www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5734021
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 5 - Programa 12 - Final - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música swing)

Buenas noches y bienvenidos a la final

de "MasterChef Celebrity" V. ¡Vamos ahí con garrote!

¡A por ese último programa! Llegamos a la última parada

de una competición en la que hemos disfrutado

de aspirantes que han rivalizado con energía y entrega,

pero que también han demostrado que conocen el compañerismo.

Buenas noches.

Por primera vez en "MasterChef Celebrity"

son cinco los aspirantes en la final.

Aunque todos cuentan con aptitudes para ganar,

solo dos de ellos llegarán al duelo final

y uno levantará el trofeo que le acredite como vencedor.

(RAQUEL) Está el premio ahí. -(AINHOA) ¿Ahora te enteras?

Buenas noches, aspirantes. Buenas noches.

Enhorabuena por llegar a la final de "MasterChef Celebrity" V.

(NICO) Gracias. -Muchas gracias.

Somos conscientes de que el camino no ha sido fácil,

pero habéis trabajado como no lo habíais hecho antes

y esto se ha reflejado en vuestra evolución,

que para algunos ha sido meteórica.

Así que muchas felicidades porque os habéis ganado

a pulso el puesto en la final. "Yeah".

-Gracias.

Aspirantes, entrasteis en estas cocinas

con diferentes vínculos con el mundo de la gastronomía

y distintos conocimientos de cocina.

12 semanas después, los cinco estáis en la final

en las mismas condiciones. Raquel...

Tú misma has dicho que llegaste aquí chiquitita, chiquitita,

con inseguridades y confesando que lo único que hacías en cocina

era calentar los platos en el microondas.

(RÍE) Sí. Has comentado varias veces

durante estas semanas que "MasterChef" te ha cambiado

y te ha hecho recuperar la ilusión. Afirmas que estás

"en el mejor momento de tu vida", ¿por qué?

He reconectado con la ilusión que tenía cuando empecé

a trabajar en televisión y aquí me han brotado

un montón de emociones que tenía cuando era una cría.

Quiero intentar por todos los medios conseguir ese puesto:

la gran final.

12 programa he estado venciendo miedos, inseguridades

y llenándome de fuerza y de pasión por la cocina.

Flo, con superar a Santiago Segura

te dabas con un canto en los dientes

y mírate ahora, en la final de "MasterChef Celebrity" V.

Mis expectativas estaban ahí. Entonces ahora...

No sé, ya no tengo más expectativas.

-(RÍE) -Ya se quedaron ahí.

¿Ya te da igual? No, no me da igual.

Por supuesto que no, la felicidad que me ha dado y he transmitido

la tengo que devolver de alguna manera,

tengo que estar aquí hasta el final y darlo todo,

sobre todo, luchar por tu amor, como sigues

emperrada con Santiago Segura. Mi amor ya lo tienes, Flo.

¿Seguro? Sí, tranquilo.

Ya te haré un huevo frito para cenar algún día.

Parece ser que Samantha

se ha caído del guindo y se ha dado cuenta de que Santiago Segura

no es un competidor. Yo tengo más estilo,

tengo pelo también... Esas cosas influyen.

Josie, tú llegaste a estas cocinas

cargado de prejuicios y miedos.

Has comido caracoles, has preparado sofritos,

has embuchado salchichas,...

(RÍEN) ...has frito de todo

hasta llenarte de grasa...

¿En qué te ha cambiado esta experiencia?

Buf, nunca imaginé que podía haber un mundo tan increíble,

lleno de posibilidades de comunicar a través de los platos

y la gastronomía. Y bueno...

Gracias por descubrirme un mundo así. Es lo más.

Ya no me desvinculo.

¿Vas a dejar de desayunar, comer y cenar fuera de casa?

Ahora lo que más me apetece es licuar apio durante un año.

-(RÍEN) -Después de hacer todas esas salsas

necesito una depuración.

(RÍE) En cuanto termine.

Necesito hacer un superdetox pero ya mental,

espiritual... "MasterChef" me ha absorbido completamente.

Nico, de la cocina de supervivencia

a la final de "MasterChef". Sin duda, una gran evolución.

Alguno de tus compañeros te señala como uno de los favoritos.

Creo que eso era hace un par de programas.

(RÍE) -Es verdad, es verdad.

-Vengo muy fuerte hoy, muy agradecido

porque pase lo que pase ya me llevo de "MasterChef"

el mayor regalo que es que a mi familia,

a mis amigos y a todo el mundo que pase por casa

poderles dar de comer rico, alimentarles...

Así que feliz ya pase lo que pase.

Creo que en todos los programas, en cada eliminación,

ha habido un proceso de mejora

creo que nadie puede decirme que no ha sido así.

Ainhoa, entraste en "MasterChef" para honrar a tu madre.

Sí.

¿Qué crees que pensaría tu madre si te viera en la final?

Buah... Estar ya aquí para mí es uno de los regalos

más grandes que me ha hecho la vida,

.porque tenía esa deuda. No lo sé.

Ella fue la mejor cocinera que he conocido en mi vida

y nunca pensé que podía disfrutar en la cocina.

Y lo que decía Nico: que llegue alguien a mi casa

y le pueda cocinar rico, como había mi madre...

Yo ya soy feliz. Qué bien.

Hace no mucho pude ver a mi padre después del confinamiento

y estuve cocinando...

(SOLLOZA) Es que no puedo...

Y entró en la cocina y se echó a llorar porque dijo:

"Es que eres tu madre". Y ahí yo me rompí.

En esta final, os vais a enfrentar a dos retos complejos.

Del primero saldrá el primer duelista.

Y de la prueba de exterior, el otro.

¡Guau!

Esos dos aspirantes se verán las caras

en el gran duelo final en el que lucharán

por el título de quinto MasterChef Celebrity España.

Aparte del título,

el ganador se llevará 75.000 euros para donar

a la ONG que elija y, además,

los dos aspirantes que lleguen al duelo final

disfrutarán de un curso de cocina creativa

de un fin de semana en el Basque Culinary Center,

la prestigiosa facultad de ciencias gastronómicas

de San Sebastián. Para ellos y un acompañante.

¡Guau! Los ganadores

de los dos primeros retos de la noche podrán ponerse...

(RAQUEL) ¡Oh! -(AINHOA) Guau.

...estas chaquetillas con vuestro nombre bordado

y están confeccionadas a medida. (AINHOA) Guau.

Solo dos podréis ponéroslas.

Ya nos conocéis lo suficiente para saber

que no os lo vamos a poner nada fácil.

Tendréis que ganarlas a pulso.

(RAQUEL) "Si consigo la chaquetilla será un sueño completo".

(SUSPIRA)

Nunca he luchado tanto

ni me he esforzado tanto por conseguir algo,

sería uno de los recuerdos más bonitos de mi vida.

Aspirantes, os enfrentáis a vuestra última caja misteriosa.

Raquel, ¿qué te gustaría encontrar?

A mí me gustaría encontrar la receta del "lemon quiqui".

¿El "lemon quiqui"? Yo pensaba

que tenías tanto nivel que lo harías sin receta, como yo.

Es imposible sin receta.

Solo hay una manera de salir de dudas:

levantando esas cajas todos a la vez.

Una, dos y tres.

(AINHOA GRITA) -(NICO) Me cago en...

-(AINHOA) ¡Está viva! ¡La madre que los parió!

-(FLO) Ainhoa, que no pasa nada. -(AINHOA) Joder, tío...

-(FLO) Madre mía...

Si es la cabeza de un guepardo, sales corriendo.

-(AINHOA) Mira cómo se mueve, joer...

Maritxu, tú tranquila, ¿eh? Yo ya le he puesto nombre.

Ay, tu Maritxu. Ay, la Maritxu.

-Después de Ribadesella no te puedes asustar al ver esto.

(JOSIE) Estoy feliz porque es totalmente yo,

es un elemento de moda que veo toda mi vida,

es muy daliniana, Schiaparelli, surrealista y rasé.

Para descubrir qué tiene que ver este ingrediente

con el primer reto, vamos a recibir

a un cocinero que sabe muy bien que el éxito

solo se consigue trabajando duro. Gran amigo del programa

al que nosotros admiramos mucho.

Con tan solo 29 años consiguió su primera Estrella Michelin

y diez años después es un referente

de la cocina de nuestro país

Desde el restaurante DiverXO,

el único con tres Estrellas Michelin en Madrid:

Dabiz Muñoz.

¡Qué genio!

"Hello", ¿qué tal? Hola.

(FLO) Espectacular, no me hubiera imaginado

que estuviera Dabiz Muñoz, todo lo que pase de aquí

hasta el final del programa va a ser un regalo de Dios.

Qué alegría tenerte aquí de nuevo.

Igualmente. Un placer siempre estar aquí con vosotros.

Me siento como en casa.

¿En qué proyecto estás centrado ahora?

Estamos con nuestra locura de siempre de DiverXO

y StreetXO Madrid. Durante la pandemia

pusimos en marcha el GoXO.

Si me dices hace cinco meses que iba hacer

comida para llevar, me habría reído.

Estamos a punto de abrir sitio nuevo en Madrid.

Bueno... Os estoy contando una primicia.

Es un tipo de restaurante y de comida

que no había hecho hasta ahora y me apetecía.

Vamos a estar pendientes a ver qué es.

Soy muy cotilla. Te va a encantar, ya verás.

¿Qué espera la gente cuando va a tus restaurantes?

Creo que espera una experiencia única.

Que lo que comas allí no se parezca a nada

de lo que hayas vivido antes.

Esto se consigue a través de los años y mucho trabajo.

Es verdad que es totalmente diferente.

Josie...

Me interesa saber qué opinas de la cocina de Dabiz.

(JOSIE) Me encanta.

Pero yo soy más de glu-glu cuando voy a los sitios de Dabiz.

Y la verdad es que... Bueno...

Sabes que nunca he prestado tanta atención a la cocina

y a partir de "MasterChef" no te puedes imaginar

lo que me fijo en cada asunto.

-Me di cuenta que algo estaba cambiando en Josie

cuando hace unas semanas en Instagram cada vez que ponía

una historia de comida me contestaba.

¡Ah! Eso no me había pasado en la vida.

Estamos percibiendo el cambio.

Me ponía: "Increíble, qué buena pinta".

Y yo: "Este chico no es Josie,

alguien le lleva la cuenta". -No.

-(RÍE) Dabiz, cuando has entrado,

otro que se ha quedado con la boca abierta ha sido Flo.

Sí, sí. Mucha admiración.

-Qué bien. -Siempre te veo por Instagram,

sigo muy bien tus recetas, veo cómo mezclas sabores

y una frase que me encanta: "No sé si estoy

en La Macha, en Tailandia o en Pontevedra".

Bueno, Dabiz...

Los finalistas están deseando descubrir

el plato que nos has traído. Y nosotros también.

Así que, por favor. Bueno, pues he traído un plato

que es un poco, como bien decía Flo,

que no sabes muy bien si estás

en París, en Galicia o en Singapur.

-(REDOBLE) -En realidad, es un bogavante

con una tortilla cremosa de queso chedar añejo.

Lo que hacemos es coger el bogavante

y utilizar todas sus partes, la cola la cocinamos

al vacío, hacemos una tortilla que tiene forma ovalada,

semiesférica, como si fuese un balón de rugby apepinado,

y cremosa y líquida por dentro.

Con las cabezas del bogavante hacemos una salsa

que va a ser de inspiración del sudeste asiático,

rollo Singapur, una salsa picante.

Y con las pinzas vamos a hacer un nam prik pao,

que es una pasta tailandesa

que aliñe el bogavante. Acabamos con dos cosas:

un bizcocho al microondas y una tortilla crujiente,

parecidas a las que se hacen en Cádiz,

pero en vez de camarones, vamos a poner niboshi,

una sardinita pequeña seca

y frita muy crujiente. ¿Quieres terminar el plato?

Sí. Lo único que haremos al final...

La salsa que hemos hecho con los interiores

y con el chile chipotle la vamos a poner por encima

de la tortilla. Las salsas de Dabiz, hum.

Ese es el plato terminado.

Qué tranquila se ha quedado Ainhoa, ¿verdad?

Me hace muchísima ilusión cocinar con esa fantasía.

Considero que Dabiz Muñoz es alquimista.

Es un reto que me apetece muchísimo.

Aspirantes, me gusta complaceros,

así que la primera prueba de la final

es un clásico de este programa: seguir al chef.

Dabiz os va a ir explicando cada paso

y deberéis seguirle sin interrumpirle

ni preguntarle absolutamente nada.

Vale. En esta prueba, no tendréis

que estar pendientes del reloj sino que cocinaréis a su ritmo.

Cuando Dabiz termine, vosotros tendréis

un minuto más para emplatar.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

-Se me mezcla el aspirante

con la persona que lo admira,

con lo fan que soy. No sé qué va a salir de eso porque voy a estar

cocinando como un aspirante y a la vez diciendo:

"Madre mía, cómo mola, qué flipada".

Dabiz, nuestros cinco finalistas se juegan en esta prueba

el paso al duelo final.

Están nerviosos y asustados,

porque tienen en juego las chaquetillas.

¿Puedes darles un último consejo antes de comenzar?

Dos cosas.

Uno: os voy a explicar todo perfectamente.

Me gusta que el plato quede como lo tengo en mi cabeza.

Dos: no solo vale

con que técnicamente lo hagáis bien, tiene que estar rico.

Yo le doy una prioridad absoluta al sabor.

-Guau. Así es.

Prioridad: el sabor.

En el supermercado hay una cesta para cada uno

con los ingredientes necesarios para el plato.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos uno, ya.

Al supermercado. ¡A disfrutar, chicos!

-Oye, Nico me ha adelantado. Qué ansia.

(RÍE) Ya te he dicho yo.

A tomar por saco.

-(RAQUEL CANTA)

-(FLO) El vino manzanilla.

Eso es la vida. -Eso me gusta a mí, licorcillos.

-(DABIZ) Tenéis que poner los ingredientes en orden ya.

Vamos a empezar en segundos.

-(RAJOY) "Estoy despistado, Dabiz. Hay bogavante pero no hay pulpo,

no sé qué pasa". -Vamos a empezar, ¿no?

-Vamos a coger dos ollas.

Una grande y una un poco más pequeña.

Está emocionado Flo. La pequeña, con agua,

casi hasta arriba. Le ponéis un poco de sal

y ponéis el agua a hervir.

Ponéis un aceite en la olla grande.

Y vamos a limpiar el bogavante.

Lo cortáis justo por debajo de la cabeza.

Cogéis las patas, con las pinzas,

y las reserváis, es lo que coceremos en el agua

que tenéis hirviendo.

Romped la cabeza sobre la olla

para que no se le vayan los jugos. Con ayuda de la tijera,

troceáis un poco la cabeza.

Vais rehogando la cabeza en la olla grande.

Cogéis la cola.

La vais a partir por la mitad. Primero por la parte final

y luego hacia arriba.

Tiene que quedar un corte limpio. Haced fuerza

y que no se queme lo de la olla. Cuando esté rehogado,

lo que vais a hacer es ponerle un chorro de vino tinto

y un chorro de la manzanilla pasada.

-¡Así me gusta! -Un chorro generoso.

Ambos. -(AINHOA) Sí, señor.

Que me llaman La Licores. -(DABIZ) Quiero que reduzca

hasta una quinta parte de su volumen.

-¡Un chorro de vino tinto generoso!

-Un chorro de vino tinto. -(DABIZ) Y de manzanilla.

-(AINHOA) ¡Eso es sabor!

Esto huele de puñetera madre.

Me gusta, me gusta.

-(DABIZ) Cogéis una de las mitades del bogavante,

tenéis que pincharle la brocheta

de madera sin destrozar la carne,

tenéis que pincharlo de una vez.

No podéis estar metiendo y sacando.

Esto hará que no se curve la cola y se cocine

de forma uniforme. Importante pinchar bien,

si no, os cargáis la carne.

Lo dejáis preparado ya

con una nuez de mantequilla y una pizca de sal,

dentro también de la bolsa. -(AINHOA) Sal ha dicho, ¿no?

Cuando la salsa del bogavante haya reducido los alcoholes,

le vais a cubrir de agua.

-(NICHO) ¿Hasta arriba? ¿Mucha agua?

-Hasta arriba, que cubra bien las cabezas.

Como tenemos poco tiempo, vamos a hacer el caldo

a máxima potencia.

-(NICO) Lo tienes a tope, ¿no? -Sí, reduciendo al nueve.

Yo mientras voy preparando el sofrito para la salsa.

Ainhoa va a entrar en bucle.

Va rápido Dabiz, ¿eh? Cogéis otra olla

y empezáis con el ajo y los fileteáis para el sofrito.

-¿Dos ajitos? -Tres.

Cuando se le pone el morro así... Sí, se le tuerce un poquito.

Va a soltar un "mecagüen" pero pronto.

Cojones.

Y rehogáis el ajo. Mientras, vais picando

la chalota. No la echéis hasta que no tengáis el ajo.

-Joer... -Que empiece a bailar en la sartén

y empiece a rehogarse ligeramente. -Tranquila.

-Esto que estáis haciendo del sofrito es el alma de la salsa.

-(FLO) Josie, ¿ves cómo el sofrito es más importante de lo que parece?

-Sobre todo para las carrilleras. -Es como un patrón

de un vestido de boda. Un buen patrón hace que el vestido

sea la bomba. ¿Oído, Josie?

Sí, pero el patrón sienta mejor. -Cuando hierva el agua,

metéis las pinzas del bogavante seis minutos.

-(AINHOA) Me he liado con la chalota.

¿Cuántas chalotas ha dicho? -(FLO) Tres.

-Vais picando el tomate para el sofrito,

cogéis dos tomates.

Los echáis cuando tengáis la chalota caramelizando.

-Esto es flipante. Esto es flipante, chaval.

-(RAQUEL) Es increíble,

a esta prueba le tengo respeto pero no se puede pensar,

aquí solamente hay que hacer, hacer, hacer.

-Peláis un trozo de jengibre,

lo cortáis en láminas.

El jengibre da el toque especiado que da "punch" a la salsa.

-¿Qué da? -"Punch".

-Cómo mola.

-(NICO) ¿Cuántas láminas le echamos?

-Un trozo grande, con el jengibre, que haya alegría siempre.

-(NICO) ¿Lo has echado ya? -Cuando esté rehogada la chalota.

Si lo metes antes de tiempo, no te va a quedar bien.

Un sofrito malo te jode una salsa, ya os lo digo.

Cogéis tres ramas de lemongrass, las lamináis

y las echáis en el sofrito. Se está pispando Nicolás.

Ha entrado con fuerza. Ha entrado con fuerza.

No va mal. Josie va lento.

Todavía no ha metido el tomate, debería ir caramelizando.

No es una prueba demasiado técnica,

pero es muy de cocinero, corta, pica, saltea, haz...

El sofrito perfecto,

si no lo tuestas no está rico. Es lo que ha dicho Dabiz,

una receta funciona cuando los pasos están perfectos.

El sofrito tiene su punto, como todo.

Tiene caramelización...

Vais a coger una sartén y vamos a hacer el nam prik pao,

como una especie de mermelada salada de chiles.

Vais a tener que coger un mortero.

Cogéis los chiles.

Tenéis que abrirlos a la mitad.

Les tenéis que quitar las venas. En esas venas es donde nace

el capsicum junto a las pepitas.

Si quitáis bien pepitas y venas, tendremos un nam prik pao

mucho más delicado. -Son superpequeños.

-Esto suave no va a estar. -Al que le quede el nam prik pao

muy picante, es que lo ha hecho mal.

Cuando acabéis de limpiar el chile, os cambiáis los guantes.

Mis pinzas están, las voy a sacar a un bol de agua con hielo.

-A mí no me da tiempo a limpiarlos.

-Esto de los chiles me parece complicado por el sabor.

-Chorrito de aceite, fuego fuerte, sartén antiadherente

y echamos los chiles dentro.

-¿Cuántos más o menos? -14.

-¿14?

14. -Si quieres hacer otra receta, Flo,

la puedes hacer. -Por favor, Dabiz...

Estaba simplemente comprobando.

-Yo estoy totalmente abierto... -(FLO) A innovar.

-A que innoves, Flo, luego los jueces te van a innovar ellos.

-No hay que dar ideas, ellos innovan cada vez que me valoran.

Te va a faltar "punch" a tus cositas, Flo.

Mientras se rehogan los chiles,

voy limpiando las pinzas del bogavante.

Le voy a dar un golpecito.

Si os ha quedado bien la pinza, tiene que salir más o menos entera.

-(FLO) Venga, muy bien.

-¡Ay, perdona!

-Ainhoa. -¿Qué?

-Te veo con mala hostia pegando al bogavante.

-No, me está saliendo lo delicado un poquito peor.

-Voy a desmenuzar la carne del bogavante.

Eso va perfecto para acabar el nam prik pao.

Fíjate el detalle que ha dicho Dabiz.

Cuando terminemos de limpiar los chiles, muy importante,

nos quitamos el guante porque todo lo que toquemos después...

El picante se queda en los guantes.

Se queda el picante y vamos a tener picante todo el plato.

Nico, yo diría que te va a picar muchísimo.

-¿El chile? -El bogavante, no te has cambiado.

No te escuchan, Dabiz. Pues nada.

-Me he puesto un guante encima de otro

porque tengo las manos llenas de ampollas de unas quemaduras

de este fin de semana. Me era muchísimos más fácil

ponerme uno encima del otro que arrastrar los chiles

por encima de las llagas en carne viva.

-Cuando los chiles estén tostados, los metemos dentro del mortero

y vais machando los chiles en el mortero.

-Están más duros que la pata de mi abuela.

-Cogéis tres chalotas también.

Va a ser el segundo ingrediente del nam prik pao.

Yo ya tengo el sofrito a punto, cosa que he visto

que ninguno de los demás lo tenéis.

-Tú tienes el sofrito a punto y los demás

estamos despistados. (RÍE)

(FLO) Estamos mirando el móvil y así pasa.

-Creo que si hablases un poco menos,

correrías un poco más. -Si no estoy hablando.

Las ganas que tenías de que viniese Dabiz...

Tengo las mismas de que se vaya.

-(LOS JUECES RÍEN)

-Voy a empezar a rehogar la chalota y ya he colado mi caldo

sobre el sofrito. Si hay quejas sobre cómo explico,

es culpa de Flo. -¡No!

-Va bien, estás haciendo la receta como te dije en su momento.

-(DABIZ) Muchas gracias. -(FLO) No se te olvida nada.

-Veo que tú no la haces como me dijiste.

-Estoy siguiéndote la rueda que no te imaginas cómo.

-Cojo otra sartén pequeña y voy a rehogar

un poquito de pimentón y el chile chipotle.

Qué ritmo, qué barbaridad.

El caldo de Ainhoa sabe a chirri. El de Flo tiene mejor pinta.

No saben ya por dónde se andan.

Si os pensáis que vais a probar el plato de Dabiz...

Chalotas rehogadas dentro del mortero.

Si no las rehogáis bien, queda demasiado rugoso.

Tiene que quedar una pasta lisa, lisa, lisa.

-(TOSE) ¡Cómo pica esto! -Los que estáis tosiendo,

es por no limpiar bien el chile.

-(NICO TOSE)

No, es que el aire acondicionado...

-(RÍEN) -Se llama "aire acondicionado".

-(AINHOA) Me estás matando, tío.

Todavía no he metido el chile y me estoy muriendo contigo.

-Cortáis la galanga, esa otra raíz que pare jengibre y a rehogar.

Que no se os queme el pimentón, importantísimo.

Le echamos el chile chipotle y directamente a la olla.

Si se os quema... -Sabe mal.

Le echáis al caldo junto al pimentón,

que rehogue un poco.

Supongo que vuestro mortero tendrá color oscuro y tostado.

-(FLO) El mío es blanco. -Pues la has cagado.

-Mi fondo es blanco y realza. -Mi color,

en fondo blanco. -(AINHOA) El mío está negro,

no sé si está quemado. -Lo sabremos.

-(NICO) Vas a probar el mío y vas a decir:

"Buah, ¿es tuyo o es mío?". Ya verás.

Cuando me crean expectativas suele ser mucho más jodido.

Ahora le ponéis la galanga dentro.

Y seguís machacando.

-Galanga. -(RAQUEL) Dios mío.

No sé qué ingrediente está poniendo, no tengo ni idea.

-Voy a hacer el bizcocho de microondas de mantequilla.

Cogéis el robot de cocina.

-(AINHOA) Qué lío, me he perdido ya 20 pasos.

Estoy agobiada porque limpiando los chiles he perdido información

que estaba dando y he empezado a hacer un poquito

las cosas según veía y a ojo.

-Cogéis un cacito pequeño y fundís la mantequilla noisette.

-(RAQUEL) ¿Qué has dicho que me he ido?

-120 gramos de mantequilla noisette.

60 gramos de azúcar, 80 gramos de harina.

-No sé dónde va. Me he pasado con el chile. Me ha pillado.

-Y cinco huevos. -Azúcar, azúcar...

-Cascáis los huevos dentro de la máquina.

Yo, mientras, sigo majando. Tiene que quedar

una pasta uniforme.

-(AINHOA) ¿Cuántos huevos? ¿Seis?

No sabe por dónde cogerlo.

Voy a poner la mantequilla dentro del robot, los 60 de azúcar,

los 80 gramos de harina. -(AINHOA) 80 de harina.

-Me va a salir este bizcocho de... -¿Josie, estás aquí?

No te oigo. -Sí, 60 gramos de azúcar.

-Corre, que no te den las uvas. -(JOSIE) Sí, desde luego.

-Y lo trituramos, tiene que quedar una pasta homogénea.

-A tomar por culo.

Es una prueba muy complicada. Dabiz ha cogido la moto...

Utiliza muchos ingredientes, es muy preciso...

Lleva un nivel de profesional. Y corre.

Metéis la mezcla dentro del sifón.

Nico ha ido bastante bien, sin perderse

y corriendo y deprisa. Flo se perdió en un momento

y empezó con la gracia... Pero no va mal.

Y Raquel, un poquito mejor.

Me preocupa Josie,

está callado, no ha abierto la boca, pero no ha parado.

¿Lo tendrá igual? No sé, pero no se queja, no pregunta.

Y Ainhoa está perdida. Está perdida.

Yo ya casi tengo mi majado.

Tiene que ser una pasta homogénea.

Es una receta de equilibrios, de equilibrios.

-Pues eso en este programa... -No le he metido nada.

-¿Equilibrios? Aquí tienes a la jefa de los equilibrios.

-Llevo un "looping" que no sabéis.

-Esto bien hecho es un manjar de dioses de verdad.

-¿Y mal hecho? -Mal hecho es una mierda.

Horrible. -El montón de mierda mío, tío,

es popular ya. -¿Tú sabes que Miki

me llama a mí "Montoncito de mierda"?

-De verdad. -Pues muy mal, no sé qué ve en ti.

-(RÍE)

-Ya tengo mi majado, para que veáis cómo es la mía

y cómo es la vuestra. -(NICO) Bueno, son muy parecidas.

-Igualitas, Nico. -Gracias.

Tú te quedas en la cata. Bueno, yo os miro.

(RÍE) Yo me como el mío.

A fuego lento. Le he echado un chorrito de aceite.

Le voy a poner, es importante,

poco a poco, el agua de tamarindo. Movedla bien,

porque sedimenta. Le vamos a ir poniendo

el tamarindo poco a poco para que cueza.

Queremos formar precisamente esa mermelada de la que os hablaba.

Vamos a ponerle también un chorrito de lima. Un chorrito,

porque la lima es mucho más agresiva.

Y le vamos a echar media cucharadita de azúcar de palma.

Lo vamos a ir aliñando poco a poco.

El azúcar de palma es menos dulce que el normal y para cocinar

está muy bien porque no endulza demasiado y corrige acideces.

-No sé si ahora estoy en Singapur, en La Mancha o en Pontevedra.

-(RÍE) -(AINHOA) Yo no sé...

Como voy tan tarde con esta historia,

tengo que poner la extraturbo. -Mientras, voy a hacer

la tortilla de niboshi. El niboshi es

una sardinita japonesa seca,

que os hemos dado ya frita. -(FLO) Mira, oye.

-Os hemos dado una cosa hecha. -Qué buen rollo, tío.

-Le ponéis 175 gramos de agua.

-No puedo. -20 gramos de harina,

45 gramos de aceite de oliva.

Y trituramos.

-¿Cuánto de harina? -No lo sé.

-Es la tortillita crujiente, 20 gramos de harina

y 45 gramos de aceite de oliva.

Y ligera, si queda densa, la habéis vuelto a cagar

otra vez más. -Oye, no seas malo.

-Es que estoy viendo unas cosas hoy.

Cogéis una sartén antiadherente.

La ponéis a calentar. -(AINHOA) 20 de harina.

-¿Agua, harina...? ¿Agua, harina...?

-¡Mira, de verdad! ¡Ya estoy...!

Es horrible lo que me está pasando.

-Agua, harina, aceite...

-No hacen caso, os lo cuento a vosotros.

Cuéntanoslo. Os hablo a vosotros

porque me siento muy ignorado.

¿Te sientes solo? Muy ignorado, de verdad.

-¡Dabiz! ¿Qué tal? -¿Qué tal? ¿Cómo estás?

-Estamos aquí, los compis. -Gracias.

-Estamos aquí a tope.

(RÍE) Bueno, sartén caliente.

Cogéis un cazo y lo echáis directamente sobre la sartén.

Antes de que cuaje, le echáis por encima el niboshi.

Vamos, Josie.

Como no lo hagas bien, la Pedroche me pone a dormir en el sofá.

-Que no, que no.

-(DABIZ) Yo casi estoy terminando.

¿Cómo va esa tortilla? -Bien, bien.

Estoy en ello. -Yo la tengo.

-(FLO) Estamos igual. -Me gusta eso,

pero yo la tengo.

(DABIZ) Voy a ir haciendo el bizcocho de microondas

para ir cerrando las cosas de plato.

-Eso te iba a decir, hay que ir cerrando tema.

-(RÍE)

Tijeras, vaso de plástico, tres corte pequeños en la base.

Vais al micro.

Movéis el sifón. Mira a Raquel.

Va detrás. Lo lleva. Nico también, venga.

Un minuto a máxima potencia en el microondas.

Todos, venga. Máxima potencia. Ese es el mío.

Ah, que encima... -Te saboteo.

-¿Me saboteas?

¿Cómo puede ser esto? Me están saboteando.

No te dejes, Dabiz, no te dejes.

(NICO) No es boicotear, de verdad,

yo solo quiero que a él le salga estupendo y yo detrás.

-Y lo dejáis bocabajo con el papel en la base.

Cogéis el sofrito,

lo ponéis en el robot. Si la proporción de caldo

y de sofrito está bien, os va a quedar una crema lisa,

que tiene que oler a sudeste asiático casi.

Mira, Raquel lo tiene muy bien. Raquel lo tiene bien.

Y Flo, un poquito más reducido, pero lo tiene.

Josie tiene algo raro... Sí, no acaba de triturar del todo.

Debería triturar mucho más y tener un color más anaranjado

pero no lo tiene por lo que sea.

Muy denso está.

-Ahora lo coláis.

Esa es la solución mala. Ha echado agua.

Eso es un error catastrófico porque diluye el sabor.

Lo que hace es aguarlo.

Quiero que me estalle la boca con vuestros platos.

-(FLO) No quieres saber si estás en Singapur...

-Totalmente. -Que no lo sepas.

-Es increíble que lo hayas cogido tan bien

y lo estés haciendo tan a tu bola.

-(FLO) No estoy a mi bola. -Sé que intentas mejorar

las recetas, como la semana pasada con la de Jordi.

La intentaste mejorar de forma maravillosa.

(RÍE) (FLO) No, no. Yo...

Al nivel de Jordi puedo estar, al tuyo ya...

-(RÍEN)

-(FLO) Es verdad, tío.

Mira, Dabiz. -Está claro.

-Estamos iguales, tío.

Este es el símbolo de mi unión a Dabiz Muñoz,

esto forma parte hoy de mi indumentaria en esta prueba.

-En este punto le voy a echar ya a mi nam prik pao

las pinzas del bogavante deshilachadas.

Lo voy a rehogar dos minutitos

y yo estoy. -Te pasa igual que a mí,

yo estoy haciendo tiempo

-La textura tiene que quedaros así,

ligeramente picante, que brilla...

-Dabiz, me da miedo reducirla más.

-Voy a verla.

-Más no reduzco, yo creo. -No, más no.

(DABIZ) Esto no sabe a nada. -(NICO) ¿Que no sabe a nada?

-Esto y la nada son primos hermanos.

-No hagas mella. El que lo hace mal eres tú.

Claro. (DABIZ) Es la bomba, vamos.

-(JOSIE GRITA) -Ah, está Josie, ha venido.

-¿Pero dónde está tu salsa? Aquí hay mix de conceptos.

A ver, las pinzas, debías haberlas echado aquí.

-(JOSIE) Las he echado en el nam prik pao.

-Está superácido. Tienes que ponerle azúcar.

Las dos cosas están muy buenas, pero son dos cosas

totalmente diferentes. Encuentra el balance entre ácido y dulce.

Madre mía...

(JOSIE) Es difícil seguirlo, me veo pues...

Demasiada información, demasiados comandos.

Te llegas a colapsar en algún momento.

-(DABIZ) Voy a cocinar el bogavante y vamos a hacer la tortilla.

-Hijo mío, ¿tú dónde aprendiste a cocinar?

-Lo primero que voy a hacer es meter el bogavante en la róner.

Nueve minutos.

Parece que más o menos han recuperado el punto todos.

¿Lo metes directamente sin sellar? -Sin sellar,

si no te cargas la carne. Tienes que poner algo para sujetarla.

Muy rápido. Veo a los cinco un poco...

(FLO) ¿Ves para qué sirve la tontería de la pinza?

Vamos a coger el chedar en daditos muy pequeñitos.

Es importante que lo piquéis en daditos muy pequeños

porque va a ser lo que rellene la tortilla.

Si no lo picáis en daditos, no va a fundir.

Os cogéis la sartén pequeña.

-Vale. ¿Nueve minutos el cacharro?

-(NICO) Sí.

-Sartén pequeña, el cacharro...

-¡Ay!

-Ponéis una nuez de mantequilla en la sartén, un huevo

y lo batís, yo he cogido el plato para emplatar.

Vamos a sacar cuando esté el bogavante

y vamos a hacer la tortilla en el último momento.

Josie, si has puesto el bogavante después,

¿por qué lo has sacado antes que yo?

-Antes no, lo acabo de sacar.

-Yo no lo he sacado. -Tú lo has sacado, ¿no?

-No.

-Creía que sí.

Creía que él había sacado el bogavante ya. Fíjate,

cuando estás tan agobiado, ves cosas que no están pasando.

-(DABIZ) Voy a hacer una tortilla paso a paso.

Cuando haga la segunda, la haré del tirón.

-Una tortilla que en la final de "MasterChef"

se tiene que explicar dos veces, cuidado con la tortilla.

¿Lo puedes hacer en una para no dar ventaja?

En una, en una. Por hablar.

Flo, te voy a dar. ¡Te voy a dar! -Pero si estoy alzando...

-(RAQUEL) Somos cinco... ¿Vamos a cuestionar todo?

Yo la sé hacer, estos no. Con una vez es suficiente.

Ahora lo veremos, Flo.

Bogavante listo. -No me jodas, hazla dos veces,

no les hagas... -¡Me está agrediendo este señor!

Oye, por favor. ¡Me está amenazando!

-Eres una puta rata. -Que me está amenazando.

Seguridad. Hemos llamado a seguridad, vienen ya.

Tranquilo. (FLO) "Está mintiendo.

¿Cómo voy a amenazar a Dabiz si soy su fan?".

Pero es una rata y si me lo encuentro

le reviento la cabeza, pero nada más.

-Encendéis el infiernillo al máximo.

Es mejor terminarlo de hacer en gas porque coge calor

alrededor de la tortilla y para darle la vuelta

va a ser muchísimo más fácil que os quede bien.

Cuando está borboteando la mantequilla,

le echáis el huevo. Esta parte es crucial.

Tenéis que estar moviendo todo el rato y rebañando los lados

de forma que se vaya haciendo una masa homogénea.

Que no se os cuaje mucho. En este punto,

lo que hacéis es llevarla hacia abajo.

Cuando ya la tenéis hacia abajo, le ponéis el queso en el centro

y la cuajáis un poquito solamente en esta parte que tiene huevo.

Queremos que quede lisa, sin color, con textura medio flameante.

Empezáis a rascarla desde arriba hacia abajo, como medio crepe.

¿Ok?

Cuando lleguéis a la mitad, la cerráis un poquito por aquí.

Ahora le damos unos golpecitos a la sartén

para que la sartén vaya dando la vuelta a la propia tortilla.

Se va haciendo como una especie de sobre.

Cogéis la tortilla

y de un golpe le dais la vuelta hacia vosotros.

Hacéis así y le dais la vuelta. Cuando la tenéis dada la vuelta,

la ponéis en este lado de la sartén.

Sellamos la parte abierta del sobre. Tiene que quedar

muy jugosa. Tiene que verse perfectamente

la textura que está líquida por dentro.

Y la emplatamos. A la primera.

No hace falta segunda. ¿Verdad, Flo?

Terminamos de emplatar. Pintamos la tortilla,

la brillamos un poquito.

-(AINHOA) No le he echado queso.

¿Le has echado queso? -Le ponemos polvo de té ahumado,

que solo vaya sobre la tortilla.

Sacamos el bogavante.

Tenéis que despegarlo con cuidado para que salga entero

con la piel intacta.

-Qué desastre, Ainhoa.

-Lo ponéis al lado de la tortilla.

Le vamos a echar la salsa por encima pero no tiene

que napar toda la tortilla.

No le echéis la salsa ahora, la vais a echar delante del jurado.

Le ponéis el bizcocho al lado, cogéis al nam prik pao

o lo que hayáis hecho parecido.

Encima de la cola.

Cogéis la tortilla y la ponéis sobre el bogavante,

justo donde están los trocitos de nam prik pao.

Y para acabar el plato, le vamos a poner

una hierba peruana que se llama huacatay,

que es una hierba maravillosa.

Tiene como ligeras notas especiadas.

Y acabamos el plato tal cual.

-(RESOPLA) Qué pasada. Aspirantes, Dabiz ha terminado.

Tenéis un minuto para terminar de emplatar el vuestro.

Empieza en tres, dos, uno, ya.

Dabiz, por favor, ven aquí con nosotros.

Muy bien, te has portado muy bien.

Diez, nueve, ocho, siete,

seis, cinco, cuatro,

tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

Acabamos de terminar de cocinar

y tengo las manos rabiosas

del chile, los nervios... ¡Argh!

A ver qué pasa...

Bueno, aspirantes, ahora vais a ver

cómo es la tortilla de Dabiz por dentro.

La veréis, la veréis... Pero no la cataréis.

Ahí, ahí. Lo suyo es coger un trozo

de bogavante, un trocito de tortilla...

Ahí os lo dejo, venga.

Tenéis que probar para luego comer las de los demás.

Muy rico. No han dejado ni las migas.

Hum. Déjanos probar el bizcocho, Pepe.

Pruébalo, pruébalo. Os dejo probarlo.

Os dejo probarlo. (RÍE)

Hala.

Os voy a decir que buenísimo.

Vamos a ver qué comemos ahora. Vamos a ver.

-(FLO) Ahora nos echan y dices: "Pues mira".

-Acabo de cocinar con Dabiz Muñoz. -Pues eso.

Eso no lo puede decir todo el mundo.

"Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad. A partir de ahora,

la escuela "online" de "MasterChef"

amplía todos los meses sus contenidos

para que puedas convertirte en un auténtico MasterChef.

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos para sorprender

a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef".

Aspirantes, el primer reto de la final

de la V edición de "MasterChef Celebrity" ha terminado.

Ahora vamos a catar vuestras elaboraciones.

Vamos a empezar por Josie. Adelante, por favor.

"Ha sido muy complicado pero al final está todo

dispuesto en el plato y yo me he quedado con eso".

Habrá mil fallos, pero estoy contento.

A simple vista ya parece un puré, ¿verdad?

Más que la salsa tuya sedosa. Sí.

Josie, ¿cómo llamas a tu interpretación?

Mundo Pedrochístico,

no puedo decir otra cosa.

Tú para mí eres Pedroche y se lo dedico a ella con cariño,

pero le gusta más el tuyo seguro. Vamos a ver, Josie.

Sé que tú eres metódico, curras muy serio, y se ven

cositas que no están bien ejecutadas.

Imagino que porque has estado un poco perdido.

No es tan fácil seguir a un superchef.

Lo he intentado con todas mis fuerzas.

Dabiz, antes de probar, ¿cómo lo ves?

Voy a ser comedido con Josie.

-Que no, por favor. No seas comedido.

-No quiero dormir en el sofá hoy.

Veo la salsa demasiado rugosa.

La tortilla la veo de aquella manera.

Fea, fea. El bizcocho lo veo bien,

y tengo la duda de si la cola de bogavante

ha quedado cruda por haberla cocinado entera...

Yo lo veo...

Regular.

Es verdad que ha dado gusto ver a Josie superconcentrado.

Es la primera vez en todos estos años

que conozco a Josie que lo oigo callado más de 10 minutos.

Nosotros también.

Es una cosa...

-(JOSIE) Bueno, a ver qué tal.

No es la tortilla que nos contaba Dabiz,

tan jugosa por dentro y tan...

Es otra cosa.

Seca.

Josie, está claro que has mezclado las salsas.

Te has perdido cosas importantes. En la cocción de la cola,

si él te marca una cocción muy precisa,

si ponemos la cola entera, ya vamos a ir mal.

Hemos descubierto un Josie que ha trabajado, lo ha hecho bien,

que ha superado todos los fosos y este plato no lo representa.

Tú sabes que en la familia Muñoz Pedroche te amamos.

-Ya...

-Pero la tortilla crujiente está blanda.

Hay elementos mezclados entre las dos salsas,

con lo cual los sabores y las acideces y contrastes...

Es un plato de equilibrios, están disparados.

El bizcocho está dulce, no debería ocurrir,

parece un postre. Por lo que he visto

hasta ahora de todos tus programas, Josie,

este no ha sido tu mejor...

-No. -...diseño.

También ha sido el más difícil. Hay mejores cosas.

Sí, ha sido complicado. Creo que de Josie

está todo dicho. Sabemos de tu progresión,

pero hay elaboraciones que te han perdido.

Has hecho un mix y ha salido esto.

El conjunto está rico pero con esos defectos

de no haberlo pulido. No está clavado.

Delante de cocinas. Gracias, Josie.

Ha sido supersincero, que la Pedroche lo manda

al sofá, pues que se venga a mi casa

y nos vamos por ahí y le llevo de piscolabis.

Al final es que está muy bien... Ay, tanto matrimonio...

Está muy bien el sofá.

Esa textura ya va pareciendo.

(DABIZ) La textura se parece más, sí.

Bueno, Raquel...

Lo voy a llamar En la cresta de la ola.

Ole, eso va por ti.

Es como me siento por llegar a la final.

Lo de la cresta lo entiendo, ¿lo de la ola? ¿Te ves arriba?

¿Cómo no si he llegado a la final? ¿Se parece a tu plato, Dabiz?

Unos elementos más que otros.

La textura de la salsa la probaremos.

La tortilla crujiente está también bien.

La tortilla es un crepe enrollado, básicamente.

Vamos a probar a ver qué pasa.

El bizcocho...

Dabiz, ¿cómo lo ves? La verdad, todo está rico.

La salsa está sabrosa,

pero no lo termino de ver redondo en sus elaboraciones.

El nam prik pao no está bien, está súper ácido y poco majado.

Vamos a ver, piensa que yo soy el tiquismiquis,

pero aquí el Dabid es tiquismiquis 2.0.

Está rico. Sí que hay defectos que ya conociéndote

creo que son fruto de algo que no suelo criticar.

Siempre hay que tener el máximo de actitud.

Pero a veces hay un equilibrio entre tomártelo en serio y pasarte

y empezar a decir: "Esto va a ser muy complicado,

no lo voy a hacer bien". Tú tienes esas inseguridades.

Y yo veo cosas que están ricas. La salsa está rica aunque tenga

ese puntito de acidez, has seguido los pasos, está todo,

pero te ha faltado esa concentración.

Yo veo cosas buenas, Raquel. Claro, la tortilla no es

la que pedía Dabid, ahí llego, y es verdad que las salsas

cuando las mezclas aparecen ahí unos ácidos un poco más fuerte

de lo normal, pero me gustan las cosas que ha hechas.

La tortilla de huevo está poco cuajada.

Claro, por eso. Está todo bien hecho

pero hay veces que se despega un poco de la esencia.

Y yo creo que es por eso, porque te falta disfrutar

un poco más del cocinado, porque ha sido

una de las personas más organizadas en las cocinas.

Raquel, sea como sea, buen trabajo. Venga, gracias.

Para mí estar en el duelo final sería una forma de dar también

las gracias a todas las personas que me han ayudado

a convertirme en la cocinerillas que soy hoy.

Cómo salsea. Pero no tiene mala textura, ¿eh?

No, brilla. No tiene mala textura.

Se está viniendo arriba poniendo la cantidad, pero...

Está poniendo salsa como para una boda.

Flo, ¿cómo te has sentido siguiendo a Dabid?

Muy bien, es como el parque de atracciones de los famosos.

Esto es mítico.

Flo empieza con dos hándicaps en su contra:

uno, que me ha llamado montoncito de mierda.

Sí, te ha insultado varias veces. No, te lo has llamado tú.

Y otro que cuando venía de atrás me ha amenazado.

¿Pero cómo eres tan chivato? -Yo solamente lo digo.

Pero me está provocando. Ah, ¿le vas a defender tú?

Por supuesto. ¿No hay otro?

¿Tú y cuántos? Vamos, no me digas.

Flo, yo quiero saber qué nombre le pones a tu plato.

Le voy a llamar Singapur-La Mancha-París Exprés.

Porque es como me he sentido. O sea, he ido Singapur esta hora,

he hecho así: "A ver, esto por aquí.

Venga, chavales, hasta luego", me he ido a La Mancha...

No te calientes. No vayas por ahí.

Dabid, ¿qué te parece el plato? Me gusta.

La tortilla crujiente tiene buena pinta y la salsa también.

Vamos a ver los sabores si están ahí.

Solo hay un cosa que está mal, que es la textura de la tortilla.

Está un poquito más seca de lo que debería.

La salsa me gusta, está sabrosa. Está buenísimo el nam prik pao

y la tortilla crujiente también está muy buena.

La verdad es que me gusta. Yo creo que ahora mismo

es el más equilibrado. Sí.

Ha salido el Flo ese que tiene mano.

El hecho de poder cocinar siguiéndote para mí

es como un sueño cumplido porque, como yo,

muchísimos de tus fans estaría encantados de estar aquí.

Muchas gracias. Es que al final da gusto

cómo lo haces de bien cuando estás bien guiado por un maestro.

Bueno, son los grandes regalos que hace "MasterChef".

Yo terminaré este programa, no sé si ganador o no,

pero habrán probado mis platos Jordi, Pepe, Dabid...

¿Cómo te llamabas tú, perdona?

Samantha, Martín Berasategui...

tantos grandes que ha habido aquí. O sea, que ya a partir de ahora

si me clasificáis para la final, muy mal,

porque tengo que currar más. No quiero.

Yo te he visto en muchas pruebas ponerte muy tenso, muy serio,

y hoy he visto que disfrutabas.

Y el resultado es un plato que tiene pocos defectos

y que es un gran trabajo, Flo.

Felicidades. Muchas gracias.

Voy a ver si hay una tienda de expectativas 24 horas

abierta por aquí cerca porque ahora mismo no sé...

en mi cerebro se está chocando todo:

¿Qué hago aquí? Pero a la vez lo estoy disfrutando mucho.

¿Pero dónde vas tú?

Ainhoa, Dabid me ha dicho que le encantaría

que presentases el plato cantando.

Cántales en ruso, que lo flipen.

(CANTA RN RUSO)

Me rompe los cristales.

(CANTA RN RUSO)

Yo creo que con eso se entendía el plato.

Me parce muy fuerte. ¡Bravo!

Me parece muy fuerte. Se me ponen los pelos de punta.

En ruso, en ruso. Con esa voz tan espectacular

entiendo que estuviese enfadada, con ese carácter que tiene

que ha habido un momento que el bogavante no sabía

si era el bogavante o se imaginaba que era yo.

Es un angelito. Es verdad que un plato así

al final me sentía como si estuvieran los minions conmigo.

Por eso lo quería titular así,

A la Arteta le han venido a visitar los Minions,

porque había un momento que me he quedado tan enfrascada

con el chile que luego ya he perdido un montón de pasos

y como que los minions me cambiaban los botes y eso.

Hoy la prueba iba de replicar un plato de Dabid

que tiene que tener eso mil matices que tiene su cocina,

esos mil sabores que tiene, y tú has hecho un plato

totalmente distinto.

No tiene nada que ver con el plato que ha hecho Dabid.

Tiene que ver con los minions. El problema es que tú querías hacer

el bogavante a tu manera.

Te ha sentado mal que Dabid lo haga a la suya.

Cuando llegué al principio os expliqué que era un plato

de mucho sabor, era un plato que te rompe la boca.

Pero esos sabores tienen que estar equilibrados.

El tuyo está equilibrado pero no me lleva a ningún sitio

Es decir, es muy plano.

Fíjate que lo mejor de tu plato para mí, sin haberle echado

el queso, es la textura de la tortilla,

porque está súper jugosa por dentro.

Pero te has dejado el sabor por el camino,

te has dejado los matices. -Ya, todo.

No hay nada malo pero no tiene nada que ver

con el plato de Dabid.

La valoración me ha parecido fantástica y muy justa.

Sabía que iba a estar bueno, pero posiblemente no sabría

a lo que tenía que saber.

No tiene mala textura parece.

Nico, nombre de tu plato.

Humilde trío gastronómico inspiración Dabid Muñoz.

Y diré que lo he disfrutado mucho.

La verdad es que ha sido una masterclass maravillosa.

Donde más he estado perdido que a lo mejor hemos tenido ahí...

Nuestras diferencias. Sí.

Ha sido en la cantidad de agua. Pero luego como hemos reducido

pues lo mismo se ha salvado.

Él está convencido que la salsa... No, mejor la suya que la tuya.

Lo que pasa es que, bueno...

Y yo es que soy muy de decir mis fallos ya, ¿no?

Ah, pues dínoslos, que no lo sabemos. No se notan.

No nos hemos dado cuenta. No se notan.

Oye, está todo bastante bien. Sí, sí.

Pero he puesto yo creo que el doble de lo que sería

para el equilibrio de sabor.

Esta es la versión humilde.

Es la humilde porque no ha sido una creación mía.

Claro. Dicho lo cual a Nicolás le he visto

también cocinar bien, incluso con recursos de más

cuando se equivocaba para intentar que no pareciese

que se estaba equivocando. Pero la actitud es muy buena.

Cierto. Y se lo ha pasado bien cocinando.

A mí no me quites nam prik pao. No, no, no.

Pruébalo, porque quizá lo haya mejorado.

Yo me lo quiero comer. Claro, por eso.

Qué momento ese cuando se lo meten en la boca.

Qué mal rato.

(FLO) Madre mía.

Pensaba que estaría mucho peor,

porque estabas haciendo tu propio estilo.

Pero, fíjate, llevándonos esa contraria,

llevándola la contraria a Dabid has clavado los matices.

Están ahí todos los gustos más menos.

Hay un poco de picante en exceso, pero el punto de bogavante...

Bien, hay cosas que están bien hechas, Nico.

Quiere decirse que tienes mano.

Yo creo que la salsa para mí está muy plana

y el nam prik pao está excesivamente ácido

y excesivamente picante. Dicho lo cual, este plato prefiero

que quede un poco descompensado y existan los matices

a que quede más plano como le pasó a Ainhoa.

A mí me gusta. Viéndote cocinar

ya intuía que no iba a estar mal tu plato.

Muchas gracias. Pepe te ha dicho lo bueno,

Dabid también, yo te voy a decir lo malo, Nicolás.

Muy bien, Jordi. Oye, sabes que eres mi caballito

o el potrillo ganador. Me lo dices con cariño, que lo sé.

Te lo digo porque quiero que saques lo mejor de ti mismo.

Y de los que he visto eres el que creo que ha seguido

mejor a Dabid, por eso no me cuadra que haya defectillos

fruto de no ser tiquismiquis, preciso, cuidadoso.

Como al limpiar los chiles, no has cambiado los guantes

y eso ha provocado que tu salsa tenga un picante en exceso.

Yo creo que tu plato si lo tomas sin tener el plato de Dabid

al lado como referente es un plato rico.

Hay cosas que están bien y cosas que no tiene nada que ver.

Estoy contento con haber hecho algo digno,

con un sabor más o menos por aquí, pero un plato digno,

que era lo que la semana pasada no pude hacer.

Aspirantes, ya hemos catado vuestros platos

y ahora tenemos que deliberar para decidir el nombre

del primer duelista.

Estamos en tus manos.

Yo estoy súper nerviosa.

Porque como es tan diferente el plato igual me lo dan a mí.

Va a ser Flo.

(CONVERSAN)

Aquí nunca se sabe. ¿Y si valoran la diversidad?

Porque se llama DiverXO.

(RÍEN)

Lo tenemos. Sí.

Qué nervios.

Aspirantes, aquí están las cinco chaquetillas

con vuestro nombre.

Pero solo uno de vosotros se la va a poner ahora mismo

y se convertirá automáticamente en el primer duelista

de la quinta edición de "MasterChef Celebrity España".

Pero no solo vamos a nombrar al primer duelista,

vamos a hacer una clasificación de acuerdo con el trabajo

que habéis realizado los cinco en este reto.

En el puesto número cinco está un aspirante que ha estado perdido

prácticamente todo el cocinado,

a pesar de que ha empezado contento confiando en sus conocimientos.

Lo malo es que en algunas elaboraciones

ha decidido ir por libre. Y ese aspirante es...

¡Ainhoa!

Ya, sí. Iba a imitarte cantando, pero no.

No, déjalo. Déjalo, déjalo.

Lo he intentado. Cada uno tiene sus limitaciones.

Eso hubiera tenido mérito.

Quinta, pero no por ello no he cocinado bien.

Estaba bien de sabor pero no se parecía en nada

al plato de Dabid Muñoz.

En el cuarto puesto de esta prueba está un aspirante que ha trabajado

muy concentrado, completamente callado,

pero se ha liado con las elaboraciones.

No podemos decir que estén malas, tampoco buenas.

No eran las de Dabid Muñoz.

Ese aspirante es... Josie.

Si es verdad. Pero como te digo siempre, Josie,

eres un ejemplo de evolución.

Si tuviese que hacer un curso en la Escuela Online de MasterChef

de evolución y superar momentos difíciles

tú darías esa clase en la Escuela Online.

Gracias.

De verdad, es que yo lo he dado todo aquí.

Si no llego al duelo final por mí no es,

es por una alineación astral.

Entonces no puedo estar enfadado con la Luna. No.

En el tercer puesto está un aspirante que ha cocinado

muy motivado aunque ha hecho una versión libre

del plato de Dabid Muñoz.

Y ese aspirante es... Nicolás.

Para mí ya es pódium.

O sea, que muy bien, muy contento.

La verdad es que ha sido un gran día.

Raquel y Flo, uno de vosotros dos está a punto de ponerse

su chaquetilla para el gran duelo final.

Flo, ¿qué te pasa?

Pues que estoy muy mal.

Estoy como un viejo, me ha tenido que agarrar.

Y no hemos dicho nada todavía. Tranquilo.

La cosa está entre Raquel y tú. Sí, sí.

Respira, respira, respira.

Vamos con Raquel.

Raquel, en tu plato había luces y sombras,

aunque afortunadamente había más luces que sombras.

La tortilla cremosa, aunque no era bonita.

Tu salsa de chili crab estaba muy rica.

La tortilla crujiente quizá de las mejores.

Un buen trabajo. Gracias, chef. Gracias, Dabid.

Flo. Oye, nos ha sorprendido muchísimo que hayas sido capaz

de seguir a Dabid, porque no sé si era por quitarte los nervios

o el miedo escénico, no parabas de hablar

y de chistorrear con Dabid.

Pero quizá deba ser tu manera de concentrarte,

porque luego se te veía tranquilo, atento,

rectificabas algunas elaboraciones.

Y quizá por eso a lo mejor el resultado te ha acompañado.

Dabid, creo que tú debes hacernos los honores para decirnos

quién es el primer duelista de "MasterChef Celebrity 5".

Estoy totalmente de acuerdo con vuestras valoraciones.

Ha habido uno de los dos platos que para mí ha estado

un poquito por encima del otro,

ha tenido esos picos un poquito más redondeados

para hacer un equilibrio casi perfecto.

Y ese plato es...

el de montoncito de mierda.

(Aplausos)

¡Enhorabuena, Flo!

¡Primer duelista de la quinta edición de "MasterChef Celebrity"!

(Aplausos)

¡Pero, tío...!

Te lo has cargado a ese tío tan grande.

Permíteme. O sea, es que esto ya...

Enhorabuena. Muy merecido, compañero.

Este es un abrazo de todos los que te seguimos

y que muchos no pueden dártelo. -Muy merecido.

Ha estado muy bien. -Joder...

Dabid, ponle la chaquetilla. A ver cómo le queda.

Vamos, superchef. (RAQUEL) ¡Qué momento!

¡Qué momento, Flo!

¡Guau! ¡Guau!

¡Bravo!

El hecho de que hoy Dabid Muñoz me dé la chaquetilla

para el pase al duelo final...

es que eso no está pagado con nada.

Es que es una de esos grandes regalos que me hace la profesión

por dedicarme a esto.

Flo, ¿a quién quieres dedicar este triunfo?

Pues no lo sé. Mira, este es un programa mágico,

es maravilloso, hace evolucionar a la gente,

les ayuda, les enseña.

Y me lo dedico a mí, qué cojones, porque me lo he currado.

¡Claro! -¿Tú sabes lo que he sufrido aquí?

Pero si he adelgazado, que me llamó Vicky Martin Berrocal:

"¿Cómo lo has hecho?" Y digo: "Luego te llamo".

He adelgazado 250 gramos, ¿no? Pero he adelgazado.

Oye, mirando a tus compañeros,

¿con quién te gustaría enfrentarte en ese gran duelo final?

Eh...

Me gustaría enfrentarme con alguien que cocine mejor que yo,

que tenga mejor gusto que yo, templanza yo creo que no...

Yo creo que puede ser Josie.

¿Sí? Bueno...

Si hay alguien que equilibra un poco la belleza, el emplatado,

el cuidar la materia prima, es Josie.

Creo que puede ser un perfecto

compañero de duelo final en "MasterChef".

Raquel, Nico, Josie y Ainhoa,

tenéis una última oportunidad para conseguir esa segunda

chaquetilla que os conduzca al gran duelo final.

Y para lograrla vais a cocinar en uno de los restaurantes

más bonitos y reconocidos de nuestro país

en el que elaboraréis un menú de tres estrellas Michelín.

¡Guau!

Dabid, muchísimas gracias por volver a "MasterChef".

Ha sido un placer verte cocinar.

Así que es tu casa, vuelve cuando quieras.

A mí me gustaría deciros algo. Siempre que vengo lo digo,

y creo que no por decirlo siempre hay que dejar de decirlo.

A mí me parece que "MasterChef" es un programa maravilloso.

Creo que tenéis un equipazo espectacular,

creo que vosotros tres sois lo puto más.

Y además creo que si lleváis tantos años ahí arriba

es porque es la combinación perfecta entre entretenimiento

y cocina, y eso lo han intentado

muchos pero solo lo habéis conseguido vosotros.

Así que mi más enorme enhorabuena para todo el equipo.

¡Muchas gracias! Y me siento como en casa.

Muchas gracias. Gracias.

(Música)

Llega uno de los momentos más esperados de toda la temporada,

saber quién conseguirá la última plaza

para el gran duelo final.

Y lo hacemos en Cantabria, una comunidad que ofrece

hipnóticos paisajes, valles siempre verdes

y una costa salvaje.

(Música)

Esta simbiosis perfecta entre mare y montaña

convierte a la región en una despensa natural maravillosa

con la que disfrutar degustando.

Y el mejor ejemplo de gastronomía lo encontramos

en Villaverde de Pontones, un pueblo de apenas 350 habitantes

que vive con orgullo tener el único restaurante

tres estrellas Michelín de todo Cantabria.

El mérito es de Jesús Sánchez, un chef magistral que prefiere

ceder el protagonismo a la verdadera estrella

de su cocina, la materia prima.

El tratamiento que hace

del producto es sencillamente inmejorable.

Aspirantes, bienvenidos a este templo de la gastronomía

llamado Cenador de Amós.

Soy consciente de que ahora mismo os tiemblan hasta las pestañas

de los nervios, pero si contra todo pronóstico Flo ha conseguido

superar con sobresaliente un reto de tres estrellas Michelín

para conseguir su chaquetilla lo suyo es que el segundo duelista

también se enfrente a un reto de ese nivel.

Sí, chef. -Sí.

¿Y tú, Raquel, cómo estás? Porque siguiendo al chef

te vimos con cara así no sé si de miedo o de dolor.

No quise deciros en aquel momento que la cara que tenía era de dolor,

pero me hice muchas ampollas y ese chile que tuvimos que limpiar

se coló en los guantes y entonces vi las estrellas.

A ver. Es Freddy.

¡Oh! Debías sufrir con ese picante.

Eso tiene que doler...

Estaba, estaba rabiosa. Era rabia de chile.

Soy consciente que es la última bala,

pero no me quiero poner nerviosa y mis heridas de guerra

no van a ser ningún problema, vamos a tirar "pa'lante"

como hacen todos los chefs del mundo.

Aspirantes os vais a enfrentar de nuevo a un reto

de tres estrellas Michelín, solo que en este caso

tenéis una dificultad añadida.

Que hay que hacer más platos.

Los comensales para los que vais a cocinar.

Queremos que esta prueba sea un homenaje a este otro corazón

que además de los fogones tiene todo restaurante: la sala.

Sin los camareros, los metres y los sumillers

ningún chef podría ofrecer un viaje por los sentidos.

Y hemos invitado a 15 de esos maestros de sala a comer.

Qué bien.

¿Sois conscientes de la responsabilidad que tenéis?

Deben ser jueces en puro estado. Es la primera vez en la historia

de "MasterChef" que tenemos en esta prueba cuatro finalistas,

y por tanto serviremos dos elaboraciones extra.

Os aseguro que si un menú degustación de ocho platos

no sale con fluidez es la muerte a pellizcos.

Y hoy que estamos haciendo un homenaje al buen servicio

no vamos a permitirlo.

Sí, chef. -Sí, chef.

Solo el mejor de los cuatro optará al gran duelo final.

¡Solo hay una oportunidad y tenéis que darlo todo! ¿Verdad?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Estoy como... ¿sabes los caballos cuando están en el cajón

a punto de salir porque quieren hacerlo? Pues igual.

Y ahora sí, ha llegado el gran momento de descubrir

qué vais a cocinar.

Demos la bienvenida a ese gigante chef

que lidera este restaurante, Jesús Sánchez.

Adelante, por favor.

(Aplausos)

Un placer estar aquí. Oye, Jesús, muchas gracias

por ser nuestro anfitrión y ayudarnos a construir

la semana de las tres Estrellas.

Imagino que feliz tú de haber recibido la tercera, ¿no?

Estamos orgullosos de haber tenido un reconocimiento

como las tres estrellas Michelín,

que es para la gastronomía pues lo más.

Y para un cocinero es el sueño, es como dice

nuestro amigo Martín poder alcanzar las estrellas con la mano, ¿no?

Aspirantes, ya sabéis que cada uno de vosotros cocinará dos platos

de este menú degustación diseñado por Jesús.

Comenzamos con...

Albúmina de tomate y anchoa de Cantabria.

Bueno, la albúmina es una proteína que como sabéis al batirla

emulsiona muy bien, y con esa emulsión hacemos

este pequeño bocado que lleva tomate y lleva dentro

un poquito de queso, anchoa.

Ay, Dios.

El segundo plato es...

Coca crujiente de sardina y ensalada de pamplinas.

La sardina es el bocado del verano aquí en el Cantábrico, ¿no?

Y aquí la hemos preparado con una coca crujiente

y las pamplinas, estos vegetales que nacen a las orillas del río

para elaborar una ensalada que debajo lleva pesto.

Una auténtica delicia.

Qué rico, Vamos a por la tercera elaboración.

Ensalada de bogavante, la crema de su coral y estragón.

Bueno, esta plato partimos como materia prima principal

el bogavante y hemos hecho un velo de estragón,

y debajo de ese velo tenemos el coral del bogavante

emulsionado con un poquito de mantequilla.

Un plato muy divertido, muy fresco de comer

y muy visual también.

Qué bonito.

Cuarto plato.

Jibia de Noja ahumada y timbal de huevo campero.

Aquí hay platos que se escriben con tinta de la jibia en este caso.

Y con ella hemos elaborado ese tartar por así decirlo,

pero que cocinamos un poquito a la llama,

y debajo lleva un timbal de huevo.

Qué rico.

Quinta campana.

Lomo de mero, mantequilla de algas y acelgas.

Es un pescado que cocinamos primero a baja temperatura

y después terminamos en la plancha para poder levantarle la piel.

Luego va lacado con un jugo de crustáceos y acompañado

por unas acelgas marinas y acelgas de tierra.

Bueno, increíble. -Queda un plato espectacular.

Sexta elaboración.

Solomillo de vaca tudanca asado con sangre de tierra.

Ostras, sangre de tierra.

Aquí hemos hecho un homenaje a la vaca tudanca.

Es una vaca autóctona de aquí de Cantabria.

En este solomillo hemos hecho ese homenaje a la sangre.

Eso que veis ahí en realidad no es sangre, es remolacha

con un jugo de carne con el que pintamos el plato.

Y terminamos con ese solomillo cocinado a la brasa,

y para ser un poquito puñeteritos nada más le hemos agregado

una esferita, pero nada...

Con lo bien que se nos dan las esferas.

Y llegamos a los postres.

En primer lugar...

Fruta de la pasión y helado de yogur.

Ya habréis oído a lo largo del programa

los famosos trampantojos, ¿no?

En este caso lo que hemos hecho es una fruta de la pasión

que la componemos con una emulsión que hacemos en un molde,

luego bañamos con remolacha y un poquito de cacao.

Y en el interior, lo que representa la carne de la fruta de la pasión

es una macedonia. Terminamos con el yogur.

Un plato fantástico. Un postre de estos ligeros.

Ligero que no es fácil.

Y el broche final lo conseguiremos con este otro dulce

que el chef ha llamado...

Nuestra versión de la tarta San Marcos.

Es una tarta de yema tostada que hemos compuesto

de una forma así muy visual pero a la vez muy rica en boca.

Las esferas son una crema de achicoria y una de chocolate

que están hechas en molde, están congeladas.

Y luego dejamos que se descongelen sobre la yema tostada.

Raquel, por haber sido la segunda mejor siguiendo a Dabid Muñoz

te corresponde a ti empezar a elegir platos.

¿Qué combinación prefieres, la uno, albúmina y mero?

No, mero no.

¿La dos, coca de sardinas y solomillo?

¿La tres, ensalada de bogavante y fruta de la pasión?

¿O la combinación cuatro, jibia de Noja y tarta San Marcos?

Pues lo tengo clarísimo.

Me tiro de cabeza a la coca y al solomillo.

Elegir menú es una ventaja. Espero haber hecho buen uso de ella

porque aquí lo que parece más fácil luego es más difícil

y lo que parece más difícil luego no lo es tanto.

El tercer clasificado fuiste tú, Nico,

así que vas a ser el siguiente en elegir.

Pues me voy a ir a las anchoas y al mero, vamos ahí a los salados.

Muy bien. Josie, es tu turno.

¿Qué pareja de platos eliges?

Reconciliarme con el bogavante, ojalá.

Y luego la fruta de la pasión y el helado es increíble también.

Pues por tanto tú, Ainhoa, tendrás que cocinar

la jibia de Noja con la tarta San Marcos.

¿Preocupada con los platos que te han dejado?

No, muy contenta. Esa es la actitud.

Así me gusta, Ainhoa.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) ¡A comedores sociales!

Disponéis de 215 minutos

para elaborar las 15 raciones de cada plato.

¿Los tenemos todos claro? (TODOS) ¡Sí, chef!

Los tres se lo merecen, son unos grandes compañeros y tal,

pero yo hoy vengo aquí a ganar.

Pues coged vuestros delantales, que no las chaquetillas,

y salid por última vez pitando a por ingredientes y a cocinas

en tres, dos, uno, ya. ¡Vámonos!

¡Venga! ¡Vamos!

¡Pepe, venga, a por todas! Venga, finalistas.

Venga. Bueno, como ya sabéis

las elaboraciones salen de uno en uno

así que empezaréis a trabajar escalonadamente.

Nico, prepárate porque tu tiempo de cocinado arranca

en tres, dos, uno... ¡Vamos a por ello, Nico,

que es una gran final! ¡Vamos a por ello! ¡Suerte!

¡Vamos, saca los tentáculos, Nico! -¿Qué tienes que hacer?

Nico, ¿cómo arrancas? -Empezamos con un agua de tomate.

¡Anda! -Y para eso vamos a utilizar

este embudo de tela maravilloso.

Es maravilloso porque eso lo deja fino fino.

Por eso, primero vamos a triturar ahí mundo tomate.

¡Chicos, que esto ya se acaba! -Que no, que esto acaba de empezar.

No, no, ya. -Esto es como un foso al aire libre

porque aquí solo puede quedar uno.

El sitio es maravilloso.

El sitio es maravilloso. El foso feliz.

¡Muy bien, vamos ahí, batiendo bien!

El primer plato de Nicolás consiste en una albúmina de tomate

que debe rellenar con queso fresco y acompañar con anchoa de Cantabria

y mantequilla de aceite.

Pero si ya tienes el velo de tomate.

Claro. Sí, sí, ahí va en la rejilla mini micro.

Vamos a calentar todo esto.

¿Has visto la chaquetilla, tío?

Yo es que cruzada una chaqueta siempre me la pongo.

¡Venga, chicos, que es la final!

Quién nos hubiera dicho que estábamos aquí.

Vale.

¿Cómo va esto? Bueno, esto va rápido.

Entonces vamos a mezclarlo aquí.

¿Cómo vas? ¿Cómo vas, Nico?

Pues voy, voy, voy...

voy poco a poco, porque no se puede ir de otra manera.

(CANTAN) #Volando voy, volando vengo.#

(JOSIE) Venga, ánimo.

No me texturiza.

Creo que vamos a repetir esta elaboración.

Raquel. Diga.

Motores en marcha. Prepárate para correr a tu cocina

porque tus 215 minutos para elaborar

la coca y el solomillo arrancan en tres, dos, uno...

¡Go! Suerte. Cuidado con los dedos.

¡A por todas! -¡Vamos ahí!

Venga, voy a dedicar unos minutos que son fundamentales

a entender dónde está todo colocado.

Vamos a bichear con esta. -Sí.

¿Qué tal, Raquelita? ¿Cómo vas?

Pues bien, amor. -Muy bien, la mise en place ahí.

Venga, tranquila. -Voy a hacer la masa de la coca.

A por ello, empeza... ¡Ah! Empezamos.

Venga.

¡Me cago en la leche!

La masita también hay que darle todo su mimito, porque las masas

es muy importante que estén bien hechas.

¿La pasta la tienes que hacer con huevo o sin huevo?

Sin huevo. -Sin huevo, vale.

Para su primer plato Raquel debe preparar la masa de coca

y dejarla fermentar antes de estirar y cortar.

Vamos a ir con la cuajada de tomate.

Después montará las placas con cuajada de tomate,

sardinas curadas y ensalada de pamplinas.

Venga, ya está.

Nico, ¿qué tal, corazón, cómo vas?

Pues disfrutando de cada segundo. -Me encanta.

Céntrate, Nico. -Céntrate, Nico. Suerte.

Nico, ¿qué tal va la mantequilla de aceite?

Ahora estoy esperando que los hielos hagan su magia

y enfríen ahí un poquito.

Y estoy con el agua de tomate.

Y ahora voy a empezar a meterle polvitos y cosas.

Los polvitos mágicos.

A ver ahí, me voy a marcar un Harry Potter, ya verás.

Desde luego.

Bueno, cara de Harry Potter tienes.

Bueno, Josie, ¿te ves con esa chaquetilla de duelista puesta?

Ojalá, porque yo siempre me veo con una chaqueta cruzada,

y que tenga tantos botones me emociona.

Pues ya sabes, a luchar, porque tu tiempo de cocinado

arranca en tres, dos, uno, ya.

Esta es tu cocina. Suerte, Josie. Gracias.

¡Venga, Josie, ánimo!

¡Vamos, Josie! -¡Venga!

¡Come on, baby!

Venga, esto lo tenemos.

Vamos a exprimir las limas porque voy a hacer las esferas

de leche de tigre y así se van congelando.

Josie debe elaborar como primer plato una ensalada compuesta

por Bogavante, tartar de cigala, velo de estragón

y esferas de tomate picante y leche de tigre.

Nico, ¿qué tal estás?

Estoy aquí descubriendo el agua de tomate.

Qué bueno. -Y todas sus posibilidades.

Venga, aquí ya está mezclada...

¿Ainhoa, cómo llevas la espera?

¿Se te ha hecho larga? Un poquito, pero bien.

Cómo se nota que estás acostumbrada a este tipo de tensión.

Sí. Pero prepárate para salir

al escenario porque tus 215 minutos para elaborar la jibia

y la tarta de San Marcos arrancan en tres, dos, uno...

¡Vamos, suerte! ¡Vámonos!

¡A por ellos, oé!

Venga, "Ainhoíta", cariño.

Venga, ánimo. -Vamos, chicas. Vamos ahí.

¿Por qué vas a empezar? -Por los caldos.

Hazte con la cocina. -Raquel, yo sabes que nunca

he hecho un cocido. He visto hacerlo en mi casa

toda la vida, mis tías, mi madre...

Así que un buen cocido para hacer una buena base.

La primera elaboración de Ainhoa

es un tartar de jibia ligeramente ahumada.

Lo servirá con un timbal de huevo, sopa de cocido clarificada,

salsa de tinta, salsa vizcaína,

crema del pimientos del Padrón y migas.

La cuajada de tomate para el crujiente de coca.

Me voy a poner con las sardinas.

Quince gramos de leche...

Un chorrito.

¿Cómo estamos, Josie? Pensando. Voy a hacer las esferas.

Oye, ¿y todo esto qué es? ¡Ay, perdón, perdón!

¿Te gustan los berberechos? Sí. Yo necesito el agua.

¿Sabes por qué esto se queda así de chiquitito y encogido?

Porque ha hervido en exceso. Vale.

Necesitas el agua solo, porque si no se enturbia

y tendrá un sabor demasiado a pescalazo.

Vamos a hacerlo. Podemos, podemos. Josie, venga, vamos.

Venga, que es una final, hay que darlo todo ya.

Sí. Hay que darlo todo.

Para sacar este cocinado adelante tienes que ser hombre orquesta

pero que además tenga un organigrama muy claro

en la cabeza, que me encantaría tenerlo escrito en la pared.

No quiero ni pensar en los dedos en este momento.

¡Josie! -¿Qué?

Dale ánimo a Nico para el tema del limpiado de anchoas.

Huy, esto no me lo coge...

¿Qué dice Nicolás? Qué tal, Pepe.

Pues aquí en este mundo que sé que te gusta a ti de polvitos.

Me encanta este mundo, me encanta el mundo de la cocina.

Oye, ¿cómo llevas esto?

Estoy aquí trabajando el agua de tomate,

que nunca lo había trabajado.

Al final es como un merengue que lleva una base de metil

y que lleva xantana. Lo tienes que montar

por dos partes para luego unirlo todo

para que tenga esa gelatina y cuaje.

Si eso lo has entendido. Sí, sí, sí.

Y luego sin perder el sabor a tomate, que es lo importante.

Sí. Me preocupa la albúmina porque esto

tiene que estar 130 minutos secando.

Mínimo. Vale.

Ánimo y vamos a darle marcha. Vale.

Concentración, Nico. ¿Vale? Sí.

Venga, dale, Nico. Gracias, chef.

Vale.

Veinte minutos. Vale, perfecto.

Oye, me estoy dando cuenta que el oficio de pescadera no me...

no me iría nada mal, ¿eh?

Huy, esta está "blandiblup".

¡Vamos!

Ya tengo lista la mantequilla de aceite.

Vamos a guardarla al frigo para que tenga la textura

y la temperatura que queremos.

¡Venga, venga, venga, venga!

Venga, que lo sacamos.

Quién me mandaría a mí meterme en "MasterChef",

que me ha dejado hasta la novia.

Raquel, ¿cómo llevas trabajar con esos deditos jorobados?

Bueno, lo noto, pero de verdad

que lo de la adrenalina es algo increíble.

Cuando estás concentrada te olvidas del dolor.

Sí, sí.

¿Quieres ganarte un sitio en la final?

¡Quiero, quiero, quiero!

Ahí, positiva. ¡Venga!

No apuremos, avancemos todo lo que se pueda rápido.

¿Quieres un truquito para esto?

Cuando tú abres un lomito por aquí

y le haces un cortecito hasta media espina.

¿Ves que he dejado sin cortar? Sí.

Si tiro... tiro, tiro, tiro, tiro tiro, tiro, tiro, tiro, tiro...

Sale sin espinas. Todas las espinas están aquí.

Fenomenal. Este lomo está desespinado ya.

Qué pena que no has venido antes. Tenía que haber venido

hace diez minutos. Sí.

Nico, ¿qué tal con las anchoas, que ese bicho es un poco fuerte?

Me encantan las anchoas. -A mí me encantan, de verdad,

pero es complicadísimo.

¿Cómo va la cosita con la sepia? Va muy bien.

Tiene un pintón muy bueno.

Lo primero que estoy haciendo es los caldos.

Y en cuanto estén estas ya puestas me lanzo a hacer

lo de los timbales y todo eso.

Míralas. ¡Podías haber venido antes, Jordi!

Lo que no sé si le tengo que echar la tinta en el cocido.

No. Huy, que te estás liando. Por eso.

No, es una salsa de tinta como harías para unos chipirones.

Vale. Hacemos como una salsa cremosa

porque va pintadita en el borde.

Eso es una cosa, la tinta va ahí. Vale.

Oye, a ver si lo digo bien...

(HABLA EN EUSKERA)

(HABLA EN EUSKERA)

(HABLA EN EUSKERA)

Sí, señor, así se dice.

Pues a darlo todo. Venga, a currar.

Si necesitáis algo estoy para serviros.

Venga. -Gracias, chef.

Madre mía, no me lo puedo creer, esto es eterno.

Vente conmigo al wellness. -Cuenta conmigo, ¿eh?

Venga, ánimo.

Me quedan tres sardinitas en forma de anchoas.

Venga, esto se deja aquí.

¿Con qué andas? -Con la albúmina.

Voy a empezar con la remolacha.

Venga, aquí voy a meterle caña.

Josie, ¿qué nos queda la mitad del tiempo o más?

No lo sé. Yo tengo un agobio aquí que es de flipar.

No te agobies, hombre.

Venga, que no se nos olvide dónde estamos y cómo estamos.

Tenía que haber pasado la Túrmix en esta historia.

¿Qué te pasa, Ainhoa? -Que antes de meterla

tenía que haberle pasado la batidora.

¿Con qué elaboración te ha pasado eso?

Con el bizcochito que va en el timbal de huevo.

¡Venga, con nervio, con nervio!

Ay, esto huele que te mueres,

el sofrito de estragón, es lo máximo.

Pues yo he acabado por fin con las anchoas.

Vamos a ponernos ahora con el siguiente paso.

Mierda, es que se me ha abierto esto, me cago en la leche.

¿Qué te pasa, Raquel?

-Que se me ha levantado toda la cura esta.

Ya, sí.

¿Te ayudo con el guante?

Baby, sigue. -No, pero, hija...

Venga, tranquila.

Piqui... piqui...

Josie, con lo parlanchín que eres tú qué calladito estás.

Claro, es que esto ya hay que tener una concentración...

Voy a empezar al postre a hacer las elaboraciones estas,

que tengo que hacer un merengue suizo.

Para su postre Josie debe preparar

una mousse de limón que dejará enfriar.

Después la rellenará con macedonia de frutas

y la acompañará con helado de yogur.

Vamos al horno con las albúminas preciosas,

que ya se podían quedar así y podían estar hechas, pero no.

¿Tú cómo vas, mi amor? ¿Has podido reconducir?

Sí, he reconducido y me ha salido muy bien la masa.

¿Qué tal, Nico, cómo vas? -Acabo de sacar el mero.

Es muy difícil el mero, ¿eh?

Es que es un dinosaurio casi. Es un coche, o sea...

Una vez que Nico haya racionado el mero deberá lacarlo

con salsa de moluscos. Lo servirá con salsa de plancton,

hoja de acelga y esferas de mostaza.

Josie, esto es un poco dinosaurio, sí.

Claro, si te lo he dicho.

Nico, ¿qué tal?

Hola, buenas. Aquí vengo con Jesús.

¿Cómo lo llevas? Estamos un poco preocupados

porque vemos que vas un poco lento.

Y en 20 minutos arranca el servicio y la albúmina

creo que va mal de tiempo.

De tiempo vamos a ir muy justos. Sí, vamos a ir justitos.

Pero en cuanto estén yo le cortaré ahí la cabeza a la mitad.

Y ahora me he puesto aquí con el mero.

Quedan 30 minutos. Sí, sí.

¿Cómo ves para que salga tu albúmina?

Pues veo que lo mismo tengo que en cuanto esté eso

el mero aparcarlo y ponerme con ello a...

¿Cuánto tiempo llevas secándola? Unos 15 minutos.

Eres una persona optimista y me alegra que seas así,

pero yo te veo lo que nosotros llamamos la purée.

Estás en la mierda.

Con perdón. -Te lo acepto totalmente.

Venga, pues vamos a movernos. Estamos en la final, Nicolás,

y quiero verte correr. Jesús, vamos a ver qué tal va

la coca a ver si podemos activar el servicio con otro plato.

Vamos a ver a Raquel. Vamos para allá.

Madre mía.

Me he liado con el desespinado de las anchoas y al final

las albúminas las tenía que haber metido antes al horno.

Y entonces no sabía yo que iba a llevar tanto tiempo en el horno.

Y el velo va aquí...

Raquel, ¿qué tal, cómo vas? Bueno, pues estoy haciendo la coca

para poder sacar las 15 raciones.

Lo más importante no es que nos cuente Raquel.

Jesús, ¿qué pinta tiene esta masa?

Pues le veo buena pinta. Se está esforzando

en hacerlo muy fino, que eso va a ser un punto

a su favor en la degustación.

Y la veo motivada y que la coca al menos la va a poder sacar.

La sardina, a ver, la ha limpiado muy bien.

¿Cuánto tiempo la has tenido en sal?

Diez... veinte minutos. -Si conseguimos de aquí sacar algo

positivo quizás ayudemos a otro compañero

que lo está pasando un poco peor.

Venga, somos un equipo.

Jesús, ¿cómo lo ves? ¿En cuánto calculas

que puede acabar esta coca?

Para ver si en sala arrancamos con la coca.

Yo creo que aquí le quedan diez minutitos.

Pues justo lo que quería oír, cuando llegan los comensales.

Ay, me quedo tranquila. Sí.

Cambiaré el orden de los platos, pero estaré en sala

con algo de comer para que la gente no lo pase mal,

que no vengan al Cenador y que digan:

"En el Cenador llegan tarde los platos...

cuando hay 'MasterChef'".

Vamos a ir a ver a Josie porque es el siguiente plato.

Vamos a verle. Vamos con Josie.

¿Cómo vas, Raquel? -¡Me han adelantado el servicio!

No te preocupes. Venga, ánimo.

Ahora sí que hay que meter una prisa de muerte.

Ay, Dios mío, más difícil todavía.

Ahora tenemos que salir los primeros. Bueno...

está todo más o menos encarrilado.

Si le subo un par de marchas más a lo mejor lo conseguimos.

Nico, ¿qué tal vas con el primero? -Pues ahí, muy justito, tío.

Venga, ánimo. -Gracias, bonito.

Yo no sé si esto tiene que ser así. Es que me da un miedo...

Voy a cocer los bichos.

Verás la que vamos a liar.

Pobrecito. Perdónanos.

Josie. ¿Qué tal?

Te traigo a Jesús. ¿Sí?

Para ver cómo va tu menú. Muchísimo mejor.

No sabes lo que he avanzado, con la ensalada sobre todo.

¿Qué llevas hecho?

Pues mira, las esferas, tengo el velo ya gelificando,

tengo aquí los aliños ya preparados.

O sea, en cuanto estos bichos se sumerjan los saco tres minutos

y empezamos ya a organizar.

¿Cómo le ves? Yo veo aquí la feria del marisco,

porque tenemos ahí las cigalas que todavía están danzando,

los bogavantes están también a la espera de la fiesta.

Sí, no te preocupes. ¿Estás tranquilo o preocupado?

Estás preocupado. -No sé, un poquito.

Estoy un poco preocupado, pero le miro a los ojos

y me genera confianza de alguna forma.

Yo le veo mucho más confiado de lo que tendría que estar.

Piensa un poco en la realidad. Venga, perfecto.

Venga, vamos. Vamos a ver a Ainhoa, Jesús.

Huy, pobre.

Es muy fuerte el holocausto caníbal del bogavante.

Esto ya no vale.

(LLORA) Joder, da igual...

¿Qué pasa? No, nada, nada.

Que vengo a verte con Jesús. ¿Qué te pasa?

Nada. ¿Qué te pasa?

Ainhoa, por favor, qué... ¿Te emocionas cuando ves a Jesús?

Sí. Ahora tú te emocionas

cuando viene un cocinero. ¿Qué te está pasando?

Es paisano mío. Pues porque primero le tengo

mucho respeto a la cocina desde que he empezado en esto...

y porque es mi paisano y quiero hacerle un plato bueno.

Esto es delicado y ya sabes que yo soy bastante bruta.

No tienes que venirte abajo. -No, uno se me ha fastidiado.

Te ha tocado un plato muy complicado.

Hay que reconocer que hacer esto es un plato complicado.

Y los nervios no juegan a tu favor.

O sea, que tranquilidad que lo vas a conseguir.

Ya verás que lo vas a conseguir.

No, si estoy en ello. -Mira, esto simplemente...

Mira, ahí. -Ya, sí.

Si llevo haciéndolo todo el rato.

Venga. -Lo que pasa que cuando los cubro

luego yo intento pasarle... -No, déjalo así, no te preocupes.

Está bien así, no intentes igualarlos.

Así y al horno, ya está. Estos están perfectos.

¡Venga, Ainhoa! ¡Vamos, vamos!

¡Venga, Ainhoa!

¡Venga! -¡Sin miedo!

Ainhoa, sal de ahí, mi amor. Sal de ahí.

Es verdad que soy llorona, ¿eh?

Pero lloro pero no me hundo, porque siempre salgo a la...

a la superficie como sea.

(Música)

Bienvenidos todos a la gran final de "MasterChef Celebrity".

De corazón os digo que teníamos muchas ganas de rendir un homenaje

a todos los maestros que trabajáis en sala.

Así que gracias por acompañarnos en este día lleno de sorpresas.

¡Pero bueno, Ana Botín y Miguel Ángel Revilla!

¡Qué alegría tan grande! ¡Qué sorpresa!

Yo es que no podía faltar. Yo soy un enamorado de la comida,

y de la comida de Cantabria sobre todo.

Mantengo que el nivel medio

de Cantabria es el número uno de España.

Aquí tenemos más estrellas Michelín por habitante que nadie.

Qué bien. Y he querido traer a una cántabra

extraordinaria, pero cántabra cántabra, ¿eh?

Pues muchísimas gracias por este sorpresón,

porque es un lujazo poder teneros en esta final.

Jesús Sánchez ha diseñado un menú degustación con ocho platos.

Me he permitido acompañar cada elaboración

con uno de nuestros vinos MasterChef.

Espero haber acertado.

(Aplausos)

(RAQUEL) ¡Nico! ¿Qué tal, corazón? ¿Cómo vas?

¡Madre mía, no me lo puedo creer! ¡Esto es eterno!

(RAQUEL) ¡Vamos! ¡Raquel!

La cirujana, ¿cómo lo lleva? Pues bien.

Estoy quitando ya las últimas que me he dejado por ahí.

Te hago el primero, de referencia, y, a partir de ahí,

tú misma con tu mecanismo. OK.

¡Amiga, vámonos! ¡Venga! ¡Sí!

Mira, tengo el pesto por aquí... Vale, aquí un puntito de pesto.

Volumen, ¿vale? Volumen, poquito. Colocamos con mucho cariño

la ensalada, bonita. Perfecto.

Mira, la gelatina irá con mucho cariño ahí.

Ahí. Colocamos un lomito con mucho talento aquí encima.

Sí... Un poquito de... ¡Tiquití!

Tienes el micro puerro aquí. ¿Vale? Esto va aquí.

A la longitud de la sardina,

la misma que la sardina Muy bien.

¡Rápido! Tenemos que cambiar la marcha.

Hay que ser efectivos. ¡Sí, venga!

¡Qué buena pinta! De momento, no vamos mal.

¡Vámonos, vámonos!

(JOSIE) ¡Raquel, venga, ánimo!

La limpieza de los bichos es delicadísima.

O sea, es que te los cargas con nada.

Es muy complicado. O sea, es que... Se ha quedado pegado.

(Música)

¡Venga, efectividad! ¡Sardina, sardina, sardina!

¡Voy, voy!

¡Venga, amiga mía!

¡Venga, va! La tercera. ¡Venga, rápido, rápido!

Tenemos que cambiar la marcha.

¡Camareros, por favor, prevenidos!

Esta coca de sardinitas está que quiere salir.

Y cuando parece que todo está acabando,

ahora vuelta a empezar con el segundo.

¡Camareros, por favor! Abrimos este menú degustación

de ocho platos con una coca crujiente de sardinas

y ensalada de pamplinas.

¡Gracias!

Y vamos a abrir el menú con un plato

que debía preparar Nicolás.

Pero como les hemos exigido puntualidad con todos vosotros,

vamos a servir el plato de Raquel.

Coca crujiente de sardinas y ensalada de pamplinas.

(Música)

Bueno, qué ilusión veros por aquí. Ha sido una sorpresa.

Nos hemos visto un montón de veces aquí, a lo largo de nuestra vida,

y vengo mucho al Centro Botín,

que es la pera. No me canso de Cantabria.

Y, además, se come genial en todos lados. Eso es verdad.

Tienes que volver dentro de un par de años, porque espero

que puedas visitar el Museo Pereda.

Estamos haciendo una obra de la sede tradicional del banco

Vamos a traer toda la colección del Banco Santander

de Madrid a Cantabria. ¡Guau!

Espero volver antes de dos años, pero vengo seguro.

Miguel Ángel, no hay mejor embajador que tú de Cantabria.

Pero es muy fácil. Vamos a ver, es que lo tenemos todo:

vacas, becerros, caballos,

carnes naturales, pescados, los del Cantábrico,

aguas frías... Creo que eres muy seguidor

de "MasterChef". Muy seguidor,

porque la cocina me encanta.

Ana, me han dicho que le das mucha importancia

a una nutrición saludable.

¿Eso también lo has inculcado dentro del banco?

Yo tengo la teoría de que si uno no se cuida,

no puede cuidar a los demás.

Lo que comemos es una parte fundamental.

Y sí, en el banco he intentado ayudar a todo el equipo

a que adopten hábitos más saludables.

Quería preguntarte qué te ha parecido

el plato de Raquel.

Me ha encantado. Está buenísimo.

Te ha encantado. Sí.

¿Y a Miguel Ángel? Buenísima, buenísima.

¿De verdad? Que un cántabro me diga que está buenísimo,

es muy importante. Buenísima, muy bien preparada.

Muchas gracias y me alegro mucho que hayamos empezado bien.

(JOSIE) ¡Nico! -¡Dime!

(JOSIE) Se me caen los pantalones de un momento a otro.

Porque es que ya he adelgazado mal aquí.

(NICO) ¡Que no! Te has quedado como un querubín.

(RAQUEL) ¡Nico! ¿Qué tal, corazón? ¿Cómo vas?

Bueno, va tomando forma la cosa. -¿Ves? ¡Todo llega!

¡Madre mía, lo que cuesta dar forma un poco aquí al tema!

Ainhoa, cariño, ¿qué vas a hacer ahora?

Estoy haciendo el tartar de jibia, que no había hecho nunca,

con unas hierbas muy raras.

Qué tranquilitas estamos aquí. -Bueno, tú ya has sacado

el primer plato. A mí me toca sacar el mío

y lo tengo así como un poco...

¡Ya queda menos, peque! -Ya hemos reconducido

lo que teníamos que reconducir.

Bueno, le toca sacar ahora a... a Nico.

Voy a dejar un solomillo "healthy" sin grasa.

(NARRA) Cuando Raquel haya quitado la grasa a la pieza de vaca,

la cortará en medallones para acompañarla

de jugo de carne y remolacha, bombones de foie

y zanahoria estofada.

¡Venga, fuera tendones! ¡Fuera tensiones!

¡Vamos, Nico! Ahora es el momento de emplatar.

¡Venga, vámonos aquí! ¡Vamos con ello, Nico!

Lo único... Primero, tenemos que cortar.

Claro, sácate el otro

y vete cortándole los picos. ¡Venga, va!

Vamos a ver cómo planta esto, porque son todos irregulares.

Le falta ese poquito de crujiente, ¿vale? Está un poco gomoso,

porque le falta secar.

¿Dónde está el colador? Aquí.

¡Venga, perfecto!

¡Venga, venga, vamos con ello, Nicolás!

Somos unas máquinas. Somos máquinas, Nicolás.

¡Madre mía! Te has dado cuenta

que nos cuesta que coja el polvo de tomate, ¿no?

Mucho. Se tenía que haber hecho

cuando los pusiste... ¡Pam! Se acaba con ellos.

Aun así, no podemos hacer más. ¡Venga!

¡Vamos, Nicolás! ¡Vamos, Nicolás! ¡Lo tenemos!

Vale. ¿Sabes cómo va la anchoa?

Veo que no. Es un aceite de mantequilla.

Sí. Lo tengo, lo tengo. ¿Sí?

Tengo yo que estar en todo, Nico. ¡Lo tengo, lo tengo!

Nico, me gusta el diez absoluto,

pero creo que no te lo voy a poder dar, eh.

Lo sé, lo sé. No lo aceptaría yo.

No, no. Efectivamente. Eres un hombre honrado

y sabes que te voy a dar el cinco pelado, ¿vale?

Sí. ¡Vamos, Nicolás! ¡Vamos, Nicolás!

"One, two, three, four! One, two, three, four!"

¡Madre mía!

Me las has limpiado de aquella manera, eh.

Me ha llevado mucho tiempo. Sí, la cocina es tiempo.

Nunca había despinado y... Claro.

Sí, me ha sorprendido. ¡Vámonos! ¡Venga, lo tenemos!

¿Lo tenemos? Sí.

¡Pues adelante! Camareros, podemos ir sacando.

Vamos pensando en el mero. Sí.

Venga, te dejo terminando. ¡Anda, ladino!

Muchas gracias por tu ayuda, Pepe.

Ahora sí, llega el plato que ha preparado Nicolás.

Albúmina de tomate y anchoa de Cantabria.

Materia prima de la buena para un plato de Estrella.

(Música)

¡Buenas noches, Marián! ¡Qué ilusión estar aquí!

Aparte de ser la mujer de Jesús,

eres directora de sala. Pues sí.

Y creo que, también, eres un poco

la psicóloga del equipo, ¿no? Bueno, se intenta.

Trabajamos con niveles de estrés muy altos.

Cada persona tiene un talento natural,

entonces, la idea que intento aplicar, es que cada persona esté

en el puesto adecuado a su talento.

Ese es el sistema eneagrama, ¿no? Sí.

Por este sistema, este exitazo. Te han nombrado Ejecutiva del Año.

¡Felicidades! ¡Qué maravilla! Muchas gracias.

Rafa, el cliente no es capaz de darse cuenta

de todo el trabajo que hay detrás de un "maitre", de un sumiller.

Son años y años de aprendizaje, mucha experiencia y catas.

El aprendizaje no acaba nunca.

Siempre tienes que seguir formándote,

siempre tienes que seguir aprendiendo.

Tienes que encargarte de formar el equipo, como dice Marián,

y tener una dirección clara de hacia dónde quieres

que vaya el restaurante.

A mí, que me gusta mucho el maridaje,

te quería preguntar si te ha parecido buen maridaje

el del cava con la coca, el primer plato.

Me ha parecido que iba muy bien, porque, al final, jugamos

con una nota crujiente. Luego, también, le metemos

el escabeche este ligero y demás.

Hace falta un producto que tenga cuerpo, que aguante,

pero que sea ácido y te limpie.

Creo que la elección del cava es muy acertada, en este aspecto.

Hemos aprobado con el maridaje. Pero quiero preguntarte ahora,

¿Nicolás ha aprobado con su plato?

Sí, sí. A mí, el plato me ha gustado mucho.

Bueno, luego sí que es cierto que a la cremosidad interna

no le vamos a dar el sobresaliente, pero estaba bastante bien.

Gracias y siento los errores. Nada, a vosotros.

(RAQUEL) Venga, lo del bombón.

¡Nico! ¿Cómo vas con lo tuyo?

(NICO) Vamos a ver si los tiempos me acompañan.

(RAQUEL) ¡Ya queda menos, peque! ¡Ya no queda nada!

(Música)

Vamos a ver... Laqueado de moluscos.

Vale. ¡Vamos al horno!

Me encanta hacer esto. ¡Es lo más!

He terminado amando los fritos aquí.

Si es que tienen como su arte y su cosa. ¡Nico!

(NICO) ¿Qué? -¿Qué tal?

Muy bien. Me voy a poner ahora con las esferificaciones.

Muy bien. -Así que deséame suerte.

¡Suerte, Nico! Lo vas a hacer fenomenal,

como lo has hecho todo. -A mí es que las esferificaciones

nunca me han salido, ni en casa, ni en ningún lado.

A ver, esto no...

Esto no sale, chicos. -¡Nico!

¡Dígame! -Te vas a ligar a la morena

de "MasterChef", si haces bien las esferas.

¿Tú crees? -¡Claro!

¡Claro! (RÍE)

¡Hazlo por Ana! -¡Por la morena sea!

La verdad es que Flo, te digo una cosa,

estará encantado con su chaquetilla,

pero le habría gustado hacer este menú.

(AINHOA) ¡Venga, Raquel, tía! -Ainhoa, ¿qué vas a hacer ahora?

Ahora me voy a poner a hacer el bizcocho.

El chocolate... -¡Ya no queda nada!

Me da miedo que no me dé tiempo a que se me cuaje el postre.

(NARRA) Para hacer la versión de la tarta San Marcos,

Ainhoa debe preparar bizcocho de chocolate blanco,

que será la base, gelatina de caramelo,

yema pastelera y helado de café.

¡Venga, Josie, ánimo!

¡Josie, vengo a por ti! ¿Podemos emplatar aquí?

Sí, por favor. Claro. Te voy a echar una manita.

¿Te parece? Gracias.

Voy sacando platos.

Pepe, no te asustes si algo está mal...

No me asusto, porque vengo de ver a Nico y ya...

(RÍE) ¿Me entiendes?

Estoy curado de espanto. Bueno, igual...

No, no, no. Una vez que pasas por el sector de Nico,

ya uno viene vacunado, curado de espanto... todo.

Josie, deberíamos ir poniendo

alguna elaboración ya. Venga.

¡Bogavante, que no se nos pase! ¡Vale!

Acaban de entrar. Lo saco en... nada.

En un minuto.

La textura del velo es muy buena. ¿Dónde quieres que pongamos

todas las cosas? Deberíamos tenerlo todo aquí.

Bueno, al final, está aquí todo. ¡Josie, por favor!

El aliño. Era así, puesta en un ladito.

Sí, no estaba en el centro.

Venga, vamos a poner todas iguales. Vale.

Saquemos el bogavante del horno ya, por favor.

Yo le daría otro golpe, eh. ¡Venga, vamos con ello!

Los trozos, calcula cuántos salen de bogavante,

para que no nos quedemos sin ellos.

Se supone que esto era el tartar. Se supone.

Sí, sí, sí. Esta cigala está cocida.

Sí. Para el tartar, tiene que ir cruda.

Lo suyo es en crudo, pasarla por la masa de tempura y freírla,

para que tenga una cocción.

Tartar "fake". (RÍE)

Ya, ya. Mira la paliza que me he pegado,

para que luego salga regular.

Recuérdame que te dé una receta de tartar, por favor.

¿Has frito los 17 trozos a la vez? No, es que se ha vuelto loco.

Se ha vuelto loco. Aquí se vuelve loca la cigala,

el bogavante y, quizás, me vuelva yo,

como siga mucho a tu lado, eh.

Sí. Tenemos que correr.

¡Venga, que se nos va! ¡Ay, perdón, Pepe!

Ya te he dicho que no te asustases hoy.

A ver, unas pincitas serían ideales, pero bueno...

Venga, tiene muchos pasitos,

pero tenemos que correr. Sí.

¡Venga, venga, seguimos! ¡Vamos, vamos, vamos!

¡Lo tengo! ¡Venga, venga!

Muy bien, pues vamos con los esféricos.

¡Venga, venga, venga!

¡Vamos, Josie, lo tenemos! ¡Lo tenemos!

¡Venga, último empujón! ¡Último empujón!

Pensando ya en el siguiente plato. ¡Ay, socorro!

¡Lo tenemos, lo tenemos! "One, two, three, four!"

¡Seguimos, seguimos!

Aquellos ya pueden salir, ¿verdad? Claro.

Por aquí, camareros, por favor, pueden ir sacando. Muchas gracias.

Josie ha preparado el tercer plato que vais a probar.

Ensalada de bogavante, crema de su coral y estragón.

Suena tan bien, que lo único que puedo decir es...

¡Que lo disfrutéis!

(Música)

David, ¿qué tal? ¿Cómo va el servicio que estamos dando?

Fenomenal, muy bien. ¿Todo correcto?

Muy a gusto y muy atentos todos. Muy bien.

¿Me premiáis con este maridaje que hice con el "sauvignon"?

Por mi parte, habéis hecho una creación fenomenal.

El vino está estupendo.

Yo creo que acompaña correctamente. Vale.

¿Y ha triunfado el plato de Josie?

Para mí, sí. El contraste de sabores estaba

bastante bien ejecutado. La presentación está fenomenal.

Muy bien, gracias. Muchas gracias.

(NICO) ¡Madre mía! (JOSIE) ¡Venga, ánimo!

¡Nico! -¿Sí?

¿Te han salido las esferas? -Estoy.

Me van a salir, ya te lo digo yo. Pero todavía estoy ahí.

¡No te rindas, Nico! -Vamos a ver.

Lo descubriremos en el próximo programa.

(JOSIE) No te rindas. Verás qué bien.

(NICO) A ver... Por favor.

No. -¡Perdón, perdón! Abatidor.

(NICO) Vamos a ver...

(RAQUEL) ¡Venga, Ainhoa, cariño!

Estoy intentando darle toda la caña que sé.

Mira qué rico empieza a oler esto.

¡No te voy a perder ojo! ¡No te voy a perder ojo!

¿Cómo vas tú, cariño mío? -Bien.

¡Venga, marcha una caña, dos medias tapitas

de "rock and roll"! Y vamos a emplatar.

¿Te parece? Vale.

¿Voy estirando platos? Sí.

¡Venga, va! La tercera...

(CANTA)

¿Cuántos son? 15, ¿no? 15.

Venga.

¿La tinta la tienes por ahí? La tinta está aquí.

A ver. Debería estar más negra. Vamos a ver, Ainhoa...

Yo aquí no pinto nada, eh, pero imagino que esto...

mi amigo lo ha hecho así.

¡Hala! Debería hacerlo

con un pincelito más fino. Más fino.

¡Ya está David Guetta otra vez! ¡Tío, cambia el modo Ibiza ya!

Que estamos en Cantabria.

Oye, aquí lo hacen así. ¿Para que den tres estrellas

tienes que tener el DJ aquí?

Tú no lo entiendes porque no las tienes.

Deberías ayudarnos y ponerte a currar.

Ainhoa, ¿por dónde empiezo?

¿Por dónde te echo una mano? El pimiento...

Después del pimiento, iría esto. Faltan los huevitos.

¿Se le ha dado grasa al molde? Sí.

¡Ay, ay, Pepito! ¡Pepito, Pepito!

Una de dos. O no está bien cerrado, o no tiene bastante grasa,

porque se debería desmoldar rápido.

¿Me ayudas? Vas cogiendo otra. ¿Vas a romperlos todos, Pepito?

No. Es que es muy delicado esto.

Y tú muy torpe. Muy delicado.

Pepe, te he dicho mil veces que tú sirves para cocina rústica.

Entiendo que a ti te gustaría haberte formado

en una época donde la tecnología era algo normal.

Jordi, cuando tú estabas en pañales,

yo estaba haciendo cursos en el Bulli.

Seguro que Ferran te puso a repartir.

Era el último mono, pero esos cursos primeros

que hizo Ferran, yo estaba allí. Tú no.

¡Venga, va! La tercera. ¡Venga, efectividad!

¡Lo tenemos! "One, two, three, four!"

¡Seguimos! ¡Camareros, por favor, prevenidos!

¡Venga, lo tenemos! Sacamos esta jibia.

Sí. ¡Camareros, por favor!

Podemos sacar el plato de la gran Ainhoa Arteta.

Ainhoa, tenemos que seguir pensando en el siguiente plato. ¡Adelante!

Es la versión libre de Ainhoa sobre la jibia de Jesús Sánchez.

Ainhoa cierra la primera ronda de platos

con jibia de noja ahumada

y timbal de huevo campero. Confío en que nuestra aspirante

haya sabido trabajar estos grandes productos.

(Música)

¿Cómo está la Mejor Sumiller y Directora de Sala del 2019,

según la Academia Cántabra de Gastronomía?

Me he enterado de todo. Muy bien, disfrutando.

¿Qué tal el maridaje con el vino? Me ha parecido fantástico.

El vino rosado de MasterChef.

Un vino buenísimo, que iba muy bien con el ahumado,

con la jibia, para limpiar la grasa del huevo.

Me ha parecido buen armonizaje.

¿Y el plato? La jibia, igual, estaba

un poco menos hecha de lo que debería.

¡Ay! Pero correcto.

Correcto. Oye, Samantha...

¿Sí? Siento mucho tener que irme.

Me quedaría para dos comidas más. ¿Pero lo has pasado bien?

Lo he pasado increíble. Gracias por invitarme.

Para nosotros es un honor que hayas venido.

Cuando me invita a "MasterChef" Samantha

y el Presidente de Cantabria,

como te puedes imaginar, no podía fallar.

Muchas gracias. A vosotros.

(JOSIE) ¡Nico! ¿Te han salido las esferas?

¡Por fin! Por fin empiezan a salir las esferitas.

(JOSIE) ¡Me alegro!

(Música)

¡Vamos, Nicolás! ¿Qué tal, Pepe?

Que me estáis haciendo sudar los "celebrities". ¡Madre mía!

Lo que me ha costado, Pepe, sacar las esferas.

¡Pues a emplatar! ¡Vamos!

Oye, ¿qué pasa aquí? Emplatando el pescado de Nicolás.

Os voy a echar una mano.

¡Venga, Nicolás, vamos! ¡Ah, joder, esto!

Venga, aquí ponemos el pescado, en esta bandeja,

y vamos emplatando.

Venga, yo voy con el pescado, gracias.

¡Nico, venga, ánimo! -¡Gracias, bonito!

Vamos a empezar a emplatar. Vale.

En el lado derecho pongo dos hojitas, ¿vale?

Vale. Nicolás.

Es tu plato, es tu pescado. Cuando quieras, yo lo monto.

Pues móntalo. ¡Vámonos!

¡A sus órdenes! Vale, Nico...

Sígueme el orden. Vale.

Ya no las pones igual, por lo que sea.

¡Ya, ya, ya! Parece una tontería. Pues no lo es.

¡Nico! Vuelvo a insistir... A la derecha.

Aquí, en el lado derecho. ¡Vale, vale!

Vamos a ver... Esta piel, el chef la quitaba.

Vale. Dijo: "Hacemos a baja temperatura.

Luego le damos un golpecito

y ahí quitamos la piel". Vale, vale.

Te he marcado un orden. Nicolás, mira.

Te doy la vuelta al plato y es lo mismo.

Eso había pensado yo. No, claro.

¡Pues venga, vamos, como tú quieras!

Nico, último toque: esférico. ¡Venga, Nicolás!

¿Qué pongo? Esféricos.

Los tengo en baño de alginato.

¿Cuánto llevan ahí? Cuatro minutos.

Debería ser un minuto, máximo. ¿Sabes qué pasa?

Cuando llevan cuatro minutos, tu esférico es una pelota de goma.

¿Te das cuenta? Apriétala.

¡Échamela a la cabeza, que la remato!

¡Échamela, que la remato! ¿La dejamos fuera?

Es una pelota de goma,

lleva ahí cinco minutos. Es un esférico.

Y si vienes pasado mañana, no te imaginas, las puedes botar.

Venga, cancelado. ¡Vámonos! Salsita aquí.

¿Y qué más falta? Ya está.

Señores, me voy. ¡Camareros, por favor!

¡Adelante, gracias! Podemos sacar los platos de mero.

Lo ha hecho con todo el gusto y todo el cariño Nicolás.

Garantizado, el cariño está.

(NICOLÁS) Estoy muy contento. Me he vuelto un amante

de la cocina... a escalas insospechadas.

Volvemos a un plato realizado por Nicolás.

Lomo de mero, mantequilla de algas y acelgas.

¡Lo que daría yo por estar hoy de comensal! ¡Qué bien suena todo!

(Música)

¡Teresa, qué ilusión verte aquí!

Un lujo. Te quería preguntar una cosa.

¿Ha cambiado mucho

tu profesión desde que empezaste?

Porque tú fuiste la primera sumiller profesional

titulada de Santander. De las primeras.

De las primeras. ¿Ha evolucionado? Todo evolucionó.

La que evolucionó, soy yo. Sí.

A lo largo de viajes, estudiar, aprender,

estar con grandes maestros,

se te va pegando un poco. Isabel, si vosotros hablarais,

la gente de sala, con todo lo que escucháis.

A veces, te tienes que morder la lengua para no entrar

en la conversación, por educación.

Y oír, ver y callar. ¿Y qué os ha parecido

el maridaje con albariño?

Siempre se ha dicho, es verdad, lo de: "El mar va bien con el mar".

En este caso, la uva albariño, estamos en Galicia, en la costa...

Y yo creo que le va muy bien al plato.

Hemos acertado otra vez con el vino MasterChef,

con el albariño MasterChef,

que es increíble. Por supuesto.

¿Y Nicolás ha acertado con el lomo de mero?

Bueno, el mío estaba crudo, prácticamente.

¡Madre mía de mi vida!

¿Y el tuyo también, Isabel? Sí. No puedo.

¿Imposible? Imposible.

Seguimos con el servicio. Lo siento mucho.

No pasa nada. Espero que los siguientes

estén a la altura. Lo siento. Gracias.

Voy sacando las tartaletas. Vamos a desmoldarlas

y a pintar, que esto me apetece muchísimo.

(AINHOA) ¡Venga, Josie, ánimo!

¡Raquel! Vamos a emplatar. ¡Venga!

¿Cómo haremos lo de la remolacha? Parecemos los de "Ghost".

(CANTA)

Cógelo... (CANTA)

¿Te la sabes? Ahí está bien. Vale.

¡Eh! Jordi, tío...

Macho... (CANTA)

Jordi, tío... Eh.

¿Qué has pedido, los bises? (RÍE) "Los bises".

¿No te cansas? ¿Otra vez de DJ?

Aburres a un pato de goma. Pepe, sácate el solomillo.

¿Saco el solomillo? ¡Chicos, lo siento mucho!

Todavía quedan los solomillos, que me acabo de acordar.

Pepe los cuadra al momento. Genial.

Eso no va a ser el problema. Genial, genial, genial.

¡Cuidado! ¡Voy por allí! ¡Voy por allí! ¡Vamos, lo tengo!

¡Ay, que es la última vez que estoy emplatando con vosotros!

¡Vamos con ello, Raquel! No te pongas nostálgica.

Ahí. Siguiente... ¡Venga, venga! Estamos emplatando.

¿Ves? A que ha quedado gracioso. Vale, vale.

Es cuestión de organización.

¡Ahí, ahí! ¡Organización, por favor!

Venga, que ya va Raquel y luego voy yo. ¡Ay!

Venga. ¡Ya está! Al abatidor.

¡Vamos, vamos! ¡Más! ¡Venga, seguimos, seguimos!

"One, two, three, four!" ¡Venga, venga!

¡Ya lo tengo! ¡Vamos, seguimos!

Perfecto. ¡Vamos!

Camareros, por favor, vamos sacando este solomillo maravilloso.

¡Vámonos! Con esa sangre de tierra.

¡Muy bien, fenomenal! Me gusta este plato, me gusta.

Mi último plato. ¡Ay, qué lástima! ¡Ay!

Estoy con un mejunje de emociones ya, que...

Que ya no sé ni cómo ponerlo en palabras.

Y no puedes evitar pensar que el resultado de hoy,

puede marcar mucho la diferencia.

Raquel os ofrece el último plato salado.

Solomillo de vaca tudanca con sangre de tierra.

(Música)

Jorge, te estoy viendo con la carne, con el vino...

Sí, sí.

Muy bien. Es un tempranillo que acompaña bien a la carne,

con las notas que tiene de regaliz y...

Acompaña muy bien. O sea, con el tempranillo

de MasterChef, lo hemos clavado

con esta carne. Sí.

¿Y el plato lo ha clavado Raquel? El punto de la carne

estaba muy logrado y el plato, en general, muy bien.

¿Le ponemos un aprobado?

Sí, sí. Muchas gracias.

¡Vámonos, Josie! ¡Venga, que ya está todo!

Está todo, menos el helado. ¿Lo tenemos?

Sí. ¿Te es el helado de yogur?

¿Puedo probar? Sí, por favor.

Tiene una textura como gomosa.

Le falta ligereza. ¿Por qué? No lo sé.

Falta hacer el nitro. Estas cosas son más de Jordi.

¡Jordi! Jordi, ¿dónde andas?

Te llevo llamando un rato. Jordi, lo de siempre.

¿Eso es un helado de nitro? ¡Qué malos sois!

No, malo, no. Está un poquito raro. Está chicloso.

Se lo he dicho. Está gomoso.

Qué raro este helado, amigo Josie. Qué raro.

Algo de mezcla ahí no está bien pesado.

Porque un helado de yogur tiene que ser más ligero.

¡Venga, vamos con ello!

Venga, tiene muchos pasitos, pero tenemos que correr.

¡Venga, venga, seguimos! Tenemos que correr.

¡Venga, que se nos va!

Josie, ¿qué falta aquí? La quenelle y la remolacha, ¿no?

Y la sangre de tierra esta.

Vente aquí y échame nitro. Venga.

Venga. Poquito a poco, poquito a poco.

Vale. Te explico lo que hacemos. Como el helado este es muy raro,

lo estamos helando, exteriormente,

para que llegue bien al comensal. Venga.

Te lo hielo un poco para que te aguante,

si no, no va a llegar. ¿Ah, sí?

Sí. Venga, vamos poniendo.

¡Camareros, por favor! Vamos sacando

este maravilloso postre de maracuyá, fruta de la pasión

y helado de yogur.

Vale, donde haya salsa de remolacha y naranja,

puede salir. Gracias.

¡Lo tenemos! ¡Estamos a punto de terminar!

¡Ha costado, ha costado!

Ha costado sangre, sudor, lágrimas... todo.

Yo estoy emocionado, pensando en cómo ha podido salir todo.

O sea, ha salido el postre, la ensalada...

¡Suerte! Vamos a ver qué pasa.

¡Josie, por favor! ¡Josie, por favor!

No es, exactamente, igual, pero creo que lo he defendido

lo mejor que he podido.

Comenzamos con los postres.

El primero que vais a probar, lo ha elaborado Josie.

Se trata de fruta de la pasión y helado de yogur.

(Música)

¿Qué tal, Andrés? Pues bien.

El plato, muy bien. Me ha gustado mucho.

¿Sí? Estaba rico.

Los equilibrios... Los equilibrios todos, muy bien.

El plato, en conjunto, muy bien.

Pues nada, muchas gracias. Gracias.

¿Cómo está Ainhoa? Solo faltas tú, amiga.

¡Chicos! ¿Cómo estamos?

¿Qué tenemos por ahí? Que tenemos que sacar

este postre, que es maravilloso.

Vamos a sacarlo, pero ya. Con lo que tengamos, venga.

¡Venga, vamos con ello!

A mí me parece un cosmos este postre.

Venga, dale.

Ponme un poco y yo lo extiendo, ¿vale?

¿Vas tú con el soplete? Yo voy con el azúcar.

Que salga espectacular este postre.

¡Vamos, vamos, venga! ¡Oye, pero qué lujo

estar aquí con ellos dos!

Solo por esto, me ha compensado todo el programa.

¡Venga, lo tengo, eh! "One, two, three, four!"

¡Seguimos, seguimos, Jordi! ¡No paramos, no paramos, Jordi!

¡Venga! ¡Venga, tiene que salir ya!

Tiene muchos pasitos, pero tenemos que correr, ¿vale?

¡Esto es la bomba, Ainhoa!

Te ha quedado un postre que alucinas.

Estoy contenta. ¿Cómo no vas a estar contenta?

¡Me cago en la mar salada! Sí.

¡Venga, fenomenal, eh!

¿Dónde está ese helado? Solo te falta esto.

Venga. ¡Ahí, pero fuerte, eh!

¡Garrote milenario! ¡Triple garrote!

¡La Ainhoa ahí! ¡La "lady", hombre!

En tu casa, cuando te vean hacer estas cosas, van a alucinar.

¡Venga, chicos, que salga espectacular!

¡Venga, venga, chavales! Lo tenemos, eh.

¡Vamos, seguimos! No perdemos comba, ¿vale?

Esto está hecho ya. Pues nos ha quedado bonito

el pastel, eh. Está de diez, de diez.

Bueno, aquí tenemos tu reducción de amaretto y el helado.

¡Guau! Oye, lo acabas tú.

¡Camareros, por favor! ¡Que vayan saliendo!

La tarta de San Marcos... ¡Vaya postre!

"By Ainhoa". ¡Vámonos, por favor, camareros, adelante!

Ahora os damos los heladitos en un segundo. ¡Vámonos!

¡Aúpa ahí! ¡Aúpa ahí, venga!

¡Sí, señor! ¡Joder!

Vasitos, por favor. ¡Eh, gracias, Pepe!

¡A ti! Gracias por todo. ¡"Eskerrik asko"!

Ainhoa, hemos sacado el último plato del menú.

¡Termina aquí, por favor, nuestro último exterior

de "MasterChef V"!

¡Por favor, no podemos más! ¿Dejamos limpias las cocinas,

que tenemos que preparar un veredicto?

Venga, a limpiar. Ainhoa, nos vemos.

Riquísimo ese helado. ¡Me llevo un buen sabor de boca!

En general, estoy contenta. Quizás, el primero hubiera querido

que hubiera sido más redondo, pero del postre, que creo que es

lo más complicado, estoy muy contenta.

Y para terminar, un postre mítico de esta casa,

al que el chef ha bautizado

"Nuestra versión de la tarta San Marcos".

Lo ha elaborado Ainhoa. A ver qué tal acabamos.

(Música)

Elvira, ¿qué tal? Muy buenas. Muy bien.

Necesito saber si el servicio

que hemos dado ha sido impecable. Ha sido impecable.

Y en menú a la altura. ¿Y los detalles de este plato

que ha preparado Ainhoa? Perfectos.

Todas las texturas están como deben.

O sea, que perfecto. Muchas gracias.

Queridos comensales, ha sido un placer compartir

con vosotros este día.

Espero que hayáis podido disfrutar, a pesar de que el servicio

no haya sido tan perfecto como el que vosotros ofrecéis.

Aun así, me encantaría que recordéis este día

con todo el cariño.

No miento si digo que hablo en nombre de todos los cocineros,

porque, sin vosotros, el mundo de la gastronomía no sería nada.

Espero que todos y cada uno de los camareros, "maitres"

y sumilleres de España sientan el aplauso

y la admiración de todos los que hacemos "MasterChef".

Gracias por cuidar las salas

de todos nuestros restaurantes. Sois fantásticos.

Y muchas gracias, cómo no, a don Jesús Sánchez,

por abrirnos las puertas de tu casa

y por llevar Villaverde de los Pontones,

y Cantabria, a la cumbre de la gastronomía. ¡Claro que sí!

Ha sido un lujo hacer aquí la final.

Teneros aquí, en Villaverde de Pontones,

en Cantabria, y con esta mesa donde está representado

el mejor servicio de sala de nuestra comunidad,

es un honor para nosotros.

Y queremos que lo recordéis con muchísimo cariño.

Y gracias a todos vosotros. Así lo vamos a recordar.

¡Gracias!

Aspirantes, habéis recorrido un largo camino

para poder llegar a este precioso momento.

Pase lo que pase en este veredicto, quiero que os vayáis de Cantabria

sintiéndoos ganadores y muy contentos de vuestro trabajo.

Así es, así es. Satisfecho. -Gracias.

Nico, quiero que sepas que era un menú muy complicado,

con muchas elaboraciones

y te has defendido. Ajá.

Ha habido algún fallito,

como con la albúmina, que no estaba bien secada...

Ese mero justo de cocción, por no decirte un pelín crudo...

Pero todo lo demás ha salido.

Y aunque no te puedo decir que has sido el mejor

de esta prueba, creo que debes de estar muy orgullosos

de los platos que has servido y nuestro respeto lo tienes.

Muchas gracias.

(Aplausos)

(NICO) Se acaba mi etapa en "MasterChef".

Ha sido un gran maestro para mí,

no solo en el mundo de la cocina, sino a nivel personal,

a nivel social. A todos los niveles, muy agradecido.

Ainhoa... Dime, Jordi.

Debes sentirte orgullosa de ti misma.

Has sido capaz de sacar adelante

dos platos muy complicados. Sí.

Y te aseguro que poca gente se atrevería a enfrentarse

a esas elaboraciones. Pues me alegro.

Pero, en algún momento, los nervios te han jugado

una pequeña mala pasada y hemos acumulado

esos pequeños fallos, como engrasar un poco

los moldes del timbal;

triturar la salsa de las jibias antes de sacar el caldo...

Bueno, un poquito justo.

El resultado no ha sido tan perfecto

como para ganar esa chaquetilla, Ainhoa.

Sí, pero lo asumo perfectamente.

Tienes que estar muy orgullosa de todo el paso por este programa.

Estoy muy contenta, muy contenta.

Jabata, peleona, pero un ejemplo a seguir

en cuanto a entrega, capacidad de lucha,

superación y a responsabilidad. Un placer, Ainhoa.

(Aplausos)

(AINHOA) "MasterChef" termina aquí, pero empieza

una nueva Ainhoa que va a estar en las cocinas

y que va a estar a gusto.

Para mí, ha sido una experiencia que no me imaginaba que sería así.

Me quedo absolutamente con todo.

Raquel, ha sido alucinante cómo has convertido

el sufrimiento en pasión.

No has parado de currar ni un segundo.

Jabata como ninguna. Incluso, en el momento

en que hemos tenido que avanzar esa coca,

no solo la tenías a tiempo.

Además, con un resultado espectacular.

Y después, el solomillo. Limpio, bien asado,

con todas las elaboraciones hechas.

Lo bueno es que no te encuentro un "pero".

Sé que no quieres dedicarte a esto, porque eres una grandísima actriz.

Pero... ¡Eh! Podrías ser cocinera profesional.

Gracias. No está mal, eh.

Es verdad, es verdad.

Josie, en tu caso, verte disfrutar en los fogones,

es una auténtica gozada.

La pasión, la energía y la actitud, creo que son

ingredientes básicos en la cocina

y tú has sabido utilizarlos bien.

Se nota que has querido hacer las paces con el bogavante,

después de la prueba anterior. Sí.

Lo has sacado en su punto, con todas sus esferas.

Has sido minucioso, creo, con todas las elaboraciones.

Por eso mismo, me extraña que se te hayan pasado por alto

algunos detallitos, como lo de cocer las cigalas.

Sí. Pero la ensalada estaba muy buena.

Era un fiel reflejo de la de Jesús

y era muy difícil de hacer. ¡Uf!

Y lo que no sé si puedo pasar por alto, es lo del helado.

Ah, ya. Ha quedado "plasticoide".

No sabía a yogur y tenía una textura...

A Jordi le costaba sacar las bolas.

Era leche condensada. Sí.

Entonces, es eso.

Y dicho esto, el ganador de esta prueba y, por tanto,

segundo duelista de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity" es...

¡Raquel!

¡Raquel!

¡Enhorabuena, mi amor! ¡Te lo mereces un montón!

(AINHOA) Esta que no respira. ¿Contenta?

Esto no era, solamente, una cuestión de ganar,

os lo prometo. Es que era una forma de darle

las gracias a un montón de gente que me ha estado apoyando.

¡Estoy feliz, feliz!

¡Enhorabuena!

¡Enhorabuena, Raquel!

¡Mi amor!

Raquel...

Tienes un duelo por delante. Y a ese duelo... se lleva uniforme.

Quítate ese delantal, por favor, porque esta chaquetilla,

amiga mía, te corresponde.

¡Toma ya!

(RAQUEL) ¡Estoy absolutamente emocionada!

Esta chaquetilla es un símbolo de...

Es un triunfo personal, de una evolución grande.

Estoy muy orgullosa. Me la voy a dedicar a mí,

que ya era hora.

Josie, Ainhoa, Nico...

Estoy convencida de que, aunque "MasterChef" termina

para vosotros, algo ha cambiado en vuestro interior

y seguro que, a partir de hoy, cada vez que entréis

en una cocina, os vais a acordar de nosotros.

¿Sí o no? (AMBOS) ¡Muchísimo!

Es adictivo. Yo necesito un holograma vuestro en casa.

(JOSIE) Me ha gustado tanto descubrir este mundo...

Todas esas lecciones que me llevo, es una cosa tan fuerte, de verdad.

¡Larga vida a "MasterChef"!

¡Y a ti, Raquel, enhorabuena! Muchas gracias.

Eso sí, descansa, porque te queda el gran reto

y Flo sabes que no te lo va a poner fácil,

ni mucho menos.

Nos vemos en el gran momento:

¡El Duelo Final de la Quinta Edición

de "MasterChef Celebrity"!

¡Guau!

¡Pero qué guapa, madre mía!

Como cada año, vuelven los campamentos MasterChef.

Si tienes entre ocho y dieciséis años,

te encanta cocinar y quieres vivir una experiencia inolvidable

en un entorno natural, tienes que venir

a los campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

El próximo verano, campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Ven a campamentos MasterChef!

(Música)

Estamos a punto de vivir el gran combate final

y no puede ser más emocionante y reñido.

Aunque los duelistas no vayan a dedicarse

profesionalmente a la cocina, asumieron desde el primer momento

que estaban en el "talent" de cocina más exigente

de la televisión y así lo han vivido,

entregándose al máximo en cada reto

durante 12 intensas semanas.

Sabemos que en este último también lo van a hacer.

¡Bienvenidos al gran Duelo Final de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity"!

Probablemente, esta sea la edición en que más aspirantes

han reconocido, abiertamente, que no sabían cocinar.

Tal vez, esa misma conciencia sea la que les ha hecho emplearse

a fondo para aprender y superarse en cada prueba.

No hay más que ver a Flo y a Raquel, que se dejaron

la piel desde el primer día.

Y no partía ninguno como el favorito.

No han descansado hasta alcanzar y superar

el nivel de otros compañeros

que, aparentemente, partían con ventaja.

Yo, este año, estoy muy contenta, porque todos han evolucionado mucho

y han disfrutado a lo grande de estas 12 semanas.

Nunca ha faltado el buen talante, el humor y el compañerismo.

Eso a mí me encanta.

Solo uno de los dos puede ganar y, sea quien sea,

se lo habrá merecido, porque han peleado por estar aquí.

¡Adelante... Florentino Fernández!

Llegó a "MasterChef" con un único objetivo:

superar los nueve programas de su amiguete Santiago Segura.

Lo consiguió y empezó a soñar en grande.

Aunque dice que los títulos le tensan,

viene dispuesto a convertirse en el quinto MasterChef Celebrity.

¡Qué sonrisa! Sí, es verdad.

Viene de serie. Buenas noches.

¡Vamos, esa fiesta arriba!

(Canción "All Star")

Es irresistible.

¡Céntrate, Flo! ¡Que no te distraigan!

¡Que te calles! -¡Que no te distraigan!

Presenta tu plato. Pues mira, cordero, jueces.

Jueces, cordero.

Está tan bien hecha,

que no parece ni tuya. Está perfecto.

Los sabores están. El sabor es impecable, muy bueno.

Me parece que es un platazo.

Mucha tensión esto, mucha presión y muchas cosas.

Me quito el sombrero. Nos gusta verte evolucionar

y haciendo cosas mejores que las de antes.

Has dejado de ser Flo y has sido Florentino, el cocinero.

Ese pollo se va a recordar en esta isla y en este concurso.

Muchas gracias.

¿Qué tal estamos? Más tranquilos que tú, creo.

Bueno, no te creas. No estoy muy nervioso.

Date tiempo.

Vamos a presentar a la segunda duelista.

Para la segunda duelista, llegar a la final

es el triunfo personal del que está muy orgullosa.

¡Adelante... Raquel Meroño!

(Aplausos)

Reconoce que su peor enemiga en estas cocinas,

ha sido ella misma. Pero los retos y los delantales negros

le han enseñado a organizarse y a evolucionar.

Llegar a la final, según ella,

es el éxtasis de su carrera televisiva.

¡Bienvenida, Raquel! ¡Qué guapa! Muchas gracias.

¡Tenemos a la gran Raquel Meroño!

(Canción "Do I Make Myself Clear")

¡Guau!

Ha transformado una situación difícil

en uno de los buenos platos de esta noche.

Raquel lo ha bordado.

¡Está espectacular! Sigo valorando tu evolución.

Me gusta cómo trabajas y tu actitud.

(GRITA CONTENTA)

¡Vamos a por ello!

Lo mejor del menú, ha sido, clarísimamente,

las peras de Raquel. ¡Muchas gracias!

¡Maravilla de patatas! Hemos hecho un equipazo.

Gracias a la energía, el buen hacer y a lo que ha dirigido,

a las directrices que has dado al equipo,

eres la mejor de la prueba de hoy.

Flo, quién te lo iba a decir.

En ningún momento has sido favorito,

ni tú te veías en la final, y aquí estás.

No me entra en la cabeza, pero ya estoy aquí

y voy a disfrutar y voy a hacer todo lo posible

por que gane el peor. Tiene que ganar el peor.

(RÍE) Te han acompañado en la cocina

unos cuantos personajes. Desde Rajoy a Flosie.

Pero, hasta los últimos retos de esta edición,

nunca habíamos visto al Flo más emotivo.

Bueno, este programa es un programa maravilloso,

apasionante.

Y lo que piensas que nunca vas a conseguir,

de repente, lo consigues, ¿no? Con perseverancia, con mucho tesón.

Y, de repente, me veo aquí en la final.

Estoy... pues, eso, que no me lo creo.

Está claro que creía más Santiago en ti, que tú.

Sí, sí. Sí, es verdad. Sí.

(FLO) ¡Qué curioso! Yo llevo chaquetilla

y Santiago Segura lleva delantal rosa.

O sea, este es el único caso

en que el discípulo ha superado al maestro.

Raquel, soñando grande, te atreviste a verte en la final.

Increíble, pero cierto. Sí, aquí estoy, con mi chaquetilla.

¿A qué crees que se debe tu evolución?

A la perseverancia. Mi padre me ha enseñado

que el éxito no está en llegar muy lejos,

sino que, cada vez que te caes, tienes que tener esa fuerza

para volverte a subir.

Y esa es la fuerza del ganador.

Y aquí estoy, feliz y muy orgullosa.

No hay imposibles. Si es que la fuerza mental

que tenemos, es brutal. Si nos proponemos algo

y lo soñamos y lo queremos y lo trabajamos, las cosas salen.

Duelistas, no quiero añadir más tensión a este momento,

pero tengo que recordaros lo que está en juego.

El trofeo que os acredita como el ganador

de la quinta edición de MasterChef Celebrity España;

75 000 euros para donar a la ONG que elijáis

y ayudar así a mucha gente que lo necesita;

y, además, los dos, por haber llegado al gran Duelo Final,

ya habéis ganado un curso de cocina creativa de un fin de semana

en el Basque Culinary Center,

la prestigiosa facultad de Ciencias Gastronómicas

de San Sebastián. Al que podréis asistir

con el acompañante que queráis.

(RAQUEL) El premio me lo llevo llevando

hace ya mucho tiempo. Nos sentimos los dos muy afortunados.

¡Hemos ganado! ¡Somos dualistas finalistas

de "MasterChef"! ¡Ah!

Flo, el premio del Basque Culinary Center

es lo que más ilusión te hacía

de tu participación en "MasterChef".

Totalmente. Y es un regalazo que me habéis hecho.

Vamos, que... el fin de semana que viene, estoy ahí.

Además, ahora lo aprovecharás más

con todo lo que has aprendido. Claro. Voy a llegar allí...

"¿Qué hacéis? Esto no se hace así.

¿Esto qué es? ¿El Basque Culinary?" ¡Parece mentira! Van a flipar.

Flo, sé que aunque intentas ir de duro,

en estos momentos, estás nerviosete.

Voy a intentar serenarte un poco, ¡venga!

Vamos a recibir a unas personas

que han venido para estar contigo en este último reto.

¡Adelante, Amelia y Darío, sobrinos de Flo!

¡Adelante, chicos, bienvenidos!

Hola.

¿Qué tal? -¿Qué hacéis aquí?

¡Madre mía! (FLO) El hecho de que mis sobrinos

estén hoy en el programa es algo que me emociona muchísimo.

Creo que me va a dar un infarto, así que, preparad la máquina esa

que se ponen de emergencia en las paredes

porque no llego, no llego al final del programa.

Mira, ya me está faltando la voz.

Bienvenidos a "MasterChef", ¿qué tal estáis?

Muy bien, aquí estamos. Amelia, tú has vivido en casa

de tu tío durante la grabación de "MasterChef",

creo que habrás visto su evolución.

Bueno, ha sido una cosa alucinante.

Desde el primer día hasta ayer por la noche no hay color.

¿Confiabas en que llegara al duelo final?

Sí, yo confiaba en que llegase 100%.

Amelia, ¿cómo ha sido vivir estos meses junto a tu tío?

Ha sido muy guay porque yo me levantaba

por la mañana y llegaba a la cocina y había cuatro tartas y decía:

"¡Joder! Esto es levantarte en un hotel", o sea...

Oye, Darío, de los platos que has probado de tu tío,

¿cuál es el que más te gusta si hay alguno que te guste

y cuál es el que menos? El que recuerdo que más me gusta

es la paella. ¿Y el que has dicho: "Qué malo,

esto no hay quien se lo coma?" Es que no hay nada

que haya dicho... -Ahí está, mi sobrino.

(AMELIA) Es una persona que cuando quiere algo de verdad

y se pone a ello, lo consigue,

cuanto más evoluciona, más ganas tiene de seguir cocinando.

Raquel, vamos a recibir a unas personas que han venido

para estar contigo en este último reto, ¿te parece?

Me parece estupendo. ¡Adelante, los padres

y las hijas de Raquel! Pilar, Fernando, Daniela y Martina.

¡Ay, qué guapos!

Bienvenidos, hola, ¿qué tal?

¡Ay! Mamá, pero...

¡Sorpresa, ¿eh?! -¡Qué bueno!

Habéis venido todos, qué bueno.

A Raquel, la chaquetilla le sienta que no veas,

está guapísima y se la ha ganado con creces.

La familia al completo. Pilar, Raquel nos ha confesado

que el primer recuerdo que tiene de la cocina

es verla a usted allí cocinando en casa. ¿Le ayudaba,

le pedía que le enseñara o no?

Para nada, para nada. ¿Y qué le dijo usted

cuando le dijo que iba a entrar en "MasterChef"?

Pues me quedé sorprendida, ¿dónde vas?

Si no sabes ni freír ni un huevo. Y dice: "Pero yo, vamos,

voy a conseguirlo sea como sea". Fernando, ¿qué les ha contado

Raquel de su experiencia en "MasterChef"?

Que ha disfrutado como nunca, que hacía tiempo

que no disfrutaba que ha aprendido algo

que ella jamás pensó que podría aprender

que es a cocinar y que aquí está disfrutando

como todos nosotros.

Daniela, al principio del concurso a tu madre

le daba miedo que sintierais vergüenza ajena de ella.

¿Qué sientes ahora al verla así con chaquetilla

en el duelo final? Pues muy orgullosa,

no me lo imaginaba nunca,

literalmente, ella con chaquetilla

le queda muy bien. -De mamá microondas

a mujer "MasterChef". (RÍE)

Familias, muchísimas gracias por venir, tenéis vuestro lugar

privilegiado para ver este duelo en la galería, así que, despedíos

y adelante, por favor. Venga, suerte.

Chavalota. -Gracias, mi amor.

Vais a alucinar.

Toda nuestra energía para ella. -Nuestra madre es única.

Y es nuestro ejemplo a seguir.

Me siento un concursante.

-Qué ilusión veros ahí arriba, por favor.

Sí. Ellos son vuestra familia,

pero sabemos que en estas cocinas habéis hecho otra pequeña familia

que ha compartido con vosotros los mejores y peores momentos

de las últimas semanas y seguro que estáis deseando verlos también.

Sí, mucho. Adelantes, los exaspirantes:

Josie, Ainhoa, Nico, La Tere, Celia Villalobos,

Gonzalo Miró, Lucía Dominguín, Juanjo Ballesta,

Laura Sánchez, Perico Delgado, Raquel Sánchez Silva,

Jesús Castro, Melani Olivares y David Fernández.

Flo, cariño -Ainhoita.

Es que vienen como si fuera Nochevieja, ¿no?

¿Pero cómo estás tan guapa? -¿Cómo estás, compi?

Es un gustazo, para mí es una satisfacción enorme.

"MasterChef" me ha devuelto la vida

y el estar en la vida.

David. -¿Qué pasa?

Es un reencuentro muy especial, en un programa como este

se vive una montaña rusa de emociones

que creo que es una experiencia que no olvidaremos

y no te digo ya una de estas dos fieras

que vaya a ganar hoy.

Exaspirantes, bienvenidos, de nuevo, a estas cocinas,

un placer teneros aquí. (APLAUDEN)

Oye, perdona un momento, ¿Gonzalo tiene que estar aquí?

Me incomoda. -No pagues tus nervios conmigo

si no te importa. -No está nervioso.

Venga, desahógate, tonto, desahógate.

Gonzalo, te fuiste de estas cocinas diciendo

que no ibas a cocinar en un tiempo.

Cumplí mi promesa, Jordi. (RÍEN)

A rajatabla, o sea, ni la más mínima intención.

Terre, qué discreción, por favor, con la sobrasada.

No era mi día y digo: "No quiero yo eclipsar a nadie,

quiero que los protagonistas sean los finalistas, ¿vale?"

Entonces, he decidido pues venir sencilla y discreta

y os explico mi multitud de conceptos que sabéis

que soy una mujer concisa y con conceptos claro,

entonces, quiero romper la leyenda urbana

de que en "MasterChef" se pasa hambre, con lo cual,

número uno, rompamos esa leyenda, número dos, yo me he, literalmente,

casi cagado en China en varios momentos del programa,

wontón, los dim sum, entonces quise hacer

un homenaje a China, en China hay "soblasada"

que va todo junto que es como un concepto

muy para lo mío. Y además vuelves a estar

con el gran... (TODOS) ¡Perico Delgado!

(APLAUDEN)

Le ha cambiado la vida, literalmente.

¿Cómo lo llevas? -Pues fatal porque voy por la calle

y todos me dicen: "Pero mira quién está aquí

con nosotros". (AMBOS) El gran Perico Delgado.

Josie, qué elegancia, por favor. Vengo igual que tú, de negro.

No, yo necesito esa pedrería, ese abanico, ese repeinado.

Esa voz. -Estamos muertos,

de negro, muertos y bueno.

Si es que lo hemos dado todo en esta final.

Lo hemos dado todo, sí, hasta el final, es verdad.

(JOSIE) Estoy muy contento con mi puesto,

nunca me ha gustado tanto el bronce,

lo puedes contraponer bien de cristal y tal

y puede resultar bien, y estoy encantado.

Raquel, estás guapísima. Es que tengo maestros

a la vuelta de la esquina. ¡Ah, claro!

El mandil lo he colgado, ahora zapatito de tacón.

¿Y de dónde es tu modelo? Juan Vidal, moda española.

Qué bonito. Volver a entrar

en las cocinas de "MasterChef"

teniendo a Flo y teniendo a Raquel ahí

es como estar en el Teatro Real para mí

y voy a llorar gane quien gane.

Sé que estáis deseando subir a la galería para disfrutar

del duelo final, pero antes quiero decirle algo

a Ainhoa, Terre y Lucía. Dijisteis que si traíamos

un pianista a estas cocinas, cantaríais, ¿no es así?

Sí. ¿Pues sabéis que vuestros deseos

son órdenes para nosotros?

Que entre Javier Cámara, el pianista.

¡Qué fuerte! -Un aplauso, un aplauso.

(Aplausos)

Lucía, Terre, por favor, ¿podéis acompañar a Ainhoa?

Muchas gracias. ¿Me sujetas la sobrasada, Perico?

¡Ay, sí, sí, mi amor, sí!

Gracias. (RÍEN)

Venga, vámonos. -Venga.

Somos las gatas. -¡Ay! Las gatitas.

Las gatitas... vaya tela. -¡Qué guay!

# Miau.

# Miau.

# Mi...

# Miau, miau.

# Miau, miau, miau.

# Miau, mi...

# Miau.

(BUFAN)

(Risas)

# Mi...

# Miau. #

(TODOS APLAUDEN)

¡Bravo!

(LAURA) No entiendo cómo no me han unido al cuarteto

de gatas con lo bien que yo canto.

Ahora sí, podéis subir todos a la galería

para disfrutar del duelo junto a los familiares.

¡Suerte! -¡Suerte!

-Mucha mierda. -Madre, madre.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

Suerte.

(DAVID) Me cuesta mucho elegir entre Flo y Raquel,

pero veo un claro ganador y creo que será Flora.

Flo, Raquel, ¿queréis deciros algo antes de empezar?

Yo solo quiero decirle a Raquel que para mí es un honor compartir

este duelo con ella, que gane el peor

y que ya llegar hasta aquí

es lo mejor que nos ha podido pasar.

Pues para mí es un placer trabajar contigo porque me das mucha paz,

siempre me la has dado, así que, vamos a disfrutar, compañero.

¡Y va por todos ustedes!

(APLAUDEN)

¡Vamos! (PERICO) Lo de Raquel

es la gran sorpresa, muy grata sorpresa

y, sobre todo, muy buena porque demuestra la capacidad

de superación que tenemos.

Ahora sí, ha llegado la hora de medir vuestras fuerzas.

Empieza el duelo final de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity".

"Let's go", a disfrutar.

(Aplausos)

Para vencer en este duelo final y conseguir el título

de quinto "MasterChef Celebrity", debéis elaborar

un menú completo diseñado por vosotros compuesto

por un entrante, un plato principal y un postre

que demuestre todo lo que habéis aprendido aquí.

Estamos buscando elaboraciones espectaculares,

pero no olvidéis que lo más importante

es el sabor. Debéis hacer dos raciones de cada plato

y para ello contáis con 120 minutos.

Mucha suerte a los dos.

Gracias. -Gracias, chef.

En el supermercado podéis encontrar todo lo necesario

para elaborar vuestros menús. Tenéis cinco minutos

para coger los ingredientes y es muy importante

que no os olvidéis nada, ¿entendido?

(AMBOS) ¡Sí, chef!

Vuestra última visita al supermercado

comienza en tres, dos, uno... ¡Adelante, ahora sí!

(APLAUDEN Y ANIMAN)

Vamos allá. -¡Ay, socorro!

Bueno... -¡Madre, cómo empiezas, Ra!

-Estoy que lo tiro.

Y encima me pongo este collar de perro

que tengo la cervicales que no puedo más.

Es que soy tonto. (RÍEN)

O sea, mira, es que estoy así.

Menú sencillito te veo.

No sé cómo me meto en estos follones.

Concentraos bien y no os olvidéis

ningún ingrediente, por favor.

No os dejéis nada. Yo ya estoy.

¿Me voy para allá o me espero? ¿Está todo, seguro?

Sí. ¿Seguro?

Lo he repasado ya dos veces. -Mira, que ya viene Flo.

¡Madre mía! -¿Por qué ha tardado tanto?

¿Ha hecho los cestos de mimbre? Para estar en la final no

visto lo visto. -He echado cosas de más

para hacer... iba a hacer un huevo frito.

(Música)

¡Vamos, mamá! -Ya ha empezado el tiempo.

-Con cuidadito, Raquel, que tienes los dedos mal.

Tranquilo. -Se me ha olvidado la patata.

-Se olvidó la patata. -Estás de broma.

Voy a hacer una parmentier de anguila

y se me olvida la patata, muy bien. ¡Vaya tela!

¡Madre mía!

Mira qué ordenadita ella, tin, tin, tin.

Yo ya estoy nerviosa, me va a dar un algo.

Para enfrentarse al gran duelo final,

Raquel ha elaborado un menú en el que une España y Asia.

Como entrante hace un sashimi de atún

con gelatina de tomate y jugo ibérico.

De plato principal, solomillo de cerdo

con esferas de coco y toques asiáticos.

¡Qué arte, olé, olé, los dos! Y para terminar,

un volcán de mango con un caramelo de cacahuete.

Vamos, Raquel, vamos, Flo.

"C'mon". -Ya huele, ya huele.

Mira cómo sabe que hay que darle unos golpecitos

para que salga el aromita.

Oye, pero están muy bien, muy tranquilos.

-Demasiado, ¿no? Habría que ponerlos

un poquillo nerviosos... -Eso, Gonzalo, Gonzalo.

Florentino Fernández con los nervios de Perico Delgado.

38 pulsaciones por minuto, está que revienta el corazón.

Flo ha diseñado un menú que resume parte de su vida.

Esa cigala rica. Para empezar,

elabora un escabeche ibérico de cigala.

Mira con qué cariño trata esa cigala, con qué cariño

se trata a una cigala, por favor.

Como plato principal, hace un pichón con salsa de foie

y parmentier de anguila ahumada.

Desvistiendo las cigalas, romanticón, que eres un romanticón.

(RÍEN)

Y de postre, una espiral de higo chumbo con helado de coco.

Flo decía: "A la final llego", pues llevaba toda la razón.

Oye, vaya edición maravillosa, qué bien lo hemos pasado,

cómo está la cosa que, fíjate, he perdido hasta voz

de los gritos que he pegado en esta edición.

¡Vamos, Raquelita, mi vida! -Aquí estoy, os oigo.

Piensa en Tarifa, cariño, vamos.

¿Qué menús van a hacer? Yo sé que Flo tiene cigalas.

Maravillosas. Tiene... pichón.

¡Ah, cigala y pichón! Esos son apuestas seguras.

Sí. ¿Y Raquel?

¿Qué ha cogido Raquel? Yo estoy perdido.

Modernito. Ha evolucionado mucho Raquel.

Yo creo que partía desde un punto más bajo

y ha aprendido muchas cosas y tiene esa capacidad de ser tenaz.

A ver, sí, pero Flo tenía un nivel más alto

y ya venía con bases. Flo había cocinado

que él decía que había cocinado en casa.

Pero le gusta cocinar tranquilo. Tranquilo, sí.

¿Cómo vas, Flo? -De momento, bien,

no me han suspendido. -Ainhoa, este paso

te lo dedico, corazón.

¡Oy, cómo amo yo ese momento!

¡Bien de brandy para mi niña! -Raquelita, que te veo muy bien.

Para dentro.

(JUANJO) Vamos, Flo. (FLO) Vamos, chavales.

¡Ay, Dios! (JUANJO) Vamos, Meroñito.

Aquí voy, aquí voy, "rustic, rustic".

Dale caña que tienes a tus niñas de los nervios.

-Que se tranquilicen que todo va bien.

Si mamá disfruta, ellas también.

Es que me está dando un nervio.

Tranquilízame, abuela.

Chicos, ¿qué tiene Flo encima de la madera?

(TODOS) Un pichón por el cambio.

¡Bravo! (IMITA A RAJOY) Es en honor a ti,

Celia, el pichón por el cambio. -Pichón por el cambio.

¡Qué grande! -Aun así está de coña, es una cosa.

Ese fondo, Raquel, que va a ser una locura.

-En tan poco tiempo hay que meterle bien de "punch".

Eso es una locura.

(Música)

Pichón para el cambio. -Es que esa es la pieza principal.

¿El qué? -La de Raquel,

eso es la pieza principal.

Y lo demás es para fondo.

(Música)

¿Qué es eso, Flo, qué has echado ahí?

-Higos chumbos.

Cilantro, jengibre, lemon grass.

¿Quién nos lo iba a decir? -¡Madre mía!

¿Eh, "Reich"? -Impresionante.

# Quién me lo iba a decir, # quién me lo iba a decir. #

-Venga, ese roner.

Vamos a ver a Flo, a ver qué hace. Vamos a indagar.

Flo, que no te descentren, van solo a dar la matraca,

que no te descentren, por favor.

Bueno, Flo, ¿qué pasa, hombre, cómo estamos?

Bien, disfrutando mucho, la verdad. Dinos, ¿qué menú vas a hacer?

Pues mira, voy a hacer un escabeche que estoy preparando ahora

con una cigala que tiene un velo de panceta ibérica.

Luego, voy a preparar de plato principal un pichón

con una salsa aireada de foie

y una parmentier de anguila ahumada.

Dime los ingredientes de la parmentier.

Ya... (RÍEN)

Pues mira... Tendrás que hacerlo

de alguna forma. Sí, te explico, he tenido un fallo.

¿A ver? Se me ha olvidado coger la patata.

Pues una parmentier sin patata es complicado.

Bueno, se puede arreglar. Una buena crema de coliflor

es bien rica. Pero no es lo mismo.

¿No me podéis dejar entrar un momento?

No. No. ¿Qué vas a hacer de postre?

De postre voy a hacer una espiral de higo chumbo,

el higo chumbo es una de mis pasiones.

Sí. Escúchame.

El higo chumbo en Cáceres, escúchame,

lo hacemos de muchas maneras, lo que pasa que como son chumberas

que están en la carretera y no se paran a cogerlas,

yo me paro, las cojo, le quito los pinchos

y hago una sopa de higos chumbos espectacular.

He pasado muchas horas con Toño diseñando el menú.

Esto también es muy de Toño. Sí.

Por eso me sale solo la imitación

porque he estado tantas horas con él y aprendiendo,

sobre todo, de su magia, de su genialidad, de su talento,

es un hombre que lo que hace es arte con la gastronomía.

No os quiero molestar más. Aquí estamos tan a gusto,

no pensarás que te estamos entreteniendo.

En absoluto. Vámonos, chicos,

ya lo hemos entendido.

Venga, el pichón, qué buen color.

Yo me fui con algo aquí que ya no...

Ya no lo tiene. -¿Te imaginas que lo traigo hoy?

Y estoy aquí arriba con el pin.

¿Tú quién crees que va a ganar? Dime la verdad.

-No tengo ni idea, puede ganar cualquiera.

Bueno, Raquel. ¿Cómo estáis?

Nosotros bien, ¿y tú? Yo muy bien, la verdad,

me lo estoy pasando muy bien. Cuéntanos, ¿qué menú vas a hacer?

Pues voy a hacer una fusión de España con Asia.

El primero, voy a tirar del atún de la almadraba, cómo no,

que va a llevar en la base una gelatina de agua de tomate

y luego, va a ir napado con un jugo de ibérico,

de grasa de jamón ibérico, un mar y tierra así gracioso.

Y un segundo plato que lleva... El solomillo de cerdo ibérico.

Solomillo de cerdo ibérico. Sí, y fusionado

con mucho sabor asiático. ¿Y el postre? Cuéntanos.

Te diré el ingrediente principal que es mango.

Va a ir metido en un volcán. ¿En un volcán?

Un volcán como de carbón de reyes.

Como de carbón de reyes. Quiero hacerlo bien

y dedicárselo, por supuesto, a la gente de Disfruta

que no me puede gustar más el nombre del restaurante.

Disfrutar. Disfrutar, no me han dejado...

Ni respirar. Ni respirar.

Oye, te dejamos, Raquel. Hay demasiadas técnicas

y el tiempo muy justo. Corre. Lo sé, gracias.

Date maña. Ok, chao.

(Música)

Cómo ha adelgazado Flo estos días, ni se le ve.

Venga, Flo, a tope. -¿Cómo vas, Flo?

(RÍEN)

¡Qué malo! -Flo no está.

Creo que estará cortando. -¡Ah! Un trozo de panceta,

igual estaba cortando la panceta.

Oye, no hay tanta diferencia nivel de modernidad y producto,

están parejos, ¿eh? Pero el de Flo es caballo ganador.

Sí. Escabeche ibérico.

Muy moderno. Y Disfrutar son ultra modernos

pero también tiene ese punto de clasicismo que es lógico.

Para mí veo el menú de Raquel más técnico.

Pero ya como ha contado Raquel que lleva tantas cosas

me da miedo. A veces, la gente dice:

"Se ha inspirado, se ha preparado con tal cocinero".

Vamos a ver, a ver si te crees que por estar un día

con Oriol Castro va s hacer los menús de Oriol Castro

o con Toño Pérez, es imposible.

Agar-agar. -Yo tendría la cocina

como una pocilga. -Pues mira, Raquel,

la tienes supermegaordenada, pero Flo..

Yo soy más de Flo. -Y yo supero a Flo

28 millones de veces.

Una de las mejores cosas que me llevo de esta edición

de "MasterChef Celebrity" es lo bien que nos lo hemos pasado.

Mira, ¿te molesta? Mirad la deportividad

con la que nos hemos tomado nuestras propias meteduras de pata.

Tus meteduras de pata.

Silencio en el set, estamos grabando.

Ya me voy de aquí, ¿no? -No, ahí, gracias, Perico.

Mueve la boca y te doblo. A esta prueba hemos llamado

a dos asistentes de este oficio.

¿Pero qué estás haciendo, Flo? -Soy Juan.

Estás comouna cabra. Bravo.

(APLAUDEN)

Tus bombones tenían el... es que no sé decirlo.

(IMITA A RAJOY) ¿Quieres unas clases

de dicción? Ya he ido.

Silvia, perdona, Silvia.

(Cristal roto)

Hola, amigos.

Estás loco, estás pirado.

Chiqui, chiqui, chiqui.

Vamos a ir a supervisar vuestros platos.

# Barcelona. #

(CANTA EN INGLÉS)

Pasión de catalanes es el programa de hoy.

Qué tonta. ¿Cómo se llama tu plato?

Por los huevos. O por los pelos de los huevos.

(Risas)

Es que estoy todo el día con vosotros, no es mi culpa.

Vámonos. ¡Ay!

Venga. Viva la marcha.

Viva la marcha.

¡Ala!

(Música)

¿Qué es eso? -Es como una mandolina

de una profesionalidad superior.

Mira lo que va a hacer.

Flo, qué chulo, ¿eh? -Va a quedar muy bonito esto, sí.

Qué chulo, qué belleza.

Oye, hay que tener palabra en la vida, Ainhoa.

¿Por qué? Porque me dijiste

que me darías clases de canto. Pero si no me das tiempo

para dártelas. ¿Te acuerdas que me pediste

algo a cambio? Sí, sí, sí.

El libro. "Cocina con lógica"

es el primero que escribí y este es una edición especial,

lo escribí hace 15 años, ya tiene un tiempecito.

Gluco para acá.

¿Tenemos uno cada uno? Bueno, ella me lo pidió,

a los demás no os interesa. Mira si me interesa la cocina

que me vendría bien pan y cuchillo para la sobrasada,

pero a palo seco, no. Ahora te busco pan y cuchillo

para que te hagas la tapita. Ainhoa querrá también.

Y querréis unos chatos de vino. Por supuesto.

Claro, estamos de final.

¿Has visto mi familia nueva, Flo?

Me lo has levantado todo. Así.

La gran diferencia entre tú y yo es la belleza nada más.

Me sacas dos cabezas eso también es verdad.

¿Te trajiste el taburete? -¡Ah, muy bien!

No, no pasa nada, no pasa nada.

¿Cómo estáis viendo a vuestro tío? Yo, de momento,

lo estoy viendo bien. ¿Bien mal o bien, bien?

No, bien, bien. Bien, bien. Amelia, ¿tú cocinas?

Yo cocino, sí, me gusta mucho cocinar.

-Cocina y muy bien. -Yo soy muy fan

del programa, me gusta mucho. ¿De algún juez en particular?

Depende de lo que digas, alguien te puede regalar

una suscripción maravillosa

a la escuela online de "MasterChef".

No os pongo en ese compromiso, os la regalo a los dos y chimpún.

Bueno, me voy.

Este año más que nunca fuimos conscientes

de los muchos profesionales que son necesarios

para poner en marcha un programa como este. Todos y cada uno

de ellos pone su granito de arena para que "MasterChef"

siga, después de 20 temporadas,

cosechando grandes éxitos de audiencia.

¿Queréis conocerlos?

(Música)

Cuando vayan entrando tráete a los familiares de frente

hasta que se queden de espaldas.

(Música)

(Música)

(RAQUEL S.) Las pechuguitas, venga ese pichón bueno.

(DAVID) Hay que empezar a pensar en emplatar.

-Qué majo es, ¿eh? -Tus deseos son órdenes.

¡Ay, por favor, qué dolor de cuello!

No es muy cómodo. -No, no es nada cómodo

porque estás así. -Y lo bonito que luce.

Ese velo, eso es un velo, lo va a meter en el abatidor.

Al aparador. -Mira, mi Terre.

¡Oh! -Por fin se come en "MasterChef".

-No me lo creo.

Para que no digas que no se come aquí.

Tú no que se te pone la papada mal.

Ahora que soy libre que no tengo que comer más si no quiero.

No sé para qué me operé este año de esto y no ha hecho efecto.

Volcán. -Te voy a echar mucho de menos.

Al final, mira que no daba un duro, el primer día que te vi, dije:

"Lo voy a matar". Los cocineros decís lo mismo

cuando me veis. ¿Y quién te quiere a ti?

Tú y yo a ti también, es verdad. ¡Ay!

¡Ay, Josie! Cuánto me ha ayudado,

sin este brazo, ni un helado hubiera salido.

(RÍEN)

¿Está buena, pica mucho? Muy buena, no.

Vamos, mami.

¡Qué bien! No sé qué está haciendo,

pero ya me encanta.

Aspirantes, habéis consumido la mitad de vuestro tiempo,

os quedan 60 minutos.

Venga, ánimo, chicos, vamos. ¡Vamos, ahora!

(APLAUDEN)

Qué bonitos los menús, no sabéis cómo se ve

desde aquí arriba, es una belleza.

Pues si supieras cómo se ve desde aquí abajo.

-La abuela, que las mata callando,

sabes más que ninguno. -Sí, es que cocina muy bien.

No sé quién será el ganador, igual Raquel si se lo curra mucho,

pero es que Flo también sabe mucho que es como las abuelas.

(LUCÍA) Por favor, ¿eso qué es? -Es un caramelo

que le ha metido algo negro y los dos pedazos de mango

los ha metido en medio. Ese carbón que quiere hacer

no es fácil, caramelo, metes bicarbonato,

sube y no es fácil de hacer. Si ahora eso se seca

y se solidifica, está cocinando el mango y cuando lo abras

y lo partas... -Debe ser un espectáculo.

-Claro, está deshecho el mango dentro.

¡Qué buena idea! -Venga, sube.

Eso es increíble, increíble. -¿Lo mío o lo suyo?

Lo tuyo, lo tuyo. -Pichón, pichón.

Increíble todo, chicos.

Los "celebrities" no son las únicas estrellas

que pasaron por estas cocinas. En "MasterChef" tenemos la suerte

de poder contar con los mejores chefs del país,

siempre dispuestos a acompañarnos y compartir

sus consejos con los aspirantes.

La verdad es un placer escucharles y aprender de ellos.

El gran Martín Berasategui. Garrote.

Paco Morales. ¡Paco!

Francis Paniego. Hola a todos.

Oriol Rovira. -Maravilla.

¿Qué tal? ¿Cómo va?

David Pallàs. Buenas, ¿cómo estamos?

José María Cao. Creo que le dimos mucho tiempo.

Eva de Haro. Disfrutad.

La cuchara dorada. Solo la tendrán los chefs

que vengan más de diez veces. Mil gracias a todos.

¿Cómo estáis, campeones, bien? -Ya que estamos aquí,

vamos a liarla un poco. -Un sofrito malo te jode una salsa.

Lo veo que tienen que embuchar ya yo no llegan.

-A esto hay que darle caña. -Tienen que currar y duro

porque la cosa está complicada. -Necesitamos ese bíceps.

-No te quiero escuchar que me la lías, que te veo.

Yo confío en ti por eso están en el fuego.

-Sí, pero me pone cosas sencillas,

es que echar hielo. -Aquí, Flor, vamos.

Lo está metiendo en una bolsa para llevárselo a casa.

-Esa manguita. -Esa manguita, tonto.

Que estamos bien, Flo, no hace falta que nos subas nada.

Flo, Raquel, nosotros no vamos a ser los únicos

que cataremos y juzgaremos vuestros platos.

A ver quién viene. En este reto nos acompañan

dos de los mejores cocineros de este país que además,

tenemos la suerte de que son grandes amigos

de este programa. Suman entre los dos

siete estrellas Michelin. Desde El Celler de Can Roca,

en Girona y desde Aponiente, en El Puerto de Santa María,

en Cádiz, Joan Roca y Ángel León.

(Ovación)

¿Qué tal, cómo estáis?

Muy buenas, señores, muy buenas.

Bravo. ¿Cómo estáis, señores?

Muy bien. ¿Qué tal?

¿Qué tal, Joan, cómo estás? ¿Cómo estáis?

Flo, no llores, ¿eh?

¡Madre mía, chaval!

Oye, se han quedado los duelistas con la boca abierta, impresionados.

¿Sí? Incluso emocionados porque...

Sobre todo, Raquel también, pero Flo que es un gran seguidor

de la gran cocina en cuanto ve entrar a un cocinero

lo siente como si fuese aquello muy sentido.

Está orgulloso de que probéis sus platos.

Sí, sí. Esa salsita de foie.

Hay que repetir lo que digan los listos que están en aquel lado.

Si dicen: "Esa salsa de foie", nosotros como sabiendo qué decimos:

"¡Oh! Una salsita de foie, Me encanta esa elaboración,

qué precisa". -Me encantaría cocinar eso.

El Celler fue el primer tres estrellas Michelin

en abrir tras el estado de alarma. Muy contentos de ver

la confianza que la gente no está haciendo

desde el primer en que abrimos. La gente vuelve a los restaurantes,

es importante, importante. Sí, súper.

Creo que lo mejor que ha pasado es que la gente

valorará mucho más la cocina porque como cocinamos

en el confinamiento, ahora saben lo que cuesta.

Lo valoran más, es verdad.

Un poquito de nata, venga, que no se diga.

¿Ángel, a ver, qué es lo último que has encontrado

en la bahía de Cádiz? Lo último descubierto

ha sido una planta que se llama junco marino

que tiene una semilla que con esa semilla

estamos haciendo palomitas.

Las salteamos y se abren como las palomitas.

¿De verdad? Sí.

Vamos, Raquel. -Vamos, Raquel, venga, vamos.

Venga, Flo. (APLAUDEN Y GRITAN)

Venga, rey, lo tienes hecho. -Venga, Flo.

Me tienen alucinada los dos. -Ahora las esferas esas

que las tienes que congelar...

Genial, tranquilos,

que lo estáis haciendo increíble ahora mismo.

Gracias, Raquel, cariño. -Qué nivel.

Yo ya tenía mi menú,

pero viendo el nivel de lo que están haciendo,

el mío no... no sé,

se hubiera quedado un poco ahí... humilde.

Vamos a ver qué hace Raquel. ¿Qué tal?

Muy buenas. -Muy encantada de conocerte.

-Igualmente.

Dos amigos del programa y quieren saber qué haces.

Pues estoy haciendo unos "candy". ¿El Candy Crush

que usa la Villalobos? No creo, ¿no?

¿O qué? No, no, esto es crema de cacahuete

y lo voy a servir junto con el mango.

Os adelanto un poquito, lo ha estado preparando

con los amigos de Disfrutar. ¡Qué suerte!

-¡Qué lujo! -¡Qué lujo!

Ha sido increíble. Yo les llegué a ellos

con una propuesta entonces, respetaron muy bien

los productos con los que quería trabajar

que eran productos muy relacionados con mi vida

porque tengo un chiringuito en Tarifa

y he visto pescar en la almadraba muchísimas veces

y quería que estuviese presente. -Yo he ido a tu chiringo.

¿Lo conoces, lo conoces? -Lo conozco, lo conozco.

Hombre. Van muchos colegas y mucha gente.

Y luego harás solomillo de cerdo. Sí, solomillo de cerdo.

Ahí se nos va un poco a Tailandia. Son sabores que me teletransportan.

¿No te estamos quitando tiempo, no? Puedes hacer y tal

y luego hay un postre. Suena muy bien.

Es que me tocan las esferas, hacer esferas delante

de estos dos señores. Dinos el postre rápido y nos vamos.

Es un volcán y esconde un tesoro

que es el mango que también es muy de la zona

entonces, encajaba perfectamente, en el menú, la línea conductora

desde la narrativa. -Suena muy bien, ganas de probarlo.

Muchas gracias. Mucho lío, muchas técnicas.

Sí, sobre todo, las esferitas a ver qué tal.

A ver qué pasa. Muy bien.

Venga, gracias. Hasta luego.

A ver, esto por aquí. -Estoy nerviosa.

No puedo mirar. -Venga...

Solo un poquito.

Esto parece un laboratorio más que una cocina, es una cosa...

-Hay muchas elaboraciones que se necesita química.

Unos huevos fritos con patatas aquí te los tiran a la cara.

Con lo ricos que están. -Ya te digo.

Bueno, Joan, como es la décima vez que te recibimos,

esta cuchara símbolo de nuestra amistad,

fidelidad, cuchara de oro. Muchísimas gracias.

Para mí es un placer venir y felicitaros

por la labor de divulgación que hacéis de la cocina.

Ángel, te quedan como cuatro veces, me parece...

Yo creía que me ibas a dar la de palo o de madera o algo.

Te voy a dar una de madera. (RÍEN)

¿Eso qué es, qué está haciendo? -Eso va a hacer ahora...

-Es una esferificación. -Como sea una tempurita.

Esferificación inversa. -Que no, loca.

-Déjala.... Si, cariño. (RÍEN)

Muy bien. -Mira, mira.

-Esferificación inversa.

Seguro que te sorprenden los platos que elaboran

los aspirantes en este duelo final. Si aún no te atreves a intentarlos,

una buena idea es venir al restaurante "MasterChef",

en Madrid, para continuar la experiencia "MasterChef".

Pero si prefieres disfrutar de su carta tranquilamente,

desde tu salón, puedes hacerlo. Haz tu pedido y espéralo,

cómodamente, en casa o acércate a recogerlo al restaurante.

Más información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Toño, mira a quién te traigo. (IMITA A TOÑO) ¿Qué tal estamos?

Escúchame una cosita, estamos aquí haciendo

pues esas cosinas que hacemos de Extremadura y nuestras cosinas.

-Lo hace igual. -Escúchame...

(RÍEN)

Escúchame, Ángel... voy un momentín a la cocina.

(RÍEN)

José, atiende un momento que están aquí Ángel y Joan.

Escúchame... -¡Qué bueno!

¿Sabes qué pasa? Espérate un momento...

Sí, me falta un ceviche para la cinco.

(RÍEN)

Bueno, habéis visto que ha pasado mucho tiempo

con Toño practicando, se nota, ¿no?

Se le ha pegado. Se le ha pegado,

esperemos que se le haya pegado también la cocina.

Vamos a intentarlo, vamos a intentarlo.

Toño, brevemente, los platos. (IMITA A TOÑO) A ver,

preparamos un escabeche ibérico de cigala, escúchame con un velito

por encima que sabes que esas cocinas...

cuando juntas sabores... Las cigalas nos hemos enterado,

el pichón. Es un pichón con salsa aireada

de foie sobre una cama de...

era parmentier de anguila ahumada, pero se me olvidó coger la patata.

Sí, amigos, esas cosas pasan, vas al súper, te llama la mujer...

¿Por qué nos cuentas esas cosas que no nos interesan?

¿Y de postre qué? Una espiral de higo chumbo

con un bizcochito de yogur y una esfera de higo chumbo.

Te dejamos, ¿vas bien? No.

Vienen con hambre y tienen muchas ganas

de probar tus platos. Aparento normalidad, pero...

¡Ah!

Ya. Vamos, relájate.

Pues nada, que vaya todo bien. -Vamos, Flo, venga.

¡Viva el show, vámonos, venga, viva, viva!

Esas esferas, Raquel, qué bonitas, qué bonitas.

Vamos, Flo. -Vamos, tronco.

Vamos, Flo. -Madre mía, qué tensión,

no les queda nada. -¿Cuánto queda?

Duelistas, últimos 30 minutos.

Muchas gracias. ¿Oído?

Sí, chef. -Cuántas cositas bonitas y buenas.

Tú sí que eres bonita. -Increíbles, ¿eh?

Flo, ¿cómo vas? -No he cogido la lima.

¿Es posible que Flo se haya dejado

algún ingrediente más? La lima para el postre, sí.

Pero no pasa nada porque voy a coger el higo chumbo

y le voy a hacer un polvo de higo chumbo.

Mamá, tú puedes. -Claro que puedo,

claro que puedo, claro que puedo.

(Aplausos)

¡Tú puedes, mamá! -Vamos, Raquelita, que tú puedes.

¡Aúpa, Flo, aúpa, Flo, aúpa, Flo!

Venga, tú puedes, papá. Papá, tú puedes.

Tú puedes. -Papi, estoy orgulloso de ti, papi.

Si de algo estamos orgullosos y agradecidos es que a pesar

de las dificultades que tuvimos por la delicada situación

del país, mantuvimos intacta la grandeza de "MasterChef".

Hemos cocinado en lugares espectaculares y los aspirantes

se han enfrentado a retos sorprendentes.

Arranca la quinta edición de "MasterChef Celebrity".

Aspirantes, corred a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno... ¡Vámonos ya!

(Música)

Vamos, chavales, que vais muy lentos.

-¡Venga, al lío, al lío!

¡Ah! -¡Ay, por favor!

¿Podéis, por favor, meter ritmo en vuestras cocinas?

Vale, cariño, sí. ¡Sí, chef!

(TODOS) ¡Sí, chef! ¡Uh!

¡A bañarnos!

¡Ah, se me pega el guante!

¿Pero esto qué es? Es un auto de fe.

los comensales están empezando a llegar al parador.

¡A emplatar ahora, pero corriendo un poquito, ¿vale?!

Cómo trabajamos en equipo, madre mía.

Qué energía, por favor. Vamos, ¿eh?

Vamos, vamos, vamos.

A lavar esas esferitas, Raquel, muy bien.

Qué ganas de bajar a ayudarte a hacer esferas, "Reichel".

-Pero si eres el crack de las esferas,

nadie hizo más esferas que tú en esta edición.

Correcto. -¿Te acuerdas, Raquel,

de la primera vez que viste la palabra alginato?

-Sí. -¿Algi qué?

Creía que era el abuelo de Pinocho. ¿Cómo estáis viendo a la niña?

Mira, muy ordenadita. ¿Ordenada?

Sí. -Concentrada.

Concentrada, ¿que no suele así así o qué?

Sí, es ordenada. -Sí, cuando se pone, se pone.

Pilar, usted cocina, ¿verdad? Qué remedio, me ha tocado

toda la vida. Usted no cocina nada.

Nada, menos que Raquel y ya s decir.

Menos que Raquel y ya s decir. Raquel, venga, métete en la cocina.

Esto es "La Biblia de "MasterChef"",

es un libro muy especial donde va a encontrar

todas la claves pues para ser un auténtico chef

ya casi como Raquel. ¡Qué bien!

Técnicas novedosas, productos, elaboraciones diferentes,

cómo aprovechar todos los ingredientes.

¡Qué buena pinta! -Muchas gracias.

Puede hacerlo sola o en familia, puede hacerlo con la niña

o con las nietas. Ella me enseñará a mí ahora.

Me alegro mucho de conoceros.

Venga, están. -Qué bien huele, ¿no?

La cigala. -No la vas a probar,

con lo bien que huele no la probarás.

Mira Raquel el nitrógeno líquido que tiene ahí.

Venga, Raquel. -Mira lo que está haciendo.

¡Hala! -¡Hola!

-Mira cómo mueve la muñeca, mira.

¡Qué guay, mamá! -Esto mola, ¿verdad?

¡Huy, ese pichoncito qué pinta! -Tiene una pinta.

Ese heladito rico. -Son rocas volcánicas.

Martina, Daniela, flipando, ¿no? -¡Guau!

-Está superconcentrada.

Oye, os voy a decir una cosa, Raquel estoy sorprendido

y no ha parado de hacer técnicas. Tiene un dominio de...

Claro, al final practican aquí de todo.

No hacen otra cosa.

El caso de Flo, sí, era cocinillas. Era cocinillas.

Sí. Le gusta comer.

A él le gusta comer y le gusta cocinar,

en su casa él cocina. Pero Raquel no se había metido

jamás en la cocina. Repaso.

Vosotras que sufríais para que no le echaran

en el primer programa... Mira.

(JUANJO) Vamos, Raquelita.

Vamos, tío, que no queda nada. -Van a empezar a emplatar.

¡El emplatador! -Venga, vamos, Flo.

Ahora tú pones el plato, le das a la máquina

y como si hicieras... -Como si haces cerámica.

-Como si haces cerámica. -Allá va, allá va.

Como un ceramista.

¡Olé ahí! -¡Qué bonito, qué bonito!

-Eso es, eso es.

(APLAUDEN)

¡Bien, Flo! -Esto Segura lo va a flipar.

Ese atún fresquito, Raquel, qué rico.

Duelistas, últimos cinco minutos, ¿oído?

Vamos, vamos, vamos. -Vamos, chicos.

Venga, chicos, vamos. -Venga, Raquel.

Vamos, Flo. Flo, estás como David Guetta.

¿No me puedes hablar en otro momento? Es acojonante.

Quiero probar tu pulso. ¡Qué payaso es, de verdad!

No. Sacrificaría el plato

para hacer el chiste, te lo juro.

Vamos, David. -¿Qué David?

David Guetta, ¿qué te creías que te decía Dabid Muñoz?

(SONRÍEN)

Vamos, mami. -Me lo estoy pasando pipa,

era lo que más me importaba.

Eso y que salga bien, claro. -Qué pinta buena todo.

Eso que le ha puesto ahí. -Eso es trigo sarraceno.

-¡Ah! -¡Qué pasada, ¿no?!

(GONZALO) Buscamos la perfección. -No le pongas nervioso.

-Te llevas una colleja. -Que te meto.

¡Madre mía, qué pinta el pichón, Flo, qué bonito!

El solomillo. -Va a marcarlo ahora.

¡Ay, Dios mío! -¡Ay, Dios mío!

-De los dos, durante el concurso, ¿quién ha ido cocinando mejor?

Raquel, quizá. Raquel.

¡Hala, qué bonito! -Un jardín entero.

Eso gusta mucho. Flo ha pegado un sprint

en los últimos 20 metros. Tener la dualidad,

ha sido muy irregular,

pero cocina con Dabid Muñoz y la clava.

Se le daban antes peor los emplatados,

pero ahora poquito a poco el tío.

¡Ay, ay! -¿Qué ha pasado?

-No ha pasado nada. (RÍEN)

(FLO) Eres muy tonto.

Aspirantes, último minuto.

Ese está. -¿Un bizcocho de...?

-Un bizcocho de yogur que ha hecho en el microondas.

Venga, Raquel, que eso es precioso, vamos.

Vamos, mami. -Venga, tío, tú puedes.

Diez, nueve.

ocho, siete,

seis, cinco... El carbón, el carbón.

cuatro, tres,

dos, uno... ¡Tiempo, manos arriba!

¡Bravo! (APLAUDEN Y GRITAN)

¡Bravo!

¡Buah!

Mi cocinado ha sido como una coreografía,

ha sido como un baile.

No ha pasado nada extraño, no he tenido que solucionar

ningún error, todo ha fluido.

Duelistas, vuestro último cocinado en "MasterChef" ha terminado.

Felicidades a los dos, es el momento de catar

vuestras elaboraciones. Vamos al restaurante,

acompañadnos, por favor. ¡Bravo, bravo!

(Aplausos)

Mira Flo la carita.

(FLO) Extasiado, es que es una sensación...

es impresionante, mítico, cualquier minuto

de este programa es mítico y estando en el plató

más mítico todavía.

Raquel, Flo, ha llegado el momento de probar vuestros menús.

Empezaremos por los entrantes, así que, suerte a los dos.

Adelante. (TERRE) ¡Venga, venga, vamos!

(Ovación)

"A Ángel y Joan Roca les voy a dar

de comer en mi casa", como dicen ellos.

¿Es que yo esto sí que lo flipo!

Es que... vamos a ver, han probado mis platos

Dabid Diverxo, Martín Berasategui.

Quién me falta. Ratatouille, que venga Ratatouille.

(AINHOA) ¡Qué movimiento con la pinza, por favor, Flo!

(LA TERRE) ¡Vivan las cuatro provincias de Extremadura,

Alcorcón, Leganés, Cáceres y Badajoz! ¡Sí, señor, hombre!

¡Eh, eh, eh, eh...!

(JUANJO) ¡Vamos, chavales, que gane el mejor!

Flo, tú serás el primero. Acércanos tus platos, por favor.

(Aplausos)

(JUANJO) ¡Vamos, Flo!

Yo sí, bastante.

Flo, cuéntanos, cómo se llama tu entrante, en qué consiste.

Bueno, es un escabeche ibérico de cigala

y se compone... bueno, de su cigala con un velo de panceta ibérica

y un crocante de tomate con un poco de polvo de tomate

y unas verduritas infusionadas

en un escabeche muy suave. Muy bonito el plato, ¿no, Flo?

Sí. Superfino, bien emplatado...

No parece tuyo, ¿no? (RIENDO) ¡No, no parece mío!

Me gusta ver esa evolución. Yo me lo estaba preguntando,

cómo con esas butifarras que tienes

puedes hacer esta "finezza" tan elegante.

Pues es que eso digo yo.

Flo, es poco fino a veces,

pero Toño es mucho más refinado.

(IMITA A TOÑO) Hombre, escúchame, Pepe... nosotros en Atrio,

a ver, lo que hacemos siempre es

intentar que la gente venga a vernos a Cáceres.

Porque en Atrio trabajamos todos con mucho cariño.

Eso te lo digo de verdad. José, por favor, mira...

¡Cada vez que lo hace me parto!

Escúchame, probadlo, que tampoco os quiero enrollar que tengo...

(Risas)

(JOSIE) ¡Es que lo hace igual!

(JOAN) ¡Muy bueno... está muy bueno, de verdad!

Muchas gracias. -Es un mar y montaña extremeño.

Está superrico.

(ÁNGEL) Me parece superequilibrado, elegante,

fino, sutil...

Vamos, ¿qué te voy a contar, Toño?

Creo que aquí cuando decimos:

"Póngale sabor a la vida", es este plato.

Porque este plato es contraste, acidez, encontrar

ese punto perfecto con todos los ingredientes

que le has puesto, es complicado.

¡Y lo has bordado, está perfecto! Muchas gracias.

Es un plato de esos que dices: "¡Qué rico, cosa más tonta...!".

Tonta... hacer un escabeche rico y que funcione con la cigala

y que la cigala sepa y que no predomine uno sobre otro.

Me parece muy acertado, Flo.

Muchas gracias. Muy bien.

Flo, el plato no tiene ni un defecto

que yo te pueda encontrar.

(Ovación)

Está rico y seguramente lo podrían servir en Atrio sin problema.

Muchas gracias. (AMELIA) Era un plato tan delicado

y lo ha hecho tan bien, ¡con estas manos que tiene...!

Y con las pinzas y con todo, que me vuelvo a emocionar

de pensarlo. Además, estos meses he estado con él

y he visto todo el progreso, ¡y ha sido alucinante!

Raquel, por favor, es tu turno.

¿Tienes que terminar algo del plato? Adelante, es el momento.

¡Mi amor, tranquila, Raquel!

¿Queréis vino? Tenemos verdejo y Syrah.

¿Qué preferís? ¡Salud!

¡Que lo disfrutéis, que aquí...! (JOSIE) ¡A palo seco!

Empezamos por el blanco y luego el tinto.

Sírvenos blanco, Sami. Verdejo.

(RAQUEL SÁNCHEZ SILVA) ¡Qué delicado!

(Aplausos)

¡Vamos, mami! (JUANJO) ¡Vamos, Raquel!

(RAQUEL S.) ¡Arriba mi Raquelita, vamos!

Cuéntanos, qué es este plato. Bueno...

Muchas veces me han preguntado

qué ha sido de mi vida fuera de la televisión.

Y hoy lo quiero contar a través de un menú

y de una sola letra, que es la inicial de mi apellido,

la letra M de Meroño.

Empieza todo cuando fui madre, porque evidentemente,

tuve gemelas y decidí que era un momento para volcarme con ellas.

Quería que conocieran otras culturas.

Así que parte de su infancia la pasaron en la isla de Bali,

donde decidí montar un negocio que se llama Malam.

Y se cierra el círculo aquí, en la M de MasterChef,

que me ha devuelto a la televisión.

Que estoy convencida que me va a cambiar la vida.

Y bueno, os voy a presentar un menú con productos España,

mezclados con esas esencias y sabores asiáticos

y con una bonita decoración para que todas estas etapas

que os acabo de contar estén reflejadas.

Bali fue un antes y un después en mi vida.

Es como MasterChef, me marcó profundamente.

Este, en concreto, se llama Aire del Sur.

Tiene una base de gelatina de agua de tomate,

el ingrediente principal

por supuesto es atún de la almadraba;

el aire, también de tomate,

y luego va atrezado con el salicornio

que le da el puntito

mar... y las flores que representan

la alegría de la gente de aquella tierra.

A simple vista, el plato entra por los ojos.

Sí. No cabe duda.

Dale, dale.

Perfecto.

Está muy bueno. Todo lo que está en el plato tiene sentido,

está bien tratado cada uno de los elementos que hay

y el resultado es... es elegantísimo, está muy bueno.

Yo creo que los atunes de almadraba están encantados y felices

de... de que hayan muerto en un plato tan bonito

y tan elegante y donde no se pierde ni el atún ni las almendras

ni nada. Creo que todo está encajado.

Justo estaba pensando lo mismo, que has hecho un plato

con una técnica ya... que te has ido

al siguiente nivel, a la siguiente pantalla.

¡Una maravilla! ¡Me encantan las almendras!

Si encima me las pones tiernas, tostadas...

Diferentes formatos que le dan más elegancia,

más complejidad al plato,

no le encuentro defectos y sí mucho sabor.

Por lo tanto, felicidades. Es un plato personal y muy rico.

Gracias.

Está todo dicho...

Pero es muy bonito, muy sutil en boca

y todos los elementos encajan. No soy de decir tacos pero...

"¡De p... madre!". Es verdad.

¡El primer taco que te escucho!

Pero encajaba la M ahí, había que meterla.

¡Muchísimas gracias! ¡Pues hasta mañana!

¡Gracias, Raquel, precioso plato y muy rico!

(Ovación)

Me daba la vuelta y veía a mi padre, a mi madre

y mis hijas con los ojos llenos de lágrimas,

¡es que ha sido...!

Realmente un momento para guardar

en el baúl de los recuerdos más hermosos de mi vida.

(LUCÍA) Los dos mejores cocineros de España.

Con siete estrellas Michelín entre los dos.

Raquel, es el momento de los platos principales. Adelante, por favor.

(Aplausos)

Pues el plato se llama Al otro lado de la esfera.

Como ingrediente principal, uno muy nuestro, que es

el solomillo de cerdo ibérico, cocinado a baja temperatura

con jengibre, cilantro, lemon grass

y curry. He hecho un jugo para acompañarlo

y encima pues están esas esferas,

que están hechas con leche de coco y unas hojitas de lima.

Es un viaje a Bali, está bien compensado, equilibrado.

No es fácil encontrar el equilibrio y lo has encontrado;

es más difícil que el anterior y el resultado es muy bueno.

Sí, tiene mucha complejidad porque tiene muchos elementos

que le aportan muchos sabores distintos

y conjugan ese viaje que proponías a Bali,

con una carne como el cerdo ibérico, que lo importante es

no anularla con tanto sabor; encima con dos salsas.

El esférico cumple esa función, en mitad de comer,

parezca otra salsa cremosa

con todos esos sabores que te hacen viajar. Buen trabajo.

Gracias, chef.

Es verdad que la has clavado, con las hierbas que le has puesto;

la esfera le aporta justo esa cosa cremosa...

¡Lo flipo contigo!

Gracias.

(ÁNGEL L.) Cuando has dicho lo de la esfera, me ha dado miedo.

Se han hecho tantas cosas mal con las esferas...

Y es una esfera que tiene sabor,

que encaja perfectamente, así que enhorabuena.

¡Muchas gracia! ¡El plato es la rebomba!

¡El plato está perfectamente acabado!

Es un plato de cualquier restaurante importante.

Le pones el esférico arriba, te lo comes, te explota el coco...

¡Y todos los demás sabores especiados están ahí sutiles!

¡Tiene mucho mérito! ¡Muchísimo!

Muchas gracias. De verdad, créetelo.

Gracias.

(DANIELA) ¡Pero no llores!

¡Es una buenísima lección para ellas!

Es que es realmente emocionante que gente con tantísimo criterio

aplaudan tu plato de una manera tan sincera.

Flo, cuéntanos qué es y cómo se llama.

Pichón, anguila y foie. Es un pichón

cocinado al horno con un poquito de salsa de ostras

y sobre una cama de un puré de coliflor con anguila ahumada,

acompañado de una salsa aireada de foie.

(IMITA A RAJOY) Este pichón

era el pichón para el cambio, pero le diré una cosa.

El cambio ya no sé dónde está, ya no se puede llamar cambio.

Entonces, al final va a ser el pichón por el tuyo, el mío...

Lo vamos a cambiar pero de esa manera.

Esto es como "Aitor, toma tu tractor".

Pues esto, lo mismo, ¿no?

Celia, ¿estás de acuerdo con lo que dice Mariano?

Sigo creyendo en el pichón por el cambio.

Si es que la gaviota está ya oxidada.

Está así colgada ahí de Génova y el otro día pasé y estaba así.

Se le cayó un ala. Alicaída.

Mariano, como hace mucho tiempo que no pasas por calle Génova...

Sí. -No hay ninguna gaviota.

Te voy a decir una cosa, Celia.

Si no hay gaviota, la llevo porque hago ejercicio.

Mira cómo salgo a andar.

¡Mira, mira, mira!

Eh, ahí estoy...

La cojo, la pongo, la pincho, la coloco y mire usted,

Sr. Casado, ya tiene... bueno, lo pinto de marrón y es pichón.

Eh... y ya está.

Ya me he perdido, no sé dónde estamos.

¡Que es pichón y ya está! Vamos a probar.

Bueno, ¿qué te pasó, Florentino,

con el puré?

He tenido un problemilla con el puré.

Porque yo planteaba una parmentier de anguila ahumada

y no cogí la patata.

Ha hecho puré de coliflor con anguila.

(JOAN ROCA) Funciona, está rico. -Está rico, sí.

Y luego ese juego de anguila ahumada,

con el foie gras, con la coliflor de fondo

funciona y le da una elegancia increíble.

Muchas gracias. Me gusta más la coliflor

que la patata para la anguila. Sí.

Está buenísima la mezcla de la coliflor con la anguila.

¿El puré de coliflor puede ser más sutil

que un puré de patatas a lo mejor? Es posible.

Pero sí me falta un punto de refinamiento en el plato.

Creo que hay demasiados elementos espesos.

La salsa, la crema de foie...

Que no hace que sea un plato demasiado sutil.

El punto de cocción, un poquito más crudito nos gusta.

Está bueno, eh, te lo comes.

El menú que estás planteando no lo habrías soñado tú

hace 24 horas o tres semanas o cuatro.

¡El salto es bestial!

Sigo diciendo: creo que tienes mano.

Es verdad que tú cocinas y eso se nota.

Pero, bueno, te falta más relación con la alta cocina.

Todo este tiempo que has pasado con Toño, pues... es poco,

hay que pasar más tiempo. El mérito va ya por delante,

pero falta ese puntito de refinamiento que digas:

"¡Está acabado, de diez!".

Tu plato está bien, es un clásico bien puesto.

Faltaría probarlo y pulirlo,

la cocción también la encuentro de más; pondría menos cereal,

le aporta unos tostados muy intensos por encima del pichón.

Y el puré la dispondría con un poquito más de elegancia.

No está mal, es buen trabajo,

a falta de ese detallito de pulirlo.

Me llamaba la atención el contraste de la anguila y le pichón.

Pero, personalmente, no he encontrado

el ahumado de la anguila

en el plato. Por lo demás, está para meterle un chillido.

Muchas gracias.

Yo también, estoy de acuerdo;

me encanta el pichón pero el punto de cocción...

Se te ha pasado un poquito.

En cambio, justamente lo de la coliflor lo mejora.

Muchas gracias. Resulta que es un poco como la penicilina:

un fallo me ha llevado a algo

que acompaña casi mejor al pichón que la parmentier.

Entonces... la verdad es que estoy muy contento.

Flo, vamos a empezar con tu postre.

¡Vamos, Flo! -¡Vamos, vamos!

He tenido un problema...

¿El qué? Porque tú no estabas pensado.

Esperaba cuatro para comer en casa y...

Se me han presentado cinco.

A veces ocurre, había vajilla para cuatro.

Sí... Te voy a juzgar igual de bien.

No te preocupes. La patata, la vajilla

y lo que te voy a contar. ¿Cómo se llama tu postre?

Este postre se llama Espiral de higo chumbo.

Y lo he hecho en tres texturas, una es una esfera congelada,

otra es la misma espiral

que también lleva higo chumbo y, luego, la tierra que tiene,

también, higo chumbo. Lo acompañan bolitas de coco heladas

y un bizcocho de yogur.

¿Y estas semiesferas o gelatina...? ¿Rellenos de...?

De higo chumbo. ¿Y lo que lo recubre?

Es una gelatina. Sin ningún gusto.

Sin ningún gusto. Tenía que ir sobre media lima para que tú...

Al comer la lima... Acaricia la lima, el contraste...

Con el higo chumbo. Pues cuéntanoslo todo.

Es que se me ha olvidado coger la lima.

Vamos a probar.

Está muy bien que hagas un postre de higo chumbo, de verdad...

Es superoriginal, a parte de que estéticamente

funciona maravillosamente bien, tiene mucha...

Mucha gracia esta disposición, está muy bien.

Con la lima esto... igual funciona...

Mejor, por la acidez, pero como está funciona bien.

Está muy bueno. Flo, creo que es un plato bonito.

Me parece muy atractivo, creo que le falta...

Equilibrio... creo que el higo chumbo con el coco funciona bien.

Qué pena que esas esferas no fuesen como pelotas de tenis.

Porque le hace falta ese coco que te da frescor y apetece más.

Pero el plato está fino, está bonito, elegante, sutil.

Luego, dominas la técnica porque...

Esto que me como... te estalla en la boca, está perfectamente hecho.

Estás al lado de llegar a la excelencia.

Es muy difícil hacer un plato de higos chumbos

sin excederse de dulce y, al final, jugar con ese equilibrio

en un postre... yo creo que sales por la puerta grande.

Es muy difícil, la verdad.

-Muchas gracias. -El conjunto es maravilloso.

(TODOS ANIMAN DESDE LA GALERÍA)

Lo que me gusta es ver cómo vas de...

Que pasas, dejado, el graciosillo;

pero esa parte sentimental que tienes con la cocina

está reflejado en este plato. Se ve que te lo tomas en serio.

Disfrutas con la gastronomía y eso me encanta y este plato...

Yo me lo he acabado, está buenísimo.

¿Es un gran trabajo? Sí. Supongo que quieres una valoración seria,

creo que no se disfruta tanto en la boca como en los ojos.

Se me hace un poco pesado, añadiré otra cosa:

este año es una gran temporada

teniendo en cuenta, además, el año que llevamos malo

con la COVID-19, necesitábamos hacer algo que fuese entretenido

además de alabar la gastronomía como siempre intentamos.

Quizá tú no has sido el plato más serio;

pero nos lo has hecho pasar de bien...

Que alucinas, encima, has terminado demostrando

un gran respeto a nuestro oficio.

Por lo tanto... (TODOS APLAUDEN)

Gracias...

(TODOS) ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Bravo! ¡Gracias por esta edición!

(FLO) Pase lo que pase hoy, ya he ganado.

Yo ya he ganado, es más...

No me merezco que me aplaudan si saben más que yo.

Pero... bueno, lo recibo con mucho cariño.

Yo creo que, además, aparte de la risa aporta tranquilidad

en el grupo, en general. -Lo más...

-Él es muy... apaciguador... de bestias.

Raquel... Con tu postre terminamos esta cata.

¡Vamos, Raquel!

¿Qué es esto? Bueno, un postre con el que empiezo

con un golpe visual,

metáfora de cómo me sentía en el programa.

Quemada. Semana a semana... "On fire!".

Qué cabrona, cómo lo ha hecho, qué bien...

-Con esto... -Qué bonito.

Volvemos a Bali, a sus volcanes.

Un... postre aparentemente...

Oscuro y... bueno, muchas veces...

Las apariencias engañan.

Porque algo, aparentemente oscuro,

puede esconder grandes tesoros, sobre todo...

Si trabajas bien... pico y pala, pico y pala...

Pico y pala con esfuerzo y descubres...

El corazón que se pone detrás de los proyectos,

esta vez, en forma de mango.

(TODOS) ¡Oh, precioso! (SILBAN)

(TODOS GRITAN Y APLAUDEN) Qué pasada... qué pasada.

-Está cocinada. -Una fruta que, además,

la pones en un plato...

Y la sigues mimando...

Con sabores como el polvo de panga.

El coco...

Y buscando texturas crujientes

como el cacao, unas aromáticas...

Y lo acompañas con un "candy" de crema de cacahuete, pues...

El resultado es un postre...

Y se llama Corazón de volcán.

Con diferentes texturas, donde hay rocas de...

Sake, el untuoso del "candy" con cacahuete

y los aromas de los que os he estado hablando fusionados con mango.

Vamos a probar.

Me acuerdo de la edición Ona Carbonell,

algunas personas de la audiencia

no les pareció bien que Joan Roca y su equipo

le echaran una mano, evidentemente, no tenéis

un espacio donde practicar el menú

y me parece bien que os acerquéis a esos cocineros

y os permitan trasladar un mensaje a esta mesa y que lo entendamos.

La historia que nos has contado es muy bonita, tiene sentido,

el postre es superrico con personalidad

y, encima, lo has hecho codo con codo

con un equipo que es de lo mejorcito que hay.

Felicidades. Gracias, chef.

Me parece... una locura, la verdad.

Las diferentes texturas del mango

que queda superelegante, el granizado, las hierbas...

La verdad, enhorabuena, de verdad.

Está para comerse un cuarto y mitad de mango.

Hombre, Raquel, la verdad es que...

Me acuerdo de esa Raquel de los primeros días

que estaba atacada, con unos nervios que podían contigo

y, luego, te has ido acoplando y te lo has currado...

A muerte... y, la verdad, ver que una persona

que no sabía encender el microondas y que, ahora,

te saque un postre como este que lo explique con el sentimiento,

que lo entienda, que lo sienta...

A mí me parece un milagro. Gracias, Samantha.

Está todo impecable y lo bonito es que cuenta mucho de tu historia,

lo que nos has empezado a contar al inicio del menú,

culmina con ese volcán, ese paisaje de Bali

que se convierte en un postre maravilloso.

La verdad, es absolutamente...

Genial, enhorabuena.

Esto podía estar en cualquier restaurante creativo importante.

Lo cual... no sé qué añadirle más a todo eso.

Así que... iba a llorar; pero por ver a tus hijas

que lloran, también, es yo soy muy flojo.

Pero tenéis que llorar de alegría, llorar de alegría.

No es fácil, en el tiempo que te hemos dado,

hacer un postre tan maravilloso y lo has hecho, felicidades.

Felicidades. -Gracias, chef.

(RAQUEL M.) La cata de hoy tenía un valor añadido

de final... ha sido muy bonito, muy bonito.

Estoy muy emocionada, muy emocionada.

Raquel, Flo, la cata ha terminado y, ahora,

tenemos que deliberar para decidir el nombre del vencedor.

Así que podéis volver delante de cocinas.

Gracias... (TODOS GRITAN Y APLAUDEN)

¡Vamos, vamos!

(RAQUEL S.) Ha sido muy impresionante, de verdad,

muy impresionante. -Ha estado guay, ¿verdad?

En la primera semana dije: "Esta semana se va Raquel".

-Es verdad... le sentó fatal.

(TODOS RÍEN)

Pues vamos... adelante, lo tenemos, ¿verdad?

(JUANJO B.) Suerte, chicos.

Duelistas, ya hemos tomado una decisión.

Y queremos que la conozcáis rodeados de todas las personas

que os han acompañado esta noche.

Ha llegado el momento de que vuestros familiares

y los exaspirantes os acompañen.

Así que, por favor... bajad. ¡Vamos, chavales!

(AINHOA CANTA) # ¿Quién será...? #

(JUANJO B.) Vamos, vamos.

Eh...

Vaya platazos, colega.

-Rubita... te quiero.

(JOSIE) Me da mucha pena que este viaje acabe;

pero estoy henchido de satisfacción, o sea, me parece lo máximo

lo que ha pasado aquí y, de verdad, "MasterChef"

no es un programa de televisión, es una experiencia vital

que te eligen, la vives y te cambia la vida y es increíble.

Estamos en la quinta final de "MasterChef Celebrity"

y en las cinco ediciones hemos conocido en estas cocinas

a 67 "celebrities".

La mayoría nos habéis sorprendido por el trabajo realizado:

esforzándoos al máximo en cada prueba,

trabajando como si estuvierais en una cocina profesional.

En vuestro caso, ese esfuerzo os ha traído al duelo final

y la evolución en estas doce semanas

ha sido, verdaderamente, espectacular.

Llegar hasta aquí no ha sido fácil,

pero habéis estudiado y practicado mucho.

Sabemos que habéis cocinado sin descanso en casa

y, a veces, incluso de noche.

Vosotros mismos os habéis ido marcando las metas

y las habéis superado, estamos muy orgullosos de vuestra entrega.

En este último duelo,

nos habéis presentado dos menús que bien podrían estar

en un restaurante con estrellas Michelín.

Dos menús que nos han encantado porque os describen, perfectamente,

y nos hablan del camino que habéis hecho hasta llegar aquí

y del momento en que os encontráis.

Raquel, has trabajado de manera minuciosa, organizada.

Segura de lo que estabas haciendo, a pesar de que tu menú

era bastante complejo, técnicamente hablando.

No has descansado ni un segundo ni te ha temblado el pulso.

No podemos olvidarnos de los conocimientos culinarios

con los que entraste en estas cocinas.

Flo, nos has mostrado otra manera de enfrentarte a la tensión,

de una manera más relajada, haciendo bromas y sacando

a relucir ese sentido del humor que tienes.

Pero eso no te ha restado ni una pizca de concentración

y seguridad; y aunque se te olvidaron un par de ingredientes

has sabido solventar el despiste con bastante imaginación.

Lo que no sé es si tu amigo Toño Pérez estará más contento

del menú que has ejecutado o de la imitación que has hecho.

Ya lo sabremos, los dos menús se merecen ganar;

pero sabéis que, solamente, uno puede ser el vencedor.

Enhorabuena a los dos por haber llegado hasta aquí.

Muchas gracias. Os habéis ganado

ocupar nuestro puesto en este momento tan importante;

así que, por favor, hacednos el honor.

(FLO) No hay mayor respeto que dejarnos su sitio

para que escuchemos el veredicto final... me encanta.

Antes de anunciar el nombre del ganador,

queremos agradecer a Joan Roca y a Ángel León

que han sido testigos de este emocionante duelo final.

Muchísimas gracias, amigos, por acompañarnos una vez más.

Ha llegado el momento.

¡Vamos, chicos!

El ganador de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity España" es...

****¡¡¡RAQUEL!!!****

(Aplausos, gritos y música)

¡Guapa!

(RAQUEL M.) Lo conseguí, lo conseguí... gracias por todo.

Muy agradecida...

Me he dado cuenta de lo fuerte que soy por este programa.

¡Qué grande eres!

¡Enhorabuena, chavalina!

-Lo has hecho muy bien. -Sí... ha estado muy bien.

(FLO) Para mí es espectacular, la vida son...

Son esos pequeños detalles que te acercan a la plena felicidad.

Eso lo he conseguido en "MasterChef".

(Aplausos, gritos y música)

-Emocionante, ¿eh? -Qué bonito, por favor.

-Gracias... -Felicidades.

Raquel... por favor...

¡Bravo! ¡Tu trofeo!

Enhorabuena, felicidades.

(Aplausos, gritos y música)

(RAQUEL M.) M de...

Mamá microondas, M de mujer masterchef...

M de Meroño.

Te llevas los 75 000 euros destinados a la ONG que elijas.

Dinos para quién va ese dinero.

Pues esto va para Mensajero de la Paz

que sé que se van a encargar de dar de comer

a todos los que, en este momento,

tan chungo lo necesitan y confiamos en el padre Ángel.

Así que para vosotros.

¡Para Mensajeros de la Paz va! ¡Fenomenal!

(Aplausos, gritos y música)

(RAQUE M.) "MasterChef" es un premio,

un premio con mi inicial.

Es un regalo.

Muchas gracias...

¡Ya tenemos el nombre de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity"... Raquel!

Un premio muy merecido para una aspirante

que nos ha demostrado

que la mejor manera de conseguir un sueño es luchar por él.

Nos vemos muy pronto con un especial donde elegiremos

al mejor MasterChef Senior España

y, a continuación, con los pequeños genios de "MasterChef Junior".

¡Mientras ya saben, pónganle...!

¡¡¡SABOR A LA VIDA!!!

(Aplausos, gritos y música)

Se acabó... lo voy a echar muchísimo de menos;

así que... no se olviden de ponerle...

(LAS TRES) ¡¡¡Sabor a la vida!!!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 12 - Final

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 5 - Programa 12 - Final

08 dic 2020

El camino no ha sido fácil para ninguno de los finalistas de 'MasterChef Celebrity'. Florentino Fernández, Raquel Meroño, Nicolás Coronado, Ainhoa Arteta y Josie intentan convertirse en el ganador de la quinta edición en la gran final.

En la primera prueba, los aspirantes deben hacer una réplica de una receta de Dabiz Muñoz, del restaurante DiverXo, siguiendo todos los pasos que vaya dando el chef con tres estrellas Michelin. La primera chaquetilla y el primer puesto en el duelo final está en juego.

El último cocinado en exteriores lleva a los celebrities a Cantabria, donde el chef Jesús Sánchez, tres estrellas Michelin, les abre las puertas de su restaurante: Cenador de Amós. Los aspirantes trabajan de manera individual y tienen que preparar cada uno dos platos del menú degustación diseñado por Jesús Sánchez para la ocasión. Entre las propuestas destacan recetas de un gran nivel de dificultad, como ensalada de bogavante con crema de su coral y estragón, lomo de mero con mantequilla de algas y acelgas o el postre de fruta de la pasión y helado de yogur.

La emoción y la tensión se adueñan de las cocinas en el gran duelo final de 'MasterChef Celebrity 5'. Los duelistas demuestran su evolución y todos los conocimientos adquiridos en las 12 semanas para diseñar un menú propio con el que sorprender y agradar los exigentes paladares de Pepe Rodríguez, Samantha Vallejo-Nágera y Jordi Cruz, que están acompañados por los prestigiosos chefs Joan Roca (Celler de Can Roca) y Ángel León (Aponiente).

ver más sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 12 - Final" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 12 - Final"
Programas completos (63)
Clips

Los últimos 736 programas de MasterChef Celebrity

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Liz

    FELICITACIONES, Los saludo desde Colombia, encantada de Master Chef Celebrity 5, donde he reído, llorado, me he emocionado, he disfrutado viendo los paisajes tan hermosos donde realizaron las pruebas de campo, me han sacado de mi día a día ajetreado y me han hecho olvidarme de ello. Excelentes Jurados Pepe, Samantha y Yordy, que don de gentes, Encantada con cada celebridad participantes, enamorada de este edición, aunque confieso no soy amante de casi todas las comidas que han preparado me disfruté cada minuto de la edición. NI que decir de Master Chef 7, FELICITACIONES TOTALES Y GRACIAS DE CORAZÓN por hacer tan agradable estos programas. Dios los bendiga, Lizley Araque, Pamplona, Norte de Santander, Colombia.

    10 dic 2020
  2. Ari

    Que programa mas bonito, felicitaciones por tan estupendo trabajo...saludos desde argentina

    10 dic 2020
  3. Maria isabel lanza diego

    que flipao el David, como si todos fueramos cocineros profesionales

    09 dic 2020
  4. Meri

    Le he dado al pause en el último capitulo un segundo y me he comido todos los spoilers posibles con las miniaturas de otros videos. Cambiadlo porque es una cagada...

    09 dic 2020