www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5894852
Para todos los públicos Masterchef 9 - Programa 4 - Ver ahora
Transcripción completa

Los ganadores de la primera y segunda edición

de "MasterChef" Júnior: Mario Palacios y Manuel Esteve.

Es que lo está pasando muy mal Fran.

Copón... esta no me está saliendo bien.

-Solo me sabe a carne picada. Mal. -Puede ser quizá el peor plato

que he valorado esta noche. -No se hable más.

-Hemos decidido entre todos que el peor plato

es el de Fran. -Nada que objetar.

Estamos en el centro de formación de salvamento marítimo,

es el más importante de Europa... ¡Vamos, vamos!

-Vamos a ir preparando los lomitos.

¡Aspirantes...! Pasáis al otro equipo.

¡No! -¿Qué hay que hacer?

-Quiero que Vero sea mi capitana. Menos mal que estás tú aquí.

Estáis emplatando como os da la real gana.

¡Faltan los brotes! -¡Esto va viento en popa!

Da gusto verte organizar, Fran. Entréganos el delantal negro.

Muchas gracias... gracias.

Vamos a hacer un homenaje a la mantequilla.

No me puedo ir de aquí... Por nada el mundo me puedo ir.

¿Qué está haciendo? Mucha temperatura.

No... y huele a mantequilla quemada.

Ha hecho lenguado a la menier en un minuto.

Está totalmente crudo... crudo.

El aspirante que no continúa en la cocina de "MasterChef" es... Álex.

Bravo, Álex. -Es lo que hay.

(Sintonía)

(Música)

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Sabemos que para los aspirantes está siendo duro su paso por aquí

y por eso hemos decidido darles una pequeña alegría.

Al menos para uno de ellos. El que mejor lo haga en esta prueba

podrá conseguirá el pin de la inmunidad

asegurando su permanencia en estas cocinas una semana más.

Hola. -Escalera de salón piano.

Aspirantes. Bienvenidos una semana más.

Tres de vuestros compañeros ya nos han dicho adiós,

pero sabíais que veníais al talent de cocina más duro

y ya lo habéis comprobado. Ofelia.

Dices que te quieres quedar aquí para siempre

o si no, en los campamentos "MasterChef".

Sí.

Pienso que me equivoqué de "MasterChef"

y tenía que estar en el Júnior, pero por edad no doy.

¿Estás preparada para lo que pueda suceder esta noche?

Para todo. Con tal de que tú estés conmigo.

A tope.

Cuando Jordi dice mi nombre, todavía no me lo creo,

estoy como... "¡Jordi Cruz está diciendo

mi nombre!". En plan superfan.

María, la semana pasada estuviste cerca de decirnos adiós.

¿Cómo vienes esta noche? Vengo supercontenta,

superanimada y muy fuerte.

¿Qué tal la quemadura en la pierna?

Mejor. Solucionado. Ya eso va...

Llevo aquí cuatro semanas,

no es lo mismo que el primer día, que estaba ahí

un poco acobardada. Vengo con la rueda hecha.

Aspirantes, sois los mejores de los 70.000 candidatos

que nos enviaron una solicitud.

Todos tenéis un nivel alto y sois conscientes de que la base

de toda cocina es la tradicional.

¡Oh! -¡Legumbres!

-Qué bonito. -Qué fuerte.

-Déjame las lentejas, por favor. Aquí tenéis uno de los mayores

tesoros de nuestra tierra y de nuestra gastronomía:

las legumbres. Nutricionalmente hablando,

son verdaderas joyas, ricas en vitaminas

y en minerales. Aportan hidratos de carbono,

son bajas en grasas y ricas en fibra soluble

y en proteína. Nuestras abuelas y abuelos,

sabios a los fogones, nos deleitaban

con guisos de legumbres. Queremos comprobar

qué aprendisteis de ellos.

Así que el primer reto de la noche va a consistir en hacer un plato

en el que las legumbres sean protagonistas.

Qué guay. Aquí tenemos

una gran variedad de legumbres.

Más de 30. Vamos a comprobar cuántas de ellas

sois capaces de identificar.

Madre mía. Pero antes, queremos recibir

a unas personas que conocen y dominan las legumbres

y así nos lo han demostrado en estas cocinas.

Ah, mira. Adelante...

Guadalupe Fiñana, Aurelia Matellán y José Catalán,

ganadora y aspirantes del especial "MasterChef Abuelos".

(Aplausos)

¡Bien! -¡Hola!

-¡Ay, qué monas! La segunda me encantaba.

¿Cómo está? Muy bien, cariño.

-Qué guapísima.

Pero bueno... ¿Qué tal? ¿Cómo está?

(LLORA) Me emociono al ver a los abuelos

porque me encantaría tener a los míos.

(EMOCIONADA) Creo que... tener abuelos es un lujo.

Qué guapa está usted, Aurelia. Guapísima...

-(OFELIA) Son los que me protegían,

con los que había unión, los que velaban por mí.

Desde que no tengo a mis abuelos,

me siento así... me siento que... más sola.

Bueno, bienvenidos a los tres...

Un placer tenerlos. Muchas gracias.

¿Cómo están?

Pues muy bien. A mí, "MasterChef" me ha dado media vida.

-Porque ella tiene otra media con su negocio,

pero yo que no tengo negocio, a mí me la ha dado entera.

-(RÍEN) -A mí me dio

la mejor semana de mi vida. Qué bien.

Guadalupe, Abuela de Dragones.

(RÍE)

¿Qué le dicen en las redes sociales

de su paso por "MasterChef"? No haces idea.

Mira, de Ecuador, de Nueva York, de Nueva Orleans...

Que yo eso no sé ni dónde está.

-(RÍEN) Por cierto,

me han dicho que está escribiendo un libro de recetas.

Sí, de las antiguas.

Además, con unos truquitos que tengo yo para no congelar.

Porque las lentejas congeladas no me gustan.

-Ni al día siguiente tampoco.

-¿A que no están buenas? -No, no.

-Comprad el libro y veréis los truquitos que tengo para todo.

-Lo compraremos. -Me lo apunto.

José, ¿qué te han dicho

tus clientas después de verte en televisión?

Bueno, pues fue alucinante.

Tal cantidad de wasaps y de llamadas que tuve que quitar el teléfono.

Aurelia nos prometió garbanzos de Fuentesaúco y envió un saco...

Qué buenos. ¿Cómo van los garbanzos?

Todavía me quedan. (RÍE)

Me quedan.

Cuando voy, parece que los sacos en vez de bajar, suben.

-(RÍEN)

¿Has encontrado ya novia para tu hijo?

¡Qué va a tener novia! ¡Pero por qué!

De pequeño se las quitaba porque era muy bueno,

ahora es un cabrón y no me lo quito.

-(RÍEN) -Pero Aurelia,

si lo vendes tan malamente, el caballo

no lo vas a vender. ¡Claro!

Ya no sé qué hacer con él,

porque cuanto más tiro para que me lo quiten

de encima, parece que él más se quiere quedar en casa.

Como veis, los aspirantes tienen que identificar

estas legumbres que tenemos aquí delante.

Vamos a hacer dos rondas.

Vale. Si acertáis más de una,

podréis elegir la que queráis para elaborar vuestro plato.

Si alguno no reconoce ninguna, nuestros invitados

os adjudicarán una legumbre.

Qué bien, ¿eh?

"Tengo el libro de 'MasterChef' y me estuve empollando

nombres de mariscos, carnes...

No sé por qué no paré a pensar en saberme los nombres de esto".

Para mí todo es garbanzo, lenteja y chimpún.

Vamos a empezar por ti, Dani. Elige una.

De nombre, lenteja, y de apellido, pardina.

-¡Esa es la única que me sabía! -Muy bien,

hay que coger lo más fácil primero. Acércate y di cuál.

Señala. -Venga, pardina.

-Sí, ya te digo yo que sí.

-De La Armuña.

Con indicación geográfica protegida.

Meri, tu turno. Vale.

Frijol asturiano. Jose, adelante.

Jose, ¿tú me quieres? Por favor. -Yo te quiero.

Alubia de Tolosa negra. Consumida y conocida en el País Vasco.

Lenteja pardina.

-Claro, si es esa. -¡Oh!

¡Muy bien!

Una vez cocida, tiene piel muy fina que se mantiene entera.

Un acierto.

Yo creo que estas de aquí son lentejas caviar.

-Sí. -Jolines.

-¡Ole!

Destaca por su pequeño tamaño, su color negro intenso

y por ser muy sabrosas.

Voy a decir alubia verdina.

Bien.

(RÍE) -Muy bien.

Esa la come la reina siempre en Asturias.

Pepe. Esto son frijoles.

Guadalupe, ¿qué es? Alubia frijol.

-¡Ole! -Estamos.

Estamos, estamos. -Muy bien, Pepe.

-Tengo relación con Dominicana,

amigos que viven, me robaron dinero ahí...

Tengo ganas de hacer un plato para los dominicanos

y nada, espero que me salga algo bueno.

-El garbanzo pedrosillano.

-¡Ole! -Sí, pedrosillano.

-Lenteja roja. Lenteja roja.

Si acierto, flipo.

-Muy bien. -Oh, muy bien.

Muy popular en la cocina tradicional de La India

donde se emplea para preparar el curry de lentejas rojas o dahl.

Esto es judía roja.

-Adzuki. Bueno, japonés.

La segunda legumbre más consumida en Japón después de la soja.

Vero, tu turno.

Yo voy por la alubia pinta.

Alubia pinta. ¡Ole, Vero!

-No tengo ni idea, Pepe.

No sé. ¿Lenteja amarilla? -(RÍEN)

-¿Lenteja de oro? ¿Qué has dicho?

Lenteja de oro. Lenteja amarilla.

(RÍEN)

Son lentejas desprovistas de piel, más fácil de cocer y digerir.

Arnau, un hombre de campo como tú...

Yo me la juego, mongeta del ganxet.

Alubia Blanca Riñón. Textura cremosa

y un sabor suave. (TARAREA) "Niau, niau, niau".

-Alubia tolosana roja.

Tiene pinta.

-¡Bien! -¡Bien, Dani!

Meri. Pues lenteja verde, venga.

-Seguro que sí. -¡Guisante!

Los guisantes verdes pelados

tienen el mayor contenido en proteína, fibra

y minerales que los guisantes tiernos.

Garbanzo de lechal. ¿Cómo?

Lechal son las chuletillas. Pues no.

-Lechoso.

-Sí, hombre, vale, ¿no? No.

No es "lechal", es "lechoso".

Pido VAR, ¿eh? Pido VAR. -(RÍEN)

Amelicious. Judía blanca.

Esa sí. Ah, no. La pata negra delas judías.

Ventaja: no es necesario ponerla en remojo la noche anterior.

Alubia garrafón. Como los licores malos, ¿no?

¡Judión!

-Guisante lágrima. -¡Son judías!

La legumbre más rica en proteínas después de la soja.

Alubia pintada. -(RÍEN)

(RÍE) ¿Pintada de qué?

¡De la Virgen! De la Virgen, Dios mío.

Tiene varios nombres: Pilarica, cara de Virgen.

Muy consumida en Zaragoza.

Que me perdone la Virgen.

-Alubia roja.

¿Morada? Destaca por su aporte en fibra,

proteína y hierro.

Jiaping, tu turno. (RESOPLA)

-Soja amarilla,

creo que es este. Muy bien.

Para salsa de soja. Claro.

¡Lo he acertado! ¡Gracias! Es la legumbre

que más cantidad de proteína contiene,

equiparable a la del pollo, por ejemplo.

Gracias.

"Este ingrediente me hace recordar a mis abuelos

cuando estábamos juntos. Cada vez queda menos gente".

Yo hago ese plato con mucho amor

y con mucho cariño de mis abuelos realmente.

Vero, tu turno. Es que estoy entre dos.

Voy a decir...

Lenteja verde común, esta.

Lenteja castellana, la más popular de las consumidas en el país.

Lenteja... Verde.

Verdina. Llamada lenteja de la Sagra

o lenteja de Puy.

Te tenemos que cortar la coleta.

-(RÍE) -Todavía no, que me ha costado.

Mongetes de Santa Pau.

¡Ay, por favor! También llamada

alubia amarilla canaria. Hay que cortarle la coleta.

Hemos acabado las dos rondas. Vamos a hacer recuento.

Dani, tú has acertado la alubia tolosana roja.

Meri, tú nada.

Fran, la lenteja pardina.

Amelicious, la lenteja caviar.

María, la alubia verdina.

Pepe, los frijoles.

Alicia, el garbanzo pedrosillano.

Ofelia, has acertado la lenteja roja.

Jiaping, la soja amarilla.

Vero, la alubia pinta.

Toni, nada.

Y Arnau tampoco.

Por tanto, Guadalupe, ¿cuál le quiere usted dar a Meri?

A mí. Cocina muy bien. Usted, difícil.

Le voy a dar la faba. -Qué suerte.

Es una de las alubias blancas más cotizadas.

Qué maravilla. Gracias, de verdad te lo digo.

Aurelia, ¿qué le quiere dar a Toni?

Yo te voy a dar este, el habón.

El judión.

Pero te voy a decir una cosa, cuando lo cuezas,

le echas agua fría para asustarlo. -Vale.

-Para que quede suave.

-Muy bien, muchas gracias. Jose,

¿qué le damos a Arnau? No ha acertado.

Le voy a dar el lechoso. El lechoso.

Perfecto. Garbanzo lechoso, perfecto.

Muchas gracias, Jose.

Cocina tradicional. Toca sacar esa cocina que llevo dentro,

cocina de los abuelos, de la tierra,

de Lleida. Y traducirla en un plato que sea rico.

Ahora sí, todos tenéis la legumbre con la que vais a cocinar.

A los que cocináis legumbres que necesitan esta en remojo,

os las daremos ya hidratadas.

Contáis con 75 minutos para hacer un plato de legumbres

digno de "MasterChef".

Cada uno debe presentarnos cuatro raciones.

Porque van a ser nuestros invitados

quienes prueben vuestros platos y emitan su veredicto.

Ay... Contáis, además,

con tres minutos para entrar al supermercado a hacer la compra.

Aspirantes, ¿estáis preparados para entrar en el supermercado?

(TODOS) ¡Sí, chef! -"Oui, chef".

El tiempo comienza en tres, dos, uno, ya. Adelante.

¡Vamos, chicos!

-A ver, a ver...

¡Ay, ay, ay, ay! Pero por favor...

Es que hay de todo aquí. No os quejaréis.

No, no. Aquí hay cantidad.

La maravilla, vamos. El paraíso. ¡El paraíso!

Paraíso.

Esto se viene conmigo.

Cinco, cuatro,

tres, dos, uno. ¡Tiempo!

Todo el mundo fuera, por favor.

A vuestros puestos de cocina.

¡Dani!

Ahora sí.

Los 75 minutos comienzan en tres, dos, uno, ya.

¡Adelante!

¿Qué pasa? ¿Qué pasa?

-¡Vale, vale, vale, vale!

-Venga, que hay ollas para todos.

-Yo hoy estoy concentrada porque, sino,

voy a hacer una mierdecilla de guiso y no puede ser.

Ay, que mi abuela me mande buena energía.

Guadalupe, le tengo que hacer una pregunta.

¿Cuál es su legumbre estrella?

Esa que usted cuando vienen amigos,

familiares e hijos cocina

El garbanzo con bacalao.

Garbanzos con bacalao. Que me salen...

¿Cómo hace eso? Me sale de la muerte.

Pues mira, yo el garbanzo con bacalao

lo echo todo en crudo, un pimiento rojo, uno verde,

buena cebolla, su cabeza de ajo asada...

¿Asada? Su pimentón,

su chorreón de aceite y a su olla exprés.

-Tienen que ser trozos grandes y los metes ahí directamente.

Aurelia, cuéntenos. ¿Cuál es su legumbre fetiche?

Esa que usted dice... Pero bueno, qué pregunta.

Sé que son garbanzos de Fuentesaúco.

Pero los hago diferentes, como un cocido castellano.

Ah, ¿sí? Los echo en remojo el día antes,

porque si no, no me quedan bien.

Después, por la mañana, le echo su cebolla, su pimentón,

tocino de matanza ibérico... Bien.

Un chorizo de los que tenemos en casa de la matanza.

Le echo unas orejas.

Bien. Unos huesos de espinazo.

Bien. Un rabo de cerdo.

¡Buah! Todo eso.

Y que no te has traído una cazuelita...

(RÍEN)

(JOSE) A mí me gusta la lenteja pardina con verdura solamente,

no pongo nada de carne. Ah, ¿sí?

Le hago un sofrito con todo tipo de verduras, añado las lentejas...

Me salen muy buenas. No llega a una hora y las tengo hechas.

Ole. Tanto me sale, tanto me sale

y no me habéis traído nada. No.

Ay... -Es verdad.

A mí hay que venir con un táper. Pues te lo traigo.

Voy a hacer unas alubias de la "ama".

Típico. Nada, puerro, carne y alubias. Poco más.

Tengo doble presión. Como no haga bien

unas alubias tolosanas, no me dejan volver.

-¡Hombre! -Como no salgan buenas estas.

-Voy a hacer una ensalada fría de lentejas caviar.

No me asusta que los catadores sean los abuelos

porque van a catar todo de guisos y lo mío, en cambio,

por ser la diferente, les va a gustar.

Con el aguacate voy a hacer lo mismo.

-Venga, venga, que me da tiempo.

Se lo voy a dedicar a mi madre y tiene que salir muy bien.

Estoy cómoda con las legumbres porque las cocino bastante

y quién me enseñó a cocinarlas es mi mami.

Mi padre murió hace 12 años

y mi madre se ha convertido en mi faro,

mi luz y mi todo. Además, es una mujer graciosísima,

nos partimos de risa juntas y significa muchísimo para mí.

-La olla exprés no me arranca.

-Toni. -¿Qué?

-¿Lo tienes a tope?

-Se mueve. -¿Le has echado mucha agua?

Es la calve, no echar mucha.

-Ahora, que sea lo que Dios quiera.

Y ya está.

-Decidme dónde se compra el estrógeno,

para los helados. Le vamos a dar una garrafa,

para que se lleve al pueblo. Nitrógeno líquido.

(RÍEN)

Arnau.

¿Qué estás haciendo? ¿Cómo lo llevas?

Bien. Mire, Guadalupe. Mi origen es de pueblo, de campo.

Cuando se juntaban para trabajar en el campo de uno,

cada uno llevaba algo que tenía en casa.

Con eso hacían un guiso, "la cassola de tros",

sería "la cazuela de campo".

Con el aporte de temporada de lo de cada uno.

Me encanta, Arnau.

Vas a hacer un sofrito de cebolla, ¿qué mas?

He metido un poco de panceta. Cuando tenga el sofrito,

con un poco de agua, le pondré las alcachofas

le pondré espinacas,

las acelgas... Las acelgas se usaban como tapa.

Las ponían planas encima. Ah...

Y así mantenían en vapor dentro para cocinar todo el guiso.

Tiene buena pinta, ¿verdad?

¡Un pinta estupenda! -Muchas gracias.

¿Te ha gustado la idea? La idea es maravillosa.

Triunfa con tu plato, ¿eh? Me ha gustado la historia,

a ver si sabe igual de bien. Gracias, Samantha, Guadalupe.

-Adiós, hijo.

-Jiaping. -¿Sí?

¿Cómo vas? Mejor que yo, ¿no?

-No sé, yo no te veo. Por eso no sé si mejor que tú o peor.

-Mejor que yo. -Yo creo que un poco mejor.

-Estoy nerviosa. Estoy haciendo una ensalada

de lenteja roja. Le estoy haciendo un fondo

con un poco de curry. Le haré una vinagreta

con este curry y un poquito de cúrcuma.

-Voy a hacer trozos de jamón también.

Es un plato chino y le voy a dar un toque "española".

-Qué bonito se ve desde aquí,

cuando estábamos ahí abajo...

-Cuando dice los minutos se te encoge aquí el estómago.

No tiene compasión.

El malo no somos nosotros, es el reloj.

Aspirantes, últimos 30 minutos.

¿Oído?

(TODOS) ¡Oído, chef!

-(ARNAU) Cocina tradicional, pan frito... Eso no puede fallar hoy.

-¿Qué te parece? -Esto no va a fallar.

-¿Cómo vas, tío? -Hoy sale, seguro.

Me ha tocado un plato que no había hecho,

espero que el caldo coja ese sabor fuerte

que me gusta. Y mezclaré con las judías,

acompañado con un poquito de rape, unas patatitas

y a ver si a nuestros comensales les gusta.

Este no gasta ni bromas.

¿Este? Sí, sí.

Hola, ¿qué tal?

Buenas noches. Fran, te traigo a Aurelia.

Bienvenida a los aposentos. -Este tiene cara de listillo.

¡Sí! Este todo lo suma.

Todo está en cuestión de dinero. Hay que demostrarlo.

No llevarlo en la cara y después que no lo demuestre.

¿Qué vas a hacer, Fran? Cuéntaselo a Aurelia.

Lenteja guisada, pero a mí me gusta mucho el tema del gorrino:

chorizo, la oreja, el forrete, la panceta...

-Eres de mi edad. -¡Sí!

Y de la mía. (RÍE)

Que con un plato de estos tienes para tres días.

Este va sumando las ofertas de todos los mercados.

Tiene dos hijos. Bueno, tiene uno y otra en camino.

Por eso tiene la cara de listo.

Está sumando todo el rato. Ahorra... No se imagina.

¿En casa cocinas tú o tu mujer?

En casa cocino yo todo. Una tarde o una mañana que tengo libre

dejo hechos tres, cuatro o cinco platos.

Y con eso tenemos para un par de días o tres.

Pintan bien las lentejas de Fran. A ver cómo saben.

Aurelia, ¿nos vamos? Vale. Sí, señor.

-Muchísimas gracias, doña Aurelia. -Adiós.

Ahí la tiene.

Los abuelos significan para mí todo,

porque yo trabajo muchas horas y las que no, tiramos de abuelos

por un lado y por otro para que estén con tus criaturas

y... las vayan educando ellos también.

-Me gusta el jamón. ¡Hum! Está bueno.

-(MERI) ¿Qué tal vas, Ame? -Bien, bien. Creo que bien.

-Con todo mi corazón lo he hecho.

No sé lo que va a salir. En mi casa,

estas cosas están prohibidas.

En mi casa está prohibido el chorizo y todo esto

porque mi padre, si me tomo el chorizo,

me hará correr 100 km.

-Y rico que está. -Está que te mueres,

mi novio sí que me lo deja comer.

(MERI RÍE) No me hagas la picha un lío tú.

Aurelia, qué chicas más guapas hay en Tomelloso. Fíjese.

Pero bueno, ¿cómo tenéis estas preciosidades?

¡Ah, amiga! Pues no vea cómo cocina.

Cocino bien... Bueno, me lo están haciendo de pasar...

Cuéntanos qué estás haciendo. Voy a hacer verdinas con almejas.

Las he comido pero no las he cocinado nunca.

¿Le gusta tener el caldo fuera de las alubias? A mí no.

Yo las alubias las hago con el caldo suyo.

Las dejo con el caldo. Claro, claro.

-Vamos a ver, yo creo que van a salir muy buenas.

Bueno, bueno. Tú sabrás. Además, estoy emocionada.

Hoy llevo el pañuelo de mi abuela Carmen,

que hoy hace tres años que falleció.

Vaya.

Y ella llevaba la cocina mucho y me acuerdo mucho de mis abuelas.

Si mi abuela me estuviera viendo, me diría:

"Hermosa, lo estás haciendo fenomenal. Eres la mejor,

desde chica sabíamos que ibas a llegar lejos".

Mis abuelas conmigo eran un encanto.

-(MERI) ¡Fran!

No te quiero estresar, ¿pero cómo vas?

-Muy bien, ¿y tú? Vamos a ver a Meri.

De verdad. Pepe, hoy no sé qué me pasa.

¿Qué te pasa? ¿Sabes qué pasa?

En mi casa no comemos mucha legumbre porque como tuve

un problema del hipotiroidismo y me engordaba, prohibí a mi madre

hacer estas cosas. Esto es sanísimo,

es no echarle dos kilos de tocino.

¿Este plato se lo recomendaría tu padre a los del Barça?

(RÍE) Legumbres sí.

Su padre mantiene a los jugadores del Barcelona.

Médico del Barça. Escucha.

-Dime, guapa. -Es que yo soy más del Madrid.

-¡Ah! La hemos liado.

¿Qué me has dicho? No, no. Te digo una cosa.

Es que lo tiene todo bueno, Aurelia. No tiene fallos.

Ese refrito, ¿por qué no se lo eches ahí?

-Ah, vale. -Todo, venga.

Tú échale ahí de todo. -Vale, le voy a echar de todo.

-Como yo digo, "con cojones", échale todo.

-Yo le quiero hacer trocitos pequeñitos también.

-¡Córtaselo ahora! ¡Échale!

¡Todo! Venga. -Todo no porque quiero

que me queden unos cuartos. -¡Que no, hombre! ¡Todo ahí!

-Voy a decir a mi padre que me deje comer chorizo a partir de ahora.

¿No te deja tu padre comer chorizo?

Vámonos de aquí. Yo ceno chorizo todos los días,

y un vaso de vino de noche. Duermes como una reina.

-El vino me va más. Gracias, Aurelia.

Vamos a ver, Pepe. ¿Qué pasa aquí?

Te traigo a Aurelia. Me gusta más con moño que sin moño.

Es verdad. Un tío como tú, tienes que traer

ese pelo así. Aurelia...

¿Qué estás haciendo, Pepe? Voy a hacer frijoles con arroz.

Pero voy a hacer un arroz a la española.

-Deja cocerlos un poco más. -Lo voy a dejar un poco más.

-Mejor, un poco más. Aurelia, la veo muy suelta.

Samantha nos está sobrando en este programa.

¿Quiere hacer de Samantha? No, no. Yo no.

Usted vale de jueza. Ya.

Samantha es muy elegante. Y usted.

Anda, calla. Yo no.

Tiene buena pinta, a ver cómo lo dejas de sabor.

Yo creo que sí. -Cuidado el arroz, que no se pase.

-No, me quedan cinco minutitos. A este ya se le ha pasado.

Este es un zorrete.

Hala, que ya te he enseñado mucho. (RÍE)

Gracias.

Esto tiene un pintón que vaya,

estoy para que me sobre. Lo pongo en táper y lo vendo a domicilio,

para no desperdiciarlo, claro. Y para sacarme cuatro perras.

Vero, ¿cómo vas? -Pues mira...

-Todo limpio como una patena.

-(VERO) ¿Qué te parece? Saco mi platito, lo tengo aquí.

-(ARNAU) ¿Dos platitos ya?

-Guardado para que no lo roben. -(RÍE)

¡Aspirantes!

¡Últimos cinco minutos!

(MERI) Fran, ya sé por qué te llaman el del bar de las prisas.

Ya me podías ayudar a mí.

-Y tú a mí, Meri, guapa.

-(MERI) Voy a emplatar ya.

-¡Todo el mundo atento! -Que Meri va a emplatar.

-(MERI) Es que me estoy estresando. -Yo ya me he acostumbrado

a emplatar superrápido.

¿Te gusta la comida china? Sí, algunas cosas.

A ver si Jiaping nos hace recetas asiáticas...

¿Cómo lo sabes? ¿Vas a hacer una?

Ya está. Sí.

La soja amarilla es un ingrediente que utilizamos siempre.

Huele soso. ¿Huele soso?

-¿Soso?

-No soy una chica sosa. Tu guiso no tiene mala pinta,

pero... Hum... Es como un hervido muy de agua

con sojita y unas carnes por ahí.

Dale sabor. Mira lo que te voy a dar, Jiaping.

Ah, vale. Muchas gracias. Un montón de platos.

Platos con productos de temporada, verduras, hortalizas, raíces...

Todo eso te gusta, ¿verdad? Me gusta, me encanta,

porque soy una chica muy sana y hago mucho deporte.

Por si esto no te queda bien, hay un montón de recetas

con legumbres. Vale.

Muchas gracias. Pero esto me quedará bien seguro.

(RÍE) Bueno...

Comer sano no tiene que ser aburrido.

Lo quiero con chispita.

Vale. Vámonos.

Cojo tu consejo.

(RÍE) Gracias. -(JOSE) Gracias.

¡Aspirantes, último minuto! (MERI GRITA)

¿Qué dices? Ahora ya me he quedado...

Que me coge algo.

-(ALICIA) Nunca he emplatado un cocido con tanto mimo.

De verdad te lo digo. -Ni tú ni nadie.

-Ni tú ni yo ni nadie.

-(ARNAU) Mimo, mimo.

Diez, nueve,

ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

Ay, qué estrés.

A todos mis compis, estos platos les recuerdan

a sus abuelos, a sus pueblos, a su infancia...

Y a mí... ¿Qué quieres que te diga? En casa no he tomado nunca puchero,

es la verdad. Espero ser la única con la ensalada de lentejas.

Ahora sí, empieza la cata.

Jiaping, tú serás la primera.

Venga, Jiaping.

-Este plato quiero dedicarlo a mi familia en China

porque quiero que un día

ellos me vean y se sientan feliz por mí. Se alegran por mí.

Nombre del plato. Se llama "Feliz invierno".

Es un plato típico que tomamos en invierno,

cuando estamos junto a la familia para el Año Nuevo Chino.

Y... es como... es una sopa calentita,

dentro hay soja amarilla,

zanahoria, shitake,

panceta... ¡Ah! Y jamón.

Porque el jamón es un toque "española".

Hala, prueben ustedes.

Es muy sano, ¿no?

Jose... Lo he encontrado un poco insípido.

Bien. Y como muy aguado.

-Ah... Perfectamente dicho.

Guadalupe. Le veo mucho caldo.

Y, después, está un poquito soso.

Un chorro de salsa de soja habría enriquecido el caldo,

porque está deslavazado. Caldo poco sabroso...

Y lo que dicen nuestros abuelos: le ha faltado...

Tiempo. Cocer, guisar y que todo tenga

ese sabor más potenciado. Ha quedado muy sosito.

Vale.

Me duele, pero como siempre soy

una persona fuerte, mujer luchadora...

Entonces digo: "Yo no voy a llorar en plató".

La cosa... es que hay que continuar.

Mi plato se llama "De verde a podrido",

porque había un profesor que me decía que nunca iba a madurar.

Yo creo que aunque parezco que soy muy infantil,

me tomo las cosas en serio y soy trabajadora.

¿Qué lleva? ¿De qué está compuesto?

Lenteja roja con una vinagreta, unas zanahorias pequeñitas

escaldadas, el corazón del tomate...

kale escaldado, pero también kale al horno

y una alcachofita. O sea, una ensalada de lentejas.

Sí. Con verduras.

Sí. En este caso, ¿no?

Por simplificar.

Es fresco, para el colesterol y todo.

-Empecé el concurso superaliada con Ofelia,

pero han ido pasando los días y me he dado cuenta

de que a veces puede ser que se inspire o copie los platos

e ideas de otros compis. -A mí me ha faltado

un poquito de vinagrito. -Vale.

De aliño. El aliño, el aliño.

Porque después en todo,

ha estado bonito y la presentación me ha gustado.

-A mí me parece como que toda la ilusión

que le has puesto vale más que todo el plato que podamos comer.

-Gracias, Aurelia. Me quedo con la idea,

es muy buena, de hacer ensalada de lentejas.

Hay otra cosa diferente a lo que quizá vayamos a ver,

que son demasiados potajes y cocidos.

A ver si están buenos. Tienes que cocinar sin miedo.

Porque ya te he visto que algún que otro plato

tiene eso que no muchos tienen: un poco de talento y de miedo.

¿Talento? Sin llegar a ser un 10 absoluto,

el plato tiene cosas muy buenas. Muy buenas, sí.

-(SOLLOZA) ¿Qué te pasa?

(LLORA) Que yo con los abuelos me emociono.

Y el plato y todo... No sé.

A mí me crió mi abuela Ofelia,

cuando terminaba el cole en junio,

nos íbamos a la casa de la playa solos con mi abuela Ofelia.

"Éramos 13 primos conviviendo casi tres meses con ella".

-No llores.

-"Claro, para mí, era mi pilar".

Amelicious... Se llama "Ensalada caviar".

He hecho una ensalada de lentejas caviar con tomate,

mango, aguacate. Luego he puesto una gamba

envuelta en tocino y la he hecho a la plancha.

Guadalupe, ¿te gusta el plato?

Estético es maravilloso. Maravilloso.

El aliño, la salsa y todo está riquísimo,

pero le sobran las lentejas. ¿Me gusta con lentejas?

Sí. Pero no sé yo si es un plato

en el que potenciamos... La lenteja.

...la lenteja.

Aurelia... Lo más bonito y lo mejor

que he podido ver es la gamba.

Por eso me la he comido,

tapada con esa veta de beicon que tiene.

Si no nos ponen lo otro, no pasa nada.

(RÍE) -Entendido.

Amelicious, tu plato no está malo.

Creo que le falta un poquito de sal,

quizá subirle un poquito el aliño. Las lentejas están tiradas,

no son las protagonistas. Son cosas que van por solas.

Hay estética, no cabe duda, pero...

Hum... Tampoco hay un todo. Vale.

Se nota que sube el nivel, yo sigo empollando como loca,

pero hay que darle caña. Si no, te quedas atrás.

Dani. Pues "Alubias de la ama".

Están hechas como las hacía mi madre.

Nosotros las servíamos los sacramentos

aparte de las alubias. Pero como esto es más delicadito,

he querido picarlo todo y dejarlo para mezclarlo al gusto.

Si soy capaz de comerme ese plato, gano el campeonato

de España de colesterol. O le meto vino o esto no hay quien lo pase.

¡Es vino MasterChef! ¡Vino tinto!

El vino MasterChef. Madre mía...

Tenemos un tempranillo maravilloso.

Ribera del Duero, cerca de la tierra, Aurelia.

Sé lo que le gusta. Jiaping, luego te guardo una copita a ti.

No creas que me he olvidado de ti, mujer.

Como pruebe estas canicas la "ama"...

Creo que está rico de sabor,

pero con defectos de cocción e integración de todo el guiso.

Guadalupe... ¡Oh!

¿Cómo está el vino? Para morir.

Aurelia, ¿el plato qué tal?

El tocino estaba bueno, porque estaba cocido

y estaba bueno. Creo que el plato tenía que haber cocido

con un poquitín más de caldo. Cocer todo un poco más lento.

-Le veo que me falta un poquito de caldo,

aunque me ha parecido muy bonita la presentación.

-Presentación muy bonita.

-Totalmente de acuerdo.

Espero que el día de mañana,

mi hijo coja los conocimientos de mi madre pero bien hechos,

con los tiempos y demás. Ya haremos una reunión

las tres generaciones

y a ver si al nieto le dejamos todos los pasos claros.

Meri, nombre de tu plato. "Las fabas y el cerdo".

He hecho una carrillera. No sé por qué,

a veces cocino por lo que me viene de gusto.

Me he visto la carrillera y era tan bonita

y he pensado: "Me voy a comer la carrillera".

Me he imaginado la faba con la carrillera

y encima el velo del tocino. Lo he presentado mal,

pero espero que al menos esté bueno.

Déjanos que valoremos el plato. Por supuesto.

Sobre todo, teniendo a estos grandes maestros.

Además, me han ayudado cuando han venido a verme.

-"Échale de todo con cojones", dije.

-Eso sí que te entendí.

(RÍE) Vamos a probar.

Se me ha venido grande la fabada.

-Te ha faltado cremosidad en el caldo.

La carrillera está dura y, para mí, la judía también.

Lo encuentro insípido.

-Vale. -A mí me parece

como que el tocino, este velo, le sobra.

No pinta nada.

Es que a vosotros os da miedo probar,

¿por qué no probáis todos? Hay que probar.

Te ha faltado entender cómo se cocina.

Tu olla tenía un montón de ingredientes,

con lo cual, el caldo tiene gusto.

Pero si eso no lo dejas el tiempo que tiene que estar,

si no trituras la verdura al final,

que también sirve para espesar. Te ha faltado

esa pericia de alguien que cocine muchas veces legumbres.

La evaluación ha sido nefasta,

me siento mal porque a me gusta que digan que hago las cosas bien.

"Soy perfeccionista y me he visto el cocinado imperfecto".

Meri...

¿Qué pasa? Que me siento mal

porque me gustan las cosas bien hechas.

Y me da mucha rabia, mucha. Meri, en la cocina,

el éxito se construye con ladrillos de fracaso.

Es así, hay que asumir que fallamos.

¿Cuántas fabadas has hecho en tu vida?

Ninguna. Ya está. No te puedes poner así

por un primer fracaso en una primera elaboración.

¿Lo entiendes? Sí.

-Me sabe mal haberle dicho eso. No te preocupes.

No, Jose, hombre. Están aquí para aprender.

Bien. Qué simpáticos, coño.

Pepe tiene más pachorra, ahora lo va a ver.

Este sí, este es muy chulito.

-(RÍEN) Cómo lo ha calado.

Este seguro que no llora.

Bueno, Pepe...

Tu nombre. Se lo dedico a mi amigo músico,

que vive en Dominicana. Se llama "Black mouth".

Quería hacer un arroz con frijoles. Lo pensé en su día,

en Dominicana, cuando les veía hacerlo.

En vez de arroz blanco, hacemos una paellita

y lo mezclamos y tal. Un arroz con frijoles

es un arroz que lleva frijoles y guisa todo.

Había frijoles por una parte y arroz por otra.

Dadle un tiento, a ver qué os parece.

-Perdona, es una costumbre que tengo que decir

cuando veo un tío como tú. -Dame un palo, Aurelia.

-Me parece que estás muy preparado para muchas cosas,

pero también estás preparado para lucirte,

tienes un buen tipo, y para saber

cómo te tienes que poner el moño para lucirlo.

-(RÍEN) Tienes que ver lo bueno.

O sea, que es un chulito. Sí, sí.

-(RÍE) ¡Ay, Pepe! Bueno, vamos a probar.

Es que me parece que cuando tenía el arroz en la sartén,

tenía que haberlo echado al sacarlo en la cazuela.

Totalmente.

Qué durito. Creo que la idea era buena.

Hacer un arroz y meter los frijoles,

si hubiesen estado cocidos. Pero si se te quedan duros,

el arroz se queda duro y lo emplatas tan mal...

Son dos cosas que has tirado juntas sin sentido.

Apuntaba maneras, pero es un fracaso absoluto.

Está todo duro, hasta la alcachofa está dura.

-No hace falta que me lo digan los abuelos,

sé cómo tienen que estar las alubias.

Bien pastositas en la boca. Pero bueno...

Fran, adelante. Es tu turno.

Mira al camarero.

¡Hombre! ¡Ole!

(Aplausos)

Dos a la mesa 12, dos a la mesa 14.

¿Se puede? Por favor, adelante.

Este es para los comensales.

-Gracias, cariño.

Fenomenal. ¡Ole!

Gracias. Muy bien.

Y el otro en el medio, Fran.

Está nervioso, las cosas como son.

Normalmente no estoy así en el trabajo.

-Oye, yo ya te tenía contratado para mí,

pero yo te pego cuatro voces... Eh, estoy yo antes.

...y te dejo helado. Después vas a saltar.

Con la cara de listo que tienes... Fran...

Nombre de tu plato. "Los tres canarios".

Es un plato que va dedicado, una promesa que tenía,

a los nietos de mi profesor de Educación Física, don Jesús.

¿Y... por qué "Tres canarios"?

Pues no lo pregunté:

"¿Por qué os dicen tres canarios si sois de Cuenca?".

-(RÍEN)

-Ya no indagué en el asunto.

Dicho esto: unas lentejas.

No empecemos... ¿Qué llevan?

He hecho un caldo de pollo. La oreja la he cocido lo primero

para que se vaya reblandeciendo.

He echado una miaja de panceta, forrete...

¿Forrete? Lo del forrete se me escapa.

Cabeza de cerdo, ¿cómo le decís? Morro.

Morro. Morro, morro.

Forrete. Forrete mola mucho.

La panceta, el chorizo, el morro y la oreja. A la plancha

y lo he juntado todo en el puchero. Hala, venga. Vamos a probar.

Vamos a ver qué sale de aquí.

(JOSE) Jo...

Jose... No me disgustan las lentejas,

¿quizá un poco duras? -Sí.

-Yo sigo diciendo lo mismo:

que le da miedo poner las cosas que cuezan.

Que cuezan con todo, con esta oreja, que es una maravilla.

Con todo esto. Esto es lo que le da gusto

a estas lentejas y a todo esto. Les falta cocinar,

pero de sabor está rico y tiene todo lo que tiene que tener.

Nos ha faltado llevarlo a buen término.

No sé qué hacer con mis nervios,

porque cada día quiero hacerlo mejor

y los nervios se me apoderan.

María... Pues "Verdinas a mi estilo".

He hecho un caldo de pescado por un lado,

he cocido las verdinas en olla exprés y he hecho el sofrito.

No entiendo por qué. Tú que cocinas, además.

Habrá que probar. (MARÍA) Bueno...

De sabor lo veo bien, pero vuelvo a insistir

que tienen que tener más cocción las alubias.

-No he encontrado el sabor de la almeja

y también las he encontrado duras.

Has hecho una cocción de las judías

en una olla con agua. Sí.

Has hecho un caldo de pescado, y las almejas, por otro lado.

Para que no se me quedaran duras.

Tres caldos, tres historias diferentes.

Por eso ha perdido el sabor. Yo parto de la base del primero,

ahí le echo el tomate, el pimiento, la cabeza de ajo,

y le voy añadiendo caldo de pescado. ¿Vale?

Que no tienes tiempo y lo haces todo en una olla,

en un caldo de pescado limpio.

De momento, nos va sabiendo a caldo de pescado.

Y en el último segundo, hago almejas a la marinera,

ricas, para que no se me pasen.

¿Está malo? No. ¿Está rico? Pues no.

¿Están un poquito duras? Pues sí.

(MARÍA) Había comido verdinas

y no las había cocinado nunca, y ese pudo ser mi fallo.

Pero la mano en la cocina creo que sigue estando ahí.

Alicia. Pues mi plato se llama

"El cocido de la Soni". Soni es Sonia, que es mi madre.

Y... (RÍE NERVIOSA)

Es la mujer más maravillosa que conozco.

Es la que me ha enseñado a hacer todo en esta vida,

a ser educada, a ser respetuosa, a cocinar.

Tiene 83 años.

Está como una florecilla. Estoy orgullosa de ella, me daría pena

que no estuviese a su altura este plato.

Bueno, pues nada... No nos manipules, Alicia.

No nos manipules. No lo estoy haciendo.

No lo estoy haciendo, de verdad. La echo mucho de menos.

No te preocupes, que ella, con las palabras

que le has dicho, ganes o no,

está orgullosa de ti. -Gracias.

Me parece exagerado llorar por un plato, tío.

Y he hecho el cocido de la forma tradicional.

Este es parecido al cocido de Castilla.

Sí. Claro.

Le he puesto oreja, también.

Bueno, Aurelia... Yo todo lo echo junto.

Nunca tengas miedo de echarle todo a los garbanzos.

Es que todos habéis picado por lo mismo,

porque a toda la legumbre le falta una cocción.

Vale. Temía que se me deshiciesen.

Que no se deshacen los garbanzos. -Sin miedo.

Tu cocido tiene los mismos fallos que el de María.

Has cocido los garbanzos aparte... Los cocí en el caldo.

Sí, pero después. Mételo todo porque eso ya

va integrándolo en el caldo y lo va espesando,

y le va dando el sabor a legumbre, que es muy importante.

(ALICIA) Tienen razón los jueces. Pero, claro,

con 75 minutos, a veces se nos atropellan las cosas.

Yo lo voy a llamar "Tesoro marino",

porque, bueno, considero que ustedes

me han dado un tesoro como era esa legumbre blanca,

y yo mismo me he encargado de sumergirla en todo ese mar.

Hay un caldo, rape y los judiones.

¿Y las judías las has hecho solas? Solas con cebolla y laurel,

y las he incorporado otros cinco o diez minutos

al caldo de pescado.

¿Queréis una pajita o cuchara? ¿Qué preferís?

Yo ya veo esto y me ahogo.

Toni, Toni, Toni... Toni, Toni, Toni.

Caldo ranas. ¿Cómo lo ves, José?

Yo no le encuentro ningún sabor.

Lo veo muy clarucho, no le encuentro un sabor a pescado.

Y soso, además. También.

Estos judiones son de Segovia y de Ávila.

¡Maravillosos! ¿Son buenos para hacerlos

con almejas? No.

Para mí, no. Casi todo se puede cocinar

con todo. Pero hay una cosa como las verdinas,

que se utilizan con pescado o marisco,

porque absorben mejor el sabor y son más finas,

y judiones que, como todas las legumbres,

necesita un aporte de grasa a la hora de cocer.

En plan: chorizo, tocino, morcilla,

aceite de oliva virgen extra... Lo que quieras.

Esto, que viene de la tierra de sabor, que es una joya...

No puedo decir más. Se me saltan las lágrimas.

Plato fallido, Toni. Estoy de acuerdo.

(TONI) ¡Qué desastre!

Se lo quería dedicar a mi madre, pero tendré

más oportunidades y mucha cocina que sacar

y empezar a demostrar que valgo para ganar esto.

Arnau, nombre de tu plato.

Se llama "Cazuela de Boada". Boada es un pueblo,

de donde parte de mi familia es originaria.

He querido transmitir esa cazuela de campo, y, por nuestras raíces,

pues presento este plato. -Muy bien, cariño.

(Música)

Pues yo lo felicito porque me ha gustado el plato.

(ARNAU) Muchas gracias, Guadalupe.

El garbanzo está bien y la presentación muy bien.

El tocinito y la carne, y todo está estupendo.

Yo lo veo bien, la verdad.

Lo veo muy lindo. -Muchas gracias.

Yo te digo que me ha encantado. -Muchas gracias.

Lo he encontrado buenísimo. -Gracias.

Está muy rico, porque está todo como muy integrado.

Hay un guiso total. Está todo cocido, todo cocinado.

La verdura está muy rica.

Y de sabor, bastante bien. -Gracias.

Una buena valoración siempre borda el alma.

En "MasterChef IX", hemos venido a darlo todo.

Vero, ¿cómo se llama tu plato? "Potaje de mamá".

Siendo tú la mamá. No, por la generación en sí,

porque mi madre de su madre, yo de mi madre,

y, ahora, mis niños de mí.

Entonces, el potaje de toda la vida de casa.

Alubias pintas eran... ¿verdad?

Alubias pintas tenía. Bueno, vamos a probar.

(Música)

A mí el sabor me ha gustado. Quizás, lo hubiera dejado

un pelín más reposando y que se esponjara la judía.

Pero el gustito me ha gustado, la verdad.

Vero, se nota que cocinas en casa, porque se te ve con desparpajo,

la seguridad que tienes cuando hablas de las legumbres.

Y se ve la cocina tradicional en ti.

Pero yo creo que, primero, están poco hechas,

se queda la piel bastante gruesa.

Y, luego, a mí, personalmente, me parece que el caldo está

demasiado espeso. Eso de triturar la verdura y tal,

pero dejarla un poquito más entre un caldo y una cremita,

para que esté más ligero.

Yo, para mí, le sobra el pan.

Claro. Le echas solamente las verduras...

Y mueles y ya está. El pan le da mucho...

Le da consistencia... Espesa demasiado.

Pero espesa demasiado.

(VERO) Los trucos de las abuelas son los mejores.

Mi abuela, que en paz descanse, mi abuela gorda,

tengo muchos trucos en la cocina y en la vida.

Guadalupe, Aurelia, José, podéis deliberar.

Recordad que tenéis que decirnos qué dos aspirantes

han elaborado los dos mejores platos

y, de esos dos, cuál ha sido el mejor.

Vamos a deliberar. -Vamos a deliberar.

Capitana, eh. -Yo no.

Sí. -Arnau y Vero.

Lo has hecho muy bien.

Es que no era sopa ni era nada. Era caldo de verdura.

Ofelia, seguro, 100%. Ofelia capitana.

Va a ser un programa divertido,

unos exteriores con Ofelia de capitana... ¡Eh!

¿Lo tenéis claro? Sí.

¿Quién lo dice? ¿Guadalupe? Guadalupe.

Yo misma. Sí, la portavoz.

Pues los mejores han sido...

Ofelia...

(Aplausos)

¡Bien, Ofelia!

Y... Arnau.

(Aplausos)

¿Y el mejor de los dos? ¡Arnau!

(Aplausos)

(ARNAU) ¡El plato les ha gustado! ¡Un éxito más!

Hoy ya no quepo en mí mismo. ¡Esto es un sueño!

Bueno, ha llegado el momento de despedir

a nuestros jueces veteranos.

Guadalupe, Aurelia, José, muchísimas gracias

por habernos acompañado en este reto.

A vosotros. Y darnos siempre

esos sabios consejos y vuestra alegría.

¡Muchísimas gracias por venir!

¡Gracias! -¡Gracias!

(Aplausos)

(JOSÉ) Yo daría lo que fuera

por volver a hacer otro "MasterChef".

Desde que me fui de aquí, que fue la mejor semana de mi vida,

tenía la corazonada que iba a volver.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

A partir de ahora, la Escuela Online de MasterChef

amplia todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico "masterchef".

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos

para sorprender a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Arnau, Ofelia, enhorabuena a los dos.

Habéis sido los mejores de este reto.

Pero tenéis que saber que la prueba no acaba aquí.

Antes de explicároslo,

por favor, el resto podéis subir a la galería.

Bueno, yo voy por si acaso. (RÍEN)

Chico listo, Fran.

(ALICIA) Ofelia de tonta no tiene un pelo.

Ella ha estado ojo avizor preguntándonos recetas,

viéndose como la tonta,

y, luego, copia, corta, pega. A veces, le sale bien

y, otras veces, no le sale bien porque no tiene tanta práctica.

Ofelia, Arnau, por ser los mejores, tenéis la posibilidad...

El pin. De luchar...

El pin. Por el pin de la inmunidad

en un segundo cocinado.

¿Y tengo que luchar contra Arnau? -No, contra la sombra.

(ARNAU) Ofelia es con quien más prefiero batirme en duelo,

porque el otro día me dio la capitanía;

luego me copió la mantequilla, lo de la trufa.

Ahora lo vas a demostrar, cuerpo a cuerpo, a ver qué pasa.

¿Sabes lo que significa el pin? Sí, me vi todos los "MasterChef".

¿Qué significa? Que puedo librarme

de una prueba de eliminación.

(OFELIA) Como consiga ese pin de la inmunidad,

me hago un José Mari, los chincho a todos, uno por uno.

Como bien ha dicho Ofelia, quien consiga

el pin de la inmunidad podrá utilizarlo

en el último reto de la noche, si viene con delantal negro

y no se atreve a cocinar, asegurándose su continuidad.

Pero si no quiere o no necesita utilizarlo

porque viene con delantal blanco, se lo podrá guardar

para otra semana o, incluso, más.

Recordemos que José Mari, en la última edición,

conservó el pin casi hasta la semifinal,

para desesperación de sus compañeros y del jurado.

¡Ay, me encantaría desesperaros más aún!

(MARÍA) Me voy a retorcer como una sabandija,

si estoy otra vez en el foso y la veo a ella con el pin.

Es que la cojo por los pelos y le digo:

"¡Baja, que merezco más estar arriba que tú!"

Para conocer en qué consiste este segundo cocinado,

vamos a recibir a un invitado que nos demostró

que se puede cocinar concentrado, pero sin perder nunca

el sentido del humor, ni dejar de hacer gamberradas.

¡Adelante, el duelista de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity", Florentino Fernández "Flo"!

(Aplausos)

(FLO) "MasterChef" es mítico. Soy súper fan del programa.

Esto... no te puedes imaginar la ilusión que me hace.

Hola, ¿qué tal? -El bigote, el bigote.

Estoy rodando película

con Santiago Segura en su última peli y...

Y tengo que estar de esta guisa dos meses. Lo mismo no me conocéis.

¿Flo? ¿Seguro? Sí, sí, soy yo.

Flo, bienvenido de nuevo a estas cocinas.

Muchas gracias. Ya tenía mucho mono, eh.

La verdad es que sueño mucho con estas cocinas.

Muy contento, sí, sí. ¿Nos has echado de menos?

No, la verdad es que a vosotros... (RÍEN)

A ellos no, pero a las cocinas sí. Ah, vale, muy bien. Gracias.

Flo, ¿te acuerda de la prueba en la que tu amigo Gonzalo Miró

ganó el pin de la inmunidad, el que os estuvo restregando

durante semanas, todo pesado?

Sí. Por favor, claro que me acuerdo.

Pues, ahora mismo, Ofelia y Arnau van a competir

por el pin de la inmunidad. Pero faltaría un tercer rival.

¿Viene alguien más? -Ven para acá ya, ven.

¡Efectivamente! Vas a ser tú, Florentino.

Yo no... Yo no sé cocinar.

Es todo "fake".

Aspirantes, Flo va a cocinar

en este reto con vosotros. Perfecto.

Los tres lucharéis por hacer el mejor plato.

Si ganáis uno de vosotros dos,

os llevaréis el pin de la inmunidad.

Pero si gana Flo... me lo guardo.

(ALICIA) ¡Ah! -No os preocupéis,

que a mí no me gusta ganar. Pero, curiosamente,

en este programa no puedo permitir que nadie cocine mejor que yo.

Poneos las pilas porque os vais a cagar.

Voy a intentar arrasar.

(ARNAU) Yo no voy a dejar que esto pase. Mira que he visto

grifería cromada de todos los colores,

dorada, brillante... Pero me quedo con ese pin, lo quiero.

Aún hay algo más que debéis saber.

Para otorgar el pin de la inmunidad

vamos a hacer una cata a ciegas en el restaurante.

¡Qué guay! Así que no vamos a estar presentes

durante el cocinado.

Vale. Seguro que os estaréis preguntando

quién os va a vigilar mientras cocináis.

No. Os lo voy a decir igual.

Será alguien que sabe lo que cuesta ganar ese pin

y que no os va a pasar ni una.

¡Adelante, el aspirante y ganador del pin de la inmunidad

de la quinta edición de "MasterChef Celebrity",

Gonzalo Miró!

¡No, no, no!

(Aplausos)

¡Hola!

¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¿Por qué te vas?

¿Qué pinta él aquí? -Vengo a por lo que me pertenece,

si no te importa. ¿Te suena? Que eres muy listo.

Que no pasa nada. -No eres listo, eres espabilado.

Listo, inteligente... -No.

Sí. De verdad... -Un listo es un tío...

¿Por qué me tienes tanto coraje? -¿Me dejas?

¿Me dejas? Un espabilado es un tío que gana el pin

por accidente y, encima, lo defiende tres semanas.

Oye, Flo, no entiendo que te hayas puesto así

al ver a Gonzalo, porque, últimamente,

os habéis vuelto inseparables. Nos hemos vuelto inseparables

porque cuando se trata de facturar juntos,

hay que tirar por donde sea.

"Dos parejas y un destino". Efectivamente.

Que yo lo sé. El programa dos.

Que ha llevado a Pepe Rodríguez al estrellato.

No me conocía nadie. Ya era hora de que salieses

en televisión. Os doy las gracias, públicamente,

por venir al restaurante y comer allí.

Si tenéis la ocasión de ir a El Bohío

a que os hagan una paella, no perdáis la oportunidad.

(RÍE) Canelita en rama.

Oye, Gonzalo, vienes subido, eh. ¡Bueno, bueno, bueno!

¡Cómo viene Gonzalo, eh! No te apetecerá cocinar, ¿verdad?

Lo que toque. -Cocinar conmigo le apetece.

¡Anda, mira! ¡Anda, qué bien!

Ya ha hecho las parejitas ella. Mira.

¿Mejor Gonzalo que Flo? Di que sí.

¿Para qué? Para cocinar.

Yo soy de Jordi, pero si tengo que escoger

entre ellos dos, me quedo con Gonzalo.

Si quieres hacer alguna pregunta, puedes.

No, no. Me lo sé todo.

(Risas)

(OFELIA) Todo el rato estoy buscando el amor

porque quiero formar mi familia idílica,

cocinar, trabajar...

Y me encanta lo que es el hogar, el núcleo, los niños, el colegio.

Hasta pienso ser directora del AMPA de mis hijos.

Ofelia y Arnau, nos vais a acompañar

al supermercado. Flo, tú te quedarás aquí

con tu amigo Gonzalo.

No le intentes convencer para que te beneficie

en el cocinado, cosa que dudo. Llamas "amigo" a cualquier cosa.

¡Vámonos! Aquí os quedáis.

¡Vamos! -¡Venga, ánimo!

¡Mucha suerte, chicos!

¡Pero déjame! ¡Déjame, déjame! Te lo digo en serio.

¿Dónde vas? -Yo tengo que estar ahí.

Debéis poneros de acuerdo para elegir los ingredientes

con los que cocinaréis los tres un plato libre.

Pero antes, debéis decidir si queréis hacer

un plato dulce o uno salado.

Si es dulce, contaréis con 60 minutos,

y si es salado, 45.

No sé qué están cogiendo. -Salado, Ofelia.

Salado. ¿Salado?

¿Seguro? Perfecto. Seguro.

¿No te preocupa lo que hacen? -Bastante, pero no me dejas ir.

Muy bien. Ahora tenéis que poneros de acuerdo

entre los dos para decidir con qué diez ingredientes

vais a cocinar.

Serán los mismos para los tres. Vale.

La cesta de Flo se la preparo yo con lo que digáis.

Elegimos uno y uno. -Vale. La lima es fundamental

y la naranja, también. -Tú elige uno.

Yo necesito vieira.

Vieiras. Vieiras para Flo.

Ahora me toca a mí. Carabineros.

Pero yo soy alérgica al "carabiniero".

¿Al "carabinieri"? Al "carabiniero".

Por eso no va a Italia.

Vale. Espinacas. ¿Te vienen bien, Arnau?

Sí, yo me apañaré, algo sacaré. Bueno.

Vale. Escoge, Arnau, limón. -No, no. Aguacates.

Vale. Quiero lima y quiero una naranja.

A ver... ¡No, no! ¡Espera! Lima, lima.

Está haciendo un solo de Ofelia.

No, no, estamos haciendo uno cada uno. No pasa nada.

Pero, Arnau... Ahora es mi turno.

¿Te crees que estás en el fútbol?

Chalotas. Chalotas, muy bien.

Venga, unas chalotitas. ¿Pretendes ganar esta historia?

¡Hombre, claro! -El pin no te vale

para nada y a ellos sí.

Pero es una cuestión de reputación. -Vale.

¿Qué quieres ahora? -Quiero naranja y cilantro.

No, no. Uno. -Cilantro.

Venga, cilantro.

O sea, que si ella dice "entrecot", coges entrecot.

Es uno y uno. Pero tendrás que hacer

un plato bien con sentido común. No hay problema.

No hay problema. Bueno.

Huevos. -¡No, no! ¡Que soy alérgica!

Sí, sí. Bueno, vale, pues mira...

Habéis hecho una guerra por vuestra cuenta.

Ya está. Naranja.

(ARNAU) El tsunami de las Rías Baixas pasa,

arrasa y desconfigura todo lo que encuentra a su paso.

Pero no se lo pondré fácil. El pin es mío.

Yo te digo una cosa... -No me digas nada.

Falta uno. ¿Quién elige? Yo.

¿Sabes el mal rollo que generar tener el pin?

Déjales que se maten entre ellos.

Toma, nos llevamos unas cayenas. -Cayena hay allí.

¡Que no hay cayena! ¿Qué dices? Unas cayenitas.

Ese plato quiero yo probarlo ya. Unas cayenas.

(ARNAU) Ya estamos. Venga, pues vamos saliendo.

A ver qué hace Flo con esa cesta. ¡Madre mía!

(FLO) Me siento como un maquinón.

Me pones una cesta ahí con todo lo que haya,

como si hay tres zapatillas, dos sofás,

cuatro camas... Yo las cojo y las preparo para que sepan ricas.

Ofelia, Arnau, Flo, ya tenéis los ingredientes

para hacer un plato libre en 45 minutos.

¿Cómo 45? Merecedor del pin de la inmunidad

en un segundo cocinado. (CON ACENTO GALLEGO) 45.

¿Pero tengo que usar los diez ingredientes

o puedo entrar a por más?

¡Flo, Flo...! Te voy a decir una cosa...

Dime, Ofelia. No, es que tengo diez ingredientes.

Entonces, no sabía si...

¡A ver, Gonzalo! ¿Por qué vienes tú, que eres

más guapo que yo, a quitarme protagonismo, Gonzalo?

Oye, te sale Flo clavado. -Sí, sí. Ponte las gafas.

Yo soy tú. (CON ACENTO GALLEGO) ¡Ay!

¡Pero qué tonto es este hombre!

A mí me encanta Gonzalo.

No te voy a humillar todavía, voy a esperar un poco.

"No te voy a humillar todavía" dice.

Os dejamos ya en manos de Gonzalo. A partir de ahora, él es

la máxima autoridad en estas cocinas.

¿Es necesario eso?

Gonzalo, ¿nos podemos ir tranquilos?

Dejadlo en mis manos. ¿Nos guardas el cortijo?

Disfrutad. ¡Nos vemos! ¡Venga, chao! ¡Venga!

Oye, a los de arriba, si dan pistas y tal,

delantal negro. ¡Pam! Tenerlos por aquí, ayuda.

Ahora te traigo un par.

Que animen, punto. Vale.

¡Hala! Os ha quedado claro, ¿no?

Qué caritas. ¡Aspirantes, el tiempo para cocinar empieza

en tres, dos, uno...! ¡Ya!

¡Vamos, ánimo! (JALEAN)

A este le podéis poner todo lo nervioso que queráis.

A este... ¡Ya está, ya está!

Se me han caído las cosas. Es que estoy nervioso.

¡Gonzalo, ayúdale un poco! ¡Controla a la fiera!

¿Qué pasa, Flo? -Que estoy un poco nervioso.

Tú sabes que un "chez" no debería hacer ese estropicio.

Es que no sabes ni decir "chef". Es que es alucinante lo tuyo.

¡Vamos, Arnau! -¡Venga, chicos!

Ofelia ha ido a lo que ella podría hacer,

que quería vieiras. Enseguida, ha cogido lima.

No sé qué hará, pero algo parecido a un cebiche.

Y el otro va a rebufo de hacer algo y esto es difícil.

Voy a hacer un cebiche de vieira,

porque creo que es un producto muy bueno,

y le haré salsa de cítricos.

Si consigo ese pin, a todos mis compañeros

les voy a decir: ¡Calladitos!

¡Pues tú vete tomando apuntes!

18 euros la ración. -¡Hombre! Voy a hacer...

(SUSURRA) Voy a hacer un tartar.

Lo digo bajito para no inspirar a nadie,

porque, a veces... ¿no? "¡Ay! He hecho lo mismo".

Por si acaso, para evitar malos entendidos,

tartar de carabineros y vieiras.

¡Chimpún!

Y otro concursante que me preocupa es Flo.

Sí, a mí mucho.

¡Flo! No dices nada. Ni un chistecitos, ni nada.

Arnau, me estás desconcentrando, tío.

¿Qué vas a hacer? Cuéntame. -Voy a hacer unas cosas, tío.

¿Pero de cocina? -Oye, se me va a pasar la cebo...

El tema que tengo aquí preparado.

Flo está muy viajado,

ha ido a buenos restaurantes. Pero llegas tú...

¿Ha estado en el tuyo? Varias veces.

Flo, mira lo que me ha dejado Jordi por aquí.

No tengo ningún miedo.

Me encantaría darte uno, aunque no te valga de nada.

Ya sé que te encantaría. -Los voy a dejar por aquí.

¿Te parece? -Sí, me parece bien.

Gonzalo, yo los guardaría ahí lejitos.

Si no vamos a apoyar a nadie. -Yo apoyo a Flo.

¡Qué bichos! -Nosotros no queremos nada más

que se lleve el pin Flo.

Qué buen rollito tenéis ahí arriba, ¿no?

Voy a marujear un poco. -Nos queremos mucho.

¡Sube, Gonzalito! -¡Ay, sube, Gonzalito,

que te vas a llevar un repasito!

Pero sois muchos. ¿Tenéis buen rollo en la edición?

Sí, demasiado. -¿Seguro?

¿Quién se lleva mal? -Ofelia con todos.

¿Ofelia con todos? ¿Por qué? -No sé.

En casa es... Y aquí es... ¡Cuchillo, cuchillo!

Así, de gratis. -O sea, que es competitiva.

No, es falsa. -¿Es falsa?

Ella es egocéntrica. -De llamar la atención,

el ombligo gordo... No sé, cosas de esas.

Son cosas muy raras que yo todavía no había visto.

Anda que como gane el pin hoy...

Pues nada, pues tragaremos. -Alegría, ¿no? Alegría.

Fran, ¿me están diciendo la verdad o es todo mentira?

Yo es que no entro en este juego. ¿Sabes? Yo no entro en este juego.

Yo soy un tío de Atleti.

Si eres del Atleti, ya es algo bueno.

Camisa roja, delantal blanco.

¡Me gusta! -Coraje y corazón.

¡Uy, uy, uy! -¡Eso es!

Es de los míos. -Está feliz aquí contigo.

Le va a dar algo. -Se ven muy bien

las cosas desde los balcones.

Me encuentro entre mi gente. -Te veo totalmente, tío.

No como en la edición esa a la que tú pertenecías.

¡Gonzalo, quédate ahí quieto!

¡No te muevas, tío! -¡Dale, dale!

¡Dale, dale!

(OFELIA) Me siento aislada del resto,

derrotada, devastada, porque pensé que tenía

algún amigo, y, es más, tengo enemigos.

Es que... estoy alucinando.

Oye... -¿Te he hecho yo algo? En serio.

Estoy flipando, de verdad. -Con la peña que hay aquí, ¿no?

Yo pensaba que nosotros nos llevábamos mal.

Hemos sido una edición muy respetuosa

los unos con los otros.

Vaya pinta tiene ese carabinero. -Mira, no es para ti.

¿Con qué nos vas a deleitar?

Con una ensalada de carabineros fresquita, que lo vas a flipar.

Y le voy a hacer una vinagreta de coral del carabinero,

con un poquito de toque cítrico,

con limas y con un poquito de naranja.

¿Qué técnicas vas a utilizar? -Eh...

(RÍEN)

Me estás despistando, tío.

No te pongas nervioso. No te pongas nervioso.

Esto te lo dejo por aquí, por si acaso.

¿Vale? No te pongas nerviosito.

Las visitas como tú son muy bienvenidas.

(Música)

Ofelia, ¿cómo estás? -Muy bien.

¿Qué estás haciendo?

Estoy haciendo un cebiche de vieira,

con cítricos. -¿Por qué bajas la voz, de repente?

Porque estoy pendiente. -Ah.

Se da una imagen de víctima... Si la gente supiera.

¿Qué tal te llevas con tus compañeros?

Pues ya ven cosas donde no las hay.

¿Pero te llevas mal con todos? -No, jolín.

Hay gente que me cae muy bien. -¿Quién?

Por ejemplo, Dani me cae increíble. Meri me cae increíble,

la quiero un montón. A Pepe lo adoro.

Que yo los adore y que ellos no me adoren,

es cosa de ellos. Yo... A Vero la amo con toda mi alma.

Pero con toda mi alma.

Y Toni sabe que no hay nadie

en esta casa que lo quiera más que yo.

Entonces, ¿qué pasa? El que ama, siempre gana.

A mí me sorprende que estén todos con esas caras.

¿Tú crees que es por lo de hoy? -No.

¿Es por esta situación? -¡No sé, no sé!

Gonzalo, me estás preguntando

y se me está viniendo abajo el carabinero.

¿Cómo ves el percal, chica? -Está interesante.

Cada uno a lo suyo. Sí, sí, sí.

A Ofelia no le estamos haciendo el vacío.

Todo lo contrario, bastante le aguantamos,

bastante estamos cargando con su personalidad,

con sus actitudes.

Y no es nada fácil, nada, nada fácil.

¡Aspirantes, quedan 15 minutos!

¡Oído, chef! -¡Venga, va!

¡Venga, vamos! (JALEAN)

¡A la marcheta! (GONZALO) ¡Flo, no te oigo!

Sí, chef.

¡Qué majo! -¡Ese es mi chico!

¿Vas bien, Flo? -De momento, sí, chicos.

Creo que sí.

¿Qué estás haciendo? -He hecho un tartar

del carabinero con la vieira.

Le he puesto un poco de la cabeza del carabinero,

ralladura de lima, ralladura de naranja.

Y lo acabaré con unos puntitos de... del aguacate,

cilantro y... He hecho unas espinacas fritas

y al horno, para utilizarlo todo.

Te digo que ahí arriba no quieren que gane el pin nadie.

Me parece normal. Es una competición.

Yo, en su lugar, sí querría que lo ganara alguien.

Menos Flo, porque es desaprovecharlo.

Las cosas son para aprovecharlas, ¿no?

Por eso, alguien que lo pueda aprovechar de verdad.

Y como Indiana Jones,

voy a salir de esa cueva con ese pin reluciente en mi mano.

¡Vamos, va! -¡Venga, Arnau! ¡Ofelia, venga!

¡Que ya estáis!

¡Flo, menuda pintaza tiene eso! -Lo está haciendo bien, eh.

(JIAPING) ¡Ah, mira! Puede mezclar. Qué monta.

Eso, si no lo aliñas tipo vinagreta, se te queda...

Se te queda un zumo de naranja con espinacas.

¡Os recuerdo que tenéis que marcar vuestros platos

con las pegatinas que tenéis en el cajón! ¿Oído?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef! -¡Flo! ¿Oído?

(FLO) Sí, chef.

¿Perdona? -Sí, chef.

Yo no sé para qué estoy peleando por el pin,

si no me va a servir.

¡Aspirantes, último minuto!

¡Aspirantes, último minuto!

¡Bien! -¡Cómo sabe!

¡Venga, va, último esfuerzo!

(ALICIA) ¡Venga, vamos!

Yo eso lo veo un poco cargado, eh. -¿Sí, verdad?

¡Listo! -Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Manos arriba!

(Aplausos)

¡Bravo!

Si consigo ese pin

y me lo pongo en mi delantal, hasta voy a dormir con él, y pienso

decírselo a Arnau. "Mira el pin".

¡Zas...! En toda la boca.

¡Jueces, la mesa está puesta!

Vamos a ver. ¡Vamos a ello!

Venga, adelante, nos sentamos.

Bueno, pues vamos a probar los platos, ¿no?

¿Por cuál empezamos?

¿Verde, rojo o azul? ¿Qué os apetece?

Samantha. Él sabrá más, pero no nos lo quiere contar.

Pásanos la sopa esa que tengo ganas de probarla.

Pues... vamos a ver qué tal.

Oye, ultra moderno, ¿no? Ultra escaso, ultra moderno.

Muy filosófico. Es como un cebiche conceptual,

que quiere ser muy modernito. Pues no.

Es algo que lleva zumo de lima.

Eso no es un cebiche. Es un zumo de limón teñido.

Eso, comparado con un cebiche bien hecho

donde tiene que tener todos los ingredientes

de un cebiche, donde se echa un poco de fumet,

donde pega el cilantro, muchas más cosas, es una cosa ñoña.

No tiene acidez, no tiene cebolla, no tiene... nada.

Yo creo que tampoco está demasiado...

Yo no quiero ser cruel, porque no me considero

que esté a vuestra altura. No está a la altura.

Siguiente. ¿Cuál? Este.

Ese rojo, venga.

Ensalada tibia de carabineros.

Me gusta la idea. Con los ingredientes

ha construido algo que está medio serio,

pero le falta garra.

Algo que te haga saltar en la boca, porque estaba planito.

Está bien, está correcto. Con todo el acompañamiento

que tenía, se me queda escaso.

Pero me ha gustado bastante la presentación.

Sí, está bonita. Es de alguien que cocina más.

Es de alguien que cocina un poco más.

Vamos a probar, Pepe. Tartar.

Os voy a poner vino blanco que tenemos aquí

verdejo, maravilloso. Un rosado de Cigales.

¿Cuál preferís? Uno que me haga olvidar.

Un rosadito. Es que le hemos pegado al tinto ya.

Nosotros blanco. Hemos empezado por los fuertes.

Blanco de Rueda. Muchas gracias, Sammy.

Oye, no está mal el tartar. Un poquito de sal, de aliño.

No está mal ni bien. Está planito, como la presentación.

Le falta mucho aliño ahí. Hay mucho carabinero,

pero le falta chispa, "rock and rollo"

y los aliños guais de un tartar expresivo y rico.

Estoy totalmente de acuerdo

y me quedo con lo que me dicen los chefs.

Me lo apunto en letra grande para practicar.

De hecho, ya estoy pensando cómo poder mejorarlo.

Pues ha llegado el momento de puntuar las elaboraciones.

Venga, cogemos una pizarra cada uno

y ponemos de uno a diez. Ah, tienen que pintar los números.

Vale, el primero es el azul. Del uno al diez.

Cuatro, cinco, cuatro... ¿Siete?

¿Jordi un siete? -Cuatro, cuatro, cinco.

17 sería, ¿no? 17.

Bueno, ahora vamos a votar el plato rojo.

Cinco, seis, siete. -Bueno, un poco más arriba.

23. -23.

Venga, vamos con el verde, chicos.

Qué duros son.

Cinco, nueve, cuatro y seis. 19.

Rojo, 23; este, 19; y el azul, 17.

Me he quedado sin pin. (RESOPLA)

Quise hacer un plato que no tenía

muy manejado y... patiné.

¿De quién creéis que es cada uno? Yo lo tengo clarísimo.

Ofelia, Flo y Arnau. (OFELIA) Malamente.

No tengo excusa. Ofelia, Flo y Arnau.

(ARNAU) Soy el ganador de los aspirantes.

Es decir, me voy con un sabor de boca... ¿Agridulce? Pues no.

Porque, al final, Flo se lo merece y dentro de Ofelia y yo,

yo he sacado mejor valoración, con lo que estoy encantado.

Pues dicho está. Por tanto, el ganador de este reto

es Florentino Fernández. ¡Flo!

(Aplausos)

(Vítores)

¡Enhorabuena, Flo! Bien jugado.

Me siento mal, porque no quería ganar.

¿Yo puedo regalar el pin a alguien de los dos?

Déjate de rollos. -Por lo que he podido conocer,

has evitado una guerra.

Con un carabinero y los ingredientes que había,

se podían haber hecho cosas más chulas.

(MARÍA) Mira, Ofelia, cada uno

al final tiene lo que se merece y tú el pin no te lo merecías.

Yo... no lo sé, pero tú no.

¿Contentos con el veredicto los de galería?

(ALICIA) A mí me da pena que no se lo lleve

uno de los concursantes.

¡Ahora! ¡Ahora! O sea, ¿que había pique?

A mí me han reconocido ahí arriba

que no querían que ganasen sus compañeros.

¡Jolín, cómo está el patio! Querían que ganase Flo.

(ARNAU) Desde ahí arriba se dicen las cosas de una forma,

pero cuando lo sufres en la arena, es distinto.

El pin hoy se debería haber quedado entre alguno de nosotros.

Ofelia, Arnau, habéis perdido una gran oportunidad

de aseguraros vuestra continuidad en las cocinas.

El pin no se lo lleva nadie. Bueno, Flo, se lo queda Pepe.

Así que, Flo, Gonzalo, muchas gracias a los dos

por habernos acompañado esta noche. ¡Un placer!

Os esperamos cuando queráis. Es vuestra casa, lo sabéis.

(OFELIA) Prefiero que se lo haya llevado Flo.

No voy a decir: "¡Ay!

Me encantaría que se lo hubiese llevado uno de mis compañeros".

Quería que se lo llevase o Flo, o yo.

Y nosotros nos ponemos en marcha porque os hemos preparado

una prueba, que, por lo pronto, ya os digo,

os va a dejar helados.

¡Vámonos!

¡Vámonos!

Queremos seguir activando la adrenalina

de nuestros aspirantes

y para ello nos trasladamos hasta León,

en concreto, a la estación invernal San Isidro,

uno de los tesoros mejor guardados de la cordillera cantábrica.

Los picos que la rodean de más de 2000 metros de altura

convierten sus 31 pistas en un laberinto nevado

de extraordinaria belleza.

Deslizarse por estas laderas con esquís y tablas de snow

es el plan perfecto para cualquier amante

de los deportes de invierno. Pero, además, quienes busquen

planes fuera de pista, también encontrarán aquí

ese componente aventurero.

Ofrece un circuito de fondo balizado

en el que disfrutar de las disciplinas más clásicas.

Si algo nos gusta en "MasterChef", es descubrir rincones secretos

de nuestra geografía. Y qué mejor forma de celebrar

este nuevo hallazgo, que viviendo la experiencia

en primera persona. Espero no arrepentirme.

¿Hay que ponerse el casco y todo? Claro.

¿Es obligatorio?

¡Uh! Espera, espera, espera.

¡Vámonos! ¡Vámonos!

(Gritos de júbilo)

(GRITA)

¿Dónde están los jueces? -¡He oído algo!

Viene Salvamento con ellos.

(Gritos de alegría)

¡Oh, Jordi! -¡Cuidado! ¡No os empotréis!

¡Que se te cala la moto! -¡Qué guapo!

¡Qué planazo!

Soy el sheriff de la nieve.

¿No te acuerdas ya del agua de la semana pasada?

No me hagas acordarme... Yo he sobrevivido a Filomena.

¡Bienvenidos a la estación de esquí San Isidro!

(GRITAN CONTENTOS)

¿Sorprendidos con el escenario que hemos elegido

para la prueba por equipos?

Muy sorprendidos. -¡Me encanta!

Ahora mismo estamos a menos dos grados,

pero la sensación térmica es de... menos doce.

Ya lo notamos, ya. Y con estas condiciones,

tendréis que sacar el menú de hoy adelante.

¿Entendido? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Bueno, Arnau, nos has conseguido el pin de la inmunidad,

pero es la segunda semana consecutiva

que eres elegido como el mejor

de la prueba anterior. Sí, Pepe.

En esta situación de nieve, tener que sacar al equipo adelante,

supervivencia, fuertes de cabeza

y de manos en la cocina. Sí, sí.

Aspirantes, ¿pensáis que se le ha subido un poquito

a la cabeza...? Sí, totalmente.

Eso es, un poquito, un poquito.

¡Jolín! ¡Es envidia, es envidia!

¡No escuchéis!

Bueno, Arnau, pues aquí va

tu primer privilegio. ¡Venga!

Podrás elegir por qué pista se lanza cada uno

de tus compañeros. Perfecto.

Como puedes comprobar, tenemos cuatro banderas

y cada una de ellas representa

el nivel de dificultad de las pistas.

Negra para expertos, roja para los muy experimentados,

azul para esquiadores con poca experiencia

y la verde, la "baby", para los principiantes.

Yo quiero "baby". Y eso mismo es

lo que tú debes hacer con los aspirantes,

clasificarlos en base a su dominio.

Perfecto. -¿De esquí o de cocina?

De la cocina, no del esquí. ¡Ah, bueno!

Bueno, pues comenzaremos por los más expertos.

Vamos a ver... Vero, porque en el último exterior

se sacó un plato ella solita, prácticamente,

y para mí, eso la capacita para tirar para adelante

con lo que sea.

¡Ea! Vero, pista negra.

Otra persona de pista negra, para mí, es Alicia,

porque ha demostrado que es versátil para cualquier situación,

postres, primeros, segundos. Y se ha sabido defender

bastante bien en todo ese terreno.

Muy bien. ¿Y tercer experto?

Tomelloso "style". Es la 4X4 del equipo, María.

(MARÍA) Odio que me pongan entre las tres mejores.

De verdad, lo odio. No me gusta

que me pongan la mejor. Por ser la mejor,

acabo en eliminación. ¡No quiero!

Vamos ahora a por los "babies". Mi amiga Jiaping se va

para la pista verde, por si le hacen esquiar al final.

¡Venga! Segundo nombre. Voy a poner a Pepe

en la pista verde. -¡Eres un desgraciado!

¡Eres un desgraciado!

Tercer nombre de pista verde. ¡A mí, a mí! ¡Con Jiaping y Pepe!

¡A mí, por favor!

Voy a poner a Toni. -¡Madre mía!

¡Qué empiece el show! -¡Lo tienes todo planeado!

Arnau, vamos ahora con los que destacan,

aunque no tengan para ti la categoría de cracks.

Para la roja se va Dani, porque es un tío

con mucha actitud, que saca el trabajo para adelante.

Segundo nombre...

A Meri, porque he trabajado con ella

y ha sido una tía resolutiva. -¿Ah, sí?

Yo me veía más negra que roja.

Pues es lo que hay. Y tercer nombre.

El último rojo soy yo. ¡Claro! -¡Olé!

Por lo tanto, Amelicious, Fran y Ofelia,

tenéis el nivel de pista azul. Perfecto.

Es decir, que no sois los peores, pero casi.

¡Perfecto! ¡Fenomenal! ¡Venga! -¡Ofelia, dale caña!

(AMELICIOUS) Arnau me está poniendo histérica.

Sigue una estrategia, que lo tiene muy pensado

y, al final, las cosas tienen que ser más naturales,

menos guiones y más transparencia,

porque tenerlo todo tan meditado y tan pensado, me parece patético.

¡Menuda nos has liado, listo!

Ahora te tenía que salir el juego mal.

Arnau, ¿qué prefieres? ¿Una prueba equilibrada

en la que los más y menos experimentados compitan

contra los aspirantes intermedios?

Sí. O por el contrario,

tirar de esa estrategia que tanto te gusta

y enfrentar a fuertes contra débiles.

Liar la de Dios.

(HABLA EN INGLÉS) Extremos.

Fuertes contra flojos. Bien.

Arnau ha metido gallinas

haciéndose pasar por gallos en un corral,

y eso no va a haber quien lo gobierne.

Ofelia, por haber sido la segunda mejor

de la prueba anterior, no solo vas a liderar uno de los equipos,

sino que, además, vas a poder elegir

al capitán del equipo contrario.

Escojo a Alicia. ¿Y la razón?

Si cojo a Vero, van todos por el raíl. Así. ¡Pam, pam!

Y a mí no me interesa.

Me interesa que se vayan dispersando.

Mira, Ofelia, no te preocupes que los voy a llevar a todos así.

Vale, quiero verlo.

He sido jefa muchas veces.

(ALICIA) He sido directora de marketing.

¿Ha querido hacerme daño?

Mira, me lo tomo súper deportivamente todo.

La alimentación es muy importante para cualquier esquiador,

así que hemos preparado un menú que aporte energía,

hidratación y que favorezca una digestión ligera.

Comenzamos por el entrante. Algo calentito.

Menestra de invierno con caldo de garbanzos pico pardal

y huevo poché. ¡Qué bueno!

De primero tenemos...

(JIAPING) ¿Qué es eso?

Salmón asado con ratatouille y mantequilla negra.

Mantequilla negra. El segundo consiste en...

Caldereta de lechazo de Castilla y León con boniato en texturas.

Yo lo he hecho en mi casa, la caldereta.

Y vamos a cerrar este menú riquísimo

con un postre. Postre.

Crumble de avellanas, plátano asado y espuma caliente de chocolate.

Plátano asado.

Como siempre que venimos a Castilla y León,

hemos seleccionado algunos de los mejores productos

de Tierra de Sabor,

sello que garantiza siempre la máxima calidad.

En este caso, hemos integrado los garbanzos,

el lechazo, la cecina y el pimiento de Fresno-Benavente.

¡Qué bueno! Arnau, aún tienes

un privilegio extra por haber sido el mejor de la prueba anterior:

elegir platos. ¿Qué prefieres? ¿Los dos azules,

es decir, la menestra y la caldereta de lechazo?

¿O los dos rojos, el salmón con ratatouille y el crumble?

¡Azul! -¡Eso!

Por tanto, tú, Ofelia, serás la capitana del equipo rojo

y cocinaréis el salmón y el postre.

¿Contenta con los platos que te han dejado?

Estamos contentos con todo, hemos venido a cocinar.

Mucha atención porque hoy

vais a batir récord absoluto de comensales.

¡No! ¡Madre mía! -¿Justamente hoy?

¡Hemos invitado a...

doscientos esquiadores a comer!

¡Olé! -¡Olé, olé!

¡Van a comer bien! -¡Muy bien!

¡Ah!

Disponéis de 175 minutos

para sacar las 200 raciones de cada plato.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) ¡A comedores sociales!

¡Espero que sepáis correr por la nieve porque ha llegado

el momento de coger vuestros delantales y salir pitando

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno... ya!

¡Vamos! -Capitán, tú de capitán.

¡Vamos! ¡Vamos, señores!

(Música épica)

¡Vamos, equipo! -¡Vamos, ánimo!

¡Vamos!

¡Vamos! ¡Vamos!

Venga, señores. ¡Vamos, vamos, vamos!

¡Vemos, equipo!

Equipo rojo, equipo azul, como vamos a servir los cuatro

platos a la vez comenzaréis a cocinar al mismo tiempo.

Perfecto. -Muy bien.

Así que todos en marcha porque los 175 minutos

arrancan en tres, dos, uno...

¡Vamos! ¡Venga!

Arnau y Dani se van a poner a cortar el cordero.

Meri, Vero y María nos ponemos con las verduras y los garbanzos.

María se irá a hacer la caldereta.

Fran, vas a limpiar el salmón. Vale, ratatouille, os vais a poner

tanto Pepe como Toni con mandolina, ¿vale?

Y luego Amelia, Jiaping y yo nos vamos a poner con el postre.

Ali, me pongo con los garbanzos.

Ponte con los garbanzos.

Esto para aquí para el compañero.

Este para aquí.

Venga, agua en estas ollas ya, hirviendo.

Vamos.

Tenemos cuatro ollas exprés. ¿Cuántas para el cordero?

Bastantes. -Tres ollas exprés.

¿Garbanzos nos dará tiempo a hacerlo en ollas normales?

Sí. Hay que priorizar el cordero.

Para su primer plato el equipo azul

tiene que preparar un caldo de garbanzos

que servirá como base de la menestra de verduras.

Terminarán el plato con un huevo poché.

Luego en cuartos, ¿no? -Sí.

¿Luego lo hacemos e cuartos? -Sí, ahí.

Cuando el cordero esté porcionado

deben dorarlo y después añadir el sofrito.

A mitad de cocción tendrán que incorporar el majado

y lo dejarán guisando hasta que esté tierno.

Lo servirán con puré y chips de boniato.

¡Venga, vamos, equipo!

¡Más, más ollas! Hacedme caso, ollas.

Pepe, yo me voy a poner con el calabacín

y tú con la esta, ¿vale? -Vale.

Toni, no he usado una mandolina en mi vida.

Pues no te cortes. -Bueno, ya, por eso.

¿Le ponemos una raya más, Toni? -Eso está perfecto.

-La berenjena no sale tan recta.

Si ves que no eres capaz te pongo en otro sitio.

Ofelia, no tiene nada que ver con ser capaz. Ven y pruébalo.

El primer plato del equipo rojo son lomos de salmón asados

acompañados de ratatouille de calabacín, berenjena y tomate.

En el momento del pase aliñarán las verduras

con una mantequilla negra hecha con alcaparras.

Mejor sin guantes. -No creo, tío.

Toni se ha cortado. -No me lo puedo creer.

Estoy gafado en este programa.

¡Sal fuera ya, ya! ¡Que te curen, ya!

No me lo puedo creer. -¡Joder, yo sí!

Chicos, tranquilos. El postre lo tenemos controlado.

Hay que ir haciendo el crumble de avellana, ¿vale?

Para el postre el equipo rojo tiene que hacer tres elaboraciones:

crumble de avellanas, plátano asado con caramelo

y espuma de chocolate.

Y las tres tendrán que servirse calientes.

¡Vamos, vamos, chicas, por favor!

Tenéis que darle vida. No vamos bien de tiempo.

No seas pesada. Venga, no seas pesada.

Jugamos con uno menos, tío. -Pepe, ¿cómo vas, tío?

Perfecto, concentrado haciendo cortes finos.

Pepe, esto no es válido, ¿vale? No se nos puede partir.

Estoy cortando todos los que puedo.

La mandolina no sirve para cortar berenjena.

Oído, vale. -Voy a hacer muchos,

voy a ir más rápido. -Perfecto, Pepe. Bien.

Fran, ¿cómo vas? -Perfecto, poquito a poco.

Todo lo que necesites de ayuda lo pides, ¿vale?

¡Oído! ¡Grande, grande!

Bueno, muchachos, ¿qué os parece una carrera de trineos?

Me parece que te voy a ganar.

Bueno, ya empezamos. ¿Pero con perros?

¿Veis ahí la bandera que está ahí abajo?

Yo os doy la salida y el que gane elije equipo.

¿Y los perros? No, no hay perros.

¡Preparados, listos... ya!

¡Vamos!

(RÍE)

¡Vamos!

¡El hombre bala, el hombre bala!

¡Lo tengo, lo tengo!

¡Ay, ay, ay!

(RÍE)

¡Vamos, Jordi, has ganado!

¡Bravo!

¡Eeeeh!

¡Viva Jordi!

¿Has visto? El hombre bala.

Qué pasada. Jolín, ¿eh?

Jordi, has ganado, eliges equipo.

El rojo. Que es... ah, el rojo.

Tú vas de rojo, equipo rojo.

Tú vas de naranja, equipo azul. Pues ya está.

¿Contentos? Perfecto.

Pues, hala. No quiero peleas, ya sabéis.

No, no, para nada. Qué estilazo tenéis los dos.

Es que sois dos estilos diferentes. Somos gente de la nieve.

El caldo de garbanzo, Vero.

¿Qué olla quieres que use para los garbanzos?

Una grande. -¿Sin exprés?

Sin exprés. -¿Los garbanzos sin exprés?

Es que tenemos dos horas todavía. -Pues ya está.

¡Vamos, Vero, tía!

Si no tengo verduras no hay garbanzos, ¿eh?

Vamos a ver, Alicia, yo creo que lo que deberíamos hacer

es todas las verduras y el cordero. -Sí.

Meterlo para que empiece a cocer bien en las ollas exprés.

Y en el último momento el majado.

Perfecto, vámonos.

A saco, Paco, ¿eh?

¡Vamos, equipo azul! Hola. ¿Cómo estás?

¿Cómo estáis? Muy bien, aquí.

¿Cómo está la capitana de mi equipo?

Sufriendo la capitanía por primera vez

pero súper contenta y súper motivada.

Eso es lo que necesito, gente con actitud.

Venga. María, tú que eres de La Mancha,

¿has hecho caldereta alguna vez? Yo sí, pero además hace un mes.

¿Cómo, cómo? Con mi padre.

Ah, habías hecho caldereta con tu padre. Vale, vale.

No me la vais a liar.

Voy a ver qué pasa por aquí.

Hola, Pepe. Has elegido el equipo ganador.

Lo sé, tengo un ojo para ello.

¿Y por qué recortas tanto la carne? ¿Por qué perdemos tanto tiempo?

Estoy quitándole lo más gordo.

No pasa nada, es para un caldo que no voy a utilizar la carne.

Muy bien. ¿Estamos de acuerdo?

No he visto ni el plato.

¿Sabemos para qué es lo que está haciendo Vero?

Sí. ¿Para qué?

Es el caldo de garbanzos.

La estamos ayudando a preparar verduras para meterlo todo junto.

Ah, vale. La carne no se usa. ¿No, Pepe?

Alicia, Alicia, Alicia...

hay que estar más pendiente de qué tienen que hacer

tus compañeros más que estar a la verdurita.

Voy a seguir cortándote zanahoria. -Ah, vale.

Meri ¿te estás enterando para dónde son esas verduras?

Sí, me han dicho que la cebolla es para la carne, para el cordero.

Y esto para la sopa de... -Es parte.

Esto es para el caldo y parte para la minestrone.

¿Para el caldo echáis zanahorias muy bonitas, todas peladas?

No, se lo voy a preparar todo junto con el apio.

Es verdad, la zanahorias se pone con piel.

Alicia, no lo repito más, hay gente en este equipo

que no sabe para qué está haciendo qué.

Voy a hacerlo. He preguntado a dos no saben.

Tienes que decir: "Esto lo quiero así y es para este plato".

Sí, dímelo. Así me aclaras. Si no no sabemos lo que hacemos.

Me voy, sigo. Gracias.

Tú estás todo con la menestra de verduras.

Esto lo corto luego. -Esto lo vas a cortar...

En mirepoix. -Si quieres ahora en mirepoix.

¡Venga, cordero terminado! -¡Ponte a rallar conmigo tomates!

Vale, vale. -¡Ajos, ajos!

Lo que me digáis. -¡Ajos, ajos, Alicia!

¡Chicos, venga, venga!

¡Va a salir increíble, eso te lo digo yo!

Ofelia. -Dime.

Cuando alguien se quede libre que venga con las berenjenas.

Ya, estamos sin Toni, no sé si eres consciente, ¿eh?

¿Me has oído algún tipo de tono de exigencia?

No, no, ya te lo recalco. -Por eso, por eso.

Jiaping, dejas a Amelia con la parte postre

y te pones tú con la parte plátanos, ¿vale?

Vale, dame. -Quiero 110 plátanos pelados.

Cuando tengas 110... -¿Aquí cuántos hay?

Aquí hay 30. -Vale.

¡Venga, vamos, equipo!

Vamos a ganar.

Equipo rojo. ¡Vamos, Jordi!

Capitana. Dime, chef.

¿Cómo vamos? ¿Cómo va la cosa? Tenemos uno menos.

Yo ya sé que Toni se ha cortado. Es lo suficiente para que haya

que cauterizar esa herida en un hospital.

No es tan aparatoso, pero hay que llevarlo al hospital.

Qué mono estás con el gorrito. ¿Has visto?

Hay que ganar con cinco aspirantes. Vale, lo vamos a ganar.

¿Cómo están organizadas las tareas? Fran está con el salmón.

Los está limpiando y hará los lomos.

Fran es un máquina del pescado.

Buena decisión. Pepe y yo con la ratatouille.

Jiaping está con los plátanos. ¿Qué tarea tenía Toni?

La mandolina, que es con lo que se ha hecho pupa.

Amelia está ahora con más carga con el crumble,

pero lo vamos a hacer, chef.

Tienes a Pepe cortando la berenjena a cuchillo y queda muy gorda.

La tuya queda muy delgada. Sí, pero...

Y la gracias del ratatouille... No peros, ni peras.

Todo lo que digas después del pero no me interesa nada, ¿vale?

Me interesa que en el ratatouille

todo tenga el mismo porte. Oído.

Pepito. Jordi.

¿Qué pasa? Yo no manejo el cuchillo como tú.

Estoy yendo todo lo rápido que puedo.

Eso es obvio. Todo lo que puedo.

Solo digo que tenéis un aspirante menos y hay que darlo todo.

Cambiad la marcha porque dos personas deberían ir a montar

ratatouille lo más rápido posible. Oído.

¡Equipo rojo, siento comunicaros que llevamos 41 minutos cocinando!

¡Vamos a ir apretando, subimos!

¡Somos uno menos y esto hay que ganarlo!

¿Vale? ¡Oído, chef!

¡Dale, dale caña, va!

Ofelia, en tu caso sosiego y calma. No, no.

Corre pero no te vuelvas loca. Demuéstrame que tus compañeros

se equivocan, que eres una tipa centrada, que sabes liderar.

Oído, chef. Venga, al lío. Lo veremos...

Necesito más biberones. Me voy.

Venga, lo estás haciendo súper bien.

Estoy súper orgullosa, en serio.

Estás muy tranquila. -Estoy tranquila porque tengo

el mejor equipo. ¿Entiendes? -Entiendo.

Vale. Fran, ya estamos con los lomos, ¿no?

¡Sí! -Venga, dale.

Hoy vamos a ganar, pero vamos...

Oye, qué callado está el equipo de Ofelia hoy, ¿no?

Cuando es capitana le interesa. -Ah, hoy sí, ¿no?

Cuando estamos los demás, que nos den.

Pero cuidado con esta, que ella sabe mandar yo creo.

Ofelia es más lista de lo que pensamos, de verdad.

El problema es que nos tome por tontos al resto.

Qué barbaridad, voy a soñar con garbanzos.

¡Venga, venga, venga!

Venga, que vamos a poner ya a asarse los boniatos

para luego empezar a tirar también el puré.

¡Venga, hay que arrancar ya! -¡Vamos!

Genial, esto ya es un sofrito. -¡Venga, chicos, que podemos!

Vamos a salpimentar el cordero ya. -Perfecto.

Venga. -Acaba la alcachofa y me pongo.

Va a haber cuatro ollas exprés con cordero.

Chicos, hay que organizarnos todos con el cordero un segundo.

Venga. -Más ollas, sofrito. Alicia, aquí.

Hoy, María, estás gritona tú.

Sí, sí. -Y mandona, ¿eh?

No me quites la capitanía, María. -No.

Capitana en la sombra. -Que luego me regañan.

Fran, vamos bien, ¿no?

Tenemos el tema del pescado controlado.

Amelia, ¿la mus chocolate cómo va?

Estoy deshaciendo esto al baño María.

Cuando lo tenga deshecho añado la nata, que la voy a pesar ya.

¿Vale? -¿Vale?

Pepe, yo necesito que vayas mucho más fuerte.

Yo este es mi ritmo máximo, si no te gusta, lo siento.

¿Te parece bien mi respuesta o no? -No, lo necesito.

Pues te tienes que quedar con eso. Ya está, vamos a montar.

Y calladitos trabajamos más rápido.

No es calladitos, tienes que escuchar.

¿Qué escuche el qué, los gritos que me estás dando?

No, estoy diciéndolo. -Dime, dime.

Las cosas tienen que ir bien. -Dime. ¿El qué?

Chorro de aceite a la bandeja, vamos.

Perfecto, venga.

Montamos berenje... calabacín. -Una de cada dos trozos, lo sé.

Calabacín, berenjena y tomate.

No pueden ir rotos. -Ven.

¡No, Pepe, ven no! ¡Ya! -Estoy organizando para ir rápido.

Hazme caso y calla un poco. -¡No, no te hago caso!

Deja de chillar que no ganas nada.

Vas a dos por hora. -¿Quieres discutir o cocinar?

Cállate, cállate, coño. ¡No me da la gana de callarme,

Cállate. -¡No me da la gana,

que te calles tú!

Qué pesada, tío. -Venga, chicos, paz, ¿eh?

Por favor, quiero paz.

¿Cómo vas, Jiaping? -Cada vez más rápido,

casi cortándome las uñas.

¿Tú quieres plátano? Te doy plátano.

Pepe, necesito que te des vida.

De verdad, yo puedo decírtelo cantando, besándote...

Yo es que no he entendido bien.

No me lo has dicho demasiadas veces y no me he enterado.

Ya, pero yo voy a una marcha y tú vas a otra.

Todavía no te he oído bien. -Ojalá fueses tú el mejor

y me lo sacases todo el doble.

Sería feliz. -Manda hueviños, manda hueviños.

Venga, venga. Vamos, a correr.

Alicia, ya tengo la caldereta puesta en las ollas, ¿vale?

¡Venga, si estas ollas son las mejores, la de la abuela!

Ya está, ahora hay que dejarlo

que empiece a dar el pitorrito vueltas.

¿Cómo va el equipo azul? Pepe, muy bien.

La caldereta marchando. ¿Cómo van mis capitanas?

Vamos... ¿Todo bien?

No, yo a partir de este momento...

No quiero que me quite nadie el puesto de capitana.

¿Contadme cómo vamos? ¿Qué tenemos?

Tenemos marchando la caldereta. ¿Dónde?

En estas cuatro ollas exprés.

Vale, que hemos hecho la caldereta aquí.

Sí, en olla exprés porque si no el cordero necesitamos tres horas.

Pensaba que era para el cocido.

No, el caldo lo tenemos puesto aquí desde hace un gran rato.

Y está todo, con la verdura.

Pero si tenemos que cocinar para 200.

¿Por qué no lo hacemos en rondones grandes

y doramos, vamos echando todo a la vez?

Yo sé que el cordero como no lo metas en una olla exprés

en dos horas no está blando.

¿El cordero cortado no está hecho? No.

Pues enseguida en olla exprés va a estar, ya verás.

Pero escuchad a Pepe, que él es el que sabe.

Me quedo alucinado. Este es el caldo de cocido, ¿no?

Sí. -Sí, el de los garbanzos.

María, capitana también. A ver, Alicia,...

si no ha empezado a hervir.

Pensaba que el caldo de cocido lo haríamos en olla exprés.

Hacemos un cocido rico para tener un caldo untuoso

para ponérselo a la menestra.

Ya, pero... -Lo vamos a hacer.

Esto sí que en dos horas no va a estar.

Yo lo dije, que el garbanzo en olla exprés.

El lechazo aquí se va a hacer. No sé es cómo estará de gusto.

Lo que no se va a hacer es el caldo de cocido.

Estamos de acuerdo. Abre la olla.

Ahora te digo yo, ahora te digo yo.

Hay que meter esto

en dos ollas grandes. -Está bien...

Que está muy bien y lo sabes. Está bien.

Ah, perdóname. ¡No, digo... que no, Pepe!

Oye, tapad las ollas.

¡Que está bien el sabor, no la olla!

¡María, no discutas, tía! ¡De verdad, no nos quedemos así!

María, el cordero lo habéis metido hace diez minutos.

Lo teníais que haber metido hace una hora.

No es que yo quiera. O sea, tomad una decisión.

Un momento, que voy a hablar. A ver...

Hay que sacrificar de la menestra el caldo.

Y la caldereta tiene que salir.

Vero, ¿qué pasa? -Que no, que no,

que no me vas a quitar del caldo ahora.

¿Pero no hay nadie que tenga sentido común?

¿Por qué sois tan cabezones?

Pepe, yo dije que los garbanzos en olla exprés.

¿Y por qué no te han hecho caso? ¿Y por qué no lo has argumentado?

Por favor, no nos peleemos ni nos bloqueemos.

Ali, se te está desmadrando la cosa.

¡Lo sé, por favor!

¿Estáis escuchando gritos en el otro lado?

¡Van pinchando, vamos a demostrarlo!

Música celestial, Fran.

Vero, ¿me has escuchado? -El caldo sale.

Pero es que necesitamos también otra cosa.

Vosotros dos calladitos, ¿no? El problema ha sido por esto,

por intentar mandar más de dos en una cocina.

Pero alguien con sentido común que diga: "Así, así".

Somos un equipo, pero no podemos hacerlo mejor:

"Adelante, atrás, adelante..."

¡Hostia! Haced lo que os dé la gana ya.

No me toquéis las narices. Haced lo que os dé la gana.

Vaya locura en esta cocina, de verdad.

Os necesito a todos a una. -Pero, Ali, ¿vamos a meter al final

el caldo en las ollas exprés?

No vamos a meter el caldo en las ollas exprés.

¿Y por qué hemos quitado el cordero?

Lo hemos quitado porque... no sé.

Vamos a arrancarlo tapado. No te bloquees, venga.

No, si no estoy bloqueada,

digo que para qué hemos quitado el cordero.

Lo que vamos a hacer es aprovechar el caldo del cocido,

aprovecharlo metemos ahí la menestra.

Y así aprovechamos el caldo. -Vale.

Ali, aclárame bien las cosas, que estoy mareada, te lo juro.

Sí, sí, no te preocupes.

Mucho caso no han hecho porque Pepe ha dicho

lo mismo que yo, que los garbanzos iban en olla exprés.

Y tú en olla exprés en media hora tienes tu caldo de garbanzos.

Y después te hago diez ollas de garbanzos,

porque te da tiempo con una olla exprés.

¡Chicos, el otro equipo no va a sacar la comida!

¡Vamos a por ello, va! -¡Dale, huevón!

Jiaping me transmite un poquito más de paz.

Yo soy un poco más zen que todos estos gritos.

Eso también. -Yo no sé cómo trabaja mejor

la gente, con gritos o sin gritos,

pero nos entendemos. -Sí, muy bien.

¿Cómo vas con el crumble? ¿Qué es lo que pasa?

Nada, hay que darle un par de vueltas.

Fran, ¿cuántos trozos llevamos?

Lo tengo, 180 más estos. ¿Vale?

Es decir, ya estamos casi. -¿Quieres que lo marque ahora?

Lo vamos a marcar ahora. Limpiamos bien, sacamos escamas

y los marcamos. Estoy confiando plenamente

porque lo estás haciendo increíble.

No te preocupes, cuenta conmigo para marcar.

Aquí tenemos la mantequilla que es la que va con el salmón.

Y las alcaparras hay que tostarlas.

Informados entonces, gracias.

¿Qué pasa, Fran? Aquí vamos, Jordi.

Oye, dale un repasito, pero vas rápido y vas bien.

Muchísimas gracias, a por ello.

¡Vámonos! ¡Sí!

Del que más te puedes fiar es de Fran.

Dicho esto, ¿qué tal, capitana?

Tenemos el crumble, las cuatro bandejas de crumble,

chef, en el horno.

Tenemos ya dos bandejas de ratatouille en el horno

salpimentadas y tapadas para que no se nos hagan de más.

Se puede cocinar bien un ratatouille, que se guise bien

y quede bien sabroso. Va a quedar sabroso, ¿vale?

Yo creo que vamos bien. Vale.

¿Pepe va bien? Pepe es "slow motion".

Ya, a ver si cambiamos eso. Te veo bastante bien.

Me voy porque te desestabilizo. Vale, un abrazo.

¡Ay!

Oye, que den el 3.000%. Eso me interesa.

Están bien, y él da el 5.000, pero caña.

Y Amelia se lo está currando mogollón.

Bien. Adiós.

Preparados para llenar sifones. -¡Oído, fantástico!

Escucha, Pepe.

Pepe. Pepe, "please". Pepe, "hello", estoy aquí.

Dime, te escucho.

Dice Jordi que tiene que estar muy hecha la ratatouille.

Cuanto más pochada más sabrosa va a estar.

Lo he oído y he bajado para tenerla como tiene que estar.

Yo personalmente a mí

no me gusta la gente que grita tanto,

y que alborota tanto, o que repite cincuenta veces

la misma cosa cuando ya se está haciendo.

¡Equipo azul, equipo rojo, mucha atención!

Hemos llamado a uno de los chefs que mejor conoce y trabaja

el producto local.

Con una estrella Michelín en su restaurante Pablo en León

nos visita Juanjo Losada. ¡Adelante, Juanjo!

(Vítores)

Hola, muy buenas. ¿Qué tal?

¿Qué tal estamos? Un placer tenerte aquí.

Con un poco de frío, pero bien. Juanjo, bienvenido a "MasterChef".

Entiendo que Yolanda, el otro 50% del restaurante Pablo

no ha podido venir. Estaba defendiendo la plaza...

Le hubiera gustado venir... Está ahí en cocinas

cuidando del restaurante. Como tiene que ser.

Oye, ¿cómo acaba un militar convirtiéndose en un chef

con estrella Michelín?

Es una historia muy larga. A mí no me gustaba,

no soy el típico la historia de: "Yo de pequeño estaba en casa..."

Yo no, hasta que no me metí en el ejército en la cocina,

y se me cayó el mundo encima,

pero luego me empezó a picar el gusanillo.

Y ya empiezas a cocinar. Y además Yolanda se quedó

con el restaurante de sus padres cuando se jubilaron y dije:

"Pues a esto me tengo que dedicar".

Cuántos grandes cocineros que conozco su pasión les vino

siendo cocineros en la mili, fíjate.

El tal Ferrán Adrià. Juanjo, en vuestro restaurante

hacéis cocina de vanguardia sin abandonar los sabores

de siempre. ¿Cuál es el plato que mejor refleja

la filosofía de vuestra casa?

Hombre, es una casa que viene de 1.975.

Pablo, que es el padre de Yolanda, las ancas de rana era su plato

más emblemático que tenía, las ancas de rana guisadas

con su unto, con su pimentón y tal.

En los menús degustación siempre ponemos alguna pincelada

de lo que era de antes con nuestra visión.

Hay que tener memoria siempre. Claro.

Todo el mundo a tope. Vamos, que podemos.

Venga. Ponte con los huevos poché. -Voy.

Ali, ¿cuántos más cortamos? ¿Cuántos van a ir por plato?

Por plato es un chip. O sea, van a ir dos, tres, cu...

¿Cuántas por plato, cuatro? -Cuatro... tres.

Dieciséis, veinticuatro, la raíz cuadrada de doce.

No me entero de nada.

Yo... yo qué sé, tampoco mucho.

Tres por plato, porque va con puré de boniato también.

O dos por plato, porque son 200 unidades.

Voy a echar el majado, ¿vale?

Vale. -Al final las ollas exprés nada.

(DANI CANTA) #Ay, amá...#

No me calienta el agua. -¡Venga, Meri!

Es que va muy lento esto. Tengo que hacer varios a la vez.

Equipo azul, vengo con Juanjo Losada.

¡Hola! Estrella Michelín.

¡Hola, Juanjo! Y experto en el producto local,

así que aprovechad la visita.

¡Juanjo, necesitamos ayuda! ¿Qué os pasa?

La menestra la estamos cociendo en el propio caldo de cocido.

¿Ah, sí? Nos ha costado arrancar

la caldereta para que quedase bien, pero estamos en ello.

Vamos a ver la menestra. Vamos a ver.

Ahí está todo metido, ¿no? ¿Esto es la menestra?

¡A lo loco! ¿Esto es la menestra?

Eso, el brócoli, la coliflor, la zanahoria, la alcachofa,

que está hirviendo.

Eso está junto. Eso está junto en dos ollas.

Todas las verduras juntas. ¿Cómo lo ves?

Escucha, está todavía durísimo.

Están durísimas todas. Además, hay unas duras

y unas menos duras, porque imagínate lo que está abajo.

¿Cómo puedes meter junto todo esto?

Pues porque creía que iba a ir más rápido y no ha ido más rápido.

He metido primero la zanahoria, luego el brócoli y la coliflor

y no se me ha...

Creí, creí, creí. Se me ha parado la cocción.

Son cosas muy básicas de cocina. Lo sé, chef.

Los tiempos de cocción de las verduras son como de primero

de primaria de primero de cocina.

Lo sé, es que me confundo con las cantidades.

¿Aquí habéis metido caldo de garbanzo?

Sí. Pero le falta potencia, ¿no?

¿Pero lo habéis hecho en olla exprés?

Lo hemos hecho en olla normal.

Claro, es que un caldo... -Ese ha sido el fallo.

Son muchas horas a fuego lento. -Sí, sí.

Lo vamos a intentar salvar para no dejar a los comensales mal,

que eso me duele en el alma.

Vamos a probar la caldereta. Gracias a los dos.

Venga, vámonos, equipo. Prueba, Juanjo.

Vamos allá.

El sabor lo tiene, pero le falta todavía al lechazo.

Sí, le falta. Falta muchísimo.

En veinte minutos tendrían que empezar a emplatar.

¿En serio? Sí, en serio.

Yo veo que va a quedar un poco durito el lechazo.

Lo teníais que haber puesto... ¿Cuánto le calculas tú que falta?

Está bastante duro. Se tiene que hacer lentamente,

a lo mejor en una hora y media.

Quedan veinte minutos. -Teníamos que cortar el cordero.

¿Olla exprés no podéis darle un golpe?

Tenemos que cortar el cordero. Todas las pruebas están hechas

para que se acaben. ¡Así que caña en el equipo azul!

¿Oído? Sí, Samantha, oído.

Vamos a la cocina roja.

Alicia. -¿Qué?

¿Lo vamos a meter en olla exprés? -Sí, sí, sí.

¡Vamos, chicos, sois los mejores!

¿Qué estás haciendo, Pepe? -Dándole un golpecito

a las alcaparras para que se abran y ya lo tenemos.

Vale, otra. Yo lo voy a poner en el frío ya.

Ahí, venga, perfecto.

No veas con la nieve, tú. ¡No tengo nevera, pero tengo nieve!

A ver, capitana.

Voy ahora mismo. ¿Cómo estás las cosas?

Te veo trabajando bien hoy. A "full".

Cuéntanos, cuéntanos. -Estamos marcando el salmón,

y luego le vamos a dar una horneada.

El crumble está en el horno con la avellana y todo.

Y el plátano lo tenemos fuera ya con el caramelo

para que como vienen fríos cocerlo al último instante

y que salga caliente el postre.

Aquí venimos a probar, a probar el salmón.

Ahora no hay nada para probar. ¿Cómo que no hay nada para probar?

No, no, está todo... -Dame un plato ahora mismo.

¿Cómo se van a ir sin comer?

¿Cómo ves el salmón? Fran, no te vayas.

De punto está marcado... la piel bien.

¿Cómo lo ves racionado y todo? -Yo creo que bien,

con un golpecito en el horno.

A ver, vamos a dejarlo aquí, un plato de aquí.

Habéis tenido bajas, ¿no? Todavía falta, creo.

Falta el toque del horno como nos ha dicho el chef.

Vale, el golpe de horno. ¡Hum, está bueno!

¿Está bien? -Un golpe muy poco, ¿eh?

¿Te gusta o te parece bien? Oído y lo tengo claro.

Gracias, Fran. Gracias a vosotros.

A ver el postre. ¿Podemos probar, Amelicious?

Sí, podéis probar. A ver, vamos a probar.

Esto está perfecto. -Está perfecto.

¿Está bien? Sí, he visto un sí en tu cara.

Bueno, Juanjo, vámonos. -Muy bien.

Déjales, que les queda mucho todavía por hacer.

¡Vamos a limpiar y empezamos con la zona de emplatado!

¿Cómo has visto las cocinas? En 20 minutos llegan comensales

y debería estar la cosa muy afinada.

El equipo azul todavía les queda. El lechazo lo tienen duro,

no sé yo la caldereta cómo llegará.

Aparte es un poco desordenado. El equipo rojo va mucho mejor,

lo tienen todo más hilado, lo tienen casi casi.

¿No os huele a quemadito? ¿No os huele a quemado?

¡Equipo azul, me huele a quemado desde aquí!

¿Se ha quemado algo o qué? No, no está quemado.

Me está dando el olor a mí desde aquí.

Huele a quemado.

Ah, no, hombre. No se ha quemado, hombre.

Es que os gusta hacerlo así, color carbón, hombre.

Ah, sí. Sí, la de abajo. ¿La de abajo?

Alicia... Lo sé, lo sé.

No me puedes engañar, si yo me dedico a esto, hija.

¿Tenemos de sobra? Tenemos de sobra.

Madre mía, de verdad, es que alucino.

"No, si no se ha quemado nada." Como si fuéramos niños.

Juanjo, mil gracias por venir a visitarnos a "MasterChef".

A vosotros. Tenemos pendiente ir a verte

a tu restaurante, que creo que se come estupendamente.

Gracias a vosotros.

Esperamos veros por allí cuando queráis.

Iremos, iremos. Venga, fenomenal.

Muchas gracias. Vámonos.

(Música épica)

Los huevos estos, de verdad, ¿eh? No es tan fácil, ¿eh?

Por favor, que salgan, de verdad.

Dios mío, qué desastre. -El otro equipo está recogiendo ya.

Estoy bloqueada, por favor.

Y nos falta la mitad de la caldereta.

Como mire para la izquierda me pongo negra.

Yo no quiero mirar para ningún lado.

Capitana, ¿esto para qué es? -Esto es un desastre.

(ALICIA) Esto es un desastre, tía.

Equipo, ¿alguien sabe para qué es la cecina?

Sí, para la menestra. -Para la menestra.

¿En tacos o en lonchas? -Va en lonchas.

Vale, gracias.

Equipo azul, ¿cómo vamos? Capitana, ¿cómo vamos?

Vamos. ¿Podemos ir emplatando?

No podemos emplatar todavía. ¿Por qué? ¿Qué nos falta?

Nos falta todavía los huevos poché.

¿Cuántos tienes? Tengo pocos, guapo.

Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho,

nueve, diez, once, doce...

Fíjate, hasta doscientos.

Vale, huevos poché. ¿Tenemos el...?

¿El caldo cocido cuál es?

Está aquí dentro ya.

Lo hemos intentado salvar y cocerlo con la menestra.

Y hay más caldo de cocido. Ascuas...

Tenemos los tacos de cecina de León, ¿verdad?

Capitana, ¿los tacos tenemos o las lonchas?

Estoy haciendo lonchas en lugar de tacos para la menestra.

Párate, porque nos toca recortar. -Madre mía, de verdad.

Están haciendo lonchas. Sí.

Bueno, pero eran tacos. Vale, vale.

Que todo hay que decirlo. ¿Sabes lo que te digo?

Ay, amá... ay, amá.

¿El cordero al final qué hicimos, dos versiones?

Mira, ¿te parece bien que por lo menos pueda sacarlo

con un caldo decente?

Este caldo ya está así bien. -Yo le trituraría un poco.

No va a ser la mejor caldereta pero tampoco está tan mala.

Aquí el problema es que faltan tres cuartos de hora, ¿vale?

La peor prueba de exteriores, tío. -De la historia.

Ahí, vamos a hacer historia, pero por lo peor.

Eh, lleváis ahí todo el rato en el córner.

Os habéis agazapado ahí en el rinconcito.

Sí, agazapado. Hace más calor ahí, ¿eh?

Muchísimo, estamos aquí calientes.

(Música épica)

¡Pepe! ¿Qué?

No me lo líes. Samantha está con los esquiadores.

Yo arranco emplatado.

No sé cómo lo tienes, pero yo le doy.

Chimpún. -Pero chimpún chimpún.

Tapadera para aquí, por favor. No tengo tapaderas.

Yo emplato si no te molesta. Vete emplatando.

Haz lo que te dé la gana. ¿Sí? Te lo digo en serio,

Me mosqueo y cuando pregunto dicen: "Hay muchos que mandan.

"Yo miro para otro lado, tú miras para otro lado.

Yo dije, pero nadie me hace caso." Pilatos están aquí.

Seis Pilatos, todos se han lavado las manos.

Y como creo que no está Ofelia aquí para echarle la culpa.

Pues Ofelia lo está haciendo bien, tanto que vamos a emplatar.

Emplata y haz lo que te dé la gana. Válgame el Señor...

Id sacando el cepillo que nos van a peinar.

¡Vamos a darle caña que no llegan! -¡Sí, llegamos!

¡No, lo que no llegan son ellos!

Qué impotencia...

Pruébame ese cordero, María.

A ver si eso se puede dar.

Le falta un poco.

Si es que no estáis en la comida.

Capitana, arrancamos el emplatado.

Arrancad emplatado. -Venga, vamos.

Espérate, Dani, tío. -Me estoy poniendo...

Venga. -Tú tranquilízate.

¡One, two, three, four! ¡One, two, three, four!

Venga, siguiente. Esto ya está todo.

¿Estamos poniendo ya cosas ahí? Sí.

Venga.

Estamos escondidos. -Sí, como siempre.

Estamos escondidos, ¿no?

He dicho a los comensales que empiecen a pedir

de la bandeja roja para no tenerlos esperando tanto tiempo.

Oído, chef.

Gracias a todos por aceptar la invitación de "MasterChef"

Sabemos que esquiar agota,

así que hemos preparado un menú reparador.

El equipo azul ha cocinado para vosotros menestra de invierno

con caldo de garbanzo picopardal y huevo poché.

Y una caldereta de lechazo de Castilla y León

con boniato en texturas.

Y el equipo rojo por su parte ha elaborado

salmón asado con ratatouille y mantequilla negra.

Y como postre crumble de avellanas,

plátano asado y espuma caliente de chocolate.

Y ahora sí, a cocinas que empieza el servicio.

Equipo rojo, van a empezar a entrar los primeros esquiadores.

¿Estamos preparados? ¡Sí, chef!

¿Sí? Adelante, por favor.

Catorce, quince huevos llevo.

Solo me quedan 185, vale.

Madre mía, madre mía, qué cocinadito hoy, ¿eh?

Adelante, por favor.

Hola, buenas tardes. Miren qué bueno y disfruten.

Oye, están viniendo los comensales y no tenemos corderos servidos.

Oye, salsa. Salsita aquí y se van llevando.

Se empieza por aquí a dar los platos.

Los clientes están aquí, venga.

Vale, vale. Hay que correr, Pepe.

Pepe, la ratatouille es arriba,

lo he dicho tres veces. -Ofelia, por favor.

Pueden ir cogiendo sin miedo.

Caballero.

Caballero, adelante.

Por favor, alguien montando ratatouilles aquí.

Pepe, ¿qué haces parado? -¡Por favor, Ofelia!

Que te pongas a hacer cosas. -¡Coño, hostia!

Va, ya hemos terminado.

Señores, hay que ser elegantes. Tenemos a los esquiadores aquí

y no quiero escuchar gritos.

Perdón, esquiadores. Perdón.

Vamos, cecina. Nos falta cecina. Cecina ya estoy.

Aquí no hay cecina, aquí tampoco. Voy, voy.

Usted tiene cara de querer una caldereta de cordero.

Arnau, se me duermen los clientes. Muy bien.

Oye, no hay cecina.

¿Y dónde está? ¿Huevos tenemos?

Venga, ¿quién va poniendo huevos? Por favor, algunos saldrán

sin huevos, otros sin cecina.

Madre mía, qué locura, de verdad.

Espero que no me lo tengan en cuenta...

que yo tengo una reputación.

¡Qué aprovechen! -¡Sí!

(Música instrumental)

Qué maravillas tenéis aquí en León. Escondida aquí entre montañas

y te encuentras con una pedazo de estación.

Bueno, yo creo que esto es un paraíso, ¿no?

Es un... lugar espectacular.

De las muchas posibilidades que tiene la provincia de León,

esta montaña, esta estación de esquí.

Tenemos otra a una hora aproximadamente de aquí,

tenemos las Cuevas de Valporquero, únicas en el mundo.

Tenemos mucho atractivo turístico para que la gente venga a conocer

esta provincia, que merece la pena como habéis podido comprobar.

Muy bien. Vamos a volver al plato.

Todos los platos que he probado me han gustado mucho.

¿El salmón estaba rico? Sí, estaba en su punto para mí.

Y todo me ha gustado mucho.

¿La menestra bien? ¿El huevo escalfado bien?

Pues muy rico. Muy bien.

Muchas gracias. Nada, a ti.

Pasen sin miedo. Bienvenidos. Adelante, tenemos el salmón,

el ratatouille y el plátano asado con el crumble.

Caballero, que le aproveche.

Plátano asado con crumble, el ratatouille y el salmón

con una mayonesa especial. Fran, te tengo que decir

que si es por mí jamás te faltará trabajo, hazme caso.

Muchísimas gracias. Camarero serio.

Tengo el mejor metre del mundo.

Buenos días, bienvenido.

¿Huevos tenemos?

Huevos, Mari. Mari, huevos aquí.

Venga. -¡Chicas, huevos!

¿Llegamos con los huevos? Sí, Pepe.

Vámonos. Venga, chicos.

Solamente nos quedan cien.

Tío, que no está poniendo ratatouille.

Pepe, ellos cogen sus bandejas. Pon ratatouille, por favor.

Cállate ya. -No me voy a callar.

Eres un coñazo. -No me voy a callar.

No te vas a casar en la vida. -Me da igual.

Quiero que pongas ratatouille. -Cállate, bonita.

Venga, Pepe. -Esperemos que les guste mucho.

Salsa, por favor. -¡Voy!

Gracias, Jiaping. -Buenos días. Si son tan amables

pasen por aquí, por favor. -Al fondo tenemos bandejas llenas.

Gracias, Pepe, ahí muy guay. -Perfecto.

Señores, ahora ya hay que correr porque estamos haciendo esperar.

Huevos, huevos, huevos.

Aquí, Meri, de arriba para abajo.

Ya, pero es que tengo que hacerlos.

Te los dejo aquí, ¿eh?

Joder, "te los dejo aquí".

Vale, ¿este sale sin huevo? ¿Le gusta mucho el huevo, señora?

No, vete preguntando si les gusta

y así nos quitamos de emplatar Claro, Pepe.

No, y si les gusta el cordero y así no emplatamos cordero.

Claro. ¿Le gusta el cordero? Cordero y huevo sí.

Me cago en la mar salada.

¿A usted le gusta el cordero y los huevos?

Joder, podía venir alguno diciendo:

"A mí lo que me gusta es el puré de boniato".

(Música instrumental)

Jorge, estamos aquí trabajando con productazos de la tierra.

Y, cuéntame, ¿han sabido hacerlo bien?

Ya sabes que Tierra de Sabor es sinónimo de calidad y de origen.

Y en este caso el producto como el lechazo de IGP

de Castilla y León es un producto con mucha ternura y mucho sabor.

Y ha habido algún fallo, no lo han sabido trabajar muy bien.

Ha quedado un poquito justito para mi gusto.

Madre mía. ¿Y la menestra de verduras cómo está?

Bueno, la menestra también podía haberse hecho mejor.

Yo creo que está un poco revuelta, no sé si está un poco sosa.

Por ejemplo en el compañero no tenía huevo.

Madre mía. ¿Y el salmón? El salmón bien.

¿El punto de cocción bien? ¿La salsa está rica?

A mí me ha gustado.

¿Y el postre de plátano? Ese me ha gustado.

Y te saca una sonrisa el postre de plátano.

Sí. Gracias.

¡El equipo azul nos genera atasco!

Venga. Es que no podemos seguir sacando

platos porque el equipo azul nos está paralizando, Pepe.

Ofelia, cariño, lo siento. -Ya, Meri, yo te aprecio mucho

pero es que llevamos un trabajo. Somos uno menos, ¿eh?

No te olvides de que somos uno menos.

Chica, tranquilízate un poquito, ¿eh?

¿Estos van sin huevo? ¿Tapamos por qué si no hay huevo?

Ya, Pepe, ¿pero qué hacemos, los tenemos esperando?

Sin huevo el suyo también. ¿Me gustaría saber hoy

que no tenemos a Ofelia a quién le vas a echar las culpas?

Pues va a estar la cosa complicada. Échamelas a mí.

No. Sí, échamelas a mí.

(Música instrumental)

Olga, estoy alucinando con esta estación que yo no conocía

y ya sé dónde voy a venir con mis hijos.

¡Hay para todo tipo de niveles...!

Efectivamente. es muy completa que tiene cuatro valles, sectores,

con 34 kilómetros, pistas para todos los niveles

y en cada zona puedes disfrutar a su vez de nieve estupenda,

restaurantes en cada una de las zonas.

Y bueno, pues un trato familiar, muy personal.

¿Esta estación se merece este menú?

Pues por supuesto que sí. ¿Sí?

¿Estáis contentos con las elaboraciones?

Muy contentos. -Sí, muy contentos.

¿Cuál te ha gustado más? La menestra.

Estaba muy buena, pero es que yo de verdura pues en fin...

Bueno, vale. El salmón.

Riquísimo. Riquísimo, vale.

Veo que te gusta más. Sí, riquísimo, sí.

La caldereta de cordero. Estupenda también.

También con el retintín, si es que lo noto.

¿Y el postre de plátano? Maravilloso.

Todavía estoy. Noto lo que te ha gustado más,

pero no voy a decir nada.

Gracias. Muchas gracias.

¿Habéis probado la sopa de cordero? Típica de Castilla-La Mancha.

¿Qué pasa con el cordero?

No hay, no hay. No hay cordero.

No hay cordero. Que no hay, que no hay.

¡Equipo rojo, a puntito lo tenemos!

¡Últimas diez bandejas! ¡Venga, apretando!

¡Vamos, vamos! ¡Venga, ese Fran! ¡Ay, ay, ay!

¡Venga, venga, venga, venga! El equipo azul, que me atasca todo.

Por favor, Pepe, es que Jordi está solo mirando.

Rematamos aquí, se acabó.

Vamos, el equipo de la lotería. ¿Qué habrá aquí? Sorpresa.

Lo mismo hay huevo, lo mismo no. Lo mismo hay cordero, lo mismo no.

¿Cómo lo quiere usted? Le da igual, pues sin cordero.

No, no. ¿Lo quiere con tapa o sin tapa?

Tenemos un público muy exigente hoy,

quieren cordero y quieren tapa, Es que... joder.

Oye, este es el menú vegano, ¿eh?

¡Menestra y puré de boniato, señores, esquiadores veganos!

¿Qué ha pasado con el "one, two, three, four"?

¿Se te ha escacharrado?

Hemos ido de menos... Tengo un tapón aquí.

Hemos ido de menos a peor. A mucho menos.

¡A peor! De menos a peor.

(Música instrumental)

¿Qué tal, Isabel? Muy bien.

Tú conoces muy bien esta tierra y el producto que hemos puesto hoy.

¿Han sabido sacarle provecho...?

¿A este maravilloso pimiento?

(DUDANDO) Pues no demasiado.

O sea, la caldereta de cordero

que tenía pimiento no te ha gustado.

No he podido sacar el buen sabor del pimiento que tenemos

aquí en la denominación Fresno-Benavente.

Pues lo siento muchísimo porque un buen cocinado

tiene que potenciar ese sabor que dan vuestros productos de León

que son increíbles. Sí.

Oye, estoy viendo que estáis con el vino MasterChef, ¿eh?

Sí, ya estamos acabándolo. -Estoy...

Estoy muy contenta de que sea un Ribera de Duero.

Sí, claro, tenemos un montón de denominaciones de origen,

pero a mí esta es la que más me gusta.

Muchas gracias. A vosotros.

(Música instrumental)

¡Chicos, sois los mejores, sin uno menos y ellos tienen cola!

¡Sois los mejores!

¡Que bote equipo rojo! ¡Que bote equipo rojo!

Reíros, reíros, qué compañeros sois.

Bueno, los tres últimos. Venga, no hay de nada.

Darles algo. ¿Tenéis dinero aquí? Cecina aunque sea,

unos trozos de cecina.

(GRITAN CONTENTOS)

Último. Señor, no le podemos servir nada.

Sí, hay menestra, Pepe. Ah, vale, échale menestra.

Y puré. Claro, puré también nos queda.

Y con uno menos, con uno menos.

Es el momento de reflexionar y pensar qué ha pasado hoy aquí.

Pues un caos. Pues vamos limpiando aquí.

Vale. -Ok.

¡Madre mía, madre mía!

Venga, para el foso. -Ya está.

-María, para no perder la costumbre.

Como capitán mi gran error ha sido que no he tenido

mente fría, he confiado en que todos teníamos

bastante idea y no he organizado el cocinado desde el principio.

(Música)

Queridos amigos, muchas gracias por dejarnos

un trocito de pistas para instalar nuestras cocinas.

Trabajar rodeados de estas montañas

tan impresionantes ha sido un privilegio

que no olvidaremos nunca. Espero que hayáis disfrutado

de esta comida porque si algo tiene León

es que vayas donde vayas siempre comes bien.

Aprovecho para pediros disculpas, el menú no ha estado a la altura

de lo que nos hubiese gustado a nosotros pero "MasterChef"

es así y a veces, los aspirantes pues la lían.

A mí me gustaría aprovechar esta ocasión para mandar

un mensaje de ánimo a todos los amantes de este deporte.

Esquiar en tiempos de pandemia no es fácil, pero antes

o después venceremos al virus y podremos disfrutar

sin restricciones del esquí. Así que, mucho ánimo a todos

y hasta siempre, amigos. ¡Gracias!

(Aplausos)

¡Gracias, León!

(Música y aplausos)

Equipo azul, equipo rojo,

paramos la limpieza de cocinas porque traigo regalos.

¡Ole, regalitos! De parte de la estación.

Muchas gracias. -Gracias.

¿A ver qué es? Es un botillo de El Bierzo,

productazo de esta tierra. Como no habéis cocinado con él,

desde la estación de esquí quieren regalároslo

para que lo probéis y disfrutéis de él

y de la gastronomía de esta tierra que es maravillosa.

¿Qué os parece? Nos encanta.

(TODOS) Muchas gracias. ¡Qué rico, botillo de El Bierzo!

Esperemos, equipo azul que a vosotros os guste igual.

A ver. Cecina, cecina.

Vamos a ver los delantales. -Los delantales.

Pepe, qué malos sois. ¿No es cecina?

¿No es cecina? No es cecina.

Cómo os gusta jugar con vuestras emociones.

¿Yo llevo un delantal negro de verdad?

Lo sabía, lo sabía,

sabía que eso iba a ser nuestro regalo.

Lo merecíamos, por hache o por be

siempre acabo yendo a expulsión, es lo que me toca.

Os habéis ganado los seis delantales negros,

equipo azul, vosotros solos y creedme, de verdad,

que creo que no soy injusto, ¿vale?

¿Os cuento lo que ha ocurrido hoy aquí?

Lo hemos vivido, lo hemos vivido.

¿Os cuento las que han ido sin caldereta, vedad?

¿Bandejas, 30 a lo mejor?

Sí. La menestra era una aguachirri

con verduras tiradas, unas más cocidas, otras menos,

hecho sin mimo, sin cariño, sin un caldo de cocido...

¡Qué pena de los garbanzos aquellos Pico Pardal.

¿Hablamos de los huevos? ¿Cuántos habrán salido bien?

Venga, voy a ser generoso, ¿cien?

Puede ser. Ahora, 60 que iban mal

y 40 que ni han llegado ni se les esperaba

ni estaban ni eran. Sí.

¿Estamos de acuerdo? (TODOS) Estamos de acuerdo.

Y me gustaría saber, ¿por qué este mal servicio?

Es que, de verdad, Pepe, la sensación era de impotencia

porque cuando entraste en cocinas lo viste, solo faltaba que Dani

y yo saltáramos y éramos seis capitanes en un equipo.

-Hacíamos las elaboraciones. -Si no sabes dónde ir,

es muy difícil llegar. Hay que remar todos por igual,

si caemos por la catarata, pues todos, pero aquí no hubo nada.

-Totalmente. -Ni remo ni nada.

Tengo que empezar por vosotros dos, Arnau, Dani,

había caos y ninguno, que lo veíais, ponía solución.

Eso es ir de tapadillo en un equipo.

No apagues el fuego con gasolina. -No estoy de acuerdo.

-Era entrar en un incendio con gasolina para apagarlo,

era echar dos voces más y ya estallar.

¿Habéis currado? Sí, no habéis dado la cara.

No somos nosotros los que tenemos que decir

cómo hacer las cosas para eso hay capitán

porque en un barco si hay dos capitanes,

uno dice a babor y otro a estribor, ¿qué pasa? Que te chocas.

Y eso es lo que pasó y al final, nos hundimos.

Meri, voluntariosa, trabajadora, pero tampoco tomas una decisión

y tampoco te impones, ¿por qué? Totalmente, yo misma

me tengo que demostrar que sé porque yo sé hacer un cordero.

Pues di algo. Pero han tomado decisiones,

han ido a su bola y luego he dicho...

No, escuchad un momento. -María, estoy hablando.

María, el problema es que a Vero no le hicisteis caso

y Vero sabe hacerlo muy bien y no le hicisteis caso

y ha sido un problema. -Es que no escucha.

Tomelloso no escucha nunca. Todos sabemos que está mal,

pero a lo mejor hay que decir: "Señores, dos minutitos,

tranquilitos todos". Yo sé hacer esto,

yo una menestra buena. Eso sí te lo compro,

eso sí te lo compro. -¿Pero qué queréis, que pelee?

Yo digo los garbanzos van en olla exprés

y no me voy a poner a pelear, pues a cumplir órdenes

y después no sale, pues no sale. Os ha faltado valentía,

¿vale, estamos de acuerdo? Que sí ha tenido María,

lo que pasa es que, María, te falta sentido común.

¿Qué le echas narices y te pones a trabajar

y te cargas lo que sea encima? Sí, lo sé, claro.

Vale. Pero hoy, perdona,

ninguna de las decisiones que has tomado tenían sentido.

Y si yo te doy una instrucción, escucha.

No, de verdad, Pepe. Ese punto de humildad y sencillez,

no me digas que no, María. Lo que quería ya era que saliera

y cuando vi que estaban en las exprés...

Seguías emperrada con la olla exprés.

Ya, lo siento mucho. Y ya hicimos el caos,

de una olla a la otra... Lo siento muchísimo,

Lo siento muchísimo.

Cuando Pepe me decía eso no le hice caso,

estaba cegada y quería que las cosas salieran.

Seré muchas cosas, pero humilde,

pero al 100%, o sea, lo que me digan.

¿Y la responsabilidad de que todos fuesen

como... a su bola y esto fuera un caos, de quién era?

Yo asumo que he sido un desastre

de capitana. Por supuesto, estoy contigo,

Alicia, no puedo decir otra cosa, te ha venido grande la capitanía.

Me ha venido supergrande, totalmente.

No sabías por dónde hilarlo, ¿vale?

Tengo sensaciones de impotencia

porque sé que entre mi equipo había gente muy buena,

pero creo que dejándome llevar por diferentes comentarios

hemos cometido errores.

Y como capitán te sientes responsable de ellos.

Vuestro primer error ha sido esa estrategia sospechosa

de Arnau, el gallinero se te ha revolucionado,

se te vino en contra y todos como pollos sin cabeza

y creo que has infravalorado que es lo peor,

los privilegios de "MasterChef".

Tenías la oportunidad de asegurarte la victoria

o de hacer los equipos con una estrategia

de un jefe de cocina y has hecho un jaleo divertido,

creo que para vender grifos podría servir, para ganar

la prueba ya has visto que no. Oído.

El cocinado de hoy más que un equipo

parecía un manicomio al aire libre.

Delantal negro merecido, o sea, no hay excusa.

Equipo rojo, la primera buena noticia

es que Toni está aquí, acaba de llegar del hospital

así que, por favor, un aplauso para Toni.

¡Bravo, Toni, ánimo!

¡Vamos, va! -Alejaos de los cuchillos.

Toni, lo más importante, ¿cómo estás, cómo te encuentras?

Muy bien, primero, agradecer a la gente de León

que me ha tratado de fábula, ha sido un susto,

un corte con mucha sangre

me sabía fatal por el equipo, lo siento mucho.

Te encuentras bien. Fenomenal y con muchas ganas.

Pues te voy a dar una muy buena noticia,

en lo que has estado en el hospital,

tu equipo ha sacado el servicio adelante

y además, mira enfrente, el equipo azul

tiene seis bonitos delantales negros.

Bueno... Eso quiere decir, equipo rojo,

que sois los ganadores de esta prueba. ¡Felicidades!

¡Gracias!

Sabiendo que habéis estado casi todo el cocinado

siendo cinco personas y siendo Toni un valor, motor,

es un hombre trabajador, lo sabéis, solo os puedo decir

que lo habéis hecho muy bien. Gracias.

Y creo que el mérito es en gran parte,

contra todo pronóstico, porque todos conocemos

su currículo, ¿verdad? Creo que el mérito

es de la capitana. ¿Sí? Gracias, chef.

Aunque a muchos les extrañe, para mí ha sido la mejor

de esta prueba, enhorabuena. Gracias, chef.

Sigue por este camino, esta versión

es la que nos gusta, Ofelia. Gracias, chef.

Es justísimo el veredicto, es una lista y una egoísta

y cuando se trata de salvarse...

ella pues su persona, pues... No es tan tonta como parece.

Aplaude, incluso Pepe, que me extraña.

¿Estáis de acuerdo, equipo rojo? Sí, chef.

Nos pegamos cuatro gritos, la quise matar,

busqué cuchillos afilados... -Para cortar sus venas.

-No los encontré, ganamos y lo hicimos bien.

Pues te digo que todo lo que te decía Ofelia

tenía razón, has ido con la marchita

un poquito tranquila. Puedes hacer mucho más,

lo tengo claro, eres currante y listo

y puedes cambiar la marcha y te lo voy a exigir, Pepe.

No me he visto más lento que otros días

y no es por mi ego, no es que lo tenga grande

y a mí nadie me dice... no tienen nada que ver con eso,

solo que me gusta trabajar tranquilo y hacer las cosas bien.

Y para hacerlas bien, no hace falta estar:

"Vamos, chicos, todos animados", sea Ofelia,

sea quien sea. Ofelia... creo que será

la primera o, máximo, segunda vez que te veo calladita, mira.

Estoy asimilándolo, me llevará como un mesecito asimilarlo.

¿Has disfrutado? Mucho.

Mis compañeros me creen tonta, pero tengo muy buena actitud

y pasito a pasito verán que soy

una rival fuerte y cuando se den cuenta...

Equipo rojo, enhorabuena, continuáis una semana más

en las cocinas de "MasterChef".

(Aplausos)

Equipo azul, poneos las pilas, suerte a los seis.

Gracias, chef. -Estoy hiperenfadada,

Ofelia cuando tiene el delantal de capitana sí trabaja

y cuando lo tenemos otros compañeros

pues jugamos con los cangrejos y hacemos el "fly, fly"

por las cocinas y eso no me parece bien.

Si te encanta cocinar, tienes entre ocho y 16 años,

quieres convivir con aspirantes de "MasterChef Junior"

y vivir una experiencia inolvidable tienes que venir

a los campamentos "MasterChef". Además, este año tendremos

campamentos urbanos y campamentos en inglés.

El próximo verano, campamentos "MasterChef".

(TODOS) ¡Ven al campamento "MasterChef"!

(Música)

Los aspirantes regresan a estas cocinas

después de una prueba por equipos que sorprendió a casi todos.

Ni los buenos eran tan buenos, ni los malos tan malos.

¡Ah, neveras! Y las estrategias, a veces,

las desmontan quienes menos esperamos.

Buenas noches, chef. Buenas noches.

¿Qué tal? Buenas noches.

El jueguito de las neveritas. -Quien gane hoy, gana una nevera.

Aspirantes, buenas noches. (TODOS) Buenas noches.

Bienvenidos de nuevo. Antes de empezar

quiero preguntarle a Toni qué tal está.

Muy bien. ¿Cómo va ese corte, ese dedo?

Bien, la verdad que bien, ya se me quitó el susto

este que llevaba. Bien, la verdad. Bueno, tus compañeros

consiguieron ganar la prueba en tu ausencia,

así que, en este reto puedes seguir recuperándote.

Arnau, ¿te parece justo que tu equipo, supuestamente,

los fuertes que bajan por las pistas negras y rojas

se estén jugando la eliminación? La decisión fue vuestra

entiendo que es justa, sois los que domináis en cocina,

así que, no nos toca más que ponernos los esquís,

el casco y para abajo.

¿Y nos puedes explicar en qué consistió

tu estrategia? Porque, incluso, tus compañeros tienen dudas.

La estrategia me la reservo y de momento soy el único

que sé el objetivo de la estrategia.

Ya veremos dónde llega. ¿Volverías a hacer

los mismos equipos? Igual no.

(RÍEN)

(ARNAU) No voy de estratega, yo he dejado que la gente

se crea ese papel de estratega, entonces el miedo

ya está en sus cabezas, no en la mía.

Yo sé lo que quiero, estar una semana más aquí y llegar a la final.

Bueno, Ofelia, ¿por qué elegiste a Alicia

como capitana del otro equipo? Porque ella dirige,

dirigió muchos equipos en sus revistas.

No, pero di, di. -Lo estoy diciendo.

-No, di, di. -Di la verdad.

Pues escogí a Alicia porque creí que lo haría mal

y que sería un caos. ¡Ah, vale!

Tienes tu estrategia también. Tiene más estrategia que Arnau.

-¿Sabes qué? Que al final todo viene a mí

porque soy la única que digo lo que pienso.

No, eso es mentira, es mentira. Alicia, cuéntanos,

¿por qué crees que te eligió? Porque no le bailo el agua.

porque a mí me gustan las personas muy auténticas, reales

y no tan estrategas por detrás, entonces, ella lo tiene todo

mucho más claro de lo que dice. -Clarísimo.

A ver, Ofelia, ¿tú sientes que con esta capitanía

has callado muchas bocas? Yo siento que soy como soy

y no voy a cambiar por ningún compañero,

a quien le guste bien y a quien no, pues tendrán que aguantarse

mientras cocine bien y cuando cocine mal,

no me aguantarán. -Y tendremos

que aguantar mucho, sí. Amelicious, ¿por qué crees

que tus compañeros quieren hundir a Ofelia?

Si la ven fuerte y la quieren hundir,

será su estrategia. Yo la considero una rival fuerte

nos lo demostró... -Es una rival pesada, la verdad.

Muy, muy, extremadamente, brasas.

De verdad. -Sí, pero con actitud, Pepe,

que eso a ti te falta. (TODOS HABLAN)

Pesada sí, pero con actitud. -Cómo venimos hoy.

Hombre. A mí que cante o que baile

eso no me importa, lo que me importa

son las faltas de respeto, de cuatro pruebas

tres estás adiestrando cangrejos y una, de repente, te centras.

Si la quinta vuelves a trabajar como hoy, me callo y pido perdón,

pero me parece falta de respeto. Cuando te toca llevar las riendas

vas bien serena, cuando vas detrás en el carro,

fiesta... No, no, respeto es respeto.

Yo creo que soy un blanco fácil por eso me quieren hundir.

Las relaciones se están tensando

porque todos queremos llegar a la final.

María, cuatro de cuatro, sabes de qué te hablo, ¿verdad?

He hecho todas las pruebas, hasta el momento, hasta el final

de "MasterChef", aunque me vaya esta noche, voy a decir:

"Pero si es que he cocinado mucho". Todo lo contrario que Pepe

que todavía no bajó al foso. ¡Oh, mamma!

(TODOS) ¡Oh! (PEPE TARAREA)

Ya bajaré, ya bajaré. Cuéntales a tus compañeros

cómo lo has conseguido, Pepe. Trabajo duro, esfuerzo,

y un poquito de rock'n'roll.

(RÍEN)

Ofelia, ¿estás de acuerdo? No, vive de las pruebas

de exteriores, él mismo lo dijo.

¿No has dicho: "Yo vivo

de las pruebas de exteriores?" -Jamás.

(RÍEN)

Eres la Carmen Lomana de esta edición.

(Risas)

No, venga, porque estoy con Fran siempre.

-No me metas a mí. -Que él está tranquilito.

Ofelia es Ofelia y cuando es intensa es muy intensa.

Jiaping, ¿has encontrado ya el amor?

Amor de amiga, sí, amistados con mis compañeros.

No, de pareja, ¿ligoteas con alguien?

Que no, no, no estoy consciente

(RÍEN)

No sé qué es peor. Arnau, mirabas a otro lado,

¿qué te pasa? Las neveritas que tenéis detrás.

No, no cambies de tema. Están muy bien, muy bien.

Va a conquistar China. Imagínate que te lías a poner

grifos en China, te hinchas. (RÍEN)

Es un mercado que tiene mucho futuro.

Ahí está su estrategia. A ver, ¿las comisiones?

¡Eh, Jiaping! El diamante va a ser gordo pero de verdad.

(Risas)

Con Jiaping hay muy buen rollo, pero que quede claro

que yo quiero salir como entré, con pareja, o sea,

no nos volvamos locos, no nos volvamos locos,

no nos volvamos locos. El amor es por la cocina.

Delantales blancos, podéis subir a la galería.

(Aplausos)

Suerte, chicos. -"Dakari".

No tengo nada de miedo porque hasta ahora

he cocinado todas las pruebas y todo lo que se podía cocinar.

Me gustaría ver a muchos si hubieran hecho lo que yo

dónde estarían en el programa cuatro.

Aspirantes, como ya os hemos explicado

ser el mejor en cada reto tiene ventajas

que os pueden venir muy bien. Ofelia, has sido la mejor

en la prueba por equipos y vas a tener una ventaja

que si sabes aprovecharla, es muy buena.

No lo dudes que lo haré, chef. Debes decidir cuál

de tus compañeros de equipo

se va a jugar ahora mismo la eliminación.

¡Madre mía! -Pepe, ya está, Pepe.

Pepe. -¡Oh, yeah, oh, yeah!

Se baja solo. -Ha bajado directo.

Ha bajado solo. -Ven aquí ahora mismo,

ven aquí ahora mismo, ven aquí que te como.

-Te doy cinco, diez o cien razones?

Dame cuatro. Me parece

que tienes que tener entusiasmo por el programa

y creo que no tiene entusiasmo y creo que tiene que demostrar

que vale para la cocina y que tiene ganas,

sobre todo, ganas. -Lo hace por tu bien.

-La semana pasada te abrazaba... te quiero.

Primer foso, Pepe. Pues nada, aquí estamos.

Nos recogemos el pelo y vamos a jugar, ¿no?

¿Tienes miedo a la eliminación? Es tu primera eliminación.

Pues claro, como el resto, te puedes ir, pero vamos a jugar.

O sea, que te importa estar aquí. 70.000, Pepe.

¿Cómo no me va a importar? La gente confunde trabajar bien

con un exceso de entusiasmo, conquistar a todo trapo

cuando lo único que se hace es incordiar y molestar al personal.

Os he visto mirar estas neveras y os preguntáis para qué serán,

pues vamos a salir de dudas. Vamos a compartir con vosotros

un pedacito de nuestra intimidad

porque estas neveras son nuestras.

¡Hala! Una de Samy, otra de Pepe

y otra mía. ¡Qué chulo!

-¿Y la cuarta?

Y sí, sé contar, hay cuatro neveras.

Arnau, ¿de quién te gustaría

que fuera la cuarta nevera de Jiaping?

No, no, porque habría mucho producto asiático

y ahora es un mercado en prospección.

Yo te voy a informar de una cosa que te gustará,

Arnau le va soltando frasecitas en chino a Jiaping.

Está aprendiendo. -A ver, a ver, tiempo muerto.

Jiaping me está enseñando chino. Hablan en chino ya los dos.

Hablan en chino. Cualquiera les entiende.

Meditan juntos. -Yo pregunto:

"¿Alguien quiere meditar?" La gente viene a meditación.

-No me has preguntado si quiero meditar.

Porque no te veo yo muy zen, María, tú eres más de arranque,

de agarre... -No me has preguntado si medito.

(JIAPING) Esto es muy sencillo, Arnau conoce

más cosas de China que otros compañeros,

entonces dije: "¡Qué curioso!".

Vamos a salir de dudas, por favor, la cuarta nevera

es de nuestra invitada. En su paso por estas cocinas

nos dio grandes momentos y nos demostró que el glamour

y la cocina no están reñidos. Carmen Lomana.

Raquel Meroño. Adelante, la semifinalista

de la quinta edición de "MasterChef Celebrity"

La Terremoto de Alcorcón.

(Aplausos y gritos)

(GRITAN)

Estoy muy nerviosa, las sensaciones son muchas,

es un como si vas al colegio

donde estudiaste parvulario y entras por la puerta

del colegio y todo son recuerdos y momentos y sensaciones.

Me apoyé en una cocina y me dio como...

Poseída por el espíritu de "MasterChef".

¡Qué guay! Terre, buenas noches.

Buenas noches. Bienvenida de nuevo

a las cocinas, ¿cómo estás?

Muy bien, estoy muy bien como ves, ¿estoy o no estoy bien?

¡Qué discreta! ¿Cómo estoy?

Guapísima. -Buenísima.

-Gracias, gracias y no lo he dicho yo.

Bueno, lo dije antes, vale. Terre, ¿los viajes con España

con el gran Perico Delgado no te dejaron tiempo para cocinar?

¡Ay, el gran Perico Delgado, me está dando la vida!

Bueno, no tengo mucho tiempo para cocinar en los viajes,

pero sí que es verdad que gracias a la escuela online "MasterChef"

puedo practicar y soy una gran cocinera.

Bueno, y tienes unos bombones. Sí, tengo una bombones, sí, señor.

-Me encanta. -Sí, losTerre Boom Boom.

Preciosos, que son unos bombones que vienen con un QR

y tiene una música asociada. Hay un taxi y un QR,

¿a quién pertenece ese taxi? ¡Ah! Pones el QR y te sale

# ¡Ay, vaya torito!

(TODOS) # ¡Ay, torito bravo!

# ¡Lleva botines...! #

Una cosa monísima, monísima. Oye, Terre, estas cuatro neveras

contienen los ingredientes de las neveras de nuestras casas,

de Jordi, Samanta, la mía y la cuarta los ingredientes

con los que tú hiciste uno de tus mejores platos aquí.

¿Te acuerdas de qué plato era? No puedo porque hice tantos buenos

que ahora no caigo. Hice cosas muy bien,

pero no lo entendisteis. Claro.

No os vengáis abajo porque ellos tienen

un concepto erróneo

de la gastronomía. -Totalmente.

Bueno, aspirantes, ha llegado el momento

de abrir estas neveras y descubrir qué contiene cada una.

¡Ay, Dios mío! Samy, empezamos por la tuya.

(TODOS) ¡Oh!

¿Eso es lo que tienes en tu nevera? Pero eso no llena.

Os voy a decir lo que hay en mi nevera:

mangos, plátanos, fresas,

moras, frambuesas, piña, hinojo, berenjenas,

huevos ecológicos yogur griego, leche de almendra

nata para montar ligera, licor de manzana sin alcohol,

queso mascarpone, chocolate negro del 99%,

erizos de mar, sesos de cordero,

ostras, harina de almendra, hojas de gelatina,

vainilla en rama almendra laminada

y kombucha, "superhealthy". Igual que yo en mi casa.

Igual. De verdad, ¡qué ingredientes!

Terre, voy con la tuya. Aguacates, berenjenas,

zanahorias, brócoli, rábanos, trompetas de la muerte,

sobrasada, arándanos, uvas, trufa, yuca, mantequilla,

carré de cordero lechal, aceitunas, vino tinto,

salsa de soja, cerveza negra, chocolate 99%,

pasta de café y tinta de calamar.

Está guay. Pepito.

Vamos con la mía. me lo puedo imaginar.

Hasta arriba, hasta arriba. ¿Por qué es más grande la tuya?

Porque en mi casa se viene a comer, lo tengo lleno de todo lo bueno.

¿Quieres que la abra así rollo de azafata?

Perfectamente. En la nevera de Pepe tenemos...

Puerros, cebollas, zanahorias, ajos, patatas, pimientos rojos,

espinacas, perejil fresco, romero, tomillo, mandarinas,

leche entera, mantequilla, huevos, queso manchego,

por supuesto, paletilla de cordero lechal,

pichón, lomo de bacalao no puede faltar, almejas,

anchoas, laurel, pan castellano, garbanzos cocidos,

almendras, masa de hojaldre, chocolate negro...

Yo quiero esa. Aceitunas manzanilla,

vino tinto y cerveza. Tu rollo.

Muy bien, maravillosa. -Un montón de cosas.

Y queda la mía. Pibonaco, ¿qué tenemos aquí dentro?

Cosas de mi estilo, citronela, lima, kumquat, celerí,

zanahorias baby, micro puerros también, tupinambo,

calçots, tomate Divino Imperial no puede faltar,

patatas, menta fresca, naranja, ají amarillo,

alcachofas, brotes, leche desnatada, claro,

queso comté, mantequilla, huevos de corral,

coquelet, foie fresco, salmonetes, aceituna calamata,

almendra marcona, arroz carneloanicócido,

soja líquida, cava, alginato y cuatro polvitos no pueden faltar.

Gluconolcatato, lo lógico, agar-agar...

Lo que se tiene en las neveras. Isomal y poquito de sucroester

que no puede faltar, al lado del yogur pues sucroester.

# Polvos de Jordi, # polvos de Jordi. #

¿Cuál es la más difícil? -Esta.

¿La de Jordi? ¿Y cuál es la más fácil?

La de Pepe. Aspirantes, tendréis que hacer

un plato digno de las cocinas de "MasterChef"

con los ingredientes que hay dentro de estas neveras.

Vamos allá. Sabemos que os encantaría elegir

a cada uno la nevera que más os gusta.

-Claro. -Sí.

¿Sabéis quién lo va a elegir? ¡Ofelia!

(Aplausos)

Venga, mujer. Ofelia,

baja con nosotros, por favor. Anímate, mujer.

Baja a hacer amigos, Ofelia.

(Risas)

¡Qué suerte voy a tener!

(ALICIA) Ofelia no sé qué opina de mí

porque hay veces que me planta una sonrisa tremenda

y otras veces me intenta poner todas las zancadillas que pueda.

Mira, como hay siete compañeros jugándose la eliminación

y solo hay cuatro neveras, tú vas a adjudicar

tres neveras a dos de tus compañeros

y la cuarta a uno solo. A Vero le doy la de Pepe

porque yo creo que vas a sacar un puchero y lo que sea,

que la de Pepe te viene muy bien. -Pues ya está.

Un pucherito de lo tuyo. -A Meri le doy la de Samantha

porque tienes mucha verdura, muchas tal, mucha cosa

que tú manejas. La beneficias entiendo.

Sí, sí. A Arnau le voy a dar la de Jordi

porque yo lo veo fácil. A Dani, la de Pepe

le voy a dar a Dani. La mía ya no se la puedes dar

a nadie más. A María le doy la de Samantha

que tiene verduras y tal y con eso te manejarás bien.

A Pepe le doy la de La Terre porque bastante que lo bajé

a eliminación. A Pepe la de La Terre.

Simpática. ¿Y a Alicia?

A Alicia la de Jordi. La de Jordi.

Desde el cariño. (RÍE)

Si Alicia se fuese hoy,

tendría que ponerle cuatro velas

a la Virgen de los Milagros... porque lo rezo todas las noches.

Jordi, después de ver tu nevera no sé yo si serías capaz

de hacer un plato sin tanto polvito.

Yo cocino con cualquier cosa, Samantha, ¿por qué lo dices?

Por ejemplo, ¿con la nevera de Pepe?

Me parece más aburrida. Has dicho cualquier cosa.

Cocinar es otra cosa, Jordi. ¿Dices que no cocino

con tus cosas básicas y aburridas?

Seguro, eres un profesional. Queremos que cocines, Jordi.

Soy de pique fácil y este año no cociné tanto

por desgracia. ¿Quieres que cocine con tu neverita?

Me encantaría. Es más, te dedico el plato a ti.

¿A mí? A ti.

(Aplausos)

¿Va a cocinar?

¡Qué bien, tío! Aspirantes, en esta prueba

os vamos a dar una ventaja. A ver, a ver.

Pero solo la va a poder aprovechar uno de vosotros

y va a ser el que primero la pida.

La ventaja consiste en contar con la ayuda de uno

de los delantales blancos durante 15 minutos.

¡Qué guay! -Pensaba que la ayuda

era que les ayudaba 15 minutos.

Decía los delantales blancos, pero si te empeñas,

pues entras en el juego. Obviamente, el delantal blanco

o La Terre podrá aceptar la petición o negarse

y ese aspirante se pondrá este delantal naranja

que simboliza ayuda. Eso sí, el aspirante

que cuente con ayuda deberá acabar de cocinar

10 minutos antes que los demás. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Os recuerdo que contáis con 60 minutos para hacer

un plato libre y como no tenéis que hacer la compra,

pues en cuanto dé el tiempo, debéis ocupar vuestros puestos

de cocina. Ponte la chaquetilla, Jordi, por favor,

porque el tiempo para cocinar comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Vamos! (MERI) Hoy vengo a guerrear,

no voy a pedir el delantal naranja

porque si me quedo o me voy, quiero que sea por mí,

pero no me quiero ir de aquí ni con agua caliente.

Ahora sí, el tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡ya, adelante!

¡Vamos, chicos! -¡Vamos, chavales, vamos!

Venga, va, con alegría. -Muy alegre.

¿Tanta zanahoria tiene Jordi? -Pero, por favor,

cómo pica la zanahoria.

Entonces, Jordi tiene tu neverita.

Si es que le gusta lo bueno, al final.

El pichón es muy agradecido. Ya está, es que te cuento...

Nos gusta mucho ver a Jordi en acción

porque es como cuando ves a "Rambo III".

Está un poco hinchado, desde que me fui

está hinchado. Porque sabía que cocinaría

y ha estado en el gimnasio.

Voy a hacer la emulsión de anchoa que se me antojó.

Vale, vale, vale...

Que no me quiero ir.

Meri también va a hacer un postre.

Sí, creo que sí. Prueba de eliminación

y se atreven dos personas a hacer postre.

Es muy atrevido, ¿eh? -¡Qué fuerza, María!

Sorprende mucho de María, es la reina del guiso.

Que no quería postre María. Ni para atrás.

En esta prueba estás tan nervioso que no piensas mucho.

Voy a hacer un postre porque con esta cesta

no podía arriesgarme con los erizos

y con los demás ingredientes. A mí lo de débil y fuerte

es una tontería que no me convence.

Yo soy de la teoría de que aquí el que parece

que no sabe, sabe y el que parece que sabe... no me fío de nadie.

Venga, Jordi.

¡Cómo limpia el salmonete Arnau!

¡Vamos, chavales, esto es una final, va!

Dale, franchute. ¡Va, Pepe, va! -¡Venga, Pepe!

(PEPE TARAREA)

Esto está hecho, esto está hecho. Tú trajiste los productos negros

en tu nevera y Ofelia se la dio solo a Pepe,

el mismo que mandó a eliminación.

¿Se llevan mal? Le dice:

"Cocinas en eliminación". A lo mejor es un hacha

y no quiere cocinar siempre, lo bonito del programa

es cocinar todo el rato. Claro.

Fantástica, es lo mejor que podía hacer,

estaba soñando que le pidiesen que eliminasen a uno

y fuese yo el elegido, estoy perfecto, contento,

venimos a cocinar, fantástico.

Y ahora le pone la crema esa.

La cremita de aceitunitas.

Está enrollando Jordi, mira a Jordi

Pues estoy con ganas de cocinar y con ganas

de hacer algo que a Pepe le vaya a gustar, es decir,

modernito pero en base tradicional,

algo que nos ponga en contacto, en comunión.

¿Te ayudo, voy? Un plato Pepe-Jordi

lo vamos a llamar.

Jordi. Dime.

¡Cómo te gusta mi nevera! Bastante, tienes cosas

muy ricas, Pepito. ¡Cómo te gusta lo bueno!

Tengo que decirte que sí. ¿Quieres pedir los 15 minutos,

quieres que vaya a ayudarte? Si quieres levantar la mano,

va en un momento. Prefiero mis 10 a tus 15.

¡Qué sobradito! Oye, nadie ha pedido ayuda

de 15 minutos de un compañero. Yo 100% te hubiese bajado, Amelia,

para ayudarme, 100%. -Hombre, Ofelia

me lo ha puesto un poco a mala leche

porque ella dice que no, que es muy buena persona,

muy sincera y muy todo y a mí me da que es la chica

de las mil caras, pero bueno, tengo siempre energía positiva.

A ver Jordi, ¿qué abre?

Jordi... un pichoncito. -Pichoncito.

¡Qué corte más limpio, Jorge!

¿Verdad? Increíble, ¿eh?

Te podías dedicar hasta a esto, fíjate tú.

Venga, chicos, muy bien.

Voy a hacer un pichoncito marcado lo que es la pechuga y el muslito

y nada, luego mucha decoración y un plato muy bonito y sabroso.

En ningún momento me he planteado pedir

el delantal naranja, la verdad, y creo que en una cocina pequeña

nos acabaríamos dando codazos y no, soy un poco raro, sí.

Hola, Jordi. ¿Qué tal?

Jordi. ¿Quieres los 15 minutos míos?

No. Nos estamos durmiendo

viéndote cocinar, así que, venimos a verte y nos digas

que si no... Mira, haré un pichoncito

con dos salsas que nos representa basadas en la zanahoria.

Reducción de zanahoria o zanahoria asada

y con una haré un romescu y con otra un escabeche.

¡Oh! Esa unión Cataluña, Castilla.

A mí que me den, ¿no? Tú irás

en la presentación afrancesada. ¡Ah, vale!

Servicio afrancesado. ¿Y yo?

Mi Terre es muy panarra, de bocadillo de bar, de bueno,

de ese rollo... Lo acompañaré de un pan.

¿De un pan? Sí, a mí los platos

me gustan acompañarlos de un pan específico

para esa receta. ¿Y de qué es?

También va dedicado a ti. ¿Pero no era para mí el pan?

Pan hojaldrado de aceitunas con mandarinas.

¡Toma ya! Lo que te gusta a ti.

Una cosa, Terre, porque me ha encantado

que te guste la escuela online.

Me encanta, os hago un capítulo para que la gente aprenda.

¿Te atreves a hacer una receta?

¿Una clase de bombonería? Dicho esto, ya os podéis ir.

Venga, ya lo tenemos.

Suerte. Chao, guapos.

(HABLA EN EUSKERA) ¡Aúpa ahí!

Ánimo a todos, va. Dani, espero toque del norte

que se demuestre ya tu saborcito.

Vero, como si fuere para tu hijo, pero en "MasterChef".

-Venga, Ali. -Alicia, haz de tu plato

cual exclusiva se tratase. -Ahí estoy.

Dale caña.

Me duele el estómago, vamos. -Venga, Vero.

Venga, Pepe, un tío grande. (PEPE CANTA)

Venga, sigue. -Estoy, estoy,

lo tengo todo, más o menos, controlado.

Se le ve tranquilo. -Sí.

Hola, María. María, ¿qué estás haciendo?

Que eres más guapa de noche que de día,

estás guapa a cualquier hora. -Pues, Samantha,

eres muy "healthy". ¿Cómo te lanzas por un postre?

Pues porque tenía los erizos de mar que lo que hago en mi casa

es abrirlos y comerlos con cuchara entonces, ¿qué haces?

Pues un postre. Había otra cosa más.

Sesos de cordero, pero me faltaban...

los sesos de cordero, el chorizo, el tocino

y te había hecho unos duelos y quebrantos.

¡Huy, duelos y quebrantos, me encanta!

¡Qué pena! Entonces te lanzaste a por la repostería.

Me lancé, haré un bizcocho de chocolate

e intentaré a ver si me da tiempo a abrirlo y meterle

un poco de nata montada con mascarpone.

Venga, a ver si me da tiempo. Me interesa qué está pasando

con Jiaping y Arnau. Ahí hay algo muy bonito.

No sé si es amor porque muchas veces en la vida,

¿no os ha pasado que hay veces que no es amor

lo que sientes por alguien, pero la necesitas?

Yo cuando me enamoro de alguien, me enamoro,

eso de amigos y luego hay más cosas,

esas cosas no me han pasado nunca. Al grano.

Sí, soy muy tradicional. -Eres mi gran apuesta.

Mi gran apuesta. -¿De verdad? Te como.

Eh, se lo dice a todos, a todos.

Oye, no me seas, no me seas falsona.

Meri, muy bien. -Gracias, cariño.

Esto lo dejaré en forma de culís, creo.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan 30 minutos.

Venga, va, va. -Vamos, chicos.

Como una loca voy a ir. -Hay tiempo,

van superrápidos, por favor.

Vamos, Jordi, que lo tienes.

Estamos contigo, Jordi. Oído.

¡Qué bien huele!

(AMELICIOUS) Sí, muy bien, Vero.

Oye, superbién. -Ni tan mal, oye.

Vero, riquísimas. -Vero, cosa bonica.

Yo te veía en las cocinas y decía: "¿Esta mujer cómo le da

para liarla tanto y sacar esos platos?

-Los sacaba, no me lo creía pero los sacaba.

¿Qué estás haciendo? Un bacalao confitado

le voy a poner un crujiente del quesito y unas almejitas

y una emulsión de anchoas que he hecho también.

Pensaba que harías un guiso. Todos han dicho: "Un guiso".

La Vero un guiso, pues ahora no. -Di que sí.

-Yo cuanto más me digan, peor.

¿Las almejas las has abierto ya? Las voy a sacar de su cascarita

para que os la comáis, perfectamente,

luego la pongo sobre la emulsión. -Eres mi favorita, Vero.

No será verdad, se lo dices a todos.

No me digas que te cato. -Eres mi favorita,

luego lo vas a ver. -Bien, bien.

Dale ahí. (VERO RÍE)

Pepe, demuestra, Pepe, demuestra ahí.

-Dale ahí, huevón.

¿Qué hago yo sin mi chantana? ¿Qué hace Jordi

con esos polvos, Amelia? -No lo sé.

La de Jordi es una cocina surrealista porque es mejor

que todos nosotros juntos. -La pongo en el abatidor a enfriar.

¿Cómo vas Arnau? Samantha, Terremoto.

Aquí estamos, ¿qué estás haciendo?

Mira, voy a hacer el salmonete marcadito, hecho,

un puré de patatas y calçots y luego, asé unos calçots.

Quisiera saber cuál es tu estrategia,

¿me la cuentas? ¿Cuál de todas?

Es que tiene muchas. La gente muchas veces

se piensa que vas a la estrategia más simple, los débiles y fuertes,

es mentira, no hay nada. -¿Hablamos del amor o de...?

Hablamos de cocina, ¿esto qué es? -Creí que hablabas de amor.

Hay que tener una estrategia más o menos definida,

pero lo importante es adaptarse al cambio, ¡pam!

-¿Y tu estrategia consiste en...? -En ganar.

Claro, en amar, amar. -También, en ganar en las cocinas,

en el amor, en todo lo que se pueda.

Él quiere ganar el concurso y echarse novia.

¿Pero aquí has encontrado el amor? -No, el amor lo traía de casa.

-Igual se ha venido. -Sí.

¿Que tienes una novia? Claro.

Tienes una novia, ¡ah! ¿Pero de quién estás enamorado?

-Yo de la vida.

Vamos, déjale, que tiene que hacer un plato,

no le líes. Eres mi favorito, tío.

Venga. (SAMANTHA RÍE)

Arnau, estoy confiando, plenamente en ti.

-Yo también, gracias, Fran. Eres un máquina, tío.

No me sube el bizcocho. -(HABLA EN VOZ BAJA)

Vamos, María, va. Vamos, María. -Vamos, vamos, rubia, va.

Si estás aburrido de cocinar en casa y te apetece darte

un homenaje y probar nuevos platos puedes hacerlo

en el restaurante "MasterChef", en Madrid.

Pero si no te animas a salir de casa y prefieres comer

o cenar en tu propio comedor, tienes el servicio de entrega

a domicilio a tu disposición.

Vas a vivir una auténtica experiencia gastronómica.

Tienes más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

¡Ánimo, va! -¡Vamos, vamos!

¡Vamos, Dani! -¡Qué bien huele!

Jordi, huele lo tuyo. Huele a pichoncito.

Sí, sí. Pepe, ¿qué has hecho

con mi deliciosa nevera, con los productos

que te ofrecía esa mágica nevera? -Pues haré un carré

con una salsita que queda por reducir.

-Un poquito, sí. -La estoy dejando.

Un cuscús de brócoli con un poquito de trompetas de la muerte

para no desperdiciarlas. Esto al horno, ya lo marqué

y en principio sería todo. Oye, que la noche venía placentera,

vamos arriba y de pronto que bajes a currar.

¡Joder, tu amiga Ofelia! Vaya carita que se te ha quedado.

"Love is in the air". Vaya bajonazo te pegó.

No, la miro y qué simpática, me cae bien, de verdad.

¡Ofelia! (PEPE) Es Ofelia, ya está, ya está,

no pasa nada me bajó hoy

y he dicho: "Venga, vamos a jugar a ver quién gana".

Eres mi favorito, Pepe. -Torre, también eres la mía.

Tú también. -¿También? ¿Es a todos eso o qué?

A ver qué bueno el fondito de Jordi.

Y eso viene a ser un tres estrellas Michelin.

-¡Qué bueno, uh!

Esos huevos poché, ¡olé, qué bien

te han quedado, Ali!

¡Olé, Jordi! ¡Oh, mamma! -¡Uh!

Mira el hojaldre de Jordi.

¡Increíble, Jordi, increíble!

Ha quedado resultón.

No me han cuajado. -Venga, vamos a por ello, va, va.

Ánimo a todos. -Vamos, Pepe, con todo.

(HABLA EN ITALIANO)

(FRAN) ¡Vamos, Vero, alegría ahí!

Alegría aquí abajo no hay, no. -¿Qué pasa?

-Nada, las aceitunas que cuesta deshidratarlas.

-¡Venga, vamos! -Está haciendo esferificaciones Ali.

No veáis con Ali... ¡ole la ténica!

(TERREMOTO) ¡Alicia! ¡Cariño! -Ay, mi Terre...

Mira, estoy haciendo esferas.

-Anda, con esferitas y todo, a tope, ¿no?

-Espérate... Qué osada eres, ¿no?

Mira, me ha tocado la nevera de Jordi.

Y has querido ser más moderno que él.

No... pero... me parecía bien. ¡Oh!

(TERRE) No te gustan las esferas. Me gusta todo.

Tú eres más de una alubia... No tengo yo comidas esferas,

hacía mi madre unas albóndigas así, preciosas, le salían redondas...

¡Eso es una esfera! -Una buena esfera.

Oye, tenemos alcachofas, foie-gras, huevo...

Exacto... Es una receta clásica incluso.

Pero bien ordenada y bien emplatada.

Bueno... Vámonos.

(TERRE) Alicia, eres mi favorita.

¡Jo! Qué cabrita. Gracias, tú también, Terre.

Pero ¿a Jordi le da tiempo a hacer más cosas aún?

Arnau, si te marcas un aire, te compro un grifo.

(RÍEN) (ARNAU) Lo intentaremos.

-Sí, no te rías, se lo compras el grifo tú a Arnau.

(TODOS HABLAN A LA VEZ EN LA GALERÍA)

-Bueno, bueno... -Un container.

-¡Un container de grifos! -Los exportamos, así...

¿Qué dice Meri?

¡Estoy disfrutando de verte! -¡Hola, hola!

Muy bien. ¿Cómo lo llevas?

Muy bien, he hecho una tarta de Santiago.

Muy pequeña.

Bueno, porque he pensado que sería más mona.

La verdad, quería hacer un...

¿Qué tal?

-Está buena. -No, pero dímelo, Pepe.

Si no has probado la tarta de Santiago, te lo comes.

No digas que es una tarta de Santiago, es una tarta.

-Ah... Terre, que me ataco. Vale.

-No, no. -Voy a trabajar a tope para acabar.

-¿Qué palabra debes eliminar? -Tarta de Santiago.

-Eres mi favorita. -Eso se lo dices a todos, Terre.

(AMBOS) No, no... Como te lo ha dicho a ti, no.

Vale, voy a ver cómo lo hago.

-Vamos a ponerle un poquito de aceite de "MasterChef".

-Qué base tan bonita la de Jordi.

-Ali, te han salido genial las esferas.

-Yo tenía la de Jordi Cruz, algo tenía que hacer.

-La gente tiene que empezar a emplatar.

-No queda nada.

Aspirantes, últimos tres minutos. Y nadie ha pedido ayuda,

nadie ha pedido el delantal naranja así que ya no hay opción.

Y yo estaba aquí para ellos, ¿por qué no habéis pedido ayuda?

Es increíble... -No lo ha pensado.

Qué pena y qué osados, vais sobrados, ¿no?

Vais sobrados.

¡Oh, mamma, qué bueno!

Fíjate, ¿no? Está cortando el pichón.

Es como si lo cortase con un láser.

No parece ni un cuchillo, parece un láser.

(AMELICIOUS) A Jordi le he perdido la pista.

Un minutito...

(OFELIA) Yo solo voy a mirar para Jordi ya...

¡Oh! Qué bonito...

-Arnau, ya está... está perfecto.

-¿Qué tal, María? -Fatal.

He hecho un bizcocho versionado.

-¡Alicia, muy bien, Alicia!

-¡Alicia, venga, la chini y yo te damos ánimos!

-Me gusta... así a lo bruto.

-Vero, sonríe a tu afición. -Cuando suba, sonrío, ¿vale?

-¿Cuánto queda? -Dos...

-Uno, medio... o uno, no sé. Aspirantes y Jordi,

no os quiero poner más nerviosos, pero estáis en el último minuto.

¡Sí, chef! -¡Vamos!

¡Venga, chicos! ¡Venga, Meri, espabila!

-¡Vamos, chicos, último tirón!

-Del Atleti me ha quedado.

-Oh... vamos, un poquito de por favor ya.

Diez, nueve, ocho, siete...

Seis, cinco, cuatro, tres...

Dos... uno y ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(TODOS APLAUDEN Y GRITAN)

¡Manos arriba! ¡Uh!

Qué tramposi... Tenemos unos problemas contigo...

¡Oh!

Manos arriba... ¡Manos arriba!

¡Perdón, perdón!

Está en la libreta, todo en la libreta está.

Jordi, aparte de que es guapísimo, es una figura de admirar.

Yo... cuando me llama por mi nombre...

¡Flipo! Flipo... "Dice mi nombre". ¿Perdona? Hola, ¿qué tal?

¡Oh! ¡Jordi!

Cuéntanos, cuéntanos... Mira, como me gusta el servicio.

¿Todo eso has hecho? Sí, sí, un solo plato;

pero cosas que giran en torno... como una secuencia.

Este plato saldría sin el pichón, es por ir más rápido.

Pensaba que lo ibas a trinchar. Si quieres, lo trincho.

Si quieres lo trincho... (SAMANTHA Y TERRE BROMEAN)

Yo no soy camarero, pero ellos harían...

Abrirían la pechuga, la sacarían, está sonrosada... maravillosa.

Y la meteríamos en el plato y delante del cliente terminamos

con un jugo... pues...

Como Dios manda, el plato lleva una pechuga de pichón

bien marcada, un jugo de pichón rico, romescu...

Hecho con zanahorias y un escabeche de zanahorias y para acompañarlo

he hecho una crema de aceite con mandarinas

y... con un hojaldrito de aceitunas...

¿Te gusta comer mandarinas con el pan?

Me encanta.

Mandarinas y aceite, no he pensado yo eso.

Pepe es forofo de las mandarinas. Estoy todo el día comiéndolas.

Y... aceitunas también.

-Qué espectáculo, qué espectáculo. -Platazo...

Estoy salivando. -Muy "heavy".

Prueba el pichón, anda, prueba el pichón.

Prueba el pichón y come bien.

(DE BROMA) ¡Qué asco!

¡Estoy no hay quien se lo coma! Cabrita la Terremoto.

Increíble, Jordi... precioso, rico. Lo vuestro no sé,

pero esto... Quítate la chaquetilla, a probar.

Me voy a cambiar, chavales. Gracias, ¿eh?

(TODOS APLAUDEN)

(PEPE) Si me voy, se puede pensar que es por culpa de Ofelia;

pero no... sí, ella es...

Quien me ha señalado: "Tú bajas", perfecto, pero me da igual.

No va a tener ella la culpa, la voy a tener yo.

Ahora sí, comienza la cata. Pepe, tú serás el primero.

(DESDE LA GALERÍA) ¡Venga, Pepe!

-Ole, Pepe, qué pintaza... ¡Qué pintaza!

¡Oh...! -Jolín, vaya pintaza, ¿no?

Me voy a quitar esto con vuestro permiso.

-¡Oh...! (TODOS GRITAN) ¡Oh!

-Qué buena mata... cuídala, te despistas y te vas a Turquía.

(TODOS RÍEN) -¡Cuídatela!

Pepe, nombre de tu plato... Corderiño.

(TODOS RÍEN) Con amor a Ofeliña.

-Muy bonito gesto. Sí, señor. -Con buen rollo...

Con buen rollo. Lo he marcado, lo metí al horno,

he hecho un fondo con lo que me sobraba del carré.

He puesto vino y cuando lo tenía reducido,

ya lo he pasado a la cazuela con unas oncitas de chocolate,

lo he reducido al máximo...

Y la guarnición es un cuscús de... brécol

con trompetas de la muerte...

Y con... rabanito y trufa que no quería tirarla.

Pedazo de productazo el cordero.

Con los ingredientes de mi nevera. -Ajá...

Bueno, Pepe, ¿cómo te sientes?

Estoy contento... la verdad. Tú siempre estás contento.

Sí, es verdad, pero con el plato también.

Salvo cuando te mandó Ofelia a eliminación, el resto...

Hombre, es... una "petite" jodienda, ya lo he dicho.

Bueno, está muy bien, es un plato limpio, buena cocción,

un buen fondo... para ser tu primer foso...

Puedes estar contento.

Muchas gracias, joder, muchas gracias, de verdad, Jordi.

A mí que me apasiona el cordero, el punto de cocción es perfecto.

Ahí te has currado un fondo en condiciones, se agradece.

Tiene sabor, tiene potencia,

le has echado el chocolate que le va bien.

O sea que... Tiene cantidad.

Sí, se nota... Está perfecto.

Ha reforzado el sabor, pero no se nota.

Una onza y media... para no pasarme. Está muy bien, has trabajado bien,

o sea que es un cordero que está perfectamente asado.

Hay un fondo que está muy bueno, podría ser

de un restaurante importante. La guarnición mejorable.

Pero el trabajo, lo grueso está muy bien hecho.

Eres un tío con mano, un tío aplicado

que no tienes por qué cambiar ni parecerte al de enfrente;

mientras me des bien de comer, estaré contento.

A tu casa iría. ¡Grande, Pepe!

-Muchas gracias... (DESDE LA GALERÍA) ¡Bien, Pepe!

(PEPE) Muchas gracias, de verdad. Ofelia... ¿qué te parece?

Me parece genial, ha cocinado, lo ha hecho increíble

y... ojalá hagas platos mejores. -¿Corderiño?

-¿Corderiño...? (PEPE RÍE)

Estoy contento, me ha subido el rollo.

Los jueces han entendido que se puede trabajar tranquilo

y siendo pasota y Ofelia, también, lo ha visto, o sea... un completo.

Primer foso, ¿eh? -¿Primero?

-Sí. -Yo hice ocho, cariño.

-Ahora estoy sudando. Normal...

Es un bizcocho de almendras... Quería ser una tarta de Santiago.

Tenía que ser. Podías decir Camino de Santiago,

nunca llegó a ser la tarta.

Vale, Camino de Santiago que me ha gustado mucho, Pepe.

He hecho un coulis de mango, un mango macerado

con un poco que había puesto, muy guay así de... una...

Con un licor de manzana que pensé que le iba bien.

Y, luego, he hecho la espuma esta de... leche de almendras

y nata y... un poco de vainilla para dar un olor...

Terre, "si us plau"... Nos vamos a comer.

¿Porque está bueno? Está rico, está rico...

Sí es cierto que no es una tarta de Santiago, es un bizcocho almendrado

entre bizcocho y mazapán, bueno... Está rico.

El punto de vainilla, el punto lácteo funciona bien. Está rico.

Vale. -A mí me parece

que la tarta de Meri, la tarta de Meri está...

Deliciosa y tienes que acostumbrarte a jugar con tu imaginación

y con tu mundo y tu mundo no es Santiago, es el mundo de Meri.

El problema de Meri es que es IN-SE-GU-RI-SÍ-SI-MA.

Ya lo sé, pero en la vida no para todo soy insegura.

Si me dices: "¿Qué quieres en la vida?", lo sé.

¿Qué quieres ser en la vida? Quiero hacer cocina

y quiero hacer Medicina.

Yo lo que quiero es que tengas seguridad en ti misma,

sabes cocinar, has hecho un bizcocho que estaba excelente.

Enhorabuena, Doctora Cook, eres la Doctora Cook.

Doctora Cooker... cuidadito con ella, Doctora Cook.

-¿Conmigo? -Contigo.

(MERI) Quiero demostrar a mis padres que valgo para la cocina, estoy aquí

porque quiero que se me cumplan mis sueños.

Dani, ¿cómo se llama tu plato?

Pues... Pichín con verduritas.

La salsa es un fondito de carne

he echado chocolate y mantequilla, lo he colado bien,

he intentado darle brillo y dejarlo finito.

Oye, que quiero que sepáis todos que...

No porque utilicéis la vajilla de Jordi os damos más puntos.

Sabía que había algo que me gustaba en el plato.

¡¿Cómo está el pichichi de mi Dani?! ¡¿Cómo está el pichichi?!

Oh... oh...

¡Te voy a comer el pichichi! ¡Te voy a comer el pichichi entero!

¡Qué rico! (TODOS RÍEN)

Oh...

A mí me ha gustado, estos dos... adivina tú.

¿No hay giro? ¿No hay giro?

No hay giro, Dani, eso es bueno.

Cosas que sí y que no, Dani, está bien el punto de cocción;

pero solo has hecho...

Y chimpún y no entiendo la teja esa.

Está gorda, está basta...

Solo pulir unas cuantas cosas que me dejan así, frío.

Pepito... Creo que tu pichón está bien.

Es la versión casera del tuyo, pero oye... has cocinado muy bien.

¿Vienes a mi casa a comer? Por supuesto.

Y yo... con los dos Pepes, la Pepa... venga, ahí...

Y lo pasaremos bien.

Seguro. El pan ni pinta nada,

es muy grueso, bueno... Pues esas ganas de agradar

y de querer hacer cosas y se ven en tu plato, muy bien.

Vale... perfecto.

Es bonito, ha hecho el plato pensando en mí,

le ha echado mantequilla por el brillo y sabe...

Que los brillos me van. -Pan para mojar.

¡El pan para mojar...! (LA TERRE GRITA)

Cuidado con Dani, no lo conoces.

Cuidado que este lo malinterpreta rápido.

No se lo pongas tan fácil, ¿eh?

Me ha encantado. (DANI) Jo, con la Terre,

Pues ya que Jiaping no me hace caso,

habrá que tirarle las flechas un poquito a esta mujer.

Nada de parejas que no, esto de parejas... no tenemos edad

para andar con parejas: el amor libre tiene que ser y compartido.

Bueno, mi plato es... la Espina clavada, porque...

Tenía una cuenta pendiente y lo que he hecho es marcarlo,

un poco de sal, patatas confitadas y fritas.

El aire, cítrico...

Y las huevitas de salmón.

-Qué aprovecha el tiempo, de verdad. Sigues en el modo escupitajo.

No hay evolución del otro día.

Un aire tiene que ser voluminoso. Intuyes una babita...

Que se va para abajo y que...

Bueno... Arnau es vendedor

y nos quiere vender aire. Sí.

(TODOS HABLAN A LA VEZ Y RÍEN) Se cotiza más caro y sale rentable.

No te preocupes, ellos son cocineros y quieren ser humoristas, tampoco...

Vende grifos... ahora nos quiere vender aire.

Tú coges un bote, lo cierras, vendes el aire al precio que quieras

a un sitio muy contaminado... "Aire puro, del Pirineo".

"Aire fresco..." de donde quieras.

Ah, por eso quieres casarte con una china...

¡Bueno, bueno! Y vender aire español en China.

De llevarse bien a casarse. No, yo es que soy...

Estamos ya a pasos agigantados. Vamos a probar...

(TODOS) Venga, sí... Vamos a probar.

Casi mejor. Terre, pasa...

¿Tenemos un giro? ¿Tenemos un giro? (ARNAU) Cuando se gira...

Mal vamos. (TERRE)¡Tenemos un giro!

Tú que eres un hombre de discurso, Arnau, me falta discurso.

¿Está mal? No, pero me deja un poco indiferente.

Como lo de los botes de aire. Está en prospección también.

-A mí me da pena que para dedicar 60 minutos,

te hayas lucido tan poquito. -Vale.

-Una pena que en 60 minutos no hayas podido sacar, de repente,

eso que les gusta mucho, el "punch". Te dicen...

"Falta un 'punch'", tú busca siempre algo que de repente haga... ¡ay!

Ese saborcito... se ha quedado todo muy planito,

muy planito...

Estoy con vosotros y un poco con Arnau. Tu plato no está mal, Arnau.

Suerte que estás tú, Pepe, igual que el otro día, de verdad.

Quiero ver lo positivo.

Gracias... O sea, el pescado está bien.

Y la estética está muy bien.

Cuando ves un plato así, piensas "este puede hacer más cosas".

Por eso estoy aquí. A partir de aquí construyamos

en positivo y me gusta, me gusta.

Yo tengo una virtud o defecto: a veces, soy un poco inconsciente.

Entonces, a veces, sale bien y a veces sale mal.

Alicia, nombre de tu plato. El Yin y el Yang...

Con huevo poché. Bueno...

Es verdad que se puede dibujar mejor el yin y yang.

Me gusta un poco rústico así...

Puede ser de los platos más feos

que haya visto últimamente, es posible que sí.

Vamos a probar.

Alicia, tu plato es muy feo.

No digas las cositas así... Dile: "Mira, tu plato

no es demasiado bonito y es lo mismo, pero duele menos".

(RIENDO) -Qué buena eres...

No, me voy a esforzar muchísimo, de verdad.

Debes hacerlo, porque la mezcla funciona,

encima te esfuerzas en hacer las esferas,

que están muy bien hechas, no es fácil y vas bien.

El emplatado, la escena. Sí.

-Yo qué te voy a decir, mis emplatados son históricos,

porque son de los más feos en la historia de "MasterChef",

cuando comencé, luego, acabé... Con los de Alicia.

Sigue currando, de verdad, foto... todo el día viendo fotos

y "punch" y ya lo tienes Alicia. Lo tienes.

(ALICIA) A partir de ahora, voy a ser como Richard Avedon

con sus fotografías... no va a haber plato que no me puedan valorar

de un siete para arriba. Arte en platos, van a recibir.

María... yo pensaba que harías otra cosa, fíjate.

Porque cuando a uno no se le da bien la pastelería,

en una prueba de eliminación hacer un postre...

Es... no sé si valiente o kamikaze.

En ningún momento he pensado las cosas...

Que me iba a salir mal, he pensado en lo mejor para mí... y ya está.

Y ese "ya está" cómo se llama.

Bizcocho de tierra con frutos rojos.

Tiene harina de almendra, he montado las claras, lleva chocolate...

¿Y la crema de qué es...?

Es de mascarpone con nata montada.

Y rallado de chocolate por encima y lleva un coulis de frambuesas.

Lo veo flojo. Ya...

Lo sé. Hay cosas tiradas en un plato,

claro, los frutos rojos y leche...

Claro, está bueno. Por mal que lo hagas, está bueno.

Aquí lo está... pero me falta un pensamiento.

¿Qué querías hacer?

Un bizcocho, pero no sube porque no tiene levadura.

No entiendo, si no tengo levadura ¿por qué hacer un bizcocho?

Ya, bueno... El bizcocho no necesita levadura

para que suba. Es más fácil que eso,

se puede hacer un bizcocho sin receta y sin ser buena en postres.

Eso, a mi entender, es un 80% de castañazo, seguro.

Te respeto que eres valiente como te digo siempre.

Y no te has venido abajo y te compro eso...

No tengo nada, pero sacaré algo.

Sí. Pero te podría decir,

visto lo visto esta noche, que esto es media patita fuera.

No... yo creo que son las dos. -No digas eso, tía.

Hay cosas bien hechas y cosas que no están bien hechas.

Me enfado y me mosqueo

porque sé que tienes potencial y tienes mano, lo has demostrado.

Más me enfado yo conmigo misma. -No te enfades contigo,

porque lo que has hecho es ponerte a jugar y te ha salido esto, mal.

Bueno... te ha salido... regu...

-Lo he montado que no he podido no iba a decir...

No monto nada, de errores se aprende y ya está.

La vida no se acaba aquí. -Ve a por lo seguro.

-Totalmente.

(MARÍA) La responsable de estar en esta situación soy yo

por mi cocinado, creo que Ofelia me dio la nevera de Samantha...

A cuchillo... a cuchillo... al cien por cien.

Vero, nombre de tu plato.

Pues le voy a poner Salvación de Lorena.

Me quiero salvar esta noche y mi hermana se llama Lorena,

mi mejor amiga se llama Lorena; sin ellas no cumpliría este sueño.

Es a baja temperatura confitado a baja temperatura con emulsión...

De anchoas y... las almejas al vapor con vino

y, luego, unas laminitas de ajo con pimentón.

¿Qué tiene la salsa? Pues lleva el aceite de anchoas,

tres anchoas... sí.

Eh... qué quieres que te diga, utilizas dos salazones

con la anchoa, el bacalao, lo cual...

Se queda bastante seco.

No es la mejor salsa para el bacalao,

no me parece que esté muy rica, creo que faltan cosas para...

Que sea un todo, para que el bacalao tenga sentido, gusto...

De algo, un bacalao con...

¿Sabes lo que te digo? Intentáis hacer un muestrario

de elaboraciones en un plato.

Pero el muestrario de elaboraciones tienen que casar entre ellas

y, aquí, te ha pasado eso.

Las almejas mejor que no estén, para estar así...

No aportan nada. La salsa es muy fuerte para el bacalao,

el bacalao está seco y, al final, no es un plato.

Me choca la cara de Vero.

¿Qué le pasa a mi cara?

¿No te gusta mi cara? No te enfades...

No te enfades conmigo, Vero.

Me enfado, si quieres toco las castañuelas.

¿Sabes? Entiendo que te enfades contigo pero me lo salpicas a mí.

No, yo estoy con mi cara de jota

y si no te gusta, lo siento, es que no me gusta lo que escucho.

Entiendo que te enfades porque no te gusta el veredicto

y es así porque no nos ha gustado el plato.

Es fácil entender por qué, hay un trabajo de bacalao

que no es fácil gestionar y no te ha quedado bien la cocción.

Hay cuatro sabores: anchoa, almejas, queso manchego y bacalao.

¿Alguien puede casarlo? Sí.

Alguien con mucho talento, tu no has sabido conectarlos.

Siento que no os guste, creía que...

Que iba bien. -Me gusta todo, pero por separado.

Es verdad, se ha quedado un poco...

Pasadito. (VERO) No he ido a hacer cosas raras

he ido a asegurarme, entonces, por eso me daba coraje.

(TRISTE) Me veo esto... no sé, estoy digiriéndolo.

Delantales negros, la cata ha terminado.

Y, ahora, vamos a deliberar para decir quién debe abandonar,

esta noche, las cocinas de "MasterChef".

Pero, antes, vamos a despedir a nuestra querida Terre,

nuestra invitada maravillosa. Muchas gracias por acompañarnos.

Un placer. Es un placer verte aquí. Siempre...

Me da una pena irme...

(TERRE) Solo puedo darles un consejo

a los aspirantes de esta edición que es el disfrute.

¡Me voy a encadenar aquí! ¡Me quedo! ¡Aquí me quedo! ¡No me quiero ir!

(TERRE) Con tanto sufrimiento solo puedes aportar eso... jolgorio

y reírse mucho de uno mismo y pasárselo bien.

Ahora sí, vamos a deliberar.

Bueno, pues ya está, Alicia... -Ya lo sé.

-Tranquila, espérate...

(MARÍA) Una persona no puede ir cuatro semanas a eliminación.

-Lo sé. -Estoy hundida... hundida.

No puedo más... no puedo más. -Lo sé.

Aspirantes...

Una de las maravillas de la cocina es atrevernos a hacer un plato

con lo que encontramos en la nevera.

Y si no es nuestra nevera, como en este reto, mejor aún.

Yo he tenido que improvisar un plato con ingredientes de Pepe,

son todos ingredientes de primera calidad al alcance de todos

pero no son los ingredientes que suelo utilizar

en mi día a día y esa es una de las cosas que más me gusta:

evolucionamos probando cosas con las que no estamos cómodos;

pero nos permiten ver la cocina con perspectiva, de otro modo.

Y evolucionar.

Nos ha sorprendido que ninguno de vosotros hayáis querido

ayuda de ningún delantal blanco.

Y a alguno, os aseguro, que le hubiera venido bien.

¿Qué has dicho, Ofelia?

No, yo... he sido yo. -No he dicho nada,

para una vez que no digo nada.

-Es que siguen... siguen con el lío, de débiles y fuertes.

Débiles, fuertes... -Creo que cuando no se coge ayuda

es porque no se terminan de fiar.

-Está claro. -Te quitaban diez minutos.

Yo no lo he cogido porque estuviese el fondo a tope, no por otra cosa.

-Si lo hubiese necesitado, habría cogido ayuda.

-Es fácil hablar desde ahí, cuando no has pisado esto.

También te lo digo. -Sí, desde luego.

Bueno... lo hecho, echo está.

A ver cuando baje qué pasa.

Ha habido dos aspirantes que han sabido sacar partido

a los ingredientes de la nevera de Samantha y Terre.

Esos dos aspirantes son...

Pepe y Meri.

Pepe, el cordero estaba bueno, de cocción bueno,

fondo sabroso, la guarnición... no era lo que más brillaba;

pero el plato y el trabajo en conjunto estaba bien.

Gracias, Jordi.

Meri, tu bizcocho de almendras estaba buenísimo.

Buen punto de cocción, buen sabor...

Esponjoso... muy buena idea. Bien ejecutado.

Gracias, Samantha.

Enhorabuena a los dos porque os acabáis de asegurar

vuestra permanencia en "MasterChef" una semana más.

Así que... podéis subir a la galería.

Enhorabuena... -Gracias, de verdad.

-Un completo, me salvo, mejor plato con Meri.

Los jueces se dan cuenta que siendo, supuestamente,

pasota puede estar bien y Ofelia que me había señalado

y había dicho "tú para abajo", pues... este chaval no cocina mal.

Vuestros platos no llegaban al nivel de Pepe y Meri,

aunque hay tres que están por encima de los otros dos.

Y esos son los de...

Arnau...

Dani...

Y Alicia.

Dani y Arnau, vais mejorando con los emplatados.

Alicia, te falta un poco porque tu plato no era nada bonito.

Estaba bien, pero tienes que seguir practicando emplatados.

Sí. Los tres tenéis mérito,

porque en vuestros platos había trabajo, había gusto... Riesgo.

Muchas gracias, chef.

Así que los tres podéis subir a la galería. ¡Adelante!

(TODOS APLAUDEN)

Yo tengo dos cosas que son mi obsesión:

mi hijo y "MasterChef" y me gustaría que él fuese partícipe de ello.

Y creo que haciendo un tour por todos los exteriores

que hemos hecho, pues sería algo bonito.

¡Muy bien!

-Grandes, -Muy bien, Dani.

-Ya puedo llevarlo a uno más, vamos a por cinco.

(HABLAN EN LA GALERÍA)

María, después de la tarta Sara, lo último que esperaba de ti

es que prepararas un postre por iniciativa propia.

Sabes que la repostería es matemática pura y experiencia

y hay que controlar bien las elaboraciones

y medir exactamente los ingredientes.

Así es. Deberías haberte puesto las pilas

y haber practicado un poco más porque una prueba de eliminación

no es el sitio adecuado para hacer pruebas o ensayos.

Vero, no has querido salirte de tus guisos,

de tus potajes... quizá de la cocina que dominas

y, como a María, te digo que una prueba de eliminación

no es el lugar adecuado para hacer aquello que no dominas.

Tu plato no estaba bien.

Increíble... increíble.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Vero.

(JIAPING LLORA) -Oh... tío.

-Estamos ahí...

(EMOCIONADA) Ya, por favor...

Ya está, venga... corre.

María, llevas demasiado tiempo en la cuerda floja...

Hay que ponerse las pilas.

Ya está... venga.

Puedes subir a la galería.

(MARÍA) Aunque debería estar supercontenta

porque me quedo una semana más en el concurso,

estoy supertriste y superdesanimada porque... Vero, para mí, es...

Todo... es mi otro yo, es la persona que cuento con ella para todo.

Vero, qué rabia... ¿qué ha pasado? Entré con un bacalao,

me diste el delantal con un bacalao y salgo con otro bacalao.

Se cierra mi círculo ahí.

No entiendo cómo una cosa tan tonta como un bacalao,

que tú dominas, que habrás hecho quinientas veces...

Muchísimas veces. Qué pena.

Me da mucha rabia porque...

Creo que, ahora, empezábamos a aprender muchísimo.

Y yo venía a eso.

(VERO) He venido aquí a pelear, no he dejado mi familia porque sí.

Y lo he hecho por "MasterChef", o sea, sí tenía muchas esperanzas.

¿Qué les vas a contar a tus niños de tu experiencia?

Mis niños están enamorados de ti, sobre todo la niña.

Calla, no me digas eso. Sí...

Es verdad, siempre que hablo con ellos me lo dicen.

¿Qué te llevas de "MasterChef"?

Me llevo... mucha gente que no quiero ni mirar.

La experiencia maravillosa, el equipo,

todos vosotros sois maravillosos.

Y ya está y... hay que pelear por las cosas, se consiguen.

No he llegado muy lejos, pero... Miremos el lado positivo.

Te vas a encontrar con tus niños. Sí...

No voy a la cárcel, voy a mi casa con mis niños.

A la cárcel vamos a ir nosotros.

Bueno... (TODOS RÍEN)

Mirando a la galería, Vero, ¿quién quieres que gane?

Clarísimo, María.

Pues lleva un pasito... Pero ella es fuerte, también.

Y tirará, tirará...

María, ¿qué te pasa?

No sé, que... Vero aquí...

Es todo para mí, me apoyo mucho en ella...

Y... estoy muy agobiada porque desde que llegué

estoy continuamente en eliminación.

Me esfuerzo muchísimo...

Y no sé qué me está pasando, estoy viviendo muchas cosas.

Y eso me afecta mucho.

(VERO) Me alegro mucho que se quede ella, muchísimo...

estamos todo el día juntas las dos. Las dos sabemos cocinar y...

Me tengo que ir para que se quede ella.

Vero, ha llegado el momento debes dejar tu delantal.

Abandona la cocina de "MasterChef",

pero no te vas con las manos vacías.

Ojú...

Te llevas una caja con los cuchillos MasterChef

como los que has utilizado aquí en estas cocinas,

para que sigas practicando y cortes el bacalao...

En Teruel. Gracias, Pepe.

¡Vero, un placer! Gracias y mucha suerte.

(Aplausos)

¡Guapa! -¡Guapa, Vero!

-¡Qué grande!

(Aplausos)

¡Guapa, Vero!

(VERO) Estos trenes pasan pocas veces,

dejes lo que dejes, te tienes que montar.

Se sufre, pero también te llevas cosas que...

El día a día no te lo va a dar. Es una experiencia superpositiva

y animo a todos los que lo ven desde el sofá, como yo lo veía,

que se apunten porque puede pasar

que estés en las cocinas de "MasterChef".

Vero abandona estas cocinas muy triste

y ya solo quedan once que seguirán luchando

por ser el próximo "MasterChef España".

No hay secretos para conseguirlo, solo trabajo, ganas y pasión.

En siete días, volveremos a comprobarlo,

mientras ya saben, pónganle...

(JUECES) ¡Sabor a la vida!

(Aplausos)

Aspirantes, bienvenidos a Málaga.

(TODOS GRITAN) ¡Un poco de orden y daos prisa!

¡Que no llegamos! -¡Vale, vamos!

-¿Cómo va el pijo lento? -Esos términos no me gustan.

(PEPE) Qué desastre, tío...

-Todo el mundo está currando y tú ahí moviendo las patatas.

-¡Chicos, a cocinar! -Eh, relájate.

-Ofelia... mírame. -Espera, espera.

Cucú... ¿está bueno? (TODOS RÍEN)

¡Huele a quemado desde aquí!

-Esto es una porquería. -¿Qué haces?

Aquí hay problemas serios. Debéis trabajar... por parejas.

¡Toni, pero mira mi arroz! -¿Qué haces?

-No sé... ¿Me puedes ayudar?

-Quita... ¡Madre mía, qué desastre! -Pepe....

Pon la cara de cocinar, anda. Eso.

Va, va, Francis, ¿eh? -Lo tengo.

Van a catar unos comensales muy especiales.

¿Tú ves este color? ¿Crees que esto no es tóxico?

-¡Cuidado! (TODOS RÍEN)

¿No te gusta? -Es una maravilla y una porquería.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef 9 - Programa 4

12 may 2021

Los aspirantes deben identificar legumbres entre más de 30 variedades para preparar un plato a la altura de 'Masterchef'. Para ello cuentan con el consejo de la ganadora y los finalistas de 'Masterchef Abuelos'. En la prueba de exteriores se abrigan para acudir a la estación de esquí San Isidro, en León, donde los aspirantes tienen que batir el récord de dar de comer a 200 comensales, todos ellos esquiadores. Juanjo Losada, chef del restaurante Pablo, con una estrella Michelin, visitará las cocinas. La Terremoto vuelve a las cocinas para acompañar a los jueces en la prueba de eliminación. Los aspirantes descubren 4 neveras frente a las cocinas que pertenecen a los jueces y a la invitada. Tendrán que cocinar con los ingredientes que encuentren en su interior.

ver más sobre "Masterchef 9 - Programa 4" ver menos sobre "Masterchef 9 - Programa 4"
Programas completos (118)

Los últimos 2.205 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos