Presentado por: Jordi Cruz | Pepe Roríguez | Smantha Vallejo-Nágera

El talent show de más éxito de la televisión mundial. En MasterChef, los amantes de la cocina demuestran su talento ante un implacable jurado, preparando sus mejores creaciones para los comensales más exigentes.

Los concursantes cocinan en las condiciones más adversas para todo un ejército o para las más ilustres personalidades en entornos únicos.

Temporada 9

Recorreremos toda la geografía española para visitar los restaurantes de los chefs más destacados de nuestro país. Y acompañaremos a los aspirantes y a los jueces a los lugares representativos en los que tendrán el privilegio de cocinar. Mallorca, Madrid y Barcelona son solo algunos de los escenarios en los que tendrán parada la aventura MasterChef.

Temporada 8

Más pruebas espectaculares, nuevas dinámicas y un casting muy especial de casi 30.000 candidatos para cuya selección el jurado contará con la ayuda de tres alumnos aventajados, Carlos Maldonado, Jorge Brazález y Marta Verona, que supervisarán la prueba de los 50 mejores.

Temporada 7

Todo cambia en esta edición de MasterChef.Por primera vez, la competición será doble: entre los aspirantes y entre el jurado, porque Pepe, Jordi y Samantha serán mentores cada uno de un grupo de aspirantes durante la temporada, y se ocuparán de su formación y evolución. En la última prueba de selección del casting, los 15 aspirantes que hayan conseguido el delantal deberán decidir con qué juez participarán, formándose así tres equipos con cinco candidatos. La reputación de los jueces y su ojo a la hora de reconocer el talento están en juego.

Temporada 6

'MasterChef 6' recibe a 15 amateurs con verdadera pasión por la gastronomía y que van a comenzar un camino que cambiará por completo sus vidas. El resultado depende de ellos, porque en esta edición los errores se pagan muy caros. Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz exigirán que sepan utilizar como si fueran expertos las principales técnicas de cocción y que preparen correctamente los alimentos antes de cocinarlos

Temporada 5

'MasterChef 5', la edición más extrema de la historia de MasterChef. Cocina a 10º bajo cero, un viaje a la Edad Media, experimentación con insectos... Una edición en la que se prioriza el máximo aprovechamiento y uso del producto y en la que más de sesenta estrellas Michelín compartirán con los concursantes sus trucos y secretos.

Temporada 4

La cuarta edición arranca con el proceso de selección al que se han inscrito más de 20.000 personas pero sólo los 15 mejores cocineros amateur se convertirán en aspirantes del programa y competirán en las cocinas para alcanzar su sueño: dedicarse profesionalmente a la cocina.

Temporada 3

La tercera edición arranca con el proceso de selección al que se han inscrito más de 15.000 personas. Sólo los 15 mejores cocineros amateur se convertirán en aspirantes del programa y competirán en las cocinas para alcanzar su sueño: dedicarse profesionalmente a la cocina. Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera forman el jurado que les guiará en esta complicada aventura. Eva González será la encarga de conducir el programa. Un formato de superación personal que reúne los ingredientes necesarios para triunfar: emoción, espectáculo y la mejor cocina.

Temporada 2

Segunda edición del talent show más duro del mundo, donde 15 aspirantes luchan por conseguir su sueño, dedicarse profesionalmente a la cocina. El jurado más exigente de la televisión busca talento, pasión, esfuerzo y dedicación para hacer de estos cocineros amateurs auténticos chefs. El ganador recibirá 100.000 euros de premio, la publicación de su propio libro de recetas y una formación intensiva en la escuela de alta cocina Le Cordon Bleu Madrid. Además, recibirtá el título de MasterChef España, que reconoce su talento en para la cocina.

Temporada 1

Comieza el talent show de más éxito de la televisión mundial. En MasterChef, los amantes de la cocina demuestran su talento ante un implacable jurado, preparando sus mejores creaciones para los comensales más exigentes. Los concursantes cocinan en las condiciones más adversas para todo un ejército o para las más ilustres personalidades en entornos únicos. Tiodo bajo la atenta mirada del jurado más exigente: Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5837955
Para todos los públicos Masterchef 9 - Programa 1 - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

"Hace ya más de un año que un virus cambió

nuestras vidas para siempre.

De la noche a la mañana,

las ciudades de todo el mundo enmudecieron,

los negocios cerraron y las calles quedaron desiertas.

El silencio se apoderó del planeta.

La tristeza amenazaba con invadirnos pero, por suerte,

la gastronomía nos rescató.

Los fogones de medio mundo se encendieron

y cocinar se convirtió en la salvación.

Gente que nunca había guisado empezó a hacerlo,

y los que ya sabían, se atrevieron a innovar.

Las casas se transformaron en pequeños centros de I+D.

La pasión por la cocina se disparó.

Gracias a este fenómeno, hemos vuelto a valorar

esos potajes hechos a fuego lento,

esas recetas llenas de recuerdos de la infancia,

esos sabores a hogar.

Y hemos recordado también la importancia del producto local.

Disfrutar de los mercados de barrio,

recorrer los pasillos seleccionando ingredientes

o charlar con nuestro pescadero de confianza se han convertido

en placeres cotidianos.

La gastronomía nos ha unido.

Y el mejor ejemplo sois vosotros.

Habéis reventado el buzón de solicitudes".

(GRITAN)

"Más de 70.000 candidatos apuntados al casting. ¡Guau!

Si el año pasado ya celebramos que 30.000 era un récord,

imaginaos este. Más del doble de inscripciones.

Impresionante.

Los candidatos llegan cargados de ilusión

y también de nervios.

Solo quienes consigan hacer un plato único y especial

recibirán la apreciada cuchara de madera.

Ahora sí.

Las emociones están a flor de piel.

(Música épica)

El siguiente paso es enfrentarse al ingrediente sorpresa

y demostrar que son capaces de alcanzar ese altísimo

nivel de exigencia que tanto caracteriza 'MasterChef'.

Nuestro deber es encontrar a los 50 mejores.

50 afortunados que podrán luchar

por un delantal en nuestras cocinas.

El corazón de 'MasterChef' late con más fuerza que nunca

y vamos a devolveros toda esa confianza cocinando

la temporada más exigente".

Si este es tu mejor plato para llegar

hasta aquí, me temo que todavía

te queda mucho camino por recorrer.

"Apasionada". No apetece y además está insípido.

"Y adictiva de todas".

Esta era tu última oportunidad. Suerte.

"Queremos que os sintáis muy orgullosos

del que será el noveno ganador de 'MasterChef España'.

Comenzamos".

¡Oh, qué bonito! -¡Hala!

-¡Qué pasada! -¡Uh, qué fuerte!

-Me encanta. -¡Qué guay!

-Increíble. -Qué pasada.

-¡Estoy viviendo esto! ¡No me lo creo!

¡Y flipo! ¡Flipo en colores!

(GRITAN)

(Aplausos)

-Estar aquí ahora mismo

entre los 50 es una maravilla. Es increíble. Increíble.

(GRITAN)

Bienvenidos a la selección final de aspirantes de la novena edición

de "MasterChef España". Felicidades a todos

por haber llegado hasta aquí, porque sabemos que este año

ha sido más complicado que nunca estar entre los 50 seleccionados.

Hemos vivido un año muy difícil,

en el que todos, profesionales y amateurs,

hemos pasado mucho tiempo en casa y en cocina.

Quizá por ello hemos recibido

más del doble de solicitudes que el año pasado.

Más de 70.000.

¡Una auténtica barbaridad! (GRITAN)

Todos vosotros soñáis con cambiar vuestra vida a través de la cocina

pero de las 70.000 personas que se han inscrito

solo 15 formaréis la lista definitiva.

Vamos a ser terriblemente exigentes

porque los que entréis tenéis la obligación

de estar a la altura y no defraudarnos.

Ni a nosotros ni a los seguidores de "MasterChef".

Este año vais a necesitar tres síes...

¡Guau!

(GRITAN)

...para conseguir un delantal blanco.

Vengo a por esto,

vengo a por todas y a dar zapatilla...

Venga, que parto todos los cartuchos.

Tenéis 40 minutos para cocinar un plato libre

y cinco minutos más

para terminarlo delante de nosotros.

Después de la dura situación que estamos viviendo,

estáis ante una oportunidad de oro para cambiar vuestras vidas.

Así que queremos ver a cocineros luchadores dispuestos a darlo todo

y cocinar sin descanso durante 13 semanas

para ser el noveno MasterChef España.

No os dejéis vencer por los nervios o la emoción,

concentraos y canalizad toda vuestra energía

en este cocinado.

Nosotros os vamos a mirar con lupa

para no arrepentirnos de nuestra decisión.

¡Suerte a los 50! ¡Vámonos!

(GRITAN)

-Entro a "MasterChef como un reto personal,

si me interesa, hasta que no lo consigo no paro,

a tozudo no me gana nadie.

(Música)

En mi casa se come espectacular.

Tengo un ejemplo muy bueno, en mi casa se come...

Es de las mejores casas de España.

Una pasada cómo se cocina en casa.

-¿Verdad? -Sí, sí.

-¿Cómo vas, Carlos?

-Muy bien, ¿y tú? -Bien.

-Voy a hacer unas pencas rellenas. -Suena superpro.

-Muchas gracias, hija mía.

-En "MasterChef" encuentras unos chicos monísimos,

entonces tengo más posibilidades de encontrar novio.

Las cosas como son.

Yo me veo con el delantal 100 por 100,

yo me muero si me dan el no,

es que me voy... Triste no... ¡Es que yo no me voy!

¡Yo les digo que me hagan una repesca para mí!

-Buenas tardes. ¿Qué tal?

Adelante, bienvenidos.

Adelante. Hola, ¿qué tal?

Hola, ¿qué tal?

Dejamos todo en la encimera.

Tenemos cinco minutos para terminar el plato.

Carlos, cuéntanos. ¿De dónde eres?

Yo de Madrid, tengo 30 años,

diseño zapatos de mujer. Qué bien.

Es guapísimo. -Vengo a aprender a cocinar

bien, bien. Quiero montar un concepto de tienda

en el que pueda fusionar mis dos pasiones:

la cocina y mis zapatos.

-Nos encanta la idea. ¿Comprar y comer?

Comprar y comer, ¿qué más quieres? A la vez, claro.

Se hace muchas veces. Hugo, cuéntanos.

Soy estudiante de ADE. ¿Y de ahí a "MasterChef"?

¿Por qué?

Me llama la atención el hecho de que al final

al que gana se le ve como superendiosado.

¿Superendiosado? Como un crac,

como fuera del planeta. Y me he dado cuenta

de que yo podría también serlo, ¿no?

Buscas el aplauso del público. La fama.

El glamur de lo que supone ganar. Tampoco,

pero acompaña y ayuda un poco. Es importante.

¿Quién es tu ídolo de los ganadores de "MasterChef"?

Jorge Brazález. Jorge Brazález.

Te ves reflejado en él. Sí, sí.

Un año que estaba en Formentera,

mis amigas estaban locas por hacerse fotos con él.

Entonces tú quieres venir a "MasterChef" para ser líder

y que las chicas te pidan fotos. No te equivocas.

Hugo, te hemos entendido. Te hemos pillado el rollo, sí.

Ofelia...

¿De dónde eres? Soy de Galicia, de Santiago,

capital de Es... Iba a decir "de España".

(RÍE) Santiago, patrón de España.

Es que este año es Xacobeo, estamos felices.

Me llamo Ofelia y vivo en el campo.

Defíneme en una palabra, mamá. -Indefinible.

-La equitación para mí es un deporte único,

dicen "es un deporte de pijos". No, pasamos el día entre mierda.

Como gallega, me encanta la playa.

Qué "fashion" van con la mantita, igual que los caballos.

Disfruto un montón el agua de Ibiza.

Me encantan las motos de agua, el wake, surf...

Creo que soy muy, muy piscis en eso.

O sea, que estás soltera. Sí.

Pero mira qué pibones me han puesto.

¿Estás feliz o desconcentrada?

Eh... Fe... Bueno... Mira cómo hablo, ¿sabes?

No me callo nunca, ni debajo del agua,

y con estos chicos me cuesta un poco más.

-Tú tampoco estás mal, Ofelia.

-Menos mal... ¿A qué te dedicas, Ofelia?

Yo me dedico al marketing hípico. ¿Te gustan los caballos?

Sí. Me crié en varios internados hípicos

y en internados normales. ¿Por qué en internados?

Porque mi padre le puso los cuernos a mi madre con la niñera.

Vaya por Dios. Hombre...

Y como la custodia no iba para ninguno,

yo... A ver... Yo no era muy buena, ¿sabes?

Era como... Traste. Dijeron: "Pues para un internado".

¿Era mona la niñera?

A ver, tenía...

¿Eh? ¿Qué?

Es que tenía... Eh...

Las tetas grandes.

(RÍE)

Nunca jamás se tiene que tener una niñera

más mona que tú. ¡Eso yo se lo dije!

Es ley de vida. ¡Yo cuando tenga niñera

el día de mañana va a a ser un orco!

¡Un orco!

¡Te lo juro por Dios! La cosa más fea del planeta.

¿Tienes hermanos? Dos, pero como son

de la niñera, no los considero muy hermanos.

Ah, vale. Ah.

¿Y la niñera y tu padre siguen juntos?

No, porque mi padre le puso los cuernos con la cocinera.

(RÍEN)

Oye, yo quiero conocer a tu padre.

Yo también. Pues espero que no.

¿No ha venido? No. ¿Mi padre?

(RÍE)

¡Mi padre no ha venido ni a mi comunión!

(RÍEN) -Es más...

No, no. Es que no... Olvídate.

Pues muy bien, oye, fenomenal. ¿Habéis terminado?

¿Están emplatados? Sí.

Vamos a probar. Venga.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Qué es tu plato? El plato que he hecho...

Cuando yo empecé a cocinar,

había un restaurante donde hacían un bacalao al pil pil muy bueno

y me decían que era muy difícil. ¿Este qué tal está?

Está bueno pero me gustaría aprender a hacerlo mejor.

Visto.

El visto de Jordi me pone nerviosa. -No, hombre, no.

Ofelia, ¿qué plato es este? Pues es un salmonete

y tiene una salsita de pimientos

y lo de fuera es un caldito con las espinas.

Es verdad que no tengo esa base

de cocina de abuela y madres que cocinan,

pero sí de esfuerzo. Y voy a ser tu favorita.

¿Con quién hablas? Jordi.

¿Te damos igual?

No, no, no, no. No sigas, Ofelia...

Está todo dicho. Sí.

Si entro voy a ser su favorita. Seguro...

Carlos, ¿cuéntanos? Unas pencas rellenas.

Lo he hecho con champiñones a la crema

y queso raclette.

Creo que va a ser el favorito de los tres.

(RÍE) Pues muchas gracias, Carlos.

Carlos...

Al plato le falta. Le falta.

Tienes un plato de cocina casera

pero sin el sabor de una cocina casera.

Te voy a dar un no.

Me quedo con la penca, con la textura y con el relleno.

Pero la velouté esa es demasiado densa,

demasiado potente, no sabes a qué sabe.

Te tengo que dar un no.

Lo lamento mucho.

Sigue triunfando con tus zapatos, amigo.

¡No pasa nada!

(Aplausos)

-Se fue el que es guapo. Ofelia...

Está buenísimo. Divinamente hecho el salmonete.

Ay, me muero.

Me gusta tu actitud y creo que es muy importante

para dedicarse a la gastronomía. Te voy a dar un sí.

Si hiciese una cata a ciegas, no diría que ese plato es tuyo.

No representa a una chica jovenzuela

que no ha tenido unos referentes de cocina.

Y que es capaz de hacer un plato

que está gustoso y sabroso. Te voy a dar un sí.

¡Jordi, me tienes que decir que sí!

No te perdonaría tu no en mi vida, ¿eh? No...

Ofelia...

Ha sido un placer conocerte. Gracias por haber venido.

¡Ah! Gracias, perdón.

(SAMANTHA Y PEPE) Gracias, Ofelia. Chao.

(Aplausos)

(LLORA) El plato estaba genial.

-Me he quedado el último, ¿eh? Hugo...

No es el mejor bacalao al pil pil que me he comido.

Ya me lo... Pero es verdad

que no es fácil hacer un pil pil y que quede ligado.

Puedes mejorar en "MasterChef", yo te voy a dar un sí.

Muchas gracias. Lo agradezco.

Me gustaría saber si eres capaz de escuchar.

Por supuesto. Aparte de a ti mismo.

Sí, por supuesto. Estás en edad de aprender.

Por supuesto.

Y no de dar lecciones. Por eso, te voy a dar un sí,

para que entres y aprendas. Muchas gracias.

Si Sammy te deja. Esperemos que sí, por favor.

Después de lo que ha dicho, tengo dudas.

Venga, Samantha. Quiero aclarar mis dudas.

Prefiero darte esto.

Lo cambiamos por el blanco, seguro.

Veremos lo que pasa.

(Aplausos)

Este delantal negro va a ser blanco,

voy a luchar y hacer todo lo posible

Os voy a decir la verdad. Me ha gustado Ofelia,

pero es un polvorín. Me ha retado, ha dicho:

"Seré tu preferida". Es un plato de "MasterChef".

Lo ha hecho bien, lo ha hecho bien.

¿Dónde está Ofelia?

¡Ofelia!

Me encantan los retos, ya puedes cumplir tu palabra.

(GRITAN)

(LLORA) Pero no llores, mujer.

(RÍE)

Soy una persona que hablo,

hablo, hablo. Pues este momento me ha dejado sin palabras.

Bienvenida al internado de "MasterChef".

(SUSPIRA)

Tenemos una cata a ciegas. Sí, tenemos un plato.

¿Quién será y qué será?

¿Quién será?

A ver. Guau... Bueno...

A ver qué dicen. Parece una lubina

o una merluza. Parece bacalao fresco.

Bacalao fresco. Bacalao fresco, sí.

Ay, madrecita de mi vida. Me gusta el punto de cocción.

Una estética... A ver, hay cosas por pulir, lógicamente.

A mí me gusta. Ay, que le está gustando.

¿Crees que es una persona ambiciosa?

Sí, porque no es una salsa cualquiera.

No, no, no. Está potente. ¿Chico o chica?

Ahí me pillas. No sabría decirte. Chica.

Chica. ¿Y tú?

Venga, Pepe. Alguien que no es de costa,

es del centro de España.

¿Tú crees? Sí.

(RÍE) Por la salsa del ajo negro,

el picante, la potencia y la manera

de elaborar el pescado. No es de costa.

Vamos a verlo. Me gusta la salsa.

(SUSPIRA)

Adelante el creador o creadora de este plato.

Ah, mira.

Una chica.

Hola, buenas. Chica. ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien. ¿Cómo te llamas?

Vero. ¿De dónde vienes, Vero?

Soy de Cádiz pero vengo de Teruel. ¡Ay!

Uy...

La verdad es que me habéis definido bien.

Ah, ¿sí? Ah...

Sí.

¿A qué te dedicas? Soy guardia civil,

estoy destinada en Teruel. Vivo allí desde hace 10 años.

¿Qué te trae por "MasterChef"? Antes de opositar,

también estudié dos años un módulo de cocina.

Quiero retomar mi vocación por la cocina que dejé apartada.

¿Has venido sola, con tu marido...?

Con mis tres niños y mi hermana.

¿Cuántos años tiene tus hijos? El mayor tiene diez,

Adrián, y mellizos de seis años. Lo que quieres son vacaciones.

¿Estás hasta el moño de los niños?

Yo sí, por lo menos. Te entiendo perfectamente.

Lo que quiere es quitarse del medio.

Quiere quitarse al marido...

No creo. Yo estoy deseando

conocer a tus niños. ¿Me dejas ir a por ellos?

Sí. Bueno, voy.

Les va a hacer mucha ilusión.

¡Vengo a buscar a los hijos de Vero!

Yo... Aquí.

¿Venís conmigo? Sí.

¿Sí? ¿Estáis nerviosos? Sí, mucho.

Vamos, venid conmigo. Vamos.

¡Hola! -Hola, cariño.

-Hola. Hola.

¿Qué tal, chicos? Mira a quién te traigo.

Mira, mira, mira. Pero bueno, mi amor...

Oye, ¿cómo cocina, mamá?

(TODOS) Muy bien. Imaginaos ahora que mamá

entra en "MasterChef". ¿Queréis que entre o no?

Yo sí.

-Pero la echaría mucho de menos. -Anda...

¿Quién cocinará si no está mamá? Mi padre,

pero no comeríamos las mismas comidas que comemos con mi madre.

Comeréis otras.

Otras. Sería diferente, ¿no?

Vero, tu plato me ha encantado.

Yo quiero darte la oportunidad de tener

un cambio en tu vida. Te voy a dar un sí.

Gracias, Samantha.

(SUSPIRA) Tienes carácter.

A mí me gusta eso del carácter. Un sí.

Bien, chicos, bien. A ver qué dice Pepe.

¿Qué quieres que te diga?

Ainara...

Tengo que hablar contigo.

Ven, ven. Ven aquí, corre.

Ven aquí, ven aquí.

(SUSURRA) Dínoslo de verdad...

¿Quieres que mamá entre en "MasterChef"?

¿Qué hacemos? ¿Qué hacemos?

(SUSURRA) Toma.

Que no te vea. Dáselo que no te vea.

Corre, corre.

(RÍE) Mucho secretito has tenido tú con Pepe.

Mucho secretito, ¿eh? Venga, Ainara.

¡Dáselo! ¡Vamos!

¡No me lo creo! ¿De verdad? Claro.

(GRITA) ¡Bien!

¡Bien!

(GRITA)

(GRITA) ¡Qué fuerte!

-Hola. ¿Qué tal? Buenas noches.

Muy buenas noches. Bienvenidos, adelante.

Muchas gracias. -Hola.

Toni. Dígame, señor.

¿De dónde vienes? Soy de Palma de Mallorca.

¿Y a qué te dedicas?

Tengo un negocio relacionado con gastronomía

y soy jugador profesional de póquer.

Estoy en un equipo profesional "online".

Ah, ¿sí?

Sentado en esta silla no me llamo Toni, me llamo Mosquetero,

que es como se me conoce.

Soy cinturón negro de taekwondo y gran aficionado al boxeo.

Con este simple juguete...

Gracias a esto di la vuelta al mundo

y te voy a enseñar el porqué.

Porque al final, en la vida, solo tienes que creer.

Ponle sabor a la vida y... -¡Sí, chef!

-¡Hasta luego!

¿Tu vocación es la cocina? Sí.

¿No te estarás marcando un farol? Te juro que no.

Si pudiera volver atrás, no ser joven y tonto,

hubiese estudiado cocina seguro. ¿Por qué no lo has hecho?

Era un poco pieza y...

Ah, ¿sí? Y salía mucho y tal.

Tuve años de problemas con la noche

y adicciones y demás, y gracias a mi familia

y a Proyecto Hombre, que también estuve, lo conseguí superar.

Estoy encantadísimo y listo para lo que venga.

Pues nos alegramos mucho. Gracias.

Enhorabuena. Judith, ¿de dónde eres?

De La Rioja.

¿Tienes familia, hijos, marido...? No... Tengo "marido"...

Sin papeles.

Sin papeles. (RÍE) Verás, yo hinqué rodilla.

Él dijo que sí. Bien.

Pero luego no llegaba el día nunca.

Y un día dije yo:

"Me caso yo sola".

Yo tengo esa ilusión y no me la vas a quitar.

Mi vestido blanco, mi ramo de flores,

mi fotógrafo, mi coche...

Mi papi. Le digo: "Me tienes que llevar del brazo".

Y dice: "¿Pero adónde te llevo?". ¡Pues al bar!

(RÍE) Rollo Las Vegas.

Has creado tendencia.

¿Pero estaba el novio? Espérate.

Cuando estoy en el maquillaje, me manda una foto de los pies.

"¿Qué zapatos: negros o marrones?". Digo: "¿Vas a venir?".

Dice: "Sí, hombre, que voy". Qué bien, hombre.

Y vino al final. ¡Oh, qué bonito!

¿Y terminaste casándote? No hemos firmado nada.

Él se apuntó y ya está.

Pero lo pasamos muy bien. Pues nada.

¿Habéis terminado ya? Sí, chef.

Muy bien, vamos a probar.

Cuéntanos, ¿qué es esto?

Yo le llamo un crepe de arroz socarrat.

He hecho un fumet,

he hecho una cocción de arroz de ocho minutos.

He dejado que reposara

y he vuelto a hacer otra cocción con muy poco caldo y el arroz justo

para que socarrara. Técnica de profesional casi.

Bueno, he visto muchos vídeos... Vale, vale.

No, no, no.

Sí, sí. Bueno, está bien.

Luego le he puesto gamba roja y un poco de rábano.

¿Rábano?

El Mallorca comemos la paella siempre con rábano.

¿Y por qué no?

Gracias, Toni. A vosotros.

Gracias. Bueno, Judith.

Nombre de tu plato. Mi nombre es Recuerdos de infancia.

Migas, huevo, fíjate... Sí, que ahí me sale

mi bandera riojana, en mis migas.

Muy bien, Judith. Gracias.

Gracias.

Judith, ¿qué voy a contar de tu plato?

Es un plato de tradición perfectamente ejecutado.

Yo te doy un sí. Gracias.

A mí me ha encantado.

Sencillo, rico... Un sí.

Gracias.

Tengo mis dudas.

(GRITA)

¡Sí!

(RÍE)

Toni, Toni... Es un buen plato.

Una buena idea. Faltaba un poquito de sal.

Ha quedado sosón. Pero me ha gustado mucho

esa experiencia vital del que se supera y supera,

cosas tan complicadas como estar en Proyecto Hombre.

Si a ti la cocina te ha ayudado a salvarte la vida...

Así ha sido.

Una de nuestras máximas es que "MasterChef" puede cambiarte

la vida. Si sumo las dos cosas, te tengo que dar un sí.

Muchas gracias. Te lo agradezco.

Te atreves con un plato complicado.

Te voy a dar otro sí.

Muchas gracias. Joer...

En tu mano está, Pepito.

No sé si alguna vez he dicho algo tan rápido. Sí.

Sí, porque te lo mereces. ¡Vamos, coño!

Sí, porque has hecho un gran plato.

¡Sí! Y sí,

porque tienes un potencial de la leche, se te ve.

¡Dios, vamos!

Eres un tío sano, eres un tío noble,

un tío extraordinario... Se te ve rápido.

Gracias. Aprovéchalo.

¡Un abrazo!

Tienes mucho que enseñarnos y que aprender, tío.

No lo desperdicies, te lo vamos a exigir también.

Cuidado. Lo voy a dar todo.

Eso no es gratis, te va a costar.

¡Dios!

¡Sí! Gracias, Toni.

Gracias.

(GRITA)

(GRITA) ¡Vamos!

¡Sí!

Estoy viviendo un sueño hecho realidad,

ahora formo parte de la gran familia MasterChef

y lo quiero demostrar dándolo todo.

-¡Sí, sí!

Bienvenidos. Hola.

Bienvenidos.

Adelante, ¿qué tal? Hola, hola.

Hola.

Cuéntanos, ¿de dónde vienes?

Mi nombre es Fran, tengo 30 años

y vengo de Cuenca. Soy camarero. Y de camarero has visto la luz

y quieres venir al lado agradable de la hostelería: la cocina.

Viene cuando conocí a mi mujer... La conocí en el restaurante.

Los camareros...

A los cocineros también nos pasa. Aprovecha.

Pues ahí la ataqué... "Ahí la ataqué", dice.

Este es de los tuyos, ¿eh?

Y le gusta la cocina y cocinando poco a poco,

pim pam, pim pam... (RÍE)

Y bien. Y por suerte, tengo un niño de 21 meses.

Y ahora esperamos una chica.

Inma, ¿qué son esas dos cucharas? Me encanta la esgrima.

Hace muchos años que lo practico.

¿Podríamos probar?

Si tú te bajas de ahí, yo te indico.

¿Pero eres del Júnior tú o qué? (RÍE)

Siempre me lo dicen, que parezco de 16 años.

¿Pero cuántos años tienes? 22.

¿Qué haces aquí? ¿De dónde vienes? Vengo de Barcelona.

Soy exgimnasta de la Selección Española.

Lo dejé por una lesión. Ay, pobre.

Mantener a los niños es caro. Todas las semanas

cojo los catálogos de todos los supermercados,

porque es donde te ahorras el dinero.

Por ejemplo, la leche, el tema de pañales...

Ahí es donde vienen los 2x1, 3x2, segunda unidad al 70 por ciento...

Eso es básico.

¿Básico? Básico. Los pañales

y la lateja de cerveza que me tomo cuando salgo de camino a casa

por no parar en el bar.

El plato que nos has traído, ¿tiene oferta?

No te voy a engañar, sí, el queso parmesano.

Lo sabía yo. Tiene todo tasado.

Y la rama de romero es de mi pueblo.

Tú tienes que intentar que yo no te toque.

Claro. Porque si te toco...

Eso es, claro.

Qué estilazo tienes tú. Cómo lo haces de bien.

Pepe lo hace fatal.

No, no. Es que me da miedo. (RÍE)

Sí, sí.

¿Dejarías todo por la cocina? Sí.

¿Y tus padres qué dirían?

Si dices: "Quiero dedicarme a la cocina profesional".

Ellos encantados, saben que siempre ha sido mi sueño.

Pero nunca he podido por la gimnasia.

Vamos a probar, chicos. Vamos a ello.

Vamos a por ello.

¿Qué nos presentas, Fran? He preparado una carrillera

guisada al vino tinto y lleva una base de puré de patata

con parmesano y un poquito de trufa.

¿A cuánto estaba?

Está a 8,50 el kilo. Amigo...

Es un precio solvente.

Fíjate si ha ahorrado en trufa que ni la ves.

(RÍE) No me digas, no empecemos.

¿Cuánto ha costado este plato?

La trufa, queso, pimienta, nata, mantequilla,

ajo morado... (RÍE)

Hay que tirar a lo alto, así no te equivocas.

Vamos a meterle cinco euros. Eh...

¿Sí? Yo creo que te has pasado. 3,50-4, contando combustibles.

Efectivamente.

(RÍE)

Bueno, Paula. ¿Cómo se llama tu plato? ¿Qué es?

Se llama El sueño de volar.

Es un arroz a la naranja con una salsita

y una teja de pollo. Es el plato más difícil.

Total. Porque o está bien o es otra cosa.

(SUSPIRA) Qué nervios, Dios. Bueno, Inma...

Cuéntanos qué es esto. Es pechuga.

La he perfumado, le he puesto zumo de naranja,

le he puesto teriyaki, le he puesto miel...

Joer... Mano de santo con locura...

Con locura asiática. Le he puesto.

Le has puesto el nombre. Sí, se lo he puesto.

Sí, Mano de santo. Pues nada.

Visto está.

Bueno, Paula...

Te ve un poco nerviosa, ¿qué te ocurre?

Un poco. ¿Un poco solo?

Un poco solo. Pues vamos a pedir

a tus padres que te acompañen, ¿vale?

Vale. Estaban más cerca

de lo que tú creías.

(RÍE) -Hola.

Adelante. Los teníamos encerrados, viendo qué ocurría.

Pobrecillos.

¿Qué os parece que la niña haya dejado la gimnasia profesional?

Y ahora dice que cocinera. Lo de cocinera ya lleva tiempo.

¿Ya lleva tiempo cocinando? Pero la gimnasia

eran muchas horas de entrenamiento y no lo podía hacer.

Me parece un plato diferente.

Ese arroz, si algo tiene bueno, es el punto.

Uf. Te voy a dar un sí.

Paula,

cuando arriesgas, a veces metes la pata y a veces te sale bien.

Así que yo te voy a dar un sí. Gracias.

Te veo muy dispersa y te voy a dar un no.

Pues no pasa nada. Estamos buscando un nivel alto,

gente con pasión, que quiera cambiar su vida...

Te voy a dar un no. Bueno, no pasa nada.

Hay que intentarlo otra vez. Gracias.

A ti.

No es un arroz de naranja, es solo de naranja.

Lleva pollo y otros ingredientes que se deberían de percibir.

Te voy a dar un no y dos opciones.

Una es que el año que viene vuelvas a intentarlo, y la otra,

ya que estás en Barcelona y tienes mil restaurantes,

es que me pidas trabajo.

Y te aseguro que en un año eres cocinera.

Gracias.

No entrar es muy duro porque quería entrar para aprender un montón

y me ha dolido un poquillo.

Fran, tu plato está muy bien hecho. Y está bien cocinado.

Es de alguien que tiene mano y que cocina. La carrillera

está en su punto, maravillosa, rica... Yo te voy a dar un sí.

Muchas gracias. Tu plato está realmente bueno.

Así que te voy a dar un sí. Muchas gracias.

Muchas gracias.

¿Tú qué crees? ¿Que lo tengo de oferta?

Un kilo de gambas te llevo.

Yo voy a gamba de 3,50 pavos la pieza.

Entonces quedamos para comer tú y yo y nos las apretamos mejor.

(RÍE)

Fran, ahora en serio. Es tan importante

un cocinero que sepa gestionar bien...

Es primordial en la cocina.

Y me ha parecido maravilloso.

Aparte de que has cocinado muy rico.

Ven, amigo mío, estás dentro. ¡No me digas!

A ver qué te dice tu mujer, ¿eh? ¿Estás contento?

Yo no sé quitarme las cosas luego. Esto no tiene precio, hazme caso.

Por supuesto, y mejor que me lo pongas tú.

Venga. (RÍE)

Me siento igual que el día de mi boda,

cuando estábamos en la misa y mi mujer me dijo que sí.

Es una sensación total y absolutamente igual,

porque es la máxima felicidad al apogeo.

(GRITA)

Ahora mismo estoy pensando en mi mujer, mi hijo y mi padre,

que me han apoyado hasta el último momento:

"Vamos, que tú puedes". Y así ha sido.

(LLORA)

-Ya estoy temblando como una hoja verde.

Hala, cerveza.

-Lo que impone "MasterChef".

-Vamos, vamos. Estás haciéndolo bien, tío.

-Hola. Bienvenidos.

Bienvenidos. Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estamos?

Muy bien, paisano.

¿Paisano? ¿De dónde eres? Vivo en Toledo,

pero soy de Gálvez. -Creo que somos

de la misma ciudad. Soy de Manresa.

Veo que... Bueno, bueno.

Yo contigo...

Qué bonito. Cuéntame más cosas.

En realidad, soy belga,

mis padres compraron una caravana con dos caballos

y así vinieron hasta España en un viaje de un año.

¿Con caballos? Sí, y después mi padre

compró un velero. y empezamos a viajar.

¿Y qué tiraba del velero? Pues dos velas y un motor.

¡Dos delfines! (RÍE)

Soy tripulante de cabina de pasajeros,

azafata de vuelo. -Trabajo como profesor

de matemáticas y de auxiliar de inglés por las mañanas.

-Desde hace poquito, también soy "tiktoker".

¿"Tiktoker"? Como yo. Ay, "tiktoker"...

Hago rutinas de "skincare", si entro,

ya os haré una a cada uno de vosotros.

-Me dedico a la hostelería, a la parte de fuera.

¿Tu sueño es dedicarte a la cocina ahora?

La cocina es mi kryptonita y mi salvación.

Hace 15 años pesaba 100 kilos más que ahora.

¿Te machacas mucho? Mi hermano me pega

por quitar la grasa al jamón y esas cosas.

¿Qué cocinero le quita la grasa al jamón?

¿Tienes algún problema serio?

Así está... Pues claro.

¿Cocinas mucho en casa? ¿Estás casado, hijos...?

Tengo novia. Es maravillosa y me aguanta, soy pesadísimo.

-Es sargento de la Guardia Civil, pero hasta entonces

él era GRS antidisturbios.

Menuda porra gasta, ¿eh? (RÍE)

Sí, la verdad es que sí. ¿Lo dejarías todo

por ser cocinera profesional?

Estoy totalmente dispuesta por la cocina.

-¿Todo? A mi marido no. (RÍE)

¿Qué te llama la atención de la cocina?

¿Por qué te apuntas? La primera idea sería

abrir una pista de baile con un asador al lado.

Por favor, ponednos chachachá, ¡vamos!

Ahí, ahí. Vamos, vamos.

(Música chachachá)

Uno-dos, ahí.

¡Vamos, Pepe, Jordi!

¡Pepe, dale! ¡Vamos, vamos! ¡Los toledanos!

¡Viva Toledo!

Mira, es muy fácil: un-dos, atrás.

No, no. Si me marcas...

Yo tengo que ir por libre. Chavales,

no vamos bien así. No.

Vamos a probar. Vamos a probar, sí.

Madre mía, qué nervios...

(RESOPLA)

-Es un pollo con esencias árabes. Lo he salpimentado

y también le he añadido ras el hanout.

Tienes que intentar que interactúen las cosas

con el pollo, ¿eh? Perfecto.

Qué placer que probéis mi plato. Tinta de calamar para darle color

y el ajo negro, que está ahora a tope de antioxidantes.

-He hecho conejo en una salsilla de ciruela.

Un poco de sal no le hubiera venido mal.

¿No había sal en alta mar cuando ibas?

Qué pena que digáis que no está sabroso.

Di Merlino. Merlino es mi apellido y es un homenaje

a mis raíces italianas de alguna manera.

-Mi padre es polaco y este plato es lo que me traslada

a mi niñez. ¿Lo habías hecho más veces?

Sí, pero no tan mal como hoy.

-Es un cremoso de coliflor con un bacalao confitado

y unas chips de kale. Muy bien.

Voy a quitar las espinas, que no me apasionan.

(RÍE INCÓMODO) -Cuando cocinas la salsa,

a medida que vas echando el queso, consigues esa textura

hasta que llegas a ese punto límite.

Es ahí donde están las matemáticas.

¿Los niños no se te duermen en clase?

¿Eh? Ah... No.

-Un bacalao con pisto,

tiene un puntito de dulce y de salado.

Pues muy bien.

¿Sabes qué me gusta en los platos?

El sabor. ¿Y no tiene?

Te doy un no.

Vale.

Te voy a dar un no.

¿Un no? ¡Solo un no! ¡Un tío que no se come la grasa del jamón!

(RÍE) Dame el kalashnikov.

He visto poco nivel, Alejandro.

Queremos mucho más en "MasterChef".

Queremos que sea perfecto. Te tengo que dar un no.

Vale.

Gracias por venir, amiga. Gracias por la oportunidad.

Lo siento, te tengo que dar un no. Gracias, lo siento.

Quizá te veamos el año que viene si lo quieres perseguir.

Será un placer recibirte de nuevo. Me partes.

-Gracias.

-Lo has hecho muy bien, mi amor.

No te preocupes, ¿vale?

(LLORAN)

(SUSPIRA)

¿Qué te voy a contar? Me gusta tu plato.

Está bien ejecutado. Te voy a dar un sí.

¡Uf! Gracias. Me interesa

las ganas que tienes de aprender y superarte.

Creo que si te damos la oportunidad,

la vas a aprovechar o a intentar. Te doy un sí.

¡Guau!

(RÍE NERVIOSO) Samantha...

Me sorprende la decisión de mis compañeros.

Me ha dejado un poco descolocada, con lo cual...

(Aplausos)

-¡Bien! ¡Muy bien!

(GRITAN) ¡Eh, eh, eh, eh!

-No es la mejor de las noticias pero es genial,

porque significa que de alguna manera aún tengo una oportunidad.

-Mucha mierda. -Bueno, chica.

-¡Venga!

(Aplausos)

-¡Adiós!

-¡La casa del terror!

(RÍEN) -Ten cuidado.

Bienvenida. Buenas noches.

Hola. Bienvenida. ¿Qué tal?

Buenas.

Eugenia, ¿qué tal? ¿De dónde vienes?

De Tarragona. ¿A qué te dedicas?

Soy policía, mossa d'esquadra.

Guau. Estás cachas, ¿no?

Sí, me gusta mucho la actividad física y lo ligado con la salud.

¿Te dedicas a ello?

He sido entrenador personal y quiromasajista.

¿De dónde vienes? De Santoña, Cantabria.

-Soy de Barcelona, vengo de Barcelona.

Tendría ocho apellidos catalanes. ¿Cómo son?

Yo soy Arnau Paris Masip

Tarres Oliver Abello

Marsa Oliver otra vez...

Dime los tuyos, Jorge Cruz Mas. Cruz y Mas.

(RÍE)

Eva, ¿de dónde vienes?

Vengo de Jerez de la Frontera, soy de Cádiz,

y vivo en Madrid desde hace diez años.

¿A qué te dedicas? A la moda. Soy modelo profesional.

-Yo soy comercial. Yo vendo grifos...

Me interesan para mi casa.

¿De qué grifo hablamos? ¿Cocina, baño?

Yo soy de grifo, pero de cerveza.

Yo soy de cerrar el grifo como no hables de cocina.

Me flipa la cocina. La cocina de la abuela

para mí es la clave. La tierra, el producto,

la proximidad... ¿Tienes pareja?

¿Tienes niños? ¿Estás soltero? No, tengo a mi madre.

¿Y eso? Embarazada de mí, se le reventó

la arteria del páncreas, le dio una trombosis cerebral

y una parálisis y se quedó ciega y desde mi pequeño

tuve que llevar la casa y aprender a cocinar y todo eso.

¿Dejarías de ser mossa d'esquadra

para ser cocinera? Totalmente, sí.

Estoy convencidísima en cambiar mi vida

y dirigirla hacia la cocina.

No entiendo muy bien... ¿"MasterChef" para qué?

¿Quieres dedicarte a la cocina?

Este año tuve un problema de salud que me encontraron

en plena pandemia con...

(SOLLOZA)

Perdón. -Venga, Eva.

(SUSPIRA) -Saca fuerzas.

-Me han encontrado un problema de corazón,

que ahora mismo ya está controlado.

Pero me desperté una mañana

y me dio un síncope, perdí el conocimiento

y me vi en una UCI.

Entonces, como he querido siempre hacer esto,

después de este año, después de verme así,

digo: "No me....".

Me gusta que persigas tu sueño.

¿Tus padres son los dos de Jerez? (RÍE) No.

Mi padre es de Senegal y mi madre es de Jerez.

A mí me encantan estas cosas.

¿Cómo se conocen? Mi padre cuando llegó

a España empezó con anillos en los bolsillos

y decía en los restaurantes: "100 pesetas".

De ahí pasó a mantero. Evolución.

Exacto. Y ahí mi madre le echó el ojo.

Dijo: "Uy, el morenito".

Y mira... Me parió mi madre. Me parece maravilloso.

Bonita historia. Qué bonita historia.

Gracias. Vamos a probar.

Eugenia, cuéntanos el nombre de tu plato.

Amor en Cantabria. Y ese amor, ¿a quién?

A Pablo. ¿Quién es Pablo?

Mi pareja.

Es bien raro este plato que has preparado.

¿Se supone que era un sobao? Es atrevido, como yo.

Pues cuéntanos, Eva. ¿Qué es tu plato?

Tartar de la negra de Jerez. Ole.

He hecho un tartar de carabineros, una mayonesa de kimchi

y esto es tobiko de wasabi.

Espero que os guste. Probado está.

Qué nerviosa me pongo, tía. -Os traigo unas anchoítas,

serie oro, para que las probéis. Ahí tenéis un palillo.

¿Qué es este plato? Son Mejillones chupadedos.

Mi abuela dice que hay que coger

el mejillón con la mano, arrancar con la salsa

y se chupan los dedos, uñas, lo que quieras.

Gracias. Muy buenas las anchoas.

Arnau, cuéntanos.

Os presento La Rosa negra del Montsec.

Es un tatín salado de cebolla caramelizada

con una salsita de trufa, una pechuga de codorniz

y la trufa fresca.

Hombre, nos cuenta

la rusticidad, el pueblo, la humildad,

le echas trufa negra...

Bueno... Gracias Arnau.

Totalmente de acuerdo, Arnau. A vosotros.

Cómo las gastan los payeses.

Eugenia...

Te voy a dar un sí, porque me ha gustado mucho

tu pasión. Muchas gracias.

Yo entiendo que un sobao bien hecho,

con una anchoa por encima... Salado y dulce, maravilloso.

Pero hay un sabor extraño

que no me deja disfrutar del plato.

Lo siento, te debo dar un no.

Plato fallido.

Gracias por venir.

(Música)

(Aplausos)

Hombre, estoy un poco triste,

pero llegar hasta aquí entre 70.000 no está nada mal.

Bueno, Eva. Tu plato está muy rico.

¿Está rico? Sí, muy rico.

De verdad. Te voy a dar un sí.

Gracias.

Qué fácil es cuando nos lo ponéis fácil.

También es verdad. Sí. Te doy un sí.

(RESOPLA) ¿Por qué le dais tanto sí?

A mí me gusta y está rico. Ole.

Original, está rico, bien emplatado...

¿Qué quieres? No hace falta más. Esa vocación que tenemos

no creo que la hayas descubierto de sopetón.

Si me das la oportunidad, te lo demostraré.

(GRITAN)

(RÍE)

La verdad es que después de tanto,

tener esto... No es el blanco, pero es una oportunidad más.

No es un no.

Óscar, Óscar, Óscar...

¡Ay!

Creo que te faltan pulir muchas cosas en cocina.

Yo lo siento, te voy a dar un no. Las anchoas, un diez.

Tu plato no vale un diez. Te tengo que dar un no.

Gracias. Gracias por venir.

Gracias. Gracias por las anchoas.

Adiós, gracias. Un placer.

Hala.

Bueno, Arnau, tienes mucho pico,

te vales de eso, pero...

Arnau, tienes mano para la cocina.

Los sabores equilibrados, la cebolla, trufa, pollo...

Se puede hacer algo virtuoso como lo que has hecho.

Con lo cual, Arnau, veo que tienes posibilidades,

te voy a dar un sí. Gracias.

A mí es que tu plato me ha encantado y te daré un sí.

Muchas gracias. Y yo convencido no estoy,

amigo mío... Vale.

¡Vamos!

(Gritos y aplausos)

Estoy flipando, estoy como... en una nube.

(Aplausos)

¡Vamos, todo es posible, joder!

Este delantal blanco me lo dedico a mí

porque me lo he currado yo.

¡Vamos, "MasterChef"!

¡Ah! Estoy muy nervioso.

¡Uh! Me ha salpicado toda la caca.

Me he traído este delantal porque me dijeron

que me lo trajese personalizado con mi personalidad.

Digo: "¿Sí? Ahora mismo". Yo soy la noche en vivo,

orgulloso de ser gay. La música que me encanta,

sin música no vivo y el pintalabios y los elfos

porque yo soy muy coqueta.

Buenas. Hola, ¿qué tal? Adelante.

Buenas. ¿Qué tal? Bienvenidos.

¡Ay, mi niño! Hugo, ¿de dónde vienes?

De Castellón. ¿Y a qué te dedicas?

Soy vendedor de la ONCE. ¡Ahí va!

¿Y eso? Pues desde pequeñito

tengo problemas auditivos. -¡Ay, te amo!

Y hace un añito me concedieron la minusvalía

y estoy empezando a trabajar ahora que tengo oportunidad.

¿Y por qué de repente te presentas a "MasterChef"?

Porque cocinar siempre fue mi sueño y nunca pude conseguirlo.

por el problema físico que tenía. Pero tu problema era auditivo.

No, tenía problema de obesidad extrema

pesaba casi 300 kilos. ¡Ascuas!

No podía ni mover ni caminar, he perdido 170 kilos.

¡170 kilos! Y aquí estoy cumpliendo mi sueño

delante de vosotros. ¡Felicidades!

Y tengo a mi mujer fuera esperándome que ha luchado por mí

y conseguir que esté aquí. José María, cuéntanos,

¿de dónde eres, de dónde vienes? De Badajoz.

Oye, eres un jovenzuelo, ¿cuántos años tienes?

18. ¿Y a qué te dedicas, estudias...?

Estoy estudiando restauración. Restauración, además.

¿Y quién te ha enseñado a cocinar, dónde has aprendido?

Os explico, yo me he criado con mi abuela porque a mi padre

no lo conozco y mi madre es toxicómana,

entonces no... ¡Vaya!

La que me ha criado es mi abuela, mi madre es mi abuela

porque me dio la vida, es más, a ella le debo

el mundo entero, le debo la vida.

Cocino para mí porque ahora no vivo con mi abuela.

¿Ya no vives con tu abuela? No, porque tiene principios

de Alzheimer y claro, yo estudio en Badajoz

entonces no la puedo cuidar. ¿Y con quién vives,

tienes algún hermano? Tenía una hermana pequeña,

pero se me murió con nueve meses.

¡Joder! En un accidente de tráfico

y ahora tengo otra hermana, pero no vivo con ella.

(LLORA)

¡Qué narices le echas! Y vivo solo y voy tirando

para adelante, con mis estudios yo solo,

me pago yo mi piso, me pago todo.

Y por eso quiero entrar a "MasterChef" porque aparte

que siempre he sido fan, he escuchado y he visto

que te abre puertas. Necesitaba un cambio de aires tanto...

Es que no lo puedo pagar ni con todos los millones

que haya en el mundo.

Te diré una cosa, estate muy orgulloso

de lo que haces y lo que eres y de lo que tienes

porque eres un luchador de mucho cuidado.

¿Sabes la lección que nos pegas a nosotros

que a veces nos quejamos? Ojalá encontremos en tu plato

para que esto sirva de trampolín para ti.

(LLORA) Muchísimas gracias, de verdad.

¿Vamos a probar, chicos? Venga, adelante.

¡Oh, que me vienen a mí primero!

José María, ¿cómo se llama tu plato?

Amor de abuela. Lo que veis es una base

de un mousse de mejillones con un bacalao confitado

a baja temperatura y luego, son unos mejillones

hechos al vapor, los he marinado en lima

y eso son unas ramitas de perejil que las he frito.

¿Cómo se llama tu abuela? Josefina.

Josefa, va por ti.

Muy bien, José María. Gracias. A vosotros, gracias.

¡Oh, ha tocado la cuchara Jordi, por Dios, Ave María purísima!

Hugo, nombre de tu plato, ¿qué has hecho?

Mi plato se llama Estefanía. ¿Quién es Estefanía?

Mi esposa. -¡Te amo!

Es un tartar de pollo al roquefort con una base de aguacate.

¿Y este plato se lo sueles hacer a Estefanía?

Sí, a todas las mujeres de casa se lo he hecho.

Gracias, Hugo. -¡Ay, Huguito!

¡Ay, Ave María purísima!

Hugo, has dicho que tu mujer te ha acompañado.

Sí. ¿Y qué te diría hoy,

que está bien, que se puede mejorar?

Me diría que puedo mejorar la masa porque la conozco.

Ella me diría: "Cariño, intenta mejorarla".

¿Tu mujer está aquí? Sí, está fuera.

No, no, está aquí. No.

Que está aquí.

¿Cómo? Que salga tu mujer que está aquí.

Hola, Estefanía. Te amo, gordi.

¡Oh, esto para mí es la sorpresa más grande!

¿Qué tal, Estefanía, cómo estás? Muy bien.

Bienvenida a "MasterChef". ¿Qué te parece a simple vista

el plato que ha hecho? ¿La verdad?

Sí. Es más, te dejo probarlo.

¿Sí?

¿Es como lo que hace en casa? A lo mejor el ajo

lo has dejado un poco crudo...

Le falta aliño, le falta algo de gracia.

Como idea te lo compro, como acabado... le ha faltado

todo ese poquito de aliño para estar rico.

Lo siento. Mira tu mujer cómo está todavía

que está sin tragar. ¿Por qué le pones ajo?

¡Almendra! -No le puse almendra.

-Lo que hay ahí.

Yo te tengo que dar un no, lo siento.

Algo está duro, cariño. -No sé.

Bueno, Hugo, ¿sabes una cosa? Que me gusta mucho la alegría

que tenéis y esa ilusión de cocinar que no te la quite nadie

y te doy un sí. Gracias.

Hugo, da igual lo que te diga, creo que el mejor premio

en tu vida ya lo tienes, está a tu lado.

Seguid cocinando y disfrutando juntos con esa vida maravillosa.

Gracias por venir. Gracias a los dos, un placer.

Gracias. Gracias.

¡Ave María purísima, ahora me toca a mí!

(Aplausos)

Me han dicho que no, pero lo tomo todo positivo,

entonces voy a llegar a casa, disfrutar de mi esposa

y seguir hacia adelante y una experiencia más

que llevo a las espalda.

No me digas que saldrá mi abuela de ahí.

José María. Es que sois para comeros con arroz.

Has hecho un platazo, está muy rico y muy bien hecho.

Está muy bien acabado, eso es lo más fácil de hacer

lo más difícil es lo que haces todos los días, eso es lo difícil.

Ya... Yo te tengo que dar un sí,

muy grande, un sí muy grande. Muchas gracias, de verdad es que...

He escuchado que tu abuela tiene Alzheimer,

la mía murió de Alzheimer, es la enfermedad más terrible

que hay en la Tierra porque te borra.

Luego escuché tu vida... José María, vaya vida que ha tenido

más dura y si estás aquí es porque eres un hombre

que sabes superarte. Encima, dices que estudias restauración.

Solo por eso te puedo dejar entrar y no va a ser por eso,

¿sabes por qué va a ser? Porque a diferencia de ti

por lo poco que te conozco, yo sí creo en ti, amigo mío.

Tienes un sí como una casa. ¡Ay! Es que no me quiero arrodillar

pero te lo juro. Bueno, José María,

me encantaría que esto sea un antes y un después en tu vida

y que a partir de aquí triunfes y llegues a ser

un gran cocinero. Ojalá, ojalá.

¡Oh, qué mono!

(Gritos y aplausos)

¡Ay, abuela, que he entrado!

Que te dedico el delantal que va por ti.

Muy bien, padre. -Mi niña chica.

(Música)

Estoy siendo muy atrevida porque estoy preparando criadillas.

¿Cómo van, chicas? -Yo estoy muy tranquila,

no sé por qué. -Siempre vas tranquila

tú cocinando, es una maravilla. -Es que me relaja mucho.

¡Qué gozada! -Estás haciéndolo perfecto.

Vale, mi amor, ahora, le tengo que subir a tope a esto.

Buenas noches. Buenas noches.

¡Qué fuerte! ¿Itziana?

Soy yo. Tiziana Ciarrapico,

hija del embajador de Italia en España.

Es que cuidé a tu hijo y todo. Fuiste la primera

que conoció a mi hijo porque estabas en Roma

conmigo en casa. ¿Y no me has dicho nada

que estás aquí? No, quise entrar en forma

muy humilde y por méritos. ¿A qué te dedicas?

Soy relaciones públicas, pero me encanta cocinar.

Muy bien, Tiziana. Hellen, ¿qué tal, de dónde eres?

Soy mejicana. ¿Y a qué te dedicas?

Soy "nutricoach", asesora de nutrición integral.

¿Y qué buscas en "MasterChef"? Tener un trabajo rentable

y poderme mantener yo solita y no depender de nadie.

¿Porque dependes de alguien ahora? Sí.

Mi exmarido todavía me ayuda con mis hijos.

¡Ah, muy bien!

Me están mirando a mí, vale.

¿Cómo te llamas? Me llamo Jiaping.

Jiaping. Significa niña buena.

Niña buena. ¿De dónde eres?

China, Shangai. ¿A qué te dedicas?

Trabajo de "business development" para una marca alemana,

se llama Mont Blanc. Mont Blanc, de las plumas famosas.

No solo tenemos plumas. Relojes también, ¿no?

Cinturones. Joyas...

¿Y te gustan los diamantes?

Sí, me gustan las cosas brillantes.

Ha puesto cara de urraquilla, le gustan las cosas que brillan.

Sí. ¿Tienes pareja?

Ya no. ¿Qué ha pasado?

A veces la gente desaparece. ¡Ah, ha desaparecido!

Así, de pronto. Como humo.

¿Qué ha pasado? Estaba dos años sin desaparecer

entonces, le dije: "Te doy anillo que me diste

puedes salvar esto, por favor?" Te había dado anillo y todo.

Por eso aguantaba dos años. (RÍEN)

Me venía con su diamante, a ver qué tamaño...

Uno, coma cero... Vale, vamos a seguir hablando

porque yo veo tu interés. Veo tu interés.

¿Habéis terminado ya? Sí.

Vamos a probar. Vamos.

Bueno, Tiziana, cuéntanos.

Es criadilla, soy muy guerrera y necesitaba... y digo:

"Mira, a por todas, aparte que siendo criadillas

hay que tenerlas para venir aquí". Lo intenté.

Le has echado criadillas a la cosa, no cabe duda.

Helen, cuéntanos. Les cuento,

es un mole de olla vegetal. Mole de olla vegetal.

Es una comida de origen prehispánico,

pero ahora se sirve mucho en casas y fondas

que son restaurantes típicos que están en todos lados en México.

Ok, pues muchas gracias. Listo.

¡Huy, qué pinta! Cuéntanos, cómo se llama tu plato.

Se llama albóndiga de pelha. ¿De?

Perla. ¿Eso qué es?

Es como unas joyas. ¡Ah, como unas joyas!

Dentro tiene carne picada y con brote de bambú fresco.

¿Y el chupito? Se llama

bebida fermentada de arroz.

Brindamos. ¿Puedo tomarlo?

Claro, vamos. (HABLAN EN CHINO)

Muy bien, ¿sabéis qué significa? Seca tu vaso.

No, no, secado está. Pues secamos.

(HABLAN EN CHINO)

Pues gracias. Rico está.

Tiziana, me encanta que persigas un sueño, le has dado un toque

italiano al plato de casquería, le has puesto ganas, arriesgaste...

Yo te voy a dar un sí. ¡Ay, Tiziana!

He tenido la suerte de estar en Italia,

en México también en China

y, Tiziana, tu plato no me transporta a Italia.

Te tengo que dar un no.

Muchas gracias por venir y aquí estamos.

Y sigue cocinando. Gracias.

¡Oh!

Todas mis expectativas de este año iban puestas

sobre el programa, digamos y, bueno, no ha podido ser.

Hellen, es un batiburrillo de verduras y no lo acabo

de entender, lo siento en el alma, te tengo que dar un no.

Ok, gracias. Y tu plato se me queda elemental,

te tengo que dar un no. Vale.

Te voy a dar un sí porque quiero animarte

a que sigas cocinando, así que, mucha fuerza.

Gracias. Gracias, Hellen, hasta la próxima.

¡Oh!

Bueno, Jiaping, me gustó tu discurso,

pero más tu plato, te doy un sí.

Gracias. Como a Pepe, me gustó tu plato,

creo que eres un diamante en bruto, te daré un sí.

Gracias. Samantha, resuelves.

¿La decisión es mía? No me gusta que me pongáis

en estos aprietos.

(Gritos y aplausos)

Yo nunca lloro y ahora estoy llorando.

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Lágrimas de alegría y nunca sabía que la gente

pudiera tener un tipo de lágrima de alegría.

Quiero entrar en "MasterChef" porque en la cocina encontré

un camino que en los 25 años que tengo no lo había encontrado.

Si entro a "MasterChef", entro a ganar "MasterChef"

como todo en la vida, lo hago todo para intentar ganar

e intentar ser el mejor. ¿Qué tal? Adelante.

Bienvenidos.

Mírale, mírale.

Si supiera que estamos aquí. -Estaría alucinando.

Vamos, le da algo. Álex, ¿de dónde vienes?

Estoy aquí por mi padre que tiene un restaurante

en Barcelona, el libanés más antiguo de Barcelona.

Fregué muchas ollas. Ya sabes lo que es el esfuerzo

y la dedicación que supone tener un restaurante.

Lo he vivido desde pequeño desde que nací y sé que es duro.

Robin. Estoy intentando mantener

los nervios. -Intenta mantener los nervios,

¡qué mono! ¿Y de dónde vienes?

Vengo de Madrid pero soy manchego,

de un pueblo de Ciudad Real, Miguelturra.

Hola, yo soy Robin, tengo 25 años.

Os presento a Lucía, mi novia y aunque tenga 25

me he pasado 23 años, completamente, perdido.

Desde hace año y medio hasta ahora estoy empezando a descubrir

quién soy, me gusta mucho la música, toco el piano

y he descubierto la cocina. Desde que me meto en este mundo

estoy flipando con lo que me llena.

Hasta luego. -Que llegas tarde

al casting de "MasterChef", ¡corre!

Yo soy un chico trans entonces hace año y medio

empecé la transición y digamos, que desde que soy yo,

desde que me siento yo, es cuando me di la oportunidad

de conocerme, de empezar a saber lo que, realmente, me gusta.

Está ilusionado. -De todas maneras

es otra persona, es verdad. -He estado en una fase

que estaba muy mal, en un hoyo

y llegó mi novia y me tiró de los brazos

y me sacó y tuve un clic mental en el que todas esas piezas

de 23 años atrás que no sabía qué hacer con ellas

que no me encajaban, de repente, encajaron.

Y ahora, más feliz que una perdiz. -¡Mira... me muero!

O sea, que empiezas el proceso con tu novia y sigues con ella.

Sí, vivimos juntos y todo y ha sido como doble transición.

La he vivido yo y ella al lado aguantándome. La gente

que no tenga este tipo de apoyo no sé cómo lo vivirá,

pero para mí ha sido bestial, ha sido la base.

¡Madre mía, qué tonta, estoy más nerviosa yo!

Es que lo está haciendo tan bien. Muy bien, probemos.

Cuéntanos, Álex. El plato se llama

kibbeh mahum Miguel en honor a mi padre.

Ese kibbeh es una croqueta rellena de carne con piñones,

con cebollita, especias y quiero que os transporte

a ese Mediterráneo oriental.

Muy bien, Álex. Gracias.

He hecho unas flores de bacalao normalmente son dulces

y digo: "Le doy una vuelta y las hago saladas".

Es una mezcla entre una masa que es de flor

y una de buñuelo de bacalao, en vez de agua lleva leche...

Es una buena idea. Por favor, que les guste.

¡Oh, que les guste! -Sí, que les guste mucho.

Ok, visto está, gracias, Robin. A vosotros.

Por favor, que le den el delantal a mi chico, venga.

Venga, por favor. Álex, pensaba

que la cocina libanesa podría tener más especias

que estuvieran ahí. Me gustó tu historia

porque "MasterChef" es aspiracional,

es para alguien que quiere dedicarse a esto

y vivir de esto, te doy un sí.

Gracias, chef. Quiero viajar, quiero potencia

de sabor, ¿crees que me lo darás? Voy a trabajar mucho

para llevarte al Líbano y a donde haga falta.

Te voy a dar un sí, pero lo dejo en manos de Jordi.

Álex, buscamos mucho nivel, un nivel que no tienes.

He disfrutado mucho haciéndolo. ¿Eres consciente de ello?

Creo que puedo llegar a donde quieres que llegue.

Veremos lo que pasa.

(Gritos y aplausos)

Estoy temblando aún, no me lo creo.

Ya lo tengo, está conmigo y feliz.

Robin, ¿has venido solo? Ha venido mi novia y mi padre.

¿Te gustaría que te acompañaran ahora?

Claro que sí.

No fastidies. -Estábamos aquí todo el rato.

Lo has hecho genial. -Lo has conseguido.

Bueno, ¿qué os ha parecido? A mí me parece

que lo ha peleado muchísimo. Sería un concursante maravilloso

si le dieseis la opción. ¿El padre está orgulloso?

Estoy orgullosísimo. Bueno, ya os ha contado

que desde que hizo la transición es otra persona

y estamos encantados con él. Robin, valoro muchísimo

que estés aquí y que hagas el esfuerzo de crear

una idea tan bonita. Te doy un sí.

Muchas gracias, Samantha. Te voy a dar un sí

porque aunque creo que el plato le falta definirlo y determinarlo

me parece que tu pensamiento creativo es bueno

porque te planteas las cosas, así que, aunque justito,

te doy un sí. ¡Ay, Pepe!

-Por favor, Pepe.

Jolín, está en mi mano, me lo ponen muy difícil

estos dos compañeros, pero tengo que ser honesto.

Eso es. Yo creo que este no es tu momento

para estar en "MasterChef". Lo siento, Robin,

pero te tengo que da un no.

Gracias. Un placer conocerte.

No pasa nada, no pasa nada.

(Aplausos)

Es verdad que en el momento duele y te joroba un poquito

pero me quedo con ganas, el año que viene

me pienso presentar otra vez y este año me pondré a "full".

Lo has hecho superbién, lo has hecho superbién.

Mira quién está aquí.

(Música)

Buenas tardes. Bienvenidos.

Jesús, ¿de dónde vienes? Pues yo vengo de Madrid.

¿Y a qué te dedicas, Jesús? Mira, yo he sido 45 años abogado

y ya me he cansado. ¿Sí?

Me quedé viudo hace tres años, me compré un barquito

y vivo en el barco en Ibiza seis meses al año y seis aquí.

¿Tienes alguna novieta o algo? Porque con esa vida,

las chicas se te tienen que rifar. Hubo algunas, algunas.

¿Algunas? Ligo más de lo que parece.

¡Qué fenómeno! Además, todavía

no le doy a la viagra. Eres una máquina,

La cosa no va mal. Ese es el espejo

donde te tendrías que mirar.

Bueno, a mí me gustaría acabar así.

No va mal la cosa. ¿Abogado laboralista, abogado...?

No, yo he hecho penal inmobiliario.

Has llevado a mucha gente a la trena.

Sí, yo he podido escribir un libro.

Yo tuve a uno que se dedicaba a traer maletas de cocaína,

20 kilos cada maleta y vino un día el hermano

porque le habían pillado. Vino a la consulta

y le dio que le llevo el tema, mete la mano en la gabardina

y me sacó dos kilos de cocaína encima de la mesa.

Digo: "¿Estás loco?" ¡Joder, macho!

¡Qué normalitos somos! Para todos los gustos, ¿sabes?

Alberto, ¿de dónde vienes? Yo, segoviano,

al lado de Cuéllar, somos paisanos segovianos tú y yo.

Me quiero, ¿me quiero? Sí.

No le tengo miedo a nada. Mi nombre es Alberto Alonso

y vivo en Valladolid. No me importa, para nada,

salir de cualquier manera a la calle.

A mí cualquier cosa me queda bien.

Soy una persona que tiende a la risa, al humor.

Trabajo en una tienda de ropa como podéis ver.

-Es la alegría de la tienda. -No estamos en el cartel

de Hollywood, este es mejor, el de mi pueblo, Gomezserracín.

Tienes que ir a por todas siendo tú mismo.

Pequeños pueblos de la provincia de Segovia.

-Sencillo, majo, alegre.

Venid a mi pueblo Gomezserracín.

¡Guapo, muy bien! -¡A por todas!

(APLAUDEN)

¿Y llevas tiempo cocinando? Pues desde toda la vida.

¿Qué buscas en "MasterChef"? Cambiar mi vida, simple.

Soy una persona con una visión muy empresarial.

Esto no es "MasterBussiness", es "MasterChef".

Tengo la edad para emprender algo y aquí estoy yo

y si tengo que estar rompiéndome un poco los riñones para mí,

que me quede para mí. ¿Qué sabes hacer?

Para emprender hay que hacer algo. He sido dependiente mucho tiempo,

he sido relaciones públicas que me lo he pasado bien,

camarero, que no se me daba mal. ¡Vaya cóctel

que acabas de preparar! Nos has mareado.

Para los 23 años que tengo estoy muy curtido,

soy una fantasía. Vamos a probar.

He hecho patatas a la importancia con unos chipironcitos.

Visto para sentencia. Visto.

Gracias. Y ahora, pues el postre.

Es una tierra de una crumble de una galleta de almendras

luego lleva las espumas de mousse de limón,

crema de galleta con chocolate blanco

y los frutos secos. Después de tanto plato,

un refrigerio, ¿no? Que eso mola.

Pero, bueno...

¡Madre mía! Jesús, me gusta tu plato,

es de alguien que ha cocinado, que tiene mano, te lo compro.

Te doy un sí. Muchas gracias.

Es un plato cocinado con criterio que tiene experiencia.

Te doy un sí, venga. Muchas gracias.

Estás en mis manos. Estoy en tus manos, me lo temía.

Me lo temía. Pues te voy a dar...

(Gritos y aplausos)

Alberto, tu plato me dice muchas cosas y te doy un sí.

Muchas gracias. El plato está muy bien,

me gustó mucho, un plato de mi rollo

esa ganache crujiente de chocolate blanco,

la espuma muy rica, te doy un sí. Muchas gracias.

Berto, tengo muchas dudas, pero muchas,

no me puedes contar que te quieres dedicar a todo

y como no me cuadra y dudo, pues toma esto.

Pues a demostrarlo, claro que sí. Muchas gracias, igualmente.

Negro sobre negro. Negro sobre negro.

El negro es elegante. Vamos a ver qué ocurre.

A ver qué pasa.

(Gritos y aplausos)

Me han dado el negro.

El negro me favorece mucho, pero el blanco

me favorece todavía más. A ver si hacemos un poco de magia

y más que magia, trabajo para convertirlo en blanco.

¡Ay, mi niño, ay, mi niño!

Hola, chefs. ¿Qué tal, bienvenida?

Hola. Dejáis las cosas

en la encimera, por favor,

y tenemos cinco minutos para cocinar.

¿Desde ya? Desde ya.

Imponéis mucho. Hola, Verónica, ¿de dónde vienes?

Hola, vengo de Salamanca, pero vivo en Madrid,

o sea, que bueno, soy mitad, mitad.

¿Y a qué te dedicas? Soy directora de arte

en una agencia de publicidad. ¿Y qué buscas aquí?

Pues cambiar mi vida y conseguir hacer...

¿De verdad? Pero si eres superjoven,

¿ya te cansaste? Sí, imagínate cómo es el sector.

Entonces, llegas a la cocina, te gusta y en cuatro días dices:

"Busco otra cosa que ya me cansé". No, porque es algo

que quise de siempre. ¿Para quién cocinas?

Si voy a casa, para todos, pero en el día a día

me aguanta mi chico. Este es Jaime, mi novio,

llevamos juntos casi nueve años. Viajar es otro

de mis grandísimos hobbys el deporte es algo superimportante

para mí, he probado casi todo y lo que más me gusta es correr,

escalar en roca y en rocódromo y el esquí cuando se puede.

Me ha gustado mucho la cocina, al final todos sufrimos

un confinamiento superlargo y en mi caso pues cociné.

Tía, qué nervios. -No estés nerviosa,

si siempre controlas la situación al 100%.

Hay un escorpión en la habitación. Tengo muchísimas ganas de entrar,

muchísima ilusión y una vez dentro iré a por todas.

Meri, ¿qué tal, de dónde eres? Hola, guapo, de Barcelona,

de un pequeño pueblo que se llama Cardedeu.

¿A qué te dedicas? Soy fisioterapeuta,

pero estudio medicina, pero la cocina siempre había sido

un sueño para mí. Mi padre viajaba mucho

y mi madre tenía un centro, los dos son médicos.

¿Por qué viajaban tanto? Mi padre era médico

de un equipo muy importante. ¿Un equipo de fútbol?

Sí. ¿Cuál?

¡Forza Barça! ¡Ay, visca el Barça!

Y sigue siendo médico del Barça. ¡Ay, perdón, que me emociono!

¿Pero por qué lloras? Porque habla del Barça.

Me acuerdo de él y me da mucha ilusión.

¿Te emocionas al hablar de tu padre?

Porque es mi ídolo. Quizá por eso estudiaste Medicina

que es muy dura. La he mamado mucho

y en un centro médico. Yo me quedaba en casa,

soy hija única y solo hacía cocinar.

¿Dejarías Medicina para ser cocinera?

Sí, os lo juro, soy feliz cocinando.

Solo que soy muy nerviosa y eso lo tengo que decir.

No nos hemos dado cuenta, Meri, no te preocupes.

Me he dado cuenta que quiero saber qué camino

tengo que hacer yo, no mis padres,

porque la cocina también me apasiona

y me hace vibrar.

Cuéntanos de qué son esas albóndigas.

Son albóndigas de magret de pato co una salsa de chocolate

y con kumquat y hierbabuena. Entonces, le he puesto

brandy y Oporto, luego una picada de almendra

y chocolate... Me perdí,

eran albóndigas con chocolate. De magret.

Kumquat y hierbabuena.

Ok. ¿Qué, va fatal?

Bueno, visto está.

Hola. Vero, cuéntanos.

Pues os he traído una cococha de merluza al pil pil

con mayonesa de perejil y bocadito de brandada de merluza.

Cómo se nota la estética la gente que estudiáis arte.

Me alegra que me lo digas. Si está rico, es la bomba.

Pues muy bien, gracias. Gracias.

Verónica, tu plato, estéticamente, me ha encantado, muy ordenado,

muy bonito, así que, yo te doy un sí.

Eh... tu plato es incontestable, una cococha perfectamente, ligada

y hecha, un puré indeterminado, bueno, y el crujiente,

parecía maravilloso, lástima

que Pepe se lo zampó de un bocado. (SONRÍEN)

Te voy a dar un sí.

¡Jolín, Vero! Coincido en algo y en parte con mis compañeros,

pero no en todo, me falta algo de gusto,

estaba el plato planito, soso, con lo cual, lo siento,

Vero, te tengo que dar un no.

Ok, me da mucha pena.

Si tienes esa pasión y te sigue gustando,

si tienes perseverancia, el año que viene, si Dios quiere

y todo va bien, estamos aquí.

Gracias. Gracias, Vero, un placer conocerte.

(LLORANDO) Gracias.

(Aplausos)

Meri, ¿con quién has venido? Con mi mami.

Ella estará histérica, bueno, es más tranquila que yo.

La voy a buscar. ¿De verdad?

(HABLA EN CATALÁN)

¿Quién sale, quién sale? ¡Qué nervios, oh, Jordi!

¿Juraría que usted es la madre de Meri?

Sí. Acompáñeme, por favor.

Aquí traigo a tu mamá, Meri, aquí os dejo.

¿Qué tal? -Bien.

No paro de llorar. -¿Por qué? No lo entiendo.

-Por felicidad.

Esther, Meri quiere dejar la Medicina para dedicarse

a nuestro apasionante mundo de la cocina, ¿cómo lo ves?

Creo que es complementario. -Pienso que cada uno

hace su camino y puedo valer para esto

y me hace muy feliz y la Medicina ha sido un año complicado.

Sí, ha sido un año muy duro, pero también es un sueño

que tenía de toda la vida. Ella prescribía medicamentos

con cinco años, cocinaba con cinco años.

Bueno, estoy intuyendo ya tu opinión,

¿pero me podrías trasladar la opinión que crees tú

tendrá el padre? Todo lo que María diga

lo aceptará. Lo comprobamos, ¿os parece?

Sí. -Que no pararé de llorar.

No pararé de llorar si me lo enseñas ahora.

¡Papá! -¿Qué hay, cariño?

Que estoy en "MasterChef", he cocinado

y me salió la salsa exquisita. -Seguro que estaba bien.

¿Cómo ves que deje la Medicina por la cocina?

No la puede dejar, creo que lo bueno

es compaginar cosas. -Quiero decirte

que no tengo tan claro ahora si realmente quiero ser médico

o cocinar haciendo feliz a la gente.

-No te preocupes, esto lo escoges tú,

pero creo que puedes dar mucha felicidad cocinando

y mucha felicidad siendo médico. Quizá, te hacemos un lío, ¿vale?

¿Sabes cómo se hace ese lío? Con tres cositas,

una es mi sí y mi sí, lo tiene.

Me hace mucha ilusión. Te voy a decir una cosa,

yo le voy a dar un sí. Va a llorar él.

A mí, sintiéndolo mucho, le voy a dar un sí.

¡Tarán! ¡Qué fuerte!

(RÍEN)

Bueno, te dejamos que estamos aquí con el abrazo.

Me hace muchísima ilusión. Adiós.

He estado llorando todo el rato,

pero ahora estoy tan contenta que estoy como que no me lo creo.

Bueno, pues yo no quiero hacer sustos a la gente,

quiero salir con el blanco. -¡Qué bien, amor!

Hija, me presento a "MasterChef" porque quiero dar un cambio

en mi vida. El Carlos tiene una estrella Michelin,

si la tiene él, ¿qué cambia? Que mida unos centímetros más,

bueno, no pasa nada. -Hace falta ya

que te independices y que nos dejes a nosotros

de luna de miel otra vez. -¿Sí?

Claro. -Si entro en "MasterChef",

montamos un catering a domicilio. -Yo invierto.

-Inviertes, nos forramos todos y somos felices

y mis hijos tienen la vida solucionada.

¿Has dicho hijos? -Sí, quiero ser madre muy joven.

La verdad, de momento, tranquilita. ¡Ah!

¿Qué tal? Bienvenidos. Buenas.

A ver la cara de nerviosismo que tiene.

Amayuqui, cuéntanos. ¿Qué tal? Soy estudiante

de ingeniería de diseño industrial. -Soy exterminador de plagas,

me voy de granjita en granjita matando bichitos

y controlando las cocinas en algunos restaurantes...

hay que meterle mano a las cucarachillas

y a la limpieza, sobre todo. -Vengo de Granada, un pueblecillo

que se llama Tiena. Muy bien.

¿Y a qué te dedicas? Soy el alcalde de Tiena.

¡Uh! ¡Hombre!

Trabajo con 150 personas que tengo a mi cargo.

¡Ascuas! Cristian, ¿de dónde vienes?

Vengo de Valencia. Tengo que deciros

que en Valencia soy muy conocido por algo relacionado con la comida

pero no por cocinarla, si no por... Tres, dos, uno...

¡Tiempo!

Soy competidor de retos de comida y he comido auténticas salvajadas.

Un turrón de cuatro kilos, roscón de Reyes de tres kilos,

bocadillos de tres kilos. -Este tío está loco,

lo que se propone, lo consigue, así que, cuidado

con los de "MasterChef". -Cuidadín, que voy para allá,

¡Eh! (RÍEN)

Acaba el plato y te dejo aquí el postre.

Yo soy Amelia aunque tengo una cuenta

en una red social que se llama Amelicious Delicious.

Tengo 23 años, soy estudiante de Farmacia y Nutrición.

Yo tengo un proyecto en mente que creo que "MasterChef"

sería de gran ayuda para realizarlo que es hacer como un catering

de dietas y especializado en más lo que son patologías

y enfermedades de la gente ya que tengo la parte más médica

de Farmacia y Nutrición. # Me lo como todo.

# Me lo como todo, # me lo como todo,

# los garbanzos del puchero

# y las liebres con arroz. # Me lo como todo.

# Me lo como todo, # los garbanzos del puchero. #

¡Qué burrada! Es todo lo contrario

de lo que yo pregono. Tengo ya dos hijos viejísimos.

están ya trabajando los dos. -Me llama vieja todo el rato.

Y ya no me necesitan para nada, es una maravilla.

-Soy la jefa de mi pareja, sí.

¿Eres la jefa de tu pareja y cómo lo lleva?

No le queda otra que llevarlo. -Me gusta la imitación,

por ejemplo, a Isabel Pantoja.

(IMITA A ISABEL) Kiko, no os peleéis más, hijo,

que sois hermanos. (SONRÍE)

Cuéntanos, Amayuqui, ¿qué has hecho, qué es?

Os presento cheesecake saladete

y un poquito ácido que le he puesto limón al mango.

Solomillo con salsa de setas y las alcachofas

que me la juego un poco y ha salido alguna...

Como oxidaditas, ¿no? Sí.

-Son calamares rellenos de las patitas del calamar

y luego la reducción de la salsa sí lleva gamba.

¿Por qué está como cortada? Pues la he triturado.

¿Qué has hecho, Eloy? Una hamburguesa de seitán

con algo de cebolla y zanahoria y ajo

con harina de garbancito y pan rallado sin gluten.

Se agradece el esfuerzo, Eloy. Muchas gracias, chef.

Gracias. Cuéntanos, ¿qué es? Es un rape

que lo he hecho salteado en un aceite de oliva negra,

unas chips de raíz de loto y esto es puerro y calabaza

glaseados al limón. -Un solomillo de cerdo

y lo he rellenado con una tortilla francesa

y un poco de bacon. ¿Qué no le has puesto

a la carne esta? ¿Has venido sola?

No, ha venido mi hija Casilda y una amiga mía.

Bueno. -¡Hola, hola, mami!

¿Qué tienes que decir a tu madre? Estoy indignada con esto.

Acabo de cumplir 26 y ya me echas de casa, te falta casarte...

No, te has ido tú, te has ido tú. -¡Ea!

Yo espero que lleves el ayuntamiento mucho mejor

que llevas la cocina, sobre todo, por tus vecinos.

No nos vemos en "MasterChef", te doy un no, pero nos vemos

en julio dando el pregón. Mayoría absoluta de no.

Ahora el nivel no das. Lo entiendo, gracias.

Quizá para lo que buscamos en "MasterChef", te doy un no.

El año que viene estaremos. No te digo

que no lo vuelva a intentar, no te digo que no.

Te lo voy a regalar. "Recetas verdes de "MasterChef"".

Muchas gracias.

Cosas ricas, pero hechas con productos vegetales

que este año que no nos movemos mucho de casa nos viene bien.

Muy bien, genial.

Montse, me imagino que no te ha salido

todo lo bien que querías. No, mi idea era poneros un par

de calamares. Te tengo que dar un no.

No cocinas mal, Eloy. Gracias.

Pero te tengo que dar un no.

Amayuqui, voy con tu tarta de queso salada,

lo que me gustaría es que supiese a queso.

Así que, no. De acuerdo, gracias.

(Aplausos)

¡No!

(Aplausos)

Bueno, no pasa nada. -Vámonos para casa.

(Aplausos)

Estoy llorando, en el fondo estoy feliz

porque para mí ha sido una oportunidad muy grande

y estoy muy orgullosa de mí misma.

Amelicious, voy a ser muy breve:

sí, tu plato está muy bueno. Muchas gracias.

Estoy con Samantha, no es fácil hacer ese plato,

no es fácil pochar un rape con aceitunas, que esté bien hecho

que las aceitunas no estén quemadas. Está rico

y te doy un sí. Gracias.

¡Ay! Te has ganado

este delantal, sí, señora. Gracias.

Bienvenida a "MasterChef".

No os vais a arrepentir, me lo voy a currar.

Te lo vamos a exigir. Muchas gracias.

Gracias. Te lo vamos a exigir.

Sí, yo me lo curro. Gracias. Venga.

No me lo esperaba, estoy supercontenta,

superagradecida y muy feliz

no te puedo decir nada más, estoy flipando.

# ¡Oh, mama! # Vamos a ver, tío.

Tú tienes que estar muy salada como eres, con tu porte,

darte unas palmicas. -Alta, guapa y elegante como soy.

Eres el icono que eres, bebé. -Ser el icono trans que soy.

¿Qué tal? Adelante, bienvenida. Hola, bienvenido.

Hola, ¿qué tal? Buenas noches.

Bueno, Pepe, ¿de dónde eres? Soy de Madrid,

pero ahora vivo en la Costa Brava, en Roses.

¿Y qué haces en Roses? He trabajado...

Pasta he ganado vendiendo casas. Vendiendo casas.

Casas buenas y ahora hago música, desde hace año y medio

estoy haciendo música. ¿Eres músico, cantas, tocas...?

Canto, toco, me traje la guitarrita si quieres, ahora os toco un tema.

Alicia, ¿quieres bailar? Te bailo que quieras.

¿Queréis un pequeño show, verdad? Queremos ver las dotes.

# Quiero un poquito # cochinita pil pil.

# Quiero salir, # quiero irme a México.

# Hacerme narco o Cocó Chanel, # ser el Dioni en Brasil,

# escapando de la Guardia Civil. # Ser un niño repelente

# con un arma de fuego. # Jurar hasta la muerte

# ¿y por qué no? También luego. # ¡Olé!

Digo: "Se ha caído Alicia", Bueno, me voy a levantar.

Pero está va eclipsado, claro. ¿Y cambiarías esta vida

tan bohemia que tienes por meterte en el jaleo

de la cocina, por ser cocinero? Claro, joder,

para eso estamos aquí, de verdad, y me mola mucho.

Yo veía el programa y dije: "Soy un candidato perfecto y tengo

un futuro como cocinero...". Candidato perfecto.

Candidato perfecto, me ha gustado. Por ahí puedo tirar.

Alicia, cuéntanos, ¿de dónde vienes?

Yo soy un poco también madrileña hecha catalana totalmente

porque llevo 18 años viviendo en Barcelona superfeliz.

Oye, ¿estás casada, hijos, soltera? Estoy soltera,

tengo algún "lover" por ahí. Vamos a probarlo.

Vale, entonces lo hemos llamado... Magritte de pato

como el pintor. Magritte de pato.

(SONRÍE) ¡Jo!

Veremos. Gracias, chef.

Gracias, Alicia. Cuéntanos, Pepe.

Bueno, empiezo por abajo, la base es un puré

de patata y calçot, el bacalao es confitado,

la salsa naranja es una salsa llauna

a la que le he puesto un poco de panceta.

Esos son tempura de calçot.

¿Y por qué no le has dado más temperatura al bacalao?

Normalmente, entre 50 y 80. Entre 50 y 80 está el 70

que es el bueno. Lo calenté hasta 80,

luego reduje, creo que lo eché en 70.

No, en serio, he bajado y se terminó haciendo a 60-50.

¡Ay, Pepe, qué bueno es!

Alicia, qué te cuento de tu plato, me gusta, me gusta.

¿Que tenía que estar la piel más marcada, menos grasa?

De acuerdo, ¿será este tu sitio? No lo sé, te daré una oportunidad,

te doy un sí. Muchas gracias, Pepe.

Te voy a dar un sí. Gracias.

(Aplausos)

(Gritos y aplausos)

(GRITAN DE ALEGRÍA)

Es un sueño porque además después de competir

con 70.000 personas

me siento una privilegiada total.

¿Me dejáis que empiece con Pepe? Todo tuyo.

Me generas tantas dudas que quiero ser el primero,

no te puedo decir que no, tu plato está de diez.

Una tempura me emocionó y el plato está muy bien

pero tienes un morro que puede salir

el mejor cocinero del mundo o me puedes volver loco.

Te doy un sí y mis compañeros resuelven.

Gracias, Jordi, gracias.

El plato está espectacular, así que te doy un sí.

Muchas gracias, Samantha.

Imagínate que entras en "MasterChef",

¿sabes la exigencia que te vamos a pedir?

Cuanto más difícil lo pongáis, más divertido.

(Gritos y aplausos)

Nada, ya lo tenemos, era fácil, así que nada,

ahora empieza todo, ahora empieza de verdad la cosa.

Te veo muy bien, concentrado, vas a hacerlo muy bien,

lo estás haciendo muy bien ya. -Un poquito nervioso, ansioso,

con ganas, se me olvidó echar la sal.

¡Ah!

Hola, ¿qué tal, cómo estamos?

Buenas noches. Hola, buenas.

Hola. Hola, ¿qué tal?

¿Qué tal? María, ¿de dónde vienes?

Vengo de Tomelloso. ¡Vale, qué pueblo

más grande, por Dios!

Bienvenidos a Tomelloso, la tierra del Quijote.

Soy manchega, he pasado aquí la gran parte de mi vida.

Me encanta cuando voy a Tomelloso y pasar grandes momentos

con mi familia en el campo. Soy graduada en turismo.

Uno de mis objetivos es crear mi propia empresa

relacionada con los eventos del catering.

# Con un vino y un trozo de pan. #

Este es mi espacio, siempre que puedo,

paso mi tiempo libre en el campo. A pesar de ser un pueblo

con un gran número de habitantes, siempre se puede respirar

calma y tranquilidad. -# Y mi Dulcinea, ¿dónde estarás? #

Yo vengo de Getxo, un pueblecito de Vizcaya-

¡Getxo, hombre! Getxo, sí.

¿De dónde eres? Soy siciliano, de Sicilia.

Siciliano. Soy un volcán.

Pero no tienes el acento italiano para nada.

No, porque llevo catorce años en España. Yo vivo en Canarias.

¿Y a qué te dedicas, Dani? Soy un poquito kamikaze.

Hace unos pocos meses, cogí un bar con un colega.

¿Y cómo va el bar nueve ese que has cogido?

Pues unas rabitas de chipirón, yo diría en el "top five"

de Algorta. Ya no voy a decir de Getxo.

¿Y no has traído las rabas para presentarlas?

No quería partir con ventaja, Pepe. ¡Es grande!

Es de Bilbao. ¡Es que como sois, joder!

Si él es Pepe, yo soy La Pepi.

¡La Pepi! ¡Ahí!

Y ahora... os llevo en el mundo del espectáculo,

donde yo era la Lady Stone.

Yo he dado toda mi vida en el escenario.

(Música)

A nosotros nos conocen como "los agapornis",

porque nunca nos separamos. Ya tiene mi ánimo y para adelante.

Pues yo tengo un novio... Esto me gusta a mí.

De repente, llego a la feria y veo ahí a uno.

Y digo: ¡Madre mía! Yo quiero estar con ese.

¿Ese de dónde ha salido? En Tomelloso nos conocemos

todo el mundo y yo he visto a ese en la vida.

Y me dicen: "Ese ha estado trabajando en no sé dónde,

pero este es de aquí". Este va a estar conmigo. Así fue.

Y así fue. ¡Joder! ¡Hala!

Dani, ¿estás casado? ¿Con hijos? Tengo un niño de ocho años

y me gustaría casarme... pero con la cocina.

(RÍEN)

Llevamos tres años, pero yo discuto mucho.

Las redes sociales es que son muy malas.

¡Ay! Que has pillado ahí "cosichis".

Es que ahora todo vale. "Relaciones abiertas". ¡Que no!

¡Yo soy muy antigua para eso! Yo también.

No he visto a mi padre siguiendo a nadie en el Instagram.

(RÍEN) -¿O no?

El plato tiene muchos ingredientes, pero hay uno

que es súper importante: mi hijo.

Me ha hecho un dibujo para que me dé suerte.

Este es el "aitá", me ha puesto grandecito.

Pero grande, grande... ¡Qué cabrón! Le ha puesto a Pepe.

El peque tiene buena vista.

Vamos a ver qué ha hecho Pepi. A ver.

Cuéntanos, Pepi, ¿qué es esto? Esto un sándwich de steak tartar.

Le puse también las alcaparras, los pepinillos, el huevo poché,

y puse salsa de maracuyá, porque como en Canarias

también tenemos maracuyá,

quise mezclar un poco los sabores. Listo, Pepi.

¿Qué te costaba traer las rabas?

¿Qué es esto? El plato se llama

"No me tires de la lengua".

Ah, lengua. Es lengua en salsa.

Con sus muchas deficiencias.

Ya te diremos las pegas nosotros. Ah, vale. Perdón.

Bueno, María, cuéntanos qué es el plato.

Bueno, pues mi plato,

son unos gazpachos manchegos, también llamados galianos,

con perdiz y con conejo de monte.

¿Listo? Tengo algo que hacer. Ahora vengo.

¿Qué será? ¿Qué será?

Así es esto. ¡Mira a quién traigo!

¡Mira, mira, mira a quién traigo!

Yo quería ver aquí cosas.

¿Qué tal? Bienvenido. Gracias.

¿Qué tal, Jesús? Bueno, bien.

A ver, ¿tú tienes ganas de que entre

para quitártela de encima? No, hombre. Claro que no.

Yo pienso que ella tiene un don y quiero que tenga la oportunidad

de seguir demostrándolo como...

Para mí es un veredicto muy sencillo,

porque los galianos de tu chica me los habría comido enteros

y me pedían copita de vino.

¡Pero bueno...! El mejor plato

que he tomado esta noche.

Así es. Yo te digo que sí.

¡Muchísimas gracias, de verdad!

Por supuesto que le voy a dar un sí porque el plato está espectacular.

Vamos a dejar al gran manchego

que tome la decisión. ¡Pepe!

¡Me cago en la mar! Date cuenta que yo he comido

gazpachos más que tú y más que tú. Pues sí.

Está claro.

Cualquier cosa les pueden parecer unos gazpachos,

unos galianos maravillosos.

Ya. Vamos a ver qué pasa.

Dani, tu plato está genial.

La salsa buena... Me encanta que hayas elegido

lengua, eso dice mucho de ti a nivel gastronómica.

Así que te voy a dar un sí.

Gracias.

La lengua está perfectamente cocida.

Dani, me gusta la gente que le brillan los ojos

en "MasterChef". De verdad.

Te voy a dar un sí. ¡Gracias, Pepe!

Sigo teniendo mis dudas, amigo Dani.

(GRITA CONTENTO)

El año pasado, Ana, la ganadora,

empezó con el negro.

O sea, que... andaos todos muy atentos con Dani, eh.

Vinito MasterChef buenísimo, que funciona perfectamente

con platos que estén ricos. Vamos a ver si está el vino

a la altura del plato o el plato a la altura del vino.

¡Venga, Pepe, bebe ahí!

A ver si así, bebiendo... te entonas.

Yo te digo una cosa. El vino está de escándalo.

Tu plato ya... Tu plato ya es otra cosa.

Te voy a jorobar un poco, Jesús, para que sepas lo que es comer mal,

ahora que te vas a tener que hacer la comida tú solo.

Porque tu chica va a entrar a "MasterChef", pero vamos...

con ese platazo, que se lo crea.

¡Buenísimo! ¿Es un diez o no? Es un diez.

¡Viva La Mancha y viva Tomelloso! ¡Vamos!

¡Sí, señora! ¡Con unos galianos entra a "MasterChef"!

¡Esto es historia! ¡Dale ahí!

¡Olé!

(Aplausos)

A ver si no te veo en tres meses,

ni tú a mí. Cuando salgamos, montamos algo espectacular.

Ahora vamos a hablar del plato de Pepi.

No tiene nada que ver. Pepi, el tuyo no era de diez.

Por varios motivos. Un tartar no puede tener

mitad carne, mitad relleno picadito,

porque no está compensado.

Te voy a decir que no. Vale.

Tu plato no tiene nada que ver con el steak tartar.

Lo siento, te doy un no. Vale.

Que no entres a "MasterChef", no quiere decir

que vayas a perder la ilusión por seguir cocinado.

No, con amor, siempre se hará igual.

La ilusión nunca se pierde. Hay que luchar en la vida.

Muchas gracias, Pepi.

¡Suerte! Gracias.

¡Gracias a ti! ¡Venga, Pepi!

(Aplausos)

(COREAN) ¡Pepi! ¡Pepi!

¡Oh, Pepi, venga!

Sammy y Jordi, ya tenemos a los 14 primeros aspirantes

de "MasterChef IX", que han conseguido su plaza

por unanimidad. Ahora debemos resolver las plazas que nos quedan

y tenemos todavía seis candidatos con delantal negro, recordad,

con los que no estábamos seguros. Pues sí.

¿Qué hacemos? Seis...

(Aplausos y vítores)

¡Hola a todos!

Delantales negros, acercaos, por favor.

Os vais a enfrentar a una última prueba.

Suerte a los seis. ¡Gracias!

(Aplausos)

¡Vamos! (VITOREAN)

Es una oportunidad. Voy a intentar aprovechar

hasta el último minuto. Digo yo.

"MasterChef" es vida, o sea, que... hay que darlo todo.

¡Qué miedito! (RÍE)

Solo nos queda un delantal blanco, este delantal.

Os voy a enfrentar en dos pruebas diferentes de habilidad,

de tres candidatos cada una. Y los tres primeros seréis

Judith, Daniel y Michele.

Suerte. -Gracias.

A la de tres, quiero que levantéis la caja todos a la vez.

¡Una, dos y tres!

Tenéis cinco minutos para cortar

en juliana, mirepoix y brunoise esas hortalizas.

El tiempo comienza en tres, dos, uno... ¡Ya!

(Música)

Qué prueba más tonta, ¿verdad? No.

Cuando lo sabes hacer, es fácil.

¿Qué cortarías en juliana? La cebolla.

La cebolla, ¿no? Sí.

¿Y en mirepoix pequeñito? La zanahoria.

La zanahoria. Y en brunoise...

El pimiento. Eso es lo lógico. También, con la cebolla.

Que si lo cortases bien, cualquier hortaliza valdría.

¿No? ¡Último minuto!

(Música)

Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Vamos a verlo. Vamos.

Cuéntanos, Michele, qué has hecho. Poco, he hecho poco.

Pero, bueno, básicamente, he cortado la cebolla.

He intentado buscar... ¿En brunoise o en mirepoix?

No sé ninguno de los dos nombres.

Bueno... Más o menos bien.

Corte limpio, eh. Más o menos, sí.

Una en pequeñito, he cortado en pequeñito, ¿no?

Está claro que esta es la juliana. Eso sí.

Hay tres cortes más o menos definidos.

Muy bien.

Judith, cuéntanos cuál es la juliana.

Pues es que no sé... Si es que los nombres

no me quedo yo con ellos.

Utilizo el cuadradito y el... Visto está.

Gracias. Gracias.

¡Ay, omá! Ahora nos toca a nosotros, Antonio.

Bueno, pues es el turno de Hugo, Eva y Alberto.

Suerte, chicos. -Mucha suerte.

Gracias, chicos.

Os toca demostrar vuestra destreza con el cuchillo.

A la de tres, vamos a destapar la caja todos a la vez.

¡Una, dos y tres!

¿Ves? ¡Lo sabía, tío!

En vuestro caso, tenéis que despiezar

en pollo en dos minutos.

Queremos pechugas, alas, muslos, contramuslos y carcasa.

¿Entendido? Sí, chef.

Pues el tiempo comienza

en tres, dos, uno... ¡Ya! ¡Adelante!

¡Vamos, chicos! -¡Venga, va!

(Música)

Se empieza por el medio. Yo le saco las pechugas.

Aprovechas el triángulo que tiene aquí para sacar las pechugas.

Yo, eh, saco muslo, muslo. Yo le saco las alas

y ya luego te queda la carcasa.

Se está copiando mi amigo Alberto. Sí.

No sabe por dónde cogerlo. Se fija en ella.

Ella tampoco lo hace bien.

¡Último minuto!

Pechugas, muslo...

Alitas... Cinco, cuatro,

tres, dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

Vamos a verlo. Vamos.

¿Qué pasa, Alberto? Bueno, esto ha salido.

Esto ha salido. ¡Vaya pollo! Muy bien.

Bueno, Eva... Me he desvirgado cortando pollo,

nunca lo he hecho. La primera vez.

Tiene sus problemillas, también. Aquí hay chicha para aburrir.

Cortes a lo loco... Bueno, tampoco lo tenías...

La primera vez, te lo juro.

Listo. Mi última oportunidad, por favor.

Tengo muchas ganas. Visto está.

Muy bien, Hugo. No sabías por dónde te venía la idea.

No, no. Me imagino que fácil es. Cuando se sabe.

Cuando se sabe, es muy fácil. Cuando se sabe, claro.

Aquí no hay un pollo, hay una víctima.

Sí, sí. Visto, ¿no?

Visto. Gracias.

A vosotros.

Michele, Judith y Hugo, un paso al frente, por favor.

Este jurado ha decidido que no tenéis el nivel

para entrar a las cocinas de "MasterChef".

Ante todo, porque era una prueba básica.

Lo lamentamos mucho, pero aquí termina vuestra aventura.

(Aplausos)

Hemos venido a jugar. Hemos venido a jugar, tío.

¡Qué nervios!

Bueno, os comunico que entre vosotros

ha habido uno que ha hecho la prueba de habilidad muy bien,

por tanto, merece ser aspirante de "MasterChef IX".

Y ese aspirante es...

(GRITA CONTENTO)

(Aplausos)

(Música)

(Música)

Viajamos a Mallorca para confirmar que el paraíso existe

y, además, nos pertenece.

Playas de color turquesa, montañas verdes y escarpadas,

pueblos llenos de encanto,

puestas de sol irrepetibles y una capital, Palma,

con uno de los cascos históricos mejor conservados de Europa.

Como bien dijo George Sand, escritora y pareja de Chopin:

"Todo cuanto pueda soñar el pintor o el poeta,

lo ha creado la naturaleza en este lugar".

Disfrutar de la isla en exclusividad

es un privilegio del que llevamos un año gozando

y estamos embrujados.

Mallorca sabe a vida, a aire puro, a ocio y diversión en familia.

Viendo esta imagen, es fácil entender por qué

se ha convertido en el destino líder en turismo seguro,

sostenible y de alta calidad.

Un escenario idílico en el que nuestros aspirantes

van a cocinar un recuerdo imborrable,

porque si algo tenemos claro,

es que la primera prueba nunca se olvida.

Mirad qué felices vienen. Bienvenidos.

Lo que imponen. Bienvenidos a Palma de Mallorca.

Toni, ¿cómo sienta comenzar

los exteriores de "MasterChef" en casa?

Bueno, ¿qué voy a decir?

Una responsabilidad que se convierte en alegría,

y poder pelear por ganar la primera prueba.

Bienvenidos, también, al primer día de nuestra nueva vida.

¡Bravo! Y digo "nueva vida",

porque, a partir de hoy, nunca volveréis a ser los mismos.

Ya. Si algo ha demostrado "MasterChef"

en estos nueve años, es que todo el que pisa

nuestras cocinas sale marcado para siempre.

Eso sí, vosotros elegís si es para bien o para mal.

Aunque si soy sincero,

no habéis podido debutar con mejor pie.

Quiero que sepáis que estoy

profundamente orgulloso de vosotros.

(Aplausos)

Y estoy orgulloso porque, además de haber tumbado

en el "casting" a casi 5000 rivales cada uno de vosotros,

vais a ser los 15 protagonistas del "MasterChef" más comprometido

y solidario que nunca.

Creo que tiene buenas expectativas

y Jordi Cruz sabe de lo que habla. Ve que hay miga

y, simplemente, hay que refinar la cosa para que suba.

Yo se lo voy a demostrar.

El año pasado fue muy duro para muchas familias españolas

y este año sigue siendo complicado.

Si algo nos parte el alma, es ver la desesperación

con la que muchos padres y madres se enfrentan

a las neveras vacías de sus casas.

Hoy cocinaremos para todos ellos un menú lleno de esperanza.

Hay que ponerle cariño, eh.

En concreto, vamos a tomar el relevo a la asociación Zaqueo.

Es una de las ONG más antiguas de Palma

y ayuda a familias que lo necesitan

desde hace más de 20 años. ¡Ole!

Así que necesitamos 150 raciones exactas.

Ni una menos. ¿Oído, aspirantes?

(ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Me identifico mucho con la prueba,

porque mi madre, actualmente, vive en la calle.

Entonces, me siento muy orgulloso y me siento

con mucha presión, también, de hacerlo bien,

porque, al fin y al cabo,

es para gente que lo necesita de verdad.

Comprenderéis que hoy no es un día para fallar.

Y como aún no os ha dado tiempo a descubrir qué virtudes tiene

cada uno de vuestros compañeros,

competiréis en dos equipos formados por nosotros.

Comenzaremos por el equipo azul.

Estará formado por... Toni, Álex,

María, Amelicious,

Jesús... ¡Ah!

Ofelia... ¡Olé!

¡Ah! Estás contenta. Yo sé lo que te gusta.

Y Arnau. ¡Toma! ¡Qué equipo!

Por tanto, el equipo rojo

lo formaréis Alicia, Fran... ¡Vamos ahí!

¡Venga, Fran! Meri...

¡Bien! -¡Vamos!

José María, Jiaping, Verónica...

¡Ole! ¡Esa mami, cómo mola!

Y Pepe. Falta uno.

Yo a picar verdura para los dos equipos.

Bueno, Dani... ¿O prefieres que te llamemos "sugar daddy"?

(Risas)

¿De dónde te viene esto de "sugar daddy"?

¿De cuando fuiste a la universidad y te viste de 30 "churris"?

Pues, hombre... Un cuarentón en la universidad

con coche, casa, dinerito y tal... ¡Ah, amigo!

Claro, es lo que había.

¡Ah! Ya te voy pillando, vale.

Bueno, Dani, tú fuiste el último aspirante en conseguir

el delantal blanco. Por eso, te vamos a compensar

y vas a poder elegir con qué equipo quieres competir.

El color favorito de mi hijo es el rojo.

No, pero cambió.

Rojo, rojo.

Bueno, aspirantes, seremos también nosotros

quienes decidamos qué dos aspirantes

lideraréis las cocinas.

¡Mejor, mejor, por Dios!

El capitán del equipo azul será un aspirante

que dice ser un "líder natural", que está acostumbrado a trabajar

bajo presión y que, además,

ama la cocina por encima de todas las cosas.

Y ese aspirante... eres tú, Toni. ¡Ese Toni!

Soy jugador de póquer profesional y eso conlleva mucha presión.

Entonces, creo que esa parte de presión y esa parte de juego,

también, la voy a poder ofrecer en la cocina.

Y el capitán del equipo rojo será... ¡Verónica!

(APLAUDEN) ¡Ole!

¡La mami dando duro, eh! ¡La mami dando duro!

Si chillo y esas cosas, no me lo tengáis en cuenta, eh.

Odio que no me escuchen.

Intentaré no chillar, pero no prometo nada.

¿Alguien quiere decir algo? ¡Yo!

Que aquí, como estamos en Palma, mi padre vive en Palma,

y al ser una comida solidaria, me acordé de que él va

tres veces a la semana a un comedor social.

Y me emociona que hoy cocinemos solidariamente.

Pero, Ofelia, ¿tu padre está aquí?

Sí, está a 400 metros de aquí ahora mismo

¿El del servicio y la cocinera? Ay, sí.

¿Y te gustaría verle? Llámale que venga,

que le quiero conocer. ¡Me muero!

No, porque luego me quedo llorando tres días. Prefiero que no.

Bueno, vamos a descubrir cuál es ese maravilloso menú

al que vais a enfrentaros.

¡Venga! Si algo tienen los mallorquines,

es que saben cómo mimar sus productos.

¡Por supuesto! Atentos, equipo azul,

porque el entrante es vuestro.

¡Guau! Coca de trampó. Toni, ¿lo conoces?

Me encanta. Mi abuela me hacía muchísimas.

Me imagino que sabrás, igual que nosotros,

que la masa es súper importante que esté perfecta, ¿verdad?

Muy importante, chef.

Bien. Continuamos con el equipo rojo.

Elaboraréis...

Suquet de cabracho. Quiero advertiros que el cabracho

es muy laborioso. Hay que ser fino limpiándolo

y no desperdiciar nada del producto,

así que no subestiméis este plato, que tiene curro, ¿vale?

No lo subestimamos nada. Continuamos con otra elaboración

del equipo azul, que consiste en...

¡Oh! Eso es de cordero o algo así.

Es un maravilloso carré de cordero con sobrasada de Mallorca

y manzana en texturas. Ofelia, ¿qué pasa?

Que parece una obra de arte eso. Gracias por el cumplido.

Y cerramos el menú, equipo rojo, con un postre que incluye

mi dulce favorito de esta isla.

¡Una crema catalana! Ah, no, eso es catalán.

Pudin de ensaimada con crema de leche de almendras.

¿Contenta?

Nunca lo he hecho, pero me gustan los postres, sí.

Habéis visto cómo hemos transformado

la clásica ensaimada en un postre que dan ganas de comérselo

de un solo bocado. Claro, más original.

Más refinado. En "MasterChef" somos refinados.

Fran, ¿a cuánto venderías tú este postre?

Estamos hablando de algo tradicional.

Tenemos que marcarle el precio, más la elevación,

que lo llevamos a un mayor exponente.

Le podemos sacar 6,50, perfectamente.

(Risas)

Ese entra solo. Ese se vende solo.

Te veo bien, eh. Para el ABaC no, pero para El Bohío, te veo bien.

Sí. Estoy buscando "maitre".

¿Estás buscando? Ahí lo tienes. Yo también.

Como veis, este menú está elaborado

con algunos de los productos locales más sabrosos de la isla,

que, sin duda, son los responsables de que la gastronomía mallorquina

tenga tanta y tan buena reputación.

Así que espero que sepáis aprovecharlos.

Un año más, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis

a comedores sociales.

Disponéis de 160 minutos para elaborar las 150 raciones

de cada plato.

Dos horas, cuarenta. Pero digo yo que si habéis superado

un "casting" de 70 000 candidatos, podréis sobrevivir a este cocinado.

¡Pues ahora sí, aspirantes, que arranque el primer exterior

de la novena temporada de "MasterChef"!

¡Todos corriendo a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno...! ¡Ya! ¡Vámonos!

¡Corre, corre!

No corras, Jesús. No corras.

¡Venga, chicos!

Aspirantes, las 600 raciones deben estar listas al mismo tiempo.

¿Oído? (ASPIRANTES) ¡Oído, chef!

¿Queda claro? Hoy no podemos fallar.

Y ahora sí, vuestros 160 minutos comienzan en tres, dos, uno...

¡A cocinar! ¡Vamos a ello!

¡Venga, Vero, organízanos! ¡Suerte a todos!

María, te vas a poner con los huesos al horno.

-Sí. Jesús, te pones con el cordero.

Arnau, vas a estar conmigo a la masa. Con las verduras.

Amelia, empieza con las manzanas,

que te puede ayudar Ofelia. Álex, también,

nos vamos a poner con la verdura, pero atentos a los compañeros.

Sí, capitán. -Esta es mi abuela,

la que me enseñó a hacer estas cositas.

¡Por ella! -¡Por tu abuela!

Pepe, te vas a poner con el fumet. -Perfecto.

Yo me voy a poner con las gambas.

Dani y Fran con los pescados. -Oído.

José con las patatas. -Vale.

Y vosotras tres empezáis con el postre.

Vale. -Por favor, chicos, espero

que escuchéis, que cada uno vaya a lo suyo

y no dejadme todo a mí, por favor, ¿vale?

(VITOREAN)

¡Esa capitana, cómo mola! ¡Olé!

A ver, Toni, ¿cuál era el plato que te hacía tu abuela?

La coca de trampó, como ya sabéis.

Nos va a salir fenomenal. -¡Vamos a por ello!

¡Por la abuela de Toni! -¡Vamos, vamos!

Toni, ¿cómo hacía tu abuela la coca?

Con mucho amor y mucho cariño. -Pues como nosotros.

(NARRA) El equipo azul debe comenzar preparando

cuanto antes la masa de las cocas, para que dé tiempo a precocinarlas.

Después, colocarán las verduras aliñadas

y terminarán de cocerlas al horno.

¡Vamos, chicos, venga!

Álex, ¿cómo vais? -Perfecto, perfecto.

¿Vais bien? ¿Cómo va Jesús ahí?

Está cortando. Lo tiene. Jesús, 150, eh.

(NARRA) Una vez limpio y racionado el carré,

deberán adobarlo con sobrasada y miel.

Acompañarán este segundo plato con manzanas torneadas y glaseadas

y puré de manzana con jugo de cordero.

Jesús, ¿vas bien? -Bien, fenomenal.

Si necesitas algo, me llamas. -Tranquilo, voy bien.

¿La vas a poner ya? -Sí. ¡Ay, se me ha caído!

Los huesos del cordero. -¡Perfecto, perfecto!

Este verano hemos de venir a Mallorca, al barco de Jesús.

¡Ay, Jesús, el velero! -¡Jesús, a navegar!

¡Jesús, que estamos aquí todas las chicas guapas!

¡Me acosáis! -¡Jesús, yo soy tu favorita!

Vaya esfuerzo esto de descorazonar las manzanas.

Yo creo que eso lo debería hacer un chico,

porque estáis más acostumbrados a descorazonarnos.

Sí, vaya, las pobres almas cándidas.

A romper corazones. -¿Tú no has partido ningún corazón?

Me rompen el corazón a mí.

Y ahora estoy inaccesible emocionalmente como George Clooney.

¡Capitana! -¡Dime!

Una pregunta. ¿Cuántas patatas pelo, más o menos?

Tú dale. Luego me preguntas. Tú dale, que te vas a hinchar.

Le doy, le doy. Vale, OK. Gracias.

Vamos a darle caña, que esto está chupado, chavales.

¡Ahí! ¡Marchando cabracho!

¡Vamos, con alegría y buen humor! -Limpiamos.

(NARRA) El primer plato del equipo rojo consiste

en un suquet de cabracho, al que añadirán

una picada de almendras. Cuando el caldo esté,

incorporarán trozos de pescado, gamba roja y patata.

A ver, Pepe, me voy a poner contigo,

que hay que hacer mucho fumet y empezamos antes.

Dale, que tenemos aquí bastante vaina por delante.

Hay que empezar por el pudin. -Vale.

Hay que poner los limones. Lo que tenemos que hacer,

es rallar para dar sabor a la leche.

Hemos de infusionar la leche con la rama de canela,

que no sé dónde está. ¿Están las ramas de canela?

¡Canela! -Jefa, necesito canela

y no veo la canela. -Pues busca.

(NARRA) Para el postre deben preparar

un pudin de ensaimada con base de caramelo

y crema de leche de almendras.

Nena, que se nos note el espíritu catalán.

Me estoy volviendo de la huerta, eh.

¡Uy, qué hartón de patatas! Venga...

Voy a soñar con las patatas esta noche.

Mallorca siempre ha sido fuente de inspiración

para artistas, escritores, cantantes...

De hecho... ¿Dónde quieres llegar?

Hay muchas canciones relacionadas con la isla.

Yo voy a arrancar a cantar...

Sí. Y vosotros tenéis que continuar.

Con lo mal que lo haces.

(RÍE) ¡Joder!

# Será maravilloso,

# viajar hasta Mallorca. #

# Sin necesidad de tomar # el barco o el avión,

# solo caminando en la bicicleta # o en autostop. #

Si es que esto es sesentero. Si es que esto es mío.

Pepe, entonando no eres el rey. Te lo juro...

Pero la letra te la sabes. Sí, pero porque tengo mala voz.

Mala voz no, mal oído. Debe parecerse a la canción.

Tengo más canciones. Tranquilo.

# Me lo dijo Pérez. # # Me lo dijo Pérez. #

¿Qué te dijo? No me la sé. # Que estuvo en Mallorca. #

¡Pero tampoco te la sabes! # Y vino encantado

# de todas las cosas # que vio por allí. #

No tengo ni idea. (RÍE)

¡Don Pepe Rodríguez, ganador oficial del juego

de canciones de Mallorca!

¡Ole! -Yo me sé un montón

de canciones de Mallorca.

¿De Mallorca? Pues mira, vamos a hacer una cosa.

Se las vas a cantar a Jordi, que no sabe ninguna,

porque yo me voy con el equipo rojo.

¡Venga, ya está! ¡Hala, nos vemos! Adiós, venga.

¿Estás contenta? ¿Estás orgullosa de tu rollo este que llevas?

No te enfades, no te enfades.

¡Vamos, chicos, venga! -¡Venga!

Toni, ¿cómo has hecho lo de la coca?

Hemos hecho la misma cantidad de agua que de aceite.

Vale. -Y luego, harina hasta

que vaya cogiendo el punto, que se despegue de la olla.

Aplanamos y listo. -Vale. Tiene una pinta cojonuda.

Me falta un pelín aquí. -¡Voy!

Marcheta. -Ya, suficiente.

Ya está. Eh... Capitán, he terminado

con las manzanas, ¿vale?

Te pones a picar pimiento. -¡Oído, capitán!

Yo me voy a ayudar a Jesús.

Por favor, Álex, quédate conmigo,

que para uno guapo que tengo cerca...

Vale, yo empiezo a tornear. No sé hacerlo muy bien.

Menos mal que yo soy carnicero, que si no...

Venga, Jesusito, que sé que sabes.

Hacemos una cosa, ¿movemos un poco y te pones ahí?

No, tú vete, si quieres, limpiando los huesos.

Jesús, tú, con la planta que tienes, la labia,

con un barco debes ligar más que yo.

No te creas, pero soy bajito.

Jesús, ¿pero ahora tienes novia? -Un par de ellas, sí.

¿Ah, sí? ¡Uh! -Hombre, tiene amiguitas.

Jesús, mi padre es capitán y liga un montón.

Y yo. ¿Qué te crees?

Se liga más porque se te pone el pelo más rubio.

¡Vamos, Jesús, vamos!

Limpiar las chuletas nos va a costar... ¡Uf!

Equipo azul, ¿qué tal? ¡Hombre, Jordi!

¿Cómo estás? Muy bien, ilusionado.

Te iba a meter caña, pero como te veo tan motivado,

no sé si decirte nada. Toda caña es bien recibida.

Oye, yo sé que te gusta mucho la cocina de tu tierra.

Sí, me encanta.

¿Cómo hemos repartido tareas? He puesto a Arnau,

que se encarga de los tomates, cebollas y demás,

las verduras que irán en la masa.

Trabajo de cuchillo. Cuchillo.

Ofelia y Amelia están con las manzanas y pimientos.

He puesto a Jesús con el cordero. Te veo a ti solo haciendo la masa,

haciendo la masa... Esa masa la veo extraña.

¿Echo un poco más de harina? No te daré soluciones,

porque es tu receta familiar, que controlarás.

Si la controlas, deberías ver esos detalles,

que no está como debería. Vale.

Sin prisa ni pausa y metiendo caña,

y todos tensos y concentrados. Gracias, chef. De acuerdo.

¡Venga, va! -¡Marcheta, marcheta!

¿Qué tal, Ofelia? Superbién.

Y no te quedes mucho tiempo mirándome,

porque me pones nerviosa y tengo que picar.

Te pone nerviosa Arnau, te pone nerviosa el cámara,

te pone nerviosa Pepe...

¿Viste al cámara? ¡Es monísimo! ¿Eh?

El cámara es monísimo.

Te gusta mucho tirar la caña. ¿Es algo familiar?

Sí, mi padre es de ligar. ¿Sí?

Es de ligar, Jordi. Es de ligar.

Jesús tiene barco y cuando yo le pregunté

si rompía corazones, me ha dicho que un montón.

Tienes un poco de fijación por Jesús.

A ver, mi padre es más guapo.

Estás viendo reflejadas en Jesús las cositas de tu padre.

Sí. Voy a ver el cordero,

que no me fío un pelo. ¡María!

Hay que hacer cocas. Ponte ahí, coge un papel

y hay que empezar ya a hacerlas.

Fallo el de la harina, tío. Me lo ha dicho y no he caído.

Toni, necesitamos macerar el cordero con la miel

y la sobrasada. Tú dominas la sobrasada.

Sí. No hay que poner mucho. Ahora voy.

¡Jesús! ¿Qué tal, Jordi?

Me han dicho que eres el genio del carré.

Esto no hay derecho.

¿Por qué? Son 150 cortes.

¿Qué quieres? ¿Lo hacemos para diez? ¿Te parece?

No, no. Esto es "MasterChef".

Un exterior bueno, son cien.

No está mal, ¿no? Algunos he hecho con cinco,

otros con cuatro más gordos.

Eh... Y el extremo lo he dejado con dos.

Lo veo regular y te puedo decir otra cosa que me preocupa.

Ofelia dice que tienes "el barco del amor".

Tengo una pedazo de novia de 1,80 que flipas.

¿Tienes una novia de 1,80?

¿Jamelga? Más grande que tú.

Te gustan los retos. Voy por la acera

buscando la parte más alta.

Vamos a dejar a las chicas y a meterle mano al cordero.

¡Venga! ¡Fenomenal!

¡Equipo azul, quiero un poquito de marcha, de garbo!

¡Capitán, quiero ganar! ¿Lo tienes claro?

¡Capitán! ¡Sí, lo tengo claro, chef!

¡Muy claro! ¡Me voy!

Álex, tiene que coger el sabor de esa sobrasada con esa miel,

que es muy típico en Mallorca. -Un pincel.

Toma, pincel y empezamos.

Venga. -Y ve contando.

Las bandejas las vamos colocando bien.

Ve contándolas, hay que contar. -Yo me ocupo de todo eso.

¡Venga, vosotros a lo vuestro!

Pesemos, venga, hacedlo bien. Como hagamos mal el postre,

Samantha se va a enfadar y yo no quiero.

Ocho litros de agua. ¡Venga, vamos, vamos, vamos!

Tenemos que correr con el caramelo y poner limón.

Si me necesitáis, me llamáis,

para que vaya. -Vale.

(VERO) Que me vuelvan loca, "bla, bla", no.

Concentración, silencio, cada uno a lo suyo

y no meterse en lo de los demás.

Hay que cortar las ensaimadas. Las corto yo.

Vale. -Yo voy a tope.

Si voy bien o mal, no lo sé, pero quiero ir bien.

¿Cómo va el equipo rojo? ¡Muy bien!

¡Hola, Pepe! -Muy bien, Pepe.

A la orden de usted, mi capitana.

Vamos a tope todos. ¿Con qué estamos? ¿Qué tenemos?

¿Cómo has repartido el equipo? Puse a José con las patatas, ¿vale?

¿Solo con las patatas él? Sí, está liado.

Le vamos ayudando cuando tenemos un hueco.

¡Uy, qué de papas, niña!

¿Sabemos las patatas que necesitamos?

Pues... bastantes. "Bastantes" no es una medida.

No, "bastantes" no es una medida. ¿Sabes qué sería bueno?

Coger una ración, pesarlo y decir: Esto, por 150,

son los kilos que necesito. Sentido tiene.

Vamos a ver, un peso y un bol. Vale.

José María, ¿cuántas patatas tienes que hacer? ¿Te lo han dicho?

No, me ha dicho que pele... Que hagas patatas.

Podemos hacer para toda Mallorca o quedarnos cortos.

A ver, te cuento a ti, que tú eres el rey del peso

y de llevarlo todo. Soy todo oídos.

Eso es. ¿Cuánto es una ración?

Una ración será unos 50 o 70 gramos.

70. Vamos a ser generosos. 70 gramos por 150...

Ocho kilos... Unos nueve kilos.

Unos nueve kilos limpios. Limpios. Cuenta con ello.

Me espabilo con el pescado y me lío con las patatas.

Eso es. Lo habéis entendido a la perfección.

¡Eso es, volando! ¡Voy, Pepe, ya!

"Voy, voy" no. ¡Corriendo! ¡Ya estoy llegando, ya!

El de Bilbao, ¿qué pasa con ese pescado?

¿Cómo lo llevas? Aquí, picando. Muy bien.

Dani, una cosita. Se rumorea, aquí todo el mundo

habla y dice que has elegido al equipo rojo

porque te gusta Jiaping. ¡Oye, no me jorobes!

Yo pensaba que venías buscando la gastronomía.

A ver, pero se puede... Se puede hacer un combo, ¿no?

El rollo es que cenamos juntos.

Amigo... Hoy vamos a comer

y estoy buscando el desayuno.

¡Joder! Claro. Las tres comidas al día.

¡Qué habilidad, qué habilidad! Cómo las gastáis allí en Getxo, eh.

Y luego se dice que no se liga en Euskadi.

Claro, lo ligas todo tú... Todo para mí.

Vamos a ver... ¿Cómo va ese postre? ¿Cómo estamos?

Muy bien. ¿Qué pasos llevas hechos?

¿Vino la capitana a decir cómo va?

Sí, nos dijo que tenemos

que calentar leche... ¿Os lo ha dicho?

No la veo por aquí. ¡No criticadme!

¡Ay! Que estoy para acá y para allá.

Jiaping, ¿cómo se puede llegar a unas cocinas

y empezar a romper corazones?

¿Cómo se llama? Te voy a dar un dato.

Sí. Es alguien que está

entre los quince aspirantes. Ahí te lo dejo.

¡Gracias por la pista! Sí, sí.

¡Señores, minuto 60 de cocinado!

¿Oído? (TODOS) ¡Oído!

¡Esto tiene que volar! ¡Oído!

¿Oído, cocina azul?

Yo meto esto y te sustituyo, ¿vale? No se entera nadie aquí.

Te vas a quedar en teniente. Capitana te va a costar. Me voy.

Ya lo sé, Pepe. Ya, ya.

Capitana, a ver... -¿Qué pasa?

Voy a poner esa leche aquí y lo pongo a hervir.

Nos tienes un poco olvidaditos a los del postre, eh.

Pero te lo perdonamos, porque te quiero un montón.

¡Ofelia! -¿Qué?

¡Que cómo vas! -¡Que voy bien!

¿Con qué estás? -¡O mal! ¡No lo sé!

¿Con qué estás ahora?

Puré de manzanas, pero no me entretengas, María.

¿Pero y el pimiento? -El pimiento... no sé dónde está.

¡Para! El pimiento está ahí. Las verduras picadas aquí.

El pimiento está picado ya. -¡Si le queda aquí!

Acabamos una cosa y empezamos la otra.

Si no, nos vamos a atropellar. Acabamos una cosa y empezamos otra.

Ofelia se ha dejado los pimientos, macho.

¡Ofelia, los pimientos! -¡El pimiento...!

¡Que lo tiene el capitán! -¡Si los estoy pelando yo!

¡Vale, ya, ya! ¡No empezamos así! -¡No se pela, se pica!

¡Ofelia! Oye, estamos trabajando. -Vale.

Es que fue ella. -Pero céntrate, Ofe, venga.

Venga, dale. -Estamos trabajando, con armonía.

María tiene un carácter... -Eso está bien, gente con carácter.

Álex, ¿vais bien? -Sí.

¿Estos son buenos todos? -Sí.

¿Sí? Bueno, ¿y esto?

Eso, cuando se queme, queda muy limpio.

No, no, hay que limpiarlo, Jesús. Hay que intentarlo.

Cuando tengamos todo hecho, ya veremos.

Venga, va. -¿Has contado o no?

Sí, más o menos. Mira, te digo... Ven para acá.

¡Ahí! Pégale un tajo y para acá.

Dejamos ahí mucha carne. -Después lo metemos

que nos tape los malos. Haz un par buenos.

María, ¿cómo vas? -Bien. ¿Y vosotros?

¿El cordero ya está en el horno?

No lo sé.

Yo quiero salir como Miri con Jorge.

No salió con el premio, pero salió con Jorge.

¡Qué bueno! ¡Menudo premio!

¡Ofelia, estamos en lo nuestro! ¡Vamos!

¡Ay, Pepe, hijo! Menos mal que me han mandado otra cosa ya.

¡Escucha, diez kilos de patatas yo sola! ¡Quién lo diría!

Pero, vamos, que me han puesto a rallar tomates, que lo mismo da.

Aquí te acogemos con los brazos abiertos.

A ver luego qué me mandan. A... -¡A pelar ajos! ¡A pelar ajos!

Me mandarán a fregar después.

Entonces, Pepe, tú cantabas, ¿no? Tocabas la guitarra y cantas.

Soy acojonante.

# Yo soy el hombre # de las zapatillas sucias,

# que viene para quemarte. #

¡Ole! -¡Dale con el tomate!

Claro, es que yo esas canciones no me las sé. Yo soy de otro tipo.

# Cuando yo te bailo, # sé que tú te vuelves loco,

# especialmente,

# si te lo hago poco a poco. # ¡Eh! ¡Ya!

¡Hombre, con el cachondeíto!

La capitana tiene razón, tiene razón.

¡Madre mía, lo que se tarda en monta tanta nata!

A ver, hay que controlar el caramelo.

Tiene que ir más rápido.

¿Por qué no va más rápido? Tenemos que ponerlo.

Pues dale caña. -No tenemos el caramelo.

¡Vamos a por ella! -¡Muy bien, chicos!

¡Esto está chupado, va!

¡Vamos, vamos, vamos! ¡María! ¡María!

¡Dime! -Uno de los dos aquí con manzanas,

porque no llegamos con las manzanas.

¿Qué necesitas? -Pelar manzanas.

Voy, voy, voy. -¡Vamos, eh! Álex, ¿cómo vais?

Aún nos quedan. -¡Vamos, venga, va!

Estamos aquí... Es imposible 150. Hay que limpiarlo todo.

Vale. Tengo que empezar a hacer las cocas de trampó,

porque si no, no saldremos.

Hay tiempo, hay tiempo de sobra.

¡Esto escupe hacia afuera! -No pasa nada.

Mezcla todo bien. Es la primera prueba de equipos,

vamos a aprender más. ¡Venga! -¡Vamos!

Equipo azul, ¿qué tal? ¿Cómo vais?

Hola, Sammy. -¡Hola, Samantha!

Bueno, ya sabéis que yo soy aquí la jueza más enrollada,

que vengo siempre a daros buenas noticias.

Y hay alguien que ha venido a visitaros.

¿Quién? Alguien muy, muy importante.

A ver, por favor...

¡Rafa! -¡Maluma!

¡Rafa Nadal! Maluma... Rafa Nadal.

¡Rafa, Rafa! Frío. Tirad para arriba, a ver...

¿Quién? ¡El rey!

¡Bien! Por ahí va. (GRITA CONTENTA)

¡Ole! ¡A ver, a ver, más, más!

¡Si viene el rey, me muero!

¡Que entre, por favor, nuestro invitado sorpresa!

¡Aquí lo tenemos! -¡Hola, muy buenas a todos!

¡Hola! -¡Ven aquí, corazón!

¡Mi amor! Muy bien. Tranquila. Tú tranquila, ¿sí?

¡Pero, bueno, Aurelio, bienvenido a "MasterChef"!

Muchas gracias. ¡El padre de Ofelia!

¿Qué tal? Te has quedado toda tímida.

¿Qué te pasa, Ofelia? Está emocionada.

Se ha corrido la voz en Mallorca. "MasterChef" es "MasterChef".

Nos ve todo el mundo...

No me dejaba pasar la policía

y dije: "Soy el padre de Ofelia". Dijeron: "Pasa".

¿Contenta? Yo miraba y digo: "Igual, pasa".

Pero como vienes y te vas... Bueno, ella nos ha contado

que tú eres muy solidario y haces muchos cocinados

para la gente de la isla. En el comedor social ese,

que no sé cómo se llama. -Se llama Tardor.

Bueno, sí, sí. Que están saturados.

Lo importante es colaborar con uno, cada uno su granita de arena.

Claro, por supuesto. Tu hija, también, nos ha...

Os ha dicho... ¿Qué pasó? ¿Qué te pasa, Ofelia?

Que tú... Le conté que tú le habías puesto

los cuernos a mamá y todo eso.

Nos ha contado todo. ¡Ay, Dios!

¡Ahí quería yo llegar!

Mira qué ilusión te ha hecho. Sí, a mí también.

Tú le echas de menos. Tu padre es muy importante.

Pero yo llevo viviendo desde los cuatro años

viéndolo muy poco

y, a día de hoy, no me acostumbro aún.

Fíjate que "MasterChef" os haya unido aquí en la isla...

Pero voy a trabajar, porque mi equipo...

¡Mira qué disciplinada es! Sí, sí.

Te quiero, corazón. Ve a trabajar,

que yo me quedo con tu padre.

¡Adiós, Aurelio! -¡Hasta luego!

Tranqui, Ofelia. Eh...

Aurelio, gracias por venir. Gracias por traerme.

Seguro que esto le va a dar mucha fuerza.

Nosotros, bueno, como ella dijo, nos vemos muy poco.

Los dos lo llevamos mal,

pero ella siempre lo ha llevado peor.

Nos queremos mucho, en la distancia, pero nos queremos.

No llores, no llores, venga. Venga, eres fuerte, tía.

Eres fuerte. Mira qué ilusión.

Te ha venido tu papá. Chiquitina, no... ¡Ay!

Siempre que veo a mi padre,

luego me quedo triste. Yo creo que me quedó de pequeña,

que lo veía dos veces al año, lo veía muy poco,

y el despedirme me costaba, ¿sabes?

¡Venga, ese equipo, ese equipo rojo!

Alicia, cariño, ¿qué me falta poner aquí ahora?

Eran ocho gelatinas. -Vale, guapa.

Piensa en la gente que te quiere, en tus 10 000 amigos,

¡que te están viendo todos! -¡Va por ellos!

¡Qué buen equipo formamos!

Jiaping, cuéntame un poco de tu vida amorosa.

¿Estás soltera? -¿Amorosa?

Últimamente, no veo a nadie que pueda quedarme

en la vida amorosa. Y así estoy fijando

la vida en la cocina.

Hablad de vuestros amores, que yo ya tengo novio.

Te me escaqueas, tía. Cuéntame quién te gusta,

cuál es tu prototipo de hombre.

(JOSÉ) El prototipo no te lo dirá, porque a mí no me lo ha dicho aún.

Yo tenía que pensarlo bien. -¡Oye, tú tienes la oreja muy fina!

¡Sí, eso! -Es Dani su prototipo de hombre.

38, 39, 40...

Tres pescados más y completamos una de ochenta, eh.

¿Tres o dos? -Con tres nos aseguramos, tío.

Vete a buscar una oferta. Busca un 3X2.

¿Un 3X2? -Busca un 3X2.

O un 2X1 que sean grandes. -¡Venga, va! Tres, entonces.

Chicas, estamos con la crema de leche, terminando el pudin.

El caramelo no está muy dorado, es un tipo almíbar

porque no ha dado tiempo para...

Vale. -Mezcladlo.

Vale. Te voy yo colocando.

Menéalo, menéalo, que cuando se enfría,

se calcifica. O como se llame eso. Vale, menéalo.

¡Vamos, vamos!

Chicos, una cosa, lo primero que tienen que salir son las cocas.

Tengo la masa ahí parada.

¿La masa está horneada? -Yo tengo la masa ahí.

Voy a picar, tío. -Me falta pimiento verde a saco.

Voy, voy. -Porque ahora le voy a dar

un golpe de calor a las cocas. -Y las traes aquí.

Yo te lo preparo. Vete y cuando vuelvas...

Vete, que te lo organizamos. -Venga, cojonudo.

¿Tienes novio, Amelia? -Sí, si tú lo conociste.

Monísimo, morenito. -Ricky, ¿no?

Ricky se llama, sí.

Y una cosa, ¿tú te fías de Ricky?

Porque si llegas a la final son tres meses, Amelia.

Tú no te preocupes que yo tengo muchas amigas y mucha gente

que si alguien me es infiel me entero a la mínima.

¿A ti te pusieron los cuernos alguna vez?

Sí, a mí la verdad es que sí.

Pero ya lo superé. Lo pasé muy mal y las infidelidades

no deben hacerse, para todo el mundo que me esté escuchando.

Pero es lo que hay.

Jesús, tírame la coca con cuidado. Del papel, del papel. ¿eh?

Equipo azul, equipo rojo, acabáis de consumir

los primeros cien minutos de cocinado.

Eso significa que en una hora exacta tenemos que estar sacando

600 táperes de aquí rumbo al comedor social.

¿Oído? ¡Oído, chef!

¿Oído? Sí.

Vale. Estamos dando todo, estamos metiendo ganas,

pero no es suficiente, ¿vale? ¡Oído, chef!

El ritmo de "MasterChef" es un poquito mayor.

¡Venga, venga, venga!

¿Estamos de acuerdo? ¡Sí, chef!

¡Sí, chef! A ver si es verdad.

Jordi, por favor, un segundo. Dime, Ofelia.

Para glasear las manzanas.

Te quiero obsequiar, mira. Vale.

Yo no puedo venir a la isla... Este es mi premio, mira.

¡Ay, toda España va a ver que tome el aperitivo con Jordi Cruz!

Sí, efectivamente. Se van a morir de envidia.

Sobrasada de Mallorca. Esto sí que es un diez.

Jolín, la sobrasada.

Siempre que vengo a la isla esto es lo primero que hago.

Necesitas energía, necesitas...

probar el producto de la isla rico, el bueno.

Está "boníssim", como dirían. Buenísima. Sobrasada muy buena.

Vale, ¿decías de esto qué?

Ese es el jugo que voy a añadir. Un poco, no le voy a añadir todo,

y lo voy a pasar por colador.

Eso no es un jugo de cordero, es el vino del cordero.

¡Capitán! ¡Toni! Sí.

¿Quién ha hecho ese fondo? Yo.

¿Sí? Sí.

Es un "Tomelloso Style", entiendo.

¿Por qué se enfada? No, por nada.

Se enfada porque tiene un carácter...

¿Pero por qué "Tomelloso Style"? Estamos analizando el jugo.

A este le falta un motón todavía.

Le falta un milagro para ser un buen jugo.

¡Pero qué va! Ahora mismo es vino hirviendo.

Que tiene sabor a verduras. Ya verás cuando se reduzca ahí.

Ya verás, ya verás. Venga.

Ya verás. Capitán, me voy. Dale caña.

Vale, oído, oído.

-¡Va, por mi abuela, a lo que falta, vamos!

¡Vamos, vamos, vamos! -¿Cómo se llamaba tu abuela, Toni?

Ada. -¡Pues por Ada!

¡Venga, venga, venga, venga!

¡Venga, venga, gentuza!

¡Esto lo tenemos ya superado! ¡Esto está chupado, chavales!

¡Le vamos a dar estopa aquí!

Capi, una cosa, ¿están las gambas peladas?

¿Las gambas? -Trescientas.

No, cariño, no están peladas.

Ah, pues habrá que pelarlas, ¿no? -Sí.

Aquí hay para pelar gambas, ¿eh? -Sí.

Yo ahora vendré, cariño. -¿Qué tengo que hacer?

Venga, a pelar gambas, cari.

Va, arráncale la cabeza, qué asco...

Ay, tú no sabes que yo hago mucho esto.

Estupendo. Huy, mira qué bien se te da.

Pareja me dijiste que no tenías, ¿no?

Pues no tenía no, no tengo. -No tienes.

Bueno, por ahora.

Equipo rojo. ¿Cómo vais?

¿Trabajas mejor con la izquierda o la derecha?

Derecha. Derecha, claro.

Soy una persona así. Claro, ya está.

¡Ah! Ahí, porque lo vas a hacer mejor,

vas a pelar mejor las gambas.

No te molesta, ¿no? No, a mí no.

Que me lo hubiese dicho, vamos. Claro.

Me sale muy bien pelar gambas.

¿Queréis que os eche una mano con las gambas?

Te lo estoy poniendo a huevo. Sí, sí, sí.

Así se lo ponían a Felipe II.

Como no, eres un flojo, tío. Cúrratelo, yo he puesto mi parte.

Ahora el resto lo dejo en tus manos.

No escucho nada. Soy china, no entiendo mucho.

Sí, eres china y tienes buen oído. Déjate de rollos.

Esto es lo que venía yo a probar.

Que reduzca un poquito. Le falta el picadito.

Gotita de sal y meterle la picada. Vale.

Oye, vamos más o menos bien.

En veinte arrancamos a emplatar. ¿Oído?

¿Vale, cocina roja? ¿Queda claro?

¡Sí, chef! Pues venga.

Vuelvo en 15 minutos, ¿eh? Vale.

Si necesitáis algo llamadme Pepe

o capitán Rodríguez, como queráis. Como usted quiera.

¡Vamos, vamos, último empujón!

Lo paso a una sartén, capitán.

Capitán, todo, ¿eh?

Espera. -Yo tengo que cortar 150.

Hay que cortar 150.

(CANTAN) #Salió con su amiga para bailar...#

En el horno tenemos las cocas de trampó y el cordero.

Sesenta y nueve y setenta.

Con esto tenemos 100 y ahí tenemos 50.

Sí, sí llegamos. -Llegamos de sobra.

¿Sí? ¿Ahí hay 50? -Os he dicho hace una hora

que hay más de 150. -No, no llegamos.

No, no, no, no.

Si os lo estoy diciendo, coño. -Pero da igual, si no algunos

lo cortamos y en vez de cinco sacamos cuatro tapas.

Vale, confiad en él, ya está. -No, no hay.

(CANTA) #Te quiero, te quiero, te quiero...#

#pero bien lejos.#

Ofelia, ¿qué estás haciendo? -Pues mira, estoy glaseando...

Lo colamos, lo colamos. -Sí. Voy a colar el jugo.

Dale ahí.

¿Cómo le has echado este caldo sin colar?

Ya está colado ahora. -La peña está flipada

en este equipo, está más flipado que Messi cuando mete un gol.

Hay que cortar el cordero. Dividídmelo.

Lo ponemos así y ya está. -El de los jefes ya está...

¿Hay que cortar más?

¡Capitán, el fondo ya está colado, la compota reduciendo

y las manzanas glaseándose!

Vamos a ganar. Pero si ya hemos ganado.

Ya hemos ganado.

Uf, qué solecillo, ¿eh?

¿Qué nos queda? Nada ya, ¿no?

Jesús, es el momento. ¡Venga, vamos!

Si no hay nada que hacer. -Sí, siempre hay algo.

Jesús, baila conmigo.

(CANTA) #Ya no tiene excusa.#

#Hoy salió con su amiga, dizque pa' matar la tusa.#

#El equipo rojo no ha terminado y le vamos a dar de lado,#

#y el capitán me va a bronquear.#

Te he dicho que teníamos que contarlo bien, tío,

Que están contados.

Me vas a hacer sufrir. -Ay, esto...

hay muchas cosas que sufre.

Por amor soy muy madrugador.

¿Sí, a qué hora? -A las 6:15 ya estoy despierto.

Ah, muy bien.

Te podría llevar el desayuno a la cama.

No, pones la mano ahí y Alicia te va a abrir la puerta.

Tiene una "pintaka" este púdin...

Tengo a Alicia. -La vigilanta, ¿eh?

¿Existe esa palabra, vigilanta? -No sé.

Vamos a dejar espacio para ir metiendo púdin,

porque tienen que estar frío para que cuajen,

porque el púdin se come en frío.

Ali, ¿cómo va?

¡Que lo tenemos el postre, capitana!

Venga, el majado lo tenemos ya Esto es lo del caldo, ¿no?

Las tres. Ah, que son tres.

Sí, son tres ahora, ¿vale? -Vale.

Equipo azul, equipo rojo, mucha atención.

Han venido a apoyarnos en este debut dos grandísimos

mallorquines que además lucen una estrella Michelín cada uno.

Ellos son Maca de Castro y Santi Taura.

(Aplausos y vítores)

Aquí, por favor.

¡Ay, qué guapo es, mi madre!

Maca, Santi, bienvenidos a "MasterChef".

En tu caso, Maca, bienvenida de nuevo.

Es tu casa, ya lo sabes.

Martín Berasategui hace ilusión, pero este está buenísimo.

Estamos con un cocinado solidario y me consta que vosotros

también sois seres solidarios.

Sí, hicimos en la Cruz Roja cuando empezó la pandemia.

¿Cómo se llamaba? "Juntos Saldremos", ¿no?

Pues espero que junto saldremos de esto también.

Sí, ya tardamos mucho. ¿Verdad?

Oye, Santi, enhorabuena

por tu primera estrella. Gracias.

Esto ha sido un soplo de aire fresco,

un poco de ilusión en todo el equipo.

Una inyección de moral, ¿no?

Hay que reconocer una cosa, que la isla a nivel de producto...

Tenemos una cultura gastronómica que es brutal, una historia detrás

de muchas culturas que han pasado por estas islas y hacen

de la cocina mallorquina algo único.

Sí, nosotros ya vamos conociendo un poquito.

De hecho hemos traído al programa parte de ella

y quiero que superviséis y no acompañéis en las cocinas.

Claro. Que os acompañe Samantha

a ver cómo lo están haciendo los aspirantes. ¿Os parece?

Yo si me lleva el chef ese monísimo me voy con el chef monísimo.

No hay manera de que se me haga por debajo la coca.

Equipo azul, aquí vengo rodeada de estrellas.

Os presento a Maca de Castro y Santi Taura.

¡Vamos, hay que recibirlos bien!

¡Venga! -¡Vamos!

Enhorabuena por todo.

Que sepáis que Toni es mallorquín. ¿Ah, sí?

¿Los conoces o no? Sí, por supuesto.

Los platos te tienen que salir hoy de lujo.

Lo estoy intentando con todo mi corazón.

Ellos tienen coca de trampó. Sí.

Y carré de cordero con sobrasada de Mallorca

y manzana en texturas.

Vamos a ver cómo está la coca.

A ver, ¿cómo veis la masa? La masa está cruda todavía.

La veo cruda cruda.

Esto yo estoy acostumbrada a hacer coca en mi catering

y esta masa está cruda.

Oye, probad si esto se puede servir o no, porque si no ya me contarás.

Está cruda, ¿eh? -Ya, si ya lo he visto.

Pero la que está cocida está buena.

La masa está muy buena. -Sí.

La verdura está muy bien condimentada, pero la masa

que es lo más complicado de una coca que salga perfecta

y sobre todo en el centro le falta muchísimo calor.

Vale, lo oigo como consejo. ¿Qué ha pasado, Toni?

Porque tú dices que esta receta la conoces,

que tu abuela te la hacía. ¿Y qué ha pasado?

No estoy acostumbrado a cocinar para tantos, hornos con cinco

bandejas tampoco es lo mío.

En "MasterChef" hay que anticiparse a los problemas.

Estoy de acuerdo. Esto tiene que salir bien,

no podemos llevar comida cruda a nuestros comensales.

Así que solucionad el problema. Vamos a ver el carré.

¿Cómo veis este carré de cordero?

Hombre, bien hecho está. -Bien hecho está.

Pero 150 raciones es muy complicado.

No es tan complicado, ¿eh?

Santi y Maca, os voy a contar lo que ha pasado con este carré.

Han empezado a cortar a ojo, en una cinco costillas,

en otra cuatro, en otra dos, en otra seis.

Hombre, en una te llegan tres costillas solo

pues cortas un poquito más.

Son 150 carrés, ¿eh?

Es que esto es "MasterChef", aquí no estamos en casa.

Aquí tienen que salir las raciones exactamente perfectas.

Jesús, ¿hay de sobra o no?

¡Oh! -Ay...

Ahora falta una.

Eso... Jesús, Jesús.

Sí, hay de sobra. O sea, había pocas y...

¿Por qué no probáis? ¿Podemos probar una costilla o no?

Por supuesto que sí. Si hay.

Oye, si no hay...

Así no. Pero así no, córtalo.

Jesús, hay que cortarlo con un cuchillo.

Bueno, qué delicatesen.

A probar. -A ver.

Más vale crudo que muy hecho.

Está muy buena. -Perfecta.

¿Perfecta? -De verdad que está muy rico.

Pero era complicado, era... Yo todavía no cantaría victoria.

Vamos a ver a la cocina roja.

Vamos. A ver cómo van.

Alguien que vaya controlando. -Es cuestión de horno.

Buenísimo, Jesús.

Choca la costilla.

¡Qué bonito, Dani, tío!

En plan todos iguales, perfectos.

Oye, qué gambas más bonitas.

¿Y vosotros por qué siempre estáis juntos?

¿Te gusta el pato Pekín? -Me gusta más el "shangalés".

A ver, cocina roja, os traigo a las mejores estrellas Michelín

que tenemos aquí en Mallorca, Macarena y Santi.

En esta cocina están haciendo suquet.

Huele bien. Huele, huele.

Esto está divino. Sí.

El trabajo es muy minucioso.

¿Quién ha porcionado el pescado? -Fran y Dani.

Fran y Dani. -Oye, pues muy bien.

No sé si ha quedado alguna espina, que parece que no.

Alguna es posible que haya caído. Aquí no queremos ni una espina,

si estáis parados estáis quitando las espinas del suquet.

Luego cuidado con la gamba. Vais a hornear, ¿no?

Si, va al horno. -Cuidado que va a estar calentito,

que eso es nada, pim pam.

Dos minutos. -Pim pam.

Más o menos está. Luego la volvemos a meter.

Está muy cruda. -Está muy cruda, está muy cruda.

Está muy cruda, está muy cruda. Vuelta, vuelta, vuelta.

Vuelta.

¿Pero esto es el caramelo que hay? Es almíbar.

A mí lo que más me gusta es el caramelo.

Vamos a ver cómo está. Eso no es un caramelo.

No ha cogido color el azúcar. ¿Habéis dejado tiempo suficiente

el azúcar en el fuego para que coja color?

Eso está mal medido. -Debimos haberlo medido mal.

Tiene buena pinta, aunque no esté coloreado el azúcar.

¡Ay, qué ilusión! Es nuestro primer cocinado, ¿sabes?

¿Cómo está, Samantha? Bueno, está bueno.

No está nada mal. De sabor y textura está bien.

Sí, sí. Está bien.

No lo llamemos victoria. Santi, Maca, ¿me acompañáis?

Venga, vamos. -¡Gracias, chef!

Muy bien, buen trabajo. -¡Gracias!

No me lo puedo creer, la coca del trampó

es la masa más fácil del planeta.

Hacemos trozos más pequeñitos de las más hechas.

Esto ya está listo. Alguna espinita se ha colado.

Si se ha colado ha sido una de cada cien.

Si queréis lo metemos en el horno. -Perfecto.

Cinco minutitos cada bandeja. -Sí, y la gamba dos o tres solo.

Mi equipo no me ha sacado muy de quicio.

Estoy bastante contenta con ellos, han funcionado muy bien

y no ha habido mucho griterío, que me preocupaba.

Os tengo que pedir un último favor.

Como hoy tenemos estos comensales tan especiales

que son personas sin recursos para nosotros lo importante

es que el menú llegue a tiempo y caliente.

¿Os parece si os ponéis cada uno en una cocina con Pepe,

con Jordi y conmigo y montamos una cadena para emplatar todo?

Tenemos que apoyar, porque si no no llegamos.

¿Estáis listos para el emplatado que es lo más difícil?

La cadena organizada.

Aspirantes, ha llegado el momento de emplatar.

Vamos a hacer una cadena.

A emplatar, venga, chicos.

A emplatar. Tenemos prisa.

Venga, va. -Limpieza.

¿Pero cómo ponéis a limpiar a este hombre?

Después del uno va el dos. Primero limpieza.

¡Vamos, rápido, agilidad! -Van a venir en cadena, venga.

La coca la queremos hacer al final.

Ya, ya. ¿Ya?

¿En serio? Sale todo a la vez.

Toma ahí, vete metiéndolo. Así, ¿vale? Más rápido ahí.

(OFELIA) ¡Vamos, por favor,

mucha gente esperando y contando con nosotros!

Vamos echando pescado. Echamos dos trozos de pescado ahí.

¡Quiero a gente aquí poniendo gambas como locos, vamos!

Toma, toma. Lléname, dos trozos en cada una.

Tiene que venir para acá, tiene que venir para acá.

Tú vas poniendo aquí. -Vale.

Cuando tengas los tres nosotros te vamos a ir quitando.

O sea, tú simplemente pones. -Vale.

¡Vamos, aquí, por favor! ¡Idnos sacando cajas!

¡Venga, venga, venga!

¡Chicos, ya! -¿Qué pasa con el cordero?

Tamaño que no sea ridículo. No queremos canapés,

queremos una ración de coca. Oído.

Venga. Vamos.

Cadena. Quiero prisa, quiero un poquito de rollo aquí.

Son 150 raciones para hoy.

Venga, rápido. Venga, todo el mundo:

"¡One, two, three, four!"

Venga, vamos. Me falta pescado aquí, ¿eh?

Venga, rápido.

Venga, la almendra.

Necesitamos almendra y tú vas tapando.

Corta un poquito más grande que te llega.

Toni, estás haciendo canapés.

Toni, gordo, porfa. Estás haciendo canapés.

¡Estamos aquí... estamos atascadas!

Tranquilas. Tranquilas, que vamos. Ahora concentraros en ir rápidas.

¡Venga, venga, venga! ¡Vamos, chicos!

¡No paramos, no paramos, chicos! ¡One, two, three, four!

¡One, two, three, four! ¡Dale, dale!

Vamos, necesito que me quites

cosas de aquí. -Vale.

¡Chicos, "one, two, three, four" a lo loco!

¡Vamos, Amelia! ¡Vamos, chicos!

Nos falta una, chicos. ¡Venga, el último tirón!

¡Vamos, que no queda nada!

¿Lo tenemos?

Venga, vámonos, a la furgo.

Vámonos, todos en cadena.

Venga, a la furgo. Nos vamos.

¡Vemos, Pepito! Estás mayorcito, ¿eh?

Jordi, la gente de la cultura

no nos hemos caracterizado por nuestra fuerza.

Venga, venga, venga, las que quedan.

Uf, mi reino por una silla.

Pues ahora sí, por favor,

que salga esta furgoneta a la Fundación Zaqueo.

Bueno, equipo azul, equipo rojo,

fin de vuestra primera prueba de exteriores.

Quiero que me ayudéis a dar el más fuerte de los aplausos

a estos dos genios de la cocina.

Maca, Santi, muchísimas gracias por vuestra ayuda,

que además de darnos buenos consejos nos han ayudado a emplatar

y a cargar la furgoneta. Así que muchísimas gracias.

Un placer teneros aquí. Gracias.

(Música pop)

¡Mira, la de "MasterChef"! Vale, ya ha llegado.

¡Uf, madre mía, qué monada!

Lo bien que se lo van a pasar hoy con esa comidita.

¡Hum, cómo huele!

Una de coca de trampó, una de cordero,

una de suquet y una de púdin.

Es de "MasterChef", ¿eh?

Toma.

Hola.

(Música pop)

Aspirantes, quiero arrancar este veredicto felicitándoos.

Os habéis entregado en cuerpo y alma al cocinado.

La comida ha salido rica, en tiempo, con todas las raciones

y hasta os ha dado tiempo a ligar.

(Risas)

¡El vasco seguro!

Solo os digo que China y Euskadi

han hecho siempre muy buen maridaje.

¡Vamos!

Pero no voy a contar nada más.

¿Quién será? ¿Quién será?

No lo sé. ¿Quién será? -Gracias, Pepe.

Gracias, Pepe.

Bueno, equipo azul, comenzaré por vosotros.

Toni, ¿cómo has vivido tu primera capitanía?

Sinceramente no me esperaba que iba a ser tan duro.

Pero ha sido muy gratificante. Estoy muy contento

con el trabajo de ellos sobre todo, porque lo han dado todo.

Y por el trabajo que yo he hecho estoy muy contento, estoy feliz.

En lo que actitud, entrega, no tengo pega que ponerte.

Has vigilado las elaboraciones pendiente de todo.

Y justamente por eso te tengo que preguntar, Toni,

qué ha pasado con la coca de trampó.

Yo la hecho como en mi casa. A ojo.

No he contado con más masas en el horno,

que había que darle ese tiempo de más.

Culpa mía. -Lo hemos solucionado.

Lo hemos conseguido arreglar entre todos con ideas y demás.

Toni, primera lección de hoy. No es lo mismo cocinar en casa

que para 150, y esa quizá ha sido

la clave de lo que ha pasado con la coca.

Sabías que la masa era la clave de la elaboración y al final

nos ha quedado la masa menos crujiente, más modo pizza.

Estoy de acuerdo. Teníamos un capitán súper motivado

y un aspirante también muy motivada,

pero en otra línea de intensidad.

¿Eh, Ofelia?

A veces en vez de ayudar lo que hacemos es estresar.

Y también te digo, en una primera prueba de exteriores

cocinando para 150 que te sobre tiempo

para bailar con Jesús y Amelia...

Bueno, a mí me hace sospechar.

Y hablando de bailongos, Jesús. Sí.

A ti te va el cachondeo, ¿eh? Hombre, un poquito.

Te he visto... chapucerillo, te voy a decir.

Sí.

Has ido cortando así a ojo, sin contar los cortes,

aquí cuatro, aquí cinco. Poco efectivo, poco centrado.

¿Rico el carré? Sí. ¿Ha llegado? Sí.

Se podía haber hecho lo mismo perfecto.

Me temo lo peor. Pero bueno, tira.

Amelicious, de cinco. Y yo creo que tienes potencial,

quiero que lo saques y que pongas toda la chicha en el asador.

Vale, entendido.

Arnau, Álex, os he visto currar pero hay que entregarse bien.

Porque el capitán, que era su primer día,

necesitaba apoyo. Claro.

Y hablando de cosas a mejorar, ¿conoces el "Tomelloso Style"?

Es que de Tomelloso conozco muchas cosas.

Pues existe el "Tomelloso Style".

María es la artífice, la creadora. ¿Ah, sí?

Sí, del "Tomelloso Style". Cuéntame, cuéntame.

Ay, qué exagerado. María, quiero decirte

que de actitud no tengo nada que decirte.

Ahora, nos falta un poquito de experiencia.

Sí. Yo he dicho: "Yo creo que puedo hacer la salsa del carré".

Claro, que se me ha ido a lo mejor un poco la mano cuando he echado

el vino tinto, pues la verdad es que sí.

Estaba el cordero medio borracho. No, no. Qué exagerado. No, no, no.

De serie traes muchas ganas, una actitud que es buena.

Tienes que pararte delante de lo que estés haciendo,

la olla en este caso, y entender

lo que vas a hacer en vez de: "¡Argh!"

Sí, sí. Lo que le pasa a Ofelia.

Sois parecidas en ese sentido.

Sí, bueno, cada una a su estilo. Sí, está el...

He notado que no le ha gustado la comparación a Ofelia.

Las comparaciones son odiosas, Jordi.

Aquí va a haber ciertas rivalidades intuyo, ¿eh?

Somos más parecidas de lo que creía,

pero yo cocinando estoy muy en serio a lo mío

y ella está más loca, y eso me pone un poco nerviosa.

Pero creo que al final nos vamos a llevar bien.

Bueno, equipo rojo, es vuestro turno.

Verónica, ¿has disfrutado de ser capitana

o sigues con esa sensación de "menudo marrón"?

Hombre, Pepe, un marrón es ser

capitán siempre en "MasterChef", la verdad.

Pero con el equipo me he sentido muy a gusto.

He intentado estar en todos sitios. Yo creo que sí, que he sido líder.

¿Y vosotros, equipo rojo, qué opináis?

Que sí. -Totalmente. Absolutamente sí.

Yo creo que muy bien. Y nos ha dejado también

nuestro huequecito, trabajar tranquilos.

Está claro que estoy viendo ocho aspirantes con delantal rojo

que no entienden lo que es ser un jefe de cocina

y lo que es ser el líder de un equipo.

De un capitán no se espera que nos deje hacer

lo que nos dé la gana. Un jefe de cocina,

alguien que manda, que lidera, es alguien que coge

las elaboraciones y las traduce en procesos y en tiempos.

Y a partir de ahí empieza a organizar.

José Mari por ejemplo al arrancar la prueba:

"¿Qué cantidad de patatas tengo que hacer?"

"Tú tira, que ya iremos viendo". Bueno, pues...

Hemos ido a ojo y hasta que no has venido tú

no hemos empezado a hacer cuentas matemáticas.

Órdenes concretas. Sí, Pepe.

Como vosotros habéis trabajado es como si fuera un equipo

con ocho aspirantes en el que no había un líder.

De hecho la cuadrilla postre ha ido sola.

Habéis tomado las decisiones. Teníais problemas con el caramelo,

pero lo solucionabais vosotras mismas.

Sí. -Yo iba junto a ellas y decía:

"Chicas, ¿qué necesitáis? ¿Queréis algo? ¿Os ayudo?"

Y me decían que no, que iban bien.

Claro que iban, e iban bien. Pero yo me ofrezco.

Lo que no voy a hacer es meterme en medio de un trabajo, ¿no?

¿Y quién se va a meter, el que pasa por ahí andando?

No, si van bien, si van bien...

Yo creo que Vero no ha sido una buena capitana.

Yo que la tengo un poco de respeto como guardia civil

no lo quería decir delante de ella,

pero el postre yo creo que ha salido adelante por mí.

¿Le cuesta a la guardia civil recibir órdenes?

Sí, también pica. Pica un poquito, sí.

¿Me va a mandar a mí? Como no llevas el traje verde.

Nunca he tenido yo a la Guardia Civil así en mi mano.

Que no te veas un día bajando la ventanilla...

Me encantaría, Pepe.

Voy a bordear para no pasar por Teruel.

En fin, sobre todo te lo digo porque, de verdad, he entrado yo

y Fran y Dani los tíos estaban entregados.

Sí, sí, van a tope. Van a tope, sí.

Había que dirigirlos perfectamente.

Así que, Dani y Fran, pues habéis estado muy bien,

me ha encantado veros trabajar, se agradece.

Comando postre por un lado, lo habéis hecho muy bien las tres.

Comando pescados lo habéis hecho muy bien.

Y, Pepe, que estabas ahí en el nexo casi entre los dos

has estado voluntarioso.

Espero más de ti, Pepe. Gracias.

Pero has estado bien, ¿eh? Lo que he podido.

Por tanto, el equipo ganador de la primera prueba de exteriores

de la novena edición de "MasterChef" es...

¡El equipo rojo!

(GRITAN CONTENTOS)

Y por el equipo estoy

que no me lo puedo ni creer, que hemos ganado.

La primera vez vamos a ver los toros desde la barrera.

Toni, me ha dado la sensación de que no te lo esperabas.

No, no, sabía que estaba igualado y podía pasar.

Me sabe mal por estar en mi tierra, que lo quería dedicar, pero a tope.

Los comensales han probado tres platos que estaban muy correctos

y uno, en este caso la coca, que era mejorable.

Y eso es lo que explica este veredicto.

Tienes razón, bastante igualados,

pero sus platos han brillado más. Sí, chef.

Quiero que sepas que independientemente

del resultado has sido el mejor de tu equipo.

¡Bravo, Toni!

Eso no te libra de ir a la prueba de eliminación.

Pero sí quiero que sepas que estoy contento con el trabajo

que has hecho, creo que era un puesto difícil en un día difícil

en una prueba difícil, y que has sido el mejor.

No me vale ahora eso, la verdad. -Sí, hombre, sí.

A mí aquí somos todos uno y ya está, ¿sabes?

Incluso esta actitud tuya final me gusta,

me demuestras que te importa.

Yo creo que nuestro capitán

ha sido un crack, siempre apoyándonos.

Y para mí sí ha sido el mejor de la prueba, así que estoy

súper de acuerdo con ese veredicto.

Equipo rojo, enhorabuena,

continuáis una semana más en "MasterChef".

¡Gracias! -¡Bien!

Equipo azul, siento deciros que uno de vosotros será

el primer expulsado de esta edición.

Nos vemos en la prueba de eliminación.

¡Gracias!

(Aplausos)

Si te encanta cocinar, tienes entre ocho y dieciséis años,

quieres convivir con aspirantes de "MasterChef Junior"

y vivir una experiencia inolvidable tienes que venir

a los Campamentos MasterChef.

Además, este año tendremos campamentos urbanos

y campamentos en inglés.

El próximo verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a Campamentos MasterChef!

(Música épica)

Los aspirantes se han enfrentado a su primera prueba por equipos

y aunque siete de ellos vienen con delantal negro

todos han tenido la satisfacción de cocinar un menú repartido

en comedores sociales para los que más lo necesitan.

Y nos consta que lo han recibido con mucha gratitud.

¡Hala! -¡Oh!

¡Hola!

¡No me lo creo! ¿Te crees estar aquí?

¡Qué guapo! -¡Esto es, esto es, sí!

¡Dios, qué fuerte!

¡Dios mío, que ya me están entrando los nervios!

¡Qué pasada! -¡Ay, qué bonito!

¡Eh, eh, eh!

¿Envasadora al vacío? ¿Esto qué es? ¿Esto qué es?

¡El Róner, el Róner!

¡Tenemos huerto!

¡Huy, los platos de Jordi!

¡Qué fuerte!

¡Para, para, para, para, para!

El plató es increíble, las cocinas, todos los utensilios.

Es mucho mucho mucho mucho más impresionante que en casa.

¡Vamos!

(Vítores)

¡Hala!

Espectacular.

¡Pero qué monería todo cómo está colocado!

¡Increíble, hay de todo! ¡Mira las especias!

Ay, mira, pescadito fresco y todo.

¿Qué te parece? Esto es una locura, ¿eh?

¿Pero cómo puede haber tantas cosas?

La verdad, he flipado. Hay de todo, ingredientes que no conozco.

Hay varios que no conozco.

Y espero aprendérmelo todo y poder utilizarlos.

(Vítores y aplausos)

¡Vamos! -Ah, qué bonito todo, ¿no?

¡Esto es una pasada!

Me encanta. -Sí, es guay.

Qué montón de conservas, ¿no?

Buah, es genial. ¿Eh, Álex?

¡Ah, por Dios!

En el restaurante tenemos las mesas modernitas,

los platitos de colores. Pero claro, llegar a ver esto...

Me ha encantado. La experiencia ha sido espectacular.

Ahora que ya habéis conocido la que va a ser vuestra casa

durante las próximas semanas es el momento de recordaros

todo lo que está en juego y por lo que habéis venido a luchar

a estas cocinas.

El ganador se llevará un premio en metálico de 100.000 euros,

el trofeo que le acredita como vencedor de la novena edición

de "MasterChef España" y la posibilidad de publicar

su propio libro de recetas.

¡Qué guay!

Además, la Facultad de Ciencias Gastronómicas

Basque Culinary Center de San Sebastián otorga

tres premios para los tres primeros clasificados.

El ganador se llevará un máster en cocina, técnica y producto,

el segundo clasificado un máster en pastelería

y el tercero un curso de especialización

de ocho semanas de duración.

Esperamos que deis el máximo en cada uno de los retos.

Si sabéis aprovecharlo "MasterChef" os puede cambiar la vida a todos.

Como jugador de póquer mi única meta siempre es ganar.

Yo he venido a currar para ganar y ese va a ser mi objetivo.

Verónica, tu equipo ha ganado y vestís ese delantal blanco.

¿Pero estás satisfecha con tu trabajo?

Podría haberlo hecho mejor.

Al ser la primera vez estaba un poco desubicada

y a lo mejor di responsabilidades a otros compañeros

que no le pertenecían, solo me pertenecían a mí.

Pero espero quedarme con delantal blanco

y no llevarme sorpresas, Pepe.

Aquí puede pasar de todo, Vero. Ya, ya.

Alicia, ¿consideras que ha sido buena capitana?

Se puede mejorar, se puede mejorar.

(RÍE) Como todo.

Nada, ya empezamos, Jordi, ya empezamos.

Pues nada, a la guerra venimos.

No, no, ¿eh?

Que yo con la Guardia Civil no quiero problemas.

Alicia en la prueba de exteriores que qué bien nos ha salido todo.

Y llegas aquí y le dices a los chef que podría haber sido

mucho mejor. No lo entiendo.

Por detrás me dice una cosa y por delante otra,

y a mí me gustan las puñaladas en el pecho y no en la espalda.

Toni, te has estrenado como capitán y en tu tierra, pero tu equipo

ha perdido y venís a eliminación.

¿Se te ha pasado ya en enfado contigo mismo?

Sí, se me ha pasado. Vamos a hacer un buen papel ahora

y a trabajar y seguir mejorando, que estamos aquí para eso.

Ofelia, ¿qué tal tu primera prueba por equipos?

¿Has trabajado concentrada?

La concentración no es mi fuerte, ¿sabes?

Es algo que tengo que trabajar, y trabajar y trabajar.

Suspenso en concentración. Sí, de concentración suspensa.

Hay una cosa que me interesa.

¿Te gustaría encontrar el amor en "MasterChef"?

Me encantaría encontrar el amor en "MasterChef".

Y son todos guapísimos, es que no pue...

Algunos me gustan más que otros.

Si yo salgo con novio mi familia os prometo que os pone una calle

con el nombre "MasterChef", porque sería un milagro.

¿Cómo está el patio? Cuéntame.

El patio está muy bien. Sí, yo te digo que Dani y yo

salimos con pareja de aquí.

No emparejados, sino con pareja. Bueno, eso aún está por ver, Pepe.

El "Sugar Dani", el "Sugar Dani".

El "Sugar Dani".

Voy desprendiendo esas feromonas, ese es el karma de mi vida.

Hay que asumirlo y aprender a vivir con ello.

¿Pero le has echado el ojo a alguien ya o no?

Así, tirando... ¿A todas?

No, no, no para.

Pepe, muy mal me has hecho la cama. ¿Por qué?

Porque Jiaping ya me ha comentado que le gusta otro en la casa.

¡Ay! -O sea, vete preparando.

Yo soy un subalterno, yo te la puse en suerte y luego ya...

Me la has espantado. Estaba yo ahí pico y pala

y me la has espantado, Pepe.

Cada uno tiene su personalidad y me gusta comunicar con la gente,

me gusta conocer la historia de cada uno y estoy de...

Está tanteando el terreno.

Sami, tanteando el terreno. Vale, vale.

Delantales blancos, sé que estáis deseando estrenar la galería.

Sí, total.

Porque desde arriba se ve todo mucho mejor

y además significa que ya os habéis asegurado vuestra permanencia

una semana más en "MasterChef".

¡Así que... adelante!

(Aplausos)

Amelia, cariño, dalo todo. Tú también, Álex.

Es que es una faena si me voy hoy.

¿Qué es esto, un aperitivo de "MasterChef"? No me vale.

Yo quiero el menú degustación completo, copa, puro

y lo que venga.

Yo me quedo aquí hasta la final. Luego en la final bajo y...

Aspirantes, Jordi os ha recordado

la importancia de ser los mejores en cada reto,

y ahora mismo lo vais a comprobar.

Toni, has sido elegido el mejor de los delantales negros

y vas a tener una ventaja en este primer reto eliminatorio.

Sí.

Por primera vez en la historia de "MasterChef"

tienes la oportunidad de elegir tu ventaja.

La que tú quieras. Salva a todo el equipo.

Líbrate, tío. -A todo el equipo.

Que puede mandar a alguien a eliminación.

Sí, o cambiarnos.

¿Qué quieres hacer? Es tu ventaja.

Mándanos para arriba, Toni.

Has sido el mejor y tienes una ventaja para ti.

Mándanos para arriba, Toni.

¿Solo puede ser para mí? Solo para ti.

Entonces librarme.

Pues adelante, puedes subir a la galería.

Te has librado de la eliminación.

Es que me sabe mal, ¿sabes?

No pasa nada, Toni. -Tranquilo, venga.

Bien hecho, nen. Bien hecho.

Me siento muy mal porque yo formé parte de ese equipo

y también cometí errores.

Pero bueno, esto es una competición y una vez cruzamos la puerta

de "MasterChef" la amistad y demás se queda aparte

y simplemente hay que estar centrados en ganar y competir.

Delantales negros, comienza vuestra primera prueba de eliminación.

Y además va a ser un doble estreno porque os enfrentáis

a vuestra primera caja misteriosa.

Jesús, ¿a ti qué te pondría fácil tu permanencia?

Cualquier cosa: carne, pescado.

Te da igual. Me da igual, sí.

Todo te vale. Todo me vale.

¿Crees que va a ser tu prueba esta?

Sí, claro. Sí, ¿no?

Ofelia. A mí me gustaría merlucita,

bacalao, unas volandeiras.

Producto gallego, vamos. Sí.

No os puedo dar muchas pistas, tan solo que es de los pocos

ingredientes que no habíamos cocinado en estas cocinas

en nueve años.

Pero si cocinasteis de todo, Pepe.

Pues no. ¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Pues a la de tres quiero que levantéis las cajas

todos a la vez.

Una, dos... y tres.

¡Hala! -¡Hala!

¡Una anguila! -¡Huy, que está viva encima!

¡Que respira! Sí, claro.

Agárrate. ¿Qué quieres'

¡Se mueve! ¡Me muero!

¡Ay, Dios mío, que se está moviendo, Pepe!

¿Quién? ¡El pescado este!

No me digas que no sabes lo que es.

Lamprea. Producto gallego, lo que querías.

Yo solo quiero llorar.

¡María, la tuya cómo se mueve! -¡Ay, Dios mío, cómo se retuerce!

¡Ay, Dios mío!

María, ¿qué te pasa?

¿Por qué a mí esta sabandija se me mueve como a nadie?

Sabandija la ha llamado.

Para meterle el cuchillo, eso me come a mí.

Y aparte habla, se ponía así...

(JADEA)

O sea, lo típico de que se va a dar la vuelta y te va a comer vivo.

La mía encima la más loca de todos.

La lamprea o vampiro de agua no deja indiferente a nadie,

o prefieres no verla y mucho menos probarla

o te parece un manjar que además solo puede disfrutarse

durante algo más de tres meses, de enero a mediados de abril.

Qué suerte...

Este pescado azul tiene 500 millones de años de antigüedad,

más que algunos dinosaurios.

Y apenas ha evolucionado desde entonces.

Tiene la boca llena de dientes córneos y se alimenta

de la sangre de peces y mamíferos marinos vivos.

Ya en tiempos de los romanos se consideraba un manjar

y las lampreas viajaban desde Galicia hasta Roma

para abastecer a las familias adineradas.

En el territorio español la lamprea solo se puede pescar en Galicia,

donde se prepara de muchísimas maneras,

aunque triunfa la tradicional, a la bordalesa.

Es decir, guisada en vino y su propia sangre.

¡Uf! -¡Agárrate!

¡Oh!

Me quiero morir.

No hay animal que me produzca más miedo que una serpiente,

y eso es una serpiente marina.

Si mi madre está viendo esto va a alucinar.

O sea, se está muriendo como yo, porque realmente me he muerto.

Me encantaría que pudierais ver ahora mismo vuestras caras

porque no tienen precio.

Ya te digo. Y no queremos que entréis en pánico

el primer día que pisáis estas cocinas.

Así que hemos invitado a un amigo que os va a tranquilizar mucho.

Es el chef que está al frente de uno de los primeros restaurantes

de Galicia en conseguir una estrella Michelín

y el restaurante con la estrella más longeva de esa comunidad.

Desde el restaurante Casa Solla en Poyo, Pontevedra,

con una estrella Michelín...

¡Pepe Solla!

¡Adelante!

(Aplausos)

¡Pepe!

¿Qué tal? ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

¡Me hace muchísima ilusión,

primer programa y que te toque un chef gallego! ¡Me muero!

No está tan bueno como Jordi, pero bueno...

Buenas noches. Bienvenido de nuevo a "MasterChef".

Qué ganas tenía. ¿Todo bien?

Todo bien. Estás en tu casa, Pepe.

Durante la pandemia vosotros también os reinventasteis,

pero no solo poniendo en marcha un servicio de entrega a domicilio.

Tuvisteis otra idea, ¿no?

Bueno, el servicio de entrega a domicilio creo que funciona

muy bien para ciertos formatos, pero para Casa Solla no.

Yo no puedo meter un menú degustación de Casa Solla

dentro de una cajita y hacerlo llegar.

Entonces se nos ocurrió hacer lo de "Casa Solla en tu casa",

la posibilidad de que si quieres vamos nosotros a tu casa

y cocinamos en tu casa y hacemos Casa Solla en tu casa.

Creo que no nos podemos meter en una caja, pero sí acercarnos.

La idea es muy buena. Sí, estamos contentos.

Los aspirantes acaban de descubrir, Pepe, la lamprea debajo

de la caja misteriosa y no les ha hecho ninguna gracia.

¿No?

Bueno, Pepe, enséñales qué se puede elaborar con este ingrediente

tan maravilloso.

Bueno, yo hoy traje dos recetas.

Esta es la bordalesa y la tradicional que se hacía

siempre acompañada con un poquito de arroz, un costrón de pan

y la propia lamprea guisada.

Es un guiso sencillo, es un guiso que hay que ser muy sutil

porque la lamprea es animal muy graso.

Perfecto. Pepe, esta es la receta tradicional.

Exacto. Y nosotros cada año versionamos un poquito,

pero partimos de ese guiso tradicional.

Y en este caso hacemos una con venado,

y ahora explico por qué. Porque es un guiso,

pero es el único pescado que se cocina como un civet

de caza en donde utilizamos la sangre, los hígados

y no el resto de las vísceras, es importante.

Entonces quisimos unir la caza del mar

y la caza de la tierra.

Aspirantes, el primer reto eliminatorio de esta temporada

consiste en cocinar la lamprea en su propia sangre.

Si, chef. Para hacéroslo un poco más fácil

vais a limpiar la lamprea a la vez que lo hace el chef.

Vamos a ver, jueces, esto no se hace.

Vale, yo soy gallega y los gallegos somos valientes y tirados adelante,

pero... "too much, too much" para cualquiera.

Vamos a matarla y desangrarla.

Pero, ojo, al final es una muerte más rápida, más digna.

Sería mucho peor dejarla morir poco a poco.

Esto que parece como muy cruel...

No. Una, necesitamos su sangre. Pero otra, es la forma más rápida

y que sufre menos al final durante menos tiempo.

Bueno, vamos a ello.

La forma de cogerla con seguridad y sin miedo,

porque ella se va a querer escapar como es lógico.

Es decir...

¿Veis? Y la forma más segura

es desde la parte alta de la cabeza.

¡Es tremenda! ¡Ah, qué fuerza!

¡Ay, que se mueve!

No pasa nada.

¿Estás de broma?

Bien, lo primero que vamos a hacer es limpiarle el limo

que tenemos por fuera, porque si no nos va a dar

un gusto muy malo en el guiso.

Un sabor a tierra sucia.

Entonces, agua hirviendo...

Poquito tiempo, ¿eh? Se trata de escaldarla,

es decir, meterla en el agua hirviendo.

¿Entera? -Durante unos segundos, entera.

Y como veis... -¡Se me revuelve esto!

El limo se ha vuelto blanquecino.

Y ahora lo que ir es limpiándole ese limo.

¿Veis cómo sale? A ver, y poquito a poco...

Acordaos que no la cortemos y le dañemos la piel.

Una especie que tiene más años que un dinosaurio

eso tiene la rabia.

O sea, esto está "recocío". Eso cada vez que nace es más malo.

El siguiente paso es enfriarlas.

Entonces vamos a meterlas en agua y hielo.

Al agua con hielo.

Ahora vendría la parte del desangrado.

Para que no se nos coagule la sangre lo que vamos a hacer

es tener un bol con vino.

Vamos a cortarle la cabeza por la primera agalla, ¿vale?

Entonces ahí... Mirad lo que hacéis.

Venga, pues ahí dándole, dándole ahí...

La cabeza no se utiliza para nada, la podéis dejar.

Y lo que vamos a hacer es de agalla a agalla y abrimos.

Esto es para mejorar el sangrado. Exacto.

Y lo agarramos desde la cola, siempre vertical,

y la vamos apretando para intentar obtener toda la sangre que podamos.

Ya esto va...

Yo no sé que una cosa tan rabiosa tenga tanta sangre.

Si eso no puede tener sangre de lo malo que es.

Eso lo que tiene que tener es veneno.

Vamos a empezar a limpiarla.

Le vamos a cortar las aletas superiores.

Veis que hacia la parte de atrás tenemos dos aletas.

Sí. -Vamos a cortarlas.

Ahora tenemos que eliminar todas las vísceras de dentro.

Y, ojo, recuperar el hígado.

Es importantísimo porque el hígado tiene que ir al guiso.

Vamos a cortarla todo alrededor sin llegar al centro.

Vamos a hacer un corte perimetral alrededor de la lamprea como veis.

Vale, la vamos girando y llegamos de un lado al otro.

Y ahora lo que vamos a hacer es forzarla un poquito...

para buscar esa médula central.

La vamos presionando, separando un poquito.

¡Ay, Dios mío!

Y ahora tenemos médula, la parte intestinal, las huevas.

Este es el hígado.

Corto el intestino, no la médula, para que me sea más fácil

y ahora voy tirando.

Y ahora vamos a la siguiente parte que es recuperar el hígado.

El hígado, que lo tenemos, lo que vamos a hacer es meterlo

con la sangre y con el vino, guardarlo ahí.

¿Esto es el hígado?

¡Hostia, Jesús, tío! La está liando, ¿eh?

Esto es realmente la parte difícil. Lo otro es un guiso.

Mira, aquí está limpia, no hay hígado, no hay nada,

y tenemos esas rodajas tradicionales.

Y ahora de esto vamos a hacer otras dos rodajas.

Y aquí tendríamos ya tres rodajitas.

Y ahora si queréis os digo cómo hacer un lomo.

Abrid toda la parte de la tripa de adelante a atrás.

Y aquí tenemos la tripa y las huevas para el guiso.

Y a partir de aquí podéis hacer el resto de las piezas.

Yo os lo dejo ahí.

Yo creo que hay que darle un aplauso a Pepe, ¿no?

Has ayudado mucho.

(Aplausos)

Aspirantes, como lo más difícil era limpiar la lamprea

el tiempo de cocinado será de sesenta minutos.

Tendréis tres para hacer la compra en el supermercado.

Entraréis en dos tandas.

Los primeros vais a ser Jesús, Ofelia y María.

Aspirantes, ¿estáis preparados? Sí, lo estamos.

A mí no me asusta para nada cocinar una lamprea.

Es un poco hacer de Drácula.

Pero.., pero la verdad que está bien, joder.

Hay que hacer de todo.

Los tres minutos en el supermercado comienzan en tres, dos, uno, ¡ya!

(GALERÍA) ¡Vamos! ¡Va, va, va!

(VERO) ¡Vamos, Jesús!

¡Vamos, Jesús!

Va tranquilo, no lleva prisa. Prisa en el mercado de su pueblo.

Jesús, son tres minutos, eh. ¡Madre mía, tres minutos!

¿Y el arroz?

Puerro...

¿El fumet lleva puerro, cebolla...? -Lo puedes poner.

¿Y cabezas de gambas? ¿Y la nécora cómo se parte?

¿La abro y la rompo...? -No, cuchillo. ¡pam y abierta!

¿Por la mitad? -Ya, estate tranquila,

que lo harás bien.

Chocolate... bueno, por si acaso, me llevo un arroz.

¿El arroz, dónde está el arroz? Aquí.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno, ¡tiempo!

¡A vuestros puestos de cocina! Hierbabuena, ¡toma ya!

¡Un hierbabuenazo! -¡Venga!

Arnau, Amelicious y Álex, es vuestro turno, adelante.

(GALERÍA) ¡Venga, ánimo, chicos!

(PEPE) ¡Dale, dale, dale, dale, flaco!

¿Pan quería alguien más? -No.

Pues venga. (VERO) ¡Venga, tenéis para pensar!

¡Espera, no lo saques aún! (JESÚS) ¡Estoy acabado, es el final!

Oye, Fran, ¿quieres cocinar? Que te veo ahí...

¿Vamos a pachas? ¿Lo hacemos entre los dos?

Te pongo un delantal negro y cocinas, ¿quieres?

Me gusta el riesgo pero soy una persona clásica.

y "más vale pájaro en mano...".

Bueno, huesos de rape... morralla que le voy a poner.

¡Esto para hacer un fumet!

¿Qué te parece la ventaja de Toni? ¿En la prueba de equipos?

Nos tenemos que respaldar todos unos a otros,

pero aquí llegamos y cada uno a sus uñas.

Me ha parecido lo más justo y correcto.

Cinco, cuatro, tres, dos, uno...

¡A las cocinas!

¡Vale, Arnau! -¡Madre mía!

(JOSÉ MARÍA) ¡Vamos, cari! -¡Vamos, vamos, Álex!

Pues ahora sí, los 60 minutos para cocinar

comienzan en tres, dos, uno, ¡ya, adelante!

¡Vamos! (GALERÍA) ¡Venga, vamos!

¡Ánimo a todos! -¡Que ya lo tenéis claro, venga!

(MERI) ¡Ofelia, concéntrate! -Oído.

(Jesús tararea)

¿Estás contento, Jesús?

Yo sí. -Venga, pues concéntrate.

¡Ame, guerrera!

¡Gracias, guapa! (TONI) ¡Va, Álex, va!

(ALICIA) ¡Venga, Álex! (MERI) ¡Venga, vamos!

(ÁLEX) ¡Vamos ahí!

Yo, la nécora no la voy a usar.

(ALICIA) Mira Arnau, va a saco ya. ¡Me encanta él cómo se maneja!

Y la forma en que ha sacado el pescado, cual gorrino se tratara.

Es superlimpio cocinando.

Una prueba como esta que voy a pelear hasta el último momento.

De hecho, llevo el peinado de Ragnar Lodbrok, de "Vikingos"

para sacar ahí la garra vikinga y las ganas y la pelea.

Arnau está haciendo un caldo-ranas con nécoras enteras, verás...

El caparazón, que además es duro... No te dará ningún caldo.

Protege los jugos. Protege dentro, ¿no?

(MERI) ¿Está calentito, Jesús?

¿Está el fuego abierto? -Sí, sí, sí.

¡Hala, hala, hala, le ha puesto...!

Nunca había cocinado lamprea, pero yo creo que es como todo.

Y yo estoy bastante acostumbrado a hacer pescado, soy muy pescador.

Creo que tiene más posibilidades de irse

alguna chica que se ponga nerviosa.

En la vida me iba a imaginar que iba a cocinar

un bicho más antiguo que un dinosaurio. ¡Y encima vivo!

¡Ahora que ya he entrado aquí, tengo que continuar hasta el final!

(TONI) Tiene mucha agua el fumet. -Es una ración.

Más que nada, le va a saber menos. -Eso es.

Estoy haciendo un fondo... fumet

para hacer un guisito con el pescado como ha dicho el chef.

Voy a intentar emular su receta con un poquito de arroz

y el pescadito este, que no lo había visto en mi vida.

Como soy un loco del fútbol y los deportes,

soy un tío muy competitivo,

no me gusta perder ni a piedra, papel, tijera

ni contra nadie. ¿Irme el primero?

Quizás sería... una decepción personal.

¡Joder, tronco, Jesús...!

¡Cortando el pan con el mismo cuchillo, pobrecito!

Imagínate que acabas de limpiar la lamprea, la tabla con sangre...

Ese pedazo de pan para freír, ¿tú lo cortas en la misma tabla?

Una de las normas básicas en la cocina, hay dos:

que es orden y limpieza. ¡Ya está el tiquismiquis!

¡Venga, Ofelia! -¡Gracias, María!

¡A ti te vemos muy bien, Ofelia, ya, venga!

Es que estáis arriba y no me sale papada, es mi perfil bueno.

¡Y te vemos bien cocinando! -Ah, vale.

¡Vamos, María, mucho ánimo, va! -¡Venga, María!

¡María, concéntrate!

Oye, Pepe, tengo la sangre y el vino,

¿a partir de ahí qué? Imagino que ese guiso

también será singular. Bueno, es un guiso singular,

trabajamos un pescado como si fuese carne,

pero es un guiso, un fondo de verduras.

Picar fino puerro, zanahoria...

Rehogar con poco aceite, importante.

Remojas con un poquito de caldo y acto seguido metes ya

todo lo que teníamos: la sangre, el vino...

Dejas que eso cocine bien y trituro.

¡Amelicious, delicious!

Amelicious, espero de ti un plato que llene pero con pocas calorías.

¡Ah, yo también lo espero!

La Amelicious esta también, con la cara de tonta,

¡mírala, cómo se ha puesto a cortar bien el pescado, no le ha dado asco!

¡Lo bien que lo ha cogido! -¿Quién, la rubia?

La Amelicious esta, ¡esta viene preparada!

(MERI) ¡muy bien, Jesús!

(VERO) Aquí, después de haber escuchado un par de cosas...

¿Te han molestado los comentarios de Alicia, no?

Hombre, tú dirás, José.

(ALICIA) ¡Arnau, eres un crack!

Oye, Pepe, y una vez tengo hecho esas verduras con el vino reducido,

que lo ha afinado y ha hecho una crema muy fina liquidita,

meto la lamprea, ¿cuánto rato cocino?

25 minutos. Nosotros cocemos menos.

20, 22 minutos, que lo tengamos todavía...

Que tire un poquito, ¿verdad?

Que tengas textura.

A partir de ahí, si te apetece con puerros pochados,

si te apetece combinar con toques más frescos, tipo tirabeques,

que le dé este crujiente y mucho más vegetal...

Pepe, lo has contado tan bien, en la escuela online

estamos buscando actualizarla.

Cada año lo hacemos: nuevos cursos, nuevas historias...

Cómo has limpiado la lamprea; eso hazlo en la escuela online.

Sí, claro. Por supuesto.

(MERI) ¡Mira, está poniendo las almejas!

¡Es una locura eso, tío!

Jesús ha echado ya las almejas al guiso, ¿no?

Vamos a ver, pero no eches las almejas en el minuto uno.

Burrada. Y las pongas a hervir 50 minutos.

(MERI) ¡Jesús, prueba todo, eh! (PEPE) Oye, ¿y eso qué es?

Colorante. -Es colorante, no es pimentón.

(TONI) ¡Le ha puesto un kilo! -Ahora completa el kilo.

¡Está oscurito, eh! (MERI) ¡Muy bien, Jesús, venga!

(TONI) Yo, en una prueba de eliminación, que pueden fallar,

iría a lo más... el producto,

respetarlo y sacar el plato bien de sabor.

Luego ya me la juego a probar y a hacer...

Yo me loa juego igual. -¿Tú te la juegas?

(MERI) Álex, ¿qué estás haciendo? -¡Estamos bien!

Concéntrate, sí. No hablemos mucho.

Si quieres probar los platos emblemáticos de estas cocinas,

lo puedes hacer en el Restaurante MasterChef, en Madrid.

El primer Restaurante MasterChef del mundo.

Pero si también quieres vivir la experiencia en tu salón,

puedes hacer un pedido y te lo enviarán a casa

o podrás recogerlo en el local.

Más información, en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

¡Huy, nos queda mucho tiempo! -¡Que queda mucho tiempo, dice!

¡Hala, más chulo que nadie!

¡Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan solo 30 minutos!

¡No! -¡Sí!

(VERO) Ofelia, que vais bien. -¡Vamos!

(MERI) ¡Venga, ánimo! ¡Venga, que vais muy bien!

¡Vamos!

¿Qué pasa, Ofelia, cómo estamos? ¡Hola, Pepe!

Cuéntanos. Pues mira,

aquí estoy haciendo un caldo con las colas del rape,

con vino blanco, con puerro, con cebolla

y zanahoria. No le he echado perejil y ajo

porque se lo voy a hacer al hígado. -A majar.

¿Tú, el hígado lo "mazagarías"? Lo machacas o lo majas.

Tradicionalmente se hacía así. -¿Pero tú cómo lo haces, Pepe?

Ya te está diciendo una información valiosa.

A ver, a mí me tiene que decir más, porque entre gallegos

nos queremos más.. ¡Oye... oye, Ofelia!

¡Es una prueba de eliminación! Tú hazlo... hazlo fino.

Afina todo lo que puedas... no, no, no, el guiso.

Y una velocidad menos, más tranquila, tranquilízate,

tendrás las ideas más ordenadas. Vale.

Ofelia, calma y afínalo, eh. -Vale, muchas gracias.

Es verdad que cometo errores porque voy muy...

Pasada de vueltas

Pero a la vez le pongo entusiasmo y ganas a las cosas.

Y doy el todo por el todo, no soy una persona rencorosa

ni me guardo secretos a mis compañeros ni nada.

Yo... soy así, soy gallega, soy clara.

(MERI) ¡Guerrero!

¡Qué mono es! -Ah, a mí me encanta

es... es mi favorito. -¡Muy bien, Jesús!

Oye, os noto muy calladitos a los delantales blancos,

como relajados, ¿no?

(VERO) Concéntrate, que te cuesta. -Claro.

Es que no queremos molestarte.

¿Qué dice Jesús? Pues he hecho un sofritito.

Para darle alegría, le voy a poner unas almejitas.

¿Has hecho un sofrito y has echado aquí el vino?

Exacto, he echado vino, la sangre... para que se vaya mezclando todo.

Pero si echas unas almejas de estas maravillosas, que valen una pasta

y las pones a cocer 45 minutos...

Estamos de acuerdo. Pues fíjate...

Estamos echando perlas a los cerdos.

¿Y esto? ¿Estás cociendo arroz? Sí.

Vale. Jesús, ¿habías comido lamprea alguna vez?

Sí, muchas veces, me encanta.

¿Dónde la comes normalmente? Pues en Galicia.

Tengo un hermano que fue notario en Lugo; entonces iba a verle

y nos inflábamos de lamprea... -Beneficios colaterales.

Y ahora tengo un hijo casado con una gallega.

Así que te digo que "me pega" Galicia.

¡Por todos lados! ¡Me falta una novia gallega!

¿Sabes que vive seis meses en Madrid y seis en un barco en Ibiza?

¡Me pesco unos calamares, que los hago con patatas...!

Eso pesca por las mañanas, ¡por las noches...!

¡Eso es otro tema, eh!

Con casi 70 años que tengo. ¡Pero está muy gozado!

Pero bien... Bueno, Jesús, suerte.

Llevo una vida muy vivida ya, aunque estoy jubilado,

tengo cosas que hacer, trabajo...

Tengo un poco de todo, ¿no?

Sobre todo reírme, vacaciones y viajar...

Cuando me deje el virus.

¡Vamos, chicos, va, va, va!

¡Ofelia, dale caña, cariño!

Yo voy animando porque si no...

Jesús, ¿cómo vas?

Muy bien.

¡Cómo está el tío! El león de Roa.

# Me huele el cuerpo... # -¿Está haciendo un fumet, no?

(VERO) ¡Huy, cuántos cacharros! ¡Válgame el Señor!

¡Válgame el Señor! -¡Válgame el Señor...!

Arnau, ¿cómo vas? Desde el principio, muy concentrado.

Muy claro a lo que ibas. -Es que hay que estar así.

Para mí, estar aquí cocinando

es foco, foco, foco. La "lambrea", la he comido en Galicia.

Lamprea. Lamprea. Matarla impacta,

pero estoy medio acostumbrado. Hoy hacen matanza de cerdo en casa.

¿Ah, sí? Bueno, hay pollos, conejos y tal...

¿Vivís en el campo? No, en la ciudad, pero "ruraleo".

Tengo raíces rurales, los abuelos...

¿Y echas las nécoras enteras a tus guisos?

Para fumets, sí, las nécoras. ¿Enteras?

Enteras. Ah, ¿las sueles poner enteras?

Los mariscos tiene caparazones.

Entonces, para favorecer, cuando tú quieres hacer un caldo,

una base, lo que quieres es enriquecer el caldo

y para eso tienes que trocearlo. -Apuntado. Gracias, Pepe.

Nota mental. Muchas gracias.

¡Muchísimas gracias, Pepe!

¡Jesús, eso tiene sabor! ¡Eso tiene que tener un sabor!

¿Más vino, más vino? -¡Qué desastre, tío!

Jiaping, Jiaping, mira, cómo sabe de cocción...

¡Ay, vaya calambrazo! -¡Eso es electricidad, eh!

Energía china.

¡Me has dado un calambrazo! -Estoy buscando...

Una relación estable.

Y a ver si hay posibilidad

de encontrar una persona que sea de una forma que me gusta.

Te gustan los de pelo blanco, pero como no te gusto, a ver...

¿Qué dices...?

Hasta hay un momento de Dani, ¡me encanta su energía!

Me encanta su actitud, su emoción, su fuerza...

Oye, tía, perdona que te diga, pero te estás poniendo...

Un poco tontorrona, eh. -¿Qué dices? No.

Cuando tengo mucha hambre, a lo mejor sí.

¡Hambre de comida, lo siento!

Jesús.

Tienes herramientas que puedes utilizar perfectamente.

Las espátulas... y no tienes por qué arañar la sartén.

Ah, vale. No, es que me había quedado uno...

Del tendoncillo central.

Y estás ahí... Deshuesando en la sartén.

Vas a estropear la sartén. No, pero sigue, sigue si quieres.

No, no, no, no. Sí.

¿Con la pinza dices? -¿No te referirás a...?

¿Esta? Esa y el cuchillo.

Siempre, el cuchillo siempre y, luego, la espátula...

Pero siempre el cuchillo. Ya no lo vuelvo a coger.

Sí, hombre. Cómo quiero a Jesús, de verdad.

Es más bueno... -Es puro amor, además.

(ALICIA) ¡Arnau, eres un crac! ¡Ganador!

-Unos favoritismos tiene Alicia que yo lo flipo.

-Tú también lo vas a hacer muy bien.

Vamos a ver qué hace Amelicious. Hola, ¿qué tal?

-Hola... ¿Qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien. Te he visto poner caritas

que te costaba el tema de la lamprea.

Bueno, al final bien, pero al principio, pues...

No me hace mucha gracia. ¿Qué has escogido hacer?

¿Un clásico? Pues... mira, un guiso.

He hecho un fumet...

Y... nada, he utilizado vino y sangre, un poco,

luego, he hecho una picada con un poco de chocolate, almendra,

perejil y el hígado... Y aquí... veré si esto lo añado.

Es un guiso, a mí me gusta que las cosas estén integradas.

Vale, pues quizá lo integro. No, como tu quieras.

Es tu guiso, Amelicious.

Esto sí que lo quería utilizar, lo que pasa es que emplataré

y si me queda bonita, la pondré. Estaba preocupado

porque ella es de... ese rollo moderno...

Healthy. Claro, guisos yo hago poquitos.

Si te soy sincera. -Un guiso puede ser muy healthy.

-Sí, no lo dudo. -Hay que afinar los guisos, luego,

intentar darle ese punto más fresco

con cosas que lo ayuden. -Sí, frescas.

-Para refrescar... ¿Qué te parece si nos vamos?

-Bueno. -Muchísimas gracias.

-Nada... Nada, para eso estamos.

-Samantha, ¿puedo probar el chocolate para ver si es bueno?

¿Dudas de la calidad de los productos?

No, pero tenía ganas de chocolate. Ah, eso es otro tema.

Ofelia, ¿de qué tanto por ciento de chocolate hablamos?

-Está buenísimo. -Oh...

A mí el chocolate negro no...

Chocolate negro puro y duro no me hace gracia.

Está muy amargo.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(TODOS ANIMAN A LOS ASPIRANTES) ¡Ánimo, chicos!

-¡Vamos! -¡Máquinas!

Ofelia, espero que eso esté que mínimo te dejen volver a Santiago.

-Tengo sangre de lamprea hasta en la camisa.

Y era mi camisa de la suerte.

-Qué nervios... de repente.

-Pero bueno... -¿Cómo vais?

-Bien, Jesús, ¿tú qué tal, tío? -Vamos ahí, ahí.

Esto tarda en hacerse.

Me cago en la mar salada, Jesús...

Ha tirado parte del caldo. Había mucho y muy líquido.

Le quito sabor y le quito todo.

¿Qué hace Arnau? Se da cuenta que tiene exceso

y hace lo que Jesús, en vez de tirarlo, menos mal,

lo guarda en un recipiente por lo que pueda pasar.

Para dentro, para fuera... Eso es inseguridad.

¡Vaya platazos vais a sacar!

-Ya te digo. -¿Qué pasó con su arroz blanco?

-¡Ay, Dios mío!

(ALICIA RIENDO) Y le quita...

-No lo quiero ni ver.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡Vamos!

-El plato como los campos de Tomelloso en primavera.

-¡Qué bonito!

-Muy bien, muy bien...

-Oye, estoy orgullosísima.

-Atentos, atentos, a Jesús no le da tiempo a echar la salsa.

Me cago en la madre que lo parió, 10 segundos.

Diez, nueve, ocho...

Siete, seis, cinco...

Cuatro, tres...

Dos, uno... ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(ÁNIMOS DESDE LA GRADA) ¡Bravo!

-Muy bien, chicos. ¡Manos arriba, Jesús!

(RÍEN EN LA GRADA) ¿Qué hacemos? No puede ser...

(JESÚS) He cometido un error imperdonable.

Me ha fallado el emplatado, no sé si ganaré, es lo de menos.

Pero creo que el plato, por lo menos, aprobado está.

Aspirantes, el tiempo en cocinas termina y llega la cata.

Pero, antes, vamos a despedir a nuestro querido Pepe Solla.

Muchísimas gracias por esa clase magistral

que nos has dado sobre un producto tan maravilloso.

Gracias, vuelve cuando quieras, esta es tu casa.

(TODOS APLAUDEN) ¡Grande! Nos vemos en Galicia.

¡Gracias, Pepe! -¡Gracias!

La verdad es que es una grandísima suerte

conocer a chefs importantes y estoy superagradecida

de sus instrucciones y de todo lo que nos enseña.

Ahora sí, comienza la cata.

Alex, tú serás el primero. Por favor, acércanos tu plato.

¡Vamos, Alex! (TODOS APLAUDEN)

¡Vamos! ¡Va, tío, va!

¡"Molt be", tío!

-Qué bueno... -Qué bonito.

Alex, cuéntanos, nombre de tu plato.

Tú eres la flaca que me hace feliz. He sido muy feliz cocinando,

ha sido un sueño entrar aquí y le dije a mi novia

que le dedicaría el primer plato y, bueno, he cogido el plato

de Jordi porque... Yo estoy aquí por él.

Él, bueno, fue la inspiración durante el confinamiento,

sus vídeos y eso... y, bueno, yo lo veo muy bien, la verdad.

Yo creo que la pinta es buena y está muy rico.

¿Estéticamente te gusta? No.

Si Pepe dice que no... Yo digo que no a mí. Claro...

Por lo que cocino yo, me gusta la presentación.

He hecho algo distinto a lo que suelo hacer.

A ver, Alex...

Lo que más me gusta de tu plato, evidentemente, es la vajilla.

Si la cogéis es para emplatar bonito,

porque te ha quedado un emplatado muy basto.

¿Habías probado lamprea alguna vez? Nunca.

Es verdad que el guiso, pues, lo que he cocinado con mi abuela.

Lo he hecho lo mejor que he podido.

Y, bueno, de verdad, estoy contento con el plato que he sacado.

Es posible que estés contento con tu plato,

porque si no has cocinado mucho, si no has guisado mucho...

Haces esto y estás contento,

cuando has cocinado mucho o probado mucho.

Yo, personalmente, no estoy contento.

Es que no sé qué trozos has cogido de la lamprea,

porque son irregulares, no es lo mismo cocinar la cola

que cocinará en 20 minutos que parte de la cabeza

que tardará en 33 minutos.

Si haces todo muy irregular, pues el guiso está irregular.

Y, luego, la salsa... está basta. Alex, hay que mejorar mucho.

¿Vale? Sí, chef.

(ALEX) Me gusta que me den caña porque me motiva

a mejorar, eso es importantísimo

cuando eres un entrenador, si al jugador lo motivas

y le das caña, tiende siempre a ir para arriba.

Amelicious... Nombre de tu plato.

Caza marina. Caza marina...

¿Por qué...? Es un animal la lamprea

que se cocina como carne de caza

así que... le he puesto este nombre. Me parece bonito...

Me parece que está bueno... así que estoy contenta.

Mira, antes de empezar a probar. Alex, acércate.

Estoy compitiendo... con una chica que tiene mucha clase.

Tú me decías que estabas contento con tu emplatado, estaba bien.

No digo que no, pero...

Pero tiene mano, es una artista y...

No esperábamos menos de ella. -Vaya, gracias.

O sea, que es la jefa ya.

(AMBOS) No... para nada. ¿Es el enemigo a batir?

Yo ya lo dije... -Alex, me dice desde el primer día

"o ganas tú o gano yo".

¿Ah, sí? Pero, bueno... Fíjate, los dos.

Qué osado, qué osado eres, Alex.

Qué osado. ¿Y, ahora, qué dices?

Deja correr el tiempo. Ahora, cuéntanos.

Estoy totalmente convencido, sé que tengo mucho que mejorar.

Esto es muy largo y, por eso, creo que hay mucho que mejorar

y con gente a su lado... -Yo también.

Es muy largo para algunos. No es tan largo para todos.

Alex, gracias. A vosotros.

Vamos a probar.

Yo no sé cuántas lampreas habéis comido vosotros,

me he comido algunas. Esta está entre las ricas,

porque es un plato bien definido, sencillo, donde todo está...

Perfecto.

Es una gozada ver cuando alguien entiende lo que pedimos.

Que no es tan complicado, has puesto un poco de pescado,

un par de trozos de verdura, está bien aliñado

y ¿qué ha pasado con las chalotas?

Creo que no quedaban bien. Jo, quedaban superbién.

Estaban las chalotas para comerte un saco.

Muy bien... Claro.

Sí. Pues qué rabia.

Vale... Esto es un guiso...

De la mar salada.

O sea, de alguien que tiene mano para cocinar.

Pues muchas gracias. Sutil, elegante,

fino... brillante la salsa, es un civet en toda regla.

Lo has clavado, lo has clavado.

Gracias. ¡A por ella, chicos! ¡A por ella!

Joder, qué bien, tío.

(AMELICIOUS) Me gusta que me consideren

como enemigo fuerte en el programa y creo que esto es algo muy bueno

y, al final, a mí me hace superarme y crecer un poquito más.

Mi plato se llama Lamprea all i pebre.

He querido hacer un guiño al guiso tradicional de...

Del Delta del Ebro, pero de anguila. Bueno, he querido, pues,

darle este toque del pan frito, dentro del guiso, toque crujiente

que no fuera de arroz sino pan y ver qué os parecía.

¿Estás contento con el resultado? Con el sabor sí,

ahora viendo... lo que os está costando ya no tanto.

¿Cojo el cuchillo? No, el serrucho.

La radial... ¡Jo!

Arnau, aquí mala fe no hay,

lo que hay son prisas, quieres correr demasiado.

Tiene ese toquecito pretencioso, de lo quiero poner bonito...

Sí, sí. ¿Cuál es el problema?

Aquí no distinguimos entre cocina moderna o tradicional,

separamos dos cocinas: la buena y la mala.

La buena se basa en entender lo que hacemos y esto es un guiso.

Un guiso cuando lo vemos, vemos una pieza

con una salsa que lo cubre y el aspecto es de guisado.

El tuyo se ve que está el pescado sin cocer.

Vale. Si eliminas la salsa en un guiso

y la pones a parte ya tenemos otro problema.

No se entiende. ¿Sabes qué se detecta, Arnau?

Miedo de enfrentarte a algo

que no conoces, que no sabes por dónde tirar

y aparece esto. Lo has puesto medio mono,

con la salsa de fuera, pero la has dejado poco hecha,

son unos cueros, no se come bien.

Tiene fallos, Arnau. Algo importante en este primer día,

cuando cocináis en "MasterChef" para hacernos un plato

no hace falta hacer un litro y medio de caldo

porque cuanto menos agua,

más rápido tienes una potencia de sabor,

es ridículo hacer esas cantidades que hacéis.

Vale. Fran, ¿verdad, amigo?

En principio sí, empezamos con agua,

gastas más agua, luego, gastas más luz;

gastas más ingredientes y resultado...

Sobrecoste y no podemos cenar.

Sí, sí... Tomad nota de Fran

que lo tiene claro. Gracias por la valoración.

(ARNAU) Me he flipado, o sea, me he flipado.

He querido hacer, ahí, algo guay y...

Me he dejado en segundo término el guiso, ¿no?

Tanto que hablo de la cocina de la abuela,

pues la abuela está en segundo término.

María...

Nombre del plato.

Mi primera matanza. Del cerdo o de qué era.

No... pero se hace igual, se abre, sale la sangre...

Yo he ido a muchas matanzas

porque mi abuelo es carnicero y hacíamos matanzas de pequeños.

Veíamos ahí... todo.

Estéticamente, está bonito. Bien...

Vamos a probarlo. Yo sigo diciendo lo mismo,

si tengo el guiso bien hecho...

He hecho el guiso con los daditos y la salsa todo junto, integrado,

que tenga la textura de la salsa, su sabor con la carne.

Como no quería manchar el arroz. ¿Qué es protagonista aquí?

El... guiso, obviamente. El guiso.

Pues mira qué bien acompaña la salsa al pescado.

Sí, sí.

¿Sabes lo que detecto en tu plato? El Tomelloso está ahí.

Hombre, claro... eso está ahí.

Encima llevaba vino tinto, es que me persigue.

Aquí tenemos un guiso que está diciendo "cuidado, María viene...".

Pero no lo dudéis...

Vengo a tope.

Muy rico, María... muy rico. ¿Sí? Muchísimas gracias.

El plato se llama "hay que pulir a María".

Hay un fondo extraordinario, la salsa está...

Muy bien hecha, reducida, gustosa, cremosa...

Tienes mano, te pasa como a Amelicious, dices... "¡oh!".

Qué rico está... muy bueno. Bueno. Muchísimas gracias, de verdad.

Gracias a ti, María. Gracias.

(MARÍA) Estoy orgullosa de mi trabajo, la verdad.

Con lo que he penado, luego, de repente

cuando he visto mi plato, una cosa tan mona,

pues, hombre... desde el inicio hasta el final,

en cuestión de nada de tiempo he ido evolucionando un montón.

Es un plato para un pescador, para comer de verdad,

esto no es una gilipollez. (TODOS RÍEN)

Nombre del plato. Vampirilla gallega.

¿Tú crees que este tipo de emplatado nos gustan aquí?

Por eso he dicho que es un plato para marineros.

Los marineros no pueden comer

en un plato bien emplatado. Estamos de acuerdo.

El próximo día... Eso es, ha habido fallos gordos,

no solamente tener las almejas desde el minuto uno

cociendo 30 minutos que están como gomas,

el problema ha sido cómo estabas trabajando.

Sobre esa tabla llena de sangre

has cortado el pan, si le metes el cuchillo a la sartén

la vas pinchando por todos lados.

Yo le veía y decía... "me cago en la mar salada, Jesús...".

Está cocinando como en un camarote.

Me tengo que refinar, sí. Vamos a probar, a ver...

¿Te gusta el picante, Jesús? Sí...

Sí me gusta el picante. ¡Joder!

Está brava, ¿eh?

Uf, Jesús... estoy intentado decirte algo bueno del plato.

Lo de las almejas es para matarte.

El arroz está pasadísimo...

Y la torrija, si me traes un kilito de mantequilla buena

y algo... pues me hago las tostadas del desayuno.

Sí, sí. Si limpiásemos bien el pescado,

porque tiene ese limo que le aporta justo ese sabor

a barro que no nos interesa, ahí no te quedas corto.

"Esto sabe a limo, le mete picante para que no distingan el limo...".

No lleva mucho picante. No, medio kilo.

Necesito alguien imparcial, a ver...

María... una mujer sincera, hombre.

Te voy a decir yo cómo lo ve. Pero ¿por qué a mí?

Te he visto ahí...

Es una mujer que dice las cosas tal cual son.

¡Ay, no me hagas esto! Que sí, mujer, es que...

¡Una de Tomelloso va a probar así! (MARÍA RÍE)

Una de Tomelloso no prueba así, hace... ¡Ñam!

¡Hombre! Cuidado con los de Tomelloso.

Eso... que somos finos, ¿no me ves? No digo que no sean finos

los de Tomelloso... Es la fina de Tomelloso.

¿No ves qué guisos hago? Es de Tomelloso.

No... Dame la mano.

¿Ya está?

Uf... ¿Ves cómo...? ¡Ahí!

Ya, ya, como el potito. (RÍEN)

Toma la cuchara y tómatelo tú. No, ya está bien.

Ya está bien, ya está bien. ¿Cómo lo ves?

Bueno... pues ahí lo veo. ¿Cómo? ¿Cómo...? ¿Pica o no pica?

¿Bien... mal? Muy picante.

Limpio o sucio. Está muy picante y tiene como...

Como barro... como barrillo, como barrillo.

Lo siento, Jesús. -No te preocupes.

-Es que menudo fregado en el que me han metido.

Vuelve a tu sitio, María, gracias. Gracias.

Tenía barro, pero...

Pobrecillo, de verdad.

Muy picante... uf. -¿Sí?

Sabe a tierra, a barro, me recuerda a agua de lluvia,

a un charco casi; pero lo demás no sé si es mejor o peor.

(JESÚS) Uno cree que lo sabe todo;

pero cuando vienes a "MasterChef" te das cuenta de que es otro rollo.

Y que hay que poner más atención y más cariño y más... sabiduría.

Ofelia... nombre del plato. La revoltosa.

La revoltosa... ¿esa eres tú? No, la lamprea.

Ah, la lamprea. ¿Viste cómo se movía la mía?

Estaba en la caja, cuando Pepe

lo estaba explicando con los dientes hacia arriba

queriendo morder el cable para salir.

Vamos a probar.

Pues es un poco un quiero y no puedo.

Creo que os tenéis que centrar.

Creo que puedes hacer las cosas mucho mejor

y creo que... el plato tiene muchos fallos.

Tiene sabor, pero le falta el puntito de sal.

Oye, llegas al aprobado, se nota que sabes guisar.

¿Brilla? No brilla y creo que puedes brillar.

Hay que mejorar, Ofelia, ¿vale? Oído.

¿Está todo dicho?

Sí. Gracias, chef.

Delante de cocinas.

(OFELIA) No estoy preocupada, pero...

Hay que ser muy perfeccionistas

porque cualquier mínimo detalle, estás fuera de las cocinas.

La cata ha terminado, así que vamos a deliberar

para decidir quién abandona esta noche las cocinas de "MasterChef".

(LOS JUECES DELIBERAN)

Alex, te voy a salvar la vida.

Porque el que se va soy yo.

(LOS JUECES DELIBERAN)

Mira, a mí es al que menos le importa irse.

Yo me alegro por vosotros.

Lo tenemos...

Aspirantes, esto es una cocina profesional.

Enfrentarse a retos que nos gustan más o menos

y alimentos que tenemos que ser capaces de dominar

para ofrecérselos a los clientes, aunque no nos gusten.

Obviamente, la lamprea no es sencilla de cocinar

y no es fácil dar el punto a la primera

ni resaltar sus cualidades; pero ha habido un aspirante

que nos ha sorprendido para bien con un plato que podríamos comer

en cualquier restaurante especializado en lamprea.

Ese aspirante es...

¡Amelicious!

¡Muy bien! (TODOS APLAUDEN)

Gracias... Muy buen plato para estrenarte

en estas cocinas. Gracias.

Puedes subir con tus compañeros a la galería.

Venga, suerte.

(AMELICIOUS) En otros aspectos de la vida, como son los estudios,

amistades, relaciones, mi Instagram Amelicious Delicious...

Me considero una triunfadora o que le sale las cosas bien

y estoy empezando con muy buen pie en "MasterChef",

ojalá triunfe y ojalá me vaya fenomenal.

Ha habido otro aspirante que ha presentado un buen plato.

Un poquito por debajo del anterior, pero, también, tiene mucho mérito

y nos ha gustado mucho. Ese aspirante es...

¡María!

Gracias... Felicidades.

Puedes subir a la galería. ¡Gracias!

(MARÍA) Esto me ha servido a mí para decir

"que tú vales aquí, que tú... que te pongan lo que haga falta".

(TODOS HABLAN Y FELICITAN A MARÍA) Es lo que necesitaba en mi vida.

Y yo, ahora, lo que me echen.

Vosotros cuatro no llegáis al nivel de Amelicious

y María, pero uno sí que ha estado un poquito por encima de los demás.

Aunque tiene mucho que trabajar para mejorar.

Y ese aspirante es... Ofelia.

¡Muy bien! -¡Vamos!

Ofelia... Sí, chef.

Guisa, prueba y trabaja.

Vale... Venga.

Gracias, chef. Disfruta.

(OFELIA) Ay, Dios mío... estoy salvada.

Me tengo que calmar,

tengo que cocinar más tranquila, más atenta y ponerme las pilas,

porque no me quiero ir, no me quiero ir, no me quiero ir.

Arnau, Jesús y Alex...

Uno de vosotros tres va a ser

el primer eliminado de la temporada.

Jesús, tu guiso no se podía comer porque la lamprea

no estaba bien limpia, se notaba el sabor a limo,

un picante horroroso... Fallido.

Arnau, has cometido errores de principiante,

como hacer un caldo, un fumet con nécoras enteras

y al fondo le faltaba reducción, cuerpo... sabor, gusto, definición.

Alex, tu plato no entraba por el ojo, había un batiburrillo

donde no se ve ni orden ni limpieza y la salsa no era fina,

era un plato basto.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Jesús.

(TODOS) ¡Oh...! ¡Jesús! ¡Jesús!

(Aplausos desde la galería)

¡Jesús, guapo!

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Arnau... Alex, hay que ponerse las pilas;

porque os habéis salvado por los pelos.

Podéis subir a la galería.

¡Vamos, chicos!

(ALEX) Voy a tener que empezar a trabajar muchísimo más

de lo que estamos trabajando

y estoy muy triste por la marcha de Jesús, pero que no se preocupe

que cuando acabe esto, me iré con el trofeo de ganador a Ibiza

y lo celebraremos en el barco.

-¡Grande, Jesús! -¡Jesús, te queremos!

Jesús... ¿qué ha pasado?

Me he liado un poco, normalmente, lo hago mejor.

Sí, porque tú cocinas, tienes mano.

Yo cocino bastante, pero me voy encantado de haberos conocido.

Además, de los que se podían haber ido, el mejor soy yo.

Tienes que estar orgulloso, porque eres uno

de los quince seleccionados de entre más de 70 000 candidatos.

Con lo cual... oye... nadie pierde. Estoy encantado,

anda que no voy a presumir yo con un programa solo de exteriores.

¡Ya te digo!

(JESÚS) Tengo un poco de pena, pero...

Me lo he pasado muy bien,

es una experiencia tremenda y ya soy,

de alguna manera, de la familia MasterChef.

¿Vas a seguir cocinando?

¿Te hemos quitado la afición? Seguro que sí... sigo cocinando.

Si vienes a Ibiza, te voy a hacer unas patatas con calamares

que vas a flipar. (TODOS RÍEN)

Sé que es poco tiempo el que has estado con nosotros,

pero ¿qué te llevas de "MasterChef"?

Me llevo un recuerdo fantástico.

De vosotros, de mis compañeros...

Lo hemos pasado muy bien y lo recordaré toda mi vida.

Me hubiera encantado seguir, de verdad.

Pero... bueno, admito la vida cómo viene y cómo va.

-Qué hombre más impresionante.

Mirando a tus compañeros...

Dime dos, por lo menos, dos candidatos para ganar "MasterChef".

Voy a dar tres y que me perdonen los demás.

Amelia, la rubia mi novia...

(TODOS RÍEN) Y Dani.

Amelia, María y Dani. Bueno, bueno...

Jesús, ha sido un placer conocerte, pero ha llegado el momento

de dejar tu delantal en tu cocina.

Pero no te vas a ir con las manos vacías.

Te llevas un regalo...

Un juego de cuchillos de "MasterChef"

como los que habéis utilizado en estas cocinas

para que sigas practicando en tu casa, en el barco...

Donde quieras. Donde haya sartenes.

Gracias...

Jesús, muchas gracias a ti... un placer.

(Aplausos y gritos)

¡Guapo!

(TODOS) ¡Oh!

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

¡Garrote! Para ti.

Bueno, muchas gracias a todos.

Que os vaya bien a todos.

¡Gracias!

¡¡¡Adiós, Jesusito!!! (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(JESÚS) Lo he pasado muy bien, ha sido un reto personal

el venir aquí con los años que tengo ya, con mi edad.

Me lo he pasado fantástico con mis compañeros.

Y... bueno, esto es una cosa de la que acordaré toda la vida.

Jesús es el primer aspirante

de "MasterChef IX" que nos dice adiós.

Pero, como hemos visto, se va con una sonrisa

y con la satisfacción de haber llegado hasta aquí.

Esto no ha hecho más que empezar, tenemos por delante

un montón de retos y aventuras para los 14 aspirantes

que quedan, nos vemos la semana que viene,

mientras ya saben, pónganle... (TODOS) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

Aspirantes, Banco de Alimentos de Madrid

cumple 25 años. Empieza el rock and roll.

¡Venga, vamos, equipo! -Vamos de culo con las carrilleras.

-¿Quién ha echado la cebolla? -Los dos.

-Estamos confitando cebolla.

-Vais despistados. -¿Cuatro en una olla?

Te dejo a Antonio Orozco,

porque me encantaría que viniera al Celebrity.

¡Se me pone cara de conejo! ¡Fernando Romay!

No te comas el crujiente que vamos justos.

(HABLA EN CHINO)

¿Cómo es? (REPITE EN CHINO)

¡Jordi! No sabes chino. ¿Qué?

Bienvenidos al programa 200 de "MasterChef".

¡Vamos! -Parece un alienígena.

-Eso no se ve ni en los documentales de Cousteau.

-De verdad, ¿dónde me he metido? -Me estás agobiando.

-¡"Concentracioni"!

-Esto lo tenemos, lo tenemos... -¡Mierda, se me olvidó el puerro!

Adelante, Ana Iglesias... -¡Ay, que es de carne y hueso!

-Lo que he intentado hacer es evocar tradición...

Y vanguardia. Es un charco.

Alegría para tu corazón. Efectivamente.

Es una guarrería... Un poco de paciencia, por favor.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Masterchef 9 - Programa 1

14 abr 2021

Programas completos (109)

Los últimos 2.009 programas de MasterChef

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios