www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5678678
Para todos los públicos  Masterchef Celebrity 5 - Programa 4 - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Música swing)

Bienvenidos una semana más a "MasterChef Celebrity".

Los aspirantes enfilan su primer mes de concurso conscientes

de la dureza del programa. La competición resulta

más complicada de lo que esperaban y todos ellos aseguran

que tras su paso por estas cocinas

no volverán a ser los mismos.

Neveras. Varias.

Los sentimientos están a flor de piel y las emociones

volverán a sucederse en los tres retos que tienen por delante.

Neveras, una, dos, tres, cuatro, cinco, seis.

(RAQUEL) ¿Qué habrá dentro de esas neveritas?

(CELIA) Nada bueno. Aspirantes,

bienvenidos de nuevo a las cocinas.

Gracias, chef. Lleváis un mes en estas cocinas.

Flo, ¿qué balance haces?

(FLOSIE) "Es que no ha venido, mira.

No ha venido". Flosie.

"Mira lo que me han dado, Pepe".

Te prometí el delantal pero no sabía que vendrías.

"Me gusta mucho, ¿pero blanco?". ¿Lo quieres rosa?

"Pues sí, rosita, con alegría, florecitas, colorcitos...".

A ver cómo cocina Flosie,

porque Flo es un paquete. Total.

"Ay, qué gracioso, Pepe". Oye.

¿Y mientras qué hace Flo?

Pues no lo sé, yo creo que ya no va a querer venir.

Aquí viene Flosie con todas las de la ley.

"Con todas las de la ley, Pepito". (RÍE)

Bueno, vamos a poner un poquito de seriedad

en este programa. Raquel Sánchez Silva...

Después de estas cuatro duras semanas,

¿qué consejo le darías a los próximos aprendices

de taller de "Maestros de la costura"?

Que se lo piensen. (RÍEN)

-No contar hasta diez, que cuenten hasta cien

y que luego vuelvan a empezar.

Gonzalo, fuiste la gran revelación

del inicio de la competición. El gran engaño.

Pero después de ese buen comienzo,

has pasado dos semanas en la cuerda floja.

Era más normal lo de los últimos programas que lo del primero.

De todas formas, esta semana me siento generoso

y es algo que deberían vivir mis compañeros.

Lo haces por ellos. Te hace crecer.

Creo que les puede venir a todos muy bien,

pasar por esos silencios eternos que te caracterizan,

pero... Oye, hay que mejorar.

Aspirantes, os habréis fijado

que tenemos detrás seis frigoríficos. Terre...

Hola, ¿qué tal? ¿Tienes alguna teoría

de qué hacen aquí estas neveras? Creo que hay una vacía,

hay otra que está llenísima

y las otras están: una con productos un poco podridos,

porque esto pasa...

¿Cuál crees que te va a tocar? A mí la podrida.

¿Cuál me va a tocar? La podrida. (RÍEN)

Josie, ¿de quién crees que son las neveras?

Parece un "photocall" de neveras. Estáis posando aquí

y todo está detrás. Nicolás...

Si abriésemos tu nevera, ¿qué nos encontraríamos?

Como una crema pastelera de la semana pasada...

-¿Cómo? (RÍEN)

-Tírala. -Ese es el camino.

-Mi nevera en estos momentos es un mundo,

un baúl de los recuerdos literal,

porque son recuerdos de la semana pasada, de la otra...

Aspirantes, antes de descubrir qué hacen aquí estos frigoríficos,

vamos a recibir a nuestra primera invitada.

Se trata de una de las personas más divertidas y alocadas

que han pasado por estas cocinas y con su visita,

las risas están aseguradas.

Adelante la quinta clasificada de la anterior edición

de "MasterChef Celebrity":

Yolanda Ramos. ¡Oh!

-¡Hola!

(SUSPIRA) Qué alegría me da volver a las cocinas

de nuevo, con la tranquilidad de la experiencia, del que sabe,

del que no se va a quedar sin curro de un día para otro, vamos.

Pero qué casting más guay. ¡Puf...!

(RÍE)

Te lo digo. Yolanda, bienvenida, ¿cómo estás?

¿Comparado con quién? Comparada contigo.

Estoy bien y muy contenta de estar aquí con vosotros.

Como gurú oficial de la anterior temporada,

¿qué vibraciones te transmiten estos "celebrities"?

(AINHOA) No empieces a vibrar.

-Está viendo una seria ganadora, ¿verdad?

(RÍEN)

-Llevan cachondeíto. No huelo miedo.

De verdad, os digo que sois un cuadro maravilloso.

Hay molla, ¿eh? (RÍEN)

Vamos sobrados, vamos sobrados. (YOLANDA) Madre mía...

¡Y está Celia! ¿No te acuerdas que tú y yo

tuvimos una pelea en un programa? -Nos tocó, nos tocó.

No me lo creo.

Sí, porque soy chuleta con los políticos.

¿Y qué pasó? Nada... Bueno...

(RÍEN) -Nada, nada.

(FLO) Pero ya no puedes decirle nada, ya no es política.

Ahora es Celia Villalobos.

-Perdona, tú eres quien eres toda tu vida y yo soy...

(FLO) Has dicho que querías salir de la política.

-Pero soy lo que soy y no renuncio a lo que soy.

-Ya empieza, ¿ves? Así se me puso a mí. Calla, calla...

-Creo que mis compañeros han decidido

que el estereotipo de político no debe cambiarse

y yo ya, pues soy lo que soy.

Si quieren me aceptan y si no, ¿qué le vamos a hacer?

Aspirantes, estas neveras no han salido de un restaurante

y tampoco vienen de los domicilios de grandes chefs con Estrella.

Proceden de seis pisos de estudiantes.

Y como estaréis temiendo, vais a cocinar

con los ingredientes que hay en ellas.

Queremos ver si sois resolutivos, aunque alguno de vosotros

seguro que tenía la nevera así o peor.

En los pisos de estudiante se practica

la cocina de supervivencia.

Elaboraciones improvisadas a partir

de productos económicos y sencillos.

Estos productos no siempre combinan bien entre ellos,

ni son de primerísima calidad.

Pero os tendréis que apañar con ellos.

En los pisos de estudiante, las neveras se reparten

y cada balda corresponde a un inquilino.

(TODOS) ¡Ay, ay! -No me lo creo.

Aquí vamos a mantener esa buena costumbre.

A cada uno de vosotros solamente os corresponderán

los ingredientes de uno de los estantes.

Madre mía... Perico...

Tú fuiste el mejor de la última prueba de exteriores

y tendrás el privilegio de asignar las baldas de estas neveras.

Dame una buena, Perico.

Puedes favorecer otorgando alguna balda

con mejores ingredientes

o ponérselo difícil al que veas más fuerte.

Aquí hay que eliminar gente y sobran 12.

(TODOS) ¡Oh!

-Cuando digo que me sobran 12,

podría decir que sobra uno, que soy yo.

-Acuérdate que si haces el mal contra alguien

expresamente, luego eso vuelve. Es karma.

Ella quedó la quinta.

No está muy arriba, no le hagas mucho caso.

¿La quinta? Anda que no estuve semanas dando por saco.

Eliges el primero, es una competición.

¿Con qué nevera y qué balda te quedas?

Perico, acuérdate que te puse un café antes.

-Una puerta y una balda, ¿no? Sí.

Venga, pues la de abajo. Pues aquí y ahí.

Esa para él.

Tiene berenjena, puerro, plátanos, sepia

mortadela, masa de hojaldre, kétchup

y patatas. (PERICO) Venga, a ver...

¡No, no, no! Es que no quiero ver los nombres.

Ah, no quieres verlos. Quiero hacerlo así.

¡Ah! Lo quieres hacer así.

Yo no quiero mirar, perjudicar ni beneficiar,

que sea la fortuna la que decida.

¿En serio los das al tuntún? Sí, sí, sí.

Eso tiene nombre... Estos dos, no sé quiénes son...

Arriba... Ainhoa.

Le das alcachofas, cebolleta, peras,

una bandeja con filetes de ternera,

palitos de cangrejo, chóped, un bote de aceitunas abierto

y mahonesa.

Oye, tienes enchufe. -Alcachofas y carne.

-Aquí por orden, aquí los otros dos.

Gonzalo.

Champiñones, sandía, filete de panga, beicon en lochas,

queso rallado, leche condensada abierta,

salsa de soja y cervecita, ¿cómo no?

Gonzalo, chulísimo.

A Celia le estás dando cebolleta, filete de emperador,

base de pizza, litro de cerveza,

tomate pera, fuet y crema de cacao.

(JUANJO) Te ha dado le por, Celia. Va a por ti el Perico.

-La vida es dura.

A Lucía le das patatas, limones, alguno seco,

filetes de lomo al ajillo, cartón de tomate abierto

arroz con leche, melocotón en almíbar,

cómo no, y un cartón de zumo de piña.

A Nico le vas a dar naranjas, una bandeja

de costillas adobadas troceadas, queso crema, gulas,

jamón de York en lonchas, bolsa de mix de lechuga,

mostaza y alguna cervecita también.

A Josie, cebolla, seca en este caso, melón,

rodajas de salmón, mantequilla, refrescos de cola,

mermelada de melocotón, pepinillos

y un litrito también de cerveza, muy oportuno.

La cerveza... -Se puede ir de litros.

¡Flo! Bueno, Flosie.

Ajetes, aguacate, tomate en rama, paquete de salchichas Frankfurt,

beicon, patatas precocidas, flanes y margarina.

(FLOSIE) "Recuérdame que te revise luego los piñones".

Raquel Meroño. ¡Raquel!

Manzana, rodajas de pescadilla, lata de mejillones abierta,

queso en lonchas, pimientos del piquillo abiertos

y pasta fresca. Pero si está vacía.

Juanjo. Juanjo.

Calabaza limpia, puerros, fresas, filetes de pechuga de pollo,

bases de empanadilla, algún limón, pack de yogures, paté y cerveza.

¿Y qué hago yo con la calabaza?

Quedan tres. La Tornado, La Terremoto, La Torbellino.

Zanahoria, calabacín, endivias,

hamburguesas, nata montada, cartón de vino tinto,

macedonia en almíbar y también cervecitas. Le gusta el pirriqui.

Ya me dirás qué haces con melocotón o piña en almíbar y una cervecita.

-Una birrita para ti y una para mí, Perico.

Laura. Lechuga iceberg, uvas,

lomo de cazón, jamón en lonchas,

quesitos en porciones, garbanzo cocido,

una lata de maíz en conserva

y unas latitas de atún en aceite de oliva.

Y Raquel Sánchez Silva. Tomate cherry, kiwi,

ajos, lechuga romana, carne picada de cerdo, chorizo en daditos

y cebollas. Kiwi, lechuga...

(TERRE) Todo muy bien.

-Perico, venga.

-Qué bien lo he hecho, ¿eh?

(TERRE) Muy bien, cariño. -¿Qué hago con el chóped

y dos peras? Dime tú cómo casa todo esto.

Aspirantes, para esta prueba contáis con 60 minutos

para preparar un plato libre digno

de "MasterChef" con los ingredientes que tenéis

en cada una de vuestras baldas. (SUSPIRA)

No tendréis que usarlos todos. Vale.

-Era una pregunta. Además, en vuestros puestos

de cocina encontraréis una caja con ingredientes básicos.

-Un consejo, un consejo.

Vuestra mente ahora está inválida, dejad que corra vuestra intuición.

-Ahí lo he dejado. Aspirantes,

llega el momento de cocinar. Deberéis coger

las cestas y llenarlas con los ingredientes

de vuestras baldas. ¿Estáis preparados?

(TODOS) ¡Sí, chef!

(FLOSIE) "¡Sí, chef!". (RÍEN)

-"Mirad, yo estoy listo".

¿Vas a cocinar, Flosie? "Hombre, por supuesto.

¿O no? No tengo ni idea de cocinar,

era para que le echaran rápido". Está en tu mano.

"Yo cocinar, no cocino en público.

He venido solo a dar una vuelta

para preguntar por Pepito y decirle a Jorge

que se esté tranquilito. Yo me quito el mandil, lo cuelgo

y dejo a Flo. Que se coma el marronaco el gordo.

Ahora sí, ¿estáis preparados? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues los 60 minutos comienzan en tres, dos, uno, ya.

Adelante. Venga.

-¡Ay, perdona! -¡Ay!

-Terre, tienes nata. -¿Y qué hago con la nata?

-Es una grasa, mi amor.

(FLO) Me has hecho el truco, ¿no?

Dime la verdad. -Que no.

-Es que Ainhoa tiene un trasero bonito y no nos deja pasar.

-Espera, ¿eh? -No podemos entrar.

-¿Ya? -Me voy.

-Venga, va.

-Me voy, me voy. -Pasa, pasa.

-Samantha, estás preciosa. Ahora, ¿no?

Tengo dos cervecitas, Perico, una para ti y otra para mí.

-Pues no estaría nada mal una cervecita.

-Ahí, a cocinar.

¡Alegría!

-Aquí no se tira nada, nunca se sabe lo que hace falta.

(YOLANDA) Utilizar la intuición, por favor.

-Vamos, vamos, Nicolás, que ya falta menos.

-Vamos, que ya tengo cuatro elaboraciones pensadas.

-Bueno, con que hagas una y bien...

-Yo no he compartido piso

pero mi cocina antes de entrar aquí era de supervivencia.

Eso sí, yo siempre queriéndole dar un toque más allá.

-No sé si voy a tener bastante con esta.

¿Esto me va a dar para tres?

Le tengo que echar agua. -Mira a Celia Villalobos,

es una ama de casa. ¿Os peleasteis mucho?

¿Pero cómo fue? Coincidís en un programa de televisión...

Coincidimos,

y le dije que me parecía lo que me parecen los políticos,

que nos habían prometido... Ciertas cosas y no había nada.

...una comunión llena de canapés y habíamos llegado a la comunión

y había cuatro ganchitos y encima alguien, el padrino,

había robado la cartera. Y en "El Intermedio" me dijo:

"A mí no me digas que he robado la cartera de nadie".

Y digo: "Es una metáfora".

Pero fue tan bonito...

-Hay que ser realista... ¿Ha metido los filetes en el cazo?

¿No lo habéis visto? ¿Qué ha hecho?

Los cuatro filetes al cazo, como quien echa la pasta.

(RAQUEL) Venga, Terre, cuéntame.

-Apago y enciento porque esta máquina y yo...

-Yo mi época universitaria la viví a tope. La viví a tope,

me enamoré, estudié, saque una carrera,

hice algunos de mis mejores amigos...

He decidido hacer pasta fresca.

Me ha salvado en muchas ocasiones como estudiante,

ojalá me salve hoy también en el cocinado.

Cógeme la harinita, esta masita...

-No he compartido piso con nadie,

no he ido a las excursiones del colegio a los albergues,

nunca jamás.

Pero el día que me fui, no volví ya.

Juanjo...

¿Sabes que lo de las neveras era para cocinar?

Menos las fresas, que son para desayunar.

¿Tienes que probarlo primero?

Sabes que siempre voy picando.

Se salta las normas. Juanjo va por libre.

Un superviviente total.

Tenemos vino blanco en las encimeras, ¿quieres?

Sí, chef, ya lo he visto. Me va a venir de puñetera madre.

(RÍE)

(FLO) Ahí está, Ainhoa Arteta, no sé si la conocéis.

No la conocéis.

Una diva. (FLO) Es una divaca...

Mónica Naranjo y ella se juntan y hace el mundo ¡bum!

La sepia... ¿Cuánto se tarda? ¿15 minutos?

-Por ahí. A la plancha, dices. -No la quiero poner todavía.

(YOLANDA) ¡Chicos, hola!

# -Yolanda. # -¿Te la sabes?

Bueno, cómo no te la vas a saber, que la duda ofende.

¿Qué has hecho? -Estoy haciendo alcachofas.

Pensaba que iban a estar como la pata de mi abuela pero no.

-¿Están guais? Qué bien.

-He utilizado los filetes para un caldo

para hacer la salsa de las alcachofas.

¿Te parece?

-Joer, está muy rico.

-Lo que me ha tocado... -Moja, moja fresa.

Vas a flipar de sabores.

-¡Puaj! -¡Venga! Venga.

-Investiga con los vecinos. -Bueno, la mezcla no era muy buena.

(GRITA)

-¿Los quieres envenenar?

-¿Cómo vas? -Intentando engañar el personal.

-¿Tienes picante? Pon picante,

así parece que sea como indio y te inventas un nombre indio.

-Le voy a meter curry. -Perfecto.

-Son unos raviolis rellenos de esto con curry.

-¿Va a hacer los raviolis?

-Los tengo ahí ya.

Entonces, después lo hiervo y le pongo una salsa de tomatito

así en lonchas y lo coloco encima.

-Me muero, controláis muy bien. -¿Saldrá o no saldrá?

-Oye, pero hay nivelón. "Hay nivelón",

dice la gurú. Hay nivelón.

¿Sí? Estamos contigo.

Te lo digo de verdad.

Si la gurú dice que hay nivelón... ¿Comparado con qué?

Hay nivelón en algunos sitios.

-Estás sacando el aire, ¿no? -Sí, pero se ha quedado ahí.

(Aire)

¡Ay! -Ahora, ya.

-¿Qué ha pasado? -Cuidado con la cara.

-¿Qué ha pasado? -Hace ¡pum!

(AINHOA) Los dientes, que se abre. -Ya está.

Ven aquí, gurú. -¿Qué?

-¿Esto cómo lo meto aquí?

-No me acuerdo porque no la utilicé en la vida.

-Vaya dos patas para un banco.

-Escucha, tenéis que poner algo dentro, ¿si no de qué te sirve?

-El aceite y las especias. -Para que se infusionen.

-Estoy loca con las maquinitas. Me encanta un robot de cocina,

y como no me da la vida para probar las cosas he dicho:

"Yo hoy voy a probarlo".

-La masa me ha quedado un poco pelota. No hay manteca de cerdo.

Si ya no ha salido, ya no sale. -¿Ya no?

-Tendré que hacerla otra vez.

¡Ay!

Os digo una cosa, hay nivel, no lo digo en broma.

¿En serio?

¿Comparado con quién? Comparado con gente que sé yo.

(RÍEN) -Conmigo misma, claro.

(Ruido de manivela)

-¡Venga, dale a la manivela ahí!

-Vaya serenata, tío.

-¿Quieres un poquito de 3-en-uno?

(RÍEN)

-Gonzalo es muy resuelto. Y soltero.

El soltero eterno. Mira, parece la melena que tenía de pequeño.

(RÍE) (RÍE)

Ya sé por qué ha puesto los bistecs en el agua,

para hacer un caldito con eso. ¿Con los filetes?

Me gasto 15-20 euros el kilo para hacer un caldito,

cuando con hueso a dos, tres o cuatro euros...

¿De dónde se los saca? ¿Se saca una falange?

No hagas un caldo. Tienes un filete.

Puedes hacer un rollo con el filete de no sé qué.

El mecanismo de su mente lo entiendo.

Pero nosotros no. Es un mal uso de producto.

Claro, sois los jurados. Son mecanismos diferentes.

(YOLANDA) Sí.

# -Tengo miedo. (FLO) Ahí, Ainhoa.

Venga, un poquito. # -Miedo, tengo miedo. #

¿Dónde estás, mi Terre?

# -De perderte.

# Miedo, tengo miedo.

-Venga, venga, dale, dale.

Vamos para allá. # Miedo, tengo miedo. #

-Mi amor. -Hola, amor.

¿Qué estás haciendo? Me parece que lo sé.

Eso es cazón. Cazón en adobo, ¿no?

En un adobo con lo que me ha tocado, Samantha.

-¿Esto qué es? Perdona.

-Una cosa que leí el otro día, voy a probarlo.

No sé si valdrá, es el caldo de los garbanzos.

Y monta, monta a merengue.

A ver qué tal, a ver qué tal.

Me da un miedo. Vámonos. Ven para acá.

Muy chulo. Qué creativos.

(RÍE) ¿Qué tal?

Estaba ahí infusionando. ¿Tú me ves infusionando?

Yo, todo el tiempo.

¿Qué hacía Rosarillo? Infusionar música.

-Ay, que se me está colando.

# -Hace cuánto tiempo

# y me alegro tanto, te veo muy cambiada.

# No es un poco tarde para el mes que estamos ya tanto calor. #

-Que no sé para qué quiero la nata.

-¿La vas a hacer para espuma?

-Si me da tiempo, sí. -Montada no te va a ir.

-Me he empeñado en la masa y no me sale, llevo 25 minutos.

-Hola. Perico, ¿qué te ha tocado, hijo?

-Como yo he elegido...

Está cortando perejil, no le molestes.

Llevas media hora exactamente con la hojita del perejil.

Es una hoja muy delicada. Muy delicada, ¿verdad?

¿Trabajas con intuición o...? -La verdad...

Y sentimiento. Patatas y sepia.

Voy a hacer un puré de patata rústico.

¿Y la sepia a la plancha? Y la sepia a la plancha.

Puré de patata, vas a lo fácil ya.

¿Cuántos pedales necesito para llegar ahí? 26,

pues los doy. Hay que guardar fuerzas.

Pedaladas, hay que dar alguna más.

¿Y el huevo?

El huevo para unir el hojaldre.

No me cuentas todo, Perico. Hombre, lleva hojaldre.

¡Ah! Has metido hojaldres al horno cortados.

Sí. Vale. Es un vol-au-vent.

Un vol-au-vent.

¿Cuántos tours tienes? ¿Cuántos has corrido?

11. ¿11 tours?

-Madre mía. ¿Y ganados?

Uno. Uno.

Por eso... Ya, ya, cuidado.

Tengo la probabilidad muy complicada aquí.

-Me acuerdo de pequeña verte sudar tanto al mediodía.

Todo lo que sudaba antes es lo que no suda ahora.

Fíjate cómo va de tranquilo.

Veo algo muy simple que no tiene mucho sentido.

No tiene mucho sentido. En eso estoy de acuerdo.

Vámonos volando, que viene el pelotón.

¡Bien de aceite! ¿Tienes ajo?

-Chiquillo, de verdad...

Aspirantes, últimos 30 minutos. Madre mía.

-30 minutitos.

(YOLANDA) Aspirantes, si entendéis el reloj,

tenéis mucho ganado. (SILBA)

-Me parece que estoy haciendo un garrafón, pero bueno...

-Voy a improvisar, macho.

(Batidora)

-¿Qué es ese ruido? Ah, estás batiendo.

Digo "qué es eso", chiquilla. -Soy yo.

(JUANJO) Dame una tapita, que tengo hambre.

-Una tapita, ahora te la hago. (RÍEN)

-Es de los míos, cómo se nota que es de los míos.

-¡Hola! ¿Qué tal, Juanjo?

¿Qué tal, amigo? -Haciendo pasta fresca.

¿Qué tal estaba la birra? ¿La birra? Pues ahí la tienes.

Prueba, da un traguito.

Estás en edad de crecer, ¿eh? La cerveza es para cocinar.

Tengo la tenia. -Qué bien lo has hecho.

¿No sabes cocinar con cerveza?

No me hacían falta ni las fresas ni la cerveza para esto.

En la escuela "online" verás que hay muchas aplicaciones

para la cerveza y lo habrías analizado diferente.

El pollo sí, lo hago con la cerveza.

Le meto un botellín en el culo, al horno

y sale muy rico. -¿Un botellín en el culo?

No lo entiendes porque no eres de pueblo como nosotros.

Sabes que el pollo tiene un agujero hermoso,

pones una cerveza ahí, el pollo encima,

lo metes en el horno... Y sale muy rico.

-El pollo sentado en la cerveza.

La cerveza abierta. (RÍE) Hombre, claro.

Has flipado, ¿no? Sí.

¿Ya nos podemos ir? Vale. Perfecto.

-Venga, hasta luego. Vamos, gurú.

El gurú ha sido él.

-Pon sal, no has puesto. -Acuérdate de traerme otra.

-Venga, vale. (RÍEN)

-Pon sal, que no has puesto. -¿Cómo que no?

-Ah, vale. -Antes de hervir.

-No me hagas caso, mi intuición no funciona.

-¡El mollete, que me ha costado tres huevos sacarlo!

¡Ay, tengo toda mi confianza depositada en ti!

-¡Ay! Hago más metros que en la San Silvestre.

Vamos a ver a Lucía. (LUCÍA) No, ahora no.

¿Cómo estás? Yo lo veo bien.

Me encantan estas patatas. Son patatas...

A la importancia. ¿Qué más van a llevar?

Van a llevar esto, que es lo mío.

-Lucía, das una luz... Que te diga eso la gurú...

Hablaré contigo a través de la intuición.

No acaba de brillar, pero es cosa suya.

Tienes que florecer. Espera que florezca y florecerá.

Florece, florece. Om...

Tiene buena pinta.

A ver cómo lo acabas, eso me tiene preocupado.

A mí también. Piensa,

que tienes buena mano. Gracias.

Lo malo es que tenga buena mano, ¿y el pie qué?

-¿Cómo vas, Terre? -Estoy aquí...

Me he vuelto loca con la espumita esta de las narices...

Voy a poner la coca, que no me da tiempo.

-¿Qué tal vas, bichi? -Bien, a ver...

Tengo que hacer un invento, pero creo que sí.

Venga, poco a poco.

-A ver cuáles están más bonitos.

(TERRE) Ay, pero si no he puesto...

Por favor, qué loca, si no le he puesto...

Qué loca... Me va a estallar una máquina de estas.

Es que me gusta mucho una maquinita

y la culpa es de las maquinitas. Si nos las quitaran,

yo lo haría estupendamente. Con las manos, ya está.

Ni fuego me hace falta. Bueno, fuego sí.

Ni un tomatito, va a estar esto más seco que la mojama.

Aspirantes, últimos 10 minutos.

¿10?

-¿10?

(RAQUEL) ¡Vamos, Terre, arriba!

-No ha salido.

Mi gozo en un pozo. -¿Qué ha pasado?

-No sale la espuma. -¿Lo has agitado mucho?

-Sí, no hay mucho líquido tampoco. -Salta con él.

¡Salta! ¡Vamos!

-Lo siento, pero voy a hacer otro.

No me rindo. -No te rindas, compañera.

-No me rindo. Voy a hacerla otra vez.

-¿Qué hago...? ¡Ay! Madre mía de mi vida,

que se me había olvidado esto.

Ay, por favor...

Por favor, por favor, por favor.

Muy bien, gurú. Hola.

Adelante, aquí tienes a Josie. Hola, cariño mío.

¿Qué estás cocinando?

Un salmoncito. -Una cosita solo.

Lo que llevas es tela mallorquina. -Es Ikat.

Es una técnica de estampado.

-Pero no es pijama, es traje. -Es pijama, es pijama.

-Estás guapo en pijama. -¿Te gusta?

Hay miles de Ikats de estos.

Si me permitís...

Lucía ha sido más gurú que tú con el equipo

y él está siendo más gurú que tú con la moda.

Estás perdiendo tu "gurismo".

Ven, yo siempre reparto bruma para todo el mundo.

Mira, ven. -Oh, qué maravilla.

Me encanta. A ver...

Me encanta, me encanta.

-Lo máximo Valverde. -Ahora aquí.

-¡No! Está mejorando nuestro rollo.

No sabes el lío que es eso.

-Josie. -Ah...

Josie, está mejorando nuestro rollo.

¿Tú crees? Sí, me falta un pijamita.

Si quieres, te vamos a probar uno. Tenemos la misma talla.

Hecho. ¿Quieres?

Lo que yo quería, ya lo tengo. Lo cuelo.

-Mi Diógenes es vuestro Diógenes.

O sea, no sabes cómo tengo el camerino.

No te lo puedes imaginar.

Ya tengo mi pijama, ¡ah!

¿Te ha gustado? Me ha encantado.

-Vamos a probar esto a ver cómo está.

Aspirantes, últimos cinco minutos.

No sé yo si se va a hacer esto.

Que salga, que salga, que salga.

-Venga, Terre, que sí. -Tienes que buscar otra carga

y ponerla. -Qué lío.

Pero si lo acabo de poner. ¡Ah, vale!

-Una segunda para que tenga más presión.

(TERRE) No, no sale. (PERICO) ¿No sale?

-¡No!

No sale, le he echado... -Pasa página.

Con poca nata, con mucha nata. Ni una ni otra.

Aspirantes, último minuto. ¿Un minuto queda?

-Venga, cariño, venga.

-Ideal.

-La coca no termina de...

-Cómo te quiero, mi Josie. -No puedo más, qué duro es esto.

-Yo creo que está todo. (LUCÍA) Yo también.

(CELIA) ¿Por qué hay que ponerle nombre?

No sé poner nombre a los platos.

Por favor...

Limpiad la cocina, que unas amigas mías acabaron en el balcón,

castigadas. ¿No eras tú?

Sí, hombre. Todo lo malo soy yo.

Este año no ha salido la Mari la Cochina del programa.

Muy limpitos todos.

A ver cómo está. Está espectacular.

Flo, Flo, con la bandeja.

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos,

uno. ¡Tiempo!

¡Manos arriba!

Un minutito le falta a la coca.

Te digo yo que Madonna

está en su casa apuntando para hacer la misma receta

porque ella no falla,

te crees que es original y no tiene nada,

me lo copia todo a mí.

Aspirantes, llega el momento de la cata.

Laura, Terre y Raquel, seréis las primeras.

-¡Vamos, Terre!

-Gracias. -¡Venga, Terre!

-Estoy contenta, creo que he intentado probar

todo lo aprendido. Que no ha salido, no ha salido.

Ganas le he puesto todas las del mundo.

Laura, nombre del plato.

Cuatro de cazón, mi amiga y la de Alcorcón.

(RÍE)

Cómo hilas, ahora que esto esté bien hilado.

Es un cazón en falso adobo

porque no tenía todos los condimentos.

Está coronadito con un humus

con un poquito de queso y aceite del atún

y un merengue con el caldo de los garbanzos.

Merengue de garbanzos.

Hombre, bonito es, el plato está mono.

A ver esto cómo ha salido.

¡Ah!

¿Quieres escupir? ¿Te ha gustado? Ya me lo he tragado.

¿Y cómo estaba? ¿Sabes qué pasa?

Se sabe que es agua de garbanzos.

(Risas)

Sabe exactamente a ese agua sucia que viene en el bote de garbanzos.

O sea, malo, malo, malo.

Está cargado de buenas intenciones.

El plato es fallido, porque querías hacer un cazón en adobo

y no se parece en nada a nivel de sabor.

Bueno, la espuma es la idea más mala que se le puede ocurrir

a alguien en una cocina. Yo sabía que no.

Es una idea muy mala coger el agua de los garbanzos del bote y decir:

"Esto va a emulsionar".

Y lo que me sabe mal que con una hora estos trocitos

de cazón podían haber adobado, pero no los has tenido 50 minutos,

que podrían haber estado, y los frío en el último momento.

Yo siempre acepto vuestras sugerencias,

que no las considero ni críticas, son sugerencias para mejorar.

Yolanda, ¿había algo bueno este plato que te gustaba?

Sí, a mí me ha parecido que el pescado estaba bueno.

Veo curro. -Me queda mucho que aprender.

Raquel Sánchez Silva, nombre de tu plato.

Pasta de señora.

Pasta de señora. Porque cuando iba a la universidad

lo que más temía es que llegara el día que me llamaran señora.

Y ya llevo como, no sé... 15 años.

He hecho una pasta con el jamón crujiente,

lo he picado y lo he integrado.

Luego el tomate cherry de arriba lo he asado.

¿Qué estabas estudiando en Salamanca, literatura?

Periodismo. ¿Y en casa tienes una cocina

así amplia como las que quiere Josie siempre en exteriores?

Me gusta mi cocina, sí. ¿Sabes que en esta edición

todavía no ha aparecido la Mari la Cochina?

Sí. Pues ha aparecido.

Joder, Raquel, vaya cocina...

Sí, lo he visto, lo he visto.

Pues vamos a probarlo, ¿no?

A mí me encanta, chica.

Tres cositas. Es cierto, has trabajado muy sucio,

es muy criticable.

Y no sé cómo lo has hecho, porque el plato tiene un saborazo

muy rico y está muy bien.

¡Sabooooor!

¡Ole, Raqui!

A lo mejor es una nueva técnica que cuanto más sucia

dejes la cocina mejor te sale el guiso.

Bueno, prueba la siguiente y lo vemos.

Qué rico está, Mari. La "Cochina".

(Risas)

Déjate un hueco que viene lo bueno ahora.

¿Os molesta que pregunte con el plato de Raquel?

A mí me vas a hacer un feo. ¿Cómo se llama tu plato?

Mi plato se llama "Steak coca pero contenta".

Que al castellano es "Estoy coca pero contenta",

que viene de "Estoy loca pero contenta".

Yo sé que no os gusta y no puede caber más carne

ahí encima y me sobra la mitad. Ya os lo digo yo.

¿Ah, sí? Yo hago la coca mallorquina

y no hay manteca de cerdo, pues le pongo aceite.

No me he venido abajo que otras veces me cabreo y digo:

"¡No hay manteca, no hay manteca!" La he hecho la coca.

Me ha salido mal, la he vuelto a hacer otra vez.

¿Y horno había tampoco? Sí, estaba en el horno.

Pues esta masa... Quince minutos a 185.

Esta masa está totalmente cruda.

Bueno, es que no me dejáis acabar de explicaros el plato.

A ver, ¿qué ha pasado?

Pues que no se ha hecho.

No se puede comer, Terre.

Vale. Malo.

Lo asumo, pero he hecho mucho trabajo, ¿eh?

Yolanda, ¿algo bueno que encuentres en ese plato?

Yo la coca no la he probado.

(Risas)

Es que a mí la carne picada me gusta,

pero si la coca no es buena... Pierde mucho.

Cuidado cuando vuelvas a Mallorca. Ya, me van a dar por todos lados.

Delante de cocinas. Muchas gracias. A vosotros.

Lo que tengo que hacer es coger esa información, transformarla,

interiorizarla, dejarla en un rinconcito que no moleste

y que no duela y seguir trabajando, y "palante".

Nicolás, ¿cómo se llama tu plato?

Se llama "A las cuatro de la mañana come, reza y a la cama".

Muy bien.

Es un poquito en honor a ese mundo de residencias

que hay mucha fiesta, que uno llega y dice:

"A ver qué tengo", y si se lo ha currado un poco...

Y te haces unas costillitas así adobadas, asadas,

con una ensaladita pintona, ¿no? Sí.

Muy bien, vamos a probar.

Con angulas, ¿no? Veo por ahí angulas.

Sí, con angulitas.

Tiene un punto "guarrindongada".

Llegas a casa y juntas, bocata de chocolate con chorizo,

pues tú has metido aquí todo lo que tenías.

Está rico. La costilla está rica, está bien adobada, bien asadita.

Y la ensalada, que no te ha quedado bonita, pero está rica.

Hombre, es el plato de un chavalito jovencete

que llega a casa y lo que tú dices, tengo esto en la nevera

y me parece que es... Que no llega solo, te diré.

A las cuatro come, reza y a la cama.

Nico, puedes llegar con alguien más pero no es un plato que resuelves

en dos minutos a las cuatro de la mañana,

tiene más pensamiento, está muy bien hecho.

Yo he llegado pedo a casa y me he comido la...

lo del cangrejo congelado.

A partir de ahí esto me parece

una maravilla, de verdad. -Gracias.

Perico, dime qué animal es ese, por favor, que tengo una duda.

A... a comer y a estudiar.

Bueno, es una sepia aunque no lo parezca.

La sepia segoviana. Ah, es una sepia.

Sí, en Segovia típica que cogemos ahí del Eresma.

A priori lo vi allí y dije: "Qué pena porque yo creo

que daba todos los elementos que tenías para hacer un guiso".

Un guiso de sepia con patatas

hubiese quedado de maravilla, porque ibas perdido.

No deja ser un collage, tres cosas

que se te han caído en un plato. De acuerdo.

Yo te digo que a este volován lo rellenas con este salteado

y le cortas la sepia en trocitos, la salteas con esto,

le echas agua para que haga un poquito de salsita

y hubiese estado mucho más bueno que con el puré.

Yo creo que te ha pasado lo que me pasaba a mí,

que has aprendido a hacer esto... bueno, yo no aprendí ni eso.

Es un recurso. Y esto te ha perdido todo lo demás.

Cuando tenemos algo que ofrecer dices: "Se van a cagar".

No, yo tampoco pensaba que se fuesen a cagar".

¿Pero sabes lo que quiero decir? -Sí, sí, sí, sí.

Se te está escapando el pelotón. Yo voy ahí con el gancho,

con el gancho voy todo el día.

Que creo que es algo que tú dominas, el llegar tarde.

A veces. Cuéntalo, Perico, que no lo saben.

Que me perdí. ¿Y dónde llegaste tarde?

Al Tour de Francia del 89.

(RÍE) ¡Vaya por Dios!

Pero no llegué tarde, me perdí nada más.

Eso hizo que me llamen siempre impuntual.

Entonces ahora puedo llegar tarde porque dicen:

"Si te perdiste en Luxemburgo ya todo se puede perdonar".

Yo puedo llegar el último. Perfectamente.

Yo voy ahí, engancho al pelotón, y sobrevivir día a día y...

Y estoy preparando mi ataque.

No sé si hacia delante o atrás, pero estoy preparando mi ataque.

No sé cuándo vendrá mi gran momento.

Juanjo, ¿cómo se llama tu plato? Pues son unos tallarines camperos.

Tallarines con pollo y con huevo.

Y lo otro es una crema de calabaza y fresas.

¿Pero es para acompañar a la pasta?

No, para tomar de primero calentito y luego después la pasta.

Vamos a probarlo. La idea es rara, ¿eh?

Juanjo, el puré está malo, una pasta que le falta sabor

y esto lo descarto porque... ¡buh!

Yolanda ¿tú habías pensado alguna vez en fresas y calabaza?

De verdad, no es por llevaros la contraria pero es que...

¿Y dátiles con jamón?

Claro. Sí, salado-dulce.

Salado-dulce.

¿Salada cuál es? La sal que le he echado.

La sal que le ha echado.

Los caminos de la cocina son inescrutables.

Bueno, lo he hecho por probar y no me ha salido bueno.

Era por probar. ¿Y si os hubiera gustado?

Si el problema es que no lo pruebes tú y te guste.

Yo lo he probado y me ha gustado. Raquel, por favor.

Pero no hay por qué pasar por ahí, ¿eh?

Venga, un poquito menos.

Esta por papá. Esta por papá.

Si no te gusta escupe, Raquel.

Está buenísimo.

¡Hala! ¿En serio?

Me encanta.

Ay, no tengo la cartera aquí.

La tarjeta del médico que opera del paladar.

Que os dé cita, que vais de mi parte.

Ahora hay que probar el de Raquel. Raquel Meroño, si te ha gustado

cómo no nos va a gustar tu plato. ¿Cuál es el nombre?

El mejillón... ¿El mejillón?

El mejor amigo del hombre, y de la merluza en este caso.

(Risas)

¡El mejillón, el mejor...! Me ha hecho gracia.

No, es que no lo has cogido.

He hecho la merluza a la romana y con el líquido del mejillón

he hecho un huevo mollete.

"Mollet-e". Y lo he metido en el Róner

para que cogiese el sabor el huevo también.

¿Y esto? Y esa es una base de empanada

crujiente con mucho peso para que quedase crujiente.

¡No me destroces el plato, Jordi!

Tiene que tener "sabooor". Sí, eso sí.

Porque lo más importante es hacer platos que tengan sentido.

Y este plato así a vista de pájaro no tiene mucho sentido.

Yo creía que se había ligado el mejillón con...

Un plato combinado, creativo,

de una persona que se ha equivocado.

Y hay un problema con la pasta, que le falta cocción.

Yolanda, no me digas que te ha gustado.

El rebozado está bien. Sí, ya está.

Pero es verdad que no es un plato así de esto,

pero es muy difícil hacer eso.

El huevito ese no es un huevo mollet,

sino que es un huevo que no ha llegado a cocerse.

Merluza, romanito fritita sin nada.

Lo he entendido perfectamente. Delante de cocinas.

(Aplausos)

Celia y Lucía, es vuestro turno.

¿Qué es esto?

¿Cómo diablos le llamo yo a esto?

Para mí es un palo, porque no sé encontrarle un nombre a un plato

que sea divertido ni no divertido,

es que para mí eso es lo que me agobia.

Celia, ¿cómo se llama tu plato?

Me ha costado mucho trabajo. Me he dejado asesorar.

¿Sexo oral? ¿Qué has dicho? ¿Cómo?

¿Sexo oral? -¿Qué está pasando hoy?

No, por Dios.

Algo oral. He dicho que me ha costado mucho

trabajo encontrar un nombre. -Y que se ha dejado asesorar.

¡Ah! Lo mismo.

¿Cuál es el nombre? Curry que te quiero curry.

Te lo he puesto yo. -Ah, ¿eres tú?

Se lo he puesto yo. -Es verdad, mi niña.

Es un ravioli relleno de curry, y ya está.

Ponerle nombre para mí es muy complicado.

Desde "Tercero de medicina", "El cuarto no come".

se me han ocurrido quinientos y me han parecido todos muy tontos.

¿La pasta es la primera vez que lo haces?

Pues la última vez éramos 34.

¿Qué? ¿Qué?

¿Con pasta fresca hecha por ti? Es que yo en casa cuando así digo:

"Comilona", en el wasap familiar, y entonces se apunta el que puede.

A mí me gusta la comida hindú y tiene sabor a India.

Lo llamaría italoindio, porque hay un ravioli bien hecho,

con un relleno que aún no teniendo coco, cúrcuma y jengibre

el sabor es a India, Tiene mucho mérito y está muy rico.

Felicidades. Gracias, chef.

Quizá lo hubiese bañado más en salsa,

pero has sido demasiado fina. Aun así está muy rico,

muy buen cocinado. Gracias, chef.

¿Yo puedo opinar? Por favor.

Me habéis traído para eso, ¿no? Claro...

Oye, esta vez, Celia, sí. Ahora sí.

Amigas para siempre ya. No, me quito el sombrero.

Tiene ese regusto de las madres, indias en este caso...

(Risas)

Cuando haces las cosas bien te lo digo igual.

(Risas)

Muy bien, Lucía, nombre de su plato, por favor.

Patatas a la importancia, sí.

El emplatado no es bonito. Ya.

Y sobre todo el corte de pescado. Un emperador así cortado a tiras

no es la mejor opción. Ya.

¿Lo has probado? Para mí está bien,

pero ya sabes que yo ni sepo ni huelo.

Lo he tenido que probar muchas veces.

¿Pero tienes algún problema que no tienes olfato y gusto?

Fue un constipado, pero hace cuatro o cinco años.

Y además con algo psicológico de estas cosas...

que el gurú lo tiene que entender. -Sí, totalmente.

Un trance no sé cuántos y perdí el olfato y el gusto.

Vamos a probar.

Está seco.

Yolanda. Las patatas están buenísimas.

El pescado es verdad que es sencillo, ¿pero sabes qué?

Que promete, sabe también a madre.

Lucía, has hecho lo más difícil, que es hacer las patatas

a la importancia y que estén buenas.

Pero el resto no tiene sentido las tiras de pez espada,

que además se hace enseguida y lo has machacado en la plancha.

Sí, hijo, no tengo perdón. Qué pena que alguien

que tiene mano no piense en articular un guiso,

porque es un guiso. Es un guiso.

Vamos, delante de cocinas, por favor.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Josie y Flo, por favor, traed vuestros platos.

(Aplausos)

Huy, ¿que trae ropa?

A ver...

¿Te vas a cambiar de ropa, Josie?

Tenía el repuesto y se lo traigo a Jordi.

¿Eso qué es? Pero bueno...

Pijama. Es más navajo, yo soy más hindú.

Ponte el pantalón. -¡El pantalón, el pantalón!

Esto es ya como de la otra era.

Me siento el príncipe de Zamunda.

¿Cómo me veis en medio de los tres? Muy bien, tío.

Pues yo te veo bien.

¡Ahora mismo no sé quién es Josie!

¡Ahora ya no sé quién es Josie! Quizá por las gafas.

"Jourdi". ¡"Jourdi"!

Estoy evangelizando de más en este programa, o sea...

Toma, te dejo las gafas para que ya lo tengas todo.

Bueno, Flo, ¿qué nos has hecho? Hola, amigos.

(Risas)

Ay, Pepe...

Tienes que... eso. Sí, sí.

Pues estoy preparada.

Es para ti. ¿Para mí?

Acuérdate que tienes un nombre fuera de estos platós.

Qué mal gusto tienes, tío. Me gustabas mucho, pero ya no.

Pepe, si tú quieres yo tengo un doble del mío también.

Te lo puedo dejar. Yo lo que me pone es la peluca.

¡Qué peluca! ¡Y dale con la peluca! Ni te imaginas.

Que es su pelo, Pepe. -Hay que ver, ¿eh?

Josie, gracias por el pijama, creo que es muy guay,

Encantado. Te lo tengo que pedir

para alguna fiesta. ¿Cómo se llama tu plato?

Salmón de la Charlie.

Así se llama mi universidad, le decimos la Charlie,

que es la Universidad Carlos III de Madrid.

Mi hija se llama Charlotte

y la llamamos la Charlie también.

Me han tocado unos lomos de estudiante ahí de salmón...

Mi hija se llama Charlotte y la llamamos la Charlie también.

La Charlie. -Es que nadie me ha hecho caso.

Mi hija se llama Charlotte...

Sí, sí te he hecho caso. Gracias, Yolanda. Sigue, Josie.

He hecho guacamole con encurtidos y luego un puré de patatas

que estaban precocinadas. Josie, es la segunda vez

que intentas empapillar algo. Empapillotar.

Empapillotar. Verbo empapillotar, no empapillar.

y he hecho una salsa con el refresco de cola este

que me habéis dado. O sea, ha sido un poco...

No me gusta el pescado, la salsa es demasiado dulzona.

Es un plato de universidad, que tienen tres tipos de puré

y le digo: "Oye, ponme los tres".

Sí, yo veo que es un plato fallido, Josie.

Y me preocupa el estilismo de tu plato, porque empezaste

con ese rococó que tenía un sentido y tú veías algo ahí y transmitías.

Necesito más tu barroquismo que este minimalismo

que no atiende a nada: dos purés, sosos los dos, mazacotes.

Los he probado, pero no podía poner más sal.

O sea, estaba ya al límite, pero bueno...

Pues mira, mucha gente al hacer el pescado lo hace muy seco.

Tan seco como este a lo mejor. No, no lo ha hecho seco, ¿eh?

Bueno, sí, está seco. Es verdad, está seco.

(Risas)

Hay una tienda de criterio afuera

y compras criterio para pasar el día.

Tu idea me recuerda al último plato de la prueba anterior.

Claro. Así que nos gustaría

que te renueves y vengas con la creatividad del principio.

Flo.

Mi plato se llama Empanada Mestascon.

¿Qué? -Es que es una empanada

que abres en la nevera y dices: "Qué 'mestascon'?"

Es que no... ¿sabes?

Quiero decir, que tienes que hacer ahí un temario.

¿Y de qué es la empanada? ¿Por qué has hecho una empanada?

Pues es una empanada con un relleno de un sofritito de tomate y ajetes,

y tiene beicon y salchichas de estas plastificadas.

Salchichas de estudiantes.

Si me permites, por favor Ay, perdón, perdón.

Hay una manera de cortar. Sí.

Sí. No, es que yo tengo que terminar

el plato con ustedes aquí delante.

Oye, ¿la masa la hiciste tú o estaba...?

No, la he comprado. Delivery, te lo traen aquí al plató

y justo te la dejan ahí y enseguida la pillas y...

Te está vacilando mucho, ¿eh? Pepe, pareces nuevo.

No, hombre, por favor: "¿La masa la has hecho tú?"

Llámame loco, pero creo que quizá la haya hecho él.

(Risas)

Esto te lo hacen en un restaurante te cobran 20 pavos y te callas.

Y te callas y ya está. Estoy de acuerdo.

Es un tipo... -Es auténtico, es auténtico.

Es lo más ganso...

Gracias.

Ya está, muchas gracias.

Oye, para haber comprado la empanada...

(Risas)

Me parece que está bien hecha y me parece que está tan bien hecha

que no parece ni tuya, por eso estoy sorprendido.

Pero reconozco que está muy bien el guiso de dentro.

Podías haber rellenado un poquito más,

podías haber cocido más por todos los lados,

pero ya viniendo de ti me quito el sombrero.

¿Pero lo he hecho mal alguna vez aquí?

Calla, no respondas. Muchas.

Te valoro el hecho de haber hecho la masa y hacer esa empanadilla.

Está rica, pero no es la mejor empanada del mundo.

Pero estamos acostumbrados a tales cosas contigo

que hoy a mí me ha hecho hasta ilusión ver

que has tenido una buena idea y está bien ejecutado.

Nos gusta verte evolucionar y haciendo cosas mejor.

Bueno, nos gusta verte trabajar. ¿Cuál es mi cámara? Esta.

Amiguete, qué te parece, ¿eh?

Soy una persona evolucionada a mi tiempo.

¿Ahora mismo que estamos, en 2020?

Yo estoy en 2045, pero así, del "tiron power".

Ainhoa, nombre de tu plato.

Fuera lo que fuera se iba a llamar la Quinta de Mahler.

Explícanos lo que es. Las alcachofas las he cocido

y he intentado hacer una salsa con lo que tenía.

Como tenía filetes he hecho un caldo.

Con dos narices. Con cuatro filetes.

¿Con todos? Metidos en agua.

Sí. ¿Eso lo harías tú en tu casa?

No, por supuesto. Y aquí sí.

Tenía los ingredientes, tenía que hacer algo interesante.

Pues haber hecho unos filetes con alcachofas.

Simplemente filetes a la plancha no era un plato de "MasterChef".

Lo más importante para todo cocinero

es el buen uso del producto.

Que queda sencillo, queda sencillo. Bueno... sí, vale.

No nos gusta malgastar un producto

en una elaboración como un cubito de caldo.

Creo que para hacer unas alcachofas cocidas

que estén bien no hace falta desgraciar cuatro filetes.

Me parece que está muy rico. No hay nada malo, si está bueno.

¿Pero hace falta malgastar cuatro filetes

que no se notan aquí? No. Sí, lo entiendo perfectamente.

Gonzalo. Se llama Risky Bussiness.

Porque es una película de un estudiante

que aprovecha la ausencia de sus padres

para sacarle partido a la casa en la que vive.

¿La película es buena? Bueno, es entretenida.

Pues ya vamos mal, porque tu plato tiene pinta de poco entretenido.

Estamos aprendiendo un montón de cine porque

los platos de Gonzalo los relaciona con alguna película

que a él le gusta o que tal.

Gonzalo, soso no se puede estar más soso.

Y has hecho una pasta extraordinaria.

Te he visto trabajar la pasta, te ha quedado fina.

Pero es mucho más grave que esté tan soso cuando tenías soja,

un montón de especias y elementos para hacer un plato,

no te digo asiático, te digo con sabor. Yolanda.

"Pues a mí me ha gustado", tú dilo.

Yolanda, yo te voy a querer igual aunque me digas la verdad.

Gonzalo, está muy malo...

(Risas)

Qué merito hacer la pasta fresca,

y qué mérito hacer una pasta fresca tan mala. Incomible.

La película es plana plana plana. Qué pena.

Uno pone empeño, pone esfuerzo

y luego recibes esa tormenta de críticas...

pues hombre, hay que saber encajarla para no venirte abajo

e intentar mejorar de cara a la próxima prueba.

Pues la cata ha finalizado y antes de deliberar

vamos a despedir como se merece a nuestra queridísima

Yolanda Ramos. Muchas gracias por venir.

Esta es tu casa. Gracias, gurú, por iluminarnos.

¡Adiós, gurú!

Aunque no tengas criterio te queremos.

Con chaquetilla la gente te hace caso,

eres un gurú, les puedes decir cualquier cosa. Me gusta.

Me encantaría venir siempre.

Vamos a deliberar, ¿no? Sí.

Yo creo que lo tengo claro.

(CONVERSAN)

¿Qué te pasa? -Nada.

(CONVERSAN)

La empanada con esas salchichas tiene un meritazo, tío.

Bueno, el tuyo muy bien, ¿no? -Sí.

Sí, lo tenemos.

Ainhoa. ¿Qué pasa, Ainhoa, hija?

¿Qué pasa, Ainhoa? Que no soy ninguna derrochona,

no he derrochado nunca en mi vida,

y que si llego a presentaros un plato de tres filetes

o un filete me hubierais dicho que es un plato simple,

que no era un plato de "MasterChef".

Ainhoa, echar cuatro filetes a un agua no tiene ningún sentido.

Vale, no se me ha ocurrido otra manera de hacer un caldo.

Pero que no hacía falta hacer un caldo para hacer

esas buenas alcachofas que has hecho.

Da igual.

En la época que estaba en EE.UU. vivía con un dólar al día.

Prácticamente no tenía para...

cuando estaba sola en el piso no tenía para comer y he comido

hasta latas calentándolas en agua caliente que salía del grifo

porque no tenía ni hornillo para calentar.

Tres aspirantes no han comprendido el objetivo de la prueba

y no han sabido aplicar los conocimientos adquiridos

en estas cuatro semanas. Y esos tres aspirantes son...

Terre. ¿Yo?

(RÍE)

Laura y Gonzalo.

Por otra parte ha habido cuatro aspirantes

que nos han sorprendido gratamente.

Han preparado platos inspirados

y con elaboraciones sabrosas e interesantes.

Esos cuatro aspirantes son...

Nicolás. ¡Bien!

Raquel Sánchez Silva,

Celia y...

¡Flo! ¡No!

(Aplausos)

Me gusta.

Me gusta que se genere esta sorpresa porque me veis

gordo con gafas, cara de tonto.

Ha cambiado la cara, ¿eh? ¿Eh?

¿Te gusta estar en el top ten? No. No me gusta, no.

¡No, qué va!

Te ha cambiado la cara. Hombre, me ha cambiado la cara

porque ves gente que sabe tanto de cocina

que prueben mi plato que era con salchichacas.

¿Adónde vas?

Sí, Santiago.

(Risas)

No te preocupes, Santiago. ¿Lo del delantal?

No, espero que no lo vuelva a hacer.

Le ha dado resultado.

Dice que si volverás a tirar el delantal.

Santi, no te llega.

Bueno, que ya hablarás con él, ¿no? Venga, chao.

Sabes que ese no es el camino, Jordi. Ese no es el camino.

Jordi Cruz ha hecho un veredicto mío que no lo ha hecho

de Santiago Segura en el programa cuatro.

Vamos, ni en el programa cinco, ni en el programa seis, ni en...

Venga, me voy a callar ya un poquito.

Amiguete, ponte las pilas.

Aunque vuestros cuatro platos han destacado sobre el resto

hay dos nombres que han brillado especialmente, y son...

Celia.

¡Bravo!

Y Raquel Sánchez Silva.

¡Muy bien, Raquela! Enhorabuena a las dos.

Y la mejor de las dos ha sido...

¡Celia!

¡Bien!

Enhorabuena, Celia.

Me siento feliz porque es un plato que lo he creado yo,

que no lo he visto en ningún Instagram ni nada parecido,

y me ha llenado de satisfacción.

Nuestro próximo destino también tiene que ver con el estudio

y la vida en comunidad. Anda.

Eso sí, en un entorno mucho más tranquilo.

Un camping nudista. -¿Una rave?

Allá donde vamos reina el silencio y la tranquilidad,

que os vendrá muy bien.

Un monasterio. Porque ni os imagináis

la tensión que se avecina en la prueba por equipos.

Viajamos a la Alcarria, una comarca que sorprende

por su abrupta naturaleza.

Los ríos Henares, Tajo y Tajuña dibujan profundos valles

que en contraste con la llanura de sus páramos consiguen

un juego de relieves único.

Aquí los campos huelen a espliego, tomillo y romero,

y en ellos se cultiva uno de los mayores manjares

de nuestra gastronomía, la miel de la Alcarria.

Posee un sabor y una calidad tan excelentes que ha sido

la primera miel de Europa en ser reconocida

como denominación de origen protegida.

Pero la Alcarria no es solo naturaleza, posee tesoros

como el Convento del Carmen, en Pastrana, una joya del siglo XVI

que conserva su esencia gracias al trabajo de la familia Gandarias.

Rehabilitado íntegramente, hoy es lugar de eventos

en el que se sigue respirando paz. O por lo menos así era

hasta la llegada de nuestros aspirantes.

Bienvenidos, aspirantes, a Pastrana, uno de los pueblos

más importantes de la Alcarria.

Estamos en el Convento del Carmen, una de las muchas joyas

arquitectónicas que ha llevado a Pastrana a ser reconocido

como conjunto histórico nacional.

Hemos elegido este remanso de paz

como escenario para la prueba por equipos porque queremos

que hoy la serenidad reine en cocinas.

Me parece un planazo, vamos. -A ver si es verdad,

empezando por los jueces. -Es que no te lo crees ni tú.

¿No os veis en un convento vosotros?

Yo he de confesar que con 17 años me planteé el meterme

en un monasterio a llevar una vida monacal.

Estaba todo agobiando diciendo:

"Como no lo haga ahora ya no lo voy a hacer".

Con 17 viste la luz. ¿Y qué pasó?

Pues que al final me atrapó la ciudad...

Y las chicas, las mujeres.

Pero ahí estuve. Pues hoy puede ser tu sitio.

Yo no lo descarto, ¿eh?

Yo estoy segura que voy a terminar mi carrera en un convento.

Hazlo, es lo más, es súper sofisticado.

O sea, de verdad. -Claro.

Él si ha estado de retiro espiritual.

Bueno, es que mi tía es carmelita, yo no conozco otra cosa, claro.

Y luego yo soy megafan de la princesa de Éboli, claro.

Por supuesto. -Es una de las mujeres

mejor vestidas de la historia de España en su totalidad.

Me siento súper princesa de Éboli. Me tapo un ojo y ya soy.

Me faltan joyas. Me falta brocatel.

Bueno, después de ver que algunos de vosotros ni superasteis

las pruebas de acceso a la Universidad MasterChef

queremos comprobar si por lo menos habéis aprendido

de cocina tradicional en estas cuatro semanas.

Verás. Celia, Raquel, por haber sido

las dos mejores de la prueba anterior seréis las capitanas.

Ay, venga. Celia, por haber sido la mejor

de las dos podrás formar equipo del tirón y además contarás

con un aspirante extra en tu cocina.

¡Guau!

Necesitamos que nos des seis nombres y seis razones.

Flo. Es una magnífica persona

y trabajando es profundamente serio.

Así es. Muy bien, siguiente aspirante que quieres en tu equipo.

Lucía, porque sabe cocinar

muy bien y a veces cuando yo me lanzo... ¡chiu!

Te contiene.

Laura en lo dulce y en lo tal funciona divinamente.

Ainhoa. Porque me gusta trabajar con ella.

Te llevas bien con ella. Maravilloso.

Que nos llevemos bien ya es otra cosa.

Huy, yo me llevo muy bien.

Sí, pero hemos tenido algún encontronazo.

Pero a mí lo que me gusta es el resultado final, ganar.

Vale. Ah, y mi Terre.

Mantiene el equipo divertido, trabaja divinamente,

tiene sentido del humor y la adoro.

Muy bien, sexto y último aspirante con el que quieres trabajar.

Gonzalo. Esa cabeza que tengo yo loca que va tres kilómetros

por delante, como Lucía, me la frena mucho.

Por tanto, Raquel, a ti te han quedado como aspirantes

con los que trabajar: Raquel Meroño, Juanjo, Nicolás,

Josie y Perico.

Lo mejor. -Olé, estoy encantada.

¿Sí? Sí.

Qué bien. Colocaros por equipos, por favor.

Celia tenía bastante claro el equipo que quería formar

y yo me he quedado la última y pensado: "A que no me coge".

Pero al final la última me ha elegido.

Raquel, prepárate porque aquí va tu privilegio.

Puedes robarle a Celia el equipo que acaba de formar

y por tanto contar con un aspirante más en tu equipo,

o bien dejar el reparto de equipos como está

y a cambio elegir qué platos cocinar.

Este es el equipo que yo quería, es el equipo que tengo

y con este equipo vamos a intentar ganar.

Vamos a ganar.

¡Y además tenemos al gran Perico Delgado!

La elección de no cambiar de equipo

es porque nada me haría más ilusión que este equipo

que ha sufrido tanto ganara por fin.

Bueno, como ya sabéis hoy tenéis examen de cocina tradicional

y por eso hemos pedido ayuda para diseñar el menú de esta prueba

a una de las chef que mejor la representa.

Es capaz de convertir recetas clásicas en platos magistrales

y capaz también de explotar el buen producto

más allá de sus propios límites,

como esos maravillosos tomates que ella misma cultiva.

Ella es Pepa Muñoz.

¡Hombre! Y su restaurante se llama

Qüenco de Pepa y está en Madrid.

Y además tiene un sol Repsol.

¡Pepa, bienvenida! Qué tal, bienvenida.

¿Cómo estáis, campeones?

Buenas a todos.

Qué alegría verte de nuevo, porque nos hace mucha ilusión

poder probar todas tus elaboraciones,

porque si algo está asegurado

contigo es el mejor producto. El auténtico, autenticidad.

Hay algo que tú siempre defiendes

y que es muy importante yo creo que recordemos en "MasterChef",

que es: "la salud se come".

Sí, yo creo que va muy relacionado la salud con la sostenibilidad.

Forma parte de la filosofía de mi cocina y de lo que hago.

¿Te parece, Pepa, si enseñamos

el menú que has traído? Vale.

Estamos expectantes.

Muy bien, comenzamos este menú tradicional con un entrante.

Anchoas frescas, tirabeques, semillas de tomate y tapenade.

Es una anchoa fresca que hemos horneado un poquito

con un tirabeque, que es riquísimo,

y no le podía faltar semillas de tomate.

Y luego le hemos hecho un aceite de albahaca.

Anchoa hay que limpiarla. -Por eso, piénsalo bien.

Bueno, continuamos con el primero.

Rebozuelos con migas, manzana, sidra y trufa.

¿Alguien sabe lo que son los rebozuelos?

Sí, una seta. Sí, señora.

Muy rica además.

Hemos puesto de base unas migas, unas migas tradicionales,

hemos confitado una manzana, un poquito de sidra

para aligerar el plato, setas salteaditas,

una yema de huevo de campo con un poquito de tomillo

y un poquito de trufa de verano.

Huy, qué rico.

El segundo plato se trata de...

Aguja de ternera con mini tubérculos.

Pues aquí hemos utilizado un corte de carne muy rica,

hemos puesto mini nabo, zanahoria, calabaza, unas patatitas

y un poquito de romero. Yo siempre que lleven campo.

Qué rico.

Y de postre...

Tarta de albaricoques y miel de la Alcarria.

Hemos hecho una masa quebrada, luego le hemos añadido

un queso cremoso de aquí del entorno, de la zona,

unos albaricoques que hemos tenido marinando en Pedro Ximénez,

hemos bañado con miel de la Alcarria y hemos horneado.

¿Y por qué no concursamos todos juntos

y así no hay eliminación y lo hacemos todo entre todos?

Raquel, ¿qué dos platos prefieres cocinar, los azules,

es decir, las anchoas y la aguja de ternera,

o por el contrario prefieres los dos rojos,

rebozuelos con migas y tarta de albaricoques?

Vamos a hacer las migas y el postre.

Por tanto, Celia, te quedas con las anchoas frescas

y la aguja de ternera.

El menú es muy difícil

pero nos hemos enfrentado a retos mayores.

Como siempre nuestro supermercado proveedor de alimentos

os facilitará los ingredientes necesarios para cocinar

y donará el excedente que no utilicéis...

(TODOS) ¡A comedores sociales!

Y por supuesto nada de desperdicio.

Cocinaréis para 70 invitados.

Ah, está bien.

Bueno, bueno, está bien... son 70, ¿eh?

Todos ellos son habitantes de Pastrana

y de la comarca de la Alcarria.

Disponéis de 140 minutos para preparar el menú.

El mejor de esta prueba ganará 4.000 euros que podrá donar

a la ONG que prefiera. Ah, qué bueno.

¡Y ahora sí, coged vuestros delantales y salid pitando

a por ingredientes y a cocinas en tres, dos, uno... vámonos!

¡Vamos a cocinas!

Venga, que llegamos tarde.

¡Vamos! -¡Al lío! ¡Venga, al lío!

¡Vamos, chavales!

Venga, actitud, actitud.

Aspirantes, hemos tomado una decisión que os va a encantar.

Ay, Dios... -Seguro.

Vais a cocinar por relevos. Nos congelan. ¡Ay, ay, ay!

Eso significa, capitanas, que tenéis que repartir las tareas

de tal forma que siempre haya dos aspirantes de cada equipo

sentados en el banquillo. Madre mía.

Hasta que el aspirante saliente no llegue al banquillo

y choque las manos del que entra el cambio no se puede producir.

Lo tenemos todos claro, ¿verdad? Sí, chef.

Sí, chef. -Sí, chef.

Pues ahora sí, equipo azul, preparaos porque vuestro tiempo

de cocinado arranca en tres, dos, uno... ¡a cocinar!

Equipo rojo, vosotros arrancáis 15 minutos más tarde, ¿vale?

Vale, vale, okey. Me voy.

A ver, Ainhoa, Terre y Gonzalo están en todos los complementos

de la carne y del pescado. -Vale.

Tanto Lucía como Laura están en el pescado.

Vale. -Y Flo está en la carne.

Por lo tanto se queda uno en el complemento

los otros dos descansan un momento.

¿Puedo decir un momento...? -Sí, sí.

Una idea, ¿eh? Los dos aceites es lo primero,

con lo cual yo creo que estos dos son los que deberían de descansar.

Lo más importante es empezar la albahaca y la nuez con aceite.

Sea quien sea, pero que lo haga alguien porque es lo primero.

Pues tú y tú a sentaros. -Venga, pues ya está.

Este no, la carne es fundamental. Venga, a los boquerones.

Yo tengo una suerte que las pillo todas.

El boquerón se tiene que dividir por la mitad.

Sí, si ya lo sabe. -No importa que se te abra.

Ya ha aprendido. -Vale, pero...

pero la cola con el guante se me patina.

Que no. Mira, tía, metes el dedo aquí y haces así.

Para su primer plato el equipo azul debe limpiar y cortas las anchoas

y escaldar los tirabeques. Una vez montado en bandejas

lo hornearán junto antes de servir. Y para terminar añadirán

aceite de nuez, aceite de albahaca, tapenade y semillas de tomate.

Venga, vamos, vamos.

Vamos que nos vamos, rápido. -Espera, jefa.

Que yo lo hago, no te preocupes.

Pero rápido. -Sí.

Vamos que nos vamos.

Una vez cortados los trozos de aguja hay que asarlos

en el horno durante 30 minutos. Después se cortarán en filetes

y se servirán con verduras guisadas en el propio jugo de la carne.

¡Venga, chicos! -¡Vamos, chicos!

¡Esto está hecho ya! -¡Organización, venga!

A ver cómo lo llevan. -Bueno, ¿qué pasa?

¿Que no confiáis nada en Terre que la dejáis ahí ya fuera?

Están guardando la baza fuerte para el final.

Ah, ya, ya...

A ver, yo tengo el aceite de oliva puro,

lo que no sé si a esto echarle el puro o echarle el normal.

(CELIA) Ainhoa no sabe hacer nada coño.

(LUCÍA) Que sí. -Ni la o con un canuto.

No, no me lo creo. -Bueno, pues lo que tú digas.

¿Qué polémica hay? -¿Qué pasa?

Polémica grupo no, ¿eh?

Ahora me siento yo y entra Terre.

¿Qué tengo que hacer? -Seguir con lo que tenías previsto.

Pues venga. -¡Vamos que nos vamos!

Empiezo con la albahaca.

Terre, empieza a cortarla fina, yo le pongo un film.

¿Tenemos para lavar en algún lado?

¡Coge un cacharro y ponte a lavar, no preguntes!

Hombre, tendré que preguntar.

Coge un tarro para ti y no preguntes.

(AINHOA) ¡Huy, cómo está la jefa!

Capitana de lejos, sentada. -Huy, qué jefa sentada en pódium.

Qué bien se manda desde la barrera. -Sí.

Se ha quedado en el banquillo y ha puesto a todos a currar.

Ni tonta. -Bueno...

Ni tonta. -Yo voy a intentar moveros.

Vamos. ¡Venga, que los conozco más rápidos!

Mira, Celia está mandando que es lo que le gusta.

O sea, ella está como en el congreso,

dando órdenes con un tono lo más desagradable posible

y ya está, y ella está tan contenta.

¡Vamos que nos vamos!

Raquel, capitana, ¿ya tienes claro

a que dos aspirantes vas a mandar al banquillo?

Sí, Josie y Juanjo. Pero van a rotar todos, ¿eh?

Venga, pues Juanjo, Josie,

los dos aspirantes "lastre" al banquillo...

porque el tiempo del equipo rojo comienza

en tres, dos, uno... ¡a currar!

Venga, equipo, escuchadme.

Nicolás, tú arrancas partiendo todas esas barras de pan.

Cuando hayas terminado eso me lo dices.

Perico y Raquel, os dividís las masas.

Vais haciendo dos masas

y cuando las pongamos a enfriar uno descansa, ¿okey?

Josie, vigílame, por favor, y Juanjo también.

Vamos a erigir migas manchegas espectaculares.

La Mancha Visconti al poder.

Mira, ¿te parece bien este corte? -Sí, así pequeñita, muy bien.

(JOSIE) Sí, pequeñita, que si no está muy ordinario.

Ahí, ahí, colmo pastoril, pastoril.

Bucólico, bucólico.

El primer plato del equipo rojo consiste

en unas migas tradicionales con sofrito de chorizo y panceta.

Lo acompañarán con setas salteadas, manzana a la sidra,

yema de huevo y trufa.

Nico lo está haciendo guay. Es que mano grande ande o no ande.

Nico, lo estás haciendo muy bien. -Ya sabes lo que dicen.

¡Raquel! ¡Meroña, ánimo!

Perico, quién nos iba a decir a nosotros después de estar

peleándonos con las peras y el arroz con leche.

Ahí, ahí. -Haciendo de pasteleros juntos.

Esto está muy frío, chicos.

Vamos a calentar la mantequilla para que podáis trabajar.

Para el postre el equipo rojo

debe elaborar una tarta de masa quebrada, queso cremoso

y albaricoques macerados en Pedro Ximénez,

todo ello bañado con miel de la Alcarria.

Parezco Niña Diva.

Eso está pomada, ya puedes echarlo. -Pásame todo esto para acá.

Echa todo, que empiezo con la masa. -Venga, nena.

Manitas cuidado, ¿vale?

(JOSIE) ¡Ánimo, Meroña!

Venga. ¡Go, go, go! -Venga, mi Rachel.

Niña Diva.

Aplauso.

¡Venga, Nico, venga! ¡Dale, dale!

¡Por favor, que alguien le traiga unos pompones a Josie!

No, Josie se va a incorporar contigo enseguida.

Venga, la princesa de Éboli.

O sea, me parto.

Los relevos me parece rizar el rizo.

Aparte, yo qué sé... es que me voy a sentir

ahí emparedada, como la princesa de Éboli.

Pepe, Jordi, sabéis que tengo amigos en todas partes.

Y hoy mis amigos me han dejado todo lo necesario para hacer

un juego para valientes.

¿Qué haces tú, fumeta?

¿Veis esa colmena? Veo colmena.

Pues tenéis que ir hasta ahí y el que traiga el panal

con más cantidad de miel gana.

Una cosita, Samy. ¿A pelo? A pelo, sí.

¿No sabes que yo soy alérgico

a las picaduras de las abejas y de las avispas?

Con este humo no llegan las abejas.

La carrera empieza en tres, dos, uno... ¡vamos!

¡Vamos, vamos, vamos! (TARAREA)

Que no, que soy alérgico. Vamos, no voy ni en broma.

Vamos a abrir. Mira qué tío más valiente,

qué tío más fuerte. Sí, claro, no veas.

¿Sabes que me picaron de pequeño y estuve en el hospital?

Mira, con el humo este...

Jordi, ¿cómo vas?

¡Ooooh!

¡Y el ganador de esta prueba es,

atención señores y señoras, Jordi Cruz!

Bueno, Jordi. El equipo azul.

Tú con el equipo rojo.

Pepe, ¿crees que os iba a poner en peligro?

¿Conociéndote? Sí.

Mírale, todo limpio sin abejas y ganador.

(CELIA) ¡Vamos, vamos que nos vamos!

¿Me siento yo? -¿Has puesto el de albahaca?

No, está la Terre. -Venga, pues vente para acá.

Venga. -Eh, mi mano.

Olé. -Ahí. ¿Necesitas ayuda, Flo?

¿Te puedo ayudar o vas bien? Vas bien.

Voy bien, jefa. Sí, voy bien. -Yo estoy con...

Ábreme el horno, porfa.

¡Vamos, vamos, vamos! Ponlo ahí, ponlo ahí.

Y ahora, tú, para adentro, vamos.

¿Por quién? ¿Eh?

¿Que por quién? -A tus verduras.

¿Que por quién? -Por mí.

Ah.

¡Venga, vamos!

Yo he descubierto que tengo

una profesión frustrada de pescadera.

¿En serio? -Te lo juro.

¡Venga, menos rollo y más manteca al bollo!

(FLO) Eso está caliente.

Yo ya estoy con la carne.

¡Flo, relevo!

¡Vamos que nos vamos!

Oye, que os estáis tocando un poquito el parrús.

Oye, no me toques el boquerón. Mira, por hablar, toma.

(IMITA A UNA FOCA)

Pero qué tío más asqueroso, por favor.

Terre, ya está, ¿eh? Ponle celofán y apártalo.

Más aceite y más hierba. -Ah, vale.

Flo te está hablando.

¡Ah, qué asco de tío!

De verdad, ¿eh?

¡Ay, que se la come! -¡Ay, qué asco!

¡Ay! ¡Y te lo has comido! (LUCÍA) ¡Qué asqueroso!

¡No me lo puedo creer!

Bueno, es una "crudité".

¡Hola, Celia! ¿Qué tal? ¡Hombre!

Intentando no mandar demasiado.

No es lo que quiero escuchar, Celia.

¿Sabes qué pasa? Que después todo el mundo me odia

porque soy muy mandona.

Oye, pero ese es su problema. Si tú eres capitana,

debes dar instrucciones por el bien del equipo.

Tu función es mandar.

Pero yo mando demasiado. Pues yo he notado que hay alguien

al que le tienes respeto, fíjate. ¿A quién?

Lucía. Sí.

Porque ella manda más que yo. Pero tú mandas hoy aquí.

Eres la que parte el bacalao. ¿Sabes qué pasa?

Que yo creo que el mando no es por lo que sabe,

sino por lo que resuelve.

¿Y lo tienes bien resuelto? Yo creo que sí.

¡Dame un beso, Ainhoa! -¡Quítate!

¡Qué te voy a dar un beso!

Les veo aquí de chacharita y siempre pueden cambiar

una marchita más. Por ejemplo...

Que le pego un muerdo. -¡Celia, sácame a este de aquí!

¿Qué? Estamos de cháchara, ¿no? No...

¿Os traigo un café? ¿Os falta algo? Se puede hablar

mientras se pelan patatas, ¿no? ¡No!

¡Quiero esas patatitas para ayer y quiero ganar! ¿Vale... Tornado?

Hoy toca "Tornado". ¡Venga, a pelarlas como un tornado!

Y... ¡Se dice "sí, chef"!

¡Sí, chef! ¡Gracias! ¡A currar!

Gracias. Gracias tampoco, eh. Gracias no sé de qué.

No les permito que se me suban a la espalda.

Yo tampoco, pero tú tienes una autoridad que yo no tengo.

Tú hoy la tienes la autoridad.

Ahora le diré "sí, chef" cada vez que me pregunte.

"¿Tienes hora?" ¡Sí, chef! Lo voy a volver loco.

¡Eh! ¡Menos rollo y más manteca al bollo!

¡Eh! ¡No, rapidito porque tenemos una hartada de tareas!

¡Tú! ¡A sentarte! -¿Yo?

¡Voy! -¡Ainhoa, para adentro!

¡Voy! ¡Me voy!

¿Y a dónde me voy? -¡Hombre, Laurita!

¡Hostia! ¡No me vale! -¡Ya era hora

de que viniera aquí mi niña! -¿En serio...?

Qué equipaco tengo. ¿Cuándo me veré en otra así?

Te relajas, ¿eh? -Claro.

No, si yo lo digo por las pibas.

Pero tu tipo es Gonzalo. -También, un poquito.

(JOSIE) ¡Por favor, sácame de aquí! ¡O sea, me quiero ir ahí!

¡Sácame, por favor!

Van los diez ajitos por aquí, ¿vale?

Voy a hacer cambio de relevos en este momento.

Juanjo, tienes aquí preparado albaricoque y el Pedro Ximénez.

¡Venga, preparados! ¡Vamos, Juanjo!

¡Vamos! (JOSIE GRITA)

Espérate, Josie. Espera, espera.

(JOSIE) ¡Venga, Meroño! (RAQUEL S.) ¡Vamos, vamos, equipo!

¡Mete bien esa masa! ¡Venga, dale! ¡Dale fuerte, Raquel!

Juanjo, enséñanos, a ver cómo quedan.

Mono. Es convento, es convento.

Es convento, albaricoque de convento.

Raquel, ¿cómo vas? Dime que estás terminando.

Mi amor, hago lo que puedo.

Te voy a cambiar, ¿vale? -Pásame a Perico.

Vas a Perico. ¡A ver! ¡Voy a hacer otro relevo!

¡Vamos, uno, dos, tres! ¡Perico, relevo, vamos!

¡Vete para allá! -Cuidado, que está muy caliente.

¡Pero que no puedes estar ahí!

Vete, que no podemos estar dos. (JOSIE) ¡Tócale la mano!

¿Quieres ponerte aquí? -No pasa nada, está bien así.

¡Que está allí, tiene que irse! ¿Qué pasa aquí?

¡Ay, la que están liando!

¡Choca la mano, Perico!

¡Raquel! ¡Venga, voy! ¿Qué?

¿Por qué hay un aspirante en el banquillo?

He hecho el intercambio ahora. No he hecho nada.

O sea, mi capitana preferida y que alguien como tú

me haga trampas... No he hecho trampas, Pepe.

No digas eso. -¡No era trampa! ¡Te lo juro!

¡Que no, que no! Están aquí los dos,

llegan, os chocáis y nos vamos.

Lapsus. -Vale, perdón.

Oye, vamos a ver una cosa...

¿Habéis hecho migas alguna vez? (JOSIE) ¡No!

¿Y tú luego presumes de Ciudad Real y no has hecho migas en tu vida?

¿Qué te crees? ¿Que puedo comer migas y gachas

como Sara Montiel? No puedo.

Las migas tienen buena pinta, de momento,

si no la pifiamos y las hacemos ricas.

Vale. -¡Por favor, Pepe!

¡Revisa la miga, si es mona, por favor!

Postre, ¿con quién estás? Estás tú con las dos Raqueles.

Me he incorporado yo ahora a la masa brisa.

¿Y a esa masa qué le pasa? ¿Qué le pasa?

Por la textura, me parece un poco rara.

¿Sí? Bueno, esta miguita. (JOSIE) ¡Pepe, Pepe!

¡Por favor, sácame de aquí!

Esa está mejor. Mira a ver la otra, a ver cómo está.

(JOSIE) ¡Me quiero ir ahí! ¡Sácame, por favor!

Igual, un poco rara, ¿no? ¿Rara de qué?

No lo sé, como demasiada grasa.

La mantequilla la hemos derretido porque estaba...

para ir adelantando, porque estaba muy dura.

Sí, pero es mantequilla pomada.

Ahora se enfría. OK. Vale, vale.

La hemos bajado un poco. Y Juanjo con el albaricoque.

¡Sácame de aquí, Pepe, por favor!

¿No os pone la cabeza un poco...? Bueno, pero es colaboración.

¡A esto no hay derecho!

¡Os habéis inventado el juego de la oca!

¡Oye, me siento superprincesa de Éboli emparedada!

Parezco la princesa de Éboli entre pared y pared.

Que estoy muy... ¡Ahí! Por lo menos, mientras comes,

estás callado.

(JOSIE) Me has encerrado aquí.

Un poquito. Vale, vale, ya está. Poco a poco.

¿Estás a gusto en este banquillo? Es de madera.

Esto no lo hemos pensado bien. Deberíais tener un sillón.

Yo odio, Pepe, odio el decapado.

Yo, si voy a una casa con decapado, me planteo que me tengo que ir.

Es como una casa que no tiene ni un libro.

"Odio el decapado". ¡Oh! ¡Raquel!

Producción, no quiero más decapado en exterior, por favor.

Por favor, ¿pero quién quiere decapado? Píntalo de blanco entero.

Yo no sé por qué luego hay una mente pensante

que quiere lijar para que se vea como desgastado. ¡Venga...!

Vamos amasando ya, haciendo los moldes ya.

Mira esto. ¿Le has echado más harina?

Sí, estamos con harina.

Hay un exceso de grasa. (JOSIE) ¡Por favor!

¡Raqueeel!

(PERICO) Raquel, eso que es más de fuerza, o yo, o Josie.

(RAQUEL S.) Tengo que supervisar cómo está esta masa. Lo siento.

¡Releva a la otra Raquel! -¡Venga! Raquel Meroño por Perico.

¡Vamos, Perico, vente para acá!

¡Meroña!

(JOSIE) Estoy emparedada. -¿Me pongo con la masa?

Necesito que te pongas aquí, que le eches harina

porque necesito quitarle el exceso de grasa.

¡Jefa, ya estoy listo! ¡Jefa, ya estoy listo!

¿Qué quieres? ¿Que vaya o qué? ¿Quieres que descanse yo?

Lo que tú me digas.

Sí, y saca a... -¡Relevo!

-¡Venga, relevo! -Lucía, ¿tú necesitas relevo?

No, yo estoy bien.

Tú estás bien, OK. -Además, ya estoy terminando.

Esto tenemos que empezar ya. -No, espérate.

Cuando tenga los tirabeques. -¡Rápido!

Esto yo creo que está ya.

¡Terre, ven para acá! Hay que sacar los bichos verdes.

Los tirabeques. -Están ya para que los saques

y lo metas en el hielo al lado. -Perfecto.

¡Adelante! -¿Pero entras tú?

Entro yo. ¡Venga, a correr! ¡Venga, vámonos que nos vamos!

¡Gonzalo, te he visto más activo en otras cosas!

¡Ainhoa, ven para acá! -Pues venga, a cortar más patatas.

Y métele bulla a este, que es más lento que el caballo del malo.

¡Equipo azul, equipo rojo, minuto 50 de cocinado!

Aún quedan 90 minutos por delante, pero hay aspirantes

a los que no he visto aún trabajar como Dios manda.

¡Hay que saber usar los relevos!

Juanjo, te cambio el sitio. No te voy a relevar.

Necesito que te metas con las manos a saco.

Esta masa tiene que salir en nada.

¡Los relevos son un arma de estrategia!

Que no sé si la utilizáis como Dios manda.

¡Gonzalo, ven para acá! -¿Qué?

Voy a cambiar a Gonzalo por mí misma.

Bueno, a ver si interesa.

¡Raquel, hay que empezar a limpiar las manzanas!

Ya. Pero, Josie, necesito terminar el albaricoque para infusionarlo.

Te has quitado el muerto de encima. Es masilla para pescar carpas.

Necesitamos que se le vaya ese exceso de grasa.

¡Venga, Juanjo, muy bien! ¡Dale a esa masa vida!

¡Ahí va, ahí va! ¡Mira Juanjo! (RAQUEL S.) ¡Con amor!

¡Ay! ¡Me corté, chicos! (GRITA)

¡Venga, pues que entre Josie!

¡No...! Raquel... -Choca y entra.

Venga, ¿dónde? -¡Vamos!

Vale. Mojamos estas, tapamos y ponemos encima. Venga...

A ver...

A ver... En plan abuela. -¿Así de... poquito?

Así, así, así. "Orear creo que se llama". O algo de eso...

¿Y tú cómo sabes esto de migas? -¡Por favor!

Más manchego que yo, Don Quijote. Quitas los libros de caballería

y pones un "Vogue" y soy Don Quijote.

¡Venga, ahí, ahí!

Oye, Josie... -¿Qué?

Los abro y los desmenuzo, ¿no?

Sí, porque si no, es demasiado campestre.

(JOSIE) Yo he visto hacer migas, pero no he hecho nunca migas.

Aparte, es una cosa que en La Mancha,

por lo menos, yo lo entiendo así,

las gachas son una vez al año, las migas son otra vez al año

y el pisto dos veces al año.

Las migas no es algo que... Es muy calórico.

Necesito saber cómo va esa masa. ¡Juanjo, relevo!

¡Vente para acá! -No puedo más.

Mira los tendones. -¡Vente, vente, vente!

¡No, no! Me lío con los albaricoques.

¡No, no! Para el relevo.

O voy yo, espera. -Vete.

-¡Venga! -Ven aquí, a amasar. ¡Vamos!

Capitana, ¿te parece que las migas, la panceta la triture aquí?

Lo que veas. A ver, Juanjo, te voy a sacar

y va a entrar Raquel, eh. -Yo estoy bien.

No me saques, que me duermo.

¡Juanjo, sal! ¡Sal! -Pero cuando acabe Juanjo.

¡"Come on, champion"!

¡Venga, chicos, va, no paréis!

¿El tomate, qué pasa? -Estamos en ello.

Ainhoa, al "tapenade". ¡Rápido!

¡Hala, para allá! ¡Venga, las verduras, rápido!

(LUCÍA RÍE) (CELIA) ¡El "tapenade" rápido!

¡Qué mala leche tienes! (CELIA) ¡Rápido, rápido, rápido!

Mucho grito y pocas nueces. -Para el "tapenade"

hay que pelar las... -Sí, las aceitunas.

(CELIA) ¡Venga, vamos!

# A mí me va a volver loca la capitana. #

¡Vamos, las verduras, rápido! ¡Las patatas están ya! ¡Sacadlas!

(LAURA) ¡Tengo dos manos, Celia!

(FLO) Jefa, gritar no es el mejor sistema, eh.

(CELIA) De verdad, yo no sé qué voy a hacer.

No estoy gritando, es que es imposible.

Ya, pero por gritar...

Creo que nos ponemos más nerviosos si gritamos.

¿Desde aquí, cómo quieres que mande, amor?

Estoy en el banquillo

para que mis compañeros hagan lo que estaban haciendo.

Flo, por favor, si no te hablo fuerte, ¿cómo me vas a escuchar?

(RAQUEL S.) ¡Venga, chicos, va! ¡No paréis!

Me estoy meando como un niño pequeño.

Hay que echar más panceta. -Sí, pero está un poco grande.

Voy a aprovechar para ir a mear ahora.

Vale. -¡Hostia, que me meo!

¿Qué pasa, equipo rojo? ¿Cómo vais? ¡Voy, voy!

¿Cómo vais, capitana? Bien.

Tenemos la masa enfriando en la nevera.

Estamos allí con el tocino, que nos quedó un poco grande.

Rápido con eso para que poder hacer

todas las tartas. Sí.

¡Josie! Esto es un poco minucioso

para este momento, de verdad. Pareces un arqueólogo.

No, es que... ¿Estás descubriendo ahí?

Sí, estoy muy arqueólogo.

Pepe, ¿el tocino también lo retiramos como el ajo?

¿O va integrado en las migas? ¿Pero esto qué es?

Tenemos el chorizo picado para meterlo.

¿Pero por qué está picado?

¿Alguien ha hecho migas de los que estáis aquí?

¿Usted ha hecho migas?

¿Por qué no hay dos personas en el banquillo?

Porque hay una persona haciendo pis.

Hay una persona haciendo pis.

Juanjo se ha ido al baño. Juanjo será.

Juanjo se ha ido al baño. Raquel, segunda vez que no tengo

dos concursantes en el banquillo. Pero se ha ido al baño.

Si le da al apretón, no puedo hacer nada.

Si le pasa en todas las pruebas. Le pasa en todas.

¿Y yo qué hago con un apretón? Lo de los ajos iba bien.

Hemos colado bien. Ahí cojo rodajas de chorizo

Esto parece una salsa boloñesa. Vale.

¿Dónde hay chorizo? ¿Hay más chorizo?

Chicos, ¿dónde hay más? -En la nevera.

No se tritura la panceta.

¡Raquel...! ¡No, no, Raquel! ¡Nico sale y entro yo!

¡Hombre, "Lupita cagona"!

Lupita no, meón. Juanjo, tío...

¡Raquel, tienes que decir que salga Nico y entro yo!

(RAQUEL S.) Nicolás, sal. Entra Perico.

¡Venga, Nicolás, dale! ¡Dale, dale!

Ahora hace relevo Perico. Una vez que habéis estropeado

las migas, viene Perico a arreglarlas.

Hay que moverse, señores, y hay que currar.

Y evacuar antes, porque, macho, pierdes medio cocinado.

Voy al baño. Si estoy aquí parado, Pepe.

Eso es cosa de tu capitana que te paró ahí, por algo será.

Os dejo. ¡Venga, relevadme por favor,

que me estoy durmiendo!

¡Venga, las verduras! ¿Faltan muchas...?

Sí, sí.

¡Ainhoa, el "tapenade" ya!

(AINHOA) Yo puedo estar aquí pelando aceitunas...

(CELIA) ¡La zanahoria! -Tiene que ayudar a Laura.

Cámbiala. -¡Ainhoa!

¿Pero sabes hacerlo tú? -Y tú también.

Quédate aquí. ¡Ainhoa, vente para acá!

¡Voy! Queda otro tanto de aceitunas,

quitar el hueso y poner el... -¡Venga!

Lucía, ¿me dejas que ayude yo a Laura?

Venga, sí. (CELIA) ¡Venga, rápido!

Venga, pues aquí, ¿vale?

(CELIA) ¡Lucía, termina el "tapenade"!

(LUCÍA) Yo sigo con lo mío. ¡Vamos, las verduras!

¡Gonzalo, rapidito!

(LUCÍA) Ya está otra vez. Si da igual...

(CELIA) ¡Las verduras, rápido, que hacen falta!

¡Gonzalo, por favor! -¡Qué apretada!

(CELIA) ¡Venga, venga, Gonzalo!

¡Lucía! (LUCÍA) ¿Qué?

Lucía... esto... (LUCÍA) ¿Qué?

¡Pero si estoy ayudando con el nabo!

¡Si no metemos el nabo a hervir, no podemos montar nada, cariño!

-Sí, pero... -Eso lo pongo en un momento.

Eso ya está para emplatar.

No, eso está para meterlo en el horno.

No. Es un segundo en el horno, si no, se nos va a secar.

No nos equivoquemos.

¡Me cago en la leche...!

¡Gonzalo! -¿Qué?

-¡Hay que hervirlas! -Ya. ¿Pero echo a hervir diez?

No le hagas caso. Verás que termino peleada con ella.

Esto es lo que hay.

Es que, claro... ¡Equipo azul, equipo rojo!

Siento comunicaros que acabáis de consumir

el minuto 80 de cocinado.

Eso significa que en media hora empezamos a sacar platos.

¿Entendido, celebridades? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Josie, necesito que salgas por Perico.

Vale, pues... -¡Ahora, ahora!

¡Vamos! -¡Toma, el trapo!

¡Venga, Perico! -Chicos, me pongo con las migas.

Dos... y tres. Metemos tres. -Sí. Ya está.

Equipo rojo, aquí vengo con mi buena amiga Pepa Muñoz,

del Qüenco de Pepa, que conocéis perfectamente

y que viene a supervisar su maravilloso menú.

He cometido un fallo,

que quitándole el frío a la mantequilla,

hubo una parte que entró en pomada y otra derretida.

La derretida le dio consistencia a la grasa.

Habéis puesto la harina sin tamizar.

Hemos puesto una pequeña parte sin tamizar.

Lo demás lo han hecho bien. -Vamos a ver cómo lo solucionamos

con la parte de arriba.

El siguiente paso es dónde tenéis que echarle papa,

para poder salvar el plato. Yo quiero que la gente se quede

fascinada con estas tartas, porque adoro

las tartas de albaricoque con esta maravillosa miel

de Alcarria y no quiero ver una masa cruda.

Raquel, poneos la pila porque vais fatal de tiempo.

Aquí te estoy viendo también... ¡Madre mía de mi vida!

Las migas, estáis haciendo picadillo.

Estamos haciendo aquí para darle sabor a las migas ahí, ricas.

Esto no está bien hecho.

Vamos a probar. Muy bien.

Está rica porque la panceta es riquísima, me encanta,

pero le falta hacerla un poco. -¡Venga, marcando la panceta!

¡Papada triste de panceta!

¡Vais bastante mal de tiempo,

así que ya os podéis poner las pilas!

¡Samantha! Oye, Raquel, ¿y la manzana?

Confitada en sidra. -La tenemos que poner ahora.

Te puedo asegurar que no hemos parado, Pepa.

¿Pero qué habéis hecho? Bueno, vámonos.

Éramos cuatro, pero vale.

¡Oye! ¿Me releváis alguien o me voy a cagar en todo?

# A mí me gusta la remolacha.

# Dame más remolacha. # -¡Terre!

¡Terre! -¿Qué?

¿Los tomates bien? -Les falta poquito,

pero prefiero adelantar el "tapenade" que no había nada.

¡Venga, no pierdas un segundo!

¡Lucía! -¡Que no me hables!

¡Lucía! -¡Que no me desconcentres!

Aquí cada uno hace lo que le da la gana.

¡Lucía! -Esta con la... esta.

Vete a descansar un poquito. ¡Ven para acá!

¡Ay, el nabo! -¡Lucía!

Pero si es que... -¡Ven para acá! Tranquila, venga.

Tranquila. -No me he sentado en todo el día.

¡Vamos! En trozos más pequeños, no pasa nada, ve echándolos.

(LUCÍA) Celia no hace nada. Se va de un lado para otro.

(CELIA) ¡Venga, Flo, vamos! Boquerón...

Estos ya están limpios. -Ten cuidado. Tienes que quitarles

porque Lucía los ha limpiado, pero relativamente.

(LUCÍA) Celia, tienes que poner el tirabeque en medio, hija.

Los estoy poniendo. -No.

Lucía por favor... (AINHOA) Tú también...

(LUCÍA RÍE) -¡De verdad, Lucía!

Me encanta porque no tiene sentido del humor.

No tiene sentido del humor.

No, yo no tengo y tú muchísimo.

¡Equipo azul! ¡Capitana! ¿Cómo vais?

Mira, desesperada de la vida. ¿Por qué?

Porque la Lucía manda mucho.

Sí. ¡Pero mucho!

Que la culpa es mía. -Le gusta provocar.

Cuéntame lo que ha pasado. Provocar.

Mira, se ríe. Es odiosa, la odio.

¿Sí? ¡Qué va!

¿Crees que intenta que lo hagas mal o qué?

¡No, por Dios! -¡Qué desastre! Y parecía fácil.

¿Cómo van las anchoas con tirabeques?

¿Esto lleváis de raciones?

¿Esto lleváis? ¿Esto solo? -Las tenemos todas.

Montadas no. -Tenéis que tener más cuidado

con la limpieza de la anchoa, del boquerón.

Lo sé, cariño. -Tiene mucha espina.

¿Has echado la sal al tirabeque? ¿Está todo aliñado?

¿Lo salteasteis con aceite de nuez? Sí, correcto.

El punto del tirabeque, espectacular.

El punto sí. -Me alegro. Perfecto.

Vámonos, Pepa. Bueno... ¡Venga, mucho ánimo!

¡Gracias! -¡Gracias!

¡Ánimo a todos!

El "tapenade" está sin terminar. (LUCÍA) A mí no me hables.

Vale, pues no te hablo.

Mira, de verdad, yo no sé qué voy a hacer.

(AINHOA) El "tapenade" te lo termino, pero claro...

(LUCÍA) No, déjala que esté ahí. Yo voy a estar sentada.

Tengo la espalda ya rota. -A mí me deben ver muy inútil

porque me sacan rápido.

(LUCÍA) Esta me lo ha dicho,

que no sabes hacer nada. -¿Quién?

Celia me lo ha dicho antes.

Que no sé hacer nada no se lo cree ni su madre.

A ver... ¡Gonzalo! -¿Qué?

Sales y entra Lucía. ¡Ya! (LUCÍA) ¡Pero no le saques!

Si está haciendo eso. Celia, por favor, déjalo.

Para que yo entienda lo que está haciendo Gonzalo,

tardo dos minutos y son vitales.

Te digo... -Que no. Tú sigue haciéndolo bien.

¡Dios mío de mi vida!

(FLO) Jefa, ¿a Ainhoa la tienes castigada?

A mí me da igual. Voy a ser la ganadora de "MasterChef".

Claro que sí, conmigo.

(LUCÍA) Yo creo que Celia no está dejando bien los relevos,

porque tiene que dejar

más espacio para que cada uno termine su tarea.

Es importante, si no, no te da tiempo.

(Música)

Queridos comensales, gracias por abrir las puertas

de Pastrana a "MasterChef".

Ya sabéis que los pueblos bonitos y bien conservados

son mi debilidad, así que estoy feliz de estar aquí.

Le hemos pedido a nuestra amiga Pepa Muñoz que diseñe

el menú que estáis a punto de probar.

Espero que el trabajo de nuestros aspirantes

no lo haya estropeado.

(Aplausos)

¡Primera tanda de migas! ¡Ahí, ahí!

¡Vamos, vamos! -¡Venga, venga!

¡Vamos! Ya quisieran los pastores hacer estas migas.

¡Vamos, sacadme, por favor!

¡Sacadme! ¡Raquel! (REPITE) ¡Sacadme!

¡Juanjo, no presiones, que ahora no podemos!

(JUANJO) ¡Me va a dar algo ya!

(JOSIE) Ahora sube, arriba, dándolo todo. ¡Venga, Raquel!

Venga, tenemos dos para empezar a hornear.

Pues venga, ya. ¿Qué tal vas, Perico?

65, 67...

Hay que hacer 75, eh. Vale, 50.

Venga, llama a Juanjo ya para el relevo.

¡Juanjo, las setas, vamos! -Vale.

¡Vamos! Juanjo, aquí, a saltear setas.

(PERICO) Yo las cortaría antes.

¡Equipo azul, equipo rojo, en 15 minutos arranca el servicio!

¿Oído? (ASPIRANTES) ¡Sí, chef!

Pero es que las noticias

no han terminado. (TERRE) ¡Ay, no!

¡Quedan oficialmente cancelados los banquillos!

¡Todos los aspirantes podéis volver a cocinas!

¿Vale? ¡Para adentro!

Para que el emplatado salga perfecto.

¡Pues todo el mundo a currar! ¡Venga!

¡Venga, chicos! ¡Venga, ánimo! ¡No bajéis!

¡No bajéis la guardia! -¡No vamos a bajar la guardia!

¡Ha habido fallos, pero tenemos que seguir!

Estuve con los conejos hasta el último momento

cuando sabía que habíamos perdido. ¡Soy el soldado Ryan!

Yo no puedo ir a la Eliminación.

Tengo la cabeza petada de información.

Sueño con alimentos. ¡Es horrible!

Te lo juro, la cocina se apodera de mí. ¡No puedo más!

(CELIA) ¡Vamos, venga! ¡Vamos, el tomate! ¡Venga, vamos!

¡Eso tiene que estar ya! ¡Rápido, rápido, rápido!

¡Vamos, vamos! -Mira, Celia, para ya de gritar,

que estamos todos muy bien. -Mira, de verdad, Lucía,

yo te respeto a ti. Te pido que lo hagas.

¿No ves que todos hablan bajito y todos nos llevamos bien, Celia?

No grites, si no hace falta. -Déjame que hable como yo lo vea.

-No. -Si no te gusta, lo siento.

No me gusta. -Hay cosas de ti

que tampoco me gustan y no te las digo.

¿Qué es lo que no te gusta de mí?

No es el momento ni estamos para eso, cariño.

No estamos para eso. -No tengo nada malo en mi ser.

(CELIA) Lucho para demostrar que sé cocinar,

que puedo avanzar, que puedo sacar adelante platos.

Pero estos "aguas subterráneas",

me aburren, me hartan. Es que he vivido

tanta "agua subterránea", que ya no.

¿Dónde falta tomate? -Aquí, a estos cuatro.

¿Cómo lo tenemos, equipo azul? Casi. Superbién.

Está espectacular esto. -¡Venga, venga!

¡Camareros, por favor, sacamos el entrante!

¡Adelante, por favor! ¡Vámonos! ¡Vamos rápido!

¡Vámonos, vámonos!

(CELIA) ¡Vamos! Flo, a ver ese corte...

Flo, ¿me puedes sacar esos dos trozos de carne...?

A ver cómo está. Para utilizar ese caldo.

Vale. ¿Está buena? Está riquísima.

Vale, organizamos todo. ¿Tenemos todos los platos fuera?

Tenemos casi. Ya está, cuatro. Señores, os dejo con la carne.

Ya podéis preparar una "mise en place" maravillosa.

(TERRE) ¡Sí, chef! Me voy.

Comenzaremos con un entrante, lo ha preparado el equipo azul

y consiste en anchoas frescas, tirabeques,

semillas de tomate y "tapenade".

¡A disfrutar!

(Música)

¡Rocío, qué ilusión tenerte sentada en nuestra mesa!

Muchas gracias por venir aquí. Por venir aquí no.

Yo te admiro como profesional.

La madre de todos los "caterings" de España. Me pareces lo más.

Muchas gracias. También te tengo que decir

que qué maravilla este lugar que habéis montado aquí,

con este sitio maravilloso

que rebosa historia por donde pases.

Por de pronto, esto estaba hecho una pena.

Tiramos todo el edificio entero por dentro.

Hicimos dos plantas.

¡Qué maravilla! Explotándolo para hacer

todo tipo de... De eventos, de congresos, de...

Vamos... bodas...

¡Maravilloso! Así que tú, Miguel, llevas el hotel.

Sí.

Funciona divinamente. No divinamente, pero funciona bien.

Lo que veo que está divino es el plato. No habéis dejado nada.

No, porque está buenísimo.

¿Te ha gustado? Muchísimo.

Muchas gracias a los dos. Bueno, mira, me falta rebañar.

Muchas gracias. A vosotros.

¡Vámonos, equipo rojo! ¡El entrante ya ha salido!

Los siguientes somos nosotros. ¡Vamos con esas migas!

Vamos a emplatar. Metamos platos, vamos.

Rebozuelos...

¡De verdad, vaya fallos gordos! Hay tierra en las setas.

Hay tierra en las setas. ¡Ay, Pepe!

Vale, lo siento. No, ya lo sé.

Si la que lo siente soy yo.

Pero lo hemos limpiado todo lo que hemos podido.

Vale. ¡Chicos, vamos a emplatar! Dejad el postre y vámonos aquí.

¡Chicos, por favor, necesito a todo el equipo

en las migas ahora!

¡Vamos a ver, señores! Vamos a pasar al plato de migas,

el equipo azul pasa al plato de la carne

y luego nosotros el postre.

¡Bien, vamos a ello! Con tu gusto, eh.

Uno... (RAQUEL S.) ¡Cadena, cadena!

¡Venga, Raquel, unas setas! ¡Venga!

Juanjo, ¿dónde está la manzana?

Estoy esperando a que me sirváis las migas.

Esto no es una cadena. ¡Tiene que ser una cadena!

¿Os ponéis en fila, por favor?

Lo suyo es empezar a emplatar desde aquí y todos para allá.

Apoyad aquí porque me vais a volver loco.

Venga, primero migas y una vez que llenamos migas

de acá para allá, vamos por detrás poniendo lo demás, ¿vale?

Que no se caiga esto. -No, no se cae.

¡Perico, que no se te vaya esa pinza, eh!

Con la trufa estoy aquí. No se te cae, no.

Por favor, Perico. ¡Venga, venga, venga!

¿Dónde quieres...? (RAQUEL S.) Por favor,

la trufa encima de la yema.

Apañaos vosotros como podáis. Venga, ya estamos, Pepe. Ya está.

(JUANJO) Esto no es ninguna cadena. -Ocupa un lugar.

Yo estoy viendo platos sueltos por ahí y voy echando.

Asegúrate de que, por favor,

haya manzana en todos los platos. Aquí no hay.

(PERICO) Solo habla la capitana.

150 trozos de carne estamos seguros que hay, ¿no?

(LAURA) Vamos a contar. -A ver...

No lo podemos poner así. -¿Y cómo cuento las carnes?

No digo que no lo cuentes, sino que después lo tenemos

que poner más plano porque lo tenemos que meter en el horno.

Lo sé, pero si no sabemos cuántos tenemos...

-Ya está. -Siempre haces lo mismo.

Tiras la piedra, haces como que no pasa nada

y todos contentos. ¡No pasa nada!

(TARAREA) -¿Pero qué piedra te he tirado?

"¡No lo hagas así!" No sé cuánto... Y luego, suavita.

¡No pasa nada! ¡No pasa nada! -No te he dicho eso.

Desde luego, de verdad...

¡No pasa...! Celia, cariño, no pasa nada.

¡Nada, nada! -¡Es increíble!

Yo me voy a encargar de la verdura.

No quiero saber nada de la carne. Celia, colócala tú.

-No... -Pensamos diferente...

Que no es pensar. -No pasa nada.

Me gustaría que me miraras con menos resentimiento.

A mí me gustaría que no me hablaras

como si tuvieras que convencerme.

Lo que te he dicho es que después lo tenemos

que poner separado para meterlo al horno.

Lo sé, para darle el último golpe.

Siempre te pasa lo mismo y, al final,

hablamos de lo mismo. -No sé por qué te tienes

que poner así. -No me he puesto

de ninguna manera. -Da igual.

¿Quién tiene los morros ahora mismo? ¿Tú o yo?

Espera, que esto no va bien. -¿Ves?

¿Ves cómo al final...? -No estoy atento a eso,

estoy atento a esto. -No...

¿Al horno? -Pregúntale a la capitana.

No pienso. -No, pregúntale.

Siempre me las como yo dobladas. -Me da igual.

(TERREMOTO) Celia y yo hemos tenido un puntito de choque,

pero nos pasa siempre. Somos mujeres con mucho carácter.

Ella lleva el carácter a un puntito más serio

y más distante y más enfadadillo. A mí me va bien todo.

Primero, me engancho, pero luego digo: "¡Venga!"

(TARAREA) Y ya... perfecto.

(RAQUEL S.) ¡Venga, venga! ¡Ánimo, ánimo!

¿Tenemos algo? ¿Podemos sacar?

Tenemos a los camareros esperando. No me lo creo.

¿Cuál está terminado? Todos.

Tienen la trufa. -Faltan huevos y trufas.

Ni huevo ni trufa, ni huevo ni trufa.

Seis personas emplatando y... (RAQUEL S.) Por favor...

Oye, vamos a ver...

Que salga como esté. Señores... Camareros, por favor.

¡No, Pepe, no! ¡No, no! Voy sacando.

Donde hay setas, no hay trufa; donde hay trufa, no hay huevo;

donde hay huevo, no hay setas. Es un triunfo haber llegado

hasta aquí con cuatro personas. Siempre es un triunfo.

Con cuatro... Triunfo venir a Pastrana.

Terminemos el trabajo. -Cuatro y una "cheerleader".

Ahora trabajemos. Eso es, eso es.

Trabajemos, no comentemos. Fenomenal.

Raquel, fenomenal ahí. ¡Faltan setas aquí!

¿Quién tiene setas? (JUANJO) Estás echando

muchas migas por plato. No va a llegar para todos.

Hombre, se han sacado 30 platos y queda eso...

Habéis echado mucha miga. ¡No tenemos migas! ¿Qué pasa?

Hemos sido muy generosos. -Os habéis pasado en la cantidad.

(JOSIE) He puesto dos cacitos.

Ahora no tenemos migas y eso que es barato, que es pan.

Pan, chorizo y panceta. No damos caviar.

Tenemos que sacar migas de los platos.

Hay que redistribuir las migas. ¡Qué desastre de emplatado!

Continuamos con otra delicia. Lo ha elaborado el equipo rojo.

Rebozuelos con migas, manzana, sidra y trufa.

La combinación de sabores es espectacular.

(Música)

Señor alcalde... Hola.

¡Qué ilusión estar en vuestro pueblo!

No lo conocía y estoy absolutamente fascinada y solo quiero volver.

Bueno, aquí, en Pastrana, tenemos de todo.

Tenemos gastronomía; monumentos del siglo XVI,

que se vive cuando se pasea por las calles.

Y bueno... Creo que, como queja, al menos, la del lugar

no podéis tenerla. No, no. Y vosotros queja tampoco,

porque por primera vez en la historia de "MasterChef",

habéis probado el primer vino MasterChef.

Sí, excepcional, maravilloso. Está recién sacado al mercado.

Y, además, ¿sabéis quién lo ha seleccionado?

Nada más y nada menos que el pentacampeón de España

de sumilleres Javier Gila.

Es un vino para triunfar, lo máximo de lo máximo.

Hemos intentado para esta selección de MasterChef

que haya un vino para cada momento y cada plato.

Vale. O sea, tenemos el vino perfecto

para el club "MasterChef". Perfecto.

Ahora vamos a hablar de un tema:

¿cómo están las migas? "Reguleras".

Hay algunos trozos muy grandes, otros un poco duros...

Está frío, también, pero bueno... ¿Y la cantidad?

¿Tenéis todos la misma? Veo que tenéis aquí...

No. Hay burro grande, ande o no ande, y aquí...

¿Ah, sí? Pequeña y porción grande...

Familiar y porción pequeña.

(RÍEN) Lo siento de verdad.

Lo paso fatal cuando pasan estas cosas,

sobre todo, en un sitio así. Aprovechemos la ocasión

para brindar por este maravilloso vino MasterChef. Así que...

¡Salud! ¡Y por Pastrana! ¡Por supuesto!

¡Venga, un poco de sangre en las venas! ¡Venga, va!

¡Vamos, "celebrities"! ¡Venga!

¡Ahora quiero velocidad! No estamos aquí pasando el ratito.

Hay que hacer... ¡Pam, pam! ¡Uno, dos! ¡Uno, dos!

¡Venga, vamos rápido, chicos! ¡Vamos!

Si tengo platos terminados, me los llevo.

(TERRE) ¡Sí, chef! ¡Camareros, por favor,

sacamos la aguja de ternera con minitubérculos! ¡Adelante!

¡Todo tuyo, chiquilla! ¡Venga, adelante!

¡Que lo tenemos! ¡Venga, chiquillo!

¡Último empujoncito, que lo tenemos!

¡Venga, chicos! Es cuando tenemos que cambiar la marcha.

¡Va! (TERRE) ¡Vamos que nos vamos!

¡Venga, Flo, carne ahí abajo! (LAURA) ¡Vámonos, vámonos!

Cuidado con Flo, que va cargado.

(SILBA IMITANDO UNA ALARMA)

Mira, de verdad, es hombre, por favor...

Gonzalito ya está de risas, estás minándome el equipo, ¿no?

¡Venga, venga! Veo gente relajado y no hemos terminado.

(CELIA) ¡Que no salgan los platos sucios, por favor!

Pues dedícate tú y ya está. -Estoy en ello.

Eso es lo que tienes que hacer.

De verdad, qué difícil me lo estáis poniendo.

¡Venga, chicos! Quedan cinco platos

y vamos a dos por hora. ¡Venga, tira para allá!

¡Últimos platos, venga! ¡Venga!

(LUCÍA) ¡Aquí, me queda uno! ¡Venga, chicos!

¡Vamos! ¡Cocinado terminado!

¡Cocinas impecables, equipo azul!

(GRITAN CONTENTOS) -¡Bien, chicos!

¡Jefa, ven aquí! ¡Eres la más grande!

¡Terre! (GRITAN CONTENTOS)

(FLO) ¡El equipo azul!

(CELIA) Lo he pasado regular como capitana,

porque era mucha responsabilidad,

la primera vez... ¡Uf! Reventada.

¡Vamos a por el segundo! Corre a cargo del equipo azul.

Aguja de ternera con mini tubérculos.

A ver cómo sabe.

(Música)

Eusebio, ¿qué tal? Encantado de estar aquí.

Encantados de comer en este maravilloso remanso de paz.

Un auténtico lujo, toda La Alcarria lo es,

pero Pastrana es espectacular.

Es cierto que tenemos un problema, el problema de la despoblación.

El 80% de la población se congrega en una parte muy pequeñita,

en el 20%, en el Corredor del Henares.

Pero el resto de la provincia es esto, es naturaleza pura.

Despoblado y deseando que venga gente aquí a vivir.

Como Pablo, que es de Cádiz y se vino aquí a vivir.

¡Qué tío más listo! Sí.

¿Y cómo se vive aquí? Se vive muy bien.

Hay que invitar a todo el mundo

a que visite Guadalajara, Castilla La Mancha,

porque van a disfrutar de una región acogedora,

con enorme patrimonio natural y arquitectónico, cultural,

gastronómico, en definitiva.

No que visite, sino que vengan a vivir aquí.

Que vayan a Madrid de vez en cuando. No sé qué hacemos

ahí hacinados. Es buena opción.

Cuéntame qué te ha parecido el punto de la carne.

Para mí, estaba en su punto. Me gustaba la carne así.

¿Las verduras bien torneadas?

O sea, que bien. Bien, bien.

¿Y a ti? Muy bueno todo.

La guarnición... Me ha encantado.

¿Todo bien? Sí, sí.

Vale, muchas gracias. Gracias.

¡Equipo rojo, vamos emplatando! ¡Venga, vamos a ir sacando!

Una, aquí y otra allí y vamos emplatando hacia allá

y otros hacia allá, ¿vale?

¡Sí, chef! ¡Vámonos!

¡Venga, fenomenal! ¡Venga!

¡Cuidado, que quemo! (RAQUEL S.) ¿Tenéis todos

espátula para emplatar? (PERICO) ¡Sí, aquí!

Oye, estas galletas... ¡Son ideales, Pepe!

Vas a quedar fenomenal, te lo garantizo.

Saben a crudo... A mí.

Lo mismo, me estoy equivocando. Perdonadme.

¿A qué te saben? A harina.

Vamos a intentar sacarlo. Sí, sí, de eso se trata.

Está ideal, Pepe.

¡Vamos poniendo la menta! ¡Vamos emplatando, chicos!

Ojalá se encuentren 50 raspas en cada anchoa.

Lo único que puedo desear es el mal.

Soy la princesa de Éboli. -Sí, tú eres muy "diávola".

Más que Éboli, eres "diávola".

# Mujer fatal, siempre con problemas. #

Raquel. ¿Qué?

Te tengo que hacer una pregunta obligada.

¿Sigues contenta con este equipo?

¿O tenías que haberlo cambiado? La peor del equipo he sido yo.

¡Que no! También llevas algo de razón.

Claro. Pero mi equipo es estupendo.

¡Venga, venga, chicos, que lo tenemos, eh!

(RAQUEL M.) ¡Venga! Vamos sacando aquí, por favor.

Gracias. ¡Sacamos! (RAQUEL M.) ¡Venga, venga!

¡Ha quedado guay! ¡Vamos!

¡Los demás vamos recogiendo, por favor, que vamos terminando!

¡Venga, último "sprint"! ¡Último "sprint", venga!

¡Vamos, chicos, equipo rojo! ¡Que sois el mejor equipo

del mundo! -¡Está, está!

Y llega el momento del dulce.

El postre que ha realizado el equipo rojo

es una estupenda tarta de albaricoques,

que, cómo no, va acompañada de esa delicia

que bien sabéis producir: la miel de La Alcarria.

Espero que os encante.

(Música)

¿Qué tal, Javier? Muy bien, Samantha.

El sello de garantía y de identidad de La Alcarria

es la miel. Y creo que tú eres de los productores

de la mejor miel del mundo, que ganó

como "el Oscar de la miel", ¿no? Eso intentamos, llevar

la miel de La Alcarria por todos los rincones del mundo

para que eso que hemos dicho

de que era "la mejor del mundo", certificarlo.

Cuéntame cómo está el plato.

Pues menos mal que tenía un buen producto, que era la miel.

¿Por qué? Porque... un poco durita.

¿Dura? La base estaba un poco dura.

¡Ay, madre! Dura no, está cruda.

Silvia, una chef rural. Sí.

¿Dónde está tu restaurante? En el pueblo.

Se llama el Cenador de las Monjas, en el convento de San José.

Ahí llevamos una aventurita de 17 años ya.

Cuéntame qué te parece la tarta. La masa está cruda, está dura...

No es agradable de comer.

Pues muchas gracias y lo siento. A vosotros.

(JOSIE) ¡Pepe, gracias! -¿Qué pasa, bonita?

¡Ay! Lo hemos conseguido. Está todo estupendo.

La mejor capitana, así que respira...

¿Hemos acabado? ¡Sí, señor!

¿Raquel...? ¿Hemos acabado?

Sí. ¿Qué pasa?

Ya está. -Mucha tensión.

¡Mi amor! Tensión.

Tensión, tensión. ¡Esa es la cocina!

(RÍEN)

Venga... ¿Qué es? ¿Emoción de qué?

De que son increíbles. -El sentimiento de responsabilidad,

que la tía no ha parado de controlar todo.

Lo han sacado ellos. -¡Venga, venga!

Lo has hecho superbién. Os dejo reflexionando

sobre este cocinado.

¡A la de dos y a la de tres! (GRITAN)

(RAQUEL) Si no echo esas lágrimas, me ahogo.

Que no tienen nada de malo.

Llorar tiene que ver con lo puro de todos nosotros.

¿Qué pasa en "MasterChef"? La indefensión.

El trapecio está alto, alto, alto

y, entonces, miras para abajo y dices: "Si es que no hay red

y no me dejan ponerla".

Y ahí es donde entra una sensación

que, para mí, es completamente nueva.

Queridos comensales, os quería dar las gracias

por haber compartido los secretos de vuestra tierra

conmigo y por haber sido unos comensales espectaculares.

Sin duda, este ha sido un lugar mágico para todos nosotros.

Así que gracias por abrirnos la puerta del convento del Carmen

a "MasterChef".

Yo quiero reivindicar que en esta tierra

lo que hemos visto es una zona llena de naturaleza,

cultura, historia y, sobre todo, llena de buena gente.

Esperemos que todo el mundo sepa valorar el tesoro que aquí tenemos.

¡Olé! Así que...

¡Viva Castilla La Mancha y viva La Alcarria!

(Aplausos)

(Música)

Aspirantes, hemos querido haceros un examen de cocina tradicional

para que nos demostréis cuánto habéis avanzado

en estas cuatro semanas.

¡Que levante la mano quien cree que se ha ganado el aprobado!

Levanta la mano, tía. -¿Todos la levantáis?

¡Niña, levanta la mano! ¡Levanta la mano!

Te has dejado los cuernos ahí. -No te cuesta nada levantarla.

Todos, ya puestos, todos. ¡Todos!

¡Cómo va a ser este veredicto de divertido!

Os adelanto que hay algún que otro suspenso.

Hoy teníamos dos colmenas gobernadas por dos abejas reinas.

Queríamos que nos demostrarais vuestras dotes dirigiendo

y eso es algo que hemos visto a medias.

Raquel, tu capitanía ha estado representada, sobre todo,

por el desastre y caos.

Estabas tan concentrada en sacar el postre tan adelante

y sacarlo bien, que ni siquiera

oías a tus compañeros pidiendo relevos.

He intentado estar donde estaba el fuego más peligroso.

A lo mejor, no ha sido una buena decisión

y eso me ha hecho no estar del todo en todas partes.

Cuando ha llegado el momento de emplatar, ha sido

el único momento en que he visto a Raquel capitana.

La pena es que llegó

en el último momento. Ya.

Yo creo que parte de los fallos que ha habido hoy

en la cocina roja, ha sido eso, que nadie supervisaba

viendo los problemas que podía tener el equipo.

Y me da pena porque, de verdad,

creo que hay pocas "currantas" como tú.

No he hecho fluir la circulación. Josie, Juanjo, Perico,

¿Me podéis explicar cuál ha sido vuestra aportación

al equipo rojo hoy? Animar, ¿no?

Nada. -Animar.

-Nada me turba, nada me espanta, estoy encantado

con Santa Teresa y he hecho nada.

Ninguno de los tres habéis estado al nivel.

Perico, eres el rey del escaqueo. Yo soy un hombre tranquilo

llevo los nervios por dentro, pero reconduzco muy bien.

Pero lo disimulas... No te digo cómo.

Te veía alterado, Pepe: "Que no llegamos", que sí.

A ver, Perico, que sois un aspirante menos,

no puedes estar de coche escoba. ¡Empuja! Ni tú ni Juanjo

ni Josie, habéis estado un poquito atrás.

Sí, pero no, sí, pero no, Juanjo. Yo no digo nada,

si es tu opinión... ¿Y cuál es la tuya?

Que si alguna vez nos diréis algo bueno.

Me cago en la mar.

Siento no el no haber hecho mucho más.

-No sé si estaremos al nivel, ¿lo hemos dado todo?

Pues todo una vez más, pero... No dais todos

el mismo tanto por ciento, no, no. Nico, horrorosas las migas,

pero no paras, estás ahí y tomas decisiones,

a veces son erróneas, pero estás ahí.

Raquel Meroño, lo mismo, Raquel Sánchez Silva,

había dos equipos, tres que querían currar

y tres que estaban a ver qué pasaba.

No me ha parecido, pero bueno. -Yo quiero decir una cosa:

El equipo funcionó, que luego no saliera es otra cosa.

Por un lado está la satisfacción de que tu equipo te apoye,

me hubiera gustado hacerlo mejor, pero por muy bien

que hagas algo, siempre alguien lo hará mejor que tú.

La otra abeja reina, Celia. Sabemos que el cocinado

por relevos os ha roto el esquema a las dos,

pero creo que tú, en concreto, nos has roto los esquemas

a nosotros porque nos has vuelto locos.

¿Cuántos relevos has podido hacer? Bueno, a ver, yo los relevos

lo he intentado hacer en función de lo que era necesario

en su momento. Me volviste loco con tus cambios

y creo que a tu equipo un poquito también.

Hay un término medio en todo, incluso, en el tono de voz.

Yo tengo mucho carácter y siempre intento controlar

mi carácter, ¿por qué? Porque si hablo muy fuerte...

Es que tengo un vozarrón y grito, pero no grito

ofendiendo a nadie sino que hablo muy fuerte.

Lucía, ¿a ti qué te ha parecido Celia como capitana?

No, vamos a ver, yo creo que todos nos hemos dado

un poco cuenta, hasta tú lo dices que es que gritaba

y a mí los gritos no me han gustado nunca en la vida.

-Mi fracaso con Lucía que es algo que llevo en el alma

es que yo la he obedecido y cuando le digo:

"Lucía, vuelve a entrar", me dijo: "No".

¿Y ahora qué hago? -Me encanta pinchar,

me encanta porque veo la reacción y digo:

"¿Os lo estáis tomando en serio, de verdad, en serio? "Say what?""

Lucía, quizás, ha estado un poquito juguetona,

buscando ahí... Bueno, descubrir ese carácter

que contiene Celia, luego se ha sumado a La Terre.

La única frase que me ha dolido de todo el emplatado

es que de que yo soy la que tiro la piedra

y escondo la mano, eso no lo he hecho en mi vida.

-Terre, de verdad, -Si dije: "Tira la piedra

y esconde la mano", me retracto, lo siento, porque la frase era:

"Tiro la piedra". Creo que tiras la piedra.

(CELIA) Se creen que los políticos somos de plástico,

no tenemos sentimientos,

ese recelo que yo he visto hoy tan, claramente, me duele.

Creo que eres una mujer valiente, que dices las cosas a la cara.

Sí. Pero creo que esa actitud

de tu equipo te ha minado un poco, has ido perdiendo fuelle

justo lo contrario a Raquel, ella ha ido de menos a más

y tú has ido de más a menos. Sí, es cierto.

¿Puedo decir algo? Sí, claro, Ainhoa, por favor.

Pues, mira, yo hoy tengo que reconocer

que ha salido mi parte diva y ha llegado a mis oídos

que yo no sé cocinar y a mí eso me ha jorobado, no,

lo siguiente. No soy ninguna imbécil

ni ninguna tonta en la cocina. Vale, yo solo te he visto

que tenías cierta discusión con Celia.

Entiendo que el cometario lo ha hecho ella.

Sí, es verdad, y creo que ella me ha elegido porque creo

que además me quiere muchísimo y yo también a ella,

pero ha habido un momento que me he sentido...

-No entiendo nada, nada, empieza el machaque

de la Villalobos. -Que no, Celia,

que no es un machaque. -Vamos a ver,

y he intentado coordinar un equipo de divos

y eso es muy difícil. -Totalmente.

-Y, sí, al final, me han podido.

Señoras, lo que pienso es que aquí tenemos

tres abejas reinas que son Lucía, Ainhoa, Celia,

tres divas potentes y quizás, solo hay espacio para una.

Yo estoy feliz de ser diva porque nunca lo he sido

con lo cual... ¡Yuju! ¡Bravo!

¡Viva la diva! (LUCÍA) Me dan ese apodo

y estoy encantadísima.

Las tres abejas, pues vale, yo la mayor

qué quieres que te diga, qué vamos a hacer.

No tengo mucho más que deciros, creo que hay cositas que mejorar,

pero habéis funcionado, las chichas fuisteis muy currantas

y Gonzalo y Flo, también. Menos mal.

Esa carne que Flo, por cierto, debo decirte, ha salido...

Buenísima, te hemos visto centrado, has dejado de ser Flo

y has sido Florentino, el cocinero.

Muchas gracias. Los comensales

estaban bastante contentos con los platos del equipo azul,

se han comido todo, no han esperado

y el sitio era maravilloso, en fin...

(APLAUDEN) ¡Qué bien, tío!

En fin, está todo dicho,

el equipo ganador de esta prueba es...

El equipo azul.

Lo sabíamos.

Yo me quedo sola, siempre me pasa lo mismo.

Celia, ¿qué te pasa que estás emocionada?

La yaya del rodaje. -Venga, ya, Celia, ya está.

Disfrútalo, que vas al balcón, no te lleves ahora un disgusto.

-¡A mí qué coño me importa el balcón!

¡Lo que me importa es hacer las cosas bien!

-Las hemos hecho bien. -Yo no las he hecho bien.

-Que sí, pero si hemos ganado. -Bueno, bueno.

Por favor. (CELIA) No me sentí respaldada

al final y he sentido que no era mi equipo.

Y yo tengo un concepto de equipo muy fuerte.

Equipo azul, ya sabéis que el mejor aspirante de esta prueba

va a poder donar 4000 euros a una ONG y hoy

el mejor aspirante ha sido...

Flo. (APLAUDEN Y GRITAN)

Ahora sí que llora. (APLAUDEN)

Me divertí mucho contigo,

pero encima disfruté mucho de tu trabajo.

¿A qué ONG donas esos 4000 euros? Se lo dono

a la Fundación Escuela IDEO, la función que hacen

es muy importante en la educación de gente

sin recursos y para ellos va. Pues para ellos va.

(Aplausos)

Muy bien, Flo. (FLO) Estoy muy agradecido

porque es mucho esfuerzo que le pones ahí.

Estoy muy orgulloso de mí mismo. Me gustaría ver

cómo lo celebra Flosie dándole un abrazo a Pepe.

Es lo que más me gusta del mundo. No vayas por ahí.

Venga, chicos. No rompas ese momento.

No, que me voy, me voy, no. Quédate ahí.

(TODOS LE ANIMAN)

Quédate ahí.

(RÍEN)

(Risas)

Mira. ¿Te has hecho daño?

Tengo que tener en el codo un golpe por correr.

Cuidado las zancadas del gordo.

Sí. (JOSIE) Es que se ha matado.

O sea, que vaya susto.

(Música)

Bueno, qué liberadito está esto. -¡Huy!

Los aspirantes regresan a las cocinas después de una prueba

por equipos en la que, por fin, empezamos a ver su evolución.

(LA TERRE GRITA) Pero también estamos viendo

que el buen rollito... ¿Qué tal?

Puede saltar por los aires.

Buenas noches. ¡Oh, qué glamour!

Gracias. Aspirantes,

bienvenidos de nuevo. Buenas noches.

¿Cómo estás, por cierto, Pepe? ¡Joder!

(Risas)

Estoy mejor, eh, estoy mejor. ¡Qué golpe!

¿Por qué no te dejas llevar, por qué escapas de Flosie?

Ni en broma, no, te lo juro. Pepe, quería saber cómo estabas

que estoy sufriendo desde hace un rato.

Mientras no me saques la lengua esa.

¿Esta?

Cabrito. Nico, tú, a diferencia de Flo,

sigues haciendo pleno, cuatro eliminaciones

y las cuatro con delantal negro. Sí, en la última me libré

por ese ajo mágico, en la pasada prueba se me olvidó,

pero aquí lo tengo. El ajo mágico.

Hoy es más pequeñito, pero es que el ajo vale mucho.

-El ajo para no quedarte abajo. (RÍEN)

Raquel Sánchez Silva, ¿qué balance haces

de tu primera capitanía? Muy mejorable,

no estuve en todos los sitios en los que tenía que estar

ni tomé la distancia necesaria para tener perspectiva y bueno...

Juanjo, ¿crees que si hubieseis sido

uno más, el resultado hubiera sido distinto?

Yo creo que hubiéramos hecho lo mismo, pero con uno más.

Josie, ¿piensas igual? Creo que no,

siempre te falta espacio, te falta gente, te falta de todo.

Brilli-brilli no te falta. No te falta de nada,

eso te iba a decir. Mi fajín que ya ni lo veo.

¿A ver el fajín, cómo es? Napoleónico, chica.

Napoleónico. Sí.

Con Los Manolos. Sí.

A ver, no concibo venir a la televisión

de otra manera, o sea, es de noche,

hay que celebrar, la vida, la cocina, no voy a venir aquí

de algodón, me daría bajón.

Celia, tú que has dirigido grandes equipos,

¿te has sentido cómoda al frente de tu equipo?

A ratos sí, a ratos no.

Todos respondieron a lo que tenían que hacer

y para mí eso es un éxito de todos.

Si volvieras atrás, ¿volverías a formar

el mismo equipo? Exactamente el mismo.

Lucía, ¿qué te ha parecido a ti la capitanía de Celia?

Muy buena, sí, correcta. ¿Y La Terre, qué le pareció

la capitanía de Celia? Aquí no hay rencores

ni malos rollos ni nada de nada y esto consiste en ser felices

y ya está y punto. Estás guapísima con...

¿Es un pajarito, qué es? No, es perico.

Perico.

Perico Delgado. (TODOS) Perico Delgado.

(APLAUDEN) (PERICO) Gracias, gracias.

Gracias.

Ainhoa, ¿en el reto anterior te sentiste valorada

por tus compañeros de equipo? A ver, la capitanía de Celia

fue fantástica, admiro a Celia muchísimo

y fue un rollo conmigo misma porque yo me hago

unos rollos mentales de pensar que la gente

se cree que no sé cocinar y están muy equivocados.

Celia, ¿de acuerdo con las opiniones?

La opinión es libre de cada cual, lo que sí prometo

es no entrar a los trapos de mi amiga Lucía

que lo hace para que entre, pues ya nos vamos conociendo todos.

Me llamó amiga. ¿Le llamas amiga a ella, Lucía?

La llamo UMA, última mejor amiga.

Pensaba que era yo. -Pero ella es última,

tú eres anterior. -Vale, vale.

Laura, ¿qué opinas tú de tu equipo? Porque no entraste

en el grupo de las divas. No, porque no eran divas

eran mujeres con carácter. -Muy bien.

-Y yo tengo un carácter que cuando hay lanzamientos

de cuchillos imaginarios, ciega, sorda y muda.

Pues ahora podréis hablar, ver y escuchar desde la galería.

Tenéis asegurada una semana más en las cocinas

de "MasterChef Celebrity", adelante.

Disfrutad. -¡Aúpa!

Chao. -Estar en el balcón

siempre es un motivo de relax absoluto,

Pero yo ya llevo tres semanas en el balcón,

esta es la cuarta semana, ya me aburro.

Delantales negros, os hemos visto que estabais comentando

la disposición de estas cocinas. Así es.

Perico, ¿qué crees que haréis en esta prueba?

Bueno, pues no sabemos si es para que Josie

tenga espacio o porque va a tocar dulce.

Y, Josie, ¿también piensas que son dulces?

Yo creo que sí, de vosotros me espero pastelitos

para envenenar a Rasputín, o sea, ya...

Antes de desvelar el misterio de las cocinas,

tenemos que resolver otra cuestión.

Flo, tú fuiste el mejor de la prueba por equipos

y tienes ahora mismo una misión muy importante.

¿Estás preparado? ¿Qué misión?

Verás el marrón. -Verás, verás.

Tienes que mandar a uno de tus compañeros

con delantal blanco a la prueba de eliminación.

No me lo puedo creer. -¡Hala!

No es verdad. Uno de tus compañeros o tú.

Así que, piénsalo bien...

Y dinos un nombre y una razón, los motivos.

Gonzalo...

Parece que no te miran, ¿no, Flo?

¿Eh? ¿Qué pasa, chicos, qué pasa,

cocinamos un poquito? De pronto no tiene amigos.

Quieren desaparecer. Tachán, tachán.

-Dilo ya, dilo ya. -Tachán, tachán.

No me lo puedo creer.

¿Otra vez? Soy yo.

¡Olé tú! -Flo, te queremos.

No puedo hacerle esto a mis compañeros,

cocinan peor que yo. Pues, Flo, puedes bajar a cocinas.

Tranquilos, chicos, tenéis una semana más.

-¡Lo que vales! -Sí, sí.

Me apetece estar ahí en la chicha, sí,

que sí, te arriesgar y eso,

pero aquí al programa hemos venido para vivirlo

porque "MasterChef" apasionante

y me gusta apasionarme con las cosas.

Juanjo, sois siete, hay seis cocinas.

Uno se va para arriba. ¿Te parece que pongamos otra

o qué hacemos? No cortarle el rollo a Flo

y hacerle esto. -Que suba otra vez y ya está.

Es que ha tirado el delantal blanco y eso no me gusta.

Ya me quité el negro, mira. -Tardaste poco.

Flo, te vas a quedar en estas cocinas, pero...

¡Ay, que lo diga ya, por Dios!

Puedes elegir ahora mismo a qué compañero

de los delantales negros libras de la eliminación.

¡Guau! Piénsalo muy bien.

Y no puedes ser tú, por supuesto. Quiero salvar...

A Nicolás. -Bien.

Dale el ajo, Nico. -Ese ajo.

Hombre, que si se lo doy, vamos. Está con Flo ahora, cuídale

y protégele, guíale en sus pasos y que sea un campeón, ¿vale?

Pues, Nicolás, sube a la galería y disfruta.

Lo voy a disfrutar.

(NICO) Alucino, amo a Flo.

Que tenga ese detalle conmigo, pues me llega, lo guardo

y ojalá que pueda devolvérsela.

Vosotros seis os vais a jugar la eliminación y vais a hacerlo

en dos equipos. ¡Otra más!

¿Y quién va a formar los equipos?

Flo. -Vamos a ver.

Mira, yo me voy, que no, que yo me voy, hombre.

-¡Corre, Flo, corre! -Pero vamos a ver,

este programa es un "fake", o sea, privilegios, ganas,

eres el mejor, donas el dinero... Tú, tranquilo porque tienes

que formar los equipos y nombrar el capitán de cada uno.

(SUSPIRA) -Y el veredicto también lo das tú.

(Risas)

Primer equipo: Josie y las Raqueles y segundo equipo:

Juanjo, Perico y yo. Pues, adelante.

Muy bien hecho. Inseparables las Raqueles siempre.

Aquí juntas hasta el final porque vamos, vaya tres.

Flo, te queda nombrar a los capitanes.

Vale, yo del mío y Josie que ya tiene veteranía, del otro.

Ok, fenomenal.

Aspirantes, cada equipo tendrá que replicar

uno de los platos que hay debajo de estas campanas.

El equipo que lo haga mejor se asegurará una semana más

en estas cocinas y el otro equipo, en cambio,

tendrá que superar una prueba más para librarse

de la eliminación. No me lo creo.

Es decir, que tendrá que hacer doble cocinado, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef!

Antes de descubrir los platos vamos a recibir a una invitada

muy especial para nosotros. Adelante, la aspirante

más veterana que ha pasado por estas cocinas,

la casi semifinalista de "MasterChef VIII": ¡Juani!

(Aplausos)

¡Juani!

Mírala, hombre, Juana. ¡Qué divina!

(JUANI) Vengo encantadísima, otra vez entrar

en estas cocinas, ver a toda esta gran familia

de "MasterChef", encantadísima.

¡Qué bien! -¿Qué te pasa?

-Es que es Juani.

Es la celebrity. Se ha puesto a llorar, mírale.

¡Ay, Juana! ¿Qué te pasa Josie?

Nunca esperé encontrarme a Juana aquí.

¿Os conocéis o qué pasa? Yo la conozco hace mucho,

12 años por lo menos. -Decía que era

la mejor portera de España. -Es verdad y lo eres.

Y lo es. (SONRÍE)

(JOSIE) Yo cuando vi a Juana casi me muero,

hace que no veo a Juana mil años y es alguien

que ha estado muy próximo

a mi vida personal y profesional porque yo su casa

me ha dado grandísimos momentos.

Y a Gonzalo le tengo que decir... -¿A mí?

Sí. Juana, conoces a todo el mundo.

Que la alegría más grande...

(SE EMOCIONA)

No quiero llorar, me la dio tu madre.

Presenté un trabajo, un vestidito de una niña en Madrid,

me mandaron la carta y me dicen: "El concurso

presentado por Pilar Miró

le otorga el primer premio de ir 10 días a un hotel

de cuatro estrellas". Y el precio de la máquina

de hacer punto que con eso lo presenté,

te lo damos en dinero. (JUANA) Siempre que lo veo

en televisión y en todo he estado pendiente a él

por la alegría que me dio su madre, de verdad.

(GONZALO) Le doy un abrazo, por favor.

-Gonzalo, ¡qué alegría! Cómo iba a pensar que te conocería.

¡Qué alegría me has dado, muchas gracias!

-Sí, a ti también porque cuando de niño

se van nuestros padres... (LLORANDO) Es tremendo.

¡Bravo!

(Aplausos)

(GONZALO) Yo con mi madre tenía una relación espectacular,

éramos muy amigos, más allá de madre e hijo

y mira, pues, enorgullece mucho a un hijo pensar

que su madre ha marcado tantos momentos de la vida

de algunas personas que jamás imaginarías.

Bueno, vamos a descubrir, Juana, los platos que tienen que replicar.

Paté de campaña, Oporto y pimienta verde.

Dulce total, muy dulce. -¡Ay, por favor!

Paté de perdiz, Pedro Ximénez y nuez moscada.

Dulce también. Josie, ¿te parece muy dulce?

No, a mí no me gusta, yo me tomo eso

y estoy entre Carlos V y Paquirrín porque me da un ataque de gota

que me muero, pero bueno. (RÍEN)

Aspirantes, en este reto tenéis que hacer cada equipo

un paté diferente. Estábamos deseando poner

una prueba de patés en "MasterChef",

es un plato perfecto para el otoño y es la primera vez que lo hacemos.

El paté es una pasta para untar elaborada,

normalmente, a bese de hígado y otras carnes mezcladas

con verduras, hierbas, especias, vino o aceite.

Pero también se pueden elaborar patés del pescado, marisco

o incluso, vegetales y legumbres.

En los patés de carnes los hígados más utilizados

son los de cerdo, pato u oca. El paté tiene un alto contenido

en grasas y colesterol por lo que se debe consumir

de manera moderada y ocasional.

Aporta unas 400 kilocalorías por cada 100 gramos

aunque varía dependiendo de los ingredientes,

pero también es fuente de hierro, zinc, selenio,

fósforo, vitamina A y vitaminas del grupo B.

Te tomas una pastilla y no tienes necesidad

de hincar el diente a esto.

Literalmente, para eso hay suplementos alimenticios.

Hombre, es que es verdad. Pues que sepas

que en el antiguo Egipto los faraones ya disfrutaban

de una pasta de hígados de los patos que emigraban

en invierno a los márgenes del río Nilo.

En Egipto y los Austrias y Paquirrín,

o sea, si está fenomenal. (RÍEN)

Ya no sigas porque luego, vas a tener

que irte a correr, o sea, 40 kilómetros

después de ese poco paté que vas a comer, es ridículo.

Flo, te veo muy relajado,

¿crees que han terminado tus ventajas?

¡Ay, Dios mío! -Desventajas.

Mira, haced lo que queráis conmigo, ya está.

Flo, vas a tener que decidir qué paté replica cada equipo.

Pues, claramente, nosotros el paté de perdiz.

Vosotros el paté de perdiz. Y ellos el paté de campaña.

¿Por alguna razón especial? Creo que es menos complicado

el paté de perdiz, me da que es menos trabajoso

el paté de perdiz. Vamos a verlo.

Pobre iluso. Vamos a verlo.

¿Alguno de vosotros ha preparado paté alguna vez?

Me da igual, me apetece hacer un paté,

me da igual uno que otro. Bueno, como imaginábamos

que no lo habíais hecho nunca y no queremos que nos digáis

que os ponemos retos demasiado complicados

os lo vamos a poner un poquito más fácil.

¡Ah, qué bien, una buena noticia! -¡Ay, la receta, la receta!

¡Es una receta! Tengo una y aquí tengo la otra.

(FLOSIE) Jorge. ¡Guapo!

Que llevo todo el programa sin decirte nada.

Aquí tienes las recetitas. No me digas, ¡qué curioso!

(RÍEN)

Lo que son las cosas, pero venía a darte un beso solo.

Si las quieres, no me lo des a mí. ¿A quién?

No, eh. ¿A Pepe?

Cabrito. Ahora mismo.

No, no, oye, estate quieto, cabrito.

Me cago en tu padre, cabrito.

¡Ah!

(Risas)

Que se va a caer otra vez.

Estás loco, que estás pirado. (RÍEN)

Te lo juro que vengo por estos ratitos,

ocho años dándome por el saco y mira ahora

como le dan a él, ¡oh, qué grande! Estate quieto, cabrito.

(Carcajadas)

¡Bravo! -Lo han pillado.

Flosie, va, te lo has ganado, tu receta.

El juez herido. Perdona, Pepe, ahora vengo.

El loco de las narices. Está pirado.

Pepito... Vuelve a tu sitio.

¿Eh, es una orden? Por ahí, sí.

Creo que te la ha dado. Pero por ahí, por ahí.

Luego, después nos vemos fuera. -Al final, te pones en forma, Pepe.

Bueno, después de esta carrera

tan buena que me hace disfrutar tanto,

capitanes, Josie y Flo, contáis con dos minutos

para memorizar la receta de vuestro paté.

Venga. Después tendréis

otros dos minutos para explicársela

a vuestro equipo, ¿entendido? Si estáis preparados,

este es el momento Acérquense, por favor.

Venga, Josie, va, va. Perdiz, paté de campaña.

¿Dónde lo estudiamos aquí? Aquí mismo, dos minutos.

(Música)

¡Buah, el teléfono escacharrado!

Paté de campaña, campaña de paté.

Era algo de pollo. (RÍEN)

Se acaba el tiempo. No, un pájaro.

¿Gallina? -Algo del caldo de la gallina leí.

Tres, dos, uno...

No me he dado cuenta que lo tengo al revés.

¡Amigo, mala suerte!

Ahora, capitanes, empiezan los dos minutos

para contar la receta a vuestros equipos, adelante.

A ver, primero cerdo asado, salchichas de cerdo,

todo el cerdo, habrá que ir al súper y coger todo el cerdo.

Una perdiz, limpiarla, deshuesarla y quitarle

todas las impurezas. -Tiene piñones, el pan

el huevo, los picados estos de carne.

-Una vez guisado le añadimos un poco de brandy

para que reduzca y se quede con todo el "jume" bueno.

-Forran el molde de film que eso no he entendido por qué

y lo cuecen siete minutos. -¿Eso lleva gelatina?

-Sí. -Al abatidor que se enfríe.

-La capa de arriba lleva una gelatinita

de Pedro Ximénez. -La gelatina

es como una cobertura de una tarta. -No lo entiendo, o sea,

yo eso no entendí lo del final. Capitanes, el tiempo se acaba

en tres, dos, uno... ¡Se acabó!

¡Buah! ¿Estáis preparados para comenzar

el reto, verdad? (TODOS) ¡Sí, chef!

Pues os falta otro detalle muy importante.

¡Qué malos son, de verdad! Vais a trabajar por relevos.

¿Otra vez? -¿Otra vez, tío?

Contáis con 60 minutos en total, para hacer el paté

y cada uno de vosotros se encargará del paté

durante 20 minutos. Comenzaréis en la última fila

de cocinas, ese aspirante será el encargado

de hacer la compra y comenzar a hacer el paté.

Los otros dos esperarán en su puesto de cocina.

Cuando terminen esos 20 minutos, el primer aspirante

pasará las elaboraciones a la fila de delante

y su compañero continuará haciéndolas.

Cuando transcurran otros 20 min, llevará el paté

a esta primera fila y ese aspirante

lo tendrá que terminar y emplatar, ¿entendido?

(TODOS) ¡Sí, chef! Pero, atención,

no se puede hablar ni mirar hacia detrás.

¡Madre mía! Y mucho menos dar instrucciones.

Para eso habéis tenido estos dos minutos.

Y nos ha parecido demasiado, planteároslo para otra prueba,

con 10 segundos es suficiente. Pues, mira, Flo,

por darnos esa idea tan buena, me tienes que decir ahora mismo

quién empieza a hacer cada paté en cada equipo y quién lo acaba.

Es decir, en tu equipo, ¿quién empieza haciendo el paté?

Eh... Juanjito.

Juanjo empieza, ¿y quién lo termina?

Yo lo termino. Tú terminas.

Pues como tengo ventaja "MasterChef"

que son como las cuberterías que te da el banco

que luego llegas a casa y son una mierda,

pues así son las ventajas "MasterChef"...

(EN VOZ BAJA) Un mierdaco.

Del otro equipo, Flo. Pues que empiece Josie

y que lo termine Raquel, Raquel Sánchez Silva.

Lo vas a hacer muy bien, lo vas a hacer fenomenal.

De verdad, ya no sé qué queréis más,

os veo esas caras... La receta y Juana.

Oye, hoy como vengo yo y es un día especial,

pues me parece lógico que cojáis cada receta

y se la deis a cada uno. Ya se la hemos dado, ya.

No, pero han sido unos segundos,

hazlo, Jordi, así veo lo bueno que eres.

No, hombre, no, eso no. -Mira lo bueno que es,

ahí tienes lo bueno que es. ¿Qué pedacito queréis?

Pues ahora, tenéis que unirlo y lo que salga de ahí, hacedlo.

Vale. -Pues, venga, píllalo, Flo.

(Risas)

Nos hemos comido cosas peores aquí también te digo.

A mí ya no me hacen gracia, qué quieres que te diga

me parece que están haciendo diabluras, o sea...

Aspirantes, ocupad vuestros puestos de cocina,

por favor, cada uno al suyo.

(JUANJO) Me da miedo Perico, a Perico le quiero mucho,

pero es muy tranquilote y aquí hay que volar.

Intentaré dárselo todo hecho

para que haga lo justito y se lo pase al siguiente.

Y el tiempo comienza en tres, dos, uno, adelante.

Vamos. -Vamos, Josie, vamos.

-Vamos, Juanjito. -Con tranquilidad.

¡Ah, si ya las tenemos! -Vamos, Josie, "c'mon, c'mon".

Sí podemos animar, ¿no? Sí, pero mirando hacia delante.

Animamos de frente. Venga, vamos, chicos.

Vamos, vamos. -Vamos, Josie.

(RAQUEL M.) Vamos, Josie, vamos. Ahí está.

Juana, ¿ha hecho usted alguna vez un paté casero?

No. ¿No? Pues te diré

cómo hacer el paté de perdiz que me encanta,

me gustan los patés. Al final, es como hacer un guiso.

Un guiso rápido. Las pechugas de la perdiz

con los higadillos de pollo y perdiz y rehogas

con su cebolla y los aromatizantes, laurel, pimienta negra,

le puedes echar Armañac, le puedes echar Pedro Ximénez

o el vino que quieras, con tocino, importante el tocino

y que lleve un poquito cantidad de grasa

porque eso te hará emulsionar. (LE DA ASCO)

¡Ay, por favor, pero si esto huele fatal! ¡Fatal!

¡Ah, ay, qué asco!

(PERICO) Yo creí que el paté era muy complicado de hacer

y cuando lo explicó Flo me pareció, relativamente, fácil.

Y esto me da miedo porque ante la sencillez

muchas veces está la trampa, así que, a ver cómo resolvemos.

Eso es una cosa seria ya, ahora sí.

Vamos a probar.

¡Ah, huele fatal, no puedo, no puedo!

Está muy rico, la gelatina de Pedro Ximénez

le va de maravilla. A ver cómo lo hacen ellos

que es el miedo que tengo. Cómo se están poniendo.

Oye, chicos. -Está rico, ¿no?

Oye... Está buenísimo.

Increíble. Un poquito, ¿no?

Que nosotros no somos Josie, ¿eh?

Oye, paté de campaña, ¿lo hicisteis alguna vez?

Sí, mucho, buenísimo. ¿Qué lleva?

Porque este está todo como muy triturado.

Este primero asamos rápido y guisamos muy poquito

y trituramos y en este caso, no, aquí son hígado de cerdo,

carne y panceta de cerdo ligado con un poquito de huevo

y pan con leche y lo metemos en un molde.

Huele fatal esto, vamos, el hígado es...

-Huele a rayos. -El hígado es, o sea, no puedo.

Y al final, reducimos un Oporto, aliñamos con pimienta verde

por encima y ese Oporto reducido,

gelatina y cubrimos como si fuese un bombón.

(Música)

Es muy duro esto, yo espero no equivocarme

en esta mezcla letal.

¡Vamos, Juanjito! -Esto está ya chupado.

No lo acabes que lo tienen que acabar tus compañeros.

-Para mí, hacer paté es fácil y no lo hice nunca.

Ahora se echa brandy o Armañac para que reduzca.

Ya le puse todas las hierbas infusionadas aquí,

lo tengo todo controlado.

Se me está dando muy bien de momento, ahora lo pasaré

y me estoy llevando todo yo, pero mola porque luego me dicen

que soy un vago y no hago nada que solo voy al baño.

¿Qué te toca a ti hacer ahora? -Yo, nada, pasar el plato a Flo.

Porque Juanjo está haciendo todo. -Cómo está el higadito, chaval.

-A ver, el tema de probar esto es complicado, ¿qué pruebo

carne cruda? Ahora dirán que tiene más pimienta,

menos sal, estaba mal, hay que rectificar...

Juana, por favor. ¿No le reconoces?

Pero yo haciendo paté de campaña, ¿cómo te quedas?

-Divinamente, lo estás haciendo muy bien.

¿Cómo ves tú a Josie? Hecho un cielo.

Gracias, Juana. ¿Cómo has metido las hierbas?

Las he metido dentro, trituradas, picadas así.

¿El laurel en la picadora también? Lo metí en la picadora.

¿Todo? A ver, ¿para qué vas a picar aquí

teniendo la máquina? ¿Para qué haces el paté

pudiéndolo comprar hecho? Totalmente.

Pero, mira, ¿cómo lo ves? -Lo hubiera puesto más compacto,

pero muy bien, pero te tienes que dar mucha prisa

para que... -Ahora hay que encamisar esto.

Déjale, ya te dejamos. Te dejamos, Josie.

Lo encamiso, me cambio el guante. Me gusta verte

con la mano en el higadillo. Pues no sabes cómo huele.

El nuevo Josie. Menuda gracia.

Ese paso me suena, ¿estás ensayando?

-Es que no puedo estar quieta. -Desde que estuve en el paritorio

yo creo que no he sufrido una espera tan inquieta.

Ya lo he hecho mal. -Vamos, rapidito, venga, Josie,

que queda poquito. Perico, que llega, que viene.

¿Que llega? Juanjo, ya me dirás. Aspirantes, se han acabado

los primeros 20 minutos, así que debéis pasar

todas las elaboraciones y todo lo que consideréis

a vuestro compañero de delante. A ver.

A tiro hecho vas, mira.

A engrasar, mazaquito.

¡Perico, Perico Delgado, señores, está cocinando!

¡Sí, señor! -Vamos, Perico.

(APLAUDEN)

¡Qué grande, Perico! -Y a su derecha

tenemos a la gran Raquel Meroño.

Sobre la cuerda floja. -No, sobre la cuerda floja, no.

La acabas de cagar, le ponemos toda la alegría

y ella: "Sobre la cuerda floja", no.

-No, pero porque es de circo.

Eso desmotiva, vamos a ver. -Que no desmotiva.

Bueno, aquí lo difícil es ver cómo viene esa primera fase,

¿qué te han dejado? ¡Ay, Dios mío!

Como no se hablan, ¿me habrás echado el huevo ya,

sí, no, echo yo más y lo dejo hecho un mazacote?

Cuidado, esto es complicado. Hay una cosa muy importante,

que tienes que triturar, pasar por la picadora las carnes,

pero hay elementos como piñones que deben estar enteros.

Y además lo que te apetece es morder un piñón

y Josie ha metido todo. Ha hecho una masa.

Pasarlo todo junto no debería. Por eso, Juani que tiene ojo

de gran chef, ha visto que estaba demasiado líquida la elaboración.

Lo pasó todo, metió la leche, el pan...

Todo por la picadora. ¡Qué rico!

¿No habéis visto un hipopótamo en una pasarela nunca?

-Sí, en "Fantasía"- -Parece un gorro de chef.

Esto, Laura lo hace a la pata coja, dando la vuelta

y da un pino. -Y con tacón de aguja.

# Con tu tacón de aguja, # los ojos pintados

# dos kilos de rímel, # muy negros los labios.

# Te has quedado en el 73 # con Bow y T-Rex. #

Qué dominio. -Todos.

(TODOS) # Oh, oh, oh.

Tengo una colección de quemaduras.

Siete minutos, amigo.

-¡Ah! Tenía que meter eso en el horno.

¿Qué le ha echado eso blanco? -Tocino, ¿no?

-Sí, algo blanco. -Si no ves, ¿qué me cuentas

si no ves sin las gafas? -Pero no soy daltónica, era blanco.

-Daltónica y miope perdida. y disléxica, ahora, monísima

monísima, monísima. -Pero de toda la vida.

Odio este reloj. -Con unos dientes perfectos.

-¿Sabes que mi hija me preguntó un día

si tenía más dientes que nadie? -Sí, y te sobran cuatro.

(RIENDO) Más dientes que nadie, me encantó.

Yo he elegido el delantal negro porque, primero,

mis compañeros cocinan peor y no quiero ponerles en evidencia

y quiero que sigan otra semana más.

-Venga, Perico, lo tienes ya, que eso pasa, que eso pasa.

-Pues, nada, esperando, vamos, menudo curro me ha tocado.

Podría adelantar Raquel. Raquel debería estar reduciendo

el Oporto, nunca hay que pararse. Aparte que cuanto más adelantado

le dejes todo a tu compañero, mejor,

pero no te quedes parada. No tengo ningún miedo

a cómo va a llegar el paté, tengo miedo a cómo

voy a finalizar el paté, pero tengo una confianza ciega,

absoluta, en Josie y en Raquel.

Te diré que huele fenomenal.

# El paté de mi Perico # pasa, pasa rejilla. #

¿Cómo vamos de tiempo? -Superbién, Perico, tú, tranquilo.

Último minuto. Bueno, un minutito, pero superbién.

(Risas)

Muy bien, Terre. -Si yo era por animar.

-Sí, creo que vas a dar las campanadas.

Mira, si lo tiene todo pegado. Ahí está, Perico, ahí está.

-Muy bien, Perico. -Cuando quedan 150 metros

para la línea de llegada con Perico Delgado.

¡Cambio de cocinero y últimos 20 minutos!

Venga, campeona. -¿Esto dónde está?

En el abatidor. -Vale, ok.

-Vamos, Perico.

-Vamos, vamos, bravo. -Raquel.

Toque de "power", Flo. -Venga, chicos, venga.

Muy bien, Flo. -Flo, muy bien.

¡Qué bonito, qué tacto, Flo!

Raquel no ha hervido todavía el vino, si no lo ha reducido,

va a hacer un vinazo. Raquelita, ¿cómo vamos?

Ahí vamos. -Venga, "Rachel".

Lo está echado a ojo, ¿no?

No sé si estoy echando mucho o poco.

Hombre, es más fácil añadir la gelatina de Flo

que es una gelatina vegetal. Y que él solo tiene que sacar

el alcohol. Hierves y ya está.

Sí. Tiene que reducir

para que no sepa a vinazo. Es tiempo y temperatura.

Eso es y no reduce.

(JOSIE) Al final, yo creo que mi hígado

se está quedando como ese paté porque de todos los nervios

que estoy pasando, tendré las transaminasas altísimas.

Aquí tienes a Raquel que me tiene un poquito preocupado.

¿Qué pasa, qué te preocupa? Porque vi a la otra Raquel parada

cuando eso de hervir el vino lo podría haber hecho.

No pasa nada, no tiene tanto tiempo para reducir.

La terrina tenía que estar fría. ¿Y no lo puedo enfriar un poco

para poder incorporarlo a la terrina?

El problema es que esto acaba de empezar a hervir.

Sí... ya. Eso es lo que te digo

que se debería haber hecho en el paso central.

Pero no te preocupes que te saldrá todo perfecto.

Ya, bueno, ojalá, Juana. -Que sí.

Bueno, ¿qué tal tu equipo? Creo que lo han hecho todo bien.

¿Segura, sí? Sí.

Pues yo no, adiós. Adiós.

Ni se me ha ocurrido, la verdad, meterme en el trabajo

que estaba destinado para ella.

Venga.

(AINHOA) Eso huele que alimenta, chaval, qué aroma,

está perdiendo todo el alcohol y queda el aroma.

-Está cogiendo un cebollón. (SIMULA ESTAR EBRIO) Gonzalo.

¡Yeah! Me encantas.

Me encantas. -Por eso vivo en Miami.

(RÍEN)

Necesito, al menos cinco minutos para enfriarlo,

otros cinco para ponerlo, tengo que sacar el paté.

¿Qué ha pasado?

Juana, le llevo un regalo a Flo por si hoy se va del programa.

No, no se va a ir. No lo sabemos todavía.

Mira el librito que se va a llevar. ¿Cómo es el paté

que has recibido de tus compañeros? Bien, un poco cargado

de hígado, pero creo que estaba bien.

¿Sabes qué decían en mi pueblo, Juana? "Una capa, todo tapa".

Eso es lo que hace. Fíjate, qué cosas.

Fíjate, qué cosas. Di que sí.

Flo, te traigo un regalo

que es la Biblia. De "MasterChef".

Es un libro donde encontrarás muy bien explicadas

las elaboraciones básicas, encontrarás muchas recetas

que un chef debe conocer. Muchas que hemos hecho

en estas cocinas y espero que algún día

tengamos alguna receta tuya en un libro así importante.

Sueño con ir al Basque Culinary, de Donosti,

pero otro sueño es que una receta mía...

Esto es un buen principio, pero para eso tendrías que llegar

a la final. Estamos en el programa cuatro,

coge ideas para el programa cinco y vamos partido a partido,

¿te parece? Es estupendo, muchas gracias.

Siempre que no me persigas de esa manera,

es posible que te haga un regalito. Si yo no te persigo.

Juana, me echa la bronca a mí, pero yo soy yo,

pero no soy el otro. -El otro es otra cosa.

-Claro, otra cosa que tiene un poco ganas a Pepe,

pero, si quieres, te intento defender.

Todo lo que puedas te lo agradecería.

(FLOSIE) Yo, de Pepe, el beso lo conseguiré,

o sea, cuando Pepe me dice:

"No conseguirás, no...", si lo decido yo.

Últimos tres minutos. ¿Tú qué tenías que hacer?

Pues, nada, no he hecho nada.

Ha perdido 10 minutos por no hervir el vino

que es lo que le hace falta a Raquel ahora.

Vamos, vamos, vamos.

Tranquilo, Josie, tranquilo.

Aquí está nuestro esfuerzo, Juanjito.

No sé si pincelarlo o echarlo tipo cobertura de tarta.

A ver, la niña de la menta, que me ayude un poco.

-A un lado la terrina. Eso es y ahora ya adornas.

Ha echado muchísima gelatina en polvo, ¿no lo visteis?

Aparte está con un pincel pegándole golpes.

Pero mira que da golpes con trozos cuajados.

Está cuajado. Está cuajado ya.

Voy a poder presentar una, una nada más.

Una vamos a poder presentar, una.

¡Ofú! -¿Qué ha pasado?

Se queda sólido enseguida y no se puede pincelar,

había que haberlo hecho un líquido encima y ya está.

Aspirantes, último minuto.

¿Así? -Ya está, ahora limpia todo.

Cuidado, cuidado. -A ver si se te va a caer todo.

-¡Qué tío más...!

Diez, nueve, ocho,

siete, seis, cinco,

cuatro, tres, dos, uno...

¡Tiempo, manos arriba!

Levanta las manos, venga, todos arriba.

Solidaridad. -Sí.

(RAQUEL M.) Me da mucha rabia,

sobre todo, cuando trabajas en equipo porque ya no está

en juego, solamente, tu futuro, sino el de los demás.

Vaya programita. Aspirantes, llega el momento

de la cata, pero antes, vamos a despedir

a nuestra queridísima Juani. Juani, muchas gracias

por venir a vernos. (APLAUDEN)

Y quedamos para escribir ese libro maravilloso

de cocina de aprovechamiento, ¿te parece?

Muy bien. Fenomenal.

Suerte, mucha suerte.

Juani, guapa, adiós. -Os quiero.

Adiós. Gracias, Juana.

(JOSIE) Estoy deseando volver a casa de Juana,

la portería y a ese pasillo lleno de fantasmas

que a mí me fascina porque yo reconozco enseguida

el olor a fantasma, o sea, si quieres una casa buena,

tiene que tener fantasmas y si no, te vas a un piso

con muebles "low cost" y vives ahí divinamente

sin fantasmas ni gracia.

Aspirantes, ahora sí, comienza la cata. Empezaremos

por el paté de Flo, Perico y Juanjo, adelante, por favor.

Confiado no voy,

cagadillo, un poco, con esta gente no sé cómo acertar.

Vaya tres brutos que hemos juntado. Deben ser los tres cerditos.

Los tres bandoleros.

Bueno, señores, ¿qué nombre ponen ustedes al paté de perdiz?

"La perdiz en la nariz",

que es un dicho de campo, de toda la vida.

Siempre se ha dicho.

Juanjo, tú empezaste con el primer paso, cuéntanos.

Primero: cortar los hígados bien, cortarle, un poco, las venas;

deshuesar la perdiz; rehogarlo todo junto con las especias;

y, luego, he hecho un sofrito de ajo y cebolla,

lo he añadido y le he echado los licores,

para ponerlos a macerar; y se lo he pasado a Perico.

¿Qué ha hecho Perico? Yo... tal vez, lo más fácil.

¿Por qué, siempre, te toca lo más fácil?

Como soy un inútil en la cocina, pues...

El aprendiz debe empezar con lo más fácil,

luego, hará un gran plato, ¿no? Espero que llegue.

Qué sinceridad.

Simplemente, lo he calentado, un poquito, más

y lo he metido en la batidora... -Con el tocino, también.

He mezclado el tocino, que faltaba incorporarlo;

luego, tamizarlo y... bueno... La verdad es que ahí...

Me ha pillado, porque no terminaba de colar todo lo rápido que quería.

Y, Flo, a ti te lo han dejado para rematar.

Para rematar, sí. He cogido todo el paté,

lo he puesto en el plato para presentarlo,

lo he dejado en el enfriador, un poco, y, enseguida,

he hecho la gelatina de Pedro Ximénez.

Estaba el balón en la línea y has hecho así.

Lo ha rematado. Se lo merece.

¿Le vais a poner pegas? -Qué sinvergüenzas.

Bueno, no tiene mala pinta, quizá, demasiado mazacote.

Mucha gelatina he visto ahí.

Y un exceso de gelatina, comparado con el que teníamos,

que era una gelatina finísima, de dos milímetros;

pero, para eso, habría que haber hecho

la parte de abajo suave, que se pueda untar bien,

y, luego, haberlo dejado liso, que no era tan difícil, Flo;

no te acuerdas cuando cogías la llana, se te ha olvidado.

No. Estás en otra cosa ya.

Pero, la proporción la conozco.

¿Quién lo diría? Es que viendo la textura, veo el...

(Música)

Te has puesto a echar cucharadas... Echa dos cucharadas,

las repartes por el bol y ya. ¡Sutil...!

Está bueno, no contéis milongas, que está bueno.

Está rica de sabor, ¿eh?

Hay un fallo de un ingrediente que no pertenece al plato...

No, no... Sí. El ajo de nuestro Nico,

que está ahí, para que nos dé suerte.

Me lo voy a pasar por el codo, por las rodillas...

Por la cadera, por la cadera. No, déjame, que...

Tiene efectos curativos. Aún, me duele el cuerpo.

Ya está. Espero no caerme más, que no venga Flosie y la liemos.

Mira qué listo. ¡Anda!

Mira... A la cara.

No está mal el trabajo, quitando lo de arriba, está bien;

lo principal, que es el paté, está rico, está agradable.

Así que, buen trabajo. Muchas gracias.

Estoy contento con la valoración.

Creo que hemos hecho algo fiel a lo que nos pedían;

así que, estoy convencido de que saldremos bien parados.

¿Qué nombre le ponéis a vuestro paté de campaña?

"Deformación campestre"; o sea, porque está muy deformado.

¿La cobertura de mermelada es una aportación vuestra?

¿Qué te encontrarte, Raquel, para poder dejarlo así?

No, paté de campaña.

Cuando he ido al abatidor parecía que estaba para sacarlo.

¿El fallo es tuyo, el de la gelatina?

Sí, creía que eran 50 gramos por litro

y he echado 300 y he echado unos 18 gramos de...

Yo te he visto desde aquí y he dicho: "¿Dónde va?".

Capitán, Josie, ¿qué has hecho?

He hecho la masa, triturando un hígado y las salchichas, todo.

Todo a la máquina. Sí, en el Grindr.

¿Las hierbas, también? Todo, todo triturado.

¿Lo especificaba la receta? No.

Sí, había que triturar. No, la receta ponía:

picamos las carnes, majamos, aparte.

Si no tenemos tiempo, ¿para qué voy a poner a majar todo

si lo puedo meter en el Grindr? Hay una razón.

La receta, para un "amateur", es básica,

hay que seguirla como Dios manda. Probemos.

Está demasiada líquida, la masa. Raquel.

Pues, mira... yo... esta... Me he ceñido, también,

a lo que habíamos hablado que tenía que hacer

y cuando se ha acercado Jordi a Raquel y le he escuchado

que podía haber ido adelantando el proceso de reducción del oporto,

me han entrado los siete males, porque tenías razón.

Si Josie no sigue la receta, tú no aprovechas el tiempo

y tú haces lo que has hecho con la gelatina;

el resultado es esto, que es un higo y una castaña

en comparación a la terrina que hemos presentado.

Sí. No sé si os explicó Josie,

o a ti te explicó bien, el paso de la gelatina, del napado.

Creo que ninguno sabíamos cómo utilizar la gelatina.

Él leyó la receta. Tenía la receta.

Pero, también, interviene la lógica.

Es lo que no he llegado a entender de la receta.

Un hombre de estudios, como tú, que debe memorizar.

Mira, aquí, de verdad, con estos focos,

con estos nervios, ese "shopping", los ingredientes, el ácido úrico,

las transaminasas por el techo...

Paquirrín, Rociíto... Paquirrín, Rociíto, Carlos V.

Josie, ¿sabes...? Al final, ¿sabes qué pasa?

Que da igual que seas el más culto del mundo, da igual,

porque, al final, o sea... te poseen los nervios, a veces.

Todo dicho, ¿verdad? Sí.

Estoy de acuerdo con la valoración de los jueces,

me daba pena que Samanta lo probase, probarlo en balde...

Es ridículo, porque te vas a llevar

unas grasas para el cuerpo, sabiendo que está mal,

que ¿para qué vas a probarlo?

¿Qué vas a sentir? Tranquilo. -Da igual.

Ya está. -Claro.

Cada uno lo hemos hecho mal en nuestra parte.

No pasa nada; yo, también, me he sentido fatal.

Aspirantes, la cata ha terminado, ahora tenemos que deliberar

para decidir cuál de vosotros ha hecho el mejor paté

y, por tanto, subirá a la galería.

Será breve. Claro que sí.

Será breve. Sí.

Ya está. Pero, si esto es de todos y punto.

(MURMULLAN)

No me dejéis ir a eliminación, no lo permitáis.

¿Te matamos antes? -Sí.

(MURMULLAN)

Sé que lo hemos hecho mejor, pero estoy cagado, no me fío.

Ya...

Ya está. Esto es básico, es muy sencillo.

Ha habido un equipo que ha estado mejor que el otro,

con un paté, pues, bastante fino, el sabor era agradable, era bueno;

no era igual que el que habíamos presentado,

pero se podía comer, estaba bueno. Y ese equipo es el formado por...

(Música)

Flo, Juanjo y Perico.

(RAQUEL S.) Bravo, chicos. ¡Felicidades!

(Música)

Yo quería bajar a cocinar

en prueba eliminatoria,

porque todas las cosas en la vida hay que aprenderlas.

Me ha salido bien y me he librado, vale,

pero ¿a que nadie, en la historia de "MasterChef",

ha renunciado a su balcón para ir a una prueba eliminatoria?

¡Nadie! Ni el amiguete Segura.

(SUS CEJAS HACEN RUIDO AL LEVANTARLAS)

He llegado a la conclusión de que me calenté,

tenía que haber elegido a Celia para que bajara.

Ahí está. Celia.

Hubiera puesto menos gelatina que tú; fijo, fijo.

¡Ah! Mírala...

Yo dije: "¿Quieres que baje?" y dijo: "No, por Dios".

(SOCARRONA) Oh... No lo ha dicho, eso no lo has dicho...

(IMITA A RAJOY) Recuerden que es todo estrategia,

esto está más que analizado, entre Celia y yo.

Menos mal que, al final, no estábamos juntos.

Con Celia tengo muchas horas interminables

de hablar de política; soy zoquete en política,

pero soy ciudadano. Pipas y sacos de pipas

hablando de eso; pipas, pistachos y venga...

¡Dame castaña asada, oiga!

Josie, Raquel Meroño y Raquel Sánchez Silva,

en vuestro caso, habéis ido acumulando defectos,

y estaba bien de sabor, ¿eh? Qué pena que esos pequeños errores

no los subsanarais para hacer un gran plato;

por tanto, debéis enfrentaros a otro cocinado

para libraros de la eliminación.

(Música)

¿Era culpa de los tres? Pues, sí.

¿Era más mi responsabilidad? También.

Entonces, claro, siempre, te queda esa duda,

la carga y tal, pero, bueno, tampoco...

No haré más dramas de esto, ¿qué vas a hacer?

(LAS PLUMAS SUENAN COMO SI FUERAN FUSTAS)

Aspirantes, como sabemos que estáis cansados

después de haber elaborado el paté, os lo vamos a poner facilito.

¡Anda, qué novedad!

Tenéis que replicar un plato muy sencillo

de mi primer libro de "MasterChef",

"Grandes platos para todos los días".

¿Eso qué es? -No veo nada.

Es un huevo a baja temperatura, con "parmentier" de patata,

diferentes texturas de ibéricos y brotes de rúcula.

Como es tan sencillo, lo tendréis que hacer perfecto,

no se admiten ni pequeños errores ni pequeños defectos.

¿Entendido?

Contáis con 45 minutos para replicar el plato de Jordi.

¿Se puede? Huevo, patata, jamón. Acercaos a ver el plato.

Es sencillísimo, en 20 minutos está hecho.

Mirad, hay una miga de pan, pan blanco congelado, normal,

lo hacemos migas en el robot; bastante mantequilla,

"bastante" es bastante, 100 g de pan y 40 g de mantequilla,

tostamos el suero de la mantequilla,

nos dará los aromas de brioche, la grasa pasa a freír;

cuando el pan esté bien dorado lo colamos y lo ponemos en papel;

"parmentier" rica, cocinada con la piel,

bien de mantequilla, emulsionado y tamizado;

el poché tiene que estar perfectamente cocinado;

consomé gelificado de jamón ibérico;

sobrasada ibérica; panceta; tejas de pan que haremos en molde,

para que tengan volumen y unas rúculas.

Es muy sencillo y tiene que quedar tal que así.

(RAQUEL M.) Vale. La gelatina de Jabugo,

los crujientes del pan, el poché, la "parmentier", el...

Bueno, bueno... Vamos a ver, vamos a ver...

"Are you talking to me?

¿Estáis preparados?

El tiempo comienza en tres, dos, uno. ¡Adelante!

¡Vamos, chicos! ¡Vamos!

(JUANJO) Pensad bien las cosas.

Tienen que coger la patata, el huevo, el jamón, la mantequilla.

¿Por qué hay que echar tantos ingredientes a las cosas?

La vida es una complicación.

Qué crac, tío. Si tienes pocas estrellas.

(RÍEN)

Tres, dos, uno. ¡Tiempo! A cocinas todo el mundo.

(NICOLÁS) Vamos, chicos, vamos.

"Mise en place" organizadita, y uno y otro.

(Música)

¡Hombre, Samantha! Aquí, Carlos Herrera disfrutando...

¡Es igual!

(FLO) Y estás, siempre, guapa, ¿eh? (RÍE)

(CELIA) Imita a Felipe, que lo haces muy bien.

-Recuerdo la época en la que el sello de los GAL estaba ahí.

(RÍEN A CARCAJADAS) -No es que dijéramos nada,

la verdad es que tuve mucha presión.

Era evidente...

-Era evidente que yo me enteré por la prensa,

me enteré por la prensa, eso lo sabe todo el mundo.

Qué cabrito eres.

(Música)

(Música)

Estoy muy concentrada.

Me he dado cuenta, en la prueba anterior,

de que cuando pierdes la concentración y te vas

puedes cometer fallos; así que estaré muy concentrada.

De momento, me estoy liando aquí con las... con las migas.

(Música)

Imita a Aznar, que, también, lo haces bien.

Te voy a decir una cosa...

(Carcajadas)

Es que Aznar ha tenido varias épocas,

esta es la última época, que no abre la boca.

(RÍE)

O sea, es que le cae el labio, le pesa tanto el labio,

que no habla nada, apenas habla.

(Risas)

(Música)

Irme ahora sería un "interruptus" que te mueres, porque, ahora,

es cuando estoy empezando a asimilar ciertas cosas;

tengo la cabeza embotada, llena, absolutamente, de información.

Pero es verdad que no me quiero ir,

porque creo que queda lo mejor, quiero ponerme todos mis modelitos.

Todo en un cacito, ¿no?

(JUANJO) Josie, ¿cómo vas? -Bien, bien.

(DR. SIMÓN) Lo más importante es que la pandemia se está yendo;

eso es lo más importante, la pandemia...

Pobre Simón.

Se me va quedando la voz en un hilito y ya no...

(RÍEN A CARCAJADAS)

(Música)

¡Vamos, vamos, vamos, vamos!

No lo hace bien por ir rápido, siempre, le pasa igual.

¡Hola, Samanta! ¿Cómo vas?

¿Qué tal? Tengo marchando el consomé;

tengo cociendo las patatas; tengo las migas aquí

y he metido aquí unas tostas, para la finalización;

tengo preparadas las bolitas de sobrasada, la panceta.

¡Madre mía! Qué organización, de verdad.

¿Cómo será esa cabeza para organizar así?

Me falta cortar el jamón. ¿Qué te parece el plato?

Me parece impresionante.

¿Lo calificarías como sencillo o complicado?

Tiene muchas pequeñas elaboraciones,

hace que se complique y se pueda complicar.

Como que afloran todas las inseguridades.

¿Qué inseguridades tienes tú? Todas, en la cocina, todas.

¿De qué? Que no sé hacer gelatina.

Pero ya has aprendido. Es verdad.

Hay que relajarse.

Tienes razón, ya está. ¡Fu, fu, fu! ¡Se acabó!

Grita. ¡Ya está bien de sufrir!

Claro, relájate, relájate. Espera, que se me queman las migas.

Te dejo, te dejo. Vale. Ok.

(Música)

¡Vamos, Raquelita, ánimo!

(Música)

El plato no es complicado haciéndolo tranquilamente,

pero hoy, en esta prueba, después del cocinado anterior...

De acuerdo. Están derrotados y les costará.

Se ha roto.

Cuando estás tranquilo, te queda bonito,

pero si no, te puede quedar una castaña...

Venga... ¡Ostras! Se me queman las migas, me cago en la...

(Música)

A ver...

(Música)

(Música)

Josie. ¡Uh!

Estoy sufriendo. ¿Por qué?

Te veo atacado. # Estoy sufriendo por ti... #

¡Qué canción más buena! O sea...

Huevo a baja temperatura, la flor de huevo, es un plato...

Que hizo Arzak por primera vez. Es monísimo.

Tienes todo, pero tienes que correr, Josie.

Te quiero ver correr, nunca te veo correr. ¿Por qué?

Que sí, que sí corro.

Ponte el guante metálico, ¿sabes que hay uno?

Sí, el Paco Rabanne este, ya...

(RÍE) Paco Rabanne... Josie, te dejo tranquilo.

Claro. A ver... nueve...

La cocina es apasionante para dedicarle el final de tu vida.

Es que te salva. A mí me salvó, a mí me salvó.

De pronto, una mañana, a las ocho de la mañana, la nada.

-¿Lo decidiste tú o porque...?

No, porque me echaron del Gobierno y, claro, al día siguiente...

Era una diputada, no tenía nada más que hacer.

Cero.

¿Cuál es vuestro horario?

El que maneja un político en acción, en primera línea.

Vamos a ver, yo conozco ministros que dicen

que la mejor forma de ser ministro es no hacer nada,

dejar los problemas para otro y tú pasar desapercibido.

Se mantienen cuatro años de ministros.

¡Vamos, Josie, Raquel, vamos!

(Música)

Esto es así...

(Música)

¿Qué, cómo vas?

Pues, nada, un poco, agobiada; el huevo me ha salido a la segunda.

Te veo agobiada y en estas elaboraciones

es bueno estar tranquila, porque son muy estéticas.

Sí, lo sé... lo sé... ¿Cómo llevas el resto?

Ya tengo el huevo, los panecillos. Date caña, porque no vas mal,

lo único que te sobra, ¿sabes qué es? Los nervios.

Ok. Muchas gracias. Venga.

Necesitaría, un poco más.

(TERRE) Sánchez Silva, tranquilita, tranquilita...

Que vas bien.

(TERRE) Y, ahora, al abatidor, ¿no?

¡Ay, madre mía de mi vida...!

(GONZALO) Venga, Josie.

Si, aún, no tienes planes para el fin de semana,

te propongo el restaurante MasterChef, Madrid.

Disfrutarás de la auténtica experiencia MasterChef,

como si estuvieras en estas cocinas.

Con una carta inspirada en platos famosos del programa,

siempre elaborados con productos de temporada.

Puedes encontrar información

en restaurantemasterchef.com y en nuestras redes sociales.

Las tejas... ¡ay! Vale...

Voy a meter otras pocas, porque se me han quemado,

se me olvidaron.

(Música)

(Música)

Activamos el servicio miliar, pela las patatas muy bien, ¿eh?

Qué más mili quieres que "MasterChef".

Josie, vas muy bien, cariño. -Gracias.

(Música)

(FLO) Raquel pincha las patatas 320 veces,

no sé por qué coge las patatas tan grandes.

Ni yo. -Si son para cocer.

¿Qué tal? ¿Cómo lo veis? (AMBOS) ¡Bien!

Bien, Raquel. -Bien, tranquila.

Ya está, ya tengo un par de ellas.

Ese puré le va a quedar aguado, porque se le han reventado;

las patatas están reventadas. Las pincha mucho.

Les ha entrado agua. Como ha cocido sin cubrir,

hay partes crudas; están abiertas, con demasiada agua y crudas.

Esta sí está.

Ahora, las mete en agua fría, reventadas, para enfriarlas.

No emulsionará con la mantequilla.

La patata calentita que la trituras con la mantequilla,

se empieza a deshacer, con esa gotita de leche...

Y ya está. Me quemo.

Creo que Josie lo está haciendo bien.

(AINHOA) Venga, Josie, ánimo. ¡Meroño!

Dios mío de mi vida.

(Música)

Raquel está haciendo harina de almortas,

está tan dura que no pasa bien por el chino.

Muy dura. Fíjate, suena desde aquí.

(Música)

Ya está, fuera, como esté...

Lo paso fatal; aquí lo paso fatal y ahí abajo, también,

con lo cual, no sé qué es peor, no hay opciones.

A la que más retrasada veo es a Raquel.

¿Tú crees que llegan?

Aspirantes, últimos cinco minutos.

No es verdad. -Oído.

No me da tiempo a hacer esto, o sí... Venga, lo hago.

¿Qué va a hacer? Tamizarlo.

Como le ha quedado crudo, cree que tamizándolo quedará bien.

Nada, esto, como está, por aquí no pasa. ¡A la manga!

En cambio, Josie tiene el puré en la manga, ¿ves?

No tiene mala textura, no tiene mala textura.

(GONZALO) Venga, Raquel, que no te da tiempo.

¿Eh? -Sí, déjala.

Tira ya, tira ya. -No pongas más, tienes de sobra.

Voy... (JUANJO) Josie, maquinón.

Me encanta la paz de Josie cocinando y, al final, llega.

Esto sería así...

¿Tienes el huevo Raquel Sánchez? -El huevo, el huevo... ¡Sí!

Vamos a ver, ¿cómo que el huevo?

¡Ah, no ha hecho el huevo, aún!

(Música)

Ha puesto vinagrazo. Ha echado vinagre...

Ha echado un litro. Un litro.

¿Por qué no preparas el otro con un plastiquito?

¿El qué? Por favor.

¡Silencio absoluto! No se puede ayudar.

¿Ayudar yo?

¿Esto cómo va? Joder...

(Música)

No puedo.

(Música)

(Música)

Está hirviendo los huevos en vinagre.

¿Cómo los cuece en vinagre? En agua sí, en vinagre...

En agua sí. Es una solución de vinagre.

Ha dicho que lo había hecho muchas veces...

Perfecto, perfecto, Josie, perfecto.

¡Ahí lo tienes!

(JUANJO) ¿Eso qué es? ¿Es la gelificación?

(TERRE) Y Raquel, también, que está poniendo el consomé.

(JUANJO) ¿Cómo va eso? ¿Va en cuadrados?

¡Cuidado con eso, Meroño! Tranquilita.

Tranquilos, respirad. -Con cuidado.

(Música)

El tembleque qué malo es.

Como te salga mal, ahora, que quedan dos minutos, un minuto.

Aspirantes, último minuto.

(Música)

¡Ay, no puedo! -Venga, tranquila, Raquel.

¡Vamos, ahí, demuestra lo que vales!

(SUS COMPAÑEROS LA ANIMAN)

(Música)

Diez, nueve, ocho, siete, seis,

cinco, cuatro, tres, dos, uno.

¡Tiempo! Manos arriba.

(Aplausos)

(GONZALO) Bravo, chicos. (PERICO) Qué maravilla.

¡Bravo, bravo! -¡Qué maravilla!

(JUANJO) Está increíble. (LAURA) Ya está, ya está.

Ya pasó.

(EMOCIONADO) Es superdifícil, ¿eh?

Te sientes fatal.

Delantales negros, comienza la cata.

Raquel Meroño, tú serás la primera.

(Aplausos)

(Música)

Nombre del plato.

"Por lo huevos".

Como "por los pelos", ¿no? Sí, algo así.

¿Qué tal has estado cocinando? Pues, muy nerviosa.

Ya te estoy viendo, tienes el ojo brillante.

¿Tienes ganas de llorar? Sí, tengo... No sé...

Tengo que aprender a gestionar el tema de los nervios,

porque todo el yoga este y la meditación...

Estabas haciendo meditación. Se me queda aquí.

Estabais los tres juntos y tú estabas...

Pero no te sirve, llegas a cocinas y no te funciona.

¿Qué elaboraciones tiene?

La "parmentier", luego, hemos hecho la gelatina de jamón,

el huevo es el que me ha descompuesto.

Lo que se ve en el plato son prisas, nervios, caos.

Vamos a probar qué tal.

¿Sabes lo que pasa? Que es un plato,

para nosotros, sencillo, porque no lleva tanto;

pero creo que es la primera prueba a la que os enfrentáis

donde un plato tiene cinco o seis detallitos

que debéis gestionarlos a la vez y ahí es dónde os perdéis.

Dicho esto, es obvio, sin probar, que ya hay muchas diferencias:

el huevo no es el más perfecto, el jamón está cortado muy gordo

y la cantidad de miga que has salteado es excesiva,

y, luego, el pan; habéis visto el plato original

y era un pan sutil, finito, que al romper sientes el crujir.

Bueno, es que me he empezado a pelear con la máquina del jamón.

Contigo misma es con quien más has peleado,

porque estabas nerviosísima con las migas en el fuego,

intentando hacer otras cosas y bloqueada, es un plato sencillo.

La miga está rica, sabe a lo que tiene que saber;

el puré, aunque no tenía la densidad de mío, estaba bien,

cremoso; los dados, regulares; la gelatina, un poco, dura;

el huevo, ¿es importante la clara en este plato? No.

Es más importante la yema, claro.

Hay buen sabor; las migas está ricas, sin grasa;

el puré de patata está rico; con lo cual...

Lo peor es la gelatina, que está muy dura.

Con mucha goma. Y sin mucho sabor.

Pero... Lo demás está bastante bien.

Cosas buenas y cosas malas, Raquel.

De aquí no sé si saldré...

loca, tarada o... no sé, no sé...

Pero, desde luego, voy a salir cambiada.

Es todo tan brutal,

tan apasionante y tan al límite...

Es... es increíble.

Madre mía, qué caretos tenemos ahí abajo.

Josie, nombre del plato. "Huevo Liberman".

"Huevo Liberman".

Liberman fue el director de arte del "Vogue" americano,

desde el año 41 hasta que murió.

Se lo he querido dedicar porque lo admiro muchísimo;

me encanta Liberman, su mujer, su hijastra...

Tiene estética, pero volvemos a esos trozos de pan... bastos;

con lo fino que tú eres. Eran láminas de un milímetro.

A la salud de Liberman. Sí, desde luego, a ver...

(Música)

(Música)

Están bien las migas de abajo, con la mantequilla.

Buenísimas. Está bueno el puré;

no está bien el huevo, está pasado;

y los demás elementos están bien; o sea... me gusta.

El puré está buenísimo. Sí.

Y las migas están que te mueres.

El puré y las migas están ricos, pero podría haber quedado mejor,

sobre todo, la parte estética, ese pan no me interesa.

¿Te lo comes? Sí, está rico, pero tú puedes hacerlo mucho mejor.

(Música)

Estoy satisfecho con la valoración, pero no con las reglas,

porque se va a ir una Raquel o me voy a ir yo,

entonces, esto va a ser un drama; así que, no.

Raquel, nombre de tu huevo. "Foto 'finish'".

Por el emplatado en el último minuto.

Me temblaba la mano, solo tenía un huevo

y era una oportunidad de una.

¿Qué tal las elaboraciones? Yo he tenido una buena sensación.

Pensé que la "parmentier" había que hacerla... a mano.

El señor Robuchon lo hacía cómo tú,

pero, la pasaba tres veces por el pasapurés.

Solo, es una patata con piel, bien cocida,

con piel para que no coja humedad; aplastamos, cuando está aplastada.

Y calentita. Y calentita.

Y calentita. Ahí, añadimos mantequilla,

mezclamos bien y eso es una buena "parmentier".

¿Cuál es tu problema? Se llama crudeza.

Una patata grande, una media y una pequeña;

un cazo muy pequeño y hasta la mitad de agua.

¿Qué pasa? Ponemos a hervir a toca castaña, a toda mecha,

hierve superrápido y se evapora más rápido;

patatas que no está cubiertas, se revientan por la ebullición,

entra agua dentro, quedan partes crudas.

Pinchas 20 veces, que le entra agua por todos lados.

Todo lo que se hace al no pelar las patatas

para que no le entre humedad y que el puré sea perfecto,

lo has destrozado pinchando 50 veces

y, luego, metiéndolas en agua fría.

¿Qué le pasa a tu huevo? Está morenito, como las migas.

¿Vienen de la playa?

(Música)

La yema está crudita, por lo menos, está líquida.

Es vinagre puro, lo has metido con mucho vinagre en el agua.

Ponemos dos gotas de vinagre. Trae tu cazo.

Dos gotitas de vinagre.

(Música)

Primero, das un suave meneo y al girar, echas el huevo.

¿Qué has hecho tú? Todo el rato lo has meneado

y la clara se ha ido de aquí para allá.

Además, no lleva dos gotas de vinagre blanco,

has puesto medio litro de vinagre, por lo que estoy oliendo, de Jerez.

Me gustaba mucho tu trabajo; eres ordenada, eres metódica,

veíamos al lado esa "mise en place", los daditos...

"Qué buena 'mise en place', va con mucho tiempo".

Me sorprende que la "parmentier", que es una base importante;

y el huevo, que es otra base importante;

tengan estos defectos finales.

Luego, hay un problema de cantidades;

creo que veías que no tenías perfecto el puré de patatas

y has ido aprovechando lo que tenías para el círculo,

que hay muy poca cantidad con respecto a las migas;

y las migas están, ligeramente, tostadas.

Saben a quemadito.

Sufro al verte trabajar, tú sufres y se ve en los platos.

Cuando ves que te pilla el toro, estás nerviosa y entras en bucle;

eso, al final, se nota en un plato, se nota que hay nervios.

Ha sido el reto más difícil

de "MasterChef", hasta ahora; las pruebas de equipo son malas,

pero estás arropada, hay gente alrededor,

esto ha sido el top de mi historia en "MasterChef",

que espero que no acabe hoy.

Aspirantes, la cata ha terminado y llega el momento de deliberar,

para decidir quién es el eliminado de esta noche.

(Música)

Ánimo a todos, todos tenéis "peros", así que...

(MURMULLAN)

(Música)

(MURMULLAN)

¿Qué dirán? ¿Qué dirán durante tanto tiempo?

¡Ay, Dios mío, qué largo, ¿no?!

Lo tenemos. ¿No?

¿Lo tenemos? Sí.

(Música)

Aspirantes, aunque Jordi nos haya traído

uno de sus platos más sencillos,

todos sabemos que cualquier creación suya tiene complicaciones,

y os hemos visto sudar la gota gorda.

Raquel Sánchez Silva, el defecto más grande de tu plato

era el huevo poché, por ese exceso de vinagre,

pero el punto de la yema sí estaba correcto;

no así la "parmentier", que estaba hecha con patata cruda,

aguada y con grumitos que no deberían estar;

y las migas, también, tenían un puntito pasado de sartén.

Josie, tú te has pasado con el tiempo de cocción

del huevo poché, suele pasar; y el emplatado era algo... basto;

en cambio, el puré de patatas estaba sabroso, gustoso

y las migas estaban muy ricas.

Raquel Meroño, tú has cocinado muy nerviosa,

con tantas elaboraciones, por momentos te perdías

pero, al final, has sacado todo y algunas estaban bastante buenas,

como las migas y el huevo; la gelatina, en cambio,

no era tan apetecible, estaba dura y no tenía sabor.

Los tres platos tienen defectos y tienen alguna virtud, claro,

pero hay un plato que acumulaba más defectos que los otros dos.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

(Música)

(Música)

Raquel...

¡Sánchez Silva! ¡Ostras...!

(LAURA) No me lo creo.

(Música)

(Música)

Madre mía, de verdad...

Josie, Raquel Meroño, podéis respirar.

Es que lo ha dado todo

y me da pena que se vaya.

¿Qué te pasa? Ya está...

Te sientes responsable, a veces, no sé...

Cada uno es responsable de sus actos y de sus platos.

Pero cuando cocinas en equipo, por relevos y todo eso...

Ese era el anterior, este era individual.

Igual no estaríamos aquí, si lo hubiéramos hecho bien.

Claro. Es horrible.

No puedo hacer una eliminación más, es que es horrible estar ahí.

(PERICO) Aplausito para nuestra compañera.

Raquel Meroño, Josie, podéis subir a la galería con los compañeros,

continuáis una semana más en "MasterChef".

(Aplausos)

Raquel, ahora sí. Vamos.

Vámonos.

Estoy muy contenta de haberme librado

y de poder estar una semanita más aquí,

lo que pasa es que... estoy, emocionalmente, esparramada;

me ha superado todo hoy, mucho.

(Música)

Raquel, vaya por delante que es un honor entrevistar

a una de las presentadoras más importantes del país.

Dicho esto, te vas con un plato del gran Jordi Cruz, no es poco.

No, no, al revés; todo ha sido mucho.

Lo único que puedo es daros las gracias por haberme acogido

y, ahora, voy a poder entender mucho mejor a los concursantes;

ha sido una oportunidad increíble.

¿Lo has pasado bien, mal? ¿Volverías, no volverías?

¡Hombre, claro que volvería!

Volvería a empezar; volvería a hacerlo mil veces;

volvería todas las ediciones, si queréis que venga.

Me he sentido fenomenal con vosotros;

me he sentido fenomenal con ellos, que son lo más.

Son espectaculares,

y eso sí que yo nunca lo había vivido.

Raquel, ha habido momentos que cuando hacíamos alguna crítica

pegabas un respingón; como si no te gustase,

como si no supieses aceptar las críticas.

No es así, al revés, yo estoy...

Yo estoy muy acostumbra a las críticas, Pepe, mucho.

Piensa qué es lo más feo que te han dicho en la vida,

pues, ahora, multiplícalo por tres millones.

A mí, vuestras críticas, no me han hecho...

Me han dolido desde el punto de vista de...

"¿Qué estoy haciendo mal? Quiero hacerlo mejor.

¿Estoy estudiando lo suficiente? ¿Estoy haciendo lo que debo hacer?

¿Qué me falta? ¿Qué me falta para dar más?",

pero no porque me tome mal la crítica; de hecho...

Te diré que vuestras críticas han sido preciosas,

al lado de otras que he tenido que leer.

No hemos sido los peores. No, para nada.

Me alegro, por ahí. Y creo, además, que...

Parecía, a veces, que estabas a la defensiva y yo...

No, no, no; es una carga de responsabilidad,

para mí, también, era muy importante no fallar;

pero no solo no fallarme a mí misma,

si no, no fallaros a vosotros, porque, de alguna manera...

No nos has fallado. Bueno... un poco.

Lo único que siento es un profundo agradecimiento

y ha sido un honor ser vuestra concursante.

Tengo que pedirte algo, quiero que mires a la galería.

No puedo, porque lloro. Debes mirar.

No puedo... (JUANJO) ¡Te queremos! ¡Guapa!

Mira y dime quién quieres que gane esta edición.

Es que es muy fuerte, porque... lo más duro es separarse de ellos.

Lo más duro es separarme de vosotros.

(JUANJO) Nos vas a hacer llorar. (LUCÍA) Estamos llorando.

Bueno... creo que todos son... increíbles,

es el "casting", el "casting" más espectacular del "Celebrity".

Para mí, hay alguien ahí que será un amigo, que es Flo;

todos los demás sois amigos ya, os amo,

pero me encantaría que ganara Nicolás.

¡Hombre! Muy bien, Nico. Es que tiene un nivelazo.

-Tiene mucha mano para cocinar, no necesita estudiar tanto,

como estudiamos otros, porque lo lleva incorporado.

Sí, totalmente. Ahí lo dejamos, vamos a verlo.

Bueno, Raquel, ha sido un placer tenerte aquí.

Gracias, Pepe.

Pero llega el momento de colgar el delantal y despedirte.

Cuelga tu delantal. Gracias. Ha sido un placer tenerte aquí.

Gracias. A ti.

Os amo.

He dado lo mejor de mí; Me siento orgullosa

de lo que he hecho; me da una rabia horrible marcharme;

me lo he pasado bien, lo he disfrutado;

he conseguido incorporar a mi vida a grandes amigos,

a los que voy a querer, siempre.

Gracias, gracias. Gracias. ¿Lo he dicho ya? Gracias.

(Música)

Cocinar en "MasterChef" no es sencillo,

cada prueba es un nuevo reto para los "celebrities",

tienen que estar preparados para todo, incluso,

para replicar un plato de Jordi Cruz.

Cada semana que pasa nos damos cuenta

de que todo lo que les decimos no cae en saco roto,

y su evolución es continúa. Les vamos a seguir examinando,

pero será dentro de siete días, mientras, ya saben, pónganle...

(TODOS) ¡Sabor a la vida!

Aspirantes, estamos en la playa de Los Lances.

¡Venga, chicos, que estamos en Tarifa!

¡Vamos, vamos, vamos! (GRITA) ¡Ah! ¡Qué están vivos!

(LUCÍA) Claro. -Pero, que me ha picado.

Dame la cebolla, que la quiero echar ya.

-No, no; ni hablar.

Exígesela, tío, pídesela, cógela y échala aquí.

Vale. En 15 minutos sale la fritura.

Pepe, ¿te quieres llevar una bandeja de pescado?

¿Me dais un delantal y os hago los platos?

Ay, Pepe, mira, mira, qué movimiento, Pepito...

Por favor, que vas a excitar a Flosie.

Los mejores de este cocinado lucharán para conseguir...

El pin de la humanidad. El pin de la humanidad.

Quiero tu pin, Mona, quiero tu pin.

Cuidadito, lagarta, que te estoy vigilando.

¿Vas a ganar? -Voy a intentar ganarles.

Gusanitos padres, gusanitos hijos.

Tiene un plato que es fantasía pura, yo creo.

¡Ah! -¡Ostras!

Venga, Josie, que lo tienes. -Que me mato.

Está bien ejecutada, está bien montada,

solo te puedo dar mi más sincera enhorabuena.

Sirve para aliñar.

Si se cae un helado, me lo como. Me quedo con la intención.

Valoro el trabajo y las ganas, el resultado es terrorífico.

Por tanto, el aspirante que no continúa

en las cocinas de "MasterChef" es...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Programa 4

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Masterchef Celebrity 5 - Programa 4

06 oct 2020

La cocina de supervivencia llega a ‘MasterChef Celebrity 5’. En la primera prueba de esta semana, los aspirantes tienen que improvisar una receta con los alimentos sobrantes que se encuentren en las neveras de las cocinas.
Pepe Rodríguez, Jordi Cruz y Samantha Vallejo-Nágera suben el listón y piden elaboraciones donde se saque lo máximo de cada producto. Yolanda Ramos, actriz y exaspirante de la tercera edición de ‘MasterChef Celebrity’, visita a los celebrities para poner el toque de humor y se atreverá a catar todos los platos.

ver más sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 4" ver menos sobre "Masterchef Celebrity 5 - Programa 4"
Programas completos (7)
Clips

Los últimos 86 programas de MasterChef Celebrity 5

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos