www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5696462
Para todos los públicos Masterchef Celebrity 5 - Programa 6 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música swing)

-¡Uy! Más cajitas.

-Bueno, qué os parece, ¿chicas?

Bienvenidos a "MasterChef Celebrity".

Las cajitas. -Qué guay.

La competición alcanza su ecuador y la vida de los aspirantes

ha cambiado de manera radical. Después de seis semanas,

han olvidado sus profesiones para dedicar su tiempo a cocinar.

Esta noche veremos su evolución en tres retos muy distintos.

Ahí va, La Terre. De viuda de Perico.

Aspirantes, bienvenidos. Gracias.

Espero que guardéis fuerzas porque a partir de este momento

empieza la parte más dura.

Terre, más dura si cabe.

(AFLIGIDA) No cabe más dura, no cabe más dura.

¿Cómo lo estás llevando? Bien, dentro de lo que cabe.

Esto es lo más alegre de mi armario para hoy.

Quiero dedicarle todo mi trabajo y esfuerzo

al gran... ¡Perico Delgado!

¿Cómo valoras, Terre, tu evolución en estas cocinas?

¡Hombre, pues muy favorablemente, la verdad!

Me alegro de que te quites las gafas, así te miro a los ojos

con más tranquilidad. Por favor.

No lo dudes ni un solo segundo.

Qué pestañas, por favor. Mira, naturales.

Las de hoy sí que son las buenas. El otro día...

(RÍE) Has dicho que empieza lo duro, ¿no?

Ahora empieza lo bueno, sí.

Qué alegría. Estás preparada.

Siempre. Aunque no tengas a Perico.

¡No lo digas!

¡No me lo digas con esa frivolidad!

"Vamos, que no me voy del programa porque...".

No me voy del programa ni muerta. Ni por Perico ni por nadie.

Nico, ¿cómo afrontas la primera semana

sin la protección de la tía Lucía? Estoy en bragas.

Esta semana no tengo ese respaldo.

Pero podíais hoy descolocar a toda España

y estar a favor ayudándonos y tal

y como que nos vayamos de aquí habiendo aprendido muchísimo.

¿Quieres ayuda? Guías, guías.

¿Quieres guías? Guías maestras.

Tus deseos son órdenes, así va a ser.

Vale, vale. Pedid lo que queráis.

Estamos aquí para remar a favor.

¡Somos todos uno! ¿Somos un equipo?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Si hasta Gonzalo viene de blanco, claro.

(RÍEN) ¿Cómo no va a ser un equipo?

(CELIA) Lo peor es lo que lleva. El pin le brilla.

(NICO) Se nota porque venimos todos con nervios

y él viene así como "¿qué pasa?".

(JUANJO) Viene relajadito.

Está de un tonto... Se le ha subido el pin.

-Me encargo de que predomine el buen rollo

en este grupo de traidores. Nada más.

"Cuando Flo dice que el pin se me ha subido a la cabeza...".

Pues, hombre, dicho por Flo no hay que valorarlo demasiado.

Celia, te has cambiado el look otra vez, ¿no?

Sí, he vuelto a mis 30 años. Ya te veo.

Estás totalmente acoplada en el grupo, eres la más pequeña.

Eso me gustaría, pero me ha dado la vida estar aquí.

Estoy muy agradecida. Mira qué bien.

Nos alegramos muchísimo, Celia. De verdad.

Esto es un regalo, mucho más barato que un psiquiatra.

Josie, llegaste asegurando que eras incapaz

de enfrentarte a unos callos, a un sofrito, a unos caracoles...

¿Has vencido tus temores? Casi todos.

He intentado adaptarme para llegar hasta aquí.

Lo estoy disfrutando muchísimo. Estoy encantado, Samantha.

(RÍE) "Samantha"... -Samantha, por favor.

-Por favor... (RÍEN)

¿Te está sentando bien a ti? Yo estoy feliz,

como estoy todo el día cocinando desde las 7:00.

-Y tu paso por los fosos te hace crecer.

-Claro, yo "foseando" he llegado aquí.

(RÍE) Claro.

-Yo "foseo", tú "foseas", él "fosea",

es "fosear". Si no "foseas" aquí, te vas.

Aspirantes, os espera una nueva caja misteriosa.

Como amantes de las aventuras que sois,

la presencia de estas cajas debe ser motivo de alegría.

-Sí... -Por supuesto.

-Es como una película de Berlanga. Terre,

¿no estás de acuerdo conmigo? No hay alegría posible.

Aunque me regalen la prueba más fácil para mí,

no hay alegría, no hay motivación, no hay.

Te aseguro que debajo de esa caja hay mucha alegría.

Eso seguro. Sí.

Bueno, vamos a descubrir qué esconden las cajas misteriosas.

(FLOSIE) "Pepe, a mí me da cosa.

¿Puedes levantarme tú la caja, por favor?".

Yo te la levantaría, pero...

Tengo que estar aquí. "Pepe...".

(GRITAN)

(Cristales rotos)

"Se me ha ido el tiro un poco. Perdona, Jorge".

Bueno, a la de tres,

quiero que destapéis las cajas

a la vez, incluso Flosie. Vamos.

"Vale...".

Una. "Una".

Cuidado, ¿eh? "Cuidado, ¿eh? Ay".

Dos y tres.

(RAQUEL) Ostras... (AINHOA) ¿Qué es esto?

(AINHOA) ¿El íncubo?

-Una patita de cordero.

(LAURA) Cada uno tiene diferente. (FLOSIE) "Qué bien.

Buena calidad. Como siempre en 'MasterChef'".

Gonzalo...

¿Te gustan los productos que tienes delante?

Lo que siempre deseé. ¿Qué harías con ellos?

Depende del tiempo que me deis. (FLO) Que no tiene ni idea.

¿No te das cuenta? (RÍE)

-No tiene ni idea. Es el solapado, que no cocina.

(RÍE) No sé, así "a priori",

quizá algo rebozado. No lo sé.

"Algo rebozado", es que es un crack.

-Claro. -Y con un pin,

es que encima tiene el pin... Es acojonante.

(SILBA) -Oye, se lo ganó él solito.

(FLO) "Estoy flipando con Gonzalo.

El ejemplo de estafa es Gonzalo Miró".

Ya no solo cocina medio regular y engaña a los que tiene al lado,

sino que tiene el pin de la inmunidad.

Aspirantes, los productos que tenéis en vuestros puestos

son la base de la tradición gastronómica más popular.

Hortalizas, legumbres, carnes o pescados

con los que durante generaciones se ha dado forma

a nuestro patrimonio culinario.

Durante estas semanas nos habéis pedido que hiciéramos

una prueba de cocina tradicional

y vuestros deseos han sido concedidos.

Sin embargo, ya conocéis el proverbio:

tened cuidado con lo que deseáis porque podría hacerse realidad.

Qué malo. Aspirantes, delante de cocinas.

Me llevo superbien con los productos tradicionales,

mi vida es muy tradicional. Mi vida es una tradición.

Yo soy tradición.

Aspirantes, queremos saldar la cuenta pendiente

que tenemos con nuestros mayores. Ellos nos han enseñado

a disfrutar de la vida y nos han trasmitido

su sabiduría a través de la cocina.

Por eso, y porque llevamos unos meses muy duros para ellos,

queremos homenajearlos como se merecen.

Para este reto hemos invitado a diez cocineros

muy especiales, unos auténticos MasterChefs

de categoría sénior,

aficionados a la cocina que han sido premiados

con sus elaboraciones.

Adelante, Valen Galín,

doble campeón de Euskadi de marmitako.

(TODOS) ¡Oh!

Buenas noches. Bienvenido, Valen.

Qué bueno.

-¿Qué tal? ¿Bien? -Muy bien.

-A ver si aprendéis a cocinar. (RÍEN)

Manuel López,

ganador del XVII Concurso

de Recetas de Arroz de la Diputación de Sevilla.

¡Ole!

-Bienvenido.

-Muchas gracias. Aurelia Matellán,

finalista en los Premios de la Hostelería Zamorana

en las categorías de cocina tradicional

y alimentos de Zamora.

Bienvenida. Gracias a todos.

José Antonio Arias,

ganador del Certamen "Abuelochef"

de Lora del Río, Sevilla. ¡Oh!

¡Sevilla, venga!

Chary Serrano,

ganadora de más de 30 concursos gastronómicos

y miembro de la Junta Directiva

de la Cofradía del Rabo de Toro Cordobés.

¡Guau! Adelante.

¡Ole!

Pedro María Archaga, ganador del concurso

de Condimentación de Caracoles de Haro, La Rioja.

¡Bueno!

Milagros Molpeceres,

ganadora del programa "Duelo de fogones"

de la Televisión de Castilla y León.

¡Buenas noches! Buenas noches.

Buenas noches. Jaime José Brotons,

vencedor del Certamen "Superchef Sénior"

de Elche, Alicante.

Santiago Tena, ganador del Concurso

de Recetas Gastronómicas Castelló Ruta del Sabor.

Y por último, Irene Zaragoza,

doble ganadora del Concurso "Almuxef de Almusafes",

Valencia.

Pero bueno, qué cracks todos, ¿no? Qué cracks todos.

-Buenas noches.

(JOSIE) He visto este elenco,

a la señora que iba de marrón chocolate

casi le doy un morreo porque me parecía lo más.

Son tesoros con patas los mayores.

-Hoy vais a cocinar vosotros, ¿no?

-Sí, eso es lo que tú quisieras.

(RÍE) Bienvenidos a todos.

Qué honor contar con tanta sabiduría y amor a la cocina.

Muchas gracias a todos por venir. Venís acompañados

con los platos con los que habéis triunfado

en diferentes concursos gastronómicos.

Vamos a descubrir vuestras creaciones.

Aquí viene la guasa.

-El marmitako. -El marmitako el primero.

-¡Oh! Marmitako.

Uno de los platos más celebrados de la cocina tradicional vasca,

receta que comenzó para alimentar

a las tripulaciones de los barcos pesqueros.

El marmitako antiguamente

se hacía con pan porque aquí no existía la patata,

antes de 1700.

Estás hablando de la época de Pepe.

(RÍEN) -Antes de 1700,

que vino la patata de América y se hizo con ella.

Maravilloso. Gracias, caballero. Continuemos.

Arroz del abuelo, de Manuel en este caso.

Hace cuestión de 20 años que empecé a cocinar,

me reuní con amigos e hice un arroz que no se lo comían ni los perros.

Lo mismo le pasa a Flo. (RÍEN)

-Poquito a poco he ido refinando

y hoy en día hay gente que repite dos veces el plato.

Eso no le pasa a Flo. (RÍEN)

-Dame un poco de tiempo.

Me he emocionado mucho porque mi padre

hace un plato especial que son gachas y ese legado

ya ha pasado a mí, yo también hago las gachas

y me gusta mucho. Me ha molado mucho.

Caldereta de lechazo.

Este lechazo es de Zamora, de Castilla y León,

el mejor lechazo que hay en toda España.

¡Bravo, bravo!

Porque las ovejas de Castilla y León

no se alimentan con pienso, se alimentan de los prados

y la oveja es esa oveja churra pequeña.

(AINHOA) "Me gusta escuchar a las personas mayores".

Deberíamos aprender mucho más de ellos.

Me he hecho muchísima ilusión.

Carrillada. ¡Oh!

Uno de los platos de casquería más populares en el sur de España.

¿No es así? Sí.

Me jubilé a los 65 años y empecé a andar en la cocina.

He ido perfeccionando la cocina,

con ayuda de mi mujer, claro. Ah, punto importante.

¿Y cómo está hecha esa carrillada estupenda?

La carrillera tiene mucha verdura

y luego, la guarnición, patatas confitadas.

Muchas gracias. Tiene pintón. Continuemos.

Rabo de toro, en este caso, cordobés.

Es un guiso. Vinculado a las corridas de toro.

Por supuesto.

El rabo de toro era lo que le daban

los maestros a la cuadrilla.

Yo defiendo, lógicamente, nuestra receta,

que es una de las recetas emblemas.

-Cuenta la receta. No.

No la va a contar, luego veremos qué pasa.

Un poquito, hombre.

Las cositas, a poquito. Un guiso.

Continuemos. A ver qué trae Pedro María.

Bueno, bueno. Qué ricos.

Caracoles.

Con chorizo y todo.

(JOSIE) "Hay mil alimentos

que te pueden fascinar más que un caracol.

No puedo probarlos".

Se me cierra el gaznate. Es que es así.

-Se echa a los caracoles agua y se deja templar un poco

con fuego para que salga... Para que asomen la cabecita.

Y luego, hay que darles fuego más fuerte.

Un plato que se come mucho el día de San Pedro.

Sí. Coincidiendo con la batalla...

¿El Día del Vino? La Feria del Vino, sí.

-¿Y qué especias lleva? Pocas, pocas.

Luego lo contamos. No lo cuentes todo,

que son espabilados y te lo van a sacar.

Continuemos. (CELIA) Ya verás...

-Bacalao empiñonado. ¿Cómo está hecho ese bacalao?

Lo justito, que estos se pispan de todo.

Al pilpil. Al pilpil.

Ponemos el bacalao, siempre, la piel hacia arriba.

Cuando se ha cuajado, echamos una fritada,

un puñado de piñones, uno de almendras...

Estás contando mucho, ¿eh? Un bacalao al pilpil

mejorado con una fritadita. Vamos a dejarlo ahí, que...

Imagínate que toca en el examen

y estamos soltándolo todo. Vamos con Jaime José.

Jordi, deja a la gente que se explaye, hombre.

No.

(RÍEN) -No, no.

Un guiso de mújol, uno de los platos

más representativos del Levante. Del litoral levantino, exactamente.

Se hace sobre un fondo de pescado, de morralla, en este caso.

El condimento principal es la ñora.

Se hace una majada y se va cocinando...

Estupendo, tiene un pintón. Esperemos que esté bueno.

A ver lo que hacemos. A ver qué nos ha traído Santiago.

Bueno, bueno, bueno. Pavo trufado.

Una de las recetas de pavo más arraigadas a nuestra gastronomía

y muy asociada a la época navideña.

Correcto. Es un plato que se hace mucho

en la zona del Maestrazgo, de donde soy yo,

por el tema de la trufa. Sofreímos el pavo y ponemos verduritas.

Y bueno... Sabor.

"Sabor" que dice Samantha. ¡Sabor!

No me cuentes más, que ya tengo suficiente.

Tiene pinta eso, ¿eh? -Pintón.

-Bueno... -¡Ahí va!

Una tarta...

¿En este caso es de calabaza? La base es de calabaza.

Un clásico de pastelería tradicional reinventado por ti.

Sí, lo que es la calabaza,

eso lo inventé yo,

porque mi marido es agricultor y trae bastantes calabazas.

¿Cómo está hecho el chocolate? Lo veo brillantito.

Es muy fácil de hacer. Chocolate... No me lo cuentes,

que igual se pispan y no queremos que se pispen tanto.

Eso no nos ayuda nada. -Eso es muy fácil de hacer...

-Muy fácil de hacer.

(RAQUEL) "No me gustaría que me tocara el postre".

Después de la tarta de diez pisos de la semana pasada,

estoy saturada de dulce.

Aspirantes, tenéis ante vosotros un ejemplo

de la excelente calidad de la cocina de toda la vida

y que tenemos la obligación de honrar

y preservar. Pues sí.

Aspirantes, como habréis imaginado,

en este primer reto cada uno de vosotros

deberá replicar uno de estos platos.

Queremos que honréis la cocina tradicional

y que lo hagáis con categoría.

Ya que estamos celebrando las tradiciones,

vamos a usar un sistema casi ancestral

para asignar estos platos. Es el método Edu Soto.

Tal y como dice la tradición, cada uno cocinará

el plato que tiene frente a él. Sin más complicaciones,

para hacerlo fácil. Es decir,

Juanjo hará el marmitako. No lo he hecho nunca.

Gonzalo tiene el Arroz del abuelo.

Nico, caldereta de lechazo.

Raquel, carrillada.

Flo, rabo de toro.

(FLOSIE) "¿Pero esto por qué me lo ponéis a mi?

Cómo sois...".

Josie, caracoles. No... Lo habéis hecho a posta.

El caracol... Lo siento,

no puedo, nunca he podido probarlos.

Sería la primera vez. Si lo pruebo es en "MasterChef".

(FLO) Pruébalos. (JOSIE) No puedo.

No me lo enseñes. A ver...

Ya que está aquí, prueba uno.

Josie, vamos, Josie. (JOSIE) ¡Ay!

-Es el plato que te toca hacer. -No, no. Nunca he podido.

-Mira, este. -No, no, no.

-Chupa, chupa.

-Supéralo. -¡Josie, Josie!

-Venga, Josie. -¿Pero cómo lo saco?

-Venga, Josie,

que yo estoy aquí por si te desmayas.

-Tira, tira ahí. ¡Vamos, Josie, vamos!

(TERRE) Lo último no, lo último no.

-¿Cómo que lo último no? -La caca no.

-¡Lo último es la caca!

(RÍEN) -¿Los caracoles qué vienen...?

¿Vivos y todo eso? -Claro.

-¿Cómo me los vas a dar?

Paso a paso, tú tranquilo.

Como venga el caracol y haga "los cuernos al sol",

ya lo que me faltaba, o sea...

Estoy tan entregado

a la causa "MasterChef" que he probado un caracol.

¡Con eso te lo digo todo!

Es algo que no he hecho en mi vida, como tirarme de cabeza.

Celia, bacalao empiñonado.

Terre, guiso de mújol.

Laura, pavo trufado.

Y Ainhoa... Y a mí, lo gordo.

Tarta de calabaza.

El reto al que os enfrentáis no es un simple ejercicio

de reproducción, queremos rendir homenaje

a la entrega y sacrificio de nuestros mayores.

Quienes hemos tenido la suerte de compartir tiempo

y cocina con nuestras abuelas y abuelos

sabemos que es un auténtico privilegio, hombres y mujeres

que nos alimentaron con platos llenos de ingenio

y sabor. Encima, a través de ellos,

nos transmitieron su amor y sus valores.

Esta prueba es nuestra manera de mostrar

respeto y agradecimiento.

(Aplausos)

Durante la prueba,

estaremos muy pendientes de vuestros guisos.

Los nuestros no serán los únicos ojos que os vigilarán,

nuestros invitados, las voces de la experiencia,

estarán junto a vosotros supervisando

todas las elaboraciones. ¡Qué bien!

-¡Bien!

¿No queríais guías espirituales? Sí, sí.

Aquí los tenéis.

-Si me haces caso a lo que yo te diga y seguimos la pauta,

creo que saldrán unos caracoles muy ricos.

-Pues yo te haré caso.

Para completar este reto, tendréis 75 minutos.

Tenéis los ingredientes necesarios en unas cestas

en el supermercado. Debéis entrar a por ello

mientras los invitados os esperan en los puestos.

El tiempo para entrar al supermercado

comienza en tres, dos, uno... ¡Ya! ¡Vámonos!

-Bacalao, caracoles...

(GRITA) ¡Están vivos! Pero si hay uno aquí metido.

-Tarta de calabaza. -Carrillada, carrillada.

-Vámonos. -Madre de Dios.

-Pesa, ¿eh?

-Uy.

-Mira qué buen producto tenemos. -Muy bien.

-¿Cómo está? -Buena.

-¿Buena? -Sí.

-Vamos a hacer esto. -Vámonos, vámonos.

Vámonos. -Vamos, vamos.

-Una olla con agua.

-Mira, están aquí. -Aquí vamos a deshuesar.

-Primero el caldito, ¿verdad? -Pero en puchero.

-Primero le quitas un poco de grasa.

-Sí, le voy a quitar un poco.

-Así. Y ahora, la otra.

Dale.

-Todo eso.

-Lo echo, ¿eh? -Échalo, que haga buen caldo.

-Vamos a dejarlo bonito. -Vale.

-A dejarlo bonito. -Perfecto.

-Ahora, por la otra parte.

-Me gusta estar contigo. -A mí también.

-Qué paz.

-Tenía la intuición de que nos iba a tocar juntos

te pareces a mi abuelo.

-Vale. Entrarán en el horno. Me encanta esta prueba.

Gente que se ha enganchado a cocinar cuando se han jubilado.

A lo mejor no habían cocinado nunca y se tiran años cocinando.

Es una cosa maravillosa.

Llevo sin cocinar rabo de toro por lo menos dos o tres años.

-No me digas.

¿No te lo piden en casa? -Soy viuda, a mi marido

le gustaba, pero mi hijo se fue fuera...

-Mi suegra se quedó viuda hace diez años y está

que si senderismo, que si estudiando informática,

que si... -Mi trabajo es redes sociales,

yo soy "community manager" y comunicadora en redes

con todos mis años.

-¿Eres bloguera? -Desde 2006.

-¿Y cuál es tu blog?

-Micocinayotrascosas.com. -¿Y las otras cosas cuáles son?

-Porque pongo manualidades, cosas de Córdoba...

-Ah, vale. -Soy muy enamorada de Córdoba.

Córtalo como ese de gordito. No hace falta cortarlo fino,

porque si no, se deshace. Ahí.

-Vale, vale.

-Así, ¿no? -Vale, vale.

-Ahora ellos van a empezar a interactuar.

-Sí, pero a fuego lento, ¿eh?

-¿No tienes aceite? -Sí.

-Venga, echa aceite con cojones. -Buen aceite.

Hoy es una prueba de cocinar de toda la vida,

del que le gusta cocinar. Por fin.

De lo que se cocina en casa. Por fin, nos tienen que demostrar

lo que nos han venido diciendo todo el tiempo.

Pedían guisos... Pues toma guisos.

¿Desde cuándo cocinas? ¿De toda la vida de Dios?

-No, he sido la doncella, nunca he cocinado.

Se fue la cocinera a pasar el fin de semana a Madrid...

-Y te pusiste tú.

-Hice unos macarrones con tomate y dos pollos asados...

Desde entonces, ya empecé a ser cocinera.

(RÍE)

Tenemos una versión del bacalao al pilpil.

Al final, es un Club Ranero al que le añades un pisto.

Hacía años que no escuchaba ese nombre.

Es un clásico de los libros de cocina de los 70-80.

Me gusta mucho la repostería.

-¿Qué me dices? -Hago repostería con mis nietos.

-Me tienes que enseñar. -Sí, lo que quieras.

-¿El concurso era en Castellón? -En Elche.

-¿Es el primero que ganas o has ganado antes ya?

-No, el primer año. -A la primera,

pum-pum, conseguido.

-¿Ves cómo están saliendo? -Sí, del calor.

Intentan escapar. -Claro. Ahora cuando veamos

que casi todos están afuera, le damos más fuego.

Caracoles. Primero hay que limpiarlos perfectamente.

Tiene ese punto o que está crudito y está babosete

o que se queda muy seco y no se come rico.

Tiene un punto medio que no es fácil lograrlo.

¿Y el proceso luego cuál es? Cuando el caracol está...

(GRITA) Que se van...

-Échales para abajo. -¡Ay!

Ay... -Tira, dales para abajo.

-Ay, se quieren escapar.

-Yo soy sosa. -Dale.

-Pero ellos son muy saladitos. -Luego corregiremos la sal.

-Vale. -Ahora, harina.

-Harina...

Laura tiene el pavo trufado. Al final es un guiso de pavo.

Y luego yo estuve muchos años solo por unos temas y tal

y no tuve más remedio que aprender a guisar.

-Claro. Así hemos empezado todos, por necesidad.

-Me relaja y me gusta. En mi casa solo cocino yo.

-Yo empecé a cocinar,

no lo que me exigen ellos, pero por necesidad.

Me gusta mucho comer y comer bien y me fui de casa muy joven.

-¿Ahora ya cocinas tú? -Casi siempre.

Como esté yo en casa, el que cocino soy yo.

-¿Cuántos hijos tienes? -Tengo tres hijos

y siete nietos. -Siete nietos.

-Cuando se juntan con sus parejas, se me junta una caterva

de 12, 13 o 14 personas para darles de comer.

¿Y Gonzalo? Tiene el Arroz del Abuelo.

Una versión. De los más complicados.

Es una versión más personal.

Sí. Dice que le salió horroroso

y que luego lo ha ido perfeccionando

hasta ganar un concurso. Lleva 20 años mejorando.

Yo, sinceramente, lo más facilito que veo es el postre.

-Está aquí. No.

(GONZALO) Dice Manuel que lo más facilito es el postre.

-Ya, seguro.

-Veo que es menos tiempo.

-Sí que es fácil.

Así, así. Poco a poco.

-Hasta que se espese. -Exactamente.

¿Ves qué fácil es? A Ainhoa le ha tocado

lo que no quería nadie y lo que tampoco quería ella,

la tarta de calabaza, crema pastelera y chocolate.

Es una versión muy suya.

Ese glaseadito de chocolate tan gordito, tan... Lo quiero ver.

¿Pero tú eres española? -Valenciana.

-¿Valenciana? (RÍE)

-No he cocinado en mi vida. -¿No?

-Jamás.

Pero si has empezado a los 65 y ganas premios...

Oye, eso me está dando a mí una luz.

Es la prueba para clavar el sabor,

las carrilleras que tiene que hacer Raquel.

Hay que echar muchos ingredientes pero que no sepan a uno.

-Que no quite protagonismo a nada. -Exacto.

Una verdura, cebolla, laurel, pimienta negra si quieres...

Le das cuatro vueltas.

Me preocupa un poquito más

el rabo de toro que tiene Flo. Tiene que ir más deprisa,

que reduzca ese vino tinto, agua que lo cubra,

lo pones de sal... Y hierves.

-A mí este programa siempre me da sorpresas.

No se imagina el honor que es estar en "MasterChef"

con usted, que es la campeona de rabo de toro.

-No soy campeona de rabo de toro.

-¿Cómo que no? -Que no.

-Qué humildad... -Vamos con esto.

-Fuerte, dale fuerte. -Pimienta no le hemos echado nada.

-No. -No, ¿eh?

-No.

Nico está feliz con Aurelia, le está enseñando a hacer

la caldereta de lechazo. Tiene dos narices la señora.

La señora hace una caldereta,

que siempre se hacía con restos menos nobles del cordero.

Tenemos aquí una materia prima... -Echa un poquito más de vino.

¿Un poquito más de vino? -Sí, venga.

-Yo no le hubiera echado. -Vale, ahora sal.

-Ahora sal, vale. -Que vaya cogiendo sabor.

-Ya no se van a escapar.

(JOSIE GRITA) Yo no puedo con eso,

pero mira sus caras...

(RÍE) -Se quieren escapar todo el rato.

¡Ay!

-Ellos dicen que hay que probar cuando se cocina

y probar y probar y probar... Terre tiene...

El guiso de mújol, es el marmitako del Mediterráneo.

Nos van a regañar y a descalificar.

Si haces un buen caldo con el mújol o con morralla,

es casi el mismo caldo que utilizan para los calderos,

están maravillosos esos arroces murcianos.

¿Cómo vais, chicas? -Muy bien.

-¿Era fácil?

-Irene es una maravilla. -Es muy sencillo.

-Luego me la tienes que explicar. -Claro.

-A mí me apetece mucho hacer tarta de calabaza.

-Qué estropicio estoy haciendo aquí.

Y Juanjo, marmitako.

Muy fácil cuando lo sabes hacer y lo haces bien.

Hizo el primer día un atún que no sabía

por dónde cogerlo. ¿Con esto nos vale?

-Ponlo así.

Ha aprendido y tiene un maestro al lado.

Un buen guiso y a última hora, el bonito.

Dale, dale. -¿Aquí?

-Así, ahí.

-Marmitako, es el primero que hago, y encima, con un maestro.

Esto es una masterclass impagable.

-Ya podían haberme dicho esto a mí hace diez años.

Me habría comido el mundo, pero ahora...

Pues no soy la que era, hija. -Ni yo.

Yo miro adelante, me he cortado el pelo, me lo he teñido.

-Ay, qué bien. -He vuelto 30 años.

¿Gracias a quién? A este programa.

-¿No echamos la carne dentro? -No.

Hay que hacer el sofrito. ¿Cómo estamos, Chary?

El rabo de toro bien,

porque ha tenido mucho arte limpiando.

Limpiándolo. Se le da muy bien.

Está perdiendo tiempo y aquí el tiempo vuela.

Aquí hay que correr. Hay muchas maneras

de llegar al éxito y puede ser una.

Hombre, solo con verte a ti... (RÍE)

¿Por qué te ríes como los mayores?

¿Y qué soy?

Venga, échale la carne. ¿Cómo ves a Flo?

Lo veo muy bien. ¿Sí? ¿Se maneja él?

¿El rabo? Se maneja perfectamente.

Aprovecho para recoger aquí.

Rapidito, que tenemos que echar los condimentos.s

Está torpón, Flo. No sé si Flosie iría más rápido.

(FLOSIE) "¿Eh? Pepito". -Venga.

-"No te puedo decir nada...". -Venga.

Tienes que estar a lo tuyo, Flosie.

"Siempre estoy a lo mío y a lo tuyo. A lo de los dos".

Venga, a cocinar. "A cocinar...".

-Dale fuerte, ahí. -¿Fuerte?

-Sí. -Se nos va a quemar.

-No, no se quema.

No te enteras, Flo. "Tenía que cocinar yo,

soy más delicadito...". -Dale fuerte.

Venga, que hay que echarle el vino. Chary, tenga cuidado,

vigílelo de cerca, que nos la liará.

Es grande pero lo domino. (RÍE)

Gracias, Chari. Chari, ¿lo dejo así?

-Sí. Déjalo a fuego fuerte.

Ahora le echamos el vino. -Vale.

-¿No conoces a casi ninguno? A este personaje sí.

-No le eches más. Venga, rápido. -¿Estos cinco? Cuatro, venga.

-Y a Miró... (LAURA) Al Miró.

-Gonzalito Miró, a Celia Villalobos.

-Claro. -A la cantaora,

Ainhoa Arteta. -Ainhoa Arteta.

Me encanta "cantaora", voy a llamarla "cantaora".

-Te conocía a ti. -Me conocías a mí.

-Claro, Laura Ponte. -No, Sánchez. Ponte es la otra.

-Ah, ¿es la otra?

Yo soy Sánchez. Ay, que se me ha caído todo.

-¿Tú eres del Atlético de Madrid? -Soy del Atlético de Madrid, sí.

-Vaya tela. -¿Tú del Sevilla o del Betis?

-Del Sevilla. No hace falta que lo partas tanto, Gonzalo.

-Tener a Manuel a mi lado

me está dando mucha seguridad. -Ya está, Gonzalo.

-Mira, ¿lo ves?

-Lo vas a triturar todo. -Así todo el rato.

Y yo, encantado. Estoy de pinche y él, de jefe de cocina.

¿Sí o no? -Sí, sí.

-¿Vale con esas? ¿Más? -Otra más.

-La trufa es un manjar de Dios.

-Esto sí. -Es mejor que el caviar.

Aquí un poquito de tierra. Mira, gírala.

-Estoy sufriendo. -¿Por qué?

-No puedo meter la mano ahí. -Te dan ganas, ¿verdad?

Bueno, tú dale un meneíllo ahí.

-Me estoy socarrando aquí. 200 gramos.

-"Me estoy socarrando", dice. Qué graciosa.

-En busca de la ñora perdida.

¿Dónde estará mi ñora? Aquí, aquí está.

(CANTA) "Mi ñora me la robaron, la noche,

mientras dormía". (JUANJO) ¿Cuál era tu nombre?

-Valentín Galín, hombre pequeño de gran pitilín.

(RÍE)

-Bueno, esto está empezando a despegarse del huesecillo.

-Aurelia, ¿cómo va el alumno?

-Es muy señorito, es de familia señorita.

-Este es muy listo, yo soy más torpe,

este es de los ganadores. ¡Ay!

-Yo no he sido, yo no he sido.

-Hola, hola, ¿cómo estamos?

Se nos ha caído esta cámara, ¿qué tal?

-Aurelia, que se descentra, dale una colleja.

-Aurelia tiene mucho amor y carácter.

-Bueno, a este lo espabilaba yo en mi casa.

-¿Quieres decir algo a tus nietos, hijos, familia...?

-Un nieto quiere ser cocinero.

-¿Cómo se llama? -Felipe.

-Felipe, ya te puedes aplicar, ¿eh? Te queremos ver en "MasterChef",

aquí, dándolo todo. -Eso.

-El agua no la tiramos, hacemos una infusión.

Eso te lo pones en la cara y es buenísimo.

Esto tiene baba de caracol, con eso te haces una crema.

Mira, mira, mira la baba. Es reparadora.

Esto es una mascarilla buenísima.

Que nos vamos a forrar con la línea cosmética.

-Yo no me voy a dar baba de caracol.

(RÍE)

Bueno... Samantha, lo que tenemos aquí...

Mira, esto es baba de caracol. Mira lo que tienes.

Eso es la pera, se venden cremas de eso.

Te lo pongo ahora mismo en la cara. No me hace falta.

Te voy a contar una cosa. Cocina mientras

Venga. Pepe y Jordi me dicen

que no les hablas a ellos, solo a mí.

Samantha, tú me entiendes perfectamente.

Tienes todos los códigos. ¿Ellos no?

Ellos, a ver, no.

(RÍE) ¿Sabes? -Venga.

-Chorizo con panceta. -Tú échalo ahí.

Pepe y Jordi están enfadados

porque no les hablas. Háblales. Que no.

Yo les digo otras cosas,

pero hay cosas que prefiero que seas mi médium, ¿entiendes?

¿Qué te ha parecido coger los caracoles vivos?

Es muy fuerte, Samantha.

-Tienes que probar un caracol a ver si está hecho.

-Probarlo es cortarlo. ¿A ojo lo podemos ver o hay que comerlo?

Hay que probarlo, claro. Hay que comerlo.

-Samantha, por favor. Tienes que probarlo.

¿Este? Por ejemplo. -Ese mismo.

-¡Uy! Está duro ya.

(GRITA)

Por favor... ¿Qué?

Samantha, pruébalo tú. Me encantan.

A ver, voy a probarlo. ¿Qué textura tiene que tener?

-Pues, hombre, que mastiques...

-Esto está bien. Te gusta. Entero, hijo mío.

No le quemes, igual quema la cuchara.

No, no. No quema. Este es todoterreno.

¿Cómo está de punto?

Te han gustar los caracoles. No me lo creo.

Coge la guindilla con la tijera. Os dejo que estáis entretenidos.

Adiós. Chao, Samantha.

-Parte por la mitad. -Así.

-Ahí, vale.

-Este tiene bastante carne, yo le quitaría...

-Espérate. -Vale, yo es que voy...

-No. -Tengo demasiada iniciativa.

-El lechazo tiene que ir con hueso.

Es lo que le da el gusto.

-Se puede hacer con hueso, que le sacamos el sabor...

-Que no. -Como del señoret.

-Que no.

A ver, no valen tonterías.

-Lo que tú me digas, así será. -Ya está. Eso.

-Bravo. -No te preocupes, que vamos bien.

-Hay que llevar los trocitos al centro.

-Si nos sobra tiempo, le podemos pedir a los jueces

si nos dejan hacer un alioli y acompañarlo,

porque siendo suyo, para ser fieles a la receta original.

-Esto es una envasadora al vacío. -Una envasadora al vacío, sí.

-Esto es una freidora. -No, esto es cocina al vapor.

-Ah, un róner. Vale. -Un róner.

-De puta madre.

-Perfecto.

-Aquí tenéis de todo. -Tenemos hasta cámara, mira.

-Tenéis de todo. -Saluda.

(AMBOS) Hola.

-Soso. -¿Soso?

-Hombre... -Es verdad, está un poco soso.

Sal, ¿no? -Sal, sí.

-Tenemos pimienta.

-¿Pimienta? ¿Para qué quieres la pimienta?

-La pimienta la tengo como una gran especia.

-La cocina tradicional es lo que he hecho siempre.

Por lo tanto, para mí lo que han puesto esta mañana

me puede volver loca. Encima tengo a Milagros, que es Dios.

Nos hemos construido la vida las dos a base de esfuerzo.

-Pues sí, mucho esfuerzo. -¿Cómo no querer a alguien así?

-Está crudo ese bacalao todavía, pero hay que partir los huevos.

-Tranquila.

Nos queda media hora. -Vale.

Aspirantes, habéis consumido 45 minutos,

os quedan 30 minutos solo.

(Música épica)

-Vamos con las patatas, espero que nos queda el pescado.

-¿Las echo ya? -Sí.

-Si me va a salir y todo.

Estas son las cosas más puñeteras de la repostería.

-Chary, siento que no tengo mérito, me has dicho qué hacer.

-Sí, pero tú eres el brazo ejecutor.

-Pero creo que si yo no hubiera estado,

habría salido igual de bien. ¿Es verdad o no?

(RÍE) Si no hubieras estado, habría salido igual.

-¿Te imaginabas los jueces así como los has visto?

-Sí.

-Pues te voy a decir una cosa, Jordi es todavía más mala persona

que lo que se ve en la tele. -Si tú lo dices.

-¿No le has notado una mirada...? -Es que le gusta intimidar.

-Eso, eso.

(Música tranquila)

-¡Uh! Duro, ¿eh? -Duro, duro.

(CANTA) "Duro de pelar".

¿Todavía no te ha cantado Ainhoa? -No tiene tiempo,

no la dejo. -Cariño, estuve cantando...

Estuve cantando todo el fin de semana.

-Fui a verla a un recital...

Ay, chiquilla, cómo canta.

-¿Vale? -Vale.

-Estoy muy contenta. -Y yo de haberte conocido,

Milagros, que lo sepas. -Cuando te vean en mi pueblo dirán:

"Anda, mírala". -La Villalobos.

-"La Villalobos con la Mila".

-Cuando queden diez minutos se pone

a fuego flojo a un cuatro o cinco y que nos traigan dos botellines

mientras para ir esperando. (RÍE)

-Perfecto.

-Una. -Una.

-¿Les preguntamos lo del alioli? -Pregúntales si quieres.

-Muy bien, estupendo, estupendo.

Échala, así. (TERRE) Tenemos una propuesta.

El plato va siempre acompañado de...

-Alioli. ¿Alioli?

Sí. Pues hay que hacerla.

¿Podemos hacerlo? Hombre, claro.

¿Podemos coger los ingredientes? Adelante.

-Me gusta la ilusión que le da...

-La ilusión y la sumisión,

porque yo hubiera echado menos agua.

-Solo estamos discutiendo con el agua.

-Cómo me haces de sufrir.

-¿Qué tal? -Muy bien.

(Música animada)

-Para mí, soso.

Está soso. -Para mí, tiene mucho sabor.

¿Soso? Más sal.

(NICO) Luego me voy a llevar yo las culpas.

-¿No le echamos un poco más de sal? -No.

(NICO) ¿Más sal echamos entonces?

-Espera.

-¿No te fías de mí? Te fías del otro.

Pero bueno...

-Ya tenemos el plato preparado, ya lo tenemos todo.

¿Qué tal? Os veo tranquilos. ¿Qué pasa, Sami?

¿Qué os pasa? Ya lo tenemos.

-Es rápido haciéndolo.

Como no esté rico... Lo ha probado y él es el maestro.

¿Qué tal ha trabajado Juanjo? Bien, bien.

Hombre, huele bien...

¡Y sabe mejor! Espera, voy.

Hum...

Ya sé hacer el marmitako bueno para toda la vida.

¿Has visto, Sami? Con un maestro campeón.

Con el Valen, el mejor. El número uno en marmitakos.

Oye, pues está rico.

No hay nada más que hacer. Emplatar.

Hum.

Le has enseñado bien y ha obedecido bien,

porque esto es una pila que no para.

Ya le he visto,

yo también. ¿Le ha salido como a ti?

Le ha salido perfecto. Tiene mano.

Ha salido perfecto.

El punto de sal es lo más importante.

La Vero y el niño estarán encantados.

Mi Vero es mi vida.

-La teoría es abajo y esperar. -Abajo y esperar.

-Abajo, venga. -Sí, y dale.

-A mí me suelen salir muy ricas, pero vamos a ver.

-Tranquila, los nervios no llevan a ningún lado.

-Con lo nerviosa que estaba yo, madre mía.

-¿Has visto?

-Está muy bueno porque no pica tanto.

-Bueno. -Está bueno.

-¿Saco y corto trocitos de carne? -No.

-No me deja nada, ¿eh?

Dile tú a Jordi que eso no se hace así,

que se hace asá. Verás la cara que te pone.

-Hay que dejarse mandar un poquito. -Es que, bueno...

Es que a Jordi no se lo puedo decir,

pero a ti sí te lo digo. -Vale.

-¿Entiendes? -Sí, sí.

-A ver... -¡Samantha!

A ver, que me llaman, que me llaman.

Escucha... -No me deja hacer nada.

-Le quiere quitar el hueso al cordero,

yo le digo que no. -No me deja innovar.

Es que ese es el plan. El plan es coger el hueso

y tiqui, tiqui. Lo veía tan limpito

Eso se tarda en comer hora y media.

Este es un finolis. Haz caso a Aurelia

que esta mujer sabe. Soy un mandado.

-Yo quiero que lo pruebes y me digas algo.

Aurelia, ¿cuántos premios has ganado tú?

Uno por dar a las mujeres trabajo,

otro por 50 años de trabajo...

-¿En su punto? Voy a llorar.

Está espectacular, ¿y de punto de sal?

A ella le gusta mucho la sal.

¡A ella le gusta el sabor!

Para mí estaba bien... Ella sabe lo que quiere.

Gracias, Samantha. -Muchas gracias.

Le ha gustado, muy bien.

-¿Le echamos un poco de agua? -¿Otra vez con el agua?

-¿Están ricas? -¡Oh!

-¿Sí?

(GRITA)

-¿Estás harto de marmitako o qué? -Joder, hasta los cojones.

(RÍE)

(Música de tensión)

Aspirantes, últimos diez minutos.

Justo para comerme este platito. Juanjo...

¿Nos vas a dejar para catar o no? ¿Quieres una cerveza?

¿Queremos cerveza, Valen? -Sí.

(RÍEN) (NICO) Diez minutos, venga.

Mira, voy a coger... -Qué pesadez de muchacho...

Si diez minutos... En un par de minutos te lo emplato yo.

Espérate. -Ya, ya, ya...

-¿El pin de la inmunidad este no lo dan hoy?

¿Por qué? ¿Porque te estás coronando?

Oh, no te puedes ni imaginar.

¿Quieres probarlo? Sí.

No, estos dos trozos... Los buenos son aquellos.

Te lo digo porque a mí me gusta cocinar lo justito el pescadito.

Lo hemos echado hace dos minutos. Él me ha dicho: "Al final".

El caldo está muy rico. ¿Ves?

Voy a reconocértelo. Es que...

Quiero ver la textura del pescado que es lo que me importa a mí.

Jaime, ¿cómo lo ves tú? Tiene que estar perfecto.

Le haces así con mucho amor: "¡Ay, pequeño pescado!"

Jaime, tienes que darle amor hoy.

Se les ocurrido echar a Perico Delgado.

Mira, yo sé que a ti te da mucha estabilidad Perico.

Muchísima.

Si te queda rico este plato... ¿Traes a Perico de vuelta?

No, pero yo te puedo invitar a la Escuela Online de MasterChef

para que hagas este plato.

Es que yo sin Perico no soy nadie. Yo necesito a Perico al lado.

Oye, ¿te traes a Perico a la Escuela Online?

Sí. ¿Pero hacemos un capítulo entero?

No, una recetita. No te calientes.

Remata esa cocción bien, ¿eh? Sí, sí, sí.

A ver si la vas a liar al final. No, no, no.

Vale, no, eso ya está.

Pero no le quites. -No le quito.

Es que ya se lo he quitado esto.

Se deshacen las patatas. -¡Buah!

Buenísimo, Valen. Buenísimo.

Vamos a ir emplatando ya, ¿vale?

Haces así y por ejemplo puedes poner uno así,

el otro así...

Venga. Pero bueno, ¿qué pasa aquí?

Pues aquí estamos haciendo una tarta Irene y yo de maravilla.

Irene, ¿qué tal la tarta? De categoría.

¿De categoría? Sí.

Ainhoa, ¿qué tal? Bien, pero no sé cómo cortar.

¿Cómo se ha portado Ainhoa? ¿Buena alumna?

¿Sí? ¿Ha seguido todos tus pasos?

Que le cuesta mucho seguir los nuestros.

Eso sí, soy muy rebelde con ellos.

Sí, sí. Se pone, no veas. ¿Y habías hecho alguna vez

un pastel o una tarta con calabaza? No, con calabaza no.

Pues una receta más que sabes, ¿no?

Vamos a ver cómo está, pero pinta tiene.

¿Este trozo no lo vas a coger? No, no.

¿Puedo ir adelantando la cosa?

¡Hum!

Oye, muy rico. No, está perfecta, de temperatura, está buena...

Oye, qué bien le va el chocolate, la crema.

Hay que decorarlo, ¿no? Sí.

Pues...

A ver cómo está esto.

Me voy, no quiero más.

Muy rica, ¿eh? Gracias.

Yo creo que así está bien.

Y ahora los dos trocitos de carne aquí de... ahí mismo.

Venga, que ha dicho que le gusta con hueso.

Lo pongo así. -Venga, vamos.

De verdad que es usted una sargento, ¿eh?

Madre mía, tiene que tener a los nietos...

Podemos cocinar todas las semanas así.

Te podrías venir, Jaime. -Vale.

Me he puesto fino. ¿Eh, Valen?

¿Te has puesto morado? -Me he puesto morado.

Venga, este, que era el trozo bueno que sacamos antes.

Mi pueblo es muy bonito. Cogesces del Monte es muy bonito.

¿Pero por donde está Onésimo? -Claro.

Venga ya. -Antes de llegar a Onésimo.

¡Ay, la leche! Ahí he ido yo mucho

porque allí veraneaba el Aznar. -Sí.

Mi chica va a alucinar.

Cuando le haga uno de estos a mi chica, vamos...

¿Te ha salido bueno? -Está increíble.

¿De dónde es este señor? -De Sevilla.

Ese relojito por primera vez en seis semanas...

Va sobrada. -Es mi nuevo mejor amigo.

Va sobrada.

Oye, huele genial.

¡Aspirantes, último minuto!

Ya está. -Ahí quedó.

Y ahora vamos a limpiar.

Y aquí, más salsita. Aquí. No le eches por encima ya más.

Eso es ensuciar el plato, Flo.

Le ha ensuciado el plato a última hora Flo.

Flo, te has puesto creativo en el último segundo, ¿no?

Venga. ¡Chis, venga! ¡Vamos, espabila!

Es que ahí "chorreones", hala.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo! ¡Manos arriba! ¡Manos arriba!

Manos arriba.

Este guiso que hemos hecho hoy va a tener mucho...

(AMBOS) ¡Sabooooor!

Si quieres aprender todo lo que necesitas sobre cocina

suscríbete a la Escuela MasterChef. Más contenido que nunca

con nuevas recetas y trucos para que puedas convertirte

en un auténtico MasterChef. Cocina tradicional,

cocina saludable y cocina italiana

son algunas de las nuevas lecciones que podrás encontrar.

Ya lo sabes, entra en la Escuela MasterChef.

Aspirantes, el tiempo en cocinas ha terminado

y llega el momento de la cata.

Ainhoa e Irene, seréis las primeras.

(Aplausos)

¡Qué buena pinta! -¡Vamos, chicas!

¡Esa calabaza, esa calabaza!

Esto es lo que yo veo en casa. ¿Ah, sí?

Claro, lo ves en casa y ahora lo tienes en tu cuerpo.

Ainhoa, dinos cómo se llama tu tarta de calabaza.

Tarta a la Irene.

Irene, ¿cómo ha sido cocinar con Ainhoa?

Estupenda. Porque tiene carácter, ¿eh?

Pero con ella he estado muy buena.

¿Obedece? Me la traéis, por favor.

¿Quieres que venga a todas las pruebas contigo?

Que venga Irene más veces. Venga, gracias.

Vamos a probar. Vamos a probar a ver si lo hace igual.

Claro. ¿Primero yo?

Por favor. Sí, claro, la invitada primera.

Usted es la que sabe ponerle los defectos.

Quizá a lo mejor más sabor a calabaza, pero está...

Está buenísima. Para comerte un saco.

A ver... Y además esa textura cremosita.

Está golosa. Está buenísima.

Está buenísima. De sabor está buenísima.

Está muy rica. A mí me habría gustado más agilidad

en los procesos para lograr esa estética más parecida

a la que tú has presentado.

Está rica. Está muy rica. Está buenísima.

Está muy rica, muy buena. Cremosa, golosa, untuosa.

Si la pruebas de así un rato estará mejor.

Me voy a llevar la receta. No, pero no va a aguantar un rato.

Felicidades a las dos, porque hay buen trabajo,

está bien hecho, está rico. Irene, muchas gracias por venir.

Tiene que despedirse de Ainhoa, porque se marcha usted.

Lo de hoy ha sido un regalo para todos nosotros.

Yo he estado muy encantada y quiero verte en la tele y ganar.

Ay, pues ojalá. Ojalá, querida. -Gracias.

Bueno, Terre, ¿qué nombre le pondrías a tu guiso de mújol?

Mújol, porque en valenciano se dice mújol,

a la Vicenta, que es su hermana,

Delgado, que te imaginas de dónde viene.

Será por Perico. ¡Oh, del gran Perico Delgado!

(Aplausos)

Siempre en nuestras mentes y en nuestros corazones.

¿Se parece al plato que sueles hacer?

Sí, se parece bastante. ¿Ha seguido bien los pasos Terre?

En algún momento se dispersa. !Ah, vaya, hombre!

Porque me gusta mucho hablar en la cocina.

¿Ha estado seria? ¿Ha estado centrada?

Se ha centrado y ha seguido los pasos según le iba marcando.

Vamos a probar, ¿no? Jaime, adelante, por favor.

Se llama a la Vicenta porque la receta...

la ayudante y la pinche, siempre hay una gran mujer

detrás de un gran hombre, es su hermana.

Y tú eres la mujer que está detrás de...

De Perico Delgado, por supuesto.

¡Hum!

¿Está rico? Un caldo con una mayonesa...

es un plato típico de Málaga.

El caldito este transparentito que habéis hecho, Terre,

tiene una potencia de sabor y está rico.

Terre, ¿has aprendido a hacer un buen caldo ya?

Perfectamente. Esto vale la pena memorizarlo.

Esto ya está en la cabeza, va a fuego.

Y aquí me he tatuado Jaime. Con esto no te imaginas

la infinidad de guisos que puedes hacer.

Maravilloso. Está muy rico, Terre. Gracias.

Por fin el jurado se da cuenta de mi evolución.

Vale, yo solo he seguido las pautas de una persona

que sabe cocinar, pero hoy he estado concentrada,

a gusto y con un resultado impecable.

Gonzalo, arroz del abuelo tenías que hacer.

¿Qué nombre le pones tú?

Fuera de la ley. (FLO) ¿Cómo no va a poner

Fuera de la ley si es un estafador Gonzalo?

Pues si has visto la película sabrás que no deja

títere con cabeza. -No, ya, por eso salgo corriendo.

Manuel, ¿cómo ha sido el cocinado de Gonzalo?

Pues lo ha hecho muy bien.

¿Tiene mano el chico? -Tiene que mejorar un poco.

(Risas)

Exigente también Manuel, ¿eh? Soy exigente.

Pues si eres tan exigente prueba tú el arroz.

Venga, vamos allá. Adelante, a ver qué le parece.

A ver qué tal.

¿Se parece al suyo? Yo lo veo muy buenecito.

Le falta una chispilla de sal. Es que ere muy soso, Gonzalo.

Me encanta que me digáis cosas bonitas.

Pero este señor es un estafador. Tiene el pin de la inmunidad

y encima no sabe cocinar, le está ayudando Manuel.

¿Qué pasa, que a mí me ha ayudado Manuel y a ti nadie?

No, a mí no me ha ayudado,

hemos puesto conocimientos en común. A ti te ha ayudado.

(Risas)

Manuel, te tenemos que felicitar porque las indicaciones tuyas

han sido maravillosas, si no él no es capaz de hacerlo.

Muchas gracias, Pepe. Y yo.

Muchas gracias, Jordi. El punto maravilloso,

el sabor también, pero le falta

ese poquito de sal para brillar. Un pelín.

¡Soso! ¡Soso! ¡Soso!

¿Te has dado cuenta qué gentuza?

¿Te has dado cuenta qué gentuza?

¿Cómo es lo de la chaquetilla?

¿Quieres que te lo apunte? Vale, vale.

Pues al final coincidimos el jurado y los aspirantes.

Es que este es un programa... -¡Qué tío!¡ Cállate!

¿Al final del programa qué se dice? ¡Sabooor! Y ahí no hay, tío.

¡Sabooor! ¡Sabooor!

Se pasan todo el día picándome y echándome en cara

que tengo este pin dorado aquí colgado del delantal.

No tengo pesadillas sobre el día que lo pierda,

pero reconozco que sí me gustaría aguantarlo algún programita.

Nico, has hecho con Aurelia caldereta de lechazo.

Sí. ¿Qué nombre le ponéis?

Podríamos llamarle Guiso de cordero a rajatabla,

porque me ha dejado elegir el plato.

(Risas)

Dice mi hijo: "Como no haga eso le darás una leche".

Porque con la hostia que yo tengo.

¿Y le ha hecho falta darle una leche o no?

No, yo le decía que no lo quería soso.

Hemos echado la sal que ha querido. Decía: "Es que no sé qué..."

Échale sal, joder, que esté...

¡Di que sí, hombre! Ha sido obediente.

Sí, sí, sí. El chaval lo ha hecho bien.

Y lo hacía con mucha ilusión.

Clase maestra.

Cuando vayáis a Zamora vais al hotel mío.

¿Sabéis que Aurelia cocina todos los días a sus 78 años

para cien personas a la parrilla?

¡Qué barbaridad!

Cinco autocares del IMSERSO en mis tiempos.

El cordero está para chuparse los dedos.

No hay nada que decir, está que te mueres.

¿Me mira a mí también? Que estás callado.

Tú que te gusta también siempre... A mí me gustan las cosas ricas.

Bueno, ¿pero no dices nada?

No digo nada porque hablan ellos.

La única que me puede enderezar es usted, me da a mí.

Y a Nicolás le ha venido muy bien su experiencia, su mano

y la colleja que no le ha dado. La seguridad, sí.

Ha sido listo y obediente.

Y el plato ha quedado como tenía que estar,

sabroso, expresivo, muy rico y bien ejecutado.

El plato es el perfecto homenaje a todas esas mujeres mayores

que llevan toda la vida detrás de un mostrador,

cocinando para hacer felices a toda la gente que va

por los restaurantes de toda España.

Y hoy, Aurelia, usted ha venido a enseñarnos eso.

Nico, ¿has aprendido? Total.

La clase que te han dado hoy vale lo que tú no tienes todavía.

Nicolás, ya te puedes ir. Señora, delante de cocinas.

Encantada, ¿eh?

Aurelia, acompáñeme. ¡Adiós, Aurelia!

Muchas gracias por haber venido.

Gracias a vosotros. Hombre, a usted.

Yo a Nico lo he tratado como a un hijo mío.

O más fuerte todavía, porque mi hijo si le digo

una cosa contraria a lo mejor me dan un bocinazo,

pero como Nico no me voceaba, más en mi sitio estaba.

Pero le damos diez minutos más, se calienta y me voy calentito yo.

(RÍEN)

Bueno, Celia, tenías que hacer bacalao empiñonado de Milagros.

Sí. ¿Y qué nombre le pones?

El milagro de Milagros.

Yo creo que se merece un homenaje en nombre de todas las mujeres

de muchos pueblos de España que estaban en la nada

y se han construido un mundo. Por ellas va.

Y va por todas las Milagros que hay en España, que son muchas.

¡Olé, vámonos!

Gracias, Celia.

Pruebe usted, Milagros. Yo le he dicho que no quedara soso.

Se lo tenía que haber dicho a Gonzalo.

Lo más importante para ser un gran cocinero

es tener su punto de sal.

Lo aprendí el primer día que entré aquí.

No soy una gran cocinera, pero un cocinero bueno

tiene que tener su punto de sal.

Yo creo que está espectacular. Está muy rico.

Es ese pilpil de toda la vida que echaba en las verduras

cuando estaban muy cocinadas y se llamaba Club Ranero.

Riquísimo. Muy rico. Está muy rico.

Y muy original, yo no lo había probado nunca.

Me ha encantado. He hecho lo que ella me ha dicho.

Podíamos haber cocido un poco más el bacalao.

Échale la culpa a ella. Claro.

Vaya, hombre, qué manera de defenderme.

No me ha dejado. Celia, perfecto de sabor,

pero tres minutitos más. Bueno, ha sido un placer tenerte

aquí y que nos traigas este premio tan bonito.

Muchísimas gracias. -Milagros, que voy a verte.

El domingo hago este bacalao para mis hijos. Les va a encantar.

Eres una tía impresionante. Chapó, chapó.

Muchas gracias, cariño. Muchas gracias.

Juanjo, tenías que hacer marmitako de Valen.

Y así se llama el plato, marmitako de Valen.

Valen, ¿cómo ha sido trabajar con Juanjo?

Un chico majo. Está un poco loco, pero majo.

Bueno, como todos, aquí no nos libramos nadie.

Es un terremoto, ¿eh? Y yo otro.

¿Qué tal ha sido cocinar juntos? Muy bien.

¿Ha probado usted el plato? ¿Sí? ¿Y cómo está?

Excelente. ¿Se parece al suyo?

Igual mejor. ¿Igual mejor? ¡Pero bueno...!

Juanjo bien, el guiso increíble, que está todo perfecto.

Algo no nos está contando.

Prueba, por favor.

¿Qué tal, Valen, cómo ha quedado? -Bien.

¿Bien? Una vueltecita de sal no le vendría mal, ¿eh?

Una pequeñita. Tiene el punto...

¿Te parece? Dos gotitas de sal.

Y si echamos el bonito en el último minuto

para que llegue aquí casi hecho mejor, ¿vale?

Pero está para mojar pan.

Muy rico. Felicidades.

Juanjo. Bien, ¿no?

En su línea. Hoy has hecho caso, no te has puesto rebelde.

Sí, porque tengo mala leche. Has seguido sus consejos.

Le he pillado el punto al pescado

y no pienso pasar uno más en mi vida.

Os ha quedado un marmitako rico.

Un placer tenerte aquí. Muchas gracias.

Así que despídanse ustedes.

Muchas gracias por todo.

Eres un artista en cocina. -¿Tú crees que gano el programa?

¿Podría ser o no? -Podría ser.

Laura, ¿cómo se llama tu plato?

Se llama Tito entrufado de la ruta del sabooor.

¡Sabooor!

¿Y por qué tito? Porque tito en valenciano es pavo.

¿Qué tal ha sido trabajar juntos?

Pues muy bien, es una chica muy aplicada y con muchas ganas.

Yo lo he disfrutado mucho.

Quiero a Santiago siempre a mi lado.

¡Ah! Hombre.

¿Y cómo lo ves el guiso? ¿Te ha gustado a ti?

Yo lo he probado y lo he visto bien.

Ahora me he quedado un poco acojonado,

porque a todos los platos les falta sal y yo no sé...

No, al mío no, estaba en su punto.

Vamos a probar a ver.

¿Qué tal, Santiago? -Para mí está excelente.

Ah.

Yo creo que está rico, está bueno.

Es verdad que todo haber guisado diez minutos más tampoco pasa nada.

Aun así, oye, muy rico.

La verdura está buenísima y luego la trufa le da

pues lo que le aporta la trufa. La trufa es la trufa.

No está mal. Hay un vinito que hemos reducido un poco raro.

¿Puede ser el brandy? Algún alcohol sin evaporar

que ofende un poquito. Está rico. El plato está bien.

Esto hubiese necesitado lo que habéis dicho.

Guisar un poquito más. Santiago, gracias.

Un placer tenerte aquí. A vosotros.

Un placer. Gracias por tu plato.

A vosotros. Adiós.

(Aplausos)

Josie y Pedro, podéis traer vuestro plato.

Josie, nombre de tu plato, por favor.

Caracoles Bérard.

El caracol está muy vinculado con la belleza porque tiene

un poder regenerante su baba. Esto es la línea de cosméticos

que hemos sacado Pedro y yo durante el plato.

Entonces el poder de la belleza del caracol que me parece

lo Máximo Valverde está muy vinculado a Christian Bérard

que es el que hizo la puerta del Instituto Guerlain de París,

que es la puerta más bonita que yo he abierto en mi vida.

Entonces tenéis dos productos.

Este es el infusionado y esta la baba del primer hervor.

Lo he traído para que no digáis que no os amo.

Ahora sí hablas, ¿no? Ahora nos quieres poner

potaje por la cara. Potaje no.

¿Usted lo ha probado? Nunca me ha dado por...

No tires más las babas que yo tengo un proveedor

y vas a ser proveedor del proveedor.

De aquí ha salido un negocio. Porque para el cuello es buenísimo.

Tú coges así, te lo pones... ¿Pero eso qué es?

Esta es la baba. Pruébaselo.

A mí en la papada me interesa todo.

Así, Jordi. -¡Uh! ¡Uh, cómo se nota!

¡Qué barbaridad, Pepe! Josie, ¿cómo hemos pasado

de ese miedo tuyo al caracol vivo a hacer ya cosméticos con él?

Bueno, pues... Esa confianza que tienes con Pedro,

que Pedro está flipando contigo. Es muy fácil, tienes que imaginar

que es otro producto.

Tú miras desde el punto de vista de la deformación del cocinero

y él ve más allá. Es el Adriá, y él está viendo

no solo si puedo hacer caracoles, sino te puedo hacer una infusión

y encima te lo puedes aplicar. No es fácil eso.

¿Y tú has hecho un plato rico con los caracoles?

Pues yo he seguido las directrices de Pedro y ha sido increíble

porque este plato encierra grandes trucos que yo me llevo,

porque hay una salsa de tomate que me parece lo Máximo Valverde.

Pedro, ¿probaste los caracoles que hizo Josie?

Sí, sí, he probado ahí en...

¿Y qué tal estaban? Muy parecido a los que hago yo.

Nosotros tenemos aquí todo preparado.

Pero bueno, que tenéis aquí la...

Pero bueno, Samantha, a ti no te pillan en un renuncio.

Pero qué barquitos son esos, si parece el Costa Concordia.

¡O sea, pero qué es esto, por favor!

Pedro, qué bien.

Os diré una cosa, Pedro, me gusta tu receta

porque la gracia es la salsa esa. Sí, que entra dentro del caracol.

Entra dentro del caracol y dentro de mí. Y luego con esto...

Luego con esto ya está.

Hemos probado platos con pocos ingredientes

que se les saca mucho partido. Este es uno de esos platos.

Si en vez de caracoles pones una patatitas

y tienes unas patatas a la riojana ricas.

Es que aquí lo que se caiga. Claro.

Está rico. Para mí los mejores caracoles

que he probado en mi vida.

Muchas gracias.

Josie, enhorabuena. Buen plato. ¡Te vas forrar con la baba!

Así, así, así todo el rato.

Pero bien de caña. Sin miedo, 45 minutos antes de dormir.

Yo... -¿Sabes qué decía Coco Chanel?

"No hay mujer fea sino vaga".

Flo, ¿cómo se llama tu rabo?

Bueno, pues Chary nos va a decir cómo se llama mi rabo.

La faena de Flo y Chary.

¿Cómo ha sido Flo en ese cocinado?

Ha sido un colaborador muy aplicado.

Ha hecho muy bien su trabajo. ¿Sí?

Bueno, limpiando el rabo se ha estado media hora.

Hombre, media hora no pero casi quince minutos.

Es que tenía mucha grasa, claro. -Es que...

Yo sé que a Pepe le encantaría probar el rabo de Flosie.

(FLO RÍE)

(Risas)

(FLOSIE) ¿Qué tal estás, Pepito?

Tiene buena pinta, ¿eh? Buena pinta.

Pepito. No dejes a la señora sola.

Perdón.

Está muy bueno, pero es muy especial,

porque tiene muchas especias. Mucho azafrán, ¿no?

En el azafrán nos hemos pasado un poquito.

Me ha dicho Chary: "Poco azafrán".

Y luego un poquito más y el poquito ha sido...

Y luego la pimienta hemos tenido un problema.

Con esas manazas que tienes.

Pues para saber tanto de cocina no te ha ido tan bien, ¿no?

¿Ves? Sabía que tenía que saltar.

Está bueno, está bien, pero se ha quedado sin salsa.

Claro, no sé por qué.

Le hemos echado salsa pero ha chupado.

Cuéntame, ¿cómo está el rabo de Flo?

Soso y pasado de pimienta. -¡Toma ya!

Es un falso. Esto lo está haciendo...

Perdona, eso es mentira. No, está bien.

Pero se ve que aquí hay una gran maestra detrás

y un alumno regulín.

Bueno, no lo ha hecho mal. -Un alumno aventajado, Chary.

Me ha decepcionado mucho tu rabo.

Lo esperaba más jugoso, con más salsa...

en fin, un rabo en condiciones.

Bueno, Chary, ha sido un placer tenerla aquí y esta receta

de rabo maravilloso, que esto es Córdoba pura.

Cuando queráis comer un buen rabo de toro cordobés

os vais a Córdoba y lo coméis allí.

Oye, ¿y yo que he venido aquí

a cocinar no tengo derecho a un delantal?

Te voy a dar yo este mandil mío. -O negro.

No, negro no. -A mí me da igual.

No, que no te da igual. Tú hazme caso, el blanco.

Bueno, Raquel, ¿cómo se llama tu carrillada?

Carrillada de la abuela Gracita, que es la mujer de José Antonio,

que me ha estado hablando de ella y de sus hijos.

Es un hombre tremendamente familiar, luchador.

Él por situaciones además sigue en esa lucha

y lo está haciendo con un sonrisón, con ganas de aprender

cosas nuevas todo el rato. Eso está bien.

Me habéis puesto al lado a un pedazo de señor

que yo estoy encantada. Qué bonito, hombre.

Me voy a poner colorado.

Bueno, ahora háblanos tú de ella.

Bueno, que lo he pasado súper bien con ella.

Ha hecho lo que yo le he dicho. -A rajatabla.

Bueno, vamos a probar. Vamos a probar.

Yo no la he probado. Jefe, aquí lo tiene. Dame ese otro.

El vino, que ha echado mucho vino. Ahí está.

¿A que sí? Está pasado de vino, sí.

Se nota en el guiso. Se nota.

Un poquito de acidez de más. Exacto.

Oye, no está mal. Está rico.

Están buenas, están tiernas, la salsa está rica.

Está rico, está tierno. Pero es un guiso muy tradicional,

muy casero, que a lo mejor le falta ese puntito picante del pimentón.

Y tiene ese exceso de vino porque la niña... ¡Ay!

Se le ha ido la mano. Se ha colado.

¿Has tomado buena nota del guiso? Siempre tomo nota.

Dale las gracias a José Antonio que se nos marcha.

Muchas gracias. ¡Gracias, José Antonio!

Chao, baby.

Estoy muy satisfecha con el plato, pero ese exceso de vino

pues no creo que nos coloque entre los mejores.

(CANTA) #Dame un rabo de toro, uno para mí y otro para mí.#

¿Qué te pasa, cariño mío? -Joder, que me he quemado.

¡Ostras! -Me quemé ayer.

Flo, ¿qué te ha pasado? He tenido un accidente.

¿Que cogiste la bandeja así?

(JOSIE) Qué malos.

No, que saqué la bandeja, la fui a poner y...

Claro. Y tuve que pararlo.

Algo parecido, fíjate qué curioso, le pasó a tu amigo Santiago.

¿Ah, sí? Con una sartén.

Pero no veas cómo se puso el tío. Se enfadó con nosotros.

No, pero no me comparéis con Santiago,

porque Santiago quizá desconocía ese dato.

Yo lo que hice es salvar mi plato.

He tenido un accidente en casa practicando.

Estaba haciendo una cosa al baño maría dentro del horno,

que yo el baño maría no sabía ni lo que era.

Y entonces saqué y se me escurrió con el agua y... ¡Ah!

Aspirantes, la cata ha terminado y ahora vamos a deliberar.

Vamos a ello.

A mí me han valorado muy bien. -Tú capitán.

A mí me han valorado muy... muy "mierder".

(CONVERSAN)

Vamos, vas de capitán. -Espérate.

A ver, tiene que haber dos platos. -Bueno, sí. El tuyo es uno seguro.

¿Lo tenemos ya? Sí.

(TERRE) Uh, qué rápido.

Aspirantes, en este reto os pedíamos algo más

que la reproducción de un plato o que siguieseis ciertos pasos

para ejecutar una receta.

Queríamos que rindieseis homenaje a nuestros mayores,

y por supuesto a su cocina casera.

No buscábamos técnicas vanguardistas

ni que nos sorprendieseis con ideas innovadoras.

El secreto no era otro que comprender la base cultural

de nuestra tradición gastronómica.

Y queremos felicitaros porque lo habéis conseguido.

Qué bien.

Todos vuestros guisos nos han transportado

a los sabores de casa. Se nota que habéis cocinado felices

y asesorados por unos cocineros de premio. Enhorabuena, chicos.

Gracias. -Gracias, chef.

Hemos disfrutado mucho viéndoos trabajar.

Todos habéis sintonizado muy bien con vuestros maestros

y eso se ha notado en los platos.

Esperamos que esta experiencia os haya servido

para que de ahora en adelante preparéis grandes guisos,

porque habéis recibido una masterclass impagable.

Además que de verdad.

A pesar de que en esta prueba todos habéis aprobado con nota

ha habido dos elaboraciones que han destacado sobre las demás.

La primera es la de...

Ainhoa.

(Aplausos)

¿Yo?

Tu tarta de calabaza estaba espectacular.

Has trabajado a la perfección los sabores dulces de tu postre,

y la combinación de chocolate y calabaza asada

estaba perfectamente lograda.

Y por si fuera poco la crema completaba la tarta

y era un trabajo complicado, repostería, sabemos lo que cuesta.

Muy rica. Enhorabuena. Muchas gracias.

Esta victoria se la dedico a mi hija,

que es a la que más ilusión le hace que esté yo aquí

y la que más alucinando está. Está alucinando en colores.

Y la otra elaboración que queremos destacar es la de...

Josie.

(Aplausos)

No sé cómo lo he hecho.

Gracias.

Nos ha encantado verte cocinar y vencer una vez más tus temores

sin prejuicios, Josie. Tenía muchos, de verdad, ¿eh?

Has escuchado los consejos de Pedro, has trabajado con ganas,

con respeto por el plato que estabas haciendo

y esa actitud ha quedado reflejada

en unos caracoles que estaban de escándalo

con una salsa de chorizo y panceta maravillosa.

Así que esta disposición a la hora de cocinar

es la que define a los grandes cocinero y la que nos gusta ver.

Así que felicidades, Josie. Gracias.

Y el mejor de vosotros dos ha sido...

¡Josie!

Felicidades, Josie, de nuevo.

Estoy feliz.

Qué maravilla. Espero que no me toque ser capitán.

Pero bueno, a ver qué tal.

Me ha encantado verte cocinar lo primero, segundo probar

tu salsa de caracoles, tus caracoles y tercero...

esa técnica nueva que yo me noto mucho más terso.

¡Oh! Y soy otro. Porque se me nota mucho

la papada, de hecho me lo dicen aquí en la tele,

y creo que voy a ser otro.

Pero dale caña bien antes de dormir.

A estos jueces hay que meterlos en vereda cosmética,

porque yo creo que aquí hay gente que se acuesta

igual que se ha levantado por la mañana.

Las emociones y el aprendizaje continúan en "MasterChef".

Para la próxima prueba vais a viajar

a una hermosísima región donde además se cría

una de las materias primas más valoradas de nuestra gastronomía.

Espero que sepáis aprovecharla como se merece.

Vámonos. ¡Vámonos!

¡Vámonos! ¡Vamos ahí!

¡Hey!

Viajamos a Cáceres, una provincia que ha sabido conservar

prácticamente intacta la asombrosa naturaleza que posee.

Bosques, cauces de ríos y dehesas recorren esta región

de norte a sur y de este a oeste ofreciendo un marco natural único.

En estas dehesas se crían los mejores cerdos ibéricos

del mundo, y no es casualidad, la naturaleza ha querido

que Extremadura disfrute de más de un millón de hectáreas

repletas de encinas y alcornoques, convirtiéndose así

en un escenario único para la cría de estos animales.

Hemos citado a los aspirantes en el centro de la ciudad,

y me atrevo a asegurar que van a vivir

una de las pruebas más impactantes de su paso por "MasterChef".

Bienvenidos a Cáceres, aspirantes.

Como habéis podido comprobar esta ciudad declarada patrimonio

de la humanidad por la UNESCO conserva uno de los conjuntos

monumentales más impresionantes de España.

Pasear por su casco antiguo es como viajar al medievo.

Y precisamente eso es lo que vamos a hacer

en esta prueba, viajar al pasado.

Me encanta.

En concreto a la Edad de Hierro, al año 900 a.c.

Huy. -Venga, me gusta.

Jordi, ¿me ayudas a destapar la máquina del tiempo?

Claro, hombre.

(TARAREAN MÚSICA DE SUSPENSE)

(GRITAN)

¡Es que no me lo esperaba! ¡Sabía que había algo fuerte!

Josie, esto es una joya. No sé por dónde atacar eso.

O sea, no sé cómo trinchas este cerdo.

O sea, con cuchillo y tenedor. Me da un miedo...

Pues ya lo veis, aspirantes, hoy vamos a hacer un homenaje

a una de las ceremonias gastronómicas más importantes

de la Península Ibérica, la matanza del cerdo.

Despiezar un cerdo así a priori no suena muy bien.

Pero fíjate que me da la sensación que puede ser lo más fácil

que nos vayan a plantear los jueces.

Josie, Ainhoa, fuisteis los dos mejores de la prueba anterior,

por lo tanto os habéis ganado el derecho a ser los capitanes.

El caramelillo envenenado de "MasterChef".

De caramelito nada, esto es puro veneno.

Yo espero hacerlo mejor que el segundo día.

Pero vamos, eso fue muy fuerte.

Pues atentos, Josie, porque por haber sido

el mejor de los dos te has ganado el derecho a elegir

los cuatro aspirantes con los que quieres trabajar.

A ver, me encantaría trabajar con Florentine,

porque nunca he estado con él

y es como llevar a quince personas en una.

Efectivamente. Entonces Florentine es fundamental.

Celia, porque es maravillosa muchas veces, insoportable otras.

Como Anna Wintour. Pero necesitamos una Anna Wintour

y yo creo que la Anna Wintour de esta edición es ella.

Tercer aspirante que quieres en tu equipo.

Eh... Juanjo. Le tengo un cariño especial,

que es verdad, que tú lo sabes. Y luego que en la Edad del Hierro

es fundamental, porque es una persona

que qué quieres que te diga, es de hierro total.

Y luego por supuesto Raquel Meroño,

que tiene que venir conmigo porque somos joseras, enteras

y siempre estaremos ahí. Creo que lo hará muy bien.

Por tanto, Ainhoa, tú serás la capitana del equipo formado

por Laura, la Terre, Nicolás y Gonzalo.

¡Genial!

Yo estoy feliz. Creo que son un equipo

muy trabajador, muy por la labor

y yo confío plenamente en ellos.

Me imagino que entenderéis que no hemos traído

este maravilloso cerdo ibérico de 200 kilos a esta plaza

solo para hacer un golpe de efecto.

Pues queda monísimo ahí. -Está muy bien.

Nuestro objetivo es que comprendáis

por qué decimos que del cerdo hasta los andares gustan,

es uno de los pocos animales que tienendesperdicio cero.

Todo, absolutamente todo en él es aprovechable.

De hecho estáis a punto de recibir una clase magistral de despiece

de manos de uno de los mejores chefs de este país.

Él es nuestro buen amigo el dos estrellas Michelín

Toño Pérez, del Hotel restaurante Atrio.

Adelante.

Tengo una admiración tan grande por Toño y José

que cada vez que vengo a su casa

me impregno de la gastronomía y de que sentados en la mesa

somos todos mucho más felices.

Toño, bienvenido una vez más a "MasterChef".

Hace ya más de cinco años

que vinimos a visitarte por última vez.

Tener "MasterChef" aquí en Cáceres, en nuestra ciudad,

en nuestra casa, nos parece absolutamente un lujo.

Y luego hacer un homenaje a un producto fetiche

como es para nosotros el cerdo ibérico que le da sentido

a nuestro territorio y que es una cosa única.

Así que hay que darlo todo con el cochinito.

Bueno, aspirantes, muy atentos porque vamos a hacer

la masterclass de despiece de cerdo.

¡Pues que entren por favor Lorenzo y Juan Pedro,

los mejores maestros de despiece de Cáceres!

¡Machotes, vamos ahí!

¡Hacedlo despacito! -¡Vamos, machotes!

Respiras porque dices: "No voy a tener que hacerlo yo".

Porque a ver cómo diablos lo hago yo bien

si no lo he hecho yo en mi vida,

Esta pieza la traemos ya previamente oreada que decimos,

certificada y garantizada que el cochinito

es ajeno a triquinosis. Y vamos a despiezar.

Bueno, sacamos la cabeza, ¿vale?

Guau. -Esa grasa maravillosa.

La cabeza vamos a despiezar luego lo último.

Vamos a tumbar el cochinito.

Qué fuerte es esto, ¿eh?

Qué paisaje.

Gloria bendita, el solomillo.

Muy limpita, muy directa.

Mira qué bonito. -Qué espectáculo.

Sale un solomillito de estos ibéricos.

Riquísimo. -Qué rico.

Maravilloso, ¿eh?

Seguimos. Ahora en la parte más craneal del lomo

tenemos esa pieza que a mí me fascina,

que es la pluma ibérica.

Yo sin comer bellotas estoy igual que el cerdo ese.

Ahora vamos con el cabecero.

De aquí sacamos tres piezas importantísimas:

la presa, el abanico y el lagarto.

Hasta un espeto podemos hacer. Qué hambre me está entrando.

Yo este programa lo llevo fatal.

Vamos a ir con la presa y el abanico.

Es como mi armario, lagarto, pluma, abanico...

No, es... -Estoy como en casa.

Mira, esto es el abanico.

La forma que tiene, es muy jugoso. Abanico.

(Risas)

Esta es la presa ibérica. Es un corte muy muy codiciado

porque tiene el grosor y una densidad.

O sea, tiene esa cosa marmórea de la infiltración de la grasa

que es estupenda.

La panceta, como bien dice su nombre, es la parte esa grasa

que envuelve lo que es la barriga.

Fíjate qué maravilla.

Joder, qué maravilla. Madre de Dios.

Aquí vamos a sacar ahora

esa pieza para mí tan especial que es el secreto.

Forma realmente parte del tocino.

No hay cosa más jugosa y más exquisita.

Toño, está pidiendo a gritos una barbacoa ya.

Es que está ahí la pieza que no...

Hoy barbacoa no toca.

Oh, gracias. Gracias.

Josie, no te alegres mucho que a lo mejor te toca algo peor.

Peor que barbacoa no hay.

Vamos a recuperar la cabeza, que vamos a despiezar.

De aquí sacamos cositas ricas.

Oreja. Un cocido sin oreja no es cocido.

Hombre. -Textura gelatinosa.

Para mí uno de mis productos fetiche.

La careta. Con la calera he hecho de todo,

lo único que me falta es hacerme un bolso. O sea, de todo.

Acabamos de despiezar 200 kilos de cochino, ¿eh?

O sea, ahora tenemos tarea importante.

(Aplausos)

El regalo que nos ha hecho Toño con la masterclass es maravilloso.

Porque es verdad que estamos acostumbrados

a pedir cerdo, a consumir cerdo,

pero no sabemos realmente de dónde vienen esas piezas.

Os libráis de despiezar un cerdo pero no de cocinarlo,

porque vais a elaborar un menú degustación de diez platos

diseñado por Toño, cada uno con un corte del cerdo diferente.

¿Preparados para descubrir en qué consisten los diez platos?

(TODOS) ¡Sí, chef! Jordi.

¡Buah!

Comenzamos con los cinco platos que cocinará el equipo azul.

El primero de ellos es oreja con anguila ahumada.

La anguila con la patata funciona perfectamente

y le incorporamos el toque de oreja cerdo.

¡Qué rico! -A mí me fascina.

Bueno, segundo plato. Panceta y cigala.

La panceta dejamos que se funda sobre la propia cigala

con una ajadita con pimentón y un crujiente, y está maravillosa.

Tercer plato del equipo azul.

Solomillo relleno de algas.

La idea es hacer...

Un Wellington. Un Wellington.

Hemos metido unas anchoas con unas alguitas

en esa duxelle que se le pone al Wellington.

Y luego lo envolvemos y hacemos la cocción a la vez

del solomillo con la costra de hojaldre.

Perfecto. -Ahora ponte y hazla.

Cuarto plato. Lagarto y puntillitas.

Podemos hacer unas albondiguitas

y le ponemos las puntillitas crujientes y...

¿Para qué complicarse tanto? Plancha vuelta y vuelta.

Y para cerrar los platos del equipo azul tenemos...

secreto con vieiras.

Remata el menú fenomenal.

Somos cinco personas, un plato cada uno.

Muy bien, aspirantes, ha llegado el turno del equipo rojo.

Comenzamos con castañetas y gambas.

Bueno, hemos confitado la castañeta, hemos hecho

las gambas al ajillo y... Rematamos.

Rematamos con el ajoblanco.

Qué rico por favor todo.

Escúchame, tengo un hambre...

Continuamos con presa y mejillón.

La idea es los mejillones en escabeche con la pluma.

Funciona de muerte.

Qué difícil.

Tercer plato. Careta con bogavante.

Incorporamos la cabeza del bogavante

al guiso de la careta.

Funciona muy muy bien.

Papada y almejas.

Muy sencillo y se complementan perfectamente.

Quinto y último plato del equipo rojo.

Pluma con carabinero.

A mí me gusta hacer un sellado fuerte y en el interior

que nos quede muy jugosa, lo aguanta la pieza perfectamente,

y la estamos compaginando con un carabinero.

Ensamblamos los dos elementos y cómo se complementan

funciona muy muy bien.

La que nos has liado, Toñete.

Es muy facilito, ¿eh? -Sí, bueno.

Yo todos los días desayuno un menú de esos, vamos.

Tanto el menú azul como el rojo se debe a la creatividad

que tiene este hombre, que es incombustible.

Pero nos ha pegado un menú Toño que yo le admiro muchísimo

pero hoy justo voy a dejar de admirarle.

Como veis, aspirantes, todos los platos contienen

productos típicos de esta tierra, que además en este caso

vienen abalados por el sello Alimentos de Extremadura,

que siempre garantiza la máxima calidad

de los productos de esta tierra.

Ainhoa, por ser la segunda mejor de la prueba anterior

te corresponde elegir platos.

Los rojos. Y tú, Josie, serás el capitán

del equipo azul. ¿Contento, Josie? Bueno, a ver...

Yo prefería... donde haya pluma yo siempre voy a la pluma.

Pero bueno, el lagarto no está mal. -Hombre.

El Wellington es muy difícil de hacer bien.

Pero bueno, yo espero que el duque de Wellington

esté conmigo en este momento. Aunque el duque de Wellington

vive en Granada, no vive en Extremadura.

Pero bueno, está cerca, está aquí en la Península.

Cocinaréis para 65 grandes amantes del cerdo ibérico.

Pobrecitos míos. Nadie mejor que ellos conoce

las texturas y el potencial de cada uno de los cortes,

así que preparaos porque hoy el nivel de exigencia

está disparadísimo.

Pues venga. -Vale.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) ¡A comedores sociales!

Y ojo, porque el aspirante que mejor trabaje

dispondrá de 4.000 euros para donar a la ONG que prefiera.

A ver si lo consigo esta vez.

¿Contentos? Mucho.

El servicio de hoy será tipo bufet y seréis vosotros mismos

quienes os encarguéis de venderlo.

Vale, perfecto. Cada comensal probará un máximo

de cuatro platos independientemente de qué equipo los haya cocinado.

Por tanto elaboraréis 30 raciones de cada una de las propuestas

de Toño y dispondréis para ello de 160 minutos.

Está un poco pillado.

Pues coged vuestros delantales y corred a por ingredientes

y a cocinas en tres, dos, uno...

¡Vámonos a cocinar!

¡Vámonos!

¡Vamos, chavales, que vais muy lentos!

¡Venga, vamos, al lío!

Vamos, chi... Anda, si es que yo soy del otro.

Esto está hecho ya.

Celia, vas a hacer las albóndigas. -Correcto.

Tú la oreja, Raquel.

Flo, vas a hacer las cigalas envueltas con el velo.

Y Juanjo el lagarto con la vieira y yo el Wellington,

¡que va a ser lo Máximo Valverde! -¡Vamos!

Laura, castañetas con gambas. -¡Bien! ¡Me encanta!

Gonzalo... -La presa ibérica.

La presa ibérica con mejillones.

Nico, las caras con bogavante. -¿La carita de cerdo?

La carita de cerdo con bogavante. -¿Y yo la pluma?

Y tú la pluma, te va de maravilla. -¡Perfecto!

Y yo me quedo con la parte del... esto con la salsa verde.

¡Venga! Y con todos vosotros. Contad conmigo.

(LAURA) ¡Gracias, jefa!

¡Vamos a ganar, Josie! -No es que vaya a levantar

esta capitanía. ¡Es que vamos a subir a ese balcón!

¡Sí, por favor! -¡Por fin, por fin!

Confío en ti, Josie. A ver... Depilación del cerdo.

En mi vida pensé que iba a depilar a un cerdo.

(NARRA) Cuando la oreja esté limpia, Raquel debe cocinarla

en olla exprés y cortarla y saltearla.

Pelos fuera.

Para acompañarla, preparará

un puré de anguila ahumada y aire de parmesano.

Yo primero voy a poner la carne para empezar a hacer albóndigas.

Una vez que Celia haya aderezado la carne picada de lagarto,

formará las albóndigas, añadirá las puntillitas fritas

y la salsa de tinta de calamar.

Celia, en cuanto tenga preparado todo el adobo,

me voy contigo a limpiar puntillas. -OK.

Juanjo comienza su elaboración preparando adobo para el secreto,

que acompañará con vieiras y puré de coliflor y almendra.

Josie, mucha matanza en Italia, ¿pero en tu pueblo no se hacía?

Sí, tío. Pero a mí nunca me han invitado más que ahí.

Por su parte, Josie debe elaborar la "duxelle" de algas

para cubrir el solomillo

que enrollará en una fina capa de hojaldre.

La terminará con salsa de pimienta.

Josie, ¿cuántas tengo que preparar? -36.

El plato de Flo consiste en cigalas envueltas en panceta

con emulsión de patatas revolconas y obleas de arroz.

Celia, ¿has hecho matanza alguna vez?

Cuando era chiquitilla, pero ni me acuerdo.

Pero la mía no era de champán y esas cosas.

La mía era de pueblo. -En la Cámara de los Diputados

sí has hecho matanza, ¿no?

Sí, pero esa no salía la sangre. (RÍE)

No había que embutir tampoco. -Ni se embutía, ni salía sangre.

Así se aprovechan todas las partes del...

Del hemiciclo. -Todas.

Contra más enfrente, mejor.

¿Por qué te crees que me gusta el cerdo?

¿Por qué? -Porque he vivido

mucho tiempo rodeada de bastantes.

¿Cómo vais, chicos? -¡Estupendamente!

Poquito a poco. -¡Increíbles!

(AINHOA) Quien tenga dudas,

que me lo diga. (NICO) Vale.

(NARRA) En el equipo rojo, Nico se encargará de preparar

guiso de careta con bogavante cocido

y Ainhoa, papada con almejas en salsa verde y guisantes.

¿Cómo vas, Gonzalo? -Bien.

Cualquier cosa, me dices, eh.

Gonzalo tiene que preparar un buen escabeche

en el que va a macerar verduras

y, por último, la presa y los mejillones.

¿Cómo vais cada uno? -Pues limpiando.

Bien, jefa, limpiando. -Quitando grasa,

que el cerdo este se había comido... ¡Vamos!

Cuando la Terremoto haya limpiado el nervio de la pluma,

tiene que cortarlo, marcarlo y reservar.

Se servirá con carabineros y salsa americana.

Por su parte, Laura se ocupará de las castañetas con ajoblanco

y gambas cocidas.

Terri, ¿qué estudiaste? -Comercio Exterior

y educación Lengua Extranjera. -¡¿Qué me cuentas?!

Aunque luego tiré por el travestismo y el teatro,

el "music hall" y la farándula.

Salía en un programa de Cristina Tárrega,

"Póker de damas", y me dijeron: "Tú, que te gusta cantar copla,

¿por qué ante el público no cantas un tema?"

De repente, salí cantando y lo estaban viendo en Mallorca

Diabéticas Aceleradas, una compañía de teatro estupenda,

y al día siguiente me dijeron: "Ha llamado una gente,

que se te vas a Mallorca a hacer teatro". ¿Yo? Y me fui.

Allí me quedé pensando que iba para un verano.

Hace más de 15 años, chiquilla.

Pepe, Jordi, vamos a jugar a los refranes.

Iréis diciendo alternativamente un refrán popular.

El primero que se quede en blanco, pierde el juego

y, por tanto, no elige equipo.

No tengo ni idea. Eso sí...

Todos los refranes tienen que hacer alusión al cerdo,

el gran protagonista de hoy. ¡El que nace lechón, muere cochino!

¡Un, dos, tres, responda otra vez! Jordi Cruz.

Eh... A todo cerdo le lleva su San Martín.

Todo es rico en el cochino, desde el hocico hasta el rabillo.

Cuando el grajo vuela bajo... ¡Aquí tienes un tortazo!

El que come chorizo se pone rollizo.

(RÍEN)

¡Y el ganador absoluto del juego de hoy es...!

¡Pepe Rodríguez! ¡Pepe Rodríguez,

el refranero nacional! Pero por viejo.

Dime con qué equipo quieres ir. Pues yo el azul.

Jordi, vas con el equipo rojo. ¡Bien, bien!

Y aprovecha, si tienes un rato, para estudiar refranes.

Con la ayuda del vecino, mató mi padre un cochino.

¡Olé! A palabras necias, oídos sordos.

¡Vamos!

¡Ay, los niñatos que no habéis estudiado!

Tiene un pintón este solomillo que es divino.

Y me ha chocado que solo se saca

un solomillo de un cerdo tan grande.

¡Hombre, equipo azul! No sé si me habré equivocado,

pero le he ganado a Jordi con los refranes

y he elegido el equipo azul.

¡Bien! No te has equivocado, Pepe.

Tú eres un tío que siempre vas con los triunfadores.

Josie, ¿cómo has organizado a este equipo?

Yo voy a hacer el Wellington. ¿Tú haces el Wellington?

¿Y por qué? Porque es complicadito.

Me quiero asegurar de que ojalá esté bien y... bueno.

Es que el Wellington tiene un punto sofisticado.

Es muy elegante. Estuvo demodé, pero como todo lo demodé guay

ha vuelto. Ha vuelto por sus fueros el Wellington.

Y tú, que eres aquel clásico que no se va a pasar nunca

y vas a estar siempre de moda, te coges el Wellington.

Oye, veo que cada aspirante lleva su plato.

¿Has hecho esto? Sí, sí, claro.

Es la mejor manera. Si no, es imposible.

Voy a ver al resto del equipo. ¿Cómo está Mariano?

(IMITA A RAJOY) Querido amigo Pepe, ¿qué tal estás?

¡Cómo te gustan los productos de tu tierra!

Bueno, vamos a ver...

Todo lo de mar hay que tenerlo cerca.

¡Claro! Porque se puede hacer

desde un buen caldito, un buen "fumet".

Estoy de acuerdo. Comerte la materia prima

y echar un mus, eh, Pepe.

¿Eres de mus? Bueno, pues sí.

Ahora que no soy presidente, me da tiempo a jugar al mus,

a estar con los amigos y a ver "MasterChef".

¡Hombre! ¡Qué completo es Mariano! Siempre, aquí estoy.

¿Y esa técnica tan depurada de cortar la cigala?

¿Te gusta la tijerita? (FLOSIE) ¿Qué dices?

¡Ay! Es que cuando te tiro de la lengua, te sale el otro yo.

Te digo si te gusta la tijerita

y te sale la vena. Pepe, si es que...

No te importa que me vaya, ¿no? Sí me importa.

Raquel, ¿lo llevas bien?

Sujétame un poco aquí. ¡Me voy! ¡Gracias! ¡Hasta luego!

Guarda la lengua de cerdo que esto no te...

¿Tú crees que me quiere, Raquel? -Yo creo que te quiere,

pero es que le da vergüenza. -Estoy muy emocionado.

Tiene muchísima personalidad.

¡Anda por ello!

(LAURA) ¡Qué bien huele lo que sea, eh!

Bueno, equipo rojo, tengo el placer de estar con vosotros.

¡Olé, qué bien! Y hacer este pequeño homenaje

a Toño y al cerdo ibérico.

Tú ya sabes que si ganamos, te voy a morrear.

La única que me ha robado un beso fugaz, fue Tammy.

Da igual. Casto y puro.

Tú eres una diablilla. Yo soy tremenda.

Ten cuidado, ten cuidado. ¿Cómo hemos repartido las tareas?

Pues hemos repartido cada uno un plato

y estoy supervisando absolutamente todo.

Te quedaste el de la salsa verde.

Sí. ¿A Terre qué les has dado?

A la Terre le he dado la pluma porque domina la pluma...

¡La pluma es lo mío, maricón! ¡La pluma es lo mío!

Cómo te ha durado el duelo por mi amigo Perico Delgado, eh.

Estás ya... ¡No me hables...!

¡No me hagas esto! ¡No me hagas esto, por favor!

Que he tenido que hacer terapia entre prueba y prueba

para olvidarme. ¡No me hagas esto!

Y tú la has cogido con la depresión que lleva.

Hoy no es día de Perico, es día de pluma, eh.

Soy amiga hasta el final, ¿verdad, Terre?

Yo soy muy buena amiga. Oye, una cosa...

¿Nico de qué se encarga? De la cabeza con bogavante.

Es un plato con muchas cosas.

Sí, sí. La cocción del bogavante

tiene que ser respetuosa... Lo quiero ver. Mucho sabor..

Me voy a ver al de los brillitos. Gonzalo, ¿cuál es tu platito?

La presa ibérica y los mejillones. Vale.

¿Sabes hacer un escabeche? Voy a hacer el primero.

¡Vaya ojo tiene Ainhoa! ¿Cómo te quedas?

Tienes un buen curro. ¡Corre, Gonzalito!

¡Sí, chef! Me falta Laurita.

Estoy con las castañetas. Las has hecho más veces, ¿no?

Las de tu tierra. Sí, con gambas esta vez.

Con gambitas confitadas. Y ajito blanco.

Sí. La capitana te ha asignado

el plato con bastante sentido común.

Yo he sido inteligente como capitana.

Gonzalo no sabe hacer un escabeche.

El niño no ha cocinado un bogavante en su vida...

La Terre está deprimida por lo de Perico...

¡No me lo digas! ¡No le nombres más!

¡Equipo rojo, yo quiero ganar! ¡Quiero ganar!

Y yo también. Y para eso os necesito concentrados

y a tope. ¿Puedo contar con vosotros

para darles una lección al equipo azul?

¡Sí, chef! ¿"Sí, chef"? ¡No, no!

¡Con motivación en este equipo! (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Sí, chef! (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Eso es! Pues os comunico que estamos

en el minuto 25 de cocinado. ¡Ya nos podemos dar cera!

¡Vamos! ¡Sí, sí! ¿Vale?

¡Venga! ¡Cocina azul, 25 minutos de cocinado! ¡Ya podemos correr!

Sobre todo, el gordito. Esa es la cocina roja,

esta es la azul. A ver si estamos en lo que estamos.

¿Para qué habré dicho nada? ¿Para qué habré dicho nada?

Oye, gracioso, que eres muy gracioso.

Perdón, chef. No estoy en tu equipo,

pero ya puedes correr. ¿Esto va en la receta?

¡A correr! Pero si estoy corriendo.

¡Dale! ¡El tiempo vuela! ¡Caña, amigo!

(IMITA A JORDI) Amigo, caña.

Aspirantes, bienvenidos a "MasterChef".

¡Vamos, chavales, que las tenemos todas con nosotros!

¿Tú te sientes que estás evolucionando?

¡Claro! De lo que sabía hacer en mi casa, cuatro cosas,

a lo que me enseñan aquí, tela marinera.

¡Superguay! ¡Superagradecido!

¿Qué le vas a hacer a tu bebé cuando llegues?

Mi bebé ya... -Tiene 12 años.

Me pide 50 euros. No me dice que le haga nada.

50 no le doy. Le doy cinco pavos, de cinco en cinco.

A un niño con 50 euros le das la maldad ya.

Petardos... bombetas y cosas de esas.

¿Tú has evolucionado mucho? -Pero si no sabía

ni freír un huevo. Si es que... ¿Y ahora qué tal?

No sé cómo explicarte que yo no he cocinado en...

En los últimos 40 años, nada.

¡Qué bien huele! -El "chu, chu".

¿Cómo van las albondiguitas, abuela?

(CELIA) ¡Aquí andamos!

Que estén orgullosos los nietos, eh.

Que mi nieto diga: "Abuela, tráeme albóndigas".

(FLO) Tu nieto dirá: "¿Por qué estás cocinando

para los demás y no para mí?" -El otro día me lo dijo.

(RAQUEL) Seguro que están encantados que estés aquí.

En eso llevas razón.

(CELIA) Vemos a la Celia que quiere ser.

"MasterChef" es una terapia.

No hay un psiquiatra que me pueda ayudar más

que me ha ayudado "MasterChef".

No sé qué pasará pero es irreversible.

Gonzalo, ¿el escabeche qué? -¡Voy!

Tres partes de aceite y una parte de vinagre.

El vinagre de manzana no es agresivo.

¿El ajo ya? -Sí.

Es la fórmula que me sé y la he hecho.

Capitana, tengo un momento delicado.

Tengo que usar las cabezas. -Vale.

Pero están vivos. -Hay que matarlos.

¿Cómo? -Cociéndolos en un buen perolo.

O sea, un "ra, ra". Es un hervor.

¿Las echo ya o en el momento antes de que empiece a hervir?

Yo las echaría ya y que se queden tontas.

Y cuando empiece a hervir, las saco y así ya están muertas

pero no están hechas. -Vale.

¡Venga! ¡Ay, tu padre!

¡Me cago en todo! -¡Ay!

Perdón, madre naturaleza. Gracias por estos alimentos.

(JOSIE) Celia, las puntillas ya están.

(CELIA) ¡Qué grande eres!

La vieira... (JOSIE) Ve limpiándolas ya,

pero todavía no las marques. -Vale.

(FLO) ¡Josie! -¿Qué?

Tengo las... ¿Cómo se llama esto? ¿Cigalas?

¡Ah, bueno, genial! Tienes que preparar el cerdo

para darle la veladura esta.

¡Eres un crack! Lo tienes todo en la cabeza.

A ver... Espérate.

Con estas tapas te haces unas peinetas que flipas.

¡Ideal! Ponme un tocado. -Te deja el pelo...

Mira, eso va a ser para el balcón.

Guárdalo, que nos hacemos un vestido.

Eso se usaba en los 60. Yo me acuerdo de Marisa Berenson

llena de mejillones y de vieiras en el "Vogue" América.

(CELIA) ¿Qué me dices de Lady Gaga

con la carne? -Pues igual.

¿Cómo van los platos de cada uno? -Más o menos. ¡Vamos!

¡Bien! Esto es la pluma, ¿no? Sí.

¿Era necesario darle esta paliza soberbia a un cacho

de carne tan digno como la pluma? No.

Tan rico y tan bueno y le damos un palizón.

¿Has visto lo que hace el niño con el bogavante?

Lo hemos puesto a cocer para quitarle la cabeza.

Vete. Deja eso. ¡Voy!

Mira, los hemos metido en agua fría para que no sufran...

Tú crees que sufren menos si los hacemos en agua fría.

No... Pero no es eso... -Meterlos en agua hirviendo.

Esto es muy sencillo. Si lo hacemos así, lo fácil es

que se deshaga. Lo suyo habría sido que el agua hierva.

Meto el bogavante 20 segunditos, matamos, sacamos...

Vale. Quitamos la cabeza...

Fuera bogavante.

Escúchame, Ainhoa, si no, tenemos un problemón.

Te escucho. Escaldamos 20 segundos,

queda crudo, lo matamos y queda bloqueada

la carne y no se deshace.

Vale. Separamos la cabeza

y ahí terminamos de cocer la cola. Estamos a tiempo.

Pero siempre partiendo de agua salada hirviendo.

Vale. Escucha bien porque a la capitana

no le interesan los datos. ¡Te estoy escuchando, tío!

Vale, pues los sacamos. Sacadlos, sacamos la cabecita...

La cabecita la partimos para hacer una buena americana.

Hay que ir rápido. Están ya dormidos.

Y la colita la terminamos de cocer.

Capitana, sé que es un día difícil pero tienes que supervisar.

Hay gente que hace por primera vez cosas

y necesitan supervisión, control...

Sí, sí, tiene razón. ¡Cañita!

Hay que cambiar la marcha. Vamos lentos.

¿Vale? ¡Quiero ganar, equipo rojo! ¡Venga!

Terre, ¿por qué lo abres entero?

Estoy quitándole las tripas. Mira, si haces un cortecito aquí

y buscas la tripita y haces así...

Saco la tripita... Es que no lo sabía.

Y se queda perfecto. ¿Te has enterado?

Yo lo quitaba entero y lo abría en canal.

¿Por qué vamos a destrozarlo? La materia prima

cuanto más destrozada, mejor, ¿verdad?

Menos mal que te tenemos. ¡Terre, caña! ¡Dale!

¡Terre, venga, rema y pedalea! ¡Voy, voy!

¡Pedalea, pedalea! ¡No me digas "pedalea", por favor!

¡Como Perico, a por el Tourmalet!

¡Caña, quiero cañita! ¡Va! ¡Es mala persona!

Voy a saltearlas con aceite, que cojan el sabor.

Saco las cabezas y hago el sofrito

con las verduras. -Vale, perfecto.

(RAQUEL) ¡Chicos! ¿Cómo vamos? (JOSIE) ¡Bien!

¡Hoy lo vamos a conseguir, Josie! ¡Lo presiento!

¿Cuántos son siete por ocho? -48, ¿no?

Se lo estás preguntando a Adriana Lastra.

Cuando me quité las Matemáticas de segundo de BUP,

dije: "¡No vuelvo a ver un número!"

O sea, es tal cual.

(JUANJO) Josie, ¿cómo se hacía el puré?

Es una crema de coliflor. No tiene que ser puré.

Tiene que tener una textura como de crema.

Lleva mantequilla, tío. -La mantequilla al final.

Tengo duda con esto, tío. -No sigas si tienes dudas,

que si la cagamos, la hemos cagado.

¡Vamos, señores! ¿Cómo va el equipo azul?

Josie, ¿cómo vas?

Te veo como muy obsesionado con tu plato.

Es que... Como si no hubiese más que hacer.

Solo está el Wellington y no hay más.

Tenemos una duda con los purés de Juanjo.

Ya la tengo. Le voy metiendo mantequilla.

¿Eso qué es? Es la coliflor triturada.

¿Esto ha cocido? Sí, en su tiempo.

Esto hay que triturarlo muy bien y se le echa mantequilla.

Al final, un poco de almendra y, sobre todo, sal. Pruébalo.

Muy montadito, no te importe abusar de la mantequilla.

¡Guay! Esas órdenes que doy yo,

usted debería saberlas. Teníamos dudas con la resolución.

Pero no te obsesiones con tu plato solo,

porque no estás mandando. Vamos a hacer una ronda.

¡Ah! La hacemos los dos juntos.

¿Cómo vas, mi amor? Venga, hacemos un repaso.

¿Cómo va la oreja? La oreja ya está aquí metida.

Se está cociendo. Tenemos la oreja, puré de patatas...

Sí. Anguila que trituraremos con ello

y haremos un aire de parmesano. Estoy con el parmesano.

Tú lo tienes claro, el que me preocupa es el capitán.

¡No! Lo tengo claro. -Cuando dudo, le pregunto.

Yo estoy con Juanjo porque eso no estaba claro.

¿Están las albóndigas? ¿Esta es la salsa?

Sí. Me acuerdo de los Chunguitos

que hacían unas albóndigas...

Bueno, parecían melones. (IMITA A JUAN)

¿Eso qué es, tío? Juan, ¿te acuerdas cuando te dije

que hicieras las albóndigas? Parecía un limón.

(IMITA A JUAN) Un melón.

Un melón. Un melón.

Eran albóndigas de melón, tío.

¿Es verdad o no es verdad? ¡Hombre, tío, claro!

¡Eso es una mierda, tío!

Nueve por trece. Creo que tengo de sobra.

Están muy bien. Vamos con Flo.

Flo, minuto 60 de cocinado y solo tenemos cigalas peladas.

Vamos lentitos.

Lo veo, ¿no? Es un velito perfecto.

Que se note. No tiene que ser muy gordo, pero tampoco fino.

No tienes por qué marcar primero la cigala.

Se puede hacer así, eh. Pero si lo haces en crudo,

valdría y nos quitamos un paso.

Primero hago el velo y luego lo hago todo a la plancha.

¡Huele a quemado! ¿Tenemos algo quemándose?

¡Huele a quemado!

¡Nico! ¡Oye, estáis quemando algo

allí que huele desde aquí! ¡No, no!

Oye, ¿esto qué es? ¿El qué?

Sí. Que se está agarrando aquí.

A esto le falta grasa. Un segundito...

¿Esto qué es? Un sofrito.

¡Pues echa el aceite un poco, hombre!

¿No ves que sale humo? Bájalo primero.

Lo bajas de temperatura, pocha un poquito.

Échale grasa, si no tiene, se te agarra abajo.

Nico, no pasa nada. ¿Qué haces aquí?

Me está oliendo a quemado desde allí.

¿No controlas al equipito? Tengo un poco dormido al niño.

No está la tita Lucía y lo tengo perdido.

La capitana no se entera. ¿Qué le pasa?

Está haciendo su platito. ¿Como el mío?

Hace su plato y no ve a los demás. Exacto.

¿Qué tal vas? ¿Sale? -Sí.

Pero hay que hacerle dos cortes, uno por cada lado.

¿Esto qué es? Un escabeche dice.

¿Un escabeche? Tú mezclas aceite y vinagre

y lo llamas "escabeche". Esto es una vinagreta.

Exacto. Me voy, apáñate como puedas.

Total. ¡Me voy!

¡Capitana! (AINHOA) ¡Voy!

¿Quién ha hecho el escabeche? Yo.

¿Tú has hecho escabeche?

No te creo. Sí.

Aquí hemos juntado vinagre, aceite, tres ajos

y lo llamamos "escabeche". Bueno, me han enseñado así.

Vale, punto uno... ¡Caray! De acuerdo.

No, no, de verdad... Vale, vale. Nos rendimos.

Nos rendimos, metemos la pata y ya está.

Cuando tenga un buen escabeche,

meto las verduritas limpias, ya preparaditas.

Lo meto ahí y lo confito 15 minutos.

Vale. Y cuando lo tengo,

la carne la doro bien y la meto con el escabeche tibio.

¿Vale? Buscando que dé sabor.

Pero que no se cocine, porque esto...

Está cocinado. Está totalmente cocinado.

No es el plato del chef. Bien no va a quedar.

Cambiamos el escabeche.

¿Esto qué es? A ver, a ver... ¡Está crudo!

¡Pero a ver...! Las hemos metido y sacado.

Meter y sacar para que la carne se suelte bien

y pueda separar bien las cabezas.

A partir de ahora, hay que cocinar la cola 15 minutos.

Esto está crudo. O sea, que esto hirviendo ahí.

¡Claro! ¿Cómo se cocina? En agua hirviendo.

Vale, perfecto. ¡No tenéis ni idea! ¡Me piro!

¡Pimentón, que estamos en la tierra del pimentón!

¡Equipo azul! ¡Equipo rojo!

¡Minuto 82 de cocinado!

(GRUÑE)

Os tengo que decir que habéis consumido

más de la mitad del tiempo de cocinado

y estoy muy preocupada. Vamos a ir a supervisar

vuestros... platos. (GRUÑE)

¡Será cochina! ¡Vamos!

Vengo con Toño, que es el auténtico diseñador,

como diría Josie, de estos platos maravillosos.

¿La crema de patatas?

Sí, está aquí. -Escúchame, ligerita.

No te importe un poquito de aceite de oliva.

Le queda fenomenal. ¿Vale? Me lo tenéis que vender bien, eh.

¡Ay! A ver, a ver...

A ver, Flo... Tú sueles venir al restaurante de Toño, ¿no?

Eres supercliente, ¿no?

Tengo mi postre especial. Toño, por favor,

cámbiale de nombre y ponle "sopa de Flo".

La sopa de Flo, vale. -Sopa de higos chumbos.

Súper extremeño, eh. Luego nos vas a dar un poco, ¿no?

¡Claro! -No sabes la sopa cómo es.

Vamos a tomarla, vamos a tomarla.

Cómo sienta al final del menú.

¿Cómo te sientes? Sueles venir de comensal

y ahora estás de cocinero. Es un honor estar

en la Plaza Mayor de Cáceres con Toño.

En el mejor de mis sueños no me lo imaginaba.

Ya me imagino. Os tengo que dejar

porque tengo que cocinar.

El productazo que cocinamos hoy. (GRUÑE)

(GRUÑEN)

Vamos a ver el solomillo de Josie. Ahí... Haces así...

A ver, Josie, ¿cómo vas? ¿Te gusta?

¿Puedo? -Sí, por favor.

Aviso a navegantes porque esto salta muchísimo.

Ha estado mucho tiempo. -Sí.

¿Está buena? ¿Te gusta? -Tiene el puntito de mar...

Está muy bien, muy bien. -Gracias.

Josie, este es el plato más complicado de todos.

Lo sé, por eso me lo quedé. Me gusta que como capitán

te lo hayas agenciado. Por eso me lo he quedado.

Probad, acaban de salir. ¡Uy, qué fritura!

¡Cómo fríe la Celia!

¡Maravilla de verano! Celia, maravilloso, eh.

¿Están buenos? ¡Oh!

Me alegro. ¡Vámonos!

Muy bien, Celia. Está estupendo. -Gracias, cariño.

¡Venga, chicos, que esto ya va! Yo estoy terminando los Wellington

y me pongo a saco con vosotros.

¡Chicos, por favor, espacio! ¡Voy a quemar Cáceres!

¡Cuidado, Nico! ¡Cuidado! -¡Vale!

(GRITA) ¡Quema! -Parece que no, pero está quemando.

Sí, sí, sí.

¡"Fire"! -¡Chicos, la danza del fuego!

¡La danza del fuego! (CANTAN EN IDIOMA INVENTADO)

¿Un chupito de brandi? ¡Cocina roja, aquí estamos!

Toño, quién me iba a decir que iba a estar aquí...

Escucha, tienes que darlo todo.

Estoy, estoy. -¿Cómo vas? Cuenta.

Bien. Estoy haciendo la salsa americana para hacer mar

y tierra con la careta de cerdo. -¿Puedo?

Sí.

¿Qué? ¡Está rica, eh!

Mala no puede estar, que estamos probando,

metiendo cucharas todos. ¿El punto de cocción de las colas?

Está Ainhoa con ellas aquí... -¡Ay!

Ainhoa... -Dime.

Cuéntales cómo vamos con las colas.

¿Qué pasó con el punto de cocción de las colas?

Nos confundimos, pero luego hicimos...

¿Habéis rectificado? Sí. Además, hemos podido salvarlas.

¿Cómo las ves? Un poquito hechas, ¿no?

Pasadas.

Escucha, Ainhoa, en la cocina... importantísimo: tacto.

¡Ya...! Me vas a contar... -Escucha, está bien.

La salsa está genial, está buenísima.

Lo único es controlar el puntito y en una bandeja

para luego hacer la venta, tenéis los medios cuerpitos

con la salsita esa ligera, que la ponéis encima de la careta

y te va a quedar ideal.

¡Vámonos, Toño! ¡Adiós, equipo rojo!

¡Hasta luego! ¡Gracias por la visita!

¡Me llevo a Toño! ¡No les...! ¡Toño!

Espectacular, ¿no? -Sí. Pero que no se te pasen

los mejillones. -Vale.

(LAURA) ¡Vamos, chicos! ¡Vamos, vamos!

(GONZALO RESOPLA) -¿Qué te pasa que resoplas?

¿No será por mí? -¡No!

(LAURA) ¿Cómo vas, Gonzalo? -Pues ahí voy.

¿Cómo has visto a los equipos, especial, el rojo? El mío, vamos.

¿El rojo es el tuyo? Jordi...

A mí no me mires porque lo están haciendo ellos.

Va a ser el Jordi tonto... Hombre, van bien...

Un pelín más desorganizados.

¡Boles, boles, boles! ¡Necesitamos boles!

Toño, gracias una vez más por tu generosidad,

porque esta prueba la hemos disfrutado.

La clase de despiece... Todo lo que nos has enseñado.

No es la primera vez que te vuelcas con nosotros.

Eres un cocinero que has estado

en "MasterChef" diez veces. ¿Sí?

Sí. ¿Sabes lo que pasa cuando

un cocinero está diez veces con nosotros?

Que le entregamos algo muy importante para nosotros.

¡Esta cuchara de oro MasterChef"

es para ti, Toño! ¡Bueno, bueno, bueno!

En agradecimiento por tu fidelidad,

por todo lo que nos has aportado, por tu ayuda.

Porque siempre que te hemos llamado, estás ahí.

¡La cuchara de oro! Un "celebrity".

Lo puedes poner junto a las estrellas.

Por supuesto. ¡Qué bonita!

Mil gracias... No, a ti.

Porque esto que hacéis por nuestra tierra,

por... el cochinito,

por los productos, por la gente, es maravilloso.

Mil gracias a todos.

Merecido. Todos sabemos

que volveremos a llamarte, Toño.

Mil gracias y hasta la siguiente, amigo.

¡Toño, gracias!

¡Cuchara de Oro de MasterChef!

¡Viva Toño! ¡Toño Pérez!

(Música)

(JOSIE) ¡Venga, chicos! (JUANJO) ¡Vamos a ganar!

¡Ahí, venga! Aquí, a saco.

Mogollón... ¡Venga! Hay que pincelar y los metemos.

¡Ay, que me estoy achicharrando, por Dios!

(RAQUEL) ¡Esto es la guerra! (CELIA) ¡Ya está! ¡Hala, fuera!

Oye, en cuanto acabes, por favor, me pasas la crema...

me la pasas por un chino, haz el favor.

Me lo llevo al horno y vengo.

Bueno, esto ya parece que va cogiendo

la textura que me ha dicho Toño.

(JOSIE) Raquel, ¿qué tal vas? -Voy bien.

¿Puedo probar? -Sí, prueba.

Falta terminar de salpimentar. -Faltar salpimentar.

Sí, le voy a echar más agua de cocción.

¡Está buenísimo! -Tiene que quedar muy cremoso.

¿Tienes dudas? ¿Te ayudamos más?

Voy a ayudar a Celia, que vamos a hacer...

¿Cómo va Juanjo? Si cuando termine

me puede ayudar a cortar la oreja, genial.

Josie, lo estoy bordando. -Cuando termines todo,

ayudas a Raquel a partir la oreja. -Eso está hecho.

Está superbién. Lo de Raquel también está saliendo guay.

Estoy contento. -¡Voy, voy, voy!

# De la alta Extremadura. #

(Música)

¡Bienvenidos todos a "MasterChef"!

Hoy queremos hacer un merecido homenaje

a ese manjar que sabéis criar en Cáceres como nadie:

el cerdo ibérico.

Le hemos pedido al gran Toño Pérez, cacereño de pro,

que diseñe un menú degustación de diez platos.

Todos ellos elaborados con un corte diferente del cochino.

Eso sí, solo podéis elegir cuatro de los diez platos

que los aspirantes han cocinado.

Así que... Y fijaos bien, porque no todos han conseguido

el mismo nivel de perfección.

¡Que los disfrutéis!

(Aplausos)

(JUANJO) Flo, yo he terminado lo mío y lo de los demás.

¿Qué necesitas? -Marcar las cigalas.

¿Qué dices? -O haces esto,

o marco cigalas. ¿Qué hago?

Pasarlo hasta que quede una crema. -Venga.

Los Wellington están en el horno.

No te despistes con eso, que es el plato estrella.

¿Qué tal te han salido? ¿Te han salido?

¿Sí? -Sí, sí. Están bien, están bien.

¡Ahí, ahí, ahí, ahí!

Se me van los ojos para atrás de tanto batir.

¡Ay!

¿Qué te ha pasado? -Que me he achicharrado.

¡Flo, lo tienes! (FLO) ¡Gracias!

(CELIA) ¿Queréis que me ponga en otro sitio a marcar?

(FLO) De momento, no. Si quieres ir haciendo cigalas...

Hay que hacerlas despacito. -Tranquilo.

Me he achicharrado viva. ¡Me cago en...!

Voy con los solomillos. -Tiene una pinta increíble.

Esto es lo más difícil de toda la prueba...

¡A ver, que voy! -De los dos equipos.

Ya puedes estar orgulloso. -Ahí..

¡Ay! -¡Que vamos a ganar!

¡Ojalá, por favor!

¡Estos Wellington que nos lleven a buen puerto, por favor!

Equipo azul, últimos diez minutos. Nos vamos. ¿Tenemos todo?

Sí, todo. Capitán, ¿has repasado?

Hemos repasado y está todo. ¿Solamente falta la cigala?

Faltan las cigalas y ya está. Y la patata.

(FLO) Josie, prueba.

Le falta sal, un poco, muy poco. -Vale.

Bien. Me gusta que pruebes esos puntos de sal.

Si tenemos todo, plato por plato con sus bandejas para saber

cuál es cada una, ¿vale? Vamos quitando inducciones,

cosas de la cocina y todo bien ordenado.

Esto es un plato, otro plato, este es otro plato...

Josie, encárgate de eso, que eres el capitán.

Pon orden ahí. ¡Sí, chef!

¡Venga, fenomenal! Lo tenemos.

¿Me traéis el caldo de la cosa esa?

¡Equipo rojo, el equipo azul está emplatando ya, que nos vamos!

¿Estáis? ¡Estamos!

Os aconsejo que hagáis lo mismo.

¿Oído? (TODOS) ¡Sí, chef!

¡Ainhoa, capitana! ¿Me oyes? ¡El caldo! ¡Sí, chef!

¡Pues venga, vuela! ¡Me voy, venga!

(LAURA) ¡Chicos, que llegamos! ¡Que es un último empujón, chicos!

¡Es un último! ¿Cómo vas, Nico? -¡Bien, bien!

¡Qué buena pinta tiene! -Lo mío está, capitana.

(AINHOA) Perfecto. ¿Qué pasa? ¿Cómo lo tenemos?

Estamos mirando las cazuelas... Necesito cuatro minutos...

El equipo azul está estirando bandejas, fuentes.

Y el equipo rojo también. Mira, irá muy bien que quitemos

inducciones, hagamos huecos...

Y tienes que supervisar elaboración tras elaboración,

controlando que estén todos los procesos hechos y bien.

Vale. Eso sería lo suyo.

¡Y en cuatro minutos esto arranca! ¡Vámonos!

Y el cocinado se termina.

¡Vale! Vamos bien, pero necesito

que lo hagas tú sola. Sí.

No hace falta que te diga cómo hacer el trabajo de capitana.

Me voy dos minutos. Cuando vuelva, quiero

la "mise en place" terminada. Vale.

¿Cómo vas, Gonzalo? -Yo creo que ya está.

¿Ya está? ¿Ese es el plato? -Sí. Bueno, hay que emplatarlo.

¡Ah, vale! Pero tiene una pinta buenísima.

El Wellington lo cortamos tú y yo. Hay que hacerlo con cariño

porque se deshace. -Hay que hacerlo decidido.

¿Ves? Se puede. -Así está muy bien.

Muy bien. ¿Está muy hecho?

¡No seas negado, Josie! Córtalo como Dios manda,

que eres un máquina. -¿Queréis cortarlo

de una puñetera vez, que parece

que es la asamblea de las Naciones Unidas?

¡Tranquilidad! ¡Cortad tranquilos! ¡Ahí, al dedillo, milimétrico!

(JOSIE) Es que es un parto. (CELIA) ¡Ya está bien!

(JOSIE) ¡Venga, perfecto!

Raquel, brochetas, esas cuatro que están cruzadas sobran,

pero no os las comáis, por si acaso se rompen ahora.

(JOSIE) ¡Venga, tenemos que ganar! ¡Por favor, ese balcón!

(JUANJO) ¡Flo, lo tengo! -Vale, guay.

Entre yo y la Mero. -¡Chicos, vamos muy bien!

¡Venga, que subimos al balcón, chicos!

(LAURA) ¡Vamos, vamos! (CELIA) ¡Los azules van al foso!

Esto deberíamos sacarlo ya, si no, se nos va a cocer

la gamba y todo. -¡Cuidado!

(JOSIE) ¡Ainhoa! -¿Qué pasa?

¡Lo siento, mi amor, tengo el mejor equipo!

¡Me voy al balconcito! -Que sí, cariño.

¡Feliz foso! -Que sí, que te vas al balconcito.

Al de tu casa, hijo.

¡Aspirantes, últimos 30 segundos! ¿Lo tenemos?

(FLO) Me faltan mis obleas. -Están puestas ya, cariño.

¿Dónde? -En la máquina esa.

¡Dale! ¡Últimos 20 segundos, equipos!

Tengo las castañetas, las gambas, la uva

y el brote... el brote en el emplatado.

Es lo único que me queda. Y en el abatidor está el ajoblanco.

¡Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco...! ¡Vamos, venga!

¡Cuatro, tres, dos, uno...!

¡Vamos, vamos! ¡Llevándonos cosas! ¡Adelante!

¡Vámonos! ¡Cerramos cocinas!

¡Empieza el bufé! ¡Para arriba, chatinos!

¡Para arriba! -¡Vamos equipo rojo!

¡A por todas! -¡Vamos, rojo!

(AINHOA) Acaba de terminar el cocinado y me siento feliz.

Y la verdad es que ha sido una capitanía muy llevadera,

pero yo creo que también porque he tenido

un grupo... de sueño, maravilloso.

¡Que entren los primeros comensales!

¡Abrimos bufé! ¡Adelante!

¡Vamos sirviendo!

(CELIA) ¡A la rica puntillita de Cádiz!

(TERRE) ¡Carabineros!

(LAURA) ¡Señores, qué rico está todo!

¡Ven a por el Wellington de algas,

que es lo Máximo Valverde! ¡Lo más!

Te voy a poner un buen piezón. -Vale.

¡Que se nos va de las manos! -Verás qué rico.

¡Aspirantes, os recuerdo que solo pueden elegir

cuatro de diez!

¡Sacad todas vuestras artes de venta!

¡Carabineros! ¡Carabineros! ¡Venga!

¡Que lo tengo rico y fresco!

¡Carabineros! ¡Carabineros por aquí!

¡Que me la están quitando de las manos la papada, caballero!

¡Estoy que lo tiro! ¡Salsa verde con almejas!

Cariño, ¿no quieres salsa verde con almejas?

(FLO) No quieren lo tuyo.

¡Tengo panceta con cigala del equipo azul!

¡Venga, echa! -¿Cómo no me va a salir bien?

Te vas a comer un plato espectacular.

¡Mira, está muy rico! Tengo castañetas con gambas.

¡Mira las gambas, larguitas! ¡Venga, para ti!

¿La salsa de qué es? -Un ajoblanco, que me salió rico.

¡Secreto con vieiras! ¡Espectacular! ¡Olé, cariño mío!

¡Muchas gracias, cielo! ¡Ahí lo llevas!

¿Carabinero, joven? ¡Carabinero, que lo llevo!

¿Cómo te has quedado? Muerto, ¿eh?

¡Hala, que aproveche!

(CELIA) ¡Maravillosas puntillitas de Cádiz!

¡A las ricas puntillitas de Cádiz, señores!

Toma, mi vida, muchas gracias. Te va a encantar.

Caballero de azul, ¿carabinero? -Sí.

¡Delicioso el carabinero, venga!

No hay solomillo. -Solomillo Wellington.

¡Fenomenal! A ver si os gusta.

(RAQUEL) Tenemos una crema de anguila espectacular.

Con el amor que está hecho esto, no me puedes decir que no.

(GRITA CONTENTA) Conviene llegar hasta el final

y no quedarse en lo primero. Te voy a decorar el platito,

que vas a alucinar con los emplatados

que nos enseñan en "MasterChef".

¡Vieira con secreto! -¡Carabineros!

¡Carabineros! -¡Sin gritar, sin gritar!

¡Aquí tenemos una papada riquísima!

(JOSIE) ¿Por qué venís aquí? ¡Fuera!

Voy a esperar a que lleguen ahí. -¡Para allá!

¿No estás deseando comer carabinero?

Un carabinero sí, eh. ¡Así me gusta! ¡Lo he colocado!

Oye, buena vendedora la Terre.

¡Bogavante con careta y una salsa americana!

¡Un sabor de mar...! ¿Te apetece bogavante?

¡Ahí estamos, valiente! ¡Muy bien!

¡Nos lo quitan de las manos, oiga! ¿Presa con mejillones? ¿No?

Parece que lleva toda la vida.

¡Se va a ir con hambre!

¿No quiere salsa verde con almejas, caballero?

¿Quiere salsa verde con almejas?

¡Encantada!

(Música)

Señor alcalde... Bueno, señor no sé, porque pareces mi hijo.

¡Qué alcalde tan joven! Bueno, qué maravilla Cáceres,

este casco antiguo... Además, me he enterado

que está considerado por la UNESCO como el tercer casco antiguo

más monumental de Europa.

Efectivamente. Somos una ciudad Patrimonio de la Humanidad

y con un casco antiguo que es la ciudad monumental

más grande de Europa, la tercera. ¡Es una pasada!

Un descubrimiento para quienes nos visitan

por primera vez. Muy bien. Nuria...

Que creo que aquí en Extremadura lo más importante que tenéis

es la dehesa, ¿no?

La dehesa y el protagonista de la dehesa,

nuestro cerdo ibérico.

Es nuestra joya de la corona. Y...

Bueno, haciendo gala de ello, tenemos nuestra Ruta del Ibérico,

que la componen un montón de municipios extremeños

y, al final, somos casi la despensa del ibérico en Europa.

Y hay que hacer esa Ruta del Ibérico,

que tiene que ser un planazo. La gastroexperiencia es

una obligación para todo el mundo que visita Extremadura.

Y aquí esperamos a todo el mundo en Extremadura.

A ver, los platos... ¿Son una maravilla o no lo son?

Los platos están bastante buenos. ¿Qué tal está la fritura?

Está muy buena, me ha gustado mucho.

¿Y la salsa? Y la salsa muy rica.

Buenísimo, ¿no? Sí.

Muy bien. ¿Y el solomillo Wellington?

Espectacular. ¿Espectacular?

¡Oh! Sí. Una auténtica pasada.

¿Y el equipo rojo qué tal? Bien...

Te da más igual. Me da más igual.

¿Y para ti? Para mí, el mejor la oreja,

porque nosotros, en Extremadura, del cerdo nos comemos

hasta los andares. ¿Y alguna cosa más?

Pues también el solomillo con las algas

es un contraste bueno y también está bastante rico.

Está muy bueno. Sí.

Como color, ¿cuál te gustaría más? El azul.

Muchas gracias. A vosotros.

¡Últimos 25 comensales!

¡Se nos acaban las oportunidades de vender, chicos!

¡Los clásicos nunca mueren! ¡El Wellington nunca morirá!

Como Cáceres. ¡Es lo máximo! Mira, un Wellington.

(FLO) ¡Me quedan dos cigalitas! ¡Que aproveche!

¡Plato agotado, equipo azul! ¡Plato agotado!

¡Bien! ¡Flosie!

¡Qué bien! ¡Flo! ¡Grande, Flo! ¡Grande!

¡El último solomillo Wellington! ¿Quién lo quiere?

¡Que es el clásico que nunca muere, como Cáceres!

¡Claro que sí! ¡Venga!

¿Un poquito de bogavante?

¡Olé! Para usted. ¡Que lo disfrute! Ya verá qué sabor.

¡Bogavante... agotado! -¡Agotado!

¡Plato agotado! ¡Plato agotado! -¡Plato agotado! ¡Agotado!

(Música)

Isabel, no te quejarás... Para nada.

De donde hemos ido a grabar, que está aquí tu oficina.

Agradecida. Es un placer teneros a las puertas de nuestra casa,

la casa de todos los cacereños y cacereñas,

la Diputación de Cáceres.

Hacéis una labor increíble. Sí.

Trabajar por toda la provincia y todo el entorno natural

que tenemos, incluido este paisaje histórico

que tenemos aquí, es importante, de una gran relevancia.

que debemos admirar y contemplar

y que conozca todo el mundo. ¿Y a ti? ¿Qué te parece

el producto principal elegido para el menú de hoy?

Estamos con el cerdo que es uno de nuestros productos estrella,

junto con el aceite, el vino, los quesos...

Aparte de eso, ¿alguna cosa fresca que se te haya olvidado?

¡Bueno, cerezas, claro!

¡Que yo soy fan total de las cerezas, por favor!

¡Pero bueno...!

Aparte, es lo que más me gusta del mundo.

Entonces, ahora contadme si os ha gustado el menú.

Sí. En especial, me ha gustado muchísimo

el solomillo con algas. ¡Espectacular!

Los otros platos bien, pero para decidirme por uno,

me decidiría por el solomillo.

Muy bien. ¿Y tú? Estoy viendo que solo has cogido pinchos azules.

Ha sido circunstancial. Estaba mirando la comida

y no el color de los palillos.

¿Te has quedado contenta con el menú?

Muy contenta, muy rico todo.

Destacaría la panceta. Pues muchas gracias.

Gracias. Gracias.

(Música)

Francisco, trabajas en los productos Extrem de Cáceres.

Ahí trabajo.

Maravillosos productos extremeños. Me alegro.

¡Me encantan! Cuéntame la valoración de tus platos.

Pues mira, las albóndigas de lagarto son para repetir.

Muchas gracias. ¡Gracias! Muchas gracias.

Bueno, la Terre más o menos... ¡Plato agotado!

Guisantes ahí... Pues no hay guisantes ahí...

Yo he hecho aquí para un regimiento.

El record se lo lleva Gonzalo. El que menos ha vendido.

Tiene la olla entera. No seduce.

En teoría, él es el seductor. Ya, pero bueno...

¡Equipo azul, equipo rojo...! ¡La prueba ha terminado!

Para algunos con más éxito de ventas que para otros.

Nos vemos en el veredicto, que será entretenido.

¡Adiós! ¡A cocinas, vámonos!

¡Que aproveche!

(JOSIE) Estoy contento con mi capitanía.

Cuando trabajas de una manera muy mecánica,

es que tú ya tienes interiorizado ciertos procesos.

Creo que en mi cabeza algo ha hecho "clic",

que me puedo ver ahí. Voy a llorar.

Porque quiero ganar.

Queridos comensales, para nosotros

es siempre un placer volver a Cáceres,

porque lo tenéis todo:

una ciudad preciosa, unos espacios naturales espectaculares,

la gastronomía es magnífica... Así que mil gracias

por habernos regalado este día tan bonito.

Muchas gracias por hacernos disfrutar

de ese productazo llamado cerdo ibérico

y enhorabuena por el trabajo

tan impecable que hacéis en la dehesas,

soy vuestro fan número uno. A mí solo me queda añadir gracias,

Cáceres, por este viaje en el tiempo donde recorrimos

pasado, presente y futuro, prometemos volver.

Hasta siempre, amigos. ¡Gracias a todos!

(APLAUDEN)

Aspirantes, tengo que decir que estoy bastante contenta

porque habéis sido capaces de sacar el menú completo

y además, en tiempo. (APLAUDEN)

¡Olé esa jueza! Pero...

Déjalo ahí, mujer. De ahí a que fueran platos

de dos estrellas Michelín es otra cosa.

Eso ya lo sabemos. -Lógicamente.

Equipo rojo hay que reconocer que enfrentarse a este menú

eran palabras mayores y debo decir que me habéis sorprendido.

¡Ay, qué beso te voy a dar!

Tengo que decir que al empezar el cocinado pensé:

"¡Ay! Hoy me toca chaquetilla". Estabais dispersos

y había tres de los cinco platos entre mal y muy mal.

La careta con bogavante, la pluma con carabinero

y la presa y mejillones, sobre todo, tenía un escabeche

que daba miedo. Yo he hecho lo que yo pensaba

que era un escabeche, pero hay muchas versiones

de escabeche, esta era la que yo sabía

y, posiblemente, me he equivocado. Hay muchas formas

de hacer el escabeche, pero en verdad, hay dos:

El bueno y el malo. Esta es mi opinión

sobre cómo lo habéis elaborado, pero los comensales

han debido ver algo parecido porque ha sido el plato

que menos han elegido y que más han dejado.

Bueno, eso es discutible. ¿Cómo?

Que es discutible. Gonzalo, no quería sacarte

los colores, si me chinchas, te los voy a sacar

porque tu plato era terrorífico. Es el síndrome del pin.

Gonzalo, estás, te lo juro, iba a decir lo mismo

con el síndrome del pin, tranquilito, relajado

y discutiendo tonterías.

Lo que no estoy del todo de acuerdo es en que diga que es

de lo que más ha sobrado por el hecho

de que no estuviese bueno, es que era del que más había.

Ainhoa, en esto tengo algo que decirte,

quizá, Gonzalo no era la persona más indicada para hacer este plato.

Una de las claves era saber asignar

la elaboración apropiada a cada uno de tus compañeros

y creo que en eso no acertaste porque ya te digo,

al entrar en cocinas, tres de los cinco platos

no sabían hacerlos. Sí, chef.

Porque a La Terremoto le pasó lo mismo,

la pluma no sabía cómo limpiarla, carabinero, tampoco sabías

cómo limpiarlo. Pero me enseñaste rápido y yo...

Es lo que debería haber hecho Ainhoa.

Nico, no has cocinado un bogavante en tu vida.

No. Se ha notado.

En el único que creo que ha acertado es darles

las castañetas y gambas a Laura porque ha trabajado

de forma autónoma, conocía cómo tratar el producto

y lo ha hecho muy bien. Enhorabuena, Laura.

Gracias. -Muy bien, Laura.

Ainhoa, también has sabido asignarte

tu propio plato porque lo conocías y aunque lo has hecho

un poco tarde, lo resolviste bien. Bueno, he elegido ese plato,

precisamente, porque me dejaba una hora

para poder echar una mano a todos los demás.

Bien, hemos asignado dos bien y tres mal.

Bueno... Y cuando yo entré,

encima piensas que entro a atacarte.

No. Sí, porque entro a darte consejos

y no haces mucho caso cuando vengo a ayudarte.

¿Pero de qué vas, tío? Que no. Vamos a llevarnos bien.

Vamos a portarnos bien.

Mira, no sé qué veredicto me vas a dar,

pero te voy a dar un morreo que te vas a enterar.

Aunque me mandes a la mierda.

(Risas)

A tomar por saco, claro. ¿Ahora, qué pasa, Jordi?

Te pasó lo que le pasa a todos los hombres

que hay un antes y un después del morreo de una Arteta.

(Risas)

Ainhoa, después de este momento quiero reconocer un par de cosas:

Una, besas muy bien. ¡Eh!

Y la segunda es que igual que te he dicho

que tres platos han arrancado mal, te quiero decir también

que algunos de los aspirantes han sabido reconducirlos.

Perdona, esto es superfuerte,

o sea, tras el beso cambias el veredicto,

perdóname, esto es superfuerte.

Quizá, lo que te moleste es que ella ha logrado besarme

y Flosie, aún no ha besado a Pepe. No, digo una cosa,

es que no, no, es que el veredicto del equipo azul

lo va a dar Samantha, ojo, yo aquí no tengo nada que ver, no.

No, y menos con piedras y menos con piedras.

No, no, no, no.

No, no, es Samantha.

(FLOSIE) Pepe, déjate, por favor.

Le ha trincado entero. (FLOSIE) Pepito,

que no pasa nada, Pepe.

¡No, no, no!

¡Que no tenemos otro, Flo, que solo hay un Pepe!

(Risas)

¡Ya, ya!

Vamos. Flosie, cariño,

no fuerces lo que no puede ser. Mira, por mucho que intentes besar

a Pepe, lo que no te ha dado la madre naturaleza,

no se puede sustituir. Esa boca no es apetecible.

No la es, la mía sí. Lleva razón, estoy contigo,

la tuya sí. Aparte de para cantar

y cocinar, nací para besar. Se acabó este tema, equipo azul,

voy con vosotros, ¿qué os ha parecido el trabajo

de vuestro capitán Josie?

Espectacular. -Muy bueno.

-Muy bueno. -Yo creo que Josie

ha avanzado muchísimo desde la primera vez,

que ha aprendido mucho de cocina y de ser buen compañero.

Estoy, totalmente, de acuerdo contigo, Celia.

Tu gran acierto ha sido saber repartir muy bien

los platos y luego queriendo ayudar a los demás

tirando del equipo, animando, así que, Josie, enhorabuena.

Es que el foso lo he curtido...

¡Bravo, bravo! (JOSIE) Estoy contento

con mi labor de capitán, los platos estaban muy bien ubicados

en cada una de las personalidades

que se ocupaban de ellas.

Pase lo que pase estoy feliz. ¡Qué maravilla, Celia,

verte freír! Raquel, has estado superordenada

hasta Flo, que también ha sido el primero en colgar

el cartel de agotado, pero centrado con tus cigalas,

con tu tocino, con tus historias. Juanjo, has estado muy bien,

ayudabas a todo el mundo, la verdad, disteis sentido

a una prueba por equipos porque trabajasteis todos a una.

Aspirantes, ha llegado el momento

de saber quién se lleva la victoria.

Nosotros. -Es nuestra, es nuestra.

El equipo ganador de esta prueba es...

Rojo.

El equipo azul. (APLAUDEN Y GRITAN)

¡Ay, mi Josie, ay, mi Josie!

¡Pero que te libras del foso, Josie, bien!

No me lo puedo creer. Hombre, por fin, Samantha.

Bueno, es que la victoria me está oliendo a gardenia.

¡Ah, es una maravilla! No te puedes imaginar

lo que estoy sintiendo ahora mismo, ¿tú sabes lo que es atravesar

cuatro fosos hasta llegar aquí y ganar? Lloro.

Equipo azul, enhorabuena a los cinco y en especial a Josie

porque además... (APLAUDEN)

Gracias. Tu solomillo relleno de algas

ha gustado, ha encantado, nos has demostrado

que has sido muy buen aspirante, muy buen capitán,

así que, te mereces que te nombremos

el mejor aspirante de la prueba de hoy.

¡Toma! (APLAUDEN)

Josie, por tanto, vas a poder donar 4000 euros

a la ONG que tú quieras.

A la Hermandad del Refugio que tiene un comedor social

en Malasaña que es mítico y está en San Antonio

de los alemanes que es una iglesia que yo amo y, bueno,

para que sigan dando de comer. Para ellos van esos 4000 euros.

¡Fenomenal!

Bueno, Raquel, te veo... Es que no sabes

lo que hemos vivido. Te veo emocionada.

Sois compañeros de foso. Somos Maripili y Socorro,

tú no sabes lo que es esto. Bueno, equipo rojo,

siento deciros que nos vemos en la prueba de eliminación.

¿Pero cómo? Os deseo mucha suerte

y os aconsejo que vayáis preparados para cualquier cosa,

ya sabéis que "MasterChef" es siempre impredecible.

(GONZALO) Estoy muy dispuesto a usar este pin,

la duda es si estoy dispuesto a no usarlo y jugármela

que es otra posibilidad.

Después de una extenuante prueba por equipos

los famosos vuelven a las cocinas,

pero con diferentes estados de ánimo.

La tranquilidad de los aspirantes con delantal blanco

contrasta con el nerviosismo de los que cruzan la puerta

con uno de color negro. Y no es para menos

porque uno de ellos dirá adiós

a la competición al final de la noche.

¡Madre mía, por favor! Les estamos perdiendo,

les estamos perdiendo de una forma descarada.

Aspirantes, bienvenidos, de nuevo, a estas cocinas.

Gracias. Y Tiranosaurio-Rex,

¿quién está ahí dentro?

Soy yo, estoy debajo. Ainhoa, no te reconocía, mujer.

Es que hay veces que sale al final de la prueba

y hoy salió al principio para enseñaros que es buena,

es una tiranosaurio muy buena.

Buena cuando quiere, cuando quiere.

Es que todos tenemos una fiera dentro

y yo la tengo, obviamente. -Unos más que otros.

-Unos más que otros, claro.

Y tú, en este reto, ya la has traído por delante

para avisarnos. La traigo de entrada, la aparco

de una vez y mira, ya. ¿Vienes más relajada a este reto?

Relajada no vengo porque, obviamente, soy consciente

que tengo un delantal negro y soy consciente

que he llevado a un equipo a un delantal negro

que quizá eso es lo que más me pudo doler.

Ainhoa, aquí también aprenderás a templar esos nervios

y ese carácter, seguro. Los templé ya en la ópera,

o sea, aquí también los templaré. -Los templará por última vez

porque se va hoy, ¿no? -Pero mira cómo me voy de guapa.

-No, por mí te puedes ir ya. -Déjame peleármelo, ¿vale?

Viene peleona. -Eso siempre lo tengo dentro.

-Viene luchadora. -Cuando debuté en el Metropolitan

no había hecho ninguna ópera y me tocó enfrentarme a una ópera

sin ensayos y me echaron al foso como quien dice...

Como a los leones. A pelo.

En este caso, obviamente, yo ante un equipo y cinco platos

de un señor que tiene, si no me equivoco,

dos estrellas Michelin, pues es como ponerte,

como echarte a un foso y mi debut en el "Met"

me sentí en un foso de los leones, igual, igual.

Yo agradezco a mi carácter

si no, me hubiera hundido, no estaría donde estoy,

pero es verdad que luego, hay que saber

hasta qué punto pierdes los papeles o no.

Josie. Sintiendo el éxtasis,

o sea, esto es el "look" éxtasis, por fin me lo puedo poner,

después de cuatro fosos, imagínate, estoy feliz.

Es un homenaje al cerdo ibérico, tengo pluma, tengo lagarto

tengo carrillera por vuestra culpa porque estoy hinchadísimo

de no descansar y estar todo el día con desgana

y, por supuesto, tercer ojo, muy importante.

Imagínate lo contento que estoy lleno de plumas

porque yo siempre digo que la pluma

es un don divino. Yo podría haber pasado la vida

en plan, hola, ¿qué tal, cómo estás?

Pues no me apetece prefiero con mi vocecita

llegar al fin del mundo

y es llegar con mis plumas y como soy.

Terre, ¿por qué te traes

el carrito de la compra y además lleno?

Uno de mis grandes problemitas al comprar es que siempre

me dejo algo y hoy me traje todo.

¿Qué haces con el delantal que lo remangas?

Enseñar los pantalones que son preciosos y al no verse...

Por ejemplo, es que llevo todo.

Me encanta, me encanta. Cómodo, práctico.

Todo es ideal, pero el carro muero por él.

Lana pura virgen. Calentito, calentito todo dentro.

¿Tienes frío? Te metes en el carro.

Flo, ¿a cuánto vendes ahora el bono balcón?

Ahora lo tengo en 2700. Ha subido.

Pero puedo hacer ofertas, no os preocupéis, chicas.

Gonzalo, hiciste un escabeche desastroso.

Hizo escabechina. Una escabechina.

Solo digo que había mucha cantidad, eso no quita que la crítica

que me hiciste.... -Pero dilo, Gonzalo, no es malo.

¡Que te calles, tronco, cállate! -Vale, me callo,

que lo diga él de su boca, estaba malo, sé crítico contigo,

no pasa nada. Mira qué bien encaja

las críticas del arroz. ¿El arroz vegano aquel?

¿Te puedes callar? (RÍEN)

Oye, Nico, parece que el delantal blanco

fue un espejismo, hoy estás con delantal negro otra vez.

Lo bueno ha durado poco, solo espero que hoy sea el día

que hay prueba libre. Prueba libre...

Prueba libre. Laura, ¿qué te gustaría también

plato libre como Nico? Quiero poder hacer algo rico

como, por ejemplo, osmotizar. O sea, hoy osmotizarías.

Me encantaría osmotizar a Ainhoa con Celia.

¡Oh!

Menudo cruce, ¿no? Yo creo que saldría

el meteorito que destruyó a los dinosaurios.

Si aprendo a cantar, me vendría divinamente,

porque soy un desastre. (AINHOA CANTA)

No soy yo, ¿eh?

Queridos hermanos, hay cuatro o cinco cajas

encima de la mesa, no os tenéis que preocupar,

es una prueba dura, pero todos la pasaréis.

Emulsionados entre vosotros que paséis buena prueba de foso.

(Risas y aplausos)

El padre "Florentine" vaya banda tenemos aquí.

La banda del patio. -El mejor casting que hayas visto

en un "celebrity". El de Santiago para nosotros...

Para nosotros el de Santiago...

No vayáis por ahí. -Ya empezamos.

Debería venir Santiago a hacer de jurado aquí

a juzgarte a ti. A enseñarte a hacer las cosas bien.

Ya está la Samantha, pues te diré una cosa:

Hoy vienes fea, fíjate. -¡Hala!

Sí, sí. Nunca diría eso Santiago.

Jamás. Por más que te digo cosas bonitas

pasas de mí, sigues con Santiago, estás engañada.

Engañada, no, enganchada. (RÍEN)

Ahí te ha dado. Delantales blancos,

podéis subir a la galería

y disfrutar de este reto desde allí.

¡Ay! -Gracias, chef.

Todos menos... Josie.

Toma. -¡Ay, Josie, qué has hecho!

¿Pero porque no quepo?

No, porque quiero hablar contigo un momento.

Suerte a todos. -¿Pero porque no quepo?

(JOSIE) No sé qué quieren preguntarme,

pero, vamos, viniendo de los jueces, me da mucho miedo.

Para conocer en qué consiste tu ventaja, te adelanto

que te va a venir muy bien tener un abogado cerca

y mucho mejor si ese abogado conoce los privilegios

de ser el mejor de cada reto de primera mano además.

Anda... Bienvenido, de nuevo,

a estas cocinas, el letrado y segundo clasificado

de la octava edición de "MasterChef"... ¡Andy García!

(Aplausos)

¿Qué tal, chefs, qué tal, Samantha?

(ANDY) Volver a "MasterChef" es de nuevo revivir

los momentos, tanto los buenos como los malos,

y es una emoción muy intensa volver a entrar en estas cocinas.

Abogado, bienvenido, qué alegría tenerte otra vez

aquí, en "MasterChef", Sabes que una de las máximas

de este programa es que te cambia la vida.

Te conocimos como un abogado que quería colgar la toga

para cocinar, ¿cómo vas con tu proyecto

de restaurante, ese de alto standing?

Andy's Club lo tengo un poco aparcado.

-Andy's Club. -Estoy formándome

para adquirir experiencia y el día de mañana quién sabe.

Me alegro. Bueno, Andy, le contábamos a Josie

que fue el mejor en la prueba anterior,

en qué consiste su misión en este último reto del programa

porque puede que su privilegio te suene de algo, Andy.

Ya sé por dónde van los tiros. En este reto te daremos

dos opciones: La primera consiste en que tú tendrías que cocinar

junto a los delantales negros con el riesgo de que tu plato

sea el peor de la prueba y seas eliminado.

Oye, por favor, Samantha. -Samantha, por favor.

Eso no es justo. -Deja terminar a ver.

-No ha terminado -Me estoy agobiando muchísimo,

o sea, un abogado, de repente entra el primer abogado

con pantalón pitillo que he conocido, o sea, flipo

porque ya no sé si fiarme o no fiarme o irme

o me estás echando, ¿qué es esto, Samantha?

(JOSIE) ¿Qué abogado es ese? Y me lo traen con pantalón pitillo

y unos zapatos de vía de ante hebilla, o sea,

no entiendo nada, pero abogado es abogado del diablo.

La segunda opción te garantiza continuar

una semana más en "MasterChef", pero mandarías

a todo tu equipo que está salvado en galería a las cocinas

y a cambio salvarías a los delantales negros

y tú con ellos. No me lo puedo creer.

Josie, te mato. -¡Qué detalle, qué preciosidad!

Lo que se conoce desde hace unos meses aquí

en "MasterChef" como: Hacerse un Andy.

Josie, yo voy a darte un consejo que es lo que hice:

Desde el primer momento que entré en las cocinas

sabía que era una competición, así que, piensa en ti mismo,

no le debes nada a nadie y súbete. -Andy, ¿bajo con la mano abierta

a darte un bofetón? (RÍEN)

(JOSIE) Es que quiero pedir una indemnización

porque ahora mismo siento esa pregunta

por los hombros y necesito a un acupuntor,

entonces, al final, ¿quién me va a pagar

el centro de desintoxicación donde iré tras "MasterChef"?

Pero vamos a ver, fuiste el mejor ¿y los mandaste a cocinar

y tú subiste arriba? Con dos narices.

Y llegó a la final el tío. Josie, te pones tú en riesgo

y cocinas con los delantales negros

o te salvas con los delantales negros

y pones a la cuerda floja a todo tu equipo, tú decides.

Es que no hay decisión, no va conmigo que ahora mismo

baje Celia Villalobos después de hacerse

todo esto que se hizo con la tinta de calamar

y yo la voy a mandar a esta señora a cocinar,

o sea, es ridículo, o sea, cocino yo.

Cocino yo. (GRITAN Y APLAUDEN)

No queda gente como Andy ya.

Hay que vestirse por los pies en la vida y en "MasterChef",

yo me voy, o sea.

(JOSIE) Eso me lo enseñó mi tío abuelo que ha sido

muy mi preceptor durante toda mi educación

y siempre me dijo: "Ante la duda tienes que vestirte por los pies,

tienes que ser un hombre de fiar". Andy, no se puede ser así,

te lo prometo, el karma,

yo creo mucho en la justicia cósmica,

mucho más que en la abogacía y en los pitillos no creo nada.

-Josie, esto que has hecho es lo más fácil.

¿Lo más fácil? A que bajo todavía con la mano abierta, que bajo.

(CELIA) Josie, me cambio por ti, no te lo mereces.

-¿Tú, con las albóndigas? No puedo.

¿Bajamos, Celia? -Bajamos, venga.

¡Huy, ahí hay movimiento! -La rebelión, la rebelión.

(TERRE) Eso es un equipo precioso.

Pero, Celia, si vais a subir, yo me quedo, cocino y ya está.

No, no. -Venimos a por Josie.

-Tío, ¿qué hacemos? -Estamos todos juntos.

A cocinar contigo. -Y que digan lo que sea.

(FLO) No me parece bien, hemos bajado a apoyarle

para que cocinemos todos, o todos o ninguno.

Eh... ¿se puede saber qué hacéis? Cocinar.

A ver, decirnos es una mala broma. Si bajáis vosotros,

suben los negros. ¡Ay, no, está afectado,

no es normal, no es justo!

(JOSIE) Me ha emocionado mucho que hayan bajado a apoyarme.

(LLORANDOO) Sobre todo, Raquel que ha vivido

todos los fosos conmigo.

Es supercomplicado, o sea,

es que ahora, cocinar ahora no voy a poder.

Es que habéis montado un pollo que qué queríais, o sea.

Yo te ofrezco unas ventajas y tú decides.

Yo ya he decidido y con la cabeza bien alta

y con el pabellón bien alto y si me voy, pues feliz, ya está.

Fenomenal, por eso tus compañeros tienen que subir a la galería.

Adelante, por favor, Juanjo, Celia, Raquel y Flo.

Arriba todos, los abrasados.

(JOSIE) Es que estoy agotado,

es que no puedo cocinar más.

Digo: "Bueno, no voy a dejar que cocinen ellos cuatro".

Bueno, delantales negros qué caritas tenéis pero entiendo

que una prueba de eliminación no es lo que más os apetece

en estos momentos, pero seguro que nuestra próxima invitada

os levanta el ánimo. Se trata de una mujer divertida,

talentosa y una de las famosas más guapas de este país.

Gracias. Adelante, la tercera clasificada

de "MasterChef Celebrity IV", Vicky Martín Berrocal.

(Música)

No me lo puedo creer, no puedo dar besos, por favor.

Pero... Compañero.

Es que estoy... te juro... ¿Cómo estás? Qué alegría.

¿Estás nerviosa? Temblando.

Estaba ahí temblando. (VICKY) Desde donde estoy hoy

se ve la vida de otra manera, pero te acuerdas.

La gente lo ve y le puede parecer difícil,

pero lo que se vive aquí es triplicado por mil.

Tú lograste la medalla de bronce. ¡Bronce, bronce!

Con sudor, lágrimas, llantos, muchos llantos.

(IMITA A EL SEVILLA) Mucho llanto pasé yo

cuando compartíamos la cocina. -El Sevilla.

(IMITA A EL SEVILLA) Que sé que llegaste

y esa medalla era mía, pero fue tuya, no pasa nada.

¡Te adoro!

Qué grande es el cabrón. ¡Te adoro!

Vicky, este verano te hemos visto compitiendo

en un gran programa "Typical Spanish" contra Flo.

Dime la verdad, ¿te suplicó Flo? Me suplicó, me compró.

Consejos. Todo el tiempo y comprándome.

(FLOSIE) Hola, Vicky, soy Flosie, ¿sabes qué pasa?

Que me moría por los huesos de Jorge y ahora estoy con Pepe,

detrás de Pepito. Tenemos una cosa.

¿Le ha dado por ti ahora? -Pepito, mírame, ¡que me mires!

(Risas)

A que fastidia, ¿eh? -Es un bestia.

-No sabes qué nivel andamos en esta edición.

No, ¿pero estáis bien, no? Lo pasáis bien,

que es lo importante. -Increíbles.

De maravilla. -Estamos espectaculares.

-Escuchadme, para mí es la experiencia más increíble,

ahora, dura, dura, no, lo siguiente.

Agotador. -Agotador, ahora,

cuando salgas, dices: "Qué experiencia más increíble".

Maravilloso. Vicky, además eras

de esas aspirantes golosas que no se resistía

a una buana tarta, ¿sigues siendo así?

Desde que mi padre y mi madre eran novios.

Escucha atentamente,

porque lo que vamos a contar te interesa.

¿Repostería otra vez? Vicky, aspirantes,

¿tenéis idea de cuánto azúcar toma de media cada día

una persona en España? 326 gramos con dos.

Algunos estudios alertan

que consumimos el triple de lo que recomienda

la Organización Mundial de la Salud.

108,5. Para que lo entendáis mejor.

¡Madre mía! -Entiendo

cómo tiene que estar ahora mismo. -No lo quiero.

Según las últimas cifras de la Fundación Española

de la Nutrición, cada español toma diariamente...

¡Guau! Unos 72 gramos de azúcar,

eso son, nada menos, que 12 terrones de azúcar diarios

y si os parece mucho, extrapoladlo al consumo semanal.

¡Hala! Medio kilo de azúcar.

Y es que hay muchos alimentos procesados

que llevan azúcar refinado y no lo sabemos, no solo hablamos

de bollos, galletas, refresco, el pan de molde, el tomate frito,

incluso, algunos fabricantes añaden azúcar al jamón

o pavo en lonchas que se vende envasado.

Eso se traduce...

en más dos kilos al mes. ¡Hala, pero qué locura, ¿no?!

Y no quiero asustaros, pero os voy a enseñar

la cantidad que tomamos los españoles de media al año.

Pepe, ayúdame, por favor. Sí.

(GRITAN ASOMBRADOS)

Por favor. -Pero eso no puede procesar

un cuerpo en un año. Más de 26 kilos de azúcar

por persona al año. ¡Qué fuerte!

Tres veces más de lo aconsejado

por la Organización Mundial de la Salud.

¡Guau, ahí te van años de vida! Una auténtica barbaridad.

(NICO) He alucinado con esas cantidades de azúcar.

España, cuidémonos un poquito que lo mismo estamos hechos

para vivir 200 años y no lo sabemos.

Aspirantes, es posible tomar dulces sin recurrir

al azúcar refinado o a sustitutivos artificiales.

El coco, la miel o la piña, por ejemplo, son una fuente natural

de sabores dulces más saludables. Por eso, en este último reto

vais a cocinar un postre libre, pero no podréis usar

en su elaboración ni azúcar ni otros edulcorantes.

Solo podréis endulzar con fruta. Evidentemente, queremos un postre

digno de "MasterChef" no un flan o unas natillas.

¿Os queda claro? Sí, chef.

Bueno, clarísimo. Gonzalo, la semana pasada

ganaste el pin de la inmunidad, pero no te hizo falta utilizarlo,

en cambio, en este reto te juegas la eliminación.

Nos lo puedes entregar y no cocinar en esta prueba.

O... O jugártela elaborando un postre

con su correspondiente riesgo de tener que abandonar las cocinas.

Ese pin me trae muy malos recuerdos,

recuerdo a alguien que lo tuvo y se la jugó

varias veces. Hasta que cayó.

Hasta que cayó. -Gonzalo, suelta el pin.

-No seas tonto, entrega el pin. -Sí, que te pasarán por encima

y te vas a ir. ¿Cómo se te dan los postres?

No cociné nunca un postre sin azúcar,

puede ser el momento, ¿por qué no? Sin riesgo no hay gloria.

¿Pero has calibrado el riesgo? Qué riesgo ni qué mierda,

que eres tonto. -Oye, tío, pero déjame vivir.

¿Qué decides entonces, Gonzalo? (DUDA) Eh...

Vamos a jugar. (TODOS LE ANIMAN)

Pero, Gonzalo, ¿pero qué dices, tío?

-El cementerio está lleno de valientes también.

Es que este va de sobrado, es que...

(GONZALO) Jugarte la eliminación es un riesgo,

pero a veces en la vida hay que correr ciertos riesgos,

no todo va a ser un camino de rosas.

Como queremos veros trabajar y comprobar lo que habéis aprendido

de postres desde la prueba

de repostería de la semana pasada...

Bueno... Para esta prueba contáis

con 75 minutos y tenéis tres más para entrar al supermercado

a coger los ingredientes

que necesitéis para vuestra elaboración.

Os recuerdo que no podéis usar azúcar ni ningún otro edulcorante,

solo fruta. Josie, ¿te arrepientes de haber decidido cocinar?

No me arrepiento, no consentiría

que estos cuatro maravillosos estuvieran aquí.

Te queremos. -Gracias, mi amor,

gracias, mi amor. Andy,

eres un incomprendido, te lo digo.

(Risas)

(LAURA) A mí no me gusta Andy, no me gusta su manera de pensar,

el karma tiene mucha paciencia, espera... No me gustan

las personas egoístas.

¿Estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues el tiempo comienza en tres, dos, uno, ¡adelante!

Madre mía, pero esto ya está aquí.

La confianza que me falta a mí le sobra a Gonzalito.

Haced algo elaborado, con técnica, con lo que habéis aprendido...

Para triunfar.

Cocinar en prueba eliminatoria con el pin es de gili...

-Además, todos sus contrincantes son muy potentes.

Me encanta ir al super con este tocado,

Josie, te lo agradezco. ¡Ah!

Malvado, que eres muy malvado, Andy.

No queda gente como él ya. ¡Qué original!

-La que lié. -Andy, dedícate a la política,

tienes las cualidades, la frialdad, la toma de decisiones en contra

de muchas cosas... ¡Uh, buenísimo!

Gracias, gracias. -Por encima de todo

su propio culo, fantástico.

Vale, necesito hierbabuena.

Cinco, cuatro, tres, dos... ¡Venga, Josie,

toda mi energía está contigo! Uno, tiempo.

¡A cocinas todo el mundo!

¡Madre mía, madre mía!

(JUANJO) ¡Vamos, chicos, ánimo a todos!

Nico, ¿qué vas a hacer, tío? -Un strudel.

Sé que estoy monísima con estas plumas,

pero no puedo más, me duele la cabeza.

¿Pesan mucho? Cómo no te las vas a quitar.

Estás muy guapa por eso, muy guapa. Tanta pluma en la cocina

de "MasterChef" se está poniendo de moda,

tanto gallito y pollo al final... -Gonzalo.

¿Qué? -La gente en "Twitter"

comenta que eres muy tonto, la gente dice que vas de flipado

y de pretencioso y te están confundiendo con Andy.

Estar abajo con el pin, de verdad, se me hace un cruce en la cabeza.

-Qué actitud tiene el tío, ¿eh? Es alucinante.

-Es competitivo hasta para eso, esto lo hace Santiago Segura

y lo haría igual. -Hasta que le echen, verás tú.

(GONZALO) No vengo solo aquí para pasar programas

viéndolo desde el palco, realmente, donde te curtes

es en el barro, no significa que quiera estar siempre

en eliminación, pero era doble o nada.

Lo tengo justo.

Con las manos, Josie. -Sí.

-¿Has visto qué puso? -Harina, almendra y mantequilla.

Josie, mi amor. -De la que nos ha librado, ¡buah!

Esperamos algo más que una macedonia.

Hombre, eso espero. Hemos eliminado la sacarosa

que contienen muchos elementos incluida la miel, el agave,

la panela y el único edulcorante natural

o elemento para endulzar será la fructosa,

el azúcar contenido, el azúcar, mal dicho, contenido

en la fruta. En el caso de las deshidratadas,

las hidratas y tendrás un agua, un jarabe dulce,

en frutas como la manzana, al revés, las horneas

o las concentras por cocción

y tendrás una compota también dulce.

Hay formas de hacer cosas dulces y ricas.

Cacao se pude usar, ¿alguien lo hará?

No es chocolate porque llevaría azúcar.

Voy a intentar cocinar un brownie

y una cookie y la voy a espolvorear

así por encima del brownie para que quede chulo

y con un poco de crujiente. Con el mango, la fresa

y el plátano como tienen azúcar y tal, intentaré reducirla

que me hagan de azúcar en esos dos postres.

Si me toca salir de aquí, me la comeré con patatas,

¿qué voy a hacer? Y nada también hemos venido a jugar,

vamos a por el apartamento en Torrevieja.

-Mira a Gonzalo, mira qué tranquilidad

y qué chulería. -Totalmente, es que va de flipado.

Esto está hecho ya.

¡Ay, la manga, ay, la manga!

¿Pero por qué se me rompen

todas las yemas? Me cago en la leche.

¿Eso qué es, levadura, Josie? -No.

-No quiere hablar. -Pues no te digo nada más,

te quiero mucho y hazlo muy bien, te deseo lo mejor.

Luego, los licores, un Oporto reducido,

no hay que endulce y sea más dulce.

¿Y mi Laurita? -No te he dicho nada,

contenta me tienes. -Me tienes superabandonado.

-Contenta me tienes, Flo.

¿Ha influido tu marido o qué? -No me quiero ir del programa

no por "MasterChef", por ti, el día que te vayas,

ya puedo irme tranquila, lo tengo claro, ¿no?

¿Ya lo metes, Nico? -Sí, para conseguir pan rallado.

Ya lo tengo. -¿Un strudel con pan rallado?

-No sé, a lo mejor nos deja flipados.

Nico siempre tiene muchas salidas.

Josie, ¿estás recibiendo nuestra energía?

-Sí. -Vale, ¿y José la está recibiendo?

(CON VOZ GRAVE) No. (RÍEN)

Voy a hacer una copa de mango, fresca, con una espuma de yogur

y voy a poner una base que será un crumble,

como una cookie y si me voy, pues me voy con la cabeza alta.

Pues, mire, estoy preparando una especie de coca de manzana,

edulcorándola con la reducción de Pedro Ximénez.

El tiranosaurio está ahí, lo he dejado fuera,

se llama Can y sale cuando a una le tocan la moral

y entonces, bueno, espero que no me toquen tanto la moral.

Andy, ¿qué idea moderna, creativa, interesante se te ocurre a ti?

Haría un ravioli de mango relleno de fresa, luego,

haría un culís de frutos rojos y si se puede usar queso,

metería mascarpone. Ojo, no hablamos de los lácteos.

Claro. Y ahí están la leche, la nata,

con vainilla aromatizada. Canela.

Canela, vainilla. Vainilla, eso endulza un montón.

Se pueden hacer muchas cosas. Se pueden hacer, sí.

Yo me comería todas vuestras ideas, escúchame, todo lo que habláis

me lo comería yo. -Me encanta cuando se concentra,

pero está nerviosa.

¡Ah!

Mira, Nico ha horneado el hojaldre y no lo ha pinchado.

Perdona, lo ha hecho y ahora hace como un polvo.

Como una tierra o algo. -Cuidado, perdona.

Cuidado con Nico. Cuidado con Nico.

No está tan loco.

(JUANJO) Reviéntalo, Nico, hazlo polvo.

Voy a intentar hacer un crumble de manzana y zanahoria

lo que pasa que los tiempos de la zanahoria al horno

no los tengo muy controlados, pero confío en mi suerte

y en ti, confío en ti, en todos ustedes,

señores telespectadores que confían en mí.

Sé que tienen poca fe en mí, pero confíen ustedes.

Si te gustan las recetas de los aspirantes, pásate

por el restaurante "MasterChef", en Madrid.

Una experiencia gastronómica sorprendente

donde podrás probar los mejores platos

hechos en estas cocinas y disfrutar de una velada única.

No lo dudes y reserva ya, tienes más información

en restaurantemasterchef.com y en redes sociales.

¡Ay, de verdad, qué trajín!

Venga, Josie, que le vamos a dar con la tarta en los dientes.

¿Eso qué es, queso crema o yogur? -No lo sé, como no nos lo dice,

si lo dijera, lo sabríamos. -Déjale, está como para dar clase.

Pero hay gente muy seria cocinando, Josie, por ejemplo,

pensaba que cocinando era un jolgorio.

Eh, serio. Metódico, serio,

concentrado, disciplinado.

(CELIA) Agítalo ahora mucho, agítalo mucho.

Como si fuera la cabeza del Andy.

Mira cómo le tiembla el pulso, por Dios, al pobre.

¡Muy bien, Nico! ¿Y a Gonzalbo cómo le irá?

Ahí se le ve tan pancho.

Creo que no llego a tiempo, así que, voy a hacer un truco

que me enseñaron en la escuela "MasterChef"

que es cambiar el eterno horno por un microondas.

¡Ya está!

(CANTA EN OTRO IDIOMA)

Voy a hacerlo en dos sitios a la vez, a ver quién gana,

Se van a cocer en su propio jugo, en su propio dulce,

una manera mágica de conseguir que la fruta

sea más dulce aún, ¡ah!

Vamos a ponerlo, por ejemplo. -¿Estas segura

que no has equivocado tu vocación? ¡Qué tía!

¡Ah! -¡Qué buena pinta, qué buena pinta!

Hola, buenas. -¿Qué tal, Nicolás?

-Pues muy bien, aquí intentado...

No, intentando, haciendo un strudel sin azúcar.

Y para el dulzor aparte de evaporar un poquito de líquido

de la manzana y dejar ahí con la canela que siempre nos...

Vamos a probar. Le metí ciruela que la he hidratado

y con la canela, frutos secos, pues al final, entra muy bien.

Oye, tiene muy buena pinta. ¿Te recuerda a alguien hablando?

Me recuerda un poco a mí, fíjate, me recuerdas un poco, sí, sí.

Las formas y tal. ¿Cómo lo ves, bien?

Fenomenal, te lo aseguro. Es muy sincero,

¿estás deseando decirle a alguien que no te gusta su elaboración?

Sí. Sí, ¿te apetece, no?

Pero no he podido. -A ver si acabamos igual de bien.

Esta le gusta. Bueno, gracias.

Venga. -Nico, el horno.

Aquí está sonando algo, ¿eh? -Sí, la lanzadera.

¡Mío! -Este es el falso dulce

con unas ciruelas deshidratadas y unos dátiles

y canela y muchísimo amor. -La Terre está como una cabra.

Ainhoita, cariño. -Ahí voy, ahí voy.

¿Cómo va mi amor, qué estás haciendo?

-Haciendo lo que puedo. -¡Ah! Pues como todos.

Hombre, claro, aquí estamos viendo la vida pasar.

# Mientras tanto, # veo la vida pasar. #

¡Qué grande eres, Terre, hija! -Avísame en cinco minutos

para mirar el horno, por favor.

Avisadme desde vuestras casas, mandadme un SMS, un wasap,

un mensaje por "Instagram" directo.

La manzana está ya.

¡Ay, ay! -Victoria, estoy muy mal.

No, no estás muy mal, estás muy concentrado

y me llama la atención. Está mal de la cabeza

con lo que hizo. Pero cómo no, Pepe

¿no hubieras hecho lo mismo? ¿Yo? Me hago un Andy ahora mismo,

cambio al equipo. Eso es muy patán, no te pega nada.

Vamos a ver si te puedo ayudar un poco porque mira lo que traigo,

la biblia de "MasterChef". Gracias, bueno, lloro,

o sea, me hace muchísima ilusión. Es un libro que combina recetas,

utensilios y técnicas, sé que eres estudioso

y aplicado y le sacarás jugo al libro, así que,

fíjate, recetas de primera, platos tradicionales,

de vanguardia. Estos cangrejos estaban vivos.

-Josie, mete el libro al horno, hombre.

Andy, por favor, acércate. Acabaste derecho antes de ayer

porque eres jovencísimo. -Parezco más joven de lo que soy,

pero, en verdad, la acabé hace mucho.

-Pues te pones buenas cremas. -Gracias.

¿Qué te parece que Josie no hiciera un Andy?

Aún hay gente sin sentido común.

Puede que me equivoque, pero creo que se arrepentirá.

-Bueno, a ver, no porque me voy con la cabeza bien alta.

Pero te vas. -Pero no tengo nada para tapizar

el sofá, es lo único porque me traje unas tapas

que te mueres para tapar ese capitoné de chincheta dudosa.

El capitoné de chincheta dudosa me da menos confianza

que el pitillo y donde lo llevas empitillado que es muy terrible.

O sea... Tú dile: "Abogado empitillado,

juicio ganado". No lo sabe, pero ese es el dicho.

Bueno, nos vamos, Josie, nos vamos que te entretenemos.

Vale, gracias. (ANDY) Yo cuando era abogado

ejercía mi profesión en traje, pero he venido a las cocinas

de "MasterChef" dejadme venir algo casual, hombre.

Mi pitillo, mi doble hebilla, ¿qué malo tiene? Nada.

De color perfecto.

(Música)

Aspirantes... ¡No, no quiero saberlo!

Últimos 30 minutos. ¡No!

Que sí, que así terminamos antes con esta pesadilla.

-30 minutos me separan

de la gloria o del fracaso, ¡Dios mío!

¿Qué vas a hacer, Nico, un heladito?

-No me da tiempo. -¿Y qué vas a hacer?

Una cremita.

¿Todavía no, todavía no está hecha?

Pero, bueno, vamos a ver, ¿de qué son estas zanahorias?

La Terre no se hace al micro,

iba a hacer alguna receta y no se hace.

Otros ocho minutitos más a ver si se reblandecen.

Ahora, me voy al microondas 30 segundos.

¿Estás controlando el tiempo, Laurita?

-Sí, lo controlo, lo estoy viendo. -Acuérdate de emplatar.

Qué hijo de la grandísima. -Hay que ser bicharraco.

Laurita... Hola, Laura, ¿qué tal?

Querías osmotizar... Bien, quería osmotizar bien.

-Es piña, ¿no? -Sí, tengo piña...

¿Qué más va a llevar? Dónde meto lo que no tiene azúcar.

Claro, quiero saberlo, queremos saber dónde están...

Vamos a probarlo. -Una crema inglesa

con compota de manzana.

¿Por qué me sabe a almendras?

Ah, no, no lleva almendras. -No me parece que esté mala,

pero es que no me sabe a crema inglesa.

Es una crema de manzana con cosas. ¿Qué más haces?

Tengo una gelatina de mango en el abatidor.

Cuando te juntas con tanta fuerza,

es como acompañar a un solomillo de cerdo con uno de ternera.

Ya... ya... ya me estás haciendo chiquitita.

Yo te digo que... que no está mal, pero veo sencillez.

Pero no tengo elementos, Jordi.

Tienes cabeza para pensar. Tienes dátiles.

Dale, dale vueltas.

(FLO) Laurita, acuérdate de emplatar.

-Me estoy poniendo de los nervios.

Venga, Josie, cariño.

-¿Qué ha pasado?

Llevo toda la prueba intentando ablandar unas zanahorias...

Venga, la última ya.

La zanahoria dura, chiquilla, ¿por qué no se pone blanda?

¡Que no va!

¡Ay, por favor, hay que ser pava!

¡Dios mío, que min no son minutos!

¡Que min es segundos!

No sé en qué idioma, pero min en los microondas de "MasterChef"

es segundos... ¿dónde se ha visto esto?

Es muy fuerte...

-Mira, ahí está sacando Gonzalo su plato.

-Que queda nada...

¡Ay! ¿Qué te pasa?

¡Hombre! -Hola, qué tal.

-¿Qué tal? Encantada. -¿Qué tal?

¿Qué haces, Terre? Quería hacer ocho elaboraciones.

¿Y en cuántas has quedado? En una.

En una... pues muy bien. ¿Qué prefieres?

¿Ocho mal o una perfecta? Una perfecta.

Simplifica, me parece muy buena la idea.

Al final, ¿en qué te has quedado?

¿Se ha escuchado cómo es mi acento "british"? A mí me gusta el "british"

el acento americano no me interesa, me suena como a rubia...

Me suena como mal.

-Vamos a probarlo. -A ver si notáis, por favor,

no me quites mucho que es lo que hay. ¿Este es el postre?

No, hombre, no...

Es el rellenito. Sufrías con el micro.

¿Qué te ha pasado? Puse segundos y no minutos.

Lo de hablar inglés sí, pero las ciencias ya...

Pero muy poco, la mayoría...

-Hasta luego...

(SUSURRA)

Me suda el bigote.

Oye, ¿sabes que podríais ser padre e hijo?

El mismo peinado... Sí, el pelo...

Oye, pero la nariz también...

Mira la nariz.

-A mí me lo han dicho. -Y la boca...

¿Perdona, perdona? -Me lo han dicho...

Te voy a decir una cosa, en esa época alternaba mucho...

Por Madrid. (RÍE)

-No le pongas muchas cosas.

Tiene que llenar el plato, ¿no te digo?

-¿Por qué no lo dejáis en paz, por Dios?

-Nico... -Vale, vale.

-Muy bien, Laurita.

De sobra...

-¿Laurita qué ha hecho? ¿Osmotizar nada más?

-No, hombre, algo habrá hecho.

-Vicky, ¿cómo estás? -Yo muy bien, mi amor.

Tú ves "MasterChef".

Sí... Tú viste que José Mari

el tema de aguantar el pin mucho tiempo no le resultó.

No es esa mi intención.

Ya puede estar bueno esto. ¿No te la hubieras jugado?

No, habría gastado el pin, porque cada semana escuchar

"está relajado por el pin", "no se lo curra", "va de sobrado"...

Pero encima de que te la juegas... Y encima... chulo.

Encima... chulo.

Valoro la valentía.

Pero cuéntame, ¿te has visto muy seguro?

No soy especialista en repostería... ¿Y para qué te tiras a la piscina?

Porque me quiero poner a prueba

a mí mismo, también, un poco. Hazlo en tu casa.

-Bueno, tiene... -En mi casa no.

Si no lo hago aquí...

-Sí, pero yo, fíjate, te lo he dicho, hubiera tirado...

¿Qué?

¿Pruebo?

-A ver la carita...

No tiene azúcar.

Vamos a ver... vámonos, vámonos. Dejémoslo ahí.

Joder, Vicky, tía... Que lo haga él, vale, pero tú...

(Risa de Gonzalo)

Aspirantes, últimos cinco minutos.

(J. J. BALLESTA) ¡Vamos, chicos!

¿Le has echado... alginato? -Gelatina.

Se me ha olvidado el agar-agar, a ver si esto lo aguanta.

Eh... mira a Nico haciendo bolitas.

Haciendo bolitas. Está como tú Nico, está...

-Vamos a ver, ahora, al quitar el aceite

si se aguanta... -Bueno, aquí hay nivel.

¡No se aguantan! Me cago en la leche...

Oye, ¿qué pasa con lo de Gonzalo? Quiere hacer un brownie.

Solo es de cacao, solo hay cacao.

Pero ¿le ha puesto algo más? Es lo que quiero ver.

En el molde había más cosas, igual hay más.

Olé tú, maquinón.

Oh... te mato.

Vamos, corre, rápido.

-Cómo huele a quemado. -No está quemado...

Es el caramelo.

(FLO) Sabes que el programa deja huella en nosotros.

-Yo soy Flo y me ha sacado a Flosie. Pues a Josie le hemos sacado a José.

(JOSIE CON VOZ GRAVE) Hola, Pepe. ¡No te reconozco!

¿Qué ha hecho ahora, Nico?

-Pues no sé, no para, el caso es no parar.

-Lo que siempre le dicen a él... -Que se pasa.

-Ha dejado el emplatado "minimal".

-Está "minimal", está precioso, no me digas.

-Está todo lleno de guarrerías.

Aspirantes, no os quiero poner más nerviosos;

pero acabáis de entrar en el último minuto.

¿Os acordáis de cuando los aspirantes

respondían con "sí, chef"? (TODOS) ¡Sí, chef!

-Cómo te lo pasas, Pepe.

Todavía me lo voy a pasar mejor.

Esto no ha hecho más que empezar, Gonzalo.

(IRÓNICO) Nico, adorna un poco tu plato, tío.

Diez, nueve, ocho..

Siete, seis...

Cinco, cuatro, tres...

Dos, uno... ¡tiempo! ¡Manos arriba!

(Aplausos)

-¡Bravo, chavales!

(LAURA S.) La cosa está complicada,

teniendo a Josie dentro y a Gonzalo que se ha quedado...

El porcentaje ha bajado para irse.

Pero es que el nivel está muy alto.

Aspirantes, el tiempo de cocinado ha terminado y llega el momento

de la cata, pero antes vamos a despedir

a nuestros invitados, Vicky, Andy... muchísimas gracias por venir.

Por haber estado con nosotros, un placer...

Oye, chicos, disfrutad. Nos vemos pronto, gracias.

Disfrutad... -Mucha suerte, chicos.

Suerte.

-Adiós, amigos...

-Tira para allá, Andy, que te voy a meter un pescozón...

(ANDY) Al final, todos tenemos nuestros "haters",

pero tengo más cariño de lo que pensaba.

Fíjate, quién me lo iba a decir.

-Qué pena... yo que me quería poner "púa".

Ahora sí, empieza la cata. Gonzalo, tú serás el primero, adelante.

¡Bravo! -¡Vamos, Gonzalo!

(FLO) Yo no voy a aplaudir... -¡Cállate ya, tronco! De verdad...

-Te lo digo en serio, parece que estoy aplaudiendo lo absurdo.

Muy bien, Gonzalo, valiente.

Nombre del plato. El plato se llama Máximo Riesgo.

Es una película del género que le gusta a Pepe,

de Stallone en leotardos...

Trepando por las Montañas Nevadas. Cómo conoces mis gustos.

Y bueno, dada la situación, yo creo que era apropiado.

-¿Por qué no se llama Dos Tontos muy Tontos?

-Como soy uno solo... si quieres bajar, ya somos dos tontos.

-Que te calles...

¿Qué lleva tu postre?

Es un brownie hecho con mango

y espolvoreado, haciendo de arena, es una cookie

con nueces, plátano y fresas que es justo lo que...

Hay en el otro lado del emplatado.

Vamos a abrirlo.

Joder... Oye, Gonzalo...

¿Te arrepientes de haberte jugado el pin?

No. Joder...

Pues yo lo haría.

Bueno, era algo que podía pasar.

Dices que lleva mango, ¿dónde está? ¿Metido en la masa de bizcocho?

Sí... Se hubiera agradecido

que lo hubieses puesto, también, ahí.

No sé si en forma de salsa, granizado...

En forma de algo que te ayude a...

A hacerlo más ligero, porque se hace...

Un polvorón que se te queda ahí.

No aparece el mango y es una pena, porque la idea chocolate-mango

es buena; pero te ha faltado equilibrar y saber sacar de ahí...

Algo más ligero. Hay trabajo, está bien, pero...

Hay trabajo, pero bien no está.

Has pensado que el cacao se comporta como el chocolate,

pues no, el cacao es polvo y el resultado es un polvorón.

Suerte que lo has mojado con un mango y ha hidratado

un poco el conjunto, pero no ha funcionado, Gonzalo.

Nosotros estábamos pidiendo un postre rico,

endulzando con fruta o con... licor

o con lo que sea, pero que esté bueno.

Y a ti no te ha salido rico. Kamikaze.

(GONZALO M.) Probablemente esté muy seco,

también estoy convencido de que...

Teniendo en cuenta que me he jugado el pin

la valoración no me iba a salir gratis de ninguna manera.

Vamos, eso lo tenía clarísimo.

-Ya estás rezando para que alguien haga peor, chaval.

Mira que te lo he dicho.

Anda y que le den al pin, te hubieras subido aquí.

Cántame algo...

¿Quieres que te cante...? (TARAREA UNA CANCIÓN EN INGLÉS)

Mucho mejor que tu plato.

Oye, si no lo has probado... Hay que ver el tío, ¿eh?

Ya estamos con prejuicios.

Se llaman prejuicios.

¿Cómo se llama tu postre, por favor?

Pilar Riaño Crumble.

¿Quién es Pilar Riaño? Era la directora del colegio

donde yo estudié en Londres, una residencia Tudor

de Enrique VIII de Inglaterra, llamada Hampton Court

que la directora era Pilar Riaño. Es un Josie.

No, no es un Josie, es mi vida.

Desconocéis mucho sobre mi vida internacional,

la nacional la conocéis más.

Le he querido poner todo este mundo inglés porque...

Pero yo le he dado unos toques...

Muy a la española añadiéndole esa reducción de amontillado,

sabéis que es de mis favoritos,

con una reducción, también, de...

por supuesto los dátiles, ciruelas deshidratadas,

le hemos añadido un poco de plátano

para rebajar un poco... Está riquísimo, no pongas esa cara...

¡te conozco, te veo venir... Jordi Cruz!

A mí me gusta. ¿Ves qué buena persona?

Bueno, lo esperaba peor y lo has tuneado bien.

Te lo puedes comer.

Está bueno... Tuneado es que es feo, es feo.

La naranjita esta y la manzana, mejor no pongas nada,

prefiero que pongas el crumble es un toque de color.

Es que me sobraban 45 minutos y... Una crema inglesa.

Le falta eso... algo que te una más y te lo comas con más gusto.

Está muy buena la crema interior. Está ese dulzón natural

que has conseguido, está rico, sí.

Veníamos del polvorón de Gonzalo y he pensado... será un desierto.

Pero sé bueno conmigo sin crueldad con las demás personas, por favor...

Yo venía con esa sequedad en la boca y he pensado:

"Esto va a ser un desierto". ¿Te ha gustado un poquito?

Está rico, Terre, pero estás en un punto...

¡Qué falso, no me lo creo! ¿Has visto la cara que ha puesto?

Vamos a hacerlo bien, Jordi.

Dime, cariño... Está rico, Terre.

No me lo creo, dímelo que me lo crea.

Joder, me cuesta. Venga, suelta...

Cuello, cuello... así así, venga, como de... "plas, plas".

Así... mueve un poco el cuello, relájate, tienes bondad,

tienes un interior bonito, lo veo... Está rico, Terre.

¿Lo habéis visto? ¿Habéis cogido el plano?

(TERREMOTO) ¿Qué problema tiene Jordi Cruz?

Es que tiene un problema a la hora de alabar el trabajo de otro.

Pero es que no le parece nunca nada bueno. Es increíble.

-Qué serios.

Te quedaste frito con el beso, ¿qué ha pasado?

Aún me dura. No ha vuelto en sí.

Estoy aún helado. Que no ha vuelto en sí.

Es que me animé...

Ainhoa, ¿cómo se llama tu postre?

¡Ahí va, Dios! ¿Qué vamos a por Rolex o a por setas?

Muy vasco eso, ¿no? Muy vasco.

Entonces es una tarta de manzana.

Es una tarta de manzana, he utilizado una manzana

que fuera dulce y la he asado con canela...

Y le he echado reducción de Pedro Ximénez

y, luego, tenía una crema inglesa y bizcocho de sifón echo con pasas.

En fin..

Bueno...

Mis besos a la M.

No me dejo comprar con unos besos.

No, hombre, ya soy consciente de que no.

Creo que el mérito está en resolver sin azúcar

una crema inglesa y solo con una masa

y unas manzanas un licor

lograr algo que recuerda a una tarta de manzana.

Está jugoso, está rico, sabe a manzana, a caramelo...

Lo habría acompañado con un poco de vainilla,

más que este bizcocho que aporta poco.

Pero la tarta está muy bien resuelta,

teniendo en cuenta que es un postre donde caramelizamos directamente,

y tú no tenías azúcar.

Yo hubiese utilizado la crema que está muy buena

para ponerla por encima, para mí... Creo que hubiese sido mejor.

Está todo rico, la masa está bien, la manzana está dulce...

Has trabajado, has estado ordenada, eso nos gusta.

Me encanta que te despojes del animal salvaje

que traes alguna vez

y saques esa Ainhoa... Dulce y diva.

Dulce incluso, seguro que lo tienes

y lo has reflejado en el postre. Me gusta hacer repostería.

Está rico, está bueno, te lo comerías en tu casa.

(AINHOA A.) Muy mal se tiene que dar para que mi postre no pase.

Pero, aún así, para mí el sufrimiento de hoy,

no lo puedo evitar,

es que vaya quien se vaya es alguien del equipo...

Del equipo que yo capitaneé y eso lo llevo mal.

(J. J. BALLESTA) Ole, qué tiento. -Joder, qué bonito.

-Se llama Dinaia osmotizada.

¿Por qué? He querido jugar con... es una diana,

y he querido jugar... ¡Ah!

Con el nombre de mi hija. Tenías ganas de osmotizar.

Sí, se me ha quedado grabado la osmotización.

Lleva gelatina de mango,

la piña está osmotizada con Pedro Ximénez,

hierbabuena, canela y vainilla...

Y lleva una crema inglesa sustituida por compota de manzana.

Claro, cuando osmotizas...

Necesitas, si hay poco tiempo,

que el líquido sea muy líquido para que la penetración sea rápida;

la piña es muy acuosa y si le metes una reducción densa, penetra poco.

¿Ves la capita oscura que tenemos encima?

Sí. Esta capita muy oscura...

Es la que está penetrada.

Claro, ha faltado un poco más de penetración.

Después, me encuentro una crema que sabe a poco y a nada

y una gelatina que es importante en el plato

que creo que no funciona con la piña, el Pedro Ximénez...

Es muy bonito...

También te diré que es una bonita nada, he visto poco trabajo.

Las gelatinas, ¿de qué son? De mango.

Solo mango. Sabe a nada.

Yo creo que está, totalmente, insípida.

Yo creo que hay una estética maravillosa,

la verdad, para hacer una foto.

Pero si te tapas los ojos y te lo comes,

no sabe nada más que a piña. Tengo un nudo en la garganta.

Ahora mismo... dime.

¿Qué te pasa? Tengo mucho calor.

Hace calor, hace calor.

Es un plato de piña.

Era importante en esta prueba, sacar partido

a la parte dulce de la fruta para endulzar tu postre

y este postre no está dulce. Falta alegría en el postre.

Laura, delante de cocinas. Gracias.

(LAURA S.) Me daría rabia, la verdad, si me fuera yo hoy

con un postre y con una osmotización.

La semana pasada ese tartón...

Te vas, bueno, pues chapó; pero ¿un postrecito libre y te vas?

Qué feo.

-Él sabe...

Qué divina.

¿Qué es? ¿Qué lleva? Es un trifásico...

De mango, galleta y espuma de yogur.

Josie, no he entendido por qué has traído solamente dos copas,

porque podías haber traído una o tres.

Bueno, es un tú y yo, para dos personajes históricos

que están muy relacionados con el plato,

con el mango y que, además, tienen un mensaje detrás increíble.

De amor, antirracismo y de amor por... esta fruta que es increíble

que a mí me recuerda a Osborne House que es la casa

donde, por primera vez, en Occidente se probó el mango.

Es la casa que el príncipe Alberto le regaló a Victoria,

la reina de Inglaterra y que está en la isla de Wight.

Yo he pasado muchos veranos justo enfrente.

En Chichester que amo... (TERRE EN INGLÉS) Chichester...

No pronuncia bien.

-Abdul que fue el último mayordomo de Victoria

es el que trajo ese mango... No, no estaban liados.

Victoria estaba muy mayor...

Josie, ¿de dónde te viene toda esa cultura anglosajona?

Porque yo estudié en Inglaterra.

Igual que la Terre. Claro, Terremoto...

-Pues me parece falta... ¿cómo se dice Chichester?

-Chichester... (PRONUNCIA EN INGLÉS) Chichester.

(PRONUNCIA EN INGLÉS) Chichester... Muy bien, a ver...

-Yo digo...

(PRONUNCIACIÓN ESPAÑOLA) Vogue, Burberry... lo españolizo.

Después soy muy Bienvenida Pérez

para todo lo de Inglaterra, es verdad que lo disfruto mucho.

Yo con esto de que no tiene azúcar, además,

me lo como entero. Vale.

La combinación mango-yogur funciona...

Aparte te ha salido un buen mango, superdulce...

por el formato de la copa, quizá, lo lógico es poner el mango abajo

porque es muy cremoso, podías poner la galleta encima sin mezclarse

y con la espuma de yogur, encima, la cuchara se hubiera clavado.

Si lo pones debajo tienes un taponcito.

La combinación está rica, está buena, tres elementos

pero están bien combinados y ricos.

Josie, fenomenal, delante de cocinas.

-¡Bravo, Josie! -¡Bravo!

(JOSIE) Estoy contento porque la valoración ha estado bien,

pero es que... hoy es un día que me han dejado despeluchado.

O sea, me han dejado desplumado. Esto ha sido...

Una pesadilla que, al final, puede tener un final feliz.

Pues muy bien, Nicolás, contigo terminamos la cata. Adelante.

(NICOLÁS C.) Tengo un poco de miedo,

he intentado hacer un falso caviar y no me ha salido.

Creo que la salsa, de repente, va a salir en tropezón...

Por no decir que el plato está sucio,

me espero todo... ¿Tienes que acabarlo, Nico?

Sí. Pues adelante, por favor.

Bueno, bueno...

Ay, Nico... por favor, quien te ha visto y quien te ve.

¿Estás polinizando? Para el que le guste...

La florecita, pues que se encuentre...

Una sorpresa. ¿Y qué es?

Esencia de rosa. Agua de rosas.

Jo, sí... Dentro de la flor de jazmín.

Nicolás, ¿cómo se llama...?

Tu postre. Se llama...

Guau... a ver... ¡Cómo estáis!

Los anglosajones hoy... Healthy Strudel no sugar.

Y qué lleva tu Strudel...

Le he metido ciruelas que hemos hidratado

con film en el microondas para que no perdamos el jugo.

Y, luego, yo quería hacer un helado pero no hemos podido llegar

por tiempos y lo hemos solucionado con una crema

por si alguno le gusta más jugoso, pues así lo puede combinar un poco.

¿Lo habías hecho alguna vez? Hice una vez el strudel en casa,

pero ahora sin azúcar a ver qué os parece.

¡Oh...!

Gracias, Samantha. Has estado listo, Nicolás.

Qué bonito ver a alguien que tiene una idea,

está tranquilo, lo disfruta...

Un postre muy trabajoso...

Tradicional, sin duda, pero que has sabido...

Se está poniendo fina Samantha.

Has sabido superar esos obstáculos

de no tener azúcar y lo has resuelto muy bien.

Porque es un postre que está completo,

lo tiene todo... es un strudel rico, con vainilla,

con canela, especies, manzana, caramelo...

Con todo lo que tiene que tener un postre

y el azúcar no se echa en falta.

Buen trabajo. Muchas gracias, chef.

No se nota que no tiene azúcar.

Es que la prueba de hoy era eso, con lo cual...

Está perfecto, no te puedo contar si me gusta o no

porque me he comido medio strudel. ¡Bravo!

Muy bueno... Todo lo del plato está bien hecho.

Muy buen trabajo, Nicolás, delante de cocinas.

(NICOLÁS C.) Tenía claro el strudel...

En la cabeza y eso me ha permitido disfrutar

y buscar la excelencia, en sabores,

dulzores y tal...

Me voy... feliz, me voy feliz.

Aspirantes, la cata ha terminado y, ahora, toca deliberar

para decidir quién abandona, las cocinas de "MasterChef".

Si tiene que irse alguien, siempre se va alguien.

-Ya lo sé, pero hay quienes merecen...

Más... irse que otros.

Y están ahí en el balcón.

Es una irresponsabilidad, Raquel.

(J. J. BALLESTA) Suerte a todos.

Aspirantes, en este reto queríamos que aprendieseis

a hacer postres sin azúcar ni otros edulcorantes,

manteniendo el sabor utilizando la fruta.

Ha habido dos aspirantes que han entendido la prueba

a la perfección y han presentado unos postres que, además de ricos,

tenían trabajo y eran muy buenas ideas.

Esos dos aspirantes son...

Nico. ¡Bien!

Y...

No... no. Y... y..

Y Josie...

(TODOS APLAUDEN Y VITOREAN A JOSIE Y NICO)

-¡Muy bien!

Josie, no somos así, por favor.

Tú has venido así, para subir a la galería.

Ay... bueno, bueno. -¡Ay, por Dios!

-Yo feliz... Quiero verte brillar...

Más que nunca. ¡Ay, mi tercer ojo!

Qué felicidad... ¿Qué tal estás?

Mejor, bueno, vuelvo a ser yo.

Estoy fenomenal.

(JOSIE) Estoy feliz, vuelvo a ser Farinelli,

como he venido y como pensaba que iba a estar arriba,

pasando pues... pasando olímpicamente del foso.

Es que... de verdad, no puedo más.

Ha habido dos postres que se han quedado a medio gas,

y aunque pudiera comerse, tenían algunos errores.

Y son los postres de...

Ainhoa y...

¡Terre!

¿No estás contenta, Ainhoa? No.

¿Por qué? Me joroba mucho que se vaya alguien.

No puedo evitarlo y, además, por mi capitanía.

Y me siento responsable de que...

Alguien se vaya hoy, precisamente, por eso.

"MasterChef" es individual, aunque haya una prueba por equipos.

Lo sé. Por lo tanto,

responsabilidades las justas.

(AINHOA A.) Lo que pasa es que el jurado no me conoce.

Yo soy así...

Yo me fustigo toda mi vida, es...

Es como... es esa especie de exigencia

lo tengo intrínseco en mi ADN de la vida, entonces,

pues sí es verdad... me exijo. Me exijo mucho.

Podéis subir a la galería.

(TERRE CANTA) # Me he salvado

# Me he salvado... me he salvado

# otra semana más, # voy a por la siete. Siete... #

Laura, a tu elaboración le faltaba trabajo por todas partes.

Sin sabor a mango, porque estaba muy gelificado.

La piña sin ese licor para potenciar la osmotización,

por bonito que fuera...

Era la nada.

Gonzalo, tú has querido...

No sé si ir de sobrado, jugándote el pin

y, desde luego, no ha sido una buena idea.

Las imprudencias, en las pruebas de eliminación, se pagan caras.

Tu brownie era un mazacote que se quedaba atravesado.

Un postre fallido, también, Gonzalo.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

Laura.

(LAURA S.) No pasa nada...

Es maravilloso haber llegado hasta aquí.

-Mira... es que no se le va la sonrisa, es un cielo de mujer.

Gonzalo, te gusta el riesgo, ¿eh?

No, hombre, te aseguro que de la prueba de hoy he aprendido.

Y se trata de eso.

Aprender a usar el pin. A eso también.

Puedes subir a la galería.

Aprieta, aprieta en las pruebas de eliminación, sobre todo.

Enhorabuena...

(GONZALO M.) Yo quería ponerme a prueba.

Quería saber si yo...

Iba a ser capaz de superar esta eliminación

más allá de tener la posibilidad de evitarla.

Ainhoa... no te pongas así, mujer, no te castigues.

(EMOCIONADA) Es que soy muy llorona.

-No, no, no...

Laura...

(SUSURRANDO) Qué pena, tía.

(RAQUEL M.) Laura...

Se la va a echar muchísimo de menos.

Porque... ella es luz, es alegría, es buen rollo.

Es una mujer... muy completa.

Bueno, Laura, qué pena, ¿no?

Uy... pues pensaba...

Este momento mucho más dramático de lo que lo estoy viviendo.

¿Sí? ¿Estás bien? ¿Tranquila? Sí, estoy dando las gracias.

Gracias... la experiencia... ¿Has estado feliz?

Muy feliz. Me encanta que te lo tomes así,

sales con un postre que está para hacerle una foto

y que no sabía a nada, mujer. Sí.

Ya lo sé, me pondré las pilas en casa.

Para hacer cosas ricas. Sobre todo postres,

que no es lo tuyo y, luego, yo sé...

que tienes un marido muy agradecido que le gusta cocinar y comer.

Sí... sí. ¿Sí? ¿Y lo hace mejor que tú?

Pues puede ser que sí.

¿Y teniendo un marido así lo cambias por Flo? No lo entiendo.

O sea... Depende a cuántos programas llegue.

Vale... Si me echa mucho de menos...

Si abandona por mí. (FLOSIE) No tardo nada en bajar.

(FLO) Es que no solo han echado a Laura

Han echado por el traste...

Nuestra relación.

Y eso lo van a llevar los jueces, vamos... han jodido una familia.

¿Qué valoración haces de tu paso por "MasterChef"?

Corta. Claro, necesitaba estar más semanas y aprender mucho más.

Y que... aprender a quereros a vosotros.

Ahora os quiero un poco.

No se consigue, no te pongas metas altas, que no, mujer.

Esas son imposibles. Que sí, que estás muy guapo.

Con querer a tus compañeros... Los quiero mucho.

-Te vamos a echar mucho de menos. Mucho de menos...

Mucho de menos. -Pero no pasa nada.

Es una mujer querida. Te dejas querer...

Lo sé, yo los quiero. Te dejas querer.

La rubia, las dos necesitamos estar aquí.

-Guapa. -Nos ha dado

una nueva oportunidad la vida.

Y la hemos aprovechado muy bien y ella sabe por qué.

Te quiero... ¡Uf!

No lloro por Flo, era por Raquel.

-Me pasa igual, tía. (TODOS RÍEN)

Flo... pagarías por tenerlo al lado.

Ahí lo dejo. (JOSIE) Tal cual...

Es verdad... -Te quiero, Flo.

Oye, ¿volverías a "MasterChef"? Sí, sí.

¿Sí? Sin pensarlo.

Y viendo la galería, ¿quién va a ganar "MasterChef"?

Yo, mi quiniela, en mis cuatro...

Finalistas...

Está Josie y Nico.

Y hay dos... que pueden ser...

Pues, cualquiera de esa maravilla de compañeros que tengo.

Vamos a ver qué pasa, todavía queda programa.

Laura, ha sido un placer conocerte.

Sigue cocinando, practica. Sigo...

Diviértete, no pierdas esa sonrisa.

De verdad, porque da gusto estar a tu lado.

Gracias... Eres maravillosa.

¡Esa Laurita!

(Aplausos, silbidos y vítores)

Os quiero.

(LAURA S.) Estoy muy emocionada,

por mis compañeros.

Ha sido una experiencia maravillosa

que la podía haber disfrutado y exprimido mucho más.

Pero que no he sabido hacerla de otra manera.

Aquí dentro sientes...

Que hay que ser agradecida.

Porque...

He tenido esta oportunidad

(EMOCIONADA) Que no tiene todo el mundo.

Y eso es lo primero que me llevo.

Pero... me hubiera gustado...

Estar más.

La competición continúa y las cocinas se vacían poco a poco.

De los 16 celebrities que empezaron esta aventura ya solo quedan nueve.

Sin embargo, la dureza de la competición aumenta

y el final, aunque lejano, empieza a vislumbrarse.

Nos vemos la semana que viene con tres nuevos retos,

mientras ya saben, pónganle...

(JUECES) ¡Sabor a la vida!

Que entren los primeros siete expulsados de la quinta edición

de "MasterChef Celebrity". ¡Perico!

Había que echarle vino tinto desde el principio por el color...

Ya verás que está rico. Confía. Vale...

-¡Vamos, Perico! ¡Vamos, Lucía! ¡Terre, Flo!

-¡Venga que la vais a liar! -¡Perico!

-Oye, no me despistéis. Así no se regresa

a "MasterChef"... ¡¿oído?! (TODOS) ¡Sí, chef!

-¡Socorro! Esto es crossfit.

Soy falsa, soy embustera, soy ladrona...

Soy de todo. (BIBIANA) Como nosotras.

(TODOS RÍEN) Vais a cocinar por relevos.

La que va a liar Florentino.

-¿Cómo lo llevas? -Fatal, no tengo ni idea.

-Lo voy a triturar un poco. -¡No!

-Oye... -La vas a liar.

(J. J. BALLESTA) Madre mía qué lío. Si es que no hacer con ello.

-Esta prueba es un ñordo como un pianolo.

(TODOS RÍEN) Tú tienes mucha energía.

Pero esa energía a lo loco son rayos que lo que toca lo destroza.

Tu peor enemigo, hoy, has sido tú.

El aspirante que no continúa en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 6

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 5 - Programa 6

27 oct 2020

En la primera prueba de la noche, rinden un merecido homenaje a los abuelos, fuente de inspiración para todos a través de la cocina y valedores de nuestra tradición gastronómica.
Los aspirantes reciben la visita de diez chefs senior premiados por sus elaboraciones para replicar sus platos estrellas junto a ellos. Marmitako, caldereta de lechazo o bacalao empiñonado, entre las elaboraciones.
En la prueba de exteriores, ‘MasterChef Celebrity 5’ viaja a Cáceres, ciudad declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, donde las celebrities descubrirán todas las posibilidades de aprovechamiento del del cerdo para multitud de elaboraciones. En esta ocasión, Toño Pérez, chef del restaurante Atrio con dos estrellas Michelin, supervisa el trabajo de ambos equipos.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 6" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 6"
Programas completos (13)

Los últimos 160 programas de MasterChef Celebrity 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. SALOA

    Aiiiii. Desde de Brasil. Me quede con ganas de besar a Jordi.......Dios Miooooo. Quiero participar de Master chef e no tengo plata para lhegar hasta Espana.......yo quiero. yo necessito....yo suenooooo

    29 oct 2020
  2. Virgilio Aldana

    Es imperioso que los participantes hagan un curso de manipulación de alimentos antes de entrar al programa. Demasiada saliva en los alimentos.

    29 oct 2020