www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5865040
Para todos los públicos Masterchef 9 - Programa 3 - Ver ahora
Transcripción completa

"MasterChef" cumple 200 programas.

¡Felicidades! ¡Qué alegría volver a casa!

Ángel, ¿habías visto un rape de más de 30 kilos?

Estoy es gloria. -Me estoy estresando un poquito.

-Que no se socarren las cosas.

-Rapeando. Feo, malo...

Está terrorífico, Ofelia.

Me lo comería a cucharadas, me gustaría que hubiera más.

-Muchas gracias.

(CANTA) "Y entre sobras y sobras me faltas

yme faltan las sobras que tenía tu amor".

-Vamos a ser los mejores y más limpios.

-Eso está chupado. ¡Fernando Romay!

Qué rico, qué buena pinta.

¿Tenemos un pil pil ligado, un pisto sin quemar...?

Vamos fatal, señores. Espabilad de una vez.

(GRITA)

-Pato español, ¿es este? No, Jiaping.

¡Venga, chavales!

-¿Qué hace Ofelia? La está liando gorda.

Me huele a quemado desde aquí. No tengo salsa ni nada.

José María, este pollo no se puede comer.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es José María.

(Sintonía)

(Música emocionante)

Buenas noches. Nuestros aspirantes comienzan

una nueva semana dispuestos a superar los tres retos

que les tenemos preparados. Uh, cajitas...

Esta noche, aunque no lo saben, tienen la oportunidad

de empezar desde cero y hacernos olvidar sus desatinos.

Seguro que a más de uno le va a venir muy bien.

Ay, me voy a coger un ataque. Aspirantes,

bienvenidos a vuestra tercera semana.

Vero, ¿qué balance haces de este tiempo?

Los dos primeros programas he estado superbien.

Estoy supercontenta. ¿Te está gustando la experiencia?

Me está encantando, Jordi. Quiero más.

¿No te quieres ir con tus hijos?

Por ahora no, por ahora estoy bien aquí.

María, ¿qué está siendo lo mejor de esta experiencia?

No sé, todo. No sé lo que me vendrá después en mi vida,

hasta el momento es lo mejor que he vivido en mi vida.

Lo mejor, no quiero que acabe. Aspirantes,

lo que vais a vivir aquí no ha hecho más que empezar.

Como veis, tenéis una nueva sorpresa

debajo de la caja misteriosa. Toni.

¿Qué temes descubrir debajo de la caja?

Sinceramente, no temo nada. Tengo ganas de ver qué hay.

Evidentemente, hay cosas que prefiero antes que otras,

pero la idea es cocinar sea lo que sea.

Ya sabéis

que solo hay una manera de saber qué esconden estas cajas.

Levantándolas. Así que a la de tres

quiero que lo hagáis todos a la vez.

Una, dos y tres.

¡Hala! -Eh.

-Muy bien.

-"Leche de avena, leche de trigo". -¿Perdona?

-"Leche de cáñamo". -Qué guay.

-¿Cuántas leches hay en este mundo? Pepe...

¿Te gusta lo que has encontrado?

Sí, divertido. ¿Conoces los ingredientes?

Hay 17 leches, conozco dos. Arnau...

¿Qué te pasa? Nada, nada.

Hay algunas que no sabía ni que existían.

No podemos llamar leche

a lo que nos han sacado. Eso no es leche. La leche viene

de la vaca. Igual que la manzana del manzano. Pues lo mismo.

Tenéis delante leches y harinas de distintos ingredientes.

De arroz, de arroz integral, de espelta,

de coco, soja, cáñamo, avena,

avellana, almendra, quinoa

anacardos, nueces, mijo, trigo sarraceno,

lino y castañas. Esta prueba va camino

de convertirse en un clásico en las cocinas de "MasterChef".

La hemos bautizado como la Prueba Blanca,

que simboliza el comienzo de una nueva vida.

Lo blanco me despierta que tengo 29 años

y aún no estoy casada, ¿perdón?

Yo con 29 ya me imaginaba casada, con tres hijos

y haciendo bizcochos para la clase del pequeño.

Tras los desastres que hemos presenciado hasta ahora,

queremos que empecéis de cero.

Deberéis hacer un plato con esos ingredientes.

Y para demostraros qué se puede hacer con ellos,

hemos traído dos platos de dos chefs

a los que tenemos mucho cariño.

Qué difícil. -Sí.

Es un praliné de harina de nuez, bizcocho húmedo

de harina de nuez, helado de chocolate con leche

y albahaca, aire de limón

y brotes de albahaca. Muy bien.

Dani, ¿qué tal se te da la repostería?

Muy mal. Fatal. Pero hoy es el día para...

Y eso que tú eres Sugar Daddy"...

(RÍE) Sí, pero soy más "salao". Vamos con el segundo plato.

Pasta fresca de trigo sarraceno con una boloñesa especiada,

bechamel trufada de trigo sarraceno

y crujiente de parmesano.

Seguro que estáis deseando saber de quién son

estos platos, ¿verdad? Sí, chef.

Adelante, los ganadores de la primera y segunda edición

de "MasterChef Júnior": Mario Palacios y Manuel Esteve.

Las dos primeras generaciones de "MasterChef Júnior".

(RÍE) Si están enormes, tío.

¿Qué tal? Chavales...

Volver a entrar a las cocinas me ha traído muchos recuerdos,

"MasterChef" ha sido de las mejores experiencias de mi vida

y es un gran orgullo ser el primer ganador

de "MasterChef Júnior España".

Mario, ¿sigues cocinando? ¿Te deja tiempo la universidad?

Pues sí.

Estos últimos años tenía más abandonada la cocina,

pero ahora que vivo en un piso con amigos,

estoy todo el día. De pequeño, cocinabas a diario.

Manuel, ¿ahora qué pasa? Cuéntame. Ahora cuesta un poco más.

Hay menos tiempo con los estudios

pero muchas veces al volver de clase me toca cocinar

porque trabajan mis padres. Pero más de supervivencia,

pero siempre muy bueno todo. Aspirantes,

¿adivináis qué plato ha hecho cada uno?

Mario, salado.

-No. Mario, el postre, cien por cien.

Mario ha hecho el praliné,

el dulce. (MERI) Al revés lo he dicho.

Y Manuel, la pasta fresca. Ambos platos están elaborados

con algunas de las harinas y leches que tenéis.

Concretamente, el de Mario con harina

y leche de nuez. Y el de Manuel,

con harina y leche de trigo sarraceno.

En eso precisamente consiste vuestro reto,

en hacer un plato dulce o salado

con los ingredientes que tenéis delante de vosotros.

Dani, ¿qué harías? ¿Plato dulce o salado?

Con esto, dulce. Aunque soy más de salado.

¿Y tú, Álex?

Creo que voy a hacer algo salado. Salado.

Creo que sí. Siento deciros

que no vais a ser vosotros quienes decidáis

si hacéis dulce o salado.

Uh... -Qué bien.

Lo va a hacer nuestro siguiente invitado.

¿Quién es? Es lo que hoy en día

se conoce como un "foodie".

Aficionado al buen comer y, además,

un hombre con mucho criterio y perfecto

para decidir qué vais a elaborar en este reto.

Madre mía... Adelante...

¡El Monaguillo! ¡Guay!

-¡Bien! Buenas, doctor.

(ALICIA) "El Monaguillo me encanta,

como digo entre mis amigas, me hago pis".

(RÍE) Sí, te ríes un montón con él. Pero una cosa

es estar riéndote y otra es que venga

y te genere tu destino él. Que yo no me fío mucho.

-Qué alegría volver, la de cosas que me han pasado aquí.

Y las que te pueden pasar. (RÍEN)

(MONA) ¿Os acordáis de la ruleta?

Sí. La de amigos que perdí.

(RÍE)

La ruleta esa fue la leche. ¿Vuelves para echar un vistazo

y decir de verdad "el Celebrity es lo mío"?

Me estoy haciendo el remolón,

porque cada vez que vengo veo que la gente trabaja mucho

y yo estoy esperando tener

todas esas ganas de trabajar. (RÍE)

Sabiendo lo que me voy a encontrar aquí.

Me tendré que hacer un hueco en la cocina.

Monaguillo, los aspirantes tienen que hacer un plato

con las harinas y leches que han encontrado.

Tú vas a decidir... No.

...quién hace dulce...

Dulce. ...y quién salado.

A ver,

voy a mirarlos a los ojos y les voy a dar,

seguramente, todo lo contrario a lo que les pida el cuerpo.

-Psicología inversa. -Estoy haciendo que mejoren,

si se quedan en su zona de confort,

nunca podrán ser los primeros de "MasterChef",

entonces yo voy a intentar que sigan creciendo.

-El Monaguillo cuando viene a unos se la lía,

otros se hacen enemigos... Algo va a pasar aquí.

A ver... ¿Qué le damos?

¿Qué te gustaría: dulce o salado?

-Yo prefiero dulce.

-Lo tuyo es salado. Mona, te quiere liar.

Me quieres liar, ¿no? Haznos algo dulce,

te va a salir de maravilla.

Venga, "salao". Has hecho bien.

-Seguro que sí.

-Esto es una caja de sorpresas, siempre igual.

-¿Qué me harías con harina de castañas?

-Algo que te va a gustar. -¿Arriesgamos?

Tú mismo.

Venga, un plazo salado con harina de castañas.

-Parece que sabemos de lo que estamos hablando.

Va "sobrao". Ya sale en la tele y así no vas a ningún lado.

María es buena gente. Sí.

-Es muy buena persona. -Muy buena persona.

-A ver, mira... -No, no, no. Elijo yo.

-Vale, vale.

-Esto mirando lo que tienes. -No, cariño mío,

tú tienes que elegir en la cesta, yo elijo con qué desarrollo.

-Vale, vale. Qué carácter tiene María.

Hasta ahora, tenía un novio antidisturbios.

Y estaba contigo con la ropa puesta.

Harina de anacardo...

-Buenísima, es la que hubiera elegido. Has dado en el chip.

-Dile a tu novio que espero que le guste.

-Le va a gustar mucho, sí. (RÍE)

(MONA) Gracias, María. (MARÍA) Encantada, no me lo creo)

-Hola. -Hola.

¿Eres china? No.

No se nota, pero sí lo soy. -Sí, eres china.

Digo: "A lo mejor te haces pasar por china".

-Por pintar una raya más. -Lleva mucho tiempo haciéndolo

y te ha cuajado.

(RÍEN) -Quiero que hagas un dulce.

Te ha cambiado la cara, Jiaping.

Esto es una maravilla, el "tigro" sarraceno.

El tigre sarraceno, ¿no? El tigre sarraceno.

El tigre sarraceno,

este venía al circo cuando yo era pequeño en Marbella.

(RÍE) ¡El tigre sarraceno!

Quiero que te coma el tigre. El tigre sarraceno,

azúcar, y estoy seguro de que vamos a probar un postre genial.

Mucho gusto. Hasta otro día.

-Adiós. Para siempre adiós.

El amigo Arnau vende grifos, es un vendedor nato.

Te va a vender la moto lo primero, aparte del grifo.

Te voy a escuchar, Arnau.

-Soy del Montsec, ¿sabes qué es el Montsec?

-¿El Montsec? Si casi no sabía lo que era china...

-Te pilla más cerca, tienes que venir un día,

yo te invito. Está en la comarca de la Noguera.

La noguera es un nogal y del nogal, la nuez.

-Venga, cógete la nuez.

Y hazme algo salado con nueces.

-Al lío. -¿Te has quedado contento, Arnau?

Yo, por no saber nada más del Montsec, me voy. De verdad.

-¡Pam! Me ha dado lo que yo quería,

es que yo soy comercial, yo vivo de esto.

Álex, un tío deportista... Pues muy parecido a mí.

Le iría bien dulce, para contrarrestar.

Va a hacer algo dulce.

María, échame un cable. -¿Qué quieres?

-¿Qué ingrediente? Ven un momentito.

(RÍE) (MARÍA) La de castañas.

-Para que María no esté a disgusto conmigo,

lo que ella ha elegido: castañas. (MARÍA) Eso.

-Gracias, María. -Creo que soy un rival duro,

vamos a intentar demostrarles que no es solo una fachada,

una cara guapa, un tío simpático...

Que también sabe cocinar y se desenvuelve bien.

-Un saladito, ¿no? -Venga, vámonos.

¿Has visto la leche de mijo?

La leche de mijo...

-¡Qué buena! -No seas malo.

-¿Esto cómo sabe?

-Es una cosa que comen también los agapornis.

-Venga, pues la de mijo. Yo te lo voy a sacar.

-Vale, Alicia. -Gracias.

Aquí tienes a Meri. Meri.

-Hola, encantada. Chica lista Meri.

Chica lista, no sé. Puede hacer lo que quieras.

Lo que me deis, intentaré sacar lo que pueda.

(MONA) Pepe,

¿tú qué crees que cocina...?

-A Pepe no, que me la lía, me llama chillona, mandona y de todo.

-A este no le preguntes. (PEPE) Voy a ser bueno.

Dulce.

-Sabía que quería salado.

-Te digo una cosa. Voy a hacer un plato salado superbueno.

Ya lo tengo pensadito.

-¿Puedo decir que tengo una amiga aquí?

-Claro.

(RÍE)

El Monaguillo me ha hecho un flaco favor. Él pensaba

que de verdad quería yo hacer un salado,

pero lo que quería era hacer un dulce

y demostrar que también sé hacer postres.

-¿Tú tienes pareja?

-Yo sí, yo llevo casado muchísimo tiempo.

-Por ahí no te puedo conquistar.

(MONA) Mira, eso es llegar y triunfar.

-Me das dulce y de harina:

nuez, almendra o avellana. La que quieras.

Por favor. -Pero Ofelia,

lo tuyo será salado. Estará muy rico.

-Pues ya, muchas gracias.

No me escojas más, por favor. Leche de coco...

Leche de coco...

-Le... -Sí, esta.

(MONA) Ahora, un sobre de estos. (OFELIA) Nueces.

-No, no te escucho. -¡No, eso no sé ni lo que es!

Cáñamo. No sé qué es.

Por favor, por favor. (MONA) Es que no puedo.

-Que no sé qué es el cáñamo. (DANI) Ahora te conquisto yo.

¿Sabes cómo le llaman? ¿Cómo?

Sugar Daddy. Te quiere conquistar. ¿Sugar Daddy?

Sugar Daddy. ¿Sugar Daddy?

(MERI) Sí, sí, se lo tiene así creidito.

-Por esa regla de tres... -Salado.

-Si eres Sugar Daddy...

Mira cómo es, que con 34 añitos se apunta la universidad para...

A estudiar. -¿Con 34 a la universidad?

Le vamos a poner salado, mucho Sugar Daddy...

Se apunta a la universidad con más años que un bosque,

eso merece un poco de castigo.

Y yo creo que ahora, cáñamo.

-Pues venga. Es muy de universidad.

En la universidad se le pega bastante al cáñamo.

Sí, por eso te digo. Bien, bien.

Vámonos. Muchas gracias.

De nada, a ti, Sugar Daddy. ¿Sabes quién es Amelicious?

(MONA) Amelicious es un personaje de Disney, ¿no? Me encanta.

(RÍEN) -Amelicious Delicious.

-Yo quiero verte hacer algo dulce.

-Me vendría fenomenal esto. -Ya, pero la quinoa...

-¿Tú crees? Piénsatelo bien. -La quinoa casa con todo,

dice mi psicólogo. -Pues un postrecito.

¿A qué dirías que se dedica este hombre?

Modelo no cuenta.

Jugador de póker... ¿Jugador de póker?

-Por ahí andan los tiros. -Pues voy a hacer un "all in".

-Voy con todo. -No, no, vamos a ver...

Tienes que ser muy "salao", como eres siempre.

-Mira... -Jordi, por Dios, tío.

Ha sido tan fácil... Déjame ponerme donde tú.

-Pero con cariño... -Vamos a hacer un "all in".

-Con alegría, ¿eh? -"All in".

Y esta es tu mano para jugar. -Me gusta, ¿eh?

(RÍEN)

-Mi mente, mi cabeza, mis pies, mi cuerpo están al 200 por 100,

como en un torneo de póker, para llegar hasta esa mesa final

y poder pelear por el título.

-Vamos a ver... Guardia Civil.

Me cae bien la Guardia Civil. -Claro.

-Queda uno de cada cosa,

elige.

-Bah, me voy para el azúcar.

-Bueno, ¡leche de cáñamo!

Nueces...

Un plato dulce. -Maravilloso.

-El último.

Gran trabajo, Monaguillo. Vámonos. ¡Gracias a todos por aguantarme!

¡Gracias!

-El Monaguillo es un tío que me encanta,

desde que lo veía en la tele me encantaba.

Tiene unos golpes buenísimos. Y cara a cara, más todavía.

Vamos a hacer recuento. Tienen que hacer dulce:

Pepe, María, Jiaping,

Álex, Amelicious, Toni

y Vero. Y tienen que hacer salado:

Fran, Arnau, Alicia,

Meri, Dani y Ofelia.

(MERI) Madre mía, ¿eh? El Mona ya ha hecho el reparto.

Yo veo aquí a Mario y a Manuel

y me encantaría verles cocinar, ¿no creéis?

Sí, hombre, sí. -Claro.

Y para rizar el rizo...

Mario, tú que has hecho un dulce, nos haces uno salado.

Y tú, Manuel, nos haces uno dulce.

¿Os atrevéis? Sí.

-Sí, hombre, apetece.

Espero que se me siga dando bien cocinar aquí.

En casa no tengo tanta presión, pero aquí puedes liarla.

Dales un buen consejo, Monaguillo. No sé qué deciros,

porque yo me veo con esos cartuchos delante

y me cojo dos días de asuntos propios.

(RÍEN)

Aspirantes, Mario, Manuel,

contáis con 60 minutos en este reto.

Y atención: las harinas

y leches que os ha asignado el Monaguillo

no son vinculantes.

¡Oh! -¡Qué bien!

(RÍE) Debéis utilizar obligatoriamente

al menos una harina y una leche.

Pero la que queráis.

He recuperado amigos. Eso es.

Tenéis tres minutos para entrar al supermercado

para coger el resto de ingredientes.

60 minutos, un tipo de leche y de harina...

No hay que ser maestro para poder hacerlo.

El tiempo para entrar al supermercado

comienza en tres, dos, uno... Ya. Adelante.

Vamos, chicos. ¡Traedme algo!

-¡Tres minutos!

-¡Guau! ¡Qué de cosas!

-Hay de todo, tío.

-Cojo esto y cogeré unas setas.

La mejor materia prima para hacer un superplato.

No os quejaréis.

No nos quejamos. No nos quejamos para nada.

-Yogur, yogur...

Tres, dos, uno...

¡Tiempo! A cocinas todo el mundo. ¡Vamos!

¡Venga!

-¡Vamos ahí, Sugar! -Vamos, chicos.

Ahora sí, los 60 minutos comienzan

en tres, dos, uno...

¡Ya! Adelante.

Al final voy a utilizar esta y esta.

No es difícil. Es una prueba diferente.

Es una prueba diferente. La dificultad

está en elegir. Hay muchas opciones.

Salado: croquetas, bechamel... Le leche de coco

para hacer esos platos asiáticos que tanto nos gustan.

Nos vamos a "jartar" de canelones,

de lasañas y de croquetas. Efectivamente.

Y diferentes bechameles con varias cosas.

El mundo dulce: cualquier bizcocho,

cualquier helado... El problema es

que un dulce es más complicado sin receta.

Eso lo entiendo.

(VERO) El dulce es más difícil que el salado, siempre.

He utilizado harina y leche de almendra.

Voy a hacer un dulce de unos canutillos con cacao

y una crema de lima por encima con almendra tostada.

-Ilusión y ganas de volver a cocinar

en estas cocinas que echamos de menos.

Aunque no me juegue nada,

salimos por la puerta grande y no podemos defraudar.

Imagínate que estás ahí.

¿Qué harías? (MONA) Un bizcochito.

Lo partes por la mitad, meto tofe, almendritas y nueces.

Me da igual la harina que me pongáis.

Igual las almendras las garrapiño.

(RÍEN) ¡Además!

Un poquito más de alegría.

Ay, copón. No me está saliendo bien.

(JIAPING) ¿Cómo abro un coco? Imposible.

Voy a buscar una manera. ¿Sale o no?

¡Abre! ¡Abre sésamo!

-Un poquito más, Fran. ¡Dale caña!

(RÍE) ¿Has visto? Al final puedo,

soy muy creativa al final.

-Quiero que salga todo perfecto y bueno.

¿Cómo vas tú, cariño? -Muy dura esta harina.

-Estoy intentando estar muy centrada. Y como cuando hablo,

estreso a la gente, no quiero estresar.

-Venga, a tomar por culo. Voy a echar 30, 30 y 30.

(MONA) Bueno, Manuel. -Buenas.

¿Qué estás haciendo? Voy a hacer peras caramelizadas,

hechas en el róner. También voy a hacer un crumble

de avellana, una espuma de avellana...

Y un helado de avellana.

-Interesante, ¿qué es el róner? -Es como una máquina

donde hay agua y cocinas como en agua hirviendo.

-Ah, vale.

-Me han chivado que estuviste con Ferran Adrià

y que te enseñó cosas, no puedes preguntarme esto...

-He estado con Adrià varios años.

-¿Y cómo no sabes lo del róner?

-He aprendido mucho de él.

Que un tomate es una fruta o una verdura, por ejemplo.

(RÍEN) Lo dice Ferran mucho.

¿Qué harina estás utilizando?

Harina de avellana y leche de avellana.

-Manuel, que vaya muy bien todo. -Gracias. Hasta luego.

-¡Que la lío!

(CANTA) "Hombre de las zapatillas sucias".

Voy a hacer una mermeladita y una crema pastelera cítrica,

un bizcocho que tengo en el horno y unas tempuras de frutos rojos.

Mario, el Mona te dará sabios consejos.

¿Qué estás haciendo? Importante, ¿qué leche y harina?

Leche y harina de avena. Ambas.

Con el este caldo que voy a hacer con las verduras y las espinas,

voy a hacer una veluté con la harina.

(MONA) ¿Veluté ha dicho?

Cuéntale qué es una veluté. Como bechamel, pero en vez

de echar leche, caldo. Caldo de pescado.

Va a llevar un chipirón marcado a la plancha.

-Ah, mira. Qué tío. -Y luego, por encima,

voy a acabar con un aire lácteo con la leche de avena.

-"Acabar con un aire" me parece tener clase.

Dice: "Y acabo con un aire". Nos vamos a ir

para que trabajes a gusto. Muchas gracias.

-Venga, Mario. Vamos.

-Voy a hacer un carrot cake,

un pastel de zanahoria de toda la vida, sin gluten

y con harina de almendra y haré como un frosting

con leche de almendra. Ofe, ¿cómo vas?

-Queriéndote mucho, me acuerdo de ti en cada momento.

-¿Estás haciendo el pollo al curry? -Sí.

Marco primero el pollo con la cebolla, ¿verdad?

-Sí. -¿Y cuándo añado la manzana?

¿Cuando ya está el curry hecho? -Ofe, venga.

A ver qué hace Fran.

Bienvenidos. Fran, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Pues muy bien, encantado. Encantado de la vida.

¿Qué has cogido al final? ¿Leche de castañas?

-Sí, leche de castañas. -Y trigo sarraceno, ¿no?

-Ese para hacer la pasta. ¿Qué vas a hacer?

Unos raviolis rellenos y bechamel. -Yo apuesto por tus raviolis.

Fran hace la compra en su casa.

Dime con cuánto tienes que pasar la semana

para llenar la nevera, que tu hija esté contenta, tu mujer también

y que comáis tal... ¿Sois tres?

-Somos tres. -Con 60 euros tiene que sobrar.

-¿Tú podrías hablar con mi mujer?

Se está gastando más. (RÍE)

Que se está gastando más,

eso es porque te quiere ver lustroso.

-¿Eres agarradillo, Fran? -Cuanto más, mejor.

-Tienes cocodrilos en los bolsillos, ¿no?

-El bolsillo siempre atado. -Siempre atado.

Vámonos. Adiós, Fran.

(MERI) ¡Uh, amigos!

Ofe, ánimo, cariño. Os quiero mucho.

-Voy a hacer con leche de cáñamo

una bechamel ligerita con parmesano

y una musaka. Para celiacos y veganos,

voy a usar trigo de sarraceno, que no debe tener gluten.

Así lo podemos probar todos. He sido veleta y picaflor

y ya es hora de que me centre y qué mejor forma

que alrededor de unos fogones.

-No quiero gastarlo.

Me queda poco. Bueno, Jiaping.

Bueno, "Champín". (RÍE)

-Mi amiga "Champín".

¿Cómo estás? -Muy bien.

-Es como un arroz con leche, ¿no?

-No solo con leche, porque abrí el coco...

Muy tailandés. Sí, como Tailandia.

En Tailandia se hace arroz... Yo he estado en Tailandia.

¿Tailandia? Eres muy vivido. Soy muy viajado.

Es un clásico, en Tailandia no te lo puedes perder.

-No te lo puedes perder. -Es la tortilla de patata de allí.

Claro. (RÍE) Vale.

Quiere encontrar un hombre que le regale un diamante.

Me regala un diamante y yo le regalo la casa.

Fíjate. ¡Anda!

-Es un buen trato.

-Yo entregué mi diamante ya. -Ah, mira. Entonces para Ofelia.

(RÍEN)

No tiene más, vámonos. Suerte. Gracias.

(RÍE)

(VERO) Madre mía, ¿qué tal vas? (ALICIA) Yo, fatal.

-Me cago en la hora que elegí hacer la crema.

-¡Oh! El tiempo "vola".

Por favor...

-¡Aquí pasa el tiempo! Pero... ¿Perdón?

Aspirantes, últimos 30 minutos. (OFELIA) ¿Eh?

-Oído. (MERI) Queda muy poco.

¡Me concentro, que estoy hoy distraída!

-Vamos a ver a María, que menudo disgusto tenía antes.

Lo sé, lo sé. ¡Pues ya no!

-Ya no estás disgustada, María. -No.

Ya se me ha pasado. -Se le ha pasado el disgusto.

María, ¿qué vas a hacer?

-Voy a hacer unas tortitas y le voy a añadir

frutos rojos, chocolate,

frutos secos garrapiñados. -Ah, mira, garrapiñados.

Como he visto que él te ha hecho una mala jugada

y te has quedado dolida conmigo... Es que tú, es que tú...

A todas las quieres y a mí no.

A Ofelia la quiere más, a mí no.

-¿Crees que Jordi con Ofelia es mucho más...?

-Sí, conmigo no. Solo pretendemos sacarte

de tu zona de confort para ver cómo evolucionas.

Queremos ver tus platos dulces y...

Tus platos verdes. ¡Ah!

-Oh... -A ver...

"El libro verde de MasterChef", recetas maravillosas.

Pero bueno... Recetas saludables.

Hortalizas, verduras... Sostenible, proximidad,

productitos de temporada. Me viene muy bien.

Comer sano no tiene que ser aburrido.

No, no. Es para que tú salgas del guiso...

Pero yo tengo muchas cosas que enseñar, no solo el guiso.

-Venga, que vaya bien, chao.

-Es así.

-Me cago en la madre que me parió.

Voy a rellenar el ravioli, y la pasta se me ha secado,

digo: "No me digas, no me digas". ¡Paf!

-¡Venga, Fran!

-Qué mal, qué mal, qué mal.

-Tengo el bizcocho en el horno,

de tres chocolates, chocolate blanco,

chocolate con leche y un poquito de nuez.

He utilizado leche de nuez, voy a hacer chocolate negro

más el coulis de fresas y frutos del bosque

para decorarlo un poquito.

Los aspirantes llevan solo tres semanas en "MasterChef"

y están avanzando a pasos de gigante.

Se nota que están ampliando su formación

gracias al Basque Culinary Center.

Estoy haciendo una lasaña de setas con gorgonzola.

He utilizado las harinas de trigo sarraceno y de espelta para la masa

y voy a utilizar la leche de nueces para la bechamel.

Ahí está la bechamel. Ahí la tenemos.

¿Qué tal, María? -Creo que bien, no sé.

Ahora me estoy agobiando.

Lo está pasando muy mal Fran. Se le ha quedado muy seca.

No todas las harinas evolucionan igual, no sirven igual.

¿Cómo está Alicia? Qué complicado es hacer una masa...

-¿Qué es eso que flota?

¿Estás cociendo una chaqueta? (RÍE)

No, hombre.

Le he tenido que añadir más huevo para que no se quedase tan...

Todas las harinas no funcionan igual

a la hora de trabajarlas.

No te pongas nerviosa. Ay, ay, ay. Eso es una manta,

¿me la dejas este verano como toalla?

Lo veo un poco gordo.

Intuyo que es una lasaña. Una lasaña.

Tienes que hacer todavía la bechamel.

Voy megajusta. Vámonos, vámonos.

Alicia, que vaya bien. La veo atacada.

Gracias por la visita. -Chao.

-¡Epa!

-A ver mi pastelito... Está bien, ¿eh?

¿Cómo vas, Ofelia?

Cuéntanos, ¿qué estás haciendo? Hice como un fondito...

Un fondito. ¿Estás haciendo un arroz?

Sí, sí.

Estoy haciendo un arrocito con curry, cayena...

Y ahora, con la leche de coco y harina de almendras

voy a hacer un curry con cúrcuma. -Muy rico.

Para añadir el pollito que ya he salteado

con chalota y la manzana,

que he salteado con orejones. Aquí dejé un poquito

también para eso. Me he perdido.

Leche de coco. Sí.

Y le metes harina para hacer el curry.

No. ¿Te digo mi secreto?

Sí. A ver...

-Es una trampa.

En realidad no hace falta, pero como tengo que utilizarla,

la espeso un poquito. Mala utilización de la harina.

No, no, no.

A veces se echa un poco de harina para espesar salsas y lo hago

con harina de almendras, porque es más digestiva.

-También estás mirando por la salud de los comensales.

-Hombre, en "MasterChef" miramos por todo.

-Claro, "MasterChef" es muy buen mirado.

Ofelia, yo confío muchísimo en tu plato.

Pepe, no lo sé. Vámonos, Mona.

¡Hum! Muy bien, Jiaping.

Estoy conociendo a Fran

y le conozco la cara de preocupado.

Sí. Y la tiene, ¿eh?

Entre agobiado y preocupado está ahora mismo.

Está un poquito dura.

-Bueno, ahí está.

-Toni, ¿qué? -Estáis flipando y lo sabéis.

Toni se está liando.

¿Sabes cuando tienes una buena mano

y empiezas a hacer así y a enseñar y a hacer el tonto?

Él tenía una buena tarta

y mira lo que le ha hecho. Jordi, por favor, confía.

-La tarta era maravillosa para verla en plato con la salsa.

Ah, no. Que va a hacer más circulitos.

Ah, venga. Estamos salvados. Ah, entonces sí.

Es que pensábamos que iba a hacer solo un círculo.

-Habrá uno para cada uno. ¿Esa tarta de qué es?

Es una masa que he hecho con mantequilla,

harina de castañas,

que me apetecía. Vaya.

Confiamos en ti. -Venga.

¿Alguien me dice cuánto tiempo falta?

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(OFELIA) ¿Me puedo morir ya?

-Cuidado, Ofelia.

-Meri, ¿de qué color pondrías ese bizcocho?

-No sé, estoy muy estresada. -Vale, vale.

Has cambiado dos o tres veces de plato.

Sí, según vea...

Malo eso. Estás dudando y el que duda, ya sabes.

No me termina de cuadrar. Ya, claro.

Pues el ravioli es cuadrado. (RÍE)

No, no. Calla, calla.

La cuadratura del círculo se llamará la prueba.

Todo el mundo tiene un arito para cortar.

Es el cubo de la playa, le das la vuelta

y sale un perrito. Sale un castillo.

A ver qué me sale, voy a hacer una práctica.

Aquí no me quedan bien las croquetas.

Me mandarán la mierda por dos platos diferentes.

Creo que no ha hecho raviolis, sino una lasaña.

Ha hecho algo... Ya verás...

Esperad a probarlo. No empecemos con la sonrisa antes de tiempo.

(RÍE) A Jordi te lo voy a placar

un poquito si puedo hoy, ¿vale? -No, no.

Pero no puedo venir todos los días, (RÍEN)

-No, no, no. Tranquilos.

(MONA) ¡Venga, que no queda nada! ¡Aspirantes!

¡Último minuto!

Me parece superbonito.

-Pero no se ha evaporado bien el vino.

-¿Dónde hay vino? -En la salsa.

-¡Venga, Pepe!

¡Vas a tope! -Me ha quedado bonito,

luego ya el sabor...

(RÍEN)

(PEPE) Bueno, estará rico.

-Ya está, ya no puedo más.

Diez, nueve,

ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! Manos arriba.

(RÍE)

-Pues la cosa prometía muy bien,

pero te metes de mala manera y no hay apaño.

Buah. Pintan bastos.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad: a partir de ahora,

la escuela "online" amplía todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico MasterChef.

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos para sorprender

a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Oye, vamos a ver a Manuel. Vamos.

Adelante, por favor. Qué pinta, ¿qué es esto?

Unas peras caramelizadas con especias,

un crumble de avellana, una espuma de leche de avellana

y un helado de leche de avellana y de praliné.

-No puedo cogerlo. ¿No sabes? ¿Te ayudo?

Ahí, gracias.

Qué bien funcionan las peritas,

la avellanita, el caramelo...

No ha perdido la mano, ¿eh?

Bravo. Está muy bueno.

-Me ha hecho mucha ilusión, estaba nervioso.

Me ha hecho ilusión volver a cocinar.

-Vino a la Júnior pero ya puede venir a la Celebrity.

-Yo soy más fan de Mario que de Manuel,

porque tiene esa chispita de chico malo y me encanta.

¿Qué has hecho, Mario? Tenemos el chipirón

simplemente marcado a la plancha y con el soplete un poco.

Abajo, la veluté con la tinta de calamar

y acabamos con ese toque

así lácteo de la espuma.

Joer, qué pintón.

Este es mi plato, ¿no?

Es que no sabía que veníamos cuatro.

Dale.

Bueno... Muy fino.

Hum...

Yo quisiera saber...

¿Este plato se lo haces a tu novia?

(RÍE) Hombre... (MONA) Fino, fino. Muy rico.

Es un platazo, Mario. De verdad. A todos los que estén dudando

si apuntarse o no a "MasterChef Júnior,

si les gusta la cocina, adelante.

Aquí se lo van a pasar increíble y aprenderán un montón.

Manuel, Mario, un placer teneros en estas cocinas.

Venid cuando queráis, seguid cocinando,

y gracias por estar aquí con nosotros.

Muchas gracias. Estaba buenísimo.

Gracias.

Parece que los jueces

siguen igual de exigentes. Mucho ánimo para los concursantes,

tienen mi apoyo.

Ahora sí, empieza la cata.

Va a ser una cata diferente.

Por primera vez en la historia de "MasterChef",

además de este jurado y el Monaguillo, por supuesto,

vosotros también vais a catar los platos de vuestros compañeros.

Qué bueno. -Hala.

-Qué bien. -Mola.

Y vuestra cata tendrá consecuencias,

porque un paladar fino es imprescindible

para permanecer en este programa además de saber cocinar.

Los aspirantes que vengan juntos a la cata

podrán probar los platos de sus compañeros

y luego, entre los 13, os pondréis de acuerdo

para elegir con una unanimidad los dos mejores platos de todos

y de ellos, el mejor. ¿Eh?

-Alicia, 300 euros si dices que está increíble.

También debéis decidir

quién ha elaborado el peor plato, que se llevará...

(TODOS) ¡No!

...este delantal negro a la prueba por equipos.

(OFELIA) Estás de broma. Lo que significa

que pase lo que pase en la prueba de exteriores,

aunque su equipo venga con delantal blanco,

él o ella se jugará la eliminación.

Madre mía... -Hostias...

(MERI) Monaguillo, ayuda.

No ha sido idea de él. Sí.

Es lo único que no se me ha ocurrido.

Nadie va a asumir bien que critiquen su plato,

es un marrón pero sí, sí. Yo acato,

al final aquí venimos a jugar. Como no podéis probar

los platos de todos vuestros compañeros,

os tendréis que guiar por las opiniones

de los que los hayan probado, hacer una puesta en común

y poneros todos de acuerdo para emitir un único veredicto.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues empezamos la cata.

Les pagan bastante bien como para que nos hagan

hacer de jueces a nosotros. Está bien,

pero es una responsabilidad que no apetece tener, pero bueno...

¡Qué buena pinta los tres!

Tenemos que empezar por el final. Por el final.

Tres postres. Vero, nombre del plato.

Padre e hijo 2.0.

Mi marido y mi hijo mayor muchas tardes se hacen de merendar

tortitas y es en su honor versionado.

Le he echado natita por dentro y la crema amarilla

es de crema de lima. Harina de almendra.

Sí, y leche de almendra. Y leche de almendra.

Con tres chocolates. Vamos a probar.

Está rico el limoncito, sí.

Bueno, pensaba que estaría peor,

te lo comes y el conjunto está rico, está bien,

básico, has resuelto la prueba y te lo apruebo.

Venga. Venga, va.

La lima me ha dado un golpecito de frescor que me ha alegrado...

Cítrico. De puntito está rico, venga.

Sí, la lima sí, ¿pero tres chocolates tenía?

Sí. Yo no los encuentro,

a mí me parece que la "creptita" porque es crepe y tortita.

¿"Creptita"? La "creptita", ¿te gusta?

Está muy bonito. La "creptita" con la crema limón

hubiese sido suficiente. Toni.

A mí me ha gustado, está más cremoso

que lo que parecía. -Al principio pensaba

que sería muy dulce pero con la crema de lima

para mí ha quedado superbien. -Todo superbien,

son esas películas que empiezan bien

y luego, a lo mejor se tuercen. -A ver qué hacemos.

Bueno, Toni, cuéntanos, nombre de tu plato.

Al plato le llamaré bubita. Bubita.

Bubita porque así llamo yo a mi novia.

¿Qué lleva? He hecho una tarta de manzana

y fresas, una sopa de chocolate blanco

y leche de avellana. He usado harina de nueces

para espesar esa sopa de chocolate. ¿La masa también

es de harina de nueces? No, de harina de castaña.

¡Madre mía, qué de cosas! ¿Y la estética por tres tamaños?

Porque tenías tres aros solo. Es como, no sé, me gustaba así.

Bueno, si nadie se atreve, voy yo. Vamos a probar, sí, sí.

¿Está malo?

Me interesa antes de que demos un veredicto nosotros,

dejaremos que lo dé Vero. Por ejemplo, que lo dé Vero.

Sé sincera. -Le falta azúcar, amigo.

-¿Le falta azúcar? -Sí.

¿De qué dirías que es? Me sabe más a almendra...

más a avellana que... Sabe a todo.

Es un poti, poti. Amelicious. A mí me ha gustado,

pero como que hay un popurrí de cosas un poco, creo.

No brilla tu plato, no sabes de lo que es.

Tiene un dulzor que no te llega a dar felicidad.

Es un poti, poti sin sentido, Toni. Tiene como muy buenos instrumentos

pero la orquesta cada uno

está tocando como una canción diferente,

de pronto te suena a avellana, masticas tarta de manzana.

¿Hay algo malo? No, ¿hay algo bueno? Tampoco,

entonces, claro, hemos fallado. En fin...

Amelicious. Carrot cake delicious.

Lo hice con harina de almendra, usé un poco de harina de nuez

y luego el "frosting" lo hice con leche de almendra.

Ya digo que me va a gustar, ¿por qué? Por la pinta que tiene.

Porque lo tengo claro. Puedes probar tú también.

Lo he probado porque lo he hecho un poco grande, pero no hace falta.

Vero, ¿cómo lo ves? Está bueno de sabor

y yo creo que por dentro no sí es la textura que quería,

está un poco crudo, pero de sabor muy rico y el "frosting".

Sí, coincido con Vero, está muy bueno, pero creo

que le falta un poquito dentro. Que un carrot cake esté malo

es difícil y el "frosting" te lo criticaré mínimamente

porque me gusta con cierto cuerpo, más reposado y el tuyo

está muy líquido. Dicho esto, está muy rico y me parece

que es una buena idea. A ti te gustó desde que lo viste.

A ver, me ha gustado el sabor, me ha gustado la presencia

y ojalá supiera lo que es el "frosting".

(Risas)

Es la crema que lleva arriba como de mantequilla.

Es lo blanquito. -Pues el "frosting" está muy bueno.

Me alegro. Hay inteligencia en el trabajo

que has hecho porque no son las harinas normales,

has sacado adelante un carrot cake, pasa el corte, perfectamente.

Las valoraciones los jueces, que las hagamos nosotros

no mola nada, no mola un pescado.

La tarta es un mazacote. -La tarta era como...

-Estaba cruda la masa.

Dani, nombre del plato. Tengo una amiga que es cocinera

y es griega, este plato creo que es de origen griego,

ella se llama Kate, musa Kate. Una especie de lasaña

con vegetales. Tiene buena pinta,

me gustan estos platos. No sé el uso de la harina

y del lácteo. Para hacer la bechamel.

Esa caricia por encima. Esa caricia, sí.

Me gusta mucho la vajilla, Dani. Sí, es muy bonita.

# Musa, musa Kate, # musa, musa, Kate. #

¿A ver?

¿Nuez moscada puede ser que a lo mejor en ese momento

hayas hecho un golpe de pandereta? -No le eché queso

y me quedó un poco sosita y habré pecado de especias.

A mí que no me gustan los champis ni tal, me ha flipado.

En boca una textura que te mueres.

Alicia. A mí me han gustado los vegetales,

a mí me gusta mucho al nuez moscada,

me pareció que estaba rico. Buenos compañeros, ¿eh?

Y muy sinceros. -A mí me ha gustado mucho.

Me alegro. -Es un plato rico.

Tiene gracia porque hay un sofrito por ahí potentón y le aporta

mucho rollo, pero era una prueba blanca

donde los protagonistas eran esos elementos blancos.

Ofelia, a ver. Que viene Ofelia.

¿Cómo se llama el plato? AA6, significa con actitud

me voy al ABaC seis meses después en prácticas.

(RÍEN)

Y ya después del ABaC, brillo. ¿Y dónde están

la harina y la leche? Lo he hecho tan bien...

-Que no se ve, claro. -No se ve.

El jugo es leche de coco, ¿vale? Con curry, la leche de coco

se espesa un poco la harina en algunos países.

¿En qué países? Países Bajos.

(RIENDO) Los países espesos.

Se la echan al sofrito, pero está superbueno

porque trabajé durísimo. -¿Esto qué es, pollo?

Tú prueba que vas a flipar. -Voy, seguro.

Tengo que ser franco. -Y la chalotita la metí al horno

que se hiciese en su jugo. -A ver, perdonadme, pero este arroz

me parece que está rico. -Está bueno porque yo lo probé.

¿La harina dónde está? La harina...

¡Ay! ¿Qué has hecho con la harina?

Así. Ahí ya me tumbas

porque sí hay leche de coco pero esa harina

no está incorporada. No me vale que le he echado

una chispita para justificar. 100%.

A mí, personalmente, me ha gustado y el arroz creo que estaba bien

estaba más o menos en su punto, ni estaba pastoso ni duro,

o sea, que... -La leche de coco

si es para hacer curry me gusta meterle más semillas

de cilantro, lima kéfir, un poco más ácido...

Lo que viene siendo un curry tailandés.

Exacto. Lógicamente. De las aes

tienes más actitud que aptitud.

De "MasterChef" más ABaC

voy a salir pulida como un diamante en bruto.

Alicia, ¿cómo se llama tu plato? Lasaña con salchichas al vino.

He utilizado dos harinas, la de espelta para trabajar

la masa y luego, he utilizado

para la bechamel leche de anacardos y harina de trigo sarraceno

que veía que era fina. Vamos a probar.

Esta lasaña es la caña. -Ya, me he pasado de vino.

A mí el sabor me gusta, igual la masa

estoy más acostumbrado que esté más blandita, pero...

Veo a Ofelia con una cara que me tiene preocupado.

Bien, quizá me guste más Kate musaka, sí,

pero porque soy más de musaka y no soy tanto de vino.

Bueno, creo que aquí el sabor a salchicha

es invasivo total. Está demasiado bien

para lo que esperaba porque tenías unos cueros ahí,

¿te acuerdas? Te hice caso y me puse ahí

a amasar y amasar. -De uno sacaste casi dos.

Sí. -Yo creo que la lasaña está rica

para salir del paso, pero seguro que haces

muy ricas las salchichas con vino por un lado

y la lasaña por otro, así que, bueno, está pasado para mi gusto.

Todo dicho. Tengo miedo de cocinar

yo siempre he cocinado feliz

y no quiero que se me quite la felicidad.

En fin, Meri, cuéntanos, ¿cómo se llama tus dos platos?

Croquetas can rodas

en honor a mi madre que es quien me enseñó a cocinar

las he hecho con setas y gamba y leche de avellanas.

¿Y harina de...? Harina de espelta

porque pensé que así tendría otra personalidad.

Y una ensalada, me gusta que me den

una cosa y la otra. -No eres de plato combinado

como yo en la gasolinera que digo: "Dame un seis",

con croquetas dos huevos fritos, un San Jacobo,

patatas fritas, salchichas...

Meri, te pedimos un plato y has hecho dos.

Nada que reprochar a la coqueta, en mi opinión me la pediría,

me la comería y pediría otra ración de croquetas.

Es buena, la croqueta está bien hecha para comer

y para repetir. Me gusta mucho la textura

muy líquida de dentro y el muy crujiente de fuera

así que, es muy recomendable la harina de espelta

para rebozar croquetas y la ensalada, nada,

no me interesa, pedimos un plato, tú presentas dos.

Cuando me hablas de ligereza, cuando comemos croquetas

que es un plato... Ya, ya.

Nacional que siempre se comen solitas y no hace falta...

¿Que acompañas con ensalada? Genial, pero aquí no hacía falta.

Muy bien hecha la croqueta y muy bien entendida la prueba

porque al final se trata de utilizar una leche y una harina

y has hecho un plato donde pones en valor una leche

y una harina, así que, muy bien. Muchas gracias.

Álex. Se llama, bueno,

el bizcocho con nueces de la caru

que, bueno, la que hace postres en casa es mi hermana.

Se os irán acabando los familiares para ponerle nombre a los platos.

-Hay familiares para aburrir.

¿Qué lleva tu postre? Gelatina de nueces

y la leche de nueces, tres tipos de chocolate diferente.

Es como uno... Crudos.

Crudillos. De tres chocolates diferentes.

Es la harina de nuez

que es menos espesa aunque esté un poquito cruda, no sé.

Álex, quiero saber qué opinan Meri y Arnau.

A mí me recuerda a un panellet y está bueno.

Yo no soy muy de dulces. -Bueno...

Ya salió el político. Esto lo usé yo años aquí.

Claro, es que no soy de comida. -A lo mejor un poquito

más de cocción, no sé, pero de sabor de chocolate y demás

a mí me ha gustado. Arnau ha dicho algo

que tiene toda la razón está crudo, mal formulado

este bizcocho de entrada y se quedó crudo

y seguirá estándolo a más que lo quemes.

Plato fallido, Álex, ya está. Arnau.

El mío se llama harina de otro costal.

Todo lo que teníamos allí encima era "heavy", era "heavy"

y lo que he querido hacer es una lasaña blanca

de setas y gorgonzola, la pasta la he hecho a mano

con harina de trigo sarraceno y harina de espelta

y luego he hecho una bechamel con la leche de nuez

y ahí está. -No voy a comer mucho

que tengo que llegar al de Pepe. (RÍEN)

Álex, ¿qué tal? Está bueno.

Quizá le faltaría un pelín. ¿Un pelín de...?

¿Un pelín de...? Un poco de salazón.

O sea, está superbueno, pero hubiera puesto más bechamel.

Arnau, es un buen trabajo, una buena idea lo primero,

¿por qué? Una masa que está muy fina,

un queso gorgonzola fusionado con leche de nueces

que las nueces el gorgonzola funcionan increíblemente bien.

Por ahí ha sido... Una lasaña muy bien hecha,

está muy bien hecha, le falta más bechamel

para que esté más gustosa como los canelones que me gustan

bien de bechamel, pero está muy suave de gusto,

de sabor, de tal, tiene mucho mérito

que has hecho la pasta superfina, entonces está muy bien trabajado.

Gracias. -El mejor plato, hasta ahora,

de esta noche para mí. -Muchas gracias, muchas gracias.

(Aplausos y vítores)

Los compañeros me están pidiendo la receta,

no sé qué... empezaré a hacer un libro y a cobrar por eso.

Jiaping, cuéntanos, nombre del plato.

Arroz de coco con canela

porque la idea es hacer un estilo tailandés,

Leche de coco, zumo de coco... ¿Dónde está la harina?

La harina la mezclé cuando hacía el arroz.

¿Harina de...? Harina de coco también

por eso se queda un poco pegajoso.

(Música)

¿Cómo lo ves, María? Maxicoco.

¿No te gusta el coco? Me parece un poco...

Esto en Tomelloso no triunfa. -No.

¿Cuál es el problema? Que Jiaping se basa

en un plato tailandés y es calcado a un plato tailandés.

¡Ah, entonces bien! Ha logrado darle esa textura

almidonada con una harina que encontró por ahí

y el mérito es la reproducción de un plato tailandés

que está muy bien reproducido. Pepe, has estado en Tailandia.

Sí, creo que es bastante fiel

a la receta de lo que te enseñan allí.

Perdona, Jiaping. He puesto un poco de miel.

Tú no tomas nada de azúcar. Yo el azúcar en vino tinto.

(RÍEN)

Cuando tiene un problema con algo lo soluciona

con el vino tinto, todo.

El vino de España tiene muy buena calidad

y tiene buen precio, entonces mientras esté en España

aprovecho mi momento y tomaré vino tinto todo lo que pueda.

Una gotita más dulce. Yo soy muy dulzona.

Yo creo que aquí a la gente le gusta más dulce.

Claro, hay una cultura de dulces. Muy buena idea,

has entendido, perfectamente, la prueba, así que, genial.

Acepto la propuesta porque no la conozco

y me parece bien presentada y lo que han dicho los chefs

es lo que lo vale. -Al final me dijeron cosas bonitas.

Bueno, María. Mini pancakes

con frutos rojos y chocolate

con harina de avena, un poco de harina de anacardos

y leche de avena, puse encima nata

y las típicas tortitas que te apetecen

así un domingo por la tarde.

¿Te apetece probar, Jiaping? Sí.

¿Sí? Porque tú no eres de dulce. Por eso, yo no lo pido,

pero si me lo dan, lo acepto.

Esto es trabajo como digo yo. Lo recibe, lo recibe.

Hay que combinar con la nata y eso.

Sabe a avellana ¿tenía avellana, no?

Sí, he puesto un crumble de galleta con mantequilla.

¿Se pueden poner más cosas en el plato?

Es difícil porque ya estaba lleno. Se puede poner una noria.

Tienes buena mano en la cocina, pero esto es un batiburrillo

de muchas cosas. Los postres no son lo tuyo

y me gustaría que te lo... currases mucho.

A mí me ha sido gustoso, pero es verdad que demasiadas cosas

para que no funcione del todo.

Jiaping. Para mi gusto está muy bien

que no está muy dulce, pero por el gusto español

creo que le falta dulce. Las opiniones de los jueces

son muy importantes. Yo creo que en ese sentido...

a lo mejor los jueces tienen su razón.

Pepe, cuéntanos. Se llama la dieta blanca

de David Bowie que estuvo un par de añitos

a leche y harina. La harina que usé es de trigo

y también le he puesto de arroz para sustituir a la de maíz

que le da un poco de esponjosidad, según tengo entendido.

La crema pastelera la he hecho de cítricos

con mandarina y lima y luego, he hecho una tempura

de frambuesas y de moras y debajo de ello

aunque sé que es un poco denunciable

la presentación le puse una mermelada de frambuesa y moras.

Fran, ¿me podrías describir el plato de él?

Bizcocho con un poco de salsa

por encima y frutejas con otra cosa.

Ya está. (RÍEN)

Escúchame, y lleva un rato Pepe

explicándolo, lo rápido que ha sido.

No es por menospreciar. -No, eres mucho mejor que yo.

A ver el homenaje a David Bowie. -Dale, David, a ver qué tal.

Bueno, primero preguntamos a Fran que es un doctor.

El plato está bueno, el bizcocho un poquete seco,

la crema pastelera la probé aparte y me dio algo de sabor, bien,

pero no he entendido del todo si le metemos fruta debajo,

¿para qué en medio otra vez? -No podría explicarte, tío.

No, ¿me entiendes por dónde voy? ¿Qué tiene que ver eso con fritura,

con esa crema de limón? Hay dos elaboraciones aquí.

No he dicho que esté malo Yo tampoco he llegado ahí,

lo diré ahora. ¿Malo, sí?

La crema de limón no me gusta y la tempura con frutos rojos

no lo entiendo en el plato. La crema me gustó un poquito más,

pero el bizcocho no está para irse de excursión.

Te voy a decir una cosa, coincido contigo,

no hay pensamiento, hay cosas elaboradas

tiradas en un plato, ¿vale?

Fran, ¿cómo se llama tu plato?

Las apariencias engañan. (RÍEN)

En el ravioli hemos abortado misión.

He hecho unos tallarines y la salsa pues vino

con zanahoria y jamón

y la bechamel con leche de castañas.

Tú estás satisfecho con el plato. Lo caté y estaba bueno,

¿satisfecho de cómo se dio todo? No, todo pintaba muy bien

y las cosas como son, me favorecía el tema,

conforme lo he probado está bueno.

¿Queréis alguno de vosotros probarlo?

-Yo lo pruebo si queréis.

Amelicious. Amelicious, pruébalo con nosotros.

Amelicious que no tiene miedo.

No, para que haya un criterio más.

¿Qué tal? ¿Qué te parece Amelicious?

O sea, no está malo. -Ese es el comienzo

de una catástrofe, a ver, te quiero como amigo.

Pero solo me sabe a carne, pero que no está malo.

Pepe. La misma opinión que ella

es carne picada que está buena pero me sabe a carne picada, tío.

Fran, esto es un amasijo de carne picada.

No se hable más. -Puede ser quizá,

el peor plato que he valorado esta noche.

No se hable más. -Las cosas como son ya está.

Creo que tu actitud es muy buena y creo en ti, pero hay que...

Esto es una marranada gorda.

Me da igual cómo hagan los demás,

me importa cómo lo haga yo y sé que lo hice mal.

Aspirantes, la cata ha terminado

ahora tenemos y tenéis que deliberar.

Debéis poneros de acuerdo para decirnos quién ha elaborado

los mejores platos de este reto y quién el peor y por tanto,

se lleva el delantal negro. Vale.

Oído. Espero que os guiéis

por vuestro paladar por lo que habéis escuchado

y que toméis distancia de vuestros afectos

y de vuestras rivalidades.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!.

Pero antes tenemos que despedir a nuestro invitado,

Monaguillo, un placer tenerte aquí, muchas gracias.

Gracias. Vuelve pronto.

Vuelve pronto. -Ojalá vuelva.

Gracias, adiós.

El problema de juzgar

a un compañero es que no quieres hacerle daño

porque después te vas a dormir con él,

¿sabes qué quiero decir? Y eso es complicado.

¿Qué hacemos? Bueno, el peor lo tengo claro.

El mejor me costará un poco más, pero el peor lo tengo claro.

A ver, una cosa, hay que darle importancia

al postre antes que al salado porque todos estamos de acuerdo

es más fácil hacer un plato salado

con harina y leche. -Tiene razón.

Para mi gusto también. -Para mí es más fácil el postre.

-A mí me ha molado Amelicious.

Me ha gustado mucho la receta. (HABLAN ENTRE ELLOS)

Venga, Arnau salado. -Arnau.

-Yo. -Dulce.

Yo no he probado ninguno.

-Yo por aspecto y la valoración, Amelicious.

O Vero, o Vero. -Yo, Amelicious.

-Jiaping. -Sí, era monísimo.

Nosotros lo tenemos más claro que ellos.

¿Y de negro, de negro? -¿El negro, cuál?

Yo soy candidato. -El mío dicen que estaba crudo.

-Creo que peor estaba el de Fran. -Pero no los he probado.

Una cosa es probar y otra que te digan

que no has usado ni la leche ni la harina.

¡Uh, uh! -Es verdad,

tiene toda la razón el Fran.

Yo sé que mi plato está mal,

pero no consiento que el resto de la gente

que lo ha hecho también mal escurra el muerto encima mía, no.

¿Lo tenemos? Sí.

-Esto es horrible, es horrible. -Sí.

Aspirantes, decidnos, por favor, quiénes han elaborado

los dos mejores platos y quién de esos dos es el mejor.

Entre todos creo que de mutuo acuerdo

hemos considerado que Amelicious y Arnau hicieron los mejores platos

y el mejor ha sido el de Arnau. -Sí.

-Es casi unánime.

Está saliendo el Arnau cocinero, el que tiene intuición

en la cocina, elaborando buenos platos

porque hasta hoy no estaba contento con mi trabajo.

Ha sido una pasada y ahora sigue el despegue.

Muy bien. ¿y el peor plato? Es verdad que el mío estaba mal

después coincidimos que Ofelia no ha usado los condimentos

que había que usar, pero decidimos entre todos

que el peor plato ha sido el de Fran.

Muy bien, dicho está.

Vaya marrón. -Sí.

Aspirantes, os hemos dicho que vuestra decisión es vinculante,

por tanto, Fran, vas a la prueba de exteriores

con el delantal negro. De acuerdo.

Y haga lo que haga tu equipo, tú te jugarás la eliminación

en el tercer reto de la noche. Nada que objetar.

Es lo que hay y es lo que toca, así que, para adelante.

-Me da pena Fran porque es muy buen chaval

y le gusta mucho el mundo este

y lo intenta y trabaja el tío, pero ha tenido un mal día.

Vuestro veredicto es el que cuenta en este reto

y tenemos que deciros que estamos muy contentos

con vuestro trabajo como jurado porque habéis sido capaces

de dejar de lado las relaciones personales

y guiaros por lo que probasteis o escuchasteis.

A nosotros nos parece que los mejores platos

en este reto los elaboraron Arnau, Meri...

Sí, la habíamos incluido. Amelicious, Dani y Jiaping.

Por el contrario los dos peores platos

han sido Fran, como habéis dicho,

y Toni. Fran, ibas por buen camino hasta que la pasta no te salió

y a partir de ahí ha sido cuesta abajo,

ha sido todo un enredo y ha sido un plato fallido.

Hacer apaño como se pudiera. ni más ni menos.

Toni, en tu plato había de todo, era un popurrí,

no tenía mucho sentido, la masa de la tarta estaba cruda

has querido abarcar, quizá, demasiado y por eso,

quizá, puedes haber fallado. No me esperaba estar

entre los tres peores platos, dolió mucho,

pero si no me han tirado otras cosas, no me tirará esto

yo seguiré a tope y seguro que llegará el día positivo.

Fran, acércate porque este delantal negro

te va a acompañar a la prueba de exteriores,

amigo mío, aquí lo tienes y espero que no impida

que luches con todas tus ganas junto a tus compañeros

por vencer en la prueba por equipos.

Eso me parece a mí que no va a pasar.

Esa es la actitud, amigo mío. Pues nada, en marcha, vámonos.

¡Vámonos! Se veía venir, se veía venir

que todos podrían estar de acuerdo

y acerté todos los números de La Primitiva

con reintegro y complementario.

(Música)

(Pitidos)

Tenemos una alerta. ¿Qué pasa ahí?

¡Alerta a todas las unidades, mayday, mayday!

¡El buque "MasterChef" ha naufragado,

los aspirantes están a la deriva!

(Gritos)

(Gritos)

Samantha para Pepe. Samantha para Pepe.

Dime, Pepe. El buque "MasterChef"

está en llamas, el buque ha estallado.

¡Recibido, ahora vamos para allá!

¡Nos morimos! Me temo que hay aspirantes dentro.

¡Vamos, Samantha, vuela!

¡Vamos, Samantha! ¡Corred, están ahí las mangueras!

¡Vamos, rápido, vamos!

¡Socorro, por favor, ayuda!

¡Esperad, que os vamos a salvar!

(Golpes y gritos)

¡Vamos!

¡Socorro! -Tranquila, ahora nos rescatarán.

¡No puedo más, no puedo más!

¡Socorro! -¡Nos morimos!

¡Ya está, ¿estáis heridos?!

Ha llegado la salvadora.

¡Esperad, que ya estoy aquí!

¡Estoy aquí, vamos, salid! (TOSEN)

¡Vamos! (TOSEN)

(JIAPING) Samantha es mi diosa me ha salvado.

Espero que en las cocinas no haya tanto fuego.

Os rescato de uno en uno. ¡Vale!

¡Cómo lo está pasando el pobre muchacho este!

Yo creo que Jordi está tragando agua.

Pepe, ya está bien, está a siete grados el agua.

Samantha. Dime, Pepe.

Oye, tenemos un problema el alta mar,

Jordi ha tragado agua. ¡Qué me dices!

Que sí, que vayas a rescatarlo,

ten cuidado, no le toques mucho el pelo.

¡Vamos, Jordi!

No me digas que lo pasas mal aquí, Fernando.

Bueno, estoy sufriendo un poco por ellos.

¡Vamos, Amelicious, tranquila! ¡Vamos!

¡Vamos, Meri, ven aquí!

¡Vamos, Pepe! ¡Lo hemos conseguido!

¡Bravo, estamos todos!

(GRITAN)

Olas parando en tres, dos, uno... ¡ya!

Jordi, Jordi, ocho años a mi lado y todavía

no comprendes que aquí manda papá.

(RÍE) ¡Saludad al gran mago

de "MasterChef"! (ABUCHEAN)

Pepe, esta te la devolvemos, no puede ser que no te hayas tirado

al agua a rescatarnos que nos ahogábamos

y tú tan tranquilito. No, ¿eh?

(Música)

¡Aspirantes, bienvenidos! Gracias.

Espero que el recibimiento tan, cómo decirlo, novedoso

os haya gustado. Nos encanta.

Estaréis conmigo que ha sido más emocionante

que el mejor parque de atracciones. ¡Sí!

No esperamos menos de tu servicio de logística.

¡Os voy a demostrar que soy, seré y siempre seré

el gran mago de "MasterChef",

apagando fuegos, tres, dos, uno, ya!

(SOPLA)

Venga, un poco más de magia, Pepe. -¡Guau!

Mira ese humo. -El mago del Bohío.

¡Joder! Pepe es un jinete de grada,

de los que mucho hablar y poco hacer,

así que, hoy espero que se moje en las cocinas.

Pues suerte para todos, los rescates que hemos hecho

eran solo simulacros, pero la realidad

es que muchas veces esas intervenciones

son de verdad. Son situaciones extremas

en las que cada segundo cuenta.

Las maniobras de rescate en alta mar se convierten,

por tanto, en operaciones que exigen una precisión

y una inmediatez absoluta. No hay segundas oportunidades

en el mar. Y es justamente aquí, en el centro Jovellanos

donde se forma a los profesionales para que alcancen esa maestría

y hablo de maestría porque podemos presumir

de tener el centro de formación de salvamento marítimo

más importante de Europa. En los 27 años de este centro

han formado a más 100.000 profesionales.

¡Olé! Y lo que es más importante,

han salvado la vida a medio millón de personas.

¡Olé! En definitiva,

150.000 metros cuadrados destinados a que las costas españolas

sean las más seguras de todo el continente.

"¡Mamma!". Fran, no hay rescate

que pueda librarte esta semana al 100% de la eliminación.

Ni falta que hace, si estoy aquí es por algo,

entonces luchemos hoy para que en el equipo que esté

pues tenga que ganar. Muy bien.

El delantal negro ni me va ni me viene

yo sé que tengo que cocinar al 100% y ya,

si te quedas con lo malo, no vas a ningún lado

y sé que tengo una oportunidad de resarcirme del reto anterior.

Bueno, en vuestro caso, Arnau y Amelicious,

vuestros buques sí llegaron a buen puerto

porque habéis sido los dos mejores

en la prueba anterior y hoy, atención,

vais a tener el privilegio de ser los capitanes.

(Aplausos y gritos)

Hoy me toca ser capitán yo lidero el barco

yo estoy seguro de lo que hago y sacaremos la prueba adelante.

Pues preparaos para tomar vuestras primeras decisiones

porque elegiréis aspirantes, alternativamente.

Venga, vale. Por haber sido el mejor

de los dos, Arnau, te corresponde a ti

tener dos manos extras en cocina. Perfecto.

Así que, empezarás eligiendo tú. Teniendo en cuenta

que no es una selección de rescate extrema

que viendo tanto fuego y agua aquí grifos gastarán, pero...

Y aparte, de los grandes. (HABLA EN CATALÁN)

¿Con quién hay que hablar, lo sabéis?

Ahora te presento. Las comisiones a medias,

habrá para todos. Venga, venga.

Muy bien, elegiré a Fran el primero porque mi equipo

será el de los renacidos. -Yo voy a escoger

en función del tipo de comida que creo que voy a encontrar,

no miraré amistades ni nada y escogeré a Dani.

No voy a mirar amistades,

me cae mal, pero le daré la cebolla.

-No, porque como es del norte

y tal, creo que se entera un poco más.

Arnau. Mi amiga María, "Tomelloso style",

siempre viene bien un buena mano guisando,

cocina de toda la vida. Esperemos que no haya tortitas

en el postre. (RÍEN)

Yo voy a escoger a Vero. -Hombre, claro.

Trabaja superbien y tiene mucha actitud.

Yo me quedo con Meri porque aunque no lo parezca...

-Oye, cómo que no lo parece. -Déjame acabar,

los argumentos comerciales tienen que acabarse,

aunque no lo parezca, también rebosa actitud.

Gracias. -Escojo a Toni,

me gusta trabajar con él, me da tranquilidad

y me gusta. -Pepe, tío zen que vendrá bien

para momentos de tensión. -Guapo.

-Y si nos va muy, muy mal, él canta, yo lo vendo

y lo ganamos seguro. -Escojo a Álex

porque también me gusta cómo trabaja, es muy guapete.

Muy importante para hacer potajes y fabadas.

Sabe, seguro que sabe. ¡Qué guapa te quedó la fabada!

Bueno, Arnau. Cojo a Alicia por actitud,

es un equipo de actitud. Amelicious,

¿quién va a ser? Ofelia, yo sé que ella trabaja

aunque a veces es un poco dispersa pero si no, yo le freno.

Si no te freno un gritito tonto entre Vero y yo.

-Y yo. -Ahí, ahí, Vero.

Va a llegar a su casa nueva hoy.

Yo a Vero solo le digo: "Sí". -Ofelia es intensa como ella sola,

a Ofelia desde el primer momento hay que ponerla así,

no vale empezar a dar saltitos, vocecitas, no, ni risas, no.

Ja, ja, no, en mi grupo ja, ja, ji, ji, no existe.

Por lo tanto, los equipos quedan así:

Arnau serás el capitán del equipo formado

por Pepe, Fran, Meri, María,

Jiaping y Alicia. Amelicious, tú tendrás que conformarte

con tener un aspirante menos, pero tienes un gran equipo

que son Vero, Álex, Ofelia,

Toni y Dani. Entenderéis que estando

en Asturias donde la gastronomía tiene tanta personalidad,

el menú de hoy solo puede estar basado

en los sabores de esta tierra.

Claro, perfecto. Cocinaréis un menú

de cuatro platos compuesto por un entrante.

¡Vamos! Sopa de marisco

con aire cítrico de perejil. ¡Oh, qué bueno!

¡Qué pasada! Un primero...

Pixín a la sidra con minitarta de manzana.

¡Qué maravilla! -¡Vamos!

El segundo consiste en...

Solomillo al cabrales con patatines.

¡Qué patatín! -Podremos probar el cabrales.

Y como postre... ¡Postre!

Bizcocho borracho con espuma de arroz

con leche quemado. Cuidadito.

-¡Qué chunguito!

Amelicious, es verdad que tienes un aspirante menos

pero a cambio puedes elegir con qué dos platos

quieres quedarte. Vale, voy a escoger

el primero y el solomillo. Por tanto, Arnau, serás el capitán

del equipo rojo y te enfrentarás al pixín a la sidra

y al bizcocho borracho. Perfecto, lo que sea,

como si son los cuatro platos. Con este equipo, para adelante.

¡Oh! Estás muy arriba, ¿eh?

Yo creo que Arnau a veces se pasa de motivado

hay que decir: "Tranquilo,

tranquilo, espérate, avanza el cocinado

y ya vemos a ver qué pasa".

Atención, aspirantes, porque cocinaréis

para 100 profesores y alumnos de este centro.

Disponéis de 180 minutos para elaborar

este maravilloso menú. Y, por cierto, el cocinado de hoy

es solo para valientes. ¿Por qué?

Os adelanto que habrá marejada en cocinas.

¡Madre mía! -Me ponéis negra, ¿eh?

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) A comedores sociales. (APLAUDEN)

Y ahora sí, coged vuestros delantales

y a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno, ¡ya!

¡Venga, vamos! -¡Vamos, equipo!

(Gritos)

¡Vamos, vamos! ¡Venga, rápido, rápido!

Como es un servicio tradicional

empezaréis a trabajar, escalonadamente,

primero lo hará el equipo azul y 15 minutos después

el equipo rojo. Venga.

Amelicious, vuestros 180 minutos comienzan en tres, dos, uno...

¡Suerte, vamos a ello! Chicos, primero, organización.

A ver, Ofelia, Vero y Toni

os quiero limpiando pescado y cortando las verduritas

del fondo, ¿vale? Dani, Álex, cortando verduritas

para el segundo plato. Y luego, hay que hacer,

me voy a encargar yo, un aire cítrico de perejil.

Oído. -Para el segundo, importante,

hay que limpiar los solomillos.

Te vas a encargar tú, Dani.

Lo primero de todo, Álex, tú también.

(SE DAN ÁNIMOS)

Venga, chicos. -Venga, equipo, va.

-las patatas, hay que hacer 300. -Vamos, Álex.

Cualquier duda, chicos, me preguntáis.

-¡Oído, capitana! -¡Venga, chicos!

Rápido, chicos. -Bueno, muy buena lubina,

nos han dado una de familia numerosa.

Para su primer plato el equipo azul tiene que elaborar

una sopa de marisco con bogavante, almejas, mejillones

y lomos de lubina. Terminarán el plato

con un aire cítrico de perejil.

Vero, ¿cuál crees que será la sorpresa?

-Que te vayas al otro equipo. ¿no, o qué?

Perdón, ¿quieres que me vaya al otro equipo?

-Dentro un rato, a ver. -Vero, voy a trabajar un montón.

Tú trabajas y venga. -Ya, con esto vale.

Vale, no hacemos otra.

Vale, o sea, ¿sabes sacar los lomos?

-Sí, pero con alguien que me agarre.

Tú no te preocupes. -Vale. Chicos, las verduras

del fondo son para el primero y el segundo.

Hay que hacer un fondo oscuro para el solomillo, chicos,

o sea, mucha verdura necesito.

Una vez hecho el fondo, lo dejarán reducir

hasta que la salsa tenga una textura adecuada

para servir como base del solomillo.

Como guarnición prepararán patatines rellenos

de cremoso de cabrales.

Venga, rápido, por favor, quiero velocidad.

¡Ah! Ahora entiendo el dicho: "Sí, tiene agallas".

¡Joder, como para quitárselas, ¿sabes qué te digo?!

¡Válgame el Señor! -Rápido, chicos.

Tengo unas ganas de vomitar.

Mira cómo van, ya tienen cara de miedo.

Yo estoy viendo a Ofelia pasarlo mal con el pescadito.

Pasarlo mal, no, yo lo estoy gozando.

-No te distraigas, no te distraigas, dale.

Arnau, ¿cómo es que se te ha ocurrido este equipo?

-¿Porque sabes qué pasa? La sociedad en la que vivimos

a uno le cuelgan el delantal negro y lo dejan para el último.

Nosotros somos los primeros y hoy lo demostramos,

no hay etiquetas que valgan, no hay delantales negros,

solo importa la actitud y las personas y es un equipo

y de personas. ¡Venga, señores!

(GRITAN Y SE ANIMAN)

Ahí, que griten mucho y que cocinen poco.

¿Señores, quiénes somos? (GRITAN) ¡Los renacidos!

¡Qué flipados! (RÍE)

Si creen que nos van a ganar, lo tienen crudo.

¡Los renacidos! ¡Los renacidos!

¡Vais a renacer en Eliminación! -¡No escuchamos!

¡No escuchamos nada! -¡No hablo mucho español!

¡No hablo español! ¡No escucho!

En estas cocinas, ¿huele a pique o qué pasa?

Hay que meter zambra al rival. Meter zambra, eso es nuevo. Vale.

Pues preparaos para izar anclas, porque vuestro tiempo de cocinado

empieza en tres, dos, uno... ¡Suerte, equipo rojo!

Vale. Empezaremos... Pepe, Fran, os pondréis a limpiar

pescado y tú a preparar el fumet.

Meri, Alicia, con los postres.

Lo primero que hay que sacar, es el bizcocho.

Perfecto. -María, Jiaping, vamos a empezar

con las presentaciones, los acompañamientos

que son fáciles pero tienen

mucha elaboración. -Vale.

Y con esto... -¡Empezamos!

(JALEAN)

¡Mente fría, mente fría!

¿Hacemos esto? -Así es.

¿Tengo que cortar algo? -No, primero, a descorazonar.

(NARRA) Para elaborar el pixín, el equipo rojo debe hacer fumet,

que le servirá para hacer

una salsa de sidra con la que cubrirán el rape.

Lo acompañarán con mini tartaletas de hojaldre y manzana.

¡Jiaping, mucha fuerza! ¡Saca fuerza!

Fran, ¿cómo vas? -¡Perfecto!

Tengo una cabeza.

Voy a sacar la otra, lo primero. -¡Vale!

375... -¡Venga, rápido, tía!

Me va mejor aquí. -Te voy a separar

375 gramos de azúcar y 375 para el blanqueo

de las yemas, ¿vale? -Vale.

(NARRA) Para el postre deben elaborar, primero,

un bizcocho. Cuando lo haya horneado

y porcionado, tendrán que embeberlo con anís.

Por último, elaborarán una espuma de arroz con leche

y azúcar caramelizado.

¡Arnau! -¡Dime!

Deberíamos ir haciendo almíbar. -Sí, hay que hacerlo.

En un rondón de estos. -Hay que ir poniéndolo

mientras se va haciendo las manzanas, venga.

Ya está, ya tenemos casi todas. -Y, ahora, mandolina.

¡Venga, más rápido!

Vamos a darle caña a este rape.

Vamos a preparar los lomitos. ¡Vamos, vamos! ¡Va!

Bueno, como sabéis, uno de los cursos que se dan

en este centro es de rescate submarino.

¡Anda! Y a mí me ha parecido

el tema perfecto para repartir equipos.

Yo no me meto en el agua, como te pongas.

¿Pensáis que tengo tan poca imaginación?

Sorpréndeme. ¡Tachán!

(RÍE) ¡Qué bueno!

Competiréis con estos dos buzos submarinistas.

¿Diego ya no quiere jugar con los juguetes

y nos los traes a nosotros?

Estás aburrida. ¡Que no!

¿Cuál queréis? A mí me da igual.

Yo, este. Vale.

Yo, este.

No, no me gusta. Quería el otro. Este se mueve solo.

La carrera submarina empieza en tres, dos, uno... ¡Ya! ¡Vamos!

Juegas con ventaja. ¡Ay, ay, ay, ay!

Vamos mal.

Vamos mal. ¡Pero dale la vuelta!

Quizás, debería estar así. Quieta. ¡No!

¡Eh! ¡Ha ganado Jordi!

A ver, Jordi, ¿qué quieres?

Jordi, el nuestro va a ganar, de verdad.

Con nosotros. Esa Ofelia

con esa carita ensangrentada de pescado...

Yo debería ir al equipo azul.

Pues Jordi, el ganador oficial de submarinismo,

irá con el equipo azul. Y Pepe...

No, es que... No puede ser.

Es que ha jugado con ventaja. Irás con el equipo rojo.

Él es un tío del agua. ¡Mírale!

¡No te tires ahí! ¡No te tires!

No puedo evitarlo. Veo la piscina y me quiero tirar.

Vámonos, vámonos. Vamos.

El náufrago. Ahora se va a tirar.

¡Chicos, venga, rápido, por favor! ¡Quiero velocidad!

¡Yo no puedo más! Esto, mira, te digo

que de aquí, me hago pescadera.

¿Pero bien?

Vale, aquí tenemos el fondito. -Sí.

Tranquila, está todo OK. -Vale. Lo tenéis, chicos.

Me pongo yo con el bogavante.

¡Chicos! ¿Vais bien? ¿Álex?

Esto va a estar fenomenal. ¡Rico, rico!

¡Amelia, las tengo! -Vale.

Ofelia, conmigo aquí. -¡Voy!

¿Qué tal, Amelicious? Pues muy bien, muy bien.

Primera capitanía, ¿no? Primera capitanía, aquí estamos.

¡Vaya masacre! Ofelia dijo que se le daba bien

limpiar el pescado y me he fiado.

Ha sacado las cabezas, los ojos y las agallas.

Si me parece bien, si eso es de escuela de cocina buena,

quitar los ojos y las agallas para que no amargue.

Pero veo esto, esta desgracia que hay por aquí,

y me quedo todo loco. ¡Ofelia!

¡Dime! Ven para acá, anda.

Te has leído el libro del buen manejo del pescado

y te lo has leído al revés.

Primero hay que cortar las aletas, lo primero.

Quitamos las escamas. Lo segundo, quitamos los lomos.

Lo tercero, a partir de ahí, que queremos quitar la agalla

y ser tiquismiquis y los ojitos... No.

Me interesa que el lomo esté bien cuidado y la carne muy limpia.

Vale. Tienes todas las tripas mezcladas,

todas las escamas. Esto es una matanza de Texas oceánica.

¿Cómo le haces eso a un pobre pescado? Cuéntame.

Jordi... no tengo excusa.

¡Ay, ay, ay! Ven aquí, ven aquí. Yo soy de pensar que hay algunos,

me da, que te tienen cierta manía.

Yo quiero que recuperes ese estatus tuyo de popular.

Yo no quiero ser popular. Popular en plan "guay".

Quiero ser tu caballito favorito. ¿Sabes cómo se hace eso?

Trabajando duro. Y haciéndolo muy bien.

Lo has dejado todo hecho una "merdola".

Vale, Ofe, cabeza de bogavante. -¡Voy, voy!

Esto... Mira, por favor, límpialo, que me está entrando

dolor de cabeza verlo. -Voy, voy.

Vero... Estás seria, estás tensa.

Sí. Me tenso mucho cocinando. ¿Por qué?

Porque me gusta trabajar en silencio y no...

O sea, que te da perecita trabajar con Ofelia.

Espero que trabaje bien, porque la vamos a tener.

¡Oye, oye! ¡Este tiene cuerpo! ¿Cómo le quito el cuerpo?

Vale, espérate. Hay que cortar la cola.

No, tranquila, tranquila.

¡Ole! Oye, dale marcha a eso

y ocúpate de esto. Está a tope.

Sí, eso hay que limpiarlo muy bien. Ya.

Ofelia, ¿dejas a Amelicious ahí

y vienes a limpiarme los lomos? -¡Voy!

Capitana, no llevamos mucho tiempo cocinando y estoy preocupado.

Yo no estoy nada preocupada. No te preocupes.

Sois uno menos. Ofelia tiene que currar

y ser efectiva, si no... Vale.

Y es tu responsabilidad. Vale.

Ofelia, limpia mejillones. ¿Sabes? -Sí.

¡Equipo azul, un poco de caña, un poco de seriedad,

un poco de rollo, un poco de efectividad!

¡Un poquito de todo! ¿Vale?

¡Oído!

¡Vamos, vamos! ¡Va! -¡Que vamos bien, equipo!

Vale, Fran. Cabezas en un minuto. -¡Oído!

Las tengo en la mano, y nunca mejor dicho.

¡Perfecto, tío!

¡Gracias, Franchu! -Cuando vuelva a Cuenca,

me voy a hacer pescadero, como sigamos así.

¡Perfecto! Para adentro.

¡Venga, señores, eh! ¡No nos dormimos!

¿Cómo está el equipo rojo? ¡Muy bien!

¿Cómo está ese capitán? Muy bien.

Me gusta juntarme con ganadores. ¿Has visto?

¿Cómo has distribuido al equipo? Cuéntame.

El rondón, aceite y lo arrancas ya

para sofreír una cebolleta. -Vale.

¿Oído? -Dale, huevón.

No. Oído. ¡Ahí me gusta! -¡Oído, huevón! ¡Oído, Arnau!

Oye, ¿tenemos claro el postre? Sí, lo tenemos claro.

Recuerda Jiaping y Alicia, que me hicieron un postre

la semana pasada terrible. Son Meri y Alicia ahora.

Voy a dar una vueltecita, voy a chequear.

Chicas, ¿cómo vais con el postre? Muy bien.

¿Eso es para el bizcocho? Sí.

Venga, bizcocho ya. ¡Venga, ya!

¿Quién está haciendo el arroz con leche?

Yo. Y no se me va a agarrar la leche.

¿Seguro? Ojalá, que te conozco. Te lo prometo.

¡Venga, dándole marchita! ¡Vamos! ¡Venga, vamos!

Voy a ver a mi amigo Fran. ¡Buenas!

¿Cómo estás, tío? Disfrutando cada segundo.

¿Lo estás pasando bien? Demasiado bien

y no me quiero ir bajo ningún concepto.

Veo que tienes dotes para la cocina porque corres, te esfuerzas.

Eres un tío de los que queremos todos en nuestros restaurantes.

¿Vas a dejar de ser camarero por ser cocinero?

Me encantaría. Pero para ello, tengo que esforzarme

por seguir aquí aprendiendo. Por supuesto.

Este es el sitio ideal. Me alegro. Y pescadero también podrías ser,

porque están bien limpios los lomos.

Muchísimas gracias. Repásame bien que no haya espinas.

Sería un fallo. ¿Cómo está tu mujer?

¿Sigue embarazada? Tuvo ecografía el otro día.

Muy bien. Va a ser grandota la chica.

¿Es niña? Es niña.

Va a ser una grandona. Valeria.

Valeria. Ya tenéis el nombre. Sí, sí.

Valeria, qué bueno.

Somos personas prudentes y clásicas.

No me extraña que mires los precios, porque los miro yo,

como los miramos todos,

que si podemos ahorrar algo, mejor, que luego hay

que llevarlos adelante a esos niños.

Se nota la gente que aprecia lo que valen las cosas.

Qué menos. Fran, perfecto. ¿Vamos a ello?

¡A por ello! ¡Gracias!

¡Fran, suerte! ¡Gracias!

¿El bizcocho cómo lo tenemos? -Lo pongo ahora en el horno.

Ha quedado buena textura.

¡Rápido, eh, chicos! ¡Rápido! ¡Soplete ya!

Tiene que coger calor. ¿Oído?

(OFELIA GRITA)

¡Me siento como en un circo!

¡Ofelia, no te quiero parada!

¡Ah! ¡Está viva!

¡Ay, que se escapa el bicho! ¡Venga para adentro!

¡Está viva!

¿Perdón? ¿Está viva?

Ahí lo llevas.

Te voy a dar un guantazo al final. No, te lo he dicho.

A mí, bromitas y cachondeíto no, eh.

(OFELIA CANTURREA)

Te llevas el guantazo.

Si tienes a alguien libre, que venga a hacer patatas.

Vale. ¿Cómo van los lomos, Toni? -¡Muy bien!

¡Todo controlado aquí! -¡Muy bien! ¡Bien, chicos!

Yo no le voy a decir que este está vivo,

que lo parte en dos a la de...

Venga, va. Hay que hacer 200, cuatro bandejas.

¿Vale? -Vale, voy yo.

Tiene hambre. -Ofelia, aguántate aquí.

Ven. -¡Voy! ¿Qué comen los cangrejos.

¿Que qué comen? Pues...

Mini gambitas.

Gambas. Es que yo, para ser gallega,

no tengo ni idea de esto.

¡Señor, dame paciencia! ¡Paciencia dame, Señor!

Ofe, ve haciendo zumo de lima. -Vale.

¡Equipo azul, equipo rojo!

Dejad todo lo que estéis haciendo y prestad mucha atención.

¡No! Traemos noticias

de la torre de mando.

¿Eh? -Houston, tenemos un problema.

Capitanes, acercaos, la comandancia solicita

vuestra presencia. Uno a cada lado...

¡Madre mía, qué miedo me da! Bueno, capitanes, llevamos

casi la mitad del cocinado y necesitamos saber

si estáis contentos con vuestros equipos.

Sí, estoy muy contenta. -Estoy muy contento, chef.

Estamos trabajando bien, fluidos, organizados.

Pero seguro que los dos tenéis un segundo de a bordo,

una mano derecha.

María, María Tomelloso. María.

Voy a coger a Ofelia, porque la mandarán allá.

"Me encanta cómo está trabajando Ofelia".

No me mandes allá, no seas cabrona.

¿Y tú, Amelicious? Yo estoy pensando

que mi mano derecha me la vais a mandar allí...

No, no. ¿Con quién estás más contenta trabajando?

Responde a la pregunta. Venga, pues Toni, Toni.

¿Por qué has tardado tanto en contestar?

Pensaba que mi mano derecha la mandaríais al otro equipo.

Estratégicamente, estaba pensando: "Digo a Ofelia..."

¡Me quería mandar al rojo! -Mandarla al rojo, la verdad.

Querías mandar a Ofelia de regalo-bomba.

Me habéis pillado. No puedo mentir.

¡Pero estoy trabajando un montón y no lo valoran!

Pues atención... No puedo más con las sorpresas.

Los capitanes, junto con su segundo de a bordo,

cambiáis de barco. ¡No! ¡No!

No pasa nada, no pasa nada. -¡Sí pasa!

A partir de este preciso momento, pasáis al otro equipo.

Vale. ¡Hay que hacer el aceite de perejil!

Venga, a ver. -Ahora...

¡Venga, cada uno a lo suyo!

¡Cambiamos, cambiamos, cambiamos!

¡Cambiamos, cambiamos! ¿Qué tengo que hacer ahora?

Con la espuma, con la espuma. -Tú, Ofelia...

Yo quiero que Vero sea mi capitana. -¡Pues venga!

Pues siento comunicarte que, a partir de este momento,

Arnau es la persona a la que tienes que pedir tareas,

explicaciones, decisiones... Todo.

¡Así que venga, a trabajar!

¡Venga, María, vamos! A ver...

¡Marcheta! -¡Marcheta! ¿Qué hay que hacer?

(OFELIA) Hemos perdido con el cambio.

Prefiero mil veces a Toni que a Arnau y a María.

Entiendo que en Tomelloso

sea "la barbie". Pero yo prefiero ser "la normal"

de Santiago, que "la barbie" de Tomelloso.

¿Qué quieres que te diga?

Yo prefiero a Vero de capitana. Vero, solo me mandas tú.

Lo que me digan estos, me da igual.

¡Venga, ahí! -¡Joder, macho!

Qué contenta estás, eh. -Estaba súper contenta,

hasta que me han metido aquí. Con lo bien que iba,

con lo bien que me salían las flores.

Pepe, ponte tú con Amelia aquí

y Toni se pone conmigo a marcar el pescado, ¿vale?

Venga, me parece bien.

¡Venga, Amelia, que eres una crack! ¡Venga!

Tú estás con esto. Aquí lo tengo claro.

Aquí, también. Ofelia, cogemos colitas de langosta.

¿Sabes abrirlas? -Sí.

¿Sí? Pues ya tenemos trabajo. -Y corta en medallones,

como un dedo así de gordo.

Te has venido al equipo bueno, esto ya está acelerado.

¡Esto ya está hecho! -Actitud no, trabajo, trabajo.

¡Claro, coño! ¡Venga, corta ahí!

¡Hostia! ¿Cuántos llevas? -Capitán, no es para charlar.

Ya está. Con esto acabo la bandeja. Esto está controlado.

Somos uno menos y no tenemos a Toni...

¿Qué estás haciendo? -Pelar esta...

¡Pues muy bien, pela, pela!

Las cuentas son de pelar, cuántas hay que pelar,

no si somos uno más o uno menos.

¿Cómo vais con el caldito? -Bien.

Genial. -Luego, ¿qué hacemos?

Mezclamos estos dos cuando este esté reducido,

y por ahí ya está, ¿no? El rape lo marcamos

y lo metemos. -Efectivamente.

Una cosa... Pepe, creo que puedes aguantarlo tú

y hacerlo tú esto. Voy a ayudar con el postre,

que me necesitan. -Venga, dale, huevona.

¡Vamos, vamos, vamos!

¡No nos dormimos, eh! -Chicas, os vengo a ayudar

a hacer florecitas. ¿Qué te ha parecido este cambio?

Me parece un "challenge" total.

Te parece un "challenge". A mí no me ha hecho gracia.

Estaba controlando mi capitanía y estaba muy tranquilita

y me han fastidiado un poco.

Pero así es la vida. -Así es la vida.

¡Pero positiva! -¡Esto ya lo tenemos!

¡No podemos pinchar! ¡No podemos pinchar aquí, eh!

Llevamos muy buen proceso.

No estamos pinchados. -Fran, escucha...

A mí el cambio no me importa. Yo he venido a ganar,

me da igual contigo o con ellos.

Para eso estamos los dos. -Yo estoy contento contigo.

¿Lo tienes todo claro? Vamos a tirar del carro.

Esto está chupado. Yo creo que vuestro equipo iba peor.

Sí, yo también lo creo.

(TONI) La actitud de Fran no me ha sorprendido.

Al llegar, es al que he visto que más involucrado estaba.

Yo estoy al 100% con él,

y a intentar que supere esta prueba.

¡Equipo azul, equipo rojo! ¡Minuto 90 de cocinado!

Eso significa que en una hora exacta

arrancamos el servicio.

¡Sí, chef!

¿La crema de queso quién la hace? -Nadie.

Dime que es mentira. -No es mentira.

No me lo puedo creer. -Tiene hambre.

Escúchame. No hay nadie haciendo la crema de queso.

Ofelia, venga... Desmenúzalo. Mira, puedes hacer una cosa.

¡Ofelia! ¿Hola? ¿Hola, Ofelia? ¿Hola? Estamos aquí, ¿no? Vale.

Coge esto y desmenúzalo, por favor.

Muy fuerte esto.

¿Le quito la piel? -Yo creo que no hace falta.

Vale, pues ya está. -Quítale un poco, por si acaso.

Vamos a intentar hacer tandas de 100. Son 300, ¿no?

Sí. Tandas de 50, para que se hagan bien.

¿A qué temperatura hay que ponerlo? -Para confitar, a 70 grados.

¿Vais bien o no? -¿A cuánto?

70 grados, más o menos. -¡Eh, eh, eh!

¡Vero, Vero, Vero! ¡El bogavante!

¿Estáis viendo? -¡Joder!

¡Dios mío! Esto no estaba vigilado.

¡Cuidado, Álex, que paso! -¿Cuánto tiempo tiene que estar

la patata en "confit"? -Eh... Unos...

Mínimo, unos quince minutos.

Capitán, ¿estas son las cantidades que tiene que haber?

Sí. -¿La gelatina la habéis puesto?

¿La gelatina la habéis puesto?

Al final, al final. -Sí, pero tenéis que ponerla

para humedecer. -Al final.

Venga, aquí tenemos 50

¡Arnau, sácate el otro bogavante! -Están fuera los dos.

Menos mal que estás tú aquí, eh.

¡Venga, venga, venga! -¡Venga, venga!

¡Chavales, esto va viento en popa! ¡Va viento en popa!

Vamos a darle caña a esto, que en el postre necesitan

que echemos una mano.

Puedo seguir marcando. Ve tú. -Me voy para allá.

¿Quieres que te eche una mano para remover?

No hace falta. -Le hemos metido

todo el sistema inmunológico

para que quede perfecto, ¿no? -Sí.

No te preocupes, Fran. -Que no se arranca.

No, no. Me preocupo porque este equipo es

el ganador y tenemos que ganar. -¡Venga, venga!

¿Quieres que te eche una mano?

Vale, perfecto. -Voy a hacer rulitos.

¿Vale?

¡Cuidado, cuidado! ¡Cuidado, chicos!

Menuda sensación de vivir se va a llevar

toda esta gente con los postres.

Hoy, si acabamos, te hago masaje pero bien, no solo de arriba.

Entero, si ganamos. Entero, a ver...

Hasta la cintura, eh.

Le gusta darle golpecitos a la carne.

¡Equipo azul, equipo rojo! ¡Mucha atención!

En una prueba en la que estamos cocinando

recetas asturianas, no podría faltar uno de los chefs

que mejor conoce los productos de esta tierra.

Su restaurante Casa Marcial tiene dos estrellas Michelín.

¡Y él es Nacho Manzano! ¡Adelante! ¡Bien!

(Aplausos)

¿Cómo estás? Nacho, bienvenido de nuevo a "MasterChef".

¿Cómo estás? Estamos pasándolas un poco canutas.

Pero, bueno, yo creo que con la ilusión

y pensando en poder abrir

con toda la fuerza del mundo.

Ojalá. Y sabes que la familia,

que los hosteleros somos gente de raza.

Gente con poderío, con fuerza. Sí, sí, sí.

Vamos a lo rico... ¿Qué tiene la cocina asturiana,

que a todos nos encanta?

Este mar, esta montaña,

una zona rural como donde nos encontramos.

Le da este punto plus, ¿no?, de materias primas, de cercanía.

Nos da un poco esa excelencia, digamos.

¿Te parece si entramos a cocinas, les regalas algún consejito?

Sí. ¿Te vienes conmigo?

¡Venga, disfruta del equipo de Jordi!

No tengas miedo en decirles las cositas claras a mi equipo.

Cuando hacemos un buen solomillo, que es la pieza más tierna,

y empezamos a darle golpes

y leches al solomillo... Mal.

Eso es de vasco, ¿verdad? Cortar a contrafibra,

darle golpes al solomillo, ¿a qué se debe?

No sé. Para intentar hacerlos un poco iguales.

Pero he aprendido una cosa nueva.

Si los haces muy delgados, se te van a pasar.

Mejor, más altos. Claro. Siempre es mejor

cierta altura en el solomillo.

Vamos a ver cositas.

Están haciendo ahí los cuadraditos, esos patatines

que van a ir fritos con este aceite,

que ahora están confitando.

¿Para luego darle un golpe fuerte? Deberían freírlos y ya está.

¿No te parece bien, chef? ¿Los freirías directamente?

Yo habría hecho una fritura a una temperatura no muy alta

y habrían estado ricas igual. ¡Ah, mejor!

Pues lo hacemos así. Claro. ¡Vámonos!

¡Gracias! Capitán, ¿vas bien?

¡Sí, chef! Me alegro. A ver si es verdad.

Vamos a darle más al principio. Y en cuanto salgan estas,

metemos las que hemos confitado, porque... No.

Vamos a freír, directamente.

Bueno, Nacho, entra en mi nueva cocina.

Venga. Vienes de la de Jordi,

que es vieja y llena de guarrerías y tal.

Oye, estamos haciendo una mini tarta de manzana

con un pixín a la sidra.

Muy asturiano. Muy clásico.

Y un bizcocho borracho. Hola.

Con una espuma de arroz con leche quemado, unas pequeñas frutas.

Meri, ¿qué tal? ¿De qué te encargas?

¿Qué estás ahí colando? Hemos hecho el postre

y hemos hecho ya los bizcochos y todo.

Sí. -Y esto es el arroz con leche,

que estamos colándolo. Creo que le falta líquido.

Sí. Pero le va a matar leche, ¿no?

Sí. ¿Ahora le metes leche?

Amelicious, esto debería haberse hecho desde el principio.

Si ves que está muy denso, le echas la leche ahí, hierve

para que todo esté homogéneo y trituramos.

Ahora habrá que meterle la leche o nata.

Le puede quitar sabor. -Le pondremos la mínima.

Échale leche aquí y que hierva. Amelicious, nos vamos.

Mira, tengo una preguntita. Venga.

En función del tiempo que quede,

¿crees que deberíamos hornear el rape, darle un punto de horno

antes de emplatar o no?

Quiero ese rape con salsa, que se meta dentro de la salsa

para que coja el gusto.

Y luego, sacaremos la salsita, emplatamos

y ya, colada esa salsa, salseamos.

El rape lo tengo pendiente desde el principio.

Hazme caso, que ya me he enterado.

¿Cómo lo harás? Lo vamos a dividir en tres

para que no se amonte, y lo vamos a cocer

los últimos cinco o diez minutos, hasta que esté en su punto,

en la salsa. -Al horno no va.

Al horno no va porque ya lo hemos marcado en la sartén.

Es más fácil el tema de horno,

porque para servir, ahorramos mucho tiempo.

Poneos de acuerdo. Tú eres la capitana.

Vale. Toma una decisión. Manda.

¡Ánimo! Yo me llevo a Nacho.

¡Venga, adiós! ¡Gracias! -¡Chao!

Vale. A ver, chicos, la decisión que tomo es hornear.

Lo siento, Pepe. -Me parece muy bien.

Se va a hornear, ¿vale?

Lo veo más lógico para el emplatado.

¡Venga! -Como quieras.

Bueno, Nacho, antes de despedirnos, quiero abusar de tu confianza

y pedirte un favor más.

¿A ti te importaría darles una "masterclass"

en tu restaurante al equipo ganador?

Por supuesto que no, un placer.

Yo encantado de recibirles y echarles un capote a esta gente.

Te lo agradecemos muchísimo.

¡Ya está! ¡Ya lo tenemos, chicos!

Cuando tengamos equipo ganador, te los enviamos a tu casa.

Mil gracias por tu generosidad. A vosotros. Gracias.

Cuando quieras, tu casa. Gracias.

Táperes de alubias no has traído. No.

Profesores y alumnos del Centro Jovellanos,

para nosotros es un verdadero placer organizar

una comida en un centro de formación

tan puntero como este.

Esperamos que esta prueba sirva para que todos los espectadores

entiendan por qué podemos presumir de tener la costa más segura

de toda Europa.

Sois un ejemplo a seguir. ¡Enhorabuena!

(Aplausos)

¡Vale, va! ¡Emplatad! Vamos metiendo pescado.

Pues ya está. Metemos mejillones.

No, este ya está hecho. -¿Seguro?

Seguro, seguro. Hazme caso.

Muy bien, equipo azul.

Estamos emplatando, ¿no? Sí, chef.

¡Capitán! ¿Sí?

¿Cómo está la cosa? Bien.

Estamos ya haciendo... ¿Qué?

Lo que no tenemos que hacer. Lo bueno es tener

una fuente bien puesta, trabajar a dos manos

y hacerlo rápido. Oído, chef.

Así trabajamos bien. Nos ponemos al lío.

Oye, una cosa te diré. Dime.

Ha brillado la organización en este equipo

de una forma terrorífica. Ya lo sé.

Se ha trabajado mal, sucio, todo amontonado.

Todo, todo, todo.

Ahora tenemos espacio y tienes al equipo medio tranquilo

con las elaboraciones hechas. Lo sé.

Quiero que organices ese emplatado, que salga de diez.

¡Chavales, que están emplatando! ¡Un último empujón!

¡Vamos! ¡Venga, venga, venga!

Este no tiene almejas, no tiene bogavante ninguno.

Estáis emplatando como os da la real gana.

La organización, capitán, brilla por su ausencia.

¡Vaya tela de organización!

Por... ahí.

¡Cuidado!

Vale, ya está.

Venga, vamos a terminar de mezclar esto y nos preparamos

para los sifones. -¡Ya está!

¡Chicos, el rape en el horno! ¡Muy bien!

¡Lo tengo, Amelicious! ¡Lo tengo!

¡Muy bien, chicos! ¡Sois súper eficaces!

Estoy súper contenta. -¡Menos mal!

¡Ahora quiero que las cocinas

queden muy limpias antes de emplatar!

¡Chicas, todo el tema postres,

a la derecha, por favor, cuando podáis!

¡Salid! ¡Salid de aquí!

¡Venga! No me gusta esperar nada.

¡Venga! ¡Capitán! ¿Dónde está el aire cítrico?

¡Aquí! ¿Sabes por qué he pasado de largo?

Me lo imaginaba verde, como es de perejil...

Lleva perejil. No vayas por ahí.

No vayas por ahí, caradura. Oído, oído.

¡Pruebo, pruebo! ¡Uh!

Mira que me gusta el limón, eh. Cítrico.

Cítrico no. Es limón.

Íbamos a hacer un aire de perejil maravilloso

acompañando a la sopa de pescado.

¿Esto sabes a qué podría acompañar? A un "gin tonic lemon".

Ahora me vendría bien. Es muy ácido.

¿A esta sopa le va a aportar algo tanto ácido?

Le pondré poquito. ¿De qué sirve poner poquito?

El toque ácido. Para eso, cojo un limón y lo rallo.

No, no. Eso ya lo hicimos la última vez y ya...

¿Lo colocamos? Sí. Poco, lo voy a colocar poco.

Voy a hacer lo que tú no has hecho: caso al que manda.

O sea, tú no lo pondrías. No, haré lo que tú quieras,

eres el capitán. "Caso al que manda".

Nosotros os hemos dicho "queremos servir este plato",

tú lo has decidido cambiar, eres el capitán.

Vale, asume tu responsabilidad. Vamos a servirlo.

¿Emplatamos? ¡Venga!

¡Falta ritmo en esta cocina! Mira, cuando yo empiezo a dar

vueltas sobre mi propio eje, es cuando me caliento.

Voy a coger las riendas de tu emplatado,

porque no estoy viendo rollo, no estoy viendo agilidad.

Jordi, ya está hecho esto.

¿Veis a los camareros esperando? Mira qué línea de camareros.

Y faltan platos. ¿Sabes lo que voy a hacer?

Darte un poco de caña. ¡Camareros, por favor, adelante!

Sacamos la sopa de pescados de roca y mariscos,

sin una especie de baba de aire sin perejil.

¡Faltan cosas, hijo! Ya no hay tiempo para brotes.

No hay tiempo para esperar. ¡Venga! No me gusta esperar nada.

Ahora venimos todos y nos ponemos a correr.

Si están organizados de inicio y metemos caña de inicio,

no tendríamos que correr ahora sin orden y sin organización.

Vamos a ver... Cosas básicas de montar un paso.

Mesa despejada, totalmente limpia;

buscad el máximo de espacio;

estirad toda la vajilla; dejad espacio entre platos

para poner las fuentes y trabajar bien.

¿Estamos de acuerdo, capitán?

Estamos de acuerdo. Eso no lo hemos hecho.

¡Venga, un poquito de caña! ¡Faltan almejas! ¡Yo pongo almejas!

¡Venga, Arnau, no te escucho!

(ARNAU) ¡Vamos, gente! ¡Vaya desastre!

Comenzaremos el servicio con un entrante

elaborado por el equipo azul.

Sopa de marisco con aire cítrico de perejil.

Espero que os encante.

(Música)

Bueno, Alejandro, lo primero es daros la enhorabuena

por el trabajo tan maravilloso que hacéis.

Gracias. Tengo entendido que hace

unos 30 años, aproximadamente,

cuando Salvamento Marítimo no existía,

a las costas españolas las llamaban "el gato negro",

porque eran muy peligrosas. Sí.

De hecho, los buques mercantes no se querían acercar

a las costas españolas por si les pasaba algo.

Sin embargo, ahora... es todo un referente

a nivel internacional. Claro.

Después de muchos años de inversiones,

de establecer los centros de coordinación de Salvamento,

de firmar los convenios internacionales

que nos vinculan a Salvamento Marítimo,

la situación es muy diferente.

Hoy día, los barcos quieren estar en costas españolas,

si tienen algún problema,

una evacuación médica, para que sea España

la que les rescate. Líderes.

Sí, sí. Vamos a hablar

de nuestro tema importante.

La sopa, ¿cómo está? Creo que le falta

un poco de fuerza.

Y el bogavante estaba un poco pasado.

Espero los siguientes platos salgan mejor

y que sigáis disfrutando de la comida

y, sobre todo, de este tiempazo, y del vino MasterChef,

que tenemos un verdejo espectacular.

Seguramente. Por lo menos, habrá que darle

al vino, ya que no hay sopa...

¡Gracias! ¡Gracias!

15, eh. Vale, pues a 15, 15, son 30.

Hay que hacer un par de tiradas.

Yo pondría doble, para tener 60. -Claro.

De seis en seis y dejamos hueco para la "gastro".

¡Equipo rojo, vamos emplatando! Os tengo que decir una cosa.

Es la primera vez en nueve años que llevo en "MasterChef",

que hay quedado toda la cocina despejada y limpia.

No lo había visto nunca.

Has visto qué capitana tienes, ¿no? -¡Gracias, chef!

Siempre que digo algo bueno, te pones de capitana.

Cuando digo algo malo, te das media vuelta.

Se arrima al sol que más calienta. Amelicious...

Lo ha hecho muy bien. Que te voy conociendo ya.

Bien. ¡Señores, vamos a emplatar! ¿Hemos contado los platos?

¿Hay cien platos aquí? Cien platos.

¿Lo tenemos claro? Vale. ¡Pepe!

Tengo aquí esto. Apoya.

¡Venga, poniendo ya todos! Venga, mira.

¡Vale, ya no dudamos, ya ponemos!

Ya no dudamos. Hacia allá. Perfecto.

Vendrán por aquí y se los llevarán hacia allá.

¡Todos al lado izquierdo!

Amelicious, ve poniendo hacia allá. Vale.

Mira... Encima, ¿vale? Que brille.

¿Vale? Me encargo.

Perfecto, entendido.

El último... Vais así. Y ahora, tiene que haber otro

aquí a la derecha con el cebollino.

Y otro a tu derecha, Amelicious,

limpiando platos. ¡Vale!

Esa es la carrera. ¡Vamos rápido!

¡"One, two, three, four"! ¡"One, two, three, four"! Perfecto.

¿Puedo ir llamando a los camareros? (PEPE) Puedes ir llamando.

Servimos el pixín a la sidra

con mini tarta de manzana. ¡Adelante! ¿Pueden salir?

Sí, pueden salir estos. ¡Adelante, por favor!

Cogemos el de arriba. Gracias.

Yo hago los de abajo. ¡Manda!

¡Venga, chicos! Meri, colado. ¡Vamos!

¡Vamos! ¡"One, two, three, four"! ¡Nos movemos! ¡Rápido, rápido!

¡Pásate por aquí, por favor! -¡Venga, que ya lo tenemos!

¡Venga, adelante! ¡Venga, venga! Por allí y por aquí.

Por allí y por aquí. ¡Venga, perfecto!

Esto es una cadena perfecta, señores.

¡Vamos con ello!

A continuación, el equipo rojo os ofrece

pixín a la sidra con mini tarta de manzana.

Espero que os guste.

(Música)

Rafa, jefe de Operaciones Especiales.

¿De qué se ocupa un servicio con ese nombre?

Pues mira, desde la responsabilidad que tenemos

de la protección del medio marino,

pues, en Operación Especiales, en caso de accidentes,

siniestros marítimos, damos apoyo a todos nuestros compañeros

en la contención y la recogida

de los derrames que se puedan producir.

Bueno, vamos a ver si nuestros chicos de cocina

están preparados para sacar un plato a la altura

del sitio en el que estamos. Cuéntame.

Bien, muy rico. ¿La tarta está buena?

Riquísima, lo mejor. ¿La elaboración bien? ¿La salsa?

También, muy rica. Muy rica. Muchas gracias.

A vosotros. ¡Adiós!

¡Vale, hemos terminado aquí! ¡Limpiamos otra vez

y estiramos el siguiente plato! ¡Quiero un postre perfecto!

¿Vale? Hay que rematar el partido. Hemos hecho medio tiempo.

Nos queda medio tiempo más.

Un momento, que limpie. ¡Vamos con ello!

Fran, eso es, limpiando. ¡Fenomenal!

Ya está. Esto lo tengo limpio yo. Te quiero en El Bohío, eh.

Todavía no hemos terminado. Lo sé.

Ya, ya. No te decía ahora mismo. Cuando demos el pase.

¡Eh, una máquina limpiando, coño! ¡Venga!

¡Vamos! ¡Seguimos, seguimos! ¡Me voy!

¡Venga, que vamos a ganar, bebés!

¿Cuántos platos llevas, Vero? -60.

60. ¿Y esas patatas?

150 hay aquí, ¿vale? -Vale, perfecto.

¡Equipo azul, nuestro turno! Capitán, tenemos que emplatar

esos bistecs con patatines al cabrales.

¿Ves lo que ha hecho Dani

con los solomillos? Está bien.

¿Está bien?

¿Tú has comido solomillo alguna vez?

Altito, bien tostado... O sea, bien asado por fuera,

crudito en el centro y caliente. ¿Vale?

Esto es delgado, poco asado, pasado de cocción y muy frío.

¿Nos acordamos que te he dicho "quiero platos"...?

Lo suyo hubiera sido pilas dobles para tenerlos todos aquí encima.

Mira, uno, dos, tres.

He ganado espacio y tengo doble pila.

Puedo tener todos los platos puestos

y dejar un espacio a cada metro y medio.

Uno, dos, tres... Y todo el mundo emplatando.

¿Lo entiendes? Lo entiendo.

Esa carne al horno, te doy dos minutos para rectificar

este emplatado, que te he explicado antes y no me has hecho caso.

¡Vamos allá! Vale. Hacemos espacios.

Va a ir la bandeja de patatas, bandeja de carne

e iremos sacando. ¡Las salsas, preparadlas en las salseras!

¿Dónde están las dos salseras? ¿Quién más tiene salsa?

Hay tres juntos con salsa. -¡Patatas, por favor!

¡Ofelia, María! -¿Qué?

Lo estoy intentando, te lo juro. ¡A ver, no! Esperad, que si no,

nos vamos a abrasar. Ven un segundo.

Arnau, un segundito solo. ¡No, ahora no puedo!

Es un segundo. Sí puedes. Te voy a dar una "masterclass".

¡Señores, Arnau viene a ver cómo se organiza un pase

de un servicio de 100 personas! Efectivamente.

Mira, primero, toda la mesa perfectamente limpia,

abriendo huequecitos cada equis platos para poner

las bandejas, poder emplatar. Con un orden, con un rigor,

porque así no se arma tanto caos.

¿Sabes lo que me cabrea? ¿Qué?

Que tiene razón. ¡Ya lo sé, Jordi!

Dale caña, date caña.

¡Venga, señores, esto lo sacamos ahora!

¡Vamos a pensar con la cabeza! -¡Con pinzas, poniendo patatas!

Oye, no ha cuajado el mensaje. Ya, ya, Jordi.

Voy a coger mis platitos, voy a ir estirando por otro lado.

Porque la cosa no cuaja.

Toma, más platos. -Toma.

Yo sé que tú, María, eres una mujer

que me va a hacer caso a la primera.

Dime cómo se hace, Jordi.

Tres, ¿no? Tres por tanda, vale.

Y así tenemos toda la mesa optimizada.

¿Vale? Este habría sido el camino al éxito.

Necesito que me vayas sacando los platos de abajo, ¿de acuerdo?

Si no, nos va a pillar el toro.

¡Venga, venga, venga! Se están enfriando la cosa.

Es que no mandas, Arnau. Tienes que mandar.

Llevamos un "show" de cojones. ¡Un segundo!

Estoy a 20 segundos de sacar los platos como estén,

porque estos solomillos se van a enfriar.

¡No! ¿Qué falta? -Ya lo tenemos.

Fríos ya están. Para que no pierdan esta cierta tibieza que conservan.

¡Venga, todo esto ya está! ¡Camareros, por favor!

¡De aquí al fondo, adelante!

Saquemos este solomillo al cabrales con patatines.

¡Venga, va, que lo sacamos! ¡Que lo tenemos!

¡Vamos bien, vamos bien, que sí!

¡Que sí vamos bien! -Dani, ¿problemas en el paraíso?

¡Para nada, está ya! -Se te nota en la mirada

que Gijón no es para ti. -Estás quemadete.

¡Lo sacas, Dani! ¡Lo sacas!

Equipo azul, el equipo rojo se está mojando de vosotros.

La ignorancia es muy atrevida. No, hoy pueden mofarse.

Eso es lo malo, que hoy pueden mofarse con razón.

Brotes ya no quedan más. -Sí, brotes tengo yo.

Repartidlos bien. -Todos los que lleven patata

y brote, pueden salir.

Muy bien. Muchas gracias.

En este homenaje, no podrían faltar

dos de los ingredientes principales del recetario astur:

la carne y el queso. Por eso, el equipo azul ha cocinado

solomillo al cabrales con patatines.

(Música)

A mí no me tocó la salsa.

Ana, eres la primera capitán de Salvamento Marítimo

en nada menos que el buque remolcador Punta Salinas.

¿A qué tipo de situaciones te enfrentas?

Bueno, desde nuestros barcos, remolcamos a otros grandes buques.

Y luego, partimos o intervenimos en grandes siniestros marítimos.

¡Qué maravilla! ¿Qué tal está el solomillo al cabrales?

Yo la salsa no la encontré.

¡Ah! Que las patatas están vacías. Están vacías.

Y para mi gusto, el solomillo

demasiado hecho. Muy pasado.

Sí. ¡Ay, madre mía!

¡Qué disgusto me da esta gente! Muchas gracias.

¿Se terminó? Se terminó

Ya era hora. Vaya agonía. Ha salido todo el servicio.

Eh, ha salido pero habéis dado un servicio malo.

Os lo digo ya. ¿Vale? Cocinas limpias.

Sí, chef.

(ARNAU) Mi capitanía ha sido luces y sombras.

Han salido los cien platos. ¿Se podía organizar mejor?

Sí. Pero esto es el futuro, es aprender.

¡Venga, venga, venga!

¡Vale, chicos! Uno a poner la espuma

y, rápidamente, el siguiente a poner azúcar y caramelizar.

Tenéis boles de azúcar todos.

¡Ahí, ahí, perfecto! ¿Cómo va el equipo rojo?

Perfecto. ¿Cómo lo llevamos?

En un minuto, acabamos. Bien, quemadito, venga.

¡Venga, seguimos! ¿Podemos ir sacando?

Sí. Bien. ¡Camareros, por favor!

Sacamos ese bizcocho borracho

con espuma de arroz de leche quemado.

¡Por favor, cómo suena! He hecho un pareado.

Suena a borracho, suena a borracho, no sé por qué.

¿Me estás llamando borracho a mí? Suena a borracho.

Como yo no escucho muy bien a veces y no hablo muy bien...

Ya, ya. Tú hablas y escuchas lo que quieres.

¿Cómo se diría "bizcocho borracho" en chino?

(HABLA EN CHINO)

"Con espuma de arroz con leche". (HABLA EN CHINO)

"Quemada". En China no quemamos nada.

¿No quemáis nada? No.

¡Me cago en la mar! Somos gente muy maja.

(Risas)

¡"One, two, three, four"!

Es el grito de guerra. ¡No podemos parar!

Como si fuera crema catalana. Claro.

Venga, un poquito de mano.

Vale, vale. Te mando ahí, Fran.

Eso es, no me lleves el azúcar sin quemar.

Y terminamos el menú poniéndole un toque dulce

con un postre que conocéis bien,

bizcocho borracho con espuma de arroz con leche quemado.

(Música instrumental)

Jesús, tú eres instructor aquí. Eso es.

Y por lo que hemos visto es un centro realmente innovador.

En el Centro Jovellanos la innovación es una necesidad.

Por resumir un poco simplemente citar los últimos ejemplos

que tenemos en el Centro Jovellanos serían por ejemplo

el simulador portátil de VTS, el simulador de procedimientos

de emergencia en cabinas de helicóptero.

Nos capacita para dar la mejor formación posible

a nuestras tripulaciones.

Eso lo hemos visto. Nos ha encantado.

Pues yo quería hablar de profesionales.

¿Nuestros aspirantes han hecho un postre profesional?

Sí, de sabor está bueno. Bueno, gracias.

(Música instrumental)

Últimos ya pasa sacar. ¿Lo tenemos, chicos?

¡Sí, lo tenemos! Vale, fenomenal.

¡Vamos, ya lo tenemos!

Okey. ¿Salió el postre ya? ¿Hemos terminado?

¡Sí! Venga, cocinas impecables,

como la habéis dejado para emplatar.

¡Vámonos! ¡Venga, un abracillo!

¡Muy bien! -¡Vamos!

(GRITAN CONTENTOS)

Vamos que nos vamos, ¿vale? Venga, va.

Haciendo un análisis creo que tengo

una capacidad de adaptación muy buena.

Ha salido todo súper bien y todo mi equipo estaba muy contento,

me estás diciendo que soy muy buena capitana

y que están muy contentos conmigo.

(Música épica)

Comensales, nos tenemos que ir. Pero antes quiero daros las gracias

por vuestro esfuerzo y dedicación para atender todo tipo

de emergencias que ocurren en el mar.

Después de veros trabajar sabemos que estamos en las mejores manos.

Así que enhorabuena por el trabajo que hacéis.

Además queremos hacer extensible este homenaje

a los más de 1.300 profesionales

formados y entrenados para tomar decisiones difíciles

en momentos complicados en este centro.

Pienso en el medio millón de vidas que habéis salvado y me emociono.

A mí me gustaría daros las gracias por algo que desde "MasterChef"

también defendemos, la protección del medio ambiente.

Sé que parte de vuestra labor es también conseguir

que nuestras aguas sean cada vez más limpias

detectando y retirando residuos.

¡Y ahora sí, mil gracias y Puxa Asturies!

¡Bravo!

(Aplausos)

(Música épica)

Aspirantes, os hemos advertido antes de empezar la prueba

que hoy iba a haber marejada en cocinas.

Arnau, ¿tú crees que has estado a la altura de liderar

el equipo azul?

Sí, en el rojo totalmente, y en el azul parcialmente.

¿Y tú, Amelicious? Pues yo voy a ser sincera,

he estado cinco o diez minutillos perdida que no sabía qué hacer,

pero yo creo que luego me he puesto un poco a mandar

y un poco a organizar y he mejorado.

Creo que has arrancado a cocinar disfrutando de ser líder.

Sí, sí, me gusta ser mandona, no te voy a decir que no.

Eso sí, creo que el equipo no ha sabido seguirte tanto

como te habría gustado.

Tú tampoco has sabido reconducirles muy bien.

Por ejemplo, a Ofelia la has dado por perdida desde el principio.

No, no, no, no.

¿Que no arrancado bien con el pescado? Ya.

¿Que es Ofelia? Ya.

¿Difícil centrarla? Ya.

No puedes dejarla por imposible ni tampoco empezar con Vero

a pivotarla, porque se marea Ofelia.

Vero con su sensibilidad habitual y su tacto.

Sensible al máximo. Diciendo: "No la quiero aquí".

Porque yo veía lo que estaba haciendo con esas lubinas

y me estaba entrando una cosa por aquí que no era normal.

Pero si solo le quité la cabeza.

No, te has cargado las lubinas.

Vero, ¿tú que eres una mujer ordenada no te ha parecido

que ha habido mucho caos en esa cocina a la hora de preparar?

Limpieza faltaba ahí bastante.

Los procesos se han hecho mal. Ya no te hablo de la limpieza,

eso ha sido una guarrería muy seria.

Lo del pescado de Ofelia ha sido... terrorífico.

Todos tenéis que tirar al 300% y ser conscientes de los errores

y corregir los defectos, y no lo que está surgiendo

en este equipo que es no ayudar, criticar,

no asumir responsabilidades. Así pasó lo que ha pasado.

Yo no digo que Ofelia sea una chica que no trabaje.

Trabaja, pero también te vuelve un poco loca.

Eso desconcentra al resto de los compañeros.

Y eso a mí no me gusta.

Arnau, venías con María de hacer un gran trabajo de organización

en el equipo rojo y ha sido llegar al equipo azul...

(SOPLA AIRE) Deshinchado.

Sí, sí, un poco sí. Tiras del carro como puedes,

está todo arrancado, te tienes que ubicar.

Eso es un aterrizaje de emergencia.

Creo que tu mejor tarea en el equipo azul ha sido

llevarte de socia a María. Bueno.

Porque si no es porque ella se pone con elaboraciones que faltaban

por ahí hay cosas que no salen.

A ver, yo he intentado tirar de él

cuando veía que la situación estaba superada.

Cuando Arnau ha dicho: "María, nos vamos al otro equipo",

me he emocionado y he dicho: "Es que me necesitan".

Pero ahora ya digo: "No quiero que nadie a partir de este momento

me elija ni la mejor ni la peor, siempre ahí en el medio y así

yo me lo guiso y yo me lo como, yo me organizo mi vida".

Dani, un tío de norte, un tío de Bilbo,

buenas carnes, buenos chuletones. ¿Qué te ha hecho ese solomillo?

El solomillo espectacular, espectacular.

Que no eran cachopos, Dani.

No había que espalmar el solomillo.

Es el músculo más blando de la ternera.

Hemos sacado un solomillo vergonzoso,

mal marcado, pasado de cocción.

Y tenéis que ser exigentes. ¿Queda claro?

Clarísimo. Clarísimo, chef.

Un poco de impotencia, rabia.

Porque yo sinceramente creo que lo doy todo.

El 300% no porque a mí eso me parece

una frase de Perogrullo, yo doy el 100%.

Bueno, pues voy yo entonces con el equipo rojo.

Esto me lleva a empezar por ti, Arnau.

Lo has dicho tú bien, y creo que has organizado

muy bien al equipo. Yo creo que sí.

Pero en esto que llega el cambio de capitanes

y ahí aterriza Amelicious en la cocina roja,

acompañada de Toni.

¿Y qué ha pasado, Amelicious? Pues que no sabías dónde estabas.

Pero es verdad que has tenido esa suerte de tener

un fiel escudero. Y ha sido Fran,

porque ha dado una cobertura de diez, ¿eh?

Él pasa desapercibido, él está a la chita callando,

pero se ha encargado o ha estado en casi todos los sitios.

Ahí has tenido suerte. Sí, sí, estoy de acuerdo.

Gracias. Creo que eso te ha dado ese margen

que necesitabas para organizar la cabeza, organizar las ideas

y revivir.

Has tomado las riendas. Lo ha hecho bien luego.

Y has empezado a mandar, has sido la Amelicious que buscábamos.

Bien.

La organización del pase, de diez.

Porque en las nueve ediciones que llevamos de "MasterChef"

es la primera vez que vemos una cadena de emplatado

como la de hoy, como hacemos los profesionales,

un pase de profesional.

Muy bien, chicos.

Estaba bien el rape, estaba bien la salsa,

la tartaleta de manzana ha quedado muy bien.

Crema de arroz con leche hemos tenido algún fallito,

pero estoy muy contento porque habéis trabajado bien.

Gracias, Pepe, de verdad. -Venga, bien.

Y por tanto, el equipo ganador de esta prueba es...

¡el equipo rojo!

¡Vamos! -¡Bien!

Hoy lo importante era que ganásemos.

Hemos ganado y el delantal negro no me importa nada,

porque me he sentido tan a gusto y tan libre

que tengo la cabeza bien alta.

Equipo rojo, enhorabuena. Gracias.

Pero tengo que reconocer que estoy sufriendo.

¿Por qué? Porque no puede ser más injusto

que Fran lleve ese delantal negro

y lo lleve a la prueba de eliminación.

No hay nunca una mala palabra con nadie,

te dejas la piel en la cocina, da gusto verte organizar,

tienes el gen de la hostelería. Muchas gracias.

Así que, Fran, entréganos ese delantal negro.

¡Bien! -¡Bien, Fran!

La gente que amamos la hostelería que unas personas que tienen

estrellas Michelín te digan que lo llevas en la sangre

es llegar a la cima.

Te has ganado el delantal blanco. Así siempre, currando.

A mí que me quiten el delantal es como un reconocimiento

a que he dado todo y lo he hecho en condiciones.

Gracias a todos. -Fran.

Fran, quiero que sepas que para nosotros has sido

el mejor aspirante de esta prueba.

Muchísimas gracias. Por eso era profundamente injusto

que fueras a la prueba de eliminación.

Así que continuas una semana más en las cocinas de "MasterChef".

Gracias. ¿Contento?

La semana pasada me hicisteis un grandísimo reconocimiento

a trabajo y a humildad, pero hoy este reconocimiento

que es decir "llevas en las venas la hostelería",

que es de lo que vivo y de lo que quiero vivir,

más no se puede pedir.

Es como que todo el trabajo de tantísimos años

llega alguien y dice: "Lo estás haciendo bien".

Y hoy yo creo que el delantal negro o lo que sea me he sentido libre

y podido sacar cómo me siento yo en mi trabajo todos los días.

Fran, tendrás un futuro esplendoroso en este trabajo

porque no te escondes. Muchas gracias.

Vas y da la cara diez, doce y veinticuatro horas,

lo que haga falta. Y eso se nota en "MasterChef"

y se notará en el restaurante donde estés trabajando, seguro.

Muchísimas gracias. Y ojalá el sector de la hostelería

pueda levantar el vuelo, porque en cierto sentido

levanta también a este país,

y toda la gente que lo amamos, que lo amamos,...

que no se eche a perder.

No, no, pero vamos a vencer.

Echándole narices lo venceremos. Ojalá.

Pues, Fran, aún me queda una buena noticia para ti.

Bueno, no solo para ti, para todo el equipo rojo.

¡El gran Nacho Manzano os quiere premiar

con una masterclass en su restaurante Gloria de Gijón!

¡Guau! -¡Olé!

¡Qué bien!

Y a vosotros, equipo azul, solo os puedo decir:

Luchad duro en la prueba de eliminación porque uno

de vosotros será el siguiente expulsado de "MasterChef".

Suerte a todos.

Estoy súper triste, porque voy otra vez

a prueba de eliminación sin merecérmelo.

Ya es que no sé si me sirve de algo machacar tanto

y ser la mejor para siempre acabar en prueba de eliminación,

la verdad, pero bueno...

(Música instrumental)

¡Oh, qué chulo!

¡Gloria!

Bienvenidos aquí a Gloria. Lo que vamos a hacer hoy

es un plato que es a base de estas alubias,

el calamar que lo tengo aquí muy picadito en brunoise.

¿Por qué hacemos esto? Porque en la cocina popular

de las aldeas asturianas esto se mezclaba con arroz.

Se cocinaban los moros. -Y los cristianos.

Con los cristianos, justo.

Por un lado cocinamos los moros. Aquí tenemos el calamar,

pero la parte más importante del calamar es la tinta.

Con eso hacemos un fondo de calamar pues con toda la tinta,

que la tinta concentra todo el sabor,

y le ponemos ajo negro.

¡Guau! -¡Qué fuerte!

Pues con todo eso hemos conseguido esta salsa.

Qué maravilla. -¿Qué le hacemos al arroz?

Hay una salsa fetiche en mi cocina que es el colágeno de merluza.

¡Oh, me encanta! -Te queda una base buenísima.

Sofreímos aceite de oliva con ajito laminado y cayena,

y monto este alioli de mayonesa riquísimo que mezclo

con ese jugo de arroz que teníamos.

Aquí lo que hago es como "arrisotarlo".

Aquí hay una textura impresionante del calamar.

Yo alucino.

Y luego en la sala poníamos la tinta.

Oh, qué bonito. -Ojito, ojito.

Y lo que hacíamos era poner unos moros para que dé también

un poquito de textura y estén presentes, ¿sabes?

Un plato de dos estrellas Michelín, ojito con lo que estamos hablando.

Espero que os haya gustado y os espero en Casa Marcial.

Estupendo. Ganemos o no, vendremos.

Que te prepare un plato una persona de dos estrellas Michelín

es una experiencia absolutamente increíble.

Si te encanta cocinar, tienes entre ocho y dieciséis años,

quieres convivir con aspirantes de "MasterChef Junior"

y vivir una experiencia inolvidable tienes que venir

a los Campamentos MasterChef.

Además, este año tendremos campamentos urbanos

y campamentos en inglés.

El próximo verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

(Música épica)

Regresamos a las cocinas después de un cocinado

en el que el cambio de capitanes ha marcado

el desarrollo de la prueba.

Ay, ¿qué es esto? -¡Mamma mía!

Al final los capitanes Arnau y Amelicious

han llevado a la victoria justamente al equipo

que no habían elegido.

Ojito. -Cambio de rumbo. Buenas noches.

Hoy hay miga aquí. Hoy aquí hay miga de la buena.

Buenas noches. -Buenas noches.

Aspirantes, bienvenidos de nuevo a las cocinas.

Gracias. Fran, tu gran trabajo

en la prueba por equipos te ha librado del delantal negro.

Y además has sido elegido por segunda semana consecutiva

como el mejor de la prueba de exteriores.

¿Cuál crees que es el secreto de tu éxito?

Yo siempre que salgo al campo salgo a darlo todo,

y si lo das todo es más fácil que se dan las cosas bien que mal.

¿Y qué has sentido cocinando con delantal negro?

Liberación. Mentalmente me ha quitado mucha presión

y he sacado lo mejor de mí mismo.

No quiere decir esto que siempre quiera ir de negro.

O sea, que te ha facilitado el trabajo.

No me... no me líes.

No me líes.

María, tercera semana y tercer delantal negro.

¿Con qué ánimo vienes? Pues cada vez vengo más nerviosa,

cada vez confío un poco menos en mí misma.

No sé, es como que nunca tengo esa recompensa que yo quiero.

Siempre estoy con el delantal negro y eso me viene un poco abajo.

Pero vengo a darlo todo, no me quiero ir.

Fran, ¿cuando tengas un momento

puedes coger a María y hablar con ella unas cosas?

Ya he hablado con ella. ¿Y?

Le dejé un libro.

(Risas)

Tú a mí siempre me ves con actitud positiva,

¿pero a la que no me ves dónde te piensas que estoy yo?

Metido en la cama llorando.

No es así. Llego a la cama, veo la foto de mi mujer y mi hijo,

echo un llorete y otra vez a funcionar.

Es mi tercera semana aquí

y no paro de pensar en mi mujer y en mi hijo.

Me preocupan a la vez que me tranquilizo,

porque si estoy aquí es que la cosa va bien en casa.

Arnau, ¿aunque tú vengas con delantal negro

te alegras de que los renacidos se hayan librado de la eliminación?

Por supuesto. Donde hay ascuas siempre puede haber fuego, ¿no?

Entonces ahí me quedo...

Yo me alegro.

Arnau, ¿los habrías sacrificado por librarte tú?

No, yo creo que no es la actitud

de una capitán eso, Pepe. Muy bien.

Ofelia, ¿en qué crees que se basó Arnau para formar su equipo?

Pues yo creo que Arnau se basó en coger los que él cree

que pueden ser más mandados por él.

¿Perdona? -Perdona, cariño, no.

Yo que fue los que más se concentran.

Perdón, perdón, me han preguntado a mí.

Le estoy preguntando a Ofelia.

Muchas gracias. -Dejadla hablar.

Amelia cogió un equipo más de fuertes y Arnau un equipo

en el que pueda destacar más.

¿Más de flojos? -No, no, no flojos.

¿Más carácter? Mira, Arnau prefirió ser

cabeza de ratón que cola de león, ¿sabes?

El más fuerte de los flojos.

Era más fácil que todo esto.

La estrategia mía era clarísima, y era un equipo sin Ofelia.

(Risas)

A mí estas situaciones de que el grupo me odie

las he vivido muchas veces porque soy muy intensa.

Soy súper hiperactiva diagnosticada desde los seis años,

entonces o me amas...

Ay, todo se malinterpreta en la viña del Señor.

O me odias.

No me preocupa, yo siempre intento estar positiva

y no hundirme con nada de lo que piense la gente.

Pepe. Dímelo.

Cuéntame, Pepe, ¿cómo estás? Bien. Contento, tío,

tres veces en el equipo blanco.

Y el pelo recogido, ¿eh?

Me han dicho las chicas:

"Recógete el pelo que estás más guapo".

Les he hecho caso porque en la casa estamos faltos de amor.

Ah, que estás falto de amor. Falto de amor.

Estamos, estamos, estamos.

Y entonces buscas el amor entre tus compañeras, pero no llega.

No, de verdad que no. Estamos sin nuestros seres queridos

y lo tenemos que aplicar nosotros como dice Fran.

Muy bien, pues os podréis seguir dando un poco más de amor

si queréis los delantales blancos en la galería,

porque os aseguráis una semana más en "MasterChef".

Así que todo el mundo arriba.

Vero, energía positiva. -Venga.

(TARAREA UN CANTO MARCIAL)

¡Para la pelea!

Aspirantes, debajo de esta caja hay un ingrediente imprescindible

en la cocina de casi cualquier país.

Huevos. -Cebolla.

Y es seña de identidad sobre todo de la cocina francesa.

Álex, ¿sabes de qué estamos hablando?

¿La mantequilla?

Arnau. Yo tenía la esperanza

de que hubiera una cosa que está en todas las cocinas menos en esta,

que es la grifería.

(Risas)

¡Qué grande! ¡Y montarlo, y montarlo!

Quién monta un grifo en menos tiempo.

Ya, bueno, era mi esperanza. Y la mantengo todavía, podría ser.

Vamos a descubrir ya qué esconde la caja.

Huy, esa caja tan enorme, digo: "Eso es una cabeza de cerdo gorda

de esas que trae 'MasterChef' o algo".

Madre mía, eso lo han traído

en un tráiler. -Ánimo, chicos.

Una, dos... y tres.

¡Oh! -¡Mantequilla!

¡Mantequilla, me encanta!

¡Oh, my God!

Qué buen ojo tengo, ¿eh? Mantequilla. Sí, señor, Álex.

Un gran bloque de más de 150 kilos.

No traéis nada pequeño nunca, ¿no?

¡Madre mía!

Mi novio es francés y mi suegra me ha enseñado mucho a cocinar

con mantequilla porque ella es de Marsella.

Soy una apasionada de la cocina francesa. Me encanta.

En este programa vamos a hacerle un homenaje a la mantequilla.

Es la base de la cocina francesa, de muchas salsa básicas

y también de la bechamel.

Su facilidad para fundir y untarse, unido a su delicado sabor y aroma

facilita y amplia sus usos culinarios

y se ajusta a todo tipo de preparaciones, dulces o saladas.

Harold McGee en su libro "La cocina y los alimentos"

afirma que una rebanada de pan con buena mantequilla

es uno de los placeres más simples.

Y como salsa posiblemente la más sencilla.

Para hacer mantequilla solo se necesita nata y sal.

Batimos la nata, pasamos por un tamiz,

se separa la fase acuosa de la nata, se añade sal

y se amasa la mantequilla para darle forma.

En Europa la mantequilla se elabora casi exclusivamente

con leche de vaca, pero en África o en Asia se elabora

con leche búfala, de camella, yak, cabra, oveja o burra.

Vamos, la que eche leche te vale. -Sí.

Para conocer mejor las utilidades de la mantequilla en la cocina

vamos a presentar a un chef español que ha fusionado en su carta

la cocina francesa con la andaluza.

Oh, mira qué bien, oye.

Desde el restaurante Lu, Cocina y Alma

en Jerez de la Frontera, Cádiz,

con una estrella Michelín, Juanlu Fernández.

(Aplausos)

¿Qué tal? Buenas. ¿Qué tal?

¿Qué tal? Muy contento de estar aquí.

Mírale qué flamenco es. -¿Has visto?

Buenas noches, Juanlu, y bienvenido a "MasterChef".

Un placer tener aquí. El placer es mío siempre.

Cuéntanos, ¿por qué decidiste tú

fusionar la cocina francesa con la andaluza?

Yo soy un enamorado de la cocina francesa

desde que me inicié en esto, y no tiene sentido tener

un restaurante en Jerez y no cocinar una berza.

Entonces pues tenía que de alguna manera jugar con mis dos pasiones,

el recetario andaluz y el recetario clásico francés.

¿Qué papel juega la mantequilla en tu cocina?

Te he visto en algún programa ir a buscar a Francia

grandes mantequillas. Sí.

Como soy un enamorado de Francia iba a París una vez al mes

y me cargaba la maleta con mantequilla.

Hasta que convencí al señor que me la vendía

para que me la mandara. Ya me la manda a Jerez

y no tengo que coger un avión para ir a por ella.

¿Para qué platos o elaboraciones

piensas que es perfecta la mantequilla?

La mantequilla para mí es mágica.

Es elegancia, es la terminación de una salsa para ligar,

para darle brillo, para que sea elegante en boca...

Textura sedosa y untuosidad máxima la mantequilla.

Totalmente. -Para todo.

Aspirantes, ya habéis escuchado al Juanlu.

Así que ocupad las últimas filas de cocina porque empieza

la Batalla de la Mantequilla.

Válgame...

¡Venga, chicos! -¡Vamos, chicos!

¡Venga, Vero! -Fuerza, ¿eh?

La mantequilla tiene que ser muy homenajeada,

porque no solo nos pone gordos, porque a mí todo lo que me gusta

engorda, es caro o tiene novia.

Bueno, por lo menos va a tener buenas vistas.

Así que me encanta este homenaje y me encanta esta prueba.

Aspirantes, os hemos preparado tres batallas

en las que la mantequilla es la protagonista.

En la primera batalla os libraréis de la eliminación los dos mejores.

Uf...

Los cuatro restantes os enfrentaréis a una nueva batalla

y en ella os libraréis de nuevo los dos mejores.

¡Hostia!

Y los dos peores os tendréis que enfrentar a la batalla final,

y os jugaréis vuestra permanencia en estas cocinas.

Muy fuerte. ¿Entendido?

¡Sí, chef! -¡Sí, chef!

Qué horror.

Otra vez al foso, otra vez en eliminación.

Estoy cagada de miedo, cagada de miedo porque...

porque puede ser que me vaya yo.

Pues vamos a descubrir en qué consiste la primera batalla.

Muy "heavy" todo. -Es guay porque vas librándote.

Si te vas quedando, menudo estrés.

En esta primera batalla debéis elaborar mantequilla especiada

en veinte minutos.

¿Qué?

Del sabor que queráis, evidentemente.

Los dos que nos presenten la mejor mantequilla

por sabor y consistencia subirán a la galería

y se librarán inmediatamente de la eliminación.

Podéis mezclar especias,

hierbas, saborizantes los que queráis.

¿Entendido?

¡Sí, chef! -¡Sí, chef!

Aparte de los veinte minutos para hacer la mantequilla especiada

contáis con un minuto más para entrar al supermercado

para coger los ingredientes que vayáis a necesitar

para especiarla.

La mantequilla debéis cogerla de aquí, de este bloque.

¿Entendido? ¡Sí, chef!

Juanlu, ¿les puedes dar algún consejo?

Sí, chef. -Especiar una mantequilla

o dar sabor tiene su complicación. La mantequilla es súper delicada

y hay que tratarla con mucho cariño.

Aspirantes, ya habéis escuchado a Juanlu, así que el tiempo

para entrar al supermercado comienza en tres, dos, uno... ya.

Adelante.

¡Vamos! -Venga, ánimo!

¡Vamos! -¡Venga, María!

Bueno, yo la haría de anchoa. -Yo curri, seguro.

Una de curri seguro.

¿Y curri no hay? -Sí, aquí.

Ay, por favor, hay tanta cosa.

Vamos, no os bloqueéis por una cosa que no encontráis.

Cómo, este supermercado es la bomba.

Tú te pones a pensar y dices: "Qué fácil."

Haces mantequilla, la pasas a un molde, abatidor.

Pero luego estás aquí...

Cuando estás ahí abajo la mayor tontería

se convierte en gigantesco.

Que estén concentrados.

¡Ánimo, Ofelia! -¡Venga, chicas!

¡Bien, bien, Álex, vamos!

¡Se me olvidaba la mantequilla!

¡Corta, corta la punta! -¡Álex, corta sin medo, tío!

Corta. Mejor tener más que menos.

Yo me llevo el ceporro este.

¡Ahí, ahí, fuerte!

¡Venga, Vero!

¡Vamos, vamos! -¡Muy bien, María, pintaza!

Ofelia, ¿por qué no te llevas el bloque?

Sí, llévate el bloque, Ofelia.

Que se me olvidaba coger la mant... -¡Hala, hala!

¡A cocinar todo el mundo!

¡Vamos, vamos! -¡Venga, vamos!

¡Ánimo! -¡Vamos!

¡Uf, qué nervios, Dios!

Venga, María, tú puedes. Relájate. Hay tiempo, chicos.

¡Venga, Vero!

Cómo corta Dani, ¿eh? -¡Ese Dani, olé!

Bueno, Juanlu, explícame que yo no tengo ni idea de mantequillas

cómo se aromatiza, cómo se especia una mantequilla.

Se puede aromatizar con hierba fresca,

se puede hacer con un guiso reducido.

Yo tengo el bloque que está duro como lo tenemos siempre en casa.

¿Y ahora lo tengo que derretir un poquito?

La mantequilla hay que atemperarla. Atemperarla.

Como te pases de atemperado...

Lo que solemos decir en pomada.

¿Me ha parecido ver a María en el microondas?

Yo no lo haría. No lo harías, ¿no?

No, porque se funde. Exacto.

¿Arnau qué tiene, trufa? -Sí.

Este sabe, este lo tenemos aquí ahora arriba.

Lo va a haber bien. -Sí, lo hará bien.

Álex se salva, ¿eh? -Sí, sí.

Me da miedo que meta especias. -No, no, lo probará.

¿Cómo harías tú para atemperar la mantequilla?

Pues yo tirarla en la tabla, echarle la sal, importante,

para que suelte algo de suero.

Como cuando trabajas una masa. Igual.

¿Sal fina normal o echas alguna sal de otro tipo?

No, sal fina, pero sal marina, importante.

Entonces ahí ya te entra... Tú ya metes lo que tú quieras:

pimentón, curri. Eso.

Le está poniendo queso María.

¡Muy bien, Dani!

Yo limón no le pondría nunca por ejemplo.

Yo tampoco, a la mantequilla no.

Mira a Dani, ya ha hecho un rulito ahí de hierbas parece,

porque veía ahí verdoso.

Dani ya está haciendo el rulito. Vais muy bien de tiempo, chicos.

Hay tiempo, hay tiempo, ¿eh?

Aspirantes, últimos diez minutos.

¡Vamos, chicos, va!

¡Venga! -¡A tope!

Me da miedo Dani. O sea, lo ha sacado al minuto.

Ah, muy bien. ¡Muy bien, María! ¡Muy bien, Vero!

¡Muy bien María, vamos! -¡Muy bonito, chicos!

¡Venga!

Una vez has hecho esa pomada, que las puedes hacer trabajándola

o incluso dejándole reposar un par de horas,

le meto los aliños, los saborizantes.

Y lo meto en la nevera. Eso es.

Lo digo porque aquí para ir rápido

la meterán en el abatidor. Exacto.

Esto es atemperar la mantequilla, meter la mezcla

y formarla otra vez. -Exacto.

¡María, ya lo tienes, muy bien!

A mí me preocupa un poquito Álex,

porque la he visto demasiado líquida, incluso se puede separar

en esa fase acuosa. Eso es.

Y que cuando se enfríe quede totalmente dura

porque no esté emulsionada.

He elegido la trufa negra porque me rechifla

y el polvo de boletus porque creo que los boletus con la trufa

una "riquisición" como digo yo que te mueres.

Casualmente la que tengo enfrente ha utilizado el mismo producto

que yo, pero son casualidades.

Yo en el supermercado ni veo.

Qué bonito, Ofelia, el plato. Muy bien.

¡Gracias, Meri!

De Ofelia me fascina cuando cambia de voz y personaje.

Yo con Ofelia tengo mucha paciencia.

Cuando me agobia le digo: "Apártate de aquí", y me hace caso.

Y como yo también soy un poquito a veces pesadita

y también hablo mucho y soy de chillar y todo eso

tengo que ser la primera que tenga paciencia con ella,

igual que los demás tienen paciencia conmigo.

¡Muy bien, María!

¡Muy bien, Verito! ¡Muy bien, María!

¡Qué bonito, chicos! -¡Venga!

Aspirantes, último minuto.

¡Vamos! -¡Venga, chicos, a tope!

¡Muy bien, chicos! -Muy bien, ¿eh?

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos)

¡Bravo, Daddy!

¡A por todas!

Está siendo mi primer foso y se pasa muy mal, de verdad.

Pero bueno, también es verdad que lo que no te mata

te hace más duro y yo he abierto un bar en plena pandemia.

Si salgo de esta, tiramos para arriba.

Vamos contigo, Álex.

He querido hacer una mantequilla del desierto.

Mi padre es palestino.

Mis orígenes están en el Oriente Medio,

como el comino, la canela, el ras el hanout.

Y la mezcla te transporta un poco a ese desierto,

a ese sabor en la boca.

Bien. -Me gustará que la pruebes

y que me digas.

La textura es muy buena. -Gracias, chef.

La ha trabajado un poco de más.

¿Le has puesto sal? Sí, un poquito de sal.

Falta. -No quería que la sal se comiera

el sabor de las especias.

Al revés, la realza. La realza.

Le falta sal, está sosísima.

Está sosa, está sosa. Está sosa y le has puesto

esas especias a lo loco.

Equilibrio se llama, ¿no? Le falta.

Le falta equilibrio.

La mantequilla no suele estar en mi día a día.

Pero bueno, soy aspirante y vengo a aprender

y a luchar contra la mantequilla y contra mis compañeros.

Dani, cuéntanos, ¿qué has hecho?

Pues es una mantequilla con finas hierbas,

un poquito de limón y ajo.

Me recuerda un poquito yo he ido mucho a la zona de Iparralde,

de la zona de San Juan de Luz, Sokoa y demás, y hacen mucho...

"mullons", mejillones al vapor.

Le moules. Eso. Y ya lo sacan

en unas cazuelitas muy chulas y he pensado que los hierves,

les echas esta mantequilla que tiene... tiene ajo, aviso.

Y a esto le sube un poquito el...

El tono. Sí, es mi idea.

¿La habías hecho alguna vez? No.

Dani, está bien.

La textura es muy buena y tiene esos elementos que tú

nos has comentado equilibrados, el ajo no ofende, está fresco,

tiene ajo, tiene sabor, tiene de todo un poco.

Te lo pones encima de una carne o un pescado y le va a aportar,

le va a añadir valor.

Para una terminación, o como has dicho unos mejillones

y terminar es perfecta, está rica.

Está agradable. La textura me gusta porque no está tan blanda

como la de Álex, esta tiene textura de mantequilla, de pinchar.

No sé qué va a pasar, porque quedan compañeros por evaluar,

pero como esto siga así vamos bien, para arriba como una flecha.

Ofelia. Pues he preparado una mantequilla

de polvo de boletus con trufa.

Me gusta porque has reproducido ese formato, nuestro formato,

que es como es por algún motivo, porque coge temperatura más rápido.

Cuando no sabes, imita.

Me parece muy bien. Una pinchadita.

Has cogido bastante por si acaso te salía mal.

Mejor prevenir que pájaro en mano.

Tiene sal, tiene esos elementos que son muy potentes,

el polvo de setas y la trufa, pero está equilibrado.

Y me gusta porque ha respetado el sabor de la mantequilla.

Está el sabor de la mantequilla, de la seta y de la trufa,

y encima la sazón que porta la sal. Buen trabajo, Ofelia.

Ay, yo quiero una foto para este momento.

Se te cae en un pichón y dices: "Me cago en la mar".

La idea es buenísima. Los ingredientes sí casan perfecto,

el boletus, la trufa.

Me gusta mucho, muy rica.

¡Ay, qué bien!

¡Perdona!

¡Es que estoy megafeliz!

¡Es que yo no me lo creo, no me lo creo!

¡Vale, me salió la mantequilla

pero ya me quiero ir para arriba, por favor!

Mi mantequilla es de ajo y pimienta rosa.

Porque yo soy mucho de desayunar mantequilla y me gusta untarle

un poco de ajito y luego la mantequilla.

¿Sal? Sal sí le he echado, Samantha.

Muy bien. Sí.

¡Uf... ajo dice!

¡Le ha puesto cinco cabezas!

Oh, le puesto ajo... Claro, tostadita de ajo.

Joder...

No os gusta el ajo, pues ya está.

Me encanta el ajo. Me encanta el ajo, pero...

Dani le ha echado ajo. Hay que ser sutil.

No se percibe la pimienta rosa.

Pierdes el sabor de la mantequilla. No percibo ni la lengua.

Hay mucho ajo.

Ya está, hay que ser más suave.

La idea no es mala, ¿no? No, la idea es muy buena.

Juanlu, no me hables directamente con el pestazo que tienes.

Bueno, Jordi...

Yo soy muy potente y me gusta el "saabor".

Si no le ha gustado, lo siento. Para la próxima un poquito menos.

Mi mantequilla es de tomate seco, albahaca y parmesano.

No le he echado sal porque he considerado

que el parmesano es un queso fuerte y que iba a estar muy salada.

Y nada, pues espero que os guste.

Yo creo que le falta gracia, ese poquito de sal,

que se nota que no sube el tono.

Demasiado trabajada y no ha tenido tiempo a recuperar el frío.

Y subida de temperatura.

¿Metiste mantequilla en el microondas?

Metí la mantequilla, pero muy poco.

Yo no soy partidario de ir al microondas, sino trabajarlo

como una masa de hojaldre a temperatura ambiente.

Si te pasas de temperatura un poco ya se quita la estructura

de la mantequilla y es súper complicado.

La idea era muy buena, la combinación.

Sí, yo la he probado y me ha encantado.

Ha faltado materializarla perfecta, pero la idea era muy bonita.

Yo no puedo más, me va a dar algo.

No puedo, tanta presión me hundo, me hundo.

Arnau. Buenas noches, chefs.

¿De qué es tu mantequilla? Bueno, se ve, es de trufa negra.

¿Solo de trufa? Sí, porque a veces los inventos

pueden funcionar o no funcionar.

Entonces prueba de eliminación... Asegura, asegura.

A veces menos es más.

¿Tiene sal? No.

No, no le gusta la sal. No tiene sal.

Oye, me preocupa que esté totalmente blanca,

como que hay poco trabajo para unificar eso.

Vamos a probarla, sí.

Qué bien que está si tuviera sal.

Lo que entiendo de esta prueba es que hay poco trabajo.

Vale. Porque has ido a asegurar tanto

que has dicho: "Mantequilla, le tiro trufa encima,

eso no puede fallar en la vida". Oye, claro que no.

Pero si no la trabajas y no echas ese punto de sal,

no le pones ese puntito de gracia que debería tener.

Mira la de Ofelia por ejemplo, está trabajada y está integrado.

Te iba a comparar con la de Ofelia, porque es el mismo concepto

pero ahí me falta la sal.

No, he estado a punto de llamarle la mantequilla Ofelia,

porque yo he cogido trufa, había dos trufas y la segunda

ha ido a la mesa de enfrente.

Pero casualidades en la vida hay muchas.

¿Dices que te ha copiado? No, no, no.

No, no, igual se ha inspirado. Hay inspiraciones.

Ofelia, ¿habías cogido trufa tú?

En el supermercado voy tan nerviosa que solo veo la cara de Samantha

y no encuentro ni las cebollas.

Esa no es la pregunta que te he hecho, Ofelia.

Sí, cogí trufa, chef.

Vale, hombre. Arnau, dice que no.

Bueno, opiniones hay muchas.

Me ha copiado el sabor de la trufa. Ofelia dice que solo mira el súper

y lo único que mira es la cesta de los compañeros.

Es que a mí lo que diga Arnau me da igual.

Yo os digo que las casualidades pues...

Hay la casualidad y la causalidad.

Que tu mantequilla no tiene sal, que es una pena.

¡Ya lo sé, me da un rabia que me muero!

Seguro.

Cada uno concursa como le sale de los huevos, tío.

Arnau, ¿tú lo "flypas"? Yo no te copié el ingrediente

de la trufa porque ni vi dónde estabas en el supermercado.

Así que... tranquilito.

Vamos a deliberar.

No te copié. Iba a hacerlo de aceitunas negras y las cogí,

pero me mojaban la mantequilla.

Ah, ahora, ahora.

Si lo has empleado antes y estaba rica...

Y cogí pimienta y un montón de cosas por si no me iba bien.

Lo tenemos, ¿no?

Aspirantes, después de deliberar hemos tomado una decisión.

Los dos aspirantes que han logrado las mejores mantequillas especiadas

y que por tanto se libran ahora de la eliminación son...

Dani.

Y... Ofelia.

Enhorabuena porque seguís una semana más en "MasterChef".

Podéis subir a la galería.

¡Venga, chicos, ánimo!

Estoy cabreado. Sube Ofelia por la escalera salvada

y encima con la receta que me ha copiado a mí.

O sea, la trufa ha sido idea mía.

Antes de conocer en qué consiste la segunda batalla vamos a despedir

a nuestro invitado.

Juanlu, muchas gracias por habernos explicado tan bien

el uso de un ingrediente que tú dominas tanto.

Muchas gracias. Nos vemos en Jerez. Por favor, allí os espero.

Gracias. Suerte. Un aplauso para él.

¡Gracias! -¡Adiós!¡Gracias!

Lo tengo como vecino, que yo soy de Rota y él de Jerez,

y me encantará ir a su restaurante.

Una escuela donde seguro que nada más que yendo y comiendo

aprendo muchísimo.

Delantales negros, ¿estáis preparados para descubrir

en qué consiste la segunda batalla? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Uh, qué buena pinta!

Ahora tenéis que hacer una tarta Sara, que debe su nombre

a Sarah Bernhart, la mítica actriz de teatro y cine francesa

considerada por muchos como la mejor actriz

de todos los tiempos.

¡Mare de Deu! ¿Esto qué es?

La tarta Sara está formada

por un esponjoso bizcocho genovés empapado en almíbar,

relleno y recubierto de una crema de mantequilla

y decorada con almendra laminada.

Pues mira qué bien.

Muy sencillito.

Yo ya... María, estás desencajada.

Yo ya he llegado donde iba aquí.

¡Álex, vamos, vanos, vamos!

Vamos a disfrutar.

Lo que faltaba, un postre. Lo único bonito es el nombre,

todo lo demás tiene muy mala pinta.

Para elaborar esta tarta contáis con cuarenta minutos

y tres más para hacer la compra.

La mantequilla la tendréis que coger de este bloque.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... adelante.

¡Vamos, chavales! -¡Vamos!

(Aplausos)

¡Vámonos que nos vamos! ¡Tira!

¡Vámonos que nos vamos! ¡Tucutucu...!

¡Qué caras, qué sonrisas! (VERO) ¡Sí, es maravilloso!

¡Os veo tan contentos! (VERO) ¡Tan felices...!

(TONI) ¡Vamos, Álex! -Lo tiene claro Álex.

¡Venga, Arnau! (MERI) ¡Muy bien, Álex, tío!

(DANI) ¡Vamos, María, guapa!

¡Vamos, María... con dos narices! María,

¡por el amor de Dios, arriba! ¡Venga, Vero!

¡Venga esa guardia civil fuerte! ¡Vamos!

Fuerte estoy. (SUSPIRA)

¡Vamos, Vero! -María lo va a sacar ahora, tío.

El reloj ya está lanzado, eh,

los 40 minutos ya corren, así que no sé qué hacéis, ¡vamos!

¡Venga, al lío!

(DANI) ¡Uh, qué buenas almendras! (AMELICIOUS) ¡Qué bien, Álex!

(MERI) Esta prueba no es nada fácil. (DANI) Son muchas cositas.

La repostería es que es así, ¡un montón de cosas!

Samantha, ¿habías probado esta tarta, la habías hecho...?

Es un superclásico. ¡Tú eres tan afrancesada!

Es una tarta de toda la vida, que lleva un bizcocho genovés,

que lleva huevo, azúcar, sal, harina,

harina de maíz y mantequilla. Eso el bizcocho.

¿Y ese bizcocho cómo se hace? Lleva el huevo entero.

Se bate bien, bien con el azúcar. Bien montado...

Se le va echando la sal,

cuando blanquea, se incorporan las harinas.

Y luego ya mezclas las harinas... Y la mantequilla derretida.

Y luego el bizcocho se empapa de leche de almendra y amaretto.

¡Qué rica, tiene que estar buena! Di Saronno, muy almendrado todo.

Y ya, para terminar, se cubre de almendra laminada tostada

y azúcar glas. ¡Qué bueno!

¡A María le está quedando bien!

¡Mira, María, mira, mira! ¡Mira, le está quedando bien!

Me preocupa un poco más esa crema de mantequilla porque no es fácil.

Se hace primero con una crema inglesa hecha con yema de huevo,

leche de almendra y azúcar,

se calienta la leche de almendra, se bate la yema con el azúcar

y se incorpora poco a poco, luego hasta que espese y se cuela.

Y se le va incorporando a la mantequilla

que está batiéndose en un robot.

Ah... ¡Lo quiero ver!

(AMELICIOUS) ¡Dale, Álex, dale!

¡Buena pinta!

Un bombón tiene que hacer buenos postres, ¿no?

(AMELICIOUS) Un bombón como tú tiene que hacer muy buenos postres.

(MERI) ¡Qué repostero, tú, nos ha salido, eh!

De ahí tiene que sacar cuatro moldes.

(FRAN) ¡Vamos, Arnau! (MERI) ¡Venga, chicos!

María va bien, ¿no?

Si estos son unos crac los cuatro.

40 minutos, se puede hacer, ¿pero hay que hacerlo muy rápido?

Sí, porque ese bizcocho hay que hornearlo rápido

para que pierda temperatura y no se cargue esa crema.

Yo me haría planchita de bizcocho, golpe de abatidor,

me hago la crema y al lío. Sí.

(OFELIA) ¡Mi Vero... tú, seria, pero sin parar, que eres muy guay!

¡Vamos, mi Vero!

Mi trabajo me ha ayudado a tener autocontrol, paciencia tengo poca

pero mi cabeza va a mil por hora y me bloqueo bastante.

(DANI) ¡Eso ya está funcionando! (OFELIA) ¿Cómo lo ves tú esto?

Que se vaya cualquiera me da mucha pena.

(MERI) Sugar Daddy, queremos ir a una boda.

Pues a la mía no va a ser.

¿Con quién te quieres casar tú? -¡Contigo!

Yo soy Sugar Daddy, yo no me caso.

Depende de las tierras que tengas, podemos negociar.

(AMELICIOUS) ¡Olé, qué energía, María!

Si todavía no has visitado el Restaurante MasterChef,

no esperes más. Podrás probar los platos

más emblemáticos de estas cocinas y compartir trucos e impresiones

con algunos de los aspirantes que han pasado por MasterChef.

Pero si prefieres disfrutar

de la comida en tu casa, ya puedes hacerlo

con el servicio de comida a domicilio.

Tienes más información en www.restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

¿Tú sigues con eso ahí a tope? -Sí, sí, sí esto...

¡Hasta que salga la vaca de aquí dentro va a dar vueltas!

¿Álex lo está haciendo bien?

Unas yemas y azúcar nunca se vierten sobre la leche, al revés.

¿Esto ya está o qué?

¡Esto es una pesadilla, tío! (ARNAU) Fuera.

¡Aspirantes, últimos 15 minutos!

(TONI) ¡Vamos, vamos! -¡Va, va, va, va!

(ALICIA) ¡Venga, que llegáis, chicos, ánimo!

Esto para mí es: "Preparaos con lo que viene".

Sí, esto es que cada vez va a ser más difícil.

Y la tercera prueba tiene que ser para flipar.

Mira, Arnau ya está pintando el bizcocho, para humedecerlo.

¡Ay, Dios mío...! ¡Qué nervios!

Veo apurada a María. -¡Uf...!

¡Dios! ¿Verdad? ¡Con los bizcochos que yo hago en mi casa...!

(TONI) ¡Vamos, Vero!

Va como una moto Arnau. Lo ha horneado, lo ha cortado,

lo ha embebido... Como tiene que ser. A ese ritmo.

¡Estoy sudando la gota gorda! La repostería siempre se me atranca.

Y hoy, la verdad, lo estoy resolviendo bien.

¡Pero hay mucho en juego, estoy harto del delantal negro

y que cada programa lleve la trenza del vikingo para ir al foso!

(TONI) ¡Vamos, Álex, que lo tienes, eh!

(OFELIA) ¡Qué bonito, María!

No le digas nada que no le gusta. -Vale.

(DANI) Se hace con la mejor intención, pero cuando estás ahí...

Una mierda que te estén chillando... -¡Pringado, si no has estado abajo!

No, pero yo tengo una capacidad de comprensión, ¿viste?

(MERI) ¡Qué bonita la de Vero!

EL de María está blanquito, me preocupa si estará cocido.

Está cocido, cocido. Eso es.

No quiero que se vaya Álex. -No, yo tampoco.

¿Sabes el problema de Álex? Que algo no hizo bien en la mezcla,

le quedó demasiado... Meter mucha harina a lo loco.

Demasiado espeso y por eso no tiene tanto bizcocho.

Está bien que lo intente salvar... Sí, lo que tiene que hacer es eso.

Pero ya has empezado mal porque no hiciste bien el bizcocho.

¿No os parece que tiene pinta de cortada la crema inglesa de Álex?

No es su prueba, eh. No sé si está nervioso... fíjate Vero,

que estaba nerviosa, estaba desencajada

y el bizcocho no tiene mala pinta y la crema inglesa tampoco.

Si tengo que hacer un pronóstico: veo a Arnau bien y a Vero bien.

¡Va, que vais muy bien, eh! -¡Arriba, María, venga!

¡Eh, que en Tomelloso no se haya visto una tarta como esa, hombre!

¡Venga, vamos ahí ya, que ya estaba yo muy tontona!

¡Ya me he venido arriba! ¡No me puedo ir de aquí pero...!

¡Pero vamos... por nada del mundo me puedo ir yo de aquí!

¡Me voy a volver loca! Estoy cocinando,

me estoy dando cuenta de que las cosas me salen bien,

me veo suelta... ¡los postres no es lo mío pero se me está dando bien!

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

(FRAN) ¡Venga, el último esfuerzo, un poquito más, un poquito!

(MERI) ¡Qué mono, Arnau! (OFELIA) ¡Vamos, Vero!

¡Vero, te da tiempo! (OFELIA) ¡Vero, dale!

(TONI) ¡Te da tiempo de sobra, va! (OFELIA) ¡Suave, con amor!

¿Qué estás haciendo tú ahora? -No me ha montado la crema.

¿Qué? -No me ha montado.

¡Vamos, Álex! ¡Venga, va, tío!

(TONI) ¡Álex...! -No me ha montado la crema.

(TONI) ¡Va, va, va, va, tío!

¡Álex, tío...!

Está derrotado porque sabe que,

solo con los ladrillos, no puede hacer su casita.

(FRAN) ¡El último esfuerzo!

¡Álex, no te rindas, guapo! ¡Venga, ánimo!

¡Venga, va, Álex, va, dale ahí ya!

(GALERÍA) ¡Venga, Álex!

¡Ese Álex!

¡Dale, dale fuerte ahí a eso! Échale menos leche, poquito a poco.

¡No me lo puedo creer! -¡Vamos, Álex, que tú puedes!

(ÁLEX) No acaba de ligar la crema, el bizcocho me ha quedado seco...

No sé lo que está pasando. Estoy embarrancado.

El Álex no llega, no llega.

(JIAPING) ¡Oh, muy bien!

(AMELICIOUS) ¡Qué técnica, Arnau! (MERI) ¡Olé!

¡Joder, pobre Álex, tronco! -Sí.

¡Aspirantes, último minuto!

(MERI) ¡No te rindas! (TONI) ¡Vamos, Álex, algo, va!

Álex hay otra prueba.

(OFELIA) ¡Vero, vamos, las almendras ya!

(PEPE) ¡Joder... Arnau está para nota, eh!

¡Máquina, Arnau máquina!

Mira, Vero. ¡Vero, está ahí...!

De finura, le faltan dos cursillos. Sí.

(ALICIA) ¡Qué bonita, María!

¡Muy bien, María! ¡Limpia, limpia!

(MERI) ¡Muy bien, María!

¡Ay, Dios mío, qué bien me ha salido!

¡Yo no me lo puedo creer!

Mírale, hasta el último minuto. -Sí.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis...

Cinco, cuatro, tres...

Dos, uno... ¡Tiempo, manos arriba! Bien peleado, Álex.

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES) ¡Bravo, chicos!

¡Fuera, ya, ya... ya ha pasado! ¡Ya ha pasado!

-Qué difícil... bravo.

(ÁLEX) Me pare una vergüenza por mi parte presentar eso, pero...

Hay que presentar algo, cabeza baja y...

Y aceptar las críticas que llegarán, porque no es digno de "MasterChef".

¿Qué pasa, Álex? Tengo que pediros disculpas,

el plato no ha salido como esperaba.

Gajes del oficio, a veces, pecar de...

De... novato, de no saber, de no montar.

Nada, un desastre total.

Es que no te ha salido casi nada, para el bizcocho tenías problemas.

La masa está como muy dura, yo te veía estirándolo.

Bueno, si lo empapas, medio lo salvas,

pero si tampoco haces la crema...

He visto que la crema no montaba, además, se me ha ido...

No me ha salido el azúcar glas, no me ha salido nada, un desastre.

Echaste la mantequilla caliente en el cazo.

La mantequilla es una grasa,

si le das demasiado calor o fundir, ¿no?

Si tú echas esa crema inglesa hirviendo

encima de la mantequilla o al revés,

se te va a deshacer, no vas a tener textura, no sé de pastelería

pero hay cosas que son de sentido y has pecado un poco. Qué pena.

Álex, no te voy a decir nada,

es evidente, ¿sabes qué te voy a decir?

Vete cargando las pilas.

(ÁLEX) Este plato no me representa,

creo que tengo muchísimo más nivel que este plato, pero...

Sigo en la arena del desierto.

Yo he intentado hacerlo lo mejor posible,

simplemente, de ver esto, no sé el corte,

pero de ver esto, de mí misma, me alucino.

Vamos a ver qué tal, María... ¡Tachán!

¿Sabes lo que pasa?

Al meter tanta almendra, no se corta y aplasta el bizcocho.

Es un pequeño cúmulo de almendras.

Yo qué sé, he dicho: "Que no le falte, hombre".

La repostería es refinamiento.

Bueno, a simple vista...

Daría casi el pase, ahora vamos a ver si está seco o no.

Si hay un punto de mazacote que te cuesta cortar...

Está un pelín blanda. Parece mazapán.

¿Es de Tomelloso el mazapán?

María, me encantaría decirte cosas mejores.

Yo disfruto cuando digo cosas buenas no disfruto con el mal.

Es un mazacote, un adoquín... Un exceso de harina,

el huevo está muy presente en la boca,

sabor a huevazo ahí que no me interesa mucho...

Poca mantequilla, mira original. Con poco sabor.

Mucha almendra y poco sabor.

Oye, tiene mérito lo que has hecho,

porque estás muy nerviosa, se te ve que estás...

Un poco colapsada y tienes razón en estar contenta con tu trabajo.

Veremos si es suficiente.

(MARÍA) Para mí la tarta Sara ha sido un película de terror.

Me he descompuesto.

Cuéntanos, Vero.

Creo que la réplica ha salido bastante bien.

Te he visto echar grava... Sí, también.

Falta de tiempo... No, finura no hay mucha.

Tengo ganas de probarla.

Está borrachito no me digas que no.

Mete por ahí la cuchara. ¿Me quieres dejar catar?

Sí, claro, dale.

Se da la media vuelta, me pone negra.

Bueno, también tiene defectillos. Sí.

Borracho lo justito, está el bizcocho...

Quizá un poquito bien, esponjoso, podría estar un poco más.

De relleno has puesto generoso, que le va muy bien;

pero también está compacto, fíjate.

La crema de mantequilla tiene más sabor.

Me gusta la crema, es lo que le hace...

Le ayuda mucho. Está más dulce, ayuda.

Luego, el azúcar glas que has simulado también le aporta dulce

que es muy agradable, cuando muerdes las almendras,

y el bizcocho y la mantequilla. Para mí tiene luces y sombras,

quizá menos que la de María, pero... También tiene defectos.

(VERO) No se me da mal la repostería, estoy acostumbrada

a mi varilla, a mi tranquilidad y mis cosas.

Y aquí utilicé mucho robot

para llegar con el poco tiempo que teníamos.

Y he sufrido, he sufrido.

Bueno, es una tarta Sara,

al principio pensé que saldría una tarta Aras que es Sara al revés;

porque la repostería, la verdad... nunca ha sido mi fuerte.

A pesar de que mis bisabuelos eran panaderos todos.

Jolín... quién lo diría. Eran de horno de leña...

La genética, al final, marca algo, digo yo, la genética marca algo.

Corta el grifo, anda, corta el grifo...

Si os dais cuenta, es la única que se puede cortar.

Bueno, esto es otra cosa, ¿eh? Vamos a probar.

Probad, probad... es lo importante.

María, ¿cómo lo ves tú? Yo bien.

Yo bien... ¿Ves que al cortar? La diferencia.

Está como más esponjoso. ¡Qué crac, Arnau!

Con la cucharita ha hecho...

Es untuoso, es untuoso...

Hoy el gen ha funcionado bien, veo. Sí...

Bien de gen.

¡Oh! ¡Oh! Arnau, no tiene un pero tu tarta.

¡Oh! ¿De verdad?

¡Uf! Sí, aireado el bizcocho,

bizcocho bien aireado, la crema sedosa.

Empapado, empapado. He sufrido mucho.

Hecho con elegancia. Está buenísimo.

A mano alzada, la almendra justa. Te apetece comer.

Tostadita... Un bizcocho muy bien hecho

y una crema muy bien hecha. Muchas gracias.

(ARNAU) Los jueces me dan buenas valoraciones, el producto no está mal

pero, luego, el ejercicio de venta

es brutal... es que es...

Es mi forma de ser, o sea, lo llevo innato.

Entonces, no pueden decirme que está malo, porque yo...

Les hago psicología inversa.

Vamos a deliberar para decidir qué dos aspirantes se salvan.

¡Ay, válgame el Señor! -Válgame el Señor...

Me duele la mano de la tensión, no sé qué coño he cogido.

-La tensión de todo el cuerpo, de aquí a aquí.

Atención...

(LOS JUECES DELIBERAN)

Los dos aspirantes que han elaborado las mejores tartas Sara

y que se libran, en este momento, de la eliminación son...

Arnau...

Y...

Vero. (ALICIA) ¡Bravo!

(Aplausos)

(ARNAU) Se lo quiero dedicar

a mis ancestros que me han dado la fuerza para sacar el pastel.

No me lo puedo creer. Vero...

¿Qué te pasa? Oh... tensión, Pepe, tensión.

Vaya...

Tensión y... porque se me queda el corazón partido ahí abajo.

(VERO) Es un sabor agridulce, porque estoy contenta por salvarme

y estar una semana más en "MasterChef",

pero me duele dejar abajo a Álex y a María.

Aspirantes, vosotros dos os tenéis que jugar la eliminación

en la última y definitiva batalla.

Así que, por favor, ocupad los siguientes puestos de cocina.

Venga los dos... ánimo. -Ánimo, fuerza.

(MARÍA) Primera batalla no superada,

segunda batalla no superada por un poquito...

A ver qué pasa en la tercera batalla, puedo decir que soy la única

de todos los concursantes que sigo haciendo los fosos.

Álex, después de estas dos primeras batallas,

¿en qué crees que consiste esta última y definitiva?

De verdad te lo digo, me da igual, voy a disfrutar

del último cocinado si es el último. Y lo que sea... bienvenido será.

Espero que no sea un postre. María...

¿Y tú? (MARÍA) Pues...

No sé qué es mejor ya... ¿Qué te vendrá bien

para estar más tranquila? No lo sé, la verdad.

No lo sé, estaría tensa con cualquier cosa.

Pues vamos a descubrirlo ya.

Yo creo que será una "meunière". -Yo también lo creo.

La última batalla consiste en hacer...

Lo sabía. -"A la meunière", ¿no?

-Lo que dije yo. Lenguado a la meunière

con patatas... es una de las recetas francesas de pescado más conocida

en el mundo, a la "meunière" significa "a la molinera".

Vale. (APLAUDEN DESDE LA GALERÍA)

¡Chicos! -¡Vamos, María!

(ÁLEX) María es una máquina, una todoterreno,

me la tengo que jugar en la última batalla,

tengo que sacar lo mejor de mí,

olvidar lo que ha pasado, borrón y cuenta nueva y... ¡Vamos!

Contáis con 20 minutos para elaborar

el lenguado "a la meunière" con patatas.

Y tres minutos más para entrar al supermercado.

¿Estáis preparados? (ÁLEX) Sí, chef.

El tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡ya!

¡Adelante! (TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES)

María ya no puede decir ni "sí, chef".

Bueno, no os dejéis nada, por favor, repasad bien la lista

y no os olvidéis, por supuesto, de la mantequilla.

Sí... (ALICIA) Qué tensión, por favor.

-Una tensión muy "heavy".

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES) ¡Va, va, vamos!

¡Venga, chicos!

(ALICIA) Vamos, chicos, vamos, ánimo a los dos.

-Venga, fuerza.

-Ojo, María... -¡Oh!

-Muy bien, chicos, vamos. (TODOS ANIMAN Y APLAUDEN)

-Con calma...

Lenguado "a la meunière", aquí lo he hecho 500 000 veces

y los he probado otras 500 000 veces.

Tú que has hecho la escuela MasterChef,

¿cómo se hace el lenguado...? A modo de resumen,

que quepa bien la pieza, enharinamos lo justo, a la sartén,

tiene que haber mantequilla, no un baño, pero no es una fritura.

Es un pochado frito, hasta que esté cocinadito.

Sin tocarlo demasiado para no dañarlo y cuando esté cocinado,

un chorrito de limón, bien, generoso.

Perejil picado fino... Lo tenemos.

Venga, Marieta, vamos.

¿Y Álex?

No sé qué está haciendo ahí, está destrozando el lenguado.

Se hace por debajo, no se hace por arriba.

Guarnición de nuestro lenguado: patatas risoladas,

en España las freímos en aceite. En Francia, son patatas "rissole"

que son doradas. Patatas "saute".

"Saute" que son doradas a la mantequilla.

-Tiene que hacerlo entero. -Sí.

-¿Qué le está echando? ¿Harina? -Sí... y para dentro.

-Álex no ha encendido el agua. -Dios...

-Las patatas tardan en hervir.

Un dato importante: las patatas se cocinan

de 15 a 20 minutos en agua hirviendo

si son... depende del calibre, de tiempo justo, lo primero es

poner las patatas a cocer, como tú quieras pero ponlas a cocer.

Bien, bien... bien. Por fin se da cuenta, macho.

(VERO SUSPIRA) Dios mío de mi alma, qué angustia.

Es intensa, es intensa.

No me cae mal la chiquilla, pero es muy intensa y es que...

Pero ¿es que no se ha enterado que se tiene que callar?

Quiero descansar y desconectar.

Estoy agotada, llevo un peso de 20 kilos más en esta carrera;

todo el día... todo el día, le dices que se calle y sigue, quilla.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan 10 minutos.

¡Vamos, va, va! -Venga, señores...

-Muy bien, Álex, muy bien los dos.

-Le falta mantequilla a Álex, pero mucha más.

-Se le está quemando la mantequilla.

-Porque hay muy poca y la tiene muy fuerte.

-Mucha temperatura. Álex está friendo...

La mantequilla se le va a quedar muy ennegrecida.

Se le va a quemar.

¿Qué está haciendo? Ha hecho lenguado "a la meunière"

en un minuto. Lo ha marcado. Está crudo.

No lo ha cocinado con la mantequilla.

No lo ha pochado... ¿Qué está haciendo?

Huele a mantequilla quemada. Hace una salsa.

El lenguado se guisa, siempre, dentro para que sea untuoso,

para que tenga el sabor de la mantequilla.

-Se le está quemando la mantequilla.

-Por eso María está yendo más lenta, ¿sabes?

Mira, ya está con el limón. -Estas cosas fáciles ahí abajo...

-Es lo más chungo que hay.

Le está echando agua, pero ¿qué quiere hacer con la mantequilla?

Es lo que quiero saber.

Una salsa, ahora lo mete en el horno y lo echará por encima.

-¿Qué le ha echado? -Harina...

Lo que pasa es que le echó agua antes que es peor.

Y limón, limón y perejil. Con lo cual eso se llama engrudo.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

¡Oído! Lo que hace María es muy bueno,

lo echa por encima, glaseándolo.

María hace un lenguado "a la meunière"

Bien, bien, me gusta, me gusta.

-Sangra, tío. Está lleno de sangre eso.

-Mira, ella hace la salsa. -¿Es jugo de limón?

-Es el jugo del limón, sí.

Lo va a ligar con la harina directamente. Lo tiene.

Qué campeona... -Qué guerrera esta tía.

Ella es una crac. -Es una crac.

¡Ay! -Bien, bien salvado.

-¡Bien salvado! ¡Ole!

(Aplausos)

-¡Venga, María! (MARÍA) Las patatas

las he cogido al vuelo, por poco... me ha venido Dios a ver.

-Está ardiendo. -Ay, Dios mío, qué dolor.

-Qué estrés, de verdad. -Vaya sufrimiento.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Vamos, chicos, vamos! ¡Va! (TODOS APLAUDEN Y ANIMAN)

-¡Sois unos campeones!

-¡Venga, chicos!

-María... le hace muy buena pinta...

Álex no lo hará. -Que sufrimiento.

-¡Muy bien! Diez...

Nueve, ocho, siete, seis...

Cinco, cuatro, tres...

Dos, uno... ¡Tiempo, manos arriba!

¡Bien, bravo! -¡Muy bien!

-¡Guapos!

(MARÍA) La batalla con Álex es dura porque, la verdad,

me llevo muy bien con él.

Sé que tiene también muchas ganas de continuar en el concurso

y es entre él y yo, sabemos que uno de los dos se va y es complicado.

¿Qué pasa, Álex? ¿Habías hecho lenguado "a la meunière"?

No, no lo había hecho nunca. Se nota.

Un lenguado "a la meunière" lleva salsa.

Voy a ser ilustrativo, amigo mío.

Está crudo. Totalmente crudo.

El pescado tiene que guisarse,

cocinarse dentro de la salsa. Lo has marcado.

He pensado "igual lo marca y, al final, lo mete al horno

y lo termina con esa "meunière".

Las patatas se pueden comer, no está...

Se podría comer si lo metemos en el horno y se cocina.

Imposible. Se ha quedado crudo.

Jo, macho...

Álex, ¿qué ha pasado?

Supongo que, bueno, jugar en un campo tan grande, a veces,

nos quedamos pequeños

y no pasa nada, aprender de los errores.

Vengo de mal a peor, pensaba que lo había sacado

medianamente bien, desde fuera se ve más fácil;

pero, bueno, los nervios... tener a mi compañera delante.

Es difícil, no pasa nada, me... Es lo que hay.

-Vamos, Álex, grande. -Bien...

(ÁLEX) Ha sido un desastre, desde que he entrado

a la primera prueba no me he encontrado,

no he sido yo y lo único que me gusta es la camisa que llevo puesta.

Bueno, María, cuéntanos. Bueno...

He echado bastante salsa, no quería que se quedara...

Crudo, o sea, e intentado hacerlo...

Hecho, bastante hecho, no me quería pasar.

Por lo menos está cocinado.

Aún así, no me gusta la salsa "meunière".

Le falta sal, también. Le falta estar más ligada,

es una mantequilla derretida encima de un lenguado.

Mantequilla derretida. Está hecho el lenguado.

A las patatas le pasa lo contrario, le falta temperatura

nos han quedado arrebatadas, pero crudas.

Lo de la sal es muy fuerte.

Sal, pimienta... tampoco tiene y están casi poco hechas.

En fin, fallos gordos también.

-Les están dando a los dos. -Sí, sí.

(MARÍA) Después de la valoración que he tenido que no ha sido perfecta

no sé para dónde van a tirar, no sé si la que se va soy yo.

Aspirantes, ahora vamos a deliberar

para decidir quién es el eliminado de esta noche.

Cagada gorda.

(LOS JUECES DELIBERAN)

(ALICIA) Es superduro, ¿eh?

Llevan dos horas cocinando...

-Dos horas. -Y con las críticas...

Hombre...

¿Lo tenemos? Yo creo que lo tenemos. Vamos.

Aspirantes, habéis librado tres batallas

en las que habéis tenido que superar tres elaboraciones

muy diferentes, os hemos dado la oportunidad de hacer

dulce y salado para que nos demostraseis que sois...

Cocineros todoterreno. Ninguna de las elaboraciones

era especialmente complicada. El lenguado "a la meunière"

es una preparación sencilla en la que la clave del éxito

está en el punto del pescado y en una salsa equilibrada,

que la mantequilla aporte cremosidad pero sea suave y muy aromática.

Álex, tu lenguado estaba crudo, no se podía comer,

no era una "meunière"; porque hay que guisarlo

en una mantequilla hasta que está cocinado y aliñar esa mantequilla

hasta darle ese aroma, ese sabor característico

de una buena "meunière". María...

Tú has estado un poco más acertada, pero tenías varios defectos:

el pescado sí se podía comer,

pero la "meunière" tenía un exceso de grasa,

no sabía demasiado a limón, sosa...

Y a las patatas le faltaba sal, también, un poco más de acabado.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Álex.

Es lo que hay.

(ÁLEX) Estoy decepcionado, estoy triste, porque... bueno...

No he sabido dar lo mejor de mí, sé que la he liado

y en una prueba de eliminación en "MasterChef"...

No puedes equivocarte.

María, no bajes la guardia.

Sabes que esperamos mucho de ti, esperamos mucho;

pero te vemos flaquear, guisas muy bien

pero en otras disciplinas pierdes. Seguro.

Hay que ponerse las pilas. Sí.

Puedes subir a la galería con tus compañeros, María.

(TODOS APLAUDEN A MARÍA) Vamos, María...

(MARÍA) Lo que he vivido hoy no hay palabras para explicarlo,

bueno, mi cara lo puede explicar y un cuerpo descompuesto.

Tres fosos y, encima, hasta el final hoy.

Me voy abrasada, me voy con quemaduras;

pero no me voy de "MasterChef".

Dejad de decir eso.

Dejad de decir eso, ¿no os habéis dado cuenta?

Se puede ir quien sea.

Si la cagas, te vas. (MARÍA) Que se vaya Álex

me duele y más como que haya sido por....

Un poco por mi culpa, ¿no? Bueno, este es el concurso.

Bueno, Álex, ¿qué ha pasado en esta batalla de la mantequilla?

No lo sé, la verdad, en lo único que he estado acertado

ha sido en lo que había en la caja. Sí.

Todo lo demás ha sido un verdadero desastre.

He tenido tres oportunidades, no he estado acertado en ninguna.

Totalmente merecido irme para casa.

Soy competitivo, me gusta ganar siempre y...

Y no poder demostrar a los de fuera ser capaz de hacer un plato me duele.

Pero bueno... la experiencia ha sido espectacular.

(ÁLEX) La cocina es una de mis pasiones

y no me rindo a la primera ni a la segunda ni a la tercera.

Queda mucho para poder tumbar a Álex y...

Bueno, vamos a luchar por ello.

Mirando a la galería, Álex...

¿Quién crees que puede ganar "MasterChef"?

Quién creo y quiero lo tengo muy claro, estoy...

Con mi... hermano, mi amigo y mi todo

en estas tres semanas, con el mosquetero, con Toni.

Ojalá le vaya bien, le doy toda mi fuerza

y si no es él, que sea Amelia.

(TONI) Se va mi hermano de "MasterChef",

es una pena muy grande; pero, bueno, es un concurso,

veníamos a ello incluso creo que lo cogeré

con más fuerza para intentar, también, dedicárselo a él.

Pues, Álex, ha llegado el momento

de dejar tu delantal en la cocina; pero sabes que no te vas

con las manos vacías, te llevas de regalo

un juego de cuchillos de "MasterChef",

como los que habéis utilizado y para que sigas practicando.

No dejes de cocinar, no nos olvides.

Eso nunca. Muchas gracias y mucha suerte.

Muchas gracias. ¡Gracias a ti!

(TODOS APLAUDEN Y DESPIDEN A ÁLEX)

¡Alexander!

(ALICIA) ¡Bravo, Álex! -¡Álex!

(ÁLEX) Quiero dedicarle el paso por estas cocinas

a mis padres, a mi hermana y a mi novia

que los llevo en el corazón y, bueno...

Me quedo con lo vivido con mis compañeros.

Hay que luchar por los sueños que hay que intentarlo todo...

La experiencia de ser uno de los 15 aspirantes de "MasterChef IX"

que siempre lo llevaré con orgullo.

Las batallas son los retos más exigentes de este talent,

además de demostrarnos su nivel de cocinado,

tienen que ser capaces de dominar los nervios

y concentrarse en las cocinas. Volvemos en siete días.

Porque los aspirantes aún tienen mucho que demostrarnos,

mientras ya saben, pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

(Aplausos)

Bienvenidos a la estación de esquí San Isidro.

(TODOS) ¡Venga, equipo! -Fran, necesito que vayas más fuerte.

-Poco a poco. -Vas a dos por hora.

-Cállate, cállate. -No me da la gana de callarme.

¡Cállate tú! -Cállate.

En dos horas no va a estar.

No, no... Que no, Pepe.

Oye, tapad las ollas. Está bien el sabor.

No, perdona que te diga. María, no discutas, tía.

-El problema es que nos tome por tontos.

-No me la vais a liar.

-Llega un punto, para delante, para detrás...

No me toquéis las narices, haced lo que os dé la gana.

Se te está desmadrando la cosa.

Tenéis la posibilidad de luchar

por el pin de la inmunidad por hacer el mejor plato.

Flo va a cocinar con vosotros.

Flo, mira lo que me ha dejado Jordi. -Me estás despistando.

-En mi casa está prohibido el chorizo y todo esto.

-Yo ceno chorizo todos los días y un vaso de vino de noche

y duermes como una reina.

-Qué corte más limpio, Jorge. En mi cara hasta esto, fíjate tú.

Dos a la mesa 12, dos a la mesa 14...

De sabor lo veo bien. Pero vuelvo a decir y a insistir

que tienen que tener más cocción las albóndigas.

Se me saltan las lágrimas. Es exagerado llorar por un plato.

Visto lo que he visto esta noche,

este plato es media patita fuera de "MasterChef".

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 3

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef 9 - Programa 3

28 abr 2021

En este primer reto de la noche se enfrentan a una caja misteriosa en la que encontrarán leches y harinas de distintos ingredientes. ‘‘MasterChef’ recibe la visita del humorista El Monaguillo y de los ganadores de la primera y segunda edición de ‘MasterChef Junior’, Mario Palacios y Manuel Esteve. Por primera vez en la historia de 'Masterchef', el jurado dejará que los aspirantes prueben y juzguen los platos de sus compañeros.
En la prueba de exteriores, por equipos, los aspirantes deben cocinar un menú de cuatro platos con los sabores de la tierra, que degustarán cien profesores y alumnos del centro. Contarán con la visita del chef Nacho Manzano.
En la prueba de eliminación, a la que acude Juanlu Fernández, los delantales negros se enfrentan en tres batallas con la mantequilla como protagonista. Primero, mantequilla especiada y después tarta Sara. Por último, la batlla final consiste en cocinar un lenguado a la menier con patatas asadas.

ver más sobre "Masterchef 9 - Programa 3" ver menos sobre "Masterchef 9 - Programa 3"
Programas completos (112)
Clips

Los últimos 2.075 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos