famosa.

(TV) "¿Qué te parece el artículo, Eusebio?"

(TV, HOMBRE) "Flojo, pero no es el problema.

Lo grave es que, más allá de las acusaciones

que serán ciertas o no,

ella se aprovecha de una situación terrible

para cobrar fama y dar el salto".

-¿Qué dice el imbécil?

(TV) "¿No es raro que se entere ahora

de que su marido es corrupto?" -"No sé qué decir.

No sería la primera mujer al margen de la actividad

de su pareja". -"Creo que lo sabía

y que lo cuenta ahora para sacar provecho.

Económico, seguramente, pero no descartaría otros.

Mendoza tiene un hijo con problemas psiquiátricos...".

-"Esto es meterse en terreno personal".

-"Lo siento. Solo recordar que esos problemas

suelen ser hereditarios y...". -Vale ya.

Da igual lo que digan, solo quieren hacer sangre.

No me importa lo que digan de mí, pero sí lo que digan de David.

Me da rabia que digan lo que les dé la gana

y que no los reprendan.

¿Qué poder tengo frente a una emisora?

Pues el de la verdad, Celia.

La verdad acaba saliendo a flote

y pone a todos en su sitio. La gente se acabará enterando.

Y verán que, gracias a ti, el mercado vuelve a ser lo que era.

No. Ojalá pudiera hacerlo.

Lorena, buenos días. -Hola.

Ponme un té, anda. Vale.

Prueba unos sobaos pasiegos.

Me dan una muestra a ver si tienen salida.

No creo que me entre, tengo el estómago cerrado.

Vale.

¿No te encuentras bien?

No he pasado muy buena noche, la verdad.

¿Te dije que conseguí localizar a Guillermo Alcañiz?

Mi supuesto padre.

¿En serio? ¿Ya? Sí.

¿Has hablado con él? Bueno, quedamos y nos vimos.

Y no sé qué ha sido peor, si el remedio o la enfermedad.

Me imagino que estas cosas nunca son como una espera.

Quizá ese sea el problema, que yo no sabía qué esperar.

Aparentemente, era un señor respetable,

se lo veía amable...

Aparentemente, luego... ¿Luego no?

Reconoció que había conocido a mi madre.

Trabajó de dependienta en un negocio suyo de electrodomésticos.

Pero... fue decirle que quizá yo era hija suya

y se acabó la amabilidad.

Nos acusó a Gonzalo y a mí de querer sacarle el dinero.

Y además, dejó caer unas insinuaciones sobre mi madre

que igual prefiero no repetir. (SUSPIRA)

Qué horror.

Quizá entró en "shock",

porque me imagino que enterarte, de la noche a la mañana,

de que tienes una hija...

Y a lo mejor ahora lo está pensando y recapacita.

Me da igual si recapacita.

Me demostró el tipo de persona que es.

No me importa ya si es mi padre o no.

No quiero tener nada que ver con un ser tan despreciable.

Claro. Claro, tienes razón.

No lo vas a echar de menos,

hace cuatro días que sabes que existe.

Exacto.

Mira, la parte buena es que, gracias a esto,

estoy recuperando la relación con Gonzalo.

Se está portando muy bien en este asunto.

Pues yo creo que le habrá hecho muy feliz oírte decir eso.

La verdad es que no se lo he dicho aún.

Pues mira, hazlo. Hazlo ahora.

Hola, Gonzalo. -¿Que hay, hermanita?

-No lo entiendo.

No entiendo cómo puede tirar su futuro por la borda sin sentido.

-Ya lo conoces.

Ha sido una rabieta de las suyas, un calentón sin pensar.

-¿Crees que se echará atrás?

-Andrea ayer quiso herirnos y preocuparnos,

pero seguro que a mente fría, verá las cosas de otra manera.

-Pero ¿para qué querrá hacer eso? Así se fastidia solo a sí mismo.

-A Andrea no le importa, ahora no piensa en eso.

Sabe que tú y yo confiamos mucho en su talento,

y que la mejor manera de hacernos daño

es mandarlo todo a la mierda.

-Me parece una reacción muy infantil.

-Es que en muchas cosas Andrea aún es muy inmaduro.

Sobre todo, en relación con nosotros.

Y como le dejé claro que no se meta en nuestras vidas,

él decidió hacer lo mismo.

Pero, Cristi, tú no te preocupes.

Yo estoy seguro de que muy pronto verá las cosas de otra forma.

-Yo creo que es por mi culpa.

-¿Por la promesa de Liverpool? -Pues sí, claro.

Le di mi palabra y lo traicioné.

-¿Y qué pasa, Cristi? Era lo que queríamos, ¿o no?

¿Ya te arrepientes?

-No, pero igual no debería haberlo hecho.

-Cristina, yo te quiero y quiero compartir mi vida contigo.

Y si tu sientes y quieres lo mismo, Andrea tendrá que aceptarlo.

No, Gonzalo, no, ese señor es agua pasada.

Y prefiero centrarme en mi familia de verdad.

-Bueno, cuidado, que quizá estamos hablando de tu padre.

La familia no es solo una cuestión de sangre,

es muchas más cosas.

Es lo que has vivido con ellos, lo que sientes...

Y lo que haces por las personas que te importan.

Nosotros dos no hemos tenido mucho de eso, ¿eh?

Tienes razón.

Y por eso quiero arreglarlo.

Quería hacerte una propuesta.

Ay, mi madre... Ay, no seas bobo, que va en serio.

Seguramente, tras la sentencia del centro de buceo,

no has quedado bien, económicamente, quiero decir.

No te preocupes, no necesito dinero. No, ni yo tampoco te lo puedo dar.

Sé que dices que... que estás muy cómodo

en los apartamentos de alquiler en los que estás,

pero yo sigo pensando que...

deberías venirte conmigo a casa.

Mira, te lo agradezco, pero...

prefiero aguantar, como hablamos. Pero, Gonzalo, ¿para qué?

Pues no sé. Escucha.

A mí me apetece tenerte cerca.

E intentar recuperar el tiempo que...

que no hemos disfrutado como hermanos.

Así que, ¿qué me dices, eh? ¿Te gustaría?

Me encantaría.

(PAOLO) No podemos dejar que nuestro hijo tenga ese poder.

No lo hemos educado para ser un niño caprichoso y egoísta,

incapaz de respetar la voluntad de sus padres de ser felices.

-Pero ¿si no le hacemos caso y lo perdemos?

-Al contrario, Cristina.

Si cedemos, le daremos la lección equivocada.

¿Es eso lo que quieres?

¿Que Andrea entienda que puede obtener lo que quiere

a base de arrebatos y chantajes emocionales?

¿No es mejor que aprenda que en esta vida

hay que saber perdonar

y luchar para estar con las personas que quieres?

-¿Aunque le haga daño?

-Muchas cosas que valen la pena en esta vida

duelen un poco, ¿no?

-Supongo que tienes razón, sí.

-Claro que la tengo.

Y te diré más.

Yo creo que deberíamos volver a vivir juntos.

¿Qué te parece?

-Me encantaría.

Pero creo que no es buen momento.

-Pero ¿por qué no?

-Pues por Andrea.

Porque lo complicaría mucho más. -No, precisamente por eso, Cristina.

Así le demostraremos que nos queremos de verdad,

que no nos vamos a echar atrás.

Y Andrea se tendrá que acostumbrar a volver a vernos juntos, ¿no?

¿Qué me dices?

¿Vuelves a casa?

-¿Tú qué haces aquí?

Lorena ha ido al banco a solucionar un papeleo

y yo me he quedado al mando. Ya. ¿Y Noa?

Estará al llegar.

¿Te pongo algo? Un café, si esto va. ¿Un sobao?

No, no, gracias. Te pediría un café,

pero no quiero que explote el bar. ¡Bum!

No sé qué le pasa a esto, no va. Ya. ¿La has encendido?

Que esto y yo no nos llevemos bien es una cosa,

pero hasta ahí llego.

Mira, ahora funciona. Vale, Jorge.

Llamo a los bomberos.

Llevo toda la mañana sirviendo cafés

y ahora se va, viene. No... Sí, pero es por la regleta de atrás.

Mira, casi no hay espacio

y a poco que muevas la cafetera, se desconecta.

Pero tranquilo, a todos nos ha pasado alguna vez.

A mí me pasaba mucho al principio, cuando no tenía ni idea de la vida.

Ya. Ya, ¿sabes qué pasa? Que... Que tengo la cabeza en otro sitio.

¿Qué te pasa?

Que hoy Lorena y yo estrenamos la casa. Primer día.

¿Qué me dices? Sí.

Enhorabuena, tío. Me alegro mogollón.

No sabes la envidia que me das.

Envidia ¿por qué? Tú vives con Noa, ¿no?

Sí. Sí, vivo con ella, pero no es lo mismo.

Noa y yo no hemos empezado desde cero.

Pero espero que eso cambie pronto.

¿Os mudáis, cambiáis de piso?

Y espero que de ciudad.

Mi hermana me da curro en Málaga.

Uno que pagan de lujo y hay buena propina.

La verdad, es una oferta muy tentadora.

Curro de lujo, en la playa, cerca de mi familia y con Noa.

¿Qué más puedo pedir? Suena muy bien.

Sí. Es una maravilla.

Me alegro por vosotros. Se os echará de menos.

Y yo a vosotros, Jorge, y yo a vosotros.

Pero no pongas esa cara.

Tendrás casa en la playita.

Eso suena aún mejor. ¿A que sí?

Un plan perfecto. -¿Y qué plan es ese?

¿No te ha dicho nada?

¿De qué?

De... De que te tienes que quedar al cargo del bar

y que dice tu tía que, por favor,

coloques los sobaos, que no hay manera. Todo tuyo.

(JONATHAN) Venga, Jorge, hasta luego. Gracias.

¡David!

David, deja de hablar con Andrea, que están a punto de llegar.

Venga, hijo, que es tarde ya.

Oye... ¿A ti qué te pasa?

Oye, escúchame, mi vida, si no quieres hablar,

si no estás preparado para la declaración, no pasa nada.

La aplazamos o lo dejamos, nadie se enfadará contigo.

-No es eso, quiero declarar.

Y más que nunca, después de lo que ha pasado.

¿Qué es lo que ha pasado?

Andrea me ha dejado.

Perdona... ¿habéis discutido?

No, estamos bien, mejor que nunca. Bueno, ¿entonces?

Es por sus padres.

Han visto tu artículo y le han prohibido que me vea.

Temen que este asunto los salpique.

Cariño, esto no tenía que pasar.

No tenía que pasar. Es una reacción lógica.

Quieren protegerla y lo entiendo, pero no significa que no duela.

Ay, mi vida, lo siento un montón.

Lo siento mucho, cariño.

Bueno, toda acción tiene su reacción.

Hijo, si no estás de humor, no tienes por qué declarar.

Los llamo en un momento y... Te he dicho que quiero declarar

y que Velasco pague por lo que ha hecho.

Que no sea un peligro, y menos para Andrea.

¿Estás seguro?

Sí, es lo mejor para todos.

-Hablé con mi hermana y me confirma que necesitan gente.

Primero para el verano

y si la cosa va bien, de manera indefinida.

Y a mí, Noa, me gustaría que tú y...

Noa, no me estás escuchando.

-Perdón, perdón.

-¿Qué pasa? -Es que tengo que contarte una cosa.

He estado esta mañana en prisión. -¿Qué?

Fui a ver a Ramírez, el psiquiatra,

y no pude hablar con él. -Noa...

-Jona, te lo he dije.

Quería decirle que Nacho lo denunció.

A ver si delata a Nacho. -Ya.

¿Cómo se te ocurre ir sola?

-Ya. -Sí, puede delatarlos,

pero también se puede callar y vengar.

-Pero a mí, lo que le pase a Nacho, mientras pague, me da igual.

Y no iba a consentir que pasara más tiempo con mi madre.

-¿Saben que Nacho es el chivato?

-Según Nacho, sí, por eso le han dado una paliza.

Pero no acaba de salir su nombre.

Y Ramírez no me ha querido ver. Vamos, he hecho el viaje para nada.

-Noa, no me gusta que hagas estas cosas sola.

No me mires así, me enfada mucho. Puedes contar conmigo, lo sabes.

-Que ya lo sé, Jona,

pero es que estoy harta de meterte en mis chanchullos.

-No es chanchullo.

Te lo he dicho mil veces, puedes contar conmigo y no lo haces.

-Que ya lo sé, tonto.

-¿Crees que rechazó la visita porque sabe que eres hija de Nacho?

-Es la única explicación.

Pensará que le quiero pedir algún tipo de cuentas

o sonsacar algo de Nacho.

Va a ser imposible verlo. -Ya me dirás qué vas a hacer.

Ya me dirás qué vamos a hacer.

-¿Qué haces? ¿A quién llamas?

-A la consulta.

Estará cerrada y saltará el contestador.

Buenos días. Este mensaje es para el doctor Ramírez.

Soy la hija de Nacho Salinas.

Quería decirle que mi padre fue quien dio su nombre a la Policía.

Espero que lo oigan y se lo hagan llegar.

-¿Y si nadie lo hace?

-Pues se me acaban las ideas.

(Timbre)

Hola, inspectora. ¿Qué tal? -Buenos días.

Buenos días.

Por aquí. -Sí.

Hola, David. ¿Cómo estás? -Listo para responder preguntas.

Muy bien, pues te presento al agente Palacio.

Hola. Él te tomará declaración.

Bien.

A lo mejor os apetece tomar algo, un café o algo.

David es tímido y le cuesta un poco...

(DAVID) No, te he dicho que estoy preparado.

Pueden preguntarme lo que quieran.

Pues si quieren sentarse...

-Está bien. Siéntate, cariño.

Bueno, pues lo vamos a grabar, ¿de acuerdo, David?

Así que ahora cuéntanos, con tus propias palabras,

todo lo que ocurrió.

-Hará unos días fui secuestrado y retenido contra mi voluntad

por Antonio Velasco.

Quería conseguir información que mi madre descubrió.

Si no se la daba, iba a acabar con mi vida.

-¿Te importa si echo un vistazo? Claro que no.

Si necesitas algo, me dices.

¿Buscas algo en particular? -Pensaba en un ramo,

pero igual es mejor una planta, que dura más.

Bueno, eso depende. ¿Para qué sería?

Es para Carmen. Me ha ayudado con una cosa

y quería tener un gesto bonito con ella.

Pues si es para agradecer, creo que es mejor un ramo.

Por ejemplo, de rosas. O hay buqués preparados.

Ya. Es que no quiero que parezca que sea rollo trámite, ¿sabes?

Quiero algo más currado.

¿Y algo tipo qué?

Pues... rollo esto.

Sí. Ya. Espera, espera.

Este no puede ser, porque estoy preparándolos para un encargo.

No digo que tenga que ser este, exactamente este.

Y lo puedo montar yo. Ah, ¿sí?

Sí. ¿Serías capaz de hacerlo?

No lo he hecho nunca, pero soy muy manitas, ¿eh?

Había pensado en orquídeas y... ¿Qué tipo de orquídeas tienes?

Tengo estas. En el almacén tengo más.

Pero te digo una cosa,

un centro de orquídeas no saldrá barato precisamente.

Bueno, da igual. Si es que Carmen me ha ayudado mucho.

Vamos a hacer una cosa.

Ven, que vamos a mirar el catálogo y va a ser mucho mejor.

A ver, de orquídeas... tengo estas de aquí.

Y para combinar tenemos esto, que son estas mismas. A ver.

Ah, pues mira, vamos a empezar por estas.

¿Skimmia? Y luego le voy a poner esta,

y me falta como un toque rojo.

Eh...

Rollo eso. ¿O es demasiado?

¿Hipérico? No.

La verdad es que nunca se me hubiera ocurrido

mezclar hipérico, skimmia y estancia,

pero puede quedar muy bien, ¿eh?

Oye, tú tienes ojo para esto.

Gracias.

Dime una cosa.

Dime, de verdad, qué te parece este.

Bonito.

Sí, sí, lo es, pero llevo un rato peleándome con él y algo falla.

Si tú pudieras cambiar algo, ¿qué cambiarías?

No sé. ¿Qué te voy a decir yo, si tú eres la experta?

Lo primero que se te venga a la cabeza.

Pues yo le quitaría esta.

La naranja y las amarillas, porque le da un toque muy otoñal.

¿Y no las tienes en otro color? Rollo con rosa o en rosa o...

¡En fucsia! No, no, no, oscuro.

Algo que le dé más dramatismo, ¿sabes? Como más "punch".

¿Más "punch"? Sí, más carácter,

más intensidad, más... Bueno, no me hagas caso.

No, no, al contrario, si... Si creo que tienes razón, ¿eh?

Carla, ¿tú me echarías una mano con este encargo?

Tengo que entregar un montón de centros de flores

y no doy abasto.

Y la verdad es que gracia tienes, ¿eh?

Ya te he dicho que no lo he hecho nunca.

Y has dicho que eres manitas, veo que tienes gusto

y la verdad es que me vendría muy bien esa ayuda. Y te pagaría.

Es que no lo veo claro. ¿Por qué, por tu trabajo?

¿Sigues con el doble turno? No, qué va.

Si voy bien de pasta, hasta lo haría gratis.

Ah, ¿sí? ¿Y qué problema hay?

Es que no quiero hacerlo mal.

Eso no lo sabrás hasta que no lo intentes.

Mírame a mí, empecé aquí como "hobby"

ayudando a Cristina en mis ratos libres, y fíjate.

¿Qué, te hace?

Pues lo intentamos. ¿Sí?

Sí. ¿Y cuándo puedes empezar?

No sé. Ahora tengo que terminar los almacenes,

pero luego vuelvo.

Vale, de acuerdo.

Vale. Pues...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 185 (Parte 1)

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mercado central - Capítulo 185 (Parte 1)

23 jun 2020

Velasco amenaza a David vía Elías: si declara contra él, el chico no llegará vivo al juicio.

Elías propone un trato a la policía para que Germán y Jesús queden protegidos de sus delitos (el dinero de Andorra y el disparo a Velasco).

Adela está cada vez más cerca de su hermano Gonzalo. Guillermo Alcañiz se disculpa con Adela y reconoce que sí mantuvo una relación sentimental con su madre y podría ser su padre.

Noa intenta que el psiquiatra procesado por pedofilia descubra que fue Nacho quien le denunció. Rosa se esfuerza por retener a Nacho en casa hasta que la investigación policial le alcance.

Carla decide dejar de trabajar en el servicio de limpieza del mercado y discute con Samuel.

ver más sobre "Mercado central - Capítulo 185 (Parte 1)" ver menos sobre "Mercado central - Capítulo 185 (Parte 1)"
Programas completos (197)
Clips

Los últimos 346 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios