Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5745372
No recomendado para menores de 7 años Mercado Central - Capítulo 292 - ver ahora
Transcripción completa

Fernando hizo muchas cosas, se le pasaría algo.

-Cometió algún fallo.

Preguntemos en Sepúlveda si alguien lo vio.

Dentro de dos días tengo ecografía en la clínica Monterrubia.

Quiero que venga.

¿Clínica Monterrubia? Sí, soy Lorena de la Cruz.

-Solo me falta que me cuestiones.

Si no puedes aceptarme como soy, quien tiene un problema eres tú.

-Perdóname, Nicolás, te tenés que ir.

-Hola, Germán. Es Susana, tu compañera en la cervecería.

-Nos conocemos.

-Esa historia con Filo ya no significa nada.

Ese memo no lo supera.

-Ese desgraciado no se va a ir de rositas.

-No vas a encontrar nada.

Va a denunciarte.

Es mejor que mantengamos las distancias.

Y que lo resuelva un juez.

¿Qué haces aquí? ¿No tenías turno de tarde?

Sí, entro a las tres, pero...

Quería hablar contigo antes.

No te sentó bien cuando te dije que no me iría contigo a Valencia.

Eres libre de hacer lo que quieras.

Pero te lo propuse porque era lo mejor para ti.

No te miento.

Me hacía ilusión tenerte en Valencia, en el Tangorina, pero...

Te quiero y lo respeto.

Yo también te quiero mucho y...

Agradezco lo que haces por mí.

Es una situación...

En otro momento, me iba contigo. Lo sé.

Gracias por comprenderme.

Y por el ofrecimiento. La oferta sigue en pie.

Valencia no se mueve.

(Mensaje)

Perdona.

No.

¿Qué? Me cambian la cita de la ecografía.

Para hoy por la mañana. Habrán tenido un hueco.

Me la cambian siempre. Seguro.

Te dejo. Claro.

Luego te veo.

Hola. Hola.

¿Quieres tomar algo? No, ya he desayunado.

Me han cambiado la cita de la ecografía.

(Sintonía de "Mercado Central")

# Y se apagó una luz en la ciudad

# y una sombra en sus viejos pasillos

# de colores,

# que no brillarán más.

# Ven y sígueme a aquel lugar,

# sabor a sal y azafrán.

# Aromas de un tiempo atrás.

# Y se encendió una luz en la ciudad,

# en la plaza donde regateamos,

# con un beso,

# volver a comenzar.

# Juntos tú y yo,

# jugando a recordar

# que somos cada olor, color, sabor al son

# de aquel Mercado Central. #

¿Te la cambian ahora para hoy?

Sí, para hoy.

¿A qué hora? A las once.

¿En serio?

Sí, ¿qué pasa?

A las 10:30 tengo una reunión en el Ayuntamiento

y no puedo faltar.

¿No puedes faltar?

Que vaya Gloria.

Va también. Ella me dijo que la acompañe.

Porque...

¿Porque...?

El concejal que da las ayudas es muy fan mío.

Yo creo que una reunión con el Ayuntamiento

no es más importante que la ecografía de tu hija.

¿No? Claro que no.

¿Entonces?

¿No es raro que convoque la reunión

y ahora te cambien la cita?

Me parece todo muy raro. Raro es lo que haces tú.

Estás un poco paranoico.

Es raro que me pidas estar presente en lo que concierne a tu hija

y ahora te plantees si ir o no a la ecografía.

Solo trato de explicarte... ¡No, déjalo!

¡No quiero más explicaciones ni más teorías conspiratorias!

¡Vete, venga!

Y hazte una foto con el concejal.

El "pad thai" puede ser no picante. -Vale.

-Gracias. -Gracias.

¿Te lo puedes creer?

¿Qué? No puede venir conmigo.

Tiene una reunión contigo.

Pues es verdad. Se me había olvidado.

Tenemos una reunión para la subvención

de fontanería y electricidad. Ya.

Le digo que voy sola. ¡No, no!

Es que hora ya paso de que venga.

Me siento responsable. Sí.

Eso dice él, que es casualidad que le convoques a una reunión

justo cuando me cambian la ecografía.

Te la acaban de cambiar, ¿soy yo adivina?

Ahí está, echando balones fuera. Pobrecito, nunca tiene la culpa.

Es normal que esté receloso conmigo, no está bien meterse en las parejas.

Pero hay que mojarse.

Y él sabe que soy tu aliada.

¿Sabes qué? Te acompaño yo a la ecografía.

No, en serio, no puedes ir sola.

No me importa ir sola.

Me hace ilusión.

Tienes una reunión. Que se las apañe Jorge.

El concejal es muy admirador suyo.

Va. Sí, vale, acompáñame tú.

Vale. Gracias.

Es que...

No doy crédito, ni siquiera ha valorado

la posibilidad de acompañarme.

Ven aquí.

Estaré en el despacho.

Esto te tiene que doler.

Sí, cuando me río. Y la cabeza un poco.

No es buena idea que trabajes así, deberías quedarte en casa.

No quiero darle el gusto a Elías. Tú deberías quedarte, no has dormido.

El sillón del hospital no es la cosa más cómoda del mundo.

Te compensaré llevándote a una "suite" con "jacuzzi", sauna...

No te has separado de mí, gracias.

¿Y esa cara?

No he estado contigo toda la noche.

Cuando estabas en observación,

me acerqué a mi casa para ducharme y para hablar con Elías.

¿Con lo que me hizo? Sí.

Le dije que rompía con lo que nos unía,

no quiero tener relación con él.

Y que supiera que me parece bien que le denuncies.

No tienes que demostrarme nada, somos un equipo, pase lo que pase.

Está bien.

No va a sorprender. -Va a funcionar.

Te lo digo yo. -¿Qué pasa?

-Lo que hablamos el otro día.

Que tus padres se reconcilien. -No he parado de darle vueltas.

No se me ocurre nada.

-Ni a mí, y estuve viendo películas románticas para pillar ideas.

-¿Que tú...? -Doy fe.

-Y vi chats y foros de internet para pedir sugerencias.

La mayoría eran ridículas, como encerrarles en el ascensor.

Hablo demasiado, anoche no dormí bien y me siento raro.

Yo ya me había rendido.

Y a Carla se le ocurrió algo.

-¿Me lo vais a contar?

-No hace falta que te pongas tan borde.

-Te intentamos ayudar. -Lo siento.

No he pegado ojo en toda la noche.

-¿Recuerdas cuando Lorena y Jorge iban a dejarlo?

Y Jorge se declaró por megafonía. -La hizo aquí conmigo.

¿Es eso?

-Más o menos. -No, ni de coña, olvídate.

No se sabe quién debe pedir perdón, los dos están superofendidos.

No les gusta mostrar sus sentimientos.

-Creo que va a funcionar. -Ni de coña, no es su estilo.

Te lo agradezco mucho, pero... pero no.

Tengo que seguir trabajando.

-Nos vamos.

(SAMU SUSPIRA)

No hagas nada de lo que arrepentirte. Tranquilo tú, vengo en son de paz.

¿Sí? ¿Y para qué vienes?

Nos ibas a dejar en paz y todo se resolverá por vía legal.

Sí, pero es justo que tengas toda la información.

¿Qué quieres decir? Por favor.

Dile lo que me dijiste ayer. No sé de lo que hablas.

Pues te voy a refrescar la memoria.

Te dije que iba a conseguir la prueba que te encarcelaría.

¿Y qué me dijiste?

Te dije que... no vas a encontrar nada.

¿Lo ves o no?

No vas a encontrar nada, no hay nada que encontrar.

Te lo he dicho.

No tengo que ver con lo de Ágata. A mí, no.

A mí, no.

Lo dijiste regodeándote en ello. Bueno.

Es lo que tú habrás entendido.

Entiendo que estés desesperado, pero vas en la dirección equivocada.

No me dejas otra opción, te denunciaré.

No se puede ser más miserable.

Lamento haber llegado a este punto, pero me tengo que proteger.

Elías, estás paranoico.

Tú me conoces mejor que nadie.

Cuando digo que estoy seguro de algo es porque lo estoy, tú lo...

¿En serio?

¿Dejarás que me denuncie?

No nos has dejado otra, tú te estás buscando esto.

Por tu bien, Elías, te aconsejo

que guardes las distancias.

Buenos días. Buenos días.

Ponme un café bien cargado. ¿Una mala noche?

Si fuera solo una...

He dormido en una pensión y no he pegado ojo.

¿No estás en casa de David? Qué va.

Los muchachos se han cansado de mí y me han invitado a irme.

Yo no les culpo.

No pintaba nada en esa casa. Vaya.

Me dijeron que me quedase a dormir.

Pero yo preferí irme.

He pasado toda la noche dándole vueltas a la cabeza.

Mi mujer me ha dejado, no tengo dónde caerme muerto...

El trabajo que tengo, que es de broma.

Toda la noche ahí.

Centrifugando.

Ya somos dos.

-Jorge, ponme un café, bien cargado.

-Otro que tal baila. ¿Puedes tomar café?

-Supongo que no, pero hoy me salto la prohibición.

Ya.

Te pongo un descafeinado, te veo alterado.

En casa me controla Valeria ¿y aquí tú?

-¿Qué ha pasado? -¿Qué ha pasado?

No soporto que me tomen por tonto y hoy me han tomado por el más tonto.

-¿Quién? ¿Qué ha pasado?

-He revuelto cielo y tierra para buscar a Filo.

Para disculparme de haberle ganado la frutería al póquer.

Y el muy mamarracho,

mientras me decía que está olvidado, estaba intentando ligarse a Valeria.

-¡No! ¡Menuda es mi suegra! Le habrás puesto en su sitio.

Por supuesto, pero ha abusado de mi confianza

y se ha reído de mí, ¡y no lo consiento!

-Di que sí, qué poca vergüenza.

Le ganaste el puesto y se venga quitándote a la mujer.

Es un impresentable, no le des más vueltas.

-¿Cómo no le voy a dar más vueltas?

Empezó con una partida de póquer y con otra va a terminar.

Hola. Pues yo no me alegro de oírte.

Valeria ya me ha contado lo que tramabas.

Creía que habías pasado página. Ya es hora de que acabemos con esto.

Sí, aquí, en El Central, hoy mismo.

Pues eso.

Mejor que nos dividamos el trabajo: uno se queda dentro y otro, fuera.

-Depende de la gente que haya.

-No, todo el rato: uno, dentro, y otro, fuera.

-Perdón, creo que es un poco tontería.

Si todo el mundo está en la terraza, el que esté fuera se deslomará.

Y el que esté dentro no hará nada. Y al revés cuando haga frío.

-No quiero discutir, elige barra o terraza.

-Yo tampoco.

Lo digo para ver lo que es más práctico.

Y es que estemos donde se nos necesite en cada momento.

-Haz lo que te dé la gana, yo me quedo aquí.

¿A qué ha venido? ¿Discutíais?

No me siento cómodo trabajando con la mujer del chico que me gusta.

Y encima es una borde.

Qué va, si tenía razón en lo que discutíamos.

No tengo un buen día.

¿Y tú? No tienes muy buena pinta. Pues mal.

Fernando me va a denunciar, me lo ha confirmado.

(RESOPLA) Con un parte de lesiones, puedes tener problemas.

Pues eso no me preocupa.

Lo que me jode es que tu madre está de acuerdo.

Sí, y las carrilleras. Venga, Pepa.

Te preparamos el pedido.

Hasta luego.

-Anímate, no me gusta verte así.

Siento lo que te dije cuando me contaste lo de Filo.

Viniste buscando apoyo y fui muy dura.

-No pasa nada.

Me dolió, pero te entiendo.

No debe de ser plato de buen gusto escuchar ciertas cosas a una madre.

-Ya no estás enfadada, ¿no?

-Tengo muchos frentes para discutir con mi única hija.

-¿Y Jesús cómo se lo tomó?

-Tiene muy mal pronto, pero bueno.

Esa historia terminó hace mucho y no se lo conté...

No quería darle importancia.

-Al Filo lo habrá puesto fino.

-He intentado quitarle hierro.

Pero está muy dolido, temo que haga una tontería.

-No va a hacer nada. Lo importante es que estéis bien.

-¿Y a ti qué te pasa?

Estás como apagada.

No discutiste con los del reparto cuando se confundieron.

-No hay que montar un drama por todo.

-Soy tu madre y te conozco, llevas unos días que no eres tú.

Si no me lo quieres contar, nada.

Pero puedes contar conmigo para lo que quieras.

-Salí con Adela por la noche.

-Sí.

¿Mamá sabe lo que él te dijo?

Sí, pero él ha utilizado palabras oportunas para quedar bien

y yo, como un paranoico.

¿Qué ha dicho? ¿Básicamente?

"No vas a encontrar nada, no hay nada que encontrar".

La frase es ambigua, sí. Es listo y nos ha pillado los dedos.

No son las palabras, es el tono.

Cómo me lo dijo, la mirada que tenía, la risita.

Tú estabas allí. Sí, pero no escuché nada.

Consiguió que cayeras en la trampa.

No te vengas abajo. Que te denuncie.

A la cárcel no vas a ir. Debe servirte para motivarte más.

Conmigo hace el efecto contrario. Estoy harto de luchar para nada.

Es ahora cuando tienes que luchar más que nunca.

Si no te digo yo que no,

pero que no quedan pistas, no se me ocurre nada.

¿Qué hiciste con Eusebio Roca?

Investigar su entorno para encontrar algo contra él.

Es lo que debes hacer.

Te has centrado en el asesinato de Ágata,

pero no conocemos su entorno.

¿Has preguntado a sus vecinos? No.

Igual alguien conoce algo de él.

Ni sus vecinos, ni su barrio... No me costará saber su dirección.

El camarero del bar de abajo, el portero... Sí, gracias.

Pues eso, hazlo por ti. Por Ágata y, sobre todo, por mamá.

Apúntamelo.

Y lo siguiente que recuerdo, en un autobús a las 7:00, sin bolso.

Me lo habían robado todo. -¿Es que bebiste mucho?

-No, al menos no como para caer inconsciente.

Me agobia no saber qué hice.

-Eso es muy raro. -Samu dice que me echaron algo.

-¿Que te drogaron?

-Fui al hospital, en los análisis no vieron nada.

Esas drogas, el burundanga, se van rápido.

Y también me hice una exploración para ver si había habido abusos.

-¡Por Dios! -No, que no pasó nada.

-Es lo primero que he pensado, pero no pregunté para no preocuparte.

Pero ¿cómo no me has contado nada?

-Me da vergüenza. -¿Vergüenza?

Faltaría más. ¿Qué culpa tienes de que te drogaran?

-No tengo que estar por ahí de copas. -No digas tonterías.

Una mujer puede entrar y salir

sin sentirse culpable o que tenga que pasarle nada.

Faltaría más, la única culpa

la tiene ese desalmado que te drogó para robarte.

-Podía haber sido peor.

-Anda, calla, por favor.

Tómatelo como un toque de atención, no puedes seguir así.

Vas como vaca sin cencerro.

-Menuda comparación. -Es verdad.

Desde que te has separado, no das una a derechas.

¿No crees que es mejor volver con Nicolás?

-¿Después de lo que me hizo?

-Ha hecho las cosas mal, sí.

Ha hecho cosas que no debía.

Pero no es un mentiroso.

-No paró de mentirme. -A ver.

Si dice que no ha pasado nada con Lupe, le creo.

Y te quiere con locura.

-Quería volver, pero me rechazó.

-A ti te duele eso, no es lo de Lupe ni lo del trabajo,

que sea él el que se ha hartado.

(CHASQUEA LA LENGUA) Tenéis que hacer algo.

No acabes con algo tan bonito.

-Ese barco ya zarpó.

No se puede echar atrás.

¿Qué tal todo por aquí?

Eh, hola.

No debería estar estudiando,

pero no ha venido nadie y tengo exámenes.

No pasa nada. Gracias por quedarte, te puedes ir.

Mejor voy a la biblioteca.

¿Qué tal la reunión? Bien, muy bien.

El concejal nos dará la subvención.

Eso es muy positivo. Sí.

Sí lo es.

Hasta luego. Chao.

Hola.

¿Te han hecho la ecografía?

Sí.

La niña está bien, el embarazo progresa.

No me creo que no me acompañaras. No es justo que digas eso.

Que me salte una ecografía no significa que no me preocupe.

Eres tú el que ha antepuesto una reunión de trabajo al embarazo.

He tenido que ir con Gloria. Ni me dejaste que te lo proponga.

No dejaste la reunión. Que programó Gloria.

Ya estamos otra vez con lo de Gloria.

¿No te parece raro?

Me pide ir a la reunión y luego te acompaña al ginecólogo.

¿Qué tiene que ver?

Tú decides anteponer el trabajo a venir al ginecólogo conmigo.

Te manipula y no lo ves. Es verdad.

Me está manipulando, seguramente ella mató a Kennedy.

He venido a decirte...

que la niña está bien

y que he tomado una decisión que es lo mejor para los dos.

¿Qué decisión?

Me voy a vivir a Valencia.

¿A Valencia? ¿Con tus amigos? ¿Por qué?

Trabajaré para Gloria en el Tangorina.

Me parece una buena ciudad para criar a mi hija.

Y, bueno, de momento, viviré con ella en su casa y...

No puedes hacer eso, y menos con ella.

Puedo y lo haré.

Me cuesta tomar esta decisión, no quiero alejarte de tu hija.

Pero es que está quedando tan claro que la paternidad es secundaria...

¡No es algo secundario, por favor!

Lorena, piénsalo, piénsalo. Estás enfadada conmigo.

Me quieres castigar. Pero piensa en tu familia.

¿Cómo se sentirá tu padre?

Lo sabe y le parece bien, quiere que sea feliz,

y yo aquí... no soy feliz.

No me hagas esto.

Por favor, piénsatelo.

Ya está pensado.

No vas a separarme de mi hija.

¡No vas a separarme de mi hija!

Hola. -Hola.

-¿Cómo va?

-Bien, no ha venido mucha gente, a ver cuando esté lleno.

-¿Lo tienes todo controlado?

-Sí, Germán me ha hecho aprenderme todas las cervezas.

Pregúntame alguna.

-La Bumberg 0.0.

-¿La qué? -Bumberg.

-¿Es inventada?

-No, la Bumberg de toda la vida.

-Una fresquita. -Qué idiota... Sí, claro.

-¿Está Germán?

-Sí, reponiendo las neveras.

-Dile que salga, le tengo que comentar unas cosas.

-Vale, voy.

-Y tráeme una Bumberg. -Sí.

Germán, ven. Martín te quiere preguntar algo.

¿Qué te pasa?

-Nada, tenía que subir un barril y no lo he hecho.

¿Sigues con eso? -Claro.

-¿A qué juegas?

-No estoy jugando, estoy trabajando. -Ya veo, con mi mujer.

¿De qué va esto?

-No tengo nada que ver, ha sido mi tía Rosa.

¿Te crees que para mí es cómodo?

-Para mí no es plato de buen gusto ver cómo estáis juntos.

-¿Temes que le cuente lo que pasó?

-Pues sí, Germán.

-¿Quién te crees que soy?

-Me da miedo que se te escape. Susana nunca asumiría lo que pasó.

Tengo una hija.

¿No podrías decirle a tu tía si la puede despedir?

No sé.

Que se invente algo.

Que no tiene dinero para otra camarera.

Lo que sea.

No te molesto más.

Buenas tardes, clientes. Ya tienen disponible su CentralGo.

(Llaman)

Adelante.

-Hola. -¡Hombre!

-Pasaba a saludarte, no nos vemos nada.

-Te llamo y siempre comunicas.

-El trabajo me tiene pegado al teléfono.

-¿Dónde has dormido? Ya sé que te han echado de casa.

-He vuelto al hostal.

Más vale malo conocido.

Sí, hay cucarachas, pero son muy buenas conmigo.

-Ah, ¿sí? -La fiesta que me han hecho.

Ya somos como una familia.

-No sé qué hacéis mamá y tú jugando a ver quién es más orgulloso.

-Ya no sé qué hacer.

-Habla con ella.

Habla con ella y cuéntale las cosas.

-Ya se lo he dicho.

No va a servir de nada contárselo otra vez.

-Pues insistes.

Sí, le dices que entre tú y Lupe no ha pasado nada y lo que sientes.

-Eso ya se lo he dicho.

Me propuso volver a casa.

Le dije que no porque no confía en mí y eso es lo que más me duele.

-Pues dímelo a mí.

-¿Para qué? -Para desahogarte.

A ver, ¿qué le dirías?

Venga.

-Le diría que me equivoqué ocultándole cosas y mintiéndole.

Pero lo hice para no preocuparla.

Entre Lupe y yo solo ha habido una amistad.

Y, cuando ella quiso algo más, yo lo paré, porque, para mí,

"no hay mejor mujer que tu madre".

(SAMU) "¿Por qué la rechazaste?".

-"Porque soy imbécil y orgulloso".

"Tu madre se portó fatal conmigo".

Se montó una película.

Y, aun así,

la sigo queriendo.

Me enamoré de ella el día que la conocí.

Y, después de tantos años, sigo enamorado.

"Me duele mucho que no confíe en mí,

pero, si te soy sincero, sigo soñando con volver con ella".

"Y sé que tu madre, aunque le cueste reconocerlo,

sabe que estamos hechos el uno para el otro".

¿Lo has escuchado?

-Sí. Creo que Nicolás no sabía que le escuchaban todos.

-Me ha parecido precioso.

¿Y Susana?

-La mandé a por un barril.

-¿Por qué no has ido tú? Con lo que pesa.

-Porque quiero hablarte.

-¿Qué pasa?

-Tienes que despedirla.

-¿Por qué?

¿No la ves suelta? Me dijo que tenía experiencia.

Yo la veo muy desenvuelta.

-No es eso, trabaja muy bien, pero no debería trabajar aquí.

-¿Me vas a explicar por qué?

-Es que... -Espera.

¿Ha tocado la caja?

-No. -Ah.

-No te puedo dar detalles, pero es lo mejor para ella.

-Ya, no me puedes dar detalles.

No la voy a despedir porque te haya dado por ahí.

-No querías que fuera un simple empleado.

Que me hiciera cargo.

Fíate de mí, tengo razones de peso.

-No estoy de acuerdo.

Pero te dije que te daría responsabilidades.

Si quieres, despídela, yo no lo voy a hacer.

La vas a despedir y le vas a decir

que ha sido tu decisión, ¿de acuerdo?

¿De acuerdo? -De acuerdo.

-Me voy, me da vergüenza.

(Móvil)

Espero que sepas qué haces.

Dime, Iván.

Perdona, buenos días.

¿Se puede ir a Valencia y yo no puedo hacer nada?

¿Me tengo que aguantar?

Sí, luego me acerco y lo hablamos.

A ti, chao.

¿Sabes la última de tu hermana? No.

Se va a vivir a Valencia con Gloria.

¿A cuento de qué se va en pleno embarazo?

Se ha enfadado, no fui al ginecólogo.

Tú también... La cita era otro día.

Me coincide con la reunión en el Ayuntamiento.

¿Por qué ha cambiado la cita?

No, la han llamado para decirle que tenía que ser esta mañana.

Y coincidía con el Ayuntamiento.

¿Y sabes qué?

¿Sabes quién organizó esa reunión

y sabía que a esa hora estaba comprometido?

Gloria.

Gloria. Muy bien.

Te ha hecho una de las suyas.

No puedo demostrarlo, pero está detrás de esta.

Vengo a decirte que he hablado con Iván.

El guardia civil amigo de mi padre.

El historial de Gloria es impecable.

Pero ha descubierto

que estuvo en tratamiento psiquiátrico

cuando se quedó viuda.

¿Viuda? A mí me dijo que era divorciada.

A mí también. ¿No te parece extraño?

Sí. ¿Qué problema tiene con decir que su marido ha muerto?

No lo sé.

Qué declaración de amor tan bonita te han hecho por megafonía.

No se puede negar que te quiere y besa por donde pisas.

-No sé de dónde sacas eso.

-Haréis las paces, ¿no?

-Ponme un sol y sombra.

No, mejor agua, me estoy mareando. -Siéntate.

-(SE QUEJA)

-(SE QUEJA)

¿Estás bien?

¿Te quieres ir a casa? Te cubro. -No, no.

Gracias.

Quiero hablar contigo.

-Yo también te quería decir una cosa.

-Tú primero.

-Para mí, este trabajo es muy importante.

Me despidieron de mi último trabajo por estar embarazada.

Y, desde que nació Cloe, solo he estado con ella.

Y hacer algo más me viene muy bien.

Y, aparte, a Martín y a mí nos va a venir muy bien.

Desde que nació la peque, se ha enfriado un poco la cosa.

No es por su culpa, ni mucho menos,

pero una cría es como un tornado,

lo revuelve todo, estamos nerviosos, discutimos por tonterías y...

Y para Cloe es muy importante

estar en un ambiente feliz, que los padres se quieran.

Y te quería dar las gracias.

Para tu tía eres muy importante,

si no le das el visto bueno, no me contrata.

Así que... eso.

¿Qué querías contarme?

-Es curioso, porque... te quería decir algo muy parecido.

Haces muy buen trabajo y estoy muy contento de tenerte.

Sí.

Si quieres atender la terraza... -Vale.

No, estoy bien, deben de ser las secuelas de...

de la droga que me echaron.

¿Te han drogado?

¿No os habéis enterado? -No, tú cuentas siempre los chismes.

-Salí con Adela y unas amigas de marcha.

Estaba tomándome algo y lo siguiente, yo, en un autobús, era de día,

me habían robado el bolso y no sabía cómo llegué ahí.

-¿No te acuerdas de nada? -De nada.

Me hice una revisión en el hospital

por si habían abusado de mí, pero no. -Madre mía, qué susto, ¿no?

-Un susto enorme.

Y luego el latazo

de las tarjetas, los carnés...

Voy a refrescarme.

-Te acompaño. -No, estoy bien.

-Madre mía, qué susto.

Sí, sí.

Estaba pensando en algo en lo que no había caído.

Se parece a lo que me pasó.

No me acuerdo de nada y no bebí tanto.

Pero ¿tú crees que...?

Sin Gloria, ni lo pensaría, pero es capaz de cualquier cosa.

Amanecí en la habitación de un hotel.

Sin acordarme de nada, y no sé cómo llegué allí.

¿Insinúas que alguien te pudo echar la misma droga que a Carmen?

Sí, y lo preparó para que pareciera que yo me había enrollado con otra.

Hay dos cosas que no entiendo.

¿Por qué Gloria te iba a drogar? ¿Y para qué Puri te iba a engañar?

No lo sé, pero esa tía es peligrosa.

No podemos dejar que Lorena se vaya a Valencia.

-Hola, hija. Hola, Jorge. -Hola, papá.

-¿Qué tal, cariño? -Sí, cariño.

-¿Y ese tono?

¿Tiene que ver con que me llamaras?

-¿Pensabas que no me enteraría? ¿No te da vergüenza?

-¿El qué? Con tantas preguntas, no te puedo responder. Explícate.

-No, explícame tú a mí.

Has organizado una partida de póquer con Filo.

-Sí, hemos montado una timbita. ¿Y tú cómo te has enterado?

-Me ha llamado él.

-¿Te ha llamado? -Sí, y menos mal.

Si no, ni me entero.

-Además de mezquino, chivato.

-Estás mal de salud, si yo se lo pido, cancela la partida.

No quiere ser el culpable si te da un arrechucho.

-Muy considerado el Filo.

No pierde ocasión para arrebatarme a mi mujer.

-No, si yo lo tengo calado, no me preocupa,

pero tú estás cayendo igual de bajo.

-¿Por qué? -¿Qué os jugáis?

-Eso da igual.

-Si da igual, ¿qué necesidad tienes de jugar al póquer con ese?

Es un energúmeno.

-Lo sé, y te pido perdón por montar esta timba.

-¿Anularás la partida?

-No. -O sea, te disculpas.

Pero, de todas maneras, vas a jugar. -Creo que, con esta partida,

voy a lograr que esto acabe para siempre.

Tú confía en mí.

(Llaman)

Adelante.

-Parece que mi plan no era tan malo. -¿Lo ha escuchado mi madre?

-Todo el Mercado.

-Espero que sirva, no sé qué hacer.

Cómo son las relaciones.

Aunque dos tengan que estar juntos, como uno no...

-Bueno, ya me contarás cómo ha ido mi plan.

Y para lo que necesites.

Para eso estamos los amigos. -No.

Gracias, prefiero mantenerme al margen de ti.

-Estás picado conmigo. -No, al revés.

Quiero pasar página, teniéndote cerca será más difícil.

-Vale, lo que tú digas.

-He vuelto a jugar al básquet. -¿Sí?

Para distraerme la cabeza.

-Qué guay. -Ah.

Y me he apuntado a una aplicación de esas...

-No me esperaba que fueras de

"soy amigo de mis amigos". -No.

Como era gratis, me hice el perfil. Y ya tengo un "match".

-Ah, ¿sí? -Sí.

La cosa no va mal.

-No. -Oye.

No te preocupes, me he prometido no darte el coñazo.

-Me voy a trabajar.

-Venga. -Venga.

Que vaya bien. -Chao.

¿Qué te parece lo que dijo Nicolás por la megafonía del Mercado?

Es un pedazo de pan el pobrecito.

Si, después de esa declaración,

Carmen no afloja, es porque tiene el corazón de piedra.

A Jorge le funcionó en su momento.

Menos mal que Valeria tiene mejor carácter, papá lo pasaría mal.

Aunque también lidiar con Jesús de la Cruz...

Lo han pasado muy mal los dos con la enfermedad de papá.

Estoy pensando tener un detalle.

¿Qué te parece? Me parece genial.

¿Tienes alguna propuesta? He mirado balnearios.

Hay uno en Huesca estupendo.

¿Les regalamos un fin de semana para que vayan solos?

Cuando papá se opere de cataratas.

Me parece perfecto, sí, los mandamos a Huesca, vale.

No puedo poner mi parte hasta que Jorge pague el traspaso.

¿Vale? Ya, vale.

¿Qué?

Si te digo esto, vamos a discutir.

Pero no me parece una buena idea que te vayas a Valencia con Gloria.

Ya está.

Jorge te lo ha contado. No.

Me ha contado lo que me has ocultado.

No te he ocultado nada,

decido contártelo cuando sea el momento.

Si quieres, por favor,

dale esta información a Jorge: papá lo sabe y me apoya.

No sabe hasta dónde puede llegar esa mujer, y tú tampoco.

Ay, precioso, Nicolás, qué bonito. Aprendiendo del maestro, ¿no?

-¿Qué maestro?

La declaración por megafonía. ¿Cómo?

¿Se ha escuchado lo que le dije a Samu?

-Perfectamente.

-¡No sabía que se escuchaba!

-Se te ha notado, ya.

Tiene más valor. -Madre mía.

-Tus palabras eran sinceras.

Improvisadas. -Sí.

Cuando pille a tu nieto...

Dale las gracias. -A Carmen le ha encantado.

-¿Seguro? -Yo estaba con ella.

Hago todo para que te perdone, pero es cabezona.

-Será ahora, tú me lo has puesto muy difícil.

-Ya, y te pido perdón.

Todo apuntaba a que te habías liado con esa mujer.

Pero mi hija y yo ya sabemos que no.

Te ha escuchado decir que la quieres.

Espero que sea cuestión de tiempo.

-¿Ella te ha dicho algo?

Ah, nada, ¿no?

Me ha escuchado decir lo que siento por ella

y ni siquiera me llama.

-Ya sabes cómo es.

¿Adónde vas? -¿Adónde voy?

Lo que menos quiero es cruzármela a ella

y comprobar que he hecho el ridículo y no ha servido para nada.

No me parece trigo limpio, está siempre en medio de los dos,

intentando mediar, pero solo consigue emponzoñarlo.

En este momento, no es Gloria la que está emponzoñando.

Intenta separarte de la familia, pero, sobre todo, de Jorge.

Rosa, por favor, deja de inventar películas.

Yo decido separarme de Jorge porque creo que eso es lo mejor.

No veas más fantasmas donde no los hay.

Rosa.

No todo el mundo es como Nacho.

Ya lo sé, pero sé ver muy bien quién se le parece.

Te estás pasando un poco.

¿Yo? Vale.

Jorge cree que Gloria le echó algo

en la bebida la noche que se acostó con su amiga.

Es lo que me faltaba por oír.

No se acuerda de nada, ¿no es raro?

Lo es que creas una excusa barata. Vamos a ver.

¿Por qué miente ella?

Muy bien, según tú, ¿en qué está mintiendo Gloria?

Nos ha hecho creer que es divorciada y resulta que es viuda, Lorena.

Hace unos años murió su marido.

Ya lo sé.

¿Lo sabes?

Sí, es lo que tiene ser amigas.

A ver.

Lo pasó muy mal cuando murió su marido.

Es normal que no quiera dar explicaciones

y rememorando un episodio que fue horroroso.

Ya.

Llevo semanas fatal.

Pasándolo muy mal.

Y Gloria está ahí, ayudando, apoyando.

Y tú solo la desacreditas.

¿Tienes envidia?

Venga, no seas injusta conmigo.

Tú lo eres con Gloria.

Vas a alejarte de la familia.

Vas a alejarte del padre de tu hija.

Y vas a poner tu futuro en manos de una persona que, te guste o no,

acabas de conocer, es una señora

que acabas de conocer.

Pues es bastante triste,

pero... esa señora me conoce mejor que tú.

Decías que no querías discutir.

Estate tranquila, dentro de poco, eso ya no va a volver a pasar.

Cojo el bolso y me voy.

¿Has descubierto algo?

Sí, he dado con la dirección y he hablado con el portero.

Lo vio llegar de madrugada, borracho, tambaleándose.

¿La madrugada en que mataron a Ágata? Sí.

Algo es algo.

Podemos tirar de ahí. No, hay más.

Le dije que soy su padrino.

En Alcohólicos Anónimos,

hay un rehabilitado que controla a los que están empezando.

Por eso me lo ha contado. Llegó de madrugada, borracho,

con manchas de sangre y barro.

¿Y lo testificará delante de un juez?

Yo creo que sí.

Está claro que ha sido él.

Siempre lo he tenido claro.

Inspectora.

Sí, soy Elías, tenemos que hablar.

¿Sabes qué deberíamos hacer? -¿Qué?

-Adelantar nuestro viaje, irnos lo antes posible.

-Está colado por ti, perdónale.

-No confío en él.

-Te da miedo otra cosa. -¿El qué?

-Que vea nuestra atracción.

-Por una vez en la vida, estoy de acuerdo contigo.

Los fulleros, lejos.

-Estoy loco por vos, desde el primer día.

No quiero ser el segundo.

-No estarás en paz hasta que estés en terapia.

-¿Y tú qué sabes?

¡Dámelo!

No cometeré el mismo error dos veces.

Tiene que calmarse.

Si no, le dejaré solo en esto.

¿Qué está pasando? Se trata de mi hermana.

-¿Dejarás a tu madre? -¿Vas a seguir preocupándote?

Hay cada vez más indicios

de que Fernando es culpable del asesinato de Ágata.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Capítulo 292

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Mercado Central - Capítulo 292

23 dic 2020

Un Elías abatido porque Adela respalda la demanda por agresión que Fernando pretende presentar en su contra, busca la manera de desenmascarar al gerente. Alentado por Germán, investigará el entorno de Fernando.
Tras ser manipulada por Gloria, Lorena toma la decisión de marcharse a Valencia con ella. Jorge recibe la noticia como un mazazo y manifiesta que hará todo lo posible por frenarla.
Jesús y Valeria discuten porque su marido se enfrentará a una partida de cartas con Filo y ella parece ser el trofeo.
Martín se enfrenta a Germán porque piensa que está detrás de la contratación de Susana y le pide que haga todo lo que pueda por despedirla, pero el joven De la Cruz no es capaz de hacerlo.
Para forzar la reconciliación del matrimonio, Samu consigue que su padre diga lo que siente por su madre a través de la megafonía del mercado. Las palabras de Nicolás tocan a Carmen, pero no sabemos qué decisión tomará con respecto a su relación.

ver más sobre "Mercado Central - Capítulo 292" ver menos sobre "Mercado Central - Capítulo 292"
Programas completos (323)
Clips

Los últimos 502 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. FIPE

    Sigo habitualmente la serie Mercado Central. De todos los personajes que aparecen, hay uno que creo debería desaparecer, pues no aporta nada ni a la serie ni al espectador. Se trata de Lorena de la Cruz. Se han empeñado, los guionistas, en hacer de ella una persona sensiblera, que no sensible, insegura, incapaz de tomar decisiones de forma autónoma y solamente guiada por sus caprichos de niña mimada, por lo que cuando algunos vemos como evoluciona su personaje no dejamos de pensar en alguien que no nos dice nada y que no enriquece ninguna trama, porque, además, su personaje no conecta con los demás del mercado: solo se tratan sus problemas. En resumen, no interesa su trama. Háganla desaparecer y verán cómo nadie la echa en falta. Saludos.

    25 dic 2020