www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5710523
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 5 - Programa 8 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música swing)

Bienvenidos a una nueva semana de emociones

en "MasterChef Celebrity".

La competición se vuelve más dura

y los famosos deben pasar al siguiente nivel.

Por eso, en el primer reto de la noche tendrán que demostrar

hasta dónde llega su capacidad de estrategia.

Muy buenas noches. Bienvenido, pasa si miedo.

Que no, hombre, el pin le da seguridad.

Tiene el escudo del pin.

¿Por qué crees que entras solo? Para divertirnos, supongo.

(RÍE) Sobre todo vosotros.

En este reto vais a entrar en las cocinas de uno en uno.

Queremos ver si sois realmente estrategas.

Tendréis en vuestras manos ponérselo fácil o difícil

a vuestros queridos compañeros y, sin embargo, adversarios.

Lo de "queridos" es cosa tuya.

Como ves, hay una cesta en cada puesto

y cada una de ellas contiene 15 ingredientes.

Todas tienen lo mismo. De momento.

Así es, Gonzalo. Bienvenido a la prueba más deseada

de todos los aspirantes: el robo de ingredientes.

¿Ves cómo nos íbamos a divertir?

De los 15 ingredientes de cada una,

vas a poder robar diez a tus compañeros.

A uno solo o a varios, tú decides.

¿A quién le tienes más ganas? Obviamente, a Flo.

Hay tres maneras de comportarse en esta prueba:

una es ser un sinvergüenza, una rata de cloaca,

otra es ser un poquito picajoso, y hay otra que es

ser un auténtico bonachón, pero entonces no nos divertimos.

¿Qué le vas a robar a Flo?

Le voy a quitar las hierbecitas...

Especias.

¡Sabor! Voy a quitarle "sabor".

Patatas. Patatas.

Y sobrasada.

Cuatro. Porque le viene mal.

Le sobra. ¿A Josie...?

Ah, mira. Espárragos y... Ajetes.

Estás haciendo un clásico a la yugular.

En el emplatado lo va a matar. Brotes.

Le estoy cogiendo el gustillo.

¿Sí, verdad? Esto es calentarse. Es empezar.

Mira, le voy a quitar a Celia...

Le quitas los garbanzos a Celia.

Se tiene que adaptar a lo moderno. Ah, vale.

Venga, las almendras de Nico. Ha ido a por los potentes:

Flo, Celia, Nico, Josie.

Y el queso de Lucía. ¿Y a Lucía le quitas queso?

Que venga a la cocina española, está siempre pensando en Italia.

(RÍE) Muy bien, Gonzalo.

Puedes ir a la bodega y ver qué hacen tus compañeros.

Tengo ganas a Flo por estar malmetiendo

con todo el mundo. Por cierto, le he quitado cuatro menudencias,

relleno. Casi le he hecho un favor.

¿Qué tal se te da robar? Mal.

¿A quién le tienes más ganas? A ninguno.

¿En serio? No, no soy así.

Vas a tener que hacerlo, mujer. ¿Qué le quito a Flo?

Le voy a quitar el queso, con lo que tiene, puede hacer algo.

¿Te llevas bien con tus compañeros?

Yo me llevo bien. ¿No quieres perjudicar a ninguno?

No. Lo siento.

Le quito la sobrasada, porque a Josie la sobrasada...

Quítale. No pasa nada. Le quito el queso.

Hala. He quitado tres cosas.

A mí Gonzalo me habrá quitado todo.

-Qué poca confianza. -Este es Gonzalo.

Sobrasada... Le voy a quitar las patatas.

-¡Que yo no te he quitado nada! -A Lucía le quito...

Les quito la sobrasada a todos porque no creo...

No son de embutidos.

A Celia, la sobrasada. Madre mía.

¿Este quién es? Este es Nico.

No soy nada estratega, os lo digo en serio.

Les quito a todos la sobrasada.

La Terre a la sobrasada le puede sacar partido

porque es mallorquina. Le voy a quitar las almendras.

Le quitas las almendras. A Raquel Meroño,

le quito la sobrasada también.

Le dejo solo a aquella porque es de Mallorca.

-Qué poca vergüenza y qué poca confianza.

-Tampoco le he quitado gran cosa

a Gonzalo. Es que no soy capaz de hacer algo así.

-¿Puedes sentarte en otra esquina? -¿Por qué?

-Qué poca vergüenza, ¿eh? -¿Por qué?

-Yo no te he quitado nada, al contrario de lo que pensabas.

-Te aseguro que no he quitado con mala saña.

Vas a poder robar diez ingredientes a tus compañeros.

¿A quién le tienes más ganas? A Josie,

porque empezó sin saber nada y lloraba mucho.

Ahora sigue llorando y le he dicho:

"Tío, que ya no te vale". -¿Ves? Esta es estratega.

Especias, ¿a quién? -A Raquelilla.

¿A la Terre alguna cosita?

Lomo de corzo.

¿Le quita el lomo? ¿Lomo?

-Es que la tiene enfilada a la Terre también.

-Las patatas. ¿Por qué le robas eso a Terre?

Porque me lo pide el cuerpo. Claro, ¿a Nico nada?

El vino Pedro Ximénez.

Y las cebolletas. Las cebolletas, muy bien.

Cinco te quedan por quitar. Lucía...

El tomate.

Gonzalín... -A ti te quiere mucho.

-Esparraguitos. Te quedan tres.

Ella va a por Terre. Sí, sí, sí.

Le vamos a quitar los tomates,

le voy a quitar más de esto... Y cebolletas también.

Le voy a quitar los garbanzos. Y los garbanzos. Muy bien.

Con Terre yo tengo un amor y odio,

Siempre estamos las dos...

No tenemos nada en contra. Ni ella de mí ni yo de ella.

Seguro que le tienes ganitas a alguien.

Hombre, Gonzalo tiene un pin...

-(RÍE) -(NICO) Vale...

Aquí está Ainhoa. Le voy a quitar...

Los pimientos.

Ella trae el picante de casa. O sea que...

-Ya traigo yo el picante de casa, dice. ¿En serio?

-Tiene razón.

-Vamos a quitarle los tomates a Josie.

Tomates a Josie.

A Gonzalo, el Pedro Ximénez,

que es importante. -No, tío, no.

-A mi tía vamos a quitarle...

Los espárragos.

No se va a enterar, Nico. A Celia...

Le quito las patatas para hacérselo fácil y no se líe con más cosas.

La abuelita del programa, no, no. -(RÍE)

-No me importa en absoluto.

-A Raquel...

Vamos a quitarle, por ir cambiando, los garbanzos.

Seis, te faltan cuatro. A Raquel le vamos a quitar...

Los ajetes. Ajetes.

Gonzalo...

-Gonzalo, van a por ti con el pin.

-El queso, para mí. (RÍE)

-Con el queso me vale. Bien, Nico.

-Me quedan dos. Vamos a quitarle las flores.

¿A quién le quitas las flores? A Ainhoa. Josie...

Qué duro, qué duro. Venga, sí, las patatas.

Patatas a Josie.

Está empezando a despertarse una malicia...

Nos acercamos a la final,

la inocencia pura y la bondad no valen

y hay que empezar a sacar un poquito el canalla.

Hay que inspirarse en Gonzalo.

¿Qué llevas debajo del delantal? Pues mira...

Llevo "boom". ¡Toma! Qué discreta, qué mona.

He pensado que era lo más adecuado para arrancar la semana.

-Verás cuando llegue al mío. -Este es Flo.

Le va a salir una cosa riquísima con todo esto.

Claro. Le voy a quitar los garbanzos.

¿Qué le quitas a Ainhoa? Le voy a quitar...

Ajetes. Sí.

Muy bien.

¡Aquí nos encontramos a Josie!

Le han quitado muchas cosas.

Y a ti. Saben que somos gente

con destreza y que con cualquier tipo de ingrediente hacemos magia.

Le voy a quitar los pimientitos a este.

¡El siguiente es Gonzalo Miró!

-Terre, que yo me he portado muy guay.

-Los tomatitos cherry. Él es más de tomate pera.

-Bien, bien, bien. -A Nico le voy a quitar...

Las papas. Las papas a Nico, muy bien.

-Venga, acción, venga, rapidez,

venga, estrategia... Venga, piensa.

A Celia le voy a quitar la cesta. -(RÍEN)

(RÍE) No, que somos muy amigas ya.

Los espárragos. Terre.

Dime. ¿Celia piensa igual que tú?

Le voy a quitar el queso también, por si acaso. Hala.

Con cariño, ¿eh?

-(RÍE) Por si acaso. -El queso, bueno...

-A Raquel, le quito el Pedro Ximénez.

Quedan dos ingredientes. A Lucía no le he quitado nada.

Le quito los garbanzos, para que no digáis.

Me queda uno solo. Te queda uno.

Le voy a quitar las flores. Él no es de flores.

A Flo, las flores. Sí.

En el programa ocho las cosas empiezan a picar un poquito

y con el chiste: "Te quito esto,

tú eres de los buenos, te lo pongo difícil".

Ahora ya empieza a haber más cerebro.

-Yo te he quitado todo lo importante.

-¿Los garbanzos, los espárragos? -La carne.

-¿La carne me has quitado? -(RÍEN)

-¿No éramos amigas ya? ¿Qué va a pensar España?

-A lo mejor le quito un poquito al del pin.

(RÍE) Al del pin.

-¡Al del pin! -Te van a crucificar.

-Vamos, vamos.

A Flo... Espárragos.

Tú con tu conciencia, a ver qué tal duermes.

-Fatal. -Yo divinamente, pero tú...

-Patatas. A Ainhoa, patatas.

Las patatas, bueno. Mira, al del pin.

¡Ah!

(RÍE MALICIOSAMENTE)

Le vamos a quitar los garbancitos.

Y las cebolletas. Y las cebolletas también.

Un corzo a la plancha con unos pimientos de Padrón.

-A Lucía... Los ajetes.

-Esto va a ser mortal. -A Nicolás,

le vamos a quitar los espárragos...

Y el quesito.

-(GONZALO RÍE)

-Ay, Dios mío, a la Celia...

Quiere innovar, dejar la cocina tradicional,

así que le voy a quitar los pimientos.

Los pimientos, muy bien. A ver...

¡A la Terre le han dejado seca!

-(RÍEN) -¡Pero qué poca vergüenza!

A Josie y a Terre no les has tocado la cesta.

A Terre se lo han quitado y a Josie lo amo.

A Gonzalito...

Le quito esto, que tampoco es muy de especias.

Y esto. Las hierbas también.

Es que tiene un pin.

-¿Me ha quitado cuatro cosas?

-Gonzalo sigue teniendo después de tantas semanas ese pin,

en algún momento tendrá que enfrentarse a las pérdidas.

-Para tu conciencia, no te había quitado nada.

¿Qué tienes? ¿Qué es esto? Ah, una segunda piel.

¿Te tapa toda la cara? Sí.

O sea,es como de un robo. Hoy te va a venir bien.

¡No te lo quites! ¿No me lo quito?

-Vamos a ver realmente cómo es Josie.

A Flo, el corzo. ¿Por qué? Porque lo quiero hacer, me apetece.

-Para venir de generoso...

-¿Te imaginas que quita la carne a todos?

-¿Las hierbitas también?

-Me parto, por favor. -Te ha quitado hierbas,

Ainhoa. -A mí, las hierbas.

¿Qué le quitas a Lucía? Cebolletas.

¿Y los ajitos quién los tiene? Los quiero también.

-Se cree que está haciendo la compra para él.

Nicolás. Los ajetes.

Aquí está Celia, especias, las almendras y el Pedro Ximénez.

-¡Hala! -Premio...

Josie. ¿Sí?

Escúchame.

No estás haciendo la cesta para ti mismo.

¿Eh? Claro.

Pues no robo nada. Estás perjudicando

a tus compañeros para que no puedan hacer un plato.

Pues robo otro corzo. A Raquel Meroño, corzo.

Que caiga el personaje. -¡Hala!

-(CELIA) Para que sepas el personaje.

-Tú, que has dicho que lo amas. -(GRITA)

-Este corzo es de Nico, hay que robarlo.

-Se acabó el buen rollo. -Me ha quitado la carne.

-cambio un corzo por almendras que le he cogido a Celia.

-(CELIA) Esto no puede ser. -Es un juego, es un juego.

-A Lucía le quité cebolletas, se las devuelvo.

Y le quitas el corzo. Y me llevo el corzo.

¿Qué le he robado a Gonzalo? Nada.

Está con pin y con corzo...

No sale de aquí ni con agua caliente.

-Ya vemos a la gentuza del grupo. -(NICO) Iba de majo, ¿no?

-A Ainhoa le quité las hierbas. Hay que coger el corzo.

Y yo creo que ya está.

Qué suerte que con la media no te van a reconocer.

Qué agobio, ¿eh? Creo que lo he hecho bien,

¿qué vas a robar? Lo más contundente.

Celia... -Has demostrado lo que eres.

Y me alegro de haberte conocido.

-Solo espero que cuando alguien vea que en todas las cestas

falta un corzo menos en la de ese Judas...

-(RÍE) -...se lo quite.

-A Flo, las almendras, ¿vale?

-Madre mía. ¿Qué va a hacer? No puede hacer nada.

-Ainhoa tiene mogollón, ¿eh?

Le voy a quitar la sobrasada. ¿Solo?

Llevas dos. -A Josie...

-La carne, es lo único que no tenemos los demás.

-Le quito las cebolletas. Y también las especias, ya puestos.

Las hierbas.

No le dejes la carne. -Por Dios de mi vida.

-Uy, a Gonzalo. Le voy a quitar los pimientos de Padrón.

-¿Qué tengo? Ajetes, almendras y flores.

(RÍE)

-A mi sobrino le voy a quitar el ramillete.

Bueno, hierbas. A Celia...

Las almendras también.

-¿No se da cuenta de que nadie tiene carne salvo Josie?

-A la Terre le voy a quitar...

El queso gruyere, que ella es alérgica además.

-¡Muy bien, muy bien! ¡Ella me conoce!

-Es la que más tiene. Raquel tiene muchos.

Le voy a quitar el queso.

Y los tomates. Pues ya está.

Lo del robo me parece una de las pruebas más divertidas,

o te lo tomas a cachondeo, que es lo más divertido,

o como te lo tomes en serio es como decir "de qué vas".

Estás en la prueba del robo de ingredientes de "MasterChef".

Robar es una de las grandes aficiones que tengo en mi vida.

Unida a mi fama, me encanta.

-Florentain, quítale la carne a Splinter, por favor.

-Se la va a quitar.

-A Ainhoa no le cojo nada porque canta como los ángeles.

-Ay, qué mono. -¡Ole!

-Pero como los ángeles, tampoco es plural, me gustan las almendras.

-Tú tienes un huevo de cosas. Tienes un porrón de cosas.

-Pero Josie, ¿cómo te voy a robar a ti algo?

Es que no me sale de dentro.

La carne esta me gusta...

Pero los garbanzos también. -¡Quítale la carne!

-¡Quítale la carne! -La carne.

-Pues le quito los garbanzos. --¿No te das cuenta

de que nadie tiene carne nada más que este?

-A Gonzalo... Le voy a quitar las almendras.

-Claro. -Ese pin, cariño mío,

se acabó. -Sois gentuza.

-Le voy a quitar los ajetes también.

Es peor tener poco que no tener nada.

-(RÍEN) -Qué tío más malo.

-¡Te han dejado las flores, Gonzalo!

-A Lucía... A Lucía no le quiero robar nada.

-Qué mono. -Venga, le voy a quitar...

Las patatas y el Pedro Ximénez.

Y a Celia...

(RAJOY) "Le voy a quitar dos ingredientes a Celia:

las cebolletas y los tomate cherry".

-No me deja nada. -Tienes muchos ingredientes Raquel.

Le voy a robar los espárragos.

-Y ya. -¿Y Josie?

-Desahógate ahí.

-El ingrediente que me falta se lo voy a robar a otro.

-(TERRE) ¡A la carne de Josie!

¡A la carne de Josie! -¡El corzo!

-¡Corzo!

-(SUSPIRA) Qué gusto da hacer esto. - (RÍEN)

¡Flores, flores, queremos flores, flores!

-Pero qué montón de mierda que es este...

Flo, ¿qué has sentido robando? Estoy acelerado todavía.

Es al principio, luego se va uno calentando, ¿verdad?

Siempre que puedo...

(Golpes)

¿Pero qué pasa?

(Golpes)

No me lo creo.

No me lo creo, no me lo creo. No, no, no, no.

¡No, no, no!

(GRITA) ¡No puede ser!

Solo hay una persona que llama de esa manera.

Sí, sí.

Santiago Segura. Lo he flipado.

Flo, por favor.

Pasa a la bodega, ¿quieres que te acompañe?

Tenemos un invitado que quiere entrar y mejor que no lo veas.

Te acompaño, te acompaño.

No sé si me hace ilusión o me genera ganas de vomitar.

-(GRITAN)

-(GRITAN)

-Volver a "MasterChef" es cuando vuelves al instituto,

que ya no está ninguno de tus compañeros,

pero ves a algún profesor, ves el claustro,

ves el pupitre donde te sentabas... Es emocionante, muy emocionante.

-El único con el delantal rosa. -Rosa Dior, un poco.

¿Qué haces aquí?

He venido a verte, entre otras cosas.

Sobre todo, está Flo... Te reservábamos para la final,

para el momento más especial, no para hoy.

Soy muy modesto en mis pretensiones,

con un programa ocho me va bien. Te vale.

Te fuiste en el nueve.

Sí, espero que Flo no sea tan torpe de irse en el nueve.

¿Quieres que avance? Quiero que gane Flo.

¿Tú sabes la tiranía de los guapos?

Queremos que gane un humorista.

-Mejor que Santiago. ¡Hombre!

Los aspirantes se han enfrentado a la prueba del robo

pero creo que tienen muchos ingredientes todavía.

¿A ti te apetece robar?

Si es descargar cestas, estoy dispuesto a colaborar.

¿Te apetece?

Uy, Dios, no. -(TERRE) ¿Él también?

-Nos vamos a quedar sin nada.

-A Flo le han dado ya lo suyo. (RÍE) Sí, sí.

Me habéis quitado todo.

-A Gonzalo no le quieren mucho por aquí.

Eso es culpa de Flo.

Qué mal gesto, con lo majo que es Gonzalo.

-Soy discípulo tuyo, he hecho lo que tú harías.

-Lo de Celia Villalobos tampoco es muy popular.

Le tienen poco cariño.

¿No metes mano en las cestas? Vengo de invitado,

a mí qué más me da. Mi interés es que gane Flo.

Quiero que Flo se luzca, él es un artista.

Voy a dejarle algo para que cocine. -(FLO) ¿Pero qué hace?

Le reviento la cara, ¿eh?

-Flo, siéntate. Ya pasó. -¡Flo!

-¿Pero qué haces? ¿Qué estás haciendo?

Eres un rabioso.

No le quita a nadie y me quita a mí.

Me quieres humillar y quieres que gane.

Dice que quiere que llegue a la final. ¿Así?

¿Robándome alimentos? Me parece superfuerte.

Aspirantes, adelante.

Podéis comprobar qué tenéis en las cestas.

¡Hala!

-¡Uh! Qué bonito. -(AINHOA) No está mal, ¿eh?

-Bueno, bueno, bueno.

-Mira, Flo, viene Berasategui con eso y te hace

tres platos. -Lo rata que has sido

no me lo esperaba. Sabía que eras un poco ratil,

las alcantarillas las controlas, nivel Gonzalo,

pero esto ha sido demasiado subterráneo,

¿Por qué me has hecho esto? -He visto qué has hecho a Gonzalo.

La cesta estaba vacía. -Es una familia,

Las mierdas se quedan entre nosotros.

-¡Para ser tu gente cómo te has portado!

¡Entre tú y el Josie!

Canela pura.

-Estoy un poco "volao", Celia, de verdad.

-Ay, Josie. De verdad, te amo, te amo, te amo, te amo.

Gonzalo, ¿esperabas que te robaran tanto?

Pensé que algo me iba a quedar. Algo.

De todas formas, hay gente que te sorprende más que otra.

¿Quién te ha sorprendido? Negativamente,

Josie. Me ha parecido una rata de cloaca

-A ver, Winona Ryder...

-Y la decepción me la he llevado con aquella de allí.

¡Me ha quitado cuatro! ¡Yo no le había quitado nada!

¡Nada! ¡Cuatro!

-El pin, el pin, que me deslumbra.

-¿Y yo? No te he quitado ni dos. -¿Tú? Los que quedaban.

-(FLO) No es culpa mía. La gente ya te ha esquilmado antes.

-Haber dejado lo que había. -¿Para qué?

-Qué bien se llevan. Buen rollo, ¿no?

Que te regalo mi ingrediente. -¡Que te pires!

-¡Te lo pones donde tú quieras.

¡Ahí lo tienes! ¡Que no me grites!

-¡No grites! -¡Oye, oye!

-¡No grites, Ainhoa! -¡Que no grites!

-(GRITA)

-(RÍE)

-Si nos ponemos a dar bocinazos... Flo, vamos a ver.

¿Quién crees que más ingredientes te ha robado?

Gonzalo, seguro.

Gonzalo, porque es un ratil.

-(SANTIAGO) Todos son ratil menos tú.

Raquel, ¿te has llevado alguna decepción con algún compañero?

Sí, claro, por supuesto. ¿Con quién?

Con Socorro. -(JOSIE) Hija, Dolores.

No te pongas así. Qué vamos a hacer.

Socorro y Dolores, como siempre estamos en el foso juntas.

-Me he desmayado. Directamente.

-Aquí no es amistad, hay que robar con calidad.

¿Tú robarías en una multimarcas de lujo? Sí.

¿Robarías en un almacén que ni fu ni fa?

No. Si hay que perjudicar, hay que quitar

la primera marca, ¿no? Un poco...

Celia, quién te ha decepcionado? Decepciones ninguna.

Es una prueba en la que realmente das la cara

sin saber que los demás te están viendo.

Yo quería jugar. A Terre, le he quitado más que a nadie.

Y hemos cometido todos el mismo error.

-Todos el mismo error no, guapa. Yo no. Te he quitado dos cositas.

-Mi vida, déjame que acabe, amor.

-Acaba, no vaya a ser que te interrumpa.

¿Te arrepientes de algún robo que hayas hecho?

Sí, de haberle quitado el corzo a Terre.

Pero esto es un juego y no pasa nada.

Terre, ¿quieres decirle algo a Celia?

He dicho que habíamos hecho las paces. He sido supermona,

supergenerosa. "Le quito una cosa. Para ser puñetera, le quito dos".

Y me dice: "Te he quitado cuatro". ¡Maricón! ¿Qué tipo de paz es esta?

-(CELIA) La que hay ahora mismo.

Dame la mano, mi amor. -"Dame la mano, mi amor".

Dame la mano, mi amor...

Nico, con lo bueno que has sido, ¿qué piensas de tus compañeros?

Hemos visto la realidad de las cosas,

la realidad de Josie, sobre todo.

Pero entiendo que estamos en un programa

que si podemos poner zancadilla, con amor, te la pongo.

Y luego nos reímos.

-(RÍE) Sí, hombre. -El que ha causado los problemas

entre nosotros ha sido Santiago Segura.

-A alguien hay que echar la culpa. Como sabe que me voy a ir.

-(RÍE) Aspirantes, en esta primera prueba

no vais a entrar al supermercado.

Debéis apañaros con los ingredientes

que tenéis en las cestas. Queremos ver

vuestra creatividad con un plato libre

con esos ingredientes que tenéis. Vamos a ver, Raquel,

tú fuiste la mejor de la prueba por equipos de la semana pasada.

Ay, no. Ya empezamos.

¿Crees que te vendría bien un poquito de ayuda extra?

Hombre, pues claro. Mira qué tengo por aquí.

Una caja de básicos. Gracias.

Espérate, no te avances.

Puedes decidir si te la quedas

o si se la cedes a algún compañero.

¡Ja, ja! Y piénsatelo bien,

puede que no sea momento de llevarte por la compasión.

Has visto que las espadas y los Flos están en alto.

Eso es poco higiénico, subirse a una cocina con zapatos.

Eso es peor. ¿Te la queda o la cedes?

Flo, por favor. Baje usted de las cocinas.

Voy a seguir siendo generosa y la voy a ceder.

¿A quién se la cedes? Me gustaría hablar con Flo.

Me voy a acercar

porque necesito que esto sea un compromiso.

Me has dicho desde el primer programa que me iba fuera.

Repite conmigo: Yo, Flo. -Yo, Flo.

-Te prometo. -Te prometo.

-Que te voy a cuidar. -Que te voy a cuidar.

-Que te voy a mimar. -Que te voy a mimar.

-Y que no voy a picar hasta que "MasterChef" nos separe.

-Y que no voy a picar jamás en la vida

hasta que "MasterChef" nos separe. -Pues venga, ya tenemos cesta.

¿Cómo no le voy a dar la caja a Flo?

Tenía que lucirse delante de su amigo.

(RÍE)

Gonzalo, escucha. Tus compañeros han decidido

que no tengas ningún ingrediente,

por tanto, no vas a poder cocinar en este reto.

Así que, sube a la galería.

Chicos, gracias. De verdad.

-Qué lástima. -Es alucinante,

¿cómo este señor puede tener tanta mierda?

-(GONZALO) Disfrutad.

Me alegra que estén viendo mi subida diciendo: "¿En serio?".

Ahora sí, ya estáis listos para cocinar.

Un momento, un momento. Santiago,

sabes que eres mi aspirante favorito de todos los tiempos.

Muchas gracias, Samantha. Tenerte aquí y no verte cocinar

es como que me falta algo, porque a mí me gustas allí.

¿Te animas a cocinar? ¿Te animas?

¿Eres un valiente? Demuéstraselo a Flo.

(SANTIAGO) Te voy a demostrar, Flo. Voy a cocinar.

-No sé por qué

tengo que compartir cocina con Santiago Segura.

Para mí ya no es mi amiguete, es Santiago Segura.

Tienes tus 15 ingredientes como tenían el resto.

Muchos, ¿te parece? ¿Muchos?

Les han robado, pero tú eres nuestra gente.

Por eso, te voy a robar un poquito...

Te enseño, que no te has enterado cómo se hace.

Así se roba de verdad. Ahora eres Josie.

El corzo no te interesa. Y es más...

No hagas el Josie. Fuera, no necesitas esto.

Y el queso. No me quites el queso.

Oye, Jordi, ya. Ya, ya.

Estaba pensando cómo hacer el corzo y desaparece todo,

me dejan la cesta vacía... A ver cuál es el truco o la trampa.

No sé si algún aspirante quiere meter mano.

Ya está la rata... Flo, perdona. ¿Quieres...?

(RÍE) -(FLO) Por favor,

quiero que se sienta... Que sepa cómo me siento yo.

-No quiere que cocine y demuestre que cocino un poquito mejor que él.

-Dejo aquí para que cocines. -La hierba aromática.

Un detalle. Puede hacer una infusión.

¿Le habéis dejado las hierbas? Ha sido Flo.

No puedes consentir esto, Samantha.

Si le quito todo, se sube con el tonto y dos tontos calvos,

pega un pelotazo de luz esto que no se ve el programa.

Yo quiero verte cocinar,

te voy a dar una cajita de básicos como la de Flo.

Igual, para que no os peleéis.

(GONZALO) Igualdad de condiciones. Adelante, Santiago.

Gracias.

-Menos mal, así no tengo que competir con él.

Ahora sí, aspirantes, Santiago, ha llegado el momento de cocinar.

Tenéis 60 minutos para elaborar un plato libre. ¿Entendido?

(TODOS) Sí, chef.

-(SANTIAGO) ¡Sí, chef!

Estoy nervioso porque hace mucho que no cocino:

"Aspirantes, 60 minutos. Solo quedan 15. Último minuto"

Y estás tú ahí...

(RESPIRA NERVIOSO) Emplatar, emplatar...

El tiempo comienza en tres, dos, uno. Ya.

¿Ya? -Ya.

-¿Ya, ya, ya? -Ya, ya.

Vaya duelo de amiguetes.

Vamos, Santiago, el más grande. Venga, Santigo.

Perdona, amiguete, ¿necesitas balanza?

-Sí. -Lo estoy flipando.

Es un cocinero preciso. Un profesional.

Pim, pam, pum.

-¡A bocajarro!

¿Qué os parece el duelo de amiguetes?

Para mí no hay tal duelo.

Solo hay uno por encima del otro. Santiago.

Está Santiago, que está en el top 10, y Flo, que es un...

Un recién llegado, un advenedizo.

Para más inri para Flo, en la galería tiene a Gonzalito.

Le van a dar.

Tiene toda la pinta. Toda, toda.

Puedes animar.

Lo quiero vivir aquí, en primer plano.

(GONZALO) ¿Qué? Al lío. -Gonzalo, ¿cómo se siente uno

cuando está solo?

-¿Y lo que aprendéis? Algunos lo tiene difícil.

Celia, Josie, Flo y Santiago son los que menos ingredientes tienen.

Celia: cebolletas, hierbas y flores. ¿Qué puedes hacer?

Cebolleta asada, jugo de cebolleta...

Como una sopa de cebolla reducida.

Joder. -(GONZALO) Así, mal.

Qué tiempos, Santi.

-Echaba de menos esto como la vida misma.

-¿Te acordarás de cómo funciona la vitro?

-Si tengo una igual en casa, ¿no ves que la gané?

-(RÍE) -(TERRE) Raqueli...

-Qué buena he sido contigo, no te he quitado ni...

-Así me gusta, cariño.

Ojo, Celia, la escabechina que le hizo a Terre.

Dijo "me da todo igual" y le quitó cuatro cosas.

Solo con espárragos puedes hacer un plato.

Una sopa, pones las yemas... Cuatro hierbas y tal

y te sale una ensalada de espárragos rica.

(TARAREA)

-(GONZALO) Muy bien, Ainhoa.

-¿Ahora te intereso? Anda ya, que te den.

-(RÍE) Ainhoa tiene garbanzos,

espárragos, cebolletas, queso...

A Ainhoa le han tratado de maravilla.

No querían discutir con Ainhoa. La respetan mucho.

Estoy como en mi casa tomándome un vino, ya me puedo espabilar.

Anda qué...

¿Y el ladrón de corzos?

Corzo, almendras, Pedro Ximénez y especias... ¿Qué vamos a pedir?

Un corzo de diez. (TERRE) Hola, ¿qué tal?

(CANTA) "Hola, mi amor, tengo que hablar contigo.

Estoy cansado, estoy hecho un lío".

Nico tiene garbanzos, tomates, especias,

pimientos de Padrón y germinado. Que son cosas que dices:

"A ver cómo caso esto". Es más.

A veces prefiero tres que cinco.

Un segundo. -Cariño, tranquila.

Voy a otra cosa.

Y Meroño: patatas, pimientos de Padrón, almendras, germinados,

hierbas y cebolletas. Todo muy vegetal.

Voy a ir escaldando también.

¡Uh!

Lucía creo que tiene pimientos de Padrón,

cebolleta, hierba aromática, flores especias y almendras.

Para mí, menos es más. Estoy encantada

con lo que me han dejado. El robo que me sorprendió

ha sido el de Flo, decía que no me iba a quitar nada

y me quita dos cosas.

Vamos...

-(FLO) ¿Qué vas a hacer?

-Una cosa muy rica que te deje en ridículo.

(RÍE) -¿De qué irás, tío?

¿Cómo eres tan rata? -Te lo digo, Flo,

si no llegas a la final, me das un disgusto.

Me huele a quemado, ¿eh? Si huele a quemado,

ya sabes quién es. No, me extraña.

Está haciendo caramelo, está haciendo azúcar,

y se le ha ido el azúcar. A mí no se me ha ido el azúcar.

Necesito un paño, voy a coger el del amiguete.

-¿Pero por qué? -Lo tengo más a mano.

¿Somos amiguetes o no? -No.

Me he enfadado. -(FLO) Qué rata.

Huele a quemado, en serio. -Quita un poco,

por favor. -No vayas por ahí.

(FLO) Esto tiene una pinta... -(SANTIAGO) Por favor,

¿podrían quitarme la mosca gigante?

Oye, por favor. Seguridad.

Fuera de ahí, no molestes. (RÍE)

Es igual que mi hijo.

Santiago, espero que no cocines mal

pensando que Flo no te lo va a perdonar.

Tú a tope, ¿eh? Sin compasión.

Gonzalo, no tienes amigos, estás solo.

-Mejor solo que mal acompañado.

-Yo siempre est... -(GONZALO) Estaré a tu lado, ¿no?

-Sí. Cuando tengas el pin, sí.

-(RÍE)

-Luego ya, no sé.

Gonzalo, yo creo que si la semana pasada

entregas el pin, no te habrían hecho la mitad del robo.

Probablemente. ¿Verdad?

¿Cómo te sientes? No me preocupa en absoluto

esta pinta de marginado que pueden interpretar desde casa.

(RÍE) (RAQUEL) ¿Me perdonas ya?

-(GONZALO) ¿Sonrisita picarona? -Sí.

-Tienes rostro creíble.

-¿Eso es un sí?

-Hay que trabajar en ello. -Seguiré intentándolo.

-Ahora los perdones. Sí, sí.

-(GONZALO) Qué pintón tienen, Luci. -¿Quieres uno, cariño?

Aspirantes, prestad atención.

Vamos a recibir una visita muy especial.

Una pareja de aventureros que deja bien claro

que los límites no existen para ellos.

Qué me dices.

Se han recorrido el mundo en busca de experiencias únicas

y podemos verlos en su nuevo programa de TVE.

Adelante, los protagonistas de "Donde viajan dos":

Jesús Vidal y el Langui.

¡Bravo! -¡Uh!

-¡Bravo! -¡Bravo!

Hola, Jesús. ¿Qué tal? Adelante, arriba.

Uno a cada lado. Uy, uy, uy... ¿Eh?

Ay, ay, ay.

El Langui. -¡Hey!

-Cuidado con ese que es muy vikingo.

-Ya, ya lo sé. ¿No es del Madrid?

Es de los nuestros. Tiene cara de ganador,

no me lo creo. Nosotros llevamos pluma siempre.

Bienvenidos a los dos.

Un placer teneros en "MasterChef", ¿cómo estáis?

Muy contento porque creo que vosotros

habéis democratizado la cocina de vanguardia.

Gracias a vosotros se conoce la cocina al vacío,

el róner, los postres con nitrógeno...

Veo que manejas el léxico. Y eso que no ha parado.

Es que soy muy seguidor. Muchas gracias.

¿Y te gusta cocinar? Cocino a ciegas...

-(RÍEN)

-La verdad, me gusta.

Aquí algunos también lo hacen así.

Y algunos se lo comen antes de cocinarlo como ese.

-Que te estoy viendo, te estoy viendo.

¿Qué tal vas tú con la cocina? Eres un gourmet.

Lo he visto en otro programa. Soy de morro fino.

De cocinar, ¿qué? Me he aficionado.

¿De ves aquí o no? ¿Cómo lo ves?

Sí, yo me veo. ¿Y tú, Jesús?

¿Te apuntarías a "MasterChef"? Sí, sí, sí.

Son dos inconscientes, yo creo. Un poco achicharrado...

Bueno, pues esto no vale.

-(GONZALO) ¿Has triturado los garbanzos?

He triturado garbanzos

para hacer una manga pastelera ahí rica

para rellenar los pimientos de Padrón.

¡Gonzalo!

Menos preguntar y más animar, ¿vale?

¡Que alegría que estéis vosotros dos aquí!

Cómo sois los del Atleti, sois todos iguales.

En "Donde viajan dos" recorréis España y el mundo

en busca de aventuras, ¿qué lugares visitáis?

Contadme.

Hemos estado en Cantabria, Asturias,

Estambul, cumpliendo un sueño...

Jesús tenía una espinita

y fue muy emocionante verle cumplir ese sueño,

subiendo un puerto muy importante, mítico en el ciclismo

y algo que detrás había una historia personal para Jesús.

Creo que en las casas se van a emocionar.

-Voy a confitar este espárrago de manera tradicional.

Vamos a olvidarnos de los microondas por una vez.

-¿No hay más cacharros para que saques?

Es acojonante. -Voy a sacarlos todos.

-Totalmente, eres un ansias.

-Santi, profesional. -(FLO) Lo que es es tonto.

-(LANGUI) Papada Smith...

-¿Te ha llamado Papada?

-Que voy para allá, cuerpo de alambre...

-No hace falta, ya voy yo.

Señor Segura. Mira, se va. Nos tiene miedo.

Me ha quitado el trapo. Ahora se quiere ir.

Me ha quitado el trapo Papada Smith.

Jesús, ¿cómo estás?

-¿Qué tal, Santiago? -¿Cómo ves esto?

Pues aquí estás. Lo veo muy claro.

¿Qué estás haciendo, Santiago?

Una crema inglesa, un tofe,

para hacer un heladito de caramelo salado.

-Huele bien. -Estoy reduciendo esto un poquito.

¿El tofe bien? Sí, sí.

Vas a hacer un postre, claro. Sí.

Yo soy de postres. Flo también, ¿no?

¿Vas a hacer un postre? -Flo es de todo.

-Sí. ¿El helado lo haces con nitro?

Sí. Jesús es fan del nitro.

Me puedes ayudar a hacer el helado.

¿Cómo veis a Santiago?

(LANGUI) Muy suelto. Va sobrado.

"Sobrado" tampoco.

-(LANGUI) Tienes un buen rival. -Flo va a por todas.

-A ritmo, amiguete, a ritmo.

Bien, bien, bien. Esto es al gusto.

Me gusta mucho lo que estoy viendo.

(SANTIAGO) Dilo más alto, que está Flo.

-No escuchamos, Flo, no escuchamos.

¿Os apetece ver un poquito de cocina

más sencilla, elemental y tradicional?

¿Vamos a ver a Flo? (SANTIAGO) Una cosa más zafia.

-Más zafia, para estar por casa. (RÍE)

(SANTIAGO) Sí.

(FLO) Hola, Jesús.

¿Qué tal estás? -Bien, muy bien.

Estás aguantando el tipo

porque eres un tipo educado y estar con Pepe y Langui

es una cosa complicada. -Flo, no entres, tío.

Eres un profesional de eso. ¿Eso qué es?

Explícale a mis invitados, por favor.

Es que Santiago me va a escuchar, lo siento, no puedo.

No quieres que te copien.

No te preocupes, está a otro nivel.

(SUSURRA) Estoy haciendo un bizcocho

con un toque de pimienta negra. -Si habláis así, no oigo.

-Luego voy a hacer un frosting de Pedro Ximénez.

Un bizcocho con una cosita por encima.

¿Ves? Ese no es el camino. -¿El Pedro Jiménez qué es? ¿Eso?

Pedro Ximénez.

A ver si estamos a lo que hay que estar.

-(LANGUI) Hazlo bien, Papada Smith. ¿Papada Smith?

Sí, ese soy yo. -(SANTIAGO) Papada Smith, Jordi.

Está apuntado, apuntado. (FLO) Por favor, ¿me dejáis?

Tengo que hacer cosas. Nos vamos, Jesús.

(LANGUI) Espera, toma, toma.

¿Qué tienes ahí? Anda.

"Anda", dice.

(RÍE) (LANGUI) Toma.

Hombre, "Donde viajan dos".

(FLO) Aquí está mi pin.

-Está muy bien pero no es igual, Flo.

-Muchas gracias. -Hasta luego.

-(RAQUEL) Venga, entonces...

Por orden de prioridad... Todo.

(GRITA)

(CANTA) "Todo te lo puedo dar menos el amor, 'baby'".

Una cosa, Jesús. Te voy superpuesto

en el tema de la alta gastronomía y las técnicas modernas,

tendrías que venir a mi escuela "online" a hacer un curso.

Sí, sí. Estaría muy bien.

Échale un chequeo por si hay algo que quieras aprender,

pero seguro que contigo hacemos alguna técnica chula.

Tú y yo, pim-pam.

Me enseñas a hacer esferificaciones.

-¿Por qué con los mismos ingredientes

que yo haces estas elaboraciones? -Para quedar bien.

Tú estás concursando y yo soy un ex.

Me estoy esforzando para quedar bien.

-¿Me puedes soplar algo?

-Quiero que triunfes sobre tus compañeros...

-Voy a hacer un bizcocho con frosting de Pedro Ximénez.

-Impresionante, me encanta. -¿Le añado algo?

-(SANTIAGO) No sé. -(FLO) Amiguete, yo te ayudo.

-No, gracias. Ahora te hago yo el frosting, espera que acabe.

-Que cañonaco, tío.

-¡Ah! El jari que tengo aquí montado.

-(TERRE) ¡Pero si es que tengo tres pimientos!

Aspirantes, ha llegado el momento de despedir

a nuestros invitados. Langui, Jesús,

muchísimas gracias por haber venido a vernos.

Jesús, suerte con el programa. Langui, a petarlo.

-Amiguetes, ahí estaré con vosotros cuando salga.

Volved cuando queráis y mucho éxito con el programa.

Gracias. A vosotros.

Jesús... ¡Bravo!

-¡Bravo!

-Chicos, un placer.

-¿De verdad lo mío suena bien? -Yo me lo tomo ahora mismo.

Un bizcocho con Pedro Ximénez de frosting, eso es alucinante.

-Vale, guay. -Estoy con algo más cutre:

una galleta. -Cutre no es, ¿te sobra masa?

-Sí. Santiago, ¿le das la clase a Flo?

¿Te está dando la clase? No, no, no.

Estaba viendo un poco cómo...

Cuando viene Martín le preguntamos todos.

Está viendo un virtuoso y le surgen preguntas.

Qué nivel de cachondeo tienen los jueces.

Luego te enseña, Flo. No te preocupes.

Florentino, no entres.

-Voy a probar a cortarlo de otra manera.

No vengo a verte a ti. No, si ya lo sé. ¿Qué te crees?

¿Qué tal vas, Josie? He hecho unas pirámides.

Es que me ha tocado todo lo bueno.

O sea, estás contento, has robado todo lo que has querido,

has venido preparado con la media.

El gran ladrón de "MasterChef". Sí, bueno, la Winona.

¿Cómo es Winona robando? Lo máximo.

Nadie se atreve nunca a quitar el producto principal.

Vamos, que tampoco lo he hecho con mala intención.

O sea, me encanta los que robáis y decís que ha sido sin querer.

Ay, qué bonito, esto es degradé como que se va por el borde.

Como el clin, clan, clun. Clin, clan, clun.

Y las pirámides a mí me gustan como conectando una y otra.

Ahora lo tengo que volver a hacer. Sí.

Así como un paisaje así. Estás seguro con el emplatado,

el paisaje de Winona. Rodeo Drive.

Sabes que esa se puso ciega de robar.

Y bueno, hicieron camisetas de "Save Winona". Era lo máximo.

¿Es un homenaje lo que le vas a hacer con tu plato?

Sí, es corzo Winona. Y has dicho: "A por todas".

¿Cómo te quedas? ¿Y crees que el día de mañana

tus robos van a tener consecuencias?

El día de mañana no, hoy.

Ya lo tienes. Ya hay consecuencias.

Hemos despertado a la bestia. Y ya no te quiere ni ver.

Celia ya me ha dicho por el pasillo en plan...

Y esto es un juego, hemos robado. Pero tampoco estamos clavando

cuchillos, que para eso ya tengo yo la moda,

que ahí sí que hay cuchillos.

Hazte un buen plato de corzo. Bueno a ver. Ahora te cuento.

Santi, vienes estudiado, ¿eh? -Si es que... mucho "MasterChef".

Pero es que Flo lleva ocho semanas, no nueve.

Eso se nota. Esto con este queso no sale.

¿Cómo vas, Ainhoa? -Voy que no sé cómo voy.

He intentado hacer una cosa con un queso, pero no sale.

¿No os preocupa que a Josie sea el único

que se la pase la carne?

(RÍE) Desde luego, qué malo.

No seas malo, que verás.

Que no sea malo yo. No, si al final...

Flo, ¿qué haces con la varilla?

(RÍEN)

¿Te has planteado que la leche no monte?

(RÍEN)

Así no se va a montar la nata nunca, se bate.

Eh, Flo. ¿Qué estarás haciendo ahí?

Te lo digo en serio, esto está trucado.

Sabes que tenemos un robot para hacer eso, ¿no?

Yo estoy en programa ocho y no sé que hay un robot para esto.

¿Y qué necesitas, 59 programas?

¿Eh?

(RÍEN)

Aspirantes, últimos diez minutos.

Mirad, chavales, pico de gallo.

Pico de gallo, sí. Pico de loro es el tuyo.

Primero, está la nata caliente. Segundo, así no se bate.

¿Qué quieres? Fatal.

(RÍE)

¿Qué dice mi Celia? Pues aquí ando, jefe.

¿Y con qué anda usted? Cebolletas de Martín Berasategui.

No vale hacer lo de Pepe el del Bohío.

Porque no tengo tu libro, pero tú me vas a enseñar.

¿Y cómo son las cebolletas de Martín, que conoces mejor

las recetas que yo? Pues están hechas al horno.

¿A la sal? A la sal.

¿Ah, sí? En el horno, 45 minutos,

y están guisadas muy suavemente para que se queden dulces...

pochaditas. Vale.

Estas son crudas. Crudas.

Y ahora voy a la que tengo aquí que le voy...

¡Ay! Eh, quieto.

Me has dejado loco, sabes hacer varias texturas de la cebolleta.

Es lo único que podía hacer.

Me voy, Celia. Suerte, ¿vale? Muchísimas gracias.

La suerte va a estar en tus manos.

No, bueno, pon tú algo de la tuya también.

Muy bien.

Muy bien, Nico. Qué bonito es, tío, qué bonito.

No pongas más.

¿Cómo podría yo hacer esto? ¿Cómo podría...?

Voy a probar a emplatar, que a mí se me da muy mal,

me pongo muy nerviosa.

Mira, amiguete, el Dr. Bacterio.

Santiago, es que tienes que volver a "MasterChef", es increíble.

No hemos tenido nunca a nadie como tú aquí.

El año pasado que intenté venir de ocupa me quitaron el puesto

Boris y Anabel, que son más listos.

Oye, ¿y cuando estabas aquí concursando te querían tanto?

Sí. Y más.

Era mutuo, el cariño era mutuo.

Trabajador, estudioso...

Y sin pin. Competitivo.

Estoy alucinando, ¿eh?

No tengo pulso, no sé qué me pasa.

Céntrate. No sé qué es confitado, no sé qué es frito,

no sé qué es a la plancha, no sé qué es...

Ya he perdido las texturas.

A ver qué hace Raquel.

Vamos a ver. ¿Qué pasa? Es la fantasía.

¿Esto qué es, la isla fantasía?

¿No crees que te habría venido bien esa cajita de básicos?

Sí, pero me hace más falta la confianza que me quita Flo

diciéndome que me voy a ir. Te mina la moral.

Me mina la moral. Y lo peor de todo es que lo sé,

y sé que es broma, pero me sigue afectando.

¿Pero cómo se puede ser así? ¿Sabes lo que ha conseguido?

¿El qué? Una cajita de básicos.

Y yo he conseguido una pizza de...

Ah, eso es una pizza.

Es una pizza de patata. Patata.

De patata frita rallada. Sí, conozco la técnica,

un crujiente de patata. Vamos, que no te gusta.

No, me parece una especie de pizza vegetal, que no es mala idea.

Una cebolla pochadita y una montaña verde en el centro.

Es una patata asada. ¿Y qué pinta ahí?

Pues para darle un volumen y porque no tenía otro ingrediente

y por hacer un jardincillo.

El único consejo es que le des una vuelta a esa explicación.

Me voy.

¿Pero por qué se me dará tan mal emplatar a mí?

(TERRE GRITA)

Tenemos al refinamiento, la precisión...

Son dos películas diferentes. No tiene que ver.

Hay blanco y negro, y color. La veo un poco de lejos,

pero tiene una pinta de estar cortado, de ser requesón.

Parece requesón. Ha montado tres horas.

Lo importante es el final. Yo creo que Flo va bien.

Sí.

¿Ya lo has hecho? -Pero no puedo tocarlo,

que tengo una pirámide y como lo toque se desmorona.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¡No, hombre, no!

Que le dé la vuelta a la explicación...

(RÍE)

Es súper bonito. ¿Cómo lo vas a llamar?

Pues... -El jardín de mi tía.

(LUCÍA RÍE)

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplauso)

Qué buen compañero eres, de verdad.

¿También os molesta que aplauda? Joder, os molesta todo.

Se me está cayendo. Se me ha caído todo.

Se te tenía que caer la cara de vergüenza, y no se te cae.

Esto lo querréis en vuestro restaurante,

y no os voy a dar el copyright.

Igual está buenísimo, pero has emplatado que parece

que estás desescombrando.

Un nuevo estilo de emplatado que es estrambótico.

Está revolucionando la cocina. -Qué gracioso eres, ¿no?

Sí, y tú has hecho una gracia...

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina tenemos una novedad.

A partir de ahora la Escuela Online de MasterChef

amplía todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico MasterChef.

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos

para sorprender a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo ha terminado. Llega el momento de la cata.

Pero antes vamos a probar el plato del gran Santiago Segura.

Vamos a ello.

¡Uh, pero si ha utilizado nitrógeno!

¿Cómo se llama tu plato, Santiago? Se llama AntiFlo.

AntiFlo. Me gusta.

Lleva siete elaboraciones.

Qué maravilla, qué obra de arte.

Cuéntanos, cuéntanos. Lleva el helado con el tofe,

le he echado crema inglesa. Crema inglesa.

Y ya está. Y le has echado sal.

Le he echado sal al gusto.

Flo, dame un poco.

A la galleta le he puesto pimienta negra,

porque si no es una galleta de mantequilla vulgar y corriente.

He hecho un bizcochito de sifón.

He hecho con crema inglesa y nata la espumita esta.

Y la tierra la que me ha sobrado de la ruedecita.

¡Hum, hum! Aunque esté malo vas a decir "hum".

No, no, no. ¿Quieres probar un poquito?

Flo, sabes que está bueno.

Es una manera de aprender, ¿eh?

Amiguete, luego me dejarás probar el tuyo.

No, Santiago. Eh, tranquilo, no te lances ahí, ¿sabes?

Muy rico, Santiago. Yo lo iba probando y digo:

"¿Les gustara o no les gustará?"

Está hecho con mucho criterio, con mucho gusto.

Muy bueno. Un maestro.

Santiago, te has ganado venirte a la cata con nosotros.

Hombre, me va a encantar. Pues hala.

Acompáñanos, por favor, Santiago.

A ver. -A ver el corzo.

Estoy asolado porque has hecho un gran plato, amiguete.

Yo mi plato aunque tenga mala pinta te garantizo que está muy rico.

Es el que más me va a gustar de todos.

Es el único que es un postre, los demás...

Corzo, corzo de Josie. Me han dicho: "Quédate a la cata".

Yo me quedo, ¿pero ahora tomarte un corzo que ha hecho Josie?

Josie, por favor, cuéntanos.

Bueno, Corzo Winona, obviamente.

Claro. ¿Corzo Winona?

Yo creía que era Corzo con supositorio.

No, el supositorio es Winona. Está sintiendo la soledad

del centro comercial cuando te pillan robando,

porque te tienes que poner malísimo.

Bueno, Josie, tenías pocos ingredientes.

Vamos a ver cómo está. El punto de cocción es perfecto.

A ver. Es de un minimalismo tal

que me sabe mal romperlo.

Pilla a Winona y todo esto, ¿sabes?

Es mezcla Winona con el Pedro Xi...

O sea, es una harina de almendra con curry.

A ver el sabor.

Bueno, Josie, pocos elementos, están bien.

Quizá no haber reducido tanto el Pedro Ximénez

para que no te quede tan acaramelado

y casi no lo puedes rascar del plato.

El punto del corzo es perfecto, está muy bien,

tiene ahí las sales especiadas. Está bien, es que está muy bien.

La caza está muy bien cocinada. O sea, apenas cocinada,

las almendritas muy ricas...

Es que no había más. Le falta el helado, ¿no?

Ha hecho lo que ha podido. Yo creo que está muy correcto.

Gracias.

Ainhoa, cuéntanos, ¿cómo se llama tu plato?

Los pícaros de playa con su bañador hortera.

¿Me lo puedes desarrollar un poco?

Digo pícaros porque tiene su picante, y el bañador hortera

porque considero que el plato lo veo un poco hortera.

En la playa, que es el puré de abajo, están puestas

las cebollas con el Pedro Ximénez, y ahí le he puesto los garbanzos.

Y luego los espárragos cortados en láminas muy finas

para hacer una especie de nido y tomates pequeñitos fritos.

¿Qué te apetece probar con todo lo que te ha contado?

Yo la yemita. ¿Te corto una yemita?

Córtame una yemita. ¿Y por qué queremos todos lo mismo?

Porque es lo más atractivo, ¿no?

Te diría, Ainhoa, que tienes cosas que aprender de Josie.

Bueno, muchísimas. Porque él sintetiza cosas bien.

Y tú haces muchas cosas pero no lucen.

Aquí te haría falta una salsita para lo que está bien del plato

que son los espárragos. El resto me interesa nada.

Sí, al final parece sucio, tanto la grasa de aquí

el puré de garbanzos por aquí, que eso de extenderlo

con algo encima si luego ves platos bonitos nunca tienen esto.

Y lo más importante, que el espárrago no lo necesita.

Estoy de acuerdo al 98% con Jordi,

pero como me caes muy bien pues yo te lo apruebo.

Qué majo eres.

Flo. Cuéntanos qué has hecho. ¿Qué es esto?

Este plato es un homenaje a Gordo Cabrón y se llama...

Montón de mierda.

(Risas)

¿Y quién es el Gordo Cabrón?

Gordo Cabrón es un personaje mítico de Austin Powers,

y es su postre preferido.

Es un postre que está emplatado así aposta,

parece tosco, grande y tal, pero es el postre de Gordo Cabrón.

Una imagen vale más que mil palabras.

¡He visto adoquines ahí en Zocodover más blandos!

Es que está crudo. Si a alguien le gustan

los bizcochos así crudos está bueno.

Es que, claro, tiene su punto. Quiero decir, de sabor...

Una nueva técnica. Soy incapaz de probarlo,

porque es repugnante. No puedes poner una nata cortada

encima de un bizcocho crudo.

Lo pongo al lado, me busco la vida, o lo pongo en un tarrito.

Busco hasta la inteligencia.

Pero es que el bizcocho es un mazacote.

Tampoco está tan malo, ¿eh?

Te lo comes todo, ¿eh?

Amiguete, te gusta todo. Qué amistad, qué bonito.

Está equilibrado el sabor.

Flo, no ha sido tu mejor cocinado.

Es que me he puesto muy nervioso con Santiago.

Cuando ha llegado Santiago y no te lo quitaba todo

creo que lo tenía claro: "A ver si me va a tocar cocinar

y no quiero pasarme con Flo", porque estáis a otro nivel.

No, Jordi, que yo quiero aprender, me puedes tirar por el suelo.

Pues, Santiago, dale unas clases.

Si yo le he dejado toda mi bibliografía.

¿Todo? Pues no le entra.

También ha tenido la mala suerte

de que no ha podido meterse con ningún chef.

Yo te digo que a Flo le metes tres años en Can Roca

y aprende rápidamente, sale pelando patatas, sale...

Yo doy ánimos. No quiero que te vayas hasta la final.

Pero me dice: "No, si yo con superarte a ti me vale".

Sé más ambicioso, amiguete.

No, yo seré el ganador de "MasterChef", lo tengo claro.

Lo que pasa que quiero tener humildad.

A este paso y con platos como este tú no superas a Santiago.

Desastre. Lo sentimos, nos duele más casi a nosotros que a ti,

pero te lo tenemos que decir, Flo, un desastre.

Vente arriba, tío, tienes que llegar a la final.

Ganar no, porque aquí siempre

ganan los guapos, -Ya.

¿Cómo vas a ganar tú? Pero eso sería como...

Mítico. -Mítico.

Celia, nombre de tu plato.

Texturas de cebolleta.

Teniendo en cuenta que solo tenía cebolleta.

Bueno, y hierbas y flores, ¿no?

Sí, le he puesto flores, le he puesto germinados,

un poco para decorar y acompañar el que solo son cebolletas.

Esas las de Martín Berasategui que me dijiste, ¿no?

Es de su libro, la hice de su libro.

Estás estudiando libros de Martín Berasategui.

Me encanta, me parece fantástico.

¿A quién no? Un tipo genial.

Yo estoy loco por probar las de Martín,

estas que me ha contado que eran a la sal.

Muy saladitas, ¿no? Joder.

Imposible. No, imposible.

Es que no las has limpiado, ¿eh?

Yo creo que hay una buena idea pero que le falta pulirla.

Te han robado tanto... Es imaginativo, está bien.

Además yo creo que demuestra habilidad.

Excepto la mía esta que está salada.

Es que he probado yo también y ahí...

Saladísima. Sí.

Llevas toda la razón. Es un plato de actitud.

Has tenido actitud, no te has venido abajo.

Cuando tienes un solo elemento pueden pasar dos cosas,

que te bloquees o que intentes sacarlo. Tú lo has hecho.

No luce por el sabor, sí por el trabajo que tiene

y es una idea resolutiva. Gracias, chef.

Bueno, Nicolás. Pues mira, yo...

¡Guau! Vamos a ahumar aquí un poquito.

Ah, que le faltan cosas.

¿Ves esto, Flo? Este chico ya está en el programa diez u once.

Ahí está, con eso ya lo tienes.

¡Oooh!

Se llama canutillos verdes fritos en la niebla.

He hecho unos pimientos de padrón

que los he rellenado con una pasta de garbanzo.

También he hecho unos garbanzos frititos, he confitado un tomate,

he hecho una mermelada de tomate

y he caramelizado un poquito de pimiento verde también.

Estéticamente hay una evolución brutal.

Muchas gracias. El plato es mucho más ligero

que lo que hacías antes, es apetecible. Por ahí vas bien.

Ahora vamos a probar a ver qué pasa.

Vamos, cógete un garbanzo. Voy a coger un garbancito.

Garbanzos fritos. Ya cada vez se hacen menos,

el aprovechamiento de los garbanzos.

Pero el humo a los garbanzos no...

He puesto pimentón también a los garbanzos.

Este atrezzo que es el humo hay que saber utilizarlo.

La madera que viene en la pipa siempre es bueno humedecerla,

porque si la pones seca y le das fuego

el humo huele a quemado muy fuerte.

Me gusta tu plato. Me sobra la compota, las flores,

esa guarnición que pones como para lucir más,

cuando lo que necesitas ya lo tienes.

Gracias, chef. Está rico, está bueno.

Te estamos siempre apretando más. Porque está en un punto Nicolás

que se le puede apretar e ir al detalle.

Está muy bien, porque has pasado de ese barroquismoextremo

que había que ponerle 50 cosas al plato,

porque era un trabajo innecesario.

Ahora ya solo le pone 30. Eso es, ahora solo le pones 25.

Está todo rico, está todo bueno, funciona. Está muy bien.

Gracias. -Yo creo que es un gran plato.

Te veo en la final con Flo.

Daremos guerra, daremos guerra.

Lucía, nombre de tu plato.

Crema de cebolleta con falsa mandala y falsa...

cómo se llama... alcachofa.

Hay que probar el plato, ¿no?

¿Qué es eso? Es pimiento y almendra tostada.

¿Qué le has puesto a esa crema?

Es solamente cebolla.

El quemado de la cebolla, ¿no? Sí, porque tiene un amargo ahí...

No es un plato acertado porque esa crema tiene mucho sabor.

Y una crema debe ser algo que comas sin que te sobrepase.

Y la parte del centro no veo una unión,

veo algo artístico, que quiere ser artístico pero que no luce

y que de sabor no está rico.

Hay platos que engañan, porque este es atractivo,

sugerente, se ve la sensibilidad, entonces te llama para comértelo.

Luego el sabor tira para atrás. -Esa es la cosa.

El plato de Flo de aspecto era lo mismo que de sabor.

Porque este dices: "Qué rico va a estar".

Y de repente: "Jo, qué amargo".

Lo de Flo engaña menos. Sí.

Se veía crudote y tal.

Es que hay más estética que gusto.

Estos pimientos ganan mucho fritos.

No te lo podrías comer entero, dices: "Ay, qué pereza".

La valoración me ha parecido perfecta y correctísima.

Yo tenía ilusión de que supiera un poco más,

pero siempre tengo el punto del gusto que no...

No sé lo que me pasa que no... no consigo.

Terre, cuéntanos. Bueno, mi plato se llama...

Triphalic Terata. ¿Cómo?

Hay una pregunta del Trivial que es real, lo podéis comprobar

si tenéis la paciencia de leéroslas todas que era:

"Señor que sufre de dos penes. ¿Cómo se llama la enfermedad?"

Y era Diphalic Terata. Yo cuando he construido el plato

he pensado en un Triphalic Terata. ¡Bum, toma!

No llega a lo de montón de mierda de Flo, pero vamos...

comerme un Triphalic tampoco te creas que me...

Todo es ponerse, cariño. -No, si voy a ello, pero que...

Te va a gustar. Alguien se queda sin comerlo.

Samantha, no te voy a privar de tu Triphalic.

Yo me como el Triphalic entero, no tengo ningún problema.

(SANTIAGO) Yo tampoco. Pero tengo que decir que veo

una gran evolución en el emplatado de la Terremoto

y esto hay que celebrarlo.

¡Por favor, llevo ya dos seguidas!

O sea, quién te ha visto y quién te ve, Terre.

El otro día muy bien y hoy evolucionando. O sea, que...

Si queréis os explico, porque tenéis tantas ganas

de hincarle el diente que no podíais ni esperar.

Me lo han dado todo a mí y han comido todos menos yo.

Pues mira, en realidad el plato contiene seis elaboraciones

diferentes con el espárrago. Está hervido, está escaldado,

está a la plancha, está frito, está confitado.

Y como el espárrago es un producto que hay que respetar

porque es maravilloso y no necesitanada más

he decidido utilizar los otros productos para crear salsitas

por si querías mojar.

Lo importante es que la cocción del espárrago está bien.

A mí me sobra la crema verde, la de pimiento.

Es un sabor desagradable. Pimiento.

El espárrago está bien cocido... -¡Bum! ¡Vamos a ver con las cosas!

Se están poniendo tiquismiquis como cuando Pepe me dice a mí:

"¿Por qué eres tan tiquismiquis y le estás dando aquí la clase?"

Porque aquí hay un espárrago con dos cositas que están bien.

Me gusta la sobrasada. Y mira que yo nunca

la habría puesto en un espárrago porque es muy potente,

pero has puesto muy poquita y has sido resolutiva.

Felicidades. ¡Oh, gracias!

Terre, me gusta, me gusta.

Gracias. Cosas bien hechas, con sentido.

¿Quieres añadir algo más, Santiago?

Es que han dicho cosas tan bonitas que no...

que solo puedo suscribirlas.

Muy bien. Gracias.

Raquel, cuéntanos. ¿Cómo se llama tu plato?

Se llama Potato pizza. Potato pizza.

Y vienes con un instrumento. Sí.

A ver, entonces cuéntanos, ¿qué vas a hacer?

Bueno, pues esto es una especie de pizza hecha con base

de patata crujiente.

¿Lo que está bañado de verde qué es?

Esos son las aromáticas y he hecho un aceite verde.

¿Pero esto es una patata? Patata asada, sí.

Me quedo con la idea.

Te ha quedado un poco cruda la patata.

No has dado en el clavo, qué pena. Pero la idea era muy bonita

si la hubieses ejecutado perfectamente.

Yo he visto la idea y digo: "Hombre, una pizza de patata,

qué buena idea porque no es algo típico".

La patata ahí en medio ya me ha sorprendido.

Ay, qué mal. -No, no, mal no.

Sí, qué pena, me lo ha dicho.

Y cuando has sacado el cortador digo: "Mira qué bonito".

Pero el sabor tiene que acompañar, y está crudilla.

Pero no está tampoco mal de sabor. -Qué pena.

Raquel, sigo valorando tu evolución.

Viniste muy encerrada en ti misma, muy tímida, y te estás abriendo.

Ahora solo falta que te centres, que apuntes bien con la escopeta,

y hagas las cosas con propiedad, porque a mí me gusta cómo trabajas

y la actitud que traes. Gracias, chef.

Un cambio de actitud dentro de mí en el pienso confiar

en mis posibilidades, y con todo lo que me estoy preparando

pues a lo mejor me hace quedarme aquí un poquito más,

que es lo que más me gustaría, claro.

Aspirantes, la cata ha terminado y es el momento de despedir

al gran Santiago Segura.

Creo que tenéis un gran nivel, que lo estáis pasando bien.

Y disfrutad, porque dentro de cinco años diréis:

"Qué bien me lo pasé. ¿Y ahora dónde estoy?"

(Risas)

Santiago, un placer tenerte aquí.

Mi vida después de "MasterChef" ha ido todo a peor.

Un placer. Gracias.

¡Amiguete! ¡Santi, gracias!

¡Adiós, Santi! ¡Adiós!

Estoy muy orgulloso de ti, Flo.

¿Pero cómo vas a estar orgulloso de mí si me has meado?

Te he meado en esta prueba sin importancia.

Eliminación, eso es lo importante. Esto lo ven los niños,

por eso me han traído, para que haga risa a los niños.

Que tú también haces mucha risa, por eso te mantienen.

¿Si no de qué ibas a estar tú en el programa ocho, por favor?

Ahora sí, vamos a deliberar. ¿A deliberar? Si está clarísimo.

¡Bueno, tenemos capitanes!

No, por Dios. No, no. -Un hombre y una mujer. Oh, yes.

Pero además tú con un espárrago.

Con un espárrago y... -Lo que has hecho con un espárrago.

Está, ¿no? Sí.

Aspirantes, este reto tenía una finalidad clara.

Además de poner a prueba vuestra rivalidad

queríamos que nos demostraseis que sois capaces de cocinar

con una cantidad muy limitada de ingredientes.

Estamos en una competición

y ha quedado claro como jugáis cada uno de vosotros.

Esta prueba no os ha definido solo como cocineros,

sino también como estrategas.

Con estrategia o sin ella ha habido un aspirante

que no ha sabido resolver el reto y ha presentado un plato

que ha resultado ser decepcionante.

Flo, tu bizcocho no ha estado a la altura del programa ocho,

daba pena verlo incluso. Un desastre, Flo.

El resto de aspirantes habéis trabajado de manera

más o menos correcta.

Partíais de unas cestas bastante escasas

y habéis conseguido salir del paso.

Hay dos aspirantes que han mostrado especial ingenio

y han destacado sobre los demás.

El primero es...

Nico.

Los canutillos verdes fritos.

¡Disfruta, disfruta!

Y el otro plato que ha brillado sobre los demás ha sido el de...

¡Bum!

¡Bum, bum!

¡La Terre!

Esto es muy fuerte, ¿eh? Quién me lo iba a decir.

(CANTA) #La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida. ¡Ay, ay!#

Y de los dos el mejor de este reto es...

Nico.

¡Nico! Nicolás.

Enhorabuena.

Va para ti, Gonzalo. Va para ti.

Estoy feliz además de ver eso que yo intuyo

de esa evolución y que me la digan los jueces,

que al final son los que tienen la palabra y los que tienen

la visión y conocen mis platos, y cómo eran y cómo son ahora.

Aspirantes, en "MasterChef" tenemos el compromiso de mantener

un nivel de excelencia para que podáis defenderos

ante los comensales más exigentes.

Y para la próxima prueba debéis poneros las pilas

porque trabajaréis con un auténtico tesoro gastronómico

y para unos comensales que lo conocen muy muy bien.

Levamos anclas y nos vamos.

¡Vamos! -¡Vámonos!

¿Puedo ir o les espero aquí?

Ven. Venga, ven.

Baja, que te queremos.

Viajamos hacia los trescientos kilómetros de costa

mejor conservada de toda España, Asturias.

Un auténtico paraíso natural

en el que más de un tercio de su territorio está ocupado

por impresionantes espacios protegidos.

Y en este fascinante entorno encontramos Ribadesella,

una villa a la que el mar regala desde hace 35.000 años

auténticas delicias culinarias.

Y no exagero, sus primeros pobladores,

aquellos que habitaron las cuevas de Tito Bustillo,

que hoy son patrimonio de la humanidad, ya disfrutaban

de la riqueza culinaria que ofrecen estas aguas.

Los tiempos han cambiado, pero la tradición sigue intacta.

Los riosellanos presumen de tener la gastronomía marinera

más antigua de toda Asturias, y nosotros nos sentimos felices

de poder disfrutarla.

Bienvenidos a Ribadesella, aspirantes.

No sé si sois conscientes pero este pueblo marinero

además de maravilloso tiene una cualidad que lo hace único.

Es el estuario en el que se funden el Sella y el Cantábrico.

Y gracias a ese cruce de aguas su puerto se convierte

en una lonja excepcional en la que los barcos llegan

cargados de innumerables pescados y de mariscos ejemplares.

Por si no lo sabéis la bravura del Mar Cantábrico

hace que sus pescados y mariscos desarrollen un sabor

especialmente intenso y que sus carnes sean

especialmente tersas en comparación a otros mares.

Como las mías. Atención, Nico y Terre,

porque los primeros en pasar examen sois vosotros.

Anda qué bien. -¡No, no quiero!

Por haber sido los dos mejores en la prueba anterior

os corresponde ser capitanes. Ay, qué ilusión.

Pero además os enfrentaréis al día a día de cualquier chef,

la compra de producto. ¡Ostras!

En este caso en concreto compraréis merluzos.

Merluzo tú. -Pescado, ¿no?

Digo merluzos y no merluzas

porque lo que vais a comprar son aspirantes.

¡Ah, vale! -Ah, ya decía yo.

Qué sentido del humor, es que...

En esta bolsa hay siete fichas.

Cada uno de los aspirantes irá cogiendo fichas.

Cada ficha contiene un número. Ese número es el precio,

en tiempo, en minutos, ¿vale? Y vosotros compráis aspirantes

y se os descontará ese tiempo del cocinado.

Yo creo que el capitán es el que más nervios sufre,

el que más responsabilidad carga.

Entonces no me apetece nada ser capitán.

Pues comenzamos contigo, Celia.

Acércate y sorpréndenos con tu tiempo en lonja.

(FLO) ¡Tú puedes, Celia! Tu precio en la lonja.

¡Vamos, guaja! -¡Huy, qué nervios!

Cinco. Cinco minutitos.

Raquel, tu turno. Ahí voy.

A ver a cuánto sale Raquel.

A ver qué vale Raquel. Eso.

¡Quince! -La niña bonita.

Buena materia prima, chicos.

Lucía, ahí.

Cinco minutitos. Cinco minutitos.

Flo, tu turno. Florentine.

Ahí. ¡Eh!

¡Eh!

Pieza codiciada, Flo. Ainhoa, ten cuidado.

No te arrimes mucho. -No, no.

Que eres más suelta que una diarrea, hija.

Que no estoy para estas tonterías ya, hombre.

Diez. Bueno, es un término medio, Ainhoa.

Josie. A ver qué tal.

¡Ay, qué caro! Pues nada... quince, quince.

Pieza codiciada.

Pues ya solo faltas tú, Gonzalo.

Mucha suerte, chicos. -Venga, gracias, chaval.

A ver a cuánto se paga el pin.

Quince. Predecible.

Pero bueno, por favor...

Pin de saldo, venga.

Es el momento de arrancar la compra.

Os adelanto que el tiempo de salida de esta prueba son 180 minutos.

A partir de ahí os descontaremos a cada uno el total de minutos

que hayáis hipotecado en esta compra.

¿Alguna duda? No, todo clarísimo.

Nico, empiezas tú que para eso fuiste el mejor de los dos.

¿Qué aspirante quieres comprar y por qué?

La familia. La familia. Lucía.

Me va a ser mi pinche maravilloso.

Muy bien. A Celia no la voy a comprar

porque ya dije la semana pasada que no iba a elegirla nunca.

Porque así no nos peleamos. -Eso es verdad que lo ha dicho.

Voy a elegir a... Josie.

Muchas gracias. -Voy a regalar mi tiempo

por estar contigo, porque no hemos trabajado nunca

en equipo así codo con codo. -Feliz.

Venga, Flo. -¡Vamos!

Porque es un tío que va como muy humilde, muy tal,

y luego no hay prueba que le supere.

Terre, segundo nombre.

Y no quiero separar esta gran pareja,

así que me llevo a Raquel Meroño.

¡Oh, que te tengo que querer!

Terre, estás gastando minutos a lo loco.

Estrategia pura y dura. Muy bien.

Está todo aquí. Nico.

Es como un mercado de esclavos esto, ¿eh?

Celia, ¿si te cojo vas a ser una mandada?

Estando Lucía no me queda otra. -Venga, Celia para mi equipo.

¡Hala!

Venga, Terre, ¿a quién prefieres,

a Gonzalo el del pin, baratito, o a Ainhoa?

Ainhoa, por supuestísimo.

Porque tiene una destreza y el manejo del marisco

que si nos toca es importante

tener a alguien como ella. Muy bien.

Gonzalo, no es por nada, pero parece que los capitanes

te consideran la morralla.

La marginación continúa, no hay problema.

Nico, este es tu privilegio por haber sido el mejor.

(GONZALO) Se lo puedes dar a Terre.

(Risas)

Puedes decidir si te quedas con la morralla en tu equipo

y por tanto disfrutar de dos manos más en cocina,

aunque ello implique perder cinco minutos,

o si por el contrario prefieres regalar a la morralla a Terre

y que sea ella quien hipoteque esos cinco minutos de cocinado.

Dánoslo, dánoslo. ¿Te quedas o nos lo regalas?

Sí, me lo quedo. -No, hombre, no.

Me lo quedo porque somos personas antes que aspirantes.

Bueno. Os voy a hacer ese favor.

Nico, has pagado 30 minutos por formar el equipo compuesto

por Lucía, Celia, Flo y Gonzalo.

Y tú, Terre, te has gastado en tu compra 40 minutos

y trabajarás con Ainhoa, Raquel y Josie.

Con la crème de la crème.

Estoy muy contenta con mis merluzos,

me van a acompañar en este viaje por aquí por el Cantábrico.

Cañones, luces, acción.

La buena fama que tiene la gastronomía asturiana

es en parte gracias a cocineros tan emblemáticos

como nuestros dos invitados de hoy.

Preparaos para recibir con un fuerte aplauso

a Pedro y Marcos Morán, el tándem que ha conseguido

que su restaurante, Casa Gerardo en Prendes,

tenga una estrella Michelín.

¿Cómo estás?

Don Pedro.

(FLO) Ya solo las caras destilan sabiduría.

Qué alegría, por fin padre e hijo juntos.

¿Cómo estáis, familia? Pues muy bien.

En esta tierra tan preciosa como es Asturias

y recibiendo a toda esta gente con los brazos abiertos

y con el corazón entregado a ellos.

Pedro y Marcos son la cuarta y quinta generación

al frente de Casa Gerardo, y no solo forman parte

de la élite culinaria de nuestro país

gracias a la fusión de tradición y modernidad de sus platos,

sino que además son tan excepcionales que son capaces

de trabajar en familia sin echarse los platos a la cabeza.

¿Cuál es el secreto para llevaros tan bien en momentos de estrés?

Es un contrato de cesiones, como el matrimonio.

Al final siempre cede uno.

Jerarquía. -¿Ves? Si es que pasa igual.

Bueno, estos caballeros trabajan como nadie el producto

que nos ofrece el Mar Cantábrico,

así que les hemos pedido que nos diseñen

dos menús diferentes con dos grandes protagonistas:

el marisco y el pescado a la parrilla.

Vamos a comenzar por el menú que preparará el equipo azul,

y se trata de un entrante:

cigalas, pasta y berza asturiana.

Un principal: mero, patata, berenjena y salicornia.

Y un postre: choco, vermú y pasión.

Pedro, ¿les puedes contar

algún secreto de estos tres platos?

La cigala y hacemos ahí una especie de pasta, verdura, marisco...

para quitarle ese dulzor que tiene.

Es una lasaña asturiana en toda regla, vamos.

Efectivamente.

El siguiente plato, pues el mero, un puré de patata

y una berenjena, y nada más.

Y terminamos con un postre que es una sopa de chocolate

con vermú y al final un heladito refrescante.

Me gusta. ¿Te gusta?

Me gusta, mucho.

Llega el momento de conocer el menú del equipo rojo.

Ay...

¡Oooh!

Como entrante tenemos

bugre frito, yema de huevo y patata.

El principal consiste en bonito con mahonesa marina y manzana.

Y de postre torrija caramelizada.

Marcos, ¿les cuentas qué es el bugre?

El bugre es como llamamos al bogavante en Asturias.

Sería aprovechar solo la colita y freírla al momento.

Continuamos con la ventresca de bonito, y lo particular

de la ventresca es que tiene dos pieles.

En este caso tendríais que quitar esa escamita que lleva,

que es muy complicado.

Y cerramos con una torrija con un helado de vainilla clásico,

muy fácil, equilibrado. Y son dos grandes menús

con muy buen producto que nos da mucha rabia que maltraten.

Cómo veis la dieta cantábrica además de pescados y mariscos

ofrece también maravillosos productos de tierra.

En este caso tenemos tres buenos ejemplos como la berza asturiana,

las manzanas y la miel, que además vienen avalados

por el sello "Alimentos del paraíso natural"

que garantiza la máxima calidad.

Qué más queremos. -Maravilloso.

Terre, tu privilegio por haber sido la segunda mejor es elegir platos.

Bueno. ¿Quién quiere que cocine

el menú rojo, es decir, bogavante, bonito y torrija?

Voy a elegir el menú rojo para el equipo...

estas personas que hay aquí a la derecha.

¿Con qué criterio?

Porque sé que les hace mucha ilusión la torrija.

Yo no estoy de acuerdo con Terre, lo que pasa es que la ventresca

con esa doble piel que hay que desescamar

es algo que ahora mismo ni visualizamos de cómo es.

Entonces nos la ha querido regalar a nosotros.

Hemos invitado a esta maravillosa comida a setenta pescadores

y mariscadores de Ribadesella.

Fenomenal. -Qué grande.

Y como todo ellos tienen el paladar más que desarrollado

hemos pensado que es la oportunidad perfecta

para que prueben todos vuestros platos.

Por tanto cocinaréis setenta medias raciones de cada plato.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) ¡A comedores sociales!

Bien. Y nada de desperdiciar o maltratar el producto.

¿Entendido? (TODOS) ¡Sí, chef!

El aspirante que mejor trabaje hoy en cocinas podrá donar

cuatro mil euros a la ONG que elija.

Y nada nos gustaría más que nos lo pongáis muy difícil,

porque eso significaría que los nueve os habéis dejado

la piel en parrillas.

Y ahora coged vuestros delantales y salid pitando a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno...

¡Vámonos!

¡Venga! -¡Venga, chicos, vámonos!

¡Eh, eh! ¡Venga!

Vamos pitando a cocinas.

¡Vamos, chicos! ¡Venga, equipo azul!

Vamos, chicos. Venga, equipos.

¿Estáis preparados? -¡Sí, Ter!

Equipo azul, disponéis de 140 minutos para hacer el menú.

Y vosotros, equipo rojo, tenéis 150 minutos.

Para que todos los platos salgan a la vez arrancará a trabajar

primero el equipo capitaneado por Nico, y diez minutos después

lo hará el de la Terre. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Y como hoy los capitanes están un poquito empanados

os adelante que vais a tener que pescar el marisco

de los viveros sin redes.

¿A manita? A mano, como toda la vida, mujer.

Pues ahora sí, equipo rojo, tres, dos, uno...

¡A ello! ¡Al lío!

Suerte, que os hace falta. Vamos.

Celia, tú vas a empezar con los huevos a baja temperatura.

Vosotros, Flo y Gon, os vais a poner con la ventresca.

Lucía, tú y yo nos vamos a poner con los bogavantes.

Venga. -Poned el agua para los bogavantes.

Para su primer plato el equipo rojo tiene que cocer los bogavantes,

cortarlos en porciones y freírlos. Añadirán yema de huevo

con salsa kimchi cocida a baja temperatura,

patatas y claras de huevo fritas.

Gon, mira, este medio yo estoy llegando ya aquí

y lo estoy fileteando para que me salga mejor

toda esta espina central. -Muy bien.

Cuando los lomos estén limpios

y cortados tienen que asarlos en la parrilla.

Los servirán sobre una mahonesa marina con espirulina.

Nico, ¿qué hago con los huevos?

A esto después le tengo que añadir el "kishi", ¿no?

El kimshi. -Okey.

Y a baja temperatura, ¿no? -Y a baja temperatura.

Okey. Tranquilo, tranquilo. -Vale.

Y como no sabemos la medida vamos a hacerlo poquito a poco.

¿Vale? -Okey, okey.

Oye, voy a cortar el pan, ¿vale? -Vale.

¿O pelo patatas?

¿Pelo patatas? -Sí, pela patatas primero

y las dejamos peladas.

Para hacer las torrijas tienen que cortar el pan

y dejar que se empape en leche, nata y vainilla.

Las acompañarán con tierra de canela y helado de caramelo.

¿Cómo lo llevas? -Aquí ando.

A ver si nos vamos a quedar sin huevos luego.

Pues pedimos. -Ah, bueno, para freír...

pero sin esto. -Tú no te preocupes.

Huy, cuando me dicen que no me preocupe... uf.

Mira, otra vez Celia contra los huevos.

Que no la pongáis a Celia con los huevos.

Huevos y Celia no. No van juntos, es algo que no pega.

Ya los tiene ella de serie.

¡Celia! -Está concentrada.

Ella no quiere mirar.

Porque es una mujer con mucho tacto.

Entonces han decidido ponerla... -¡Cállate ya!

Equipo azul, acaba de consumirse el minuto diez de cocinado.

Vuestro tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Venga, al lío!

¿Estamos listos? (TODOS) ¡Sí, Ter!

Raquel, tú ponte con la berenjenas a la parrilla.

Ainhoa, tú y yo nos ponemos a sacar los bichos.

Y, Josie, ¿te pones con el pescado ya, por favor?

Que eres el rey del pescado. -¡Sí, Ter!

Gracias. Así me gusta.

El agua aquí para los bichos. -Agua para bichos.

El equipo azul debe pelar las cigalas

y preparar una salsa con las carcasas.

Las colas las marcarán justo antes de servir

y las emplatarán acompañadas de pasta wanton y berza asturiana.

¡Dios mío, los meros estos lo difíciles que son!

Pero si esto es como un hueso, vamos.

Una vez que los meros estén limpios deben filetearlos

y asarlos a la parrilla. Prepararán también

puré de patata y berenjena asada. Capitana, ¿las corto por la mitad?

Sí, sí... Ra.

El postre, chicos, lo vamos dejando

para según acabemos, repartir las tareas.

Para su postre, el equipo azul elaborará una sopa

de chocolate blanco con gel de vermú

y sorbete de pulpa de fruta de la pasión.

Esto, vamos, ni las patatas suflé, ya te lo digo.

Queridos compañeros, ya sabéis que si algo me gusta

en Asturias es que es el único lugar del mundo

en el que la sidra siempre

y ante cualquier situación, se escancia.

Maravilla. El que demuestre ser

el mejor escanciador, gana y elige equipo.

No vale tomarlo, solo escanciarlo. No, estamos trabajando

y aquí no se bebe. ¡Joder, de verdad!

Bueno, pues preparaos porque arrancamos a escanciar

en tres, dos, uno, vamos.

¿Pero qué hay que hacer, escanciar? Hacerlo bien.

Vamos, aquí, calidad y cantidad.

Pepe, el vaso no se pone así, el vaso se pone tumbado.

Tumbado, inclinado, no se pone recto, que es trampa.

¿Así? Ahora estás haciéndolo bien.

Claro, ¡ay, que la tiro! ¡Ah, fuera, vamos!

Vamos, esto es todo de Pepe.

Pepe, tú has venido mucho a Asturias,

muy bien. Que he venido mucho a Asturias.

Pepe, uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete,

ocho, tú, cuatro. Y el ganador de...

Pensé que era de calidad, ¡Amo la sidra, amo Asturias!

El auténtico tirador de culines es el fabuloso

e inigualable, Pepe Rodríguez Rey,

el gran escanciador de Illescas. ¡Qué maravilla! ¿Cómo te sientes

perdiendo esta prueba? Brinda conmigo, hombre,

vamos a brindar, hombre. Por Asturias.

Por mi éxito, por ser el mejor escanciador

de la provincia de Toledo. Elige equipo.

Voy a ir con el equipo azul. Equipo azul, claro,

la bandera de Asturias, azul y amarilla, pues con el azul.

Pues yo con el equipo rojo. Tú, con el rojo.

¡Ay, Dios mio, por favor! -Una.

-¿Ya la has cogido? Ainhoa, chati. -Dime.

Que lo pongas aqui en medio que no llego.

-¡Ay, que nadan! -Mariscón, el bol aquí.

¡Ay, hija! -Que si no, no llego.

Ahí voy... ¡ay, ay!

Terre, no me asustes. -¡Ah, ay, ay!

Calla, que le he cogido por la pata.

-¡Ay, Dios mío! Esto va para rato, ya te lo digo.

¡Madre mía, qué es esto, Dios mío!

Es un dinosaurio de otro nivel esto.

¿Queréis seguir pescando vosotros?

Que tenemos 140 minutos solo, venga.

Meroño, que tienes la mano más larga, anda.

Venga, a tope, otra. -Meroño.

Venga, a ver, déjame. -Claro, mero de Meroño.

Pero mira cómo los coge. -Pero bueno, por favor, la Meroño.

Meroño, chica. -Sin tonterías.

-Estoy flipando. -¿Qué hago, los meto...?

En la olla alta. -¿En esta?

Sí. -Qué pedazo de animal.

-Vamos a meterlos todos a la vez. -¿Cuántos, cuántos?

Pues los que quepan. -Pero es que va a bajar mucho

la temperatura, cariño. -¿La otra también es?

No, no, no cabe aquí este. -Le falta agua,

hay que echar agua hasta arriba.

(HABLA CON LA BOCA EN EL AGUA)

Los estoy "sopronizando" para que no tengan miedo.

(HABLA CON LA BOCA EN EL AGUA)

Yo le he acariciado y se ha quedado tranquilita.

Tranquila, mi vida, tranquila, tranquila, mi amor, tranquila

que te voy a pegar un tajo que te vas a enterar.

-Está muy bien hacer esto en 30, las ventrescas.

Que sepas que no das ninguna pena porque como llevas el pin

y eres envidiado por el resto de compañeros,

no nos da pena que estés fastidiado.

¿Sabes qué me pasa también? -Dime.

Que si perdemos, te voy a ver desde arriba, ¿vale?

(RÍE) -O sea, ¿no vas a jugar con pin

en la eliminatoria? -¿Si me la voy a jugar, dices?

No, en esta no, ¿no? En esta está Celia, Lucía, yo...

te vas a quitar de en medio como una rata.

Yo ya corrí mis riesgos en su momento, ¿sabes?

¡Uh, nena! -Pero, bueno, vamos a ver,

esta persona, ¿pero qué es esto? Esto ya no es que sea confeti

esto es una barbaridad, es una cabalgata, mira,

es que me estoy chocando con el Cantábrico de frente,

no me está gustando nada. Bueno, ¿cómo va ese equipito?

Bien, antes de empezar a cortar... Desescamo.

Perfectamente, ninguna escama. Dale la vuelta y hazlo otra vez

para que veas el porte de la escama.

¿Pero quieres que te lo haga, me quedo con vosotros?

Como sois uno menos. Mira.

Claro. Mira, ¿te parece normal

esta escama? Es como una moneda de euro.

Terre, capitana, ¿cómo hemos organizado el equipo?

Él está con el pescado. Sí, Raquel está con las berenjenas

que le eché un cable vigilando. ¿Berenjenas estás tú con ellas?

Va picando la berza para tener hervida la hoja

de la berza y Ainhoa se encarga de hacer el sofrito

antes de echar la carcasa de los bichos muertos.

Cuidado, el punto de las cigalas, crucial, me refiero.

¿Vale? Hecho de diez en diez

y voy apartando. Eso es. Bueno, de momento,

vais medio bien, ¿no? Estupendamente.

Oye, ritmo, quiero ritmo porque el tiempo pasa volando,

señores, ¿vale? Vale.

Os dejo, vamos bien, de momento. Una pregunta antes de irte,

dos minutitos, ¿no? Sí, como mucho, eso es.

Tranquila, chicas, es una muerte suave.

¡Ah, ¿pero qué es esto?!

Si es que tiene la espina más dura que he visto en mi vida.

-Es increíble, ¿pero esto qué es?

Terre, eso hay que sacar ya porque si no, se cuecen.

¿Sí? Aquí salen burbujas, respiran, aún están vivos.

Da igual, están medio muertas.

Venga, que si no, se cuecen. -Salen burbujas, están vivas.

-Que no, ya están.

¿Cómo llevamos esto, chicos? ¿Esto es lo que tenemos?

-Aquí vamos, de momento es lo que tenemos.

-Pues necesito un por tres.

¿Qué es un por tres? -Velocidad.

Vale. -Mirad esto, por favor.

Ya está, vamos a sacarlos. -¿Crees que están?

-Creo que me vale perfecto para el plato.

Lo echamos, sí porque ahora está caliente y está más líquido.

-Pues ya está, fuera.

¿Dónde estás Nicolás, capitán? ¿Qué tal, Jordi?

¿Cómo hemos repartido las tareas, amigo?

Mira, aquí Gonzalo y Flo están con esa segunda piel

de la ventresca. Veo que se la están cargando,

¿qué más? Lucía y Celia y yo

hemos sacado los bogavantes. ¿Hemos dado una cocción

de cuánto tiempo? Unos siete minutos.

La yema la hemos hecho a baja temperatura.

¿Ves que está líquido, líquido? Cuando cocinas entre dos y medio

buscamos que tenga una textura cremosa,

¿esto está cremoso? No.

Pues ya está. Vale.

Bueno, veo mucha indecisión, veo muchas tareas por hacer,

veo que falta poco tiempo... Bonito, ¿cómo anda?

Quitando las escamas. Quitando las escamas.

¿Qué pasa, Flo? Que me toca trabajar

con Gon y no... Y no te viene bien,

trabajar con la morralla nos es difícil,

lo entiendo perfectamente,

Me parece un bajón tremendo que hayas adoptado el mote

que me ha puesto Pepe, todavía si fuera tuyo.

Como dice Flo: "No vayas por ahí", cuando Pepe tiene razón, la tiene.

Solo insinúo que quiero que saquéis una ventresca maravillosa

porque os veo lentitos. Venga, a currar.

Correcto, gracias, chef.

¿Pero qué gracias, chef? ¿Cómo eres tan pelota?

-Cállate, tío. -Cállate, no, ¿gracias, chef?

Y el marrón nos lo comemos nosotros.

-¿Qué me cuentas? Flo, ¿te quieres poner a currar?

Somos Zipi y Zape, tío, ¿te das cuenta? Es lo peor.

(NICOLÁS) Vamos, chicos.

Hay que hacer aceite de avellanas, busco la picadora y las pico.

-¡Madre mía, no he sudado más en mi vida!

Equipo, necesito un momento, pero de punch total

que no llegamos. -No, o sea, esto ni aunque estemos

cinco días limpiando el mero... o sea, no se puede, mi amor.

Sí, se puede. -Sí, se puede, Josie.

-¡Sí, se puede! -¡Sí, se puede!

Vamos, sí, se puede, pero es heavy.

Ter, la salsa está en marcha. -Vale.

-Le he echado todo lo que le tenía que echar, echo ya las cabezas

de las cigalas y pelo las cigalas.

¡Madre mía, amor! -Dios mío de mi vida.

-Esto es peor que el foso. -Es peor que el foso mil veces.

Nos faltaba esto por vivir juntas. -Bueno, totalmente,

el mero y la Madroño. (RAQUEL HACE FUERZA)

Y el postre sin haber hecho nada. -El postre...

El postre creo que no es tan complicado.

Voy a ir fundiendo el chocolate, de momento.

Le voy a echar todo, ¡uh! Pero todo el bote.

¿Cómo vais, pescaderos? -En el infierno.

¡Oh, me quemo viva! -Yo es que ya esto

no lo considero pescado, yo estoy limpiando un coche.

O sea, estoy limpiando un tractor. -Menos hablar y más pescado.

Sí, Cher. -Así me gusta.

Chicos, ¿qué habéis metido la cuarta ya?

-El cuarto lomo, dices. -La cuarta marcha.

¿Cómo van el resto de tareas, Nico? -Pues así, así.

Pero, Nico, que le tienes que dar...

¿Qué le importará a él el resto de tareas?

¿Tú eres el capitán? -¿Cuántos filetitos llevas?

-Me importará mi equipo. Están en la nevera.

¿Cuántos hay? -Para 18 raciones

si hacemos tres por filetito. -Vamos a intentarlo.

Vale, me pongo con la mayonesa. -Que no, cuando terminemos esto

yo me pongo y se hace en dos segundos.

El postre no lo hemos empezado. -Ya, es que hacer esto.

-Celia. -¿Sí?

Hazlo tú. -No, vamos a ver.

-Si no pasa nada, mi amor.

El tema es hacerlo lo antes posible.

-Te lo estoy espachurrando nada más.

Cariño, vamos a ver... -Me da igual que me diga cariño,

amor, porque luego... -Estamos juntas.

-No, porque te molesta que yo me acerque.

No digas eso, por favor. -Sí, sí.

-No, no entres en eso, por lo que más quieras,

te lo pido por favor.

(LUCÍA SONRÍE) -No, cariño, no.

Nicolás Coronado. Dime.

La Terremoto de Alcorcón. Hola, ¿qué tal?

Tenéis un problema serio, minuto 75 de cocinado,

en 30 deberíamos estar emplatando. En 30 minutos emplatando.

Vais mal de tiempo, no llegáis, ¿podéis, por favor, meter ritmo

en vuestras cocinas? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Ritmo, vamos, vamos, pim, pam, pim, pam!

¡Uh, ritmo, chicos! ¡Ay! Esto pinta fatal

y no me hacen ni caso, ¡madre mía!

(TERRE) ¡Vamos, equipo! (JOSIE) Sí, Ter.

Venga, chicos, tenemos un pelín de retraso,

pero es un pelín. No os entretengáis, venga.

Equipo azul, vengo con don Pedro Morán,

el chef artífice de este maravilloso menú

y venimos preocupados. Bastante preocupados.

Vais tarde y no sé si llegaréis, punto primero.

¿Esto qué es? -Esto es para la salsa.

La salsa, pues tiene que empezar...

-Está a tope. -Le falta todavía...

¡Ah! A ver, aquí tenéis

un cacharro enorme en vez de hacerlo en dos.

¡Madre mía! Parece la prueba uno, parece que es el primer día

Mujer, es un pescado muy complicado.

No es complicado, lo complicado es el equipo.

Parece que estoy limpiando un coche, o sea,

no es un pescado, es un coche. ¿Qué le pasa?

Bueno, esto es un coche. El coche es un productazo,

pero un coche, mira, mira... -Es un pescado de profundidad.

Mira cómo es esto, mira cómo es esta protección.

Dejad de hablar, estáis perdiendo el tiempo.

Por cierto, la berenjena está ahí, ¿y el postre?

El postre estamos haciéndolo a la vez.

¿A la vez? El chocolate se está fundiendo,

saco esto, pero sigo fundiendo. -Tenéis ahí a la avellana.

Sí, la avellana está con el aceite para hacer el aceite con avellana.

-¿No habéis hecho el aceite aun? -El aceite, bueno, mezclarlo

con la avellanita. Es muy rápido,

pero no está hecho, tenéis que poneros las pilas.

Vais tarde. ¿Cómo lo ves?

Mucho más oscuro que el día. -No digas eso, hombre, anímanos.

Terre, no es que te anime, hay que ponerte las pilas.

En 25 minutos tenéis que empezar a emplatar

las cigalas. Nos vamos y nos vamos preocupados.

Vámonos, Pedro, ¡madre mía!

Así el mundo de la gastronomía no funcionará nunca,

necesitamos motivación no desmotivación.

Como trabaje con su hijo y lo desmotive así,

la familia se quiebra, se quiebra, mira qué te digo.

¿Qué tal, chicos, tenemos todas las raciones ya?

-Ya están todos los bogavantes. -Este es el último.

¡Adiós! -Termina eso, ¿necesitas ayuda?

-No. -Venga.

Toma, ya están todos. -Ya están, venga.

Ya está, preparado, esto otro fuera.

Ya están todos los bogavantes, venga.

¿Me pongo con el pan, jefe? -Sí, ponte con el pan.

No, ponte con los bogavantes, pártelos.

Y con cuidadito que vamos mal de tiempo.

Vamos a ver, esto me parece ridículo,

cortarlo para ponerlo aquí y de aquí, aquí.

Déjame que me ponga con el pan.

Vale, ponte con el pan. -No, ponte con el pan

y yo frío las patatas. -Las patatas, esto está calentando,

no hay nada que hacer ahora. -¿Sabes lo que te digo, Celia?

Si lo has empezado, termínalo, tía, no te pongas con el pan,

te falta nada, no es cuestión de ponerlo aquí.

Mira... me parece muy bien, Lucía, estoy diciendo lo del pan

desde hace media hora y no me hacéis ni puñetero caso.

No has dicho lo del pan, perdona -No, qué va.

(DISCUTEN ENTRE ELLAS) -No hay que hablar ahora.

Venga, vamos. -A ver, cambias de carácter

y de simpatía en dos segundos, Celia, no, cariño.

No voy a entrar a esas cosas, de verdad, no, Lucía.

-Si no entras, no entres, pero no entres, no entres.

No voy a entrar, Lucía. -Pues estás entrando.

Equipo rojo, Nicolás, Celia, traigo a Marcos Morán.

Tenéis dos platos vosotros, nada más, ¿no?

-Sí. -No, tenemos dos platos...

Tenéis dos platos, -Dos platos y el postre.

-¿Y qué es el postre? -La torrija.

¿Y qué tiene que hacer una torrija? -Mojarse.

-Remojar, os estáis liando porque el pan o lo habéis tocado

y lo ideal es que estuviese ya remojado y enfriando

porque hasta que no enfríe no lo vas a poder quemar.

¿Escucháis lo que dice? No sé si me entendéis.

Sí, totalmente. De momento no hay postre,

no hay bonito, así que, mal empezamos.

Sí. Ni corréis ni ritmo,

Celia, quiero gente que se mueva con en una cocina profesional,

son muchos programas y no puede se y no puede ser, ritmo, vamos.

A ver, aquí tenemos a los del bonito,

a la pareja de moda. Están muy a gusto

lo están haciendo bien. -Tanto como muy a gusto.

-Mira, ¿puedo? A ver, si pudieseis haber metido

el cuchillo hasta aquí y hasta aquí,

aunque no te lo parezca, al final, mira qué pocos sacas, Flo.

Lo que está clarísimo es que maltratáis el producto

tenéis desperdicio de producto y vais lentos.

Y que hacéis las cosas mal y no estáis coordinados

como pareja de trabajo.

Así que, crisis, lo llamaría crisis.

Y algo bien, algo bien como para venirnos arriba.

Estás muy bien peinado. -Estoy bien peinado, gracias.

Estáis pasando el día en Ribadesella, ¿qué más quieres?

Vámonos, esto es un desastre. ¡Crisis, crisis!

El postre, por favor, que me encantan las torrijas.

Otra cosa, enséñame esa mano... ¡Ah!

Cambia el guante. Torrija con aroma de bogavante.

Bueno, creando. Muy asturiano.

Me voy desesperada, ¡qué desastre, madre mía!

Pedro, Marcos, ¿cómo habéis visto las cocinas?

Lo vemos con mucha preocupación, creo que van muy despacio

y el tiempo es oro, el oro es dinero

y el dinero es la madre del Zebedeo.

Pues estamos perdiendo dinero con ellos.

Tenéis mucho que hacer. Ya, ¿pero tiene que ser hoy?

Lo siento, Pepe, pero te toca currar.

Tiene que currar y duro porque la cosa está complicada.

Nos ponemos las chaquetillas, metemos caña que me entra el ansia.

Gracias, familia Morán. Pepe, Jordi, a por la chaquetilla

pero rápido. Muchas gracias. Que vaya bien.

Hasta ahora. Un placer veros.

Venga, que tengo la barbacoa esta aburrida.

(JOSIE) ¡Venga!

Se me van a girar enteras, venga, Josie, que tenías

muchas ganas de barbacoa, te echo de menos aquí.

Yo ya estoy sacando el primer lomo. ¡Ah! No pensé que existía

un pez así, o sea, el Cantábrico se ha venido contra mí.

No entiendo. Bueno, equipo azul,

vamos a darle marcha... Oye, no me lo puedo creer,

no me lo puedo creer. Lo primero, quedas destituida

como capitana, cojo el mando, si no, no llegamos.

Esto no es así, o sea, no me vale, ¿esto qué es, qué queremos?

La berza. Esto tarda tres minutos

en cocerse, ¿por qué lleva todavía aquí todo el rato?

Estaban duras. ¿Qué va a estar dura?

Berzas nuevas, quiero un agua aquí, agua con sal, bien.

Cuidado, voy a colar. De verdad, macho, la hora que es.

Esto ya tenía que estar saliendo, esto está ya cocido.

Hombre, pasado cómo va a estar, de verdad, no lo está.

Ainhoa, esto está cocido ya, ¿estamos de acuerdo?

Sí. Por favor, saca todas las cigalas.

De verdad, ahí las vas a destrozar. ¿Ya están hechas

y hasta que emplatemos? Esas están hechas.

¡Ah! -Yo he dicho que era meter y sacar,

pero no voy a hacer sangre.

(NICO) Me pongo a hacer claras.

Muy bien, equipo rojo. Capitán, ¿no te apetecía mandar, verdad?

Nada. Estás destituido desde ahora mismo.

¿Sí? Sí, equipo rojo,

tomo el mando de esta cocina a partir de ahora.

Yo digo lo que hacemos y vosotros decís: "Oído

o sí, chef", ¿de acuerdo? (TODOS) Sí, chef.

Cambiamos la marcha y vamos al lío. Vamos al bogavante lo primero,

¿qué haces ahí? Esto es un desastre.

La clara frita. La clara frita no se hace así,

la pones en un biberón, la agitas y las rompes bien

y echas chorritos. Muy bien, chef.

Menos mal que ha entrado Jordi y se ha hecho cargo

de la capitanía porque, realmente, estaba superado.

Equipo rojo, vamos a trabajar rápido,

pero con criterio y buen hacer. Sí, chef.

¿Y la ventresquita? Faltan estas todavía.

¿Cambiamos la marcha, por favor? Oído, chef.

Lo quiero sacar bien.

Celia, vamos rápido, rápido, venga. Necesito bandejas, ¿dónde hay?

Celia, te relevo, si no, no acabaremos nunca

y necesito ir rápido. Me interesa ir al bogavante,

venga, venga. 90 minutos y el postre lo empezamos

hace diez minutos, la ventresca la estamos limpiando.

Jordi, Jordi. Dime.

¿Cómo vas? Fatal.

El entrante, ¿cuándo está más o menos?

Esto está verde como un kiwi, creo que en diez minutos

saco el bogavante. Quince.

¿Quince minutos? Así vamos igual, venga.

Chicos, vamos rápido, rápido.

Equipo azul, equipo rojo,

acabamos de recibir una visita inesperada

que no puede hacer mar ilusión. ¡Adelante, Saúl Craviotto!

¡Ganador de segunda edición de "MasterChef Celebrity".

¿Cómo va? -Saúl.

¿Qué tal, Saúl, cómo estás? -Muy bien,

encantado, de visita. Te veo...

Te veo estupendo. Estamos cogiendo forma.

Estamos entrenando duro ya de nuevo.

Que venga aquí, que tenemos uno menos, que venga Saúl.

Saúl, yo voy a abusar de confianza

y te voy a pedir un favorazo, ¿a ti te importa si yo te doy

un delantal y te pones en la cocina azul

que son un aspirante menos, que van fatal

y así le echas una mano a Pepe? Lo que haga falta.

No me hagáis nada a la parrilla hasta que yo no lo diga.

Chicos, no paréis que el otro equipo

tampoco va muy allá. ¿Tenemos algo del postre?

Está el chocolate fundido. Chocolate fundido, sí,

pero es una crema inglesa que se echa sobre un chocolate.

¡Ah! Joder, es que... de verdad, Terre.

¿Te pones tú con la crema inglesa, Ainhoa?

-Vale. -Buenas, ¿qué tal, Pepe?

-¡Qué alegría verte! -Chiquillo.

Bueno, maestro, por favor, tú por aquí.

¿Qué hace falta? -Te pusiste el azul,

el mejor color. ¿Vienes a echar una mano?

Eso me han dicho, yo estoy dispuesto a ayudar.

Con un campeón así. ¡Qué maravilla!

Menos mal que quedan "celebrities" serias en este país,

qué suerte, por favor. No sabes cómo estamos aquí.

Lo que haga falta. Cógete, si puedes,

esa tabla de aquí y cortamos berenjenas.

¿sacamos trozos así de berenjena? Estupendo, vamos allá.

¿Te parece? Gracias, grande, gracias.

Un placer. Con gente como tú

cocino yo aquí todos los días para 90, en serio.

Encima guapo. Encima es guapo, es verdad.

Te vas a quejar, Josie. -Podías haber venido antes.

Pues sí, pero no pude. -Necesitamos...

Vengo de entrenar ahora. -Y que valga para algo

porque nos hemos dejado aquí la piel.

Josie, no pierdas los nervios porque haya entrado Saúl.

No, estoy encantado. Tranquilízate.

No, estoy de verdad. Saúl debería estar todo el rato

de pinche en toda la edición con nosotros, que nos ayude,

necesitamos una Nani.

Vamos, Saúl, grande. A ver.

Está divino Saúl, qué barbaridad, te tienes que venir,

directamente, a la siguiente prueba.

Te adoptamos, Saúl. Vamos, Saúl, me cago en la mar,

aquí con Saúl hago yo lo que queráis.

Ainhoa, Terre, platos, estiramos y vamos emplatando ya,

si no, nos dormimos. Mientras emplatamos algunos,

Josie, estará en la parrilla. Sí, chef.

Venga, ahí, ahí. Los pongo doble, ¿vale?

Vamos, Ainhoa, con nervio, ahora sí te veo con nervio,

me cago en la mar salada. Venga, venga.

Remoja, necesito remojarlo, nos movemos, nos movemos.

Echa y nos movemos, sígueme el rollo, venga... ahí.

Aquí estamos a falta de limpiar cuatro.

Por favor, acabad, tíos, necesito ir con el bogavante.

Podemos empezar la parrilla. No, parrilla, ventresca,

si la hacemos a "laminute" no pasa nada, ¿vale?

Vale. ¿Sabes lo que es hacerla a "laminute"?

-Hombre, por favor. -Te lo iba a decir yo.

No, no, o sea, quiero decir que lo sabemos los dos,

no hace falta aclararlo. -Pues ya está.

Vamos a marcar el bogavante, venga, la mayo.

Nico. Dime.

Sartenes, ahí, dos o tres sartenes, preparamos ya para marcar.

¿Qué más lleva el bogavante, Nico? ¿Qué?

¿Qué más lleva el bogavante? La yema.

¿Qué más? Y unas patatitas fritas.

La clara fritas y las patatas. Chicos, no quiero

a todo el mundo hablando, yo os hablo, vosotros corréis.

Sí, chef. ¿Está claro? Pues venga,

ahora no mandáis todos, mando yo, se acabó.

Que entre Jordi es bastante humillante, tío.

(GONZALO RÍE) Gonzalo, ¿qué haces, tío?

Acabar con la última ventresca.

Ya acaba. Oído, chef.

Equipo rojo, el orbayu ha llegado a Asturias,

está llorando por cómo estamos cocinando, ¿vale?

Pepe, Jordi, los invitados han llegado al comedor

y me tengo que ir a recibirles. Vale, voy para allá, chicas,

¿estamos? Lo tenemos.

Esto le damos la vuelta ya, ¿vale?

¿Me podéis dar un tiempo estimado del servicio?

Estoy sacando ya, emplatando, Samantha.

Allí están emplatados y aquí no hemos hecho nada.

Jordi, ¿también estás listo? ¡Listo!

Vale, me quedo supertranquila, ¡madre mía, qué gusto!

Le acabo de mentir a Samantha, le dije que estaba listo

y no estoy, a correr. Lucía, necesito platos ahí abajo.

Venga. ¿Cómo vas por ahí,

por qué tardamos tanto, por qué tardamos tanto?

Mirad, si lo tenéis apoyadito abajo,

la propia tabla me hace de guía. Es mucho más rápido

y me queda limpio seguro, ¿vale? Mirad, pam, pam, pam, ¿vale?

¿Ves que ha quedado, totalmente, lisa, plateada,

no ha quedado con marcas raras? Así está bonita.

Vale, ahora partimos por la mitad, aceite de oliva y listo.

(HABLA EN OTRA LENGUA)

Bienvenidos a todo el mundo y gracias por estar aquí.

Ya sabéis que soy una enamorada de la naturaleza

y en pocos sitios se respira tanto aire puro como aquí.

Espero que el menú diseñado por vuestros paisanos

Pedro y Marcos Morán, con el pescado y el marisco

como protagonistas, os haga disfrutar tanto

como a mí vuestra tierra. (APLAUDEN)

(JOSIE) Saúl, perdona, ¿le añado más aceite?

Porque este tarda más en hacerse. -Está más gordito

y la brasa está... bueno, a este le costará un poquito más.

Pero este de aquí igual ya. -Sí.

-Tiene distinto color a este.

-Sí, y lo voy separando así con amorcito.

Eso, que no se despegue la piel, con cuidadito.

-Ahora mismo está. -Venga, ánimo, chicas.

Vamos, Ainhoa, lo tenemos, Ainhoa, lo tenemos.

Si me llegas a mandar así desde el principio,

me cago en la mar salada. A mí me sentó muy mal la capitanía.

Pero tú sabes, es el Cantábrico, joder, sé que no eres la capitana,

ya lo sé. ¿Cómo vas con el wanton, Terre?

Que se pegan, Pepe. Se pegan,

házmelo de poco en poco, ¡jolín!

# El wanton es un truñaco de pasta

# que se pega mogollón. #

¡Ah... ah!

¡Socorro! Ahora, Ainhoa, perfecto,

vas corriendo como un gamo, maravilloso, seguimos, seguimos.

Tú tenías que haber sido capitana hoy,

era tu prueba. Pepe, me voy a empezar

a enfadar contigo. No tienes por qué, Terre.

No, qué va. Sabes que no, te quiero y aprecio,

pero tengo que contar las verdades. Diciendo a mi compañera

que debía ser capitana ella, eso es un cariño enorme.

Ya está, Terre, ya está. -¿No hay más? Fuera.

Vale, camareros, por favor, por aqui podemos ir sacando.

Muchas gracias, nosotros seguimos estirando,

¿vale, Ainhoa? ¿Terre, te queda claro?

(TERRE) Usa la táctica de acabar conmigo

delante de este país, del Canal Internacional

y Televisión A la Carta, pero no podrá.

Yo he hecho de capitana pues lo más buenamente

que he podido y creo que en esta prueba

Ainhoa no lo habría hecho mejor,

lo habría hecho igual, pero no mejor.

Empezamos, vais a poder probar los menús de los dos equipos

y lo ibais a hacer a la vez, pero por ahora,

solo vais a poder probar el entrante del equipo azul.

Cigalas, pasta y berza asturiana.

El rojo, bugre frito, yema de huevo y patata,

se está haciendo esperar, así que, empezamos el servicio.

(Música)

Chicos, no quiero ver a nadie parado,

bogavante, bandeja de bogavante aquí y allá, rápido.

A ver. Flo, ¿cómo vas con las ventrescas?

Estoy en ello, tengo aquí ya 40 raciones.

Venga, vamos a rematar rápido que vamos a ir con ellas

a marcar ya. Celia, cremita... sin ensuciar, ¿vale?

Con criterio, venga. De acuerdo.

Venga, ponemos, clac, clac. Patata, ¿quién la tiene?

¿Patata? Señores, ¿qué hacemos, qué hacemos?

Gonzalo. ¿Cuántas patatas?

No, ¿dónde vas? Porque vamos a levantar platos

y tenemos que seguir emplatando. Déjalo aquí, Nico.

Si estás, patata, rematamos.

Lo tengo, lo tengo, camareros, por favor, prevenidos.

Chicos, rápido, rápido, rápido, necesito acabados.

Si no tengo más platos terminados, no podrán salir.

Limpiemos esas cuatro gotitas y al lío. Camareros, por favor.

¡Adelante! Sacamos el bugre frito. Espera, espera.

Los que tengan patata. Con una salsa de yema maravilla.

Al lío, señores, no paramos, no nos relajamos, segunda tirada,

la quiero rápido, rápido.

Límpiame esto, por Dios, por favor, limpiad los platos,

por favor, limpia ese plato, por Dios.

Celia, deja ya de decir cosas. Nico, hecho eso te vas

a esa tierra de canela que no está ni empezada.

Vale. Terminamos ahí, señores, por favor.

Por favor, ¿os podéis llevar esto?

(Música)

Señor alcalde, Ribadesella es un sitio maravilloso

donde se pueden juntar el mar, que está aqui, y las montañas.

¿Qué más se le puede pedir a la vida?

Bueno, efectivamente, creo que la naturaleza

fue generosa con Ribadesella. Nosotros siempre decimos

que Ribadesella es la playa de los Picos de Europa,

precisamente, por eso, puedes estar en un nevero

en los Picos de Europa y a los 15 minutos

bañándote en la playa de Ribadesella.

Lógicamente, eso es un privilegio que no hay en casi ningún sitio.

Es que lo llamáis el paraíso natural.

Lo llamamos el paraíso porque, realmente, es verde

por naturaleza y también porque lo protegemos mucho, ¿no?

Tenemos siete reservas de la biosfera, tenemos la costa

mejor preservada de España y esta naturaleza

hace que también Asturias sea un paraíso gastronómico.

Y hablando de comer, valórame un poco los platos.

En general, bien, la cigala, la textura, muy buena,

me ha gustado mucho el bogavante, combinación yema, patata

y el marisco y yo me quedo con el equipo rojo.

Te ha gustado más el equipo rojo. Más el equipo rojo 100%.

¿Y señor alcalde? Al contrario de mi compañera

y viceconsejera, yo voy a apostar por el equipo azul.

Perfecto, muchas gracias. A ti.

¿Tú cocinabas antes de entrar? -Antes de entrar, no.

-¿Nada de nada? -No, y me enseñó Marcos Morán,

el que preparó el menú, fue mi maestro.

¿En serio? -Sí, me enseño.

-Pues no veas la caña que nos ha metido.

¡Ay, lo que quema, Dios mío!

Hay que ser un poco exigente también.

-Son exigentes, es la única manera. -Mira qué maravilla, Saúl,

que está saliendo monísimo. -Muy bien, muy bien.

-Me encanta Josie que no pierde comba,

o sea, "hello". -Un poquito más.

Ya me he quemado 50 veces, ya estoy fenomenal.

Si es que esto no hay que tenerle miedo al fuego

porque cuando te pones así, ya da igual, lo importante

es quemarte al principio y ya. Es como comer wasabi

o probar la mostaza que primero pica y es horrible,

pero luego, mira, te da como... cierto calor.

Jordi, ¿vamos emplatando ya? Emplatamos, venga.

Voy, vamos con el puré, Saúl.

Chicos, las berenjenas. Deberíamos poner el pescado ya.

Voy. -Vale, vamos, vamos.

Ha merecido la pena. ¿Cómo tengo las ventrescas?

¿Cómo las vas a tener, chef? Pues... fastidiada la cosa.

Tengo unos parrilleros bastante chungos.

¡Jope, mira qué bien me sale!

-Porque eres una artista, con perdón.

Eres fuerte. -Tú lo que haces...

Bueno, me voy a callar. -Yo necesito una olla.

Señores, ¿puedo empezar a emplatar? Sí.

¿Antes de que venga el vendaval y la liemos más?

Sí. Venga.

Oye, la mahonesa esa, ¿no era más verde?

Llevaba espirulina. -Falta la espirulina.

¡Ah, Nico, me vendes, tío!

Al robot, espirulina, texturizamos, venga.

¿Dónde está la espirulina? -Aquí, ya la tengo, ya.

Echa, echa. Echa el bote.

¿En serio? Echa el bote.

Sabes que la máquina le pones la tapa y funciona, ¿no?

Sí. La tecnología es un milagro.

Fuerte, fuerte, fuerte.

Dale, dale. Esto empieza a parecerse

a lo que ha hecho el chef. ¡Emplatamos!

Por aquí podemos ir sacando Venga, seguimos, no paramos, no.

Pescado, Josie, aquí, por favor. Aquí, aquí.

Vamos poniendo salicornias, ¿quién está con las salicornia?

Raquel, ¿salicornias? -Venga, ¿quieres que ponga yo?

Tú misma, venga, vale, vámonos.

Vamos a ir haciendo el sorbete. ¡Ah, vale!

Mezclamos puré de frutas con almíbar, ¿vale?

Hay que hacer el puñetero helado. No te gusta el nitrógeno

ni el helado. No me gusta el nitrógeno, no.

¿Qué te gusta a ti? # A mí me gustas tú

# y tú y tú, me gustas tú. #

Venga, yo pongo el gel así vamos más rápido

y ahora tenemos una cadena decente. Tengo los camareros aquí, venga.

Colócame la ventresca en el plato ya.

Camareros, por favor, esta ventresca de bonito

con mahonesa de algas muy rica y manzana salteada

con toque de ramallito de mar. Adelante, por favor.

Pasamos a los principales, el equipo azul ha elaborado

mero, patata, berenjena y salicornia.

Mientras que el equipo rojo ha preparado bonito

con mayonesa marina y manzana.

Ahora me contáis si han sabido controlar bien

el punto a las parrillas.

(Música)

Esta es la zona de las guisanderas me han dicho.

Sí. Bueno, me encantan esas mujeres

que cocinan con alma de toda la vida, tradición, sabor.

Cuéntame un poco qué haces. Yo tengo un pequeño restaurante

en zona costera, familiar y siempre trabajamos

el producto local. Luego está el club de guisanderas

donde tienes amor y esa cosa por cuidar los productos

de siempre, con sus tiempos, con sus elaboraciones,

poquito a poco, el chop, chop y más acompañando

siempre que puedes con buena materia prima.

Sí, aquí, la mejor y el que sabe de pescados,

de materia prima, eres tú, José Manuel.

Por supuesto, trabajo en la cofradía de pescadores

desde hace 32 años. La verdad que en las cofradías

del norte la calidad del pescado es inmenso.

Indudable. Entran y salen los barco a diario.

Y con esa calidad de producto que tenéis aquí, cuéntame,

qué te parece lo que han hecho los aspirantes.

Empezamos por el equipo rojo. Por el bonito.

Sí. El bonito es ventresca,

está suave, está muy buena. Y cuéntame el mero.

Es mero, está un poco seco, el puré está bastante bueno,

pero el pescado, seco. ¿Y tú, María?

Cuéntame qué te parecen los platos. Pues la ventresca, como dice él,

es difícil estropearla porque aguanta siempre muy jugosa,

tiene ese punto de grasa que si la estropeas

es que la quemas o te pasaste y el mero es una textura más firme,

mucho más duro, tiene un punto así más... seco.

Seco y no se puede comer, dímelo. Ni Pepe, ni Jordi, ni nada,

no han salvado el caos que había en la cocina.

Muchas gracias. A vosotros.

Estiramos los platos, vamos quitando todo esto de aquí.

Voy. -El nitro.

Vale, Josie, rey del nitro, "parry nitro".

"Parry nitro". -Y me lo das a mí, ¿no?

Tú lo echas y yo lo muevo. -¿Tienes fuerza suficiente, seguro?

-Sí, si yo hice la crema aquella.

Vamos. -Mira, mira...

# Zoom, zoom, culombio, culombio. #

Esto es... -La Bruja Avería,

¿no te acuerdas de "La bola de cristal"?

Que era así. # Qué tiene esta bola

# que a todo el mundo le mola. # No te vayas muy lejos,

mira qué bracitos tiene y esto hay que moverlo, ¿sabes?

¡Ay, perdón! Te lo pido por favor, Saúl.

Me quedo por la zona. # Es la Bola de Cristal. #

Oye, ¿necesitáis un brazo de verdad para mover el helado?

Tenemos a Saúl. -Me estás ofendiendo

que este brazo funciona muy bien. -A ver, Josie, venga, Saúl.

Dale, dale. Venga, dale, dele.

¿Qué notas, Saúl, qué notas?

Que va poniéndose la cosa... -Venga, dale, dale.

-Dura, más, más. -Dura.

Raquel, vamos poniendo la sopa de chocolate que es esta

que me estoy metiendo un curro... No era mi prueba esta,

era la vuestra. Te lo agradecemos en el alma.

Viene Saúl de fuera, se curra el helado y la berenjenas,

vengo yo y me tengo que currar el resto del plato.

A ver, aquí no haces falta ya, cariño, mira...

No, no. -Pues entonces, nada.

Pero la Terre le está mirando el brazo en vez de echar nitrógeno.

Vale, ¿dónde está mi gelatina? Aquí, vale,

buscadme una manga pastelera, Venga.

¿Cómo lo veis? -Vamos superbien.

-Ahora le damos un meneo.

Sí, vais de maravilla, vamos.

A mí como si me queréis echar ya. Claro, claro.

Después de este momento. -¿Esto qué es?

Pero si es una cometa la manga pastelera,

Pepe, por favor, parece Mary Poppins, mira, mira.

Por favor, Josie, por favor. Me encantan las cometas, Pepe.

Josie, por favor. ¡Ah, socorro!

El equipo... azul está emplatando, chicos,

debemos cambiar la marcha, venga, vamos con el heladito.

Venga, buscamos que quede crema. Vale.

Estás a gusto aquí en esto, ¿eh? -Me gusta aplastar

es que estoy pensando lo que estoy aplastando.

Ya, es que me lo estoy imaginando.

Celia. ¡Sí, chef!

Amor, cariño, no estamos en el Congreso.

Delicadeza. Flo, pam y los dividís, ¿vale?

Voy, chef. Celia, ya está,

estás así, estás así dándole... ¿De quién te acuerdas ahora?

No lo puedo decir. Entre nosotros, ¿quién es?

¡Pablo Casado, están dando quemador a Pablito Casado!

A ver si espabila. Sois del mismo color.

Es porque espabile. Es un, dos, tres, despierta

a golpe de quemador. Despierta, despierta.

Pero hazle así, no le quemes con el quemador.

Así no me hace caso. ¿Cómo andáis, flojos?

Muy bien. ¿Sabes a qué me recuerda Nico?

Te estás pareciendo a un amigo mío, un exaspirante muy gracioso.

¿A quién? A Andy, que iba de fuerte,

iba del palo, tenía cañitas en el brazo

como tú y montaba el doble de rápido y tenía unos bracitos.

Venga. Lucía, Celia, ponemos la torrija

al lado de la galletita y nos falta solo el helado, ¿vale?

Sí, chef. Venga, venga.

Van fatal estos de al lado, quiero que lo sepáis.

Una lástima porque hay buena gente.

Vente para acá, Terre. Sacamos los que tengan sorbete,

podéis coger. Dale un poco de forma, porfa.

-Eso me he dado cuenta. -Dale un poco de forma, tía.

Déjame, te pediría que me dejaras un poquito.

-No, no te tengo frita. -Permanentemente, criticándome.

Que no es criticando, Dale un poco de forma, tía,

que tiene que salir bonito. -Ya está bien, de verdad.

Flo, ¿en serio?

(RÍE)

Pero si te estoy viendo igual, agazapado zampándote las torrijas.

Venga, emplatad las torrijas antes de que Flo se las coma.

(Música)

Y cerramos con los postres.

El equipo azul ha preparado choco, vermú y pasión

y el rojo, torrija caramelizada. A ver si se cumple

el dicho que dice que siempre se va uno

contento de una mesa asturiana.

(Música)

Bueno, Alberto, ¿cuántas veces has subido al podio?

Nueve. Eres el gran ganador

del descenso del Sella. Uno de los ganadores.

Dime, porque esto fue una excursión de amigos,

¿qué ha pasado, cómo empezó?

La historia del descenso del Sella se remonta ahí por los años 30,

carácter aventurero de Dionisio de la Huerta

con unos amigos empiezan con una excursión,

hacen unos tramos del río Sella, después ya instauran

una salida posteriormente, y una meta y esto se convierte

en lo que ahora mismo conocemos

como la gran fiesta de las piraguas.

O sea, eres más o menos, como el Saúl Craviotto de aquí,

de Ribadesella. Bueno, no tanto, pero...

Pero bien. Y, Alberto, ¿qué te ha parecido?

Muy rico, el equipo azul más justo y quizás, la torrija

un poquitín más rica. Está mejor la torrija,

estoy de acuerdo. Es un buen final,

así que, muchas gracias. A vosotros.

¡Está hecho, está hecho, chicos!

Equipo azul, equipo rojo, por favor, vamos a dar

un fuerte aplauso al gran... ¡Saúl Craviotto!

Muchas gracias por todo.

(APLAUDEN)

Gracias. -A vosotros.

¡Sois unos cracks! ¡Un placer!

¡Pero, bueno, un ganador "MasterChef" ahí!

Gracias por venir desde Gijón a echarnos un cable.

¡Menos mal! Si no, no lo saco.

Si no es por Saúl... Mira. ¡Un placer!

(GRITAN EUFÓRICOS)

¡No puedo más! ¡Equipo azul! ¡Equipo rojo!

¡Cocinas impolutas!

(NICO) ¡Vamos, cocinas limpias!

¡Nos vamos! ¡Impolutas!

¡Jolín! Jordi, hoy sí que sí. Eh, hemos currado.

Aunque me da mucha pena deciros adiós, tenemos que despedirnos.

No me extraña que tengáis fama los asturianos

de ser generosos y hospitalarios,

porque yo me he sentido aquí como en casa.

Como veis, nos hemos tenido que poner las chaquetillas

para que el servicio saliera adelante.

Pero solo por veros así de contentos, mereció la pena.

Somos muy conscientes de que ser pescador o mariscador

es para gente muy valiente. Muchísimas gracias de corazón

por todo lo que hacéis para que disfrutemos

de esos productazos maravillosos del mar Cantábrico.

Y gracias a todos los asturianos

por cuidar de la tradición, porque habéis conseguido

que recetas milenarias sigan estando de rigurosa actualidad.

Así que... ¡"Puxa, Asturies"!

(Aplausos)

(Música)

# Pintor que pintas con amor. #

¡Vamos! ¡Vamos! ¡Vamos, vamos!

¡Ay, que vamos a brindar! -¡Ay, qué alegría!

¿Y esto? ¡Viva Asturias!

¡Gracias! ¡Es ideal! -¡Qué bueno!

Repartíoslas. ¡No!

¡Que hay un regalito!

¡No! ¡Pero, bueno, por favor! ¡Samantha!

No entiendo muy bien qué es lo que os sorprende

de este momento. Me imagino que no esperaríais recibir

un regalo después de lo que nos habéis hecho currar

a Pepe, a mí y a Saúl.

Ha sido simbólico. Habéis pasado simbólicamente.

Así que, por si alguno no lo ha entendido...

Sí, aspirantes. Vais los nueve a Eliminación.

¡Madre mía! ¡Qué horror!

Os lo habéis ganado a pulso. ¡Muy bien!

Ambos habéis cometido dos fallos básicos:

mala organización y una lentitud pasmosa.

¡Tarde, horrorosamente tarde!

¡Vaya equipo me tocó!

No hubo forma de ver una reacción. ¿De qué te ríes?

¡Vaya equipo me tocó! Así no se puede.

¡Una broma, Jordi! No estoy ni un poquito de broma.

Vale, vale. Ni un poquito. Porque si no entro

a cocinas, no damos ni de cenar. Totalmente.

Eras el capitán, por lo tanto, no deberías reírte ni esto,

porque la responsabilidad, gran parte, es tuya.

Equipo rojo, no entiendo cómo siendo un aspirante más

y teniendo de partida diez minutos extras,

haya tenido que ponerme la chaquetilla

para que el servicio salga.

Que yo me entere... ¿Cuándo teníais pensado empezar

el postre, por ejemplo?

Hora y media de cocinado y no lo teníamos ni planteado,

ni la intención.

El bonito... mismo camino. Sí.

Limpio iba a estar. Cocinado... otro cantar.

Con guarniciones... un milagro.

¡Celia! ¡Sí, chef!

Que te veo mirando al mar. ¿Reflexionas o no te interesa?

Me interesa más, pero así escucho bien.

Esto es un veredicto. Necesito escuchar vuestra opinión.

Yo... Hay un veredicto que dicen los jueces

y yo no lo voy a discutir.

Lo único que siento es que haya pasado así.

También creo que era una prueba

que nos superaba de antemano a todos.

Nico, las semanas anteriores habéis cocinado menús iguales

o con más pasos que este menú, y lo habéis hecho bien.

Hoy algo ha fallado aquí, porque yo veía que ibais lentos,

pero a tal nivel de faltar elaboraciones no me lo imaginaba.

Y muchas hechas mal. Gonzalo, Flo, dos horas

para limpiar 20 ventrescas de bonito.

Yo estaba limpiando pescado y tampoco recibía órdenes

de que hiciera otra cosa.

Otro intento... Lucía, ¿qué ha fallado?

Organización. Nos hemos puesto de dos en dos

en hacer un trabajo que uno lo podía haber hecho.

Yo no creo que sin Flo hubiera llegado a limpiar

todas las ventrescas, sinceramente.

Celia, ¿qué ha fallado hoy en la cocina roja?

A ver... Yo creo que el trabajo en equipo

significa la autoridad de alguien. Cuando has entrado tú,

ha habido autoridad y, por lo tanto,

había eficacia y trabajo.

Y Nico tenía que haber puesto las narices encima de la mesa.

Estoy al 99% de acuerdo contigo.

Si no eres capaz, sé honesto y di: "No puedo hacer esto.

Le doy la responsabilidad a quien pueda".

La finalidad es que el cliente sea feliz.

Hoy el cliente no habría comido.

Y lo otro importante... El equipo tiene que remar,

porque por más que el capitán meta caña,

si el equipo no rema, no vamos a ninguna parte.

Y aquí, en lo de espíritu suspendéis todos.

(CELIA) A Nico le ha podido el pudor de mandarnos

a su tía y a mí. Pues sí, lo dices y tenemos que obedecerte.

Si te equivocas, nos equivocamos todos contigo.

Y vosotros, equipo azul, ¿qué? Me voy a beber esto.

Quien lo tengo que beber soy yo para olvidar.

¡Qué triste! -Ha sido muy duro, Pepe.

He de decir que ha sido un placer capitanear

lo que he podido. Celebro tener un equipo maravilloso

con el que no conseguimos lo que queríamos...

¡Pues vaya un equipo! ¡Un equipo maravilloso!

Tan maravilloso que hemos tenido que entrar dos cocineros,

Saúl y yo. Porque vamos... Las cigalas cocidas,

las berzas sobrecocidas.

Dos horas limpiando pescado... Así que el reloj creo

que ha sido hoy vuestro gran enemigo

y la capitana tampoco ha estado brillante.

Así que no os extraña, me imagino, que hayamos tenido

que entrar a ayudaros, porque si no...

Pedimos mucho tiempo con el pescado,

que perdimos en otras elaboraciones.

Pero arrancamos las tres elaboraciones a la vez.

No, Terre, no. El ritmo que necesitaba

esta prueba no lo habéis tenido.

Completamente de acuerdo. ¿Estamos de acuerdo?

Eran muchas elaboraciones y es que no dábamos abasto.

Raquel... Ha sido todo muy angustioso.

Y aun así, lo hemos dado absolutamente todo.

Que estáis dentro de la cocina, sí. Que lo intentáis, sí.

Pero falta ese poco de fuerza y de garra y de saber

que si no se hacen cosas bien, alguien lo puede decir.

No has sabido mandar. Había un caos...

Cuando he entrado, he dicho: "¡No tenemos nada!"

Y lo que había estaba mal hecho,

que es lo peor. Sí, chef.

(TERRE) Los jueces son unos flipados.

Tres platos de Estrella Michelín

entre cuatro personas con unos peces que tenían

una carcasa que ni... ¡Vamos! Ni el último móvil

de última generación de cualquier marca.

Aunque los nueve os habéis ganado el delantal negro,

hemos decidido que el premio lo daremos igualmente.

Así que el aspirante que menos mal ha trabajado

y que, por tanto, podrá donar esos 4000 euros, es...

¡Ainhoa! ¡Oh!

¡No me lo creo! -¡Hala!

¡Gracias, chef! Y te lo voy a justificar,

porque cuando entré aquí, la única que se puso seria

a mi lado como un pinche de verdad, fuiste tú.

¡Gracias, chef! Has trabajado muy bien.

Obedecías y, además, con muy buena actitud.

Ainhoa, ¿a qué ONG quieres destinar esos 4000 euros?

Lo tengo clarísimo, porque, además, les he visto trabajar

en este confinamiento. Para Cáritas.

Cáritas, que lucha contra la pobreza, la exclusión,

la intolerancia y la discriminación social.

Así que seguro que te lo van a agradecer mucho.

Hacen muy buena labor en todos los pueblos de España.

¡Bravo! -¡Gracias!

(AINHOA) Me llevo un sorpresón.

Pensaba que iba a pasar por este programa

y no iba a poder donar a nadie nada. Así que me voy muy feliz.

Aspirantes, nos vemos todos en la Prueba de Eliminación.

¡Suerte a los nueve! ¡El gran foso!

(TERRE) Fosa común. (JOSIE) ¡Ah!

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural,

tienes que venir a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

El próximo verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

(Música)

El desastre de la última prueba de exteriores consiguió

un pleno de delantales negros entre los aspirantes.

Cajas grandes, cajas pequeñas... -¡Uy!

Todos ellos deben luchar por su permanencia

en las cocinas de "MasterChef Celebrity".

¡Madre mía! ¿Qué es esto?

El color negro tendrá especial protagonismo

en el último reto de la noche. ¡Buenas noches!

Y no lo veremos solo en sus delantales,

también en sus elaboraciones.

¡Guau! ¡Qué guapos de negro todos! ¡Me encanta!

¡Ay, todos de negro! -Viste mucho.

¡Aspirantes, bienvenidos de nuevo! (ASPIRANTES) Gracias.

Bueno, espero que hayáis tenido tiempo de reflexionar

sobre lo ocurrido en Ribadesella.

Resulta frustrante que en el programa ocho

hayáis realizado el peor reto por equipos de toda la edición.

Terre, tu estreno como capitana fue un fracaso mayúsculo

y, sobre todo, organizativo.

Era un reto complicado. Nos enfrentamos al mero,

un bicho que pueden confirmar mis compañeros

que no es de esta galaxia,

que viene de "Alien, el octavo pasajero".

Lo siento. Hice todo lo que pude. Puse todo mi cariño, mi empeño y...

Y no lo conseguimos. No lo conseguimos.

Estoy contenta. Mi capitanía fue un fracaso,

pero estoy contenta. Me alegro de mis fracasos también.

Nico, capitán del otro equipo

y el otro responsable del desastre. Sí, sí, sí.

¿Crees que con otro líder tu equipo lo podría haber hecho mejor?

Eh... No lo creo. Claro.

¡Modesto, baja, que sube Nico!

Pudiera haber... alguno llevado más...

(RÍE) Alguno llevado más carácter,

más tal... pero creo que... -Lo hizo muy mal.

(Risas)

¡Así me gusta! (TERRE) ¡La tita!

O sea, lo hizo muy mal. Lo hizo fatal.

¿De verdad me lo estás diciendo? -Claro que sí.

¿Que lo hice fatal? (RÍE)

(RAQUEL) ¡Me cambio el apellido! ¿Por qué lo ha hecho fatal?

Porque es demasiado... buena gente.

(FLO) Teníamos que haber "osmotizado" a Celia con Nico.

A Nico le falta la garra de Celia.

Yo estuve a esta de meterle en el "róner", a esta.

(NICO) Creo que puedo ser

un buen capitán cuando domino lo que hay que hacer,

pero si no... pues es una tarea imposible

que no puedo ni yo ni nadie.

Raquel, el de Ribadesella no fue tu mejor cocinado.

Pero te vimos muy suelta metiendo la mano

en el vivero de marisco para coger los ingredientes.

Metí mucha garra en ese cocinado, aunque me atascase con el mero.

Fue un duelo horrible, pero me siento muy satisfecha,

porque, desde luego, a ganas y a garra...

La pobre... -No me ganó nadie, ni el mero.

Eso fue milagroso. -Llevabas más escamas

que la Sirenita.

(JOSIE) ¡Por favor!

Ainhoa, tú fuiste la mejor de la prueba, aunque no te libras

de la eliminación. No.

¿Qué miembro del equipo contrario

te hubiera gustado tener en tu cocina?

Nos hubiera venido bien una Lucía, por ejemplo.

Aparte de que sabe cocinar bien y es resolutiva,

tiene esa especie de calma. -Pero eso me lo dijiste a mí.

No hablas de mí. ¿En serio? -Me lo dijiste a mí,

que tenía calma. -Sí, sí.

Después de la repesca de Lucía,

os hemos visto a Terre y a ti haciendo piña con ella.

Sí, los Ángeles de Charlie. -A ver...

Ya, antes de la repesca, estábamos haciendo piña.

Como además tenemos un terceto preparado para poderlo interpretar

aquí en "MasterChef"...

¡Qué sorpresa! -Somos la Terre, Lucía y yo.

¿Un terceto? Nos tenemos que vestir y todo.

¿Vestir? ¡Claro!

¿Es un "show"? Es un "show".

(TERRE) Está preparado para cuando lleguemos a la Final.

Un terceto histórico como Ainhoa Arteta,

la Terremoto de Alcorcón

y Lucía Dominguín... Merece la pena aguantarnos hasta la Final.

Si llegáis a la semana que viene,

por favor... Eso es importante.

El piano, los disfraces y todo el "show".

Nosotros en la Final nos comprometimos a desnudarnos.

¡No, no! Eso no vende. -El asco y el guay.

Gonzalo, ¿qué tienes ahí debajo? Este señor aquí...

que va de flipado, porque como tiene el pin,

se ha traído al Padrino.

Y en la espalda tiene un mensaje

para Pepe, que sabe inglés. "Yes".

¡Bien! ¡Eso es, Pepe! ¡El gran Pepe Rodríguez!

¡Políglota! ¡Bien, Pepe! ¡Bien!

Lucía, tienes una camiseta con foto también.

¿Quieres que la enseñe? ¡Claro!

¡Es preciosísima! -¡Tachán!

(Aplausos y vítores)

Bimba. Bimba.

Negro... Blanco y negro. La llevo para que me ayude,

porque esto va a ser durísimo.

¿Crees que te va a ayudar? Por supuesto.

Mi hija está en mi vida todos los días.

No hay un día que pase que no piense en ella.

Tengo su hormiguita.

Y la tenemos todos.

Gonzalo, tus compañeros están deseando saber

si vas a utilizar el pin. Pero nos lo vas a decir

a su debido tiempo, ¿te parece? Después de la publi.

(Risas)

¡Da ese pin ya! Me parece ya, más que valentía,

es racanear. Si tú tienes algo, lo gastas.

¡Y punto! Siempre tienes que ir por encima de tus posibilidades.

Y eso es cómo funciona la economía.

¡Claro! Así nos iría a todos fenomenal.

Josie, pareces un caballero del Santo Sepulcro.

Yo tengo mil mensajes también. Yo tengo un mensaje...

Si me voy, me voy con un mensaje de amor.

(GONZALO) No saben lo que significa.

Pero diles lo que pone. Lo que pone aquí es...

Es que vengo con "look" de foso por delante

y con "look" de salida por detrás.

El "look" de foso lleva este mensaje que pone:

"Solo caos veo ante mí".

Y la verdad es que es volver un poco a eso, al caos del foso.

Ya, bueno... En fin.

Aspirantes, ocupad vuestros puestos de cocina

porque empieza la Prueba de Eliminación.

¡Adelante! ¡Suerte, chicos!

(RAQUEL) Una caja no, ahora son dos. ¡Miedo me dan!

Es que siempre guardan alguna sorpresita envenenada.

(JOSIE) ¡Qué barbaridad! ¡Cuánta caja!

¡Quiero saber, quiero saber!

Aspirantes, vamos a descubrir qué esconden esas cajas.

Empezamos por la grande.

A la de tres, quiero que la levantéis todos.

¡Una, dos y tres!

(LUCÍA) ¡Qué bonito!

(RAQUEL) ¡Dios mío! (AINHOA) ¡Madre de Dios! ¿Qué es?

¡Qué cosa más negra! -Todo el día negro, día negro.

(TERRE) ¡Queso negro! ¿Existe el queso negro?

(RAQUEL) ¡Hormigas! Raquel, ¿qué hay en tu caja?

Pues todo muy negro. (RÍE)

¿Y qué es lo que más te sorprende? Pues las hormigas, de entrada,

no me las esperaba, la verdad.

¿Hormigas? ¿No las has comido nunca?

No. Pruébalas, si quieres.

¿Hormigas? -¡Hum! Están buenísimas.

¿Están bien? Están ricas.

¿Están ricas? Deja algunas, si quieres, para cocinar.

(RAQUEL) Ahora sí que experiencias nuevas

estoy viviendo en este programa.

Cazo cigalas... como hormigas...

¡Estoy deseando, estoy deseando! -¡Madre mía!

# De luz y de color. De luz y de color. #

Bueno, pues vamos a descubrir qué esconde la otra caja.

¡Venga, venga! ¡A la de tres!

¡Madre mía! ¡Una, dos y tres!

(AINHOA) ¡Ostras! (LUCÍA) ¡Cordero!

(RAQUEL) ¡La madre del cordero! Medio cordero lechal.

(LUCÍA) ¡Qué maravilla! Nico, ¿qué te parece?

Vamos a intentar darle un poco de color a esto.

Color negro.

Aspirantes, tras el desastre de la prueba anterior,

lo hemos visto todo muy negro, negrísimo.

Ya... Por eso vais a cocinar

esta fabulosa pieza de cordero lechal

únicamente con ingredientes de ese color: negro.

(RESOPLA)

El negro se asocia, tradicionalmente, al luto,

la desesperanza o la negatividad.

Pero también es un color que puede significar

elegancia, sensualidad o autoridad.

¿Verdad, Josie? Absolutamente.

Es maravilloso.

En vuestras manos está que os represente

en un sentido o en otro.

Yo quiero harina, huevos... Yo quiero algo normal.

Cocinaréis únicamente con los productos

que hay en vuestros puestos de cocina,

así que no vais a entrar al supermercado.

¿Nada? Sacadnos de las tinieblas

y mostradnos algo de luz con vuestras elaboraciones.

(RAQUEL) ¡Madre mía! ¡Gonzalo!

¡Sí! Llevas cuatro semanas

con el pin de la inmunidad. Casi parece de tu anatomía ya.

Sabes que puedes entregarlo y ser el único aspirante

que no cocine o jugarte la eliminación

con el resto de tus compañeros.

(LUCÍA) Se va para arriba. El riesgo es tuyo, amigo.

Así que... decide.

¿Cocinas o entregas el pin y te salvas?

Él es un valiente, no te lo va a entregar.

Déjalo que cocine con pin.

(TERRE) ¡Tú, tú! Pasa de esta gente.

Piensa en ti. (LUCÍA) Claro, pasa de ellos.

Es una decisión importante. Claro.

Decisiones importantes no se pueden tomar a lo loco.

Sí, sí. Me gustaría dormir esta noche en casa, si es posible.

Decide. (NICO) ¡Vete para arriba, anda!

(CELIA) Haces bien, cariño.

¡Oh! ¿Te vas?

(GRITA) ¡No me lo creo!

Os digo una cosa... ¡Ven!

Si os entrego esto, os quedaréis sin tema de conversación.

Es verdad. Estaréis faltos de contenido.

Casi me da más gusto

que el de José María cuando me lo dio.

¡Dame el pin!

(RÍE) ¡Mucha suerte!

¡Muy bien!

(GONZALO) Hubo otras veces en las que me vi

con más confianza que hoy.

Tengo la sensación de que los jueces...

me tienen bastantes ganas

por los últimos programas, así que mejor no jugar con fuego.

¿Qué pasa, Flo? ¿Dónde está

el libro de reclamaciones? Hoy Gonzalo no cocinó

en la primera prueba ni cocinará en la última.

-¡Es verdad! -La que cocinó,

nos jodió a todos. ¡Así es!

¡Así es, tío! Cocina por equipos...

No cocina ahora y se asegura una semana más.

Gran programa el mío. Gonzalo, se te acabó el rollito ya.

Ahora ya me dejaréis en paz, ¿no? Por lo de crecidito, chulo...

Te preferíamos chulito a gallina. (RÍEN)

Ya tenemos contenido, que decías que no había.

Iba a pillar igualmente.

Si me quedo, un chulo. Si subo, un gallina.

(GONZALO) Aún estoy esperando un poco de cremita

por parte de los jueces.

En algún momento me tendrán que hacer alguna caricia.

Aspirantes, para que veáis que no todo es oscuridad,

durante esta prueba hemos llamado a la cabellera blanca

más emblemática que ha pasado por estas cocinas.

Junto con Lucía. Se trata de una mujer talentosa

y divertida que conoce muy bien cómo os sentís

ante esta prueba de eliminación.

¡Adelante la segunda clasificada de "MasterChef VII": Teresa Abalde!

(Aplausos)

¡Ay, me encanta ella! -¡Divina!

¡Qué guapa! ¡Gracias!

¿Qué tal, Teresa? ¡Muy bien!

¿Cómo estáis? ¿Cómo estáis?

¡Qué guapa!

(JOSIE) Esta señora se tiene que quedar con nosotros.

¡Tiene un pintón! ¡Cómo es ese pelo, por favor!

¡Vivan esas canas! ¡Es una maravilla!

¡Qué pómulo, qué pelo!

O sea, es que estoy flipando con ella.

¡Hola a todos! ¡Qué "brilli, brilli"!

Un poco de luz entre tanta oscuridad,

que veo mucho delantal negro

por todas partes. -¡Por favor!

¿Qué tal estás? ¡Muy bien!

Encantada de venir a visitaros. No paras de cocinar.

¡Qué máquina! Llegaste a "MasterChef" sin saber

hacia dónde orientar tu vida y ahora eres una "influencer".

No sé... ¡Galicia está rendida a tus pies!

No sé si soy una "influencer". Yo intento transmitir

toda mi pasión y la alegría que me da entrar en la cocina

y que la gente dé ese primer paso y se anime en su casa.

Imagino que, como vosotros os habéis enamorado todos

de la cocina... No sé si aquí os dan mucha caña,

pero después de pasar por "MasterChef",

este enamoramiento ha ido a más, como tenía que ser.

Te hemos visto en la temporada ocho con tu amigo Valentín,

con el vermú y el picoteo.

¡Qué divertido! El "mastervermú" es una cosa

que debe instaurarse en todas las pandillas

y en toda la gente de España. Por ley.

"Mastervermú" para comentar "MasterChef".

¿Qué hay mejor? Superenganchada a la edición pasada

y a esta edición del "Celebrity",

que me tenéis loca. ¡Claro!

Nos gusta veros cocinar, pero también sufrir un poquito.

Un poquito, un mínimo. Nos encanta verles sufrir.

Pues sí, van a sufrir, porque los aspirantes se juegan

la expulsión cocinando un plato de cordero

con ingredientes que, a juego con sus delantales,

son todos negros.

Todos negros, negros, negros.

Tienen una selección como arroz negro, moras,

morcilla ahumada, queso negro, tinta de calamar...

¡Qué maravilla! ¿Les puedes dar consejos?

Lo que os puedo decir es que la estética es muy importante,

pero lo básico es que esté rico. -¡Claro!

Porque si llegáis aquí con un plato monísimo,

pero luego no está bueno, os van a...

Además, triunfaste en estas cocinas

con un plato de cordero. Pues sí.

Estuvo en la carta del restaurante MasterChef.

Lo tuvimos. Un cordero cocinado

a baja temperatura muy rico y muy sano.

Y tú que, como Josie, eres una mujer de la estética...

El negro va con todo. Es maravilloso.

Maravilloso. -Es maravilloso.

Pero lo más elegante también puede ser una tristeza, ¿no?

Yo hoy vengo con un negro brillante para que vean

que siempre hay esperanza.

Dependerá de ellos. Efectivamente.

(TERESA) ¡Venir de invitada es genial!

Aparte de estos estilismos maravillosos,

me hace especial ilusión porque me apunté al "casting"

de "MasterChef" viendo el "Celebrity".

Se cierra el círculo.

Aspirantes, ha llegado el momento de empezar la prueba.

Tenéis 75 minutos... ¿Solo?

Para cocinar un plato con los ingredientes

que tenéis en vuestros puestos.

¡Madre mía! Echadle imaginación

y sorprendednos.

(TERRE) ¡Lo veo negro, negro!

¡No, no, positiva, positiva! ¡Positiva!

¡"Positive mind, positive mind"!

¿Estáis preparados? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno...

¡Ya! ¡A cocinar!

Gonzalo, cuídamela, por favor.

Josie, no te preocupes. Aunque te quites la capa,

no pierdes "glamour". Te veo ideal.

Se pone en modo concentración. Muy bien. Es lo que hay que hacer.

Cuando empieza a cocinar... ¡Qué bien! ¡Maravilla!

(Música)

Bueno, Teresiña, ¿te gusta comer cordero?

Pues sí, me encanta. Ese carré que preparé

en aquel exterior... ¡Maravilloso! ¡Qué maravilla!

Pensamos siempre que el cordero es mucho tiempo de cocción,

al horno de leña... No. El cordero lo puedes hacer

perfectamente y es una carne súper agradecida.

# Yo quiero bailar toda la noche.

# ¡Baila, baila, bailando va! ¡Baila, baila, bailando! ¡Eh! #

Así me da tiempo a pensar qué haré porque no tengo ni idea.

Yo canto canciones de colores.

# Azul como el mar... ¡Azul! #

(RAQUEL) Esa no es la canción de hoy, Terre.

(CANTA "BLACK IS BLACK")

¡"Black Is Black" no! ¡Me niego! -¡Sí, sí!

(CANTA "BLACK IS BLACK")

Quien diga que es una prueba muy negra, se equivoca.

Es fácil. Tenemos una carne versátil

y elementos que, aunque negros,

funcionan muy bien con el cordero. Alubias negras...

Nabo negro que funciona muy bien con el cordero...

Hay elementos que le pueden dar un toque sofisticado.

Comino negro, diferentes pimientas, unas hormigas...

Ahí lo veo negro. Yo al cordero hormigas no le ponía.

Pero puedes hacer un plato muy rico y muy lucido en esta prueba.

(CANTA "YELLOW SUBMARINE")

Se te está poniendo una cara de Paul McCartney...

¡Ay, no! Yo no soy de los Beatles. Soy más de Rolling.

Estoy retrasando esto porque no sé por dónde meter el cuchillo.

¡Voy al lío!

Como me lo cargue al bicho...

Muchos aspirantes están haciendo el cordero al horno.

Es la cocción más tradicional de esta carne,

pero se puede hacer de muchas formas:

frito, en caldereta, a la plancha, salteado, guisado...

Yo creo que el cordero es muy versátil.

¡Lo tengo! La carne del cordero

es sana y saludable; perfecta para incorporar

en una dieta equilibrada porque es una gran fuente

de proteínas y vitaminas.

Y en los supermercados la podemos encontrar

en formatos más sencillos, como el filete de pierna,

el "tournedó", el churrasco...

Y es superfácil de preparar luego a la plancha, a la brasa

o guisados en cualquier momento del año.

A mí es que me encanta el cordero. Muy rico.

¡La tengo la costilla!

Eso sí, ahora más que nunca es importantísimo ayudar

a los productores españoles. Y nos tenemos que fijar bien

para saber que estamos consumiendo "cordero origen España",

que tiene una gran calidad, más fresco y viaja menos,

con lo cual... ideal.

¡Ay, Dios mío! ¡Es que tiene muchas costillas este!

Yo es que me quité dos, las costillas flotantes

me las quité para tener la cintura un poco más de avispa.

He perdido el norte con el tema de la costilla.

Josie tiene puesta la olla exprés echando chiribitas.

No hay quien le reconozca. Cómo mezcla la moda

con la gastronomía, cómo sabe hilarlo de bien.

¿Qué es eso, Josie? -Aceituna.

¡Tengo la falda! ¡Tengo la falda! ¡Tengo la falda! ¡Tengo la falda!

¡Guau! (GONZALO RÍE)

Pareces Panoramix.

Gonzalo, lejos de que te dé vergüenza, estás disfrutando.

¡Lo estoy flipando!

Súbeme unas palomitas. -¡Que me dejes!

¡Que me dejes! (RÍE)

En este programa me han dado palos por todos lados.

Santiago Segura con mi montón de mierda de postre;

en la Prueba de Exteriores ha sido todo malo...

(RESOPLA) O sea, ¿qué más puede pasar?

Que aparezca Santiago Segura y diga:

"Todo ha sido un sueño, amiguete. No pasa nada.

Estás en el programa diez". ¿Te imaginas...?

Oye, Flo está perdiendo demasiado tiempo,

está limpiando muy bien el cordero. Está tardando más de lo normal.

No hace falta hacer todo el cordero.

No voy a luchar contra los elementos ahora mismo

porque no me compensa.

(Música)

¿Qué dice Ainhoa?

¡Qué guapa, Teresa! -¡Guapísima tú!

Quiero hacer esto a temperatura baja.

Este es el mío. ¿Y el de Jordi? ¿No le vas a dar de comer?

Los cuatro vais a tener de aquí.

¿Sí? Esto tiene menos carne que una bicicleta.

Ella cuida nuestra línea. ¡Vamos que la cuida!

Entonces, estás haciendo la chuletita de cordero al vacío

y luego marcarás, me imagino.

La voy a hacer... ¿Y de guarnición?

Quiero poner una especie de puré hecho con el ajo negro,

con el aguacate, con la breva y azúcar.

Un puré de base... Ojo, que es cordero, eh.

Sí, lo sé. ¿Y esto es para un fondo?

Fondo tiene que haber para cualquier cosa.

Mira lo que te traigo. ¡Te va a encantar!

"La biblia de MasterChef".

Oye, es un libro que reúne todo lo que necesitas

para triunfar en la cocina: recetas, técnicas, guías,

los pasos, información del producto...

Esto es una enciclopedia culinaria. Espero que lo disfrutes.

Quiere decir que me quedaré más semanas, así estudio, ¿no?

Oye, si no te quedas, ya tienes una guía para seguir.

¡Pepe, gracias, eh! ¡Vámonos, Teresa! ¡Vámonos!

(Música)

¿Qué tal, chicos? ¿Cómo vais?

(FLO) De momento, bien. (RAQUEL) ¡Muy bien!

Mal. -Voy a echar vino...

No me quiero ir. Hace unas semanas me daba igual.

Pero ahora no me quiero ir. ¿Por qué?

Porque resulta que no me salen mal las cosas. ¡Quiero seguir!

¡Qué rico estaba el vino!

¡Hola, Josie! ¡Hola! ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Pues mira, le estoy haciendo

el "peeling" a los huesitos. -Perfectamente limpios.

¿Conoces a Teresa?

La conocía, pero no en persona. ¡Me encanta!

¡Qué pómulos, chica! -¡Ay, bueno, gracias!

De verdad... No entiendo bien qué haces

en la olla ni aquí. Mira, aquí estoy haciendo

unas lentejas negras. Tengo en el microondas

aceitunas cortadas para hacer un polvo que dé unidad al paisaje.

Y luego, unos puntos de frutos rojos con el chupachup.

Estoy viendo sudando preocupado.

¿Qué te pasa? No, es que...

¿No tienes bruma o qué? ¡Sí, por favor!

Es que en su caja... Te pongo.

¡Uy, eso es lo Máximo Valverde! En su caja de básicos trae bruma.

¡Qué maravilla! -¿Ves? Ya eres otra persona.

¡Eres otra persona!

¡Qué maravilla! ¡Eres mejor persona!

¡Viva la bruma! ¡Claro que sí.

Mira, ya me enfrento al cordero de otra manera. El chupachup ideal.

Está perfecto. -En el horno más bonito, ¿no?

Bueno, esto empieza a ir mal.

Cuando empiezan a preguntar, no me gusta.

¡Adiós, Josie, mucha suerte! ¡Perfecto, gracias!

¿Cómo lo llevas? -Haciendo lo que puedo, Luci.

Estamos todos igual.

¡Céntrate, Flo! ¡Que no te distraigan!

¡Que te calles! -¡Que no te distraigan!

(LUCÍA) ¡Pero, tío...!

Ha cocinado poco esta semana. Sí.

Está perdiendo la afición.

De tres pruebas, dos en la galería. No creo que eso sea bueno.

Aquí, donde se aprende a cocinar, es cocinando.

El pin es bueno cuando a la semana siguiente lo sueltas.

¿Qué te pasa, Gonzalo? Si lo utilizo, porque lo utilizo.

Si no lo utilizo, porque no lo utilizo.

¿Soy un chulo o un gallina?

No, eres las dos cosas. Las dos cosas.

(GONZALO) Estoy aquí para que los jueces

se desahoguen, que sean felices.

Que no se queden nada dentro.

Eso, al final, es perjudicial.

(Música)

Estoy haciendo un ajo-aceite de ajonegro.

Vamos a combinar con un poquito de quinoa.

Le voy a intentar hacer un crujiente de queso al horno,

de queso negro, que no sé bien cómo saldrá.

Y todo eso vamos a ver cómo lo metemos en el plato,

así, como si fueran dos cosas.

¡Ay! ¡Hola, Raquel!

¡"Hello"! ¡Hola, bonita! -¿Qué tal?

Qué guapa, qué luminosa. -Muchas gracias.

Hay que poner un poco de color a esta noche tan oscura.

¿Qué estás haciendo? Cuéntanos. Estoy haciendo una base de quinoa.

Y como no sé bien el tiempo de cocción de la quinoa negra,

por si las moscas, he montado un plan B

con arroz negro. A ver cuál de los dos gusta más.

¡Chica lista tener dos planes! Si da tiempo, tener dos planes

lo veo una buena estrategia. -He puesto la carne

de la pata del cordero, porque voy a deshilacharla

y la voy a poner encima de la base de quinoa.

Y una parte muy untuosa de cremoso de berenjena ahumada.

El mérito que tiene Raquel, con lo que se atreve,

que no sabía cocinar. Las hijas la llaman

"la reina del microondas". Y mira cómo ha cambiado.

Van a estar encantadas contigo.

A mi marido lo tengo más enamorado que nunca.

Están asustadas porque dicen que me ven

muy estresada. "Mamá, ¿no crees que ya has cumplido?

Si tú has dicho que el éxito no está en triunfar,

está en disfrutar del camino".

Eso me pasó a mí. Yo decía: "Voy a pasármelo bien".

Luego te picas y quieres ganar. -Te picas.

Bueno, es un poco locura lo que has hecho,

pero a ver si sale bien. Bueno, yo creo que sí.

Una cosa crujientita, otra untuosa...

¡Vamos a por ello! Gracias.

(Música)

¡Cuidado, "Nicolax"!

¡Celia! -¿Qué?

¿Cómo vas, Celia? -Pues yo voy.

Eso es que vas bien. -¿Cómo vas, Terre Power?

Bueno, voy a tope. Como cada semana, voy a hacer

12 platos. -Menú degustación.

¡Aspirantes, habéis consumido 45 minutos!

¡Os quedan solo 30 minutos!

¿Oído? ¡Sí, chef!

Esto no lo tienen aprendido. Insisto, insisto... y no.

Pues no hay manera de bajarle las bragas para abajo

a la costilla esta.

¿Qué está haciendo Flo? Lleva dándole golpes al cordero...

No te imaginas. Como si fuera un herrero

pegándole al yunque ahí... Después de aquella limpieza

que hizo de todas las costillas...

¿Sabes qué le falta a Flo? Finura.

¿No estaréis criticando a alguien? Si no os pega nada.

Lo de estar criticando no os pega nada.

¡A lo tuyo! No es propio de vosotros.

¡Hola! ¿Qué tal? -¡Hombre! ¿Qué pasa, bonita?

¿Qué tal? ¿Cómo estás? -Pues mira.

Disfrutando de la cocina. "¿Qué pasa, bonita?"

Y al juez que le den. Yo contigo estoy

en un temita ahora mismo... No entiende que la cocina

tiene que evolucionar. Estamos en un momento...

Que se lo digas a Jordi eso está bien.

Por eso. Tiene que ir más allá.

Te has quedado aquí y tenemos un universo.

Tú quieres dar saltos mortales cuando no sabes gatear.

Te vas a quedar hoy muerto con lo que te vas a comer.

Tengo una falda que he sacado entera.

¡Mira qué falda más bonita! ¡Mira cómo es!

Tienes el traje completo. Voy a rellenar la falda

de una flamenca con los higaditos con la trompeta de la muerte.

Hagamos una cosa, porque veo que te alargarás en tu explicación.

La idea puede estar bien.

Lo que te puede faltar, ¿sabes qué es? Tiempo. ¡Vámonos!

¡Cómo eres, de verdad...! Eres negativo

porque te he dicho la verdad y te duele.

Hay que evolucionar, tienes que crecer, Jordi.

¡Corre! ¡Asa eso!

No tengo el relleno. -¡Terre...!

(LA TERRE GRITA)

(Música)

Aquí tienes a Celia. ¡Hola!

Mira a quien te traigo. ¿Qué tal?

¡Bellezón! ¿Qué haces, Celia?

Como siempre soy tradicional, me la estoy jugando.

Estoy haciendo algo más innovador.

Veo un fondo y tienes otro cordero por ahí.

Lo tengo aquí. Este. ¡Ah!

Tú le has dado una temperatura y has empezado a cocinarlo.

Lo dorarás en la sartén. Claro.

Veo una carne, un fondo. ¿Y ahí qué tenemos?

Estaba haciendo una base de nabo y de berenjena.

Me parece que si el cordero está bueno, tienes mucho ganado.

Es una idea conservadora bien ejecutada.

Igual, esto no lo uso.

Cuando venimos a veros, es para haceros reflexionar,

incluso, dudar para que penséis las cosas.

Si a ti te gusta... ¡ponlo!

Prueba el sabor. Eso es lo importante.

¡Vámonos! Por eso he puesto la base.

Josie, ¿qué? ¿Cómo me ves?

¿Sabes qué pasa...? Voy a decir una maldad.

A él le queda sofisticada y tú pareces de Hogwarts.

No es lo mismo, ¿no?

Josie va como danzando, como en una pasarela flotando.

Es que soy yo. Soy yo la que sigue aquí.

Soy yo, te lo digo a ti. ¿Sabes?

Me pongo eso y soy yo.

Y yo no soy. -No.

(GONZALO RÍE)

Hay un plan gastronómico que no te puedes perder

si estás en Madrid: el restaurante MasterChef.

En su carta puedes encontrar algunos de los platos

más emblemáticos que se elaboraron en estas cocinas.

Se trata de una experiencia gastronómica llena de sabor

para que disfrutes de una jornada irrepetible

con amigos o en familia. Tienes más información

en Restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

¡No te quemes, carne mía!

Ya queda menos para cargaros a alguien.

¡Anda! Lo vas a disfrutar desde arriba.

Pero a mí me duele, a ellos no.

En vez de increparnos, que somos el jurado,

¿por qué no animas a tus compañeros en ese rinconcito?

¿Os referís a los que me dejaron tirado en Ribadesella?

¡Ah, perdona! No lo había entendido, Gonzalo.

No tienes amigos y vienes aquí buscando amistad con el jurado.

Tienes que estar muy apurado.

Para ser amigo de alguien hace falta corazón.

¿Quieres un abrazo? ¡Si no sabes de eso!

¡Ay! Voy a meterle un poco de color.

(Música)

¡Hola! -¡Hola! ¿Qué tal?

¿Qué tal? -Pues mal

Podría decir: "¡Muy bien! Estáis en vuestra casa".

Pero estoy un poco mal. ¿Qué vas a hacer?

Un corderito con un poco de arroz. ¿Y esto negro? ¿Setas?

Son unas setitas ahí, sí.

Creo que te conozco un poco. Flo, ¿qué pasa?

Que el programa hoy lo tengo que cerrar arriba.

Arriba del todo. ¿Este es el fondo? Sí.

¿Te gusta? No.

No, porque no me gusta... Todo esto no lo sé usar.

He hecho, más o menos, lo que he podido.

Espérate, Flo, espera... Un momento.

¡Hombre! Espera, se lo voy a coger. ¡Amiguete! ¿Cómo estás?

Tienes que estar disfrutando. Sí, ya está...

Está desencajado. ¡Qué malo!

Ya lo sé, ya lo sé.

Mira qué sudores tiene. Sécate... "Que te seques" dice,

que te nota unos brillos desde casa...

No llega al nueve. Te sales con la tuya, pájaro.

Santi, te queremos. ¡Venga, hasta luego! ¡Chao!

Santi está preocupado, te ve la cara desencajada.

¿Quién? Santiago Segura.

Tengo que hacer cosas. -No sabe de quién hablas.

(FLO) Santiago ha venido al programa ocho para gafarme,

humillarme en la primera prueba. A partir de ahí, voy cuesta abajo.

El tobogán lo he cogido para abajo. Estoy deseando

que llegue el salto para caer en el agua.

(Música)

¡Hola! Venimos las caballeras blancas.

¡Hola, Lucía! -Blanco y negro. Negro y blanco.

Venimos a animarte, no a desconcentrarte.

Negro sobre blanco lo voy a escribir.

He hecho carré. Creo que tú eres familia del carré.

Te gusta el carré. A mí me gusta todo y a Teresa.

Oye, ¿y el resto del cordero dónde lo tienes?

Lo he guardado. He hecho un fondo, que es esto.

Los carrés los voy a bañar en esto. En la salsa.

Con un poquito de una mezcla que he hecho

de pimientas, sésamo negro y comino.

Creo que va a estar sabroso y bien. Tengo confianza.

Me preocupa todo ese cordero que has desechado ahí.

Tiene que ser el mejor fondo del mundo,

porque con una pierna de cordero... vale más el fondo que el cordero.

Un fondo espectacular. ¡Vámonos, Teresa! ¡Suerte!

¡Maravilla tu camiseta de Bimba! -¡Gracias!

¡Suerte! Voy a empezar a emplatar.

(Música)

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

¡¿Pero qué dices, Loco?!

¿Qué es eso negro que tiene ahí? No lo sé.

Espaguetis de tinta de calamar.

Ya está.

Ahí le tienes, a Drácula. Aburrido, ocioso...

Cuando no cocinas durante toda la semana, te aburres.

(Música)

Por lo menos hay personas que tienen cierto nivel

y no comeremos mal. Buen producto, buenos fondos.

Ya buenos fondos es mucho.

Siempre les cuesta más hacer buenos fondos.

El de Lucía debe ser el mejor, porque ha costado 275 euros.

Virtuosismo en los acompañamientos no.

(Música)

Todo es negro, tío. Todo es negro. No puedo...

hacer ningún color ahí de nada.

Ainhoa está haciendo equilibrio de malabarismo.

Malabarismo, malabarismo.

(Música)

Mira qué monas...

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos;

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Ya está...

Se me ha olvidado una de las cosas, me cago en la mar.

Diez, nueve...

Ocho, siete...

Seis, cinco...

Cuatro, tres...

Dos, uno... tiempo. ¡Manos arriba!

(TODOS RÍEN)

-¡Bravo, chicos! -Qué bien suena ese aplauso.

(RAQUEL M.) El plato me gusta.

Me gusta el concepto, me gusta el emplatado...

Pero así ya... con un último vistazo...

El cordero parece pollo.

Aspirantes, el tiempo de cocina ha terminado, llega el momento

de la cata; pero, antes, vamos a despedir a nuestra invitada.

Muchas gracias por acompañarnos. Es un placer tenerte con nosotros,

esta es tu casa, vuelve cuando quieras.

Nos vemos, Teresa. Mucha suerte a todos.

Un aplauso para la gran Teresa.

(TODOS APLAUDEN Y SE DESPIDEN) Adiós, Teresa, gracias.

Nos vemos...

(TERESA) La verdad, echo mucho de menos las cocinas,

esta tensión de cocinar con el reloj, aunque en casa

también se cocina muy bien, con tu vino y tu tranquilidad...

Ahora sí empieza la cata. Lucía, tú serás la primera.

-¡Venga! ¡Oh...!

(LUCÍA DE BROMA) Qué falsos son todos, por Dios...

Lucía, nombre de tu plato.

Cordero monocromático.

Esto no es monocromático.

Bueno, pues bicromático. Venga...

Eso sí, os adelanto, es el cordero

más caro de España. Los fondos de cordero,

como los fondos que solemos hacer de carne se hacen con recortes.

Utilizar paletillas...

Sí, eso ha sido una bestialidad. Paletilla para el fondo...

Mujer, ¿a cómo cobramos el carré? No tendría precio, ¿verdad?

Dicho esto, cuéntanos. He hecho un arroz,

en el fondo he puesto el ajo negro y la trompetilla...

Pasada y tal. El fondo del cordero.

Del cordero, exacto. ¿Y el carré?

Lo he hecho a la plancha. Se ve tan negro el carré,

porque lo has mojado... Lo he mojado en el fondo.

Parece que está quemado. No, está negra por eso...

Porque era todo negro.

Bueno, Jordi no ha tirado la cuchara por lo menos.

Pepe está masticando mucho.

Es que os observamos.

Yo creo que lo peor es el acompañamiento

que no le funciona nada, no me gusta el arroz. Está hervido.

Como si no lo hubieses aliñado. Esta salsa que has hecho

con unos ingredientes carísimos, aquí no sabe a nada.

Le he puesto trufa. Pues... no sigas.

La salsa más cara del mundo y no te dice nada.

Ese fondo que has utilizado que vale un dineral

y que me dices que lo has puesto con no sé qué...

No lo noto en la boca. Está muy sosón, le falta gracia.

Está un pelín pasado, le falta sal, aliño...

Esta salsa tiene aceite, está como grasienta.

Y lo peor de todo es el arroz, no sabe a nada.

Yo como o pruebo las cosas...

Basada en el recuerdo que tengo de lo que he comido una vez.

Claro, hago un esfuerzo tremendo para combinar cosas por recuerdos.

No tengo gusto ni olfato.

Lo estoy recuperando poco a poco, pero lo perdí hace mucho tiempo.

Cuando tú pruebes las cosas, si te gusta auméntalo el doble.

Creo que te quedas muy corta, siempre, muy corta...

Por miedo. Sí.

Es un plato que... Sabe poco.

Es un plato bastante malo.

Por lo menos he conseguido la presentación.

Sí... por supuesto. Sí.

Pues nada, Lucía. Tengo que mejorar muchísimo.

Hay que mejorar mucho, sí.

Estoy muy orgullosa de que he conseguido,

al menos, un plato estético; porque, de verdad...

Flo, ¿qué plato nos presentas?

Pues mira... Cordero, jueces. Jueces, cordero.

(TODOS RÍEN) Es que no....

Bueno, esto es cordero con berenjena e hijos.

Vale, ¿a qué le dabas machetazos ahí en la cocina?

A la ventresca del cordero, a la falda.

Pensabas que estábamos en "Maestros de la costura" y haces una falda.

No estoy para mucho humor, hoy.

¿Qué te pasa? El programa de hoy es bastante duro.

El hecho de que viniera Santiago Segura no me ayudó

y ya ha sido todo cuesta abajo.

Es que quiero ponerme delante de cocinas y...

Ya está. Creo que deberías no pensar en él

y centrarte en lo que haces, porque si te fijas...

Hay un tema de lógica, las guarniciones van por ahí,

por allá... separado... Mira, amigo, me voy aquí.

Cojo tu cosita... y me voy aquí.

No me lo puedo creer.

Guau, qué pasada, ¿ves? Es que yo no sé cómo hacen.

Es un plato sencillo así.

Lo tiene todo, demuestra que sabes lo que quieres presentar.

Vienes con seguridad, lo haces sencillo y bonito.

Ahí hay miedo, inseguridad...

Y tienes que saber separar, como hacemos los cocineros,

llegamos con nuestros problemas

y, al pasar por la puerta, los problemas se quedan fuera.

Porque el objetivo siempre es el cliente, en este caso, el jurado.

Por supuesto. Es la actitud que tienes que traer.

¿Lo vamos a probar? Estoy deseando.

No pasa nada, asúmelo, Santiago es mucho mejor que tú.

Pero tú tienes tu valía, Flo.

Es que... cómo toca, ¿eh?

El punto del cordero es muy bueno, la salsa está bien...

Pero te falta saber qué tienes que utilizar, creértelo un poco.

Flo, la base no está mal. La autoestima por los suelos.

No, hoy... de verdad...

Que no... ¿va a venir Santiago? ¿Tan mal lo pasas?

Si no lo paso mal, pero es que llega él y me ha dado la negra.

-Con el programa que le habéis dado, ¿qué os sorprende?

Tampoco es para tanto. Míralo.

Es la alegría personificada y míralo.

Te has puesto la capa y te crees un letrado.

Siéntate en tu sitio, anda, ya se defiende él solo.

Gonzalo, gracias. Un poco de cremita.

Vamos a limpiar, yo me leo mi revista. No pasa nada.

Mira qué malo es... -Qué mala leche, Dios mío.

(LUCÍA B.) Cómo son... Es una revista muy buena.

¡Ostras, está en la portada!

Este tío es gracioso de verdad. Vamos a ver... una cosa.

No, pero sí... vamos a ver una cosita.

Esto... está muy bien que lo traigáis aquí.

¡Ay, va! -Está muy gracioso,

está muy bien... hay que leerlo así. Eres un envidioso.

Te come la envidia. Qué revista más tal...

Iba a hacer un póster para mi camerino.

No te preocupes, está a doble página.

Dámela un momentito, déjamelo.

(LUCÍA B.) El plato de hoy.

Ahí... este es mi plato. (TODOS RÍEN)

Ahora es cuando hay algo bueno en tu plato, ahora.

Deja la comedia a los profesionales.

Te podría decir yo lo mismo a ti de la cocina.

(FLOSIE) Ay, Pepito... (TODOS RÍEN)

Qué gusto... No vayas por ahí, no vayas...

Pepito... es que...

No vayas por ahí. Tú has empezado primero.

¿Hacemos las paces, Pepe? Sí.

Dame un abrazo.

No... mejilla con mejilla. Continuamos...

Tenemos que terminar el programa. Venga...

No, pero un abrazo. Ya está.

Hacéis tan buena pareja, Pepe. Pepe, tú y yo, qué futuro.

Lo siento, soy más de Santiago.

(FLO) Todo esto era una argucia para conseguir el...

Ha sido ver a Santiago y se me ha fastidiado todo.

Es que... ya sabía yo que iba a venir con la espumadera

para darme en el colodrillo y así ha sido y así es.

He hecho una prueba de eliminación penosa.

Un poco más a la derecha, Celia.

(IMITA A M. RAJOY) Más a la derecha...

-Se me ha olvidado dónde está la derecha.

A mí no me importa aquí. Ahí está, el centro-derecha.

Celia, nombre de tu plato.

Cordero en la negritud.

En la negritud. Es que todo es muy negro

y yo soy poco de negro, salvo la camisa que llevo hoy.

Bueno, vienes vestida de negro

a juego con el delantal y has hecho un cordero, principalmente, negro.

Yo he hecho un esfuerzo porque soy muy clásica,

he intentado buscar una fórmula más...

Avanzada.

Celia, vaya lío para comerme una chuletita de cordero.

Las chuletitas están perfectas, impecables,

pero las setas... si te gustan mucho siempre hay que limpiarlas.

Tienen tierra.

Y la salsa... no sé qué le has echado

está dulce como un caramelo. Azúcar.

Claro, intentas innovar y haces una cocina que no conoces.

Tienes que hacer tu cocina, mejor presentada.

Te salva que la cocción del cordero esté pasable.

Está bien.

Y ver un intento de creación de plato.

De plato moderno, quiero decir.

Celia, es una pena, porque tu plato no está mal.

Tu planteamiento era bueno, tenías costillitas bien hechas,

una salsa, un puré de berenjenas,

setas salteadas y el resultado final...

La salsa te ha quedado un poco dulce,

la seta no está, perfectamente, limpia

y el emplatado se puede mejorar.

Qué pena, pudo ser un buen plato y estás... a mitad de camino.

Pues bien que lo siento.

(CELIA V.) Para mí, irme hoy es un fracaso personal.

Con un producto como es el cordero que conozco bastante bien.

Mira, es que es para suicidarte. Sinceramente...

Mi plato se llama...

Del porqué te estoy queriendo, no concibo esa razón.

(CANTA) # Del porqué # te estoy queriendo,

# no concibo esa razón

# pues yo mismo no me entiendo # con mi propio corazón.

# Al llegar la madrugada, # mi canción desesperada...

# Te quiero, vida mía, # te quiero noche y día... #

Esta es una canción preciosa.

El plato se llama así, porque es una canción que interpretó,

bellamente, la gran Carmen Sevilla

que es una mujer que está muy asociada a sus ovejitas

y yo he querido hacerle un homenaje a Carmen Sevilla.

Terre, estéticamente, está muy bien.

Está bonito. Es la falda que lo he bridado

y lleva dentro los higaditos con las trompetas y el ajo negro.

Oye, Terre... al igual que Celia tiene que hacer una clase

en la escuela online de "MasterChef" de cómo cargarse

una buena idea, un buen planteamiento.

Tú deberías hacer otra...

Que es cómo puedo hacer un buen plato partiendo

de un puturrú de foie de ideas sin sentido.

Porque cuando he ido a verte, a parte de que ibas tarde,

porque tenías ese cordero totalmente deshuesado,

te has puesto las pilas y has hecho que la parte importante

esté bien rica y esté bien.

Te lo comes, es agradable de comer. Hay una idea, un concepto

y es lo que pedimos. ¿Pero...?

Pero, ahora, voy yo.

¿Cuándo has dado el salto ese de calidad?

¿Estás caótica, como dice Jordi, cuando te vio y estabas perdida?

Seguro, pero me gusta cómo lo estás haciendo,

estás entendiendo cada producto, sabes respetar lo que es...

Lo que significa, está bien pensado, Terre.

(LA TERRE GRITA) ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí! -¡Qué bien, tía!

(LA TERRE SIGUE GRITANDO)

(LUCÍA B.) Qué bueno, tía.

-Enhorabuena, bichito. -Estaba muy rico.

-Enhorabuena, cariño. -¡Ay!

(TERRE) Estoy evolucionando muy bien, he pasado del caos

del 100% al caos al 92% y yo creo que eso, en mi vida,

esto es un paso.

Raquel, nombre de tu plato.

Black is Back. (CANTA LA CANCIÓN "BLACK IS BLACK")

Desarróllamelo... una chispa.

Sé inglés, no me tienes que traducir, traduce a otros.

Se me había olvidado. Te he entendido.

Pues es una especie de timbal

con cordero que he sellado, lo metí en la olla exprés,

cuando estaba bien tierno lo he deshilachado.

¿Tienes que terminarlo? Veo la jarrita.

Sí, bueno, era... La jarrita no suele meterse.

Le he echado una salsita antes... OK.

La carne la he pasado sobre el jugo que he reducido...

No me cuentes más, vamos a probar.

Oye, cuando dices "estando tierno el cordero

lo he puesto en el plato", ¿a qué cordero te referías, a este?

¿No está tierno? No, son hilos de cordero...

Seco. Qué rabia.

Sabes que valoro mucho tu capacidad de trabajo y de hacerlo bien.

Pero, en este caso, la parte más importante,

el cordero y el sabor, están flojos y secos.

Y ya que vas a poner carne deshilachada de cordero

coge de la paletilla, siempre es más jugosa que la pierna.

Otra vez será.

(RAQUEL M.) Estoy de acuerdo con la valoración.

Ahora, te prometo que no se me vuelve a...

Ocurrir intentar hacer

un plato con la carne en vez de con la paletilla,

ni pasarla por la sartén después de sacarla de la olla.

Nunca más.

Nico, cuéntame cómo se llama tu plato.

Cordero a la black fusion. Es... os cuento,

tiene una quenelle de crema de berenjena,

luego está rodeado por tres trocitos de cordero guisado,

luego he intentado hacer un crujiente de queso.

-Cómo es explicando... (NICO) No era el queso ideal,

pero algo ha salido, he querido...

Las patatitas... La patatita...

Esa patatita... Y esos son... ciruelitas.

Estas son uvitas... Estas de aquí.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Los diferentes puntitos que rodean el plato.

¿A cuál te refieres a esos? Estos que rodean el plato.

(TODOS RÍEN) -Qué bueno...

¿Cómo lo has ahumado? Puse así, como la campana...

Después un poquito... Después humedecí la maderita.

(JORDI Y NICO) ¡Ah...!

Utilizo mucho las manos para trasmitir y ya...

Me... es que no me doy cuenta, pero...

No lo pienso cambiar.

Vamos a probar. Vamos a ello... claro.

Bueno, entonces, esto qué era...

Un guiso de cordero. Ya está...

-Bravo, Nico, bravo.

Te lo he contado así, pero también te lo puedo contar asá.

(LA TERRE) ¡Pandora power!

-¿Está el humito? Le va divinamente.

Está bueno, está bien tu plato, muy bien planteado, muy bonito.

Muy de alta cocina, me gustan los crujientes de queso,

la berenjena está muy bien asada,

es una muy buena guarnición para el cordero.

Hay unos matices que están muy bien

y que deberías sintetizarlo para que quede un plato...

Un poco más entendible.

Justamente, creo que has querido trasmitir un mensaje

y has hecho una mezcla de ingredientes original, suya.

El cordero está en su punto, la berenjena le va divinamente

y el plato está muy bueno. Muchas gracias, Samantha.

Muy bien, Nicolás. (TODOS HABLAN Y RÍEN)

(NICOLÁS C.) Ha sido una liberación

mi valoración, hoy, porque ha sido algo muy arriesgado que he hecho.

Pero parece que lo que buscaba

que era que el sabor estuviera rico que hubiera texturas,

pues, lo he conseguido.

-Sí, ¿verdad? -Me gusta mucho.

Josie, ¿cómo se llama tu plato? Cordero Yamamoto.

Por Yohji Yamamoto el diseñador que fue el gran poeta del negro

en la historia de la moda, que es una historia

plagada de negros increíbles. -Es un culo...

De aristócrata.

Josie, disculpa un momento. Flo, ¿qué pasa con Josie?

Es que me está comentando del culo de Josie.

¿Le estás mirando el culo a Josie?

Sí... ahora... -Me gusta mucho el culo de Josie.

-Pues, ahora mismo, no está en su mejor momento.

Estará mejor cuando venga el entrenador que me ha dejado.

Ahora tengo que estar dos meses...

No se puede coger una bicicleta, ni salir a andar...

(FLO) Es que tiene un culo... pero Jordi...

Fíjate qué culito que le hace así como un cojín, ¿sabes?

Melocotoncito.

Yo creo que tiene un volumen... Tú no tienes culo y él melocotón.

Es lo que te quiero decir.

-No es buen culo, es un buen pantalón.

No está mal, pero el pantalón es mejor que mi culo.

-Josie... ¿tú crees que...? ¿Qué podrías hacer

para arreglar ese no-culo de Flo? Yo te lo arreglo con un "trajazo".

Claro... yo con mi sastre te hago maravillas.

Josie, te lo he dicho ya en algún programa más.

Estás... dejaste el barroquismo con el que venías

y te vas al minimalismo, pero esto es lo más exagerado del mundo.

No tienes punto intermedio. No, o es todo o nada.

Pero no medias tintas, porque es un quiero y no puedo;

prefiero hacer un chupa-chups que una macropierna.

Son dos costillas de cordero marcadas...

Lo he tratado con mucho cariño. Sí, pero no puedes dar

tanta presencia y tanta sencillez, tanta desnudez...

Muy limpio, perfectamente.

Perfectamente hecho, pero entiéndeme...

Es demasiado... Un trazado, una pintura...

Con un no sé qué y tal... A ti te gusta comer poco,

el arroz está bueno,

el arroz hinchado la lágrima de lentejas

está buena... Lenteja con comino.

Sí, pero haz más cantidad. Es triste.

Hay cocina pero no se ve, cuando no está representado

tu trabajo en un plato, no nos vale.

Y es bonito, porque hay un "veneré" suflado que no es fácil

suflar un "veneré" y me ha parecido sorprendente.

Solo que lo quieres hacer tan artístico que te pasas

y esto hay que comerlo.

Aún así, mejor así que no ese barroquismo.

Para todos nosotros. Gracias.

(JOSIE) Yo estoy muy contento, creo que es lo que quería hacer.

Yo he intentado hacer

un plato, pues, lo que me comería y lo que me apetecía ver.

Sinceramente, o sea, es que es lo que he hecho.

Muy bien, Ainhoa, ¿cómo se llama tu plato?

Cordero a la Morticia Addams.

¡Oh! Y Morticia está aquí.

Y es Morticia. Eso es una zanahoria

hecha a baja temperatura y la cama está hecha

con el ajo negro, el puré de patatas

y algo de berenjena, también. Estéticamente, hay un esfuerzo.

Pero vamos a ver a quién le toca comerse a Morticia Addams.

Pito, pito, gorgorito, a quién le toca Morticia...

Cuatro y cinco... ¡a mí! (RÍE)

¿Baja temperatura Sí, poco tiempo.

(Tema principal "The Addams Family")

Hay un fondo que está rico. Oh, mira...

Cuando el fondo está rico, ¿sabes dónde salsearlo?

Encima del cordero.

Al final, hay un plato donde hay un puré que no está mal.

Una salsa que me gusta y, encima, un montón de huesos.

¿Qué has hecho con toda la carne? La he cortado.

Bueno, la he echado en el caldo. Claro, pues es una carne riquísima

como para hacer eso. Lo siento.

No me digas que me vas una zanahoria a baja temperatura.

Cuece una zanahoria, por Dios, cuécela.

Pero no nos pongamos extremos, el resto está muy bien.

El fondo, el puré... funciona todo.

Tienes mano para la cocina, tienes que creer en ti

y seguir haciendo cosas ricas. Me falla el emplatado, no sé...

Pues estás evolucionando... Lo estoy intentando.

Nadie aprende de un para otro.

Pues muy bien, Ainhoa, delante de cocinas.

Pienso que me voy a ir yo, pero más allá de lo que me dicen

los jueces por lo que yo me digo a mí misma,

no me perdono los errores simples, no me los puedo perdonar.

Aspirantes, la cata ha terminado. Llega el momento del veredicto;

pero para eso tenemos que deliberar.

Ay, por favor...

(FLO) Qué...

(LOS JUECES DELIBERAN)

No quiero que se vaya nadie, ni que te vayas tú.

-Qué bonita eres, hija.

Qué listo has sido, Gonzalito.

Imagínate haberte cascado esta prueba.

O sea... lo has hecho superbién.

Bueno, venga.

Aspirantes, no es sencillo enfrentarse

a un plato donde los ingredientes

vienen predeterminados por el color.

Pero si sabéis combinarlos con coherencia,

da igual el color que tengan.

Si bien el delantal negro que os dimos en Asturias

era el reflejo de nuestra decepción,

hay dos aspirantes que han sabido trasmitir con su plato

la luz que os pedíamos y, por eso,

merecen quedarse una semana más en "MasterChef".

El mejor plato de esta prueba ha sido el de...

¡Bum!

¡Terre! (TERRE GRITA)

¡Bum, bum, bum!

Tu trabajo ha reflejado lo que queremos ver en ti:

un proceso serio y pensado, pero con un resultado divertido

y, por supuesto, muy rico.

Así que, tras el primer reto de la noche,

en el que triunfaste... y este... es tu semana.

Felicidades. Dadme un regalo o algo.

-Juega a la lotería. -Un delantal de oro o un algo, ¿no?

Nada, que me suba, ¿no? Adiós.

¡Chicos, mierda, mierda, mierda! (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

(LA TERRE) Estoy por cantar una saeta desde arriba

y cantársela a los tres jueces cucarachas que tenemos abajo.

Cómo se ve desde arriba todo, ¿eh? Yo estoy muy feliz y contenta,

muy triste de veros ahí a todos.

(TODOS RÍEN)

El otro aspirante que ha brillado en este reto ha sido...

Nicolás.

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

Nicolás, felicidades, porque estaba muy bien tu plato,

perfecto de estética y de gusto.

Continúas una semana más en "MasterChef".

¡Puedes subir a la galería!

¡Vámonos! (LUCÍA B.) ¡Nico!

(NICOLÁS C.) Yo estoy viendo muy buena evolución

en mis platos, en mi cabeza también de ir entendiendo, cada vez más...

Lo que se pide.

Y empiezo a ver los pasos hasta el final.

Tres de vosotros os habéis limitado a cubrir el expediente.

En vuestros platos había sombras, pero también alguna que otra luz.

El primero es...

Josie.

Has presentado un plato tan minimalista

que apenas se apreciaban los elementos que componían el plato.

Ha sido todo tan difuso que esa posibilidad del gran plato

ha quedado... deslavazada.

El segundo es...

Ainhoa.

¿Por qué me aplaudís? Ha sido... gracias.

Tu cordero no estaba mal.

El fondo estaba rico, la salsa estaba bien.

Pero debes apretar un poquito para hacer un poco más.

Y el tercero es el de...

¡Flo!

Tan deprimido que estabas.

Tu plato era mejorable, el cordero estaba en su punto,

la salsa correcta, pero... tienes que trabajar

y refinar mucho más tus emplatados.

¿Quieres decir algo? No, simplemente, que...

Veo un poco la luz al final del túnel para poder...

Superar a Segura y devolverle la humillación

que me ha hecho en el programa de hoy.

Yo solo quiero eso. Pues ya estás en el programa nueve.

Bien, tío...

Podéis subir los tres a la galería. ¡Oye, oye!

Oye... ¿eso para quién es? Lo que has hecho.

Para Santiago Segura, esto es para Santiago Segura.

A lo mejor te vas en la primera prueba del nueve

que puede pasar y, entonces, te ganaría él.

No te pongas tan contento y no hagas esas cosas.

No toques el tema de Santiago con Samantha.

Te lo digo así de claro. Venga, tú... que te quiero.

Que te quiero, tío, triunfa, cariño. Triunfa que te lo mereces.

Yo no quiero que se vaya nadie, pero si tengo que elegir a una...

Yo prefiero que se vaya Celia.

-¡Hala, venga! -Venga, preciosa...

-Al tostadero. -No te preocupes...

Celia, Raquel y Lucía, vosotras habéis sido las peores.

Vuestros platos no han salido de la zona de tinieblas.

No habéis sabido trabajar con los elementos que teníais

con lo versátil que es el cordero.

Raquel, te has cargado el producto principal presentando un cordero

pasado, pero... el arroz estaba salteado con cierta gracia.

Y... ese toque de berenjena, también estaba bien tratando.

Pero el producto principal es lo más importante.

Lo sé... Lucía...

En tu caso has desperdiciado el cordero de manera escandalosa.

No se puede usar tal cantidad de carne para hacer un fondo.

Y, por si fuera poco, estaba insípido,

sobrecocido, el arroz sin aliñar...

Había muchos elementos carentes de sentido.

Celia, tu plato acumulaba fallos.

Has querido hacer un fondo que se convirtió en un almíbar

y eso ha hecho de menos un cordero que estaba cocinado en su punto,

pero... qué pena, luego, la presentación no era la mejor.

Dicho esto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Lucía.

Me va a dar un ataque, lo sabía.

(LA TERRE) ¿Qué dices?

-Joder, tronco, si estaba bien...

-Lo siento, Lucía. -Nada, hija...

-Pues lo siento. -No te preocupes.

-Conmigo... -No te pongas así...

Raquel y Celia.

Os habéis salvado por muy poco.

La competición está en un punto que no podemos permitir ya...

Esos fallos que habéis cometidos. Podéis subir a la galería.

Ya es la segunda vez que me salvo por los pelos.

No puede haber una tercera.

-Ay, Lucía no...

Lucía... Ya lo conocía.

Cuánto nos vamos a conocer... Sí, conocernos.

(LA TERRE) Que se vaya tu compañera, tu vecina, tu amiga.

Es muy triste.

(CELIA V.) Me da pena que se vaya ella.

A pesar de que no seamos amigos,

que seamos incompatibles porque lo somos.

-Qué alta estoy aquí y qué bajito estás tú.

Qué alta estás ahí y allí también...

Donde te pongas. Me habéis echado...

Por cuadrar un poco. Por alta y por el cordero.

Sí, ya lo sé. Mira que tienes mano

y lo que sufres también... Te veo con el nervio...

Y sigo diciendo "eres mejor en equipo que en solitario".

Ya, me pongo nerviosísima cuando lo hago yo sola.

¿Qué te llevas de este...? De esta segunda vuelta.

Me llevo esto... esto otro...

Me llevo muchísimo, Pepe, me llevo vuestra amistad,

creo yo... y me llevo... Siempre.

Grandes amigos. ¿Y ahora qué va a pasar?

Nos quedamos sin vuestra canción.

En la final... ¿te parece? ¿Nos la cantáis?

Vale... genial. Vale, Ainhoa, Terre...

No... no. Vaya, está ella ahí.

En la final, cantadnos esa canción. Canta tú.

Está superenfadada, Terre. -La Terre se ha rallado mucho.

-No podéis jugar conmigo, ya tengo suficientes altibajos

para que me hagáis esto.

Un plato bueno, la echáis... ¿qué más?

¿Qué hacemos? ¿No va nadie más? Claro.

Mira... lo apunto también, ¿te parece?

Apunta... apunta.

Bueno, Lucía, ya te lo pregunté la otra vez.

Pero tengo que insistir, ¿quién va a ganar?

Ya lo sabemos, Nicolás. Sigues con tu sobrino.

Sí, yo creo que sí, fíjate. Lucía...

Vuelve a llegar el momento de despedirnos, un placer tenerte,

Lucía, de nuevo... llega el momento de colgar el delantal.

Te queremos, Lucía. ¡Lucía!

Gracias... Grande en todos los sentidos.

(LUCÍA B.) Me ha parecido una experiencia fantástica.

Lo he vivido como una oportunidad brillante y maravillosa.

Lucía nos dice adiós por segunda vez con la pena

de que, en esta ocasión, su despedida es definitiva.

Por otra parte, el viaje a la final continúa para el resto

de sus compañeros, aunque tienen por delante varias paradas,

antes de llegar a su destino soñado.

La próxima será dentro de siete días, mientras ya saben...

Pónganle... (TODOS) ¡Sabor a la vida!

(EN CATALÁN) Estimats aspirants, benvinguts a Barcelona.

-¡A por todas! -Flor... Flor.

Flor, vamos... Flor. (TODOS REPITEN) Flor...

-Que no es Flor, es sin erre. -Flo, Flo...

No hacer cachondeo, estamos en una cocina.

-Encima... es culpa mía. -Gonzalo, ¿y las esferas?

-Gonzalo liga hasta con las farolas. -Estás casado, ¿no?

-Vente y lo hablamos. -¿Estás casado o no?

-Pero, bueno, por favor... Luna, ostras, tienes que dejarlo.

No te conviene nada. No es el padre de tus hijos.

Vais a poder conseguir este delantal jugando.

Merluza. -¡Vamos ahí!

Oreja de cerdo. ¡Sí! ¡Sí! ¡Sí!

Esferificar. Qué fuerte...

-Ostras...

Van a venir unos comensales muy especiales.

¿Te ha gustado? -Sí, pero no mucho.

-Tiene una pinta que te mueres. -El mío era el mejor.

-Vengo, os ayudo a decirles barbaridades a los concursantes;

pero a mí detrás de una cocina... No.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 8

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 5 - Programa 8

10 nov 2020

La localidad de Ribadesella, en Asturias, es testigo de una nueva prueba por equipos en 'MasterChef Celebrity 5'. Además, las puertas del talent show culinario se abren para recibir la visita del actor y cantante El Langui y del también actor Jesús Vidal, presentadores de 'Donde viajan dos', el programa de RTVE donde la gastronomía también juega un papel fundamental.

En esta primera prueba, los aspirantes se enfrentan a uno de los desafíos más divertidos: el robo de ingredientes. ¿Quién se queda con menos ingredientes para cocinar? Además, Santiago Segura, ex aspirante de 'MasterChef Celebrity 3', vuelve a las cocinas para poner su toque de humor ácido a este reto.

En Ribadesella, rodeados de mar y de naturaleza, los celebrities reciben la visita de Pedro y Marcos Morán, del restaurante Casa Gerardo con una estrella Michelin. Los chefs, padre e hijo, diseñan dos menús con marisco y pescado a la parrilla como productos estrella, a los que tienen que enfrentarse los aspirantes. Y para completar una prueba de exteriores de nivel, Saúl Craviotto, ganador de la segunda edición de 'MasterChef Celebrity', regresa a las cocinas.

El color negro predomina en la última prueba y no solo por el color de los delantales. Los aspirantes que lleguen en peligro a este reto tienen que elaborar una receta de cordero lechal, pero solo con ingredientes con un denominador común: el color negro. Los celebrities cuentan con los consejos de Teresa, duelista de 'MasterChef 7'. ¿Quién se pierde en la oscuridad y cuelga su delantal?

ver más sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 8" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 8"
Programas completos (63)
Clips

Los últimos 736 programas de MasterChef Celebrity

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. SALOA

    Hola tenia que regalar la biblia tambiem a Nico.

    03 dic 2020
  2. Lei

    Imposible verlo, se queda pausado todo el rato.

    24 nov 2020
  3. LA

    Por amor a Dios no suban los clips hasta después de subir los programas completos. Es horrible abrir el sitio y que te aparezca quien se ha ido...

    18 nov 2020
  4. Rosa

    No se ve el programa Que verguenza

    17 nov 2020
  5. Mariana

    Soy fiel seguidora del programa Masterchef celebrity España, pero con preocupación crítica observo en esta edición, como se salva permanentemente y descaradamente a un cómico, grosero,guarro y sin gracia alguna (Flo), eliminando el esfuerzo de otros concursantes que con mayor entrega y trabajo, lo han hecho mucho mejor que este señor (Lucia, Raquel, Jesús, entre otros). ¿Que se esta evaluando, quien hace mas el ridículo, o los conocimientos y el buen desempeño en la cocina? Triste y deplorable mensaje para los espectadores principalmente para las nuevas generaciones...¡Mientras mas tonto y grosero eres, puedes llegar muy lejos en la vida, no hace falta esforzarse! Sólo corretea al juez e intenta besarlo, se irrespetuoso con tus compañeros, usa lenguaje asqueroso para nombrar tus platos, etc...SEÑORES TVE, Los espectadores merecen respeto!

    17 nov 2020
  6. Alfonso

    El peor reproductor de la historia, manda narices que sea la televisión pública, increíble

    16 nov 2020
  7. Pascual

    Son unos ineptos. No funciona

    15 nov 2020
  8. Pepa

    Yo tampoco puedo ver el programa 8,llevo toda la semana intentandolo

    15 nov 2020
  9. Abraham

    Hola. Quisiera pedir a quien se encargue de enlazar los vídeos relacionados con el programa al ponerlo en pausa que POR FAVOR se aseguren de que no hacen spoiler a la gente que quiere ver el programa. Siempre sale en el apartado ``Tendencia¿¿ un vídeo que revela el expulsado de la semana.

    11 nov 2020
  10. Numi

    Parece que nadie lee los mensajes, tampoco se puede ver el programa número 8, la semana pasada fue lo mismo, varios escribimos y nada, ni arreglaron ni dieron una explicacion ni nada, será que quieren que o los sigamos más.?

    11 nov 2020