www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5726772
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 5 - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música de "El libro de la selva")

Bienvenidos a un nuevo programa de "MasterChef Celebrity".

Décima semana y los aspirantes están listos

para afrontar la recta final mostrando su faceta

más competitiva. Pero "MasterChef" siempre sorprende

y esta noche en las cocinas se encontrarán

con unas personas a las que adoran.

Buenas noches y bienvenidos a "MasterChef".

Buenas noches.

Gracias por ser nuestros cómplices

y venir a darle a los aspirantes lo que necesitan:

fuerza y energía para afrontar la recta final

del concurso. Menuda cara se les quedará

cuando os vean. ¿A que sí? Sí.

Alma, tú has venido a sorprender a tu abuela Celia.

¿Cuál es el plato que más te gusta de tu abuela?

Me gustan sus albóndigas y a veces hago tartas con ella,

paellas, fideuá y eso. ¡Oh, pero bueno!

Te tienes que presentar al Júnior.

¿Te gustaría? Yo quiero.

¿Tú quieres? Sí.

Lo hablamos con tu abuela, ¿vale?

Vale. Vamos a recibirla,

a ver cómo se queda.

Adelante, Celia. ¡Ay!

¡Ay!

¡Ay, mi Almita!

-Hola, abuela. -Mi pequeña...

¡Hola!

Mi amor, mi niña.

-¿Qué tal? -Hola, amor mío.

-Hola.

-Ay, mi niña.

Mi Almita, Nos ha dicho que cocina

un montón de cosas contigo. Sí.

Las paellas, las fideuás...

Ah, y una cosa. Que se quiere presentar al Júnior.

Sí. -¿Te quieres presentar?

-Sí.

Prepárate para una noche muy especial porque Alma

va a cocinar contigo en este primer reto de la noche.

¿Sí? -Sí.

Así que con todo lo que sabe...

Menudo pinche. Ay, mi pequeñita.

Me habéis dado el día.

-Mola tener una abuela en "MasterChef"

porque es como estar viendo a tu abuela en la tele.

Es como: "Ay, mira. Es mi abuela".

Es muy bueno. -Es mi niña.

Martina y Daniela, las hijas de Raquel Meroño.

Bienvenidas. Gracias.

¿Qué tal estáis? Nerviosas.

-Bien. La última vez que nos vimos,

os quejabais mucho de lo mal que cocinaba vuestra madre.

¿A mejorado o no? Ha hecho muchísima evolución.

Antes era coger la comida de la nevera,

calentarla y emplatarla. Punto.

O sea, que estáis encantadas. Ahora se pone en la cocina,

nosotras esperando... -No podemos entrar, es su regla.

No se puede entrar. ¿No os deja entrar?

Es que se pone nerviosa.

Vamos a ver qué cara se le queda cuando os vea aquí.

Se piensa que estamos en Cádiz.

-¡No es verdad!

(RÍE)

Ay, me muero.

Me la habéis colado,

por eso no me llamasteis ayer. Qué guapas estáis.

¿Qué tal, Raquel?

Madre mía, qué ilusión. Han dicho que están

superilusionadas con tu evolución en la cocina.

Que todo lo que haces es espectacular,

no se te puede poner ni una pega.

Están fascinadas. Sí, sí. Están emocionadas,

como toda la familia. Y que les dejas entrar

en la cocina a ayudarte todo el tiempo...

Ellas se han iniciado solas. Sin yo decirles nada,

les gusta hacer crepes, galletitas...

Les gusta hacer de todo.

Cosa que yo he empezado a hacer a los 40 y tantos.

(RÍE)

Que sepas que Daniela y Martina van a cocinar contigo

en este reto. (RÍE)

-Lo siento. (RÍE)

¡Oh, Dios mío! Me van a dar la paz que necesito.

Sí, muy bien, muy bien.

¡Muy bien! ¡Qué ilusión!

Ha habido momentos que me han visto muy estresada

y me han dicho: "Estamos muy orgullosas,

pero no queremos verte sufrir y pasarlo mal.

Te vemos muy estresada".

Iker, el hijo de Ainhoa.

¿Cómo crees que se va a quedar tu madre cuando te vea?

Seguro que me va a dar un abrazo. ¿Y crees que se va a poner,

no sé, a cantar de la ilusión?

No sé. ¿Canta mucho en casa?

Algunas veces. Aquí también. ¿Y cocina mucho?

Sí. ¿Has visto cómo ha mejorado?

¿O no? Mucho.

¿Quieres que entre ya, que te veo nervioso?

Sí.

Pues que entre Ainhoa.

Hola.

(RAQUEL RÍE)

-¡Ay! Te has quedado muda, qué raro.

Digo: "Se parece a mi hijo".

¡Qué cosa! ¿Pero qué haces aquí?

¡Ay, qué rico, por favor!

¿Qué te parece que te hayamos traído a Iker?

¿Qué te voy a decir? Es mi sol, es mi vida, es un santo.

Tiene cara de bueno. Es muy bueno.

Ya se ve. Es que es mi vida.

Nos ha dicho que cocinas muy bien y está encantado.

Y come mejor desde que vengo a "MasterChef".

Pues esta noche va a cocinar contigo.

¡Ay, qué ilusión! Sí, sí, sí.

¿Te gusta el pinche que te hemos traído?

Es lo que mejor que habéis podido hacer, qué cosa tan bonita.

Cada vez me gusta más este programa.

Me guste tener a mi hijo a mi lado porque es una maravilla de niño,

desde el día que nació fue un auténtico regalo en mi vida.

Además, siempre digo lo mismo,

nació con una sonrisa y sigue con esa sonrisa.

Bueno, María. Me ha contado un pajarito

que eres muy amiga de Flo.

Sí. Y además, me han dicho también

que juegas con él a ser su mánager.

Sí. Cuéntame cómo es eso.

Cuéntame, a ver. No sé...

Cuando le ofrecen algo, lo dice,

y yo le digo si me parece bien. (RÍE)

Vamos a ver qué cara se le queda cuando te vea.

Adelante, Flo.

Pero bueno, ¿quién está aquí?

Hola, buenas noches. -Hola.

-Hola, Flo. -¿Quién está aquí?

Cuéntanos, Flo, ¿quién es María?

María es mi representante, mi mánager.

Me negoció "MasterChef": "Tienes que ir a 'MasterChef'".

Digo: "Ya, pero es que no conozco a nadie y tal".

Dice: "No te preocupes, yo lo muevo".

Lo ha estado contando. Bueno, Flo, ya has superado

al amiguete, estás en el programa diez...

Impresionante. A lo mejor te hace falta ayuda,

por eso queremos que tu mánager cocine también contigo.

¿Qué te parece? Me parece genial.

Una idea muy buena. Muchas gracias.

A mí me gustaría hacer

unas cookies. -A mí también.

Porque tenemos la receta más o menos cogida.

Bueno, Julia, la sobrina de Terre.

¿Cuántos añitos tienes? Siete.

¿Has visto cocinar a tu tía? Sí.

¿Has visto cómo ha mejorado? Sí.

¿Y qué platos te hace así ricos? Galletas.

Galletas. Pasteles...

Oye, una cosa,

¿es tan gamberra contigo como aquí en "MasterChef"?

Porque aquí, ¡puf!

Sí. Pues venga.

Adelante, la Terre.

(TARAREA GRITANDO) -¿Dónde vas? ¿Dónde vas?

(RAQUEL) Que te has pasado. (TERRE GRITA)

¡Soy un rayo volador!

(TARAREA GRITANDO)

¡Anda, son tus hijas! Pero bueno.

(GRITA EMOCIONADA) ¡Ay, no, no, no!

¡Ay! Vas tan embalada

que ni ves las sorpresas que tenemos, Terre.

¿Por qué me hacéis esto? ¡Ay!

Se te han quitado las ganas de volar, ¿eh?

¡Dejadme en paz! (RÍEN)

-Ay, por favor...

¡Qué sorpresa! ¡Qué sorpresón!

Ay, Julia. Terre.

Nos ha dicho Julia que cocina contigo.

Que hace galletitas, bizcochos... Sí.

¿A que hicimos un brownie de un minuto y medio?

¿Pues sabes una cosa?

Que Julia va a cocinar contigo en este reto.

¡Ah! ¿Qué dices? ¿De verdad? -Sí.

-Ay, qué ilusión, de verdad.

Ay, por favor. (CELIA) La Terre llorando, guau.

(TERRE) Esa es con la que más me peleo, pero somos amigas.

¿A que tú también tienes amigas con las que discutes

y luego no pasa nada? Pues a mí me pasa con Celia,

pero luego somos amigas.

Cuanto te he visto,

me he asustado. ¡Ah! Me ha dado un poco de... ¡Ay!

Luego ha sido sorpresa. -Que las sorpresas no se dicen.

Diego, tú eres el íntimo amigo de Josie,

os queréis como hermanos.

Sí, la verdad, sí. Nos llevamos muy bien, es muy divertido.

Y Josie...

¿Antes de entrar sabía cocinar algo?

No, no, no. Nada.

O sea, no.

¿Te imaginabas que tenía talento para la cocina?

No. Nosotros tampoco.

O sea, no. Yo creo que ni él. Vamos a verlo.

Adelante, Josie.

(AINHOA) Le va a dar algo a este.

¡No! ¡Pero qué es esto!

Pero Mariflor, no me lo puedo creer.

-¿Qué tal? -¿Cómo estás?

-Joder, pero bueno, cómo es esto, por favor.

Oye, Samantha, yo creía que había que robar.

(RÍE) Como no tienes hijos,

hemos traído a tu amigo. ¿Conocéis a Diego?

Él trabaja conmigo codo con codo.

Yo no hago nada sin él. O sea, tu mano derecha, vamos.

Mi mano derecha total, estoy superfeliz

porque me da mucha tranquilidad, es paz.

Espero que en el reto lo sea porque vas a cocinar con él.

Pero es que él no sabe cocinar.

-Yo te voy a ayudar a ver qué sale, porque de cocina sé poco,

yo lo intento. Yo lo intento pero a ver...

No prometo nada. -No te preocupes, no te preocupes.

Jara, la prima de Nicolás. Buenas.

Contenta de estar aquí. Muy contenta.

Además, esta edición de "MasterChef Celebrity"

está siendo muy importante, ¿no? Total.

Soy la persona que más partido le está sacando al programa

porque en casa tengo...

Voy a estar de vacaciones todas las reuniones familiares.

Tú eres la hija de Lucía. Justo.

¿Tu madre sigue cocinando? Sí, sigue.

¿Sabes si habla bien de los jueces?

Hum... Ha habido de todo. (RÍEN)

¿Cómo ves el paso de Nicolás? Aquí sigue.

Estoy fascinada.

No me lo esperaba, aunque suene mal decirlo,

pero no me lo esperaba.

Vamos a ver qué dice Nico cuando te vea.

Adelante, Nicolás. ¡Kiá!

(GRITA)

¡Mi hermanita! ¡Mi otra vida!

Ay, cosita.

¿Qué haces aquí? -He venido a verte.

¡Qué bueno!

Yo soy muy espiritual, ya sabéis,

y creo que en otro momento antes de nacer,

Jara y yo hemos estado en algún campo energético los dos juntos

y somos dos mitades de una cosa, de una misma cosa.

Vamos a ver si os compenetráis en la cocina

porque en este primer reto

va a tener que cocinar contigo. ¿Qué te parece?

(RESOPLA) Felicidad.

Felicidad pura y liberación. Vamos, de hecho...

¿Buena ayuda? Muy buena.

Me alegro. Pues aspirantes, pinches,

ha llegado el momento de que conozcáis el reto

al que os enfrentáis. ¡Ah!

Por favor, venid delante de cocinas.

Pero bueno, qué monada. -Es Julia, mi sobrina.

-Ay, qué mona.

Diego, aquí traen cada catafalco que no te puedes imaginar,

de repente sale un cerdo, un bonito, con lo cual,

no te ofusques, pero de ahí van a salir todo menos marionetas.

Jordi, por favor. Allá voy.

Ay, Dios. (AINHOA) Ay, qué nervios.

-¡Oh! -¡Hala!

-¡Guau! -¡Guau!

(RAQUEL) No me lo puedo creer.

(AINHOA) ¿Qué es esto? Parece un rastrillo:

un maletín, una bota, un ovillo,

una fresa, una lata de refresco, una caja de huevos y un chuletón.

(RAQUEL) Pero qué barbaridad es esta...

Alma, ¿qué tiene que ver esto con la cocina?

Pues no sé, son tartas.

¿Tartas? ¿Tartas?

Que sí, que sí. Perdonadme, pero tengo una sed

que no puedo más... ¡Uf!

El chuletón me lo como luego. Voy a beber.

Dios... -¡Anda!

-¡Oh! -¡Hala!

-¿Ves? Que son tartas.

Hemos querido hacer trampantojos,

como su nombre indica, son "trampas para el ojo".

Pero tela.

Elaboraciones muy utilizadas en cocina

que permiten a los chefs dar rienda suelta a su creatividad

y jugar al mismo tiempo con los comensales.

Aunque parezca mentira, estos elementos son tartas.

Las ha elaborado nuestra primera invitada de la noche,

una auténtica escultora del dulce

que ha revolucionado el mundo de la repostería

con sus originales creaciones y es capaz de replicar

cualquier objeto en forma de pastel.

Guau. Desde Tartísstica, en Madrid,

Eva de Haro, adelante.

Hola, ¿qué tal? ¿Qué tal?

Hola. Bienvenida.

Eva, nos encanta que hayas venido a visitarnos.

Un placer. Y, sobre todo,

que traigas estas joyas o tartas.

¿Cómo empezaste a diseñar estas originales tartas?

Empecé porque mis hijos me pedían las tartas de cumpleaños

y cada año eran más complicadas y más complicadas.

¿Y cuál ha sido el diseño más difícil

al que te has enfrentado? Si hay alguno difícil para ti...

Todos son bastan difíciles, pero el Big Ben.

Eva, estas creaciones tan maravillosas,

¿las pueden disfrutar personas con intolerancias?

Se pueden hacer sin gluten, sin azúcar, sin lactosa, sin huevo.

-Esta mujer es flipante,

¿cómo tiene esa creatividad para elevar la repostería

a la categoría de arte?

Aspirantes, en esta primera prueba queremos que volváis

a demostrarnos vuestra capacidad para la repostería

y que repliquéis con ayuda de vuestros pinches

estas tartas.

¿Qué os parece? Pues mal.

-¿Replicar eso?

(AINHOA) No me veo capaz de reproducir nada de ahí.

-Mamá, sí que podemos. -¿Tú crees que sí?

Si tú dices que podemos,

podemos.

-Pero no Podemos de política, ¿eh? (RÍE)

Raquel. Dígame.

Fuiste la mejor de la anterior prueba

por equipos y vas a tener una ventaja en este reto.

¿Podemos elegir tarta? Vas a tener que repartir

las tartas y decidir quién replica cada una.

¡Uh! -Ay, Dios.

-¡Hala!

Lógicamente, la que vas a hacer con tus hijas.

Vale. Pero antes del reparto,

vamos a verlas por dentro, son todas distintas.

¿Nosotros podemos ir al baño durante tres horas?

(RÍEN)

Poquito hecho. Empezamos por el chuletón.

Poquito hecho lo quiero. Menudo chuletón.

Ostras. -Qué rico.

Tenemos tres capas de bizcocho y buttercream.

Como veis, por fuera es de chocolate.

Vamos con la bota.

¡Ay! (TERRE) Ay, qué dolor.

-Qué bueno. -Cómo mola, tío.

Bizcocho de chocolate y un relleno de tofe.

Qué rico. El ovillo...

(TERRE) Esta es la que más me gusta de todas.

Hala, a ver... -Dios.

Tres capas de bizcocho relleno con buttercream.

Me han dado el disgusto del día.

(RESOPLA) La lata,

mordida por Pepe, también bizcocho y buttercream.

Esa es fácil, esa para nosotras. Doce huevos frescos.

(RAQUEL) Estoy en shock. Igual, bizcocho con buttercream.

Veis la ganache de chocolate que envuelve.

¡Yo quiero esa! -¿Quieres la de los huevos?

-Me da igual.

Vaya pedazo de fresa. (NICO) Es preciosa esa.

-Pepe, ¿un batidito? (CELIA) Es más fresón.

También bizcocho y buttercream. Me encanta la fresa

pero no sé cómo hacerla. No sé cómo darle esa forma.

Mirad qué nivel de detalle tiene el maletín.

(NICO) Ese para Josie, que va sobrado.

(RÍE) -Sí, ese para Josie.

Con bizcocho de chocolate y mermelada de fresa.

(RAQUEL) Qué barbaridad es esta.

(RÍE) Es que os habéis vuelto locos.

Ahora sí, Raquel...

Dime primero cuál vais a replicar vosotras.

No tengo muy claro

cómo vamos a darle la forma a la fresa,

pero visualmente nos encanta

y nos lanzamos a por la fresa. (FLO) Pero son tres.

¿Qué pasa? Esto está mal repartido.

-Para ti los huevos, que te sobran.

(RÍE)

Eva, ¿cuál es la más difícil? La huevera.

-La huevera, la de Flo. (FLO) No, no.

Esto es una probabilidad. No me has dado la huevera todavía.

-Qué mala eres.

-Te la acabo de adjudicar hace un segundo.

Lo tienes claro, la huevera para Flo.

Flo, te ha tocado la huevera. María, felicidades.

Que no, pero que no quiero yo la huevera.

No sé qué le he hecho a Raquel, si la trato superbién.

Me da la intuición de que en el programa de hoy se va.

La más fácil es el chuletón. (RAQUEL) Bueno, el chuletón...

Se lo voy a dar a esta pareja tan estupendísima.

-Gracias.

A Alma y a Celia. ¿Contenta, Alma? Sí.

Siguiente, Raquel.

La lata se la voy a dar a Terre, que me parece simple

y tiene una chiquitina ahí que no quiero

verla sufrir mucho. ¿Estáis contentas?

¿A que tú querías esa? -Sí.

¿A quién le das la bota?

La bota... Moda...

La bota va directamente para Josie.

-"Fashion show", guay, Josie.

-No es mi bota favorita para nada, pero bueno, tiene mucha historia.

Yo con Diego he triunfado en unas plazas

mucho más duras que "MasterChef".

Pero a mí esa bota me preocupa mucho.

-El maletín, directamente para el viajero

-Gracias. -Gracias, gracias.

(RÍE)

Nos queda el ovillo, que se lo das a...

Pues a Ainhoa.

-Le haces muy feliz, él quería el ovillo.

El ovillo necesita mucha paciencia, ¿no?

Mucho trabajo.

-Mucho trabajo, ya me imaginaba.

Ha llegado el momento de cocinar.

Tenéis que replicar estas tartas en 90 minutos.

En el supermercado encontraréis todos los ingredientes

necesarios, os facilitaremos

la masa de bizcocho ya elaborada...

(SUSPIRAN ALIVIADOS)

...para que os podáis centrar

en esculpir la tarta. Además, tendréis que hacer

el relleno y la cobertura.

Lo queréis todo, yo es que lo estoy flipando.

Eva, ¿quieres dar algún consejo a los aspirantes?

Disfrutad. (RÍEN)

-Qué optimista, qué optimista.

¿Estáis preparados?

(FLO) No, chef. -Sí, chef.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno. Ya.

Pinches, vosotros esperad en las cocinas.

¿Samantha y Jordi son novios? -No.

-Ahora te veo.

-Vale.

-Ay, señor.

-Tenemos más cosas que nadie. (CELIA) Ahora, con el bizcocho...

-¿Ya está? -Ya está, ya lo tenemos todo.

-Te has pasado con el bizcocho. -¡No!

-Vamos a empezar a hacer la buttercream.

-¿Butter cómo se dice en inglés? -Butter.

-¿Butter qué es? -Mantequilla.

-Hacemos un guiso si quieres. -Un potajito.

-Esto lo vamos a empezar a aplanar, te cuidado que no quede superfino.

-Sí, sí.

-¿Te imaginas el bolso relleno de garbanzos con tomate?

-Buenas noches. No te confundas y hagas el ovillo.

Me quería centrar en el cartón de huevos

porque lo voy a clavar. María, confiamos en ti.

No lo dejes solo.

Tienes que hacerlo más pequeño, ¿vale?

Esto es como "crossfit". (RÍE)

-Para la ganache tenemos que calentar, coge un cazo.

-Esto se llama la ganache, ¿vale? -Ay, se me ha caído.

-50. -Perfecto, hala.

Ahora, la leche.

-Que se vaya calentando, hay que fundir chocolate.

-Tienes que darle con más fuerza, Diego.

-Como la plastilina, va cogiendo calor.

-Tu cara, Daniela.

De buttercream son 350.

-Vale. -¿Vale?

Eva, tienda no tienes, tú tienes un obrador.

Sí, porque son trabajos muy personalizados.

Aparte de eso, ¿haces también clases?

Sí, doy clases. Y cumpleaños,

si mi hija cumple años, puedo hacer fiesta.

Perfectamente.

O voy a la casa. Qué divertido.

Con la mano. -Ya, directamente con la mano.

(FLO) Eh...

No ensucies la cocina que te dejo el fin de semana sin salir.

-La cocina sirve para mancharse. -Claro.

-Hemos venido aquí a cocinar, así que ahora la ropa no importa.

-El Loro Piana, es guay.

-Josie no te has atrevido con el fondant.

(JOSIE) Estoy con el caramelo.

-Voy hacer trocitos para las hebillas.

-Uf, hasta que lleguemos a la hebilla.

Tengo curiosidad de cómo se hace esto.

(EVA) Tienes que congelar el bizcocho

para poder esculpir. Si no, se desmigajan.

Lo primero es la buttercream, rellenar

y meter al batidor. Claro.

Luego ir preparando su ganache y cuando esté hecha...

La ganache es lo último porque es lo húmedo

que permite el fondant pegue al bizcocho.

-Está buena, ¿no? -Está buenísima.

Pedazo de buttercream que hemos hecho, cariño.

-Mamá, ¿qué hago?

-Coger esto y esculpir las hojas.

-Estoy haciendo la ganache. Muy bien, tío.

Así, ve haciendo hilitos de esos.

Oye, pues no tenemos un módulo fondant en la escuela "online".

Podrías hacernos una clasecita. Pues hago una masterclass.

Cómo trabajar el fondant

y cómo hacer estas formas tan bonitas

para que en casa vean cómo se hace

este trabajo tan artístico. Ya casi.

(TERRE) Voy a fundir el chocolate. -Vale.

¿Cómo hago la fresa?

Para la fresa tienes que montar la tarta por capas,

le das un corte transversal a un tercio

y lo tumbas. Ya tienes la curva.

Y con eso que te sobra,

construyes la punta de la fresa.

-¿Está bien, mamá? -Está superbien.

-Qué gusto, "satisfaction".

-¿Es la primera vez que haces buttercream?

-Sí. -Lo vas a flipar.

¿Cómo se hace la huevera?

Tiene la parte inferior y superior.

Tienes que darle la vuelta al bloque,

esculpir los huecos del huevo, forrarlo, darle la vuelta,

y cajearlo. Está forrado por arriba y abajo.

Hago una ganache, le doy

una capa externa de ganache... ¿Puedo venir a verlas?

Claro. ¿Cuál haces?

Esta. El chuletón, házmelo poco hecho.

Eh, vale. Gracias. ¿Ya lo has visto?

Sí. Se queda con todo rapidísimo.

¿Qué te ha dicho? -Que lo haga poco hecho,

porque le gusta a él... O sea, en broma.

-Entonces vamos a cortar el chuletón

y nos ponemos con la cobertura. -La cobertura.

-¿A que nos sale siempre bien? (NIEGA)

-Ah, ¿no? -Sí, sí. Eso.

-Creía que decías que no. Querías la lata desde el principio.

Que tú eres muy lista, ¿eh?

¿Quizá el más fácil sea el bote?

Para mí es el chuletón. ¿Más fácil que la lata?

Sí, si el bizcocho está muy firme, cortas la forma y ruedas

sobre el fondant, pero luego hay que hacer la cabeza y la base.

Ya, que ahí tiene... Y tiene que sujetar las piezas.

-Tenemos un congelador superrápido. -¿Sí?

Yo es que nunca he estado en "MasterChef".

A ver, lo he visto, pero no... -Hombre, claro.

-Pero no he estado en el programa.

-Estoy sudando. -Aquí es todo el rato así.

Es sudar, es horrible...

Voy incorporando la nata, que está aquí.

-Muy bien, haz muchos de esos.

Luego te echaré una mano. -Tranquila, voy muy bien.

El ovillo me tiene loco, ¿cómo se hace ese...?

Primero esculpes el bizcocho, le das una capa de fondant

y vas haciendo cada hilo. No es difícil pero tiene trabajo.

El maletín también a lo mejor... Es hacer una estructura

y darle forma arriba. Luego cae una sábana por encima.

-Era esto, ¿no? Me he pasado con el azúcar.

Pero tiene textura de cuero maravillosa.

-Hay que dejarlo más fino todavía. -Más, sí.

-Dale, el tofe es importante.

Me recuerda la bota a una película de Chaplin que se comía un zapato.

Cuántas suelas nos hemos comido aquí.

Chaplin se comió 48 zapatos de regaliz

y tuvo una indigestión terrible. ¿Cómo metes esos hilitos ahí?

Pues lo mismo, uno a uno. En estas tartas,

el tiempo se va en el acabado.

-¿Cómo van esas pipitas?

-Faltan muchísimas. -Pues con ritmo.

-¿Crees que está bien la forma? -Ahí se ha roto un poco

pero no pasa nada, luego le ponemos ganache y se arregla.

-Esto es una ganache. -Jo, qué rico.

-Claro, lo flipas.

-Algunas veces tenemos que cocinar sin ingredientes.

-Es como hacer un "look book" con un fotógrafo con teléfono

y la ropa es celofán. ¿Y qué sale de esto? Basura.

-Esto es demasiado pesado, ¿no?

-No sabes lo que hemos tenido que hacer.

-Me imagino. -Es muy duro.

-Digo lo de hacer esto. -Ah, sí.

Me hace polvo las palmas de las manos.

-Dale, dale. -Vamos, vamos.

-Voy a amasar esto, que es un rato. -¿Tienes que calen...?

Ah, es como plastilina dura, ¿no? -Sí.

-Voy a cambiar de guardia civil a repostera profesional.

-¿No querías ser guardia civil? -Ahora ya no.

-Desde que has venido no quieres ser guardia civil,

ahora pastelera. -Ahora pastelera.

-Lo voy a conseguir, lo voy a conseguir.

-Parecen palomitas. -Sí.

-Venga, tú.

(TERRE) ¡Iker! ¿Cómo vais? -Muy bien.

Estamos haciendo todo los dos. Me ha dado la vida contigo.

-Se está complicando esto, ¿eh?

-¿Esto es un huevo? -Igualito con uno de verdad.

-Buah, qué bonito. -Ya lo veo, lo veo.

Visualizadísima.

-Por todos los lados. -¿Por abajo también?

-No, así. ¿Vale? -Vale.

-¿Controlas la mermelada y eso? -Sí.

-Lo digo para que no se quede todo como una piedra.

-Voy a ver cómo es, por si acaso.

-Ahora, la última. -La última capa.

Eva, me parece que el chuletón que está haciendo Celia

es de brontosaurio. Por lo menos.

Son tres capas, pero el triple de grande.

Finito, pero sí, sí.

-Es muy guay estar con mi abuela cocinando en "MasterChef",

con los jurados... Me lo estoy pasando muy bien.

-Que me hayan traído a mi nieta después de tener el delantal de oro

es lo que me faltaba para irme a gustito a casa.

-Voy a hacer esto... -El pincel.

(CELIA) Josie, ¿cuál es el avatar?

-El abatidor, ese. -Lo vamos a meter unos minutos.

Vamos corriendo, venga. Chu-chu-chu.

-Podemos ir a medirlo si quieres. -Vale, ya sé.

-Sí, vamos a medirlo.

-Corre, que nos quedamos sin tiempo.

-Los huevos van dentro. -Será así pero menos.

-Creo que hemos hecho los huevos muy gordos.

-¿Cuál crees que es? El que tú digas. ¿Ese?

Hazle caso, Terre. Sabe más que tú.

Hay alguien con criterio en ese equipo.

A ver, lo siento. -Ah, ¡oh!

-Una espátula grande...

-Tiene buena pinta. -Ahí son dos huevos.

-Es un huevo que he partido a la mitad.

-Ten, haz los esos.

-Vale, dale la vuelta.

Esto ya lo absorberá todo. ¡Aspirantes!

Habéis consumido 30 minutos, os quedan 60 minutos.

¿Oído?

(TODOS) ¡Sí, chef! (TERRE) Por abajo, Julia.

¿Lo tienes? -Sí, lo tengo.

-Vale. Ahora tengo ya el bizcocho... Esto es muy gordo.

-Hay que cortar. -Y quitamos un poco esto.

Quitamos esto y esto.

-Que quede uniforme y bonito, ¿vale?

-Sí, chef. (RAQUEL) "Sí, chef", me encanta.

-Un poco más, por aquí va a sobrar.

-Bueno, bueno. -Ah, no, que uno es uno.

(CELIA) Mira a ver.

-Está perfecta. -¿Está perfecta?

-Sí. -Pues hala.

-¿Puedes amasar mientras estoy...? Tengo que hacer esto.

Tú haz más hilos. (RAQUEL) Eso es la ganache.

-¿Puedes amasar tú y yo hago esto, porfa, que no he hecho nada?

-Despacito, ¿eh? Muy bien.

-A ver, pon aquí el pie. Josie está como Manolo Blahnik.

Si quieres tener las proporciones reales, lo haces

con una planta y un alzado.

-Estoy agobiado porque falta infraestructura,

falta tiempo, falta todo... No puedes cortarlo bien.

Es que es muy complicado. Josie.

¡Ay! Socorro, Samantha. Pero bueno, has puesto ese folio

en el pie de Diego y ahora lo pones en la tarta.

No, el pie queda aquí. Es un falsete.

¿Por qué está partido el bizcocho? Porque se ha roto.

En vez de cortarlo así, si está roto aquí...

La capacidad de pensar ya... Diego está sudando como un pollo.

Diego, el pobre, creía que la moda era dura

y de repente lo traéis aquí y está flipando.

A lo mejor la da por cocinar. No, yo creo que no.

Diego es adicto a la moda. Monta primero

y luego recorta. Sí.

Josie, separa tus ingredientes

y trabaja limpio y ordenado. Sí.

Me estoy agobiando tanto. ¿Qué te pasa?

¿Te pone nervioso que venga Diego? Lo pasa mal

y hay que cuidarlo, no puedes devolverlo a su madre mal.

Lo estás pasando peor que él. Mucho peor.

Quiero que me bordes la bota. Uy, es complicadísimo.

Ven, Eva, porque está... Le vas dando la vuelta...

...desquiciado.

Así, mami, ¿no? -Súper.

-Qué rico, mamá. Yo lo dejaba así.

(CELIA) Echo más, ¿vale? -Vale.

-Y lo vas subiendo. -Qué bueno, Dios...

-Bien, María. Está quedando mejor de lo que estimábamos.

(RÍE) Pues sí.

-Guay, guay. La tenemos.

Esto tiene pintón, lo pones en un cumpleaños...

-Y se pone a llorar el niño.

-Tenemos que forrarlo con el fondant.

-Lo veo muy grande. -¿Lo hacemos más fino?

-Un poquito, porque si no...

-Esto lo metemos en el abatidor

y voy contigo con los hilos, Iker.

-¿Te imaginas que nos sale decente?

(RÍE) Yo todavía no veo ese momento.

-Tenemos un bolso complicado, no sé los demás cómo van.

¿Josie, vas a llegar? -No, esto está muy complicado.

-Disfruta, disfruta.

-Ya, pero es que es muy complicadito.

-Este es muchísimo más grande y mira eso, míralo.

-Quieres quitar este pico. Confío en ti, venga,

y yo sigo con lo mío. -Martina, para de cortar.

-Ya, deja el cuchillo, Martina.

-Lo llevamos a la nevera. Se nos va el tiempo.

-¡Corre!

Menos mal que tienes a Julia, que es limpita.

Bueno, no mucho.

Estás haciendo tú todo el trabajo.

No está pendiente. -"No está pendiente".

A ver si vamos a tener que echarla a ella y te quedas tú.

¿Te imaginas que te quedas tú? -Mejor para mí, ¿no?

Eva, dales un consejito para que no la líen.

Escucha tú, que eres la que mandas.

El mismo aro que hayas usado para el bizcocho,

cortas un trozo gordo de gris, ¿vale?

-¿Te ha quedado claro? Hazlo bien, que es tu prueba.

Eres la que está haciendo todo el trabajo.

Es verdad.

La protagonista es ella. Terre, me encantaría

verte trabajar. Veo a Julia pero a ti no.

Trabajo, pero estamos escuchando los consejos.

Vas tan rápido que no te veo. ¡Voy como un rayo!

¡Soy la tía Terrerrayo! Más suelta que tú.

Eso seguro, te lo digo yo ya. Vámonos, Eva.

Adiós, gracias. -Adiós.

-Nos ha dado el consejo, hacer la tapa de gris

y ponerle chocolate.

-¿Sabes qué te digo? Lo hubiese recortado más.

-Bueno, se ha quedado a mitad de camino, ¿vale?

-Bueno, bueno. Estoy flipando con nuestro bolso.

-Cuando lo tengas así,

repasas aquí un poquito. Eva, tiene huevos la cosa.

Hola. -Hombre, ¿qué tal? Buenas noches.

María, ¿cómo está trabajando? Muy bien.

¿No has pensado en representar a Santiago?

(RÍE) Sí. -Pues no os molestamos más.

(RÍE)

Si tenéis algo que hacer. ¿Crees que lo vas a hacer?

Voy a intentar hacerlo, y te voy a decir más, Jordi.

Estamos muy arriba, pensábamos que iba a ser peor.

Para que veas que no te queremos echar y te admiro,

Eva te va a dar un consejo. El tamaño de los huevos, un cuarto.

Solo usas... -Se nos ha ocurrido...

Lo hemos presentado y se salían los huevos.

-Dejas el fondant como una sábana y cortas la ventanita

para que se vea el trozo del huevo. -¡Era lo que habíamos dicho!

(RÍE) Vale, vámonos.

-Vale, si lo haces aquí...

-Creo que vamos un poco... -Hay que meterlo en el abatidor.

-Esta ha salido mejor que esta, ¿verdad?

-Ha salido un poquito... -La más bonita se deja arriba.

-Venga, abuela. Tú puedes.

Venga, abuela. Muy bien.

-Qué bien va el jamón york. (RÍE)

-Vengo a vengarme. -No te puedo demostrar mi amor

continuamente, que somos muchos. -Vengo a darte un mensaje:

ponte las pilas, que a lo mejor te vas hoy.

(RÍE)

-Ok, se acabó la treta.

(IKER) Eso de ahí está blando.

¿Qué pasa aquí, pareja?

¿Qué tal el ovillo? Ahí vamos.

¿Cómo ves la lana? Muy bien.

Iker ha echado muchas horas. Iker, ¿qué tal, macho?

Está ahí, el pobre. Necesitamos más lana, creo.

No te quejes tanto, que te quejas mucho.

Creo que es la prisa la que le hace...

-La repostería me encanta pero no me esperaba esto.

Y como soy muy exigente...

¿Siempre es así? ¿En casa también? Algunas veces.

Lo que pasa es que la música le relaja.

Lo único que relaja a tu madre es la música.

Buena idea, le voy a poner música en el plató.

También estar conmigo. -Gíralo y te cubre más,

no tanto a lo largo, sino a lo ancho.

Hay que estirarlo más para cubrir esa pieza.

Suerte, Ainhoa. Gracias.

Hasta luego, Iker. Hasta luego.

(TERRE) ¡Oye!

(JULIA) Qué miedo me da, ¿eh?

-¡Esto es un momento importante en nuestras vidas!

-Mira qué pedazo de hoja he hecho. -¡Tachán!

-Raquel Meroño. -¡Diga, presente!

-O sea, tendré esto... -Esto es karma,

que te creías que se me iba a olvidar lo del corzo. ¡No!

-¡Lo ha hecho aposta! ¡Es supercomplicado!

(MARIÑAS) "¡Vamos a ver! Esto es un cachondeo, nos ha tocado lo peor

a Josie y a mí". (JOSIE) Hombre, por favor.

(MARIÑAS) "Y Diego, para ser la primera, ¡no va a volver más!

¡Es que ya no vuelve por aquí! ¡Nos comemos nosotros el marrón!".

-Alma, nosotras a lo nuestro siempre.

-A ver cómo es eso de alto.

Aspirantes, últimos 15 minutos.

(TERRE) ¡Hala, Julia! (MARÍA) Sí, anda.

-"Sí, anda", así estoy yo todos los días.

Diciendo "sí, anda".

-Impresionante. -Buah.

(MARÍA) Corre.

-Corre, estoy corriendo. -Te estoy metiendo presión.

-Esto es una cosa como el primer look de Prada,

no sabes lo que es, entiendes que sale

y dices: "¿Esta señora se ha vuelto loca?". ¡Pues sí!

¡Loca! Pues eso es lo que está pasando aquí.

¡Estamos haciendo el look uno de Prada!

-¿Voy cortando?

-¡Mariñas! -"¿Qué pasa?".

-Esta bota es rarísima.

"Vamos a ver, esa bota no es de Prada, es de camping".

-Haced pepitas como locas. Vamos a hacer una cosa.

Bueno, bueno, ¿cómo lo ves?

Parece que está madurando, esas estrías...

Ahora las disimulamos. Habéis conseguido la forma,

me parecía difícil, ¿eh? Que sepas que ha sido

gracias a ella. Ah, ¿sí?

Sí, sí, sí.

He confiado en ella y me ha salido bien la jugada.

¿Tú eres la que come dulce? Por eso pone más interés.

(RÍE)

Y Daniela, tú, claro... Tiene que ir contigo a aprender.

Es de cocina tradicional absoluta. Vete al Bohío cuando quieras.

Le gustan más las lentejas que las gominolas.

Como tiene que ser. Menos mal que han venido a ayudarte.

Te quería ver sola con esta fresa. ¡Uf!

(EVA) Muchas, tienes que hacer muchas, sin miedo.

Parece que lo tienen medio claro. Bueno, chicas.

Suerte.

-Gracias por la ayuda, sobre todo a ti.

Gracias, Raquel. (RAQUEL RÍE)

-Yo te paso los hilos. -Vale.

Y luego cruzados, ¿vale?

-Con 50 años y nos acordaremos. -Total:

"¿Te acuerdas cuando hacíamos tartas de fondant?".

Hay que pegar este trozo, está suelto.

-Así.

-Esto tiene que juntar que es donde van todas las partes de la bota.

-Mi amor, sigue, no pares.

(JULIA) Tampoco es que nos salga perfectísimo.

-Si puede salir más bonito que feo...

-¿Me dejas? Voy a poner la M.

-Nos ha quedado muy bien. (RESOPLA)

-Estoy nerviosa. -Tú, tranquila, como en el cole.

Como tú lo hagas, estará bien hecho.

¿Qué tal? Bien.

Estás pintando el chuletón. No sé cómo hacer la línea

para que parezca blanca. ¿Sigo aquí?

-La dejas.

-En lugar de pintar en línea, da golpecitos y vas dejando huecos

en blanco. Exactamente. Alma, ¿cómo ves el chuletón?

Está bien. ¿Habías trabajado tartas de estas

con fondant? No sé, tartas normales.

De un pisito o de dos.

Fíjate, esto es un edificio.

La teníamos que haber hecho así de pequeñita.

¿La abuela ha hecho chuletones en casa, Alma?

Creo que sí. Ese día me llamas.

Tiene que ser un gusto así de gordos.

Se van a cachondear de la abuela durante aproximadamente...

Que no. Dadle más deprisa que se nos va el tiempo.

Es verdad. -Venga, rápido.

-¡Corre, corre! -Se ha quedado el chocolate ahí.

(JULIA) Da igual, no pasa nada.

-¿Qué estás haciendo? -Para que brille.

(MARIÑAS) "Está muy bien ese muerto para mi barco".

-¿De quién es esta bota? -Es un tío que ha ido a la nieve

y se ha puesto una bolsa de basura. (RÍE) Tal cual.

(JOSIE) Este pie es ordinario.

-Me lo he pasado genial. -Sí, me lo he pasado muy bien.

-Ha estado guay, ¿no? Menudo taller de pretecnología.

-Y aquí debajo "2020".

Vale. (JOSIE) Pasa de la Martens esa

y vamos a hacer la bota ya como queramos.

Ya está, porque el daño ya está hecho.

(DIEGO) Peor no va a salir.

-No sé por qué a la gente le encanta.

Que tiene su historia, sí. Que es horrorosa, también.

Que las tribus urbanas se equivocaron,

se equivocaban. Me hago yo un Bottega Veneta

y punto. Venga, Bottega Veneta.

Trénzalo. Bottega Veneta.

¡Ay, Jesucristo redentor!

Un milagro que nos haya salido, Iker.

Tu madre, que no tenía esperanza.

¿Lo has cortado?

Hay que presentarla así. -No lo sabía.

¿Por qué corta la tarta? Ha venido a verla

y como la hemos cortado. Pero la ha cortado Jordi

para que vean el interior. No se ha enterado de nada.

Venga, tú pinta por ahí a saco.

(AINHOA) Celia, ese sería el chuletón que quisiera mi padre.

Él va a la carnicería y dice ese grosor.

Como le pongan menos, dice: "¡Para tu padre!"

¿Cómo se llama tu padre? -José Ramón.

El chuletón de José Ramón.

¡Aspirantes, último minuto!

Ah, vale. Nosotros ya hemos terminado.

Seguro que no ganamos. -¿Y lo bien que lo hemos pasado?

¿O no te lo has pasado bien? -Sí.

La hebilla esta es... maravillosa.

Esto es muy fuerte. ¿Pero esto qué es?

Tiene propuesta.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis...

¡Qué presión! Cinco, cuatro, tres,

dos, uno... ¡Tiempo! ¡Manos arriba!

¡Te quiero!

¿Te ha gustado el "manos arriba"? -Sí.

Pero ha sido un poco estresando, porque como estaban diciendo

"cinco, cuatro, tres, dos, uno", ha sido estresante.

Si quieres aprender todo lo que necesitas saber

sobre cocina, tenemos una novedad.

A partir de ahora, la Escuela Online de MasterChef

amplia cada mes sus contenidos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef.

Más de 300 clases con nuevas recetas y trucos

para sorprender a tu familia y amigos con platos deliciosos.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, invitados, el tiempo en cocinas ha terminado.

Llega el momento de la cata. Pero antes, vamos a despedir

a nuestra querida invitada. Eva, muchas gracias.

Un placer. ¡Gracias!

¡Adiós!

¡Ahora sí, empieza la cata!

Nico y Jara, vosotros seréis los primeros. ¡Adelante!

¡Pero, bueno, un neceser ahí! -Un neceser de cuero.

(RAQUEL) ¡Oh, qué chulo!

¡Me encanta! -Lo puedes abrir y todo.

(CELIA) ¡Pedazo de trabajo!

Ese ha salido superbién. -Superbién.

Qué bien, ¿no? Se llama "Ópera prima".

Es como emulando esa primera pieza de un artesano.

Y hemos querido... ahí un poco inspirarnos.

O sea, que esta es la primera pieza.

Entonces, esta que trajo Eva, pues fíjate.

¡Claro! No hagas eso, Pepe. Hay un mercado negro de bolsos

y de maletas muy grande, donde se hacen réplicas muy malas

de las cosas. ¡Qué bajón!

También es un cuero más envejecido, también hay que decirlo.

Sí, que le ha dado más el sol. -Es viajado.

Está más "vintage" y más moderna, ¿no?

A simple vista, el primer corte que hoy haría...

Voy a hacer aquí así... Yo quería que fueran dírhams.

Pero ella ha puesto dólares. También me parecía mucho.

Os estáis pasando con el recochineo.

¿Que te parece mucho el precio? Ya solo en materia prima

de alimentos, eso cuesta más.

Lleva mermelada de fresa.

No, dilo bien. Lleva muy poca mermelada de fresa.

Lo que pasa es que lo ha absorbido el...

El cuero. El cuero.

Porque la mermelada de fresa estaba líquida

y le faltaba consistencia.

En fin... Jara, ¿cómo lo ves?

Pues yo creo que respiran como el mismo rollo.

¿Pero le ves parecido?

En la intención, sí. En la intención.

Pero en la realidad... nada que ver.

Oye, la prueba, de entrada, era muy complicada.

Replicar una obra de arte es muy complejo.

Entenderíamos que no fuese perfectamente una réplica,

pero sí que hubiese un trabajo dentro, que haya jugosidad.

Sin un vaso de leche generoso, tu tarta no se come.

Yo creo que me ha dado a mí, que he metido prisa,

miedo no llegar y, a lo mejor, no le hemos metido

el suficiente cariño al relleno.

Habéis pensando más en la estética, en cómo envolver ese bolso,

que parezca y tal... Pero hemos dicho

que tenía que estar bueno y comestible.

Y luego, pues, hombre... (RÍE)

Las diferencias son obvias.

Si tú vas a una fiesta con este bolso y no tienes este,

triunfas. Es verdad que las capas de bizcocho

tenías que haberlas puesto más finas.

Y luego, el toque final de pintura para envejecer

y la hebilla dorada no os ha dado tiempo,

y es una pena porque es lo que remata el trabajo.

Creo que está bastante logrado. Gracias.

Pues nada, llega el momento de despedirse, así que...

¿Se va? Sí. Jara se marcha

y ya te quedas tú solo aquí.

Jara, muchas gracias por venir y acompañarnos hoy.

Me hubiera encantado poder cocinar un poco más

que este mundo "fondant" plastilina.

(JARA) Yo te esperaré con un bloque de "fondant"

en el salón de casa para cuando llegues.

¡No me lo creo! Hemos traído una cosa amorfa.

Josie, es que...

No, si ya lo sé. Había que hacer esto.

Pero cuando ya estás perdido en ese río,

pues lo versionas porque dices... Por lo menos, versión es

mucho más decente que un hiperrealismo

que hubiera quedado fatal, Pepe.

¿Qué nombre le has puesto a esto? "Prada amorfa".

Y hace un poco homenaje a esa boutique

que tienen en Arizona en medio del desierto,

que se llama Prada Marfa.

Y es un poco eso, una bota amorfa, porque es un poco Frankenstein.

¿Estás de acuerdo, Diego? Sí.

¡Ay, Diego! -Es como una colaboración.

Sí, es "MasterChef Project".

Creo que es la prueba más mala que has hecho.

¡Totalmente! Este es un "león comegamba", pero dulce.

Has hecho pruebas increíbles y aquí había que replicar algo

que tú conoces, una bota.

Me molesta el desinterés. Lo siento muchísimo.

Me sabe fatal. Y porque estaba Diego...

Ha sido Diego el que te ha descentrado,

porque te has vuelto loco.

Diego, ¿qué has hecho? Nada.

No, no. Tú has venido aquí, ¿y por qué se ha puesto nervioso?

¿La sorpresa? Sí, la sorpresa.

Cuando lo veía, estaba sufriendo...

Yo siempre lo cuido mucho a Diego.

Josie, hoy te agradecería que seas realista,

que te has equivocado. Sí, sí. Yo lo sé.

Pero lo tengo que traer. No se puede comer, no tiene gracia.

Habla sobre una actitud pésima en la cocina.

Ese camino solo te lleva a tu casa.

Llevas razón. Es tan decepcionante tu trabajo,

¿que sabes lo que vamos a hacer?

Al foso. -¡Ay, no!

¡Ay, Dios! Se ha liado parda.

(TERRE EXCLAMA) ¡Le va a dar un delantal negro!

Te vas, directamente,

a la prueba de eliminación, al foso.

Porque a estas alturas del programa,

no se puede hacer el tonto en "MasterChef".

Si llevas razón, pero es que ha sido tan complicado...

Diego, ha sido un placer tener aquí.

No sé si Josie piensa lo mismo.

Diego, no te preocupes. -Una disculpa.

Que lo has hecho muy bien.

(JOSIE) No te preocupes. Voy a otro foso.

Si ya tengo récord. Llevamos diez programas,

pues yo solo he estado dos veces en el balcón.

Con lo cual, todo el "shopping" ese que hicimos

de capas napoleónicas... ¡Pum! O sea, no me lo he podido poner.

Bueno, Julia, cuéntame cómo se llama este refresco.

"La cola mola". "La cola mola".

Julia, te quiero preguntar.

¿Quién ha trabajado más? ¿Tú o tu tía?

Tú. Es lo que hemos visto.

Yo os digo una cosa. Menos mal que ha venido Julia.

(TERRE) Es verdad. Porque es muy aplicada.

¿A que sí? Y media con un aro y media con el otro.

Y quería hacerlo perfectito. Así ha salido.

¡Claro, fíjate! Sí, perfecto.

No hay diferencia apenas. ¿A que está igual, Julia?

No se enteran de nada.

Está igual. Pequeños fallos, pequeños fallos.

Igual, igual, igual. ¡Guau! Está muy bonito por dentro.

Está muy bien montado.

Que es lo más difícil. ¿Estás contenta, Julia?

Sí, claro. Has trabajado muy bien.

A ver si a tu tía se le pega algo.

El "buttercream" lo hizo ella. ¿Ah, sí?

¿Se parece? Hombre, sí, parece un bote, se da un aire.

El rojo podía haber sido más intenso.

Está abombado. Detalles que un mayor...

¿Eh, Julia? Lo tenía que haber hecho la tía,

porque la niña hizo bien su trabajo.

Ya lo sé. La que no ha hecho bien

los acabados, ha sido la tía. Lo sé.

Estáis siendo muy tiquismiquis. ¿Qué años tiene Julia?

Siete. Para una niña de siete años,

está muy muy bien.

¿Para una niña...? Para una un poco más mayor...

Sí. 18.

18. Díselo tú, que no se enteran. Oye, Julia.

Es la primera tarta que hemos visto que se puede comer.

Está rica. ¡Felicidades!

Me quedo con las cosas que ha hecho la pequeña,

que están muy bien hechas.

Terre, tú tenías que haberte puesto más las pilas.

Igual, se queda ella. Íbamos a ganar,

porque cocina de maravilla, tiene mano. ¿Te gustaría quedarte?

¡Ya lo tenemos! Terre, gracias por venir.

Te esperamos en otra edición. ¡Adiós! Aquí te quedas.

¡Adiós, Terre! Que se queda.

Julia, delante de cocinas. ¡Fenomenal! Muchas gracias.

Lo has hecho muy bien.

(Aplausos)

Vamos a ver... ¡Hombre, claro!

¿Esto qué es? Oye, Terre, adiós.

¡Terre, adiós! Bueno, adiós.

¡Adiós, Terre! ¿Te quedas tú, seguro?

Sí, sí. Dame el delantal,

que ya no trabajas aquí.

(Risas)

¡Pero vamos a ver...! ¡Olé, olé y olé!

O sea, cría cuervos. (RAQUEL) Miniterre.

¿No trabajo aquí yo ahora?

Oye, Julia, ¿no te da pena tu tía? No, dile que no.

Un poquito. Igual que a mí. Ya pronto va a cumplir los años

y podrá venir al "Junior".

Bueno, Julia, vamos a dejar a tu tía aquí, ¿vale?

Pero ven más veces, porque lo has hecho de maravilla.

(TERRE) ¿Te quedabas de verdad?

Pues apúntate al "Junior". No me quites a mí el trabajo.

¡Que no puedo hasta los ocho!

Los vas a cumplir ya. -Dentro de seis meses.

Bueno, no tanto. Que te hagan un delantal más pequeño

que ponga aquí "Julia".

"La Julia". -"La Julia".

Bueno, voy a cortar la tarta... Se ve que no cortas bien.

¿Desde cuándo haces tú mi trabajo?

Me di cuenta cuando los demás no cortaron.

¡Míralos qué tontos! ¿Cómo se llama esta huevera?

Hemos decidido que se llame... Dilo, María.

"Ecológicos de proximidad".

¿Y dónde está la proximidad?

¿De acercarse a la réplica? No, es que no son huevos perfectos.

Los huevos ecológicos, como sabéis, siempre tienen defectillos.

Los hay cuadrados...

Por eso se dice: "Tienes los huevos cuadrados".

Imagino que porque son de proximidad.

Claro, claro. Y son ecológicos.

Oye, alguien se puso ahí a pintar de algún color

y ahí perdimos la noción del parecido.

Ha sido este, ¿no? No, fui yo.

Los dos. Hemos sido los dos.

Hemos pintado porque no sabíamos que lo teníamos que pintar.

Bueno, tiene sus cositas. Era la más difícil.

Y lo has hecho bastante bien. Ha sido un trabajo

que has estado disciplinado y has intentado hacer,

hasta el último momento, una réplica lo más parecida.

Tu actitud ha sido muy buena y la de María también.

La de María especial. Salvando las distancias,

no son iguales ni mucho menos.

Pero hay una intención y se refleja en el acabado,

en la pintura, en el querer hacer...

Por dentro, más jugoso pero se agradece la línea de crema,

que lo hace más jugoso.

Pero, oye... Para ser la más difícil,

lo hemos salvado, María. Muy bien.

¿Quién ha trabajado más? Tú mírame a mí.

Como si no le representases a él.

Los dos. Tú, ¿no?

Eso, los dos. Vale.

Es lo que quería oír.

No, lo has dicho tú. Lo ha dicho ella.

El chef no ha debido entenderte. -Los dos.

Creo que tienes un don.

Porque, la verdad, no te ha salido mal.

María, te voy a dar el teléfono de Santiago Segura, del amiguete,

para que le representes.

Ganarás mucho más dinero y serás más feliz.

No sé si representaría a Santiago. -Yo sí lo sé que no lo harías.

¿Sí lo harías? -No, es que no le conozco.

¡Ah, vale, vale! ¡Qué va!

Iker, cuéntame cómo se llama este ovillo.

"El ovillo de la amona Cayetana".

(AINHOA) Ella hacía muchos jerséis de lana.

¿Ah, sí? Nos ha recordado.

¿Quién ha hecho los hilos de lana? (IKER) Yo.

¿Sí? Pues están muy bien hechos.

¡Increíbles! Vamos a compararlo con el original.

Se parecen mucho. Este es un poco más de lana.

Y ese es un poco más algodón. Un ovillo vasco.

De Bilbao. (FLO) Para una bufanda tenéis ahí.

¿Quién ha mandado? Yo.

¿Tú? Porque he tenido que controlar.

¿Le has tenido que controlar? ¿Por qué?

Porque dando vueltas como una loca.

Cuando he ido, estaba Ainhoa en estado puro.

"¡Eso es una mierda! ¡Vaya prueba! ¡Esto no puede ser!

¡No hay derecho! ¡No hay derecho!" Yo siempre protesto, es verdad.

Pero luego hago. -Menos mal que no ha protestado

aquí gritando, porque en casa algunas veces protesta gritando.

Y, a veces, cantando, encima.

Y eso es lo peor, cuando canta y grita.

¡Qué bonita la sinceridad de un niño, eh!

A ver, ¿cómo le llamas a la mesa? # ¡A comer! #

¿No? ¡Me encanta!

¿Así os llama? Iker, has trabajado muy bien.

Lo homogéneas que son las tiras de lana.

Todos los hilos los hacía él. Y luego está muy bien hecho

el relleno, porque está jugoso, apetecible, bueno, bien hecho.

Sabemos muy bien que este éxito no es de tu madre.

Solo no. Sabemos muy bien que ha venido

una personita que ha sido muy importante hoy

y que sin ella, esto no hubiese sido así.

No. Porque la paciencia

que has tenido tú, tu madre no la tiene.

Además, me hubiera marchado de la prueba.

Porque estaba mi hijo y he aguantado. ¡Hay que hacerlo!

Está rica, se disfruta...

Ligeros matices. Es una... No es igual.

Es otro ovillo,

pero está bien hecho el trabajo. Es otro tipo de lana.

Iker, no te vayas muy lejos de aquí, ¿vale?

Porque se nos han acabado los tranquilizantes

y nos vienes muy bien.

(AINHOA) Tengo carácter, no lo puedo negar.

Bueno, tú tienes carácter malo cuando te sacamos de las casillas

y cuando despiertas

al Charmeleon este, cuando evoluciona.

Lo que aquí es Tiranosaurio Rex,

en mi casa, mi hijo me llama Charmeleon.

Martina, Daniela, ¿cómo se llama este fresón?

"El fresón de las Meroño". (RÍEN)

Pues está bastante pintón. Comentadme. ¿Qué ha hecho mamá?

Entre todas hemos hecho todo, la verdad.

Pero está así gracias a que son muy críticas.

Una cosa te diría. Creo que es la primera

que la podríamos servir en una fiesta, en una "party",

y la gente diría: "¡Oh!" Sería bonito.

(Exclamaciones)

Un relleno más y no hubiese pasado nada, eh.

Chicas, ¿cómo ha sido cocinar con vuestra madre?

Un regalo. ¿Un regalo?

¿Notáis mucho cambio en mamá? Sí, mucho.

De no hacer nada, a hacer una tarta...

Pues hay bastante cambio. Hay buen trabajo.

Me gusta porque aguanta la forma.

Está rica por dentro. Un poco más de relleno

para hacerlo más jugoso, hubiese sido perfecto.

No se parece en el color, es porque una ha madurado

antes que otra, pero hay buen trabajo.

Está espectacular. Si la ves sin la pintura

y no ves esta, está perfecta.

Como la quieren para su cumpleaños, la haremos bien.

Me gusta, está rica. Todo está muy bien

y, estéticamente, es una reproducción

de la que podéis estar orgullosas, chicas.

Muy buen trabajo. ¡Muchas gracias, chef!

Sed buenas, eh.

Si lo somos siempre. -¡Claro, claro!

Y nada, yo me quedo aquí, a ver hasta dónde podemos llegar.

Tú vas a llegar a mucho. -Ya, bueno...

Cuéntame, Alma, ¿cómo se llama este chuletón?

"El chuletón de José Ramón". ¿De José Ramón?

¿Quién es José Ramón?

¡Es mi padre! (RÍE)

(CELIA) Al padre de Ainhoa le gustan los chuletones

de ese porte. Me lo había contado y le he puesto el nombre

en honor del padre de Ainhoa Arteta.

Pero fíjate la diferencia. Esto es un filete.

No hemos pasado. -El nuestro es más alto

y ese... pues está bien.

Que está un poco más gordito que el bizcocho original, ¿verdad?

Sí. ¿Crees que está bien o mal?

Hay algunos fallos, pero sobraría un poco el tamaño.

¿Y de quién ha sido la culpa de hacerlo tan alto?

¿Tuya o de tu abuela? De las dos.

De la abuela. -¡Que no!

Alma, te lo llevo diciendo.

Es un fallo de la abuela. Punto. -Vale.

¿Tú has notado que la abuela, últimamente, manda menos?

¡Ah, mira! -Lo hemos conseguido.

He aprendido a obedecer y estoy encantada.

Pues viendo el relleno, hay buen trabajo.

Es verdad que cuesta entender, y no por el tamaño,

sino por la pintura, por el acabado,

que parezca un chuletón. Parece una tarta de nata y fresa.

Pero el relleno está muy bien hecho.

Gracias. Tiene buena pinta.

Dentro está muy bien, porque tenemos una proporción

bizcocho, "buttercream" y "ganache" que hace

que la tarta sea muy jugosa y esté muy rica.

El resto... Es tan complicado saber reproducir

las vetas de la carne con un pincel,

que solo hay un tema de que la pintura no es perfecta.

Muy buen trabajo.

Gracias. Ha sido un gusto conocerte.

Estas Navidades sorprenderemos a la familia.

Haremos una comida de escándalo, moderna.

Pues ahora vamos a deliberar para elegir al mejor de la prueba.

(TERRE) ¡Venga! Suerte y buen criterio.

Lo hemos sacado adelante, eh. -Raquel Meroño.

Cuando se ha abierto... -Raquel Meroño.

Pues esta estaba preciosa. -Y el tuyo también.

Y tus huevos estaban... -No, los míos estaban...

Yo, con una segunda o tercera posición, me apaño.

Lo he pasado tan bien con mi niña, que me da igual.

Ya se ha visto, porque has hecho una chuleta

que era una caja de zapatos para subirse a cambiar lámparas.

¡Ya, ya! ¡Terre! -¡Terre!

Aspirantes, veros cocinar junto a vuestros familiares

ha sido una maravillosa experiencia.

En líneas generales, habéis trabajado felices

y con ilusión. Vuestra actitud ha calado

en vuestros pinches y hemos disfrutado observando

cómo les guiabais en las cocinas.

Sí. Sin embargo, no todos

habéis trabajado con la misma entrega

y hay un aspirante que merece un buen tirón de orejas.

Josie, la bota que has presentado no estaba a la altura

de los trabajos que nos has hecho a lo largo de toda la edición.

Te hemos visto caótico, desordenado

y parecía que no os importaba ni a ti, ni a tu amigo Diego.

Viendo tu bota, cualquiera diría que eres un experto en moda.

Calzado feo y descuidado.

Un trabajo decepcionante.

Esperemos que ese delantal negro sirva para que reflexiones,

porque has sido, con diferencia, el peor de la prueba.

(JOSIE) ¿Qué tiene que ver que tú te dediques a la moda,

para hacer una bota bien o mal? El expediente de la bota

lo tendré fatal, pero el de la moda...

El pabellón de la moda lo he dejado muy alto.

El resto de las tartas han salido adelante,

con mayor o menor éxito.

Pero estamos contentos con el resultado.

Finalmente, en este reto hay dos aspirantes

cuyas tartas han estado por encima de las demás.

El primero de esos aspirantes es...

Raquel.

Raquel, la fresa que habéis preparado tus hijas y tú

tenía buena estética y también tenía buen sabor.

Felicidades. ¡Gracias, gracias, gracias!

El otro aspirante que ha hecho una tarta con pocos defectos es...

¡Ainhoa! ¡Sí!

(Aplausos)

¡Gracias!

A pesar de que, al principio, no estabas contenta con la prueba,

has conseguido adaptarte y yo creo que es gracias

a tu hijo Iker, que habéis formado

un buen equipo. Gracias.

Dicho esto... la mejor de las dos es...

¡Raquel! ¡Bien!

¡Sí, señora!

¡Menuda racha!

(RAQUEL) Ha sido increíble,

una experiencia maravillosa, maravillosa.

Porque estoy disfrutando y estoy sintiendo

que estoy en el mejor momento de mi vida, sin lugar a dudas.

Veo ese anillo resplandeciente en la mano de Pepe

y digo: "¿Dónde estará Flosie?

¿Dónde quedó todo esto?" ¡No te pongas celoso!

Es verdad. Te estás poniendo celoso, Jorge.

No vayas por ahí. Es que te dejo solito, ¿verdad?

¿A que te estoy dejando solito?

Has tonteado con mi compañero. ¿Qué?

Lo has hecho también con Samantha. ¡Jordi, eh!

Si es el momento. ¡Pepe, no se te ocurra!

No, en serio. Le va a quedar mejor a Jordi.

Si yo sé que te gusta más. Yo no soy ningún celosón.

No, pero... ¿Me dejas hablar con él, por favor?

¿Qué te pasa, rey?

Es celosón. -¿Qué te pasa?

Yo sé lo que tú quieres. ¿Qué?

Te quieres dar el filete. ¡Ay! ¡Sí, por favor!

¡Y te lo vas a dar!

(RÍEN)

¡Flosie! ¿Te ha gustado el filete?

Eso te pasa por sobón. ¡Me ha encantado!

Y por tocón. ¡Ay, Jordi!

Esto no va a terminar aquí. -Nunca te he visto correr.

Mira, hace días que no corro. Nunca te he visto correr.

¡Te voy a ver correr! ¡Me gusta esto, me gusta esto!

¡Cuidado, que va para allá!

Se quita las gafas. -¡Oh, oh!

¡Ay, Dios mío!

(TERRE) ¡Le pilla, le pilla!

(Risas)

¡Ay, qué tío más tonto! ¡Toma!

¡Uy! ¡Despide, despide,

que se nos va de las manos esto! ¡Se nos va de las manos!

¡Despide, Jordi, rápido!

Esto no se queda así, eh. -¡Pobrecito mío!

Bueno, aspirantes... Parece que estás cansado.

Después de haber disfrutado con Flosie,

que se ha dado un buen filete, y vivir una prueba súper emotiva...

Sí, sí. Seguro que los familiares

os han aportado la energía que necesitabais.

En la próxima prueba por equipos vais a cocinar

en un lugar muy importante para nosotros.

En él descubriréis cómo "MasterChef" cambia

radicalmente la vida de los aspirantes.

Eh... ¡Vámonos!

(GRITAN)

¿Podéis abrir la puerta?

La persona que me lo ha hecho, va a pagar por ello.

No te vayas de programa, quédate porque disfrutarás el doble.

(Música)

Viajamos a un auténtico paraíso mediterráneo: Ibiza.

Esta isla es sinónimo de sol, playas de arena blanca,

naturaleza y relax gracias a los más de 200 kilómetros

de costa que dibujan su contorno.

Pero Ibiza también es historia, cultura, arte, deporte

y buena gastronomía.

Y entre todas estas propuestas destaca una

que nos llena de orgullo. El restaurante Roto,

con nuestro querido Jorge Brazález al mando,

ganador de la quinta edición de "MasterChef",

este local se ha convertido en poco más de un año

en un indispensable de la isla. Y no nos extraña.

Ubicado sobre una espectacular plataforma que sobrevuela el mar,

ofrece comida casera de calidad en un ambiente desenfadado.

Aunque si soy sincero, precisamente, desenfadado

no va a ser el cocinado que hemos preparado.

¡Bienvenidos a Ibiza, aspirantes!

Todo ese descanso, toda esa paz y tranquilidad

que Ibiza siempre nos regala, hoy va a transformarse

en fiesta pero de la buena,

de la que deja resaca. Sí, sí.

O sea, ¿vamos a cocinar con DJ, en plan bailón?

¡A tope, a tope! ¡Arriba, arriba! ¡Atentos!

¡Los ganadores de esta prueba se convertirán,

automáticamente, en semifinalistas

de la quinta edición de "MasterChef Celebrity"!

Bueno... Oye, ni aplaudís, ni os motiva, ni os hace ilusión.

Sí, sí. Lo que pasa... ¿O estáis asustados?

Es que todavía puede pasar o una cosa, u otra.

Entonces, vamos a ser cautos.

Raquel, en la prueba anterior fuiste la mejor

y queremos premiarte otorgándote un privilegio único.

Como siempre. Como única va a ser

también tu capitanía de hoy.

Porque vas a liderar tú solita las dos cocinas.

¡Hala! -¡Ostras, Pedrín!

En eso no habíamos pensado. (RÍEN)

Ante todo, es una muestra de confianza por nuestra parte.

¿No nos vas a dar las gracias? Es de agradecer.

Gracias. -Si pensáis que puedo hacerlo,

voy a hacerlo. ¡Claro que sí!

(RAQUEL) Cuando veía el programa, me parecía lo peor

que te podía pasar. Pero estoy muy contenta,

porque siento que creen que este papel puedo hacerlo.

Raquel, prepárate porque vas a tomar ahora mismo

la primera de muchas decisiones: formar equipos.

Dinos qué tres aspirantes quieres

que formen el primer trío y por qué.

¡Madre mía! A ver...

Materias primas, que sois vosotros dos,

uno a cada lado.

Josie va en un equipo... Y Flo en el otro.

Flo en otro equipo. ¿Qué dos aspirantes

quieres que acompañen a Josie?

En un equipo va Celia, Josie y... Terre.

Y aquí los... Sí, también esto está muy equilibrado.

¡Celia! Que no te veo contenta. ¿Qué te parece el equipo?

Vamos a ver... Me apetece también

algo que he aprendido aquí, a obedecer.

Si mi jefa me dice con la Terre, con ella.

Si dice que no hay pelea, no hay.

¡"MasterChef" cambia la vida! (IMITA A RAJOY) ¡Celia Villalobos!

¡Sí, amigos, Celia Villalobos!

(TERRE) Ya dije que prefería no estar con ella

en el equipo por evitar.

Estamos en un momento de acercamiento y nuestra relación

se está recuperando.

Pero si podemos evitarlo, mejor.

Aspirantes, estamos en la terraza del restaurante Roto,

que, como decirlo en modernito, es un "must" de la isla.

Y lo cierto es que nos hace especial ilusión

que este restaurante triunfe, porque representa

lo que continuamente defendemos aquí en "MasterChef":

la lucha, la constancia, el esfuerzo...

Todo esto siempre tiene recompensa.

Hace tres años, llegó a nuestra cocina un exfutbolista

de 28 añitos, apasionado de la cocina,

pero con mucho por aprender sobre este oficio.

Todavía recuerdo su primera capitanía.

Desastre monumental.

Pero, después de muchas horas de estudio,

de estar pegado a los fogones practicando,

consiguió alzarse con el título

de quinto MasterChef España. ¡Guau!

Y no solo eso, hoy es uno de los orgullosos dueños

de este restaurante, que, por cierto,

funciona como un cohete. ¡Qué bien!

¡El gran Jorge Brazález!

¡Adelante!

¿Qué tal?

(JOSIE) O sea, que de esta aventura

salga El Roto... eso es lo más.

¿Dónde acabaremos nosotros? Yo en el obrador.

Ahí, con Isabel Maestre acabo. Dejo la moda, imagínate.

¡Qué alegría verte! Muchas gracias, Samantha.

Saber que eres dueño de este pedazo de restaurante, eh.

Contento porque soy uno de los muchos

que hacen posible que aquí pasen noches y tardes muy especiales.

Así que nada... -¡Enhorabuena!

Sí, enhorabuena. -Pepe, Jordi, Samantha,

agradeceros de manera muy sentida la oportunidad que me disteis

y que ha continuado durante estos años

con la marca MasterChef.

No puedo estar más contento por todo el cambio de vida

que me habéis propuesto. Muchas gracias a todos de verdad.

¡Qué bonito! Me han chivado que tus platos son

muy populares en la isla, una cocina tradicional

muy rica e inspirada en tu familia, en tus raíces. ¿Me equivoco?

Pues sí, Jordi. Como siempre, lo que marco más es el origen.

Y en todos los platos y en toda la carta

creo que hay un poco de todo y, por supuesto, de mi familia.

Comida casera, rica y honesta, claro que sí.

Enhorabuena. ¡Me encanta! Muchas gracias.

Vais a elaborar cuatro de los riquísimos platos

que hay en la carta de Roto. Aunque creo que, Jorge,

les has aplicado ese toque

"MasterChef" Claro que sí.

Comenzamos por el entrante.

Ensaladilla López con un carpaccio de gamba roja.

Es muy especial la ensaladilla de la familia de mi madre

con una mahonesa de su coral, un carpaccio no tan fino

de gamba roja de Ibiza.

¡Que se note! Que se note.

Está bastante rico y conseguible.

Muy bien, seguimos...

Rape Brazález con espuma de patata y jugo de espinas.

Le llamo así porque es la receta de la familia de mi padre,

sevillana. Es un rape rebozado, Pepe.

Luego se fríe y luego se hace una salsa.

Es un rape muy importante en mi vida.

Vamos a por el segundo.

(NICO) ¡Qué pintón! Pollo de payés al estilo Alhambra.

Ya sabes que me gustan mucho los dátiles, las ciruelas.

Es un pollo guisado en una salsa de este tipo.

Tiene también la reducción de su propio hígado,

un paté de foie. El paté lleva hígado,

Pedro Ximénez y "ras el hanut", que es una especia.

Lleva especias porque huele desde aquí.

Y vamos a cerrar el menú con este postre.

A ver el postre...

Tarta de la Conchi versión MasterChef.

Uno de los platos más importantes en Roto,

no porque sea mi madre, sino porque es una tarta

que recuerda a esta infancia, de chocolate, galletas y natillas.

En este caso, las galletas están en el helado.

Sustituimos esa galleta de la tarta por bizcocho de chocolate

con una mermelada de albaricoque. ¡Qué rica! Como una "sacher".

Sí, sí, sí. ¡Ainhoa!

¿Qué? Hoy no serás capitana,

pero por ser la segunda mejor de la prueba anterior,

te corresponde elegir platos.

Dinos qué dos platos prefieres que cocine tu equipo.

¿Los dos azules: ensaladilla y pollo?

¿O los dos rojos: rape y tarta?

Pues nosotros elegimos el pollo y la ensaladilla.

Perfecto.

Celia, Josie, Terre, os corresponde el rape y la tarta.

¿Contentos? Muchísimo.

(FLO) Estoy feliz porque me ha tocado el pollo.

Lo clavaré. Es una de mis especialidades.

Como siempre, nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) ¡A comedores sociales!

Y atención, porque hemos invitado, nada más y nada menos,

que a 70 clientes habituales

de este restaurante. ¡Guau!

Que, por cierto, representan muy bien el ambiente de la isla.

En definitiva, seguidores de la buena gastronomía

con un paladar súper sibarita.

Hay que hacerlo increíble.

¿Vais a darles lo mejor? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Poca energía veo yo! ¿Vais a darles lo mejor?

(TODOS) ¡Sí, chef! ¡Mejor!

Pues para darles lo mejor, contáis con 180 minutos

para sacar las 70 raciones de cada plato.

Queremos réplicas perfectas. ¿Entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef! Lo veremos.

Y tomad nota porque el mejor de la prueba de hoy

podrá donar 4000 euros a la ONG que prefiera.

Raquel, aquí está tu delantal de doble capitana.

Josie, este brazalete es para ti. Dáselo.

¡Y el resto, coged vuestros delantales

y a cocinas y a por ingredientes en tres, dos, uno...! ¡Ya! ¡Vamos!

¡Que están llegando los comensales! ¡Vámonos!

(Música)

¡Vamos, chicos!

¡Vamos, señores! ¡Vamos, vamos!

¡Vamos, chicos! ¡Venga, vamos, chicos!

¡Vamos, chicos! -¡Venga, chicos!

Raquel, ¿preparada para enfrentarte a uno de los retos

más duros de "MasterChef"? ¡Sí, chef!

¡Muy bien! Equipo rojo, os recuerdo que vais a tener

que esperar 15 minutos para empezar a cocinar.

Equipo azul, sin embargo, vosotros arrancáis

en tres, dos, uno... ¡Ya!

¡Suerte! Vamos a ver qué pasa.

Repartición de tareas. Ainhoa, la ensaladilla.

Parece fácil, pero ha dado muchas complicaciones

en pruebas anteriores. Las patatas pequeñas,

elige las más pequeñas para que se cuezan bien.

Empiezas con la base de la ensaladilla.

Y tú con todo lo que la acompaña. -Gambas, coral, cabeza...

Pollo. ¡El pollo!

¡El pollo! -El pollo es tuyo. Escúchame...

Y luego, los patés. Ahí hay tela, ¿vale?

A ver, Raquel, ¿las patatas que tenemos que usar, son estas?

Las patatas, chicos, las más pequeñitas.

"Casting" de patatas.

Las grandes las voy a partir

por la mitad. -¡Fenomenal!

(NARRA) Para su primer plato, el equipo azul tiene que preparar

una base de ensaladilla templada con patata, zanahoria y huevo,

que después terminarán con mahonesa de coral

y carpaccio de gamba roja.

Importantísimo quitar las tripas.

Esa es la tripa, eso rojo es la tripa.

Como vayas así, no te da tiempo. -Ya, ya.

(NARRA) Flo se encargará de hacer el guiso de pollo

que se servirá acompañado de una reducción

de su propia salsa, cebollitas glaseadas,

alcachofas y paté de pollo.

Oye, Raquel, yo no puedo venir a Ibiza y estar aquí pringado.

(IMITA A POCHOLO) Venir a Ibiza es para venirse de fiestaca.

Y si no, no se viene. -¡Dale al pollo, anda!

¿Es verdad o no?

Os voy a llevar a la semifinal de "MasterChef".

Tenemos que llevarte a ti.

¡No! A mí no me puedes llevar, voy de negro.

Tú y yo no hablamos. -¡Calla! ¡No hables!

No podemos hablar. -Claro, nada.

¡No me mires! ¡No me busques! ¡No me hables!

¡Capitana! Ahora sí se te complica el trabajo,

porque el tiempo de cocinado del equipo rojo

arranca en tres, dos, uno... ¡Suerte!

¡Venga! -¡Vamos, capitana!

Amiga. -Amiga mía.

Vuelves a ser la pastelera ibicenca.

Pastelera ibicenca, me encanta. -Confío tanto en ti,

tanto, tanto, que te vas a poner ahí a tu rollo, calladito,

centrado, porque vas a hacer tal postre,

que te quitarán eso. -¡No!

¡Sí! Amigas, amigas, amigas... -¡Calla!

Vais a dar una lección de humanidad a este país.

Sí. -Vais a demostrar

que las asperezas se liman. -¡Amistad, cariño!

¿Te imaginas que nos comemos las bocas...?

¡Chicas, una cosa! Vamos al lío. -¡Venga!

Os vais a poner a trabajar mano a mano para el pescado.

Hay que hacer un fumet enorme. -¡Venga!

Uno chico para sacarle las tripas. -Voy a ello.

¡Una puntillita, una puntillita! -¡Voy a ello!

Una para ti y otra para mí. -¡Vamos allá!

Ponemos un bol para las porquerías. -Venga.

(NARRA) Para su primer plato, el equipo rojo debe cortar

y freír el rape en pequeñas porciones

para después añadirle un majado de perejil,

ajo, huevo y limón que potenciará su sabor.

Lo servirán con espuma de patata y jugo de espuma reducido.

Voy a hacer la "mise en place" de todo,

lo peso y lo organizamos. -OK.

(NARRA) Lo primero que hará Josie, es el bizcocho

para que se enfríe antes de desmoldar.

La tarta irá cubierta con chocolate

y rellena de almíbar de albaricoque.

Lo acompañarán con helado de galleta.

¡Celia, amor! -¡Dime!

Ven aquí, empieza tú con esto. Ya sé que os habéis cogido

un cariño enorme. -Increíble.

¡No nos hagas esto más!

Sacamos los lomitos. Van tres por ración, ¿vale?

Son cuadraditos. Mira, así, cuadraditos.

Los pasamos por harina y los dejamos un poco hechos,

que luego terminaremos de hacer

en el sofrito, ¿vale? -OK.

Queridos compañeros, yo sé que sois

los mejores capitaneando cocinas.

Pero... Resolutivos.

¿Y yates? ¿Yates?

Sí. ¿Os atreveríais a... manejar un yate?

Yo tengo el de patrón de barco, pero una lanchita pequeña.

Tengo la cabeza gorda, eh. Te queda bien, como todo.

Jordi, ahora que te veo, me recuerdas

a la película esa de "Cateto a bordo".

(RÍEN)

Bueno, ¿os atrevéis? Sí.

¡Sí, hombre! Será un barco serio, ¿no?

¿De cuántos metros de eslora? Tomad.

No es muy complicado.

Vais a tener que manejar unos yates, pero teledirigidos.

El primero que toque la boya naranja, gana. ¿Entendido?

¡Vamos a ello! ¡Sí, mi capitán! ¡Vamos!

¡Sí, mi capitán! ¡Vamos!

¡Vamos! ¡Vamos, a la naranja!

¡Vamos! ¡Venga, venga!

Esto no furula, eh. ¡Vamos!

¿Podéis girar? Qué poco habéis navegado.

¿Dónde los has comprado? Oye, Samantha...

¿Cuál ha llegado más lejos? El mío.

El de Jordi. No tenéis vergüenza.

El azul. ¿El azul?

¿Tú vas con el azul? Pues tú con el rojo.

¡Vivan los barcos, vivan los yates y viva Ibiza!

¡Vámonos!

¿Cómo vas, cariño? ¡Que nos han separado!

Aquí ando, luchando contra los elementos.

¿Tú sabes que hubo un rape que encontraron

el año pasado, creo que vivo...?

De 45 kilos. -¡Venga ya!

O sea, como yo, 45 kilos, tal cual.

¡Tú qué vas a pesar 45! -Yo peso 45 kilos, mujer.

Eso es muy poco, tía. -Es que estoy en los huesos.

¿Tú venías aquí a Ibiza? -Yo he venido más de niño.

Ibiza ha sido esa escapadita de verano.

Además, tenía aquí un amigo con barco.

Eso es lo mejor, eh, tener un amigo con barco.

Porque tener tú el barco no sale a cuenta.

Tengo amigos con tractor. -Bueno, está bien también.

Diferente, otro plan. ¡Equipo azul!

¿Qué tal, Jordi? He ganado el juego.

Soy un gran capitán. Es un lujo tenerte.

(FLO) Confía en nosotros. Veo que la capitana

no se despega del rojo. O piensa que lo haréis muy bien

y los otros lo harán mal, o pasa de vosotros.

¡Raquel, ven aquí, por favor! ¡Sí!

Claro, pero es que... ¡Capitana!

Siente interrumpirte. Ya sé que el equipito rojo

es el que te gusta. ¡No, no, no!

Pero hemos empezado aquí antes. Yo estoy aquí

y me gustaría que estos tres no me la líen.

¿Cómo has organizado el equipo? He dejado a Flo con el pollo.

¡Venga! Ellos están con la ensaladilla.

La ensaladilla, he visto "MasterChef", y parece fácil

y luego da muchos problemas. Aquí no hay nada fácil.

Lo del carpaccio tiene miga. Hay que aplanar rápido,

al congelador para que se endurezca bien

y luego se manipule fácil.

Una cosa, porque sois todos muy amiguitos,

ya lo sé... Meteos cañita.

¿Tienes el cocinado controlado? Sí.

Esto va de tener confianza. Confianza y mandar.

Sí. Vale. ¿Vale?

Vale, gracias. ¡Pues al lío!

¡Quiero caña en estas cocinas! ¡Sí, chef!

Esto lo tenemos. ¡Fenomenal!

¡Venga, ritmo, chicos! Eso lo tienes, ¿no?

¡Hombre, equipo rojo! ¡Hombre, Pepito!

¿Qué pasa, hijo? ¿Cómo estás? Vengo con las guapas.

(CELIA) Gracias.

Tú me traes suerte.

¡Cuidado! ¡Calla, calla!

Celia, ¿has visto la parabólica que se ha colocado?

¡Ay, me parece ideal! A la que te despistes,

te mete con el floripondio en la cabeza

y te pone mirando para Málaga.

¡Eh! ¡Eh!

¡Capitana! ¿Cómo está organizado este equipo? Cuéntame.

¿En base a qué? He puesto a Pili y Mili...

¿Quiénes son Pili y Mili? Juntas.

¿Las amigas? ¿Las amiguitas?

Las nuevas mejores amigas. ¡Muy bien!

(AINHOA) ¡Capitana!

Les va a dar muchas bendiciones.

¡Capitana! -¡Sí, voy!

¿Ya se va la capitana? ¿No quiere estar con vosotros?

Dime, cariño. -He hecho esto con una gamba.

Mira cómo ha quedado. ¿Es la textura que debe llevar?

Sí, está bien. -Va al abatidor esto, ¿no?

Tenemos que hacer siete bandejas. -Vale.

¿Y a mi querido Josie, con qué le habéis puesto?

Estoy con el postre.

Estás con el postre. Sabes cómo se hace, ¿no?

Yo cojo la yema...

Sabes que es comida, ¿no? No cena.

Me refiero por la rapidez. ¡No, ya!

¡Ah, vale! No empecemos con el rollo,

que te veo ya con tu canal de YouTube.

No, no. Queridas amigas... El canal se ha cancelado,

queridas amigas blogueras. Lo siento.

¿No te siguen? ¿Has perdido? No.

He perdido a todas mis seguidoras. ¿Lo cierras?

Cerramos el canal por hoy.

Cuando se esté haciendo ya el sofrito,

te pones a limpiar las alcachofas.

Aunque las alcachofas mejor a última hora,

porque así no se oxidan. -Vamos poco a poco y lo vemos.

¡Necesito caña en este equipo!

¡Capitana, necesito caña en este equipo, eh!

¡70 raciones de bizcocho y todavía esto no está montado!

No, no. Si acabamos de empezar.

Alguien que haga el helado, lo dejamos reposar.

Que la capitana venga a echarnos una mano.

¿Esto lo podemos remover?

Sí. Con esta verdura me vale,

no hace falta muchísimo más. Ya la he retirado.

¿Cómo vas, cariño? Vamos a darle marcha,

quiero que cocinéis con rapidez, estamos a las puertas

de la semifinal, ya no podemos tener tropiezos.

¿Vale? (TODOS) ¡Sí, chef!

Jefa, ¿por qué no cortamos el rape para ver

si hay que hacer más rape o ya tenemos suficiente con esto?

Venga. -Es fundamental.

-Raquel, capitana, un segundito.

¡Ay, que no veo con la flor, ay, que me vuelo!

A la cazuela. -Cambiaos, cambiaos.

-Yo voy machacando ahí, ¿aquí, directamente,

o machacas encima? -Pones encima las...

Ven, vente para acá, ahora le explicas eso,

tú controlas de esto. -Controlo muy bien esto.

Vamos a terminar de sacarle el jugo a estas cabezas

para reservarlo y hacer la mayonesa.

Sí. -Y luego con estas cabezas

y con todo el resto, hacemos la americana.

Déjame, yo me arreglo con la salsa americana.

-Te la sabes de memoria. -Me la sé.

¿Cómo vais? A ver. Raquel, te aconsejo

que empieces a correr porque acabáis de consumir

los primeros 50 minutos de cocinado.

Y veo que las dos cocinas van bastante más lentas

de lo que deberían. Ya viene esta metiendo caña.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues corred un poquito más

y preparados porque voy a entrar en cocinas.

Lo único que quiero es que lo mires y me digas.

-Venga. -Uno...

Eran muy chiquititos porque van tres por plato.

70 comensales por tres, por cada plato 21, 210 necesitamos.

¿Las patatas las hiervo con la piel o sin la piel, capitana?

-Se pelan en lascas y se echan.

-Se pelan en lascas, vale. -Sí.

A ver, ¿cómo lleváis esta ensaladilla

que es lo primero que sale? Están cociendo las patatas

y zanahorias, los huevos están cocidos.

¿Las habéis partido o qué habéis hecho?

Están enteras algunas y otras partidas,

la mayoría entera. ¿Cuántas veces hemos dicho

que hay que hacer las patatas enteras con la piel

para que no se meta el agua? Ya, pero como hay bastantes

que están enteras. ¡Capitana, ven aquí!

Está hoy Samantha calentita.

La decisión de las patatas también ha sido de Raquel, no mía.

Hay patatas enteras y partidas, ¿sí o no?

Sí, ¿te puedo explicar por qué? No, en la patata partida

entra el agua y se queda aguada y ya estropea la ensaladilla.

No las usamos. ¿Para qué las echáis?

Eso es desperdiciar. Porque le entra agua.

No, he dicho que no, ya está bien, siempre estáis igual.

Sabéis que hay que meterlas con piel, quiero que lo entendáis,

¡no se parten las patatas! Las dos a la vez:

(TODAS) ¡No se parten las patatas!

-No se parten las patatas, he llegado tarde, perdón.

Vale, entre los cuatro.

(TODOS) ¡No se parten las patatas!

Para cocer, en la ensaladilla. (TODOS) ¡No se parten

las patatas para cocer en la ensaladilla!

Bien, ¿lo tenemos claro? Sí, chef.

Raquel, me preocupa la ensaladilla porque es lo primero que sale

y ahora acompáñame a la cocina roja a ver cómo vais allí.

Venga, vamos. Adiós, no os olvidéis

de la lección. Yo sigo quitando cabezas.

Siempre se echan las patatas peladas, o sea,

nunca se echan las patatas peladas

es que a veces que me despisto.

Yo sigo pelando papas que tengo que hacer para una boda.

A mí me gusta que no se queden los ojitos,

me da mucha rabia encontrarme una patata

con un ojo negro que te mira así la patata.

No, a mí me gusta quitárselo todo. Raquel, ¿cómo lo ves?

Pues esta patata la estamos pelando para hacer lascas y hacer el guiso

con las patatas peladas. Chascar, chascar.

¿Qué he dicho yo? Lasca.

Hay que pelar la patata y hay que cocerla sin piel

porque es una especie de guiso que viene bien

y la patata tiene que soltar el almidón y mezclarse

y para hacer toda esa mezcla. Lo que sí que os digo

que aquí me empieza a preocupar lo lento que vais.

Raquel, tienes las dos cocinas con los procesos

muy poco adelantados. Yo diría con un coche

con seis velocidades, estás en tercera

y aquí hay que llevar sexta y con el turbo,

así que, quiero verte sudando, agotada.

Quiero que cuando se acabe el cocinado te tumbes

en el suelo a llorar, ¿vale? Pues vamos.

No me va a quedar otra. Celia, termina de hacer el pescado,

lo pasas por harina y lo dejas selladito, ¿vale?

Pero yo necesito que alguien... -Escúchame, mi amor, por favor,

hay que hacer el majado con perejil, limón y ajos fritos

y yema de huevo. -Capitana, cuando puedas aquí.

Ahora mismo voy. -Mi amor, ya está preparada

la mise en place y nos tenemos que poner con esto.

-Un momento que termino con Terre. -Venga.

Terre, tú vas a estar con la espuma de patata.

-¿De patatas? Pues no acabo nunca con las patatas.

Capitana, cuando puedas aquí. -Voy.

Aquí mundo gamba es una tarea que se nos atraganta

porque hay mucho. -A ver, ¿cómo vamos... cuántas?

Me gustaría saber cómo va el cocido de las patatas

porque necesito otro juego para hacer más salsa.

-Estás más con el equipo rojo que con nosotros.

-No, cariño mío, ¿sabes qué pasa? Que empecé con vosotros

y hemos tenido 15 minutos de más. -Ya, pero no sé.

El primer plato que sale es este, ¿esto está ya?

Pues fuera del fuego, venga. -No me muevo de aquí.

-Bien, ese es el espíritu.

¿Cómo vas, Flo? -Bien.

-Huele increíble. -¿Tú qué tal vas?

Bueno, pues aquí. -Te veo un poco atacada.

-Pues normal. -No nos olvides al equipo azul.

No, te prometo que no, estaba intentando dejar

aquello organizado. -Raquel, piensa que ellos

están medio desahuciados porque uno va al foso directo.

Pobre. -Nosotros estamos los tres

sin mandil negro. -Yo espero que se apiaden de él

que haga un "postrazo" que le he dejado ahí solo.

Solo quedan dos más para ir al foso, ¿qué más da?

-Josie es un sufridor, sufrirá un poquito, pero lo sacará.

-Pero me siento responsable. -Mi amor, ya tienes que venir

cuando puedas, Raquel, por favor. -Voy.

-Aquí la podemos liar muy parda, mira, esto ya está.

Aquí azúcar con yema, azúcar con clara

y ahora mantequilla, ¿la meto con las yemas?

Las yemas con la mantequilla. -Las yemas con la mantequilla, voy.

¡Ay, oh! Venga, y ahora vienes, por favor.

Cariño, ¿cómo va ese rape?

-Pues luchando contra los elementos.

Estás desvistiendo al rape entero. -Enterito, una cosa...

-¿Cuántos te faltaban al final? -Cada plato lleva tres,

de cada lomo de rape saco cinco. -¿Tres trozos de rape lleva?

-Tres cachitos de rape y en cada... de cada rape saco diez.

De cada lomo cinco, diez, no lo entiendo.

¿Entonces son cinco o diez? -Cada rape, diez.

-Cinco de un lomo y cinco de otro. -Tengo que sacar... ¡ah!

Tienes que sacar 210 mínimo, ¿te has cortado?

-Sí. -¿Mucho?

-No. -Ahora vamos a tamizar la harina.

Muy bien.

¡Uh, tiene mucha, no baja! -¿Y si le das golpes

no es más rápido? -No puedo.

Por favor, esta señora tiene que venir, Raquel Meroño,

te lo digo, ¡Raquel! Yo creo que esto es bueno

para el cuello. Terre, he descubierto una cosa

muy buena, que tamizar harina es buena para el cuello, mira.

¿Ves? Ahí hay un control... -Y para pelar patatas.

-Hazlo, sube el cuello.

Si lo haces así se estira. -Ya pero yo estoy pelando patatas,

si hago así, no veo una mierda. (JOSIE) Si tuviera ayuda,

me iría mejor. Para hacer este postre

necesitas a Ibiza entera contigo, necesitas a todo el mundo batiendo.

Necesito mucha gente a mi alrededor y no la tengo.

Equipo azul, os traigo aquí al chef, a Jorge.

¿Qué tal, cómo vais? Mucho olor a gamba buena, ¿no?

Capitana. Hola, ¿cómo estás?

Muy bien. -Estoy haciendo el mise en place

para que termine de hacer el guiso que anda que no lleva...

ya puede estar bueno que lleva muchos ingredientes.

Está bien dorado ese pollo, Flo.

Estoy viendo un dorado ahí bastante....

Increíble, ¿verdad? -Correcto, me encanta.

Impresionante, Jorge. -Es un máquina

con la materia prima. Jorge, vamos a ver la gamba.

Vamos a probar este, va.

Eso casi ya lo puedes colar, apretarlo bien, ligarlo un poquito

porque lo tienes. Venga.

Me preocupa el puré de higadillos. Eso empieza ahora, chef.

Y me preocupa la salsa, esa salsa untuosa, densa, brillante

que no se evapore el plato a lo loco sino que napa el pollo.

Y que vamos tarde, eso también me preocupa, Flo.

Yo tengo una confianza muy grande en que Flo hará un pollo Alhambra

muy importante. (IMITA A POCHOLO) Una cosa,

este plato está de nivel y esto me va a salir de lujo.

Pocho, ya te puede salir bien. ¿Cómo lo ves, Jorge?

Valoración en general. Le veo buen olor, la salsa

creo que tienen que darle mucha importancia.

Y esta ensaladilla que es tibia, lo haces en caliente

y ya la montas en el platito, lo tienes hecho.

Sí, y ese templado le da más sabor. Y veo que lo vamos a tener justito

para emplatar rápido y con prisas. no podemos llegar tarde.

No, no vamos a llegar tarde. Hay que meterle

mucho "flow" a esto. Y ya está.

Esto está quedando, chavales, de lujo.

Eh... jefa, esto había que hacerle esto...

-Sí, así, venga, lo ponemos y lo marcamos

y se termina de hacer en el majado.

Capitana, necesito aquí unas manos para terminar esta.

Sí, porque te veo con las gambas toda la prueba, amigo Nico.

Oye, suerte, mucha suerte. -Gracias.

A ti, gracias. -Venga.

Bueno, Jorge, vamos a ver qué hace el equipo rojo.

Cocina roja, ¿cómo estamos aquí? Deseando que vengáis a pelar papas

con nosotras. Terre, ¿qué pasa?

¿Necesitas gente? Son cinco kilos de patata

pelando y hay que picar... Pues habrá que correr.

¿Cuánto tiempo lleva este fumet? Llevará 40 minutos.

Eso hay que apagarlo ya. -A ver.

20 minutos, todo lo que sea más de 20 minutos...

Coge sabores que no son agradables. Venga, genial.

Muy importante dorar el rape en fuego fuerte.

-Está soso, pero de sabor muy bueno.

Amor, escucha al chef. -Que se dore el rebozado,

pero que el pescado

no esté mucho tiempo en ese aceite templado, o sea,

en fuerte y... Pero vamos a ver,

¿estamos confitando o estamos friendo?

No, estoy friendo. Capitana, centra el tiro

en el rape que no lo veo y ayudad a Terre, vamos cortando

eso es, hay que moverse. Jorge, ¿conoces a Josie?

Sí, sí. De la república independiente...

Hoy es más monarquía absoluta de tu casa, ¿entiendes?

Yo es que, ¿qué quieres que te diga?

¡Ay! Ya, venga, ya está.

Lo que sí es que nos tiene que dar tiempo,

no hagáis la Conchi a medias que me muero,

mi madre se muere de pena porque quiere que salga perfecto.

La tarta de la Concha. -Por vosotros.

-Le tengo unas ganas que no puedo con ella.

-Por favor, llegad a tiempo. -Sí.

Ya pueden correr, vámonos.

(FLO) Pues nada, yo aquí solito haciendo mis movidas,

eso está muy bien. -Vale.

Aquí hay que ir pelando patatas cuando podáis.

Capitana, hace mucho que no te vemos.

-Nico, ¿cómo vas? -Pues me vendrían bien

unas manitas más. Flo, ¿el hígado estás con ello?

Eh... todavía no, estoy terminando de hacer el guiso aquí.

-Vale. Capitana, cuando puedas, nos vendría bien ayuda

para los higadillos. -Venga.

Para avanzar con los hígados que el Flo sabe.

Vale, ¿le has echado todo, Flo? -Sí, estoy terminando de echar

las especias y ya solo quedar cocer y me pongo con los higadillos.

-Esto ya chup, chup. -Ya nos olvidamos de esto.

-Y ya tal, se reduce... -Afirmativo.

Pues venga, vale. -Capitana, solo te pido

que si somos los primeros, el primer plato,

que tengas eso en mente.

Que lo saquemos bien. -Está mucho más encarrilado.

-Pelar la patata es lo más importante.

Chicos, estamos trabajando con ritmo, ¿verdad?

-Bueno, no te puedes ni imaginar. -Ni puñetero caso, Raquel Meroño,

por favor, que venga.

Porque nos ven con seguridad, tranquilo, nos ve un equipo ganador

y por eso no viene. -Equipo ganador por los cojones.

Chicos, estamos trabajando con ritmo, ¿verdad?

-No te puedes ni imaginar.

-Pues ya podéis meteros otra marcha más.

Y con duda. -Ritmo, con mucho ritmo.

(TARAREA)

Venga, Terre, que tenemos que ganar.

-Es que vamos a ganar, Celia.

-Nos tenemos que emborrachar juntitas.

¿Porque qué somos, qué somos? (AMBAS) ¡Los putos amos!

En este caso, las putas amas. -Menos charlas, por favor,

que esto va un poco atrasado. ¿Cómo vas, "darling"?

Ya he hecho todas las gambas. Vale, venga,

no quedan gambas, chicos.

¿Qué pasa aquí? Mira, de verdad te digo.

Oye, ¿esto qué es? Vamos a ver, ¿qué pasa aquí?

Vale, oye, esto se está agarrando.

Estoy poniendo un guante. Qué guante ni qué narices,

echadle el fumet a esto, por Dios, ya está.

Venga, caldo, porque es que si no, madre mía.

Oye, capitana, Raquel. Un segundito.

Ven aquí, por favor, venga usted corriendo.

Me preocupa esta ensaladilla, meted caña, caña.

Y a mí también por eso estoy aqui. Todavía tibia

la podemos meter en el molde, emplatar rápido,

avanzar la jugada. ¡Raquel, Raquel!

Espera, ¿me das un segundo, por favor? Ahora vengo.

¿Aquí no tenemos problemas? Es lo primero que sale.

Tienes razón. Claro, hombre.

¡Raquel! Has estado median prueba

con el rojo. Un segundito,

que esto sale lo primero. Pues un segundito que se agarra,

no pasa nada. Raquel, necesito que vengas.

Capitana. Y me expliques

porque si no me explicas... -Empieza el rock'n'roll.

¿Eres la capitana del equipo azul solo?

No, al revés. Esto se estaba agarrando,

¿por qué se está agarrando? ¡Raquel, las patatas son de aquí!

Date cuenta que tenemos que hacer una crema.

Como si fuese un caldito. ¿Qué haces?

¿Para qué te las llevas? Está agarrado aquí abajo.

Cubre eso entero. ¡Raquel!

Hay que estar pendiente aquí. No te vayas, ¡joder!

Caña a la ensaladilla que no... Eh, te repito, ponemos la mesita,

emplatamos rápido y nos coronamos. Raquel.

Faltan muchas patatas todavía. ¿Me pongo la chaquetilla?

No, todavía no. Dale caña porque...

Raquel, vamos que nos vamos. -Celia, dime desde ahí,

cariño, cuéntame. -¿El frito qué tengo que hacer?

-Lo dejas selladito y corta el último.

Raquel, por favor. Que no es eso.

¿Cuándo picamos la zanahoria? Ahora mismo.

¿Pero ahora mismo cuándo? ¿Qué quieres, amor? Cuéntame.

-¿Con eso qué hago? -Tienes que hacer el majado,

como un sofritito. -¿Esto también frito?

Sí, para hacer la salsita.

¡Raquel! Supervisa,

no estés siempre en el equipo azul. Allí me dicen lo mismo.

Cuánto fumet, esto es una crema que para meterla en un sifón,

¿está bien de caldo? ¡Raquel!

Un segundo. ¿Está bien de caldo?

Está así de caldo, está cubierto. Ya sé que está cubierto.

Un poquito más, más. ¿Más?

Un poquito más porque esto tiene que hervir.

Capitana, decide. Pues un poquito más.

-Tiene que hervir.

Así lo hago yo también. Ni para ti ni para mí, medio cazo.

¡Raquel! Entre todos la mataron

y ella sola se murió. Pico zanahorias

porque esto es un rollo. Que no.

si no me hace caso la Raquel

yo pico zanahorias, un cuchillito.

Venga, sal, tapando, estas instrucciones

las tienes que dar tú, no yo. Ok.

Y dile algo a Josie sobre el postre, ¿vale?

Espera, que eso sale lo primero, un momento, de verdad.

Venga, no me dejes este equipo abandonado, por favor.

A ver. Me pongo a currar porque...

No, no, por favor, que no. ¿No hay nadie en la ensaladilla,

te gusta así picadita, corto más? ¿Te cae mal el equipo azul?

Me cae fenomenal. ¿Qué pasa con el majado?

El majado. El problema

es que no termina de decirnos cómo hay que hacerlo,

si lo freímos o no, así no podemos. Raquel, Raquel.

Raquel. Otra vez, madre mía.

Déjale, déjale. Ven un momento, hombre, por favor.

Tienes al equipo azul descontrolado,

necesito esto en biberones y todo el mundo del equipo azul

a picar ensaladilla y a mezclar, ¿vale?

Sí, chef. Quiero emplatar en 15 minutos,

nos olvidamos del pollo, a la ensaladilla todo el mundo.

¿Estamos de acuerdo? Sí, chef.

Pues capitana, te quiero ver pegada a esta cocina

hasta que salga el entrante, ¿oído? Sí, chef.

Raquel, ¿cuando puedas vienes, "porfa"?

Lo siento, pero no puedo ir. -Es que esto

es un proceso importante lo que vamos a hacer ahora.

Raquel, por favor, dame instrucciones aquí claras

porque sabemos cómo hay que hacer. A ver.

¿Cómo se hace el majado? Con aceite, aceitito...

¿El ajo va frito o va crudo? Se fríe el ajo.

Vale, se fríe. Oye, ¿necesitáis a la capitana

toda la prueba? Sí, porque me dicen,

estoy escuchando que no das las instrucciones, Raquel.

Raquel, por favor, voy a incorporar el chocolate,

dime cómo era. Que no te muevas del azul.

Por favor, la ensaladilla sale la primera.

Jordi, yo me voy. Lo primero que sale

es la ensaladilla, está ahí a lo loco,

pero sale lo primero. ¿Y aquí?

Claro, está todo el rato aquí petrificada.

¿Te gusta el rape muy hecho o poco? Me gusta bien hecho.

¿Te gusta claro u oscuro? Si lo están haciendo mal

con la capitana en exclusiva. ¿Aquí? Si no viene.

Pero el bizcocho hay que hacerlo porque si no lo metemos,

no va a hornear. -Josie, confío en ti.

¡Todo el mundo a la ensaladilla! Raquel, ven aquí, por favor.

Pepe, lo siento mucho, pero no puedo ir.

No la molestes que sale la ensaladilla.

Capitana responsable que el primer plato

hay que sacarlo bien. Y el segundo también

y el tercero también. (FLOSIE) Pepe, es que mi capitana,

mi capitana no podía venir. No me lo creo.

Y me mandan para que te lo diga ¿Y qué quieres?

Que te diga que no puede venir. ¿Y me puedes poner orden?

No, porque no soy capitán. Luego flirteáis,

a la ensaladilla, Flosie. ¡Capitana, el Flosie!

Ibiza, el marco incomparable para el amor.

-Flo, a tu puesto, por favor, no es momento de Flosies.

Quiero pedirle explicaciones, pero no le dejas venir.

Déjala que saque la ensaladilla que quedan 15 minutos

y está más verde que un kiwi. Dale, échale más aceite.

Echad más perejil. Le pregunté a Raquel y me dijo:

"El perejil se fríe", le dije que no y dijo: "Sí",

pues ya está ¿Cómo que freír el perejil

que se va a quemar y se va a poner negro?

Raquel, ¿tú has dicho de freír el perejil?

Sí. -Fatal.

Ya lo han revuelto, ahora perdemos tiempo cogiendo ajos...

Por el amor de Dios no te muevas de aquí ni una coma.

No me muevo. Vamos a lo que vamos,

cinco minutos y emplatamos. Madre mía.

Soy exactamente, como un "fraggle rock",

¿te acuerdas de esas viñetas que iban...?

Pues me siento así.

He tenido que aprender a decir no,

hasta a los jueces de decirles: "No voy".

Bueno, bueno, no os imagináis lo feliz que me siento de estar

en esta maravillosa isla y también, cómo no, de ver

que nuestro pupilo ha montado este espectacular restaurante.

Así que, si grito de más, no me lo tengáis en cuenta.

¡Me siento pletórica! ¡Bienvenidos todos a "MasterChef"!

(APLAUDEN)

Venga, todo eso fuera de ahí, vamos a montar, platos, platos.

La cantidad... dos cucharaditas, cucharadita y media buena,

esto hay que hacerlo rápido.

Ta, ta, ta, que esté bien puesta

y ahí saco. Nicolás, aquí te quiero.

Vale. Venga, rápido, Nico, rápido.

Vale, vale. Rápido. Capitana,

sustituyes tú a Nico y que él se ponga con el carpacho.

Venga, sí. Nico, vamos a esto, venga.

Vale. Ahora mismo lo puedo coger,

más o menos, y cogerlo con cariño. Va, rápido, rápido.

Capitana, ¿dónde está la capitana? Aquí.

Bien, capitana, vamos ahí, son 70, ¿eh?

Sí. Venga, venga.

Tenemos que centrar el tiro ya en hacer la salsa del rape,

majado, majado, majado.

Lo vamos a hacer aquí. Pregunto, ¿no hay...?

¿Qué llevaba? Ajo frito... Ajo frito,

limón que estaba echando y la yema de los huevos.

Y el perejil que está ahí encima. Sí, aquí, Celia.

No te veo nunca así caída. Pues hoy sí.

Pues no entiendo por qué, ¿qué ha pasado?

Me gusta estar bien dirigida, coño.

Ya, si no estás bien dirigida, pues es que la capitana

no ha estado a la altura. No, porque es que son cosas

que ella tampoco sabe hacer. Si no las sabe

que las aprenda, las mire, las lea, las pregunte o se entere.

Lo que no puede ser es dejar un equipo abandonado.

Colocamos a los laditos buscando volumen.

Colocamos cebollinito, tiqui, tiqui, rematamos con aceite

de oliva y sale. ¡Camareros, por favor,

ensaladilla López con carpacho de gamba roja!

¡Adelante, por favor!

Esperemos que les guste, venga.

Veo platitos por debajo de la mesa, los camareros se van

y yo coloco platos. Bueno, me van a echar una bronca

en el otro equipo... -Lo estás haciendo muy bien.

-No me ha dejado Jordi salir de aquí.

Hombre, porque estamos sacando platos.

Yo quería hacerlo superbien. Chicos, coged platos,

fuera, vámonos, vámonos.

Empezamos por un entrante del equipo azul.

Ensaladilla López con carpacho de gamba roja.

Que la disfrutéis.

(Música)

¡Ay, ay, ay! Miguel, cómo te organizas de bien.

Has elegido el mejor sitio, tienes al mejor chef

y además, todo esto surgió de una noche de verano.

Sí, esto es una idea que nos surge una noche

en este pantalán de la Marina que no había nada

y una noche de verano tras una cena pensamos:

"¿Por qué no se podría montar una terracita o un pequeño bar

en esa esquina del puerto?" Y ahora es un sueño hecho realidad.

Sueño hecho realidad que mis amigos de Ibiza

vienen todos aquí a comer. a cenar los fines de semana,

está abierto todo el año. Sí, es una cosa para los ibicencos

que queríamos un punto para nosotros que nos gustara,

el dónde ir a cenar, tomar algo, pasar una tarde trabajando

y que estuviera abierto todo el año para la gente de Ibiza

que es lo que somos. Lo conseguisteis.

La ensaladilla López hecha por el equipo azul,

¿la reconoces? Os diré, y es verdad,

que está tan rica como la que hacemos aquí,

está igual, me encantó. ¡Qué maravilla!

Me voy a otra mesa que he visto a gente

que está a punto de comerse el plato también.

Hasta luego, gracias.

Que veo por aquí que no queda nada.

¿Todos os habéis comido todo? ¿Qué ha pasado, Abel?

Estaba muy bueno. ¿Estaba muy bueno?

Sí, y segundo, que el primer plato me pilló con hambre.

¿Este plato lo pondrías en tu restaurantes, hoteles

aquí en Ibiza? Honestamente, sí.

Cómo triunfa Ibiza, dime cómo está la cosa.

Este año un pelín más complicado, nos tocó a todos

algo que no esperábamos, pero creo y confío que Ibiza

se va a recuperar rápido. Pues ya estamos preparados

para que la temporada 2021 sea la mejor, a tope.

Ahí vamos, a tope, gracias. Gracias.

¿Cómo vas, cariño? Lo siento, ya está fuera.

Capitana, ¿quieres que te cuente cómo va mi equipo rojo?

Que podría ser el tuyo si hubieses estado por aquí.

Vete echándome rape aquí y aquí también, venga.

Celia, necesito ese majado ya. Vale.

Vámonos, vámonos, venga. Capitana, no dijiste nunca

cómo había que cortar el rape. En cuadraditos.

¿En cuadraditos? Eh... Para tener la ración, más o menos,

controlada porque son trocitos. No, hay algunos...

Ya, pero entiéndeme, son irregulares,

unos pequeños, otros grandes y no sé

cuánto vamos a poner por ración. Perfecto, un poquito a cada,

¿me entiendes? Uno es fino, el otro gordo,

el otro pequeño y el otro grande, el otro... Ya.

Vale, vale, limpiando mesas y ya empezamos a emplatar, ¿vale?

Capitana, ¿qué más cosas lleva el rape?

Lleva los trocitos de rape y... Y lleva la espuma.

La espuma, ¿y no lleva nada más? Y lleva, a ver...

Una reducción que no se ha hecho.

Si no dices hacerlo pues entonces era hacer con las espinas,

haber hecho un fumet con un poquito de vinito,

reducir, rehogar, un poquito de pimentón

que coja el gusto, eso no se ha hecho.

Vale, no pasa nada, vale, más cosas.

Voy a poner los platos. Eso es, venga, fenomenal.

Vale, Pepe, pues esto yo creo que lo taparía a film

de estos, a piel. ¿Esto para qué es,

para el rellenito? Esto es...

aquí hay tres elaboraciones, el bizcocho que está en el horno,

esto y el helado, pero no sé cómo va

porque me lo tiene que explicar Raquel.

El helado es leche y nata. Leche, nata, galleta picada.

Cógete las cantidades, hervimos la leche y la nata

y la echamos a la galleta. La galleta la pico...

No hará falta, la vamos a romper, como le echamos un líquido caliente

se nos va a deshacer, fenomenal, y si eso le metemos...

la batidora. ¿Y lo puedo hacer aquí?

Ahí debes hacerlo ya. Vale, ¿esto lo guardo en la nevera?

Sí, y luego ya daremos, eso es. A ver.

Vamos con ese rape. Capitana, cógete una espumadera

porque ya hay que ir corriendo. Tres trozos, vale.

Venga, venga, venga.

Chicos, el pollo ya lo tengo aquí preparado,

está todo despiezado, está ahora reduciendo la salsa

y lo que tenemos que coger son unos orejones

que los voy preparando y cortando. -Vale.

-Falta el puré de higaditos. -Yo me pongo.

Te hecho una mano ya. -Sartén grande

y directamente fuego fuerte. -Sí, fuego fuerte

y tenemos unas chalotas que he limpiado por ahí.

Vale. -Venga, equipo, vamos, equipo.

Lo tenemos ya, chicas, lo tenemos.

Vamos, Celia, vamos, Celia, que lo tenemos.

Oye, aquí están todos los platos, ¿los hemos contado?

No, abajo hay más. ¿Hay más?

Sí. Venga.

Qué bien huele esto, Celia. Vamos con ello, vamos.

Vale, pues ya tenemos. ¡Camareros, por favor!

Venga, vámonos. Sale bien, ¿no?

Celia, ¿vale? A tus órdenes, vale.

Camareros, sacamos esta versión del rape Brazalez

con espuma de patata y sin jugo, lo pueden cantar así.

Si ven un trozo pequeñito, pónganselo al hombre o mujer

más pequeñita por si comen menos o al niño si hay niños, ¿vale?

Venga, fenomenal, seguimos, camareros, ahora sí,

los de espuma pueden salir, gracias.

Vaya capitana buena que tenemos, ha dicho: "Aquí está Pepe,

pues me piro de aqui".

El equipo rojo debía preparar

rape Brazález con espuma de patata y jugo de espinas,

pero tengo que pedirles disculpas porque parece que el jugo

de espinas no va a estar, lo siento.

(Música)

Vicent, ¿qué te puedo decir yo con este fondo que tenemos hoy?

Bueno, la verdad es que este fondo

representa muy bien lo que es Ibiza,

una mezcla de vanguardia, de modernidad, con tradición,

cultura milenaria, por aquí han pasado

todas las civilizaciones del Mediterráneo.

Y la verdad, se puede viajar por todo el mundo,

se pueden conocer muchas islas, pero si las quieres ver todas,

ven a Ibiza porque aquí están todas las islas en una.

La mejor, la mejor. Sin duda.

Y gastronomía, también, Carmen, cuéntame tú de la gastronomía.

Con 500 kilómetros cuadrados hay una riqueza

del producto local increíble, desde productos de la tierra,

según la época, patatas vienen dos veces al año,

hay sandías espectaculares, aceite de oliva,

muchos productos también del mar, la gamba, el rape, todo.

Todo. De la tierra y del mar.

Pues de pescado os iba a hablar yo. Rape, dime qué tal está el rape.

¿Comestible? ¿Qué no te ha gustado?

Ha llegado un poquito frío a la mesa y luego,

se notaba mucho el sabor del rebozado.

¿Sí? La fritura no estaba bien. No.

Vale. Pero el cremoso, por ejemplo,

de patatas sí estaba bueno. Fenomenal.

¿Y tú? Cuéntame. La verdad es que el pescado

está bueno, en su punto, el rebozado no han acertado, creo,

está un poco aceitoso.

Pues, lo siento muchísimo, pero gracias.

Nos centramos en el postre, todo el mundo le echamos

una mano a Josie. De todas formas yo estoy en Ibiza,

me llamáis y os resuelvo las dudas, no hace falta

que llaméis a la capitana. Esto ya está.

¿Estás aquí? Hombre, ha salido el rape ya.

Ya lo sé. Da las gracias a tus compañeros.

Ya lo sé. ¿Estabas aquí en Ibiza?

¿Qué ta está el agua, está bien? Buenísima, me fui a dar un bañito.

nada, oye, discreta, ¿y Formentera está bien?

Está entrando gente en Formentera. Nada, que disfrutes,

ya me quedo yo aquí. Gracias, Pepe.

Gracias, capitana. ¿Cómo vais con esto?

Así hago yo también.

Así vengo yo. Pepe, de verdad, ¿eh?

Jefa, ¿cuántas van por plato? -Como dos cogollitos,

una a cada lado del... -¡Ah, vale!

¿Cómo va esto? Estamos a punto de emplatar.

esto me gustaría hecho puré. Ya, estoy en ello.

¿Estamos con las alcachofas ahora? Vais un poquito tarde.

Venga. Haré lo que no hace la capitana.

Raquel, ¿qué te está pasando? Estás desmontada ahora mismo.

Venga, que nos queda nada y emplatamos, venga.

Alcachofita, rápido.

¡Madre mía! No sé cómo aguantáis este ritmo

toda la vida Ainhoa, bien fino y a un biberón.

Vale. -Hola, ¿cómo estáis?

Pues muy mal, porque vamos así como rápido, ¿ya terminasteis?

-No, estamos con el helado, hay que hacerlo, hay que hacer...

# Titiritititi, titititi. #

Y tenemos el nitrógeno. -Loopy de Loop, el lobo bueno.

Vamos a ver, ¿cómo vamos con ese postre?

Estamos, lo hemos metido en el avatar.

¿Cuántos aspirantes somos en el equipo?

Jefe, jefe. Sí, nosotros tres, ¿no? Cuéntame.

Tenemos en el avatar esto. ¡Terre!

¿Qué? -Yo creo que está ya, ¿no?

Oye. ¿Lo sacamos, jefe?

Jefe, ¿lo saco? ¿Te has traído el bikini,

te quieres bañar? Estaba...

¿El postre va contigo, terminaste la prueba?

Mientras él daba vueltas, me acerqué a preguntar

cómo estaban mis compañeros, no lo veo tan grave.

No. 35 segundos.

¿Grave, cómo va a ser eso grave? Grave es otra cosa en la vida.

También, cómo eres, de verdad. ¿La cobertura de chocolate?

La cobertura de chocolate, ¿dónde va?

Eso no nos lo ha dicho Raquel. ¡Raquel!

Un segundito. ¡Raquel!

Chicos, ¿corremos un poco o estiro platos otra vez?

Venga. Raquel.

La cobertura de chocolate, venga ya, hombre.

-A ver. -Está medio hecho.

¿Esto dónde va? Venga, contadme.

Raquel, ¿me dices cómo funciona el postre?

El postre va... Tenemos un bizcocho

que cortamos por la mitad y rellenamos de mermelada.

Sí. ¿Y qué más?

Luego, hay que... lo del helado.

El helado de la galleta. El helado de la galleta,

¿y no lleva nada más, no lleva chocolate por encima el bizcocho?

Eh... llevaba una ganache, sí.

Mujer, eres la capitana, No lo sé, no lo sé.

Lleva un poquito de cobertura de chocolate.

Terre, si no te molesta y dejaste al otro equipo,

¿derrites cobertura de chocolate al baño María?

Pero si no tienes nada que hacer, si no, pongo a otro.

Por supuesto que puedo. ¡Raquel!

Voy, un momentito que estoy solucionando una cosa.

Nosotros tiramos, venga, chicos, la capitana

está para otros derroteros. ¿Empezamos a colocar pollo?

Vale. Vamos al centro del plato

sin manchar. ¿Cómo lo ponemos?

Con cariño al centro de plato.

Flo, guarnición. Vale.

Intento que haya una cucharadita buena de todo

y arriba centradito, ¿vale? Vale.

Venga, el de la salsa remata.

Venga. Vamos, vamos,

venga, esa guarnición bien puesta, chicos, ese pollito, venga.

Camareros, por favor, este maravilloso

pollo de payés Alhambra, los que tengan guarnición

por encima, sacamos, ¿vale? Este lo podéis.

Continuamos con otra elaboración del equipo azul,

pollo de payés al estilo Alhambra.

Espero que os guste.

(Música)

¿Qué tal? Marcos, estamos aquí con esta vista

que hemos visto entrar y salir los barcos

más espectaculares del mundo,

¿y qué supone amarrar en este puerto deportivo

que es uno de los más exclusivos del mundo?

Pues mira, somos unos privilegiados de poder gestionar

estas instalaciones en un entorno tan idílico

y aquí lo que quisimos también es que fuera

un ecopuerto donde con mucha concienciación

de todo lo que hacemos, cómo se gestiona

y con una responsabilidad de educar y compartir

con todos los visitantes, que es responsabilidad de todos,

pues cuidar lo que tenemos. ¿Te ha parecido bueno el plato?

Buenísimo. Te has comido hasta el hueso.

¡Ah, no! Todo, todo.

Y lo que queda, si puedo, me lo llevo a casa.

¿Quieres repetir? Te ha encantado. Me lo llevo, muy bueno.

Preguntaré si hay más. Gracias. Gracias a ti.

Que no queda nada, lo tenemos ya, ha salido increíble,

está todo buenísimo, les va a encantar,

podéis estar bien orgullosos. Raquel.

Tiene que echar el nitrógeno otra persona

porque es si no, es imposible hacer esto.

Raquel... la capitana está fuera de sitio.

Es igual. Vamos, Celia, ¿lo tenemos?

Vamos con ese bizcochito especial.

No he probado el bizcocho, ¿lo has probado, Celia?

Sí, está bueno. -¿Está bueno?

-Está bueno. (JOSIE SUSPIRA)

Qué difícil ha sido esto. La textura de este bizcocho

y la de tu bota en la prueba anterior,

primas hermanas. No me digas.

-Pero en cuanto le pongamos la mermelada y el chocolate

por encima, es otra cosa. Jordi.

¿Qué quieres, Pepe? ¿Has terminado ahí con el pollo?

Casi. -Estamos casi.

¿Lo quieres probar? No, me gustaría

que me echases una mano aquí. ¿Yo?

Sí, aquí nos hacen falta brazos potentes.

Y mira, lo de Josie ya... Por favor, por favor.

Necesito tu ayuda en el postre, por favor, por favor.

Estaba comiendo pollo. Por favor, por favor.

Chicos, el último sale,

podemos estar bien orgullosos, celebrad.

(APLAUDEN)

Lo habéis hecho increíble. -Qué capitanía.

Voy a terminar allí. -Eso te iba a decir.

¡Joder! Además ese pollo es del que pruebas

y te acuerdas toda la vida.

(FLO) Hoy ha sido una prueba, especialmente, dura,

especialmente, dura porque hemos tenido

un capitán, nada más, una gran capitana

para dos equipos y yo no soy mal pensado,

nunca lo he sido, pero creo que ha favorecido más

al equipo rojo que a nosotros.

¿Qué quieres? Pues hacer un helado porque mira.

Está haciéndose un Andy. ¿Y tú cómo estás?

Tengo que estar con los bizcochos. Échale una mano al del helado

porque mira lo que lleva. Dos horas para un helado.

¿Me dejas atusar al de las botas? Sí.

¡Ay! ¿Quieres que te enseñe?

Échame nitro, venga. Coges de abajo, de abajito, ¿vale?

Echas un chorrito a ese lateral, venga, venga.

No, está muy... Vamos, botas, dale.

Vale, ¿ves que está mucho más denso?

Le falta una chispa y le vas a hacer tú.

Pero lo vas a hacer fuerte como lo he hecho yo,

apretando un poquito ese bracito. Quiero ver las venas

como un demonio. Eso mismo dice el venezolano.

Es el dicho de las venas fuertes, venga.

Quiero ver venas gordas, venga.

Me encantan las verbenas, me encantan las verbenas,

Me encantan las verbenas.

Vamos, vamos, venga, eso es, rectitos, ¿vale?

Chicas, rectitos. Pepito,

¿necesitas de mis servicios? ¿Tenemos helado?

Tenemos helado, me voy. Gracias.

Gracias, Jordi. Vamos, Terre,

que ya sacamos el postre.

Estamos haciéndolo de puta pena de verdad te lo digo.

Venga, que ya no queda nada.

Vamos, vamos, lo tengo, lo tengo. Camareros, por favor,

todos los que vayan teniendo helado pueden salir, camareros.

¡Adelante, por favor! Venga, venga.

Este falta por napar.

Y para cerrar este menú, Jorge ha diseñado

un homenaje a su madre y al programa.

Tarta de la Conchi versión "MasterChef".

Espero que el equipo rojo la haya bordado.

(Música)

¡Ay, Charo, qué ilusión!

Mira cómo estoy de mona con tu traje.

Estoy encantada que me hayas vestido.

Y no sabes lo feliz que estoy de verte

aquí, en Ibiza, y vestida con mi ropa.

Cuando se viene a Ibiza hay que vestirse con la moda Adlib

de aquí y con Charo que es la reina de todas de toda la vida.

Muchísimas gracias. Y te conozco porque te vi,

bueno, te conozco de toda la vida, luego te vi en la segunda edición

de "Maestros de la Costura" que casi empieza ya la cuarta.

Superfan del programa. Sabes que no me lo pierdo,

lo veo siempre. A mí me interesa que me digas

cómo es la moda de Ibiza. Mira, la moda de Ibiza

es que hay tantos creadores en la isla que cada uno

de ellos pone la parte, digamos, creativa.

O sea, si me preguntas para mí, pues te diría:

"Es que la moda de Ibiza es porque lo hago en Ibiza",

pero en realidad es mi moda. ¿Vamos a inspirarnos

en este postre del equipo rojo para algo?

Pues a mí me ha parecido que está correcto.

Pero veo que no os lo habéis comido,

¿qué está pasando? No me lo comí

porque llegaste tú, pero la textura está bien.

Está bien. Bueno, la textura está bien,

el bizcocho está esponjoso. El bizcocho le falta un poquito

para estar esponjoso. Dímelo porque estamos valorando

un plato de cocina. Gracias. A ti.

Camareros, por favor, saquemos estos platos, gracias.

Últimos postres ya. A ver, chicos.

Celia... No te tires, no te tires.

No me voy a tirar, no os preocupéis,

yo no me voy a tirar. Vale, no, de verdad,

joder, no nos asustes, Celia. Por favor.

Equipo rojo, cocinas impolutas, por favor. Venga, ahí os quedáis.

Gracias, jefe. (CELIA) El cocinado ha ido

como ha podido ser, tal vez

podíamos haberlo hecho mejor, estar mejor dirigidos.

Yo creo mucho en los equipos y los equipos funcionan

cuando se sabe lo que tiene que hacer cada cual.

Queridos comensales, no os imagináis la pena que me da

que el servicio se acabe. Por un lado

porque me lo estoy pasando pipa y por otro porque eso significa

que cada vez estoy más cerca de abandonar la isla...

¡y no quiero, no quiero!

Gracias por ayudarnos cada semana a poner a prueba

el talento de nuestras "celebrities".

Y ahora, ¿os importa ayudarnos a darle un aplauso gigante

a don Jorge Brazalez. Jorge, por favor, acompáñanos.

(Aplausos)

Bueno, no sé qué decir, la verdad es que gracias

a "MasterChef", gracias a mi socio, gracias a los trabajadores,

gracias a mi familia, esto lo quiero compartir

y recordar siempre, muchas gracias por estar,

por dejarme hacer esto tan importante

y que nunca se me olvidará, así que, muchas gracias.

Como podéis comprobar, Jorge ha cumplido su sueño

y ojalá todos vosotros también podáis cumplir los vuestros.

Nosotros prometemos volver a esta isla que tantas alegrías

nos da cada vez que venimos. Muchas gracias por todo

y hasta pronto, Ibiza. Gracias.

(Aplausos)

¿Nos damos aquí un abrazo? ¡Olé!

Aspirantes, con el buen rollo que me transmite esta isla,

lo que más deseaba en el mundo era que los comensales

se fueran felices.

¿Creéis que lo hemos conseguido? Sí, chef.

¿Sí? Espero que sí.

Pues siento deciros que no se han ido tan contentos

como esperábamos para un programa 10.

¡Joder! Este local representa

lucha, constancia, esfuerzo y evolución.

Y sintiéndolo mucho no son valores que hayamos visto

en todos vosotros.

Raquel, empezamos contigo. Has arrancado el cocinado

autoconvenciéndote de que ibas a poder hacer

la temida doble capitanía.

¿Y ahora que la has vivido cómo crees que lo has hecho?

He hecho todo lo posible, pero se me ha ido de las manos.

He fallado pues porque no puedo estar en todos los sitios a la vez,

y no he estado a la altura.

Ahora que he escuchado tu opinión quiero escuchar a tus compañeros.

¿Cómo creéis que lo ha hecho la doble capitana?

Yo estoy muy orgulloso... -Yo también.

De nuestra capitana.

Yo estoy convencida de que Raquel ha hecho

todo lo que ella podía hacer.

Para ser capitana de un equipo en una cocina tienes que saber

lo que estás cocinando.

Y ella no sabía, quieres decir.

¿Pero cómo va a saber si ella se dedica a otra cosa?

¿No crees que ha habido una ausencia de capitanía?

Pero eso no se lo puedo exigir a ella.

Pues díselo al guarda que está ahí en el faro.

Te lo digo a ti que tienes autoridad.

Josie, ¿has recibido instrucciones de cómo hacer el bizcocho?

Me explicó pero se atascó.

El bizcocho sí lo tenía más claro, pero luego todo lo otro

era un poco "adivina adivinanza".

Raquel, es complicado liderar dos cocinas

Lo sabemos, pero hay que...

Son cuatro platos. Si tú arrancas ordenando muy bien

las tareas y supervisas, que es lo que pedimos,

que hagas de capitana, no que sepas,

sino que utilices el criterio, el carácter. Ha faltado caña.

Yo quería que triunfases y lo sacases, porque has puesto

todas las ganas del mundo. Ya.

¿No es así? Sí, bueno...

¿Y esas lagrimitas qué son? Un poco de frustración,

y es que me da lástima no haberlo hecho mejor.

Sabemos que la doble capitanía

es uno de los retos más duros de "MasterChef".

Pero sintiéndolo mucho hoy no has liderado las dos cocinas.

Siento comunicarte que vas a la prueba de eliminación.

Me parece justo.

¿Que me hubiese gustado ser hoy semifinalista?

Pues claro, me habría encantado.

Pero no me habría sentido muy a gusto conmigo mismo

el haber fallado a parte del equipo y yo salvarme.

Ya sabemos cuál es el destino de Raquel, así que vamos a ver

qué pasa con los demás equipos. Empiezo con vosotros, equipo rojo.

No estoy nada contento con los platos que hemos sacado,

y no todo ha sido culpa de Raquel. El rape... ¿dónde está el jugo

de espinas que lo acompañaba? No estaba esa reducción.

Los trozos unos grandes y unos pequeños,

unos fritos, otros poco, otros confitados...

Celia, has limpiado muy bien el pescado pero luego

tres cocciones llevaba el rape o cuatro. Ya no sé, me he perdido.

Yo creo que porque Raquel tampoco sabía cómo hacer

la salsa donde tenía que ir el rape.

Y yo cuando hay cosas tan confusas me pierdo. Y me he perdido.

¿Y, Terre, a ti qué te digo? A mí ya me has dicho todo.

No, te voy a pegar un tironcito de orejas.

Ah, venga, otro. Has estado concentrada al principio

y una vez que has visto que yo sacaba el rape

has empezado el bailoteo, visitando al otro equipo.

Teníamos el postre por sacar y por hacer.

Te lo he dicho y te enfadas conmigo.

También hay muchas maneras de decir las cosas.

¿Y te lo he dicho mal? Sí, un poquito mal.

Sería la primera vez que yo dijera algo mal a alguien, fíjate.

Yo creo que te has equivocado conmigo hoy.

Es más, esperaba hasta una disculpa, digo:

"Ahora va a decirme lo siento".

Pues mira, te voy a pedir perdón. No, obligado no te veas.

Voy a ser un poquito más humilde que tú.

Terre, perdón. Ya me ha quedado claro.

Josie, voy contigo.

Me ha gustado volver a ver a ese Josie currante.

Porque te hemos visto batir a dos manos,

has hecho el helado tú solo.

Ibas por libre porque no había nadie que te ordenase.

Es verdad que tu futuro estaba condenado por ese delantal negro,

pero has intentado salvar el postre del principio al final

y has estado serio como nos gusta, ese Josie trabajador.

¿Qué te pasa, Josie?

O sea, que es mucha masa.

(RÍEN)

Es que no puede ser. ¿Tienes agujetas?

Me ha dado una pájara, Samantha. No sabes lo que ha sido.

La pena es que el resultado no ha sido el deseado,

porque era un mazacote...

Quien tiene la información de ese postre es Raquel Meroño.

A mí me ha legado la información del bizcocho,

pero el resto... O sea, eso era una invención.

Equipo azul, es vuestro momento.

Es cierto que os ha faltado que alguien os supervisara,

pero no habéis parado de currar.

Nico, Ainhoa, me parece que habéis sido un buen tándem.

Os habéis estado ayudando, apoyándoos el uno al otro.

Pero a pesar de vuestro esfuerzo se os han escapado cositas.

Eso sí, tengo que decir que la ensaladilla

ha salido riquísima.

Pero cuando llegamos al pollo digo: "Se monta un pollo hoy aquí".

Me tienes contento, Flo.

(RAQUEL) Pero si no ha parado, por favor, Jordi.

Estoy hablando con Flo. Contento me tienes...

pero que muy contento.

¡Ah! -¡Por favor!

Esa mano derecha que siempre he encontrado en otros aspirantes

hoy la he encontrado en ti, Flo. He empezado a soltarte tips

de esos detallitos que faltaban

y tú lo recogías con soltura, con delicadeza.

¿El resultado? Bueno, ese pollo se va a recordar en esta isla

y en este concurso.

Rico. ¡Hombre!

¡Oh, qué te quiero! -Muchas gracias.

Estoy tan orgulloso del trabajo que has hecho hoy en esta prueba

que sin duda eres el mejor aspirante y por tanto la persona

que puede donar esos 4.000 euros a la ONG que elijas.

(Aplausos)

¿A quién le donas estos nuevos 4.000 euros?

Quisiera repetir a la fundación Escuela IDEO,

porque hacen una labor muy importante en la educación

en gente en exclusión, y para ellos van estos 4.000 euros.

Para ellos van.

Seguro que están doblemente agradecidos.

Muchas gracias.

Creo que el resultado no os va a pillar por sorpresa,

pero hagámoslo oficial, el equipo ganador de esta prueba es...

el equipo azul. ¿Cómo va a ser eso?

Enhorabuena.

Voy al hoyo, y me he hinchado de trabajar como una bestia.

Bueno, pues hemos fracasado y a mí fracasar no me gusta.

Queridos aspirantes, hoy Jorge Brazález

nos ha dado una lección y es que en "MasterChef"

solo se gana con mucho esfuerzo, mucho trabajo

y aprendiendo de los errores.

Así que Raquel, Terre, Josie y Celia,

mucha suerte a los cuatro en la prueba de eliminación.

Y a vosotros, equipo azul, ¡ya sois semifinalistas!

(Aplausos)

Yo que lo único que hacía era quemar,

es que no cocinaba nada.

Estoy feliz. O sea, es que no me lo puedo ni creer.

Como cada año vuelven los Campamentos MasterChef.

Si tienes entre 8 y 16 años, te encanta cocinar y quieres vivir

una experiencia inolvidable en un entorno natural

tienes que venir a los Campamentos MasterChef.

Además, convivirás con concursantes de "MasterChef Junior".

El próximo verano Campamentos MasterChef.

(TODOS) ¡Van a Campamentos MasterChef!

Cuatro aspirantes vuelven a las cocinas

con el delantal negro. ¡Uh, que no tenemos cajas

Y uno de ellos dirá adiós a "MasterChef Celebrity".

¡Mamma mía, mamma mía!

En el último reto de la noche los delantales negros deberán

luchar por un puesto en la semifinal como si fueran

cuatro gladiadores de los fogones.

Les espera un combate culinario

en tres asaltos en una de las pruebas

más emblemáticas del programa, los duelos.

A ver si tenéis narices a echarla.

Mira como lo ha pillado ella.

Bienvenidos de nuevo, aspirantes.

(CANTA) #No rompas más mi pobre corazón.#

Terre, das un poco de miedo, ¿no?

"Das un poco de miedo", me encanta.

Da un poco de miedo. Está súper favorecida.

Empieza por el chal de marabú y luego pasas a eso

porque tiene que ser progresivo. -No, a saco.

No, no, progresión. -Venimos de Ibiza.

¡Venga, a saco!

(IMITA A POCHOLO) Estábamos tomando unas copitas mirando el mar

y se han tenido que ir para Madrid.

Hemos estado a gusto pero no hemos tocado el mar.

O sea, no hemos olido nada. -Nada.

No hemos visto más que comidas, sofritos y mierdas

Y así no se va a Ibiza. Te puedes ir a Cuenca si quieres.

¿Qué pasa, Josie? ¿Qué guantes has traído para cocinar?

No, me los voy a quitar. Vale.

Pero un contenido brillo necesitaba porque venir al foso así mate,

eso ya es lo peor que te puede pasar.

Octavo foso. Necesitaba levantarme un poco y he dicho:

"Me planto una libélula, un poco de marabú y de brillo".

¿Porque es que si no cómo vas a venir aquí?

Raquel, en la prueba anterior tuviste que ejercer de capitana

de los dos equipos. No me lo recuerdes.

El cargo te superó por completo

y te vimos perdida, dejando los equipos a la deriva.

Incluso dijiste que habías defraudado a algún compañero.

Sí, pero también... ¿A quién?

Pues a todos, a los tres.

Pero, Raquel, es que no lo entiendo.

Ella hizo todo lo que pudo, y ya está.

Y por lo tanto se desbordó. Claro, es que es lógico.

Le hubiera pasado a todo el mundo, me hubiera pasado a mí.

Yo lo que le pido a Raquel es que no se coma el tarro,.

que hizo todo lo que pudo, y no podía más.

¿Crees que Raquel sabe cocinar? Dentro de lo que cabe sí.

En cuanto se le complica no.

¿Esta señora es cocinera?

No, esta señora es actriz, una magnífica actriz y persona.

Y eventualmente está cocinando y todavía no ha llegado a controlar

cosas de gente que llevamos cocinando 40 años.

Yo no le puedo exigir a ella lo que ella no puede dar.

Qué buenos discípulos, Mariano.

(FLO IMITA A MARIANO RAJOY) Bueno, somos así.

Pero es cierto que lo que dice Celia lleva razón.

Raquel sabe cocinar hasta el punto en el que no sabe cocinar.

Entonces cuando ella sabe cocinar y quiere no cocinar, no cocina.

Pero no puede ser que desde el no cocine, cocine.

No sé si...

Está clarísimo. Clarísimo, clarísimo.

Lo de ser capitana no implica que de repente eres abducida

por un chef y que sabes hacerlo todo.

Está claro. Explico los platos,

explico los ingredientes y confío en que la gente

que sí que sabe cocinar cuando yo no pueda

dar una orden resuelva.

Bueno, vosotros os jugáis la eliminación,

pero los delantales blancos ya son semifinalistas

de "MasterChef Celebrity 5".

¡Podéis subir a la galería! ¡Gracias!

¡Adelante! Mucha suerte.

Venga, para arriba.

Mucha suerte. -Mi amor.

Me da un poco de penita por los colegas,

pero yo no voy a ser hipócrita, vengo feliz.

Vamos, me he vestido casi de Úrsula Andrews

para venir al balcón.

Hoy no vendo balcón, chicos.

"Cuatro quini, cuatro quini".

No, porque va a la semifinal, entonces no tiene precio.

Aspirantes, en este último reto os vais a enfrentar en duelos.

Esto quiere decir que vais a cocinar de dos en dos.

Huy. Uno de vosotros elegirá

una campana, descubriremos qué hay debajo y después

tendrá que elegir a un compañero para batirse en duelo.

¡Ay!

El ganador de ese cocinado se convertirá en semifinalista

y subirá a la galería. Ay, Dios...

Y el perdedor tendrá que enfrentarse

en un nuevo duelo con el siguiente contrincante que elija,

después de descubrir una nueva campana.

Cómo mola. Yo quiero vivir eso.

¿Entendido? (TODOS) Sí, chef.

Celia, ¿a quién crees que podrías ganar en un duelo culinario?

¿Yo? Sí.

Tal vez a Raquel.

No claramente a Terre.

Terre individualmente es muy buena.

¿Y Raquel no? Raquel yo creo que tiene

otro nivel diferente de cocinado.

¿Más bajo o más alto? Más bajo.

En este programa cuando entré por la puerta

puse el ego en adobo y a mí

hay ciertas críticas que no me afectan.

Terre, ¿a quién ves más fuerte? Yo veo más fuerte a Josie.

A Josie. Sí.

Es que Josie es peligroso.

¿Y tú, Josie? En individual y tal aquí...

Raquel Meroño yo creo, sí.

¿Y más débil? Celia quizás.

En el foso, porque en equipos es la más fuerte.

Si lo que hay debajo de esas campanas es un cocina europea

tradicional sí puedo ganarle a Raquel y otros mucho.

¿Por qué? Porque llevo muchos años cocinando.

En todos los duelos vais a trabajar

con unos platos que comparten origen.

No son platos sencillos, os lo adelanto.

Ah, qué bien.

Pero estamos a las puertas de la semifinal

y debéis demostrar que estáis a la altura.

Antes de descubrir qué hay bajo las campanas

os voy a dar una pista con los invitados

que nos acompañan en este reto.

Son suegro y yerno. El suegro dirige uno de los grandes

templos de cocina china de fusión de nuestro país.

Y su yerno además de trabajar junto a él quedó segundo

se la quinta edición de "MasterChef".

Desde el restaurante Shanghai en Barcelona,

José María Kao y Nathan Mínguez.

¡Adelante!

Comida china.

Señor Kao, por favor. Hola.

Dios mío de mi vida, ¿qué es esto? -Vamos a morir.

¿Cómo estás? Hola, Nathan.

Hombre, es un orgullo pertenecer a la familia de "MasterChef".

Me costó. Bueno, ya lo viste.

Bueno, de todas maneras el poder estar

tres meses sin ti también fue un gozo.

José Mari, Nathan, bienvenidos de nuevo a "MasterChef".

Un placer teneros aquí. Qué emoción.

La verdad que volver aquí... Qué recuerdos.

Pero me extraña no verme con el delantal negro.

Sí, tú eras un profesional del delantal negro.

Hombre, yo era un asiduo del delantal negro.

Oye, Nathan, tu vida dio un giro d 180 grados al entrar

en "MasterChef", pero recientemente te ha vuelto a cambiar la vida.

Cuéntanos.

Pues tener una niña ha sido increíble

y voy babeando por todos lados porque aparte que hace el trabajo

muy fácil, como padre creo que se me da bastante bien.

¿Contento el abuelo también? Una experiencia impresionante.

Hombre, claro. Además, es una niña muy buena.

Y muy guapa me han dicho.

Por eso dicen que se parece mucho a mí.

Por esto. O sea, que...

Yo he estado en Shanghai comiendo, cenando estuve una vez.

La hija es guapísima, es muy guapa.

El padre con una nariz muy rara pero la hija es muy guapa.

José María, tu padre fue uno de los primeros que abrió

un restaurante chino en Barcelona. ¿Queda algo de aquel proyecto?

Mira, de ese proyecto queda el Shanghai, que es actualmente

el restaurante chino más antiguo, paro con técnicas modernas

y algunas fusiones como hoy traeremos también.

Huy, fusiones que trae...

Terre, con lo que te gusta ti la fusión, ¿verdad?

Aquí hay unos cedés de Rosarillo aquí debajo. No, ¿no?

Me gusta ir a los chinos de verdad, pero chino chino.

Vamos, chino chino chino, que te lo comes y sales

con los ojos rasgados. Me gusta.

Nathan, llevas dos años como chef del restaurante Mister Kao.

Correcto. ¿Qué tal la experiencia?

Habrás oído que soy el rey del wok.

(Risas)

Te voy a decir la verdad, me importa la opinión de tu suegro.

¿Cómo lo está haciendo el niño?

Si quieres, Jordi, venir un día a hacer unas prácticas al wok,

por nosotros sería un placer.

(Risas)

Jordi, hay que reciclarse. Ahí te han dado.

Por preguntar, hala.

Aspirantes, como habéis podido imaginar los tres platos del duelo

giran en torno a la cocina china.

Qué bien.

Esta noche ser el primero en cocinar tiene ventaja

porque contará con tres oportunidades para cocinar

y por tanto poder salvarse.

La decisión de quién cuenta con ese privilegio

correrá a cargo de Flo.

¡Ostras, Flo! -Anda, qué suerte.

Fuiste el mejor de la prueba anterior, Flo.

Así que el aspirante que elijas

tendrá tres oportunidades para salvarse.

Piénsalo bien. Es que lo de ser el mejor

al final es un marrón.

Bueno, lo tengo claro. Qué rápido.

Tengo clara a la persona a la que le habéis metido

un poco de caña en estos programas. Luego intentó acercar posturas

con un regalo que me hizo, que en el fondo estaba envenenado,

pero la intención era buena, y en esta prueba por equipos

me ha elegido con un buen equipo.

Entonces yo creo que Raquel es a la que le quiero devolver

todos los favores que me ha hecho.

Que me lo como con patatas a este señor.

Es que es fantástico.

Estoy emocionada que me haya elegido.

Pues vosotros tres, Josie, la Terre y Celia,

esperad en esta posición. Donde haga falta, hombre.

Te vas a enterar. Estás muerto.

Pepe, me está amenazando.

Sí, sí.

Yo tengo buena relación con Flo pero me parece que ha hecho

lo que ha considerado oportuno.

Está muy bien, ¿eh?

Bueno, pues ha llegado el momento de elegir campana.

¿Con cuál te quedas?

Con esta.

Pues vamos a ver qué hay aquí debajo.

Es el típico dim sum que se llama bao.

Va relleno de setas.

Es un dim sum que se hace con harina de trigo

y no es de los más complicados porque se trabaja bien.

Y lo hemos acompañado con un huevo poché

y le hemos rallado trufa de invierno.

Se trata de un bollo de pan relleno.

Es muy frecuente en la cocina china.

Sí. Se puede servir para desayunar

o como acompañamiento de cualquier plato.

Fríos, calientes, al vapor.

Qué bueno. Están de moda.

Bueno, Raquel, para hacer este plato tendréis treinta minutos.

Y antes tendréis que entrar al supermercado a hacer la compra.

¿Treinta minutos? Treinta minutos.

Se hace de sobra si no pierdes el tiempo.

Sí, de sobra. Tienes que elegir contrincante.

Vale. Dinos un nombre y una razón.

Pues aunque él ya tuviese su delantal negro

sentí un abandono bastante profundo en la prueba por Josie

y si pierde, ojalá,...

va a tener dos opciones más para poder cocinar.

Así que me voy a enfrentar con Josie, que es con el último

que me apetecía enfrentarme esta noche.

Si lleva los guantes puestos

tranquila que no lo sabrá doblar bien, no te preocupes.

La decisión de Raquel me parece un sueño si yo fuera Josie.

Pero como no soy Josie me parece...

(RÍE CON IRONÍA)

Una jodienda para lo mío y lo de Celia.

¿Estáis preparados?

Sí, chef. -No, chef.

Yo me despojo primero de mis atributos.

Si no no puedo manipular. Mejor, mejor.

¿Te lo guardo yo? Todo.

Samantha, por favor. Samantha, por favor.

Hala. Hala.

Y esto me lo arremango ahora. Ponte los guantes, Samantha.

Ahora sí. ¿Estamos preparados ya? Sí, chef, ya.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno...

Adelante, ahora sí.

¡"Come on, baby"!

A los que os regaláis tres oportunidades

enhorabuena y suerte, compañeros. Os quiero, os admiro.

(RAQUEL) ¡Gracias!

Es verdad que con esto estás mucho mejor en el supermercado.

Vale, entonces... Jo, tengo el corazón a mil,

me va a estallar.

Yo creía que los nervios ya los tenía más controlados,

pero parece ser que no. Hoy están "on fire".

A cocinas.

¿Tenéis que hacer la pasta, Raquel?

Madre mía, ¿cómo haces esto en media hora?

Me voy a quitar todo esto

porque no sé cómo puede ir Josie tan emperifollado.

Pero bueno... ¡Qué agobio!

¿Y eso qué es? -Eso es bambú.

¿Tú no te has comido en el chino bambú con setas?

A mí no me gustan los chinos.

Ah, amigo. ¿Y ahora qué le decimos al Kao?

Nada, yo haré lo que me manden y se acabó.

¿La masa siempre la hacéis vosotros?

Siempre la hacemos nosotros. Las masas siempre las hacemos.

Y los rellenos son crudos y entonces su cocción

es o al nido, o al vapor. O acabado en plancha.

O acabado a la plancha, al vapor.

Cómo nos gustan a todos los dim sum.

Me encantan.

Y lo bueno es que es comida que apetece todo el día.

Sí, es verdad. De desayuno hasta cena.

El dim sum es la tapa china. La tapa china.

¿Ya le han echado sal alguno?

(RAQUEL) Huy, Josie no habla, qué concentrado está. Miedo me da.

El rival más duro que podía haber elegido, sinceramente.

Lo tengo clarísimo. Pero me sentí fatal con el tema

de la bota, le di el pastel más difícil y esto es una forma

de disculparme y dejar ya mi moral tranquila.

¿Te digo qué me gustaría que pasara?

¿Qué? -Que gane Josie.

Raquel es la que más miedo me da ahora mismo, claro que sí.

Irme me daría mucha pena

porque me quedo a las puertas de hacer mis tres platillos,

que me encantaría dar ese mensaje a España.

Pero es que no puedes pedir más, yo ya he llegado muy lejos.

No sabía hacer un huevo y estoy haciendo aquí una masa.

No sabía hacer un huevo ni nada. O sea, todo con robot.

Josie va muy bien. Ya ha hecho la masa.

Sí, sí. Josie se pone las pilas

y se focaliza y va rápido.

¿Ya empiezas con tus ruiditos?

¡Ay...! ¡Ah!

Raquel también es muy trabajadora. Es una moneda al aire

porque los dos pueden hacerlo muy bien.

Sí. -Sí.

Josie tiene ese punto más de finura.

Tiene que hacer el pliegue

y volver a apretar. Eso es técnica.

No parece que lo hayan hecho por primera vez.

No, no, no, no.

Esto hay que ponerlo así.

Está preparando el huevo poché.

Ay, Josie, Josie... ¿Qué tal?

Qué tal. Aquí tienes a Josie y su libélula.

Sí. ¿Te gusta? -Muy bien.

Ay, ese huevo, que le has metido mucho dedo dentro.

Ese huevo se ha... -Es que me estáis agobiando.

No, agobiado venías de casa. Y un poco soso también.

Ya, pero lo voy a corregir.

Eso es primordial. -¿Sabes qué pasa?

Es que con 30 minutos es imposible. O sea, es muy difícil.

Hay que organizarse.

Tú los pochés solo sabes hacerlos así, con plastiquito.

No, pero es que con 30 minutos es lo más rápido.

En cocinar tarda lo mismo.

Perdón, me estás poniendo súper nervioso.

¿Crees que lo vas a hacer bien? Yo quiero hacerlo bien.

Pues ya puedes correr, porque entre el tiempo

y que veo a Raquel más avanzadita ya puedes correr.

Porque esto es un duelo, amigo mío. Sí.

Venga, manos a la obra. -Venga, suerte.

Suerte, Josie. Gracias.

Mantequilla, vale.

Eso no es mantequilla.

Seguro que se te hace la boca agua cuando ves los platos

que se preparan aquí y te mueres de ganas por probar

las creaciones de los aspirantes.

Pues hay un lugar donde puedes disfrutar e alguna

de las elaboraciones más icónicas de este programa,

el Restaurante MasterChef, en Madrid. Reserva ya.

Tienes toda la información en restaurantemasterchef.com

y en nuestras redes sociales.

Muy bien Raquel. Dile algo al maestro.

¡Hello! -Muy bien, veo que vas cortando

el tofu ahí bien finito para que se mezcle.

Tengo ya las setitas hechas. -Muy bien.

Bien organizado. ¿Y la masa cómo la ves?

¿Le has puesto sal? No.

¿Tampoco? No.

Sintetiza, ordénate, que te veo como nerviosa de más.

Estoy nerviosa pero estoy organizada.

¿Cómo la ves aparte de nerviosa? La veo bien organizada

con las setas. Bien cortadas, bien finitas.

Sí, muy finita. ¿Lo que le falta sabes qué es?

Tiempo. Vámonos Vamos a allá. Gracias, chefs.

Media hora, la madre que los trajo al mundo.

¿Qué pasa, "Rachel"? -Pues es media hora, Gordi,

que es que es una locura.

Qué agobio.

¿Cómo lo ven ustedes? Raquel ha hecho una mise en place

un poquito más fina. Sí, bien organizada.

Venga. Josie está cortando las setas,

va más retrasado y las está cortando a machete.

Sí, pero tiene preparados los huevos.

Esto es una prueba de eliminación. Yo las he vivido muchas.

Tú eres un profesional de las pruebas de eliminación.

Yo estuve en muchas. ¿Qué recuerdos tienes?

Pues la verdad que muy negros, muy negros.

Qué momentos nos has dado.

Y puedo decir que he quemado el suelo de "MasterChef".

Sí, bueno... ¿tú qué no has hecho aquí?

(RÍEN)

"MasterChef" fue la excusa para entrar en las cocinas.

Yo nunca había pisado. -Eso es verdad.

Va crudo todo.

Y va a echarle un poquito de cada y a cerrarlo y ya está.

Están estirando el churro ese. Sí.

Tiene buena pinta, ¿no? Sí, sí.

¡Huy! -Tienes que hacer como una especie

de churro de unos dos centímetros. Entonces cortas, haces pastillas,

tiras harina, apisonas y entonces rellenas

y cierras de muchas maneras. El más fácil es...

pliegas y haces así.

¡Ay, Dios mío, me va a dar algo!

Más rápido no se puede hacer.

Madre mía, yo creo que no llega ninguno.

(SUSPIRA)

Están rellenando los dos. Sí, están rellenando.

Mira, Raquel está rellenando bien por lo menos.

(NATHAN) Qué bonito.

Me pone nerviosa a mí verlos a ellos, por favor.

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

Ay, por favor. Vamos, chicos, vamos.

Ahí un saco. Al final hace un gurruño y coge del centro.

Reconozco que si no ha visto hacer ese dobladillo que hacéis...

Habrá muchas formas de cerrar un dim sum, pero no es fácil.

La trufa.

¿Está rallando la trufa aparte Raquel?

Encima es lo suyo, claro.

Claro, con el calor del huevo. Ya.

Mejor... estos están mejor.

Josie tiene esa costumbre de hacer el saquito de huevo famoso

y dejarlo en el agua hirviendo un montón de rato.

La gracia de este plato es encapsular el huevo

para que la yema que haga de salsa. Claro.

Si cocinas la yema no tiene ninguna gracia.

Mejor crudo que muy hecho. En este caso mejor.

Genial.

Yo bajo presión lo hago muy mal.

Y yo. Yo eso no lo hago.

Que se den prisa y echen a uno ya, que tengo que irme a casa.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos,

pero acabáis de entrar en el último minuto.

Qué horror.

Este es fácil, Celia, te recuerdo. Este ha dicho que era el fácil.

Verás tú el tercero que es el que me va a tocar a mí.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos)

Oye, han currado. Han currado.

Han currado.

(TERRE) Ya, ya, ya, ya. -Ya pasó, ya pasó.

Ya pasó la primera.

Para ser la primera vez que lo hago la verdad

es que no me puedo quejar, han salido bien.

Llega el momento de la cata. Vamos a empezar por Raquel.

Acompañadnos.

Bueno, Raquel, ¿qué ha pasado?

Pues nada, que lo hemos conseguido hacer en 30 minutos.

¿Y ese huevo? Ese huevo está precioso.

La verdad es que no importa que el huevo poché esté roto,

lo importante es que sea un huevo poché.

Que tengamos yema. Y que el bao esté bien.

Que esté cocinado. Sí, porque le falta ahí...

a la pasta le falta un tiempo.

¿Y cómo no va a faltar tiempo en media hora?

Sí que la masa está un poquito...

Es que 40 minutos habrían sido perfectos.

La masa está cruda. Está crudita.

Increíble cómo has picado toda la seta, espectacular.

Pero a en la masa te ha faltado cocción.

La masa está totalmente cruda.

Además es que se ve, no hace falta ni probarlo.

No sé si son los nervios que te he visto desordenada.

Ha sido la falta de tiempo. Has ido tarde con la masa.

El relleno está bien. Un poco más de cantidad mejor.

No sé si ha faltado tiempo o tenía que haber corrido más.

Es cuestión de organizarse. Si te organizas ganas tiempo.

Yo creo que para treinta minutos eso estaba más que hecho.

Pues la pasta de Josie también está crudita crudita.

Y hay un mazacote aquí...

(NATHAN) Daría para hacer otro.

Es que este cierre yo nunca lo había hecho.

Yo he hecho empanadilla, como más...

Yo creo que este cierre tú tampoco lo has hecho nunca, ¿verdad?

No. No, no, no. Es un cierre tipo Gaudí.

Es una pena, Josie, tú con lo delicado que eres

trabajando no entiendo muy bien a qué viene esto.

Vamos a ver primero el huevito.

Un poquito pasadito.

En la línea rojita. O sea, no está fatal pero...

La línea moradita rozando el negro. Bueno, ahí está la yema.

La yema totalmente líquida tenía que estar

porque actúa como salsa. Sí, claro. Es que, a ver...

Mira, esto hay que abrirlo como... Sí, como una naranja.

Porque aún no veo el relleno. Sí.

Crudo y gruesísimo. Crudo y esto es un mazacote.

Eso no te lo puedes comer porque está la masa cruda.

Es un dim sum que si tú la masa la haces muy finita..

O sea, la trabajas y la haces muy finita

la cocción es mucho más rápida.

¿Cuánto tiempo tardas en amasarlo bien?

Nada, en un minuto o minuto y medio haces...

Y les hemos dado treinta. Yo creo que nos hemos pasado.

Josie, es una pena. Masa supergruesa, huevo pasado.

En fin, me da una pena porque esta prueba era para ti.

No se ha podido hacer el plato. No, es que está crudo.

Que te diga el chef eso es muy "heavy", ¿eh?

¿Qué van a hacer ahora?

Aspirantes, antes de comunicaros quién ha sido el vencedor

de este primer duelo nuestro invitado José María

va a enseñaros cómo deberíais haber cerrado estos dim sum.

Gracias.

Os he comentado que había que tener un buen mise en place.

No hace falta hacer mucha cantidad,

sino la proporción que hay que hacer.

Entonces la masa de harina como tenéis que hacer

tres dim sum nada más no hace falta amasar toda la harina.

Esto es una gran lección.

Apisonamos.

La oblea. -Igual que hemos hecho nosotros.

Metemos el relleno.

Y realmente el cierre es este.

Pliegue, apretamos.

Pliegue, apretamos. Pliegue, apretamos...

Qué fácil... se ve. -Como las empanadillas.

Hasta conseguir 360 grados.

Yo creo que les hemos dado mucho tiempo, José María.

(TERRE) Un minuto que ha dicho él.

(Aplausos)

Iguales. Igual que los vuestros.

Esto al vapor hubieran sido seis minutos.

Madre mía.

El vencedor de este primer duelo y que por tanto se convierte

en semifinalista de "MasterChef Celebrity V"...

Es...

¡Raquel!

¡Felicidades!

Cómo la han hecho sufrir para llegar aquí, madre mía.

Soy semifinalista

de "MasterChef", señores.

Venga. ¡Gracias!

Si me pongo a soñar en grande, que es un buen momento para ello,

podría verme en la final.

(GRITA CONTENTA)

Significaría el éxtasis

más grande que he sentido en televisión en toda mi carrera.

Josie, tienes una nueva oportunidad.

A ver. ¿Qué campana te gusta más?

A ver, estoy agobiadísimo, pero voy a decir esta.

Levantamos la campana.

Es el típico jiao zi relleno de carne,

pero en este caso los hemos hecho de codorniz.

Y lo que hemos hecho ha sido aprovechar la carcasa

de la codorniz para hacer una reducción.

Este dim sum es hervido

y luego lo marcaremos un poquito a la plancha.

Josie, ¿qué te parece este plato? Yo voy a intentar.

Porque has calentado, entonces estás un poco mejor.

Pero bueno, vamos a ver.

Has calentado.

Es como jugar al fútbol,

que no he jugado nunca. O sea, pero calentar,

como cuando vas al gimnasio. Es igual.

Para hacer este plato tendréis treinta minutos.

Estáis loquísimos. O sea...

Tienen que hacer una reducción con la codorniz.

En treinta minutos.

¿Treinta? No puede ser. Imposible.

Ahora dime, ¿a quién eliges como rival?

Bueno, a ver, lo van a entender.

Es que es la Terre, porque... -Claro.

Yo tengo afinidad, os quiero a todos,

pero con Terre me llevo muy bien, hemos hecho muchos shows,

hemos mucho el ridículo también. -Mucho, mucho.

Le quieres dar dos oportunidades a Terre, ya está.

Sí. Sí, sí. Celia, tú sabes que yo te valoro,

pero esto es como es.

Si no te tienes que justificar, tú haces lo que consideras.

Estoy convencida que ellos piensan

que yo soy muy fuerte y me quieren echar.

Y en un concurso tú intentas eliminar a los fuertes.

¿Estáis preparados?

Sí, chef. -Sí.

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno... ya.

Al supermercado, venga.

Yo creo que en esta prueba

o se pone las pilas la Terre o va a palmar.

No os dejéis nada, amigos.

La masita, que está aquí las cosas.

¿Tú sabes cómo se dice codorniz en mallorquín,

que es muy bonita la palabra? No.

Guatlla. Guatlla.

Qué bonita. Es bonita.

¿Nos vamos ya, Samantha? Sí, vamos. Claro.

¡Venga, ánimo, chicos!

Vamos, Terre, rápido. Guatlla.

Huy, los pichones que vienen enteros, Dios.

Bueno, Nathan, José María, si en la prueba anterior

había que correr en esta también.

Sí. Sí, sí. -También tiene su trabajo.

La reducción... La reducción.

Es lo primero que hay que empezar. Claro.

Tienen que hacer solo tres dim sum, por lo tanto

no tienen que deshuesar todos los...

No, hay que sacar dos pechugas y ya está.

Voy a echar ya una aquí dentro.

Oye, me ha gustado porque ha cortado las patitas, las alitas,

las está dorando. Se está dando cera.

A ver si lo remata, porque antes ha trabajado también muy bien

y luego no lo ha rematado.

Son tres, ¿no? ¡Tengo que quitar la pechuguita!

Vale, pues venga.

Echo mucho de menos entrar en el súper.

¿Quieres venir conmigo? Yo a la próxima prueba

como queda el último duelo quiero entrar contigo en el súper.

Lo echo de menos cuando cogía esos carabineros

que luego no emplataba y me los comía yo.

Ahora hay que reducir el vino y ya está, ahí sale la salsa.

Tenía muchas ganas de cocinar, es una experiencia mágica

el teletrasportarnos a todos hasta China.

Soy una persona que está muy relacionada gastronómicamente

con China. ¿Cómo era el nombre? José Mari, ¿cómo se llamaba?

Jiao zi. -Jiao zi. Dime algo.

Nada, que tienes mucho arte.

Ay, gracias. Ya tengo un respirito, José Mari.

Estaba yo con la preocupación: "¿Lo estaré diciendo bien?"

Me encanta trabajar con Terre. La he elegido porque tengo

mucha afinidad con ella y quiero que se quede, ya está.

Un poquito dura, ¿eh?

Le está costando a Terre la masa. Josie ya tiene cogido el tacto.

Sí, Josie ya... -Josie va bien encaminado.

Tienes que tapar, sí.

Estoy consiguiendo... hago así un poco de calor.

Con el vapor igual se pone más blanda, ¿no?

José Mari, dime algo. José Mari. Jiao zi, dime algo.

La Terre lo que debería hacer es centrarse,

porque está de cháchara.

Lo ves bien, ¿no? -"Concentration, concentration".

Si es que yo soy mucho de la concentración, tú lo sabes.

Deja de cotorrear, concéntrate.

Mira, huele bien. Sí, ¿no?

Es importante. Ese olor viene de esa ollita.

Sí, sí.

Ay, chiquilla, de verdad.

Es un sinvivir, esto es un sinvivir.

¿Sabes de qué viene todo esto? De lo que yo dije de China.

Terre, céntrate. -Me metí mucho con China

y me está volviendo todo para mí.

A ver la masa. ¿Dónde he dejado yo la masa?

¡Chis, chis! -¿Dónde la he dejado?

Amiga.

Venga.

Hola. ¿Qué tal? -Buenas, Terre.

¿Qué tal? Disfrutando de China como nunca.

Huele bien, ¿eh? ¿Esa es tu salsa?

Sí. ¿Está puesto el fuego?

Sí, sí. Ah, no. Estaba al dos porque ya estaba hecho.

Nathan, ¿cómo la ves? El rodillo dónde lo tengo yo.

Yo la veo que, Terre, como no vayas volando...

si no le das una marchita más no llegas, ¿eh?

¿Y la masa cómo está? Yo no sé cómo está.

A ver cómo está esto de tierno.

Yo la veo un poco dura, la has tocado mucho.

¿Qué la voy a tocar mucho?

Ya no toques más, déjalo así. ¡Ya!

Vale, perdón.

Antes de que me vuelva a chillar, me voy.

¡Ay, Nathan, quédate un ratito aquí, hijo!

Hay que ver que me lo quitan, de verdad.

Venga, Josie, cariño.

Mira, mira, esa le ha salido fenomenal.

Bueno, Josie, ¿cómo vas? Pues aquí dándolo todo.

Te veo muy bien organizado, ¿eh? -Gracias.

Y yo creo que ahora te va a sobrar hasta tiempo.

Claro, es que ya ha calentado. Con lo que te quejabas.

Porque este cierre es más fácil. Sí, seguro.

Anda que has cerrado muchos como ese gurruño que has hecho.

Haz un par más y así los probamos. -Claro.

Esto si da tiempo puedes hacer control de calidad.

Claro. -Si no es imposible.

Vámonos, Nathan. Vale, hecho.

(CELIA) Venga, rellena ya.

Rellena ya. -Ya, mi amor.

Venga, tía, rápido. Un poquito más.

Rápido. -Ay, chiquilla.

Es un sinvivir, esto es un sinvivir.

Venga, tía, rápido.

Oye, Terre tienes problemas, ¿eh? Yo creo que ha hecho muy pequeña

la masa y tiene problemas para cerrarlos.

Son muy chicos así. Aparte que la masa es pequeña

es que nos pensamos que es fácil cerrarlos.

¿Me traéis un ventilador como a Beyoncé, por favor?

Porque... ay, qué calor.

Qué no, qué no, qué no. Truñaco, truñaco.

¿Ya las tiene hechas? -Ya las tiene hechas.

No. -Las va a hervir.

Ahora tienen que hacer las dos cocciones,

una de ellas es cocido. Y cuando flote, plancha.

Y cuando flote, a la plancha.

¡Ay, que se me ha abierto la pasta ahora!

¡Aspirantes, últimos cinco minutos!

¡Terre, ese garbo que tienes! -¡Ay, chiquilla!

¡Qué garbo, por Dios1

¡Esta me ha quedado más gorda que las otras!

Veo a mi amiga Terre descolocada. Ha ido más caótica, eh.

Terre los tiene pequeños, ¡la masa gorda como un demonio!

Y Josie es que ha terminado. (NATHAN) Están en la plancha,

esto es ya de admirar, eh.

Celia, ¿tienes ganas de cocinar? Dime.

¿A estas alturas? ¡No lo sé muy bien!

Solamente tienes una oportunidad.

Me quito el delantal y nos sentamos

Ah, ¿tiras la toalla? No, yo no, nunca.

Ah, me extrañaba que una mujer como tú... esa no es mi Celia.

(LA TERREMOTO) ¡Más concentrado, imposible!

¡Mira qué bien reducidito está el caldo, eh!

¡La Terre, a lo tonto, a lo tonto...!

¡Mira qué rica la salsa de Josie, está todavía más densa, eh!

¡Qué feos, parecen pezuñas de Frankenstein!

¡Dale, dale!

¡Jiao Zi, no me salpiques, Jiao Zi...! ¡Ah!

¡Jiao Zi...!

¡Jiao Zi, por favor, Jiao Zi!

Uno, dos, tres...

¡Aspirantes, último minuto!

¡Qué maravilla, chicos, qué maravilla!

Diez, nueve,

ocho, siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno,

¡tiempo, manos arriba! (RAQUEL MEROÑO) ¡Bravo!

¡Ay, Jiao Zi...! ¡Cómo van con estos ojos!

Y están un poquito toscos, quizás sí, los nervios tampoco ayudan.

Pero yo tampoco los he visto tan horrorosos, ¿no?

A mí esto me encanta, esta comida me encanta.

A mí también. Salsa de soja, jengibre...

Y además, con muy poquita materia prima comes.

Sí, yo voy a hacerlas en casa estas.

Vamos a ver qué ha hecho la Terre.

El color de la salsa es bueno, El dim sum... regulín.

El cierre es irregular; parecen empanadas mallorquinas

porque yo sé hacer las de Semana Santa y entonces se me va.

Por eso el cierre.

¿Te ha gustado hacer el Jiao Zi? ¡Me ha encantado!

¡El Jiao Zi me encanta! La salsa está buena.

Está rica, está sabrosita.

¡Cómo me gustan los dim sum cuando llevan relleno!

Es que esa era más gorda porque la chica se me ha roto.

La salsa está buena... sin relleno.

Sí, la proporción se nos queda... Como que no hay relleno.

Se podía haber rellenado más. Había codornices.

Había. (NATHAN) Está buena la salsa.

La salsa está muy buena. Te ha faltado el relleno.

veo tantas cosas positivas siempre, porque he tenido delantal negro.

Yo la apoyo. -¡Muy bien, Nathan, muy bien!

El Nathan este que está deseando ayudarme,

porque él ha visto todo mi pasado chino en mi rostro...

¡Y está deseando! ¡Está deseando!

Bonitos, Josie. Muy bonito.

Si es que yo soy más de abanico que de saco, ¡está clarísimo!

Es un plato que se ve apetitoso.

O sea, el color, el punto de marcado a la plancha...

Está más relleno. Sí.

Bueno, ¡no te quiero contar el rellenito que tiene!

El color también es muy bueno.

Está un poco fuerte la salsa. Porque hay mucha soja.

De reducción. Pero está muy rica.

¡Se están comiendo el plato! Está bueno.

Lo que sí es verdad es que esta salsa

sabe más oriental que la de Terre.

Chicos...

Te felicito, han quedado sabrosas. -Gracias.

Menos mal. Al final les ha gustado.

Yo estoy contento, creo que tengo posibilidades.

Aspirantes, la cata ha terminado.

Y antes de daros el veredicto

queremos que veáis cómo se cierran esos "dumplings".

Señor Kao... o Nathan, eh, no sé.

¿Pero no se llamaban Jiao Zi? -Todos son dumplings.

Todos son "dumplings", es empanadilla en chino.

Y en japonés es "gyoza".

Lo primero, lo aplastamos un poquito

y, a partir de aquí, ya le damos

la forma con el rodillo. Cuando tenemos una redonda,

se la paso a mi compañero. -¡Tú sí que sabes, guapo!

Perfecta... no es. Perfecta tampoco.

Bueno, a ver... -¡Cuidado con el suegro!

¡José Mari, José Mari, eh!

Ponemos cucharadita y qué más.

Y el pliegue es el siguiente:

haces pliegue... un pellizquito. Pliegue y cierras,

pliegue y cierras, pliegue y cierras, pliega y cierras...

¡Qué bonito! Pliega y cierras.

¡Qué chulo, guau!

(IRÓNICA) ¡Igual que los vuestros!

Este, porque me lo habéis roto, pero lo he visto... clon.

El vencedor de este segundo duelo

y que se convierte en semifinalista de MasterChef Celebrity V es...

¡Josie!

(CELEBRITIS DE LA GALERÍA) ¡Bravo!

¡Buen trabajo, Josie! ¡Gracias!

¡Es que llegar aquí, no sabes lo que es!

Así, vas como... no te lo puedo explicar.

Bueno, tú lo sabes.

Felicidades. Gracias, Samantha.

Deseando recuperar mis atributos. ¿Dónde los tienes, Samantha?

Ahora te los traigo. Por favor, no puedo subir...

De cualquier manera.

¡Es que no me puedo creer que sea semifinalista de la edición!

Yo pensé: "Haré dos programas y me iré a mi casa. ¡Uh...!".

¡Si no sé hacer nada!

Ahora que estás ataviado para la galería,

¡disfrútala mucho, amigo mío, y felicidades!

Buen trabajo, Josie.

Bueno... gracias.

¡Subir ahí me parece increíble después de ocho fosos!

¡Es que...! ¡Sube a la galería!

¡No sé ni dónde están...! -¡Tira para arriba!

Oye, a ver si te vas a olvidar por dónde es,

subiendo la escalera para arriba. -¡Suerte!

¡La verdad, he hecho tantos fosos, son ocho!

¡Los nervios los tengo...! Tendré que hacer una cura de sueño,

además del D-Tox... no sé,

supongo que en López Ibor me darán un hueco.

¡Dios mío! ¿Qué hay ahí? ¿Habrá dulce?

Celia, tus compañeros han decidido que sólo tienes una oportunidad.

¿Qué te gustaría que hubiera en esa campana?

Ha habido verduras, ha habido carne,

pues será un pescado, supongo... algo con pescado.

¿Y Terre qué le gustaría?

A mí, como todos los días, una botella de amontillado,

que no es muy chino pero está riquísimo

y una gamba blanca de Huelva.

¡Para comérmelo, bebérmelo y pasar de todo!

Vamos a descubrirlo.

Esto lo llamaríamos hakao.

Son masas que van... pues el almidón, una pasa tapioca,

una fécula de patatas y juntadas las tres en proporción,

pues hacen que tenga esta consistencia.

Se cuece al vapor. Luego el relleno hemos escogido

unos carabineros fantásticos,

el cual, con la cabeza podemos hacer

una reducción de salsa de marisco.

Estos dim sum son un reto para los chefs especializados.

Y para ello contáis con...

¡30 minutos!

¡Gracias, jo... gracias, muchas gracias!

Os voy a dar una pequeña pista:

como es una masa que se trabaja con agua hirviendo a 99 grados,

antes de trabajarla con las manos, utilizad una pala

y, sin tocarla, ir amasándola para que coja su consistencia.

Celia, ¿qué te parece este plato?

Muy difícil. Esa masa es mucho más difícil que las otras.

Ser la última no le gusta a nadie. Por qué.

Por dos razones: o querían echarme o me tenían miedo.

Que soy la última con una prueba, pues me dejaré la piel.

Bueno, Terre, Celia,

¡el tiempo comienza en tres, dos, uno, ya!

Nathan, ven, corre. (AINHOA) ¡Ánimo, chicas!

# Come on, let's go, let's go, let's go everybody! #

¡Qué recuerdos! ¿Te vas a desmayar? Demasiados. No, no.

¡Qué tranquilidad, venir sin coger nada!

Pues sí, verme sin el delantal negro es un respiro.

Es el más difícil. -¡De la que nos hemos librado!

"Carabineri"...

No sé cómo te has arriesgado a cogerlo lo último, vamos.

¡Quiero que estén frescos hasta el último momento!

Si lo llegas a dejar... -Ya está todo.

Yo me llevo esto... que siempre es mono.

Diez, nueve, ocho... vamos, Nathan,

¡qué tranquilidad! ¡Yo lo paso fenomenal!

Me quedaría un ratito. Yo me llevaría todo.

¡Mira Nathan, qué feliz!

Quería entrar al súper, recordar viejos momentos.

¡Cómo pesaban mis cestas! Pero cómo no sabía qué hacer...

Ay...

Señor Kao y Nathan, este sí que es complicado, ¿no?

Es el más difícil para trabajar la harina.

Lleva el almidón de trigo, lleva el almidón de tapioca

y el almidón de fécula de patata.

¿Y hay que estirarlo finito? Hay que hacerlo finito.

Un par de milímetros, eh. Lo quiero ver.

¡Justo!

Bueno, la etiqueta no cuenta, ¿no?

Yo, con esto, tengo más que de sobra.

Deberíamos ir con la masa primero.

Deben ir por la masa primero.

Quizás Celia quiere hacer un fondo; son cabezas de carabinero.

¡Pa, pa, pa y lo tienes!

Vale, esto está pesado todo ya.

Ahora tengo que esperar que esto hierva...

Y mientras tanto, al relleno.

¡Semifinal, no me lo puedo creer! -Semifinalistas, baby.

Semifinalistas, ¡ya tenemos titulito!

¡Estamos viviendo el momento más pletórico,

más espectacular y más esperado de la temporada...!

¡Con humo y efectos! Y estamos las dos juntas peleando.

El plato que me toca hacer es muy difícil.

Pero, bueno, en peores garitas hemos estado, tras llegar al diez,

si me voy... me voy, qué vamos a hacer, la vida es muy dura.

(TERRE) ¡Animadnos o algo...! -Es por no desconcentrarte.

-¿Yo me voy a desconcentrar? No sé concentrarme...

Chiquilla, qué fuerte está esto.

-No sé cómo lo hace, pero... Sí.

Porque ella es caótica, pero tiene mano.

Ha hecho cosas aquí brillantes.

Y Celia también tiene mano. Sí, de cocina casera...

Pero está muy nerviosa, porque es muy competitiva.

Vale, empiezo con la masa.

¡Soy capaz de meter las manos a 99 grados y que no me pase nada!

¡Porque soy...!

¡SuperTerre! -La madre que la parió.

Dios mío de mi vida, esta mujer...

-¡Ya está... ay! Sí que quemaba, ¿eh?

¡Uh, oh, ah!

Bueno, Celia está empezando con la masa, vamos a ver.

Tiene ventaja, haber cocinado antes...

Quien haya cocinado antes. Sí, tiene más soltura.

Tiene valor...

¡Oh, oh, ay!

Es que mira qué masa más rara.

¡Ay, que me quedo pegada!

Oye, que te dan otro mandil negro.

Han hecho mogollón de masa, tenían que haber hecho la mitad.

Oye, Celia no va mal con la masa, empezó después pero...

Pues me ha sorprendido, tiene todo lo demás ejecutado.

Esto es... imposible, esta masa cómo es... por favor.

Huy, huy...

Aspirantes, últimos 15 minutos. Sí, claro...

Esto ya está... mira.

-Venga, que luego todo sale.

La cantidad... ¡hala!

-¡Hala, madre mía! (TERRE) Oh...

(RAQUEL M) La ha hecho superbién la masa.

Celia, ¿cómo vamos? Pues mira, aquí tengo el relleno...

El carabinero... más el fondo. El carabinero...

Tienes la masa, veo que la tienes, ¿te ha gustado hacerla?

-No. -He visto que la has trabajado.

(CELIA) Me gustan las masas. El reto es complicado, pero...

Aquí estamos, ¿no?

Sacándolo. Me gusta lo difícil.

Ya sé que eres una mujer que busca lo difícil.

No sé si le gustará a alguno de ahí arriba.

(AINHOA A.) Pero bueno... ya estamos.

¿Tú crees que alguno se va a librar si no subes tú?

Claro que no, si no, no me dejan la última.

-Si tendría que ir de "zen",

lo ha conseguido todo, ya vas de vuelta.

¿No...? Digo yo.

(CELIA) A Raquel la llamo mi hermana pequeña...

Por eso te dejó la última. Ella ha hecho su estrategia.

Ella quería estar arriba y ahí está.

-Te recuerdo que durante la primera parte

yo me estuve haciendo fosos, sufriendo con Josie.

No es que no te quiera, es que, evidentemente,

ha habido personas... -Cariño, no te enfades,

pero si es que... -No me enfado, la que se enfada

eres tú y no pares... venga, ya hablaremos luego. Dale.

-Venga, dale, que tienes... -A mí quien me enfada es mi Flo.

¿Qué te ha hecho Flo?

Lleva media hora sin imitar a Mariano y no me anima.

(IMITA A M. RAJOY) Te animamos desde el balcón y estamos contigo.

Yo creo que aquí todos tienen su estrategia.

Desde Flo diciendo... "yo quiero diez minutos más...

que mi amigo Santiago". Qué coño, quiere ganar.

Todos tienen una estrategia, claro que sí.

(RAQUEL M.) Una estrategia, dice, es pura empatía y recorrido...

Recorrido emocional en el programa. -Es morir matando, se llama.

-Bueno, Pepe, ¿y este libro? Este libro que le traigo

a Celia, mira lo que te traigo, es un libro muy especial.

Es "La Biblia de 'MasterChef'".

Es un libro maravilloso. Lo sé, con este libro resolverás

todas las dudas que tienes al cocinar, te vendrá genial.

Vas a encontrar un gran listado de ingredientes y formas de cocinar;

y, por supuesto, algunas de las recetas que se han elaborado aquí,

en "MasterChef", en fin, Celia... estamos en el camino.

Este se me ha abierto. Vámonos...

Al final, lo que peor le ha salido ha sido la masa,

la ha hecho con toda la mala leche.

-Hola, qué tal. (AMBOS) Hola, Terre...

-Esto lo quito dentro.

Me han dicho que no diga nada.

-Una pena que pierdas una oportunidad como esta.

Ayudarme a mí... -Lo que le pongas dentro,

si lo pones con amor y cariño, ya está.

Nathan, ¿cómo ves a Terre? En la anterior más organizada.

Ah... ¿Más antes? Qué va.

Terre, hasta aquí puedo contar.

Pero si no cuentas nada. -No me invitan otra vez.

Si te ayudo, no me invitan más. -Gracias por todo.

Nada... gracias, adiós.

Madre mía...

Yo pensaba, fíjate, que Terre por hacer uno antes

iba a ir muy por delante, pero Celia...

Cómo es de seria, cómo se pica...

Cómo compite, es impresionante. Hay duelo.

Habemus duelo.

(TERRE TARAREA)

Aspirantes, últimos cinco minutos.

Madre mía... cuando se dé cuenta.

(TARAREA) # Tu piel mojada # sobre la harina...

# Eras igual que mi sobrina... #

¿Esa masa hay que mojarla cuando la cierras?

Antes de cerrar... Esta no, si la mojas...

Se estropea.

-Se me rompen...

Se me rompen, niño.

-La está liando parda.

Se me abren...

-La masa esa tiene que ser la masa del diablo.

¡Ah!

-Se me abren...

Celia está teniendo problemas para cerrar, no lo consigue.

Y se está poniendo nerviosa.

Pues sobra...

-Se me abren.

La salsa es espesita, no es sopa. No, no.

La de Terre está líquida y la de Celia espesa.

Entre los dos haremos un buen plato.

Esa salsa está estupenda.

Aspirantes, último minuto.

Cuidado, cuidado... que no se rompan.

-Roto entero. Lo ha roto.

Ponlo ya, ponlo ya.

Diez...

Nueve, ocho...

Siete, seis...

Cinco, cuatro...

Tres, dos...

Uno... ¡Tiempo, manos arriba!

¡Ah, ah!

Me cagüen... (CELIA) Lo he hecho mal, bueno...

Lo he hecho de la otra forma.

(RAQUEL M.) Madre mía, qué horror.

(CELIA V.) Al levantar la mano, veo que me equivoco en algo fundamental.

Ya está... y como no soy tonta...

Pues sé que eso significa "a la calle".

Aspirantes, el tiempo ha terminado: comienza la cata.

(RAQUEL SUSPIRA ANGUSTIADA) Dios mío...

-Me he equivocado de forma, ya lo digo yo.

Esto es una empanadilla de bonito con tomate.

Me he equivocado, uno tiene derecho a equivocarse.

¿Te has equivocado o no...? Me he equivocado.

Te has peleado con la masa. Te hemos visto sufrir...

Con el relleno, cuando estaba... Te has puesto nerviosa,

es una técnica manual... Está...

Un poco fuerte de jengibre.

-¿Sí? -El relleno tiene mucho jengibre

y tapa, totalmente, el carabinero. Una lástima.

La cocción de la pasta está bien, es la proporción...

Ya digo, es muy grande, el dim sun es, prácticamente,

la mitad de este; porque es un solo bocado.

También, la pasta es un poco más finita.

No era fácil, Celia. No.

Me he ido, porque la masa estaba rápido y con una textura...

Aquí la tienes. ¿A ver?

Oye, está muy bien. De inicio estaba...

Pintaba muy bien de inicio. Te faltaba la experiencia

que es empezar habiendo trabajado la masa.

Bueno, pequeños fallos, sí.

(CELIA V.) Si caigo, caigo... si yo me he hecho...

A la mentalidad de que puede pasar, claramente, no pasa nada.

-Hola, qué tal. -Bueno, José Mari... mira.

-¿Te ha gustado esta masa? -Me ha encantado.

Es superdivertida... para hacer con los niños incluso.

Bueno... de aspecto físico...

Es como el que hemos hecho. -Similar.

-Se ve el interior y es importante.

Y, luego, en vez de hacer una salsa untuosa, hizo una sopa.

Sí... -Pero pruébala...

Verás cómo está la sopita. Aquí no hay nada malo.

Pero no se parece a la del chef.

Solamente eso. No, os la voy rellenando...

Es una salsita deliciosa, os vais a quedar sin... y os va a dar rabia.

Tenemos relleno...

¿No queríais relleno? -Se ve el carabinero, me gusta así,

que se vea que no esté triturado. -Está rico.

La proporción de... relleno con la masa

es esta... le faltaría vino blanco para beber;

porque es lo que le acompañaría a un buen marisco.

-Me lo hubiera bebido yo, cuando llegaras tú no estaba.

La pena es que la salsa es una sopa en vez de la crema.

La densidad de la salsa de Celia es la que tiene que tener.

Ha habido trabajo, ha habido... Con defectos, los tienes.

Evidentemente... Siempre, cariño.

El día que yo no tenga defectos, por Dios, que me lleven

a otra galaxia. No quiero vivir sin defectos...

¡No quiero vivir sin defectos, por favor!

Terre, tu plato está bien. Mi madre no es china, ¿verdad?

Yo chino no sé hacer, entonces, me voy encantada

porque he hecho unos dumpligs, unos jiazi y unas cosas riquísimas.

Qué más quiero, que me echen si quieren.

Por favor, Nathan, José María... hacednos la demostración

de cómo se trabajan estos dim sun.

¿Lo harás tú, Nathan? Sí, sí... tranquilos.

Entonces... tú haces el cierre y yo hago la masa.

-Bueno, yo quiero ir al restaurante. -Es lo más.

Qué gusto... Qué mano tiene.

Y lo mío no estaba redondo, pero bueno...

Pero está liso y está bien. No digo nada.

Vale, vale... Así está perfecta.

Bueno... esta sí. Vamos, vamos.

-A ver cómo lo cierra. -A ver.

Ponemos la pinza... y presionamos.

Sí... así.

-Es muy difícil. ¿Que se reviente es normal?

¿Dónde se ha roto? Oye, pero no está mal.

-Está preciosa, preciosa. -Es el primero...

Muy bien, Nathan.

Muy bien los dos... Vamos a... el perfecto de cara.

El maestro... Muchas gracias, maravillosos.

Haré unos 600 000 para intentar hacerlo la mitad de bien.

Aspirantes, ahora sí, ha llegado el momento de decidir

quién abandona estas cocinas, pero antes...

Vamos a despedir a los invitados.

José María, Nathan... muchas gracias por venir.

De verdad, un placer... Gracias, José María.

¡Adiós! Gracias, José María...

Chao... Gracias, chef...

Ahora sí, vamos a deliberar.

Vale. Jordi.

(TERRE) Deliberad bien, ¿eh?

¿Qué van a deliberar? No hay nada que deliberar.

-No seas tonta, pero... -Que la he cagado, tía.

Las cosas son como son.

Lo tenemos, chicos. Lo tenemos.

Aspirantes, la prueba de los duelos es especialmente complicada:

os jugáis la permanencia en un combate

uno contra uno, en la que la tensión habitual

se multiplica por mil.

Además, os habéis enfrentado a unas elaboraciones que requieren

detalle y destreza en las técnicas.

Elaboraciones con miles de años de historia

que vosotras desconocéis en su mayor parte.

Estamos contentos por cómo habéis trabajado

en este último duelo, aunque vuestros dim sun

tenían defectos de base.

Celia, tu masa no tenía la forma correcta

y te has pasado con el jengibre tanto

que no se apreciaba el sabor de los carabineros.

Terre, tus dim sun también tenían defectos,

en tu caso, ha fallado la salsa que tenía poca consistencia,

parecía una sopa; pero hay que decir que la masa estaba fina...

Hay que tener más cuidado al emplatar, porque con las prisas

se te rompió uno en el camino. Dicho esto,

el aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

Celia.

Bichi...

(CELIA V.) Eso ya lo sabía yo. -Eso por decirlo tantas veces.

-No... -Por decirlo tantas veces.

-No pasa nada... a triunfar que te quiero ver...

En la final. -Tengo el amuleto.

-Pero a ti te quiero ver en la final.

Terre, felicidades, porque te conviertes

en semifinalista de "MasterChef Celebrity V".

Me tengo que reír porque no me lo creo.

-¿Cómo no te lo vas a creer? Te ha costado.

Me ha costado, me ha costado...

¿Qué sientes al ser semifinalista?

Pues mira, sobre todo, la alegría de poder estar con mis amigos.

La penita de dejar a Celia aquí,

aunque sé que nos vemos en un par de semanas.

-Mira... al final, se han hecho amigas... ¡qué bonito!

¡¡Bravo!!

-Cuídate, mi vida.

-¿Me voy? Oye, qué bonito, por favor...

Sube, Terremoto.

(TERRE) ¡Semifinalista!

¡Yuju! (TARAREA UNA CANCIÓN)

-Ay, Dios mío...

Bueno, Celia, diez semanas.

Pues sí. A las puertas de la semifinal.

Está bien... ¿Contenta?

Por mi paso sí, porque me lo he pasado muy bien.

He conocido otro mundo que no es mi mundo.

Y yo en el mundo de los artistas y eso no había estado nunca.

Oye, todavía recuerdo tu primer día en estas cocinas.

Estabas un poco asustada, nerviosa...

Asustada... Con miedo, que dijo Jordi...

"Quítate el miedo ese".

Mucho miedo, Jordi me ha ayudado mucho y se lo agradezco de corazón.

Sinceramente...

No solamente de cocina. Dijiste que venías a reinventarte.

Sí, cuando llegas a una edad

que tienes que estar jubilada, yo no lo estoy ni lo estaré,

la vida empieza a no tener mucha razón.

Y no estoy dispuesta.

Quiero cumplir años, me quiero divertir,

quiero conoce gente, quiero sufrir, soy sentimental.

Pero quiero seguir viva, siempre.

Siempre. Eres muy guerrera.

Sí, desde pequeña.

Sufres si no ganas, también, quieres estar la primera.

Tengo mucho carácter, pero no conozco a ninguna mujer

que haya llegado a algo en este mundo masculino

tan machista y difícil que no tenga muchas narices.

O le echas muchos bemoles a la vida,

o la vida te puede. ¿Qué te llevas de "MasterChef"?

Pues amigos, conocer mejor a la gente

y haberos conocido a vosotros.

Mirando a la galería, a las puertas de la final,

prácticamente, ¿quién quieres que gane "MasterChef"?

Yo tengo una apuesta hecha y mi final es Nico que va a ganar,

Terre y Josie, esa es la final.

Esa es la final. -¡Así será!

(TODOS RÍEN)

Nicolás tiene un punto que es importante en un programa así:

tiene mucha sensibilidad. Me parece que merece ganar.

Él o Terre.

-Hombre... -Ahora es tu mejor amiga.

Bueno, D. Celia Villalobos.

Dígame usted, caballero. Ha sido un lujo tenerte aquí.

Lo hemos pasado genial, hay que conocer a las personas.

En eso estoy contigo. Ha sido un placer, llega el momento

de colgar el delantal, Celia. Un placer.

Ha sido un placer conocerte. ¡Gracias, Celia!

Adiós...

(Aplausos)

(CELIA V.) Para mí "MasterChef" ha sido un esfuerzo,

un conocimiento, un avance personal.

Me llevo una gran experiencia, me llevo gente que merecía la pena,

gente que merecía menos, gente que me ha desilusionado...

Gente que me ha encantado, lo normal.

Cuando vine, una de las razones era el romper

el prejuicio que hay sobre los políticos

y creo que he fracasado rotundamente.

Creo que los prejuicios sobre los políticos son tan potentes

que es muy difícil cambiar eso.

La quinta edición de "MasterChef Celebrity" tiene finalistas.

Quedan solo dos semanas, pero aún les queda mucho camino.

Llegan los momentos más duros y emocionantes de esta aventura.

Nos vemos la próxima semana, mientras ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Bienvenidos a La Alberca. ¡Vamos, chicos!

-¡Corre! -Veo trozos muy grandes.

Raquel, vigílame a Nico, por favor.

-Habrá que cortarlo, digo yo. -Que las prisas no te inunden.

Es impredecible...

Cambio de cocina. ¿Cómo?

¡Cambio de cocinas! Vamos...

Las tripas rellenas están sí o no.

Está hecho el relleno. -Vamos muy justos.

Hay que empezar a embuchar ya. -Vaya marronaco que lo flipas.

Era fácil poner la bandejita en el horno y 20 minutos.

-No había que sacarlos, Terre. -Intento ayudar

y me echas la bronca, chica, apaga y vámonos.

Empieza la subasta de "MasterChef Celebrity".

35 nos da Ainhoa. Tiene miedo...

Has dicho la palabra... ¡60 Raquel!

¡Ay, qué susto me he dado! -Ya me he despistado.

-Vámonos...

-¿Qué es? -Una esfera.

-¿Que me espere? (TODOS RÍEN)

-Impresionante... esto lo ha cocinado un cocinero de verdad.

Qué bueno esto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 10

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 5 - Programa 10

24 nov 2020

Las emociones estarán a flor de piel en la primera prueba de esta semana en ‘MasterChef Celebrity 5’. En ella, los aspirantes se llenarán de energía con la visita de algunos de sus familiares y amigos. La prueba de exteriores tendrá como destino la isla de Ibiza, y como invitado, el ex aspirante Jorge Brazález. Y en la eliminación, la protagonista será la cocina fusión y asiática, con la visita de Nathan, exaspirante de ‘MasterChef 5’.

Para la primera prueba, Eva de Haro, de ‘Tartísstica’ y experta en dulces con originales creaciones, visitará las cocinas de ‘MasterChef Celebrity 5’. En este reto los trampantojos serán los protagonistas.

En la prueba de exteriores viajan a un sitio muy especial: Ibiza. Jorge Brazález, ganador de MasterChef 5, abre las puertas de ‘Roto’, su restaurante en la isla, para diseñar dos menús a los que se tendrán que enfrentar los aspirantes para dar de comer a 70 comensales.

En el último desafío de la noche, los delantales negros tendrán que afrontar un desafío a medio camino entre la cocina fusión y la cocina asiática, con platos como Bao Zi de huevo poché y trufa o Jiaozi.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 10" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 10"
Programas completos (63)
Clips

Los últimos 719 programas de MasterChef Celebrity

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios