Mercado Central La 1

Mercado Central

Lunes a viernes a las 16.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5749556
No recomendado para menores de 7 años Mercado Central - Capítulo 269 - Ver ahora
Transcripción completa

¡No, no, no! Por favor, no le hagan nada.

-Yo no tuve nada que ver, o sea que deja de fisgonear.

-¿Qué has hecho?

Alguien debe poner un poco de cordura, y me toca a mí.

-Vente a mi piso hasta que encuentres algo.

(CARLA) Es muy interesante y como muy apasionado...

Cómo ha cambiado el cuento. -Si no estoy con Samu,

ya te digo que...

Amor.

¿No querías que fuéramos colegas? -Sí.

-Pues somos amigos, pero amigos y punto.

"No tiene sentido que me acostara con tu amiga."

-¿Insinúas que Puri se lo inventa? Amo a Lorena. No le digas nada.

Se lo vas a decir tú.

-Cariño, voy para casa. Así que ahora te veo, ¿vale?

-Tiene que estar al llegar. ¿Qué hago?

-Solo se me ocurren dos opciones. La primera, contarle la verdad.

-Descartado. ¿La segunda? -Que yo te cubra.

-De ser el asesino, usted no estaría aquí,

estaría enterrado en un descampado.

Entonces, ¿quién fue?

Esa herida se te ha abierto. ¿Cómo te la has hecho?

-Con los mozos.

(ÁGATA) ¡Cabrón, que me dejes en paz!

-Estate quieta.

Me pareces lo mejor que me ha pasado en mucho tiempo.

(Cubiertos cayendo al suelo)

(Objetos rodando por el suelo)

(RESOPLA)

-No das pie con bola, ¿no?

No, no.

Fernando, quería comentarte una cosita.

Oye, que siento haberte incomodado con tantas preguntas sobre...

si no recuerdas nada tras una borrachera.

Es que... Es que me ha pasado a mí.

No te martirices, no vale la pena.

Se te fue la mano y ya está. No, es que no es eso.

No bebí mucho, una o dos copas.

Es más que una simple borrachera.

¿Qué quieres decir?

Nada, déjalo. No te quiero agobiar con mis problemas.

Oye, me conoces.

Y sabes que no soy muy ejemplar.

Pero si quieres contarme algo, yo no te voy a echar un sermón.

Ya, si lo sé.

Creo que eres el único en el que puedo confiar.

Oye, lo que sí te pido es que seas discreto.

Me juego mi relación con Lorena. Puedes estar tranquilo.

Te aseguro que no sé cómo pasó, pero...

me he acostado con una chica.

No sé lo que hice.

Pero he amanecido en la habitación de un hotel.

¿Con la chica? No, no, no. Solo, solo.

No sé cómo llegué allí ni qué ha pasado.

Pero algo pasó, porque la chica me ha puesto un mensaje,

muy cercano, muy sensual, muy...

Fui a una fiesta que organizó Gloria.

Allí me presento a una amiga, una tal Puri.

Estuve hablando con ella, tomamos una copa.

Salimos del local y...

y lo siguiente que recuerdo es que he amanecido en un hotel.

Bueno, yo creo que estaría buscando... influencias, contactos.

Tu nombre no le es indiferente a nadie, Jorge,

y más si estudia Hostelería.

Viendo en el estado en el que estabas...

No, no. Me parece muy frívolo. Y muy realista también.

La verdad es que no sé lo que ha pasado ahí, no lo sé.

Es una chica simpática, hablamos amigablemente, atractiva.

Pero en ningún momento se me pasó por la cabeza ligar con ella.

Te lo aseguro Fernando. Yo no te voy a juzgar.

No, no, si ya lo hago yo.

No hace mucho discutimos Lorena y yo

porque estuve chateando con Celia, la madre de David.

No pasó nada.

Pero Lorena no llevó muy bien que no se lo contara.

No me estarás diciendo que se lo quieres contar.

No lo sé, no lo sé.

Esta tal Puri se lo ha contado a Gloria,

y Gloria insinúa que se lo debo contar a Lorena.

Pues tú, ni caso. ¿Crees que Gloria se lo va a decir?

No lo sé, no creo.

Pues cállatelo. No me parece justo, Fernando.

No es justo hacer lo mismo que yo le estoy recriminando.

No hace mucho discutí con Lorena

justo porque ella no fue sincera conmigo.

Esa chica no significa nada para ti, ¿verdad?

No, claro que no. Pues pasa página y sigue adelante.

Estabas borracho, se te fue la mano y ya está.

Son... ese tipo de errores que querríamos enterrar,

para protegernos a nosotros mismos.

No le cuentes nada, hazme caso.

Todos los actos tienen consecuencias.

(Sintonía de "Mercado Central")

# Y se apagó una luz en la ciudad

# y una sombra en sus viejos pasillos

# de colores,

# que no brillarán más.

# Ven y sígueme a aquel lugar,

# sabor a sal y azafrán.

# Aromas de un tiempo atrás.

# Y se encendió una luz en la ciudad,

# en la plaza donde regateamos,

# con un beso,

# volver a comenzar.

# Juntos tú y yo,

# jugando a recordar

# que somos cada olor, color, sabor al son

# de aquel Mercado Central. #

Que no, mujer. ¿Cómo va a estar seca?

Es que la aloe vera casi no necesita agua.

Si no, se te pudre.

Así que con que las riegues cada 15 o 20 días, vas de sobra.

Tranquila.

Perdona un momentito. Ahora vuelvo.

Ya sé lo que vas a decirme,

pero no quiero que te den otra paliza.

No, que no, que no vengo a echarte la bronca ni nada parecido.

Al revés.

Quería agradecerte que te preocupes tanto por mí.

Aunque tampoco ha servido de mucho. ¿Por qué?

¿Qué dice la inspectora?

¿Ha investigado la coartada de Eusebio?

Y es cierta.

La noche que mataron a Ágata

estuvo reunido con otro empresario, con... Tristán Toledano.

Lo corroboran los trabajadores de allí y las chicas.

O sea que Eusebio es inocente.

Entonces queda descartado como sospechoso, ¿no?

Pero ¿y si mandó a uno de sus matones? Es que...

hay demasiadas cosas que no me cuadran.

Si no fue él, ¿por qué tomarse tantas molestias?

Ha hecho desaparecer a Vanessa, me han dado una paliza,

ayer estuvo a punto de matarme en mi casa.

Y lo más importante, si fue él... -Hola.

Hola. ¿Qué tal todo?

Bueno, ahí vamos.

Perdón, igual hablabais de algo importante

y yo aquí, molestando. No, no, al revés.

Perdonad vosotros, que no hago más que contarle mis problemas a Adela.

Me voy. Os dejo hablar de vuestras cosas.

Gracias.

Gracias por lo de ayer.

¿Qué le pasa?

Pues te puedes imaginar, está muy preocupado.

Ya. Con la paliza que le dieron ayer yo también estoy preocupado.

Ya, pero no es solo eso.

Eusebio no es el asesino de Ágata.

La Policía ha corroborado su coartada.

Entonces...

¿Elías ha descartado definitivamente a Eusebio como sospechoso?

No, pero creo que debería hacerlo. Tendría que olvidarse de él,

porque es un mafioso, es un proxeneta,

pero no mató a Ágata.

Pero conozco a Elías no va a parar hasta que encuentre al asesino.

En fin, vamos a dejar de hablar de esto.

No he conseguido entradas para el teatro

porque están agotadas,

pero si quieres, podemos ir al cine o ir a cenar...

O podemos ir a casa y repetir lo que ha pasado esta mañana.

No tenemos por qué elegir, hay tiempo para todo.

Podemos ir al cine,

luego ir a mi casa...

(ASIENTE) ...y te quedas a dormir.

Es un plan estupendo.

(CARLA) ...pero el baño de este era más grande que este piso.

Te lo digo. -Yo te digo, no creo

que en mi vida haya estado en una fiesta tan divertida.

Me lo pasé genial.

-Ya ves, chaval. Mira, yo me he reído tanto

que se me ha corrido el rímel y parecía un mapache.

-¿Y el pase de moda tan bizarro ese

que parecía de una película de Tim Burton?

-¿A que sí? -Una locura.

Lo que sí debo reconocer

que la marca que te fichó está muy original.

Y por eso hicieron el fiestón que se hicieron. O sea...

-¿Y la comida qué?

Que lo que no era una esferificación o una espuma de no sé qué...

-Ya te digo.

Ni las tapas de Jorge son así, tan elaboradas.

-No se lo digas a Jorge,

que este es capaz de flambear el cortado.

Voy a tomarme algo para la cabeza.

Para mi futuro dolor de cabeza. ¿Quieres algo?

-No, yo no. Estoy tranquilo.

Me voy a tomar la resaca así, como los buenos.

Igual me está bajando el pedo.

-¿Sí? -Sí.

Yo le pedí a Sonia que me sustituyera toda la tarde,

y ahora me siento mal, qué mala. Ahí ella sola toda la tarde...

-Ventajas de ser la jefa, ¿no?

-También es verdad

¡"Cheers"! ¿Lo digo bien? -Salud. Perfectamente.

Escuchá, muy bien cuando te soltaste con el inglés.

-¿A que sí? Pensaba que no podría hacer dos palabras seguidas,

y copita, otra copita... (TARAREA)

Mira, he hecho un par de contactos con mi inglés, te lo juro.

Me he dado cuenta hoy de que todo es cuestión de confianza.

Como tú dices, tengo que confiar más en mí misma, ¿no?

-Chapó.

No me acordaba de que me los habías robado.

No me lo esperaba de usted, señor Lucas.

-Solo porque estas eran las que te gustaban a vos.

Y, bueno, también porque las iban a tirar después,

o sea, no se considera robo. -Claro.

A ver, es que no es como la cubertería de plata.

Eso sí que habría sido muy, muy fuerte.

(CARLA RÍE) Espero que le gusten a David,

porque si no, las va a tirar "ipso facto".

Me voy un rato, y quien dice "un rato"...

igual dice que hasta mañana, porque, la verdad, llevo una...

-Che, Carla, muchas gracias por haberme invitado a la fiesta.

Me lo pasé increíble contigo. -Yo también.

Gracias por hablar tan bien inglés, por darme tan buenos consejos.

"Bye. See you later, alligator". -"Good night".

(ALBERTO) Rosa.

-Hola.

-Solo quería decirte que mi madre pasará esta tarde

a recoger un par de cosas que todavía nos quedan en tu casa.

-Pero, Alberto, ya te dije que no había ninguna prisa.

Quiero decir que aunque tú y yo ya...

En fin, a tu madre le he cogido muchísimo cariño.

Y puede quedarse el tiempo que quiera

hasta que terminen las obras de su casa.

-No hace falta que sigas mintiendo, sé que las obras están terminadas.

-Ya... (ALBERTO RÍE)

-Lo siento. -No te preocupes.

Sé perfectamente lo lianta que puede llegar a ser Sofía Olmos.

(RÍE) Pero mira, ahora...

ahora resulta que vamos a seguir viviendo juntos.

-Eso es genial. -Sí.

Bueno, no sé, ahora que parece que se han arreglado las cosas...

Bueno, a ver qué pasa.

-Me alegro mucho por los dos.

Cuando las cosas no vienen bien,

es importante poder apoyarse en la familia.

Oye siento muchísimo haberte hecho tanto daño.

Lo siento mucho, de verdad.

Me gustaría que no te doliera tanto, porque así no me evitarías.

Me duele ver cómo das un rodeo para no pasar por el delicatesen...

o que quieras recoger tus cosas cuando sabes que no estoy.

-Ya, sí. Sé que la situación es incómoda, pero...

no me está resultando fácil.

-Ya.

-De todas formas...

no va a durar mucho esto, porque... me voy.

-¿Cómo que te vas?

-Me voy con mi ONG

a poner en marcha en el Congo el proyecto que me ofrecieron.

¿Te acuerdas?

Ahora que nada me retiene aquí,

prefiero irme adonde sé que voy a ser útil.

Pero... ¿que te vas a ir al Congo?

¿Te vas a miles de kilómetros solo para no verme?

Alberto, somos personas adultas.

Creo que podremos convivir aquí, en el mercado, vernos

y comportarnos como personas civilizadas.

No te vayas por favor. Piénsatelo.

-Ya está pensado. Me voy.

(VALERIA) Qué porte, qué manera de estar...

Qué guapa. -Sí.

-Qué artista.

Y qué llorera, hija. No sabes qué balada se canta la Bruno.

(VALERIA RÍE) -Qué bonito.

Vosotros de concierto y yo aquí, trabajando como una loca.

-Bueno, hija, no te quejes tanto,

que gracias a mi vídeo te estás forrando.

Y las entradas nos las has dado tú. -Por no tirarlas.

Soy así de generosa.

Me da envidia, vosotros pasándolo en grande

y yo aquí, fileteando solomillos.

¿Ha estado bien?

(VOZ RONCA) Bien, no, fantástica.

Cómo canta. Es una artistaza.

-Le hemos pedido tantos bises

que se ha pasado media hora más cantando y a la guitarra.

Bueno, y nosotros dándole a la garganta.

Así está Jesús, que se le ha puesto voz de cazalla.

-Pero la ronquera no es por cantar.

Es por el hielo de los güisquis que nos hemos tomado

(VALERIA RÍE) -Lo que me faltaba.

Encima me venís achispados.

Anda, id a echar una siestecita, que no tenéis edad ya.

-Sí, anda, vete a casa y no fuerces la voz.

Yo me quedo para que Carmen vaya a ver cómo está Nicolás.

-Estás tú para cortar carne.

A Nicolás ya lo he visto y está recuperado.

Le he dado probióticos naturales y está como nuevo.

-Pues deben ser mano de santo, porque por aquí está.

-Pero ¿por qué sales de casa? (NICOLÁS) Tranquila, estoy mejor.

Me apetecía tomar el aire.

Aparte, estoy aburrido de estar encerrado.

Y no veía el momento de darte esto.

-¿Qué es? -Un empleado del centro de congresos

me lo ha acercado a casa.

-¡Un cedé de la Bruno! ¡Firmado por ella!

"Para Carmen.

Espero que el próximo concierto lo puedas ver desde primera fila.

Con cariño, Camila".

-Después de sacrificarte y no ir al concierto,

¿qué menos podía hacer yo?

-Muchas gracias, mi amor. Eres el mejor marido del mundo.

-Bueno, yo me voy a echar un rato, a ver si recupero la voz.

-Bueno. Si no se te pasa, ve a la farmacia y que te den algo.

-Sí, sí. -Bien.

-Tú también, ve a casa. (NICOLÁS) Sí, claro.

-Venga. -Adiós.

-Adiós, cariño.

Y ahora que tú estás tan mona, y ya que estás aquí...

-¿Por qué me quedo sin hacer falta?

-Primero, el alcohol te nubla el celebro.

Y segundo porque vas a hacer uno de esos vídeos de Internet.

-Para tus hematomas.

La tenía en el botiquín del despacho y te iría bien.

Gracias. ¿Quieres sentarte? Si no te importa que esté bebiendo.

Que yo no beba no implica aguarle la fiesta a los demás.

Bueno... Yo, fiesta, fiesta, lo que se dice fiesta, ahora poca.

No paso por mi mejor momento. Ya.

Me ha dicho Adela que has averiguado

que Eusebio no es el asesino de Ágata, pero...

por la paliza que te dieron, yo no lo tengo muy claro.

Pero no quiero meterme donde no me llaman.

No, no te preocupes, Sigue. ¿A qué te refieres?

Pues que si no es el asesino,

no entiendo por qué te envió a dos matones.

Eso es lo que digo yo.

Pero la inspectora Millán me dice que no,

que si quisiera ir a por mí,

me hubiese matado, no me da una paliza.

Yo no conozco a ese tipo, pero imbécil no debe ser.

Yo no iría a por ti teniendo a la Policía tan cerca.

Además, Adela también me ha dicho que es un proxeneta, un traficante.

Igual me equivoco, pero hay algo que me huele mal.

¿Qué te dice tu instinto?

Que es un asesino.

Pues sigue investigando, vas por delante de la Policía.

Quizá la coartada sea falsa o...

o enviara a un par de matones, como ha hecho contigo.

Elías, yo quería comentarte otra cosa.

Siento si te he molestado con todo el tema del mercado.

Creo que te he juzgado mal.

Pues te lo agradezco, Fernando, de verdad.

Sigue tu instinto.

Y si necesitas ayuda, ya sabes dónde encontrarme.

Gracias, tío. Me tengo que ir.

Oye, no te dejes la pomada. Sí. (RÍE)

(CARRASPEA)

Iván. Iván, ¿qué tal?

Soy Elías De la Cruz, el hijo de Jesús.

Sí. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Bien. Bien, mi padre bien. ¿Qué tal vosotros?

Bueno, pues me alegro.

Mira, no te quiero molestar

con temas de trabajo ahora que estás jubilado, pero...

tú sigues teniendo contactos en la Guardia Civil, ¿verdad?

Claro que sí, un guardiacivil lo es toda la vida.

Y este me encanta, porque me encanta el color así, como pálido.

Me gusta el ganchillo, es como... muy mono.

Pero he comprado otro, que ahora, al verlo... no.

Me parece como que es un poco... clasicorro.

Pero lo puedo devolver. Dímelo. Sé sincero.

Lorena, te quiero muchísimo.

Y yo a ti, mi amor.

Eres la mujer de mi vida.

Guau. Qué efectiva la terapia, ¿no?

Quiero que tengas muy presente lo que siento por ti, porque...

necesito contarte algo.

Podría haberlo callado y olvidarlo, pero...

decidimos ser honestos el uno con el otro y...

y que no cometeríamos lo errores del pasado.

Y que callarme sería darle importancia a algo que no la tiene.

Me estás asustando.

¿Qué...?

¿Qué pasa?

Me he acostado con otra mujer.

No recuerdo nada de lo que pasó, nada en absoluto.

Solo sé que salí de la fiesta de Gloria hablando con una amiga

y lo siguiente que recuerdo es que amanecí en un hotel.

Di algo, por favor.

No sé lo que hice. No lo recuerdo.

Pero sea lo que sea lo que pasó, no significó nada para mí.

Lorena... No. No, no, no.

No.

No puedo seguir escuchándote.

¿Estás bien?

No... No me toques.

No, no me toques.

(Puerta abriéndose)

-¿Qué pasa? -¿De dónde han salido las flores?

-Las han traído Carla y Lucas de la fiesta.

Por mí las puedes tirar. Me dan ardor de estómago.

-No hay relación científica entre las flores y el ardor de estómago.

-David, es una manera de hablar.

No dejo de pensar que no fue buena idea que Lucas viviera con nosotros.

Se ha hecho muy amiguito de Carla.

-Pero eso es lo que querías, ¿no? Que se llevasen bien.

¿O todavía tienes celos de él? (SAMUEL CHISTA)

Habla bajo, que Carla está durmiendo.

No me da buena espina ese rollito que tienen.

Están todo el día juntos.

-Normal que estén juntos, tienen mucho en común.

-No dejo de liarla todo el rato.

Le propusieron a Carla vender en Inglaterra, ¿y qué hago yo?

Intentar que no lo haga.

No sé, Lucas...

la impulsa a exponer su talento, y yo solo le corto las alas.

-Es porque Lucas es la pareja perfecta para Carla.

Es divertido, la hace reír, hacen cosas juntos,

les gusta la cultura, el arte, salir a correr...

Y además, su relación no está condicionada por el pasado.

Lo que os une a Carla y a ti es el accidente,

que mató a su hermana y te dejó en la silla.

Son relaciones tóxicas que siempre van a estar ahí.

(Timbre)

Y las limitaciones físicas afectan.

Se te da bien la silla, pero hay cosas que no podrás hacer.

Como ir a la fiesta de hoy.

(Puerta abriéndose)

(VALERIA) Hola, chicos. (SAMUEL) Abuela.

Oye, Samuel, me manda tu madre para grabar otro vídeo.

Dice que desde que salió el otro, vende más que nunca.

Así que hala, a grabar.

Aprovecha lo monísima que me puse para el concierto.

-Estás muy guapa, pero hoy no puedo.

Tengo que hacer cosas. Recojo algo y me voy al mercado.

-Jorge confiaba en mí para grabar sus clases "online".

A lo mejor puedo ayudarte a grabarte.

-Con chófer y todo. Qué nivelazo.

-Tengo que evitar el mínimo esfuerzo.

No puedo lesionarme ahora que vuelvo los escenarios.

-Oye, mucha suerte con la función.

Iré a veros cuando estrenéis, ¿vale?

-Eso espero.

-Alberto ya me ha dicho que habéis hablado tranquilamente

y habéis resuelto algunos de los problemas.

-Estoy tan feliz de que por fin hayamos hablado...

Y de que se venga a vivir conmigo.

Pero me sabe mal que lo haga porque habéis roto.

-Ya. Lo que es una pena es que se vaya al Congo,

ahora sobre todo, ¿no?,

que estáis empezando a llevaros bien perdido.

¿No te parece un poco precipitado? -Da igual lo que yo piense.

Mi hijo siempre ha gestionado sus cosas a su manera.

Esta vez no iba a ser diferente.

-Pero yo sé que se va por mi culpa, y eso me duele.

Me hace sentirme muy responsable.

Es que no lo entiendo, ¿sabes?

No entiendo por qué no se queda y se comporta como un adulto,

y pasa aquí su duelo, y no a 6000 kilómetros de distancia.

No lo entiendo. -Rosa.

Alberto no se va por una pataleta ni para hacerte sentir mal.

Se va porque está enamorado de ti,

y verte cada día le resulta muy duro.

Necesita poner distancia entre vosotros.

Si no, nunca superará esta ruptura.

Tú tienes que comprenderlo y dejarlo ir.

Pero...

no permitas que se vaya así.

Habéis compartido muchas cosas

y os seguís queriendo, aunque sea de manera distinta.

Tenéis que despediros bien.

Bueno, me voy, que tengo al chófer esperando.

Gracias por todo, Rosa.

Siento mucho que no vayas a ser mi nuera, pero...

en un rinconcito de mi corazón, ya eres como una hija para mí.

Lo sabes, ¿verdad?

-Sí.

-Señoras y señores, Sofía Olmos hace mutis por el foro.

-A ver, no creo que haga falta tanta parafernalia para grabar un vídeo.

El otro fue un "aquí te pillo, aquí te mato", y qué éxito.

Hoy voy a promocionar los chuletones.

Por si los quieres iluminar.

Por cierto, mi hija me ha escrito un guion.

Esto es lo primero que tengo que decir.

"Desde chuletas a conejo, siempre en Carnes El Tejo".

Y luego ya explico cómo preparar el chuletón.

-No va a ser un vídeo casero al uso.

Es "branded content" para la carnicería,

debe tener calidad técnica. -¿Un "brande" qué?

-Es contenido para generar afinidad entre tu marca y el consumidor.

Está bien para una estrategia de "inbound marketing".

-Pero qué manía con no hablar en cristiano, hijo.

Que yo no entiendo nada.

Solo te digo que aceleres,

que a carne está perdiendo frío y se pondrá feísima.

-La iluminación está lista, el móvil está en manual

y el sonido funciona, así que podemos grabar.

-Hombre, por fin.

-A ver, te vas a esconder detrás de la puerta.

Cuando yo diga "acción", abres y entras.

Vienes hasta aquí,

hasta la marca de esparadrapo del suelo, esa es tu marca.

Dejas tu bolsa encima de esta otra marca,

sacas muy lento el chuletón y dices tu frase mirando a cámara.

¿Entendido?

Entro, dejo la bolsa y hablo, no parece muy difícil.

-Pues vamos a primera.

-¿A primera qué?

-A tu posición inicial, Valeria.

¡Acción!

-Hola, amigas de la red.

Hoy vamos a preparar... -¡Corten!

-¿Qué pasa? Si iba muy bien.

-No has puesto la bolsa donde te he dicho

y te has puesto rara de posición. -Perdona,

pero estoy encima del esparadrapo. -Te has reposicionado ahora.

-Mira, a mí esto de las crucecitas y los esparadrapos me aturulla.

A mí lo que me ha hecho famosa es mi naturalidad.

Soy la abuela de las chuletillas por mi espontaneidad.

Así que venga. -Vamos a repetir la toma.

Esta vez, por favor, ponte en la posición.

¡Acción!

Corten, corten.

¿Y ahora qué? -Está muy sobreactuado.

-Si no he dicho nada. -Ya, pero tu lenguaje corporal...

Vamos a repetirlo otra vez.

-Mira, si dices "acción" y no entro, es que me he ido a mi casa.

Fernando. -Perdona, no te había visto.

No pasa nada.

Quería decirte que gracias por el consejo.

Te hice caso, estoy siguiendo mi instinto.

¿Sigues investigando a Eusebio? No.

No, estoy investigando a Tristán Toledano,

el empresario que estuvo con él cuando mataron a Ágata.

Nunca creí esa coartada de que estuvo con él.

No me lo creo. Y más después de que Vanessa ha desaparecido.

Creo que todos mienten para proteger a Eusebio.

¿Y has averiguado algo del tal Toledano?

Llamé a un amigo de mi padre, un guardiacivil retirado.

Ha hablado con sus contactos, y según ellos,

el tal Toledano estuvo ocho años en la cárcel por tráfico de drogas.

Lo más curioso es que justo cuando Eusebio iba a entrar en la cárcel,

al final no entró y sí entró Tristán.

Cuando sale, este tipo, de buenas a primeras,

tiene una empresa de eventos, promoción de fiestas...

que es con la que trabaja Eusebio.

Muy raro, ¿no?

Para mí está clarísimo.

Tristán se come el marrón de la cárcel a cambio de dinero

y de que Eusebio le deje trabajar con él.

Sí, esto encaja, sí. ¿A que sí?

Gracias por tu apoyo. -No, no.

Faltaría más. Ojalá pudiera hacer más.

Oye, te tengo que dejar, tengo reunión en el ayuntamiento.

¿Ahora? ¿A estas horas? Bueno, son así. Ya sabes.

Ya. Hasta luego.

Hasta luego.

-Perdona, me he entretenido.

Justamente con Elías De la Cruz.

-¿Y qué te ha dicho?

-Tonterías de detective aficionado.

No tiene nada contra ti.

Por tener no tiene ni el apoyo de la Policía.

-¿Ha hablado con la Policía? -Sí, sí.

Le ha vuelto a contar sus teorías a la inspectora, pero no lo cree.

A ti te han descartado como sospechoso.

-Claro, porque no tuve nada que ver con esa muerte.

Espero que me dejen pronto en paz.

Lo último que necesito es tener a la Policía detrás.

Y todo por culpa de ese imbécil.

-No preocupes, él me ha dicho que está entre la espada y la pared.

-Me da igual, no quiero más sorpresas.

No lo pierdas de vista y mantenme al tanto de todo.

-No te preocupes. Seré tus ojos y tus oídos en el mercado.

Siempre y cuando tú seas generoso conmigo, claro.

-¿De verdad haces esto por dinero o hay algo más?

-Mi sueldo no es para tirar cohetes, y una ayudita siempre viene bien.

Bueno, sí, tienes razón. Además hay un motivo muy personal.

-Ya suponía yo que tenías tus propios motivos.

¿Y qué motivos son esos?

-Elías es el exmarido de Adela, mi novia.

Hace tiempo que están separados,

pero no me gusta un pelo su relación.

-Claro, acabáramos.

Siempre hay una mujer por medio. -Ya sabes lo que dicen,

en la guerra y en el amor, todo vale.

-Te entiendo.

Hace tiempo tuve que elegir entre la amistad y el amor,

y elegí lo segundo, así que no te juzgo.

Espero que cumplas tu palabra o tendrás que devolverme el dinero.

Con intereses.

-Tranquilo.

Lo tengo todo controlado.

(Llaman a la puerta)

(CARLA RESOPLA)

Qué sueño y qué dolor de cabeza, chaval.

-Eso es que lo has pasado bien. -Sí, lo pasamos superbién, pero...

-Vaya siesta te has pegado. -Ya.

Pero ahora estoy superafectada.

Y me he levantado con una mala conciencia...

La pobre Sonia está sola toda la tarde

y mira, me he rallado y he venido.

¿Y tú qué... qué haces?

-Carla, creo que me voy una temporada a donde mis padres.

-¿Por qué irte con tus padres una temporada?

-Creo que es mejor darnos un tiempo.

-Me estas vacilando.

No entiendo nada. ¿Qué...? ¿Qué pasa? O sea...

-Que no se te pase por la cabeza que es cosa tuya

o que has hecho algo. Estoy hecho un lío y...

y estoy en un momento complicado.

-Pero un momento complicado, ¿por qué?

Amor, no empieces con tus neuras.

-Porque no me gusta mi vida, Carla.

Me han degradado en el trabajo,

a nadie le gustan mis vídeos y... mi abuela lo peta más que yo.

Tengo la sensación de que todos cumplís vuestra meta

y de que yo soy un fracasado. -No digas chorradas, por favor.

-Si quiero mejorar mi vida, debo hacer algún cambio,

y voy a empezar por alejarme de ti.

-¿Perdón?

¿Me estás diciendo que si tu vida va mal, es porque estoy a tu lado?

Si yo te apoyo en todo, en los proyectos que tienes.

Esto es un bache.

Y tú no eres un fracasado.

Yo no tengo tanto éxito, lo de las camisetas guay,

pero para triunfar, para ganar dinero,

tendría que vender muchas camisetas y no es el caso.

-No, no te quites mérito. Tus diseños están muy bien.

O no te los habrían comprado y no te habrían hecho otro pedido.

Y siento haberte hecho dudar porque soy un imbécil y un inseguro,

Pero lo vas a reventar.

-Pero... ¿qué dices, tío? Yo no...

No entiendo nada.

O sea, ¿qué es lo que te he hecho para que me estés diciendo esto?

O sea, no lo pillo.

¿Es por Lucas?

¿Es por lo que me has oído decir esta mañana,

de que si no estuviera contigo...?

¿Me estás diciendo que toda esta movida es por celos?

-No, no son celos por Lucas.

Quiero ver qué tal nos va por separado.

Y no estoy seguro de lo que siento por ti.

-¿En serio quieres dejarlo?

Eres un cobarde.

-Antimosquitos. (ALBERTO RÍE)

-Creo que en el Congo lo necesitarás.

-Pues sí, sí. Gracias. Creo que me va a venir muy bien.

(ALBERTO RÍE)

-Siento haberte hecho tanto daño.

Lo siento muchísimo, de verdad.

Sé que no te mereces todo esto que está pasando.

Te juro que me hubiera encantado

que las cosas hubiesen sido de otra manera

y haberte correspondido. -Pero no puedes, Rosa, no puedes.

¿Y qué vas a hacer?

¿Vas a forzarte a sentir algo que no sientes?

Te estoy muy agradecido.

Mucho.

Antes de conocerte, yo había olvidado

lo bonito que es sentirse pendiente de alguien.

-Tú estás pendiente de todo el mundo.

-No, no de alguien especial.

Me has recordado lo que es amar, Rosa.

Y lo que he sentido,

lo que aún siento,

eso no me lo va a quitar nadie.

Nadie. Aunque me vaya a miles de kilómetros de aquí.

-Oye, sé que antes he reaccionado muy mal,

pero, de verdad, si eso es lo que tú quieres

si te va a hacer feliz, me alegra que te vayas.

-Yo no sé si lo voy a ser o no,

pero yo no me puedo quedar aquí

y hacer como que no pasa nada, porque no es verdad.

-Esto no es una despedida para siempre, ¿no?

No. -¿No lo es?

-No. Por supuesto que no.

Solo quiero alejarme y con el tiempo, pues...

recolocar mis sentimientos.

Aunque me parece que te voy a querer siempre.

-Yo también.

Y por eso, antes de que te fueras,

quería decirte lo que significas para mí, Alberto, porque...

eres el hombre más maravilloso que ha pasado por mi vida.

De verdad.

Y tú también me has abierto los ojos.

Me has enseñado que tengo que dejar el miedo al lado

y que debo volver a confiar en la gente.

-Siempre vas a poder contar conmigo.

Y cuando me recupere,

estoy seguro de que seremos muy buenos amigos.

Sí, me niego a dejar escapar a las personas buenas

que aparecen en mi camino.

A ver, verás. Yo antes, cuando nos hemos visto,

quería pedirte un favor, pero he visto que no era el momento.

-Porque no he sabido reaccionar, y lo siento.

¿Y qué es eso que me tienes que pedir?

-Quisiera que gestionaras la cervecería mientras estoy fuera.

Me da pena cerrarla.

Y la hemos llevado juntos... -Sí.

-Conoces a los proveedores...

Creo que puedes combinarla con el delicatesen.

Si contratas aquí un camarero,

solo tendrías que venir a supervisar.

Y en cuanto a tu sueldo... -Por favor.

Lo voy a hacer, claro que lo voy a hacer.

Te voy a echar mucho de menos.

(ROSA LLORA)

Y cualquier duda que tengas, me llamas y te la resuelvo.

A ti. Enhorabuena.

Chao.

¿En serio?

Lorena, es la hija de una clienta. ¿La hija de una clienta?

Quería presupuesto para su boda.

Se va a casar, Lorena, se va a casar. Por favor.

No puedo más.

No puedo más.

Es normal que estés así, lo entiendo.

Y es normal que estés enfadada conmigo.

Pero si queremos superar esto y salvar lo nuestro, hablemos.

Vamos a hablarlo, Lorena, por favor.

Llevo horas intentando pensar que lo podemos superar,

autoconvenciéndome de que lo de anoche fue... ¿Qué fue?

Fue un desliz provocado por el alcohol

y que lo vamos a poder soportar. No recuerdo lo que pasó.

No recuerdo nada. ¡Nada! Te lo juro, te digo la verdad.

¿La verdad?

¿Me dices la verdad? Muy bien, gracias.

¿Y ahora qué hago?

Me pasas una patata caliente, ¿y tengo yo que decidir?

No, no quiere decir nada. Lorena, no hagas esto.

¿No te das cuenta de lo que nos está pasando?

Que siempre, siempre nos pasa algo.

¿Y si estamos intentando luchar por un imposible?

¿Y si tú y yo nunca, nunca conseguimos ser felices?

Lo siento. No.

Lorena, no... Lorena, no lo digas.

Lorena, no.

No, no.

No.

No.

Lo siento.

Se ha terminado.

Voy a dormir en casa de mi hermana.

(Móvil)

-Hola. Lupe. (MÓVIL) "¿Qué te cuentas?"

-Pues nada, trabajando para variar.

Oye, que... que muchas gracias.

Que...

Que Carmen no se ha dado cuenta de nada y...

y le ha encantado el regalo, el cedé.

-"Vaya, me alegro."

-Oye, tienes letra de artista.

-"Lástima que solo sea la letra.

Si fuera una artista, no me subía a una bici en la vida.

Viajaría por el mundo en avión." -Eso estaría bien, la verdad.

Pero bueno, hay que poner los pies en el suelo.

O en los pedales, en nuestro caso. -"Gracias por cubrirme esta tarde.

Prometí a mis hijos llevarlos al zoo y gratis era solo hoy."

-Bueno. No te preocupes. Favor por favor, ¿no?

-"Pero mi zona de reparto está cerca de donde vives.

Espero que no hayas tenido ningún contratiempo."

-No, qué va, tú tranquila. Ya sé por qué calles no coger.

Además, que con el casco no me reconoce nadie.

En fin...

(Llamada en espera)

Lupe me está llamando el jefe. Mañana nos vemos, ¿vale?

-"Vale, venga, cuídate."

Dígame.

Pues haciendo mi ruta.

Sí, llevo parado un rato.

Una cosa, ¿y el localizador también le manda fotos

del baño el que estaba porque me ha sentado mal la comida?

¿Cómo que me lo va a descontar del sueldo?

Si solo han sido cinco minutos.

¿Tenía que salir con los pantalones por las rodillas?

Vale, sí, es la política de la empresa, lo entiendo.

Venga, me pongo a ello. Adiós.

Es que hay que ver.

Mira, de verdad...

Es que... lo que tiene uno que aguantar.

Lo que tiene uno que aguantar, vamos.

Me cago en la madre que parió a Panete.

-¡Pero si ese es Nicolás!

-Sí, que me envíes la lista de candidatas.

Deprisa, que el mercado necesita limpieza.

Vale, gracias.

¿Así que Conchi se marcha al final?

Sí, ha encontrado trabajo en un centro de estética.

Me alegro por ella.

Lo pasará mejor poniendo uñas de gel que limpiando aseos.

Ahora el problema ahora será

encontrar alguien tan responsable como ella.

Para eso estoy yo.

Ya verás cómo encuentro a la chica ideal para cubrir el puesto.

Lo que he encontrado yo es la película para ver esta noche.

Es una comedia francesa en la que a dos maduritos

la vida les da otra oportunidad en el amor.

Ese argumento me gusta.

Yo pensaba que solo era de películas de ciencia ficción, pero...

a partir de ahora, ya veo que no.

(CARMEN CARRASPEA)

Que corra un poquito el aire por aquí, ¿no?

Menos va a correr esta noche, ¿verdad, Fernando?

¡Anda! Los rumores son ciertos.

Sí. ¿Algún problema? No, no, no.

No tenéis que darme ninguna explicación.

Haced lo que os dé la gana.

Anda, Carmen, no disimules,

que estás encantada de tener la exclusiva.

Hombre, exclusiva, exclusiva, no es.

-Carmen, venías a hablar conmigo, ¿no?

-Sí, bueno.

En el baño hay una cisterna rota, en el de mujeres,

desde esta mañana. Se lo he dicho al petardo de Fermín,

pero como el que oye llover, no me ha hecho ni caso.

Esto no pasaba con mi Nicolás,

que le decías algo y lo resolvía en el acto.

Igual, si se lo dices tú, te hace más caso a ti.

-No te preocupes, hablaré con Fermín.

-Pues nada, me voy, tengo cosas que hacer.

Aunque alguna piense que lo único que hago es cotillear.

Nena. Bueno, no sabes la exclusiva que tengo.

Dios mío...

En cinco minutos todo el mercado sabrá que estamos juntos.

Lo mismo me he precipitado y tendría que haber dicho nada.

Y tú querías haber sido más discreto.

Pero tampoco creo que tengamos que escondernos.

Además, no le hacemos daño a nadie.

-Tengo tan claro lo que siento por ti

que me da igual lo que piensen aquí.

Qué suerte tengo de tenerte.

Me estás haciendo recordar muchas cosas que había olvidado.

¿Vamos al despacho?

(FERNANDO GIME DE DOLOR)

(GRITA) ¿Adónde te crees que vas?

-Tú no te piras hasta que no aclaremos qué ha pasado.

No hagas como si nada, tío. -No te quiero, Carla.

Mi instinto me dice que investigue. -No, no es tu instinto.

Es la certeza de que eres inocente lo que te hace continuar.

-La felicidad no la tiene todo el mundo.

Tú y yo lo hemos conseguido

y no vamos a permitir que nadie nos la quite.

-¿Es porque me gusta Carla? -Lo siento,

no tiene nada que ver contigo.

(GLORIA) ¡Jesús!

Jesús, ¿te encuentras bien? -¿Qué¿

Es bonito que Alberto te haya dejado la cervecería, ¿no?

Es porque tiene mucha confianza en ti.

-¡Nicolás! Ven.

Mira lo que dice esta chica.

Se lo conté, no podía callarme algo así.

-Sí que podías, y te hubieras ahorrado todo esto.

-Voy a proponer ir adaptando al Central

y que sea un gastro-mercado.

-Y dar prioridad a los restaurantes

sobre los puestos, ¿no?

-Siéntate.

Que te sientes te digo.

Mercado Central - Capítulo 269

18 nov 2020

Fernando juega a dos bandas con Elías y Eusebio Roca para proteger el “secreto” que guarda. Adela, completamente engañada, hace pública su relación con él y le confiesa que se está enamorando.
Jorge revela a Lorena que se acostó con la amiga de Gloria. Ella trata de encajarlo, pero se da cuenta de que no va a poder vivir con ello y rompe la relación.
Rosa comprende que Alberto necesita alejarse y se despide de él y de Sofía.
Valeria quiere seguir grabando vídeos y David se convierte en su realizador.
Samuel cree que Lucas es mejor novio para Carla que él y corta con ella.
Nicolás le regala a Carmen un disco firmado por Rozalén para darle credibilidad a su supuesto trabajo en el centro de congresos. Pero Jesús termina por descubrir que, en realidad, trabaja como repartidor.

ver más sobre "Mercado Central - Capítulo 269" ver menos sobre "Mercado Central - Capítulo 269"
Programas completos (323)
Clips

Los últimos 502 programas de Mercado Central

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos