www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5933204
Para todos los públicos Masterchef 9 - Programa 8 - Ver ahora
Transcripción completa

Tienes que robar diez ingredientes y meterlos en otra cesta.

Le vamos a quitar los tomates. -Hermoso, saca la mano de ahí.

-Hojaldre y harina. -Este va a flipar

como me toque... Te lo juro por Dios.

(JOSIE) Nos lo vamos a pasar bomba probando todo esto.

(RÍE) Me muero de ganas, claro.

La tarta que has presentado está muy rica.

Es un diez. No necesita nada más.

(CONTENTA) Pues muchas gracias.

¿Preparados para dejaros la piel y volver a "MasterChef"?

(TODOS) ¡Sí, chef!

(DOLORIDO) Me he quemado, tío.

Necesito un médico. No entres hasta que esté bien.

Hombre, a echarles un cable...

-Os quejabais de nosotros, pero aquí también

hay jaleo. (GRITA) ¡Ah!

-¿Qué tal, Ofelia? -Bien, gracias.

-¿Me has echado de menos?

¿Qué tal está el menú?

-Oh, está extraordinario, ¿eh?

Vuelve a las cocinas de "MasterChef"...

(GRITA) ¡María!

(GRITAN) ¡Bien!

Vamos a tener una carrera dulce.

(MERI) Mira a Dani, muy bien. -Voy fatal, ¿eh?

Pepe, que me duermo. ¿Cómo vas?

(TONI) ¡Vamos, vamos, vamos! -Qué desastre, tío. Qué desastre.

El aspirante que no continúa en las cocinas

de "MasterChef" es Pepe.

(GRITA) ¡Pepe!

(Sintonía)

(Música)

(CONTENTO) ¡Buenas noches!

Buenas noches y bienvenidos una semana más a "MasterChef".

Los aspirantes viven un sueño que ha costado lograr,

por eso saben que no pueden perder ninguna oportunidad.

Deben estar preparados para coger el tren.

En eso consiste la suerte, el momento en que se cruzan

la oportunidad y el conocimiento.

Qué ganas tengo de cocinar. -Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos.

(TODOS) Gracias, chef. Lleváis ya dos meses

en estas cocinas, buena ocasión para hacer balance.

Toni, ¿cómo definirías el tiempo que llevas

en "MasterChef"? Sinceramente, una maravilla.

Justo hablábamos antes que estábamos cumpliendo un sueño.

A medida que avanzan los programas, te lo vas creyendo más.

¿Y cómo andas del piececito? Te he visto...

Mejor, Jordi, la verdad.

¿Te hace las curas Corleone? Entre Corleone y el doctor.

Le tienes atrás, cuidado. Sí.

Estoy encantado.

-Se ha puesto una camiseta de bananas, está preparando

algo para tirar por el suelo. (RÍEN)

(IMITA A VITO CORLEONE) "Tranquilo, amigo".

He pasado dos o tres días malos,

pero mis compañeros me han cuidado de diez

y en unas semanas, si estoy aquí, estaré al 100 por 100.

Nos alegramos de que mejores. Te lo agradezco, gracias.

(ACENTO ITALIANO) Cuidado, Toni, cuidado.

(RÍEN) Según un proverbio chino,

seguramente, Jiaping, lo conocerás,

hay tres cosas que nunca vuelven atrás:

la palabra pronunciada,

la flecha lanzada

y la oportunidad perdida. ¿Lo conocías?

Me suena... Claro...

(RÍE)

¿Quieres que te lo diga en chino?

Está en chino. A ver si lo hago bien.

(SIMULA HABLAR CHINO)

(RÍE) (SIMULA HABLAR CHINO)

(SIMULA HABLAR CHINO)

(FRAN) Pero qué te piensas...

-¡Ole, Pepe! Ahora sí que lo has pillado.

¿Lo has entendido, Jiaping?

(RÍE) Sí.

Llevo mucho tiempo practicando el cantonés.

No, chino mandarín. Soy más de cantonés.

Tienes más acento de chino mandarín

que cantonés. Ah, ¿sí?

Te confirmo.

He estudiado cantonés en Chengdu un año y ahora dices...

(RÍE)

(RÍE) Pepe ha demostrado su nivel de chino. Confirmo.

Meri, ¿cuál es para ti la mejor manera de exprimir

la experiencia que estáis viviendo en estas cocinas?

Vivir el día a día, el momento, dar lo mejor de mí y esperar

llegar a esa final que deseo. Y lo que me habéis enseñado,

poderlo poner en práctica. ¡Oh!

Aparte de esas mil cosas... ¿Sí?

También te queda tiempo para ser celestina de Ofelia y José.

¿Cómo va la cosa?

Los estoy observando. El otro día vimos una peli de amor

y los veía a los dos cogiditos y dije: "Está comenzando

a haber un poco de acercamiento". No sé quién

a quién, pero veo y un poco de acercamiento.

Ofelia, José, contadme, por favor.

Pero José, ¿lo tuyo no era la cardiología?

¿Ahora es la pediatría?

(RÍEN) -¿Pero cómo...?

-Qué bueno. -¿Pero cómo la pediatría?

Es que tocas todas las ramas. (JOSÉ) Va bien, no sé.

Yo lo siento por Jordi, pero estoy contento.

Jordi, te la han pillado. No vayas por ahí.

José, no vayas por ahí... Ay, ay, ay.

(MERI) Ofelia, pronúnciate.

-A palabras escuetas... ¡Oh, no!

Déjalo, déjalo. ¿Cómo sigue?

(RÍE) Es un proverbio chino, ¿verdad?

(RÍE) ¿Y cómo es lo de "escueto"?

Es que no sé ni lo que he dicho. Lo que quiero decir es

"a palabras escuetas, buenos entendedores".

-Es que no todo el monte es océano, Ofelia.

(RÍEN) -Bueno, lo entiende quien quiere

y quien lo entiende, buen entendedor será.

Puedes tener marido y rezar a Dios. Esto es igual,

puedo tener novio y seguir alabando a Jordi.

No, el ejemplo es... No, no...

(RÍEN)

-Yo tomo nota de todo esto.

También puedo hacer lo mismo que tú

y ya, pues que María oposite

a caballita ganadora. Claro.

-María dice que Pepe es su favorito.

No mientes a María. No se lo he escuchado nunca.

No se lo he escuchado nunca.

Hombre, Jordi, sabiendo que puedo ser tu caballito ganador...

Pepe, habrá que hablar las cosas. (MERI) ¿Qué?

¡Chaquetera, chaquetera! ¿Te irías con Jordi?

María... No, pero...

María, por favor... Hay un refrán que dice

"siempre vete con tu prioridad

y no con tu segunda opción". -Ese es muy famoso.

-¡Otro, otro! (DANI) Es muy conocido.

(RÍE) Te vamos a hacer un refranero.

Yo vine con las ideas claras de casas.

Jordi no sé si pilla mis refranes, pero yo le hago ojitos,

así, como Tambor en "Bambi", con las pestañas,

para que se enamore y se dé cuenta de todo.

Aspirantes, cada nueva caja misteriosa es

una oportunidad nueva para sorprenderos.

Vamos... Fran...

¿A ti te gustan las sorpresas y los enigmas?

No, soy de "más vale malo conocido", ¿sabes?

(RÍEN) -No me gusta mucho el riesgo

y tal y como veo, la caja me suena a chino...

(RÍEN) -Y digo...

Las cosas como son. (MERI) Ni más ni menos.

(RÍE) Ni más ni menos. (FRAN) Sí, sí.

Vamos a destapar las cajas.

A la de tres, quiero que lo hagáis

todos a la vez.

Una, dos y tres.

(DANI) ¡Ole! (AMELICIOUS) Un trenecito.

(JIAPING) ¡Ah!

La vida es como un tren.

(MERI) ¿Vienen niños?

-Si son niños, me entiendo más con ellos

que con vosotros. Lo sabemos.

Dani, ¿qué te parece? Me hace mucha ilusión.

Cuando era más pequeñito Danel, tenía uno parecido.

¿Le echas de menos? Muchísimo.

Pero creo que esto es bueno para él y para mí, o sea que...

Seguro, seguro.

Echo mucho de menos a Danel,

mucho. Ha sido ver el tren y acordarme de Danel

con dos o tres años, jugando en el suelo con el trenecillo.

Es que es inevitable pensar eso.

Arnau... Dime, Jordi.

¿Sueles viajar en tren?

Sí, bastante, la verdad. Ya sabes, los comerciales

vamos de aquí para allá, de allá para acá,

con el catálogo debajo del brazo

y las muestras por toda España.

(RÍE) A convencer a hosteleros

que quieren cambiar el diseño de sus restaurantes.

Lo tenéis bien arreglado, ¿no? Los tenemos buenos.

Está bien, pero se puede mejorar. (RÍEN)

-El tren más importante que ha pasado

por mi vida y al que me he subido sin dudarlo es "MasterChef",

un tren que pasa y te tienes que subir

sí o sí. Porque no sabes en qué estación te vas a bajar.

Aspirantes, viajar en tren puede significar

mucho más que desplazarse. Los trenes

nos permiten disfrutar de paisajes y sensaciones

que en otros medios de transporte nos perdemos. Algunos trenes,

además de llevarnos a distintos lugares,

pueden transportarnos a través del tiempo.

¿Al pasado, al futuro, dónde? Viajar en tren,

sin prisas y disfrutando del paisaje, puede ser

una experiencia única, como es el Transiberiano,

que conecta Rusia con Mongolia, China y Corea del Norte.

O el antiguo Orient Express,

que hoy une Londres con París y Venecia.

O el Tren del Té, que recorre las tierras altas

de Sri Lanka. Me encanta,

el del Té no lo conocía, pero me flipa.

En España tenemos el Transcantrábrico,

recorre la costa de Galicia al País Vasco.

Muy bonito. O el Al Ándalus,

que visita provincias andaluzas. Algunos llegan a Portugal.

Por supuesto, una manera de completar

una experiencia en un tren, es a través

de la gastronomía. (MERI) Es lo más importante.

(RÍE) (OFELIA) No entiendo nada.

Se explican fatal. Arnau...

¿Recuerdas las patatas suflé que Pepe decía controlar?

Me acuerdo. Te voy a contar la historia,

porque nacieron por culpa de un tren.

¡Ay, sí! El día que se inauguraba

la línea París Saint-Germain-en-Laye

en él viajaba Luis Felipe de Orleans

y su cocinero, Collinet, quiso sorprenderle

con solomillo con patatas fritas. Fíjate, qué simple.

Empezó a freír patatas, pero como el tren llegaba con retraso,

decidió retirar las patatas del fuego

a mitad de cocción para terminarlas después

en una segunda fritura. Y fíjate lo que apareció.

"Voilà". Patatas suflé.

Aparecieron las patatas suflé. Me encanta.

Después de dos meses, vosotros, que habéis sido elegidos

entre más de 70.000 candidatos,

estáis preparados para un trabajo muy profesional.

Así que en esta prueba, tenéis que hacer

un menú de tren completo.

Anda. Compuesto por un entrante,

un plato principal y un postre. Madre mía.

Digno de un chef con Estrella Michelin.

(RESOPLA)

A mí el tren me gusta mucho porque hace

el ronroneo del tren y me voy quedando dormida,

pero si nunca he comido en un tren, ¿cómo voy a saber el menú?

Para ayudaros en el reto, nos acompaña un chef amigo

de este programa que sabe mucho de menús de tren.

Entre otras cosas, porque es un gran amante de los viajes.

Desde el restaurante Atrio, en Cáceres,

con dos Estrellas Michelin: Toño Pérez.

(MERI) ¡Ole! Qué guay.

¡Hola!

¡Hola! ¿Cómo estás?

¿Qué tal? ¿Qué tal?

Que esté aquí Toño Pérez me parece increíble

porque he estado en Atrio y es uno de los restaurantes

que más me encantan del mundo.

Tiene una bodega que es una maravilla de verdad.

Buenas noches, Toño. Bienvenido a "MasterChef".

¿Cómo estás? Muy bien.

Intentando disfrutar lo que podemos

en estos momentos complicados.

Son momentos delicados pero hay que estar ahí.

Hay que disfrutar.

Este año se cumplen 35 años desde que fundasteis Atrio.

Tú lo has contado, con poco conocimiento pero mucha ilusión.

Éramos muy jóvenes. (RÍE)

Intrépidos. El saber culinario se ha ido

multiplicando exponencialmente en estos años,

pero la ilusión, ¿cómo va? Fenomenal.

A tope de ilusión.

Creo que un poquito más que al principio,

porque al principio éramos un poco

más inexpertos y te metías en fregados, pero ahora tienes

el paso de los años y sin parar de hacer cosas.

¿Qué es lo que más os tiene ilusionados?

(RESOPLA) Que tenemos demasiados frentes abiertos.

Torre de Sande, Paredes-Saavedra,

la Fundación de Música... No paramos.

En esta vida y tras estos momentos complicados

hay que hacer cosas bonitas,

compartirlas y disfrutarlas.

-Claro. Toño, en este reto

los aspirantes tienen que hacer un menú de tren.

Tú has creado menús para una compañía de vuelo

y el desayuno de uno de los trenes turísticos más lujosos del mundo:

el Al Ándalus. Cuéntanos qué incluía ese desayuno.

Bueno, cuando el Al Ándalus hacía

el viaje de Sevilla, Ruta de la Plata,

Sevilla y acaba en Madrid, en este caso,

en su paso por Extremadura elegí hacer un desayuno

para todos los pasajeros. Precioso, precioso.

Yo me inspiré en la dehesa. En el desayuno no podían faltar

esos embutidos que nos da el cochinito feliz,

como yo digo. Aproveché el pretexto

de las migas extremeñas con el huevo,

y de alguna forma hablaba de cómo vivimos y comemos en Extremadura

y lo que hice fue un recorrido. Una parte frutal:

con la fruta de temporada, yogur, azúcar de caña, zumos...

Continuado con una parte salada:

un bocatita de jamón, las migas,

los embutidos, los quesos de Extremadura...

Y acabábamos con la parte dulce: la bollería.

A mí me salieron los dientes en el obrador de mi padre

y es una parcela que me encanta. Yo os recomiendo

que os inspiréis en alguna idea,

en algún concepto y que tengáis en cuenta

que hay que cocinar en unos espacios muy encorsetados.

Y luego hay que regenerar, calentar

o sacarlo en un tiempo muy limitado.

-Este es el tren que yo necesitaba en el momento justo,

para mí "MasterChef" va a ser el tren que me va a conducir

a conseguir todos mis sueños y todos los trabajos

y todo lo que tengo en mente. Seguro, vamos. Seguro.

Como dice Toño, a la hora de diseñar vuestro menú

hay que tener en cuenta que será para un tren.

Es decir, tiene limitaciones reales

como precio, cantidad y diseño de los platos.

Además, debéis pensar en la temperatura,

la textura de los alimentos

a la hora de servir, por si es necesario volver a calentar.

El objetivo es que nos trasladen inmediatamente

a otros lugares, como dice Toño.

Queremos viajar con vuestros platos.

Contáis con 75 minutos

y tres más para entrar en el supermercado

a hacer la compra, pero antes debéis saber

que hay algunos trenes que pasan dos veces

en "MasterChef". Como somos muy buenos,

os damos una nueva oportunidad de conseguir...

El pin de la inmunidad.

El pin de la inmunidad. (MERI) Madre mía. ¡Uh!

Que me vuelvo loca. -Ese pin "viene" mi nombre.

El aspirante que elabore el mejor menú de tren conseguirá el pin,

que no consiguieron ni Ofelia ni Arnau

en el programa cuatro compitiendo contra Flo.

(MERI) Madre mía. (AMELICIOUS) Hoy es el día.

-Ya se me escapó una vez y vuelve hoy a pasar el tren del pin,

y este tren lo va a conducir aquí el menda: Arnau.

-Tío, esto hay que pelearlo. Fran...

Te veo nervioso. Nervioso no. Motivado.

¿Quieres el pin? Lo quiero.

Hay que ganarlo. 75 minutos.

Eso es. Gracias a "MasterChef" he abierto

los ojos y puedo aspirar a más

y mi mujer me ha dicho: "Te ha llegado el momento,

nos vamos a ir donde tengamos que ir,

sin ningún problema y dejamos aquí todo por ti".

Toño, ¿les puedes dar algún consejo más?

Tienen un tiempo muy limitado. Mirad que las raciones

no sean excesivas, estamos de viaje.

Y nada.

Muchísima suerte y ánimo.

Ya habéis oído a Toño. Esperemos que hayáis tomado

buena nota porque el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya.

Adelante. ¡Venga, venga!

-¡Toni!

-No empujéis. -Sí, por favor.

Hemos preparado el mejor supermercado de la historia.

Así que no quiero fallos hoy, por favor.

Pensad bien en vuestro menú, ¿oído?

Oído. -Sí, chef.

(PIENSA) Bacalao...

-"Silandro". -Creo que con esto...

-Ya te apañas. -Para un menú de tres.

Cinco, cuatro,... Azúcar. ¡Ah, los huevos!

...tres, dos, uno.

¡Tiempo! ¡A cocinas!

Ofelia, todo el mundo a cocinas.

Hala, chaval. Qué bobo soy. (GRITA)

-Voy a hacer arroz con leche sin arroz.

-Venga, chicos. (MARÍA) ¡Venga, ánimo!

El tiempo corre, Ofelia. ¡Ah! ¿Empieza ya el tiempo?

A mí nadie me avisa de nada aquí.

(MERI) Qué chula la prueba, ¿eh?

-Tranquilo.

Entrante, principal y postre. ¿Qué harías?

El arroz y la pasta aguantan divinamente.

Los guisos también. Un guiso de cerdito feliz,

como dices tú, que tiene grasa y que aguanta.

(TOÑO) Todo concepto de guisito

funciona bastante bien porque se regenera muy bien,

aguanta la temperatura y no da mucho problema.

Cualquier guiso Es más,

un guiso de un día para otro mejora.

Exacto, lo que no puedes

es intentar hacer verduras al vapor,

que eso se queda todo marrón y asqueroso.

Hacer un guiso que tenga dentro las verduras.

¿Una sopita de tomate?

Sí, perfecto.

Sopas, cremas y todo eso mejora.

(DANI) Iba a hacer de postre arroz con leche.

Me he puesto supernervioso y ha hecho

que se me olvide el arroz. Así que el postre va a sufrir

una variante aquí en el trayecto.

Haré una especie de panna cotta, pero bueno.

Espero poder salvar esto.

(TOÑO) De postre, la repostería funciona muy bien.

Un brownie, un bizcocho... Una tartita.

Tarta de queso. Una tarta de queso.

Cualquier bizcocho, una tarta de zanahoria.

Tartas y fruta. Tarta de manzana. Queremos vender fruta.

Menús de productos que duren.

Que aguanten. Que aguanten bien.

El pin tiene que ser mío como sea. Lo deseo más que nadie.

De entrante haré crema de melón acompañado de una coca

con berenjena, calabacín, roquefort y tomate.

De segundo, pollo con ciruelas y vino tinto. Y el postre,

una compota de fresas con crumble y yogur.

A ver si tengo suerte y lo logro.

(TOÑO) Creo que en todo este mundo es importante la parte visual.

Tienen que cuidar muy mucho

que esté apetecible. Sí.

Tiene que estar bueno. La ensalada de pasta

si está todo cortadito bien es bonita.

La pasta me la... El plato de solomillo

con la salsa es imposible. Mal.

Todo lo que haya que comer

al punto se te va a pasar, eso está claro.

(ARNAU) A tope. Voy a hacer un menú

en honor a la primera red ferroviaria

inaugurada en España: Barcelona-Mataró.

Vamos a viajar por todo el mundo en honor a esa hiperconectividad

que existen por los trenes. Haré un tartar de atún

que lo voy a enrollar en un canelón de aguacate

para que nos transporte a Asia.

Después hará un ras el hanut de cordero,

pasamos por La India. Y acabamos con un postre,

un milhojas con crema pastelera infusionada con aromas.

La crema pastelera es muy nuestra, como la crema catalana,

pero con ese toque exótico.

-Tengo que ir volando.

(AMELICIOUS) Tienes que volar. ¿Quién imagináis

que puede ganar el pin?

Ya lo lucharon Ofelia y Arnau. No lo consiguieron,

se lo llevó tu gran imitador, Florentino.

(TOÑO) ¿Tengo posibilidad de llevármelo yo?

Sí. (RÍEN)

-Yo lo quiero. Mola, ¿eh?

Yo voy a ir a gas. Hoy me quiero llevar ese pin

porque creo que me lo merezco, he currado un huevo,

tengo muchas ganas de cocinar... A darlo todo para poder hoy

llevarme este pin dorado tan preciado.

Por favor, ¿eh? Lo van a luchar todos.

¿Tú crees que José tiene posibilidades?

¿Cómo ves tú a José?

Hombre...

¿Podría hacer prácticas en El Atrio?

Hombre, tener un equipo médico en la casa es interesante.

Claro.

(OFELIA) Tío, aquí el tiempo pasa diferente.

Y cinco... Si son...

Yo necesito ayuda.

(RÍE) "Yo necesito ayuda". (RÍE) Sí...

Si son y cinco y le quitas diez...

El reloj de "MasterChef"

es un cohete. Ni tren ni nada,

cierras los ojos, los abres y ya han pasado 75 minutos.

No pasa eso cuando hago gimnasia en casa.

(JIAPING) Voy atrapando mientras.

En la cocina siempre hay que ensuciar y limpiar.

No puedes dejar sucio siempre.

Hay que tener un momento limpiándolo.

José, te veo mala cara.

Tienes que ver al doctor.

(TOÑO) Vamos a ver al doctor.

Doctor, ¿cómo va usted? -Soy superfan.

He estado allí varias veces. -¿Has comido el cochinito feliz?

-Hombre, y me acordaré toda la vida.

Oye, ¿y qué estás preparando? Pues mira, yo voy a hacer

un menú típico de Levante o Murcia. De primero,

un zarangollo y voy a hacer un bacalao al horno

con verduras asadas. De postre, voy a intentar

porque aquí no hay hojas de limonero, hacer un paparajote.

Mira, te lo compro casi todo.

Incluso el bacalao aguanta bien la cocción.

Pero en el paparajote, la gracia es la hoja frita.

Bueno, hazle un guiño.

Un paparajote para que viaje.

No intentes hacer el paparajote... Ya que hablas de guiños,

el doctor ha venido a mitad de temporada

de "MasterChef" porque la pandemia no le permitió entrar.

Sí, correcto.

Y entró con un discurso de demostrar que se puede comer

saludable, rico... Te voy a dar esto.

Me encanta. Muchísimas gracias.

Porque si hablamos de recetas ricas y saludables,

El libro de "Las recetas verdes de MasterChef"

tiene así... Productos de temporada saludables,

de huerta, de todo... Lo que dices:

comer sano no tiene que ser monótono.

Atrio necesita un doctor.

Venga, paparajote. Gracias.

Encantado. Voy y me paso allí los días que hagan falta.

Friego los platos que te apetezcan.

-Está un poco picante, ¿qué puede pasar?

(TONI) ¡Vamos, que lo tenemos!

(DANI) ¿Qué tal todo? ¿Bien? (TONI) Controlado.

(JIAPING) ¿Qué tal estás? (ARNAU) Bien.

Trabajando bien. -Voy a hacer arroz tres delicias.

-¿Sí? -Sí.

-Yo también. No, es broma.

(TOÑO) Hola, ¿qué tal?

No sé si cortarme las venas o dejármelas crecer.

-Pues déjatelas largas, ¿no?

-Voy a hacer una tarta de Santiago horneada.

-Bien, eso viaja bien. -Vale.

Tengo un bacalao aliñado en el róner

que voy a hacer con un poquito de coliflor

con una cremita de ajos que tengo asados en el horno.

Y esto haciendo una ensalada y le voy a hacer un fondo

para la ensalada de cabeza de carabineros.

En templado, el fondo ya está hecho.

Cabezas de carabinero, el tren, el presupuesto...

No sé yo, ¿eh? Son gambas rojas

y están de promoción. Lo ha dicho Fran.

No lo pongo. Una vinagreta y ya. Claro.

¿Para qué te vas a complicar? Me ponen con José a cocinar

en vez de con María,

que me da más tranquilidad. -Es un lujo tenerlo al lado.

-Bueno... -Te puede atender si te da un...

-Un jamacuco.

-Un jamacuco. -A ver, chef.

¿Crees que esto ya está? -A ver...

-Aprovecho que estás tú. Me llego al chef.

¡No espera! Déjale, que no te puede ayudar.

¡Mira, mira! ¿Lo ves montado? -Sí. Eso está.

(JIAPING) Vale, vamos probándolo.

Si sale mal, adiós.

(MERI) ¡Uh! Que estrés, tú.

A mí que me encanta viajar. -Ya, y a mí.

-Pero lo he hecho todo en coche, Ame.

-Ya, tú te vas a Mónaco como una loca en coche.

-¿Este verano qué vamos a hacer? Vamos a ver el sur de Francia.

(AMELICIOUS) Sí, nos lo vamos a pasar genial.

(MERI) Pues venga, esto ya está.

Lo quiero poner en el horno.

-Toni, ¿cómo va ese pie?

-Vamos a tope, tío. Muy bien.

-Intentaremos no dejar nada suelto. -No me la líes.

-Te aviso antes.

Me quedé a esto,

a esto de que ya no pudiera cocinar más,

pero no, el tío va y se recupera

y ahora se ha puesto una gasita, un zapato y a correr de nuevo.

Estoy pensando en la próxima prueba de exterior

que me puedo dejar en medio de cocinas.

(TOÑO) Hola, María. -Hola, ¿qué tal?

-¿Qué tienes entre manos? -Aquí estoy, organizada.

A ver, voy a hacer un gazpacho de fresas.

(RÍE) ¿Qué pasa?

-¿De dónde eres?

-Soy de Tomelloso. Es de Tomelloso.

El gazpacho con fresa. Bien. Bien.

Voy a hacer una carrillera y unas patatas confitadas.

Le viene bien esta prueba porque ella es de guisar.

Vamos a ver,

unas carrilleras las puedes congelar.

-Perfecto para el tren. Y regenera muy bien.

-Y regenera bien. ¿Y de postre?

Arroz con leche.

Arroz con leche. Te voy a decir una cosa, María:

tu menú es muy adecuado.

A ver si te vas a llevar el pin. Ha jugado a caballo ganador.

Si te llevas el pin, muere Ofelia.

No, la que voy a morir soy yo. ¿Quién no quieres que se lo lleve?

Arnau. ¿Crees que es más fuerte?

Con Arnau tengo amor-odio. Me dice: "Eres el chorizo del pan".

Porque yo hago todo con chorizo, meto una rodajilla de chorizo.

¿Le ves ganador a Arnau? Yo qué sé.

Yo creo que sí, ¿eh? -¿Sí?

-Me veo más ganadora yo. Vamos a dejarla cocinar

ese menú que pinta muy bien.

No me liéis. -Me encanta.

-Venga.

(MOLESTA) Llévatela al ABaC. (RÍE)

Pega muchísimo con las esferas y con todo.

Y contigo.

Si tú me picas, me hundes la moral y cocino peor.

Creo que estoy cocinando mal porque Jordi me pone

más nerviosa. Me tiene compungida.

-Chimpún.

-Ofelia, ¿cómo vas? -Entre mal y bien, mal.

(RÍE) Pero no es de hoy eso.

Venga, ánimo, que lo vas a hacer muy bien.

¿Sabes quién lo tiene claro? María.

María. María.

¿Qué hace? Gazpacho con fresitas.

Muy bien.

Guisote, carrillera de cerdo. Ya está.

Y de postre, arroz con leche.

Funciona. Viene fuerte María.

Aspirantes...

Habéis consumido 45 minutos. Os quedan 30 minutos.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

-¡Uh!

Pasa el tiempo volando. (JIAPING) Sí. Es como la vida.

Pasa el tiempo volando. (TOÑO) Fran está muy estresado.

Vamos a ver a Fran. Vamos a verle.

¿Qué tal, María? Bien, Pepe.

A ver a la otra parte de Castilla-La Mancha.

¡Adelante! Bienvenidos, para mí es un honor conocerle.

Gracias, y este es Toño de Atrio. (RÍE)

-¿Cómo vas? -Pues bien. Estoy preparando

un salmón marinado. Carrilleras guisadas al oporto.

Funciona. ¿Bien?

Si están ricas. Luego tiene que estar rico.

Intentaré no faltar al respeto.

¿Y de postre? Que veo una masa. De postre, pues bien.

Un bizcocho de chocolate blanco con un par de fresejas.

Toño, ¿has probado las fresejas de Cuenca?

No. Se llaman fresejas.

Una fresas. Fresejas. (RÍE)

Mi racanería llegó hasta el punto de comprar fresas

y como se reproducen solas... ¿Pero qué tienes?

Finca y cultivas también. O eso no.

No es nuestra la finca. En el pueblo sí,

y tenemos nuestro buen huerto. ¡Estás aquí racaneando

y tienes más dinero que...! ¡Me cago en la mar salada!

Estamos hablando, tirando a lo alto, de dos hectáreas.

Tampoco nos pasamos. Ya bueno, yo no tengo...

Mira la tierra que tengo yo, en los zapatos.

Es la única tierra que tengo yo. (RÍE)

(TOÑO) Dos hectáreas no está mal. No, no.

Mira cómo brilla, no sé si lo vas a ver

más cerca que esto. Eh.

Es malo mirar los amuletos. Aquí estoy a darlo todo.

Me llevo el pin de momento. Vale.

¿Cómo quedaría el pin en esta camisa roja?

Sí, lo veo. ¡Lo veo, lo veo! ¡Me queda divino!

Mi caballito ganador.

Mira, en el floreado no queda tan bien. Fíjate.

(OFELIA) ¡La madre del cordero! ¡Yo no llego!

¡Este reloj va muy rápido! -A ver si esto empieza.

(MERI) ¿Cuánto me queda?

Aspirantes...

¡Últimos 15 minutos! (MERI) ¡Uh!

Tengo muchas cosas que hacer aún.

-Ya somos dos, Meri.

-¡Ah! Se me ha caído el pañuelo.

(JIAPING) Quítalo, quítalo.

-¡Hostia!

(AMELICIOUS) ¿Cómo vas, Ofe?

-Si te digo bien, te miento.

Meri estudia medicina, es catalana.

A ver... -Hola.

-Hola, Meri. -¿Qué tal?

Le estoy leyendo tu expediente antes de venir a verte.

Encantada de conocerte. Estoy disfrutando

de la prueba porque estoy haciendo unos platos...

Me encanta el sur de España y estoy intentando hacer

de primero un gazpacho de remolacha.

Lo voy a servir con queso feta y un poco de aceite.

Y voy a hacer de segundo un cuscús con pollo,

que lleva ras el hanut, un poco de miel...

¿Lo has hecho con pechuga? Te voy a decir una cosa,

para que lo sepas. El muslo es más jugoso.

La pechuga es la peor carne del pollo para un guiso. Se seca.

(TOÑO) Se queda seca. Y veo que lo has cocinado con é.

¿Y de postre? Un brazo de gitano,

he hecho crema pastelera, ralladura de naranja,

he infusionado la nata con anís estrellado y tal.

Voy a poner el bizcocho abajo, la crema pastelera,

unas naranjas que voy a dorar con miel,

y un poco de ras el hanout por encima.

¿En tu casa te lo van recogiendo todo?

Es "mise en place", hay que tenerlo todo...

-Hay que ser muy disciplinado.

-Soy muy disciplinada... Vamos a llamarla Meri la Cochina.

Meri la Cochina. Ya verás. No, porfi, no.

Que me vuelvo loca.

¿Veis mi cocina?

Pues mi cocina es mi cabeza, toda esa explosión de ideas,

y tengo todos los ingredientes que quiero poner.

¿El tiempo me dejará? No lo sé.

El tiempo es mi peor enemigo.

Aspirantes...

¡Últimos cinco minutos!

¿De verdad?

-Vale...

-Esta idea ha sido de aquella manera.

Eh, eh. ¿Está desenchufado eso? ¿El qué?

Estás metiendo los dedos ahí. Ah.

(GRITA) No me ha hecho ni caso.

¿Por dónde la cojo ahora?

Vamos a comprar unos grifos, Toño.

Acompáñame. ¿A comprar grifos?

Sí, sí. Los mejores grifos.

Ahora tú que estás...

Te los puede vender, porque tiene una grifería...

Vende grifos, Arnau. Os he escuchado llegar.

Que si los grifos... ¿Qué tal? ¿Cómo estamos, señores?

Cuéntanos. El menú lo tengo medio organizado.

Ya debería estar.

He hecho un canelón con un tartar de atún.

-El aguacate... Justo lo que más se oxida.

(TOÑO) Se oxida con facilidad. Cosas que pueden aguantar, ¿vale?

Corderito. Corderito tikka masala.

Y al final, una crema pastelera con un hojaldre

y lo he infusionado con especias. Eso está muy bien,

pero tiene que viajar. Toño, ¿cómo lo ves?

Pinta rico.

-Vale. -Yo, que he hecho mucho cordero,

esto no viaja. ¡Uf! Si no viaja ese,

olvídate el canelón y la crema pastelera.

Vámonos de aquí ya.

Vale, va. Gracias.

(MERI) ¿Estáis emplatando ya? (AMELICIOUS) Sí, pero...

(MERI) No he emplatado nada. Voy a servir porque si no... Chao.

(RÍE)

(MARÍA) Venga, María, tranquilízate, ¿vale?

-Esto es una trapallada.

(OFELIA) Bueno, ¿qué quieres que te diga?

-Concéntrate, madre mía.

(TONI) No me lo puedo creer. Aspirantes...

No os quiero poner más nerviosos pero entráis

en el último minuto. (MERI) Madre mía.

¡Cómo pasa el tiempo! ¿Qué está haciendo?

(TOÑO) Cómo tiene la cocina. Sí, sí, sí.

Esa mezcla de azúcar a voleo tirado en la crema...

¿Eh?

-Ay. -Vaya liada he hecho.

Diez, nueve,

ocho, siete, seis,

cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba. "Vaffanculo".

No me lo puedo creer.

Me ha comido el tiempo, me han faltado elaboraciones

que ya tenía listas para emplatar. Soy fallos de cálculo

y estoy muy decepcionado por que da muchísima rabia

tener todo listo, toda la "mise en place" perfecta

y dejar platos a medias.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad: a partir de ahora,

la escuela "online" amplía todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico MasterChef.

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos para sorprender

a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo de cocina ha terminado

y empieza la cata.

Amelicious y Arnau, vosotros seréis los primeros.

(Aplausos)

Vamos, chavales.

Arnau.

Mi menú se llama de "Barcelona a Mataró",

porque fue el primer trayecto en ferrocarril en España.

Entonces, en honor a esa historia, vinculada

con la cocina, he querido llamar así a mi menú.

Pero... ¿Cuánto se tarda?

Hoy en día... Poco.

No te da tiempo a comerte eso.

Depende de si lo hacemos con una locomotora de motor...

No me lo vengas. Para recordar ese origen.

Con calma, viendo el paisaje. Anda, Arnau...

Cuéntame qué lleva tu menú.

Tenemos un entrante, un canelón de aguacate

con un tartar de atún dentro.

De segundo, un carré de cordero tikka masala.

Y de postre, un hojaldre de frutos rojos.

¿Crees que este es el menú perfecto para comer en un tren?

Para empezar, es imposible que no se oxide un aguacate.

Llega a Sants. No, a Sants llena negro ya.

El cordero sería mejor en guiso.

El hojaldre tampoco me parece lo más adecuado para viajar,

ya que se pone blando enseguida en cuanto tiene humedad

y es demasiado sensible a la temperatura

como para en un menú de tren.

Así que...

(RUIDO DE PERDER)

Ya. La idea...

A lo mejor, de repente,

es el supersabor, pero como concepto de tren, fatal.

(TOÑO) El punto del cordero está perfecto.

(ARNA) Muchas gracias.

El problema no está en el sabor. Lo sé.

No está malo y tal y cual,

pero no puede viajar. Tiene que estar rico y que viaje.

Esa es la complicación, sino, no habríamos hablado del tren

y habrías hecho una prueba hoy de las mejores en mucho tiempo.

Muchas gracias. Pero no lo has entendido.

Ya. Como muy lejos, de Barcelona a Mataró.

No te enrolles. Amelicious, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Mi menú se llama "Viaje hacia la Toscana".

(IRÓNICO) Con salmonelosis.

(IRÓNICO) ¿O vas en cohete?

He hecho una crema de calabacín y albahaca

con mascarpone. Un tiramisú. Y el steak tartar.

¿Cómo sería la crema? ¿Fría?

Sí, la crema sería fría.

Vale, vamos a probar.

Es que esas yemas

que no han llegado a los 80 grados

me dan mucho miedo. Luego, hay otra cosa

que hablamos, que se pudieran transportar cantidades

y costos. Aquí se nos habría ido con el cordero.

Con el solomillo, no te cuento. Primero, está cortado a machete.

Como steak tartar, te lo suspendo. Como producto que viaja

en un tren, por caro, sanitariamente hablando...

No pasa el corte, Amelicious.

La conservación, además, es imposible.

Las normas son muy severas,

en mi experiencia, desde luego,

a la hora de plantear, los técnicos sanitarios

que controlan esto te dicen no.

-Sabía que el steak tartar no era adecuado

y creo que mi menú no es digno

de merecerse el pin de la inmunidad.

Toni. Yo soy muy mallorquín,

y lo quiero llamar "De Palma a Sóller".

¿Y qué lleva tu viaje?

Una coca de calabacín, berenjena,

queso azul y tomate. El segundo es un pollo

que he guisado con vino tinto y ciruelas.

Y el postre era una deconstrucción de cheesecake,

pero he tenido problemas en el emplatado y no he terminado.

Vamos a probar.

Jo, la coca... La coca... Oh. Pobre coca.

Como te vean en Mallorca, no vuelves.

Creo que te ha faltado un poquito de pensamiento, Toni.

Fíjate lo que te voy a decir: esa coca más grande

o mejor presentada, de otra manera, más rellena...

Como aperitivito, vale. Pero le falta sustento.

Guiso de pollo. Jolín, lo has llevado al minimalismo.

Le pones 20 gramos.

No me ha dado tiempo a emplatar, Pepe. Era todo diferente.

¿Y qué ocurre con el postre? Pues que son cosas

que has ido haciendo y has tirado encima de un plato.

Importantísimo:

visualmente tiene que estar más cuidado.

Cuando a ti te ponen una bandeja, te tiene que apetecer.

Francamente, lo ves y dices... Sí.

-Se me cae la cara de vergüenza, lo digo de corazón.

No me daba tiempo y emplaté como pude

para no dejar al comensal sin comer.

Hay que apretar, estaba en juego el pin que puede ayudar

a mucha gente. Ya.

Bueno, Meri.

Quería hacer un viaje al Al Ándalus.

Quería transportaros la sur de España, que me encanta

y he viajado mucho en coche y he ido a las ciudades.

Y quería llevaros con el salmorejo

al mirador de San Nicolás en Granada.

Es un salmorejo de remolacha.

Mi intención era viajar hasta Cádiz o Tarifa y hacer un tajín,

como miran a Marruecos, mi intención era...

¿El pollo quemado es el tajín?

Bueno, Meri la Cochina ha vuelto.

No has venido sola. ¿Te has traído una amiga del Al Ándalus?

¿Una amiga? Sí.

Tan cochina o más que tú, no te preocupes.

Ahora te la voy a presentar.

¿Es la que se está escondiendo? Sí.

Ahora te la voy a presentar.

(MERI) Lo siento mucho.

Y quería hacer un postre, pero no he dejado reposar la crema.

Lo siento también mucho, pero mi idea era ir a Sevilla

y hacer el típico... Sevilla me recuerda a naranja y...

¿Qué? ¿Fatal? (TOÑO) A azahar.

-A azahar y naranja y bueno...

Ojo, podía estar todo bien, y es verdad.

Porque está todo mal. Claro.

Si llegas a hacer esto, que pareciese un salmorejo,

sería la bomba. ¿Se puede hacer un salmorejo rico

con remolacha? Sí. Eso no es. Ese no es.

¿Se puede hacer un pollo guisado rico? Sí.

¿Se puede hacer una tarta con naranjas

que podría ir en un tren? Sí. Pero eso no es.

Al pollo le falta la salsa y esa guarnición

que has quitado. Ya, lo sé...

Y aparecen unas pechugas muy hechas ahí,

que no sabemos lo que significa.

El viaje está perfecto, eh.

O sea, de Granada, a Cádiz, Sevilla...

O sea, todo... -Me sabe muy mal haberlo hecho mal.

Lo siento mucho.

Habías comprado el tique tú ya. Yo, ese viaje me lo hago, seguro.

Pero falta un pelín. O sea, entendemos la situación,

pero sí que está flojito.

Quería hacer muchas cosas, que tengo la cabeza...

Y, al final, ha salido algo más sencillito.

que no es lo que yo había... me había imaginado.

Fran, ¿qué te pasa? Nada.

Cambia el concepto cuando... Te pones más nervioso

cuando estás ante los jueces, que cuando, por ejemplo,

la Prueba de Exteriores.

Ahora es más complicado. ¿Qué te impresiona más,

el jurado o tu mujer? Mi mujer, bien.

Lo tenemos hablado. Dice que un año de formación

y nos vamos donde haga falta.

Donde haga falta, no. Tienes destino.

Le ofrecí trabajo en Pedraza. No sabes cómo lleva las cuentas.

Quiero un hombre así en mi vida.

Samantha, yo he hablado con su mujer. ¿No lo pillas?

Le gusta Barcelona, con centros comerciales.

Si hablaron con la mujer, tienes poco que hacer.

¿Irás a su restaurante a poner puntitos en un plato?

Yo te voy a dejar a cargo muchas cosas, responsabilidades.

Fran, tengo cinco, puedes elegir restaurante.

¿Quieres tradicional, más moderno...?

Si no he hecho mal las cuentas,

Barcelona... tendría que mirarlo todo muy bien.

Así, a bote pronto, se me va de las manos un poco allí.

En cambio, Pedraza, tenemos a 39 km Segovia,

una ciudad más pequeñita, más recogida... Pinta muy bien.

Ya, ya. Fran, por favor, el nombre de tu bandeja.

"Viaje en ferrocarril sin escala". Salmón marinado con mango,

con vinagreta que lleva

un poco de mango, el aceite, vinagre, la sal.

De plato principal: carrillera guisada con oporto

y una verdura hecha al vapor y salteada en la plancha.

De postre, bizcocho de chocolate blanco con fresas.

Fresas estofadas y una mezcla de chocolate por encima

para que tenga otro sabor. Bueno, estéticamente...

Y de idea, me parece que está bien. Son cosas que puedes,

de momento, llevar. Sí.

Yo voy a empezar por el salmón.

Fran, el glaseado podría ser más glaseadito.

Venga, sí, podía mejorar esa estética,

pero me parece realista.

Un trozo de bizcocho jugoso, con chocolate.

Un salmón curadito con un mango, con una vinagreta al final...

Y un guiso, una carrillera, que está súper jugosa,

con unas verduras que sí se pueden meter,

porque están en el guiso introducidas.

Es un buen trabajo, es un buen menú de tren.

Está bueno, te lo comes. La carrillera está fenomenal,

bien guisada, funciona. Me voy en tren a Cuenca,

perfectamente. Muchas gracias.

Buen trabajo, sí. Jiaping...

¡Ay, mi plato! El menú se llama

"Mi viaje sola". ¿Viajas sola?

Porque suelo viajar sola, realmente.

Es divertido viajar sola, también. Luego, puedes visitar a los amigos

y conocer gente nueva, nuevas rutas y nuevos paisajes.

Tú sabes de comidas, de haber viajado por ahí en trenes,

en aviones, en otros medios. Muchísimo.

Entonces, soy una persona muy eficiente, en ese sentido,

y, entonces, intento quitar salsas, guisos, ese tipo de cosas.

Intento no utilizarlo.

Y por otra parte, como yo tengo de China, el arroz.

El tres delicias... El tres delicias.

Y otra parte, sería... En China no comemos tanto salmón,

pero en España sí. Esta mezcla es de Asia,

y, luego, otra parte de aquí. ¿Y el alpiste?

Voy a poner una forma de tierra y con pequeños brotes.

(EN TONO IRÓNICO) ¡Tierra, trágame!

Y abajo tiene frambuesa.

Nunca mejor dicho. Tierra, trágame.

(RÍE) Eso es lo que dicen.

Sí, dentro del horno. Yo lo veo...

No va a ser lo mejor el postre. Tiene dos frambuesas

y tres kilos de tierra.

Jiaping, hay cosas buenas y cosas malas.

Me quedo con tu arroz, está muy rico.

Qué pena que le hemos metido huevo, que es tortilla, y marisco,

que eso va a viajar dudosamente, regular.

Siempre mejor con algo de carne.

Pero la idea es muy buena y está muy rico, muy bien hecho.

Salmón... Hombre, un poco más de alegría,

que tenga una salsita, una vinagreta,

algo que te diga algo más. Te lo comes, aunque está pasado.

Y el postre no se puede comer.

Hombre, el salmón, realmente, se nos ha pasado.

Y los elementos que has puesto, cada uno va por un lado.

No hay ninguna cosa que lo unifique

y eso viaja regular.

Oh... Yo me dedico al "catering".

Nosotros siempre ponemos salsa en una materia prima,

con lo que jugarás para mantener la temperatura.

Cuando cocinas para muchas personas,

como es este caso, y transportas la comida,

tiene que haber una salsa. Vale.

¡Jiaping, que no viajes tanto sola, que lleves a alguien al lado!

Claro. A ver quién me lleva.

¿Cómo se llama?

Disfruto mucho cuando viajo sola. Cada que viajo,

yo abro mi ojo y digo: "Es lo que estoy haciendo

y quiero hacer durante el resto de mi vida".

Dani, nombre del menú. Lo voy a llamar "España",

porque lo podríamos servir en cualquiera de las líneas.

No se podría servir en cualquier lugar de España.

Sí, sí. Pollo en pepitoria y salpicón.

Salpicón... es la gelatina... ¿Verdad?

Gelatina de salpicón. ¿Y lo blanco?

Es una crema dulce. Si no, lo voy a llamar

"deconstrucción de panna cotta", porque no lo es.

Arroz con leche tampoco lo llames, te dejaste el arroz.

He intentado salvarlo lo más dignamente posible.

Vamos a probar esto, si se puede. Yo he intentado hacer algo

que se pueda servir bien y que no esté mal.

Esto es para jugar a pelota vasca. El marisco ya viaja mal.

Lo importante en una gelatina, es que esté transparente,

es súper importante para que sea apetecible.

Dani, te he subestimado. Que, al final del menú,

lo mejor va a ser la crema dulce... Sí.

(Risas)

Un salpicón de marisco es maravilloso,

cuando está bien hecho. Pero es gelatina,

donde no tiene sentido ni está bien presentado.

El pollo, guísamelo, no lo dejes a medias,

porque se ha quedado entero. Guísalo, que se deshaga.

María, tú que sabes guisar... Ay, no me hagáis esto.

Cómelo, si ya, más que me han pintado la cara...

Dani pone caritas. Tanto no.

Sí, sí. Disfruta.

Le falta guisar más. ¿Se puede comer? Sí.

No está malo, no está malo.

Vale, ya está. Solo faltaría.

Es verdad que le falta como más...

Sí, claro. Ser como los tuyos le falta.

No, no. -He hecho lo que he podido.

Dani, le falta un poco... de guisado.

De cocción. Hay problemas de ejecución

y un poco de concepto, y los fallos típicos de la prueba.

O sea, no pasa nada. Tómatelo que estamos

con todo el cariño del mundo, pues, intentando

que, la próxima vez, el menú viaje por toda España.

Vale, gracias, chef.

María, ¿cómo se llama tu menú? Vale.

Pues mi menú se llama "De Tomelloso, al cielo".

¡Ole! Porque en Tomelloso no hay tren,

y cuando queremos viajar, hay que ir

hasta Alcázar o hasta los pueblos más cercanos

para poder viajar en tren. Así que...

A ver si lo consigues con tu menú. Bueno, a ver.

Imagínate. Imagínate, quién sabe.

Bueno, y de qué... ¿Qué... qué tiene?

He hecho un gazpacho de fresas,

carrillera guisada con unas patatas

y arroz con leche.

Cómo cambia el arroz con leche. Con arroz, es una maravilla.

Oye, la idea está bien. Es un menú que te lo puedes comer

en un tren, con pequeños defectitos de decir:

"Ay, podía estar más rico el gazpacho,

el arroz podía tener un puntito mejor

y el guiso con las patatitas integradas,

con un poco más de salsa". Bueno.

Yo esperaba un poquito más. ¡Ay, Pepe!

¡Pepe, no le hagas esto! Espera, te voy a decir por qué.

Es un menú que puede viajar, que tiene sentido.

Me quedo con el guiso, que está maravilloso,

muy rico, muy bueno, falta un poco de salsa

pero está muy bueno.

Y esperaba más sutileza en el gazpacho,

y el arroz con leche más cocinado. Está un poquito gomoso.

Ya dices: "¡Ay! Ese poco de sutileza, de finura".

Tienes que pulir, porque gusto y mano ya lo sé.

Pero ahora necesito refinamiento.

Y cuando te refines, llegará el tren a Tomelloso.

Y cuando cojas el tren a Tomelloso,

¿dónde te gustaría ir? ¿A Barcelona o a Madrid?

¿Pero tú me quieres a mí en el ABaC?

¡No! -Es que no lo has dejado claro.

No te quiere. Ofelia, estoy hablando con María.

Cada uno da su opinión.

¿Te imaginas a las dos en el ABaC? No, no.

Evidentemente, debería escoger. Pepe, te voy a decir una cosa.

Hoy me iría a Barcelona y no a Illescas,

porque no te gustó mi menú y a Jordi sí.

¡Claro! Oye, a los tres.

No quieres que te cuente la verdad. Ahora me gusta que seas más fino.

Ahora quiero que seas más fino pidiéndome las cosas.

No quieres la verdad. Yo, más fina cocinando.

No quieres que te cuente la verdad.

¿No quieres sinceridad? Ahora, ya no.

Vale, vale, vale.

"Chaquetera" se llama eso.

Ofelia tiene miedo conmigo. Y con el tema "Jordi",

la tengo calentita, calentita, calentita.

No me fío, no me fío. Ofelia es mucho peligro.

José, ¿cómo se llama tu menú?

Pues lo he llamado "El tren del deseo",

porque, igual que los extremeños, los murcianos hace tiempo

que estamos esperando el tren de alta velocidad,

que parece que llega, pero no. Y me gustaría que fuese

un menú digno de un tren que se dirige a mi tierra.

Me he inspirado allí. El menú se compone

de un primero, un zarangollo, un revuelto con patata,

cebolla y espárrago. Viaja mal.

El segundo es un asado con verduras murcianas

y pimentón. Lo he hecho de bacalao, que es un pescado murciano,

pero le va bien. Te lo compro.

Y el postre es un postre típico murciano, que se llama

paparajote. Tampoco viaja.

Con hierbabuena. Me invitas a tu casa a tomar un café

y me dices: "Te haré un paparajote", y te lo compro.

Para un tren, no te lo compro.

Cierto es que la hierbabuena solo le da sabor, no se come,

como la hoja del limonero. En este caso, se puede comer.

No tienes problema. El problema no es que se coma,

el problema es que una fritura no aguanta.

En cuando lo tapes, en 15 minutos, es otra cosa.

Perdona.

José, me gustan las cantidades, la proporción, la estética.

El guiso, cuidado con la cocción del bacalao

y la de los pimientos, que están crudos.

Sí. El huevo no viaja

y el paparajote me parece maravilloso porque me encanta,

me encantan los cítricos, pero en la escena adecuada,

y un tren creo que no lo es.

Y yo creo que un pescado así no es buena idea

porque huele muchísimo.

Cuando se regenera la cocina en un tren, en un avión,

o sea... es inevitable

que huela un poco la cabina o el vagón.

Entonces, muchas veces, esos olores, tú dices:

"Por favor, que no venga, que no venga".

Yo creo que esas cosas hay que cuidarlas mucho.

Visto. Gracias.

Yo tengo que decir una cosa, chefs.

Que me imaginé... ¿Sabes el tren de "The Polar Express"?

(Risas)

La película de niños de Navidad. ¿La has visto estas navidades

y te ha gustado mucho? ¡Por favor!

¡Ofelia, no!

Yo me imaginé un tren en el que solo había

primera clase en un vagón y había una cocina para ese vagón.

Solo para la "high class".

Pedazo de ración para las cocinitas esas, eh.

Como te vengan... ¿Cuántos son? ¿100 personas? Fíjate.

No tienes nevera para meter todo ese pescado.

Cuando alguien dice "¿qué pasa, tronco?", es por esto.

¡Eh, Jordi! Te estás pasando un montón conmigo.

¿Te quieres ir con Pepe? ¿Que me estoy pasando?

Te digo la verdad. No.

Porque yo quiero ir con Jordi, o no me voy con nadie.

Está primero María, eh. Tranquila. ¡Eso!

Ya me han elegido, Ofelia.

Ofelia, yo, de verdad...

Este es un viaje, Ofelia, a ninguna parte.

Yo pensé en el bacalao confitado y dije: "¡Qué bien!"

¡Qué rico! Sí, me está oliendo aquí ya.

Pero, claro, si tiene mucho viaje, eso se puede comer frío,

crujiente... Pero tú piensa una cosa.

Ese carrito, no la cocinita que tú dices, que no va a ser,

un carrito con 40 o 50 bandejas, encerrados cuatro horas,

con el bacalao que genera humedad,

¿crees que esto estará crujiente cuatro horas después?

La ensalada no puede ser porque el aguacate no puede viajar.

Me preocupa mucho la "quenelle" blanquita.

(SUSPIRA) Queso crema con azúcar.

Queso crema, en la tabla, ha tirado azúcar, ha hecho así,

ha removido con la cuchara y hace... ¡Pim!

(Risas)

Y ahora me pregunto: "Todo lo que estudio

y lo que cocino y lo que repaso, porque te juro que estudio..."

¿Por qué no se plasma ahí? ¡No lo entiendo!

Cuando como, engordo, eso sí se plasma.

Toño, ¿cómo ves la descoordinación?

Es complicado. -Sí, es complicado.

La frambuesa con el queso crema, la tarta de Santiago...

Es que me das mala suerte.

¿Tú crees? ¡Ah! Ahora es culpa de José.

Antes de que llegase José, cocinaba bastante normal.

Yo absorbo y, luego, escupo en algún momento.

¡Ah! ¡Rencoroso!

No, no. -Ya empiezan a salir las virtudes.

Sí, sí. ¿El rencor es una virtud?

(Risas)

Entre que Jordi no me quiere nada y que José está buenísimo

y me pone nerviosa,

mi menú no va a ninguna parte, es un despropósito.

Aspirantes, la cata ha terminado y ahora vamos a deliberar

para ver quién se lleva el pin de la inmunidad.

Pero antes, vamos a despedir al gran Toño Pérez.

Toño, muchísimas gracias por acompañarnos.

Muchas gracias por tu maestría y tu sabiduría.

¡Gracias por venir!

Yo creo que estáis en uno de los programas

más bonitos en los que se puede estar.

Así que disfrutad todo lo que podáis.

Muchas gracias.

¡Hasta luego! -¡Gracias!

¡Grande, Toño! ¡Que pierdes el tren!

¡Que pierdes el tren! ¡Vámonos!

Que esté Toño Pérez aquí es algo grandioso.

Son de estas cosas que te hace dar cuenta,

realmente, dónde estás, cuando vienen unos chefs

de esta categoría. Me ha emocionado muchísimo.

Ahora sí, vamos a deliberar.

El tuyo. -Ojalá, ojalá.

Se lo merece un huevo. Y María también lo hizo bien.

¿Lo tenemos, chicos? Lo tenemos.

Aspirantes, sabemos que este era un reto complicado.

Habéis tenido que crear un menú completo

y, además, adecuarlo

a las características específicas de un tren.

En un tren, hay una serie de limitaciones

que se deben tener en cuenta.

El precio; que las elaboraciones viajen bien;

que se puedan preparar con unas horas

o un día de antelación;

el emplatado o la forma de regenerar esas elaboraciones.

Pero nos parece que, en general,

no habéis tenido en cuenta todas esas variables.

En eso consiste ser un buen chef, en adaptar las propuestas

a las circunstancias reales de la cocina,

el lugar donde se va a servir y el tamaño de las raciones,

porque hemos visto platos

que podían dar de comer a un vagón entero.

Ha habido dos aspirantes que han cumplido

los requisitos que pedíamos. Hemos catado dos menús ricos,

que, además, aguantaría muy bien el viaje en tren.

Y contenían la ración justa para ofrecer un bocado agradable,

sin que se dispare el coste del menú.

Esos dos aspirantes son...

¡María y Fran!

(Aplausos)

Mi menú es digno del pin de la inmunidad total. Está bueno,

cumplo con lo que han pedido, el emplatado me gusta. Lo merezco.

Mejor... imposible.

María, tus tres propuestas eran adecuadas para un tren,

pero con defectos. Qué pena que no hubieses integrado

esas patatas en el guiso.

Y el arroz con leche, un poco entero, pero estaba rico,

se podía comer, de sabor bien, le faltaba más cremosidad

y guisar más. Gracias.

Fran, tus tres platos, oye, estaban acertados

para un menú de tren. Las carrilleras estaban

muy bien hechas, ricas.

La ensalada de salmón y mango estaba buena, bien aliñada.

El postre estaba bien, el bizcocho rico.

Un postre que puede funcionar

en cualquier "catering". Gracias.

Y de los dos, el mejor de este reto y que, por tanto,

se va a poner ahora mismo el pin de la inmunidad, es...

¡Fran!

¡Enhorabuena!

(Aplausos)

¡Bien, Fran!

Fran, tres platos perfectos para viajar en tren.

Muchísimas gracias.

Suéldamelo. ¿Te lo sueldo?

"Suéldamelo". "Suéldamelo". (RÍE)

Para mí, esta primera prueba ha significado todo.

El tren representaba

a mi hijo, y el pin a mi mujer, que es la recompensa.

He ido a muerte a por ello, porque me evoca a mi familia.

María, ¿algo que decir? Me da gusto por Fran, obviamente,

porque se lo merece y me alegro un montón, porque es Fran.

Pero, hombre, vamos a ver... Las cosas como son.

Yo me merecía también el pin, hombre.

¡Ah! Pero, bueno... Para nada.

Pero, bueno... Él lo ha hecho mejor que yo,

y ya está. Buen trabajo, Fran. Felicidades.

Muchas gracias.

¡Vamos!

¡Por poco...! Me ha adelantado Fran.

Me da coraje porque eso a mí me habría hecho venir

muy tranquila a las eliminaciones, porque seguro que iré a todas.

Pero, bueno... Ya está. No pasa nada.

Fran nos acaba de demostrar cómo hay que coger al vuelo

las oportunidades que se nos presentan,

aprovecharlas y, luego, trabajar sin descanso

para conseguir los sueños.

En la prueba por equipos vais a entender perfectamente

por qué os lo estoy diciendo.

Yo entendí... ¿Qué pasa, Ofelia?

Caí ahora en lo del tren y el pin por segunda vez, y...

¿Sabes? ¿Ahora? Lo que hemos dicho

al principio del programa.

¡Bravo, Ofelia! ¡Bravo! ¡Muy bien, chata!

Es que viene con dos horas de retraso, y el tren, también.

¡Pues vámonos! ¡Todos al tren!

(Música)

Esta semana viajamos a Talavera de la Reina

con la maleta llena de orgullo, para celebrar

que nuestro querido Carlos Maldonado

ha conseguido hacer historia.

Es el primer y único aspirante de "MasterChef" en el mundo

que ha logrado una estrella Michelín

para su propio restaurante, Raíces.

Este reconocimiento nos eriza la piel,

lo primero, por él, porque es un luchador nato,

que siempre busca superarse.

Y lo segundo, por el lugar tan bonito

en el que pone a este concurso.

"MasterChef" cumple los sueños más inalcanzables.

Lejos queda ya aquel vendedor ambulante

que llegó a nuestras cocinas soñando con ser chef profesional.

El ganador es... ¡Carlos!

Por el camino, le hemos visto alzar el trofeo,

triunfar sobre cuatro ruedas en su "food truck",

y, también, levantar de cero un negocio

que ahora pertenece al olimpo de la gastronomía.

Un placer, eh.

Por suerte, hay algo que el éxito no ha podido cambiar:

la personalidad tan única de nuestro aspirante más ejemplar.

Carlos Maldonado sigue siendo gamberro,

divertido, bondadoso y genial.

Aunque si algo nos encanta de él, es ver que sigue conservando

esa humildad tan única

con la que llegó a nuestras cocinas hace seis años.

Aspirantes, bienvenidos a Talavera de la Reina.

Ya sabéis que me gusta presumir de tierra,

porque lo cierto es que, en cualquier rinconcito

de Castilla-La Mancha, podemos encontrar un tesoro.

Pero es que aquí, precisamente,

hay uno que brilla con mucha intensidad,

sobre todo, desde hace seis meses. Qué bien.

Recibamos con el más fuerte de los aplausos

al único aspirante en el mundo que ha conseguido

que su restaurante Raíces reciba una estrella Michelín.

¡En el mundo! Con todos vosotros...

¡el gran Carlos Maldonado!

¡Bravo!

(Aplausos)

¡Qué lujazo!

Carlos Maldonado, para mí es el dios de "MasterChef"

y el dios de la cocina. Ha conseguido, en seis años,

una estrella Michelín, saliendo de "MasterChef", como yo.

Me veo reflejada en él. Quiero ser Carlos Maldonado.

Carlos, enhorabuena por ese merecidísimo premio,

que me imagino que estarás muy feliz, porque lo estamos todos.

Muy contento, muy orgulloso.

Me habéis creado vosotros. Sois mis padrinos.

¡Qué orgullo, mecachis en la mar!

Carlos, "MasterChef" se emite en 63 países,

por sus cocinas han pasado más de 5500 aspirantes.

Pero tú eres el único en todo el planeta

que ha logrado una estrella para su propio restaurante.

Alucino. Has hecho que "MasterChef España"

sea un referente internacional,

y nos sentimos tan orgullosos, como especiales.

Nada, el caso es pelear, es luchar, disfrutar del camino.

No importa cuántas veces te caigas, sino cuántas te levantes.

Mirar al frente y andar.

Carlos, estamos tan orgullosos de ti, que hemos decidido otorgarte

un privilegio, como en los viejos tiempos.

Vas a ser tú quien forme los dos equipos

y, también, quien nombre a los dos capitanes.

Ni con una estrella Michelín se libra.

¡Venga, va, vamos a por ello! Venga, claro.

Me gusta el orden en la cocina,

me gusta que esté todo bien estructurado,

y por eso, voy a elegir como capitana

a alguien que tiene muchas ganas de mandar

y que tiene creo que muy mala leche.

¿Mala leche? Pero, bueno... Meri.

Sí, estoy hablando de ti, María. Estoy hablando de ti.

No te sorprendas, porque sí, eres tú.

¿Mala leche?

¿Contenta de ser la jefa? -Mucho.

¡Por fin voy a demostrar cómo soy de capitana!

Que tiemble Talavera,

que tiemble Castilla-La Mancha, que aquí

ha llegado Tomelloso para darlo todo.

Carlos, dinos qué cuatro aspirantes quieres que trabajen

a las órdenes de María.

Meri... -¡Ole!

Dani... -¡Hombre!

Arnau. -No os pongáis celoso.

Y Toni. -¡Ostras!

María tiene ahí subidito que es guapa, rubia,

y que cocina muy bien, porque ella dice

que es la que guisa mejor. Pues vamos a verlo.

Para llegar a la final, no solo hay que saber guisar

y ser guapa, hay que ser más cosas, ser humilde.

Bueno, por tanto, el otro equipo estará formado por José,

Ofelia, Amelicious, Jiaping y Fran.

Ahora solo falta saber, Carlos, a quién nombras como capitán.

Jiaping no ha sido nunca, a lo mejor le apetece.

Sí, a lo mejor te apetece a ti hablar chino.

Dentro de una cocina, a mí me gusta el orden.

La cultura asiática creo que, conceptualmente, un orden...

¡Ay, que me muero! -Así que, Jiaping,

vas a ser la otra capitana. ¡A tope!

No entiendo español. ¿Qué? (RÍEN)

Jiaping, ¿y crees que te vas a "enfadal"?

Yo nunca me enfado. Me han quitado esa emoción.

¿Ya no te enfadas nunca más? ¡Qué maravilla!

Enfadarse no sirve para nada.

Hay que buscar solución, y nada más.

He trabajado con ellas dos y...

Hoy no quería ir con Ofelia

en el equipo porque lleva unos días muy distraída. No sé qué le pasa,

no sé si es José, no ser el caballito ganador

de Jordi, no sé qué le pasa, pero está

en otro mundo. No le pasaré ni media tontería.

Cuando os decimos que Carlos es un currante nato, no mentimos.

Y el mejor ejemplo es que, además de ganar la estrella,

este año ha tenido tiempo, también,

para abrir su segundo negocio, El Círculo.

Bueno, nuestras verdaderas raíces, el tema de la "food truck",

llevado a un establecimiento "delivery".

Un restaurante fantasma, pero comida más cañera,

más "rock and roll", con más energía.

¡Qué guay! -Más canalla.

Bueno, aspirantes, hoy estáis de suerte,

porque vais a poder conocer

los dos conceptos de cocina de Carlos.

Cocinaréis en El Círculo y, por tanto, será

un menú tipo "delivery" el que serviremos.

¡Qué chulo! Pero con elaboraciones de Raíces.

Ya no es tan chulo. Por tanto, vais a tener

el privilegio de replicar esos platos

que le han hecho ganar la estrella. Contentos, ¿no?

Muy contentos. Comenzamos

por el entrante: Sándwich de oveja talaverana.

Bueno, realmente es un bocado sencillo.

Hacemos un pan de molde con leche de la propia oveja,

y, luego, el cordero lo aliñamos de una forma moruna,

unos puerritos confitados y un tomate cherry

"nixtamanizado". Sencillito, pero cañero.

Continuamos con el primero de los platos.

Un bacalao con pisto y un huevo frito.

(ASPIRANTES) ¡Qué rico! ¡Qué sencillito!

Es un bacalao confitado con un huevo frito.

Por un lado, ponemos la puntilla, por el otro, la yema en tempura,

y un guisito de callos de bacalao con pisto.

Y para darle un toquecito picante, tiene un espagueti

y una infusión de cayena y algún toquecito de tomate.

El segundo consiste en...

Guiso de rabo de toro, mole y flores.

Realmente, es una unión que Talavera tiene

desde hace muchos años con México, con Puebla,

por la cerámica. Ponemos un mole de rabo de toro,

y finalizamos con una flor manchega

con un toque de chiles y rosas.

¡Qué guay! ¡Qué bonito! -Muy bonito.

Y para terminar, veamos en qué consiste el postre.

Jordi, por favor...

(EXCLAMA) ¡Qué bonito! ¡Aceituna!

"Días de varea" lo llamamos, también, porque, realmente,

está basado en chocolate y aceitunas.

Cuando éramos pequeños, íbamos a Montalbán.

Yo no hacía ni las malas, pero mis padres iban a varear.

A media mañana, nos tomábamos un chocolate

porque hacía un frío que pelaba, y recuerdo muy bien

ese olor a aceitunas, ese entorno, ese trabajo que había,

y nosotros tomando un chocolate.

Esa unión la hemos convertido en este plato.

Es divertido. Es un plato, técnicamente, algo complejo,

y gustativamente, peculiar.

Peculiar. Me encanta el menú que has traído,

pero mucho más la vajilla. Es preciosa.

Preciosa. Cómo se nota que la cerámica

de Talavera es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Ahí está. Bueno, Fran, por haber sido

el mejor de la prueba anterior,

puedes elegir qué dos platos prefieres para tu equipo.

¿Los azules, es decir, sándwich de oveja

y el guiso de rabo de toro?

¿O prefieres los dos platos rojos, bacalao con pisto y aceitunas?

Nos quedamos con el equipo azul. ¿Por qué?

Porque me gusta mucho el rabo de toro estofado.

Jiaping, ¿estás de acuerdo? ¡Sí, estoy de acuerdo!

Vamos a aprovechar este "delivery" para donar 100 menús solidarios.

¡Oh! ¡Muy bien!

En este caso, los entregaremos a la asociación Aurelio de León,

una ONG que lleva casi 40 años ayudando

a los colectivos más vulnerables de Talavera de la Reina.

¿Os gusta la idea? (ASPIRANTES) ¡Mucho!

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Disponéis de 200 minutos para elaborar las 400 raciones

que componen el servicio.

Ambos equipos debéis trabajar muy coordinados,

porque los cuatro platos

tienen que estar listos a la vez. (TODOS) ¡Sí, chef!

Y otra cosa, aspirantes, hoy estamos haciendo un homenaje

al mejor alumno que ha pasado por nuestra escuela,

así que más os vale estar a la altura y demostrar

que las nuevas promociones también merecen la pena.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Y para que tengáis una motivación extra,

el equipo ganador de esta prueba recibirá

una "masterclass" de Carlos Maldonado

en el restaurante Raíces.

Carlos, ¿algo que quieras decirles antes de que arranquen a cocinar?

Que luchéis para sacar este menú adelante,

porque es muy importante a las personas

a las que se lo vamos a llevar. ¡Y dadle caña!

Pues ahora sí, coged vuestros delantales

y salid corriendo a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, un. ¡Ya! ¡Vámonos!

¡Vámonos!

Jiaping, María, ojo con los tiempos porque hacer un menú

de estrella Michelín para cien comensales

es mucho más complejo de lo que imagináis.

Y dicho esto, los 200 minutos de cocinado

comienzan en tres, dos, uno... ¡A cocinar!

Queremos las cuatro elaboraciones al mismo tiempo.

¡Sincronización!

Tenemos dos platos: uno, el sándwich,

otro, el rabo de toro. José, tú puedes hacer

el guiso de rabo de toro. -Perfecto.

Fran va con la oveja. -Sí, sí.

¿La troceo en tacos? -En trozos pequeños de picar.

Vale, oído. -Las chicas vamos a hacer puerro

y tomate. -Escaldar.

Tenemos que escaldar esas dos cosas.

¡Vale, chicos, venga!

¡Venga, chicos! ¡Vamos, empezamos!

Meri, te vas a poner con el postre. Vas a empezar con las aceitunas

de arriba, del brownie, y vas a estar sola al principio.

Cuando necesites ayuda, nos la pides, porque vamos a estar

ahí para ayudarte. -Perfecto.

Luego, haces el brownie, y, por último, el crumble.

Dani, te vas a poner con el bacalao y yo me pongo contigo,

con los callos, a pelar

las verduras para el pisto. -¡Oído!

Arnau, tú te vas a poner con Toni y vais a hacer las yemas,

que es un trabajo muy laborioso. Primero, tienes que separar

las claras, luego, las yemas, y hacer una harina de tempura.

Venga, nos ponemos a ello. -¡Ánimo, equipo!

¡Vamos, equipo, va! -¡Venga, Tomelloso!

Chicos, aunque tenga el pin, daré todo por el equipo.

Aquí no admito una derrota. -¡Venga, dale!

¡Vamos a espabilar! ¡Vamos a centrarnos cada uno

en lo nuestro! -¡Sí, tranquilo!

Capitana, me pongo con la salsa barbacoa del sándwich, ¿vale?

(JIAPING) Muy bien, sí.

Para su primer plato, el equipo azul tiene que preparar

un sándwich de carne de cordero desmigada y aliñada.

Lo acompañarán con cherry "nixtamanizados",

puerros confitados y salsa barbacoa.

José, céntrate. Date vida, por favor,

que vas a tres por hora.

No sé, busca, mira y gira. ¡Vamos, dale!

De aquí podemos sacar dos. A ver...

Tienen que confitarse, tienen que ser iguales.

Si no, la hemos liado. -Vale.

¿Sabes cómo es o lo hago yo? -No, no.

Son piezas de bocado, ¿vale?

Intenta que sea lo que es el corte del bacalao.

Yo no entiendo nada. Tú dime. ¿Así las quieres?

Ahí, ¿vale? -Vale, ya está.

El primer plato del equipo rojo tiene como base

un guiso de callos de bacalao, sobre el que servirán

los lomos confitados, las yemas tempurizadas

y las puntillas fritas.

Completarán esta elaboración con un bizcocho de tomate

y espaguetis de azafrán.

¡Venga, chicos, que hoy soy la capitana! ¿Vale?

¡Venga, oído!

¡Venga, Meri! Te tienes que poner ya.

Vosotros no tenéis que calcular. Tengo que calcular todo.

Me voy a poner a marcar la carne, ¿vale?

Pero no dejes las cosas a medias. Ponte con una cosa y termínala.

Una vez hecho el guiso de rabo, le añadirán mole

y usarán esta mezcla para rellenar las flores manchegas.

Terminarán el plato con un velo de chocolate.

Hacemos los espaguetis primero. -Venga, los espaguetis primero.

Necesito hervir esto. -Yo también necesito hervir esto.

Aquí tenemos inducción. -Vale, María, ya lo tengo fundido.

Lo voy a poner a montar, ¿vale? -Venga.

Con el zumo, ¿vale, cariño?

Meri será la encargada del postre.

Empezará por una nube de aceituna, que deberá congelar,

y, después, napar con un baño de horno.

Y lo completará con cuatro elaboraciones más:

ganache de chocolate, brownie, cierre de chocolate y aceituna

y obulatos de chocolate negro.

María, me tienes que ayudar, de verdad, eh.

¿El sofrito cómo va? Que no se queme.

¡Para, Fran! ¡Estoy yo!

¿Está? Pues dale vuelta. -Fran, por favor, eh.

No es un sofrito, es una salsa barbacoa.

Tranquilidad, chicos. No te preocupes. No te preocupes.

Oye, ¿te imaginas un día hacer lo que ha hecho Carlos?

El primer reto, ponernos la chaquetita.

Evidentemente. -Segundo reto, echarte fuera.

Tercer reto, ser Carlos Maldonado. Te lo juro.

Son mis tres principios. -Estás flipando.

En el último exterior se me fue la mano.

Iré aplanando, hasta conseguir mi objetivo, llegar a ganador.

Esta semana, me cargo a Jiaping. Luego, a Toni.

Después, me cargo a Dani.

No voy a tener piedad con nadie. (RÍE)

Bueno, mis queridos Pepe y Jordi, siempre dicen que la venganza

se sirve en plato frío. Sí.

Pero yo sé que algunos

la sirven en platos muy, muy calientes.

¿Sí o no, Carlitos? Claro.

Entonces, básicamente, he preparado cuatro tapas.

La venganza. La venganza. Una es muy picante.

Mal. No tolero el picante.

Yo estoy delicado, eh. Otra no pica tanto.

Soy alérgico. Y dos no pican nada.

Y al que le toque la muy picante... Pierde.

Sí. ¡Vamos, Jordi, así me gusta!

¿Qué? Rico.

¿Va bien? Sí. Esa es la que picaba un poco.

Pica elegante, elegante. Elegante.

¡Pepe! ¡Venga, dale caña!

Que no puedo tomar picante. ¿Cómo os lo digo?

Cogió uno casi picante. ¿Por qué no decís

"a ver quién toma más vasos de vino", "más cerveza"?

Te comes esta porque me hace ilusión.

Dámelo. Venga, a ver... Dámela por la cara.

Dámelo por aquí, a ver si me pongo malo.

(TOSE)

(RÍEN)

Animalito. Venga...

¡Y el ganador de la prueba

de equipos es... Jordi Cruz!

Y Pepe es un flojo. ¿Con quién quieres ir?

Con los dos equipos. Nos hemos cargado a este.

Mira, he prometido que le metería caña a Fran.

Con el azul. ¡Bravo!

¡Yo voy con María! ¡Voy con María!

¡Yo quiero ir con María! ¡Voy con María!

¡Venga, venga, venga!

María, necesito a alguien conmigo aquí.

Venga, me pongo yo.

Capitana, el aceite, si no, olvídate.

Capitana... -¡Aceite, más aceite!

¡No! -¿Dónde está la sal?

¡Fran, ven! Sigue haciendo tu tarea.

No te preocupes, ¿vale?

Estamos muy tranquilos, haciéndolo muy bien.

Jiaping, Jiaping... ¡He ganado! Sí.

Estoy contigo por un tema de confianza.

Tienes que confiar en mí. Confío en que lo harás muy bien.

Estamos muy bien, en buen camino.

¿Tú sientes que te respetan, que confían en ti?

Porque a este le he visto como un flan.

Sí. Una preguntita importante:

¿Estás contenta con el equipo? Estoy muy contenta.

Prefiero este equipo que el otro. ¿Y de quién no te fías tú?

En Ofelia, a veces, no.

Capitana, he acabado la salsa barbacoa.

Me pongo con el mole. -Muy bien. ¿Sabes hacerlo?

No te preocupes, todo claro, lo has dejado clarísimo, capitana.

¡Caray! Cuando estás aquí,

ya se pone las pilas. Ya ha dejado a José de lado.

Ya no se fija en José. Solo se fija en ti.

¿No te le interesa José?

Ya no, porque José está concentrado en su rabo de toro.

Entiendo que José está con su rabo de toro.

He visto a Ofelia con el tema de la salsa barbacoa.

Salsa barbacoa, sí.

¿Qué más? Yo con Amelicious,

estamos preparando el sándwich.

Capitana, salgo un momento, que me he cortado.

Está como un flan y se ha cortado. ¡Fran, vuela!

Vale, Jiaping, vamos a ver. Veo que lo tienes claro.

Sí. Tú sabes mucho

y yo estoy tranquilo.

Estate tranquilo. Luego tomaré un vinito contigo.

¡Oh! Lo necesito. Vamos a tomar un vino tinto

de MasterChef. ¿Primero sabes qué hay que hacer?

¡Currar y ganar! "Ganal".

A darlo todo y sigue como vamos, que vamos bastante bien.

¡Tranquilo, Fran! -Fran, ¿estás bien?

Lo siento. Perfecto.

Me he precipitado y me he cortado por ir muy rápido.

No voy por ahí, no. Sé por dónde vas,

pero para mí es demasiado compromiso.

Lo va a decidir mi mujer, realmente. ¡Jopé!

Me tendré que mudar unas cuantas veces.

¿Qué tiene Samantha?

Pero es que lo dijo antes. ¿Y?

Llama a mi mujer y... ¿Y?

Que pegue el contrato. ¿Sabes lo que me interesa,

tú, que me conoces un poco? Cuéntame.

¡Ganar! ¡Ay! ¡No se hable más!

¡Ay! ¡Quiero ganar!

Estoy a muerte. Que sí, Jordi. ¡Dale!

¡Equipo azul, equipo rojo, se acaban de volar

los primeros 40 minutos de cocinado!

¡Ah, 40 minutos! No quiero dramas.

No es el día para meter la patita. ¡Qué barbaridad!

No puede ser, ya 40. ¡Venga!

¡Vamos, chicos!

Yo necesito ayuda. -Meri, Meri...

No es solo... Estoy con todo.

Ya lo sé, cariño. No va contigo.

Enciéndeme esto, venga. Céntrate, por favor.

Me vas a quemar el corazón.

Oye, te veo muy torpe para ser médico.

¿Muy torpe? ¡Uy!

Es que yo suelo curar heridas de soplete,

no suelo hacerlas. -¡José, por favor!

Luego hablamos y ahora, cada uno a lo suyo, ¿vale?

Si no, como en el colegio, tengo que separaros.

No, no, Jiaping. -José, confío en ti.

¡Eres más adulto, por favor!

Con vuestro permiso, ¿falta alguien en cocina?

¡Hola! ¡Hombre, María!

Te voy a decir una cosa.

Me ha encantado venir a este equipo.

¡Ay, Pepe!

Gracias, María. ¿Estás aquí conmigo de verdad?

Por supuesto. ¡Uy, uy, uy!

Estarás contenta de mandar.

Ya tocaba. Me encanta mandar.

Pero en menudo embolado me has metido hoy.

¿Qué estás haciendo? Voy a hacer para el pisto.

Para el pisto, vale.

Rapidez. Deberíamos ir pochándolo ya.

¿Por qué no están pochados ya? Pepe, si no he parado.

Vale. Tripas de bacalao, ¿las tienes controladas?

¿Están limpias? Las tengo ahí.

Ese pistito rico, con un gusto de un sofrito bueno,

que no deja de ser este pisto.

Y echamos las tripas. Eso, por un lado.

Bacalao justo hecho confitadito, un punto,

y de ahí sacamos una mayonesa de ese aceite de confitar,

con un poco de gracia, cayena y tal.

¿Sabe cada uno lo que tiene que hacer?

Están controlados todos. A correr.

¡Cuidado, cuidado! ¡Pero, bueno...!

¡Señores! Pepe, que me desconcentras

a todo el mundo, eh.

Hay que estar pendientes. Hay que estar pendientes, María.

¡Pepe, cuidado! Viene Samantha a revisar el postre.

María, un poco de organización, mándame. Hay mucho barullo.

Manda. ¡Fenomenal!

¡Chicos, tenéis que ir terminando las elaboraciones!

¡Tenéis que ayudarme a hacer el pisto!

A ver...

Uno necesita... Capitana, uno necesita estar

con Meri en el postre. -¡Yo!

Arnau, por favor. -Se acabó.

Tengo tres gallitos en el corral, es una olla a presión.

Pero para gallita, yo. O sea, para gallita, yo.

A mí no se me va a poner por encima ninguno de estos tres.

¿Esa sartén, qué ha pasado?

Esa sartén, no ha pasado nada. -Vale.

Vale, muy bien, pero... ¡Fran!

Lo vigilamos, ¿no? -Lo estoy vigilando.

Muy bien. -Lo último, que es el apio.

Y con esto, ya lo tenemos, ¿vale? -Vale, vale.

Venga, esa verdura ahí dentro ya.

Pepe, no estés celoso, que estábamos haciendo cálculos.

Yo estoy súper preocupada porque me dice Pepe

que ve desorganización.

¿Pero dónde ve la desorganización

mi Pepe si aquí es todo organizadísimo?

Mira, tengo a Meri y Arnau con el postre,

a Toni haciendo la gelatina,

yo me voy a poner ahora mismo con el pisto y esta criatura

está con el bacalao y la mayonesa.

Un segundo, escucha.

Yo una cosa que te quiero decir, María, que el postres esté

controlado no sé yo. Están Meri y Arnau con el postre.

Estamos todos con el postre a la una con la de la aceituna.

Es muy complicado. La nueva aceituna

es súper complicada y muy delicada de hacer.

Lo sé, es súper delicada. ¡Silencio!

Vale, ya está. ¡Hombre!

¿Pero esto es un gallinero o qué?

¡Un cocinado conlleva un silencio, una disciplina!

Total. ¡Otra cosa es que estéis aquí

a grito pelado, no se puede trabajar así!

¡Oído, chef! -¡Sí, chef!

Ay, sí, Samantha, quédate aquí y que se callen un poco.

A ver, Meri, ¿qué estás haciendo?

Estoy haciendo lo de las aceitunas para el postre.

A mí lo que me preocupa es que los postres son precisión,

y más este tipo de alta cocina de Carlos Maldonado,

estrella Michelín y tacataca, tacatá.

¿Estás tranquila? Ahora mejor.

Por una vez me voy a quedar tranquila yo.

¿Dudas? no dudo ahora.

Necesitaba a alguien que me ayudase porque no podía hacerlo todo sola.

¿Tú, María, lo ves bien? Yo sí.

Vamos, llevas esto, llevas lo otro, controla.

No eres una animadora, eres una directora.

O sea, llévales. Por aquí, tú vas bien, esto,

esto más así, esto más allá. Tiquitiquití, tacatacatá. ¿Vale?

¿Estás tranquila? Sí, gracias.

Yo no estoy tranquila, pero bueno...

(Música épica)

Jiaping, hemos puesto el rabo de toro en olla exprés.

Sí, entonces ahora tenemos pan, quitamos la parte de fuera.

El borde. -Sí.

Cuando tengamos la carne, picamos y lo mezclamos todo

en esa forma de sándwich con ese molde cuadrado.

Y mientras esto hacemos el pan. -Muy bien, perfecto.

Ya está, solo hay que pelarlos. Ponlo aquí.

¿Hace falta que esté perfecto? -En la medida de lo posible sí.

¿Las cortezas hacen falta? -Entonces mientras entra aquí.

Jiaping, que te he preguntado tres veces.

¿Las cortezas del pan Bimbo hacen falta o lo podemos tirar?

Esto, esto. -No, esto no hace falta.

Tiene que ser blanco todo.

Vale, esto lo ponemos la mitad aquí.

Vale, mira, lo mezclamos todo aquí en un bol grande

y lo distribuimos entre los dos.

Hola, Dani. Estás muy bien, ¿no? Estás yendo por el buen camino.

¿Quieres probar esto? -Sí.

A ver si te recuerda al bacalao al pilpil.

¿Puedo tocar un poco? -No pasa nada.

¿Esto qué es?

¿Sabe a bacalao o no? -No tanto.

¡Oh, qué mentirosa!

Pensaba que el acercamiento era sincero, pero...

Jiaping, no vuelvas a entrar a esta cocina.

¡No me riñas, María, que estamos haciendo muy bien!

Jiaping, tú a tu sitio, hermosa.

¡No, no! -Sí.

En la otra cocina hay mucho caos. Por eso no quiere que entremos,

para que no veamos el caos que tienen.

Venga, vamos.

Hacemos el bizcocho ya.

Muy bien, Fran. -Capitana, Capitana.

¿El mole hay que triturarlo o no?

Hay que triturarlo. -Vale.

Y ahora trituramos ya, ¿vale? -Vale.

Necesito que se me vayan partiendo rebanadas de pan

y más pan de molde cortado.

Fran, José, mirad, es un ejemplo perfecto.

Tenemos que hacer cien así. -Vale.

¡Que necesito que alguien me parta el pan!

Sí, sí, sí. Sí, lo hacemos.

No me grites, Fran. Tranquilo.

Tranquilo, estamos haciendo y estamos yendo muy bien.

Pues primero a trabajar, ¿eh? -Vale. Claro que sí.

Las mujeres pueden trabajar y hablar, a lo mejor los chicos no.

No te voy a contestar a la barbaridad que has dicho.

Ay, Fran, lo siento. -Venga, vamos.

Venga, genial.

Vamos, chicos. Arnau, ¿cómo vas? -Vamos bien, vamos bien.

Toni, ¿va bien con el espagueti?

Vamos a probarlos. -Venga.

La mezcla aquí, esto se pone aquí dentro.

No, pero primero... -Primero chupa.

Chupa, chupa. -Claro.

Métela hasta que salga por el otro lado.

Pero... -Métele, métele, sin miedo.

Vale, para. Y ahora lo metemos ahí dentro.

Vamos a probar primero, ¿no? -Sí.

Nadie... estáis dejando el postre y necesito ayuda.

No lo estamos dejando, ¿vale?

Venga. -Debería de gelificar rápido, ¿eh?

(SERIO) Voy. Venga, oído.

¿Cómo estás? -¡Mira, mira!

Mira, ahí los tienes. -¡Toni, increíble, increíble!

Ya, pero el postre también tiene que salir.

Entonces increíble todo.

Dani, ¿qué te queda? -Nada, la mayonesa la acabo ya.

Le echo la ralladura de limón y lo dejo.

Te tienes que poner conmigo con el pisto y con los callos.

¿Te sabes la canción de Doraemon para que me la cantes?

(CANTA EN CHINO MANDARÍN)

Chicos, no os preocupéis, si Jiaping está cantando.

¡Bueno, lo tenemos todo ganado, señores!

¡Todo ganado!

En una cocina no se puede cantar.

Venga.

Ve a lo del bizcocho. -Meri, con una vez me queda claro.

Vale, pues venga.

Aprovechamos cuando venga Carlos a preguntarle todas las dudas.

María. -¿Eh?

Ven un momento. -Dime.

Dile a Arnau tú, porque a mí no me está haciendo caso,

si está midiendo todo el bizcocho.

Sí, sí. -Vale.

Madre mía...

María, entiendo que tienes que estar por todo,

pero aquí me puedes ayudar.

María, ¿lo tienes todo controlado?

Estoy perfecta. -Oído.

Voy a poner ahora mismo agua hirviendo para los callos.

Estoy viendo muy perdida a María, no sabe cómo van las elaboraciones

y siento que no me está ayudando. Y dice que me venga a ayudar Arnau

y nadie viene. Me siento perdida y desolada. Sola, sola.

¡Venga, venga, chicos!

Cuatro... cinco trozos cada pan.

A ver, aquí os traigo a Carlos.

Bueno, ¿qué tal? -¡Hola, Carlos! ¿Qué tal?

Venga, dadle caña ahí. -A por ello que voy.

¿Por qué... por qué así? ¿Qué estáis...?

Oye, ¿ya entras poniendo caritas?

No, es que creo que deberían darle así más...

Pues enséñale. Claro. Vamos, a ver, mira.

Yo personalmente no le hubiese quitado la corteza

porque si no lo dejas muy seco.

O sea, no va a quedar bien. -Fíjate en Carlos.

¡Uh! Ahí, con fuerza, con garrote.

¡Ah, qué guay! Mira, toca, toca.

Parece un jamón. ¡Yo también la tengo!

Y ahora esto sería prensar.

O sea, rellenar, dar la vuelta con el pan debajo...

Aplanamos, cortamos la chicha, presionamos, pan y planchamos.

Y planchamos.

Bueno, vamos a probar cosas. Vale.

La salsa barbacoa, el mole.

Aquí tenemos sabor de barbacoa a ver...

No de nuevo, una hora después.

¿Qué te parece? ¿Está bien? Está rica.

Cómo te gusta el picante, cabrito.

Este tiene un toquecito picante, ácido...

Tiene de todo, es salsa barbacoa compleja: ahumada, picante...

lo tiene todo.

¿Te ha gustado la salsa? -Muy rica, muy rica.

Ha quedado muy rica.

Ha quedado muy bien. Ofelia, ¿cómo ves a Carlitos?

Guapísimo. -¿Sí?

Te estaba hablando gastronómicamente.

Gastronómicamente increíble.

Me encanta que digan eso, maravilloso.

Empiezo a desarrollar una teoría, esta chica no se ha metido

para cocinar, sino para ligar. ¡No!

Cuidado con eso, que vamos a salir volando de aquí.

Cuidado, cuidado, cuidado.

Eso que rebufe la olla a presión no me gusta nada.

Vamos a salir de aquí volando.

Te vamos a destrozar el chiringuito.

Sí, verdad. A ti te gusta el rocanrol, ¿no?

Esto parece un concierto de los Rolling.

Esto no... madre mía.

El mole, lo puse a chupchup, ¿vale? No e importa mi opinión.

Me lo da a mí. -¿Hola? ¿Hola?

Que pruebe el chef primero. Se ha puesto celoso, ¿eh?

Yo siempre, yo soy muy celoso. Estás celoso y lo sabes.

¿Cómo va esa cosa? ¿Te interesa que lo pruebe?

Está maravilloso. -¿Sí?

No me hace... no me hace ni caso.

Por ahí no va bien. Ya no te digo por mis celos,

te digo porque tú no la conoces.

¿Qué tal el mole? Eso está perfecto.

Pregunta delicada, Carlos, ¿cómo ves a este equipito?

Aparte del caos, el ruido y todo.

Aparte del caos, bien. Lo veo bien, lo veo bien.

¿Sabes lo que me preocupa? Las flores, que hay que hacerlas

con tiempo y con paciencia y andan escasos.

Eso es un problema. Capitana. Jiaping, venga para acá.

Empieza a meter un poquito de caña, exige organización.

Sácalos. Vale.

Vámonos. Venga, vamos allá.

Muchas gracias por la visita, y luego vuelve.

Dadle caña, chavales.

Venga. Vamos allá.

Tío, que si algo sé es de hacer fuerza.

Pero qué grandes eres, musculitos. Cómo te gusta rodillear.

¿Esos musculitos dónde los haces?

Estos se hacen en boxes de entrenamiento, tío.

¿Tú siempre has sido el cachas de la clase o qué?

No, yo sido un niño gordito.

¿Sí? ¿Cuánto pesabas? -Pues yo llegué a pesar

más de cien kilos con 12 años. -¡Anda!

El deporte me ha ayudado mucho a mejorar y a darme seguridad.

Meri, ¿lo tienes todo bien? -Tengo que comenzar el bizcocho.

Vale, ¿pero aparte del bizcocho el resto lo tienes controlado?

No, nos falta la ganache, la tierra.

¿Cómo estamos aquí? ¡Hombre!

¡Chavales, vamos!

¡Qué tal, oye!

Qué guay, ¿eh? Carlos, me voy. Luego vengo.

Vale, tío. -Venga, que también te queremos.

¡Madre mía, Carlos, qué guay!

Vamos a ver, vamos a ver.

Oye, yo hay una cosa que te estaba viendo hacer el pisto...

Yo no controlo mucho de hacer pistos

pero echar primero el tomate en un sofrito y luego la cebolla,

¿eso se echa en Tomelloso? No.

No, pero no me da tiempo. ¿Cómo que no me da tiempo?

Se va a quedar muy bien porque lo voy a pochar todo.

Perdóname, perdóname, tú pones la cebolla

que es lo primero y a partir de ahí lo demás.

Y luego echamos el tomate, guisa y va perdiendo el agua.

Tú has echado primero el agua, que es el tomate.

Y luego echas la cebolla.

Te quedará de otra manera, con menos color, menos sabor.

Que no pasa nada, que todo llega, pero dices: "¿Qué necesidad?"

Y ahora digo más, ¿por qué no mezclamos todo?

Ya voy. -Pues ya de perdidos al río,

si ya has empezado la casa por el tejado.

De perdidos al río. ¿Ya qué vamos a hacer?

Si es que ya no está hecho.

Lo vamos a intentar solventar dejándolo ahí, que no se agarre.

Oye, ¿cómo ves las raciones de bacalao?

De bocado. Eran así, ¿no? -Hombre...

¿Son demasiado minimalistas? Sí, para Raíces está bien,

pero esta gente quiere comer.

Dentro de un menú degustación estaría muy bien.

En un delivery creo que necesitamos...

Es que, fijaros, qué menos que cuatro trocitos.

María, ¿hacemos más? Sí, ahora mismo.

Fenomenal. Ahora mismo.

Más cosas. A ver, chicos, tenemos aquí

a Carlos, estrella Michelín, todas las dudas a él.

Vamos a aprovechar que ha entrado.

Bien, bien, eso es inteligencia. Morro tiene, eso sí.

Claro, pero hace bien. Oye, utilízalo, me parece bien.

Oye, ¿del postre qué tenemos?

Arnau, Meri, ¿del postre qué tenemos?

Sí que cuesta mucho. Carlos, escucha.

María, déjalo conmigo porque necesito hablar del postre.

Estamos en el mismo equipo y tu elaboración es la mía.

Pues explícale lo que llevamos.

Hoy tenemos gallitas, no gallitos, ¿eh?

Ofelia es la que tiene la peor fama, pero a Meri

la veo todavía más calculadora que Ofelia.

Hay que tener mucho cuidado con Meri.

Calma, calma. La única que se puede poner

flamenca en el cocinado soy yo. Soy la capitana.

Pero bueno, un poquito de... -¿Qué pasa con los callos?

Vamos a centrarnos. Cuesta mucho cortar callos.

Ahora mismo me pongo con Dani. -Eso es.

Oye, he vito películas de los Hermanos Marx

con los camarotes mucho más desahogados, ¿eh?

Esto es una casa de locos. Totalmente.

¿Dónde me has traído? Nos dijiste: "Vente a Talavera,

vamos a pasar un rato bueno. Verás qué tranquilidad y paz.

Lo vas a pasar de maravilla".

Eso era tranquilo, de verdad. ¿Esto era tranquilo?

Era tranquilo. Nunca ha pasado esto aquí.

¿La báscula? Tema de brownie. ¿Lo tienes?

Ahora sí. La crema de aceitunas está en el abatidor.

Yo esto tengo un lío de mucho cuidado. Cuéntame,

algo que veamos positivo. Las yemas.

¿Qué les podemos decir? Nada, el brownie va en camino.

¿Va en camino? Va en camino. No va mal,

ahora mismo es mezclar y hornear dentro de lo que cabe.

¡Vamos a ver, aspirantes, minuto 91 de cocinado!

¿Oído? -¡Oído, chef!

¡Oído, chef! -¡Oído!

Empezamos a agotar el tiempo.

Aspirantes, hay que darse un poquito de brío todo el mundo.

Vale. -¡Sí, chef!

Vámonos. Equipo rojo, volvemos en un rato.

A ver, chicos, estamos ya con el cocinado muy avanzado.

Acaba de venir Carlos, hay que tenerlo todo organizado.

¡Venga, equipo azul, que todos podemos!

¡Vamos a ganar, chicos! -¡Venga, lo tenemos, chicos!

¡Ánimo, vamos! -¡Gracias, capitana!

¡Silencio!

No se vocea, que ha venido Samantha y ha pedido silencio en cocinas.

María, pero hay que animar también.

No, no estamos en un equipo de fútbol.

Un equipo de fútbol no, pero es una comida solidaria.

Vale, muy bien, estamos en un estrella Michelín.

Silencio ahora mismo, ¿vale?

Se trabaja bien, venga. -Nos concentramos, chicos.

¡Vamos, chavales, va! -¡Muy bien, muy bien!

Hey, chicos, a mí María no me gana. No bajamos al foso.

Tú tienes el pin, pero yo... somos hermanos, ¿eh?

Yo no voy a bajar. -Venga, vamos.

Ame, cómo vas, que estás ahí muy sola.

Bien, bien, bien, bien.

¿Te apañas o qué? -Sí, sí, tranquilos.

Venga, ánimo. -Yo también bien, ¿eh?

Por si te interesa.

Ofelia, cariño, mucho ánimo.

No te pongas celosa, no te preocupes.

Yo de celosa no tengo nada, tengo claro que donde hay

una catedral todas las iglesias dan igual.

¿Ah, sí? Vaya con Ofelia. ¿Eh, Fran?

Al final, macho, lo va a conseguir, tío.

No sé, tío, está muy loca, pero me hace gracia.

Me encantaría ir a una boda de "MasterChef".

Sí, Fran, que te hago padrino. -¡Vamos, vamos, vamos!

Pero me presento ahí y yo os cuido. Yo llevo los anillos si hace falta.

Chicos, el pan más apretado. Tiene que ser más fino, chicos.

Okey, okey. -Vale.

Intentamos no volver a hacer lo mismo, ¿vale?

Vale, vale. -Gracias, chicos. Ánimo.

Quiero organización -¡Venga, venga, hombre!

Venga, al lío. -Vamos a ir metiéndolo, Dani.

¡Venga, vamos allá, chicos!

Hay que empezar con la tempura.

Necesito más movimiento. Me faltan dos elaboraciones.

El brownie yo lo tengo ya. -¿Ya lo tienes?

Sí, me falta poner sal ahumada. -Venga.

Tráete eso, venga.

Vale, tened cuidado.

Venga, esto cómo lo hago. -El impulsor hace falta,

si no no nos va a subir.

¡Vamos, último tirón! ¡Venga, va!

Venga, vamos.

¡Mother of my God!

Venga, vamos. -Ponemos esto, María.

Va, que lo voy a poner a hornear.

¿Ya le has metido el impulsor?

¿El gramaje está bien? -Sí.

Ahora sí, ahora sí. -¡Capi!

Un segundo por favor, todos a la vez no.

Esto es toda la ganache. -Al frío.

Solo necesitamos una quenelle diminuta.

Diminuta, pues chimpún.

¿Así quieres que lo haga? ¿Seguro? -Sí.

Es un brownie. Venga, tú ve tirando, ve tirando.

Espera, que no quiero que se me queme esto.

Espera, espera, ¿qué es esto de aquí?

María, cariño, la levadura...

Claro, hemos puesto la levadura después.

¡Madre mía! María, espera, vuelve a poner esto.

Porque has puesto... hemos puesto el impulsor después.

Vamos a volver a empezar, ¿vale?

Déjame que lo emulsione bien. ¿Ves que había como pepitas?

Hazlo bien. -Lo hago otra vez.

Muévelo bien.

Tía, me da rabia haber puesto el impulsor.

¡Ay, más pan, más pan! ¡Dadme más pan, chicos!

Okey, okey, vale.

Esto si se para de remover un minuto se pega.

Ofelia, trabajando así de duro me gustas un poco más, ¿eh?

Pues tú podías subirte una pilita, que te veo lentito.

Bueno, muy bien, Ofelia, así me gusta.

A ver, José si estás orgulloso, si ganamos nos besamos.

Creo que te lo has ganado.

¿Pero en la boca? -Hombre, según cómo te portes.

¡Ojú! José, es tu momento, es tu momento, que la tienes loca,

la tienes ya cautivada. -Me encanta, tío.

Ofelia y yo nos estamos conociendo. Aquí estamos en un concurso,

y es obvio, pero todos tenemos muchas dimensiones.

Y las emociones son muy importantes, es lo que hay.

La masa de las flores está aquí hecha, ¿vale?

Vale, perfecto. -¡Seguimos, chicos!

¿La has puesto en el horno ya? -Sí, sí, 180 grados 30 minutos.

Equipo rojo, ¿qué es este caos? ¿Qué es este caos aquí, por favor?

María, yo estoy preocupada con el postre. ¿Cómo lo llevas?

Yo creo que lo llevamos bien. Acabamos de meter el brownie

en el horno para luego enfriarlo y echarle la cobertura.

La ganache de chocolate ya la tenemos en frío.

¿Ya está en frío la ganache? Meri, Meri.

¿Acabáis de meter el brownie en el horno?

Sí. ¿Y está todo bien en el postre?

¿Estás tranquila? Hemos puesto los dos moldes.

Vamos a ver en el horno, vamos a ver.

A ver, a ver. Vamos a abrir el horno, Carlos.

Bueno, el de arriba está bien, el de abajo está regulín.

Ah, aquí tenemos otra. Mira, está pegando el papel.

Aquí ese grumo blanco...

Huy, ese grumo blanco con lo poco que te gusta a ti.

A ver, la harina mal tamizada, mal mezclada.

¡Uh, mirad esto, por favor!

Mirad qué bien tamizada está la harina. ¿En serio?

A ver, Meri. Meri, no, clarito todo

y bien mezclado de forma envolvente.

¿Y esto qué es? Porque me ha dicho que ponga

el impulsor al final. ¿Pero cómo, sin grumos?

No, lo he puesto y lo he mezclado.

Faltan nueve solo. Ah, nos faltan nueve.

¡Muy bien, chicos, venga!

¡Silencio, por favor! Vale.

Meri, estoy preocupada con esto. ¡No, es que la levadura

como la hayas puesto en plan gotitas no sube!

¿De quién es la responsabilidad? Mía por hacer el postre.

¿Pero quién te ha dado...? Me ha dicho María que ponga

el impulsor al final. Yo normalmente mezclo la harina

con impulsor y luego lo añado. -Exacto.

Pero si me lo dice al final yo le hago caso a mi capitana.

¿Pero por qué no lo mezclas bien? Usa la lógica, que yo creo

que todo tiene su principio.

Dime qué hago. -¿Solución?

Pues espátula para afuera y por lo menos está mezclado bien.

Vale. Ya por lo menos...

Saca todo, espátula para no perder ingredientes,

se vuelve a mezclar y por lo menos...

¿Saco lo del horno? No, del horno no lo puedes sacar.

No, esto, tatatá y volvemos a...

Esto sí que lo puedes a lo mejor solucionar.

Lo del horno que sea... reza.

¿Hay alguna Virgen aquí? La del Prado.

La Virgen del Prado.

Virgen del Prado, ayúdame por favor que lo necesito.

Eso, muy bien. Vale.

Bueno, nada. Ay, mi cocina...

Yo voy a sellar estos sándwichitos, que queden divinos, ¿eh?

¡Equipo azul, equipo rojo, llevamos dos horas cocinando!

¡Eso significa que en 80 minutos están saliendo

cien menús solidarios en Talavera de la Reina!

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Pues vamos!

Pero qué loca estás, madre mía. Vamos, tira para allá

Lo voy a tirar aquí para que me quede más emulsionado.

Libérate eso y échate para allá. -Vale.

Dani, ponte ya con la yemas fritas. -Venga, los huevitos.

María, se os escucha más a vosotros que a nosotros.

Mucho dices, pero mucho ruido y luego pocas nueces.

¿Cómo tiene que caer esto se supone?

¿Alguien sabe cómo se hace esto?

A ver. Ahora viene Jordi para enseñarnos.

¿Qué hacemos aquí? No sabemos freír las flores.

Vamos a ver una cosa. Capitana. Jiaping.

Voy. No nos estamos enterando.

¿Ves la diferencia? Sí.

Vale. El molde muy limpio, lo meto en la parisien,

en la cazuela con aceite y lo dejo ahí dos o tres minutos

que se caliente ahí bien. Vale.

Lo saco, meto la puntita en la masa y a freír.

Vale. ¿Vale?

Vamos a hacerlo, sí. Venga.

Necesitamos dos personas aquí calibradas para hacerlo bien.

¡Eh, yo! ¡Yo estoy calibrado! Tú no puedes hacerlo todo, ¿eh?

Deberías estar cortando eso y dejarlo listo.

No se hable más. ¿Vale?

José está desaparecido. No, estamos...

José está haciendo cositas, de perfil bajo.

Coordinaros. Quiero cien flores perfectas ya.

No paramos, no paramos. No quiero perfil bajito.

Quiero un tío ahí. Vamos a tope.

Perfecto, Jordi.

¡Pepe, que no me quieres nada!

¡Oye, vamos a evitar el griterío, por favor!

Es que no me quiere Pepe.

María, deja de gritar, por favor.

Vamos a evitar el griterío, Tomelloso. ¿Vale?

¿Dónde está Pepe? Te vas a venir conmigo, ¿eh?

Al final te voy a elegir a ti.

No creo que en el ABaC se pueda gritar así.

¡Pepe! ¡Pepe!

¡Pepe el del Bohío! ¡Pepe!

¿Qué quieres, Jordi? Que María te busca, Pepe.

¿Estás nervioso? ¿Qué haces con una cañita?

Me han dado un aperitivo.

María, tú aquí gritándole y está tomando cañas y pinchos.

¿Te has enterado? Ese es el caso que te hace.

Está Jordi continuamente en el otro equipo

y a mí me tienes abandonada. Y tú tomando cañas.

Capitana, yo esto no lo saco. Avisada estás.

¿Que no lo sacas? -Yo esto no lo saco.

Este cocinado es para tomárselo con tranquilidad.

Las flores no salen, los huevos tampoco.

Lo estaba viendo y le he dicho al camarero:

"Dame tortilla y una cerveza porque va para rato".

¿Pues sabes lo que voy a hacer? Lo mismo que tú. Adiós.

Equipo rojo, ¿cómo vais? Muy bien.

¿Lo tenemos? Pero tú vas mejor que nosotros.

Os estoy viendo y estoy sudando.

Sí, estás sudando. No, de verdad, os lo digo en serio.

Ya te veo. Qué tranquilo estás con nosotros.

Dani, menos mal que me he traído el pincho,

porque si te pido un huevo frito me voy sin comer a Illescas.

¿Cuántos quieres, Pepe? Bien, bien. ¿Qué pasa con eso?

Pues que se ha atravesado. ¿Has probado a sacar la yema,

pasarla por harina y luego por la masa?

No he probado, chef. Pues venga, venga.

Pepe, ¿tú me ves así que me va a dar algo

y no eres capaz de dejar la cerveza?

Que me va a dar a mí, me estoy poniendo muy nervioso.

María, necesitamos 80, 90 o 100 yemas ahí.

No tenemos el postre todavía. ¿Quieres que me ponga nervioso?

No, está controlado. Qué estrés, qué estés esto.

No puedo más.

Dani, ¿cómo vas, tío? -Va.

Va más o menos, ¿no? Bien, no pasa nada, tío.

Es súper difícil eso.

¡Vamos, vamos!

¡Muy bien, chicos! Qué bien estamos, chicos.

Me gusta ese silencio, cada uno está concentrado.

No está nada bien. -No está nada mal tampoco.

Esto está muy caliente. -¿Lo bajamos?

Sí. -Equipo, ¿cómo vais?

¡Vamos bien, vamos con ello! -¡Venga, Fran!

Madre mía. No, yo me voy.

No te vayas, no te vayas. Voy a empezar por vosotros.

Venga, a ver esas flores. Hay que trabajar limpio.

Entendemos que la cocina es pequeña pero cuanto más pequeña

es la cocina más orden hay que tener.

Sin duda. Oye, aquí tienes

un surtido variado de primavera. No hay dos flores iguales.

Voy a intentar salvar las flores que se puedan de aquí.

Venga, vale. Voy contigo.

Ay, Carlos, estoy muy agradecida. -Dale caña.

Trece, catorce, quince...

Carlos, anda que no hemos vivido cosas contigo en "MasterChef".

Ya te digo. Hacerte como cocinero,

ganar el trofeo, tu boda.

Me casasteis. Triunfar con tu foodtruck.

Hablando de bodas, aquí a lo mejor sale otra.

Bueno, ya veremos. ¿Cómo?

¿Ah, sí? -Según cómo nos portemos.

¿Te quieres casar tú? Yo sí me quiero casar.

Muy bien. Vamos, bien, bien.

Esto ya va a buen ritmo, vamos. Viento en popa.

Ya está, ya va pegando.

Venga, muy bien. Están saliendo ya con otra pinta.

Muchas gracias, chef. -Ya parecen flores.

¡Os dejamos, así que caña en el equipo azul!

¡Ánimo, vamos!

Vale, este ya lo tenemos. Arnau, ¿las puntillitas?

Bien, solo que arregle un par y ya lo tenemos.

¡Vamos! A ver, Meri. Sí, cariño.

¿Cómo vas con este brownie con grumos de impulsor?

Carlos, está aquí, ahora lo vamos a...

Esto no está cocido, esto es un mazacote.

A ver, ¿cómo veis esto? ¿Cómo veis esto?

Un mazacote. Un mazacote.

La suela de un zapato.

Carlos, ¿cómo lo ves? ¿Tomamos la decisión

de quitar el postre o servimos esto así?

No, hombre. -Es un compromiso.

Esto así no se debe servir. -Vale.

¿Porque tirar otro de nuevo rápido? Lo hago yo con vosotros.

Venga, Carlos, sí. Por favor, Carlos,

sácame adelante el postre Venga, vamos a ver.

Por favor, solucióname el problema que hay que donar

cien postres maravillosos.

Bueno, os dejo. ¡Soluciones, vamos!

Huevos ya, huevos. -Ahora, haced un bizcocho.

Pésatelo todo bien y lo hacemos paso por paso, punto por punto,

y lo cortamos chiquitito, que sean estéticos,

les pegamos un baño.

¿Tienes el baño ya de la manteca de cacao?

Aquí. -Esto es un desastre.

Vamos a levantar todas las cosas.

Venga, chicos, vamos a ponernos. -Vamos a limpiar esto.

Como capitana me veo desbordada, me están viniendo grandes

las elaboraciones de Carlos. Y voy a intentar hacerlo

lo mejor que pueda, pero me estoy desbordando.

¡Vamos, chicos! -Vais muy bien, sois unos cracks.

¿Cómo vas, Amelicious? -Bien, bien, vamos bien.

Chicos, nos quedan muy pocos minutos.

Entonces necesitamos orden. -¡Oído!

Ánimo, ya queda poco, chicos. -Ya acabamos con las flores

y nos ponemos con vosotros.

¿Qué pasa aquí? -¿Qué pasa?

No tenéis que poneros contentos porque vamos a ganar.

Ofelia, estoy súper de acuerdo, vamos a ganar.

Ofelia, no muevas a la gente, está con el aceite.

Por favor, se adulta.

A ver, Carlitos. Ahí el estropajo. ¿Qué?

Sé que estás intentando rescatar el postre y a lo mejor

no eres consciente del reloj.

En 15 minutos está aquí la furgoneta MasterChef

para llevarse los cien menús solidarios.

Oído. Venga, ya, vamos a darle caña.

Mete eso en el microondas, córtalo eso de una vez.

Oído. -Recogemos.

Esto, limpieza. ¿Cuántos faltan? -Nada, cinco.

Pues que lo haga solo uno, el otro recoge todo.

Lo pongo ahí abajo. -Vale.

¿Quién ha puesto los jalapeños con los huevos?

Se ha caído ahora. -¿A quién se le ha caído esto?

Se te ha caído a ti. ¿Cómo has hecho esta guarrada?

No se chilla en la cocina. -Pero estamos a contrarreloj.

No la liemos, tío. -Se me ha caído.

Ya, pero hay que tener cuidado que la liamos, quedan 15 minutos.

Intentamos salvar el postre. -Ya, pero si chillas...

Es por la gente, no por ti.

Se quita y no pasa nada, es un bizcocho.

Con guindillas en vinagre, por favor...

Necesitamos una mesa de trabajo y vosotros una de emplatado.

Aquello emplatado, que es muy grande.

Cuando esté esa mesa montada necesito todos los ingredientes

del bacalao encima de la mesa. -Oído.

Me cago en la leche, dadle caña ahí.

Amelia, ¿qué sale en el primer plato.

¿El puerro, el tomate, sándwich?

El puerro, el tomate y el sándwich, ya está.

Fran, mira la panza y el rabo si están calientes.

Míralo tú. -Está apagado ahora mismo.

Lo acabo de mirar hacer 20 segundos y está caliente.

Está caliente. -Vale, vamos.

Venga, perfecto. -Oye, la salsa barbacoa.

Silencio. Último minuto de compostura.

Vamos a pedir silencio. Jiaping, ¿qué hay que llevar?

El tomate, el puerro. -Esto.

¡La salsa barbacoa y el velo!

¿Por qué hablamos a la vez? Lo está explicando Jiaping.

Jiaping, ¿qué hay que llevar?

El sándwich, tomate, puerros y... dónde está...

y salsa de barbacoa. -¿Dónde está la salsa barbacoa?

Derecha, salsa barbacoa. -Vale.

Me llevo la salsa barbacoa. -Llévate eso con esto, ¿vale?

Llévate eso, vamos.

Venga, dadle caña. -María, ve a por la Gastronorm

para poner el bizcocho. -Venga, vete bañando aquí el tema.

Tenemos el problema del brownie, que lo vamos a cortar en caliente.

Me da igual abrasarme.

Carlos, ¿al bizcocho se le da un toque de horno?

No. -No, ¿verdad?

El bizcocho está bien así. -Venga, sí, lo dejaos así.

María, ¿voy con las yemas? -Sí.

Acaba esto. -Venga, acabo.

¿Qué tal, Carlos? ¿Cómo vas? Bueno, estamos.

¿Podemos ir emplatando algo? Sí, lo tenemos.

Equipo rojo, os digo una cosa, veo a Carlos plof

y es un tío que tiene mucha energía, ¿eh?

¿Cómo estará? ¿Qué habrá visto? Le tenéis agotadísimo.

María, ¿emplatamos una parte, el bacalao, el huevo?

El bacalao está. Y luego emplatamos el postre.

Sí. Venga, nombres y tareas.

María, ¿quién emplata? Arnau, Toni y Dani.

¿Los tres? Sí, se quedan emplatando

y yo me quedo con Meri con el postre.

¿Tenemos el bacalao, huevos, el bizcocho de tomate?

¿Tenemos el espagueti? Pues venga, vamos emplatando.

Aspirantes, a partir de ahora... Perdón.

Eh, si yo hablo os calláis todos, ¿vale?

Silencio, se acabó. El emplatado sí es riguroso

silencio y que hablen los capitanes y punto, sino será un súper caos.

Hay este especio y es mínimo. ¿Y por qué pido silencio?

Porque las cajas son comunes.

O nos ponemos de acuerdo o será un lío.

Si no estamos organizados, caos.

Vale. Es sencillo, ¿vale?

Mira, la salsa y te paso. -Sí.

Mirad, hago de momento una, ¿vale?

¿Quieres una sugerencia? Sí.

Yo cogería todos los cacharritos pequeñitos y me iría a la cocina.

¿A la cocina? Sí, porque no hay espacio.

Ya, está, quien quieras. Pepe, ¿te quedas aquí?

Sí, claro. Quédate aquí.

Me quedo yo aquí. Quédate aquí.

Voy a ver cocinas a ver cómo está la cosa.

Venga, ya está. Dáselo a él, esto lo hace él.

¿Me paso dentro? no tengo postre.

Cambiamos de sitio. Eso es, venga.

Eso es. ¿Vale?

Ofelia. Dime, chef.

¿Hemos terminado? Sí.

¿Puedes intentar dejar la cocina medio adecentada y aprovechar

que el equipo está fuera apretadito para montar aquí el emplatado

de las flores para que cuando terminen entren y sea pinpanpum?

Vale. ¿Me das un abrazo? No.

Estás hecha una cerdita. Vale.

Yo voy impecable. No.

Si quieres, mira...

Hala, adiós. Vale.

Vale, ya queda poco. -Hay que coger otra.

Dame otra bandeja. -Venga.

Vamos, chicos, queda poco, ya estamos.

¿Lo pasas tú? Así, mira.

Pero intentamos ponerlo lo más limpio posible.

Venga, que quedan muy pocos. -Muy bien, chicos, ya estamos.

Queda muy poco, venga. -Muy bien, chicos.

Vamos, tenemos que correr. Volamos aquí.

Tenemos cuatro aquí, una allí...

¡Vamos, Arnau, que te come la tostada, vamos!

Venga.

¿Qué te esperabas? Que iba a ser fácil, ¿no?

Esto es un jaleo...

Ayudad a poner tapas que yo tengo

las manos muy sucias. -Vale, vale.

Por lo menos tú te has echado tus cañitas, tu tortillita.

Es que yo veía la jugada. Has estado ocioso.

Y tu equipo va a padecer por tu tranquilidad.

Ahora la culpa es mía. No, ¿de quién va a ser?

Venga, vamos a ello, chicos. Vámonos. Venga, vamos.

Dadle caña aquí. -¿Te gustaría, Carlos,

volver a vivir la experiencia "MasterChef"?

Sí, pero las cosas buenas solo se deben vivir una vez

para echarlas de menos.

Si las vives todos los días

las transformas en rutina y desaparece.

No quiero que "MasterChef" termine nunca.

Pues tiene que terminar. Voy a sacar el bizcocho ya.

No, espérate un poquito.

A ver, yo creo que lo del postre tampoco ha sido tan...

Es un postre muy difícil. -Es un postre muy difícil.

Vamos, no os quejéis tanto, leche.

Pero yo estoy contento. -Qué difícil ni qué leches,

si ha salido mal lo más sencillo, un bizcocho, me cachis en la mar.

Vámonos con esto para afuera.

Muy bien, chicos. Ahora el siguiente.

Ya lo tenemos aquí, qué cosa más bonita.

Que no se te caigan, que no se te caigan.

Cuidado, cuidado.

Esto lo tenemos que atemperar un poquito más en agua caliente.

Vamos a hacer la mise en place para el postre.

Venga, venga, vamos. Eso es, rapidez ahora.

Nos movemos, chicos.

¡Últimos moles, últimos moles! ¡Necesito solo una tapa!

Ofelia, no se grita en el emplatado.

Perdón. Se celebra una vez terminado

todo el trabajo y vais en comunión con el rojo.

Equipo rojo, ¿y los postres?

Arnau, ¿y los postres? Voy a mirar, chef.

¿Cómo van los postres, gente? -Venga, vamos, vamos.

Están emplatando. ¡Vamos!

¡Vamos, vamos, vamos!

Sácame el brownie, Meri. -Una persona sujetando eso...

Sácame el brownie. -Vale, para.

Una persona con eso en la mano es un estorbo.

Tú haz hueco aquí y vas poniendo ahí las cosas y vas a toda leche.

Vale. Carlos, estamos emplatando.

Yo quiero que me digas un tiempo estimado para sacar los postres.

Diez minutos. -Dame diez.

¿Diez minutos? Dame diez.

¿Todos fuera? Todos fuera en diez minutos.

Veo que el postre no va a ser tu postre.

No, se ha hecho todo lo posible. Se ha sacado un brownie,

lo cortaremos en cachitos más pequeños.

Todavía le tienen que dar un baño. No va a ser 100% mi postre, Sami.

¿En cuánto por cierto? Pero bueno...

Esto es lo que habéis hecho nuevo. Sí.

Hombre, está mejor. Este está bueno, lo has hecho tú.

Y la falta la aceituna. Aviso a Pepe y a Jordi.

Diez minutos. Pues voy para allá.

Que vayan tomando una cervecita.

María. En diez minutos está el postre.

Vale, velocidad en el emplatado. ¡Vamos, vamos, vamos, vamos.

¡A ver, por favor, atención!

¡Aquí llega la reina del catering y del emplatado!

¡Quiero orden y disciplina en esa salida de comida,

que es un momento muy serio!

¿Entendido? Sí, chef.

¿Entendido? Sí, chef.

¡Pues vamos!

A ver, una cadena de trabajo. No puede ser así.

¿Te hace falta esa bandeja tan grande para eso?

Ya se ha vaciado. ¡Pues mételo en un plato!

¡Se van sacando los platos, se van colocando, otro va cerrando!

¡Cadena de trabajo! ¡Oído! ¡Venga, vámonos!

Toma. -Vamos, Jiaping.

¡Jordi, te veo parado y aquí hay que emplatar como locos!

¡Rápido, todos a trabajar! ¡Vamos, vamos, vamos!

¿Tienes las pastillitas esas? Sí, las blancas y rojas.

Las que le den tranquilidad. Dale una avellanita.

Sami, tómate un par de ellas. Son tranquilizadoras.

Tómatelas. Dos, dos solo. No me hacen falta.

Pero si yo estoy tranquila. Estoy preocupada.

Debajo de la lengua. Son cacahuetes tranquilizadores.

Uf, qué tranquilo estoy. ¡Oh, oh!

Me quedo aquí con los caramelitos. ¡Vamos, vamos, vamos!

Qué bien, tenía un hambre...

Ya lo tenemos, chicos. Tenemos todas las cajas aquí.

Oye, ¿qué pasa con el postre? ¿Viene el postre ya o no?

¿Viene el postre o qué? ¡Voy, voy!

Ya sale. Vámonos, por favor.

Tenemos las cajas y no hay postres.

O sea, Meri, ven. -Vale.

Ven, ve poniendo. -Cuidado, cuidado.

No puedo tener enchufado y haciendo esto, ¿sabes?

Dime, ¿qué quieres que haga?

Niñas, no os pongáis aquí porque estoy con las quenelles.

Esto no... yo no he puesto esto ahí. ¿Se ha caído?

A ver, equipo rojo. Esto se ha caído ahí

y no sé a quién se le ha caído. ¿Estáis de cháchara?

No, chef. -Me he encontrado una guindillita

dentro del brownie.

Pero si a ti te gusta. Esto es la cocina moderna,

la cocina picante, ¿eh? Que le metéis picante a todo.

Carlos, ahora en serio. Nada, sin baño.

Sé que te estamos liando aquí. No, para nada.

Necesito sacar el postre como esté.

Me da igual si está bañado o no está bañado.

Vamos, dejadme hueco. Vamos entre dos.

Yo voy cerrando, ¿vale? Sí, por favor.

Sami, cárgame aquí y me lo llevo.

Como esté. No, ese no tiene bola.

Es que me da igual. Pónsela, María, corre.

Si, tiene, tiene. -Dadle chicha, vámonos.

Me lo llevo. -Ve poniendo trozos como sea.

¡Eeeeh! Dame aquí, fenomenal.

No, no, no se cae. Me llevo esta.

Vámonos.

Vale, aquí lo tenemos todo ya, chicos.

Vale, vamos a limpiar, chicos.

Esto está lleno, ¿vale? Aquí lo tenemos todo.

Quiero saber qué va a pasar. Espero ganar, trabajamos mucho

cada uno haciendo perfectamente su trabajo.

Había un momento tenso, pero también hemos organizado muy bien.

Estoy orgullosa de mí misma y a ver qué va a pasar.

Venga, cerramos. ¿Puedo llevarme cajas?

¿Podemos salir afuera? Dani, ¿están terminadas?

Estas completas. Nos vamos.

Venga, uno y dos. Cerramos.

Venga. ¿De cuatro en cuatro, chef?

De tres en tres... cuatro, venga. Y rectas, que no vuelque nada.

A la furgo. Lo tengo, lo tengo.

Vamos. Cerramos, cerramos.

¡Vamos, guachete! Hey, cuidado.

Cuidado, que voy.

Bueno, chicos...

Al menos lo hemos dado todo. -Venga, bien.

La experiencia ha sido buena y yo creo que hay que aprender.

Oye, aquí falta alguien. -Están fuera.

Muy bien, y vosotros aquí abrazando, dando achuchones.

Va, de lujo, y la cocina empantanada. Magnífico.

¡Que salga la furgo! ¡Venga, vámonos!

Por favor, equipo rojo, de verdad...

Huele a quemado ahí. ¿Hay algo? -El equipo postre hoy se ha lucido.

Madre mía...

¿Esto cómo se llama? ¿Crocante de chocolate o cómo?

A ver, ¿qué ha pasado aquí? Dejadlo ahí.

¿Qué se ha quemado? Es chocolate, Samantha.

No, cuidado que esto si cae en la piel, cuidado...

No, ya, por eso. ¿Has sido tú, Meri?

O sea, después de todo has quemado el chocolate.

Lo siento.

Casi quemo la cocina. O sea, estoy que me muero

de vergüenza, se me cae la cara al suelo.

Lo siento, Carlos, con todo mi corazón.

No me he enterado que estaba eso ahí.

Aspirantes, antes de nada bienvenidos a Raíces,

que es el motivo real de que Carlos sea

el aspirante de "MasterChef" más ejemplar del mundo.

¡Bien, Carlos!

Hombre...

Aunque no sé si hemos conseguido

celebrar ese maravilloso homenaje que pretendíamos.

Porque, Carlos, casi te queman la cocina.

No sé dónde meterme. -No importaba nada ahí dentro.

Cacharros por todos los lados,

se ha trabajado sobre sucio, era una locura.

En el mundo real eso es salvaje, eso no se puede consentir.

Ha sido un lío muy gordo.

Y dicho esto, María y Jiaping,

las dos estrenabais capitanía en esta prueba.

Quiero saber qué tal os habéis sentido.

¿Estáis satisfechas con vuestro trabajo?

No, yo no, a mí me ha venido grande totalmente la situación.

No sabía por dónde meterle mano a los platos.

De verdad, creo que no podía haber dado más.

Y bueno, es que es un menú de Carlos Maldonado

con una estrella Michelín y yo soy María Morales...

programa ocho de "MasterChef". Creo que no lo has dado todo hoy.

¿No? No.

Pues yo creo que sí.

Que tenías ganas de ser capitana, lo sé, tu problema

es que quizá debes aprender un poco más de las cosas

que decimos. Empezar un pisto tirano un tomate a una sartén...

Me he atorado y quería terminarlo y ya está.

No puedes echar el tomate que tiene un caldo y luego,

echarle cebolla. Lo peor es que lo sé hacer,

el problema es que hoy pues estaba supernerviosa,

quería terminar el pisto, ayudar a mis compañeros,

estar con ellos... Te has ido encogiendo,

te refugiaste en el pisto y tus compañeros

hacían lo que podían, pero se buscaban la vida.

Improvisamos un poco, en la elaboración que teníamos

encargada, hubo momentos que salvamos la papeleta

con lo que sabemos cada uno de nosotros por separado.

-Es que no sabía cómo ayudarles, me preguntaban y decía:

"¡Ay, Dios mío!" Pero, María,

si ves que te queda grande, a lo mejor, tenías que coger

y, oye, equipo rojo, estoy perdida, ¿alguien sabe qué hacer

con esta elaboración? Sí.

Equipo rojo, quiero que quede claro que creo que habéis tenido

una capitana, como tú mismo has dicho, que se desbordó,

que le quedó grande y me da pena porque creo

que el resto del equipo trabajasteis bien.

El mejor ejemplo, pues quizá sea el postre.

Carlos entró en cocinas, volver a marcar un brownie

y ha pasado porque no había dadas unas directrices.

Ahora se llora, leche.

Tranquila, más vergüenza me da a mí que no saqué el postre.

Meri, María, ¿qué pasa? Me hacía mucha ilusión

estar aquí y no haber podido estar a la altura de la situación

en mi primera capitanía en "MasterChef" que para mí

es superimportante y el hacerlo mal me duele en el alma.

¡Oh, pobrecita mi niña, no llores!

Me siento supertriste, de la impotencia, de la presión

que viví en el cocinado

y de la pena que me da no haber podido dar todo de mí

porque quiero llegar a la final, soy superexigente,

¿sabes? Es así.

Jiaping, una preguntita, ¿qué tal crees que lo has hecho?

Entre contenta y no contenta, estoy contenta.

Es que es asiática. ¿No la estás entendiendo?

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

¡Ah, vale! 49% no contenta, pero 51%, sí.

Bueno, 51% contenta. Jiaping, te diré lo que pienso

de tu capitanía en el buen cantonés,

bueno, mandarín, ¿verdad?

Chino mandarín, sí. (HABLA EN OTRO IDIOMA)

¿Hablan todos chino aquí? -Hablan todos chino, dice.

¿Pero está contento contigo, o no? Es que no me enteré.

Creo que sí, Jordi está muy contento conmigo

y con mi equipo. Tengo que decirte que te ganaste

esa copa de vino. (APLAUDEN)

Siendo tu primera capitanía nos sorprendiste gratamente.

Hay algo importante que no podemos olvidar

y por eso te he hecho cuatro coñas con todo el cariño

porque el castellano noes tu idioma natal

y aún así, has sabido dirigir bien y lo más importante,

creo que has estado serena, a pesar del caos total

que reinaba y has sabido contagiar esa serenidad a tus compañeros.

Sí. De hecho, equipo azul,

me habéis resultado flojeras los cuatro. José, desaparecido

en combate hoy. Creo que lo que me demandó

mi capitana, lo cumplí. Sí, lo sé...

Ha salido. Llegaste aquí pisando fuerte

y no puedes llegar pisando fuerte y de repente deshincharte

y desaparecer como hoy al igual que Amelicious,

un poquito bloqueada también. Creo que lo puedes hacer mejor

y no noté tu presencia como noto mucho la de Fran

que siempre está... pero en este caso, Fran,

te pasaste de vueltas, ibas a lo loco

y discutiendo con Jiaping ahí un poquito mal también te vi.

¿Verdad? Sí, se demostró en el minuto 15

cuando me he cortado. Hay que parar,

pero solo con el... ¡Eh! Sácalas un poco y que se enfríen.

Claro, con un poquito de calma pensamos un poco más

y hacemos las cosas mejor. Y, Ofelia, poco más has hecho

y son el tipo de cosas que me molestan,

cuando veo que alguien puede más de lo está haciendo y no lo hace.

Lo siento, sí, totalmente.

Carlos, no sé si quieras añadir algo

a este veredicto. Creo que lo principal

es la humildad y no creamos que lo sabemos todo

porque el día que pensemos que lo sabemos todo,

nos vamos al carajo. Bueno, pues dicho esto,

Carlos, te concedemos el honor de comunica... para ti,

¿quién es el equipo ganador? Son todos tuyos.

Bueno, todos sabemos que ha habido un plato

muy fallido en las cocinas y creo que debido a eso

el equipo ganador es el equipo azul.

(Aplausos)

Muy contenta, hubo un momento

que quería llorar, pero digo: "No".

Es nuestra forma de ser, he aguantado mi lágrima

manteniendo la calma y seguimos para adelante.

Jiaping, tengo una sorpresa para ti,

no solo tu equipo es el ganador sino que tú eres, sin duda,

la mejor aspirante de la prueba de hoy.

(APLAUDEN)

Llevo mucho tiempo sin escuchar que soy la mejor.

Jordi me ha dicho cosas muy bonitas,

me ha valorado, entonces...

me emociona muchísimo.

Equipo azul, os libráis de la prueba de eliminación,

pero no os libráis de mí porque como os he dicho

vamos a tener una masterclass, así que, nos vemos en un ratito

y la liamos. Equipo rojo, ya sabéis

que cada vez las pruebas son más duras,

así que, preparaos bien porque necesitaréis mucha suerte.

Gracias, chef. -No me siento, en absoluto,

responsable de que mi equipo vaya a eliminación,

creo que tampoco ellos lo hicieron tan bien.

Me alegro por Jiaping que aunque ella cocine

peor que yo, porque lo hace,

ha sabido adaptarse mejor a la situación.

¡Qué guay! -¡Qué guay, vamos!

¡Chicos, entrad! -¡Vamos!

Bueno, os enseñaré un platito que aunque son bases

muy tradicionales está muy divertido,

es arroz salvaje con jabalí y praliné de carne de membrillo.

En este caso, mirad la costra que tiene este jabalí,

está macerado durante tres días. La base de todo buen arroz

es un buen sofrito, pues una vez tenemos esto.

añadimos el arroz. Echamos un polvo de setas al arroz

para potenciar el sabor y ahora tenemos un caldo

que hicimos con huesos de corzo (TODOS) ¡Oh!

Vamos a continuar con una especie de guarnición

que irá encima del arroz. Aquí tenemos una zanahoria baby,

lo echamos junto con las setas, una buena nuez de mantequilla

y ahora, para que todo esto fluya vamos a glasearlas.

¿Con qué lo vamos a glasear? Pues hicimos un jugo reducido

de los huesos del jabalí y tenemos una "glas",

vamos a echar ahí. -¡Qué guay!

-Para acompañar nuestro arroz, hemos cogido las grasas

y pieles de los animales salvajes y vamos a hacer una piel

supercrujiente con estos bichos.

Es increíble verte trabajar. -Sí, es una locura.

No estamos haciendo nada nuevo, solo presentar a nuestros clientes

lo que sabemos hacer y un pedacito de nosotros.

Lo que sois. -Lo que somos,

tenemos esa frase de: Déjame entrar en tu paladar

y te daré un trocito de mi alma. Pero no creamos nada,

estamos mezclando. (TODOS SE ASOMBRAN)

Y a disfrutar, chicos.

(APLAUDEN)

¡Qué maravilla y privilegio poder recibir una clase

de Carlos Maldonado, hablamos de la primera

estrella Michelin salida de "MasterChef".

(RESOPLA) ¡Increíble!

Si te encanta cocinar, tienes entre 8 y 16 años,

quieres convivir con aspirantes de "MasterChef Junior"

y vivir una experiencia inolvidable

tienes que venir a los campamentos "MasterChef".

Además, este año tendremos campamentos urbanos y en inglés.

El próximo verano campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

Los aspirantes vuelven a cocinas tras una prueba

por equipos difícil donde comprobaron

que si aprovechan su paso por "MasterChef",

los sueños se pueden cumplir

con constancia, mucho trabajo y esfuerzo.

Es un descanso ya ver la cocina así.

En el último reto de la noche se tendrán que emplear a fondo

para continuar en estas cocinas.

Buenas noches. Aspirantes, bienvenidos de nuevo.

Muchas gracias. -Gracias, chef.

María, ¿te sientes responsable de la derrota de tu equipo?

Pues en parte, sí, pero intentamos entre todos

sacar lo mejor posible que no era fácil.

¿Y qué tal fue trabajar con tres gallitos?

Muy bien, hubo buena armonía, me ayudaron un montón,

yo con los chicos estoy encantada. A mí que no me hable

Amelicious, Ofelia y Meri me da igual. Yo de pequeña

las chicas en el colegio me tenían apartada.

Me llevaba bien con los chicos, con las chicas no tenía trato.

Quien importa menos que se fuera hoy... Meri.

Meri, al principio, no pero se cambió al equipo de Ofelia

y no me veía con los mismos ojos, y ya con ella no estoy igual.

Yo vine a "MasterChef" a ganarlo porque lo gana uno,

no a hacer amigos, es mi sueño y me dan igual ellas.

Arnau, de nuevo en el foso. Lo echaba de menos.

Sin querer desvelar nada, porque sé que tienes

un pequeño croquis cómo eliminarás a tus compañeros,

ese esquema Corleone, el esquema de...

¿Cuentas tus recetas? Las del ABaC, por ejemplo, no.

Por ejemplo, pues yo me guardo mis esquemas de...

Pero lo contarás porque me sé tu esquema y si no, lo cuento.

Vale, cuéntamelo. Estas semana

te quieres cargar a Toni. La semana pasada me quedé a esto.

Luego, a Jiaping. ¿Cómo?

Luego, te quieres cepillar a Dani, luego, si no recuerdo mal,

a Ofelia y luego, que caiga el nuevo.

¿El nuevo tan tarde? (RÍEN)

Sobre mi estrategia, Jordi casi ha acertado.

Mi objetivo hoy es liquidarme a Meri o Dani.

Buena repostera y buen cocinero

y no quiero que me hagan sombra.

Por cierto, Arnau, ¿cómo va la relación

entre Ofelia y José? Yo sigo diciendo

que vais despistados, José está por otros temas

más "healthy"... ¿Más Amelicious o qué?

Yo lo sé, a José le empieza a hacer tilín Ofelia.

Tiene ahí un punto de locura de mucho cuidado

que a él le está seduciendo. -Escucha, que tiene un punto

de locura que puede parecer muy despistada,

pero es mucho más centrada y sabe lo que hace.

Y eso te gusta. Sí.

-Y voy a decir lo que ha faltado

de la prueba de exteriores: si ganaban, se besarían en la boca.

(Risas)

(TODOS GRITAN)

¡Que se besen, que se besen!

Vamos a ver... -Venga, José.

A ver. -¡Ojo! En las cosas

de los sentimientos y emociones... -Que no quiere.

No es que no quiera, es que las cosas no se pueden...

-Que no quiere. -No, que las cosas

no se pueden forzar. Noto que hay

como mucha expectación y yo también soy alguien tranquilo

y que se toma su tiempo en las cosas

que de verdad pueden ser serias, ¿no?

Fran, qué suerte que no tienes que utilizar

el pin de la inmunidad. Viniendo de tu boca

no te creo nada.

(Risas)

Eh... sí. ¿Cómo te sientes?

El objetivo era afianzar y el objetivo ahora es mantenerlo.

Yo creo que eres un tío querido por todos

pero por tus compañeros más que eso es más difícil.

¿Puede ser, qué sientes? Muy querido.

-Siento mucha alegría, en mi trabajo mucha gente

me trata bien, pero siempre llega la típica persona

que te pega el día, esos fuera, pero que cuando te tratan tan bien,

continuamente, emociona, te hace sentir muy agradecido, sí.

Aquí me siento muy querido, muy animado. A mí "MasterChef"

me está sirviendo para aspirar más alto en la vida, digamos.

Delantales blancos lo que está clarísimo

es que tenéis asegurada vuestra continuidad

una semana más en "MasterChef", así que, podéis subir a la galería.

(Aplausos)

(MARÍA) Mi primer foso desde mi vuelta a "MasterChef".

Ofelia está, seguro, rezando para que me vaya

pero lo voy a dar todo por quedarme hasta la final.

Aspirantes, estamos muy contentos con vuestro trabajo

en el primer reto y en la prueba de exteriores

y por eso decidimos... subir un escalón más.

Eso es. -Claro que sí, hombre.

Y volver a sumergirnos en el fascinante mundo

de la repostería.

Pero esta vez con algo mucho más ambicioso.

¡Qué raro! ¡Vamos a ello!

¡Madre de Dios!

¡Ah, qué susto, tío! -¡Qué susto!

¿En serio, de verdad? -¡Qué susto, tío!

De verdad... (TONI) De todas las cosas raras

en vida, no me esperaba es que saliera una cabeza...

Un poco más y se me para el corazón, cuidado, por favor.

No creo que haya alguien seguidor de "MasterChef"

que no la reconozca, pero por si acaso,

os presento a Patricia Schmidt.

(Aplausos)

No quiere levantarse Patricia. La artista que hace las tartas

de boda más espectaculares y deseadas de España.

Patricia, bienvenida. ¿Cómo estás?

Hola, Patricia.

Mi tarta de boda me la imagino

con muchos pisos, con mucho chocolate

y muy buena, con mucho sabor.

Pero qué mona vienes y además con bolso y todo, ¿a ver?

¡Qué monada de bolso! ¿Esa va a ser la tarta?

¿Esa va a ser la tarta o no?

Pues yo pensaba que, a lo mejor, te gustaría probar.

¿Es una tarta? ¡Oh! Es una tarta.

¡Qué guay! -¡Madre mía!

Si mi novia viera esto... entre que es un bolso

y una tarta... el acabose.

Es un bizcocho de chocolate una ganache de chocolate.

Está hecho con una pasta un tanto de goma

que permite que permite que se pegue cada pétalo.

Patricia, conociéndote me extraña mucho

que solo hayas traído este bolsito, fíjate.

Cómo me conoces, Jordi, es verdad.

Mira, ya vale, ya vale.

(Aplausos)

Que nos vamos de boda. -¡Ay, qué bonito, por favor!

¡Ah! -Son increíbles.

¡Ay, por favor! -¡Qué monos!

A ver si me pide Jesús matrimonio y me caso con eso.

-Detallitos como los cordones. -Intenté hacer un recorrido

de las tartas de boda, empezando por los templos

todos llenos donde se trabajaba más el glaseado.

Luego un pastel de los años 30 con columnas

otra arquitectura y luego, un pastel actual

donde se juega con formatos, con colores, con flores

y permiten personalizarlo a los novios.

Ahí estamos los tres. Por eso.

Estamos monísimos. ¡Ay, por favor!

Quiero casarme. -Yo también.

Ofelia, ¿cómo te gustaría que fuera tu tarta de boda?

A mí me encantaría que fuese la réplica de un caballo gigante.

Oye, José, ¿qué prefieres: un caballo o un corazón?

Los caballos también tienen un corazón grande.

-Un caballo con fonendo.

Yo mi boda la tengo superclara, va a ser en Mallorca

y voy a llegar al altar en caballo.

María, ¿te ves capaz de replicar alguna de estas tartas?

(IRÓNICA) Supercapacitada, estoy...

¿Y si te casaras, cuál elegirías? Esta.

¿Esa? Vale, a lo mejor es la que te toca hacer,

la que eliges. Entonces, me caso

con una tarta de Santiago, si hace falta.

Yo peleo por el ramo en las bodas

cuando lo tiran para atrás, a ver si me toca,

Me encantaría casarme, me veo con un vestidazo,

una tarta, un bodorrio... Yo, sí.

Toni, nos has confesado que si llegas al duelo final

le vas a pedir a tu novia que se case contigo.

¿Sí o no? -No lo habías dicho.

Se lo tenía muy guardado.

¿Lo mantienes o no? No, sí, es un sueño

que sería posible, claro.

Si llega ese momento, ¿qué tipo de tarta te gustaría?

Esta, seguro, es preciosa. ¿Esta?

Ella también seguro, 100%.

Meri, ¿y con tu novio cómo van los planes de boda?

Pues yo soy muy pesada y siempre le digo

que me quiero casar cuando acabe Medicina

pero a él lo de casarse no le hace tanta gracia.

¿Quieres vestido blanco, catering de Samantha España?

Totalmente, Escrivá de postre, esto es mi sueño,

¿puedo pedirle matrimonio yo?

Venga, Meri. -Meri, lánzate.

Fabián, cariño, escribe una carta de amor

y cuando salga de aquí más te vale pedirme matrimonio

que quiero un anillo y casarme así. -Está así el pobre.

Y el anillo, ¿para cuándo? Di que sí, ¡hala!

Máximo dos años, si no, "too late". Fabián, espabílate

porque yo me quiero casar, tengo ganas de vestirme

de blanco y creo que estaría monísima

Oye, Arnau, ¿y a ti qué tarta te gustaría replicar?

Teniendo en cuenta que tenemos problemas

para emplatar una crema de verduras...

(Risas)

Viendo eso... Cualquiera te viene bien.

Da igual, cualquiera.

La repostería la llevo fatal, tengo suerte que mi base genética

es buena, mis antepasados eran reposteros,

panaderos y yo jugaré con esto, me va a salir y fluiré, convencido.

Dani, ¿ni por una tarta de estas te casarías?

Si llego a la final de "MasterChef", sí

(Risas)

Además, con quién quieras, me da igual, no tengo problema.

Me casaría hasta con Ofelia

si llego a la final, claro. Estos son más listos...

Oye, Jiaping no tiene pareja. Me hace el lío.

A mí me hace el lío, déjate a Jiaping tranquila.

Porque todos me dicen que soy la... -La viuda negra, la viuda negra.

Déjate, déjate. -Yo tengo

las ideas muy claras, quiero una boda,

tengo más ganas de casarme que de ganar "MasterChef".

(RIENDO) ¿Suena mal?

Aspirantes, si hay una persona que tiene experiencia

en tartas nupciales y no por elaborarlas

como Patricia, es nuestra siguiente invitada.

¡Ah, tenemos doble invitado! Porque ha encargado

hasta cuatro tartas nupciales. ¿Se ha casado muchas veces?

Meri, cuatro. Adelante la finalista

de la quinta edición de "MasterChef Celebrity"...

¡Ainhoa Arteta!

¡Qué guay! -¡Qué guapa!

Estuvo un jinete guapísimo.

Su tercer marido es de los mejores jinetes

de España, pero los jinetes

no han funcionado conmigo, ya tuve tres novios jinetes

y creo que los médicos van mejor, aunque el último fue fallido,

este yo creo que irá mejor. -Seguro.

Ainhoa, es oír hablar de tartas nupciales, de bodas y tal

y vienes corriendo. Yo haré un libro al final

y contaré toda esta historia

porque le dais tanto bombo y platillo.

¿Te acuerdas de las cuatro tartas de tus bodas?

Ni idea. Bueno, me acuerdo de la tercera que no hubo tarta.

Me casé en plan muy discreto y hubo pintxos por Fuenterrabía.

¡Anda! ¡Qué chulo!

Ainhoa, los aspirantes están un poco preocupados

porque no les gusta nada la repostería y encima

han visto estas increíbles tartas que nos trajo Patricia

e imagínate ya, claro. Así que, Ainhoa,

te pediré, por favor, que tranquilices a los aspirantes.

Sobre todo, divertirse, intentar hacerlo lo mejor posible

y de todo se saca algo, de todo se aprende,

yo he sacado un tipazo de "MasterChef".

Eso es verdad, ¿no? Jiaping, tú has sido la mejor

en la prueba de exteriores y tendrás una ventaja

muy importante. Baja aquí con nosotros, Jiaping.

Baja. Vamos al supermercado

que hablamos ahí tranquilamente. No tengo ni idea de a quién

va a perjudicar o a quién beneficiará

porque es una caja de sorpresas, piensas que tal y luego...

En este reto tus compañeros van a tener que replicar

una de estas tartas que nos ha traído Patricia

y tú decidirás cuál. Patricia, cuéntanos.

Pues el primero es bizcocho de chocolate

con ganache de chocolate

terminada con un teñido y acabado con un lazo

hecho con la pasta de flores que expliqué.

¡Qué maravilla! Esta es una tarta degradada

del fuerte al más claro y está hecha al revés.

Un, dos, tres, cuatro, todo de colores diferentes.

Es un bizcocho de vainilla y el relleno...

Me gusta. Vamos con la siguiente, Patricia.

Un bizcocho de vainilla relleno con frutos rojos.

Esa es muy bonita. Muy buena.

Pero lo de fuera es complicado hay que hacer uno a uno a mano.

Vamos con la siguiente, ¿te parece? Es un bizcocho de galleta,

chocolate con ganache de chocolate blanco

terminado con placas de chocolate.

¡Hala, qué chulo! ¡Madre mía, me gusta también!

Esta es con blanco y luego rellena de chocolate.

Esta es una tarta de limón

rellenada con ganache de chocolate blanco y limón,

licor de limón y terminada con merengue.

¡Olé, qué bueno! ¡Ay, qué bonito!

Y ya la última. La última es un bizcocho Red Velvet

terminada con crema de queso y está decorada

con hojas de arroz. ¡Qué ricas,

qué maravilla, qué pinta! ¡De arroz!

bueno, Ainhoa, ¿qué te parecería replicar

una tartita? Se te da bien. ¡Ainhoa, Ainhoa!

O sea, que me hacéis esta jugarreta otra vez a mí.

¿Quieres que te la asigne yo? La degradada, que te pega.

Bueno, soy bastante... sí. Soy complicadita, sí.

Yo que venía a ver los toros la barrera, me toca cocinar.

Aquí, además o te lo tomas con humor o con humor,

no hay de otra, así que... Venga, vámonos.

Ahora es tu turno y tienes que adjudicar

el resto de tartas a tus compañeros.

Vale. Pero, Patricia,

antes dile cuáles son las más difíciles

y las más fáciles? Eso.

La más fácil pues sería la de Red Velvet

y la más difícil sería la de dos pisos.

¡Ah, de dos plantas! Pues empieza el reparto,

¿a quién se lo pondrás más difícil con aquella tarta,

la de la esquina? A Arnau le gustará.

Arnau. Como me dice como soy...

yo en ese momento digo... ¡Rasca. el momento del rasca!

Venga, esta, ¿empezamos por aquí otra vez?

Esta yo creo que puede ser para Meri, mejor.

¿Y por qué? Hay complicación

con la decoración de fuera, pero dentro

no está tan complicado. Ya, ya. Vamos a seguir, esta de...

Quiero esta para Dani, no la veo tan complicada,

Dani puede. ¿Y a quién

se lo vas aponer más difícil? ¡Ay, María y Toni!

¿A María la de dos pisos? Tienes una estrategia clara.

No, no... Mira, María, Arnau. Sí, los que ves fuertes.

Los dos fuertes te los quitas de en medio.

Yo sé que estas dos personas pueden.

Entonces, la Red Velvet a Toni. Sí.

Delantales negros, podéis entrar al súper, por favor.

(DANI) A ver Jiaping, la que me ha liado.

Aspirantes, en este reto tenéis que replicar

una de las tartas que nos ha traído Patricia.

Arnau, ¿cuál te gustaría replicar? Esta que tiene un par de alturas.

Muy bien. -Él, lo complicado.

-¿Ves? Le conozco muy bien.

¿Y a ti, María, que estás muy seria?

Yo... Tú ninguna.

Ninguna, que no puedo, que no sé hacer esto.

Con la boquilla adecuada y un poco de paciencia,

a mí esta me mola. Pues no le deis más vueltas

porque las tartas ya están asignadas

y sabéis quién lo ha hecho, ¿verdad?

Sí, Jiaping. Jiaping.

Muy generosa. Y os dirá que os quiere mucho.

Arnau, te dio la del lacito. Como a él le gustan las alturas...

Mucho "caliño", mucho "caliño". Y la rosa, la degradada,

¿sabéis quién la hará? La gran Ainhoa Arteta.

(TODOS SE ASOMBRAN) ¡Oh!

Ella ha cogido la más difícil. Bueno, Jiaping,

dile a quién le has asignado esta de frutos rojos, la difícil.

¿Quién crees...? -¿Por qué esta?

Sí, es para ti. -Porque me quieres mucho.

¡Qué mona! ¿Y la de galletas de chocolate

a quién se la asignaste al final? ¡Ah! "Sugar Daddy".

Bueno, el decorado de arriba

creo que lo podré hacer más o menos.

Y con paredes de chocolate, claro. El chocolate lo fundiré, ¡olé!

¿Para quién será la de dos pisos, Jiaping?

Ya no me acuerdo, es la más complicada.

¡Ah! Era para María, sí. ¿En serio?

Jiaping me dio la tarta

más difícil, 16 pisos, dos alturas...

O sea... alucino, alucino.

¿Soy buena persona o no? -Las mata callando a veces.

Al final voy a tener que querer a Ofelia porque Jiaping...

(RIENDO) Me la ha clavado por detrás.

Entonces, la Red Velvet a Toni. Bueno, aquí no hay nada fácil,

ni mucho menos. Es la más fácil.

Yo ya lo sabía. No hay nada fácil aquí.

Aspirantes, para replicar estas espectaculares

tartas nupciales contáis con 120 minutos.

Dos horas, dos horas.

Se pude fallar. Como veis,

tenéis las cestas preparadas y además, vais a contar

con la receta. Más fácil ya, no sé.

¡Menos mal, Dios! Ya más fácil...

Manda narices que una tarta de boda, decida si sigo

o no en "MasterChef"

pero bueno, es lo que hay, el destino es un poco juguetón.

Aspirantes, Ainhoa, el tiempo comienza

en tres, dos, uno... ¡ya! ¡Adelante!

(ANIMAN) ¡Venga, chicos!

Cabeza clara, vamos. -Vamos a pesar primero el azúcar.

Venga, Meri, imagínate que ya estás en quirófano.

Vamos, Dani, con garrote. -Vamos, chicos, va.

Patricia, vaya tartas has traído hoy para los aspirantes.

Una maravilla. En "MasterChef"

las pruebas de dulces o las sufres o las disfrutas

y las suelen sufrir, no son sencillas.

Oye, Jordi, le has dado

una de las más complicadas a Ainhoa.

Me extraña que aceptara el reto con tanta facilidad.

Yo también. Mientras esté tranquila...

Sí, está tranquila. Vamos, Ainhoa, que tu tarta

sea como el concierto de Año Nuevo. -Ya me gustaba la repostería

y ahora me haré maestra repostera.

Venga, Dani... Esta tarta la vas a hacer.

Arnau, vamos esa precisión de grifería que tienes, va.

Vas a flipar. -Ya estamos flipando.

Arnau y María tienen un poquito más de trabajo,

deben llevar una marcha más larga. A María, fíjate qué sorprendente,

que Jiaping le ha dado de las más difíciles,

según dijo Patricia. Hay dos cosas o está celosa

de la relación Arnau-María o ha visto que la rival a batir

es María y le dio la más fuerte. Creo que es más sencillo,

creo que todos son conscientes que es una competición

y van a degüello, se acabó. Sí.

Esperaba que Jiaping me diera una tarta más fácil

no la de dos pisos, pero aún así quiero demostrar que puedo.

Yo huelo el miedo en mis compañeros desde aquí,

la gente no quiere bajar al foso, a las cloacas, cavernas.,

pero aquí como tengo mucha experiencia,

me sé los trucos para dominar el foso.

¡Vamos, campeones, va! -¡Venga, chicos!

Arnau, estás como yo, ocupando 14 cocinas.

-No te entiendo, Ofelia, pero sí.

Se trabaja con otra tranquilidad cuando no tienes nada que perder

más que intentar hacer una tarta bonita

que es lo que intentaré. De tartas de boda entiendo,

he tenido unas cuantas, debo de ser la más casamentera

de España y he tenido solo, bueno, solo cuatro bodas

pero he tenido solo cuatro relaciones.

Venga, Dani, tranquilo... ahí.

Oye, esas galletitas que Dani tiene que incorporar

a la masa, mejor romperlas... Sí, troceadas primero.

Trocear primero. Trocearlas,

pero él las ha hecho como un polvo. No tendrá el crujiente.

Claro, claro.

¡Caray, qué seria está Ainhoa! Siempre y no sé por qué.

¡Qué efectiva! Porque como me tomo todo

tan a pecho. Te veo muy bien, Ainhoa,

estás delgada, guapa, con ese corte de pelo joven.

Bueno, a ver, creo que ha habido un antes y un después

del "MasterChef", primero porque he aprendido

a comer mejor y he notado una diferencia tremenda.

Como yo la he notado en ti, ¿cómo ves a Ainhoa?

Muy bien, fenomenal. Limpio, ordenado...

Ainhoa, te estoy viendo de un profesional...

¿Sí? Tienes que hacer un curso

en la escuela online.

Pues sí, pero tengo que sacar tiempo.

El curso en la escuela online y el de canto que me debes.

Es verdad, tienes razón. Pues, nada, todo va bien,

estamos bien... vámonos, vámonos.

¡Ay, qué mono ese azul, ¿qué es?! -Un molde.

Pensé que era el bizcocho azul. -Pensaba en el Tiffany.

La caja de nuestro anillo.

¡Qué nervios! -No digas qué nervios,

vale, ya está.

Hoy todo justo. -450.

Vamos, Meri. -Vamos, Meri, por favor.

Que no quiero tener un fallo.

¡Madre mía, creo que me pasé aquí un montón!

Venga, ánimo, chicos.

Dani lo está haciendo muy cucharón, es otra medida.

-¿Medida cucharón? Esta tía flipa.

Venga, Toni, hazlo por mí, piensa en mí.

Piensa mí si quieres, Toni. -Como tú veas, tío.

-Ya querrías entonces.

¡Qué tío más pesado, de verdad! -María, ánimo, va.

Me he pasado aquí. -Meri, lo tienes bien.

Es muy perfeccionista. -Ya pero yo la quiero matar.

Es que la mato. -Ofelia, tranquila.

Muy bien, chicos, venga. Arnau, ¡qué guay!

Plastilina, juguemos con plastilina.

-Arnau, tu tarta es la más bonita, parece una tarta de Tiffany.

Esto es de lujo, de lujo, como yo, es igual.

¿Qué estás haciendo al baño María, Meri, qué se hace ahí?

-Hago las claras con el azúcar que lo montaré

cuando llegue a 50 grados. -Un merengue suizo, ¿no?

Hola, ¿qué tal, chicas? ¿Qué tal, Meri?

Muy bien, cocinando.

Estoy ahora con el merengue. -Vale.

Estoy preocupada porque le pidió la mano

a su novio. Siempre me dice que no,

a ver si ahora es la vencida pero vive en Mónaco.

Trabaja en un equipo de fútbol. ¿Es francés?

Sí, de Marsella. -Le está contando todo.

Samantha, quiero que me hagas tú el menú para mi boda.

¿Qué tipo de tarta quieres? Así la puedo ir pensando.

¿Algo de fútbol? No, la boda es mía

no de mi padre ni de mi novio. -¿El novio no participará?

Sí que participará, más le vale a él.

Fabián, dame el anillito ya, por favor.

Quiero conocer a Fabián a ver cómo es.

(SAMANTHA HABLA EN FRANCÉS)

¡Ale! Boda "MasterChef", ¿a que sí?

Ya que has hecho la boda y todo,

céntrate y haznos una tarta espectacular

que podría ser la tarta de su boda si la hace bien.

¿No? Muy bien, Meri, dale cañita.

¡Dale caña, si esto no me sube la temperatura!

¡Olé, Dani, olé!

Ofelia, mira. -Musculitos.

Me encanta, ¡qué gracioso!

¡Qué escandaloso es el azúcar y la harina para tamizar!

Arnau, ten cuidado, no te cortes que donde las dan, las toman.

No, tío, oye..

(DISCUTEN ENTRE ELLOS)

Toni es un rival para mí que se merece caer en la final

porque está a punto de coger el premio

y ahí es cuando más duele.

Vaya postrecito. -Se quedó a gusto Jiaping.

Sí. -Pero es amiga tuya, ¿no?

¡Joder, eso pensaba! -¿Y ahora qué?

-Ahora no sé qué va a pasar.

No le vuelves a mirar. -Arnau, ¡qué bonito el lazo!

¡Dani, qué bien, olé, olé! -¡Qué buena!

El "sugar cake". -Verás qué rico,

luego os invito a todos a la boda con Ofelia.

Hombre, si llegas a la final con lo duro que es esto,

casarte con Ofelia será nada, te va a parecer coser y cantar,

macho, unas vacaciones. -Tantas ganas que tiene

de casarse a ver si lo aprovecha o pierde un tren... Como yo.

¿Qué tal, Dani, cómo estás? Muy bien, tengo los bizcochos

atemperándolos para desmoldar, metí la ganache de chocolate blanco

en el abatidor, cinco, diez minutos.

La repostería es al gramo. -Es exacta.

No se puede quitar ni una pieza. Como no salga...

Me echarás la culpa a mí. Si falta una esquinita

ya sabemos quién fue. ¿Y por qué trituraste las galletas

que no iban trituradas? Eh...

Se tienen que ver los trozos enteros ahí

para el crujiente. ¿Te gusta la repostería?

Si te digo la verdad, no, porque no soy muy goloso

por eso lo compenso con ser "Sugar Daddy".

Te diré una cosa, te eclipsó José.

¿Sí, tú crees? Mira, le voy a adelantar

por la derecha. De momento, José te está mirando

por el retrovisor. Bueno...

Me estará mirando por encima del hombro, es más alto.

No, por el retrovisor. Vámonos, Patricia, vámonos.

Bien, papi, bien. -Me asusta que no tiene

los cuadraditos, los cachos más grandes.

No te asusta nada a ti, Dani, venga.

Ainhoa, todo tiene una pinta... -Increíble.

Espera, que aquí hay todavía mucho meneo de colores.

No seas tan autoexigente. -Todo el rato,

pero es deformación profesional.

¡María, dale caña, va!

¡Vamos, chicos, Arnau! Te ponen el difícil

y lo sacas como nadie. -Lo que no te mata

te hace más fuerte!

A ver Dani cómo lo trabaja. -¡Dani, qué preciosidad

lo que estás haciendo! -Para nuestra boda, Ofelia.

Y a mí con lo que me gusta el chocolate.

-Ya lo sé, cariño, si por eso lo hago,

qué te piensas, mira cómo brilla, casi tanto como tu sonrisa, Ofelia.

Yo no me creo lo de José

y Ofelia porque no se lo cree ni José ni Ofelia.

Puedo entender que le guste muchagente, pero querer casarse

hoy con uno y mañana con otro, mañana... no, hombre, no.

No, no lo de Dani no lo es.

Arnau, María, Toni, Dani y Meri.

¡Qué honor y qué placer, ¿qué tal, Samantha?!

¿Qué tienes hecho? Cuéntame. Mira, tengo ahí

las cuatro tartas grandes enfriando,

tres en el horno que las metí más tarde y ya casi las enfriamos,

ahora voy con la ganache, hice el lazo, por favor,

míramelo a ver cómo lo ves. -Muy bien, has visto

que hay que ser moderado,

te felicito, de verdad. -Menos mal.

Qué mona Jiaping que te dio

la tarta más complicada, ¿qué pasó?

La cultura china, el tema de los retos,

es para probar a la gente, entonces si alguien te cae bien

y demás, le pones un reto difícil para ver si esa persona

se viene abajo o se crece. Yo lo había visto

como que me quiero quitar a Arnau que es un rival fuerte.

La repostería, tengo que confesar, que no es mi fuerte

aunque me gusta. Mis bisabuelos eran panaderos

en un pueblo muy pequeño, hacían el pan, las cocas

con horno de leña... y creo que algo corre por mis venas

y cuando lo necesito en la prueba de eliminación

sale y empiezo a sacar las elaboraciones.

Eso creo yo. -¡Ojo la tarta

que le dio Jiaping a Arnau!

Claro, pero es que él lo saca. -Con mucho amor y cariño.

(RIENDO ¡Qué figura!

Yo veo esa tarta muy bonita, tiene forma de regalo...

¡Toma, pues un regalo!

¡Muy bien, Toni, muy bien!

Venga, pequeñito... chicos, dadle. -¡Chavales, vamos!

¡Toni, qué bonito tu arroz!

¡Madre mía, parece que estoy haciendo

la colada, hay que tener un cuidado extremo!

¡Ay, que se me cae! Los nervios no me llevan

a ningún lado. Ainhoa, tranquila.

Muy bien. -¡Ahí, grande!

¡Dani, como tú sabes!

-Bueno, cuánto has encofrado. -Hombre.

Hola. -¿Cómo estáis?

Ya estás con los papeles. Sí.

Ya tienes todo horneado. -Ahora haré la crema de queso

que es lo más rápido y empezamos a marchar.

¡Qué suerte, te tocó el Velvet! -Siempre digo

que no hay nada fácil en la vida. A Toni lo tenía

como un adversario duro, como alguien a batir,

se ve que Jiaping no lo ve así. Tiró un poco de amistad

que con Jiaping me llevo muy bien. ¿Sí, y con su compañera

de habitación, no se lleva bien con María?

Ha sido la sorpresa de la edición. ¿Y no se lleva bien con Arnau?

Tengo dudas, creo que hay un amor-odio raro,

creo que se lo quiere cargar. De tanto venderle humo

en la casa... A Jiaping no le gustó

ese juego de... tonteas conmigo, pero tienes pareja.

¿No es así? Correcto.

Bueno, ¿va bien, crees que va bien?

Sí. Dale, Toni, dale.

Gracias, un placer conocerla.

Igualmente. -Gracias.

¡Vamos, María, dale alegría! -¡Venga!

Un poquito va, venga, va. Hay que ser finos

también de vez en cuando.

¡Vamos, Meri, venga! -¿Cuánto me queda?

Una hora. Aspirantes, habéis consumido

la mitad de vuestro tiempo. Os quedan 60 minutos, ¿oído?

(TODOS) ¡Sí, chef! (AINHIOA CANTA) # Sí, chef. #

Cántanos, Ainhoa, por favor. Sí, te queremos escuchar.

(AINHOA CANTA)

¡Madre mía!

¡Vámonos! (APLAUDEN Y GRITAN)

¡Grande, Ainhoa!

¡Madre mía! Los pelos de punta.

¡Qué fuerte! -Brutal, brutal.

¡Qué maravilla, qué maravilla! -¡Olé, Dani, qué preciosidad!

¿Qué es eso? -Chocolate.

¡Oh! Brillar va a brillar. -Dani, te quedaron

las paredes preciosas. -Gracias, Ofelia.

Venga, que vas genial.

Pon un "MasterChef" en tu vida, no un marido.

Oye, pero un marido también si puede ser, las dos cosas.

Hola. ¿Cómo estás, María?

Muy bien, de momento, estoy tranquila

y estoy bien. ¡Mira qué bien!

Pues yo no estoy nada tranquilo. ¿Conmigo no?

Porque no sé qué pasa con Jiaping y eso me preocupa.

Me ha dejado alucinada, o sea, ¿sabes qué pasa ahora?

¿Sabes quién le fregará la habitación?

¿Fregabas tú la habitación? Yo ahí sí que me he perdido.

Pues yo también me he perdido. ¿Sabes qué pasa?

Que creen que mi punto débil es la repostería,

pues como me salga la de dos pisos ahí sí que voy a ser fuerte.

Si te sale perfecta, ¿qué le dices a Jiaping?

Jiaping es lo de menos, si sale perfecta llego a mi pueblo...

Y cuando me case, hago la misma tarta.

(LOS TRES RÍEN) -¿A que sí, a que sí?

Pero te digo una cosa,

tras entrar en "MasterChef" no sé si me quiero casar.

Es otra vida. Es otra vida.

Pero una vida a nivel laboral que no existía para mí.

Ayer fui a ver a Carlos Maldonado y me encantó.

No sabe si estar con su novio o no.

Ya sabe lo que quiere. Con mi novio sigo,

pero... si me dice Pepe "vente a El Bohío", voy.

¡Oscuas! Tengo aquí los papeles, ¿firmamos?

Me voy a ir. Terminas aquí y empiezas allí.

No te preocupes. Es muy bravita...

Vámonos... vámonos, Patricia. ¡Dejadme!

Suerte, María. Venga...

A ver si baja ahora, ya.

-¡Muy bien, Meri, cómo sabes!

-¡Bravo, Meri!

-Superbién, Meri, venga, va cubierto todo.

-¡Venga, Arnau, fuerza! -Estás de coña...

Estoy sorprendido, los veo bastante tranquilos a todos.

Venga, Arnau... -Ahora a ponerle color.

-Un color bonito de Tiffany.

A ver, la de Arnau, por ejemplo, hará bien el interior,

la cubierta es más complicado porque es difícil hacer...

Que te quede liso, bonito. La primera vez con fondant no sale.

No, no es fácil.

(JIAPING) Tienes que tener mucha fuerza, Arnau.

-Mira, ya sale, ya sale.

-Que se note tu descendencia de panadero.

-Ascendencia... -Ascendencia.

(TODOS RÍEN)

¡Venga, venga!

(JIAPING) ¿Vuelve a hacerlo?

Está repitiendo el bizcocho. Me sorprende también.

Vamos a ver... No le da tiempo,

va a estar muy caliente. Hay que montarlo, hacerlo...

Voy a sacar otro bizcocho sin triturar, rota directamente.

No sé si me va a dar tiempo o no y me juego mucho, o sea que...

-Mira qué cantidad de azúcar se pone en estos pasteles.

Jose, suerte que tú y yo no los hacemos...

-Estarías gordísimo... -Lo estuve. Estuve...

-¿Estuviste gordo? Yo, ahora... Estoy más gorda.

¿En serio?

Si te apetece darte un capricho y, además, sientes que lo mereces.

No lo dudes ni un minuto y disfruta de la carta

del restaurante MasterChef, en Madrid.

Puedes acercarte al restaurante donde te estarán esperando

algunos de los aspirantes que han pasado por estas cocinas;

pero si prefieres disfrutar de los platos en tu casa,

puedes hacer un pedido y recogerlo en el restaurante

o pedir que te lo envíen a casa.

Da igual dónde o con quién, la experiencia gastronómica

está asegurada, si necesitas más información lo puedes encontrar

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

¿Cómo me veis? ¡Hombre...!

Superbién.

Muy ordenada, muy bien. Claro que sí.

(GRITANDO MUY FUERTE) ¡¡¡Vamos, va!!!

-No os asustéis, él es así. -Me ha pegado un susto...

-Que no veo alegría. Te dan unos parraques y arranques.

No, para animarles, jopé.

Menos mal que tienes al cardiólogo al lado...

Bueno, bueno, no me lo puedo creer...

Qué color me está saliendo.

Ostras... qué bien, va teniendo buena pinta.

Bueno, os voy a decir una cosa, hemos visto a María y va como...

Va un poco lenta.

Eso que nos ha traído Patricia, no lo hace.

-Oye... ¿y esta gracia? Esta gracia qué...

-Yo no he sido. -¿No? ¿Lo tiro a la basura?

Lo tiro a la basura, vale. -Para, para...

¿Qué ha pasado? -Lo has puesto sobre las placas.

(AMBOS DISCUTEN) Mira...

-Ah, vale, perdón, no lo he visto, te juro que no lo he visto.

Pues partidas las láminas,

Menuda gracia... la del Toni.

-Dani, no te preocupes, lo vas a sacar.

Digo yo...

Que Samantha me diga que está monísima.

-Vamos apretando un poquito, vamos apretando ya.

-No me pongas nerviosa... (JIAPING RÍE)

Aspirantes, últimos 30 minutos.

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES) ¡Dadle cañita!

-Dani, te veo pero profesional no, lo siguiente... "the next".

-Esto creo que tiene buena pinta.

-No he mirado, todavía, atrás... qué buena pinta todos.

-¿Tú crees?

-Madre mía, les llevo ventaja de un programa entero.

-Yo creo que la tarta de mi boda la va a hacer Ainhoa.

Visto lo visto...

-Vas bien, Arnau, venga.

-Arnau, muy "heavy" lo tuyo, ¿eh?

Muy "heavy". -Repostero profesional.

-Ahí vamos, ahí vamos. -¡Venga, chicos!

Dani está otra vez con el chocolate. No me lo creo.

¿Dónde pone el termómetro? Lo pone en el metal, no en el chocolate.

No va a atemperar.

Dani está agobiado. Dani, tranquilo...

María está abriendo huevecitos para el merengue, ahora.

No la he visto montar nada. María va muy retrasada.

¿Tiene la tarta montada? (AMBOS) No.

-Meri, eres la repostera más guapa que vi en mi vida.

-Cariño, ¿quieres que me concentre? -Sí, me callo.

-Venga, Dani... -¡Ole, Arnau, muy bien!

-Genética repostera, que se note.

-Venga, a la neverita. -¡Corre, Arnau, ánimo!

Qué bonita, Ainhoa. -No cantemos victoria todavía.

-¡Vamos!

-Luego cubrir con fondant todo... ¡uf!

Pobre Arnau... Arnau y María...

Tienen que hacer el doble.

Los que tienen dos pisos. Al final, son dos trabajos.

No me queda con la forma esa.

No me queda bien esto.

-No me a dar tiempo.

-Qué complicado esto, no me... lo voy a volver a hacer esto.

-Mira, un truco, cuando vayáis a hacer esto...

Un punto aquí de crema, ¿vale? -Para pegarlo.

-Y ahí ya...

No se mueve, no se mueve. -Ahora sí que sale.

-No me va a dar tiempo, chaval, no me da tiempo.

-¡Venga, venga, Toni!

Vamos, chicos, vamos...

Oye, no va a ser lo de Meri

el que ha traído Patricia, ese trenzado ahí...

Pero pone ganas, ¿eh? Pone ganas.

¡Muy bien!

¡Venga, María, dale!

-La que decía que no tenía nada, ahora viene el apretón final.

-¡Vamos, María, va!

-Dos minutos más.

-Dani, lo tienes todo preparado, venga.

Solo te falta eso. -Es darle y... pero...

Venga, Dani.

-Lo tengo que hacer... en 15 minutos lo tengo que hacer.

-No me va a dar, ¿eh?

-Se está luciendo. -Son muchos postres.

-Qué bonito, Ainhoa.

-Dios mío...

-Ay, madre mía...-

Yo estoy sufriendo. -¡Vamos, chicos!

Aspirantes, últimos cinco minutos.

-No puedo más, no puedo más.

-¡Venga que vais muy bien! (TODOS APLAUDEN Y ANIMAN)

-Qué guay...

Oye, ole tú, ¿eh? El hacerlo dos veces.

-Si lo hubiera hecho bien una...

-Lo importante no es cuántas veces te caes, sino cuántas te levantas.

Mi primer refrán bueno.

Bizcocho recién sacado, caliente, pones la crema...

¿Y qué ocurre? Que es una salsa. Aquí ya...

Es como una ganache...

-Madre mía...

-¡Arnau, pero, por favor, qué preciosidad!

-Arnau te va a conquistar con esta tarta de color cielo azul.

-Yo voy a conquistar con una tarta, por eso lo he mandado a este.

-Mira, mira... mira cómo se monta una tarta en dos minutos.

Parece que está dando yeso.

Con la llana. Parece que da yeso.

-¡Qué bien, Dani, te ha quedado genial! ¡Venga!

La de María parece que la ha hecho...

Va...

-¡Ainhoa, no noto la diferencia! -No, qué va...

-Se me cae...

Se me cae. Se va a caer, se va a caer.

Está...

Se le va a caer. Es la Acrópolis.

-Se cae.

Aspirantes, último minuto.

¡Muy bien, chicos!

Es que me da miedo que se me caiga. Qué desastre, tío.

Top, Arnau, muy top.

(JIAPING) Mira, qué bonito. Muy bien, Dani...

-Toni, el velo de arroz, qué preciosidad.

-Uy, uy... -¡Vamos, chicos!

Diez, nueve, ochos...

Siete, seis, cinco...

Cuatro, tres, dos, uno... ¡Tiempo!

¡Manos arriba! (TODOS APLAUDEN)

¡Muy bien, chicos, muy bien!

-Dios mío de mi vida...

¡Uf! (MARÍA) Estoy harta de que me den

las cosas más difíciles, "María lo saca", no, María no lo saca todo.

María... María va a pelear

por lo que haga falta, pero María no es Dios.

Aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado

y llega el momento de la cata, pero antes vamos a probar

la tarta de Ainhoa, por favor, qué pintaza tiene.

Patricia... (TODOS APLAUDEN)

Oh, là, là! ¡Caray!

Mira que es perfeccionista.

Eso me lleva a mí por la calle de la amargura.

¡Qué bestia!

-¡Increíble! -Lo he intentado con todo mi alma.

Qué merito tiene... Ainhoa.

Creo que tiene que ver que haya pasado por "MasterChef".

Es un gusto verte trabajar: tranquila, serena...

¡Bueno, eh! ¡Vaya panzada!

¡Mucho mérito, mucho mérito, Ainhoa!

Ainhoa... mucho, mucho mérito, de verdad.

¿Está bueno? ¿Qué tal, Patricia?

-Muy bueno. -¿Sí...?

Ahora vais a probar mi tarta vasca.

Estoy deseando, esta de momento, está muy rica, Ainhoa.

El "gateau basque" que me he levando a la una de la mañana para hacerlo.

Habíamos oído hablar tanto de esta tarta, de verdad...

Ha falta de una, ha hecho dos.

¿Esta es la receta de tu madre? Es la de mi madre, sí.

Y esta la guardo como la Coca-cola, o sea, no la doy.

Venga, que la quiero hacer. ¿Lo conoces? El pastel vasco.

Nunca lo he probado. Típica del País Vasco

y el sur de Francia, también, ¿no?

Está buena, ¿eh? Una maravilla, vente con nosotros.

Ainhoa, vente con nosotros. Maravilloso.

(AINHOA) La verdad, nunca pensaba

que iba a poder hacer tartas con flores y con degradé

y me ha parecido... aprender esto, hoy, me ha parecido un regalo.

Pues, Ainhoa, muchísimas gracias. Espectaculares las dos tartas,

la degradada está muy bien, pero el pastel vasco...

Cómo se nota que la dominas, está maravillosa.

Gracias a vosotros, por haberme vuelto a invitar.

Disfrutad a tope, de verdad, esto pasa una vez en la vida.

Bueno, alguno tendrá que ganar y los demás, también, sois ganadores

por estar aquí, así que suerte y pasadlo bien.

Patricia, muchísimas gracias por estas obras de arte

que nos has traído... (PATRICIA Y AINHOA SE DESPIDEN)

(TODOS APLAUDEN Y SE DESPIDEN DE PATRICIA Y AINHOA)

Una vez más, me voy después

de haber aprendido a hacer algo... Algo bueno.

Ahora sí, empieza la cata. María...

Tú serás la primera, adelante.

Venga, ¿puedes? Sí... ¿no?

Que sí puedo, lo que me da miedo es que se caiga.

-No se cae, tranquila.

-Quedó guay el bizcocho arriba.

Uf... lo he pasado mal yo por ti y todo.

(RIENDO) ¿Cómo te llamas?

¡Es que no lo leo desde aquí!

¿Cómo no estás ahí arriba con los delantales blancos?

(EL JURADO RÍE A CARCAJADAS)

¿Sabes lo que dice ese delantal?

¿Qué? Qué mal has trabajado.

He sufrido mucho de verdad, ¿eh? Qué mala organización.

Qué mal manera de poner, de pegar...

De hacer, te lo querías quitar de en medio, como diciendo...

"Sacadme de aquí, por Dios".

¿Qué nombre le pondrías a esta cosa?

Tarta de divorcio. Sí...

(TODOS RÍEN A CARCAJADAS)

Teniendo en cuenta que Patricia nos ha dicho

que esta era, seguramente, la tarta más compleja, ¿cómo ves

esta jugada de Jiaping? No... me parece increíble.

Tiene que ser una broma, no puede ser que ella me diera esta tarta.

Sabiendo, encima, que... que esto no lo controlo.

-No es complicada. -Que sepas que si me voy,

te va a comer la mierda en la habitación.

(TODOS RÍEN) Y cucarachas...

¿Le vas a dejar el delantal?

No quiero ni que cortéis, porque me da miedo que cortéis.

Pero iba probando las cosas y estaban buenas.

Te diré que, por dentro, está bastante bien.

Al final, lo que has hecho mal es meter el merengue.

Toda esta chapuza que hay por fuera y ese mal trabajo,

por dentro está muy buena.

Está rica la crema, está rico el merengue, el bizcocho suave...

Sigo diciendo e insistiendo que hay que pulirte.

Eres un diamante, tienes gusto, sabes hacer...

Pero te falta ese punto de finura. Pues seré muy basta, no sé...

A estas alturas debe haber evolución.

Y tu enemigo hoy, has sido tú,

te has montado una película con el merengue...

Bueno, bueno... Has trabajado sucio, lento...

Has trabajado fatal, la estética de esta tarta es...

Horrorosa. Terrorífica.

Y lo podías hacer mejor, con ese orgullo que tú sacas.

Ese... ¡ah! Hoy no lo has sacado, has venido...

"No sé hacerlo, se me da mal".

Y con esa actitud no se va a ninguna parte, a ninguna.

Después de lo que ha sufrido en esta prueba,

estoy que me va a dar algo, como si me hubieran dado una paliza.

Ahora, Jiaping ya... cruz y raya, o sea, lo tengo clarísimo.

-María, no hubiese acabado más limpia.

¿Cómo se llama tu conejito? Mi conejito se llama...

Planes de boda. Tú has dicho "Cariño si nos casamos

esta será la tarta", ¿sí o no?

Por supuesto. Sí, estoy contento.

¿Sí? Estás contento. ¿Me puedes enumerar los...

los errores o defectos que ves en tu tarta?

Volumen, a lo mejor cremosidad o esponjosidad.

Es la misma receta. La he seguido al milímetro.

Te lo aseguro. Vale... ¿todo?

Todo. ¿Y por qué no ha subido?

No lo sé, he puesto todo lo que ponía en la receta.

Vamos a ver qué hay aquí. A ver si sale bien.

Bueno... Si eso lo multiplicas por dos,

es igual que esa. Es de color chocolate.

Tenía un poco de cacao, exacto lo que ponía en la receta.

¡Jolín, está igual! De verdad, el colorante estaba...

Para mí está igual, mira el bizcocho.

(IRÓNICO) Estáis tiquismiquis. (IRÓNICO) Me convencéis.

O sea, Toni, perdóname...

Vamos a ver...

Es otra cosa.

¿Le has puesto azúcar cuando estabas haciendo la masa

del bizcocho...? No.

¡Ah, amigo!

Es importante echar azúcar... ¿Para que suba?

¿Influye en que suba? Cristaliza, claro, estructura.

Se lo he puesto en almíbar a cada capa.

No, no, pregunto... Ahí sí me voy a mosquear.

Te digo que no has hecho algo bien y tú "está todo bien".

¿Has puesto el azúcar? "No he puesto azúcar,

pero he puesto un almíbar" que no lo dice la receta.

Y ya está... Es verdad, que al echar almíbar,

la solución que has encontrado porque se te olvidó echarle azúcar,

no está mal. ¿Te lo comes? Sí.

¿Que no se parece a la que pedíamos? Si tú sigues la receta,

perfectamente, haces esto.

Entiendo lo de María que es estética,

no le ha salido y le echo la bronca "tienes un merengue"...

Pero el resto estaba rico, pero aquí llegas y, joder, Toni...

Tu tarta no está bien, Toni, así no se gana "MasterChef".

Seguro que no.

(TONI) Creo que he hecho un Arnau: he vendido humo que no existe.

Así que bastante enfadado conmigo mismo.

Arnau, ¿cómo se llama tu tarta?

(TODOS RÍEN) -Si no lo has entendido,

yo sé hablar chino perfectamente... ¿Quieres que traduzca?

"Puñalada trapera" en chino.

¡Huy! -Es mi frase...

-Igual os pueden ayudar en la galería.

¿Cómo es? No juegues con fuego.

Tiene mucho mérito lo que has hecho, ¿estás contento?

La verdad, sí, me he sentido bien.

Es un reto, porque el fondant no lo había trabajado nunca,

los lazos menos todavía, era una tarta de dos pisos

tenía cierta dificultad y me he sentido a gusto trabajando.

El resultado... lo que pides y lo que te llega.

Pero... bueno... (RÍE)

Cuántas diferencias hay en tu tarta.

Pero cuánto mérito hay. Gracias, Pepe.

Cuando te estábamos viendo trabajar, chico.

Te puedo poner defectos, están a la vista no hay que decirlos;

pero hay un trabajo... muy bien hecho.

¡Huy, qué bonita! Preciosa... -Muy bien.

Oye... no lo has alisado,

porque hay un problema con los bizcochos.

Tenían que ser todos iguales, regulares, estas paredes lisas,

que no tengan estos chichones más artesano y no tan...

Tan perfecto de un profesional. ¿Ves algún defecto más?

A ver, el lazo no ha quedado tan bien atado

como el de muestra, el fondant podía estar más limpio

y, evidentemente, más cantidad de ganache.

Solo te diré una cosa: me gusta mucho la actitud

que has demostrado, justo cuando te han dado el "regalito",

has dicho: "Oye, da igual".

Encima, te pregunto los defectos y lo analizas con criterio

y con sentido común que es lo que hacen

las personas que quieren evolucionar

y ganar este concurso. Gracias.

El relleno está espectacular.

Le he puesto muchas ganas. Me quito el sombrero.

Buen trabajo. Yo, solamente, tengo una cosa

para Jiaping que me vas a entender...

"An culata".

Que no te ha servido de nada

darle lo más difícil. -No, yo he puesto esto para...

Es un "challenge", sé que lo va a sacar.

Arnau, buen trabajo. Muchas gracias.

(ARNAU) No de una, tarta de dos piso.

El foso me hace crecer y sacar lo mejor de mí mismo.

El jurado se ha sacado el sombrero.

No tengo... más palabras.

Vaya, vaya... cómo salta el caballo la valla.

Dani, cuéntanos, cómo se llama tu tarta.

Uf... no sé.

La cuadratura del círculo.

Te lo compro. ¿Cómo se puede hacer circular algo cuadrado?

Sí, trabajar con chocolate, pues...

(DANI) No es lo mío.

Has sufrido, lo has repetido todo.

Casi, sí... menos las physalis. (TODOS RÍEN)

Eso me ha salido redondo, los he bordado.

Has echado tres kilos.

Y no te hablo de la losa... ahí va, la losa.

Es muy sutil, pájaro. El problema es atemperar

el chocolate, no es que se haya roto o se haya dejado de romper.

Es muy complicado. ¿Llamo a la grúa?

Espera, cojo el serrucho.

¿No te has dejado algo? El relleno, con lo que me gusta.

¿A ver...? Dani, hay que ver qué ha pasado.

Han pasado varias cosas importantes:

te equivocas en el bizcocho, al principio, y en vez de tener

esos trozos que, ahora, sí tienes

te agradezco el esfuerzo, haces el segundo bizcocho

y cuando está saliendo del horno se te ocurre echar la crema...

Caliente, claro, y hace... Sí, por tiempo.

No hay relleno. Repetir no sale a cuenta,

te pilla el tiempo.

-A ver si se ha empapado de chocolate blanco,

a ver si tiene algo de sabor.

Está un poco crudo. Joder...

A ti que te gusta probar...

Tenías un bizcocho digno, muy picado, pero digno y frío.

Lo tenías todo para hacer una tarta

de aprobado. Mala decisión, sí.

No hay cobertura, no hay relleno, hay un bizcocho crudo...

Y el chocolate es lo de menos, me da igual, hasta ahí sé

que no vas a hacerlo perfecto, hasta ahí podíamos llegar.

Con lo cual es algo que no se parece en nada.

Hagamos el ejercicio inverso.

Porque si has probado la tuya, deberías probar esta.

Me entenderás perfectamente.

¿Notas la diferencia?

Sí, hombre... Me ha gustado ver

que has contenido los nervios en el cocinado y es una gozada.

He visto que has intentado hacer las cosas bien

que te lo curras un montón, intentas hacer las elaboraciones

y repetirlas para que estén perfectas, cómo lo has luchado.

Pero...

Una mala decisión hace que el pastel sea un desastre.

Totalmente de acuerdo.

(DANI) Si me voy hoy, por culpa de una tarta,

lo bueno es que se le quita miedo a la repostería.

Quedarme aquí tiene algo malo, sigo sin ver a mi hijo.

Meri, ¿cómo se llama tu plato?

"Tié la famille!", es una canción francesa que recuerda un poco...

Pues lo que hablábamos de las bodas y tal.

¿Estás contenta con el trabajo? Estoy contenta, hay que mejorar

el tema del decorado y tal... El decorado...

Me falta relleno. (IRÓNICO) No...

Has trabajado bien por fuera,

el bizcocho está muy bien, ya ves cómo ha subido;

pero no se trata de apretar, fijaos las capas cómo son de gordas

ahí es donde no has estado fina, pero el resto, chica, eh...

Siéntete orgullosa. Bueno...

Pequeños defectos: no has recortado el bizcocho,

no has puesto la crema suficiente y has alisado un poco menos...

Y tiene sus defectos, es lógico, es un trabajo que lo veo

y digo... "Oye, está bien cocinado el bizcocho".

"Me gusta la mantequilla".

Hay buen trabajo, Meri, hay buen trabajo.

Hay defectos, lo sabemos, los hay en todas, pero hay buen trabajo.

Pues muchas gracias.

He trabajado muy limpio, eso sí,

yo tengo ese puntito de decir "quiero hacerlo mejor".

Y mejor, mejor... que me digan: "Meri, o sea, chapeau".

Muy bien, la cata ha terminado, vamos a deliberar para decidir

quién abandona esta noche las cocinas de "MasterChef".

Este momento es el peor, para mí, me de la sensación...

Que te da de... "sí, ostras, me puedo ir".

¿Lo tenemos?

Aspirantes, aunque las tartas que nos ha traído Patricia

eran espectaculares, la repostería no es complicada.

Hay que seguir la receta, paso a paso,

y ser muy exactos con las cantidades.

Aparte de la apariencia, las tartas tienen que tener

un bizcocho bien hecho, esponjoso, sabroso...

Un relleno rico y un contraste de texturas.

Y no todos lo habéis conseguido.

Nos alegraba comprobar que habéis presentado unas tartas acabadas,

aunque no todas eran perfectas.

Ha habido dos aspirantes que se han acercado bastante a los originales.

Esos dos aspirantes son...

Meri y Arnau. Gracias.

Meri, tu tarta estaba bien hecha.

Ha sido una maravilla verte trabajar con paciencia, destreza,

con limpieza... buen trabajo.

Arnau, nos ha encantado

verte trabajar el fondant, ha sido impresionante.

Gracias, chef. Has salido muy airoso de este reto.

Muy bien, muy bien...

Lo he hecho para que se haga más fuerte.

(IRÓNICOS) Sí, claro... a ver... -Dices "mira lo que he conseguido".

Enhorabuena... -Gracias, Jiaping, qué suerte.

Arnau y Meri, podéis subir a la galería.

La venganza se sirve en forma de lazo al cuello...

(TARAREA LA MELODÍA DE LA PELÍCULA "EL PADRINO")

-Que morro tienes... (JIAPING RÍE)

María, Toni y Dani.

Vuestras tartas estaban muy lejos

de las de vuestros compañeros y no digamos ya

de las de Patricia Schmidt.

Dani, has decidido repetir el bizcocho porque...

En el primero habías triturado mucho las galletas de chocolate

y ese ha sido el gran fallo de tu tarta.

Porque al montarla el bizcocho estaba caliente

y la ganachae de chocolate se ha empapado, ha desaparecido...

El bizcocho crudo y las placas se han derrito

a pesar de ser, incluso, demasiado gruesas también.

María, ha sido un sufrimiento verte elaborar la tarta.

Es verdad que era de las más complicadas, si no la más,

pero... así lo ha decidido tu compañera de habitación, Jiaping.

O excompañera de habitación... no sabemos.

Pues sí.

La presentación es crucial

en una tarta de este tipo y la tuya era terrorífica.

Pero, por dentro, la crema estaba muy buena

y el bizcocho superrico, también.

Toni, has cometido un despiste bastante grave,

porque no has echado azúcar al bizcocho por eso no subía,

te ha quedado pequeño, en fin, Toni, no ha sido un buen trabajo.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Dani.

Estaba claro, joder... venga.

(TONI Y DANI HABLAN)

(DANI) Me fastidia el tener que irme,

creo que no cocino mal; mejor que, posiblemente,

muchos que se han quedado, ahí entra la suerte.

Las tres tenían muchos defectos, pero la tuya estaba peor.

Un bizcocho crudo y a partir de ahí...

En fin...

¿Qué habría pasado si Dani,

ese segundito que has dicho "voy a hacer otra vez el bizcocho"?

Qué pasaría ni no tomase esa decisión.

Pues yo creo que me hubiera ido yo. -Yo, seguro...

Tenéis razón, he intentado...

Vender algo que... lo siento. Te has marcado un farol.

Os pido disculpas y no volverá a pasar.

Toni y María, podéis subir a la galería.

(TODOS APLAUDEN)

Menos mal, menos mal... menos, mal.

(SUSPIRANDO) Una semana más.

Bueno, Dani... has llegado bastante lejos.

Es verdad, el programa ocho, pero...

Uno siempre aspira al máximo. Claro, hombre.

Yo tenía mucha ilusión con ir al Basque Culinary Center y...

Eso ya... va a ser que no.

Pues nada, a luchar al bar y a seguir...

En estos tiempos... bregando. Cuando apliques lo aprendido,

te va a ir genial. Sí, sobre todo, en las tartas.

Irte en el programa ocho...

Está muy bien, entrar es un orgullo.

Pero te quedas en tierra de nadie.

Lo bueno es que voy a ver al crío, por fin.

Dani, ¿qué te llevas de "MasterChef"?

El formar parte de la familia de "MasterChef",

espero que me abra puertas e intentar colarme por ellas.

Os he conocido a vosotros, a un montón de chefs...

Hay compañeros que, también, me llevo.

El "mastertour" que voy a hacer con Danel, todos los exteriores

empezando por Mallorca y... Qué chulo.

Y acabando en Talavera de la Reina.

La pena es que no puedo poner más destinos.

No han sido pocos, Dani, veamos lo positivo.

Oye, mirando a la galería, ¿quién crees que va a ganar "MasterChef"?

Me encantaría Arnau, socio de... ¿cómo no quiero que gane?

Nos ha jodido...

¡Claro que sí! Porque nos vamos a montar un par de "business"

y nos llevamos muy bien, hay buena conexión.

Si me echaran a mí, querría que ganara él.

Dani, nos ha encantado tenerte en "MasterChef",

sabemos que has disfrutado, lo has pasado bien y nos encanta;

pero, ahora, debes dejar tu delantal.

Y no te vas con las manos vacías, te llevas un juego de cuchillos

como los utilizados aquí, en estas cocinas.

Muchas gracias. Suerte, un placer conocerte.

Ha llegado el momento de dejar tu delantal en la cocina.

(TODOS APLAUDEN Y ANIMAN A DANI)

-¡Venga, ánimo, grande!

¡Esas rabas! -¡Esas rabas qué buenas están!

(TODOS ANIMAN A DANI)

(AMBOS) ¡Adiós, Dani!

¡Te queremos!

(DANI) "MasterChef" es un sueño hecho realidad,

poder conocer a estrellas Michelín, que nos den consejos,

trucos... conocer a Jordi, Samantha y a Pepe, es un lujo.

Estoy orgulloso porque creo que he sido yo mismo,

ahora cabeza alta, ánimo y, venga, a formar parte de esta gran familia.

Dani nos dice adiós por una tarta fallida,

pero sus compañeros seguirán aprendiendo en "MasterChef".

Saben que la exigencia crece, pero no van a renunciar a su sueño

que, cada vez, está más cerca. En siete días,

volvemos a ponerles a prueba, mientras ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a la Plaza de Callao.

¡Hola, qué tal, corazones! ¡Llegamos tarde!

¡Vamos, vamos! -¡Venga, vamos!

El genial y único... ¡Arturo Valls!

Dices unos chistes de órdago. -Tiene buen gusto y buen criterio.

¡Claro que sí! (FRAN RÍE)

(AMELICIOUS GRITA) -¡Cuidado! ¡Quitaos!

(MERI Y MARÍA GRITAN) -Me he quemado.

-¿Qué te ha pasado? ¿Qué te ha pasado?

¡Me estoy quemando! ¡Me estoy quemando!

-Tranquila, tranquila... -¡Ayuda!

-María, ¿cómo estás? Estoy sufriendo por ella, tío.

-Me duele la oreja y el cuello me abrasa.

Bienvenidos al juego de los quesitos de "MasterChef".

Una cosa que a los andaluces no nos gusta nada.

(OFELIA LLORA) -No lo sé...

-No pasa nada... -Ay, por Dios

En este primer reto de la noche, el que peor lo haga se irá.

Celia, ¿te gusta la compra que te he hecho?

Sí, pero me da un poco de miedo.

Algo saldrá. -Ensalada tibia inspirada en Jordi.

Vaya plato horroroso que has hecho.

-¡Solo hacemos platos de Jordi!

¿Es de Jordi...? ¿También?

La vida es una fiesta y el mundo una tendencia.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef 9 - Programa 8

09 jun 2021

En la primera prueba los aspirantes deben trabajar como auténticos profesionales y presentar un menú completo, compuesto por un entrante, un plato principal y un postre. Reciben la visita del chef Toño Pérez, quien ha diseñado propuestas culinarias para una compañía de vuelo y para el tren turístico Al-Ándalus.

Esta vez viajan a Talavera de la Reina (Toledo) para la prueba de exteriores, donde celebran que Carlos Maldonado ha conseguido hacer historia: es el primer y único aspirante de 'MasterChef' con una estrella Michelin. Aquí, los aspirantes cocinan 100 menús solidarios con elaboraciones del restaurante 'Raíces'

La última prueba consta de un nuevo reto de repostería: cuentan con la visita de Patricia Schmidt, la artista que hace las tartas más espectaculares de España. Presenta en las cocinas unas maravillosas tartas de boda que los delantales negros tendrán que reproducir para librarse de la eliminación. A esta prueba también acudira la exconcursante de 'MasterChef Celebrity', Ainhoa Arteta, quien también cocina una réplica de uno de estos dulces.

ver más sobre "Masterchef 9 - Programa 8" ver menos sobre "Masterchef 9 - Programa 8"
Programas completos (117)

Los últimos 2.186 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos